Está en la página 1de 60

NÚMERO 53 Junio de 2018

el programa comunista
ÓRGANO DEL PARTIDO COMUNISTA INTERNACIONAL

EN ESTE NÚMERO

 ¡Viva Octubre rojo, de ayer y mañana! 1

 Las grandes lecciones de Octubre de 1917 6

 1936-1939. La Guerra de España 27

 Cronología abreviada 40

 Informe de Amadeo Bordiga sobre el fascismo.


V congreso de la Internacional Comunista
23ª sesión, 2 de julio de 1924. 42

LO QUE DISTINGUE A NUESTRO PARTIDO: la línea que va de Marx-Engels a Lenin, a la fundación de la Internacional
Comunista y del Partido Comunista de Italia; la lucha de clase de la Izquierda Comunista contra la degeneración de la
Internacional, contra la teoría del «socialismo en un solo país» y la contrarrevolución estaliniana; el rechazo de los Frentes
Populares y de los frentes nacionales de la Resistencia; la lucha contra el principio y la praxis democráticas, contra el
interclasismo y el colaboracionismo políticos y sindicales, contra toda forma de oportunismo y nacionalismo; la dura obra de
restauración de la doctrina marxista y del órgano revolucionario por excelencia – el partido de clase –, en contacto con la clase
obrera y su lucha cotidiana de resistencia al capitalismo y a la opresión burguesa, fuera del politiqueo personal y electoralesco,
contra toda forma de indiferentismo, seguidismo, movimentismo o aventurerismo «lucharmatista»; el apoyo a toda lucha
proletaria que rompa con la paz social y la disciplina del colaboracionismo interclasista, el apoyo a todos los esfuerzos de
reorganización clasista del proletariado sobre el terreno del asociacionismo económico, en la perspectiva de la reanudación a
gran escala de la lucha de clase, del internacionalismo proletario y de la lucha revolucionaria anticapitalista.

Precio del ejemplar: Europa: 3 €; 2 £; 8 FS; 25 Krs ; América latina: US$ 1,5 ; Canadá y USA:US$ 3
EL PROGRAMA COMUNISTA
Órganodel PartidoComunista Internacional
ADMINISTRACIÓN Y DIFUSIÓN
Programme
B.P.57428
69347Lyon Cedex07- France
Preciodel ejemplar: 3 €.; América latina: US $1.5; USA yCdn: US$ 3; £ 2;
8 FS; 25 Krs. Preciosolidario: 6 €; América latina: US$ 3; USA yCdn.: US$
6; 6 £; 16 FS; 50 Krs. Suscripción: el precio de 4 ejemplares.
Pago con giro postal al Sr. DESSUS, a la dirección : «Programme - B.P.
57428 - 69007 Lyon Cedex 07 - Francia»

CORRESPONDENCIA
España: Apdo. Correos 27023 - 28080 Madrid
Italia: Il Comunista - C.P. 10835 - 20110 Milano
Francia: Programme - B.P. 57428 -69007 Lyon Cedex 07
Suiza : La dirección se modificará pronto. Para contacto,
escriba a la dirección de Lyon.

E-MAIL
elprogramacomunista@pcint.org
leproletaire@pcint.org
ilcomunista@pcint.org
proletarian@pcint.org

El sitio Internet del partido comunista internacional


www.pcint.org

¡Lean, difundan, sostengan la prensa internacional


del partido! ¡Suscríbanse!
- Il comunista -
Periódico bimestral
Precio del ejemplar: 2 €; £ 2; 5FS; Suscripción: 10 €; £ 10; 25 FS;
Suscripción de solidaridad: 20€; £20; 50 FS.
- Le prolétaire -
Periódico bimestral
Precio del ejemplar: 1 €; £ 1; 3FS; 350CFA. Suscripción: 7,5 €; £ 10; 30FS;
1'500 CFA. Suscripción de solidaridad : 15 €; £ 20; 60FS; 3'000 CFA
- Programme communiste -
Revista teórica
Preciodel ejemplar: : 4€; £3; 8FS; 1'000 CFA.; América latina: US$ 2;
USA y Cdn: US$ 4 Suscripción: El precio de 4 ejemplares.
Suscripciónde solidaridad: 40 €; £ 20; 80FS; 16'000CFA.; América latina:
US$ 10; USA y Cdn: US$ 40
- el proletario -
Órgano del partido comunista internacional
Precio del ejemplar: Europa : 1,5 €, 3 FS;
América latina: US$ 1,5; USA y Cdn: US$ 2.
- Proletarian -
Suplemento al «le prolétaire»
Preciodel ejemplar: 1 €, £ 1, 3 CHF.

Suplemento en español a la revista teórica del Partido Comunista


Internacional, «programmecommuniste» noISSN-0033-037 X.
Acabado de imprimir en Junio de 2018
Viva Octubre rojo

¡Viva Octubre rojo, de ayer y mañana!


¡LA BURGUESÍA TRATA CONSTANTEMENTE DE CONJURAR LOS VALORES HISTÓRICOS
Y COMUNISTAS DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE,
PERO EL MOVIMIENTO TELÚRICO DE LA REVOLUCIÓN PROLETARIA SACUDIRÁ
A TODO EL MUNDO CAPITALISTA Y SUS DEFENSORES!

«Con la doctrina de Marx ocurre hoy lo que ha ocu- guardia»— en presidios militares para los obreros».
rrido en la historia repetidas veces con las doctrinas de Ya en la obra precedente, de 1916, El imperialismo,
los pensadores revolucionarios y de los jefes de las cla- fase superior del capitalismo, no obstante las contor-
ses oprimidas en su lucha por la liberación. En vida de siones que debió hacer para evitar en lo posible la cen-
los grandes revolucionarios, las clases opresoras les sura, Lenin demuestra, basándose en el «conjunto de
someten a constantes persecuciones, acogen sus doc- los datos relativos a las bases de la vida económica de
trinas con la rabia más salvaje, con el odio más furioso, todos los Estados beligerantes y de todo el mundo»
con la campaña más desenfrenada de mentiras y calum- (Prólogo a la edición francesa y alemana de 1920), que
nias. Pero después de muertos se intenta convertirlos en para ambos lados, la guerra de 1914-1918 fue una guerra
iconos inofensivos, canonizarlos, por decirlo así, rodear imperialista (es decir, una guerra anexionista, depreda-
sus nombres de una cierta aureola de gloria para «con- dora y de rapiña); una guerra por la división del mundo,
solar» y engañar a las clases oprimidas, castrando el por la partición y el reparto de las colonias y de las esfe-
contenido de su doctrina revolucionaria, mellando el ras de influencia del capital financiero, etc.». (ibidem);
filo revolucionario de ésta, envileciéndola. En semejante una guerra, cuyo fin era el reparto del mundo en esferas
«arreglo» del marxismo se dan la mano actualmente la de influencia, no habría podido desarrollarse sino a tra-
burguesía y los oportunistas dentro del movimiento vés de la fusión cada vez más estrecha entre las «omni-
obrero. Olvidan, relegan a un segundo plano, tergiver- potentes asociaciones de capitalistas» y el «Estado
san el aspecto revolucionario de esta doctrina, su espí- burgués» que propende a oprimir en forma cada vez más
ritu revolucionario. Hacen pasar a primer plano, ensal- monstruosa a las masas laboriosas de cada país. Por
zan lo que es o parece ser aceptable para la burguesía». tanto, el problema del Estado es el problema central tan-
Así comienza uno de los textos más conocidos e to para el dominio de la clase burguesa como para la
importantes de Lenin: El Estado y Revolución, texto que revolución proletaria que el primero debe combatir y
– frente a la imprevista y gigantesca traición de los par- destrozar.
tidos socialistas oficiales, miembros de la Segunda In- Durante toda la fase histórica que llevó al estallido
ternacional, respecto al estallido de la primera guerra de la primera guerra mundial imperialista, las clases do-
imperialista mundial (y en particular la del partido ale- minantes – burguesas y aristocrático-reaccionarias –
mán, cuyo jefe, Kautsky, era para la época el teórico frente al movimiento obrero, de sus luchas, sus organi-
marxista más influyente internacionalmente) – respon- zaciones clasistas, sus intentos revolucionarios y sus
día a la tarea urgente de restablecer la verdadera doctri- jefes, se comportaron exactamente como afirma la cita
na de Marx sobre el Estado, en lucha cerrada contra las sacada del opúsculo de Lenin sobre El Estado y Revo-
múltiples deformaciones del marxismo que habían inva- lución: la lucha de la clase burguesa (más aun cuando
dido como peste al movimiento obrero mundial. Lo mis- se trata de la lucha de clases pre-burguesas, como en el
mo que sucedió a la doctrina marxista, sucedió después, zarismo), más alla de tratar de sofocar toda lucha inde-
en la confrontación del contenido revolucionario y co- pendiente de la clase obrera, siempre ha odiado y perse-
munista de la revolución de Octubre y de los primeros guido a los jefes revolucionarios del proletariado, encar-
años de dictadura proletaria en Rusia. celándolos, difamándolos, calumniados, además de ha-
¿Pero por qué apuntar ante todo sobre el tema del ber constantemente mistificado la doctrina de emanci-
Estado? Es el mismo Lenin quien lo explica en el Prefa- pación que estos encarnaban.
cio a su primera edición de agosto de 1917: «La cuestión Cuanto mas el movimiento obrero se desarrollaba,
del Estado adquiere en la actualidad una importancia se mostraba fuerte, influyente, organizado, capaz de
singular, tanto en el aspecto teórico como en el aspecto amenazar seriamente al poder burgués, más la clase do-
político práctico. La guerra imperialista ha acelerado y minante burguesa, junto a la clásica opresión militar y
agudizado extraordinariamente el proceso de transfor- policial, invertía recursos económicos, políticos, socia-
mación del capitalismo monopolista en capitalismo mo- les para falsificar los principios, el programa, las pers-
nopolista de Estado. La monstruosa opresión de las pectivas históricas del proletariado en lucha por su
masas trabajadoras por el Estado, que se va fundiendo emancipación. El oportunismo, esto es, la politica de la
cada vez más estrechamente con las asociaciones omni- paz social, de pactos entre clases, de la colaboración
potentes de los capitalistas, adquiere proporciones entre las clases – en la paz y en la guerra – tiene bases
cada vez más monstruosas. Los países adelantados se materiales bien precisas: se funda sobre «garantías eco-
convierten —y al decir esto nos referimos a su «reta- nómicas», incluso mínimas, pero estables en el tiempo y

1
Viva Octubre rojo

sobre la competencia entre proletarios; es sobre esta unida a la fuerza social que representaba el movimiento
base material que el oportunismo funda su política de- de las masas campesinas, podía no solo «liberar» a Ru-
mocrática, parlamentarista», de colaboración intercla- sia de los vínculos medievales y reaccionarios del zaris-
sista. Los jefes obreros, mejor aún si son revoluciona- mo, abriéndose mucho más de cuanto hubiese podido
rios, son objeto constante de gran atención por parte de hacer el capitalismo internacional en aquel tiempo. sino
la burguesía y sus organismos de defensa, tanto desde que habría podido empalmar la lucha revolucionaria so-
el punto de vista económico-práctico, como desde el cialista con el movimiento socialista y revolucionario
punto de vista político-ideologico. ¿Qué puede ser me- europeo occidental, y en particular el alemán que era el
jor para los burgueses, que comprar a los adversarios más fuerte y el más temido. Una revolución socialista
más importantes e influyentes en el proletariado, de ma- que después, en efecto, estalló en Octubre de 1917.
nera que se pueda arrastrar bajo su bandera (empresa, En el horizonte de los contrastes entre las grandes
economía nacional, patria, valores nacionales, etc.) a potencias capitalistas, acrecentados enormemente en
vastas masas proletarias en lugar de utilizar la violencia los primeros tres lustros del siglo XX, era la guerra mun-
represiva? Es precisamente esto lo que el poder burgués dial, o sea, una guerra que respondía, en un cierto senti-
ha hecho en cada país, con más éxito en los países capi- do, a todas las cuestiones ligadas a las relaciones de
talistas avanzados en los cuales podía y puede contar fuerza entre los capitalismos más potentes en el plano
con mayores recursos económicos y debe, gracias a la colonial y en las relaciones recíprocas. La competencia
superestructura burocrática, administrativa y militar, en el mercado mundial se había vuelto tan incontenible
central y periférica, con sus múltiples estratificaciones, dada la crisis de superproduccion que tendía a asfixiar
puede dar garantías y privilegios a un vasto estrato de las economías más potentes pero confinadas a rebana-
jefes y jefecillos obreros atraidos al alvéolo de lo que das de mercado demasiado limitadas con respecto a su
Engels llamó aristocracia obrera, y que el reformismo y potencialidad productiva y financiera – como la alemana
su prolongación natural en la colaboración de clases ha – como para requerir objetivamente la unica solucion
hecho su doctrina. que la economía capitalista conoce en estos casos, esto
Es archisabido que Lenin, después de haber tratado es, el enfrentamiento bélico entre las mayores potencias
de manera sintética pero eficaz y teóricamente irrepro- mundiales y de nuevo la puesta en discusión de cada
chable la doctrina marxista con respecto a la revolución, zona de influencia, por tanto la guerra, en este caso
el Estado y la dictadura del proletariado sobre la base de mundial, con sus consecuentes enormes destrucciones
la experiencia de la Comuna de París y de la historia del gracias a las cuales el sistema productivo de los más
oportunismo de Bernstein y Kautsky, interrumpe el des- grandes y fuertes países regresa a su juventud, mientras
envolvimiento de los temas previstos para Estado y Re- las masas trabajadoras del mundo entero, y en particu-
volución (en particular el Cap. VII, La experiencia de la lar en los países golpeados por la guerra, sufrirán ade-
revolución rusa de 1905 y 1917) por un simple motivo: la más de una hecatombe de muertos en cada frente de
crisis política, en vísperas de la revolución de Octubre guerra, sacrificados en el altar del beneficio capitalista,
de 1917, que en su Epílogo del 30 de noviembre afirmaba incluyendo la continuación, después de la guerra, de la
que «da más placer y es más util realizar ‘la experiencia esclavitud salarial y de la explotación cada vez más
de una revolución’ que escribir sobre ella» Y esta expe- bestial.
riencia ha sido magnifica a lo grande, no solo para Lenin, Que el capitalismo, en el curso de su desarrollo,
sino para todos los revolucionarios y proletarios que, vaya inexorablemente hacia crisis y guerras es un hecho
en Rusia ante todo, y en el resto del mundo, cuyas expe- incontrovertible, reconocido por los mismos burgueses
riencias han dado el máximo de contribuciones posibles que no se cansan, sin embargo, de agitar las consignas
con sus lucha y sus tentativas revolucionarias sobre la de la paz y los derechos de los pueblos, como si paz y
estela de la revolución de Octubre. derechos de los pueblos dependiese simplemente de los
La burguesía de los países imperialistas ocupada en «hombres de buena voluntad», tal como recita hipócri-
hacerse la guerra por repartirse el mundo en zonas de tamente la Iglesia. La paz, bajo el capitalismo, es en rea-
control y de influencia diversas heredadas del periodo lidad un periodo de tregua entre dos guerras: esta es la
de desarrollo «pacífico» del capitalismo, fueron sacudi- conclusión que Lenin, como siempre en coherencia con
das literalmente, no tanto por el movimiento revolucio- el marxismo, saca de su examen crítico del imperialismo.
nario que estalla en Rusia e hizo caer al zarismo, sino por Por tanto, si se quiere impedir que estalle la guerra capi-
el hecho de que ese movimiento – encabezado por el talista, o interrumpirla si ya ha estallado, no serán solu-
proletariado y guiado por el partido bolchevique de Le- ciones burguesas las que puedan ser adoptadas: la so-
nin – hubiese podido abatir no solo al poder zarista, sino lución no puede tener otro signo que proletario y comu-
también al poder burgués de Kerensky, que quería todo, nista; es decir transformando la guerra burguesa e impe-
menos terminar la guerra comenzada por el zarismo. La rialista en guerra civil, en guerra revolucionaria llevada
revolución de Febrero de 1917 llevó a cabo el empuje con el fin de abatir el poder burgués, destrozar el Estado
revolucionario que, en 1905 – luego de la guerra ruso- burgués que los administra y defiende, e instaurar la
japonesa y las dramáticas condiciones de supervivencia dictadura de clase del proletariado.
del vasto campesinado ruso y de las masas de las gran- Este es exactamente el objetivo principal de la revo-
des ciudades – había hecho titubear al poder zarista: fue lución proletaria y comunista, en cualquier país capita-
la revolución burguesa que toda la burguesía europea lista del mundo, mucho más en cualquier país imperialis-
esperaba, pero también temía, en virtud de la participa- ta del mundo. También lo fue incluso para la Rusia de
ción del proletariado organizado y politizado en los so- 1917, esto es, para un país en cuya época todavía se
viet y que comenzaba a demostrar que su fuerza social, debía completar la fase histórica de la revolución bur-

2
Viva Octubre rojo

guesa, en el sentido no solo del fin de la monarquía ab- participó la alta finanza rusa, ruina de la cual Rusia no
soluta, sino en la implantación y difusión de la economía saldrá ni siquiera con la guerra contra Turquía y que, al
capitalista sobre un territorio que extendido a dos conti- contrario, hizo precipitar todavía más la economía y las
nentes, pero que, por fuerza del capitalismo ya presente, finanzas rusas arrojando a condiciones extrema de ham-
sobre todo en las grandes ciudades y por fuerza de la bre y miseria a las grandes masas campesinas y al mismo
vecindad con el capitalismo desarrollado en Europa oc- proletariado rusos (2). Situación frente a la que se impo-
cidental, y por fuerza de las miras anexionistas e imperia- nía como urgente la tarea revolucionaria que la burgue-
listas del poder zarista, se presentaba como un potencial sía habría debido adoptar ya desde mitad del S. XVIII en
aliado en la guerra mundial a favor del encuadramiento adelante, y para la cual debía necesariamente estar inte-
bélico que buscaba contrastar el empuje de los imperios resado, tal como en cada ocasión histórica de supera-
centrales – Alemania y Austria – países de la Entente ción de los viejos ordenamientos sociales y que los po-
que contaban con los imperialismos francés y británico deres reaccionarios resistían a la presión de las nuevas
directamente interesados en contener el expansionismo clases progresistas, que para la época eran precisamen-
alemán, y sobre el imperialismo americano que mantenía te la burguesía, el campesinado pobre y el proletariado.
relaciones muy estrechas con la finanza y la industria Pero en Rusia no maduraron las condiciones favo-
inglesas. Pero el zarismo desempeñaba también otro rol rables a la revolución burguesa, tal como sucedió en
de primera importancia, para sí mismo, y también para las Europa occidental, y la burguesía – tal como en Alema-
potencias imperialistas europeas: era el más organizado nia – no tenía absolutamente ningún carácter revolucio-
y fuerte poder reaccionario existente, capaz de interve- nario como la francesa, prefiriendo desarrollar sus nego-
nir tanto en Occidente como en Oriente, no solo para cios y mantener sus privilegios, a la sombra del poder
defender sus intereses y posesiones coloniales, sino zarista. Sera necesario que advenga el 1905 proletario,
también para servirle a terceros – es decir a cualquier así como también la participación del zarismo en la pri-
potencia que pueda estar interesado temporalmente, en mera guerra imperialista mundial y luego el 1917 nueva-
determinadas áreas geopolíticas, en reprimir revueltas y mente proletario, para imprimir a Rusia un curso históri-
revoluciones, tanto de carácter burgués como de carác- co cuyas bases en realidad ya habían sido establecidas,
ter proletario. No es por nada que en incontables oca- pero que no se habian encontrado la cita con la historia
siones, la Rusia zarista prestó ayuda ora a Prusia y a una clase burguesa dispuesta a desarrollar su tarea his-
Gran Bretaña, ora a Francia, ora a Austria-Hungria, pero tórica. La Primera Guerra Mundial sacude violentamente
que el objetivo fundamental era siempre el mismo: man- a todas las clases sociales y a todos sus estratos, pola-
tener el control de los movimientos «revolucionarios», rizando al proletariado y las masas rurales pobres que lo
en particular en Europa, reprimiéndolos sin cesar, para siguen y todas las otras clases y medias clases del lado
que no contrastasen con los intereses del momento o opuesto; se había abierto la era de las guerras y las revo-
futuros del poder zarista y de las monarquías o de las luciones. Según todo lo previsto por Marx y Engels,
burguesías que en ese momento, o en un futuro, pudie- «una vez que Rusia sea empujada a la revolución, toda
sen devenir deudoras hacia Petersburgo (o Petrogrado) la cara de Europa cambiará (3)»
por los servicios obtenidos a su favor. Y esto es lo que sucede. En Rusia, la revolución
«El imperio ruso es – como demostró de modo evi- iniciada en febrero de 1917, siendo aún dominantes las
dente 1848 y 1849 – el último gran baluarte de la reacción ilusiones democrática y parlamentarias, y terminada en
en Europa occidental. Tenemos en Alemania se rehusó a Octubre del mismo año con la victoria del proletariado
provocar una insurrección en Polonia y de golpear al revolucionario, bajo la guía del partido bolchevique de
Zar en el terreno de la lucha armada en 1848, erigirse en Lenin, golpea mortalmente tanto al poder zarista como
juez supremo entre Austria, Prusia, y los mini-estados el poder burgués de Kerensky. Fue instaurada la dicta-
alemanes en Varsovia en 1850, y poner a funcionar de dura de clase del proletariado, ejercida por el partido
nuevo el viejo Bundestag. No hace mucho – a comien- bolchevique, en perfecta continuidad histórica y pro-
zos de mayo de 1875 en Berlín – el Zar recibió, exacta- gramática con la Comuna de París de 1871, pero con
mente como hace 24 años, el homenaje de sus vasallos y algunas diferencias sustanciales: el poder proletario
demostró ser para siempre el árbitro de Europa. Ningu- no tuvo ningún temor en someter a su control al banco
na revolución puede obtener victoria definitiva en Euro- central y al comercio exterior y de hacer públicos los
pa occidental sin que el actual Estado ruso no la suscite «secretos de Estado» tanto político-diplomáticos
a su lado. Pero el vecino más inmediato de este es Ale- como militares; no se dejó ilusionar por las sirenas de-
mania; será entonces Alemania la destinada a sostener mocráticas que querían una Asamblea Constitucional
el primer choque con los ejércitos rusos de la reacción. que fue eliminada; disuelve al ejército y en su puesto
Por ello la caída del Estado ruso, el derrumbe del imperio armó al «pueblo», esto es, al proletariado y campesina-
zarista, es una de las condiciones preliminares para la do pobre que habían constituido los soviet; pasó la
victoria final de proletariado alemán». (palabras extraí- propiedad de la gran industria y de la tierra al nuevo
das de su famoso escrito Las condiciones sociales en Estado proletario; negó no solo a las clases aristocrati-
Rusia, 1875 (1)). ces y nobiliarias sino también a la clase burguesa, cual-
Ya en los tiempos de Marx y Engels, la destrucción quier representación y actividad políticas, y lo más im-
del poder zarista era esperada como un resultado de portante, retiró a Rusia de la guerra, proponiendo a las
gran importancia para toda Europa, y para el mismo mo- potencias beligerantes una paz «sin anexión ni indem-
vimiento obrero socialista, y materialisticamente obvio, nización» aunque a un precio particularmente elevado,
dada la situación general creada luego de las especula- como en realidad fue, dejando en manos de Alemania
ciones fraudulentas del periodo 1871-1873 en las que un cuarto de los territorios europeos junto con sus

3
Viva Octubre rojo

poblaciones. El poder proletario y bolchevique sabían chevique», como usamos conscientemente el término
que retirar a Rusia de la alianza bélica con las potencias «comunista», aun cuando estos términos, con la victo-
de la Entente, hubiese dado a Alemania la posibilidad ria de la contrarrevolución burguesa y del estalinismo,
de utilizar su potencia económica y militar para arran- han sufrido – y no podía ser de otra manera – las más
car a Rusia mucho territorio, pero el interés de clase del obscena falsificación que pudiese existir. Se ha hecho
proletariado imperialista – guerra de rapiña por exce- pasar, en efecto, por «socialista», y «comunista», al
lencia, y masacre de proletarios en ambos frentes, en proceso de desarrollo económico en Rusia que el mis-
favor exclusivo de las fuerzas del capital – podía ser mo Lenin – dadas las condiciones históricas de atraso
interrumpida solo transformándola en guerra de clases económico de la Rusia de aquella época – había defini-
a la cual llamar a los proletarios de todos los países, en do claramente como capitalista, se hizo pasar por «so-
primer lugar a los proletarios de los países en guerra, cialista», y «comunista», a un poder político, por tanto
para que luchasen en cada país contra su burguesía! un Estado, que se habían transformado – por fuerza de
Esto solo tendría una perspectiva con una revolución la victoria contrarrevolucionaria – en poder burgués,
proletaria victoriosa y con un poder de clase dictatorial en Estado burgués, después de una lenta y desgracia-
instaurado sobre las ruinas del Estado burgués: ningu- damente inexorable degeneración política. La guerra
na fuerza popular, democrática, liberal, podía o hubiera que las clases burguesas de todo el mundo habían lle-
podido llegar al mismo resultado, dando al proletariado vado contra la revolución de Octubre, contra la dicta-
de cada país la perspectiva concreta de la lucha por la dura proletaria instaurada en Rusia, contra la resisten-
emancipación general del capitalismo. Y la participa- cia del proletariado ruso a los ataques de las bandas
ción en la revolución rusa del vasto campesinado blancas y de los contrarrevolucionarios y reacciona-
ruso, liberado de siglos de aislamiento e ignorancia rios rusos sostenidos por las muy civilizadas poten-
política, demuestra cómo el proletariado revoluciona- cias democráticas de Francia, Gran Bretaña, Estados
rio históricamente tenía la fuerza de arrastrarlo a un Unidos no logran derrotar, en tres años de guerra civil
movimiento histórico más grande y de saber combatir – de 1918 a 1921 – al poder proletario bolchevique. Los
y vencer la presión sofocante de los estratos sociales imperialistas necesitaban de una fuerza política parti-
burgueses y preburgueses que, a través de los apara- cularmente insidiosa, mucho más venenosa de la que
tos burocráticos y fiscales, lo confinan a una vida de hizo claudicar la Segunda Internacional frente a la pri-
miseria y hambre. mera guerra imperialista y llevó a la mayoría de los par-
La Revolución Rusa, en Octubre de 1917, toma las tidos socialistas y socialdemócratas del mundo a com-
características peculiares de la revolución proletaria y partir con sus gobiernos burgueses, traicionando com-
comunista, y fue esto lo que hizo temblar el pulso a to- pletamente a la causa proletaria y revolucionaria para
das las cancillerías del mundo. La guerra imperialista la cual habían suscrito proclamas y manifiestos, inclu-
continuó y, a pesar de las luchas contra la guerra que so a pocos meses del estallido de la guerra. La degene-
estallaran en varios países europeos – en Alemania en ración estalinista del partido bolchevique y del marxis-
particular, pero también en Italia (ver los disturbios de mo llevó a la formulación de la teoría del «socialismo en
Turia por el pan y contra la guerra en agosto de 1917) – un solo país», teoría que condensa todo el proceso de
y los amotinamientos en los frentes, como en Francia, y revisión y falsificación del marxismo que había comen-
la fraternización entre los soldados de las respectivas zado ya con las primeras oleadas oportunistas estando
líneas «enemigas», como entre italianos y austriacos, Marx y Engels en vida en adelante, y que debía inevita-
las potencias imperialistas la acabaran después de 4 blemente desembocar en la teoría del «mercado socia-
años de masacres y millones de muertos y heridos. Los lista», con todas las categorías de mercancía, dinero,
vencedores – Gran Bretaña, Francia e Italia – se reparti- ganancias, empresa, salario, propiedad privada, etc.
rán el botín (los territorios y zonas de influencia no solo Estas categorías 1000% capitalistas fueron etiqueta-
en Europa sino también en África, Medio y Extremo das como «socialistas» con el pretexto de que eran re-
Oriente), mientras las potencias que perdieron la guerra guladas por un Estado, heredero de la victoria revolu-
deberán ceder territorios y conspicuos recursos finan- cionario y definido como socialista, aun cuando enton-
cieros. Pero la guerra, que fue la «solución» burguesa a ces había sido transformado en un Estado burgués, al
la crisis de superproducción y a los contrastes imperia- servicio del desarrollo capitalista de la economía rusa,
listas llegados a un nivel de tensión incontenible, no y con la introducción de una «planificación económica
hizo sino preparar – justo la afirmación contenida desde centralizada» como si esto fuese de por si el símbolo
1848 en el Manifiesto del partido comunista – los facto- del socialismo en acción, al mismo tiempo que respon-
res de crisis más generales y violentas, como demuestra día a las exigencias de tener un industrialismo de Esta-
la historia capitalista posteriormente, a partir de la se- do gracias al cual se puedan quemar las etapas del de-
gunda guerra imperialista mundial y prosiguiendo en la sarrollo capitalista.
serie interminable de guerras «regionales» que, a su vez, Las fuerzas productivas, en Rusia no podían con-
mientras dan un momentáneo escape a tensiones de cri- tar con el aporte indispensable de la victoria revolucio-
sis económicas y financieras que estallan católicamente naria en la Europa capitalista desarrollada, destinada
sin cesar, preparan al mismo tiempo factores ulteriores obligatoriamente a desarrollar capitalismo – para que
de crisis y de guerra, en una espiral sin fin hasta que la se formase la base indispensable para su transforma-
lucha de clase del proletariado renazca y se refuerce en ción en socialismo bajo la guía de la dictadura proleta-
los países más importantes del mundo, transformándose ria – en el aislamiento en el que la dictadura proletaria
en lucha revolucionaria a la bolchevique. en Rusia había sido confinada, lo que va a ejercer una
Y usamos conscientemente el término «a la bol- gigantesca presión que solo el movimiento del proleta-

4
Viva Octubre rojo

riado revolucionario no solo ruso, pero al menos euro- guerra imperialista, masacrando y haciendo masacrar a
peo, hubiese podido soportar manteniendo sólidamen- millones de proletarios, a recavar ventajas en términos
te la ruta revolucionaria en Rusia (recordemos los vein- de anexiones y zonas de influencia directa – controladas
te años de Lenin, o los cincuenta años de Trotsky) en militarmente – en Europa del Este, el Cáucaso y Extremo
espera de la reanudación de la lucha revolucionaria de Oriente, y a someter al mundo entero a un control impe-
los proletariados de los países capitalistamente avan- rialista en condominio con los Estados Unidos de Amé-
zados y de su victoria. rica; frente al derrumbe de aquel poder político falsa-
El bolchevismo nuestro es el que reivindica el artí- mente identificado por cada burguesía del mundo como
culo publicado en Il Soviet, del 23 de febrero de 1919 e «socialista», en cada cancillería, en cada medio, de cada
intitulado El bolchevismo, planta de todo clima (4), y intelectual célebre se alzó el grito: ¡el comunismo ha
que era dirigido contra los representantes de la demo- muerto, el capitalismo ha vencido!
cracia italiana (y, ante letteram, contra los revisionistas Que el capitalismo haya vencido, nunca hemos teni-
y estalinistas que posteriormente abrazaran exactamen- do problemas en reconocerlo. Somos los únicos que,
te las mismas posiciones), sosteniendo que el bolche- desde los años 20, en los debates internacionales, en las
vismo no era un fenómeno ruso sino internacional y que tesis y evaluaciones de las situaciones habíamos pre-
no solo se enraizaba ya en un pedazo de Italia – Il Soviet visto que, deslizando hacia tácticas y métodos demasia-
era su demostración – sino que se enraizaba en el mun- do elásticas, el movimiento comunista internacional se
do: «Bolchievismo y socialismo son la misma cosa – se iba a confrontar con graves desviaciones que abrirían
afirma allí – y para combatir el prejuicio patriótico y el las puertas a un oportunismo más mortífero y venenoso
sofisma de la defensa nacional, nosotros no habíamos que el de Bernstein y Kautsky. La Izquierda comunista
esperado que Lenin y los bolcheviques, nuestros com- de Italia se torna firme en cuanto a la intransigencia teó-
pañeros de fe y de tendencia desde hace muchos años, rica y política, ataca la valoración completamente nega-
llegase a triunfar en Rusia, e incluso sin su glorioso y tiva y destructiva no solo de las tácticas democráticas y
luminoso ejemplo, el día que las vicisitudes históricas parlamentarias, sino también de las consignas y con-
nos hubiese llevado a la victoria, lo habríamos hecho ceptos de democracia, y frente a la derrota general del
tal como ellos lo hicieron». ¿Era tal vez una extraña movimiento comunista, en Rusia y en todo otro país,
combinación que la Izquierda comunista de Italia y los aceptó esa derrota histórica de manera materialista y
bolcheviques en tiempos de Lenin tuviesen las mismas dialéctica, preparada para volver a trabajar, tan pronto
posiciones? Por supuesto que no. «Ellos y nosotros tra- las condiciones históricas lo hubiesen permitido, para
bajamos ayer y hoy por el mismo programa, por la lucha sacar todas las más importantes lecciones de las contra-
de clase que niega la solidaridad nacional, por el socia- rrevoluciones y el balance dinámico de la revolución
lismo revolucionario, por la conquista del poder y por la comunista de Octubre y de su posterior derrota.
dictadura de los trabajadores, los sin patria.Ya que esta El comunismo nunca ha muerto puesto que, en rea-
doctrina y este método no fueron improvisados en 1917, lidad, no ha habido una victoria completa de la revolu-
bajo la comisión del Káiser, como solo las inconmensu- ción proletaria y comunista en el mundo, pasaje indis-
rables burradas de los profesores de disciplina socioló- pensable para que la dictadura internacional del proleta-
gica puede creer, sino que desde 1847 habían sido pro- riado pueda realizar la transformación económica com-
clamados por la Internacional Socialista; (...) El bolche- pleta de la sociedad del modo de producción capitalista
vismo vive en Italia, y no como articulo importado, al modo de producción comunista. Nosotros, Partido
puesto que el socialismo vive y lucha allí donde haya Comunista Internacional, hemos asumido la tarea de tra-
explotados que tiendan a su emancipación». bajar en continuidad teórica, programática, política, tác-
Para la época, en Rusia la tarea de destruir el feuda- tica y a nivel organizativo con la línea que va de Marx-
lismo le tocó al proletariado revolucionario, al cual le Engels a Lenin, a la fundación de la Internacional Comu-
tocó también desarrollar la economía capitalista en las nista y del Partido Comunista de Italia, a la Izquierda
formas más cónsonas a un control político férreo con comunista de Italia por la destrucción del capitalismo de
el fin de defender el poder político conquistado y utili- todos los países, a partir de los grandes Estados indus-
zarlo también en la lucha de clase revolucionaria a nivel triales más avanzados del mundo.
internacional. El estalinismo, por el contrario, encierra
en las «fronteras nacionales rusas» al movimiento pro-
letario, lo ilusiona con «construir socialismo» dentro
de los confines nacionales fuera de todo internaciona- (1) Cfr. Marx-Engels. India? China, Russia, ediz. Sag-
lismo comunista, mientras construía capitalismo nacio- giatore, Milano1960, pp. 216-217.
nal y mantenía bases más fuertes que las que pudiese (2) Cfr. Engels, La situazione del movimento operaio
haber tenido a su disposición el viejo zarismo para la en Germania, Francia, Stati Uniti e Russia, publicado en
típica política capitalista e imperialista de anexiones y «La Plebe», 22 de enero de 1878, en Marx, Engels, Scritti
colonialismo. italiani, Edizioni Samonà e Sabelli, Roma 1972, p 126.
Una vez muerto Stalin y los estalinistas de la primera (3) Ibiedem, p. 126.
hora, y frente al derrumbe del viejo poder político que (4) Cfr. Storia della Sinistra comunista, Edizioni il
dirigió a la URSS, llevándola a participar en la segunda programma comunista, Milano 1964, vol. I, pp. 369-370.

5
Las grandes lecciones

Las grandes lecciones


de Octubre de 1917

«Con la doctrina de Marx ocurre hoy lo que ha ocu- momificando el cuerpo de Lenin y santificando su «nom-
rrido en la historia repetidas veces con las doctrinas de bre» después de haber desnaturalizado el «contenido»
los pensadores revolucionarios y de los dirigentes de de su doctrina, pueden conmemorarlo a su antojo. Al
las clases oprimidas, en la lucha por su liberación. En igual que los dirigentes burgueses clásicos, han coloca-
vida de los grandes revolucionarios las clases opreso- do a Octubre en los archivos. De un momento crucial en
ras les someten a constantes persecuciones, acogen sus la trágica historia de la lucha de clases ¿no han hecho la
doctrinas con la rabia más salvaje, con el odio más furio- fecha de nacimiento del moderno Estado de todas las
so, con la campaña más desenfrenada de mentiras y de Rusias? De aquella bandera, de aquella antorcha de la
calumnias. Después de su muerte se intenta convertir- revolución proletaria ¿no ha hecho el punto de reunión
los en íconos inofensivos, canonizarlos, por así decirlo, de intereses estrictamente nacionales? Octubre perte-
para rodear sus nombres de una cierta aureola de gloria, necía al proletariado internacional: ellos han hecho de él
para «consolar» y engañar a las clases oprimidas, cas- la razón de ser del Capital que se acumula tras las fronte-
trando el contenido de su doctrina revolucionaria, me- ras bien defendidas de Rusia. Esta radiante enseñanza
llando el filo revolucionaria de ésta, envileciéndola». lanzada a las nuevas generaciones fue transformada en
Cuando escribía estas líneas al inicio de El Estado y la un miserable catecismo para uso de «jóvenes leones»
Revolución, ciertamente no pensaba Lenin que el mismo de una patria como tantas otras. Para ellos los orígenes
«destino» le seria reservado a su «pensamiento» y, más de Octubre son rusos, exclusivamente rusos, al igual
aún, a este glorioso Octubre Rojo al cual se uniría pron- que sus resultados históricos. Octubre tiene ya cincuenta
to su nombre de forma indisoluble. años: se va al mausoleo para adquirir conciencia, no se
Pues bien, con la «rabia más salvaje» fue con la que va para aprender y recordar. Octubre está muerto. Des-
los ejércitos de la burguesía internacional se arrojaron canse en paz.
sobre la dictadura comunista de Rusia, foco de esta re- En 1918 Lenin escribía: «La revolución rusa no es
volución proletaria mundial, de la cual se proclamaba la más que un ejemplo, un primer paso en una serie de
primera fortaleza, y de la cual jamás habría soñado en revoluciones». Y en 1919: «En esencia, la revolución
separar su propio destino. Durante años los guardianes rusa ha sido una repetición general... de la revolución
del Capital han mantenido, alrededor del polvorín ruso, proletaria mundial». Para la pandilla de mixtificadores
el cordón sanitario de intervenciones militares y contra- cuyo vacío cerebro «académico» ha dado a luz las Te-
ataques políticos. No hay nada que la contrarrevolu- sis para el cincuentenario de la gran Revolución So-
ción burguesa no haya intentado para impedir que la cialista de Octubre, ésta, por el contrario, no es más
llama revolucionaria de Octubre se propagara hacia las que una excepción a la regla, un fenómeno histórico
ciudadelas del capitalismo occidental y las destruyese único que no se repetirá nunca. Así pues, una vez cor-
en el incendio de la Revolución Socialista. Allí en donde tadas sus raíces, que residían en el antagonismo mun-
las armas no fueron suficientes (¡y no lo fueron!) se dial entre la burguesía y el proletariado, el contable-
movilizó la artillería pesada de la mentira y de la calum- archivador de turno bien puede decir, con frialdad de
nia; y cuando éstas se revelaron impotentes, el ejército «experto», que Octubre «ha ejercido una influencia muy
servil del oportunismo se lanzó al asalto tras la cobertu- profunda sobre todo el curso sucesivo de la historia
ra del Capital. Y con motivo. La burguesía sabía mejor mundial». (La historia mundial ya no es la historia de
que ninguna otra clase que la revolución de Octubre era las clases, sino la historia de todos, curas y esbirros
un ejemplo vivo, una «lección» evidente; que no se tra- incluidos). Exactamente lo mismo se podría decir de un
taba de un acontecimiento local o nacional; que, allí aba- peñasco desprendido de la montaña, que mediante la
jo, en Rusia, un eslabón de la cadena de su imperio mun- simple inercia ha puesto en movimiento a los demás
dial acababa de romperse. Han pasado cincuenta años mecánicamente, sin imponerles una dirección determi-
desde entonces; la burguesía de todos los países ha nada, dejándolos «libres» para que cada uno siga su
olvidado sus miedos de entonces, y, para ellos, Octubre propia vía... nacional, exclusiva, inimitable hacia un
ha pasado a la historia, es una pieza de museo, un cuer- destino que se desconoce, puesto que es al misterioso
po sin «alma», un arma con el filo mellado. Ya nada impi- genio nacional, a la historia nacional con todas sus
de su conmemoración: Octubre está muerto. Por lo me- tradiciones y su Panteón, al que corresponde definirle.
nos, eso se cree. Sus orígenes, su naturaleza de patrimonio colectivo de
Los herederos y sucesores de los peores adversa- una sola clase, sus perspectivas internacionales, han
rios de los bolcheviques en aquellos lejanos años pue- sido colocadas en el museo de una historia mentirosa y
den cantar impunemente sus alabanzas; los herederos y coagulada. Octubre está muerto y bien muerto. Por lo
sucesores de ese estalinismo que comenzó su carrera menos eso se cree.

