Está en la página 1de 3

DESIGUALDAD SOCIAL

PRESENTADO POR:
ARLIN MINYELI ESCOBAR MUÑOZ

PRESENTADO A:
VICTOR HUGO MADRID

FUNDACION UNIVERSITARIA DE POPAYÁN


FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y PSICOLOGIA
SOCIOLOGIA II
TRABAJO SOCIAL- NOCTURNO GRUPO A
POPAYÁN-CAUCA
2019
DESIGUALDAD DEL CAMPESINO

En esta observación de los espacios de uno de los territorioscampesinos del municipio de

totoro, se ha logrando identificar las desigualdades que presentan estos en las relaciones

entre la economía, la sociedad y el territorio.

En Colombia, los campesinos que defienden sus tierras, su cultura y el medioambiente

están siendo amenazadas, hostigadas y, en ocasiones, asesinados, sus territorios se han

convertido en bienes muy codiciados. En estos tiempos se puede ver que una vaca tiene

más derechos que un campesino, Una vaca, tiene derecho a una hectárea de tierra, pero los

campesinos no tienen. Una vaca tiene derecho a vacunación, desparasitación, tiene un

veterinario y un control médico. En cambio, la mayoría de campesinos no tienen acceso a

un centro de salud, ni otros derechos básicos como la educación.

La desigualdad es apenas una de las dificultades que enfrentan los campesinos que protegen

el medio ambiente y los derechos rurales en el país.

Los campesinos defienden bienes comunes, que nos pertenecen a toda la humanidad, que

nos brindan un servicio, pero están enfrentando amenazas, hostigamientos y, en ocasiones

hasta asesinatos.

Además de la violencia directa, las líderes sociales campesinas enfrentan históricos

problemas de desigualdad, discriminación, machismo y pobreza.

Las familias rurales entienden bien el significado de estas estadísticas: mientras el 64% de

los hogares campesinos no tienen acceso a la tierra, el 1% de los propietarios son dueños

del 80% del territorio.


La mayoría de los campesinos tiene escasas oportunidades de incorporarse al mercado

laboral y se ven obligadas a dedicarse a actividades no reguladas y expuestas a mayores

riesgos. Como resultado, la pobreza rural se concentra en los hogares monoparentales.

Mientras la pobreza y las desigualdades en las áreas rurales multiplican las existentes en las

áreas urbanas, las políticas gubernamentales poco han hecho para corregir la brecha que

cada vez separa más las condiciones de vida de la población en estas áreas. La población en

situación de pobreza sufre en mayor medida los resultados de la crisis económica y es

discriminada por tratarse de población rural, pesando sobre ella el estigma de encarnar,

supuestamente, el atraso, la mentalidad tradicional propia de las sociedades pre modernas.