Está en la página 1de 269

EL TESTAMENTO

DE LA ASTROLOGÍA

O SKAR A DLER

T OMO 4 - V OLUMEN 1:

EL HOMBRE EN EL CONCIERTO DE LAS

ESTRELLAS (25 C ONFERENCIAS )


EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

El testamento de la astrología
Tomo 4 - Volumen 1
El hombre en el concierto de las estrellas
(25 conferencias)
Autor: Oskar Adler
Traducción: Silvia Mercado Vera (Registro:5232682)
Primer edición 2017
Copyright © - 2017 – Silvia Mercado Vera

Se otorga permiso para copiar, distribuir y/o modificar este documento, bajo los términos de la
Licencia de Documentación Libre de GNU, versión 1.3, o cualquier otra versión posterior
publicada por la Free Software Foundation; con Secciones Invariables, Textos de Cubierta y
Textos de Cubierta Trasera. Una copia de la licencia se incluye en la sección titulada «Licencia de
Documentación Libre de GNU».
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Sumario
AGRADECIMIENTO........................................................................................................xvii
PROLOGO...................................................................................................................xviii
1ª conferencia Construcción y constitución del horóscopo y del cuerpo humano.
Aspectos “buenos” y “malos”.............................................................................................1
Conjunción..................................................................................................................8
Oposición....................................................................................................................9
2ª conferencia La naturaleza de cada aspecto. Los aspectos en paralelo................................11
Cuadratura................................................................................................................14
Trígono.....................................................................................................................15
Sextil.......................................................................................................................16
Semisextil.................................................................................................................16
Quincuncio................................................................................................................16
Semicuadratura.........................................................................................................17
Sesquicuadratura.......................................................................................................17
Paralelo....................................................................................................................18
3ª Conferencia Conjunciones Sol-Luna..............................................................................20
Fuego.......................................................................................................................21
Aire..........................................................................................................................21
Agua........................................................................................................................22
Tierra.......................................................................................................................22
Signos de Fuego........................................................................................................22
Aries.....................................................................................................................22
Leo.......................................................................................................................23
Sagitario...............................................................................................................23
Signos de Aire...........................................................................................................23
Libra.....................................................................................................................23
Acuario.................................................................................................................24
Géminis................................................................................................................24
Signos de Agua..........................................................................................................25
Cáncer..................................................................................................................25
Escorpio................................................................................................................25
Piscis....................................................................................................................26
Signos de Tierra.........................................................................................................26
Capricornio............................................................................................................26
Tauro....................................................................................................................26
Virgo....................................................................................................................27

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


i
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

4ª Conferencia Conjunciones Sol-Júpiter, Sol-Saturno, Sol-Mercurio......................................28


Sol-Júpiter................................................................................................................28
Signos de Fuego.....................................................................................................29
Aries.................................................................................................................29
Leo...................................................................................................................29
Sagitario............................................................................................................29
Signos de Aire........................................................................................................30
Libra.................................................................................................................30
Acuario..............................................................................................................30
Géminis.............................................................................................................30
Signos de Agua......................................................................................................31
Cáncer..............................................................................................................31
Escorpio............................................................................................................31
Piscis.................................................................................................................32
Signos de Tierra.....................................................................................................32
Capricornio........................................................................................................32
Tauro................................................................................................................32
Virgo.................................................................................................................32
Sol-Saturno...............................................................................................................33
Signos de Fuego.....................................................................................................33
Aries.................................................................................................................33
Leo...................................................................................................................34
Sagitario............................................................................................................34
Signos de Aire........................................................................................................34
Libra.................................................................................................................34
Acuario..............................................................................................................35
Géminis.............................................................................................................35
Signos de Agua......................................................................................................35
Cáncer..............................................................................................................35
Escorpio............................................................................................................36
Piscis.................................................................................................................36
Signos de Tierra.....................................................................................................36
Capricornio........................................................................................................36
Tauro................................................................................................................36
Virgo.................................................................................................................37
Sol-Mercurio..............................................................................................................37
Signos de Fuego.....................................................................................................37
Aries.................................................................................................................38

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


ii
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Leo...................................................................................................................38
Sagitario............................................................................................................38
Signos de Aire........................................................................................................38
Libra.................................................................................................................38
Acuario..............................................................................................................38
Géminis.............................................................................................................39
Signos de Agua......................................................................................................39
Cáncer..............................................................................................................39
Escorpio............................................................................................................39
Piscis.................................................................................................................39
Signos de Tierra.....................................................................................................40
Capricornio........................................................................................................40
Tauro................................................................................................................40
Virgo.................................................................................................................40
5ª Conferencia Conjunciones Sol-Venus y Sol-Marte...........................................................41
Sol-Venus.................................................................................................................41
Signos de Fuego.....................................................................................................41
Aries.................................................................................................................41
Leo...................................................................................................................41
Sagitario............................................................................................................42
Signos de Aire........................................................................................................42
Libra.................................................................................................................42
Acuario..............................................................................................................42
Géminis.............................................................................................................42
Signos de Agua......................................................................................................43
Cáncer..............................................................................................................43
Escorpio............................................................................................................43
Piscis.................................................................................................................43
Signos de Tierra.....................................................................................................44
Capricornio........................................................................................................44
Tauro................................................................................................................44
Virgo.................................................................................................................44
Sol-Marte..................................................................................................................44
Signos de Fuego.....................................................................................................45
Aries.................................................................................................................45
Leo...................................................................................................................45
Sagitario............................................................................................................45
Signos de Aire........................................................................................................46

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


iii
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Libra.................................................................................................................46
Acuario..............................................................................................................46
Géminis.............................................................................................................46
Signos de Agua......................................................................................................47
Cáncer..............................................................................................................47
Escorpio............................................................................................................47
Piscis.................................................................................................................47
Signos de Tierra.....................................................................................................48
Capricornio........................................................................................................48
Tauro................................................................................................................48
Virgo.................................................................................................................48
6º Conferencia Las conjunciones Sol-Urano y Sol-Neptuno..................................................49
Sol-Urano.................................................................................................................49
Signos de Fuego.....................................................................................................50
Aries.................................................................................................................50
Leo...................................................................................................................50
Sagitario............................................................................................................50
Signos de Aire........................................................................................................50
Libra.................................................................................................................50
Acuario..............................................................................................................51
Géminis.............................................................................................................51
Signos de Agua......................................................................................................51
Cáncer..............................................................................................................51
Escorpio............................................................................................................52
Piscis.................................................................................................................52
Signos de Tierra.....................................................................................................52
Capricornio........................................................................................................52
Tauro................................................................................................................52
Virgo....................................................................................................................53
Sol-Neptuno..............................................................................................................53
Signos de Fuego.....................................................................................................54
Aries.................................................................................................................54
Leo...................................................................................................................54
Sagitario............................................................................................................54
Signos de Aire........................................................................................................54
Libra.................................................................................................................54
Acuario..............................................................................................................54
Géminis.............................................................................................................55

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


iv
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Agua......................................................................................................55
Piscis.................................................................................................................55
Cáncer..............................................................................................................56
Escorpio............................................................................................................56
7ª Conferencia Conjunciones Luna-Marte y Luna-Venus......................................................57
Luna - Marte.............................................................................................................58
Signos de Fuego.....................................................................................................58
Aries.................................................................................................................58
Leo...................................................................................................................58
Sagitario............................................................................................................59
Signos de Aire........................................................................................................59
Libra.................................................................................................................59
Acuario..............................................................................................................59
Géminis.............................................................................................................60
Signos de Agua......................................................................................................60
Cáncer..............................................................................................................60
Escorpio............................................................................................................60
Piscis.................................................................................................................61
Signos de Tierra.....................................................................................................61
Capricornio........................................................................................................61
Tauro................................................................................................................61
Virgo.................................................................................................................62
Luna-Venus...............................................................................................................62
Signos de Fuego.....................................................................................................62
Aries.................................................................................................................62
Leo...................................................................................................................63
Sagitario............................................................................................................63
Signos de Aire........................................................................................................63
Libra.................................................................................................................63
Acuario..............................................................................................................63
Géminis.............................................................................................................64
Signos de Agua......................................................................................................64
Cáncer..............................................................................................................64
Escorpio............................................................................................................64
Piscis.................................................................................................................64
Signos de Tierra.....................................................................................................65
Capricornio........................................................................................................65
Tauro................................................................................................................65

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


v
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Virgo.................................................................................................................65
8ª Conferencia Conjunciones Luna-Mercurio y Luna Saturno................................................66
Luna – Mercurio.........................................................................................................66
Signos de Fuego.....................................................................................................66
Aries.................................................................................................................66
Leo...................................................................................................................66
Sagitario............................................................................................................67
Signos de Aire........................................................................................................67
Libra.................................................................................................................67
Acuario..............................................................................................................67
Géminis.............................................................................................................68
Signos de Agua......................................................................................................68
Cáncer..............................................................................................................68
Escorpio............................................................................................................68
Piscis.................................................................................................................69
Signos de Tierra.....................................................................................................69
Capricornio........................................................................................................69
Tauro................................................................................................................69
Virgo.................................................................................................................69
Luna-Saturno............................................................................................................70
Signos de Fuego.....................................................................................................70
Aries.................................................................................................................70
Leo...................................................................................................................71
Sagitario............................................................................................................71
Signos de Aire........................................................................................................71
Libra.................................................................................................................71
Acuario..............................................................................................................72
Géminis.............................................................................................................72
Signos de Agua......................................................................................................72
Cáncer..............................................................................................................72
Escorpio............................................................................................................72
Piscis.................................................................................................................73
Signos de Tierra.....................................................................................................73
Capricornio........................................................................................................73
Tauro................................................................................................................73
Virgo.................................................................................................................74
9ª Conferencia Conjunciones de la Luna con Júpiter, Urano y Neptuno..................................75
Luna-Júpiter..............................................................................................................75

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


vi
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Fuego.....................................................................................................75
Aries.................................................................................................................75
Leo...................................................................................................................76
Sagitario............................................................................................................76
Signos de Aire........................................................................................................76
Libra.................................................................................................................76
Acuario..............................................................................................................76
Géminis.............................................................................................................77
Signos de Agua......................................................................................................77
Cáncer..............................................................................................................77
Escorpio............................................................................................................77
Piscis.................................................................................................................77
Signos de Tierra.....................................................................................................78
Capricornio........................................................................................................78
Tauro................................................................................................................78
Virgo.................................................................................................................78
Luna-Urano...............................................................................................................78
Signos de Fuego.....................................................................................................79
Aries.................................................................................................................79
Leo...................................................................................................................79
Sagitario............................................................................................................80
Signos de Aire........................................................................................................80
Libra.................................................................................................................80
Acuario..............................................................................................................80
Géminis.............................................................................................................80
Cáncer..............................................................................................................81
Escorpio............................................................................................................81
Piscis.................................................................................................................81
Signos de Tierra.....................................................................................................81
Capricornio........................................................................................................81
Tauro................................................................................................................82
Virgo.................................................................................................................82
Luna-Neptuno............................................................................................................82
Piscis....................................................................................................................83
Aries.....................................................................................................................83
Tauro....................................................................................................................83
Géminis................................................................................................................84
Cáncer..................................................................................................................84

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


vii
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Leo.......................................................................................................................84
Virgo....................................................................................................................84
Libra.....................................................................................................................85
Escorpio................................................................................................................85
10ª Conferencia Las Conjunciones de Mercurio con Venus y Marte........................................86
Mercurio-Venus..........................................................................................................86
Signos de Fuego.....................................................................................................87
Aries.................................................................................................................87
Leo...................................................................................................................87
Sagitario............................................................................................................87
Signos de Aire........................................................................................................87
Libra.................................................................................................................88
Acuario..............................................................................................................88
Géminis.............................................................................................................88
Signos de Agua......................................................................................................88
Cáncer..............................................................................................................88
Escorpio............................................................................................................89
Piscis.................................................................................................................89
Signos de Tierra.....................................................................................................89
Capricornio........................................................................................................89
Tauro................................................................................................................90
Virgo.................................................................................................................90
Mercurio-Marte..........................................................................................................90
Signos de Fuego.....................................................................................................91
Aries.................................................................................................................91
Leo...................................................................................................................91
Sagitario............................................................................................................91
Signos de Aire........................................................................................................91
Libra.................................................................................................................92
Acuario..............................................................................................................92
Géminis.............................................................................................................92
Signos de Agua......................................................................................................92
Cáncer..............................................................................................................92
Escorpio............................................................................................................93
Piscis.................................................................................................................93
Signos de Tierra.....................................................................................................93
Capricornio........................................................................................................93
Tauro................................................................................................................93

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


viii
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Virgo.................................................................................................................93
11ª Conferencia Conjunciones de Mercurio con Júpiter y Saturno.........................................95
Mercurio-Júpiter.........................................................................................................95
Signos de Fuego.....................................................................................................96
Aries.................................................................................................................96
Leo...................................................................................................................96
Sagitario............................................................................................................96
Signos de Aire........................................................................................................96
Libra.................................................................................................................97
Acuario..............................................................................................................97
Géminis.............................................................................................................97
Signos de Agua......................................................................................................97
Cáncer..............................................................................................................98
Escorpio............................................................................................................98
Piscis.................................................................................................................98
Signos de Tierra.....................................................................................................98
Capricornio........................................................................................................98
Tauro................................................................................................................99
Virgo.................................................................................................................99
Mercurio – Saturno.....................................................................................................99
Signos de Fuego...................................................................................................100
Aries...............................................................................................................100
Leo.................................................................................................................100
Sagitario..........................................................................................................100
Signos de Aire......................................................................................................101
Libra................................................................................................................101
Acuario............................................................................................................101
Géminis...........................................................................................................101
Signos de Agua....................................................................................................101
Cáncer.............................................................................................................102
Escorpio...........................................................................................................102
Piscis...............................................................................................................102
Signos de Tierra...................................................................................................102
Capricornio.......................................................................................................102
Tauro...............................................................................................................103
Virgo...............................................................................................................103
12ª Conferencia Conjunciones de Mercurio con Urano y Neptuno........................................104
Mercurio – Urano......................................................................................................104

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


ix
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Fuego...................................................................................................105
Aries...............................................................................................................105
Leo.................................................................................................................105
Sagitario..........................................................................................................106
Signos de Aire......................................................................................................106
Libra................................................................................................................106
Acuario............................................................................................................106
Géminis...........................................................................................................107
Signos de Agua....................................................................................................107
Cáncer.............................................................................................................107
Escorpio...........................................................................................................107
Piscis...............................................................................................................107
Signos de Tierra...................................................................................................108
Capricornio.......................................................................................................108
Tauro...............................................................................................................108
Virgo...............................................................................................................108
Mercurio – Neptuno..................................................................................................109
Piscis..................................................................................................................110
Aries...................................................................................................................110
Tauro..................................................................................................................111
Géminis...............................................................................................................111
Cáncer................................................................................................................111
Leo.....................................................................................................................111
Virgo...................................................................................................................112
Libra...................................................................................................................112
13ª Conferencia Conjunciones de Venus-Marte.................................................................113
Venus-Marte............................................................................................................113
Signos de Fuego...................................................................................................114
Aries...............................................................................................................114
Leo.................................................................................................................114
Sagitario..........................................................................................................114
Signos de Aire......................................................................................................115
Libra................................................................................................................115
Acuario............................................................................................................115
Géminis...........................................................................................................115
Signos de Agua....................................................................................................116
Cáncer.............................................................................................................116
Escorpio...........................................................................................................116

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


x
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Piscis...............................................................................................................116
Signos de Tierra...................................................................................................117
Capricornio.......................................................................................................117
Tauro...............................................................................................................117
Virgo...............................................................................................................117
14ª Conferencia Conjunciones de Venus con Saturno y Júpiter...........................................119
Venus-Júpiter...........................................................................................................119
Signos de Fuego...................................................................................................120
Aries...............................................................................................................120
Leo.................................................................................................................120
Sagitario..........................................................................................................120
Signos de Aire......................................................................................................121
Libra................................................................................................................121
Acuario............................................................................................................121
Géminis...........................................................................................................121
Signos de Agua....................................................................................................122
Cáncer.............................................................................................................122
Escorpio...........................................................................................................122
Piscis...............................................................................................................122
Signos de Tierra...................................................................................................122
Capricornio.......................................................................................................123
Tauro...............................................................................................................123
Virgo...............................................................................................................123
Venus – Saturno......................................................................................................123
Signos de Fuego...................................................................................................124
Aries...............................................................................................................125
Leo.................................................................................................................125
Sagitario..........................................................................................................125
Signos de Aire......................................................................................................125
Libra................................................................................................................125
Acuario............................................................................................................126
Géminis...........................................................................................................126
Signos de Agua....................................................................................................126
Cáncer.............................................................................................................127
Escorpio...........................................................................................................127
Piscis...............................................................................................................127
Signos de Tierra...................................................................................................127
Capricornio.......................................................................................................128

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


xi
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Tauro...............................................................................................................128
Virgo...............................................................................................................128
15º Conferencia Conjunciones de Venus con Urano y Neptuno...........................................129
Venus – Urano.........................................................................................................129
Signos de Fuego...................................................................................................130
Aries...............................................................................................................130
Leo.................................................................................................................131
Sagitario..........................................................................................................131
Signos de Aire......................................................................................................131
Libra................................................................................................................132
Acuario............................................................................................................132
Géminis...........................................................................................................132
Signos de Agua....................................................................................................132
Cáncer.............................................................................................................133
Escorpio...........................................................................................................133
Piscis...............................................................................................................133
Signos de Tierra...................................................................................................133
Capricornio.......................................................................................................134
Tauro...............................................................................................................134
Virgo...............................................................................................................134
Venus – Neptuno......................................................................................................134
Piscis..................................................................................................................135
Aries...................................................................................................................136
Tauro..................................................................................................................136
Géminis...............................................................................................................136
Cáncer................................................................................................................137
Leo.....................................................................................................................137
Virgo...................................................................................................................137
Libra...................................................................................................................138
16ª Conferencia Conjunciones de Marte con Júpiter y Saturno...........................................139
Marte – Júpiter........................................................................................................139
Signos de Fuego...................................................................................................140
Aries...............................................................................................................140
Leo.................................................................................................................140
Sagitario..........................................................................................................140
Signos de Aire......................................................................................................141
Libra................................................................................................................141
Acuario............................................................................................................141

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


xii
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Géminis...........................................................................................................141
Signos de Agua....................................................................................................141
Cáncer.............................................................................................................142
Escorpio...........................................................................................................142
Piscis...............................................................................................................142
Signos de Tierra...................................................................................................142
Capricornio.......................................................................................................143
Tauro...............................................................................................................143
Virgo...............................................................................................................143
Marte-Saturno.........................................................................................................143
Signos de Fuego...................................................................................................144
Aries...............................................................................................................144
Leo.................................................................................................................145
Sagitario..........................................................................................................145
Signos de Aire......................................................................................................145
Libra................................................................................................................145
Acuario............................................................................................................146
Géminis...........................................................................................................146
Signos de Agua....................................................................................................146
Cáncer.............................................................................................................146
Escorpio...........................................................................................................146
Piscis...............................................................................................................147
Signos de Tierra...................................................................................................147
Capricornio.......................................................................................................147
Tauro...............................................................................................................147
Virgo...............................................................................................................148
17ª Conferencia Conjunciones de Marte con Urano y Neptuno............................................149
Marte-Urano............................................................................................................149
Signos de Fuego...................................................................................................149
Aries...............................................................................................................149
Leo.................................................................................................................150
Sagitario..........................................................................................................150
Signos de Aire......................................................................................................150
Libra................................................................................................................150
Acuario............................................................................................................151
Géminis...........................................................................................................151
Signos de Agua....................................................................................................151
Cáncer.............................................................................................................151

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


xiii
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Escorpio...........................................................................................................152
Piscis...............................................................................................................152
Signos de Tierra...................................................................................................152
Capricornio.......................................................................................................152
Tauro...............................................................................................................152
Virgo...............................................................................................................153
Marte-Neptuno.........................................................................................................153
Piscis..................................................................................................................154
Aries...................................................................................................................155
Tauro..................................................................................................................155
Géminis...............................................................................................................155
Cáncer................................................................................................................156
Leo.....................................................................................................................156
Virgo...................................................................................................................156
Libra...................................................................................................................157
18ª Conferencia Las conjunciones de Júpiter con Saturno y Urano......................................158
Júpiter-Saturno........................................................................................................158
Signos de Tierra...................................................................................................159
Aries...............................................................................................................160
Tauro...............................................................................................................160
Virgo...............................................................................................................162
Libra................................................................................................................162
Júpiter-Urano...........................................................................................................163
Cáncer................................................................................................................164
Leo.....................................................................................................................164
Libra...................................................................................................................165
Sagitario.............................................................................................................165
Acuario................................................................................................................165
Aries...................................................................................................................166
Piscis..................................................................................................................166
Tauro..................................................................................................................167
19ª Conferencia Conjunciones de Júpiter con Neptuno, de Saturno con Urano y Neptuno y de
Urano con Neptuno......................................................................................................168
Júpiter- Neptuno......................................................................................................168
Aries...................................................................................................................169
Tauro..................................................................................................................169
Géminis...............................................................................................................169
Cáncer................................................................................................................170

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


xiv
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Leo.....................................................................................................................170
Virgo...................................................................................................................170
Libra...................................................................................................................171
Saturno – Urano.......................................................................................................171
Escorpio..............................................................................................................172
Sagitario.............................................................................................................173
Tauro..................................................................................................................174
Géminis...............................................................................................................174
Saturno – Neptuno...................................................................................................174
Tauro..................................................................................................................175
Leo.....................................................................................................................175
Urano – Neptuno......................................................................................................176
20ª Conferencia El aspecto de oposición – Los signos opuestos..........................................177
Marte-Venus............................................................................................................180
Júpiter-Mercurio.......................................................................................................181
Sol-Saturno.............................................................................................................182
Sol-Urano................................................................................................................183
Luna-Saturno...........................................................................................................184
Luna-Urano.............................................................................................................184
21ª Conferencia Oposiciones.........................................................................................186
Marte-Saturno.........................................................................................................186
Júpiter-Marte...........................................................................................................187
Neptuno y Venus......................................................................................................188
Mercurio y Neptuno..................................................................................................188
Urano y Marte..........................................................................................................188
Marte-Saturno.........................................................................................................189
Marte-Urano............................................................................................................190
Venus-Júpiter...........................................................................................................190
Sol-Júpiter...............................................................................................................190
Luna-Venus.............................................................................................................190
Venus-Saturno.........................................................................................................191
Luna-Júpiter............................................................................................................191
Grandes Oposiciones.................................................................................................191
Júpiter-Saturno....................................................................................................191
Júpiter – Urano.....................................................................................................194
Saturno – Urano...................................................................................................196
Saturno – Neptuno................................................................................................197
Urano – Neptuno..................................................................................................197

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


xv
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

22ª Conferencia Cuadratura, Trígono, Textil, Semisextil Y Quincuncio, Semicuadratura Y


Sesquicuadratura, Quintil..............................................................................................199
Cuadratura..............................................................................................................199
Trígono...................................................................................................................201
Trígono de Fuego..................................................................................................201
Trígono de Aire.....................................................................................................201
Trígono de Agua...................................................................................................202
Trígono de Tierra..................................................................................................202
Sextil......................................................................................................................202
Semisextil...............................................................................................................203
Quincuncio..............................................................................................................203
Semicuadratura y su inversión trascendental, la Sesquicuadratura..................................204
Quintil....................................................................................................................205
23ª Conferencia El aspecto paralelo y planetas retrógrados...............................................207
¿Cuál es el componente que nace de cada planeta en paralelo?......................................208
Luna en paralelo con:...............................................................................................209
Mercurio en paralelo con:..........................................................................................210
Venus en paralelo con:..............................................................................................210
Marte en paralelo con:..............................................................................................210
Júpiter en paralelo con:.............................................................................................211
Urano en paralelo con:..............................................................................................211
Planetas retrógrados.................................................................................................212
24ª Conferencia Los nodos de la Luna y el Parte de la Fortuna...........................................216
Nodo ascendente en 1ª Casa..................................................................................219
Nodo ascendente en 7ª Casa..................................................................................219
Nodo ascendente en 2ª Casa..................................................................................219
Nodo ascendente en 8ª Casa..................................................................................220
Nodo ascendente en 9ª Casa..................................................................................220
Nodo ascendente en 4ª Casa..................................................................................220
Nodo ascendente en 10ª Casa................................................................................220
Nodo ascendente en 5ª Casa..................................................................................220
Nodo ascendente en 11ª Casa................................................................................221
Nodo ascendente en 6ª Casa..................................................................................221
Nodo ascendente en 12ª Casa................................................................................221
Parte de fortuna.......................................................................................................221
25ª Conferencia Género y horóscopo..............................................................................227
Licencia de Documentación Libre de GNU........................................................................233
Tabla de contenidos de la obra.......................................................................................244

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


xvi
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

AGRADECIMIENTO
Quiero agradecer a Dios por haber puesto en mi camino la sabia y amorosa guía de mis
Maestros. En especial la del Dr. Juan Percowicz, Maestro Fundador de BAYS y la del Dr. Marcelo
Percowicz, Maestro y Director de la misma. Ellos supieron abrir mi mirada, despertaron mi
pasión y el ansia de ir más allá y, por supuesto, me ayudaron a comprender esta profunda y
monumental obra de Astrología. Gracias a Ellos, a esta obra y al Dr. Oskar Adler adquirí una
nueva concepción de la vida, del hombre, de la Astrología, y también de mí misma. Sin ellos me
hubiera sido imposible realizar esta tarea, sin esta tarea no sería hoy quien soy.
También destaco la ayuda del eximio Director y Compositor, el Sr. Rubén González al que
consultamos para la traducción de los párrafos específicamente musicales y de Adrián Argüelles
en la Diagramación.
Finalmente quiero agradecer la amorosa compañía y el continuo estímulo de mis hijos y de
mi amado Antonio Varde.
Lic. Silvia Mercado Vera
Bs. As. 2012

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


xvii
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

PROLOGO
El mundo de habla hispana conoció al Dr. Oskar Adler en el año 1956, cuando la editorial
Kier de Buenos Aires, publicó la 1ª edición de “La Astrología como ciencia oculta”, el tomo I de
su obra, una serie de 14 conferencias divididas en dos partes: Fundamentos generales de la
Astrología y El Zodiaco y el Hombre.
El prólogo fue escrito por Enrique Racker, miembro destacado de la APA (Asociación
Psicoanalítica Argentina), que se formó en Viena simultáneamente con S. Freud y O. Adler y
quien al igual que ellos, tuvo que partir en 1938 debido al avance de las tropas alemanas sobre
Austria.
Mientras Adler se encontraba en Londres, a la espera de una visa para ingresar a USA,
Racker ya en Buenos Aires -previo paso por Brasil- le insistió infructuosa y reiteradamente para
que se radicase en nuestro país, comprometiéndose a organizarle grupos de estudio.
Esta pequeña reseña histórica tiene como objetivo ubicarnos en el presente. Transcurridos
casi 50 años, hoy tengo el orgullo y el placer de presentar los siguientes cuatro tomos que
constituyen la obra completa, traducida del alemán bajo la supervisión de la Licenciada Silvia
Mercado Vera y la colaboración de quien escribe estas líneas. Se irán publicando de forma
paulatina y en el mismo orden desarrollado por O. Adler.
El material está conformado por una serie de conferencias dictadas por el autor a un grupo
de discípulos en Viena entre 1930 y 1938. Cada tomo está a su vez constituido por dos o tres
volúmenes. El recorrido completo es el siguiente:
Tomo 2: El mundo planetario y el hombre, se divide en dos volúmenes. 1. El Sol y la Luna.
2. La función de los planetas.
Tomo 3: El Hombre y la Tierra, conformado por tres volúmenes. 1. Los Ascendentes. 2. Los
Planetas en las Casas. 3. Los Regentes de las Casas.
Tomo 4: El hombre en el concierto de las estrellas, contiene dos volúmenes. 1. Los
Aspectos. 2. Sistemas predictivos: tránsitos y progresiones.
Como podemos apreciar, es un despliegue integral del saber astrológico, que se inicia
definiendo la Astrología como una ciencia oculta en tanto refiere a la interioridad del sujeto y su
relación con el universo y concluye con los métodos que permiten inferir la posible evolución de
dicho sujeto mediante el despliegue del rádix en el tiempo.
El Dr. Oskar Adler nació el 04 de junio de 1875, en Viena, a las 05:33 horas (Asc: 04º03'
Cáncer. MC: 07º06' Aries). Fue médico, filósofo, un músico sumamente reconocido y se
introdujo en el conocimiento de la Astrología entre los años 1913/14. En 1938 debió exiliarse en
Gran Bretaña, donde falleció en 1955.
Poseedor de una vasta cultura, que no fragmenta en compartimentos ni especializaciones,
implementó la filosofía, las matemáticas, la fisiología del cuerpo humano, la literatura, para

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


xviii
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

transmitir el entramado de las correlaciones múltiples entre el macrocosmos (universo) y el


microcosmos (individuo), es decir, para presentarnos las raíces profundas del saber astrológico.
Su enorme capacidad docente, no desdeña la profundidad de meditaciones trascendentes
unidas a un sutil sentido del humor, particularmente referidas a definiciones prácticas de
configuraciones precisas. Antes o después, el lector se encontrará sorprendido de ver descriptas
de manera deslumbrante ciertos rasgos de su propia carta natal.
Personalmente, luego de décadas de contacto con la teoría y la práctica astrológicas,
conformando con ella una alianza de complicidades y gratitudes, volví a deslumbrarme como en
los primeros tiempos de estudio, sólo que con una perspectiva acrecentada por los saberes
adquiridos.
El material crece en significados conjuntamente con el conocimiento del lector, permitiendo
que cada nueva lectura sea un escalón más en el ascenso a la comprensión de sí mismo y de la
intrincada red entretejida entre ese sí mismo y el universo en su totalidad.
La riqueza de sentidos que O. Adler extrae de conceptos conocidos por cualquier estudiante
medianamente adelantado de Astrología, convierten a su obra en una fuente inagotable de
reflexiones.
Los invito entonces a emprender un recorrido apasionante por un vasto panorama
astrológico que nos habilita a introducirnos de manera amplia y profunda en el mundo de un
pensador excepcional.
Silvia Ceres.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


xix
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

1ª conferencia
Construcción y constitución del
horóscopo y del cuerpo humano.
Aspectos “buenos” y “malos”.
Hemos investigado anteriormente los factores que nos permitieron conocer de qué manera
los zodíacos y planetas trabajan en conjunto para equipar a cada ser humano que llega al
mundo en un momento determinado.
Describimos las posibilidades que estampan su sello en la naturaleza humana aún antes
que se contacte con la Tierra, para cumplir su verdadera tarea como agricultor. Lo que se suma
a los elementos ya descritos es la posición del horizonte a la hora y lugar de nacimiento. Ese
será el lugar en el que echará raíces, encontrará la proyección terrenal del zodíaco en el diseño
de las doce casas, que representan para él su campo de trabajo y evolución, y que le revelarán
paulatinamente, el sentido de su existencia, su equinoccio de primavera terrenal en el tercer
zodíaco (Ascendente). Recién en ese momento aquel diseño, junto con su enraizamiento
terrenal, configurarán su destino en este mundo.
Pero aún no hablaremos de ello. Todavía nuestra atención se dirige al ser humano que se
encuentra libre entre la tierra y el cielo, y a las posibilidades que derivan sólo de las relaciones
zodiacales de los planetas y sus lugares en el cielo en el momento de su nacimiento. Esta
abundancia de posibilidades está expresada en cada horóscopo en la figura embrionaria de cada
componente en germen, como están los billetes de lotería dentro de la urna antes de ser
sorteados.
Este ejemplo puede parecer bastante banal, y sin embargo en el vocabulario se ha
mezclado el “billete de lotería” (destino, suerte) como una expresión para el destino que crece y
madura para su cumplimiento. En este sentido, también Schiller expresa en “La canción de la
campana”, con respecto al recién nacido:
“Todavía descansan en el vientre del tiempo
El negro y el alegre destino1”.
Y luego continúa diciendo, en este poema con verdadera visión astrológica, que el cuidado
de este destino está a cargo de la madre en las primeras etapas de vida. Según la experiencia
astrológica, todas aquellas oportunidades del destino que acontecen en las primeras etapas de
la vida, pueden ser captadas en el horóscopo de la madre; tema del cual nos ocuparemos más
tarde.

1 En alemán la palabra “Lose” significa destino, suerte, hado, billete de lotería (N. de T).

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


1
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Nadie puede predecir, de acuerdo a la ciencia de nuestros días, cuál de estos “billetes de
lotería” está destinado a salir en tanto se supone que esta posibilidad es igual para todos. Sobre
esta imposibilidad de nuestra ciencia descansa el así llamado “cálculo de probabilidades”, que
siempre aparece donde falla el conocimiento exacto. Es la expresión científica para la ciencia no-
exacta.
No ocurre lo mismo con las posibilidades que aparecen en forma embrionaria en el
horóscopo del recién nacido. Estas no son papeles mezclados aparentemente al azar en las
urnas, el ser seleccionado no es fruto de la “casualidad”, sino que desde el nacimiento está
establecido que los componentes del destino y el carácter se mezclan y conectan de una manera
particular, de modo que ciertas relaciones existentes entre las posibilidades resaltan de una
manera muy especial. Conexiones entre componentes individuales que hacen que uno no pueda
aparecer sin el otro. Pueden aparecer varios factores ligados de esta forma, los llamados
complejos, es decir, conexiones que dentro de una gran cantidad de otras opciones forman un
núcleo sólido.
En ello descansa la construcción del horóscopo particular. Así como en un organismo vivo,
si observamos lo físico, vemos que las partes que se relacionan entre si más firmemente -por
ejemplo en el esqueleto de los animales vertebrados- son más rígidas que otras más flexibles;
en el horóscopo también puede hablarse figuradamente de un esqueleto, algo que le da al rádix
en su conjunto una base fundamental.
Esta estructura es algunas veces más consistente y otras veces menos. Pero no solamente
el grado de densidad determina la característica de un complejo. También la cohesión dentro de
un complejo puede darse de otras maneras, por ejemplo, puede suceder que reine la movilidad,
como en el sistema sanguíneo. Además dentro de un organismo -o de un horóscopo- puede
hablarse de una relación con mayor equilibrio entre los componentes individuales, como el que
existe por ejemplo, en un organismo sano en la relación entre la ingesta y la evacuación de los
alimentos.
Al señalar estos tres tipos de relaciones, mencionamos al mismo tiempo tres conceptos
astrológicos básicos, las cualidades o Gunas. La consistencia para los signos fijos, la flexibilidad
para los signos cardinales y finalmente el equilibrio para los signos mutables. Relaciones que
pueden otorgar salud o no al organismo respectivo. Porque si donde debería haber flexibilidad
interviene la rigidez -como por ejemplo en el sistema sanguíneo, en las arterias, en las
articulaciones o los músculos, o en la vida mental- entonces estos complejos producen efectos
nocivos para la salud. De manera que el complejo actúa como un cuerpo extraño rígido en un
organismo vivo.
De igual manera puede aparecer la flexibilidad en donde debiera haber consistencia y
equilibrio. El organismo entra en un estado de vacilación y se presenta la enfermedad o la
disposición a ella. O donde debería haber flexibilidad, hay equilibrio, entonces se presenta
indiferencia o embotamiento.
Si observamos si estas tres formas aparecen con predisposición hacia lo saludable, o con
una tendencia hacia la enfermedad porque están posicionados en un lugar equivocado, llegamos
a un concepto importante de la medicina antigua: la discrasia -o mala mezcla entre los líquidos
del cuerpo- mientras que su contrario, la eucrasia garantiza la salud. En la medicina moderna, la

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


2
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

enseñanza antigua de la eucrasia o la discrasia se convierte en la idea de la sana constitución o


la predisposición a la enfermedad.
Lo que se describió antes sobre la urna de la lotería y sus números, no es comprobable.
Ignoramos si ciertos números están diseñados como números de la suerte, mientras que otros,
no puedan ser tomados como tales. En el organismo humano es más fácil -aunque bastante
complejo- determinar con precisión la constitución sana o enferma de los diferentes sistemas.
En astrología es relativamente fácil, porque se hace visible si la constitución está
interconectada por relaciones de eucrasia o discrasia. En general en los horóscopos participan
ambas, no existe uno del cual podría decirse que está libre de posibilidades nocivas ni otro en el
que las posibilidades saludables estén ausentes. Lo desarrollado aquí no se refiere solamente al
organismo físico, sino también al organismo psíquico y mental, a toda la esencia del ser
humano.
Esto lleva a una enseñanza que desde antaño ocupa un lugar relevante en el saber
astrológico, la de la constitución astrológica que en la teoría moderna se amplió con la
configuración de los aspectos. Es la configuración de aspectos la que hace que en el horóscopo
aparezcan ciertos conjuntos o complejos estrechamente relacionados de manera saludable o
nociva con la totalidad. La carta se la considera sana o enferma por presentar estos complejos
en ciertas posiciones o puntos de mayor sensibilidad. En el lenguaje vulgar de la astrología se
habla de aspectos “buenos” o “malos”.
Pero esta diferenciación es demasiado llana. Tanto en la astrología como en la vida misma
esta diferenciación entre el bien y el mal aleja de la verdad A menudo la experiencia que al
principio se presentó como un golpe bajo, se convierte más tarde en la única posibilidad para
lograr la sanación. Hay cierta similitud con la medicina. Muchas enfermedades a las que uno se
sobrepuso en la juventud, en períodos posteriores de la vida, dan al cuerpo la fortaleza
necesaria -y hasta la inmunidad- contra el mismo mal. Y al revés, algún acontecimiento que en
el momento aparenta traer una gran dicha, luego demuestra ser un asunto bastante nocivo.
Es propiedad de estos puntos tan sensibles que los acontecimientos de la vida se proyecten
sobre ellos. Por este motivo tantas personas que viven en el mismo lugar y tiempo tienen
destinos tan distintos durante el transcurso de sus vidas, porque cierta ola del destino por la que
atraviesa el cosmos, solamente puede tocar al ser humano cuyo horóscopo sea receptivo para
ella. Por ejemplo, durante una epidemia, una parte de la población enferma, una parte muere,
otra parte se cura, otra ni siquiera es afectada, porque las configuraciones afectan a cada ser
de manera diferente, de acuerdo a su “constitución”.
Esa es la clave por la que dentro de los grandes acontecimientos no todos los
experimentan en su destino individual. Por otro lado, el destino particular sigue una ola
determinada limitada por la constitución astrológica del horóscopo en cuestión, que tiene su
fundamento en la periodicidad de los senderos planetarios. Estos puntos sensibles en la
constitución del horóscopo -o complejos- en el lenguaje astrológico se denominan posiciones
claves
Con esto nos adelantamos un poco a los capítulos posteriores, donde hablaremos de qué
manera el horóscopo de nacimiento es influenciado por los movimientos post-natales de los
cuerpos celestes. La reacción ante ellos, denota que la continuidad de la vida representa una

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


3
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

cadena continua de una relación recíproca cambiante entre la constante del horóscopo radical y
las configuraciones celestes siempre cambiantes.
La expresión “posición clave” significa que en los puntos sensibles tenemos la llave para
llegar al propósito real de la gran variedad de acontecimientos del destino.
Puede surgir la pregunta: ¿por qué esta persona tiene un horóscopo con esta posición clave
y el otro con otra, y por qué en un caso promete una vida inarmónica, repleta de sufrimientos y
en el otro caso una vida armónica y feliz? Sin exceder el marco propuesto podemos responder
con la enseñanza astrológica. ¿Por qué todos los seres humanos no son igualmente eficientes y
fuertes? ¿Por qué uno nace con una posición deficiente y el otro con una mejor?
Entonces decimos: vuelvan a su pasado, miren a sus padres, las influencias que existieron
durante el embarazo, profundicen en la naturaleza de la herencia. Es una realidad que estas
posiciones claves se heredan, que las familias repiten ciertos complejos y posiciones planetarias.
Por ejemplo, el padre tiene conjunción Sol - Saturno, y el hijo tiene el mismo contacto, o la
oposición o la cuadratura.
Ciertos aspectos suelen heredarse a través de generaciones dando fundamento al destino
de una familia. Esto es la herencia astrológica. Pero visto desde el punto de vista esotérico, la
herencia muestra una doble faz. Físicamente retrocede hasta la constitución de la cadena
hereditaria total y tiene allí su raíz; pero esotéricamente se construye sobre aquellas
necesidades kármicas, que llegan hasta la vida actual desde las encarnaciones anteriores. Con
esto también se revela el sentido más profundo de la pregunta que los alumnos del gran Buda le
hicieron alguna vez: ¿Por qué los humanos nacen de manera tan diferente, uno es alto, el otro
es bajo, uno es bello, el otro es feo, etc.? El Buda les contestó: “Todo es Karma, es la ley de
causa y efecto de las vidas pasadas”.
Después de esta introducción entramos en la enseñanza de los aspectos, es decir, la
relación entre por lo menos dos planetas o puntos sobre la eclíptica, referida el ángulo en que se
ven desde la Tierra.
Pero no todo ángulo se denomina aspecto, no toda posición angular determina una relación
estrecha entre dos planetas, sino solamente el ángulo que representa un múltiplo de 30º, ya sea
exacto o con desvíos mínimos.
También se suma que el ángulo formado entre los planetas correspondientes no son
completamente idénticas con la distancia de los planetas desde el punto de vista del observador,
pero las desviaciones son producto del ángulo de declinación de las órbitas planetarias que
pueden ser desatendidas por su insignificancia. Regresaremos luego a esta circunstancia y sus
consecuencias.
Como ya se dijo, el ángulo de 30º forma el fundamento para todas las determinaciones de
aspecto. El aspecto más simple es de 30º, le sigue el ángulo de 2x30º, 3x30º, 4x30º, 5x30º y
6x30º.
El aspecto de 30º se denomina semisextil, el de 60º sextil, el de 90º cuadratura, el de 120º
trígono, el de 150º quincuncio, el de 180º oposición y el ángulo de 0º conjunción. Además hay
dos aspectos derivados: el de 45º, media cuadratura o semicuadratura y el de 135º, una y
media cuadratura o sesquicuadratura.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


4
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Estos dos últimos pueden llamarse aspectos de segundo orden, es decir, aspectos que
surgieron a partir de la multiplicación inicial primaria y su posterior división, como se desprende
de las siguientes consideraciones. ¿Por qué estos ángulos son eficaces para formar un aspecto
cuando el denominador común es 30º o una doceava parte del círculo completo?
Ya tomamos posición anteriormente, estableciendo que la división en 12 partes, deviene de
la idea de las 12 partes en las que se divide un círculo. Es un teorema simple de geometría: el
radio del círculo se deja trazar seis veces como cuerda sobre la periferia del círculo. De ahí que
el número 6 y el 12, se asocian numéricamente al círculo. Todos los planetas que se encuentran
separados entre sí por un múltiplo de 30º de arco en el cielo, forman una relación más estrecha
entre ellos.
Es propio de la astrología considerar algunos aspectos como beneficiosos o favorables y
otros como nefastos o desfavorables. Beneficiosos son todas aquellas fracciones del círculo que
tienen como denominador común el número tres, desfavorables son todas las fracciones que no
tienen el número tres.
FAVORABLES
• Tercera parte del círculo = trígono

• Sexta parte del círculo = sextil

• Doceava parte del círculo = semisextil

DESFAVORABLES
• La mitad del círculo = oposición

• Cuarta parte del círculo = cuadratura

• Octava parte del círculo = semicuadratura

• Tres octavos del círculo = sesquicuadratura

De cualquier manera que se interpreten las expresiones “favorables” o “desfavorables”, la


diferenciación entre estos dos grupos está justificada, sea que hablemos de aspectos buenos o
malos, suaves o fuertes, armónicos o inarmónicos o de una constitución sana o enferma. Este
hecho da origen a la primera tarea: investigar por qué los aspectos formados por la división en
dos, cuatro u ocho partes del círculo, son de efecto desfavorable, mientras que los otros son
favorables. Este es uno de los problemas importantes de la astrología.
Ya Ptolomeo intenta dar una explicación de esta diferencia: “Uno observa al trígono y al
sextil como armónicos porque a través de ellos se ponen en contacto los signos emparentados;
y como inarmónicos la cuadratura y la oposición, porque demuestran la relación de signos
contrarios entre sí”.
Ptolomeo entonces deduce el efecto de los aspectos, no de la naturaleza de los ángulos o
del círculo, sino de la naturaleza del zodíaco. Que los signos conectados a través de trígono
están emparentados es evidente, porque se trata de la misma cualidad elemental. Pero en qué
consiste la familiaridad de los signos unidos por el sextil, Ptolomeo lo calla, igual que la
diferenciación entre los signos unidos por cuadratura, signos que demuestran cierta articulación
al pertenecer al mismo Guna. Que los signos unidos por la oposición sean “signos contrarios

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


5
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

entre sí”, es obvio. Si bien esta diferenciación es un principio puramente geométrico, su sentido
de complemento polar les otorga nuevamente una especie de relación. ¿Por qué entonces se
manifiesta un efecto inarmónico?
Será necesario encontrar nuestro propio camino de investigación.
Podemos hacer una comparación con la música, estableciendo una analogía entre los
llamados aspectos buenos con las consonancias, y los aspectos malos con las disonancias de dos
notas simultáneas, algo que ya se conocía desde los tiempos de Pitágoras. Esas notas pueden
relacionarse numéricamente con la longitud de la cuerda y con los números de las frecuencias
vibratorias de dichas notas. Pitágoras enseñaba que si se divide una cuerda por la mitad o por
una tercera parte, surgen notas armónicas entre sí.
Era una enseñanza esotérica para los iniciados, mientras que a los novicios todavía se les
enseñaba la división de la cuerda en cinco partes. Ahora corresponde señalar un hecho que
escapa a menudo a los teóricos musicales: en la división de la cuerda en más partes surgen
más notas de las que aparecen en una breve observación. Si se divide una cuerda en cinco
partes aparece junto a la nota fundamental, no sólo la tercera mayor sino también la quinta
inferior de esta tercera mayor, con lo que produce un acorde en modo menor.

Pero si se divide la cuerda en siete partes, aparece algo realmente extraño. Si la nota de
base de la cuerda fuera un Do, por ejemplo, nos encontramos con que para este Do el acorde
menor no encaja en absoluto. Sí, se obtiene nuevamente un acorde perfecto pero este acorde se
ubica entre Mi bemol menor y La menor, quedando en muy mala relación musical con la nota
original o básica de la cuerda. Esto nos ofrece un ejemplo que podría ser análogo a la “Mala
Constitución”.

Sin embargo la comparación no es útil, dado que la analogía entre la rectitud de la cuerda
estirada y el círculo, ya no puede llevarse adelante. Las relaciones están más bien como trató de
verlas Kepler. Tomamos lo que sigue de la obra mayor de Kepler, “Los sonidos simultáneos en el
espacio”, donde él busca probar que la legitimidad de las leyes del sistema planetario se origina
en las mismas fuentes que las leyes fundamentales de la música. En su investigación va tan
lejos como para mirar retrospectivamente y reconstruir en notas la Armonía Original de los

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


6
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

primeros días de la Creación, y esto con la profunda seriedad de un alma llena de temor
sagrado.
Kepler planteó la idea de acercarse más en la investigación de las relaciones celestiales y el
problema de la formación de los aspectos si se imaginara la resonancia de la cuerda no como
recta, sino curva, como un círculo. Así las relaciones quedan esencialmente de otra manera,
dado que la cuerda se curva hacia atrás sobre sí misma y no posee ni principio ni fin, con lo que
la posibilidad de que tales divisiones emerjan en el interior de la longitud de un círculo no se
agota, sino que se extiende más allá de éste. La cuerda no sólo puede ser dividida, sino que a
través del círculo hasta puede crecer.
Luego de haber expuesto nuestra comparación hasta este punto, quisiéramos modificarla
en parte. La cuerda doblada en círculo exhibe fenómenos que la cuerda estirada no muestra.
Volvamos a la cuerda recta tensada entre dos puntos fijos. Al hacer oscilar esta línea aparecen
las llamadas “ondas fijas”. En el retorno de la onda desde el otro extremo de la cuerda aparece
una figura ondulada a través de la cual todos los puntos de la cuerda se unen en el mismo
momento en la “fase ondulada.”
Lo extraño, sin embargo –que es lo que concierne aquí– es que cuando se toca suavemente
una cuerda tal en uno de los puntos de división, como sería por ejemplo el cuarto punto del
paradigma de los cinco puntos antes descripto, inmediatamente suena la nota correspondiente,
aquella que corresponde a un quinto de la longitud de la cuerda. El tocar uno de los puntos de
división tiene como consecuencia inmediata la aparición de los otros puntos también. Se origina
entonces una serie de puntos exactamente correspondientes al punto a través del cual se
estableció la división.
Este hecho se manifiesta de manera totalmente diferente si curvamos la cuerda en círculo.
Ya no tenemos más una simple correspondencia de todos los puntos de división de la cuerda.
Toda la extensión de la cuerda se convierte en una especie de dinámico espejo hueco. Si
trasladamos esta comprobación a la bóveda celeste como un poderoso espejo en el cual una
pequeña zona sostiene el Zodíaco en un círculo que gira hacia adentro, vamos a entender lo que
sucede en la formación de los aspectos.
Comprenderemos que al estar dos planetas a una determinada distancia correspondiente a
un punto de división del círculo, también será estimulada otra serie de puntos sensibles a través
del círculo. Esta formulación básica debiera tenerse en cuenta para el manejo de los diferentes
aspectos.
Para estar de acuerdo sobre esta forma de observación, hablaremos a continuación
solamente de dos aspectos, los que en cierto sentido pueden considerarse los más simples:
conjunción y oposición.
Ya mencionamos en “El Mundo Planetario y el Hombre” las propiedades y características
que se generan en el nativo a través de los aspectos entre dos planetas determinados.
Analizamos cada planeta en relación con cada uno de los restantes planetas. Pero no
profundizamos en la esencia del aspecto. Tampoco respetamos los signos en los que se produce
el efecto del aspecto. Por lo tanto es adecuado complementar los puntos esenciales del trabajo
anterior para llevar adelante en este libro la tarea correspondiente.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


7
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Sobre todo esclareceremos en qué consiste el efecto esencial de la conjunción y de la


oposición y dónde radica “lo inconveniente” de estos aspectos. Esta investigación, como ya se ha
dicho, servirá como preparación para las próximas observaciones.

Conjunción
Comprendemos por conjunción la reunión de dos o más planetas que se encuentran en un
punto muy cercano del cielo próximo a la eclíptica, es decir, que vistos desde la Tierra aparecen
dentro de un ángulo de 0º. Esta no es una definición exacta, sino más bien una descripción del
hecho. En cuanto a la fórmula matemática, podría definírsela como la equidad exacta o
aproximada de la posición planetaria sobre la eclíptica, es decir de sus “longitudes”.
A través de esta distancia mínima de los dos elementos unidos se produce algo que
llamaremos un complejo.
La expresión está especialmente relacionada con la psicología moderna que propone
-principalmente a través de las investigaciones de Sigmund Freud- admitir este concepto en su
sistema de pensamientos. Por otro lado, se asemeja a lo que en astrología denominamos
aspecto, especialmente en el caso de la conjunción, por las razones que explicaremos.
La psicología moderna define como complejo a una suma de asociaciones de pensamientos
y sentimientos que forman una estructura, de manera que ni bien se despierta un componente
de dicho núcleo, inmediatamente resuenan todos los demás. Traducido a lo astrológico, en la
conjunción cada vez que uno de los planetas implicados es alterado se excita el otro o los otros
planetas.
El resultado para la vida psíquica-mental es la incapacidad de separar, a través del auto-
análisis, los elementos unidos por el complejo ya que siempre aparecen en conjunto,
representando una unidad indisoluble. Sin embargo estos complejos, que tanto atarean al
psicoanalista, en el análisis astrológico se explicitan en la figura de los planetas que en cada
caso conforman la conjunción.
Es sencillo comprender que los complejos a raíz de su resistencia psíquica, adquieren una
importancia especial en el ser humano, porque cualquier intento de auto-crítica rompe con la
sobrevaloración que han adoptado como respuesta en la vida. Aparece en la constitución general
como algo que tiene poder sobre él, que pertenece a su esencia y que no puede ser pensado.
Sin embargo, los muy diferentes grados de importancia psicológica que tienen depende de qué
planetas se unen en cada complejo.
De acuerdo a la naturaleza de esos planetas, el nativo encontrará su camino, reconocerá
que pertenecen a su esencia o es dominado por ellos, hasta que finalmente se de cuenta cómo
guiarlos. En consecuencia puede haber ideas fijas, que se expresan como elementos
constitutivos de la esencia conformando un conjunto aislado, que denotan hábitos en la
manifestación emocional y mental, como un lugar oscuro, un cuerpo extraño o un punto
particularmente fuerte de su carácter. Este hecho siempre se experimenta con gran intensidad.
Cuantos más planetas se unen en una conjunción, más fuertes son los acontecimientos
referidos a ese punto. Si alguien tuviese unido todos los planetas en un solo punto estaríamos

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


8
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

ante un ser humano que se sentiría el centro del universo, porque ninguna fuerza sería capaz de
llamar su atención sobre algo que estuviese fuera de este núcleo.

Oposición
Las relaciones en la oposición son distintas. También se trata de una especie de aislamiento
de los planetas participantes, pero de naturaleza diferente. Si retrocedemos a la idea
fundamental del proceso de reflejo, enseguida se aclara la diferencia entre estos dos tipos de
aislamiento.
En la conjunción no existe ningún reflejo, sólo un aislamiento de cualquier otro punto del
zodíaco –la cuerda sonora no está dividida-. Pero en la oposición los componentes se enfrentan
en 180º. El reflejo que se produce puede comprenderse imaginando dos superficies de espejo
paralelas que exhiben mutuamente las imágenes de los planetas opuestos, de manera que el
reflejo se intensifica y aumenta hasta el infinito. Se potencia el efecto del aspecto que sin
embargo siempre retorna a sí mismo. Simultáneamente se produce un aislamiento, por el
constante aumento de su afirmación recíproca que descarta la suma de los restantes elementos
constitutivos del horóscopo.
El peligro es sobrevalorar tanto el complejo, que todo lo demás aparezca insignificante a
su lado. Los dos componentes de la oposición se refuerzan mutuamente en su significado, se
dan más y más brillo y fuerza. Aquí se ve un principio descripto cuando hicimos al análisis de
Urano: se lo denomina en las enseñanzas esotéricas el principio de Lucifer que se da a sí mismo
la luz que le quita a los demás. En esto radica lo desfavorable del aspecto. Es como si, dentro de
un organismo vivo, dos órganos se separaran de la unidad total para fortalecerse mutuamente a
costa del sistema al cual pertenecen, y auto-destruirse a través del parasitismo de las fuentes
de vida en común.
Sin embargo existe un punto a través del cual, en lo atinente al aislamiento, la oposición se
diferencia beneficiosamente de la conjunción.
Puntualizamos que es prácticamente imposible observar y separar en la conjunción los
elementos unidos entre sí, es más todas las demás influencias astrológicas que tienen algún
contacto con la conjunción, siempre actúan al mismo tiempo y del mismo modo sobre todos sus
componentes.
En cambio en la oposición, si un tercer planeta está en sextil con uno forma un trígono con
el otro. La diferencia de estos dos aspectos va a iniciar una separación de los dos factores de la
oposición, que se torna visible para la auto observación.
Pero aún así el aislamiento sigue siendo el factor más importante de la oposición, a lo cual
se suma el reflejo personal de Lucifer, entonces se entiende que también la oposición de dos
planetas benéficos tengan un efecto negativo. Cuando Júpiter y Venus están opuestos, lo
luciferino interior lleva a sentirse exageradamente feliz y extraordinario, como un graduado con
mención especial. Pero si los planetas, que se aíslan a través de la oposición son maléficos
-Marte o Saturno- entonces la desarmonía llega a su máxima expresión a través del mutuo

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


9
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

reflejo. A esto se agrega que el contraste polar de los signos en los que se forma el aspecto
favorece el aislamiento.
De esta manera encararemos aproximadamente de aquí en más, el asunto de los restantes
aspectos.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


10
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

2ª conferencia
La naturaleza de cada aspecto. Los
aspectos en paralelo
Ahora relacionaremos las consideraciones generales sobre los aspectos con la construcción
o la constitución del horóscopo. Ya investigamos la naturaleza de los efectos de los planetas en
relación con el Zodiaco; discutimos en detalle los elementos esenciales relacionados con la
investigación del hombre zodiacal. Sin embargo es importante agrupar estos factores
individuales en una síntesis que dé una imagen global del horóscopo. Pero esta síntesis no
puede ser efectuada arbitrariamente.
La formación misma de un aspecto trae consigo una síntesis natural a través de la cual los
componentes individuales del horóscopo se agrupan de manera más estrecha y en formas
complejas. Las posibilidades resultantes son inagotables, otorgando peculiaridad a cada
horóscopo. Cada horóscopo es una variable exclusiva, y por eso es imposible tratar de hacer una
única descripción de todos los casos individuales. Lo que se revela es el hombre único y singular,
con todas las peculiaridades que la psicología general no alcanza a descubrir, y que la psicología
individual investiga como la constitución interior del individuo. La psicología astrológica siempre
se refiere a la psicología individual del hombre, y lo que aquí se aprende son apenas las
herramientas de ayuda que nos entrega esta sabiduría.
Ya advertimos sobre aquellos casos particulares tan difíciles de comprender para el análisis
psicológico, que resultan relativamente fáciles para los astrólogos, porque los factores que se
reúnen en una síntesis, están limitados a un número finito de planetas y a un número limitado
de aspectos posibles. A esto se agrega que el psicólogo tiene que aislar primero los elementos
individuales a través de un pormenorizado análisis, mientras que el astrólogo está frente a ellos
desde el principio.
En una apreciación astrológica de la relación entre los factores individuales, existe una
cierta semejanza con la apreciación musical. También existe una cantidad incalculable de
síntesis musicales posibles, pero una limitada cantidad de tonos que conforman dicha síntesis.
En esta analogía se refleja un antiguo conocimiento humano: la ciencia de la armonía de las
esferas.
Ya en “Fundamentos Generales” accedimos a ese aprendizaje que nos permitió comprender
la importancia de los números como indicadores de todos los secretos. En este punto ahora
señalaremos algo muy breve, para continuar con el aprendizaje de las figuras de aspectos, que
en lo esencial son geométricas, y por lo tanto, son conceptos numéricos.
Las figuras de aspecto se basan en las doce partes del círculo, sobre las que se desplazan
los planetas (ver 1ª Conferencia). Fuera de los ángulos comprendidos entre estas doce partes,
no se forma ningún aspecto que muestre alguna eficacia en la dinámica del horóscopo, tal como

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


11
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

en la música sólo determinadas relaciones numéricas entre las vibraciones de sonidos


individuales están en una relación racional –contemplada musicalmente- que permite realizar la
obra musical.
Pasaremos por alto lo que ya dijimos sobre la analogía entre la división de la cuerda y la
creación del aspecto, sólo repetiremos que desde hace años se ha diferenciado entre aspectos
favorables y desfavorables, y que ciertos aspectos fueron valorados como de naturalezas mixtas
-favorables y desfavorables-.
Sin dudas, la oposición y la cuadratura son consideradas desfavorables; la semicuadratura
y la sesquicuadratura son consideradas como principalmente desfavorables. El trígono y el sextil
son considerados incondicionalmente favorables, aunque éste último con menor fuerza que el
anterior. También el semisextil es favorable, aunque mucho más débil, mientras que el quicuncio
es considerado incierto. La conjunción es evaluada del mismo modo; su naturaleza favorable o
desfavorable depende de la naturaleza de los planetas que la conforman.
Similar a los efectos de la conjunción puede verse otro aspecto denominado en paralelo. Si
bien en verdad pertenece a otro orden porque no se relaciona con la posición angular de los
planetas, o longitud en la eclíptica, sino con la igualdad de las declinaciones basada en la
distancia respecto del Ecuador. Regresaremos a este interesante aspecto más en detalle.
No puede dejar de mencionarse que se han intentado ampliar y multiplicar el número de
aspectos a través de la división del círculo en cinco y siete partes. De este modo se
construyeron el quintil de 72°, el semiquintil de 36° y el septil de 51,1/2° aproximadamente.
Simplemente mencionamos este hecho sin abrir opinión; sólo agregaremos que estos aspectos
son considerados positivos.
Ahora bien, la diferenciación entre favorable o desfavorable, aunque real es un poco
general y hasta primitiva, las opciones son muy insuficientes para hacer una investigación seria.
Aunque en relación a la obra musical se ajuste a lo que primitivamente se denominaba una obra
linda o fea, es una diferenciación a la que en principio se podría volver sólo si previamente
adquirimos la experiencia adecuada para reconocer que así es todo lo que suena.
Al contemplar los aspectos simples, veremos cuántas circunstancias convergen para formar
el efecto de un aspecto. En la primera conferencia hemos intentado hacernos una idea del por
qué aquella diferenciación entre favorable o desfavorable está unida justamente a la amplitud
del ángulo, tal como en la música la diferenciación existente entre consonancia y disonancia está
relacionada con determinadas relaciones numéricas.
La diferenciación en ambos casos es acertada, sólo que las consecuencias no deberían
adquirir el primitivismo de esta polarización. Si alguien afirma que sólo un tipo de fragmento
musical es lindo, es una posición tan primitiva como la de quien sólo considerara al horóscopo
bueno porque presenta exclusivamente aspectos favorables, sin tener en cuenta que la
naturaleza no procede como un mal compositor que usa solamente tres sonidos.
Ya indicamos que quizá Kepler fue el primero que intentó dar una explicación de por qué a
ciertos ángulos se les otorgó significado en tanto otras posiciones angulares no han recibido
siquiera el nombre de aspecto. Lo hizo relacionando la visión del mundo astrológico con la teoría
de Pitágoras acerca de que la buena o la mala música se relaciona con el fraccionamiento de la
cuerda tensa o curva. Ya dijimos que de este hecho resultan consecuencias muy curiosas como

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


12
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

por ejemplo, que el sonido que se ha emitido corre a lo largo de la trayectoria circular y así –sin
que eso realmente ocurra- podría prolongarse sobre el total de los 360°.
Veremos que entre los aspectos mencionados, hay dos que de hecho superan ampliamente
el círculo. Esos son la sesquicuadratura y el quincuncio; dos ángulos que no se encuentran en el
círculo, sino sólo en un múltiplo del círculo.
Por otro lado la dificultad de encontrar un punto de partida para la división del círculo de la
cuerda curvada, nos da razón suficiente para renunciar temporalmente a esta imagen de la
cuerda musical aunque sólo sea porque, si bien permanece la idea de la analogía entre los
intervalos y los aspectos, los valores numéricos no se corresponden.
Si bien el haber curvado la cuerda en un círculo no ha derivado -como estaba previsto- en
un fenómeno acústico, sí ha tenido un resultado óptico, a saber, una reflexión (imagen reflejada
en un espejo) comparable, porque corresponde más a la primer impresión visual frente a un
horóscopo y porque es más fácil comparar qué tipo de imagen reflejada se lleva a cabo en una
superficie espejada que en un reflector acústico. Sin embargo sólo es una comparación en el
sentido astrológico, ni acústico ni visual, para comprender las condiciones del mapa.
Regresemos al trabajo ya hecho. Partimos de la conjunción y determinamos que a través
de ella surge un punto en el cuadro general del horóscopo en el que los efectos planetarios
conectados se condensan entre sí de manera que forman un núcleo integral e indivisible. Las
influencias planetarias combinadas en un solo punto -proyectándose unas sobre otras- forman
una imagen que no se espeja en el conjunto del Zodiaco, sino que permanece aislada en un
punto. El aislamiento de ese núcleo lo hace inaccesible para el auto-análisis psicológico.
Estos complejos sólo pueden desenvolverse y separarse en sus componentes individuales a
través del análisis astrológico. La consistencia interna que porta hace que si un factor se activa
resuene en todos sus componentes. Esos elementos encadenados entre sí, que no pueden
separarse, forman en la constitución del hombre una especie de núcleo extraño y aislado.
Ahora bien, este hecho es más bien desfavorable para la evolución personal, porque la
incapacidad de desbloquear este cerrado núcleo puede convertirse en un obstáculo que limita
desde el principio el desarrollo. El punto se transforma en un lastre que no se abandona. Lo que
se mantiene unido por la conjunción tiende a ser sobrevaluado, y portar esa carga puede minar
el trabajo evolutivo.
Si bien avanzamos sobre el tema, ahora hablaremos de algo que no se mencionó, a saber,
el hecho de que los planetas individuales reunidos por la conjunción forman otro aspecto que
traen de su domicilio en el Zodiaco.
Por lo tanto no es posible descodificar una conjunción en particular, desentendiéndose de
los planetas que la conforman, ya que son los intérpretes de ciertos signos del Zodiaco.
Por ejemplo, una conjunción Sol-Júpiter. El Sol aporta lo característico del signo de Leo, y
Júpiter lo propio de Sagitario, por lo que en su interior se forma un aspecto equivalente a un
trígono. Cuando el Sol y Urano forman una conjunción, encontramos la oculta oposición entre
Leo y Acuario. Esta conjunción lleva en sí algo de la naturaleza inarmónica del aspecto de
oposición. Si se trata de la conjunción entre Júpiter y Mercurio, también se oculta una oposición

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


13
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

y asimismo una cuadratura, de modo que en la evaluación no debemos olvidar la nota luciferina
que la acompaña. En la conjunción Sol – Luna, se encuentra oculto un semisextil.
Estos ejemplos muestran cómo evaluar los aspectos -en particular la conjunción- con el fin
de captar su significado constitucional, sin entrar aún en la naturaleza de los planetas
constitutivos. En esta breve exposición, es posible ver por qué los ángulos geométricos como
significadores de los aspectos correspondientes, no pueden ser considerados la única variable de
su carácter favorable o desfavorable. Añadamos dos ejemplos más: la conjunción Sol-Saturno,
lleva escondido, junto con la oposición, un quincuncio; la conjunción Luna-Marte en cambio lleva
una cuadratura (Cáncer - Aries) y un trígono (Cáncer - Escorpio)
Ahora vamos a ocuparnos de la oposición. Recapitularemos brevemente lo dicho. Si
retornamos a la idea básica de la cuerda curvada en un círculo, llegamos a la conclusión de un
aumento ilimitado del reflejo mutuo de los planetas en oposición que acrecientan
constantemente su importancia e intensidad; al mismo tiempo cada uno intenta neutralizar los
reflejos del otro espejo. Este complejo puede alcanzar un valor mayor que la conjunción.
Estamos frente al aspecto luciferino por excelencia. Se hace imposible armonizar este
sobrevaluado complejo con los otros componentes del horóscopo, presionando al resto de
manera que el equilibrio armónico queda inicialmente perturbado. Cuando este conjunto
comienza a vibrar, se balancea con tal fuerza que al nativo le es imposible acallarlo. En
consecuencia, los planetas asociados a la oposición también se aíslan, aunque no en la misma
forma que en la conjunción.
Tal como ya hicimos, debemos distinguir la importancia individual de los planetas que
conforman la oposición. La oposición entre Júpiter y Mercurio es una de las más duras, superior
a la fuerza aislada de los planetas involucrados. En la oposición Júpiter – Venus subyace un
sextil; los dos planetas se reflejan mutuamente de una manera también luciferina, pero la
relación contiene un factor que les permite superar el aislamiento a través del sextil o del
quincuncio que también resuena en este contacto. En la oposición Mercurio-Marte se esconde un
sextil anunciado dos veces en el Zodiaco, por lo que esa oposición trae consigo muchas
oportunidades favorables.

Cuadratura
Es una posición angular de 90º entre los planetas, una diferencia de longitud de la cuarta
parte del círculo. Si retomamos la idea del reflejo, los rayos lanzados desde un planeta al otro en
un ángulo de 90º no se reflejan tan directamente como en la oposición, sino que regresan al
punto de partida, pero sólo a partir de un tercer punto que ha logrado repetir el reflejo a 90º en
la Eclíptica y que lo ha duplicado de manera completa permitiendo que se forme la imagen de un
cuadrado.
La característica de esta figura es que sus puntos sensibles se encuentran no sólo en el
lugar visible de los planetas, sino que su reflejo apunta a otros dos puntos distintos de la
Eclíptica. Y estos puntos sensibles vuelven a ser afectados por sus puntos de origen cuando se
aviva cualquier influencia en ese lugar.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


14
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

El hecho de que a través del reflejo se genere una figura cerrada le da a este aspecto un
efecto más rico que el de la oposición. El cuadrado se relaciona con la totalidad del círculo, en
tanto la oposición, al ser sólo una línea recta no referencia al círculo. Si bien en el cuadrado se
combinan dos pares de oposiciones enfrentadas en forma de cruz -las diagonales del cuadrado-
éstas no pueden encauzar las radiaciones de la cuadratura. Por lo tanto en la cuadratura falta
esencialmente un aspecto de oposición efectiva, es el aislamiento en una sola dirección lo que le
da su connotación luciferina.
Si bien las fuerzas que yacen en la cuadratura quieren diseñar un círculo, no son capaces
de hacerlo. Su alcance está limitado a cuatro puntos del círculo, cuatro puntos del Zodíaco que
pertenecen a la misma modalidad: cardinal, fijo o mutable. Por lo tanto tiende a un tipo de
aislamiento: el del Guna correspondiente, es decir, una sola de las tres modalidades, de manera
que su interacción tiende a ser armónica, o sólo permite surgir armonía. Esta forma de
aislamiento no actúa tanto sobre el enriquecimiento de la independencia y el dominio de sí de
ambos planetas, sino sobre la pérdida y el agotamiento de la capacidad de obligarse a
conquistar una conexión armónica. La cuadratura no presenta un matiz luciferino, sino un
complejo de Tántalo2.
Una vez más, la evaluación de las distintas cuadraturas dependerá de los planetas que la
conforman. Probablemente la más difícil se forme entre Júpiter y Mercurio. La de Venus - Urano
es menos desfavorable porque porta un trígono oculto (Libra – Acuario).

Trígono
Corresponde a una distancia angular de 120º entre dos planetas y crea el reflejo (espejo)
de un triángulo. Su peculiaridad no es sólo la unidad de la figura, sino la de una cierta cualidad
elemental: Fuego, Aire, Tierra o Agua. Esta unidad no es sólo geométrica -como es la
cuadratura- sino que al mismo tiempo representa la perfección porque se unen los tres ritmos:
Rajas, Tamas y Sattwa para formar una unidad armónica. El triángulo equilátero era
tradicionalmente considerado el símbolo de la unidad perfecta. (Trinidad de la Unidad).
Imaginemos que entre las tres superficies reflectantes introducimos un objeto creando el
efecto de caleidoscopio: se forman magníficas estrellas. No ocurre lo mismo cuando colocamos
un objeto delante de las superficies reflectantes de un cuadrado. Lo que se refleja no es una
figura cerrada, sino dos líneas rectas puestas en cruz a lo largo de las cuales las imágenes del
espejo se reflejan ad infinitum. Las cualidades propias del trígono son: la fuerza interior a través
de la fusión de las tres Gunas, la misma pertenencia elemental y la naturaleza armónica de la
imagen que refleja.
Al igual que en los otros aspectos, no todos los trígonos son igualmente positivos. Son
favorables -por estar libres de “aspectos ocultos” que evolucionen desfavorablemente- los
trígonos entre Luna - Mercurio, Luna - Neptuno, del Sol y la Luna con Júpiter, Júpiter – Urano.

2 El castigo que los dioses infringen a Tántalo representa las frustraciones por las aspiraciones
insatisfechas. (N. de T.)

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


15
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Sextil
Este aspecto conforma un conjunto de aspectos, aquellos que están en relación con otros,
que se parece mucho a lo que en la teoría musical se llama “inversión” de intervalos. Así como
una cuarta puede verse como una quinta invertida, o la sexta como una tercera invertida, puede
pensarse el sextil como la inversión del trígono, al semisextil como la inversión del quincuncio y
a la sesquicuadratura como la inversión de la semicuadratura. Tal vez podría sustituirse el
término “inversión” por el de “reciprocidad”. Trígono y sextil, quincuncio y semisextil,
sesquiciadratura y semicuadratura son aspectos recíprocos.
Comencemos con el sextil, un ángulo de 60º. Todos sus puntos reflejados en el círculo de la
Eclíptica, conforman un hexágono. La reciprocidad con el trígono surge de que el ángulo de 120º
es complementario al ángulo de 60º. Incluso con la combinación de espejos hexagonal pueden
obtenerse formaciones caleidoscópicas similares a las del reflejo triangular.
Pero lo esencial del reflejo del sextil es la siembra de otros cuatro puntos sensibles
sumados a los dos puntos originales que incluyen la mitad del signo zodiacal. Esto le da -en
comparación con el trígono- un carácter de suavidad o blandura. Además de factores del
trígono, contiene algo de la oposición en su naturaleza. Lo que queda sin amalgamar es el
género: puede ser puramente masculino (Fuego - Aire) o femenino (Agua - Tierra). Cada sextil
tiene un valor distinto, siendo especialmente favorable entre Marte – Mercurio o Venus - Júpiter

Semisextil
Es uno de los aspectos más interesantes, que debe apreciarse de manera distinta a otros
aspectos. Su ángulo de 30º, se refleja como dodecágono. Se extiende hacia todo el Zodíaco; de
característica moderada, tiende a moverse investigando todo el círculo, razón por la que se aísla
menos. Es un aspecto suave que no puede imponerse sobre los otros, sino que más bien tiende
a asimilarse. Dentro de esta tendencia al equilibrio de los semisextiles, algunos pueden
considerarse más favorables: Sol - Luna, Luna - Mercurio, Júpiter - Marte, Júpiter - Saturno,
Mercurio-Venus.
La relación recíproca entre el semisextil y el quincuncio resulta de la relación angular de
ambas figuras.

Quincuncio
Es un ángulo de 150º, es también el ángulo del dodecágono. Se refleja en una estrella de
doce puntas. Su figura se cierra sólo después de dar cinco vueltas alrededor del círculo. Como el
semisextil, se extiende a todos los signos del Zodíaco, pero es conveniente que observemos su
rotación para cerrar la figura: 360º x 5 (1800º). Que el ángulo central del semisextil sea igual al
ángulo periférico del quincuncio, muestra claramente la reciprocidad de ambos aspectos.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


16
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Astrológicamente, esta reciprocidad significa que al quincuncio -incluso como un aspecto de


equilibrio más suave- le corresponde un ajuste más difícil y a largo plazo. Significa que este
ajuste a todo el círculo le corresponde cinco veces más trabajo en la vida que el que el
correspondiente a un semisextil.
Siguiendo el movimiento del dodecágono se obtiene la serie de los signos del Zodíaco
completo:

Si seguimos el camino del quincuncio, saliendo de Aries se forma la siguiente serie:

La serie muestra no sólo una notable simetría de los planetas regentes, sino algunas otras
particularidades. Conduce del quincuncio, al sextil y la cuadratura, sigue por el trígono, el
semisextil, la oposición y nuevamente al semisextil siguiendo en sentido inverso todos los
aspectos hasta volver a su punto de partida.
Todos estos aspectos se ocultan en el quincuncio, cuál de ellos es más significativo, debe
considerarse en cada caso.

Semicuadratura
Le corresponde un ángulo de 45º y se refleja en un octógono dentro del círculo. Contiene
en su interior la combinación de dos cuadraturas. Se separan uno del otro por un ángulo de 45º,
por lo tanto no tienen ninguna conexión entre sí y quedan aislados del resto. La semicuadratura
afecta ocho puntos o signos del Zodíaco, cuatro quedan afuera. Siempre falta uno de los tres
Gunas.
Sólo son posibles las siguientes combinaciones: Rajas con Sattwa, Rajas con Tamas o
Tamas con Sattwa. Así, la semicuadratura recibe -a diferencia de la cuadratura que siempre
afecta a un Guna- mayor suavidad de carácter, pero sigue existiendo el aislamiento porque la
radiación en cruz hecha mutuamente por las dos cuadraturas, inclina a mantener las condiciones
de bloqueo.
Entre las semicuadraturas, probablemente las más difíciles sean las Rajas-Tamas, porque a
través de ellas se duplican las oposiciones Marte-Venus y las del Sol-Luna a Saturno.

