Está en la página 1de 167

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE

MÉXICO

FACULTAD DE ESTUDIOS
SUPERIORES
ZARAGOZA

ÍNDICES EPIDEMIOLÓGICOS DE
MORBILIDAD ORAL

JOSÉ FRANCISCO MURRIETA PRUNEDA

YANIRA LÓPEZ RODRÍGUEZ


LILIA ADRIANA JUÁREZ LÓPEZ
VIOLETA ZURITA MURILLO
CELIA LINARES VIEYRA
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Capítulo

1
CONSIDERACIONES PRELIMINARES
Entender el proceso salud/enfermedad como un fenómeno social tiene como
fundamento los temas relacionados con los aspectos económicos, políticos,
ideológicos, religiosos y culturales. Este concepto lleva a calificar a la salud
como un fenómeno social dinámico, complejo y motivo de permanente debate,
que obliga a una actitud de constante cambio frente al estudio y análisis de los
problemas de salud bucal.

La conceptualización social de la enfermedad, así como de la salud, tiene


implicaciones directas en la práctica sanitaria, ya que la problemática se
visualiza de distinta manera si el análisis se realiza desde el modelo biologicista
individual o desde las concepciones colectivas de la salud, ya sea comparando
distintas sociedades o a una misma colectividad en distintos periodos.

Es precisamente el desarrollo del pensamiento sociológico sobre el tema de la


enfermedad y la salud lo que permitió que en 1920, el sanitarista
norteamericano Winslow elaborara el concepto clásico de salud pública: "..el
arte y la ciencia de prevenir las dolencias y discapacidades, prolongar la vida y
fomentar la salud y la eficiencia física y mental, por medio del esfuerzo
organizado de la comunidad para el saneamiento del ambiente, el control de
las enfermedades, la educación de los individuos, la organización de los
servicios médicos para el diagnóstico temprano y el tratamiento preventivo de
las enfermedades, y del desarrollo de un mecanismo social que asegure a cada
uno un nivel de vida adecuado para la conservación de la salud, organizando
estos beneficios de tal modo que cada ciudadano se encuentre en condiciones
de gozar de su derecho natural a la salud y a la longevidad".

Vista desde esta perspectiva, la enfermedad, y por ende la salud, deviene


como un fenómeno estrechamente ligado a las condiciones de vida de la
población, que sólo puede ser explicado por medio de un enfoque integral y
sistémico. Sin embargo, consideraciones de diversa índole entre las que se
hallan la efectividad de la tecnología médica, los intereses de los grupos de
poder, en particular, los de las transnacionales farmacéuticas, y de orden
teórico como la discusión misma sobre el objeto y los métodos de trabajo en la
salud pública entre los partidarios del funcionalismo, el pragmatismo y el
materialismo histórico, principales corrientes de pensamiento social presentes
en el terreno teórico en nuestra región, han posibilitado que aún persista en
algunos sectores de la práctica sanitaria desde una óptica individual y
biologicista.

2
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

De todo lo anterior se desprende que el desarrollo de la salud, como una


acción de prevención o cura de enfermedades, no es un problema individual,
sino una condición y consecuencia de la acción social, pero que, a su vez, tiene
una respuesta individual que depende del tipo de afección, la personalidad y el
funcionamiento de las mediaciones sociales ante la enfermedad. Y aquí se
introduce otro factor que interactúa en la interpretación de la enfermedad como
problema social y que por su trascendencia fue incluido en la definición
aceptada por la Organización Mundial de la Salud, mediante el vocablo
bienestar: el aspecto subjetivo de la salud, que no solo es consecuencia de los
factores antes mencionados sino que también influye en ellos: "Estado de
bienestar consecuente al desequilibrio dinámico e integrado de lo biológico,
psicosocial y ecológico”.

CURSO SOCIAL DE LA ENFERMEDAD.

La conducta del individuo durante la enfermedad, se caracteriza por su


experiencia social de la enfermedad, es decir, que cuando un individuo
experimenta síntomas o cambios desagradables emocionales o corporales que
interfieren en su funcionamiento normal, generalmente sufre una tensión que
se manifiesta como angustia, la cual puede enfrentar inicialmente dedicándose
a realizar actividades sanas para tratar de negar los síntomas o a buscar
orientación entre sus pares sociales (grupo de referencia) para tratar de
convencerse de que sus síntomas no son graves; sin embargo al persistir la
molestia y aumentar los síntomas, se ve presionado a buscar ayuda. Pero la
búsqueda de esta ayuda se ve condicionada, con regular frecuencia, por la
clase social a la que pertenece.

Las conductas de salud se encuentran vinculadas con el “Estilo de Vida” que se


define como "el conjunto de pautas de conducta y hábitos cotidianos de una
persona", viene a ser una forma de vivir, se relaciona cono los aspectos de la
salud. La influencia cultural que las personas o grupos reciben es algo muy
importante en este estilo de vida. La cultura con sus valores y costumbres
determinan de forma explícita o implícitamente valores para determinan
aspectos de salud y enfermedad, lo que en un primer momento puede parecer
una enfermedad, luego puede implicar aspectos de salud.

EPIDEMIOLOGÍA Y SALUD.

El abordaje epidemiológico resulta muy útil en la práctica de las acciones de


salud para determinar el problema de la enfermedad en su carácter
multifactorial. Ayuda a medir su impacto; pero, además, facilita el
establecimiento de las relaciones existentes entre las condiciones de vida,
determinadas conductas y factores de riesgo que pueden desarrollar
enfermedades. Al afrontar esta relación entre las clases sociales, la
enfermedad y la salud, se demuestra que el profesional de la salud se adentra
en relaciones de mayor complejidad, tales como la influencia de la enfermedad
o la salud sobre las conductas y viceversa; dependencia recíproca, que a su
vez es influida por la relación del hombre con su entorno social, por la posición
socioeconómica que ocupa en este entorno y por su conducta social
propiamente dicha.

3
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

La salud y la enfermedad son manifestaciones que no han estado ajenas a este


hecho, es así como el primer ensayo de importancia para la interpretación de
este fenómeno fue la “teoría unicausal” de la enfermedad, dado
fundamentalmente por los estudios y trabajos realizados por Virshow, Pasteur y
Koch, sin embargo, la visión reduccionista de este concepto limitaba una
explicación más real y objetiva de los mecanismos que se gestan en la
producción de las enfermedades. La importancia de esta teoría está en función
de que permitió vislumbrar el hecho de que el hombre reacciona ante cualquier
estímulo provocado por otro factor ajeno o de su mismo organismo, generando
bases e hipótesis que permitieron el desarrollo de las otras dos teorías que
hasta la fecha son utilizadas.

La “teoría ecologista” surgió entonces como la respuesta más inmediata para el


estudio de los eventos relacionados con la salud, la cual fue desarrollada por
Leavell y Clark y en la que hacen referencia del equilibrio que debe existir entre
el huésped, el agente y el medio donde se desarrolla. Este abordaje ha
permitido explicar la producción de las enfermedades, proporcionando bases
para la formulación de principios, leyes y categorías que facilitan la
interpretación de éstas desde el punto de vista biologicista. Por último, la
“teoría social” desarrollada por Jaime Breilh a través de la utilización del
“Método Ascencional Dialéctico (MAD)”, el cual incorpora en el análisis de los
procesos de salud/enfermedad categorías sociales tales como: fuerza de
trabajo, reproducción de la fuerza de trabajo, modos de producción, modos de
producción, medios de producción, salario, plusvalía, entre otras. Esta
propuesta, sin embargo, presenta limitaciones ya que es un modelo teórico con
dificultades de llevarlo a la praxis y por lo tanto a su comprobación, no obstante
muestra un panorama más integral ya que la enfermedad puede ser la
resultante de la totalidad social, en donde los factores socioculturales, políticos
y económicos son determinantes. Así mismo, su importancia radica en el hecho
de que la producción científica en odontología ha sido orientada
fundamentalmente al estudio de las entidades patológicas de mayor frecuencia
y trascendencia en la población, dando respuesta a las necesidades sociales
de salud estomatológica de la misma, ya que independientemente de la teoría
de abordaje para la explicación de los diferentes fenómenos de salud bucal, así
como de los métodos y técnicas empleadas para su interpretación, han
permitido hasta la fecha integrar un cuerpo de conocimientos que conducen a
comprender estos eventos en forma más objetiva.

4
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

CONSIDERACIONES PRELIMINARES SOBRE RIESGO Y


FACTOR DE RIESGO.

Un riesgo se traduce como la probabilidad de ocurrencia de un evento de


salud, ya sea en un individuo o bien una comunidad, el cual tiene su
manifestación desde la presencia misma de una enfermedad, su severidad y/o
la muerte. El cálculo de los diferentes riesgos de acuerdo a las características
del grupo poblacional que se esté estudiando, con base en el número de
observaciones o datos que se tengan en relación al evento de estudio. De esta
manera, dicha información a través de estimaciones probabilísticas, nos
brindarán un panorama más confiable y predictivo acerca no sólo de la
probabilidad como presenta en la unidad de análisis (sujetos, dientes,
estructura periodontal, pulpa dental, tejidos blandos, etc.), para experimentar
una enfermedad, sino además, para llevar a cabo el pronóstico del curso que
tendrá dicha enfermedad si se le abandona a su propio curso. Ahora bien, un
factor de riesgo es considerado como aquel evento asociado que puede
condicionar, potencializar, predisponer, prevenir, producir, etc. El evento
epidemiológico que es de nuestro interés. Parece un juego de palabras, sin
embargo, su operacionalización práctica es mucho más sencilla, para tal fin
mencionemos un ejemplo: si se desea medir la prevalencia de caries dental y
su posible dependencia con la calidad de la higiene bucal, este evento (caries
dental / calidad de la higiene bucal) tendrá los dos abordajes de análisis; el
riesgo será la probabilidad de que los sujetos presenten baja o alta prevalencia
de caries dental y el factor de riesgo asociado es la calidad de higiene bucal (ya
que esta condición por sí sola no es ningún evento morboso bucal, sino un
factor que puede influir en el establecimiento y comportamiento de la
prevalencia y/o incidencia de la caries dental).

El método para estimar el riesgo que presenta cada sujeto para experimentar
una enfermedad consiste en ejecutar una serie de pasos de congruencia lógica
y sistematizada, orientados fundamentalmente al diagnóstico clínico y
socioepidemiológico de las características de cada factor de riesgo a ser
evaluado, considerando para ello dos criterios inicialmente importantes: la
naturaleza del factor y el tiempo de exposición al mismo. En el primer caso
debe ser considerado cada uno de los atributos en función a la relación que
guarda el sujeto ya sea con su entorno, o bien, de acuerdo a las características
que presenta y que lo pueden hacer más vulnerable y/o susceptible a
desarrollar la enfermedad. Por lo general estos factores son clasificados de
acuerdo a su índole, pudiendo ser de orden biológico, ambiental, de
comportamiento, socioeconómico, etc. (ver tabla 1).

5
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 1
Factores de riesgo de acuerdo a la relación que guarda el sujeto con el medio.

FACTOR DE RIESGO DESCRIPCIÓN EJEMPLOS

Biológicos Características inherentes Edad, sexo, etc.


al sujeto.

Ambientales Características del medio PH salival, capacidad


en donde se desarrolla el buffer de la saliva,
evento. defectos estructurales del
esmalte, etc.

De comportamiento Hábitos y costumbres del Calidad y frecuencia de


sujeto. cepillado, demanda de la
consulta estomatológica,
etc.

Relacionados con la Actitudes y calidad de las Calidad de la atención


Atención a la Salud acciones orientadas a la estomatológica recibida y
solución de los problemas cobertura del servicio
de salud. estomatológico.

Sociales y económicos Características del sujeto Escolaridad, ingresos y


en cuanto al nivel de distribución de los mismos
instrucción, nivel de para resolver sus
ingreso, alimentación, etc. necesidades de atención
estomatológica,

Fuente: OPS/OMS., “Capítulos III y IVB”, Manual sobre el enfoque de riesgo en la Población Materno
Infantil. Ed. OMS/OPS. 1990. pp. 12-33

Por el tiempo de exposición al factor de riesgo, éstos pueden ser clasificados


como de carácter continuo, momentáneo o acumulativo. Los continuos son
aquellos cuya acción es permanente en el sujeto, generalmente determinados
genéticamente y por lo tanto imposible de eliminar su influencia; los
momentáneos son aquellos que al presentarse se puede contrarrestar su
acción y por lo tanto su duración puede ser corta o limitada; y los acumulativos
que desarrollan el efecto después de repetidas exposiciones. Esta condición es
de gran importancia para la valoración de riesgos para cualquier enfermedad,
ya que factores, tales como: edad, sexo, raza, etc., son atributos que no podrán
ser modificados en el sujeto, pero que sin embargo deberán ser tomados en
cuenta ya que pueden representar un mayor riesgo para el desarrollo de la
enfermedad. Sin embargo, existen otros que en comparación con los primeros
son susceptibles a ser modificados y por lo tanto a disminuir el riesgo a
desarrollar la enfermedad (ver tabla 2).

6
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 2
Factores de riesgo de acuerdo al tiempo en que aparecen o se encuentran
presentes..

FACTOR DE RIESGO EJEMPLO

Continuo Sexo, conformación estructural de los prismas


de esmalte, etc.

Momentáneo Grado de infectividad salival, PH salival,


defectos estructurales del esmalte, etc.

Acumulativo Mala higiene bucal, capacidad buffer de la


saliva, ingesta de carbohidratos altamente
fermentables, etc.

Fuente: Colimon, Kahl M. Fundamentos de


Epidemiología. U. de Antioquia. Medellín, 7a
Edición. Colombia., 1994. pp. 219-50

La importancia de clasificar a los factores de riesgo no solo radica en la


posibilidad de identificar con mayor facilidad si el sujeto está expuesto o no
expuesto a enfermar, sino además, permite establecer el grado de exposición
en el caso de estar expuesto, en otras palabras, si la exposición a determinado
factor es alta, media o baja.
Ahora bien, ¿por qué es importante todo lo anteriormente expuesto? y ¿qué
relación tiene con la placa bacteriana? Cuando hablamos de placa bacteriana
estamos hablando de un evento de salud asociado con el desarrollo de
algunos padecimientos bucodentales, en otras palabras, nos referimos a un
factor de riesgo que permite predecir la probabilidad de ocurrencia de eventos
de salud bucal, tales como: caries dental y enfermedad periodontal, entre
otros, así mismo, la medición de esta característica en sujetos, nos permite
evaluar condiciones de estilos de vida, de características morfológicas que son
más susceptibles a la formación y desarrollo de la placa bacteriana, la calidad
de higiene bucal, la eficacia del seguimiento profesional odontológico, el valor
que tiene para las personas su salud bucal, etc.
Ahora tiene más sentido el por qué en la historias clínicas odontológicas, la
medición de la presencia de placa bacteriana y cálculo dental no es un
diagnóstico, sino tan sólo la evidencia clínica de un factor de riesgo asociado,
que en la mayoría de los casos, está asociada a la prevalencia de caries dental
y de enfermedad periodontal.

7
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

ESTIMACIÓN DE RIESGOS.

Uno de los propósitos de la epidemiología, es identificar y establecer las


características de producción y desarrollo de los problemas de salud, así como
sus diferentes manifestaciones en una población dada en un momento histórico
determinado. El gran valor de ello radica en poder predecir y aplicar métodos y
técnicas tendientes a modificar la experiencia de los sujetos a las
enfermedades y/o prevenir la presencia de las mismas o evitar daños mayores.
Una de las ventajas que en la actualidad se tienen en la utilización de métodos
confiables para estimar los riesgos a los que están expuestos los sujetos de
una comunidad, radica en el hecho de poder determinar cuántas veces más o
cuántas veces menos probabilidades de desarrollar caries dental presentan
determinados sectores y de esta manera observar más ampliamente el
comportamiento de la enfermedad. Así mismo, este tipo de información permite
entender de forma más clara teorías tales como: proceso salud/enfermedad y
grupos de riesgo entre otras, así como reconocer los beneficios que se originan
cuando estos los elementos teórico-metodológicos son aplicados para el
desarrollo tecnológico para enfrentar el problema de la caries dental a nivel
preventivo, curativo y/o rehabilitatorio.

INDICADOR E INDICE

Un indicador epidemiológico es un parámetro de comparación que permite


evaluar la situación de salud a nivel poblacional y/o individual. Los indicadores
epidemiológicos más frecuentemente usados en salud bucal son:

 Prevalencia e incidencia de caries dental


 Prevalencia e incidencia de gingivitis
 Prevalencia e incidencia de enfermedad parodontal
 Prevalencia e incidencia de maloclusión
 Prevalencia e incidencia de fluorosis dental
 Calidad de la higiene oral.

8
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

En cambio, un índice epidemiológico es una unidad de medida que permite


cualificar y/o cuantificar un evento epidemiológico. Los índices epidemiológicos
que pueden ser utilizados para cada indicador, mencionados con anterioridad,
son:

Tabla 3

Indicador Índices

Caries Dental  ceo-d


 ceo-s
 CPO-D
 CPO-S
 Estado del diente y Necesidades de tratamiento

Gingivitis  IPMA de Shöur y Massler


 IG de Löe y Sillness

Enfermedad Parodontal  IP de Russell


 IP de Ramjford
 Índice Necesidades de tratamiento Periodontal
Comunitario

Maloclusión  Índice de Oclusión de Summers


 Índice de Oclusión de la OMS

Fluorosis Dental  Índice de Fluorosis de Dean

Calidad de higiene oral  Índice de Higiene Oral de Greene y Vermillion


 Índice de Higiene Oral Simplificadode Greene y
Vermillion
 Índice de placa de O`Leary y cols.
 Índice de placa de Silness y Löe

9
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

De esta manera, la epidemiología permite tener una descripción de perfiles


patológicos de comunidades y poblaciones, sin embargo, hay que tener en
cuenta que el índice que necesitemos aplicar, reúna las siguientes
características:

- Sencillez, debe ser fácil de obtener y comprender, las variables clínicas


mensurables deben ser claras y objetivas para poder unificar los criterios
entorno al índice ocupado.

- Posibilidad de registrarse en un periodo corto de tiempo, puesto que se


trata de abarcar un gran número de población.

- Económico, el costo por persona debe ser tan bajo como sea posible,
sin menoscabo de la sensibilidad y especificidad de la medición.

- Aceptable para la comunidad, no debe ser molesto o doloroso, para


quienes son examinados, no debe presentar riesgo para observadores ni
para los observados, debe ser un procedimiento sencillo, cómodo,
higiénico y seguro.

- Susceptible de ser analizados, al proporcionar información para conocer


el perfil epidemiológico de una población, asignando valores numéricos
a la presencia de enfermedad, se facilitara el manejo y análisis
estadístico de los datos obtenidos y será posible establecer
comparaciones más objetivas.

10
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Capítulo

2
ÍNDICES EPIDEMIOLÓGICOS DE HIGIENE ORAL

Índice de
Higiene Oral
de Greene y
Vermillion
(IHO)

El Índice de Higiene Oral (Oral Hygiene Index), fue diseñado por Greene y
Vermillion en el año de 1960. La importancia del IHO radica en que ha sido
muy empleado en todo el mundo, y ha contribuido en mucho al conocimiento
de la enfermedad periodontal. Así mismo, el máximo valor del IHO está dado
por su aplicación a estudios epidemiológicos y en la evaluación de programas
de educación dental (longitudinales), de igual manera, puede utilizarse en
pruebas clínicas y para valorar la calidad de la higiene oral en una persona.

Este índice está conformado por la valoración de dos componentes, el índice


de placa dentobacteriana (IPDB) conocido mundialmente como Debris Index
(DI) y el índice de Cálculo (IC), conocido como Calculus Index (CI). Cada uno
de estos índices está a su vez basado por doce valoraciones clínicas
codificadas numéricamente, las cuales, representan la cantidad de placa
dentobacteriana y/o cálculo presente en las superficies bucales y linguales de
cada uno de tres sextantes de cada arco dental (ver tabla 4, figura 1). Es
importante aclarar que para calcular el valor del índice individual por sextante,
se toma en cuenta la condición de la superficie dentaria que presenta la mayor
cantidad de acumulación de placa dentobacteriana y/o cálculo, estableciendo
esta norma tanto para las superficies vestibulares/labiales y las
palatinas/linguales.

11
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 4

Descripción de sextantes dentales por arcada, para el levantamiento del IHO.

Arcada Sextante Descripción

Superior I Del 17 al 14
II Del 13 al 23
III Del 24 al 27

Inferior IV Del 37 al 34
V Del 33 al 43
VI Del 44 al 47

Figura 1. Sextantes por arcada para el levantamiento del IHO.

12
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Los criterios clínicos y códigos que son utilizados para llevar a cabo el
levantamiento del IHO, son:

Tabla 5.

Códigos y criterios para el levantamiento del índice de placa dentobacteriana


(IPDB)

Valor Criterio

0 Ausencia de mancha o de placa dentobacteriana.


1 Leve presencia de placa dentobacteriana que no cubre más de
un tercio de la superficie dentaria, o bien existe presencia de
manchas extrínsecas sin tener en cuenta área la cantidad de
superficie dentaria cubierta.
2 Presencia de placa dentobacteriana cubriendo más de un
tercio, pero no más de dos tercios de la superficie del diente
expuesta.
3 Presencia de placa dentobacteriana cubriendo más de un
tercios.

13
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Figura 2. Códigos de acuerdo al grado de acumulación de la dentobacteriana


y/o presencia de manchas extrínsecas, sobre la superficie dentaria.

Código Representación de la condición clínica

14
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 6.

Códigos y criterios para el levantamiento del índice de cálculo (IC).

Valor Criterio

0 Ausencia de cálculo dental.

1 Presencia de cálculo supragingival en la superficie expuesta


del diente sin que necesariamente se haya conformado como
una banda en el tercio cervical, en no más de un tercio de la
superficie dentaria.

2 Presencia de cálculo supragingival en más de un tercio de la


superficie dental, pero en no más de dos tercios, además
puede presentarse clínicamente como zonas de pequeños
fragmentos individuales de cálculo subgingival, alrededor de la
porción cervical del diente.

3 Presencia de cálculo supragingival en más de dos tercios de la


superficie expuesta del diente, además clínicamente puede
mostrarse el cálculo subgingival como una banda continua, de
grosor considerable alrededor de la porción cervical del diente.

15
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Figura 3. Códigos de acuerdo al grado de acumulación de cálculo dental.

Código Representación de la condición clínica

16
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Método de examen
Para llevar a cabo el levantamiento epidemiológico del índice de residuos o
índice de placa (IPDB), se recuesta al sujeto a ser examinado sobre una mesa
de trabajo, dando la posibilidad de que el examinador se coloque a las 12 de
acuerdo a las manecillas de un reloj y el anotador deberá estar a las 7, de
acuerdo a ese mismo criterio (ver fig. 4). El procedimiento de diagnóstico se
verá auxiliado con luz de día. Así mismo, deben ser cuidados los aspectos
relacionados con la asepsia y antisepsia, para lo cual, deben ser utilizadas
batas blancas, cubrebocas, glutaraldehido y guantes desechables. Para la
exploración bucal se utiliza un espejo dental plano del # 5 y un explorador del
mismo número, el cual es colocado de forma paralela a la superficie dentaria,
llevando a cabo el desplazamiento de una cara proximal a la otra, y poniendo
atención en la cantidad de placa que es barrida durante el recorrido, tomando
en cuenta el nivel hasta donde se ha desarrollado. Para la valoración del índice
de cálculo, se realiza colocando suavemente el explorador dental en el surco
gingival distal y dirigiéndolo subgingivalmente desde el área de contacto distal,
al área de contacto mesial (ver figura 5).

Fig. 4 Posición del examinador y el anotador para el levantamiento del IHO de


Greene y Vermillion.

Fig. 5

Ubicación correcta de la punta del


explorador sobre la superficie dentaria,
para el levantamiento del IHO de Greene
y Vermillion.

17
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Las superficies dentarias que son examinadas son:

Sextante Superficies

I Vestibular y palatina
II Labial y palatina
III Vestibular y palatina
IV Vestibular y lingual
V Labial y lingual
VI Vestibular y lingual

La valoración se lleva a cabo por sextantes, comenzando desde el primer


sextante, ordenadamente hasta concluir con el sexto y último sextante (ver
figura 6). Durante la valoración se toma en cuenta la condición más
desfavorable observada en todas las superficies vestibulares/labiales y
palatinas/linguales de los dientes que integran el sextante en cuestión, las
cuales posibilitarán codificar la situación clínica que interprete la calidad de
higiene en esa zona. Por ejemplo: si en el primer sextante hacemos la
valoración de superficies vestibulares y palatinas durante el examen del 17 al
14, y observamos que la superficie vestibular del OD 16 muestra la peor
condición, ya que clínicamente presenta placa dentobacteriana en más de dos
tercios de la superficie, entonces, la codificación para ese sextante, en la zona
vestibular, será con un valor de tres, así mismo, si de las caras palatinas el
segundo premolar mostró la peor condición de comulación de placa bacteriana
en más de un tercio, se asignará un valor de dos. Estas dos condiciones
representarán la situación de higiene oral de ese primer sextante.

Figura 6. Orden en el cual se examinan los sextantes para el levantamiento


del IPDB e IC.

18
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

No en todas las circunstancias puede ser llevado a cabo el levantamiento del


IHO, para lo cual deberán ser tomados en cuenta los siguientes criterios de
eliminación (ver figura 7):

Figura 7. Criterios de eliminación para el levantamiento del IHO de Greene y


Vermillion.

1. No se podrá llevar a cabo el


levantamiento del IHO, si los dientes
permanentes no se encuentran
completamente erupcionados,
alcanzando el plano de oclusión.

2. No se podrá llevar a cabo el


levantamiento del IHO en los
terceros molares. No se toman en
cuenta debido a las variaciones de
las coronas clínicas.

3. No se podrá llevar a cabo el


levantamiento del IHO en dientes
que se encuentren con amplia
destrucción dentaria.

4. No se podrá llevar a cabo el


levantamiento del IHO en dientes
que presenten rehabilitaciones
protésica, tales como coronas
completas.

19
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Procesamiento estadístico para el cálculo del IHO, IPDB e IC a nivel individual.


Para obtener el valor del IHO deben ser calculados los valores de los índices
de placadentobacteriana (IPDB) y de cálculo (IC), ya que se debe recordar que
ambos índices son apenas los componentes del Índice de Higiene Oral (IHO)
de Greene y Vermillion. De esta manera podemos representar con la siguiente
fórmula el concepto anteriormente mencionado:

IHO Greene y Vermillion = IPDB + IC

Los valores calculados para cada uno de estos índices se llevan a cabo a
través de la estimación de la media aritmética, a través de las siguientes
fórmulas:

n n

X i X i
IPDB  i 1
, IC  i 1

n n

Es importante resaltar que para el calculo de los valores del IPDB e IC, el valor
se obtiene llevando a cabo la sumatoria de los códigos de la condición de
formación de placa o cálculo más severa por órgano dentario, para cada
sextante, para que posteriormente se divida por el total de sextantes
examinados, que en condiciones esperadas este deberá ser en un número de
seis.

Para mayor comprensión del concepto, se desarrolla el siguiente ejemplo, en el


cual se muestra como calcular el valor de cada uno de estos componentes del
IHO, sin embargo, se debe recalcar que el cálculo de cada uno de ellos (IPDB
e IC) se lleva a cabo de manera independiente, aún cuando el procedimiento
en ambos casos sea similar.

