Está en la página 1de 8

Aportes

Benemérita Universidad Autónoma de Puebla


aportes@siu.buap.mx
ISSN (Versión impresa): 1665-1219
MÉXICO

2002
Elisa Dávalos
EL PROYECTO MODERNO DEL SABER CIENTÍFICO Y LA POSTMODERNIDAD
Aportes, septiembre-diciembre, año/vol. VII, número 021
Benemérita Universidad Autónoma de Puebla
Puebla, México
pp. 129-135
APORTES: REVISTA DE LA FACULTAD DE ECONOMÍA -BUAP. AÑO VII NÚM. 21

FORO ECONÓMICO

El proyecto moderno del saber


científico y la postmodernidad
Elisa Dávalos

Como bien dijo Whitehead, el proyecto que sigue


siendo central, tanto para los estudiosos de la vida
social humana como para los científicos naturales, es
la inteligibilidad del mundo: “ordenar un sistema de
ideas generales coherente, lógico y necesario en cuyos
términos sea posible interpretar cualquier elemento de
nuestra experiencia”.

Wallerstein
Como sabemos, en el corazón del proyecto Existen por ejemplo, dentro de la moder-
moderno —construido en negación al perío- nidad, posiciones que sin aceptar la postmo-
do medieval— se encuentra el rescate de la dernidad, realizan exámenes críticos sobre
racionalidad y el conocimiento de la reali- el estado de la ciencia y sus problemas
dad de manera objetiva a través de un actuales.
método científico, con comprobación expe- Existen también diversas vertientes post-
rimental o “validación empírica”, aplicable modernas, que si bien dan cuenta de fallas
tanto a las ciencias naturales como a las del proyecto moderno, también plantean
sociales. propuestas que resultan más familiares en
Es a través de esta forma de generación las artes y las letras que en el saber científi-
del saber, que el mundo moderno ha creado co. Lleno de ingenio, de imaginación, de una
los niveles científicos y tecnológicos de gran explosión de la intuición, el discurso
nuestra sociedad actual. postmoderno realiza un verdadero asalto al
No obstante, a inicios del siglo XXI el saber científico, con propuestas antes sólo
mundo parece complejizarse ante nuestros válidas en el arte y la literatura. El postmo-
ojos y la realidad pareciera más inasible dernismo se desarrolla girando en torno a
para el hombre. El saber científico enfrenta los siguientes aspectos epistemológicos:
nuevos retos y grandes incertidumbres, que Se relativiza la capacidad del ser huma-
han dado lugar a diversas respuestas por
parte de la comunidad científica y académi- * La autora es integrante del Centro de Investi-
ca, y de manera más general, por parte de la gaciones sobre América del Norte
sociedad. E-mail: elisadl@servidor.unam.mx

