Está en la página 1de 26

TEMA 1: CONOCIMIENTO DEL EQUIPAMIENTO Y MATERIAL

NECESARIO PARA EL TRANSPORTE SANITARIO MEDICALIZADO Y


DE URGENCIAS. CONOCIMIENTO Y MANEJO EN EMISORAS DE
RADIO Y EQUIPOS DE COMUNICACIÓN.

1. CONOCIMIENTO DEL EQUIPAMIENTO Y MATERIAL


NECESARIO PARA EL TRANSPORTE SANITARIO MEDIACLIZADO Y DE
URGENCIAS

TRANSPORTE SANITARIO: aquel que se realiza para el desplazamiento


de personas enfermas, accidentadas o por otra razón sanitaria, en
vehículos especialmente acondicionados al efecto.

El transporte de enfermos representa una tarea permanente dentro de


cualquier sistema sanitario que requiere:
- Medios adecuados.
- Cualificación de los profesionales.
- Adecuada coordinación.

De las condiciones en las que el traslado se realice, dependerá en gran


medida el pronóstico del enfermo. Por esto se están:
- Protocolizando las actuaciones.
- Unificando los documentos de entrega y recepción de enfermos.
- Cualificando a los profesionales que se encargan de esta tarea
específica.

Tipos de transporte:
- Según el carácter del transporte: primario, secundario o
terciario.
- Según la urgencia vital: emergente, urgente o demorable.
- Según el medio de transporte: terrestre, aéreo o marítimo.

TIPOS DE TRANSPORTE DEPENDIENDO DEL CARÁCTER:

● Transporte Primario:

Es el que se realiza desde el lugar donde se produce la emergencia, hasta


el hospital o centro sanitario de referencia del enfermo.

El carácter de primario se lo da el hecho de que el paciente toma por


primera vez contacto con los equipos sanitarios y no el medio de
transporte que se emplee (terrestre aéreo...) o la gravedad del accidente

● Transporte Secundario:

Es el que se realiza entre dos centros sanitarios. Admite muchas variantes


y por lo tanto los medios empleados también pueden cambiar mucho.

- El enfermo puede dirigirse desde el centro donde se encuentre a


otro, para recibir un tratamiento o cuidados específicos, o bien
para realizarle una prueba diagnóstica de la que carezca el centro
emisor.
- Puede trasladarse al centro sanitario de la zona geográfica que le
corresponda. (El paciente que sufre un accidente en otra localidad
una vez estabilizado querrá estar en la ciudad donde reside)

- Puede trasladarse a otro centro, concertado o privado, en el que


por cualquier motivo, considere que se encontrará mejor.
● Transporte Terciario:

El que se lleva a cabo dentro del propio centro hospitalario( Por


ejemplo, desde una planta de medicina interna hasta la sala de
Ecografías)

Es sin duda el más habitual, pero el que esta menos protocolarizado y


requiere de un personal menos específico, aunque debe hacerse con
profesionalidad, proporcionando a la persona seguridad y bienestar.

TIPOS DE TRANSPORTE SEGÚN LA URGENCIA VITAL:

● Transporte emergente:

Se realiza con pacientes que necesitan atención sanitaria inmediata, por


encontrarse en situación de riesgo vital inminente, por lo tanto, se ponen
en marcha sin demora y con prioridad absoluta, en el momento en que
se da el aviso.

● Transporte Urgente:

Se realiza con pacientes con patologías que pueden entrañar riesgo vital
o disfunción orgánica grave, pero en los que en principio no se supone
que de forma inmediata esté en peligro la vida, o la aparición de
secuelas invalidantes.

El traslado debe realizarse con prontitud, pero puede demorarse unas


horas pues se realiza tras el establecimiento de una indicación diagnóstica
o terapéutica precisa y una vez estabilizadas las funciones vitales del
enfermo.

● Transporte Demorable:

En general se denomina transporte demorable a todos aquellos que no


precisan una activación inmediata de los sistemas de transporte.

A su vez se subdividen en no urgentes y programados:

- Transportes no urgentes son todos aquellos que se realizan


con pacientes en
situación clínica estable (por ejemplo: paciente dados de alta que
necesitan ser trasladados a su domicilio)

- Los transportes programados son aquellos que se realizan a


centros sanitarios de una manera periódica (por ejemplo:
radioterapia, rehabilitación...)