Índice de Placa Dentobacteriana (I PDB)


Derecho Anterior Izquierdo Total

Bucal Lingual Labial Lingual Bucal Lingual Bucal/Labial Lingual

Superior 3 1 1 1 3 1 7 3

Inferior 2 2 0 1 1 2 3 5

Total 5 3 1 2 4 3 10 8

20
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Por lo tanto, el valor del Índice de PDB se obtendrá llevando a cabo la


sumatoria de valores de hallazgos clínicos observados en la superficies
bucales y de valores de hallazgos clínicos observados en la superficies
linguales, entre el número de segmentos valorados, tomando en cuenta la tabla
anterior, los valores que se toman son los totales para cada sextante:

Índice de Placa Dentobacteriana (I PDB)


Derecho Anterior Izquierdo Total

Bucal Lingual Labial Lingual Bucal Lingual Bucal/Labial Lingual

Superior 3 1 1 1 3 1 7 3

Inferior 2 2 0 1 1 2 3 5

Total 5 3 1 2 4 3 10 8

Índice de PDB = 10+8 / 12 = 18 / 12 = 1.5

Finalmente, este valor se compara con la tabla de parámetros preestablecidos


(ver tabla 4), los cuales facilitan la interpretación de la condición en cuanto a
acumulación de placa dentobacteriana que presenta el paciente. En el ejemplo
el valor del IPDB fue de 1.5, lo que representa una condición regular de higiene
oral.

Tabla 4 Parámetros para la interpretación de valores del Índice de Placa


Dentobacteriana.

Condición Parámetro
Buena 0.0 - 0.6
Regular 0.7 - 1.8
Deficiente 1.9 - 3.0

Al igual que en el índice de placa dentobacteriana, el valor del Índice de cálculo


(IC) se obtendrá llevando a cabo la sumatoria de valores de hallazgos clínicos
observados en la superficies bucales y de valores de hallazgos clínicos
observados en la superficies linguales, entre el número de segmentos
valorados, tomando en cuenta la tabla anterior, los valores que se toman son
los totales para cada sextante. Veamos un ejemplo, en donde los valores
observados se muestran en la siguiente tabla:

21
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice de Cálculo (IC)


Derecho Anterior Izquierdo Total

Bucal Lingual Labial Lingual Bucal Lingual Bucal/Labial Lingual

Superior 1 0 0 0 2 0 3 0

Inferior 0 2 0 2 0 2 0 6

Total 1 1 0 2 1 2 3 6

Por lo tanto, el valor del Índice de Cálculo se obtendrá llevando a cabo la


sumatoria de valores de los hallazgos clínicos observados en las superficies
dentarias examinadas, entre el número de dientes valorados, como se presenta
en la siguiente tabla:

Índice de Cálculo (IC)


Derecho Anterior Izquierdo Total

Bucal Lingual Labial Lingual Bucal Lingual Bucal/Labial Lingual

Superior 1 0 0 0 2 0 3 0

Inferior 0 2 0 2 0 2 0 6

Total 1 1 0 2 1 2 3 6

Índice de cálculo = 3 + 6 / 12 = 9 / 12 = 0.75

De igual manera que en el IPDB, el valor se compara con la tabla de


parámetros preestablecidos (ver tabla 5), los cuales facilitan la interpretación de
la condición en cuanto a la formación de cálculo dental que presenta el
paciente. En el ejemplo el valor del IC fue de 0.75, lo que representa una
condición regular con gran tendencia a favorable de higiene oral, con relación a
la mineralización de la placa bacteriana.

22
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 5. Parámetros para la interpretación de valores del Índice de Cálculo.

Condición Parámetro
Buena 0.0 - 0.6
Regular 0.7 - 1.8
Deficiente 1.9 - 3.0

Cálculo del valor del IHO de Greene y Vermillion

Como se ha estado afirmando, el valor del IHO se obtiene a través del cálculo
de sus dos componentes como son el IPDB y el IC (IHO = IPDB + IC). El valor
individual o grupal del IHO se obtendrá sumando los valores observados de los
índices de placa y de cálculo de la siguiente manera:

IHO = IPDB + IC; IHO = 1.5 + 0.75 = 2.25

Este valor al igual que en el IPDB y el IC, deberá ser comparado con una tabla,
cuyos parámetros permitirán interpretar la calidad de higiene que muestra el
sujeto (ver tabla 6). Los grados clínicos de higiene bucal que pueden ser
asociados con los resultados agrupados por la puntuación del IHO, son los
siguientes:

Tabla 6 Parámetros para la interpretación de valores del IHO de Greene y


Vermillion.

Condición Parámetro
Buena 0.0 - 1.2
Regular 1.3 - 3.0
Deficiente 1.9 - 6.0

El valor del IHO de este paciente fue de 2.25, por lo tanto, con base en la tabla
anterior, se puede concluir que la calidad de la higiene oral del sujeto en
cuestión es regular.

23
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Procesamiento estadístico para el cálculo del IHO a nivel grupal o colectivo.

El valor del índice del IHO a nivel grupal se obtiene calculando la media
aritmética de los valores individuales observados en el grupo de niños
examinados. Cuando la información no la tenemos agrupada, o sea, tenemos
una serie simple, se deberá calcular el valor del IHO a través de la siguiente
fórmula:

X i
IHO  i 1
n
n
De donde, X
i 1
i es igual a la sumatoria de los valores individuales del IHO de

cada uno de los niños, y n es el número total de niños examinados.

Consideremos que los valores observados para un grupo de 60 adolescentes


fueron los siguientes:

Tabla 7

Valores individuales del IHO de 60 adolescentes.

2.43 0.96 0.54 0.48 1.17 1.08 1.29


0.75 3.04 1.04 1.75 1.58 1.75 0.53
2.33 1.00 0.33 0.33 2.17 1.33 1.08
1.67 1.17 2.83 3.69 1.42 1.29 0.13
1.67 1.46 0.83 1.67 2.25 1.21 0.92
1.33 2.96 1.79 2.38 3.58 1.04 3.50
1.50 1.83 1.08 1.50 1.42 1.29 1.17
3.00 0.53 1.96 2.09 2.17 1.00 2.00
1.50 0.83 0.92 1.58

Para calcular el valor del IHO en este grupo de adolescentes bastará llevar a
cabo la sumatoria de los valores individuales del IHO de estos 60 adolescentes
y el total dividirlo entre el total de adolescentes examinados. La fórmula que se
aplica es:

X i
IHO  i 1
n

24
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

De donde:

X
i 1
i .- sumatoria de todos los valores individuales de IHO.

n .- número total de adolescentes examinados.

Así, sustituyendo en la fórmula tenemos:

2.43  0.96  0.54  0.48  ...  0.83  0.92  1.58 93.62


IHO =   1.55
60 60

Este dato, al igual que al llevar a cabo la interpretación del valor individual del
IHO, se compara con los valores (parámetros) de la tabla 8 y se interpreta la
condición de calidad de higiene oral. En el ejemplo que se presenta, el valor
calculado para el grupo de adolescentes que es de 1.55, se compara con los
establecidos en la tabla y se concluye que: el grupo de adolescentes
estudiados mostró una higiene oral regular.

Tabla 8 Parámetros para la interpretación de valores del IHO de Greene y


Vermillion.

Condición Parámetro
Buena 0.0 - 1.2
Regular 1.3 - 3.0
Deficiente 1.9 - 6.0

El cálculo del valor del IHO es muy similar cuando lo estimamos para datos
agrupados, esto es, cuando tenemos tablas de frecuencias. Considerando la
información de la tabla 7, haremos el cálculo del IHO teniendo esta misma serie
de datos, pero agrupados (ver tabla 8).

25
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 8
Distribución de frecuencias del IHO de 60 adolescentes.

IHO frecuencia

0.0 – 1.2 23

1.3 – 2.9 32

3.0 – 6.0 5

Para calcular la media aritmética de los valores IHO presentados en la tabla 4,


se aplica la siguiente fórmula:

fm i i
X i 1

n
De donde:

X Media aritmética
fi Frecuencia de clase
mi Punto medio o centro de clase o marca de clase
n Total de datos o tamaño de muestra

Se construye una tabla como la siguiente:

IHO frecuencia (fi) punto medio ( fi ) ( mi )


de la clase (mi)
0.0 – 1.2 23 0.6 13.8

1.3 – 2.9 32 2.1 67.2

3.0 – 6.0 5 4.5 22.5

Total 60 103.5

Ahora bien, como se puede observar la última columna muestra el valor de la


n
sumatoria de la frecuencia de clase por el punto medio (  fiX
i 1
i ), dato

necesario para el numerador de la fórmula anterior, por lo que ya es posible


hacer las sustituciones:

26
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

103.5
X   1.725  IHO  1.725
60
De igual manera, como se hizo para series simples, el dato se compara con los
parámetros establecidos en la tabla 9 para llevar a cabo la interpretación clínica
de la calidad de higiene oral observada en la población.

Tabla 9 Parámetros para la interpretación de valores del IHO de Greene y


Vermillion.

Condición Parámetro
Buena 0.0 - 1.2
Regular 1.3 - 3.0
Deficiente 1.9 - 6.0

Por lo tanto se puede decir que en este grupo de 60 adolescentes presentaron


una regular calidad de higiene oral.

Finalmente se debe mencionar que la utilización de este índice epidemiológico


brinda la posibilidad de tener un diagnóstico más confiable, ya que es
examinada la dentadura en su totalidad, a diferencia del IHO-S que como su
nombre lo indica, toma una serie de superficies índice, que son las que aportan
la información necesaria para llevar a cabo el análisis de la calidad de higiene
oral en el grupo de estudio. Por lo tanto, este índice es sumamente
recomendable, sobre todo en los casos en los cuales la población de estudio
sea a partir de la adulta joven.

27
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice de
Higiene Oral
simplificado de
Greene y
Vermillion
(IHO-S)

El Índice de Higiene Oral Simplificado (Simplified Oral Hygiene Index), también


fue diseñado por Greene y Vermillion, esto fue en el año de 1964. El IHO-S al
igual que el IHO consta de dos componentes: el índice de residuos simplificado
o índice de placa dentobacteriana (IPDB), también conocido como Simplified
Debris Index (DI-S) y el índice de cálculo simplificado (IC), o sea el Simplified
Calculus Index (CI-S). Cada componente es valorado en una escala de 0 a 3,
los cuales, a su vez, es basado en determinaciones numéricas que representan
la cantidad de placa o de cálculo que se encuentra presente sobre las
superficies dentarias, predeterminadas para el examen clínico.
El Índice de Higiene Oral Simplificado (IHO-S), difiere del Índice de Higiene
Oral (IHO) original en la metodología de examen y en el número de superficies
examinadas, ya que sólo considera 6 de las 12 que contempla el original. Los
criterios utilizados para asignar los valores a las superficies del diente, de
acuerdo a la condición clínica observada, es igual a aquellas usadas para el
Índice de Higiene Oral (ver tablas 4 y 5).
Además de los criterios de eliminación contemplados para el levantamiento del
IHO y descritos con anterioridad (ver figura 7), se incluyen estos otros (ver
figura 8):

28
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Figura 8. Criterios complementarios de eliminación para el levantamiento del


IHO-S de Greene y Vermillion.

Será considerado cálculo


subgingival a aquel que se
encuentre ocupando el surco
gingival.

En la ausencia de los
primeros molares, serán
sustituidos por los segundos
molares.

En ausencia de los incisivos


centrales se examinan los
incisivos del lado opuesto.

Serán considerados como


ausentes, los dientes que
presenten coronas
protésicas, dientes con
amplia destrucción coronaria,
y/o aquellos dientes que no
hayan alcanzado la línea de
la oclusión.

29
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Metodología de examen
Para el examen dental se emplea un espejo bucal del # 5 y un explorador
dental del mismo número. Sólo se examinan seis superficies de un total de seis
dientes previamente seleccionados: cara vestibular del primer molar superior
derecho; cara lingual del primer molar inferior derecho; cara vestibular del
incisivo central superior derecho; cara vestibular del primer molar inferior
izquierdo; cara lingual del primer molar superior izquierdo y cara vestibular del
incisivo central inferior izquierdo:

Diente índice Diente sustituto Superficie a examinar


16 17 Vestibular
11 21 Labial
26 27 Vestibular
36 37 Lingual
31 41 labial
46 47 Lingual

16 11 26

46 31 36

Figura 9. Dientes seleccionados para el levantamiento del IHO-S de Greene y


Vermillion.

Como nota importante se señala que por lo menos se debieron haber


examinado dos de las seis posibles superficies para una cuenta individual a ser
calculada (aún cuando no es lo más recomendable). Asimismo, los valores del
IHO-S van desde 0 a 6, a diferencia del IHO, en el cual, el mayor valor que
puede obtenerse es de 12.

30
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Procesamiento estadístico para el cálculo del IHO-S, IPDB-S e IC-S, a nivel individual.
Para obtener el valor del Índice de Higiene Oral Simplificado (IHO-S), primero
deben ser calculados los valores de los índices de placa dentobacteriana
(IPDB-S) y de cálculo (IC-S), de igual manera como fue calculado para el Índice
de Higiene Oral (IHO) de Greene y Vermillion. De esta forma podemos
representar con la siguiente fórmula el concepto anteriormente mencionado:

IHO-S Greene y Vermillion = IPDB-S + IC-S

Los valores calculados para cada uno de estos índices se lleva a cabo a través
de la estimación de la media aritmética, a través de las siguientes fórmulas:

n n

 Xi X i
IPDB  S  i 1
, IC  S  i 1

n n
El valor de cada índice se obtiene llevando a cabo la sumatoria de los códigos
de la condición de formación de placa o cálculo más severa por órgano
dentario, para cada sextante, para que posteriormente se divida por el total de
sextantes examinados, que en condiciones esperadas este deberá ser en un
número de tres.

Para mayor comprensión del concepto, se desarrolla el siguiente ejemplo, en el


cual se muestra como calcular el valor de cada uno de estos componentes del
IHO-S, sin embargo, se debe recalcar que el cálculo de cada uno de ellos
(IPDB-S e IC-S) se lleva a cabo de manera independiente, aún cuando el
procedimiento en ambos casos sea similar.

Índice de Placa Dentobacteriana Simplificado (I PDB-S)

16 11 26
3 2 3
Total

2 1 2
46 31 36

Por lo tanto, el valor del Índice de PDB-S se obtendrá llevando a cabo la


sumatoria de valores de hallazgos clínicos observados en las superficies
dentarias, dividiendo este valor entre el total de dientes examinados:

31
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice de Placa Dentobacteriana Simplificado (I PDB-S)

16 11 26
3 2 3
Total
15
2 1 2
46 31 36

De esta forma tenemos que:

I PDB-S = 15 / 6 = 2.5

Finalmente, este valor se compara con la tabla de parámetros preestablecidos


(ver tabla 10), los cuales facilitan la interpretación de la condición en cuanto a
acumulación de placa dentobacteriana que presenta el paciente. En el ejemplo
el valor del IPDB fue de 2.5, lo que representa una condición deficiente de
higiene oral.

Tabla 10. Parámetros para la interpretación de valores del IPDB.

Condición Parámetro
Buena 0.0 - 0.6
Regular 0.7 - 1.8
Deficiente 1.9 - 3.0

Al igual que en el índice de placa dentobacteriana simplificado (IPDB-S), el


valor del Índice de cálculo simplificado (IC-S) se obtendrá llevando a cabo la
sumatoria de valores de hallazgos clínicos observados en la superficies
dentarias, entre el número de dientes valorados, como se observa en el
siguiente ejemplo:

32
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice de Cálculo Simplificado (IC-S)

16 11 26
1 0 1
Total

2 2 2
46 31 36

Por lo tanto, el valor del Índice de Cálculo Simplificado (IC-S) se obtendrá


llevando a cabo la sumatoria de valores de hallazgos clínicos observados en
las superficies dentarias, dividiendo este valor entre el total de dientes
examinados:

Índice de Cálculo Simplificado (IC-S)

16 11 26
1 0 1
Total
8
2 2 2
46 31 36

De esta forma tenemos:

IC-S = 8/ 6 = 1.33

Finalmente, este valor se compara con la tabla de parámetros preestablecidos


(ver tabla 11), los cuales facilitan la interpretación de la condición en cuanto a
acumulación de cálculo dental que presenta el paciente. En el ejemplo el valor
fue de 1.33, lo que representa una condición regular de higiene oral.

Tabla 11. Parámetros para la interpretación de valores del IC-S.

Condición Parámetro
Buena 0.0 - 0.6
Regular 0.7 - 1.8
Deficiente 1.9 - 3.0

33
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Cálculo del valor del IHO-S de Greene y Vermillion


De igual forma, el valor del IHO-S se obtiene a través del cálculo de sus dos
componentes como son el índice de placa dentobacteriana simplificado y el
índice de cálculo simplificado (IHO-S = IPDB-S + IC-S). El valor individual o
grupal del IHO se obtendrá sumando los valores observados de los índices de
placa y de cálculo de la siguiente manera:

IHO-S = IPDB-S + IC-S; IHO-S = 2.5 + 1.33 = 3.83

Este valor al igual que en el IPDB y el IC, deberá ser comparado con una tabla,
cuyos parámetros permitirán interpretar la calidad de higiene que muestra el
sujeto (ver tabla 12). Los grados clínicos de higiene bucal que pueden ser
asociados con los resultados agrupados por la puntuación del IHO-S, son los
siguientes:

Tabla 12. Parámetros para la interpretación de valores del IHO-S de Greene y


Vermillion.

Condición Parámetro
Buena 0.0 - 1.2
Regular 1.3 - 3.0
Deficiente 1.9 - 6.0

El valor del IHO de este paciente fue de 3.83, por lo tanto, con base en la tabla
anterior, se puede concluir que la calidad de la higiene oral del sujeto en
cuestión es deficiente.

Procesamiento estadístico para el cálculo del IHO-S a nivel grupal o colectivo.


El valor del índice del IHO-S a nivel grupal se obtiene calculando la media
aritmética de los valores individuales observados en el grupo de niños
examinados. Cuando la información no la tenemos agrupada, o sea, tenemos
una serie simple, se deberá calcular el valor del IHO-S a través de la siguiente
fórmula:

X i
IHO  S  i 1

34
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

n
De donde, X
i 1
i es igual a la sumatoria de los valores individuales del IHO-S

de cada uno de los niños, y n es el número total de niños examinados.

Consideremos que los valores observados para un grupo de 34 obreros fueron


los siguientes:

Tabla 13

Valores individuales del IHO-S de 34 obreros.

2.43 3.96 4.54 2.48 1.17 1.08 1.29


0.75 3.04 1.04 1.75 4.58 1.85 2.53
2.33 4.00 0.33 3.33 3.17 0.33 2.08
5.67 1.14 3.83 3.79 1.62 3.29 2.13
0.67 1.46 1.83 0.67 1.25 3.21

Para calcular el valor del IHO-S en este grupo de adolescentes bastará llevar a
cabo la sumatoria de los valores individuales del IHO-S de estos 34 obreros y
el total dividirlo entre el total de obreros examinados. La fórmula que se aplica
es:

X i
IHO  S  i 1
n
De donde:

X
i 1
i .- sumatoria de todos los valores individuales de IHO.

n .- número total de adolescentes examinados.

Así, sustituyendo en la fórmula tenemos:

2.43  3.96  4.54  2.48  ...  0.67  1.25  3.21 78.62


IHO-S =   2.31
34 34

35
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Este dato, al igual que al llevar a cabo la interpretación del valor individual del
IHO-S, se compara con los parámetros de la tabla 14 y se interpreta la
condición de calidad de higiene oral. En el ejemplo que se presenta, el valor
calculado para el grupo de obreros que es de 2.31, se compara con los
establecidos en la tabla y se concluye que: el grupo de obreros estudiados
mostró una higiene oral regular.

Tabla 14. Parámetros para la interpretación de valores del IHO de Greene y


Vermillion.

Condición Parámetro
Buena 0.0 - 1.2
Regular 1.3 - 3.0
Deficiente 1.9 - 6.0

El cálculo del valor del IHO-S es muy similar cuando lo estimamos para datos
agrupados, esto es, cuando tenemos tablas de frecuencias. Considerando la
información de la tabla 13, haremos el cálculo del IHO teniendo esta misma
serie de datos, pero agrupados (ver tabla 15).

Tabla 15
Distribución de frecuencias del IHO-S de 34 obreros.

IHO-S frecuencia

0.0 – 1.2 11

1.3 – 2.9 11

3.0 – 6.0 12

Para calcular la media aritmética de los valores IHO-S presentados en la tabla


4, se aplica la siguiente fórmula:

fm i i
X i 1

36
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

De donde:

X Media aritmética
fi Frecuencia de clase
mi Punto medio o centro de clase o marca de clase
n Total de datos o tamaño de muestra

Se construye una tabla como la siguiente:

IHO-S frecuencia (fi) punto medio ( fi ) ( mi )


de la clase (mi)
0.0 – 1.2 11 0.6 6.6

1.3 – 2.9 11 2.1 23.1

3.0 – 6.0 12 4.5 54.0

Total 34 83.7

Ahora bien, como se puede observar la última columna muestra el valor de la


n
sumatoria de la frecuencia de clase por el punto medio (  fiX
i 1
i ), dato

necesario para el numerador de la fórmula anterior, por lo que ya es posible


hacer las sustituciones:

83.7
X  1.725  IHO  S  2.46
34

De igual manera, como se hizo para series simples, el dato se compara con los
parámetros establecidos en la tabla 16 para llevar a cabo la interpretación
clínica de la calidad de higiene oral observada en la población.

Tabla 16 Parámetros para la interpretación de valores del IHO-S de Greene y


Vermillion.

Condición Parámetro
Buena 0.0 - 1.2
Regular 1.3 - 3.0
Deficiente 1.9 - 6.0

Por lo tanto se puede decir que en este grupo de 34 obreros presentaron una
regular calidad de higiene oral.

37
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Finalmente se debe mencionar que la utilización de este índice epidemiológico


brinda la posibilidad de tener un diagnóstico más rápido y su confiabilidad
dependerá en gran medida del nivel de concordancia logrado durante el
procedimiento de calibración, a través del cálculo de la prueba de Kappa de
Cohen. Así mismo, este índice posibilitará racionalizar adecuadamente los
recursos temporales, físicos y financieros, ya que acorta de forma considerable
el tiempo que se emplea para llevar a cabo el levantamiento del mismo.

38
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice de placa
de O' Leary
y cols.

El registro de control de placa dentobacteriana fue propuesto por O`Leary,


Drake y Taylor, en el año de 1972, el cual fue desarrollado para brindar a
higienistas, educadores dentales y profesionales de la salud bucal, un método
de registro simple con el cual pudieran identificar las superficies dentarias que
la presentan. Las únicas superficies que son valoradas en este examen son las
proximales, las bucales o labiales y las linguales o palatinas, excluyendo para
su registro a las superficies oclusales (figura 10).

Figura 10.

Superficies consideradas para el levantamiento


del índice de placa de O`Leary.

El procedimiento consiste en indicar al paciente que utilice tabletas reveladoras


de placa, o bien, que el operador aplique una solución reveladora, con el
propósito de que la placa dentobacteriana adherida a las superficies dentarias,
quede visiblemente expuestas para su valoración. Una vez teñida, el
examinador deberá hacer el recorrido de las superficies dentarias, auxiliándose
para el con un espejo dental, plano, del No. 5 y un explorador del mismo
número. El recorrido se realiza en la arcada superior, desde el molar en la
posición más distal del segmento a evaluar, concluyendo el examen con el
homólogo de lado contrario, para continuar con la arcada inferior, desde el
molar en la posición más distal del segmento, concluyendo el examen con el
homólogo de lado contrario (figura 10).

39
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Figura 11

Recorrido de los órganos dentarios, para el


levantamiento del índice de placa de O`Leary.

El orden del recorrido por superficies dentarias, se lleva a cabo de acuerdo al


cuadrante que se está valorando, esto con el fin de facilitar el examen bucal,
esto es, propiciar el acercamiento al siguiente diente a ser examinado. Así
mismo, siempre se iniciará por la superficie vestibular (tabla 17).

Tabla 17

Orden de examen de las superficies dentarias para el


levantamiento del índice de placa de O`Leary.

Cuadrante Orden de examen


I Vestibular, Distal, Palatino y Mesial.
II Vestibular, Mesial, Palatino y Distal.
III Vestibular, Distal, Lingual y Mesial.
IV Vestibular, Mesial, Lingual y Distal.

La importancia de este índice radica entre otros puntos en que es aplicable en


cualquier tipo de dentición y facilita el registro de las superficies y de las zonas
con mayor riesgo a acumular placa bacteriana. Para el levantamiento de este
índice, deberán ser tomadas en cuenta las siguientes condiciones:

40
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Condición Criterio

Se examinan todos los órganos dentarios.

Se registra la presencia de placa


dentobacteriana sin importar la extensión
de la misma.

Se registra la presencia de placa


dentobacteriana sin importar la zona en
donde se encuentra localizada.

Se registra la presencia de placa


dentobacteriana sin importar grado de
maduración de la matriz de la placa
bacteriana.

No se registran las superficies que


presentan acumulaciones de placa
bacteriana, leves, a nivel de la unión del
dentogingival.

41
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

No se registran las superficies que


presentan destrucción amplia de la corona
clínica, o bien, obturaciones temporales,
excepto en aquellos casos en los cuales
la obturación temporal sólo involucre a la
cara oclusal.

Las restauraciones protésicas tampoco


serán consideradas como viables para el
levantamiento del índice y deberán ser
excluidas del examen.

El método consiste en registrar en un odontograma con color rojo las


superficies que presentan placa bacteriana, dejando en blanco en las que se
encuentre ausente y marcando con una cruz, en color azul, a aquellos dientes
que por alguna razón no se encontraban clínicamente presentes (figura 12).

Figura 12. Odontograma y registro para el levantamiento del índice


de placa, de O`Leary y cols.

Procesamiento estadístico para el cálculo del índice de placa de O`Leary a nivel


individual.
Para obtener el valor del índice de placa de O`Leary, se deberá calcular un
estadístico de frecuencia llamado porcentaje, que no es otra cosa que una
proporción multiplicada por cien. En otras palabras, es la relación de un
subconjunto con respecto a la población de la cual fue extractado. Ese

42
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

subconjunto pertenece a una población más amplia. Si tuviéramos que


representar con un diagrama dicha relación, tendríamos:

Se utiliza la siguiente fórmula matemática para estimar una proporción:


A'
p en donde A’ es el subconjunto y A es el universo o población total.
A

Así, el conjunto es el número total de superficies dentarias, clínicamente


presentes, que fueron examinadas, y el subconjunto está conformado por el
número total de superficies dentarias que presentaron placa dentobacteriana.
Finalmente, como se mencionó, un porcentaje es una proporción multiplicada
por cien, por lo tanto, la fórmula completa se expresa de la siguiente manera:

A'
porcentaje   100  proporción  100  p  100
A
Desarrollo de un ejemplo con base en la información presentada con
anterioridad en la figura 12.

De esta forma, para sustituir en la fórmula y calcular el valor del índice de placa
de O`Leary, sólo bastará inicialmente con sumar el número de superficies que
presentaron placa dentobacteriana (superficies coloreadas en color rojo en el
odontograma), cantidad que será registrada en el numerador de la fórmula, la
cual será dividida entre el número total de superficies examinadas (superficies
coloreadas con rojo más las superficies en blanco), nótese que no fueron
incluidas en el recuento las superficies marcadas con una cruz en color azul,
las cuales son tomadas en cuenta para el cálculo porcentual de este índice. De

43
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

acuerdo a lo anterior tenemos 34 superficies en la arcada superior con


presencia de placa y 35 en la inferior, para un total de 69 superficies con
presencia de placa dentobacteriana, de 100 examinadas, de donde
sustituyendo tenemos:

A'
Índice de placa de O`Leary   100  69 / 100  100  69%
A
Este valor se compara con la tabla de parámetros preestablecidos (ver tabla
18), los cuales facilitan la interpretación de la condición de higiene oral que
presenta el paciente. En el ejemplo el valor del índice de placa fue de 69%, lo
que representa una condición deficiente de higiene oral.

Tabla 18. Parámetros para la interpretación de valores del índice de placa,


de O`Leary.

Condición Parámetro
Aceptable 0.0% - 12.0%
Cuestionable 13.0% - 23.0%
Deficiente 24.0% - 100.0%

Procesamiento estadístico para el cálculo del índice de placa de O`Leary a nivel grupal,
por series simles.
El valor del índice de placa de O`Leary a nivel grupal se obtiene calculando la
proporción de superficies dentarias que presentaron placa dentobacteriana, del
total de superficies examinadas en toda la población. Existen dos maneras de
calcular este valor a nivel grupal:

I.- La primera es haciendo el recuento total de superficies con placa


dentobacteriana observadas en toda la población, divididas entre el total de
superficies examinadas, valor final que es multiplicado por cien, veamos un
ejemplo:

44
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 19

Registros individuales del número de superficies con presencia


de placa dentobacteriana, en 80 campesinos.