[ 129 ]
130 ELISA DÁVALOS

no para poder conocer realmente la reali- conocimiento”. [Maffesoli, 1993; 14] Aquí
dad; se cuestiona la existencia de “la reali- le da el mismo peso al “saber establecido” y
dad” como tal, capaz de ser descifrada, y se al “sentir”.
sustituye este planteamiento por una serie Por ello el proyecto moderno que se
de “verdades” o realidades que existen frac- pretende objetivo, que busca anular la sub-
cionadas dentro del variado mundo de las jetividad, que busca conocer las leyes del
subjetividades individuales. mundo y que ciñe en estricta disciplina
En este sentido, la búsqueda de la verdad metodológica a la razón, les resulta inope-
resulta, en las variantes postmodernas más rante.
radicales, como algo absurdo. Ello se ex- La ciencia moderna nació negando la
presa a través de diferentes formas, como en subjetividad. El gran contraste de ello con el
el concebir a la narrativa como forma de postmodernismo queda muy nítido a la luz
crear saber social. Cito un artículo periodís- de los cinco puntos que nos da Piaget para
tico, en el que se expresan artísticamente diferenciar el saber precientífico del nomo-
estas ideas: “En un mundo donde todo es tético (es decir, de las ciencias sociales que
objeto de escepticismo, donde el discurso de intentan establecer leyes). En sus palabras,
las ciencias multiplica exponencialmente tenemos:
nuestras dudas acerca de nuestro lugar en a) La sistematización objetiva mediante
él, la única verdad posible descansa en el un distanciamiento del punto de vista pro-
reconocimiento de que toda realidad es una pio. “...el distanciamiento principal consis-
construcción, y toda teoría es una ficción”. te en no partir del pensamiento individual
[Zavala, 1992;36]. como fuente de realidades colectivas, sino
David Lyon, en este sentido, señala que: en ver más bien en el individuo el producto
“Uno de los temas básicos del debate post- de la socialización” [Piaget, 1979; 56].
moderno gira en torno a la realidad, o b) El descubrimiento de que los estados
irrealidad, o multiplicidad de realidades” individuales o sociales son producto de una
[Lyon, 1994, 23]. historia o un desarrollo. Se trata también de
Se defienden otras formas de conoci- un distanciamiento, pero que, además de la
miento, como la intuición, en un intento de posibilidad de comparación, proporciona
desbancar a la razón de su lugar exclusivo. un medio de explicación en tanto que los
Esta implica profundas posturas epistemo- desarrollos están relacionados causalmen-
lógicas. Ello se ve claro con Maffesoli: te.
“...digamos que existen varios tipos de co- c) El aprender de las ciencias de la
nocimiento, lo que desde luego corresponde naturaleza (de la filosofía positivista, y de
al inmenso espectro social y a sus múltiples los modelos y técnicas en influencia recí-
variaciones...”. [Maffesoli, 1993; 14]. o procas).
por ejemplo en la siguiente cita: “Después d) El distinguir los problemas científicos
de todo, administrar el saber establecido y de los problemas filosóficos o metafísicos.
sentir lo que está a punto de nacer no son e) La elección de métodos y de instru-
más que los dos polos de la tensión que mentos de verificación. “Lo que ha dado
constituye la armonía conflictiva de todo unidad a nuestras ciencias, desde su período
EL PROYECTO MODERNO DEL SABER CIENTÍFICO Y LA POSTMODERNIDAD 131

de formación, ha sido la voluntad común de el sentido de que haya existido realmente tal
verificación y de una verificación cuya pre- objetividad en las ciencias sociales. Deve-
cisión aumenta precisamente en relación raux, por ejemplo, señala que todas las
con los controles recíprocos e incluso con técnicas, filtros e instrumentos utilizados
las críticas” [Piaget, 1979; 62]. para anular la subjetividad “olvida que cada
En el corazón del proyecto moderno se uno de esos filtros, al mismo tiempo que
encuentra, como vemos, la idea de hacer a “corrige” algunas distorsiones debidas a la
un lado la subjetividad, para lograr así el subjetividad, produce otras deformaciones
conocimiento objetivo de ella. En este sen- específicas propias, por lo general inadver-
tido, las ciencias debieron resolver el pro- tidas”. Para él, la ciencia ha intentado “ha-
blema de cómo hacer a un lado dicha subje- cer invisible” al observador, eliminar a la
tividad, y lograr así una objetividad exitosa. subjetividad, pero con ello sólo se ha logra-
Este ha sido un terreno de reflexión do “posponer” el momento en el que se
particularmente importante en el quehacer manifiesta la subjetividad [Deveraux, 1977;
de las ciencias sociales. En este sentido 21].
Piaget señala que: “...la dificultad episte- Es claro que no es posible anular la
mológica fundamental de las ciencias del subjetividad totalmente, se trata de hacerla
hombre consiste en que éste es a la vez consciente y explicitarla lo más posible. Por
sujeto y objeto, y se ve agravada por el ejemplo, la etnología se enfrentó al cuestio-
hecho de que este objeto, a su vez, es un namiento de que había estado estudiando
sujeto consciente, dotado de palabra y de “al otro” a través de una lectura de sí
múltiples simbolismos, con lo que la objeti- mismo. 1 Teniendo esto presente, los traba-
vidad y sus previas condiciones de descen- jos etnológicos se han modificado. Esta idea
tración se hacen tanto más difíciles y a de la otredad, (surgida en Francia y cuyas
menudo limitadas” [Piaget, 1979; 67]. raíces se encuentran en el discurso psicoa-
Cabe hacerse la pregunta de qué tanto nalítico de Lacan)2 de entender al “otro” con
podemos realmente hacer a un lado nuestra sus especificidades propias, ha resultado
subjetividad para lograr ser totalmente ob- interesante, pues ha hecho explícita la par-
jetivos y no empañar así la visión de la ticipación de la subjetividad en áreas que
realidad con nuestras percepciones indivi- quizás no eran del todo conscientes.
duales.
La ciencia ha desarrollado técnicas y 1
metodologías buscando con ello “neutrali- Algunas posturas más radicales estarían expre-
sadas en autores como Geertz [1989], en donde
zarla”. El explicitar lo más posible nuestras señala que: “toda descripción etnográfica.es siem-
ideas, el someterlas a la discusión colectiva pre descripción del descriptor y no del descrito”. Es
y, de ser posible, al contraste empírico, nos decir, el autor concibe a la Antropología como una
permite lograr un conocimiento que rebasa narrativa, pues parte de que el objeto de estudio en
los meros límites de la percepción personal sí es realmente inaccesible al individuo.
2
Para Lacan (quien se basa en la lingüística de
subjetiva. Saussure), el inconsciente es el discurso del otro. La
Luego del boom de posguerra comien- otredad constituye el significado. Véase: Reader,
zan a surgir con particular fuerza críticas en [1995].
132 ELISA DÁVALOS

