Está en la página 1de 4

Las ciudades del siglo xvii reflejan el espirirtu religioso imperante por entonces en la España de

la monarqquia defensora de las ideas de contrareforma: algunos autores hablan de ciudad


conbvento. Lo religioso será lo fuuundamental.

Aparecen gran cantidad de iglesias y conventos en las ciudades, gracias a este espíritu y en
gran medida gracias a las donaciones.

Las ciudades españolas del siglo xvii se estructuran sobre el eje de la calle mayor, en torno al
cual se repartia un pobre cacerio en un entramado de callejuelas, rincones y plazuelas
irregulares entre las que se distribuían conventos, palacios, iglesias…

El principal elemento del urbanismo de la época son las plazas mayores, típicamente
españolas.

Estas plazas tennian diferentes funciones:

Vivienda: para alojar la creciente población capital.

- comercial: por lo que tenían pórticos y tiendas con sotanos

- lugar para organizar y celebrar espectáculos públicos: (recepciones, beatificaciones, autos de


fe,corridas de toros, cañas y justas, etc.), por lo que disponían de balconadas que se
engalanaban y se cobraba por acceder a ellas

La plaza mayor fue concebida como un espacio reguklar, destinado a albergr reunioneds de
carácter popular, a aservir de mercado y atambien a aliviar el problema de alojamiento que
sufria por entonces la capital mediante cinco pisos de vivienda.

Esta función publica es una cualidad esencial de las plazas barrocaas españolas, que las
diferencia del sentido aristocrático o eclesistico predominante en otros ejemplos europeos.

Son cerradas, abiertas por grandes arcos al resto de la ciudad, dre planta regular, casi
cuadrada, divididas en varios pisos, rodeadasds de pórticos para los tenderos y con balconadas
para contemplar las fiestas y los espectáculos que el monarca promueve.

Uniformidad: tratamiento homogéneo de la fachada de todos los edificios de la plaza,


destacando tan solo algunos por su mayor decoración para las aparicones reales, como en la
casa de la panadería en la plaza mayor de Madrid.

Se caracteriza por su austerida y sobriedad, tal como plantea la propia monarquia en esa
época de crisis.

Ejemplos:

Pla plaza mayor de Madrid de juan gomez de mora

La plaza mayor de salamanca de Alberto churriguera

Fotos:

Foto 1: plaza de salamanca

Foto 2: plaza de Madrid

Foto 3: plano planta plaza madrid


plaza de Madrid