TIPOS DE TRANSPORTE SEGÚN EL MEDIO EMPLEADO:

Para transportar a un enfermo se pueden utilizar diferentes medios:


terrestre, aéreo o marítimo.

Si es un transporte primario, se primará la velocidad con las suficientes


condiciones de cuidados sanitarios.
Si el traslado es secundario, tendremos que asegurar que el medio elegido
disponga de la infraestructura necesaria para mantener el nivel de
cuidados que ya se ha establecido.
La elección de uno u otro medio de transporte se realiza en base a
diferentes factores como: - Lugar donde se encuentre el enfermo.
- Gravedad de su patología.
- Distancia hasta el lugar de destino.
- Recursos disponibles.
- Costo económico...

En general,
- Distancias menores de 150 Km. se suelen cubrir en ambulancia.
- Entre 150 y 300 Km. en helicóptero.
- A partir de 300 en avión.
- Los medios como el barco o el ferrocarril son menos frecuentes y se
suelen reservar para situaciones especiales.

● Transporte terrestre:

El transporte terrestre se realiza en vehículos especialmente


acondicionados al efecto, denominados ambulancias.

Este tipo de transporte viene regulado en:


∙ Reglamento de la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre –ROTT-
(Art. 133 a 138)
∙ Real Decreto 619/1998, de 17 de abril en el que se establecen las
características técnicas, el equipamiento sanitario y la dotación de
personal de los vehículos de transporte sanitario por carretera.
CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LAS AMBULANCIAS:

Identificación:

Independientemente del tipo de ambulancia de que se trate, todas las


ambulancias deben identificarse de la siguiente manera:

- La palabra "Ambulancia" debe distinguirse con claridad mediante la


inscripción detrás y delante del vehículo, en este caso en inverso para
que pueda ser leído por reflexión.
- La carrocería exterior será preferentemente blanca en su mayor
parte, salvo identificaciones corporativas que ya se vinieran
utilizando antes de 1998.
- Dispondrán de señalización luminosa y acústica de preferencia de
paso ajustada a la normativa vigente.

Deben además llevar obligatoriamente una serie de DOCUMENTOS


específicos:
- Registro de las revisiones del material sanitario.
- Registro de desinfecciones del habitáculo y del equipamiento.
- Libro de Reclamaciones.
- Registro de solicitudes y prestaciones de servicios.

Características del vehículo:

- Potencia fiscal, suspensión y sistema de freno adaptados a la


normativa vigente para el transporte de personas.
- Faros antiniebla anteriores y posteriores.
- Indicadores intermitentes de parada.
- Extintor de incendios, con arreglo a lo dispuesto en la normativa
vigente.
- Cadenas para hielo y nieve, cuando las condiciones climáticas de la
zona lo requieran.
- Herramientas para la atención del vehículo.
- Señales triangulares de peligro.
- Equipo de radio-telefonía de recepción-emisión eficaz en su área
de actividad.

Características del habitáculo:


- Lunas traslúcidas, salvo en las de transporte colectivo en las que se
podrá optar por otro dispositivo que asegure eventualmente la
intimidad del paciente.
- Ventilación, calefacción e iluminación independientes de las del
habitáculo del conductor.
- Medidas de isotermía e insonorización aplicadas a la carrocería.
- Revestimientos interiores de las paredes lisos y sin elementos
cortantes y suelo antideslizante, todos ellos impermeables,
autoextinguibles, lavables y resistentes a los desinfectantes
habituales.
- Puerta lateral derecha y puerta trasera con apertura suficiente
para permitir el fácil acceso del paciente.
- Armarios para material, instrumental y lencería.
- Cuña y botella irrompibles.

Dependiendo del tipo de ambulancia se exigirán determinados


requisitos específicos destinados a cumplir con la función para la que
han sido diseñadas.
Tipos de ambulancias:
▪ AMBULANCIAS ASISTENCIALES:

Son aquellas acondicionadas para permitir asistencia técnico-sanitaria


en ruta.
- Serán vehículos de tipo furgón.
- Tendrán una dotación básica para liberación de accidentados.
- Dispondrán de un habitáculo de conductor con capacidad para
acompañante.
- La puerta posterior será de doble hoja con apertura de al menos
180°.
- Dispondrán de iluminación auxiliar de largo alcance, extraíble y
extensible.

Existen de dos tipos de ambulancias asistenciales: las de soporte vital


básico y las de soporte vital avanzado.