Para responder a las críticas en torno Como científico social, es necesario el


al hecho de que lograr una percepción obje- tener consciente tanto la posición epistemo-
tiva no es posible, y que es necesario más lógica como las estrategias a través de las
bien rescatar a la subjetividad, como defien- cuales hacerles frente, y junto con esta
den los postmodernos, me parece que este problemática, es indispensable incluir de
párrafo de Wallerstein es particularmente manera conciente otros factores que están
interesante: en boga dentro de la filosofía de la ciencia.
Es el caso de la transdisciplinariedad para
Si lo que entendemos por objetividad es poder realmente explicar y comprender los
la de los estudiosos perfectamente des- problemas que se abordan en la investiga-
pegados que reproducen un mundo so- ción. 3
cial exterior a ellos, entonces no cree- En palabras de Wallerstein (1990), tene-
mos que tal fenómeno exista. Pero obje- mos que: “Las tres supuestas áreas de ac-
tividad puede tener otro sentido...Los ción humana colectiva –la económica, la
estudiosos intentan convencerse mu- política y la social o sociocultural- no son
tuamente de la validez de sus hallazgos áreas aisladas de acción social. No tienen
e interpretaciones...en suma se presen- una lógica independiente. Y, lo que es más
tan al juicio intersubjetivo... lo que no importante, la interacción de imposiciones,
aceptamos es que se reduzca a la ciencia opciones, decisiones, normas y racionalida-
a una miscelánea de visiones privadas, des es tal que en ningún modelo de investi-
todas igualmente válidas...En resumen, gación útil puede aislar factores de acuerdo
el hecho de que el conocimiento sea una con las categorías de lo económico, lo polí-
construcción social también significa tico y lo social, y manejar un solo tipo de
que es socialmente posible tener un variable manteniendo el resto de ellas implí-
conocimiento más válido. [Wallerstein, citamente constantes” [Wallerstein, 1997].
1997]. El reto es tampoco quedarse en un nivel
multidisciplinario, lo que define Klein como
Creo que a fin de cuentas, la íntersubje- “esencialmente aditivo, no integrativo”
tividad de la que habla Wallerstein está [Klein, 1990; 56], pues no es con una suma
relacionada con un método, el método de
investigación, el cual Piaget señala como el
3
remedio para lograr la objetividad. Lo único Se retoman aquí las definiciones que señala
que pasa es que hay que admitir y explicitar Piaget, quien retoma a su vez a Jaspers: se trata de
comprensión de las intenciones y significados cons-
que una objetividad pura no nos es posible cientes, mientras que la explicación se sitúa en la
lograrla, pero que sigue siendo un valor causalidad material. Las matemáticas comprenden
importante el buscarla. La íntersubjetividad sin explicar. La física se ocupa de explicar hechos
propuesta por Wallerstein, esa forma de materiales. “Hablando de un modo muy general,
contrastar a las subjetividades, pule el co- podemos decir que las ciencias del hombre se mue-
ven en una dirección análoga, o dicho de otro modo,
nocimiento en el sentido de que va dejando que todas ellas tratan de comprender y de explicar,
lo que es común a varias de ellas, y en ese pero no de comprender sin explicar ni de explicar
sentido, nos acercamos a la realidad. sin comprender”.
EL PROYECTO MODERNO DEL SABER CIENTÍFICO Y LA POSTMODERNIDAD 133

de disciplinas como se gestará una perspec- sociales, culturales y económicos.


