Está en la página 1de 11

Capítulo 7 – Administración pública

EL ENDEUDAMIENTO DEL SECTOR PUBLICO MEXICANO: UNA


PERSPECTIVA DESDE LOS GOBIERNOS LOCALES
Manuel Díaz Flores, Roberto González Acolt
Bogar García Martínez
Universidad Autonoma de Aguascalientes. Departamento de Economía
Av. Universidad 940, Col. Cd. Universitaria C.P. 20131, Aguascalientes, Ags. México.
Tel. 449-910-84-60 Fax: 910-84-61
mdiaz@correo.uaa.mx

Resumen
El objetivo de este ensayo es mostrar el endeudamiento público de México como un indicador
que refleja el grado de autonomía financiera de los estados y municipios respecto del gobierno
central derivada de su responsabilidad fiscal para fortalecer las fuentes de ingresos en sus
propias jurisdicciones. Este indicador también da cuenta de la disciplina fiscal que las entidades
federativas tienen para manejar sus déficits presupuestales, así como la transparencia de la
información financiera la cual debe ser suficiente y clara para que la población conozca en qué
se gastan sus impuestos y a donde se asignan los recursos que proceden del endeudamiento
público y que afecta no solamente a las generaciones presentes sino a las futuras. El principal
resultado de este trabajo es el análisis de las interconexiones que tiene la deuda pública con
otros elementos del federalismo fiscal en materia de ingreso y gasto, así como respecto de la
responsabilidad y disciplina fiscales. El texto que aquí se presenta muestra algunos de los
resultados más relevantes que se han tenido en esta materia las entidades federativas en México,
a partir de las reformas a la normatividad del endeudamiento público, con motivo de los
elevados déficits fiscales que se registraron en la década de los 80’s y las crisis financieras que
le siguieron en los 90’s. Estas reformas se orientaron a promover un mayor control y supervisión
de estos recursos poniendo el énfasis en la asignación a inversiones productivas, así como en su
manejo transparente por parte de todas las entidades públicas. Sin embargo, de acuerdo al
desempeño mostrado por las entidades federativas se considera la necesidad de incorporar
reglas macrofiscales que permitan asegurar la sostenibilidad de la deuda pública en un entorno
macroeconómico por lo general incierto
Palabras Claves:
Sostenibilidad Deuda, Indicadores, Reglas Macrofiscales.
Introducción y antecedentes
La deuda pública es un rubro importante de las finanzas públicas, en los tres ámbitos de gobierno,
desde la perspectiva de sus dos componentes fundamentales: los ingresos y los gastos. Una fuente
fundamental de ingresos en todos los gobiernos son los impuestos y la deuda pública considerada
como un ingreso extraordinario ya que tiene un costo y puede desequilibrar las finanzas públicas
si no se maneja en niveles y montos adecuados. El tipo de impuestos y las cuotas que fijan las
autoridades fiscales afectan el ingreso de los contribuyentes, pueden promover o inhibir el
desarrollo económico. Para que esto no último no suceda se busca que un sistema tributario sea
equitativo en donde los contribuyentes paguen de acuerdo a sus ingresos, que sea flexible para
adaptarse a las fluctuaciones de la economía y que resulte un esquema simple de administrar para
facilitar lo más posible el pago de los contribuyentes. De esta forma, se evita tanto la evasión que

131
“La Administración y la Responsabilidad Social Empresarial”