AMBULANCIAS ASISTENCIALES PARA SOPORTE VITAL AVANZADO:

En algunos lugares se las conoce como ambulancias medicalizadas.


Deben llevar necesariamente, al menos, un Técnico de Transporte
Sanitario, y además un médico y un ATS/ DUE, ambos con capacitación
demostrable en transporte asistido, técnicas de reanimación y técnicas
de soporte vital avanzado.
Dispondrán del siguiente equipamiento: esfigmomanómetro,
fonendoscopio, material de inmovilización, recipiente frigorífico o
isotérmico, instalación fija de oxígeno, respirador, balón de
resucitación, equipo de aspiración eléctrico, monitor-desfibrilador,
maletín de resucitación cardiopulmonar, soluciones de perfusión
intravenosa, material fungible.

AMBULANCIAS ASISTENCIALES PARA SOPORTE VITAL BÁSICO:

Se las conoce como ambulancias no medicalizadas.


Deben llevar necesariamente un conductor y al menos otra persona con
formación adecuada, en disposición de prestar cuidados de soporte vital
básico y de enfermería:
- Mantenimiento básico de vía aérea (cánula de Guedel, postura,
aspiración de secreciones).
- Vigilancia y toma de constantes vitales.
- Sueroterapia con o sin bombas de perfusión.
- Medicación.
Vigilancia de mantenimiento de oxigenoterapia, inmovilizaciones,
vendajes, sondajes y catéteres, drenajes, postura, nivel de conciencia

▪ AMBULANCIAS NO ASISTENCIALES:

Son las destinadas al traslado de pacientes en camilla y que, salvo


mínimos establecidos, no tendrán que estar específicamente
acondicionadas ni dotadas para la asistencia medica en ruta.

El único personal que llevan es un técnico en emergencia y en ocasiones


un ayudante. Como equipamiento sanitario, estarán dotadas de maletín
de primeros auxilios y material de soporte vital básico.

Características:
- Serán vehículos preferentemente de tipo furgón.
- Tendrán una dotación básica para liberación de accidentados.
- Dispondrán de un habitáculo de conductor con capacidad para
acompañante.

▪ AMBULANCIAS COLECTIVAS:

Son las específicamente acondicionadas para el transporte conjunto de


enfermos cuyo traslado no revista carácter de urgencia, ni estén aquejados de
enfermedades infecto-contagiosas.

Características:
- Serán vehículos de tipo furgón.
- Tendrán una capacidad máxima de nueve plazas.
- Asientos reclinables, dotados de cinturón de seguridad, debiendo
algunos ser susceptibles de intercambio con sillas de ruedas, con
sistemas de anclaje.
- Sistema de acceso al interior de la célula sanitaria mediante rampa
de deslizamiento o mecanismo hidroneumático.
- Silla de ruedas plegable.

● Transporte aéreo:

Los medios aéreos que pueden emplearse son:


- El helicóptero.
- El avión sanitario.
- El avión de línea regular adaptado para alojar al enfermo.
EL HELICÓPTERO

El transporte en helicóptero es más costoso que en ambulancia e implica


unas buenas condiciones climáticas y de visibilidad para su uso.

La dotación de personal es de un piloto, un mecánico, un médico con


experiencia en valoración, tratamiento y transporte de enfermos críticos
y un ATS/ DUE con experiencia en cuidados y transporte de enfermos
críticos.

El equipamiento sanitario es el mismo que el de las ambulancias


asistenciales para soporte vital avanzado.

Características generales del transporte en helicóptero:

La mayoría de los helicópteros de asistencia sanitaria, son aparatos,


ligeros y de dimensiones reducidas que aprovechan el espacio del
copiloto y uno de tripulación para ubicar la camilla, que se sitúa
paralela al eje longitudinal del aparato, por lo que la asistencia en ruta
presenta dificultades que deben estar previstas.

Como paso previo al embarque del paciente, realizaremos, el control de la


vía aérea, drenaje de neumotórax, la canalización de vías venosas, la
colocación de sonda nasogástrica y/ o vesical y la inmovilización de las
posibles fracturas.

Una vez iniciado el traslado, con el paciente adecuadamente


inmovilizado en un colchón de vacío, se deberá continuar con los
cuidados sanitarios, monitorizando las constantes vitales, el
electrocardiograma y el resto de los parámetros específicos.
El vuelo en helicóptero presenta en sí mismo determinadas características
que pueden afectar al paciente, a los equipos sanitarios e incluso al propio
personal que realiza el traslado.