6
Las grandes lecciones

Pero bastarían dos de las frases de Lenin citadas an- socialistas pequeño-burgueses, en el curso de las gran-
teriormente para recordar que no fue por esto por lo que des luchas de 1848 o de los años que precedieron a la
los marxistas libraron la gigantesca batalla de Octubre, Comuna de París.
ni por lo que la conmemoran un año tras otro, ni era lo Los bolcheviques, que se habían propuesto según
que los bolcheviques pensaban y sentían. El marxismo el programa trazado en el ¿Que Hacer?, importar el mar-
no sería una «guía para la acción», como se repite hasta xismo para la clase obrera rusa, lo habían importado a su
la saciedad invirtiendo por lo demás el sentido de la fór- vez de Occidente. Su inspiración no la hallaron ni en las
mula, si no fuera una concepción general y completa profundidades del carácter eslavo, como los panesla-
del movimiento de emancipación de la clase obrera («los vistas, ni en el «modelo» nacional del mir, como los po-
proletarios no tienen patria», dice con sólida razón su pulistas, sino en una doctrina nacida de un solo bloque
programa), y si no buscara en los grandes periodos de al mismo tiempo que la clase de los asalariados se con-
agitación en los cuales las clases empuñan las armas vierte en carne de su carne. No buscaron sus fuentes en
para un combate sin piedad, la verificación de sus previ- las «particularidades específicas» de los países con un
siones, extrayendo de los mismos hechos el impulso que capitalismo más avanzado. Sin haber pretendido nunca
dará más relieve a estas previsiones, que las dotará de descubrir ninguna novedad, supieron leer en el libro ya
carne y de sangre, gracias a la fuerza persuasiva de los escrito durante medio siglo de luchas de clase y marxis-
hechos históricos, y las convertirá en irrevocables. En mo. Su vía estaba trazada en él; su gloria, su grandeza de
1848-1849 y en 1871, con el contacto real de las batallas militantes que desdeñaron siempre reivindicar métodos
de clase Marx y Engels afilaron las armas de la crítica, particulares, lo mismo para ellos que para «su» clase
batallas cuyo balance no concierne al proletariado fran- obrera, han estado dentro de esta vía, que ya en 1903 se
cés o alemán, sino al proletariado mundial. Con la mirada calificaba como «dogmática».
fija en Petrogrado, pero no solamente Petrogrado, sino «La revolución rusa no se debe en absoluto a un
también Londres, Berlín o París, Lenin hace otra vez hin- mérito particular del proletariado ruso, sino al encadena-
capié en El Estado y la Revolución sobre estas lumino- miento general de los acontecimientos históricos, que
sas verificaciones de la doctrina, y, como en todo el pe- hace que este proletariado se encuentre provisionalmen-
ríodo que va de 1905 hasta 1917, prevé su plasmación en te en la vanguardia de la revolución mundial» (Lenin,
los acontecimientos reales de la historia, no solamente Informe sobre la lucha contra el hambre, Obras, Tomo
rusa sino mundial, del grandioso esbozo trazado en 1850 27, pág. 449)
por la Dirección del Comité Central de la Liga de los Para el marxismo, el destino revolucionario (o contra-
Comunistas, al igual que Trotsky tomó de él el famoso rrevolucionario, pues los dos últimos términos están li-
grito de guerra de la revolución permanente. Durante un gados dialécticamente) de Rusia se inserta en un con-
siglo y medio de asaltos al cielo y recaídas en los infier- junto que, desde el Manifiesto, es por definición mun-
nos, asaltos alabados y maldecidos por los marxistas, se dial. La sombra de la Rusia zarista, reserva de la contra-
da siempre la confirmación definitiva de la doctrina y del rrevolución europea, obscureció las perspectivas revo-
programa universal que ellos han buscado, y lo que han lucionarias de 1848: ya no se trata de la lejana tierra de
extraído es una certeza de cara al futuro preocupándose los sármatas tan querida por el publicista burgués, sino
menos de conmemorar el pasado, que es otra forma de de un primer papel en el drama social, como en la Austria
enterrarlo. de Metternich; sin su derrota, la revolución europea no
Y así, unos se imaginan que Octubre ha muerto, y podía vencer. Después de 1860, en Europa, lo que en la
otros que ellos lo han matado. ¡El proletariado revolu- época quería decir en el mundo, la perspectiva marxista
cionario tiene la misión de redescubrirlo, para arrojarlo a cambia de signo: la revolución rusa que se anuncia «ten-
la cara de todos sus enemigos! drá una enorme importancia para toda Europa, y no ten-
drá lugar más que abatiendo de un solo golpe la última
* * * reserva de la reacción europea, intacta hasta el momen-
to»; podrá llevar a cabo el salto «de la comunidad cam-
En los primeros capítulos de La enfermedad infantil pesina, esta forma ya descompuesta de la antigua pro-
del comunismo, destinados a recordar a los comunistas piedad comunal del suelo (...) a la forma comunitaria su-
de todos los países las características de importancia perior de la gran propiedad», si se convierte «en la señal
internacional de la revolución de Octubre – «en el senti- de una revolución obrera de Occidente, y si ambas se
do más estrecho del término (...) el valor internacional o complementan» (Marx y Engels, prefacio a la segunda
la repetición histórica inevitable, a escala internacional, edición rusa del Manifiesto, 1882).
de lo que ha sucedido aquí en Rusia» – Lenin señala En los años 90 del siglo XIX esta perspectiva hipoté-
como «una de las condiciones esenciales del éxito de tica desapareció. Rusia se incorporó al torbellino capita-
los bolcheviques» el hecho de haber tenido que buscar lista, la revolución antifeudal y antizarista se anuncia
fuera de los límites nacionales de Rusia una teoría «veri- como el gran trastorno que, arrancando a los campesi-
ficada por la experiencia universal de todo el siglo XIX» nos «del aislamiento de sus pueblos, que forman su uni-
y confirmada posteriormente por «la experiencia de las verso» (¿Es preciso señalar que cualquier patria, para un
fluctuaciones y de las vacilaciones, de los errores y de marxista, es un mir, un universo cerrado en donde los
las decepciones del pensamiento revolucionario en Ru- explotados están encerrados en una soledad envilece-
sia». dora?) y empujándoles «hacia la gran escena en donde
Exactamente de la misma manera, Marx y Engels, tam- aprenderán a conocer el mundo exterior y por lo tanto
bién ellos exiliados, han encontrado la confirmación de también a conocerse a sí mismos», dará «al movimiento
esto en las fluctuaciones y en las vacilaciones de los obrero occidental un nuevo impulso, nuevas y mejores

7
Las grandes lecciones

condiciones de lucha y, por lo tanto, acercará esta victo- tubre considerada a escala de todo el devenir histórico
ria del proletariado industrial moderno, sin la cual la Ru- del cual es su centro.
sia de hoy no puede salir ni de la comuna ni del capitalis- Si el primer aspecto es la fidelidad teórica y práctica
mo para dirigirse hacia una transformación socialista» a la visión marxista, en la que la revolución europea y la
(Engels, Postfacio a Soziales aus Russland). rusa se condicionan mutuamente, y están condenadas a
Desde su nacimiento, el bolchevismo estará en con- vencer o sucumbir conjuntamente, ¿cuál es el segundo,
tinuidad con esta tradición internacional del marxismo: si no es la asimilación de la teoría como un todo unitario
en estas frases de Engels ¿no se encuentra la perspecti- e invariable? Dos hechos, también de naturaleza inter-
va bolchevique de 1905 y de 1917, además del marco de nacional, han modelado sus rasgos fundamentales, como
una posible contrarrevolución que no se realizará más lo muestra Lenin en La enfermedad infantil: «Sometida
que llegando 1926? Para nosotros, la primera de las lec- al yugo de un zarismo salvaje y reaccionario», la van-
ciones de Octubre, de sus inicios brillantes al igual que guardia proletaria estuvo obligada a buscar su teoría
de su caída trágica, es la de esta continuidad sin inte- fuera de las fronteras nacionales, en el exilio que la puso
rrupción que establece el Partido, veinte años antes de en contacto con las grandes luchas, tanto teóricas como
la Revolución, con las batallas históricas del proletaria- prácticas, del movimiento socialista europeo. Lenin se
do de los países de capitalismo plenamente desarrolla- forma en la escuela del exiliado Plejanov; todo el bolche-
do, y con la doctrina general y el programa que las anun- vismo se formara en la escuela del exiliado Lenin. Por
ciarán y que se nutrirán a la vez con ellas. Sin esta con- otro lado, «ningún otro país ha conocido, en un interva-
tinua ligazón no ha sido ni será posible ninguna victoria lo de tiempo tan corto una concentración tan rica de
de la clase obrera. Los bolcheviques supieron abarcar formas, de matices, de métodos, en la lucha de todas las
con la misma perspectiva 1917, 1848, 1871 o incluso 1894; clases de la sociedad contemporánea». Y este último
por eso mismo, en la fecunda perspectiva de las grandes hecho es de naturaleza claramente internacional, puesto
etapas de las luchas pasadas, en todos los países, y en que este dinamismo nace de la implantación de un capi-
su reflejo en la doctrina, es donde debemos considerar talismo que llega a una madurez plena en una zona histó-
la futura ofensiva clasista. ricamente (y también por lo tanto, económica y social-
La fecundación del movimiento obrero ruso por el mente) atrasada.
marxismo se remonta a los lejanos años en los que En- Como maestros dialécticos que eran, Trotsky y Le-
gels, pronosticando que Rusia pasaría inevitablemente nin buscaron ahí la clave de la futura revolución rusa:
por una fase capitalista, abría a la clase obrera del in- «En nuestra época – dirá el primero – los criterios esco-
menso país y a su Partido marxista la perspectiva de una lásticos, inspirados en una obtusa pedantería, no sirven
revolución que seria ciertamente antifeudal, puesto que para nada. Es la evolución mundial la que ha sacudido a
debía ante todo permitir a los campesinos el acceso a la Rusia de su estado de atraso y de su barbarie asiática».
tierra, objetivo propio de las revoluciones burguesas, Y el otro escribirá: «La función de primer orden del pro-
pero que podría también elevarse al nivel de una revolu- letariado de Rusia en el movimiento obrero mundial no
ción proletaria, a condición de unirse al movimiento re- se explica por el desarrollo económico de nuestro país:
volucionario del proletariado socialista de Occidente. lo cierto es que es exactamente al contrario» (Informe a
Ningún otro proletariado asimiló tan plenamente como la Conferencia de los Comités de fábricas, 23 julio 1918).
el ruso la doctrina marxista, ningún otro se la apropió Precisamente porque este país económicamente atrasa-
como un solo bloque, conforme a su misma naturaleza. do ha visto un moderno capitalismo injertarse en su es-
De 1894 (fecha de la polémica con Mikhaïlovski y del tructura «asiática» y «bárbara» es por lo que terribles
último escrito de Engels sobre Los acontecimientos so- sacudidas han trastornado los fundamentos, se han que-
ciales en Rusia) a 1905, la lucha de Lenin se resume en mado las etapas y se han abreviado las demoras; es por
una defensa apasionada de la integridad de la teoría lo que las clases burguesas y sub-burguesas han agota-
marxista, simultáneamente contra la perspectiva de una do, en un corto período de tiempo, todas las posibilida-
revolución social y política puramente campesina, que des de intervenir directamente, de dirigir y de controlar
hunde sus raíces en el patrimonio incorrupto del mir, la lucha social y política, y que, casi recién nacido, el
con la cual soñaban los populistas, contra el revisionis- proletariado se ha encontrado colocado ante sus tareas
mo de los economistas, y contra el pragmatismo eclécti- históricas.
co de los espontaneístas. Frente a «lo último» del capitalismo, le fue preciso
Paralelamente, Lenin pone en evidencia el papel fun- buscar «lo último» de la teoría revolucionaria, una doc-
damental de la teoría, del programa, del Partido en suma, trina llena de confirmaciones suministradas durante cin-
y de su «importación» por la clase. Ninguna revolución cuenta años de historia, y a la cual el absolutismo zarista
es posible sin la unión de lo que podríamos llamar la no hizo otra cosa que ayudar. Su joven vanguardia dio
«conciencia» – es decir, precisamente la doctrina, el pro- prueba de una extraordinaria madurez, es decir, compren-
grama, el Partido, como anticipaciones definitivas del dió muy pronto que fuera de ella no había nada. Era la
curso histórico de las luchas físicas reales del proleta- consecuencia dialéctica de la madurez del capitalismo
riado – y la «espontaneidad» de las acciones de masa. que, como demostrará Trotsky, en una de sus formida-
Lenin rechaza abiertamente toda «libertad de crítica» con bles síntesis, que por lo demás se encuentra en mil pági-
respecto a la teoría o el programa, aceptando una y otro, nas de Lenin, no se mide en el interior de los límites de
como Lenin dice y repite en su «integridad», en su «con- un único país, sino a escala mundial.
junto», globalmente y sin mutilaciones. He aquí el otro Si el bolchevismo ha tenido un mérito histórico es el
aspecto de esta continuidad, en la cual hemos distingui- de haber reivindicado la invariabilidad del marxismo, es
do la premisa fundamental y la primera «lección» de Oc- decir, de haber ocupado la única plataforma en la cual la

8
Las grandes lecciones

clase llamada a destruir el capitalismo no corría el riesgo riado debe cumplir tareas democrático-burguesas (sola-
de «deslizarse hacia el pantano», como decía Lenin en el mente en estos países, nunca en aquellos en los que el
«¿Qué hacer?». Y si después de 1917 se pudo «re-im- capitalismo ha cumplido su ciclo revolucionario) debe
portar» en Occidente la teoría que éste había olvidado o hacerlo con una independencia absoluta con respecto a
desfigurado, a esto se debe. Por lo tanto no tienen nin- las clases y a los partidos de la burguesía: ¡es él, y sola-
gún derecho a conmemorar Octubre aquellos que, po- mente él, quien debe llevarlas a cabo íntegramente! Los
seedores del «marxismo creativo» del Kremlin o del ab- actuales «conmemoradores» han identificado por el con-
surdo «marxismo maoísta» de Pekín, han querido hacer trario democracia con socialismo, colocando al Partido a
del marxismo una doctrina «elástica». remolque de los demócratas, incluso en aquellos países
con un capitalismo más que maduro...
* * * Ya que se trata de una revolución burguesa, dirán
los pedantes mencheviques antes y después de 1905, la
A su nacimiento, el movimiento marxista ruso encon- iniciativa y la dirección deben ser dejadas a la burguesía
tró su camino totalmente trazado. Ocho años antes de la (¡algunos llegaron a plantear que era necesario partici-
revolución de 1905, sabía que su función era doble: «La par en el gobierno junto a ella!); imbuidos en su idealis-
actividad práctica de los socialdemócratas se asigna mo espirituoso, los populistas, cuyo fin supremo era la
como tarea dirigir la lucha de clase del proletariado y destrucción de la gran propiedad señorial, proclamaron
organizar esta lucha bajo dos aspectos: socialista (lucha por su parte que la iniciativa y la dirección debieran de
contra la clase capitalista, lucha encaminada a destruir el recaer en el campesinado; hasta 1917 y posteriormente,
régimen de clase y a organizar la sociedad socialista) y la posición de los bolcheviques era, por el contrario, que
democrática (lucha contra el absolutismo, encaminada a la revolución económica y socialmente burguesa no po-
conquistar para Rusia la libertad política y a democrati- dría llevarse a cabo «hasta el final» sin que la clase obre-
zar el régimen político y social de este país» (Lenin, Las ra tomara la cabeza de la misma, y que si está dispuesta
tareas de los socialdemócratas rusos, 1897). Política y a cargar con este enorme peso es porque sabe que si la
social, lo que significa en primer lugar la destrucción de revolución llega a ese límite extremo – que la pequeña
la gran propiedad de la tierra. Para ejecutarlas, deberá burguesía y el campesinado nunca franquearán, inten-
apoyar a «las clases progresistas de la sociedad contra tando por el contrario volver atrás desesperadamente –
los representantes de la propiedad terrateniente privile- se abrirá, con la ayuda del proletariado de los países con
giada y de casta, y contra los cuerpos de los funciona- un capitalismo avanzado, la perspectiva de su propia
rios; a la gran burguesía contra las codicias reacciona- revolución. Lenin dirá en 1905 cuan justificados estaban
rias de la pequeña burguesía» (Qué sopapo para los los «sueños» de los marxistas rusos que pensaban lle-
«leninistas» de hoy, que hacen coro con las lamentacio- gar «a realizar con una amplitud sin precedentes todas
nes de la pequeña burguesía ante los «monopolios»). las transformaciones democráticas, todo (su) programa
Pero esta solidaridad tomó necesariamente un «ca- mínimo», pues, si esto se lograse, «el incendio revolu-
rácter temporal y condicional», no sólo porque el «pro- cionario se extendería por toda Europa (...) el obrero eu-
letariado es una clase aparte, que mañana puede ser el ropeo se sublevaría y (le) mostraría como actuar». Por lo
adversario de sus aliados de hoy» sino porque su «con- que se refiere a los actuales «conmemoradores» son ellos
dición de clase» hace de él la única clase «capaz de lle- (o sus padres espirituales) los que, en la China de 1927,
var a cabo hasta el final la democratización del régimen ofrecieron a la clase obrera atada de pies y manos al
político y social, ya que dicha democratización pondría «partido hermano» del Kuomitang, impidiendo de esta
a este régimen en manos de los obreros». forma al proletariado tomar la dirección de la doble revo-
Efectivamente, la burguesía se alió con el absolutis- lución en Extremo Oriente; ¡ellos, que en las zonas sub-
mo contra los campesinos que reivindicaban la tierra y desarrolladas ordenan a los obreros que se coloquen a
contra los obreros que exigían condiciones de trabajo remolque de la «burguesía nacional», es decir, de los
más humanas; la pequeña burguesía, como un moderno sátrapas locales!
Jano, presentará alternativamente sus dos caras según En esencia, los términos de la perspectiva de los bol-
se incline hacia una u otra de las clases fundamentales cheviques permanecieron invariables hasta Octubre.
de la sociedad. Por lo que se refiere a la gente instruida y Sólo ca mbiar on, bajo l a a cción de fact or es
a la «inteligentsia» su agitación no bastará para acabar extranacionales, las relaciones entre las clases y por lo
con su servilismo. tanto también la posición del proletariado. En el seno de
Siguiendo la vía trazada por el Manifiesto Comunis- un mundo muy «evolucionado» desde el punto de vista
ta, el Llamamiento de 1850 y Las luchas de clases en de las fuerzas productivas, cinco años valen por cin-
Francia y Alemania, el movimiento marxista ruso reco- cuenta en los países atrasados; las fases históricas se
nocía por lo tanto en el proletariado el verdadero prota- fusionan, a caballo unas sobre otras, se acortan las eta-
gonista de la revolución inminente, aunque esta estu- pas, y los frentes de la guerra de clases se hacen y des-
viese dentro de los límites democráticos y por lo tanto hacen con una extremada rapidez, para volver a formar
burgueses. con un aspecto nuevo. El Llamamiento de 1850 preveía
Esta es la tarea de la clase obrera en los países que, para Alemania (y bastaba para poder trasladarlo a Ru-
no habiendo llevado a cabo aún su revolución burgue- sia) la ruptura entre la burguesía revolucionaria, de un
sa, se ven sometidos desde el exterior a la presión de las lado, y la pequeña burguesía y el proletariado unidos,
fuerzas productivas en plena expansión. Todavía es pre- del otro lado; inmediatamente después, una nueva rup-
ciso señalar que, para Lenin, «burgués» y «democráti- tura, esta vez entre los obreros y los pequeño-burgue-
co» son siempre términos sinónimos, y que si el proleta- ses, que debía tomar la forma final de una lucha armada,

9
Las grandes lecciones

siempre y cuando la revolución estallase en Francia (en formas de la superestructura política, que no son más
el caso de Rusia diríamos que «en Occidente»), revolu- que aspectos frágiles y secundarios del desorden so-
ción socialista dirigida exclusivamente por la clase pro- cial, sino en las relaciones de propiedad, único medio de
letaria. Pero tanto para Marx como para el Lenin de Ta- liberar las fuerzas productivas, a las cuales la gran pro-
reas de la socialdemocracia, las etapas históricas son piedad nobiliaria frena el desarrollo, y la emancipación
relativamente largas, anticipando que «los obreros ale- de los campesinos del absolutismo, tanto local como
manes no podrán tomar el poder (...) más que después central. «Dictadura democrática», porque la democracia
de un largo proceso revolucionario». En Rusia, como en es la forma política que responde a la limitación burgue-
todos los países subdesarrollados, el curso de la histo- sa de la revolución en los planos económico y social.
ria es por el contrario infinitamente más rápido: en 1905 Esta dictadura no por ello se ejerce menos contra la bur-
la burguesía liberal ya ha quemado todos sus cartuchos guesía aliada al feudalismo, porque ella no respeta nin-
revolucionarios y está abiertamente aliada con los gran- guno de los mitos de la democracia política y de la igual-
des terratenientes y con el zarismo; entre las clases o dad jurídica, aunque su misión económica sea burguesa.
subclases burguesas, el campesino queda pues como el Porque, «conmemoradores», para Lenin, incluso cuan-
único «aliado» posible (pues, como Lenin siempre repi- do se trata de ejecutar las tareas históricas burguesas, el
te, el aliado de hoy será el enemigo del mañana). En su proletariado y su Partido necesitan la terrible, la escan-
avance impetuoso el capitalismo internacional ha ca- dalosa, la inconformista Dictadura, sin compartirla con
vado una profunda fosa entre las clases, incluso – y tal una u otra clase, como es el caso del campesinado.
vez sobre todo – en los países atrasados, obligándo- ¿Las perspectivas? Es importante recordarlas, pero
los, no a «saltar» etapas históricas completas, sino a no con preocupación académica, sino para iluminar los
acortarlas considerablemente. En Rusia el proletariado problemas «posteriores a Octubre». En Dos tácticas de
se encuentra por lo tanto en la vanguardia e incluso se la socialdemocracia en la revolución democrática
ve ya apuntar el día en que se encontrará sólo, abando- (1905), Lenin escribe: «Esa victoria (la victoria decisiva
nado por el único aliado que la ruptura del frente de sobre el zarismo) será, precisamente, una dictadura: es
todas las clases burguesas le había permitido hacer decir, deberá apoyarse inevitablemente en la fuerza de
entre Febrero y Octubre. las armas, en las masas armadas, en la insurrección, y
También es esto hoy una enseñanza de Octubre, que no en algunas instituciones creadas «legalmente», por
no se aplica en la actualidad más que a ciertas regiones la «vía pacífica». Sólo puede ser una dictadura, porque
del mundo, lo suficiente para que conserve su importan- la implantación de los cambios absoluta e inmediatamente
cia. Tras esto, sólo el modo cuartelero obtuso de Stalin y necesarios para el proletariado y el campesinado provo-
los suyos (al igual que la «inercia histórica» del partido carán una enconada resistencia de los terratenientes, la
bolchevique entre Febrero y abril 1917. Trotsky hablará gran burguesía y el zarismo. Sin dictadura será imposi-
a este respecto de «reincidencia socialdemócrata» ante ble aplastar esa resistencia, rechazar los intentos con-
los grandes giros de la historia, e innegable es que este trarrevolucionarios. Pero, por supuesto, no será una dic-
ala de la vieja guardia bolchevique volverá entonces a tadura socialista sino una dictadura democrática, la cual
caer al mismo nivel del menchevismo de los años 1905- no podrá alterar (sin pasar por toda una serie de grados
1907) podría decretar, como lo hizo en 1926, que, una vez intermedios de desarrollo revolucionario) los fundamen-
encendida en China la hoguera revolucionaria, se desa- tos del capitalismo. En el mejor de los casos, podrá llevar
rrollaría respetando las etapas, claramente diferenciadas a cabo una redistribución radical de la propiedad de la
pues cada una debiera de estar totalmente «acabada» tierra a favor de los campesinos, implantar una democra-
antes de que se pueda pasar a la siguiente, y concluir cia consecuente hasta llegar a la República; extirpar no
con que, a partir de esta concepción mecánica, el prole- solamente de la vida del campo sino también de las fábri-
tariado debiera esperar, agrupado tras las clases «nacio- cas, los restos del despotismo asiático, iniciar una au-
nales» a que los expertos en estrategia revolucionaria téntica mejora en la situación de los obreros y elevar su
hayan proclamado que ha llegado la hora. El trágico re- nivel de vida, y finalmente last but no least, extender el
sultado fue, como se sabe, que se percataron demasiado incendio revolucionario a Europa. Esta victoria no con-
tarde de que esta hora había pasado irremediablemente. vertirá aún, ni mucho menos nuestra revolución burgue-
Tanto la esplendorosa victoria rusa como la abruma- sa en revolución socialista; la revolución democrática
dora derrota china de 1927 han demostrado que la ver- no superará inmediatamente el marco de las relaciones
dad era exactamente la contraria a esta concepción: in- sociales y económicas burguesas; pero no obstante ten-
cluso si el proletariado se encuentra en último plano, drá una importancia gigantesca para el desarrollo futuro
cuando ocurran las primeras sacudidas del terremoto de Rusia y del mundo entero». Y aún más: «Esta victoria
social, se ve inevitablemente empujado a encabezar el nos permitirá sublevar Europa; y el proletariado socia-
movimiento revolucionario en el momento en el que este lista de Europa, después de haberse sacudido el yugo
terremoto alcance su punto culminante. No se trata tam- de la burguesía, nos ayudará a su vez, a hacer la revolu-
poco de que «empuje» la revolución burguesa «hasta el ción socialista». Volvemos a encontrar aquí textualmen-
final», sino de apoderarse del timón por la fuerza y, con te las últimas palabras de Engels sobre Las condiciones
el apoyo de los campesinos, imponer su hegemonía a sociales en Rusia.
todas las otras clases de la sociedad. La fórmula leninis- Esta «dictadura a dos» es, como Lenin no dejará ja-
ta de «dictadura democrática de los obreros y de los más de repetir, un proceso ininterrumpido de luchas con-
campesinos» no tiene otro sentido. tra el pasado y por el futuro en el curso de las cuales el
«Dictadura», porque no puede pasarse de «interven- proletariado será en realidad la fuerza que «dirigirá a los
ciones despóticas», de incursiones violentas, no en las campesinos». Trotsky dirá «que arrastra tras sí...» (¡y

1 0
Las grandes lecciones

los pedantes interpretes bíblicos «leninistas» cortarán pel dirigente, y por tanto hegemónico, del proletariado
un pelo en cuatro para hacer de este «matiz» un abis- en la revolución prevista en Rusia; la necesidad de un
mo!). ¿Tiene esta visión algo en común con la coexisten- puente de unión recíproca entre esa revolución y la re-
cia idílica (la «armonía preestablecida» la llamará Trots- volución europea; la transición inevitable de la alianza
ky) que más tarde, por cuenta de y bajo la batuta de entre el proletariado y el campesinado en la revolución
Stalin, será presentada por la academia de «rojos profe- burguesa «llevada hasta el extremo» en la lucha por el
sores» como la imagen auténtica de esas «buenas rela- socialismo, que no terminará con la victoria en Rusia
ciones» entre la clase obrera y el campesinado, en las más que con el apoyo del proletariado victorioso del
cuales veía Lenin un simple preludio de la revolución capitalismo moderno.
socialista? Dejemos responder a la pregunta al mismo Este «prólogo» revolucionario demuestra (y espe-
Lenin: «Llegará el día en el que la lucha contra la auto- cialmente por esto nos hemos retrasado) que, total-
cracia rusa haya terminado, y hasta pasado el período mente fieles al marxismo, los bolcheviques han exclui-
de la revolución democrática; ese día será incluso ridí- do totalmente toda posibilidad de «construir el socia-
culo hablar de «unidad de voluntad» del proletariado y lismo» en Rusia sin el apoyo de una revolución comu-
del campesinado, de dictadura democrática, etc. Enton- nista mundial.
ces pensaremos directamente en la dictadura socialista Esta perspectiva internacional mil veces invocada se
del proletariado (...) El proletariado debe llevar a término convierte en una realidad tangible, con el estallido de la
la revolución socialista atrayéndose a las masas campe- guerra mundial de 1914-1918. Los bolcheviques procla-
sinas para aplastar por la fuerza la resistencia de la auto- man sin ningún titubeo que la «fase suprema del capita-
cracia y contrarrestar la inestabilidad de la burguesía. El lismo» comienza; para todo el período histórico abierto
proletariado debe llevar a cabo la revolución socialista por la primera masacre mundial, y para todos los países,
atrayéndose a las masas de elementos semiproletarios la alternativa es «guerra o revolución», y desde su naci-
de la población para quebrar por la fuerza la resistencia miento la III Internacional traducirá esta perspectiva en
de la burguesía y contrarrestar la inestabilidad del cam- los siguientes términos políticos: «O dictadura del pro-
pesinado y de la pequeña burguesía». En efecto, es cier- letariado o dictadura de la burguesía». Todas las justifi-
to que cuando el proletariado entre en liza por sus rei- caciones anticipadas para inducir a la clase obrera a re-
vindicaciones esenciales, o incluso cuando exponga la negar de su misión histórica, adhiriéndose a la guerra
mínima reivindicación que debiera satisfacer (pero, que serán irrevocablemente rechazadas; bajo ningún pretex-
de hecho, jamás satisface) una revolución burguesa con- to será admitido ningún tipo de defensismo; el proleta-
ducida por las clases burguesas, concretamente la na- riado no tiene ninguna «civilización», ninguna «demo-
cionalización de la tierra (recordemos que ya el Llama- cracia», no tiene ninguna «patria» que salvar o defen-
miento lo reivindica en 1850) una lucha terrible se des- der, tanto menos en cuanto no es por estas cosas por lo
encadenará y «el campesinado, como clase poseedora que las grandes potencias han entrado en guerra, sino
de tierra, jugará en esta lucha el mismo papel de traición, para repartirse el mundo, para conquistar mercados y
de inestabilidad, que ahora desempeña la burguesía en para oprimir a otros pueblos prolongadamente.
la lucha por la democracia». No hay nada que salvar o defender; es preciso atacar
Conscientes de que «el pequeño propietario se ene- y destruir. ¡Que el proletariado no implore la paz, que
mistará inevitablemente con el proletariado después de practique el derrotismo revolucionario, que fraternice
haberse completado la victoria de la revolución demo- con sus hermanos de clase por encima de las trincheras,
crática», los bolcheviques, con Lenin a la cabeza, vuel- que sabotee su «patria», que luche por «transformar la
ven sus miradas hacia la revolución europea: «Nuestra guerra imperialista en guerra civil», que acuñe su repul-
república democrática no tienes otras reservas que no sa y su condena a la adhesión abierta a la guerra opo-
sean las del proletariado socialista de Occidente». niéndola la única solución proletaria: la Revolución! Es-
tas consignas no conocen fronteras: valen tanto para el
* * * proletariado de Francia como para el de Alemania, el de
Inglaterra o el de Rusia, puesto que si ésta no es lo bas-
Si hemos insistido sobre el «prólogo» de Octubre, tante burguesa para ser capitalista, es lo suficiente como
corriendo el riesgo de sacrificar una parte de la «epope- para ser imperialista, y que la marcha infernal del impe-
ya» a la que representa es debido a que el oportunismo rialismo lo ha unido en el «mismo mar de sangre» con las
se esfuerza en presentar la revolución rusa como un «epi- demás burguesías del mundo y con su destino. Tanto en
sodio» autónomo e imprevisto, cuando ha sido prepara- Petrogrado como en París o Londres, como en Viena o
do a lo largo de mucho tiempo de lucha teórica y de Berlín, es vano invocar la necesidad de defender la pa-
práctica ininterrumpida que ha durado muchos años; tria para salvaguardar el bien supremo de la «democra-
como un acontecimiento que no sabría insertarse en una cia» o de la «civilización» amenazada. Vano para el zaris-
estrategia revolucionaria mundial, en una palabra, como mo aliado a las democracias occidentales, y vano tam-
una especie de anomalía histórica, un «descubrimiento» bién para la democracia burguesa post-zarista, todavía
sin duda alguna genial, pero que no se repetirá y que es más interesada en la victoria militar de la Entente.
imputable no a un partido, sino al individuo Lenin. La perspectiva bolchevique es única, insistimos en
Es, por el contrario, una tesis teórica y una enseñan- ello, e inmediata; su marco es mundial: la revolución es-
za práctica fundamental que la revolución de Octubre ha tallará en Rusia y, al menos al principio, será «una revo-
sido el fruto de una larga preparación, en la cual han lución democrática llevada hasta el extremo»; en Euro-
sido definidos, con creciente nitidez, los siguientes prin- pa, estallará la revolución socialista. «En todos los paí-
cipios: el papel determinante del partido de clase; el pa- ses avanzados la guerra pone en el orden del día la revo-

1 1
Las grandes lecciones

lución socialista, consigna que se impone tanto más im- la «coexistencia pacífica», y no su enemigo mortal? El
periosamente en cuanto que el peso de la guerra recae Lenin del Programa militar de la revolución proletaria
sobre las espaldas del proletariado y que el papel de ¿sería el abanderado de las manifestaciones por la paz, el
éste último deberá ser más activo en la reconstrucción respetuoso defensor de los «valores» nacionales y de-
de Europa, tras los horrores de la actual barbarie «pa- mocráticos?
triótica», multiplicados por los gigantescos progresos En resumen... ¿habría sido Lenin el primer traidor a
técnicos del capitalismo» (Lenin, La guerra y la social- Octubre Rojo?
democracia rusa, 1° de noviembre de 1914). En resumen
la continuación de la guerra pondrá más aún en primer * * *
plano la necesidad de fundar una nueva Internacional
sobre las ruinas de la Segunda, es decir, la de los parti- No podremos seguir paso a paso la densa historia de
dos social-chauvinistas o social-pacifistas, en los cua- los meses que separan la vuelta de Lenin a Rusia, en
les el «centro» conciliador es tan reaccionario como la abril de 1917, de la fulgurante victoria de Octubre; por lo
«derecha» o incluso más. demás, numerosos textos y reuniones de nuestro Parti-
La Revolución de Octubre nacerá entre el fracaso de do se han dedicado a ello. Es importante, por el contra-
estas proclamas repetidas y amplificadas sin cesar, que rio, desprender las principales líneas que se prolonga-
anuncia el inicio de un ciclo irreversible y mundial de rán mucho en el tiempo tras los acontecimientos, insis-
revoluciones, capitaneadas por aquellos que aún se lla- tiendo sobre el alcance general de las enseñanzas que
man socialdemócratas, pero que pronto se despojarán de ello resultan.
de su «camisa sucia» para retomar el nombre de comu- Las principales etapas son ya conocidas: de las Te-
nistas. ¿Es Octubre una excepción? ¿Es una anomalía en sis de Abril a la Conferencia del Partido de ese mismo
la regla del pacífico acceso al poder? ¿La hazaña exclusi- mes; del primer Congreso Panruso de los Soviets a las
va de un único proletariado, y lo que es más, uno de los Jornadas de Julio; del VI Congreso clandestino de julio
pocos para el cual podría parecer que tal excepción sería a la lucha contra Kornilov en agosto; la intensa prepara-
posible, dadas las particulares condiciones de su lucha? ción armada del Partido, consagrado simultáneamente a
¡No! El triunfo de la norma general, la victoria de directri- la restauración de la doctrina marxista (El Estado y la
ces universales e invariables, claramente definidas por Revolución) y a la lucha contra las resistencias a la insu-
adelantado. rrección que se manifestaban en el mismo Comité Cen-
¿En que se basa, entonces, la innoble leyenda de tral; de la insurrección, y el boicot al pre-parlamento de
vías no-revolucionarias, o, aún peor, de «vías naciona- Kerensky a la toma del poder y la constitución del Con-
les al socialismo»? Sin duda la historia impide a los paí- sejo de Comisarios del pueblo; de los primeros grandes
ses subdesarrollados atravesar por sus propios medios decretos a la disolución de la Asamblea constituyente;
los niveles económicos que llevan al socialismo pleno y de la paz de Brest-Litovsk a la liquidación de los resi-
que los países «adelantados» ya han alcanzado (¡pero duos de la alianza con los social-revolucionarios de iz-
con que desprecio habla Lenin de «los gigantescos pro- quierda, y el comienzo de la guerra civil en todos los
gresos técnicos del gran capital»!). Pero eso no es más frentes. En todos estos meses que finalizan toda una
que un aspecto particular de un hecho histórico deter- fase histórica, decenios enteros que descargarán su peso
minado por las relaciones internacionales, y que por lo sobre decenios futuros, ¿en donde buscar las lecciones
tanto no tiene nada de «nacional». ¿Se trata, por tanto, del Octubre proletario y comunista?
en una primera etapa, de instalar las «bases del socialis- ¿En el programa económico de la revolución, en sus
mo», es decir, elevar a la sociedad desde el más bajo intervenciones autoritarias en el ámbito de la produc-
nivel económico, representado por estructuras pre-ca- ción y la distribución? No. En una serie de textos publi-
pitalistas o incluso patriarcales, hasta el grado más ele- cados antes y después de la revolución y hasta en el
vado, es decir al pleno capitalismo? Incluso ahí la histo- célebre discurso Sobre el Impuesto en Especie de 1921,
ria no conoce más medio que la revolución, la férrea dic- Lenin no dejará de repetir, en nombre de los bolchevi-
tadura del proletariado dirigente de los campesinos, el ques, que estas medidas estaban destinadas a encami-
antidemocratismo y el internacionalismo. nar la Rusia atrasada hacia el capitalismo plenamente
El Lenin que, en Zimmerwald y en Kienthal, en El desarrollado o, mejor dicho, para edificar las «bases del
imperialismo y en innumerables escritos del período de socialismo», al precio de una áspera lucha con la peque-
guerra (¡Contra la corriente!) insistía sin cesar, con to- ña producción pequeñoburguesa, rural y urbana, depen-
das sus fuerzas, en torno a la tarea histórica vital y ur- diendo su resolución de la extensión de la revolución
gente de «transformar la guerra imperialista en guerra proletaria en los países capitalistas desarrollados. Este
civil», el Lenin que fustigaba tan duramente las ilusio- programa no disimula en absoluto las dificultades que
nes pacifistas, el Lenin que trabajaba fervorosamente se presentan, no hace concesiones a la demagogia de
para la creación de una nueva Internacional fundada so- las promesas irrealizables en el interior de una Rusia so-
bre estos principios, el Lenin que contemplaba conjun- litaria, y se inserta perfectamente en la tradición marxis-
tamente y que asociaba siempre las revoluciones de ta: basta con releer el Manifiesto Comunista de 1848 o el
Occidente y de Oriente, que mostraba al proletariado de Llamamiento de 1850 para convencerse. Por otro lado,
todas partes, y a su Partido, en cada país, el camino de la nada hace suponer que la aplicación de otro programa
conquista revolucionaria del poder, independientemen- hubiese sido posible o incluso deseable, ni que aquel
te del programa económico inmediato impuesto por las fuera demasiado «modesto», como algunos militantes
condiciones objetivas, ¿sería ese Lenin el padre de las llevados por su entusiasmo revolucionario, pudieron
«vías pacíficas y nacionales al socialismo», el teórico de creer entonces.

1 2
Las grandes lecciones

Sin embargo, no es en el programa económico en ojos del pueblo revolucionario, que le impide hacer lo
donde encontraremos la marca proletaria y comunista de nuevo de forma intrépida y libre, es decir, organizar los
Octubre, la chispa que incendiará a las masas proletarias Soviets de diputados obreros, campesinos y otros, en
del mundo entero, en los años vibrantes de la primera tanto que único poder en el Estado, en tanto que heral-
post-guerra, porque, en sí mismo, no indica en absoluto dos de la «extinción» de todo Estado» (Lenin, Las ta-
la vía universal de la emancipación obrera. Llevándole a reas del proletariado en nuestra revolución, 10 abril
cabo, el poder proletario victorioso trabajaría ante todo 1917). El partido, y con él la Internacional, será simple-
para su propia consolidación, a la espera de que la revo- mente comunista.
lución comunista europea (al menos europea) llegara a Habiendo sido colocado por primera vez el Partido
librar a Rusia de su atraso, cortando su nudo gordiano bolchevique en una situación revolucionaria por el hun-
gracias a una aportación masiva de fuerzas productivas dimiento del zarismo, es plenamente consciente de las
y de recursos técnicos arrancados al capitalismo avan- responsabilidades internacionales que le da este «privi-
zado. Una vez nacionalizada la tierra, se debiera probar a legio histórico»: «A quien mucho se ha dado, mucho le
encarrilar la agricultura hacia formas más desarrolladas será exigido. Precisamente a nosotros, y precisamente
de trabajo asociado; la industria, al igual que su aparato ahora, a quien corresponde fundar sin demora una nue-
financiero y comercial, debía ser en primer lugar contro- va Internacional, una Internacional revolucionaria, pro-
lada, y después forzada a la concentración (una letaria; más concretamente, no debemos temer el procla-
«cartelización» impuesta), para ser, en resumen, gestio- mar abiertamente que esa Internacional ya está fundada
nada por el Estado que propondría utilizarla como un y en acción. Es la Internacional de los «verdaderos in-
arma política más que económica, para acelerar la evolu- ternacionalistas» (...) Ellos y solamente ellos son los re-
ción agrícola y prepararse, en el caso de un retraso en la presentantes, y no los corruptores, de las masas inter-
revolución exterior, para afrontar en solitario el inevita- nacionalistas revolucionarias». Que estos comunistas
ble conflicto con el campesinado. internacionalistas sean de hecho poco numerosos no
Solamente después de haber roto los lazos vitales debe asustar: «no es el número lo que importa, sino la
que ligaban este programa económico al programa polí- expresión fiel de las ideas y de la política del proletaria-
tico – ¡dictadura mundial del Partido comunista! – y li- do auténticamente revolucionario. Lo esencial no es «pro-
quidado físicamente el Partido mismo por medio de la clamar» el internacionalismo; es saber ser, incluso en
represión estatal, pudo el estalinismo desarrollar no sólo los momentos más difíciles, auténticos internacionalis-
un «capitalismo económico» sino también un «capitalis- tas». Si un conjunto de circunstancias históricas, inde-
mo político». De la Rusia de Octubre, hizo una gran na- pendientes de la voluntad de la burguesía al ser impues-
ción; de partidos revolucionarios hizo los guardianes de tas por el avance inevitable de la lucha de clases, hace
la democracia y el orden, y los arrojó en la hoguera de la de Rusia un país más «libre» que otros, «aprovechemos
segunda guerra mundial imperialista para defender los esta libertad no para rogar el apoyo o el «extremo radica-
mismos cimientos del Capital. Ha sido sobre esta ruptu- lismo revolucionario» burgués, sino para establecer só-
ra política, y sobre la explotación de las bases económi- lida y honestamente, como proletarios, al estilo de Lie-
cas duramente conquistadas por la revolución, sobre bknecht, la III Internacional, enemigo irreductible tanto
las que se ha construido la URSS de la coexistencia pa- de los traidores social-chauvinistas como de los «cen-
cífica. Solamente esta victoria de la contrarrevolución tristas» vacilantes».
ha permitido a la burguesía internacional conmemorar Este deber para con el proletariado internacional
un Octubre tan «esterilizado» que podría tener lugar en está presente siempre en el primer plano de la concien-
el palacio de la «Cultura», integrándose en ese «patri- cia del Partido, que lo considera como su principal ta-
monio común» llamado Historia, que planea por encima rea. Proporcionará a la nueva Internacional un marxis-
de las clases. En resumen, un Octubre del que no queda mo restaurado en su integridad revolucionaria y realza-
nada. Pero nosotros sabemos que el verdadero Octubre do por las victorias de Petrogrado y Moscú: El Estado
puede muy bien resurgir de esta nada antes de lo que se y la Revolución y Octubre son contemporáneos; La
podría pensar, con toda su fuerza y su esplendor. revolución proletaria y el renegado Kautsky de Lenin
Esta fuerza y este esplendor les son tan simulados a y Terrorismo y comunismo, de Trotsky, configuran el
la clase explotada de manera que ésta no pueda vislum- balance teórico y práctico de tres años de guerra civil;
brar otro porvenir que no sea la agonía sin fin de la so- las Tesis del I y del II Congreso de la Internacional
ciedad burguesa decadente de hoy. Por el contrario, esa envían a los proletarios del mundo entero el mensaje,
clase aprovecharía enormemente un cuadro fiel del con- no del Partido ruso como tal, sino del marxismo inte-
junto de la Revolución, incluyendo las medidas econó- gral, en el cual la dinámica de la guerra entre las clases
micas de los años 1917-1921 apropiadamente adaptadas constituye de nuevo el polo de atracción de las clases
a su situación histórica, con su verdadero significado. explotadas del mundo entero.
Desde las Tesis de Abril a la fundación de la III Inter-
nacional, la línea política defendida por el Partido bol- * * *
chevique forma un conjunto sin fisuras. En su lucha en-
carnizada, se desembaraza de cualquier elemento, inclu- Para evocar correctamente 1917 sería preciso la plu-
so puramente formal, que pudiera hacer creer que existe ma de un Trotsky, pero lo que queremos es simplemente
algún lazo entre democracia y socialismo. «El término demostrar que los perfiles de Octubre se dibujaron, mu-
democracia, aplicado al Partido comunista, no es sola- cho antes de la victoria de la insurrección, en los escri-
mente inexacto desde el punto de vista científico. Hoy, tos, en los discursos, en las tesis y las luchas del Partido
después marzo 1917, es una venda colocada sobre los bolchevique. Porque Octubre no solamente engloba la