es una infracción a las leyes fiscales, como la elusión a través de la cual el contribuyente
aprovecha las deficiencias o contradicciones que tiene el marco legal en materia fiscal.
En un sistema federal como es el caso de México, las relaciones fiscales entre los niveles de
gobierno pueden contribuir a lograr las características antes señaladas en el diseño de un sistema
tributario flexible, justo y eficiente en todo el país. De ahí la importancia de hacer una revisión de
las competencias que tiene cada nivel de gobierno en el diseño y el cobro de los impuestos
federales, estatales y municipales, así como su impacto en el bienestar de la población. Es
importante que cada nivel de gobierno cuente con los ingresos suficientes o autonomía fiscal,
para enfrentar la problemática en su respectivo territorio pero también se debe buscar la
coordinación y colaboración para lograr que el sistema en su conjunto resulte eficiente para todos
y no solamente para algún nivel de gobierno. La dependencia de los gobiernos estatales y la baja
recaudación, son rasgos característicos no solamente del federalismo fiscal mexicano si no de la
mayoría de los federalismos latinoamericanos, por lo que es importe promover esquemas que
faciliten e incentiven a los gobiernos a fortalecer sus fuentes de ingresos para enfrentar las
prioridades regionales y locales con mejores presupuestos. De ahí la importancia de buscar
nuevos esquemas que promuevan relaciones intergubernamentales más sanas, con autonomía
financiera suficiente para abordar las prioridades de cada país, región, estado o localidad. Por
tanto, las transferencias y aportaciones asignadas desde la federación hacia los estados y
municipios constituyen un elemento de suma importancia en la conformación de los presupuestos
de los estados y municipios, por tal razón, los ciclos presupuestarios de estos dos ámbitos de
gobierno dependen de la conformación del presupuesto de la federación y este a su vez de las
condiciones macroeconómicas del país. Por lo general, los niveles de endeudamiento de los
gobiernos en sus tres ámbitos de gobierno reflejan la magnitud de los déficits fiscales que surgen
de la insuficiencia de los ingresos respecto de los gastos en un entorno macroeconómico
vulnerable.
Desarrollo y método
La metodología de este ensayo, está asociada a los diversos trabajos de autores que abordan la
sostenibilidad del endeudamiento de los países en desarrollo sobre todo aquellos indicadores que
ayudan a monitorear la solvencia de mediano y largo plazo del sector público. La propuestas de
Borensztein E. y P. Mauro (2002) apunta a asegurar la sostenibilidad de la deuda disminuyendo
el efecto bola de nieve de las finanzas públicas, argumentan que la mayoría de las crisis de deuda
se producen por una disminución en el ritmo de crecimiento de las economías. Eichengreen B.
Haussman y Panizza (2002), plantean que una manera de escapar al pecado original de la deuda
es que las instituciones financieras internacionales emitan en una nueva unidad de cuenta: un
índice de una canasta de monedas de países en desarrollo o bien alternativamente, en las monedas
de cada país. Martner R. Tromben V. (2004) por su parte hacen énfasis en aspectos como el
entorno macroeconómico, la fortaleza de las instituciones fiscales y de sus sistemas financieros,
la capacidad de generar divisas e ingresos propios, todo ello vinculado a las condiciones de
financiamiento. De ahí que enfoques como el de Ter-Minassian (2004) señalen que la
sostenibilidad de la deuda pública es probabilísticas por naturaleza, debido a que la deuda
depende de eventos fiscales y macroeconómicos inciertos. No obstante los estudios del Banco
Mundial /FMI (2001) señala que varios trabajos que estudian la solvencia de los gobiernos
latinoamericanos muestran que no cumplen con el coeficiente Deuda Pública/PIB el cual debería
ubicarse en un rango de 25-30% para garantizar la sustentabilidad. En este contexto, propuestas
como las de Martner R. (2003) sobre la necesidad de establecer Reglas Macrofiscales que
Capítulo 7 – Administración pública

obliguen a los gobiernos a mantener sus niveles de endeudamiento en parámetros aceptables,


