Está en la página 1de 39

Historia sobre el embarazo precoz:

Embarazo adolescente
Embarazo adolescente o embarazo precoz es aquel embarazo que se produce en una
mujer adolescente, entre la adolescencia inicial o pubertad –comienzo de la edad fértil– y
el final de la adolescencia. La OMS establece la adolescencia entre los 10 y los 19 años.345
El término también se refiere a las mujeres embarazadas que no han alcanzado la mayoría
de edad jurídica, variable según los distintos países del mundo, así como a las
mujeres adolescentes embarazadas que están en situación de dependencia de
la familia de origen.6
La mayoría de los embarazos en adolescentes son embarazos no deseados.78 Aunque
la OMS considera el embarazo adolescente un problema culturalmente complejo, alienta a
retrasar la maternidad y el matrimonio para evitar los altos índices de mortalidad
materna y mortalidad de recién nacidos así como otras complicaciones sanitarias –parto
prematuro, bajo peso, preeclampsia, anemia–, asociadas al embarazo en jóvenes
adolescentes.8 En 2009 se estimaba que 16 millones de adolescentes, con edades
comprendidas entre los 15 y 19 años, daban a luz cada año, un 95 % de esos nacimientos
se producen en países en desarrollo, lo que representa el 11 % de todos los nacimientos
en el mundo.
La OMS considera fundamental la promoción de la educación sexual, la planificación
familiar, el acceso a los métodos anticonceptivos y la asistencia sanitaria universal en el
marco de la salud pública y los derechos reproductivos para evitar los problemas
asociados al embarazo adolescente.2
Las adolescentes embarazadas enfrentan muchos de los mismos problemas relacionados
con el embarazo de otras mujeres. Sin embargo, existen problemas adicionales para los
menores de 15 años, ya que no se encuentran desarrollados físicamente como para
mantener un embarazo saludable o dar a luz.9 Para las niñas de 15 a 19 años, los riesgos
se asocian más con factores socioeconómicos que con los efectos biológicos de la edad.10
Los riesgos de bajo peso al nacer, trabajo de parto
prematuro, anemia y preeclampsia están relacionados con la edad biológica, y se
observan en los partos de adolescentes incluso después de controlar otros factores de
riesgo (como acceder a atención prenatal, etc).1112
En los países desarrollados, los embarazos de adolescentes se asocian con problemas
sociales, incluidos niveles educativos más bajos, pobreza y otros resultados negativos en
la vida de los hijos de madres adolescentes. El embarazo adolescente en los países
desarrollados suele ser ajeno al matrimonio y conlleva un estigma social en muchas
comunidades y culturas.13 Por el contrario, los padres adolescentes en algunos de
los países en desarrollo a menudo están casados, y sus embarazos son bienvenidos por la
familia y la sociedad. Sin embargo, en estas sociedades, el embarazo temprano puede
combinarse con la desnutrición y la mala atención médica para causar problemas médicos,
además de los problemas educativos y de pobreza.
También se ha constatado que las películas que tratan la temática del embarazo
adolescente, desde distintos puntos de vista, pueden ser una poderosa herramienta junto
con la familia y la escuela para generar ciertos valores y actitudes en los adolescentes.14
El embarazo en una mujer adolescente puede llegar a término, produciéndose
el nacimiento, o interrumpirse por aborto, ya sea éste espontáneo, inducido (aborto con
medicamentos o aborto quirúrgico) o aborto indirecto. En el caso del aborto inducido, este
puede llevarse a cabo de manera legal o ilegal, dependiendo de las leyes sobre el aborto
de cada país.
Definición[editar]
La edad de la madre está determinada por la fecha fácilmente verificada cuando finaliza el embarazo, no
por la fecha estimada de la concepción. Por esto , las estadísticas no incluyen los embarazos que
comenzaron en niñas de 19 años si terminaron en o después del 20º cumpleaños de la mujer. De manera
similar, las estadísticas sobre el estado civil de la madre están determinadas por si ella está casada al
final del embarazo, no en el momento de la concepción.16

Historia[editar]

El embarazo adolescente fue mucho más normal en siglos anteriores, y común en los países
desarrollados en el siglo XX. Por ejemplo, entre las mujeres noruegas nacidas a principios de la década
de 1950, casi una cuarta parte se convirtió en madres adolescentes a principios de los años setenta. Sin
embargo, las tasas han disminuido constantemente en todo el mundo desarrollado desde ese pico del
siglo XX. Entre los nacidos en Noruega a fines de la década de 1970, menos del 10% se convirtieron en
madres adolescentes, y las tasas han disminuido desde entonces.1718

Efectos[editar]
Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP), "los embarazos entre niñas menores de
18 años tienen consecuencias irreparables: viola los derechos de las niñas, con consecuencias
potencialmente mortales en términos de salud sexual y reproductiva, y plantea altos costos de desarrollo
para las comunidades, en particular para perpetuar el ciclo de la pobreza".19 Las consecuencias para la
salud incluyen que aún no se está físicamente preparada para el embarazo y el parto, lo que genera
complicaciones y malnutrición, ya que la mayoría de las adolescentes provienen de hogares de bajos
ingresos. El riesgo de muerte materna para las niñas menores de 15 años en los países de bajos y
medianos ingresos es mayor que para las mujeres de 20 años.19 El embarazo adolescente también afecta
la educación de las niñas y el potencial de ingresos ya que muchas se ven obligadas a abandonar la
escuela, lo que en última instancia es perjudicial las oportunidades futuras y las perspectivas
económicas.20
Varios estudios han examinado el impacto socioeconómico, médico y psicológico del embarazo y la
maternidad en adolescentes. Los resultados de la vida de las madres adolescentes y sus hijos varían;
otros factores, como la pobreza o el apoyo social, pueden ser más importantes que la edad de la madre
en el momento del nacimiento. Se han propuesto muchas soluciones para contrarrestar los hallazgos más
negativos. Las madres adolescentes que pueden confiar en el apoyo de la familia y la comunidad, los
servicios sociales y el apoyo de cuidado de niños tienen más probabilidades de continuar su educación y
obtener trabajos mejor remunerados a medida que progresan en su educación.21
Se requiere un enfoque holístico para abordar el embarazo adolescente. Esto significa no centrarse en
cambiar el comportamiento de las niñas, sino abordar las razones subyacentes del embarazo
adolescente, como la pobreza, la desigualdad de género, las presiones sociales y la coacción. Este
enfoque debería incluir "proporcionar educación sexual integral apropiada para la edad para todos los
jóvenes, invertir en la educación de las niñas, prevenir el matrimonio infantil, la violencia sexual y la
coacción, construir sociedades equitativas para los géneros empoderando a las niñas e involucrando a
hombres y niños y garantizando el acceso de los adolescentes a la información de salud sexual y
reproductiva, así como a los servicios que los acogen y facilitan sus elecciones".20

Madre[editar]
Ser una madre joven en un país del primer mundo puede afectar la educación de la misma ya que son
más propensas a abandonar la escuela secundaria.22 Un estudio del 2001 encontró que las madres
adolescentes completan 1.9-2.2 años menos de educación que las mujeres que retrasan su primer hijo
hasta los 30 años o más. Por otra parte, en comparación con las mujeres que dan a luz a los 30 años o
más, las madres adolescentes tienen probabilidades de terminar la escuela secundaria 10-12% tan altas y
las probabilidades de la educación postsecundaria 14-29% tan altas.23 La maternidad joven en un país
industrializado puede afectar el empleo y la clase social. Menos de un tercio de las madres adolescentes
reciben algún tipo de manutención infantil, lo que aumenta enormemente la probabilidad de recurrir al
gobierno para obtener asistencia.24 La correlación entre maternidad temprana y no completar la escuela
secundaria reduce las oportunidades de carrera para muchas mujeres jóvenes.22 Un estudio encontró
que, en 1988, el 60% de las madres adolescentes estaban empobrecidas en el momento del parto.25
Investigaciones adicionales encontraron que casi el 50% de todas las madres adolescentes buscaban
asistencia social en los primeros cinco años de la vida de sus hijos. Un estudio de 100 madres
adolescentes en el Reino Unido encontró que solo el 11% recibió un salario, mientras que el 89% restante
estaba desempleada.26 La mayoría de las madres adolescentes británicas viven en la pobreza, con casi la
mitad en el quinto más bajo de la distribución del ingreso.27 Las mujeres adolescentes que están
embarazadas o ya son madres tienen siete veces más probabilidades de suicidarse que otras
adolescentes.28 De acuerdo con la Campaña Nacional para Prevenir el Embarazo Adolescente, casi 1 de
cada 4 madres adolescentes experimentarán otro embarazo dentro de los dos años posteriores al
primero.29 Los factores que determinan qué madres son más propensas a tener un nacimiento repetido
con poco espaciado incluyen el matrimonio y la educación: la probabilidad disminuye con el nivel de
educación de la mujer joven o de sus padres y aumenta si se casa.30

Infante[editar]
La maternidad temprana puede afectar el desarrollo psicosocial del bebé. Los hijos de madres
adolescentes tienen más probabilidades de nacer prematuramente con bajo peso, lo que los predispone a
muchas otras enfermedades de por vida.31 Los hijos de madres adolescentes corren un mayor riesgo de
retrasos intelectuales, de lenguaje y socioemocionales.32 Las discapacidades del desarrollo y los
problemas de conducta aumentan en los niños nacidos de madres adolescentes.3334 Un estudio sugirió
que es menos probable que las madres adolescentes estimulen a su bebé a través de conductas
afectivas como tocar, sonreír y comunicarse verbalmente, o que sean sensibles y acepten sus
necesidades. Otro descubrió que aquellas que tenían más apoyo social eran menos propensos a mostrar
enojo hacia sus hijos o recurrir a castigos.35
También se ha observado un bajo rendimiento académico en los hijos de madres adolescentes, ya que
muchos de los niños están repiten de grado, tienen una calificación inferior en los exámenes
estandarizados y no logran graduarse de la escuela secundaria. Las hijas que nacen de padres
adolescentes tienen más probabilidades de convertirse en madres adolescentes.2236 Los hijos de madres
adolescentes tienen tres veces más probabilidades de cumplir su condena en prisión.37

Salud[editar]
La salud materna y prenatal es una preocupación particular entre las adolescentes que están
embarazadas o que son madres. La incidencia mundial de nacimientos prematuros y bajo peso al nacer
es más alta entre las madres adolescentes.1038 En un hospital rural de Bengala Occidental, Las madres
adolescentes de entre 15 y 19 años tenían más probabilidades de tener anemia, partos prematuros y un
bebé con un peso más bajo que las madres de entre 20 y 24 años.39
Investigaciones indican que las adolescentes embarazadas tienen menos probabilidades de recibir
atención prenatal, a menudo la buscan en el tercer trimestre, si es que la necesitan.10 El Instituto
Guttmacher informa que un tercio de las adolescentes embarazadas reciben atención prenatal insuficiente
y que sus hijos tienen más probabilidades de tener problemas de salud en la infancia o ser hospitalizados
que los nacidos de mujeres mayores.40
Las madres jóvenes que reciben atención de maternidad de alta calidad tienen bebés significativamente
más saludables que las que no lo hacen. Muchos de los problemas de salud asociados con las madres
adolescentes parecen ser el resultado de la falta de acceso a una atención médica adecuada.41 Muchas
adolescentes embarazadas corren el riesgo de padecer deficiencias nutricionales debido a los malos
hábitos alimenticios comunes en la adolescencia, incluidos los intentos de perder peso a través de la
dieta, omisiones de comidas, bocadillos no saludables y consumo de comida rápida.42
La nutrición inadecuada durante el embarazo es un problema aún más marcado entre los adolescentes en
los países en desarrollo.4344 Las complicaciones del embarazo resultan en la muerte de aproximadamente
70,000 adolescentes en países en desarrollo cada año.9 Las madres jóvenes y sus bebés también corren
un mayor riesgo de contraer el VIH. La Organización Mundial de la Salud estima que el riesgo de muerte
después del embarazo es dos veces mayor para las niñas de 15 a 19 años que para las mujeres entre 20
y 24 años. La tasa de mortalidad materna puede ser hasta cinco veces mayor para las niñas de 10 a 14
años que para las mujeres entre 20 y 24 años. El aborto ilegal también presenta muchos riesgos para las
adolescentes en áreas como el África subsahariana.45
Los riesgos de complicaciones médicas son mayores para las niñas menores de 15 años, ya que una
pelvis subdesarrollada puede ocasionar dificultades en el parto. El parto obstruido se trata normalmente
con cesárea en las países desarrollados; sin embargo, en regiones en desarrollo donde los servicios
médicos podrían no estar disponibles, puede conducir a eclampsia, fístula obstétrica, mortalidad infantil o
muerte materna. Para las madres que tienen más de quince años, la edad en sí misma no es un factor de
riesgo, y los resultados deficientes se asocian más con factores socioeconómicos que con la biología.91046

Factores de riesgo[editar]
Culturales[editar]
En algunas sociedades, el matrimonio a edades tempranas y el rol de género que tradicionalmente se
asigna a la mujer, son factores importantes en las altas tasas de embarazo en la adolescencia. Así, en
algunos países de África subsahariana, el embarazo adolescente se celebra porque es la prueba
de fertilidad de la mujer joven.47 En el subcontinente indio, el matrimonio en adolescentes y
el embarazo es más común en las comunidades rurales tradicionales, donde es apreciada una numerosa
descendencia, en comparación con la tasas de las ciudades.
En las sociedades donde el matrimonio con mujeres adolescentes es poco frecuente, la causa
fundamental de los embarazos en adolescentes es la práctica de las relaciones sexuales de las jóvenes
sin métodos anticonceptivos por lo que estos embarazos pueden considerarse como embarazos no
planificados o embarazos no deseados.4849

Comportamiento sexual adolescente[editar]


Véase también:  Sexualidad humana

El Universal en 2017 resalto la información de la OCDE "... las cifras de la Encuesta Nacional de la
Dinámica Demográfica (ENADID) 2014 destaca que entre los adolescentes de 15 a 19 años, 44.5% de las
parejas no utilizaron algún método anticonceptivo en su primera relación sexual lo que significa un riesgo.
El investigador del INP dijo que esta población aún no está preparada para ser mamá, ya que las
adolescentes todavía están en la etapa de crecimiento, por lo que el riesgo de aborto, parto pre-término y
bebes con bajo peso al nacer representa la principal causa de desenlace perinatal adverso.50
Según la información disponible en el Guttmacher Institute, tener prácticas sexuales a los 20 años se
considera un hábito normal en todo el mundo. En los países con bajos niveles de embarazo en la
adolescencia no se considera adecuada la maternidad prematura, pero, sí las relaciones sexuales entre
adolescentes por lo que se proporciona información completa y equilibrada sobre la sexualidad y se
facilita la accesibilidad a los métodos anticonceptivos.51
Además de la práctica sexual deseada y consentida pero practicada sin métodos anticonceptivos también
existen comportamientos sexuales no deseados por los adolescentes que pueden contribuir a incrementar
los embarazos no deseados. Así, un estudio de la Kaiser Family Foundation en adolescentes de EE.
UU. concluyó que el 29 % de los adolescentes se sintieron presionados a tener relaciones sexuales, el
33 % de los adolescentes sexualmente activos creían que mantenían una relación en las que las cosas
se movían demasiado rápido en el aspecto sexual y el 24 % declaraba que había 'hecho algo sexual que
realmente no quieren hacer.52
Encuestas de 1977 y 2003 indicaban que la presión de los compañeros es un factor que alienta, tanto a
las adolescentes como a los adolescentes, a tener relaciones sexuales.5354