Sesquicuadratura
Corresponde a un ángulo de 135º y se refleja también en una estrella de ocho puntas; su
ángulo periférico es de 45º.
La estrella de ocho puntas es una figura que sólo cierra después de dar tres vueltas
alrededor del círculo. Los ocho puntos del Zodíaco que se ven afectados por su imagen reflejada,

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


17
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

son los mismos que en la semicuadratura, sólo que en un orden distinto. Se diferencia de ella
-en analogía con la diferencia entre el quincuncio y el semisextil- en el área más global que
requiere su rotación completa (1080º). También son siempre cuatro signos del mismo Guna. Sin
embargo, la clave que diferencia ambos aspectos es que la imagen reflejada de las dos
cuadraturas, que en la semicuadratura no tienen conexión, se entretejen entre sí, por lo que
ahora hacemos la siguiente comparación:
Semicuadratura Sesquicuadratura

También este es uno de los casos más difíciles y cohesionados. El trabajo que se requiere
no puede tener éxito completo, es la contrapartida de la cuadratura del círculo, ya que el círculo
no puede ser forzado a la cuadratura. No llega a la meta debido a que se lo impide la falta del
tercer miembro de la trinidad. Esta es la principal dificultad de los dos últimos aspectos
discutidos.

Paralelo
Ha sido considerado desde la antigüedad como un aspecto de particular importancia. Es de
un tipo especial, en tanto que dos o más planetas tienen la misma declinación, la misma
distancia del Ecuador. No se trata de un aspecto cuya esencia se relacione con las posiciones
angulares de los planetas afectados, en principio no forma parte de la serie de aspectos
zodiacales.
Es un aspecto que tiene que ver con el Ecuador terrestre, y por lo tanto, con el eje de
rotación de la Tierra. De manera que es un aspecto que no tiene que ver con el núcleo zodiacal
del hombre, sino con sus preocupaciones asociadas a la Tierra. Aunque es un aspecto “terrenal”,
también -en cierto sentido- es zodiacal.
Expliquemos primero el efecto de este aspecto que habitualmente se compara con la
conjunción.
¿Qué relaciones existen entre algunos sitios del globo que se encuentran en el mismo
paralelo? Ante todo que el Sol -en cualquier punto que esté de la Eclíptica- está a la misma
latitud, sea por encima o por debajo del horizonte. Astronómicamente significa que la relación
entre el arco diurno y nocturno de los los cuerpos celestes es siempre el mismo para todos los
lugares geográficos de igual latitud, y por eso la relación entre el día y la noche, y los cambios
periódicos de esta relación, es siempre la misma. De manera más general: en todos los puntos
que tienen la misma latitud, sea por encima o por debajo del horizonte, las estrellas alcanzan la

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


18
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

misma declinación Se encuentran en relación recíproca aquellas que están en la misma latitud
con signo contrario, es decir en la misma declinación norte o sur.
Demos un ejemplo del efecto general de este aspecto. Para orientarnos tomemos el Sol
para entender que todos los lugares en la Tierra que se encuentran en igual latitud tienen el
mismo clima o uno complementario. En la medida que dependen del Sol, son comparables las
condiciones de vida relacionadas con el clima. Ahora transfiramos las circunstancias a cuando
miramos el cielo estrellado desde diferentes latitudes de la Tierra, resulta que los planetas que
están en la misma declinación describen en el cielo siempre el mismo arco diurno – nocturno. En
este sentido, el aspecto paralelo está fuera del área zodiacal.
Sin embargo podemos hablar, en cierto sentido, de la importancia zodiacal del aspecto
paralelo, significación que se eleva aún más en la Astrología predictiva.
En los aspectos zodiacales puros también buscamos la relación entre los lugares
geocéntricos de los planetas y sus longitudes eclípticas, de manera que surge la idea de buscar
una asociación entre la declinación de los planetas y sus longitudes eclípticas, es decir, proyectar
su declinación a los lugares de la Eclíptica. Esto se aplica a las declinaciones hasta un valor de
23º ½ , que es el valor más alto que puede alcanzar la declinación de la Eclíptica; corresponde a
los puntos del solsticio.
Pero esta proyección es una especie de imagen reflejada, diferente a la imagen reflejada de
los ángulos considerados al tratar los aspectos zodiacales.
Tomando los dos casos extremos en los que la declinación es exactamente de 0º o de 23º
½, hay para cada uno, cuatro puntos en la Eclíptica con la misma declinación. Estos cuatro
puntos reflejan una imagen de dos superficies reflectantes formando una cruz: una corresponde
al plano ecuatorial y la otra, perpendicular, al plano polar.
En relación con el Zodíaco, la primera superficie se conecta con los puntos de los
equinoccios, 0º Aries/0º Libra y la otra con los puntos de los solsticios, 0º Capricornio/0º
Cáncer. Los cuatro puntos se disponen simétricamente para reflejar estos ejes. Por lo tanto, el
área afectada siempre incluye cuatro puntos del Zodíaco, de manera tal que los aspectos en
paralelo pueden incluirse en los aspectos zodiacales. Lo trataremos en detalle más adelante.
Pero con estos breves comentarios queda claro que los aspectos en paralelo incorporan factores
de la conjunción y la oposición.
Además hay tres valores de declinación que tienen el mismo rango que un aspecto de
ángulo: 12º, 20º y 16º½.
La declinación de 12º pertenece a las latitudes: 0º de Tauro, 0º de Piscis, 0º de Virgo y 0º
de Escorpio. Estos puntos están en sextil y trígono entre sí.
La declinación de 20º pertenece a las latitudes: 0º de Géminis, 0º de Acuario, 0º de
Sagitario y 0º de Leo. De ellos resultan también un sextil y un trígono.
La declinación de 16º½ pertenece a las latitudes: 15º de Tauro, 15º de Leo, 15º de
Escorpio y 15º de Acuario. De aquí resulta una cuadratura exacta
Ahora prestaremos atención a los signos en relación a las combinaciones que pueden darse
entre dos planetas.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


19
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

3ª Conferencia
Conjunciones Sol-Luna
En los dos anteriores capítulos observamos en forma general cómo actúan los aspectos.
Ahora traduciremos esas visiones generales a la praxis, y conquistaremos nuevas líneas para la
evaluación de los aspectos entre cada uno de los planetas. En la literatura astrológica estos
aspectos entre planetas pasan inadvertidos porque no se tiene en cuenta en qué signos o casas
se encuentran dichos planetas.
Nosotros también tratamos de modo generalizado los aspectos particulares en “El Mundo
Planetario y el Hombre”. Si se intentase detallar todos los posibles aspectos, sería un número
tan enorme de variables que sería algo imposible de realizar. Pero nuestra tarea no se satisface
con caracterizaciones generales, porque tratamos de extraer el mayor número de posibilidades
de los aspectos. No podemos detenernos en una caracterización tan general como: Júpiter y
Marte significan esto o aquello, sino que intentaremos entrar en detalles y por lo menos
desarrollar los puntos básicos de la interpretación de cada posición particular.
Por este motivo partiremos primero de una conjunción determinada e investigaremos cómo
evaluar las conjunciones particulares entre dos planetas, cuando tienen lugar en determinado
signo del zodíaco.
Comenzamos con la observación de las conjunciones entre el Sol y la Luna, cuando ambos
actúan en el mismo signo. Dejamos de lado por el momento los casos en los que se encuentran
en conjunción en signos vecinos.
Ya señalamos que para la formación de este aspecto no es estrictamente necesario que el
ángulo sea de 0º, existe un cierto margen dentro del cual el aspecto sigue siendo válido, y cierra
más aún cuando los dos planetas tienen igual grado de declinación -en los casos en que hay
total coincidencia de grados de longitud-. Este margen se denomina “orbe”, que es mayor o
menor de acuerdo a los planetas participantes. En el caso del Sol y la Luna asciende hasta los
10º o 12º.
Recordemos lo dicho sobre la esencia de la conjunción en general. Dondequiera que se
encuentre, los planetas quedan aislados del conjunto. Al nativo le es sumamente difícil separar
sus poderes durante la observación de sí mismo, ya que siempre aparecen en un efecto
amalgamado.
Cuando se trata de la conjunción Sol/Luna esta dificultad se multiplica especialmente,
puesto que son los principales constituyentes del ser individual. El Sol corresponde al Yo
responsable, el Yo superior en el cual descansan los poderes con los que nos identificamos
íntimamente, y que al mismo tiempo, representan la medida de todas las actividades que
estamos dispuestos a realizar en nuestro trabajo de desarrollo personal.
La Luna representa el otro componente del ser individual: el Yo terrenal. Contiene la
medida de las capacidades y discapacidades, la dote encontrada ya en el nacimiento y que fue

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


20
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

adquirida a través del trabajo de vidas anteriores, lo que emanó de nuestro núcleo solar de
entonces y que es traído a nuestra existencia actual a través de la herencia. Se presenta como
la escalera por la que deberemos elevarnos. El contraste entre el Yo terrenal y el Yo superior
puede definirse así: obtenemos con el Sol, lo que queremos (voluntad), con la Luna, lo que
debemos (estamos forzados). Y entre este querer y deber, el ser humano concreta el trabajo
evolutivo de su Yo.
Si imaginamos ahora a ambos unidos entre sí por una conjunción estrecha sin poder ser
separados por la mirada personal, se comprende que ante el foro de la propia conciencia falte la
tan necesaria tensión entre el deber y el querer, que a quienes no nacen con esa conjunción se
les aclara en forma prematura con la primera confrontación con la realidad exterior que llega a
su conciencia.
Entrever esta asociación tan importante para la evolución, es más difícil para los nativos
nacidos con esta conjunción. Ellos pertenecen al grupo que asciende la escalera muy lentamente
o no lo hacen, los quedados, los que experimentan tempranamente un estado de perfección que
empaña la mirada sobre su posterior evolución. No son seres completos, sólo que creen ser de
esta manera y por eso manifiestan una escasa tendencia al cambio.
Pero esto está relacionado con algo más. Justamente esta estabilidad del propio ser y el
consiguiente aislamiento frente a todas las influencias que podrían llevar al cambio, desvía en
grado extremo la atención del nativo hacía su propio Yo. Casi sin excepción encontraremos
personas que despliegan un egocentrismo mucho mayor que otras, en tanto, la consecuencia
necesaria de este modo especial de egocentrismo es el aislamiento del núcleo del Yo, y la
resistencia a cualquier examen de conciencia. El egocentrismo es muy distinto de acuerdo al
elemento que ocupan las luminarias.

Fuego
Se desarrolla una actitud imperturbable y la tendencia a desviar cualquier asomo de auto-
crítica, ya que la atención está dirigida sólo a los efectos que provoca su voluntad.

Aire
La tendencia no se dirige a la voluntad, sino hacia lo intelectual. El fuerte aislamiento se
parapeta en el propio mundo mental con todas sus leyes, de manera que el nativo sentirá como
un axioma la inmutabilidad de los fundamentos intelectuales que le fueron conferidos. El
aislamiento es tal que se desentiende de seguir evolucionando intelectual o espiritualmente,
poniendo más atención en ampliar sus conocimientos del mundo.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


21
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Agua
Entenderemos mejor el tipo de aislamiento, si pensamos en la burbuja protectora de
padres cariñosos sobre su único hijo para resguardarlo de los daños del mundo. Los nativos
valoran la integridad de su vida sentimental como el bien supremo. El impulso por el
perfeccionamiento es escaso cuando no es inspirado y realizado por la vida emocional.

Tierra
La conjunción aparece similar a como se ve la vida de alguien que tiene su propia casa y su
propio terreno, que se aísla allí de manera que no adquiere otros bienes y que prefiere hacer
todo por sí mismo. Son los usufructuarios más intensos de sus propias condiciones.
Además tendremos en cuenta la influencia “oculta” de cada una de las conjunciones, y por
lo tanto el efecto global que plasman estas configuraciones.

Signos de Fuego

Aries
Ya hablamos de la importancia de la conexión entre la posición de la Luna y la del Sol, pero
no incluimos los efectos del aspecto. Sí hablamos de la importancia de ambos en Aries, pero no
del funcionamiento de la conjunción, de la manera especial de aislamiento que genera. Primero
pensemos en los aspectos ocultos involucrados. El Sol está muy afirmado en el signo de su
exaltación; por otro lado le llega el reflejo de trígono al signo de Leo que es su domicilio. Por
consiguiente, el Sol está extraordinariamente fuerte y firme; es el partenaire más fuerte de la
conjunción.
La Luna sufre un callado perjuicio porque se encuentra en cuadratura con respecto a su
domicilio, se encuentra en una posición más desfavorable que el Sol, y el semisextil al signo de
su exaltación puede ser poco efectivo. Sucede entonces que las propiedades básicas de la
naturaleza solar -idealismo indiscriminado, indiferencia ante los inconvenientes y el impulso de
la voluntad- se verán fortalecidas por las energías de la Luna llevando casi a una caricatura de la
naturaleza de Aries.
El aislamiento atrae una predisposición inconsciente a la rebeldía contra la voluntad ajena
que pudiera plantear algún conflicto con la propia; también la tendencia a no buscar jamás en sí
mismo las fuentes de la desarmonía que se produce cuando hay un choque con el mundo. La
incapacidad, aún la falta de decisión para la auto-crítica, redondean el panorama.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


22
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Leo
Nuevamente el Sol es el planeta más fuerte. Actúa en su propio signo y recibe un trígono
desde Aries -signo de su exaltación-. La Luna recibe el reflejo de la cuadratura a su signo de
exaltación -Tauro- y el reflejo del semisextil a su propio signo. También aquí existe una
exageración de las tendencias a la vida positiva y la alegría que se convierten en el propósito
principal de la existencia. La persona se aísla al poner en primer lugar su propio sentimiento, la
satisfacción de sus propias necesidades, y convertirlos en una especie de tarea de vida.

Sagitario
De nuevo el Sol es el planeta más fuerte: recibe tanto de su propio domicilio como del
signo de su exaltación los reflejos de un trígono. Pero la Luna carece de perjuicio, de manera
que puede considerarse la más armónica de las conjunciones en signos de Fuego.
En este caso no se llega a una caricatura de Sagitario, sino solamente al aislamiento en su
naturaleza. Esto se muestra sobre todo en la fe irrefutable en la propia intuición. El nativo cree
que jamás ha de equivocarse mientras escuche su voz interna. Son esas personas que “ya lo
dijeron desde el principio” o que al menos lo han pensado, y por eso no creen necesaria una
posterior evolución de su persona. Si se trata de personas más pulidas, fácilmente adquieren el
halo de un “profeta”·, o creen que nacieron para líderes -casi siempre ante la propia conciencia-.
Se reitera la tendencia a estar conforme consigo mismo, propia de la conjunción Sol - Luna en
signos mutables.
En general, las conjunciones Sol - Luna en los signos de Fuego pueden verse como más
favorables que en otros elementos.

Signos de Aire
Se muestra más débil.

Libra
Observemos de nuevo los componentes de esta conjunción con respecto a su posición en el
zodíaco y los aspectos derivados de ella. El Sol está en su caída -oposición oculta al signo de su
exaltación- pero recibe simultáneamente el efecto sextil desde su propio signo.
Por otro lado, la Luna recibe la cuadratura de su domicilio y el reflejo de un quincuncio
desde su exaltación. La conjunción Sol - Luna no deja de ser problemática; el aislamiento de las
fuerzas del Yo, se hará notar de manera desfavorable. ¿Cómo se manifiesta? Denominamos al
signo de Libra como el del artista, que tiene entre la realidad y él, una especie de perspectiva o
binoculares como si estuviese sentado en la platea de un teatro. Tiene la barrera del espectador,
y mira la vida como el dramaturgo observa sobre el escenario los personajes de su obra.
Esta capacidad surge del Sol. La Luna tiene un efecto similar, sólo que no otorga la
capacidad de crear, no es el genio sino solamente el talento que le sirve. El rasgo que a través

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


23
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

del Sol en Libra empuja hacia el arte, sufre por el exceso de talentos que presionan para sacar
al genio de la obra, de modo que las fuerzas dominantes de la Luna entran en competencia con
el Sol, y así crean en el nativo la idea de que ya posee el don de la creatividad en todos los
niveles posibles y por lo tanto no necesita probarse a sí mismo.
Por eso se vuelven inactivos, lentos, cuando no haraganes, cayendo en un conformismo
vital que los aparta de los esfuerzos que estiman innecesarios ya que creen que podrían tener
todo si de verdad lo quisieran, y por ese motivo prefieren renunciar a ello. La conjunción lleva a
las personas a conformarse con sus propios castillos en el aire, por lo que se tornan
egocéntricos ante su entorno, evitando los esfuerzos de la lucha por la vida y el contacto directo
con los intereses ajenos, mostrándose indiferentes y apáticos. Se separan anticipadamente de la
lucha por la vida y prematuramente estiman que están completos. Esta es su forma de
aislamiento.

Acuario
También aquí existen relaciones similares en la posición del Sol y la Luna. El Sol está en
exilio, pero recibe el reflejo de un sextil del signo de su exaltación. La Luna recibe el reflejo de la
cuadratura desde su exaltación y un quincuncio de su propio signo.
Lo que aparece como aislamiento es casi la caricatura del Sol en Acuario. Un signo que
despierta la tendencia a mirar las leyes de la vida y tener una actitud frente a ellas, no desde
una platea en el teatro como el artista, sino como si las creara él mismo. Así, Acuario ya ha
nacido aislado por su aristocracia intelectual, la del anacoreta, la de quien no se basa en las
experiencias de la vida externa o en las enseñanzas de los demás.
A través de la Luna, cuya posición habla de debilidades similares a las que muestra la
posición del Sol, estas propiedades se van incrementando hasta que llegan a ser casi
caricaturas. El nativo refuerza el convencimiento de que el aislamiento es justamente el
privilegio de su ser frente a los demás. Ignora cuánto se empobrece por esa separación y
cuánta frialdad emite hasta que no aprende a buscar la salida de los muros de esta cárcel del
Yo. Si lo logra, esta capacidad se tornará una bendición.

Géminis
De manera similar a lo que sucede en Sagitario, también aquí los dos planetas están mejor
posicionados en comparación con los otros signos de Aire. El Sol recibe el efecto de un sextil
desde su exaltación y desde su domicilio. La Luna recibe el efecto de un semisextil desde su
exaltación y desde su domicilio, y le otorga fuerzas al Sol que sostiene considerablemente su
impulso a destruir el aislamiento.
El aislamiento aparece aquí como una notable satisfacción consigo mismo, acompañada
con inquietud intelectual y descontento, que en contraste con la masa de creyentes que se
conforma fácilmente, lo lleva a dudar de algo ya conocido y a trabajarlo nuevamente en forma
casi adictiva.
La elevada crítica y el escepticismo puede llegar fácilmente a una soberbia espiritual similar
a la de Acuario, sólo que en este caso acarrea otra amenaza que está relacionada con el

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


24
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

aislamiento: la poca tendencia a seguir desarrollándose, el peligro de quedarse anclado en la


crítica. Se hace especialmente notable la escasa fuerza de los impulsos éticos que hemos
advertido en otras conjunciones Sol/Luna. Pero la posibilidad de huir del aislamiento está
garantizada –especialmente por la ayuda de la Luna– desde el principio.

Signos de Agua

Cáncer
El Sol recibe del signo de su exaltación una cuadratura y del propio signo un semisextil. La
Luna actúa en su propio signo y recibe un sextil desde su exaltación. De manera que la Luna
tiene una posición más fuerte que la del Sol –la Luna es interferida por el Sol-. Por consiguiente,
el aislamiento se refiere más a los componentes solares, a pesar de que a causa del semisextil,
las fuerzas de disolución del aislamiento estén trabajando.
Volvamos al ejemplo utilizado de la madre cariñosa que no deja de mirar al niño
volviéndolo temeroso. Así la Luna intimida aquí al Sol, y por el temor propio de la naturaleza
miedosa de la Luna, los nativos no confían en las fuerzas de su Sol. El aislamiento se muestra
manera tal que las personas, confundidas por todas las capacidades que descubren en su
naturaleza, preocupadas por su permanencia, distorsionan el camino hacia su Yo moral
verdadero. Esto se relaciona con que están siempre ocupados consigo mismos y se reprochan
que las energías solares hubieran podido sostenerse en lugar de encontrarse en un estado
improductivo. Quizá se pueda entenderse mejor el contenido del aislamiento, con las palabras
“Yo-enternecido o delicado”.

Escorpio
También aquí las influencias trabajan desfavorablemente para perturbar la conjunción Sol-
Luna. El Sol recibe una cuadratura de su propio signo y un quincuncio desde su exaltación. La
Luna actúa en el signo de su caída, pero recibe el trígono desde su propio signo. Por eso la Luna
es el planeta más fuerte.
Aparece una especie de adicción del Yo: lo relacionado con el poder emocional que parte de
la posición solar de Escorpio se desarrolla tanto, que al mismo tiempo se embriaga con él, y
aparece la necesidad de probar dicho poder y aplicarlo. Es quizá la posición en la cual los nativos
de Escorpio aparecen ante el mundo como los más desconsiderados egoístas. Pero esta posición
no deja de tener cierto peligro para el nativo mismo, ya que el ansia de la constante adicción por
el poder lo aísla de tal manera del entorno, que el desarrollo de las fuerzas solares propias es
apenas posible. De este modo el ansia de quedarse anclado en la escalera lunar y de gozar en
cada escalón es un impedimento fuerte para la exaltación moral.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


25
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Piscis
El cuadro que ofrece la conjunción es más favorable. El Sol no recibe ninguna influencia
desfavorable del zodíaco, sino el efecto de quincuncio del propio signo y con ello, la esperanza
de liberarse del aislamiento en su extenso camino evolutivo.
La Luna recibe exclusivamente reflejos favorables: trígono del propio signo y sextil de su
exaltación. Esta conjunción puede ser considerada la más beneficiosa entre las ya evaluadas.
Tiene todo el motivo para estar conforme con su disposición porque no se encuentra en
contradicción con la tarea de desarrollo, y tampoco tiene la tendencia a transformarse en una
caricatura. De esta Luna puede esperarse todo tipo de ayuda.
El aislamiento que trae esta posición será bienvenida para el ser humano, puede
abandonarlo en cualquier momento porque el egoísmo no consiste en otra cosa más que en no
querer ser egoísta. Pero también es pensable el caso en que el aislamiento en la disposición de
Piscis lleva a la adicción a ofrecer reales o supuestos sacrificios donde son innecesarios o hasta
indeseados, y a molestar con sus servicios al entorno. Para esta eventualidad, son necesarias
otras influencias planetarias más negativas.

Signos de Tierra.
Tierra.

Capricornio
El Sol recibe de su exaltación una cuadratura y del propio signo el reflejo del quincuncio. La
Luna está en su exilio y recibe un trígono de su exaltación. La Luna es el planeta más fuerte.
Recordemos que definimos a la Luna en Capricornio como el “Golem”, el sirviente que en cuanto
se le da una orden desarrolla fortalezas más poderosas que su amo.
De esta manera, la naturaleza capricorniana del Sol será magnificada y caricaturizada a
través de su sirviente. Esto produce un aislamiento que se expresa a través de la ambición de
sacar de sí todas las fuerzas solamente para trabajar, y de darse por esto una importancia que
lo agranda de manera especial. Pero el rechazo de todas las fuerzas útiles que podrían llegar
desde otro lugar, lo muestra algo frío. Tarde o temprano el nativo se aísla incluso si vive en
constante conexión con otros, por el orgullo ambicioso y celoso de un sirviente que no necesita
otra ayuda más que la de estar consciente de su obediencia. Se volverá espiritualmente
solitario.

Tauro
La Luna se posiciona tan favorable como en Piscis. Se encuentra en exaltación y recibe un
sextil desde su propio signo. En contraste, el Sol está en cuadratura con su propio signo y
semisextil con el signo de su exaltación. La Luna es el planeta más fuerte. Es el protector de su
dueño, a quien cuidadosamente vigila para que no sufra ningún daño, sobre todo que se
mantenga sano y conforme.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


26
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

El aislamiento se muestra de una manera especial que podría denominarse una modesta
autarquía –o la más egoísta de todas las modestias-. Los nativos ponen atención en no
emprender algo que podría poner en juego lo que tienen – sobre todo la salud o la posición de
vida-. Para los ojos del entorno, pueden aparecer como egoístas y concentrados en su propio
bienestar. Pero el nativo no percibe esto como algo desfavorable; considera que se ha
completado prematuramente, porque puede ser tan juicioso en su juventud, como otros sólo
alcanzan a serlo en sus últimos años.

Virgo
El Sol carece de cualquier daño; recibe un semisextil de su propio signo y el quincuncio
desde su exaltación. La Luna está en sextil a su domicilio y trígono a su exaltación. Es el
planeta más fuerte.
Se demuestra nuevamente, que los signos mutables son los mejores lugares para la
conjunción Sol - Luna. Sus fuerzas se equiparan de manera armónica, de modo que los nativos
se encuentran desde el nacimiento en una condición que hace que estén equipados con una
experiencia de vida, que en realidad todavía no pueden poseer.
Están capacitados para beneficiarse con la economía de los esfuerzos vitales necesarios
respecto a las exigencias de la vida externa, y por eso se muestran ante otros con esa madurez
que aparenta saber todo sobre las cosas prácticas. El aislamiento se da en la escasa tendencia a
recibir las enseñanzas de otros, o de aceptarlas y llevarlas a cabo. Prefieren aprender de los
propios errores. Sin embargo, la precaución relacionada con esta conjunción forma una
protección en la vida, y lleva al mismo tiempo a una astucia práctica que siempre sabe cuándo
detenerse justo a tiempo y protegerse de los daños. Así también se produce un egoísmo que sin
embargo no se muestra tan claramente como en los otros signos de Tierra.
Finalmente podemos determinar, que las conjunciones Sol - Luna son más efectivas en los
signos Sattwa; el aislamiento es menos notable y existen menos dificultades para superarlo que
en los signos Rajas o Tamas.
¿Cómo juzgaremos las conjunciones en las que el Sol y la Luna no actúan en el mismo
signo? También el aislamiento del Yo sigue siendo la característica principal. Sin embargo la
diferencia entre los signos trae consigo un mayor grado de diferenciación entre los dos factores,
pero también controversia. Hemos de observar si la Luna continúa aumentando o disminuyendo
su distancia del Sol. En el primer caso el Sol es el planeta más fuerte, en el segundo la Luna, y
el efecto de la conjunción se parece más a la conjunción del signo que es ocupado por ese
planeta.
Por lo demás se puede mantener la interpretación expuesta en “El Mundo Planetario y el
Hombre” para la respectiva combinación del Sol y la Luna. Por ahora debemos renunciar a un
trabajo en detalle sobre todos los casos posibles particulares.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


27
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

4ª Conferencia
Conjunciones Sol-Júpiter, Sol-Saturno,
Sol-Mercurio
Ahora hablaremos sobre las conjunciones entre los demás planetas, primeramente las del
Sol. Ya dijimos que las conjunciones del Sol y la Luna, toman una posición especial en la
medida que representan el núcleo del Yo esencial del ser humano en su condensación más
fuerte. Ofrecen el cuadro de una relación Yo-Yo muy estrecha; la reunión de estos dos factores
es el núcleo más sólido que puede formarse.
Las demás conjunciones se comportan de manera diferente. Los dos integrantes llegan a
una relación, parecida a una competencia por el poder de supremacía, ya que no puede lograrse
un suplemento mutuo en una unidad natural. Lo que ocurre jamás es una unidad natural sino
algo que quizá, en el lenguaje matemático, podría denominarse con el término de “suma
algebraica”.
Es como si un planeta de la conjunción intentara imponerse a costa de otro. Las luchas
internas no serán consciente ya que el efecto de la conjunción forma una constante difícil de
deshacer. De allí se genera lo que denominamos “complejo”. Con respecto a las conjunciones
particulares del Sol podemos hablar del complejo de Júpiter, del complejo de Marte, del
complejo de Venus, del complejo de Saturno, etc. Pero no hemos podido hablar del complejo de
la Luna, ya que el Sol y la Luna forman las partes inseparables del núcleo del Yo.

Sol-Júpiter
La concurrencia entre estos dos planetas en una conjunción será diferente según el signo
ocupado, dependiendo de qué ayudas silenciosas prometen la supremacía de un partenaire
sobre el otro y de esta manera deciden sobre el valor de la “suma algebraica”.
En general puede decirse sobre el complejo de Júpiter que aparece una valoración subjetiva
de la consciencia del Yo. Gana en intensidad y fuerza no sólo el registro de sí-mismo sino el
registro total de vida, otorgando al nativo la capacidad de un optimismo indestructible basado
en la creencia de la propia virtud ética, respecto a la cual no duda. La expresión adecuada para
describir el sentimiento de superioridad es que se “mantiene jovial”. De hecho es jupiteriano ser
llevado por una consciencia de sí mismo llena de humor. Estas personas exigen un respeto que
eclipsa y hechiza a aquellos que entran en su círculo, los hace sentir bien y albergados como
bajo un techo protector a cuya sombra se puede descansar. A los nativos nacidos con el
complejo de Júpiter les fluye fácilmente la simpatía de los demás.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


28
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Iniciaremos el camino a través de cada signo en particular y observaremos cómo se


muestra el complejo de Júpiter en ellos. Presentaremos también “los aspectos internos
silenciados” en cada signo.

Signos de Fuego
La necesidad de expansión es la nota característica de este complejo jupiteriano. El
príncipe anhela el reino más grande. Tal como corresponde a su honor, espera silenciosamente
de todos los seres humanos la misma confianza que se tiene a sí mismo.

Aries
El Sol se encuentra en su exaltación, en trígono a su propio signo. Júpiter tiene un trígono
a su propio signo y cuadratura a su exaltación.
Júpiter disminuye un poco las fuerzas del Sol. La necesidad de expansión crece; el registro
del sí-mismo se vuelve combativo, inevitablemente trata de defender el lugar adquirido por la
propia personalidad en el entorno, y si fuera necesario, de conquistarlo. Allí se asocia a este
complejo jupiteriano la exigencia relacionada con la influencia de la cuadratura.

Leo
El Sol se encuentra en su propio signo, trígono a su exaltación. Júpiter tiene trígono a su
propio signo y semisextil a su exaltación.
Ambos se ubican en forma especialmente conveniente; el semisextil le lleva a los
componentes jupiterianos fuerzas resolutivas por medio de las cuales esta posición adquiere una
mayor blandura con respecto a la anterior. Falta el elemento belicoso. Está satisfecho con la
sensación del reclamo legítimo sobre todos los bienes de la vida que corresponden a la propia
dignidad. El registro de una autoestima calma, que subyace a este derecho optimista sobre la
existencia, se comunica fácilmente al entorno, ejerciendo el efecto de un agradable tónico. Este
complejo jupiteriano acompaña al nativo toda la vida como un talismán que trae suerte, y
tampoco lo abandona en la pobreza más amarga.

Sagitario
El Sol está en trígono al propio signo y a su exaltación. Júpiter está en su propio signo y
quincuncio a su exaltación.
Los dos planetas se ubican en forma excelente, de Júpiter emana gran fuerza resolutiva. La
categórica consciencia del Yo conquista aquí algo sacerdotal. Atravesado por esa consciencia se
demanda del otro, sin decirlo explícitamente, el mismo respeto que siente frente a su propia
dignidad. El optimismo es sorprendente, apoyado sobre la creencia indestructible que brota de
las propias fuerzas éticas arraigadas en el Yo, la creencia en la fuerza y el triunfo del bien.
En todos estos casos debemos hablar -como en los siguientes- de un complejo, puesto que
en el nativo el Yo es inseparable del correspondiente color jupiteriano, y por eso lo siente como
algo que inherentemente le pertenece .

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


29
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Aire
La combinación entre la elevada autoestima y la capacidad de atracción toma una forma
diferente. El complejo jupiteriano se ocupa menos del nimbo moral -propio de los signos de
Fuego-, aquí el halo apunta al prestigio intelectual o espiritual. Es la fuerza de persuasión que
emana del nativo y se efectiviza en el entorno la que le devuelve el mismo grado de confianza
con el que él confía en su propia convicción. De allí se produce una disposición básica similar a
la moral en signos de Fuego. No es una parte integral del Yo del nativo.

Libra
El Sol está en el signo de su caída, sextil a su domicilio. Júpiter tiene un sextil a su propio
signo y cuadratura a su exaltación.
Ambos planetas están debilitados, por lo cual la indestructible autoestima del complejo
jupiteriano, retrocede. Evita exponerse a exámenes difíciles. La virtud consiste en calificarse
como un tranquilo y digno observador de la vida, sintiendo la necesidad de comportarse como
un rey en su reino. El innato respeto al prestigio prohíbe delatar una pasión exagerada. La virtud
de la sabia medida -a la que los griegos llamaban sofrosina (sobriedad)- caracteriza aquí al
complejo jupiteriano que no aparece como un ideal moral, sino intelectual, cuya fuerza tiene
mucho mayor efecto en lo mental que en lo moral o lo práctico.

Acuario
El Sol está en exilio, sextil a su exaltación. Júpiter tiene un sextil al domicilio y quincuncio
a su exaltación.
Júpiter es más fuerte que el debilitado Sol, por eso la autoestima es más dominante. Casi
podría hablarse de una soberbia intelectual concedida al nativo como un noble predicado y que
forma una parte esencial del complejo jupiteriano. El deseo inconsciente de ser admirado y
honrado como un noble, rodea al ser humano con un halo similar al complejo jupiteriano en
Sagitario.
Su fuerza de atracción se extiende principalmente a las personas que disfrutan del encanto
de una naturaleza solar más fuerte, aunque se trate del frío Sol de invierno de Acuario. La
intensidad intelectual reemplaza la calidez física. Sin duda se extiende una fuerza sugestiva
poderosa, sin que el nativo le preste especial atención.

Géminis
El Sol tiene un sextil a su propio signo y al de su exaltación. Júpiter está en exilio y
semisextil a su exaltación.
El Sol es el planeta más fuerte, molestado por el exiliado Júpiter. El nativo se registra a sí
mismo como mentalmente superior a todos los demás, o por lo menos jamás lo acosa la idea
que podría ser a la inversa. La incapacidad de reconocer una superioridad intelectual ajena,
combinada con el temor inconsciente -y la mayoría de las veces reprimido- de tener que hacerlo
a pesar de todo, lo lleva a no depender o dedicarse totalmente a ninguna cosa o persona. La
convicción de su propia objetividad en todas los asuntos intelectuales culmina el cuadro del

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


30
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

complejo jupiteriano de este buscador y seductor. Si debe aprender, no será de las enseñanzas
de los demás, sino de los propios errores.

Signos de Agua
La fuerza de Júpiter está fortalecida por su exaltación en Cáncer y porque tiene en Piscis su
segundo domicilio. Esto les otorga a los signos de Agua desde el principio una fuerza
ennoblecedora como sitio del complejo jupiteriano. Por consiguiente veremos que el poder de
Júpiter en Piscis logra una mayor importancia en los signos de Agua y Tierra, respecto al aporte
del efecto “secreto” de su accionar, que cuando el planeta ocupa Sagitario. Por estar en la
polaridad masculina, ejerce mayor influencia en los signos de Fuego y Aire.
La dignidad de Júpiter, que aquí se convierte en la característica del complejo jupiteriano,
es principalmente no dañar a nadie, a la vez que no lo hace consigo mismo. A través de esta
unión del Sol y Júpiter, también le llega al ser humano una simpatía que siente como una
bendición.

Cáncer
El Sol en semisextil a su propio signo y en cuadratura al de su exaltación. Júpiter en el
signo de su exaltación, trígono y quincuncio a sus domicilios.
Aquí Júpiter es más fuerte y rodea a las fuerzas del Sol con la dignidad del “padre” o la
“madre”. Sin embargo, además de la presión ejercida sobre Júpiter por el Sol debilitado por la
sensibilidad espiritual y la necesidad de protección -características naturales de Cáncer- no
puede esperarse ese completo altruismo paternal o maternal, sobre todo cuando la conservación
del prestigio se encuentra en primer plano. Podría decirse: “si los niños lo apreciaran como
corresponde, llevarían las cargas de sus padres gustosamente”. Como veremos en esta
conjunción dormita un parentesco secreto con el complejo Capricornio-Júpiter.

Escorpio
El Sol está en cuadratura a su domicilio y quincuncio a su exaltación. Júpiter está en
trígono y semisextil a sus signos y trígono a su exaltación.
Nuevamente es Júpiter el planeta más fuerte y mejor ubicado, y de nuevo es el Sol el que
lo oprime o agobia. Júpiter emite la consciencia de la superioridad emocional por la posesión de
fuerzas que le otorgan al nativo el poder sobre las personas que se confían a él. Así se produce
-junto con el complejo jupiteriano- la creencia en la propia fortaleza emocional que es la
condición necesaria para estimular su fuerza sugestiva.
Por sobre todo trabaja con los elementos de ayuda que los nativos extraen de los demás y
les retornan cambiados, atravesados por el ingrediente creador que puede fortalecerlos
internamente, de manera que se sientan espiritualmente regenerados, cuando no rejuvenecidos
y bendecidos. En este complejo se expresa la fuerza del médico, pero de nuevo como en Cáncer,
el Sol no deja fluir el altruismo completo. Lo que allí era la sensibilidad del alma, es aquí el
sentimiento de poder cuya exageración ensombrece la eficacia curativa pura, y genera que siga
siendo una necesidad vital oculta y no asumida.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


31
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Piscis
El Sol tiene un quincuncio al signo propio y semisextil al de su exaltación; Júpiter está en
cuadratura al propio signo y en trígono al signo de su exaltación.
Acá Júpiter ya no está tan bien ubicado como el Sol. En este caso es el Sol el que se
impone sin debilidad, de manera que el efecto total del complejo jupiteriano no se pone de
relieve porque al poder del Yo solar no le es necesario ese esfuerzo. No es lo “maternal” o lo
“paternal”, tampoco es el “médico”, es más bien la edificante sensación de dicha por poder ser
un lugar de refugio para los demás y poder apaciguarlos iluminándolos con su “jovial” carisma.
La consciencia de poder lograr esto, y la satisfacción interna que otorga, expresa la
característica principal del complejo jupiteriano.

Signos de Tierra
El complejo jupiteriano toma otro matiz. El entorno percibe -o cree percibir- que el nativo
refuerza su autoestima a través de las actividades que realiza por cuenta propia. Es como si
valorizara sólo el resultado de las acciones que tengan el sello “hecho por mí mismo”, pero salvo
excepciones, esto debe ocultarse a los demás. Se hace notorio especialmente en Capricornio o
Virgo, donde Júpiter está ubicado de manera desfavorable.

Capricornio
El Sol en cuadratura a su exaltación y quincuncio a su signo. Júpiter en caída, con un sextil
y semisextil a sus signos.
Nuevamente es Júpiter el que presiona sobre el Sol. La energía indomable en la búsqueda
ambiciosa de un objetivo específico, es desviada demasiado por la meta de preservar la propia
reputación que añade Júpiter. La apariencia se vuelve por lo menos tan importante como la
tarea misma. Así se da la impresión de una naturaleza fuerte que sabe imponerse, a la que le
gusta reunir a los más débiles a su alrededor.

Tauro
El Sol tiene una cuadratura al domicilio y semisextil a su exaltación. Júpiter en sextil y
quincuncio a sus signos y en sextil a su exaltación.
Ambos se encuentran en una posición favorable. Encontramos la tranquila consciencia que
tiende no a la exageración, sino más bien a una satisfactoria valoración de las capacidades que
posee. La característica principal del complejo jupiteriano se encuentra en esta consciencia y la
dignidad que ella otorga. En tanto se cultiva el respeto propio, también puede obtenerse el
respeto de aquellos que valoran esa orgullosa modestia.

Virgo
El Sol tiene un semisextil a su propio signo y quincuncio a su exaltación. Júpiter está en
exilio, en sextil a su exaltación y cuadratura al signo propio.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


32
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Júpiter es el partenaire más débil, agobiando al Sol. Lo que en Tauro se podía ver como
una sabia modestia, se transforma en una ansiosa desconfianza “a priori” ante cualquier
deterioro de la esfera de influencia propia. Los recursos del complejo jupiteriano están tan
reprimidos por la amenaza secreta de la inferioridad, que la guerra preventiva contra una
posible subestimación de sí mismo por los demás, la lleva adelante en los momentos más
inoportunos.
Es el complejo jupiteriano del príncipe exiliado que jamás se siente aceptado; desanimado,
quisiera inspirar en los demás la creencia que no tiene en sí mismo. Aún así, de esta
configuración emana cierta fuerza de atracción que llama a las personas a participar de la propia
esfera de influencia. Son aquellas que se han exiliado a sí mismas, descontentas, que se reúnen
para hablar de su líder secreto, o que han nacido para consolar y ayudar a los demás. De esta
manera, esta conjunción se convierte en algún sentido en el espejo del complejo Piscis-Júpiter.

Sol-Saturno
De esta posición no emana nada “jovial”, nada que le otorgue al nativo la fuerza de
atracción con la que caracterizamos al complejo jupiteriano -al menos no en una primera
mirada-. Por el contrario, es como si una ola fría emanara de esta configuración. Carece del
balsámico optimismo, como si el núcleo solar brillante oscureciese al Yo, como si el “anti´-ego”
acompañase al nativo en cada paso de la vida y se prendiese a sus pies como plomo. Desde el
principio el complejo saturnino confiere al ser humano una seriedad -en mayor o menor medida
sombría- que lo obliga casi por la fuerza a realizar o sufrir todo lo que se le presenta, sea
agradable o desagradable, con la misma minuciosidad y severidad. Investigaremos la forma que
toma esta seriedad y severidad en cada signo.
Para esto será útil realizar los siguientes señalamientos. Mientras que en el complejo
jupiteriano el secreto trígono entre Leo y Sagitario creaba una armonía primaria que recibía un
extraño condimento por intermedio de la cuadratura -igualmente oculta- entre los signos de
exaltación, en este caso existe una oposición entre los signos de las regencias y también los
exaltación. Esto hace que el núcleo de la conjunción presente una cohesión bastante firme a
través de la polaridad de los dos factores, cuya solución podría en principio introducirse por el
oculto quincuncio Capricornio-Leo.

Signos de Fuego
La predisposición a la severidad y sobriedad se expresa a través de una inhibición moral
que actúa, en todo lugar y momento, reprimiendo cualquier tendencia al facilismo e
imprudencia, o generando arrepentimiento.

Aries
El Sol está en el signo de su exaltación, trígono al domicilio. Saturno en su caída, sextil y
cuadratura a sus signos.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


33
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Saturno presiona fuertemente sobre el ímpetu otorgado por el Sol a Aries y agrega un
fanatismo sombrío, que hace que el nativo camine con impiadosa austeridad. Casi podría
hablarse de una crueldad que no se detiene ni ante la propia persona.

Leo
El Sol está en domicilio y en trígono a su exaltación. Saturno en exilio, sextil al signo de
exaltación y quincuncio a propio signo.
También aquí Saturno está dañado, pero por un matiz menos duro que en Aries. El
complejo saturnino se expresará de manera más suave, la calidez del Sol de Leo se torna más
fría. Es raro cuando la tendencia al goce de la vida se convierte en una desagradable obligación
de la cual uno busca deshacerse. Es como si la alegría no causara alegría si es a costa de la
minuciosidad de Saturno.

Sagitario
El Sol tiene un trígono al signo propio y otro a su exaltación. Saturno muestra un sextil y
semisextil a sus domicilios y sextil a su exaltación.
Saturno se posiciona fuerte y poderoso, desplegando su inquebrantable fuerza. El complejo
Fuego-Saturno se expresa en toda su magnitud. La idea de la obligación ética se hace notar con
todo su peso, de manera que podría hablarse de esclavos de esa obligación. Que no se cumple
por predisposición, sino sólo por la convicción de poder presentarse frente al severo tribunal de
la propia consciencia. Solamente así uno puede preservar lo que bajo el dominio del complejo
Sagitario-Saturno es lo más importante, la autoestima. Así también se extiende desde esta
configuración una inconfundible frialdad que corresponde al mandato de la más alta auto-
disciplina.

Signos de Aire
La cercanía de Saturno al Sol produce una línea ascética que se diferencia de la anterior en
tanto es más teórica y se expresa en la severidad de las exigencias lógicas en el pensamiento.
La característica principal se hace notar en la frecuente parálisis de los impulsos intelectuales o
creativos.

Libra
El Sol está en caída, y sextil al domicilio. Saturno está en exaltación, en trígono y
cuadratura a sus regencias.
Saturno es más fuerte. La confrontación entre la intuición artística y la necesidad de
severidad lógica produce la extraña unión del escritor y el pensador, donde ambos se
obstaculizan mutuamente. No pocas veces la carencia de benevolencia consigo mismo lleva a la
severidad con los otros; pero aún así la escala varía en tanto el nativo se vuelve en contra de la
“realidad” poco fiable, de manera que él sigue siendo el único apropiado. El ascetismo consiste
en que los compromisos de conciliación y mediación que requiere el Sol, son reacios a hacer las

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


34
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

concesiones que requiere la “realidad”. Se observa conscientemente desvanecerse la voz


interior opuesta a la severidad de Saturno.

Acuario
El Sol está en exilio y sextil a su exaltación. Saturno está en un signo propio, en semisextil
a su otro signo y trígono a su exaltación.
De nuevo Saturno es más fuerte. En el signo del ermitaño, el “ascetismo espiritual” se
presenta de manera más exangüe y cubre la imagen del mundo de un color gris uniforme,
semejante a una fotografía monocromática. Desaparecen los colores luminosos, y se aprende
precozmente a renunciar a todas las tentaciones que sean ajenas a la vida intelectual/ espiritual.
Tocada por esta necesidad, la sensualidad es reprimida. Se manifiesta, en el sentido más
estricto, una visión de la vida en la que la soledad intelectual y el ascetismo buscan una felicidad
sobrenatural.

Géminis
El Sol está sextil a su domicilio y a su exaltación, Saturno tiene un trígono y quincuncio a
sus signos y trígono a su exaltación.
Con la ayuda de Saturno, escepticismo y búsqueda insatisfecha se convierten en una
importante coacción en la vida. La necesidad de abandonar lo ya encontrado para buscarlo de
nuevo, aún a riesgo de perderlo para siempre, caracteriza la pesadumbre del complejo Saturno,
que muestra de nuevo toda su fuerza. Por muy desfavorable aparezca esta disposición ante los
ojos de los demás, para el nativo es la fuente de su felicidad. Él es básicamente un buscador
que emprendió el viaje de la vida con las manos vacías, para retornar con las manos vacías.

Signos de Agua
Posiblemente el detalle más sorprendente del complejo acuoso de Saturno sea un
pesimismo que se muestra en todo lugar donde la vida sentimental se pone en primer plano.
Sobre todo está fuertemente menoscabada la esperanza, de manera que el nativo se prepara
para lo fatal, y se adelanta constantemente a la realidad con las peores expectativas. Quizá
silenciosamente al nativo lo acompaña la idea de tomar como actitud emocional el dejarle al
viento soplar las velas de su suerte.

Cáncer
El Sol está en semisextil a su signo y en cuadratura a su exaltación. Saturno en su exilio,
en quincuncio al domicilio y cuadratura a su exaltación.
Saturno, el peor posicionado de ambos planetas oprime fuertemente al Sol y genera
represión sobre el coraje para la vida. Se torna especialmente susceptible a lo sombrío, y menos
receptivo a las alegrías de la vida, que son nada más que antecedentes encubiertos de un
sufrimiento más profundo, surgido por la consiguiente desilusión que siempre sigue a una
alegría. Lo que aplasta no es la desconfianza frente a las personas, sino hacia todo tipo de

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


35
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

alegría y felicidad. Alegría y goce son solamente apariciones transitorias de la vida, lo único real
es el dolor. (Schopenhauer).

Escorpio
El Sol tiene una cuadratura a su regencia y un quincuncio a su exaltación. Saturno está en
sextil y cuadratura a sus domicilios y en semisextil a su exaltación.
Ambos planetas están fuertes y hacen valer totalmente la naturaleza de Escorpio, en su faz
más sombría. Casi nunca falta una tendencia encubierta a la crueldad, que no es producto de la
voluntad del nativo. Tiende más bien a un goce negativo de la vida, que es vivido más
intensamente cuantas más fuerzas espirituales ajenas son utilizadas. Ellas forman el objeto de
prueba constante de la sobrevivencia de la fuerza propia de Escorpio.

Piscis
El Sol tiene un quincuncio a su signo y semisextil a su exaltación. Saturno tiene un
semisextil y un sextil a sus domicilios y un quincuncio a su exaltación.
La relación entre las fuerzas de los dos planetas es similar. Lo que se produce podría
describirse como un estado de amargura crónica. La receptividad -propia de la naturaleza de
Piscis- de “la miseria de la humanidad” es sentida como una carga que inútilmente intenta
desechar. No es la crueldad sino demasiada autocompasión lo que caracteriza al complejo de
Saturno. Quizá sea menos la autocompasión que la disconformidad con la capacidad otorgada
por el destino de sufrir con los otros. El nativo es muy bueno, pero a veces no es lo
suficientemente bueno para este mundo de dolor.

Signos de Tierra
Aquí el complejo de Saturno otorga una minuciosidad que se canaliza en un alto porcentaje
hacia la construcción del propio carácter, como corresponde a la naturaleza de Tierra. Esta tarea
consigo mismo se convierte en una obligación de por vida y concentra los intereses en la
persona; jamás puede olvidarse qué es lo que uno se debe a sí mismo.

Capricornio
El Sol está en cuadratura a su exaltación y quincuncio al domicilio. Saturno junto al
semisextil a su regencia tiene una cuadratura a su exaltación.
La característica más acentuada es la minuciosidad en el trabajo sobre las propias
capacidades. Cada uno asume la responsabilidad por el carácter propio y por lo tanto es una
cuestión de honor. Esto lleva a una rigurosidad consigo mismo que para afuera aparece como
frialdad o egoísmo.

Tauro
El Sol tiene una cuadratura a su signo y semisextil a su exaltación. Saturno tiene un
trígono y cuadratura a sus signos y quincuncio a su exaltación.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


36
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Ambos planetas se encuentran un poco deslucidos a raíz de su relación zodiacal


contradictoria. El complejo de Saturno induce a la mezquindad, la austeridad y el cuidado
excesivo relacionados con la utilización de las propias fuerzas. Un veto silencioso -siempre
atento- advierte al nativo a no arriesgar nada que pudiera superar sus fuerzas y sobrecargar su
consciencia. Prefiere en todos los casos, para las situaciones de “emergencia” que siempre están
presentes, vivir y trabajar con un coeficiente de seguridad demasiado alto antes que con uno
demasiado bajo.

Virgo
El Sol está en semisextil a su domicilio y quincuncio a su exaltación. Saturno tiene trígono
y quincuncio a sus signos y semisextil a su exaltación.
La tendencia a la minuciosidad caracteriza al complejo de Saturno en todos los signos de
Tierra, puesto que obliga a reflexionar sobre las posibles consecuencias de acciones u omisiones
intencionales, antes de decidir emprender cualquier cosa. Duda por el propio bienestar, teme
ante cualquier daño y la correspondiente preocupación por ello, rodea al nativo con un halo de
egoísmo y desinterés hacía el otro.
También aquí sigue estando, como en todos los casos, la nota esencial del “complejo” unido
estrechamente a la esencia del nativo. Él no llega a ser totalmente consciente que actúa, piensa,
siente y hasta quiere, como si fuera desde un instinto, al punto que estos complejos son
rotundamente negados cuando se los señala.

Sol-Mercurio
El único aspecto posible entre ambos es la conjunción. En ningún caso Mercurio puede
confrontar al Sol. Entonces cuando hablamos de un complejo Mercurio, no es posible hacerlo en
el mismo sentido que con los demás planetas.
El efecto de esta conjunción es que su multi-función se juega en la clandestinidad: el
pensamiento se convierte en un vasallo del Sol. Es como si quien nació con esta configuración
se resistiera a hablar. Debe organizar su pensamiento de manera que no contradiga lo que desea
en lo profundo de su Yo. Por ello, su mente pierde independencia y no se somete a la lógica.
Algunos astrólogos opinan que incrementa la capacidad de intuir. Pero la intuición es a
menudo la excusa cuando se desconfía de un pensamiento que no está entrenado en la lógica.
No se le permite a la mente trabajar desde sus propios impulsos, por lo que se carece de
intelectualidad. Ni siquiera en los signos regidos por Mercurio -Virgo o Géminis- se manifiesta
esta intelectualidad. Lo que debe hacer Mercurio es sólo la justificación del pensamiento ante la
consciencia moral representada por el Sol.

Signos de Fuego
El complejo de Mercurio le permite cubrir la impulsividad con un manto de tolerancia
intelectual/espiritual. El nativo tiende a justificar lo que prescribe su voluntad no en forma lógica

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


37
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

sino mediante ideas aproximadas y aforismos. De todos modos, un ser humano con el complejo
de Mercurio en un signo de Fuego, jamás carece de vitalidad.

Aries
El Sol en su exaltación, en trígono al propio signo. Mercurio tiene sextil a su domicilio y
quincuncio a su exaltación.
Puede hablarse de un rápido salto que hace desde la primera impresión a la expresión
plena e irrevocable de una certeza.

Leo
El Sol en regencia y trígono a su exaltación. Mercurio en sextil a su signo y semisextil a su
exaltación.
Torna al nativo complaciente y generoso en los asuntos intelectuales; respeta toda
convicción porque no cree que sea demasiado importante, esto casi siempre es sólo una excusa
para tapar aquello que en el fondo de su ser desea o cree que debe ser.

Sagitario
El Sol tiene un trígono a su signo y a su exaltación. Mercurio se encuentra en exilio, y en
cuadratura a su exaltación.
La fuerza de la energía del Sol está aquí un poco paralizada por la de Mercurio. Cuando se
tiene la intuición, pensar sólo perturba. Está mejor cuando lo relega a un lugar subordinado.
Puede jugar un rol similar al bufón en el palacio del rey.

Signos de Aire
Es lugar esencial del pensar. Mercurio confirma y justifica las fuerzas del Sol en su
naturaleza particular en cada uno de los tres signos.

Libra
El Sol está en caída y sextil al domicilio. Mercurio está en trígono a su regencia y semisextil
a su exaltación.
Se manifiesta una activa imaginación, razón por la que es capaz de darle a lo que
construye mentalmente un sentido amplio que extiende los límites del uso generalizado de las
palabras. Al mismo tiempo piensa en máximas y reflexiones, una posición excelente para
escritores y pensadores.

Acuario
El Sol en exilio, sextil a su exaltación. Mercurio en trígono al propio signo y quincuncio a su
exaltación.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


38
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Capacita al nativo para ser su propio intérprete o traductor, y de esta manera encontrar el
camino hacia los demás más fácilmente, cosa que el Sol en Acuario no sería capaz de hacer por
sí mismo. Le facilita expresarse en el idioma de los demás, sin tener que ser infiel a sí mismo.

Géminis
El Sol en sextil a su signo y a su exaltación. Mercurio se encuentra en domicilio y en
cuadratura a su exaltación.
Otorga el don de la sutileza y la sofística. Todos los posibles errores que comete el Sol en
Géminis, deben ser después justificados.

Signos de Agua
Nuevamente Mercurio se retira tras las fuerzas del Sol y asume sus particularidades.
Receptividad, capacidad de adaptación, flexibilidad para resolver las cosas de la mejor manera,
se asocia también con cierto ingenio para escabullirse cuando amenazan situaciones
desagradables.

Cáncer
El Sol está en semisextil a su signo y cuadratura a su exaltación. Mercurio tiene un
semisextil a su regencia y sextil a su exaltación.
Docilidad en todos los aspectos de la vida. La capacidad de poner los pensamientos al
servicio de los sentimientos, constituyen una gran receptividad para el arte y su disfrute, y un
sentido especial para las sutilezas de la vida.

Escorpio
El Sol en cuadratura a su domicilio y quincuncio a su exaltación. Mercurio en quincuncio a
su signo y sextil a su exaltación.
Crece la fuerza de ayudar a los demás, puesto que existe un gran ingenio para percibir sus
puntos débiles. Contribuye a aumentar el propio sentimiento de poder, pero también el delicado
refinamiento espiritual que aporta al nativo a desplegar fructíferamente los poderes emocionales
de su naturaleza.

Piscis
El Sol en quincuncio a su signo y semisextil a su exaltación. Mercurio se encuentra en su
caída y cuadratura a su regencia.
La perspicacia de las vidas espirituales ajenas y la receptividad para el pensamiento ajeno,
se conectan en un complejo que capacita, sin darse cuenta, para convertirse en médiums de
corrientes psico-espirituales, e interpretarlas como si fueran parte de una fisonomía propia que
hacen valer ante ellos mismos y ante los demás.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


39
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Tierra
Mercurio le concede al Sol la ayuda para reflexionar justificando tratar de hacerlo bien o a
imaginar cómo hacerlo. Se genera la particularidad de la prudencia.

Capricornio
El Sol está en cuadratura a su exaltación y quincuncio a su signo. Mercurio en trígono a su
exaltación y quincuncio a su domicilio.
La prudencia conlleva aquí sobre todo a no querer dejar cosas sin hacer. “No dejes para
mañana, lo que puedas hacer hoy”. Mercurio se ocupa que la rendición de cuentas está siempre
al día.

Tauro
El Sol en cuadratura a su signo y semisextil a su exaltación. Mercurio tiene un semisextil a
su regencia y trígono a su exaltación.
Aquí la prudencia es más retrospectiva. Posteriormente la rendición de cuentas se adapta
con mucha habilidad a los hechos que no son factibles de cambio y el nativo se conforma con
eso. Esta calma, propiciada por las ulteriores sanciones a la propia conducta, caracteriza al
complejo de Mercurio con respecto a sus límites.

Virgo
El Sol en semisextil a su signo y quincuncio a su exaltación. Mercurio se encuentra en el
signo de su exaltación y cuadratura a su signo.
La prudencia alcanza aquí el mayor grado. El nativo construye “una agenda ordenada
alfabéticamente” dentro de sí, en donde registra todo lo que puede servirle para orientarse en la
vida. El riesgo es que la agenda, con el tiempo, puede convertirse en un cerebro sustituto que
prosigue obstinadamente en todas partes, un lastre en la vida del que el sujeto no puede
deshacerse porque teme el vuelo libre de su pensamiento siempre vivo. El complejo Virgo-
Mercurio es así la contrapartida del complejo de Mercurio en Piscis.
La esencia de estos complejos es que al nativo le resulta inaccesible por mucho tiempo su
auto-crítica, justamente porque trabajan como si fueran un instinto.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


40
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

5ª Conferencia
Conjunciones Sol-Venus y Sol-Marte
Nuevamente hablamos de complejos nacidos bajo la influencia de Venus y Marte que se
conectan de tal manera con la orientación básica del carácter, que no pueden ser diferenciados.

Sol-Venus
Aparece un énfasis de Venus en la naturaleza, que predispone a cortejar en todas las
situaciones relacionadas con el amor. Los nativos muestran todo aquello que los capacita para
relacionarse con el entorno a través de la simpatía. Están abiertos a todo lo que tenga que ver
con el amor y se apartan de las corrientes contrarias. Esto les permite conquistar con mucha
facilidad la simpatía de los demás, proporcionando un toque personal. Quizá lo más esencial de
la impresión que el complejo de Venus ocasiona se pueda caracterizar con la palabra encanto.

Signos de Fuego
La necesidad de simpatía se muestra con fuerza especial; por momentos hasta con un
carácter desafiante que a menudo va acompañado por un orgullo sensible, que aparece cuando
se encuentra con obstáculos o es rechazado. Entonces el lado sombrío de este simpático cortejo
puede resultar muy desagradable.

Aries
El Sol está en exaltación y trígono a su signo. Venus en su exilio, con semisextil al domicilio
y a su exaltación.
El orgullo se desarrolla especialmente. Se hace difícil responder con el grado de simpatía al
que cree tener derecho. En estos casos parece que una Venus exiliada quiere disfrazarse de
Marte. Pero el Sol, en su exaltación, ilumina las tendencias negativas provenientes de Venus, de
manera que el efecto total se manifiesta como un talismán que abre el corazón ajeno y le otorga
al nativo la sensación de ser invencible o irresistible.

Leo
El Sol actúa en su regencia y trígono a su exaltación. Venus tiene un sextil y cuadratura a
los signos propios y quincuncio a su exaltación.
Nuevamente el complejo de Venus se presenta en forma desafiante. Se recrea
gustosamente en la propia vida, en su capacidad amorosa y saborea con placer la facilidad para

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


41
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

ganar la simpatía de los otros que retorna sobre sí mismo. Quisiera -junto a Schiller- gritarle a
todos: “Este beso es para todo el mundo”.

Sagitario
El Sol en trígono a su signo y a su exaltación. Venus en sextil y quincuncio a sus domicilios
y en cuadratura a su exaltación.
El complejo de Venus adquiere otro matiz. Lo que refleja el nativo, es percibido por él como
una gracia otorgada. Es como si hubiera sido elegido para ser un sacerdote del amor y debe ser
consciente de la dignidad que se asocia a este alto cargo.

Signos de Aire
La conquista de la simpatía no está tan implicada en las profundidades del carácter, y sobre
todo está libre de las tentaciones del orgullo. El individuo es más sencillo porque no tiene que
defender ningún prestigio. Las relaciones que se generan sobre la base de la conquista de la
simpatía son de carácter más teórico y por eso no se adhiere tanto a lo personal. No es tan
importante si ese cortejo en particular es correspondido, solamente importa que ocurra. Y
participando de ese cortejo, el propio Yo se torna más altruista o más generoso. El complejo de
Venus en un signo de Aire es casi un pionero en los caminos hacia el corazón de los demás y
viceversa.

Libra
El Sol está en caída y en sextil a su regencia. Venus en domicilio y quincuncio a su
exaltación.
Venus es más fuerte, arrastrando consigo al más pálido Sol. Las relaciones que tan
fácilmente surgen bajo la influencia de Venus, también fácilmente se desvanecen sin
resentimiento una vez que desaparece su belleza. Esta belleza es la resplandeciente idealización
del nativo y el lema de su vida.

Acuario
El Sol se encuentra en exilio, en sextil a su exaltación. Venus tiene un trígono y cuadratura
a sus signos y semisextil a su exaltación.
El complejo de Venus aquí necesita de una aclaración inicial. Es quizás la única
configuración en Acuario que puede abrir la naturaleza cerrada de este signo. Pero toda
conquista de simpatía está acompañada por una nota extrañamente teórica, como si el camino
hacia el otro fuera básicamente un desvío del axioma de amor universal, del cual se le entrega
al prójimo la parte que le corresponde.

Géminis
El Sol en sextil a su regencia y a su exaltación. Venus está en semisextil y trígono a sus
signos y en cuadratura a su exaltación.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


42
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

También existe una predisposición al amor universal, pero distinto. Es más personal, con la
tendencia a ponerlo a prueba en cada objeto, tras lo cual surgen desilusiones que sin embargo
no llegan a la profundidad porque en seguida se intenta olvidarlas con el próximo objeto.
Géminis es quizá donde el complejo de Venus lleva más a menudo a la superficialidad y a la
necesidad de congraciarse con el mayor número posible de personas tratando de conquistar la
simpatía de todos. Esta característica aporta no poco a la satisfacción personal del nativo, ya
que lo capacita para olvidar cada desilusión con el reciente entusiasmo. Así es posible ser feliz,
porque el segundo siempre repara lo que el primero arruinó.

Signos de Agua
El complejo de Venus toma formas más serias. Todo lo relacionado con la conquista de la
simpatía, el encanto y el otorgar felicidad ya no está arraigado al carácter; ya no es un asunto
de prestigio ser rechazado en el cortejo, tampoco lo es –como en el elemento Aire– que todos
los sentimientos y hasta los impulsos morales empalidezcan frente a la ligereza con la cual se
establecen o disuelven las relaciones. Ahora se convirtió en un asunto del corazón. Lo decisivo
es la intensidad de los sentimientos en todas sus expresiones.

Cáncer
El Sol tiene un semisextil a su domicilio y cuadratura a su exaltación. Venus está en sextil y
cuadratura a sus signos y en trígono a su exaltación.
Se desarrolla cierto lado negativo del cortejo de simpatía. El nativo teme constantemente
lastimar los sentimientos de los demás y perder, por esa causa su simpatía. Bajo esta
influencia, los seres se vuelven más sensibles con respecto a lo que pueda lesionar, a lo tosco o
rudo. No ocasionar jamás un dolor ni ofender al otro, es mejor cargar sobre si mismo el dolor
antes que herir a los demás.

Escorpio
El Sol en cuadratura a su signo y quincuncio a su exaltación. Venus en exilio, semisextil a
su regencia y trígono a su exaltación.
En forma similar a lo que sucede en Aries, observamos una Venus en exilio disfrazada de
Marte. El cortejo recibe un carácter amenazante, gana en pasión, y se torna seductor. Lo que en
Aries se daba como posible herida al orgullo o amor propio que dejaba un sabor amargo porque
perjudicaba el prestigio, aquí conlleva fácilmente a una pérdida de autoestima, de manera que el
nativo siente su impotencia como una degradación importante.

Piscis
El Sol en quincuncio a su signo y semisextil a su exaltación. Venus en exaltación,
quincuncio y sextil a sus domicilios.
El nativo parece estar listo para todo tipo de sacrificios con el fin de probar su amor,
tratando sólo de satisfacer las necesidades y demandas de los demás. Se presenta un constante
deseo de ofrendarse a sí mismo. Esta configuración puede llevar a la falta de energía, a una

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


43
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

excesiva blandura, cuando no a la falta de carácter. A la falta de carácter en el sentido de que


renuncia a los impulsos para dar el debido respeto a su dignidad y su prestigio moral. Esta sería
la consecuencia más extrema a la que puede llevar este complejo.

Signos de Tierra
En contraste con lo anterior aquí se trata en primera lugar del éxito representado en lo
material. Este afán de logro pasa de tal manera a primer plano, que determina la forma en la
que el nativo lo vivencia.

Capricornio
El Sol en cuadratura a su exaltación y quincuncio al propio signo. Venus en sextil a su
exaltación, cuadratura y trígono a sus regencias.
La búsqueda de simpatía no se refiere tanto al sentir, o pensar, sino al accionar, de manera
que va a aparecer con un ropaje más rústico que corre el atractivo velo que los signos de Aire y
de Agua extienden a su alrededor. Venus, en el signo negativo de Saturno, trae consigo la
particularidad de entremezclarse tan fuertemente con la realidad, que se despreocupa por los
medios que utiliza en tanto obtenga amor o simpatía.

Tauro
El Sol en cuadratura a su signo y semisextil a su exaltación. Venus domicilio, con
quincuncio al otro y sextil a su exaltación.
Acontece algo similar a lo que sucede en Piscis: una gran predisposición a dar, sólo que se
refiere menos a lo emocional que a lo concreto. Por eso se puede contar con esa voluntad de
ayudar con que los nativos conquistan y mantienen la simpatía de su entorno. Fidelidad y
capacidad de dar no solamente se expresan a través del sentimentalismo, sino mediante la
confiabilidad concreta y real dentro de los límites de una “simpatía ganada” exitosamente.

Virgo
El Sol en semisextil a su signo y quincuncio a su exaltación. Venus en caída, semisextil y
trígono a sus signos.
El complejo de Venus se encuentra reprimido. Es bastante ahorrativo con su simpatía;
solamente va a buscar allí donde cree el éxito asegurado o donde puede contar con un rédito del
capital así invertido. Esto puede parecer como un gesto calculador, pero es sólo la expresión de
la especial timidez de Venus en Virgo. Una timidez que aborrece soportar la mortificación de una
desilusión.

Sol-Marte
Marte en algún sentido es análogo al Sol, porque en Aries -domicilio de Marte- las fuerzas
del Sol están exaltadas. Pero justamente porque el Sol y Marte están emparentados, también

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


44
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

son competidores, y el efecto que aparece en la conjunción de ambos es que siempre uno de
ellos le sustrae fuerzas al otro, fuerzas que adquiere para sí.
En todas las circunstancias en las que Marte, que representa todas las energías activas, se
encuentra con el Sol en una conjunción, las vuelve capaces de actuar tanto para la defensa
como para el ataque, de manera que el efecto del complejo Sol-Marte permite formar una
capacidad temperamental, que se expresa a través de dos de los cuatro temperamentos
básicos: el temperamento sanguíneo y el colérico, mientras que casi nunca tiende al
temperamento flemático o melancólico.

Signos de Fuego
Se encuentra en primer plano un plus de energía denominado coraje, o mejor si tomamos
el sufijo “mütig”: übermütig: petulante, freimütig: prepotente, zornmütig: irascible, hochmütig:
arrogante, pero nunca gleichmütig: indiferente.

Aries
El Sol está en el signo de su exaltación y en trígono a su signo. Marte se encuentra en su
domicilio, en quincuncio al otro y en cuadratura a su exaltación.
Es esperable que el Sol y Marte se calienten mutuamente. Es típico encontrar en el
complejo de Marte en Aries un temperamento acalorado, marcando una diferencia fundamental
respecto al complejo de Saturno en el mismo signo. Allí nos encontramos con instintos de
crueldad; pero aquí, donde no hay un enfriamiento del calor del Sol sino un recalentamiento de
energías, se produce más bien una inflexibilidad y una desatención a todos los daños que causa
el nativo en su entorno, y también en sí mismo, no se cuida por el ímpetu de sus energías.
Hay algo de iracundia en la expresión de su voluntad que impide la prudencia, a la que
considera moralmente reprobable. Esa ira no debe confundirse con irascibilidad, ya que ésta es
esencialmente más una pasión que un acto de la voluntad. La ira que surge, es una ira noble
que no aparece cuando está irritado o herido. En este caso sobre todo falta el toque egoísta que
no falta casi nunca en el complejo de Saturno.

Leo
El Sol está en regencia y trígono a su exaltación. Marte tiene trígono y cuadratura a sus
signos y quincuncio a su exaltación.
El Sol es el planeta más fuerte y reacciona para ennoblecer a Marte. Llega menos a un
recalentamiento y más a un alto grado de calidez que muestra en todos los asuntos, y que
deriva en un temperamento vivo, casi burbujeante, que sobre todo es capaz de generar
entusiasmo por todo aquello que enriquece la vida y su goce. En casos especiales puede
hablarse de una tendencia a la exuberancia o al desenfreno, pero nunca a la pequeñez.

Sagitario
El Sol en trígono a su signo y a su exaltación. Marte en trígono y semisextil a sus domicilios
y semisextil a su exaltación.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


45
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

También existe un recalentamiento, las exigencias éticas son exageradas, por lo cual se
conduce a menudo ad absurdum, porque el principio es puesto sobre el asunto del cual es
causa. Puede pensarse en el personaje Brand (fuego, incendio, combustión) de Ibsen quién
seguramente no lleva este nombre por casualidad. La exageración despiadada del principio
moral conduce al fanatismo carente de amor.

Signos de Aire
Las energías de Marte se despliegan en el campo intelectual, por lo cual, comparado con
los signos de Fuego, el temperamento empalidece bastante. La conjunción con el Sol crea un
complejo que se muestra en casos extremos como una obsesión mental, pero que no opera
como la brasa del fuego, sino más bien como el viento y la tormenta.

Libra
El Sol en caída y sextil a su signo. Marte en exilio, en semisextil a un signo y en cuadratura
a su exaltación.
El complejo de Marte aquí trae consigo una capacidad comparable con el fanatismo de
Sagitario, pero adquiere más bien un carácter teórico. Se manifiesta rápidamente allí donde la
voluntad puede quedar apagada. Se entusiasma como el espectador en el teatro, quién no corre
ningún riesgo por sí mismo puesto que nada se le exige. Se exalta a menudo por asuntos
prácticamente insignificantes pero a los que toma teóricamente muy en serio. Esto conduce a
una intolerancia que puede denominarse más acertadamente dogmatismo. Esto es notorio
cuando por el complejo de Marte, se daña la tendencia a la conciliación propia de Libra a través
de Marte exiliado.

Acuario
El Sol en exilio y sextil a su exaltación. Marte con sextil y cuadratura a sus signos y
semisextil a su exaltación.
El dogmatismo toma una forma distinta que no se muestra tan abiertamente porque no
tiende a defenderlo. El nativo no soporta ninguna contradicción y se retira ofendido
rápidamente. Se desarrolla a menudo una vanidad con graves consecuencias, y cuya víctima en
la mayoría de los casos, es el nativo mismo.

Géminis
El Sol en sextil a su domicilio y a su exaltación. Marte en sextil y quincuncio a sus signos y
quincuncio a su exaltación.
El complejo de Marte obliga al nativo a encontrarse permanentemente en contradicción
consigo mismo, de manera que el dogmatismo siempre le corresponde al partenaire invisible
que vive dentro de si. Constantemente tiende a cometer errores casi adrede, cuya reparación
puede costar muchísimo tiempo y energías. La duda aparece continuamente, puesto que Marte
siempre va a ponerla a prueba otra vez. Se expone a errores ya corregidos y sufre una y otra
vez por no poder ver nada finalizado o concluido.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


46
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Agua
No se trata -como en los signos de Fuego- de una cuestión de “coraje”, sino de
apasionamiento, que tiene poco que ver con el querer y el atreverse y mucho con el no poder
hacerlo de otro modo. El complejo de Marte lleva a una agresividad reprimida pero siempre
dispuesta, que no raras veces se dirige en contra la propia persona y puede conducir en casos
extremos al odio contra sí mismo, que suele aparecer disimulado porque jamás es confesado.

Cáncer
El Sol en semisextil a su regencia y en cuadratura a su exaltación. Marte en caída y trígono
y cuadratura a sus signos.
El complejo de Marte se manifiesta en el temor permanente a lastimar a los demás o a ser
herido por ellos; vive en la constante espera de que se presente justo aquello que teme, y por
eso adopta una postura de acorazada defensa que hace recordar un poco a lo que en psicología
se denomina paranoia. Quizá se lo podría describir como un pesimismo ofensivo. Pero este
pesimismo conlleva a otra consecuencia: la avaricia psíquica -seguramente emparentada con el
sello del complejo de Venus en Virgo-. Las simpatías se venden a un costo muy alto, sin tener
ninguna ganancia en el negocio.

Escorpio
El Sol en cuadratura a su signo y quincuncio a su exaltación. Marte en su domicilio,
quincuncio al otro y sextil a su exaltación.
En contraste con Aries, acá el Sol no se encuentra en su dignidad, por lo tanto Marte es el
planeta más fuerte. Se da una relación casi contradictoria entre ambos factores del complejo de
Marte, quien consume las fuerzas del Sol. Con esta configuración es casi como si uno se
convirtiera en vampiro de sí mismo. Aparece un fuerte desgaste del propio Yo, en cuyas
profundidades el ser humano se convierte en un esclavo de su vida pasional. La única meta es el
aumento de poder de las fuerzas del Sol, que justamente a través de esta adicción, han sido
enfriadas o disminuidas. El Yo moral está afectado porque las fuerzas de Marte lo dominan, de
manera que todo juicio moral, en tanto se refiera a la propia subjetividad, esta desorientado
desde el principio. Lo que aumenta la propia fuerza, le parece bien, lo que la disminuye, le
parece mal. La tarea principal es luchar por la libertad moral.

Piscis
El Sol en quincuncio a su regencia y semisextil a su exaltación. Marte en semisextil y
trígono a sus signos y sextil a su exaltación.
La predisposición a dar que el Sol otorga en este signo, es exagerada por Marte, de manera
que el complejo le quita a esta predisposición su atributo más importante: la humildad. Desde el
principio, esto está acompañado por una extraña amargura que espera desilusión y
desagradecimiento por doquier. En contraste con el complejo de Marte en Cáncer puede hablarse
de un pesimismo defensivo.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


47
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Tierra
El complejo de Marte otorga eficiencia, habilidad, destreza. Se torna importante darle al
quehacer un objetivo para desplegarse. ¡No ser ocioso! Es como si justificara la propia existencia
sólo a través del hacer y del eco que recibe ese accionar. Puede hablarse de una laboriosidad
que casi domina la vida a través de un impulso interno, sin considerar si el rendimiento es
provechoso o no.