implica rediseñar las definiciones contables y de cobertura, diseño de indicadores de
sostenibilidad, estimaciones del margen de seguridad cíclico así como los procedimientos
presupuestarios anticícliclos en épocas de auge, entre los más importantes.
1.1. Endeudamiento del gobierno federal
“La deuda pública se define como la suma de las obligaciones insolubles a cargo del sector
público, derivada de la celebración de empréstitos tanto internos como externos sobre el crédito
de la nación”. 1 Entre los beneficios de la deuda u obligaciones adquiridas por el gobierno
destacan el uso de recursos que complementa el ahorro interno de un país, es un instrumento de
política monetaria ya que con la emisión de deuda pública el gobierno establece el nivel y
estructura de las tasas de interés en la economía, estos recursos bien asignados y administrados
pueden incrementar la inversión rentable de un país. Sin embargo, el exceso de endeudamiento
como el registrado en la década de los ochenta el cual alcanzó niveles del 64% del Producto
Interno Bruto puso de manifiesto los riesgos que implica el uso indiscriminado de este tipo de
recursos. La deuda pública puede ser interna o externa, de corto o largo plazo y puede ser
contratado con un organismo internacional bilateral o multilateral. Por lo regular se da una
combinación entre los diferentes tipos de deuda pública, aunque las reestructuraciones de plazos
más amplios, la diversificación de acreedores y tasas de interés más controlables, han contribuido
de manera importante a tener un mejor control del endeudamiento público en México.
De acuerdo a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Art. 73, Fracción VIII,
el Congreso de la Unión tiene facultades para autorizar al Presidente de la Republica la
celebración de empréstitos sobre el crédito de la nación y vigilar que estos recursos se apliquen a
la ejecución de obras que directamente produzcan un incremento en los ingresos públicos, de
regulación monetaria, operaciones de conversión de deuda y para cubrir alguna emergencia. Las
Entidades del Sector Publico Mexicano que pueden contratar deuda pública son:
• El Ejecutivo Federal y sus dependencias
• El Departamento del Distrito Federal
• Los organismos descentralizados
• Las empresas de participación estatal mayoritaria
• Las Instituciones que presten el servicio público de banca y crédito, las organizaciones
auxiliares nacionales de crédito, las instituciones nacionales de seguros y las de fianzas
• Los fideicomisos en los que el fideicomitente sea el Gobierno Federal
La Secretaria de Hacienda y Crédito Publico elabora el programa financiero del sector publico,
que el Ejecutivo Federal, autoriza el endeudamiento de las demás entidades del sector publico y
vigila su capacidad de pago, contrata y maneja la deuda del gobierno federal y emite valores (ver
Ley General de Deuda Pública, Art. 1 y 4).
Los límites del endeudamiento se establecen en el Art. 2 de la Ley de Ingresos de la Federación
para cada ejercicio fiscal 2010, en materia de endeudamiento interno fue de hasta 380 mil
millones de pesos y un endeudamiento externo por un monto máximo de 8 mil millones de
dólares de los Estados Unidos de América.
1
Ayala E. J. Economía del Sector Público Mexicano, Pag. 309

133
“La Administración y la Responsabilidad Social Empresarial”

Como se puede observar en la siguiente grafica, la deuda del Sector Publico Mexicano después
de alcanzar su nivel más bajo en el año 2007 de 19.9% del PIB, muestra una tendencia a
incrementarse de manera muy rápida ya que en los dos últimos años del periodo considerado
superó el 30% del PIB equivalente a más de 2.9 billones de pesos en el 2010. Por lo cual, en estos
dos últimos años del periodo estudiado rebasa ya el límite teórico establecido en los estudios del
Fondo Monetario Internacional de un máximo de 30% del Producto Interno Bruto para
considerarse una deuda sostenible.

De manera desagregada, se puede apreciar en la gráfica anterior, que es la deuda interna la que
tiene un peso del 21.4 como porcentaje del PIB, en contraste con la Deuda Externa que
representó el 9.5 % del PIB en el 2010 y que equivalió a 105 mil millones de dólares. En el
siguiente cuadro se puede observar la distribución de este tipo de endeudamiento por fuente de
financiamiento, plazo y entidad pública responsable. La entidad pública que tiene la mayor
proporción del endeudamiento interno es el gobierno Federal ya que en 2010 represento el 93.7%
respecto del global y la fuente de financiamiento más importante fue la emisión de papel en el
mercado nacional entre los que destacan los Bonos de Desarrollo a tasa fija, los Bondes y los
Cetes. No obstante el balance general, es un menor costo financiero del endeudamiento debido a
la reducción del riesgo por el tipo de cambio y tasas de interes internacionales. De acuerdo al
Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2008-2012 en el periodo 2000-2007 el
costo financiero de la deuda del Gobierno Federal se redujo a 1.7 por ciento del PIB y se calcula
que en 2008 la reducción llegue al 2.0 por ciento del PIB como resultado de la estrategia de
fortalecer el financiamiento interno ampliando los plazos promedio de vencimiento de 1.5 años
en el 2000 a 5.6 en el 2007 2.