Consumo de drogas y alcohol[editar]


El consumo de bebidas alcohólicas y otras drogas producen una reducción en la inhibición que también
puede estimular la actividad sexual no deseada. Aunque esto fuera así, no se sabe si las drogas mismas
influyen directamente en los adolescentes en comportamientos sexuales más arriesgados, o si los
adolescentes que habitualmente consumen drogas son más propensos a tener relaciones sexuales. Debe
advertirse que la correlación no implica causalidad. El consumo de drogas y medicamentos que han
mostrado evidencias en su vinculación con el embarazo de adolescentes son: alcohol, y anfetaminas,
(incluyendo MDMA –éxtasis–). Otras drogas y medicamentos que no tienen correlación –o es muy
escasa– son los opiáceos, como heroína, morfina, y oxicodona, de los que es conocido el efecto directo
en la reducción significativa de la libido. Parece que en la adolescencia el consumo de algunas de éstas
últimas ha reducido significativamente las tasas de concepción frente a las drogas como el alcohol y
la anfetamina. Las anfetaminas son ampliamente prescritos para el tratamiento de TDAH. Los países con
las tasas más altas de prescripción de las anfetaminas a los adolescentes también tienen las tasas más
altas de embarazo en la adolescencia.48525556

Falta de información sobre métodos anticonceptivos[editar]


Los adolescentes pueden no recibir educación sexual, carecer de información y conocimientos suficientes
sobre los métodos anticonceptivos o no tener un fácil acceso a su adquisición. También pueden sentirse
avergonzados tanto para preguntar como para comprar anticonceptivos.5357
En Estados Unidos las mujeres adolescentes sexualmente activas que desean no evitar el embarazo
tienen menos posibilidades que las de otras edades para el uso de anticonceptivos. Así, un 18 % de las
adolescentes entre 15 y 19 años no utilizan métodos anticonceptivos, frente a 10,7 % de mujeres de 15 a
44 años.58
En las adolescentes más del 80 % de los embarazos no son deseados.59 Y más de la mitad de
los embarazos no deseados se producen en mujeres que no usan anticonceptivos58 y la mayor parte del
resto de embarazos no deseados se deben al uso incorrecto de los anticonceptivos.59 El 23% de las
mujeres jóvenes sexualmente activas60 admitió haber tenido relaciones sexuales sin protección con una
pareja que no utilizó un preservativo, mientras que el 70% de las adolescentes61 manifestaron que les
daba vergüenza comprar preservativos o cualquier otro anticonceptivo y también solicitar información a un
médico.53
En muchos casos el uso de métodos anticonceptivos es inadecuado. Muchos adolescentes sin
experiencia puede usar el condón incorrectamente y las adolescentes se olvidan con frecuencia de tomar
los anticonceptivos orales. La tasa de fracaso anticonceptivo (índice de Pearl) es mayor en las mujeres
adolescentes, especialmente en las pobres, que en mujeres de más edad.55
Los métodos reversibles a largo plazo como el dispositivo intrauterino, el anticonceptivo subdérmico,
el parche anticonceptivo, el anillo vaginal o inyecciones de anticonceptivos inyectables combinados (Depo
Provera), requieren la intervención del usuario con menos frecuencia –una vez al mes a cada varios
años–, y puede prevenir el embarazo con mayor eficacia en mujeres que tienen problemas para seguir las
rutinas, incluidas las jóvenes. El uso simultáneo de más de un método anticonceptivo disminuye el riesgo
de embarazos no deseados, y si uno de los métodos es de barrera (condón), también se reduce la
transmisión de enfermedades de transmisión sexual.6263
La aprobación, por las autoridades sanitarias de numerosos países, de anticonceptivos de
emergencia como Píldora del día después o píldora del día siguiente incide de manera específica en la
reducción de las tasas de embarazos en adolescentes. Además de la denominada píldora del día
después también ha aparecido en el mercado la denominada píldora de los cinco días
después (ellaOne (acetato de ulipristal).64 Estás píldoras anticonceptivas de uso de emergencia, que
pueden requerir o no receta médica –dependiendo de los países–, no deben confundirse con la
denominada píldora abortiva RU-486 o mifepristona, para la que se requiere prescripción y receta médica
y solamente puede usarse dentro de los 49 días siguientes a la concepción.6566
Los padres deben hablar de sexualidad a sus hijos ya que es la mejor manera de prevenir conductas
inadecuadas y en última instancia embarazos no deseados. La educación sexual también está incluida,
en numerosos países, en el currículum escolar. Puede llevarse a cabo por profesores u otros
profesionales de la sanidad. También los adolescentes se informan por otros medios, compañeros, libros
e internet.[cita  requerida]

Diferencia de edades en las relaciones sexuales[editar]


Según la organización conservadora Family Research Council, estudios en EE. UU. indican que la
diferencia de edad entre las adolescentes y los hombres que las embarazan es un factor a tener en
cuenta. Las adolescentes que tienen relaciones con chicos mayores que ellas, y en particular con
hombres adultos, tienen más probabilidades de quedarse embarazadas que las adolescentes que tienen
relaciones sexuales con chicos de su edad quienes son también más proclives a llevar el embarazo a
término en lugar de tener un aborto. Un estudio de 1992 del estado de Washington de 535 madres
adolescentes encontró que el 62 por ciento de las madres habían sufrido abusos o habían
sido violadas por hombres de una edad promedio de 27 años. Este estudio encontró que las madres
adolescentes habían sufrido abusos incluso antes del inicio de la actividad sexual y habían
tenido relaciones sexuales con numerosas parejas de más edad, por lo que habían estado expuestas a
más riesgos y de forma más frecuente. Estudios realizados por el Population Reference Bureau y
el Centro Nacional para Estadísticas de Salud (National Center for Health Statistics) revelaron que cerca
de dos tercios de los niños nacidos de mujeres adolescentes en los Estados Unidos son engendrados por
hombres adultos de 20 años o más.67

Abusos sexuales[editar]
Entre el 11 y el 20 por ciento de los embarazos en adolescentes son un resultado directo de la violación,
mientras que un 60 por ciento de las madres adolescentes tenían experiencias sexuales no deseadas
anteriores a su embarazo. Antes de los 15 años, la mayoría de las experiencias de la primera relación
sexual en mujeres son de carácter no voluntario, el Instituto Guttmacher encontró que el 60 por ciento de
las muchachas que tuvieron relaciones sexuales antes de los 15 años fueron obligadas por hombres que
en promedio fueron seis años mayores que ellas. Uno de cada cinco padres de hijos de madres
adolescentes admite que ha forzado a las chicas adolescentes a tener relaciones sexuales con ellos.
[cita  requerida]

Numerosos estudios en países industrializados indican un fuerte vínculo entre abusos sexuales en la


infancia y embarazos en la adolescencia. Hasta el 70 por ciento de las mujeres que dieron a luz en su
adolescencia sufrieron abusos siendo niñas; por el contrario, solamente el 25 por ciento de las mujeres
que no dan a luz sufrieron abusos siendo niñas.68697071
En la mayoría de países, las relaciones sexuales entre un menor y un adulto no están toleradas por ley,
así un menor de edad se cree que carece de la madurez y la competencia para tomar una decisión
informada para tener relaciones sexuales totalmente consentidas con un adulto. En esos países, las
relaciones sexuales con un menor de edad se consideran abuso sexual a menores. Una vez el
adolescente ha llegado a la edad de consentimiento sexual, él o ella puede legalmente tener relaciones
sexuales consentidas con quien como mínimo tenga la edad de consentimiento y, por tanto, también con
adultos siempre de manera voluntaria, en caso contrario se considera violación.[cita  requerida]
Violencia sobre la mujer[editar]
Violencia durante el noviazgo[editar]

Diversos estudios de 2004 y 2006 indican que las adolescentes son a menudo víctimas de maltrato por
el novio y específicamente en las relaciones sexuales que pueden provocar un embarazo.72737475 También
los estudios señalan que el conocimiento del embarazo por parte del padre a menudo intensifica el
comportamiento violento por parte del novio.76 Las menores de 18 años tienen el doble de probabilidades
de ser golpeadas y maltratadas por el padre de sus hijos que las mujeres mayores de 18 años.77

Violencia doméstica[editar]

Un estudio del Reino Unido de 2011 mostró que más de dos tercios de las mujeres que dieron a luz en su
adolescencia habían sufrido violencia en el hogar de los adolescentes.78
Resultados similares se han encontrado en los estudios en los Estados Unidos. Un estudio del estado
de Washington que un 70% de las madres adolescentes habían sido golpeadas por sus novios, el 51%
había experimentado intentos de sabotaje para usar el control de la natalidad en el último año, y la
escuela experimentó un 21% o sabotear el trabajo.75
En un estudio en 379 adolescentes embarazadas y los respectivos padres y 95 adolescentes sin hijos,
mostró que el 62% de las niñas de 11-15 años y el 56% de las chicas de 16-19 años admitieron haber
sufrido violencia doméstica a manos de sus parejas. Por otra parte, el 51% de las chicas indicaron haber
sufrido al menos un caso en que su novio intentó sabotear sus esfuerzos por usar métodos
anticonceptivos.79

Factores socio económicos[editar]

La pobreza se asocia con altas tasas de embarazo en la adolescencia. Así, países económicamente
pobres, como Nicaragua en América, Níger en África y Bangladesh en Asia, tienen un número mayor de
madres adolescentes en comparación con países económicamente más ricos.55
En el Reino Unido alrededor de la mitad de todos los embarazos de menores de 18 años se produce en el
30 % más pobre de la población.80
En Italia, la tasa de natalidad en adolescentes de clases ricas y acomodadas –zonas de la región central
de Italia– es sólo el 3,3 por 1000, mientras que en las más pobres Mezzogiorno es de 10 por 1000.48

Abuso, violencia, abandono en la infancia y familias


disfuncionales[editar]
Las mujeres que durante su infancia han sido víctimas de abuso, violencia doméstica y otros conflictos
familiares tienen más probabilidades de quedar embarazadas en la adolescencia, y el riesgo de quedar
embarazada
aumenta con el número de experiencias adversas en la infancia. Según un estudio realizado en 2004, un
tercio de los embarazos de adolescentes se podrían evitar mediante la eliminación de la exposición al
abuso, la violencia y los conflictos familiares. Los investigadores señalan que la disfunción familiar tiene
consecuencias duraderas y desfavorables para la salud de las mujeres durante la adolescencia, la edad
fértil, y más allá.81
Diversos estudios también han encontrado que aquellos niños criados en hogares con una madre que
había sido maltratada o que había sufrido violencia física directa, era más propensos a dejar embarazada
a una chica.82
También se ha indicado que las niñas cuyos padres abandonaron a la familia cuando ellas eran pequeñas
tuvieron mayor tasa de actividad sexual temprana y de embarazo adolescente. Las niñas cuyos padres
abandonaron a la familia más tarde tuvieron menor tasa de actividad sexual temprana. Las tasas más
bajas de actividad sexual y embarazo se encuentran en las niñas cuyos padres estuvieron presentes
durante toda su infancia.8384
Las familias disfuncionales son otro factor de riesgo para el embarazo en la adolescencia. Según
Woodward, Fergusson & Horwood (2001), las mujeres que han vivido dentro de familias con un entorno
social, familiar, individual y de relaciones complicadas durante su niñez y adolescencia tienen un riesgo
más alto a salir embarazadas durante su adolescencia.85 El perfil de las adolescentes con más riesgo de
embarazo es el de la mujer con problemas de conducta que creció y vive dentro de un entorno familiar
que se caracteriza por padres inestables.85 Ella también tiene a varias madres solteras en su entorno.
En el caso de estas adolescentes, ellas tenían a una madre con un grado bajo de educación. La
educación de la madre influenciaba fuertemente como un factor de riesgo para el embarazo adolescentes
por que la madre no tenía la capacidad para educar a su hija en relación a los anticonceptivos ni tampoco
tenía la habilidad de ponerle ciertos límites a su hija.86 Otro factor de riesgo para el embarazo adolescente
era el acoholismo de un miembro de la familia ya que esto podía causar que la mujer busque el amor y
estabilidad fuera de casa. Finalmente, el riesgo de un embarazo adolescente se incrementa cuando los
padres tienen conocimiento y aceptan el hecho de que su hijo o hija adolescente está teniendo relaciones
sexuales86 Esto incrementa el riesgo por que el adolescente siente que tiene el poder de hacer lo que
quiere, sin embargo, no tiene la madurez emocional para hacerlo, por esto, en muchos casos no
solamente tienen comportamientos riesgosos sexuales si no que también incrementan la cantidad de
veces que tienen relaciones sexuales.
Las niñas tuteladas, criadas en orfanatos, hospicios y centros de acogida son más propensas a quedar
embarazadas en la adolescencia que los criados en núcleos familiares. El estudio nacional de Antiguos
Alumnos Casey, en el que se entrevistó a alumnos de orfanatos de 23 comunidades en todo Estados
Unidos, encontró que la tasa de natalidad de las niñas en orfanatos es más del doble que la tasa de sus
compañeros fuera del sistema de estos centros. Un estudio de la Universidad de Chicago en centros
de Illinois, Iowa y Wisconsin encontró que casi la mitad de las mujeres sufrió un embarazo antes de los 19
años de edad.87

Prevención de los embarazos de adolescentes[editar]


La OMS y la mayoría de profesionales de la educación y la salud señalan que para reducir el número de
embarazos en adolescentes es necesaria una completa educación sexual, el acceso a los métodos
anticonceptivos (tanto precoitales, coitales como postcoitales) así como a los servicios de planificación
familiar2
También es necesaria la información y el apoyo por parte de los padres de los adolescentes en
cuestiones relativas al sexo, relaciones y métodos anticonceptivos.
Los sistemas de prevención de embarazo en la adolescencia vigentes en Holanda han servido de modelo
para muchos países europeos y lo son para otros muchos. En los estudios obligatorios y especificados en
los programas y planes de estudios se incluyen valores, actitudes, habilidades de comunicación y
negociación, así como los aspectos biológicos de la reproducción. Los medios de comunicación han
alentado el diálogo abierto y claro sobre las relaciones sexuales y el sistema de salud garantiza el acceso
a los métodos anticonceptivos así como la absoluta confidencialidad.88 En España, el Grupo PrevInfad ha
hecho recomendaciones de manejo del problema y ayuda a adolescentes basadas en la identificación de
actitudes, conocimientos y habilidades, y en el consejo, con el foco de interés en la prevención del
embarazo no deseado y las infecciones de transmisión sexual.89
En los países en desarrollo, los programas de salud sexual comienzan a implantarse. Algunos países
como Indonesia y Sri Lanka han aprobados un marco normativo sistemático para la educación sexual en
las escuelas. Muchas organizaciones no gubernamentales como la International Planned Parenthood
Federation (Federación Internacional de Planificación Familiar) prestan asesoramiento sobre métodos
anticonceptivos para las mujeres jóvenes en todo el mundo. Las leyes contra el matrimonio de niños han
reducido pero no eliminado estas prácticas. La mejora social de la mujer, mediante la alfabetización, la
educación y la protección legal de sus derechos en igualdad al hombre han dado lugar a un aumento en
la edad del primer parto en áreas como la Irán, Indonesia, y el estado indio de Kerala.[cita  requerida]

