Está en la página 1de 7

Falencias de Revisoría Fiscal en la Interbolsa S.

Yurley Andrea Zapata Ortiz

Laura Julieth Clavijo Morales

Nydia Yolima Méndez Duque

María Paula Pedrozo Zapata

Jenny Paola Villabona

Tutor:

Mario Jaimes Mesa

30 de Marzo de 2020
Introducción

La comisionista de valores Interbolsa S.A. fue una sociedad anónima cuyo objeto social
era el desarrollo de contratos de comisión para la compra y venta de valores, convirtiéndose
en la principal corredora de bolsa del mercado bursátil de Colombia. Esta compañía fue
intervenida por la Superintendencia Financiera el 01 de noviembre de 2012 a causa de la
presentación de datos inconsistentes donde se podía determinar que realizaron acciones con el
fin de ocultar información real: no se registraba todas las operaciones, falsificación, colusión,
omisión, alteración y errores intencionales para maquillar los estados financieros;
favoreciendo intereses particulares. Asimismo, el incumplimiento de los parámetros, leyes y
controles que la compañía debía llevar a cabo.

La burbuja financiera de la bolsa de valores estalló en el año 2012, debido a problemas de


iliquidez y manipulación en las operaciones repo efectuadas con las acciones de la empresa
Fabricato.
Los accionistas de Interbolsa hacían parte de otras empresas, en razón a esos intereses,
usaron los recursos de la comisionista y su facultad para invertir e incrementar el valor de los
títulos valores, creando la percepción de liquidez en las acciones de dichas entidades;
además, Interbolsa se convirtió en accionista de Fabricato al efectuar inversiones de capital a
través del fondo Premium en Curazao.
Adicionalmente, se identificaron parientes de los miembros directivos de la comisionista,
quienes formaban parte de la junta directiva en las demás compañías donde las acciones eran
manipuladas.

Rol de los auditores


Casos como el mal manejo financiero por parte de los directivos de Interbolsa pasó durante
un tiempo inadvertido por la Superintendencia Financiera, la DIAN o Grant Thornton Ulloa
Garzón (encargada de la revisoría fiscal) y todas las multinacionales de auditoría y
contabilidad que daban fe y confianza en los procesos a los inversionistas.
La comisionista de valores Interbolsa S.A contaba con revisoría fiscal por parte de Grant
Thornton Ulloa Garzón, siendo esta la encargada de controlar y vigilar desde el marco
contable los movimientos de Interbolsa. Pero fallaron al no predecir a tiempo las falencias
que se venían presentando en cuentas como proveedores y clientes donde más se presentaban
los casos fraudulentos financieros.

Interbolsa realizaba triangulaciones de inversiones y ahorros, realizando autopréstamos


entre entidades, evadiendo la revelación detallada de las operaciones reales a sus ahorradores
y entidades de control, se evidenció la falta de moral virtuosa y ética, ya que los directivos de
interbolsa faltaron al principio de trabajar en pro de la sociedad suministrando datos falsos;
por otra parte la firma encargada de la revisoría fiscal incumplió con la responsabilidad de
dar a conocer las irregularidades que se estaban realizando en las transacciones y el fraude en
la auditoría de los estados financieros, al final serían los inversionistas quienes tendrían en un
momento dado que asumir las consecuencias de las maniobras ilícitas hechas por las
directivos.
Evidentemente el caso interbolsa violó las normas legales aplicables de contabilidad y
también las normas internacionales de auditoría, pues en la norma establecida: la NIA 240
“Responsabilidad del auditor en la revisión de los Estados Financieros frente al fraude”
define la obligación por parte del auditor de identificar y valorar los riesgos que conlleva al
fraude. Proceso que evidentemente no se cumplió en el caso de interbolsa, pues la firma de
auditores nunca dejó en evidencia ningún caso de fraude ni corrupción, dentro de los cuales
se resaltan: la evasión de impuestos, manipulación de la información de los clientes para
ejecutar movimientos financieros irregulares, manipulación de la información financiera y
contable, evasión frente a los entes de control sobre transacciones con el fondo Premium.