1 3
Las grandes lecciones

guerra civil y la creación de la Internacional Comunista y masas. Es el método del engaño, de la adulación, de las
sus primeros congresos, sino la NEP, no sólo la victoria, lindas frases, de las innumerables promesas, de las li-
sino también la contrarrevolución, no solamente los acon- mosnas insignificantes y de concesiones insignifican-
tecimientos en Rusia, sino también los sucesos en el tes para conservar lo esencial». Esta enseñanza es per-
mundo que están a ellos ligados. manente y universal: la revolución proletaria no puede
El Partido bolchevique no se lanzó a ciegas a la revo- vencer sin aplastar a este enemigo insidioso que es la
lución. No esperaba del movimiento de masas que resol- ideología pequeño burguesa, arraigada en la pequeña
viera los enigmas de la Historia, indicándole el camino a producción rural y urbana. «Los dirigentes de la peque-
seguir, el objetivo deseado; para ellos, Octubre era por ña burguesía «deben» (en efecto, se trata de un hecho
el contrario, el punto previsto, esperado, preparado, objetivo, determinado por las relaciones de clase reales)
anunciado cotidianamente a las masas mediante la pala- enseñar al proletariado a confiar en la burguesía. Los
bra y la acción, un punto de llegada que debía de con- proletarios deben enseñar al pueblo a desconfiar de la
vertirse en punto de partida. burguesía». Esta es la primera lección que aprenderá la
La revolución de Febrero transmitió el poder desde Internacional comunista. ¡A cincuenta años de distan-
las manos ensangrentadas del zarismo a las manos de cia, esa lección va dirigida contra vosotros, conmemora-
la burguesía, también impaciente por teñirse también dores-sepultureros!
ella en esa misma sangre. Pero también creó al mismo La fosa excavada por Octubre separaba al proletaria-
tiempo, con el Soviet de diputados obreros y soldados do no sólo de la burguesía, sino también de todas las
de Petrogrado, un «poder que no se apoyaba en la ley, clases intermedias. Es aquí en donde la revolución rusa
sino en la fuerza directa de las masas armadas». Dos manifestaba su carácter proletario y comunista, es aquí
poderes no pueden coexistir durante mucho tiempo en en donde nos corresponde y condena los partidos, las
el seno de un mismo Estado; ¿Qué es lo que en Rusia tendencias o las personas que disfrutan con el «agua
los mantiene trabados? ¿Qué es lo que lleva al Soviet azucarada» de la «fraseología democrática» y que hoy
de Petrogrado a «entregar voluntariamente el poder ya no tienen nada de revolucionarias. He aquí la causa
estatal a la burguesía y a su Gobierno provisional» para por la cual, en agosto 1918, los bolcheviques pudieron
que disponga de el? La «imponente ola pequeño-bur- proclamar: «Nuestra revolución ha comenzado como una
guesa», responde Lenin; la que «ha sumergido todo; la revolución mundial», he aquí por lo que podemos repe-
que ha aplastado al proletariado consciente no sólo en tirlo ahora, cincuenta años más tarde.
número, sino también por su ideología, arrastrando a Cuando llega el golpe de timón de las Tesis de Abril
amplios sectores obreros, contaminándolos con sus – este (llamémosle) golpe de timón no estaba destina-
ideas políticas pequeño-burguesas». La epidemia, aña- do a cambiar el rumbo seguido hasta entonces por el
dimos nosotros, ha afectado incluso a una fracción del Partido bolchevique, sino a reaccionar enérgicamente
Partido bolchevique. contra el abandono del programa por los «conciliado-
Octubre, «segunda etapa» de la revolución que, se- res» bolcheviques – Lenin afirma en primer lugar que,
gún las Tesis de Abril, «debe dar el poder al proletaria- bajo el nuevo régimen democrático burgués, la guerra
do y a las capas más humildes del campesinado», no «sigue siendo indudablemente una guerra imperialista
será posible más que cuando se «derrame hiel y vina- de rapiña», pues no se podrá salir de ella sin «derribar
gre en el agua azucarada de la fraseología democrática el Capital». A estos efectos es preciso difundir el de-
revolucionaria» y si se «desintoxica al proletariado de rrotismo en las filas del ejército, alentar la confraterni-
la embriaguez pequeño-burguesa general». Ahí se en- zación por encima de las fronteras y transformar la gue-
cuentra el freno que impide a las masas efervescentes rra imperialista en guerra civil, «porque objetivamente
seguir su camino, la posibilidad, para el enemigo de el problema de la guerra no se apoya más que sobre el
poner un dique a la marea ascendente «del proletariado plano revolucionario».
y de las capas más pobres del campesinado», siempre Una vez más, ¿qué es lo que impedía su comprensión
manteniendo en la reserva el ejército de la represión a las masas? Lenin responde: «La actitud «defensista
burguesa directa. revolucionaria» debe ser considerada como la manifes-
¿Es una experiencia puramente rusa? ¿Un fenómeno tación más importante, más notable de la ola pequeño-
«nacional»? En absoluto. Teniendo tras de sí tres cuar- burguesa que ha barrido casi todo. Es el peor enemigo
tos de siglo de lucha proletaria, apoyados por el balance del progreso posterior y del éxito de la revolución rusa».
hecho por Marx y Engels de las luchas de clase en Ale- Participación en la «defensa de la patria» bajo el pre-
mania y en Francia, el Partido bolchevique puede afirmar texto de que las conquistas democráticas están amena-
en la víspera de Octubre y ante cualquier otro futuro zadas, sueños pequeño burgueses de alianzas entre
Octubre, que «la experiencia mundial de los gobiernos los gobiernos beligerantes, llamamientos a la «buena
burgueses y de los grandes terratenientes ha desarrolla- voluntad», «internacionalismo de palabra, oportunis-
do dos métodos para someter al pueblo a la opresión. El mo pusilánime y complaciente para los social-
primero es la violencia. Nicolás Romanov (apodado Ni- chauvinistas», votos piadosos de desarme: la crítica
colás El Garrote) y Nicolás II (el Sanguinario) demostra- bolchevique se abate inexorablemente sobre todo ese
ron al pueblo ruso el máximo de lo que puede y no puede «reino de fraseología pequeñoburguesa atiborrada de
hacerse por lo que se refiere a las prácticas de verdugo. buenas intenciones».
Pero existe otro método, desarrollado a la perfección por Para Lenin, los social-chauvinistas y sus lacayos de
la burguesía inglesa y francesa (¡campeones y modelos «centro» representan un fenómeno objetivo: defienden
de democracia!) «aleccionadas» por una larga serie de directa o indirectamente la dominación burguesa, pero
revoluciones y de movimientos revolucionarios de las la revolución ha dado ya su primer paso, y debe ahora

1 4
Las grandes lecciones

pasar al segundo, es decir, dar el poder estatal al prole- de una hora, ya que está disponible, para mantener el
tariado, que es el único que puede «asegurar el fin de la contacto con la zona alejada de la retaguardia, y formar
guerra». Y añade «Esto supondrá a escala mundial el allí nuevos ejércitos». En La revolución proletaria y el
principio de la ruptura del frente – del frente de los inte- renegado Kautsky, Lenin definirá, en un magnífico resu-
reses del Capital – y sólo la ruptura de ese frente permi- men dialéctico, las dos fases inseparables de la conquis-
tirá evitar a la humanidad los horrores de la guerra, pro- ta y del ejercicio revolucionario del poder: «No ha existi-
curándola los beneficios de una paz duradera» (Las ta- do ninguna gran revolución que haya evitado y pueda
reas del proletariado en nuestra revolución). El paci- evitar la «desorganización» del ejército (...) La primera
fismo no tiene sitio dentro del programa de Octubre: atención de toda revolución victoriosa – Marx y Engels
guerra a la guerra, con todos los recursos del derrotismo lo han señalado muchas veces – ha sido la de destruir el
revolucionario, hasta la conquista revolucionaria del viejo ejército, licenciarlo, remplazándolo por uno nue-
poder estatal; solamente entonces, si el «frente mundial vo». ¡Lo cual no quiere decir ni mucho menos que se
del Capital» es derribado, podrá reinar la paz. trate solamente de la guerra civil interior! ¡Para Lenin, la
La lucha bolchevique contra los «pretextos» de la guerra civil, al igual que la revolución, es un «hecho
ideología pequeño-burguesa (que brota continuamente internacional», que ni conoce fronteras ni tolera aban-
intentando arrastrar al proletariado a la masacre imperia- donos, incluso existiendo «treguas»!
lista) no dejará de profundizarse y amplificarse entre
Febrero y Octubre. Los inmensos e incesantes esfuer- * * *
zos que el Partido bolchevique despliega para conven-
cer al proletariado de que es necesaria la toma del poder, Los bolcheviques han ilustrado el inmenso alcance
aunque sólo fuera para poner fin a la terrible hemorragia de la Revolución de Octubre quitando el polvo a la doc-
de la guerra mundial. Con los ojos puestos en esta solu- trina marxista olvidada por los reformistas. Los conme-
ción mundial, el poder proletario, el Partido comunista, moradores-sepultureros de hoy no sólo han olvidado
firmará en marzo de 1918 la paz «increíblemente pesada y enteramente este hecho, sino que también trabajan para
humillante» de Brest-Litovsk, su «tratado de Tilsit». Si borrar de la memoria del proletariado todo vestigio de
la firmó no fue por pacifismo, sino en nombre de la revo- los grandes textos marxistas y de la lección magistral de
lución proletaria internacional. Si la revolución hubiera las luchas revolucionarias. Los bolcheviques tomaron
estallado en Europa catapultada por Octubre, no hubie- la misma vía histórica de los communards, la que Marx y
ra tenido que hacerlo; pero obligado a ello, consiente en Engels habían preconizado siempre, antes, durante y des-
esa «paz infame», con la certeza de que cualesquiera pués de la Commune de Paris, la vía maestra, la única vía
que sean los sacrificios impuestos, su retirada de la gue- que los comunistas reconocen cualquiera que sea su
rra imperialista no solamente reforzará las lazos entre la país y su generación.
dictadura del proletariado y las masas en Rusia, sino No es por casualidad que las Tesis de Abril asignen
que establecerá el fermento del derrotismo en los ejérci- al Partido (que debe volver a ser lo que es despojándose
tos imperialistas todavía en liza en Europa. de su «camisa sucia») la tarea de volver a definir su
Acepta también «en interés de una seria preparación» programa, sobre todo en lo que concierne a «la actitud
de la guerra revolucionaria, cuya necesidad ha sido re- hacia el Estado y nuestra reivindicación de «Estado-
conocida desde hace mucho tiempo, ya sea defensiva, e Comuna». Era necesario hacer esto, para que desaparez-
impuesta por el ataque previsible e incluso inevitable, ca el absurdo histórico de la «dualidad de poderes» y
de las burguesías extranjeras, aún no desposeídas del para que una vez liberado de la fraseología pequeño-
poder por la revolución, u ofensiva y desencadenada burguesa gracias a la influencia decisiva del Partido, el
por el primer Estado proletario contras las potencias ca- Soviet encontrara la fuerza para desafiar abiertamente a
pitalistas. Que le cercan, con el fin de acudir en ayuda la clase dominante, y no sólo de proclamar «¡Ningún
de los proletarios insurgentes, o a punto de levantarse apoyo al Gobierno provisional!», sino, sobre todo, «¡Aba-
contra el Capital. jo la república parlamentaria!»».
Estos dos casos están previstos explícitamente en Para que el Soviet aceptara convertirse en «el poder
El oportunismo y la bancarrota de la II Internacional único del Estado» era necesario un poder que no se
(1915) y en La consigna de los Estados Unidos de Euro- apoyase sobre ninguna ley, sino sobre la «fuerza arma-
pa (1916). Las Tesis de Abril, igualmente, justifican el da de las masas». Debía por tanto quedar muy claro que
recurso a la guerra revolucionaria siempre que se cum- no hay que abrigar ni por un momento la esperanza de
plieran las siguientes condiciones «a) toma del poder un paso gradual de la primera etapa a la segunda, que
por el proletariado y de las capas pobres del campesina- una revolución así estaba excluida, y que se trataba de
do, cercanas al proletariado b) renuncia efectiva, y no un salto cualitativo, ya que era necesario destruir la má-
sólo verbal, a toda anexión c) ruptura total y efectiva quina del Estado burgués y construir otra, un Estado
con todos los intereses del Capital». tan dictatorial como el antiguo, pero de naturaleza prole-
¡Ni antes, ni después de la conquista del poder, no taria; un Estado de clase, como el Estado burgués pero
hay la menor traza de pacifismo en el programa de Octu- sin disimular su naturaleza, contrariamente a este último,
bre! En su Informe sobre la guerra y la paz (Obras, Tomo un Estado destinado a reprimir a la clase enemiga, como
27, pag. 23) en marzo 1918, Lenin proclamará: «Nuestra el Estado burgués ha hecho siempre sin importarle nun-
consigna no puede ser más que esta: estudiar en pro- ca lo más mínimo lo que los proletarios harán o dirán.
fundidad el arte militar», y, dirigiéndose a los camaradas Pero – sugieren los portavoces de la «Cultura» – ese
impacientes para partir hacia el frente de la guerra revo- salto, la insurrección armada y el ejercicio dictatorial del
lucionaria mundial: «Aprovechar la tregua, aunque sea poder, es decir la supresión de la «democracia pura» de

1 5
Las grandes lecciones

los burgueses ¿no le ha sido impuesto a Rusia por sus ga en la gran producción, sólo el proletariado es capaz
particularidades históricas, geográficas y también racia- de ser el guía de todas las masas trabajadoras y explo-
les? Rusia... es Rusia; ¿por qué no puede tomar otra vía tadas que, frecuentemente, la burguesía explota y opri-
diferente en otro lugar? ¡Claro que no! «El éxito de la me, no ya menos, sino más que a los proletarios, y que
revolución rusa y de la revolución mundial (¿cuándo son incapaces de una lucha independiente para su li-
hemos encontrado estos dos términos separados en la beración (...) El proletariado necesita el poder estatal,
literatura revolucionaria de Octubre?) depende de dos el poder de una organización centralizada de la fuerza,
o tres días de lucha», Lenin, «Consejos de un ausente» de una organización de la violencia, tanto para reprimir
8/21 octubre 1917). En ese mes de intensa lucha , cuan- la resistencia de los explotadores como para dirigir a la
do la historia obliga implacablemente al Comité Central gran masa de la población (campesinado, pequeña bur-
bolchevique a tomar sus responsabilidades, El Estado guesía, semiproletarios) en la «puesta a punto» de la
y la Revolución responde a esta cuestión de una ma- economía socialista».
nera definitiva: Este párrafo es capital. Toda la experiencia de los
1) «El Estado burgués no puede ceder el puesto al meses que preceden a Octubre muestra, en efecto, que
Estado proletario (a la dictadura del proletariado) me- la pequeña burguesía frena necesariamente el movimiento
diante una «extinción», sino solamente, como regla ge- ascendente de la revolución. Es por su influencia insi-
neral, por una revolución violenta». diosa por lo que el Soviet, «única forma posible de go-
2) «La doctrina de lucha de clases aplicada por Marx bierno revolucionario», retrocede desde Febrero ante la
al Estado y a la revolución socialistas conduce necesa- tarea que le confiaba la Historia: tomar y ejercer todo el
riamente al reconocimiento del dominio político del pro- poder, sin compartirlo con nadie. Y esta experiencia tie-
letariado, de su dictadura, es decir de un poder que no ne un valor general, es un dato de «ingeniería social»,
comparte con nadie y que se apoya directamente sobre destinado a esquivar, allí donde haga falta, el peligroso
la fuerza armada de las masas (...) «El Estado, es decir el escollo que amenaza a toda revolución comunista. «Des-
proletariado organizado en clase dominante», esta teo- pués de la experiencia de julio 1917 es precisamente el
ría marxista, está indisolublemente ligada a toda su doc- proletariado revolucionario el que debe tomar el poder:
trina sobre la función revolucionaria del proletariado en fuera de esto no hay victoria posible para la revolu-
la historia. El resultado de esta función es la dictadura ción», había escrito Lenin algunos meses antes (A pro-
proletaria, la dominación política del proletariado. Pero pósito de las consignas, Obras, Tomo 25, pag. 204-205),
si el proletariado tiene necesidad del Estado en tanto mostrando que si los comunistas eran «partidarios de
que organización especial de la violencia contra la bur- un Estado basado en los Soviets» no podía tratarse
guesía, se plantea un interrogante: ¿se puede concebir «de los Soviets de hoy, de estos órganos acordes con
tal organización sin que previamente sea destruida, de- la burguesía», sino de «órganos de la lucha revolucio-
molida, la máquina del Estado que la burguesía ha cons- naria contra la burguesía» que surgirían de la nueva
truido para si misma?». revolución.
3) «Los únicos que han asimilado la doctrina de Marx En virtud de esta necesidad de «dirigir» dictatorial-
sobre el Estado son los que han comprendido que la mente a las masas, Octubre será la toma totalitaria y vio-
dictadura de una clase es necesaria no solamente en lenta del poder por el Partido apoyándose sobre la fuer-
una sociedad dividida en clases en general, no solamen- za armada de la clase obrera: la liquidación de toda fic-
te para el proletariado que habrá derrotado a la burgue- ción democrática y parlamentaria, primero con el boicot
sía, sino incluso para todo el periodo histórico que se- al pre-Parlamento, y a continuación la disolución de la
para el capitalismo de la «sociedad sin clases», del co- Asamblea Constituyente; la intervención despótica en
munismo. Las formas del Estado burgués son extrema- la economía y la construcción de un nuevo ejército so-
damente variadas, pero en esencia es una: en último tér- bre las ruinas del ejército democrático-zarista. También
mino todos estos Estados son, de una manera u otra, es esto ejemplar, la mano que escribía El Estado y la
pero necesariamente, una dictadura de la burguesía. El Revolución dejará inacabado el folleto para coger el ti-
paso del capitalismo al comunismo no puede evidente- món de la insurrección: hubiera sido algo en vano trazar
mente dejar de producir una gran variedad de formas la vía revolucionaria en los textos históricos, para luego
políticas, pero su esencia será necesariamente única: la no emprenderla, en el momento oportuno, en la realidad
dictadura del proletariado». de la lucha de clases. ¡Vencedor o vencido, es en el com-
La reivindicación de la dictadura del proletariado bate donde se prepara el futuro!
«para todo un período histórico», lejos de ser una pre- La redacción del VII capítulo de El Estado y la Revo-
tensión subjetiva de esta clase, no es más que la traduc- lución («La experiencia de las revoluciones rusas de 1905
ción de una exigencia objetiva en la medida en que la y 1907») no ha ido más allá del título, pues «es más
burguesía y el proletariado son los únicos protagonis- agradable y más útil tener la experiencia de una revolu-
tas del drama histórico contemporáneo: ción que escribir sobre ella», dirá Lenin a manera de jus-
«La dominación de la burguesía no puede ser de- tificación. Añadimos que nosotros dejamos a los filis-
rrocada más que por el proletariado, clase distinta, a la teos la idea de que la obra literaria o de que el jefe
cual sus condiciones económicas de existencia prepa- revolucionario Lenin pertenecen a un «hombre», a un
ran para este derrocamiento, y a la que ofrecen la posi- «individuo excepcional»»: para nosotros Lenin, más
bilidad y la fuerza de llevarlo a cabo. Mientras que la allá de sus dotes personales, era y es el arma de una
burguesía fracciona y disemina al campesinado y a to- clase y de un Partido – y es el mayor homenaje que se
das las capas pequeño-burguesas, agrupa, une y orga- le puede hacer.
niza al proletariado. Dado el papel económico que jue- Enero de 1918: «Es cierto, la victoria definitiva del

1 6
Las grandes lecciones

socialismo es imposible en un solo país» (¡temblad, he- toria viva» y amenazan con llevarla a pique.
rederos del estalinismo!), pero veamos lo que sí es posi- Por todas estas razones, sin que una sola de ellas
ble: «El ejemplo vivo, la acción iniciada en un país cual- pueda omitirse, Lenin dirá en su polémica contra Kauts-
quiera, es más eficaz que todas las proclamaciones y ky que «la dictadura revolucionaria del proletariado es
todas las conferencias; es lo que entusiasma a las masas un poder conquistado y mantenido por la violencia, que
trabajadoras de todos los países» (Lenin, Informe sobre el proletariado ejerce sobre la burguesía, poder que no
la actividad del Consejo de Comisarios del Pueblo al está ligado a ninguna ley»; en consecuencia, «el índice
III congreso de los Soviets, 24 enero 1918). En julio 1918, necesario, la condición expresa de la dictadura es la re-
cuando el incendio de la guerra civil arroja sus primeras presión violenta de los explotadores como clase y en
llamaradas: «Accediendo al poder en tanto que partido consecuencia la violación de la ‘democracia pura’» (La
comunista proletario mientras la burguesía capitalista revolución proletaria y el renegado Kautsky). La Re-
mantenía todavía su dominación en los demás países, volución de Octubre no solamente privará a los burgue-
nuestro deber más urgente era, repito, mantener este ses de todo derecho político, sino que impondrá a la
poder, esta antorcha del socialismo, con el fin de que pequeña burguesía campesina derechos inferiores a los
pueda lanzar la mayor cantidad de chispas posible sobre del proletariado. Por todas estas razones e incluso sin
el incendio creciente de la revolución mundial» (Lenin, guerra exterior el necesario Terror rojo es la manifesta-
Discurso a la Sesión común del C.E.C., 29 julio 1918). ción política de la dictadura proletaria, su medio de in-
¡Así es la enseñanza de Octubre! ¿Y vosotros pre- tervención en las relaciones económicas y sociales, su
tendéis, conmemoradores-sepultureros, que Octubre no instrumento de acción militar. Por todas estas razones,
haya significada nada más que el desarrollo del «comer- comunes a todos los países, la dictadura del proletaria-
cio equitativo», de la «coexistencia pacífica», de «la vía do implica la existencia del Partido político.
indolora» a lo que llamáis socialismo? ¿Vosotros preten-
déis que el «ejemplo viviente» ha quedado para siempre * * *
enterrado en el suelo de la Rusia de 1917-1918?
«Dirigir a las masas». Dirigirlas en primer lugar hacia Hegemonía del proletariado, hegemonía del Partido.
la conquista insurreccional del poder por los Soviets Los dos términos son inseparables, lo mismo que en el
templados y purificados en la lucha; dirigirlas a conti- Manifiesto la «organización del proletariado en clase do-
nuación en la gigantesca lucha contra «la resistencia de minante» es inconcebible sin la «organización del prole-
los explotadores, que no pueden ser despojados de re- tariado en clase y por lo tanto en Partido».
pente de sus riquezas, de las ventajas de su organiza- La historia de Octubre es la de dos procesos inver-
ción y de su saber, y que en consecuencia, no dejarán sos en los cuales los puntos de contacto son choques
de multiplicar durante un período bastante largo las ten- sangrientos. Mientras que las masas se apartan del Go-
tativas encaminadas a derrocar el execrado poder de los bierno provisional, desertan en el frente, se enfrentan en
pobres» (Lenin, Las tareas inmediatas del poder de los la calle a las fuerzas del orden, empujan hacia la insu-
Soviets), y contra el peso de las tradiciones, de los hábi- rrección, exigen el poder a tiro limpio y no mediante pa-
tos, de la tenaz influencia de la ideología pequeño bur- peletas de voto, los partidos que se reclaman de la clase
guesa que se insinúan en todos los poros de una socie- obrera, pero que reflejan las dudas, la cobardía, el servi-
dad que cambia dolorosamente. lismo de la pequeña burguesía, se alinean uno tras otro
¿Cómo dirigirles? No basta con educar, es necesario sobre el frente de la democracia parlamentaria y de la
«neutralizar» y «reprimir» a las fuerzas del pasado que guerra. Inversamente, el Partido que desde Abril procla-
resurgen sin cesar y amenazan el futuro; es necesario ma la urgencia de destrozar ese frente maldito y trabaja
saber que «toda gran revolución en general, y toda re- efectivamente para conquistar el poder en nombre «del
volución socialista en particular es impensable sin una proletariado y de las capas pobres del campesinado»
guerra interior, es decir, sin una guerra civil, que trae aparece cada más más sobre la escena política y social
consigo una ruina económica aún mayor que la guerra como el Partido único de la revolución y de la dictadura.
exterior, que implica millones y millones de ejemplos de Después de la demostración de fuerza al disolver la Asam-
vacilación y de paso de un campo al otro, un estado blea Constituyente no le queda a este partido más que
extremo de incertidumbre, de desequilibrio y de caos»; un último aliado posible: los socialistas-revolucionarios
es necesario por lo tanto dirigir dictatorialmente, pues de izquierda. La paz de Brest-Litovsk romperá este últi-
«es evidente que todos los elementos de descomposi- mo lazo, y en la guerra civil, hasta Kronstadt y posterior-
ción de la vieja sociedad desgraciadamente muy nume- mente, el poder proletario chocará a cada paso con
rosos y ligados mayoritariamente a la pequeña burgue- resurgimientos democráticos, populares, centrífugos o
sía, no pueden dejar de «manifestarse» en una revolu- anarquistas de los antiguos grupos o partidos, y los
ción tan profunda (...) Para llevarla a cabo es necesario barrerá en su marcha hacia delante.
tiempo y una mano de hierro». Esta es la gran lección del Esta «decantación» de las fuerzas políticas y socia-
Octubre Rojo: la batalla sin tregua en todos los frentes les no era un hecho nuevo. En su estudio de las luchas
de la guerra desencadenada por la contrarrevolución in- de clase en Francia y en Alemania, Marx y Engels habían
terior y exterior, por la burguesía nacional e internacio- mostrado ya, para la organización del proletariado revo-
nal, debe acompañarse de un control dictatorial por par- lucionario y de su Partido, que era inevitable que los
te de una sola clase sobre los «elementos de descompo- grupos y los partidos que defienden a las clases inter-
sición» que nacen y renacen sin cesar en el mismo seno medias y que encarnan sus intereses económicos, sus
de las clases intermedias, esos desechos de una «histo- hábitos y su ideología pasen progresivamente al enemi-
ria muerta» que se agarran desesperadamente a la «his- go. La grandeza de los bolcheviques reside justamente

1 7
Las grandes lecciones

en que, por primera vez en la historia del movimiento tariado (...) Negar la necesidad del Partido (y para Le-
obrero, extrajeran de esta dura lección negativa una fuerza nin se trataba evidentemente del Partido comunista) y
activa, un factor de victoria. Dejando que los muertos de la disciplina del Partido (...) esto equivale, precisa-
entierren a los muertos, aceptaron ellos solos la respon- mente a hacer suyos esos defectos de la pequeña bur-
sabilidad del poder. guesía que son la dispersión, la inestabilidad, su inep-
Nada podía hacerles dudar, ni siquiera la indecisión titud a la firmeza, a la unión, a la acción conjunta, de-
y los «escrúpulos democráticos» de algunos de sus ca- fectos que causarán inevitablemente la perdición de
maradas (camaradas con un largo pasado como militan- todo movimiento revolucionario del proletariado, por
tes comunistas) que retrocedieron ante ese «salto hacia poco que se les anime».
lo desconocido» que era la insurrección, ni siquiera las La dictadura del proletariado es la centralización y la
inevitables deserciones. No hicieron en absoluto nada disciplina, y por lo tanto la dictadura del Partido. Trots-
imprevisto, fueron más allá y abrieron conscientemente ky expresará la misma idea en una fórmula lapidaria que
la era de la dictadura del Partido en nombre de la clase. tiene el mérito de ligar esta «disciplina de hierro» del
Las sanas energías proletarias se habían desligado del Partido a los mismos fundamentos de la centralización
magma que componían las fuerzas sociales. Fue la nece- real, es decir la continuidad del programa y de organiza-
sidad histórica la que hizo de la revolución de una sola ción y su unión orgánica con la táctica empleada, que se
clase la revolución de un solo partido: la hegemonía del oponen al eclecticismo doctrinal, completado por la ten-
proletariado no podía traducirse más que por medio de dencia a la improvisación práctica tan arraigada en los
la hegemonía del Partido que era a la vez la conciencia partidos «obreros» influenciados por la pequeña bur-
teórica, la voluntad organizada, el órgano de la conquis- guesía y su intelligentsia. Es este un aspecto esencial
ta y del ejercicio del poder. Y de ahí vino la victoria. sobre el que nuestra corriente insistirá continuamente
En septiembre de 1917, ligando como siempre los «sal- en los Congresos de la Internacional comunista, no por
tos cualitativos» de la revolución rusa a la experiencia lujo académico, sino porque es una exigencia vital del
de la lucha proletaria mundial, Lenin ya escribía: «El ver- movimiento revolucionario.
gonzoso final de los partidos socialista-menchevique y «Solamente con la ayuda de un partido que se apoya
menchevique no es producto de la casualidad; es el re- en su pasado histórico, que prevé teóricamente el curso
sultado, numerosas veces confirmado por la experiencia del desarrollo y todas sus etapas, y deduce de él qué
europea, de la situación económica de los pequeños pa- tipo de acción es la correcta en un momento dado, sola-
tronos, de la pequeña burguesía» (Las enseñanzas de la mente con la ayuda de un Partido así, puede el proleta-
Revolución). En consecuencia, el Partido dirigirá él solo riado liberarse de la necesidad de repetir su propia histo-
la insurrección, tomará él solo el poder sabiendo muy ria, sus propias oscilaciones, su propia indecisión y sus
bien que no se determina el movimiento real de la clase propios errores» (Las enseñanzas de la Comuna, 1920)
escrutando el alma de los partidos infestados por la iner- ¡Léase atentamente: es de la previsión teórica del
cia pequeño burguesa, ni tampoco por la de los órganos desarrollo histórico de donde él «deduce» y no de ese
de masas nacidos de la Revolución, en los que las du- tipo de observación pasiva de la historia que conduce a
das, el «seguidismo», la «fuerza de la costumbre» pro- cualquier «descubrimiento» imprevisible!
pios de la vieja sociedad tienen campo abierto para ma- De esta fuerza que permite a la insurrección de Octu-
nifestarse. Solamente la teoría basada en un balance de bre triunfar y al proletariado vencer en la guerra civil, la
las luchas de clases pasadas permite prever la disposi- revolución del mañana deberá volver a encontrar su se-
ción natural de las fuerzas de clase en el momento deci- creto, so pena de muerte. Escribiendo las líneas citadas
sivo, de saber que esta hora ha sonado y de intervenir más arriba, Lenin y Trotsky pensaban más en el terrible
por lo tanto, no para «hacer» la revolución, sino para período de la guerra civil que en la breve fase de la insu-
dirigirla, y dirigirla más allá de la toma del poder, ya que rrección, o en sus consecuencias inmediatas, como la
esta no es más que el primer acto del drama social, pues- disolución de la Asamblea Constituyente y la ruptura
to que el enemigo no dejará de levantar nuevamente la con los socialistas-revolucionarios de izquierda. Noso-
cabeza y que el Partido (un único Partido) será más ne- tros podríamos resumir así su enseñanza capital: mien-
cesario que nunca para ejercer el poder. tras que la clase obrera se presente sobre la escena his-
En 1920, en La enfermedad infantil del comunismo, tórica (o peor, sobre la escena parlamentaria, pero esto
Lenin restituirá al proletariado occidental la lección reci- le concierne muy poco a la Rusia de 1917) dividida en
bida de él y enriquecida por el balance de tres años de numerosos partidos, la solución no es el reparto del po-
guerra civil y de dictadura comunista: der entre estos partidos, sino la liquidación de todos los
«La dictadura del proletariado es la guerra más heroi- lacayos del capitalismo disfrazados de partidos obreros,
ca y la más implacable de la nueva clase contra un ene- unos tras otros hasta que todo el poder caiga en las
migo más poderoso, contra la burguesía cuya resisten- manos del único partido de clase.
cia está decuplicada por el hecho de su caída (esto no Este principio de la hegemonía del Partido se encuen-
ocurrió nada más que en un único país) y cuyo poderío tra en la obra de Marx y Engels, y más especialmente en
no reside solamente en la fuerza del capital internacio- su larga polémica contra los anarquistas que atacaban al
nal, en la fuerza y la solidez de los lazos internacionales Consejo General de la I Internacional, pero la gran fuerza
de la burguesía, sino todavía en la fuerza de la costum- de las revoluciones, incluso aunque sean vencidas fi-
bre, en la fuerza de la pequeña producción (...) Quien nalmente, es la de poner a la luz y en relieve los princi-
debilite, por poco que sea la disciplina de hierro en el pios permanentes de la doctrina y del programa. No hay
partido del proletariado (sobre todo durante su dicta- por lo tanto nada nuevo en las Tesis sobre el papel del
dura), ayuda en realidad a la burguesía contra el prole- Partido Comunista en la Revolución proletaria que el

1 8
Las grandes lecciones

II Congreso de la Internacional Comunista adoptó en la revolución: el ruso ha comenzado (y además: aquel


1920, al término de la sangrienta guerra civil en Rusia; que se encuentre en la situación más favorable debe
simplemente la lucha heroica del proletariado bolchevi- comenzar), el alemán, el francés, el inglés triunfarán y el
que daba un peso nuevo a los principios de siempre. socialismo triunfará» (Obras, Tomo 26 pág. 494).
«La Internacional Comunista rechaza de la manera Se trataba de más que palabras; evitando la retórica,
más categórica la opinión según la cual el proletariado secamente, la revolución expresaba el sentimiento y la
puede llevar a cabo su revolución sin tener su Partido pasión que armaban los brazos y movilizaban el cerebro
político. El objetivo de esta lucha, que tiene inevitable- de inmensas masas proletarias. Era el lenguaje imperso-
mente a transformarse en guerra civil, es la conquista nal de una lucha de clase en la que los combatientes no
del poder político. Pero el poder político no puede ser habían podido nunca admitir que fuera simplemente
tomado, organizado y dirigido nada más que por un «rusa», estrechamente «nacional»; los ojos abiertos
Partido político (...) sobre el mundo, la voluntad tendida, dispuestos para
«La aparición de los Soviets, forma histórica princi- todos los sacrificios, no conocían ninguna frontera y
pal de la dictadura del proletariado, no disminuye en sus corazones se inflamaban con las noticias de la lucha
absoluto el papel dirigente del Partido Comunista en la de sus hermanos de clase por encima de esas fronteras,
revolución proletaria (...) que la revolución se daba justamente como objetivo de
«La historia de la revolución rusa nos muestra en un destrucción. «No estamos solos, ante nosotros está
cierto momento a los Soviets yendo contra el Partido Europa entera» gritaba Lenin a los vacilantes, a los con-
proletario y sosteniendo a los agentes de la burguesía. ciliadores, a los cobardes, y los proletarios que se ha-
Se ha podido observar lo mismo en Alemania y puede bían batido sin tregua durante nueve meses tumultuosos,
producirse también en los demás países. Para que los y que debían aún batirse durante los dos años y medio
Soviets puedan llevar a cabo su misión histórica, es ne- de la guerra civil, sabían como él, por instinto, sin haber
cesaria la existencia de un Partido Comunista lo bastan- leído nunca seguramente el grito final del Manifiesto,
te fuerte para ejercer una influencia decisiva sobre los que ellos eran los combatientes de una guerra de clase
Soviets en lugar de «adaptarse» a ellos, es decir, para internacional. Para estos proletarios era evidente que su
constreñirles a «no adaptarse» a la burguesía. El Partido revolución era el principio de una revolución mundial.
Comunista no es necesario solamente para la clase obre- En abril, Lenin había dicho que la Internacional de
ra antes y durante la conquista del poder, sino después los «internacionalistas de hecho» actuaba ya, aunque
de ella (...) no tuviese todavía una existencia formal: se encarnaba
«La necesidad de un Partido político del proletaria- en los proletarios de Petrogrado y de Moscú, en Liebk-
do no desaparece más que al desaparecer las clases necht en Berlín, manifestaba un internacionalismo prác-
sociales». tico y activo, por una devoción sin límites a la causa
universal del socialismo. Durante el episodio dramáti-
* * * co de Brest-Litovsk, cuando la causa revolucionaria
pudo parecer perdida, Lenin justificó con su coraje y
Un profundo internacionalismo impregna toda esta su franqueza habituales el tratado «ignominioso» y (es-
Revolución de Octubre en la cual la lucha del Partido cuchad, conmemoradores-enterradores) lo definió como
para la transformación de la guerra imperialista en guerra el «mayor problema histórico de la Revolución rusa»,
civil, en revolución socialista mundial, se funde total- como la «mayor dificultad» que tuvo que vencer, la
mente con el empuje impetuoso de las masas obreras de «necesidad de resolver los problemas internacionales,
los grandes centros industriales de Rusia. la necesidad de suscitar una revolución internacional,
Cuando Trotsky y Lenin definían la revolución en de llevar a cabo este episodio de nuestra revolución,
marcha como «un eslabón de la cadena de la revolución estrictamente nacional, a la revolución mundial» (In-
internacional» las masas rusas defendían con las armas forme sobre la guerra y la paz al VII Congreso del
el poder conquistado como un «destacamento del ejér- P.C. ruso, 6 y 8 marzo 1918).
cito internacional del proletariado», Rusia como «una Nacida como revolución mundial, Octubre ponía en
fortaleza asediada» esperaba que los «demás destaca- un primer plano sus tareas internacionales, sus deberes
mentos de la Revolución internacional» viniesen en su con respecto a la revolución mundial, deberes que no
ayuda, no eran solamente los militantes del Partido, sino derivaban de ningún código moral, sino que venían im-
todos los proletarios de Rusia quienes sentían la verdad puestos por el carácter internacional de la lucha emanci-
de estas palabras ardientes, porque entonces la «educa- padora del proletariado y de la expansión capitalista. Una
ción política se hacía rápidamente» (algunos días, algu- vez más, se le pedirá mucho a quien mucho había dado
nos meses) en las fábricas y en los barrios populares, en ya: los magníficos proletarios de Octubre no titubearon
medio de mítines y manifestaciones revolucionarias. En en dar lo mejor de sí mismos para que «el alemán, el
el magnífico preámbulo de la Declaración de los dere- francés el inglés» pudiesen terminar la obra empezada,
chos del pueblo trabajador y explotado la República de porque, si bien les debía ser más fácil llevarla a término,
los Soviets se daba por tarea «la victoria del socialismo «les era infinitamente más difícil comenzar la revolución».
en todos los países» y en la tribuna del III Congreso Antes incluso de que los comunistas de «los dife-
pan-ruso de los Soviets esta era la grandiosa perspecti- rentes países de Europa, América y Asia» se reunieran
va que Lenin proponía a su auditorio: «Los aconteci- en Moscú para fundar la III Internacional, el internacio-
mientos (...) nos han conferido el honorable papel de nalismo era la sangre y el oxígeno con el cual se nutrían
vanguardia de la revolución socialista internacional, y cotidianamente los combatientes de la gigantesca gue-
vemos ahora claramente la perspectiva del desarrollo de rra civil de Rusia. Los «boletines» del frente de la lucha

1 9
Las grandes lecciones

de clases europea se mezclaban con los ardientes comu- las estructuras feudales dominaban todavía la economía
nicados que Trotsky expedía desde los mil frentes de la y la política, y que se encontraba en «la víspera de una
guerra civil, y fue así como los obreros y campesinos revolución burguesa»; en esta revolución ellos veían
rusos en armas aprendieron que su enemigo era la bur- «el preludio inmediato de una revolución proletaria» que
guesía internacional. «Sabéis – dirá Lenin al VIII Con- debería tomar unas dimensiones europeas (¿dónde ha
greso pan-ruso de los Soviets – hasta que punto el capi- podido descubrir el pedantismo socialdemócrata que,
tal es una fuerza internacional, hasta que punto las fábri- para Marx y Engels, la revolución debía estallar necesa-
cas, las empresas y los almacenes capitalistas más im- riamente en un país avanzado?), porque, decían ellos,
portantes están ligados entre ellos en el mundo entero y Alemania «llevará a cabo esta revolución en las condi-
que, por consiguiente, para abatirlo definitivamente es ciones más avanzadas de la civilización europea y con
necesaria una acción común de los obreros a escala in- un proletariado infinitamente más desarrollado que In-
ternacional». Nadie, en verdad, podía saberlo mejor que glaterra y Francia en los siglos XVII y XVIII». Dejemos
el heroico destacamento ruso del ejército revolucionario al filisteo oportunista medir el grado de madurez de la
mundial del proletariado, pues nadie en sus filas creía revolución socialista evaluando el «nivel económico y
que el choque entre las clases pudiese tener unas cau- social» alcanzado en tal país considerado aisladamen-
sas y un destino diferente según las naciones. Que los te: para el marxismo, este grado de madurez se evalúa a
proletarios «no tienen patria» se lo había enseñado una escala mundial (¡en 1848, el mundo se reducía a Euro-
ruda experiencia. pa!) y en la misma medida la revolución proletaria pue-
En sus Principios del Comunismo, primer esbozo de triunfar o perecer.
del Manifiesto del Partido Comunista, escrito en 1847, En Rusia, igualmente, las «condiciones más avan-
Engels responde a la pregunta: «¿Tendrá lugar la revo- zadas de la civilización europea» (y mundial) y la exis-
lución proletaria en un solo país?» con idéntica nitidez: tencia de un proletariado no solamente más numeroso
«No (...) Será una revolución mundial y deberá por con- que en la época de las revoluciones burguesas inglesa
siguiente tener un campo mundial». y francesa, sino extremadamente concentrado (al igual
Los hombres, el Partido, los proletarios, para los que que el poder político semifeudal del zarismo) habían
la revolución rusa había nacido como revolución mun- acelerado el curso revolucionario: partiendo del estan-
dial y no tenía «mayor problema histórico» que el de camiento «asiático y bárbaro» habían llegado al poder
salir de su marco estrechamente nacional para extender- político proletario después de un breve paréntesis de
se por el mundo entero ¿podían tener otra perspectiva poder burgués: el «preludio inmediato» había llegado a
que la de Lenin? «La salvación no es posible más que en ser el «desarrollo» de la revolución burguesa en revo-
el camino de la revolución socialista internacional en la lución proletaria, haciendo anacrónico el triunfo de la
cual estamos empeñados. Mientras estemos solos nues- segunda el cumplimiento de las tareas políticas de la
tra tarea es la de salvar la revolución, de conservar en primera. Esta revolución no bastaba para liquidar el atra-
ella una cierta dosis de socialismo, por débil que sea, so de Rusia con respecto a una civilización mundial
hasta que la revolución estalle en los demás países y «más avanzada», sino, como Lenin dijo en 1918 y repi-
otros destacamentos vengan en nuestra ayuda» (La ta- tió en 1920, sin este atraso, precisamente, el proletaria-
rea principal en nuestros días) ¿Podían concebir «su» do no habría tomado el poder tan fácilmente «como se
revolución de forma diferente a una «repetición general levanta una pluma».
de la revolución proletaria mundial»? (El ABC del comu- El afortunado encuentro de estas dos condiciones
nismo, de Bujarin y Preobazhenski). (que sólo pueden parecer contradictorias a aquellos que
Convencidos del estallido de una revolución al me- limitan su horizonte con las fronteras nacionales) había
nos en Europa, los bolcheviques se habían asegurado colocado a la clase obrera rusa en la vanguardia de la
un momento de respiro con la paz de Brest-Litovsk y revolución socialista mundial; pero el atraso persistía y
habían vencido a las hordas blancas; «pasados de la «más atrasado es el país que ha tenido, por los zigzags
guerra a la paz» en 1920, no olvidaban que «mientras de la historia, que comenzar la revolución socialista, y
coexistan el socialismo y el capitalismo no se podrá vivir más difícil le es pasar de las antiguas relaciones capita-
en paz; al final, uno u otro debe permanecer: sería nece- listas a las relaciones socialistas» (Lenin, Informe al VII
saria una misa de réquiem, bien para la República de los Congreso del PCR, 7 marzo 1918). ¿Cómo se resolvía
Soviets, bien para el imperialismo mundial». Sabían que este problema histórico, mucho más complejo que el de
para vencer a la organización mundial del capitalismo no la toma del poder, en la perspectiva europea (es decir,
existía más que una sola arma: «la extensión de la revolu- mundial de la época) de Marx y Engels? El proletariado
ción, por lo menos, a algunos países avanzados». alemán de 1848 debía aportar la doctrina y podía llegar a
Era una condición vital, incluso simplemente para el ser el protagonista de la revolución doble en Alemania,
mantenimiento del poder político de los bolcheviques. en la medida en que las condiciones políticas de la revo-
Pero la revolución de Octubre se dirigía al socialismo, y lución socialista se habían llevado a cabo en Francia, y
por ello el internacionalismo no era para ella una fórmula las condiciones económicas y sociales en Inglaterra: de
ritual, sino la condición misma de la victoria. esta forma podía acelerarse la conquista del poder en
Por otra parte era muy cierto que se trataba de una Alemania y rellenado el foso secular que separaba las
doble revolución, y que el proletariado en el poder tenía economías de Europa central y de Europa occidental.
que llevar a cabo también las tareas de una revolución Para los bolcheviques, la perspectiva no era diferen-
burguesa «llevada hasta el final». te. El socialismo supone la gran industria y la agricultura
En el Manifiesto de 1848, Marx y Engels prestaron a modernas; la primera era manifiestamente insuficiente
Alemania una atención particular; era un país en el que en Rusia, la segunda estaba casi ausente por completo,

