Está en la página 1de 71

UNA INSÓLITA

INVITACIÓN

SIXTO PAZ WELLS

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de
que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HERNÁN

Para descargar de Internet:


“ELEVEN” – Biblioteca del Nuevo Tiempo
Rosario – Argentina
Adherida a: Directorio Promineo: www.promineo.gq.nu
www.11argentina.com
Una insolita invitación
Autor: Sixto Paz Wells
Digitalizador: Nomade
Editado por: El Mago

Dedicado a:
La memoria de un gran hombre, mi padre, José Carlos Paz García, investigador de los Ovnis hasta el
mismísimo día de su muerte, acaecida durante un avistamiento el 7 de marzo de 1999 en la playa de Chilca
(Perú).
La memoria de Angel Torres Barba, mi suegro. Un hombre generoso, bueno y valiente.
La memoria de Manuel D'Ornellas, periodista y ser humano excepcional.
La memoria de Víctor Yáñez, médico, artista, esotérico y maestro en el camino.
La memoria de Miguel Romaniz, uno de los grandes difusores del mensaje del contacto en el Uruguay.
La memoria de Juan Almuelle y Pedro Contreras, amigos y hermanos en el camino espiritual.
La memoria de Tehualda Reyes, querida amiga y hermana.
El Maestro de Maestros que dio su vida por amor a la humanidad, enseñándonos que la muerte no existe
para quien esta en la luz, y que el camino, la verdad y la vida es aprender a perdonar, que es lo mismo que
aprender a amar.
Y a mi mas grande contacto en esta y en otras dimensiones: Marinita, mi mejor amiga y la mejor esposa
que alguien podría desear.

REFLEXIONES

"La enseñanza espiritual está por encima de las religiones y se dirige hacia una verdad global. Nos enseña
como entrar en relación directa con la Divinidad."
(Sri Aurobindo)

"El verdadero maestro es aquel que nunca perdió su condición de discípulo de la vida. "
"La verdadera enseñanza es aquella que inspira una vida hacia una realización."
(Mis propias reflexiones, al inicio del Milenio)

"Los adolescentes son lo que sus padres sembraron con sir ejemplo en ellos."
(Marina Torres, comentando mi libro)

INTRODUCCIÓN

"La ley del Sol y de Venus reprimidas,


apropiándose el espíritu de profecía.
Ni uno ní otro serán escuchados.
Por el Sol se mantendrá la ley del gran Mesías."

(Nostradamus, Centuria V, Cuarteta LIII)

Cuando muchos pesimistas aún no se recuperan del desconcierto que significo el hecho de que el Mundo no
se acabara, luego de producirse el último Eclipse del Milenio, en agosto de 1999; ni como consecuencia de la
anunciada Conjunción Planetaria (entre agosto y mayo del año 2001); ni con las doce campanadas de fin de
año; otros, evidentemente optimistas, creemos -más firmemente que nunca-, en un muy cercano "Fin del
Mundo", pero como fin del sistema. Como una transformación o cambio positivo con la desaparición de todas

2
las viejas estructuras de injusticia e ignorancia. Por ello, dirigimos todo nuestro esfuerzo hacia la consecución
de semejante cambio.
No es fácil hablar de optimismo y de una visión positiva de la vida, en una época en que el nuevo
paradigma es la "globalización", que en vez de ser la panacea que habría de solucionar todos los problemas de
hambre, desempleo y desigualdad, los ha multiplicado, haciendo aparecer aquellos viejos fantasmas --como
son la inseguridad, la inestabilidad y otros tantos temores, por los que luchó y murió tanta gente-, y que ahora
están envenenando la mente, el corazón y el alma humana, haciendo a los países pobres más pobres y a los
ricos más ricos. Sin embargo, la vigencia del conocimiento de las Leyes o Principios Universales, podría
llevarnos a contrarrestar el momento actual, con una conciencia superior. Porque si “uno puede crear lo que
cree", como dice la primera ley, debemos transformar no sólo el futuro planetario sino también nuestra propia
realidad actual... Si "las mismas leyes que regulan el universo infinito funcionan igualmente en nuestra vida",
como nos indica el segundo principio, aprendamos definitivamente a ser dioses creadores de nuestra propia
trascendencia... Si "todo es vibración", según la tercera ley, entonces aprendamos a decretar con el poder de la
palabra el cambio positivo y el triunfo de la espiritualidad sobre el materialismo; del amor frente al egoísmo; de
la paz frente a la violencia... Si "a toda fuerza se le opone otra contraria de igual intensidad", como menciona la
cuarta ley, evaluemos y midamos nuestras fuerzas sin menospreciarnos, dándonos a nosotros mismos valor
frente a la asechanza y también confianza en la capacidad de responder a la responsabilidad que se nos
presenta... Si "todo va y viene", como cita el quinto principio, ya llegó el momento en que venga lo bueno, que
es la luz, la paz, la belleza, el orden, la justicia, etc... Si "todo lo que sembramos, eso cosechamos", según la
sexta ley, sembremos la mejor semilla, la de la esperanza y la del amor, para que rápidamente y obedeciendo
a estos tiempos de cambio, veamos y cosechemos el mejor fruto... Y si finalmente "todo en el universo busca
su complementación y equilibrio", como reza el séptimo principio, ya llego entonces el tiempo como para que lo
que llene el vacío sea lo bueno y positivo.
Los Guías extraterrestres que vienen visitando la Tierra desde tiempos inmemoriales, han reiterado en
varias oportunidades- y ahora más que nunca en ese “tercer Milenio”-, que el ser humano puede cambiar el
futuro, y que el conocer las profecías es una suerte de advertencia para corregir los desaciertos; porque
generando nuevas causas positivas, se puede modificar cuanto ha sido anunciado. Y cualquier modificación,
por mínima que sea, traería consigo un futuro diferente.
Desde que surge el hombre sobre la Madre Tierra, no ha habido día en que alguien no examinase el
cielo buscando respuestas al origen y al futuro de la humanidad. Y en el cielo surgen más interrogantes que
respuestas...
Estamos en la muy mentada "Era de Acuario", representada por el joven aguatero de origen troyano
llamado "Ganímedes", raptado por el dios Júpiter y llevado como copero al Olimpo. Una Era de luz y
conocimiento, pero paradójicamente, también de confusión y desinformación. Es una época en que hay que
revalorizar lo simbólico y buscar otras vías que nos permitan acceder a la verdad, pero "sintiéndola". La de-
sinformación transita hoy por los medios que deberían orientar y esclarecer-, como es la red de Internet; en
donde no faltan las profecías computarizadas, entre las que se decía que a finales de 1995 habría en todo el
planeta ¡Tres Días de Oscuridad! Se precisaba en dicha información que, para noviembre y diciembre de ese
año --cuando nuestro planeta ingresara en una zona neutra previa al Cinturón de Fotones de las Pléyades
(donde se destaca la estrella Alción)-, seriamos envueltos en tinieblas.
Durante esos terribles días, la gente tendría que ocultarse en sus casas; guardar alimento, agua y velas,
porque nada eléctrico iba a funcionar. Además, no debían salir ni dejar entrar a nadie en sus hogares, porque
la oscuridad cubriría completamente al mundo.
Recuerdo bien que me encontraba en esa época en México, y la psicosis era general entre los grupos
espirituales, ante el eventual cumplimiento de dicha profecía, la misma que había sido irresponsablemente
lanzada por la red desde los Estados Unidos.
Ante la consulta general sobre mi opinión al respecto, me permití asegurarles que nada de eso iba a
ocurrir, por cuanto somos muchos los que estamos tratando de contrarrestar un futuro nefasto; y también por
una cuestión de sentido común. En los últimos veintiséis mil años habíamos entrado y salido de cinturones de
fotones de estrellas, y nunca se habían producido días de oscuridad por ese motivo. Se estaba desconociendo
lo que se supone es un campo o cinturón de fotones, que es emisión de pura luz a quántum de luz (cantidad de
energía). Y si nada eléctrico llegara a funcionar, los primeros que dejaríamos de vivir somos los seres vivos,
porque somos un circuito eléctrico. También estaba el hecho de que lo único que podría producir un largo
eclipse, sería que un cuerpo opaco de grandes dimensiones se ubicara entre el Sol y la Tierra... Y como vemos
todos, llegó la fecha y al final, nada de cuanto se dijo, ocurrió. Ni siquiera luego de ingeniosas postergaciones.
Es difícil luchar contra el catastrofismo, sobre todo cuando se manifiesta en grupos de personas que
deberían estar comprometidas con una actitud optimista de cambio y esperanza. Pero lo que se ve en el
ambiente, es más bien inseguridad y falta de convicción, así como una búsqueda de evasión del compromiso
de hacer que las cosas cambien. Por ejemplo, detrás de la profecía de los "Tres Días de Oscuridad",
podríamos encontrar un mensaje positivo y simbólico, pero real. Hoy por hoy, sabemos que Jesús de Nazaret
no nació hace dos mil años, sino siete años antes de nuestra Era. Resulta ser entonces que, por errores en el
calendario se habría calculado mal la fecha de su nacimiento, y ahora nos encontraríamos siete años
adelantados. De modo que ya hace rato que entramos en el Tercer Milenio. Y como dice el Evangelio: ''...para
el Señor, un día son como mil años, y mil años como un día" (Segunda Carta de Pedro 3,8). Así que, como ya
3
estamos en el tercer milenio, nos hallamos también en el ¡Tercer Día de la Humanidad!... Por tanto, si Jesús
resucitó al tercer día, ¿qué es lo que se espera que ocurra ahora que la humanidad también se encuentra en
su tercer día?... ¡Que haya una resurrección colectiva de la conciencia humana, un despertar general!
La profecía podría entonces estar haciendo referencia simbólica a estos tres milenios de oscuridad, de
confusión y de ignorancia que ya van llegando a su fin...
Las películas, en la actualidad, han aprovechado la coyuntura del "Síndrome de Fin de Siglo" y a la ver
"Fin de Milenio" para sembrar pánico en la gente, o procurando una unión solidaria basada en las
circunstancias, la cual sería frágil y pasajera. Sin embargo, siempre hay un trasfondo positivo, como es el
alertar a la gente frente a la dinámica de cambio universal, y hacer reflexionar a todos sobre lo frágil y pasajero
de la existencia; para que sepamos concentrar nuestra búsqueda en otra dirección, no tanto en la permanencia
sino en la trascendencia y en la importancia de la unidad como seres humanos llamados a una trascendencia.
Existen profecías y espíritu de profecía que: nos dicen que el ser humano no está solo en su prueba ni
en su aventura de crecimiento; que siempre existirá una asistencia superior, como se puede deducir de estos
fragmentos de las Sagradas Escrituras:
“Y he hablado a los profetas y aumenté la profecía, y por medio de los profetas usé parábolas" (Oseas
12,10): “Y ÉI dijo: (Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Dios, le apareceré en visión,
en sueños hablaré con él” (Números 12,16): y finalmente: "Pregúntenme sobre las cosas por venir" (Isaías
45,11).
Los religiosos, al igual que los políticos, han satanizado durante siglos la percepción extrasensorial,
matando aquellos que nacían con semejantes capacidades desarrolladas, o destruyendo y persiguiendo a
quienes las difundían educando al resto. Son ellos los que acapararon ese conocimiento para sí, siendo los
responsables de la ignorancia humana; porque cualquier conocimiento que uno posea y los demás no tengan,
le da a uno poder y ventaja sobre los otros, tanto para bien como para mal. Y en este sentido se ha llegado al
extremo de declarar arbitrariamente, al siglo pasado, como la culminación del "Espíritu de Profecía". Quiere
decir esto que, según los religiosos: todo cuanto podía ser profetizado, profetizado ya estaba; y no podía haber
nada nuevo en ese sentido. Como si Dios y las fuerzas espirituales ya nos hubiesen dicho todo lo que
necesitábamos o debíamos saber. Algunos, Incluso llegaron a afirmar que con los apóstoles de Cristo ya se
había cerrado la capacidad profética. Lo cual es una buena disculpa para no tener que esforzarse en aprender
a escuchar y encarnar los dones del Espíritu Santo, que son las mismas facultades psíquicas que todos los
seres humanos tenemos y que no hemos desarrollado, por ignorancia. Y pueden ser activados para el servicio
al prójimo, a través de una vida de gracia, armonía y espiritualidad.
Cuán poco amor se encuentra en muchas de las religiones y en muchos de los religiosos, que en vez de
unir al ser humano lo han separado más de su prójimo, de sí mismo y hasta del propio Dios, fomentando la
ignorancia, la superstición y el temor al amor... Las religiones no son malas, por el contrario, son más que útiles
en el proceso de la humanidad, por cuanto actúan como los padres cuando uno es niño: le dan a uno la base
espiritual de su vida, educándolo y alimentándolo con la moral y la ética, El primer alimento es la leche materna
(la orientación de la familia), luego se le da a un niño la papilla (los purés). Pero cuando este muchacho crece,
no se le puede seguir alimentando de la misma manera, ni las relaciones pueden ser las mismas. La
humanidad se encuentra en plena adolescencia, y está siendo mal alimentada e incomprendida, por lo tanto,
hay rebeldía que se ve expresada en la crisis de valores. Si se le hubiese enseñado bien y con ejemplo, y la
relación hubiese cambiado -adaptándose a las necesidades de la edad evolutiva-, el panorama mundial sería
otro.
En la historia occidental, Israel es el foco hacia donde convergen las profecías de los libros sagrados,
como lo habrían sido los pueblos Azteca; Maya o Inca, de haberse conservado sus códices o documentos
propios de aquellas civilizaciones. Pero algo de todo ello ha quedado y hoy puede desentrañárselo.
Israel, para muchas de las más importantes religiones del mundo, es el centro de la aguja del reloj
profético. Precisamente en 1948, se creó el Estado de Israel con asiento en las tierras de Canaán o Palestina.
Una nación que alrededor de diecinueve siglos fue desmembrada, desposeída y dispersada por el mundo, y,
que en el siglo XX había sido restaurada a sus tierras ancestrales, cumpliéndose con ello la profecía del profeta
Daniel cuando dice: "Y cuando acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán
cumplidas" (Dn. 12,7). Con esto, podríamos afirmar que el reloj despertador de la conciencia humana está
sonando, y las cosas se están cumpliendo.
Es interesante acotar que uno de los grandes despertadores esta relacionado con los descubrimientos
arqueológicos que se han venido produciendo desde comienzos del siglo XX, y que van abriendo los ojos para
entender lo que se dijo y lo que no se dijo; lo que se interpretó mal y lo que se enseñó peor. Por ejemplo,
tomemos aquello de que originalmente el pueblo de Israel no era monoteísta sino monólatra. Lo que significa
que reconocían la existencia de varios dioses (jerarquías intermedias o dioses menores), Pero aceptaban la
presencia de un Dios principal por encima de todos, y uno menor al que se le había dado Israel para que lo
protegiera (Yahvéh). Esto mismo lo podemos verificar en los siguientes pasajes:

"Cuando Elyon (El Absoluto) repartió las naciones, cuando distribuyo a los hijos
de Adán, fijó las fronteras de los pueblos según el número de los Beni E1 (Hijos de
Dios), más la porción de Yahvéh Fue su pueblo" (Deat. 32,8-9).

4
"Elohim (Nosotros) se yergue en la asamblea divina, en medio de los dioses juzga.
¿Hasta cuándo juzgaréis y guardaréis consideración a los malvados" (Salmo 82).

Otros de los despertadores actuales son los descubrimientos científicos hechos en los terrenos de la
Astrofísica, la Química y la Genética. Y también, por qué no, los recientes pronunciamientos del Papa Juan II,
sobre la doctrina de la Iglesia.
En el terreno de las profecías se destacan las de Juan el Evangelista en el llamado Libro de las
Revelaciones (Apocalipsis, siglo I) así como las profecías de Michel de Nostradamus (médico francés de origen
judío, del siglo XVI), y las del profeta moderno Benjamín Solari Parravicini (un empleado bancario argentino, de
la primera mitad del siglo XX). En ellas encontramos que las predicciones están en desorden, por lo que suele
haber profecías del final de los tiempos al principio de sus textos, y de cosas que ya ocurrieron, al final del
relato o a la mitad. Todo en un lenguaje críptico y simbólico, pero siempre enmarcado entre acontecimientos
astronómicos o eventos celestes. Una de las razones pudo haber sido la necesidad de perpetuar los textos,
impidiendo que el fanatismo y la ignorancia los destruye, y otra, podría interpretarse que al no ser nuestro
tiempo lineal sino espiral, hay acontecimientos que se repiten muy similares (profecías aplicables a más de un
acontecimiento; esto sería una suerte de intemporalidad); o momentos en que se contempla lo vivido como si
estuviese volviendo a ocurrir o recién ocurriese (percepción paranormal presente del pasado o fenómeno de
plasmación; o también, por la apertura de un portal espacio-temporal). Otra explicación podría ser porque
estamos inmersos dentro de un tiempo alternativo en forma de un círculo.
En el caso de los Mayas, ellos habían profetizado hace miles de años, que su ciencia sería
redescubierto en esta época y que el planeta tierra y quizás la humanidad, si se esforzaba, lograrían pasar de
una terrible noche oscura --en la que nos encontraríamos desde poco más de cinco mil años---, hacia el
amanecer de un nuevo día (22 de diciembre del año 2012). Esto coincidiría con todas las otras profecías de
pueblos antiguos y sabios, entre ellos los Incas, quienes aseguraron el inicio de una "Era Dorada", coincidente
con este tiempo y los primeros diez años del nuevo milenio, según nuestro calendario.
EI 11 de Julio de 1991, ocurrió un eclipse sobre todo el territorio de México que había sido anunciado
más de mil quinientos años antes por los Mayas. Este acontecimiento astronómico aparecía profetizado en los
glifos del "Códice de los Eclipses", :acompañado de una profecía que decía que con ese eclipse se marcaba el
tiempo del retorno. La profecía decía:

"Ay de la Tierra... el final de los guerreros jaguar... El inicio de la Nueva Era, resurgirá de
las cenizas... La vida y la muerte... la Nueva Era, donde regresarán los Señores de las
Estrellas..."

Y qué interesante que ese mismo día, sobre el Distrito Federal (Ciudad de México), muchísima gente vio
aparecer junto con el eclipse, un evidente ovni. Pero lo más importante es que se hizo presente a las 13.18
p.m.; duró trece minutos en el aire, y a las 13.31 p.m. se marchó. Había estado reiterando en todo momento el
número 13, que era sagrado para los Mayas, por cuanto son los trece meses de su calendario lunar o de la
fertilidad y tiene que ver con la Madre Tierra. A partir de ese momento, se inició la oleada ovni más
impresionante que se haya registrado sobre país alguno, y que hasta ahora continúa, siendo divulgada
mundialmente por un gran periodista e investigador mexicano, el licenciado Jaime Maussan. Y esta oleada se
dio en un momento en que la población mexicana se encontraba muy sensibilizada y preparada para aceptar el
fenómeno con alegría y como algo natural, gracias también a la buena semilla aportada por otro gran periodista
e informador, el profesor Don Pedro Ferriz.
Sobre la base de la lectura de los sucesos mundiales, podríamos decir que nos encontramos entonces
en el momento de las grandes definiciones, cuando todo se aclara y se cumple, pero a la vez, cuando todo
puede variarse y modificarse convenientemente... Así también lo señalaron en sus mensajes los Guías
Extraterrestres, con quienes hemos venido teniendo contacto telepático y psicográfico desde 1974. Ellos
recalcaron, desde las primeras comunicaciones, la importancia del tiempo presente: "Ahora es el tiempo en que
el tiempo es ahora" (Oxalc); y como decía anteriormente, también el valor de advertencia de las profecías: "Las
Profecías no han sido dadas para que se cumplan sino para que no se cumplan. El propósito de las profecías
es advertir para corregir" (Oxalc). También dijeron que este tiempo estaría caracterizado por el develamiento de
información, que apuraría "la Catástrofe" o el "Catastro de Fe"; una prueba colectiva en la cual estaría envuelta
la humanidad, al liberarse importantísima información anteriormente ocultada, llegando a producirse tal
confusión, que la gente no sabría en qué creer ni en qué pensar.
Estaríamos viviendo en este momento, tiempos profetizados y proféticos; tiempos que entre otras
cosas, vendrían acompañados de eventos cósmicos, que señalarían el momento de la transición de nuestro
mundo hacia una "Cuarta Dimensión". Uno de esos sucesos seria la llegada de varias e importantes objetos
celestes (cometas y aerolitos) y otro, la extraordinaria recepción de cantidad de energía procedente del Sol
Central de la Galaxia, correspondiendo a un cambio de ciclo, que explicaría por qué nuestro Sol (coincidiendo
con sus ciclos de tormentas solares cada 11 años) y la Tierra, estarían entrando en convulsiones, con un
incremento alarmante de la actividad sísmica y volcánica (en el caso de nuestro planeta). Igualmente, esto
explicaría por qué los seres vivos en la actualidad (afectados por las mismas energías planetarias y cósmicas),
5
se comportan de una manera explosiva, nerviosa, depresiva y colérica; y por qué estimulan su percepción
extrasensorial en forma descontrolada, afectando su salud, la que a su vez es tratada equivocadamente por la
ciencia oficial, puesto que sus síntomas se interpretan como desórdenes o desequilibrios de la personalidad.
Pero por suerte, mucha gente se ha preocupado en prepararse, y ha leído algo de todo cuanto por allí circula o,
bien se ha interesado en la búsqueda, interpretando o canalizando lo recibido, mediante la interiorización o el
trabajo de ayuda, como por ejemplo la sanación de otros por imposición de manos.
Estamos en la Era del "Maestro Interno", en la que debemos despertar toda la sabiduría que ha venido
siendo incorporada a través de nuestras existencias anteriores, por cuanto somos seres reencarnados, sujetos
a una edad evolutiva, en un proceso continuo de avance.
Puesto que en tiempos pasados, los visitantes nos vieron como niños, así nos trataron; pero hoy la
humanidad -como decíamos- se encuentra en plena adolescencia, a las puertas de lograr una juventud
responsable; lo cual dependerá de que nosotros mismos seamos artífices de nuestro propio destino...
Es importante darse cuenta de que en el proceso de crecimiento hay una parte de nosotros que
procura perdernos: es la parte de los miedos e inseguridades; y hay otra, igualmente fuerte, que busca que nos
encontremos. La voluntad y la responsabilidad (madurez) son los que inclinan la balanza; y si bien también hay
una fuerza exterior que hace lo suyo, nada de ello importa cuando hay voluntad.
La voluntad nos conduce hacia la verdad, y la verdad nos lleva hacia la paz, aunque primero sintamos
dolor.
La verdad, lejos de ser un conocimiento, es sentir en lo más profundo de nuestra alma que, detrás de
todo, hay un orden y un sentido, una razón o propósito, los cuales muchas veces escapan a nuestro
razonamiento, apuntando hacia la elevación de nuestra conciencia. Y era verdad lo lleva a uno a escoger.
¡Porque uno puede escoger!
La vida es una permanente opción. Aun bajo las mayores presiones y circunstancias más terribles,
tenemos la capacidad de decidir cómo actuar y quién hemos de ser en la historia que nos ha correspondido:
¡Si un héroe o una víctima!
Recordemos que, en nuestra existencia, todo nos afecta pero nada nos condiciona. Nuestra voluntad e
intuición es la que finalmente marca el rumbo de nuestras vidas; por más que poderosas corrientes, terribles
tormentas y violentos e impetuosos vientos desvíen nuestra embarcación, al lugar que lleguemos, llevaremos la
pericia alcanzada por haber vencido o intentado vencer previamente, una y mil olas y mareas. Experiencia que
nos habrá ido transformando en audaces e inquietos marinos, capaces de leer en las estrellas y encontrar el
camino de regreso, aun cuando algunas veces los cielos sean extraños, o la oscura noche, o la engañosa
niebla procure desorientarnos.
Y ¿qué es la voluntad, a fin de cuentas, sino la capacidad de vencernos a nosotros mismos, para
alcanzar destinos superiores?...
--El Autor

UNA INSÓLITA INVITACIÓN

“ Los interplanetarios invisibles al ojo humano,


mensajeros son de Dios y llegarán de más en más
para evitar el estallido atómico. Ellos tratarán
de imponer la hermandad y el amor al prójimo,
y hasta infiltrarán en la juventud desubicada
la meditación mística y el retiro de todo mal”

( Benjamín Solari Parravicini, 1939)

Los meses habían transcurrido, diluyéndose poco a poco aquel cielo gris tan característico de Lima,
hasta dar paso a un Sol espléndido. Nos acercábamos vertiginosamente aquel verano de 1993, y en nuestro
proceso de contacto sabíamos que habíamos dejado pendientes varios de ellos, en el camino. Por ejemplo,
una invitación formulada por los Guías Extraterrestres, en 1989, para acompañarlos a conocer “ El real Tiempo
del Universo”. Un tiempo diferente al nuestro, que es una realidad paralela a la que vivimos nosotros, pues
según ellos, hace millones de años- y debido a fallas en su proceso de evolución, que produjeron un
estancamiento -, civilizaciones extraplanetarias incursionaron en nuestro mundo cuando este ya se había
destruido como producto de una hecatombe meteórica. En ese entonces, los “ veinticuatro Ancianos de la
galaxia” o Concejo Regente de la que conocemos como la Vía láctea, con la autorización previa de la Gran
Hermandad Blanca de la estrella (ubicada en la Galaxia central de Andrómeda),dieron pase libre a la
realización de un proyecto, parte de un 2Gran Plan Cósmico, que se seleccionó a nuestro planeta y a otros