Problemas o Inconvenientes:

- El espacio reducido por lo que es imprescindible estabilizar al


enfermo antes de emprender el vuelo.

- Son especialmente importante los efectos de los ruidos que


impedirán una auscultación correcta o detectar las alarmas sonoras de
los equipos.

- Las turbulencias durante el vuelo y las vibraciones, provocan sacudidas


bruscas, que obligarán a fijar a enfermo, personal y equipo con cinturones de
seguridad. Por esto los fluidos a administrar deben estar contenidos en
envases de plástico, empleando para su perfusión bombas de infusión
alimentadas con baterías, ya que el conteo de gotas se hace imposible.

- Los efectos de la altura pueden provocar la disminución parcial de


oxígeno, pero pueden ser minimizados si se vuela por debajo de los
1000 metros. Puede ser conveniente la reducción del volumen a
administrar en los pacientes conectados a ventilación asistida debido a
la expansión de los gases con la altura.

A pesar de la creencia generalizada no se ha demostrado que existan


interferencias reales entre el uso del desfibrilador y el instrumental de
vuelo, por lo que la desfibrilación cardiaca debe realizarse siempre que
sea necesaria con la única precaución de avisar al piloto del momento en
que se realice.
● Transporte marítimo:

El transporte por mar se puede realizar en:


- Barco-hospital.
- Embarcación rápida (en las ocasiones en las que el accidente ocurra
en el mar y no puedan emplearse los medios aéreos). En este caso es
importante la fijación del paciente y del material a la estructura de la
embarcación para evitar accidentes

Son los menos habituales porque por un lado el número de accidentes,


en el mar es mucho menor que en tierra firme y por otro, en
numerosas ocasiones, aun ocurriendo el accidente en el mar, se
emplean transportes aéreos para trasladar a los enfermos.
2. CONOCIMIENTO Y MANEJO EN EMISORAS DE RADIO Y
EQUIPOS DE COMUNICACIÓN

ESTACIONES RADIOTRANSMISORAS.

Cómo se realiza una comunicación por radio:


 Con nuestra voz emitimos ondas sonoras que tenemos que
transformar en ondas electromagnéticas. (necesitamos un
emisor o transmisor)
 Tenemos que «radiar» estas ondas electromagnéticas al
«espacio». (necesitaremos una antena emisora)
 A distancia del lugar donde se «radiaron» tendremos que
«captar» esas ondas. (necesitaremos una antena receptora)
 Una vez «captadas» tenemos que volver a transformar las
ondas electromagnéticas en ondas sonoras para que
puedan ser percibidas por nuestro sentido del oído. (se
necesitará un receptor)

Transmisor:

Es el aparato que es capaz de recibir nuestra voz y transmitirla a la antena


para que ésta la «radie» al espacio.

Esencialmente consta de:


- Micrófono: su misión es transformar la onda sonora que
emitimos al hablar en impulsos eléctricos.
- Modulador: su tarea consiste en «modular» esos impulsos eléctricos
e introducirlos en la onda portadora. Antes y después del
modulador suele haber amplificadores para aumentar la amplitud
de las ondas y evitar al máximo su atenuación.
- Oscilador: sirve para producir las ondas portadoras.

Puede haber varios amplificadores. Supongamos que hay varios. Del


último de ellos saldrá un conductor, llamado línea de transmisión, que
lleva esta señal modulada a la antena.

Antena emisora:

La señal electromagnética, ya modulada y amplificada en el transmisor,


llega por la línea de transmisión a la antena, que es el aparato encargado
de «radiar» estas ondas al espacio para su propagación.

Hay antenas de muy diversos tipos y cada una tiene un uso determinado.
Cuanto más alta esté mejor seré la transmisión y que la longitud de la
antena vendrá en función de la longitud de la onda a transmitir.

Antena receptora:

Su misión es justamente la contraria que la de la antena emisora. Consiste


en «captar» esas ondas electromagnéticas que se propagan en el
espacio.
De nuevo influye la altura a que esté colocada la antena y su longitud
también depende de la longitud de onda de la transmitida.
Receptor:

Las funciones de un receptor son las inversas que las del transmisor.
Recogerá las ondas electromagnéticas, las amplificará, demodulará y las
convertirá en señal sonora.