Capricornio
El Sol en cuadratura a su exaltación y quincuncio a su signo. Marte en exaltación, sextil y
cuadratura a sus signos.
La característica principal del complejo de Marte es la ambición de actuar en el entorno
para atraer las miradas de admiración. Esta aspiración adquiere fácilmente un carácter agresivo
que llega a la confrontación; no soporta estar postergado en las áreas en las que se considera
tanto o más eficiente que los demás. El nativo es severo con los otros, pero también se exige a
él mismo el mayor esfuerzo y por eso quiere ser reconocido.

Tauro
El Sol en cuadratura a su signo y semisextil a su exaltación. Marte en exilio, semisextil a su
domicilio y trígono a su exaltación.
El complejo de Marte genera una predisposición a defenderse en forma enérgica porque a
toda hora se espera un ataque injusto. El nativo vive con el permanente temor a ser molestado
en su tranquilidad. Así desarrolla una posición psicológica fundamental -similar al complejo de
Marte en Cáncer- sólo que no se trata de defender la paz emocional, sino los intereses vitales y
prácticos. No se genera un pesimismo ofensivo, sino un deleite por la agresividad pasiva
comparable con lo que acontece en el alma de un perro atado por una cadena. Predispone al
sarcasmo y a los ataques emboscados, como si quisiera hacer responsables a los demás de las
propias debilidades.

Virgo
El Sol en semisextil a su regencia y quincuncio a su exaltación. Marte en trígono a su
exaltación y en sextil y quincuncio a sus signos.
Así como los nativos con el complejo de Marte en Capricornio se sienten impulsados a
realizar algo valioso para el mundo público, aquí también se encuentran impulsados a realizar un
trabajo, tienen una idea más teórica de su valor, aunque la labor en sí sea totalmente inútil. Son
sobre todo muy hacendosos. La ambición no es realizar la obra, sino la idea de dar -a través del
trabajo en sí- un ejemplo de su valor. Con este complejo jamás se emprenderá algo que no
considera útil, pero la búsqueda de tales utilidades será incansable. Es la posición ideal para los
subalternos ambiciosos. Se permiten estar ociosos siempre y cuando también puedan reconocer
en el ocio, un rédito valioso.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


48
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

6º Conferencia
Las conjunciones Sol-Urano y
Sol-Neptuno

Sol-Urano
Denominamos a Urano el examinador, es decir la fuerza que impulsa internamente a
interpretar nuestro horóscopo como algo único y a cerrarlo en una unidad que nos capacita para
experimentar y sentir nuestro ser como una individualidad determinada. De esta manera
recibimos de Urano la tendencia a justificar la existencia y el carácter ante al foro de nuestra
consciencia. De allí se desprende lo que denominamos la “posición egológica”, pero sobre todo la
demanda de mostrarnos a la altura de las exigencias de cualquier prueba.
Cuando Urano entra en una relación tan estrecha con el Sol, se forma el complejo de
Urano, generando una peculiaridad en el carácter cuya característica más llamativa es un
egocentrismo muy especial, que se diferencia esencialmente del egocentrismo de la
configuración de la Luna Nueva. Sin duda la función de Urano contiene algo similar al Sol: el
impulso de experimentar el Yo moral de manera vital, y continuar el compromiso de vivir y
desarrollarse de acuerdo con su ley particular.
Pero en otro sentido, actúa debilitando las fuerzas del Sol porque son la expresión del
“examinador” del mundo interno, de la permanente duda en torno a si podemos o no confiar
suficientemente en aquellas energías solares, si debemos confiar en nuestro Yo superior y si
éste será realmente el Yo superior. Aquí se manifiesta también una cierta semejanza entre Urano
y Saturno como expresión del “Anti-ego”.
El complejo de Urano pone al nativo en la posición de un examinado con miedo ante el
próximo examen, ante esas preguntas del examen que anticipa y recapitula, y cuya respuesta
varía una y otra vez diariamente y a cada hora. No confía en sí y se convierte en un permanente
experimentador de sí mismo, así aprende con asombro a conocerse de nuevo desde otro lugar.
La consecuente y permanente intranquilidad que esto produce se hace notoria en el mundo
externo, y le otorga a todos los nacidos con el complejo de Urano algo extrañamente inquietante
que muchas veces los hace aparecer como interesantes o hasta extravagantes. Pero siempre la
característica principal de este complejo es tener que guardar todos los esfuerzos para la auto-
investigación, el no poder olvidar jamás que como hombre de Fuego es un hombre de voluntad,
que como hombre de Aire es un ser pensante, como hombre de Agua es un sentimental y como
hombre de Tierra es un hacedor, y que lo debe seguir siendo a pesar de todas las dudas internas
y las tentaciones que lo quieran guiar en otra dirección.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


49
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

No debemos olvidar que a causa de la larga duración de la revolución de Urano -más o


menos 84 años- de cada generación sólo son afectadas aquellas personas que han nacido en los
meses en los cuales el Sol se encontraba en el signo respectivo (véase Tabla de generaciones en
“El Mundo planetario y el Hombre”)

Signos de Fuego.

Aries
El complejo de Urano otorga un imperativo secreto que puede sintetizarse con las palabras
con las que comienza “La escalera de Jacobo” de Schönbergs: “Se debe marchar hacia adelante,
sin mirar a la derecha ni a la izquierda, sin detenerse en el camino, ni dejarse distraer por
nada”. Quedarse parado o mirar hacia atrás es un signo de debilidad, pero el nativo vive con la
constante incertidumbre de si estos extremos nacen de la debilidad o de la fortaleza, y si de
acuerdo a ello, da o deja de dar un paso por debilidad o por fortaleza. De ninguna manera debe
esclavizarse al ayer, pretender ser consistente es inmoral, aunque ¡tal vez toda moral es
inmoral! Hay algo mayor que toda moral y es la confianza en la propia fuerza.

Leo
Bajo el efecto de Urano surge la exigencia de seguir con vida y mantenerse siempre
despierto para difundir este alerta al entorno, no dejar que nadie de alrededor se “duerma”.
Todos deben ser felices según su modelo. Aquí radica cierta tiranía, sin embargo está dictada por
la voluntad de arrastrar a los demás al vértigo de la propia vida y así permitirles participar de su
felicidad.

Sagitario
También a causa del complejo de Urano se genera una especie de tiranía que se manifiesta
en la falta de paciencia. Se exige que el entorno crea en las mismas cosas que el nativo. Pero
esta creencia tiene que ser individual, debe llevar el sello de su personalidad, y los de alrededor
deben identificarse también con esta creencia personal. O pertenecen o son profundamente
extraños.

Signos de Aire.
Aire.

Libra
El efecto de Urano consiste en decirse permanentemente: “No olvides que eres un hombre
de Libra, un artista, un espectador distante de los intereses materiales de la vida práctica, y que
no está en tu esencia servirte de ellos o acaparar”. Aparece una nueva característica que no se
manifiesta -como en el complejo Urano en Fuego- en forma de una tiranía ejercida sobre los
demás, sino más bien como un despotismo dirigido contra la propia persona, que lleva a una
auto-crítica parecida a un veto permanente y que se antepone a toda decisión urgente de
acción. Así el complejo de Urano produce personas que se abstienen de actuar y que a menudo
descargan más tarde las energías reprimidas, con una intensidad inusual, en el lugar y el objeto

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


50
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

menos adecuado. Algunas veces el carácter artístico ayuda a convertir esta expresión de energía
en algo fructífero que la transforma en belleza.

Acuario
El complejo de Urano puede dirigir la tiranía contra sí mismo hasta un enajenamiento de la
propia esencia, que se muestra exteriormente como incoherencia e interiormente como una
eterna discordia con la propia naturaleza. Esto tiene como consecuencia una posición psicológica
bastante particular que le hace perder al nativo la continuidad entre el pasado y el futuro de su
propio desarrollo, para transformarlo en un ser humano completamente actual, del momento
presente, a quien le es indiferente tanto lo pasado como lo futuro. El peligro que acecha es la
pérdida de la propia conciencia y el sentido de responsabilidad con respecto al futuro. Cuando se
viaja en un tren, uno se sacude de un lado al otro, y en consecuencia también el paisaje parece
registrar los mismos movimientos que se sufren dentro del tren. El nativo con esta
configuración cree que este movimiento se origina en él. Entonces las sacudidas que su
evolución trae consigo, surgen como fermento de su propio proceso de desarrollo que sigue
siendo lo único real en la vida.

Géminis
Se genera en el nativo la exigencia de no ser demasiado crédulo, de no olvidar jamás que
es un buscador, alguien que desde su nacimiento está probando, y que se siente bastante bien
así. También el complejo de Urano en Acuario lleva consigo algo de este sentirse bien, a pesar
de la discordia consigo mismo, porque cree estar separado de la responsabilidad. Pero lo que es
característico aquí -en contraste con Acuario y Libra- es que el nativo no solamente es alguien
que se “abstiene” de las exigencias prácticas de la vida, sino que es un absoluto detractor de las
mismas. Esto a veces puede llevar a la coacción mental para rechazar todo lo que provenga de
otros. Pero esta aguda crítica a menudo se vuelve contra el propio pensamiento, y conduce a la
desesperación ante la posibilidad de no poder perseverar nunca ante una prueba. Finalmente no
reconoce otro examinador que no sea él mismo y en secreto está siempre seguro de fracasar en
el examen.

Signos de Agua
El lema es “No olvides que eres alguien que sufre”. La auto-crítica, cuyos extraños caminos
vimos en el complejo de Urano en Aire, la volvemos a encontrar aquí pero corresponde más a lo
característico de Acuario en el área emocional. El complejo de Urano trae consigo una
predisposición que podría denominarse: tendencia al auto-castigo.

Cáncer
El inconformismo lleva a todo tipo de emociones autodestructivas, con las que también se
influye a los demás. Pero por otro lado se desarrolla una amplia comprensión hacia percepciones
similares de los otros. Es el motivo por el que estas personas en ciertas circunstancias
despiertan simpatía, porque está en sus naturalezas sentirse más atraídas por el auto-tormento
que predispuestas a sentirse satisfechos de sí mismas.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


51
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Escorpio
Se manifiesta con claridad que la mente tendiente al auto-castigo al mismo tiempo
adquiere la habilidad de atraer hacia sí las simpatías que no raras veces, son empleadas
conscientemente para incluir almas ajenas en el área del propio poder emocional. Si los hace
testigos de la necesidad emocional propia, el nativo se asegura el afecto de los demás, o al
menos algún tipo de solidaridad basada en una fórmula secreta creada en conjunto, y que
permanece tácita debido a que está firmemente anclada en el subconsciente. Este cortejo
emocional no es inofensivo para ambas partes, puesto que es fácil perderse en las
profundidades donde la claridad de pensamiento se hace inaccesible. No pocas veces se torna
obediente de aquellos a quienes desea subordinar.

Piscis
Aquí sólo puede experimentarse el propio Yo al actuar en una experiencia dolorosa y
aparece una constante práctica de la capacidad de sufrir. Se educa para ser un mártir que no
está conforme consigo mismo. Tener que probar que es un mártir desarrolla un elemento
negativo en la existencia. Esto es igualmente aplicable a la incapacidad de mostrarse activo en
la vida, y esa actitud negativa es la fuente de graves disensiones internas que nunca salen a la
superficie. Los componentes de inferioridad se manifiestan claramente.

Signos de Tierra
El complejo de Urano gira en torno a la indisoluble unión del ser humano con su hacer y su
rendimiento en el campo práctico. Es como si el mérito o demérito de la existencia dependiera
solamente del grado en el que se implanta su propio sello en el mundo externo; todo lo que se
deja allí efectivamente representa el diario más íntimo.

Capricornio
El complejo de Urano impone al nativo justificarse permanentemente a sí mismo y a su
existencia a través de su rendimiento en el mundo externo. No alcanza que el trabajo logrado
sea reconocido por los demás si en primer lugar no ha sido reconocido por él mismo. No espera
la justificación de su proceder de ninguna autoridad externa, sino solamente del reconocimiento
de haber incrementado la propia valoración a través del trabajo.

Tauro
La valoración del propio Yo y el reconocimiento de la obra dependen de la fuerza con la cual
el nativo es capaz de defender el bien adquirido, o lo que entiende por ello. Quizá no exista
ninguna otra posición astrológica que una en tal grado al ser humano con lo convencional. Si
bien tiene un fuerte contraste con el complejo de Urano en Acuario, muestra sin embargo cierta
similitud: éste desea gozar de la constante tensión del presente, mientras que Tauro quiere
prolongar la tranquilidad e invariabilidad del ahora. Los conflictos, que se producen son con el
rechazo hacia las tentaciones de lo nuevo o lo esencialmente diferente. Estamos frente a
reaccionarios que creen ser rebeldes. Son personas que se perciben a sí mismas como

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


52
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

progresistas, que quieren describir con nuevas palabras viejas posiciones ante la vida, personas
que comparten siempre el espíritu de su época, que para ellas, nunca prescribe.

Virgo
El complejo de Urano en Virgo es la configuración adecuada para atraerle al nativo la fama
de egoísta: está obligado a que el máximo desarrollo de todas sus fuerzas y el aumento de su
valor, no se expandan más allá de sí mismo. Está constantemente ocupado en su propio
saneamiento. Lo más difícil de soportar es la crítica interna, jamás acallada, en torno a si
realmente se ha logra el objetivo de este loable auto-servicio de higienización, en todos los
aspectos necesarios.

Sol-Neptuno
El complejo de Neptuno es diferente al de Urano. Neptuno le da al ser humano la relación
con el más allá y el recuerdo que sólo es una parte del todo. Aunque este reconocimiento no sea
necesariamente consciente, atraviesa todas las manifestaciones vitales del ser humano quien de
acuerdo a ello –en tanto dependa de la influencia de Neptuno- sigue siendo un ser cósmico, una
criatura viviente dentro del espacio.
Por eso son personas, que vistas desde el punto de vista de Urano, jamás están paradas en
la realidad sino que permanentemente se encuentran con un pie fuera de la tierra. Por eso
aparecen como soñadores. Probablemente la forma más esencial es experimentarlo mediante el
altruismo. Pero este altruismo no debe entenderse en sentido ético, sino metafísico. Las
personas con este complejo se comportan en lo religioso, como un espíritu libre por naturaleza.
Ya hemos hablado extensamente sobre la función de Neptuno, de manera que podemos
conformarnos con algunas apreciaciones. Se mostró que a través de Neptuno influye en la vida
una extraña “metáfora”, por lo cual se penetran y unen directamente la Tierra con el Fuego y el
Aire con el Agua. Los valores éticos que contiene la cualidad de Fuego deben -bajo el dominio de
Neptuno- experimentarse compenetrados y unidos con la realidad, de manera que la realización
de lo ético o religioso puede ser reconocido como el fundamento básico de todo quehacer y
trabajo. Del mismo modo se aúnan el sentimiento y el pensamiento para que todo lo emocional
se presente asociado lógicamente al pensamiento. Lo que expresa esta asociación es una
“sensación” justificada, la lógica pura pasa a ser un medio de expresión débil.
Si el Sol entra en conjunción con Neptuno, entonces la posición de Neptuno se convierte en
un estado de ánimo que al nativo le será tan natural que le resulta difícil pensarse en una
mentalidad diferente. Si la conjunción se realiza en Fuego o Tierra, las personas tienen la
obligación ética de sentir de acuerdo con la realidad, y de encontrar en el altruismo metafísico la
razón de ser de su accionar. Pero si la conjunción es en un signo de Aire o Agua, son personas
con sentido artístico, que construyen el mundo de sus ideas relacionando lo que corresponde a
la lógica del pensamiento con sus sentimientos, o para quienes el arte expresa la búsqueda
espiritual en ambos mundos.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


53
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Fuego

Aries
El complejo de Neptuno genera una fuerte creencia en una dirección superior que ha
creado el bien como instrumento.
A estas personas probablemente nunca se les ocurrió que podrían haber traído a este
mundo una ética basada en la autarquía, pero buscaron en las leyes del mundo exterior y en los
acontecimientos externos –por ejemplo en la física– una mano que regulara las necesidades, no
a ciegas, sino en base a la utilidad.

Leo
También existe un sentido metafísico que atraviesa la existencia. Es la sensación de que
toda felicidad que se deriva de la afirmación de la vida debe llevarse adelante. Si esta felicidad
existe, siente una deuda de gratitud, y ese agradecimiento corresponde reintegrarlo a cualquiera
que se le acerque.

Sagitario
Renunciamos a la descripción del complejo de Neptuno, porque son personas que ya no
viven entre nosotros.

Signos de Aire

Libra
El complejo de Neptuno otorga un peculiar estado de ánimo, son personas que cuentan
durante su vida con una especie de acompañamiento musical. Schiller ha escrito estas palabras
en la “Canción de la campana”:
Santo orden, bendijo
El cielo a su Hijo, que se une,
A la misma luz, libre y feliz…
Es como si estas palabras tuvieran que estar siempre presentes en los corazones de estos
nativos. Aparecen como los sacerdotes de un orden que siembra armonía por doquier, que igual
que la música brota de las profundidades de una legalidad universal vivida cósmicamente. Es un
orden vivido musicalmente, que puede ser realizado solamente en el arte, sobre todo en la
música.

Acuario
También aquí se busca la manera de experimentar las cosas dentro del contexto de un
ordenamiento intelectual cuyos fundamentos nacen en el mundo emocional, que enseña a poner
los contenidos de los sentimientos sobre la vida en un contexto que tiene su base real de
conocimiento en la “utopía”. De manera que todo aquello que se quiere construir en el mundo

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


54
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

exterior sólo puede adquirir forma a través de la utopía nunca realizable. El complejo de
Neptuno crea el modelo de un orden intelectual/espiritual sobre lo real. La realidad sigue siendo
solamente un cuadro sombrío inconcluso, mientras que su ideal de vida siempre parece ser
poder leer en el manuscrito del creador, detrás de los telones de fondo de este mundo exterior.

Géminis
También el complejo de Neptuno se presenta como una predisposición artística. Como si el
nativo buscara el camino de la verdad no sólo a través del pensamiento sino a través de un viaje
de penitencia, como emprendía el peregrino hacia el Santo Sepulcro, de manera que la vivencia
de ser un peregrino en la tierra lo acompaña toda su vida. Penitencia y dolor acercan al ser
humano más a la verdad que toda sofística. Una vez más la música se convierte en un medio
importante de orientación en el camino de búsqueda mental-espiritual; es fuente de inspiración
espiritual. Las palabras de Beethoven parecen resumirlo: “La música es mayor revelación que
toda sabiduría y filosofía”·.

Signos de Agua
Lo más esencial que otorga a la vida el complejo de Neptuno es el talento de convertir el
sufrimiento en tierra fértil del propio desarrollo, sin que el nativo sea consciente de ello. Poder
sufrir –o hasta tener que sufrir– pertenece a su propia naturaleza, como comer y respirar. Está
acostumbrado a ello desde pequeño.
Comencemos nuestra investigación esta vez con el signo de Piscis como domicilio del
complejo de Neptuno.

Piscis
Es de esperar que ejerza su fuerza de manera más intensa y que los nativos vivan en el
mundo de manera más real la predisposición que Neptuno les transfiere: aquella mediumnidad
que el Sol en Piscis ya trae por sí mismo, la sensación de vivir a través de una misión especial.
Que así obtiene las características opuestas que ofrece el complejo de Neptuno en este signo.
Allí se trataba de personas que sufrían más su propio dolor, mientras que aquí tenemos personas
a las que este sufrimiento no solamente les parece algo natural sino que les otorga cierto placer.
Algunos astrólogos sospechaban la “exaltación” de Neptuno en Leo no solamente porque
los romanos festejaban en este signo “las neptunianas”. En algún sentido nos plegamos a esta
mirada o al menos la encontramos plausible, porque la metáfora de Neptuno nos muestra cómo
el sentido de placer, que en Leo está unido al sentido positivo de la vida, se encuentra en Piscis
unido a la sensación contraria, y de esta manera se construye el puente entre los dos signos,
que se consideran lugares de Neptuno.
Destaquemos nuevamente que los planetas trans-saturninos no tienen exaltaciones porque
son en sí mismo exaltaciones; Urano es la exaltación de Saturno, Neptuno de Júpiter y Plutón de
Marte. Como sea que se entienda aquí la relación, el complejo de Neptuno muestra a los nativos
de Piscis con una real bondad que ellos mismos quizá ni perciben, y que por su lado sienten esa
exaltación como algo que los acompaña toda la vida.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


55
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Cáncer
Es inconfundible cierta familiaridad con el complejo de Neptuno que se expresa
nuevamente en una contraposición metafórica. Allá era la tendencia al tormento, aquí es la
tendencia a torturarse a sí mismo con los sufrimientos de los demás como si pudieran con eso
ayudarlos. Esto crea una capacidad casi límite de auto-compasión que se adelanta con el
pensamiento a sus sufrimientos o al sufrimiento que pudieran ocasionarles, y así intelectualiza,
para proteger al simple y natural sentimiento, incluso antes que se manifieste. El arte
proporciona la oportunidad para desarrollar esta capacidad sanamente.

Escorpio
La característica principal de esta posición es la predisposición que otorga la habilidad de
penetrar los ideales emocionales/psíquicos con una inusual energía del deseo. Que es capaz de
infundir a estos ideales una fuerza de crecimiento casi orgánica, de manera que impregna la
vida de la forma más intensa. Los triunfos y las expresiones más cotidianas de la vida traen
consigo algo de aquél romanticismo que ha manifestado el escritor E.T.A. Hoffmann con
inconfundible fuerza. Esto vale para toda la generación, pero la conjunción Sol-Neptuno añade
aún el alto grado de interconexión interna con los ideales, y convierte al nativo tanto en un
creador, como en un esclavo de esta fuerza tan cargada de sus deseos.
Signos de Tierra. Nos encontramos con la predisposición denominada altruismo metafísico,
que de acuerdo al carácter del signo, debe manifestarse a través del quehacer. Esto trae
naturalmente al primer plano el socialismo.
CAPRICORNIO. El complejo de Neptuno crea un estado de ánimo que hace imposible
pensar y actuar en forma diferente a lo que se siente, que el servicio al bien de la mayoría es la
obligación mayor y que sólo tendrá derecho a llamarse humano aquél que cumpla con esto. La
religiosidad natural y la vida se compenetran mutuamente. Quizás León Tolstoi fuera un
precursor de esta posición ante la vida.
TAURO. Se trata de la sensación de que debe estar siempre preparado para llevar ayuda
donde se necesite, y así cumplir con devoción, una obligación social.
VIRGO. El complejo de Neptuno da la sensación de estar, en primera lugar, para servir, no
para gobernar. Exige instrucciones que muestren el camino hacia el altruismo metafísico, para
satisfacer con su cumplimiento la necesidad religiosa.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


56
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

7ª Conferencia
Conjunciones Luna-Marte y Luna-Venus
A través de las conjunciones de los planetas con la Luna ocurre algo esencialmente
diferente a lo que sucede con el Sol.
Como ya fue explicado, la Luna simboliza la segunda naturaleza o el Yo terrenal, en
contraste con la primera naturaleza o el Yo sobrenatural, que es simbolizado por el Sol. En la
naturaleza lunar se condensan las capacidades que le son dadas al ser humano a través de la
herencia que acompañan su carácter esencial como meras disposiciones, que se suman al
carácter real como características del ser sin un valor moral directo en su temperamento total.
Por eso la naturaleza lunar no presenta resistencias a lo que se genera a través de los demás
planetas y sus aspectos. La Luna constituye la puerta de entrada involuntaria para los efectos de
los otros planetas y no puede oponerse a esos efectos. En la introspección del nativo la
conjunción de la Luna se muestra, de manera peculiar, como formando parte de su propia
naturaleza.
Comparemos con un actor obligado a representar en el escenario un personaje
determinado. Sobre él pesa la obligación profesional de tener que representar un personaje
especialmente filoso; no puede negarse a hacerlo, se siente obligado a identificarse con ese
papel. De esta manera se diferencia aquello que hemos de ser a través de la conjunción de la
Luna, de lo que debemos ser como actores. Aquí tenemos la obligación de representar el
personaje hacia el exterior, pero por una compulsión interna no podemos negarnos a ser en
cierto modo responsables de que esta obligación viva en nosotros mismos. Sólo que esta
responsabilidad se siente nuevamente como la del actor que quiere desempeñar su papel.
El es responsable de su representación teatral, pero no del personaje que representa. Pero
aún así pesa cierta responsabilidad, porque siente que esta obligación nace de alguna manera
de sí mismo. Ya se ha dicho que el sentimiento de responsabilidad que cargamos con respecto a
nuestros componentes lunares, es asumido por el Sol. Es por eso que antes de entrar en las
conjunciones de la Luna debe puntualizarse, muy explícitamente, que éstas sólo pueden ser
comprendidas correctamente si miramos a la Luna como una puerta de entrada al Sol, y
consideramos siempre a qué Sol pertenece cada conjunción lunar.
También las conjunciones de la Luna toman el matiz de un complejo, es decir, de un punto
fijo en nuestra predisposición básica que no puede fraccionarse en sus componentes a través del
auto-análisis, sino que se muestra a la mirada interna como algo uniforme, aunque más bien
como una predisposición que aparece según la naturaleza del planeta que está conjunto a la
Luna, en forma de compulsión, deseo o tendencia.
Como compulsión cuando se trata de planetas que coartan la segunda naturaleza como
Saturno o Urano. Como deseo o impulso, cuando aparecen efectos planetarios expansivos como
Marte y Júpiter y en cierto sentido también Urano. Como tendencia, cuando se trata de efectos

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


57
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

planetarios de carácter más disolvente como Venus y Neptuno y en algún sentido también
Mercurio. Compulsión, deseo y tendencia son las tres formas principales, en las cuales
experimentamos la conjunción de la Luna.

Luna - Marte.
Marte.
Desde Marte emanan fuerzas expansivas, activas. Si Marte realiza conjunción con la Luna,
se exageran las características de la esencia lunar, a sobrepasarlas y llevarlas a tal punto que no
raras veces terminarán, para perjuicio del nativo, más allá de los límites que la naturaleza de la
Luna por sí misma alcanzaría.
De allí se derivan múltiples sufrimientos ya que el individuo percibe tales exageraciones
como algo inarmónico que lo conduce con frecuencia, a situaciones de las que luego debe
arrepentirse cuando reconoce que nuevamente fue la víctima de su segunda naturaleza, que en
lugar de subordinarse a la primera, ha triunfado sobre ella. El peligro principal de la conjunción
Luna-Marte es el debilitamiento de la fuerza del Sol a través de la creciente fuerza de la Luna.
En todos los casos puede verse que el apasionamiento es la característica permanente de la
conjunción, vehemencia que varía según la naturaleza del signo zodiacal donde se sitúa.

Signos de Fuego
Exagera lo moral. La sensibilidad con respecto a toda injusticia es innata y puede llevar a
ocasionales arrebatos de ira, y en casos más leves, a opiniones apasionadas. Se odian los
compromisos a medias por inmorales, quien no está conmigo está en contra de mí; y la justicia
e injusticia comprometen mucho más que borrar la diferencia entre la verdad y la mentira o
entre el bien y el mal.

Aries
La Luna en cuadratura a su signo y semisextil a su exaltación. Marte en quincuncio a su
signo y cuadratura a su exaltación.
Marte es el planeta más fuerte, pero no está libre de influencias desfavorables. Ya la Luna
en Aries convierte al nativo en pendenciero; pero con esta conjunción sobrepasa la manía de
disputar, que en tanto dependiese sólo de la Luna, aparece cuando es atacado. La indignación en
torno a lo moral permanece en primer plano, de manera que el apasionamiento generado está al
servicio de la preservación de la justicia. Siempre se encienden la belicosidad y la ira de las
personas en esta situación, y la mayoría de las veces, en el fondo, subsiste un reclamo cuyo
cobro siempre será resistido por los deudores morosos.

Leo
La Luna en semisextil a su domicilio y cuadratura a su exaltación. Marte está en trígono y
cuadratura a sus signos y en quincuncio a su exaltación.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


58
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Marte es el planeta más fuerte. La adicción a entregarse a la alegría por la vida y el placer
no sólo está exagerada por Marte, sino que también está ensombrecida porque aparece una
tendencia acusatoria siempre lista para culpar al injusto destino por dejar insatisfecha, en
ocasiones, la necesidad de disfrutar del placer en la vida. El resultado es que se toma toda
frustración en forma particularmente trágica y se responde con un odio interno difícil de
restringir. Quizá sea este un paradigma especialmente marcado para aquello a lo que Aristóteles
denominaba Dyskolie: la persona para pasarla bien y sentirse en secreto feliz con su destino,
debe hacer especial hincapié en las páginas que todavía están pendientes de pago Se trata de
una exageración en la cual los lados más turbios de la vida son especialmente contabilizados con
respecto a los más alegres.

Sagitario
La Luna en quincuncio a su regencia y a su exaltación. Marte en trígono y semisextil a sus
signos y semisextil a su exaltación.
Nuevamente Marte es el planeta más fuerte. Se produce una predisposición similar al caso
recién explicado, esto es, la compulsión a demandar por todos lados la misma confianza que se
tiene en la propia intuición. Por lo tanto aparece un alto grado de dogmatismo para poder
justificar este derecho a la confianza absoluta. El comportamiento llega hasta los celos con
respecto a la creencia de aquellos que no dirigen su confianza hacia él, sino hacia los demás.
Cualquier persona a la cual el prójimo le cree más que al nativo, se convierte en objeto de sus
celos. Esto genera sucesivas crisis de confianza.

Signos de Aire
Sobre todo se exagera la crítica. Esto conlleva a peculiares y complejas experiencias.

Libra
La Luna en cuadratura a su domicilio y quincuncio a su exaltación. Marte en exilio,
cuadratura a su exaltación y semisextil a su signo.
Marte se ubica de manera un poco más inconveniente que la Luna, su fuerza la ejerce
anestesiando las energías de la Luna. Puede hablarse de una intolerancia crónica; critica
justamente a aquellas personas con las que está más fuertemente unido. Tienen mayor éxito las
relaciones donde la rivalidad es necesaria para lograr un objetivo común –por ejemplo el juego
de bridge-. Mantienen numerosas relaciones sostenidas en que la crítica al otro se mantenga
siempre en movimiento.

Acuario
La Luna en quincuncio a su domicilio y cuadratura a su exaltación. Marte en sextil y
cuadratura a sus signos y semisextil a su exaltación.
Ambos están ubicados de manera inconveniente. La conjunción produce misantropía. El
nativo siente distancia hacia los demás y la compulsión inevitable a aislarse para no ser hundido

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


59
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

por ellos. Por eso es que puede llevarse mejor con los demás que en el caso anterior, porque no
los deja acercarse tanto y mantiene distancia desde un principio.

Géminis
La Luna en semisextil a su domicilio y a su exaltación. Marte sextil y quincuncio a sus
regencias y quincuncio a su exaltación.
Ambos planetas están emplazados de manera más favorable. Se apoyan mutuamente,
aunque también exageran la crítica. El nativo se torna sumamente selectivo, aunque nunca llega
a la selección definitiva. La disconformidad se convierte en virtud, es la sal de la vida. Quiere
exclamar como el Fausto de Goethe. “Si alguien se calma yaciendo en el lecho de la pereza,
hágase lo mismo para mí”. Los mayores conflictos en el área Luna-Marte los genera la
disconformidad constante

Signos de Agua
Se exageran los sentimientos, generando sufrimiento. Se hace especialmente notoria la
irritabilidad.

Cáncer
La Luna en domicilio y sextil a su exaltación. Marte en caída y en cuadratura y trígono a
sus signos.
En el signo del romántico y de la vida emocional con características de ensueño, la
conjunción produce una mayoría de soñadores diurnos, que llevan al extremo el agravio a su
propia vida emocional. En realidad viven con su entorno de una forma que no es ni
remotamente tan inarmónica como lo es en su fantasía. De manera que encontramos personas
que acumulan constantemente su sufrimiento y su odio y que desarrollan gustosamente la ira
crónica reprimida, un temperamento bilioso y un espíritu de venganza sobresaltado o al menos
rencorosa. Es una posición sufriente.

Escorpio
La Luna en caída y trígono a su signo. Marte quincuncio a su regencia y sextil a su
exaltación.
Puede decirse que esta conjunción es un correlato de la anterior. Aparecen características
similares, aunque la desventaja acá es la incapacidad de ductilidad respecto al poder de los
deseos de su alma. La pasión por expandir este poder sobre los demás está desarrollada, y al
mismo tiempo pretende conquistar la victoria con las armas de Marte. El nativo está dispuesto a
llevar a cabo los ejercicios bélicos necesarios, de manera que es arrastrado a una constante
guerra emocional por la expansión de su esfera de influencia, cuyo lado sombrío siente mucho
más que la alegría pasajera. Es un impulso que aparece casi como una compulsión.
Veremos luego, que los cuadros de neurosis casi nunca aparecen sin una herida de la Luna.
Bajo estos términos se entienden los aspectos poco favorables de la Luna con los denominados
maléficos: Marte, Saturno, Urano y Neptuno.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


60
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Todos los cuadros de la conjunción Luna-Marte, llevan en sí mismos el germen de la


neurosis. Si el ser humano estuviera expuesto solamente a la conjunción Marte-Luna se tornaría
delirante. Esto también se hace notorio en el tercer signo de Agua.

Piscis
La Luna trígono a su signo y sextil a su exaltación, Marte en semisextil y trígono a sus
domicilios y sextil a su exaltación.
Ambos se encuentran en un sitio favorable. Su fuerza no se debilita, sin embargo se vuelve
más claro y preciso el efecto resultante de esta conjunción. La exageración deviene finalmente
en timidez y miedo a la gente. Nace con el sentimiento de estar subordinado a los demás a
través del sentido de sacrificio. El temperamento personal se rebela constantemente contra la
crueldad de los otros, de las naturalezas menos benevolentes por las que el nativo está
expuesto permanentemente a situaciones injustas que sin embargo él mismo ha generado. De
manera que casi les exige a los demás que lo hieran, y al mismo tiempo se indigna por ello. Así
se produce un cuadro psíquico similar -en cierto sentido- a la manía persecutoria.
Permanentemente es avasallado por los demás, y recién se siente cómodo con su naturaleza
emocional cuando puede mantener vivo dentro de sí este cuadro; de allí la tendencia a buscar
una y otra vez ese tipo de situaciones.

Signos de Tierra
Se produce el impulso a la actividad o al menos a la ocupación. Pero este afán se muestra
nuevamente como una exageración, que bajo ciertas circunstancias va más allá de lo normal.

Capricornio
La Luna en exilio y trígono a su exaltación. Marte en exaltación y en cuadratura y sextil a
sus signos.
El impulso a la actividad y la ambición, son mucho más fuertes que lo que lleva a cabo en
realidad. Tarde o temprano, la falta de reconocimiento por los presuntos méritos llevará a
conflictos que Marte frecuentemente, lleva desde el mundo privado al mundo público.

Tauro
La Luna en exaltación y sextil a su regencia. Marte en exilio, semisextil al propio signo y
trígono a su exaltación.
Marte exiliado presiona sobre una Luna muy bien ubicada. Se presenta algo similar a lo que
sucede en Escorpio o también en Cáncer: la tendencia a acumular y hacer crecer todo lo malo
que se ha vivido en la vida, hasta que estalla. Entonces la persona llega a explosiones que
muestran la acción de un espíritu vengativo. La paciencia, propia de la Luna en Tauro, se
traslada al complejo Luna-Marte; pero ¡cuidado cuando se rompe!

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


61
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Virgo
La Luna en sextil a su domicilio y trígono a su exaltación. Marte quincuncio y sextil a sus
signos y en trígono a su exaltación.
También se puede hablar, en cierto sentido, de paciencia. Principalmente aspira a evadir
dependencias y el ímpetu va más allá de lo necesario muchas veces . El temor a la dependencia
económica se convierte en el disparador de algunas maneras de actuar que serían de otro modo
incomprensibles. Muchos conflictos producidos por Marte se ocasionan porque el rechazo no es
acorde con los hechos. Es como disparar sobre mosquitos con una pistola. La paciencia también
es limitada; el nativo mantiene todo lo que puede su secreta lucha contra los mosquitos.

Luna-Venus.
Luna-Venus.
Nos acercaríamos más a las características de esta conjunción si invertimos lo dicho
respecto de Marte conjunción Luna. Lo que allí era dureza, aquí es blandura. En lugar de
destemplanza y exageración aparecen complemento y equilibrio. Así como la Luna no ejerce
resistencia frente a Marte, tampoco resiste las fuerzas de Venus.
La unión Luna-Venus muestra personas afables; afabilidad que puede alcanzar distintas
etapas y grados, desde la simple conciliación o tendencia a llevarse bien con todos, hasta el
estado de enamoramiento crónico.
La característica de inactividad y blandura conlleva a que en esta conjunción yazca algo de
femenino -válido tanto para los hombres como para las mujeres-. Además de la predisposición
femenina, aparece un sentido romántico de la belleza, de todo lo que es encantador y amable, y
lo que contribuye a suavizar las dificultades y disonancias.

Signos de Fuego
Retroceden un poco más las características del complejo Luna-Venus recientemente
explicadas. Es raro que estén dadas blandura y encanto junto al aguijón secreto que hace
recordar a las espinas del rosal.

Aries
La Luna en cuadratura a su signo y semisextil a su exaltación. Venus se encuentra en
exilio, en semisextil a su regencia y a su exaltación.
En el signo de Marte, aparece Venus vestida casi como un hombre tímido con exigencias
ideales, pero que no se refieren a principios morales de cualquier orden, sino al goce de la
felicidad de Venus. Quizá se puede hablar de una concupiscencia signada al mismo tiempo por
una nota peligrosa: que nadie crea que se puede bromear con uno. “Las mujeres no quieren ser
tomadas en broma”, dice Mefistófeles en aquellos coloquios con la señora Martha (Goethe,
Fausto I).

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


62
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Leo
La Luna en semisextil a su domicilio y cuadratura a su exaltación, Venus en cuadratura y
sextil a sus signos y en quincuncio a su exaltación.
Tampoco aquí las personas entienden la broma, ni se entregan a ella con completa laxitud.
Como Arquímedes a los soldados romanos, así uno quisiera responder a cualquier impulso moral
o ascético: “¡No molestes mis círculos!” El servicio al goce vital y la alegría es sobrevalorado. Se
podría denominar a esta conjunción como el “escudo del hedonista”.

Sagitario
La Luna en quincuncio a su signo y a su exaltación, Venus en sextil y quincuncio a sus
domicilios y cuadratura a su exaltación.
Se presenta un efecto que puede ser denominado, no como el servicio al goce vital, sino
más bien como el servicio al sentimiento. Se está agradecido por poder dar amor. Siente el
mayor respeto por el propio Yo como instrumento de esta bendición. Esta mezcla entre orgullo y
devoción reviste la naturaleza pura de Venus.

Signos de Aire
Falta lo más característico de Marte: el factor crítico. Se torna acrítico y condescendiente,
accesible a todo lo que favorece la tendencia a llevarse bien con los demás; y a la estética como
valor artístico, en el sentido que se ha fijado desde el principio en la obra de arte y en la gente
que está dispuesta a buscar la belleza en todas partes.

Libra
La Luna en cuadratura a su signo y en quincuncio a su exaltación. Venus en domicilio,
quincuncio a su otro signo y a su exaltación.
Venus está más fuerte que la Luna. La predisposición al juego de la Luna, es apoyada por
Venus. Así como un cachorro está siempre dispuesto a jugar porque es para él algo vitalmente
serio, aquí puede hablarse de jugadores que creen no poder experimentar tanto sus tendencias
como cuando se trata de un entretenimiento con un partenaire adecuado. Siempre huirán de la
dureza de la vida para resguardarse en el juego o en el arte, que manifiesta una rara similitud
con la diversión. La conjunción convierte al otro ser humano en un compañero de juegos en
tanto asuma el rol que se le asignó, sin tomarlo muy en serio. Aunque hoy haya jugado el rol del
partenaire, mañana podría continuarlo cualquier otro que esté presente.

Acuario
La Luna en quincuncio a su regencia y cuadratura a su exaltación. Venus en cuadratura y
trígono a sus signos y semisextil a su exaltación.
Ahora el encanto se transforma en afabilidad. El nativo se adapta a las personas. En el
escenario de la vida no juega la misantropía sino la filantropía, pero con la profunda seriedad de
un signo de Saturno. Ama la vida social –no demasiado personal y sin desaprovechar

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


63
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

oportunidades–, abre el corazón a los demás, aunque de manera convencional: como un hombre
o una dama de mundo.

Géminis
La Luna en semisextil a su regencia y a su exaltación. Venus semisextil y trígono a sus
signos y cuadratura a su exaltación.
Esta posición origina un complejo que lleva casi a la falta de carácter, ya que el cambio y la
búsqueda intelectual pueden disponer, no sólo a cambiar de partenaire, sino a confundirlos entre
sí. Así como al día siguiente se prosigue con agrado una conversación con otra persona, lo
mismo sucede en el plano de Venus; desaparecen las diferencias entre las personas en cuyas
profundidades rehúsa entrar para no verse obligado a una seriedad que sabotearía el juego.

Signos de Agua

Cáncer
La Luna en domicilio y sextil a su exaltación. Venus en sextil y cuadratura a sus signos y
trígono a su exaltación.
Es inconfundible la disposición para la suavidad, aunque se experimenta más fuertemente
en la fantasía. Se manifiesta y expande la necesidad de suavidad y dulzura aún sobre aquellos
con quienes viven en enemistad y discordia. Les es difícil comprender que los demás no sepan
nada de los sueños diurnos. La característica principal es esa contradicción entre realidad y
ensueño.

Escorpio
La Luna en caída y trígono a su signo. Venus en exilio, semisextil a su domicilio y trígono a
su exaltación.
Como sucede en Aries, Venus aparece disfrazada de Marte. Pero lo que en Aries sólo se
insinuaba como una exigencia o hasta una amenaza secreta, aquí aparece como insaciable. La
demanda de suavidad y felicidad es voraz. Como consecuencia, detrás de la necesidad de amor
que caracteriza al complejo de Luna-Venus, se desarrolla una pasión que le correspondería más
a Marte. Finalmente llega al incumplimiento de los deseos jamás acallados que los seres
humanos sufren cuando no logran transmutar las fuerzas de Luna y Venus tan fuertemente
dañadas. Los trígonos secretos de la Luna a su signo y de Venus a su exaltación pueden
proporcionar ayuda.

Piscis
La Luna trígono a su signo y sextil a su exaltación. Venus en exaltación y sextil y
quincuncio a sus regencias.
Esta configuración otorga bondad y abnegación. Genera un alto grado de cercanía con los
demás y relaciona esta apertura con la voluntad frecuentemente secreta de conquistar la
simpatía y el amor de cualquier persona. De esta manera -como en Géminis- puede llegar a una

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


64
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

gran aleatoriedad que se manifiesta en la necesidad de poder sacrificarse y hacer felices a todos
los demás. Quisiera ser sumamente fiel, pero resulta ser en algún sentido infiel.

Signos de Tierra
Desarrolla una predisposición especial respecto a las alegrías terrenales, pero también la
tendencia a darse por vencido, y aunque suene extraño, prefiere sucumbir en lugar de vencer. Si
gana, se siente casi avergonzado porque el otro podría ser más condescendiente que uno. Por
eso la energía puesta en el cortejo por lograr el amor y la simpatía, es la más activa e intensa.

Capricornio
La Luna en exilio y trígono a su exaltación. Venus trígono y cuadratura a sus signos y sextil
a su exaltación.
Aparecen las fuerzas del cortejo con toda tenacidad y perseverancia, concentradas sobre
un mismo objeto, como si quisiera cada vez, apostar todo a la misma carta. El nativo desarrolla
una fidelidad obstinada y plenamente consciente, que es acrítica frente a los demás pero no
frente a sí mismo. Puede humillarse profundamente y a causa de ello creerse más importante.
La ambición de lograr la propia humillación puede llegar muy lejos.

Tauro
La Luna en exaltación y sextil a su signo. Venus en domicilio, en quincuncio al otro, y sextil
a su exaltación.
Ambos planetas se encuentran en una posición fuerte. La devoción toma nuevamente la
forma de fidelidad, pero en contraste con Capricornio, muestra más bien el carácter de
servidumbre, sin embargo no es la servidumbre de perseguir el objetivo incansablemente,
propia de Capricornio. Se despierta una fidelidad despersonalizada, relacionada con la persona
de la cual se hizo esclavo.

Virgo
La Luna sextil a su signo y trígono a su exaltación. Venus en caída, en trígono y semisextil
a sus regencias.
Encontramos una extraña limitación en el complejo Luna-Venus que permite que las
personas sean al mismo tiempo esperanzadas y nostálgicas. Como si quisieran decirse a sí
mismo: sólo me entregaré a quien sea capaz de llegar a mí y descubrirme. Espera como esa
doncella del castillo que permanentemente mira desde la torre para ver si viene el caballero,
pero se esconde detrás del cortinado.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


65
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

8ª Conferencia
Conjunciones Luna-Mercurio y
Luna Saturno

Luna – Mercurio
Las fuerzas de Mercurio son avivadas, ya que encuentran en la Luna una puerta abierta
para su efectividad, aunque esto ocurre también con los otros planetas en conjunción con ella.
Se desarrolla la capacidad de Mercurio con toda su fuerza a través de la inteligencia o la pura
intelectualidad, cuya característica principal es querer comprender todo con coherencia lógica.
Trata de intelectualizar lo que detecta y subordinarlo al pensamiento.
Esto produce una dependencia de las palabras, así como una habilidad especial para
usarlas y aplicarlas, buscando el término más exhaustivo y adecuado. El idioma -con sus
beneficios y desventajas- se convierte en un reservorio intelectual potente, del cual se extraen
incansablemente los alimentos intelectuales.

Signos de Fuego
Domina la voluntad, desarrollándose una especial habilidad para subordinar el pensamiento
a la voluntad. Se torna creativo para todos los fundamentos lógicos con respecto a lo que anhela
alcanzar. El lema “El fin justifica los medios” casi podría caracterizar al pensamiento que así
alcanza su propia lógica.

Aries
La Luna en cuadratura a su domicilio y semisextil a su exaltación. Mercurio en sextil a su
regencia y quincuncio a su exaltación.
Encontramos una percepción extraordinaria de los argumentos que sirven para apoyar la
lógica del propio pensamiento. Debe considerarse en qué signo se encuentra el Sol. Lo que
podría aplicarse a todos los casos es la agudeza de ingenio, o mejor dicho, una predisposición
permanente a mantener en armonía el propio pensamiento con el propio carácter.

Leo
La Luna en semisextil a su signo, cuadratura a su exaltación. Mercurio en semisextil y
sextil a sus domicilios.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


66
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Vale algo similar, sólo que en lugar de la agudeza de ingenio se posiciona el humor. Lo que
se torna decisivo no es tanto la relación lógica de los pensamientos sino el sentido real del
chiste. Así a la agudeza de ingenio se une la capacidad para la pensada y leve burla, que
tampoco excluye de sí mismo. El nativo tiene el entendimiento perfecto para ubicar sus
argumentos de acuerdo a las circunstancias y para hacerlos lucir de manera que encuentren la
resonancia que desea. De manera que surge una oratoria que es propia del conferencista y del
orador.

Sagitario
La Luna quincuncio a su signo y a su exaltación. Mercurio en exilio y cuadratura a su
exaltación.
También puede hablarse de un agudo ingenio que no extrae la fuerza del pensamiento
lógico, sino de la voluntad de hacer creer a los demás en aquello en lo que él mismo cree. Sin
tener que ser un moralista, fluyen los argumentos necesarios en torno a los valores sobre los
que se desarrollan los propios fundamentos morales, cuya ley suprema es la lógica. Lo que es
correcto de acuerdo a su sentir, no puede estar en contra de ninguna clase de lógica.

Signos de Aire
Muestra una mayor predisposición a la objetividad, es decir, a no utilizar el intelecto para
que sirva al convencimiento o a determinados fines o propósitos surgidos de la voluntad. Más
bien encontramos un intelecto especialmente asociativo, una capacidad de asociar pensamientos
que habilita a las personas que tienen esta configuración a encontrar relaciones entre
pensamientos que parecen no existir para otros, que impactan a primera vista de manera
extraña y sorpresiva y que nunca están desprovistas de cierta originalidad. Esta facilidad para
relacionar pensamientos, surge como una necesidad que se presenta diferentes en los distintos
signos.

Libra
La Luna en cuadratura a su signo y quincuncio a su exaltación. Mercurio trígono y
semisextil a sus regencias.
En el signo del artista encontramos una tendencia ligada con las herramientas del
pensamiento mercurial –con el idioma- que adquiere un carácter retórico movido menos por una
predisposición, que por la necesidad del nativo de abrir la puerta de entrada a su propia lengua.
Así se generan pequeños talentos estilísticos y una vasta empatía con el espíritu creativo y el
lenguaje. Se desarrolla en alto grado el arte de justificar todos los finos matices del pensar
humano a través del uso de la palabra.

Acuario
La Luna quincuncio a su signo y cuadratura a su exaltación. Mercurio en trígono y
quincuncio a sus domicilios.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


67
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Se manifiesta una característica muy particular. La habilidad intelectual se destaca


traduciendo mentalidades ajenas a la propia, dándoles una expresión con matices personales.
Se presenta un talento: el arte de la interpretación pero que sólo sirve para uso personal.

Géminis
La Luna en semisextil a su signo y a su exaltación. Mercurio en un domicilio y en
cuadratura al otro.
Prevalece el arte de la dialéctica. Se hace notorio el don de darle a la propia opinión tanta
combatividad como la del oponente, por lo que no está exenta de riesgos para la propia opinión.
Incluso puede llegar a ser lo contrario de Luna-Mercurio en Acuario, porque aquí Mercurio
adquiere la extraordinaria habilidad de vestir como propias las mentalidades ajenas, mientras
que la misma habilidad es utilizada en Acuario para vestirlas con la propia e invariable lógica. Así
se llega a una libertad de pensamiento que –practicada como un continuo cambio de disfraz–
pierde, tarde o temprano, su propia vestimenta.

Signos de Agua
Llega, como es esperable, a una capacidad de adaptación y plasticidad del pensamiento
que obtiene sus ventajas del mundo de los sentimientos; capacidad acompañada
permanentemente por antipatías y simpatías. Los nativos dirigen de manera inconsciente, su
extraordinaria percepción hacía el mundo de los sentimientos ajenos. De allí que se generan
sobre todo talentos para interpretar y especialmente para la traducción literaria.

Cáncer
La Luna en domicilio y sextil a su exaltación. Mercurio en semisextil y sextil a sus propios
signos.
La predisposición de Mercurio para aprender, al relacionarse con las fuerzas que surgen de
la Luna en su propio signo, se transforma en aquél arte de interpretar que se enriquece
permanentemente a través del propio mundo de sentimientos, convirtiéndose en el arte de la
improvisación. Pero esta capacidad de improvisación, para ser activada, precisa el estímulo de
pensamientos ajenos sin los cuales permanece infértil. Aquí se avizoran otros peligros similares
a los de Géminis, pero no pueden llegar tan lejos, porque pueden adquirirse los pensamientos
ajenos, pero los sentimientos son siempre los propios.

Escorpio
La Luna en caída y trígono a su regencia. Mercurio quincuncio y sextil a sus signos.
La palabra y su uso suelen adquirir mayor fuerza para el convencimiento porque al ser
llevados por el poder de los sentimientos, pueden cruzar el puente invisible hacia los demás.
Prevalece el talento para la promoción, el de ser efectivo valiéndose de la fuerza subjetiva de la
palabra, y la facultad de hablarle a cada uno con el idioma propio de su alma. También es un
arte de interpretación que puede llegar a ser peligroso, puesto que –al ser mayormente
inconsciente– esconde detrás de la palabra “objetiva” los propios deseos.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


68
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Piscis
La Luna en trígono a su signo y sextil a su exaltación. Mercurio en exilio y caída y
cuadratura a su domicilio.
Mercurio es más débil que la Luna que en este signo representa pura mediumnidad. No es
un improvisador, sino un intérprete innato de todo lo que le llega desde otras corrientes. En los
signos de agua –mucho más que en los de aire– el nativo tiene el arte de disolverse para
procesar internamente lo que su don de traductor de lo inexpresable le permite elevar al
pensamiento. Pero no es propio de la naturaleza de Piscis exteriorizarlo como un escritor sino
más bien como un actor. Es decir, existe la tendencia a transformarse en médium hablante de
los sin voz, de los condenados al sufrimiento silencioso. También aquí, la forma en que esto ha
de ocurrir va a depender especialmente del lugar del Sol.

Signos de Tierra
La intelectualidad del complejo Luna-Mercurio, se manifiesta de una forma diferente. Lo
que era perspicacia en los signos de Fuego, dialéctica en los signos de Aire, interpretación en los
signos de Agua, se convierte aquí en el ingenio de sentido práctico. Siempre encuentra la
solución y por eso raramente llega a la confusión.

Capricornio
La Luna en exilio, trígono a su exaltación. Mercurio en quincuncio y trígono a sus signos.
La intelectualidad alcanza sus más altos valores en lo que se refiere a rigor, firmeza y
dureza en el pensamiento lógico puro, incluso en aquellas áreas donde el pensamiento no es el
protagonista. Podría hablarse de una intelectualidad no artística, ya que la fantasía es
permanentemente limitada. Pero el ingenio especial puede verse en la peculiar habilidad con la
que une el pensamiento estricto a las exigencias que devienen del signo en el cual actúa el Sol.

Tauro
La Luna en exaltación y sextil a su signo. Mercurio en semisextil y trígono a sus regencias.
En contraste con Capricornio -donde la Luna se encuentra en exilio- en este caso ambos
planetas están en posiciones favorables. El pensamiento se pone enteramente al servicio de la
intelectualidad, y depende tanto de la palabra, que el concepto termina casi esclavizado a ella.
La sofística caracteriza este pensamiento que se mueve minuciosamente y en forma lógica, pero
la habilidad que aparece, se asemeja a una astucia por intermedio de la cual siempre se logran
cambiar las ideas para justificar las palabras ya dichas.

Virgo
La Luna en sextil a su signo y trígono a su exaltación. Mercurio en uno de sus domicilios y
en cuadratura al otro.
La habilidad intelectual toma un carácter especulativo al que se suma la finalidad de
coleccionar preventivamente los argumentos para tenerlos siempre a mano. Esta práctica

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


69
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

requiere una buena memoria. Sostenida por esta capacidad, se crea la predilección por los
sistemas de pensamiento construidos sobre la base de ideas desarrolladas con el máximo rigor
lógico.

Luna-Saturno
Surge una predisposición que muestra un matiz sombrío, una tendencia obligada que
mantiene al ser humano permanentemente bajo presión, que trae consigo algo aplastante y que
lo orienta a que el interés general se dirija hacia el lado oscuro del alma.
Esta presión que nace de Saturno se expande a todas las áreas, no solamente a las
emocionales sino también a la voluntad (Fuego), donde es vivida como una anestesia de todos
los estímulos vitales, tornando al ser apático y moralmente indolente, cuando no totalmente
indiferente.
En el área esencialmente emocional (Agua) encontramos un talento especial para el
sufrimiento y para soportarlo, no tanto por buscar y entregarse al dolor, sino por vivir más
intensamente el sufrimiento, y posteriormente, padecerlo por más tiempo que los demás. Esto
puede llevar a un estado de ánimo que hace aparecer la vida como una cadena interminable de
pesadumbres, temor y preocupación.
En el área intelectual/espiritual (Aire) el complejo Luna-Saturno se muestra como
intimidación y anestesia del pensamiento: la persona se asusta ante las consecuencias de la
reflexión en sí y se torna miedosa y de poco coraje, porque carece de confianza en un
pensamiento liberador.
En el área de la acción (Tierra) igualmente veremos accionar la conjunción anestesiando la
fuerza de acción. Vuelve al nativo apocado o negligente, cuando no totalmente indolente, y
sobre todo, improductivo o haragán, ahorrativo y mezquino.

Signos de Fuego
Se manifiesta una austeridad notable en el uso de la fuerza de voluntad. Muestra carencia
de coraje para reconocer el propio carácter, dado que la confianza en la propia voluntad es
escasa. Y en el mismo grado en el que desconfía de la propia voluntad, lo es con la de los
demás, cuyos caracteres no llegan a resultar nunca confiables. Impermeabilidad por
desconfianza y austeridad con respecto al amor.

Aries
La Luna en cuadratura a su signo y semisextil a su exaltación. Saturno está en caída, en
cuadratura y sextil a sus domicilios.
La desconfianza al acecho caracteriza el estado de ánimo moral, sin excluírse a sí mismo de
su desconfianza. El penoso sentimiento de inferioridad moral ante la propia consciencia, se
manifiesta a menudo a través de una especial auto-compasión y sensibilidad. Es difícil
deshacerse de impresiones preconcebidas.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


70
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Leo
La Luna en semisextil a su signo y cuadratura a su exaltación. Saturno en exilio,
quincuncio a su regencia y sextil a su exaltación.
Lo que se encuentra en primer plano no es la desconfianza. Aparece una predisposición que
genera en los demás un efecto enfriado, que también se expande sobre la propia alegría de
vivir; casi podría pensarse en una tendencia al ascetismo sin un núcleo ético. Es como estar en
un sanatorio en el cual se prohíben muchas cosas, sin poder comprender dichas prohibiciones.
Como si no pudiera permitirse nada, y si de todos modos lo hace, aparecen cargos de
consciencia incomprensibles, como si transitara un camino vedado. Con esta configuración uno
se congela y deja que los demás también se congelen.

Sagitario
La Luna en quincuncio a su signo y a su exaltación. Saturno en semisextil a su regencia y
sextil a su exaltación.
Produce la tendencia a percibir enferma la propia consciencia y por eso a desconfiar de ella.
Construye una predisposición ética peculiar: carece del compromiso de honestidad porque pone
en duda el propósito y el valor de la sinceridad, su validez se debe sólo a la falta de crítica sobre
sí mismo. La enfermedad es una certeza porque todos nacemos con una consciencia enferma.
Así se paraliza la libre decisión de la voluntad.

Signos de Aire
Encontramos con inhibiciones similares que descansan también sobre la falta de coraje,
pero no para reconocer el propio carácter, sino para reconocer el propio convencimiento o la
propia creencia, de la cual se desconfía. De allí resulta cierta lentitud del pensamiento; ante una
situación de emergencia esta desconfianza en su propia capacidad lo empuja al conservadurismo
que hace aparecer el viejo error por lo menos más aceptable que el nuevo, al cual debería
primero acostumbrarse. Así se produce la impresión de una fidelidad de convencimiento, que en
realidad descansa sobre la inercia intelectual o hasta la cobardía.

Libra
La Luna en cuadratura a su signo y quincuncio a su exaltación. Saturno en exaltación y
cuadratura y trígono a sus domicilios.
La conjunción dificulta aquello facilitado por la Luna en Libra –tomar la vida como un juego
que se comparte con un partenaire comprensivo-. El juego adquiere una profunda seriedad y la
existencia pierde su brillo cuando la alegría del juego se apaga o no se puede encontrar un
partenaire adecuado. Es por eso que bajo la influencia de Saturno, aparece una lealtad y
devoción especiales al plan, alimentadas constantemente por la preocupación de la posible
pérdida, ya que la confianza en la propia capacidad de encontrar otro compañero, es mínima.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


71
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Acuario
La Luna en quincuncio a su signo y cuadratura a su exaltación. Saturno en semisextil a su
domicilio y trígono a su exaltación.
Saturno está en dignidad. La conjunción hace al ser humano sobre todo un avaro
intelectual/espiritual, a quien le disgusta compartir sus resultados. Por eso el nativo fácilmente
despierta la impresión de querer aislarse de los demás o de mirarlos desde arriba. Pero esta
arrogancia es absolutamente involuntaria; al mismo portador le es muy penosa, ya que es más
la expresión de un temor oculto que de la soberbia. Aquí están los gérmenes de una conducta
intelectual antisocial, ligada al secreto anhelo de alcanzar un amor fraternal puro.

Géminis
La Luna en semisextil a su signo y a su exaltación. Saturno en quincuncio y trígono a sus
regencias y trígono a su exaltación.
La fuerza de Saturno es fuerte, y por eso también la presión sobre la energía de la Luna es
intensa. Tal como dice la plegaria: “Y no nos dejes caer en la tentación”, existe aquí la tendencia
a tentarse permanentemente a sí mismo y sufrir luego por el hecho de no estar preparado para
afrontarla. La vida se convierte en una cadena interminable de desilusiones de sí mismo.
También aparece algo parecido a lo que sucede en Acuario: se cree más fuerte de lo que es, y
sabe al mismo tiempo, cuan poca razón tiene para ello.

Signos de Agua
La presión emocional de Saturno origina pusilanimidad, cuya expresión es la tendencia a la
melancolía, a experimentarse como si estuviera bajo una pesada carga que prohíbe entregarse
libremente a las alegrías de la vida como lo hacen los demás. Pero como es imposible
deshacerse de este peso, se acostumbra a llevarlo. Lo esencial sigue siendo que el verdadero
motivo para sentir este pesar es irreconocible, actúa como una carga hereditaria. Quizás el
término “cansancio de la vida” sea adecuado.

Cáncer
La Luna en domicilio y sextil a su exaltación. Saturno en exilio, quincuncio a su signo y
cuadratura a su exaltación.
Aquí la pusilanimidad se encuentra en primer plano. El nativo tiende a transferir el mal
humor crónico a los demás, a quienes con frecuencia les demanda tenerle compasión. Hasta
puede que le guste eviscerar su propio dolor; es una posición ideal para un pesimista o para un
lírico que padece por el sufrimiento del mundo.

Escorpio
La Luna en caída y trígono a su signo. Saturno en cuadratura y sextil a sus regencias y
semisextil a su exaltación.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


72
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

En este signo se suma a las características explicadas, el poder para impregnar a los demás
con los propios sentimientos pesimistas, generando una relación en la que los otros carguen con
la propia predisposición, y en casos extremos, hasta para que se conviertan en víctimas de los
propios malos deseos. “Dolor compartido es la mitad del dolor”; reparto que se hace en
desventaja para quienes deben compartir el pesar. Es evidente el sadismo, si no la crueldad
mental, sin que la persona logre un goce efectivo.

Piscis
La Luna trígono a su signo y sextil a su exaltación. Saturno en sextil y semisextil a sus
regencias y quincuncio a su exaltación.
En contraste con la posición anterior, acá encontramos más bien una tendencia al
masoquismo. Existe un anhelo incomprensible de experiencias sufrientes. El nativo se entrega a
situaciones de las que de antemano sabe que terminarán en una desgracia para él. Como si se
condenara al arrepentimiento y se colocara en el lugar del que agravia, cuando en realidad es el
agraviado. Él mismo se genera la injusticia y hasta obliga a los demás a asumir esta ingrata
tarea para sufrir luego en vano. Mucho puede aportar una posición favorable del Sol para
transformar estas disposiciones en ventajas.

Signos de Tierra
El nativo siente -o cree sentir- que en los esfuerzos que depara la vida práctica le resulta
más difícil conseguir lo que los demás logran con tanta facilidad. La vida en este caso no es un
sanatorio como en los signos de Agua, sino un campo de trabajo. También se puede ser feliz con
la labor cuando se siente cumpliendo con su propio destino, que es por motivos desconocidos, el
de servir y no el de gobernar. Encontramos personas dominadas por el impulso a trabajar en la
oscuridad. “El ocio es la raíz de todo mal”, pero cuando el trabajo pasa a ser un impulso y se
desdibuja el límite entre ocio y trabajo, demasiado a menudo es sólo un ocio lo suficientemente
organizado con un propósito que permanece ignorado.

Capricornio
La Luna en exilio, trígono a su exaltación. Saturno en sextil a su signo y cuadratura a su
exaltación.
El impulso principal es no estar jamás ocioso, el nativo pone por completo su hacer al
servicio de los imperativos que fluyen desde el signo ocupado por su Sol. Todo lleva la marca de
un trabajador fanático para quien la tarea es más importante que la meta. Son virtuosos, para
quienes “el entrenamiento” es más importante que el juego, ejercitándose permanentemente.

Tauro
La Luna en exaltación y sextil a su signo. Saturno en trígono y cuadratura a sus regencias y
quincuncio a su exaltación.
También encontramos laboriosidad y ganas de trabajar; anhela tener una tarea a la cual
entregarse con tenacidad. El sirviente fiel festeja aquí sus triunfos. La escrupulosidad en el

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


73
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

cumplimiento del trabajo encomendado -incluso contra su propia conciencia- en realidad debido
a un “ocio organizado”, señala el deleite por una labor que no sobrecarga la propia conciencia
porque siempre sigue siendo otro el responsable.

Virgo
La Luna sextil a su signo y trígono a su exaltación. Saturno en trígono y quincuncio a sus
domicilios y semisextil a su exaltación.
También existe la tendencia al trabajo servicial, pero al mismo tiempo, aparecen otras
cuestiones que podríamos describirlas con el término: modestia. “Cuánto hay, pero no necesito”,
habría dicho Sócrates alguna vez frente a un negocio donde se podían ver objetos de lujo. Sin
embargo en nuestro caso la resignación no nace de la sabiduría sino más bien de un sentimiento
de carencia, del sentimiento de estar destinado a la pobreza y al servicio, y tal vez también de la
sensación de tener las manos atadas debido a la poca confianza en la propia fuerza. Se debe
estar donde el destino lo ha puesto. Allí debe resistir y no ir más allá, pero siempre sacando lo
mejor de lo que le fue dado.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


74
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

9ª Conferencia
Conjunciones de la Luna con Júpiter,
Urano y Neptuno

Luna-Júpiter
Esta configuración es la contra figura de Luna-Saturno. La conjunción Luna-Saturno implica
un estado de ánimo reprimido con todas sus consecuencias: pesadumbre interna, temor ante la
vida, y quizá también la sensación de haber nacido viejo.
Pero con Luna-Júpiter se siente poseedor casi una inagotable juventud. Se viene a la vida
con la sensación de ser un “elegido”; volátil, liviano, libre de preocupación y cree pasar por la
vida como si tuviera alas. Quizá pueda usarse la expresión “talento para la suerte”, sin que la
suerte tenga la obligación de cumplir con las esperanzas que nunca se agotan. Acompaña al ser
una confianza esperanzada en el logro y lo vuelve consciente de sí, abierto, libre de cualquier
timidez aparente que tan gustosamente trae consigo Saturno cuando se relaciona con la Luna, y
hay un gozo indisimulado y fácil de proporcionar. Sobre todo debe tenerse en cuenta que lo
descripto como una característica general sólo representa tendencias básicas, no rasgos de
carácter. Son inclinaciones que pueden combinarse con cualquier carácter: se puede ser bueno
o malo, una persona de voluntad, alguien pensante, sensible o un hacedor. Este talento para ser
feliz se asocia a aquello que se fundamente en el carácter básico otorgado por la posición del
Sol.

Signos de Fuego
Se producirá la tendencia -cuando no el impulso- a actuar con confianza en sí mismo sin
reservas y sin arrogancia, resultado de la ingenua auto-confianza. Esto no siempre tiene
consecuencias agradables, sobre todo para los demás.

Aries
La Luna en cuadratura a su domicilio y semisextil a su exaltación. Júpiter en trígono y
semisextil a sus signos y en cuadratura a su exaltación.
En este caso celebra su triunfo esa verdadera sinceridad que puede llegar a la crueldad de
manera compulsiva, hasta que se reajusta y prospera en “hombría de bien”. Así encontramos a
personas que no pueden cohibir su actitud frente a otros, sin darse cuenta del efecto chocante
que tienen sobre los otros.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


75
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Leo
La Luna en semisextil a su signo y cuadratura a su exaltación. Júpiter en trígono y
quincuncio a sus regencias y semisextil a su exaltación.
Sinceridad y hombría de bien como la de Aries, se transforman aquí en una franqueza más
suave, no sin un resabio de afabilidad y urbanidad. Apoya a los demás y siente satisfacción
consigo mismo.

Sagitario
La Luna quincuncio a su signo y a su exaltación. Júpiter en domicilio, cuadratura al otro y
quincuncio a su exaltación.
Otorga algo parecido a Leo. Pero el deseo de proteger queda por detrás de la cordialidad.
Un optimismo natural, hasta por momentos ingenuo, no solamente sostiene la confianza en la
propia fuerza sino que también transmite optimismo a los demás, en tanto se mantengan
dentro del alcance de su influencia personal. La falta de auto-crítica inhibitoria es refrescante y
vigorizante.

Signos de Aire
Es esencial la seguridad y la confianza intelectual en sí mismo. No solamente se atribuye el
derecho a tomar a otros bajo su protección sino que se siente obligado a hacerlo, aunque no se
lo pidan. No le gusta callar su consejo.

Libra
La Luna en cuadratura a su signo y quincuncio a su exaltación. Júpiter en sextil y
quincuncio a sus regencias y cuadratura a su exaltación.
No sólo se produce la tendencia a practicar una tutoría intelectual sobre aquellos con
quienes está relacionado en el juego de la vida a través de la naturaleza lunar, también se
encuentra en condiciones de requerir protección de los demás, bajo cuyo amparo se siente tan
cómodo como los protegidos en la propia. La relación dual que se produce, es por demás
armónica.

Acuario
La Luna quincuncio a su signo y cuadratura a su exaltación. Júpiter en sextil y semisextil a
sus domicilios y quincuncio a su exaltación.
La relación con el entorno es menos armónica; aparece un énfasis que podría denominarse
orgullo psíquico, unido a una tendencia a sobrevalorar el propio mérito. El nativo sabe que no es
un ser humano común y tampoco quiere ser visto como tal. En contraste con Libra, no existe la
necesidad de imponer a otros la propia tutoría. En caso de que ocurra, entonces que sea en la
forma menos personal y a la mayor distancia posible.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


76
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Géminis
La Luna en semisextil a su signo y a su exaltación. Júpiter en exilio, cuadratura a su
regencia y semisextil a su exaltación.
En contraste con Acuario, necesita imponer la propia tutoría y darse importancia con las
fuerzas de Júpiter. Es bastante generoso brindando su consejo y criterio y obtiene de este
accionar muchísima satisfacción; sabe para qué existe y aprende de los problemas de los
demás, buscar su solución lo ayuda a desarrollarse.

Signos de Agua
También se persigue una tutoría sobre los demás, sólo que dentro del área psíquico-
emocional. Ama ampliar el círculo de las propias fuerzas del alma a través de la ayuda, la
solidaridad y el consuelo hacia los otros. Esta capacidad resulta en satisfacción interior y en
aumento de la propia estima.

Cáncer
La Luna en domicilio, sextil a su exaltación. Júpiter en exaltación, trígono y quincuncio a
sus signos.
Ambos planetas se encuentran en dignidad. Son personas con una necesidad interior
verdadera de ayudar y consolar. La gente se dirige gustosamente a ellos para confesarse o
encontrar alivio interno. Emana algo maternal de estos nativos, quienes tal como Lessing narra
en la parábola del anillo de “Nathan el Sabio” tienen la capacidad de volverse agradables frente
a los otros seres humanos y frente a Dios.

Escorpio
La Luna en caída y trígono a su signo. Júpiter en trígono y semisextil a sus domicilios y
trígono a su exaltación.
Júpiter se posiciona casi tan fuerte como en Cáncer, pero la Luna está en caída. Por eso
existe el peligro de que las fuerzas que otorga Júpiter bajen a la región de la Luna y actúen así
al servicio del egoísmo. Júpiter presta fuerza de sugestión que puede tender a utilizarse en
beneficio propio, si el nativo no vence esa tentación. Así gana poder sobre aquellos que son
fácilmente atraídos por esas fuerzas. Del mismo modo conquista la confianza de quien busca
protección bajo las alas de alguien más fuerte. Esto fortalece la auto-confianza y la seguridad de
éxito. No es infrecuente encontrar una tendencia a la pose.

Piscis
La Luna en trígono a su domicilio. Júpiter cuadratura a su signo y trígono a su exaltación.
Encontramos nuevamente cierta similitud con Cáncer. Se dona y se ofrenda gustosamente
y se prefiere servir a gobernar; uno es atraído por los más débiles que a su vez se sienten
atraídos hacia uno. Silenciosa humildad que no deja surgir el orgullo, pero en la que se
encuentra toda la felicidad.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


77
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Tierra
Se manifiesta una tendencia al orgullo. El talento para ser feliz, aquí donde el éxito es lo
más importante, se transforma en amor propio, en soberbia. Permanentemente lleva la frente
alta y no claudica. Puede hablarse de una tendencia al engreimiento equivalente a los seres
prepotentes de los signos de Fuego.

Capricornio
La Luna en exilio y trígono a su exaltación. Júpiter en caída y semisextil y sextil a sus
signos.
Ambos planetas experimentan influencias desfavorables. El orgullo es notable, lo mismo
que el engreimiento. Pero el orgullo se refiere sobre todo a lo que es dado a través de la
posición del Sol, se está orgulloso de la naturaleza principal de ese carácter que se convierte en
la base de todo quehacer. Reconocer un error propio ante sí mismo es tan difícil como confesarlo
a los demás.

Tauro
La Luna en exaltación y sextil a su signo. Júpiter sextil y quincuncio a sus domicilios y sextil
a su exaltación.
Ambos están en buena posición. El orgullo no se refiere tanto al carácter como a los
talentos -reales o imaginados- y también a lo que se “tiene”. Puede hablarse en cierto sentido
del orgullo de propiedad, sin que el bien material se encuentre en primer plano. La valoración
del bien propio lleva muchas veces a la subestimación del bien ajeno. La voluntad de servicio
-que parte de la Luna exaltada- encuentra fácilmente la valoración y la simpatía del entorno,
pero la influencia de Júpiter destruye la humildad interna de la Luna, de manera que el resultado
final es poco armónico.

Virgo
La Luna en sextil a su signo y trígono a su exaltación. Júpiter en exilio, cuadratura a su
regencia y sextil a su exaltación.
El orgullo que desarrolla, puede ser denominado vanidad del rendimiento. Muchas veces la
posición desfavorable de Júpiter lleva a estar orgulloso de cosas menores: un título, un
uniforme, una distinción, cartas de reconocimiento, aplausos, ser saludado cuando muchos lo
ven, ser nombrado en el diario, etc., mientras que características verdaderamente importantes
no enorgullecen.

Luna-Urano
Urano es el examinador de la estabilidad del horóscopo. Este examen va a referirse a
nuestra naturaleza terrenal, es la Luna el objeto del temor secreto a la prueba. Dado que
estamos tan unidos internamente a esta parte de nuestro ser, esta condición captura el ánimo

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


78
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

entero. Puede compararse con la condición de un ser humano que se encuentra a punto de dar
un examen, con el nerviosismo, el azoramiento y sobre todo el desconocimiento respecto al
resultado y la constante duda si está lo suficientemente preparado, y consiguientemente, con el
impulso a último momento de seguir aprendiendo algo más de aquello que puede requerirle la
mesa examinadora.
Así arriba a una permanente insatisfacción, al descontento y desagrado con lo existente,
junto con una profusa tensión que llega hasta la confusión. El permanente estado de estar
psíquicamente cargado, o la tensión exuberante, se trasunta también externamente y despierta
la impresión de que no se está en condiciones de dirigir sus intereses hacía un objeto
determinado en forma duradera, porque está demasiado ocupado con las tensiones internas.
Unos se hacen cargo del reproche de la falta de fiabilidad, mientras otros creen poder
deshacerse de la naturaleza problemática de esta afirmación.
Pero la problemática Luna-Urano es más profunda. Por ahora afiancemos la idea de que
portan un estado psíquico-mental, similar a una exaltación duradera, un desasosiego, una
incertidumbre e insatisfacción con el presente, mientras están permanentemente en búsqueda
de cualquier cosa que pudiera darle satisfacción en el futuro. Pero en el fondo, en las
profundidades de la vida psíquica inconsciente, permanece la insatisfacción con el propio pasado
heredado, con aquellos restos de su naturaleza terrenal con los cuales no le fue posible
arreglárselas, restos que para propio disgusto, permanentemente mantienen el mando.