El Fraude Interbolsa, es uno de los casos más evidentes a nivel mundial, sobrepasa todos
los principios de ética e integridad que debe conservar todo profesional contable
independientemente su especialización, porque después de un análisis se puede concluir que
muchos en el afán de percibir un beneficio individual, por su falta de integridad, objetividad y
honestidad, traicionaron la confianza que los usuarios de un mercado depositaron en ellos.
Todas estas acciones, junto con los intereses personales y económicos de un directivo para
con los capitales de terceros contribuyeron poco a poco al desarrollo y crecimiento de una
burbuja financiera que al explotar trajo consigo consecuencias irreversibles como la quiebra
total de un ente económico.
Como institución de control, la revisoría fiscal debe velar por la veracidad de la
información, sus fundamentos y políticas influyen positiva o negativamente en el desarrollo
de la labor desarrollada y a su vez repercute en los sucesos ocurridos, haciéndose parte del
problema.
De acuerdo a la información que se encuentra sobre este caso Interbolsa, era auditada por
Grant Thornton Ulloa Garzón & Asociados Ltda., y según el liquidador encargado del caso
desde el año 2008 hasta el 2012, “la información contable de la comisionista presentó
deficiencias significativas que implicaban posibles violaciones de las normas generales de
contabilidad”, el auditor desvía las responsabilidades a los administradores, determinando
que fue problemas de operación y gestión. El liquidador agrega que sus estados financieros
inducen a un error sobre las verdaderas condiciones contables de Interbolsa. Por ello pide
declararlos civilmente responsables por los perjuicios. Además, que sean inhabilitados para
ejercer el comercio y el cargo de revisor fiscal.
Conforme a lo anterior es evidente que la revisoría fiscal quiso desobedecer el artículo 211
del Código del Comercio donde señala “el revisor fiscal responderá por los perjuicios que
ocasione a la sociedad, a sus asociados o a terceros, por negligencia o dolo en el
cumplimiento de sus funciones”.
Ante la acusación del interventor ellos debían evidenciar con las planillas de trabajo, papeles
o cedulas permanentes, para confrontar que su labor fue competente y de acuerdo a las
Normas Internacionales de Información Financiera y Normativa Internacional de Auditoría.
Conclusiones

En Colombia, la Superintendencia es el organismo de control que tiene la función de


inspeccionar y vigilar las comisionistas de bolsa con el propósito de conocer, analizar y
verificar la información suministrada por parte de estos entes sujetos a inspección permanente
de las operaciones que realizan.

Cuando una organización no controla correctamente sus operaciones administrativas,


contables y financieras se expone al fraude y deja en evidencia la falta de control en la
compañía frente a las entidades de control, y en casos más extremos como el caso de
interbolsa la falta de control interno la llevó a la liquidación total de la misma. Esta
organización notablemente deja en descubierto el fraude administrativo con la manipulación
de las cifras a los estados financieros y, de esta forma, le proporcionaron información falsa a
los inversionistas; inflando sus ingresos y poniendo en riesgo las inversiones de sus usuarios.

El caso de Interbolsa es un ejemplo claro de las consecuencias graves que provocan la


manipulación y el fraude, también demuestra la inapropiada operación de los organismos de
control, la firma de auditoría, Superintendencia Financiera y la debilidad del marco penal
para poder interpretar estos delitos en Colombia, se ha quedado corto frente a la
diversificación de mercados, ya que las actividades mercantiles son cada vez más complejas y
se requiere de buen conocimiento financiero y comercial para que se puedan detectar los
movimientos fraudulentos en el menor tiempo posible, el momento preciso para evitar que
casos como Interbolsa afecten las finanzas de los accionistas, inversionistas, usuarios de
información y sin duda alguna la credibilidad de las entidades reguladoras.

El destape de Interbolsa deja a la bolsa de valores de colombia muy mal ubicada y genera
desconfianza por parte de los posibles inversores. La liquidación total de la empresa genera
pérdidas por más de 600.000 millones de pesos generando pérdidas totales a sus
inversionistas.
Bibliografía

Beltrán M., L.N. y Lineros, D. (Año 7-N°15-julio a diciembre de 2015). Interbolsa:


otro caso de iliquidez e ilegalidad en el mercado de valores colombiano.
Revista Rastros & Rostros, 7(15), 9-17.

Auditool.org (2016, julio 11). Responsabilidad del auditor en relación con el fraude
en una auditoría. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?
v=BAjyqdPDod0