Paternidad adolescente[editar]
En algunos casos, el padre del niño es el esposo de la adolescente. La concepción puede ocurrir dentro
del matrimonio, o el mismo embarazo puede precipitar el matrimonio. En países como India, la mayoría de
los nacimientos adolescentes ocurren dentro del matrimonio.9091
En otros países, como los EE. UU. e Irlanda, la mayoría de las madres adolescentes no están casadas
con el padre de sus hijos.9192 En el Reino Unido, la mitad de los adolescentes con hijos son madres
solteras, el 40% están en pareja y el 10% están casados.93 Los padres adolescentes suelen tener una
relación sentimental al momento del nacimiento, pero muchos padres adolescentes no se quedan con la
madre y esto a menudo interrumpe su relación con el niño. Las encuestas de EE. UU. tienden a
subestimar la prevalencia de la paternidad adolescente.94 En muchos casos, "padre adolescente" puede
ser un nombre inapropiado. Los estudios realizados por el Population Reference Bureau y el National
Center for Health Statistics hallaron que aproximadamente dos tercios de los nacimientos de niñas
adolescentes en los Estados Unidos son engendrados por hombres adultos mayores de 20 años.9596 El
Instituto Guttmacher informa que más del 40% de las madres de 15 a 17 años tenían parejas sexuales de
tres a cinco años mayores y casi una de cada cinco tenía parejas seis o más años mayores.97 Un estudio
de 1990 sobre los nacimientos en adolescentes de California informó que cuanto más joven es la madre,
mayor es la brecha de edad con su pareja masculina.98 En el Reino Unido, el 72% de los nacimientos
registrados conjuntamente para mujeres menores de 20 años, el padre tiene más de 20 años, y casi 1 de
cada 4 tiene más de 25.99

Entorno[editar]
Se considera que es necesario un mayor apoyo a la maternidad adolescente, incluida la ayuda para poder
volver a integrarse en la educación obligatoria, asesoramiento y apoyo psicológico y económico,
colaboración con los padres jóvenes, mejor cuidado de los niños así como existencia de viviendas
específicas, de protección oficial o subvencionadas para las situaciones que lo requieran.[cita  requerida]

Familia[editar]
Una de las fuentes de apoyo más importantes es la familia, debido a que en la mayor parte de los casos
la madre adolescente vive con sus padres o parientes. Y aún en el caso tenga la posibilidad de mudarse y
sostenerse económicamente, el papel de la abuela continúa siendo relevante por ser fuente de
información, ayuda y apoyo para la madre inexperta. Cuando la familia apoya tanto con el cuidado como
económicamente, las adolescentes tienen mayores posibilidades de completar sus estudios. De ésta
forma, a largo plazo pueden llegar a conseguir mejores empleos, y mejorar su nivel socioeconómico,
especialmente cuando decidan independizarse. Las madres adolescentes son vulnerables a cuadros de
depresión y estrés, especialmente cuando no cuentan con el apoyo del padre, lo que repercute en el trato
con el bebé, pudiendo llegar a negligencia o maltrato. Sin embargo, la familia puede brindar soporte,
dirección y apoyo disminuyendo los riesgos tanto para la madre como para el bebé.100
La aceptación y apoyo, por parte de los abuelos, influye positivamente en la experiencia de la
adolescente, incrementa el sentimiento de bienestar y disminuye las probabilidades de experimentar
angustia. Pero, usualmente se presentan dificultades en la dinámica madre-abuelos, especialmente en
relación a la crianza. Por un lado, cuando se depositan las responsabilidades en los abuelos,
especialmente durante los dos primeros años, la madre se distancia de su rol, disminuyendo su interés
por el cuidado del niño. En investigaciones sobre la excesiva dependencia de la madre en la familia, se
observó que ésta afectaba negativamente, tanto en el comportamiento del niño como en la relación
madre-hijo. En adolescentes mayores, de 18 años a más, se ha evidenciado que es beneficioso para el
bebé que la madre se independice de los padres. El extremo involucramiento en la crianza puede ser
percibido por la madre como señal de incompetencia, generando resentimientos y conflictos en la familia.
Por lo tanto, es importante que exista un sistema de apoyo moderado y adaptativo por parte de la familia,
para ayudar a la adolescente en la transición al rol de madre.101

Pareja y amigos[editar]
La presencia y apoyo de la pareja muestra ser beneficioso para la madre. Sin embargo, en los embarazos
adolescentes el nivel de compromiso de la pareja suele ser muy inestable, además, las probabilidades de
que estén casadas, o por casarse, son pocas, y en la mayor parte de los matrimonios dados por
embarazo, se divorcian y mantienen pocas relaciones estables. Por lo tanto, la ausencia de una pareja
involucrada en la crianza, priva a la madre de un apoyo emocional, económico e instrumental. Siendo éste
el caso más presentado en los embarazos adolescentes.102
Dentro del grupo de pares, es muy importante el ser aceptado especialmente durante la etapa de la
adolescencia, por ello el apoyo y comprensión por parte de amigos contribuye positivamente con el
bienestar de la madre. El tipo de apoyo brindado es significativamente distinto al de los padres, debido a
que este último puede ser visto como controlador, mientras que los pares, al ser similares a la madre,
comparten puntos de vista y permiten a la madre experimentar su papel de adolescente, no sólo el de
madre. Contar con una red de apoyo que provea apropiados modelos a seguir, estimula cognitiva y
socialmente a la madre; tanto al proporcionar espacio para contener inseguridades y frustraciones de la
madre, como también, al dar oportunidades de aprendizaje y retroalimentación.

Tasas de nacimientos en adolescentes en el mundo[editar]


Las cifras en los distintos países del mundo varían desde las máximas de Níger y Congo (con más de 200
embarazos por cada 500 mujeres adolescentes) a tasas de 1 a 3 por 1000 mujeres adolescentes
en Corea del Norte, Corea del Sur y Japón.10310410548
Es reseñable que entre los países desarrollados de la OCDE, Estados Unidos y Reino Unido tienen el
nivel más alto de embarazos en adolescentes, mientras que Japón y Corea del Sur tienen los más bajos

Según la organización Save the Children cada año nacen 13 millones de niños de mujeres menores de 20
años de edad en todo el mundo; más del 90 % (11,7 millones) en los países denominados en desarrollo y
en los países desarrollados el restante 10 % (1,3 millones). Las complicaciones del embarazo y el
parto son la principal causa de mortalidad entre las mujeres entre las edades de 15 y 19 en dichas
zonas.107 La mayor tasa de embarazos de adolescentes en el mundo está en el África subsahariana,
donde las mujeres tienden a casarse a una edad temprana.105 En Níger, por ejemplo, el 87 % de las
mujeres encuestadas estaban casadas y el 53 % había dado a luz a un niño antes de la edad de 18
años.47
En el subcontinente indio, el matrimonio precoz o temprano significa en numerosas ocasiones el
embarazo de la mujer adolescente, especialmente en las zonas rurales, donde la tasa es mucho mayor
que en el medio urbano. La tasa de matrimonios y embarazos en adolescentes o precoces ha disminuido
considerablemente en países como Indonesia y Argentina, aunque sigue siendo alta. En las naciones
industrializadas de Asia, como Corea del Sur y Singapur, las tasas de nacimientos en adolescentes se
encuentran entre los más bajos del mundo.108109

Importante:
El embarazo se llama embarazo en la adolescencia porque se producen en jóvenes
menores de 21 años que, por tanto, están en pleno desarrollo de esta fase de la vida – la
adolescencia. Este tipo de embarazo, en general, no fue planeado o deseado y se produce en
medio sin relaciones de estabilidad. En Brasil las cifras son alarmantes.
Cabe señalar que el embarazo temprano no es sólo un problema de las niñas. No podemos
olvidar que, aunque los chicos no tienen las condiciones biológicas necesarias para quedar
embarazada, un niño no está diseñado para una persona. Y si es la chica que tiene la difícil
tarea de llevar en el vientre materno, el niño, durante todo el embarazo, para hacer frente a
las dificultades y los dolores de parto y lactancia las crías después del nacimiento, el niño no
puede evitar su participación en de la responsabilidad. Así que cuando un adolescente se
embaraza, no es sólo su vida que sufre cambios. El padre, al igual que las familias de ambos
también pasan por el difícil proceso de adaptación a la situación imprevista e inesperada.

Así surge la pregunta: ¿por qué es esto así? El mundo moderno, especialmente durante
el siglo XX y principios del siglo XXI ha sufrido muchos cambios en los diferentes
ámbitos: económico, político, social.
Esta situación favoreció el surgimiento de una generación cuyos valores éticos y morales
están desgastados. El exceso de información y la libertad que reciben estos jóvenes llevan la
trivialización de cuestiones como el género, por ejemplo. Esta liberación sexual, acompañado
por la falta de límite y la responsabilidad es una de las razones que favorecen la incidencia
del embarazo adolescente.

Otro factor que debe destacarse es la remoción de los miembros de la familia y la estructura
familiar. La separación, es el ajetreo del día a día, los padres están cada vez más lejos de sus
hijos. Esto también dificulta el diálogo entre padres e hijos, le da al adolescente una libertad
sin responsabilidad. A menudo sucede que no tienen a nadie para responder a su rutina
diaria, estado buscando a los padres o tutores sólo cuando el problema ya está instalado.

La desinformación y la fragilidad de la educación sexual también son cuestiones


problemáticas. Las escuelas y los sistemas educativos están mucho más preocupados por
dar cuenta de los asuntos denunciados en la prueba de acceso, como la física, la química,
portugués, matemáticas, etc., que para hablar de cuestiones de carácter social. Así, temas
como la sexualidad, el embarazo, las drogas, entre otros, se limitan, a menudo a los
proyectos, ferias de ciencias, semanas temáticas, entre otras acciones específicas. Los
gobiernos, por su parte, también se limitan a campañas esporádicas. Aun así, en general,
estas campañas no sobresalen en la conciencia, pero sólo la información acerca de la
anticoncepción. Los padres, como se mencionó anteriormente, además de los niños lejanía,
luchando para hablar sobre estos temas. Esto es debido a una formación moral que tenían.
Ante esta realidad el número de padres y madres adolescentes está creciendo cada día.
La adolescencia es ya una compleja etapa de la vida. Además de las hormonas, que en esta
etapa surgen causando los más diversos cambios en la atención de los adolescentes y otros
temas impregnar las mentes de los jóvenes: la escuela, ingreso a la universidad, profesión,
etc.

El embarazo, a su vez, es también un paso complejo en la vida. Tener un hijo requiere deseo
de tanto el padre como la madre, pero no todos. Actualmente, con problemas como la
inestabilidad económica y el aumento de la violencia, se necesitan, además de una gran
cantidad de conciencia y responsabilidad, una amplia planificación. Cuando eso sucede, la
inminencia de problemas se producen es muy grande.
Los primeros problemas todavía pueden aparecer en el embarazo temprano y van desde el
riesgo de aborto espontáneo – causada por la desinformación y la falta de atención médica –
con el riesgo de la vida – el resultado de actitudes desesperadas e irresponsables, como el
consumo de drogas abortivas.

EMBARAZO PRECOZ
Historia del embarazo precoz

El embarazo se llama embarazo en la adolescencia porque se producen en jóvenes


menores de 21 años que, por tanto, están en pleno desarrollo de esta fase de la vida – la
adolescencia. Este tipo de embarazo, en general, no fue planeado o deseado y se produce en
medio sin relaciones de estabilidad. En Brasil las cifras son alarmantes.
Cabe señalar que el embarazo temprano no es sólo un problema de las niñas. No podemos
olvidar que, aunque los chicos no tienen las condiciones biológicas necesarias para quedar
embarazada, un niño no está diseñado para una persona. Y si es la chica que tiene la difícil
tarea de llevar en el vientre materno, el niño, durante todo el embarazo, para hacer frente a
las dificultades y los dolores de parto y lactancia las crías después del nacimiento, el niño no
puede evitar su participación en de la responsabilidad. Así que cuando un adolescente se
embaraza, no es sólo su vida que sufre cambios. El padre, al igual que las familias de ambos
también pasan por el difícil proceso de adaptación a la situación imprevista e inesperada.

Así surge la pregunta: ¿por qué es esto así? El mundo moderno, especialmente durante
el siglo XX y principios del siglo XXI ha sufrido muchos cambios en los diferentes
ámbitos: económico, político, social.
Esta situación favoreció el surgimiento de una generación cuyos valores éticos y morales
están desgastados. El exceso de información y la libertad que reciben estos jóvenes llevan la
trivialización de cuestiones como el género, por ejemplo. Esta liberación sexual, acompañado
por la falta de límite y la responsabilidad es una de las razones que favorecen la incidencia
del embarazo adolescente.

Otro factor que debe destacarse es la remoción de los miembros de la familia y la estructura
familiar. La separación, es el ajetreo del día a día, los padres están cada vez más lejos de sus
hijos. Esto también dificulta el diálogo entre padres e hijos, le da al adolescente una libertad
sin responsabilidad. A menudo sucede que no tienen a nadie para responder a su rutina
diaria, estado buscando a los padres o tutores sólo cuando el problema ya está instalado.

La desinformación y la fragilidad de la educación sexual también son cuestiones


problemáticas. Las escuelas y los sistemas educativos están mucho más preocupados por
dar cuenta de los asuntos denunciados en la prueba de acceso, como la física, la química,
portugués, matemáticas, etc., que para hablar de cuestiones de carácter social. Así, temas
como la sexualidad, el embarazo, las drogas, entre otros, se limitan, a menudo a los
proyectos, ferias de ciencias, semanas temáticas, entre otras acciones específicas. Los
gobiernos, por su parte, también se limitan a campañas esporádicas. Aun así, en general,
estas campañas no sobresalen en la conciencia, pero sólo la información acerca de la
anticoncepción. Los padres, como se mencionó anteriormente, además de los niños lejanía,
luchando para hablar sobre estos temas. Esto es debido a una formación moral que tenían.
Ante esta realidad el número de padres y madres adolescentes está creciendo cada día.
La adolescencia es ya una compleja etapa de la vida. Además de las hormonas, que en esta
etapa surgen causando los más diversos cambios en la atención de los adolescentes y otros
temas impregnar las mentes de los jóvenes: la escuela, ingreso a la universidad, profesión,
etc.

El embarazo, a su vez, es también un paso complejo en la vida. Tener un hijo requiere deseo
de tanto el padre como la madre, pero no todos. Actualmente, con problemas como la
inestabilidad económica y el aumento de la violencia, se necesitan, además de una gran
cantidad de conciencia y responsabilidad, una amplia planificación. Cuando eso sucede, la
inminencia de problemas se producen es muy grande.
Los primeros problemas todavía pueden aparecer en el embarazo temprano y van desde el
riesgo de aborto espontáneo – causada por la desinformación y la falta de atención médica –
con el riesgo de la vida – el resultado de actitudes desesperadas e irresponsables, como el
consumo de drogas abortivas.

Aborto además de ser un delito en nuestro país, es una de las principales causas de muerte
en mujeres embarazadas. Al ser una práctica criminal no existen servicios especializados que
obliga a las mujeres que optan por esta estrategia, a que presenten a los servicios precarios,
verdaderos mataderos de seres humanos, poniendo en peligro sus vidas.

Otro problema es el rechazo de las familias. Siguen siendo muy comunes los padres
que abandonan a sus hijos en estos momentos tan difíciles, cuando deberían proporcionar
toda la atención y asistencia. Tenemos que pensar que este no es el momento para castigar,
al menos no de esa manera, el hijo o hija.
En otras situaciones, la solución se prepara matrimonio de los padres. Aunque hoy en día hay
pocos y sólo en las regiones del interior de los casos de matrimonios forzados con el fin de
reparar el mal hecho, bodas improvisada, acordado entre las familias sigue siendo
ampliamente aplicado. Los adolescentes en esta situación suelen ser meros observadores y,
en general no se opone a la decisión tomada por los padres. Esto sucede tanto por la
inexperiencia como una culpa que llevan o simple falta de una mejor solución condiciones
puntuales. El agravante de esta situación son los conflictos después del matrimonio, que muy
a menudo terminan en separación, causando una situación de estrés no sólo para los padres,
sino también para el bebé.