Signos de Fuego
La impaciencia se convierte en el temperamento vital. Pero no es una impaciencia común, y
más allá de las diferencias según los signos, lo característico es su relación con el entusiasmo,
entendiendo esta expresión como la utilizara Lessing en su tratado sobre la Educación del
género humano.
El soñador, dice Lessing, se diferencia de un ser humano normal porque no puede esperar
el mañana y exige en el presente las posibilidades que están madurando para realizarse en el
futuro.

Aries
La inquietud y el entusiasmo se combinan en una forma de impaciencia que en todo
momento prefiere errar a diferir, a esperar y revisar cuidadosamente. Por eso el prejuicio se
convierte en una ley de vida. Puede haber muchos puntos de vista para ver o experimentar la
vida, pero para él sólo es válido el suyo; aunque cambie continuamente, aunque parezca que se
contradice, siempre tiene razón. Siempre será el mismo. Así como es siempre el mismo, los
demás siguen siendo tal como los evalúa a primera vista, o como le gusta verlos, porque no
tiene tiempo para esperar hasta hacer un análisis psicológico más objetivo.

Leo
El entusiasmo toma otro carácter. Lo que se requiere en cada momento es el deseo
concentrado de disfrutar la vida. Como Titus solía exclamar al final del día en que no había
hecho nada bueno: “He perdido el día en el cual no pude alegrarme de algo”. A toda la inquietud

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


79
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

que surge por la búsqueda de placer y alegría, se le agrega la impaciencia del entusiasmo de
Urano. Cuál es la meta de esta alegría depende de la posición del Sol.

Sagitario
Toma la forma de una impaciencia, que en contraste con Aries, no se refiere al
comportamiento de las personas con el nativo o viceversa, sino a que la disposición ética y
espiritual de los demás se debe unir a la suya en todo momento, aunque tengan que cambiar su
convicción de hoy para mañana. “Quién no está conmigo, está contra mí”, es el lema, y en este
punto no hay componenda alguna. La intolerancia se convierte en un principio de vida o por lo
menos tiene ese efecto.

Signos de Aire
Aparece una forma más teórica de la impaciencia de Urano, de la inquietud y la tensión
interna que caracteriza el estado mental que antecede al examen. Por eso se tratará menos del
entusiasmo, que de una intranquilidad mental generada a causa de la sensación permanente de
no estar suficientemente preparado para la prueba. Así como el examinado atacado por el miedo
molesta a las personas que lo rodean con el pedido de que le hagan preguntas para descubrir
adonde se encuentra todavía un hueco en su preparación, así se molesta con esta conjunción de
Luna-Urano al entorno con las permanentes pruebas de resistencia a las que arrastra Urano.

Libra
El partenaire es arrastrado a la situación de examen, debe acompañar las fases de la
propia intranquilidad. Debe estar preparado permanentemente para mantener la creencia en la
propia suficiencia del nativo; debe creer en él, estar en las buenas y en las malas, y
acompañarlo en todos los zigzagueantes caminos que está obligado a recorrer.

Acuario
Es el domicilio de Urano. Las pruebas del grado de perfección en las otras personas se
convierte casi en una carga torturante, y finalmente lleva a que solamente sean atraídas
aquellos que están dispuestos a convertirse en conejillos de India psíquicos e intelectuales de la
propia evolución, a quienes en realidad no los necesita tanto. Se evalúa la medida en que las
personas se subordinan a este procedimiento o se retiran de él. El interés en el prójimo depende
esencialmente de si son objetos adecuados de esta vivisección, que está sólo al servicio del
conocimiento de sí mismo.

Géminis
No aparece un maltrato del “prójimo”. La conjunción conquista un carácter casi
exclusivamente teórico. Nunca sumará el suficiente conocimiento, se encuentra bajo la presión
de una avidez de conocimiento que jamás será enteramente satisfecha. Quisiera expresar como
Fausto, de Wagner y Goethe, “Aunque ya sepa mucho, quiero saberlo todo”. Este “saberlo todo”
sigue siendo, sólo por eso, un ideal irrealizable puesto que las fuerzas de Urano se ocupan de

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


80
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

que el tonel donde se vierte el agua siga estando sin fondo. El conocimiento se convierte así en
una curiosidad inagotable que no se colma.
Signos de Agua
También puede hablarse de impaciencia, que se expresa a través de deseos inagotables
cuyo cumplimiento, si bien interesa, es sólo la ocasión de dar paso al próximo deseo. Pero
acompañados del ansia secreta de que no se realicen para que no lleguen a su fin.

Cáncer
Los deseos están esencialmente más emparentados con la vida de ensueño, amoldando la
realidad a la fantasía, según el propio deseo. Se desarrolla una fantasía de deseo casi
caleidoscópica que acompaña al nativo toda la vida, aunque él los acalle porque no espera verlos
concretados ni por la realidad ni por otras personas. Frecuentemente son deseos que sólo
pueden cumplirse en la fantasía. Quizá resuene un impulso de creatividad. Pero las exigencias
hacia lo creativo pueden ser tan exageradas, que generalmente no llega a producir obra
alguna. El nativo trabaja en su obra como Penélope en su tejido.

Escorpio
La vida de deseos alcanza la mayor intensidad ya que al extenderse hacia las relaciones
con los demás recibe también una trama erótica. Hay mayor preocupación por ocupar una
posición psicológica de poder -imaginado o real- frente al otro. La fascinación por la caza es más
importante que la presa, que inmediatamente pierde valor si es alcanzada. No se prefiere la
variabilidad, pero ésta es semejante a un ingrediente delicioso sin el cual la vida sería chata y
pobre. No le gusta ver sufrir a los demás, pero es inevitable hacerlos partícipes de la propia
tortura.

Piscis
Existe la tendencia a sufrir con aquello que torturaba a los otros en Escorpio, sólo se
cambia la función satisfaciendo deseos similares; si antes era sujeto, ahora es objeto. En ello
descansa también la tendencia a la auto-humillación o al menos a buscar situaciones en las que
se convierte en testigo de tal auto-humillación: escándalos, mala fama, habladurías y cosas que
causan vergüenza. Es bastante extraño que se busque como cumplimiento de un anhelo la
degradación del ser humano, sea en forma voluntaria o involuntaria. Sin embargo la intensidad
puede considerarse como la expresión de un examen del que gusta salir mucho más refinado.

Signos de Tierra

Capricornio
La avidez por el reconocimiento, el honor, el respeto público, en suma, la ambición es
fuertemente estimulada y se dirige en la dirección que indica la posición del Sol. Una vez que se
despierta es peligroso oponerse a la ambición; se debe estar preparado para un alto grado de
desconsideración. El nativo mismo se encuentra bajo una sugestión secreta interna que no
puede dominar.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


81
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Tauro
Puede hablarse de una codicia que se refiere menos a la obtención de nuevos bienes que al
mantenimiento de lo viejo, que debe ser preservado a toda costa. A favor de ello se harán
sacrificios que superan lejos el valor del bien real o imaginado. El “pájaro en mano” pasa a ser
un ave inmensa, en comparación con el cual el legendario “Vogel Roch” (planeador construido en
Alemania alrededor de 1924) se convierte en un enano diminuto. Lo que otrora aparecía como el
tributo de fidelidad de la Luna en Tauro, se convierte aquí en obediencia a la propia esencia,
cuyo interior de naturaleza servil, es transformado en el despotismo de tendencias secretas al
menosprecio. Según la opinión de algunos astrólogos, acá Urano se encuentra en el signo de su
caída.

Virgo
El pensamiento de la insuficiencia interna matiza tanto el quehacer humano que se produce
un cuidado excesivo, torturador, en todas las exteriorizaciones, desde el trato hacia el propio
cuerpo hasta las tareas de responsabilidad social. Aunque tenga mucho tiempo para considerar
las cosas, siempre deja pasar por alto algo que necesariamente debe suceder. Y siempre se
pensó demasiado poco en sí mismo. No se ama para nada ese egoísmo que persigue al nativo
como un molesto deber.

Luna-Neptuno
Lo esencial del efecto de Neptuno es que produce la relación con el más allá y que diluye lo
que fue limitado y aislado por Urano. Las fuerzas de la Luna contienen lo más profundo de
nuestra herencia y preserva del acceso a olvidados recuerdos de anteriores etapas evolutivas
compenetradas con la naturaleza.
De la conjunción de ambos planetas brota un don de la antigua conciencia atávica que
sigue fluyendo en el límite entre el Yo y el No-Yo, y que puede al ser reactivado, crear un estado
que percibe y experimenta en forma más o menos significativa, las huellas del más allá. Se llega
a un estado limite de la vida emocional/psíquica. De allí se genera la tendencia a darle
importancia a las premoniciones, a situaciones difícilmente previsibles, y a cuidar habilidades
que no pueden ser interpretadas intelectualmente.
Puede hablarse de una capacidad mística que bajo ciertas circunstancias llega a estados de
trance que abren para el nativo, al lado de su quehacer positivo, real y efectivo, otra área que es
irreal e imaginaria, y que puede mantener totalmente separada de su capacidad de vida. Por ello
pueden ser personas que llevan una vida doble, que no obligatoriamente produce una división
de la personalidad. La división existe solamente en la consciencia, pero no se despliega en una
realidad visible exteriormente, aunque por momentos pueda ocurrir.
El paradigma de una división total de la personalidad sería en su forma más inofensiva el
sonambulismo, la división de la vida consciente entre el estado de vigilia y el onírico. En esta
división psicológica de la personalidad, aparecemos en el sueño de maneras totalmente
diferentes a las del estado de vigilia; muchas veces hacemos cosas que nacen de la naturaleza

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


82
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

lunar, que reemplaza de forma exitosa al estado de vigilia de nuestra naturaleza solar. Quien
nació con esta conjunción mantiene despierto ese lado esencial de la naturaleza lunar.
Ya hablamos en “El Mundo Planetario y el Hombre”, sobre los aspectos Luna-Neptuno.
“Como característica principal -se decía allí- puede definirse específicamente como la bisagra con
el lado oscuro de la vida, dormir y soñar manteniendo todo tipo de contacto con este lado de la
vida del alma, incrementándolo artificialmente por la anestesia. Se busca el don de la lúcida
profecía poética, desde el evanescente meta-altruismo mental-espiritual hasta la incansable
servidumbre absoluta, desde la más amplia empatía a la más moderada que se detecta en los
presentimientos, en la extraña capacidad episódica de extraer elementos de la memoria
hereditaria de alguna manera despierta”.
En este caso tomaremos otro camino que el de las conjunciones ya discutidas: sólo
respetaremos el círculo zodiacal, desde Piscis hasta Virgo.

Piscis
Aparece una empatía muy desarrollada con respecto a la vida espiritual ajena. Sin tener
que ver con el análisis psicológico, sigue el camino natural de la comprensión que llega hasta la
exclusión, incluso la negación completa de todas las simpatías y antipatías, y a la eliminación de
las fronteras entre lo subjetivo y lo objetivo al punto que puede ser mediúmnica. Pero la
eliminación de la frontera es al mismo tiempo el fundamento para una doble vida, parcialmente
vivida durante la realidad del día, y parcialmente en aquella tierra de nadie que se encuentra
entre tú y yo, la tierra anhelada de los nacidos con esta conjunción.

Aries
Conduce a una predisposición casi contradictoria. Tendencia a rebatir lo característico para
Piscis y a rechazar esos impulsos internos, a reprimir el incremento de adivinación, o a desviarla
hacia áreas en las cuales es emocionalmente ineficaz. Rechazan con fuerza cualquier influencia
espiritual que provenga de otros. Sobrevaloran la necesidad de objetividad interior y crean una
subjetividad especial no deseada, que al desdibujar el límite entre subjetividad y objetividad, los
ayuda a mantener la ilusión de estar por encima de las cosas.

Tauro
En el signo de exaltación de la Luna surge una clarividencia especial que se manifiesta
principalmente en el área de aquello a lo que se está unido a través de la simpatía. Esto se
refiere tanto a las personas del entorno inmediato, como a las expresiones humanas en tanto
resulten afines, pero no es una simpatía común. Esta se eleva a causa de la clarividencia.
Comúnmente la simpatía y la antipatía son asuntos personales. Pero aquí es como si la simpatía
hubiese ordenado todas las fuerzas para que estén a su servicio, entonces ya no es un asunto
personal, tiene el efecto de una fuerza que atraviesa, que se convierte en una fuente de
reconocimiento, que enseña como sólo la mente podría enseñar. A través de ella se pone al
servicio de aquello que en el camino de la afinidad encontró la entrada hacia el nativo. Puede ser

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


83
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

una persona, un grupo humano, un sistema de pensamientos, una enseñanza o una dirección
artística.

Géminis
Las ideas no parecen surgir por una conexión lógica o justificada, sino desde una fuente de
inspiración. En el pensamiento mismo se busca un ordenamiento que es análogo a una
asociación musical. Se sondea una armonización musical del pensar llamada a reemplazar o
complementar la lógica pura. Así se produce a menudo una liviana fluidez en la vida intelectual,
que ignorando los peligros, se desliza sobre la lógica con sonámbula seguridad. De esta manera
se abre toda una escala que va desde una mayoría superficial satisfecha de su propia poca
profundidad, hasta la inspiración visionaria. Pero casi siempre encontramos aquí una relación
peculiar con la música, una devoción similar a la satisfacción intelectual del investigador en
búsqueda de sus líneas de pensamiento.

Cáncer
En el signo propio de la Luna se hace más notable el trasfondo del más allá del mundo de
los sentimientos y toda la embriaguez romántica. Incluso más que en Géminis se presenta un
fuerte anhelo por la música como fuerza ordenadora emocional, en tanto se la busca como una
conexión cuyas raíces son más profundas que la lógica. La música no sólo purifica
espiritualmente, fortalece e inspira la vida del pensamiento. La necesidad de armonía eleva la
sensibilidad frente a todo lo inarmónico, que en donde se encuentre, hace sufrir al nativo. En
este caso la vida doble puede originarse en la resistencia a las desarmonías de la vida exterior
que se disuelven en la fantasía de la vida interior.

Leo
Se presenta algo extraño. La Luna en Leo se inclina hacia la afirmación de la vida y hacia la
alegría y la emoción de cada acontecimiento que resultan de esa afirmación de la vida. Pero
asociada con Neptuno, se busca -consciente o inconscientemente- llevar a lo trascendental todo
lo que produce la vida positiva en el ser humano. Tiene el don de hacer especial hincapié en el
entrenamiento del placer en la existencia. Como la sensación orgánica al caminar, saltar,
respirar, comer, etc., que potencia la vida y el bienestar. “Es un placer, vivir”. Por eso desarrollan
cierta preferencia por el deporte, que no se practica para tener un cuerpo sano, sino por el
placer de dominar el propio cuerpo. Pero todo esto tiene también su correspondencia en un
aspecto metafísico que se traduce en un estado de ánimo optimista que ve, casi como un
principio moral, cultivar la alegría como un agradecimiento que le debe al Cosmos por la
existencia.

Virgo
Se produce una clarividencia muy particular que no se refiere -como en el caso anterior- a
lo orgánico como actividad física, sino a la pertenencia a un cuerpo orgánico general. Para otros

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


84
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

sería más comprensible si alguien dijera: “Percibo la vida en mis propios órganos”. Pero acá
justamente no se trata de esto, sino de la sensación viva de conexión de todo lo orgánico y de
esa relación como fundamento de la propia existencia. Lo trascendental de esta sensación se
convierte en principio rector para el reconocimiento de conexiones similares a las que existen
entre los órganos del cuerpo. La conjunción otorga un registro notable para la “organización”,
cuyo paradigma es el cuerpo humano -propio y ajeno- con todo lo bueno y lo malo.
Desarrollamos en la 20ª Conferencia de “El Mundo planetario y el Hombre, la característica
general de la generaciónde Neptuno en Virgo, que despertaría el anhelo de construir la sociedad
según el modelo del cuerpo humano. Pero si la Luna está en conjunción con Neptuno, aparece
una clarividencia que guía -como un instinto- convirtiendo la organización de su cuerpo y el
panorama general de su vida -en cuanto a su coherencia- en un modelo. No son personas que
buscan refugio en la irrealidad; más bien son seres que se dan cuenta y buscan, a través del
impulso de su cuerpo el sentido interno de un proyecto. Aquí se encontrarán arquitectos de la
vida, guiados por esa clarividencia que intentamos explicar.
Y ahora solamente unas palabras sobre esta configuración en Libra y Escorpio.

Libra
Ya fue desarrollado en “El Mundo Planetario y el Hombre” algo sobre Neptuno en Libra. Se
dijo que así como con la entrada de Neptuno en Géminis comenzó una nueva era de la vida
intelectual-espiritual, ocurre otro tanto con el ingreso de Neptuno en Libra, sólo que este cambio
será más decisivo. Se trata de un signo cardinal, que inicia la parte sur del zodíaco, y por ello le
pertenece la llave de entrada hacia la gran transformación.
Las ideas trascendentales de libertad nacen del espíritu creativo puro, he ahí el trasfondo
cósmico de la conjunción Luna-Neptuno. Sobre todo está la idea de la comunión y colaboración
que se vive sobre el escenario de un parentesco, que desde lo más profundo del Cosmos
prepara una ciudadanía mundial, cuyo modelo se construye en cada individuo que ve surgir con
intensidad el insospechado instinto de unidad, y de ser parte de un todo cuyo representante más
legítimo se encuentra en todos los Tú. Así los vínculos humanos se transforman en actos de
libertad que establecen sus propios límites.

Escorpio
Recordemos el lema utilizado para caracterizar a Neptuno en Escorpio: desapego de la vida
de los deseos, conquista de sus objetos no desde lo astral sino desde lo mental.
Contrapongamos esto con lo que agrega la Luna -en caída en este signo- como apasionamiento,
entonces tenemos un cuadro bastante inarmónico. Irradiados desde esa región más allá de lo
individual, profundamente enraizados en la naturaleza humana aparece la codicia y los celos
argumentando los impulsos que mantienen permanentemente enfrentando la lucha del Tú con el
Yo, y que adopta el egoísmo, que aunque reconocido mentalmente, nunca fue superado en
realidad. Lo que desde allí resulta es una permanente capacidad -nuevamente una clarividencia-
que puede aumentar la división de si mismo hasta llegar a la doble vida emocional-intelectual.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


85
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

10ª Conferencia
Las Conjunciones de Mercurio con
Venus y Marte
Mercurio es el significador de la comprensión, es decir de la capacidad de usar el lenguaje y
los conceptos como herramientas para operar con mayor claridad.
A través de la conjunción de Mercurio con los demás planetas surge un tinte especial en el
pensamiento mediante el cual recibe una dirección determinada que le asigna, dentro de la gran
cantidad de posibilidades, su preferencia por ciertos objetos predeterminados, mientras que
otros objetos se alejan. El pensamiento adquiere ciertas características, que de acuerdo con la
psicología individual, denominaremos lógica personal del sujeto.
Una lógica individual que se diferencia de la lógica general, por el uso en sus asociaciones
de determinados argumentos que pertenecen al nativo en cuestión, debido a los aspectos
particulares del planeta Mercurio. De ninguna manera esto se refiere al carácter moral del
nativo, sino sólo a las características de su pensamiento.
Las conjunciones de Mercurio revelan la oferta de estímulos -o inhibiciones- que alientan o
paralizan parcialmente al intelecto, pero que lo acompañan de por vida y que surgen en cuanto
aparecen en el campo de observación objetos que pertenecen al campo de asociaciones de esa
lógica individual. Las conjunciones de Mercurio no afectarán seriamente el funcionamiento de la
lógica, sino la voluntad de otorgarle a dicha lógica una mayor o menor influencia en la vida.
Pero no puede negarse que justamente el pensamiento ocupa tanto lugar en la existencia
que representa la herramienta más importante con la cual el ser humano trabaja a lo largo de
su vida. Este pensamiento no esta exento de tener un efecto sobre la fisonomía moral del
nativo.

Mercurio-Venus
Promueve la tendencia a poner la lógica bajo el dominio -o al menos bajo el control- de
ciertos valores sentimentales, y así suaviza la nitidez para no permitir que el razonamiento
llegue a conclusiones contrapuestas a los sentimientos y al equilibrio armónico entre el pensar y
el sentir. El resultado del pensamiento prácticamente ya está dado antes de finalizarlo. Quizá se
lo pueda describir como esteticismo, un razonamiento estético que se hace presente en todos
los ámbitos. Por eso esta conjunción es sumamente adecuada para darle al pensamiento un
vuelo especial, relacionado frecuentemente con preferencias individuales por ciertos valores
mentales que nacen del signo zodiacal respectivo. Tiene sus escritores, compositores, filósofos,
etc. favoritos. Nunca falta un sentido agudo del romanticismo.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


86
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Fuego
Las preferencias adquieren un carácter más caluroso, el entusiasmo desplaza tanto a la
lógica que casi no se le permite participar de ninguna decisión, salvo de aquella que sea
aceptable para esa razón que pone por delante el entusiasmo.

Aries
Mercurio en sextil a su signo y quincuncio a su exaltación. Venus en exilio, en semisextil a
su domicilio y a su exaltación.
Debido al exilio de Venus, es esperable que la lógica esté en bastante desventaja. No existe
tendencia alguna al pensamiento objetivo, sino más bien a obtener la perspicacia y todos los
argumentos de la posición especialmente valorada por el nativo. El pensamiento se pone al
servicio de un entusiasmo cuestionable y desarrolla toda la fuerza de una dialéctica jamás
vencida. Cuando se trata de promocionar o de pelear por algo, entonces Mercurio aparece con
todos sus derechos.

Leo
Mercurio en sextil a su signo y semisextil a su exaltación. Venus está en cuadratura y sextil
a sus domicilios y quincuncio a su exaltación.
En este caso ya no se trata de la promoción o la lucha sino de la defensa del derecho a la
alegría y al goce de la vida. Es la conjunción correcta para los anacreónticos 3 y hedonistas. La
oda de Schiller “El himno a la alegría” es la glorificación de este entusiasmo, que tiene su lugar
en el signo del Sol.

Sagitario
Mercurio en exilio y cuadratura a su exaltación. Venus quincuncio y sextil a sus signos y
cuadratura a su exaltación.
Venus está en mejor posición. Se desarrolla una especie de lógica que define un
pensamiento con un objetivo dado desde el principio. Tiene sus raíces en convicciones que
emanan de requerimientos éticos; todos los argumentos sirven solamente para enseñarle al otro
-menos favorecido a causa de la predisposición a la lógica- mientras que él mismo, confiado en
la propia fuerza intuitiva, puede prescindir de ella.

Signos de Aire
Aquí Venus toma algo de las características de Mercurio aunque no exista ningún aspecto
entre ellos. Aparece en estado puro un sentido estético, más inclinado a la poesía que hacia
otras artes. Con esta configuración la palabra le dirá más al ser humano que el tono, por
ejemplo. Podemos hablar de una capacidad poética, que influye en la postura ante la vida.

3 Aquellos que siguen el estilo creado por el poeta griego Anacreonte, en el siglo VI A.C. quien cultivó
una composición lírica en verso de arte menor que cantaba a los placeres de la vida, el vino y el amor.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


87
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Libra
Mercurio trígono a su signo y semisextil a su exaltación. Venus en domicilio y quincuncio a
su exaltación.
Ambos planetas se ubican en posición favorable, pero Venus domina. Un notable sentido
estético encuentra por doquier una salida armónica que resulta en el pensamiento deseado;
cuando no es conveniente un camino, incursiona por otro. Es inagotable la creación de senderos
del pensamiento, manteniendo siempre activa la vía de asociaciones. Está altamente
desarrollada la improvisación que a menudo se toma -engañosamente- por verdaderos talentos
poéticos. Siempre persiste una capacidad excelente de combinación. La vida intelectual y
emocional se abre paso de manera armoniosa.

Acuario
Mercurio trígono a su signo y quincuncio a su exaltación. Venus en cuadratura y trígono a
sus domicilios y semisextil a su exaltación.
Mercurio está más fuerte. La independencia de pensamiento se muestra principalmente en
un funcionamiento libre de las influencias intelectuales del entorno, en tanto se impregna de una
característica propia -supuesta o real-. La característica fundamental es el arte de construir una
obra individual por fuera del gusto universal.

Géminis
Mercurio en regencia, cuadratura a su exaltación. Venus en semisextil y trígono a sus
signos y cuadratura a su exaltación.
Se asemeja en su carácter a la de Libra, sólo que aquí Mercurio es más fuerte. El elemento
crítico aparece en primer plano, pero de acuerdo a la naturaleza de Géminis, en una forma
escéptica que finalmente conduce a una indiferencia sofisticada. La capacidad de combinación
presenta una versatilidad fuera de lo común, pudiendo relacionar las cosas más contradictorias.
Es rara la forma en que las fuerzas de Venus le roban la capacidad de comprensión crítica para
decidir un camino determinado. Surgen escritores y filósofos en quienes aparece en primer
plano su predisposición intelectual a la crítica, pero su obra muestra la impotencia de un
pensamiento que intenta distintos caminos, sin decidir cuál es el mejor.

Signos de Agua
El elemento Agua hace que las fuerzas de Venus sean más poderosas que las de Mercurio,
de manera que aparece una lógica de sentimientos contrapuesta a la palabra. En contraste con
los signos de Aire, en las cuales la conjunción producía escritores, literatos o críticos, aquí se
generen más bien músicos y entre los escritores preferentemente los de la escuela romántica,
especialmente en Cáncer.

Cáncer
Mercurio semisextil a su signo y sextil a su exaltación. Venus sextil y cuadratura a sus
regencias y trígono a su exaltación.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


88
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Puede hablarse casi de “lógica musical”, una relación entre los pensamientos cuya
estructura y construcción recuerdan la arquitectura de las formas musicales: tema con
variaciones, ciaconna4, rondo o fuga. Muchos discursos de Buda muestran una estructura así,
pero también algunos cantos populares de la antigüedad. Entre las rimas -especialmente el
terceto- demuestra esta unión extraña entre las formas de pensamiento y la música. En las
personas improductivas este talento permanece en el subconsciente, pero influye en la
interpretación de la vida. Tienden a traducir la existencia en una especie de cadena de tercetos,
en la cual todo está relacionado, por supuesto en forma acuosa, es decir, más sentido que
comprendido.

Escorpio
Mercurio quincuncio a su signo y sextil a su exaltación. Venus en exilio, semisextil a su
domicilio y trígono a su exaltación.
El pensamiento recibe abundante alimento desde lo erótico. La fantasía, en la que
sobrevuela el pensamiento, extrae sus fuerzas de las mismas fuentes desde donde surgen los
anhelos de la vida amorosa, cuyo ideal es llevar al máximo el deseo. La característica de esta
lógica es la intensidad con la que el pensamiento busca investigar sólo el sentimiento y la fuerza
mágica con la cual se carga la palabra para encontrar el camino. En los artistas, habrá una
mayor fuerza de expresión, por momentos irresistible. Puede persuadir sin convencer.

Piscis
Mercurio en caída y exilio. Venus en exaltación, sextil y quincuncio a sus signos.
Venus ejerce mayor influencia sobre el pensamiento que debido a la posición de Mercurio,
ya tiende desde el principio a subordinarse a influencias ajenas. Se produce una forma de
pensar inspirada por el altruismo espiritual, de manera que mentalmente se convierte en el juez,
hasta en el abogado defensor del propio enemigo, no por la práctica intelectual en sí sino por la
comprensión, que si bien deriva de una compasión emocional, se expresa en lo mental. En la
música y el espectáculo se generan actores especialmente sensibles.

Signos de Tierra
Acá la posición de Mercurio enfatiza el intelectualismo y el realismo, como así también una
inclinación a actividades artísticas en un material más concreto que la música y la escritura,
como la arquitectura, la plástica y las artesanías.
Esto vale sobre todo para Virgo y Capricornio. La relación con lo natural y lo generado por
la naturaleza en el arte y la vida, se encuentra más exigida que en los otros elementos.

Capricornio
Mercurio quincuncio a su signo y trígono a su exaltación. Venus en cuadratura y trígono a
sus domicilios y sextil a su exaltación.

4 Danza en tres tiempos de origen español o hispanoamericano difundida en Europa en el S. XVII. (N. de
T.)

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


89
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Ambos planetas se encuentran fuertes, llegando a una relación armónica entre


intelectualidad, realismo y un sentido de la belleza que no deja de lado la valoración de lo
práctico. Es ideal para arquitectos, para quienes construyen obras para la comunidad. Puede
incorporarse la incómoda expresión de “arte comercial”. De todos modos persiste una capacidad
notable para las así llamadas “composiciones de ocasión”, el periodismo y el arte menor.

Tauro
Mercurio semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Venus quincuncio a su otro
domicilio y sextil a su exaltación.
Venus como planeta dominante, influye sobre el pensamiento de manera que el factor
emocional obtiene una participación esencial en el pensar teórico. Así se genera una
intelectualidad especial que –aunque inspirada desde el área de los sentimientos y no raras
veces en forma artística– es atrapada dentro de los límites de una lógica que carece de coraje
para entregarse a la pura inspiración, de la que sin embargo extrae sus impulsos. Para escapar a
este dilema se ofrece la actividad musical, cuya lógica interna está tan atravesada por el mundo
de los sentimientos que ninguno de los dos elementos puede ser disuelto por el otro. Pero
encontramos la tendencia a formar parte de una dirección o escuela determinada, sea como
artista o imitador creativo.

Virgo
Mercurio en domicilio y cuadratura con el otro. Venus en caída y trígono y semisextil a sus
signos.
Mercurio es más fuerte. Prevalece la sensación de lo natural que se ensambla intensamente
no sólo con lo artístico, sino también con la vida intelectual. Es notable el interés por lo corporal.
La escultura y la pintura sobresalen, y donde no alcanza la habilidad artística, se manifiesta la
cercanía natural y el sentido estético en detalles de valoración del curso de la vida. Inclinación
por los pequeños objetos artísticos que responden a las necesidades del lujo dentro de los
límites de lo natural.

Mercurio-Marte
En algún sentido, aporta lo contrario de las características de Mercurio-Venus. También aquí
podemos hablar de una lógica individual. Lo que sobresale es la nitidez de una lógica que no es
modificable o mitigada por ningún elemento emocional. Son personas discutidoras; tienen la
irrefutable necesidad de probar la legitimidad de su pensamiento y de utilizarla como un arma
esencial en la vida, menos en el sentido productivo que destructivo. Como consecuencia,
mantiene disputas infértiles y rumia las ideas en diferentes grados acorde a los signos del
zodíaco en particular.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


90
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Fuego
Aquí la posición de Marte debe ser vista como la más fuerte, y hará especialmente notable
el carácter agresivo del pensamiento. Sobre todo trata de imponer la propia opinión utilizando
medios intelectuales. Cuando no lo logra, el nativo no se dará por vencido, retomará la lucha en
la próxima oportunidad.

Aries
Mercurio sextil a su signo y quincuncio a su exaltación. Marte en quincuncio a su otro
domicilio, cuadratura a su exaltación.
La agresividad del pensamiento unida a la crítica, no pocas veces conduce al nativo a
afirmar su opinión aunque no le hayan preguntado. Tendencia a ser sincero a toda costa
comunicando su parecer, diciendo la “verdad” como es su costumbre, lo que lo lleva fácilmente a
roces y conflictos. Esa mente aguda está también en búsqueda constante de nuevos objetos y
se aventura precipitadamente y sin previa preparación ante todo tipo de problemas.

Leo
Mercurio sextil a su signo y semisextil a su exaltación. Marte trígono y cuadratura a sus
regencias y quincuncio a su exaltación.
El nativo está menos predispuesto a la pelea, tiende más bien a la burla, el sarcasmo y la
ironía. Ante las preguntas teóricas específicas se muestra con una superior indiferencia. La
mayoría de las personas creen que son más inteligentes y que tratan con problemas más
importantes de lo que son, porque por lo general muestran falta de ese pensamiento sano y
natural representado por el sentido común. Sólo por esto vale la pena quebrar una lanza.

Sagitario
Mercurio en exilio y cuadratura a su exaltación. Marte trígono y semisextil a sus signos y
semisextil a su exaltación.
Nuevamente se percibe la agresividad del pensamiento. Prevalece en forma impulsiva la
necesidad de imponerse a los demás como crítico moral. Como en Aries, se nota cierta crueldad
en la evaluación y condena de las personas y las instituciones humanas. Se desnudan las
debilidades de los demás, sin la mitigación del humor como en Leo. Mantiene sólo una pequeña
tendencia a la auto-crítica.

Signos de Aire
Falta la agresividad propia de los signos de Fuego. En su lugar ingresa la crítica pura y
teórica del pensamiento, quizá un poco exagerada, que ejercita con todos. El nativo ama las
“definiciones”, comprender las sutiles diferencias y está predispuesto a emplearlas también allí
donde no se justifica por una necesidad teórica ni práctica. Puede hablarse de una básica
tendencia sofistica.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


91
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Libra
Mercurio trígono a su signo y semisextil a de su exaltación. Marte en exilio, semisextil a su
regencia y cuadratura a su exaltación.
Predomina la tendencia a la crítica referida especialmente al arte y la ciencia. Predispuesto
a ocupar el rol de árbitro, ejerce la réplica en la discusión y una agudeza de ingenio para
descubrir conceptos débiles en el pensamientos del contrincante.

Acuario
Mercurio trígono a su signo y quincuncio a su exaltación. Marte sextil y cuadratura a sus
domicilios y semisextil a su exaltación.
Tendencia a llevar hasta el absurdo las consecuencias del pensar. El nativo no retrocede
ante el desatino. Marte acicatea el pensamiento hasta las últimas consecuencias. En casos más
suaves practica el pensar en objetos inventados: ama todo tipo de dilemas y misterios,
problemas de ajedrez , etc.

Géminis
Mercurio en su signo, cuadratura a su exaltación. Marte sextil y quincuncio a sus domicilios
y quincuncio a su exaltación.
También aquí la mente se ocupa de problemas en parte artísticos, cuya resolución precisa
de una mente aguda para su solución. Predominan los enigmas matemáticos, pero también los
pseudo-problemas. El ejemplo clásico lo ofrece el sofisma, que nació en la antigüedad
demostrando cómo el pensar se enreda en sus propios bucles.

Signos de Agua
Se impone más Marte que Mercurio, de manera que el nativo se cree más astuto que los
demás, incapaces de pensar con tanta nitidez o con tanta viveza como él. Con los años cambia,
aunque lleva tiempo llegar a la auto-crítica necesaria. Esta ilusión de la propia superioridad es
frecuentemente la fuente de conflictos -internos y externos-; en muchos casos falta el coraje
para probar esta superioridad.

Cáncer
Mercurio en semisextil a su signo y sextil a su exaltación. Marte en caída y cuadratura y
trígono a sus domicilios.
La posición desfavorable de Marte produce una irritabilidad mental latente. Se asume que
no es o que es mal comprendido porque los demás son más recios, sus pensamientos son
menos elásticos y flexibles que los propios. Por eso toma el camino más corto cuando se
involucra en discusiones. Es mejor no tirarle perlas a los chanchos. Además es más fácil y
honorable discutir consigo mismo, porque es un partenaire más comprensivo. Existe el peligro
de enredarse en la propia maraña de pensamientos.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


92
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Escorpio
Mercurio quincuncio a su signo y sextil a su exaltación. Marte quincuncio a su otra
regencia y sextil a su exaltación.
Se produce una particular lógica propia, bastante incrédula respecto a valorar los
pensamientos objetivos. Cree -consciente o inconscientemente- que como la fuerza de la lógica
es sólo una energía de Marte, en última instancia descansa en la sugestión. Tiene razón quien
tiene mayor capacidad de magnetismo, la lógica también es una cuestión de poder.

Piscis
Mercurio en exilio y caída. Marte semisextil y trígono a sus signos y sextil a su exaltación.
Marte es más fuerte, mostrando un estado de ánimo similar a Cáncer. Lo característico es
la permanente predisposición a la protesta en contra de la mentalidad racionalista, cuyo valor
intelectual reconoce en secreto, pero que no puede enfrentar con las mismas armas. Se siente
impotente en el ejercicio de la sugestión, un acto puro de violencia en lo intelectual al margen
de la verdad, dado que plantea como verdad moral la violencia “conservadora”. El nativo se
convierte en un luchador contra los derechos sagrados y “verdades” impuestas a través de la
tradición.

Signos de Tierra

Capricornio
Mercurio quincuncio a su signo y trígono a su exaltación. Marte en exaltación y cuadratura
y sextil a sus regencias.
Ambos se encuentran en una posición zodiacal fuerte. Ciencia y fuerza espiritual se ofrecen
con gusto al servicio del bien público, no esconde la luz ni teme a ningún adversario intelectual.
El trabajo en el ámbito externo ocupa el primer plano de sus intereses. Son buenos políticos,
oradores y polemistas.

Tauro
Mercurio semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Marte en exilio, semisextil a su
domicilio y trígono a su exaltación.
Cuida el arsenal con el que cuenta para el desafío intelectual. Con firmeza, mientras puede,
defiende lo viejo ante lo nuevo. Le cuesta confesarse a sí mismo un error y más aún ante los
demás. Aplica todo el ingenio a las acciones de retaguardia en las que desarrolla una habilidad
fuera de lo común. Es notable la tendencia a la burla y la ironía.

Virgo
Mercurio cuadratura a su otro signo. Marte quincuncio y sextil a sus regencias y trígono a
su exaltación.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


93
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Mente aguda y fino olfato para las diferencias, con preferencias por el pensar científico y
sistemático. Ambos planetas se encuentran en una posición excelente, pero Mercurio es más
fuerte. Falta la tendencia a la discusión. Teoría y praxis deben estar siempre de acuerdo, porque
la teoría no es más que la experiencia sistematizada. Son maestros de la sistematización y la
estadística.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


94
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

11ª Conferencia
Conjunciones de Mercurio con
Júpiter y Saturno

Mercurio-Júpiter
¿En qué consiste la particularidad del pensamiento, cuando se relaciona con Júpiter, y cuál
es la característica que obtiene la lógica individual?
La conjunción entre Mercurio y Venus manifiesta una lógica artística, le otorga al
pensamiento un vuelo creativo y colmándolo de fantasía. En cambio la conjunción con Marte le
da agudeza y una implacable lógica crítica. La conjunción entre Mercurio y la Luna genera
talento y habilidad en general, otorga destreza mental y capacidad de cambio. La conjunción del
Sol y Mercurio pone el pensar al servicio de la moral y lo transforma en una herramienta básica
del carácter humano original.
Señalar la lógica individual especial que nace del efecto conjunto de Mercurio y Júpiter, es
una tarea difícil, puesto que Mercurio y Júpiter son opuestos entre sí por la estructura dada en el
zodíaco. Sagitario y Piscis son los signos propios de Júpiter, y sus signos opuestos -Géminis y
Virgo- los signos de Mercurio. Así es esperable que la conjunción de ambos produzca una unidad
contradictoria que se manifiesta en forma muy distinta en cada signo de acuerdo a qué planeta
aparece más fuerte.
Denominamos a Júpiter como el planeta de la intuición en contraste con Mercurio que
domina el pensamiento lógico unido a la lingüística. Pero la fuerza intuitiva que emana de
Júpiter cobra vida cuando se encuentra en una relación más estrecha con Mercurio, que es el
órgano ejecutivo de esta intuición intelectual/espiritual. Podemos imaginar que la fuerza
inspiradora de la intuición da al pensar una dirección y al mismo tiempo conciencia de su
triunfo. De esta manera Mercurio es en cierto sentido destronado, debe prestar los servicios de
vasallo, haciendo posible lo que Júpiter le da. Pero al mismo tiempo, Mercurio a través de esta
dependencia, eleva su dignidad al servir a propósitos más elevados; sin embargo esta elevación
también significa el debilitamiento de su fuerza. Da paso a una fuerza mental que busca
imponerse, algunas veces con su ayuda y otras veces en contra de él.
Como resultado de esta pelea tan extraña, surge algo similar al daimon de Sócrates, una
voz interna que lleva en sí el criterio implícito de credibilidad. En todo caso puede suponerse,
que el que ha nacido con esta conjunción se comporta como si tuviera un daimon así; la
indecisión pasa por si este daimon ha sido probado o no. En alemán existen diferentes
expresiones: tener olfato, tener el pálpito, etc. La conjunción Mercurio-Júpiter le otorga a este
pálpito u olfato la convicción de que va a actuar correctamente por el poder de su “capacidad de

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


95
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

adivinar”, sin pensar. Si queremos darle a esta lógica de Júpiter un nombre especial, podemos
llamarla la lógica profética, la lógica de un adivinar que luego justifica con la ayuda de Mercurio.
Esta lógica nuevamente se manifestará en las categorías particulares de formas diversas.

Signos de Fuego
La seguridad interior de la creencia en esta voz oracular es especialmente fuerte. Se
refiere al poder de adivinar la dirección en la que se desarrollará un fenómeno complejo
específico sin necesidad de observaciones o prolongados estudios.

Aries
Mercurio sextil a su signo y quincuncio a su exaltación. Júpiter en semisextil y trígono a sus
domicilios y cuadratura a su exaltación.
Tendencia a confiarse en el veredicto del pálpito, especialmente en las áreas nuevas -o que
lo son para uno- pero también se aplica a los otros, de manera que el conocimiento de causa, en
su sentido más estricto, ni siquiera se plantea. La expresión “conocimiento empañado”, no es
tan acertada en otra configuración, donde la expresión “empañado” ni siquiera tiene un sentido
irónico. El llamado “conocimiento experto” es el mayor obstáculo que se le presenta a la
inspiración que Júpiter le brinda a Mercurio. Es a priori enemigo de todo “experto”.

Leo
Mercurio sextil a su signo y semisextil a su exaltación. Júpiter en quincuncio y trígono a sus
regencias y semisextil a su exaltación.
Aparece algo similar, si bien el interés principal se dirige específicamente a las personas
cercanas. Encontramos un conocimiento profético de la naturaleza humana que no descansa en
saber alguno. Una habilidad especial deja adivinar al nativo lo que el otro se propone hacer. No
se deja convencer por nadie, mucho menos por aquél que es el objeto de la evaluación. ¡Él
conoce a los otros más de lo que ellos mismos se conocen!

Sagitario
Mercurio en exilio y cuadratura a su exaltación. Júpiter en domicilio, en cuadratura al otro y
sextil a su exaltación.
Aparece inmediatamente la “lógica profética”. Mercurio se impregna totalmente de la fuerza
de Júpiter. Así puede emerger un daimon que le da verdadero sentido a la dirección que van a
tomar los acontecimientos, sin tener en cuenta las opiniones contrarias de un pensamiento
lógico o de las experiencias habituales. Confía siempre en esa voz interna y la confirma una y
otra vez, aunque la evidencia demuestre lo contrario.

Signos de Aire
El interés en los acontecimientos externos retrocede ante los pensamientos del entorno y
sus productos: los libros y las obras de arte. El nativo cree tener el talento de leer entre líneas y

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


96
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

de poder comprender, mejor que los demás, lo que se esconde detrás de las palabras habladas o
escritas.

Libra
Mercurio trígono a su signo y semisextil a su exaltación. Júpiter en sextil y quincuncio a sus
regencias y cuadratura a su exaltación.
Mercurio se encuentra en una buena posición. Se reivindica en alto grado la habilidad de
leer entre líneas, transformándose en la interpretación artística y la exégesis. Pero a esto se le
suma la agilidad mental, que sabe dar un consejo a quienes lo buscan. Aún en las situaciones
más complicadas, el olfato de Júpiter encontrará un camino transitable para el pensamiento
lógico. Se conceden ayudas al pensar que enriquecen el intelecto.

Acuario
Mercurio trígono a su signo y quincuncio a su exaltación. Júpiter sextil y semisextil a sus
domicilios y quincuncio a su exaltación.
La capacidad de cambio mental adquiere un carácter diferente. No existe ninguna
tendencia a utilizar la aptitud de dar consejo a los demás en toda ocasión. Se trata más bien del
talento de adoptar -a través de algunos trucos- todo tipo de ideas, incorporándolas como
propias. Es más probable que más que dar consejo por doquier, el nativo se ocupe de mantener
su mente abierta absorbiendo todo lo que puede, sin preocuparse por la aprobación o no de los
otros. Lo que en Libra era una especie de lugar de consulta para los demás, se convierte aquí en
un lecho de Procusto5 para las opiniones o pensamientos ajenos.

Géminis
Mercurio en regencia, cuadratura a su exaltación. Júpiter en exilio, cuadratura a su otro
signo y semisextil a su exaltación.
La fuerza de Júpiter es menor, conduciendo a juicios apresurados y frívolos que ninguna
autoridad avalaría. Pero lo opuesto a la autoridad no sólo alcanza a su propia decisión, sino
también a la responsabilidad por cualquier consejo que da partiendo de la visión propia. Podría
hablarse de un daimon negativo. Cuando quiera saber cómo no se van a dar las cosas,
pregúntele a él.

Signos de Agua
El pensamiento extrae la fuerza lógica de una orientación básica hacia el altruismo. El
nativo vive en su propio mundo de pensamientos buscando el aporte de los pensamientos del
otro, intenta superar las diferencias tratando de acercarlo y encuentra fácilmente los
argumentos para lograrlo.

5 Procusto: posadero de Eleusis que obligaba a sus huéspedes a acostarse en un lecho de hierro; a
quien no se ajustaba a él, si era más largo le serruchaba los pies y si era más corto le estiraba las
piernas. Se usa como expresión para referirse a quienes pretenden acomodar la realidad a la estrechez
de sus intereses o puntos de vista. (N. de T)

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


97
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Cáncer
Mercurio semisextil a su signo y sextil a su exaltación. Júpiter en exaltación, en trígono y
quincuncio a sus regencias.
Tendencia a intervenir con la energía de la fuerza emocional cuando se trata de defender
las opiniones de aquellos a quienes se quiere o se valora. Se encuentra fácilmente un consejo,
también donde no sólo las circunstancias externas sino todos los motivos lógicos parecen no dar
cabida a una sugerencia.

Escorpio
Mercurio quincuncio a su signo y sextil a su exaltación. Júpiter trígono y semisextil a sus
domicilios y trígono a su exaltación.
También se ejercen las fuerzas de una lógica altruista que no resuena con total pureza,
puesto que el egoísmo emocional exige su parte. La propia sensación de poder jamás queda
saciada, y desea constantemente que los otros provean de reconocimiento. Pero más importante
aún es el sentimiento del poder propio y la vanidad relacionada con ello. Esto es particularmente
evidente en la polémica intelectual, que si es importante, no retrocede ante los medios
deshonestos que enumera Schopenhauer en “Dialéctica erística”6. Estos medios serán
diferentes, según sea Mercurio o Júpiter el que domina; aunque en general Júpiter es más
fuerte. Si bien el sofisma ha establecido su derecho, luego deja que las palabras surjan de la
lógica altruista. Entonces puede abandonar el estilo sofístico que envuelve la debilidad de los
pensamientos y ayudar -como maestro o guía- a otros.

Piscis
Mercurio en exilio y caída. Júpiter cuadratura a su otro signo y en trígono a su exaltación.
Mercurio está debilitado y retrocede ante Júpiter. Sucede algo similar a lo visto en Cáncer:
toda idea está motivada por la intención de apoyar a los sufrientes y humillados, de hablar su
idioma allí donde ellos no pueden hablar por sí mismos. La compasión es la madre de los
argumentos más recónditos. Cuando la expresión “saber compasivo” puede ser traducida a la
vida práctica, entonces es esta la configuración que capacita para ello.

Signos de Tierra
El talento que llamamos pálpito se referirá preferentemente a juzgar procesos reales. No
solamente percibe hacia dónde se dirigen los acontecimientos, también sabe utilizarlos, aunque
no para beneficio propio sino por el interés de aquellos por quienes se siente responsable.

Capricornio
Mercurio quincuncio a su signo y trígono a su exaltación. Júpiter en caída y semisextil y
sextil a sus regencias.

6 Abuso del procedimiento dialéctico hasta convertirlo en vana disputa (N. de T.)

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


98
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

El nativo sabe de antemano cómo poner en funcionamiento los emprendimientos para que
tengan éxito, o al menos confía en ello. No escatima su consejo, especialmente cuando se trata
de proyectos ajenos. Fácilmente tiene la valentía de decidir por los demás sin asumir demasiada
responsabilidad para sí. Muchas veces le falta el coraje de transformar la intuición en acción
para sus propios planes .

Tauro
Mercurio semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Júpiter sextil y quincuncio a sus
regencias y sextil a su exaltación.
Persiste una habilidad similar, pero expresada más pasivamente. La intuición depende más
de la elección de un guía o autoridad a la que desea seguir o subordinarse, no por motivos
oportunistas, sino por la seguridad que otorga la confianza en el más fuerte. En aquel
suficientemente fuerte para asumir la responsabilidad de la cual no desea hacerse cargo.

Virgo
Mercurio cuadratura a su otro signo. Júpiter en exilio, cuadratura a su domicilio y sextil a su
exaltación.
La fuerza de Júpiter está reducida. En este caso se nota una extraña inseguridad: no se
anima a elegir autoridades -como en Tauro- porque carece de confianza en la intuición, que si
bien existe, debe ser autorizada primero por Mercurio. Mercurio en este signo no tiene su fuerza
puesta al servicio de la intuición, sino que es casi a la inversa. Pero justamente porque la
intuición confía tan poco en sí misma necesita una autoridad que la posea. Es la intuición del
más fuerte, no la propia, la que autoriza el propio Mercurio.

Mercurio – Saturno
Existe una diferencia que contrasta con la lógica individual que se desarrolla bajo la
influencia de Júpiter. Mientras que Júpiter inspira el pensamiento de Mercurio en tanto le reduce
la responsabilidad, bajo la influencia de Saturno la situación es casi opuesta: abruma al
pensamiento y le impone responsabilidad. Esto le da al pensar la tendencia -sino la compulsión-
a ahondar en sí mismo e incluso a quedar atrapado en sus propias trampas. Aparece una
lentitud en el pensamiento, ligada a una especial minuciosidad, y a una limitación, donde la
“estrechez” es percibida como la ventaja de una lógica absolutamente estricta.
Así, este pensamiento adquiere una fuerza irrefutable, incluso en sus límites, y crea la
lógica del experto. El pensamiento del experto es objetivo, racional, limitado, sin extenderse
más allá de los límites auto-impuestos, contrario a toda intuición, y sobre todo más allá del bien
y del mal, de la belleza y de la fealdad. La consecuencia es un pensar implacable, incapaz de
corrección y no necesitado de creencia. Por ello es contrario no sólo a la lógica de Mercurio-
Júpiter, sino también a la de Mercurio-Venus, y por eso también carente de sensibilidad
artística. También es amoral y no religioso.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


99
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

No es contrario a la corrección a través de la realidad. Por eso lo señalamos como un


pensamiento pragmático, cuya última e irrevocable instancia es la realidad, que no es otra cosa
que la manifestación material de la implacable lógica. Lógica que extrae su material y su fuerza
de la experiencia orientada en forma experta o de la ciencia empírica. Impregnado por ese
pensar pragmático, todos los argumentos contrarios que vienen del área de la moral, del arte o
la religión pierden poder. Hay un cierto peligro para el nativo si no es capaz de transformar esta
auto-limitación de su pensamiento en una libertad elegida voluntariamente, que le permita ver
que pueden existir cosas que más allá de toda lógica.

Signos de Fuego
En primer lugar se nota la ausencia de consciencia moral cuando trata de sacar
consecuencias lógicas, aún cuando el objeto de reflexión se refiera a los fundamentos de la ética
en sí. Los antiguos romanos decían: Fiat justitia, pereat mundus –la justicia debe ganar, aunque
el mundo se derrumbe-. No hay blandura posible cuando se trata del triunfo de la lógica
pragmática.

Aries
Mercurio sextil a su signo y quincuncio a su exaltación. Saturno en caída y cuadratura y
sextil a sus domicilios.
En lugar de una lógica implacable, puede hablarse de una lógica cruel que acepta todo tipo
de consecuencias, incluida la mentira y faltar a la palabra. El fin justifica los medios. Pero este
fin no es egoísta, cumple las exigencias de la lógica pragmática más allá del bien y del mal.

Leo
Mercurio sextil a su signo y semisextil a su exaltación. Saturno en exilio, quincuncio a su
regencia y sextil a su exaltación.
Es parecido a Aries, pero sin combatividad. Surge una acritud carente de humor. El nativo
es impiadoso y desamorado consigo mismo. Todo lo solar aparece frío y sombrío; el
pensamiento se encuentra bajo la compulsión de una objetividad que limita los impulsos vitales.

Sagitario
Mercurio en exilio y cuadratura a su exaltación. Saturno semisextil y sextil a sus signos y
sextil a su exaltación.
La posición de Saturno es fuerte. También existe el mismo pensar amoral y pragmático que
insiste a pesar de la comprobada injusticia o autoritarismo de un hecho. Es un acto cobarde de
Mercurio, que por su propia esencia no debería ser honrado, ni sentir compasión, ni puede
generarla. En este caso podría hablarse del mártir de la testarudez, que jamás aparece sin su
lado oscuro.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


100
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Aire
También hablamos de una carga saturnina sobre las fuerzas de Mercurio, que se manifiesta
por el sentimiento angustiante ante la posibilidad de desviarse del circuito de la lógica. Así surge
un pensamiento consecuente, una testarudez desafiante que se oculta en su propia estructura
como detrás de los muros de un fuerte fuera del cual sólo existen realidades imaginarias que no
generan confianza ni la merecen.

Libra
Mercurio trígono a su signo y semisextil a su exaltación. Saturno en exaltación y en
cuadratura y trígono a sus domicilios.
Una lentitud que retarda e influye no solamente en la acción sino también en el
pensamiento; siempre reflexionará hasta qué punto las consecuencias del pensar funcionan al
unísono con la realidad. El talento para combinar -tan altamente desarrollado en este signo- se
esfuerza casi de manera enfermiza para controlar los propios caminos del pensamiento en las
experiencias vividas, aunque la realidad llega a nosotros sólo a través del filtro del pensamiento.

Acuario
Mercurio trígono a su signo y quincuncio a su exaltación. Saturno semisextil a su otro
domicilio y trígono a su exaltación.
Lo ya explicado aparece de forma más notoria, sólo que falta la necesidad de servirse de la
realidad para controlar el pensamiento. Podemos hablar más bien de un despotismo que
convierte a la razón en la medida que hace que la realidad sea o no sea considerada como tal.
Solamente un sistema cerrado de pensamiento oculta la realidad.

Géminis
Mercurio en domicilio y cuadratura a su exaltación. Saturno quincuncio y trígono a sus
signos y trígono a su exaltación.
Esta configuración va a producir pensadores, que sin dirección ni meta, se encuentran con
respecto a la lógica en una situación similar a las bolitas de un juego de paciencia, aunque ellos
no pierden la paciencia. Constantemente vuelven a los mismos problemas con la misma
sensación de desesperanza de poder resolverlos alguna vez, viajeros errantes sin expectativa de
tener buenas ideas. A pesar de ello, jamás se cansan de pensar.

Signos de Agua
La dificultad de esta conjunción es que reacciona con incapacidad para creer en la vida
emocional, cuando justamente necesita esa confianza. Mercurio se convierte en un implacable
censor entre la fuerza del pensamiento y lo deseado. Es característico que al pensar -y al
impulso de repensarlo siempre de nuevo- le falten la confianza necesaria. Se genera una
tendencia autodestructiva que algunas veces lleva a que fácilmente se diluya el límite entre la
necesidad de creer y no creer en todas las ficciones lógicas del pensamiento.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


101
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Cáncer
Mercurio semisextil a su signo y sextil a su exaltación. Saturno en exilio, quincuncio a su
otro domicilio y cuadratura a su exaltación.
Desconfía de los resultados del pensamiento. El “por si acaso” se convierte en el
compañero fiel y desagradable del pensar. Está angustiosamente preparado para el engaño o la
decepción.

Escorpio
Mercurio quincuncio a su signo y sextil a su exaltación. Saturno sextil y cuadratura a sus
regencias y semisextil a su exaltación.
La desconfianza es todavía más tortuosa puesto que no se refiere sólo a la incapacidad de
creer en lo propio sino también a la poca capacidad de creer en los demás. La vivaz capacidad
de creación de Mercurio puede llevar fácilmente a desvíos que convierten al “por si acaso” en la
principal forma de pensar.

Piscis
Mercurio en exilio y caída. Saturno sextil y semisextil a sus signos y quincuncio a su
exaltación.
Se desarrolla algo similar a lo visto en Cáncer. La capacidad de las fuerzas del pensamiento
contribuye a repetir en cada caso la cadena completa de desilusiones pasadas. La desconfianza
crece. Así como en Cáncer prevalece la mente receptiva para todo tipo de experiencias, en Piscis
aparece una apertura para los acontecimientos relacionados con el dolor sobrecargando la vida.
Bajo ciertas circunstancias puede desarrollarse una metódica paranoia.

Signos de Tierra
La lógica pragmática adquiere un total dominio. El pensamiento intenta compulsivamente
poner lo real bajo preceptos lógicos. El concepto predomina como un principio ordenador, incluso
es quien otorga legalidad. En las ideas se manifiesta la realidad más elevada. El concepto en sí
está sujeto a la censura siempre alerta de una razón entrenada en la experiencia de lo real.

Capricornio
Mercurio quincuncio a su signo y trígono a su exaltación. Saturno semisextil a su otro
domicilio y cuadratura a su exaltación.
Constantemente aparece la tendencia a aferrarse durante la vida a aquél pensamiento
acertado. Se presenta una fuerte fidelidad a las convicciones, que sin embargo deben estar
basadas y ser consecuentes con conceptos definidos. Estas doctrinas reciben entonces la más
alta valoración pragmática.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


102
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Tauro
Mercurio semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Saturno trígono y cuadratura a sus
domicilios y quincuncio a su exaltación.
Vale algo similar, sólo que la limitación voluntaria a un sitio estrecho es más fuerte. Desea
que muy pocos conceptos básicos sean suficientes, los aprovecha en forma generosa y los utiliza
para todas las cosas hasta el límite más extremo.

Virgo
Mercurio cuadratura a su signo. Saturno trígono y quincuncio a sus regencias y semisextil a
su exaltación.
Aquí hay algo más que en los otros dos signos de Tierra. El nativo quiere formarse una
creencia pragmática del mundo de la cual deriven, por necesidad lógica, todas las normas de
conducta práctica Lo que no se subordina a estas normas, trata de negarlo –no existe o es puro
engaño-.
Todas las conjunciones de Mercurio-Saturno desean convertir al pensamiento en el dueño
de la realidad. La ceguera parcial para aquello que yace fuera del campo de visión de esta lógica
pragmática, que en su sobriedad es por momentos más fantástica que la fantasía literaria, es su
predisposición más característica.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


103
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

12ª Conferencia
Conjunciones de Mercurio con
Urano y Neptuno
Lo que se produce a través de estas conjunciones, no se deja alinear con las demás
conjunciones de Mercurio; no se deja ordenar bajo el término de lógica individual. Estos dos
planetas próximos al planeta más lejano -Plutón- a los que llamamos planetas trascendentes,
toman una posición algo diferente en relación al horóscopo que las de los siete antiguos
sagrados planetas.
Algunos astrólogos consideran a Neptuno como la octava superior de Venus. Pero estas
nociones auxiliares nos parecen inadecuadas para justificar los hechos que enseña la experiencia
astrológica. Hablamos en detalle sobre la naturaleza de estos dos planetas en “Los planetas y el
Hombre”, capítulo 13º y 18º. Allí desarrollamos una interpretación distinta del problema Urano y
Neptuno. Recordemos brevemente que vimos en Urano aquella fuerza planetaria que nos
capacita para cerrar nuestro horóscopo como una unidad y para desarrollar un carácter
individual y único, de manera que ese horóscopo recibe la característica individual, la unicidad
consciente y única que lo convierte irrevocablemente en mi propio horóscopo. El ser humano
que ya percibe los efectos de Urano en sí, siente una permanente atracción por lo único, por la
singularidad de su visión; desde Urano parten todas las singularidades del horóscopo general.

Mercurio – Urano
Cuando se unen a través de la conjunción, algo de lo que dijimos debe incorporarse al
pensamiento. La mentalidad de Mercurio recibirá el impulso de actuar conscientemente hacía la
unicidad. No se genera una lógica individual especial, sino que se produce algo que tiene poco
que ver con la lógica, algo que llamaremos un “estilo de pensamiento” que manifiesta su
peculiaridad a través del horóscopo general, impregnando el pensamiento. Por eso el
pensamiento es modelado desde el exterior y recibe una fisonomía especial.
Aquí deben observarse dos cosas. Un factor muy subjetivo que Mercurio comunica con la
pretensión de ser objetivo. Quienes se ven obligados por la conjunción Mercurio-Urano a pensar
de manera peculiar creen –sin atender la mencionada subjetividad– pensar objetivamente. Pero
justamente este pensar subjetivo está relacionado al mismo tiempo con una limitación interna
muy especial que conduce al segundo punto: una capacidad muy desarrollada de concentración
que surge del empobrecimiento de motivos para pensar en lo que esté más allá del interés
subjetivo. Por eso el pensar adquiere una luminosidad propia, que al igual que el haz de una
linterna tiene la característica de iluminar un área estrecha dejando a oscuras lo que se
encuentra fuera de ella.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


104
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Entonces la característica de esta conjunción es la concentración para pensar en una


dirección determinada, un estilo de pensamiento que se traduce en el carácter global de la
persona, que de ninguna manera tiene su origen directamente en lo intelectual, y que conlleva
un cierto auto-engaño sobre el valor objetivo o sobre el valor del pensamiento concentrado. Su
funcionamiento puede atravesar todos los niveles, desde la estrechez de miras a la mayor
capacidad creativa.
Así queda claro lo que diferencia la conjunción Mercurio-Urano de las demás conjunciones
de Mercurio en relación con la lógica individual, ya que no se trata de la lógica en sí, que en
realidad no existe en la función Mercurio-Urano y que por eso se enturbia. Turbiedad, que es a la
vez un desvanecimiento de la objetividad del pensamiento, y se origina en forma diferente si el
carácter general del ser humano emana de las diferentes regiones de la cualidad del Fuego,
Aire, Agua o Tierra.

Signos de Fuego
El estilo de pensamiento extraerá su singularidad de la voluntad, y su necesidad de ser
apreciado como objetivo será tanto más acuciante cuanto más se imponga esta voluntad ante la
consciencia. De allí nace una idea que especialmente en los años treinta de nuestro siglo tuvo
gran impacto: el fascismo. O sea el anhelo de imponer a los otros por la violencia el propio estilo
de pensamiento para convertirlos mentalmente en sus víctimas. Pero no se debe olvidar jamás
que la dictadura relacionada con esta idea es solamente mental. El pensamiento de Urano debe
imponerse por su propia lógica sobre los demás.

Aries
Mercurio sextil a su signo y quincuncio a su exaltación. Urano sextil a uno de sus signos.
El estilo de pensamiento estará influenciado en primer lugar por la voluntad, y la falta de
consideración de dicha voluntad requiere constantemente del reconocimiento irreflexivo de los
demás. Aquí encontraremos una obstinación que muy difícilmente se doblega frente a
argumentos ajenos. La convicción absoluta antepone la voluntad al pensamiento, una lógica que
está sujeta a los dictados de la voluntad. Es correcto lo que fue sancionado por mi voluntad. Lo
que no se somete a ella, debe ser falso.

Leo
Mercurio sextil a su signo y semisextil a su exaltación. Urano en exilio y quincuncio a su
signo.
Aquí el lema será: “correcto es todo lo que fomenta la vida, muy especialmente lo que
enaltece mi sensación de felicidad que es la que le da valor de verdad a mi pensamiento”. Con
esta posición no existirá inclinación alguna a desarrollar líneas de pensamiento que de alguna
manera no se relacionen y sirvan de apoyo a la vida o la felicidad.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


105
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Sagitario
Mercurio en exilio y cuadratura a su exaltación. Urano está en sextil y semisextil a sus
signos.
El pensamiento está enteramente bajo el poder de lo que decide una voluntad ética que
alcanza su grado más alto de intolerancia. La libertad de pensamiento es amoral, lleva a la
incertidumbre, al error y la rebeldía contra el principio que sostiene que sólo la voluntad moral
es apta para gobernar; que es el único criterio correcto y real.

Signos de Aire
La convicción del carácter irrefutable del pensamiento propio alcanza su grado más alto. Es
esencialmente distinto del estilo fascista al cual le es indiferente la pregunta por lo
controvertible o no de su pensamiento teórico, ya que allí no decide la reflexión sino la voluntad.
Lo que está ausente es la necesidad de imponer a los demás el propio estilo de pensamiento o
de dictarlo.

Libra
Mercurio trígono a su signo y semisextil a exaltación. Urano trígono y cuadratura a sus
domicilios.
El estilo de pensamiento puede describirse como un liberalismo consecuente, es decir, la
concesión de objetividad a todo el mundo. Apenas existe un estilo de pensamiento que no pueda
permitirse a los demás, y justamente por eso, se expresa tanto una generosidad fuera de lo
común, como un desinterés igualmente inmenso hacia las convicciones de los otros. El nativo
está abierto y predispuesto a aceptar la mayoría de los argumentos puesto que no son de
interés para su propia convicción. Si están de acuerdo con su estilo de pensamiento, entonces
son aceptables. Ahora, justamente es esta situación la que le da al pensamiento una tonalidad
que se caracteriza por la falta de colorido que resulta de la mezcla de todos los colores
particulares del espectro del pensamiento. Fácilmente puede imaginarse que –según sea la
intensidad del carácter– la característica descripta recibe una mayor luminosidad u opacidad.
Puede desarrollarse un mundo de reflexiones excepcionalmente grande, en el cual tenga cabida
la totalidad del pensamiento de la humanidad.

Acuario
Mercurio trígono a su signo y quincuncio a su exaltación. Urano está en domicilio y
semisextil al otro.
Encontramos casi el opuesto de Libra. La particularidad de este estilo de pensamiento es el
aislamiento que trata de evitar confrontar con otras direcciones de pensamiento. El resultado es
que el nativo siempre tiende a sentirse más sabio o inteligente que los demás. Bajo ciertas
circunstancias puede llevar a resultados catastróficos cuando Urano desquicia las fuerzas de la
naturaleza. Entonces pueden presentarse síntomas de paranoia a los que lleva la más completa
extrañeza del pensamiento del sentido común, extrañeza en la cual está y se perpetua.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


106
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Géminis
Mercurio en regencia y cuadratura a su exaltación. Urano en trígono y quincuncio a sus
signos.
Encontramos nuevamente relaciones parecidas a las de Libra sólo que el liberalismo se
refiere predominantemente al propio pensar, de manera que se podría hablar casi de una
ausencia de carácter, puesto que cambia cada día según las exigencias que se presentan. La
absoluta inconsecuencia conforma así la marca característica de este estilo de pensamiento que
mira esta inconsecuencia como su mayor ventaja, no tiene voluntad de resignar su libertad por
el mandamiento de la consecuencia. Mercurio en su propio signo, despliega toda su habilidad
para huir de las vueltas de una lógica que se sintetiza en conceptos que desde un principio
anestesian el libre pensamiento.

Signos de Agua
La turbiedad de la función de Mercurio nacerá de la vida emocional. En lo que hace al estilo
de pensamiento en sí será extraído de las profundidades de la vida de los sentimientos y las
pasiones, razón por la cual se produce en algunas circunstancias cierta similitud con el efecto de
la conjunción Mercurio-Urano en los signos de Fuego.

Cáncer
Mercurio semisextil a su signo y sextil a su exaltación. Urano en exilio y quincuncio a su
otro signo.
Ante cualquier consideración del pensamiento ya existe la sensación que dice: “esto se
puede creer y esto no”. Cuando este es el caso, no habrá consideración lógica que pueda
llevarlo a creer. Ni Mercurio ni Urano deciden sobre aquello que se puede creer o no, sino la
característica general del horóscopo concentrada por Urano.

Escorpio
Mercurio quincuncio a su signo y sextil a su exaltación. Urano cuadratura y sextil a sus
domicilios.
Vale algo parecido, con una diferencia: la vida de deseos se impone con más intensidad y
le roba al pensar de Mercurio casi totalmente la objetividad, sin que el nativo sea consciente de
ello. Pero justamente por eso nace el talento, por momentos fatal, de darle a este pensar ese
vuelo que hace posible atraer a naturalezas más débiles a la propia esfera de influencia, llevarlas
al punto de hablar su propio idioma, de aceptar su estilo de pensamiento o a estar mentalmente
con él contra viento y marea.

Piscis
Mercurio en exilio y caída. Urano semisextil y sextil a sus signos.
Mercurio está debilitado, y puede convertirse fácilmente en víctima de la naturaleza de
Urano. No será difícil ver adormecidos a la lógica y al hombre, puestos en un alto grado a

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


107
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

disposición de la auto-sugestión, de manera que creen tener por doquier derecho a la


objetividad donde la más pura subjetividad de naturaleza emocional, en general quejumbrosa,
impregna el pensar. Quizá lo más difícil para estas personas sea mantenerse leales frente a sí
mismos.
No olvidemos nunca, que las conjunciones de Urano en el horóscopo de nacimiento son
válidas para una generación determinada, y que en las conjunciones Mercurio-Urano, el Sol está
en el mismo signo o en uno vecino.

Signos de Tierra
La estrechez estará especialmente resaltada y tomará, bajo ciertas circunstancias, carácter
de testarudez. Quizá pueda hablarse hasta de un complejo de anteojeras, sin embargo no
excluye que Mercurio pueda realizar un extraordinario trabajo en un campo más pequeño.

Capricornio
Mercurio quincuncio a su signo y trígono a su exaltación. Urano en semisextil a su otro
domicilio.
Encontramos un estilo de pensamiento inflexible y duro, como así también la negación a
abstraerse mentalmente con cosas que no se encuentran en el propio interés teórico.
Expresiones como: “no me interesa”, “no me incumbe”, son típicas. Los nativos creen a salvo su
objetividad con esta auto-limitación, tanto más cuanto que la percepción de falta de
competencia en las áreas rechazadas, promete mayor exactitud en el territorio propio.

Tauro
Mercurio semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Urano está presumiblemente en su
caída y trígono y cuadratura a sus signos.
Por lo general encontramos una cierta autoridad, o algún tipo de funcionario, que
representa una dirección de pensamiento ya existente, que ha encontrado su autoridad propia
en Capricornio. Mercurio deberá desplegar toda su debilitada fuerza al servicio de tales
autoridades, pero siempre por detrás estará, con todas sus energías, la personalidad expresada
a través de Urano.

Virgo
Mercurio cuadratura a su otro signo. Urano trígono y quincuncio a sus regencias.
Probablemente se desarrolla una cierta viveza que nunca olvida la propia ventaja, y que
influye en un estilo de vida que pasa por alto todas las cosas que no puede reconocer
provechosas para sí. Esta ventaja puede encontrarse en cualquier área: moral, espiritual o
material. Esta es la característica que debe pagarse como tributo a la función de Urano.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


108
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Mercurio – Neptuno
Lo que surge de esta conjunción se manifiesta especialmente como el contraste del efecto
Mercurio-Urano. Allí se trataba de una restricción o limitación del pensamiento de Mercurio a
través de la personalidad total que impregnaba su individual estilo de vida como un estilo de
pensamiento especial.
También ahora tratamos con una especialidad del pensar que existe no por una limitación,
sino más bien por una disolución o relajación de la función de Mercurio. En algunos aspectos,
esto parece sostener la opinión de algunos astrólogos sobre que Neptuno es la octava superior
de Venus. En realidad es sólo una similitud bastante superficial, porque Venus también tiene un
poder de resolución y afloramiento. De hecho esta idea podría ser de ayuda al pensamiento
astrológico. Venus también tiene su exaltación en el signo de Neptuno, Piscis; a esto se suma
todavía la circunstancia de que la conjunción entre Mercurio y Venus trae aquella lógica
individual que hemos denominado la lógica artística.
También la conjunción de Mercurio y Neptuno trae algo que está emparentado con la lógica
artística pero que sin embargo se diferencia esencialmente de ella. Tal vez al principio no es fácil
de entender la característica “trans-individual” del pensamiento que la influencia de Neptuno le
da a la lógica individual. Es lo individual del pensar lo que aquí se relaja o apaga, y el ser
humano que cae bajo la influencia de esta conjunción sufre una extraña transformación en su
pensamiento que se desliga de su individualidad. Con esta configuración se es capaz de pensar
en antítesis, en contradicciones que lógicamente no pueden unirse.
En la lógica hay dos principios: el de contradicción y el del tercero excluido. El primero
expresa: una cosa no puede ser A y no ser A mismo tiempo. El otro expresa: una cosa puede
ser A o no ser A, pero nunca las dos o ninguna de los dos al mismo tiempo. Para la lógica de
Neptuno sin embargo no existen estos dos teoremas, llevando al hombre común a cierta
confusión cuando se encuentra a sí mismo tomando decisiones que enfrentan el sentido de la
lógica tradicional.
Mostremos a través de un ejemplo cómo puede hacerse manifiesta la función de la lógica
Mercurio-Neptuno. El ejemplo puede mostrar a la vez que una cosa puede ser A y al mismo
tiempo no serlo. Extraemos este ejemplo de un ensayo óptico de Goethe. Una habitación está
iluminada, una segunda habitación, al lado, permanece a oscura. En la puerta cerrada que une
ambas habitaciones se recorta una pequeña ventana y en esta abertura se coloca un vidrio
grueso u opaco. Cuando alguien se encuentra en la habitación iluminada y observa el vidrio, le
va a parecer que es azul; al observador que se encuentra en la habitación oscura, el mismo
vidrio le parece amarillo. Una cosa entonces, puede ser azul y al mismo tiempo amarilla.
Con la conjunción Mercurio-Neptuno uno se encuentra en la situación de un ser humano
que tiene un ojo en la habitación oscura y el otro en la iluminada, es decir, se genera la
capacidad de pensar lo absolutamente contradictorio, y con ello de pensar más allá de lo
individual. Con esta configuración la lógica pierde su “o esto o aquello”, contradicción que se
disuelve en el pensamiento a través de la posibilidad de unir los contrastes lógicos, y de llevarlos
al unísono con una realidad percibida o imaginada.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


109
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

De allí se genera un antagonismo agudo entre el estilo de pensamiento de una persona con
la conjunción Mercurio-Neptuno y el de alguien con la conjunción Mercurio-Saturno, ya que el
último no podrá enredarse jamás en una discusión con el primero, no podrá confrontar con una
persona que es capaz de creer verdaderas dos opiniones opuestas. Por eso nunca debe
intentarse tomar a estas personas por su palabra, ya que también la palabra pertenece a las
cosas que sólo representan verdades superiores: amarillo y azul son solamente palabras de algo
que en una realidad superior se presenta como un hecho único.
Esto fue sólo un intento de describir la dirección del pensamiento de un ser humano con
esta configuración. Pero no se puede esperar bajo ninguna circunstancia que el nativo esté de
acuerdo con esta caracterización de su pensar, porque para él no hay representación precisa que
describa su forma de pensamiento. Cuando en la vida común estas personas se muestran
intelectualmente, se las llama cabezas enredadas. Por otro lado, tienen el reto de llegar a
verdades hasta ahora no dichas que mostrarán nuevos caminos al pensamiento lógico del
futuro.
Emprenderemos nuevamente nuestro camino por los signos del zodíaco, pero respetaremos
la curva desde Piscis hasta Libra. Cada una de estas configuraciones es apropiada para una
generación determinada, y dentro de ellas, solamente para los nacidos en meses determinados,
hecho que no tiene que ser fundamentado más en detalle.