2
Ejecutivo Federal. Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2008-2012, pag. 117-118
Capítulo 7 – Administración pública

DEUDA INTERNA DEL SECTOR PÚBLICO FEDERAL


(Millones de Pes os )

Saldo a Diciembre Saldo a Diciembre


CONCEPTO
2009 2010
Deuda Neta 2,594,133.2 2,920,960.5
Activos 293,746.9 159,924.5
Deuda Br uta 2,887,880.1 3,080,885.0
Es tr uctur a por plazo 2,887,880.1 3,080,885.0
Largo plazo 2,474,856.6 2,781,973.5
Corto plazo 413,023.5 298,911.5
Es tr uctur a por Us uar io 2,887,880.1 3,080,885.0
Gobierno Federal 2,702,779.7 2,888,277.2
Largo plazo 2,314,221.4 2,593,865.7
Corto plazo 388,558.3 294,411.5
Organismos y empresas 141,653.5 166,863.5
Largo plazo 134,235.5 162,363.5
Corto plazo 7,418.0 4,500.0
Banca de Desarrollo 43,446.9 25,744.3
Largo plazo 26,399.7 25,744.3
Corto plazo 17,047.2 0.0
Por fuentes de financiam iento 2,887,880.1 3,080,885.0
Emisión de Papel en el mercado nacional 2,493,795.2 2,693,867.6
Fondo de Ahorro SAR 92,222.3 110,308.6
Banca Comercial 58,897.0 46,033.1
Obligaciones por Ley del ISSSTE 193,859.2 193,033.0
Otr os 49,106.4 37,642.7

Fuente: SHCP, Dirección General Adjunta de Deuda Pública, Unidad de Credito Público.
Las cifras son preliminares para 2010.

1.2. Endeudamiento de estados y municipios


El endeudamiento de los estados y municipios en México está vinculado de manera muy estrecha
con el alto grado de centralismo que ha tenido el federalismo mexicano durante la vigencia del
actual Sistema Nacional de Coordinación Fiscal puesto en marcha hace ya cerca de 28 años, en la
medida que se ha manifestado como una insuficiencia de recursos financieros o falta de
autonomía de las entidades públicas para hacer frente a sus compromisos de gasto. El proceso de
descentralización de la Educación Básica y los Servicios de Salud que se dio en México al
principio de la década de los 80s, ha contribuido con este desbalance debido al crecimiento de
una brecha entre la demanda de estos servicios y la asignación de los recursos financieros
necesarios para cubrirlos ya que la responsabilidad de generar una oferta suficiente recae
fundamentalmente en los estados. A esto se suman otros requerimientos importantes como la
infraestructura para los servicios del agua potable y alcantarillado en el caso de los
Ayuntamientos. La Ley de Deuda Pública de los estados les impide contratar deuda con
gobiernos o personas físicas del extranjero, en cualquier moneda que no sea el peso mexicano y
los financiamientos deberán aplicarse a inversiones productivas recuperables como obra pública,
compra de bienes inmuebles para reserva urbana, proyectos relacionados con los servicios
públicos (agua potable, alcantarillado, saneamiento, alumbrado público, limpia, mercados,

135
“La Administración y la Responsabilidad Social Empresarial”

panteones, parques y jardines, rastros). Así también, para la reestructuración y/o conversión de la
deuda y proyectos de inversión de empresas de participación estatal mayoritaria, o bien en la
mejora tecnológica o administrativa que reduzca los gastos de operación de la administración
pública 3.
De acuerdo al Artículo 9º de la Ley de Coordinación Fiscal, las participaciones que correspondan
a las Entidades y Municipios son inembargables, sin embargo pueden afectarse para cubrir las
obligaciones contraídas por las Entidades o Municipios, con autorización de las legislaturas
locales. Deberán inscribirse ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en el Registro de
Obligaciones y Empréstitos de Entidades y Municipios, a favor de la Federación, de las
Instituciones de Crédito que operen en el territorio nacional, así como de las personas físicas o
morales de nacionalidad mexicana. Las obligaciones de los Municipios se pueden registrar, una
vez que cuenten con la garantía solidaria del Estado, salvo cuando a juicio de la Secretaría de
Hacienda y Crédito Público tengan suficientes participaciones para responder a sus compromisos.
Las Entidades y Municipios efectuarán los pagos de las obligaciones garantizadas con la
afectación de sus participaciones, de acuerdo con los mecanismos y sistemas de registro
establecidos en sus leyes estatales de deuda. En todo caso las Entidades Federativas deberán
contar con un registro único de obligaciones y empréstitos, así como publicar en forma periódica
su información con respecto a los registros de su deuda.
En la siguiente gráfica se pueden apreciar los primeros resultados del nuevo marco regulatorio
sobre el endeudamiento de las entidades federativas y sus municipios. En proporción al Producto
Interno Bruto se mantuvo en alrededor del 2.2% equivalente a 278,960 millones de pesos en el
2010 y al 63.2% del monto de las participaciones federales que recibieron en ese mismo año. En
promedio, la tendencia es que el monto de endeudamiento compromete más de la mitad de sus
participaciones federales a que tienen derecho. Sin embargo, en ese mismo año, el monto de
endeudamiento de 5 de las 32 entidades federativas del País representó el 55.8% y el restante
44.2% correspondió a los 27 estados faltantes. Desde esta perspectiva, existen entidades
federativas con un endeudamiento que supera el monto de sus participaciones como Nuevo León
y el Distrito Federal (ver anexo 1). En cambio si se relaciona la deuda estatal con su respectivo
Producto Interno Bruto Estatal son Sonora, Chiapas, Distrito Federal y el Estado de México los
que registraron un mayor endeudamiento en el 2009 y 2010 (ver el anexo 2).

