Está en la página 1de 4

DEL TRAUMA A LA FELICIDAD: PAUTAS PARA LA INTERVENCIÓN

En este capítulo como en la mayoría de los demás apartados se persigue el objetivo de


que la persona logre desarrollarse como para el logro de su felicidad para eso se brindan
estrategias para mejorar sus experiencias negativas. Todo ello es busca de la apertura
emocional, a través de la escritura o la expresión verbal.

Los autores mencionan que la felicidad no es únicamente un predominio de emociones


positivas sobre las negativas, sino que además es satisfacer las necesidades de la
persona las cuales están ligadas a cierto tipo de creencias positivas que son: mantener
una visión del entorno positiva y benevolente, una imagen del “Yo” buena y digna de
ser respetada, tener una visión del mundo como predecible, controlable y con sentido y
que el “Yo” tiene capacidad para dominarlo y está motivado, orientado a fines y en
continuo desarrollo o crecimiento. En relación a ello encontramos que un proceso socio
cognitivo vinculado al aumento de la felicidad es el crecimiento personal e interpersonal
provocado por hechos de cambio vital importantes, aunque negativos (Traumas),
generan el cambio de metas y/o prioridades, nuevas posibilidades de desarrollo
personal, descubrir aspectos positivos o negativos de nosotros mismos, aumentar la
empatía, aceptar y valorar el apoyo que otras personas nos puedan ofrecer, crecer y
desarrollarnos.

En el estudio que realizamos con 220 universitarios y familiares sobre los efectos en la
regulación emocional de diversas formas de afrontar episodios interpersonales negativos
(Bilbao, Campos y Páez, 2008, citado por Vásquez y Hervás, 2009, p. 240), se encontró
cinco hechos resaltantes: reacciones de crecimiento personal e interpersonal,
reevaluación positiva e crecimiento personal, crecimiento interpersonal y reacciones
ante hechos negativos.

Dentro de la interacción social incidir de cara a lograr un incremento de la felicidad es


directamente proporcional al aumento de la frecuencia de vivencias positivas asociadas
a actividades laborales y de contacto social haciéndose hincapié en dos actividades:
logros laborales y/o académico y actividades de afiliación, íntimamente relacionados,
ambos aumentan la afectividad positiva y mayor sensación de sentirse integrado
socialmente, además de predecir el bienestar. Cuando tenemos problemas buscamos
apoyarnos en otras personas, familiares y amigos más cercanos, entonces nace una
necesidad por expresarnos a nivel emocional. Se realizó un estudio sobre afrontamiento
de episodios interpersonales negativos (Bilbao et al., 2008) donde se mostró que la
frecuencia de uso de la expresión emocional era grande, porque de esta manera al hablar
sobre sus episodios emocionales hace que la persona se sienta más integrada
socialmente, y probablemente aumente su afectividad positiva, así como también se
asocia a una reconstrucción o reorganización de creencias sociales positivas sobre el yo
y el mundo social. Se remarca también seis estudios longitudinales que confirman que
las vivencias positivas se amplifican cuando
las personas escuchan la verbalización positiva responden de forma auténtica y que
existen ciertas condiciones para mejorar los beneficios de las técnicas de expresión oral
como por ejemplo: Hablar o escribir sobre hechos emocionales tiene efectos similares,
el efecto de la expresión emocional mejor cuando se realiza en más de tres sesiones,
cuando 15 minutos por sesión, sobre todo de hechos principalmente recientes, no existe
diferencia si las personas se expresaban sobre hechos positivos o negativos, el impacto
es mayor durante el primer mes, decreciendo después de dos o tres. Hay también
estrategias individuales y comunitarias que garantizan felicidad: los rituales o actos
simbólicos; como biografías, epitafios, cartas que no se envían, diarios.
Por último, encontramos también algunas reglas para intensificar la vivencia como
Orientar la atención, dejarse llevar, compartir y hablar con otros durante y después del
hecho, pensar sobre lo ocurrido y felicítese a sí mismo por ello, guardar y ver de cuando
en cuando recordatorios de lo que ocurrió, establecer un ritual de comunicación en el
que expréselo.

COMENTARIO

En la vida no todos los recuerdos son gratos, no todo es color de rosa, ni todo es negro,
tenemos experiencias matizadas, hay personas que han sufrido abandonos, pérdidas de
sus seres queridos, violencia por parte de sus familiares, y sin número de escenarios y
pese a ello han tenido el valor para erguirse sobre sus pies y continuar sus vidas y luego
uno de pregunta ¿Cómo? Pues este apartado del libro hace un análisis sobre situaciones
como estas, lo cual es sin duda alguna de vital importancia para el desarrollo no solo de
la psicología sino del ser humano, porque es una luz para seguir y luchar por aquello
que creíamos perdido, en palabras de Facundo Cabral: en una eternidad siempre se
puede comenzar de nuevo, de este pájaro frutero podríamos encontrar mil anécdotas y
mil pensamientos que nos lleven a la reflexión, así como tantos otros que como nosotros
sufrieron, miraron al frente y vieron en la desgracia una oportunidad de resurgir.

También podría gustarte