Está en la página 1de 5

Ramírez Vázquez Viridiana

10 de febrero del 2014

Amor y Conquista: La novela de Malinalli, mal llamada La Malinche

Marisol Martín del Campo en su obra “Amor y conquista” intenta desmitificar la


imagen de Malitzin o mal llamada “La Malinche”, como la traidora de los pueblos
prehispánicos ante la llegada de los colonizadores españoles, el personaje
culpable de la esclavización de México ante España, se le ha negado oportunidad
de redimirse . En esta ocasión la autora revisa desde otra perspectiva menos
maniquea o melodramática la situación de Doña Marina, muestra la conquista
desde la perspectiva de los vencidos a través de los ojos de Malitzin, una historia
más real, más humana, de carne y hueso.

En esta primera parte se desarrolla la vida de Malinalli y se exponen los motivos


de la amistad entre esta y Ozlaxiuchitl.

¿A caso de verdad se vive en la tierra?


No para siempre en la tierra; sólo un poco aquí.
Aunque se jade se quiebra,
Aunque sea oro se rompe, aunque sea plumaje de quetzal se desgarra.
No para siempre en la tierra; sólo un poco aquí. 1
Ozlaxiuchitl decide revelar su historia de vida, de la cual fue participe Malinalli, a
su hija Miahuaxochitl con el objetivo de que esta última conozca sus raíces
culturales, pero además logra desmitificar la imagen de Malinalli quien ha sido
objeto de las versiones críticas y negativas que se han propagado, sin saber sus
razones e incluso sin conocerla. Tanto Malinalli como Ozlaxiuchitl vivieron el
proceso de conquista de los españoles hacia los pueblos mesoamericanos.

Malitzin era un mujer fuerte, orgullosa, digna, inteligente “en ella se reunían las
cualidades de las señoras mexicas: estoicismo, orgullo y dulzura” 2, nunca le dio
gusto a nadie de doblegarse, su personalidad de formó debido a las dificultades
que debió enfrentar.

1
Marisol Martín del Campo. Amor y conquista: La novela de Malinalli, mal llamada la Malinche, México D.F,
Editorial Planeta Mexicana, 1999, p.13
2
Ibídem p. 15

1
Ramírez Vázquez Viridiana
10 de febrero del 2014

Su forma de actuar ante los españoles y simultáneamente en contra de los


mexicas fue el producto de las malas experiencias que tuvo con los habitantes de
Tenochtitlán, comenzando por sus padres.

Antes de ser denominada como Malinalli, Malitzin o Doña Marina y ser esclava o
traductora, nació en un familia mexica en tiempos de crisis, llevaba por nombre
Xochiquetzal, a la edad de cuatro años fue vendida por sus padres debido a la
situación tan precaria que enfrentaban “si no vendemos a Xochi no tendrás dinero
para comprar semillas y rehacer las chinampas, para arreglar el techo, para
abrigar a los niños, para el copal de la Diosa” 3.A partir de este momento la vida de
Xochiquetzal no tendría rumbo fijo.

La pequeña niña fue vendida a Cacama, un comerciante en la región maya,


agobiada del viaje y a modo de protección la niña bloqueó su vida pasada: quién
era, de dónde venía, quiénes eran sus padres y hasta su propio nombre, por ello
el comerciante decidió otorgarle un nombre, sin embargo a la infanta ninguno le
agradaba, finalmente se decidieron por Malinalli –enredadera o paja trenzada 4-,
desafortunadamente la seguridad y felicidad no dudaría para siempre, una vez
más la vida tiene otros planes para ella.

Al llegar a Xicalango (lugar donde cambia la lengua) le ordenan acomodarse junto


a los esclavos, un hombre la observa y la revisa detenidamente posteriormente a
Malinalli le amarran las manos para llevársela, ella como cualquier niño se asusta
y le grita a su amigo Cacama, éste no puede hacer nada más, él sólo está
cumpliendo con su trabajo. Este hecho en la vida de Malinalli significa otra
perdida, regresar a la incertidumbre que últimamente se había vuelto más
ordinaria.