3
Ley de Deuda Pública del Estado de Aguascalientes, Artículos 8 y 9 actualización a 2007. La primera versión de
esta Ley se publicó en 1996.
Capítulo 7 – Administración pública

El acceso al mercado bursátil. Como se puede observar en la siguiente gráfica, hasta el 2001 la
principal fuente de financiamiento para las entidades federativas fueron la Banca de Desarrollo
representada por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos Banobras S.N.C creado en
1933 y reestructurado en 1986 para ofrecer financiamiento y asesoría a estados y municipios en
materia de infraestructura y servicios públicos.
En efecto, las últimas actualizaciones de la Ley de Deuda Pública permiten a los estados emitir
bonos, obligaciones bursátiles, títulos de crédito y varios valores afines, ya sea colocación
privada o en el mercado bursátil, previa autorización del Congreso del Estado, el cual verificará
que sean contratados y pagaderos en México, nominados en moneda nacional, que estén
orientados a inversiones públicas productivas, no negociables fuera del País, que tengan garantías
(una de estas pueden ser las participaciones federales), pueden suscribirse en renta fija o variable
según las mejores condiciones del mercado financiero, además de ajustarse a la normatividad
federal en materia de deuda pública 4.
Como se puede observar en el siguiente cuadro, esta alternativa de financiamiento para las
entidades públicas principalmente Estados y Municipios en México, es muy reciente ya que las
primeras emisiones en el mercado bursátil se registraron en el año 2001, solamente el 17.7% del
total del endeudamiento correspondió al mercado bursátil el resto sigue estando en manos de los
mercados tradicionales, el comercial y la banca de desarrollo. Este nuevo escenario abre la
posibilidad para que los Estados y Municipios cuenten con más opciones de financiamiento cada
vez más competitivas y contratar sus empréstitos en mejores condiciones de tasas de interés,
plazos, montos, entre otros.

4
Art. 24 de la Ley de Deuda Pública del Estado de Aguascalientes, 2007.

137
“La Administración y la Responsabilidad Social Empresarial”

Las 27 emisiones bursátiles que se muestran en el siguiente cuadro, con excepción de Chiapas
cuya garantía en el Impuesto sobre Nómina, corresponden a endeudamiento de entidades
federativas con una dinámica económica que les permite respaldar sus créditos como es el caso
del Distrito Federal en donde se ubica la capital del País, el Estado de Nuevo León, El Estado de
México y Chihuahua. El resto, son municipios urbanos metropolitanos y por lo general las
capitales de los estados involucrados en este tipo de financiamiento.
EMISIONES BURSATILES DE OBLIGACIONES FINANCIERAS ESTATALES Y MUNICIPALES 2002-2010
(Millones de Pesos)
AÑO DE EMISION NUMERO EMISIONES MONTO EMISIONES PLAZO (AÑOS)
2002 2 2,500 10
2003 2 1,716 11.8
2004 1 2,250 20
2005 2 1,833 10
2006 5 16,750 30,18 y 9
2007 7 14,300 30,20 y 10
2008 2 1,208 28
2009 3 6,500 12 y 5
2010 3 4,300 20
TOTAL 27 51,357
Fuente: Elaboción propia con información de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas SHCP, de las
Entidades Federativas y de la Bolsa Mexicana de Valores.