45 103 58 52
81 4 4 81
36 0 36 36
72 18 90 75
72 50 90 72
36 103 85 41
54 90 0 54
0 57 103 9
54 90 99 54
18 8 31 40
63 81 57 63
18 36 8 18
45 31 14 45
27 22 99 5
63 4 54 63
45 31 22 45
18 0 77 12
18 0 0 21
63 99 85 63
51 99 0 63

Así lo que llevamos a cabo es la sumatoria del número de superficies con


presencia de placa dentobacteriana de cada campesino, lo que para el ejemplo
es igual a 3729 superficies, este dato lo dividimos entre el número total de
superficies examinadas, para este ejemplo establezcamos que en promedio se
examinaron 27 dientes por cada campesino, lo multiplicamos por el número de
superficies examinadas por diente que es de 4 y el total lo multiplicamos por el
número total de sujetos examinados, que para el ejemplo es igual 80, por lo
tanto, el número total de superficies examinadas es igual a 27 x 4 x 80 = 8640.
Los datos se sustituyen en la fórmula y así tenemos:

A'
Índice de placa de O`Leary   100  3729 / 8640  100  43.16%
A

El valor calculado del índice de placa, de O`Leary que fue de 43.16% lo


comparamos con la tabla de valores preestablecidos (tabla 20), para tener el
diagnóstico, en cuanto a la calidad de higiene oral, en este grupo de
campesinos, la cual resultó ser deficiente.

45
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 20. Parámetros para la interpretación de valores del índice de placa


de O`Leary.

Condición Parámetro
Aceptable 0.0% - 12.0%
Cuestionable 13.0% - 23.0%
Deficiente 24.0% - 100.0%

II.- La segunda manera es calculando el promedio porcentual poblacional a


través de la sumatoria de promedios individuales, la cual se divide entre el total
de sujetos examinados. Para mayor comprensión, se realiza en los datos de la
misma población, pero la tabla ahora presenta los porcentajes individuales de
cada uno de los 80 campesinos (ver tabla 21).

Tabla 21

Valores individuales del índice de placa de O`Leary de 80


campesinos.

0.42 0.96 0.54 0.48


0.75 0.04 0.04 0.75
0.33 0.00 0.33 0.33
0.67 0.17 0.83 0.69
0.67 0.46 0.83 0.67
0.33 0.96 0.79 0.38
0.50 0.83 0.00 0.50
0.00 0.53 0.96 0.09
0.50 0.83 0.92 0.50
0.17 0.08 0.29 0.37
0.58 0.75 0.53 0.58
0.17 0.33 0.08 0.17
0.42 0.29 0.13 0.42
0.25 0.21 0.92 0.05
0.58 0.04 0.50 0.58
0.42 0.29 0.21 0.42
0.17 0.00 0.71 0.11
0.17 0.00 0.00 0.19
0.58 0.92 0.79 0.58
0.47 0.92 0.00 0.58

46
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Para este fin, utilizaremos la siguiente fórmula:

X i
X  i 1

Sustituyendo tenemos:

34.6
X  0.4325  Índice_de _ placa  0.4325
80

El valor calculado del índice de placa, de O`Leary que fue de 43.25% lo


comparamos con la tabla de valores preestablecidos (tabla 22), para tener el
diagnóstico, en cuanto a la calidad de higiene oral, en este grupo de
campesinos, la cual resultó ser deficiente.

Tabla 22. Parámetros para la interpretación de valores del índice de placa,


de O`Leary.

Condición Parámetro
Aceptable 0.0% - 12.0%
Cuestionable 13.0% - 23.0%
Deficiente 24.0% - 100.0%

Podemos observar que en ambos casos el cálculo matemático fue muy similar
y que en ambos casos se concluye en un mismo diagnóstico. La selección del
método dependerá de la forma como tengamos procesados los valores
individuales, ya sea por número de superficies o a manera de proporciones.

Procesamiento estadístico para el cálculo del índice de placa de O`Leary a nivel grupal,
por datos agrupados.

Esta variación hace relación a la forma de procesamiento y presentación


estadística de los datos, en este caso en particular hace referencia a tablas de
frecuencias. Se utilizará la misma información del índice de placa en 80
campesinos, lo cual posibilitará observar las variantes. A continuación se
presenta la información de ese grupo de campesinos en una tabla de
frecuencias, considerando las tres categorías del índice de placa de O`Leary
(ver tabla 23):

47
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 23 Distribución de frecuencias para el índice de placa de O`Leary de


80 campesinos.

Índice de Placa frecuencia


0.0% - 12.0% 15
13.0% - 23.0% 10
24.0% - 100.0% 55

Para calcular la media aritmética de los valores del índice de placa de O`Leary
presentados en la tabla 25, se aplica la siguiente fórmula:

fm i i
X i 1

n
De donde:

X Media aritmética
fi Frecuencia de clase
mi Punto medio o centro de clase o marca de clase
n Total de datos o tamaño de muestra

Se construye una tabla como la siguiente:

Índice de frecuencia punto medio ( fi ) ( mi )


Placa (fi) de la clase (mi)
0.0 - 12.0 15 6 90
13.0 - 23.0 10 18 180
24.0 - 100.0 55 62 3410
Total 80 3680

Ahora bien, como se puede observar la última columna muestra el valor de la


n
sumatoria de la frecuencia de clase por el punto medio (  fiX
i 1
i ), dato

necesario para el numerador de la fórmula anterior, por lo que ya es posible


hacer las sustituciones:

3680
X  46  Indice _ de _ placa  46%
80

48
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

De igual manera, como se hizo para series simples, el dato se compara con los
parámetros establecidos en la tabla 24 para llevar a cabo la interpretación
clínica de la calidad de higiene oral observada en la población.

Tabla 24. Parámetros para la interpretación de valores del índice de placa,


de O`Leary.

Condición Parámetro
Aceptable 0.0% - 12.0%
Cuestionable 13.0% - 23.0%
Deficiente 24.0% - 100.0%

Por lo tanto se puede decir que en este grupo de 80 campesinos presentaron


una deficiente de higiene oral. ¡Similar a lo calculado a través de los otros
métodos!

Finalmente se debe mencionar que la utilización de este índice epidemiológico


brinda la posibilidad de tener un diagnóstico más rápido y su confiabilidad
dependerá en gran medida, de la capacidad de diagnóstico, en cuanto a la
presencia de placa dentobacteriana, por parte del examinador. Este índice es
muy utilizado sobre todo en los casos de valoración de los logros por parte de
los sujetos para controlar la acumulación y desarrollo de placa dentobacteriana,
por lo que resulta muy objetivo para el profesional y el paciente identificar como
la controla, ya sea, por medio del cepillado dental, o del uso de auxiliares de
higiene bucal.

49
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice de placa
de Silness y Löe
(IPL)

El índice de placa de Silness y Löe (IPL) fue diseñado en el año de 1967, con
el propósito de detectar la acumulación de placa bacteriana tanto en las
superficies dentarias, como en el surco gingival, y de esta forma, valorar la
calidad de higiene bucal en el sujeto en cuestión. A pesar de que el
levantamiento y registro de las observaciones, en cuanto a la acumulación de
placa bacteriana por cada diente resulta ser un procedimiento mucho más
laborioso, en comparación de los otros índices, la medición de este evento es
mucho más objetiva y confiable, razón por la cual es elegida por muchos
cínicos y epidemiólogos, como la unidad de medida de excelencia, sobre todo
para ensayos clínicos y experimentales.

Metodología de examen
Para el examen dental se emplea un espejo bucal del # 5 y un explorador
dental del mismo número. Se examinan las cuatro superficies dentales con
excepción de la oclusal en posteriores, de todos los dientes permanentes,
excluyendo a los terceros molares, dientes supernumerarios, dientes con
amplia destrucción dentaria, o dientes parcialmente erupcionados (ver figura
13).

50
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Figura 13 Criterios de eliminación para el levantamiento del índice de placa,


de Silness y Löe.

Condición Criterio de eliminación

Todos los terceros molares.

Todos los dientes supernumerarios.

Todos los dientes con gran destrucción


dentaria.

Todos los dientes en proceso de erupción.

51
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Todos los dientes temporales.

La metodología de examen clínico empleada, es similar a la utilizada para el


levantamiento del Índice de placa de O´Leary, esto es, que el recorrido se inicia
en la arcada superior, desde el molar en la posición más distal del segmento a
evaluar, concluyendo el examen con el homólogo de lado contrario, para
continuar con la arcada inferior, desde el molar en la posición más distal del
segmento, concluyendo el examen con el homólogo de lado contrario (figura
14).

Figura 14. Recorrido de los órganos dentarios, para el


levantamiento del índice de placa de Silness y Löe..

El orden del recorrido por superficies dentarias, se lleva a cabo de acuerdo al


cuadrante que se está valorando, esto con el fin de facilitar el examen bucal,
esto es, propiciar el acercamiento al siguiente diente a ser examinado. Así
mismo, siempre se iniciará por la superficie vestibular (tabla 25).

52
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 25

Orden de examen de las superficies dentarias para el


levantamiento del índice de placa de Silness y Löe..

Cuadrante Orden de examen


I Vestibular, Distal, Palatino y Mesial.
II Vestibular, Mesial, Palatino y Distal.
III Vestibular, Distal, Lingual y Mesial.
IV Vestibular, Mesial, Lingual y Distal.

Así mismo, al igual que en algunos otros índices, también se puede simplificar
el examen, circunscribiéndolo a los dientes 16, 21, 24, 36, 41 y 44, órganos
dentarios que brindan la posibilidad de medir los grados de intensidad del
acumulo de placa. Una vez que ha sido finalizado el examen de las cuatro
superficies de cada diente, se obtendrá el promedio de las cuatro
observaciones, valor que será asignado al órgano dentario correspondiente,
por ejemplo, si en el O.D. 24 los valores observados fueron para vestibular 1,
para distal 1, para palatino 0 y para mesial 1, el promedio de estas cuatro
observaciones es igual a 0.75, valor que se asigna a este diente, como se
muestra a continuación:

OD 24
Ve 1
Di 1
Pa 0
Me 1

X 0.75

Los códigos y criterios clínicos que son aplicados para el levantamiento del
índice de placa de Silness y Löe, son:

53
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Figura 15. Códigos de acuerdo al grado de acumulación de la


dentobacteriana y/o presencia de manchas extrínsecas
sobre la superficie dentaria.

Código Representación de la condición clínica

0 Ausencia de placa.

1 Placa adherida al margen


gingival libre y sobre la
superficie dentaria
adyacente, la cual es poco
visible, detectada
fundamentalmente por el
recorrido de una sonda o
explorador sobre la
superficie del diente.

2 Acumulo moderado de placa


dentro del surco gingival, en
el margen libre gingival y en
la superficie adyacente, la
cual es completamente
visible, clínicamente.

3 Gran acumulación de placa


bacteriana sobre las
superficies dentarias y el
surco libre gingival

54
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Procesamiento estadístico para el cálculo del índice de placa de Silness y Löe (IPL), a
nivel individual.
Para obtener el valor del índice de placa de Silness y Löe, es obtenido por la
sumatoria de las notas asignadas a cada superficie examinada, dividida por el
número total de superficies examinadas. De esta forma podemos representar
con la siguiente fórmula el concepto anteriormente mencionado:

X
i 1
i
IPL 
n
Para mayor comprensión del concepto, se desarrolla el siguiente ejemplo, en el
cual se muestra como calcular el valor de este índice:

Figura 16. Valores individuales promedio para el cálculo del índice de PDB de
Silness y Löe.

Se sustituyen los valores en la fórmula, en donde el numerador estará


representado por el valor obtenido a través de la sumatoria de los valores
individuales estimados para cada diente:

2  1.75  1.25  ...  1.75  2.0  2.25 35


X    1.25
28 28
Por lo tanto, el valor del Índice de Placa de Silness y Löe es igual a 1.25, lo que
representa que el paciente presenta una tendencia moderada hacia la
acumulación y desarrollo de placa bacteriana.

De igual manera, para el procedimiento simplificado en la obtención del índice


de placa bacteriana de Silness y Löe, se calcula la media aritmética de los
valores individuales observados en los seis dientes preestablecidos para el
examen. Si retomamos la información de la figura 17, congruente con lo
mostrado en la figura 16, el cálculo del IPDB de Silness y Löe se obtiene de la
siguiente manera.

55
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Figura 17. Valores individuales promedio para el cálculo del índice de PDB de
Silness y Löe, con base en el sistema simplificado.

Estos valores son sumados, resultado que se incluye en el numerador de la


siguiente fórmula:

X
i 1
i
IPL  , y el numerador estará representado por el número total de
n
dientes examinados, que para el presente caso es igual a seis. De tal forma
n

X i 7.5
tenemos que IPL  i 1
=  1.25
n 6

Por lo tanto, al igual que en el procedimiento anterior, el valor del Índice de


Placa de Silness y Löe es igual a 1.25, lo que representa que el paciente
presenta una tendencia moderada hacia la acumulación y desarrollo de placa
bacteriana.

Procesamiento estadístico para el cálculo del índice de placa de Silness y Löe (IPL), a
nivel grupal o colectivo.
El valor del Índice de Placa de Silness y Löe, a nivel grupal, se obtiene
calculando la media aritmética de los valores individuales observados en el
grupo de sujetos examinados. Cuando la información no la tenemos agrupada,
o sea, tenemos una serie simple, se deberá calcular el valor de este índice a
través de la siguiente fórmula:

X i
IPL  i 1

56
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

n
De donde, X
i 1
i es igual a la sumatoria de los valores individuales del IPL de

cada uno de los sujetos, y n es el número total de sujetos examinados.

Consideremos que los valores observados para un grupo de 52 inmigrantes


fueron los siguientes:

Tabla 26

Valores individuales del IPL de 52 inmigrantes.

1.25 0.25 0.50 1.25 2.50 1.25 0.50


2.50 2.50 0.25 2.00 0.50 2.75 0.50
3.00 1.25 1.75 2.75 2.50 2.75 1.25
2.75 2.75 2.00 1.25 1.75 1.00 1.25
2.50 3.00 2.50 2.75 1.25 2.50 1.00
0.25 2.50 1.75 0.25 0.50 1.25 1.00
2.75 0.50 1.00 2.25 1.75 1.75 1.75
1.00 1.00 1.25

Para calcular el valor del IPL en este grupo de inmigrantes, bastará con llevar a
cabo la sumatoria de los 52 valores individuales y el total dividirlo entre el total
de inmigrantes examinados. La fórmula que se aplica es:

X i
IPL  i 1
n
De donde:

X
i 1
i .- sumatoria de todos los valores individuales de IPL.

n .- número total de inmigrantes examinados.

Así, sustituyendo en la fórmula tenemos:

1.25  0.25  0.50  1.25  ...  1.00  1.00  1.25 84.5


IPL =   1.63
52 52

Por lo tanto, el valor del Índice de Placa de Silness y Löe es igual a 1.63, lo que
representa que el grupo de inmigrantes presentó una tendencia moderada
hacia la acumulación y desarrollo de placa bacteriana.

57
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

El cálculo del valor del IPL es muy similar cuando lo estimamos para datos
agrupados, esto es, cuando tenemos tablas de frecuencias. Considerando la
información de la tabla 26, haremos el cálculo del IPL para este mismo grupo
de inmigrantes, considerando esta misma serie de datos, pero agrupados (ver
tabla 27).

Tabla 27
Distribución de frecuencias del IPL en 52 inmigrantes..

IPL frecuencia

0.0 – 0.3 4

0.4 – 1.2 22

1.3 – 3.0 26

Para calcular la media aritmética de los valores IPL presentados en la tabla 30,
se aplica la siguiente fórmula:

fm i i
X i 1

n
De donde:

X Media aritmética
fi Frecuencia de clase
mi Punto medio o centro de clase o marca de clase
n Total de datos o tamaño de muestra

Se construye una tabla como la siguiente:

IHO frecuencia (fi) punto medio ( fi ) ( mi )


de la clase (mi)
0.0 – 0.3 4 0.15 0.6

0.4 – 1.2 22 0.8 17.6

1.3 – 3.0 26 2.15 55.9

Total 52 74.1

58
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Ahora bien, como se puede observar la última columna muestra el valor de la


n
sumatoria de la frecuencia de clase por el punto medio (  fiX
i 1
i ), dato

necesario para el numerador de la fórmula anterior, por lo que ya es posible


hacer las sustituciones:

74.1
X   1.425  IPL  1.425
52
De igual manera, como se hizo para series simples, el valor del Índice de Placa
de Silness y Löe representa que el grupo de inmigrantes, presentó una
tendencia moderada hacia la acumulación y desarrollo de placa bacteriana.

59
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Referencias

 Addy M, Griffiths GS, Dummer PM, Kingdon A, Hicks R, Hunter ML, Newcombe
RG, Shaw WC. The association between tooth irregularity and plaque
accumulation, gingivitis, and caries in 11-12-year-old children. Eur J Orthod 1988
Feb;10(1):76-83.
 Ainamo J, Parvianinen K. Influence of increased toothbrushing frequency on dental
health in low, optimal, and high fluoride areas in Finland. Community Dent Oral
Epidemiol 1989 Dec;17(6):296-9.
 Arrow P. Oral hygiene in the control of occlusal caries. Community Dent Oral
Epidemiol 1998 Oct;26(5):324-30.
 Ashley FP, Sainsbury RH. The effect of a school-based plaque control programme
on caries and gingivitis. A 3-year study in 11 to 14-year-old girls. Br Dent J 1981
Jan 20;150(2):41-5.
 Ashley PF, Attrill DC, Ellwood RP, Worthington HV, Davies RM. Toothbrushing
habits and caries experience. Caries Res 1999 Sep-Oct;33(5):401-2.
 Axelsson P, Buischi YA, Barbosa MF, Karlsson R, Prado MC. The effect of a new
oral hygiene training program on approximal caries in 12-15-year-old Brazilian
children: results after three years. Adv Dent Res 1994 Jul;8(2):278-84.
 Axelsson P, Lindhe J. Effect of oral hygiene instruction and professional
toothcleaning on caries and gingivitis in schoolchildren. Community Dent Oral
Epidemiol 1981 Dec;9(6):251-5.
 Barbers BC, Rojas AC. Effects of combined toothbrushing and sweet diet limitation
in dental caries prevention in a school setting after two-and-a-half years. J Philipp
Dent Assoc 1986 Jul-Aug;36(1):3-9
 Bellini HT, Arneberg P, von der Fehr FR. Oral hygiene and caries. A review. Acta
Odontol Scand 1981;39(5):257-65.
 Chestnutt IG, Schafer F, Jacobson AP, Stephen KW. The influence of
toothbrushing frequency and post-brushing rinsing on caries experience in a
caries clinical trial. Community Dent Oral Epidemiol 1998 Dec;26(6):406-11.
 Cunha, J.J.; Almeida, M.L.; Coimbra, G.C. Epidemiologia da doença periodontal.
Rev. Bras. Odont., 33 (3) : 156-159, 1976.
 Etty EJ, Henneberke M, Gruythuysen RJ, Woltgens JH. Influence of oral hygiene
on early enamel caries. Caries Res 1994;28(2):132-6.

60
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

 Greene JC, Vermillion JR. The oral hygiene index: a method for classifying oral
hygiene status. J Amer Dent Ass 1960; 61: 29-35.
 Greene JC, Vermillion JR. The simplified oral hygiene index. J Amer Dent Assoc
1964; 68: 7-13.
 Greene, J.C.; Vermillion, J.R. The simplified oral hygiene index. J. Amer. Dent.
Ass. 68(1): 7-13, 1964.
 Horowitz AM. Oral hygiene measures. J Can Dent Assoc 1980 Jan;46(1):43-6.
 Katz, P.P. Epidemiology and prevention of periodontal disease in individuals with
diabetes. Diabetes Care. 14 (5) : 375-385, 1991.
 Mascarenhas AK. Oral hygiene as a risk indicator of enamel and dentin caries.
Community Dent Oral Epidemiol 1998 Oct;26(5):331-9.
 O' Leary T, Drake R, Naylor. The plaque control record. J Periodontol 1972; 43:
38-39.
 Paik DI, Moon HS, Horowitz AM, Gift HC, Jeong KL, Suh SS. Knowledge of and
practices related to caries prevention among Koreans. J Public Health Dent 1994
Fall;54(4):205-10.
 Peng B, Petersen PE, Fan MW, Tai BJ. Oral health status and oral health
behaviour of 12-year-old urban schoolchildren in the People's Republic of China.
Community Dent Health 1997 Dec;14(4):238-44.
 Petersen PE. Oral health behavior of 6-year-old Danish children. Acta Odontol
Scand 1992 Feb;50(1):57-64.
 Weinstein P, Oberg D, Domoto PK, Jeffcott E, Leroux B. A prospective study of the
feeding and brushing practices of WIC mothers: six- and twelve-month data and
ethnicity and familial variables. ASDC J Dent Child 1996 Mar-Apr;63(2):113-7.
 Wendt LK, Hallonsten AL, Koch G, Birkhed D. Oral hygiene in relation to caries
development and immigrant status in infants and toddlers. Scand J Dent Res
1994 Oct;102(5):269-73.
 WHO. Epidemiología, etiología y prevención de las periodontopatías. Ginebra
Organización Mundial de la Salud - Serie de Informes Técnicos 621, 1978.
 WHO. Oral Healt Surveys Basic Methods. 3ª ed. Geneva, World Health
Organization, 1987.

61
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Capítulo

3
ÍNDICES EPIDEMIOLÓGICOS PARA CARIES
DENTAL.

Caries Dental

La prevalencia de caries dental es uno de los principales problemas de salud


bucal que con mayor frecuencia ha sido estudiado, esto debido a que se
presenta con una alta frecuencia, además de que su distribución es amplia
afectando a la mayor parte de la población y generando como consecuencia,
ya sea de forma directa o indirecta, algún tipo de participación en el
establecimiento y desarrollo de otros problemas de salud bucal, tales como:
gingivitis, enfermedad periodontal, oclusopatías, alteraciones pulpares, entre
otros. La mayoría de los estudios que se han llevado a cabo para evaluar este
problema, indican que un alto porcentaje de la población (más del 90%)
presentan, cuando menos un diente con alguna experiencia de caries, sin
embargo, este hecho puede sufrir variaciones en cuanto a la proporción de
personas afectadas, ya que, las características de resistencia y susceptibilidad
del huésped son diferentes de sujeto a sujeto, lo que se manifiesta en una
probabilidad distinta en cada uno de ellos para el establecimiento o no de la
enfermedad, como lo demuestran los estudios llevados a cabo por Kaste y
Vannobbergen, los cuales encontraron valores por debajo del 90% en los
Estados Unidos de Norteamérica y en Bélgica con un rango del 62.1% al 85%
respectivamente. Así mismo, se reconoce la participación de variables tales
como la edad y el género, que propician en el caso de la primera un riesgo
acumulativo a experimentar la enfermedad, situación que se pone en evidencia
en los estudios realizados por Kanchanakamol, Seow, Slade y Li quienes
observaron un incremento en los índices de caries en los grupos de mayor
edad y en cuanto al género, Kaste, Slade y Zoitopoulos identificaron en
mujeres un mayor riesgo de experimentar la enfermedad de manera más

62
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

temprana estableciendo de que este hecho probablemente está relacionado


con los patrones de cronología de erupción dentaria que por lo general inicia
antes en sexo femenino que en varones. Factores tales como zona de
residencia, dieta, hábitos higiénicos, accesibilidad geográfica, cultural y
económica, se ha observado tienen algún tipo de participación y que la caries
dental tendrá en este sentido un sinnúmero de posibilidades de manifestarse,
como en los estudios realizados por Cartens y Salako que muestran que el
valor del índice ceod en poblaciones rurales está muy por debajo de los valores
encontrados para zonas urbanas. Así mismo, Freire, Álvarez, Pitts, Hallett y
Zusman reconocen diferentes comportamientos de los índices de caries dental
en relación al status socioeconómico, y que decir de la participación de la dieta,
la cual es considerada como uno de los factores de más alto riesgo, asociación
que ha sido demostrada con claridad por Poulsen, Raadal y Douglass.
Una de las características de gran importancia en el comportamiento de la
caries dental es la frecuencia con la que se presenta, la cual puede mostrarse
afectando hasta veinte dientes en la primera dentición y hasta treinta y dos
dientes en la segunda dentición, circunstancia que ha sido evaluada como
problema de salud pública cuando el número de órganos dentarios afectados
por caries dental supera el límite de cuatro dientes afectados en promedio para
cada sujeto, como lo indican los valores promedio de ceod encontrados en los
estudios realizados por Pitts, Zusman, Zammit y Sundberg que van desde 1.63
hasta 9.1 y en índices de caries dental por superficie con rangos desde 11.88
hasta 15.72 superficies en promedio por individuo, con alguna experiencia de
caries. De igual manera, la magnitud del ataque de caries dental debe tenerse
en cuenta, ya que éste se manifiesta por el grado de destrucción de los tejidos
dentarios considerando que una lesión cariosa tendrá la posibilidad de afectar
desde uno y hasta los cuatro tejidos que constituyen la morfología dentaria,
condición que entre otros aspectos es importante, ya que a mayor grado de
destrucción del diente, más complejos serán los procedimientos clínicos
empleados para resolver este problema. En este mismo sentido, las
características anatómicas le confieren a cada diente condiciones diferentes
para desarrollar la enfermedad, es por esta razón que los dientes posteriores
tienen un riesgo más alto a experimentar caries dental que los dientes
anteriores ya que presentan un mayor número de rasgos anatómicos
irregulares tales como surcos, fosetas y fisuras, y aún entre los dientes
posteriores existen diferencias importantes, ya que el riesgo a desarrollar una
lesión cariosa en un molar será mayor al de un premolar a pesar de que ambos
se encuentran conformados por cinco superficies, sin embargo, los molares
presentan un mayor número de rasgos anatómicos, lo que se traduce en una
probabilidad más alta de manifestar daño causado por caries. Virtanen
encontró que la proporción de caras oclusales afectadas por caries en niños
Finlandeses era entre el 50% y 60%, circunstancia contrastante con lo
reportado por Zammit ya que observó este evento en el 38% de los molares de
la población de Labrador. Paul evaluó en un grupo poblacional de Suiza esta
misma condición, observando que el 50% de los molares se encontraban
afectados a diferencia del 20% de dientes anteriores, fenómeno que se
confirma con los hallazgos de los estudios realizados por O'Sullivan, Slade,
Sundberg, Douglass y Murtomaa. En cuanto a su ubicación no se sabe si existe
alguna relación, ya que como establecen Slade y Murtomaa, al parecer tanto
los dientes superiores como los inferiores presentan condiciones similares para

63
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

desarrollar la enfermedad, sin embargo, esta circunstancia en ocasiones puede


mostrarse diferente cuando se analiza únicamente el sextante anterior superior
con respecto al inferior. Finalmente en cuanto a la variabilidad en la experiencia
de caries ya sea por unidad diente o por unidad superficie, los patrones de
comportamiento de la enfermedad ponen a la vista, que en una misma
población pueden ser observados sujetos con muy poca o ninguna experiencia
de caries dental, y otros con alta experiencia de la misma, como lo observado
por Petersen en Madagascar, Cartens en Sudáfrica, Pitts en niños Británicos,
Virtanen en Finlandia y Murray en niños Belgas, entre otros. El conocimiento
sobre el perfil epidemiológico de la caries dental anteriormente descrito, ha sido
posible establecer gracias a que la epidemiología ha generado métodos y
técnicas tendientes a la medición de la prevalencia de esta enfermedad, a
través de la aplicación de diferentes índices entre los cuales tenemos: el de
Knutson, el CPOD y CPOS de Klein y Palmer, el ceod y ceos de Gruebbel, el
de necesidades de tratamiento establecido por la OMS, el de Morelli, el de
Clune, y el de Villanueva-Irigoyen. En este material sólo se reseñarán los
índices CPO y ceo, así como el propuesto por la OMS denominado Índice para
evaluar el estado individual de cada diente y sus necesidades de tratamiento.