Su esquema es el siguiente:
- Amplificador: sirve para amplificar las señales «captadas» por la
antena receptora.
- Demodulador o detector: nos convierte la onda electromagnética
en impulsos eléctricos. Es decir, separa la onda sonora de la onda
portadora.
- Altavoz: en el altavoz los impulsos eléctricos se convierten en ondas
sonoras capaces de ser recogidas por nuestros sentidos. Cumple la
misión contraria a la del micrófono.

La realidad es que en cualquier emisora el transmisor y el receptor


participan de alguno de sus componentes. El micrófono suele servir de
altavoz. La antena transmisora y la receptora suelen ser la misma, etc.

LAS EMISORAS QUE UTILIZAREMOS SERÁN DE TRES TIPOS:

- Emisoras fijas: Se alimentan con la red eléctrica normal, tienen


micrófono de sobremesa y pueden tener altavoz exterior. La
antena normalmente estará en el tejado del edificio.

- Emisoras móviles: son las instaladas en los vehículos. Funcionan


alimentadas por la corriente de la batería del vehículo y la antena
se dispone en el techo del mismo. El altavoz y el micrófono suelen
ser exteriores aunque separados.

- Emisoras portátiles: «walkie-talkie». Se alimentan por baterías


recargables o pilas, aunque estas últimas son muy raramente
utilizadas. Llevan el micrófono y el altavoz unidos en un micro-
altavoz que suele ser interior, aunque se pueden conectar micro-
altavoces exteriores unidos por cable. Llevan la antena
incorporada.

En las emisoras que utilicemos nos encontraremos una serie de


«BOTONES» o «MANDOS», normalmente con unas siglas en inglés, que
nos permiten obtener el máximo rendimiento de la emisora:

- On/Of - l/O - Int. Es el interruptor, aunque lo normal es que


además lleve el control de volumen.

- Vol. - Control de Volumen de Recepción. No influye en la


emisión. Sólo sirve para oír lo que nos hablan más alto o más
bajo. Lo normal es que vaya incorporado al botón interruptor.

- SQL - Squelch - Sil. Es el mando del Silenciador. Nos sirve para


eliminar ruidos cuando no se está transmitiendo en la
frecuencia. Este mando debemos tenerlo siempre al límite de
cuando empieza el ruido para ahorrar batería.

- Chan - Dial. Es el mando con el que seleccionamos el Canal en


que queremos transmitir.
- PTT. Es el pulsador para poder transmitir. La radio, si está
encendida, siempre estará en posición de Rx (Recepción) y al
pulsar el PTT se pone en posición de Tx (Transmisión).

- HI / LO – Alta / Baja. Es el selector de potencia de transmisión.


Algunas emisoras lo suelen llevar y permitir transmitir con dos
potencias: una alta y otra baja. Evidentemente en baja gastaremos
menos baterías, y si no transmitimos bien lo pondremos en alta.

Estas emisoras sólo pueden funcionar de una forma, es decir, en


transmisión o en recepción, pero no en ambas formas a la vez.

Tanto en UHF como en VHF es recomendable el uso de repetidores,


porque el alcance en ambos tipos de ondas era muy bajo. Vamos a ver
ahora lo que son los repetidores.

Repetidores:

Son unos aparatos que sirven para mejorar el alcance y la calidad de


nuestras transmisiones. Reciben las señales, las amplifican y las vuelven a
enviar.

Lo normal es que estén colocados en puntos altos. Antes decíamos que


las emisoras normales sólo trabajaban de una forma: o en transmisión o
en recepción, pero no de las dos formas a la vez. La diferencia con el
repetidor es que éste recibe y transmite a la vez, simultáneamente.

El repetidor también consta de un transmisor, una antena emisora, una


antena receptora y un receptor. Pero lleva además un duplexor que
permite ejercer ambas funciones a la vez.
Debido a la proliferación de emisoras se están generando una serie de
graves problemas por la cantidad de ondas que hay continuamente
«viajando» por el espacio. Para regular esta problemática la Dirección
General de Telecomunicaciones es muy selectiva a la hora de adjudicar
frecuencias, y está obligando a instalar «Subiónos» en las nuevas
adjudicaciones.

A cada frecuencia que adjudica le otorga un subtono, que es una señal


que permite «abrir» el repetidor y que la transmisión se efectúe. De esta
forma varias personas ajenas pueden compartir la misma frecuencia sin
estorbarse unos a otros.