Las calificaciones de las finanzas públicas de estados y municipios en México, son una práctica
que se empiezan a utilizar cada vez con mayor frecuencia por motivos de transparencia y para
medir la capacidad de pago de las entidades públicas para acceder al mercado de capitales en el
País. Las Calificadoras autorizadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV)
como Standard adn Poors, Duff and Phelps, Fitch Ratings México y Moodys México, entre otras,
aplican en sus evaluaciones indicadores financieros que miden el comportamiento histórico de las
finanzas de las entidades públicas, su dinamismo económico y el nivel de bienestar de su
Capítulo 7 – Administración pública

población. En México todos los estados han sometido sus finanzas a estas calificaciones, sobre
todo aquellos que utilizan el mercado de capitales como alternativa de financiamiento a través de
la emisión de bonos. Sin embargo, este mercado es todavía incipiente y requiere probar sus
bondades a través de las experiencias de las entidades y municipios que actualmente están
utilizando este opción para financiar los servicios públicos y proyectos públicos prioritarios en el
campo de la educación, la salud, la vivienda, el transporte y en general de la infraestructura
básica para impulsar un mejor bienestar social de la población.
1.3. Los retos del endeudamiento público de los gobiernos locales
Responsabilidad fiscal. El diseño del Federalismo Fiscal Mexicano expresado en las relaciones
fiscales intergubernamentales que en éste ocurren determina el grado de responsabilidad fiscal
que los gobiernos estatales tienen para generar sus fuentes propias de recursos y tener autonomía
financiera respecto del gobierno federa 5. Las reformas introducidas por la Ley de Deuda Pública
y la Ley de Coordinación Fiscal promueven la disciplina fiscal a través de los controles en los
déficits presupuestales de los gobiernos estatales y una mayor transparencia en la publicación de
su información financiera. Sin embargo, la escasa autonomía financiera provocada por la
centralización del federalismo fiscal mexicano no ha permitido un avance significativo en materia
de responsabilidad fiscal.
Financiamiento de la infraestructura. El destino de la deuda pública debe ser el financiamiento
de la obra pública, servicios de agua potable, alcantarillado y servicios públicos, conversión de la
deuda y en general para gastos de inversión. Sin embargo, por lo general la deuda pública de los
estados y municipios se orienta a cubrir los déficits presupuestales y al pago de deudas anteriores,
de ahí la necesidad de buscar alternativas de financiamiento propiamente de la infraestructura.
Financiamiento de los servicios públicos. El proceso de descentralización de la Educación
Básica y la Salud iniciado en 1983 cada vez tienen un impacto mayor en los presupuestos
estatales debido a la normatividad aplicada a través de la cual se transfieren los recursos
financieros desde el gobierno federal. Han sido varios los intentos de los gobiernos estatales por
regresar estos servicios a la federación debido a que cada vez las entidades federativas destinan
una proporción mayor de sus presupuestos para complementar los recursos que asigna la
federación cada año.
Transparencia. La Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública
Gubernamental que entró en vigor en el año 2003, obliga a las dependencias y entidades del
gobierno federal, estatal y municipal a ofrecer al público en general, la información sobre sus
recursos y su desempeño. En general los gobiernos estatales y algunos municipales, sobre todo
los urbanos, cuenten con una página Web en la cual dan a conocer información financiera sobre
su marco regulatorio, programático presupuestal, además de estadísticas, informes y reportes,
para cumplir con la rendición de cuentas que exige esta Ley.
Sin embargo, algunos estudios recientes sobre la transparencia de las finanzas públicas de las
entidades federativas de México, muestran que 9 de los 32 Estados no cumplen con el mínimo

5
Para una referencia más amplia sobre la aplicación de este concepto en el contexto de los países Latinoamericanos,
se puede consultar Webb Steven B. Fiscal Responsability Laws for Subnational Discipline: The Latin America Experience, World
Bank, 2004 page 4-5.