6
siete similares de categoría “Ur” ( Aura Azul, predestinado para un desarrollo espiritual superior), para crear en
ellos las condiciones que permitieran el surgimiento de una civilización con un potencial psíquico y espiritual
capaz de transformarse en poco tiempo, en luz y guía para muchos. Algo así como preparar a un niño (que no
iba a nacer) desde antes de que nazca, para que llegue a ser “Maestro de sus propios Maestros”... Porque
según ellos, las civilizaciones más antiguas y evolucionadas estaban atascadas evolutivamente, sin poder
conectarse con esferas superiores, al haber dejado de lado en su proceso, ciertos aspectos importantes que
ahora procuraban recuperar a través de nosotros. Para dicho efecto, un grupo de civilizaciones de un alto nivel
de conciencia, llamadas “Jardineros Cósmicos” o “ Sembradores de Vida”, viajaron por el tiempo – espacio a
través de un Portal Interdimensional, y llegaron al pasado de la Tierra, impidiendo que nuestro planeta muriera,
dándole un segunda oportunidad ( ver mi obra anterior: Guardianes y Vigilantes de Mundos). Porque según
ellos, en el tiempo real, nuestro mundo sólo existía como un planeta muerto. En consecuencia, nos
encontraríamos en un tiempo alternativo, diferente al “Real tiempo del Universo”; en una especie de paradoja
espacio- temporal que, en algún momento, tendría que reconectarse con el tiempo real. Lo que los Mayas
profetizaron y denominaron como el “Giro del Tiempo”.
El propósito de la invitación en sí era conocer su realidad allí mismo, de donde ellos son originarios; y
percibir directamente la situación de empantanamiento evolutivo en el que habían incurrido y las razones de su
interés para con nosotros.
Estábamos antes seres que habían evolucionado mucho y muy rápido, siguiendo un proceso más
mental que espiritual, y que ahora se encontraban con la dificultad de no poder crear las condiciones como
para dar el paso siguiente: la conexión con el universo espiritual.
En su avance arrollador, estas súper civilizaciones habían descuidado ciertos aspectos importantes
para la trascendencia del espíritu, como son: sensibilidad, algunos sentimientos y muchas emociones.
En el momento en que se formuló la invitación, no pude prepararme especialmente para ello, por
cuanto era la época de los viajes para contacto con la Hermandad Blanca de los retiros Interiores, en Egipto y
en Paititi ( Ciudad Sagrada y oculta, de los sobrevivientes de la cultura Inca). Ni siquiera pude participar del
primer viaje al Paititi, por haberme visto en esas fechas atrapado en la convulsa ciudad de san salvador, en
Centroamérica, en medio del conflicto de la ofensiva final de la guerrilla salvadoreña, cuando me encontraba
acompañando a los grupos que habían participado de un Encuentro de Contacto de Centro y Norteamérica.
Después me enteré que, no obstante el gran esfuerzo que hicieron quienes partieron hacia Paititi en la selva
peruana, este viaje quedó inconcluso. Pero en comunicaciones recibidas en Honduras, los Guías se habían
anticipado a los hechos, dando una nueva fecha para hacer un segundo viaje y concluirlo. Este nuevo periplo
sería en agosto de 1990, de modo que cualquier otra actividad debería postergarse. Luego vino la realización
de un nuevo viajes a Egipto y el definitivo a las selvas del Manu, en el Madre de dios, donde sí intervine ( tal
como lo narro en mi libro El Umbral Secreto). Pude llegar después de durísimas jornadas por caudalosos ríos y
frondosa selvas, al pie de la Montaña del Pantiacolla, lugar cubierto de vegetación exuberante que da
nacimiento al río Siskibenia, y donde se encuentra la ciudad que guarda el tesoro más valioso del incario: ¡su
conocimiento!.
Como conclusión de la aventura de lo viajes a los Retiros de la Hermandad Blanca, el grupo de
contacto – que había accedido a mucha información sobre la historia planetaria así como de nuestro propio
proceso – tuvo que esforzarse por digerir lo vivido y recibido. Incluso, debió enfrentar un grave crisis de
crecimiento, cuando a los pocos meses, en un Congreso de Ovnilogía en España, anuncié oficialmente – a
pedido de los Guías y en comunicación- el fin de la organización “Misión Rahma” que, por adaptación al
sistema, años antes había sido institucionalizada. Llegando su momento, tuvo que disolverse, por haberse
cumplido la utilidad práctica de su objetivo: desarrollar una gran difusión mundial del mensaje. Ahora, mantener
la estructura contradecía la esencia misma de la enseñanza de universalismo que debíamos dar.
Para muchos dependientes de las formas y estructuras, que no habían llegado a entender lo que en sí
era Misión Rahma (ver libro: Los Guías Extraterrestres) y lo que involucra como verdadera experiencia de
contacto, la disolución de la forma externa supuso un terrible naufragio de ideas y expectativas
personales....De ahora en adelante, debíamos avanzar como en un principio, cuando sólo éramos un grupo de
amigos, compartiendo y desarrollando nuestra propia experiencia de crecimiento interior; poniendo en práctica
todo lo aprendido y haciendo las cosas porque las sentíamos y sabíamos que eran buenas y necesarias.
Habíamos llegado al momento de madurar. Momento en que, manteniendo el contacto y las
comunicaciones, debíamos usar nuestro propio criterio a la hora de llevar a cabo el compromiso personal. Se
seguirían abriendo grupos, dando charlas y difundiendo el mensaje; pero ya no agrupando a la gente bajo un
nombre, sino libres de proselitismos, en torno a un ideal y una esperanza. Sin más líderes que el propio
maestro interno de cada uno.
¡Qué duro y difícil fue para muchos entenderlo! Y cuántos que aún no lo entienden o no quieren
hacerlo, tratan de rescatar las viejas estructuras, para usarlas en su beneficio personal.
Felizmente, supimos respetar las recomendaciones de los Guías, porque cuando pocos años más
tarde, la fuerzas tenebrosas atacaron directamente a todos los movimientos, escuelas y filosofías, haciendo
desfilar en los noticieros la multitud de casos de grupos delirantes que cometían suicidio o asesinatos, la mala
imagen o la “porquería” – como la llamaría yo; salpicó en todas direcciones, pero no nos ensució ni afectó para
nada, por cuanto estábamos bien vacunados con “credibilidad” y “responsabilidad”.

7
El tema Ovni (objeto volador no identificado) es difícil de entender para muchos, por la poca
información que se ha dado a conocer oficialmente. Más difícil aún es el tema de los contactos. Incluso a los
grupos y movimientos espirituales, les resulta contradictorio relacionar lo extraterrestres con la espiritualidad.
Pero en honor a la verdad, muchas de nuestras religiones han surgido de experiencias de contacto con los
visitantes del espacio. Y los líderes religiosos lo saben, al igual que los gobiernos, porque están al corriente de
todo lo concerniente a la presencia moderna Ovnis o Veds (Vehículos Extraterrestres Dirigidos), como se les
llama en la actualidad.
“La religión se basa en la fe, y la fe es la seguridad de lo que no se ve” nos dice el Evangelio, por ello,
no debemos hacer de los ovnis un acto de fe, no sólo porque ya hay suficientes religiones sobre la faz de la
Tierra, sino porque ya no somos seres primitivos ni supersticiosos ignorantes. Al saber la procedencia y el nivel
de evolución de estas entidades que nos visitan, nuestras creencias tienen que dirigirse a lo más Alto; a la
fuente de toda la Creación, al principio de todo, a la Causa primera.
Y para quienes equivocadamente piensan que estos objetos nunca se han manifestado abiertamente
en nuestro mundo, les recuerdo el caso del 26 de julio de 1952, cuando hubo una gran oleada de avistamientos
de ovnis sobre los Estados Unidos, especialmente sobre su capital, la ciudad de Washington. Eran muchos
objetos en formación y a velocidades vertiginosas, que estuvieron haciendo evoluciones sobre principales
edificios y monumentos, entre ellos el Capitolio. Los aviones a reacción enviados a interceptarlos no los
encontraron, y ni bien volvieron a sus bases, los ovnis regresaron y siguieron haciendo de las suyas. La Fuerza
Aérea reconoció que lo observado no era ningún proyecto secreto del gobierno y que realmente, no sabía de
qué se trataba. La presión de los medios de comunicación y del público en general, por ese hecho y otros
anteriores, fue tal, que al gobierno no le quedó más remedio que constituir ese año, el Proyecto Libro Azul
(Blue Book), por el cual la Fuerza Aérea investigaría oficialmente de cara a los contribuyentes, el fenómeno
Ovni. Esta misma comisión llegó a la conclusión, años más tarde, de que lo observado en Washington en 1952,
como en otros casos pudo ser: el reflejo de las luces de la ciudad en los pechos de la aves migratorias o algún
tipo de fenómeno atmosférico.
Ese mismo año 1952, como queriendo neutralizar un despertar de conciencia colectiva de la gente,
propiciado por las manifestaciones cada vez más contundentes de los ovnis, el gobierno de los Estados Unidos
desarrolló un proyecto ultra secreto llamado “MK-Ultra”, que consistía en desplegar una guerra de
manipulación psíquica de masas mediante mensajes subliminales, hipnosis colectiva, sugestión, telepatía y
hasta la utilización de tecnología psicotrónica. Los casos muy conocidos de: Jim Jones en la Guyana
Francesa, David Koresh en Wabco Texas, La Nueva Orden Templo Solar en Canadá y en Suiza, Shoko
Asahara y sus seguidores en el Metro de Tokio, La Puerta al Cielo de Bo Aplple ( Grupo Heaven´s Gate) en
California, el reciente caso del suicidio de Uganda así como la mayoría de los casos de asesinatos políticos
( John Kennedy, Luher King, etc) y otros como el de ( John Lennon, y las supuestas “abducciones”, serían
consecuencia de este tenebroso proyecto, que hace que incluso la gente común crea haber vivido cosas que
en realidad no sucedieron o al revés, que no recuerden lo que hicieron o tengan un recuerdo tergiversado.
La llamada “ Conspiración de Acuario”, nombrada así por algunos autores, realmente no sería otra
cosa más que negar toda posibilidad de que el público en general se informe fidedignamente de todo aquello
que lo liberaría del desconocimiento en que se encuentra, y evitar así, que desarrolle su fuerza de voluntad
para ejercitar su libre albedrío. Todo ello, para llevar a la humanidad mediante la ignorancia, la superstición, el
pesimismo y la negatividad, hacia la autodestrucción. Por tanto, la manipulación también requiere usar a los
grupos que propugnan la liberación del individuo, consiguiendo el efecto inverso, en la dependencia de la
persona a su escuela, movimiento, líder o a las formas. Incluso se recurre al mecanismo de destrucción de la
imagen de las escuelas, religiones y movimientos diversos mediante la exaltación de los egos, la prédica de
antivalores o de valores que inmediatamente son traicionados reiterada y escandalosamente por quienes
deberían defenderlos y enseñarles con el ejemplo. Esta conspiración no sería la obra solitaria de un gobierno,
sino algo orquestado a niveles superiores por un gobierno mundial secreto al que identificamos como “Los
Iluminati”, y en el que se encontrarían reencarnadas en la actualidad, algunos seres extraterrestres que fueron
deportados (por mal comportamiento o por poner en peligro el Plan Cósmico) a nuestro mundo, hace miles de
años. Y todo ello por cuanto hay civilizaciones extraterrestres, hermanos mayores nuestros que nos temen y
piensan que no sólo podemos poner en peligro el orden establecido, sino que somos impredecibles en muchos
aspectos, pudiendo llegar a encumbrarnos por encima de ellos, convirtiéndonos en inconvenientes.
Como decíamos, no fue fácil superar la etapa de las estructuras formales y la organización, para pasar
a la Misión como movimiento libre de formas rígidas. Tampoco fue sencillo entender los nuevos requerimientos
del mensaje. Pero una vez que se superó la prueba, muchos grupos que siguieron trabajando se sintieron
aliviados de toda la presión que suponían las estructuras, y hasta la fecha continúan cada vez con mayor
fuerza, recepcionando mensajes y dándoles cumplimientos; y lo que es mejor, viviendo sus propias y
contundentes experiencias. Otros grupos que en medio de la crisis se habían disuelto, se reagruparon tiempo
después, sobre la base de aquellos antiguos que quedaron y de gente nueva, que llegó sedienta de aprender.
Transcurrieron varios años vividos a toda velocidad, difundiendo, aclarando, orientando e instruyendo a
cantidad de grupos y personas, en infinidad de ciudades y países. Con tanto trabajo y también por su
intensidad, transcurrió muy raudamente aquel 1993. Y aún no se había concretado la experiencia con el Real
Tiempo del Universo.

8
Cuando más exponía el mensaje, más interés despertaba y mis viajes se multiplicaban por distintos
puntos del planeta. Fui invitado por canales de televisión, radios, revistas, congresos y agrupaciones diversas.
Estas actividades me mantuvieron alejados de los grupos del Perú y me distrajeron de la preparación necesaria
para cumplir con la invitación.
El 7 de febrero de ese año, cuando me encontraba en Honduras, recibí una comunicación del Guía
Sampiac que, entre otras cosas decía:

.........”En diciembre establecerán la conexión 12,


puente de unión con lo espiritual.

.........Habrán de trabajar para que diciembre sea


el encuentro de familias y la apertura de una
puerta a través de las familias integradas y en-
trenadas en el uso de la luz y el sonido, el espacio y el tiempo, la fe y el amor.

.......Aún no se dan cuenta del momento tan importante que están viviendo, ni
se percatan de las dimensiones reales de la expectativa cósmica para con
ustedes, por lo que deben despertar cada día al conocimiento interior. Si
dejan que las claves activadoras los despierten, cada una de sus partes les
recordará un fragmento a tener presente para así revivir épocas pasadas,
porque hay acciones que habrán de repetirse, pero esta vez sin errar. Ahora
habrán de universalizarse el programa de contacto y para ello, deberán ser
fieles representantes de todo y de todos.

Amen el cambio y háganse uno con él, así su vida será luz y esperanza para
todos. Modifiquen posturas y actitudes, renovándose en todo, desde lo
mínimo y doméstico de su desenvolvimiento, hasta lo más profundo y
arraigado de su ser. Sólo así pasarán la gran prueba purificadora que se
acerca a pasos agigantados”.

Llegó entonces diciembre, y se organizó el trabajo que los Guías habían recomendado: consistía en la
creación de las condiciones para la apertura de un umbral dimensional llamado “ La Puerta 12”. Esta puerta
significaría la conexión de nuestro mundo con elevadas esferas espirituales, a través de un puente mental y
espiritual construido con los aportes de las conciencias despiertas de todos los grupos, representados por las
verdaderas comunidades de base que los Guías pedían como primer objetivo de la Sagrada Misión: “ Las
Familias” asistentes a la salida.
Era el momento de la consolidación del proceso de redimensionamiento planetario. Se abriría entonces,
una puerta hacia otra dimensión en un ambiente donde se contaría con la protección de los Guías y de los
representantes de la Hermandad Blanca de la Tierra, quienes se proyectarían al lugar y al momento.
La seriedad del acontecimiento y la importancia trascendental de ese, hacían pensar que con seguridad
había mucha asechanza de parte de las fuerzas tenebrosas (satánicas) afincadas en el planeta, que son seres
extraterrestres deportados aquí por mal comportamiento en un pasado remoto ( ver mi libro: Contacto
Interdimensional), tratando de impedir la consumación del mismo, por lo cual redoblamos el esfuerzo en la
protección de la salida y del ambiente. Una vez que nos ubicamos en el lugar.
Lo primero que se hizo fue llevar a las familias de los grupos activos con sus hijos, grandes y pequeños,
al desierto de Chilca, al pie de los cerros, disponiéndonos detrás de la zona que llamamos “ La Estrella”, una
inmensa quebrada aluvional a la izquierda del cauce seco del río Chilca. Pero el lugar escogido en esa
oportunidad estaba bastante más apartado de lo usual, siendo una pequeña cañada en un valle secundario.
Una vez allí, formamos un círculo entre todos, tomándonos de las manos, y después de la armonización del
ambiente y la cúpula de protección, acompañada de la “Gran Invocación”, se realizaron cadenas de irradiación
al planeta. Luego, nos soltamos de las manos para sentarnos en el polvoriento suelo arcilloso, e hicimos
meditaciones sencillas pero profundas, algunas con cantos de mantras y otras en silencio, acompañadas
después con algunas visualizaciones.
El ambiente que se creó fue maravilloso, percibiéndose un delicado aroma a flores que inundaba el
lugar, mientras avanzaba aquella cálida tarde de verano. Al rato nos incorporamos, y luego de un breve
descanso, nos volvimos a juntar y tomándonos nuevamente de las manos con los niños, formamos una gran
estrella de seis puntas, entrelazadas entre todos. Allí visualizamos que nos transformábamos en canales de
poderosas energías que descendían a través de nosotros, en forma de cintas de colores, ayudando a
restaurar el aura planetaria de la Tierra. Mientras esto ocurría, había caído la noche con su cielo estrellado, y
de pronto, empezó a iluminarse el lugar como si hubiese salido la Luna. En ese momento, a unos cincuenta
metros del grupo de los participantes, observamos cómo se iba formando en las faldas de una colina, un
Xendra o Puerta Interdimensional. Era como un semicírculo luminoso al que posteriormente nos acercamos
todos.
9
Delante de nosotros aparecía, materializándose, la típica media luna dorada, como de unos diez metros
de diámetro, pero que aún no estaba del todo consolidada, pues se veía oscilante. A diferencia de otras veces,
no estaba siendo formada por lo extraterrestres sino por la conexión que se estaba logrando gracias a la
participación de tantos niños y adolescentes presentes allí, así como por la unión armónica de todos nosotros.
Percibimos inmediatamente la presencia de los Guías en el lugar, con proyecciones luminosas de siluetas
humanas muy altas, y hasta hubo un avistamiento relativamente cercano de una nave llena de luces de
colores, que hacía suaves movimientos de balanceo en el aire, a baja altura, y luego en forma de zigzag.
Después de otro intermedio, volvimos a sentarnos formando entre todos una rueda, para efectuar una última
visualización y meditación, por cuanto los niños estaban cansados. Sentimos entonces que se había cumplido
lo que se nos solicitó, y procedimos a abrir los ojos. Miramos una vez más el ambiente quedó a oscuras, como
si se hubiese apagado la luz y con ello estuviesen diciéndonos que se había terminado la labor y que ya
podíamos marcharnos.
El Xendra se había formado con nosotros, pero no era para nosotros...o por lo menos, no para esa
ocasión. No hubo ninguna indicación acerca de que penetráramos en él, de modo que nos mantuvimos al
margen de esa experiencia.
Para la segunda parte de la tarea encomendada, se promovió la participación de un grupo nutrido de
gente de diversas nacionalidades, el cual se trasladaría al desierto semanas más tarde, a la misma zona
donde las familias habían sembrado con amor y mucha sencillez, esa gran concentración de energías que
simbólicamente podríamos llamar: “ Semillas de Esperanza”.
Aquel trabajo previo basado en la intervención de familias integradas y armónicamente constituidas,
que participaban de la gran aventura del contacto y del crecimiento espiritual, tenía mucho sentido sobre todo
ahora- cuando la familia humana está en crisis en el mundo. Por la difusión reiterada de una cultura basada en
la individualidad. El egoísmo y la superficialidad. Y los Guías tenían sus razones para haber solicitado que las
cosas fueran así.
Era el día 25 de diciembre, cuando un número interesante de personas – a pesar de las fiestas que
suelen celebrarse en esas fechas – se reunió en el lugar del anterior evento. Allí se encontró con otro grupo
que había hecho una salida de integración, sin saber del trabajo especial que se tenía previsto, y que terminó
por incorporarse al mismo. El número final de los reunidos fue de 43 extranjeros, en su mayoría colombianos
(que habían venido en un bus desde su país) y 20 peruanos.
El ambiente realmente era mágico, tanto por las vibraciones de la fecha, como por lo que se había
hecho antes en el lugar. La hondonada, al amparo de ásperas colinas rocosas y polvorientas, se hallaba bajo
un intenso Sol, y a pesar de ello, se realizarían con todos los participantes, las prácticas mántricas de la
vibración “Rahma” (Sol en la Tierra) y “ Zin – Uru” (llave de acceso y apertura de puertas dimensiónales). Y si
todo salía bien, con esta elevación vibracional se estaría colaborando como para que nuestro planeta realice
un tránsito adecuado y no tan traumático hacia la cuarta dimensión.
Nuestro planeta es, en la actualidad, un mundo de tercera dimensión, porque así como el ser humano
tiene siete cuerpos o vehículos para actuar en las siete dimensiones del universo material, también la Tierra
posee esos planos y dimensiones, ya que es la suma de todos nosotros. Y nosotros, una expresión de ella. En
mis libros anteriores he hablado de los tres universos ( material y espiritual) y la relación que hay entre ellos,
con sus respectivas dimensiones y planos. También he hecho muchas veces mención de los distintos cuerpos
y dimensiones del ser humano. Pero con el paso del tiempo, toda esa teoría va adquiriendo sentido, al poder
aplicarla, interpretando cuanto nos va ocurriendo.
El planeta está en el momento del cambio y de la transformación. Esto ha sido anunciado en muchas
profecías que anticipaban este tiempo. Nuestro mundo ya empezó a cambiar, lo que no es seguro es que
nosotros cambiemos con el planeta.
Mientras que nuestro mundo se encamina hacia la cuarta dimensión, nosotros que en las últimas
décadas hemos visto un incremento extraordinario de la sensibilidad y de las manifestaciones del potencial
psíquico (viajes astrales concientes, telepatía, precogniciones y premoniciones, etc.., lo cual nos va colocando
en una cuarta dimensión), debemos pretender un salto mayor. Esto es, alcanzar una quinta dimensión de
conciencia, que supone llegar a ser, cuanto antes, conscientes de nuestra misión, nuestra historia y del
avance hasta este momento.
Los más de diecinueve años de entrenamiento hasta ese momento (1974 – 1993), en dinámicas de
meditación y de percepción extrasensorial debían servir al grupo – junto con la madurez alcanzada -, como
para acometer la tarea impuesta para esa ocasión. Y como todos somos necesarios pero nadie indispensable,
no pude participar de la salida y me tocó estar ese mismo día con mi familia en otro lugar, apoyando a la
distancia. De tal manera que la responsabilidad de dirigir la salida recayó sobre dos personas comprometidas
con la Misión, el mensaje y humanidad. Eran nuestros dos grandes amigos: Paul Ángeles y Alfonso Ugarte,
de los grupos de Lima, quienes fueron testigos de innumerables mensajes psicográficos en beneficio de la
Misión. Ellos tendrían la delicada tarea de organizar los trabajos y culminar lo iniciado con las familias y los
niños, canalizando los esfuerzos y aportes de todos los asistentes.
Paul, recordando la importancia del trabajo previo, fue acompañado en esa ocasión por su amorosa hija
Julia, quien con su sensibilidad también colaboró mucho en la reunión.
Como la llegada al lugar fue de día y los trabajos empezaron al poco rato de haber ubicado el
campamento entre los cerros, quedó poco tiempo para explotar la zona. Pero en un intermedio de las diversas
10
actividades divididas para el día y la noche, Kike Huertas, del grupo de contacto de Bellas Artes( Lima) y otros
compañeros, se percataron de una creciente luminosidad al pie de una colina cercana, y hacia allí se
dirigieron, encontrándose de pronto con un Xendra (el mismo que había formado los niños) Y en su emoción
se fueron acercando lentamente hasta que vieron asomarse del interior de la luz, a una figura humana.
Pensando que se trataría de uno de los guías extraterrestres conocidos, la expectación creció, hasta que
pudieron reconocer que el torso y el rostro del personaje que asomaba del interior del umbral, ¡no era otro que
el mío!... Obviamente, la sorpresa fue mayúscula. Ellos sabían que yo no estaba presente en la salida, sino
que me encontraba lejos, con mi esposa y mi familia; y al contemplar que volvía a ocultarme dentro de la luz,
decidieron guardas en silencio dicha experiencia y no comentarla, por considerarla algo incomprensible y
disparatado.
Se empezó el trabajo de aquella noche, con una larga meditación a partir de las 7:30 p.m., pero durante
la misma, algunos que venían arrastrando su cansancio, se quedaron dormidos (nueve en total), A pesar de
los ronquidos de más de uno, se recibió durante la práctica un mensaje que decía que había que ir hacia una
colina alejada del campamento. Entonces, Paul, hombre bueno, recio y maduro, caracterizado por ser alguien
con mucho carácter, como líder del grupo, los condujo caminando hasta una zona distante, dejándose llevar
por la intuición. Allí volvieron a meditar, advirtiéndose que quien se quedar dormido tendría que regresar al
campamento y no continuaría con los demás trabajos.
A pesar de las advertencias, nuevamente se quedaron dormidas otras nueve personas, y ello dio pie a
que se seleccionara a los que continuarían en el lugar. Luego, entre todos los que permanecieron se formó
una estrella humana de seis puntas (cadena).
Ubicados los participantes en dos gigantescos triángulos entrecruzados, empezaron a mantralizar de
forma continuada desde las 10 p.m. Al transcurrir el tiempo se produjo en el ambiente unas extrañas
sensaciones, entre ellas, la de estar viviendo cosas muy profundas, sin percatarse claramente de lo que eran
ni de su significado. También se percibió que no había correspondencia con el tiempo transcurrido.
Durante las vocalizaciones, la luminosidad en el ambiente crecía por momentos, y por otros se formaba
como una atrapante oscuridad, pero siempre alrededor del grupo. Al terminar esta rutina, Kike – joven de pelo
oscuro y ensortijado, delgado, alegre y entusiasta – quien estaba en la cadena con su novia, vio fuera de la
estrella a unos seres oscuros, que trataban de atacar a los participantes. En ese instante, Paul y Alfonso -
quienes también se percataron de esta situación – pidieron con fuerza y autoridad, que se redoblara el
esfuerzo de protección y se sellara la cadena. Pero uno de los jóvenes presentes empezó a quejarse,
sintiéndose como asfixiados; a su vez , la novia de Kike había roto la cadena y se había puesto a llorar porque
se sentía abordada por algo terriblemente tenebroso.
Entonces Kike, queriendo proteger a su novia gritó: “ ¡A ella no....a ella no....! ¡A mí...! Y se interpuso
delante de la joven cuando vio acercarse a una de esas presencias, sintiendo como si una espada lo hubiese
atravesado. Hubo hasta un espasmo físico a la altura del corazón y en el músculo pectoral, que lo lanzó al
suelo. Lo ayudaron nuestra querida amiga Argenis Jara – un extraordinario ser humano, terapeuta, masajista y
quiropráctica de profesión – y varios más, con imposición de manos.
Por Fortuna, la sensación de asechanza y de oscuridad pasó rápidamente, al incrementarse la
concentración del grupo en el trabajo de protección. Comenzó a iluminarse de nuevo el lugar, y todos se
sintieron acompañados por los avistamientos que empezaron a multiplicarse. Se llegó a observar hasta dos
objetos luminosos juntos, realizando evoluciones en el aire e incluso figuras geométricas.
Al final todo se tranquilizó y concluyó con un sentido abrazo entre todos, quedando en el ambiente la
satisfacción del deber cumplido. Pero también estaba el sentimiento de que el ataque fue posible porque
algunas personas sin preparación y sin la actitud adecuada, que no debía estar presentes y cuya vibración
negativa o su poco trabajo podrían estar dejando paso al violento ataque que experimentaron los asistentes
más sensibles. Pero era inimaginable o previsible que, por ser la labor encomendada algo tan importante, no
iba a resultar nada fácil acometerla. Si no, recordemos aquel pasaje de los Evangelios que dice:
“La lucha del hombre no es contra seres de carne y hueso, sino contra altas jerarquías celestiales
infernales, que tienen mando y autoridad sobre este mundo oscuro y confuso” (Efesios 6, 12)
Durante 1994, siguieron las recepciones de mensajes así como los continuos trabajos y salidas
realizados por los grupos. Pero ese año fue muy especial, por cuanto se registró la llegada a nuestro sistema
solar de un cometa llamado “Shumaker Levy 9” que, según algunos científicos, venía en ruta de colisión hacia
la Tierra, y había un 50 % de probabilidades de que pudiese chocar e impactarnos, acabando con toda la vida.
Esto trajo consigo una gran tensión en la población mundial, obligándonos a incrementar el tono esperanzador
y positivo en las conferencias, poniendo énfasis en aquello de: “ nada habrá de ocurrir que nosotros no
permitamos que ocurra”, “ No estamos solos, nunca lo hemos estado”, “Si mentalizamos, creamos”, etc.
Tiempo después, los mismos científicos informaban que el cometa había cambiado de rumbo y se
dirigía directamente contra Júpiter, en el cual terminó estrellándose – dividido en unos 22 a 24 fragmentos –
originando con ello inmensas explosiones de impacto observables desde la Tierra por los potentes telescopios.
Según la importante revista española “Año Cero”, cuando el cometa se fragmentó y fue absorbido por el
gigante gaseoso, sacerdotes jesuitas y a su vez astrónomos del Vaticano, que estaban haciendo un
seguimiento de este evento, contemplaron un grupo de objetos luminosos que acompañaban a los fragmentos.
Estos objetos serían las naves extraterrestres que, después de verificar y controlar esta situación, se retiraron
en formación.
11
Felizmente, nada malo ocurrió en nuestro mundo ni fuera de él, porque lo de Júpiter no afectó a vida
inteligente alguna. Y la evidente intervención de los Hermanos mayores protegiéndonos, se produjo sólo
cuando generaron previamente importantes cambios en el panorama mundial. Lo cual confirma que ellos
siempre nos ayudarán, si primero nosotros mismos empezamos a ayudarnos.
En los meses iniciales del años 1995 me encontraba en Acapulco (México), dando unas conferencias,
invito por la prestigiosa Universidad Americana, gracias a gestiones realizadas por el señor cónsul alemán en
esa ciudad – y gran amigo – Mario Wisthental, cuando recibí una llamada telefónica de larga distancia,
procedente de España, habiéndome una inesperado ofrecimiento. Resultaba ser que el importante Canal
Telecinco de Madrid estaba interesado en que asistiera a un programa muy popular y de alto raiting, llamado
“La Maquina de la Verdad”, donde el invitado – siempre una persona “famosa”y controversial – era sometido
delante de cámaras, al polígrafo o detector de mentiras. El sometido delante de cámaras, al polígrafo o
detector de mentiras. El propósito era que aquella persona demostrara la veracidad de sus polémicas
afirmaciones o quedara revelada su falsedad.
La idea era tentadora, no sólo por los viáticos que ofrecían sino por la oportunidad de llegar al público
en general con nuestra verdad, y que para mí era decirles a todos, lo que hemos aprendido de los Guías: “ que
el contacto es una realidad”; “ que todos podemos ser parte de ese contacto”; “y que el contacto aporta un
mensaje trascendental para la humanidad: Un mensaje de esperanza, por cuanto el mundo no se va acabar
sino transformar, pero a partir de nuestra propia transformación individual”.
Ciertamente, estos seres extraterrestres no sólo existen sino que la gran mayoría de ellos no viene con
mala intenciones, actuando incluso algunos de guardianes y vigilantes nuestros. Y con su presencia nos
recuerdan que nosotros también podemos sobrevivir a la etapa actual que estamos enfrentando.
Más allá del mensaje, también consideré que la asistencia al programa me permitiría aclarar muchas
cosas sobre el desenvolvimiento de la Misión Rahma, las razones de su posterior disolución como
organización y el proceso evolutivo del grupo. Sabía que había tanta información equivocada y tendenciosa
sobre nosotros, que me parecía una oportunidad única como para dar a conocer las cosas tal como son o
como las vemos nosotros. Además estaba más que demostrado que nuestra experiencia era y seguía siendo
real.
Llamé a Lima y consulté la opinión de Marina, mi esposa. Ella me dijo, con esa profundidad que la
caracteriza:

“Haz lo que sientas y consideres que es mejor...” No lo que pudiera ni quisiera, sino lo que consideraba
que debería hacer, pero siempre guiado por mi intuición, que suele no equivocarse, por ser la guía del propio
maestro interno. Y me dijo también que recordaba que si uno está en la verdad, nada de be temer, que por
algo se había brindado la oportunidad.

Recordé en aquel instante los concejos siempre sabios de mi padre, cuando decía:

“Uno jamás debe temer decir su verdad y expresarla a los demás, con respeto”

Resolví entonces aceptar la invitación, así como los dos pasajes que el Canal envió en primera clase
de Iberia, a Lima; para que pudiera viajar con Marinita a España. No sabía que por entonces estaba iniciando
una etapa crucial en mi vida, que iba a traer inesperadas consecuencias, más positivas que negativas.
Regresé a México a la ciudad de Lima, y a los pocos días, nos embarcamos con mi esposa hacia
Madrid, siendo atendidos estupendamente durante todo el vuelo en esa magnífica y experimentada línea
aérea.
Ni bien llegamos al aeropuerto de Barajas, nos estaba aguardando el personal de la televisora para
llevarnos a un excelente hotel en las afueras de la ciudad, a fin de que pudiésemos descansar. De inmediato,
comenzaron a llover las llamadas telefónicas de los amigos y de los grupos de Madrid, queriendo saber de
nosotros e invitándonos a cenar o a salir una vez que estuviésemos disponibles. El canal no había
desperdiciado tiempo, y ya estaba promocionando ampliamente el programa, por lo que toda la gente se había
enterado de nuestra llegada. Algunos de ellos nos advirtieron de que el programa era muy amarillista,
tendencioso y manipulador, por lo que debíamos tener cuidado.
Por la tarde, fuimos llevados a las instalaciones del Canal, donde entramos en conversaciones con los
productores del programa.
Era el día anterior a la presentación, y me separaron de mi esposa para conducirme a unas oficinas
donde me aguardaba el técnico experto en el polígrafo, quien resultó ser ¡un norteamericano!... Quedé muy
sorprendido, y empecé a desconfiar de la imparcialidad de la prueba. ¿Es que acaso no hay técnicos
españoles capaces de realizarla’. Sobre todo, porque sabía de la postura mantenida por el gobierno
norteamericano hacia el tema.
Fui sometido al detector de mentiras dos veces, ese día y luego al día siguiente, durante el programa.
La noche anterior,cuando el señor en cuestión- quien era de complexión gruesa y mirada esquiva – me
formulaba las preguntas, incluyó una que objeté, y que fue:¿Ha viajado usted a otro planeta’ Le dije entonces
que había sido a un satélite de Júpiter, no a un planeta. Y si podía hacerme la pregunta correcta, esto es: ¿Ha
viajado usted a Ganímedes’...Él dijo que estaba bien, que así lo iba a hacer. Yo sabía que las preguntas
12
debían ser precisas, para que las respuestas también lo fueran, y no debían haber preguntas capciosas que
me hicieran dudar. Por lo demás, aparentemente todo parecía estar bien dirigido y en regla, por lo cual no
debía temer. ¡Pero era sólo las apaciencias....!
En el hotel nos dimos con la sorpresa de que los productores habían invitado a mi hermano Charlie
(quien vive en Sao Paulo, Brasil), como participante de un panel dentro del programa. Obviamente, las
intenciones de los productores no eran nada sanas, por cuanto lo que buscaban era enfrentarnos
públicamente y delante de cámaras. De todos era conocido que algunas revistas españolas habían intrigado y
magnificado las diferencias de opinión sobre la Misión que había entre mi hermano y yo, mediante
tendenciosos artículos. Específicamente en lo relativo a la disolución de la estructura formal de Rahma que,
según mi hermano, debía continuar a pesar de que los Guías le habían informado a él directamente en sus
comunicaciones – hacía ya buen tiempo-, que era el momento del cambio y acabar con las formas externas.
Tiempo después, Charlie mismo anunció la disolución de la estructura de Rahma Brasil y la desaparición de la
denominación “Misión Rahma Brasil”.
Esta actitud por parte de algunas revistas sensacionalistas y de ciertos periodistas que se jactan de ser
serios y objetivos (aunque no son otra cosa sino personas resentidas y envidiosas, que no perdonan el éxito ni
la popularidad) ha llegado al extremo de poner en boca del conocido escritor Juan José Benítez, expresiones
como la de estar arrepentido de haber escrito sus primeros libros - que a la vez son sus primeros best séller - :
Ovnis S.O.S. a la Humanidad y Cien Mil Kilómetros Tras los Ovnis. Sin embrago, gracias a ellos fue conocido
mundialmente, permitiéndole adentrarse en el tema que ahora domina tan bien. Estos libros fueron para él la
piedra fundamental de todo lo posterior. Ha publicado hasta la actualidad muchos títulos, en uno de ellos,
precisamente en su novela La Rebelión de Lucifer (Editorial Planeta, pág. 55), el periodista recuerda con
entusiasmo y mucho cariño esa experiencia de Perú que cambió su vida.
Nadie puede negar las cualidades y capacidades de este investigador navarro, ni su valor ni coraje.
Pero lo que él vivió en el año 74 en Perú fue real, y así lo dio a conocer con sus propias palabras....¡Pese a
quien le pese!
Llegó el día del programa y fuimos conducidos con Marinita a los estudios de la televisión. Allí estaban
algunos amigos de los grupos en España, quienes acompañaron a mi esposa, mientras me maquillaban y me
ubicaban delante de las cámaras. En el cuarto de maquillaje me encontré con el gran escritor e investigador
salvador Freixedo y su esposa. Hombre recio y excepcional, ex jesuita, prolífico en su obra intelectual, a quien
aprecio a pesar de no estar de acuerdo para nada con su posición frente al fenómeno Ovni. Él también iba a
participar en el panel junto con otras personalidades, por lo que estuvimos departiendo muy amigablemente
unos minutos hasta que fuimos llamados al set.
Se estaba organizando el escenario bajo la luz de los reflectores cuando hizo entonces su aparición mi
hermano, quien con suma tranquilidad y risueño, me dijo que ya se había dado cuenta de lo que tramaban los
del canal, queriendo enfrentarnos para desacreditar la Misión. Pero que no me preocupara. Me hizo un guiño
con el ojo y se fue entonces a ocupar su lugar en el panel.
Otra cosa que me dio mala espina fue saber allí mismo que el programa no iba a salir en directo sino
que iba a ser grabado. ¡Qué extraño!, ¿no? Si todo era transparente, ¿por qué era grabado? Hacía rato que
había firmado un documento por el cual aceptaba participar, incluyendo las reglas del programa así como los
resultados que diese la máquina. En consecuencia, no era por beneficiarme a mí que estuviesen grabando el
programa, sino para editarlo convenientemente después.
Durante el programa no me dejaron hablar con libertad, por cuanto el conductor me interrumpía
continua y violentamente, expresándose de una forma burlona, molestándole a él que no me diese por aludido
y que por el contrario me mantuviese sereno. Pero los golpes bajos y las trampas se fueron multiplicando
cuando también hicieron aparecer en una pantalla, a personas supuestamente consultadas en la calle (¿?)
que me acusaban directamente de tener una sospechosa cuenta de dinero en España, no dándome
oportunidad de defenderme y aclarar las cosas. Esa cuenta si la tenía, y no sabía cómo se habían enterado de
ella, pues la tuve que abrir unos años antes cuando mandé imprimir libros míos en una editorial de Lérida
(Cataluña), llamada Virgili Páez, y así poder hacer los pagos de letras pendientes por la impresión. ¡Pero no
venía al caso!.
Obviamente, la intención era ponerme nervioso a como diera lugar. Se llegó al punto de traer a un grafó
logo al estudio, que analizó una página escrita a mano por mí, al igual que mi firma y, con una agresividad
injustificable, inapropiadamente me alzó la voz delante de todos, mostrándose él nervioso e inseguro, diciendo
que según su análisis yo no era una persona confiable. Yo sólo sonreí, lo que al parecer le molestó más a ese
señor, quien se retiró rápidamente.
Las discusiones del panel fueron intrascendentes, basándose en generalidades del fenómeno Ovni,
pero sin atreverse los participantes a hacer ningún ataque frontal; y mi hermano en ningún momento trató de
dejarme mal o perjudicarme, sino que por el contrario, fue un apoyo total, lo cual molestó al conductor. En un
momento de corte del programa, escuché a la distancia cómo increpaba con violencia a su productor
diciéndole:
- ¿Para qué han traído a su hermano, sí está de acuerdo con él ¿ ¿No era acaso que lo iba a
desmentir?.
Llegó el momento del polígrafo, por lo que hizo su aparición el técnico quien con su castellano cargado
de acento, explicó el propósito de la prueba y el funcionamiento de la máquina.
13
Además de la gran presión psicológica de estar en el canal, delante de un panel orquestado con malas
intenciones, las repetidas acusaciones y ataques preparados en pantalla y un conductor manipulador y
agresivo, ahora tenía la máquina conectada a mi cuerpo y a un técnico estadounidense como juez. En ese
momento recordé los continuos boicoteos o sabotajes del gobierno de los EE.UU. a esta información y a sus
divulgaciones, sin que uno tenga que caer en paranoias. Pero realmente ¡la trampa estaba tendida!...Me
sentía como oveja en el matadero; sin embargo, tenía la sensación de estar en el lugar correcto, haciendo lo
correcto, y que aquel sacrificio no era inútil sino heroico.
Se me hizo toda clase de preguntas: Si yo era extraterrestre, si vivía en el Perú, si había tenido
contacto. Etc: A todas ellas contestaba con un sí o un no, según correspondía, hasta que llegó la pregunta:
- ¿Ha viajado usted al “ planeta” Ganímedes?.......
¡No había hecho caso a mi pedido del día anterior o no me había entendido! ¿ Cómo podían ser tan
ignorantes?...¿Por qué insistía con la pregunta realizándola de aquella forma?...Yo dudé acerca de lo que
debía decir ( pero fueron brevísimos instantes)...y conteste ¡que sí!...Pero me sentí frustrado, porque ello no
podía ser un descuido ni omisión.
Cuando el técnico leyó los resultados delante de cámaras, y de ello son testigos los miembros del
panel, así como las personas que me acompañaban - entre ellas mi esposa Marinita – dijo lo siguiente:
- El señor Sixto Paz no es un mentiroso ni un fabulador...No tiene un interés comercial ni de manipular
gentes; pero si es que ha viajado a otros planetas:¡debe de haber sido en sueños!....
Sabemos que la máquina del polígrafo dice si una persona miente o no. Este señor empezó diciendo
que yo no mentía, pero después hizo una aseveración que, siguiendo la línea de su primera afirmación, podría
más bien interpretarse como que soy para él una suerte de “ mitómano”. Esto es, me creo tanto lo que
digo...Obviamente, para este señor y para cualquier persona “inteligente”, según las estructuras mentales de
nuestro mundo (manipulado en cuanto a la información, y disminuido en su sensibilidad), vivía yo en mi propio
mundo de imaginaciones y calenturas mentales. O también podría interpretarse que en la última pregunta,
para él yo no había dicho la verdad y no había viajado a ningún planeta hasta ese momento...Y eso era cierto
a pesar de lo capcioso de la pregunta...porque Ganímedes no es un planeta sino un satélite.
Al concluir el técnico su dictamen final, el conductor esbozando una maquiavélica sonrisa de
complacencia, me dijo:
-¿Y ahora que dice usted señor Paz?
-¿Qué puedo decir?...¡Que está bien!- respondí yo, manifestando también una sonrisa de increíble paz,
que era lo que realmente sentía en ese momento, a pesar de todo. Mi mejor defensa era mi equilibrio y mi
seguridad, contra los cuales habían conspirado todo el tiempo. Obviamente, su sonrisa se le borró y lo hice
salir de sus casillas...Pero como el programa fue grabado, se orquestó todo muy bien como para tratar de
perjudicarme al máximo.
Posteriormente, algunas revistas españolas dedicadas al tema Ovni, explotando el amarillismo y el
escándalo – propio, más bien de otro tipo de publicaciones – propagó que mi imagen pública se había visto
menoscabada por los resultados y por haberme prestado a semejante programa. Pero nadie analizó mi actitud
frente a la situación generada, ni las terribles presiones a las que estuviese expuesto ni lo sospechoso de un
programa grabado ni de la presencia del técnico. Pero ¿Qué hubiese sido si no aceptaba asistir? ¿Qué se
habría dicho? ¿Qué yo tenía miedo acaso? Por el contrario, después de aparecer en ese programa he sido
invitado y con mucho éxito, a más programas de televisión en España que nunca antes. Y esto, como es
natural, ha seguido despertando terribles envidias. Hay gente a la que le molesta nuestra permanencia como
grupo, nuestro éxito y popularidad, y el que uno sea invitado y hasta le paguen por participar, porque muchos
de estoa “señores”, ni aun pagando serian convocados. Además, ¡Podía ser alguien tan ingenuo de pensar
que había la posibilidad de que en algún momento iban a declarar que yo decía la verdad?
Y por esas cosas que tiene la vida, ese espacio fue retirado de la programación al poco tiempo,
mientras que yo he seguido difundiendo el tema hasta en las más importantes universidades del mundo,
delante de un cada vez más nutrido, interesante y crítico público joven, así como en un número creciente de
escuelas para niños, entusiasmados por la efervescencia del tema.
Algunos han pensado que fue un error que yo haya ido a ese programa o que no me haya defendido al
finalizar el mismo, protestando de alguna manera. Pero actué dejándome llevar por lo que sentía que debía
hacer. Pienso que fue una prueba de valor y de seguridad en lo que creo. Además, lo nuestro ha sido
demostrado y verificado en un sinfín de oportunidades, por lo que no debemos temer a nada, aunque otros
“contactados”, por diversos motivos, hayan rehuido pruebas similares.
Por algo se dieron las cosas, y la ganancia es que con el tiempo la gente se va quedando con el
mensaje y no con el mensajero, que es a fin de cuentas, un ser humano como cualquier otro. Y yo siempre he
dicho que puedo estar equivocado y que frecuentemente cometo errores. Pero las posibilidades de
equivocarse se reducen, si uno hace lo que siente.....
Nuestra vida no puede ser sólo satisfacer nuestros deseos e intereses. Debe ser útil a los demás, para
que alcance trascendencia...Y qué mayor utilidad que despertando conciencias....
A lo largo de la existencia habrá muchas situaciones que pongan a prueba el difícil equilibrio que
procuramos lograr y mantener. Pero nuestro equilibrio personal está en relación directa con el grado de
coherencia y consecuencia que seamos capaces de implementar en nuestras vidas.

14
Por ello, aunque sea difícil ser ecuánime y coherente en una sociedad como las nuestra, tengamos
valor para intentarlo cada día.

CONOCIENDO EL REAL TIEMPO DEL UNIVERSO

“Aquello que fue, ya es;


y lo que ha de ser, fue ya;
y Dios restaura lo que pasó
(Eclesiastés 3, 15)
En junio de 1995 asistí a un Congreso Mundial del Fenómeno Ovni, en San José de Costa Rica, que
congregó a más de 1700 personas en una muy agradable zona rural. Allí, gracias a la amplia difusión
realizada por los promotores, se dieron cita todos los medios de comunicación de habla hispana y otros, como
por ejemplo, franceses y brasileños.
El Congreso tuvo de todo, desde participación de gente muy seria, hasta casos que rayaban en la
demencia. El problema de estos certámenes es que los organizadores, por ignorancia o por querer dar cabida
a todas las opciones y planteamientos, muchas veces pecan de permisivos, facilitando la presencia de gente
poco seria, alucinada, charlatana o delirante que hace mucho daño al tema. La aceptan ingenuamente, sin
medir las consecuencias posteriores. A pesar de todo ello, felizmente los conferenciantes más centrados
fueron los que atrajeron la atención del público y de los medios asistentes. Desde el espacio que me
concedieron, pude informar entonces que para el mes de agosto de este año, los Guías nos habían citado a la
playa “Las Brujas” en Chilca- lugar de incontables salidas – e hice una nueva invitación a la prensa, para un
encuentro programado. Esta salida debía mantener un alto nivel de seriedad y compromiso entre nosotros
como promotores en tierra, para que las experiencias, pudieran darse tal como fueran acordes con el
momento que estaban viviendo la misión y el mensaje.
Para crear el ambiente adecuado a fin de que todo se diese como se esperaba, teníamos que saber
elegir a los participantes que acudirían con los periodistas a presenciar esa nueva muestra de apoyo de los
Hermanos Mayores.
Obviamente, no fue fácil ser selectivo, por cuanto a la hora de las experiencias, todos quieren
participar sin excepción. Y lo peor fue que por nuestro excesivo entusiasmo al divulgarlo, los medios de
comunicación locales en Perú informaron abiertamente de la posible experiencia, así como de su ubicación
(que es una zona muy accesible y cercana a Lima), lo cual despertó una inquietud generalizada, atrayendo a
cantidad de gente al lugar.
Como las comunicaciones que hablaban del Encuentro en Chilca para agosto de 1995 se habían
venido dando desde el año anterior, aquí reproduzco algunas de ellas completas y otras extractadas, para
aprovechar la riqueza de los mensajes y su profunda enseñanza:

Comunicación: 12-09-94
Lugar: México D.F.
“......sobre la realización de un Encuentro Mundial, les diremos que el hermano Tell- Elam deberá
organizarlo junto con quienes colaboran en su país y deberá dirigir él los trabajos que fortalezcan el contacto.
El lugar será el que ya tienen, que aún es de ustedes y también nuestro sitio de contacto. Hagan salidas
previas en los próximos meses allí, y les daremos pautas....
Con amor, Oxalc.”

Comunicación: 17-01-95
Lugar: Maranga, Perú.
“ Cada uno está viviendo la parte que le corresponde, dentro del aprendizaje colectivo que deben
tener: Todos pueden tener comunicación y contacto con nosotros, pero dependerá del grado de preparación y
madurez que demuestren. Porque, ¿de qué les sirve recibir mensajes si no saben escuchar?....Busquen en
cada uno de ustedes el camino que deben seguir. Aprendan a sentir. Pero que sea siempre un camino hacia
delante, elevándose cada día por encima de sus errores, pues son hijos de la luz y deben mantener esa llama
siempre encendida, siguiendo su luminosidad para llegar a conseguir los objetivos que tanto anhelan.
Fueron preparados desde hace mucho para ser puente con los Hermanos Mayores y las comunidades
de base ( grupos de trabajo) que se están creando en todo el planeta. Con ellos deberán mantener un
contacto verdadero y tratar de integrar sus misiones, ya que siguen un mismo esquema y tienen mucho que
puede ayudar a la humanidad.
No teman formar más grupos, porque es importante que muchos participen y aprovechen el momento
que les está tocando vivir.
Se prepara un encuentro con aquellos que prestan servicio en la zona del Perú. Esto reportará nuevas
pautas de trabajo, lo cual les dejará experiencia de vida que aclarará sus ideas. Por ello, esfuércense y vayan

15
a dicho encuentro pero con el mayor empeño, participando del trabajo con todos y fortaleciendo la comunidad
mental. Eso se logrará si en ustedes hay entrega en el servicio, sin mayor ambición que ser útiles al Plan
Cósmico.
Todos deben ser partícipes de esta gran reunión entre el cosmos y la Tierra, lo cual les permitirá un
avance que les hará subir a planos superiores de conciencia, preparando lo que será el legado opara las
futuras generaciones. Pero siempre hay formas diferentes de estar presente y participar. No todos tienen que
estar presente y participar. No todos tienen que estar en el mismo sitio haciendo lo mismo.
El cambio planetario está en las manos de ustedes. Es esta la gran oportunidad de crecer, generando
esperanza y ganando experiencia de vida. Asúmanlo con convicción y entiendan que tratar de hacer las cosas
bien es la misión que han recibido. Aunque se demoren en lograrlo.
Con amor, Xendor”

Comunicación: 22-02-95
Lugar: San Salvador (Centroamérica)

“Sí, Oxalc con amor en contacto con ustedes.