La adolescencia es el tiempo para la educación escolar y la preparación para el mundo del


trabajo. La ocurrencia de embarazo durante esta fase, por lo tanto, el retraso significa o
incluso la interrupción de estos procesos. Lo que puede poner en peligro el principio de su
carrera o desarrollo profesional.

Embarazo precoz a nivel mundial:


Datos y cifras
 Unos 16 millones de muchachas de 15 a19 años y aproximadamente 1 millón de
niñas menores de 15 años dan a luz cada año, la mayoría en países de ingresos
bajos y medianos.
 Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de
muerte entre las muchachas de 15 a19 años en todo el mundo
 Cada año, unos 3 millones de muchachas de 15 a 19 años se someten a abortos
peligrosos.
 Los bebés de madres adolescentes se enfrentan a un riesgo considerablemente
superior de morir que los nacidos de mujeres de 20 a 24 años.

Tasas de natalidad
Si bien desde 1990 se ha registrado un descenso considerable, aunque irregular, en las tasas
de natalidad entre las adolescentes, un 11% aproximadamente de todos los nacimientos en el
mundo se producen todavía entre muchachas de 15 a 19 años. La gran mayoría de esos
nacimientos (95%) ocurren en países de ingresos bajos y medianos.

En las Estadísticas Sanitarias Mundiales 2014 se indica que la tasa media de natalidad mundial
entre las adolescentes de 15 a 19 años es de 49 por 1000 muchachas. Las tasas nacionales
oscilan de 1 a 299 nacimientos por 1000 muchachas, siendo las más altas las del África
Subsahariana.
El embarazo en la adolescencia sigue siendo uno de los principales factores que contribuyen a
la mortalidad materna e infantil y al círculo de enfermedad y pobreza.

Contextos
Algunas adolescentes planean y desean su embarazo, pero en muchos casos no es así. Los
embarazos en la adolescencia son más probables en comunidades pobres, poco instruidas y
rurales. En algunos países, los embarazos fuera del matrimonio no son raros. En cambio,
algunas muchachas pueden recibir presión social para contraer matrimonio y, una vez casadas,
para tener hijos. En países de ingresos medianos y bajos más del 30% de las muchachas
contraen matrimonio antes de los 18 años, y cerca del 14% antes de los 15 años.

Algunas muchachas no saben cómo evitar el embarazo, pues en muchos países no hay
educación sexual. Es posible que se sientan demasiado cohibidas o avergonzadas para
solicitar servicios de anticoncepción; puede que los anticonceptivos sean demasiado caros o
que no sea fácil conseguirlos o incluso que sean ilegales. Aun cuando sea fácil conseguir
anticonceptivos, las adolescentes activas sexualmente son menos propensas a usarlos que las
mujeres adultas. Puede que las muchachas no puedan negarse a mantener relaciones
sexuales no deseadas o a oponerse a las relaciones sexuales forzadas, que suelen ser sin
protección.

Consecuencias para la salud


Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte entre las
muchachas de 15 a 19 años en todo el mundo. Sin embargo, desde el año 2000 se han
registrado descensos considerables en el número de muertes en todas las regiones, sobre todo
en Asia Sudoriental, donde las tasas de mortalidad se redujeron de 21 a 9 por 100 000
muchachas. Cada año se practican unos 3 millones de abortos peligrosos entre muchachas de
15 a 19 años, lo que contribuye a la mortalidad materna y a problemas de salud prolongados.

La procreación prematura aumenta el riesgo tanto para las madres como para los recién
nacidos. En los países de ingresos bajos y medianos, los bebés de madres menores de 20
años se enfrentan a un riesgo un 50% superior de mortalidad prenatal o de morir en las
primeras semanas de vida que los bebés de mujeres de 20 a 29 años. Cuanto más joven sea la
madre, mayor el riesgo para el bebé. Además, los recién nacidos de madres adolescentes
tienen una mayor probabilidad de registrar peso bajo al nacer, con el consiguiente riesgo de
efectos a largo plazo.

Consecuencias económicas y sociales


El embarazo en la adolescencia puede también tener repercusiones sociales y económicas
negativas para las muchachas, sus familias y sus comunidades. Muchas adolescentes que se
quedan embarazadas se ven obligadas a dejar la escuela. Una adolescente con escasa o
ninguna educación tiene menos aptitudes y oportunidades para encontrar un trabajo. Esto
puede también tener un costo económico para el país, puesto que se pierden los ingresos
anuales que una mujer joven hubiera ganado a lo largo de su vida de no haber tenido un
embarazo precoz.

La respuesta de la OMS
En 2011 la OMS publicó junto con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)
unas directrices sobre la prevención de los embarazos precoces y la reducción de los
resultados negativos para la reproducción. Las directrices contienen recomendaciones sobre
las medidas que los países podrían adoptar, con seis objetivos principales:

 reducir el número de matrimonios antes de los 18 años;


 fomentar la comprensión y el apoyo a fin de reducir el número de embarazos antes de
los 20 años;
 aumentar el uso de anticonceptivos por parte de las adolescentes a fin de evitar el
riesgo de embarazo involuntario;
 reducir las relaciones sexuales forzadas entre las adolescentes;
 reducir los abortos peligrosos entre las adolescentes;
 incrementar el uso de servicios especializados de atención prenatal, en el parto y
posnatal por parte de las adolescentes.

Además, la OMS participa en diversas iniciativas junto con organismos y programas conexos,
como la iniciativa «H4+», en la que también participan ONUSIDA, UNFPA, UNICEF, ONU
Mujeres y el Banco Mundial. La iniciativa tiene por objeto acelerar el progreso hacia la
consecución del Objetivo 4 de Desarrollo del Milenio (reducir la mortalidad infantil) y el Objetivo
5 (mejorar la salud materna) para 2015. Trata de abordar las causas profundas de la mortalidad
y morbilidad maternas, neonatales e infantiles, entre ellas la desigualdad de género, el
matrimonio prematuro y el acceso limitado a la educación para las niñas. Además, se alinea
estrechamente con los planes de salud nacionales y proporciona apoyo financiero y técnico a
los gobiernos.

País con menor índice de embarazo


precoz:
(CNN Español) — La cifra más reciente de embarazos adolescentes en
Guatemala, presentada por el Observatorio de Salud Reproductiva (Osar) de ese
país, llega unas semanas después de que un reporte de la ONU del 2016 calificó
a América Latina y el Caribe como la región con más embarazos no planeados del
mundo y recuerda que esta zona tiene una gran deuda pendiente frente a la
prevención del embarazo en niñas y adolescentes.

Según el Osar, en los primeros tres meses del 2017 se registraron en


Guatemala 18.279 nacimientos de madres de 10 a 19 años. En todo el 2016, esa
cifra fue de 79.622 nacimientos.
De acuerdo con el más reciente estudio del Fondo de Población de las Naciones
Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés), que analiza el periodo 2006-2015 de
manera comparada en todo el mundo, Puerto Rico, Chile y Cuba son los países
con menos embarazos adolescentes de América Latina y el Caribe, y Bolivia y
Honduras son los que más registran.

El último informe del UNFPA que analiza la situación del embarazo adolescente en
el 2016 asegura que aunque “cada vez es más frecuente que haya servicios de
salud sexual y reproductiva de calidad, incluidos los de planificación familiar, a
disposición de las personas acomodadas y educadas de las zonas urbanas”, el
acceso a esos servicios no es igual para el sector más pobre de la población, para
quienes viven en el campo y para los adolescentes y los jóvenes.

Según el UNFPA, “en la actualidad, la región registra la proporción más grande del
mundo de embarazos no planeados”, con el 56%.

De acuerdo con ONU Mujeres, cada día, más de 20.000 niñas menores de 18


años dan a luz en los países en desarrollo y eso representa más de 7 millones de
nacimientos por año.

La mayoría de esos embarazos, dice un estudio realizado en el 2015 por UNICEF


y la organización Plan Internacional en seis países América Latina, “suelen ser
producto de violencia sexual, dado que las jóvenes están expuestas a condiciones
de alta vulnerabilidad”.

Las altas tasas de embarazo adolescente son preocupantes pues está demostrado
que entre más jóvenes sean las mujeres, más vulnerables son en el momento del
parto y más probabilidad tienen de morir cuando dan a luz.

Además, es una problemática que impide que las niñas o adolescentes que
quedan embarazadas puedan salir del círculo vicioso de la pobreza, pues casi
siempre tener un hijo a esa significa que deben abandonar sus estudios y luego
tendrán menos oportunidades de desarrollo crecimiento laboral.

Según el Observatorio de Salud Reproductiva de Guatemala, que acaba de volver


a poner el tema sobre la mesa, “la maternidad en la adolescencia es un problema
que afecta y amenaza el avance siete de los ocho Objetivos de Desarrollo del
Milenio, en especial los referentes a la educación primaria, mortalidad infantil,
salud materna y equidad de género”.
4. Visión de conjunto

El embarazo adolescente es un problema social importante a nivel mundial en la actualidad. Teniendo en


cuenta que puede tener un gran impacto en la salud física y mental de las madres jóvenes, y también
plantea un mayor riesgo de mortalidad infantil y obstáculos sociales entre sus descendientes, las
autoridades no pueden pasarlo por alto. Los gobiernos de los países en desarrollo también están
preocupados por el ciclo socioeconómico de la pobreza y las crisis sanitarias relacionadas con él. A nivel
mundial, el embarazo adolescente se define como las tasas de natalidad por mujeres adolescentes 1,000.
La edad de una adolescente embarazada se determina cuando finaliza un embarazo, y las estadísticas más
específicas sobre embarazo en adolescentes no siempre están disponibles con respecto al nacimiento
inanimado, el nacimiento vivo y el aborto. Los gobiernos de todo el mundo han tomado medidas para
resolver este problema, tanto de manera independiente como con asistencia internacional. Los valores
culturales tradicionales, el acceso a la atención médica, la educación y las condiciones socioeconómicas
se encuentran entre las principales influencias en las tasas de embarazo adolescente.

3. Las tarifas más bajas en Corea del Norte y del Sur

Corea del Norte tiene la tasa de embarazos adolescentes más baja del mundo en nacimientos 0.5608 por
cada mujer adolescente 1,000, seguida por la vecina Corea del Sur en 1.6584. Suiza es el tercero en
3.0578, seguido por Hong Kong en 3.2662 y Singapur en 3.8334. Los otros países entre los que tienen las
tasas de embarazo adolescente más bajas son Eslovenia, los Países Bajos, Dinamarca y Japón. Corea del
Norte y Corea del Sur están en los dos primeros puestos de la lista porque las adolescentes de ambos
países han dejado de casarse a temprana edad en estos países, así como el hecho de que los padres
coreanos suelen desconocer a las hijas adolescentes solteras que han quedado embarazadas. Aunque
existe un sistema de apoyo en ambos países para las adolescentes embarazadas, la aceptación social de las
mismas es inigualable. Por estas razones, se puede decir con confianza que la cultura y la tradición juegan
un papel importante en las bajas tasas de natalidad adolescente en la Península Coreana.

2. Declinaciones recientes en Europa

Los estudios han demostrado que, entre la mitad de 1990 y 2011, las tasas de embarazo adolescente han
disminuido en gran parte del mundo. Esto puede deberse a una mejor educación sexual y a una mayor
apertura entre los adolescentes y los padres que ofrecen orientación. Los estudios han demostrado que el
embarazo y el parto en adolescentes a una edad temprana pueden ser un problema de salud y también una
barrera para las oportunidades posteriores en la vida. Los hijos de madres adolescentes también suelen
estar en mayor riesgo de problemas de desarrollo. El Reino Unido ha visto una caída en las tasas de
natalidad entre las adolescentes de 15-19 en más de una cuarta parte desde 2004. La Unión Europea
también ha registrado un descenso en las tasas de natalidad desde 2012 entre las mujeres de 15-19. Dentro
de Europa, Dinamarca tiene tasas de nacimientos en adolescentes de nacimientos 4.4 por mujeres
adolescentes 1,000, mientras que las tasas de natalidad adolescente de Eslovenia y las de los Países Bajos
se encuentran cada una en 4.5. Suiza figuraba en mucho menor, en nacimientos 3.4 por adolescentes
100,000. Otros tres países desarrollados en el mismo período que experimentaron un descenso en la tasa
de nacimientos entre adolescentes fueron Australia, con porcentajes de nacimientos entre mujeres
adolescentes en 16.1, Nueva Zelanda en 24.9 y Estados Unidos en 29.4 por 1,000 mujeres de 15-19.

1. Un enfoque integral necesario

Dos de los factores más comúnmente asociados con los embarazos adolescentes resultantes son las
influencias sociales y las condiciones económicas deficientes. Junto con los adolescentes que enfrentan
asistencia gubernamental inexistente para lograr los objetivos en la reducción de estas tasas, el problema
es difícil de gestionar. Algunos factores que podrían ayudar a reducir los altos índices de embarazo en la
adolescencia son un mejor acceso a servicios de planificación familiar, educación sexual y métodos
anticonceptivos más económicos. Las medidas preventivas, en particular, deberían incluirse como parte
de los programas de educación sexual en las escuelas y comunidades también. Se ha sugerido que se
deben realizar más estudios para determinar las estimaciones del embarazo adolescente con la
participación específica del país del gobierno en las respuestas programáticas y normativas. También se
están realizando algunos estudios sobre las circunstancias que conducen al embarazo en la adolescencia
para encontrar medios más efectivos a través de los cuales mitigar los altos índices de incidencia de
embarazos adolescentes.

Cómo se logró reducir el


embarazo de adolescentes en
EE.UU.
Hasta hace pocos años las estadísticas mostraban que en
Estados Unidos aproximadamente un tercio de las adolescentes
quedaban embarazadas.

Ese porcentaje se veía reflejado, por ejemplo, en las cifras de


2006 calculadas por la organización no gubernamental Campaña
Nacional para Prevenir el Embarazo Adolescente y No Deseado
en Estados Unidos.

Su fórmula usaba datos de nacimientos, abortos y un estimado


del número de abortos espontáneos para un grupo comprendido
entre los 13 y 19 años.

Utilizando los mismos parámetros, las cifras de la organización


para 2010 indicaron que el número de embarazadas
adolescentes fue menor del 25%.

Y la tendencia ha seguido el mismo curso ya que los datos


preliminares de 2013 sugieren una reducción del 22% con
respecto a la tasa de nacimientos desde 2010.

Historia de éxito

Para Bill Albert, jefe del programa para la Campaña Nacional, se


trata de "una de las verdaderas historias de éxito de las
pasadas dos décadas en EE.UU.".

Señala Albert que las cifras han estado disminuyendo "casi sin
interrupciones", después de llegar a su nivel más alto en la
década de los 90.

Y el descenso es igual en todos los grupos raciales y étnicos en


los 50 estados de la nación norteamericana.
Derechos de autor de la imagenBBC WORLD SERVICE

Para Heather Boonstra, del Instituto Guttmacher, una


organización no gubernamental que hace investigaciones sobre
salud sexual y reproductiva, la clave está en el mayor y mejor
uso de anticonceptivos.

"El embarazo adolescente disminuye de dos maneras", indica.


"O las adolescentes están teniendo menos relaciones sexuales
o quienes están sexualmente activas están usando
anticonceptivos y los están usando mejor".