64
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

ÍNDICES
de Klein y Palmer
y de Gruebbel.
(CPO y ceo)
Las características de caries dental en niños y adultos pueden ser estimadas a
través del levantamiento de los índices CPO y ceo, los cuales ofrecen
información sobre el número de dientes afectados por la caries dental, la
proporción de dientes que fueron tratados y otra serie de datos estadísticos, los
cuales son útiles para la evaluación de las condiciones de salud bucal
prevalentes en un grupo poblacional, así mismo, esta información puede ser útil
para grupos profesionales, para el público o bien para organizaciones
gubernamentales interesados en determinar las necesidades adicionales de
recursos odontológicos y económicos necesarios para proveer el tratamiento y
las medidas preventivas en una comunidad.

El CPOD describe numéricamente los resultados del ataque de caries en los


dientes permanentes en un grupo poblacional. El CPOD es generalmente
expresado como el número promedio de dientes cariados, perdidos y obturados
por persona, en una población de estudio. El promedio es generalmente
computado, separadamente por edad y género, ya que estos dos factores son
de los más importantes en la interpretación correcta de los datos, por ejemplo,
se espera un CPOD promedio más alto para las niñas, como consecuencia de
la erupción dental más temprana en comparación con los niños. De igual
manera, el niño con mayor edad tendrá un CPOD promedio más elevado, pues
tienen un número mayor de dientes permanentes sujetos al ataque de caries y
también posee dientes permanentes sujetos a la exposición por un periodo más
largo al ataque de la misma. El concepto original del índice CPOD fue diseñado
hace más de 25 años y la primera referencia sobre este índice se publicó en
THE PUBLIC HEALTH BULLETIN de diciembre de 1937, titulado “Dental
Caries in América Indian Children”, siendo autores del mismo Herry Klein y
Carrel E.Palmer. Después de este trabajo varios investigadores han utilizado
estos conceptos y en determinadas ocasiones modificaron los criterios y
métodos o el sistema original de clasificación. El índice CPOD es un estudio
sobre caries dental que busca descubrir cuantitativamente el problema en
personas de cinco años de edad en adelante, se utiliza para dientes
permanentes. Para el levantamiento epidemiológico de este índice el examen
bucal se inicia por el segundo molar superior derecho hasta el segundo molar
superior izquierdo, prosiguiendo el examen con el segundo inferior izquierdo y
finalizándolo con el segundo molar inferior derecho (17 hasta el 27 y del 37 al
47). En el examen siempre que se terminen de dictar los códigos de cada

65
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

cuadrante, se verificará que las anotaciones correspondientes a cada espacio


hayan sido correctamente registradas por el anotador, en el examen de cada
diente debe hacerse con el explorador aplicando una presión similar a la
ejercida cuando se escribe normalmente, se revisan las superficies del diente
en el siguiente orden: en los cuadrantes I y III el examen de las superficies
dentarias se lleva a cabo de la siguiente manera: oclusal, palatino (lingual),
distal, vestibular y mesial, lo que no sucede para los cuadrantes II y IV en los
cuales el examen de las superficies lleva este otro recorrido: oclusal, palatino
(lingual), mesial, vestibular y distal.

CODIGOS Y CRITERIOS.
PERMANENTES CONDICIÓN TEMPORALES
1 CARIADO 6
2 OBTURADO 7
3 PERDIDO POR CARIES -
4 EXTRACCIÓN INDICADA 8
5 SANO 9
0 NO APLICABLE 0

En el caso de que existiera duda para aplicar algún criterio durante el examen
clínico y el levantamiento del índice CPO y ceo, se tomarán en cuenta las
siguientes reglas:

Duda Criterio

Entre sano y cariado Sano


Entre cariado y obturado Cariado
Entre si es temporal o permanente Permanente

66
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

DIENTE CARIADO.

Se registra como diente cariado a todo aquel órgano dentario que presente en
el esmalte socavados, un suelo o pared con reblandecimiento; también se
tomarán como cariados a todos aquellos que presenten obturaciones
temporales.

DIENTE OBTURADO.

Se considera un diente obturado cuando se encuentran una o más superficies


con restauraciones permanentes y no existe evidencia clínica de caries. Se
incluye en esta categoría a un diente con una corona colocada debido a la
presencia de una caries anterior.

67
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

DIENTE PERDIDO POR CARIES.

Se utiliza esta clave para los dientes permanentes que han sido extraídos como
consecuencia de una lesión cariosa. En los dientes temporales se emplea este
criterio sólo si el sujeto presenta una edad en la que la exfoliación normal no
fuera explicación suficiente de la ausencia.

EXTRACCIÓN INDICADA.

Se considera a un diente como indicado para extracción por razones de caries


si presenta una destrucción muy amplia o total de la corona dental, asociada a
la pérdida de la vitalidad pulpar.

68
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

DIENTE SANO.

Se considera a un diente como sano si no presenta evidencia de caries


clínicamente tratada.

 manchas blancas o yesosas


 manchas decoloradas o ásperas
 zonas oscuras, brillantes duras, o punteadas en el esmalte de un diente
que presenta signos de fluorosis moderada a severa
 hoyos o fisuras teñidas en el esmalte que no presenten signos de
paredes o piso reblandecido.

NO APLICABLE.

Esta clasificación se encuentra restringida a aquellos dientes permanentes y


usada únicamente para un espacio dental con un diente permanente no
erupcionado pero siempre y cuando no esté presente un diente primario, por
ausencia congénita de algún diente, y en los casos de dientes supernumerarios
presentes.

69
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Procesamiento y cálculo de los valores del CPO y ceo.


El valor del índice CPOD individual se obtiene con los datos registrados en
aquellos dientes permanentes con códigos 1, 2, 3, y 4, ya que representan
todas las posibles condiciones de los dientes permanentes que han
experimentado caries dental. El cálculo se lleva a cabo aplicando la siguiente
fórmula:

X i
CPO  i 1
1
De donde:
n

X
i 1
i = a la sumatoria de todos los valores individuales con código 1,2, 3 y 4.

Por ejemplo, si el odontograma de una persona examinada de 17 años de edad


fuera el siguiente:

Diente 18 17 16 15 14 13 12 11 21 22 23 24 25 26 27 28
0 2 1 5 1 5 5 5 1 5 5 5 5 1 1 0
Condición
Clínica
0 1 2 5 5 5 5 5 5 5 5 5 5 2 2 0

Diente 48 47 46 45 44 43 42 41 31 32 33 34 35 36 37 38

Aplicando la fórmula anteriormente anotada tenemos:


CPO =  6 dientes con código uno + 4 dientes con código 2 = 10

Y su interpretación es: el sujeto examinado presentó 10 dientes permanentes


con alguna experiencia de caries.

El procedimiento para calcular el valor del ceo es exactamente igual que el


descrito para el CPO, sólo que en este caso los dientes que sumaremos serán
aquellos con código 6, 7 y 8. Por ejemplo, si el odontograma de una niña
examinada, de cuatro años de edad, fuera el siguiente:

70
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Diente 55 54 53 52 51 61 62 63 64 65
6 7 9 9 9 9 9 9 7 6
Condición
clínica
9 6 9 9 9 9 9 9 6 9
Diente 85 84 83 82 81 71 72 73 74 75

Aplicando la fórmula anteriormente anotada tenemos:


ceo =  4 dientes con código seis + 2 dientes con código siete = 6

Y su interpretación es: la niña examinada presentó 6 dientes temporales con


alguna experiencia de caries.

El valor del índice del CPO y ceo a nivel grupal se obtiene calculando la media
aritmética de los valores individuales observados en el grupo de los sujetos
examinados. En otras palabras, se deberá calcular el promedio a través de la
siguiente fórmula:

n n

X i X i
CPO  i 1
y ceo  i 1
n n

Consideremos que los valores observados para un grupo de 80 escolares


fueron los siguientes:

71
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 28
Matriz de datos de valores individuales índice CPO de 80 niños.

Niño CPO Niño CPO Niño CPO Niño CPO


1 5 21 0 41 1 61 5
2 3 22 2 42 1 62 2
3 3 23 2 43 5 63 0
4 12 24 0 44 3 64 4
5 4 25 3 45 3 65 2
6 0 26 3 46 1 66 5
7 3 27 2 47 4 67 3
8 6 28 4 48 0 68 3
9 2 29 1 49 3 69 2
10 6 30 4 50 6 70 4
11 0 31 5 51 2 71 0
12 2 32 3 52 6 72 3
13 2 33 3 53 5 73 6
14 0 34 2 54 5 74 2
15 3 35 4 55 3 75 6
16 3 36 0 56 3 76 5
17 2 37 3 57 5 77 7
18 4 38 6 58 3 78 3
19 1 39 2 59 3 79 3
20 4 40 6 60 1 80 2

Para calcular el valor del CPO en este grupo de escolares bastará llevar a cabo
la sumatoria de los valores CPO de estos 80 niños y el total dividirlo entre el
total de niños examinados. La fórmula que se aplica es:

X i
CPO  i 1
n

De donde:

X
i 1
i .- sumatoria de todos los valores individuales del CPO.

n .- número total de sujetos examinados.

72
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Así sustituyendo en la fórmula tenemos:

5  3  3  12  4  ...  3  2
CPO =  3.125  3
80

Por lo tanto se puede decir que en este grupo de 80 escolares tienen en


promedio aproximadamente tres dientes permanentes con alguna experiencia
de caries.

El cálculo del valor del CPO es muy similar cuando lo estimamos para datos
agrupados, esto es, cuando tenemos tablas de frecuencias. Considerando la
información de la tabla 28, haremos el cálculo del CPO teniendo esta misma
serie de datos, pero agrupados.

Tabla 29
Distribución de frecuencia del CPO de 80 escolares

CPO frecuencia
0-2 30
3-5 40
6-8 9
9-11 0
12 y más 1

Para calcular la media aritmética de los valores CPO presentados en la tabla 2,


aplicaremos la siguiente fórmula:

fm i i
X  i 1

73
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

De donde:

X Media aritmética
fi Frecuencia de clase
mi Punto medio o centro de clase o marca de clase
n Total de datos o tamaño de muestra

Se construye una tabla como la siguiente:

CPO frecuencia (fi) punto medio ( fi ) ( mi )


de la clase (mi)
0-2 30 1.0 30
3-5 40 4.0 160
6-8 9 7.0 63
9-11 0 10.0 0
12-14 1 13.0 13
Total 80 266

Ahora bien, como se puede observar la última columna muestra el valor de la


sumatoria de la frecuencia de clase por el punto medio, dato necesario en el
numerador de la fórmula anterior, por lo que ya es posible hacer las
sustituciones:

266
X   3.325  3  CPO  3
80
Por lo tanto se puede decir que en este grupo de 80 escolares tienen en
promedio aproximadamente tres dientes permanentes con alguna experiencia
de caries.

Finalmente se puede mencionar que la utilización de este índice epidemiológico


brinda la posibilidad de tener un diagnóstico más confiable del comportamiento
de la caries dental en la población, permitirá planificar la atención
estomatológica para llevar a cabo las actividades de prevención, curación y/o
rehabilitación requeridas para resolver las necesidades de tratamiento
detectadas, así como, hacer la estimación de insumos y presupuestos de
costos de los recursos que deberán ser utilizados para brindar el servicio a la
población y evaluar el impacto, la eficiencia y la eficacia de las acciones de
salud generadas en la comunidad.

74
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice para evaluar


el estado individual
de cada diente y sus
necesidades de
tratamiento.
Este índice se establece con base en la experiencia generada por los índices
CPO-D de Klein y Palmer y el ceo-d de Gruebbel, pero con algunas diferencias
en cuanto a la utilización de códigos y criterios, así como, la incorporación del
registro de información de necesidades de tratamiento con relación a la
condición clínica de la experiencia de caries en cada órgano dentario. El
procedimiento de examen y los criterios a utilizar son los siguientes: el examen
clínico deberá realizarse con un espejo bucal plano del # 5 y un explorador del
# 5. Las radiografías no se recomiendan, porque no es práctico el uso del
equipo en todos los lugares.

Para el registro de los hallazgos clínicos de la experiencia de caries en cada


diente, es utilizado un sistema para los dientes permanentes y otro alfabético
para codificar la condición de los dientes primarios. Los códigos del estado de
caries de los dientes primarios y permanentes que son utilizados son los
siguientes:

Dientes Dientes
permanentes temporales
Código Condición/estado código

0 Sano A
1 Caries B
2 Obturado y caries C
3 Obturado sin caries D
4 Perdido por caries E
5 Perdido por otra razón --
6 Sellador, barniz F
7 Pilar para un puente o una
corona especial G
8 Diente no erupcionado --
9 Diente excluido --

75
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Los criterios de diagnóstico son:

Diente sano

Un diente se registra como sano si no presenta evidencia de caries


clínicamente tratada. Los estadios de caries que preceden a la cavitación así
como otras condiciones similares a los estadios tempranos de caries son
excluidos porque no pueden diagnosticarse confiablemente. Así que los dientes
con los siguientes defectos, en ausencia de otros criterios positivos, se deberán
codificar como sanos:1

 Manchas blancas o yesosas;


 Manchas decoloradas o ásperas;
 Pigmentación del esmalte de fosetas y fisuras, que el explorador puede
detener pero que no tengan un piso reblandecido, esmalte socavado o
reblandecimiento de las paredes;
 Áreas oscuras en el esmalte del diente, brillantes, socavado, signos de
una fluorosis moderada y severa.

Diente cariado

La caries se registra como presente cuando una lesión en una foseta, fisura o
bien sobre la superficie lisa presenta el piso reblandecido a la detección, el
esmalte pierde continuidad o existe una pared reblandecida. Un diente con una
obturación temporal debe incluirse en esta categoría. En las superficies
interproximales, el examinador debe estar seguro de que el explorador entre a
la lesión. Cuando exista duda acerca de la presencia de una lesión de caries,
no debe anotarse como cariado sino como sano.

1
Todos los dientes en duda de lesión se codifican como sanos.

76
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Diente obturado con reincidencia de caries.

Un diente se registra como obturado con caries, cuando además de presentar


una o más restauraciones permanentes, también presenta una o más áreas
que se encuentren cariadas. No es necesario hacer la distinción entre caries
primaria y secundaria o bien tampoco es necesario establecer si tiene o no
asociación física con la(s) restauración(es).

Diente obturado sin caries.

Los dientes obturados sin caries son considerados así cuando una o más de
las restauraciones permanentes que están presentes y no muestren evidencia
clínica de caries secundaria (recurrente) o bien otra área del diente con caries
primaria. Un diente con una corona debido a una caries previa, se registra en
esta categoría. Un diente que tiene una corona por una razón diferente a
caries, ya sea por traumatismo o por razones protésicas, se registra como pilar
para un puente y se codifica con un 7 o la letra G.

77
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Diente perdido por caries.

Este registro se usa para dientes permanentes y primarios, que han sido
extraídos por razones de caries dental. Para los dientes primarios perdidos,
esta anotación se utiliza únicamente para niños en los cuales la edad normal
de exfoliación no es una explicación suficiente para su ausencia. 2

Diente permanente perdido por otra razón que no sea caries.

Este código es usado para dientes permanentes que se consideran ausentes


congénitamente o extraídos por razones ortodónticas, por traumatismo, por
razones de enfermedad periodontal, etc.

2
En algunos grupos de edad, tal vez se tenga un problema en distinguir entre
los dientes no erupcionados (código 8) y los dientes excluidos. El conocimiento
básico de la cronología de la erupción dental, el estado del diente homólogo
correspondiente, la apariencia del alvéolo en el espacio dental en cuestión y el
estado de caries de los otros dientes en la boca, tal vez proporcionen claves
para ayudar a realizar el diagnóstico diferencial entre dientes no erupcionados
y extraídos.

78
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Sellador.

Este código se usa para dientes en los cuales se ha colocado un sellador de


fosetas y fisuras sobre la superficie oclusal u otra superficie que lo requiera, ya
sea que presente o no caries incipiente.

Pilar para un puente o corona especial.

Este código es utilizado para indicar que un diente forma parte de un puente
fijo, lo que implica el pilar de un puente. Este código también se usa para
coronas colocadas por otras razones diferentes a caries.

79
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Diente no erupcionado.

Esta clasificación se encuentra restringida a dientes permanentes y usada


únicamente para un espacio dental con un diente permanente no erupcionado,
pero siempre y cuando no esté presente un diente primario. 3

Dientes excluidos.

Este código es usado para cualquier diente que no sea examinado ya sea por
que no se encuentre clínicamente presente, o bien, porque resulte ser
supernumerario.

3
El diente registrado como no erupcionado debe ser excluido del cálculo
correspondiente al valor del índice de caries dental.

80
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Procesamiento estadístico de los datos y cálculo de los valores de los índices


para evaluar el estado individual de cada diente en cuanto a caries y sus
necesidades de tratamiento.
El valor del Índice de dientes Cariados, Perdidos y Obturados (CPO-D) se
calcula con los datos registrados en los dientes permanentes con códigos 1,2,3
y 4. El valor del Índice de dientes Cariados, Perdidos y Obturados (ceo-d) se
calcula con los datos registrados en los dientes temporales con códigos B,C,D
Y E. El procedimiento consiste en llevar a cabo la sumatoria de los dientes que
presentan registros de los códigos 1, 2, 3 y 4, valor que representará la
experiencia de caries en dientes permanentes en ese sujeto. Por ejemplo:
bastará con identificar y contar cuántos dientes presentan el código 1, 2, 3 ó 4.
Por ejemplo, si el odontograma de registro del examen clínico llevado a cabo
en un sujeto fuera el siguiente:

Diente 17 16 15 14 13 12 11 21 22 23 24 25 26 27
Condición clínica 0 1 0 0 0 2 0 0 1 0 0 0 2 0

Condición clínica 1 2 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0
Diente 47 46 45 44 43 42 41 31 32 33 34 35 36 37

El total de dientes que presentan cualquiera de estos códigos son 7. Por lo


tanto el valor el índice CPO-D será 7 y su interpretación es: Este sujeto
presenta 7 dientes permanentes con alguna experiencia de caries. El
procedimiento para calcular el valor de la experiencia de caries en dientes
temporales es el mismo al anteriormente descrito para dentición permanente
pero aquí la circunstancia que deberá ser tomada en cuenta es que los códigos
de interés serán las letras B, C, D Y E. Revisemos un ejemplo para dentición
temporal; si el odontograma de registro del examen clínico llevado a cabo en
un niño fuera el siguiente:

Diente 55 54 53 52 51 61 62 63 64 65
Condición clínica A B A A A A A A B E

Condición clínica A C A A A A A A B B
Diente 85 84 83 82 81 71 72 73 74 75

El total de dientes que presentan cualquiera de estos códigos son 6. Por lo


tanto el valor el índice ceo-d será igual a 6 y su interpretación es: Este niño
presenta 6 dientes temporales con alguna experiencia de caries.

81
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

En cuanto al registro de necesidades de tratamiento, éste debe registrado


inmediatamente después de examinar el estado de caries de cada diente antes
de proseguir con el siguiente espacio dental. Los códigos y criterios para las
necesidades de tratamiento son:

0. Ninguno (no requiere tratamiento). Este código registra si un diente está sano
o si se decide que un diente no puede o no debe recibir cualquier otro
tratamiento.

1. Detención de caries o selladores.


2. Obturación de una superficie.
3. Obturación de dos o tres superficies.4
4. Corona o pilar para un puente.
5. Puente elemental, cuando se requiera rehabilitar con un diente(s) artificial el
lugar del diente(s) perdido(s).

6. Tratamiento pulpar. Este código se usa para indicar que el diente


probablemente necesite tratamiento pulpar antes de restaurarlo con una
obturación o una corona, debido a que la caries es profunda y extensa o
porque el diente está mutilado o bien presenta algún traumatismo. Si existe la
sospecha de algún tipo de exposición pulpar, nunca deberá introducirse una
sonda en una cavidad profunda para confirmar la presencia de la misma.

4
Se usará uno de los códigos 1, 2 ó 3, a fin de indicar el tratamiento necesario para:

 Tratar caries inicial, primaria o secundaria;


 Reparar el daño debido a un traumatismo;
 Tratar la decoloración de un diente, resultado de una condición pulpar o un defecto
del desarrollo, o cambiar a una obturación no satisfactoria. Una obturación se
considera como no satisfactoria, cuando una restauración presente un margen
deficiente que probablemente permita filtración a la dentina. La decisión de que el
margen es deficiente o no, se basará en el juicio clínico del examinador, el cual
deberá basarse en la evidencia al insertar el explorador en el margen. Así mismo
cuando al momento del examen un diente presente manchas severas en su
estructura.
 Un margen sobreobturado de una restauración presente de tal dimensión que
cause una irritación local en la encía y que no pueda ser removida tratando de
ajustar el contorno de la restauración.
 La fractura de una restauración presente, que pueda causar tanto su pérdida o
permita la filtración a la dentina.

82
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

7. Extracción. Un diente se registra como extracción indicada, dependiendo de


las posibilidades del tratamiento disponible, esto es, cuando suceda que:

 La caries ha destruido la corona y ésta no puede ser restaurada;


 La caries ha progresado a una extensión en la cual existe una obvia y
abierta exposición de la pulpa y la restauración del diente es imposible;
 Sólo se observa la presencia de restos radiculares;
 La enfermedad periodontal ha progresado tanto que el diente se perderá
o no funcionará y a juicio clínico del examinador, no puede ser
restaurado con terapia periodontal a un estado firme y funcional.
 Cuando un diente necesita extraerse para colocar una prótesis.

Por ejemplo, el registro de los datos deberá quedar de la siguiente manera:

Diente 55 54 53 52 51 61 62 63 64 65
Condición clínica A B A A A A A A B E
Necesidad de tratamiento 0 2 0 0 0 0 0 0 3 0

Necesidad de tratamiento 0 3 0 0 0 0 0 0 1 1
Condición clínica A C A A A A A A B B
Diente 85 84 83 82 81 71 72 73 74 75

Como se puede observar en los dientes temporales que se consideraron sanos


y que están representados con el código A, el registro de necesidades de
tratamiento que fue anotado es el código “0”, o sea que no requieren
tratamiento, no así por ejemplo en el primer molar temporal superior izquierdo
(64), el cual presentó la condición clínica de que existe una lesión de caries y a
juicio del examinador el tratamiento que requiere es llevar a cabo la obturación
de dos o tres superficies. Esta información concerniente a necesidades de
tratamiento, tendrá importancia cuando se llevará a cabo la planificación de la
atención estomatológica y de esta manera hacer la estimación de insumos y
presupuestos de costos de los recursos que deberán ser utilizados para brindar
el servicio a la población.

Finalmente, se puede mencionar que la utilización de este índice


epidemiológico brinda la posibilidad de tener un diagnóstico más confiable del
comportamiento de la caries dental en la población y así mismo permite no sólo
llevar a cabo las actividades de prevención, curación y/o rehabilitación
requeridas para resolver las necesidades de tratamiento detectadas, sino
además permite evaluar el impacto, la eficiencia y la eficacia de las acciones de
salud generadas en la comunidad.

83
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Referencias bibliográficas

 Alvarez, A; Alvarez, R; Peña, J; Fernández, J. DMFT, dmft and treatment


requirements of schoolchildren in Asturias, Spain. Community Dent
Oral Epidemiol. 1998;26(3):166-9.
 Astroth, J; Berg, R; Berkey, D, McDowell, J; Hamman, R; Mann, J.
Dental caries prevalence in Chiriqui Province, Panama. Int. Dent J.
1998;48(3):203-9.
 Attwood, D; Blinkhorn, A; MacMillan, A. A comparison of the dental
health of 5 years old children from Glasgow, Scotland, in 1984 and
1987. J Int Assoc Dent Child. 1990;20(2):50-3.
 Beltrán, E; Estupiñán, D; Baez, R. Analysis of prevalence and trends of
dental caries in the Americas 1970-90. Int Dent J. 1999;49(6):322-9.
 Brumley, D; Gillcrist, J. Oral health status of children in Tennessee: a
survey of caries prevalence and oral health needs. J Tenn Dent
Assoc. 1999;79(2):18-22.
 Cartens, I; Louw, A; Kuger, E. Dental Status of rural school children.
Journal Dental Assoc S Afr.1995;50(9):405-11.
 Dini, E; Holt, R; Bedi, R. Prevalence and severity of caries in 3-12 years
old Brazilian children, Community Dent Health. 1998;15(1):44-8.
 Douglass, J; O'Sullivan, D; Tinanoff, N. Temporal changes in dental
caries levels and patterns in a Native American preschool population.
J Public Health Dent. 1996; 56(4): 171-5
 Douglass, J; Wei, Y; Zhang, B; Tinanoff, N. Caries prevalence and
patterns in 3-6 years old Beijing children. Community Dent Oral
Epidemiol. 1995;23(6):340-3.
 Fejerskov O, Manji F. Reactor paper: Risk assessment in dental caries.
pages 215-217. IN: Risk Assessment in Dentistry. Proceedings of a
Conference. June 2-3, 1989. Chapel Hill, North Carolina.
 Freire, C; de Melo, R; Almeida, S. Dental caries prevalence in relation to
socioeconomic status of nursery school children in Goiania, Brazil.
Community Dent Oral Epidemiol. 1996; 24(5): 357-61
 Hallett, K. Early childhood caries a new name for an old problem.
Ann R Australas Coll Dent Surg. 2000;15:268-75.
 Hrdinova, V; Skalska, H. Relation between dental caries and the degree
of gingival inflammation in preschool children. Cesk Stomatol.
1982;82(3):207-14.
 Hugoson, A; Koch, G; Hallonsten, A; Norderyd, J; Aberg, A. Caries
prevalence and distribution in 3-20-year-olds in Jonkoping, Sweden.
Community Dent Oral Epidemiol. 2000;28(2):83-9.
 Investigación de salud Oral: Métodos básicos / Organización Mundial de
la Salud. México: Trillas. UAM. 1990.
 Irigoyen, M. Dental caries in schoolchildren of the Federal District. Salud
Pública Mex. 1997;39(2):133-6.
 Kanchanakamol, U; Tuongratanaphan, S; Lertpoonvilaikul, W;
Chittaisong, C; Pattanaporn, K; Navia, J. Prevalence of
developmental enamel defects and dental caries in rural pre-school
Thai children. Community Dent Health. 1996; 13(4): 204-7

84
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

 Kaste, L; Selwitz, R; Oldakowski, R; Brunelle, J; Winn, D; Brown, L.


