Está en la página 1de 6

Divisiones del sistema nervioso

El sistema nervioso se divide en un sistema central y en un sistema periférico.

El sistema nervioso central (SNC) comprende el encéfalo y la medula espinal. Está


formado, como explicamos anteriormente, por las células nerviosas, llamadas neuronas
y las células de soporte llamadas células gliales.

El sistema nervioso periférico (SNP) incluye todos los nervios que emergen y llegan al
encéfalo y a la medula espinal, abarcando los nervios craneales (pares craneanos) y
espinales y los ganglios periféricos. Los nervios del SNP proyectan a los órganos y
músculos (fibras eferentes) y muchos de ellos también llevan información sensorial al
cerebro (fibras aferentes).

El sistema nervioso somático conduce mensajes sensoriales al cerebro y mensajes


motores a los músculos. El sistema nervioso autonómico regula funciones corporales
autonómicas (frecuencia cardiaca, respiración) y se divide en Simpático y
Parasimpático.

Sistema nervioso central

El sistema nervioso central


está constituido por el
encéfalo y la médula espinal.
Éstos están protegidos por tres
membranas (duramadre,
piamadre y aracnoides),
denominadas genéricamente
meninges. Además, cuentan
con envolturas óseas, que son
el cráneo y la columna
vertebral respectivamente.
Protegiendo el cerebro:
Pelo, piel, cráneo;
Senos Venosos;
Meninges: Duramadre,
Aracnoide, Piamadre y
Liquido Céfalo
Raquídeo (LCR).

Las cavidades de estos órganos, ventrículos en el caso del encéfalo y conducto


ependimario en el caso de la médula espinal, están llenos de un líquido incoloro y
transparente, que recibe el nombre de líquido cefalorraquídeo.

Sus funciones son muy variadas: sirve como medio de intercambio de determinadas
sustancias; como sistema de eliminación de productos residuales; para mantener el
equilibrio iónico adecuado y como sistema amortiguador mecánico.
Liquido cefalorraquídeo

Las células que forman el sistema nervioso central se disponen de tal manera que dan
lugar a dos formaciones muy características: la sustancia gris, constituida por los
cuerpos neuronales, y la sustancia blanca, formada principalmente por las
prolongaciones nerviosas (axones), cuya función, como vimos, es conducir la
información.

También podría gustarte