Cuando el gobernador de Uxmal compró a Malinalli se la llevó al recinto junto con


las demás esclavas, en ese lugar pasaría gran parte de su vida y con el tiempo se
volvería a sentir como en casa, una vez que entendió la lengua logró comunicarse

3
Marisol Martín del Campo. Amor y conquista: La novela de Malinalli, mal llamada la Malinche, México D.F,
Editorial Planeta Mexicana, 1999, p.30
4
Ibídem pp. 39-40

2
Ramírez Vázquez Viridiana
10 de febrero del 2014

con las demás chicas, una de ellas se volvería su amiga incondicional: Techi,
ambas asisten a la preparación para la ceremonia de Ekmu. Techi es elegida para
ser sacrificada a los Dioses, esto será un trauma para Malinalli, una vez más
pierde lo que AMA y por ello no quiere aceptar quedarse otra vez sola, después de
aventar a Techi al cenote intentó salvarla, desafiando la ira de los Dioses, pero ya
era demasiado tarde para ambas; ese día Malinalli fue presa de sus miedos, sus
fantasma “se le juntó la rabia de tantos años, se le apiló la tristeza de tantas
separaciones, se le desbordó el enojo y, por primera vez, desobedeció, rebelde.
No sirvieron los azotes, los castigos, Malinalli no comía, rehusaba el trabajo, era
un costal de conchas aplastadas…”5

Cuando los extranjeros arribaron a los costas les fueron entregadas algunas
esclavas, entre ellas Malitzin, en este momento se dio el primer intercambio
cultural entre españoles y pueblos nativos, en esta colisión de mundos empezó el
mestizaje: cultural, ideológico, político, etc.

Los españoles desde el primer momento intentaron imponer sus usos y


costumbres con las esclavas “No podrán pertenecer a los soldados hasta que
sean bautizadas”6; Malinalli dejaría su nombre nahua para empezar a insertarse a
la cultura del nuevo mundo con su reciente nombre católico, Marina,
posteriormente fue entregada al capitán Alonso de Portocarrero para ser su mujer,
él sería su primer gran amor carnal y pasional que a pesar de los obstáculos y el
capitán Hernando ella nunca pudiera olvidar, pero ahora se enfrentaba a un dilema
personal porque no podía aceptar haberse enamorado del enemigo, “él le quitó la
cascara a mi corazón para dejarlo en carne viva; vivía de puras sensaciones
agradables, ensimismada, sensible. Todo me hacía sonreír, el sol de Alonso de
había insolado…”7

Marina se convirtió en la lengua del capitán Hernando Cortes, se encargaba de


traducir del náhuatl al maya y Jerónimo traducía del maya al español, trabajando

5
Marisol Martín del Campo. Amor y conquista: La novela de Malinalli, mal llamada la Malinche, México D.F,
Editorial Planeta Mexicana, 1999, pp. 55-56
6
Ibídem p61
7
Ibídem p68

3
Ramírez Vázquez Viridiana
10 de febrero del 2014

de forma conjunta lograron establecer alianzas con los pueblos totonacas; pasado
el tiempo el capitán convirtió a su traductora en su amante, quien a pesar del
desagrado que podía causarle al principio logró acostumbrarse a él, a su forma
particular de hacer las cosas.

El trato continuo con los extranjeros volvió a generar el Marina este sentido de
pertenencia con esas personas, le proporcionaron todo aquello que necesitaba;
atención, amor, interés, le regresaron su dignidad, se volvieron su familia y por
ende consiguieron su lealtad “estaba encariñada con Ceualli y con Bernal, unida al
capitán y a su suerte, contenta de serle indispensable. Por eso decidí vencer mi
cobardía ante la guerra, decidí no sólo traducir, sino colaborar a tu causa, Alonso,
nuestra causa. Y soñé con arribar a Tenochtitlán y ver al capitán en el trono del
gran Motecuhzoma”8

Malinalli nunca fue denomina Malinche, el seudónimo fue otorgado a Cortés


debido a que siempre estaban juntos –especialmente cuando venían embajadores
o en pláticas de caciques-,entonces se refería como al Capitán de Marina sin
embargo por cuestiones de practicidad lo redujeron a Malinche9.