tiva nueva. En palabras de Wallerstein: “...la geo-
Se trata de lograr “una interconexión de grafía fue...una especie de pariente pobre,
todos los aspectos de la realidad, trascen- en términos de número y prestigio, funcio-
diendo la dinámica de una síntesis dialéctica nando a menudo meramente como una espe-
para confluir en una dinámica total de la cie de agregado menor de la historia. En
realidad como un todo” [Klein, 1990; 55]. consecuencia, en las ciencias sociales hubo
Estos planteamientos rompen con una un relativo descuido del espacio y del
inercia absolutamente institucionalizada en lugar...el espacio era visto como una mera
nuestros días, y que comienza a cambiar plataforma en la que se desarrollaban los
sobre todo en los países industrializados. acontecimientos u operaban los procesos...”
Al igual que Wallerstein, Eric Wolf pre- [Wallerstein, 1997].
ocupado por las “gentes sin historia” resca- La integración de la espacialidad como
ta la idea de que una totalidad no puede ser un agente activo en los procesos económi-
segmentada: “Si por doquier encontramos cos y sociales está vinculado a la transfor-
conexiones, ¿por qué nos empeñamos en mación de las fronteras nacionales que tanto
convertir fenómenos dinámicos e interco- la globalización como la regionalización
nectados en cosas estáticas desconectadas?” supranacional y subnacional han ocasiona-
[Wolf, ; 17]... “El mundo de la humanidad do. La perspectiva inmutable que se tenía de
constituye un total de procesos múltiples la nación, como una geografía establecida e
interconectados y que los empeños por des- incambiable estimularon sin duda el reducir
componer en sus partes a esta totalidad, que a la geografía al mero escenario de los
luego no pueden rearmarla, falsean la reali- acontecimientos. Cito nuevamente a Wa-
dad. Conceptos tales como “nación”, “so- llerstein:
ciedad” y “cultura” designan porciones y
pueden llevarnos a convertir nombres en ...en la práctica la ciencia social se
cosas. Sólo entendiendo estos nombres como basaba en una visión particular de la
hatos de relaciones y colocándolos de nuevo espacialidad, aunque no era declarada.
en el terreno del que fueron abstraídos, El conjunto de estructuras espaciales
podemos esperar evitar inferencias engaño- por medio del cual se organizaban las
sas y acrecentar nuestra comprensión” vidas, según la premisa implícita de los
[Wolf, ; 15]. científicos sociales, eran los territorios
El problema de la espacialidad, no en- soberanos que colectivamente definían
tendida de manera exógena, sino como ele- el mapa político del mundo...en este
mento integrante y fundamental de los pro- sentido la ciencia social era claramente
cesos económicos y sociales, es otro punto una criatura, si es que no una creación,
de reflexión importante. Los procesos de de los Estados, y tomaba sus fronteras
integración económica son procesos de re- como contenedores sociales fundamen-
definición geográfica. Los espacios se reha- tales. [Wallerstein, 1997].
cen y las fronteras decretadas políticamen-
te, son cada vez más diluidas por fenómenos Creo que es importante considerar en-
134 ELISA DÁVALOS

tonces y tomar posición en relación con dición del hombre en la sociedad.