2 0
Las grandes lecciones

pero «si se piensa en una gran industria próspera, sus- lo habían dicho y repetido, y las Tesis de Abril lo decla-
ceptible de satisfacer al campesinado abasteciéndole sin ran con la mayor franqueza: «Nuestra tarea inmediata no
demora de todos los productos que necesita, se debe es la de «introducir» el socialismo, sino únicamente la
decir que ésta condición existe; considerando esta cues- de pasar enseguida al control de la producción social y
tión a escala mundial, esta gran industria floreciente, del reparto de los productos por los Soviets de diputa-
capaz de abastecer al mundo de todos los productos, dos obreros». Cinco meses más tarde, en septiembre,
existe sobre la tierra (...) Está en los países dotados de Lenin definía de esta forma las medidas adoptadas para
una gran industria evolucionada, suficiente para aprovi- «conjurar la inminente catástrofe»: «El control, la vigi-
sionar sobre el terreno a los centenares de millones de lancia, el reparto racional de la mano de obra en la pro-
campesinos atrasados. Nosotros colocamos esta idea ducción y distribución de los productos, la economía de
en la base de nuestros cálculos» (Lenin, Informe al IX las fuerzas populares, la supresión de todo derroche de
Congreso de los Soviets). esas fuerzas», lo que, en el campo de la producción in-
La condición material para el paso al socialismo es, dustrial y de su aparato financiero suponía «la fusión de
por lo tanto, la revolución mundial, o, al menos, europea, todos los bancos en uno sólo; la nacionalización de los
esperadas por la dictadura proletaria en Rusia. Solamen- sindicatos capitalistas, la supresión del secreto comer-
te de esta manera pueden ser establecidas las bases de cial, la cartelización forzosa, el reagrupamiento obligato-
un gigantesco salto delante de la industria, en primer rio o el estímulo al reagrupamiento de la población en
lugar, y de la agricultura a continuación: como dicen las sociedades de consumo y un control ejercido sobre esta
Tesis sobre la cuestión nacional y colonial adoptadas agrupación».
en 1920 en el II Congreso de la Internacional Comunista, Pero él también explicaba que estas medidas, que sólo
este salto adelante por encima de la fase capitalista (en- el poder dictatorial de los obreros y de los campesinos
focada en este caso a los países coloniales, todavía más podía aplicar, representarían un «paso hacia el socialis-
atrasados que la Rusia de entonces) no es posible más mo, pues el socialismo no es otra cosa que la etapa inme-
que por la «creación de una economía mundial que forme diatamente consecutiva al monopolio capitalista del Es-
un todo único, sobre la base de un plan universal con- tado (...) La guerra imperialista marca la víspera de la
trolado por el proletariado de todas las naciones». revolución socialista. No solamente porque sus horro-
La extensión de la revolución socialista al menos ha- res engendren la insurrección proletaria – ninguna insu-
cia algunos países avanzados es, por lo tanto, la primera rrección creará el socialismo si este no está maduro –
condición de la existencia de una economía socialista en sino porque el capitalismo monopolista de Estado es la
Rusia: «No se puede realizar la revolución socialista en preparación material más completa del socialismo, la an-
un país en el que la mayoría de la población está formada tesala del socialismo, la etapa de la Historia que ninguna
por pequeños productores agrícolas más que por medio otra etapa intermedia separa del socialismo» (Lenin, La
de toda una serie de medidas transitorias especiales, per- catástrofe inmediata y los medios de conjurarla).
fectamente inútiles en los países capitalistas evolucio- Inquietos por encontrar una cobertura de «izquier-
nados en donde los obreros asalariados industriales y da» a su colaboración de clase, los mencheviques y los
agrícolas están en aplastante mayoría (...) Hemos subra- socialistas revolucionarios gritaban que ese programa
yado abundantemente en los hechos, en todas nuestras era demasiado tímido, que no era «socialista», sin com-
intervenciones, en toda la prensa, que la situación es prender que solamente se trataba de «progresar hacia el
diferente en Rusia: los obreros industriales están en mi- socialismo (progreso condicionado y determinado por
noría y los pequeños cultivadores en aplastante mayo- el nivel de la técnica y de la cultura)», que el socialismo
ría. En este país la revolución socialista no puede vencer era en todo lugar «el fin de todas las vías del capitalismo
definitivamente más que con dos condiciones. En primer contemporáneo», que aparece «directa y prácticamente
lugar, si está sostenida en el momento oportuno por una en cada disposición importante, constituyendo un paso
revolución socialista en uno o varios países avanzados...» adelante sobre la base de este capitalismo moderno». El
(Lenin, Informe sobre el impuesto en especie al X Con- programa bolchevique era tímido comparado con los
greso del P.C.R., 15 marzo 1921). objetivos finales del socialismo, pero audaz si se tiene
Retomando la gran perspectiva de Marx en 1848, se en cuenta el nivel alcanzado por «la técnica y la cultura,
puede decir que el proletariado ruso aportó a la revolu- poco y mucho a la vez, si bien sin revolución socialista
ción europea la llama política, así como una completa mundial para rellenar el hueco existente entre sus aspira-
restauración de la doctrina (papeles adquiridos en otras ciones y sus posibilidades, el socialismo no es posible
ocasiones por Francia y Alemania); Alemania, Inglate- en Rusia».
rra, Francia, o incluso sólo una de ellas, le habrían apor- «Si se afrontan las cosas a escala mundial, es abso-
tado su base económica. Durante ese tiempo de espera, lutamente cierto que la victoria final de nuestra revolu-
ya que la revolución internacional no puede explotar ni ción, si debe quedarse aislada, si no hay ningún movi-
por encargo, ni siguiendo una «progresión metódica», miento revolucionario en los demás países no tendrá
ni de manera simultánea, el poder comunista debía admi- esperanza» (Lenin, VII Congreso del P.C.R.).
nistrar una economía atrasada con la ayuda de «medidas «Nosotros no sabemos nada, ni podemos saberlo,
transitorias, completamente inútiles, en los países capi- sobre cuantas etapas transitorias tendremos que atra-
talistas avanzados», análogas en su esencia a las «inter- vesar hacia el socialismo. Esto depende de momento en
venciones despóticas» preconizadas por el Manifiesto que la revolución europea comience a gran escala» (Le-
y cuyos resultados no pueden sobrepasar la construc- nin, Informe sobre la revisión del programa y el cambio
ción de las bases materiales del socialismo. de denominación del Partido, VII Congreso del P.C.R.).
Lejos de hacer un misterio de esto, los bolcheviques La cuestión de las «etapas hacia el socialismo» no era

2 1
Las grandes lecciones

por tanto administrativa, sino política, y, dependiendo ria una ventaja más política que económica: un medio de
de las condiciones internacionales, no podía ser resuel- cont rol ar la hi dra siem pr e r ena ci ent e de la
ta a voluntad por los revolucionarios rusos. microproducción, un instrumento para acelerar, con los
Por lo que concierne a la agricultura, las medidas medios de producción modernos, la evolución hacia la
preconizadas sin cesar por los bolcheviques de 1906 a gran producción agrícola empleando el trabajo asocia-
1907, más radicales si se tiene en cuenta el grado de do, y sobre todo un arma contra el enemigo exterior y
desarrollo extremadamente débil de las fuerzas producti- sobre todo interior. De esta forma será posible «utilizar
vas agrarias, ¿salían de los límites de una revolución el capitalismo (sobre todo orientándolo en la vía del ca-
democrático-burguesa? pitalismo de Estado) como eslabón intermedio entre la
Ciertamente, sólo un poder revolucionario en manos pequeña producción y el socialismo; como medio, vía,
del proletariado y apoyado por los campesinos pobres procedimiento, modalidad que asegura el incremento de
podía nacionalizar la tierra, pero esta nacionalización no las fuerzas productivas» (Lenin, Tesis sobre la táctica
por eso dejaba de ser «una medida burguesa» (Lenin, del P.C.R., III Congreso de la I.C. 1921), y de «llegar,
Resolución de la VII Conferencia del POSDR sobre la mediante una larga serie de transiciones graduales a la
cuestión agraria, mayo 1917). Esto no impide que el gran agricultura colectiva mecanizada» (Lenin, Por el
Partido del proletariado deba esforzarse en realizarla por cuarto aniversario de la revolución de Octubre, 1921);
todos los medios, pues ella «deja vía libre a la lucha de será posible colocar «en su sitio los fundamentos eco-
clases, tal como es posible y concebible en la sociedad nómicos del nuevo edificio socialista, en lugar del edifi-
capitalista, así como a un disfrute libre del suelo, desem- cio feudal demolido y del edificio capitalista demolido a
barazo de todas las supervivencias anteriores al régi- la mitad».
men burgués». Además, debiera asestar «prácticamente Esto no debía realizar el socialismo, pero constituía
un formidable golpe a la propiedad privada de todos los una lucha radical entre el poder proletario controlando
medios de producción en general». el capitalismo de Estado y utilizándolo como arma políti-
Por otro lado, el Partido sabía al menos desde 1906 ca de transformación económica y «los millones y millo-
que «cuanto más se hagan con resolución la destruc- nes de pequeños patronos (que), por su actividad coti-
ción y la supresión de la gran propiedad terrateniente, diana, usual, invisible, imperceptible, disolvente, reali-
más se procederá con resolución y espíritu, a continua- zan los mismos resultados que le son necesarios a la
ción y de manera general, a la reforma agraria democráti- burguesía, que restauran la burguesía» (Lenin, El izquier-
ca-burguesa en Rusia, y más rápidamente se desarrolla- dismo, enfermedad infantil del comunismo, 1920).
rá la lucha de clase del proletariado agrícola contra el Esto debía ser la continuación de la guerra civil por
campesinado rico (la burguesía rural)». Por consiguien- otros medios, y la salida de esta nueva fase de la lucha
te, «dependiendo de que el proletariado urbano consiga de clase no debía depender solamente de la posesión
unirse al proletariado rural y atraer a la masa de semi- del poder y del control sobre la gran industria, sino tam-
proletarios del campo, o bien de que esta masa siga a la bién y sobre todo de las vicisitudes de la lucha interna-
burguesía campesina propensa a abrazarse a los capita- cional entre burguesía y proletariado. En sus Tesis so-
listas y a los grandes propietarios terratenientes y, de bre la situación económica y las tareas de la revolu-
una manera general, a la contrarrevolución, la suerte y el ción socialista, presentadas al IV Congreso de la Inter-
final de la revolución rusa estarán decididas en un sen- nacional Comunista, Trotsky dirá: «Al igual que en la
tido u otro, mientras que la revolución proletaria que guerra civil nosotros combatimos en gran parte para con-
empieza en Europa no ejerza directamente, sobre nues- quistar políticamente al campesinado, hoy igualmente la
tro país, su poderosa influencia». lucha tiene como objetivo principal la dominación del
Palabras proféticas: la revolución europea tardó efec- mercado campesino. En esta lucha el proletariado posee
tivamente en llegar y si bien sus sobresaltos en Alema- grandes ventajas: las fuerzas productivas más amplia-
nia, en Baviera, en Hungría, sus oleadas en Italia o en mente desarrolladas del país y el poder político; la bur-
Bulgaria, sirvieron para aflojar la presión de la contrarre- guesía por su parte dispone de una mayor habilidad, y
volución extranjera que amenazaba a la dictadura prole- en una cierta medida, de sus relaciones con el capital
taria, no sirvieron para sacar a Rusia de su «bárbaro» extranjero, el capital de la emigración especialmente». El
aislamiento. Todo el destino de la Revolución de Octu- hecho de que el proletariado de los países «más evolu-
bre después de 1918, fecha en la cual Lenin trazaba ya cionados» no se haya enfrentado con las armas en la
las grandes líneas de la futura NEP (todavía irrealizable mano a esta fuerza burguesa internacional, constituye el
debido a la guerra civil) dependía de la respuesta de los drama de los años 1920 a 1926.
hechos a esta pregunta fundamental: «¿Podremos man- Definiendo la NEP, Lenin había declarado: «La histo-
tenernos con nuestra pequeña y pequeñísima produc- ria (...) ha seguido caminos tan particulares que ha dado
ción campesina, con el estado de ruina de nuestro país, nacimiento, en 1918, a dos mitades de socialismo, sepa-
hasta el día en que los países capitalistas de Europa radas y próximas como dos futuros polluelos bajo el cas-
Occidental hayan concluido su desarrollo hacia el so- carón común del imperialismo internacional. Alemania y
cialismo?... Nosotros no estamos tan civilizados como Rusia encarnan en 1918, con una evidencia particular, la
para poder pasar directamente al socialismo, aunque ten- realización material de las condiciones del socialismo,
gamos las premisas políticas para ello» (El impuesto en de las condiciones económicas, productivas y sociales,
especie, 1921). por una parte, y condiciones políticas por otra. Una re-
La nacionalización integral de la industria, impuesta volución proletaria victoriosa en Alemania rompería al
en 1918 por las necesidades de la guerra civil, y el mono- primer empuje, con la mayor facilidad, todos los casca-
polio del comercio exterior, darán a la dictadura proleta- rones del imperialismo (...) y aseguraría plenamente la

2 2
Las grandes lecciones

victoria del socialismo mundial (e igualmente por tanto do plenamente consciente de que ello significaba la cons-
la victoria del socialismo en Rusia - NdR) sin dificultades trucción del capitalismo, lucha para salvaguardar el ca-
o con dificultades insignificantes, a condición de consi- rácter rigurosamente clasista e internacionalista del Par-
derar evidentemente las «dificultades» en la escala de la tido, era más necesaria a medida que los peligros pre-
historia mundial, y no en la de cualquier grupo de filis- sentados por la NEP eran más grandes. Merecería por sí
teos» (Lenin, Sobre el infantilismo de izquierda, Obras, sola un capítulo aparte, y será sin duda objeto de estu-
Tomo 27 pág 355). dio por parte del Partido. Lo mismo hay que decir de la
Las dos mitades separadas del socialismo no pudie- historia de las Oposiciones; mientras que se diluía la
ron ser reunidas. Y si el poder revolucionario ruso pudo intransigencia leninista, las Oposiciones libraron una
colocarse en la escuela del capitalismo de Estado de batalla enérgica aunque tardía y desesperada contra el
los alemanes, aplicarse con todas sus fuerzas en asimi- estalinismo, contra su abdicación política ante el opor-
larlo, manejando con mayor rapidez los procedimientos tunismo y su nefasta teoría del «socialismo en un solo
dictatoriales de lo que lo hizo Pedro I para implantarlos país», por la salvaguarda de la doctrina (pilar de la cual
en la vieja Rusia bárbara, sin retroceder ante el empleo es precisamente el internacionalismo proletario mientras
de métodos bárbaros contra la barbarie (¡muy distinto, que demuestra lo contrario el trágico desenlace de Octu-
como puede verse, a la «construcción del socialismo bre) y para su transmisión a las futuras generaciones.
en un solo país», «bárbaro», además!) no pudo impe- Lenin era demasiado buen marxista como para igno-
dir, privado como estaba de la ayuda del segundo «po- rar que incluso la derrota puede ser fecunda, con la con-
lluelo», que a la larga la presión de las clases pequeño dición de haber luchado hasta el final sin ceder en nada
burguesas y burguesas imprimiese al «volante» del y permanecer en pie, sin haber renegado de nada, y por
Estado ruso una dirección opuesta a la que querían esto había exclamado un día: «Incluso si mañana el po-
darle los bolcheviques. der bolchevique es derrotado, no lamentaremos ni por
«Es con plena conciencia (...) por lo que avanzamos un segundo el haberlo tomado». ¿Era inevitable el des-
hacia la revolución socialista (...) sabiendo que sólo la enlace final? ¿Era posible impedir que el poder bolche-
lucha decidirá el avance que conseguiremos tomar (a fin vique, en lugar de controlar al capitalismo que había
de cuentas), la porción de nuestra tarea infinitamente empezado a construir valientemente esperando la re-
grande que nosotros ejecutamos (...) El que viva lo verá» volución mundial, acabase por estar controlado e in-
(Lenin, En el IV Aniversario de la Revolución de Octu- cluso derrotado por él? ¿Impedir que las fuerzas bur-
bre). La lucha proseguía en las ciudades y en los cam- guesas y pequeño burguesas del interior se amparasen
pos; las fuerzas productivas de un pasado no solamente progresivamente en la «máquina del Estado» que, con-
pre-socialista sino pre-capitalista, se encabritaron ante trariamente a la suposición de Lenin en la cita antes
la energía de la dirección central de la economía. Y esta seña l a da, n o ha bí a n con segui do der rot a r l os
nueva guerra de clase fue tan áspera que en la XIV Con- «imperialistas»? ¿Evitar que no solamente el enemigo
ferencia del Partido, a finales de 1925, algunos dirigentes triunfase sino, peor aún, que se hiciese pasar por «edi-
del Partido y del Estado que habían creído hasta ese ficación socialista» una acumulación capitalista primi-
momento poder disimular la realidad detrás de un opti- tiva a la que el atraso de Rusia con respecto a la civili-
mismo demagógico completamente ajeno al espíritu de zación mundial debía hacer mil veces más cruel de lo
Lenin, se vieron forzados a reconocer que una inversión que fue en la aurora del capitalismo?
de la relación de fuerzas se fortalecía y se confirmaba en Esta es una cuestión inútil para muchos, ya que la
el interior del país. historia ha decidido, y decidido contra nosotros, quiéra-
En 1921, a propósito de la NEP, Lenin había dicho: se o no. Sin embargo, merece ser planteada no para llorar
«Bastan de diez a veinte años de buenas relaciones con el pasado, sino para preparar el futuro. Y debe serlo con-
los campesinos y la victoria está asegurada en el mundo siderando las cosas a escala internacional y buscando
entero, incluso si las relaciones proletarias que se prepa- la respuesta fuera de las fronteras de Rusia. En 1926-
ran debieran todavía tardar; de lo contrario tendremos 1927, en los debates del Partido ruso y de los VII y VIII
de veinte a cuarenta años de tormentos bajo el terror Ejecutivos Ampliados de la Internacional consagrados
blanco». El terror blanco se instauró mucho antes que a las cuestiones económicas y sociales de Rusia, la Opo-
los diez o veinte años de Lenin o de los cincuenta años sición hablaba en nombre de una clase obrera a la que la
de los que habla Trotsky, pues las fuerzas que se opo- guerra civil, el hambre y la reconstrucción económica
nían al establecimiento de «relaciones racionales» con habían diezmado y agotado a pesar de su ejemplar com-
el campesinado eran demasiado potentes como para que batividad. El drama de la Oposición se halla sin duda en
fuese posible contenerlas y finalmente vencerlas sólo que el desarrollo y la victoria del capitalismo en Rusia
con los recursos del proletariado ruso. Y eso fue la con- habían desencadenado una oleada social que arrastraba
trarrevolución estalinista, en la cual el culto del falso irremisiblemente a la dirección oficial del Partido, a la
«socialismo en un solo país» cubría mal la cruel realidad: que la Oposición intentaba combatir.
acumulación capitalista forzada y masacre de la vieja Pero este drama se debe sobre todo al hecho de que
guardia bolchevique. la Oposición rusa no podía apoyarse en un movimiento
comunista internacional, a la altura de sus orígenes, por
* * * no decir nada del reflujo general de la revolución. Gra-
cias a un apoyo internacional Octubre habría ofrecido lo
La historia de la larga lucha que Lenin condujo hasta esencial de su fuerza. Pero en 1926-1927 el apoyo se
su lecho de muerte para convencer al Partido de la nece- había agotado y la Oposición rusa se encontraba sola.
sidad de pasar bajo las horcas caudinas de la NEP, sien- En el V Congreso de la Internacional Comunista, la

2 3
Las grandes lecciones

Izquierda Comunista había llamado valientemente al mo- provecho.


vimiento comunista internacional para restituir al Parti- Si los comunistas de Occidente vieron en el bolche-
do y al poder bolchevique un poco de la formidable con- vismo un maestro prestigioso, al que reconocieron el
tribución teórica y práctica que ellos le habían aportado derecho de «dar lecciones» fue debido al hecho de que
algunos años antes, pero el llamamiento cayó en el va- había predicado tenazmente la intransigencia teórica y
cío. En el VI Ejecutivo Ampliado, a principios de 1926, la se había mostrado capaz de traducirla en la acción. No
Izquierda Comunista demostró que era necesario inver- dudó nunca en cortar de manera irrevocable los lazos no
tir urgentemente la «pirámide» de la Internacional que sólo con el revisionismo de derecha, sino también con el
se encontraba en un equilibrio inestable sobre su cúspi- revisionismo centrista, más sutil y por tanto más perni-
de, ya que reposaba sobre un Partido bolchevique que cioso: habiendo individualizado los orígenes sociales y
había perdido su homogeneidad, y sentar esta pirámide políticos de uno y otro, sabía de antemano que se en-
sobre una base más estable, es decir, sobre un movi- contrarían al otro lado de la barricada de clase. Esto es lo
miento comunista mundial consciente de sus deberes. que había probado la delimitación de la izquierda leninis-
Desgraciadamente, esta base también estaba resquebra- ta de la izquierda pacifista en Zimmerwald, las Tesis de
jada. La Izquierda pidió igualmente al movimiento mun- Abril y el «golpe de timón» que dieron al Partido. Es de
dial que se ocupase de la «cuestión rusa» y de discutirla esto de lo que Octubre sacará la fuerza para liquidar las
como una cuestión vital para él, puesto que su esencia últimas alianzas con otros grupos o partidos, para ejer-
era internacional. cer la dictadura y el terror rojo, y para dirigir la guerra
Pero la Internacional abdicó, ya que ninguna fuerza civil. Esta es la principal enseñanza que los comunistas
capaz de llevar a cabo este deber tuvo el coraje de res- y los proletarios revolucionarios del mundo entero hu-
ponder al llamamiento. La Internacional no albergaba ya bieran debido extraer de la Revolución rusa, demostran-
en Moscú más que socialdemócratas, mencheviques y do la catástrofe húngara, primera lección negativa de la
centristas, es decir, toda esa hez política que había ani- post-guerra, qué precio hay que pagar cuando se la olvi-
dado en los diversos partidos «nacionales» y que sa- da, y que la Internacional Comunista considera su ob-
bían muy bien que llegaba de nuevo su hora. Los Cachin, servación, en las «21 condiciones de admisión», como
Sémard, Smeral, Thäelmann, los Martinov (tras los cua- un deber de los comunistas.
les se ocultaban fuerzas sociales y tradiciones políticas Los bolcheviques fueron los primeros en olvidar esta
muy precisas) no pedían más que llegar a ser los ayu- lección, ya que perdieron de vista que era todavía más
dantes de Stalin después de haber sido los verdugos válida en Occidente que en Rusia. Allí, la estructura eco-
obtusos de los comunistas de la Oposición. La heroica nómica era de un capitalismo desarrollado, pero un siglo
lucha de los proletarios chinos y de los mineros ingleses de experiencia gubernamental había permitido a la bur-
en esos mismos años no podía más que ser vencida, sin guesía implantar sólidamente su democracia parlamenta-
vanguardia que la guiase, pues su Partido había sido ria. Como repitió cien veces Lenin, esas condiciones po-
hundido por toda esta hez socialdemócrata. Este terrible líticas hacían más difícil el desencadenamiento de la re-
«vacío histórico» está por explicar, pero es él quien ex- volución, mientras que las condiciones económicas y
plica la derrota y el drama humano de la vieja guardia sociales habrían permitido, por el contrario, conducirlo
(del cual sólo Trotsky pudo escapar) que se postraba fácilmente a término. La intransigencia teórica y organi-
ante Stalin y su camarilla victoriosa, pisoteando los ca- zativa, el arrojo «sectario» de separarse orgánicamente
dáveres de militantes que lo habían dado todo a la cau- de los elementos dudosos, aunque teñidos de «maxima-
sa, e incluso a los muertos vivientes políticos que ha- lismo», la conciencia del carácter irrevocable de las fron-
bían renegado por completo. teras trazadas por la historia entre el comunismo y todas
Sería pueril y sobre todo antimarxista invocar un las variantes del oportunismo, comenzando por el cen-
único factor para explicar la horrorosa decadencia del trismo, habrían debido jugar con el máximo de fuerza en
movimiento comunista internacional. Pero sería tan la organización política mundial del proletariado revolu-
pueril y peor aún, derrotista, achacárselo todo a los cionario. Pero no fue así.
«hechos objetivos», como si constituyeran una fatali- Las Condiciones de Admisión fueron adoptadas por
dad ante la cual, como sucedía entre los Antiguos, se- el II Congreso de la Internacional en julio 1920. Nuestra
ría necesario resignarse, y no poner en evidencia el corriente propuso, entre otras cosas, que, en lugar de
factor «subjetivo» que es el Partido y, en ese caso, el exigir simplemente a los viejos partidos adheridos a la
Partido mundial, la Internacional Comunista, que es la nueva Internacional que modificasen su antiguo progra-
fuente de enseñanzas decisivas. Colocamos los dos ma socialdemócrata, que elaborasen, «en conexión con
adjetivos entre comillas pues ya se sabe que para no- las condiciones particulares de su país, un nuevo pro-
sotros, para el marxismo, no hay un factor subjetivo grama comunista acorde con las deliberaciones de la
que actúe en la historia, en tanto que factor no indivi- I.C.»., imponiendo la elaboración de «un nuevo progra-
dual, como factor objetivo, como factor material. ma en el cual los principios de la I.C. estén fijados de
Sobre este plan, nosotros, la Izquierda comunista, manera no equívoca, y enteramente conforme a las reso-
tenemos el derecho a decir que la enseñanza que saca- luciones de los congresos internacionales (...siendo) ex-
mos de la derrota de 1926, punto de salida de la contra- cluida por este solo hecho la minoría que se declare con-
rrevolución más terrible de la cual haya sido víctima la tra este programa» (Discurso del representante de la
clase obrera, no es una lección a posteriori, sino la con- Izquierda comunista, sesión del 29 julio 1920).
firmación de nuestras previsiones de 1920, una confir- El Congreso rechazó esta medida radical, dejando la
mación válida para todos los países y todas las situa- puerta abierta a todas las especulaciones sobre las «con-
ciones, de la cual la futura revolución proletaria sacará diciones particulares» de tal o cual país, mientras la Iz-

2 4
Las grandes lecciones

quierda comunista demostró que la falta de severidad en la emplea y pone en movimiento fuerzas objetivas que,
las condiciones de admisión entrañaba el riesgo de per- según la dirección que se la imprima, pueden obstruir
mitir al oportunismo «salir por la puerta y volver a entrar el camino hacia la revolución en lugar de allanarlo. Se
por la ventana». La Izquierda lamentó en que no se hu- olvidó que una consigna, por el mero hecho de lanzarla,
bieran definido de manera clara y precisa, desde su ori- llega a ser un hecho objetivo que determina al mismo
gen, las bases teóricas y programáticas del movimiento Partido, sean las que sean sus intenciones y que, por
internacional, para deducir de ellas reglas tácticas defi- hábil que sea el aprendiz de brujo no podrá dominar los
nidas, precisas y «obligatorias». Su larga experiencia le demonios que él mismo ha desencadenado.
permitía poner en evidencia los efectos disolventes de La historia de la Internacional Comunista es la de
las prácticas electorales y parlamentarias sobre los parti- una usura destructiva, que el «instrumento-táctico» y
dos occidentales y propuso por lo tanto una táctica de el «instrumento-organización», separados arbitraria-
abstención electoral, que no tenían nada en común con mente de los principios, ejercen sobre aquellos que los
las posiciones anarquistas, sindicalistas y otras, en lu- emplean en tales condiciones. Los errores de organiza-
gar de la táctica del «parlamentarismo revolucionario», ción, y después de táctica, trajeron finalmente consigo
que quería aplicar la mayoría de la III Internacional. (¡e inexorablemente, y esto es lo que es necesario en-
Propuso que las escisiones se hicieran lo más a la tender!) una revisión de los principios teóricos y pro-
izquierda posible, no por lujo teórico, o por «odio de gramáticos: el oportunismo expulsado por la puerta
partido», sino por razones eminentemente prácticas o, pudo entrar por la ventana... en nombre de la «bolche-
si se quiere, por odio de clase. La Izquierda pidió, en vización» por decreto.
definitiva, que la adhesión al Partido comunista de cada Cuando luchábamos con esos pasos en falso suce-
país (habría preferido la existencia de un Partido mun- sivos no pretendimos jamás ofrecer a la Internacional
dial, único por su programa, su doctrina y la defini- la receta de una victoria infalible: se trataba solamente
ción anticipada de la táctica y su organización) fuera de prevenir la infección socialdemócrata, de proteger
individual, nunca colectiva. A partir de este momento de ella al Partido, grande o pequeño, en los límites per-
no dudó en insistir sobre el peligro de una degenera- mitidos por la Historia, de ayudarle a conservar su pro-
ción de derecha. pia fisonomía intacta a través de las vicisitudes de la
Los bolcheviques prefirieron adoptar un método lucha de clases, es decir, su capacidad de orientar a las
«elástico», más «fácil» (pero, ¿cual fue, fuera de la Iz- masas proletarias en una dirección determinada, y so-
quierda comunista, la aportación del movimiento inter- lamente en esta dirección; de cerrar la puerta automáti-
nacional a la defensa tan necesaria de la tradición bol- camente a los tránsfugas del revisionismo, tanto a su
chevique contra el centro de Moscú?), colocando sus ideología como a su práctica; de hacer de la Internacio-
esperanzas, con Lenin y Trotsky, en las llamas nal, realmente y no sólo formalmente, el Partido mun-
purificadoras de una revolución europea que se creía dial único de la revolución; y de permitirle salvaguar-
próxima y en la firmeza de una dirección internacional dar en la derrota, de la cual nada ni nadie puede preser-
que tenía una larga tradición de intransigencia teórica y var, las condiciones de la reanudación, en lugar de per-
práctica, cayendo finalmente, con Lenin muerto y con derlo todo.
Trotsky reducido al silencio, en la autoinmunización del Por el contrario, todo se perdió. En los años 1926 y
«Partido guía», con respecto al veneno oportunista. 1927, la Oposición se encontró sola ante el enemigo que
Se creyó (de buena fe, pero eso es otra historia) que ella misma había contribuido a instalar inconscientemente
se alcanzarían más rápido, por el camino más corto, re- en el seno del movimiento; se quedó prisionera de las
sultados sustanciales difuminando las fronteras políti- fuerzas contra las cuales no había considerado útil le-
cas que para los militantes, pero sobre todo para la gran vantar un muro efectivo; debió luchar, en el Partido, con-
masa de proletarios, debían de permanecer netas y defi- tra los peores agentes del conformismo reformista que
nitivas. Esta fue la táctica del «frente único político», no habrían debido poder entrar en el. La oposición no
lanzado en el III, en el IV y en el V Congreso, y en los fue respaldada por un movimiento internacional capaz
correspondiente Ejecutivos Ampliados, siendo nues- de dirigirse como un solo hombre contra el hecho de
tra corriente la única que les contestó. Fueron también renegar de todos los principios, pues ya no se trataba de
las fusiones y la mezcolanza con fracciones de partidos un solo hombre, que además ya no estaba.
centristas, o casi con partidos enteros. Fue necesario Esto no disminuye en nada la grandeza de un Trots-
entonces dulcificar la consigna de la dictadura del pro- ky reivindicando enérgicamente el internacionalismo
letariado diluyéndola en la equívoca reivindicación del contra lo que el llamó «la doctrina Monroe» de la Inter-
«gobierno obrero», y del «gobierno obrero y campesi- nacional de Stalin y Bujarin, ni la grandeza de un Zino-
no» después. Fue la consigna de «conquista de la ma- viev que, en el VII Ejecutivo Ampliado cavó su tumba
yoría de la clase obrera», que para Lenin significaba demostrando que el «socialismo en un solo país» era la
«conquista de la mayor influencia posible», pero que negación de todo el marxismo y por lo tanto también
llegará a ser para los epígonos el ideal de la mayoría del «leninismo». Pero esto no bastaba; era necesario
numérica y en todas las circunstancias, el criterio de la renunciar a las tácticas y a los métodos de organiza-
eficacia revolucionaria de los partidos. ción «elásticos», era ya muy tarde para hacerlo y no
No se comprendió, o no se quiso comprender, a pe- eran ellos quienes podrían hacerlo.
sar de la mejor tradición bolchevique, que si el Partido
es un factor de la historia también es un producto de * * *
ella, y que la táctica que emplea no es indiferente, que,
por el contrario, es una fuerza que reacciona sobre quien Para nosotros que, en el lúgubre túnel de una con-

2 5
Las grandes lecciones

trarrevolución de la cual no se puede hacer más que lucionario más poderoso que nunca. El desarrollo his-
entrever el final, volvemos nuestras miradas hacia el tórico reduce las «particularidades nacionales» con las
pasado, con el único fin de volver a encontrar el cami- cuales el estalinismo construyó un andamiaje de car-
no del futuro, todo esto forma parte de las enseñanzas tón-piedra que no puede disimular la profunda unidad
de Octubre. Los acontecimientos no pudieron desarro- del mundo. En este mundo, la revolución proletaria, la
llarse de otra forma, pero el pasado ha forjado, bajo la única posible en la época contemporánea, está objeti-
forma de lecciones históricas, las únicas armas sus- vamente a la orden del día de todos los países claves
ceptibles, en los límites en que el factor «subjetivo», la del sistema capitalista mundial. Es sobre esta base ma-
acción del Partido, es determinante, de evitar a la clase terial, esta base de granito, sobre la que (armada tanto
que detenta las llaves del futuro el «repetir sus propios con las enseñanzas de la derrota como de la victoria de
errores, sus propias oscilaciones, sus propias incerti- Octubre, fortalecido por la confirmación del marxismo
dumbres», abriéndole de nuevo la vía única de la revo- por los acontecimientos de 1926 y las tesis tácticas y
lución que los reveses y las derrotas pueden barrer organizativas de la Izquierda comunista de una trágica
temporalmente, pero que el proletariado debería limpiar derrota) el Partido revolucionario de clase podrá rena-
de forma ineludible incluso si, como es el caso de hoy, cer a escala mundial.
es necesario partir de cero.
La contrarrevolución ha podido aplastar a Octubre, (Publicado por primera vez en francés sobre Pro-
pero no ha podido ni podrá nunca impedir al capitalis- gramme Communiste n° 40-41-42, Octubre de 1967-
mo acumular las cargas explosivas de un resurgir revo- Junio de 1968)

Nueva edición en castellano: SUMARIO


Cuarenta años de valoración orgánica •--Premisa
•--Estructura económica ysocial de la
de los eventos de Rusia en el dramático Rusia de hoy(1955-1957)
desarrollo social e histórico internacional •--Cuarenta años de una valoración
( Textos del partido N° 3, Octubrede 2017, A5, 24páginas ) orgánica de los eventos de Rusia en el
Precio: Europa: 2 €. América del Norte: US $ 2. América Latina: US $ 1 dramáticodesarrollo social e histórico
internacional (Publicado en il progra-
mma comunista, n. 21 de 1957)
Presentamos aquí la última edi- revolucionaria bajo la guía de Le-
ción en castellano, la traducción del n i n, y en l os a ñ os sucesi vos,
texto Cuarenta años de valoración particularmente desde 1926 en ade-
orgánica de los eventos de Rusia lante, bajo la guía de Stalin. El
en el dramático desarrollo social e intento del partido no era el de
histórico internacional, fue publi- «conmemorar a nuestra manera» la
cado en el entonces periódico del revolución de Octubre, sino el de
partido «il programa comunista» remachar los puntos esenciales de
nº 21 de 1957. De la victoria del Oc- nuestra valoración de los eventos
tubre rojo habían pasado cuarenta de Rusia desde el punto de vista
años y l os partidos esta linistas marxista y revolucionario, utilizan-
conmemoraban la victoria del pro- do la ocasión en la cual la atención
letariado revolucionario en Rusia de los proletarios era capturada por
como el inicio de la absolutamente los himnos a la Rusia falsamente
falsa construcción del socialismo socialista. Este centenario que aho-
en un solo país, jactándose de una ra cumplimos ha dado ocasión para
inexistente continuidad del partido esta traducción tan necesaria como
bolchevique en Rusia, en el poder el consiguiente balance al que res-
en los primeros años de la victoria ponde y que sintetiza.

2 6
La Guerra de España

1936-1939
La Guerra de España

En la Reunión General del 17 y 18 de diciembre de 2016, con los compañeros de las secciones de Italia,
Francia, Suiza y España presentes, se afrontó el tema de la Guerra civil de España, tema este sobre el cual el
partido trata de desarrollar un estudio en profundidad y vinculado a aquello ya escrito en trabajos precedentes.

Quien sigue la actividad de nuestro partido desde hace trabajo en Le Prolétaire, después traducido en Pro-
años sabe que muchos compañeros de la corriente de gramma Comunista (Ce que fut en réalité le Front
izquierda del Partido Comunista de Italia, bajo la presión Populaire, «Le Proletaire», 1964/65 nºs 13, 14, 16, 18,
del estalinismo y la represión del fascismo, fueron obliga- 19, 20; Che cosa fu in realitá il Fronte Popolare, «Il
dos al exilio en otros países, en particular en Francia y en Programma Comunista» 1965, nºs 10, 11, 12, 13, 14; ¿Qué
Bélgica, y que en 1928, en París, fundaron la Fracción de fue en realidad el Frente Popular? «El Programa Co-
izquierda del PCdI en el exterior. Continuaron desarrollan- munista» 1973, nºs 9 y 10). Como confirmación de la
do una actividad política como «Fracción» defendiendo complejidad del análisis de la «guerra de España» de
el marxismo restaurado por Lenin y el auténtico poder 1936-39, evidenciada por el informe realizado en la últi-
proletario revolucionario instaurado en Octubre de 1917, ma RG, -verdadero y primer semi-semi-trabajo- vale la
contra todo ataque oportunista y, sobre todo, contra la pena traer, de este, el párrafo del capítulo El verdadero
distorsión teórica, programática, política, táctica y significado de la guerra de España.
organizativa llevada a cabo por el estalinismo tanto en el «En la formulación de Lenin, guerra entre Estados
Partido Bolchevique como en la Internacional Comunista. modernos significa guerra imperialista de competen-
La brújula que aquellos compañeros de la corriente de la cia directa contra todos los proletarios y guerra civil
izquierda comunista siguieron fue dada por las tesis del es guerra de clase del proletariado internacional con-
Partido Comunista de Italia desde su fundación hasta las tra todas las burguesías. La complejidad de la guerra
tesis de izquierda de Lyon de 1926 y por las tesis de la IC de España deriva del hecho de que esta participa de los
de los 2 primeros congresos. Esto no quita que, frente a la dos aspectos. Guerra civil porque el proletariado inter-
derrota general de la revolución proletaria en Europa, fren- viene violentamente quebrando las instituciones del
te a la derrota del comunismo revolucionario en Rusia y Estado burgués. Pero también guerra capitalista por-
en la Internacional, en la pequeña formación de comunis- que este asalto revolucionario fue desviado hacia una
tas de izquierda que se organizó en la Fracción en el exte- lucha conducida bajo la bandera ideológica de la futu-
rior emergiesen posiciones enfrentadas que se revelaron ra guerra imperialista y según las reglas de disciplina
también frente a la Guerra de España; tanto que hubo social necesarias para estabilizar y reforzar la autori-
algunos compañeros de la Fracción que partieron a Espa- dad del Estado burgués.
ña para combatir contra Franco en las filas de las brigadas «Precisamente porque en España la revolución fue
antifascistas. inmediatamente batida por la contrarrevolución, precisa-
En efecto, son muchos los artículos que se ocupa- mente porque dos gobiernos igualmente burgueses – el
ron, en la época de la Guerra de España, del franquismo, republicano y el franquista – aspiraban a la dirección del
de la intervención de las potencias imperialistas y de mismo Estado de clase, precisamente porque el proletaria-
qué representaba a nivel mundial esta guerra. Estos do español fue engañado respecto a la naturaleza de su
artículos se pueden encontrar en las dos publicaciones propia lucha y, en base a este precedente, se pudo con-
de la Fracción en el exterior (Bilan y Prometeo). Otro vencer a todos los proletarios del mundo de que, en el
trabajo, desarrollado por el compañero Vercesi, titula- interior del mismo modo de producción, de los Estados
do La táctica de la Comintern 1926-1940, y publica- explotadores y opresores pudiesen batirse por la «Liber-
do por entregas en la revista Prometeo de la postgue- tad» contra quienes se la negaban.
rra, de 1946 a 1947, se ocupó de la «cuestión españo- «En la base de cualquier lucha armada hay un conflic-
la», en particular en el capítulo 6 –La guerra de Espa- to de intereses materiales. Los de la reacción fascista de
ña, preludio a la segunda guerra imperialista mun- Franco eran evidentes: los de los obreros que respondie-
dial (1936-1940). El partido volverá a ocuparse de este ron con la insurrección no eran ciertamente más misterio-
tema tratando la cuestión del Frente Popular que carac- sos. El conflicto inicial era un conflicto entre capitalismo
terizó la política de los partidos estalinizados, en parti- y proletariado. Sólo desviando la insurrección obrera de
cular en Francia y en España. En 1964-65 apareció un sus objetivos primitivos, se podía transformar este con-

2 7
La Guerra de España

flicto en un conflicto entre «el ideal democrático» y la Franco, con un armamento ultra-moderno, exterminan sin
«barbarie fascista». cuartel a los milicianos armados con viejos fusiles, llegan-
«La respuesta obrera a la ofensiva franquista irrumpe do hasta la masacre de los prisioneros; y en el plano polí-
en un momento en el cual la guerra internacional, única tico, en el cual «las fuerzas del orden» del campo republi-
solución capitalista a la crisis capitalista, está a dos pa- cano no se paran ante el asesinato para eliminar a los
sos. Las principales condiciones para su estallido ya es- dirigentes revolucionarios.
taban reunidas, desde el momento en que la única clase «La guerra de España alcanzó puntos de violencia y
que podía obstaculizarla, el proletariado, estaba batida y de horror que fueron memorables. Esto porque el modo
su partido internacional convertido en un simple apéndi- revolucionario con el cual los proletarios españoles res-
ce de los intereses nacionales rusos, se acepta esta even- pondieron al fascismo era intolerable para los demócratas
tualidad. La insurrección, que estalla en Barcelona con la burgueses y para sus adversarios; en una situación bien
noticia del alzamiento de Franco, parece invertir la situa- precisa, en la que la consigna dejaba de ser un eslogan
ción: la burguesía tiene razón en temer que, siguiendo el electoral para convertirse en una lucha armada conducida
ejemplo de los obreros españoles, los proletarios de Eu- por la parte más combativa de la clase obrera con sus
ropa reanuden y reconstituyan su frente de clase. Por lo medios de clase, los antifascistas, con los estalinistas a la
tanto es para ella una necesidad vital el que, a toda costa, cabeza, no podían sino sabotear esta acción y estos me-
la lucha armada contra Franco cese de ser una revolu- dios. Lo hicieron restituyendo a los propietarios de la
ción. En el «embrollo» español, los intereses inmediatos tierra y a los capitalistas lo que la insurrección les había
de las grandes potencias se contradicen, pero el interés confiscado, restaurando el Estado republicano, procla-
del capitalismo en general está bien claro: encuadrar a mando la voluntad del gobierno de restablecer «el respe-
los insurgentes de Barcelona en un ejército regular a las to del orden y la propiedad».
órdenes de un gobierno burgués. «Si Franco triunfó, se lo debió en buena parte a la
«Para lograr este resultado es necesaria una ideología eficacia de esta obra de derrumbe de la obra revoluciona-
que no sea una ideología revolucionaria; son necesarios ria: esta privó a los obreros en lucha de la fuerza contra la
los partidos obreros que no combaten, o que no comba- que los tanques, los aviones y los mercenarios más san-
tan más, al capitalismo. Esta ideología es el antifascismo, guinarios son impotentes: la convicción revolucionaria,
estos partidos son los partidos de las dos Internaciona- la voluntad dictatorial de los proletarios armados» (de «il
les degeneradas: el frente popular será su razón social. Y, programa comunista» nº 13/1965)
precisamente porque el peligro para el capitalismo es gran- Damos paso ahora al informe de la pasada RG en
de, porque la clase obrera española es resuelta y heroica, el cual están sintetizados los puntos más importan-
la maniobra es despiadada, la lucha es terrible en todos tes y que forman otros tantos argumentos a profun-
los frentes: en el frente militar, donde los mercenarios de dizar y desarrollar.