Piscis
Mercurio en exilio y caída. Neptuno en domicilio y cuadratura a su otro signo.
Encontramos una muy amplia libertad de sentimientos en el pensamiento que caracteriza la
tendencia de los nativos a considerar malentendidos todas las contradicciones que aparecen
principalmente en la vida emocional o psíquica. Por todos lados busca mostrar las
contradicciones como malentendidos, y monopoliza también esta protección del error para sí
mismo. El malentendido es quizá el único camino de comprensión abierto para un pensamiento
lógico simple. En este caso estamos ante un pensamiento benévolo.

Aries
Mercurio sextil a su signo y quincuncio a su exaltación. Neptuno en trígono y semisextil a
sus domicilios.
Es válido casi lo contrario de lo que explicamos sobre Piscis. La contradicción que ya existe,
no es interpretada como efecto de un malentendido sino como una necesidad de legitimidad.
Esto no tiene que ser reconocido con claridad, pero se forma la idea que considera que este
horrible mundo -y los principios que lo fundamentan- no pueden ser pensados sin
contradicciones. Por eso también permanentemente el pensamiento está dirigido al
descubrimiento de una ley superior que una las contradicciones. Constantemente busca una
fórmula general dentro de la cual se pueda acomodar. También aquí se ve la tendencia a buscar
la conciliación en la vida.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


110
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Tauro
Mercurio semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Neptuno sextil y quincuncio a sus
signos.
Nuevamente el pensamiento se sostiene en un fundamento no confesado que manifiesta
resignación, cuando no subordinación, en relación al orden dado por Dios. Somos incapaces de
hacer frente a la lógica de un mundo que sólo refleja sus contradicciones, nuestro pensamiento
no es capaz de interpretarlas en su totalidad. Quizá, como opinaba Leibnitz, este mundo sea
realmente el mejor de todos los mundos y cualquier otro, pensado por el hombre, sería mucho
peor. Si después de todo estamos decididos a aprender de las contradicciones aparentes, uno
debe seguir a la naturaleza como guía para encontrar lo no revelado.

Géminis
Mercurio en regencia y cuadratura a su exaltación. Neptuno en exilio y cuadratura a su
otro signo.
El efecto de Neptuno tiene similitud con el efecto de Urano en el mismo signo. Son
característicos la generosidad y el liberalismo de gran alcance. Pero con Neptuno se trata de un
sentido metafísico que tiene dadas todas las posibilidades, ninguna más creíble que otra. Por eso
tanto puede caerse en la superstición como en el escepticismo. En el fondo toda creencia puede
ser una superstición. El total escepticismo y la superstición se toman de las manos. También se
lo debe mirar como un pensamiento tolerante, algo endeble, que bajo ciertas circunstancias
puede aparecer como confuso o también como liberal en cuanto a las creencias –en contraste
con el liberalismo del pensamiento-.

Cáncer
Mercurio semisextil a su signo y sextil a su exaltación. Neptuno trígono y quincuncio a sus
domicilios.
La confianza en el pensamiento deja su lugar a la preferencia del sentimiento sobre el
pensamiento. Esto se traduce en una capacidad de pensar que no debe considerarse como
perezosa. El pensamiento no carece de fuerza interior, simplemente no se inclina a darle valor a
las consecuencias lógicas. Quizá esta sea la morada de un nihilismo intelectual más molesto que
el de Géminis. A esta generación no le agrada pensar. Prefiere aprender fórmulas matemáticas
de memoria y atosigarse con las memorizaciones, a derivarlas una y otra vez desde el
pensamiento, aunque en caso de urgencia, llegaría a la misma conclusión. Tal como en Géminis,
también existe una tendencia innata al escepticismo, pero es producto de la propia inercia, un
escepticismo pasivo, una falta de valor para toda opinión positiva.

Leo
Mercurio sextil a su signo y semisextil a su exaltación. Neptuno quincuncio y trígono a sus
regencias.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


111
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Aparece un estilo de pensamiento esencialmente distinto. Existe una confianza casi sin
límites en alcanzar la verdad –no en el pensamiento lógico– sino en el pensamiento creativo. Es
el ser humano mismo, en virtud de su voluntad, el que sanciona o proscribe la verdad lógica. No
existe ningún respeto por la inteligencia pero sí por la voluntad, ella es capaz de crear una ley
intelectual o espiritual. De allí resulta una posición por demás extraña hacia la verdad,
originando una voluntad dictatorial. Son personas preparadas para demostrar la verdad de sus
creencias, no con argumentos, sino con la espada en la mano.

Virgo
Mercurio cuadratura a su signo. Neptuno en exilio y cuadratura a su otro domicilio.
La característica principal es la natural predisposición para el pensar antropomórfico. Un
criterio humano-biológico recibe el valor de verdad, lo humano no debe ser entendido en un
sentido ético, sino en el sentido de que la razón humana aparece en cada caso, como una
expresión vital de la existencia real y concreta del ser humano. Solo lo razonable es real, solo lo
real es razonable. Como autoridad suprema la decisión acerca de lo que es verdadero o falso
esta en manos de la naturaleza, y esta verdad es al mismo tiempo lo real, aquello que sólo
reconoce adecuadamente una mirada correcta del hombre. El resultado de este intento inútil de
separar la verdad subjetiva de la objetiva, la mezcla casi compulsiva entre lo real y lo imaginario
en sus diferentes escalas, puede llevar a graves confusiones. La frase del Protágoras: “El ser
humano es la medida de todas las cosas, de las que existen y de las que no existen, de lo que
es y no es”, celebra una equivocada nueva resurrección.

Libra
Algunas palabras sobre la conjunción Mercurio-Neptuno en Libra, que todavía yace en el
futuro.
El liberalismo intelectual llega a tal alcance, que casi cae en un total desinterés por todas
las posiciones teóricas problemáticas, ya que cada quien tiene razón desde su punto de vista, se
trata de “comprenderlo todo”, no de “perdonarlo todo” puesto que no hay nada que perdonar.
“Entenderlo todo” es en este caso, capitular ante la igualdad de derechos de todos los errores,
puesto que en última instancia, error y saber son lo mismo. Aquí la lógica es totalmente
destronada. Su único propósito es enfrentar un error con otro. Todos tenemos razón porque
todos tenemos errores. La diferencia que no se comprende debe permanecer en silencio. El juez
más grande no es la razón o la lógica del pensamiento, sino la secreta voz de la consciencia,
determinada por el ideal de una gran e indestructible armonía del mundo. De esta sensación
trascendental de la verdad nace la fuerza de una nueva lógica que domina al pensamiento, que
podemos llamar una lógica musical, que se convierte en la medida de lo que participa de la
verdad y lo que se opone a ella.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


112
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

13ª Conferencia
Conjunciones de Venus-Marte
Según la interpretación popular, Venus es la diosa del amor o también de la fuerza de la
naturaleza. Según nuestra interpretación, en Venus descansan todas las fuerzas impulsivas que
están al servicio del desarrollo superior del Yo. Quizá se pueda caracterizar lo que Venus aporta
a nuestro horóscopo, a través de lo que Goethe denominó, lo “eternamente femenino”, lo que
nos atrae. Porque esto eternamente femenino no es otra cosa que la permanente predisposición
que vive en nosotros, a recibir o alimentar el impulso sagrado del cual depende todo desarrollo
superior. Venus produce la sensación de felicidad, de estar bendecido con este impulso sagrado
que también se llama amor. Genera la apertura a impulsos más elevados a los que deberá unirse
con el fin de ascender.
Como fruto de esta unión en el ser humano madura la capacidad de integrarse
creativamente en el quehacer del mundo con su trabajo, sea en lo físico, lo espiritual, lo mental
o lo moral. Es por eso que Venus representa en lo físico, aquello que denominamos la sensación
de amor o también el acontecimiento sexual. En lo emocional, representa lo erótico en su
sentido más amplio. En lo mental, como representa todas las capacidades creativas
especialmente en el arte o su práctica. Y en lo moral, representa el fervor religioso o los
postulados éticos.

Venus-Marte
Es conocido el hecho de que se pertenecen mutuamente. Son miembros de una polaridad
que se cierra sobre sí y al mismo tiempo son opuestos entre ellos. Esta contradicción puede
reconocerse inmediatamente en el diagrama zodiacal: en los signos que domina Venus, Marte
está debilitado; y a la inversa, Venus se debilita en los signos de Marte.
Si Venus representa lo eternamente femenino, entonces podemos considerar a Marte como
lo eternamente masculino. El contraste entre las dos funciones arquetípicas se expresa
especialmente por el hecho de que Venus representa la predisposición receptiva hacia lo
superior que hace que el hombre pueda crear formas a futuro, que lo colma con la sensación de
felicidad. Mientras que Marte no lo dirige hacia el futuro sino que lo mantiene en el presente, y
consecuentemente le otorga todos los impulsos, que junto con los de Venus, lo instan a reunir
las esperanzas del futuro y los deseos de satisfacer en el presente, y a desplegar una vida
orientada constantemente, en lugar de a cumplir deseos, a recibir nuevos impulsos de Venus y
nuevas esperanzas.
Lo que se produce a través de la conjunción de ambos es la insatisfacción, intranquilidad,
tensión y constante disconformidad del impulso de creatividad y de realización. Las fuerzas de
Marte estimulan continuamente las fuerzas de Venus y viceversa. De ambas energías, dominará

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


113
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

el impulso de una u otro según la naturaleza del signo en el cual tiene lugar la conjunción. Esto
vale para Aries, Escorpio, Tauro o Libra, como también Piscis, Virgo, Capricornio o Cáncer,
mientras que en Géminis, Sagitario, Leo o Acuario, los dos planetas aparecen con la misma
fuerza. En estos cuatro signos se produce una fusión armónica entre ambas energías
planetarias. Pero en todos los signos se tendrá que lidiar con un complejo erótico subterráneo
más o menos intenso, y con una tendencia al trabajo incansable y esperanzado de llevar
adelante los deseos.
Dondequiera que Venus sea el planeta más fuerte, reinará la predisposición al sacrificio o lo
eternamente femenino. Esto tendrá un efecto distinto según el género. En la mujer se ve como
algo normal y armónico; en el hombre se observa una tonalidad femenina. Sucede a la inversa
cuando Marte es el planeta más fuerte. Puede hablarse de una tendencia masculina que en el
hombre es natural, pero que en la mujer marca una predisposición inarmónica. Desde este
punto de vista, muestra en todos los signos, una predisposición artística.

Signos de Fuego
La predisposición básica toma un carácter casi imperativo. Todos los impulsos se presentan
con la fuerza de una exigencia de consciencia. Su voluntad moral -o amoral- pasa por alto
cualquier consecuencia.

Aries
Venus en exilio y en semisextil a su signo y a su exaltación. Marte en domicilio, en
quincuncio al otro y cuadratura a su exaltación.
Existe una ligera tendencia a desarrollar lo eternamente femenino; se exigirán más
sacrificios que los que el nativo está dispuesto a ofrecer. Esto tiene el costo de cierto orgullo que
hace que a ambos géneros les sea casi imposible someterse con alegría. Lo que en el hombre en
general es lo natural, en la mujer da la impresión -al menos externamente- de una cierta
frialdad o lejanía. Pero a través de Venus siempre se suavizarán las fuerzas de Marte tendientes
a la desconsideración.

Leo
Venus cuadratura y sextil a sus signos y quincuncio a su exaltación. Marte trígono y
cuadratura a sus signos y quincuncio a su exaltación.
Ambos planetas se emparejan en su relación contradictoria. Podemos hablar de un
sentimiento de Venus sano y alegremente vital que no solamente está predispuesto a disfrutar,
sino que lo considera como una parte esencial de la vida positiva, y por ello lo ve como algo
sumamente importante. El placer es la única vitamina de la vida, el arte y su práctica son el
condimento mental-espiritual sin el cual todo goce vital y toda alegría serían vanos.

Sagitario
Venus quincuncio y sextil a sus signos y cuadratura a su exaltación. Marte trígono y
semisextil a sus regencias y semisextil a su exaltación.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


114
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Esta conjunción no es tan armónica como en Leo, predominando el principio de Marte. Lo


relacionado con el amor se convierte al mismo tiempo en un asunto moral; por eso tiende a
relacionar todo impulso que surge a través de Marte-Venus con la propia dignidad, que muchas
veces, es el simple principio del prestigio. Así se llega al orgullo de género. Lo masculino y lo
femenino se distancian entre sí y pasan a ser la causa de algunos conflictos morales que se
alimentan de la diferencia entre ambas naturalezas básicas. A menudo se nota una tonalidad
levemente masculina.

Signos de Aire.
Tendencia poli-erótica hacia la realidad, demandada a través de las fuerzas de Marte. Pero
en estas fuerzas hay algo lúdico, de manera que surge diletantismo tanto en el amor como en el
arte. Aquí están cómodos no sólo los diletantes sino también los eclécticos del amor y del arte.

Libra
Venus en regencia, quincuncio a la otra y a su exaltación. Marte en exilio, semisextil a un
signo propio y cuadratura a su exaltación.
Venus es el planeta más fuerte, de modo que se manifiesta un alto grado de femineidad
que se pondrán en contacto fácilmente con aquellos que presentan una configuración parecida.
Esto es así en los diletantes. Marte en exilio paraliza cualquier decisión alegre y combina su
influencia con la facilidad para abrirse. Se produce la tendencia a aplazar lo más posible la
realización. Se espera todo del futuro, pero nada del presente.

Acuario
Venus cuadratura y trígono a sus signos y semisextil a su exaltación. Marte sextil y
cuadratura a sus domicilio y semisextil a su exaltación.
Ambos planetas se equilibran entre sí, pero la configuración es menos favorable puesto que
Saturno la ensombrece. El temperamento es más triste y la inquietud mayor. Se muestra el
diletantismo desde un lugar más difícil. En lugar de acompañar lo creativo, se traducirá en la
seriedad que se requiere para asumir las pruebas necesarias para alcanzar la perfección que
busca. Ya que se trata de lo erótico –del disfrute del arte o incluso de la creación artística– el
logro será sólo propio, ni el partenaire ni la obra son tan importantes como la elevación del
propio ser a través de las experiencias del amor o del arte.

Géminis
Venus semisextil y trígono a sus signos y cuadratura a su exaltación. Marte sextil y
quincuncio a sus domicilios.
Las proporciones son similares a las de Libra, pero la posición es menos fuerte. El
diletantismo se manifiesta en que la desconfianza pasa a primer plano, la constante
predisposición a la crítica y el escepticismo debilitan y anulan tanto la esperanza en el futuro
como el impulso de realización en el presente. En el conflicto entre el futuro que sueña y la

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


115
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

irrealidad del presente, vence silenciosamente el talento para la auto-condena por una acción
que comienza a buscar sus frutos, cuando ya es demasiado tarde.

Signos de Agua
La vida emocional se presenta en primer plano. La fuerza estimulante de Marte conduce a
un aumento de la impaciente pasión y en parte asocia las fuerzas del amor de Venus con la
fuerza del odio de Marte, de manera que la conjunción no pocas veces va acompañada por los
celos. Una definición conocida sobre los celos declara que es una pasión que busca el
sufrimiento. Este “buscar con fervor el sufrimiento” es atribuible a los componentes de Marte,
que unidos a Venus, resultan en esa intranquilidad que por un lado mira al futuro con nostalgia
negativa, y por otro no puede conformarse con lo logrado en el presente. En esta configuración,
felicidad y dolor no pueden estar uno sin el otro.

Cáncer
Venus sextil y cuadratura a sus signos y trígono a su exaltación. Marte en caída y
cuadratura y trígono a sus regencias.
Marte está debilitado y su energía se desvía hacia el área de la fantasía, huyendo de la
participación en el mundo exterior. Por ello, este es el campo propio del romanticismo emocional
con toda la felicidad y agonía que presupone, pero siempre con una fuerte inclinación al secreto
sentimentalismo. A la lluvia le sigue el brillo del sol, pero entre ambos forman la espléndida
ilusión del arco iris. Quizá se pueda hablar de un complejo de Eulenspiegel. Este sabio reía en la
desdicha y lloraba de felicidad porque ya pensaba en el presente lo que pasaría en el futuro y en
la ilusión que hace aparecer todo como presente.

Escorpio
Venus en exilio, semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Marte en domicilio,
quincuncio al otro y sextil a su exaltación.
La energía de Marte gana crueldad; sumada a Venus en exilio, se desarrolla un complejo
que podemos denominar sadismo, que no pocas veces se vuelve contra la propia persona. En
verdad, está esencialmente más dirigido contra sí mismo de lo que puede aparecer en una
observación superficial, quizá esté únicamente dirigido hacia ella. Pero para ser efectivo requiere
que sea el arma que el partenaire debe padecer. No existe tendencia a hacer sacrificio, pero sí a
exigirlo del partenaire, normalmente una característica supuestamente masculina. En
consecuencia esta configuración será menos efectiva en las mujeres que en los hombres.

Piscis
Venus en exaltación, semisextil a su exilio. Marte semisextil y trígono a sus signos y sextil
a su exaltación.
Ninguno de los planetas está debilitado, pero Venus domina. Aquí se llega más bien a una
tendencia masoquista, es decir, prevalece siempre la capacidad de sacrificio, que unida a la
voluntad de la auto-subordinación, brota con dolorosa felicidad. Esta predisposición, en

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


116
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

contraste con lo que sucede en Escorpio, puede ser vista como algo femenino, es decir, como
normal para lo femenino y no totalmente normal para lo masculino. Bajo ciertas circunstancias
esta posición puede alcanzar grados patológicos. Casi nunca falta un trasfondo religioso, y la
idea de la ofrenda religiosa en lo erótico domina el inconsciente o se presenta con una exigencia
casi totalmente consciente. También en lo artístico se muestra esta tendencia masoquista, es
decir la idea del auto-sacrificio como exigencia fundamental. Esto vale sobre todo para los
actores o los músicos.

Signos de Tierra
El complejo Venus-Marte toma aquí un tinte terrenal. Se presenta como una etapa
particular de la sensualidad, que alcanza un alto rango dentro del amor y el arte. En el arte
conduce a una valoración muy alta de todo lo físicamente real como requisito necesario para la
expresión. De allí deriva el cultivo, quizá hasta la adoración, de la belleza sensual y del elemento
estético. Pero no debe dejarse de lado que la energía de Marte que impulsa a la realización en el
presente, lleva a buscar en el arte el ideal denominado “clásico”, ya que este estilo busca sobre
todo la perfección en la apariencia física.

Capricornio
Venus trígono y cuadratura a sus signos y sextil a su exaltación. Marte en exaltación,
cuadratura y sextil a sus domicilios.
La energía de Marte se ubica en primer plano. La demanda de satisfacer los deseos en el
campo erótico así como la ambición artística, conducen a veces hacia una actitud de cierta
crueldad. Existe una mínima predisposición al sacrificio, pero una permanente testarudez por
alcanzar las metas propuestas. Se presenta también cierta predisposición a la lucha dirigida
hacia el rival.

Tauro
Venus en domicilio, quincuncio al otro y sextil a su exaltación. Marte en exilio, semisextil a
su signo y trígono a su exaltación.
Venus es el planeta más fuerte. Pero no olvidemos que Marte en exilio, justamente por el
debilitamiento de sus energías, contiene reservas de pasión que alcanzan por momentos un
grado tan alto de tensión que puede llevar a excesos de una violencia inimaginable. Así mucho
de lo construido por Venus es destruido. El cuadro es similar al descrito en Libra, sólo que en un
signo de Tierra, lo que allá era juego aquí es la seriedad más amarga. El escenario de la vida se
convierte en realidad.

Virgo
Venus en caída, semisextil y trígono a sus signos. Marte quincuncio y sextil a sus regencias
y trígono a su exaltación.
Venus es más débil. Ubicada desfavorablemente, actúa sin coraje y mengua la
predisposición al sacrificio. Los componentes de Marte se hacen notar a través de la

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


117
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

desconfianza, la tendencia al ocultamiento, cuando no la predisposición para la intriga, pero


evitando la valiente lucha por un objetivo particular. Dota al nativo de poca simpatía por el
mundo circundante. La falta de confianza en sí mismo vale tanto para el campo erótico como el
artístico. Desea ser descubierto, tomado en cuenta o al menos ser guiado. También en el campo
artístico prefiere el rol en el cual pueda ser guiado. Quizá se pueda hablar de tareas artísticas
que estén más dirigidas a fines ornamentales: la promoción artística, la técnica fotográfica, la
decoración, etc.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


118
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

14ª Conferencia
Conjunciones de Venus con
Saturno y Júpiter
Venus es la esencia de lo eternamente femenino; depara el talento de abrirse frente a los
impulsos más altos de la gracia y el amor y obtener así la fuerza para elevarse en las etapas del
desarrollo. Por su medio el ser humano prepara la fuerza de creatividad que hace posible el
ascenso. Por eso Venus regala la dicha que acompaña el estar bendecido con ese impulso
creador. En este sentido debe verse como dadora de felicidad.

Venus-Júpiter
En Júpiter también descansan energías omnipotentes: son las fuerzas de la fe, del bien, de
la verdad y de la justicia que todo lo gobierna. De esta fe brota un saber especial y una
sabiduría que llamamos intuición. Un saber que beatifica.
Cuando estas dos “estrellas de la suerte” se unen por conjunción, podría creerse que
convierte al nativo en un ser con suerte. Es el caso hasta cierto grado. Pero no sobrevaloremos
el efecto de este aspecto, ya que al estar ambos planetas en un punto del horóscopo, pierde
algo de la variedad que se produce cuando, por ejemplo, se encuentran en sextil. Además, por
su similitud, es esperable que se adormezcan mutuamente y agoten sus fuerzas, como sucede
en ciertas relaciones químicas.
Esclarezcamos el efecto total de este contacto. Es esperable que la sensación de dicha
permanezca a lo largo de la vida, de manera que los nativos llevan la sensación vital de estar
elevados y caminando en las alturas. Experimentan la vida como un éxtasis permanente, con
consecuencias malas y buenas.
En primer lugar encandila la mirada espiritual y la hace relativamente torpe frente a todo lo
que está por fuera de esa sensación. Viven con la certeza de tener derecho a una dicha
permanente, y por ello son poco accesibles a impulsos contrarios. Esto significa una naturaleza
especialmente feliz y abierta frente a todo lo que representa el éxito en la vida –especialmente
el éxito de la propia personalidad- en contraste con lo que representa el fracaso. Como el rey
mantiene a su entorno temeroso de lo que podría hacerle daño u ofender, y vive en un aparente
estado de felicidad aunque los hechos no se correspondan, así se deja engañar el nativo por lo
desfavorable, lo que está en su contra, u obstáculos en su camino. Lo mantiene apartado como
a través de un un filtro.
Pero además se da algo más: el narcisismo. Existen espejos en los que uno ve su rostro
deformado. El espejo del nativo es como el de la reina de Blancanieves, sólo muestra que es la

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


119
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

más bella. No decimos que esta configuración niegue sentimientos de minusvalía, pero no se le
concederá un espacio especial a esas sensaciones. Lo que permanentemente se mostrará, es la
habilidad para ser feliz y la capacidad de defender con energía su propia dicha.
Esta característica general no presentará demasiadas diferencias en cada signo. Habrá
matices de acuerdo a cuál es el planeta más fuerte, incluso encontrándose en una posición
zodiacal desfavorable, en cuyo caso los lados sombríos de esta posición afortunada se harán
visibles. Arrogancia, autocomplacencia hasta la adoración de sí mismo, vanidad y la idea de
actuar por doquier como un dador de felicidad, aparecen en escena. Venus tiene su mejor lugar
en Tauro, Libra y Piscis, Júpiter en Sagitario, Piscis y Cáncer. En Piscis ambos planetas actúan
positivamente, en Virgo en forma negativa.

Signos de Fuego
Aumento de la sensación de auto-valoración y vanidad, así como la necesidad de mantener
el propio prestigio a cualquier precio. Esto es fácil en tanto la creencia en la importancia de
sostenerlo existe desde el principio, es realmente innata.

Aries
Venus en exilio y semisextil a su signo y a su exaltación. Júpiter está en trígono y
semisextil a sus domicilios y cuadratura a su exaltación.
Júpiter es más fuerte. Habrá poca voluntad para el sacrificio, pero es absoluta la tendencia
a exigir ofrendas. De este fogoso Júpiter nace el sentimiento de tener derecho a subordinar a
los demás. Esto suele aparecer como una autocomplacencia inocente que otorga a los nativos un
sentimiento interno y secreto de felicidad a lo largo de la vida, y la apariencia externa de
dignidad. Puede jugar un papel no menor cierta ceguera frente al impacto que provocan con
esta postura en los demás.

Leo
Venus cuadratura y sextil a sus signos y quincuncio a su exaltación. Júpiter trígono y
quincuncio a sus domicilios y semisextil a su exaltación.
Ambos están en buena posición; el efecto general es armónico. Puede hablarse de cierta
generosidad, ya que tiende a dar a los demás la misma felicidad que la que imagina para sí. De
todos modos se sabe expresar agradecimiento hacia la simpatía, la ternura y el amor generados
por uno mismo, como lo hace el gato, que ronronea cuando se lo acaricia.

Sagitario
Venus quincuncio y sextil a sus signos y cuadratura a su exaltación. Júpiter en domicilio,
cuadratura al otro y quincuncio a su exaltación.
Está muy desarrollado el talento de disfrutar al máximo la felicidad de cada momento.
Cada hora feliz se convierte en una hora vivida con intensidad. Lo esencial en este caso es la
silenciosa convicción de que el destino le debe esta felicidad puesto que –en esto su efecto se
asemeja a Leo– él mismo ha nacido como dador de felicidad a los demás por el simple hecho de

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


120
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

existir. Con él entra la felicidad por doquier. Por eso agradece de antemano con la afabilidad
propia de un príncipe que saluda primero a sus súbditos y anticipa amablemente las gracias que
se merece. Esto se manifiesta más claramente en la vida erótica. Se dice con Schiller:
“Ruborosa sigue sus pasos y está encantada con su saludo”. Así el nativo dice aquí: “Conozco
mucho sobre la fuerza benéfica del saludo, de mi saludo”. Eso le otorga dignidad y auto-
consciencia erótica. En casos extremos puede haber también vanidad erótica.

Signos de Aire
El “filtro de la felicidad” tomará una forma especial. El efecto de esta conjunción es la
predisposición a un optimismo superficial que enceguece frente a toda percepción que pudiera
ser perjudicial para la valoración personal. Cierta ausencia de crítica contribuye a elevarse a un
estado de extraterritorialidad mental que hace que toda crítica externa no llegue a tocarlo. Pero
esta configuración tiene también un lado favorable: protege ante la envidia o los celos, y libera
de bajas manipulaciones de las que uno debe avergonzarse después.

Libra
Venus en domicilio, quincuncio al otro y a su exaltación. Júpiter sextil y quincuncio a sus
signos y cuadratura a su exaltación.
Venus es el planeta más fuerte. Esto conlleva a que toda la felicidad se desarrolle desde el
trasfondo de la experiencia artística, de la armonía y del sentido de belleza, conviertiéndose en
el fundamento de todas las experiencias de felicidad, que para ser aprovechadas al máximo
incluye la unión con otras personas. La vida vale la pena sólo si se puede vivir en un éxtasis
permanente ante la belleza.

Acuario
Venus cuadratura y trígono a sus signos, y semisextil a su exaltación. Júpiter sextil y
semisextil a sus regencias y quincuncio a su exaltación.
El efecto es similar a la de Libra. La diferencia radica en que en lugar del arte y la belleza
se presenta un estado de embriaguez con la propia personalidad. Está satisfecho consigo mismo
y siente que las críticas planteadas no se refieren a defectos propios. El trato consigo mismo es
el más fructífero. Pero estima asociarse a los demás de tanto en tanto, y distinguirlos con su
presencia.

Géminis
Venus semisextil y trígono a sus signos y cuadratura a su exaltación. Júpiter en exilio,
cuadratura a un signo propio y semisextil a su exaltación.
La posición desfavorable de Júpiter atrae el desarrollo de los lados sombríos de la
conjunción: vanidad erótica y arrogancia unida a una subvaloración ingenua de la crítica ajena.
Lo distingue la constante predisposición a no alimentar ningún rencor y a ser bueno con los
demás o al menos tiene la intención.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


121
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Agua
El sentimiento de permanencia de la felicidad tiene su principal punto de sostén en lo
emocional. La consciencia de regalar felicidad y de experimentarla uno mismo, señala el estado
de embriaguez al que el nativo se siente predispuesto. Paradójicamente podría hablarse de un
egoísmo altruista, que se manifiesta de maneras diferentes, de acuerdo al signo.

Cáncer
Venus sextil y cuadratura a sus signos y trígono a su exaltación. Júpiter en exaltación,
trígono y quincuncio a sus regencias.
Bondad y solidaridad, así como una disposición a sentirse feliz cuando se realizan acciones
de ese cariz. Inclinación a una conducta pastoral y a elevarse sí mismo con esta actitud.
Tendencia a aparecer como patrono de la protección social y aún mayor inclinación a defender a
quienes son atacados directamente, con razón o no.

Escorpio
Venus en exilio, semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Júpiter semisextil y trígono
a sus domicilios y trígono a su exaltación.
Júpiter es el planeta más fuerte, que unido al exilio de Venus, desarrolla una seducción
fuera de lo común. La sensación de aplicar su fuerza sugestiva sobre otros -tanto en lo bueno
como lo malo- es la embriaguez de un sentimiento concentrado que permanentemente lo eleva
a sí mismo, actuando con una especial intensidad en lo erótico. También desde el trasfondo
acechan la vanidad erótica y el peligro de la sobrevaloración de la propia fuerza. Por momentos
puede llegarse a una amalgama entre Don Juan y Don Quijote.

Piscis
Venus en exaltación, sextil y quincuncio a sus signos. Júpiter en domicilio, cuadratura al
otro y trígono a su exaltación.
Ambos planetas están altamente dignificados. La alegría del sacrificio es grande, pero
acompañada por una tendencia que hace recordar un poco a lo observado en Géminis. Allí
existía cierta insensibilidad con respecto a la crítica ajena. Aquí no se es insensible a la crítica,
pero busca desarmarla con las propias acciones. El manto del amor al prójimo envuelve todo lo
que está necesitado de protección. Es como un talismán de felicidad que los guía con seguridad
a través de los desafíos emocionales.

Signos de Tierra
La característica principal de la conjunción es la satisfacción consigo mismo. Si en los
signos de Aire detectamos una constante indiferencia a la crítica exterior, aquí existe una
indiferencia parecida frente a la propia crítica que aparece recién cuando se despierta por la
crítica de los otros. Está muy desarrollada la idea del prestigio, y tanto el valor intrínseco como
la auto-estima, dependen del mantenimiento del prestigio, siendo uno de los bienes más
preciados de la vida. “Lo que uno imagina” (Schopenhauer, Aforismos para una sabiduría de la

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


122
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

vida), decide sobre la felicidad interna. Existe -como en los otros signos- la capacidad de
disfrutar esta dicha en su totalidad, y cada reconocimiento, cada halago, se convierte en un
regalo precioso por el cual vale la pena vivir.

Capricornio
Venus trígono y cuadratura a sus signos y sextil a su exaltación. Júpiter en caída, sextil y
semisextil a sus regencias.
La posición desfavorable de Júpiter apoya la satisfacción personal. Poca tendencia al
arrepentimiento, pero mayor predisposición a perseguir la compensación de los demás o de las
relaciones. Es una forma negativa de felicidad la obstinación como profilaxis contra cualquier
desgracia. El mantenimiento del prestigio social es vital y estará encantado de hacer todos los
sacrificios necesarios para mantenerlo.

Tauro
Venus en su signo, quincuncio al otro y sextil a su exaltación. Júpiter sextil y quincuncio a
sus domicilios y sextil a su exaltación.
Ambos planetas están en una posición favorable. La dicha de encontrar lo relativamente
bueno en cada situación de la vida tiene un efecto benefactor también sobre el entorno. Se
alegra por cada pequeñez, y está agradecido por cada reconocimiento, por más banal que sea.
Nunca fallan los efectos de la adulación, forman parte de los condimentos de la vida y no se los
olvida. Pero carece casi en absoluto de tendencia a la altanería. Ser valorado o amado es la
única recompensa que vale la pena.

Virgo
Venus en caída, semisextil y trígono a sus signos. Júpiter en exilio, cuadratura a un
domicilio y sextil a su exaltación.
Ambos planetas actúan negativamente. Porta una altanería particular, que mayormente
permanece oculta, y que es la protesta interna contra el sentimiento de inferioridad. Está
convencido de que en el fondo de su ser es mucho mejor y más valioso que la mayoría, que son
desconsiderados y se imponen en todos lados. Esta consciencia es la dicha casi exclusiva que
aporta esta configuración. Quizás la falta de coraje protege de muchas desilusiones que así se
ahorra. Hasta puede verse como alguien con suerte, que sabe que una resignación bien
entendida es una bendición. Finalmente todo es vanidad.

Venus – Saturno
Si con la conjunción Venus-Júpiter se es un ser afortunado, con la conjunción Venus-
Saturno se es más bien un hombre con mala suerte, ya que lo concede Venus, la apertura a los
impulsos de elevación, amor y gracia, se enfría y agobia por Saturno. Mientras las personas con
la conjunción Venus-Júpiter son felices, con Saturno no están contentos con la vida, y esto
porque la sensación de Venus está constantemente acompañada por cierto sentimiento de culpa.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


123
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Como si hubiera nacido con la sensación de que no hay suerte de Venus para él, por alguna falla
ha sido excluido.
Esto explica algo más. Una persona que por ejemplo, tiene los dientes en mal estado,
enfoca su atención sobre ese hecho. Una persona que tiene buenos dientes, no piensa en ello
para nada. Así sucede en este caso, todo aquello que significa Venus despierta prematuramente
la atención en el nativo e incluso los recuerdos de la infancia están sobrecargados por esto. Se
produce una madurez prematura en relación con lo erótico, una conciencia fuertemente asociada
con aquello relacionado con Venus. En consecuencia se genera la aparición de una madurez
prematura y especialmente el despertar precoz de la percepción de género, y la tendencia a la
sensualidad.
Por otro lado, debido al vago sentimiento de culpa, la seguridad de tener prohibido lo que
para otras personas no está acompañado por este impulso inhibidor. De allí crece una gran
desconfianza relacionada con la propia necesidad erótica, y éste es quizá el mayor drama que
produce este aspecto. Con esto está asociada la ausencia de algo que las personas con la
conjunción de Venus-Júpiter poseen en cantidades suficientes, y es la natural ingenuidad. Por
eso casi siempre existe una tendencia al ascetismo, la inclinación a negar, cuando en realidad la
persona siempre trae de vuelta esa desconfianza a la consciencia.
Esto lleva a un punto que quizá pertenezca a los acontecimientos más íntimos del complejo
Venus-Saturno. Este punto se refiere a la pregunta, cómo se las arregla con una predisposición
tan inarmónica. En casos extremos se establece una doble vida que brota del vano intento de
desligar las fuerzas de Venus de las de Saturno. Con bastante frecuencia, el nativo lo hará en
cualquiera de las posibles variaciones de lo que los psicólogos denominan perversión.
Busca un área en la cual el incremento de las fuerzas de Venus le permita apartarse de la
influencia aplastante de Saturno. Esto puede ser el germen de una dualidad que puede llevar
hasta a una división de la personalidad. Sin embargo, al nativo lo acompañará de por vida la
sensación de que la libre vivencia de los impulsos de Venus está cargada de pesadas
inhibiciones.
Pero ¿Saturno no adquiere un ánimo mejor y más amigable a través de la conjunción con
Venus? La respuesta es afirmativa. En realidad, a través de los conflictos descriptos, las fuerzas
de Saturno se ven tan privadas de vida como se veían las de Júpiter en la conjunción con Venus.
Esta relación se presenta de manera diferente en los signos particulares.

Signos de Fuego
Encontramos una coloración del complejo Venus-Saturno, denominado posición sádica, en
parte como una propensión a la crueldad, en parte como un desconsiderado fervor por la
conquista, en parte como adicción a experimentar el complejo de minusvalía erótico en los
demás y así desviar, con toda energía, esa misma vivencia. Si de todos modos tiene que
experimentarse en sí mismo, entonces sufre de manera inusual.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


124
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Aries
Venus en exilio, semisextil a su signo y a su exaltación. Saturno en caída, cuadratura y
sextil a sus domicilios.
Ambos están en una posición zodiacal desfavorable. Donde el ascetismo no fue encontrado
como salida, y aún allí donde sí lo fue, sigue existiendo la tendencia al sadismo que en muchos
casos se torna en contra del individuo mismo. Lo esencial es sufrir la humillación y conformarse
con ello. Si logró la mortificación del otro, entonces desaparecerá todo interés posterior. El
nativo tendrá mucho que aprender.

Leo
Venus cuadratura y sextil a sus signos y quincuncio a su exaltación. Saturno en exilio,
quincuncio a su otra regencia y sextil a su exaltación.
Saturno se encuentra en una dignidad negativa. La alegría por el goce de la vida que Venus
trae consigo en el signo del Sol, es ensombrecida por Saturno, de manera que toma la forma de
una estricta responsabilidad que habrá que satisfacer a cualquier precio. Tampoco falta la nota
sádica pero es más blanda, la inclinación a la crueldad es más benevolente en sus exigencias.
Existen personas que ven como su estricta obligación hacer justamente aquello para lo cual no
tienen el menor talento. El goce por la vida y su alegría juegan aquí ese rol. Se podría hablar de
un ascetismo negativo.

Sagitario
Venus quincuncio y sextil a sus signos y cuadratura a su exaltación. Saturno semisextil y
sextil a sus domicilios y sextil a su exaltación.
Saturno está en buena posición. Domina la nota ascética que toma el matiz de una
silenciosa resignación. Se alegra de su fuerza moral y está orgulloso de haber podido lograr
rehusarse a algo. Se puede renunciar a tiempo, es decir, reprimir el deseo. Esta severidad
consigo mismo, también es teóricamente exigida a los demás si bien en realidad no es
apreciada. Se ama en los demás la calidez a la que él mismo renuncia. Sabe que todo es
vanidad, pero se puede ser feliz así aunque no todos piensen lo mismo.

Signos de Aire
Saturno está en mejor posición. El efecto general de la conjunción es esencialmente más
suave; llega psicológicamente a combinaciones muy interesantes. La característica principal de
la conjunción es que el nativo ve al amor como lo más serio en la vida, no importa en qué forma
se presente. Pero lo que se desarrolla con especial minuciosidad es la consistente infidelidad a
un ideal nunca realizable de fidelidad extrema, ya que toda fidelidad es en cada caso particular,
infidelidad al ideal inalcanzable que fue creado en la imaginación.

Libra
Venus en su signo, quincuncio al otro y a su exaltación. Saturno en exaltación, cuadratura
y trígono a sus regencias.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


125
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Ambos planetas están en dignidad. Lo que se da a través del efecto conjunto es aquél
camino doble del alma que Schiller explicó en su poema “El ideal y la vida”. El hombre, que vive
en el cielo al mismo tiempo que en la tierra, busca la posibilidad de ver realizado el ideal en la
vida y la vida en el ideal, y experimenta este conflicto como el problema principal de su
existencia y su estilo de vida. Seriedad y juego se unen en una extraña unidad. “La vida es un
juego”, podría proclamarse como lema basado en el drama de Calderón “La vida es un sueño”.
Pero este juego es al mismo tiempo el acontecimiento más serio.

Acuario
Venus cuadratura y trígono a sus signos y semisextil a su exaltación. Saturno en domicilio,
semisextil al otro y trígono a su exaltación.
Saturno es dominante. Las relaciones son similares a las de Libra, pero el juego es
bastante unilateral porque se rehúsa al partenaire el mismo derecho a jugar. El nativo toma muy
en serio lo que se encuentra en el área de Venus, pero no confía en que el compañero tenga la
misma seriedad. El juego debe seguir siendo juego para él solo porque solamente él entiende
como unir el juego con la seriedad. De allí brota una constante desconfianza generalizada en la
vida erótica. Tanto para el hombre como la mujer, sigue existiendo el deseo de una relación
posterior en la cual el ideal pueda cumplirse.

Géminis
Venus semisextil y trígono a sus signos y cuadratura a su exaltación. Saturno en quincuncio
y trígono a sus regencias y trígono a su exaltación.
Ambos están en una posición zodiacal fuerte. A pesar de ello -o por ello- el resultado de
esta conjunción es menos favorable ya que los planetas se consumen mutuamente. En este
signo de Mercurio se presenta un escepticismo casi paralizante, la desconfianza hacia el
partenaire se vuelve gustosamente también en contra de la propia persona, y a causa de ello,
surge el miedo a que el otro pueda sentir la misma trágica seriedad con respecto al
acontecimiento erótico que él siente, sin que al mismo tiempo pueda tomarse en serio esa
seriedad. La desconfianza es absoluta y la tragedia fundamental.

Signos de Agua
En contraste con los signos de Fuego, no existen impulsos sádicos sino tendencias
masoquistas que realmente manifiestan esa necesidad de auto-degradación que en el signo se
Fuego se evita tanto. En cada signo de Agua en particular, encontramos complejos psicológicos,
que sólo recientemente fueron descubiertos por el psicoanálisis, como enseguida se demostrará.
Pero vale lo mismo para el masoquismo que para el sadismo. Esencialmente este último se
dirige más contra sí mismo que lo que se ve a simple vista, de la misma manera el masoquismo
se dirige mucho más fuerte contra la propia persona. El individuo es el primero que se humilla
ante sí mismo a través de la auto-degradación o haciéndose cómplice de la propia degradación
Quizá no sea tanto la persona como el ideal que es personificado por ella; quizá se esconde en
el masoquismo una acusación secreta contra el ideal del que creemos que preferimos ser

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


126
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

esclavos. Tal vez el mártir sea en secreto un amante rechazado, que es demasiado débil para
protestar abiertamente.

Cáncer
Venus sextil y cuadratura a sus signos y trígono a su exaltación. Saturno en caída,
quincuncio a su regencia y cuadratura a su exaltación.
Saturno está en una posición desfavorable. Aparece una forma especial de ascetismo unido
a una fuerte tendencia a humillarse y a descender al abismo. Es apropiado asociar un
pensamiento de Sigmund Freud de especial interés para esta configuración, porque Cáncer se
relaciona con la paternidad y la maternidad. Freud explica la unión entre ascetismo y auto-
denigración como efecto de una exagerada dependencia al padre o la madre.
Debido a que el niño crece con el primer y permanente ideal de la relación erótica con el
progenitor, el sentimiento de culpa da origen a la prohibición. Según Freud, esto acompaña
todas las fases de la vida erótica y conduce a recurrir a sustitutos inferiores para no profanar
aquel ideal. Tiene que ser un ser humano con algún defecto inherente a lo social, moral o
corporal, porque así se siente en mayor condición de igualdad. Quizá puede hablarse realmente
de un sentimiento de inferioridad erótica, porque la relación con un ser humano que fuera
verdaderamente satisfactoria, aparece como una traición hacia la madre o el padre.

Escorpio
Venus en exilio, semisextil a un signo propio y trígono a su exaltación. Saturno sextil y
cuadratura a sus domicilios y semisextil a su exaltación.
Se presenta algo diferente: la propensión a seducir o ser seducido. En la fantasía de
seducir o de ser seducido hay una extraña excitación, un condimento de lo erótico, que así
recibe un incremento del placer como si fuera una estratagema instintiva –el fruto prohibido es
delicioso-.

Piscis
Venus en exaltación, sextil y quincuncio a sus signos. Saturno sextil y semisextil a sus
regencias y quincuncio a su exaltación.
La tendencia auto-humillante crece en importancia, ya que con la humillación se
experimenta también la posibilidad de una penitencia a través de la cual puede ser pagada la
culpa que está profundamente arraigada en el complejo erótico de fondo y así, con la pureza, se
puede redimir lo que arrastra hacia abajo. Aquí yace la fuente de tendencias religiosas que
combinan la pulsión erótica con la vida semi-mística, que a menudo carga con el mismo grado
de erotismo inconsciente, el ideal que emocionalmente evoca un amor sobrenatural, celestial.

Signos de Tierra
Venus se manifiesta nuevamente con un matiz diferente. En este caso se presenta en
primer plano lo físico del complejo erótico. Tal vez se pueda comprender mejor lo que sale a la
luz si lo comparamos con lo que sucede en lo erótico con el envejecimiento en las personas

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


127
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

mayores. Bajo el efecto de la conjunción, las personas adoptan ya en la juventud, los aires de la
edad madura, desconfían de la juventud que no acuerda con las inhibiciones.
Hay cohibiciones tras las que se esconde un secreto temor, presentado psicológicamente de
diferentes maneras. Quizá detrás subyace la imagen inconsciente de que debe pagarse un precio
o una absolución a las fuerzas del destino por todo placer o toda dicha -la envidia de los dioses o
algo similar-.

Capricornio
Venus trígono y cuadratura a sus signos y sextil a su exaltación. Saturno en domicilio,
semisextil al otro y cuadratura a su exaltación.
Predomina la idea de un pago a cuenta al destino. No valora lo que resulta fácil, quiere
obtenerlo sólo a partir de un trabajoso esfuerzo y no se sorprende si después de siete años de
servicio en lugar de recibir a Raquel recibe a Lea -esposas de Jacob-. Estará encantado de seguir
trabajando. El cortejo es más importante que el precio, y en éste se concentra toda la ambición.

Tauro
Venus en su signo, quincuncio al otro y sextil a su exaltación. Saturno trígono y cuadratura
a sus regencias y quincuncio a su exaltación.
Aquí es menor el esfuerzo del cortejo que el de servir. Llega a un apego tenaz que quizá
inconscientemente represente un auto-castigo, al ponerse a sí mismo los límites que deben
protegerlo de una libertad desmedida. Encontramos los antes descritos aires de grandeza de la
madurez, pero en realidad es el prematuro encarcelamiento de la expresión.

Virgo
Venus en caída y semisextil y trígono a sus signos. Saturno trígono y quincuncio a sus
domicilios y semisextil a su exaltación.
Se presentan características similares a las de Géminis. Ninguna confianza en que pueda
haber en este mundo material un amor elevado o ideal, por eso la huida de la realidad al reino
de la fantasía, o al convento. Pero sobre todo el beneficio del frío como defensa contra los
engaños y desengaños que inevitablemente acompañan el camino de la vida de aquellos a
quienes no se les otorgó la creencia en el cumplimiento de los ideales de Venus en este mundo.
Así vemos el veto en el trabajo que nace de Saturno: huir de maya, de cuyo poder de seducción
sólo María te salvará. Quizá lo que se da a través del efecto conjunto de Venus-Saturno, jamás
haya sido representado con tanta fuerza como por Wagner, en Tannhäuser.7

7 N. de T. El tema central de la ópera es la lucha entre el amor profano y el amor sagrado.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


128
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

15º Conferencia
Conjunciones de Venus con
Urano y Neptuno

Venus – Urano
Venus aporta la sensación de dicha que acompaña al ser humano en todas las vivencias en
las que llega a la consciencia el estar bendecido por el impulso de la gracia, que garantiza el
desarrollo humano superior y por lo tanto se conecta con la actividad creadora del individuo en
los tres planos. Venus abre internamente al ser humano con respecto a lo “superior”, lo hace
receptivo y capaz de experimentar lo que nosotros llamamos amor.
La influencia de Urano va en dirección contraria; encierra al ser humano en su respectiva
fase de evolución, lo obliga a hacerse responsable para consolidar su posición en ella, ajustarse
en todos los sentidos y de todas las maneras a experimentar su singularidad y por lo tanto a la
certeza absoluta de su ser y su autodeterminación, y encontrar así el camino hacia su propia
perfección.
Este contraste encuentra un eco en el punto de vista de algunos astrólogos que sospechan
que Escorpio -caída de Venus- es la exaltación de Urano (El Mundo Planetario y el Hombre,
capítulo 11º). Por un lado tenemos el impulso del ser humano a superarse, y por el otro, una
fuerza que lo mantiene aprisionado en los límites de su ser. Expansión y contracción, algo
innovador que va más allá de los límites de la individualidad y algo que tiene como fin la
unicidad y coherencia de esta individualidad, algo que actúa en forma altruista y algo que actúa
en forma egoísta.
Cuando a través de la conjunción se unen estos dos componentes astrológicos, ponen al
ser humano en la situación de tener que mantener viva constantemente esta contradicción que
no puede ser mayor.
El resultado de lo que describimos es que se producen varios puntos de vista para juzgar
este complejo. Uno de ellos es un estado interior que ya analizamos en Escorpio: el narcisismo.
Mediante este estado de ánimo, en primer lugar -a través de la experiencia de Venus- adquiere
la “nota narcisista” para sí mismo. Es decir el sentimiento de felicidad que resulta de la unión
con el partenaire durante el evento amoroso o de la unión con la obra durante la experiencia
artística -embriaguez del amor y embriaguez del arte- felicidad que disfruta por su cuenta,
dejando afuera al partenaire o a la obra.
Esto lleva inmediatamente a una consecuencia adicional importante: un ritmo constante
entre engaño y decepción. El engaño es doble, y también la decepción. Para el evento amoroso

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


129
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

atrae una pareja cuyo amor en realidad lo decepcionará, pero tampoco tanto como la
predisposición narcisista necesita. Sin embargo no puede culparse al otro por tal engaño, él
también se enreda, el componente narcisista hace que se busque una pareja “única”, de manera
que debe volver a escribir su esencia. No se percibe al ser humano real y viviente sino al
fantasma que ha puesto en su lugar, a cuya creación ha servido.
De esta predisposición al auto-engaño, surge otra particularidad en la actitud erótica, que
en la patología sexual, se denomina fetichismo. El fetiche es generalmente un objeto banal,
recogido en sus inicios como un fantasma en el que se ve algo diferente a lo que el objeto
mismo es. Esta formación fantasmagórica se puede percibir como una especie de producción
artística. Y en este escalón se ubica también la creación artística del nativo con Venus-Urano,
que puede tomar extrañas.
Veamos en qué consiste la diferencia entre la conjunción Venus-Urano y la de Venus-
Saturno.
Saturno trae algo que enfría y restringe los impulsos de Venus. Carece de la enorme
tensión interna que mantiene constantemente preparada la formación del fantasma y de la obra,
y tiene como consecuencia el surgimiento de una nueva ilusión que es igualmente peligrosa para
ambas partes, la ilusión por la que esta tensión interna de los sentimientos, que en el fondo es
egoísta y fría, es tomada como calidez.
Pero las pasiones existen más allá de todas las posibilidades de satisfacción y de esta
manera se mantienen, por lo que el ritmo entre engaño y desengaño se repite una y otra vez. El
resultado es la insatisfacción y la intranquilidad.
Si el nativo consigue que las fuerzas de Venus salgan victoriosas, logrará deshacer esta
triste cadena de ilusión y decepción. Esta lucha por la liberación es el principal problema que le
fue dado.
Una observación de naturaleza astronómica. Dado que Venus desde el punto de vista
geocéntrico está cercana al Sol, mientras Urano camina a un ritmo extraordinariamente lento a
través del zodíaco, puede haber dentro de cada generación solamente un pequeño grupo de
personas que manifiesten este aspecto.

Signos de Fuego
Puede describirse un egoísmo de Venus en el plano moral que se presenta como una falta
de consideración con respecto a su partenaire. Tal vez sea un egoísmo especial, que crece casi
hasta una exigencia ética, y de hecho conduce a la doble moral erótica, tanto en el hombre
como en la mujer. Esto también se aplica a la creación artística y se expresa a través de la
convicción de ser moralmente un extranjero.

Aries
Venus en exilio, semisextil a su signo y a su exaltación. Urano sextil y cuadratura a los
signos propios.
Aparece falta de cuidado que se manifiesta sobre todo en un uso injustificado de los
objetos que despiertan la experiencia de Venus. Esta conduce hacia dos prototipos de

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


130
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

consecuencias extremas: el tipo amazónico y el tipo Barba Azul. Por supuesto no debe ser
entendido en forma literal. En ambos persiste la creencia de poder consumir no sólo al
partenaire, sino a todos los objetos artísticos útiles para despertar las experiencias venusinas.
Así nacen los artistas para quienes la alegría de crear es más importante que la obra, que puede
ser desechada cuando ya se experimentó la alegría de crear.

Leo
Venus cuadratura y sextil a sus signos y quincuncio a su exaltación. Urano en exilio y
quincuncio a su domicilio.
Las tendencias de Urano están suavizadas, por lo que el complejo de Venus-Urano no se
impone con tanta violencia como en Aries. Se hace sentir menos al partenaire que se lo usa o se
consume su fuerza. Lo que se manifestaba en Aries como consumir y desechar, aquí aparece
como un mero sacar provecho adornado por cierta inclinación a la convalidación. En efecto, hay
una tendencia a pagar por el placer y el beneficio, o por lo menos sufrir después por efecto de
auto-reproches morales.

Sagitario
Venus quincuncio y sextil a sus signos y cuadratura a su exaltación. Urano sextil y
semisextil a sus regencias.
Lo que se presenta en Leo en forma excepcional o pasajera, aquí se convierte en regla y es
la aparición de un molesto acompañante que casi nunca falta: el cargo de consciencia. Un
médico decía que una dieta de adelgazamiento consiste en comer lo mismo que antes pero con
remordimientos. Aquí es lo mismo. Sin embargo, el remordimiento trae ciertos cambios a la
disposición antes descrita. La vida conduce a menudo a justificar airadamente los fundamentos
morales que corresponden a una ley natural, el derecho a la propia predisposición natural o el
derecho “que nació conmigo”.

Signos de Aire
No se trata de falta -o no- de escrúpulo moral. Tampoco el egoísmo se presenta como una
cuestión de carácter sino más bien como una necesidad intelectual. En “El Banquete” de Platón,
a Eros se lo representaba como el hijo de dos padres bien diferentes: la riqueza y la pobreza
que se unieron entre si. El complejo de Venus-Urano es una unión en la cual la riqueza y la
pobreza están relacionadas, siempre dispuestas a intercambiarse mutuamente los nombres, de
manera que el nativo no pueda decir nunca si por ello es más rico o más pobre. Es ambas cosas
al mismo tiempo.
La riqueza se expresa en el temperamento poli-erótico que trae consigo Venus en un signo
de Aire. La pobreza, nacida de los componentes egoístas de Urano, demuestra que a pesar de la
acumulación de riqueza exterior que proviene del temperamento poli-erótico, el deseo más
grande de esa colección es el deseo de pobreza. No surge del anhelo secreto de obtener un
objeto que se identifique totalmente con el fantasma, sino que la adicción nace del continuo
ajuste que lleva a reemplazar por muchos, lo que no puede ser unificado en un individuo.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


131
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Libra
Venus está en su signo, quincuncio al otro y a su exaltación. Urano en trígono y cuadratura
a sus domicilios.
Venus abre con generosidad el camino para relaciones de todo tipo, pero sólo como un
beneficio que la versatilidad puede acarrearle al propio desarrollo por el engaño y desengaño
constante con los demás. De este modo Urano con Venus atraen relaciones y las disuelven. En
esta predisposición narcisista la cosecha de miel es lo más importante. Esto también se expresa
en la relación con el arte y la creación artística; ama “una de las piezas” de aquello que busca, y
puede que al final encuentre algo duradero. Cuando no lo hace, se consuela diciendo que buscar
es siempre más valioso que la sensación engañosa de encontrar. Buscar enriquece, encontrar
empobrece.

Acuario
Venus cuadratura y trígono a sus signos, y semisextil a su exaltación. Urano en su signo y
semisextil al otro.
Acá llega al máximo lo definido como el complejo de Venus-Urano en Aire. La contradicción
entre riqueza y pobreza y la síntesis de ambas saltará más a la vista. El aislamiento de tantas
personas con las que se relaciona en el entorno inmediato puede ser muy rico y valioso, porque
la formación fantasmagórica alcanza así el nivel utópico más alto. Fácilmente llega a la
convicción de que es imposible encontrar un partenaire que corresponda a la propia fase de
desarrollo, al cual sólo él podría comprender. Esto genera la idea de que es mejor aceptar a
cualquier persona que encuentre, ya que en realidad, es una cuestión de fuerza creativa elevarla
a la esfera propia. En esas tareas podría aprender cada vez más, y de este modo disfrutar lo
logrado en aquellos que no tienen igual conocimiento.

Géminis
Venus semisextil y trígono a sus signos y cuadratura a su exaltación. Urano trígono y
quincuncio a sus regencias.
En contraste con la posición de Acuario, acá falta la alta auto-estima. Prevalece una
resignación alegre; se regocija con el hecho de recuperar la libertad de movimiento. Es como
Juan el afortunado, que gana en cada trueque que hace hasta que finalmente, cuando lo pierde
todo, es más feliz que nunca – la desilusión enriquece tanto como empobrece-. Solo aquél que
sabe que todo es vanidad puede disfrutar cada momento.

Signos de Agua
Lo que en Fuego es fuerza moral, y en Aire es expresión de una necesidad intelectual, se
convierte aquí en un asunto del alma. La relación fallida entre Venus y Urano se transforma en
una enfermedad que acompaña al ser de por vida, y que se manifiesta como una nostalgia que
desde el principio lleva en sí la imposibilidad de satisfacción.
Es por eso que el complejo se convierte en una pasión insalubre e incurable que obliga a
buscar una y otra vez, y a sufrir porque nunca se encuentra la causa del propio descontento. No

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


132
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

se saborea el placer sino el dolor; para apreciar plenamente tanto el evento amoroso como el
artístico, necesitan sentir el placer del dolor. El erotismo y la creación artística se convierten en
una experiencia de padecimiento de la cual jamás se recuperan. Pero aman esta enfermedad
que es la dadora de la dicha que otorga Venus en unión con Urano.

Cáncer
Venus sextil y cuadratura a sus signos y trígono a su exaltación. Urano en exilio y
quincuncio a su otro domicilio.
Siente un insaciable deseo de ser amado y mimado sin tener la obligación de devolver esos
sentimientos. No puede vivir sin ser amado y nunca se tiene suficiente amor. Cuanto más recibe
más necesita. En lo artístico, ama la exaltación de la expresión que nunca se eleva lo suficiente
ni alcanza su máximo poder.

Escorpio
Venus en exilio, semisextil a su otro signo y trígono a su exaltación. Urano cuadratura y
sextil a sus regencias. Puede sospecharse su exaltación.
La necesidad de recibir amor es inacabable, llegando a ser una pasión especialmente
fuerte. Sufren de amor y en la misma medida lo ocasionan en aquellos que participan de la
relación, como si la extraña mezcla de dolor y pasión tuviera un sabor especial. Aquí el
apasionamiento puede llegar a grados altísimos, pero el factor narcisista hace al nativo
insensible al dolor de los demás. Quizá podría hablarse de amoralidad desde el punto de vista
erótico. Por otro lado, ese insaciable apetito del alma produce una dependencia vital de
cualquier partenaire, y su pérdida duele tanto como la amputación de un brazo.

Piscis
Venus en exaltación y quincuncio y sextil a sus signos. Urano sextil y semisextil a
regencias.
La necesidad de dependencia alcanza los valores más altos, y la busca activamente en
todas las relaciones. En Cáncer, se desea esto de los demás. Anhela ser adorado, aquí tiende
más a adorar y a buscar como objetos a aquellos que reclaman ser adorados. Existe además la
necesidad de que este objeto esté en lo posible a una distancia inalcanzable, sea hacia arriba o
hacia abajo. Los componentes placenteros de la auto-humillación están casi siempre a la orden
del día, pero su valor es puramente narcisista.

Signos de Tierra
Los componentes narcisistas toman la forma de un egoísmo que no se presenta solamente
en lo emocional, sino también en la vida práctica, que es evidente en relación al sexo y al arte.
Incluyen en la obra de arte un factor político que se ocupa intensamente de las cuestiones
relacionadas con el éxito. El nativo no quiere ser un siervo de la opinión pública, pero tampoco
puede prescindir de ella.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


133
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Capricornio
Venus cuadratura y trígono a sus signos y sextil a su exaltación. Urano en domicilio y
semisextil al otro.
Ambos sexos observan al otro sexo como un mal necesario sin el cual muchos problemas
llegarían a su fin. La consecuencia es el egoísmo, tanto en el amor como en el arte. Como
artista toma al público como caja de resonancia inevitable de su trabajo, pero al mismo tiempo
lo desprecia, es sólo una herramienta. Es similar la posición con respecto al partenaire, es el
indispensable eco de sus sentimientos, el espejo, el reflejo de su propia imagen potenciada.

Tauro
Venus en su signo, quincuncio al otro y sextil a su exaltación. Urano cuadratura y trígono a
sus regencias.
Aquí las relaciones son diferentes. Aunque el egoísmo de Urano también existe, se
manifiesta en forma distinta. Surge la demostración externa de la fidelidad, expresada como el
impuso constante a un obstinado apego a los fantasmas con los que identifica al objeto elegido.
La resistente afición a este objeto se convierte en una cuestión de honor. Es un auto-engaño que
jamás se confiesa exteriormente pero del que internamente se tiene total consciencia.

Virgo
Venus en caída, trígono y semisextil a sus signos. Urano quincuncio y trígono a sus
domicilios.
En forma similar a Acuario, llega a una actitud de resignación aunque por otros motivos. Lo
que aparece en primer plano es la aversión a toda lucha contra la incomodidad y la tendencia a
tolerar casi todo con tal de llevarse bien. La intranquilidad interna que Urano produce, debe
permanecer en su intimidad, alejada de influir en la vida exterior. La virtud que los antiguos
llamaban Sofrosina, es al menos la apariencia externa que se esfuerza en mostrar. Se puede
traducir el término como sabia sobriedad, discreción o moderación, pero en el lenguaje de Virgo,
se convierte en una sabia resignación. No solamente sus alegrías, también sus sufrimientos le
pertenecen a él solamente. Es el pálido color que toma aquí el narcisismo.

Venus – Neptuno
Ofrece un cuadro esencialmente distinto al de la conjunción entre Venus y Urano, que
advierte en un alto grado al ser humano sobre su propio mundo emocional, dejando sin
embargo afuera al objeto que es el verdadero punto de partida de los sentimientos de Venus. De
manera que puede decirse: con Venus-Urano se ama pasando de largo a la gente, pero se
comporta de manera muy diferente cuando Neptuno se asocia a Venus. Mientras que con Urano
el hombre se encierra más y más en su carácter, se encuentra atrapado en su individualidad, es
Neptuno el que abre a los seres a la relación con lo cósmico y con Venus, abre el camino para la
experiencia cósmica, e inspira el presentimiento de una felicidad que se irradia hacia el Cosmos.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


134
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

La particularidad del complejo Venus-Neptuno, enseña a reconocer lo esencial de la


experiencia creada por Venus como un mensajero del Cosmos, que ennoblecida por esta
función, crece en la mente del hombre hasta alcanzar un significado cósmico del papel que debe
jugar en la vida práctica determinado tipo de asociación. Por tanto, si es de una posición social
alta o baja, Neptuno lo despoja de la relevancia personal y lo convierte inmediatamente en
aquél que transporta las fuerzas creativas cósmicas, aquél que comparado con cualquier ser,
hombre o mujer, se comporta como la humilde mujer –de acuerdo a las palabras maravillosas de
Rilke: “Y mi alma es el de una mujer unida a Ti por un cordón similar al que unía a Noemí con
Ruth”-.
Con ello el complejo de Venus-Neptuno otorga a cada nativo un sentimiento profundo de
humildad, no tanto frente a los seres humanos como con respecto a la experiencia que aporta el
partenaire quien en cierto sentido, también es omitido, pero revestido con la dignidad que le
otorga ser el mensajero del Cosmos.
Debido a la mezcla de lo erótico con lo trascendental se genera un estado de confusión,
humillación, o denigración en la mente del hombre que aún no ha desarrollado una conciencia
superior. También en la creación artística se hará evidente este trasfondo cósmico-místico; con
esta configuración hay una tendencia a crear ligada directamente con los misterios cósmicos, ya
sea en la música como en otras artes. Pero el amor siempre mantiene, en el más amplio sentido
de la palabra, esa ferviente adoración religiosa y la dicha que la acompaña.
Debemos señalar el lado sombrío de esta predisposición tendiente a la irrealidad, que hace
que este aspecto raras veces mantenga una relación natural, verdadera, humana y cálida con el
partenaire, y que la exigencia de darle al hombre lo que le pertenece al hombre y a Dios lo que
es de Dios, lleva de por vida a la mayoría de las personas a una confusión que genera, en
algunos signos, los opuestos más sorprendentes e irreconciliables que irrumpen con fuerza en el
estilo de vida y por momentos llevan a una doble vida, aunque de manera distinta al complejo
Venus-Saturno. Por supuesto no se expresa en que el funcionamiento de Venus se dé de dos
maneras contradictorias, sino en el hecho de que esencialmente esta función se divide en dos
polos opuestos, de los cuales uno es la adoración a lo divino y el otro es el desprecio por lo
terrenal del ser humano. Quizá esto no fue nunca tan pronunciado en la humanidad occidental
como en la Edad Media, cuando la adoración a la mujer estaba al lado de la humillación a esa
misma mujer.
Hablaremos de los signos en particular, pero sólo desde Piscis hasta Libra que serán los de
interés para las actuales generaciones.

Piscis
Venus en exaltación y sextil y quincuncio a sus signos. Neptuno está en domicilio.
Ambos se encuentran en dignidades altas. Puede suponerse que esta posición se muestra
de una manera más que armónica, y que sus frutos se manifiestan preferentemente en que esta
generación creía ganar directamente en la experiencia amorosa, los impulsos más fuertes para
su evolución. En estas personas vivía el sentimiento de que eran ennoblecidas por el
acontecimiento amoroso ya que despertaba en ellas lo mejor y más elevado de su persona. y
porque el consecuente impulso evolutivo era acompañado simultáneamente por una nota

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


135
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

profundamente religiosa. Esto llevaba también a un profundo agradecimiento a aquella persona


que aparecía como la intermediaria de este impulso.

Aries
Venus en exilio, semisextil a su propio signo y a su exaltación. Neptuno semisextil y trígono
a sus domicios.
Venus está en una posición desfavorable. Así se ha generado una disonancia similar a la
que hemos señalado como característica de la Edad Media. La mujer, tanto como el hombre, se
añaden en la vida para intensificar la sensación vital, pero al mismo tiempo se los desprecia
como una baja e indigna herramienta Con esta predisposición, el ser humano intentará utilizar el
evento amoroso como una forma de elevar las propias fuerzas psico-espirituales para el
desarrollo personal, o de su poder creativo para agradecerle a los dioses, pero sin sentir una
pizca de agradecimiento a las personas a través de las cuales ha recibido esta fuerza. También
en lo artístico existe algo similar: se adora al arte, pero se desprecia la herramienta y la obra
misma.

Tauro
Venus en domicilio, quincuncio al otro y sextil a su exaltación. Neptuno sextil y quincuncio
a sus signos.
Puede sospecharse lo contrario a lo que hemos desarrollado en Aries, y esto es una piadosa
gratitud con respecto a la herramienta. También se impregnará de una fuerte connotación
religiosa. Surge una adoración, que no olvida a la herramienta; ésta se mantendrá en alto
mientras sea la portadora de fuerzas cósmicas. Y cuando haya terminado de jugar ese rol, la
gratitud no cesará. Es por eso que se encuentra también cierta coherencia en las sensaciones y
un ritmo bien lento de nacimiento y muerte de todos los entusiasmos de Venus en la vida y el
arte.

Géminis
Venus semisextil y trígono a sus signos y cuadratura a su exaltación. Neptuno en exilio y
cuadratura a su regencia.
Nace la tendencia a investigar críticamente el conjunto de sentimientos que el complejo
Venus-Neptuno trae consigo, para llegar en lo posible a descubrir el mecanismo psico/espiritual
de este misterio a través del análisis personal. Lo que hemos denominado la división psíquica o
la vida doble con respecto al complejo Venus-Neptuno, aquí mayormente se concentra en la
misma persona que en forma alternada se elevará al cielo o se hundirá en el infierno. El nativo
estará bastante poco satisfecho con estar continuamente a punto de ser arrojado al cielo o al
infierno. El resultado finalmente es la ingratitud crónica a las personas con las cuales ha llegado
a una relación. Se genera una separación crítica entre el sentimiento y el objeto respectivo. La
posición personal también oscila con respecto al arte como puente hacia el Cosmos, alguna vez

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


136
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

abre el cielo y otras veces se convierte en un asunto técnico o ascético. Quizá, la disconformidad
ante la duda termine en una capitulación filosófica o moral.

Cáncer
Venus sextil y cuadratura a sus signos y trígono a su exaltación. Neptuno trígono y
quincuncio a sus regencias.
El complejo Venus-Neptuno se convierte nuevamente en una fuente de sufrimientos
múltiples producida a partir de las tendencias contradictorias de ambos componentes. Neptuno
distancia al nativo de su mundo de sentimientos; huye y teme al sentimentalismo, mientras que
Venus provee de una gran necesidad de cariño y lo hace especialmente sensible a ayudar a los
más pobres o débiles. De allí nace la inclinación a traer desde las profundidades de la propia
vida espiritual, la pasión por lo religioso y lo cósmico en el acontecimiento amoroso. Durante la
experiencia amorosa busca sobre todo profundizar el dolor dándole una importancia cósmica –
experimentar el dolor del mundo en el amor y ser profundamente infeliz a partir de ello-. Así se
genera la tendencia a la auto-destrucción, a ser profundamente humillado durante la experiencia
amorosa y a estar muy aferrado a eso. Pero no se escuchará reclamo alguno de esa humillación,
más bien brota la elevación interior. Pero no siempre se logra esto, y por eso esta configuración
es especialmente peligrosa, ya que a partir de ella puede producirse una gran confusión interna.
En la creación artística esto puede influir especialmente en la elección de los materiales o en el
estilo.

Leo
Venus cuadratura y sextil a sus signos y quincuncio a su exaltación. Neptuno quincuncio y
trígono a sus domicilio.
Neptuno generará impulsos que suenan como el consejo de retornar a la naturaleza. Esto
despierta el deseo de alcanzar un estado de ánimo y un quehacer propio de los pueblos
originarios que perciben una revelación divina directa en todo lo atinente a la vida sexual y
erótica. El optimismo se convierte en una obligación natural, cuando no religiosa. Pero este
sentimiento religioso natural no es sentido como lo fue durante la Edad Media, sino más bien
como en la era anterior a Cristo, como aparecía en las culturas agrarias antiguas, pero también
con una consciencia moderna. Quizá de lugar a un culto de la alegría en el área erótica. En el
arte se hace notar una inclinación similar, convirtiéndose en la expresión del más elevado éxtasis
vital.

Virgo
Venus en caída y semisextil y trígono a sus signos. Neptuno en exilio y cuadratura a un
domicilio.
Ambos están en una posición desfavorable. Pero la generación con Neptuno en Virgo es
actualmente todavía demasiado joven como para experimentar conscientemente los efectos del
complejo Venus-Neptuno. Puede aparecer una degradación de lo que denominamos el trasfondo

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


137
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

cósmico-metafísico de la experiencia amorosa. Existe una actitud racional -ateísta o panteísta-


pero la mayoría de las veces absolutamente materialista con respecto al problema sexual, a lo
erótico y hasta a la creación artística, de manera que se incluye en una interpretación de vida
absolutamente metódica. El arte adquiere los ideales racionalistas que surgen de una filosofía de
la vida cotidiana. Con respecto a lo sexual, la idea de la reproducción consciente de la
humanidad o de la raza, puede elevarse a un principio superior, convirtiéndose en una cuestión
de consciencia la elección del partenaire acorde al genio de la especie.
Emana algo desencantador de esta configuración. Es un principio moral racional que
reemplaza un sentimiento inspirado cósmicamente. En el arte puede llevar a un arte de
mercado: el uso de la música, el drama y la novela con el propósito de volcar conscientemente
en las personas ciertas ideas, utilizando todos los medios de la técnica artística.

Libra
Venus en su signo, quincuncio al otro y a su exaltación. Neptuno quincuncio y sextil a sus
regencias.
Aquí se produce el deseo de penetrar el mundo de sentimientos con el mundo intelectual, y
de conquistar una vida libre de todos los prejuicios sociales y morales concernientes el área de
Venus, una absoluta libertad de los sentimientos en el arte y el amor. Esta generación todavía no
ha nacido. Si las generaciones anteriores consideraban la libertad de pensamiento como un ideal
de la humanidad, este grupo humano reclamará una absoluta libertad de sentimientos.
Sin embargo el ideal de la “libertad de sentimientos” que trae Neptuno en Libra, mediante
la relación con Venus, exige romper con los derechos sagrados que obstaculizan esa libertad. Se
afirmará la libertad del alma. Los problemas de la vida sexual concernientes a la institución
matrimonial, serán desplegados, y no desde el punto de vista social, sino desde el ético-
religioso. Por lo tanto puede surgir cierta confusión mental en cómo armonizar los sentimientos
sociales y religiosos. Es es el comienzo de una cadena de problemas que se iniciarán con la
entrada de Neptuno en Libra.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


138
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

16ª Conferencia
Conjunciones de Marte con
Júpiter y Saturno

Marte – Júpiter
De Marte nacen las energías que impulsan la evolución, que abren paso a los quehaceres
en el mundo exterior. Júpiter representa la esperanza, la confianza interior, la seguridad en el
éxito, la fuerza de las creencias, del coraje y la convicción, la confianza en la propia intuición,
pero también es el planeta del crecimiento interior y de las fuerzas expansivas de la función del
Yo.
Cuando estos dos planetas se unen a través de la conjunción, entonces confluyen estas dos
influencias; la influencia de Júpiter está más bien dirigida hacía lo interior, la influencia de Marte
más hacia el exterior. De acuerdo a ello podría creerse que estamos tratando con una relación
sumamente armónica, porque obliga al ser humano a cumplir en el exterior lo que él vive con
una gran fe y convicción. A pesar de ello esta relación no es tan armónica. No debemos pasar
por alto, que –y en esto yace la fuente de tantas desarmonías– entre las dos tendencias falta un
elemento de unión necesario para que la fe y la convicción encuentren un objeto en el mundo
exterior antes que aparezcan las energías de Marte. Cuando no sucede, la fe y la convicción se
expanden exageradamente a través de Marte, sin el límite puesto por un objetivo adecuado.
Ya en el esquema del Zodíaco se configura cierta contradicción entre Marte y Júpiter, en
tanto la exaltación de Marte está en el signo opuesto a la exaltación de Júpiter –Capricornio y
Cáncer- entonces se comprenderá por qué esta conjunción no resulta necesariamente armónica,
sobre todo porque se trata de signos cardinales. Una relación similar también existe entre el Sol
y Saturno.
Lo que inicialmente se incorpora por la fe, Marte trata de confirmarlo en la acción
demasiado pronto, antes de que puedan intervenir tanto la crítica como la comprobación. Esto
conduce al fanatismo que busca llevar de inmediato a la práctica aquello en lo que cree y está
convencido. La capacidad de retardar, proveniente de la razón, está apagada, y en su lugar se
ubica la confianza ciega en la intuición no comprobada.
Es por eso que como corolario del complejo Marte-Júpiter, a veces encontramos
desagradables consecuencias: sobreexcitación, engreimiento, soberbia, impaciencia y sobre todo
adicción a arriesgar todo en la primera apuesta y a participar con todas las energías en la única
dirección hacia donde parece empujar la intuición.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


139
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Sin embargo, el efecto total de esta configuración dependerá de cuál de los dos planetas
tiene el mando. Si Júpiter es más fuerte, el fanatismo aparecerá en el sentido más noble; la
acción apasionada retrocede ante la creencia interna. Pero también aquí se reprime la crítica de
la razón. Esto será predominante en Sagitario, Piscis y Cáncer, pero también en Tauro y Libra,
donde Marte es por naturaleza más débil. En cambio donde Marte es el planeta más fuerte –
Aries, Escorpio y Capricornio o en Géminis y Virgo-, aparecerán los lados más turbios de esta
combinación.

Signos de Fuego
Se encuentran en primer plano las convicciones personales con todo el poder del fanatismo
en los ideales éticos, detrás de los cuales se encuentra la inflexibilidad de una voluntad que se
cree justificada éticamente en cualquier circunstancia. Llama especialmente la atención la
ausencia de consideración respecto a lo práctico o útil. Esto vale sobre todo para Aries.