Las iniciaciones (recepción de elementos despertadores o activadores de conciencia)
obedecen a un esfuerzo individual y colectivo. Nosotros podríamos ahorrarles esfuerzo en el procesos de
recepción, pero tenemos que inhibirnos. Nadie debe restar etapas a nadie, y menos aún evitar que crezca en
su propia labor de aprendizaje.
Ahora no es como al principio. Las cosas son más sencillas, pero a la vez requieren más de ustedes.
En una primera etapa de la Misión era necesario dar y motivar frontalmente. Ahora, todo debe apuntar a una
preparación y a un merecimiento.
Daremos nombres cósmicos y cristales a aquellas personas que procuren el contacto consigo mismo y
con nosotros, y sigan trabajando desde su interior; y lo haremos durante sus salidas al campo, especialmente
ahora en la zona del mar.
Sobre el Encuentro Mundial en el Perú, los días 2,3,5 y 7 serán marcados por acontecimientos muy
especiales, pero sobre todo el 3 y el 5, que será el momento cuando nos verán. Esto será temprano en la
mañana y tarde por la noche, apoyando el trabajo de ustedes y la interiorización.
No descuiden durante este Encuentro la oportunidad de irradiar luz de cambio al planeta. Trabajen con
Paititi a la distancia, y así entre todos, recibirán pautas de futuros viajes y encuentros, recepciones y mensajes
que completarán todo lo que se dio hasta ahora.
Los avistamientos, proyecciones, paso Xendra y demás elementos señalarán nuestra cercanía y el
momento alcanzado.
Estamos atentos al desenvolvimiento de todos los grupos y de todos ustedes, por lo cual sabemos que
llegó el momento de apoyar nuevamente de una forma más directa, pero sólo a aquellos que han entendido
que lo nuestro es sólo eso, apoyo al trabajo empezado por ustedes mismos.
En El Salvador, los grupos deben seguir trabajando sobre la base de unidad e integración tanto
familiar como colectiva con el grupo, además de la recepción de mensajes y la realización de salidas. No
descuiden reflexionar y interiorizar todo lo vivido hasta ahora, entendiendo el rol que les asigna la vida, al estar
en el país en el que están. Eleven la vibración de su nación, con sus actitudes y oraciones; porque sólo a
través del compromiso de cambio personal y colectivo se moverán conciencias.
Nuestras apariciones seguirán dándose en el mundo y no sólo en zonas de conflicto, sino también en
aquellos lugares donde se han hecho importantes esfuerzos en torno al cambio de actitud y superación de
errores. Verán cómo a mediados de año nuestras naves surcarán el espacio, inquietando a unos y motivando
a muchos más.
Todo país es la suma de sus individuos. De los aportes individuales se crece o se tropieza. El futuro
depende de quienes estén dispuestos a ejercer un liderazgo efectivo que puede ser a todo nivel. Como ya
saben, la clave del liderazgo actual es el grado de coherencia.
El futuro del país depende del trabajo constante y paciente de ustedes ¿ O acaso no han visto los
actuales resultados?
Se darán pronto encuentros y avistamientos como nunca antes se han dado, pero no para que la
gente siga a un grupo o a un individuo, sino para que se cuestione a sí misma, y empiece a cambiar de actitud,
dejando de lado toda dependencia. Estén atentos a los próximos acontecimientos que dejarán huella en la
humanidad.
Gran parte del mundo intraterrestre está sufriendo los estragos de la transformación planetaria. Y
ciertamente hay parte de ese mundo debajo de ustedes, en El Salvador. Está allí lo que queda de ciudades
subterráneas, en las que se refugiaron en algún momento, remanentes de civilizaciones desaparecidas.
Con amor, Oxalc.”

Comunicación: 29-04-95
Lugar: santiago de Chile

16
“En un comienzo, la labor de servicio al planeta estaba destinada a elevar la vibración y abrir puertas
entre las dimensiones. Más en estos tiempos de decisión, de esclarecimiento y de verdades, se debe ir mucho
más allá. Ahora deben prepararse para recordar con profundidad su misión personal y colectiva.
Cada vez que pronuncian una palabra bien intencionada, o un decreto de servicio, van directo a
afectar positivamente a todo lo creado en este bello mundo. Entiéndanos bien; a todo lo creado. Por eso, si
están atentos percibirán vibraciones diferentes en su cuerpo, porque están reflejando el estremecimiento de
las células del cuerpo de la Madre Tierra; y como ustedes son uno con ella, aunque muchos no lo quieran
reconocer, vibran y se estremecen por igual. A la vez, el servicio que se ha establecido entre nosotros, les
transforma en el hilo conductor de lo terreno con lo espiritual, de tal manera que su crecimiento y orientación
están dirigiendo los destinos de la humanidad planetaria.
Lo trascendental dosifica sus verdades para darles la oportunidad de que cada uno las descubra, en
su momento y gradualmente. La verdad, siendo una sola, no debe estar sólo en unas manos ni en una mente
ni en un único ser, porque esa verdad corre el riesgo de perderse o morir en un solo lugar. La verdad está
repartida y debe ser compartida.
Todo lo que se recibe es para compartir, es para darlo, para que florezca, se esparza, aumente y
llegue a todo ser nacido bajo el poder de la luz. Sean defensores de la verdad, con su ejemplo. Que el maestro
brote los actos de ustedes, de tal forma que todos puedan aprender al lado de ustedes, al igual que ustedes
de sí mismos.
Tendrán contacto con hermanos de los más lejanos rincones, pero no irán con ellos a buscar ni
imponer verdades, sino para que se conozcan y se enriquezcan todos, compartiendo la experiencia vivida. Y
así al volver a sus lugares, serán entonces mensajeros de la unidad en la diversidad.
Si les juntamos es para que ustedes se unan. Y esto para que comprendan que el espíritu de verdad
está en cada uno, el cual no es diferente por pertenecer a una raza u otra; en un punto de la tierra u otro, ya
que es “El Uno” el que se diversifica en cada uno de sus amados. La diferencia es apariencia.
Han avanzado una buena parte de la brecha que les separa del conjunto armónico del orden del
universo. Falta precisamente ahora el paso más difícil, que es descubrir la necesidad del tránsito espacio –
temporal hacia la cuarta dimensión de su mundo.
Ahora, en el camino se les presentarán toda clase de pruebas y tentaciones tratando de alejarles de la
ruta trazada. Deberán por ello, fortalecerse. Recuerden que su resistencia será puesta a prueba una y otra
vez.
La transformación que está llegando es al interior del ser humano. La transformación no es una
catástrofe sino un crecimiento que trae cambio y evolución, mediante la madurez en el servicio. Ustedes tienen
que elevarse por encima del planeta. Es una elevación de conciencia.
Las pruebas, los desafíos, los instantes difíciles no significarán nada para el que confía en la luz.
Mientras más humilde y sencillo sea el corazón de ustedes en esta época, más grande será este y
mejor será su servicio a la humanidad.
Ámense mutuamente, respetándose y apoyando todo esfuerzo por difundir y compartir la luz, sólo así
el cambio les encontrará empujando a todos en una sola dirección y no enfrentándose mutuamente como
quisiera el acechador..”

Comunicación: 29-05.95
Lugar: Chile.

“Cada mundo posee su propia belleza; y esa belleza se descubre con el sentimiento del amor. No es
necesario encontrar réplicas exactas a las conocidas, para ver y reconocer su hermosura. Basta con percibir
en ellas, la armonía del Creador. Y es que la belleza se expresa en la diversidad y multiplicidad de las formas.
Pero todo apunta a la unidad en esencia. A saber encontrar lo esencial.
Se hace urgente comenzar a vivir más intensamente las enseñanzas recibidas, por cuanto el tiempo
está llegando como para que se produzca la maduración del proceso. Repasen con frecuencia y analicen en
profundidad los mensajes recibidos, sobre todo porque con la experiencia con que van contando están cada
vez más capacitados para leer entre líneas y dilucidar las razones o los motivos que encierran cada una de las
pautas que les damos.
Actualmente, una flota de naves muy numerosas- algunas de gran tamaño- se encuentra sobre el
planeta, por lo tanto, no les extrañe vernos con mayor frecuencia, especialmente vigilando las zonas en las
que hay o pueden producirse conflictos. Estas naves serán vistas pronto en sus encuentros, y poco a poco se
hará pública su presencia.
Están siendo más que positivos los esfuerzos y trabajos que realizan en cadenas de irradiación
planetaria, construyendo un poderoso escudo mental protector, que evite la posibilidad de algún desastre de
origen cósmico. Nosotros también les apoyamos e intervendremos cada vez que sea necesario.
Habrá más cambios en el mundo, y muy pronto, que llevarán a renovar esquemas que parecían
imperecederos, por otros más simples, sanos y beneficiosos en todos los campos y actividades.
Se apreciará el valor de la experiencia y sabiduría de los mayores; y esto llevará a relaciones mutuas
de respeto y admiración, de tal manera que el gobierno y la orientación espiritual así como la material recaerá

17
en el que sea sabio y bondadoso con la humanidad y la naturaleza. Llegarán entonces a ser gobernados por
místicos.
La señal que apurará los cambios vendrá cuando escuchen del inusual incremento de noticias de
grandes y asombrosos descubrimientos y avances de todo tipo, que ya no serán privilegios para unos pocos
sino que estarán al alcance de la totalidad. Y no deben temer al mal uso de esos conocimientos, pues la
fuerza colectiva que ansía vivir de manera diferente, impulsará por efecto, el que todo se utilice y se ponga al
servicio del bien.
Nuestra presencia es constante. Mantengan igualmente la suya en el trabajo interno.
Los Guías”

Comunicación:27-06-95
Lugar: Miraflores, Perú

“Soy la guía de ustedes, Anitac.


Continúen los trabajos de irradiación y energetización, pues ello beneficia al planeta y los mantiene
operativos, unidos en el servicio.
Llámennos y estaremos con ustedes, apoyándoles. No duden de que pueden contar con nosotros y si
su esfuerzo es sincero, estaremos con nuestra presencia vibrando al unísono, en el lugar y en el momento de
sus trabajos.
El encuentro de agosto de este año va ser muy importante porque reafirmará el proceso de la Misión,
motivándolos más y darse. En esta reunión, procuren ser auténticos, muy claros y precisos al exponer sus
experiencias; procurando la enseñanza general y estrechando los lazos de unión en los objetivos del contacto.
De este encuentro saldrán los verdaderos misioneros de la luz en Sudamérica, y es que el mensaje
pide ejemplo y compromiso.
Anitac”

Comunicación: 23-07-95
Lugar: Santo Domingo, República Dominicana.

Sí, Oxalc. Sirva el contacto para trasmitirles a todos nuestro apoyo. Sí, el apoyo será manifiesto. No
duden. Pero trabajen en la integración general y en el servicio, con genuino amor, sólo así ayudarán a que los
grandes cambios mundiales sean irreversibles y orientados hacia el bien.
Nunca olviden que el contacto continúa y aún hay muchas cosas que tendremos que realizar en forma
conjunta. Estén atentos a las pautas en sueños y a la recepción de mensajes.
Trabajen en el Encuentro Mundial de agosto, tratando de profundizar conceptos, compartir
informaciones y unirse en los objetivos.
El encuentro puede realizarse en la playa o en el desierto, eso no es lo importante. Pero recuerden
mensajes anteriores...Lo que realmente interesa es el trabajo, la vibración y la sintonía que ustedes
encuentren en sí mismos, al empezar y realizar las labores en el lugar, sea cual fuere.
Dirijan y orienten las actividades, impidiendo el desorden y no permitiendo las malas vibraciones que
puedan resultar de conductas y actividades equivocadas. Que el amor no les impida ser estrictos y justos, sino
que con mayor razón manifiéstenlo actuando con firmeza.
Que se trabaje más la interiorización.
Y aquí, en la República Dominicana, debe mantenerse una línea de espiritualidad comprometida con
la meditación y el servicio, sin descuidar la difusión del mensaje del cosmos, que también es como una oración
de esperanza y una forma de servicio del prójimo.
Incrementando sus cadenas de irradiación planetaria y verán los resultados positivos de las mismas
en el ambiente y el clima.
Con amor, Oxalc”

Comunicación: 23-07-95
Lugar: República Dominicana

“Oxalc en comunicación.
El tiempo es cumplido como para que la sabiduría sea despertada en ustedes. No dejen que se
apague las luces que han encendido, ni por desidia ni por apasionamiento. Tengan cuidado al salir en busca
de exóticas experiencias, por cuanto las mismas escogen a quien debe vivirlas. Y el no entender esto puede
producir en ustedes frustración y desaliento.
Se acerca rápidamente el momento en que la humanidad tenga que enfrentar dar el paso final que la
lleve a una definición colectiva en medio de la lucha de fuerzas. Por ello, deberán ser cuidadosos para elegir
sabiamente sus acciones y sus palabras, porque ellas les hacen actuar de un lado u otro de las fuerzas. Y
cuiden especialmente el ejemplo que den a los demás, porque si no, de nada servirá lo que difundan.

18
El país se prepara para un gran salto, un gran cambio, pero se irá dando gradualmente. Los
acontecimientos se acelerarán para que la República Dominicana sea al fin ejemplo de renovación para el
Caribe, y desde allí se irradie para que las demás islas se encaminen hacia un nuevo horizonte positivo.
Apóyense, irradiándose mutuamente con luz y dándose la confianza que sea necesaria.
Dediquen más tiempo a su preparación interna, y disciernan sobre cada experiencia.
Los hemos acompañado y evaluado en cada momento que han estado reunidos, por ello sientan
nuestra compañía y apoyo.
Las “comunidades de base” en los grupos de contacto, han de ser una organización sin organización
visible. Recuerden que el que le hayamos aconsejado la disolución de la organización e institución visible, no
quiere decir que no deban mantener una actividad coordinada hacia un fin concreto y definido.
Deben alcanzar mantener la comunidad mental y a veces la física, procurando compartir esfuerzos y
trabajos diversos, que los integrarán, cuidándose y apoyándose mutuamente. Eviten los encuentros
desafortunados, roces y diferencias que los enfrentan; mas aún cuando tienen importantes actividades
cercanas que congregarán a muchos y que podrán una vez más, los ojos del mundo en este grupo y contacto.
Con amor, Oxalc”

Y llegó entonces el tiempo del Encuentro Mundial de Contacto, que se llevó a cabo del 2 al 7 de
agosto de 1995 en la zona el mar de Chilca, en una hermosa playa silvestre a la que los lugareños llaman “Las
Brujas”, y que se encuentra en el Km. 70 de la Carretera Panamericana Sur que conecta con Chile, donde
según algunos mensajes, además de intuiciones y sueños diversos, que fueron corroborados previamente, las
naves harían su aparición, siendo de ello testigos una vez más, gente de prensa y todos los allí reunidos.
Entre las personas que habían intuido que el apoyo de los Guías sería saliendo del mar, estaban mi
esposa Marina y dos amigas de nuestro grupo: Carmen Maza y Cuqui pastor; y entre los que habían soñado el
lugar como una playa, estaba Nimer Obregón, del grupo Maranga (Lima).
El programa de actividades comenzó el día 31 de julio, con una bulliciosa y animada reunión de todos
los participantes, a las 5 p.m. en el local del Albergue Juvenil, ubicado en la avenida Casimiro Ulloa N° 328
en la zona de San Antonio, distrito de Miraflores, y a la altura del hermoso parque Reducto. El lugar es una
hermosa y muy bien ubicada mansión, de las que abundan en ese residencial distrito limeño, y que en los
últimos veinte años ha sido acondicionado como hotel para los jóvenes de todo el mundo, que vienen de
turismo a Lima y no desean o no pueden gastar mucho en su viaje. Generalmente, cuando llega mucha gente
extranjera de nuestros grupos, para los encuentros, además de brindar nuestros hogares como alojamiento a
los más conocidos, procuramos ubicar al resto en distintos hospedajes económicos y seguros, entre ellos este,
que se destaca por su comodidad y por su cercanía a los centros comerciales. Allí mismo, por lo amplio y
céntrico del local, así como por la confianza y amistad con su administración (la siempre estimada Sra.
Febres), y también por su estratégica ubicación, se aprovechó para dar las últimas directivas acerca del día y
hora de salida.
El miércoles 2 de agosto empezaba todo, con la salida desde el Albergue, de los autobuses
contratados especialmente para el evento. Esto debía ser a las 11 a.m., embarcándose todos aquellos que
cumplían con el requisito de ser gente de prensa o miembros de los grupos de contacto de Perú o del
extranjero, siempre, y cuando hubiesen informado su participación en el Encuentro, con por lo menos 15 días
de anticipación.
Aunque se esperaba arribar al sitio del encuentro hacia el mediodía, los inconvenientes siempre
previsibles – tardanza en la llegada de los autobuses al lugar de partida y un comiquísimo caos vehicular en la
zona del hostal -, nos hicieron llegar con retraso a la población de Las Salinas de Chilca, lugar cercano a la
playa del contacto, donde funciona un folclórico balneario, con lagunas de aguas medicinales donde a la gente
se le ve cubierta de barro de los pies a la cabeza.
Fueron varios los transportes que trasladaron al grupo de campamentistas. Uno de estos autobuses
venía directamente del Uruguay, en un viaje que unía dos océanos (Atlántico y Pacífico), trayendo una
interesante selección de entusiastas miembros de los grupo de ese país. También estaba la camioneta de la
Televisión de Canal 4 de Chile, la Unidad Móvil de los periodistas de Canal 2 de Lima, la de los periodistas del
diario local “Ojo” y la de América Televisión de Lima.
Eran las 3 p.m. cuando el último autobús se detuvo al lado de la carretera, y se inició la labor de
descargar los innumerables equipajes y a los apasionados participantes, por lo que la instalación del
campamento se retrasó hasta las 5 p.m. Y es que, desde donde quedamos con los móviles, todavía había un
largo tramo a ser recorrido caminando sobre la arena (Kilómetro y medio), hasta el lugar definitivo. Hasta allí,
debíamos llevar los alimentos que cada uno trajo consigo para los seis días que duraría el evento, así como
los dos galones de agua que se recomendaron que llevara cada cual, por cuanto es un lugar árido y
relativamente alejado de la civilización.
La zona del encuentro era un sitio mayormente desértico, pero a la vez lleno de vida silvestre, donde
se puede apreciar la presencia de una falla geológica que hace aflorar a unos trescientos metros de la orilla,
agua salada en gran cantidad, formando pantanos. Teníamos entonces, al lado derecho, oscurecidos cerros
rocosos no muy altos, de origen volcánico, al pie de los cuales y aprovechando un recodo, nos resguardamos
de la brisa marina. Mientras que detrás había inmensos lagos pantanosos cubiertos de grama salda,

19
ligeramente más abajo del nivel del mar. El suelo es arenoso y cargado de salitre, con una inmensa playa por
delante, con algunas pequeñas islas cercanas pobladas de aves guaneras.
Luego que terminó la cadena humana llevando los equipajes, acelerada gracias a la ayuda de algunos
móviles independientes que se arriesgaron a desafiar la arena, se procedió a armar las tiendas de campaña,
para luego dar inicio a los trabajos. Habíamos contratado varios baños portátiles, grandes y cómodos, que
fueron ubicados prudentemente lejos.
Una vez instalado el inmenso campamento que reunía a más de doscientas personas, se realizó entre
todos un gran círculo, intercalándonos hombres y mujeres. Ubicados de pie, cada uno elevó los brazos por
encima de la cabeza, tomando respiraciones lentas y profundas con el diafragma o vientre. En ese momento,
debíamos visualizar una energía que descendía sobre nosotros, ingresaba por nuestra coronilla y bajaba por
nuestra columna vertebral, a la vez que nos envolvía por dentro y por fuera como una protección. Mientras,
lentamente abríamos los brazos en arco, describiendo con ese movimiento una cúpula de protección y
armonización general.
A la cadena de protección le siguió la primera meditación general del tipo solar (vocalizando),
ayudando el especial eco que se producía en el sitio, a crear una atmósfera muy intensa de misticismo y
espiritualidad. A este trabajo le siguió la presentación general, en algunos momentos bastante jocosa. Luego
se procedió a la lectura de los mensajes alusivos a la reunión, en una especie de anfiteatro natural en las
faldas de un cerro. Ya por la noche, se hizo un ejercicio de proyección astral o mental hacia la base submarina
de los guías extraterrestres que se encontraría en el mar, frente a nosotros. Esto se realizó como preparación
a la invitación directa formulada por ellos para participar en aquel lugar durante los días del encuentro.
Hubo descansos acompañados con frugales refrigerios, mientras que no faltaron quienes consideraron
que la importancia de la salida justificaba un ayuno.
Sobre las 8.30 p.m. del primer día, se inició una animada conversación por grupos, dialogándose
acerca de las expectativas para la salida y estableciéndose entre todos, los temas de interés a desarrollar
durante los días siguientes. También se reflexionó sobre la situación actual del contacto en el mundo.
A las 10 p.m. se llevó a cabo la segunda meditación. Y por ser ya de noche, se hizo la meditación
Lunar aconsejada por nuestros hermanos guías, repitiendo mentalmente, en silencio, nuestro Nombre
Cósmico o la pregunta: ¿Quién soy yo?
A eso de las 11 p.m. se dio paso al esparcimiento con canciones y dinámicas grupales, con la finalidad
de integrarnos más entre todos los países y grupos participantes, así como para hacer desaparecer la
ansiedad y el nerviosismo. Era maravilloso ver a tanta gente llegada en tiempos diferentes de la misión, unidos
allí, en un solo sentimiento, como si se conocieran de siempre.
Aquella noche, por el cansancio y la tensión, muchos nos acostamos a una hora prudente, para
retornar el día siguiente con fuerza. Pero alrededor de la medianoche, el mar comenzó a verse iluminado por
un sinfín de fogonazos de luz. Mientras, el cielo se mantenía nublado pero claro, haciendo presagiar algo
importante. Esto motivó que se formaran varios grupos de trabajo y continuaran con las meditaciones,
apareciendo entonces por debajo de las nubes una intensa luz que hacía evoluciones formando una “ S”.
Por la mañana del jueves 3, nos levantamos con los primeros rayos del Sol, para hacer la gimnasia
psicofísica, aprovechando el ambiente natural que invitaba a recibir nuevas energías. Las Hermanas de los
grupos de Concepción (Chile) dirigieron los magníficos trabajos de “Tai Chi”, los cuales promovieron
entusiastamente la participación de la mayoría.
A esto le siguió la primera meditación de la mañana, realizada a la orilla del mar, vocalizando
nuevamente cada cual su nombre cósmico o el mantra de preferencia, casi compitiendo con el sonido de la
olas que a veces parecía ser parte de nuestras vocalizaciones. Luego, continuamos con un ejercicio de
visualización en el que nos proyectábamos horas en el futuro a lo que iba ser más tarde ese día.
Sobre las 10 a.m. se iniciaron las discusiones grupales acerca de temas sugeridos, como por ejemplo:
¿Qué busca el contacto?¿Qué buscamos nosotros en el contacto?¿Qué buscan ellos(los Guías
Extraterrestres)con el contacto?¿Cómo lograrlo? ¿Cómo mantenerlo? ¿Por qué el contacto también se da, ya
hasta con mayor frecuencia, con gente no preparada y poco predispuesta? ¿Y qué clase de contacto es ese?
Estos diálogos contaron con la presencia de los periodistas, que participaron en las ruedas de preguntas y
comentarios, ejercitando a los participantes en el arte de exponer con claridad sus apreciaciones. Después
vino la exposición general de las conclusiones y las diversas experiencias que han venido teniendo los
miembros de los grupos participantes. Al mediodía, se continuó con la recepción y canalización de energías.
Por la tarde, siguieron las meditaciones grupales, los diálogos hasta se realizó un ayuno silente,
acompañado de la meditación individual. Luego, como parte de la fuerte dinámica implementada para elevar la
vibración general, siguió una cadena de irradiación planetaria, orientando los esfuerzos y la atención hacia la
zona de Mururoa en el Pacífico (lugar de experimentos nucleares franceses), para que tales experimentos
terminaran de una vez.
Durante todo el día, se veía un tránsito continuo de personas. Gente del campamento que iba y venía;
algunas que regresaban a Lima, otros que por razones laborales u otras, recién llegaban. También se registró
la presencia de gente curiosa y extraña, atraída por la gran movilización de esos días. En fin, había de todo,
dificultando el proceso de integración y creando una cierta inseguridad en el campamento, lo cual nos obligó a
estar muy atentos.