139
“La Administración y la Responsabilidad Social Empresarial”

exigido por estas disposiciones legales 6. Así también, la calidad de la información en cuanto a
nivel de detalle y actualización, es muy variable, por lo que es difícil pensar que un ciudadano
pueda evaluar el impacto de las acciones de los responsables. Es todavía más insuficiente la
información si se pretende hacer un seguimiento con indicadores en periodos de tiempo de
mediano y largo plazo debido a las diversas metodologías y formas de presentación de la
información.
Resultados y Conclusiones
Una primera reflexión que se deriva de la información presentada en este ensayo es que el
endeudamiento del sector público es un indicador importante del funcionamiento de las finanzas
públicas de un país. Este indicador es sensible a las etapas de crisis económica ya que se encarece
el financiamiento. Refleja también el grado de autonomía o dependencia financiera de los estados
y municipios respecto del gobierno central en la medida en que los ingresos generados en cada
entidad federativa se incrementan mostrando con ello un mayor grado de responsabilidad fiscal.
Finalmente la asignación eficiente y eficaz de los recursos a través de métodos presupuestales
que permitan medir el impacto del gasto público, así como la disponibilidad y transparencia de la
información financiera son elementos importantes que influyen en un manejo adecuado de los
niveles de endeudamiento público.
A la aplicación de un nuevo marco normativo orientado a regular el endeudamiento público
promoviendo la disciplina fiscal en el manejo del déficit presupuestal en la década de los
noventa, permitió que las entidades federativas y municipios encontraran en el mercado bursátil,
nuevas alternativas de financiamiento, sin embargo hasta ahora son todavía reducidos los
recursos que se obtienen por esta vía.
Finalmente, las razones de fondo de los niveles de endeudamiento público de estados y
municipios se deberán buscar en el contexto de la responsabilidad fiscal, la transparencia y la
calidad del gasto que promueve el federalismo fiscal mexicano vinculado a variables
macroeconómicas como el costo del financiamiento, el ritmo del crecimiento económico nacional
y estatal, de la fortaleza de las instituciones fiscales, así como los ciclos económicos.
Referencias Bibliográficas
[1] Ayala E. Jose (2001). Economía del Sector Público Mexicano. Facultad de Economía, UNAM,
Editorial Esfinge, México.
[2] Banco Mundial /FMI (2001). Estrategias de Gestión de la Deuda Pública. Washington D.C.
[3] Borensztein E. y P. Mauro (2002). Reviving the Case for GDP-Indexed Bonds. IMF Policy
Discussion Paper No. 02/10 Washington D.C.
[4] Horne, J. (1991). Indicators of Fiscal Sustainability. IMF, Working Paper 91/5 Washington D.C.
[5] Eichengreen B. Haussman y Panizza (2002). Original Sin: The Pain, the Mystery and the Road to
Redemption. Washington D.C. Banco Interamericado de Desarrollo (BID).
[6] Martner R. y Tromben V. (2004). La Sostenibilidad de la Deuda Pública. Revista Cepal No. 84,
Ilpes-Cepal.
[7] Martner R. (2003). Reglas Macrofiscales, Sostenibilidad y Procedimientos Presupuestarios. XV
Seminario Regional de Politica Fiscal. Ilpes-Cepal.

6
Sour-Vargas Laura. Evaluando al gobierno electrónico: avances en la transparencia de las finanzas públicas
estatales. Revista Economía Sociedad y Territorio. Vol. VI, num: 23, enero-abril 2007. Pag. 631
Capítulo 7 – Administración pública

[8] Sour-Vargas Laura (2007). Evaluando al gobierno electrónico: avances en la transparencia de las
finanzas públicas estatales. Revista Economía Sociedad y Territorio. Vol. VI, num: 23, enero-
abril.
[9] Ter-Minassian (2004)
[10] Webb Steven B. (2004). Fiscal Responsability Laws for Subnational Discipline: The Latin
America Experience, World Bank.

Documentos y bases de datos oficiales


[11] SHCP-INEGI. Banco de Información Económica.
[12] SHCP. Estadísticas oportunas de Finanzas Públicas
[13] Ley General de Deuda Pública 1995
[14] Ley de Deuda Pública del Estado de Aguascalientes 2007
[15] Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos
[16] Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2008-2012

Anexos
Anexo 1: Obligaciones financieras de entidades federativas y municipios en relación a
sus participaciones federales 1994-2007.

Anexo 2: Obligaciones financieras de entidades federativas y municipios en relación a


su respectivo PIB 1994-2007

141