Aries
Marte en su signo, quincuncio al otro y cuadratura a su exaltación. Júpiter trígono y
semisextil a sus domicilios y cuadratura a su exaltación.
Creencia fanática en la propia misión, creyéndose justificado para acciones a las que los
demás no tienen derecho. Hay una remarcada moral de “amo” con respecto a sí mismo. El
nativo nació para ser señor y se rebela contra el destino cuando es lo suficientemente irracional
como para quitarle el lugar que le corresponde. El destino puede quebrar su cuerpo, pero nunca
la fuerza de voluntad en tanto tenga fe en ella.

Leo
Marte trígono y cuadratura a sus signos y quincuncio a su exaltación. Júpiter trígono y
quincuncio a sus regencias y semisextil a su exaltación.
Aquí se trata menos de la moral que del prestigio personal que descansa sobre el
compromiso con sus nobles convicciones. El fanatismo aparece bajo la forma suavizada de un
culto a la vanidad cuyo objeto principal es el renombre de una personalidad, que por su
generosidad, se encuentra más allá de toda vanagloria. De esta combinación emana fuerza y un
cálido temperamento de vida.

Sagitario
Marte trígono y semisextil a sus signos y semisextil a su exaltación. Júpiter en domicilio, en
cuadratura al otro y quincuncio a su exaltación.
Aquí se origina el fanatismo religioso, político y de creencias, y la lucha por el ideal ético
sin concesiones ni piedad con el que no las comparte. Puede pensarse en el Brand de Ibsen
como un paradigma.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


140
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Signos de Aire
Se trata más bien del fanatismo por los principios que no excluye la tolerancia con uno
mismo. La mano derecha no debe saber lo que hace la mano izquierda, y si de todas maneras lo
sabe, entonces al menos no lo debe trasuntar; el principio debe mantenerse en alto bajo
cualquier circunstancia.

Libra
Marte en exilio, semisextil a su signo y cuadratura a su exaltación. Júpiter sextil y
quincuncio a sus regencias y cuadratura a su exaltación.
El fanatismo se refiere más al principio de la justicia de la forma. Fiat justitia, pereat
mundos: esta es la forma justa, aunque por eso sucumba el mundo. Esta dependencia teórica
de la imparcialidad absoluta dificulta la vida cuya lucha, más o menos radical, se libra la mayoría
de las veces en un campo de batalla anexo. Así el nativo puede seguir manteniendo el
compromiso con estos principios, e intervenir en cualquier momento con todos los medios
intelectuales de los que dispone.

Acuario
Marte sextil y cuadratura a sus signos y semisextil a su exaltación. Júpiter sextil y
semisextil a sus domicilio y quincuncio a su exaltación.
El principio de justicia se convierte en el principio del prestigio de la personalidad en tanto
incida en la preservación de la individualidad y la singularidad. El nativo es responsable, ante su
individualidad intelectual y la virtud de su intuición, de no participar en discusiones acerca de lo
que reconoce como correcto allí donde se considera una autoridad. Si choca con alguna
contradicción, entonces se envuelve con un elegante e indiferente silencio. No vale la pena
rebajarse con argumentos que se han superado hace tiempo.

Géminis
Marte sextil y quincuncio a sus signos y quincuncio a su exaltación. Júpiter en exilio,
cuadratura a su otro signo y semisextil a su exaltación.
Marte es más fuerte. Encontramos lo contrario de Acuario, y esto es el no poder callarse. El
nativo permanentemente se perturba cuando se ofende el principio de justicia, aún cuando no
perjudique en absoluto sus propios intereses. No puede observar silencioso una injusticia sin
tener que intervenir con su opinión, incluso si no se le solicitó su intervención. Esta es la forma
que toma el fanatismo.

Signos de Agua
Aparece el fanatismo de la pasión. No se trata como en los signos de Aire de un principio
teórico; el fanatismo de Júpiter afecta directamente los motivos de la vida emocional que se
convierten en un factor importante de la vida misma, para bien o para mal.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


141
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Cáncer
Marte en caída y cuadratura y trígono a sus signos. Júpiter en exaltación, quincuncio y
trígono a sus domicilios.
El fuerte apasionamiento de Marte, es puesto por Júpiter al servicio de todos los
movimientos nobles que empujan a la necesidad de ayudar y al altruismo. Sin embargo el
fanatismo se vuelca al prestigio moral, al prestigio de quien quiere justificar el precepto de
Goethe, extraído de “El Divino”: “…que el hombre sea noble, servicial y bueno”. Pero esto no
debe ser un principio teórico vacío de contenido -como lo es por ejemplo en Géminis- sino un
principio tácito, confirmado por el estilo de vida que lo lleva más a tomar partido por los que
sufren una injusticia, que a la intervención directa a través de la acción.

Escorpio
Marte en su signo, quincuncio al otro y sextil a su exaltación. Júpiter semisextil y trígono a
sus signos y trígono a su exaltación.
Marte es más fuerte, pero la posición de Júpiter también lo es. De esta ubicación, sostenida
por Marte, nacen fuerzas sugestivas muy poderosas puestas al servicio de la propia
personalidad, en la medida en que siempre se juega el poder personal. En contraste con Cáncer,
en el cual la nota altruista esta en primer plano, aquí el nativo no se olvida jamás de resguardar
su propio interés emocional. Gustosamente ayuda a otros en tanto pueda hacerlos
dependientes, en tanto pueda mantenerlos sometidos o pueda aumentar el agradecimiento que
sienten por su fortaleza emocional. Aquí actúa un fanatismo pasional al que Júpiter le otorga esa
dignidad especial que puede volverse peligrosa para las naturalezas más débiles.

Piscis
Marte semisextil y trígono a sus signos y sextil a su exaltación. Júpiter en domicilio,
cuadratura al otro y trígono a su exaltación.
Se observan efectos parecidos a Cáncer, sólo que en este caso se trata menos del propio
prestigio que del prestigio de la nobleza del buen corazón dedicado al servicio impersonal a la
humanidad. Está en su naturaleza estar del lado de los más débiles, por el bien de su debilidad.
Este fanatismo es una actitud emocional que nunca busca argumentos racionales ni se basa en
ellos; actúa desde el instinto básico de la naturaleza de Piscis.

Signos de Tierra
Puede hablarse de un fanatismo al trabajo, a estar atravesado por la obligación, que una
vez asumida, permite llevar la tarea a la mayor perfección posible, a ver en el cumplimiento de
esta obligación la justificación de su propio valor, y a crecer con esta misma convicción interna.
Uno tiene el deber de cumplir con esto bajo todas las circunstancias, y sobre todo de no pedir a
los otros que coloquen la luz bajo el celemín

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


142
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Capricornio
Marte en exaltación, cuadratura y sextil a sus signos. Júpiter en caída y sextil y semisextil a
sus regencia.
El debilitado Júpiter, unido a un Marte fortalecido, crea todas las condiciones previas para
ser un advenedizo. Fácilmente se eleva desde las capas más bajas hacia las más altas y alcanza
–según sus fuerzas– una posición más elevada. Raras veces están ausentes la ambición y la
fama, que se convierten en los principales resortes de la vida.

Tauro
Marte en exilio, semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Júpiter quincuncio y sextil a
sus regencias y sextil a su exaltación.
El debilitado Marte se relaciona con Júpiter en una posición de vida obstinada. El nativo
tiene el derecho a conservar lo propio y está orgulloso de su posesión, sea material o espiritual.
Si es pobre, entonces está también orgulloso de su pobreza; está orgulloso de su nacionalidad y
su linaje y sobre todo de sus talentos -positivos y negativos-. Pero detrás de este orgullo se
esconde una irritabilidad permanente que se origina en el temor constante ante un posible
ataque por parte del entorno o del destino mismo. Pueden verse los gérmenes de la manía
persecutoria. En ningún caso se está dispuesto a renunciar a algo de lo que se depende, ni
siquiera a sus errores.

Virgo
Marte quincuncio y sextil a sus signos y trígono a su exaltación. Júpiter en exilio,
cuadratura a su regencia y sextil a su exaltación.
La posición manifiesta algo similar a Tauro, pero el debilitamiento de Júpiter también
socava la confianza en sí mismo y mantiene viva la sensación de estar obligado. Se siente
oprimido por las injusticias que ocurren en el mundo. Puede generarse una envidia especial, a la
que en contraste con Capricornio, podría denominarse una ambición negativa del éxito. El
nativo no tiene el coraje de buscar el verdadero éxito pero permanentemente teme perder lo
que nunca ha encontrado, defiende constantemente bienes que no existen. La sobrevaloración
de sí mismo y una resignación testadura con respecto a las cosas que nunca se obtuvieron se
unen a un rasgo psicológico que hace cada vez más difícil vivir, porque lo que realmente importa
es esconderse en la seguridad. Por último, para ellos, es preferible permanecer atrás, sin las
consecuencias de dirigir el trabajo.

Marte-Saturno
Para la astrología, tanto uno como otro son portadores de dificultades, Marte como el
infortunio menor y Saturno como el infortunio mayor. La estrecha dependencia de ambos
planetas se subraya también porque Marte tiene su exaltación en Capricornio, el signo de
Saturno. Marte representa todas las energías activas en la construcción o en la destrucción, y no
pocas veces, en ambas simultáneamente.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


143
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Cuando Saturno asocia sus fuerzas con Marte, la influencia sobre las energías de Marte
inicialmente son arrastradas hacia abajo con su peso, en lugar de elevarlas e inspirarlas. No son
la fe o la esperanza las que sostienen a Marte, sino el cansancio, la preocupación y la visión de
un arduo trabajo, que como una pesada carga, reprime los impulsos que empujan hacia
adelante. El trabajo que se espera de Marte es como la labranza en una tierra árida, despaciosa,
lenta y, quizá, infructuosa. Para realizar esta tarea deben hacerse esfuerzos constantes, debe
llevarse y superarse la carga de Saturno con toda su peso.
Así se genera una primera consecuencia que aparece siempre que una fuerza es exigida en
extremo por una carga, de ella no pueden esperarse ni finura ni sensibilidad. Esta fuerza se creó
principalmente para asumir, para garantizar el mayor trabajo con los medios más toscos. Hay
mucho por hacer, como el campesino con su trillo. Es un hecho que el uso excesivo de la fuerza
muscular en los años de rápido crecimiento, en particular la notable tosquedad de todos los
movimientos, es el resultado de que por el desarrollo, al día siguiente el individuo encontrará
mayor carga en su cuerpo que la del día anterior, y por eso se verá obligado a responder de
manera más trabajosa que la que le correspondería para los fines previstos. De allí nace un
comportamiento que les ha conferido, a estos años del crecimiento rápido y descontrolado, el
sobre-nombre de “la edad del pavo”. La adolescencia son los años de desarrollo en los que el ser
se ve obligado, por el acrecentamiento de su cuerpo, a desplegar más energía de la que sería
saludable. Hay algo casi violento, rudo, en el comportamiento exterior
Si transportamos lo que subyace en la tosquedad a lo que la conjunción Marte-Saturno en
general significa: la tosquedad en lo físico, emocional, intelectual y moral, de acuerdo al signo
donde se encuentra. No pocas veces se desprenden de este complejo impulsos descabellados,
que a lo largo de la vida llevan a imponerse -conscientemente o no- realizar esfuerzos laborales
de una violencia desmedida, que con su gasto excesivo de energía sobrepasan los límites
puestos al individuo por la vida social y sus leyes. Casi se podría decirse que una persona con
esta configuración es de por vida grosero o bruto.

Signos de Fuego
Se extreman los esfuerzos de la voluntad y la moral, como si tuvieran que luchar
permanentemente con una resistente carga. Debe tener un comienzo muy enérgico y mantener
presionado todo lo que cae bajo su dominio. Esto se manifiesta también en sus expresiones: ira
donde los demás solamente están inquietos, tendencia a la violencia donde los demás sólo
protestan, impulsos de venganza, donde los demás sólo reniegan, etc. Asimismo eso se
despliegue en las expresiones de buena voluntad, como cuando quiere obligar a otros a aceptar
aquello que a él le trae felicidad, o tiranizar con una doctrina de salvación, etc.

Aries
Marte en su signo, quincuncio al otro y cuadratura a su exaltación. Saturno en caída y
cuadratura y sextil a sus domicilios.
Marte fuerte se relaciona con un Saturno debilitado, convirtiéndose en un carácter violento
que aparece en cuanto se topa con alguna resistencia. Cuesta sobremanera ser fiel a sí mismo y
no hacer cosas de las que puede arrepentirse. Practicar el auto-control es una de las principales

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


144
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

tareas de vida, aunque nunca lo logra totalmente. Por momentos brota con una fuerza
indomable, lo que tan cuidadosamente se ha reprimido. De por vida está ocupado en domar a
esa “bestia” interior, y puede crecer enormemente con esta vehemente lucha interna.

Leo
Marte trígono y cuadratura a sus signos y quincuncio a su exaltación. Saturno en exilio,
quincuncio a su regencia y sextil a su exaltación.
Saturno está debilitado. La predisposición general es similar a la de Aries, pero su
expresión es distinta. Se trata menos del despliegue combativo de las energías, y más de
subordinarlas al principio de la auto-preservación. Abre una batalla silenciosa, pero no por eso
menos tenaz, de la que nunca descansa, ni siquiera cuando esta auto-preservación les parece
asegurada a los demás. Sin embargo esa silenciosa lucha, se manifiesta hacia el exterior cuando
hay un ataque a su integridad; en esto se parece al león, que solamente ataca al hombre
cuando está irritado. Aparece entonces la desconsideración y hasta con crueldad.

Sagitario
Marte trígono y semisextil a sus signos y semisextil a su exaltación. Saturno semisextil y
sextil a sus domicilios y sextil a su exaltación.
Se acrecienta la grosería y la tiranía morales con un extenso fundamento ético cuya
defensa se eleva a un principio de vida. Surgen esos combatientes de sus creencias dispuestos a
defender el evangelio del amor con los medios más crueles, con tal de llevarlos hacia un
supuesto triunfo. Nuevamente la figura de Brand en Ibsen puede ser tomado como paradigma.

Signos de Aire
El complejo Marte-Saturno toma un carácter que sólo parece ser moral, pero que en
realidad es un exagerado principio de comprensión o conocimiento, que alcanza también a la
práctica. El resultado podría denominarse “terrorismo de la idea”. Pero este terrorismo no es
algo que se sostiene o cae por la firmeza de carácter, sino que el nativo se ha subordinado a la
presión de un poder extraño que atribuye a los demás.

Libra
Marte en exilio, semisextil a su signo y cuadratura a su exaltación. Saturno en exaltación,
cuadratura y trígono a sus domicilios.
El principio de justicia, frío y bastante distante de la vida, puede resultar en una falta de
compromiso; pero el principio sigue estando dentro de los límites de la teoría. Ni Michael
Kohlhaas o Brand, sino más bien Shylock, el usurero de Shakespeare podría ser la figura
simbólica, pero sólo en lo atinente al lado intelectual del complejo Marte-Saturno. Quizá el dicho
“arrojar al niño junto con el agua del baño”, muestra cómo un principio puede acabar con la
bondad del hombre cuando comienza a extender sus fronteras.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


145
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Acuario
Marte sextil y cuadratura a sus signos y semisextil a su exaltación. Saturno en domicilio,
semisextil al otro y trígono a su exaltación.
No es tanto el principio de una justicia general, sino el principio de la opinión propia, que –
extendido al sistema teórico – constriñe el libre despliegue del propio mundo de ideas. El nativo
está dispuesto a ofrecer los sacrificios más crueles a este sistema personal de pensamientos.
Pero esta fe no está al servicio de la verdad sino de la permanencia del sistema, por cierto,
demasiado rigidizado. La intolerancia se convierte en virtud.

Géminis
Marte sextil y quincuncio a sus signos y quincuncio a su exaltación. Saturno trígono y
quincuncio a sus regencias y trígono a su exaltación.
La tosquedad intelectual se muestra en una postura negativa. La ausencia de fe y el
escepticismo se reúnen en una posición enemiga a casi todo lo que dependa de cualquier
creencia o convicción. Las exageraciones están al orden del día; pero lo que falta -en la mayoría
de los casos- son argumentos reflexionados, por la no reconocida ausencia de fuerza que
impulse internamente hacia lo mental. Es el lugar de un nihilismo intelectual ansioso de ganar
conversos.

Signos de Agua
Puede hablarse de la tosquedad en el crecimiento de las pasiones. Con respecto a ellas, el
nativo es desenfrenado y desconsiderado, aún con su propia persona. Lo que constituye el
sufrimiento esencial de esta predisposición es que a menudo surge la tentación de proceder en
forma cruel y despiadada con aquellos que están más cerca internamente.

Cáncer
Marte en caída, cuadratura y trígono a sus signos. Saturno en exilio, quincuncio a un
domicilio y cuadratura a su exaltación.
El nativo tiene una especial obstinación y la tendencia a ser cruel tanto con otros como con
él mismo, a torturarse y a negar lo bueno tanto de sí como de los demás, tendencia que emerge
desde un instinto pesimista. Un ascetismo inútil que renuncia más de lo necesario a las alegrías
y que también conduce a la indiferencia hacia el sufrimiento ajeno. Lo grosero no crece tanto,
puesto que sus energías se esconden internamente. Si se supera esta predisposición, surgirán
valiosos estímulos para una insospechada evolución.

Escorpio
Marte en su signo, quincuncio al otro y sextil a su exaltación. Saturno sextil y cuadratura a
sus regencias y semisextil a su exaltación.
No existe la fuerza de Cáncer, pero la pasión mantiene su carácter sombrío. La crueldad y
los celos convierten al nativo en alguien sufriente; pero con tendencia a hacer padecer a los

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


146
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

demás con los propios sufrimientos. Ellos deben sufrir con él, y deben sobre todo, sufrir por él.
Por eso, en contraste con Cáncer, llega a una comunión de sentimientos con sus víctimas,
necesita vivir con y en ellas.

Piscis
Marte semisextil y trígono a sus signos y sextil a su exaltación. Saturno semisextil y sextil
a sus domicilio y quincuncio a su exaltación.
El efecto recuerda un poco a Géminis con respecto a lo intelectual, pero se refiere en
primer lugar a los sentimientos. Se parece también a lo grosero, ya que se expresa una falta de
respeto notable, que en la vida emocional, es similar a la posición casi hostil contra la creencia.
Tendencia a rebajar lo que está por encima, traerlo al propio nivel y difamarlo. Pero sin embargo
no ocurre por maldad, sino por el deseo de vivir en un mundo donde él sea igual a los demás.
Sufre muchísimo por momentos, la propia falta de humildad puede causar graves tensiones
emocionales cuando ve cómo otros nacen en un mundo alegre, sin preocupaciones y soleado, al
que le resulta tan difícil acceder. Pero precisamente por esta razón es que se pueden desplegar
poderosas fuerzas que motorizan la evolución y así ser capaz de mostrar a otros el camino que
conduce hacia delante sobreponiéndose a sí mismo.

Signos de Tierra
El trabajo en el campo pedregoso lleva a una tensión inusual de todas las fuerzas que con
gran dedicación se aplican a la respectiva tarea. Testarudez, inflexibilidad, sobrevaloración del
resultado del trabajo, en la mayoría de los casos también violencia en la utilización de los
medios con los que se busca a cualquier precio, alcanzar el objetivo fijado, caracterizan en el
área de la Tierra.

Capricornio
Marte en exaltación, cuadratura y sextil a sus signos. Saturno en domicilio, semisextil al
otro y cuadratura a su exaltación.
Ambos están dignificados. Se persigue con incansable trabajo y tenacidad la meta
establecida, aumenta la conciencia de estar actuando al servicio de lo general, se sepa o no. Lo
que recuerda la tosquedad es el comenzar recurrentemente la actividad, la necesidad de abrir
una brecha para traspasar el obstáculo, una y otra vez; jamás claudica. Existe la predisposición
a la falta de consideración y el desprecio hacia los seres más finos y sensibles. Son sobre todo
personas de acción que no aprecian los sentimientos. Hace recordar un poco a Aries, pero falta
la tendencia a la ira.

Tauro
Marte en exilio, semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Saturno cuadratura y
trígono a sus regencias y quincuncio a su exaltación.
Existe la misma perseverancia pero menos dirigida a la superación de los obstáculos que a
la defensa de lo ya logrado. Aparece el temor secreto a perder lo que ya considera como

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


147
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

propiedad. Esta ansiedad genera una disposición a atacar cualquier supuesta hostilidad y una
baja propensión a arriesgar o sacrificar algo, entierra con cuidado el talento que se le ha
confiado. La devoción y el sacrificio de servir, tanto en sentido psíquico como moral, sólo se
realizarán si puede estar seguro que vale la pena.

Virgo
Marte quincuncio y sextil a sus signos y trígono a su exaltación. Saturno trígono y
quincuncio a sus regencias y semisextil a su exaltación.
La falta de voluntad de sacrificio es aún mayor cuando se trata de la adaptación social al
derecho que también tiene el otro a vivir. Esto va de la mano con una considerable resistencia a
cualquier cambio en el entorno social acostumbrado. En cuanto el propio interés es afectado,
debe estar preparado para resistirse sin consideración alguna. Si por el contrario, los propios
intereses están asegurados, entonces se puede también gustosamente intervenir por el bien de
otros, o al menos hacer “como si”.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


148
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

17ª Conferencia
Conjunciones de Marte con
Urano y Neptuno

Marte-Urano
Urano es el planeta que concentra todas las energías, fusionadas en una unidad
independiente, individual; representa el encuentro con uno mismo y la libre determinación.
Cuando se une a Marte, envuelve las fuerzas de éste con una cáscara dentro de la cual maduran
hasta su explosión. Su tensión crece hasta el grado máximo de la capacidad elástica de un
resorte. Ya hablamos de esta capacidad de saltar de Acuario, cuyo intérprete es Urano, signo
que corresponde a las pantorrillas y por ello a la capacidad de rebotar del cuerpo humano.
El efecto de la conjunción, no puede compararse con la torpeza sino con lo explosivo. Por
eso el impacto de las fuerzas de Marte puede ser mucho más peligroso que cuando se relaciona
con Saturno, pero en algunos casos mucho más beneficioso. Se hace evidente que las
destructivas fuerzas de Marte, escondidas y encapsuladas por la cáscara de Urano, pueden
romperla de repente. La energía de la que dota la conjunción permanece oculta en el ser
humano durante mucho tiempo, y por eso lo hace muy fuerte en su propia naturaleza. La
tendencia a la soledad e incluso al aislamiento los convierte casi en rebeldes. Desean
permanecer solos con su fuerza, incluso en medio de la vida social más activa.

Signos de Fuego
Marte no otorga fervor religioso, pero sí una ofensiva disposición a salirse de las casillas
cuando al expresarse la propia voluntad moral choca con la resistencia de una voluntad contraria
y por ende enemiga. Aquí no se dice solamente: “Quién no está conmigo, está en contra de mí”,
sino: “Estar en contra de mí significa servirle al mal, ser incorregible o de mente estrecha”.

Aries
Marte en su signo, quincuncio al otro y cuadratura a su exaltación. Urano sextil y
cuadratura a sus domicilios.
Puede hablarse de “egoísmo sagrado”: sacraliza la adoración de su propia individualidad.
Pero no es un egoísmo práctico, no persigue la posesión, riqueza o poder externo; se refiere a la
legítima e irrevocable primacía moral de su existencia, que está antes cualquier otra. Ese
egoísmo puede ser llamado sagrado porque su propia existencia puede ser la expresión de la
voluntad suprema, que se manifiesta directamente en la consciencia individual superior.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


149
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Leo
Marte trígono y cuadratura a sus signos y quincuncio a su exaltación. Urano en su exilio y
quincuncio a un domicilio.
La fantasía de la propia importancia y la obligación de comportarse de acuerdo a ella, están
tan desarrollada como en Aries. Pero le falta la enérgica predisposición para la batalla de la que
con gusto se evade mientras pueda. Sólo anhela que lo dejen en paz, así como desea dejar en
paz a los otros.

Sagitario
Marte trígono y semisextil a sus signos y semisextil a su exaltación. Urano sextil y
semisextil a sus regencias.
No es tan importante la propia existencia como la propia convicción religiosa, se pertenezca
a un credo o no. Puede llegar a los más altos niveles de impaciencia en cuanto la convicción
propia es puesta en duda. Pero esta impaciencia no se refiere a la religión a la cual se pertenece
por nacimiento o por elección personal, sino al credo individual con respecto al cual, no hay ni
debe haber discusiones.

Signos de Aire
Pasamos de la facultad de teología a la de filosofía. No son terroristas sino más bien
extremistas, es decir, personas que en su pensamiento y conocimiento sólo saben esto-o-
aquello. Sobre todo no debe haber compromisos; no deben abandonar nada de lo que
pertenezca a la propia individualidad, por nadie ni por nada. Así que también persiste la auto-
afirmación, la única diferencia es que ahora no se refiere a la moral sino al propio
discernimiento. “He de sostener mi opinión o caer”

Libra
Marte en exilio, semisextil a su signo y cuadratura a su exaltación. Urano trígono y
cuadratura a sus domicilios.
Aparece en primer plano sobre todo la adicción a exagerar lo justas que son sus
conclusiones, aplicando con celo perseverante su método fundamental incluso en aquellas áreas
que parecen inalcanzables para el razonamiento normal .En el empleo de esta praxis intelectual
se manifiesta como un verdadero tirano. Al antiguo axioma romano: “súmmum justitia, summa
injuria” (sacrosanta justicia, sacrosanta injusticia) nunca se lo respeta, o al menos se lo
desmiente: la justicia nunca puede ser injusticia, la injusticia nunca puede ser justicia. La
similitud con el complejo Marte-Saturno en este signo es notable. Sin embargo la diferencia
consiste en que en este signo que normalmente tiende a la conciliación, aparece el aislamiento
que imposibilita recibir enseñanzas de cualquier tipo. Se sigue siendo de por vida un severo
autodidacta, o por lo menos, se convence a sí mismo que lo es.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


150
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Acuario
Marte sextil y cuadratura a sus signos y semisextil a su exaltación. Urano en domicilio y
semisextil al otro.
Encontramos algo similar a Libra. Quisiera ser maestro sin haber sido estudiante, al menos
su propio maestro. Nadie puede creer lo mucho que se puede aprender por uno mismo. Esto
tiene relación con que el nativo acepta de muy mala gana que lo contradigan y que es capaz de
ofenderse muy rápidamente. Hasta allí el parecido con Libra es muy grande. La diferencia es que
aquella exagerada justicia en las opiniones, que en Libra permanece en lo posible oculta y está
destinada sólo para uso propio, acá el ideal de justicia se reemplaza por el de tener razón.
¿Cómo podría ser de otra manera?, un maestro siempre tiene razón.

Géminis
Marte sextil y quincuncio a sus signos y quincuncio a su exaltación. Urano trígono y
quincuncio a sus regencias.
El escepticismo se convierte en un artículo de fe defendido con la espada. Pero también
este artículo de fe se subordina al escepticismo. Si antes mencionamos a extremistas de
cualquier pensamiento teórico, aquí se puede hablar de una interpretación intelectual que
convierte al extremista en nihilista. Preferentemente existe la tendencia a llevar cualquier juicio
hasta el absurdo a través de métodos extremistas. Aquí no se dice: summa iustitia summa
iniuria, sino summa intelligentia summa stupiditas.

Signos de Agua
Aquí son los sentimientos, pero sobre todo las pasiones -muchas veces reprimidas por
largo tiempo- las que estallan de repente con toda la tensión acumulada en el ínterin. Lo que
mantiene esta tensión y no la deja descansar jamás es el permanente deseo que crece en una
intensidad cada vez mayor. Y bajo esta fuerza del deseo subyace el verdadero regente del
egoísmo tan característico de Urano en Agua. En las pasiones y la elección de objetos se revela
la naturaleza del deseo individual

Cáncer
Marte en caída y cuadratura y trígono a sus signos. Urano en exilio y quincuncio a su otro
signo.
Aquí el complejo Marte-Urano se manifiesta como una silenciosa obstinación. Tendencia a
soportar silenciosamente toda iniquidad y a ocultar el dolor tanto como los accesos de cólera,
hasta el punto de no poder soportarlo más, lo que concluye en una actitud malévola y
destructiva. Esto sobre todo se hará notar durante la niñez. Se desarrolla en extremo lo que
denominamos durante la investigación del planeta Urano (“Mundo planetario y el Hombre”, 18º
Capítulo), el dolor de ser Yo. La consecuencia de esta descarga es el remordimiento infructuoso
que le sigue.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


151
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Escorpio
Marte en su signo, quincuncio al otro y sextil a su exaltación. Urano cuadratura y sextil a
sus domicilios.
La alta concentración de la fuerza del deseo de Marte proporciona la tendencia a realizar,
aunque no lleva en primera instancia a la acción sino a una particular influencia de las energías
-físicamente inexplicable- en los acontecimientos del área de interés, algo que podría
denominarse casi como una influencia mágica. Parece que pudiera obligar, no solamente a las
personas, sino también a los acontecimientos a que formen parte de la propia fuerza sugestiva.
Si la fuerza se desvanece, entonces debe estar preparado para graves exabruptos pasionales.

Piscis
Marte semisextil y trígono a sus signos y sextil a su exaltación. Urano semisextil y sextil a
sus regencias.
Puede generar que las fuerzas de la compasión se concentren sobre la propia persona. Por
eso encontramos una obstinada auto-compasión, una concentrada lástima de sí mismo que
puede llegar al deseo de auto-destrucción cuando la sobrevalorada compasión se transforma en
su contrario y da lugar al auto-castigo. En este caso se presenta una infructuosa flagelación
emocional, intelectual y hasta física, que alcanza niveles ciertamente excesivos, que en casos
extremos, van acompañados por sentimientos perversos de placer.

Signos de Tierra
Nos encontramos con la facultad “jurídica”. También aquí vale el axioma: no hacer
concesiones. Aparece la rebelión contra todo lo que sea convenir o conceder. El nativo sólo
quiere saber del derecho con el que ha nacido. No existe tendencia a reconocer el derecho de la
mayoría en tanto se dirija contra sus intereses. En todos los casos tiene primacía. Este es el
lugar para el superhombre, que necesariamente, debe ser su propia persona.

Capricornio
Marte en exaltación, cuadratura y sextil a sus signos. Urano en domicilio y semisextil al
otro.
Ambos están dignificados. Está permanentemente preparado para la lucha por el derecho
propio que nadie debe desafiar. Esto puede conducir a una acumulación excesiva de energía que
debe liberarse tarde o temprano y que luego, con bastante frecuencia, se hace notablemente
destructiva aunque nadie se beneficie con ello. No pocas veces el daño generado se dirige contra
la propia persona.

Tauro
Marte en exilio, semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Urano cuadratura y trígono
a sus regencias.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


152
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

El exilio de Marte conduce a una involución de todo lo dicho para Capricornio. El coraje del
rebelde se convierte en el coraje del desesperado, alimentado constantemente por el
sentimiento de estar paralizado o de su propia inferioridad. A veces, entre sus más
desagradables síntomas se producen explosiones por la incapacidad de valerse por sí mismo.

Virgo
Marte quincuncio y sextil a sus signos y trígono a su exaltación. Urano quincuncio y trígono
a sus domicilios.
Aquí hay menos sentimiento de inferioridad. Las explosiones posibles resultan de la
acumulación de protestas silenciosas con respecto a la felicidad de aquellos que les va mejor sin
merecerlo. Se produce un pesimismo vital que en algunos casos se asocia a una sabia
moderación que posterga, tanto como sea posible, la catastrófica explosión debido a la falta de
confianza en sus propias fuerzas. Lo que permanece en la mayoría de los casos, son lágrimas de
rabia impotente derramadas en el pañuelo.
No olvidemos que Urano es el planeta de la afirmación del Yo, pero al mismo tiempo el
planeta de todo el placer y de todo el dolor por ese Yo, y que Marte, en relación con Urano,
despierta en nosotros aquello que quiere probar este placer y este dolor por el Yo.

Marte-Neptuno
Son configuraciones difíciles de entender y de llevar. Neptuno llega a profundizar en la
consciencia y sirve de enlace en el contacto que el ser humano tiene con el más allá. Debido a
que posee una fuerza de apertura con lo sobrenatural, lo cósmico, en principio parece que la
relación con Marte es una unión de opuestos similar a la de Marte y Venus.
Venus representa todo lo eternamente femenino en el ser humano. Da cabida a los
impulsos hacia el futuro y los transforma en factores de desarrollo. Caracteriza al nativo como
creador, siempre dispuesto a subir un escalón más arriba. Marte tiende a la materialización y
ejecución en el presente, manteniendo alertas las energías disponibles que buscan su
realización. A través de la relación entre Marte y Venus se manifiesta la creatividad –no sólo en
lo puramente fisiológico, el sexo o en el arte-, sino también en el fervor apasionado inherente a
este impulso creativo.
En la relación de Marte y Neptuno ¿no le corresponde a Neptuno lo eternamente femenino?
Neptuno lleva al más allá cósmico en una relación similar a lo que en el plano terrenal es lo
femenino – masculino. Crece el deseo ardiente por alcanzar lo que está más allá de las fronteras
de lo terrenal, de manera que abre impulsos de desarrollo. Sólo que no se trata de la relación
entre lo masculino y lo femenino, sino de la relación entre lo humano y lo sagrado de Dios.
Cuando Marte se asocia con Neptuno usará sus fuerzas para lograr esta conexión, sólo que
en contraste con la conjunción Marte-Venus, deberá permanecer con el anhelo insatisfecho
porque la realización del más allá es imposible en este mundo. De manera que no puede
esperarse la misma pasión que en la creación erótica y artística, sino el anhelo de lo
inalcanzable y en consecuencia el estar parado a mitad de camino. Esto genera tensiones que no

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


153
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

pueden expresarse, que muchas veces ni llegan a la consciencia y por eso se desahogan en el
subconsciente.
La expresión de este aspecto siempre deja un residuo indescifrable que da lugar a
enfermedades extrañas, confusión y ambigüedades. Si se trata de lo artístico -que la mayoría de
las veces es el medio para acallar el anhelo insatisfecho- serán expresiones que en contraste con
las que son producto de la relación Marte-Venus, nunca se plantean alcanzar ese resto jamás
realizable. De esta conjunción no deriva un arte clásico, sino uno que sugiere y del que en su
mayor parte, sigue siendo responsable el subconsciente o el más allá. Entre todas las artes, sin
duda la música es la que más posibilidades tiene de armonizar las tensiones internas. Pero
también otras, en tanto puedan asumir la función de trabajar en primer plano con un elemento
simbólico que impide alcanzar logros reales en la vida.
Éste será el impacto de la conjunción Marte-Neptuno en los seres humanos más
evolucionados. En los menos desarrollados, los restos de tensión buscarán expresiones mediante
una pasión misteriosa, un apasionamiento que le parecerá enigmático al nativo mismo, porque
se arraiga en el subconsciente y se muestra como un visitante de otros mundos, haciendo de las
suyas en el mundo real.
El resultado es una tendencia que temerariamente amenaza romper con todo lo
convencional cuando la tensión interna se vuelve abrumadora. En otros casos se manifiesta
simplemente la actitud de pasar por alto los hechos reales que no se adaptan al complejo estado
de ánimo momentáneo. Esto puede causar intermitentes desinhibiciones psíquicas que casi
siempre son signos de un cierto sentimiento de brutalidad -sin duda involuntario- resultado de la
imposibilidad de disponer de las tensiones en gran parte inconscientes, junto con la exigencia de
lograr resultados en la vida práctica. Cierto misterio acompañará la manifestación de estos
temperamentos, y se ve como particularmente trágico que no exista forma en que su ardiente
deseo pueda ser totalmente satisfecho.
Trataremos solamente el segmento desde Piscis a Libra.

Piscis
Marte semisextil y trígono a sus signos y sextil a su exaltación. Neptuno en domicilio y
cuadratura al otro.
Es una generación especialmente equipada con las nobles características de Neptuno. Lo
esencial es que desde el nacimiento la intuición aparece casi como clarividencia, y puede
percibir si es correcta. Son personas que no se entregan a ninguna intuición que no puedan
justificar ante un tribunal espiritual. En relación con Marte, puede hablarse de un
apasionamiento siempre dispuesto a resolver las tensiones emocionales internas de una manera
que se justifique ante la consciencia, cuya tarea esencial es diferenciar los sentimientos propios
de los ajenos. Lo inarmónico de esta conjunción radica en que no se trata de la realidad sino de
lo que se supone del otro, de lo que cada uno proyecta en el fuera. Puede ser tan despiadado
con los otros, como debíaría ser consigo mismo.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


154
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Aries
Marte en su signo, quincuncio al otro y cuadratura a su exaltación. Neptuno semisextil y
trígono a sus regencias.
Marte es más fuerte, por eso la rudeza alcanzará niveles más altos. Aparece en primer
plano la valentía con la que asume imponerles a los otros los ideales que surgen de la propia
intuición. Ideales que provienen de exigencias éticas, pero como su realización debe adaptarse a
la realidad, corre el peligro de cambiarlos día a día. Se tiene la extraña imagen de una pasión
constantemente modificada que emana de la intuición de una determinada meta moral, pero
que bajo ciertas circunstancias, altera bastante rápido según las exigencias prácticas. Se
manifiesta un sentido artístico que también demuestra poca constancia. La constante es la
particular agresividad en la pasión con que se defienden los ideales propios -o algunos ajenos-
casi siempre acompañada por esa valentía que un maestro llamó el coraje para el papelón que
un verdadero idealista debe tener.

Tauro
Marte en exilio, semisextil a su signo y trígono a su exaltación. Neptuno sextil y quincuncio
a sus domicilios.
Quizá pueda hablarse más bien de cobardía ya que casi siempre existe el temor secreto
-pocas veces consciente- a ser sacudido en su fe. Por lo tanto surge una tenaz dependencia de
las creencias con las que se crió; la necesidad de que todos los principios que deban aceptarse
en el transcurso de la vida sean armónicos con esas creencias infantiles, y de defenderse contra
los criterios ajenos tanto como pueda. Cuando no puede resistir más, encontrar la forma de
sentirlos como propios. Bajo la influencia de Marte el sujetarse a la creencia original generará
una fuerte obstinación. En relación a lo artístico, se sujetará también a lo convencional, y la
tendencia a ver los estímulos nuevos del desarrollo posterior del arte como si ya estuviesen
presentes en los antiguos. En realidad no existe nada nuevo lo suficientemente valioso como
para desplazar lo anterior. El afán de defender lo tradicional contra lo novedoso puede llevar a
brotes de excesiva terquedad sobre los que después incluso él mismo se asombra, como si
hubiera actuado dentro de sí un extraño. La música aportará mucho a la armonía interior y la
reconciliación consigo mismo.

Géminis
Marte sextil y quincuncio a sus signos y quincuncio a su exaltación. Neptuno en exilio y
cuadratura a su regencia.
También encontramos la evasión hacia la música, sólo que nace de necesidades diferentes
a las de Tauro. Acá sobresale la tendencia a querer apoyar lo emocional y lo mental
mutuamente, en forma sucesiva y alternativa, sin que estos experimentos lleguen nunca a un
fin. Por eso esta posición es óptima para el psicoanalista nato, quien investiga los procesos
psíquicos con el agudo sentido de la mente, pero extrayendo esa agudeza de la vida emocional .
Por eso existe el dogma de que solamente un neurótico puede ser un buen psicoanalista.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


155
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Aparece una poderosa necesidad de profundizar en la psique ajena y propia, acompañada


de una innata debilidad de intuición, que engendra escepticismo. Son personas que no pueden
poner fin a sus problemas emocionales, y no abren un lugar psíquico al componente del más allá
de Neptuno. La música es particularmente bienvenida como un elemento curador para esta
diferencia, y que también se convierta en un semillero de problemas psicológicos. Casi ninguna
otra generación tuvo tanto que ver con el problema de la interpretación en la música.

Cáncer
Marte en caída, cuadratura y trígono a sus signos. Neptuno trígono y quincuncio a sus
regencias.
Presentan problemas similares a Piscis, la diferencia es que en este caso tiende a reprimir
los sentimientos y a poner la razón por encima de lo emocional, sin lograrlo. La psiquis está
atestada de restos de pasiones reprimidas, y lo que llega a la superficie de la consciencia se
invierte adrede contra los restos de Neptuno dirigidos a conquistar una relación con el más allá.
Como sucede en Géminis, la música alivia menos y los talentos musicales son más bien
intelectuales. Los brotes pasionales que sobrevienen al fracasar las inhibiciones mentales,
cuando Marte indignado hace valer su influencia, son difícilmente comprensibles incluso para el
nativo mismo.

Leo
Marte trígono y cuadratura a sus signos y quincuncio a su exaltación. Neptuno quincuncio y
trígono a sus domicilios.
Las fuerzas de Neptuno se hacen valer para establecer la relación con el Cosmos. El vínculo
entre el ser y el Cosmos llega a ser tan importante, que se presenta a través de su propio
cuerpo y comparte la afirmación y el disfrute de la vida. Esta alegría de vivir domina la vida
emocional e inclina al hombre a lo sobrenatural. En forma similar a lo que sucede en Tauro,
existe cierta obstinación ante lo que transgrede o cuestione la necesidad de placer y alegría
vital. Pero esta obstinación es más agresiva; está tan atravesado por el propio derecho a existir
que se olvida con facilidad que el vecino tiene el mismo derecho. Una vez que esté
completamente satisfecho, entonces se preocupará por los demás. Casi podría hablarse de una
interpretación de la vida propia de los patricios romanos que reapareció al comienzo del
Renacimiento en Italia. Apoyada por la ciencia y la filosofía, la naturaleza se pone al servicio de
las emociones, asociada con una adoración fetichista del cuerpo humano.

Virgo
Marte quincuncio y sextil a sus signos y trígono a su exaltación. Neptuno en exilio y
cuadratura a un domicilio.
Neptuno parece como si desarrollara un sentimiento que prepara el terreno para la creencia
de que el más fuerte tiene un derecho mayor que el más débil, es decir, lo opuesto a lo descrito
en Piscis. Por su vínculo con Neptuno, Marte genera una efervescencia y tensión internas que

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


156
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

buscan alcanzar el derecho del más fuerte, y que incluye al otro sólo en tanto sea necesario
para defender los derechos conseguidos. Sobre todo se manifiestan los instintos egoístas cuya
expresión filosófica es el derecho natural. Es difícil imaginar de qué manera la música podría ser
eficaz. La música medieval culminó en la fuga, alcanzando la victoria la igualdad de todas las
voces. Pero aquí debería originarse una nueva estructura de tonos que acercara el derecho del
más fuerte en su manifestación moral. Quizá las óperas de Wagner sean una premonición del
estilo artístico esperable.

Libra
Marte en exilio, semisextil a un signo propio y cuadratura a su exaltación. Neptuno
quincuncio y sextil a sus regencias.
El efecto es bien diferente. Una inspiración religiosa basada científicamente en la justicia y
la humanidad son los ideales defendidos por Marte como un abogado agudo e incorruptible. Pero
al relacionarse con Neptuno, a veces pierde el texto y así, por explosiones emocionales,
estropea lo que era más fácil de lograr por medios pacíficos. Un fanatismo religioso acompaña al
nativo a lo largo de su vida, pero no debe ser entendido en sentido confesional. El sentimiento
religioso se arraiga en una metafísica que une a los hombres entre sí por el sentimiento de
parentesco que surge de compartir una herencia emocional-mental en común. La música asume
los elementos a través de los cuales adquiere mayor capacidad para hablar un idioma, que más
allá de las diferencias nacionales, pueda ser un lenguaje universal.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


157
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

18ª Conferencia
Las conjunciones de Júpiter con
Saturno y Urano
Vamos al último capítulo de nuestra investigación acerca de las conjunciones planetarias,
las que se dan entre los planetas más externos: Júpiter y Saturno, Júpiter y Urano, Júpiter y
Neptuno, además de Saturno y Urano, Saturno y Neptuno y finalmente entre Urano y Neptuno.
Se las nombraban como “las grandes conjunciones”. Pero el término se usaba solamente para la
conjunción de Júpiter-Saturno, ya que Urano y Neptuno todavía eran desconocidos.
Estas conjunciones deben ser entendidas de manera distinta a las anteriores, pero no
porque están separadas de los planetas más pequeños por el gran espacio que hay entre Marte
y Júpiter, razón por la que recorren trayectos más largos en tiempos más prolongados, sino
porque son en su totalidad planetas de la frontera. No tanto en el caso de Júpiter como sí el de
Saturno y Urano, ya señalado como una especie de inversión trascendental del anterior, así
como Neptuno es la inversión trascendental de Júpiter.
A esto se agrega otra circunstancia. Son conjunciones menos frecuentes que las demás. Así
la conjunción Júpiter-Saturno tiene lugar una vez en 20 años, entre Júpiter y Urano cada 14
años, entre Júpiter y Neptuno cada 13 años, Saturno se une a Neptuno cada 37 años, mientras
que la conjunción Urano y Neptuno se produce en más o menos 160 años.

Júpiter-Saturno
Sucede, como ya dijimos, una vez cada 20 años. Pero como los tiempos de recorrido de
estos dos planetas -12 años para Júpiter y 30 años para Saturno– se comportan en una relación
de 2 a 5, ocurre el curioso hecho de que estas conjunciones suceden siempre en signos del
mismo elemento, porque ambos se juntan cuando Saturno ha recorrido 2/3 y Júpiter 5/3 del
Zodiaco. Sin embargo ésto no es totalmente exacto. De hecho la gran conjunción se repite sólo
diez veces en los signos de la misma cualidad, para trasladarse luego, por igual lapso, a la
cualidad aledaña. Así se llega a períodos de 200 años en los que la conjunción Júpiter-Saturno
permanece en los signos de una cualidad específica, aparte de las fluctuaciones breves, como
fue la del año 1881, cuando la conjunción Júpiter-Saturno en Tauro, pasó transitoriamente a
Aries.
Los astrólogos tradicionalmente le atribuían gran importancia a estas “grandes
conjunciones”; eran consideradas como augurios o presagios de importantes acontecimientos
históricos, sobre todo cuando estas conjunciones eran acompañadas por ciertos concomitantes
astrológicos. Así, según el sabio Rabí Abrabanel (Siglo XV), en el Libro de Daniel se dice que el

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


158
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

advenimiento del Mesías deberá suceder en una época en la que Júpiter y Saturno se
encuentren en el signo de Piscis.
En un apartado posterior volveremos una vez más a estos períodos de 200 años.
Comprensiblemente estos ciclos de tan larga duración no juegan un rol tan importante en la vida
individual. Se harán evidentes en circunstancias que tiene que ver con la humanidad en general.
Indican cambios en el estado de ánimo de acuerdo con una ley determinada, como si fuera un
mes del año platónico del mundo.
El sello personal que les confiere a los nacidos en ese período entra en las características
generales de la época, pero puede aparecer más claramente en quienes nacen en el momento
justo de la conjunción.
Nos limitaremos a la investigación de las conjunciones Júpiter-Saturno entre 1861 y 1961.
Pero antes queremos hacer una observación general sobre esta configuración, no importa
en qué signo se produzca. Si tenemos en cuenta que Júpiter y Saturno son los planetas de
mayor tamaño, podemos imaginar que su conjunción -no importa si geocéntrica o heliocéntrica-
necesariamente debe ir acompañada por un cambio del sistema de gravedad que influye
también sobre el cuerpo terrestre.
Si la Tierra se interpone entre el Sol y estos dos planetas, es decir, que hay además una
oposición entre el Sol y Júpiter-Saturno, lo que implica que estos planetas se encuentran
“retrógrados”, este cambio debe ser visible en la dirección que señalan los dos planetas. Si el Sol
mismo está incluido en la conjunción, este mismo cambio se efectúa en dirección al Sol y por lo
tanto es menos preocupante porque se fortalecen las energías solares, mientras que en el caso
contrario aparece en primer plano lo inusual y desacostumbrado.
La rareza de esta configuración dota a los nativos de una peculiaridad. ¿En qué consiste
entonces esa particularidad? Hemos visto a Júpiter y Saturno como los formadores del destino
humano, como planetas kármicos: Saturno, la memoria del desarrollo, Júpiter como el guardián
de lo positivo que se ganó en este camino evolutivo; Saturno como conjunto de culpas, Júpiter
como el conjunto de beneficios. De manera que ambos planetas se convierten en importantes
determinantes del destino, Saturno retardando, Júpiter promoviendo, ambos como guardianes
de los ingresos obtenidos por intereses, Saturno de los negativos y Júpiter de los positivos:
débito y crédito, recompensa y castigo, de manera que la combinación de ambos a través de la
conjunción es algo que tiene que ver con el pago de la deuda o con cerrar el balance de nuestro
libro de vida.
El Karma se cancela, a menos que este balance tenga un excesivo crédito o débito; pero en
todos los casos sucede que quien nació con esta configuración tendrá una consciencia
permanente de ese cálculo. Su vida estará acompañada por la imagen de estar esperando el
veredicto delante de un juez o al menos por la sensación de encontrarse en una sala de
audiencia, una sensación que no conocen a tal grado los demás.

Signos de Tierra
Si investigamos la importancia de esta gran conjunción, entonces puede ser útil determinar
el carácter general de ella, ya que también caen en signos de Tierra en los años 1882, 1901,

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


159
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

1921, 1941. Este hecho provoca que el karma o el sentido de la misión sólo intervengan cuando
se actúa sobre objetivos de la realidad. El área en la cual se desarrollan más la sensibilidad al
destino y al juicio interno no es el de la vida de los sentimientos o de los pensamientos, sino la
del hacer, de lo que objetivamente se reconoce como tal, uno no se siente tan responsable de
actuar al margen de su propia consciencia como el conjunto. Así surge una adaptación a la vida
más materialista en comparación con las épocas en las que la gran conjunción tuvo lugar en los
otros elementos. Para encontrar de nuevo una época así en la historia, deberíamos retroceder
800 años, es decir hasta el siglo XII y anteriormente al siglo IV. Yendo al futuro encontraríamos
el próximo ciclo terrestre de Júpiter-Saturno recién en el siglo XXVII.
Año 1861/62. La interpretación general de la mente y el alma de ambas generaciones,
divididas por la fecha del 14/02, está suficientemente explicada en el Capítulo 20º de “El Mundo
planetario y el Hombre”. Auto-disciplina y prudente moderación, así como el mandamiento de
golpear primero ante la propia puerta antes de dirigir su crítica a otros, eran propios de estas
generaciones. El sentido de misión generado se refiere, de acuerdo con el signo de Virgo, a
poder ser un ejemplo para los demás a través de la propia conducta en la vida práctica. El
imperativo categórico de Kant: “Actúa de manera que el resultado de tus actos pueda ser útil
para la legislación general”, expresa lo que pudo haber sido este sentido de misión, sin embargo
era importante que esta máxima tuviera como objetivo principalmente, no hacer del otro el
objeto de discordia ni dar motivo para serlo uno.
Año 1881. Esta conjunción fue de menor duración. Comenzó a principios de marzo en los
últimos grados del signo de Aries; a mediados de abril fue exacta por grados, se trasladó al
signo de Tauro, y allí se hace efectiva a mediados del mes de junio. Desde el 20 hasta el 25 de
abril también el Sol estuvo incluido en la conjunción.
Su característica más importante es la dedicación y perseverancia en un campo de trabajo
limitado. “En el punto más pequeño, la fuerza más grande”, puede ser aquí una especie de lema
de vida de quien cuida no ir tras lo nuevo en tanto lo viejo y acostumbrado todavía se puedan
usar o se puedan extraer todavía facetas nuevas. Ahora debemos distinguir dos tipos diferentes
de esta conjunción Júpiter-Saturno -Aries y Tauro-.

Aries
Júpiter trígono y semisextil a sus signos y cuadratura a su exaltación. Saturno en caída,
cuadratura y sextil a sus domicilios.
Júpiter está más fuerte que Saturno. El sentimiento de misión consiste en creerse con
derecho de apartar, de manera desconsiderada, aquello que no se encuentra en la línea de su
camino. Igual al califa Omar, quien destruyó la biblioteca de Alejandría porque era demasiado
grande para contener solamente el Corán, y sería perjudicial si contenía otras cosas. Por esa
dureza y falta de consideración, son nativos que les resulta difícil integrarse de manera armónica
con el espíritu de la época.

Tauro
Júpiter sextil y quincuncio a sus signos y sextil a su exaltación. Saturno trígono y
cuadratura a sus domicilios y quincuncio a su exaltación.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


160
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Es una combinación mucho más armónica. El sentimiento de misión se expresa más en la


paciencia que en la lucha, en la demanda de evitar toda lucha o agresión, de buscar o intentar
soluciones a los conflictos y de eludir nuevos conflictos que pudieran perturbar el trabajo
pacífico. La permanente tentación de Aries de usar a los demás como escalera para los propios
logros, se limita aquí a esperar esos acontecimientos pacíficos y amenos que pierden la mayoría
de la gente.
Año 1901. La conjunción comenzó a ser efectiva en febrero de ese año, alcanzó su grado
exacto en noviembre y diciembre y se prolongó hasta enero de 1902 para desaparecer cerca del
final de ese mes. Desde el 9 hasta el 16 de enero también el Sol estuvo incluido, y desde el 22
hasta el 26 de junio de 1901 el Sol estuvo en oposición.
La conjunción sucedía en Capricornio. Júpiter en caída y semisextil y sextil a sus signos.
Saturno en domicilio, semisextil al otro y cuadratura a su exaltación.
Es importante explicar la característica general de la generación que nació en esa época.
Durante ese lapso, Neptuno se traslada de Géminis a Cáncer, de manera que tratamos con dos
posiciones de vida diferentes. Este cambio de signo de Neptuno sucedió dos veces mientras que
la conjunción de Júpiter y Saturno estaba vigente: el 20 de julio de 1901 de Géminis a Cáncer y
el 26 de diciembre de Cáncer a Géminis. Urano estuvo en Sagitario durante el tiempo que duró
la conjunción.
Ambas generaciones curiosamente comparten la incertidumbre de una filosofía de vida que
con Neptuno en Géminis, permanentemente oscila entre la confianza en el pensamiento o en el
sentimiento, oscilación que nunca llega a su fin. Esto se une al fuerte deseo, sin esperanza, de
encontrar a través de la fe lo que podría sacarlo de una vez y para siempre la incertidumbre.
Neptuno en Cáncer separa el mundo de los sentimientos como lo que impide alcanzar una
filosofía de vida única, pero justamente por eso crece aún más su inseguridad, porque con la
represión de las emociones también desaparece el anhelo de fe y así el individuo se queda
aislado, solo consigo mismo, condición que soporta alguien moralmente fuerte. Los débiles lo
intentan por algún tiempo con ideas y tendencias que captan en su entorno.
En cuanto a la gran conjunción misma, también encontraremos la sensibilidad al destino, el
tomarse muy en serio la sensación de encontrarse siempre frente a un juez, la sensación de
misión. Pero Capricornio le da un sello especial a esta sensación. Júpiter en caída mientras que
Saturno dispone de toda su fuerza. De manera que el impulso de tomarse en serio será
exagerado, y tenderán a sobrevalorar y apreciar con un exceso de queja el destino que se le
presenta –existe el peligro de que la sensación de misión sea continuamente alimentada por
este nuevo egocentrismo-. La capacidad de cargar con la sensación de esta misión es mayor que
en la conjunción del año 1881.
Año 1921. Se repite esta conjunción en Virgo. Comenzó en junio de ese año y alcanzó su
mayor fuerza a mediados de agosto hasta el 25 de septiembre. El 26 de septiembre Júpiter
entró en Libra, donde le siguió Saturno el 8 de octubre. Allí la conjunción permaneció con fuerza
declinante hasta fines de noviembre para terminar disolviéndose. En junio de 1922 ambos
planetas se acercaron nuevamente hasta una distancia de 8º para luego separarse
definitivamente. Entonces son dos conjunciones: Virgo y Libra, y entre las dos, la conjunción
disociada (Júpiter en Libra, Saturno en Virgo).

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


161
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Expliquemos primero las generaciones. Esta generación acuñó insatisfechos; tenía el


destino de estar entre dos tiempos, uno había llegado al fin de sus ideales mientras el nuevo
aún no había surgido. Pero esta insatisfacción es el resultado de una debilidad interna nunca
asumida que se manifiesta en una revuelta igualmente impotente, una “resistencia pasiva”,
cuando no directamente un sabotaje cultural. Sufren por la propia carencia de energías que nace
de la ausencia de un ideal positivo. Así surge un hedonismo frívolo combinado con una marcada
irresponsabilidad respecto del futuro y también con el pasado, al que se le está poco agradecido,
porque tiene la culpa de la miseria presente. “Pobre de mí, que soy un nieto”.
¿Cuál es la sensación de misión de la generación nacida con la conjunción Júpiter-Saturno
en Virgo?

Virgo
Júpiter en exilio, cuadratura a su otro signo y sextil a su exaltación. Saturno trígono y
quincuncio a sus domicilios y semisextil a su exaltación.
Debido al cambio de signos, existen diferencias entre los dos casos. En relación a Virgo
puede aparecer en primer plano la importancia de la propia persona; visión que se limita -sino la
tapa totalmente- cuando no hay una conexión directa con sus intereses. La sensación de misión
existe, pero su meta se esfuma en la oscuridad. Cuando se alcance la mayor madurez posible de
la propia individualidad quizá se brinde un buen servicio a la sociedad. Pero el servicio a sí
mismo es la principal tarea de la existencia.
Con la conjunción en Libra, el cuadro cambia.

Libra
Júpiter sextil y quincuncio a sus signos y cuadratura a su exaltación. Saturno en exaltación
y cuadratura y trígono a sus regencias.
Ambos planetas están favorecidos. El egoísmo se ubica en el fondo. La conjunción
contrasta respecto a la misma conjunción en Aries. Allí existía la tendencia a subirse sobre las
espaldas de los demás; aquí la tendencia es a convertirse uno en escalón para los demás y
luego subir con ellos. La sobrevaloración de sí mismo cede, y en eso puede verse el sentimiento
de tener una misión. Quiere ayudar a otros e indirectamente a sí mismo.
Año 1941. La conjunción está ahora en el signo de Tauro. Ya había comenzado en 1940,
logró su exactitud a mediados de julio, se quedó desde agosto a diciembre casi sin cambio, igual
que en los meses de enero y febrero de 1941, para desaparecer a partir de marzo.
Pertenecen a esta generación los nacidos entre 1935 y 1942, pero sólo los nacidos recién al
final de este lapso presentan la gran conjunción en su horóscopo. Además se unió a Urano en
Tauro, pero sin llegar a ser una triple conjunción.
Es una generación que ya nació con la premonición de un nuevo tiempo que comienza con
Urano en Géminis y con Neptuno en Libra, pero que aún esta saturada con las ideas de los
últimos años. Este grupo asumió como herencia la tendencia -cuando no la misión- a terminar la
casa de caracol cuya construcción había planeado la generación precedente: concentrar todos
los intereses vitales en un campo estrecho dentro del cual se entronizan como sus soberanos

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


162
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

físicos, emocionales, intelectuales y morales. Hay que aislarse y desconfiar de todo lo que no
creció en el propio suelo. Obstinadamente se tornan inaccesibles a toda influencia que cuestione
el derecho innato a su “propia tierra”. Lo que cada uno tiene se debe a su propio esfuerzo, y
consideran que aquello que el otro adquirió le fue quitado a él ilegalmente, por eso debe
regresar a su verdadero dueño.
El estrechamiento del punto de vista conduce a un sistema moral basado en “el derecho
que tengo por nacimiento”, un sistema que la próxima generación tendrá la tarea de destruir. El
resultado de la conjunción Júpiter-Saturno es un sentimiento de misión al servicio de los
privilegios que reclaman quienes tienen el poder para imponerse. Algo de Prometeo yace en esta
actitud, a pesar de que estas tendencias difícilmente puedan ser trasladadas a la próxima época
con Urano en Géminis y Neptuno en Libra.

Júpiter-Urano
Deben ser evaluadas de manera diferente que las de Júpiter y Saturno, ya que éstos
todavía pertenecen al conjunto de los siete planetas tradicionales, mientras que entre Júpiter y
Urano existe una relación que va más allá de la unidad del septenario, y por ello ya no se refiere
al carácter de las personas, sino más bien a su posición frente a ese carácter.
Lo que esencialmente trasunta la conjunción Júpiter-Saturno es una sensibilidad especial
para el destino o el karma, el ser guiado y el estar ante el juez, el sentimiento de tener una
misión en este peregrinaje por la tierra, y por lo tanto, la seriedad para asumir la asociación
entre la propia experiencia y las condiciones cósmicas
En cuanto a Urano es el planeta que impulsa a fusionar los siete planetas sagrados en una
unidad y ponerlos bajo el estado de ánimo básico del signo ocupado por Urano. Hicimos la
comparación con las cuatro facultades de nuestras universidades que reflejan en la escuela de la
vida, las cuatro direcciones básicas de las cualidades elementales del zodíaco. Cuando Júpiter
entra en el área iluminada por Urano, se agrega un elemento especial a través de Júpiter, como
–para proseguir con el ejemplo de la universidad– si se promoviera a la persona otorgándole un
doctorado. El nativo actúa en la dirección indicada por Urano, y se siente honrado de esa
característica especial ya que es una dignidad otorgada por su “autodeterminación”.
Autodeterminación que arrastra un intenso sentimiento de responsabilidad, debido a la
percepción de que no es posible apelar la dirección -positiva o negativa- del destino puesto que
lo que éste trae hay un alto grado de autoresponsabilidad. Se apodera del hombre la idea de ser
altamente responsable de su propio destino, surgiendo finalmente la idea de una “legitimidad
individual” y del derecho a ella.
En consecuencia, existe una escasa tendencia a doblegarse ante la legitimidad individual
ajena. La conjunción Júpiter-Urano otorga una mínima tendencia a quedar sujeto a la sugestión
de otro, y una mayor propensión a ser quien la ejerce. Esto se traduce en un significativo
endurecimiento y una escasa variabilidad de esa legitimidad individual que podría asociarse con
el comportamiento de los metales preciosos -sobre todo el oro- que sólo en raras ocasiones son
atacados por otros productos químicos. En este sentido, hasta parece que Júpiter tiene un

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


163
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

constante efecto ennoblecedor en el carácter total del horóscopo, como si iluminara al nativo en
su relación con Urano.
Un rasgo característico es considerarse responsable de su “legitimidad individual”, en tanto
forma parte de la raíz de su carácter aquello que por herencia o por el espíritu de la época el
individuo incorpora .
Las conjunciones entre Júpiter y Urano se producen cada 14 años, en lapsos más cortos
que las de Júpiter-Saturno.
Trataremos las conjunciones producidas en 1872, 1885/6, 1900, 1914, 1927/8 y 1941.
Comenzamos con la conjunción del.
Año 1872. Comenzó como disociada en noviembre de 1871 con Urano retrógrado en 1º Leo
y Júpiter en 29º Cáncer. En enero Urano reingresa a Cáncer; la conjunción exacta se produjo en
28º Cáncer. El 25 de junio, Júpiter entró en Leo, donde lo siguió Urano el 28 de junio. La
conjunción se disolvió en agosto.

Cáncer
Júpiter en exaltación y trígono y quincuncio a sus signos. Urano quincuncio y oposición a
sus domicilios.
Hay aquí cierta carga de responsabilidad por el propio carácter: si se es demasiado egoísta,
si se está demasiado atrapado en los propios intereses. Corresponde a su temperamento básico
buscar un puente hacia la vida emocional del vecino, no caminar indiferente al lado de él ya que
la propia consciencia no soporta el aislamiento emocional. Júpiter preponderante convierte esta
actitud emocional en una pregunta que inquieta a la consciencia en demasía.

Leo
Júpiter trígono y quincuncio a sus signos y semisextil a su exaltación. Urano en exilio y
quincuncio a su otra regencia.
Se siente más independiente de la vida emocional del vecino; la consciencia está libre de
esos problemas. El componente egoísta aparece en primer plano y el nativo evalúa si vivió con
la suficiente intensidad cada una de las situaciones de la existencia, y si su particular naturaleza
se mantuvo lo suficientemente fuerte. Prefieren ser la autoridad a reconocerla en otro.
Predisposición al hedonismo. En la conjunción disociada se producen conflictos entre los
sentimientos hedonistas y los altruistas.
Año 1885/6. Comenzó a fines de noviembre en Libra, alcanzó su punto exacto a mediados
de diciembre, se mantuvo hasta comienzos de marzo de 1886, y a partir de allí se fue
disolviendo lentamente. A fines de marzo Júpiter retrocedió a Virgo, de manera que seguían
permaneciendo en una conjunción disociada de hecho, aunque con orbe, y a partir de julio
volvieron a unirse. El 16 de julio entraba Júpiter nuevamente en Libra, a mediados de agosto se
produjo una conjunción exacta que desapareció a mediados de septiembre.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


164
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Libra
Júpiter sextil y quincuncio a sus signos y cuadratura a su exaltación. Urano trígono y
cuadratura a sus regencias.
Es un grupo de personas con una posición frente a la vida mucho más tímida que la de las
conjunciones Júpiter-Urano precedentes. Tienden a una humildad y una docilidad que espera lo
que trae el destino, la ayuda de sus compañeros, de quienes tienen ideas afines, o simplemente
de sus vecinos. Estos son más bienvenidos cuando son buscados que cuando llegan solos. Pero
la consciencia, sacudida una y otra vez por la conjunción Júpiter-Urano, se pregunta
incansablemente si el otro es el partenaire adecuado. Existe tendencia a convertir esta energía
de vida lábil, que llega casi a la inercia, en una virtud. El destino que así se va formando, está
ligado a la resignación que siempre retorna.
La conjunción disociada con Júpiter en Virgo cambia la característica recién explicada:
cuando crece la resignación también lo hace la insatisfacción interna que aspira esconder ante sí
mismo tanto como pueda. Entra en una armadura que es más fuerte que él mismo.
Año 1900. La conjunción sucedió en Sagitario. Comenzó a actuar a fines de enero, alcanzó
su culminación a fines de marzo, cedió lentamente hasta mitad de agosto, y se volvió de nuevo
más estrecha hasta que a fines de octubre llegó al grado exacto. Los planetas se separaron
lentamente y en el transcurso de diciembre la conjunción se perdía totalmente.

Sagitario
Júpiter en su signo, cuadratura al otro y quincuncio a su exaltación. Urano sextil y
semisextil a sus regencias.
Es una generación que manifiesta cierta crueldad y frialdad emocional dirigida tanto contra
sí mismos como hacia los demás. Mientras no se consoliden siempre les resultará difícil sentir en
su interior el anhelo de luchar por la fe. A Júpiter esta lucha lo preocupa y deprime. Es el lugar
donde en contraste con la confesional, debería surgir la religión individual. Es una posición
bastante inarmónica, debido a que la manifestación exterior de la intolerancia por la carencia
interna de fe, es lo suficientemente fuerte como para justificarla. Es notable la perturbación que
se genera en Sagitario a través de Urano, quien cercena su esencial naturaleza profética.
Año 1914. La conjunción sucedía en Acuario.

Acuario
Júpiter sextil y semisextil a sus signos y quincuncio a su exaltación. Urano en domicilio y
semisextil al otro.
Urano es más fuerte. La conjunción había comenzado a tener efecto a fines de enero,
alcanzaba su punto más alto a mitad de marzo, desaparecía a mediados de abril, para volverse
de nuevo más estrecha a principios de septiembre; en octubre se acercaron los planetas hasta
5º, se separaron en noviembre y a partir de mediados de noviembre la conjunción desapareció
bastante rápido.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


165
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

En conjunción con Júpiter, Urano promueve en su signo la adicción por la propia


legitimidad. Se exige el derecho a la individualidad, a la forma personal de ser, y se promueve el
egoísmo como un deber ético. Tal vez la expresión “sagrado-egoísmo”, que nació en aquél
tiempo y fue comprendida por todos, sea verdaderamente el lema de esta configuración. Esta
generación puede distinguir fácilmente entre lo que le pertenece y lo que no. Todas las
confusiones de la conciencia provienen principalmente de la pregunta en torno a si se ha
descuidado el derecho del otro o el derecho propio, lo que realmente constituiría un
incumplimiento de las obligaciones. Deben entrenarse rigurosamente en sostener su
individualidad.
Año 1927/8. Comenzó a fines de mayo 1927 como conjunción disociada con Júpiter en
Piscis y Urano en Aries. El 6 de junio entró Júpiter en Aries, donde la conjunción permaneció casi
en grado exacto hasta el 11 de septiembre. Júpiter retornó ese día a Piscis. Permaneció
disociada hasta que el 5 de noviembre Urano reingresó a Piscis. La conjunción que se había
separado hasta 6º, se volvió más estrecha. El 13 de enero de 1928, Urano ingresó de nuevo en
Aries, y Júpiter lo siguió el 24 de enero. La conjunción se mantuvo hasta fines de febrero.

Aries
Júpiter trígono y semisextil a sus signos y cuadratura a su exaltación. Urano sextil y
cuadratura a sus domicilios.
Son personas duras y obstinadas, de marcada voluntad y creen que los problemas de la
vida deben ser tomados por asalto. Los guía la idea de que un propósito firme puede forjar el
destino, y que tienen la obligación de ser artífices de su futuro. En el dilema si se ha de ser el
martillo o el yunque, les parece un pecado elegir la segunda opción.

Piscis
Júpiter en domicilio, cuadratura al otro y trígono a su exaltación. Urano semisextil y sextil a
sus signos.
El cuadro cambia esencialmente, predominando las tendencias revolucionarias. También
existe la exigencia de ser el herrero del propio destino, pero las energías se extraen de la
insatisfacción, es decir, de la fuerza negativa o pasiva, cuando se les hace difícil sostener la
fuerza de voluntad necesaria. Si fueran inspirados sólo por Júpiter, preferirían sufrir antes que
actuar, pero Urano eleva la fuerza de la rebelión. Comienzan a rebelarse contra su propia virtud.
Con la conjunción disociada -Júpiter en Piscis y Urano en Aries- se mengua esta
contraposición. La moderación lleva a que nunca la idea de humanidad esté fuera de la filosofía
de vida.
Año 1941. Comenzó a principios de abril en Tauro. A principios de mayo alcanzó su mayor
fuerza. El 27 de mayo Júpiter entró en Géminis, la conjunción disociada desapareció a mediados
de ese mes. Esta fue una conjunción de corta duración.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


166
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Tauro
Júpiter sextil y quincuncio a sus signos y sextil a su exaltación. Urano cuadratura y trígono
a sus domicilios.
Sus rasgos característicos son tenacidad y obstinación fuera de lo común. No capitular,
resistir, quebrarse antes de dejarse doblegar. La presuntuosidad militante de una modestia
libremente elegida, la satisfacción de poder llamarla con orgullo “lo propio”, unidas a la decisión
de cuidarla y de no abandonarla jamás. Casi podría hablarse de lealtad, pero no sólo en sentido
moral sino unido con la enérgica rebelión que aporta Urano. Esencialmente ni siquiera es
admisible la lealtad a uno mismo. El que quiere dominar es el poder de romper la propia
voluntad, aún a costa de sus elementos positivos.
Con Júpiter en Géminis y Urano en Tauro, la conjunción pierde su uniformidad; la mirada se
dirige suavemente hacia áreas de interés ajenas que en vano quisieran integrar a las propias. Si
bien finalmente termina siendo insignificante si han triunfado o fracasado, los nativos repiten
una y otra vez los intentos de modelar a otros según su propia imagen. Las dos modalidades de
la conjunción tienen la extraña mezcla de fortaleza y debilidad.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


167
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

19ª Conferencia
Conjunciones de Júpiter con Neptuno,
de Saturno con Urano y Neptuno y de
Urano con Neptuno

Júpiter- Neptuno
Se repiten dentro de un lapso de un poco menos de 13 años. Esta conjunción sucedió en
los años 1868 y 1869 en Aries, 1881 y 1882 en Tauro, 1894 en Géminis, 1906 y 1907 en
Cáncer, 1919 y 1929 en Leo, 1932 y 1933 en Virgo y en 1945 tendrá lugar en Libra.
Neptuno es el planeta a través del cual el horóscopo fortificado y cerrado por Urano se
prepara para lo cósmico, librándolo de su aislamiento y abriéndolo para recibir la iluminación
total del firmamento. Cuando Júpiter entra en la trayectoria de Neptuno, se produce algo que
parece un querer ser consciente, o un deber ser consciente de la relación con el más allá, como
una necesidad de justificarse ante la eternidad.
No querer ser un “genio original” ni obtener el doctorado que otorgan las energías de Urano
a través de Júpiter, sino por el contrario, querer ser en este mundo una herramienta del “espíritu
de mi tiempo” mediante el sacrificio consciente de los impulsos egoístas, y encontrar la conexión
de este impulso egoísta con la humanidad en general. Esto se traduce en una naturaleza con un
alma sacerdotal que se relaciona en una actitud solemne con el Yo. Aquí no se presenta una
elevación de la sensibilidad al destino, sino más bien una postura humilde hacia el destino y las
tareas que requiere, algo así como un sacrificio, que con cierta solemnidad, se relaciona con la
forma en que se lleva y soporta la vida. Así se llega casi a la despersonalización, el ser humano
se siente frente al destino como un “representante del conjunto de la humanidad”. Las
características personales que se presentan aquí son difíciles de comprender porque se refieren,
por un lado a la actitud que acabamos de describir, pero por otro lado a las modulaciones
particulares acordes con el cambio constante de las condiciones en cada época.
Año 1868/69. La conjunción comenzó a formarse a fines de junio, se aproximó más hasta
llegar a 3º de distancia; se disolvió a partir de mediados de septiembre. Recién se volvió más
efectiva a comienzos de febrero, a mediados de febrero se hizo exacta y se fue disolviendo hasta
desaparecer completamente a mediados de marzo.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


168
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Aries
Júpiter trígono y semisextil a sus signos y cuadratura a su exaltación. Neptuno trígono y
semisextil a sus domicilios.
La generación que refleja esta configuración consideró como su máxima obligación moral
ser un intérprete del espíritu de la época y darle aquello que se merece. Describiremos esta
actitud como una completa lealtad; no existe ninguna tendencia a nadar contra la corriente en lo
que atañe al efecto de la conjunción. Se apoyan los ideales que enuncia el espíritu de la época.
Año 1881/82 se repitió en Tauro.

Tauro
Júpiter quincuncio y sextil a sus signos y sextil a su exaltación. Neptuno quincuncio y sextil
a sus regencias.
La conjunción comenzó a principios de junio de 1881, llegó a ser exacta a mediados de ese
mes y desapareció a fines de julio; a partir de mediados de noviembre se volvió nuevamente
efectiva y duró hasta mediados de febrero de 1882, luego desapareció rápidamente.
El efecto general fue probablemente similar al anteriormente descripto pero más pasivo
que activo, y llevó a una vida de perezosa devoción a lo ya existente, sobre todo al medio en el
que el nativo nació. Sintieron el deber de ocupar la posición que les fue asignada y de seguir
trabajando el suelo heredado de sus padres por más empedrado que fuera, aplicado tanto a lo
material como a lo espiritual. Fueron personas difíciles de convencerlas de un cambio en su
mirada del mundo ya que sentían como una obligación sagrada ser los sacerdotes de esa
mentalidad.
Año 1894. La conjunción ocurrió en Géminis. Comenzó en mayo, alcanzó su exactitud a
fines de ese mes y desapareció lentamente a principios de julio. Fue de corta duración.

Géminis
Júpiter en exilio, cuadratura a su signo y semisextil a su exaltación. Neptuno en exilio y
cuadratura a su domicilio.
Ambos planetas están en situación desfavorable. La vida sentimental y mental entran en
una batalla entre sí en la que nunca hay ganadores ni perdedores. La fuerza de Júpiter no puede
verdaderamente conceder otra cosa que la constante oscilación entre estos dos polos de la vida
interna. En contraste con la conjunción en Tauro no existe el apego a los bienes heredados, sino
una propensión a cambiar de ideas a partir de la adaptación interna a los diferentes estados de
ánimo emocional y mental, y a las corrientes asociadas a ellos.
La principal ventaja de esta combinación es que permanecerá abierta a cualquier tipo de
verdad interna. La falta de un hogar emocional e intelectual suplanta el terreno firme que fue
tan defendido en Tauro. No se plantea ninguna “falsa lealtad” ni “falsos prejuicios”, que
obstaculicen. Por eso esta configuración puede asociarse con un cierto orgullo de saberse o

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


169
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

creerse libre de prejuicios, unido con el requerimiento de exterminar en lo posible, estos


prejuicios en los demás.
Año 1906/07. Sucedió en Cáncer. Ya en septiembre de 1906 comenzó a ser efectiva,
alcanzó su exactitud a fines de octubre y se perdió a fin de ese año. A mediados de abril de
1907 comenzó de nuevo, alcanzó su mayor fuerza en mayo y se disolvió a partir de mediados de
junio.