20
Hacia las 8:30 p.m. se efectuó una nueva meditación Lunar, procurando la recepción de
comunicaciones. Se recibieron algunos mensajes que confirmaban lo dicho en los anteriores: que aquella
noche habría avistamientos de apoyo.
A las 9 p.m. combinamos la meditación con una práctica de regresión consciente al Antiguo Egipto,
como búsqueda de la conexión con la Hermandad Blanca. Un hermoso ejercicio de proyección a antiguos
templos, visualización que le aportó a más de uno, importantes claves personales y grupales. Terminado ese
trabajo, hicimos un descanso, aprovechando para ir en el auto todo terreno de Nimer a adquirir más agua a la
localidad de Las Salinas, porque había gente que había traído muy poco agua. Y al volver, contemplamos una
impresionante nube ovalada de un color rojo, sobre el lado izquierdo del Centro Lapa-lapa donde se
encontraba el campamento. Y nos dio la impresión de que lo que allí se encontraba, era una gran nave
camuflada.
Aquella noche, mientras e realizaban los trabajos, se escuchó un fuerte zumbido procedente del mar, y
mi hija Tanis (de 13 años) así como Horacio Fabeiro, de Uruguay (22 años), llamaron la atención de los demás
para que contemplaran en el cielo la aparición de cinco lentejas luminosas en movimiento, que formaban un
triángulo invertido. Luego, esos objetos se alinearon, apareciendo por encima de ellos una “nave mayor”. A
Tanis, quien por su especial carisma se encontraba rodeada de otros adolescentes y niños, se le ocurrió jugar
con la linterna que llevaba en la mano y hacerles señales a los objetos, los cuales le contestaban
contundentemente con cambios de luces, que ellos celebraban con gran algarabía.
Los periodistas de los diarios Expreso y Extra también gozaron del espectáculo que esto significó,
entre ellos Rosario Abrahams, así como una periodista británica y la representante de la Agencia de Prensa
Francesa. Mientras, los periodistas chilenos continuamente iban y venían por el campamento, sin poder
controlar su inquietud, de modo que sólo pudieron captar y grabar parte de la “ danza de la luces” como la
llamaron ellos.
Al día siguiente llegaron miembros de la policía de la localidad cercana de Chilca, visiblemente
emocionados, para contar que durante su patrullaje en la noche, se fue la energía eléctrica de las poblaciones
cercanas, siendo testigos de la presencia en el cielo de cinco objetos luminosos que se dirigían hacia donde
nosotros nos encontrábamos. Ellos estaban seguros de que no eran ni aviones, ni helicópteros ni simples
luceros. Es más, inmediatamente relacionaron la presencia de esos ovnis con el apagón de luz y con nuestra
presencia en el lugar. Estos policías fueron entrevistados por los periodistas, y luego los policías entrevistaron
a los periodistas testigos.
Ese viernes 4, el campamento se despertó temprano, a pesar de la trasnochada por el alboroto de los
avistamientos nocturnos. Por lo que a las 7 a.m. se inició nuevamente la práctica en la orilla del mar, de la
gimnasia psicofísica y el Tai Chi, a la que le siguió lña meditación solar. Ese segundo día contó con mayor
entusiasmo de los participantes, quienes poco a poco iban tomándole el ritmo a la salida. Luego de desayunar,
se comentaron las experiencias de la noche y se realizó una plática sobre la Hermandad Blanca y los retiros
interiores, incluyendo el significado de Paititi y la conexión extraterrestre con el mundo intraterrestre.
A las doce del mediodía se hizo la recepción de energías, y como pedían las comunicaciones, el
ejercicio de irradiación de energías de cambio positivo al país y al mundo.
Durante el resto de la jornada, se llevaron a cabo nuevas meditaciones que, con la práctica, se hacían
más largas en tiempo y sin embargo, por su intensidad, parecían transcurrir en un suspiro. También se realizó
una caminata por la inmensa playa, con ayuno silente (en silencio), ejercicios de proyección mental y nuevos
coloquios juntos y en grupos pequeños. En ese momento, nuestra amiga y hermana Ana María Camus, de
Chile, aprovechó para dirigirnos una emocionante charla y a la vez un hermoso trabajo sobre “el camino del
perdón”.
Por la noche, nos abrigamos bien y nos dispusimos para realizar la meditación Lunar, con miras a la
recepción de comunicaciones. Y entre los mensajes captados está este que precisaba lo que podíamos
esperar para aquella noche:

Comunicación:04-08-95

“Sí, Oxalc.
Estamos muy cerca de ustedes y valoramos el esfuerzo que hacen para mantener su armonía.
La conexión está abierta. Si mantienen el trabajo activo, se abrirá una puerta dimensional como para
que crucen el umbral que les conecte con los diversos retiros de la Hermandad Blanca desde nuestra base en
el mar.
Tengan fe y convicción, en cada cosa que hacen, porque con entrega y esfuerzo lograrán todo lo que
se propongan.
Sí, el apoyo será manifiesto en cuanto al Xendra. Y será como hasta ahora en este encuentro. Las
circunstancias les seguirán probando la paciencia, la constancia, el desapego y el genuino interés de todos los
participantes.
Que se formen esta noche grupos de 7 personas, por afinidad, y ya diremos qué hacer cuando todos
estén trabajando las vocalizaciones de la palabra Zin-Uru, como llave dimensional. Recuerden que con la
fuerza del grupo se terminará de abrir aquello que está surgiendo en las concentraciones de energía. A partir
de la 1.33 a.m., pueden acercarse a la zona de la playa contigua.
21
Anteriormente nos pidieron que se invitara a la prensa a encuentros programados. Pero ahora, cuando
solicitaron la posibilidad de realizar este trabajo, consideramos oportuno, como una sexta llamada a la prensa,
el que ellos además fueran testigos- sin caer en excesivas demostraciones-, de la realidad, seriedad y
espiritualidad que involucra el tema, al admirar el trabajo de ustedes. La idea es que la gente de prensa se vea
inmersa en el proceso del mensaje de interiorización y dé testimonio de ello al mundo. Todo esto ya les está
enseñando que dar un paso espiritual, acciona mecanismos macrocósmicos donde todo y cada cosa llega en
su momento y con fuerza.
Hemos considerado la importancia de que se aproveche este encuentro al máximo, para que deje en
todos, hondas huellas y lecciones a ser asumidas de forma familiar e individual.
Con amor; Oxalc”

Durante la noche, Leandro Sarlo-un muchacho bondadoso, alto y delgado, que trabaja de Guía de
turismo de aventura en la Patagonia – y su amigo Martín, ambos de la ciudad de La Plata en la Argentina,
aprovecharon para recorrer la orilla del mar y se internaron más hacia la derecha, a una pequeña playa en
forma de herradura que venía a continuación de la más grande. Leandro llevaba consigo una silla plegable,
para que en el caso de que hubiese necesidad de sentarse, pudiera ubicarse cómodamente, ya que padecía
un problema de meniscos. El mejor ambiente de ese lado les motivó a hacer una meditación, y de pronto lo
embargó un sopor muy intenso, preguntándose allí mismo: “ ¿Qué pasa aquí ¿”...Luego, sintió que la energía
aumentaba relajándolo, por lo que pensó que mejor era irse a dormir. Y regresaron al campamento. Ya que en
la carpa, sintió un zumbido muy fuerte en el oído izquierdo. Pero se sorprendió de que Martín no lo hubiese
escuchado. Su reacción inmediata fue agarrar la bolsa de dormir y querer regresar a la playita, para dormir en
ese lugar, a la intemperie. Al llegar allá, se encontraron conmigo, explicándoles que no podían quedarse allí,
por cuanto las energías en exceso que se estaban concentrando, podían hacerles daño. Personalmente les
llevé al lugar donde se estaba formando el Xendra, para que viera por qué les decía eso. Hice lo mismo con
Vicky y Miguel Beer de México, y algunas otras personas que encontré deambulando por la zona. Vicky, por
ejemplo, se acercó hasta el mismísimo portal, sintiendo tal calor, que los siguientes dos días le ardían las
manos. Después nos enteramos de que a pesar de haberles explicado a todos los participantes sobre los
riesgos de recibir las energías en demasía, uno de los jóvenes de los grupos de Chile, haciendo caso omiso a
las advertencias, llegó a quedarse a dormir en la zona cercana a las experiencias, y de regreso a su país tuvo
que ser recluido en un sanatorio. Felizmente, hoy se encuentra recuperado.
Aquella noche, bien tarde, más exactamente en la madrugada del viernes hacia el sábado, reunimos a
los niños junto con los jóvenes adolescentes, en la salida, y los llevamos del otro lado del cerro, a través de
una suerte de grieta o cueva que se ha formado por la incesante acción de las olas y que conduce
precisamente hacia la mano derecha, a la playa contigua. A esta otra, sólo se puede acceder por allí, cuando
la marea está baja, o con cuidado por el borde de la playa; si no, es imposible. Y hay que prestar atención,
porque en cualquier momento sube la marea, y uno puede quedar atrapado en el otro lugar, obligándolo a
tener que escalar la peligrosa pendiente del cerro, para regresar.
Pasamos aquella zona solitaria y aislada y nos encontramos con un intenso y grueso haz de luz color
rojo anaranjado, que descendía de una nube luminosa, ubicada como a unos ochocientos metros de altura. A
pesar de que el ambiente alrededor estaba muy oscuro, nos encaminamos con los chicos hacia la mitad de la
playa y luego giramos nuevamente hacia la derecha, en dirección a la zona del fondo, quedando al pie del
cerro donde estaba el lugar más iluminado, porque se veía que allí se posaba el haz de luz.
Legados al lugar, observamos que en el sitio señalado, bastaba dar unos pasos para ver sobre
nuestras cabezas todo un techo abovedado lleno de estrellas, distinto al resto del ambiente, cubierto de nubes
bajas. Era como un tubo hacia el cielo lo que se había formado, bajo el constante rayo luminoso. Y allí hacía
bastante calor. Confiados en lo que sentíamos, que era algo indescriptible pero positivo, dejamos a nuestros
niños formando una rueda tomados de sus manos, y nos alejamos a una distancia de unos 50 metros, sin
dejar de observarlos.
Y a pesar de que estuvieron con las manos extendidas largo rato, no se cansaron, manteniendo una
sorprendente concentración.
Melisa Pastor, hija de nuestros amados hermanos Elard y Cuqui, del grupo de Maranga, nos contó
después que dentro de la luz se le vino a la mente, la clara imagen de un hombre en una túnica blanca con
bordes azules, delante de una puerta, y que le sonreía. También se veía a sí misma proyectada como en el
interior de una habitación vacía. Pero el ser no le llegó a decir nada o bien ella no lo recordaba.
Juani y Gabriel Maza, hijos de Silvia y Juan, también muy queridos miembros del mismo grupo,
aseguraron que habían recibido mensajes de paz y de calma. Y hasta habían sentido fuertes pasos a su lado,
lo cual los asustó porque no veían a nadie más. Pero luego, nuevamente los embargó la tranquilidad y
confianza.
Tanis, al entrar al Xendra, vio cómo todo delante de ella se iluminó, como si fuese de día,
envolviéndola un agradable perfume a flores. El suelo, inmediatamente se le puso de un color verde,
apareciendo como unas ondas o como si fuesen olas. Se sintió como si estuviese dentro de algo imprecisable,
y como que le hablaban; pero no sabía quien ni qué le decían. Vio luego caminando a alguien bastante alto, a
su lado, y por un momento pensó que era yo. Después, observó que la piedra grande que tenía delante, se
habría como una puerta que había permanecido cerrada y que estaba llena de símbolos.
22
Evidentemente, los Guías estaban queriendo trasmitirnos algún tipo de mensaje, a través de la
inocencia de estos niños, o querían darnos a entender que con ellos nuevamente se estaba terminando de
abrir el umbral, como en 1993.
Después de esta experiencia con los chicos, se nos hizo muy tarde, por cuanto perdimos valioso
tiempo retirando gente que estaba curioseando entre las cuevas cercanas y la playa. Sacábamos uno y
aparecían dios más. Obligábamos a volverse a tres, y se corrían por allí cuatro, convirtiéndose en una
infructuosa y aburrida persecución de los indisciplinados fisgones. Por ello, consideramos que la experiencia
colectiva tendría que posponerse hasta la noche siguiente, para que nos diera oportunidad de organización y
corregir las actitudes equivocadas de la gente, imponiendo más disciplina. Por lo que condujimos a nuestros
retoños, de vuelta al campamento, y allí terminó todo por esa noche.
El sábado 5 repetimos las rutinas de los días anteriores, pero enfatizando la necesidad de prepararse
para el Xendra en la noche, que se llevaría a cabo del otro lado del cerro, donde los más jóvenes habían
estado viviendo sus experiencias en la madrugada. Estas vivencias serían para grupos de afinidad de hasta
siete personas que hubiesen estado trabajando juntos antes del Encuentro y en los días previos, pero
especificando que estarían reservadas sólo para los miembros de los grupos de contacto.
Durante todo el campamento. Habíamos hecho hincapié en la recomendación de que los participantes
manifestaran un espíritu positivo de integración y universalismo, poniendo en práctica los aspectos más
profundos de la enseñanza humana, como son: el respeto, la comprensión, la tolerancia y el compañerismo. A
la noche, veríamos el resultado del esfuerzo por crear esa conciencia. Con decir que hasta se había sugerido
evitar durante los coloquios hacer mención alguna- de manera constructiva o despectiva- de cualquier
agrupación humana, fuera esta religiosa, esotérica, gubernamental, racial, etc. Nada que trajera o produjera
negatividad en el ambiente.
Todos sabíamos que los asistentes al Encuentro, a pesar de ser miembros de grupos, lo hacíamos a
titulo personal, procurando el crecimiento individual y colectivo a través del compartir ideas de la manera más
general, dejando de lado toda tentación de figuración personal o sectaria. Ahora, nuestras actitudes serían
avaladas por las experiencias.
Quienes se encargarían durante la noche, de mantener el orden en el campamento, para asegurar el
éxito de las experiencias. Fueron los siempre responsables y comprometidos Miguel Morales y Paul Angeles.
Y lo hicieron muy bien, por cuanto fueron inflexibles a la hora en que los periodistas intentaron sin
autorización, cruzar hacia la zona de los Xendras, impidiéndoles el paso.
Entre las anécdotas de aquella noche, está el hecho de que cuando se estaban formando los grupos
en el campamento, para cruzar la grieta, se hicieron presentes entre las carpas, tres personas, en un evidente
estado alcohólico. No era gente de los grupos, pero se habían enterado de la movida por la televisión y
querían por curiosidad ver de qué se trataba. Felizmente, estaban lo suficiente conscientes como para
entender que no podían permanecer en el lugar y se fueron.
Aquella noche del 5 al 6, se constituyeron a pedido de los Guías, grupos de 7 personas con miras a
vivir las experiencias de iniciación en el contacto, como son la recepción de los Cristales de Cesio y el
traspaso de los Xendra. Y fueron diez los grupos que se formaron, pasando poco a poco a la playa contigua,
para mantralizar en pequeños círculos la palabra “Zin-Uru” ( que significa llave, y que se utiliza en la apertura
de umbrales interdimensionales). Todo esto, como práctica previa al ingreso de cada grupo al Xendra.
Se produjeron a continuación, las proyecciones de seres altos y luminosos que deambulaban entre los
grupos, y junto con ellos, la recepción de los Cristales de Cesio. Estos son cristales materializados a la
distancia, desde las naves; cumplen la finalidad de ser catalizadores de las poderosas energías que están
llegando a nuestro mundo en esta época de cambio, y también son interpretadores de símbolos. Suelen
captárselos como sutiles estructuras cristalinas piramidales, proyectadas a las palmas de las manos, que se
integran en el cuerpo cuando cruzamos los brazos delante del pecho, creando en nuestros cuerpos sutiles,
una estructura en forma de estrella y actuando como un octavo plexo o centro de energía adicional.
Y llegó el momento de conducir a las personas en grupos de siete hacia el umbral, por lo que se
estableció un orden de participación. Al fondo de la playa, en la falda de los cerros se encontraba, como el día
anterior, la gran concentración de energía que formaba un vórtice, mientras se mantenía permanente sobre
este, un haz de luz oblicuo procedente de la luminosa nube ovalada y anaranjada que nuevamente había
hecho su aparición y que contrastaba con el cielo gris.
Durante la experiencia del umbral interdimensional, se dio el caso por ejemplo, de Silvia Maza-
arquitecta peruana que pasó buena parte de su vida en Costa Rica al lado de su padre-, quien al acercarse
con su grupo al portal, se sintió empujada hacia adentro. Y avanzó más que el resto, sintiendo como una
espiral que la envolvía, haciéndola girar y girar. Vio a continuación todo verde, cual si fuese una espesa
vegetación que se extendía delante de ella, y una inmensa piedra como la que se encuentra a la entrada del
Cañón de Pusharo (Selvas del Manu), que se va al Paititi. Luego siguió avanzando hasta subir a un lugar
donde halló las ruinas de un antiguo templo de piedra en una montaña, con una cueva a manera de puerta a
un lado. Cruzó la cueva, y al entrar en ella escuchó como que le trasmitían conocimiento y le hablaron de
muchas cosas. Al final, le pareció como si hubiese estado en ese lugar más de un día...Antes de terminar la
experiencia pudo identificar que quien más le hablaba era el guía Sampiac.
Otras personas también contaron sus experiencias. Tal es el caso de Richard Gonzáles- joven
visitador médico de los grupos de Lima-, quien al ingresar en el umbral, vio claramente la aparición de una
23
puerta que se abrió delante de él, mostrándole tres escalones. Sintió entonces la presencia de dos seres, que
lo motivaban a avanzar, pero él resistía, por no dejar atrás a los compañeros. En ese momento escuchó que le
decían:”!Cierra los ojos¡” .. Instantáneamente vio el espacio y las estrellas, escuchando el relato de la
verdadera historia de la humanidad, que venía acompañada de una secesión de impresionantes imágenes.
También está el caso de Vicky Beer – gran amiga nuestra y defensora de los animales en la ciudad
fronteriza de Tijuana, en Baja California-, quien llegó a la playita con el último grupo. Una vez que todos se
colocaron en los círculos, ella miró hacia el cielo y de pronto, todo lo veía naranja, hasta que contempló con
toda claridad una gran nave con haces luminosos a los lados. En ese instante, empezaron a producirse
fogonazos resplandores de luz encima del grupo, sintiéndose ella envuelta en una espiral de energía que la
alzaba hacia el centro del círculo; luego la sensación cambió, y más bien percibió que la empujaban
violentamente hacia delante. Fue en ese momento cuando me acerqué y la conduje con su grupo al Xendra, y
allí nuevamente se sintió atraída hacia el frente.
Vicky no se sentía preparada para vivir una experiencia de ese tipo, y sin embargo se encontraba ya
en el lugar, conducida por una fuerza superior que la estaba guiando. Entonces vio como si el mar con sus
olas estuviese a sus pies, y como que entraba en él, sintiendo la presión propia de cuando uno se sumerge.
Pero no recordó más ... Quizás fue una de las personas escogidas para ser proyectada a la base submarina
que se encuentra en el mar, al frente de esas costas. Y el recuerdo de lo vivido aflorará en su momento.
En la madrugada sólo traspusieron el umbral tres de los diez grupos que aguardaban, y luego se cerró
el paso, tanto del Xendra como del que unía ambas playas, de modo que el cruce – llevando los zapatos en
las manos – resultó penoso a causa del fuerte oleaje. En ese momento se produjo una serie de extraños
acontecimientos, se dio incluso el fenómeno de calentarse el agua del mar hasta el grado de verla hervir en la
orilla, como fue atestiguado y captado por las cámaras de la televisión chilena, presentes al borde de la grieta.
También apareció un pestilente y gigantesco cadáver de lobo marino, varado por el mar. Por lo que se podía
percibir, había una creciente asechanza en el ambiente.
El domingo 6, el campamento se encontraba revuelto. Por una parte, estaban allí personas que habían
protagonizado intensas experiencias que marcaron su vida, pero además- la mayoría- aunque había trabajado
intensamente, no entró en el portal ni recibió los cristales. A todos ellos me dirigí, haciéndoles reflexionar que
aún la salida no había concluido, por lo que esa tarde y la noche todavía podían tenernos reservadas muchas
sorpresas, así que no era cuestión de desanimarse. Y que el retraso era la consecuencia de que desde un
inicio no se respetaron el orden y la disciplina,
A medida que iban saliendo las personas de sus tiendas de campaña, se comentó que durante la
noche había habido “caneplas” (“ojos de gato”, rastreadores o cámaras de televisión controladas a distancia
desde las naves) en el campamento- son pequeñas esferas de unos 30 cm. De diámetro, que pueden variar
de un color entre blanco, naranja, rojo o metálico-, deambulando por entre las tiendas. Hasta se dio el caso del
grupo de Concepción (Chile) donde una de las esferas ingresó en el interior de su carpa, produciendo un gran
susto y mucho alboroto, a punto tal que cayó al suelo la estructura de la tienda. En medio del caos generado,
la canepla habría lanzado un último fogonazo y desaparecido luego, por lo que nuestra amiga María Edith, que
estaba delante del objeto, amaneció con una exótica quemadura como las del sol- pero circular, y como de
unos doce centímetros de diámetro- en el rostro.
Aquella noche entre los días 6 y 7, se repitió la escena del día anterior, pero esta vez más temprano, y
los grupos fueron cruzando en orden la grieta del cerro, con el fin de dirigirse a la otra playa. Una vez ubicados
los grupos en ese gran semicírculo natural rodeado de cerros marrones y grises con rocas verdes y negras, se
reiniciaron las mantralizaciones, multiplicándose las recepciones de cristales y las experiencias diversas, con
gran contundencia. Entre las personas que componían los círculos, se hallaba un oficial infiltrado del servicio
de Inteligencia Nacional, que se presentó como tal en el lugar y en ese momento. Obviamente no debía haber
estado presente, según las recomendaciones, para asistir a la salida y menos para la experiencia Xendra.
Recomendaciones que fueron dadas y repetidas a lo largo de toda la salida. Y es que como no nos
conocemos entre todos (hay muchos grupos en Lima, en provincias y el extranjero), es fácil que algo así
pasara en una noche oscura, y con tanta gente en el sitio. Pero como ya estaba en el lugar y había sido
enviado por algún motivo, se le dejó participar hasta el final. Su paso por el portal fue una experiencia tan
fuerte para él que, al poco tiempo, se retiró de las fuerzas armadas y se dedicó definitivamente a la agricultura
y la espiritualidad.
Según lo que nos comentó este militar, cuando estaba en uno de los círculos, a eso de la una de la
madrugada, recibió los Cristales de cesio ante la supervisión de Silvia, quedando sumamente extrañado al
contemplar el fenómeno de la recepción con toda claridad, lo cual quebró toda su analítica estructura mental.
A continuación, comenzó a ver auras, con una facilidad pasmosa, y esto lo asustó. Luego, ingresó en el
umbral, aunque con resistencia y cierta incredulidad. Pero se encontró dentro de la luz, con un firmamento
estrellado del que caían energías en espiral, y como una escalera delante de él, que le hizo recordar la escena
de la “escalera de Jacob” del Génesis bíblico. En ese instante, lo único que atinó a hacer fue orar y pedir
“perdón”
El oficial nos dijo mucho tiempo depués, que ya desde el sábado había empezado a vivenciar cosas
extrañas en el campamento. Resultó ser que la noche en que los niños vivieron su experiencia, después de
haber estado en actitud observante durante todo el día en el campamento, se fue a dormir a su auto, que
estaba bastante lejos de todo y de todos. Y muy de madrugada fue despertado bruscamente por la presencia
24
de una pequeña esfera roja que estaba flotando dentro de su vehículo y sobre él. No supo cuánto tiempo
había permanecido allí, lo que sí recuerda es que se pegó el susto de su vida, y salió precipitadamente del
interior del coche. Al parecer, los guías lo estaban observando a él y evaluándolo, por cuanto ya sabían sus
intenciones. Por el tamaño de la esfera (unos diez centímetros) me inclino a pensar que no era una canepla,
sino más bien, un “sincronizador magnético” (una suerte de esfera inteligente, de energía dirigida por los
Guías y que sirve para evaluar diversas cosas en la personas y activar centros de energía y hasta algo de
nuestra conciencia)
Como las experiencias prosiguieron hasta el último día mencionado en los mensajes, a pesar del
continuo ir y venir de gente curiosa por las zona, pudimos concluir en forma exitosa un Encuentro que fue muy
importante para todos los que participamos. Así que al final, sellamos la salida con un fuerte abrazo de paz
entre todos.
Transcurrieron las semanas, recuperándonos en Lima de esa alegre, nutrida y querida invasión de
amigos de todo el mundo; así como del sinfín de reuniones antes y después. Pero no fue fácil volver al ritmo
habitual, después de haber estado vibrando tan alto. Y así me lo comentaron por teléfono y por
correspondencia, muchos de los que nos acompañaron en Chilca.
A fines de agosto se dio a conocer en la televisión y en los diarios de todo el mundo, que un director
de cine y televisión, experto en video clips musicales, de origen británico, llamado Ray Santilli, tenía en su
poder la supuesta autopsia del extraterrestre de Roswell. La presentación pública por la televisión se hizo el
día 26, pero previamente el 5 de mayo, en el local del Museo Británico, este señor lo había mostrado de una
forma reservada a los más importantes representantes de los medios de comunicación del mundo.
Era extraño que el Museo Británico se hubiese prestado para algo así, sobre todo, si recordamos que
en 1988 fue el lugar escogido para dar a conocer por parte de los científicos Eduard Hall y Michael Tite, que la
“ Sábana santa”, la reliquia más querida y conocida de la cristiandad, según el análisis del carbono 14, era un
fraude medieval de los años 1260 al 1390 de nuestra era. Y después resultó ser que “era un fraude de que
fuera un fraude”...Por cuanto se demostró que nunca debió de haberse utilizado Carbono 14 con el Santo
Sudario, por cuanto este sistema de datación en la arqueología sólo funciona sobre materia orgánica siempre
y cuando no haya estado expuesta a contaminación radiactiva.
Un incendio contamina radiactivamente a la materia orgánica, y la historia nos enseña que la Sábana
estuvo expuesta a dos terribles incendios en el pasado, uno en 1326 y otro en 1532, ambos en Francia. El
último le dejó las 22 perforaciones que posteriormente fueron zurcidas por las monjas Clarisas de la ciudad de
Chambéry. También está el hecho de que entre 1973 y 1978 (durante 5 años), cuatrocientos científicos
utilizando todos los últimos adelantos de la ciencia, bombardearon la Sábana con rayos ultravioletas,
infrarrojos, etc, para analizarla, contaminándola más...Y llegaron a la conclusión, estos hombres y mujeres de
ciencia de la NASA y el Instituto Brooks- entre otras instituciones- que la impresión de la imagen en la tela era
por radiación de energía lumínica. !El Santo Sudario era una impresión radiactiva¡
Además, dos años antes de que se realizara la datación, el reactor número 4 de la ciudad de
Chernobyl se incendió y estalló, contaminando radiactivamente toda Europa. De tal manera que, después de
ese año (1986), ningún laboratorio que se considere serio, utiliza con confianza el carbono 14. Y entonces,
¿Por qué utilizaron el Carbono Catorce “contra” la Sábana Santa, si sabían que los datos que arrojaría el
análisis estaban condenados a ser erróneos?
Dije “ contra” y no “con”, porque obviamente aquí nos encontramos con una nueva conspiración, pero
esta vez en contra de la persona e imagen de Jesús. Ciertamente que para quien tiene fe en la resurrección
de Cristo, no hay necesidad de una prueba como sería la Sábana. Pero al parecer, el santo Sudario fue dejado
a propósito hace dos mil años, a sabiendas de que mucha gente perdería la fe, y que sólo creería en lo que se
puede reproducir en un laboratorio.¡ Y la Sábana es irrepetible, aunque usted no lo crea!
La “Síndone de Turín “ como también se le llama a la Sabana, sufrió un último incendio en épocas
recientes. Precisamente el 11 de abril de 1997, la iglesia de San Juan Bautista de Turín fue presa de las
llamas quedando comprometida la seguridad de la reliquia, que fue rescatada milagrosamente en un acto
heroico, por parte de un bombero llamado Mario Trematore, quien a golpes de maza pudo destrozar el vidrio
blindado que protegía el arca de palta que la contenía.
El Museo Británico, supuestamente un templo a la ciencia, se había prestado para un escandaloso
fraude o para tendenciosas y manipuladoras informaciones, con oscuros intereses detrás. Y ahora
nuevamente esta casa de estudio e investigación servía de palestra para el anuncio de algo que a todas luces
olía a fraude.
Según el mismo Ray Santilli – que nunca mostró los rollos de 16 mm que afirmó conservaba en su
poder, sino unos poco convincentes videos-, había viajado por encargo de la empresa que representaba, a los
Estados Unidos, para adquirir filmaciones inéditas del rey del rock Elvis Presley, destinadas a lanzar una
nueva campaña discográfica con el material de este autor. Pero no encontró ese material, y más bien halló en
el mercado negro norteamericano- como si fuera tan fácil-, la supuesta autopsia del extraterrestre de Roswell,
la cual adquirió por U$S 150,000- (Ciento cincuenta mil dólares americanos) a un camarógrafo con el
seudónimo de Jack Barnett, quien supuestamente las tenía en su poder. Santilli contó que Barnett había
filmado la necropsia del ser fallecido en un accidente con su nave, por encargo de la mismísima Fuerza Aérea.
Y posteriormente se quedó con el original, guardándolo ene l desván de su casa, sin que el gobierno y sus
oficinas de seguridad no hicieran nada por pedírselo o sustraerlo. Lo cual es lo más increíble de toda esta
25
ridícula historia. ¿Por qué todos los grandes investigadores del fenómeno Ovni nunca accedieron a esta
filmación- si es que fuese auténtica.-, y sin embargo la encontró el que buscaba a Elvis? ¡No se encontró a
una estrella fallecida, entonces se conformaron con un fallecido estrellado!...
Con el tiempo, se llegó a decir que el personaje del video no era extraterrestre de Roswell sino de
Socorro, otro incidente similar y contemporáneo, y que por ello no coincidía la fisonomía del supuesto
tripulante, con los testimonios de todos los testigos de aquellos años. Evidentemente, estos cambios de
versión, ya eran sospechosos, y también lo eran las especulaciones con respecto a la escenografía del
ambiente (una sala de operaciones) que aparece en el video. Estaba claro que si era un fraude no iban a
descuidar ciertos aspectos como el cable del teléfono o el reloj en la pared, aunque con la intención de
confundir, en otros detalles se tomaran muchas licencias como por ejemplo: seis dedos en lugar de cuatro;
1.40 m. en vez de 1.20 m; un cuerpo malformado de una mujer con síndrome Turner en vez de un
extraterrestre gris; una autopsia hacha en tiempo récord, etc.
Estas informaciones hicieron correr ríos de tinta y fueron motivo para un gran negocio de las revistas
dedicadas al tema. Y por la trayectoria internacional que me hace ser una persona muy conocida, los medios
de comunicación de todo el mundo me consultaron sobre mi punto de vista al respecto. Manifesté en todos
ellos, mi opinión de que el caso Roswell es real, pero la autopsia no.
Recordemos que la Fuerza Aérea, en 1947, fue la que dio a conocer directamente a la prensa, que
había rescatado los restos de una nave espacial accidentada. Aunque después, por órdenes superiores, se
retractaron de ello.
Para mí, obviamente era un fraude bien montado para ridiculizar una vez más el tema Ovni y
desacreditar a los investigadores, acusándolos después de poco criterio y dando la imagen de “ gran negocio”
del tema, cuando faltaba sólo dos años para el aniversario del caso Roswell y se esperaba un
pronunciamiento oficial del gobierno de los Estados Unidos. O también había la posibilidad de que, siendo un
fraude, tuviese como intención medir la reacción de la gente, con miras a una futura liberación de información
auténtica.
Hasta en algunos congresos internacionales a los que fui invitado advertí cuán peligroso era el asunto.
Y como algunas revistas que habían aprovechado con buenos dividendos la venta del video, eran los
organizadores de aquellos certámenes, se molestaron conmigo, diciéndome que no debía ser tan objetivo, y
que por el contrario, debía aprovechar las ventajas de esta información. O sea que, como era conveniente, le
sacara el máximo provecho. Naturalmente, he seguido manifestando que aunque nos convenga, no podemos
apoyar algo verdadero como es nuestro tema, sobre pruebas falsas. La consecuencia al final, por mantener
esta postura, es que hemos ganado mayor credibilidad, enfrentando correctamente las trampas en el camino.
Con el tiempo, las cosas terminan mostrándose como son en realidad.
Después de que todo se calmó, ya tranquilo en casa luego de visitar algunos países y dar muchas
conferencias, aproveché para revisar las comunicaciones de los Guías y consultar en los mensajes la vigencia
de la invitación para conocer “ El Real Tiempo del Universo” Quería estar seguro, y así hallé en el mensaje
recibido el 23 de julio de 1995 en Santo Domingo (República Dominicana), lo siguiente:

“...Con relación a la invitación que hicimos a Tell-Elam (Sixto) a realizar un viaje con nosotros a
nuestros planetas de origen, y a conocer el real Tiempo del Universo, este será en esta ocasión a través de un
Xendra, el cual se concentrará en la zona del desierto de Chilca el día 13 (¿?) de diciembre del presente año
de ustedes, y podrán acompañarte personas de tu familia y amigos más cercanos(¿?)” (Oxalc).

Recuerdo bien que, cuando recibí este mensaje, capté claramente que me esperaban para que fuera
yo sólo, el día 12 de diciembre de 1995, en el kilómetro 63 de la Panamericana Sur, a la altura de la localidad
de Chilca e ingresara por el desvío que lleva por un camino de tierra firmada a lo largo de buena parte del
cauce seco del río Chilca, hacia la Quebrada de Santo Domingo de los Olleros, lugar habitual de innumerables
salidas y contactos. Pero en ese momento, cometí el grave error de dudar del mensaje e imponer mi criterio
sobre las pautas dadas por los Guías. Aunque parezca increíble, dudé primero de la fecha, por ser ese día mi
cumpleaños. Consideraba que era mi ego el que sugería que fuera en ese día, por lo que me vino a la mente
el cambio de fecha por el día 13 de diciembre. En cuanto al lugar, sabía que la proliferación de granjas
avícolas en la zona había venido dificultando el ingreso al sitio de los contactos, por lo que aquello era un buen
motivo como para buscar otro lugar, y dejé fluir en el mensaje esa inquietud, imponiendo el Kilómetro 72 en
pleno desierto, donde sería más fácil llegar teniendo privacidad. Y finalmente, como quería la presencia de
testigos, no por temor a la salida en sí sino debido a la importancia de la misma, coloqué en el mensaje, al
momento de redactarlo, que podían acompañarme un grupo grande de personas, cuando para mantener la
seriedad de la misma debería ser un grupo pequeño y selecto.
Podemos preguntarnos:¿Cómo teniendo tanta experiencia y con la responsabilidad que esto supone,
puede uno fraguar mensajes (manipularlos) y adaptarlos a conveniencias o a criterios personales? No debería
ser, pero así ocurre y eso no es disculpa. Nadie está libre de errores y me pasó en aquella ocasión, aunque no
fui muy consciente del hecho. Fue un gran fallo que, felizmente, no tuvo más consecuencias que un tirón de
orejas y mi arrepentimiento posterior con su respectivo aprendizaje.

26
Se hizo la salida y fuimos con mi esposa y mis hijas, acompañados del grupo de contacto de Maranga,
uno de los varios grupos activos de Lima, con el que me une una sincera amistad. Estuvieron en el lugar
veinte personas que guardaban los requisitos de la supuesta comunicación, concurriendo el día 13 de
diciembre al Kilómetro 72 de la Carretera Panamericana Sur.
Nos encontrábamos meditando en pleno desierto un pequeño cerro cubierto en parte de arena, desde
el cual se dominaba un pequeño valle del desierto, disfrutando de una temperatura agradable y un cielo
estrellado, después de haber gozado de una magnifica puesta del Sol, cuando sobre las 8 p.m., cómo
asomaban detrás de los cerros varios objetos luminosos y largados (contamos unos ocho), uno de los cuales
se acercó hasta más debajo de donde nos hallábamos. Y este objeto comenzó a lanzar multitud de fogonazos
hacia el suelo, por espacio de unos cuarenta segundos, hasta que se marchó aceleradamente, ascendiendo a
gran velocidad y sumiendo todo el lugar en profunda oscuridad. Mi reacción de inmediato fue bajar corriendo
desde la colina en dirección hacia donde había estado el objeto, pensando que los fogonazos podrían haber
señalado un portal, el cual sería utilizado para acompañar a los extraterrestres en la experiencia de conocer
sus planetas de origen. Pero ya en el sitio, no encontré nada, y me embargó una absoluta confusión.
De regreso a donde estaba el grupo, les propuse intentar hacer una comunicación, la misma que al
canalizarla decía:

“...No pretendan acomodar las cosas a su criterio o capricho. Cuando una salida está dispuesta, deben
respetarse los plazos y las recomendaciones, escuchando lo que les decimos y no lo que quieren o creen
escuchar, porque todo tiene su razón de ser. Y aunque el lugar no es lo importante, la zona conocida aún tiene
mucho que aportarles ( se estaba formando un Xendra en ella)...”(Oxalc)

Aquel mensaje significaba un lavado de cabeza o llamado de atención muy serio, produciendo la
frustrada experiencia una gran enseñanza. Tres meses más tarde, hicimos una nueva salida, pero al Km. 63, a
Santo Domingo de los Olleros, al lugar denominado” La Estrella” Y al pasar por última granja antes de
internarnos en la quebrada, nos encontramos con Nicolás Bravo “ don Nico”, el dueño_ hombre grueso, cordial
y bonachón- quien además de saludarnos efusivamente nos comentó lo siguiente:
-¡No se imaginan lo que ocurrió aquí el 12 de diciembre!..
-¿Qué ocurrió don Nico?- preguntamos nosotros.
-Pues resulta que nos encontrábamos trabajando en la granja con mis obreros, cuando a eso de las 8
p.m. apareció una luz muy intensa procedente de los cerros y lentamente fue bajando por la quebrada. A ratos
parecía ser un objeto como lenticular brillante, iluminando todo el lugar, incluso los galpones. Y del susto, se
me murieron como seiscientos pollos.¡Así que cuando lleguen a bajar sus amigos del espacio, les dirán que
tienen una cuenta pendiente conmigo!.......
(Risas de los presentes)
-¿Y fue el día doce?- intervine yo, preguntando, maravillado por su declaración.
-¡Así fue!- sentenció nuestro amigo granjero.

Después de situaciones como esa, a uno le quedan sentimientos de culpa que, a pesar de que uno
sabe que los tiene que trabajar y superar, le quitan la seguridad y la confianza en las propias recepciones. Me
demoré buen tiempo en recuperarla.
Por todo lo anterior, el año 1996 fue de una preparación intensa, lo cual nos permitió llegar ( al año
siguiente) en condiciones de poder aceptar el reto que suponía vivir las experiencias que los Guías nos tenían
reservadas, con las consecuencias de mayor compromiso que estas traían.
Durante ese año, consideramos importante intentar una salida abierta, con la asistencia de todos
aquellos interesados en participar. Era incómodo recibir continuamente las críticas y llamadas de atención de
diversas personas, que nos acusaban de ser elitistas y mantener un círculo cerrado, a la hora de nuestras
salidas. Por lo que considerando necesario demostrar lo contrario, invitamos a través de la prensa nacional e
internacional al público en general, los días 17 y 18 de febrero, para que nos acompañen a la playa Las
Salinas de Chilca con el fin de realizar una cadena por la Paz Mundial e intentar entre todos, mediante las
prácticas que suelen realizarse, una convocatoria a los extraterrestres como para que se manifestaran
abiertamente.
La convocatoria reunió a cientos de personas, entre quienes se encontraba un grupo de periodistas
uruguayos de un importante programa de radio llamado “ Musicalísimo”, de una revista de ese país y del
canal 4 de Montevideo. Ellos pudieron ser testigos de la aparición en el cielo, de una serie de blancos
independientes, objetos luminosos 8 fenómenos luminosos, como cita la revista) haciendo todo tipo de
maniobras a gran distancia en el horizonte y encima del nutrido campamento. Mientras, se iban sucediendo las
meditaciones y los trabajos que se enseñaron gratuitamente a la gente. Prácticas que los periodistas
observaban y registraban en sus cámaras y entrevistando a los participantes, en los intermedios o descansos.
El director del programa, durante un momento de los avistamientos, me preguntó al aire si yo
consideraba que veríamos algo más cercano, por cuanto lo observado hasta ese instante era muy semejante a
lo que ellos habían atestiguado en la zona de San Ramón en el Uruguay. Le contesté que ello dependía de
nosotros y del estado de conciencia que pudiéramos lograr y mantener, porque a diferencia de anteriores

27
invitaciones, esta era la primera formulada por nosotros a ellos, con presencia de gente extraña y no
preparada, y no al revés.
Hubo gente que después afirmó haber sido testigo de ovnis muy cercanos, pero la experiencia más
importante fue la vivida por uno de los miembros del programa de radio uruguayo, Álvaro Marchan, quien
buscándome de madrugada para una entrevista, llegó hasta las tiendas de campaña que estaban lejos de la
playa, lugar al que yo me había dirigido para descansar un poco. Allí se encontró con un ser de más de dos
metros de altura y traje brillante, quien le inquirió, preguntándole: “¿Qué estás buscando realmente?......”
Mi madre – llamada cariñosamente por todos nosotros como “la Mochi”- también estaba allí presente
cuando eso ocurrió. Pero el periodista guardó silencio, y de regreso al Uruguay, el director del programa
injustamente declaró por su medio y a través de una revista que estaba defraudado, por cuanto la salida había
sido un fracaso y no habían visto nada. Al mes llegué al Uruguay, llamado por los grupos y, aprovechando la
oportunidad, me hice invitar por la radio al programa, de tal manera que en el mismo espacio aclaré las cosas
y pedí que se citara al periodista testigo, quien rompió su silencio delante de los micrófonos y confesó su
insólita experiencia en la playa de Chilca. También se mencionó cómo en el artículo de la revista aparece una
foto de día sobre el campamento, donde a pesar de que no había nubes, asoma un extraño objeto-nube, y no
es falla de la foto.
La labor personal y colectiva continuó en los meses siguientes. Seguí difundiendo siempre el mensaje
en diversos países y ciudades, comentando en conferencias, entrevistas y congresos, el posible significado de
todos los últimos avistamientos en el mundo, así como los diversos temas que suelen tratarse, algunos de
ellos descaradamente falsos o a propósito tergiversados, y que tienden a enturbiar y confundir la realidad de
los ovnis. Toda una política de intoxicación informativa que tiene que ser aclarada, por formar parte de una
conspiración mundial, para mantener la ignorancia del público, sembrar el desconcierto o alejarlo de esta
realidad, por temor. También me mantuve en forma – como suele decirse en el deporte-, instruyendo a la
gente en seminarios y talleres prácticos de técnicas de meditación y de contactación.
Durante todo ese tiempo, seguí recibiendo mensajes en los cuales planteamos los interrogantes e
inquietudes más importantes para el desenvolvimiento de los grupos, entre ellos el siguiente:

Comunicación:06-07-96
Lugar: Surco-Lima

“.....Las salidas serias e importantes deben ser con grupos pequeños afines, y cada uno en lo suyo. No
mezclen los grupos cuando hay experiencias de por medio, por cuanto cada grupo tiene reservado lo que le
corresponde por su trabajo. Una cosa es la fraternidad y el confraternizar, y otra el trabajo para ser puentes de
contacto.
Al grupo que se comprometió a estar para la experiencia de viaje al real tiempo del universo aún lo
estamos esperando, que trabaje más, se comprometa más y se esfuerce no sólo en asistir a una salida, sino
en estrechar los lazos de unidad vibracional, reuniéndose con frecuencia para no ser debilitados...
Mantengan la conciencia despierta y refléjenlo en la continuidad de sus reuniones y recepciones.
Deben mantener el estrecho contacto con nosotros. Todo esto es más que necesario si es que están
deseando representar a muchos y cumplir con una nueva etapa de la misión, que requiere ahora saber y
recordar; estar sensibles y perceptivos.
Desde que empezó el contacto, se ha venido trabajando en su apertura mental, precisamente para
esta época que están viviendo, y para los acontecimientos futuros trascendentales, que cada día les resultarán
más cercanos. Pero no pueden creer que ya se hizo todo lo que se debía. Aún hay mucho que hacer, muchos
lugares que conectar, muchas mentes que despertar, muchos corazones que comprometer y puertas por abrir.
Nos consultan con relación a un nuevo viaje al Paititi, pues les diremos que la ruta fue abierta, y el
lugar estaba señalado por la Base Azul y la Hermandad Blanca. El camino habrá de seguir siendo recorrido
por los puros y limpios de corazón, con fe y sin temor, por cuanto los estaremos acompañando y protegiendo.
Cuidaremos a quienes estén dispuestos a representar a todos y no sólo a sí mismos en el cumplimiento de los
objetivos de la Misión.
A sus grupos les falta mayor comunicación entre sí, también requieren compartir mayor cantidad y
calidad de momentos. Preocúpense en dar espacio y tiempo para el crecimiento interno, alimentando el
espíritu.
Con amor, Oxalc.”

Los grupos de contacto seguían recibiendo también sus mensajes en el ámbito nacional y mundial,
propiciándose a través de estos, otros viajes de conexión y contactación con la Hermandad Blanca de los
Retiros Interiores.

28
Al haber sido abierta la puerta de conexión con lo intraterrestre en experiencias previas (mencionadas
en mis libros Contacto Interdimensional y El Umbral Secreto), estaba dadas las condiciones para que muchos
otros transitaran por ella, profundizándose cada vez más los logros alcanzados y recepcionándose información
cada vez más importante y esclarecedora. En este sentido, se hicieron varias expediciones dirigidas por
personas muy comprometidas, como Richard Gonzáles, de los grupos de Lima y Camilo Valdivieso de Chile,
hacia la Comunidad de Qéros, en plena cordillera. La idea era pedirle permiso a ese colectivo humano que
vive como los incas desde 500 años en las montañas del Cuzco, para acceder al Paititi, por cuanto ellos son
sus guardianes. Todos los detalles de estos viajes se pueden encontrar en la importante obra de Richard,
titulada: Los Maestros del Paititi. Cabe destacar también las expediciones de Rafael Calderón y Tania Cuisana
– de los grupos de Quito – que viajaron e ingresaron en la Cueva de los Tayos, en la Cordillera del Cóndor;
Jaime Villamandos y los grupos de Chile, al desierto de Atacama; Fernando Límaco, Miguel y Maritza Zelaya
de los grupos de San Francisco, a Monte Shasta en California; Rodrigo Gonzáles, Ignacio y Clara Balcazar –
de los grupos de México D.F. – hacia el Valle de las Siete Luminarias, Carlos Berga y Maribel García, de los
grupos de Valencia (España) a Montsegur en Francia y Santiago de Compostela en España, entre otros.
Durante el año 1996, se produjo una gran conmoción mundial cuando se anunció que podría haber
vida en Marte. Para esto, se dio a conocer ampliamente el hallazgo de un meteorito que había caído hace
miles de años en la Antártida, que sería una piedra procedente de nuestro vecino planetario. En la piedra en
cuestión se habrían encontrado microorganismos fósiles, que hicieron pensar que en el Planeta Rojo, hubo o
podría seguir habiendo alguna forma de vida.
El 4 de diciembre de 1996, el importante y conservador diario El Comercio de Lima, en su primera
plana dio a conocer un cable de la agencia AFP, fechado el día 3 en Washington, dando a conocer el hallazgo
de hielo en un cráter de la Luna. El artículo decía lo siguiente:
“ El descubrimiento de hielo en la Luna, podría ayudar a la colonización del espacio, en momentos en
que se reanuda la exploración de Marte”
Las observaciones con radar, en el fondo de un cráter gigante del polo sur de la Luna, en su cara
oscura, permitieron localizar un depósito de hielo “ de la extensión de un pequeño lago, de una profundidad
posible de 3 a 30 metros”, indicó Rick Lehner, portavoz del Ministerio de Defensa.
“Por la densidad de la formación helada se deduce que hay 90% de posibilidades de que sea hielo de
agua”, según Lehner, quien subrayó que “ si es así, se podrá utilizar el agua para beber, descomponiendo en
hidrógeno y oxígeno para respirar o para fabricar carburante espacial que podrá hacer más económico en el
futuro el envío de artefactos espaciales a la luna”.
Lo interesante de la noticia no era sólo que haya encontrado hielo de agua en la Luna (probablemente
procedente de la cola de un cometa impactado), sino que lo haya hallado la “Sonda Espía Militar Clementine”.
Porque si ya hace mucho tiempo que los rusos no rondan la Luna, ¿ Qué hace una sonda espía militar
espiando? ¿A quiénes están espiando entonces?....
El día 13, nuevamente el diario El Comercio publicó un artículo con fotografías de la luna jupiteriana
Europa, tomadas por la Sonda Galileo ( que llegó a Júpiter en diciembre de 1995); mostraban colores con
combinaciones de violeta, verde e imágenes infrarrojas, para lograr la diferencia que permitiera definir la
presencia de bloques de hielo sobre el agua, porque según las investigaciones la luna Europa sería un cuerpo
que podría tener océanos con vida.
El día 15, este mismo diario publicó un cable de la Agencia AP de los Angeles (EE.UU.), que
comentaba las grabaciones de la Sonda Espacial Galileo al pasar por la más grande de las lunas de Júpiter. El
cable decía lo siguiente: “ Ganímedes, la luna más grande de Júpiter y del Sistema Solar, no sólo parece un
planeta, sino que suena como un planeta, revelaron científicos estadounidenses.”
Gracias a una tecnología sumamente avanzada, los científicos dieron a conocer las grabaciones de
sonido de actividad electromagnética realizadas cuando la sonda espacial Galileo pasó dos veces por una
región cargada de partículas alrededor de Ganímedes.
El pronunciado silbido y el siseo de la estática proveen nueva evidencia de que Ganímedes tiene su
propia magnetosfera, como cualquier planeta. Esa región de gases calientes ionizados y partículas altamente
cargadas nunca antes habían sido encontrados en una luna.
Donald Gurnett, físico de la Universidad de Iowa e investigador del Proyecto galileo, dijo que le sonido
grabado es consistente con magnetosferas que él ha estudiado alrededor de planetas como la Tierra, saturno
y Júpiter.
Explicó que cuando Galileo se aproxima a Ganímedes todo estaba en silencio, “hasta que de pronto,
hay una gran explosión de sonido que indica la entrada a la magnetosfera de Ganímedes”. Cuando la nave
salió de la magnetosfera, 50 minutos más tarde “hubo otra gran explosión de sonido, agregó.
Los científicos escucharon las grabaciones en un laboratorio de la NASA en Pasadena, California y
discutieron las evidencias adicionales, publicadas esta semana en la revista Nature, sobre la magnetosfera de
Ganímedes, así como la probable existencia en esa luna, de un núcleo de hierro caliente, similar al de la
Tierra.
Ganímedes, que tiene tres cuartos del tamaño de Marte, presenta riscos, canales con hielo y cráteres
que indican una superficie similar a la de la Tierra que se separa y se llena con rocas.
Todas estas informaciones confirmaban nuestras primeras experiencias, que nos permitieron ser
proyectados a Ganímedes, observando un lugar con vida artificial pero con ciertas condiciones adecuadas
29
para la ubicación de vida inteligente (Libros: Los Guías Extraterrestres y Contacto Interdimensional). Además
también ratificaba lo anunciado por los Guías en sus mensajes, cuando decían que llegaría el momento en
que empezaría a liberarse la información – por cuanto no podía seguir siendo ocultada – originando esto,
grandes cambios y un acelerado despertar de conciencia de la humanidad.
Debido a que la intensidad de mis actividades no cesaba al igual que la continuidad de los viajes, el
tiempo se me pasaba literalmente volando, y de pronto, ya nos encontrábamos en el año de 1997, cuando se
cumplía, ya nos encontrábamos en el año de 1997, cuando se cumplía medio siglo de la investigación Ovni; 23
años desde que se inició el contacto telepático y psicográfico con los Guías Extraterrestres; y 8 años desde
que los Hermanos Mayores me invitaron a acompañarlos a vivir el contacto con el Real Tiempo del Universo
( sin concretarse). Era un año muy auspicioso, y había grandes posibilidades de que se definieran las
experiencias pendientes.
Durante el mes de enero se sucedieron las reuniones con los grupos de Lima, aprovechando unas
vacaciones que me di en casa, al lado de mi familia. En estas agradables veladas combinadas con
meditaciones y tertulia, recibimos el siguiente mensaje:

Comunicación: 22-01-97
Lugar: Surco – Lima

“ Sí, somos sus hermanos guías de la misión. Salgan el 31 de este mes a Chilca. Será un buen día
para establecer una conexión en el lugar conocido. Desde las 7 p.m. les aguardamos trabajando. Prepárense
bien porque el tiempo es llegado para acelerar las transformaciones.
Estamos con ustedes.
Con amor, Sampiac

Sí Oxalc.

La invitación está dada, la preparación es responsabilidad de ustedes. Es útil y necesario que este
encuentro sea vivido como el salto aguardado, como el siguiente paso. Y estamos seguros de que así será.
El contacto permanece mas allá del desaliento y el tedio. Renuévense cada día y no teman que
estamos con ustedes apoyando.
Las cosas están cambiando para bien, pero es difícil para ustedes percatarse de ello. Abran los ojos,
la mente y el corazón, y verán la luz en el camino.
Con amor, Oxalc.