todos estos aspectos que la metodología [Giddens, 1987; 16].
reciente nos plantea. Piaget los señala con
mucha claridad, si bien en un texto de la Las ciencias sociales nomotéticas no
década de los setenta en la que no existían pueden tener un compromiso de predicción
muchos de los problemas actuales, pero que estricta, pero sin duda la cuantificación
es excelente en cuanto a su claridad y visión, ayuda a plantearse posibles escenarios.
además de que hace reflexiones específicas ¿Observar la balanza comercial, con todos
para las disciplinas. Algunos de los aspec- sus problemas de imprecisión cuantitativa,
tos más relevantes, listados sin orden rigu- no ayuda a predecir problemas del tipo de
roso, son: cambio? Lo que no niega que puedan influir
— Separar lo verificable de lo reflexivo factores políticos más difícilmente cuantifi-
o intuitivo. cables, o quizás cuantificables pero con
— Elaborar métodos adecuados a la mayor imprecisión.
problemática, “que sean a la vez méto- No se trata de rescatar un punto de vista
dos de análisis y de verificación. determinista y absolutamente susceptible
— En Economía, la experimentación4 de ser descrito a través de grandes metateo-
puede ser sustituida por un análisis rías y leyes. Está claro que las ciencias
suficiente de los datos de observación sociales tienen diferencias con las natura-
(no sin problemas, claro está). les, además de muchos problemas que resol-
— El modelo teórico debe llevar a una ver, lo que no las invalida como ciencias.
interpretación concreta efectivamente En términos del saber científico, no creo
verificable, de otra manera sólo sería que el postmodernismo se vuelva una para-
un esquema lógico. digma alternativo. A fin de cuentas, el post-
Ahora bien, esta metodología no necesa- modernismo nace en la crisis, dentro y como
riamente está dentro del marco señalado por parte de la crisis, está hecha de crisis, por lo
Giddens: cual ni la resuelve ni pretende realmente
resolverla.
Cualquier aproximación a las ciencias En cierto sentido, el postmodernismo
sociales que procure expresar su episte- estaría rescatando el saber premoderno. En
mología y ambiciones en similitud di- la siguiente cita de Piaget vemos que lo que
recta con las de las ciencias de la natu- él señalaba como conocimiento precientífi-
raleza está condenada al fracaso en sus co, está contemplado como conocimiento
propios términos, y sólo puede concluir válido en el postmodernismo:
en un entendimiento limitado de la con-
El espíritu tiende por naturaleza a per-
cibir intuitivamente lo real y a deducir,
4
Piaget sugiere en relación con la experimenta- no a experimentar, ya que la experi-
ción en Economía, que “las manipulaciones estata-
les o privadas de la economía, constituyen en algu- mentación a diferencia de la deducción,
nos casos el equivalente de experimentos (mejor o no es una construcción libre o, al menos
peor hechos”.Véase: Piaget, [1979; 84]. espontánea o directa de la inteligencia
EL PROYECTO MODERNO DEL SABER CIENTÍFICO Y LA POSTMODERNIDAD 135

sino que supone su sumisión a instan- Lyon, hace la historia de la idea de postmo-
cias exteriores que exigen un trabajo de dernidad, señalando las transiciones de: “...la
adaptación mucho mayor (y psicológi- providencia, y su posterior transposición en
camente más costoso). [Piaget, 1979; “progreso” y más tarde en nihilismo” [Lyon,
63-64]. 1994; 18]. Este nihilismo postmoderno no
tiene esperanza, no tiene respuesta porque no
Lo que es virtud para la modernidad, es la busca, y esta es una actitud no sólo ante la
carencia para la postmodernidad. David cultura, sino ante todas las esferas de la vida.

BIBLIOGRAFÍA

Deveraux, George. (1977) De la ansiedad al método ordinario. Compendio de sociología. México,


en las ciencias del comportamiento. México, FCE.
Siglo XXI. Piaget, Jean et al ( 1979). Tendencias de la
Giddens, Anthony. (1987) Las nuevas reglas del investigación en Ciencias Sociales. 4ª Ed,
método sociológico. Buenos, Aires, Amorrortu Madrid, Alianza Universidad,.
Editores. Reader, Keith. (1995) “Self and Others” En: Forbes,
Geertz, (1989) El Antropólogo como autor, Jill. Kelly, Michael. French Cultural Studies: An
Barcelona, Editorial Piados. Introduction. Oxford. Oxford University Press.
Klein, Julie. (1990) Interdisciplinarity. History, Wallerstein, Immanuel. (1997) Para abrir las
Theory and Practice. Detroit, Wayne State Ciencias Sociales. México, Siglo XXI.
University Press. Wolf, Eric. Europa y la gente sin historia. México,
Lyon, David. (1994) “Postmodernidad: la historia FCE.
de una idea”. En: Postmodernidad. Madrid, Zavala, Lauro. (1992), “Las Ciencias Sociales como
Alianza Editorial. narrativa de la Crisis”. En:La Jornada. Domingo
Maffesoli, Michel. (1993) El conocimiento 15 de marzo.

También podría gustarte