Cáncer
Júpiter en exaltación y trígono y quincuncio a sus signos. Neptuno trígono y quincuncio a
sus regencias.
La generación de Neptuno en Cáncer se enfrenta a todo romanticismo y sentimentalismo.
Está en la búsqueda de una ley que contribuya a sustraer a la gente de su “interioridad”, y su
anhelo es implantar un orden acorde a esas leyes de validez objetiva al cual subordinarse. Estas
leyes no deberían carecer de una relación con lo trascendental. La devoción a la ley no está
arraigada en el sentimiento, sino en el rigor que nace de la necesidad de captar el Cosmos
Año 1919/20. La conjunción tuvo lugar en Leo. Comenzó a mediados de agosto, alcanzó a
fines de septiembre su punto más alto, se separó luego lentamente para juntarse de nuevo a
mediados de diciembre. A partir de febrero de 1920 la conjunción se estrechó nuevamente y
quedó así hasta principios de junio, luego se disolvió rápidamente.

Leo
Júpiter quincuncio y trígono a sus signos y semisextil a su exaltación. Neptuno quincuncio y
trígono a sus domicilios.
La necesidad de felicidad alcanza un nivel alto, convirtiéndose en la medida de todos los
valores, la posición es sumamente estricta, ya que la desdicha le quita a la vida todo sentido.
Aparece la tendencia a llevar una vida en estado duradero de embriaguez en el cual todo lo
individual se impone y se disuelve en lo universal. Cada quién es el artífice de su suerte.
Año 1932/33. La conjunción comenzó a mediados de agosto en Virgo y alcanzó su
completa exactitud a mediados de septiembre, luego se separó a mediados de octubre. En mayo
de 1933 llegó nuevamente a un acercamiento de 6º; a partir de comienzos de junio se disolvió
completamente.

Virgo
Júpiter en exilio, cuadratura a su signo y sextil a su exaltación. Neptuno en exilio y
cuadratura a su signo.
El efecto podría describirse como una despertar del pensamiento renacentista, quizá como
su último suspiro: volver a algo que ya estaba allí y que tiene su fuente última en la naturaleza
misma, en la naturaleza del ser humano tal como era antes de toda civilización. Volver a
elementos prehistóricos de la existencia, y a una forma primitiva de sentimiento religioso en la

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


170
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

relación con el Yo. Con ambos planetas mal posicionados la búsqueda de la dignidad alcanza su
mayor importancia; una extraña mezcla de realismo y metafísica. El peligro de una completa
desorientación y desarraigo de la consciencia del Yo perturba constantemente el equilibrio
mental.
Año 1945. La próxima conjunción comienza disociada en julio (Júpiter en los últimos grados
de Virgo, Neptuno a principios de Libra). El 26 de agosto Júpiter entra en Libra, la conjunción se
vuelve exacta para fines de septiembre y luego se separa lentamente para desaparecer a
principios de noviembre.

Libra
Júpiter quincuncio y sextil a sus signos y cuadratura a su exaltación. Neptuno quincuncio y
sextil a sus domicilios.
La actitud personal del nativo con respecto a su Yo se caracteriza principalmente por elevar
a la escala de valor propio lo que es “humano en general”. Se reconoce mancomunado con
aquellos representantes de la humanidad con quienes comparte la vida y sus vicisitudes, y con
esta conexión se obtienen los inviolables derechos de vivir en comunidad Sólo en el contexto de
la solidaridad, se cumple el solemne compromiso del ser humano con su Yo.

Saturno – Urano
El cuadro muestra rasgos esencialmente distintos a los de la conjunción entre Júpiter y
Urano a pesar de que tienen cierta similitud. Urano es el planeta de la auto-determinación y la
propia legitimidad, de la consolidación del horóscopo propio. Por haberse vuelto conciente de su
autonomía y auto-determinación, en su relación con Júpiter surgía el sentimiento de la propia
excelencia, de portar una dignidad especial conectada con la idea de ser un individuo valioso
que puede decidir su propio destino, el orgullo de seguir siendo un hombre libre a pesar de las
fuerzas que se le oponen en la vida. Mantener elevada la fortaleza de carácter por encima de
todo, se convertía en el desafío ético, especialmente para él mismo.
Con Saturno en lugar de Júpiter, el cuadro cambia, en tanto es vivida con mayor dolor y
pesadumbre, sobre todo por los nativos mismos. También hace que la atención del ser humano
se dirija principalmente hacia el propio Yo y a la legitimidad de ese Yo, sólo que ahora no lo
percibe como una dignidad sino más bien como una carga en su propia consciencia. La
legitimidad propia y la cohesión relacionada con ella se convierten en una desagradable prisión
que encierra al Yo.
La carga se hace sentir en un conflicto causado por la fricción entre permanecer dentro de
las paredes de esta prisión, cuya interioridad en realidad ama, y por otro lado el anhelo de
libertad, puesto que teme a lo que pueda suceder cuando se libera de las cadenas auto-
impuestas. Así se genera un temor peculiar que podríamos llamar “miedo a la libertad”, basado
en la idea de que deba atender a su libertad en el exterior cuando hasta ese momento sólo la
consideró en lo interior.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


171
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

En otras palabras: con esta configuración se sufre el Yo como una carga de la cual es
imposible liberarse. La condición asociada a esta auto-compasión interior recuerda un poco al
sufrimiento de los nativos de Piscis. Así como hemos dicho cuando tratamos la conjunción
Júpiter-Saturno, que podíamos imaginar una especie de Urano, ahora podemos decir que la
conjunción Saturno-Urano representa una especie de Neptuno. Sólo que este Neptuno es
cobarde, persigue el anhelo de permitirse ser libre en el exterior pero al mismo tiempo desea
que este anhelo jamás se cumpla. En lugar de la dignidad de la propia legitimidad que surge de
la unión Júpiter-Urano, se genera otro sentimiento que es como una pesadilla y que lo obliga
una y otra vez a vivir con intensidad el estar encarcelado en su propia naturaleza.
Esta conjunción, que también debe considerarse parte de las “grandes conjunciones”, se
produce solamente cada 46 o 47 años. Durante el lapso que nos interesa, se realizó solamente
dos veces, durante los años 1896/1898 y más tarde en 1941/1943.
Año 1896/98. Tuvo lugar en Escorpio, en Sagitario, y disociada con Urano en Escorpio y
Saturno en Sagitario. Comenzó a ser efectiva en enero de 1896; la distancia era de 6º a 7º, en
junio y en julio llegó hasta 8º. En septiembre menguaba la distancia; a fines del año se volvió
gradualmente exacta y permaneció en estrecha distancia hasta finales de noviembre de 1897.
Durante ese lapso, Saturno cambió varias veces de signo. El 7 de febrero entró en Sagitario; el
10 de abril retrocedía a Escorpio; el 27 de octubre entró de nuevo en Sagitario. El 2 de
diciembre de 1897, también Urano entró en Sagitario. La conjunción, importante ahora,
comienza a separarse hasta dejar de ser efectiva en abril y nuevamente se estrecha en julio. El
4 de julio, Urano retrocedió a Escorpio; la conjunción existió como disociada hasta el 10 de
septiembre cuando Urano entró en Sagitario. A partir de mediados de octubre se extinguió.

Escorpio
Saturno sextil y cuadratura a sus signos y semisextil a su exaltación. Urano sextil y
cuadratura a sus regencias.
Domina lo que llamamos la fuerza mágica del deseo, esto es una energía tal que se siente
como si se pudiera forjar el destino. En conjunción con Saturno surge la idea de que se es
responsable de los deseos, de los que depende no sólo el propio destino sino también el de los
demás. Pero esta responsabilidad aparece como una carga debido a que estos deseos carecen
de un matiz ético, porque en el fondo son amorales y en su mayoría no coinciden con lo que en
realidad queremos. Uno no se siente responsable por sus deseos, pero actúan, están ahí y no
pueden rechazarse. La fuerza ética es demasiado débil para competir con el poder de los deseos
de esta configuración. Abandonarlos es imposible porque son la decoración de la prisión donde el
propio Yo está encerrado, se los ama mucho. Este conflicto puede compararse con la situación
lamentable de una relación amorosa que no puede renunciar a su objeto.
El nativo se hunde día a día en estos deseos de los que no puede hacerse responsable ante
su consciencia ética. Vemos la naturaleza de Escorpio aquejada de narcisismo –especialmente
cuando Urano lo representa-, es casi un amor desdichado por sí mismo. Y así como suele decirse
que el amor desdichado es el más duradero, así también este amor hacia sí mismo es lo más
duradero en la vida.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


172
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Sagitario
Saturno sextil y semisextil a sus signos y sextil a su exaltación. Urano semisextil y sextil a
sus regencias.
Aunque se presente un efecto similar, falta la nota narcisista y con ello el “amor desdichado
hacía uno mismo”. Pero no desaparece completamente, sólo se traslada del Agua al Fuego y con
ello al área moral. Es ese no-poder-de-otro-modo lo que el nativo siente por un lado como una
carga, pero por otro como la fuerza moral de su carácter y es molesto. Desea liberarse de su
autonomía porque se siente demasiado débil para sostenerla. También se produce un conflicto.
Existe la demanda de verse a sí mismo desde el exterior, de ser capaz de juzgarse con una
escala que no se origina en la propia naturaleza, pero que sin embargo está de acuerdo con ella.
Nuevamente comienza la responsabilidad de intervenir vigorosamente por la propia
naturaleza, pero el modo como esto sucede se diferencia bastante de Escorpio. Lo que aparece
como una carga de responsabilidad del destino es la exigencia de la absoluta falta de tradición
ética. Uno desea ser su propio legislador, libre de las inhibiciones de una consciencia ligada a la
tradición. Lo que denominamos el amor a la prisión aquí se convierte en una necesidad, no de
amarse a uno mismo, sino de ser fiel a sí mismo.
La carga de consciencia que esta necesidad trae consigo es que si la escala ética con la cual
mide el propio valor adquiriese importancia sólo para sí y no para los demás, podría perder su
validez como medida y lo dejaría a solas consigo mismo. En otras palabras: ir de un calabozo a
otro. Esto ayuda nada más que a creer en la individualidad, y por lo tanto a rebelarse contra el
conflicto tanto como se pueda. No es un amor desdichado por sí mismo como en Escorpio, sino
una fe hereje en sí mismo, en la propia fuerza, y al mismo tiempo el permanente temor a ser
sacudido por esa fuerza. El sufrimiento de base sigue siendo el mismo: querer salir de uno
mismo para obtener una escala objetiva de medición, pero tener siempre este deseo de ser
subjetivo.
En la conjunción disociada -Urano en Escorpio, Saturno en Sagitario- como en todas las
conjunciones disociadas, se presenta un ablandamiento del complejo que origina la conjunción
uniforme. Los dos elementos del complejo se separan entre sí y también se separan en la
mirada personal, los conflictos se tornan más conscientes y por ello más accesibles al análisis
personal. Sigue permaneciendo la carga interna de la fuerza de los deseos, pero al mismo
tiempo se produce una fuerte sensación de impotencia frente al súper-poder de estas fuerzas, y
crece la necesidad de una escala ética sin menguar el sentimiento de impotencia. Esta necesidad
se convierte en una carga interna. Falta el coraje para la inmoralidad y el amor desdichado hacia
uno mismo se siente con la intensidad de una pasión prohibida.
Año 1941/42. La conjunción comenzó a mediados de junio en los últimos grados de Tauro,
llegó a principios de agosto hasta los 2º. El 7 de agosto, Urano entró en Géminis; la conjunción
permaneció disociada hasta el 6 de octubre, en que Urano volvió a Tauro. Sigue a partir de
marzo estrechándose cada vez más hasta hacerse exacta a principios de mayo. El 9 de mayo
Saturno entró en Géminis, de manera que una vez más se disocia, sólo que con lugares
intercambiados. Duró solamente un par de días. El 15 de mayo también Urano entró
nuevamente en Géminis. Se volvió partil y se disolvió luego lentamente, hasta que desapareció

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


173
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

en el transcurso de agosto. A fines de diciembre de 1942 y en enero de 1943 se produjo


nuevamente una corta repetición de la conjunción en Géminis.
Aparecen 4 situaciones: ambos planetas en Tauro, ambos en Géminis, Saturno en Tauro,
Urano en Géminis y Urano en Tauro, Saturno en Géminis.

Tauro
Saturno trígono y cuadratura a sus signos y quincuncio a su exaltación. Urano trígono y
cuadratura a sus domicilios.
Nuevamente está presente el sentimiento de impotencia, de no poder escapar a la propia
naturaleza. Pero falta el estímulo de la fuerza del deseo; en su lugar aparece una obstinada
resignación y una devoción casi obtusa. Lo que 46 años antes era un deseo indomable da paso
ahora a la sensación de tener las manos atadas, contra la que se agotan las energías de la
obstinación moral en una batalla infructuosa. Es como Prometeo encadenado, que pierde la fe
en su propia fuerza y sufre de una impotencia nunca asumida.

Géminis
Saturno quincuncio y trígono a sus signos y trígono a su exaltación. Urano quincuncio y
trígono a sus domicilios.
La impotencia retrocede ante la inseguridad en lo mental. Se desvanecen los límites entre
todos los contrastes y la confusión pasa a ser un fenómeno permanente. Los extremos se tocan,
esta antigua frase se desgasta cuando por ser un hecho constante, se hace difícil soportarla. En
el laberinto hay demasiados hilos de Ariadna; pero ¿cuál es el verdadero, existe en realidad?
Urano en Géminis, Saturno en Tauro. El sentimiento de la obtusa devoción retrocede ante
la necesidad interna de buscar en todas partes una posible solución que ayude a encontrar
tolerable la carga de la naturaleza innata. Siempre puede salirse de la piel para corregirla.
Saturno en Géminis, Urano en Tauro. Si en el caso anterior el planeta más fuerte era
Urano, ahora lo es Saturno. Por eso la sensación de carga es más grande. La dificultad se
convierte en virtud, y es esa virtud la que molesta. En primer lugar, estar más allá del bien y del
mal, más allá de la verdad y la mentira, y luego otra vez ¡poder elegir la libertad! El nativo se
encontrará con muchos problemas que consciente o inconscientemente, nunca lo dejarán
descansar.

Saturno – Neptuno
Esta conjunción sucede más o menos cada 37 años. Dentro del lapso observado se dio en
los años 1881/82 y 1917/18.
Sin duda conducirá a un efecto contrario en tanto toda la carga que Saturno trae consigo
del pasado heredado, ahora -a través de la influencia de Neptuno- se evapora en lo cósmico de
una manera extraña. No tiende a sentirse responsable ni a estar orgulloso por la carga

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


174
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

heredada; la tiene que llevar sacando el mayor provecho posible de los talentos recibidos para
ascender en su propio camino evolutivo.
Año 1881/82/83. Comenzó a principios de julio en Tauro y desapareció a principios de
octubre sin alcanzar la exactitud En 1882 se repitió a partir de mediados de marzo y fue exacta
a fines de abril, se disolvió luego lentamente y desapareció a partir de julio. Una nueva
repetición aconteció a principios de diciembre de 1882 y permaneció hasta mediados de marzo
de 1883.

Tauro
Saturno trígono y cuadratura a sus signos y quincuncio a su exaltación. Neptuno sextil y
quincuncio a sus regencias.
La característica general ya esbozada tiene en Tauro un efecto especial. También
encontramos la devoción por lo que la naturaleza ha otorgado, sean las condiciones internas o
externas de la situación del nativo. El ideal moral de una satisfacción generalizada con lo
recibido, y de no mirar más allá de los límites impuestos, justifica estos límites. Dentro de ellos
se sienta casi atemporal y no espera absolutamente nada de “un futuro mejor” que no esté
presente ante sí. El Yo es el mundo, y dentro de los límites de ese mundo debemos estar en paz.
Año 1917/18. La conjunción ya comenzó a principios de octubre de 1916 como disociada
con Saturno en Cáncer y Neptuno en Leo. El 17 de octubre Saturno también entró en Leo. El 8
de diciembre de 1916, Saturno retornó a Cáncer. A fines de enero de 1917 la conjunción se
disolvía para hacerse efectiva nuevamente a principios de junio, mientras que Saturno estaba
todavía en Cáncer. El 24 de junio Saturno entró una vez más en Leo; la conjunción se tornó
exacta a fines de julio y se fue separando lentamente a fines de septiembre. Recién a principios
de febrero de 1919, Saturno se acercó nuevamente a Neptuno, y permaneció hasta fines de
mayo.

Leo
Saturno en exilio, quincuncio a su propio signo y sextil a su exaltación. Neptuno trígono y
quincuncio a sus domicilios.
También se produce una sensación de atemporalidad, pero en un sentido distinto a Tauro.
Quizá se pueda caracterizar adecuadamente el contenido de esta sensación con las palabras que
Schiller utilizó en su poema: “Para el día de la victoria”
”Mañana ya no podremos,
por eso vamos a vivir el hoy”.
Con el estado embriagador del hoy satisface su ética y religión. Es el principal ritual de la
vida y el contenido de todo agradecimiento a Dios y la naturaleza.
Saturno en Cáncer, Neptuno en Leo. Saturno está también en una posición negativa. El
estado de ánimo básico permanece, pero la posición de Saturno cambia el cuadro. Se parece
menos al epicureísmo que al estoicismo. La nota sombría pertenece a Saturno, la alegre a
Neptuno. Tal como el final de todo goce en la vida, se nos muestra, una y otra vez, que es

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


175
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

solamente una ilusión. Si en el primer caso no existen en la batalla por la vida ni vencedores ni
vencidos, en el caso de la conjunción disociada existen por ambos lados ¡sólo vencidos!

Urano – Neptuno
El período orbital de estos dos planetas se comportan como el 1 al 2. Como el período de
Neptuno dura unos 160 años, el encuentro entre ambos planetas sucede cada 160 años y
siempre en el mismo signo. Pero estos encuentros ocurren solamente dos veces en el mismo
signo y luego se adelantan un poco; el último encuentro ocurrió en los años cuarenta del siglo
XIX, y el próximo encuentro será alrededor del año 1992.
Vamos a tratar de hacer una breve descripción de los efectos de esta conjunción. Urano
compacta y consolida, Neptuno disuelve. Estos dos poderosos se neutralizan de una forma
similar a la comparación con el par de agujas astático (*) que hicimos en su momento al
observar el signo de Piscis. Bajo tal influencia puede nacer un don que por cierto no podemos
llamar mediumnidad sino la capacidad, especialmente intensa, de compenetrarse en forma
empática con el espíritu de la época y convertirse en su interprete, tal vez incluso hasta llegar a
ser su órgano de ejecución o al menos sentirse como tal.
La forma más noble y elevada de experimentarse como individualidad es entregarse sin
objeción al espíritu de la época, y confiar en su liderazgo. Salta a la vista un tono de fondo
religioso. No solamente se dice: “Que se haga Tu Voluntad”, sino: “Que mi voluntad sea el
reflejo de la Tuya”. Es el don de percibir la tendencia de su época como una corriente interna, de
no oponerse a ella.
(*) Sistema de dos agujas magnéticas iguales y sobrepuestas, con los polos invertidos y los
ejes paralelos.// Equilibrio astático: que no toma dirección fija por el magnetismo sino que
mantiene el equilibrio cualquiera sea la orientación que se le dé.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


176
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

20ª Conferencia
El aspecto de oposición – Los signos
opuestos
Nos dedicaremos ahora a la importancia de los otros aspectos, que no trataremos con la
misma extensión que a las conjunciones. De no hacerlo así supondría un trabajo de varios
tomos, pero prescindimos de ello también por otro motivo. En la conjunción misma descansa la
comprensión de los demás aspectos, ya que estos solamente manifiestan por separado, lo que
se encuentra en estrecha relación en la conjunción. Lo esencial y especial de la conjunción se
debe a que las partes del concierto planetario que aparecen en una relación tan estrecha forman
dentro de la consciencia un complejo inseparable cuya descomposición, en los respectivos
componentes, sólo es posible en el curso de una revisión interna.
En los demás aspectos se separan los participantes unidos en el complejo de la conjunción,
por lo tanto pueden distinguirse como elementos diferentes de la constitución esencial. Y a partir
de ello, plantearse la constitución como algo que ha sido dado, por suerte o desgracia, que es la
misma distinción vulgar entre aspectos favorables y desfavorables.
Hemos señalado en el “Testamento de la Astrología”, que la diferencia esencial entre
ambos tipos de aspectos es que los llamados desfavorables aíslan los planetas que son llevados
a esa relación más estrecha, mientras que los aspectos favorables, dan más posibilidades de
conectarse y hacen una rica siembra de puntos armónicos en la órbita del zodíaco. Esto fue ya
demostrado en base a la función del espejo y de las leyes de reflexión de las figuras geométricas
que allí se generaban.
El primer aspecto investigado será la oposición. Partiremos de que la llave para la
interpretación de los diferentes aspectos, se encuentra con mayor facilidad si imaginamos que
podrían formarse conjunciones de los planetas en ambos puntos del aspecto que deben ser
evaluados en forma contrapuesta. Este pensamiento, útil para evaluar la acción específica de
cada uno de los aspectos, lo utilizaremos en primer lugar para la oposición.
Desde la antigüedad, se la estimó como un aspecto desfavorable que carga al nativo con
los efectos de ambos planetas. Sin embargo nuestra visión no coincide con una interpretación
pesimista. Parece que tiene posibilidades tanto favorables como desfavorables sin importar en
principio de qué planetas se involucran.
Ya fue explicitado que se produce un aislamiento de sus dos integrantes, similar al de la
conjunción, ya que los planetas que se enfrentan en un ángulo de 180º se reflejan en forma
repetitiva e incesante, y de esta manera, acentúan cada vez más su mutua atadura. Pero esta
atadura no es tan unilateral como en la conjunción, ya que ahora son dos los signos y las casas
incluidos. Aunque estos signos y casas están relacionados entre sí por la mutua
complementariedad.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


177
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Señalamos que los signos contrapuestos se complementan de manera que cada uno indica
la dirección hacia la cual el otro debe evolucionar para poder llegar a una mayor perfección. La
experiencia enseña que las personas con fuerte énfasis en signos opuestos, se benefician con las
relaciones de complementariedad, y que la fuerza de atracción que emana puede llegar a ser
increíblemente fuerte. Lo mismo se aplica a las casas.
Podemos pensar que a través de la oposición hay una posibilidad favorable -todavía
latente- de lograr la armonización del horóscopo en un grado que no es posible mediante ningún
otro aspecto.
Lo desfavorable, es que antes de que el nativo lo reconozca como un aspecto al servicio de
su evolución, deberá dar duras batallas internas hasta que comprenda el sentido. El único
propósito de esa lucha, es reprender al nativo cuando se desvía del camino.
Lo otro que muestra la oposición, es que uno de los dos planetas está por debajo y el otro
por encima del horizonte, de manera que uno tiene su domicilio en una de las casas de 1ª a 6ª y
el otro entre 7ª y 12ª. La oposición es algo más que la simple contraposición de dos planetas en
signos o casas que se complementan entre sí. A través del planeta que actúa en el área de la
libertad se le impone al nativo el reto de resolver la pasividad del planeta que actúa en la región
de la herencia, o/y al mismo tiempo, la necesidad de poner en libertad el patrimonio heredado.
Es como si el planeta ubicado por encima del horizonte invitara a su adversario a unirse con él
en una conjunción en su signo y casa.
Con respecto a los planetas que se conectan a través de la oposición, debe tenerse
especialmente en cuenta, si los planetas ya están unidos por sus naturalezas contrapuestas,
como por ejemplo Sol/Luna, con Saturno o Urano, Venus con Marte, Mercurio con Júpiter o
Neptuno, o son planetas relativamente extraños entre sí. En el primer caso la oposición será
vivida de manera más nítida pero uniforme. Por eso son oposiciones más beneficiosas.
Antes de investigar las oposiciones entre dos planetas en particular, ampliaremos las
observaciones sobre los campos de oposición particulares dados por la división del zodíaco, en
relación a las posibilidades y caminos de desarrollo que se dan a través de ellos. Describiremos
seis caminos de desarrollo.
El primer par de opuestos, Aries y Libra, contiene la exigencia de poner la impetuosa
voluntad bajo el dominio de la consideración, del espíritu de las leyes del camino correcto en el
cual la voluntad debe corroborarse; mientras que por otro lado, a través de la voluntad dirigida
por la moral de Aries, deben abrirse los caminos para la realización de dicho espíritu. Debe
tenerse en cuenta, cuál de los dos signos se encuentra sobre el horizonte. Donde el Fuego y el
Aire se oponen esencialmente aparece siempre esa contradicción entre la demanda de medir lo
moral con lo razonable y lo razonable con lo moral.
Tauro y Escorpio forman el segundo par de opuestos. La contradicción que se presenta aquí
es entre la conquista y la defensa del poder, entre el deseo de lograr más poder y el de aferrarse
a él. Aquí se nota la diferencia entre Agua y Tierra. Se genera la exigencia de volver real la vida
de los deseos y anhelos, y de integrarlos fructíferamente a través de la fricción con las
posibilidades del mundo real, y a la inversa, no dejar que la realidad se convierta en una barrera
que finalmente lleve a una resignación en lo material que amenaza con eliminar todos los
deseos y la impulsiva necesidad.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


178
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

El tercer par de opuestos nuevamente oscila entre el Aire y el Fuego, trae el don de la fe y
la intuición moral –Sagitario– en contradicción con el elemento de la duda y la búsqueda –
Géminis-. Es algo diferente a la contradicción encontrada en Aries y Libra. El problema evolutivo
que aquí existe es llegar a la fe a través de la duda o fortalecer y renovar la fe constantemente
mediante la refutación y derrota de toda duda.
En el cuarto par de opuestos -Cáncer y Capricornio, nuevamente Agua y Tierra- se
manifiesta una contradicción con cierta similitud con el primer par Aries y Libra, en tanto
también se trata de dos signos cardinales, sólo que ahora se manifiesta en lo emocional y en lo
físico. Para diferenciarlo del segundo par de opuestos, no se trata ahora de la conquista de
poder ni de su defensa, sino de la contradicción entre el ejercicio vigoroso de un deber con plena
consciencia de responsabilidad, y el temor ante la culpa y responsabilidad emocional que se
asume a través de toda acción emprendida desde adentro hacia afuera.
El quinto par de contrarios -Leo y Acuario que oscila entre Fuego y Aire- muestra
nuevamente cierta similitud con el segundo par de contrarios -Tauro y Escorpio- en tanto se
trata de dos miembros de la modalidad fija. Sólo que el contraste que en aquél se centraba en la
sensación del poder, se experimenta aquí entre la voluntad y el pensamiento. Esencialmente se
trata de la justificación de la voluntad y el pensamiento propios. A diferencia del valor teórico y
práctico, en este caso se fortalece el valor individual; en tanto la elemental intensidad vital
otorga en Fuego el ímpetu necesario para vivir una vida saludable, en Aire se diseña una copia
intelectual sin vida -Acuario- que contrasta con el ideal del Yo cálido, y que por más que se trate
de imaginar, parece menos posible de combinar. “Bienaventurados los que no pagan con el
corazón”, puede ser aquí una señal de advertencia que muestra el camino hacia la evolución;
pero también puede levantarse otra señal: “Nunca olvides, aún en la mas intensa carrera, que
por tu inteligencia eres un noble de la creación”.
En el sexto par de contrarios -Virgo y Piscis- se repite algo similar a lo que vimos en
Géminis y Sagitario, pero acá importa llegar a la combinación de lo psíquico y lo físico. Este
contraste es análogo a la confrontación entre duda y fe, pero se juega entre el egoísmo práctico
y el altruismo espiritual. El primero convierte el provecho concreto en la medida de toda
valoración, el segundo lo hace con la capacidad emocional para el sacrificio. La reafirmación del
Yo y su trascendencia luchan por el privilegio, ambos pueden conquistar dirección y sostén
mutuamente.
Correspondería el análisis de los seis grupos de casas opuestas, pero nos limitaremos
solamente al análisis de los aspectos zodiacales.
Observaremos primero los planetas que son llevados a una callada oposición sólo por ser
regentes de ciertos signos zodiacales; estos son como ya hemos mencionado, el Sol con Saturno
y Urano, la Luna con Saturno y Urano, Mercurio con Júpiter y Neptuno, Marte con Venus y
finalmente el Sol y la Luna, que sin embargo no deben ser vistos como opuestos zodiacales, sino
como polos opuestos del Yo, de una unidad.
Comenzaremos con este último caso.
Sobre esta oposición ya se ha conversado y fueron tratados los doce casos con las 144
combinaciones posibles del Sol y la Luna. Todavía puede agregarse algo más. Siempre el planeta
que está sobre el horizonte se empeña en atraer al planeta que se encuentra por debajo a subir

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


179
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

a la respectiva casa, y así alcanzar en el su signo y casa ese efecto de conjunción que
describimos anteriormente. Por ello el signo que se ubica encima del horizonte es el factor
decisivo.
Sin embargo al ser el Sol y la Luna dos componentes de la individualidad que representan
lo sobrenatural y el patrimonio terrenal, la oposición entre las luminarias siempre dará al ser
humano un fuerte incentivo para fortalecer su naturaleza interna y alcanzar la libertad del
destino personal. Por eso en la mayoría de los casos maduran naturalezas fuertes e
independientes, que comprenden que toda ambigüedad fruto del carácter moral fundamental y
las tendencias heredadas, tendrá servirá al fortalecimiento y consolidación del núcleo del Yo. El
objetivo de esta lucha por la vida tiene en los respectivos signos y casas su campo de batalla
esencial. Demostraremos cómo lo señalado anteriormente, se aplica en los casos particulares.
Si por ejemplo, en un horóscopo el Sol está en Piscis, la Luna en Virgo, y se tratara de un
nacimiento diurno, entonces el Sol está por encima y la Luna por debajo del horizonte. Aquí, las
energías solares ganarán la supremacía en la lucha por el fortalecimiento interno. Sin embargo
la lucha sigue siendo entre la capacidad emocional/psíquica para el sacrificio y la servidumbre a
la utilidad práctica. Esta batalla forma el contenido esencial de todos los conflictos de vida
relacionados con la consolidación moral del nativo y con la meta de su desarrollo. A pesar de los
desafíos que resultan del uso práctico de una naturaleza heredada, será el Yo solar el que
obtendrá el triunfo, que será más fácil cuanto más alto esté el Sol sobre el horizonte, y más
difícil, cuanto más bajo esté -en la 12ª o la 7ª casa-.
Pero si se trata de un nacimiento nocturno, al Yo solar le será más difícil imponerse
exitosamente. La lucha contra la dominante naturaleza heredada moviliza las fuerzas de la
perturbada consciencia; la naturaleza heredada quiere adormecer la consciencia pero no es
capaz de hacerlo. La evolución apunta hacia un acuerdo en el signo de Virgo. Atendiendo al
triunfo del Sol, nuevamente los casos más favorables son aquellos en los cuales la Luna se
encuentra más abajo -en la 12ª o en la 7ª casa- y el Sol en la 6ª o en la 1ª casa. Pero antes de
llegar a ese acuerdo desde luego importa la característica general tanto de la Luna en Virgo
como del Sol en Piscis.
Ahora se entenderá en qué consiste lo inarmónico de este aspecto de oposición. En todos
los casos se le exige al nativo que en lugar de contradecir su segunda naturaleza, portadora
inicialmente de bienes heredados improductivos, la ilumine con su Sol para que los ponga a su
disposición. Pero depende del individuo si es capaz de vivir su aspecto de oposición, o si intenta
rehuir la lucha que acompaña a esta tarea de vida. Si sucede lo último, las dificultades
resultantes de esta huida, retornarán en forma cada vez más intensas.
Nos dirigimos ahora a aquellos pares de planetas cuya naturaleza polar está
predeterminada por el Zodíaco.

Marte-Venus
Ya formulamos lo esencial de los aspectos entre Marte y Venus y especialmente la
cuadratura y la oposición. Igualmente citaremos algo aquí para ahorrar la relectura.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


180
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Son aspectos especialmente importantes, ya que se trata de la unión de dos miembros de


un grupo polar. Tanto los contactos armónicos como los inarmónicos crean un campo dentro del
cual ambas funciones planetarias dan un nuevo impulso a esa inmensa carga de energía. En el
caso del sextil o del trígono son talentos productivos, pero simultáneamente conectados con lo
reproductivo. Los aspectos inarmónicos actúan en un sentido similar, y aportan mucho para
desahogar en el quehacer artístico las tensiones internas tan difíciles de soportar.
Todos los aspectos Marte y Venus actúan con intensidad especial también en lo erótico.
Generan una predisposición, que en forma similar al efecto de la unión Luna-Marte, conduce a
una irritabilidad crónica que enraizada -según el respectivo signo- en lo psíquico, lo espiritual, lo
mental o lo moral, expresa la insatisfacción del más alto deseo erótico. Esto vale sin excepción
para los llamados aspectos tensos.
Observemos la oposición de Marte-Venus primero en sus domicilios: Tauro-Escorpio y Libra-
Aries, y supongamos que cada planeta actúa en su propio signo. Ambos se comportan uno con
el otro de manera que todos los impulsos de realización y cumplimiento que parten de Marte,
viven en Venus como el impulso de la esperanza y la expectativa.
Si Marte está en Aries y sobre el horizonte, el efecto se parecerá a la conjunción de ambos
en Aries. El impulso de realización incontenible antecede a la tranquila esperanza y destruye por
impaciencia que no pocas veces, se combina con la desconsideración. Tendencia a arrancar los
frutos cuando aún están inmaduros, y a privilegiar el mosto fermentado al vino claro. Si Venus
está sobre el horizonte, se asemeja más a los efectos de la conjunción de los dos planetas en
Libra. La tensa espera se prolonga todo lo posible y se retrasa el cumplimiento de la expectativa.
El objetivo es llevar al máximo el estado de estar siempre preparado, y se cultiva con la energía
masculina, lo femenino en sí. Es como si las canciones más bellas debieran quedar sin cantarse.
Si Marte y Venus cambian sus lugares y ambos están en su exilio, se produce algo similar,
sólo que la oposición toma una forma más suave. Cada uno de los planetas viste la ropa de su
partenaire y facilita así el equilibrio.
Si Marte está en Escorpio y Venus en Tauro, entonces entran en la lucha por el poder
emocional. Si Marte está sobre el horizonte, da una tensión dolorosa. No respeta la realidad y
lleva despreocupadamente, atravesando todas las fronteras impuestas por las leyes de la
realidad, un insaciable mundo de deseos que no se detiene ante nada.
Con Venus sobre el horizonte, se produce una resignación que pone, en lugar de la nota
sádica del caso anterior, un sesgo masoquista. El impulso de poder reprimido dirige su mirada
hacia una felicidad más modesta. Si Marte y Venus se ubican en sus exilios, se suavizan los
contrastes visibles en el mundo externo, en tanto se torna más intensa la lucha interna. El
desgaste de energías en la batalla interna está en relación inversa a la pasividad externa, que si
eventualmente traspasa el límite, puede llevar a explosiones débiles de corta duración.

Júpiter-Mercurio
Sus contradicciones ya fueron ampliamente explicadas. Esencialmente son los contrastes
que se manifiestan entre el reconocimiento de la fuerza de la intuición y el pensamiento

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


181
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

reflexivo. Lo que se experimenta a través de la intuición como verdad directa, debe ser
interpretado por el razonamiento reflexivo de manera que al mismo tiempo se manifieste como
resultado de la lógica pura. Ambas fuerzas cognitivas son dependientes una de la otra, pero las
dos desean poseer absoluta independencia entre sí.
De la interacción de los dos caminos del conocimiento surgen las dificultades causadas por
la oposición de ambos planetas cuyo resultado, en términos generales, denominamos el conflicto
entre la fe y la razón. Que este conflicto se juegue más en lo teórico o lo práctico, dependerá del
par zodiacal, Sagitario-Géminis o Piscis-Virgo. Y según cuál de los planetas esté sobre el
horizonte se decidirá, si en el intento de armonizar ambos contrarios, será la fe la que servirá de
guía a la razón o si será la razón la que guíe a la fe, para alcanzar finalmente el objetivo al que
la oposición enfrentó con tantos errores y obstáculos.
Si Júpiter está en Sagitario sobre el horizonte y Mercurio en Géminis, la fe domina y en
secreto se mide con todo aquello que la razón, crítica en sí misma, ha sido capaz de alcanzar;
de esta manera el pensamiento lógico se convierte en un involuntario servidor, en el intérprete
de una fe desmentida por él mismo.
Si Mercurio está sobre el horizonte, las relaciones son similares, pero la diferencia es que
se llega a una separación de las dos áreas. Al pensamiento crítico se le hace difícil encontrar y
andar a solas su camino, pierde prematuramente la confianza en los resultados de su
razonamiento. La fe debe adaptarse a las decisiones de la razón.
Si Júpiter está en Géminis y Mercurio en Sagitario, se da el extraño caso en el que ambos
deben vestirse como sus contrapartes. La mente se esclaviza al prejuicio acrítico como un
dogma de fe, en tanto la fe pasa a ser el único criterio determinante de aquello que se muestra
como racional.
Con Júpiter en Piscis y Mercurio en Virgo, el problema de los antagonistas se da en un
territorio más práctico. Ahora se enfrenta la piedad y la compasión que surgen de la intuición, y
lo que en la vida social se aprueba como intelectual o como transferencia del conocimiento: la
natural filosofía de la intuición y la investigación científica en el área ética; el altruismo como
sabiduría de vida y el egoísmo bien entendido como principio social. Si Júpiter está sobre el
horizonte, es el corazón quien tiene la última palabra en el conflicto entre altruismo y egoísmo.
Si es Mercurio, se le permite hablar al corazón cuando la cabeza no opone resistencia.
Si los planetas cambian sus lugares y están Júpiter en Virgo y Mercurio en Piscis, los
contrastes antes mencionados nuevamente se confunden; es como si se pensara con el corazón
y se sintiera con la cabeza, de manera que extrañamente se hace más fácil salvar las
diferencias, si bien internamente no tiene conciencia y total claridad de ello. En este caso no
existe una diferencia significativa entre la ubicación por debajo o por sobre el horizonte.

Sol-Saturno
La batalla por la vida que ofrece esta oposición es esencialmente la lucha contra lo atávico
que se deriva del pasado heredado, manifestado ahora como inhibiciones esenciales de la
libertad moral que impiden comprender la fértil y benéfica continuidad con el pasado que carga

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


182
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

con los “pecados”, con los caminos equivocados de la evolución cuyas escorias cierran, en mayor
o menor medida, el libre camino hacia el futuro. Este contacto puede evidenciarse como una
verdadera bendición, ya que en esa batalla se templan las fuerzas tal como lo hacen los
músculos de un trabajador que realiza labores pesadas. Observemos esta oposición en el par
Leo-Acuario.
Si el Sol está en Leo sobre el horizonte, el optimismo vital y la intensidad de la voluntad de
vida son como un eterno elixir de salud contra lo triste y oscuro que surge del pasado una y otra
vez, de manera que será cada vez más fácil transformarlo poco a poco en el calor del Sol para
que finalmente, cuando la meta sea alcanzada, desaparezca como una pesadilla al amanecer.
Si Saturno está sobre el horizonte, entonces el pasado con toda su vil distorsión amenaza
tener la supremacía Impulsos y pensamientos antiguos, creencias dolorosas de hace mucho
tiempo se anuncian con fuerza elemental e impelen de nuevo al pasado. Es como si Saturno
quisiera convertir el Sol en Leo en un Sol en Acuario lo que finalmente, cuando se logra la
victoria sobre el pasado, resulta en el ideal de una vida más mundana, puramente intelectual.
Si ambos planetas cambian sus lugares -exilio- el cuadro total se oscurece. Si el Sol en
Acuario está sobre el horizonte, la tendencia a una vida ascética conduce a la aparición de un
pesimismo crónico que no admite alegría, ni en sí mismo ni en los demás. Se evitan las rosas
que florecen al lado del camino por las espinas, pero se las elogia porque ayudan a preservarnos
de los deseos triviales.
Pero si es Saturno el que está sobre el horizonte, entonces el dicho: “Para ser libre,
deberás privarte”, se convierte en el lema más odiado. Es como si se estuviese condenado por
una culpa secreta, igual a Tannhäuser condenado al peregrinaje como penitencia, con el temor
constante a ser castigado por el mínimo desvío de esa senda.

Sol-Urano
El Sol en Leo y Urano en Acuario, es una posición que solamente tiene lugar en una
generación determinada. La predisposición a la observación de sí-mismo y la auto-crítica, elevan
el auto-control sobre la cohesión de la vida y el crecimiento personal a un nivel casi
insoportable. El hoy pierde su relación con el ayer, y el detalle, siempre presente, gana absoluta
importancia. Es como si la vida fuera un permanente re-nacimiento con todos los efectos
secundarios que acompañan este doloroso acto.
Si el Sol está sobre el horizonte, la calidez natural ayuda a sobrellevar las cargas, pero en
ningún momento se olvida la adicción a la propia vivisección. Si Urano está sobre el horizonte, la
posición puede ser más favorable porque las fuerzas del Sol más suavizadas disminuyen el
interés por el Yo y eso le permite a Urano vivir en un plano más teórico. Se observa la propia
vivisección como si fuera objeto de un experimento.
Con Urano en Leo y el Sol en Acuario, se presenta una verdadera relación objetiva, una
alienación de sí mismo, con el incremento simultáneo de la intensidad con la que se observa
internamente. Esta aparente contradicción lleva, no pocas veces, a una intranquilidad interna

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


183
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

que contrasta con la objetividad y tranquilidad externas. Con el Sol sobre el horizonte se
exagera la tranquilidad externa, con Urano sobre el horizonte la intranquilidad interna.

Luna-Saturno
Recordemos primero la importancia de los aspectos Luna-Saturno. Partiendo de que en la
Luna se encuentra la “escoria animal” pero en Saturno la escoria del desarrollo universal, puede
comprenderse que los aspectos Luna-Saturno tienen que ver, en su totalidad, con los atavismos
de la emotividad animal, es decir, con el despertar de todos los instintos pasionales.
Bajo el dominio de los aspectos tensos, los pasionales impulsos animales siguen viviendo
bajo los umbrales de la consciencia, desde allí angustian constantemente a la conciencia
superior y la llenan de dolor por los repetidos intentos fallidos de ponerlos bajo el dominio de la
voluntad moral. Actúan como un foco oculto de enfermedad en el cuerpo que deprime en
diversos grados toda vitalidad. Por eso es que la depresión emocional es una marca que casi
nunca falta en esta configuración. Puede hablarse de una característica temperamental
obligatoria, cuya esencia es mantener el estado de ánimo del ser humano bajo una constante
presión.
Si se trata de una oposición entre Cáncer/Capricornio, se hace evidente un alto grado de
impotencia psicológica en la lucha por alcanzar una mayor evolución, tan pronto como se ve
obligado a ocultar su vida emocional para salir a la palestra de la vida activa.
Si la Luna en Cáncer está sobre el horizonte, domina la vida pasional a pesar de la presión
agobiante de la conciencia. Siempre es difícil aprender del arrepentimiento posterior, pero el
nativo se acostumbra a él como al sabor desagradable en la boca después de una cena deliciosa.
Si Saturno está sobre el horizonte, es un juez mejor que el anterior, porque existe la
posibilidad de que la presión psicológica encuentre una salida en un área de la vida exterior que
permita deshacerse de ella. Se trata esencialmente de la lucha y los esfuerzos asociados a la
actividad que se elige como remedio para transformar la tensión interna en externa.
Si la Luna y Saturno intercambian sus lugares -Saturno en Cáncer y Luna en Capricornio- el
panorama cambia. Si la Luna se encuentre sobre el horizonte, el efecto es similar al que vimos
anteriormente, pero ahora el campo de actividad es más el área de las energías emocionales
que a menudo se atascan de manera negativa con el fin de ocultar una secreta inferioridad,
tanto ante sí mismo como ante los demás.
Si Saturno está sobre el horizonte, es como si se tuviera en uno mismo el peor enemigo
que siempre sabe cómo evitar los hechos de la vida, sean cuales sean, que estén a nuestro
favor. Lo que resulta más difícil es arriesgarse y confiar en la propia suerte.

Luna-Urano
En contraste con la oposición Luna-Saturno, un permanente estado de tensión interna y
latente inquietud domina el cuadro total. Lo inarmónico de esta posición radica en la falta de una

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


184
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

meta particular a la cual dirigirse y en la que podría descargarse la tensión interna. Hay una
constante búsqueda de una actividad significativa en todo tipo de ocasiones, con lo que se
termina reemplazando el objetivo inicial.
La insatisfacción que sigue a una descarga caracteriza la incomodidad de esa disposición
que acompaña a lo largo de la vida, hasta que un objetivo claro le ponga fin. Entonces esa
intranquilidad interna resulta muy beneficiosa porque evita quedarse a mitad de camino. Pero
también en estos casos, de tanto en tanto, puede ocurrir que la tensión interna destruya, como
un explosivo, lo que se construyó hasta ese momento.
Si la Luna está en Cáncer y sobre el horizonte, presenta una predisposición esencialmente
romántica; sueños de deseos forman el resorte secreto que mantiene la tensión interna, y
bastante a menudo, oscurece el sentido de las realidad de la vida e incluso confunde. La
intensidad de estos sueños puede influir sobre naturalezas más débiles para que caigan bajo el
hechizo de esos románticos con quienes comparten su vida, y de esta manera los ayudan a
poner esa tensión interna, meramente irreal, al servicio de la realidad de la vida.
Si Urano está en Capricornio sobre el horizonte, domina la idea de una meta práctica y el
sabor romántico se mantiene más bien oculto. Es el condimento artístico o espiritual, el sueño
del cumplimiento de una ambición nunca adormecida que se anticipa a la imaginación pero que
día a día cambia su contenido.
Si la Luna y Urano cambian los lugares, estamos ante una posición que se presentará
recién en los años 50 del siglo XX. El problema que se despierta consiste en el incansable
anhelo de llevar a la práctica una vida dentro de la comunidad social, que se percibe sobre todo
como una comunidad emocional en la cual cada uno será mi compañero, cuando yo sea capaz
de entenderlos. Sin embargo, la impenetrabilidad del muro que prácticamente lo separa de los
demás, frustra una y otra vez lo que se inició como un noble propósito. Este muro es, y
permanecerá siendo, el sueño de la especial importancia del propio Yo.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


185
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

21ª Conferencia
Oposiciones
Continuaremos con las observaciones y las extenderemos sobre las oposiciones de los
pares de planetas que no están unidos en una natural relación contrapuesta y polar por ser
regentes de signos opuestos.
En principio hay polaridades que también están relacionadas con el orden de asignación de
los planetas a los signos zodiacales, pero que más bien debe ser considerada como una
polaridad de segundo grado.
Tal relación existe por ejemplo entre Marte y Saturno en Aries y Libra, en donde Marte está
en domicilio (Aries), pero Saturno está en exaltación (Libra). Si Marte está en Libra y Saturno en
Aries, ambos están en signos de debilitamiento. Una relación similar se da cuando la oposición
entre Júpiter y Saturno ocurre en los signos de Cáncer y Capricornio. Si en ese caso Saturno
está en Capricornio y Júpiter en Cáncer ambos planetas se ven beneficiados; pero si cambian
sus lugares, entonces están en detrimento.
Ya que estos contactos pertenecen a las llamados grandes oposiciones, serán tratadas en
un capítulo especial, donde también hablaremos sobre las posiciones de cuadratura, sumamente
importantes en las grandes oposiciones.
Dentro del lapso que estamos observando, la oposición entre Saturno en Capricornio y
Júpiter en Cáncer ocurrió solamente dos veces, en 1871 y 1930.
Finalmente tenemos que investigar todavía las oposiciones entre Neptuno y Mercurio en los
signos de Piscis y Virgo, Neptuno y Venus en los mismos signos, Neptuno-Mercurio en Sagitario-
Géminis, Urano-Marte en Capricornio-Cáncer y Luna-Urano en Capricornio-Cáncer.

Marte-Saturno
Si Marte está en Aries y Saturno en Libra, se produce una predisposición, que
inconscientemente al principio y luego cada vez más conscientemente, induce a contraponer a la
tendencia innata al desenfreno y la disposición constante a la pelea que corresponde a una
voluntad fuerte e inflexible, un inhibidor principio ético de justicia. Encontrar un equilibrio entre
la legitimidad social y el impulso básico de una voluntad sin límites, se convierte en el leitmotiv
de la vida.
Si Marte está sobre el horizonte, la dicotomía mencionada será no sólo sorprendentemente
notable en la vida externa, sino que también serán victoriosas las consecuencias de tales
conflictos. Si Marte está por debajo del horizonte, la disposición será más difícil de sobrellevar
puesto que las energías de Marte no pueden descargarse en el campo de acción del mundo
externo, y por eso crecen internamente con un voltaje mayor. ¿Cómo se transforman aquí las

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


186
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

energías de Marte?, la mayoría de las veces por una mirada puesta hacia el exterior. Impulsos
primarios dominados con mucho esfuerzo, encuentran finalmente el camino para su conversión
en tendencias más o menos artísticas, y en el trabajo sanador.
Si Marte y Saturno cambian los lugares -Saturno en Aries y Marte en Libra- tratamos con
una tensión más pronunciada. La búsqueda de equilibrio entre los extremos es más intensa,
pero las dificultades para lograrlo son también más grandes. La distinción entre justicia e
injusticia molesta a la propia consciencia por momentos de manera enfermiza, con la intensidad
de una neurosis obsesiva. Si se logra calmar esta voz de la consciencia puede abrirse el camino
a la megalomanía. Si Marte está sobre el horizonte, pueden predominar oscuras ambiciones. Si
Saturno está sobre el horizonte, el nivel que alcanza el pesimismo puede llevar a una
encolerizada resignación o al odio a sí mismo, y en última instancia, al desprecio de la vida y la
propia persona.

Júpiter-Marte
Como ya mencionamos, los signos referentes son Capricornio y Cáncer. Todos los aspectos
Marte-Júpiter tienen que ver con la convicción absoluta y la voluntad de romper lanzas en su
defensa. Sin embargo, en el caso de la oposición, esta convicción absoluta se restringe a un
área específica en la que alcanza su mayor intensidad. Tarde o temprano genera conflictos
debido a falta de ajuste; son fricciones que surgen indistintamente en la realidad externa o
interna. El esto-o-aquello se convierte en un problema de por vida.
Con esta oposición en Cáncer y Capricornio, la cuota de fanatismo con lo que se considera
justo, se complementa o restringe con la idea de “equidad”. Antes de ponerse en marcha debe
obtenerse la aprobación de un consejo asesor espiritual que suma al principio de la ley, el
principio de la gracia. Pero la sentencia es ambigua, dependiendo de que ambos planetas se
encuentren en el signo de su dignidad o debilidad.
Si Marte está en Capricornio y Júpiter en Cáncer, el nativo siente que su misión es ser un
guardián de la ley y un refugio para el débil. Si Marte está sobre el horizonte vivirá como un
luchador en batalla abierta por su convicción. Pero si Marte está por debajo del horizonte es más
un defensor que un luchador.
Cuando Marte y Júpiter cambian sus lugares también lo hacen las proporciones. Aparece
más el lado negativo del fanatismo por la ley. Formula la acusación contra toda injusticia -real o
imaginada- por cuya existencia y posibilidad él mismo es quien más sufre. Si Marte está por
debajo del horizonte, el nativo se queda en una rebeldía impotente, pero no menos intensa,
contra todo el mal e injusticia del mundo. Si Marte está sobre el horizonte alimenta un agresivo
rezongo, que por momentos puede alcanzar grados peligrosos cuando por ejemplo, se pisa el
escenario social.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


187
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Neptuno y Venus
Teniendo en cuenta las generaciones que todavía viven, observaremos solamente la
oposición entre Neptuno en Virgo y Venus en Piscis (1928 a 1942).
Más allá del trasfondo erótico en el que se enraizan los sentimientos, debido a una
resistencia interna contra todos los impulsos del racionalismo psicológico que le es propia a esta
generación, el verdadero sentido de la vida sólo se deja reconocer a través de la investigación
científica de la naturaleza. Así como se desangra la metafísica en la física triunfal, se desangra lo
erótico en una visión clara de la fuerza de la ilusión que empalidece ante la luz de la ciencia,
como las imágenes de la noche desaparecen ante el día que despierta. Pero Venus enaltecida
por Piscis se eleva triunfante sobre todo el saber e ilusión humanos, y no se deja robar su trono.
Los conflictos que anteceden a este triunfo forman el verdadero contenido de la oposición. Si
Venus está sobre el horizonte, el nativo estará más dispuesto a comprometerse con esta
victoria; en el caso contrario, los impulsos racionales intervendrán en su vida con una fuerza
mayor.

Mercurio y Neptuno
Mercurio está en Piscis y Neptuno en Virgo. Ambos presentes en el signo de su debilidad.
Lo característico de Mercurio en Piscis, es que el pensamiento tiene una versatilidad inusual
en todo el proceso lógico, que incluso extrae contradictorias influencias del entorno mientras que
por otro lado, carece de un alto grado de originalidad productiva. Sin embargo a través de la
oposición con Neptuno, esta capacidad de Mercurio se dirige hacia un área en la que busca
ganar su propia justificación: todo pensamiento sólo puede ser una herramienta subordinada a
la intuición que se origina en el reservorio de la consciencia universal donde la esperanza
humana resuelve los conflictos. Aquí se puede llegar a una filosofía del oportunismo en sentido
espiritual, semejante a la indiferencia, que sin embargo se opone a ella a causa de su contenido
positivo.
Si Mercurio está sobre el horizonte todo esto tendrá mayor efecto en lo práctico. Si
Mercurio está debajo del horizonte, la culpa de la falta de impulsos activos se demostrará por la
frecuencia con que se pierden oportunidades, o que se dejan pasar sin aprovecharlas a pesar de
haberlas reconocido a tiempo.

Urano y Marte
En Cáncer/Capricornio, la determinación consciente de esta generación se asocia con una
sensibilidad a todas los obstáculos de la lucha por la vida, y lleva a la amargura en cualquier
circunstancia de la existencia.
Si Marte está sobre el horizonte la auto-compasión puede fácilmente llevar a un gasto de
energía exagerado que termina dañando al nativo. Si Urano está sobre el horizonte, puede

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


188
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

suceder que inmediatamente después de un error -real o imaginario- se tome otro camino que
aparentemente promete mayor éxito. Insatisfacción e inquietud son los acompañantes más
fieles.
Antes de proceder con las llamadas grandes oposiciones, resaltaremos otra vez el sentido
principal de la oposición. Recordemos que muestra a las claras un camino de desarrollo en el
que todo lo que se genera a través de ambos planetas, en el carácter y el destino, debe
transformarse en una sola unidad que disuelva lo inarmónico y así incorporar la perfección a la
propia vida. Llegamos a esta interpretación puesto que los signos contrapuestos forman juntos
una perfección.
Tales caminos específicos hacia la unidad, frutos de la arquitectura del zodíaco, deben ser
transitados por quienes tengan en su rádix por lo menos una oposición efectiva, ya que los
planetas involucrados tienen la particularidad de castigar cualquier desvío del camino. El nativo
está obligado a recorrer una senda vigilada a derecha e izquierda por afiladas espadas. Algo
similar puede verse en la mitología y en las fantasías astrales.
En el Corán se describe un puente que consiste en un arco que se ve como una espada
afilada, y quien se desvía cae al precipicio. Este puente se parece a la oposición, es el camino
que lleva a la salvación si bien está lleno de espinas y es doloroso. Lo que caracteriza
esencialmente a la oposición es que el nativo está obligado a transitarla. Los dos planetas ganan
por estar en oposición, una fuerza a través de la cual se potencian mutuamente sus efectos. En
este contacto dormitan por igual el poder de la salvación y de la desgracia, dependiendo si el
nativo utiliza los dones que recibió para su bendición o su maldición.
Ya hablamos sobre las oposiciones de aquellos planetas que por su función de intérpretes
de signos opuestos del Zodíaco, están mutuamente contrapuestos. Pero hemos elegido sólo
aquellos casos en los cuales dichos planetas se encuentran realmente en esos signos. Ahora
queremos agregar algunas explicaciones más, aunque sólo sea de manera esquemática,
siempre teniendo a la vista lo que ya sabemos sobre los seis pares de oposiciones de los signos
y las casas.
Las oposiciones que trataremos a continuación se refieren a planetas que aunque no
muestran ninguna polaridad, sí muestran cierta similitud en su efecto: Marte, Saturno y también
Urano, formando parte del grupo de los llamados “maléficos”, y Júpiter y Venus de los llamados
“benéficos”.

Marte-Saturno
Será similar a la conjunción, sólo que ahora se le da al nativo la posibilidad de transitar un
camino pre-señalado que lo conducirá hacia la salvación o la desgracia, o también a ambas,
hasta alcanzar la victoria. Esta oposición suele ser más fácil de soportar que la conjunción, y la
experiencia enseña que verdaderamente este aspecto violento -o de violencia- puede traer la
salvación. Justamente a través de esta capacidad de destino, algunos nativos eligen una
ocupación que les posibilita transformar la desgracia en salvación. Por ejemplo, existen no pocos
cirujanos que tienen este aspecto en su horóscopo. El bisturí hiere para curar, el criminal lo usa
para matar. Pero también los carniceros, los herreros, los boxeadores, etc., pueden aplicar el

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


189
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

poder destructivo y la crudeza de esta oposición en su práctica profesional. Si no se tiene éxito


en transmutar este aspecto deberán asumirse los sufrimientos que se generan por errar en este
afilado puente.

Marte-Urano
Se trata de un aspecto también violento, que se manifiesta menos en la acción y más en la
tensión interna, que a veces lleva a descargas violentas cuyo efecto puede ser curativo, como
aquello que Aristóteles llama “purificación de las pasiones de los iniciados”.

Venus-Júpiter
La oposición entre ambos benéficos aporta algo similar a la conjunción, sólo que también
deberá transitarse un camino donde los peligros son evidentes. Se genera la tendencia a
embriagarse de manera adictiva con la experiencia interna de felicidad. Esto conduce a un
narcisismo al que denomino complejo de Polícrates. Existe el sentimiento de estar obligado a
presumir de la buena fortuna. Es la vanidad por esta dicha o por ser alguien con suerte lo que
aumenta hasta llegar a ser arrogancia o hybris. Se sobrevalora la dicha y el hechizo que cree
expandir a su alrededor.

Sol-Júpiter
Multiplica el orgullo solar descrito para la conjunción. La exagerada valoración de la propia
dignidad conduce a dificultades con el entorno. Pero ante la propia consciencia no se está tan
seguro de uno mismo como se aparenta ante el medio ambiente. A pesar de ello cual se
mantiene el orgullo, reducirlo es la principal demanda que plantea esta oposición.

Luna-Venus
También se trata de la vanidad, pero referida más a la apariencia externa que a la idea del
valor interno. El nativo se promociona a sí mismo, consciente o inconscientemente; se trata de
una coquetería que está al servicio del propio encanto -real o imaginario-. Es importante
observar los signos y casas en los que se forma la oposición. La tarea consiste en llegar a ser lo
que se quiere aparentar, o si se ha reconocido la vanidad como tal, transformarla en su
contrario. En muchos casos, la posición del Sol puede contribuir a encontrar y transitar el
camino señalado.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


190
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Venus-Saturno
Surgen tendencias similares a la conjunción, pero aparecen en forma de un aprendizaje de
vida. Al nativo se le impone en forma obligatoria lo que de otra manera sería producto de su
voluntad: el ascetismo y el consecuente camino de privación, con las sombrías consecuencias y
obstáculos. Es un matorral de espinas en el camino de desarrollo que aspira a ir desde la
voluptuosidad terrenal a la pureza interior.

Luna-Júpiter
Un factor de vanidad, acompañado por una idea de grandeza conectada con la superstición
de la propia nobleza a la que está predestinado desde el nacimiento. El esfuerzo por querer
hacer valer aquello que piensa de sí mismo, conduce a muchas desilusiones. Aprender de ello a
tiempo se convierte en una tarea esencial.

Grandes Oposiciones

Júpiter-Saturno
Son raras, y suceden en el lapso de más o menos veinte años. También se repiten hace
más de cien años entre los signos de Tierra y Agua con una excepción de larga duración.
 1852. Júpiter en Tauro y Saturno en Escorpio. Duró desde fines de mayo hasta
septiembre.
 1870. Júpiter en Géminis y Saturno en Sagitario. Esta excepción duró desde fines de julio
hasta noviembre.
 1871. Júpiter en Cáncer y Saturno en Capricornio. Duró desde junio hasta mediados de
julio.
 1891. Júpiter en Piscis y Saturno en Virgo. Duró desde comienzos de abril hasta fines de
agosto.
 1892. En diciembre hubo una oposición corta, con Júpiter en Aries y Saturno en Libra.
Duró desde fines de diciembre de1892 hasta fines de enero de 1893.
 1909. A fines de diciembre hubo de nuevo una oposición con Júpiter en Libra y Saturno en
Aries. Duró hasta mediados de febrero de 1910. Esta posición recuerda al contacto de
1892/3.
 1911. Júpiter en Escorpio y Saturno en Tauro. Ya había comenzado a mediados de
noviembre de 1910, pero se desvinculó a fines de diciembre. Se repitió a mediados de
abril de 1911 hasta mediados de mayo, se renovó en octubre del mismo año y siguió
hasta principio de noviembre.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


191
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

 1930. Júpiter en Cáncer y Saturno en Capricornio, como sucedió más o menos sesenta
años antes. Comenzó a mediados de julio de 1930 y duró hasta mediados de agosto, se
repitió a mediados de diciembre hasta mediados de enero de 1931, volvió a fines de mayo
y siguió estando hasta fines de junio.
La siguiente oposición entre Júpiter y Saturno es esperable para 1950/51. Júpiter estará
nuevamente en Piscis y Saturno en Virgo igual que en 1891.
En general puede decirse que las oposiciones de Júpiter-Saturno, igual que las
conjunciones, sin importar en qué signo se encuentren pueden generar un sentido de misión. Es
decir, la idea de que se está predestinado a cumplir una tarea determinada cuyo ejecutor debe
ser uno, sea una exigencia interna o externa. Lo que marca la diferencia entre conjunción y
oposición es la circunstancia de que en esta última, las dificultades que obstaculizan la
realización de la tarea se perciben con una intensidad especial, por lo que la persona fácilmente
puede llegar a sentirse como una víctima de la misión impuesta, como un destino al que se está
obligada contra su propia voluntad. Esto aparece especialmente si en están involucrados Agua y
Tierra.
En el año 1871 tuvo lugar la oposición Júpiter en Cáncer y Saturno en Capricornio. El
problema central es: servir o reinar. Ambos planetas están dignificados. La respuesta sería:
“Reina para servir”, cuando Júpiter está sobre el horizonte, y “Sirve para poder reinar” cuando
está por debajo el horizonte.
Más o menos sesenta años después se repetiría esta oposición, pero esa generación asoció
el concepto de servidumbre y dirección con ideas fundamentalmente distintas. Para la
generación de los años setenta con Neptuno en Aries y Urano en Cáncer la cuestión de servir o
dirigir no partía desde una división interna entre ideal y realidad; el problema era meramente
personal pero en ningún caso ético o social.
Esto contrasta con la generación de los años 30 del siglo XX. La pregunta acerca de dirigir
o servir es un problema personal de segunda línea que sólo tiene sentido en el contexto de un
problema social general. La perspectiva es que se trata de una obligación social. Los que
nacieron con esta oposición sufren el enfrentamiento entre ambos extremos, el contraste entre
el conocimiento teórico y el fracaso práctico va y viene, una y otra vez, en la conciencia. Con
Júpiter sobre el horizonte se siente más la atadura a un lema social muy duro que amenaza la
libertad personal. Con Saturno sobre el horizonte ya se ha nacido con la sensación de que el
trabajo no endulza la vida, como dice un dicho popular, pero que es casi la única justificación de
la existencia humana.
En 1891/92 Júpiter está en Piscis y Saturno en Virgo. El problema principal se juega entre
el egoísmo y el altruismo. Ya se hacen sentir los gérmenes de otro problema concreto que sin
duda estará relacionado con esta oposición unos sesenta años después, el problema del
socialismo y el individualismo.
Con Saturno en Virgo se suma a esto una constante y opresiva preocupación vinculada a si
han cuidado eficientemente lo que les ha sido dado en la vida, o lo que se les ha cargado como
tarea. A través de la oposición con Júpiter se produce una situación psicológica que paraliza
tanto los impulsos altruistas como egoístas, y suaviza la crítica tenaz. Pero lo que permanece en
primer plano es el empeño por eliminar el antagonismo moral entre altruismo y egoísmo, y

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


192
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

conectarlo con un pensamiento social en el que el criterio de lo socialmente “útil” es el que


finalmente pesa en la balanza. Así se llega a un compromiso entre ambos principios, que
posibilita mantener abierta la opción del egoísmo personal oculta tras las anchas espaldas del
“egoísmo social”. Así se llega también a una sensación de misión que permite incorporar el
propio egoísmo dentro del más amplio egoísmo social.
Desde diciembre de 1892 a enero de 1893, se realizó una breve oposición con Júpiter en
Aries y Saturno en Libra. El contraste es entre la voluntad y la razón. Ninguno de los dos
principios debe ser sobrevalorado en detrimento del otro. Lo que se genera semeja casi un
imperativo categórico de Kant, pero no como una solución sino como una incomodidad
ocasionada por impulsos contradictorios que tiene un efecto paralizante sobre el poder de
decisión. Es una carga de la consciencia, que casi de manera enfermiza, abruma hasta las
decisiones más insignificantes con un sentimiento de responsabilidad que no reviste relación
alguna con las consecuencias reales, como por ejemplo, si uno debe o no usar tal o cual
sombrero, etc.
1909/10. Desde diciembre hasta febrero se hizo la misma oposición con signos invertidos:
Júpiter en Libra y Saturno en Aries. Esta posición es más difícil de sobrellevar que la anterior. La
sensación de misión que se produce tiene similitud con la sensación de un artista o de alguien
que cree ser un artista. Antepone un modelo poético para orientar su vida, y está dispuesto a
sacrificar las consideraciones personales al “ideal artístico”. Este heroísmo ideal -antepuesto a
los otros efectos- puede jugarse en un nivel alto o bajo. Si Júpiter está sobre el horizonte, el
nativo fácilmente se siente víctima de lo ordinario. Si Saturno está sobre el horizonte, tarde o
temprano, la discrepancia entre la misión que se cree tener y el propio rendimiento llevará a una
crisis vital en la cual el sentimiento de inferioridad jugará un papel importante.
1910/11. Hubo una oposición entre Júpiter en Escorpio y Saturno en Tauro. La principal
característica es una condición psicológica de intolerancia a la auto-compasión. Teniendo en
cuenta que coincidió con la oposición de Urano y Neptuno en Capricornio y Cáncer, surge el
deseo de darle a la intolerancia, la estrechez de miras y al encarcelamiento en los prejuicios
innatos el carácter de una voluntaria auto-determinación, y a considerarlos casi como un premio
que otorga el derecho de actuar con autoridad. Pero este deseo finalmente sigue siendo sólo un
deseo, ya que lo acompaña un veto secreto que le recuerda dolorosamente que existe una vida
espiritual superior y más libre, que desea silenciosamente alcanzar pero que se ha negado a
lograrla. Despotismo sin confianza en sí mismo, terquedad contra voluntad, debilidad irritable y
la fuerza de voluntad de los héroes dejada de lado en el campo de batalla, son las
características esenciales de esta oposición.
Si Júpiter está sobre el horizonte, la situación es más favorable. La capacidad de sugestión
de Júpiter en Escorpio, apoya la fe en la propia misión y fortalece la confianza en la justicia del
camino elegido. Si Saturno está sobre el horizonte, se presenta una testarudez que hace
inevitable los duros y dolorosos choques con el mundo circundante.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


193
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Júpiter – Urano
Tuvieron lugar en los años 1865, 1879/80, 1893, 1906/07, 1920/21 y 1933/34. Todas
suceden en los elementos Tierra y Agua -la categoría femenina del Zodíaco- con excepción de la
oposición de Urano en Aries y Júpiter en Libra en 1933/34.
Para comprender la importancia de la oposición, primero recordemos lo dicho sobre la
conjunción de ambos planetas. Llamamos a Urano el examinador de la estabilidad, a través de
él recibimos la consciencia de la singularidad y unicidad de nuestra individualidad, a la que
hemos de probar y honrar en todos los acontecimientos de la vida. En la conjunción, al estar-
examinándose-a-uno-mismo se le suma la imaginación de una dignidad especial, la de haber
alcanzado la “confirmación de sí mismo”. Pero al mismo tiempo esto crea un sentido de singular
responsabilidad ante todo lo que pertenece al destino individual.
Si los dos planetas están en oposición, aparece un sentimiento angustiante y abrumador de
responsabilidad. La corona del reino individual se convierte en una carga opresiva que nunca
será quitada. La exigencia de ser fiel a sí mismo bajo toda circunstancia es como un molesto e
invisible amonestador detrás de las decisiones y acciones, aún cuando se trate de
acontecimientos insignificantes.
Como ya fue dicho las oposiciones tuvieron lugar, casi sin excepción, en Tierra y Agua. Esto
significa que casi siempre la responsabilidad por la evolución del carácter está asociada con la
idea que el mismo surge en gran parte de los antepasados, y que sus raíces se remontan a las
profundidades insondables de un pasado que está más allá de la consciencia, un pasado que se
filtra como el recordatorio de una deuda secreta que los herederos deben pagar.
Nuevamente entran en conflicto los principios básicos de altruismo y egoísmo. La tendencia
es a detectar, desmantelar o transformar los impulsos egoístas, de manera que puedan ser
aprovechados a favor de los intereses tendientes a solucionar las condiciones terrenales, con el
fin de escapar de los pequeños egoísmos y encontrar la verdadera libertad en el Yo superior.
Esta huida constante del propio egoísmo puede llevar a duras batallas y conflictos.
1893. Fue de corta duración, desde mediados de abril hasta mediados de mayo, con Urano
en Escorpio y Júpiter en Tauro.
El contraste entre los dos signos, es el deseo de dominar y la defensa del poder. El deseo
de adquirir o ampliar el alcance del poder, está dirigido a la ampliación de la influencia
emocional sobre los demás. El deseo de defender el poder está estrechamente relacionado con
la idea de una modestia orgullosa que encuentra innecesario agregarle algo más a la riqueza
que ya posee.
Si Júpiter está en Tauro y Urano en Escorpio, la tensión entre los contrastes es mayor.
Aunque no proliferen los talentos, no quiere renunciar jamás a obtener la tasa más alta de
interés. El destino le debe pagar regalías sobre el capital de su individualidad y darle un lugar
especial para mostrar su singularidad.
1906/07. Júpiter en Cáncer y Urano en Capricornio. La oposición comenzó a principios de
agosto y duró hasta comienzos de octubre, se repitió desde mediados hasta fines de mayo de
1907. En ese tiempo se produjo una conjunción estrecha entre Neptuno y Júpiter, de manera

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


194
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

que se sumó la oposición de Urano y Neptuno. Esto obliga a un tratamiento especial de la


configuración.
Nuevamente se trata de la tensión entre dirigir y servir. Pero se presenta con una extraña
limitación, ya que se forma y evoluciona dentro de la propia individualidad. Ambos planetas
están en dignidad: Júpiter en su exaltación y Urano -según nuestra interpretación- en domicilio.
Además se trata de dos signos cardinales. Se enfrentan: la soledad de un total aislamiento
voluntariamente elegido, que requiere de un claro reconocimiento de la individualidad y estilo,
que a la vez no se deja influenciar por los sentimientos y que siempre toma en consideración
sólo los hechos. Y por otro lado, el esfuerzo por compensar la falta de sentimentalismo que
necesariamente requiere la estricta objetividad, sin perturbar los sentimientos
Esto marca una predisposición a llevar una doble vida o una división de la personalidad,
que por estar dominada por la consciencia, no alcanza grados patológicos. Lo que sigue siendo
esencial es la oscilación entre la fría objetividad y la subjetividad de los románticos
sentimientos, que alternativamente quieren dominar. La lucha interna es difícil y la mayoría de
las veces lleva a estados de confusión.
En 1907 también Neptuno se involucra en esta oposición. A lo ya descripto se agrega un
estado de profunda nostalgia en el cual, sin abandonar lo especial de la individualidad y la
objetividad de la auto-determinación, se hunde en la ilimitada consciencia total para atraer
desde esa experiencia nuevamente la sensación del Yo. De estas predisposiciones puede nacer el
deseo de llevar una vida monástica dentro de una celda construida por sí mismo, que puede
abandonarse temporalmente por voluntad propia, pero a la que siempre se regresa.
1920/21. Urano en Piscis y Júpiter en Virgo. Duró desde fines de agosto de 1920 hasta
fines de septiembre, y se repitió en 1921 desde fines de marzo hasta principios de Julio. Es el
reflejo de la oposición de 1879/80.
La inercia y autocompasión de la generación con Urano en Piscis ya fueron explicadas. El
enfrentamiento entre el impulso al egoísmo y al altruismo no encuentra una predisposición para
la lucha. Se siente más bien como una víctima de esas tendencias contrapuestas y que nació
como un mártir. El egoísmo se estanca en protestas infructuosas contra el destino. En estas
ideas y sensaciones crece la imaginación de la creciente importancia propia; el beneficio mayor
quizá sea la comprensión de la insignificancia de la propia existencia.
1933/34. Se juega entre Fuego y Aire, cambiando el ritmo de las oposiciones entre Urano y
Júpiter. También la oposición de 1948 será entre Fuego y Aire con Urano en Géminis y Júpiter en
Sagitario.
La oposición de los años 1933/34 fue entre Urano en Aries y Júpiter en Libra y duró desde
mediados de diciembre de 1933 a marzo de 1934.
Pertenece a una generación que caracterizamos como “tormentosos de la vida”. El nativo
siente dentro de sí la fuerza de las energías para alcanzar la meta, cuyo logro cree tanto más
cerca cuanto menos escucha a su razón. Pero justamente la circunstancia de que la razón no se
deje silenciar, hace que emerjan los conflictos de esta oposición. El individuo se encuentra de
por vida ante el dilema de si debe desconfiar más de la razón o de su voluntad.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


195
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Si Júpiter está sobre el horizonte, tiende a hacer más concesiones, aunque sigue estando
la disposición irreflexiva a hacerse responsable de lo que es imposible de prever y que está más
allá del alcance humano. Esto ocurre aún más cuando Urano está sobre el horizonte. No es el
propósito sino el coraje el que justifica los medios.