Marina invirtió todas sus fuerzas en lograr el triunfo español (del cual ella se
sentiría parte), cuando existieron afrentas y desconfianza por parte de los mexicas
debido a la alianza con los tlaxcaltecas su participación fue esencial para lograr
mantener a ambas partes (aztecas y tlaxcaltecas) tranquilas y satisfechas con las
decisiones tomadas por el capitán Malinche, Malinalli no sólo tradujo la lengua
sino logró traducir al europeo la psicología indígena, e incluso actuó
independientemente para lograr el triunfo español 10

Ozlaxiuchitl a diferencia de Malitzin provenía de una familia noble en la Gran


Tenochtitlan,. Educada en el calmecac para realizar su papel como mujer de forma
excepciona esto involucra ser una buena esposa y madre. Su esposo Tlamayocatl
un guerrero importante y reconocido logra ascender de puesto, lleva a su familia a
8
Marisol Martín del Campo. Amor y conquista: La novela de Malinalli, mal llamada la Malinche, México D.F,
Editorial Planeta Mexicana, 1999, p 137
9
Ibídem p.419
10
Ibídem p.420

4
Ramírez Vázquez Viridiana
10 de febrero del 2014

vivir en el tecpan –palacio real- donde conoció al huey tlatoani Motecuhzoma, su


esposa principal la Cuitlatoani Miahuaxochitl y a toda la familia real. Cuando el
huey tlatoani acepta a los extranjeros en el palacio y estos le secuestran se
convoca a una junta con los gobernantes del imperio Tenochca, la vida de
Ozlaxiuchitl da un giro radical, pero además la dejará marcada por el resto de su
existencia “fue en esa junta cuando cambió mi vida; decidieron mandarme como
espía a servir a la lengua Malinalli. Yo, descendiente de nobles, serviría a una
esclava”11

Malitzin es una figura agraviada por las diversas versiones que se han difundido,
muchas de ellas alteradas para calumniar a este mítico y magnifico personaje, a
pesar de que el origen de esta mujer es desconocido se puede determinar que su
accionar ante los españoles, los mexicas, su pueblo, son causas más ordinarias
que extraordinarias: la opresión del imperio Mexica (gobernantes) en el aspecto
cultural, pero sobre todo económico, a los pueblos conquistados que como
consecuencia viven en condiciones precarias por cumplir la cuota de tributos
establecida por el tlatoani, situación que genero inconformidad y resentimiento en
los habitantes de pueblos sometidos como consecuencia se generaron deseos de
venganza y liberación, que pretendían ser “desahogados” a través de los
extranjeros españoles; pero además la importancia y status que los forasteros le
otorgaron a Malitzin por ser traductora era una posición que sus condiciones de
vida ordinaria nunca podría haber aspirado, sumado al hecho de que es una mujer
con necesidades carnales y emocionales, mismas que encontraron refugio y
satisfacción en los hombres diferentes (teules), no hay motivo para culpar a una
mujer por haberse enamorado de un hombre y habérsele entregado en cuerpo y
alma.

Las consecuencias de las pasiones de Malinalli tuvieron un alance exponencial,


desde la caiga de Tenochtitlán, hasta el mestizaje de más de una cultura
afectando la forma de desarrollo de estos grupos humanos como sociedad.

11
Marisol Martín del Campo. Amor y conquista: La novela de Malinalli, mal llamada la Malinche, México D.F,
Editorial Planeta Mexicana, 1999, p 199