Al final de la recepción del mensaje, el comentario del grupo fue que debíamos prepararnos y volver a
crear las condiciones para captar nuevas pautas en los días siguientes, donde alguna otra indicación nos
clarificara los requisitos de la salida. Y así fue. El 28 de enero nos reunimos en casa con mi familia, y con el
apoyo de Marinita y mis hijas recepcioné un nuevo mensaje. Mientras, de una forma simultánea en otro lugar
de Lima, la gente del grupo de Maranga también se hallaba reunida y captó una comunicación que coincidía y
se complementaba con la recibida por mí. El mensaje decía:

Comunicación: 28-01-97
Lugar: Surco- Lima

“Sí, somos sus hermanos guías en misión.


Aquel lugar en el desierto al pie de las montañas ( La Estrella, en la quebrada de Santo Domingo de
los Olleros), es el lugar donde les esperamos (el día 31). Lleguen a las 6 p.m. (empiecen a trabajar a las 7
p.m.) y vayan no más de diez personas, con una actitud y preparación acordes con el tiempo y la madurez que
deben manifestar los misioneros de la luz.
Con amor, Sampiac”

El viernes 31 amaneció soleado y luminoso, sin una sola nube, por lo que muy temprano me había
levantado escuchando el canto de la multitud de aves que revolotean sobre los árboles de la calle, en nuestro
barrio que es residencial y muy tranquilo, por estar en las afueras de la ciudad, con mucho campo alrededor.
Después de un poco de gimnasia y una ducha con agua fría, me encontraba listo para irme a la oficina
que tengo en el extremo opuesto de mi casa, en una habitación independiente a la que se accede a través de
una escalera caracol. Allí tengo mi escritorio y la biblioteca, junto con el delicioso tesoro de multitud de
recuerdos y souvenirs de infinidad de viajes, así como regalos de todos los amados amigos que he conocido
a lo largo de los años, asimismo como producto del cariño de los grupos. Esta habitación a la que considero
muy acogedora, tiene una vista muy agradable del jardín interior y de las montañas cercanas. También posee
una acústica muy especial, por cuanto se encuentra bajo una gran cúpula de concreto pintada de azul y llena

30
de estrellas fosforescentes, formando constelaciones, colocadas con mucho amor y gran esfuerzo por mis
hijas, según el mapa del cielo en estas latitudes.
Realmente era un hermoso y cálido día de verano que invitaba a ir a retozar en la playa, pero no
podíamos distraer nuestra atención en nada más que prepararnos para la salida de la tarde. Sobre las 3 p.m.
estaríamos partiendo hacia el sur, en pos de una aventura extraordinaria: encontrarnos una vez más con seres
que vienen de otros mundos y dimensiones......
Después de revisar mi correo electrónico, cerré el ordenador y bajé hacia el garaje para sacar mi auto
y dejarlo afuera, en la calle. Allí me encontré con un vecino que además de saludarme amablemente, me
contó que el día 28, por la noche (coincidía con el horario de la última comunicación que recibimos), venía
conduciendo por la ruta de regreso a Lima, y al pasar por Chilca, vio con su esposa salir de entre los cerros un
objeto en forma de esfera de un color naranja, que se dirigió al mar. Pero no le pareció que fuera un meteorito.
Me resultaba muy interesante que me lo contara justo esa mañana, de tal manera que de regreso a la
casa, se lo dije a Marinita que se encontraba en la cocina ordenando sus cosas, vestida por comodidad sólo
con una larga camiseta, y con sus pies descalzos sobre el piso de mármol travertino, buscando refrescarse en
contacto con el suelo. Ella me escuchaba atentamente mientras iba repartiendo la comidita a cada uno de
nuestros dos cariñosos y engreídos gatos persas que tenemos, llamados “ Mingo “ y “Saravi” y que ya son
parte querida de nuestra familia (hoy por hoy se han multiplicado y ya son seis)
Ambos quedamos pensativos, pero ella terminó esbozando una deliciosa sonrisa pícara, como
confirmándome que presentía igual que yo, que algo muy especial nos aguarda más adelante. Por ello no nos
costó ningún esfuerzo mantener el ayuno que habíamos iniciado el día anterior, como adecuada preparación
para sensibilizarnos más.
A la hora convenida, abordamos nuestra camioneta roja y nos dirigimos por la carretera Panamericana
Sur hacia los peajes, para aguardar allí al resto del grupo: siete personas del grupo de Maranga ( Nimer y
Carmen Obregón, Elard y Cucki Pastor, Silvia Maza, Richard González y Fiorella Pita) y uno de san Borja
(Pablo Manrique). Nuestros compañeros de salida llegaron algo atrasados al lugar de encuentro, pero
inmediatamente partimos en dirección hacia Chilca y arribamos a la población, al cabo de una hora. Debíamos
buscar a Don “Nico” y su fábrica de hielo, por que al ser él el dueño de la última granja antes de internarnos en
el desierto deshabitado. Había un camino que pasaba por sus instalaciones y que permanecía cerrado por una
tranquera. Y requeríamos su permiso para mostrárselo a sus trabajadores y guardianes, a fin de que nos
dejara avanzar. En la fábrica nos dijeron que estaba en la zona de los pozos de agua, unos cinco kilómetros
antes de la granja. Que allí lo podríamos encontrar.
Felizmente, aquel sencillo empresario estaba en el sitio aguardándonos, siempre jovial y generoso, en
medio de los motores que extraen el valioso elemento, ¡agua pura!, a unos veintitrés metros de profundidad. Y
no sólo nos dio su permiso sino hasta su bendición, por lo que resultó muy sencillo seguir por el camino y
llegar a la hora convenida (6 p.m.) a la zona de La Estrella.
Dejamos en una explanada nuestros autos, y nos fuimos distanciando del único sendero que llega
hasta allí, que es tan sólo una simple huella algo afirmada, para aislarnos aún más del mundo: Recorrimos
unos dos Kilómetros por el desierto, caminando, hasta un sitio muy especial: una pequeña planicie rodeada de
una inmensidad de piedras, pequeñas hondonadas y cauces secos de torrentes, donde se han dado en
anteriores oportunidades intensas experiencias de avistamientos y descensos de naves.
Nos habíamos ubicado en el extremo derecho de la quebrada, y ni bien llegamos, pedimos permiso a
las fuerzas de la naturaleza para trabajar allí, y agradecimos a Dios por la oportunidad que nos concedía de
estar todos juntos y unidos en mente y espíritu.
Después de hacer una harmonización y cadena de protección, nos sentamos en círculo,
aprovechando los desniveles del suelo. Entonces tomé la palabra para comentarles a todos, que presentía que
la experiencia se iba a dar al pie de una pequeña colina distante del lugar donde nos encontrábamos, calculo
que a un kilómetro y medio. Y hasta me permití señalarla.
Cada vez que en los mensajes se había mencionado el tema del contacto con el Real Tiempo del
Universo, siempre se me había venido a la mente ese sitio. Por lo cual fui categórico y reiterativo al señalarlo
como “ el sitio” ... Pero era el lugar al que seríamos invitados más tarde. Por ahora, había que trabajar en
elevar nuestra propia vibración donde nos habíamos acomodado.
A continuación hicimos nuestra primera meditación de tipo solar (vocalización) que duró cerca de
treinta minutos, al cabo de lo cual abrimos los ojos y a pesar de que cuando llegamos no había ni una sola
nube en el cielo, ahora, exactamente sobre nosotros, se había formado una única y solitaria, como a unos
quinientos metros de altura. Era ovalada, compacta y de un color marrón oscuro, y muy sospechosa. Pero sin
distraernos por su presencia, continuamos los trabajos, incorporándonos para hacer entre todos una cadena
por el país y el mundo, cerrando los ojos y extendiendo los brazos hacía adelante, de tal manera que
visualizábamos en nuestra mente nuestra nación – como si estuviese delante y debajo de nosotros, siendo
observada desde el espacio -, y con cada respiración lenta y profunda, sentíamos que energías poderosísimas
de colores descendían sobre nosotros y eran dirigidas a través de nosotros a revertir todo lo malo y
negativo...Al terminar, abrimos los ojos y la nube se había transformado en dos líneas gruesas y largas
convergentes en un punto, que era exactamente el lugar que había señalado. Era como si la naturaleza
estuviese jugando a confirmarnos las cosas.

31
Nos sentamos e hicimos una nueva meditación – pero mentalmente en silencio -, durante otra media
hora. En ella, algunos de nosotros sentimos predisposición al desdoblamiento, y también percibimos
claramente que había gente caminando en nuestro entorno. Al abrir los ojos, todo estaba iluminado como si
hubiese Luna.
Se observaron a continuación varias caneplas de un color rojo y anaranjado, moviéndose a la
distancia por entre los cerros cercanos, así como fuertes resplandores y fogonazos. El cielo estaba estrellado,
y nos maravillamos al contemplar que se había formado en el espacio, un gran círculo entre gris y blanco que
ocupaba todo el firmamento por encima de la quebrada, y que dentro, había un triángulo equilátero cuyas
puntas tocaban el círculo. Era fantástico e increíble.
En ese momento, Silvia hizo que nos fijáramos en un cerro del lado izquierdo de donde nos
encontrábamos ubicados, que daba hacia la izquierda de la zona de las granjas distantes. Allí había aparecido
un lucero inmenso. Todos contemplamos cómo fue avanzando hasta que se detuvo a la altura de la cresta de
la montaña, y proyectó un haz de luz que descendió de forma oblicua sobre la colina que yo había señalado a
poco de mi llegada, manteniéndose allí permanentemente, el objeto y el haz...
Fue para mí la confirmación definitiva. Y como sentía que me estaban llamando, les dije a todos, que
debía ir hacia allá. Por ello me incorporé y me despedí de Marina y del resto del grupo, poniéndome a caminar
ligero.
Iba sin linterna, u sin embargo todo se veía muy claro. Hasta en el suelo veía formarse como manchas
o células gigantescas de luz que se movían como si estuviesen vivas, y se marchaban y juntaban formando un
extraordinario camino luminoso. Generalmente, caminar por el desierto a campo traviesa es dificultoso incluso
de día, por cuanto el terreno es muy irregular, polvoriento y con demasiadas piedras sueltas.
Pero iba avanzando sin sentir ni piedras ni desniveles, por lo que me consideré afortunado de haber
encontrado lo que yo creía era un camino. Mas de pronto me sobrecogió el temor a lo desconocido...Sentía
una presencia que me cerraba el paso y dudé de seguir adelante, pero al final me sobrepuse y seguí
avanzando.
A la distancia, el grupo estaba siendo testigo igualmente de las manchas inteligentes de luz, por lo que
Nimer – ingeniero mecánico, hombre valiente, fuerte y robusto – también se sintió llamado a dirigirse hacia el
haz. Se levantó del suelo y estuvo caminando largo rato, maravillado por los resplandores y las luces que
revoloteaban a su alrededor. Sin embargo, de un momento a otro, lo envolvió el mismo temor; él se amilanó,
dio la vuelta y volvió hacia donde estaban los demás reunidos.
Fui avanzando hasta que estuve a unos treinta metros de la colina donde se posaba el haz proyectado
por la nave, y donde aparentemente el camino terminaba en un círculo amarillento en el suelo.
Intempestivamente, cayó sobre mí como si fuese un fogonazo o resplandor espectacular, acompañado de una
como estructura gaseosa, circular y a la vez cilíndrica ( de unos 3 m de diámetro), de un color marrón
grisáceo, que me aisló y me dejó anonadado. De pronto, estaba y no estaba en el desierto. Miré entonces
hacia el suelo, y este empezó a moverse, desde el polvo hasta las piedras, grandes y pequeñas, formándose
una espiral que giraba a gran velocidad, mientras la misma fuerza me elevaba y me mantenía suspendido en
el aire. De repente, todo comenzó a serenarse, compactándose la tierra debajo de mí y formando un
promontorio, a manera de pequeña colina artificial sobre la cual fui depositado. Me encontraba con el corazón
en la garganta, cuando vi del lado derecho una esfera (canepla) de un color naranja de unos treinta
centímetros de diámetro, que se acercaba a la estructura que me envolvía, penetrando en ella y colocándose
delante de mí como a un metro de distancia y a la altura de mi rostro. Quise tocarla, y se replegó hacia atrás,
transformándose al instante en una estructura oscura, rectangular y plana de un metro de ancho por 1,80 de
altura. Parecía una puerta o una ventana, y luego comenzaron a aparecer muchas otras paralelas, que me
hacían recordar el programa Windows de la computadora. Y en cada una de esas ventanas aparecían las
imágenes de cada una de las veces en que los grupos de contacto han trabajado en la apertura de puertas
dimensiónales. Veía allí cada salida y cada viaje, pero como si recién estuviesen ocurriendo. Era una
sensación extraña. Y la ventana más cercana mostraba el encuentro que se había llevado a cabo el día 25 de
diciembre de 1993, muy cerca de allí, y a la que yo no pude asistir. Era tan impresionante ver a la gente y
esas escenas de hacía unos años, que acerqué mi rostro y el torso de mi cuerpo, penetrando en el umbral.....
A los pocos días, cuando conté la experiencia completa, hubo gente que había estado en la salida del
93, que aprovechó para revelar algo atestiguado por varias personas, pero ocultado, por su extraña
naturaleza. En aquel entonces, ellos habían visto un Xendra y a mí en persona, asomándome... ¡Ellos me
vieron aparecer del 97 en el año 93!...¡Realmente era una locura!....
La experiencia continuó, desapareciendo instantáneamente las ventanas o puertas, como si se
compactaran en el aire, por delante. En eso, vi fuera del cilindro gaseoso, la silueta oscura de dos personas
altas, y pensé que eran algunos de los muchachos del grupo, por lo que descendí del promontorio y me
acerqué hacia el límite de la estructura, pudiéndola atravesar sin dificultad y percibiendo como un ligero viento
cálido sobre mí. Una vez fuera, no había nadie, de modo que recorrí la poca distancia que me separaba de la
colina y del Xendra que estaba siendo formado por el haz de luz procedente de la nave, hasta detenerme
delante del domo luminoso. En ese momento, se colocaron detrás de mí y a un lado, dos seres físicos de
apariencia humana, vestidos con trajes brillantes. Uno era muy alto y el otro como de mi estatura. Me dio tal
impresión la sorpresa, que los miraba de reojo, sin atreverme a girar para encararlos frente a frente. Y
entonces escuché que me dijeron:
32
-¡Sigue adelante!....
Di unos pasos dentro de aquella energía radiante y a la vez concentrada. Esperaba que se produjeran
en mí los síntomas propios de un traspaso interdimensional, como son: náuseas, mareos, pérdida de peso y
excesivo calor; pero no se dieron. Sólo sentí como una suave brisa cálida. Y lo que vino a continuación fue
que vi y sentí que me alcanzaba como una explosión, y que al atravesarme, yo ingresaba como en otra
realidad. Como si estuviese del otro lado del espejo, en el cuento de Alicia en el País de las Maravillas. Pero
esa otra realidad venía acompañada por la impresión de haber sido conducido a gran velocidad por un
profundo túnel.
Entonces aparecieron delante de mí un cielo verde y un océano rojo. Estaba allí y no me sentía
extraño. Sabía que lo que tenía delante era un mar, aunque no había oleaje alguno, sino una impresionante
calma. Yo me hallaba en la orilla, pero con mis pies sobre esa agua poco profunda. Se distinguía hacia el lado
izquierdo, y a la distancia, como una isla, y en ella una ciudad compuesta de gigantescas cúpulas de un color
blanco azulino. Luego la imagen cambió, y a pesar de que estaba parado nuevamente sobre un mar de aguas
tranquilas, el color de estas era plateado como el mercurio y el cielo azul índigo, destacando un increíble y
cercano planeta de colores pasteles. Del mar brotaban gigantescas estructuras semejantes a cactus, y en
cada brazo había edificios iluminados. Y así siguieron apareciendo y desapareciendo infinidad de paisajes de
todos los colores y formas, con un común denominador: la presencia de océanos con sus aguas en reposo. En
uno de estos paisajes, siempre con mis pies ligeramente sobre el agua giré y vi que los seres que me invitaron
a ingresar en el umbral permanecían detrás de mí, inmóviles. Entonces capté o escuché que me decían:
-¿Y a has percibido la diferencia?
-¿Con respecto al océano? – contesté devolviendo la pregunta, porque era esa la imagen que me
venía a la mente.
-¡Sí, en relación con las aguas! – me confirmaron mis acompañantes, sin que yo supiera si era
telepáticamente o verbalmente que me comunicaban las cosas.
-Todo está en calma. No hay movimiento. Se siente como estancado – dije reflexionando en voz alta, y
volviendo mi vista al frente, donde salían del mar gigantescas torres coronadas por esferas.
-Ahora, fíjate en tu mundo....- y ni bien dijeron eso, veía hacia atrás sin tener, siquiera que girar la
cabeza. Podía ver las imágenes de la Tierra, con sus costas y sus grandes olas golpeando contra los
acantilados y formando diferentes playas. Probablemente lo visualizaba en mi mente, pero era muy
claro...Eran escenas de grandes olas y mucho contraste en un solo lugar.
-¡hay movimiento, mucho movimiento! .. ¡pero cuál es el significado de todo esto? – pregunté
extrañado, sin saber a qué punto querían llegar.
-¡Siéntelo!...Los climas y los cambios planetarios no sólo obedecen a los desplazamientos en el
espacio, inclinación, presencia de astros cercanos, así como a los procesos de la propia dinámica interna de
cada mundo, sino que también influyen sobre estos, los estados mentales y vibratorios de quienes viven en
ellos. El colectivo y la comunidad mental son capaces de regular, controlar y afectar el medio.
-¿Ustedes han elegido la uniformidad sin contrastes?¿No se aburren? – respondí extrañado.
_ Saber ser constantes en el proceso de avance y a la vez no temer a los cambios para lograrlo, es la
clave del asunto. Cuando llegas a un nivel de madurez de las civilizaciones, como es el caso nuestro, te
conformas con la continuidad, y los logros futuros se ven afectados por la ausencia de una dinámica de
cambio...
-¿Tienen miedo a cambiar? ¡Se han hecho viejos, en edad y mente!...¿Por qué no se arriesgan a
variar?. O sea que ustedes también tienen miedos. ¡Pero es que acaso no tienen la capacidad de ver hacia
delante, en el futuro? – me permití hacer esos comentarios, sin pensar ni saber si les agradaría mi punto de
vista.
-¡Es que a la clase de futuro que nos debíamos de haber dirigido no se llega con la mente sino con el
“corazón”, como le llaman ustedes al espíritu! Por eso no podemos ver nada y resulta un lugar incierto. Nos la
pasamos creando mentalmente todo el tiempo, sin dejar espacio como para que ocurran cosas imprevistas.
Mucho es lo que sabemos y entendemos, pero el terreno se nos presenta inestable cuando se trata de
sentirlo. Recuerden que muchas cosas hemos olvidado por mirar sólo hacia delante. Necesitamos que ustedes
nos ayuden a recordar lo que es sentir, y a entender lo que sentimos, y a perder el temor de arriesgarlo todo
renovándonos cada día ¿Podrán hacerlo?...Los Mentores creen en ustedes, ahora ustedes tienen que creerlo
también.
-Pero ¿cómo puede ser posible? Ustedes mismos en infinidad de mensajes nos insisten en que
sintamos las cosas, que intuyamos ¿Cómo nos piden algo que ustedes no hacen?- Realmente me sentí
confundido.
-Lo que te decimos no tiene que ver con la intuición de cuarta dimensión, es a un nivel superior y
espiritual, que luego sea capaz de mantener la conexión con los niveles inferiores materiales sin perder la
perspectiva....
En ese momento, la imagen cambió y me encontré de noche, bajo un cielo estrellado en el que se
destacaban como dos lunas cercanas (satélites) de un color amarillo azulado. Estaba parado sobre unas rocas
cerca de la playa, y había un puente como de cristal, lleno de arcos, pero muy largo, de un color celeste, que
comunicaba con una ciudad edificada sobre el mar, que también lucía como de cristal y del mismo color. La
urbe se veía como llena de gigantescos domos, así como de altos y delgados edificios en forma de tubos. En
33
el espacio se veía el desplazamiento de algunas naves saliendo y entrando de aquel lugar. Algo de lo cual me
percaté fue que, en todas partes, había poca variedad en la vegetación.
Me dirigí entonces hacia el puente y avancé sobre él, observando que las aguas del océano eran
como de un color violeta oscuro, tan quietas que reflejaban el cielo, dando la impresión de estar en el vacío.
Sólo la presencia de una especie de gigantescas aguavivas multicolores (medusas) que flotaban sobre las
aguas cerca del puente, me hacían verificar la existencia de agua. Al acercarme a la ciudad, salieron del
interior multitud de esferas, pequeñas y grandes, de diferentes colores, y como dos masas amorfas de color,
que inicialmente me parecieron gruesas cintas de colores. Una era roja y otra azul, transformándose delante
de mí en bellísimos seres humanoides, pero uno totalmente rojo y el otro azul. Ambos me hablaban de tantas
cosas y tan rápido, que me resultaba difícil seguirlos y retener conscientemente su enseñanza o mensaje. La
cabeza la sentía como que me iba a reventar por la cantidad de imágenes, sonido, y hasta aromas que
compartían conmigo. Hasta que algo sucedió, y estos seres se apartaron ante la presencia de alguien que iba
saliendo del interior de un edificio principal cercano.
De un momento a otro, fue haciendo su aparición alguien muy pequeño, de apariencia humana.
Parecía una niña o una muñequita, que caminaba rápido. Hasta me hizo recordar las imágenes de algunas
estatuas de la Virgen en las iglesias de Latinoamérica. Era un ser femenino de rostro claro y gracioso, de tan
sólo un metro de estatura, como con un sombrero o casco redondo en la cabeza, y una capa dorada que le
daba una graciosa forma cónica a su cuerpo. Se acercó hacia mí, y detrás veía a muchos más como ella, pero
sin la capa o con ropas más sencillas. Incliné la cabeza en señal de saludo, y ella hizo lo mismo, y pronunció
unas palabras en un idioma desconocido para mí, con vibraciones que produjeron ciertas sensaciones
extrañas en mi cuerpo.
Al instante, ya estaba entendiendo lo que me decía, pero para ese momento ya había sido demasiado.
Muchas cosas no las tengo conscientes, aunque sí las siento. Lo que he podido recordar a lo largo de este
tiempo, esforzándome en prácticas de regresión, me permitieron transcribir lo siguiente:
-¡Soy la regente de esta ciudad, de esta civilización y de este mundo! Me han pedido que te reciba y te
muestre nuestra forma de vida, porque como ya habrás dado cuenta, hay muchas y muy variadas. Pero creo
que lo más importante es que para la misión que tienes entre manos, más bien la debes sentir. He estado en
tu mundo en varias ocasiones, y he aprendido muchas cosas de su naturaleza. Algunos que han llegado a
verme me han confundido con la Madre de Jesús, María, honor inmerecido. Confusión positiva en algunos
casos, que nos ha permitido trasmitir un mensaje; que este llegue a los corazones y a las mentes de quienes
pueden ser afectados positivamente por él.
-¿Y cuál es el mensaje, señora? – le pregunté fascinado, a mi anfitriona.
-El mensaje es que, como en la vida de la planta que da sus frutos, estos deben ser recogidos a
tiempo para ser aprovechados ( o si no, volver a esperar una nueva siembra y cosecha), en la vida del joven
que está en vías de ser adulto, con sus actitudes proyecta y arriesga su futuro, así en el proceso de la
humanidad de la Tierra, han llegado a la edad de la definición. No deben perder de vista el horizonte, y sin
dejar de ser lo que son, deben llegar a descubrir ( que en el caso de ustedes es lo mismo que recordar) la gran
esperanza que se cierne sobre ustedes como civilización.
Todos nosotros sabemos lo que ustedes desconocen sobre sí mismos. Deben darse cuenta ahora
que, si uno abrió los sellos del recuerdo (Jesús) y encarnó su misión, muchos harían realidad el cambio
general.
En ese momento, la pequeña dama se acercó y me mostró con sigilo algo que guardaba con sumo
cuidado entre sus manos. Era una esfera de cristal de un color azul aguamarina con destellos brillantes, que
dentro reproducía multitud de símbolos entre los que recuerdo una cruz de cuatro lados iguales rodeada de un
círculo, un tridente, un número siete, la clave 33 y la estrella de seis puntas, un corazón dentro de un rombo,
un rostro humano dentro de la forma de un corazón, una estrella de cinco puntas con un Ank egipcio al pie,
una mano humana y una estrella de seis puntas dentro de un círculo. Al contemplar ella mi extrañeza, sonrió
con benevolencia, haciéndome sentir que eran como señales en las etapas en el camino de nuestra misión.
Mis pensamientos acompañantes me llamaron para que volviesen con ellos por el umbral que, contra
todo lo que me hubiese imaginado, estuvo continuamente detrás de mí. Al cruzarlo de nuevo, entré en la
vorágine de extensísimos túneles hasta que salí por la luz y aparecí otra vez en la quebrada. Y al percatarme
del lugar y del momento, me pareció muy raro nuestro cielo, tan falto de color pero a la vez tan variado...
Comencé a caminar y fui tropezando con las piedras a cada paso. Ya no encontré aquel camino de luz
del principio, pero no importaba, ahora sólo quería llegar a donde se encontraba el grupo.
Mientras yo me hallaba en el Xendra, el grupo había estado trabajando fuerte. Especialmente Nimer,
quien había dirigido un hermoso trabajo creando entre todos unas “ esferas de luz” para ayudar al planeta, que
había llegado a ser sentidas por todos, con una fuerza extraordinaria.
Después de mucho andar, logré distinguir a la distancia a mis compañeros. Ellos se sorprendieron al
verme llegar con el cuerpo iluminado y hasta fosforescente, como envuelto en una extraña radiación.
Ni bien me vio, Marinita se incorporó de un brinco envolviéndome entre sus brazos, y dándome besos,
preguntándome atropelladamente cómo me había ido, y si había cumplido la experiencia. Mirándola a ella y a
todos los presentes, dije muy contento: “¡Sí, todo se cumplió!...” En ese momento, súbitamente el desierto se
oscureció, como si alguien hubiese apagado de pronto la luz que lo iluminaba como con Luna llena. Y alguien
hizo circular la noticia de que el objeto que estaba sobre la colina había empezado a variar sus luces.
34
Ciertamente, la nave sobre los cerros retrajo el haz de luz y empezó a moverse, avanzó un tramo y
luego se dividió en dos objetos lenticulares idénticos, dirigiéndose hacia la derecha de donde nos
encontrábamos nosotros. Esto es, hacia el Oeste, en dirección hacia el mar, hasta desaparecer entre los
cerros más altos.
En ese momento, en grupo, decidimos regresar a los autos, mientras se sucedían por el camino los
comentarios.
Ni bien llegamos a los vehículos, miramos el reloj y eran las 10 p.m. Como era temprano,
aprovechamos y rompimos el ayuno con un poco de manzanilla caliente y unas galletas. Fue en ese momento
en que nos preparábamos a marcharnos, cuando por encima de los cerros aparecieron los dos objetos que
habíamos visto alejarse. Pero ahora se dirigían hacia nosotros.
Al acercarse, los vimos dividirse cada uno y formar una escuadrilla de cuatro, produciendo un
simultáneo gran destello de luz al pasar por encima del grupo.
Y en los autos, nos dirigimos a continuación hacia la tranquera de las granjas, distante unos cinco
minutos de donde nos hallábamos. Y cuando nos detuvimos para avisar a los guardianes, nos fijamos
nuevamente en el reloj y no lo podíamos creer, eran: ¡las doce de la noche!... Eso era impensable, porque
todos nos habíamos fijado bien, y conocemos los tiempos y las distancias. De un momento a otro, teníamos
por lo menos, una hora y cuarenta y cinco minutos de tiempo perdido. Nos pusimos pálidos de la impresión,
pero continuamos el regreso a casa, que normalmente se realiza en una hora y media. Pero cuando llegamos
a Lima, habían transcurrido ¡dos horas y media! Una hora más de lo normal y no nos habíamos detenido para
nada en la ruta. Teníamos a nuestro haber casi tres horas de tiempo perdido volviendo de la salida.
A pesar de que posteriormente nos reunimos con el grupo, no hemos podido recordar lo que
realmente ocurrió aquella noche después de las diez. Lo único que recuerdo como una imagen fija es estar
con todo el grupo fuera de los vehículos y las naves encima de nosotros, pero nada más. Quizás el olvido
oculte algún contacto físico colectivo o tal vez la apertura del umbral había creado fuertes distorsiones
espacio- temporales, que no sólo nos afectaron a nosotros sino a todo el lugar, lo cual algún día
comprenderemos.