Saturno – Urano
Ocurrió sólo dos veces dentro del lapso que nos interesa.
La primera de las oposiciones ocurrió a mediados de marzo hasta mediados de junio de
1873, a mediados de enero de 1874 hasta mediados de marzo de 1874, a mediados de julio de
1874 hasta fines de agosto de 1874, a mediados de diciembre de 1874 hasta principios de
febrero de 1875 y a principios de septiembre de 1875 hasta fines de diciembre de 1875.
Urano en Leo y Saturno en Acuario. De la conjunción entre ambos ya hemos hablado.
Comprobamos que su efecto -en contraposición con la conjunción de Júpiter-Urano- más bien
afecta al nativo en la singularidad y en la dignidad individual. La dignidad se opaca, mientras
que con Júpiter-Urano se la lleva con orgullo. Lo que depara la oposición es el estímulo
constante a permanecer fiel a sí mismo, con la sensación poco envidiable de percibir esa
obligación como algo desagradable.
Si Urano está en Leo, los impulsos a la alegría por la vida y la existencia se convierten en la
molesta obligación de disfrutar de la vida. Toma aquello que disminuye esta alegría como un
ataque a la propia individualidad y al camino prediseñado para ella. Pero al mismo tiempo una
línea ascética se une a esta tendencia a la felicidad de vida: se deben evitar las pequeñas
alegrías para obtener las mayores. Se parece al camino de vida de un hipocondríaco, que sólo
puede mantener su salud evitando aquello que le gusta.
La segunda oposición comenzó a principios de agosto de 1918 y duró hasta mediados de
febrero de 1919. Tuvo lugar entre los mismos signos, pero con Urano en Acuario y Saturno en
Leo.
El efecto es similar a la anterior. Pero la diferencia está señalada por el hecho de estar
Urano dignificado, mientras que Saturno está en exilio. Urano es el planeta más fuerte, la carga
de la propia individualidad es ahora más llevadera y la coerción por la alegría vital no es sentida
como tal. Por eso también apenas se hace notoria la línea ascética dado que ante la importancia
de la alegría de poder ser siempre uno mismo, hasta la renuncia de las pequeñas alegrías a
favor de las más grandes, retrocede.
En agosto de 1919 llegaron nuevamente a la oposición en el límite entre Acuario y Piscis
por un lado y entre Leo y Virgo, por el otro. Duró poco tiempo, desde principio hasta fines de
agosto. A mediados de marzo de 1920 se fortaleció la oposición entre Piscis y Virgo y duró hasta
fines de junio de 1920.
Sigue estando la carga del Yo, pero se conforma y la acepta; lo mejor que se puede hacer
es ofrecer una resistencia pasiva a la vida. A esto se suma una conducta con el entorno de
“auto-compasión” o una hipersensibilidad por la que se siente tocado por doquier, aunque no
exista el mínimo motivo para ello.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


196
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Saturno – Neptuno
Recordemos, lo dicho sobre la conjunción: tendencia a distanciarse de sí mismo de una
manera extrañamente soñadora. Es casi como si viera la individualidad en la que Urano tanto
centralizó la atención, como si fuera algo sólo soñado por el cosmos, algo irreal e incluso poco
importante, por eso en modo alguno somos responsables de nuestra singularidad. Todo lo que
tenga que ver con la responsabilidad, se pierde en el cosmos. Eso puede dar la experiencia de
vivir una cierta superioridad, por ejemplo en el sentido de un fatalismo oriental. Pero si ambos
planetas están en oposición, entonces la actitud de vida puede llevar a graves conflictos, a una
inseguridad permanente para juzgar todos los hechos de la vida.
Hablaremos sobre las dos oposiciones que tuvieron lugar en el tiempo que nos interesa.
1899/1900. Comenzó a principios de enero y duró hasta principios de junio de 1899. A
mediados de julio de 1900 se repitió y duró hasta el 16 de octubre.
Neptuno en Géminis y Saturno en Sagitario. El 17 de octubre Saturno se trasladó a
Capricornio; la oposición siguió disociada y duró hasta principios de noviembre. En la oposición
en Géminis y Sagitario, el elemento fatal aparece en un marcado contraste entre la negligencia
moral y el conflicto de consciencia teórico -en el que no se quiere involucrar al Yo moral-. La
vida es rica en conflictos que suelen ser desplazados sin dificultad.
Si Saturno está en Capricornio, entonces se siente perturbadoramente responsable por
todo lo que ocurre en y con uno, aunque la responsabilidad mayor siga estando
inexplicablemente en la casualidad cósmica, de la cual somos testigos involuntarios.
1935/36. Saturno en Piscis y Neptuno en Virgo. Comenzó a principios de mayo de 1935 y
duró hasta fines de julio. A principios de septiembre de 1936 se repitió en los mismos signos y
duró hasta mediados de enero de 1937.
Nuevamente se trata del contraste entre el altruismo y el egoísmo. Pero en este caso, la
tensión toma un aspecto extraño. Saturno en Piscis sugiere culpa de todo tipo por las desgracias
que lo afectan a él y a su entorno. Con Neptuno esta forma negativa del altruismo se sobre-
compensa con la tendencia a sentirse una herramienta de fuerzas superiores, lo que otorga el
derecho a poner esas fuerzas al servicio de sus propósitos, en tanto se es una parte de ese
organismo total que es la humanidad. El egoísmo como principio universal le proporciona al
mezquino egoísmo personal una sanción. Pero lo que sigue existiendo es una constante
oscilación entre los opuestos que no se dejan unir en armónica forma práctica.

Urano – Neptuno
Esta configuración se prolongó -con interrupciones- por más de seis años, desde 1905
hasta 1911.
* 1905. Principios de febrero hasta mitad de junio.
* 1906. Mitad de enero hasta mediados de junio; fines de diciembre hasta
mitad de julio (1907). Mediados de diciembre hasta principio de marzo (1908)

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


197
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

* 1908. Mitad de mayo hasta comienzo de septiembre; mediados de noviembre hasta


fines de enero (1909).
* 1909. Fines de junio hasta principio de enero (1910).
* 1910. Mitad de julio hasta fines de diciembre.
*. 1911. Mitad de agosto hasta mediados de diciembre.

Sobre esta oposición ya dijimos algo importante, cuando se señalaba el espíritu de la época
dominada por Urano en Capricornio y Neptuno en Cáncer. Fue una generación de “estricta
objetividad” y de evitación de lo emocional. Diferencia exactamente entre lo que es propio de la
naturaleza y por eso está alineado con ella, y lo que está por fuera de esa línea y por eso no le
pertenece, le es ajeno. Así se genera una severidad extrema frente a todo lo extraño y cierta
incapacidad para percibir las cosas que están fuera de su campo de visión, limitado por unas
gafas monocromáticas incapaces de aceptar ideas extrañas. Repetimos lo que ya desarrollamos
como la característica esencial de la presencia de Urano en Capricornio.
Si se suma la radiación de Neptuno desde el signo opuesto, se presenta algo bastante
extraño, similar a una desdichada experiencia amorosa que posibilita un liberalismo, o dicho de
manera más general, a una apertura del ser frente a la universalidad de todas tipo de
influencias. La dificultad del camino de la vida es esencialmente la expresión de un deseo
irrealizable de cierta normalización, la desaparición en la generalidad, irrealizable debido a la
restricción de su ser en un intransigente esto-o-lo-otro que no puede ser abandonada.
Lo que se le exige al individualismo es la conquista de una generosidad intelectual. Pero
justamente la oposición de ambos planetas responde a esta exigencia con mucha dificultad, no
porque exista una rebeldía innata contra la generosidad como tal, sino porque la discapacidad es
la falta de una generosidad claramente reconocible. Cree que no hay que atravesar las
limitaciones de lo “propio” para alcanzar el mismo punto de vista que resulta, por lo general,
sólo desde una perspectiva metafísica. Por lo tanto esta oposición lleva a una postura dura en la
vida, positiva y a la vez, en el largo plazo, a una constante y más reprimida insatisfacción que
no puede superar.
Cerramos el capítulo de las oposiciones, pero antes puede hacerse una observación
importante, que en cierto sentido prepara para lo que sigue.
El aspecto de oposición casi siempre coincide con el aspecto de paralelo, de cierta similitud
con la conjunción, de lo que resulta nuevamente una estrecha relación entre la conjunción y la
oposición.
Por lo tanto, aporta significativamente a la comprensión de la oposición, tener en mente el
significado de la conjunción de los correspondientes planetas en ambos signos observados e
intentar comprender el efecto total que los dos componentes están tratando de montar.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


198
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

22ª Conferencia
Cuadratura, Trígono, Textil, Semisextil
Y Quincuncio, Semicuadratura Y
Sesquicuadratura, Quintil

Cuadratura
Es el segundo de los llamados “aspectos negativos”. De acuerdo a la aceptación general, es
el aspecto más desfavorable, aún más que la oposición. Si tiene sentido la expresión
“desfavorable”, entonces nos adherimos a esta valoración. Una corta reflexión demostrará que
las dificultades de la cuadratura de dos planetas son mayores que las producidas por la
oposición de los mismos planetas. Pero por otro lado, las dificultades de las cuadraturas se
pueden superar más fácilmente.
Recordando lo desarrollado sobre la esencia de la cuadratura y utilizando la teoría del
espejo, digamos que cada cuadratura lleva en sí misma dos oposiciones cruzadas. Incluso la
expresión cuadratura remite a la idea de que dos planetas en ángulo de 90º fijan dos nuevos
puntos que reflejan el ángulo de 90º en un cuadrado. Con esto se fundamenta el motivo por el
cual la cuadratura trae dificultades: porque presenta no una sino dos oposiciones. Al nativo se le
imponen simultáneamente dos vías de desarrollo diferentes, que si son transitadas con éxito,
representan no sólo la complementación de los signos femeninos y masculinos incluidos en las
oposiciones, sino también a la unificación los cuatro elementos.
Pero algo más revela que la complicación de la cuadratura es mayor que la de la oposición.
En la oposición siempre uno de los planetas está sobre el horizonte, y el otro por debajo. Pero
en la cuadratura ambos planetas están sobre o debajo del horizonte. La otra característica a
tener en cuenta, es que la oposición zodiacal siempre es al mismo tiempo una oposición
mundana, y un aspecto de paralelo, que puede aparecer en la cuadratura sólo
excepcionalmente y en determinados grados del zodíaco: 15º Tauro, Leo, Escorpio y Acuario.
Otra evidencia que hace al cuadrado algo más favorable que la oposición, es que a través
de él se unen no sólo dos, sino los cuatro signos de la misma modalidad. Así como existen tres
categorías de oposiciones -Tamas, Rajas y Satwa- existen tres tipos de cuadraturas que
responden a las tres modalidades.
Cuando aparece la tarea de experimentar una cuadratura, tarde o temprano se tomará la
decisión de elegir. Para que sea el camino principal, uno de los dos senderos opuestos latentes

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


199
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

en ella, se caracterizará por parecerse a una senda estrecha rodeada del lado izquierdo y
derecho por agudas espinas del destino, preparadas para castigar cualquier desviación.
Si se trata de una cuadratura entre Venus y Urano -como en cualquiera otra cuadratura-, a
través del reflejo se producirán dos cuadraturas en cuyos cuatro puntos se repiten las
conjunciones de ambos planetas. Si Venus está en Aries y Urano en Capricornio, entonces las
características de Venus en Aries se entremezclarán a través del reflejo con algo de las
características de una imaginaria Venus en Capricornio, Cáncer y Libra, lo que modifica el perfil
de Venus en Aries. Del mismo modo, se agregará al Urano en Capricornio, un Urano imaginario
en Cáncer, Libra y Aries.
Así, entre ambos planetas, se producirá una conjunción de reflejos, puesta en cruz. Esto
tendrá que ser considerado en la interpretación del aspecto de cuadratura. A través de este
hecho, algunas preguntas reciben naturalmente su respuesta, como por ejemplo ¿por qué un
Marte en Leo, en cuadratura con Saturno en Tauro, otorga características de Escorpio? Las
observaciones anteriores son un indicio de la importancia que adquiere el aspecto de cuadratura.
Ya señalamos que a través de la cuadratura, los signos afectados son de la misma
modalidad. Existen cuadraturas Rajas, Tamas y Sattwa.
Cuál de los dos caminos puestos en cruz es transitado por el nativo, depende
esencialmente de cuál planetas es más fuerte, sea zodiacal o mundanamente. Esto quiere decir:
cuál de los dos planetas se encuentra en una posición digna o si puede recibir esta dignidad a
través de su reflejo en otro signo de la misma modalidad. Lo mismo sucede con la posición
mundana.
Comúnmente ocurre que una vez se transita un camino y otra vez otro, y ese intercambio
puede durar toda la vida. Los dos caminos tienen cierta familiaridad puesto que pertenecen a la
misma modalidad: Rajas, Tamas y Sattwa.
Observemos los dos caminos de las cuadraturas Rajas: Aries/Libra y Cáncer/Capricornio.
Ambos tienen en común que obligan al nativo a posicionarse en la lucha por la vida con voluntad
y acción. Por eso las cuadraturas Rajas demandan más físicamente. Exigen acción, y el
sufrimiento lo determina el hecho de que no puede encontrarse otro sendero que el de la actitud
luchadora, con sus fricciones internas y externas.
Es diferente con las cuadraturas Tamas. La característica es que el conflicto, tan visible
externamente en las cuadraturas Rajas, aquí permanece en silencio. Las dificultades, justamente
porque no pueden ser llevadas afuera, sobrecargan mucho más emocional o espiritualmente al
ser humano. Lo que carga tan fuertemente, es el repetitivo y triste convencimiento de la
invariabilidad de las predisposiciones dadas por esta cuadratura Tamas, y la duda de estar en lo
cierto respecto al camino elegido. Lo que es fracaso en la vida externa, es inútil arrepentimiento
en la vida interna. Si las cuadraturas Rajas exigen acción, las cuadraturas Tamas exigen
depuración de la vida emocional o espiritual.
Las cuadraturas Sattwa se encuentran entre Piscis/Virgo y Sagitario/ Géminis. Están al
servicio de la conquista de un hilo conductor mental que sea la guía a través del laberinto de la
vida. La lucha por la posesión de este hilo de Ariadna señala las dificultades que las cuadraturas
traen consigo, dificultades que también se ven afectadas por las casas correspondientes.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


200
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Lo expuesto muestra que todas las cuadraturas impulsan al ser humano de una senda a
otra, mucho más que las oposiciones. Por otro lado, esta siembra de tantos puntos de aspecto
implica también más opciones, y si en una fase de la vida las dificultades al transitar una vía
evolutiva se tornan demasiado grandes, se tiene la posibilidad de tomar otro camino que resulte
más fácil. Esta variación en las formas de vivir y la riqueza de modulaciones, son la bendición de
los horóscopos con cuadraturas.
Quién, por ejemplo tenga un Sol sin aspectos en Cáncer tiene un solo Sol; pero el que lo
tenga en cuadratura de otro planeta, tiene también un Sol secundario en Aries, uno en Libra y
uno en Capricornio.
Las cuadraturas entre el Sol y la Luna ya fueron desarrolladas en el 6º Capítulo de “El
mundo planetario y el Hombre”. Para estas, lo arriba descripto, no es importante, porque el Sol
y la Luna forman juntos un planeta dividido en polaridades.

Trígono
Si bien es favorable, demostraremos que también aquí persisten ciertas restricciones. A
través del trígono de dos planetas se reflejará otro punto más del zodíaco, con el cual se forma
el triángulo, del que el aspecto recibió su nombre. El triángulo de lados iguales fue desde antaño
la expresión simbólica de la perfección, que en este caso se expresa a través del hecho de que
en las tres esquinas se encuentran las tres modalidades de la misma cualidad elemental
formando una unidad. De manera que podemos hablar de un trígono de Fuego, de Aire, de Agua
y de Tierra.
En consecuencia si dos planetas se encuentran en un aspecto de 120º entre sí, estamos
ante la unidad perfecta de la cualidad en cuestión, lograda con el más alto grado de solidez. Por
fuera de esta cualidad, la solidez no existe. Esto genera una particularidad del trígono que
podemos considerar como desfavorable. Esa firmeza interna tiene efecto en un área
relativamente pequeña, de manera que la salida de esa zona de seguridad lo hace parecer más
inseguro de lo que sería si no tuviese dicho trígono. Debería advertírsele al nativo: permanece el
mayor tiempo posible dentro de los límites de tu fortaleza, y no te pierdas tratando de
abandonarla intencionalmente.

Trígono de Fuego
Otorga solidez y cohesión en el área de la moral o la voluntad. Son personas con una fuerte
voluntad, tanto sea para el bien como para el mal, pero en todo caso actúan completamente
convencidas, y con la fuerza interior de su voluntad tratan de cumplir con su ley moral y de
justificar su fe.

Trígono de Aire
La firmeza no es de carácter moral, sino intelectual. Por eso no puede hablarse de fidelidad
a la convicción, sino de la seguridad interna mientras se trate de algo que se pueda comprobar

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


201
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

intelectualmente. Pero la consistencia que le otorga al nativo, se pierde inmediatamente si sale


de esta área para ocuparse por ejemplo del área moral o psíquico. Entonces los veremos dudar y
vacilar, más inseguros de lo que serían si no tuvieran este trígono.

Trígono de Agua
Algo similar vale aquí. Los nativos se sienten como en casa cuando dependen de lo
emocional. Lo emotivo, la alegría y el dolor son los verdaderos factores con los que pueden y
desean vivir.

Trígono de Tierra
Permite al ser humano ver y encontrar su elemento de vida real únicamente en su trabajo.
Solo a través del trabajo físico puede sentirse como en su casa y seguro en su interior.
Ahora bien, todo esto deja traslucir el lado sombrío del trígono. Consiste esencialmente en
el hecho de que por un lado la fuga del puerto seguro permite que la persona parezca más
insegura de lo que sería sin ese trígono, y por otro, que el margen de desarrollo dentro de un
trígono es relativamente pequeño ya que desaparecen los provechosos castigos dados a través
de la oposición o la cuadratura.
Un horóscopo así solo puede arrancarse de la pereza de su cohesión interna a través de
oposiciones o cuadraturas que estén al mismo tiempo relacionadas con los trígonos. Atendiendo
al interés de un intenso proceso evolutivo, aún más deseable que tener un lugar tranquilo dentro
del horóscopo, es tener simultáneamente al menos una oposición o una cuadratura que se sume
al trígono existente. Especialmente cuando uno de los dos planetas es afectado al mismo tiempo
por un aspecto tan “desfavorable”, el trígono entra en oscilaciones más vivaces que inician un
desarrollo más intenso.
La seguridad que otorga el aspecto de trígono, se fortalece en ocasión de un “gran trino”,
en el que participan tres planetas. En este caso, especialmente los trígonos entre el Sol, Saturno
y Júpiter o el Sol, la Luna y Júpiter o Saturno, traen consigo esa seguridad de estar bajo una
Guía Superior.

Sextil
Con el sextil se conforma un hexágono. Es un aspecto más suave que el trígono ya que no
existe la limitación de una sola cualidad, pero sí dos cualidades que pertenecen al grupo
masculino (Fuego-Aire) o al grupo femenino (Tierra-Agua). De allí surge cierta relación con el
aspecto de oposición que dormita en cada sextil, pero con un efecto más favorable, ya que
mantiene abierta la posibilidad de una “complementación” con el signo opuesto.
Lo que diferencia al sextil del trígono es en primer lugar, una menor seguridad; sin
embargo la inseguridad que aparece al abandonar una cualidad no se limita al trígono. El sextil
se parece a un pasaporte para atravesar la mitad del Zodíaco, mientras que el trígono a un
pasaporte para atravesar un cuarto del Zodíaco. Si tenemos en un horóscopo el Sol en Cáncer y

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


202
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Urano en Escorpio, el efecto sobre el nativo es que vivirá de manera más inactiva que cuando el
Sol recibe el sextil de Urano en Virgo, en cuyo caso también Capricornio tendrá unas palabras
que decir.

Semisextil
Como efecto del reflejo se forma un dodecágono, que presagia la exactitud del aspecto en
todos los signos del zodíaco. Podría considerarse un aspecto indiferente y convenir que carece
de significado. Pero una corta reflexión muestra que esta aparente indiferencia manifiesta
también un lado positivo cuya importancia es aún más grande, que lo que se observa a primera
vista. Es –y esto no puede ser pasado por alto– un elemento de conciliación, de ajuste de las
dificultades implícitas de las demás configuraciones. Cada semisextil da al nativo la capacidad de
amigarse con el sabor amargo que ha dejado tras de sí el saborear aspectos menos favorables.
De manera que podría compararse el semisextil con el ingrediente que los médicos agregaban a
un remedio amargo para hacerlo más agradable, y al que por eso llamaban “el buen corrector”.
Este efecto será especialmente sentido cuando el semisextil se acopla a otro aspecto.
Entonces una cuadratura se expande a un trígono o se estrecha a un sextil. Se agranda un sextil
a una cuadratura, un trígono toma la forma de un quincuncio o una oposición la de un
quincuncio, etc.
Si los dos planetas que forman un semisextil tienen una categoría zodiacal o mundana
especial, se les debe prestar especial atención. Por ejemplo: Sol en Leo con Luna en Cáncer,
Mercurio en Géminis con Venus en Tauro, Marte en Escorpio y Sol en Libra (categoría negativa) o
Saturno en Capricornio y Júpiter en Sagitario, etc.

Quincuncio
Puede ser mirado como el inverso del semisextil. También por medio del reflejo del
quincuncio serán iluminados los doce signos del zodíaco. Para que este proceso se cumpla, en
tanto el semisextil lo hace a través de un ritmo que va por todo el zodíaco de un signo al otro, el
quincuncio debe recorrer el círculo zodiacal cinco veces para poder regresar de nuevo al punto
de partida. Podríamos comparar la secuencia de los signos bajo el dominio del semisextil con la
secuencia cromática de las notas en la música; al quincuncio lo relacionamos con la secuencia
de tonos en un cuarto compás que sólo se cierra de nuevo después pasar cinco octavas.
Si intentamos esclarecer la diferencia entre el semisextil y el quincuncio por medio de un
diseño geométrico, al primero corresponde el dodecágono inscrito en el zodíaco y al último la
estrella de doce puntas. Por consiguiente, a través de la vida el quincuncio “cruza” el círculo
hacia delante cinco veces, en tanto el semisextil no lo hace. Es por eso que consideramos al
quincuncio, así como a la sesquicuadratura como aspectos “trascendentes”. De manera que el
quincuncio es un aspecto de largo alcance. Está latente en él un llamamiento a un mayor
desarrollo para ampliar la esfera de influencia. Por eso se puede suponer que su efecto se hará
notar en forma gradual a lo largo de la vida.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


203
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Si seguimos el curso de las líneas de cruce de la estrella de doce puntas en ambas


direcciones -la de los signo o a la inversa- llegamos partiendo de Aries a la siguiente serie:
Aries, Virgo, Acuario, Cáncer, Sagitario, Tauro, Libra, Piscis, Leo, Capricornio, Géminis, Escorpio
y nuevamente Aries; la serie también puede invertirse.
Si ponemos en lugar de los signos los planetas regentes, se da la siguiente serie: Marte-
Plutón, Mercurio, Saturno-Urano, Sol, Júpiter-Neptuno, Venus, Venus, Júpiter-Neptuno, Luna,
Saturno-Urano, Mercurio, Marte-Plutón, y a la inversa.
Se supone que un quincuncio entre dos planetas que están adyacentes en esta serie, se lo
puede estimar especialmente efectivo. En cambio se puede considerar como más o menos
inactivo un quincuncio entre Luna y Marte, o Mercurio y Júpiter, es decir Neptuno, o Venus y
Urano, es decir Saturno, Sol y Marte, es decir Plutón.
¿Qué importancia debe darse a este aspecto en un horóscopo particular? La clave más
importante para la evaluación radica en reconocer que el quincuncio de los planetas
correspondientes y de los signos en los que están emplazados, debe ser tomado como una
oportunidad de seguir avanzando en la evolución en la dirección dada por el quincuncio.
Difícilmente podrá trabajarse exitosamente este aspecto antes de alcanzar la madurez mental y
moral.
Un ejemplo para esclarecer esto. En un horóscopo el Sol está en 15º de Leo y la Luna en
15º de Capricornio. Estamos tratando con una persona con una predisposición al eudemonismo
(*). La felicidad es el primer deber del hombre. El despliegue ulterior de esa disposición conduce
a Géminis, es decir, a una encrucijada. Debe tomarse la decisión de llevar a cabo el egoísmo
estrecho de miras o la idea de felicidad de los demás a través de una vida llena de un optimismo
invencible. Esta decisión es especialmente importante puesto que el siguiente signo es Escorpio,
que ya está pujando por el despliegue del poder espiritual. Sin embargo partiendo de Leo, el
reflejo complementario conduce hacia Piscis, que directamente transforma la expansión de la
alegría en una misión sagrada.
Eudemonismo: justificación de todo aquello que sirve para alcanzar la felicidad.(N de T)
En cada caso se ha de considerar el cuadro total del horóscopo y al menos las casas que se
ven afectadas directamente por el aspecto. Durante la interpretación del quincuncio puede surgir
la idea de que este aspecto trasciende los límites normales de una existencia hacia un futuro
que no ha de cumplirse en la vida terrenal, pero que irradia la luz de un faro lejano.

Semicuadratura y su inversión trascendental,


la Sesquicuadratura
Sobre estos dos aspectos ya hablamos lo esencial. Demostramos cómo por de la ley de
reflejo, desde la semicuadratura se forma un octógono, y desde la sesquicuadratura, la estrella
de ocho puntas, para lo cual es necesario cruzar el zodíaco tres veces.
Como señalamos, el sello común de ambos aspectos es que en su reflejo, queda vacío uno
de los tres Gunas

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


204
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

A modo de ejemplo: si existe una semicuadratura entre Júpiter en Capricornio y Mercurio


en Acuario, por ley de reflexión ninguno podrá entrar en su propio signo. Por eso hemos
señalado la semicuadratura entre los planetas en Rajas y Tamas como la más dura.
La falta de un Guna en ambos tipos de aspecto tiene como resultado que el efecto general
es siempre insatisfactorio, de ahí que también se los haya incluido entre los aspectos
“desfavorables”.
Sextil y trígono, expandidos en un hexágono y un triángulo, captan los tres Gunas en su
totalidad y por eso son aspectos satisfactorios y armónicos. Cuadratura y oposición capta cada
una solamente un Guna y por eso son insatisfactorias.
La semicuadratura y la sesquicuadratura captan solamente dos Gunas cada una. Si falta
Sattwa, entonces Rajas y Tamas, sin el componente compensatorio de la función de Sattwa,
cuando no están enemistados, son ajenos el uno al otro. Si falta Rajas, a la tendencia
compensatoria de Sattwa le falta el motivo principal. Si falta Tamas, la intranquilidad es mayor
porque falta el verdadero centro de gravedad, de manera que la tensión interna nunca se
detiene.
Por ejemplo: una semicuadratura entre Marte en Piscis (Sattwa) y Venus en Aries (Raja),
generará conflictos que nunca se detienen y que requieren un ajuste una y otra vez, en cada
ocasión. Si Venus está en Aries y Marte en Géminis, sucede algo similar con la modificación
originada en el cambio de Géminis en lugar de Piscis.
Pero si Venus está en Aries y Marte en Acuario, falta Sattwa, entonces el efecto jamás será
totalmente experimentado en la realidad, más bien permanece detrás de lo real como una
simple predisposición, como si se esperara un conflicto que en verdad nunca se presentará.
Estos son sólo sugerencias, que en cada caso concreto deben ser evaluadas nuevamente.
Para la sesquicuadratura vale algo similar. ¿Pero cuál es la diferencia en el efecto de ambos
aspectos? Visto geométricamente es la diferencia entre el octógono y la estrella de ocho puntas.
En contraste con la semicuadratura, la sesquicuadratura contiene implícita la idea, cuando no
directamente la exigencia de una evolución posterior que abarca tres etapas consecutivas del
desarrollo o una travesía triple por el zodíaco antes de llegar a una conclusión armoniosa, que si
bien se puede alcanzar nunca será completa debido a la falta de uno de los miembros de la
trinidad. Por lo tanto, en la interpretación de este aspecto no puede ignorarse en cuál de los tres
períodos de vida se encuentra el nativo, tal como fueron descriptos oportunamente durante el
análisis de la función de Urano.

Quintil
Algunos astrólogos le dan especial importancia. Es un aspecto de 72º, es decir la quinta
parte del círculo. Se lo incluye entre los aspectos favorables. Una corta reflexión nos ayudará a
expresar algo sobre el mismo. Se representa de dos formas: como un círculo con un pentágono
regular inscrito o como un círculo con una estrella de cinco puntas. Sobre la última figura ya
hablamos extensamente en “Fundamentos generales”. Es conocida bajo el nombre de “signo del
microcosmos”, cuya característica principal es la relación de la consciencia aislada en sí misma

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


205
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

con la consciencia universal. Por lo tanto podemos esperar que el quintil conlleve a una auto-
restricción que se asemeja al esfuerzo por obtener un punto fijo, un trampolín para toda
evolución posterior dentro de los límites fijados por esa restricción.
Si consideramos que a través de las líneas se afectan cinco de los doce signos mientras
siete permanecen sin tocar, queda claro que de estos cinco signos, dos pertenecerán al mismo
elemento, de manera que una cualidad recibe la supremacía sobre las otras.
De los Gunas siempre serán dos los que recibirán esta entonación más fuerte, mientras que
el tercero permanece en minoría.
Con esta observación abandonamos el área de los aspectos zodiacales. Su importancia
requiere de los astrólogos un alto grado de comprensión del alma humana, de la interacción de
todas las disposiciones arraigadas en cada horóscopo particular, así como de las posibilidades de
un desarrollo posterior. En la medida en que el astrólogo viva gradualmente su propio
horóscopo, sabrá cómo abandonar la chata diferenciación entre aspectos buenos y malos.
Aprenderá en cada caso a comprender la música particular, la armonía de las notas y los acordes
de los cuerpos celestes del nacimiento; ellos le hablan en tanto su oído esté abierto a esta
música.
Así cada horóscopo puede parecerse a un libro de información que se le dio al nativo para
aprender en cada fase de la vida a comprenderse mejor a sí mismo y al mundo circundante.
Cuanto más ha madurado durante el transcurso de la existencia más preguntas podrá
responderle, y finalmente podrá enseñarle a comprender el pasado desde el futuro, ese pasado
que parecía a menudo sin sentido mientras se estaba parado dentro de él.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


206
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

23ª Conferencia
El aspecto paralelo y planetas
retrógrados
El aspecto de paralelo no pertenece a la serie de aspectos zodiacales observados hasta
ahora. No depende de la posición angular de los lugares geocéntricos de los planetas sobre la
eclíptica. Este aspecto está basado en la rotación de la Tierra sobre su propio eje, y por lo tanto,
con el Ecuador.
Se entiende como paralelo entre dos o más planetas a la coincidencia de sus declinaciones,
es decir de sus distancias respecto del Ecuador, sea al norte o al sur del mismo.
En el 2º capítulo de este libro ya fueron desarrolladas las condiciones astronómicas que
fundamentan este aspecto.
Recordemos que la característica esencial de este aspecto es que los planetas se relacionan
por la igualdad del arco que ambos deben recorrer entre el amanecer y el atardecer respectivos.
Esto tiene validez en caso en el que ambos planetas se encuentren en el mismo lado del
Ecuador.
Si ambos planetas tienen la misma declinación, pero en lados contrarios, uno de los dos
arcos es el complemento del otro formando un círculo completo. En otras palabras: si el tiempo
entre el amanecer y el ocaso de uno de los planetas es = x, entonces el del otro es = 24 - x.
Pero el paralelismo entre los dos casos puede encontrarse en el hecho de que ambos arcos
cambian inmediatamente sus valores cuando el observador cambia su lugar de un hemisferio
terrestre hacía el otro, en el mismo grado de latitud.
Aparentemente el aspecto de paralelo es totalmente independiente de la eclíptica ya que se
refiere solamente a la rotación de la Tierra. Pero es así solamente en apariencia. Porque aunque
el aspecto pueda ser independiente del movimiento de la Tierra alrededor del Sol, este hecho no
puede ser excluido de la realidad. Sobre todo si la causa de los diferentes arcos diurnos y
nocturnos es siempre la inclinación del eje terrestre respecto de la eclíptica u órbita de la Tierra.
Al proyectar cada planeta sobre la eclíptica, se ubicarán “en paralelo” los que tienen la
misma declinación. Sin tener en cuenta que el punto Aries y Libra comparten la declinación 0º, y
que el punto Cáncer y Capricornio comparten la declinación de 23º 30', existen entre estos
valores, cuatro puntos en la eclíptica con igual declinación, que tal vez cumplen con los
requisitos para ser señalados como cuatro puntos especiales que pueden tomar
simultáneamente la forma de los aspectos zodiacales. Son los siguientes:
1. Declinación 11º 29´. Correspondiente a los puntos eclípticos 00º Tauro, Escorpio, Virgo,
Piscis.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


207
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

2. Declinación 16º 21´. Correspondiente a los puntos eclípticos 15º Tauro, Escorpio, Acuario,
Leo.
3. Declinación 20º 10´. Correspondiente a los puntos eclípticos: 00º Sagitario, Géminis,
Acuario, Leo.
El caso 2 crea cuadraturas, subrayando con especial intensidad la modalidad de Tamas, y
es especialmente resistente.
Los casos 1 y 3 crean sextiles y trígonos de manera que deben verse como suaves y
favorables.
En todos los casos existe (lo que vale en realidad para todas las declinaciones) una
oposición tácita como característica esencial del aspecto del paralelo en sí mismo.
¿Cuál el efecto esencial de paralelo? Radica en el hecho de que ambos planetas corren en
forma paralela, y que uno siendo el acompañante inseparable del otro, representa en cierta
medida su sombra o su reflejo. Por eso ninguna de las características de los distintos signos
zodiacales en los que se encuentran los planetas, pasa hacia la relación paralela, sino que son
los planetas con sus características más puras los que pasan a formar parte del contacto. Ambas
fuerzas planetarias se mezclan como los colores en una batidora; permanentemente se colorea
un planeta en el otro, y esta mezcla de tonalidades permanecerá inalterable mientras el
horóscopo siga en vigor. En este hecho radica una diferencia esencial con la conjunción, en la
cual tiene suma importancia el signo en el que se realiza, así como las capacidades y debilidades
que manifiestan los planetas respectivos por estar localizados en un signo determinado.
Es valioso el ejemplo de la mezcla de colores para explicar lo que entra al horóscopo a
través del aspecto de paralelo, ya que cada planeta se presentará siempre en todas las
relaciones astrológicas posibles, con esa mezcla de tonos.

¿Cuál es el componente que nace de cada


planeta en paralelo?
El Sol otorga un sentimiento de tranquilidad, de afirmación de la vida y del poder, con una
fuerte acentuación del Yo.
La Luna le otorga a su partenaire la predisposición hereditaria como el terreno de
resonancia más firme.
Mercurio es de máxima ayuda para el conocimiento y conciencia de la función del
partenaire en el ser humano.
Venus extrae de cada planeta al cual se asocia a través del paralelo, lo mejor y lo más
bello.
Marte fortalece al partenaire con su energía e incrementa su capacidad de resistencia.
Júpiter complace a su partenaire con la consciencia del sí mismo, orgullo, sentimiento de
poder y sobre todo con un optimismo exitoso.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


208
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Saturno paraliza la fuerza de su partenaire, lo oscurece y le otorga una molesta auto-crítica


y sentimiento de minusvalía.
Urano intensifica el efecto de cada planeta y le recuerda además mantener su esencia.
Neptuno lo despersonaliza, lo vuelve generoso y lo abre pasivamente a toda influencia.
Ahora nos enfocaremos en cada paralelo y los caracterizaremos con palabras claves.
SOL en paralelo con:
Luna. Fuerte determinación de carácter, la primera y la segunda naturaleza se balancean
mutuamente.
Mercurio. El pensamiento siempre acompaña la dirección fundamental de la voluntad sin
entrar en contradicción con ella. No hay tendencia a la auto-crítica.
Venus. También hay una falta de auto-crítica; auto-complacencia, se espera la máxima
felicidad, absoluto optimismo.
Marte. Fuerte firmeza del carácter y energía -sea para bien o para mal-, conducta
dominante acompañada con un coraje ingenuo.
Júpiter. Auto-confianza, orgullo, rectitud, alto concepto del propio valor, está seguro de su
victoria.
Saturno. Seriedad, dureza de carácter, no toma nada con ligeraza, trabajador, responsable.
Urano. Incansable, revolucionario, tendencia a confrontar, buscador de sí mismo.
Neptuno. Atemporal, creyente, sin tradiciones, en contra de los prejuicios, carente de
concentración, más allá del bien y del mal.

Luna en paralelo con:


Mercurio. Intelectualidad dominante, predisposición a convertirse a sí mismo en un
traductor de todas las experiencias, lógico y crítico, un dominio fino del idioma como medio de
expresión.
Venus. Espíritu bello, tendencia a la ternura, necesitado de afecto, mimoso, sentimental.
Marte. Descontrolado, pasional, irritable, con pocas inhibiciones morales.
Júpiter. Confianza ingenua en el éxito de la propia personalidad y su efecto sobre los
demás.
Saturno. Sentimiento de cargar con la propia personalidad y la herencia.
Urano. Sobre-tensionado por las exigencias hacia sí mismo y los demás e inquieto por eso,
ama la intranquilidad.
Neptuno. Antena psíquica ante cada influencia, clarividencia atávica.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


209
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Mercurio en paralelo con:


Venus. Disposición armónica, une lo emocional con lo intelectual sin contradicciones, gran
equilibrio emocional y mental, sentido artístico.
Marte. Inteligencia crítica, tendencia a convertirla en fundamento de todas las energías
prácticas. Especulación elaborada.
Júpiter. Confianza en la fuerza de la propia razón. La fe y la razón se sostienen
mutuamente.
Saturno. Serio y sistemático. Tendencia a pensar las consecuencias más extremas; es
especulativo, auto-torturante, desconfiado.
Nota: falta en el original Urano.
Neptuno. Crédulo y supersticioso, rechaza la lógica.

Venus en paralelo con:


Marte. Gran vivacidad e interés en lo creativo-erótico. A menudo entrega pasional a la
práctica del arte; predomina el factor emocional.
Júpiter. Abierto a la experiencia de felicidad y entrega total, tanto para dar como para
recibir.
Saturno Imposibilidad de sentir dicha por sus tendencias ascéticas, veto de consciencia,
madurez tardía en el campo erótico, mezcla de pasión y frialdad.
Urano. Tendencia al aislamiento durante la experiencia de dicha, egoísmo sentimental,
extravagancias eróticas, adicción a la aventura.
Neptuno. Soñador, anhela olvidarse de sí mismo, tendencia a la glorificación y entrega
religiosa.

Marte en paralelo con:


Júpiter. Consciente de sí mismo, predispuesto para la lucha por sus convicciones, fanático
moral, tendencia a exagerar cualquier postulado ideal.
Saturno. Frecuentes crisis de energía, intolerante frente a la debilidad, dureza excesiva en
todas las decisiones, inflexibilidad.
Urano. Energía interior tensa, tendencia a excesos, a menudo con inclinaciones auto-
destructivas.
Neptuno. Volatilidad con tendencias cambiantes, imprevisible, enigma para sí mismo y los
demás, sobre todo en lo relacionado con lo emocional y lo moral.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


210
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Júpiter en paralelo con:


Saturno. Entrega al destino sin fatalismo, sentimiento de ser guiado, consciente de su
obligación, responsable.
Urano. Fe en la propia fuerza, no quiere claudicar.
Neptuno. Religiosidad, ascetismo, digna entrega a lo superior.
SATURNO en paralelo con:
Urano. No se rinde al destino, se rebela contra él y contra los poderes superiores, complejo
de mártir o héroe, expectativa de una transformación interior y de adquirir mayores dones.
Neptuno. Base mística en la vivencia de todo acontecimiento, predisposición para los
estudios ocultos y meditaciones, ajeno al “mundo”.

Urano en paralelo con:


Neptuno. Capacidad de fácil arraigo y desarraigo, su hogar no está en ningún lugar, es un
peregrino eterno, un visitante extraño en esta tierra.
La noción auxiliar clave para entender estos aspectos es que donde quiera que uno de los
planetas actúe, su propio color se mezclará con el del otro planeta. Siempre tratamos con una
estrella doble en lugar de una simple. Si por ejemplo existe en un horóscopo un paralelo
Marte/Júpiter, no existe en ese mapa un efecto puro de Júpiter o Marte. Siempre el color de
Júpiter acompañará a Marte y el color de Marte acompañará a Júpiter.
Pero también puede existir una relación paralela entre un planeta y un punto eclíptico
determinado. Aquí se observará principalmente el Ascendente y el MC. También pensaremos el
caso de que uno de estos puntos comparta con un planeta la declinación de 12º, 16º o 20º. A
este aspecto se le da la misma particular importancia.
Si buscáramos una fórmula que ayude a comprender el sentido de estos paralelos, nos
podría guiar la siguiente consideración.
El Ascendente está en la línea limítrofe entre herencia y libertad. Desde la 12ª a la 7ª casa
la lucha por la recuperación de la libertad estará significativamente unida al rol del planeta, al
que se le adjudicó llevar adelante la lucha por la supervivencia en el ámbito de vida -o casa- que
ocupa. Ni siquiera intentaremos un análisis general de todos los casos posibles -no menos de
108 combinaciones-. Sin embargo un ejemplo puede mostrar cómo imaginar una interpretación
en cada caso particular.
Observaremos un horóscopo, que servirá de ejemplo. (N. de T: utiliza su propio tema).
El Ascendente está en 04º de Cáncer, cerca del solsticio. Por lo tanto se reduce el número
de posibles combinaciones, ya que los planetas con tan alto valor de declinación solamente
pueden encontrarse cercanos al eje Cáncer-Capricornio, es decir en Cáncer o Géminis, Sagitario
o Capricornio. De manera que se observarán solamente cuatro casas: 1ª y 12ª, 6ª y 7ª. Esto
suma solamente 36 casos diferentes. Siempre deberá pensarse que también el Descendente

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


211
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

-que de hecho se encuentra en paralelo con el Ascendente- está involucrado en el complejo total
de esta configuración. El Descendente también se encuentra en el límite entre herencia y
libertad, pero lo crucial es que la esperanza en el éxito de esa lucha por la vida choca con las
restricciones que impone el medio ambiente.
En el caso mencionado encontramos a Mercurio en 1ª Casa, la Luna en 12ª y Marte en 7ª,
en paralelo con el Ascendente. Analicemos estos componentes.
Marte paralelo al Ascendente y Descendente. En las expresiones provenientes de su deseo
de libertad, el nativo continuamente choca con reacciones hostiles -reales o imaginarias- que
dificultan su lucha por la vida y amenazan con convertirlo en un rebelde contra el entorno.
Mercurio -en unión con Marte-. Odio, cuando no desprecio, por lo ilógico e inútil. Economía
moderada y austeridad. Ataques de avaricia.
Luna. Movedizo, de fácil adaptación. Asociada con Mercurio: aparente flexibilidad,
reservada defensa en la lucha de la vida. Pasividad irritable, gran agilidad mental.
Algunas palabras sobre los paralelos al MC e IC. Si los paralelos al Ascendente y
Descendente son decisivos para la lucha interna por la vida, estos otros paralelos son decisivos
para la lucha externa y sus durezas, en las que se prueban el carácter y la voluntad de vida.
Paralelos con Júpiter, el Sol y Venus elevarán la confianza en la propia fuerza o la gracia del
destino y con ello atraer éxitos. Saturno retrasa y dificulta; la preocupación rodea al nativo y no
lo deja en paz. Marte y Urano se ocupan de que nunca se llegue a estar tranquilo. Neptuno lo
convierte en un preso de sus ensoñaciones y especialmente susceptible hacia todo lo irreal. La
fantasía falsifica la realidad, el sueño diurno es más vivo que el nocturno y crea toda clase de
sustitutos que ayudan a evitar, en lo posible, la lucha externa.

Planetas retrógrados
Cerramos las enseñanzas sobre los aspectos. Aunque todavía queremos muy rápidamente,
reflexionar sobre algunos hechos astrológicos que desde antaño recibieron gran atención. En
primer lugar la retrogradación de los planetas, luego la importancia de los puntos nodales de la
Luna y finalmente el Parte de Fortuna.
Todos los planetas -con excepción del Sol y la Luna- manifiestan cada tanto un movimiento
retrógrado, es decir, que van en contra del orden de los signos. Dentro del movimiento normal
los planetas muestran también ciertas oscilaciones: cada tanto adquieren una velocidad máxima
y cada tanto una velocidad mínima, denominada “estacionamiento”. Ahí cambia de dirección
hasta alcanzar poco a poco nuevamente un máximo de velocidad, una vez lograda vuelve
lentamente al estado estacionario, tras lo cual retoma el sentido directo.
El hecho de que los planetas mostraran este extraño vaivén en su movimiento era
inquietante, especialmente en los tiempo en los aún se mantenía el punto de vista geocéntrico.
Desde el punto de vista heliocéntrico no existe ninguna dificultad para esclarecer este
extraño movimiento. La antigüedad, cuyo representante principal era el famoso astrónomo y
astrólogo Ptolomeo que sostenía el punto de vista geocéntrico, nos legó la complicada pero

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


212
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

sumamente enriquecedora hipótesis de los “epiciclos”. No es este el lugar para adentrarnos en


las líneas de pensamiento fundamentales de esta hipótesis, a través de las cuales se tendría que
explicar no solamente la retrogradación, sino especialmente el movimiento de la Luna.
El sistema de Copérnico pone fin a todas estas especulaciones cuya idea principal era que
los planetas describían una trayectoria circular alrededor de la Tierra, mientras que el centro de
este círculo se iba alejando hacia otro círculo (secundario). De acuerdo con las observaciones de
hoy no existe un movimiento realmente retrógrado de los planetas.
Lo que nos muestra el sistema heliocéntrico es que todos los planetas, incluida la Tierra,
circundan al Sol en la misma dirección, de este a oeste, en la que ocurre la rotación del eje de
nuestro planeta y fue precisamente esta circunstancia la que llevó a Kant y a sus
contemporáneos a adoptar la idea de que todos los planetas son partes expulsadas del Sol, que
a su vez rota alrededor de su eje en la misma dirección. En otras palabras: para un observador
que por ejemplo, tuviera el punto de vista del Sol, solamente existiría el movimiento directo de
los planetas. La única excepción sería la Luna, que para dicho observador, aparecería en forma
retrógrada por un lapso de dos semanas de cada mes terrestre
Volviendo al observador terrestre, preguntémonos cómo se produce esta retrogradación
aparente. Diferenciemos dos grupos de planetas: los interiores, Mercurio y Venus, y los
exteriores Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Para cada uno de los grupos, la
causa de su aparente y temporal, retrogradación es diferente.
Los planetas interiores -Mercurio y Venus- tienen un tiempo de recorrido bastante más
breve que el de la Tierra, y su movimiento aparece retrógrado cuando se encuentran en un
punto de su órbita en donde el Sol está entre estos y la Tierra, de manera que la parte de esta
órbita que está por detrás del Sol, aparenta una retrogradación. Dicho de otra manera, si se
observase desde el Sol, se trata de una oposición entre estos planetas y la Tierra. Siempre que
el Sol se encuentre entre uno de los planetas interiores y la Tierra, existe una retrogradación.
Pero no solamente cuando la oposición es exacta sino con un cierto “orbe”, al que se debe
prestar atención, dado que el grado más alto de la retrogradación se alcanza en el momento en
el que la oposición se hace exacta.
Distinto es el caso con los planetas exteriores. Siempre va a producirse la aparente
retrogradación, cuando la Tierra se encuentre entre el Sol y el respectivo planeta, de modo que
éste está en oposición con el Sol. Todo planeta en oposición al Sol está retrogrado. La
retrogradación no solamente está condicionada a la oposición exacta entre el Sol y un planeta,
sino que también existe un cierto orbe, que será más amplio, cuanto más alejado está el planeta
del Sol. Es más pequeño para Marte, alcanzando más o menos 30º en más o en menos, de
manera que son posibles quincuncios entre Marte retrógrado y el Sol. El orbe de la
retrogradación para Júpiter, puede alcanzar hasta los trígonos al Sol. Para Saturno esta posición
puede ser superada y para Urano y Neptuno puede llegar casi hasta la cuadratura. Sin embargo
es imposible un sextil entre el Sol y un planeta retrógrado.
Esto demuestra que la interpretación de que un planeta retrógrado actúa
desfavorablemente puede ser comprensible, principalmente porque la retrogradación coincide
con el más alto grado de oposición al Sol. ¿Qué significa la retrogradación como tal?

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


213
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

En tanto en el horóscopo natal no puede verse más que la fotografía de una configuración
que recibe una permanencia antinatural, podría pensarse irrelevante si un planeta esta directo o
retrógrado, ya que en el cuadro momentáneo no se observa ningún tipo de movimiento. Pero
debemos mirarlo como una fase breve pero vívida de la vida cósmica e interpretar cada planeta
en la fase de movimiento que estaba.
Así se representa ahora el horóscopo natal como una fase intencionalmente detenida de un
movimiento continuo, que si utilizamos el concepto de la retrogradación, puede compararse con
la corriente de un río, en la que lo retrógrado aparece intentando ir en contra de la corriente y
detener o quebrar, dentro de su círculo, la fuerza de este río. Será así un punto del horóscopo
que parece oponerse a la corriente, que llega a ser un obstáculo para la evolución natural de la
persona o para que viva naturalmente el horóscopo. Estos planetas retrógrados obstaculizan la
tarea, apuntan a un retroceso en el desarrollo de una vida en armonía con el rádix.
Ahora aparece algo, que en conferencias previas definimos como la esencia de la oposición
en general: las dificultades que guían la atención del nativo, de manera consciente o
inconsciente, hacia un área de vida determinado y lo retienen allí. Así estos puntos con
movimiento retrógrado, se harán notar de tal forma que exigirán el desarrollo -consciente o
inconsciente- del nativo en un grado mayor que los que siguen el sentido del movimiento del río.
Reflexionemos. El planeta retrógrado viene desde un punto, aguas abajo, en el que ya
estaba antes de que el nativo naciera. ¡Vuelve desde el futuro hacia el presente y pretende ir río
arriba hacia el pasado! Es como si alguien se adelantó demasiado y tuviera que volver de nuevo
hacia atrás, al pasado, a buscar algo que se olvidó de llevar. En suma estos factores retrógrados
son recuerdos del pasado que se convertirán en momentos de retraso del desarrollo ulterior del
horóscopo. Se caracterizan por su mayor aspereza o desidia; sus efectos son más difíciles de
cambiar que los de los puntos directos. Esto es lo esencial acerca de la retrogradación.
Este punto de vista general puede utilizarse en los casos importantes para la interpretación
del horóscopo. Aparecen ciertas cuestiones que merecen atención. Primero observar lo directo y
retrógrado en todo aspecto que no sea partil, sino que aún no se ha formado o que ya se ha
pasado. La pregunta acerca de la dirección directa o retrógrada de ambos componentes juega
un rol importante, porque sólo así determinaremos si el aspecto ya se ha cumplido, o si sólo es
un anuncio que de vez en cuando se esfuerza por concretarse. En otras palabras, si forman un
aspecto aplicativo o separativo.
Si la culminación del aspecto se encuentra en el futuro, es de suponer que las energías que
se liberan corresponden al “crescendo” de la música del horóscopo, que deben tener el estado
de ánimo que se le exige al artista cuando interpreta un crescendo. Pero si el aspecto ya culminó
y está en vías de disolverse, aparecerá un estado de ánimo correspondiente al ir extinguiéndose
de su punto más alto. En general un aspecto que se disuelve encontrará al ser humano más
pacífico que el aspecto que recién se forma.
Aún hay más para considerar. El caso en el cual el aspecto existió un corto tiempo antes del
nacimiento, o sea en la vida del embrión, se disolvió y ahora tiende nuevamente a cerrarse. Le
debemos prestar especial atención ya que oculta en sí cierta intensidad de sus componentes, un
grado de permanencia en la vida y la promesa de un desarrollo posterior. Sin duda, será tener
en cuenta matices muy sutiles.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


214
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Pero existen todavía otras importantes consideraciones relacionadas con la la


retrogradación. Ante todo, cuando un planeta se pone retrógrado durante su trayecto a través
de un signo zodiacal, permanecerá en ese signo por más tiempo que si la retrogradación no
existiera. Pero esto no es válido en el caso de un planeta que retrógrada inmediatamente
después de haber entrado a un nuevo signo, retornando de nuevo al signo abandonado.
Entonces si un Marte presente en Acuario se torna retrógrado, lo caracteriza el signo de Acuario
pero la tendencia a retornar al signo de Capricornio le otorga extrañeza en su nuevo signo. Es
como si Marte se hubiera trasladado demasiado rápidamente a Acuario, antes de que pudiera
permanecer el tiempo necesario en su casa. Todavía no abandonó del todo la característica de
Capricornio. Quizás se pueda comparar con lo que en la música se llama “retardo”. Ese Marte
que ya está en Acuario, aún tiene nostalgia por Capricornio, pertenece a otro acorde musical.
Donde llegó es un cuerpo extraño, aún le falta aclimatarse.
Un caso muy diferente -casi opuesto- es pensar en el ingreso de un planeta de una casa a
otra, porque aquí la retrogradación augura un efecto casi contrapuesto.
La dirección del movimiento mundano es inversa a la dirección de los signos. Esto lleva a la
paradoja de que un planeta, cuanto más rápido es en su movimiento directo, tanto más
permanecerá en la casa en la acaba de ingresar. La Luna en promedio permanece por tiempos
más largos en una casa porque su movimiento por día es de casi 12° a 13°, incomparablemente
mayor que el movimiento de cualquier otro planeta. Por eso es que la posición mundana de la
Luna debe verse como algo de especial importancia.
A la inversa, el planeta retrógrado que ingresa en una casa tendrá el impulso a
abandonarla lo más rápidamente posible; cuanto más rápido, mayor el valor de su
retrogradación. La resultante es que la importancia mundana de un planeta retrógrado es un
poco menor. Debilitamiento beneficioso en cuanto al efecto de los “maléficos”. De acuerdo a la
importancia mundana, un Saturno retrógrado será evaluado menos desfavorablemente que un
Saturno directo.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


215
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

24ª Conferencia
Los nodos de la Luna y el Parte de la
Fortuna
Nos enfocamos ahora en un tema que juega un rol importante, tanto en las enseñanzas de
la antigua astrología como en la opinión de los nuevos astrólogos: los nodos de la Luna.
En forma similar a los cuatro ángulos del horóscopo: Ascendente, Descendente, Medio Cielo
y Fondo del Cielo, los nodos de la Luna son “puntos sensibles”, es decir que independientemente
de la posición de un planeta u otro juegan un rol esencial en la configuración del mapa por su
significación astronómica. Con el aspecto de paralelo ya aprendimos a reconocer estos puntos.
También hay factores sobre la eclíptica que no expresan directamente hechos
astronómicos, sino que deben su supuesto valor funcional a ciertas consideraciones relacionadas
con hechos astronómicos, de manera más o menos artificial. Pertenecen a ellos el “parte de
fortuna” y la serie de partes, que fueron construidos por los astrólogos. Sobre esto hablaremos
más adelante. Ahora nos ocuparemos de los nodos de la Luna.
Son los puntos de intersección entre la órbita de la Luna y la eclíptica. No es difícil imaginar
por qué son interpretados como puntos sensibles. Allí se conectan, en cierto sentido, las
energías solares y lunares. Si imaginamos que año tras año, el Sol deja su huella en la eclíptica
tornándola un campo de fuerza cargado de energías solares, entonces podemos imaginar que
también la órbita lunar representa un campo de fuerza cargado con energías lunares.
Ahora bien, estos puntos de intersección en los cuales se conectan ambas energías, serían
un asunto puramente zodiacal, si la Luna no fuera el satélite de la Tierra. De acuerdo a esto, los
nodos de la Luna representarían la base para una relación entre la órbita solar y la Tierra, así
como el Ascendente y el Descendente representan el punto de intersección entre el horizonte y
la eclíptica, y los equinoccios de Aries y Libra son el punto de intersección entre la eclíptica y el
Ecuador. Cuando ordenamos estos tres tipos de puntos sensibles en una serie, los puntos
equinocciales como también los nodos de la Luna parecen acentuar más el lado zodiacal, y el
Ascendente y Descendente más el lado mundano. Sin embargo existe una analogía notable
entre las tres categorías.
Para la interpretación astrológica de los nodos de la Luna se suma algo más específico. Y es
la valoración diferente, hasta opuesta, que se hace de estos dos puntos por la cual uno es visto
en su efecto astrológico, como favorable y el otro como desfavorable. A primera vista no resulta
claro cuál es el motivo para esta apreciación diferente, pero como debemos respetar una
tradición, nos esforzaremos por encontrar la clave para la comprensión de este hecho que en la
astrología tradicional es un dogma.
El nodo de la Luna ascendente, denominado Cabeza de Dragón, fue y es considerado
favorable, y el descendente o Cola de Dragón, desfavorable. Se denomina nodo ascendente al

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


216
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

punto en el que la Luna, avanzando desde el sur, cruza la eclíptica y nodo descendente al exacto
punto opuesto de la eclíptica. Ya esta definición trasluce que estamos tratando con puntos
virtuales de la órbita lunar. Porque si la Luna viniendo del norte, cruza nuevamente la eclíptica
alrededor de dos semanas después, entonces este nodo -ahora descendente- ya no ocupa el
lugar ascendente anterior. Independientemente de que los puntos equinocciales tienen un
movimiento constante progresivamente más lento respecto al que llamamos segundo zodíaco –
fenómeno conocido como precesión de los equinoccios- también los nodos lunares tienen cierta
precesión que es mucho más rápida. Mientras el equinoccio de primavera anualmente avanza
50” y regresa a su punto de partida después de 25000 años, el movimiento anual de los nodos
es de alrededor de 20° ½, de manera que retornan al punto de partida después de unos 18 años
y 7 meses. Período ya conocido en la antigüedad y que permitía a los astrónomos el cálculo
previo de los eclipses lunares y solares.
Atendamos a la denominación de nodo descendente. Está claro que sólo puede referirse al
hemisferio norte. Incluso en el lenguaje técnico de la astronomía se los llama “equinoccio de
primavera y otoño”, aunque estas denominaciones deberían intercambiar su significado en el
hemisferio sur.
Volvamos a la pregunta ¿cuál será la razón por la cual se consideraba -y aún se sigue
viendo así- favorable al nodo ascendente y desfavorable al descendente?
Una vez más puede tratarse inicialmente sólo de la analogía entre el nodo de la Luna
ascendente y el equinoccio de primavera al que también puede denominarse “nodo ascendente
del Sol”, en tanto se considere solamente el hemisferio norte. Y así como la primavera simboliza
el renacimiento de la vida y el otoño, un símbolo de la muerte, puede trasladarse estos
significados a ambos nodos lunares. Pero esto se contradice con que en astrología se
consideraba al 0º de Aries como favorable, y al equinoccio de otoño como desfavorable.
Quizá nos acercamos un poco más al problema, usando los extraños términos “Cabeza y
Cola de Dragón”. Es probable que estas expresiones se originaran en el hecho de que estos dos
puntos -o en su cercanía- son los lugares en la eclíptica donde se juegan acontecimientos
astronómicos que desde tiempos inmemoriales se imponen con especial insistencia a la mirada
humana y que producían miedo y terror en el corazón del hombre primitivo: los eclipses de la
Luna y el Sol, cuando se encuentran en conjunción o en oposición.
Universalmente encontramos leyendas mitológicas que interpretan estos eventos como si
un terrible dragón quisiera tragarse al Sol y a la Luna. Pero si este fuera realmente el caso,
entonces no se entiende por qué no se consideraban ambos nodos directamente como
desfavorables, o en el mejor de los casos, al ascendente como el menos desfavorable.
Sin embargo es notable que la concepción mitológica no sólo corresponda al estado
primitivo de la mente de los pueblos. Por ejemplo, encontramos algo parecido en China, en
tiempos de una avanzada civilización. Allí existió desde tiempos inmemorables la creencia de
que el eclipse solar o lunar tenían un efecto negativo sobre el reino, razón por la cual se debía
apaciguar al Sol y a la Luna con oraciones y ceremonias. Por este motivo se consideraba a los
eclipses asuntos de estado. Durante el eclipse de Sol del 4 de marzo de 1821, el enviado ruso
en China Timkowsky observó que en todos los templos de Pekín sonaban timbales y campanas,

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


217
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

los funcionarios realizaban ceremonias y la gente elevaba oraciones al cielo para que el gran
dragón no se devorara al Sol.
Esto nos acerca nuevamente a la idea de que ambos nodos lunares tienen el mismo efecto
desfavorable, pero sólo cuando el Sol y la Luna se encuentran en conjunción o en oposición.
Ahora daremos el paso que nos lleva desde la superstición a nuestra ciencia.
Recordemos de lo ya expuesto la analogía entre los equinoccios de primavera y otoño con
el Ascendente y el Descendente. Recordemos también que los nodos de la Luna son puntos en
los que se mezclan las energías de la Luna con las del Sol, por lo que podemos hablar de
factores centrales de la vida, y olvidemos lo dicho sobre los eclipses. Como en oportunidades
anteriores intentemos encontrar nuestro propio camino de pensamiento. No imaginemos el
momento en que el Sol y la Luna se encuentran en esos puntos, sino el inmediatamente anterior
en el que la Luna quiere alcanzar uno de ellos, avanzando hacia él.
Si la Luna proveniente del sur -visto desde el hemisferio norte- quiere pasar por el nodo
ahora “ascendente”, tomará un puesto más alto en el firmamento que el que tuvo hasta
entonces. Dicho de otra manera, se elevará por encima del horizonte, aún cuando este nodo
lunar ascendente esté por debajo del horizonte en el horóscopo de nacimiento. Cuando la Luna
quiere pasar por el nodo descendente, ocurrirá lo contrario.
La Luna es el símbolo de nuestra segunda naturaleza, del Yo heredado, es decir de las
capacidades y talentos heredados, de las discapacidades y aversiones recibidos por herencia.
Entonces el nodo de Luna ascendente podría ser el punto en el que se hace significativamente
evidente que la Luna que allí llega se esforzará por llevar al éxito todas estas capacidades
hereditarias, mientras que en el punto opuesto generará la tendencia a no desarrollar más estas
tendencias, sino a huir con ellas de la fuerza del Sol.
Esta idea puede aclararse si observamos la analogía entre ambos nodos y los equinoccios
de primavera y otoño. Cuando el Sol alcanza el equinoccio de primavera, será primavera para el
hemisferio norte, cuando pasa por el equinoccio de otoño, será otoño. En primavera se avivarán
en el mundo exterior las esperanzas de proliferación de la vida; en otoño es a la inversa, allí la
mirada del ser humano se dirige hacia el interior. El nodo de la Luna ascendente equivale -en la
naturaleza lunar- al equinoccio de primavera. Es ahí donde surgen las alegres esperanzas de
expandir la segunda naturaleza. El nodo de la Luna descendente es el equinoccio de otoño de la
naturaleza lunar y presenta la tendencia contraria: ninguna alegre esperanza de expandir la
segunda naturaleza, ni de convertirla en la primera, la naturaleza lunar esconde su rostro de la
luz del Sol.
Este puede ser uno de los motivos por los que el nodo ascendente era considerado
favorable y el descendente, desfavorable; porque al nativo por un lado se le facilita la unión
armónica entre la naturaleza solar y la lunar, y por el otro lado, se le dificulta. Si tenemos en
cuenta también que lo que distingue astronómicamente al nodo ascendente de la Luna del
descendente es la relación que tienen con el norte y el sur, entonces incluso esta idea se
sostiene aunque el nodo de la Luna ascendente se encuentre al sur o al norte del Ecuador.
Si el nodo ascendente se encuentra entre Aries y Virgo, sus efectos son más favorables que
entre Libra y Piscis. Por el contrario, se debilita el efecto desfavorable del nodo lunar
descendente entre Aries y Virgo y lo contrario entre Libra y Piscis. Aquí se fortalece el efecto

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


218
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

desfavorable del nodo descendente y se debilita lo favorable del nodo ascendente. También debe
pensarse que la relación proporcional entre ambos nodos de la Luna no es la misma en todos los
signos. La desproporción entre ellos puede llegar a ser menor en la cercanía de los equinoccios,
y mayor aproximándose a los solsticios.
De acuerdo a la antigua tradición el nodo de la Luna ascendente tiene su lugar de
exaltación en Géminis y su exilio en Sagitario.
Resumiendo: el nodo ascendente de la Luna otorga confianza en las fuerzas de la
naturaleza lunar y en su capacidad para conectarse con las fuerzas del Sol en un diseño
armónico de las energías de vida. El nodo descendente de la Luna niega esta confianza y
dificulta la armonización en cualquier relación.
Ahora la tarea es aplicar esta visión general a la vida misma, tal como nos señala el camino
de la astrología.
Pero antes debemos puntualizar que lo anteriormente descripto sólo es válido para el
hemisferio norte. Para el hemisferio sur es lo contrario. De allí se deduce que alrededor del
Ecuador hay una zona de indiferencia dentro de la cual podemos asumir que pierde su
importancia la oposición de los nodos de la Luna y que ésta crece a medida que aumenta esa
distancia.
La primera especificación de este principio general surgirá cuando pongamos a los nodos en
relación con el campo de fuerza de la casa en la cual se localizan.

Nodo ascendente en 1ª Casa


las personas esperan alcanzar la felicidad como consecuencia de su desarrollo personal. Al
mismo tiempo el nodo descendente en la 7ª, debilita la perspectiva de alcanzar la dicha
experimentando completamente la propia personalidad. Se espera alcanzar la felicidad a través
de la relación con otra persona, la consideración por sus intereses y la libre expansión de su
personalidad, inhiben los propios.

Nodo ascendente en 7ª Casa


encontraremos personas que cuando están solas miran la vida con un cierto temor.
Personas que necesitan de un sostén y que reviven de inmediato en cuanto vuelven a
relacionarse con un ser humano que las consuela y ayuda a enfrentar la vida.

Nodo ascendente en 2ª Casa


alto nivel de confianza en las capacidades congénitas, que el nativo desea que
permanezcan siempre en su “activo”. La esperanza de vida experimentará un duro deterioro
cuando el destino comienza a sacudir el acervo material, intelectual o psíquico. Cualquier
cambio interno, o un cambio en general, se siente en una forma tan desdichada y dolorosa que
opaca cualquier esperanza o alegría en la vida.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


219
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Nodo ascendente en 8ª Casa


son personas entusiastas que viven de acuerdo a su esencia recién cuando sienten que su
corazón no está pendiente de cualquier cosa que pudiera perjudicar su ritmo de vida, y a
quienes les resulta difícil de soportar el sentimiento de arraigo.
Nodo ascendente en 3ª Casa
el nativo encontrará alegría en la vida social y comunitaria. Disfrutará del proceso de
desarrollo junto a otros y será infeliz si debe andar su camino sin compañía. Al mismo tiempo,
mira al que goza de la socialización como la permanente protección contra la compulsiva
necesidad de alcanzar un conocimiento más profundo de sí mismo.

Nodo ascendente en 9ª Casa


es un filósofo innato, su vida está marcada porque dirige su esperanza, su alegría y su
fuerza interior a perfeccionarse y a tratar mentalmente de profundizar cada vez más, mientras
que la compulsión a la socialización lo hace infeliz en toda circunstancia.

Nodo ascendente en 4ª Casa


desvía la alegría vital de los caminos que conduzcan a la vida social o pública. El nativo
desea pasar la vida en un círculo estrecho, si es posible inadvertido, y sobre todo sin que lo
moleste ningún extraño. Le resulta más satisfactorio evolucionar en un círculo emocional e
intelectualmente afín, donde se esconde de la opinión pública hostil.

Nodo ascendente en 10ª Casa


insta al ser humano a discursear, a trabajar más allá de sí mismo y a involucrarse con el
medio ambiente en el cual él mismo es activo, creativo, luchador y quizá un elemento
dominante. En cambio siente como una traba desagradable la sujeción a la casa y la familia.
Siempre está dispuesto a sacrificar las relaciones dentro de un círculo pequeño de personas para
entregarse al círculo más amplio.

Nodo ascendente en 5ª Casa


el nativo sólo será feliz cuando puede demostrar su poder mental, ya sea en el amor o en
otras relaciones de la casa. Existe una absoluta confianza en su poder y su éxito en este campo.
Esta predisposición es desfavorable para los requisitos de la amistad. Aunque se reciba y se de
amor gustosamente, las obligaciones de la amistad resultan desagradables. En ese campo sólo
tomará aquello que se asemeja a una compleja aventura erótica.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


220
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Nodo ascendente en 11ª Casa


la amistad es una fuerte necesidad ya desde la juventud: sin ella la vida estaría vacía y sin
sentido, y sobre todo sería desdichada. En contraste surge la desesperanza y el temor en
relación a la experiencia amorosa.

Nodo ascendente en 6ª Casa


indomable impulso de libertad y un permanente temor por la propia salud, puesto que
cualquier deterioro de la misma representa una limitación de la libertad. Existe una
predisposición a llamar felicidad a la independencia de aquello que enferma. En las situaciones
donde la libertad se vea limitada, el nativo se siente enfermo.

Nodo ascendente en 12ª Casa


se busca justamente aquello de lo que huye la predisposición anterior. Hay más coraje para
enfrentar la enfermedad que la salud. Esto conduce a una extraña posición en la vida: el nativo
se siente esperanzado y feliz recién cuando ve abrirse ante sí el portón del calabozo. Para quien
tenga esta posición, no habrá sustos. Pero huye ante la libertad con la cual no sabe qué hacer
porque no está a su altura, porque no espera ninguna dicha de esa libertad que para él siempre
es el eterno fruto prohibido.
No debe tomarse literalmente lo expuesto; sólo son indicadores de las dificultades y ayudas
que surgen de la configuración de nacimiento respecto a aquello que todos anhelamos: imponer
nuestra primera naturaleza sobre la segunda.
Si en el lugar del nodo ascendente o descendente se encuentra un planeta, ese planeta
actuará con mayor o menor desesperanza, en forma optimista o pesimista, como nunca podría
hacerlo en otra circunstancia. Esto se observa tanto en las relaciones zodiacales como
mundanas.

Parte de fortuna
En la astrología antigua jugaba un rol importante, es también un punto sensible del
horóscopo. Como otros puntos sensibles no debe su creación a un hecho astronómico real. El
Parte de la Fortuna es el resultado de una simple especulación, y nació del impulso de buscar un
punto en el cual el Sol, la Luna y el Ascendente se unieran para un efecto total. Estrictamente
sólo existiría cuando el Sol, en conjunción con la Luna, se encontrara con el Ascendente o el
Descendente. A estos casos podrían sumarse aquí aquellos en los cuales existiera una relación
de aspectos clara entre aquellos tres factores. Pero la regla que rige el Parte de Fortuna va
mucho más allá.
La distancia entre las longitudes del Sol y la Luna determina la distancia del Parte de
Fortuna con respecto al Ascendente. Ya Ptolomeo advirtió que existe una diferencia entre el
nacimiento diurno y el nocturno, de manera que se puede exponer la siguiente regla:

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


221
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

Nacimiento diurno: Ascendente + Luna – Sol.


Nacimiento nocturno: Ascendente + Sol – Luna.
Luna creciente. Nacimiento diurno: Ascendente + distancia.
Nacimiento nocturno: Ascendente – distancia.
Luna menguante. Nacimiento diurno: Ascendente – distancia.
Nacimiento nocturno: Ascendente + distancia.
Para averiguar la distancia, siempre se restará el menor valor longitudinal del mayor.
Intentemos aclarar cuál es la significación de este cálculo.
La posición angular entre ambas luminarias será puesta en una relación bastante estrecha
con el Ascendente. Esto es claramente una reminiscencia de la antigua ley de Hermes. Ya hemos
señalado con respecto a dicha ley que aunque en ella no se nombra, la posición del Sol juega un
rol importante. En un embarazo de duración normal, el Sol de nacimiento se encuentra en
aspecto de cuadratura con respecto al Sol de concepción. El ángulo existente entre el Sol y la
Luna en el momento de concepción determinará en el horóscopo de nacimiento la distancia
entre el Sol y el Ascendente. La distancia entre el Sol y la Luna en el horóscopo de nacimiento,
refleja la distancia entre el Sol de nacimiento y el Ascendente de concepción, y finalmente, la
distancia entre la Luna de nacimiento y el Ascendente de nacimiento refleja la distancia entre la
Luna de concepción y el Ascendente de concepción.
A raíz de esta relación cambiante se puede demostrar fácilmente, que los Partes de la
Fortuna del horóscopo de concepción y el de nacimiento siempre se encuentra mutuamente en
cuadratura. ¿Qué se puede concluir a través de estas circunstancias?
Ante todo aparece que el Parte de Fortuna es de hecho el resultado de la fusión de los tres
elementos que se combinan en el momento del nacimiento para amalgamar a lo largo de la vida
nuestro Yo divino con el Yo terrenal y señalar al ser humano así unificado, el lugar que le
corresponde.
Pero este Parte indica además una relación secreta entre el tiempo de concepción y el
momento de nacimiento que tiene que ver directamente con el ritmo de vida de los padres y
quizá también de sus antepasados. El Parte de la Fortuna es también el portador de las
condiciones kármicas cuyo fruto debemos asumir en la actual encarnación, y con ella todo
aquello que desde el nacimiento y el consiguiente desarrollo en la vida se siente como felicidad o
desdicha. En este sentido, el término Parte de la Fortuna no está mal elegido.
Lamentablemente aquí yace la fuente de unos cuantos malentendidos que se han
inmiscuido en la praxis astrológica, sobre todo porque con la palabra “fortuna” se han asociado
ideas que se apartan bastante del sentido original de la palabra y que principalmente relacionan,
casi de hecho, el bienestar psíquico con los bienes materiales y su posesión, así como con los
éxitos alcanzados en el mundo externo. Examinemos un poco más la palabra felicidad.
Fortuna, en idioma alemán medio-alto “gelücke”, en inglés “luck”, significa originalmente la
oportunidad inesperada, sea favorable o desfavorable. De allí el dicho: buena o mala fortuna.
Más tarde el término fortuna se transformó en el sentido de la casualidad beneficiosa
independientemente de nuestra acción o trabajo.

© 2017 Silvia Mercado Vera – Bajo Licencia de Documentación Libre de GNU


222
EL TESTAMENTO DE LA ASTROLOGÍA – T OMO 4 – V OLUMEN 1

El término latino “fortuna” indica algo que nos es dado: “la felicidad es ciega” es un lema
latino muy conocido. Pero esta interpretación de la fortuna o felicidad difícilmente puede unirse
con el significado astrológico del Parte de la Fortuna.
La personalidad es entendida en el sentido de la totalidad de nuestro ser, no solamente
como la máscara que llevaremos durante el tiempo de nuestra vida terrenal. Representada por
el Ascendente, constituye uno de los tres componentes esenciales de esa totalidad. De este
pensamiento nacen dos puntos de vista: el zodiacal que examina la posición del Parte de la
Fortuna en el signo, y el mundano que lo examina en la respectiva casa.
Antes de seguir adelante, haremos un breve resumen del significado general del Parte de la
Fortuna. Es un punto kármico del horóscopo. El aspecto que forman entre sí el Sol y la Luna en
el mapa de nacimiento indica su lugar en una casa determinada. En esta casa se cumple la
predisposición para la fortuna o la desdicha del ser humano según el grado en el que se tensan
o armonizan los dos componentes del Yo.
Queremos ahora dar una visión esquemática sobre las posibilidades que se dan.
Conjunción entre el Sol y la Luna: Parte de la Fortuna en 1ª o 12ª Casa.
1ª Casa: el “cómo” de todo acontecimiento será más importante que el “qué”. Esta posición
subraya muy especialmente el lado subjetivo de lo que nos concierne y la manera como lo
tomaremos. Será crucial el grado de equilibrio interno para alcanzar lo que llamamos “fortuna”.
La particular intensidad con la que se vive el “no-poder-salir-de-nuestra-piel”, determina la
fortuna o desdicha.
12ª Casa: sus efectos son similares a los de los horóscopos con Luna Nueva. Una vez más
el trabajo es con sí mismo, pero en una dirección diferente. Estará contento cuando puede estar
sólo consigo mismo, sin molestar a los demás. El grado en el que pueda lograrse determina la
fortuna o la desdicha.
Semisextil o semicuadratura entre el Sol y la Luna dan al Parte de Fortuna su lugar en 2ª u
11ª Casa.
2ª Casa: se ocupa de incrementar sus talentos, y hasta los éxitos más pequeños se anotan
en la cuenta de la fortuna. En tanto no se anestesie, aunque pueda ser pobre por fuera, se
siente interiormente enriquecido. Esto se refiere a cu