El subtono viene a ser como una «llave» que permite que nuestra señal
entre en el repetidor y que éste la vuelva a enviar. Aunque esté en la
misma frecuencia, si no he emitido el subtono el repetidor no funciona.

El subtono lo llevará incorporado nuestra emisora y entrará


automáticamente en funcionamiento al pulsar el PTT.

Otro aspecto interesante en el tema de los repetidores es el instalarle lo


que se llama «la cola del repetidor». En realidad el repetidor lo lleva
siempre instalado, lo que pasa es que podemos hacer que funcione o
que no.

La «cola» del repetidor es una señal, en forma de ruido, a veces molesto,


que se oye cuando dejamos de pulsar el PTT. Es muy práctico porque si
se oye significa que hemos «pinchado» el repetidor y que por tanto nos
están oyendo. Si no lo tenemos instalado para que funcione, cuando
transmitimos no sabremos si hemos llegado o no al repetidor.
MANEJO DE EMISORAS:

Conceptos básicos:

- Red.
- Malla.
- Canal.

Entendemos por canal las frecuencias en que estamos trabajando con


nuestra emisora. A cada canal corresponden unas frecuencias
determinadas.

Todas las emisoras que están conectadas a ese canal constituyen una
malla.

Todas estas mallas constituyen la Red de Comunicaciones. Es decir, la


red está compuesta por varias mallas. Puede existir o no un Centro de
Coordinación (CECOP) que permite enlazar las diversas mallas o al
menos servir de coordinador entre ellas.

CANALES:

Nuestras emisoras van a funcionar normalmente por el sistema de


canales.

Como vamos a trabajar en UHF o VHF es casi imprescindible que lo


hagamos a través del repetidor. Esta forma de trabajo se llama en semi-
dúplex, y se basa en la utilización de dos frecuencias.
- Tx: Frecuencia de Transmisión.
- Rx: Frecuencia de Recepción.
Vamos a suponer que estamos en UHF y nuestras frecuencias son:
- Tx - 450.575 KHz.
- Rx - 455.325 KHz.

Supongamos que, además, tenemos otras dos frecuencias asignadas:


- Tx" - 460.700 KHz.
- Rx" - 465.300 KHz.

Para poder comunicarme con los destinatarios tengo que empezar a


tocar botones para poner las nuevas frecuencias y tardo gran tiempo en
hacerlo. ¿Cómo solucionar esto?
Trabajando con canales, que es como normalmente tendremos las
emisoras.
A cada canal le asignamos una Tx y una Rx, es decir, en el caso anterior
sería:
- CANAL 1 - Tx - 450.575 KHz: Rx - 455.325 KHz.
- CANAL 2 - Tx - 460.700 KHz: Rx - 465.300 KHz.

Ahora si quiero cambiar de canal sólo tengo que tocar el «mando» CHAN (o
Channel) y poner el 1 o el 2.

De esta manera ahorro tiempo y sobre todo evita el tener que estar re-
cordando grandes cantidades de números.

Lo habitual es que nuestras emisoras funcionen con el sistema de canales,


y ello por unas razones evidentes:
- Las transmisiones las vamos a utilizar en situaciones de emergencia,
por lo cual necesitamos actuar con la máxima rapidez.
- Nos interesa utilizar emisoras de muy fácil manejo y muy «duras»,
por las condiciones de humedad, golpes, malos tratos, etcétera.
- Además deben ser emisoras donde los botones sean los mínimos
posibles
para no causar cambios no deseados sin darnos cuenta.

Hasta ahora hemos considerado que a cada canal le asignamos dos


frecuencias: una en transmisión y otra en recepción. Pero podemos hacer
que las dos frecuencias coincidan. Es decir, que la Tx y la Rx sean la misma.
En este caso estaremos trabajando en simplex y no podremos utilizar el
repetidor.

Concretando:

- Semi-dúplex. Se trabaja a través del repetidor con dos


frecuencias en cada canal. Una en transmisión y otra en
recepción.

- Simplex. Se trabaja sin repetidor. Hay una sola frecuencia en el


canal. La Tx coincide con la Rx. También se le suele llamar canal
«directo» porque no se utiliza el repetidor.