"Lo que hemos encontrado al revisar estos dos


comportamientos, es que se debe, abrumadoramente, a un
mejor uso de los anticonceptivos".
El embarazo adolescente disminuye de dos maneras. O las adolescentes están
teniendo menos relaciones sexuales o quienes están sexualmente activas
están usando anticonceptivos y los están usando mejorHeather Boonstra,
Instituto Guttmacher

Y un caso excepcional es el del estado de Colorado donde un


donante anónimo entregó US$23 millones para suministrar
anticonceptivos, como dispositivos intrauterinos, gratis o a un
costo muy bajo.
En menos de cinco años, el embarazo adolescente se redujo en
un 40%.

Variedad de razones

Boonstra indica que, a nivel nacional, está menos claro por qué
se están usando mejor los anticonceptivos.

Entre la variedad de motivos que menciona se incluye una


mayor consciencia del uso de los condones a raíz de la crisis
del sida, cambios en la edad a la que las personas se casan y
tienen hijos (lo que disminuye el índice de embarazos) y la
información disponible en internet.

La influencia de la educación sexual en las escuelas es menos


evidente, añade Boonstra, apuntando que la política de los
programas educativos varía mucho de estado en estado.

Sin embargo, a pesar de los mínimos históricos la proporción de


embarazos adolescentes en EE.UU. sigue siendo mucho mayor
que en otros países desarrollados.

Derechos de autor de la imagenBBC WORLD SERVICE

Tanto Boonstra como Albert señalan que eso se debe a


combinación de factores, incluyendo un menor acceso a
anticonceptivos en EE.UU., la composición racial y étnica del
país y el predominio de programas de educación sexual basados
en la abstinencia.

América Latina
adolescentes.

Mientras tanto, en contraste con la tendencia a la baja en


EE.UU. y los países desarrollados, un informe elaborado por el
Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en 2013
indicó que el embarazo adolescente ha registrado un aumento
en América Latina en los últimos años.

Y este año la Organización para la Cooperación y Desarrollo


Económico (OCDE) señaló que México ocupa el primer lugar a
nivel mundial en el índice de embarazos adolescentes.

Según datos de 2012 suponen un total de 19,4% de todos los


nacimientos.

El motivo por el que cada vez hay más embarazos en


adolescentes en la región se debe -según la directora para
Latinoamérica y el Caribe del UNFPA Marcela Suazo- a la
pobreza, la desigualdad de género, la discriminación, la falta de
acceso a los servicios y al concepto social que se tiene de las
niñas y mujeres.

Embarazos precoz en Venezuela


En Venezuela se registra la más alta tasa de embarazo adolescente entre los países de
Suramérica, con 101 nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15 a 19 años de edad,
cifra obtenida por el diagnóstico mundial 2012 llevado a cabo por el Fondo de Población
de las Naciones Unidas (UNFPA). Hasta hace solo 20 años la salud sexual y reproductiva
se mantuvo en un segundo plano ante prioridades como el agua, el alimento y el
albergue.

A principios de la década de 1990 se llevaron a cabo numerosos estudios y pruebas que


demuestran la visibilidad de salud de las mujeres y niñas. Cientos de intervenciones
humanitarias satisfacen ya las necesidades asociadas al embarazo y el parto, e intentan
hacer frente a la vulnerabilidad del embarazo adolescente y a las enfermedades de
transmisión sexual ocasionadas por la falta de educación.

Según estadísticas que lleva la Unfpa, aproximadamente 55% de la población actual


venezolana son niños y adolescentes, quienes en los próximos años podrían entrar en la
edad reproductiva y laboral. Por ende, su nivel educacional, estado de salud y
disposición para asumir responsabilidades, determinarán su propio futuro y el del país.

Por esa es de suma importancia la debida educación sexual que sea fomentada desde el
hogar y la escuela, a manera de ir disminuyendo el número de embarazo precoz y las
enfermedades de transmisión sexual a temprana edad, junto a todas las consecuencias
que acarrean en la vida de los más jóvenes.

Niña Madre

Nubia Laguna, coordinadora técnica de la Asociación Civil Niña Madre, dio a conocer que
actualmente existe un incremento en el embarazo precoz por la falta o escasez de
métodos anticonceptivos en el mercado.

“La mujer venezolana hoy en día para poder utilizar anticonceptivos orales debe
comprárselos a los ‘bachaqueros’ y estar cambiando de marca cada mes, dependiendo
de lo que logren conseguir, ya que en las farmacias no hay. ¿Cómo una adolescente que
esté iniciada sexualmente y que estudie cuarto o quinto año de bachillerato, va a contar
con los recursos para pagar 2.000 bolívares por el precio de los anticonceptivos?”
Muchos jóvenes al verse limitados se resisten a tener relaciones sexuales seguras y
protegidas, incrementándose en gran número los embarazos en las adolescentes.

Existen circunstancias en el ámbito social y familiar que dan pie al embarazo de las
adolescentes. Dentro de la Asociación Civil Niña Madre han atendido menores de edad
embarazadas que deciden llevar a cabo su rol a temprana edad por el hecho de que en
su núcleo familiar es algo común: un patrón que se va repitiendo de familia en familia.
“Una de nuestras pacientes decidió que tenía que ser madre a los 19 años de edad
porque se estaba poniendo vieja, ya que en su comunidad las madres tienen a sus hijos
desde los 15 años. Además, la joven venía de una familia donde su madre la había
tenido a los 14 años”, informó Laguna.

¿Qué sucede con este tipo de embarazos? Las razones son multifactoriales: está
involucrado el tema de la educación desde el hogar y la escuela, y la gran cantidad de
desinformación sobre la educación sexual por el hecho de la dificultad en los padres y
familiares para discutir formalmente sobre el tema.

La institución propone como una de las soluciones, una educación desde temprana edad
a los niños sobre la siembra de valores al momento de ejercer la sexualidad, vinculado
con lo educativo y preventivo. “Este tipo de programas ha tenido resultados positivos en
otros países y nosotros nos estamos quedando atrás, solo dando cifras, y son muy
pocas las acciones que realmente se están haciendo. Deberían enseñarse los deberes y
derechos sexuales y reproductivos como proyectos de aula, sin limitaciones para
conversar sobre el tema”.

La adolescencia no es una edad para establecer relaciones sexuales sin antes haber
recibido la formación y la educación necesarias. La iniciación sexual va más allá de una
edad cronológica; es un asunto íntimamente personal que debe estar apegado a la
madurez de la persona en ejercer una vida sexual responsable.

“Hasta 80% de nuestros jóvenes y adolescentes en los liceos tienen relaciones sexuales.
Ellos deben recibir información y orientación para que sus relaciones sexuales sean
responsables y no solo estén protegidos de un embarazo no planificado, sino también
de infecciones de transmisión sexual”.

La iniciación sexual es una decisión personal que puede verse influencia por la
información que la persona ha recibido tanto en el hogar como en la casa de estudio.
“Hoy en día los adolescentes están solicitando servicios de calidad, donde ellos puedan
ir y ser atendidos de manera integral y el tema de los derechos sexuales reproductivos
sea protagonista”.

La institución Madre Niña desarrolla actividades de prevención en distintos colegios y


liceos de la parroquia Coche, en Caracas, desde hace 26 años, formando a los docentes
como facilitadores en un programa llamado “Todos somos educadores sexuales”; y
proyectos de atención directa a las adolescentes embarazadas con un programa de
paternidad y maternidad responsables.

Prevención en Lara
Dentro del Centro Gumilla, ubicado en la calle 57 con carrera 22 en Barquisimeto, se
realiza el proyecto “Embarazo a temprana edad”. Buscan fomentar una educación
sexual a los adolescentes que cursan desde noveno hasta quinto años en el Liceo Doctor
Ezequiel Bujanda, en la Avenida San Vicente.

El programo es efectuado a través de una serie de talleres de desarrollo personal y


actividades didácticas. El proyecto nació mediante un diplomado, el cual se implementa
como una medida para disminuir el número de embarazos de jóvenes entre 13 y 16
años de edad que se presentan en el plantel educativo, al comenzar su vida sexual
activa.

El diagnóstico que los especialistas realizaron dentro del liceo, arrojó que los jóvenes
desconocen el uso de anticonceptivos por ser un tema tabú dentro de la familia. Para
solventar dicha situación en las charlas y talleres se informa sobre el uso de los mismos
a manera de ser una herramienta para fomentar este tipo de educación. “En el hogar
los padres no educan a los hijos sobre los métodos anticonceptivos y las enfermedades
de transmisión sexual. Nuestra visión es llevar esta siembra de información a otras
instituciones para que perdure en el tiempo”, dijo Rafael Rodríguez, participante del
diplomado Liderazgo para la Transformación.

El coordinador hizo hincapié en la importancia de orientar a las madres adolescentes en


el sentido de que no abandonen sus estudios y encuentren un equilibro para poder
llevar a cabo su rol como madre sin salirse del sistema educativo. “Muchas madres por
brindarle de lleno el tiempo a sus hijos abandonan sus estudios. La idea es que ellas
sigan adelante, porque todos somos humanos y fallamos”.

El eslogan de la actividad es “Todo tiene su tiempo y su momento”. Los jóvenes deben


entender que hay un tiempo y momento para todo.

“Con la escasez de preservativos en el estado Lara se dificulta más la tarea de tener


una vida sexual protegida y segura, no siendo éste el momento más idóneo para ejercer
una labor reproductiva cuando la prioridad de los más jóvenes deben ser sus estudios y
proyectos de vida”.

Proyecto Esperanza
Ante la desesperación que las madres adolescentes puedan sufrir al momento de
concebir pueden recurrir a medidas que las lleven a “solucionar” la situación, como un
aborto provocado para “salir rápidamente de aquel inconveniente”.

Los coordinadores del Proyecto Esperanza, Eneida de Figueroa y Juan Ramón Figueroa
acompañan a todas aquellas personas que sufren el Síndrome Postaborto, a manera de
apoyarlas en la superación del dolor y culpa que ocasiona la pérdida de un hijo, en
especial por un aborto espontáneo.

El Síndrome Postaborto no solo se le presenta a la madre que abortó. Puede


manifestarse en cualquier persona que se haya involucrado culpablemente en la
comisión del mismo (puede ser la pareja de la mujer que abortó, el padre que la obligó
a no tener el hijo o incluso el doctor que indujo el aborto).

“No se poseen estadísticas reales de abortos producidos, ya que en la mayoría de los


casos la mujer que abortó o ha escondido el embarazo o explica que fue una causa
natural, por el hecho de que es ilegal realizarlo dentro del país. Sin embargo, para nadie
es un secreto que en Lara existen clínicas abortivas en donde los médicos realizan la
extracción del feto quirúrgicamente y la tarea también se facilita con el obtención de
pastillas para el aborto químico, las cuales cualquier persona puede conseguir
fácilmente vía internet”, explicaron los coordinadores.
El Síndrome Postaborto se puede presentar incluso hasta diez años luego de haberlo
provocado. En reiteradas ocasiones la persona no está consciente de que lo sufre. “Sabe
que psicológicamente está sufriendo, pero no sabe la verdadera razón”. Los síntomas
son similares al estrés postraumático y los más recurrentes son: depresión, culpa
tristeza, irritabilidad, llanto excesivo y sin razón aparente, pesadillas, tendencias
suicidas y desequilibrio emocional.

“La excusa en las adolescentes que han realizado aborto es que no poseen la condición
económica para hacerse cargo de un hijo; sin embargo en jóvenes con posición
económica elevada utilizan como excusa que aquel embarazo le estaba estorbando en
sus proyectos de estudio o de vida”.

El Proyecto Esperanza recibe a cualquier persona que requiera la ayuda mediante un


acompañamiento emocional. Cualquier afectado puede comunicarse con la institución a
través de su línea telefónica 0251-7190050.

Ante la situación económica que vive el país, los especialistas en el área afirman que los
riesgos o complicaciones que sufren las madres adolescente se pueden ver
incrementados.

Desde el comienzo del embarazo existen dificultades para que las madres sean
atendidas dentro del servicio de salud para realizarse sus respectivos chequeos. Los
micronutrientes necesarios tampoco se consiguen en el mercado, y son de suma
importancia para el desarrollo del embarazo.

“Obviamente está la situación crítica en el tema de salud. Sumando las complicaciones


propias de una adolescente embarazada, se incrementan los riesgos para la madre y el
bebé. Las cifras de mortalidad infantil han aumentado en gran número en Venezuela.
De cada 100.000 bebés, aproximadamente 95 fallecen”.

El embarazo precoz surge de una temprana inserción a la actividad sexual y se origina


por la falta de educación sexual en estos jóvenes. Sucesos que se pueden corregir al
implementar medidas de educación y valores dentro del hogar y las escuelas. “Cuando
un muchacho no tiene bases o fundamentos de vida, consecuencia de una familia
disfuncional, busca auxilio en este tipo de relaciones, sin caer en cuenta las
consecuencia que pueda traer para su salud y vida futura. Los jóvenes deben cambiar
en su mentalidad el ser responsables y tomar un decisión inteligente, aceptando las
consecuencia de sus actos”, enfatizó Eneida Figueroa.
Efectos en la salud
El jefe de Sala de Partos del Hospital Central Antonio María Pineda, Enrique Alvirez dio a
conocer que el embarazo precoz es de alto riesgo, ya que las estructuras anatómicas de
las adolescentes no están completamente desarrolladas, pues pasan por un proceso de
maduración en sus tejidos, órganos y sistemas.

“Es complejo llevar un embarazo junto a un proceso tanto de maduración de la psiquis


como biológicamente, ya que están pasando por un desarrollo psicosocial”.

Trastornos hipertensivos en el embarazo (que es una de las primeras causas de


mortalidad en las mujeres y de prematuridad en el neonato), falla de nutrientes que
puede conducir a una osteopenia o una osteoporosis temprana, caída del cabello,
infecciones, dificultades visuales y caries, son algunos de los riesgos que pueden
presentar la madre precoz durante el embarazo.

“Al momento de producirse un descontrol en el cuerpo de la embarazada, porque el


mismo arrastra los nutrientes al menos favorecido, que en este caso en el feto; puede
desencadenarse un desequilibrio que va a mermar la salud de la paciente, añadiéndose
al problema social que está ya presentando”.

Cuestión de etapas
El sacerdote Jesús Lárez dio a conocer que el experimento sexual a temprana edad
puede traer como consecuencia el embarazo no deseado en adolescentes dentro de su
periodo decisivo de formación de identidad. Esto influye en la paralización de los
estudios de la futura madre y que la misma pueda quedar sola sin apoyo de la pareja
que comúnmente es otro adolescente.

“Si nos damos cuenta para prevenir este tipo de situaciones es necesario la paternidad
responsable, es decir, ofrecer valores, principios y una vida de respeto por su
sexualidad, pues la misma no es para probar por aquí y por allá buscando
desenfrenadamente el placer.

Tiene un fin que es el bien de esposos y la procreación de hijos, pero el desorden


cultural y moral que existe ha traído sus consecuencias graves, desde un punto de vista
social que estamos sufriendo.

Yo no estoy planteando un camino fácil, es el camino seguro para poder vivir las etapas
de vida con intensidad; me refiero a la niñez, adolescencia y juventud con la ayuda de
padres responsables. Tener un hijo en la adolescencia no es transmitir vida en
plenitud”, reflexionó.
Embarazo precoz en el estado sucre

La Sociedad de Salud Pública del Estado Sucre, representada en varios de sus


miembros, perecientes a la Plataforma Intersectorial de esta Entidad oriental,
manifestaron en  el programa de radio: “Construyendo Ciudadanía y Pisando
firme”,  por “Guacharaca”, 92.5 F.M., emisora local que  emite esta producción de
opinión todos los viernes en horario vespertino, que el municipio Capital de la
Primogénita del Continente Cumaná, encabeza porcentualmente un repunte de
jóvenes mujeres  adolescentes con embarazos precoz a temprana edad  de (12 a 15
años), que supera en más de 40%, según datos de esta Sociedad que monitorea la
gestión sanitaria de manera independiente en la región.