PREM ISA
Presentamos con este trabajo una primera síntesis acer- haya dado lugar a una ausencia absoluta de
ca de la posición del partido frente a los acontecimientos posicionamientos marxistas sobre ella. Desde el Mani-
de España durante el periodo 1.931-1.939, que se corres- fiesto la crítica marxista tiene una base internacional y no
ponde con la fase de la IIª República y la Guerra Civil. Si es necesario encontrarse en el centro de los aconteci-
bien es cierto que hasta este momento el partido no con- mientos para colocarse en su perspectiva. Quienes pien-
taba con ningún trabajo que tratase explícitamente acerca san esto, y por lo tanto sólo dan validez a los
de la guerra y del ascenso de la lucha de clases en España posicionamientos mantenidos por los protagonistas di-
durante el periodo previo, también lo es que la Izquierda rectos, ignoran la relación dialéctica que media entre el
ya había plasmado sus posiciones al respecto durante los momento de la crítica de las armas y el de las armas de la
propios acontecimientos a través de los artículos publi- crítica. Quieren hacer de la teoría y de la práctica marxis-
cados en Bilan y Prometeo. Además, posteriormente, el ta una especie de balance de situación anual en el que se
trabajo de balance realizado por el partido acerca del pe- mantenga la ficción de que a tanta teoría debe corres-
riodo contra revolucionario abierto con la derrota de Re- ponderse tanta práctica. Sucede que, para ellos y su
volución bolchevique en Rusia y con la destrucción de la balance, la práctica que desempeñan siempre acaba pe-
vanguardia del marxismo revolucionario en todo el mun- sando en el debe.
do a manos de la reacción estalinista, ha tratado El trabajo que sigue no consiste en una toma de po-
tangencialmente el tema de España al referirse a algunos sición original sobre la Guerra Civil. No hay una investi-
aspectos del desarrollo internacional de los acontecimien- gación novedosa ni ningún descubrimiento de última
tos y mediante la crítica de los postulados estalinistas. hora. Según los académicos, la Guerra de España es el
Nos referimos concretamente a la política del Frente Po- tema histórico sobre el que más artículos y libros se han
pular lanzada en 1.935, pero también al trabajo realizado escrito. Algunos son de muy buena calidad y, sin consti-
acerca del fascismo y la democracia, del significado de las tuir una visión marxista sobre la cuestión, son capaces
democracias posteriores a la IIª Guerra Mundial, etc. Es de aclarar los puntos más oscuros de la materia en la
incorrecta la afirmación que propone que la ausencia de medida en que para ello se refieren a la lucha entre las
un partido marxista en España durante la época estudiada clases como eje central de los acontecimientos. Remiti-

2 8
La Guerra de España

mos a estos estudios para una visión historiográfica del bía comenzado tras el octubre asturiano.
tema; mientras, nuestro esfuerzo en este texto es el de En próximas ocasiones podremos ir desarrollando en
recabar, ordenar y exponer correctamente los datos his- profundidad cada uno de los temas centrales que aquí
tóricos más relevantes para poder mostrar las tesis cen- son tratados de manera relativamente superficial,
trales que la Izquierda ha mantenido sobre los diversos significándolos únicamente para explicar su valor respec-
problemas tratados. A estas, que ya hemos señalado to a un propósito final. Si hasta ahora el partido no ha
sucintamente más arriba, añadimos nosotros la tesis cen- tenido la ocasión, que necesariamente requiere presencia
tral que consideramos demostrada: el desarrollo de la constante y regular en la región española, de hacerse car-
lucha de clase del proletariado está en el origen de las go del trabajo sobre la Guerra Civil esto no ha significado
convulsiones sociales que dan lugar a la Guerra Civil. una merma en la claridad de sus posiciones generales,
A la vez, su inmadurez política lo está en el de la derro- pero desarrollar este trabajo como inicio de un estudio
ta sufrida, cuyo epicentro señalamos no en 1.937 sino sistemático sobre la historia del proletariado español debe
en 1.934, siendo los años posteriores una prolongación servir para reforzar esa constancia y esa regularidad que
del proceso de desarme político y organizativo que ha- habían faltado.

TESIS
CONTRA TESIS Nº 1. de las tierras comunes. Su derrota a manos del bando
La Guerra Civil fue una «guerra española». isabelino sella definitivamente el paso del sistema feudal
al dominio de la conjunción de la oligarquía terrateniente
Esta tesis defiende que tanto las causas como el desa- con la burguesía industrial y financiera.
rrollo de la Guerra Civil responden exclusivamente, o en c) La guerra cantonalista de 1.874, que fue el último
su mayor parte, a causas internas españolas y que sus alzamiento de una pequeña burguesía revolucionaria ex-
consecuencias también se reducen al ámbito nacional. cluida del gobierno del país y sin posibilidades de progre-
Tesis defendida por todas las corrientes que participaron so. Íntimamente ligada al antiguo esplendor del comercio
en alguna instancia gubernativa. marítimo y agrario del sureste y este del país, esta clase
arrastró consigo a buena parte del artesanado en declive
TESIS Nº 1. y de las fuerzas obreras encuadradas en el partido anar-
La Guerra Civil fue una guerra imperialista, quista de la Internacional.
que se desarrolló dentro de las fronteras Finalizado en 1.876 el periodo de las revoluciones na-
nacionales involucrando a fuerzas sociales cionales, el momento pasa a ser o bien el de la guerra civil
españolas. revolucionaria que enfrenta a proletarios y burgueses
esencialmente o el de la guerra imperialista, nacional e
El hecho de que esto fuese así no quita para que la internacional. Bastaría para colocar a la Guerra Civil en
caracterización de la guerra fuese imperialista, es decir, este último apartado el hecho de que el conflicto de 1.936-
una guerra que enfrenta a burguesías que ya han abando- 1.939 no se tratara de una guerra revolucionaria, pero para
nado su fase progresiva en la historia y que utilizan al excluir los argumentos que afirman que una guerra impe-
proletariado de acuerdo a unos fines que, en ninguno de rialista sólo es la que enfrenta a dos naciones capitalistas
los dos bandos, pueden servir a este para desarrollarse rivales, una breve explicación de las fuerzas en liza:
favorablemente en un sentido histórico: con la victoria de - Portugal: interesado en tener un gobierno amigo tras
ninguno de ellos podía librarse el proletariado de trabas a la frontera, apoya los movimientos de tropas decisivos
su desarrollo ni a la clarificación de la necesidad de una para los nacionales en las primeras semanas de guerra.
lucha revolucionaria anti burguesa definitiva. - Italia: interesada en impedir el paso francés hacia las
España no ha carecido de guerras nacionales revolu- colonias africanas y en mantener posiciones en el Medi-
cionarias. Estas fueron: terráneo (Baleares) apoya al bando nacional, que le da
a) La llamada Guerra de Independencia contra los ejér- garantías en ambos sentidos.
citos napoleónicos, en las que las fuerzas coaligadas de - Alemania: interesada en debilitar a Francia, impedir
las clases subalternas dirigieron la lucha tanto hacia la que la URSS gane apoyos en Europa Occidental y en limi-
independencia nacional como hacia el cambio revolucio- tar el radio de influencia británica, apoya al bando nacio-
nario de las bases del Antiguo Régimen. nal que, además, le garantiza libertad para explotar los
b) Las guerras carlistas de la década de los ´30 y los yacimientos minerales de la península.
´70 del siglo XIX, que enfrentaron a la burguesía urbana, - Gran Bretaña: principal inversor extranjero en Espa-
la parte liberal del ejército, el campesinado (a excepción ña y partidario de una política de enfriamiento de las
de la zona navarra) y el naciente proletariado, contra la hostilidades con Alemania, apoya con su «silencio es-
reacción absolutista de la nobleza. La cuestión dinástica truendoso» y con facilidades financieras al bando na-
Isabel-Carlos escondía detrás de ella la lucha entre un cional, en el que ve un poderoso aliado contra la influen-
partido burgués progresista partidario de la parcelación cia soviética.
de las tierras comunales, el fin de los privilegios forales y - Francia: Interesada en mantener un gobierno amigo
el asentamiento en el país de una monarquía constitucio- al Sur de los Pirineos y junto a sus colonias en África pero
nal, y las fuerzas feudales apoyadas por parte del campe- contrario a un enfrentamiento con Alemania y preocupa-
sinado acomodado que se beneficiaba de la persistencia do por la influencia de los acontecimientos en el bando

2 9
La Guerra de España

republicano, simplemente no dificulta las tareas de la di- la anarquía del sistema económico basado en la «libertad
plomacia del gobierno de Madrid. de empresa». De esta manera, el fascismo, frente a la crisis
- URSS: interesada en una política de acercamiento a capitalista, que es crisis de superproducción que afecta a
las potencias francesa e inglesa y en la contención de las las ganancias de la burguesía, centraliza el capital en uni-
exigencias alemanas, interviene extra oficialmente mediante dades mayores que la simple empresa poniendo límites a
las Brigadas Internacionales que, salvando Madrid de una la libre competencia aumentando así la tasa de ganancia
segura caída en manos de Franco, hacen que la guerra se general en la economía nacional, que se beneficia también
prolongue dos años y medio más. de la supresión de los conflictos políticos y económicos
Las tres primeras potencias (Portugal, Alemania e generados por un proletariado colocado sobre el terreno
Italia) apoyan abiertamente a Franco con armas y hom- de la lucha de clase revolucionaria.
bres que serán decisivos para su victoria en una guerra Vistas ambas características esenciales, resulta evi-
prolongada para la cual el bando nacional no estaba dente que en España no hubo fascismo ni como movi-
preparado. miento político anti republicano ni como sistema institu-
El resto expresa sus intereses dentro del Pacto de no cional resultante de la victoria de Franco en la guerra (aun-
Intervención, que tenía como objetivo mantener la estabi- que algunos sectores de la derecha procurasen imitar la
lidad internacional. propaganda fascista y su estética, como los seguidores
El desarrollo de las operaciones militares a lo largo de de Gil Robles, y existiesen grupos de abierta inspiración
los casi tres años de guerra tuvo que ver más con los fascista como la Falange)
intereses de las potencias imperialistas que operaban so- - Respecto al primer punto, en España no existió un
bre el terreno español que con las necesidades de la pro- proletariado revolucionario a la ofensiva que obligase a la
pia victoria militar. clase burguesa a centralizar sus fuerzas en torno a un
Ya hemos dicho que no es el carácter internacional partido único, que emplease por lo tanto los mismos mé-
sino interburgués lo que caracteriza como imperialista a la todos que se derivan de la doctrina marxista, para vencer.
Guerra Civil, pero no está demás señalar que incluso en Es una diferencia esencial con el caso italiano e incluso
los años siguientes a esta, con el estallido de la II Guerra con el alemán, donde un partido marxista, débil en el terre-
Mundial, los lineamientos básicos se mantendrán fruto no teórico y táctico pero en cualquier caso capaz de ser
de los pactos de Yalta, Teherán y Postdam: la URSS apo- reconducido sobre la vía correcta, sí que representaba
ya tibiamente al bloque militar antifascista y Gran Breta- una amenaza para la burguesía nacional.
ña, gran beneficiado, mantiene junto con Estados Unidos En España existió un vasto movimiento sindical, con
las principales relaciones comerciales con España. una fuerza creciente desde 1.930, que en el campo y la
ciudad actuaba como consecuencia de las convulsiones
CONTRA TESIS 2. económicas que arrojaban a los proletarios a la miseria.
La Guerra Civil fue un enfrentamiento entre Este movimiento sindical estaba fuertemente influencia-
fascismo y antifascismo. do por partidos obreros oportunistas (PSOE y POUM prin-
cipalmente) y por partidos abiertamente burgueses
Esta tesis, compartida por absolutamente todas las (Esquerra Republicana de Catalunya). En última instancia
corrientes políticas con una presencia significativa en esta influencia era decisiva para que el proletariado no se
España, es el reverso de la anterior: complementa el plantease la cuestión del poder, eje central de la lucha
carácter internacional que resulta obvio por la presen- revolucionaria cualesquiera que sean el país y las circuns-
cia de tropas extranjeras en España pero que no cabe tancias. La burguesía no se bate contra la revolución obrera
en el discurso nacionalista de la guerra exclusivamente sino contra el caos que le implica un movimiento sindical
española. tan fuerte, que no deja de generar problemas en forma de
huelgas y conatos insurreccionales a lo largo de los 5
TESIS 2. años de Estado republicano. Pero es esencial entender
En España no se dio un movimiento fascista de que la lucha de la burguesía contra este proletariado no
relevancia y el antifascismo sólo fue la cobertura se da exclusivamente en el bando de Franco. El gobierno
ideológica para la lucha imperialista y la republicano, que tenía una nutrida historia de enfrenta-
represión proletaria de la burguesía republicana. mientos con el proletariado, toma la iniciativa represiva
en dos aspectos. El primero de ellos, la integración de los
De acuerdo a las posiciones del marxismo, el fascismo organismos sindicales en el Estado, vía cooptación de
se caracteriza por ser: CNT y UGT para el gobierno de Madrid y Barcelona y la
a) La reacción de la burguesía contra la lucha revolu- instauración de la afiliación sindical obligatoria para to-
cionaria del proletariado. En este sentido, el fascismo es dos los trabajadores. El segundo, la aniquilación de los
la concentración máxima de las fuerzas burguesas, sal- proletarios que se resisten a las imposiciones de ambos
vando las diferencias políticas de las distintas facciones gobiernos, nacional y local. Y esta política represiva fue
que en ellas compiten entre sí, para actuar como un parti- llevada a cabo por gobiernos dirigidos por el PSOE y el
do único de la contrarrevolución encaminado a destruir la PCE con la colaboración local del POUM en Cataluña.
vanguardia comunista del proletariado y a integrar la red En el bando franquista, la represión, más directa en la
asociativa sobre el terreno económico de este en el apara- medida en que no tuvo que lidiar con una huelga armada
to del Estado. de los proletarios tras la sublevación, se realizó sobre el
b) La limitación, sobre el terreno económico, de las terreno político con el exterminio físico de los militantes
fuerzas centrífugas que operan entre la burguesía como políticos y sindicales y, sobre el terreno económico, con
consecuencia de la competencia entre capitalistas que crea la creación de un sindicato vertical al que fueron llamados

3 0
La Guerra de España

los elementos considerados «sanos» de la UGT y la CNT. 1.936 y no al esquema definitivo de 1.939.
Si en este último empeño los sublevados no tuvieron éxi-
to en un primer momento, hay que señalar que una gene- Pocas palabras para explicar esta posición:
ración de proletarios después será el mismo PCE (y parte - 1.936: Gran Bretaña y Alemania no buscan aún la
de la CNT) quienes se integren de manera voluntaria en la guerra. Francia sigue a Gran Bretaña y tampoco la quiere
organización sindical del Estado. todavía.
Respecto al segundo punto, la centralización econó- La URSS, en otro giro de su política exterior, busca
mica característica del fascismo se realiza sobre la base de acercarse a las potencias europeas contra Alemania. Es-
una determinada cantidad de capital invertido en la eco- tados Unidos no se manifiesta claramente.
nomía nacional. Este capital mínimo necesario no existía - 1.938: Pacto de Münich, concesiones en Checoslo-
en España. No se da un fenómeno de concentración aná- vaquia a Alemania por parte de Francia y Gran Bretaña.
logo al italiano o al alemán sino que la economía continúa, Rusia aislada.
en el bando nacional, en manos de capitalistas aislados, - 1.939 (Agosto): Pacto germano soviético, Alemania
que cuentan con los favores del gobierno pero que ni aliada de la URSS, reparto de Polonia entre ambas.
siquiera responden a un plan. Existió, es cierto, un intento -1.939 (Septiembre): Comienza la II Guerra Mundial con
de dirigir la economía del bando nacional por medio del la invasión de Polonia. Pasarían casi dos años hasta que
Estado y, en la medida en que el esfuerzo bélico así lo la URSS y Alemania rompiesen relaciones.
exigía, este intento tuvo éxito. Además hubo fenómenos Resulta claro que la alianza Italia-Alemania contra Rusia
característicos del fascismo como el partido único o el y Francia de 1.936 en España no será definitiva y extensi-
sindicato vertical. Pero procesos de cartelización o ble al resto de Europa, cambiándose al menos dos veces
trustificación similares a los vistos en Europa no tuvie- de combinaciones antes de que comenzase la II Guerra
ron lugar. 20 años después de la guerra, con el inicio del Mundial. La historiografía posterior, especialmente la es-
desarrollo económico del país vía inversión de capitales talinista que ha querido ocultar el apoyo a la Alemania
extranjeros, España adoptará, como el resto de imperia- nazi y con él la política de conciliación con el fascismo
lismos europeos y americanos, una política de fuerte in- que defendieron los partidos del nacional comunismo,
tervención estatal en la economía, pero este fenómeno presenta la Guerra Civil española como un tránsito hacia
no tiene vínculo con una excepcionalidad fascista en la II Guerra Mundial de acuerdo al espíritu que ha sido
suelo español, sino con la corriente del capitalismo ultra explicado ya en las tesis 2 y3.
desarrollado moderno. Las tendencias aparecidas du-
rante la guerra para dirigir centralmente la economía, vin- CONTRA TESIS 4.
culadas como decimos al esfuerzo bélico, acabaron con La Guerra Civil fue un enfrentamiento entre
esta y el inicio del largo periodo conocido como «autar- feudalismo y capitalismo.
quía» en el que España quedó fuera de los circuitos co-
merciales internacionales. Se trata de una tesis defendida esencialmente por el
Por su parte, el gobierno republicano, con los decre- PCE y seguida por el POUM. De acuerdo con ella el
tos de nacionalización operó en el mismo sentido que el bando nacional, y dentro de este especialmente los te-
bando nacional haciéndose con las principales industrias rratenientes del Sur y Oeste del país, respondería a una
susceptibles de ser utilizadas para la producción bélica. respuesta de los estamentos feudales del país que se
Así, la tradicional estructura de pequeñas empresas cata- oponían a la revolución democrático-burguesa en cur-
lanas, cayó bajo un plan único encaminado a producir so cuya cristalización política de mayor importancia era
más y más rápido que el enemigo. De esta manera, si a la la República.
economía del bando nacional se la puede calificar como
fascista, con el mismo motivo habría que hacerlo para la TESIS 4.
del bando republicano. El golpe de Estado de 1.936 es una reacción
de la burguesía y no de los estamentos
CONTRA TESIS 3. feudales.
La Guerra Civil fue el preludio de la II
Guerra Mundial. Es necesario señalar aquí esta tesis en la medida en
que su opuesta es habitualmente utilizada para definir a
Esta tesis, que responde al mismo criterio de inter- la República y a toda la labor del gobierno republicano
pretación de los hechos que la anterior y que es dada durante la guerra como factores de progreso para el pro-
por cierta igualmente por todas las corrientes políticas letariado, que bajo su paraguas debería haber combati-
con presencia relevante en España, asimila la II Guerra do únicamente al feudalismo. Por supuesto es una tesis
Mundial a un enfrentamiento entre democracia y fascis- que se fundamenta en la identificación de fascismo con
mo. Partiendo de la caracterización dada a la guerra de feudalismo, es decir, en la definición del fascismo como
España y que hemos explicado en la tesis 1, llega a la una reacción esencialmente agraria y de la oligarquía
conclusión de que esta fue el prólogo al gran enfrenta- terrateniente en vez de un movimiento de la clase bur-
miento de 1.939-1.945. guesa apoyado esencialmente por los industriales (no
en vano es Togliatti quien defiende por primera vez esta
TESIS 3. tesis en un artículo de 1.929)
El conflicto imperialista en España obedece a En lo esencial, en la identificación fascismo-reacción
las tensiones de las grandes potencias de feudal, los trabajos del partido al respecto son lo suficien-
acuerdo a cómo estas se configuraban en temente clarificadores como para no tener que repetir aquí

3 1
La Guerra de España

la tesis central de la izquierda al respecto. Por otro lado, excepto en la región catalana, es débil y con intereses
hemos expuesto más arriba cuál es la realidad del fascis- poco claros en lo que se refiere a las exigencias políticas
mo español. Por ello dejamos para las próximas tesis rela- inmediatas para el país, hasta el punto de que en gran
tivas a la historia de España el clarificar esta cuestión medida, para ver su programa histórico defendido contra
acerca del supuesto régimen feudal que habría reinado en la aristocracia del Antiguo Régimen, es necesario fijarse
1.936 en el campo español. en el desarrollo de las luchas intestinas en el Ejército,
institución donde ingresan los hijos de los sectores bur-
CONTRA TESIS 5. gueses y pequeño burgueses más dinámicos y que libra
España es, en 1.936, un país feudal. las batallas más importantes en torno a los temas crucia-
les.
De acuerdo con esta tesis, la pervivencia de la monar- La revolución burguesa no tiene lugar en España: don-
quía, el escaso poder del parlamento, la cuestión de las de es más correcto hablar del progresivo afianzamiento
nacionalidades catalana y vasca y el poder de los terrate- de una burguesía sostenida sobre la apropiación de las
nientes serían, en el terreno político, características de un tierras comunales, el desarrollo del comercio con las colo-
país no burgués, que tenía su contrapartida económica nias americanas y un escaso crecimiento industrial. Esta
en el predominio agrario del latifundio, la escasa indus- burguesía compartirá intereses económicos inmediatos
trialización del país y la inexistencia de una amplia clase con la oligarquía terrateniente y, lentamente, ambas pasa-
media. Tesis defendida por el PSOE, el PCE y la CNT. rán a hacerse cargo del Estado, que adopta esa forma
híbrida entre autocracia y régimen constitucional que de
TESIS 5. hecho nunca ha abandonado.
España es, en 1.936, un país capitalista. La modernización capitalista del país no es, por lo tan-
to, un cambio brusco que altere sistemáticamente las con-
El siglo XIX es en España, como en el resto de Europa, diciones de existencia previas al siglo XIX, sino que se
el periodo durante el cual el modo de producción feudal trata de un lento avance que sólo toca a su fin en los años
deja de ser predominante. En El Capital se expone el ´60 del siglo XX.
modelo inglés de tránsito entre feudalismo y capitalismo. Pero se debe tener en cuenta tres puntos:
En él se resume perfectamente la tendencia general a la a) La estructura de la explotación agrícola en España
conversión de la propiedad feudal en propiedad capitalis- es capitalista en el siglo XIX. La gran explotación latifun-
ta, a la expropiación del campesinado, a la aparición del dista y los sistemas de pequeña explotación campesina
proletariado en el campo y la ciudad y al surgimiento así están, desde antes incluso de la Guerra de la Independen-
de la gran industria capitalista. Este modelo no se repite cia en algunos lugares, constituidos por amplias masas
exactamente en todos los países, sino que se da con va- de campesinos libres y sin tierras propias que son contra-
riaciones debidas tanto a la propia historia del país como tados por los terratenientes. Esta es la característica esen-
al hecho de que el tránsito entre el modo de producción cial del campo capitalista y determina a la clase poseedora
feudal y el modo de producción capitalista no es simultá- de las propiedades agrícolas como inserta en el sistema
neo para todas las áreas históricas y ni siquiera para las de relaciones capitalista, bien que su origen feudal no
diferentes regiones dentro de cada una de ellas. Pero el haya desaparecido de su fisionomía. Los problemas deri-
contenido de este tránsito sí que es idéntico: liberación vados de la subexplotación de la tierra fueron un añadido
de la mano de obra sometida a la servidumbre feudal, apa- a la explotación de tipo capitalista que sufría la clase obre-
rición del capital como acumulación de los medios de pro- ra agrícola en España, pero no lo esencial.
ducción en manos de la moderna burguesía y control del b) La unidad nacional está plenamente realizada en
poder político nacional por esta. España en el siglo XIX. La liquidación de los privilegios
De esta manera, la guerra entre Austria y Alemania de forales de País Vasco y Navarra, sumados a la liquidación
1.866 y la guerra Franco-Prusiana de 1.870 fijan las bases de los mismos en Cataluña que se produjo en el siglo
para el triunfo definitivo de la burguesía en Alemania, que XVIII, fue la base de la homogeneización nacional y de la
no se daría plenamente hasta años después y bajo formas creación de un Estado unitario que existe desde la Res-
que aún reflejan hoy la transacción llevada a cabo con la tauración Alfonsina de 1.874. La escasa vertebración na-
aristocracia feudal. En nada se parece este triunfo de la cional, consecuencia de factores naturales y del escaso
burguesía al modelo revolucionario clásico de Gran Bre- desarrollo económico del país, no implica que perviviese
taña o al de Francia. Pero el contenido es finalmente el un sistema de privilegios locales, fronteras internas y di-
mismo para ambos casos. ferencias nacionales que hubiera hecho imposible el de-
En España el modelo es menos puro aún: la existencia sarrollo del capitalismo nacional.
de una amplia base de economía monetaria ya en el siglo c) La pervivencia de un sistema institucional cuaja-
XIII; el surgimiento de una proto burguesía asociada a do de vestigios nobiliarios no significa que el Estado no
ella; el posterior dominio colonial del que se extraen mate- sea burgués. Monarquía, aristocracia, etc. son fórmulas
rias primas y que recibe las inversiones de capital; la sali- legales que continúan existiendo como consecuencia de
da de España del circuito mercantil europeo a partir del la transacción entre burguesía y nobleza. Impiden el
siglo XVII y el consiguiente anquilosamiento del desarro- desarrollo pleno de la burguesía pero no limitan la parte
llo económico del país, son características del país, seña- esencial de este. Se puede hablar de una burguesización
ladas por Marx en sus artículos sobre España, que deter- de la nobleza, que por otra parte estaba sustentada por
minan un tardío surgimiento de la clase burguesa, difícil- la renta agraria de origen no feudal, inverso al proceso
mente definible hasta mediados del siglo XIX. de aristocratización de la burguesía que se dio a lo
Esta clase burguesa, que no tiene una base industrial largo del siglo XVII.

3 2
La Guerra de España

Por contenido económico, por fórmulas jurídicas rela- nientes cerealistas, Cambó por los industriales catalanes
tivas a la propiedad y, en pocas palabras, por dominio y Lerroux por las clases medias urbanas, organizaron la
social de la burguesía, el capitalismo está instaurado en salida del monarca Alfonso XIII con el pretexto de una
España en el momento en que llega la II República. Las victoria electoral de los republicanos (en las circunscrip-
trabas feudales a este capitalismo eran prácticamente ciones urbanas) en abril de 1.931.
inexistentes y el escaso desarrollo económico del país no La realidad, más allá de los mitos que pretenden en-
puede serles atribuido ya que se debe a la propia historia contrar siempre al genial individuo (estadista, aventure-
del capital español. ro, militar o lo que sea) detrás de los sucesos históricos,
es que desde 1.929 la burguesía no podía gobernar Espa-
CONTRA TESIS 6. ña como lo había hecho hasta el momento. El recurso a la
España es, en 1.936, un país semifeudal. dictadura de Primo de Rivera, con el objetivo de una sali-
da ordenada de la guerra colonial de Marruecos y del
Tesis derivada de la anterior. Defendida por POUM y definitivo debilitamiento de la lucha del proletariado cata-
trotskistas, ha tenido gran fuerza en la medida en que es la lán, se truncó cuando esta dictadura no fue capaz de man-
base para la aplicación de la lucha por las consignas de- tener el timón recto frente a las tempestades mundiales
mocráticas que proponía Trotsky a lo largo de todas sus que se agitaban. Primo de Rivera cayó y con él volvió la
indicaciones a la Izquierda Comunista de España primero agitación a los campos y fábricas del país, los sindicatos
y al grupo Bolchevique-Leninista después. vuelven a cobrar fuerza, se reorganizan las corrientes po-
líticas. La pequeña burguesía participa en esta situación
TESIS 6. de tensión social, pero es incapaz de organizar
España es, en 1.936, un país capitalista. mínimamente su intervención y sus tentativas de dirigir a
los proletarios tienen un éxito más que dudoso. La bur-
Realmente la tesis 6 no es una tesis propiamente di- guesía entiende que es imprescindible ir no ya a un régi-
cha, sino que sirve de apoyo y auxilio a la defensa de las men republicano sino, concretamente, a uno con un go-
consignas democráticas, base de las posiciones trots- bierno parlamentario encabezado por PSOE y republica-
kistas y poumistas: esta defensa consistió para el POUM nos de izquierda. Téngase en cuenta que el PSOE partici-
en una política de seguidismo gubernamental y para los paba en la dictadura de Primo de Rivera, con lo que la
trotskistas en una política de seguidismo del POUM. gobernación del país no le era del todo extraña y que en
Por lo tanto la tesis sobre la semifeudalidad de España su programa llevaba la conjunción republicano-socialista
tiene las mismas implicaciones políticas y tácticas que la desde 1.910.
tesis de la feudalidad. Se realiza por lo tanto el traspaso de funciones ins-
titucionales. Los representantes de la pequeña burgue-
CONTRA TESIS 7. sía, crecida al calor del desarrollo industrial del país
La II República tiene como programa la desde 1.914, son llamados a formar gobierno y a dise-
realización de la revolución democrático ñar una nueva forma para el Estado. Se pide paz social
burguesa en España. a las organizaciones sindicales, se favorece a las co-
rrientes (UGT, Sindicatos de Oposición en CNT) que
De acuerdo a esta tesis las fuerzas burguesas en- están dispuestas a darla. Se llega incluso a sacrificar
cuentran en la crisis de la monarquía que se abre con la los intereses de algunos grandes propietarios agríco-
caída del dictador Primo de Rivera, un impulso que logra las a quienes se amenaza con expropiar sus tierras para
definitivamente unirlas para realizar su revolución pen- solucionar el problema del paro agrario y la miseria de
diente. Esta revolución tomará como forma institucional los proletarios del campo.
la republicana en la medida en que la monarquía era la No se trata de un programa revolucionario burgués,
principal valedora del poder feudal. sino de la intervención del oportunismo socialista con el
Tesis defendida por todas las corrientes políticas a doble objetivo de contener al movimiento de la clase pro-
excepción de los anarquistas, en cuyo esquema histórico letaria y de realizar una serie de reformas oportunas para
el paso del feudalismo al capitalismo no es condición ne- darle estabilidad institucional al país, que venía de 25 años
cesaria para la revolución proletaria. de continuos sobresaltos.
No se trata, tampoco, de un programa revolucionario
TESIS 7. pequeño burgués. Los intelectuales de este origen que
La II República fue una maniobra de la clase son llamados al gobierno y al parlamento, no tienen nada
burguesa española para frenar el auge de la que ver con los revolucionarios de su misma clase y de
lucha de clase del proletariado. un siglo anterior. Son elementos esencialmente conser-
vadores (Azaña, Ortega y Gasset, Ramón y Cajal…) re-
Sin necesidad de interpretaciones históricas de gran presentantes de una clase que no tiene ya ninguna alter-
calado puede confirmarse esta tesis que aparece ya en los nativa histórica que le pueda hacer creer en su papel
artículos de la Izquierda Comunista de Italia (Bilan) desde providencial.
el primer momento: contamos hoy con el testimonio ya no La presencia de elementos masónicos en la confor-
sólo de los hechos sino de los mismos protagonistas de mación del nuevo régimen, origen de la tensión con la
aquellos, que han aclarado que la proclamación de la re- Iglesia Católica y fuente de innumerables conflictos, tie-
pública fue una operación de cámara realizada por los prin- ne también como origen un afán de controlar las exigen-
cipales representantes de la burguesía. Así, Maura por cias del proletariado. La Iglesia es, en España, uno de
los terratenientes olivareros, Romanones por los terrate- los principales propietarios de tierras y uno de los ma-

3 3
La Guerra de España

yores banqueros. Es, de hecho, el nexo entre la aristo- riado. La burguesía vive en lucha permanente: al prin-
cr aci a mon árqui ca tra di cional y la burguesía cipio, contra la aristocracia; después contra aquellas
decimonónica y, por lo tanto, responsable en buena fracciones de la misma burguesía cuyos intereses entran
medida de un régimen que ha impedido el ascenso social en contradicción con los progresos de la industria, y
de la pequeña burguesía. Esta, vuelta hacia la masone- siempre, en fin, contra la burguesía de todos los demás
ría, idealizó una España sin catolicismo identificando a países. En todas estas luchas se ve forzada a apelar al
este con el Medievo del que el nuevo gobierno parla- proletariado, a reclamar su ayuda y arrastrarle así al
mentario iba a sacarle. Estaba también, la cuestión de la movimiento político. De tal manera, la burguesía pro-
financiación de las reformas republicanas: la base mate- porciona a los proletarios los elementos de su propia
rial del oportunismo, la consolidación de una capa de educación, es decir, armas contra ella misma.
proletarios acomodados, requiere dinero y se señaló a la La ausencia de lucha revolucionaria entre burguesía y
Iglesia como la gran poseedora de riquezas. Las quemas feudalismo implica que el proletariado no adquiere la edu-
de conventos e iglesias que se suceden desde 1.931 a cación para la lucha política que hubiera requerido. El
1.936 aparecen inscritas en esta lógica y sirven para ligar escaso desarrollo social, con un Estado que no ha surgi-
al proletariado a un programa pequeño burgués del que do como expresión del dominio de la burguesía sobre la
todavía hoy hacen gala los oportunistas del siglo XXI. clase feudal sino como un ente débil que refleja en su
El programa de reformas republicano-socialista cho- naturaleza la lenta metamorfosis de la sociedad española,
cará con la propia incapacidad y con la poca disposición genera un proletariado débil. Se puede decir que en el
de la burguesía para llevarlo a cabo. La crisis mundial, país de la revolución proletaria, en Rusia, la sociedad tam-
añadida a un conservadurismo atávico y completamente bién estaba perfectamente atrasada. Pero no se trata del
contrario a la contemporización con la plebe consustan- atraso en términos absolutos sino de las implicaciones
cial a las clases poseedoras del país, mostró rápidamente que este atraso tiene para la lucha de clase para el proleta-
los límites del reformismo. Los proletarios, acuciados por riado. En el caso ruso, con una burguesía en proceso de
el hambre, respondieron con rapidez y en menos de dos continuo fortalecimiento desde 1.870 pero que en ningún
años se contaron varias decenas no ya de huelgas sino momento tuvo acceso al Estado, del que estuvo excluida
de motines insurreccionales en el campo español. Las ilu- por la nobleza zarista, la lucha de clase del proletariado
siones pequeño burguesas de un proletariado dócil aca- corre pareja con la revolución anti feudal (revolución do-
baron con Azaña ordenando fusilar a los proletarios sin ble), en la que encuentra una verdadera escuela y un gran
juicio previo y otorgando privilegios extraordinarios a la entrenamiento que empuja a las masas proletarias hacia la
Guardia Civil. lucha y que permite al partido revolucionario definir clara-
La pequeña burguesía llamada al gobierno para con- mente su programa (base de su existencia) y defenderlo
trolar al proletariado, por tanto, fracasó. Y este fracaso ante el conjunto de las clases excluidas del poder. Era un
fue el verdadero detonante de la Guerra Civil. atraso social beneficioso para la lucha revolucionaria por-
que en él las fuerzas sociales se desarrollaban sin ambi-
CONTRA TESIS 8. güedades, en un sentido «puro». Mientras que, en Espa-
El movimiento obrero español, mayoritariamente ña, el traspaso pacífico del poder de una clase social a
libertario, es una excepción y en su naturaleza otra mediante la progresiva inclusión de la burguesía en
excepcional está el origen de la revolución el Estado, consecuencia de la existencia de un capitalis-
española. mo mucho menos dinámico que el ruso, impide que la
naciente clase proletaria se desligue definitivamente del
Esta tesis, defendida por la CNT-FAI y que tiene ecos control que la pequeña burguesía ejerce sobre ella.
en la justificación por parte del POUM de su política en la Es por ello que esta pequeña burguesía controla polí-
Guerra Civil, traza una línea que va desde el predominio ticamente al proletariado hasta la llegada de la Guerra Ci-
libertario en la AIT hasta el fenómeno de las colectiviza- vil, fijando su programa democrático como única aspira-
ciones y las milicias sindicales de 1.936. Con esta línea se ción general de las clases subalternas, influyendo direc-
pretende explicar que los sucesos de España se sitúan tamente sobre las organizaciones sindicales (aún sin te-
fuera del curso de los acontecimientos en el resto del ner demasiada presencia física en ellas), etc. En España el
mundo en la medida en que del proletariado nacional ha- proletariado no tuvo un programa revolucionario único,
bría emanado una doctrina capaz de sustraer al país de la no se organizó detrás de un partido político nacional, no
historia. Constituye la justificación tanto de la política superó, en pocas palabras, el estado de dispersión y ato-
anarquista previa a la guerra como de la participación de mización (por regiones, por industrias, etc.) característico
la CNT-FAI en el gobierno. de fases poco desarrolladas tanto del capitalismo como
de la lucha política. Sobre esta base, fue la pequeña bur-
TESIS 8. guesía la que controló las expresiones de lucha proleta-
La característica esencial del proletariado rias en la medida en que estas se subordinaron siempre al
español no es su orientación libertaria sino programa de aquella. De hecho, la primera vez que toda la
su débil constitución como clase en los clase proletaria española se manifiesta en un único senti-
términos que Marx explicó en el Manifiesto do, sin diferenciación de tendencias por regiones u ofi-
de 1.848. cios, se produce en febrero de 1.936 cuando los obreros
se colocan detrás del programa del Frente Popular. Y esta
Según la explicación de El Manifiesto Comunista: En situación se produce porque los continuos sobresaltos,
general, las colisiones de la vieja sociedad favorecen de motines, etc. de ámbito regional que se hicieron más fre-
diversas maneras el proceso de desarrollo del proleta- cuentes con la II República pero que tenían una larga

3 4
La Guerra de España

tradición en España, son superados en una corriente uni- semanas los militares se hacen con el control. La tesis de
ficadora dentro de la cual todas las tendencias obreras la revolución es, por lo tanto, la tesis de la revolución en
están de acuerdo en actuar… bajo el gobierno de la pe- una sola región del país. Como además esta tesis no se
queña burguesía republicana. refiere exclusivamente a que el poder estuviese en ma-
nos de la clase trabajadora, sino que además pretende
CONTRA TESIS 9. que el «comunismo libertario» se habría implantado tan-
En 1.936 hay una revolución proletaria en to en Cataluña como allí donde las milicias obreras llega-
España. ron, estamos ante una tesis más reaccionaria incluso que
aquella del socialismo en un solo país: se trata del socia-
Tesis común a CNT-FAI, POUM y grupos anarquis- lismo en una sola comarca.
tas minoritarios. De acuerdo con ella el alzamiento militar La realidad es que, desde el primer momento, las fuer-
de julio da lugar a una reacción por parte de la clase obre- zas proletarias que se lanzan a batir a los sublevados es-
ra que se apodera de los resortes políticos y económicos tán encuadradas bajo un programa burgués antifascista.
esenciales (control de la industria, de los abastecimien- Desde la represión de la insurrección de Asturias en 1.934,
tos, de la seguridad, etc.) al punto de poder considerar el conjunto de las corrientes políticas y sindicales con
que el poder burgués ha desaparecido y son los propios presencia entre la clase obrera española habían asumido
proletarios quienes dirigen la sociedad. De acuerdo con y defendían continuamente que la lucha definitiva se da-
esta tesis: ría, en España como en el resto del mundo, entre democra-
- El proletariado gobierna desde julio de 1.936 a través cia y fascismo. Y que para ello era necesario no sólo colo-
del Comité de Milicias Antifascistas. car al conjunto de la clase proletaria bajo esta bandera
- Las colectivizaciones representan el contenido eco- sino, además, hacer causa común con la pequeña burgue-
nómico socialista de este gobierno. sía antifascista que en España estaba representada por
- Las milicias obreras son el poder militar del proleta- las fuerzas republicanas de izquierdas. Es cierto que tanto
riado revolucionario. el POUM como los elementos más radicalizados de la CNT-
FAI afirmaban que al fascismo sólo podía derrotarlo la
TESIS 9. revolución proletaria, pero para ambos esta revolución
En 1.936 la reacción proletaria al golpe no es era algo indefinido, etéreo y sin implicaciones prácticas
una revolución. reales. Por ello tanto el POUM como la CNT-FAI apoyan
al Frente Popular, porque su revolución antifascista no
El principal valedor de la tesis sobre la revolución tenía un significado concreto más allá de la repetición de
obrera del ´36 es el mito de la Cataluña proletaria. Allí, la fraseología revolucionaria. Durante todos los aconteci-
efectivamente, la huelga general decretada como respuesta mientos que siguen al golpe de julio, veremos a la CNT-
al alzamiento de los generales desemboca, en el curso de FAI y al POUM seguir a pies juntillas los dictados de la
pocos días, en una derrota del ejército por obra de las burguesía republicana.
fuerzas de choque obreras apoyadas por la parte leal de
la policía y la Guardia Civil. Se produce la confraterniza- Sobre el Comité de Milicias Antifascistas
ción entre los soldados encuadrados en las tropas rebel- (CMA).
des y los proletarios que luchan contra ellas. Las patru-
llas obreras, dirigidas por los Comités de Defensa de la Después de las jornadas de julio en que los obreros
CNT, se hacen con el control de la calle en Barcelona y frenan el golpe, se constituye, en Cataluña y en el resto
esto conlleva, también, el control de los abastos, de la de regiones del Estado controladas por el gobierno repu-
sanidad, etc. Poco después se comienza la colectiviza- blicano, un organismo que reúne a los partidos contrarios
ción de las empresas. Se mandan columnas formadas por al golpe y a los sindicatos obreros. Por lo tanto, no es un
obreros sindicados al frente de Aragón. La propia organismo proletario, no incluye solamente a las corrien-
Generalitat de Cataluña reconoce que el poder está en tes obreras sino que permite el acceso a Esquerra Repu-
manos de la CNT-FAI y se coloca como organismo auxi- blicana de Cataluña y a la Unión Republicana. Es un orga-
liar del Comité de Milicias Antifascistas de Cataluña, ór- nismo, por su composición, interclasista. A través de él
gano de predominancia libertaria pero en el que también se produce la colaboración entre proletariado y pequeña
se incluye el PSUC (partido catalán asociado al PCE), la burguesía para hacer la guerra contra los militares suble-
UGT, Esquerra Republicana, la Unión de Rabassaires y el vados, mantener relaciones con el gobierno central, etc.
POUM. Este organismo dirigirá la vida de Cataluña desde El Comité es un gobierno de concentración de todas las
julio hasta octubre. fuerzas encuadradas bajo el programa antifascista y es el
La primera y más inmediata conclusión que se saca órgano esencial para que la burguesía y la pequeña bur-
de la sucesión de los acontecimientos es que, en caso guesía, clases sociales que deben ser excluidas inmedia-
de que una revolución hubiese tenido lugar, esta se ha- tamente del poder durante una revolución proletaria, ejer-
bría dado sólo en Cataluña. Madrid, si bien ve cómo las zan su fuerza sobre el proletariado.
fuerzas obreras vencen a los sublevados, queda bajo el La vida del Comité será breve, de julio a octubre. Una
control del gobierno, apoyado incondicionalmente por vez controlada la situación en la calle, las organizaciones
CNT, UGT, PCE, PSOE y POUM. En Valencia, donde los en él participantes lo disolverán y, o bien se integrarán
acontecimientos son menos intensos, sucede lo mismo. directamente en los organismos institucionales republi-
En País Vasco, Asturias, etc. se repite el mismo modelo. canos revitalizándolos, o bien crearán unos en apariencia
En el campo andaluz y extremeño los ayuntamientos lo- nuevos pero con la misma naturaleza (Consejo de la Ge-
cales se limitan a continuar con sus tareas y en pocas neralidad en Cataluña). En el paso de una fórmula a otra,