Coronal caries in the primary and permanent dentition of children and
adolescents 1-17 years of age: United States, 1988-1991. J Dent Res.
1996; 631-41
 Krasse B. Caries Risk. A Practical Guide for Assessment and Control.
Quintessence Publishing Co. Inc. 1985. p 45-51, 85-89.
 Krasse B. Microbiological and salivary risk factors. p 51-61. IN: Risk
Assessment in Dentistry. Proceedings of a Conference. 1989. Chapel
Hill, North Carolina.
 Li, Y; Navia, J; Bian, J. Caries experience in deciduous dentition of rural
Chinese children 3-5 years old. Caries Res. 1996; 30(1): 8-15
 Maltz, M; Schoenardie, A; Carvalho, J. Dental caries and gingivitis in
schoolchildren from the municipality of Porto Alegre. Clin Oral. 2001;
5(3):199-204
 Mattos, G; Rontani, R; Gaviao, M; Bocatto, H. Caries prevalence in 3-5
years old Brazilian children. Community Dent Health. 1996; 13(2): 96-
8
 Murray, J. Dental caries in a Belgian school population of 5 to 21 years
old. Rev Belg Med. Dent. 1992;47(2):31-43.
 Murtomaa, H; Al-Za'abi, F; Morris, R; Metsaniitty, M. Caries experience in
a group of children in Kuwait. Acta Odontol Scand. 1995; 53(6): 389-
91
 O´Sullivan, D; Douglass, J; Champagny, R; Aberling, S; Tetrev, S;
Tinanoff, N. Dental caries prevalence and treatment among Navajo
preschool children. J Public Health Dent. 1994;54(3):139-44.
 O'Sullivan, D; Tinanoff, N. Early dental caries in preschool children. J
Public Health Dent. 1996; 56(2): 81-3
 Paul, T; Maktabi, A. Caries experience of 5 years old children in Alkharj,
Saudi Arabia. Int J Paediatr Dent. 1997;7(1):43-4.
 Petersen, P; Razanamihaja, N. Oral Health status of children and adults
in Madagascar. Int Dent Journal. 1996; 46(1):41-7.
 Pitts, N; Palmer, J. Caries prevalence in Britanic children. Journal Dental
Research. 1995; 36(8): 189-94.
 Poulsen, S. Dental caries in Danish children and adolescents 1988-94.
Community Dent Oral Epidemiol. 1996; 24(4): 282-5
 Poulsen, S; Acheutz, F. Dental caries in Danish children and adolescents
1988-1997. Community Dent Health. 1999;16(3):166-70.
 Quiñonez, R; Kells, M; vann, W; Mclover, F; Heler, K; Whitt, J. Early
childhood caries. Caries Res. 2001; 35(5):376-83.
 Raadal, M; Elhassan, F; Rasmussen, P. The prevalence of caries in
groups of children aged 4-5 and 7-8 years in Khartoum, Sudan. Int J
Paediatr Dent. 1993; 3(1):9-15.
 Salako, N. Infant feeding profile and dental caries status of urban
Nigerian children. Acta Odont Pediatr. 1985; 6(1):13-7.
 Schier, M; Cleaton, J. Dental caries in Namibia the first national survey.
Community Dent Oral Epidemiol. 1995; 23(5):262-5.
 Seow, W; Amaratunge, A; Bennett, R; Bronsch, D; Lai, P. Dental health
of aboriginal pre-school children in Brisbane, Australia. Community
Dent Oral Epidemiol. 1996; 24(3): 187-90

85
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

 Shyama, M; Al Mutawa, S; Morris, R; Sugathan, T; Honkala, E. Dental


caries experience of disabled children and young adults in Kuwait.
Community Dent. Health. 2001; 18(3):181-6.
 Slade, G; Spencer, A; Davies, M; Burrow, D. Intraoral distribution and
impact of caries experience among South Australian school children.
Aust Dent J. 1996; 41(5): 343-50
 Sonju, A; Von der Fehr, F; Kant van Daal, J. Caries prevalence of
kindergarten children in Salzgitter and Oslo. Caries Res. 1992;
26(3):201-4.
 Spittle, B. Dental caries in five years old children. N Z Dent J. 1993;
89(397):96.
 Sundberg, H. Changes in the prevalence of caries in children and
adolescents in Sweden 1985-1994. Eur J Oral Sci. 1996; 104(4): 470-
6.
 Tinanoff, N; Kaste, L; Corbin, S. Early childhood caries: a positive
beginning. Community Dent Oral Epidemiol. 1998;26(1 Suppl):117-9.
 Uchimura, N. A longitudinal study on the dental caries prevalence in
young children. Koku Eisei Gakkai Zasshi. 1978; 27(4):261-74.
 Vannobbergen, J; Martens, L; Declerk, D. Caries prevalence in Belgian
children. Int J Paediatr Dent. 2001; 11(3):164-70.
 Venugopal, T; Kulkarmi, V; Nerurker, R; Damle, S; Patnekar, P.
Epidemiological study of dental caries. Indian J Pediatr. 1998;
65(6):883-9.
 Virtanen, I; Larmas, M. Timing of first filings on diferent tooth surfaces in
Finnish school children. Acta Odont Scand. 1995; 53(5): 287-92.
 Wyne, A; Khan, N. Caries prevalence in 2 and 3 year old children of
Adelaide, Australia. Odontostomatol Trop. 1998; 21(83):22-3.
 Yankilevich, E; Cattoni, S; Cornejo, L; Battellino, L. Dental caries
distribution in preschool children in an urban area of Argentina, 1992.
Rev Saude Publica. 1993; 27(6):436-44.
 Yonetzu, T; Machida, Y. Caries development in children from 1.5 to 3
years of age: a longitudinal study. Tokyo Dent Coll. 1998; 39(1):25-9.
 Zammit, M; Torres, A; Johnsen, D; Hans M. Caries prevalence in
Labrador Invit children. Journal Dental. 1994; 38(3): 221-27.
 Zoitopoulos, L; Athanassouli, T; Gelbier, S; Apostolopoulos, A. Caries
prevalence of 5 years old children in Athens and in South London. Int
J Paediatr Dent. 1996; 6(1): 3-6
 Zoitopulus, L; Athanassouli, T; Geilbier, S; Apostolopoulos, A. Caries
prevalence of 5 years old children in Athens and in South London. Int
J Paediatr Dent. 1996; 6(1):3-6.
 Zusman, S; Crawford, A. Caries prevalence changes in school children.
Ashkelon, Israel 1994. Journal Dental. 1995; 27(4): 198-207.
 Zusman, S; Natapov, H. Caries prevalence in Ashkelon children in 1994.
ASDC J Dent Child. 1997; 64(5):359-61.

86
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Capítulo

4
ENFERMEDAD PERIODONTAL.

Enfermedad
periodontal

El término enfermedad periodontal, se refiere al conjunto de enfermedades


infecciosas e inflamatorias que afectan a los tejidos de soporte del diente,
encía, hueso y ligamento periodontal. Se considera que es el resultado del
desequilibrio entre la interacción inmunológica del huésped y la flora de la placa
dental marginal que coloniza el surco gingival, así mismo, se describe como un
grupo de infecciones localizadas que afectan a los tejidos que soportan y
rodean a los dientes. Los dos tipos más comunes de enfermedad periodontal
son la gingivitis y la periodontitis. La gingivitis es una condición previa y
reversible, se caracteriza por la inflamación de los tejidos que rodean a los
dientes. Los sujetos con gingivitis tienen las encías blandas, edematosas y
rojizas que pueden sangrar bajo una presión moderada como es el cepillado de
los dientes. La periodontitis es una condición inflamatoria progresiva que
destruye las fibras periodontales y el hueso alveolar, y puede eventualmente
ocasionar la pérdida de los dientes. Aunque la gingivitis suele preceder a la
periodontitis, no todas las gingivitis progresan a periodontitis, así mismo, en
ocasiones la enfermedad periodontal puede progresar de forma asintomática.

87
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Estructura del Parodonto


El periodonto es el sistema funcional que se compone de encía, cemento
radicular, ligamento periodontal y hueso alveolar, en otras palabras, comprende
todos los tejidos de sostén que soportan y amortiguan la carga del diente. Los
dientes se alojan en la boca en las cavidades alveolares situadas en los
maxilares. Contactan con el hueso a través del periodonto. El tejido periodontal
es un tejido de soporte que protege fija el diente al hueso, consta de dos
partes: periodonto de protección y periodonto de inserción.

El periodonto de protección lo constituye la encía la cual es una membrana


mucosa que recubre el hueso alveolar y la región cervical de los dientes. Su
morfología varía según su localización. Su color normal es rosa coral aunque
oscila según el aporte sanguíneo y según esté más o menos queratinizada. La
que limita los cantos dentarios es la que está más queratinizada para aportar
mayor protección, y es el cepillado frecuente el que la estimula. La consistencia
de la encía es habitualmente firme y resistente. La variación en el tamaño de
las células que forman la encía, en su consistencia y en su textura, pueden
desembocar en la inflamación de la misma, dando lugar a la gingivitis como
inicio de la enfermedad periodontal (figura 16).

Figura 16. Periodonto de protección constituido por la encía.

El periodonto de inserción o sujeción se encuentra constituido por tres


elementos:

 Ligamento periodontal.
 Cemento radicular.
 Hueso alveolar.

88
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

El ligamento periodontal está formado por fibras ricas en colágeno que lo unen
al hueso. Se anclan por un lado al cemento que rodea la raíz y por el otro al
propio hueso. Este ligamento está ricamente vascularizado y se va
remodelando constantemente de forma a partir del reemplazo de las fibras
viejas, lo cual permite que mantenga su función de forma óptima. El ligamento
periodontal es tejido conjuntivo que está situado entre el cemento de la raíz del
diente y el hueso que forma la pared de su alvéolo. Se continúa con el tejido
conjuntivo de la encía y al nivel del orificio apical comunica con la pulpa. Tiene
un espesor que varia entre 0,15 y 0,35 mm. y como todos los tejidos
conjuntivos está formado por células, fibras y sustancia fundamental. El
cemento que recubre la raíz es tejido mesenquimatoso calcificado. Carece de
inervación y de aporte sanguíneo directo nutriéndose a través de los vasos del
ligamento periodontal. El hueso alveolar es el que forma parte de los alveolos
dentarios. Es el menos estable de los tejidos periodontales, especialmente rico
en calcio, fósforo y sales minerales. Se reabsorbe en zonas de presión y se
forma en áreas de tensión. El hueso alveolar es el hueso de los maxilares que
contiene los receptáculos o alvéolos para los dientes, que reciben el nombre de
procesos alveolares, y no existiendo una diferenciación clara entre el hueso del
proceso alveolar y el hueso alveolar. Los procesos alveolares están formados
por una capa externa, que rodea al alvéolo y está formada por hueso compacto
que presenta numerosas perforaciones por donde circulan vasos y nervios que
recibe el nombre de placa cribosa o cribiforme, por una capa interna, que
ocupa la zona central y está formada por hueso esponjoso o trabecular, y por
una capa fascicular, que rodea a la capa externa. Está formada por hueso
compacto que contiene las fibras de Sharpey del ligamento periodontal. Esta
capa fascicular es una lámina dura porque es radiopaca, es decir, en
radiografías aparece como una línea blanca que delimita el alvéolo. El hueso
está compuesto por células como osteoblastos, osteoclastos, osteoplastos,
osteocitos, canalículos óseos, por fibras colágenas enmascaradas por
sustancia fundamental y por sustancia fundamental, está formada por: agua,
glucoproteínas y glucosaminoglicanos.

Figura 17. Periodonto de inserción


conformado por hueso alveolar,
ligamento periodontal y cemento
radicular.

89
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Capítulo

5
ÍNDICES EPIDEMIOLÓGICOS PARA
INFLAMACIÓN GINGIVAL.

Gingivitis

La gingivitis es una condición que se caracteriza por la inflamación de las


encías, la cual es causada por los efectos a largo plazo de los depósitos de
placa bacteriana en las áreas expuestas del diente, surco gingival y la mucosa.
La placa y el cálculo causan irritación e inflamación mecánica de la gingiva, y
las bacterias y sus toxinas hacen que ésta se infecte, se inflame y se vuelva
sensible. La gingivitis también puede ser causada por cualquier tipo de lesión o
trauma en las encías, incluyendo el cepillado y el uso de seda dental de forma
inadecuada. Entre los factores de riesgo para el desarrollo de la gingivitis se
encuentran la diabetes no controlada, el embarazo (debido a los cambios
hormonales que aumentan la sensibilidad de las encías), otras enfermedades
(factor sistémico) y los malos hábitos de higiene dental. La maloclusión, los
bordes ásperos de las obturaciones y la aparatología oral mal colocada o
contaminada (ortodoncias, prótesis, puentes y coronas) pueden irritar las
encías e incrementar los riesgos a experimentar gingivitis. Los medicamentos
como la fenitoína, los anticonceptivos y la ingestión de metales pesados como
el plomo y el bismuto, también están asociados con el desarrollo de esta
entidad.

La enfermedad gingival es considerada como la segunda entidad, de


morbilidad bucal, con mayor frecuencia en la población. Se estima que las
tasas de prevalencia son muy altas ya que más de las tres cuartas partes de la
población la padecen o presentan un alto riesgo a desarrollarla. La encía es
parte de la membrana mucosa que cubre los procesos alveolares de la

90
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

mandíbula y maxila y rodea la porción cervical de los dientes. La gingivitis se


caracteriza fundamentalmente por la inflamación de la mucosa gingival. Dentro
de los signos más frecuentes que son observados se encuentran los cambios
de color, tamaño y forma, así mismo, alteración en su consistencia y textura,
posición y presencia de hemorragia y es probable la presencia de dolor ya sea
provocada y/o espontánea. La gingivitis puede ser clasificada de acuerdo a las
zonas que afecta como: papilar, marginal o difusa. De igual manera, de
acuerdo a su distribución en la cavidad bucal puede ser considerada como
localizada o generalizada, la gingivitis es común en los niños, sin embargo, es
mucho menos frecuente y destructiva que en los adultos, aunque no se
descarta la posibilidad de encontrar casos de periodontitis aún cuando esta
condición no es característica de este grupo de edad.
La epidemiología estudia los eventos de salud/enfermedad a nivel poblacional,
con lo cual puede identificar la influencia de algunos factores de riesgo,
considerando que un factor de riesgo es un evento asociado al cual se expone
el sujeto, incrementando o disminuyendo en las personas la probabilidad de
enfermar. La frecuencia y severidad de la gingivitis es variable, no obstante, su
establecimiento y desarrollo se puede encontrar en edades tempranas,
incrementándose conforme avanza la edad.
Estudios epidemiológicos indican que la prevalencia de gingivitis en niños es
variable, Martínez y Zermeño la observaron en el 72 % de niños mexicanos
mientras que Arabska encontró que el 52% de escolares polacos presentaban
esta afección, comportamiento similar a lo mostrado por niños nigerianos y
tanzaneses entre otros, pero en términos generales, las diferentes
estimaciones reportan que la prevalencia de gingivitis debe oscilar
aproximadamente entre el 38% y el 46%, en grupos de 6 a 11 años de edad,
En niños mexicanos esta circunstancia parece ser más alarmante ya que en los
reportes de Teresita de J y De la Teja el 91.3% de los escolares presentaban
gingivitis y el 3.1% periodontitis. En cuanto a sexo, existen diferencias
significativas entre hombres y mujeres, mostrándose índices más altos para los
varones.
Existen diferentes factores asociados al desarrollo de la enfermedad gingival,
pero sin lugar a dudas la presencia y composición de la placa bacteriana que
rodea al surco gingival es la que ha mostrado mayor influencia para su
desarrollo, sin embargo, condiciones culturales, geográficas y
socioeconómicas, entre otras, también pueden influir de forma determinante.
La placa dentobacteriana tiene relevancia para el establecimiento de la
enfermedad gingival porque se comporta como un agente químico-microbiano
de alta agresividad a la mucosa bucal, por el alto contenido bacteriano de
cocos y bacilos gram positivos y negativos, fusobacterias, espirilos,
espiroquetas y nocardias principalmente, circunstancia por la cual no resulta
sorprendente observar correlaciones positivas entre ésta condición y la
prevalencia y severidad de la gingivitis, Por esta misma razón la caries ha sido
considerada como un reservorio importante de bacterias y por lo tanto otro
factor que debe ser considerado y asociado a la prevalencia de gingivitis. Se ha
comprobado que la alta experiencia de caries dental es una condición
manifiesta por el grado de infectividad en la cavidad bucal y de esta manera es
comprensible esperar que los niños que muestran altos índices de caries dental
también presenten inflamación gingival.

91
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Respecto a la relación entre el riesgo en los niños para desarrollar esta


enfermedad y la influencia de las condiciones socioculturales de los padres,
continúa en proceso de estudio, ya que hasta la fecha muy pocos autores han
encontrado asociaciones significativas entre estas dos variables, sin descartar
la posibilidad de que las actitudes paternas influyan en el comportamiento de
las enfermedades bucales en los hijos, fundamentalmente por los valores que
le confieren a la salud, cuyos orígenes están dados por los esquemas
culturales y socioeconómicos en donde se desenvuelven.

La etiología de la gingivitis es muy variada y se ha dividido en factores locales y


sistémicos. Los más comunes son:

Factores locales Microorganismos


Cálculo dental
Impactación de comida
Restauraciones o aparatos mal construidos o irritantes
Respiración bucal
Mal posición dental
Contacto con químicos o de drogas, etc.

Factores sistémicos Alteraciones nutricionales


Embarazo, diabetes y otras disfunciones endocrinas
Alergias
Fenómenos psíquicos
Infecciones granulomatosas específicas
Disfunción neutrofila
Inmunopatías

Los microorganismos se presentan en la mayor parte del área de los dientes,


que no se autolimpian, en particular por debajo de la convexidad cervical de la
corona y en las áreas cervicales, los microorganismos que podemos identificar
se encuentran: cocos, diversos tipos de bacilos, microorganismos fusiformes,
espiroquetas. Sin embargo, en 1978 Slots y colaboradores demostraron que en
las etapas tempranas de la gingivitis el grupo Actinomyces es el genero
dominante en la placa supragingival. La placa dentobacteriana y las
endotoxinas derivadas de la placa dentobacteriana pueden actuar como
irritantes o antígenos tanto en las respuestas inflamatorias agudas no
específicas como en los mecanismos de defensa inmunitaria. El cálculo dental
ya sea que se tenga una posición supragingival o subgingival, causa irritación
del tejido gingival que se contrae. Esta irritación probablemente es causada por
los productos de los microorganismos, así como la fricción que resulta de la
superficie áspera del cálculo. La impactación de alimentos y la acumulación de
restos alimenticios en los dientes debido al descuido de la higiene bucal,
provoca irritación de la encía, por las toxinas de los microorganismos que
crecen en este medio. Los productos de degradación de los restos alimenticios
también son irritantes para los tejidos gingivales. Las restauraciones o aparatos
mal construidos o irritantes pueden actuar como irritantes de los tejidos

92
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

gingivales y de este modo provocar gingivitis. Los márgenes sobresalientes de


las restauraciones proximales pueden irritar directamente a la encía y permitir
que se junten restos de alimentos y gérmenes que añaden más lesiones a
estos tejidos. Las restauraciones mal contorneadas pueden producir irritación
gingival al hacer que se impacte el alimento por excursiones anormales de esté
contra la encía durante la masticación. Los aparatos protésicos u ortodónticos
que tocan los tejidos gingivales producen gingivitis como resultado de la
presión entre sí, del atrapamiento de alimentos y microorganismos. La
resequedad de la mucosa bucal debida a la respiración con la boca abierta, por
un medio con calor excesivo, o por fumar mucho, dará como resultado irritación
gingival, con inflamación e hiperplasia acompañantes. La malposición dental en
donde los dientes repetidamente están sujetos a fuerzas anormales durante la
masticación, parecen más susceptibles al desarrollo de la enfermedad
periodontal, al acumularse calculo en las superficies de estos dientes y el
traumatismo por el cepillado dental. El contacto con químicos o drogas son
potencialmente capaces de inducir gingivitis, debido a una irritación directa
local o sistémica. Por ejemplo, el fenol, el nitrato de plata, los aceites volátiles o
la aspirina, si se aplican a la encía, provocan una reacción inflamatoria. Otras,
como el Dilantin sódico, producen cambios gingivales cuando se administran
en forma sistémica. Las alteraciones nutricionales que se manifiesta por
cambios en la encía o del periodonto subyacente más profundo. La ingestión,
absorción y utilización adecuadas de las diversas vitaminas minerales y otros
nutrientes son esenciales para el mantenimiento del periodonto normal. El
embarazo en donde el aspecto clínico de la encía de la mujer embarazada
varía, desde ningún cambio hasta la evidencia de una encía marginal de color
rojo intenso, brillante, lisa, con crecimiento local frecuente e hiperemia intensa
de la papila interdentaria. Esta tipo de gingivitis, que clínicamente tiene un
aspecto inespecífico puede desaparecer por completo a la conclusión del
embarazo. En la Diabetes se asocia con enfermedad periodontal grave,
especialmente en personas jóvenes con diabetes no controlada, puesto que
están afectados muchos procesos metabólicos, incluidos los que constituyen la
resistencia a la infección o al trauma.

Muchas personas experimentan la gingivitis en diversos grados. Ésta se


desarrolla generalmente durante la pubertad o durante las primeras etapas de
la edad adulta debido a los cambios hormonales y dependiendo de los hábitos
de higiene oral del paciente, esta condición frecuentemente puede persistir o
recurrir. El cuadro clínico está conformado por la presencia de inflamación,
coloración roja brillante o roja púrpura, superficies brillantes, sangrado
provocado o espontáneo según sea el grado de avance de la enfermedad,
sensibilidad al tacto y en ocasiones presencia de úlceras. Existen diferentes
clasificaciones de la gingivitis, sin embargo, la más frecuentemente utilizada es
la siguiente:

93
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 29
Clasificación de la enfermedad gingival de acuerdo a sus
características clínicas

K05.0 Gingivitis aguda

A69.l Gingivitis aguda necrotizante

Gingivitis crónica (descamativa) (hiperplásica)


K05.1
(marginal simple) (ulcerativa)

A69.1 Gingivitis necrotizante ulcerativa (aguda)

E52- K93.8 Gingivitis pelagrosa

A69.1 Gingivitis pelagrosa aguda necrotizante

A69.1 Gingivitis de Vincent

Fuente: Academia Americana de Periodontología


(AAP), publicada en el Ann. Periodontal,
Vol. 4 nº 1, Diciembre; 1999

En la gingivitis simple, el aspecto de las encías es más rojo que rosado. Se


hinchan y se mueven en vez de estar ajustadas firmemente a los dientes. Las
encías a menudo sangran al cepillarse los dientes o al comer. Si la gingivitis es
grave, el sangrado se vuelve espontáneo, sin causa aparente. En contadas
ocasiones, la deficiencia de vitaminas puede causar la gingivitis. La carencia de
vitamina C (escorbuto) puede producir inflamación y sangrado de las encías. La
carencia de niacina (pelagra) también causa hemorragia en las encías y la
predisposición a ciertas infecciones bucales. La estomatitis herpética aguda es
una infección vírica y dolorosa de las encías y de otras partes de la boca. Las
encías infectadas presentan un color rojo brillante y la infección provoca la
aparición de numerosas llagas pequeñas, blancas o amarillas, dentro de la
boca. La gingivitis del embarazo, debida principalmente a cambios hormonales
que se producen durante el embarazo, es un agravamiento de una gingivitis
leve. Puede contribuir al problema el descuido de la higiene bucal en la
embarazada, que es frecuente a causa de las náuseas que la afectan por la
mañana. Durante el embarazo, una irritación menor, a menudo una
concentración de sarro, puede producir una tumefacción como consecuencia
del crecimiento de tejido gingival, llamado tumor de embarazo. El tejido
hinchado sangra fácilmente si existe una herida y puede interferir la ingestión
de alimentos. La gingivitis descamativa es un proceso poco conocido y
doloroso que afecta con frecuencia a las mujeres en la postmenopausia. En
esta enfermedad, las capas externas de las encías se separan del tejido
subyacente, dejando al descubierto las terminaciones nerviosas. Las encías se
vuelven tan frágiles que esas capas se pueden desprender al frotarlas con un

94
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

algodón o con el estímulo de aire de una jeringa odontológica. La gingivitis de


la leucemia es la primera manifestación de la enfermedad en casi el veinticinco
por ciento de los niños afectados de leucemia. Una infiltración de células de
leucemia dentro de las encías causa la gingivitis, que empeora a causa de la
incapacidad del sistema inmunológico para combatir la infección. Las encías
enrojecen y sangran con facilidad. A menudo, la hemorragia persiste durante
varios minutos, dado que la sangre no coagula con normalidad en los afectados
de leucemia. En la pericoronitis, la encía se inflama y cabalga sobre un diente
que no ha salido completamente, por lo general una muela del juicio. El colgajo
de encía sobre la muela que ha surgido parcialmente puede retener líquidos,
restos de comida y bacterias. Si una muela del juicio superior sale antes que la
inferior, puede morder este colgajo, aumentando la irritación. Pueden
desarrollarse infecciones y propagarse a la garganta o mejilla.

Así mismo, la gingivitis puede clasificarse de la siguiente manera:

Tabla 30.
Clasificación de gingivitis de acuerdo al tiempo de duración y
aparición.

Aguda Gingivitis repentina, no dura mucho tiempo y es dolorosa.


Subaguda Forma menos severa de gingivitis aguda.
Recurrente Gingivitis que reaparece después del tratamiento.
Crónica Gingivitis paulatina, que dura mucho tiempo y generalmente es
indolora.

Fuente: Academia Americana de Periodontología (AAP), publicada en el


Ann. Periodontal, Vol. 4 nº 1, Diciembre; 1999

95
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice PMA de Shour


y Massler.

Este índice es utilizado exclusivamente para procesos inflamatorios gingivales


y fue diseñado por Schour y Massler en 1948, sus iniciales significan que la
valoración es en cuanto a la presencia de inflamación de la encía a nivel
papilar, marginal y adherida, que corresponden a las 3 zonas que son
evaluadas con este índice. Fue el primer índice epidemiológico para
enfermedad gingival que fue validado, el cual fue utilizado para medir la
frecuencia y gravedad de la gingivitis. Originalmente, este índice fue utilizado
para contar el número de unidades gingivales afectadas por la inflamación.
Este criterio fue adoptado con la creencia de que el número de unidades
afectadas se correlacionaba con el grado o severidad de la inflamación
gingival. La superficie vestibular de la encía en torno a un diente, se dividió en
tres unidades de medición gingival: papila dental mesial (P), margen gingival
(M), y encía adherida (A). La presencia o ausencia de inflamación en cada
unidad gingival es valorada como 0 ó 1, respectivamente. Los valores de P, M y
A fueron totalizados separadamente, sumados todos juntos y expresados
numéricamente, puntuación por persona del índice PMA. Aunque pueden
valorarse de este modo todos los tejidos vestibulares que rodean a los dientes,
solo son examinados habitualmente el sextante anterior superior e inferior.
Posteriormente, los creadores de este índice añadieron un componente de
severidad para valorar la gingivitis; las unidades papilares (P) fueron valoradas
en una escala de 0 a 5 y la encía marginal (M) y adherida (A) fue valorada de 0
a 3 sin valor clínico alguno para el diagnóstico. Debe ser considerada toda
zona con signos de alteración de color, forma o consistencia normales de la
encía. La inflamación ataca inicialmente la región papilar, extendiéndose hacia
la encía marginal, para afectar finalmente a la encía adherida o insertada. El
valor de este índice reside en su aplicación en estudios epidemiológicos y
pruebas clínicas, así como a pacientes individuales, sin embargo, la mayor
importancia de este índice radica en el criterio y el enfoque de la valoración de
la inflamación gingival que ha servido como base para el diseño de muchos
otros índices gingivales. Por otra parte, se ha comprobado que su aplicación se
encuentra restringida en la actualidad exclusivamente cuando se desea medir
sólo la prevalencia de la enfermedad siempre y cuando no sea relevante para
el estudio incluir los aspectos relacionados con la magnitud y severidad de la
inflamación gingival, así mismo, es muy útil cuando se requiere medir la
prevalencia en población preescolar.

96
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

El levantamiento epidemiológico de este índice se lleva a cabo sólo con la


ayuda de un espejo dental plano del número 5 y luz natural. El examinador se
coloca en la parte posterior del sujeto a ser examinado. Se valora la superficie
vestibular de la encía en torno a un diente, dividiendo en tres zonas la medición
gingival: papila dental mesial, margen gingival vestibular y encía adherida de la
misma región (figura 3). El examen debe iniciar por el diente 53 hasta el 63,
proseguir del 73 para concluir en el 83. La simplificación del índice PMA,
llamada "PMA anterior", consiste en el estudio de la encía de los dientes
anteriores, de canino a canino, con base en la observación de que 80% de las
unidades gingivales afectadas en niños, están comprendidas dentro de esta
región.

Figura 18. Zonas de interés para el levantamiento del IPMA.

Los códigos y criterios que se utilizan para el levantamiento del IPMA son:

Código 0

Criterio.- Encía sana

Cuando ninguna de estas zonas presenta signos


patológicos como cambio de color, textura, sangrado
espontáneo o provocado, ni contorno alterado.

97
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 1

Criterio.- Inflamación
papilar

Cuando la papila dental mesial presente cambio de


color, superficie lisa y brillante, sangrado
espontáneo o provocado y el contorno esté
alterado.

Código 2

Criterio.- Inflamación
encía marginal

Cuando el margen gingival que circunda al diente


vestibularmente, presente cambio de color,
superficie lisa y brillante, sangrado espontáneo o
provocado y el contorno esté alterado.