Dijo el Dr. Vitelio Patiño, cirujano oncólogo, que similar situación se presenta en el
municipio Montes, capital Cumanacoa, territorio de tradición agrícola, donde está
ubicado uno de los ingenios azucareros de la zona, en la cual se ha detectado un
súbito y sustancial incrementos de pacientes  hospitalizados con la tuberculosis,
achaque que había sido erradicada en esta geografía, pero que motivado a la
situación de crisis ambiental y la falta de hábitos para tratar pacientes que están
expuestos a  la infección de bacteria Mycobacterium, aerobia estricta
patógena, responsable de la mayor cantidad de casos de esta mortal enfermedad
respiratoria .

Aseveró el especialista que a pesar de ser el cáncer la enfermedad con mayor


morbilidad en proporción de decesos en la región, sabemos que el Síndrome de
Inmunodeficiencia  (Sida), ha venido a configurar en el Estado, considerado
potencia por el actual gobernante,  una entidad,  sobre manera en el municipio Cruz
Salmerón Acosta, capital Araya,  de cifras alarmantes en la contaminación de esta
penosa enfermedad, que es transmitida a través del contacto sexual  causada por  el
virus que ataca y debilita al sistema inmunitario, como consecuencia de las habitas
de hacinamiento y promiscuidad.

  

Dr. Vitelio Patiño en el Programa “Prensa Libre” con el


periodista Antón Medina

Esbozaron los representantes  de la Sociedad de salud Pública del Estado Sucre, que
gran parte de estas estadistas se debe esencialmente a la carencia e inexistencias de
programas de prevención de Salud Públicas en el área ambiental (TBC), así  los
relacionados  a las enfermedades crónicas, que incluye el SIDA entre otros, al igual
como el control de natalidad a temprana edad, los cuales fueron erradicados por
falta de recursos del Ministerio de Salud en Venezuela.
importante
Cada tres minutos nace un niño de una madre adolescente en
Venezuela. La frase popularizada hace tres años se mantiene vigente
y es una referencia del rezago que muestra el país en cuanto a la
prevención del embarazo juvenil a escala regional, continental y
hasta global.

Las cifras son alarmantes. El embarazo adolescente en el país


muestra un ritmo sostenido de avance. En tres años las cifras han
aumentado, según las estadísticas oficiales, actualizadas hasta 2016
por el Instituto Nacional de Estadística, información que es propicia
hoy Día Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente.

Mientras que en 2014 la tasa de fecundidad entre adolescentes de 15


a 19 años era de 93 por cada 1.000 mujeres, el año pasado llegó a 95
por cada 1.000, de acuerdo con el Fondo de Población de las
Naciones Unidas, basadas en datos proporcionados por el gobierno.

Jorge González Caro, representante del FPNU en Venezuela, explica


que la situación más allá de ser un problema de salud pública ha
tomado niveles más complejos por las serias consecuencias que
implica no solo en la familia y la sociedad, sino porque además
compromete el desarrollo nacional.

“El embarazo adolescente es el problema social más importante de


Venezuela. Es un asunto que estanca el desarrollo y que le roba el
futuro al país. La joven embarazada sale del sistema educativo y
entra en un círculo que la hace altamente vulnerable a la violencia de
género, se vuelve dependiente desde el punto de vista económico y
con poco nivel educativo es difícil su inserción en el mercado laboral”,
expone.

Se refiere a la magnitud del problema que coloca a Venezuela a la


cabeza en este tipo de embarazo en el bloque andino, con datos que
solo pueden ser comparados con África Subsahariana, subcontinente
donde se encuentran las 10 naciones más pobres del mundo, según
la Organización de Naciones Unidas.

“Los números son alarmantes, sobre todo en comparación con


naciones menos desarrolladas. Venezuela figura entre los países con
los índices más altos del mundo. La tasa de fecundidad adolescente
es equiparable a la de África Subsahariana”, afirma.

El informe Mundos aparte, sobre el Estado de la Población Mundial


2017, elaborado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas y
recientemente publicado, constata las afirmaciones. La recopilación
del organismo indica que Venezuela registra el nada halagador primer
lugar de embarazo adolescente en varias regiones; andina,
suramericana y caribeña, de acuerdo con el promedio de fecundidad
especifica de adolescencia. En el Plan Andino, por ejemplo, Venezuela
pasa a Bolivia, Colombia, Perú, en ese orden, y casi duplica a Chile, el
de menor incidencia con 52 por cada 1.000. En el Caribe supera por
20 puntos a Haití.

Andrea Pereira, oficial de programa del FPNU, señala el impacto que


el problema tiene para el desarrollo integral de las jóvenes mamás.
“Una de cada cuatro madres en Venezuela concibe durante la
adolescencia, siete de cada diez están fuera del sistema educativo,
pese a que la resolución 1762 del Ministerio de Educación obliga a
que no sea excluida. No solo es un problema de salud, ni de
educación es un factor de exclusión importante en el país”, afirma.

Perfiles. En Venezuela la fuerte incidencia del embarazo adolescente


es producto de múltiples factores, entre los que destacan las
condiciones de pobreza, el bajo nivel educativo, la falta de acceso a
oportunidades de ascenso social, la escasez de insumos, que se
proveen muy irregularmente desde 2015; además de la poca
información y la casi inexistente política de educación integral sobre
sexualidad.

Ambos funcionarios coinciden en que también influye un componente


cultural, que hace que el país supere el promedio de América Latina:
“Es una expresión socioeconómica y territorial. En las clases bajas
hay más embarazos. A menor nivel educativo, mayor incidencia de
embarazo; es decir, está directamente asociado con la condición de
pobreza. Es también cultural, la edad de iniciación sexual estaba
alrededor de los 15 años hace una década, hoy ha bajado a 12”.

En general el perfil de las adolescentes embarazadas es de clase


social baja, aunque han surgido nuevos fenómenos en los trabajos de
campo realizados desde 2015; como quienes se embarazan en la
búsqueda de seguridad y protección, en ambientes hostiles, como
barrios y también por evasión de violencia intrafamiliar.

“Las niñas buscan quedar embarazadas de quienes controlan los


barrios como una forma de estatus o para salir de una situación de
violencia intrafamiliar”, alertan.

Todo por hacer. Pereira considera que sobre el tema está todo por
hacerse en el país. No obstante, hace énfasis en los logros que se han
obtenido en los últimos cinco años. “En cuanto al diagnóstico se ha
avanzado con respecto a hace 20 años. Gracias al enfoque integral se
ha entendido que es un problema de salud, de educación, de
prevención. Esta mapeado el embarazo adolescente en el país, en ese
sentido hay un gran progreso. Ha mejorado el registro estadístico
para focalizar el abordaje”, dice.

González Caro insiste, sin embargo, en que para frenar el avance del
embarazo adolescente se debe aplicar una fórmula que ha funcionado
en otros países, que tuvieron situaciones similares a la venezolana:
dotar a los centros de salud de métodos anticonceptivos, crear
servicios diferenciados de atención integral al adolescente y formar
personal docente y médico en educación integral de la sexualidad,
para una atención específica a la población en todo el país.

“Se debe garantizar el acceso universal y gratuito a por lo menos 5


anticonceptivos modernos en cualquier centro de salud, como lo
expresa el artículo 76 de la Constitución. Pero no todo son métodos
anticonceptivos, es educación para la prevención. El gobierno tiene
los lineamientos curriculares que se obtuvieron de mesas de trabajo
con nuestro apoyo técnico. Ya se sabe lo que tenemos, lo que hay
que hacer ahora corresponde ejecutarlo”, manifiesta.

Un modelo exitoso, pero solitario

A 580 km de Caracas, enclavada en la faja petrolífera del Orinoco, la


reserva de crudo más grande del mundo, se encuentra Soledad, un
pueblo de 27.620 habitantes, donde, como el promedio del país, 26%
de su población es adolescente. Allí, gracias a la iniciativa de una
empresa privada local, el Fondo de Población de las Naciones Unidas
adelanta desde hace un año una exitosa experiencia de prevención
del embarazo juvenil.

“Con el concurso del Ministerio de Salud, la alcaldía y la empresa


Propulso C.A. logramos la implementación de un modelo en el que se
dispuso de un servicio diferenciado para la atención de adolescentes,
personalizado y confidencial, en el que se les orienta en salud sexual
y reproductiva, así como en planificación familiar”, informa Andrea
Pereira, oficial de programa del FPNU.

El modelo de abordaje, que atiende en promedio a 11 adolescentes


diariamente, se basa en la promoción de proyecto de vida, como
forma de generar oportunidades de desarrollo y de prevención de
embarazos no deseados a temprana edad. Desean que proyectos
como este se materialicen en todo el país

Planteamiento del problema:


Historia:
Embarazo adolescente o embarazo precoz es aquel embarazo que se produce en una
mujer adolescente, entre la adolescencia inicial o pubertad –comienzo de la edad fértil– y el final de
la adolescencia. La OMS establece la adolescencia entre los 10 y los 19 años.345 El término también se
refiere a las mujeres embarazadas que no han alcanzado la mayoría de edad jurídica, variable según los
distintos países del mundo, así como a las mujeres adolescentes embarazadas que están en situación de
dependencia de la familia de origen.6
La mayoría de los embarazos en adolescentes son embarazos no deseados. Aunque la OMS considera el
embarazo adolescente un problema culturalmente complejo, alienta a retrasar la maternidad y
el matrimonio para evitar los altos índices de mortalidad materna y mortalidad de recién nacidos así como
otras complicaciones sanitarias –parto prematuro, bajo peso, preeclampsia, anemia–, asociadas al
embarazo en jóvenes adolescentes. En 2009 se estimaba que 16 millones de adolescentes, con edades
comprendidas entre los 15 y 19 años, daban a luz cada año, un 95 % de esos nacimientos se producen
en países en desarrollo, lo que representa el 11 % de todos los nacimientos en el mundo.
La OMS considera fundamental la promoción de la educación sexual, la planificación familiar, el acceso a
los métodos anticonceptivos y la asistencia sanitaria universal en el marco de la salud pública y
los derechos reproductivos para evitar los problemas asociados al embarazo adolescente.2
Las adolescentes embarazadas enfrentan muchos de los mismos problemas relacionados con el
embarazo de otras mujeres. Sin embargo, existen problemas adicionales para los menores de 15 años, ya
que no se encuentran desarrollados físicamente como para mantener un embarazo saludable o dar a luz.9
Para las niñas de 15 a 19 años, los riesgos se asocian más con factores socioeconómicos que con los
efectos biológicos de la edad.10 Los riesgos de bajo peso al nacer, trabajo de parto
prematuro, anemia y preeclampsia están relacionados con la edad biológica, y se observan en los partos
de adolescentes incluso después de controlar otros factores de riesgo (como acceder a atención prenatal,
etc).1112
En los países desarrollados, los embarazos de adolescentes se asocian con problemas sociales, incluidos
niveles educativos más bajos, pobreza y otros resultados negativos en la vida de los hijos de madres
adolescentes. El embarazo adolescente en los países desarrollados suele ser ajeno al matrimonio y
conlleva un estigma social en muchas comunidades y culturas.13 Por el contrario, los padres adolescentes
en algunos de los países en desarrollo a menudo están casados, y sus embarazos son bienvenidos por la
familia y la sociedad. Sin embargo, en estas sociedades, el embarazo temprano puede combinarse con la
desnutrición y la mala atención médica para causar problemas médicos, además de los problemas
educativos y de pobreza.
También se ha constatado que las películas que tratan la temática del embarazo adolescente, desde
distintos puntos de vista, pueden ser una poderosa herramienta junto con la familia y la escuela para
generar ciertos valores y actitudes en los adolescentes.14
El embarazo en una mujer adolescente puede llegar a término, produciéndose el nacimiento, o
interrumpirse por aborto, ya sea éste espontáneo, inducido (aborto con medicamentos o aborto quirúrgico)
o aborto indirecto. En el caso del aborto inducido, este puede llevarse a cabo de manera legal o ilegal,
dependiendo de las leyes sobre el aborto de cada país.15