3 5
La Guerra de España

la burguesía y la pequeña burguesía se han garantizado la considerados uno por uno: pasaron del patrón individual
colaboración de las fuerzas obreras, su integración en los a la cooperativa enfrentada al resto de cooperativas por
órganos estatales y, por lo tanto, la subordinación del las relaciones comerciales.
proletariado al dominio burgués que se había tambaleado El argumento libertario continúa afirmando que, real-
por la presencia del proletariado armado en la calle. mente, las empresas y tierras colectivizadas, cooperaron
entre sí. Que de hecho arrancaron a la Generalidad el «De-
Sobre las colectivizaciones. creto de Colectivizaciones» de octubre de 1.936, por el
cual estas se colocaban bajo una dirección única.
En el campo y en la ciudad, los proletarios se hacen Bastaría para rebatir esta afirmación el hecho de que
con el control de tierras y fábricas, sobre todo si habían tal decreto, emanado de un gobierno burgués, colocaba
sido abandonadas por sus dueños o bien estos habían a las colectividades bajo la tutela de un organismo de tal
sido asesinados por las fuerzas obreras. La ocupación y gobierno, por lo tanto al servicio de la burguesía. Pero
gestión obrera de las fábricas y de las tierras tiene como es fácil precisar además que, aún en el caso absurdo de
función, en primer lugar, garantizar la subsistencia a los que Cataluña hubiese instaurado el socialismo colecti-
proletarios en ellas ocupados y, después, contribuir al vizado, existe el mundo más allá del Ebro y de los Piri-
esfuerzo bélico proporcionando armas, suministros de neos y que, con este mundo, volvería a repetirse lo ex-
guerra, etc. Con estas colectivizaciones el panorama es puesto anteriormente.
el siguiente: La realidad sobre las colectivizaciones tiene que ser
- dominio político de la burguesía y la pequeña bur- estudiada sobre la base de la situación económica real de
guesía España previa a 1.936. Con una industria de escala muy
- producción a cargo de los obreros pequeña y un campo dividido entre el minifundio extremo
Salta a la vista que, si gobierna la burguesía, local y y las grandes propiedades, el problema del tamaño era
nacionalmente, la producción es producción para el régi- vital en casi todos los terrenos. La guerra coloca al go-
men burgués. Esta sencilla explicación debería bastar para bierno republicano y al franquista en la tesitura de necesi-
aclarar que las colectivizaciones no son la realización in- tar aumentar la producción agrícola e industrial para ven-
mediata sobre tierra hispánica del contenido económico cer. En el bando republicano, las colectivizaciones. san-
del socialismo. cionadas por el gobierno local de Cataluña y por el nacio-
Pero el mito libertario sobre la revolución se levanta nal de Madrid, cumplen el papel de realizar la concentra-
precisamente sobre una confusión absoluta de los térmi- ción industrial necesaria, condición imprescindible para
nos, luego es necesario aclararlos: la titularidad jurídica aumentar la productividad. Es un progreso, el de aumen-
de las empresas puede ser privada, pública o «colectiva» tar la base productiva, que se realiza en términos exclusi-
sin menoscabo de que estas constituyan la unidad ele- vamente capitalistas: mantiene todas las características
mental del capitalismo. Incluso colocadas bajo el plan de la producción de mercancías y capital, respeta la pro-
superior de la economía estatalmente planificada, la pro- piedad privada, etc. Pero es un progreso necesario, no
ducción en ellas es producción de plusvalía, de plusvalor sólo de cara al triunfo del bando republicano. Aún en el
extorsionado a los proletarios. El único plan que hace caso de que los proletarios se hubiesen hecho con el po-
posible la desaparición de la producción capitalista, está der el 19 de julio, deberían haber procedido de la misma
contenido en el programa de la revolución proletaria que manera, desarrollando un sistema industrial de base capi-
coloca el conjunto de la producción y no sólo a unos talista como única vía para lograr la necesaria capacidad
cuantos centenares de empresas, bajo el control del Esta- productiva como para hacer frente a una guerra en la que
do proletario, que comienza su intervención sobre la eco- hubiesen estado más aislados incluso de lo que lo estuvo
nomía a fin de organizarla bajo una perspectiva donde el bando republicano. Sólo superando el atávico atraso
están ausentes el intercambio, las ganancias, la planifica- del campo y de la industria española se habría podido
ción particular, etc. desarrollar una clase proletaria lo suficientemente com-
Una empresa colectivizada, en Barcelona por ejemplo, pacta y poderosa como para afrontar la guerra.
compraba sus materias primas a otra empresa. Con ello Hay que añadir: la guerra, en el terreno económico,
intercambiaba con la otra empresa valor, independiente- la perdió el bando republicano porque ese aumento de
mente del hecho de que se cuantifique monetariamente. la capacidad productiva no podía realizarlo sino la fuer-
Al hacerlo traficaba con el plusvalor extorsionado a los za política que dirigía a gran parte del proletariado.
trabajadores que han trabajado en la empresa proveedora Como la burguesía y la pequeña burguesía continua-
de materias primas; el cambio es ventajoso para ambas ban gobernando, las tendencias centrífugas de ambas,
empresas en la medida en la cual se cambian valores de- que se escenificaron como una lucha contra las colec-
terminados por la extorsión de plusvalor ¿Ha desapareci- tivizaciones encabezada por el PCE y la UGT, acabaron
do aquí la explotación, más allá de la afirmación completa- por frustrar la única política económica válida en aque-
mente desviada de que los trabajadores se queden «con lla situación.
el producto íntegro de su trabajo»? No: de la plusvalía Cuando la burguesía vuelve a tomar posesión indi-
obrera viven todas las empresas ligadas entre sí por el vidual de sus fábricas, en la Cataluña posterior a febre-
mercado, único ámbito de planificación económica inter- ro de 1.939, se encontró con que estas estaban incluso
nacional del capitalismo. La pervivencia de la moneda, de en mejor estado de lo que las dejaron: la guerra había
los vales o cualquier otro sustituto de estos, en la «Cata- activado el proceso de acumulación de capital que la
luña revolucionaria» es un hecho indicativo de que el burguesía fue incapaz de llevar a cabo y el proletariado
capitalismo no había desaparecido, de que únicamente había realizado aquello que la burguesía no pudo hacer
había variado la propiedad de los medios de producción en 150 años de historia, pero lo hizo para otra clase

3 6
La Guerra de España

que, además, no lo quería. Esa fue su tragedia. la burguesía. Se trata de la famosa polémica acerca de si
era posible «ir a por el todo» planteada por García Oliver,
Sobre las milicias obreras. líder de CNT y posterior ministro republicano. En ella la
mayor parte de CNT defiende que dada la insuficiente
Las milicias obreras son organizaciones militares crea- fuerza organizativa de CNT en el conjunto del país, una
das por partidos y sindicatos que se dirigen a luchar al «toma del poder» por su parte hubiese implicado una «dic-
frente contra los militares sublevados una vez estos han tadura anarquista» contraria a sus principios.
sido derrotados en las principales ciudades. Especialmente
en Barcelona, donde las milicias parten hacia Aragón diri- TESIS 10.
gidas por las principales figuras anarquistas, estas forma- En 1.936 los anarquistas organizados en la
ciones adquirieron un carácter romántico de libertadoras CNT-FAI no se hacen con el poder no debido a
del campesinado secularmente oprimido. Pero más allá de una contradicción con sus principios, sino por
la mitología miliciana, las milicias fueron un fenómeno re- la política de colaboración con la burguesía que
sidual del proceso de encuadre del proletariado bajo la dominaba estas organizaciones, planteada bajo
bandera burguesa del antifascismo y la colaboración en- la bandera de la lucha antifascista.
tre clases.
En un primer momento el proletariado se hace con las De acuerdo a las posiciones que los líderes anar-
armas de los militares derrotados y las autoridades repu- quistas defienden una vez que el proletariado armado ha
blicanas sancionan legalmente lo inevitable. Inmediata- frenado el golpe de Estado en las principales ciudades
mente después, siguiendo las indicaciones de las organi- del país, la CNT, única organización de masas que había
zaciones sindicales y políticas, los proletarios armados se defendido siempre en su seno la necesidad de la lucha
dirigen hacia el frente para conquistar las ciudades en directa contra la burguesía, sólo tenía una fuerza prole-
manos de los sublevados (de Barcelona a Zaragoza) o taria organizada en la zona catalana y un intento de to-
para detener el avance de estos (de Madrid a la Sierra mar el poder allí hubiera significado el aislamiento de
Norte y a Guadalajara). Se establecen los frentes y la or- esta respecto del resto del país bajo control del gobier-
ganización de las columnas milicianas con el objetivo de no republicano.
salvar al Estado republicano de la amenaza militar. Poste- Esta posición encubre que ya, justo después de la
riormente, las milicias se integran en el Ejército republica- victoria sobre los militares, los propios líderes anarquistas
no, los irreductibles son expulsados o se marchan por aceptan que el gobierno burgués de la Generalidad conti-
propia voluntad, el desarme del proletariado concluye núe ejerciendo sus funciones: respetan por tanto el poder
cuando la represión republicana en la retaguardia no es de la burguesía como único posible, aceptan la colabora-
combatida por los proletarios encuadrados en las milicias ción con este y sólo después teorizan la imposibilidad de
del frente. liquidarla.
De julio a mayo del ´37, la burguesía únicamente ha Realmente las jornadas de julio muestran, en toda Es-
tenido que esperar. Las organizaciones obreras se han paña, que el proletariado tenía, objetivamente, capacidad
encargado de justificar progresivamente el desarme en suficiente como para barrer a la burguesía en lo que se
nombre de la eficiencia militar. Y es que la lógica es aplas- refiere a fuerza organizada. Son sus líderes los que le ale-
tante: la dirección proletaria, encabezada sobre todo por jan de esta posibilidad, los que le venían alejando en los
la CNT-FAI y por el POUM en menor medida, lanza a los dos últimos años defendiendo el programa antifascista
proletarios a luchar por la República, que identifican de colaboración entre clases.
ahora con un régimen proletario. Les coloca bajo la dis- Los líderes de CNT afirman: sólo contamos con fuerza
ciplina política de la burguesía, y de ahí a aceptar la dis- real en Cataluña, un poco en Madrid y menos aún en
ciplina militar sólo hay un paso. En 1.936 no hay un ejér- Valencia. Se ve claramente cómo su «programa revolucio-
cito proletario sino en el sentido de un ejército formado nario», el que venían agitando desde 1.931 y que decían
por proletarios bajo dirección burguesa, independiente- poner en práctica con las múltiples insurrecciones locales
mente de que los mandos fueran destacados militantes suscitadas por la estrategia de la «gimnasia revoluciona-
obreros. En el bando contrario, los proletarios combaten ria», no era otra cosa que palabrería, confiada en la «es-
en las filas de Franco atemorizados por la represión, que pontaneidad de las masas» y que incluso cuando esta
es abierta y descarnada desde el primer día. No son tro- espontaneidad brilla con todas sus fuerzas, les repelió.
pas anti proletarias sino en el sentido de estar dirigidas Mientras los líderes de anarquistas debaten con la Gene-
con tal fin. En ambos lados de la trinchera la naturaleza ralidad, dejan en manos de la burguesía republicana a los
del ejército viene dada por el poder burgués que lo diri- proletarios de las zonas tomadas por los militares y, sobre
ge y, en ambos lados, la burguesía lanza a la masacre a todo, al proletariado del campo andaluz y extremeño que
unos obreros contra otros. tan heroicos ejemplos de lucha había dado en los meses
previos al golpe. Este proletariado, llamado a la inactivi-
CONTRA TESIS 10. dad por los líderes del oportunismo obrero y de la peque-
En 1.936 no fue posible desarrollar la lucha ña burguesía local, será masacrado al cabo de pocas se-
revolucionaria debido al insuficiente apoyo manas por los ejércitos africanos. Por otro lado, siguien-
con el que contaban las corrientes do el curso de los acontecimientos en el eje esencial Bar-
revolucionarias organizadas. celona-Madrid-Valencia, vemos que, tras negarse los lí-
deres anarquistas a dar la consigna de toma del poder,
Esta ambigua tesis fue defendida por los miembros de Madrid será abandonado a su suerte en noviembre de
la CNT-FAI que optaron por ceder el poder en Cataluña a 1.936 por el propio gobierno central, quedándose los pro-

3 7
La Guerra de España

letarios madrileños a cargo de la defensa de la ciudad. planteamiento formal, el contenido es el mismo siempre
Incluso el PCE tuvo, en esas jornadas, que hablar no de que se pretende teorizar la posibilidad de prescindir de
defensa de la República sino de revolución para conquis- la lucha política a manos del partido comunista, órgano
tar influencia entre la clase trabajadora. Valencia verá po- de combate de la clase proletaria: en última instancia
cas semanas después como la parte más irredenta de las siempre se recurre a alguna fatalidad insuperable para
milicias, apoyadas por los comités obreros locales, se explicar el fracaso del proletariado para hacer la revolu-
manifiesta contra la política del gobierno en sus calles. ción sin el partido.
Finalmente, en los albores de mayo del ´37 y durante las En el caso que nos ocupa, salta a la vista que el
jornadas de este mes, la reacción partirá de ambas ciuda- término «proceso revolucionario» es un simple juego
des contra la Barcelona obrera que se había levantado. de palabras destinado a cubrir el vacío teórico que apa-
Los líderes anarquistas abandonan a su suerte a los pro- rece al no poder hablar de «revolución». ¿Qué es un
letarios del campo, se niegan a enfrentarse al gobierno proceso revolucionario sino una revolución, exitosa o
republicano en Madrid y Valencia y, finalmente, aceptan fallida? Los defensores de esta tesis quieren decir, real-
la reacción burguesa contra la ciudad que no habían que- mente, que en España sí hubo una revolución, pero no
rido controlar. Una Barcelona en manos exclusivamente lo plantean abiertamente para no mostrar el derrumbe
de los obreros habría constituido un ejemplo para los pro- de las teorías libertarias una vez que se enfrentan al
letarios de todo el país y habría cambiado sustancialmen- fuego de la cruda realidad.
te el curso de los acontecimientos. Las fuerzas estaban, Por otro lado, los comités obreros a los que esta tesis
pero trágicamente faltó la influencia determinante y la di- atribuye la posibilidad de haber sido un «poder proleta-
rección del partido comunista revolucionario, un partido rio» en caso de que no hubieran sido frustrados, son sim-
que no podía crearse en el curso de la guerra civil y, mu- plemente organismos surgidos dentro de la CNT para ha-
cho menos, de la nada. cer frente a las primeras necesidades (abastecimientos,
etc.) después de la lucha en la calle contra los militares.
CONTRA TESIS 11. Son organismos técnicos del sindicato encargados de
En 1.936 se da en España no una revolución hacer valer la fuerza de este. Pero de ninguna manera,
sino un proceso revolucionario en el que a como se insinúa, embriones de consejos obreros, soviets
la insurrección obrera contra el golpe le o juntas revolucionarias. No es ocasión esta de recordar
sucede un vacío de poder por parte de la qué significado histórico tuvieron los sóviets como for-
burguesía y el surgimiento de un poder ma del Estado proletario sino que basta con recordar que
embrionario de los comités obreros. sus funciones se cumplían no a expensas de un sindicato,
sino como organismo de combate de todos los proleta-
Esta tesis, defendida hoy por los grupos de ultra iz- rios, que pertenecían al sóviet al margen de ideología,
quierda, es una composición ex novo a partir de la tesis 9 adhesión a uno u otro partido, etc. por el simple hecho de
original a la que se ha añadido la idea de la «revolución en ser proletarios.
potencia» para salvar la evidencia histórica de que no Los comités obreros fueron expresión de la fuerza de
hubo una revolución pero sin rechazar la «originalidad la clase proletaria y, sin duda alguna, en torno a ellos se
española» que habría visto desarrollarse una revolución organizaron los trabajadores más dispuestos al combate
caracterizada como anarquista. Los defensores de esta no sólo contra los golpistas sino también contra la bur-
tesis pretenden haberse inspirado en los textos de la Iz- guesía del bando republicano. Pero ahí se acaban sus
quierda para elaborarla atribuciones, no suplantan, ni potencialmente ni en los
hechos, la necesidad del proletariado de dotarse de orga-
TESIS 11. nismos propios que constituyan la base de su Estado.
Ni la respuesta obrera al golpe de Estado es una
insurrección ni los comités obreros fueron CONTRA TESIS 12.
embriones del poder proletario. Finalmente, la revolución proletaria fue
ahogada por el estalinismo.
La tesis del marxismo revolucionario es clara y vale
para cualquier país y momento del arco histórico: sólo Según esta tesis, común a todas las corrientes
en presencia de un partido de clase con fuerte arraigo libertarias, en España se da una contrarrevolución estali-
entre las masas proletarias y una sólida y compacta nista, encabezada por el PCE como principal agente de la
organización sobre las bases del programa del comu- lucha contra las conquistas obreras y defensor del Esta-
nismo revolucionario puede darse la revolución prole- do republicano.
taria, que pasa indispensablemente por la toma del po-
der por vía insurreccional y el ejercicio de la dictadura TESIS 12.
a cargo del partido. La contrarrevolución en España no fue obra
La corriente libertaria, que ha negado esta tesis des- del estalinismo sino de la burguesía de
de su aparición en el combate contra Marx y Engels den- ambos bandos dentro del contexto general de
tro de la Internacional, pretende que la Guerra Civil es- la guerra imperialista en que cada potencia
pañola aporta pruebas de que es posible una revolución implicada luchó por defender sus intereses el
sin partido ni toma del poder. Para defender esta tesis, primero de los cuales, mantener al
se ha recurrido tanto al argumentario clásico expuesto proletariado sometido a las exigencias de la
en la tesis 9 como a formas más refinadas como la que guerra, fue defendido por todas las
rebatimos en esta tesis. Más allá de los problemas del corrientes en liza.

3 8
La Guerra de España

En sentido estricto, no pudiendo hablar de «revolu- ya desde antes de la Guerra Civil. Estas bridas no eran
ción» en España, no se puede hablar tampoco de «con- del todo seguras en manos de los líderes anarquistas,
trarrevolución». El término «contrarrevolución» puede que acusaban con mucha intensidad la presión ejerci-
ser entendido en el sentido de una política y una acción da por las bases obreras, ni en manos del POUM o de la
preventiva de la clase dominante burguesa frente al pe- izquierda socialista, que habían proclamado formalmen-
ligro inminente de la revolución proletaria. Pero tampo- te la necesidad de la toma del poder en los años pre-
co desde este punto de vista es correcto hablar de con- vios a la guerra y que se enfrentaban también a una
trarrevolución en España, porque, en ausencia de una base levantisca que no comulgaba con sus consignas
tradición de lucha clasista radicada en las filas proleta- de apaciguamiento.
rias, el movimiento obrero español –dirigido por los par- Por otro lado, la situación de caos sucesiva al golpe,
tidos oportunistas- no logró romper con la colaboración cuando los proletarios tenían el control de la calle, exigía
interclasista. Por esto la particular y continuada comba- de un partido centralizado que fuese capaz de imponer
tividad que el movimiento obrero español expresó en la los intereses de la burguesía y de la pequeña burguesía
década de los años ´30 del siglo pasado no dio lugar a la una vez que estas habían perdido la fuerza que les otor-
lucha de clase revolucionaria. gaban sus partidos tradicionales, que por su parte ahora
Estalinismo es el nombre sintético que utilizamos estaban demasiado evidentemente complicados con la
para referirnos a la contrarrevolución que, en la Rusia política de permisividad hacia los militares sublevados.
soviética y en el conjunto de los países afectados por El PCE, representante de los intereses rusos en Es-
la oleada revolucionaria que se abre con la toma del paña, el PSUC, sucursal catalana de este y, sobre todo,
poder por los bolcheviques en 1.917, se abate sobre la la diplomacia y los cuerpos represivos rusos instala-
vanguardia comunista del proletariado y liquida no sólo dos en España cumplieron el papel de ejercer la repre-
a sus representantes físicos sino también todo el tra- sión preventiva contra los proletarios allí donde las
bajo de restauración doctrinal comenzado por Lenin y organizaciones sindicales y políticas de estos no al-
sus camaradas como respuesta a las oleadas de dege- canzaban a hacerlo.
neración oportunista previas. Fue, por lo tanto, una represión típicamente burgue-
No hay necesidad de profundizar en los aspectos del sa, física y no ideológica, que encuadró a las fuerzas
balance de la contrarrevolución que nuestra corriente ha más dispuestas de entre las clases medias para dirigir el
elaborado desde el momento en que dispuso de las fuer- ataque contra los proletarios en nombre de los intereses
zas necesarias para ello y en el cual ha cifrado las posibi- superiores de la patria en guerra. Sus características más
lidades de la reconstitución del partido comunista: es un escabrosas, la liquidación de los líderes del POUM y de
trabajo del cual el partido actual se reclama continuamen- miles de obreros de CNT, además de la corriente trots-
te. Señalamos que una de las principales consecuencias kista, no son algo que pertenezca exclusivamente al es-
de la contrarrevolución fue la de identificar definitivamente talinismo sino que es común a toda burguesía. Si fueron
los intereses del capitalismo ruso en desarrollo con la los servicios secretos rusos los que, bajo el paraguas de
política a seguir por los partidos comunistas en cada país. la «guerra nacional revolucionaria» defendida por el PCE,
De esta manera, se supeditó la lucha por la revolución se mancharon las manos, fue porque configuraban el
proletaria a los pactos con cada una de las burguesías partido más potente al servicio del orden republicano.
nacionales en función de las necesidades de la potencia Su experiencia en Rusia les ayudó, por supuesto, pero la
imperialista rusa. contrarrevolución en Rusia se dirigió contra una van-
Hemos explicado las características específicas de guardia marxista a la que hubo que aniquilar también
esta política en España en la tesis nº 1. Señalamos aho- doctrinalmente (esta es la característica esencial del es-
ra que dicha política tenía, en primer lugar, que asegu- talinismo) mientras que en España bastó con la fuerza
rar que el proletariado español no fuese capaz de rom- militar que, por otro lado, la propia burguesía española
per las bridas de la colaboración de clases que sus or- puso a su disposición.
ganizaciones políticas y sindicales le habían impuesto (1 - continúa)

3 9
Cronología abreviada

Cronología abreviada
1931. huelga general de 5 días en respues- verdaderos socialistas están en su
- El 12 de abril hay elecciones mu- ta a la represión por parte del gobier- mayoría en la cárcel».
nicipales, ganan los republicanos en no. Durante todo este año, el núme-
las ciudades e, inmediatamente, una - Agosto de 1.932: Golpe de Esta- ro de conflictos laborales es escaso.
plataforma que aglutina a los grandes do de Sanjurjo. Las guarniciones de La represión de los meses anteriores
representantes de la burguesía y a los Sevilla, al mando de Sanjurjo, se su- ha sido tan dura que los obreros no
intelectuales pequeño burgueses que blevan contando con que las de se sienten protegidos ante la hostil
se han ido conformando como alter- Pamplona, Valladolid, Madrid, Cádiz actitud del gobierno hacia todo tipo
nativa a aquellos, gestiona la llegada y otras les secundarían. El golpe es de manifestaciones» La brutal repre-
de la República. resuelto en pocas horas mediante sión hacia las organizaciones y sin-
- El 14 de abril se proclama en los una huelga general en la capital an- dicatos de izquierda provocó el ab-
ayuntamientos la República. El rey daluza que permite la intervención del soluto dominio de la clase patronal
se marcha del país escoltado por las gobierno contra los alzados. Los favorecida por el gobierno derechis-
Juventudes Socialistas, que se en- obreros del barrio de Triana dan un ta. Se producen, al mismo tiempo,
cargan de evitar que haya disturbios ejemplo de heroísmo que les costará actos de violencia perpetrados por
en Madrid. una represión sanguinaria cuando el fascistas y derechistas como el asal-
- Gobierno provisional: Alcalá- mismo Sanjurjo triunfe en 1.936. to al Casino republicano de Vallado-
Zamora, Lerroux, Azaña, Maura, Ca- lid por elementos jonsistas.
ballero… Es decir, el Comité Revo- 1933.
lucionario republicano-socialista, - Enero de 1.933: Insurrección de 1936.
a poya do por l a Guar di a Ci vi l la FAI en Barcelona y la provincia de - 16 de febrero: las elecciones fue-
(Sanjurjo, el futuro golpista). La pri- Sevilla. Represión de Casas Viejas, ron ganadas por el Frente Popular en
mera ley que vota este gobierno es donde las fuerzas del orden asesinan las ciudades de más de 1000 habi-
la de «Defensa de la República», que sin piedad a los habitantes del pue- tantes. «La presión largo tiempo con-
atribuye al gobierno la potestad de blo que se habían hecho fuertes en tenida por los trabajadores no pudo
suprimir las libertades en caso de una casa. Contrasta con la facilidad soportarse más (…). Se pedía mejora
que el orden republicano esté en con la que el gobierno de Azaña dejó de salarios, readmisión de despedi-
peligro, una ley que se aplicará sis- huir a Sanjurjo tras su golpe. dos, amnistía para los procesados de
temáticamente contra los proleta- - Diciembre de 1.933: Insurrección la revolución de octubre del 34, etc.».
rios, verdaderos enemigos de este de la FAI en el Alto Aragón. - Marzo: Ocupaciones de fincas
nuevo régimen. en Extremadura y otros sitios.
- En junio se convocan Cortes 1934. - Junio: huelga de la construcción
Constituyentes, que se votan de - Los enfrentamientos políticos en Madrid, por primera vez la CNT,
manera irregular en dos vueltas con suben día a día. sindicato en que se organizan los
pequeñas elecciones parciales espar- - Ante el acceso de la CEDA (de- trabajadores más pobres de la ciu-
cidas por todo el país, la derecha tra- rechistas) al gobierno, el PSOE de- dad, rebasa a la UGT y le impone la
dicional ni siquiera presenta candi- clara la huelga insurreccional con el huelga a ultranza.
datos en buena parte de las circuns- propósito de restablecer el gobierno - En las semanas previas a la gue-
cripciones. previo a 1.933 (conjunción republi- rra los asesinatos del teniente Cas-
- En noviembre se reúnen las Cor- cano-socialista). tillo (socialista) y de Calvo Sotelo
tes con mayoría de la Conjunción 5 de octubre de 1934. Insurrec- (derechista) precipitan los aconte-
Republicano-Socialista que actúa de ción «fallida». «Insurrección del sec- cimientos.
acuerdo a su programa de 1.909. tor radical del PSOE». - 18 de julio. Se declara el Estado
- En diciembre nuevo gobierno ya - En Cataluña, el gobierno de la de guerra. Las organizaciones obre-
constitucional. Se otorga el Ministe- Generalidad proclama el Estado Ca- ras por su parte inician la huelga ge-
rio de Trabajo a Largo Caballero, de talán. La CNT se niega a participar neral. Los obreros se baten contra
la facción izquierdista del PSOE. Su- en la huelga. La represión del ejérci- los militares. Primero en Barcelona y
yas serán las leyes tendentes a re- to acaba con la breve independencia luego en Madrid, vencen al ejército
gular la oferta de mano de obra: Ley de la región. sublevado mientras los líderes del
de Contratos (Convenios Colecti- gobierno lanzan mensajes de calma
vos) y de Jurados Mixtos (continua- 1935. y se aprestan a pactar con los suble-
ción de aquella de Primo de Rivera). Fundación del POUM. vados. Lo que se pretendía un golpe
Más de 35.000 presos como con- de pocas horas se convierte, por obra
1932. secuencia de la revolución de octu- de la respuesta obrera, en una ver-
Enero de 1.932: insurrección del bre de 1934. En Valladolid, por ejem- dadera guerra.
Alto Llobregat y Cardones a cargo plo, la CNT y el PCE desaparecen, - Columnas obreras salen a tomar
de elementos de la FAI. Posterior desarticulados por completo. «Los Zaragoza. Es el inicio de las «milicias

4 0
Cronología abreviada

obreras». Se forma la Brigada Lenin fónica, ocupada por los trabajado- - Represión contra los proletarios
con trotskistas de otros países, miem- res de CNT, las barricadas vuelven y contra sus organizaciones: muerte
bros de la minoría de la Fracción de a aparecer en la ciudad. En pocas de Andrés Nin, encarcelamiento de
Izquierda del PCI. horas los obreros controlan la prác- los líderes del POUM. Asesinato de
- En noviembre las fuerzas fran- tica totalidad de Barcelona y algu- destacados líderes de las Juventu-
quistas llegan a Madrid. El gobierno nos líderes proponen hacerse con des Libertarias. Los revolucionarios
abandona la ciudad. Los proletarios el control absoluto. Los líderes anar- pasan a la clandestinidad.
de la capital se baten con las tropas quistas, poumistas, etc. llaman a la
sublevadas. Aparecen las Brigadas calma y a deponer las armas. Sólo 1939.
Internacionales enviadas por Rusia. pequeñas secciones libertarias, - Febrero: cae Barcelona sin en-
Madrid resiste y la guerra se trans- como Los Amigos de Durruti, otras frentamientos.
forma en un conflicto de posiciones poumistas (célula 27) y trotskistas - Marzo: golpe de Estado de so-
que durará dos años y medio más. se oponen. cialistas y anarquistas contra el go-
Tras la rendición obrera, una co- bierno de Negrín. Disturbios en Ma-
1937. lumna militar enviada desde la capi- drid. El nuevo gobierno declara Ma-
- Sucesos de mayo: ante el in- tal (Valencia) ocupa la ciudad, dejan- drid ciudad abierta.
tento del gobierno de la Generali- do a su paso un reguero de militan- - Abril: fin de la guerra civil
dad de recuperar la sede de la Tele- tes obreros asesinados. española.

Las razones de nuestro abstencionismo


( Textos del partido N° 1, Octubre 2015, A4, 20 páginas )
Precio: Europa: 2 €. América del Norte: US $ 2. América Latina: US $ 1

•--SUMARIO
•--Introducción
•--El parlamento yla lucha por los soviets (Carta circular del Comité Ejecutivo
de la III Internacional Comunista, del 1 de septiembre de 1919)
•--La Tercera Internacional yel Parlamentarismo(De «Il Soviet», año III, nº11
del 11-4-1920; reproducida también en la «Historia de la Izquierda Comunista
1919-1920, cit., pp 525-527)
•--La nueva época y el nuevo parlamentarismo (Introducción de Trotsky a las
Tesis sobre los partidos comunistas y el parlamentarismo, II Congreso de la
IC 1920)
•--Tesis sobre el Parlamentarismo (Presentadas por la Fracción Comunista
Abstencionista del Partido Socialista Italiano - II Congreso de la IC 1920)
•--Preparación revolucionaria o preparación electoral (De l'«Avanti!»,
14/09/1919)
•--1921. Elecciones (A. Bordiga, «Il Comunista» del 14/04/1921)
•--Manifiesto del Partido Comunista de Italia para las elecciones políticas de
1921 (Manifiesto publicado en «Il Comunista» del 21 de abril de 1921)
•--El cadáver todavía camina (De opúsculo «Sul filo del tempo», Partido
Comunista Internacional, mayo de 1953)

Partido y clase
1. Partido y clase en la doctrina marxista
( Textos del partido N° 2, Marzo de 2017, A5, 42 páginas )
Precio: Europa: 2 €. América del Norte: US $ 2. América Latina: US $ 1

•--SUMARIO
•--Nota preliminar
•--Prefacio (Del prefacio de la edición en español de 1974)
•--Tesis sobre el papel del partido comunista en la revolución proletaria
(Resolución del IIº Congreso de la Internacional Comunista, 1920)
•--Partido yclase (De Rassegna Comunista, año I, nº 2 del 15 de abril de 1921)
•--Partido y acción de clase (De Rassegna Comunista, n°4, 31 de mayo 1921)

4 1
Informe de Amadeo Bordiga

Informe de Amadeo Bordiga


sobre el fascismo
V CONGRESO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA
23ª sesión, 2 de julio de 1924

Cuando el V° Congreso se reune (es el primero que se tiene después de la muerte de Lenin), el PC de I., después de la
detención por parte de los fascistas de Bordiga y otros dirigentes de la izquierda, tiene a su cabeza una nueva dirección en
torno a Gramsci; esta había sido nombrada por la Internacional para poner orden en la casa ypara abandonar su oposición
a las orientaciones tácticas decididas por Moscú, tales como el «Frente único», el «Gobierno Obrero» o, en Italia, la fusión
con el Partido Socialista. Sin embargo, el fracaso de la tentativa revolucionaria del año precedente en Alemania, basado en
las esperanzas de una alianza del PC con los socialistas, empujaba la dirección de la Internacional a aplicar un «giro a la
izquierda», privilegiando al «Frente Unico desde las bases» con respecto a los acuerdos en la cumbre. El hecho de confiar
a Bordiga la responsabilidad de escribir un informe sobre el fascismo se inscribe sin duda en este giro a la izquierda que se
traducía también por la tentativa de llegar a un acuerdo de la Izquierda con los gramscistas para dirigir el partido italiano,
tentativa coronada con la proposicion de dar el puestode vicepresidente de la Internacional a Bordiga. Pero para la Izquierda
esta era inaceptable ya que las cuestiones políticas no pueden ser resueltas con expedientes organizacionales. El giro a la
izquierda de la Internacional fue reconocido por Bordiga que sin embargo lo juzgó insuficiente, ya que no garantizaba que
este no fuera seguido por un futuro giro a la derecha mucho más marcado. Bordiga pidió que se terminase con esta política
de giros bruscos de la Internacional.
En el momentoen quese tiene el Congreso, el secuestroyasesinatodel diputadosocialista italianoMatteotti, perpetrado
por los fascistas, abría una crisis política en Italia; en el curso de la misma la dirección gramscista del PC de I no encontrará
nada mejor que ponerse a remolque de los partidos burgueses democráticos que abandonarán el parlamento para constituir
un «anti-parlamento».
En su informe, Bordiga evidentemente no puede hablar de estos acontecimientos por venir, pero reitera el análisis de
la Izquierda, afirmando ser partidario de una lucha común de los trabajadores de la ciudad yel campo, pero bajola dirección
del Partido Comunista – es decir, fuera del cuadro de un frente político con otros partidos, sean burgueses o que se digan
«obreros».

( En la primera parte de su discurso, el orador resume su informe sobre el fascismo al IV° Congreso de la
Internacional comunista, dado el 16 de noviembre de 1922, poco después de la «marcha sobre Roma» ) (1)

En mi primer informe, no abordaba la cuestión que Milán a Roma en coche-cama, saludado a cada parada por
surgió en nuestras filas en el IV° Congreso, pero al cual el los representantes oficiales del Estado. No se puede en-
camarada Zinoviev hizo referencia en su discurso: que tonces hablar de revolución, no solo porque no hubo ata-
pasó en Italia después de la partida de la delegación a que insurreccional al poder constituido, sino también por
Moscú, ¿un golpe de Estado o una comedia? todas las otras razones que hemos expuesto tratando de
Recordaré aquí los hechos que caracterizaron la con- la significación histórica del fascismo. Desde el punto de
quista del poder por los fascistas. No hubo lucha armada, vista social, el fascismo no representa una conmoción.
solamente una movilización de las tropas fascistas que No posee ningún nuevo programa; no representa ni si-
amenazaban con conquistar revolucionariamente el po- quiera la negación histórica de los viejos métodos de go-
der, y una especie de movilización defensiva del Estado bierno de la burguesía; solo representa el final lógico y
que, en un momento dado, proclama incluso el Estado de dialéctico completo de la fase precedente de gobiernos
sitio. Pero prácticamente, el Estado no se defiende y las burgueses demócratas y liberales.
cosas no llegarán hasta la lucha armada. En lugar de cho- Ahora vamos a dirigirnos resueltamente contra la afir-
ques violentos, hubo un compromiso y hasta un cierto mación mil veces repetida por los fascistas según la cual
punto la lucha fue trasladada para más tarde por así decir, su toma de poder constituiría una revolución. En sus dis-
no porque el rey haya rechazado en un buen momento cursos, Mussolini dice: hemos realizado una revolución.
firmar el decreto de Estado de sitio, sino porque a toda Le replicamos: no hubo ninguna revolución, ninguna lu-
evidencia el compromiso había sido preparado mucho tiem- cha, ningún terror revolucionario, porque no hubo ningu-
po antes. El gobierno fascista se constituyó, pues, de na «conquista del poder» en sentido propio, ni aniquila-
manera normal. Después de la dimisión del Gabinete Fac- ción verdadera del enemigo. Luego Mussolini responde
ta, el rey convocó a Mussolini para formar el nuevo minis- con un argumento que, desde el punto de vista histórico,
terio. El jefe de la pretendida revolución hizo el viaje de es bastante ridículo: todavía tenemos tiempo para eso,

4 2
Informe de Amadeo Bordiga

siempre podremos completar nuestra revolución. Solo que quiera en el de la política extranjera. En efecto, la gran
la revolución no puede meterse en el refrigerador, ni si- fuerza de choque de la pretendida revolución fascista,
quiera por el más audaz y poderoso de los jefes. No es antes o después de la marcha de Roma, no ha residido en
con semejantes argumentos que se pueda rechazar la crí- el empleo oficial del aparato de Estado, sino en la reacción
tica. No podemos decir: es cierto, los hechos son exactos, ilegal tácitamente sostenida por la policía, las administra-
pero podemos remediarlos en todo momento. Naturalmen- ciones municipales, la burocracia y el ejército. Este acuer-
te, siempre es posible que estallen nuevas luchas. Pero la do tácito, hay que decirlo enérgicamente, era ya total an-
Marcha sobre Roma no fue ni una batalla ni una revolu- tes de la toma del poder por los fascistas.
ción. Si se objeta que a pesar de todo hubo un cambio En sus primeros discursos en la Cámara, Mussolini
insólito en el gobierno, un golpe de Estado, no me tardaré decía: podría mandarlos expulsar de esta sala por mis tro-
mucho en el punto, ya que en último análisis se trata de pas. Tengo el poder para hacerlo, pero no lo haré. La Cá-
reducir la cuestión a un juego de palabras. Incluso cuan- mara puede continuar ejerciendo sus funciones, si se presta
do hablamos simplemente de golpe de Estado, señalamos a colaborar conmigo. Pues bien, la enorme mayoría de la
un cambio de gobierno que no se limita a un cambio puro vieja Cámara se sometió bien voluntariamente a las orde-
y simple de personas, un simple reemplazamiento del Es- nes del nuevo jefe.
tado-Mayor en el poder, sino que elimina de forma violen- Podemos establecer que después de la toma del po-
ta el tipo de gobierno al mando. Pero esto el fascismo no der, los fascistas no introdujeron ninguna nueva legisla-
lo hizo. Ha discurrido mucho contra el parlamentarismo; ción. En el plano de la política interior, ninguna ley de
su teoría era anti-democrática y anti-parlamentaria. Pero excepción fue promulgada. Hubo, sí, persecuciones polí-
en su conjunto, su programa social no es otro que el viejo ticas de las cuales hablaremos más adelante; pero oficial-
programa democrático mentiroso, es decir, no es más que mente, las leyes no fueron modificadas ni hubo decretos
una simple arma ideológica para la afirmación de la domi- excepcionales del tipo de aquellos que los gobiernos bur-
nación de la burguesía. El fascismo se convirtió rápida- gueses han promulgado en su pasado revolucionario,
mente en parlamentario – incluso antes de la toma del como por ejemplo, bajo Crispi y Pelloux que se defende-
poder. Gobernó durante un año y medio sin disolver la rán durante un cierto tiempo contra los partidos revolu-
vieja cámara que estaba compuesta en su gran mayoría cionarios y sus dirigentes por el estado de sitio, los tribu-
por no fascistas y por el resto de antifascistas. Con la nales militares y las medidas represivas.
flexibilidad que caracteriza a los políticos burgueses, esta Por el contrario, contra las fuerzas proletarias el fas-
cámara rápidamente se puso a la disposición de Mussolini cismo continúa empleando el mismo método que antes de
con el fin de legalizar su posición y acordarle todos los la toma del poder. Este declaró que sus tropas de asalto
votos de confianza que este pudiera requerir. El mismo ilegales serían disueltas una vez que los otros partidos
primer gabinete Mussolini (él recordará continuamente hicieran lo mismo. En realidad, las organizaciones fascis-
este hecho en sus «discursos de izquierda») no era pura- tas de combate no desaparecieron en tanto que organiza-
mente fascista, sino que comprendía representantes de ciones externas al Estado sino para verse integradas a
los más importantes partidos pequeño-burgueses (parti- este como «Milicia nacional». Como antes, esta fuerza
do de Giolitti; Partido Popular, de la Izquierda Democráti- armada queda a la disposición del partido fascista y de
ca). Se trataba, pues, de un gobierno de coalición. Esto es Mussolini en particular. Esta representa una nueva orga-
lo que engendró el pretendido golpe de Estado. Un parti- nización absorbida oficialmente por el aparato de Estado.
do que contaba con 35 diputados en la Cámara tomó el Es el pilar del fascismo.
poder y ocupó la gran mayoría de los puestos ministeria- La cuestión de saber si hay que dejar que esta organi-
les y subsecretarías. zación desaparezca o no queda a la orden del día. ¿Pode-
Del resto, hay que señalar un hecho histórico muy mos exigir del fascismo que utilice medios constituciona-
importante que sin embargo no se produjo durante la mar- les en política interior en lugar de utilizar estos nuevos
cha sobre Roma: quiero hablar de la ocupación de toda órganos? Naturalmente, este no ha reconocido todavía
Italia por los fascistas, ocupación favorecida por el curso las viejas normas del derecho constitucional y la Milicia
de los acontecimientos y que puede ser estudiada geo- sigue siendo el adversario más temible para todos aque-
gráficamente. La toma del poder por Mussolini no fue llos que aspiran a derrumbar el poder fascista.
sino el reconocimiento de una correlación de fuerzas an- En el plan judicial no existe en nosotros leyes de ex-
teriormente creada. Todos los gobiernos que habían es- cepción. En febrero de 1923, cuando miles de comunistas
tado en el poder (sobre todo el de Facta) habían dejado el fueron arrestados, se creyó que el fascismo comenzaba
campo libre al fascismo. Es el fascismo quien gobierna en una campaña judicial contra nosotros, que tomaría medi-
Italia; tenía las manos completamente libres y podía dis- das enérgicas y haría pronunciar las sentencias más gra-
poner del aparato de Estado. El gobierno Facta no se man- ves. Pero la situación se desarrolló muy favorablemente y
tuvo más que durante dos meses, esperando el momento fuimos juzgados sobre la base de las viejas leyes demo-
en que el fascismo juzgara conveniente asumir el poder cráticas. El código penal italiano (obra del representante
oficialmente. de la extrema-izquierda burguesa, el ministro Zanardelli)
Es por esta razón que hemos empleado el término «co- es extremadamente liberal y deja abiertas numerosas po-
media». En todo caso, mantenemos plenamente que no se sibilidades; sobre todo en el dominio de los delitos políti-
trata de una revolución. Ha habido muchos cambios en cos y de opinión, es moderado y elástico. Nos fue fácil
las fuerzas dirigentes de la burguesía, pero este cambio tomar la siguiente posición: «comprendemos perfectamen-
ha sido preparado y llevado a cabo poco a poco. Este no te que el fascismo se desembarace de sus adversarios y
señala ninguna modificación del programa de la burgue- tome medidas dictatoriales contra nosotros. Tiene per-
sía italiana, ni sobre el plano económico y social, ni si- fecta razón de juzgarnos y de condenarnos porque somos

4 3
Informe de Amadeo Bordiga

comunistas y nuestro objetivo es derrocar al gobierno precio del carbón no había bajado en 1920-21 y los gastos
existente por medio de una acción revolucionaria; pero de guerra no habían sido registrados en una nueva forma
desde el punto de vista jurídico, lo que hacíamos no era desde el punto de vista contable, el déficit del Estado
defendido. En realidad otras cosas fueron prohibidas, pero aparecería muy superior al de 1920-21.
Uds no poseen ninguna prueba de la pretendida conjura- En cuanto a los índices económicos, estos revelan
ción y de la pretendida asociación para delinquir sobre la un agravamiento general de la situación. Es cierto que el
que reposa la acusación». No solo hemos sostenido este número de parados continua siendo muy inferior al de
punto de vista, sino que nos valió para ser liberados del 1920, y sobre todo de 1921 cuando era enorme, pero du-
tribunal sobre la base de las leyes en vigor. rante los últimos meses el paro ha vuelto a aumentar y la
Pudimos entonces constatar que el aparato judicial y crisis industrial no ha sido definitivamente superada. En
policial no estaba a la altura de las tareas desde el punto el dominio de los negocios, la situación es extremada-
de vista fascista. El fascismo se había apoderado del apa- mente tensa y el comercio conoce graves dificultades,
rato de Estado, pero no había sido capaz de transformarlo como lo muestra la estadística de bancarrotas que han
con respecto a sus metas. No pensaba deshacerse de los aumentado considerablemente con respecto a los últi-
jefes comunistas por vías procesales. Tenía sus cuadros, mos años. El índice del costo de la vida en las grandes
sus propias organizaciones terroristas, pero en el terreno ciudades también ha aumentado. En pocas palabras, es
de la justicia, no creía necesitar nuevas armas. En mi opi- claro que el conjunto de la situación económica en Italia
nión, esto demuestra una vez más que para luchar contra se agrava y para nada se ha estabilizado. Bajo la presión
el proletariado, las garantías que la justicia liberal ofrece a de la burguesía todo lo que el fascismo ha logrado crear
la burguesía son completamente insuficientes. Es cierto es solo una estabilidad externa. Los índices oficiales
que en tales circunstancias, nuestra misma defensa ha muestran que todo lo que ha sido obtenido es el fruto de
debido pasar por vías legales, pero si el adversario se esta terrible presión ejercida sobre el proletariado, que
encuentra en posesión de una organización ilegal gracias todo lo que ha sido realizado lo ha sido en detrimento de
a la cual podría resolver la cuestión de manera muy dife- la clase proletaria y en interés exclusivo de la clase do-
rente, estas garantías democráticas pierden para este toda minante. No debemos olvidar que la existencia misma de
significación. esta presión despiadada hace presagiar una explosión
El fascismo continua la vieja política de mentiras de- de las clases que han sido sacrificadas a la tentativa
mocráticas de izquierda, de la igualdad de todos delante hecha por el fascismo para restablecer la situación eco-
de la ley, etc... Esto no le impide dedicarse a graves perse- nómica en interés exclusivo de la gran burguesía.
cuciones contra el proletariado, pero en lo que concierne Ahora voy a referirme a la actitud del gobierno fascis-
a los procesos puramente políticos contra los dirigentes ta hacia los obreros. Ya había notado que los grandes
del proletariado revolucionario, el fascismo no agrega nada procesos políticos intentados contra nosotros han de-
nuevo al sistema clásico de los gobiernos democráticos mostrado la insuficiencia del aparato judicial del Estado
burgueses. Sin emvargo, una revolución se caracteriza fascista. Pero hubo graves persecuciones contra el prole-
siempre por la transformación de las leyes políticas. tariado a partir del momento en que han sido capaces de
Ahora trataré en forma breve los eventos ocurridos acusar a nuestros camaradas no por delitos considerados
después de la conquista del poder por el fascismo. por el código como «políticos», sino por delitos de dere-
Ante todo, algunas palabras sobre la situación eco- cho común. Numerosos choques se produjeron y conti-
nómica en Italia. Los fascistas continúan repitiendo que núan produciéndose entre fascistas y proletarios, sobre
la crisis económica de 1920-21 ha dado lugar a la prospe- todo comunistas, y cada vez dejaron muertos y heridos
ridad desde que están en el poder. Pretenden que, desde de ambos lados. Es notorio que todavía mucho tiempo
hace dos años, esta situación se ha estabilizado, que el después de la conquista del poder por el fascismo, una
equilibrio económico ha sido restablecido, que el orden completa impunidad fue asegurada a los fascistas que
ha sido restaurado y que la situación general se ha mejo- habían asesinado a obreros, incluso cuando las pruebas
rado notablemente. Estas serían las ventajas del fascismo eran abrumadoras. Al contrario, los obreros que herían o
para todas las clases sociales, las bendiciones que todo mataban a los fascistas para defenderse eran condena-
el pueblo italiano le agradece. Esta tesis oficial se apoya dos a las penas más graves. La amnistía que acaba de ser
en una gran movilización de gran estilo de toda la prensa pronunciada es favorablemente exclusiva a aquellos que
y por todos los medios de que dispone un partido sólida- han cometido delitos de derecho común por fines nacio-
mente instalado en el poder. Pero esta no es más que una nales: es una amnistía para los asesinos fascistas, mien-
mentira oficial. En Italia, la situación económica es actual- tras que para los delincuentes que han actuado por un fin
mente mala. Desde el fin de la guerra, el curso de la lira anti-nacional, es decir, los que han combatido contra el
jamás había tenido un cambio tan bajo, apenas valía 4,3 fascismo, deben esperar las penas más terribles. Es, pues,
céntimos de dólar... El fascismo no ha logrado mejorar la una pura amnistía de clase.
situación. Es verdad que según Mussolini, el precio de la Otra amnistía redujo las penas de 2 a 3 años, pero, hay
lira hubiese caído más bajo si él no estuviera en el mando, que saber que nuestros camaradas fueron casi siempre
pero este argumento no puede tomarse en serio. condenados a 10, 15 y 20 años de detención. Cientos y
Los fascistas pretenden además haber restablecido el cientos de obreros y camaradas italianos se encuentran
equilibrio del presupuesto. Esto es cierto desde el punto actualmente en prisión porque no pudieron pasar a tiem-
de vista material: es notorio que con los balances de Esta- po la frontera, después de haber participado en los com-
do, se puede demostrar todo y su contrario. De todas bates armados contra los fascistas que siempre los ha-
formas, los fascistas no desmintieron a los técnicos de la bían provocado. De esta forma el gobierno actual ejerce la
oposición que demostraron, cifras en mano, que si bien el represión más feroz contra la clase obrera. Esta no puede