98
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 3

Criterio.- Inflamación
encía adherida

Cuando la zona de la mucosa que se encuentra


por encima del margen gingival presente cambio
de color, y se observe la superficie lisa y brillante.

El índice no podrá ser aplicado en los casos en que:

Se muestre la evidencia del proceso de erupción del diente secundario o


cuando no se encuentre presente el órgano dentario.

Ventajas del IPMA


La obtención es sencilla y económica, no es necesario utilizar sonada
periodontal o explorador, se requiere solamente de un espejo y luz natural, es
cómodo, higiénico, no hay riesgo de contaminación porque no se estimula el
sangrado, esto favorece la cooperación de los individuos que serán
examinados. Otra ventaja es la facilidad de obtener su valor final, tanto a nivel
individual como a nivel comunitario, ya que solo se suman los datos y se
obtiene el promedio

Desventajas del IPMA


En ocasiones es difícil unificar criterios, sobre todo para determinar en que
momento se considera sana o inflamada una zona, o bien para establecer los
limites de esa inflamación. Al registrar nada más inflamación, deja de lado
otros signos de enfermedad gingival, como sangrado, profundidad de bolsa etc.

Procesamiento estadístico
El valor para cada individuo se calcula al sumar el valor para cada diente. Para
obtener el resultado de la comunidad, se suman todos los valores y la cifra
obtenida se divide entre el número de personas observadas. Por ejemplo: si la
siguiente fueran los datos registrados del examen en una niña de cinco años:

99
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

2 1 1 1 1 1
53 52 51 61 62 63

83 82 81 71 72 73
0 1 1 1 0 0

El valor del índice PMA para esta niña se obtiene llevando a cabo la sumatoria
de los códigos registrados para los seis dientes examinados. El cálculo se lleva
a cabo aplicando la siguiente fórmula:

X i
PMA  i 1

n
De donde:

X
i 1
i = a la sumatoria de todos los valores individuales de los hallazgos

clínicos en relación a la inflamación gingival de los dientes examinados, y n es


el número total de dientes examinados, de esta manera tenemos:

PMA = 2+1+1+1+1+1+1+1+1 = 10 ÷ 6 = 1.66

Esto es lo mismo que haber sustituido en la fórmula de esta forma:

2 11111111 10
PMA    1.66
6 6

Y su interpretación es: la niña presenta inflamación gingival a nivel papilar, con


tendencia media a marginal.
¿Cómo se lleva a cabo esta interpretación?, es muy sencillo, sólo se debe
tener en cuenta la escala de medición establecida por Shour y Massler, la cual
se puede representar de la siguiente forma:

100
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Ahora, tomando como referencia el valor calculado del PMA de la niña en el


ejemplo anterior que es igual a 1.66, éste queda representado en la escala de
la siguiente forma:

Por esta razón, es que se interpreta que la niña presenta inflamación gingival a
nivel papilar, con tendencia media a marginal.

El valor del índice del PMA a nivel grupal se obtiene calculando la media
aritmética de los valores individuales observados en el grupo de niños
examinados. Cuando la información no la tenemos agrupada, o sea, tenemos
una serie simple, se deberá calcular el valor del PMA a través de la siguiente
fórmula:

X i
PMA  i 1
n
n
De donde, X
i 1
i es igual a la sumatoria de los valores individuales del PMA de

cada uno de los niños, y n es el número total de niños examinados.

Consideremos que los valores observados para un grupo de 72 preescolares


fueron los siguientes:

101
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 31

Valores individuales del IPMA de 72 preescolares.

0.42 0.96 0.54 0.48 1.17 1.08 1.29 1.37


0.75 1.04 1.04 0.75 0.58 1.75 0.53 0.58
0.33 1.00 0.33 0.33 1.17 1.33 1.08 1.17
1.67 1.17 0.83 1.69 1.42 1.29 1.13 1.42
1.67 1.46 0.83 1.67 1.25 1.21 0.92 1.05
1.33 0.96 0.79 1.38 0.58 1.04 0.50 0.58
1.50 0.83 1.00 1.50 1.42 1.29 1.21 1.42
1.00 0.53 0.96 1.09 1.17 1.00 0.71 1.11
1.50 0.83 0.92 1.50 1.17 1.00 1.00 1.19

Para calcular el valor del PMA en este grupo de preescolares bastará llevar a
cabo la sumatoria de los valores del PMA de estos 72 preescolares y el total
dividirlo entre el total de niños examinados. La fórmula que se aplica es:

X i
PMA  i 1
n
De donde:

X
i 1
i .- sumatoria de todos los valores individuales de IPMA.

n .- número total de niños examinados.

Así sustituyendo en la fórmula tenemos:

0.42  0.75  0.33  1.67  1.67  ...  1.42  1.11  1.19 82.22
PMA =   1.14
72 72

102
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Este dato se interpreta de la siguiente manera: el grupo de preescolares


presentaron inflamación de la encía a nivel papilar.

El cálculo del valor del IPMA es muy similar cuando lo estimamos para datos
agrupados, esto es, cuando tenemos tablas de frecuencias. Considerando la
información de la tabla 31, haremos el cálculo del IPMA teniendo esta misma
serie de datos, pero agrupados.

Tabla 32
Distribución de frecuencias del PMA de 72 preescolares.

PMA frecuencia

0.00 - 0.95 23

0.96 - 1.95 49

1.96 - 3.00 0

Para calcular la media aritmética de los valores PMA presentados en la tabla 4,


aplicaremos la siguiente fórmula:

fm i i
X  i 1

n
De donde:

X Media aritmética
fi Frecuencia de clase
mi Punto medio o centro de clase o marca de clase
n Total de datos o tamaño de muestra

103
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Se construye una tabla como la siguiente:

IPMA frecuencia (fi) punto medio ( fi ) ( mi )


de la clase (mi)
0.00 - 0.95 23 0.475 10.925

0.96 - 1.95 49 1.455 71.295

1.96 - 3.00 0 2.480 0

Total 72 82.22

Ahora bien, como se puede observar la última columna muestra el valor de la sumatoria
n
de la frecuencia de clase por el punto medio (  fiX
i 1
i ), dato necesario para el

numerador de la fórmula anterior, por lo que ya es posible hacer las sustituciones:

82.22
X   1.14  IPMA  1.14
72
Por lo tanto se puede decir que en este grupo de 72 preescolares presentaron
gingivitis a nivel de encía papilar.

Finalmente se debe mencionar que la utilización de este índice epidemiológico


brinda la posibilidad de tener un diagnóstico más confiable sólo para medir,
fundamentalmente, la prevalencia de la enfermedad, lo que permitirá ser un
indicador como una primera aproximación del comportamiento de la gingivitis
en la comunidad.

104
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice PMA
modificado de
Parfitt.

Parfitt llevó a cabo la modificación del PMA en 1957, con el propósito de poder
aplicarlos en dentición permanente. En este, es examinada la encía mesial de
cada diente, en la superficie vestibular, y dividida en tres unidades: papila
interdentaria (p), margen gingival (m), y encía adherida (a). El valor de cada
diente varía de 0 a 4, de acuerdo al número de zonas afectadas con base en
los siguientes códigos y criterios:

Código 0 - Encía sana

105
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 1 - Gingivitis leve, abarcando de la papila al margen gingival como


máximo en tres de los seis dientes anteriores.

Código 2 - Gingivitis moderada, presencia de sangrado espontáneo.

106
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 3 - Gingivitis severa, inflamación implicando la región del margen


gingival y la encía adherida, con características de coloración
rojo oscuro y edematizada.

Código 4 - Gingivitis muy severa, sangrado espontáneo y ulceraciones.

107
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

El levantamiento epidemiológico de este índice se lleva a cabo sólo con la


ayuda de un espejo dental plano del número 5 y luz natural. El examinador se
coloca en la parte posterior del sujeto a ser examinado. Se valora la superficie
vestibular de la encía en torno a un diente, dividiendo en tres zonas la medición
gingival: papila dental mesial, margen gingival vestibular y encía adherida de la
misma región (figura 3). El examen debe iniciar por el diente 53 hasta el 63,
proseguir del 73 para concluir en el 83.

Procesamiento estadístico
El diagnóstico de la condición clínica de la mucosa gingival se asigna con base
a los criterios establecidos por Parfitt y descritos anteriormente, por lo que a
diferencia del PMA de Shour y Massler, no se requiere de llevar a cabo ningún
cálculo matemático para obtener el valor del índice y de acuerdo al dato
calculado establecer el diagnóstico clínico/epidemiológico. Así tendremos para
cada sujeto un diagnóstico que puede ir desde encía sana hasta gingivitis muy
severa. No así, cuando se desea conocer el valor del índice del PMA
modificado a nivel grupal o comunitario. El valor del índice del PMA modificado
a nivel grupal, se obtiene calculando la media aritmética de los valores
individuales observados en el grupo de niños examinados. Cuando la
información no la tenemos agrupada, o sea, tenemos una serie simple, se
deberá calcular el valor del PMA a través de la siguiente fórmula:

X i
PMA mod  i 1
n
n
De donde, X
i 1
i es igual a la sumatoria de los valores individuales del PMA

modificado de cada uno de los sujetos, y n es el número total de sujetos


examinados. Consideremos que los valores observados para un grupo de 60
sujetos fueron los siguientes:

108
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 33
Condición de la encía en 60 sujetos de acuerdo al IPMA modificado de Parfitt.

Sujeto IPMA mod. Sujeto IPMA mod. Sujeto IPMA mod.

1 Leve 21 Leve 41 Leve


2 Leve 22 Leve 42 Severa
3 Sana 23 Muy severa 43 Severa
4 Leve 24 Sana 44 Moderada
5 Sana 25 Severa 45 Moderada
6 Leve 26 Leve 46 Leve
7 Severa 27 Severa 47 Leve
8 Leve 28 Leve 48 Sana
9 Moderada 29 Sana 49 Leve
10 Moderada 30 Moderada 50 Leve
11 Sana 31 Leve 51 Moderada
12 Leve 32 Leve 52 Moderada
13 Moderada 33 Leve 53 Moderada
14 Leve 34 Leve 54 Moderada
15 Leve 35 Leve 55 Leve
16 Moderada 36 Sana 56 Moderada
17 Leve 37 Moderada 57 Leve
18 Leve 38 Leve 58 Muy severa
19 Sana 39 Moderada 59 Sana
20 Leve 40 Leve 60 Leve

Lógicamente estos valores tienen una representación numérica de acuerdo a


los criterios establecidos por Parfitt y revisados con anterioridad, los cuales, se
encuentran resumidos en la siguiente tabla:

Condición clínica de la encía Código

Sana 0
Leve 1
Moderada 2
Severa 3
Muy severa 4

Considerando estos códigos numéricos, se sustituye en la tabla 34 tomando en


cuenta el diagnóstico para cada sujeto, quedando de la siguiente manera:

109
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 34
Condición de la encía en 60 sujetos de acuerdo al IPMA modificado de Parfitt.
(Códigos representativos de la condición clínica de la encía, referencia tabla
33).

Sujeto IPMA mod. Sujeto IPMA mod. Sujeto IPMA mod.

1 1 21 1 41 1
2 1 22 1 42 3
3 0 23 4 43 3
4 1 24 0 44 2
5 0 25 3 45 2
6 1 26 1 46 1
7 3 27 3 47 1
8 1 28 1 48 0
9 2 29 0 49 1
10 2 30 2 50 1
11 0 31 1 51 2
12 1 32 1 52 2
13 2 33 1 53 2
14 1 34 1 54 2
15 1 35 1 55 1
16 2 36 0 56 2
17 1 37 2 57 1
18 1 38 1 58 4
19 0 39 2 59 0
20 1 40 1 60 1

Como ahora tenemos datos cuantitativos, para calcular el valor del PMA
modificado en este grupo de sujetos, bastará llevar a cabo la sumatoria de los
valores del PMA de estos 60 sujetos, y el total dividirlo entre el total de sujetos
examinados. La fórmula que se aplica es:

X i
PMA mod .  i 1
n
De donde:

X
i 1
i Es la sumatoria de todos los valores individuales de IPMA modificado y

n el número total de sujetos examinados.

Así sustituyendo en la fórmula tenemos:

110
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

1  1  0  1  0  1  3  1  ...  1  0  0  1 73
PMA mod. =   1.22
60 60

Este dato se interpreta de la siguiente manera: el grupo de sujetos presentaron


inflamación gingival leve con baja tendencia a moderada.

La forma de llevar a cabo la interpretación clínica del resultado numérico del


PMA modificado, es similar al procedimiento del PMA de Shour y Massler, esto
es:

El resultado del PMA modificado para los 60 sujetos examinados, queda


ubicado de la siguiente manera:

Por esta razón es que el resultado se interpreta como: el grupo de sujetos


presentaron inflamación gingival leve con baja tendencia a moderada.

El cálculo del valor del IPMA modificado es muy similar al establecido para el
IPMA Shour y Massler para datos agrupados, esto es, cuando tenemos tablas
de frecuencias. Considerando la información de la tabla 34, haremos el cálculo
del IPMA modificado teniendo esta misma serie de datos, pero agrupados.

111
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 35
Distribución de frecuencias del PMA modificado de 60 sujetos.

Condición clínica de la encía frecuencia


0.00 – 0.95 11
0.96 – 1.95 30
1.96 – 2.95 14
2.96 – 3.95 5
3.96 – 4.00 0
Total 60

Para calcular la media aritmética de los valores PMA modificado presentados


en la tabla 6, se aplica la siguiente fórmula:

fm i i
X  i 1

n
De donde:

X Media aritmética
fi Frecuencia de clase
mi Punto medio o centro de clase o marca de clase
n Total de datos o tamaño de muestra

Se construye una tabla como la siguiente:

PMA mod. frecuencia (fi) punto medio ( fi ) ( mi )


de la clase (mi)
0.00 – 0.95 11 0.475 5.22
0.96 – 1.95 30 1.455 43.65
1.96 – 2.95 14 2.455 34.37
2.96 – 3.95 5 3.455 17.28
3.96 – 4.00 0 3.98 0.00
Total 60 100.52

Ahora bien, como se puede observar la última columna muestra el valor de la


n
sumatoria de la frecuencia de clase por el punto medio (  fiX
i 1
i ), dato

necesario para el numerador de la fórmula anterior, por lo que ya es posible


hacer las sustituciones:

112
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

100.52
X   1.68  IPMA mod .  1.68
60
Por lo tanto se puede decir que en este grupo de sujetos presentaron gingivitis
leve con tendencia media a moderada.

Al igual que con el PMA de Shour y Massler, se debe mencionar que la


utilización de este índice epidemiológico, es muy útil cuando se necesita
conocer sólo la prevalencia de la inflamación gingival, en un grupo poblacional.
Sin embargo, si se requiere medir la severidad o el grado de inflamación, es
recomendable utilizar otro índice como el IG Löe y Silness.

113
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice Gingival de Löe y


Silness.
(IG)

Este índice fue diseñado en 1967 por Löe y Silness, fue creado para conocer la
intensidad de la gingivitis y su localización en cuatro zonas posibles, presenta
algunas ventajas sobre el anteriormente descrito, sin embargo, su obtención es
un poco más compleja, ya que es necesario evaluar la mucosa gingival con una
sonda, lo que requiere de una calibración más estricta. Por la naturaleza de la
enfermedad, este índice es reversible y permite evaluar remisiones de la
gingivitis, por lo que también está indicado en ensayos clínicos controlados.
Este índice evalúa dos aspectos importantes de la enfermedad gingival: edema
y sangrado, lo que confiere mayor precisión; además se limita al registro de
gingivitis, no considera signos de periodontitis, evitando así crear confusión
entre ambas alteraciones. El índice puede servir para determinar la prevalencia
y severidad de la gingivitis en estudios epidemiológicos, pero también puede
utilizarse a nivel individual, para detectar cambios en el estado gingival del
sujeto Este último atributo ha contribuido a hacer del IG el índice de elección
para pruebas clínicas controladas de agentes preventivos o terapéuticos.
Los tejidos que rodean cada diente son divididos en cuatro unidades de
medición gingival: la papila distovestibular, el margen vestibular gingival, la
papila mesiovestibular y el margen gingival lingual completo. A diferencia de las
superficies vestibulares, la superficie lingual no está subdividida si se trata de
reducir al mínimo la variabilidad introducida por el examinador al establecer la
puntuación, ya que se observa por visión indirecta con el espejo bucal (figuras
4a y 4b).

114
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Figuras 4a y 4b.-. Zonas de la mucosa gingival que son consideradas para la


exploración clínica, en el levantamiento del IG de Löe y Silness.

Para el levantamiento de este índice, se debe llevar a cabo la exploración bucal


de las zonas descritas con anterioridad, auxiliados con un espejo dental plano
del No. 5 y una sonda periodontal especial diseñada por la OMS (Morita,
Japón), o sondas periodontales tipo OMS (Hu-Friedy) la cual se usa para
evaluar la profundidad del sulcus dental. Esta sonda está particularmente
diseñada para una manipulación suave de los tejidos blandos ubicados
alrededor de la pieza dentaria. La sonda presenta una esfera de 0,5 mm de
diámetro en el extremo, con una porción codificada de color que se extiende
desde los 3,5 a los 5,5 mm y la cual se utiliza para valorar el potencial
hemorrágico de los tejidos (figura 19). Para la medición con el IG, son
examinados exclusivamente 6 dientes representativos, estos son:

115
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

 El primer molar superior derecho sustituible por 2omolar superior


derecho.
 El incisivo lateral superior derecho sustituible por central superior
derecho.
 El primer premolar superior izquierdo sustituible por 2o premolar superior
izquierdo.
 El primer molar inferior izquierdo sustituible por 2o molar inferior
izquierdo.
 El incisivo lateral inferior izquierdo sustituible por central inferior
izquierdo.
 El primer premolar inferior derecho sustituible por 2o premolar inferior
derecho.

Figura 19. Sonda periodontal PSR WHO 621.

116
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Los códigos y criterios que son tomados en cuenta son los siguientes:

Código 0.
Encía normal, de color rosa pálido, textura con
aspecto de cáscara de naranja, firme y resistente.

Código 1.
Inflamación leve, se observa con ligero cambio de
color, sin hemorragia al sondeo.

117
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 2.
Inflamación moderada, color rojo y aspecto
brillante, con hemorragia al sondeo.

Código 3.
Inflamación severa, marcado enrojecimiento,
edema y ulceraciones, tendencia a sangrar
espontáneamente.

118
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

CUADRO RESUMEN
Apariencia Sangrado Inflamación Puntos

Normal No hay Ninguna 0

El cambio ligero en el No hay Leve 1


color y el edema
apacible con cambio
poco apreciable en la
textura

Enrojecimiento, Probable sangrado a la Moderada 2


hipertrofia y presencia de presión del tejido.
edema.

Marcado enrojecimiento, Sangrado espontáneo Severa 3


hipertrofia, edema, y
presencia de ulceración

Procesamiento estadístico
El diagnóstico de la condición clínica de la mucosa gingival se asigna con base
a los criterios establecidos por Löe y Silness, por lo que se requiere llevar a
cabo el cálculo matemático para obtener el valor del índice para cada sujeto, y
con base en el mismo, establecer el diagnóstico clínico/epidemiológico que
puede ir desde encía sana hasta gingivitis severa.
El procedimiento consiste en que para cada uno de los sientes examinados se
le asigna un valor, el cual se obtiene sumando los cuatro valores identificados
en cada una de las cuatro zonas establecidas para el levantamiento del índice,
posteriormente se suman y el total es dividido entre 4. El resultado final será el
valor del índice para ese diente. Así, al finalizar el recuento se debe llevar a
cabo la sumatoria del resultado obtenido para cada uno de los seis dientes
examinados y el resultado de esta suma se divide entre el número total de
dientes examinados. Dicho resultado representa el valor del IG para el sujeto
en cuestión.

Ejemplo: consideremos que los datos que se presentan en la ficha


epidemiológica, son los hallazgos clínicos de un hombre de 31 años de edad.

119
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice gingival de Löe y Silness (Odontograma)

Diente
16 12 24 36 31 44
Papila disto-vestibular 2 1 1 2 1 1

Margen gingival vestibular 2 0 1 2 1 0

Papila mesio-vestibular 2 1 1 2 1 1

Margen gingival lingual 1 0 0 2 0 1

Promedio

IG

El primer paso consiste en calcular los valores promedio para cada diente
examinado. El procedimiento consiste en obtener el valor promedio de las
observaciones de las cuatro zonas examinadas, por diente, a través de la
siguiente fórmula:
n

X i
X i 1

n
n
De donde: X
i 1
i es igual a la sumatoria de los valores individuales de las

cuatro zonas examinadas en cada órgano dentario, y n es el número total de


zonas examinadas. Así tenemos que para el OD 16 es igual a 2+2+2+1÷ 4 =
1.75, esto es:

2  2  2 1
X  1.75 y así sucesivamente hasta calcular los valores
4
promedio para cada diente.

120
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Diente
16 12 24 36 31 44
Papila disto-vestibular 2 1 1 2 1 1

Margen gingival vestibular 2 0 1 2 1 0

Papila mesio-vestibular 2 1 1 2 1 1

Margen gingival lingual 1 0 0 2 0 1

1.75 0.5 0.75 2.00 0.75 0.75


Promedio

Finalmente, el valor del IG se calculará llevando a cabo la sumatoria de los


valores que se obtuvieron en el paso anterior, y se divide el resultado de esta
sumatoria entre el total de dientes examinados. Para este ejemplo es igual a:

1.75  0.5  0.75  2  0.75  0.75 6.05


IG    1.01
6 6

Para poder interpretar el significado clínico del IG, el resultado se debe


comparar con los parámetros definidos por Löe y Silness (tabla 36).

Tabla 36

Parámetros y criterios para el IG de Löe y Silness.

Intervalos Interpretación

0.0 No hay inflamación


0.1 - 1.0 Inflamación leve
1.1 - 2.0 Inflamación moderada
2.1 - 3.0 Inflamación severa

De esta forma, la interpretación de la condición clínica de la encía del sujeto


examinado, es que presenta gingivitis leve.

121
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Cálculo del IG de Löe y Silness a nivel grupal o comunitario.

Ahora bien, cuando se desea conocer el valor del índice del IG a nivel grupal o
comunitario, se obtiene calculando la media aritmética de los valores
individuales del IG observados en el grupo de estudio. Cuando la información
no la tenemos agrupada, o sea, tenemos una serie simple, se deberá calcular
el valor del IG a través de la siguiente fórmula:

X i
IG  i 1

n
n
De donde, X
i 1
i es igual a la sumatoria de los valores individuales del IG de

cada uno de los sujetos, y n es el número total de sujetos examinados. Como


ejemplo consideremos que los valores observados para un grupo de 60 sujetos
fueron los siguientes:

Tabla 37
Distribución de valores del IG observados en 45 sujetos.

0.4 1.4 1.3


0.4 1.6 1.7
2.1 1.6 0.8
1.1 1.6 1.4
1.7 0.8 1.8
1.3 0.1 0.3
0.7 0.0 0.5
0.6 1.9 0.2
1.1 1.5 1.3
2.0 1.0 1.6
1.7 1.2 2.0
1.9 1.4 1.2
1.0 2.5 1.6
1.3 1.1 0.2
2.2 1.2 0.0

Para calcular el valor del IG en este grupo de sujetos, bastará llevar a cabo la
sumatoria de los valores individuales del IG, y el total dividirlo entre el número
de sujetos examinados. La fórmula que se aplica es:

122
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

X i
IG  i 1

n
De donde:

X
i 1
i Es la sumatoria de todos los valores individuales del IG y n el número

total de sujetos examinados.

Así, sustituyendo en la fórmula tenemos:

0.4  0.4  2.1  1.1  1.7  ...  1.6  0.2  0.0 354.3
IG =   1.21
45 45

Ya se describió que para poder interpretar el significado clínico del IG, el


resultado se debe comparar con los parámetros definidos por Löe y Silness
(tabla 36). El 1.21 calculado para el IG en este grupo de estudio se ubica en el
rango entre 1.1 y 2.0, por lo tanto se dice que la tendencia que presentó la
población de estudio fue de gingivitis moderada.

El cálculo del valor del IG es muy similar cuando los datos se tienen agrupados,
esto es, cuando tenemos tablas de frecuencias. Considerando la información
de la tabla 37, haremos el cálculo del IG:

Tabla 38
Distribución de frecuencias del IG en 45 sujetos.

Intervalos frecuencia
0.0 2
0.1 - 1.0 13
1.1 - 2.0 27
2.1 - 3.0 3
Total 45

Para calcular la media aritmética de los valores del IG presentados en la tabla


38, se aplica la siguiente fórmula:

123
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

fm i i
X  i 1

n
De donde:

X Media aritmética
fi Frecuencia de clase
mi Punto medio o centro de clase o marca de clase
n Total de datos o tamaño de muestra

Se construye un cuadro como el siguiente:

IG frecuencia (fi) punto medio ( fi ) ( mi )


de la clase (mi)
0.0 2 0.0 0.00
0.1 - 1.0 13 0.55 7.15
1.1 - 2.0 27 1.55 41.85
2.1 - 3.0 3 2.55 7.65
Total 45 56.65

Ahora bien, como se puede observar la última columna muestra el valor de la


n
sumatoria de la frecuencia de clase por el punto medio (  fiX
i 1
i ), dato

necesario para el numerador de la fórmula anterior, por lo que ya es posible


hacer las sustituciones: 1.26

56.65
X   1.26  IG  1.26
45

El resultado se compara con los parámetros definidos por Löe y Silness (tabla
36), el cual se ubica en el rango entre 1.1 y 2.0, por lo tanto se dice que la
tendencia que presentó la población de estudio fue de gingivitis moderada.

Finalmente, se debe mencionar, que la utilización de este índice epidemiológico


es muy útil cuando se necesita conocer no sólo la prevalencia de la inflamación
gingival, en un grupo poblacional, sino además el grado de inflamación.

124
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Capítulo

ÍNDICES EPIDEMIOLÓGICOS PARA 6


ENFERMEDAD PERIODONTAL.

Periodontitis

La enfermedad periodontal es una enfermedad indolora y lentamente


progresiva. Se caracteriza primero por la inflamación de la encía (gingivitis),
secundaria a la colonización de bacterias desde la placa bacteriana y
posteriormente por la progresión de dicha inflamación a los tejidos de soporte
del diente con la destrucción de los mismos. La periodontitis presenta una
lesión celular y molecular avanzada, con un daño en la estructura del
periodonto, prácticamente irreversible, en su avance involucra regiones
anatómicas y crea deformaciones estructurales severas en la unidad
dentogingival y en la unidad dentoalveolar. Además, suele existir una alteración
en los factores que normalmente limitan la respuesta inflamatoria, de forma que
ésta es excesiva, hasta provocar la destrucción progresiva del hueso. En los
primeros estadíos, la placa bacteriana irrita la encía y comienza el paso de
bacterias a la misma. Como resultado se produce una respuesta inflamatoria
tratando de combatir la infección, lo que se conoce por gingivitis. La encía se
aprecia roja, inflamada y sangrante, rica en leucocitos, proteínas y líquido
exudativo, así mismo comienza ya a perder sustancia colágena. Este estadío
es todavía reversible ya que no ha habido destrucción de tejidos. La gingivitis
establecida puede permanecer muchos años sin continuar su evolución o bien
evolucionar rápidamente. El tiempo y el porqué de su paso a periodontitis, no
se sabe con certeza pero parece ser que depende de la resistencia del
huésped a la inflamación y de los factores que modifican la respuesta
inmunológica. Si la resistencia no es la adecuada la enfermedad progresará
afectando al periodonto, produciéndose un aumento de células inflamatorias en
el mismo con importantes pérdidas de colágeno y destrucción en definitiva del
tejido de soporte (ligamento periodontal). Esto provoca la formación de las

125
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

llamadas bolsas periodontales formadas por materia destruida, bacterias,


toxinas y líquido inflamatorio entre el hueso y el diente. El paso de bacterias
desde su superficie al hueso es fácil provocando la destrucción del mismo,
consecuentemente comenzará la movilidad y pérdida dentaria.

Signos y síntomas de la enfermedad periodontal.