Nivel mundial:
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
El embarazo y la maternidad de adolescentes son hechos más frecuentes que lo que la sociedad quisiera
aceptar; son experiencias difíciles que afectan la salud integral tanto de los padres adolescentes como la de
sus hijos, familiares y de la sociedad en sí.
Las cifras de embarazos en la adolescencia no son exactas, ya que se establecen principalmente de los
registros de hospitales y centros de salud que excluyen a quienes no solicitan sus servicios; sin embargo se
han realizado aproximaciones. Así, por ejemplo, Klein (1980) menciona que cada año más de un millón de
adolescentes en el mundo se embaraza; 30,000 son menores de 15 años y en su mayoría son embarazos no
planeados (1). La Organización Panamericana de la Salud, OPS (1988) reporta que según la Encuesta
Nacional Demográfica en México, 12.1% de nacimientos en 1982 fueron de madres entre 15 y 19 años y que
en 1985, 33.5% de la población femenina entre 15 y 24 años de edad, falleció por complicaciones de
embarazo, parto y puerperio. (2)
En el 2001 el 14.9 % de los nacimientos registrados en Jalisco fueron realizados por mujeres menores de
20 años de edad, y de estas, solo el 17,1% son económicamente activas. (3)
Es difícil determinar con exactitud las razones de la preñez de las adolescentes. Las causas son múltiples y
se relacionan entre sí.
Una de las principales podría ser que la madre encabeza la mayoría de las familias de bajos ingresos,
asume el rol de administradora del hogar y se convierte en la proveedora principal de los alimentos, por
tanto, desatiende aspectos significativos de su casa y a menudo no tiene en quien delegar esas
responsabilidades. Las consecuencias son múltiples: en primer lugar, los jóvenes carecen de modelos
morales de referencia para guiar sus conductas; muchos de los roles adultos se transfieren tempranamente
a las jóvenes. Y si a esto añadimos que la adolescente encinta suele exhibir una especie de competencia e
identificación con la madre; por tanto, es frecuente que tenga su primer hijo aproximadamente a la misma
edad en que lo hizo la mamá. (4)
Los embarazos en adolescentes, en la mayor parte del mundo, son el resultado directo de la condición
inferior de la mujer cuyo papel en la sociedad está devaluado. Sabemos que es característica de todas las
sociedades que la mujer tenga menos acceso o ejerza menos control de los recursos de valor que el hombre;
por ejemplo, en los países en vías de desarrollo, generalmente a ellas se les niega la educación y las
habilidades para competir. Así, la maternidad se presenta como el único modo de alcanzar un lugar en la
sociedad. (5)
Por tanto, muchas adolescentes de comunidades pobres y reprimidas, que poseen pocas oportunidades
para educarse y mejorar económicamente, con frecuencia ven la maternidad como una forma de aumentar
su propio valor y poseer algo.
Se ha comprobado que conforme aumenta el nivel económico son mayores las opciones. Las principales
son el aborto, la adopción, tener soltera al hijo o casarse. La decisión que ella tome depende del apoyo de
su pareja, su familia y la sociedad. En caso de optar por tener al hijo, se presentan varias consecuencias,
dependiendo de si la chica va a ser madre soltera o va a casarse.
Si la mujer se casa, en muchos casos la pareja adolescente no puede establecer un hogar independiente por
penurias económicas, y si la joven permanece soltera, continúa el embarazo con grandes carencias y
dificultades, el grado de esto depende de si encuentra el apoyo de su familia, generalmente se vive un
ambiente familiar y social de rechazo por no estar casada, y se crea una mayor dependencia económica y
afectiva, en donde el apoyo familiar se condiciona a la aceptación de circunstancias que obstaculizan su
desarrollo personal e incrementan las razones por las que se embarazó, y con ello la posibilidad de
repetirlo. (6)
Como ya se comentó, una madre adolescente es causa posible del embarazo de su futura hija adolescente,
ya que existe la reincidencia generacional de embarazos adolescentes.
Por todo lo anterior es muy importante romper la cadena, y para ello realizamos este estudio, para
descubrir a las mujeres que cursan con este problema y acuden al DIF, para posteriormente ver la forma en
que se les puede ayudar. Para ello planteamos las siguientes preguntas:
¿Cuál es la edad con mayor prevalencia de las mujeres embarazadas entre 15 - 20 años de bajos recursos
canalizadas a través del departamento de servicio social del DIF en Cd. Guzmán Jal?
¿Qué factores determinan un embarazo en las mujeres de 15 - 20 años de edad de bajos recursos
canalizadas a través del departamento de servicio social del DIF en Cd. Guzmán Jal?
¿Qué actividades desempeñan las mujeres embarazadas entre 15 - 20 años de edad de bajos recursos
canalizadas a través del departamento de servicio social del DIF en Cd. Guzmán Jal?
¿Cuál es el estado civil en el que se encuentran las mujeres embarazadas entre 15 - 20 años de edad de
bajos recursos canalizadas a través del departamento de servicio social del DIF en Cd. Guzmán Jal?
JUSTIFICACIÓN
El embarazo adolescente se ha convertido en un problema de salud pública importante, debido a que
básicamente son las condiciones socioculturales las que han determinado un aumento considerable en su
prevalecía, aconteciendo con mayor frecuencia en sectores socioeconómicos más disminuidos, aunque se
presenta en todos los estratos económicos de la sociedad.
Actualmente el embarazo en adolescentes constituye una causa frecuente de consultas en los hospitales y
un problema en salud publica
Según estadísticas mundiales (1999), en la actualidad la población adolescente representa el 20% de la
población mundial, de cuyo total cerca del 85% vive en países en vías de desarrollo.
Desde la década de 1990, el aumento continuado de las tasas de nacimiento para mujeres de menos de 20
años de edad se ha asociado al incremento de la proporción de adolescentes que son sexualmente activas,
la cual se ha incrementado de un 36% al 51%.
El embarazo en adolescentes esta implicado cada día más como causa de consulta de los centros
hospitalarios.
Datos del DIF de Ciudad Guzmán, se ha incrementado durante los últimos años, él numero de
embarazadas adolescentes con o sin complicaciones, como causa de consulta.
Además, este número crece hasta el 66% de adolescentes no casadas que tienen experiencias sexuales antes
de los 19 años. El porcentaje de nacimientos en adolescentes de bajos recursos ha aumentado en un 74,4%
entre 1975 y 1989. En 1990 hubo 521.826 nacimientos vivos de madres adolescentes, en la Republica
Mexicana lo que representa el 12,5% de todos los nacimientos durante dicho año. De estas madres
adolescentes, el 19.4% tuvo un niño una vez y el 4,0% había dado a luz dos veces.
Se estima que, a la edad de 20 años, el 40% de habrá experimentado por lo menos 1 embarazo. El riesgo
potencial para las niñas adolescentes de llegar a quedarse embarazadas incluyen: - Los tempranos
contactos sexuales (la edad 12 años se asocia con un 91% de oportunidades de estar embarazadas antes de
los 19 años, y la edad de 13 años se asocia con un 56% de embarazos durante la adolescencia).
Se estima que en los países en desarrollo aproximadamente el 20% a 60% de los embarazos son no
deseados, y que los adolescentes generalmente tienen escasa información sobre el correcto uso de medidas
anticonceptivas y sobre la fertilidad.
En un estudio nacional se determinó que el 47% de las adolescentes estudiaban al momento de la
concepción, cifra que disminuyó posteriormente al 8%. La incidencia de embarazos adolescentes varía
dependiendo de la región y del grado de desarrollo del país estudiado. En México, anualmente cerca de
quinientos mil de embarazos corresponden a madres adolescentes, constituyendo un 8,8% del total de
embarazos.
En países menos desarrollados, la proporción de embarazos adolescentes es mayor.
La última estadística presentada por la secretaria de Salud informa que durante el año 2002 hubo un total
de 250.674 partos, de los cuales 40.439 fueron en pacientes menores de 20 años, lo que corresponde a un
16,1% del total. Es interesante destacar que la prevalencia varía incluso entre los diferentes servicios de
salud de nuestro país.
Con respecto a la edad de las adolescentes embarazadas existen estudios que evidencian diferencias
significativas en la evolución del embarazo entre las pacientes menores de 15 años y las de 15 años y más.
Se demostró que el riesgo obstétrico en las adolescentes mayores (entre 15 y 20 años) estaba asociado con
factores sociales como pobreza más que con la simple edad materna.
OBJETIVOS
Objetivo General:
 Conocer la incidencia de adolescentes embarazadas entre 15 -20 años de bajos recursos en ciudad
Guzmán Jalisco. Para contribuir a promover una disminución de embarazos a través de acciones de
prevención, promoción, y la participación activa de la comunidad

Objetivos específicos
 Analizar la incidencia de abortos en gestantes menores de 20 años, que consultaron en el centro
de salud regional y canalizadas a través del DIF .
 Contribuir a la prevención del embarazo no deseado promoviendo a través de educación para la
salud dirigida a la mujer (adolescente) y a la comunidad.
 Reflexionar sobre algunos factores determinantes del embarazo adolescente como son el aumento
y mayor visibilidad de la población adolescente, la persistencia de las condiciones de pobreza, la escasa
información sobre sexualidad y anticoncepción, la persistencia de la violencia sexual y la falta de
oportunidades para las mujeres. Asi como factores psicológicos .
 Promover la reflexión conjunta entre adolescentes y sus padres sobre la salud reproductiva y
responsable .
 Implementar un sistema de información y registro de adolescentes embarazadas de bajos recursos
con estadísticas por sexo y edad.
 Promover actitudes de autoconocimiento, autoaceptación, autovaloración y autocuidado.
 Reflexionar sobre la iniciación sexual, el embarazo, adolescente y lo que ambas problemáticas
implican.

HIPOTESIS
 Hipótesis El aspecto socioeconómico bajo se relacionan con los embarazos en adolescentes entre
15 y 20 años.
 Hipótesis Nula El aspecto socioeconómico bajo no se relaciona con los embarazos en adolescentes
entre 15 y 20 años Hipótesis Alterna Existe alguna relación entre el nivel socioeconómico bajo y los
embarazos en adolescentes de entre 15 y 20 años .

ANTECEDENTES
El embarazo y maternidad de adolescentes son más frecuentes que lo que la sociedad quisiera aceptar. Es
un suceso difícil que afecta la salud integral de los padres adolescentes, la de sus hijos, familiares y de la
comunidad en su conjunto.(1)
La madre encabeza la mayoría de las familias de bajos ingresos, asume el rol de administradora del hogar y
se convierte en la proveedora principal de los alimentos, por tanto, desatiende aspectos significativos de su
casa y a menudo no tiene en quien delegar esas responsabilidades. Las consecuencias son múltiples: en
primer lugar, los jóvenes carecen de modelos morales de referencia para guiar sus conductas; muchos de
los roles adultos se transfieren tempranamente a las jóvenes. Por tanto, muchas de ellas ingresan
prematuramente en la vida adulta con el cuidado de sus hermanos menores. Con ello se les pone en
contextos sociales que las conducen a buscar gratificaciones inmediatas. (3)(12)
El embarazo de adolescentes se relaciona con tres factores: las probabilidades de iniciar precozmente las
relaciones sexuales y tener un embarazo no deseado. En familias donde la autoridad moral es débil o mal
definida, con ausencia de la figura paterna o padres que viven en unión libre, y cuando personas distintas a
los padres cuidan o crían a las adolescentes, también se provoca la actividad sexual temprana y el riesgo de
una gravidez consecuente. (2)(11)
Los embarazos en adolescentes, en la mayor parte del mundo, son el resultado directo de la condición
inferior de la mujer cuyo papel en la sociedad está devaluado. Sabemos que es característica de todas las
sociedades que la mujer tenga menos acceso o ejerza menos control de los recursos de valor que el hombre;
por ejemplo, en los países en vías de desarrollo, generalmente a ellas se les niega la educación y las
habilidades para competir. Así, la maternidad se presenta como el único modo de alcanzar un lugar en la
sociedad.(7) (10)
Muchas adolescentes de comunidades pobres y reprimidas, que poseen pocas oportunidades para educarse
y mejorar económicamente, con frecuencia ven la maternidad como una forma de aumentar su propio
valor y poseer algo.(5)(9)
Todos los años 15 millones de mujeres menores de 20 años dan a luz, y estos nacimientos representan la
quinta parte de todos los nacimientos anuales registrados en el mundo (394). Muchos de estos embarazos
y nacimientos son involuntarios. Una selección de países de América Latina, un 20% a 60% de las mujeres
menores de 20 años actualmente embarazadas declararon que sus embarazos eran inoportunos o no
deseados. (4)(8)
En México, anualmente quedan embarazadas 700 000 mujeres menores de 20 años, 82% de esos
embarazos son involuntarios . (14)

Entidad federativa Porcentaje

Estados Unidos Mexicanos 17.2

Aguascalientes 15.7

Baja California 18.3

Baja California Sur 18.7

Campeche 20.7

Coahuila de Zaragoza 18.9

Colima 19.2

Chiapas 19.6

Chihuahua 20.3

Distrito Federal 13.2

Durango 19.0

Guanajuato 14.6

Guerrero 20.5

Hidalgo 18.0

Jalisco 14.9
México 17.3

Michoacán de Ocampo 16.6

Morelos 16.9

Nayarit 21.0

Nuevo León 14.7

Oaxaca 18.5

Puebla 17.5

Querétaro de Arteaga 14.7

Quintana Roo 18.2

San Luis Potosí 16.9

Sinaloa 17.0

Sonora 17.7

Tabasco 19.8

Tamaulipas 16.4

Tlaxcala 18.1

Veracruz de Ignacio de la Llave 18.9

Yucatán 15.5

Zacatecas 16.3

FUENTE: 

INEGI. Estadísticas Demográficas..