4 4
Informe de Amadeo Bordiga

ni siquiera defenderse contra el terror fascista sin que la que las Bolsas del Trabajo, las federaciones de oficio,
justicia intervenga inmediatamente en su contra de tal etc... pero actualmente es absolutamente imposible decir
forma que no difiere de los procesos políticos clásicos cuántos las frecuentan, incluso allí donde han podido
por «traición». Jurídicamente, todas las garantías que conservar el contacto con las masas, ya que lo que reci-
permiten al partido comunista, al movimiento anarquista, ben de cotizaciones y la propaganda son casi imposible
etc... de existir subsisten como anteriormente. ¡En teoría de calcular. Hasta ahora, no ha sido posible reconstituir
nada es imposible! los cuadros de las organizaciones sindicales en Italia. Pero
Lo mismo pasa con todo lo que concierne a la prensa. según el mismo fascismo su gran ventaja residiría justa-
Oficialmente, la libertad de la prensa sigue en vigor. To- mente en el hecho de que no hay más huelgas: para la
dos los partidos son autorizados a publicar sus órganos, burguesía y para los filisteos de la clase media, este es el
pero aunque no existen disposiciones en ese sentido, los punto crucial.
cuestores pueden impedir la salida de un periódico. Hasta Se pretende que en 1920, cuando el fascismo no exis-
ahora solo los diarios comunistas han sido prohibidos. tía, masas de obreros bajaban a la calle todos los días, ora
Nuestro cotidiano Il Lavoratore de Trieste lo ha sido en por una huelga, ora por una manifestación, ora por pe-
virtud de una ley austríaca todavía en vigor en esta ciu- leas, mientras que hoy ya no hay huelgas, ni agitaciones,
dad. Así, las viejas leyes austríacas fueron empleadas el trabajo se prosigue sin interrupciones en las fábricas y
contra los revolucionarios que, durante la guerra, eran reinan la paz y el orden. Este es el punto de vista patronal.
denunciados como cómplices de Austria a causa de su Sin embargo todavía estallan huelgas, y durante estas
derrotismo. se producen hechos que merecen ser mencionados, como
Debemos señalar también el sistema conocido que resultado de las relaciones entre sindicatos fascistas,
consiste en mandar a suprimir los periódicos, perseguir a obreros revolucionarios, gobierno y patrones. La lucha
sus redactores o sabotear las asociaciones de periodistas de clase continua, como una serie de acontecimientos sig-
por bandas armadas, y que hacían imposible la publica- nificativos lo testimonian. Pese a tantos obstáculos, no
ción de la prensa proletaria. Hoy todavía nuestra prensa, hay duda de que esta sigue desarrollándose. La acción
lo mismo que los órganos de la oposición son frecuente- del gobierno fascista está también dirigida contra los obre-
mente destruidos o quemados cuando llegan a destino. ros de las empresas del Estado. Por ejemplo, los ferrovia-
El gobierno fascista ejerce también una terrible pre- rios que contaban entre aquellos cuya dirección era de
sión sobre los sindicatos. Los obreros están obligados lejos la que estaba más a la izquierda. El gobierno proce-
por la fuerza a entrar en los sindicatos fascistas. Las se- dió de la misma manera en una serie de empresas depen-
des de los sindicatos rojos han sido destruidas. Pese a dientes del Estado.
esto, los fascistas no han logrado reunir a las masas en Los fascistas repiten continuamente que ellos han
sus organizaciones y las cifras de adherentes que publi- acordado a los proletarios una gran conquista, la jornada
can son puro embuste. En realidad, el proletariado se en- de ocho horas, y preguntaban en qué otro Estado el go-
cuentra hoy sindicalmente inorganizado. A veces, las bierno había promulgado una ley parecida. Pero esta ley
masas participan en movimientos dirigidos por fascistas, está sometida a cláusulas que anulan el principio de la
pero solo porque no tienen otra manera de hacer la huelga jornada de 8 horas. Incluso aplicándolo a la letra, se po-
en general. Ciertos obreros, ciertas categorías que en su dría imponer una jornada de trabajo muy superior a ocho
gran mayoría no son partidarios de los sindicatos fascis- horas. Además, la ley no es aplicada. Con la aprobación
tas y que, después de elecciones a las comisiones inter- de los sindicatos fascistas, los patronos hacen lo que
nas, votan contra ellos y por los candidatos revoluciona- quieren en las empresas. Por otra parte, el proletariado
rios, son obligados a adherirse al sindicato fascista para italiano ya había conquistado la jornada de ocho horas
poder aunque sea solo tratar de luchar contra la burgue- con sus organizaciones, y ciertas federaciones profesio-
sía. Esto termina en un grave conflicto en el seno del mo- nales habían obtenido incluso un tiempo de trabajo más
vimiento sindical fascista. Este no puede impedir las huel- corto. No se trata, pues, de un «regalo» que el fascismo
gas y es arrastrado a la lucha contras las organizaciones hubiera dado al proletariado italiano. En realidad se pue-
fascistas de los empresarios. Este conflicto en el seno de de decir que si el paro aumenta, es porque los patrones
las organizaciones fascistas y gubernamentales se resuel- obligan a los obreros a trabajar mucho más de 8 horas.
ve siempre en perjuicio de los obreros. De ahí un descon- Las otras «conquistas» no merecen siquiera ser citadas.
tento y una crisis graves que los jefes del movimiento Los obreros que se habían ya asegurado ciertos dere-
sindical fascista no han podido disimular en las reunio- chos, una cierta libertad de movimiento y agitación en las
nes de estos últimos meses. Su tentativa de organizar al fábricas, ahora sufren una disciplina de hierro. El obrero
proletariado industrial ha terminado en el fracaso más com- italiano ahora trabaja bajo el knout (que en ruso significa
pleto. Su acción tiende a crear un pretexto, además super- castigo, látigo, NdR).
fluo, para frenar la actividad de los sindicatos libres y Todas las cifras que tenemos a mano muestran que
perpetuar la desorganización del proletariado. los salarios han disminuido enormemente después de al-
Últimamente, el gobierno ha tomado medidas con- canzar momentáneamente un nivel correspondiente al en-
tra los sindicatos libres decretando que el trabajo de carecimiento de los productos de primera necesidad, que
organización y administración internas de los sindica- cuestan hoy en día 4 a 5 veces más que antes de la guerra.
tos debía ser controlado por el Estado. Esto es un he- El nivel de vida de los obreros ha bajado considerable-
cho grave, pero no cambia en nada la situación, ya que mente. Es cierto que el «orden» ha sido restablecido en
el trabajo de los sindicatos libres estaba ya casi com- las fábricas, pero es un orden reaccionario, en beneficio
pletamente paralizado. exclusivo de la explotación patronal. Ciertos ejemplos bien
Los sindicatos libres continúan existiendo, lo mismo lo muestran. Aunque es dirigida por oportunistas noto-

4 5
Informe de Amadeo Bordiga

rios como Giuletti (o precisamente por esta razón), la or- Sus medidas acerca de la vivienda, por ejemplo, gol-
ganización de los trabajadores marítimos había logrado pean a todas las clases sin distinción. Durante la guerra,
hasta un cierto punto resistir al poder fascista y a sobre- una moratoria impuso a los propietarios de viviendas cier-
vivir a la marcha de Roma. Al lado de esta organización tas limitaciones al aumento de los alquileres. Los fascis-
existía una cooperativa de estibadores llamada «Garibal- tas la suprimieron. Es cierto que después de haber resta-
di» la cual, para el nuevo contrato que debía ser firmado blecido una libertad ilimitada en este dominio, pero se han
por el gobierno y los armadores, tenía la intención de ha- visto obligados a promulgar que se limiten los derechos
cer ofertas muy sustanciales. Para los grandes armadores, de los arrendatarios. Pero esta ley es puramente demagó-
esta era una competencia peligrosa ya que los forzaba a gica y su fin se limita a apagar la cólera suscitada por la
disminuir sus ambiciones de rentabilidad. ¿Qué hicieron? primera ley. Hasta ahora la penuria de viviendas en alqui-
Un grupo de reyes de la navegación dio una orden al ler es enorme. Lo mismo se puede decir de la reforma de la
gobierno fascista que enseguida ejecutó: bajo el pretexto escuela, «la más fascista de todas las reformas», como el
de un conflicto provocado por las autoridades locales, mismo Mussolini afirma, y que ha sido preparada por el
mandó ocupar los locales de la cooperativa por la policía célebre filósofo Gentile. Desde el punto de vista técnico,
que los obligó a interrumpir su actividad. es una reforma que debe ser tomada en serio. Para resol-
La situación es muy complicada, pero es claro que el ver la cuestión sobre nuevas bases, un trabajo verdade-
aparato de Estado fascista se encuentra al servicio de los ramente remarcable ha sido hecho. Pero la tendencia de
capitalistas que luchan contra la clase obrera. Toda la esta reforma es completamente aristocrática; esta hace
vida del proletariado, toda la actividad industrial en Italia imposible que los hijos de los obreros, gentes sin recur-
prueban de manera muy clara que en nuestro país se ha sos, pequeño-burgueses, reciban una buena instrucción.
realizado la forma más extrema de desarrollo del gobierno Solo a las familias que pueden pagar a sus hijos los eleva-
en tanto que órgano dirigente y comité de los negocios dos gastos de la enseñanza se les dará el privilegio de la
capitalistas. Los mismos fenómenos se pueden señalar cultura. Es por ello que la clase media y la pequeña bur-
con respecto a los obreros agrícolas. Daría como ejemplo guesía han acogido esta reforma con muy mal humor, en
la huelga de los «mondinis» de los arrozales de la Lamellina. particular los enseñantes y profesores, cuyas condicio-
Esta huelga se había desatado con la aprobación del sin- nes económicas se han agravado todavía más, siendo
dicato fascista, pero en el camino se encuentra con el sometidos a una disciplina más estricta.
terror de toda la reacción lanzada en su contra; los huel- Otro ejemplo: para reformar la burocracia, el fascismo
guistas fueron atacados por las milicias y la policía, es ha procedido a una revisión del status de los funciona-
decir, por los órganos del gobierno fascista, y el movi- rios según el siguiente principio: disminución de los sala-
miento fue aplastado en sangre. Hay cientos de ejemplos rios más bajos, aumento de salario a los altos funciona-
similares que dan una imagen de la situación en la cual se rios. Esta reforma ha provocado también el resentimiento
encuentra hoy día el proletariado italiano. La política sin- contra el gobierno en el personal subalterno del Estado.
dical fascista permite que los obreros intenten luchar, pero No podemos aquí tratar a fondo la cuestión de los
apenas estalla el conflicto entre obreros y patrones, el impuestos, pero la fiscalidad fascista demuestra claramente
gobierno interviene brutalmente para proteger la explota- el carácter de clase del gobierno. Este último quería vol-
ción capitalista. ver a poner el presupuesto en equilibrio, pero no tomó
¿Cuales son ahora las relaciones entre el fascismo y ninguna medida contra los capitalistas; para aumentar las
las clases medias? Toda una serie de hechos prueba que recetas, aumentó solo las cargas que pesan sobre el pro-
éstas están decepcionadas. Al comienzo veían en el fas- letariado, los consumidores, la clase media y la pequeña
cismo a su propio movimiento y el alba de una nueva burguesía.
época histórica. Estas creían que el tiempo de la domina- Una de las principales causas del descontento reside
ción de la gran burguesía y sus jefes había pasado, sin en la forma como el fascismo ha tratado a la población
que el de la dictadura proletaria – la revolución bolchevi- rural, los pequeños campesinos, etc. Si es el enemigo ju-
que que los había hecho temblar en 1919 y 1920 – no rado del proletariado industrial, no obstante ha agravado
había llegado todavía. Estas creían que la dominación de de manera no menos sensible las condiciones de vida de
las clases medias, de aquellos que habían hecho la guerra la clase campesina. Los gobiernos precedentes ya habían
y obtenido la victoria, estaba cerca de instaurarse; se ima- tomado disposiciones para reglamentar el impuesto so-
ginaban poder crear una potente organización para tomar bre la renta, pero no habían sido aplicadas. El ministro
en sus manos la dirección del Estado. Cuentan llevar una fascista De Stefani veló por que su aplicación fuera tan
política dirigida contra la dictadura capitalista y contra draconiana de tal manera que es una carga fiscal realmen-
la dictadura proletaria. La bancarrota de este programa te insoportable que pesa sobre toda la pequeña propie-
ha sido demostrada por las medidas tomadas por el go- dad terrateniente, e incluso sobre los ingresos de los pe-
bierno fascista que golpean duramente no solamente al queños campesinos, hortelanos y trabajadores agrícolas.
proletariado, sino a estas clases medias que se imaginan Esta carga se ha hecho todavía más pesada por los im-
haber instaurado su poder, su dictadura y que se habían puestos municipales y provinciales que en el pasado las
incluso dejado arrastrar a manifestaciones contra el vie- administraciones locales socialistas habían reglamenta-
jo aparato de dominación burguesa que creían haber do en un sentido anti-capitalista y favorable a los obre-
derrocado gracias a la revolución fascista. Las medidas ros. Hoy, al contrario, los impuestos al ganado y las otras
gubernamentales del fascismo muestran que el mismo tasas hacen más dificil que antes la vida de los pequeños
está al servicio de la gran burguesía, del capital indus- campesinos. Recientemente, el impuesto al vino fue reba-
trial, financiero y comercial y que su poder está dirigido jado para calmar el descontento en el campo. Pero todos
contra los intereses de todas las otras clases... estos impuestos siguen representando una carga terrible

4 6
Informe de Amadeo Bordiga

para la población agrícola. en favor de los trabajos públicos; pero hoy hacen la mis-
Daré solamente el ejemplo de un camarada de la dele- ma cosa. Buscan con sus cooperativas fascistas (casi todo
gación italiana que es un pequeño campesino. Por una el viejo aparato socialista pasó a sus manos) conducir la
superficie de 12 hectáreas de las que en parte es propieta- misma política en interés de la nueva burocracia fascista.
rio y que alquila otra parte, y que le aporta 12.000 liras, Después de estas observaciones sobre la política so-
este debe pagar un impuesto de 1.500 liras, es decir, un cial del fascismo, pasaré a otros sectores, y en particular a
12,5%. ¡No es dificil deducir lo que habrá que sacar de la la política fascista en el dominio religioso. Esta constitu-
tierra para asegurar la existencia de una familia y del per- ye un buen ejemplo de su versatilidad teórica. Al princi-
sonal! pio, para explotar ciertos estados de humor tradicionales
En el Sur, se produjo un fenómeno que merece ser en las capas medias y en los intelectuales, el fascismo se
observado. El año pasado, la vendimia fue excelente. Los había dado un programa anti-clerical y había combatido al
precios habían bajado enormemente, y este año el vino se partido popular católico para minar su influencia en el
vende a precios muy bajos. Los granjeros, que son bas- campo. En un segundo periodo, entrando en competencia
tante numerosos en esta región, declaran que no obtie- con el partido popular, el fascismo se ha transformado en
nen ningún beneficio. En efecto, allí donde, fuera de la el partido oficial de la religión y el catolicismo. Esto es un
viña, se practican otros cultivos, los granjeros cuentan hecho que hay que notar desde el punto de vista históri-
en general con otras producciones para cubrir mal que co y teórico. El Vaticano desarrolla una política pro-fas-
bien sus costos de producción y es la viticultura la que cista. Ha aceptado con satisfacción las concesiones que
les da para vivir. Pero con el precio actual del vino, los el gobierno fascista le ha hecho mejorando las condicio-
impuestos y los costos de fabricación del vino, no les nes de vida del clero y restableciendo la enseñanza reli-
queda nada más. Los precios de venta son iguales a los giosa. Mussolini que, en Suiza, había editado una biblio-
costos de producción. El campesino y su familia, no te- teca anti-religiosa (una serie de fascículos en 5 partes
niendo ya de qué vivir, están obligados a endeudarse, a demostrando la inexistencia de Dios y recordando los
pedir prestado a los pequeños burgueses de los centros delitos cometidos por los Papas, la historia de la mujer
rurales o a los grandes propietarios terratenientes y, en elegida al trono pontificio y todas las otras tonterías de
este ultimo caso, a hipotecar su tierra. Inmediatamente las que se ha servido durante siglos para oscurecer el
después de la guerra, la ley prohibía el aumento de los cerebro de los trabajadores), Mussolini en persona invo-
alquileres para cultivar la tierra. Los fascistas han abre- ca hoy al Padre Eterno cada vez que lo juzga oportuno y
viado estas leyes, y los alquileres que los pequeños gran- proclama que gobierna a Italia «en nombre de Dios».
jeros deben pagar hoy a los terratenientes han aumenta- El oportunismo político del Vaticano disimula sin em-
do del 100 al 400%. Incluso las cláusulas relativas al bargo un antagonismo fundamental que al contrario apa-
reparto de la cosecha entre arrendatarios y cultivadores rece en las relaciones entre fascistas y miembros del par-
han sido modificadas radicalmente en detrimento de es- tido popular (que constituye una especie de democracia
tos últimos. Para vivir, el pequeño propietario se ve cristiana): la idea católica como tal se opone al fascismo
obligado a vender una parte de su tierra, o a renunciar porque este representa una divinización de la patria y la
a la parcela que había comprado mitad al contado y nación que, desde el punto de vista católico, constituye
mitad a plazos. Hoy, si no puede pagar, pierde inmedia- una herejía. El fascismo querría hacer del catolicismo un
tamente ya sea el terreno, ya sea el dinero ya invertido. asunto nacional italiano. Pero la iglesia católica práctica
Una verdadera expropiación de los pequeños propieta- una política fundamentalmente internacional, universal,
rios está a punto de producirse. Habiendo comprado la para extender su influencia política y moral por encima de
tierra a precios elevados después de la guerra, hoy, todas las fronteras. Este contraste extremadamente signi-
que no posee dinero líquido son obligados a revenderla ficativo ha sido momentáneamente resuelto mediante un
por un precio inferior. Esta auténtica expropiación efec- compromiso.
tuada por los grandes propietarios es un fenómeno que Pasemos ahora brevemente a la política exterior del
tiende cada vez más a generalizarse. Todas las medidas fascismo. Los fascistas pretenden que antes de su llega-
del gobierno fascista en este dominio han tenido como da al poder Italia se encontraba en una situación interna-
único resultado la agravación de las condiciones de cional muy desfavorable, y que era despreciada por to-
vida del proletariado agrícola. dos, pero desde que esta ha logrado dotarse de un go-
En el pasado, los socialistas condujeron una agita- bierno fuerte, se le trata de una manera completamente
ción con la que nosotros no pudimos estar completamen- diferente, y que su situación internacional ha cambiado
te de acuerdo. Ellos buscaban hacer ejecutar por parte del profundamente. Los hechos demuestran que al fascismo
gobierno grandes trabajos de bonificación para ocupar a no le ha quedado otra que continuar la política exterior
los trabajadores y asalariados agrícolas y combatir el paro, tradicional de la burguesía italiana. Materialmente nada
aliviando el mercado de trabajo en los campos. El gobier- ha cambiado. Después de haber echado su carta principal
no fascista suspendió estos trabajos para recuperar el tras el célebre episodio de Corfou, Mussolini renunció a
equilibrio en las cuentas. Un gran número de trabajado- este tipo de abusos de autoridad, ha vuelto a la razón, ha
res agrícolas han sido pues arrojados al mercado, la mise- sido acogido en las filas de la diplomacia ortodoxa y se ha
ria en el campo se ha acrecentado y las condiciones de cuidado bien de repetir este primer error en las otras cues-
vida del proletariado rural se han agravado igualmente. tiones. Los grandes diarios ingleses y franceses escriben
El descontento también está dirigido contra el gobier- que Mussolini es un hombre político muy hábil y que
no. Los fascistas han hablado mucho de parasitismo de después de la expedición de Carfou, que fue una chiqui-
las viejas cooperativas rojas que explotaban sistemática- llada, el Duce se ha vuelto sabio y muy prudente. En rea-
mente el Estado gracias a una presión sobre el Parlamento lidad, la política internacional de Mussolini es una políti-

4 7
Informe de Amadeo Bordiga

ca de segunda fila, la única que se puede hacer hoy en bierno. Estas relaciones han creado problemas muy espi-
Italia, ya que en la lucha de las grandes potencias mun- nosos que han provocado una crisis grave y han genera-
diales, esta juega un rol subalterno. En la cuestión de las do continuas fricciones en las filas mismas del fascismo.
reparaciones y en el conflicto franco-alemán, Mussolini La vida interna de las organizaciones fascistas, desde un
siempre tomó una actitud intermedia que no ejerció nin- comienzo, ha sido muy agitada. Se trata además de una
guna influencia en un sentido o en otro en la correlación organización gigantesca que reune a 700.000 adherentes,
de fuerzas existente. Su actitud oscilante ha sido recibida donde los conflictos son moneda corriente. Pero la aspe-
con beneplácito tanto por Alemania y Francia, como por reza y la violencia de las contradicciones internas del mo-
Gran Bretaña. vimiento fascista en Italia son excepcionales. Al comien-
Es cierto que el fascismo ha podido modificar e inclu- zo, el problema de las relaciones entre partido y Estado
so voltear el equilibrio de fuerzas dentro de Italia. Pero no fue resuelto de manera defectuosa, reemplazando las au-
ha podido realizar lo mismo a escala internacional debido toridades estatales por comisarios políticos salidos de las
a que no posee ninguna influencia en las relaciones entre filas del partido y ejerciendo un cierta influencia en los
Estados. Ante la ausencia de un motivo histórico y social funcionarios, es decir, disponiendo del poder real. Esto
originario, hoy no se puede hablar seriamente de un impe- provocó fricciones gracias al Sur, donde el fascismo no
rialismo italiano. puede contar con sólidas organizaciones. Este es el as-
Ciertos hechos ponen a la luz la extrema modestia a la pecto más curioso del fenómeno.
que Mussolini se ve obligado en su política exterior. La A excepción de algunos distritos que han presencia-
cuestión del Fiume terminó en un compromiso con Yu- do conflictos agrarios comparables a los del Valle de Pô,
goslavia, luego de las amenazas de guerra en su contra. el Sur jamás ha tenido movimientos verdaderamente fas-
Aquí también, el nacionalismo imperialista debió ceder cistas. Allí, este se ha implantado de la manera siguiente:
ante la realidad internacional. El hecho de que el fascismo después de la llegada del fascismo al poder, las pandillas
haya tenido que reconocer también a la Rusia soviética, burguesas locales decidieron adherirse al partido fascista
muestra que la toma del poder le ha permitido practicar con el fin de conservar el aparato administrativo en sus
una política de extrema-derecha en Italia, pero no exten- manos para defender sus intereses. Luego de las eleccio-
derla a escala internacional. nes, los representantes de las listas de oposición fueron
¿Qué impresión ha dado al proletariado italiano este perseguidos, y las escuadras fascistas fueron organiza-
reconocimiento? Este tiene una educación revolucionaria das, con certificados electorales que las administraciones
bastante buena y no ha permitido que le mientan con la municipales les otorgaban, para votar 30, 40 y hasta 50
campaña de la prensa fascista que, después de haber re- veces. Ante estas circunstancias, Mussolini se vio obli-
petido todas las calumnias contra los bolcheviques, y gado a hacer una extraordinaria declaración: el Sur de
todas las fábulas que corren sobre Rusia, de pronto se Italia ha salvado la patria, el Sur posee fuerzas más
han puesto bajo la orden de escribir todo lo contrario, es aguerridas en la lucha contra la democracia revoluciona-
decir, que no se trata ya de una revolución comunista, ria, el Sur no se ha dejado arrastrar al mal camino en 1919-
que el bolchevismo ha sido liquidado y que Rusia es un 1920, etc. De esta manera ha revisado completamente su
país burgués como cualquier otro, que entre Italia y Rusia interpretación política precedente en que reconocía al
existen intereses comunes, que Rusia y la Italia fascista Norte como la parte más avanzada y civilizada del país y el
pueden perfectamente trabajar juntas. El fascismo ha tra- apoyo más solido del Estado. En sus últimos discursos,
tado incluso de acreditar la tesis grosera siguiente: esta- Mussolini vuelve, es verdad, a esa vieja teoría, olvidan-
mos en presencia de dos revoluciones, dos dictaduras, do poner de acuerdo sus palabras con los resultados
dos ejemplos con el mismo método político de elimina- estadísticos oficiales de las elecciones. En el Sur, el fas-
ción de la democracia, que por naturaleza deben concluir cismo es extremadamente débil. Incluso se puede decir
en acciones paralelas. Pero esta explicación no suscitó que en el escándalo Matteotti el Sur se pronunció de
más que hilaridad. Sin poder evitar una evolución des- manera unánime contra el gobierno. Este importante he-
favorable al comercio exterior, los capitalistas italianos cho muestra con qué medios artificiosos el fascismo se
tenían todo interés en entrar en contacto con Rusia mantiene en el poder.
para ligarse comercialmente. Estudiemos ahora a los otros partidos que participa-
El proletariado italiano ha visto en esto una prueba de ron en las elecciones. Antes de abordar a los partidos
la debilidad de la Italia fascista, no de la Rusia soviética. pro-fascistas, quiero mencionar al partido nacionalista que
Estoy sin embargo obligado a resaltar que la justa inter- hoy en día se confunde oficialmente con el partido fascis-
pretación política de este acontecimiento internacional ta. El partido nacionalista existía mucho antes de que se
de primera importancia para el proletariado italiano ha sido hablara de fascismo; el primero ha ejercido una gran in-
perturbada por un molesto incidente; algunos camaradas fluencia sobre el segundo, y es este ultimo quien le ha
rusos hicieron declaraciones que iban demasiado lejos en dado al primero el miserable bagaje teórico que posee. El
la explicación de este acto político, de declaraciones de ala derecha de los liberales, dirigida por Salandra, también
amistad hacia Italia que podían ser interpretadas como se ha unido totalmente al fascismo; sus miembros fueron
favorables a la Italia oficial y del gran duce Mussolini, candidatos en la lista fascista; otras personalidades y gru-
algo que debía crear malestar en el proletariado italiano pos «liberales», que no pudieron presentarse en estas
que es perseguido por los fascistas. Sin esos malos pa- listas, han presentado en paralelo otras listas puramente
sos, todo el resto hubiese sido comprendido perfecta- fascistas a fin de arrancar lo más posible algunos de los
mente por el proletariado revolucionario de Italia. ediles reservados a la minoría. Al lado de estas listas ofi-
Vayamos ahora a las relaciones entre el aparato del ciales y de las otras listas paralelas hubo listas liberales
partido fascista y el aparato del Estado bajo el nuevo go- oficiosamente apoyadas por el gobierno y por otros, como

4 8
Informe de Amadeo Bordiga

la de Giolitti, quienes no eran abiertamente antifascistas y tralización del Estado, un relajamiento de los lazos entre
a los que el gobierno dejó conquistar algunos puestos Cerdeña e Italia, lo que puede engendrar otros movimien-
absteniéndose de combatirlos. tos análogos en otras regiones cuya situación es peor
En lo que concierne a la oposición, hay que señalar la todavía. Eso parece ser ya el caso en Basilicata. El movi-
derrota de los partidos parlamentarios en los cuales se miento tiene ciertas relaciones con el movimiento pura-
había dividido tradicionalmente la «democracia» y que en mente intelectual de Turín que publica la revista Revolu-
el pasado tuvieron un gran número de diputados. Bonomi ción Liberal que defiende las tesis del liberalismo y en
(social-reformista de extrema-derecha) no fue reelegido. parte del federalismo. Este grupo se opone enérgicamen-
Di Cesare y Amendola no salvaron sino un pequeño gru- te al fascismo y ha reunido un cierto número de simpati-
po de adherentes tras la lucha encarnizada que el gobier- zantes en los medios intelectuales. Como se puede ob-
no lleva contra ellos, y sobre todo contra el segundo. servar, la oposición está dividida en un gran número de
Incluso el partido popular sufrió una grave derrota. En la pequeños grupos.
vieja Cámara, llegó hasta a participar en el gobierno fas- Hay que citar igualmente a algunas corrientes políti-
cista; siempre ha tenido una actitud equívoca, y la única cas que no participaron en las elecciones. Es, por ejem-
vez que ha roto abiertamente con Mussolini fue luchando plo, el caso del movimiento dirigido por D’Annunzio y
contra la nueva ley electoral; esta se deshizo de los minis- que espera una señal de su jefe para entrar en acción.
tros «populares». La crisis que estalla en consecuencia Pero, en estos últimos tiempos, la actitud de D’Annunzio
obligó al jefe del partido Don Sturzo, a renunciar oficial- ha sido más bien contradictoria y por ahora guarda silen-
mente a su cargo, pero continua dirigiendo la política del cio. Su movimiento tiene sus orígenes en el movimiento
partido. Esto provocó una escisión. Un grupo de popula- de las clases medias y de los combatientes que no que-
res nacionales se separó del partido y se pronunció por la rían someterse a la inmovilización oficial de la gran bur-
lista fascista. La masa del partido sigue todavía a Don guesía y que, dado que el fascismo renegaba de su pro-
Sturzo. La extrema-izquierda dirigida por Migliori se alejó grama para orientarse en un sentido netamente conserva-
también, llevando a las zonas rurales una agitación que dor, tomaron distancia. Debemos citar también al movi-
algunas veces se acercaba a la de las organizaciones re- miento de «Italia libre», es decir, la oposición anti-fascis-
volucionarias. Dentro del partido, la influencia de los gran- ta en el seno de las organizaciones de antiguos comba-
des propietarios prevalece bajo la forma del centro conci- tientes cuya influencia tiende a crecer de manera sensi-
liador de Don Sturzo, pero el movimiento popular ha reci- ble. Otro movimiento anti-fascista que se dedica a una
bido duros golpes. intensa actividad es la francmasonería. Frente al fascis-
Otro pequeño partido digno de ser mencionado parti- mo, las logias francmasonas han pasado por una grave
cipó en las elecciones: el partido campesino que presentó crisis. También se produjo una escisión, del resto sin gran
sus propias listas en dos o tres circunscripciones. Este importancia; se trata de aislar del movimiento francmasón
partido está compuesto por pequeños campesinos insa- un pequeño grupo de oposición que se había declarado
tisfechos que, sin querer confiar la representación de sus pro-fascista.
intereses a ninguno de los partidos existentes, han prefe- Los fascistas han hecho campaña contra la francma-
rido formar un partido autónomo. Tal vez este movimien- sonería. Como fascista, Mussolini hizo aprobar la misma
to tenga futuro. Puede ser llamado a tener una importan- decisión que en 1914 había tomado cuando era socialista;
cia nacional. El pequeño partido republicano que hay que la declaró incompatible con su movimiento. La francma-
considerar en parte como un partido proletario tiene una sonería no dejó de responder enérgicamente a estos ata-
actitud más bien confusa, pero hace una oposición bas- ques. Esta puso todo su empeño en el extranjero, en los
tante enérgica al gobierno fascista. Ha conquistado dos medios aristocráticos, en realizar una obra notable de cla-
nuevos puestos en el Parlamento puesto que tiene 7 di- rificación contra el fascismo por la propaganda contra el
putados en la nueva Cámara frente a 5 en la antigua. terror que este ejerce. Lo mismo hizo en Italia, en la peque-
Ahora hay que examinar a los tres partidos que salie- ña burguesía y entre los intelectuales donde los francma-
ron del viejo partido socialista tradicional: el partido so- sones ejercen gran influencia y donde este trabajo tiene
cialista unitario, el partido socialista maximalista y el par- cierta importancia.
tido comunista. Se sabe que antes de la escisión, estos El movimiento anarquista no juega hoy en día ningún
partidos detentaban en total 150 ediles. Hoy los unitarios rol notable en la política italiana. Como se ve, las diferen-
(reformistas) tienen 24, los maximalistas 22 y los comunis- tes corrientes de oposición a la imponente mayoría fas-
tas 19. Los comunistas han presentado una lista común cista conforman un cuadro muy complicado.
junto a la fracción «tercinternacionalista» del partido Esta oposición tiene cierta fuerza en la prensa, pero
maximalista bajo la bandera de la unidad proletaria. Se ¿qué representa en el terreno de la organización política y
puede decir que el partido comunista es el único de todos militar, es decir, en lo que concierne a la posibilidad prác-
los partidos de oposición que no solo ha regresado al tica de un ataque contra el fascismo en un futuro previsi-
parlamento con sus fuerzas intactas, sino que ha con- ble? En este terreno, esta no representa casi nada. Es ver-
quistado nuevos puestos. En 1921, tenía 15, hoy 19. Es dad que ciertos grupos como los republicanos y los fran-
cierto que uno de sus mandatos ha sido protestado y que cmasones quisieran hacer creer que poseen una organi-
quedaremos en 18, pero esto aquí es un detalle. zación anti-fascista ilegal, pero no hay que tomar en serio
Fuera de las pequeñas listas de irredentistas alemanes estas alegaciones. Lo único serio es la fuerte corriente de
y eslavos anexados a Italia, hay un partido nacido hace oposición tanto en la opinión como en la prensa. La opo-
pocos años en Cerdeña que reivindica si no la separación sición burguesa dispone de una prensa de una gran im-
completa de Italia, por lo menos una amplia autonomía portancia y ciertos diarios de amplia difusión toman una
regional. Se trata de un movimiento que busca la descen- actitud hostil cuando no de oposición abierta al fascismo.

4 9
Informe de Amadeo Bordiga

El «Corriere de la Sera» de Milán y «La Stampa» de Turín Por ejemplo, el senador Agnelli, director de la princi-
influencian la opinión – sobre todo en la burguesía media pal firma automotriz italiana y capitalista más potente del
– en el sentido de una oposición tenaz, aunque discreta. país, es un liberal. Pero cuando, como le ha ocurrido a
Todo ello prueba que el descontento contra el fascismo ciertos camaradas nuestros, se subestima este hecho,
ha crecido desde su toma del poder. chocamos inmediatamente con la resistencia de los obre-
A pesar de lo dificil que es definir y clasificar a los ros de la Fiat quienes aseguran que en su empresa reina
diversos grupos de oposición, no obstante podemos tra- exactamente la misma reacción que en las fábricas dirigi-
zar algunas fronteras bien claras entre el estado de ánimo das por los capitalistas miembros del partido fascista.
del proletariado y el de la clase media. Agnelli es un magnate inteligente, sabe que es peligroso
El proletariado es anti-fascista por conciencia de cla- provocar a las masas obreras; él rememora los penosos
se. Ve en la lucha contra el fascismo una gran batalla des- momentos que sufrió cuando los obreros ocuparon las
tinada a derrumbar radicalmente la situación y reemplazar cadenas de montaje e izaron la bandera roja; esta es la
la dictadura del fascismo por la dictadura revolucionaria. razón que lo empuja a dar consejos benévolos para que
El proletariado quiere la revancha, no en el sentido banal este conduja la lucha contra el proletariado de una mane-
y sentimental del término, sino en un sentido histórico. ra más hábil. Evidentemente el fascismo no hace oídos
Por instinto, el proletariado comprende que al reforzamien- sordos a estos consejos.
to y al predominio de la reacción hay que responder con Antes del escándalo Matteotti, el fascismo se orienta-
una contraofensiva de las fuerzas de oposición; siente ba hacia la izquierda. En vísperas del asesinato, Mussoli-
que el estado de cosas actual no podrá ser cambiado radi- ni tuvo un discurso en el cual, tornándose hacia la oposi-
calmente sino con un nuevo periodo de duras luchas y, ción, decía: «Uds conforman la nueva Cámara. No tendre-
en caso de victoria, ayudado por la dictadura proletaria. mos más elecciones; habríamos podido ejercer el poder
Espera ese momento para devolver al adversario de clase, de manera dictatorial, pero hemos querido dirigirnos al
con una energía multiplicada por la experiencia vivida, los pueblo mismo, y debéis reconocer que hoy el pueblo ha
golpes que hoy debe soportar. respondido dándonos su adhesión plena y entera, y una
El anti-fascismo de las clases medias tiene un carácter mayoría abrumadora». Fue precisamente Matteotti quien
menos activo. Se trata, es verdad, de una fuerte y sincera le contestó declarando que desde el punto vista demo-
oposición, pero esto no impide a esta oposición fundarse crático y constitucional, el fascismo había sufrido una
en una orientación pacifista: se quiere de todo corazón derrota, que el gobierno fue puesto en minoría, que su
restablecer en Italia una vida política normal, con plena mayoría era artificial y engañosa. Naturalmente, el fascis-
libertad de opinión y discusión... pero sin cachiporrazos, mo no reconoció los hechos. Mussolini replicó: «De acuer-
sin empleo de la violencia. Todo retornará a la normali- do a las cifras oficiales, somos mayoría. Yo me dirijo a la
dad, los fascistas así como los comunistas deben tener el oposición. Se puede hacer oposición de dos formas. Pri-
derecho de profesar sus convicciones. Esta es la ilusión mero, a la manera de los comunistas; a estos señores nada
de las capas medias que aspiran a un cierto equilibrio de tengo que decirles. Son completamente lógicos. Su fin es
fuerzas y a la libertad democrática. abatirnos un día por la violencia revolucionaria e instau-
Entre estos dos estados de ánimo que nacen del des- rar la dictadura del proletariado. A ellos les respondemos:
contento suscitado por el fascismo, hay que hacer una no cederemos sino frente a una fuerza superior. ¿Quieren
clara distinción ya que el segundo presenta para nuestra aventurarse a combatirnos? ¡Muy bien! A los otros gru-
acción dificultades que no hay que subestimar. pos de oposición les decimos: su programa no admite el
Igual pasa con la burguesía en sentido estricto la cual empleo de la violencia revolucionaria; ¿si no preparan la
alimenta hoy dudas acerca de la oportunidad del movi- insurrección contra nosotros, qué buscan entonces?
miento fascista, preocupaciones de las que los dos órga- ¿Cómo piensan tomar el poder? La duración legal de la
nos de prensa arriba mencionados se hacen portavoces. presente legislatura es de cinco años. Otras elecciones
Esta se pregunta: ¿es el método adecuado? ¿No se nos darán el mismo resultado. Lo mejor es, pues, llegar a
exagera? En nuestro interés de clase, hemos creado un un acuerdo con nosotros. Tal vez hemos exagerado y agu-
cierto aparato que debía responder a estas exigencias. dizado la medida. Hemos usado métodos ilegales que yo
Pero ¿este no va a salirse de las metas que nos hemos me esfuerzo en reprimir. ¡Os invito a la colaboración! ¡Pro-
fijado? ¿No se verá empujado a hacer más hasta conver- pongan, digan lo que piensan! Encontraremos un justo
tirse en un peligro? Las capas más inteligentes de la bur- medio». Esto era un llamado a la colaboración con todos
guesía italiana están por una revisión del fascismo y de la los grupos de oposición no revolucionarios. Solo los co-
obligación reaccionaria que hace pesar sobre la sociedad munistas fueron excluidos de la oferta de Mussolini. Del
por temor a que esto lleve a una explosión revolucionaria. resto, declaró que una entente con la CGT era posible
Naturalmente, es en el estricto interés de la burguesía que porque esta no se colocaba en el terreno de la teoría de-
estas capas de la clase dominante llevan en la prensa una magógica de la revolución, y que el bolchevismo iba aho-
campaña contra el fascismo para llevarlo al terreno de la ra a ser liquidado, etc.
legalidad, para convertirlo en un arma más elástica y más Las cosas habían llegado hasta aquí. Esta actitud
dócil de explotación de la clase obrera. Al mismo tiempo muestra la fuerza que había adquirido la oposición anti-
que manifiesta su entusiasmo por los resultados obteni- fascista. El gobierno se veía obligado a tornarse hacia la
dos por el fascismo, por el restablecimiento del orden izquierda. Es entonces que estalla la bomba. El escánda-
burgués y la salvaguardia de su fundamento, la propie- lo Matteotti cambió completamente la situación en Ita-
dad privada, estas capas son favorables a una hábil polí- lia. Un buen día, el diputado reformista Matteotti des-
tica de aparentes concesiones a los proletarios. Este esta- aparece. Su familia espera en vano su retorno durante
do de ánimo tiene una gran importancia. dos días, luego se dirige a la policía. Esta pretende no

