Está en la página 1de 8

SÍNDROME ANÉMICO

La anemia se define como una cantidad disminuida de glóbulos rojos,


como una concentración disminuida de hemoglobina en la sangre, o bien
como un valor de hematocrito más bajo que lo normal.
En todos los casos, la medida más exacta para determinar la existencia
de anemia lo da la determinación de la masa de hemoglobina circulante.
Una medida de la concentración de hemoglobina bajo el quinto percentil
para la edad y población determinadas confirma la existencia de esta
condición. La Organización Mundial de la Salud ha establecido como
parámetros de definición de anemia la existencia de una concentración
de hemoglobina en la sangre de menos de 13 g/dL en hombres y
mujeres post menopáusicas o menos de 12 g/dL en mujeres pre
menopáusicas.

La anemia no es una enfermedad, sino un signo clínico que puede estar


originado por múltiples causas. Estas causas pueden clasificarse según
la etiología (producción inadecuada o pérdida exagerada de glóbulos
rojos), la forma de los glóbulos rojos (micro citica, normo citica o macro
citica), o por la presentación clínica (aguda o crónica). La deficiencia de
hierro es la causa principal de anemia. Las enfermedades del aparato
digestivo son la causa principal de la anemia crónica.

Las personas que padecen anemia, independiente de su causa, pueden


presentar cansancio, mareos y disnea. No obstante, si la anemia es leve,
o de curso crónico, los síntomas pueden ser muy leves. Los signos que
suele presentar son palidez de las mucosas, cara, uñas y pliegues
palmares

ETIOLOGÍA

Generalmente, la anemia puede ser provocada por varios problemas,


entre los que se incluyen los trastornos en la producción de los
eritrocitos:

Eritropoyesis insuficiente:
Endocrinopatías: alteración en la regulación neuro-hormonal del
homeostasis.

Hipotiroidismo: deficiencia de hierro y de eritropoyetina.

Hipertiroidismo: aumento del plasma, generando una anemia por


hemodilución.

Proceso inflamatorio crónico: el aumento de la producción de citoquinas


(sobre todo la Interleucina-6) ejerce un efecto inhibidor de la
eritropoyesis, al aumentar la síntesis y liberación de hepcidina hepática,
cuyo mecanismo es bloquear la salida de hierro hepático, aumentar los
almacenes de hierro en los macrófagos y disminuir la absorción
intestinal de hierro. Además, el TNF-alfa y la interleucina-1 están
relacionados con una resistencia a la eritropoyetina.

Fallo renal crónico: principalmente por una disminución de la producción


de eritropoyetina en el riñón. Aunque secundariamente, por un a cúmulo
de metabolitos tóxicos y alteración del ambiente medular para la
eritropoyesis.

Anemia aplásica: generalmente adquirida por consumo de fármacos que


generan una reacción autoinmune de los linfocitos T (benceno,
metotrexato, cloranfenicol) contra las células precursoras de eritrocitos
y leucocitos (excepto de los linfocitos). Se caracteriza por una
pancitopenia. Existen algunas formas hereditarias, siendo la más común
la anemia de Fanconi, que se caracteriza por un defecto en la reparación
del ADN eritrocitario (BRCA 1 y 2, Rad51); es de carácter autosómica
recesiva, localizada en el cromosoma

Déficit de hierro: en la síntesis del grupo Hem, el último paso es la


incorporación del hierro a la Protoporfirina IX; reacción catalizada por la
ferroquelatasa en la mitocondria de la célula eritroide. El 67% de la
distribución de hierro corporal se encuentra en las moléculas de Hb. En
consecuencia, una deficiencia (severa) de Hierro, genera una baja
producción de eritrocitos, además de otros síntomas como alteraciones
esofágicas, en uñas.

PATOGENIA
La producción de la anemia se desarrolla mediante cualquier
combinación de las siguientes situaciones:

 Producción reducida de glóbulos rojos.


 Destrucción aumentada de glóbulos rojos.
 Pérdida de glóbulos rojos.

Los defectos asociados a estas situaciones pueden ser propios de los


glóbulos rojos, de sus precursores o bien extrínseco a ellos.

La producción reducida de glóbulos rojos es causada por una alteración


en las células progenitoras, en distintas etapas de diferenciación y
maduración (hematopoyesis). Si son afectadas las células
pluripotenicales, la anemia ocurre en el contexto de una pancitopenia.

Las diferentes causas de las pancitopenias modifican la hematopoyesis


al afectar el micro ambiente necesario para la regeneración,
diferenciación y proliferación de las células madre

SIGNOS Y SÍNTOMAS
Los signos y síntomas de la anemia varían según la causa de la afección.
Algunos de ellos son:

 Fatiga
 Debilidad
 Piel pálida o amarillenta
 Latidos del corazón irregulares
 Dificultad para respirar
 Mareos o aturdimiento
 Dolor en el pecho
 Manos y pies fríos
 Dolor de cabeza

FACTORES DE RIESGO
Estos factores aumentan tu riesgo de anemia:

 Una dieta carente de ciertas vitaminas. Tener una dieta que


sea consistentemente baja en hierro, vitamina B12 y folato
incrementa tu riesgo de anemia.
 Trastornos intestinales. Tener un trastorno intestinal que afecta
la absorción de nutrientes en tu intestino delgado, como la
enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca, aumenta tu riesgo
de anemia.
 Menstruación. En general, las mujeres que no han
experimentado la menopausia tienen un riesgo mayor de anemia
por deficiencia de hierro que los hombres y las mujeres
posmenopáusicas. Esto se debe a que la menstruación produce la
pérdida de glóbulos rojos.
 Embarazo. Si estás embarazada y no tomas un suplemento
multivitamínico con ácido fólico, tienes un gran riesgo de anemia.
 Afecciones crónicas. Si tienes cáncer, insuficiencia renal u otra
afección crónica, tendrás riesgo de anemia por enfermedad
crónica. Estas afecciones pueden causar la disminución de los
glóbulos rojos.
 La pérdida lenta y crónica de sangre por una úlcera o por otra
causa puede consumir toda la reserva de hierro del cuerpo y
transformarse en una anemia por deficiencia de hierro.

 Antecedentes familiares. Si tienes antecedentes familiares de


anemia hereditaria, como anemia falciforme, también tienes un
gran riesgo de padecer esta afección.
 Otros factores. Los antecedentes de ciertas infecciones,
enfermedades de la sangre y trastornos auto inmunitarios,
alcoholismo, exposición a químicos tóxicos y el uso de algunos
medicamentos pueden afectar la producción de glóbulos rojos y
producir anemia.
 Edad. Las personas mayores de 65 años tienen mayor riesgo de
anemia.
COMPLICACIONES
 Cuando la anemia no se trata, puede ocasionar muchos problemas
de salud, tales como:
 Cansancio intenso. Cuando la anemia es grave, puedes sentir
tanto cansancio que no puedes realizar las actividades cotidianas.
 Complicaciones en el embarazo. Las mujeres embarazadas con
anemia por déficit de ácido fólico son más propensas a
experimentar complicaciones, como un parto prematuro.
 Problemas cardíacos. La anemia puede provocar latidos
acelerados o irregulares (arritmia). Cuando tienes anemia, tu
corazón debe bombear más sangre para compensar la falta de
oxígeno en la sangre. Esto puede conducir a un agrandamiento del
corazón o a una falla cardíaca.
 Muerte. Algunas anemias hereditarias, como la anemia
drepanocítica, pueden ser graves y ocasionar complicaciones
potencialmente mortales. La pérdida de gran cantidad de sangre
rápidamente conduce a una anemia aguda grave y puede ser
mortal.

PREVENCIÓN
 Sigue una dieta rica en vitaminas
 Hay muchos tipos de anemia que no pueden evitarse. No obstante,
la anemia ferropénica y las anemias por deficiencia de vitaminas
pueden evitarse mediante una dieta que incluya una variedad de
vitaminas y nutrientes, entre ellos:

 Hierro. Entre los alimentos ricos en hierro se incluyen carne de


res y otras carnes, frijoles, lentejas, cereales fortificados con
hierro, vegetales de hojas verdes oscuras y frutas secas.
 Folato. Este nutriente y su forma sintética (ácido fólico) se
encuentran en frutas, jugos de frutas, vegetales de hojas verdes
oscuras, guisantes verdes, frijoles, maníes y productos integrales,
como pan, cereal, pasta y arroz.
 Vitamina B-12. Entre los alimentos ricos en vitamina B-12 se
incluyen carne, productos lácteos y productos de soja y cereales
fortificados.
 Vitamina C. Entre los alimentos ricos en vitamina C se incluyen
frutas y jugos cítricos, pimientos, brócolis, tomates, melones y
frutillas. Estos alimentos ayudan a aumentar la absorción de
hierro.

CLASIFICACIÓN
 Por patogenia
De acuerdo con el recuento de reticulocitos, la anemia puede clasificarse
en:5

Anemia regenerativa. Con aumento de reticulocitos como respuesta a


una pérdida de glóbulos rojos, por ejemplo, después de un
sangramiento, o asociado a una enfermedad hemolítica.
Anemia hipo regenerativa. Con reticulocitos normales o disminuidos,
debido a un déficit en la producción de glóbulos rojos, ya sea por
alteración de la médula ósea, por alguna deficiencia nutricional o
asociada a enfermedades crónicas, inflamatorias, tumores y otras.
DIAGNOSTICO
El diagnóstico de anemia se realiza cuando existe una disminución de la
concentración de hemoglobina por debajo de los valores de referencia
establecidos por la OMS, pero la relevancia clínica de este valor analítico
debe individualizarse en el contexto clínico del paciente. Para llevar a
cabo el diagnóstico diferencial pueden utilizarse algoritmos diagnósticos
generales. Una buena historia clínica y exploración física exhaustiva,
junto con estudios básicos de laboratorio como el hemograma completo
con frotis sanguíneo, reticulocitos, test de Coombs y patrón férrico, entre
otros, nos permitirán realizar el diagnóstico diferencial inicial de la
anemia en base a criterios morfológicos (micro citica, normo citica o
macro citica) y etiopatogénicos (regenerativa o central).
TRATAMIENTO
El tratamiento primario de la anemia asociada a diversas enfermedades
crónicas consiste, en primer lugar, en intentar eliminar o solucionar la
enfermedad principal subyacente, lo que origina su curación definitiva
en la mayor parte de los casos; o al menos su mejoría notable, salvo que
persistan otros mecanismos fisiopatológicos o deficiencias asociadas.
Por otra parte, se procede a la administración de hierro.