 En el estado de Jalisco se presentan anualmente 6000 caso de mujeres embarazadas de las cuales el 60 %
se encuentran dentro de los 15 y 20 años de edad. En el momento actual se identifica un alto porcentaje de
embarazos en las menores de 20 años. (14)
El municipio de Zapotlan el Grande se localiza en el sur del Estado, en las coordenadas 19°34,00 y los
19°46,00 de latitud norte y 103°23,00 a los 103°38,00 de longitud oeste. Limita al norte con Gómez Farías,
al sur una parte con Tonila y otra con Tuxpan, al este con Tamazula de Gordiano y al oeste con Zapotitlán y
Venustiano Carranza.(14)
295.3 km²
actualmente cuenta con una población de 90 000 habitantes, en donde el sexo femenino supera al
masculino(14)
Zapotlan el Grande presenta la misma tendencia de crecimiento que el promedio del Estado en torno al
aumento del índice de alfabetismo, llegando casi a igualarlo ya que de 1980 al 2000 logro un aumento de
6.64 puntos porcentuales de alfabetismo, y en promedio los municipios que integran Jalisco
incrementaron ese mismo índice en 6.72 puntos porcentuales. Esto indica un gran avance en materia
educativa, sin embargo, el índice de alfabetismo es todavía inferior al del Estado presentando una
desventaja mínima de 0.26 puntos porcentuales.(14)
MARCO TEORICO
Adolescencia
La adolescencia es un período de transición entre la niñez y la adultez. Su definición no es fácil, puesto que
"su caracterización depende de una serie de variables: ubicación ecológica (referidos al medio ambiente
natural), estrato socioeconómico, origen étnico y período de la adolescencia, entre otros." (Escobar &
Muñoz, 1995, p. 7).
En el área cognitiva el adolescente debe ser capaz de "examinar los propios pensamientos, formular
hipótesis, diferenciar lo posible de los probable y planificar" (Pérez, 1992, p. 31). En el área afectivo-social
el adolescente debe lograr un desprendimiento de su núcleo familiar, alcanzar la autonomía y, además,
dirigir y controlar su conducta de acuerdo a su propia escala de valores. El autoestima en esta etapa es
central, ya que el adolescente muestra una extraordinaria sensibilidad en relación con el concepto de sí
mismo. (Castillo, López, Muñoz & Rivera, 1992). Otra de las tareas en esta área es la de "alcanzar la
identidad sexual y búsqueda de pareja, cuya elección le llevará a constituir su núcleo familiar en etapas
posteriores." (Castillo et al., p. 12).
Sexualidad en la adolescencia
La sexualidad es fuente de comunicación y se expresa principalmente en tres áreas: genital o biológica, que
expresa en los aspectos fisiológicos; área erótica, relacionada con la búsqueda de placer; y la moral
expresada en la estructura social fijados en los valores o normas aceptados (Molina, Luengo & Toledo,
1994).
Embarazo Adolescente
El embarazo en una pareja de jóvenes, en general es un evento inesperado, sorpresivo. González señala que
"se desarrollan reacciones de angustia propias del momento y trastornos en el proceso normal del
desarrollo de la personalidad, fenómenos que condicionan la aparición de patologías orgánicas propias del
embarazo (en Molina et al., 1991, p.29).
Una mujer con carencia afectiva y sin una adecuada educación de la voluntad, además de la erotización
ambiental y la seudovaloración de la sexualidad sin compromiso podrá conducir a la joven a una relación
sexual inmadura con el riesgo de un embarazo inesperado. "Muchas mujeres llegan al embarazo como una
manera de llenar sus múltiples carencias. El ser requeridas sexualmente, las hace sentirse valoradas.
Entregan ese cariño no tanto por satisfacción personal, sino por satisfacer a la persona que quieren
mantener a su lado." (Molina et al., 1994, p.92).
"La situación de embarazo ocurre en un contexto afectivo en un período denominado como "pololeo" y que
culmina con relaciones sexuales de poca ocurrencia. En la fase culminante, y una vez conocida la
notificación de embarazo, se desencadena una conflictiva psicosocial grave, con consecuencias personales
en la propia adolescente y socio-familiares a nivel de la familia de origen y entorno inmediato." (Peña,
Quiroz, Muñoz, Molina, Guerrero & Masardo, 1991, p. 25).
Como factor de índole biológico se puede señalar que actualmente la pubertad se produce a edades más
tempranas. Científicamente se ha comprobado que hay un adelanto de casi un año en la menarquia
(primera menstruación), ésta se sitúa como promedio a los 12 años. "Esta parcial madurez fisiológica trae
como consecuencia la emergencia de relaciones sexuales más tempranas (que se calcula en un adelanto de
tres años con respecto a las generaciones anteriores)..." (Castillo et al.,1992, p.21). Los jóvenes desconocen,
por lo tanto, riesgos médicos de un embarazo a tan temprana edad, implicancias de la menarquia, como
también el conocimiento de métodos anticonceptivos con sus ventajas y desventajas.
En relación con los factores de riesgo de carácter sociocultural, es importante señalar la influencia que
tienen los medios de comunicación de masas sobre la población adolescente. Éstos ejercen una gran
presión debido a la inmensa cantidad de estímulos sexuales, así como una seudovaloración de éste como
placer, es decir, sin compromiso afectivo.
Embarazo en la Adolescente:
El embarazo en la adolescencia se ha convertido en un problema de salud de primer orden en la actualidad.
Reeder (1998), afirma que: cada año se embarazan en Estados Unidos 1.2 millones de adolescentes, lo que
representa el 20% de nacimientos. Un 25% de estas niñas embarazadas tienen apenas 14 años de edad, y
una de cada siete están decididas a abortar. Cabe señalar que la mayoría de las adolescentes embarazadas
tienen entre 14 y 16 años de edad, encontrándose en la clasificación de adolescentes en edad media (p. 20-
23).
Silber (1992), refiere que cada año 3.312.000 adolescentes latinoamericanas llevarán a término su
embarazo. Se ignora el número de abortos. Sin embargo, en la adolescencia se relaciona a factores que
incluyen nivel socioeconómico bajo, inestabilidad familiar, iniciación de la actividad sexual a muy
temprana edad, por falta de conocimientos en educación sexual e irresponsabilidad por parte de los
adolescentes. Además podemos evidenciar que los embarazos sucesivos en los adolescentes contribuyen a
perpetuar el ciclo de la pobreza y la miseria.
En el II Congreso de la Mujer, se señala la incidencia cada vez mayor de embarazos precoces en el grupo
etáreo entre 12 y 14 años. Esto se lo atribuye a la falta de educación sexual y desconocimiento sobre la
sexualidad humana. Cabe destacar que uno de los factores que han sido asociados con el embarazo en
adolescentes es la falta de educación sexual y el inicio temprano de la actividad sexual, lo cual trae como
consecuencia enfermedades de transmisión sexual, abortos, hijos no deseados, familias con solo madre y
un hijo; además existen mitos e ignorancia referente al embarazo, parto, anticonceptivos, enfermedades de
transmisión sexual que se convierten en un problema para nuestra sociedad.
En relación con los factores causales del embarazo en adolescente, podemos referir así en relación que
Tapia (1991), en un trabajo de investigación donde se estudió La violencia y la realidad de la madre joven
de sectores populares refiere como principales causas de embarazo en adolescentes, la inestabilidad
familiar, el abuso sexual y el incesto, la menarquía temprana (12 años) la falta de educación sexual
oportuna y formal, la carencia habitacional y los medios de comunicación. Por consiguiente los factores
antes mencionados están presentes en el ambiente en el cual se desarrollan los adolescentes,
contribuyendo a propiciar una actividad sexual temprana y en embarazos sucesivos en la adolescente, cabe
resaltar la constante publicidad sobre la sexualidad en los medios de televisión, cine, radio y publicaciones.
Las adolescentes embarazadas de bajo nivel socioeconómico. La edad promedio del embarazo fue de los 16
años (moda), la mayoría de ellas con un deficiente grado de instrucción, con escasos conocimientos sobre
aspectos sexuales y temprano inicio de la vida sexual activa, cuya condición las mantenía aún, en su
mayoría dependiente del núcleo familiar de donde procedía. Igualmente la mayoría de las adolescentes
embarazadas presentan una invasión cultural distorsionada, facilitada por la televisión, las revistas
pornográficas, la violencia, etc. En contraposición a la falta de programas oficiales sobre educación sexual,
han hecho que estas adolescentes se adelanten en su vida reproductiva sin culminar su educación y
capacidad para enfrentarse a un futuro más prometedor.
Bases Teóricas
Reeder (1988), refiere que la maduración sexual de la mujer se inicia en la pubertad, con la aparición de
cambios corporales, estos cambios anteceden a la primera menstruación que es el signo más claro y
constituye una indicación de que están madurando los órganos internos de la reproducción. La secuencia
cronológica de estos cambios culminan en la obtención de la capacidad reproductora la cual varía de una
mujer a otra, las manifestaciones corporales como el comienzo del desarrollo de las mamas, la aparición de
vello púbico y la aceleración del crecimiento anteceden en un lapso muy variable, el comienzo real de la
menstruación.
Zambrano (1996), refiere que los datos estadísticos que se registran en Mexico expresan la crítica situación
de las adolescentes provenientes de los sectores marginales, aunado a lo expuesto precisó que el embarazo
precoz es como una patología social, ya que en la actualidad la mayoría de las mujeres adultas controlan su
maternidad, lo que refleja una baja en la tasa de fecundidad, mientras que en las adolescentes ocurre lo
contrario, en ellas existe un incremento del embarazo precoz, lo cual constituye un problema social
Crecimiento y Desarrollo:
En los adolescentes hay un periodo de transición y se va a caracterizar por la presencia de cambios
biológico, psíquicos, comportamiento social del joven. Los cambios biológicos se deben al aumento de la
secreción de hormonas. Va a aparecer en los jóvenes los caracteres sexuales secundarios, crecimiento y
desarrollo de los músculos, sistema respiratorio, circulatorio, gónadas, órganos reproductores.
Silber (1992), acotó que en la mujer el proceso de crecimiento se inicia entre los 9 y 10 años, alcanzando los
máximos valores entre 12 y 13 años. En los varones se inicia entre los 14 y 15 años. Los profesionales de la
salud tienen a cargo la evolución biológica de los adolescentes que le va a permitir, conocer de una forma
amplia el crecimiento normal, diversidad de factores que influyen en el crecimiento, entre ellos tenemos
los ambientales y las condiciones nutricionales.
Sileo (1992), plantea que la evaluación integral del crecimiento y desarrollo se basa en los aspectos: 1)
Elaboración de una buena historia, 2) Evaluación antropométrica, 3) Examen paraclínico, 4)
Interpretación de los hallazgos (orientación diagnósticos). El profesional de salud para conocer el
crecimiento de estos jóvenes adolescentes debe tener dimensión corporal, peso, tallas, edad y su
composición corporal.
Desarrollo Psicológico:
En los adolescentes por el crecimiento normal hay cambios rápidos, notables en la conducta, manera de
pensar, comprensión, hay crecimiento corporal, incluyen la capacidad de reproducción. Presenta un
proceso de aprendizaje acerca de sí mismo, intimidad emocional, integridad, identidad, independencia,
toma de decisiones con responsabilidad de un adulto.
Aspectos Psicológicos:
Como factores de índole psicológica, hay que considerar que las adolescentes generalmente se involucran
en relaciones sexuales por razones no sexuales, como una manera de independizarse de los adultos y sus
valores asociados a un sentimiento de rechazo hacia las figuras de autoridad, o bien las realizan como un
medio de satisfacer aquellas necesidades afectivas. "Se ha encontrado algunos factores de personalidad que
facilitan el embarazo adolescente, como lo son la dificultad de establecer metas apropiadas y gratificarse a
sí misma por sus propios logros; escasa tolerancia a la frustración; labilidad emocional; falla en el control
de los impulsos; afectividad empobrecida; y escaso nivel de madurez emocional." (op cit.,p.26). Otro factor
de personalidad es la presencia de una autoestima disminuida, por lo que ellas buscarían en el sexo llenar
una necesidad de autoafirmación
Psicológicamente la adolescencia se caracteriza por una serie de cambios en los planos intelectual,
emocional y social, conjuntamente con las transformaciones corporales propias de este período.
Cambios en la adolescencia:
Cambios Intelectuales:
El pensamiento desarrollado en esta edad se vuelve más flexible, puede manejar un mayor número de
operaciones mentales, comprender y aceptar una gama más amplia de situaciones sociales y teorizar sobre
aquellas que no son comprendidas en forma directa; Comienzo del empleo de la lógica formal para
solucionar problemas, el pensamiento adopta el método hipotético - deductivo, pueden realizarse
planificaciones y elaborar proyectos a largo plazo, Las operaciones mentales incluyen conceptos abstractos,
los cuales permiten desligar al pensamiento de la realidad perceptible.
Cambios Emocionales:
García (1992) refiere que los adolescentes deben enfrentarse a conflictos de la primera infancia, los cuales
no han sido totalmente resueltos entre ellos, la búsqueda de la propia identidad y el concepto de sí mismos,
la aparición de la genitalidad como posibilidad real de procreación, la necesidad de identificación es
entonces el tema central de la adolescencia. Desubicación temporal, el ansia de satisfacción de las
necesidades es apremiante; ideación omnipotente, el yo se ha constituido en el eje central de la conflictiva
adolescente.
Cambios Sociales:
Crítica de las normas o valores familiares, especialmente aquellos provenientes de los padres. Por
extensión se cuestiona también la autoridad y la disciplina externa.
MATERIAL Y MÉTODOS
Se realizó un estudio correlacional, observacional, en donde el Universo de estudio fueron mujeres
embarazadas entre 15 – 20 años de edad de bajos recursos canalizadas a través del departamento de
servicio social del DIF en Ciudad Guzmán Jalisco.
Se acudió con el encargado del servicio social del DIF de Ciudad Guzmán Jalisco, con previa autorización
del director, para solicitar información estadística acerca de las mujeres embarazadas entre 15 – 20 años
de edad de nivel socioeconómico bajo canalizadas a través del servicio social del DIF entre los años 2002 –
2003 esto nos ayudó a determinar que edad es la que cuenta con mayor prevalencia de embarazos, así
mismo se obtuvo información de las zonas contempladas de bajos recursos dentro de Ciudad Guzmán con
el fin de identificar las localidades marginadas de la ciudad en las que se llevó acabo el estudio.
De la información archivada en el DIF se recopilaron datos acerca de la localización de la vivienda de la
muestra de estudio, esto es domicilio (calle, colonia, número telefónico) de igual manera se ubicó en un
mapa la localización de la casa. Enseguida se acudió al domicilio de la persona en estudio y se le realizó una
encuesta que incluye probables factores que podrían haber determinado su embarazo.
Las variables a estudiar son:
 Sexualidad

En donde se preguntó la edad de su primera menstruación (menarca), así como la edad del inicio de su
vida sexual activa. Además se les preguntó el número de parejas sexuales previas al embarazo, si ha
utilizado o utiliza actualmente métodos anticonceptivos (cuáles), así como si ha padecido de alguna
enfermedad de transmisión sexual.
 Aspectos socioeconómicos

Se les preguntó acerca de las actividades que realizan cotidianamente, si ha trabajado o actualmente lo
hace (dónde), y cuál es el salario que recibe o recibía anteriormente si ha trabajado. Además se incluyó una
serie de preguntas destinadas a la vivienda esto es el número de habitaciones que tiene, si cuenta con
servicios sanitarios, el número de personas que la habitan. De igual manera se cuestionó acerca de los
medios por los que obtiene información sexual (radio, TV, centro de salud al que acude, etc) Estado civil,
ingresos familiares por semana, si vive solo cantidad de gastos por semana .
 Aspectos psicológicos:

Resultado del test de autoestima y afecto


 Aspectos culturales:

Edad, escolaridad (mujer y cónyuge)


CRITERIOS DE INCLUSIÓN:
Mujeres embarazadas entre 15 – 20 años de edad de bajos recursos canalizadas a través del DIF de Ciudad
Guzmán Jalisco entre 2002 – 2003.
CRITERIOS DE EXCLUSIÓN:
Individuos a los que no se les realizaron la ubicación y encuesta.
Mujeres embarazadas no registradas en el departamento de servicio social del DIF
La Información será capturada en una base de datos del programa EPI INFO versión 6.2 y analizada en el
mismo y en el programa SPSS versión 8
RECURSOS HUMANOS:
Se cuenta con la participación de alumnos de 6° semestre de la carrera de Medicina para la aplicación de
encuestas y recolección de información
RECURSOS MATERIALES:
1 Computadora portátil marca Compaq
3 Paquetes de Papel Bond blanco de 500
2 Cintas para impresora color negro
1 Impresora
1 caja de lápiz
2 Caja de archivo muerto
Programa SPSS/pc versión 8
Programa Epi Info versión compatible con Windows
RECURSOS FINANCIEROS
INSUMO PRECIO UNITARIO TOTAL
3 Paquetes de Papel Bond blanco de 500 $ 40.00 $120.00
2 Cintas para impresora $360.00 $ 720.00
1 Computadora
1 Impresora
2 Caja de archivo muerto
Programa SPSS/pc versión 8
Programa Epi Info versión compatible con Windows
TOTA L $840.00
 El presente proyecto no tiene implicaciones éticas ya que la información va a manejarse en forma
confidencial y los resultados se van a presentar en forma general. Sin embargo al abordar a los
entrevistados se les va a dar dicha información, y que también si es necesario y en forma individual se
buscará a aquellas personas a los que se crea deben tener apoyo.

En Venezuela:
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adolescencia es el período en la vida de
una persona que comprende entre los 10 y los 19 años. En algunos casos la adolescencia se
ve interrumpida cuando la joven se queda un embarazo. Y es que, una de cada cinco mujeres
en el mundo ya tiene un hijo antes de los 18 años y cada año se producen 16 millones de
nacimientos de mamás adolescentes. En las regiones más pobres del planeta a una de cada
tres mujeres son madres en la adolescencia.
Índice

1. Riesgos y consecuencias en el embarazo adolescente


2. Complicaciones psicológicas para la adolescente embarazada

Riesgos y consecuencias en el embarazo adolescente

Según los expertos, la edad más apropiada para ser madre es entre los 20 y los 35 años, ya
que el riesgo para la salud de la madre y el niño es mucho menor. El embarazo en la
adolescencia se considera de alto riesgo y conlleva más complicaciones. La adolescente no
está preparada ni física ni mentalmente para tener un bebé y asumir la responsabilidad de la
maternidad. 

Las adolescentes que se quedan embarazadas presentan en muchos casos:

- Cuadros de mala nutrición, con carencia de nutrientes esenciales para el buen desarrollo del
bebé

- Un mayor número de abortos espontáneos

- Partos prematuros, hay un gran número de bebés de adolescentes que nacen antes de
la semana 37 de gestación

- Sus bebés tienen un peso bajo ya que la inmadurez de su cuerpo hace que su útero no se
haya desarrollado completamente 

- Las mamás adolscente tienen niños con más problemas de salud y trastornos del desarrollo

- En los casos de embarazos de niñas de menos de 15 años, el bebé tiene más posibilidades
de nacer con malformaciones

Complicaciones psicológicas para la adolescente embarazada

En general, los estudios hablan de una serie de circunstancias por los que pasan las mamás
adolescentes:

- Miedo a ser rechazadas socialmente: una de las consecuencias de la adolescencia y el


embarazo es que la joven lse siente criticada por su entorno y tiende a aislarse del grupo.

- Rechazo al bebé: son niñas y no desean asumir la responsabilidad, el tiempo y las


obligaciones que supone ser madre. Sin embargo, esto también las hace sentirse culpables,
tristes y su autoestima se reduce.
- Problemas con la familia: comunicar el embarazo en la familia muchas veces es fuente de
conflicto e incluso rechazo por parte de su propio entorno.

- Los hijos de madres y padres adolescentes suelen sufrir mayor tasa de fracaso escolar,
problemas de inserción social o de aprendizaje.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda para evitar el embarazo en la


adolescencia: limitar el matrimonio antes de los 18 años, aumentar el uso de anticonceptivos
para los adolescentes, reducir las relaciones bajo coacción y apoyar los programas de
prevención de embarazos en la adolescencia.

En cualquier caso, la mejor prevención es que los jóvenes tengan una buena educación
sexual desde el mismo seno de la familia. Es importante informar sobre los riesgos y
complicaciones del embarazo en la adolescencia y todos los cambios que se producirán
desde el momento en que la adolescente se quede embarazada.

La comunicación en la familia esencial, por tanto, debe haber un diálogo abierto y transparente


para que los jóvenes tengan toda la información a su alcance.

en sucre:
esta en los proyectitios