5 0
Informe de Amadeo Bordiga

saber nada. Después que la noticia pasa a los periódi- A consecuencia de estos rumores, los fascistas obliga-
cos, algunos testigos oculares declaraban haber visto a ron a Finzi a renunciar inmediatamente. La cuestión sigue
5 individuos atacar a Matteotti en plena calle, arrastrarlo abierta: ¿se trata aquí de un crimen político en el sentido
a la fuerza en un coche y arrancar a toda velocidad. Esto estricto de la palabra, o de un crimen provocado por la
sacudió a la opinión pública. ¿Tal vez Matteotti fue lle- necesidad de empujar al silencio a los testigos de la co-
vado a la prisión? ¿Tal vez se trata de un retorno al terror rrupción moral del gobierno fascista? Como quiera que
individual, a la política de la cachiporra? ¿Tal vez solo sea, frente a estas dos posibilidades, la actitud de la opo-
querían que firmara una declaración? ¿Será algo peor? sición burguesa y la de la oposición comunista son total-
¿Un asesinato, tal vez? mente diferentes.
Obligado a responder, Mussolini respondió inmedia- ¿Qué dice la oposición burguesa? Para esta, no se
tamente en nombre del gobierno que buscaría a los culpa- trata de una cuestión judicial. Le pide al gobierno que
bles. Hubo pocas detenciones, pero rápidamente se com- castigue a los culpables. Su punto de vista es que el go-
prendió que Matteotti había sido asesinado por una ban- bierno no puede limitarse a establecer quienes son los
da de fascistas en relación con la organización terrorista asesinos, que la justicia haga luz sobre los hechos acaeci-
del partido. Los fascistas tomarán la posición siguiente: dos, que incluso las personalidades altamente ubicadas y
Se trata de un gesto lamentable de una corriente ilegal hasta los miembros del gobierno implicados en el asunto
que combatimos y contra la cual Mussolini siempre se ha deben ser llamadas a responder por sus actos. Por ejem-
dirigido. Es un acto individual, un delito de derecho co- plo, después de encontrar ciertas corresponsabilidades,
mún. Los culpables serán castigados. Pero la opinión no el jefe supremo de la policía, el general De Bono, fue acu-
se contenta con estas explicaciones. Toda la prensa se sado y obligado a dimitir. Esto muestra hasta qué grado
apura en demostrar que los motivos del delito no podían de la jerarquía fascista las responsabilidades suben. No
ser puramente personales, que en realidad los asesinos obstante, De Bono continúa siendo uno de los principa-
formaban parte de una liga secreta, una especie de pandi- les dirigentes de la Milicia Nacional. La oposición bur-
lla negra que en otras ocasiones ya había cometido deli- guesa reduce, pues, toda la cuestión a un asunto judicial,
tos similares que han quedado impunes porque no tuvie- una cuestión de moral política, de restablecimiento de la
ron el eco que provocó el asesinato de Matteotti. Un nú- calma y de la paz social en el país. Esta considera que hay
mero creciente de personas fueron acusadas, personali- que acabar con el terror y la violencia.
dades del régimen atacadas. Se probó que el coche en Para nosotros, comunistas, se trata al contrario de una
cuestión había sido aportado por un órgano fascista ex- cuestión política e histórica, de una cuestión de lucha de
tremista: el «Corriere italiano». Se acusó a un miembro del clase, de la consecuencia extrema, pero necesaria, de la
directorio de los cuatro, Cesare Rossi; acusaron al subse- ofensiva capitalista por la defensa de la burguesía italia-
cretario de Estado al Interior, Aldo Finzi. Varias persona- na. La responsabilidad de estos horrores recae sobre todo
lidades fascistas fueron entonces arrestadas. en el partido fascista, todo el gobierno, toda la clase bur-
Los anti-fascistas hicieron una violenta campaña de guesa de Italia y sobre su régimen. Es necesario declarar
prensa. Pidieron que señalasen al responsable del asesi- abiertamente que solo la acción revolucionaria del prole-
nato, ya que aunque el cadáver todavía no había sido tariado puede liquidar una situación parecida. Una situa-
hallado, no cabía ninguna duda que se trataba de un ase- ción que presenta tales síntomas no se sanará con sim-
sinato. ¿Fue un crimen por motivos políticos, una ven- ples medidas judiciales, por el restablecimiento de la ley y
ganza por el discurso pronunciado por Matteotti contra del orden deseado por los filisteos. Para semejante cura
el fascismo en la Cámara de diputados? ¿Solo fue una hay que destruir con urgencia el orden constituido, hay
mala interpretación de las órdenes dadas? En mi opinión, que proceder con urgencia a una transformación comple-
esta hipótesis no puede descartarse en absoluto. Puede ta que solo el proletariado puede llevar a cabo. Al comien-
que la orden haya sido la de mantener prisionero a zo, los comunistas se unieron a las protestas de la oposi-
Matteotti durante varios días, pero debido a su resisten- ción parlamentaria en la Cámara. Pero rápidamente fue ne-
cia, los bandidos lo mataron. ¿Se trata de algo todavía cesario trazar una línea limítrofe entre nuestra oposición y
más sospechoso? Se dice que Matteotti poseía ciertos la de ellos, por eso los comunistas no participaron más en
documentos acerca de la corrupción personal de toda una las declaraciones posteriores de los otros partidos.
serie de miembros del gobierno fascista y que este quería Incluso los maximalistas son representados en el co-
publicarlos. ¿Acaso por esta razón lo han querido elimi- mité de la oposición parlamentaria. A este respecto, debe-
nar? Pero esta hipótesis es poco probable. Matteotti ja- mos señalar un hecho bien característico. Para protestar
más hubiese cometido la imprudencia de llevar con él se- contra el asesinato de Matteotti, el Partido Comunista rá-
mejantes documentos, e incluso si ese fuera el caso, hu- pidamente propuso una huelga general en toda Italia.
biese guardado copias. Sin embargo, en la campaña de Huelgas espontáneas ya habían estallado en varias ciu-
prensa, se afirmó que el Ministerio del Interior se había dades, por tanto, esta proposición comunista fue hecha
convertido en un local de asuntos en el que los capitalis- concretamente y en la más estricta seriedad. Con la apro-
tas venían a comprar los favores del gobierno. Se habló bación de los maximalistas, los otros partidos al contrario
de gruesas sumas enfundadas por altos funcionarios, por propusieron como sola acción de protesta en honor de
ejemplo el escándalo Sinclair, es decir, tras el acuerdo que Matteotti una huelga de diez minutos. Desgraciadamente
concede a una firma extranjera el monopolio de la extrac- para los reformistas, los maximalistas, la CGT y los otros
ción del petróleo en Italia. Se dice también que el casino grupos de oposición, la Confederación de Industriales y
de Monte-Carlo había aportado una enorme suma para los sindicatos fascistas acogieron inmediata y favora-
obtener la promulgación de la ley que limitaba el numero blemente esta proposición y participaron oficialmente
de autorizaciones de apertura de casas de juego en Italia. en la protesta que, de hecho, perdía naturalmente todo

5 1
Informe de Amadeo Bordiga

sentido como acción de clase! Hoy es claro que solo los cursos, Mussolini está obligado a citar a los comunistas.
comunistas hicieron una proposición que habría permi- En su polémica sobre Matteotti, la prensa fascista debe
tido al proletariado intervenir en los acontecimientos de defenderse cotidianamente y toma posición contra los co-
manera decisiva. munistas.
¿Qué perspectiva ofrece la situación actual al gobier- Esta atrae todas las miradas sobre nuestro partido y
no Mussolini? Ante los últimos eventos, estábamos for- sobre el rol particular e independiente que juega frente a
zados a constatar que pese a todos los signos anuncia- todos los otros grupos de oposición en un estricto paren-
dores del descontento creciente suscitado por el fascis- tesco. La posición particular que ha tomado nuestro par-
mo, la organización militar y estatal de este último era tido traza una línea de demarcación clara entre este y los
demasiado poderosa como para que alguna fuerza pueda otros grupos. Por otra parte, gracias a las experiencias de
trabajar prácticamente en abatirlo en un cercano futuro. El la lucha de clases en Italia durante y después de la guerra
descontento iba creciendo, pero estábamos todavía lejos y a las crueles decepciones que esta ha producido, la
de la crisis. Los hechos recientes muestran luminosamen- necesidad de una liquidación completa de todas las co-
te cómo pequeñas causas pueden tener grandes efectos. rrientes socialdemócratas, de la izquierda burguesa a la
El asesinato de Matteotti aceleró en forma extraordinaria derecha proletaria, está arraigada en la conciencia del pro-
el desarrollo de la situación, aun cuando, evidentemente, letariado italiano. Todas esas corrientes tuvieron la posi-
las premisas de este desarrollo se encontraban latentes bilidad práctica de actuar y de afirmarse. La experiencia ha
en las condiciones sociales. El ritmo de la crisis fascista mostrado que son insuficientes e incapaces. La vanguar-
se ha acelerado fuertemente, el gobierno fascista ha sufri- dia del proletariado revolucionario, el partido comunista,
do desde el punto de vista moral, psicológico y, en cierto es la única que jamás ha cedido.
modo, también políticamente una derrota vergonzosa. Esta Pero para poder hacer política independiente en Italia,
derrota no se repercutido en el terreno de la organización es absolutamente necesario que no haya ningún derrotis-
política, militar y administrativa, pero es claro que esta mo en el seno del partido mismo. No podemos ir a contar
constituye el primer paso hacia un desenlace ulterior de la a los proletarios italianos, que tienen confianza en el par-
crisis y hacia la lucha por el poder. El gobierno ha debido tido y en sus esfuerzos, que las tentativas de acción he-
hacer concesiones notables, tal como el abandono de la chas hasta aquí por los comunistas han fracasado y resul-
cartera del Interior al viejo jefe nacionalista convertido en tado fallidas. Si mostramos en los hechos que el partido
fascista, Federzoni. Debió hacer todavía concesiones pero es el único partido de oposición todavía en pie; si sabe-
no dejó de conservar el poder. En sus discursos al Sena- mos dar la consigna capaz de indicar una vía practicable
do, Mussolini ha dicho abiertamente que guardará su para lanzar el ataque, cumplimos con éxito nuestra tarea,
puesto y se servirá de todos los medios gubernamentales que es la de liquidar a los grupos de oposición, y en pri-
que este tiene contra todos aquellos que lo ataquen. mer lugar a los socialistas y maximalistas. En mi opinión,
Segun las últimas noticias, la ola de indignación en la es en este sentido que debemos explotar la situación.
opinión publica no ha disminuido todavía. Pero la situa- Nuestro trabajo en este sentido no debe limitarse a la
ción objetiva se ha vuelto estable. La Milicia Nacional, polémica. Debemos hacer un trabajo práctico por la con-
que había sido movilizada dos días después del asesinato quista de las masas. La finalidad de este trabajo es la de
de Matteotti, viene de ser desmovilizada y sus miembros agrupar unitariamente a las masas por medio de la acción
devueltos a sus ocupaciones habituales. Esto significa revolucionaria, a realizar el frente único del proletariado
que el gobierno considera que todo peligro inmediato ha urbano y rural. Es solo realizando esta agrupación unita-
sido alejado. Pero es claro que eventos importantes se ria que habremos logrado la condición que nos permita
producirán mucho más rápido de lo que nosotros había- entablar la lucha directa contra el fascismo. Es un gran
mos previsto antes del escándalo Matteotti. También es trabajo que puede y debe ser llevado a cabo, mantenien-
claro que la posición del fascismo será muchos más difícil do la independencia del partido.
en el futuro y que la posibilidad práctica de acciones con- Es posible que a causa del escándalo Matteotti, el
tra el fascismo es hoy diferente a la que era antes de los fascismo desate una segunda ola de terror contra la opo-
eventos ocurridos. sición. Pero esto no será más que un episodio en el desa-
¿Cómo debemos comportarnos ante la nueva situa- rrollo de la situación. Tal vez asistiremos a una retirada de
ción que se abrió inesperadamente? Expondré esquemáti- la oposición, una morosidad de la expresión pública del
camente mi posición. descontento, a causa de este nuevo periodo de terror.
El PC debe señalar el rol independiente que la situa- Pero a la larga, la oposición y el descontento volverán a
ción en Italia le asignó y lanzar la consigna siguiente: crecer. El fascismo no puede conservar el poder ejercien-
liquidación de los grupos de oposición anti-fascista exis- do una presión incesante por mucho tiempo. Tal vez exis-
tentes y reemplazo de aquellos por la acción directa y te otra posibilidad: el reagrupamiento de todas las masas
abierta del movimiento comunista. Hoy vivimos aconteci- obreras bajo la iniciativa del PC que daría la consigna de
mientos que ponen al PC en la primera fila del interés pú- reconstituir los sindicatos rojos. Tal vez sea posible co-
blico. Con la toma del poder por los fascistas, nuestros menzar este trabajo mañana.
camaradas fueron arrestados en masa durante cierto tiem- Los oportunistas no osan desarrollar tal acción. En
po. El fascismo se jactó entonces de haber liquidado a las Italia, existen ciudades donde con éxito seguro se podría
fuerzas comunistas y bolcheviques, de haber completa- invitar a los obreros a formar parte de los sindicatos rojos.
mente liquidado al movimiento revolucionario. Pero des- Pero este retorno sería la señal para la lucha, ya que habrá
de hace poco tiempo, y sobre todo desde las elecciones, que estar preparados al mismo tiempo para enfrentar a los
el partido da señales de vida demasiado evidentes como fascistas: esta es la razón por la que los partidos oportu-
para creer en semejantes afirmaciones. En todos sus dis- nistas no están nada apurados en reconstituir las organi-

5 2
Informe de Amadeo Bordiga

zaciones de masas del proletariado. Si el PC es la primera terrorista. Nos fabrican leyendas. Se dice que nosotros
en explotar el momento favorable para lanzar esta consig- queremos ser un partido minoritario, una pequeña élite o
na, es posible que la reorganización del movimiento obre- cosas parecidas. Jamás hemos defendido una tesis seme-
ro italiano se haga alrededor del Partido Comunista. jante. Si existe un movimiento que, por su critica y táctica,
Inclusive antes de la situación creada por el escánda- se esfuerza sin descanso en destruir las ilusiones sobre
lo Matteotti, una actitud independiente de nuestra parte las minorías terroristas que en el pasado habían difundi-
ha sido la mejor maniobra que hemos podido efectuar. do los ultra-anarquistas y los sindicalistas, ese es el nues-
Por ejemplo, en las elecciones hasta no-comunistas vota- tro. Siempre nos hemos opuestos a esta tendencia y es
ron por nuestras listas ya que, decían, veían en el comu- verdaderamente proferir falsas verdades ¡presentarnos
nismo el antifascismo más claro y más radical, el rechazo como terroristas o partidarios de la acción de heroicas
más perfecto de lo que odiaban. La independencia de nues- minorías armadas!
tra posición es, pues, un medio para ejercer una influencia Sin embargo, somos de la opinión que es necesario
política incluso en las capas que no están ligadas directa- tomar una posición de principio clara sobre la cuestión
mente a nosotros. Es precisamente por el hecho de que del desarme de las bandas fascistas y el armamento del
nos hemos presentado con un programa sin equívocos el proletariado, de lo cual nuestro partido se ocupa hoy.
enorme éxito que nuestro partido ha obtenido en las elec- Cierto que la lucha es imposible sin la participación de
ciones, a pesar de la ofensiva gubernamental lanzada es- las masas. En su gran masa, el proletariado sabe muy
pecialmente contra nuestras listas y nuestra campaña. Nos bien que la cuestión no puede ser resuelta con la ofensi-
hemos presentado oficialmente bajo la consigna «unidad va de la vanguardia heroica. Esta es una posición inge-
del proletariado», pero las masas votaron por nosotros nua que un partido marxista debe rechazar. Pero si lanza-
por que éramos comunistas, porque declarábamos abier- mos a las masas la consigna del desarme de las bandas
tamente la guerra al fascismo, porque nuestros mismos fascistas y armamento del proletariado, debemos pre-
adversarios nos decían irreconciliables. Esta actitud nos sentar a las masas mismas como protagonistas de la ac-
ha valido un éxito notable. ción. Debemos rechazar la ilusión según la cual un «go-
Lo mismo vale para el escándalo Matteotti. Todas las bierno de transición» pudiera ser tan inocente hasta el
miradas se volvieron hacia el Partido Comunista, que ha- punto de permitir que con medios legales, maniobras
bla realmente con un lenguaje diferente al de todos los parlamentarias, expedientes más o menos hábiles, se haga
otros partidos de oposición. De esto resulta que solo una el asedio a las posiciones de la burguesía, es decir, que
actitud absolutamente independendiente y radical, tanto se apodere legalmente de todo su aparato técnico y mili-
frente al fascismo como frente a la oposición, nos permiti- tar para distribuir tranquilamente las armas a los proleta-
rá explotar los acontecimientos en curso para derribar el rios. Esta es una concepción realmente infantil. No es
inmenso poder del fascismo. tan fácil hacer la revolución.
El mismo trabajo debe ser hecho para la conquista de Estamos absolutamente convencidos de la imposibili-
las masas campesinas. Debemos elaborar una forma de dad de emprender la lucha con solo unas pocas centenas
organización del campesinado que nos permita trabajar o unos cuantos miles de comunistas armados. El PC de
no solo entre los asalariados agrícolas, que se encuen- Italia sería el último en alimentar ese tipo de ilusión. Esta-
tran ubicados en la misma línea que los asalariados indus- mos firmemente convencidos de que no puede huir de la
triales, pero también entre los agricultores, etc. dentro de necesidad de llamar a las grandes masas a participar en la
las organizaciones que defienden sus intereses. La situa- lucha. Pero el armamento es un problema que no puede
ción económica es tal que la presión, por más grande que ser resuelto sino por medios revolucionarios. No pode-
sea, no podrá impedir la formación de este tipo de organi- mos explotar un desarrollo cuyo ritmo disminuye para crear
zaciones. Hay que tratar de plantear esta cuestión frente a formaciones proletarias revolucionarias; pero debemos
los campesinos pequeños propietarios, y presentar un despojarnos de la ilusión de que un día podríamos apode-
programa claro contra la opresión y la expropiación de la rarnos del aparato militar y armas de la burguesía por me-
cual son objetos. Hay que romper definitivamente con la dio de una maniobra cualquiera, es decir, atar las manos a
actitud ambigua del partido socialista en este dominio. nuestros adversarios antes de atacarlos.
Hay que utilizar las corrientes existentes para la forma- Combatir esta ilusión que, desde el punto de vista
ción de organizaciones campesinas y empujarlas por el revolucionario, invita al proletariado a la pereza, no es
camino de la defensa de los intereses económicos y polí- caer en el terrorismo. Es al contrario una actitud verdade-
ticos de la población rural. Si en efecto estas organizacio- ramente marxista y revolucionaria. Nosotros no decimos
nes se transformaran en aparatos electorales, caerían en que somos comunistas «de élite» y no buscamos sacudir
las manos de agitadores burgueses, políticos y abogados el equilibrio social mediante la acción de una minoría. Al
de pequeñas ciudades y aldeas. Si al contrario logramos contrario, queremos conquistar la dirección de las masas
dar vida a una organización de defensa de los intereses proletarias, queremos la unidad de acción del proletaria-
económicos del campesinado (que no sería un sindicato, do; pero queremos también utilizar las experiencias vivi-
puesto que en teoría la idea de un sindicato de pequeños das por el proletariado italiano y que enseñan que bajo la
propietarios hacen surgir una serie de objeciones), dis- dirección de un partido sin solidez (aunque se trate de un
pondremos de una asociación en el seno de la cual pode- partido de masas) o de una coalición improvisada de par-
mos hacer un trabajo de partido, en la que podríamos ha- tidos, las luchas no pueden tener otra salida que la derro-
cer penetrar nuestra influencia y que serviría como punto ta. Queremos la lucha común de las masas trabajadoras
de apoyo a un bloque del proletariado urbano y rural bajo de la ciudad y el campo, pero queremos que estas luchas
la dirección única del Partido Comunista. sean dirigidas por un Estado-Mayor – el partido comu-
De ninguna manera se trata de presentar un programa nista – con una línea política clara.

5 3
Informe de Amadeo Bordiga

Este es el problema que tenemos delante. sigue siendo más o menos independiente de la clase me-
La situación puede evolucionar de forma más o menos dia y de la pequeña burguesía. Es claro que el fascismo de
complicada, pero desde ya existen las condiciones de estos países es igualmente enemigo del proletariado, pero
consignas y agitación, con la cual tomaremos la iniciativa es un enemigo muchos menos peligroso que el fascismo
de la revolución, declarando abiertamente que ahora ha- italiano.
brá que pasar por sobre las ruinas de los grupos de opo- En mi opinión, la cuestión de las relaciones con un
sición antifascistas existentes. El proletariado debe ser movimiento de este tipo está perfectamente resuelta: es
advertido del hecho de que cuando se presente la hora de una locura pensar en un enlace cualquiera con éste, ya
tomar el poder como un peligro inminente para la burgue- que ofrece justamente las bases de una movilización polí-
sía de Italia, todas las fuerzas burguesas y socialdemó- tica contra-revolucionaria de la masa semi-proletaria, y
cratas se unirán con el fascismo. Tales son las perspecti- amenaza gravemente de empujar al proletariado mismo
vas de lucha a las que debemos prepararnos. sobre estas bases.
Para terminar, queremos agregar unas palabras sobre En general, se puede esperar que aparezca fuera de
el fascismo en tanto fenómeno internacional, basándo- Italia una copia del fascismo que se cruzará con las mani-
nos en las experiencias vividas por nosotros en Italia. festaciones de la «ola democrática y pacifista». Pero el
Somos de la opinión de que el fascismo de cierta fascismo tomará otras formas distintas a la de Italia. La
forma tiende también a expandirse fuera de Italia. En paí- reacción y la ofensiva capitalista de las diferentes capas
ses como Bulgaria, Hungría y tal vez también Alemania, en lucha con el proletariado no se someterán a un direc-
existen movimientos similares que probablemente han ción así de unitaria.
sido apoyados por el fascismo italiano. Es cierto que el Mucho hemos hablado de organizaciones antifascis-
proletariado del mundo entero debe comprender y utili- tas italianas en el extranjero. Estas organizaciones han
zar las lecciones que el fascismo nos ha dado en Italia, sido creadas por burgueses italianos emigrados. A la or-
para el caso en que movimientos semejantes se formaran den del día está también la cuestión del juicio que tiene la
en otros países como medio para luchar contra los traba- opinión pública sobre el fascismo italiano, de la campaña
jadores; pero no se debe olvidar que en Italia existieron llevada a cabo por los países civilizados contra este. In-
condiciones particulares que han permitido al movimiento cluso, hemos llegado a ver en la indignación moral de la
fascista conquistar la enorme fuerza con que cuenta hoy. burguesía de otros países un medio de liquidar el movi-
Entre estas condiciones, hay que notar ante todo la uni- miento fascista. Los comunistas y los revolucionarios no
dad nacional y religiosa. Pero creo que ambas son indis- puede abandonarse a ilusiones sobre la sensibilidad de-
pensables para la movilización de las capas medias por mocrática y moral de la burguesía de otros países. Incluso
el fascismo. La unidad nacional y religiosa es una base allí donde hoy existen todavía tendencias pacifistas y de
indispensable para una movilización sentimental. En Ale- izquierda, el fascismo las utilizará sin escrúpulos como un
mania, la existencia de dos confesiones y diversas na- método de lucha de clase. Sabemos que el capital interna-
cionalidades con posiciones a mitad separatistas es un cional no puede más que alegrarse de la labor del fascis-
obstáculo a la formación de un gran partido fascista. En mo en Italia, y del terror que ejerce en los obreros y cam-
Italia, el fascismo encontró condiciones excepcionalmen- pesinos. Para la lucha contra el fascismo, no podemos
te favorables; en Italia, que ha sido uno de los países sino contar con la Internacional proletaria revolucionaria.
vencedores, el chovinismo y el patriotismo habían al- Se trata de una cuestión de lucha de clase. No podemos
canzado un grado de sobre-exitación tan grandes como tornarnos hacia los partidos democráticos de otros paí-
las ventajas materiales obtenidas con la victoria y que ses, hacia asociaciones de imbéciles e hipócritas como la
se habían revelado más débiles. La derrota del proleta- Liga de los Derechos Humanos, ya no queremos crear la
riado está estrechamente ligada a este hecho. Las capas ilusión de que estos partidos y corrientes representan
medias esperarán a fin de saber si el proletariado tenía o algo de substancialmente diferente del fascismo, o que la
no bastante fuerza para vencer. Cuando la impotencia burguesía de los otros países no esté en medida de infligir
de los partidos revolucionarios del proletariado era pa- a su clase obrera las mismas persecuciones y las mismas
tente, estas capas creyeron poder actuar de manera in- atrocidades que el fascismo en Italia.
dependiente y apoderarse del gobierno. Entre tanto, la Para una sublevación contra el fascismo italiano y para
gran burguesía se las había arreglado para ligar estas una campaña internacional contra el terror que reina en
fuerzas a sus propios intereses. nuestro país, contamos, pues, únicamente con las fuerzas
En razón de estos hechos, creo que no debemos espe- revolucionarias de Italia y de otras partes. Son los traba-
rarnos un fascismo tan declarado como el fascismo italia- jadores de todos los países los que deben boicotear a los
no en otros países, es decir, en un movimiento unitario de fascistas italianos. Nuestros camaradas cuya lucha les ha
las capas superiores de la clase explotadora y en una in- valido persecuciones y que se han fugado al extranjero
movilización de grandes masas de capas medias y de la participarán útilmente a esta lucha y a la creación de un
pequeña burguesía en el interés de estas últimas. En otros espíritu antifascista en el proletariado internacional.
países, el fascismo se distingue del que hay en Italia. Este La reacción y el terror que reinan en Italia deben sus-
se limita a un movimiento pequeño-burgués con una ideo- citar un odio de clase, una contraofensiva del proletaria-
logía reaccionaria propia de la pequeña burguesía y algu- do que conducirá a la reunión internacional de las fuerzas
nas formaciones armadas, pero este movimiento no logra revolucionarias, a la lucha mundial contra el fascismo y
identificarse completamente con la gran industria y sobre contra todas las otras formas de opresión burguesa.
todo con el aparato de Estado. Este aparato puede muy
bien juntarse con los partidos de la gran industria, gran-
des bancos y la gran propiedad terrateniente, pero este (1) Ver El Programa Comunista n°52.

5 4
SUMARIOS DE van hacia la tercera guerra mundial si No 47 - Julio de 2007
«EL PROGRAMA la revolución proletaria no lo impide- •-•-Futuro del capitalismo: ¿Bienestar
•-•-La «cuestión china» (II)-•-•-Ama- y prosperidad? No: Crisis económicas
COMUNISTA» deo Bordiga - Siguiendo el hilo del y miseria creciente del proletariado,
tiempo: La doctrina del diablo en el cada vez y siempre más numeroso y
Órgano del partido
cuerpo-•-•-Las dos caras de la revolu- oprimido en el mundo-•-•-En defensa
comunista internacional ción cubana-•-•-El partido comunista de la continuidad del programa comu-
de Italia frente a la ofensiva fascista nista (8)-•-•-Tesis suplementarias so-
No 52 - Octubre de 2016 (1921-1924) - (2) (Informe a la Reunión bre la tarea histórica, la acción y la
•-•-El capitalismo imperialista habla General del Partido en Florencia - del estructura del partido comunista mun-
de paz, mientras prepara la guerra-•- 30 de abril al 1° de mayo de 1967) dial (Milán, Abril 1966)-•-•-Tesis so-
•-Siguiendo el Hilo del Tiempo. «Pun- No 49 - Septiembre de 2011
bre la tarea histórica, la acción, y la
tos» democráticos y programas im- estructura del partido comunista mun-
periales. (Battaglia Comunista, nº 2 •-•-Presentación-•-•-Las revueltas en dial, según las posiciones que desde
países árabes y el imperialismo Crisis
de 1950)-•-•-A cien años de la prime- hace más de medio siglo forman el
capitalista, luchas obreras y partido
ra guerra mundial. Las posiciones patrimonio histórico de la Izquierda
de clase-•-•-León Trotsky: Informe
fundamentales del comunismo revo- Comunista (Nápoles, Julio 1965)-•-•-
sobre la crisis económica mundial y
lucionario no han cambiado, al con- Contra la represión en Oaxaca: ¡lucha
las tareas de la Internacional Comu-
trario, son todavía más intransigen- proletaria anticapitalista!-•-•-Un terri-
nista- •-• -La «cuestión china»-• -• -
tes en la lucha contra la democracia ble tsunami en el sudeste asiático pro-
Hace cuarenta años moría Amadeo
burguesa, contra el nacionalismo y voca centenares de miles de víctimas-
Bordiga-•-•-El partido comunista de
contra toda forma de oportunismo,
Italia frente a la ofensiva fascista (1921- •-•-Todas las autoridades sabían per-
mortífera intoxicación para el prole- fectamente lo que estaba sucediendo,
1924) - (1) (Informe a la Reunión Gene-
tariado-•-•-Proletariado y guerra. “La pero nadie actuará-•-•-Los 4 países
ral del Partido, en Florencia, del 30 de
Izquierda de Zimmerwald”-•-•-Infor- más devastados por el tsunami del 26
abril al 1° de mayo de 1967)
me de Amadeo Bordiga sobre el fas- de diciembre 2004-•-•-Crónica Negra
cismo. IV congreso de la Internacio- No 48 - Enero de 2009 y catástrofes de la moderna decaden-
nal Comunista. 12ª sesión, 16 de no- •-•-El Partido de clase del proletariado cia social (Técnica descarriada e indo-
viembre de 1922.- •- • - Noticias de frente a la actual crisis económica del lente gestión, parasitaria y rapaz)-•-•-
actualidad: Turquía: ¡no son las elec- capitalismo mundial-• -•-Estado de La emigración y la revolución mun-
ciones ni los llamados a la paz, sino la «guerra permanente» y lucha de clase dial: ¡Por la unidad del proletariado
guerra de clase lo único que podrá revolucionaria-•-•-El Centralismo Or- internacional!-•-•-Unión Sagrada para
terminar con la explotación, la opre- gánico-•-•-China: particularidad de su condenar las revueltas de los subur-
sión y la represión! / Puño de hierro evolución histórica-•-•-Siguiendo el bios-•-•-Palestina, el Líbano: ¡Sionis-
en Turquía / ¡En el referéndum sobre hilodel tiempo: Homicidiode los muer- mo asesino, imperialismos y Estados
Europa, los proletarios británicos no tos-•-•-Pese a sus crisis: ¡El capitalis- árabes cómplices!-•-•-La misión de
tienen nada que elegir! mo no se derrumbará sino bajo los los cascos azules es puramente de
golpes de la lucha proletaria!-•-•-Is- guerra imperialista: ¡ni un solo casco
No 51 - Abril de 2015
rael masacra a los palestinos por cuen- azul al Líbano!-•-•-La guerra imperia-
•-•-El capitalismo mundial en la ante- ta propia y por cuenta de las potencias lista en el ciclo burgués y en el análisis
sala de una nueva crisis-•-•-El parti-
imperialistas mundiales marxista (Fin)
do comunista de Italia frente a la
ofensiva fascista (1921-1924) - (Fin).
(Informe a la Reunión General del
Partido en Florencia - del 30 de abril «el proletario» independentismo y la unidad de España
esgrimida contra este son consignas ex-
al 1° de mayo de 1967)-•-•-Notas de Órgano del partido comunista clusivamente burguesas con las cuales la
lectura: Italia 1919-1920. Los dos años internacional clase explotadora busca colocar tras su
rojos, o cómo «Lutte Ouvrière» rees- bandera a los proletarios de todas las
cribe la historia-•-•-Notas de lectura: Precio del ejemplar: Europa : 1,5 € ,
3 FS ; América latina: US $ 1,5; zonas del país. Frente a ello el proletaria-
“Bordiga más allá del ‘mito’. El valor
USA y Cdn: US $ 2. do sólo tiene una respuesta que dar: ¡El
y los límites de una experiencia revo-
enemigo está en casa! ¡Es su propia bur-
lucionaria”-•- •-Pequeño diccionario
No 16 - Enero - Mayo de 2018 guesía!-•-•-¿Pazen Euskadi? Marxismoy
de clavos revisionistas. ACTIVIS-
•-•-Cataluña,puntodeebullicióndelorden nacionalismo por el mismo precio (2)-•-
MO. Battaglia Comunista n° 6 (20 de
burgués-•-•-El capitalismo mundial, de •-Siguiendo a la burguesía ya la pequeña
marzo - 3 de abril de 1952)-•-•-Tesis
crisis en crisis-•-•-Primero de mayo de burguesía, sean estas catalanas o españo-
sobre la «cuestión china» (1964)-•-•-
2018. La clase dominante burguesa y sus las, el proletariado sólo logra fortalecer
Tesis y Adiciones sobre los Proble-
partidarios falsamente obreros festejan las cadenas que le atan a la explotación
mas Nacional y Colonial. Tesis su-
otro año de altos beneficios capitalistas capitalista. Frente a las consignas reac-
plementarias sobre la cuestión na-
mientras las grandes masas proletarias cionarias de «república catalana» y de
cional y colonial. II Congreso de la
sufren la explotación más bestial y la «unidad de España» sólo hayuna vía: ¡El
Internacional Comunista (Moscú, ju-
miseria cotidiana.-•-•-Nuestro partido retorno a la lucha de clase!-•-•-Referén-
lio de 1920)
nunca será virtual-•-•-El Comunista ylas dum en Cataluña: ¡Contra la «unidad
No 50 - Septiembre de 2013 posiciones falsamente marxistas acerca nacional»! ¡Contra todo particularismo!
•-•-Presentación-•-•-Bajo el mito de la del «problemacatalán»-•-•-Muertocontra ¡Contra lacolaboración entre clases!¡Por
Europa unida se incuban los antago- el protocolo laluchaindependientedeclase!-•-•-«Paro
nismos entre las potencias imperialis- No 15 - Sept. - Oct. - Nov. de 2017 nacional» en Cataluña: La colaboración
tas y maduran, inexorablemente, irre- •-•-El particularismo catalán exasperado con la patronal y la burguesía lleva al
mediables enfrentamientos que lle- hasta transformarlo en nacionalismo e proletariado a una derrota segura-•-•-Na-

5 5
turaleza y objetivos de la revolución cu- letarios, contra toda política interclasista montarla (IV)-•-•-La democracia ameri-
bana. Lacerante alternativa históricaen el ycualquiersalidachovinista,racista, opor- cana se prepara para una vuelta de tuerca.
proletariado blanco tras la onda del asalto tunista entre los explotados de cualquier Del democráta Obama al Republicano
de la primera postguerra rosa y roja y el edad, género, raza, nacionalidad y país! Trump, diversos métodos para los mis-
oscurecimiento presente en los partidos No 13 - Abril - mayo de 2017 mos objetivos imperialistas-•-•-"Dirty"
corrompidos de Moscú (2)-•-•- Dos nue- •-•-1917. La luz de octubre ilumina la vía Duterte, el nuevo rostro sangriento de la
vas ediciones de la Dialéctica de la natu- de la revolución de mañana-•-•-En Espa- democracia burguesa en Filipinas-•-•-De
raleza, de Engels-•-•-Lee el proletario-•-•- ña: crisis, recuperación y ejército indus- nuevo el proletariado inmigrante marcael
Atentado en Barcelona: Terrorismo yiha- trial de reserva-•-•-El delito de odio-•-•- camino-•-•-Nuevo motín en un Centro de
dista y democracia, dos banderas de la Deusex machina-•-•- Venezuela: frente a Internamientode Extranjeros deBarcelo-
burguesía-•-•-Nueva edición en castella- lacrisiscapitalista queempuja ala peque- na. Los proletarios inmigrantes, inase-
no: Cuarenta años de valoración orgánica ña burguesía a la calle, el proletariado quibles a la farsa parlamentaria.
de los eventos de Rusia en el dramático necesita su organización de clase inde-
desarrollo social e históricointernacional pendiente y su partido revolucionario!-•-
No 14 - Junio - Julio - Agosto de 2017 •-La América de Trump saca músculo-•-
•-•-El populismo, ideología pequeño bur- •-8 de marzo. Para la mujer proletaria sólo
guesa yreaccionaria, es tan antiproletaria existe un camino: La lucha de clase anti-
comolo es la democracia burguesa-•-•- capitalista y, por lo tanto, anti burguesa
¿Paz en Euskadi?-•-•-La Corriente Revo- y anti democrática-•-•- ¡Abajo el circo
lucionaria de los Trabajadores: un aporte electoral!-•-•-Lacerante alternativa his-
a la confusión entre la clase proletaria-•- tórica en el proletariado blanco tras la
•-Naturaleza y objetivos de la revolución onda del asalto de la primera postguerra
cubana. Lacerante alternativahistóricaen rosa y roja y el oscurecimiento presente
el proletariado blanco tras la onda del en los partidos corrompidos de Moscú
asalto de la primera postguerra rosa yroja No 12 - Noviembre-diciembre de 2016
y el oscurecimiento presente en los par- / Enero de 2017
tidos corrompidos de Moscú (1)-•-•-¡En •-•-Las razones de SU abstencionismo-•-
Portugal, los muertos y heridos por los •-Cuba: Muerto Fidel Castro no se abre
gigantescos incendios en los bosques son una nueva fase de una "revolución socia-
debidos al negocio del fuego!Como siem- lista" que nunca ha sido tal, sino un
pre, los negocios, los beneficioscapitalis- reposicionamiento del capitalismo cuba-
tas son la causa de todos los dramas!-•-•- no en el mercado mundial-•-•-Ni fueron,
Manchester Arena: una masacre usada ni somos, ni serán… bordiguistas-•-•- LEE
cínicamente para remachar la «unión sa- Novedades disponibles en el sitio del
grada» entreproletariadoyburguesía-•-•- partido - www.pcint.org-•-•-Verdad y E L P R OL E T AR IO
Huelga general en el Rif: El proletariado y mentira en la constitución cubana-•-•-Ni Órgano del Partido
las masas súper explotadas rifeñas dan en el Parlamento, ni en el Gobierno ni en Comunista Internacional
una lección que debe superar todas las la oposición. ¡Para luchar, el proletariado
fronteras-•-•-¡Para que renazca la lucha sólo puede confiar en sus propias fuer- ¡SOSTENED Y DIFUNDID
de clase del proletariado! ¡Contra toda zas!-•-•-Sobre la crisis prolongada del LA PRENSA
desviación de los intereses de clase pro- proletariado y sus posibilidades de re- DEL PARTIDO!

Suplemento Venezuela No 21 al No -Paris c’est la fête!--La ley de la


Suplemento Venezuela a «el 51 - Julio de 2016 oferta y la demanda - Marx responde
programa comunista» -¿Estado de Emergencia? ¡Emergen- al obrero Weston--El programa del
Precio: Europa: 1 €. América del Norte: cia de la lucha proletaria!--Partido y partido comunista internacional
US $ 1. América Latina: US $ 0,5 Clase--La violencia en Venezuela--
México: Sangrienta represión burgue-
Suplemento Venezuela No 22 al No sa y danza macabra de la «extrema»
52 - Diciembre de 2016 izquierda--Otras consideraciones
-¡Frente a la crisis capitalista, que sobre los bachaqueros--Oposición
empuja a la pequeña burguesía a la y gobierno en un callejón sin salida--
calle, el proletariado necesita su orga- «Tupamaro» y guerrillerismo refor-
nización de clase independiente y su mista--«La materia nunca muere»--
partido revolucionario!--Dictadura Los Rolling Stones en la Habana
proletaria y partido de clase--La Suplemento Venezuela No 20 al No
Asamblea Nacional Constituyente, 51 - Diciembre de 2015
tierra en los ojos de las masas proleta- -Elecciones y hecatombe económi-
rias...--Brasil, entre crisis económica, ca--Corrupción en Venezuela — ¡y
rivalidades políticas y lucha de cla- en todo el mundo capitalista!--"Ga-
ses--Default o no default, la cuestión melotes mentales"--Bachaqueros y
es que el gobierno chavista hambrea proletarios--¡Maduro es el culpable
al proletariado para alimentar al siste- de la escasez!--Partido revoluciona-
ma financiero internacional--¡El au- rio o "gran partido socialdemócrata de
mento de salario es una burla en forma masas"--Amadeo Bordiga. Partido y
de migajas!--Pagar o no pagar la deu- clase--Atentados en París--Colom-
da es un falso dilema bia y Venezuela, paises civilizados...-

5 6
EL PROGRAMA DEL PARTIDO COMUNISTA INTERNACIONAL
El Partido Comunista Internacional está constituido estatal de sectores enteros de la producción; en el terreno
sobre la base de los principios siguientes establecidos en político con el aumento del potencial policial y militar del
Liorna con la fundación del Partido Comunista de Italia Estado y con el totalitarismo gubernamental. Todos estos no
(Sección de la Internacional Comunista): son nuevos tipos de organización con carácter de transición
1/ En el actual régimen social capitalista se desarrolla una entre capitalismo y socialismo ni menos aún un retorno a
contradicción siempre creciente entre las fuerzas productivas y regímenes políticos preburgueses; al contrario, son formas
las relaciones de producción dando lugar a la antítesis de intereses precisas de gestión aún más directa y exclusiva del poder y del
y a la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía. Estado por parte de las fuerzas más desarrolladas del capital.
2/ Las actuales relaciones de producción están protegi- Este proceso excluye las interpretaciones pacifistas,
das por el poder del Estado burgués que, cualquiera que sea la evolucionistas y progresivas del devenir del régimen burgués
forma del sistema representativo y el uso de la democracia y confirma la previsión de la concentración y de la disposición
electiva, constituye el órgano para la defensa de los intereses antagónica de las fuerzas de clase. Para que las energías
de la clase capitalista. revolucionarias del proletariado puedan reforzarse y concen-
3/ El proletariado no puede romper ni modificar el sistema trarse con potencial correspondiente a las fuerzas acrecenta-
de las relaciones capitalistas de producción del que deriva su das del enemigo de clase, el proletariado no debe reconocer
explotación sin la destrucción violenta del poder burgués. como reivindicación suya ni como medio de agitación el
4/ El partido de clase es el órgano indispensable de la lucha retorno ilusorio al liberalismo democrático y la exigencia de
revolucionaria del proletariado. El Partido Comunista, reunien- garantías legales, y debe liquidar históricamente el método de
do en su seno la fracción más avanzada y decidida del proleta- las alianzas con fines transitorios del partido revolucionario
riado unifica los esfuerzos de las masas trabajadoras encauzán- de clase tanto con partidos burgueses y de clase media como
dolas de las luchas por intereses parciales y por resultados con partidos seudo-obreros y reformistas.
contingentes a la lucha general por la emancipación revolucio- 9/ Las guerras imperialistas mundiales demuestran que
naria del proletariado. El Partido tiene la tarea de difundir en las la crisis de disgregación del capitalismo es inevitable debido
masas la teoría revolucionaria, de organizar los medios materia- a que ha entrado en el período decisivo en que su expansión
les de acción, de dirigir la clase trabajadora en el desarrollo de no exalta más el incremento de las fuerzas productivas, sino
la lucha de clases, asegurando la continuidad histórica y la que condiciona su acumulación a una destrucción repetida y
unidad internacional del movimiento. creciente. Estas guerras han acarreado crisis profundas y
5/ Después del derrocamiento del poder capitalista, el repetidas en la organización mundial de los trabajadores,
proletariado no podrá organizarse en clase dominante más que habiendo las clases dominantes podido imponerles la solida-
con la destrucción del viejo aparato estatal y la instauración de ridad nacional y militar con uno u otro de los bandos belige-
su propia dictadura privando de todo derecho y de toda función rantes. La única alternativa histórica que se debe oponer a esta
política a la clase burguesa y a sus individuos mientras sobrevivan situación es volver a encenderla luchade clases al interior hasta
socialmente, y basando los órganos del nuevo régimen únicamen- llegar a la guerra civil en que las masas trabajadoras derroquen
te sobre la clase productora. El Partido Comunista, cuya carac- el poder de todos los Estados burgueses y de todas las
terística programática consiste en esta realización fundamental, coaliciones mundiales, con la reconstitución del partido co-
representa, organiza y dirige unitariamente la dictadura proleta- munista internacional como fuerza autónoma frente a los
ria. La necesaria defensa del Estado proletario contra todas las poderes políticos y militares organizados.
tentativas contrarrevolucionarias sólo podrá ser asegurada pri- 10/ El Estado proletario, en cuanto su aparato es un
vando a la burguesía y a los partidos hostiles a la dictadura medio yun arma de lucha en un período histórico de transición,
proletaria de todo medio de agitación y de propaganda política, no extrae su fuerza organizativa de cánones constitucionales
y con la organización armada del proletariado para rechazar los y de esquemas representativos. El máximo ejemplo histórico
ataques internos y externos. de su organización ha sido hasta hoy el de los Consejos de
6/ Sólo la fuerza del Estado proletario podrá ejecutar trabajadores que aparecieron en la Revolución Rusa de Octu-
sistemáticamente las sucesivas medidas de intervención en las bre de 1917, en el período de la organización armada de la clase
relaciones de la economía social, con las que se efectuará la obrera bajo la única guía del Partido Bolchevique, de la
substitución del sistema capitalista por la gestión colectiva de la conquista totalitaria del poder, de la disolución de la Asamblea
producción y de la distribución. Constituyente, de la lucha para rechazar los ataques exteriores
7/ Como resultado, de esta transformación económica y de de los gobiernos burgueses y para aplastar en el interior la
las consiguientes transformaciones de todas las actividades de la rebelión de las clases derrocadas, de las clases medias y
vida social, irá eliminándose la necesidad del Estado político, pequeño-burguesas, y de los partidos oportunistas, aliados
cuyo engranaje se reducirá progresivamente al de la administra- infalibles de la contrarrevolución en sus fases decisivas.
ción racional de las actividades humanas. 11/ La defensa del régimen proletario contra los peligros
de degeneración presentes en los posibles fracasos y replie-
* * * gues de la obra de transformación económica y social, cuya
La posición del partido frente a la situación del mundo realización integral no es concebible dentro de los límites de
capitalista y del movimiento obrero después de la segunda un solo país, no puede ser asegurada más que por la dictadura
guerra mundial se basa sobre los puntos siguientes: proletaria con la lucha unitaria internacional del proletariado
8/ En el curso de la primera mitad del siglo XX, el sistema de cada país contra la propia burguesía y su aparato estatal
social capitalista ha ido desarrollándose en el terreno económico y militar, lucha sin tregua en cualquier situación de paz o de
con la introducción de los sindicatos patronales con fines guerra, y mediante el control político y prográmatico del
monopolísticos y las tentativas de controlar y dirigir la produc- Partido comunista mundial sobre los aparatos de los Estados
ción y los intercambios según planes centrales, hasta la gestión en que la clase obrera ha conquistado el poder.