Al principio de la enfermedad no existe prácticamente ningún síntoma pero una
buena exploración dentaria determinará la existencia de zonas con placa
bacteriana, sobre todo en los bordes visibles de las coronas dentarias y al
levantar la encía marginal. Posteriormente cuando se ha establecido, la
gingivitis la encía aparecerá más roja, secundaria a la inflamación, su
consistencia será blanda y depresible con pérdida de su textura brillante. En
esta etapa es frecuente el sangrado de las encías y su hipersensibilidad. A
medida que los tejidos se van destruyendo comienza la retracción de los
mismos. Así, el surco gingival normal se irá elevando viéndose ya parte de las
raíces dentarias lo que provoca mucha sensibilidad en las piezas e incluso
dolor. Las toxinas, que se producen por la bacteria en la placa, irritan las
encías. Al permanecer en su lugar, las toxinas provocan que las encías se
desprendan de los dientes y se forman bolsas periodontales, las cuales se
llenan de más toxinas y bacteria. Cuando ya se han formado las bolsas
periodontales los síntomas aumentan de forma que el dolor puede llegar a ser
severo y puede haber abscesos importantes apareciendo fiebre, edema en las
encías y deformidad facial. Conforme la enfermedad avanza, las bolsas se
extienden y la placa penetra más y más hasta que el hueso que sostiene al
diente se destruye presentando movilidad. Si el cuadro progresa, la
enfermedad hace que los dientes pierdan su punto de anclaje y se exfolien.

Clasificación de la enfermedad periodontal de acuerdo a la Clasificación Internacional (OMS)

523.0 Gingivitis agudas


523.0x Gingivitis aguda
054.2x Gingivoestomatitis herpética
034.00 Gingivoestomatitis estreptococcica
523.1 Gingivitis crónicas
523.10 Gingivitis marginal simple
523.11 Gingivitis hiperplásica
523.12 Gingivitis ulcerativa
523.13 Gingivitis descamativa
523.20 Gingivitis localizada
523.21 Gingivitis generalizada
523.29 Sin especificar
523.3 Periodontitis aguda
523.4 Periodontitis crónica
523.40 Periodontitis simple
523.41 Periodontitis compuesta
523.42 Pericoronitis crónica

126
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Figura 20. Etapas de desarrollo de la enfermedad periodontal.


Parodonto sano
De color rosa pálido, consistencia firme,
contornos bien definidos y textura con
apariencia de cáscara de naranja.

Gingivitis
La forma menos severa de la enfermedad
periodontal. Provoca que las encías se
pongan rojas, inflamadas y que sangren
fácilmente. Normalmente hay poca, o
ninguna, incomodidad en esta etapa. La
gingivitis es reversible si es tratada
profesionalmente y con un buen cuidado
oral en casa.

Periodontitis ligera
Si la gingivitis no es tratada, puede
progresar hacia una periodontitis. En esta
etapa ligera del mal, la enfermedad
periodontal empieza a destruir el hueso y
el tejido que sostienen a los dientes.

Periodontitis moderada
La periodontitis moderada se desarrolla si
las primeras etapas de la enfermedad
pasan desatendidas. Se observa un claro
establecimiento y desarrollo de abscesos
en la encía y destrucción importante de los
tejidos de soporte dentario.

Periodontitis avanzada
Esta es la forma más avanzada de la
enfermedad en donde ocurre una extensa
pérdida de hueso y tejido. Es una de las
causas principales de pérdida del diente en
los adultos.

127
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Etiología de la enfermedad periodontal.


La placa microbiana es la causa principal de los diferentes tipos de enfermedad
periodontal, esta microbiota bucal es una de las que presenta mayor
complejidad en el organismo, se encontraron entre 300 y 400 especies y de
estas se han recogido entre 30 a 40 especies periodontopatógenas. Hay claras
diferencias entre los tipos de bacterias que residen en el surco gingival sano en
comparación con las encontradas en las bolsas periodontales. Las bacterias
asociadas con salud gingival en individuos sanos son menores, en número la
mayoría son atreptococos gram positivos y Actinomyces, con cerca del 15% de
bacilos gram negativos. La gingivitis está asociada con el aumento en la carga
microbiana y en el porcentaje de organismos gram negativos. En la
periodontitis del adulto, hay un aumento en el total de la carga microbiana y
una fuerte asociación para la enfermedad causada por porfiromona gingivalis,
bacteroides forsythus, actinobacilos actinomicetemcomitans y treponema
dentícola. En la etapa de colonización, el sistema inmune humoral mantiene
controlada la flora normal; en la etapa de invasión, la respuesta del eje PMN-
AC-CO controla la infección, persistiendo la inflamación; en la etapa
destructiva, los antígenos no controlados estimulan la respuesta de macrófagos
y linfocitos con sus consiguientes citoquinas, para llevar a la periodontitis.
Finalmente, el mismo sistema inmune se encarga de la etapa de reparación,
mediada principalmente por macrófagos y fibroblastos.

Factores de riesgo de la enfermedad periodontal.


Aunque en el origen de esta enfermedad intervienen múltiples factores, es la
placa bacteriana el factor determinante más importante y posiblemente el
único.

Existen otra serie de factores que una vez iniciada la enfermedad van a
modificar su evolución, es decir, van a modular la respuesta inflamatoria e
inmunitaria del organismo.

Hablamos así:

 Factor iniciador: Placa bacteriana.


 Factores modificadores: locales y sistémicos.

Placa bacteriana.

Es un material blando y adherente al diente constituido por microorganismos y


productos bacterianos derivados de ellos que no son fácilmente eliminados con
el cepillado y el enjuagado así con sustancias procedentes de restos
alimenticios y de la saliva. La placa crece por agregación de nuevas bacterias,
así al cabo de una hora del cepillado dental ya aparece un acumulo de placa
sobre el diente.

La colonización de más bacterias sobre ella depende de la higiene, nutrición,


oxigenación y composición de la saliva. Cuando la placa bacteriana se calcifica

128
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

se denomina calculo dental o sarro que también depende de la higiene bucal.


El sarro contribuye al mantenimiento de bacterias en la placa, irrita la encía y la
inflama. La placa bacteriana altera la configuración normal de la encía
debilitándola y permitiendo así que las bacterias pasen a ella y la inflamen
provocando gingivitis. Cuando dicha inflamación no puede ser retenida por la
encía pasa al tejido de soporte provocando periodontitis o enfermedad
periodontal.

Factores modificadores:

Son factores que van a favorecer la formación de gingivitis una vez formada la
placa bacteriana. Ninguno de ellos por sí solo es capaz de causar la
enfermedad periodontal si no existe placa previamente.

Pueden ser locales y sistémicos:

Factores locales:

 Residuos alimenticios: La mayor parte de ellos se eliminan


rápidamente a los pocos minutos de haber comido. En ello
interviene el flujo de la saliva, la acción mecánica de la lengua,
carrillos y labios y las forma y situación de los dientes. Mal
posiciones dentarias, perdida de piezas, alimentos adhesivos
como caramelos van a favorecer la progresión a gingivitis.
 Falta de piezas dentarias: Dejan sitios donde fácilmente se
acumula la placa bacteriana.
 Alteración de la oclusión: La alineación inadecuada de los
dientes hace más difícil el control de la placa.
 Respiración bucal. Las personas que respiran
fundamentalmente por la boca presentan encías hipertróficas,
eritematosas y con mayor predisposición al edema.
 Cepillado dental inadecuado: Cepillados demasiados bruscos
provocan desgastes y adelgazamientos de la superficie de la
encía. Las toxinas, que se producen por la bacteria en la
placa, irritan las encías. Al permanecer en su lugar, las toxinas
provocan que las encías se desprendan de los dientes y se
forman bolsas periodontales, las cuales se llenan de más
toxinas y bacteria.
 Otros: Tabaco como irritante local, quemaduras gingivales
secundarias a aspirinas, etc.

129
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Factores sistémicos5

 Factores nutricionales: El déficit de vitamina C, E, D, K, de


proteínas, de calcio y fósforo pueden favorecer la
progresión a gingivitis y periodontitis una vez que la placa
ya se ha instaurado. Ninguno de ellos por sí solo origina la
enfermedad periodontal.
 Factores hormonales: El hiper e hipotiroidismo,
hiperparatiroidismo, déficit de hormona del crecimiento
pueden también hacer progresar la enfermedad. Los
diabéticos suelen tener disminuida la respuesta a
infecciones lo que facilita la presencia de gingivitis y
periodontitis cuando hay placa. En el embarazo existe una
forma clínica de gingivitis por una disminución de la
respuesta de los tejidos frente a irritantes locales; con una
buena higiene oral puede controlarse. En el ciclo menstrual
ocurre algo similar en torno a la ovulación así como con la
toma de anticonceptivos.
 Enfermedades hematológicas: Anemia, leucemias, linfomas y
otras pueden agravar el cuadro.
 Fármacos: La difenilhidantoina produce hipertrofia gingival que
con buena higiene puede evitarse su paso a gingivitis.
 Edad: Los efectos acumulativos de la placa bacteria pueden
llegar a destruir la encía y el periodonto.
 Intoxicaciones: Como las causadas por plomo, oro, bismuto y
mercurio, pueden alterar la mucosa oral provocando
patología pero por mecanismos distintos a los de la
enfermedad periodontal.

Epidemiología de la enfermedad periodontal.


La periodontitis es muy frecuente, aproximadamente el 50% de los adultos
norteamericanos sangran por las encías y más del 80% muestran una
evidencia objetiva de enfermedad periodontal. La prevalencia y severidad de la
enfermedad aumenta marcadamente con la edad. El 8% de los adultos
menores de 65 años y el 34% de los mayores de 65 años muestran evidencia
de una destrucción periodontal avanzada. La más reciente contribución de los
epidemiólogos al entendimiento de la enfermedad periodontal viene de estudios
acerca del rol de la enfermedad periodontal moderada no tratada como un

5
No se conoce hoy por hoy ningún factor sistémico a excepción de los
microorganismos que por sí solo pueda provocar gingivitis o periodontitis. El papel de
dichos factores es el de modificar la respuesta del huésped frente a los factores
agresivos locales. Es decir, reducen la capacidad de defensa mediante la inflamación
y la inmunidad haciendo progresar la enfermedad periodontal.

130
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

riesgo en la salud general. Fuerte evidencia de muchos investigadores indican


claramente que la periodontitis aumenta el riesgo de enfermedad
cardiovascular, bajo peso en los niños y diabetes. Igualmente alguno de los
estudios iniciales sobre diabetes y enfermedad periodontal, indican que la
reducción o eliminación de infecciones orales resultaron en la disminución de
los requerimientos de insulina en los pacientes diabéticos. Es la enfermedad
que causa mayor perdida de piezas dentarias en la edad adulta. Dos terceras
partes de los jóvenes, el 80% de las personas de edad media y el 90% de los
mayores de 65 años sufren alteraciones periodontales.

131
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice Periodontal
de Russell.
(IP)

El índice periodontal (IP) de Russell, también conocido como índice


periodontal, fue diseñado en 1956 para introducir un gradiente biológico en la
medición de la enfermedad periodontal; asigna valores diferentes a cada
estadío detectable, y fue ideado para tratar de evaluar la enfermedad
periodontal con mayor profundidad que el índice PMA, midiendo la presencia o
ausencia de inflamación gingival y su severidad, formación de bolsas y función
masticatoria. Debido a que el IP mide tanto aspectos reversibles como
aspectos irreversibles de la enfermedad periodontal, es un índice
epidemiológico con un verdadero gradiente biológico. La puntuación por
individuo del IP se determina sumando todas las puntuaciones de cada diente y
dividiéndolas por el número de dientes examinados. Así mismo, la importancia
real de este índice reside en que mediante éste se han valorado más datos que
con ningún otro índice la enfermedad periodontal. El Índice Periodontal de
Russell basa su análisis en la unidad diente, el cual recibirá un valor o código
de acuerdo con el estado de salud de sus estructuras periodontales. Esta nota
es dada considerando las características identificables de cualquier alteración
en la normalidad de los tejidos de soporte dentario, condición que atribuye un
valor que va de 0 a 8, los cuales establecen criterios en función de la presencia
de la inflamación gingival, la reabsorción ósea alveolar, la presencia de bolsas
parodontales y la movilidad de los dientes.

Para el diagnóstico se utiliza sólo un espejo bucal plano del núm. 5 sin
aumento; razón por la cual se subestima el nivel real de la enfermedad
periodontal en una muestra de población, especialmente en la profundidad real
de las bolsas periodontales y la pérdida ósea temprana, pero por otra parte
permite ser aplicado en poblaciones numerosas con un costo reducido. Por
esta característica, el IP de Russell es muy útil cuando se requiere conocer la
prevalencia de la enfermedad periodontal, pero es muy poco recomendable
para ensayos y pruebas clínicas, ya que no es muy sensible para medir
amplitud y severidad de la lesión periodontal.

132
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Criterios para el IP de Russell.

Código 0. Encía sana


No existe inflamación, ni pérdida de la función debida a la
destrucción de los tejidos de soporte dentario.

Código 1. Gingivitis moderada.6


En la encía libre existe un área evidente de inflamación: sin
embargo, ésta no rodea al diente.

6
Aquí se incluyen las condiciones leves y agudas. La gingivitis recibe la misma
acotación en cada persona, sin ser considerados la edad, el sexo o el grupo étnico.
Cuando una papila interdental se encuentra inflamada, son considerados como
afectados los dientes de cada lado de la papila.

133
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 2. Gingivitis
La inflamación rodea totalmente al diente, pero no hay alteración
evidente de la adherencia epitelial.

Código 4. Valoración radiográfica.


Este código es utilizado sólo cuando se llevan a cabo exámenes
radiográficos.

134
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 6. Gingivitis con formación de bolsa.7


El epitelio funcional se ha roto y existe una bolsa con la apariencia
de la profundización del surco gingival debido al aumento en la altura
del margen gingival porque se ha edematizado. No existe
interferencia con la función masticatoria normal; el órgano dentario
se encuentra firme en su alveolo y no presenta migración.

Código 8. Destrucción avanzada con pérdida de la función masticatoria. 8


El diente puede estar afectado presentando migración; puede
presentar un sonido sordo a la percusión con un instrumento
metálico; puede comprimirse contra el alveolo del surco gingival
debido al aumento en la altura del margen gingival porque se ha
edematizado. No existe interferencia con la función masticatoria
normal; el órgano dentario se encuentra firme en su alveolo y no
presenta migración.

7
La profundización del surco con la erupción de los dientes no es registrada como bolsa periodontal. La
característica de una bolsa verdadera es dada por la migración del epitelio hacia apical y la alteración del
contorno gingival. Aquí lo más recomendable es la utilización de una sonda periodontal para confirmar el
diagnóstico de la presencia de una bolsa.
8 La pérdida de la función es determinada por la palpación digital, de acuerdo a la presión aplicada por el

dedo. Todos los dientes serán registrados con excepción de las raíces residuales, así como, cuando el
diente no se encuentre clínicamente presente.

135
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Procesamiento estadístico
El valor del IP para cada individuo se calcula haciendo la sumatoria de los
valores de cada diente, dividiendo este resultado entre el número de dientes
examinados. Por ejemplo: si los siguientes fueran los datos registrados del
examen periodontal, en una mujer de 37 años de edad:

NA 6 6 2 2 1 1 1 1 1 0 1 2 6 6 NA
18 17 16 15 14 13 12 11 21 22 23 24 25 26 27 28

NA 6 2 2 2 1 1 0 0 0 1 2 2 6 8 NA
48 47 46 45 44 43 42 41 31 32 33 34 35 36 37 38

El valor del IP para esta persona se obtiene llevando a cabo la sumatoria de los
códigos registrados para los dientes examinados. El cálculo se lleva a cabo
aplicando la siguiente fórmula:

X i
IPdeRussel l  i 1

n
De donde:

X
i 1
i = a la sumatoria de todos los valores individuales de los hallazgos

clínicos de la condición periodontal de los dientes examinados, y n es el


número total de dientes examinados, de esta manera tenemos:

6  6  2  2  1  1  1  1  ...  2  6  8 69
IPdeRussel l  
28 28
 2.46

Y su interpretación es: que la mujer de 37 años presenta enfermedad


periodontal destructiva establecida. ¿Cómo se llevó a cabo esta
interpretación?, es muy sencillo, sólo se debe comparar el valor calculado del
IP con los criterios y parámetros establecidos por Russell (tabla 39).

136
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 39
Criterios y parámetros IP de Russell.

Estado clínico Grupo de Estado de la


puntuaciones IP enfermedad
Tejido de soporte clínicamente normal 0 a 0.2
Gingivitis simple 0.3 a 0.9

Gingivitis periodontal destructiva incipiente 0.7 a 1.9 Reversible

Enfermedad periodontal destructiva 1.6 a 5.0 Irreversible


establecida
Enfermedad terminal 3.8 a 8.0

Ahora, tomando como referencia el valor calculado del IP de la mujer en el


ejemplo anterior que fue igual a 2.46, este valor queda ubicado dentro de la
cuarta categoría de la tabla, que corresponde precisamente al diagnóstico de
enfermedad periodontal destructiva establecida.

El valor del IP a nivel grupal se obtiene calculando la media aritmética de los


valores individuales observados en el grupo de niños examinados. Cuando la
información no la tenemos agrupada, o sea, tenemos una serie simple, se
deberá calcular el valor del IP a través de la siguiente fórmula:

X i
IP  i 1

n
De donde, X
i 1
i es igual a la sumatoria de los valores individuales del IP de

cada uno de los niños, y n es el número total de sujetos examinados.

Consideremos que los valores observados para un grupo de 58 obreros fueron


los siguientes:

137
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 40

Valores individuales del IP de 58 obreros.

2.42 5.21 3.24 3.37 3.24 1.46 1.67 0.18


1.02 2.03 2.94 2.86 2.94 2.37 2.31 1.38
3.07 1.00 3.05 2.55 3.05 3.26 2.90 1.46
2.31 1.38 2.32 1.89 1.07 2.32 1.89 1.46
2.90 1.46 1.67 0.18 2.31 1.67 0.18 3.96
2.06 4.96 1.98 2.37 2.93 2.03 2.94 2.22
2.24 2.22 1.67 3.26 2.06 1.00 3.05 6.85
1.17 1.37

Para calcular el valor del IP en este grupo de obreros bastará llevar a cabo la
sumatoria de los valores del IP de estos 58 obreros y el total dividirlo entre el
total de sujetos examinados. La fórmula que se aplica es:

X i
IP  i 1
n
De donde:

X
i 1
i .- sumatoria de todos los valores individuales del IP y n es el número

total de niños examinados.

Así sustituyendo en la fórmula tenemos:

2.42  1.02  3.07  2.31  2.90  ...  3.96  2.22  6.85 137.33
IP =   2.36
58 58

La interpretación del resultado es: el grupo de obreros muestran una tendencia


a presentar enfermedad periodontal destructiva establecida. Al igual que en el
IP individual el valor calculado se ubica dentro de los criterios y parámetros
establecidos por Russell (tabla 39).

138
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

El cálculo del valor del IP es muy similar cuando lo estimamos para datos
agrupados, esto es, cuando tenemos tablas de frecuencias. Considerando la
información de la tabla 40, haremos el cálculo del IG tomando esta misma serie
de datos, pero agrupándolos como se muestra en la tabla 41.

Tabla 41
Distribución de frecuencias del IP de 58 obreros.

Intervalos frecuencia

0 a 0.2 3

0.3 a 0.9 0

0.7 a 1.9 18

1.6 a 5.0 35

3.8 a 8.0 2

Total 58

Para calcular la media aritmética de los valores del IP presentados en la tabla


41, aplicaremos la siguiente fórmula:

fm i i
X  i 1

n
De donde:

X Media aritmética
fi Frecuencia de clase
mi Punto medio o centro de clase o marca de clase
n Total de datos o tamaño de muestra

139
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Se construye una tabla como la siguiente:

IP frecuencia (fi) punto medio ( fi ) ( mi )


de la clase (mi)

0 a 0.2 3 0.01 0.03

0.3 a 0.9 0 0.60 0.00

0.7 a 1.9 18 1.30 23.40

1.6 a 5.0 35 3.30 115.50

3.8 a 8.0 2 5.90 11.8

Total 150.73

Ahora bien, como se puede observar la última columna muestra el valor de la


n
sumatoria de la frecuencia de clase por el punto medio (  fiX
i 1
i ), dato

necesario para el numerador de la fórmula anterior, por lo que ya es posible


hacer las sustituciones:

150.73
X   2.59  IP  2.59
58
Por lo tanto se puede decir que en este grupo de 58 obreros presentaron una
tendencia hacia la enfermedad periodontal destructiva establecida.

140
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice de Enfermedad
Periodontal de
Ramfjord.
(IEP)

El índice de Ramfjord fue diseñado en 1959 de manera particular para evaluar


la extensión de la profundidad de la bolsa por debajo de la unión
amelocementaria. Su aplicación se ha demostrado ha sido relevante en
estudios epidemiológicos, estudios longitudinales de la enfermedad periodontal
y en pruebas clínicas de procesos terapéuticos o preventivos. Está considerado
de elección en estudios longitudinales de la enfermedad periodontal.
Es similar al IP de Russell ya que ambos se utilizan para medir la presencia y
severidad periodontal, sin embargo, el IEP lo realiza combinando la evaluación
de la gingivitis y la profundidad del surco gingival en seis dientes
seleccionados: 16, 21, 24, 36, 41 y 44, ya que se ha comprobado que estos
seis dientes son indicadores confiables del establecimiento y desarrollo de la
enfermedad periodontal. Así mismo, se mide la presencia de cálculo y de placa
dentobacteriana(PDB) para ayudar a formular una valoración más completa del
estado periodontal. En el examen clínico-epidemiológico se utiliza un espejo
dental plano del No. 5 sin aumento y una sonda periodontal. El extremo
esférico de la sonda es suavemente insertado, entre la pieza dentaria y la encía
hasta la profundidad del surco o bolsa, y la profundidad de sondeo se lee por
observación de la posición de la banda negra. Las zonas que son valoradas
son: la vestibular, la mesiovestibular en la zona de contacto interproximal, la
lingual/palatina y la distolingual en la zona de contacto interproximal (figura 6).
Es necesario determinar correctamente la profundidad de la bolsa; si existe
recesión hacia apical de la encía, no se debe tomar como referencia la
distancia de la unión cemento esmalte al límite de la bolsa, hay que medir
desde el margen gingival. En caso de que la encía marginal se encuentre
excesivamente inflamada, y cubra una porción de la corona, no debe de
medirse desde el margen, sino desde la unión cemento-esmalte.

141
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Figura 21. Zonas de valoración clínica para el IEP de Ramfjord.

Los códigos y criterios que son considerados para el levantamiento del IEP de
Ramfjord son:

Código 0. Ausencia de signos de inflamación.

142
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 1. Inflamación leve o moderada que no se extiende por


completo alrededor del diente.

Código 2. Inflamación leve o moderada que se extiende alrededor


del diente.

143
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 3. Gingivitis severa, que se caracteriza por un marcado


enrojecimiento, ulceración y tendencia a la hemorragia.

Código 4. Hasta 3 mm de prolongación apical del surco a partir de la


unión amelocementaria.

144
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 5. De 3 a 6 mm de prolongación apical del surco a partir de


la unión amelocementaria.9

Código 6. De más de 6 mm de prolongación apical del surco a partir


de la unión amelocementaria.

9
Cuando haya presencia de un valor de 4 o mayor, ese número es el que se le asigna
para el IEP, aunque presente una calificación diferente en el componente gingival.
Finalmente, la suma de todos los valores se divide entre el número de dientes
observados.

145
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Las modificaciones de este índice de acuerdo a Shick y Ash incluyen la


valoración de placa dentobacteriana y de cálculo dental, con base a los
siguientes códigos y criterios:

Medición de presencia de placa bacteriana.

Códigos Criterios

0 Ausencia de placa.

1 Presencia de Placa en el área interproximal o en el margen


gingival, cubriendo menos de un tercio de la mitad gingival
de la superficie bucal o lingual del diente.

2 Placa que cubre entre un tercio y dos tercios de la mitad


gingival de la superficie vestibular o lingual del diente.

3 Placa en más de 2 tercios de la mitad gingival de la


superficie lingual o bucal del diente.

Medición de la presencia del cálculo.

Códigos Criterios

0 Ausencia de cálculo.

1 Cálculo supragingival, pudiendo existir también bajo la encía


libre, siempre y cuando no exceda de 1 mm.

2 Cantidad moderada de cálculo supra y sub gingival o


solamente cálculo subgingival.

3 Presencia abundante de cálculo supra y subgingival.

146
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Procesamiento estadístico
El valor del IEP de Ramfjord para cada individuo se calcula haciendo la
sumatoria de los valores de cada diente, dividiendo este resultado entre el
número de dientes examinados. Por ejemplo: si los siguientes fueran los datos
registrados del examen periodontal, en un hombre de 32 años de edad:

5 2 2
16 21 24

2 1 5
44 41 36 IEP

El valor del IEP de Ramfjord para esta persona se obtiene llevando a cabo la
sumatoria de los códigos registrados para los dientes examinados. El cálculo
se lleva a cabo aplicando la siguiente fórmula:

X i
IPdeRussel l  i 1

De donde:

X
i 1
i = a la sumatoria de todos los valores individuales de los hallazgos

clínicos de la condición periodontal de los dientes examinados, y n es el


número total de dientes examinados, de esta manera tenemos:

5  2  2  5  1  2 17
IEPdeRamfjord    2.83
6 6

Y su interpretación es: que este hombre de 32 años presenta una gran


tendencia a gingivitis severa (ver figura .

147
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

0
Ausencia de signos de inflamación.

Gingivitis leve o moderada localizada. 1

2
Inflamación leve o moderada generalizada.

Gingivitis severa. 3

4
Presencia de bolsas periodontales hasta 3 mm.

Presencia de bolsas periodontales de 3 a 6 mm. 5

Presencia de bolsas periodontales de más de 6 mm. 6

Figura 22.
Parámetros para la comparación de la condición clínica del valor
del IEP de Ramfjord.

El valor del IEP de Ramfjord a nivel grupal se obtiene calculando la media


aritmética de los valores individuales observados en un grupo de estudio.
Cuando la información no la tenemos agrupada, o sea, cuando tenemos una
serie simple, el valor del IEP se calcula a través de la siguiente fórmula:

X i
IEP  i 1

n
n
De donde, X
i 1
i es igual a la sumatoria de los valores individuales del IEP de

Ramfjord de cada uno de los sujetos, y n es el número total de sujetos


examinados. Consideremos que los valores observados para un grupo de 35
enfermeras fueron los siguientes:

148
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 42

Valores individuales del IEP de Ramfjord de 35 enfermeras.

0.17 1.32 2.47 2.59 2.32 3.01 4.00 1.27


1.21 1.75 1.11 2.01 1.07 0.02 3.33 1.24
1.27 2.01 0.17 4.84 2.33 5.31 2.11 6.20
3.57 2.34 4.11 2.33 2.33 2.47 1.34 1.27
2.34 2.48 1.38

Para calcular el valor del IEP de Ramfjord en este grupo de enfermeras,


bastará llevar a cabo la sumatoria de los valores del IEP de cada uno de ellos y
el total dividirlo entre el total de enfermeras examinadas. La fórmula que se
aplica es:

X i
IEP  i 1

n
n

X
i 1
i .- sumatoria de todos los valores individuales del IEP de Ramfjord y n es

el número total de enfermeras examinadas. Así sustituyendo en la fórmula


tenemos:

0.17  1.32  2.47  2.59  ...  2.34  2.48  1.38 79.09


IEP de Ramfjord =   2.26
35 35

La interpretación del resultado es: el grupo de enfermeras muestran una


tendencia moderada a presentar enfermedad gingival severa.

El cálculo del valor del IEP de Ramfjord es muy similar cuando lo estimamos
para datos agrupados, esto es, cuando tenemos tablas de frecuencias.
Considerando la información de la tabla 42, haremos el cálculo del IEP
tomando esta misma serie de datos, pero agrupándolos como se muestra en la
tabla 43.

149
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla 43
Distribución de frecuencias del IEP de Ramfjord de 35 enfermeras.