TRANSMISIÓN EN SEMI-DÚPLEX:

Para este sistema es necesaria la utilización del repetidor. El sistema se


basa en que se transmite por una frecuencia y se recibe por otra distinta.
Para ello el repetidor tiene las frecuencias cambiadas con respecto a las
emisoras.
Vamos a suponer que en el Canal 1 tenemos en las emisoras las siguientes
frecuencias:
CANAL 1 - Tx = A Rx = B
El repetidor tiene que tener las frecuencias al revés, es decir:

CANAL 1 - Tx = B Rx = A

Si la base empieza a transmitir lo hará por su frecuencia de transmisión, es


decir, la «A». Ninguna emisora puede recibir porque su frecuencia de
recepción es la «B», a excepción del repetidor que sí capturará esa
transmisión porque su frecuencia de recepción es la «A».

Automática y simultáneamente, el repetidor empezará a transmitir por


su frecuencia de transmisión, que es la «B», con lo que el resto de
emisoras -a excepción de la base que está transmitiendo- recibirá lo que
emite el repetidor porque éste lo hace en la frecuencia de recepción de
las emisoras, la «B».

El repetidor recibe y amplifica la transmisión de la base, con lo que el


resto de emisoras lo normal es que reciban lo que transmite la misma.

El mismo esquema se produciría si transmite otra emisora cualquiera.


Siempre a través del repetidor.

TRANSMISIONES EN SIMPLEX:

En este sistema no se utiliza el repetidor y se usa una sola frecuencia:


la Tx y la Rx coinciden.

Este sistema se llama también de canal directo por no utilizar el


repetidor. Las emisoras han de tener prácticamente contacto visual ya
que el alcance con este sistema es muy corto.
Los espacios cerrados dentro de las edificaciones son muy perjudiciales
para las transmisiones con repetidor, porque lo normal es que se
produzcan atenuaciones, reflexiones, etc., y las ondas no lleguen al
repetidor.

En cambio, trabajando en canal directo es posible casi siempre la


comunicación, porque las distintas emisoras que estén en el lugar
estarán lo suficientemente cerca como para recibir en «directo».

Hay que hacer excepción con las actuaciones en el Metro o espacios


similares. En estos casos es casi seguro que no podremos establecer
comunicación entre los que actúan y tendremos que utilizar otros
sistemas.

CONSEJOS DE UTILIZACIÓN:

- No se deben decir nombres, domicilios, teléfonos, etc. Hay que


utilizar los indicativos y si pensamos que un mensaje es lo
suficientemente secreto no debemos transmitirlo por radio.
Utilizaremos el teléfono u otro sistema.

- No se debe interrumpir nunca si hay una comunicación en


nuestra frecuencia; entre otras razones porque no se oirá ni a
uno ni a otro.

- No se debe emitir nunca sin antena porque se dañaría el


equipo En los equipos portátiles suele ser frecuente que se
desenrosque la antena de su base, por lo que se debe
comprobar esta circunstancia antes de empezar a emitir.
- Al pulsar el PTT antes de empezar a hablar hay que esperar
unos instantes. Si no se hace así no se nos oirá el principio de
la conversación.

- Al coger una emisora hay que comprobar que funciona. Se


puede hacer una breve pulsación al PTT y si se oye la «cola» del
repetidor es que llegamos al mismo. Lo ideal es no transmitir
nunca «portadora», es decir, pulsar sin hablar, por lo que lo
correcto será llamar a alguien que sepamos que está a la
«escucha» -por ejemplo la Base- y pedirle un «control» de
recepción.

- Al empezar a transmitir, además de esperar para ver si está


libre la frecuencia, debemos comprobar que estamos en el
canal correcto. Es muy fácil que se haya cambiado el canal sin
darse uno cuenta.

- La radio sólo debe utilizarse cuando sea necesario. Los


comunicados han de ser breves y claros. No hay que estar
dando explicaciones, por lo que si tenemos dudas de lo que
vamos a decir es mejor esperar un poco y pensarlo.

- Con el fin de ahorrar energía conviene utilizar la emisora al


mínimo de potencia, si ello es posible, claro.

- Es fundamental que sepamos que se nos ha entendido el


mensaje, por la mismo razón que el que nos pasa un comunicado
debe saber que lo hemos recibido. Portante, si se nos pasa un
comunicado y nos hemos enterado debemos decir: «recibido».
De esta forma quien nos lo haya pasado sabe que lo hemos
escuchado y comprendido.
- Al terminar nuestra comunicación debemos decir «corto». Así
el otro comunicante sabrá que hemos acabado.

- Nunca debemos decir «sí» o «no». No se nos va a entender. Hay


que decir: afirmativo o negativo.