Intervalos frecuencia

0.0 a 1.9 14
2.0 a 3.5 15
3.6 a 4.5 3
4.6 a 5.2 1
5.3 a 6.0 2
Total 35

Para calcular la media aritmética de los valores del IEP de Ramfjord


presentados en la tabla 43, aplicaremos la siguiente fórmula:

fm i i
X  i 1

X Media aritmética
fi Frecuencia de clase
mi Punto medio o centro de clase o marca de clase
n Total de datos o tamaño de muestra

Se construye una tabla como la siguiente:

IEP frecuencia (fi) punto medio ( fi ) ( mi )


de la clase (mi)

0.0 a 1.9 14 0.95 13.30


2.0 a 3.5 15 2.75 41.25
3.6 a 4.5 3 4.05 12.15
4.6 a 5.2 1 4.90 4.90
5.3 a 6.0 2 5.65 11.30
Total 35 82.90

150
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Ahora bien, como se puede observar la última columna muestra el valor de la


n
sumatoria de la frecuencia de clase por el punto medio (  fiX
i 1
i ), dato

necesario para el numerador de la fórmula anterior, por lo que ya es posible


hacer las sustituciones:

82.90
X   2.37  IEPdeRamfjord  2.37
35

La interpretación del resultado es: el grupo de enfermeras muestran una


tendencia moderada a presentar enfermedad gingival severa.

151
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Índice de Necesidades
Periodontales a Nivel
Comunitario.
(INTPC) Ainamo

En 1973, se dio la propuesta de un nuevo índice, el Índice Comunitario de


Necesidades de Tratamiento Periodontal (CPITN/INTPC) con el propósito de
evaluar la situación gingival y periodontal de grandes poblaciones, las
necesidades de tratamiento periodontal a nivel comunitario, así como, calcular
el tiempo y el costo que llevaría su tratamiento y rehabilitación. Se examina
diferentes condiciones como la presencia de sangrado gingival y cálculo supra
o subgingival, el nivel de la adherencia epitelial, y la profundidad de bolsas
periodontales cuando éstas sean moderadas. Es usado para recomendar el
tipo de tratamiento necesario para prevenir o interferir con el desarrollo de la
enfermedad periodontal.

Procedimiento de examen para el levantamiento del INTPC.


Existen dos métodos para el levantamiento de la información: 1) Por sextantes:
un sextante es considerado como una unidad mínima en el que se puede
realizar algún procedimiento clínico como raspado y curetaje abierto. Para
establecer los sextantes son considerados 14 dientes del maxilar superior y 14
dientes de la mandíbula, dividido en 3 segmentos cada uno. 10 De acuerdo a la
Federación Dental Internacional (FDI) los sextantes son divididos de la
siguiente manera (figura 23):

A nivel maxilar:

 Sextante 1.- dientes 17, 16, 15 y 14.


 Sextante 2.- dientes 13, 12, 11, 21, 22 y 23.
 Sextante 3.- dientes 24, 25, 26 y 27.

10
Un sextante únicamente se examina si tiene 2 o más dientes y no están indicados para
extracción cuando hay un solo diente en un sextante, se incluye en el sextante contiguo.

152
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

A nivel mandibular:

 Sextante 1.- dientes 47, 46, 45 y 44.


 Sextante 2.- dientes 43, 42, 41, 31, 32 y 33.
 Sextante 3.- dientes 34, 35, 36 y 37.

2) Con el uso de dientes índice11:

 Cinco dientes del maxilar (17, 16, 11, 26 y 27)


 Cinco dientes de la mandíbula (47, 46, 31, 36 y 37).

Sin embargo, en personas jóvenes hasta los 19 años se examinan sólo los
dientes: 16, 11, 26, 36, 31 y 46. Estas modificaciones se hacen para evitar
clasificaciones: bolsa periodontal a la profundidad del surco que está asociado
con la erupción dental. Cuando se examine a niños menores de 15 años, no se
debe medir la presencia de bolsas periodontales, sólo se considera la condición
del sangrado gingival y acumulación de cálculo dental. Si al examen no esta
presente en el sextante el diente índice, se sustituye con los incisivos o
premolares que estén completamente erupcionados.

Sextantes

Superior derecho (S1)


Del 18 al 14.

Superior central (S2)


Del 13 al 23.

Superior izquierdo (S3)


Del 24 al 28.

Inferior izquierdo (S4)


Del 38 al 34.

Inferior central (S5)


Del 33 al 43.

Inferior derecho (S6)


Del 44 al 48.

Figura 23.
Sextantes que son considerados en el primer modelo de
examen clínico del INTPC.

11
Si al examinar no están presentes uno o varios dientes índice de un sextante, todos los
dientes que se encuentren en los sextantes serán examinados.

153
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Los resultados de la inspección bucal codifican las siguientes condiciones:

1. Profundidad del sulcus dental.


2. Presencia de cálculo supragingival o subgingival.
3. Sangrado después del sondeo.

Los códigos y criterios que son aplicados para el levantamiento epidemiológico


de este índice son:

Código 0. Parodonto Sano. La zona de color de la sonda se encuentra


totalmente visible. No hay sangrado al sondeo. No se observa
presencia de cálculo en los márgenes.

Código 1. Gingivitis: la zona de color de la sonda se encuentra


completamente visible. No se observa la presencia de cálculo
en las restauraciones con desajustes. Hay evidencia de
sangrado después del sondeo. Conducta: medidas de higiene
bucal, remoción de placa bacteriana supra y subgingival,
aplicación tópica de fluoruros.

154
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 2. Gingivitis. La zona de color de la sonda se encuentra


completamente visible. Existe presencia de cálculo
supragingival o subgingival sobre todo en los márgenes de las
restauraciones mal ajustadas, así como a nivel de surco.
Puede no presentarse sangrado al sondeo. Conducta:
medidas de higiene bucal, remoción de placa bacteriana supra
y subgingival, corrección de márgenes desajustados de las
obturaciones y aplicación tópica de fluoruros.

Código 3. Periodontitis moderada. La zona de color de la sonda se


encuentra parcialmente visible, con presencia de bolsas
periodontales de 4 a 5 mm de profundidad. Conducta:
valoración clínica periodontal completa, incluidas las
mediciones de las profundidades de las bolsas y pérdida de
inserción, movilidad dentaria, involucramiento de las furcas
radiculares, discrepancias oclusales, alteraciones
mucogingivales y examen radiográfico del sextante en
cuestión. Cuando dos o más sextantes con código 3 o mayor a
este se deberá realizar la valoración exhaustiva de todos los
dientes, incluyendo su valoración radiográfica.

155
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Código 412. Periodontitis severa. La zona de color de la sonda se encuentra


prácticamente no visible, con presencia de bolsas
periodontales de 6 ó más mm de profundidad. Conducta: se
deberá realizar la valoración exhaustiva de todos los dientes,
incluyendo su valoración radiográfica, independientemente del
código asignado en los mismos.

Código 9. No Registrado. Utilizado para indicar, en un determinado


sextante, la presencia de las siguientes evidencias (las cuales
deben de ser especificadas aparte: movilidad dentaria,
afectación de la furca, retracciones gingivales superiores a los
3,0 mm y problemas mucogingivales.

12
En los sextantes con códigos 3 y 4, la terapia deberá estar orientada por las condiciones
individuales de cada órgano dentario, de acuerdo con el examen periodontal detallado y el
examen radiográfico. Generalmente, estas situaciones indican necesidad de tratamiento
especializado.

156
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Tabla resumen

0 Ninguna señal de la enfermedad.

La mucosa gingival con presencia de sangrado


1
después del sondeo.

2 de cálculo supragingival o subgingival.

Presencia de bolsa periodontal de 4 a 5 mm de


3
profundidad.

Presencia de bolsa periodontal patológica con 6 ó


4
más mm de profundidad.

X Sextante excluido (presencia de dos dientes menos)

9 No registrado

La evaluación periodontal se lleva a cabo con la ayuda de una sonda especial


diseñada por la OMS para el INTPC (Morita, Japón), o sondas periodontales
tipo OMS (Hu-Friedy) (figura 24), la cual se usa para evaluar la profundidad del
sulcus dental. Los dientes son examinados para evaluar la presencia de cálculo
supragingival o subgingival, así como, para identificar la presencia de cualquier
tipo de sangrado. Así mismo, debe ser examinado el reborde gingival libre, en
especial en dos zonas: la mesiovestibular y la vestibular, pero sin menospreciar
el contorno del diente.
Para valorar la sensibilidad a las bolsas periodontales, se examina un diente
índice, usando la sonda como un instrumento de sensibilidad para determinar
la profundidad de la bolsa y detectar al cálculo subgingival y la respuesta al
sangrado. La fuerza que debe utilizarse para sentir, no debe ser mayor a 20 gr.
(Prueba práctica - colocar la esfera de la sonda debajo de la uña del dedo
pulgar y presionar hasta que la zona de la uña comience a presentar isquemia).
Para sentir el cálculo subgingival se utiliza una fuerza muy ligera tanto como
sea posible, para permitir que la esfera de la sonda esté alrededor de la
superficie del diente, la esfera debe seguir la configuración anatómica de la
superficie de la raíz del diente. Si el sujeto siente dolor durante la prueba,
significa que se usó mucha fuerza. La punta de la sonda se debe colocar
cuidadosamente dentro de la bolsa gingival y la inserción más profunda; de
esta manera la lectura se hace por observación de la posición de la banda
negra. La extensión total de la bolsa se explorará, por lo menos en seis puntos:
mesio-vestibular, medio-vestibular, disto-vestibular y los sitios correspondientes
a la parte lingual/palatina. Durante la evaluación es considerado el hallazgo
más desfavorable de acuerdo a la integridad periodontal en cada sextante, el
cual, es codificado según los códigos y criterios establecidos para el
levantamiento de este índice. Así mismo, el código máximo identificado
después de la valoración del periodonto, en toda la cavidad bucal, es el que se
establece como el criterio para la recomendación del tratamiento.

157
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Figura 24.

La sonda de la OMS para el INTPC (A) está particularmente diseñada para una
manipulación suave de los tejidos blandos ubicados alrededor de la pieza
dentaria. La sonda presenta una esfera de 0,5 mm. de diámetro en el extremo,
con una porción codificada de color que se extiende desde los 3,5 a los 5,5
mm.

Las necesidades de tratamiento de acuerdo a la calificación obtenida por cada


sextante, son:

Calificación del sextante Tratamiento


0 No hay necesidad de tratamiento
1 Profilaxis dental y técnica de cepillado
2 Tx. 1 + raspado (odontoxesis)
3 Tx. 1 + raspado (odontoxesis)
4 Tx. 1 y 2 + cirugía periodontal

Así mismo, con esta información es posible determinar el tiempo y recursos


necesarios para el tratamiento de las necesidades de atención clínica
periodontales en la comunidad.

158
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Procesamiento estadístico
El cálculo del valor del INTPC se registra el de mayor valor por sextante, y
luego se realiza el promedio de toda la boca, de los sextantes que hubiesen
sido examinados. En caso de utilizarse el registro por órgano dentario, se toma
el promedio de dichos dientes seleccionados. Sin embargo, si el cálculo del
INTPC es utilizado para planear la atención clínica de los sujetos o de la
comunidad, no es conveniente obtener promedios individuales ni grupales, ya
que se pierde la información necesaria para planear los tratamientos, solo
puede obtenerse frecuencias del grado de afección de cada sextante, además
hay que tener en cuenta que al registrar sólo el diente más afectado, existe una
posible subestimación del estado periodontal. El valor del INTPC individual se
calcula haciendo la sumatoria de los valores establecidos para cada sextante,
dividiendo este resultado entre el número de sextantes examinados. Por
ejemplo: si los siguientes fueran los datos registrados del examen periodontal
en una mujer de 34 años de edad:

2 3 1 2 2
17 16 11 26 27

2 2 2 2 3
47 46 31 36 37

El valor del INTPC para esta persona, se obtiene llevando a cabo la sumatoria
de los códigos registrados en los dientes examinados y el resultado se divide
entre el número de dientes examinados. Para este fin se aplica la siguiente
fórmula:

X
i 1
i
INTPC 
n
De donde:

X
i 1
i = a la sumatoria de todos los valores individuales de los hallazgos

clínicos de la condición periodontal de los dientes examinados, y n es el


número total de dientes examinados, de esta manera tenemos:

2  3 1 2  2  3  2  2  2  2 21
INTPC    2 .1
10 10

159
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Por lo tanto, esta persona presenta como condición parodontal, presencia de


cálculo supra e infragingival.

Ahora bien, si el registro de la condición periodontal hubiera sido a partir de la


valoración por sextantes, el procedimiento es diferente. Considerando a la
misma persona del ejemplo anterior tenemos lo siguiente:

17 16 15 14 13 12 11 21 22 23 24 25 26 27
2 3 2 1 0 1 1 1 1 0 1 1 2 2

2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 1 2 2 3
47 46 45 44 43 42 41 31 32 33 34 35 36 37

El valor del INTPC en este caso se obtiene llevando a cabo la sumatoria del
registro de mayor valor registrado en cada sextante y el resultado se divide
entre el número de sextantes examinados. Para este fin se aplica la siguiente
fórmula:

X
i 1
i
INTPC 
n
n
De donde: X
i 1
i = a la sumatoria de cada uno de los registro de mayor valor

en cada sextante, y n es el número total de sextantes examinados, de esta


manera tenemos:

3  1  2  3  2  2 13
INTPC    2.16
6 6

Por lo tanto, esta persona presenta como condición parodontal, presencia de


cálculo supra e infragingival.

El valor del INTPC a nivel grupal se obtiene calculando la media aritmética de


los valores del INTPC individuales observados en el grupo de estudio. Cuando
la información no la tenemos agrupada, o sea, cuando tenemos una serie
simple se calcula a través de la siguiente fórmula:

160
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

X i
INTPC  i 1

n
n
De donde, X
i 1
i es igual a la sumatoria de los valores individuales del IEP de

Ramfjord de cada uno de los sujetos, y n es el número total de sujetos


examinados. Consideremos que los valores observados para un grupo de 60
estudiantes fueron los siguientes:

Tabla 43
Distribución de valores del INTPC en 60 estudiantes.

1.48 2.07 0.98 2.33 3.92 2.48


2.09 2.78 1.87 1.97 1.99 1.92
1.09 3.01 1.22 0.39 1.25 0.36
0.02 3.23 0.88 0.87 1.52 2.34
2.17 0.97 0.98 1.19 1.32 3.29
2.12 1.22 1.42 2.44 2.38 3.33
1.89 0.76 0.89 2.34 1.99 1.48
1.11 2.33 3.20 1.18 0.78 1.87
2.37 2.33 3.20 1.89 0.26 0.56
3.05 1.70 1.00 1.56 2.33 2.84

Para calcular el valor del INTPC se lleva a cabo la sumatoria de los valores
individuales de este mismo índice y el resultado es dividido entre el total de
sujetos examinados, tomando en cuenta la siguiente fórmula:

X i
INTPC  i 1

Así sustituyendo en la fórmula tenemos:

1.48  2.09  1.09  0.02  ...  1.87  0.56  2.84 105.6


INTPC =   1.76
60 60

La interpretación del resultado es que el grupo de estudiantes mostraron una


tendencia moderada a presentar enfermedad gingival con presencia de cálculo
supra e infragingival, razón por la cual, los tratamientos que deben ser
realizados son desde profilaxis, capacitación en técnicas de control de PDB y
odontoxesis.

161
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

El cálculo del valor del INTPC es muy similar cuando lo estimamos para datos
agrupados, esto es, cuando tenemos tablas de frecuencias. Considerando la
información de la tabla 43, haremos el cálculo del INTPC tomando esta misma
serie de datos, pero agrupándolos como se muestra en la tabla 44.

Tabla 44
Distribución de frecuencias del INTPC de 60 estudiantes.

Intervalos frecuencia

0.0 a 0.9 13
1.0 a 1.9 23
2.0 a 2.9 16
3.0 a 4.0 8

Total 60

Para calcular la media aritmética de los valores del INTPC presentados en la


tabla 44, aplicaremos la siguiente fórmula:

fm i i
X  i 1

n
X Media aritmética
fi Frecuencia de clase
mi Punto medio o centro de clase o marca de clase
n Total de datos o tamaño de muestra

Se construye una tabla como la siguiente:

INTPC frecuencia (fi) punto medio ( fi ) ( mi )


de la clase (mi)

0.0 a 0.9 13 0.45 5.85


1.0 a 1.9 23 1.45 33.35
2.0 a 2.9 16 2.45 39.20
3.0 a 4.0 8 3.50 28.00
Total 60 106.4

162
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Ahora bien, como se puede observar la última columna muestra el valor de la


n
sumatoria de la frecuencia de clase por el punto medio (  fiX
i 1
i ), dato

necesario para el numerador de la fórmula anterior, por lo que ya es posible


hacer las sustituciones:

106.4
X   1.77  INTPC  1.77
60

De igual manera la interpretación es que el grupo de estudiantes mostraron una


tendencia moderada a presentar enfermedad gingival con presencia de cálculo
supra e infragingival, razón por la cual, los tratamientos que deben ser
realizados son desde profilaxis, capacitación en técnicas de control de PDB y
odontoxesis.

163
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

Referencias bibliográficas
 Abbott B. Periodontal disease in children and adolescents. J Dent
Soc. 1989; 26(5):26-7, 29.
 Adenubi J. The gingival health of eight-year-old Nigerian children.
J Public Health Dent. 1984;44(2):67-72.
 Ainamo J, Barmes D, et al. Development of the World Health
Organization (WHO) Community Periodontal Index of Treatment
Needs (CPITN). International Dental Jounral. 1982; 32: 281-
291.
 Ainamo J, Parviainen K, Murtomaa H. Reliability of the CPITN in
the epidemiological assessment of periodontal treatment needs
at 13-15 years of age. International Dental Journal. 1984; 34:
214-218.
 Ajwani S, Tervonen T, Narhi TO, et. Al. Periodontal health status
and treatment needs among the elderly. Sepc Care Dentist
2001, 21(3) p 98-103
 Albandar J, Tinoco E. Global epidemiology of periodontal
diseases in
children and young persons. J Period. 2002; 29:153-76
 Albandar M, Rams E. Risk factors for periodontitis in children and
young persons. J Periodon. 2002;29:207-22.
 Albandar M. Global risk factors and risk indicators for periodontal
diseases. Periodontol. 2002;29:177-206.
 Alonge K, Narendran S. Periodontal health status of school
children in St. Vincent and the Grenadines. J Odontostomatol.
1999; 22(88): 18-22
 Arabska B, Boltacz E, Danilewicz Z, Starniewska M, Wochna M.
Comparison of the status of the periodontium and oral hygiene
among children 8-9 and 13-14 years of age in Poland and in
other countries. J Epidemiol. 1988;42(3):279-85.
 Armemento-Villareal R, Civitelli R. Estrogen action on the mass of
postmenopausal women is dependent on body mass and initial
bone density. J. Clin. Endocrinol metab 1995; 80: 776-82.
 Astrom J, Backstrom C, Thidevall G, Tooth loss and hip fractures
in the elderly. J. Bone Joint Surg (Br) 1990; 72: 324-25.
 Atkinson PJ, Woohead C. Changes in human mandibular
structure with age, Arch oral Biol 1968; 13: 1453-63.
 Bamjee Y, Chikte UM, Cleatons-Jones PE. Assessment of
periodontal status and treatment needs of disabled population
using the CPITN. SAD J. 1999, 54(9) p413-7
 Benigeri M, Brodeur JM, Payette M, et. Al. Community periodontal
index of treatment needs and prevalence of periodontal
conditions. J Clin Periodontol, 2000, 27(5) p 308-12
 Bimstein E, Matsson L. Growth and development considerations
in the diagnosis of gingivitis and periodontitis in children. J
Pediatr Dent. 1999.;21(3):186-91
 Bimstein E. Periodontal health and disease in children and
adolescents. Pediatr Clin North Am. 1991; 38(5):1183-207.

164
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

 Bollmer BW, Sturzenberger OP, et al. A comparison of 3 clinical


indices for measuring gingivitis. J Clin Periodontol. 1986; 13:
392-395.
 Carlee W. Periodontal disorders: gingivitis and periodontitis. J
Pediatr Dent. 1983;15;127(42):113-9.
 Carlew S. Periodontal diseases of children and adolescents. J
Periodontol. 1996;67(1):57-62.
 Carranza F, Camaro J. Periodoncia patología de las
enfermedades periodontales. 2a edición Argentina; Mundi
S.A.I.C y F; 1978
 Carranza F. Periodontologia clínica de Glickman. 6ª. México, D.
F.: Interamericana, 1986: 325-337.
 Checchi L. Classification of periodontal diseases. J Dent. 1985;
15;53(2):89-91.
 Ciancio SG. Current status of indices of gingivitis. J Clin
Periodontol. 1986; 13: 375-378.
 Clerehugh V, Tugnait A. Periodontal diseases in children and
adolescents: I. Aetiology and diagnosis. J. Dent . 2001;
28(5):222-30, 232
 Cohen W. et al. The Periodontal-Medical Risk relationship.
Compendium of Continuing Education in Dentistry. Fall 1998;
19: 11-24.
 Croxson LJ. The origins and developmentof the Community
Periodontal Index of Treatment Needs. NZ Dent J 1998,
94(417) p 118-20
 Cutress TW, Hunter PBV, Hoskins DIH. Comparison of the
Periodontal Index (PI) and Community Periodontal Index of
Treatment Needs (CPITN). Community Dental Oral Epidemiol.
1986; 14: 39-42.
 Debevc T, Silver J. Periodontal diseases affecting children and
young adults. J Can Dent. 1996;62(8):650-2, 655-6.
 Dibart S. Children, adolescents and periodontal diseases.
J Dent. 1997; 25(2):79-89
 Doifode V, Ambadekar N, Lanewar G. Assessment of oral health
status and its association with some epidemiological factors in
population of Nagpur, India. J Med Sci. 2000. 54(7):261-9
 Dummett C. Periodontal disease in children. J Pediatr Dent. 1988;
1(3):1-4, 6-8.
 Estioko L, Wright A. The oral health of children and adolescents in
Heidelberg, Victoria, 1991. J Dent 1995; 40(3):193-6.
 Freire M, Hardy R, Sheiham A. Mothers' sense of coherence and
their children's oral health status and behaviours. Community
Dent Health. 2002; 19(1):24-31
 Gaengler P, Goebel G, et al. Assessment of periodontal disease
and dental caries in a population survey using the CPITN,
GPM/T and DMF/T indices. Community Dent Oral Epidemiol.
1988; 16: 236-239.
 Gamonal JA, López NJ, Aranda W. Periodontal conditions and
treatment needs by CPITN in the 35-44 and 65-74 years old
population in Santiago, Chile. Int Dent J. 1998, 48(2) p96-103

165
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

 Genco R. J, Goldman H. M, Cohen W. Periodoncia. Nueva


editorial Interamericana. Mcgraw-Hill. 1993.
 Gencor R.J. Glurich I. Overview of risk Factors for Periodontal
Disease and Implications for Diabetes and Cardiovascular
Disease. 1998; 19: 40-45
 Jenkins M, Papapanou P. Epidemiology of periodontal disease in
children and adolescents. J. Period. 2001; 26:16-32
 Karikoski A, Murtomaa H, Ilanne-Parikka P. Assessment of
periodontal needs among adults with diabetes in Finland. Int
Dent J. 2002, 52(2) p75-80
 Katz J, Chaishu G, Sgan-Cohen HD. Relationship of blood
glucose level to community periodontal index of treatment
needs and body mass index in a permanent Israeli military
population. Periodontol J. 2000, 71(10) p1521-7
 Khamrco TY. Assessment of periodontal disease using the CPITN
index in a rural population in Ninevah. East Mediterr Health J.
1999, 5(3) p 549-55
 Kikwilu N, Mandari J. Dental caries and periodontal conditions
among primary school children in Morogoro municipality,
Tanzania. J East Afr Med. 2001;78(3):152-6
 Kinane D. Periodontal disease in children and adolescents:
introduction and classification. J. Period. 2001; 18(26):7-15
 Kinane F, Podmore M, Ebersole J. Etiopathogenesis of
periodontitis in children and adolescents. Periodontol.
2001;26(1):54-91
 Lewis JM, Morgan MV, Wright FAC. The validity of the CPITN
scoring and presentation method for measuring periodontal
conditions. J Clin Periodontol. 1994; 21: 1-6.
 Lindhe J. Periodontología Clínica. 1a edición. Argentina;
Panamericana 1986.
 Lobene RR, Mankodi SM, et al. Correlations among gingival
indices: A methodology study. J Periodontol. 1989; 60: 159-162.
 Loe H, Silness J. Periodontal disease in pregnancy. I. Prevalence
and severity. Acta Odontologica Scand. 1963; 21: 533-551.
 Loe H. The Gingival Index, the Plque Index, and the Retention
Index. J Periodontol. 1967; 38: 610-616.
 Marks RG, Magnusson I. Evaluation of reliability and
reproducibility of dental indices. J Clin Periodontol. 1993; 20:
54-58.
 Martínez J, Zermeño J. Incidence and prevalence of periodontal
diseases. Journal ADM. 1986;43(4):144-9.
 Mason J. Manual de periodoncia. México DF; El Manual moderno
1986.
 Modeer T, Wondimu B. Periodontal diseases in children and
adolescents. Dent Clin North Am. 2000; 44(3):633-58
 Murrieta F, Pacheco N, Marques M, Linares V, Meléndez A,
Estudio comparativo de dos índices gingivales rev.ADM 1999
julio-agosto; 4 141-150.

166
Índices epidemiológicos de morbilidad oral.

 Nanda R. Relationships between socioeconomic status, gingival


health and oral hygiene in schoolchildren. J Clin Pediatr Dent.
1990;15(1):25-32
 Oh T, Eber R, Wang H. Periodontal diseases in the child and
adolescent. J Clin Periodontol. 2002; 29(5):400-10
 Okada M, Kawamura M, Miura K. Influence of oral health attitude
of mothers on the gingival health of their school age children.
ASDC J Dent Child. 2001;68(5-6):379-83, 303
 Oredugba FA, Savage KO. Comparison of the periodontal
treatment needs of normal and handicapped children in Lagos.
West Afr J Med. 1999, 18(4) p290-3
 Organización Mundial de la Salud. Investigación de salud oral
métodos básicos. 1°. México: Trillas, 1990: 48-50.
 Pizzo G, Guiglia R, Gallo P, et. Al. Request of dental care and
periodontal treatment needs in a popluation sample of Palermo.
Stomatol. 2002, 51(1-2) p55-9
 Ranney R. Classification of periodontal diseases. Periodontol
2000. 1993; 2:13-25.
 Roman A, Pop A. Community periodontal Index needs values
(CPITN) in a factory worker group in Cluj-Napoca, Romania. Int
Dent J 1998, 48(2) p123-5
 Rubio J, Hernández S. Epidemiología bucal. Primera edición.
México: Torres, 1998: 228-237.
 Sasahara H, Kawamura M, Kawabata K. Relationship between
mothers' gingival condition and caries experience of their 3-
year-old children. J Paediatr Dent. 1998;8(4):261-7
 Shafer W y colaboradores. Tratado de patología bucal. 4a edición
ilustrada. México: interamericana; 1986.
 Taani DQ. Caries prevalence and periodontal treatment needs in
public and private school pupils in Jordan. Int Dent J 1997
47(2) p 100-4
 Taani Q. Relationship of socioeconomic background to oral
hygiene, gingival status, and dental caries in children. J
Quintessence Int. 2002; 33(3):195-8
 Teresita de J, Tello de H, Hernández J, Gutiérrez N.
Epidemiología oral de tejidos duros y blandos en escolares del
estado de Yucatán, México. Rev. Biomed. 1997;8(2):17-20.
 Van Palenstein Helderman W, Groeneveld A, Jan Truin G.
Analysis of epidemiological data on oral diseases in Nepal and
the need for a national oral health survey. J Int Dent.
1998;48(1):56-61
 Yunus N, Brown R, Herbison P. Gingival condition and oral
hygiene in 12-year-old Dunedin children. J Dent.
1987;83(371):4-7.

167

También podría gustarte