Un Lugar Llamado Paraíso

“Ante las constantes visitas


de navieros extraterrestres,
la ciencia negará, luego dudará,
y por fin dirá:¡ Verdad es!
Y nuestra sapiencia ha quedado atrás
¡Siglos nos contemplan y vigilan!”

(Benjamín Solari Parravicini, Profecías, 1940)

En agosto de 1997 se realizó en el desierto de la costa peruana un nuevo Encuentro Mundial, el


mismo que tuvo por finalidad volver a los orígenes de la Misión, priorizando por encima de todo, el mensaje,
para crear definitivamente las condiciones que permitieran el cumplimiento de sus últimos objetivos, como son
acceder a un conocimiento que pudiera sellar el tránsito dimensional planetario y de la humanidad, así como
preparar a los que vendrían a ser los Instructores del Nuevo Tiempo. Este evento fue muy positivo en ciertos
aspectos, pero en otros no, aunque nos dejó grandes enseñanzas que se suman al gran bagaje de nuestra
experiencia de Misión.
El encuentro surgió como consecuencia de un pedido reiterado de los diversos grupos, tanto
nacionales como extranjeros, de hacer una nueva reunión mundial de misión, sumado esto a iniciativas de
algunos de nosotros, como para solicitarles a los guías extraterrestres una nueva y contundente manifestación
ante la prensa. Consideramos que era conveniente para la difusión, aprovechar el momento y la coyuntura
privilegiada, al celebrarse: “ los cincuenta años de la era moderna de los ovnis (1947-1997).
Aparentemente era el momento ideal como para sensibilizar a la opinión pública frente al mensaje de
amor, cambio y esperanza a través de la fenomenología...Pero hoy nos damos cuenta de que fue un error
tratar de convencer en ese momento, o en cualquier otro, por cuanto no se deben forzar las cosas. Y es que
todo tiene su tiempo y su forma adecuada, por lo que debemos confiar – como ellos bien lo dicen -, en el
criterio de quienes nos están guiando. Porque si quisieran convencer al mundo de su existencia y presencia,
ya lo habrían hecho, y lo harían de una forma espectacular y contundente, aunque esta podría ser tomada con
temor, desconfianza y rechazo por la humanidad. De hecho, los Guías fueron los que aprovecharon la
oportunidad para crear las condiciones como para que evaluáramos nuestra propia participación ene l

35
proceso, viéndonos a nosotros mismos reunidos durante un largo campamento de una semana, a la
intemperie, y enfrentados a nuestros propios defectos, indisciplina e incompleta preparación.
Sabemos que nosotros debemos apoyar nuestra preparación y actitud adecuadas, porque la
manifestación material de las naves y las presencias de los Guías en cada salida, es responsabilidad exclusiva
de ellos. Queda entonces a su decisión, cuándo hacerlo, cómo hacerlo y ante quiénes; por lo que nosotros no
debemos preocuparnos en exigir algo que es natural y parte del proceso. Ellos siempre sabrán administrar
todo aquello que sea útil para nuestro crecimiento interno y grupal. Recordemos que ellos son parte importante
de esta Misión, y saben bien de nuestras necesidades a la hora de aportar su cercanía, su apoyo y la
comprobación de las cosas, para no transformar esto en una experiencia de fe. Además, siempre ha sido así:
se han manifestado cuando ha sido necesario y cuando el momento, por su importancia, realmente lo ha
requerido.
Considero que también fue un error que cometimos al organizar el evento, el mezclar nuevamente una
necesaria salida de integración de los grupos – ampliamente reclamada por todos para afianzar conceptos y
profundizar objetivos-, con una invitación a la prensa, que de por sí requeriría la participación de pocas
personas, así como de un conjunto selecto de periodistas bienintencionados, con mente abierta y mejor
disposición que – como decían los mensajes-, nos hubiesen entrevistado antes o hubiesen tenido alguna
relación previa con nosotros.
Pero al final no fue ni lo uno ni lo otro, por cuanto las finalidades de ambas resultaron antagónicas.
Otro error a tener en cuenta fue el aprovechar nuestra capacidad de convocatoria como para generar
una gran expectativa a través de los medios de comunicación, que fue malinterpretada por el público en
general o mal expresada, alentando el protagonismo vehemente. Todo esto motivó el que tuviéramos que
rechazar a muchos grupos diversos y a gente que nada tenía que ver con el contacto, pero que
desesperadamente querían estar presentes a como diera lugar. Esto trajo consigo los conflictos más increíbles
y violentos, así como discusiones que jamás se hubiesen podido imaginar. Parecía que lo que se había
ofrecido no era un contacto para la prensa, sino una evacuación asegurada vía naves del espacio, en un
mundo condenado a su inmediato fin.
Ciertamente se les tuvo que negar la participación a cientos de personas y decenas de grupos, desde
ecologistas hasta metafísicos y religiosos, así como a un gran número de “hermanos de misión” alejados de
los grupos, que sólo aparecen Cuando hay alguna salida o un avistamiento. Con esta movida, nos ganamos
toda suerte de antipatías y malas vibraciones. Todo esto resultaba inimaginable en un proyecto de amor y
cambio de mentalidad...Se veía claramente que laguna gente que llegó por amistades o por el interés en un
espectáculo de circo, no entendían ni comprendía la trascendencia de la empresa emprendida o no le
importaba que el mejor éxito de una salida de este tipo era el dejar de lado el individualismo egoísta, y más
bien trabajar todos para el resultado positivo de la experiencia, ayudando con la no asistencia y los buenos
pensamientos a la distancia.
A continuación voy a exponer los extractos de las comunicaciones más importantes que se
recepcionaron previamente al encuentro, y donde se destacan las continuas llamadas de atención que no
supimos interpretar:
“..Con relación a su consulta sobre hacer o no un Encuentro Mundial de Contacto en agosto en el
Perú, para grupos que se encuentran operativos, les diremos que lo pueden realizar siempre que procuren
prepararse bien y mantener el contacto con nosotros. Así les podremos apoyar con nuestra presencia, siendo
el resultado que logren, consecuencia del mérito de la labor previa de preparación. Escojan bien el lugar de la
salida, y recuerden que donde salgan, estaremos con ustedes; porque cuando es la misión la que está de por
medio, nunca dejaremos de apoyar.
Nuestra presencia será cada vez más manifiesta si ustedes ocupan su lugar de la forma comprometida
que se espera, asumiendo sus responsabilidades.
Oxalc”(Concepción, Chile 23-11-96)

“...El trabajo en cada lugar será inspirado por la sintonía que alcancen y por el puente permanente que
mantengan ustedes y nosotros. Así que no pierdan el ritmo de trabajo, más bien, increméntelo.
Las experiencias Xendra y cristales se darán entre mayo y junio en España, y en agosto en el Perú.
Sampiac” (Valencia, España 11-12-96)

“...Un proceso importante de apertura y aprendizaje será terminado en agosto con los que vengan al
Perú, ya que allí se entenderá el trabajo pendiente que debía ser realizado. Todo estará interconectado: el
lugar, el momento, ustedes y nosotros y las situaciones que se gestarán. Faciliten el contacto, y ello les dará
claves para un posterior entendimiento.
Cambiará pronto toda la perspectiva que tenían del desarrollo de la misión, ya que el Encuentro
mismo, como un hito, será el acontecimiento que los marcará y definirá con respecto al rol de cada uno y los
pasos a seguir.
Ya no pueden perderse en pensamientos inútiles. No busquen... dejen que la misión los encuentre
listos y preparados. La entrega debe ser total, ya que todos los llamados a ser luz deberán resplandecer para
iluminar el camino de la humanidad, no lo olviden. Está llegando para esto el momento de madurez.
Oxalc”( Lima, Perú 11-12-96)
36
“... Los hermanos Guías apoyaremos el Encuentro de agosto. Pueden invitar a la prensa si así lo
sienten, pero sólo a aquellos que ya tuvieron algún contacto con ustedes, y que ya son uno con el mensaje.
Será esta salida una gran oportunidad para que se verifique la vigencia del contacto y el mensaje, en un
tiempo distinto de Misión. Tomen esto como la confirmación que esperaban. Busquen el lugar hacia los
cerros. Sensibilícense y fácilmente lo encontrarán, ya que serán guiados; entonces verán las naves de la
confederación confirmando el lugar, donde se deberán realizar sucesivas salidas previas para trabajar y
armonizar. Mantengan esto en silencio hasta el día del encuentro.
Alcir”(Lima, Perú 18-12-96)

“... Sobre el Encuentro Mundial, el norte es un buen lugar para desarrollar la reunión prevista para este
año. No se desanimen y pongan ya en marcha su organización y entusiasmo...Sí, prepárense..Cerca de los
cerros...
Sampiac “ (Lima, Perú 21-03-97)

“Sí, Oxalc. Estamos más cerca de lo que creen...


Respecto al Encuentro, relean los mensajes, que allí encontrarán las pautas más importantes que
necesitan y que podrían prevenir errores. No se compliquen por la presencia de los periodistas, porque a
través de ustedes la asistencia de muchos de ellos será avaluada por nosotros. Nosotros nos encargaremos
de la selección final para que cada cual vea, perciba y capte lo que le corresponde. Pero previamente sepan
seleccionar ustedes, sobre la base de todo lo que les hemos dicho antes. Es momento de hacer sonar
nuevamente la campana en un tiempo en que las fuerzas oscuras han querido crear caos y desconcierto.
Háganlo sin tropezar con la vehemencia. Tengan fe y déjense guiar por la intuición. Los
apoyaremos..Manténganse en continuo trabajo.
Oxalc” (Lima, Perú 03-04-97)

“... El Encuentro ha sido dispuesto y ellos lo saben. Ratificamos nuestra voluntad de apoyo. Pero para
que vayan quienes deben ir, y no los que quieren o pueden. El lugar lo confirmarán ustedes, saliendo
previamente al sitio. Pero recuerden que más importante que el lugar es la preparación y la actitud de quienes
van.
Oxalc” ( Lima, Perú 19-04-979

“... El encuentro llenará todas las expectativas que se tienen sólo si trabajan desde el momento de
organizarlo. Si anteponen la misión, y van con la actitud correcta, se llevará a cabo la integración de todos los
miembros comprometidos, vibrando al unísono. Esto será real y se sentirá en el ambiente. Percibirán muchas
cosas, y entre ellas, una gran vibración que los ayudará a creer en lo que vienen difundiendo desde hace
mucho y de lo que algunos todavía dudan.
...Se les irá indicando cómo llevarán a cabo los trabajos, ya que la tónica de este Encuentro será
diferente. Muchos participarán de él, pero los que realmente vivirán la misión serán pocos.
... Poco a poco se irán formando los grupos para alcanzar las vibraciones necesarias y conseguir el
objetivo primordial. A partir de ahora, su preparación debe ser integral: física, mental y espiritual.
Nos verán el día 3, con nuestras naves y proyecciones. Preparen a los grupos para que no haya
dispersión y todo el campamento actué con disciplina. Todo se dará. A partir de la media noche se iniciarán los
avistamientos, los que han sido programados para que muchos vean, sientan y contacten. Por esto pedimos la
actitud correcta y la mayor preparación, pues vivirán momentos importantísimos y contundentes. Esto será tal
que, a través de los medios de comunicación se iniciará el gran destape con referencia al contacto
extraterrestre, lo que atraerá a muchos a buscar el contacto a través de ustedes. Tendrán que orientar e
informar, pero para ello deberán tener fe en lo que hacen. Entonces notarán que son guiados.
Meth “ (Lima, Perú 27-05-97)
“... La fecha es correcta (del 1 al 6 de agosto). Miren lo profundo y no las formas. Se darán las
condiciones para que aquellos que deben participar lleguen, pero tengan cuidado con la asistencia
indiscriminada de gente no preparada. Los momentos finales del Encuentro serán los más intensos, procuren
estar atentos.
...Deben participar aquellos que sienten que han sabido entender el mensaje del contacto. Aquellos
que sienten que su momento los llama a ser más que nunca consecuentes con el compromiso que asumieron
desde hace mucho. Habrá una autoselección, pero estén atentos para tomar determinaciones de sincero
amor. No faltará gente curiosa y necia, por lo que si no asumen una postura de reserva desde el inicio, se
lamentarán al ver retrasado el proceso de la salida. Como ya les dijimos, déjense guiar porque a través de
ustedes actuaremos nosotros.
... Entre las vivencias programadas para el Encuentro Mundial, está dicho que el amor fraternal entre
los asistentes marcará la pauta del Encuentro, pero habrá también iniciaciones, como son la recepción de
Cristales de Cesio y pasos Xendra, y además manifestaciones que serán la consecuencia lógica del trabajo
armonioso y positivo que puedan lograr. Estaremos allí, y nos dejaremos sentir con fuerza.

37
... El lugar es correcto (Playa Paraíso). No descuiden las salidas previas al campo, como preparación.
Asistiendo desde antes al lugar, encontrarán algunas zonas que están siendo cargadas energéticamente para
futuras experiencias. Sensibilícense y las sabrán reconocer.
...Deben saber que el protagonista principal del encuentro no serán los periodistas, ni ustedes, ni
nosotros. El protagonista principal será el “Mensaje”. Cuando tomen decisiones, mediten en esto que les
marcará el camino a seguir. Hagan sólo aquello que pueda ayudar para que el mensaje destaque por encima
de todo.
... El objetivo del Encuentro de Misión será asegurar el “retorno a los inicios”. Esto está planteado
desde el instante que surgió en ustedes la inquietud por hacer este evento. Y también en el sentir de la
Confederación se ha considerado que es un buen momento como para hacerles reflexionar al respecto. Sigan
adelante, porque ya hemos puesto en marcha todo lo necesario para conmover los cimientos a aquellos que
están en el camino y para los que lo equivocaron.
Oxalc” (Lima, Perú 27-05-97)

“... Y este año será ampliamente aprovechado para crear conciencia, unir gente y deshacer los
desaciertos de las tensiones y guerras que contaminan el Planeta Tierra.
Con relación al Encuentro de agosto, estamos atentos a sus inquietudes y hemos puesto en marcha
todo lo relativo a nuestra presencia, para el mejor aprovechamiento de la salida, y del momento en que se va a
desenvolver. No tengan temor de invitar a quien consideren que deba estar. Aquí el apoyo será al mensaje de
la Misión.
... Trabajen fuerte en el lugar, para lograr la vibración adecuada que les permita aprovechar mejor el
momento y las experiencias que se tienen previstas. Habrá Xendra y avistamientos. Y es muy probable que
las condiciones se den como para un contacto físico pero para con unos pocos.
... Agosto significará un momento de madurez, a la vez que un puente abierto, seguro y firme para que
transite la humanidad hacia cambios importantes. Esta vez, este esfuerzo colectivo tendrá mayores
repercusiones positivas de lo que se imaginan. Pero no como ustedes creen o quieren, sino como debe ser.
.. Sobre sus próximas salidas, les diremos que les apoyaremos donde quiera que estén, pero el
momento marca al norte, para que la prensa no piense que es el lugar, sino que son ustedes con la
responsabilidad que han asumido lo que posibilitan el contacto. Y el momento así lo exige, habrá la vibración
adecuada para el contacto.
....Ustedes creen que organizan, pero es el Plan el que los organiza a ustedes, los reúne y crea las
condiciones. No teman, estaremos desde el día tres y también el cinco. Antes de eso, nos sentirán con fuerza.
... Mantengan sus meditaciones, que los hacer fuertes y los sensibilizan ante nuestra presencia.
Sampiac” (Morelia, México 18-05-97)

“... En cuanto al Encuentro del mes de agosto en el Perú, este será exitoso, porque servirá
fundamentalmente para unir a todos en torno al mensaje y proyectarlo al mundo. Es el mejor momento, y
todos debemos ser actores conscientes y responsables... Estaremos allí.
Oxalc” (Morelia, México 18-05-97)

“... El contacto en Lima es un contacto de oportunidad para trascender, hay que prepararse
despertando cada día más la conciencia espiritual y creando en cada uno las condiciones adecuadas para la
recepción de mensajes. Pero ustedes son los más importante en su disposición para difundir el mensaje de
cambio y esperanza.
No desaprovechen todo el bagaje de experiencias acumulada en un sinfín de salidas y encuentros
previos. Estén atentos todos y ayúdense a no equivocar ni la marcha ni las decisiones. Tienen delante una
nueva gran oportunidad que ustedes mismos están pidiendo. Nosotros, en todo caso, la respetamos y
apoyamos hasta donde veamos que es adecuado, útil y positivo para el plan, la misión, la humanidad y para
ustedes mismos.
Los Guías (Morelia, México 18-05-97)

“... Los días 3 y 5 serán muy importantes.


... A partir del contacto en Perú, muchas cosas cambiarán ene l mundo y afectarán a México también.
Pero no es porque el contacto en sí vaya a afectar al mundo, sino que más bien son ustedes los que habrán
de afectarlo, creciendo en su interior y madurando la conexión que se está estableciendo.
...Estén atentos especialmente al día 5 de agosto, que será clave. El Encuentro será exitoso para
quien sepa aprovecharlo.
Los Guías” (Morelia, México 18-05-97)

38
“.. Lo que se espera es que lleguen a conectar con todos aquellos que desde aquí están trabajando
por un cambio, para que después, respetándose y apoyándose, puedan llegar muy lejos. No tienen que estar
juntos con los demás buscadores, simplemente deben mantener a la distancia una unidad de objetivos.
...Si se esfuerzan, cada día lograrán revertir el estancamiento actual del país, a nivel espiritual.
... Esfuércense en estar preparados, esfuércense en recibir mensajes, y esfuércense en vivir los
mensajes.
...Con relación al Perú, los esperamos desde el día 2 de agosto en el lugar de la salida. Los
avistamientos serán los días 3 y 5, así como habrá otros el día 7 en Lima. No duden, y trabajen fuertes con
ustedes mismos.
Sampiac “ (Tarragona, España 01-06-97)

“... Deben haber mayor preparación y responsabilidad para lograr el contacto. Sean más conscientes.
Deben tener fe en el cambio, creer que sí es posible extender un mensaje sin fronteras ni etiquetas,
manteniendo la armonía y la unidad a pesar de las diferencias.
... Deben elaborar un proyecto a seguir que, partiendo de un cambio de actitud y a través de prácticas
de autoconocimiento (concentraciones y meditaciones), les permita acercarse al propósito último del
Plan Cósmico, que aún desconocen y que tiene que ver con revertir el futuro planetario.
Deben continuar con fuerza y entusiasmo, a pesar de los errores que puedan cometer en el camino.
... Agosto vendrá acompañado de extraordinarios avistamientos en Perú y en todo el planeta como
apoyo al trabajo.
Oxalc “ ( Tarragona, España 01-06-97)

“.. No se imaginan la gran responsabilidad que les aguarda en cuanto a la difusión para el despertar de
las conciencias dormidas. Pero ustedes ¡sí lo harán!, y bien hecho. Pero para ello, deben prepararse y confiar.
... Confíen en nuestro apoyo durante el próximo encuentro y en el amor que todos profesamos a la
humanidad, así como al proceso de la Misión que nos hace estar siempre cerca. Todo esto viene de muy alto,
y está dirigido a alcanzar grandes y trascendentales realizaciones. Y aunque ciertas cosas se planteen mal,
siempre se les puede dar el giro conveniente para sacarle el mejor resultado.
Oxalc” (Valencia, España 03-06-97)

“... Se espera que el principal protagonista. “ El Mensaje”, sea el que tome las riendas del Encuentro.
Todos los trabajos estarán dirigidos hacia ello.
El Xendra que vivirán procurará mayor información para ustedes, mientras que las cadenas de
irradiación que realicen durante la gran salida, emanarán Luz a la Tierra, para curarla y revertir los procesos
negativos que la envuelven. Las Meditaciones buscarán conectarlos con la Esencia Divina; y todo ello se
sustenta en la base de la vivencia del Mensaje de Cambio.
... Los trabajos a realizar serán guiados por nosotros, los 49 guías de Rama Misión, en acción conjunta
con la Gran Hermandad Blanca de la Tierra.
Oxalc “ (Lima, Perú 08-06-97)

“... Todos estamos participando de esto, no lo duden. Y a nosotros nos corresponde ayudarles,
haciéndoles palpar nuestra presencia.
...Agosto en Lima será una maravillosa experiencia de contacto, porque el día de la cita desde las 7
p.m. hasta las 9 p.m. y luego de 11 a 12 de la noche, verán nuestras naves en el horizonte, extendiéndose las
experiencias hasta la madrugada. Pero mediten y hagan trabajos por el planeta, para aprovechar el momento
y a la gente. No nos busquen, simplemente procuren la sintonía y nos verán.
...Recuerden que estamos unidos en la luz del mensaje de esperanza, por lo que si ustedes salen,
nosotros también estaremos allí de muchas maneras. Abran, antes que nada, los ojos del corazón y sientan.
Oxalc” ( Valencia, España 04-06-97)

El día llegó y, como en anteriores encuentros, el punto de partida fue el Albergue Juvenil de Miraflores.
Salimos el sábado 2 de agosto, en dirección contraria a la usualmente utilizada. Esta vez iríamos al norte
(como decían las comunicaciones) pero también para despistar a toda aquella gente curiosa o interesada en
asistir pero no preparada para ello. El lugar se había mantenido en reserva hasta último momento, por lo que
después nos enteramos que cerca de 4000 personas estuvieron aguardando en Chilca nuestra presencia,
creyendo que ese era el punto de concentración.
A pesar de que desde el día anterior habíamos estado organizando y coordinando a la gente, cuando
llegó el momento, el hospedaje era un caos, por la cantidad de personas que seguían llegando. Se duplicó el
número de los presentes con relación a los inscritos, faltando ya poco para la partida de los autobuses. En
39
tanto que se cotejaba los nombres en las listas y se le asignaba a cada uno la ubicación, iban formándose
largas filas, mientras los equipajes iban acumulándose en los pasillos del local que ya lucía abarrotado con
todo el material necesario para permanecer seis días en el desierto. Mochilas, tiendas de campaña, bidones
de agua, todo en medio de un griterío desordenado, porque cada cual hablaba más alto para hacerse
escuchar por los demás. Había allí un entusiasta contingente de mexicanos, uruguayos, argentinos,
españoles, hondureños, estadounidenses, chilenos, ecuatorianos, colombianos, dominicanos, portorriqueños,
etc, comunicándose animadamente. Además de la gran cantidad de peruanos, tanto de Lima como del interior
de las provincias, todos deseosos de participar e intercambiar vivencias y amistad.
Con alrededor de trescientas personas y cinco gigantescos autobuses es difícil ser discreto, pero se
trató de desarrollar la partida en un tiempo récord, sin mucho aspaviento, como si ello fuera una planificación
digna de los más sofisticados servicios de inteligencia. Y creo que lo logramos, saliendo rápidamente y en
forma coordinada hacia la Carretera Panamericana Norte.
Después de varias horas de recorrido (137 Km.) con un marco de paisaje árido salpicado por
esporádicos valles fértiles, los vehículos se adentraron por el desierto, a través de un accidentado camino de
tierra en dirección hacia el mar, llegando hasta una parte de la calzada que se tornaba muy escabrosa; allí
descendimos todos y empezó la cadena humana para bajar nuestras cosas. El resto se haría a pie, hasta una
playa escondida y deshabitada, al pie de los cerros. El lugar, conocido como “ Playa El Paraíso”, era de una
extraordinaria belleza natural, ideal para un gigantesco campamento de más de cien tiendas de campaña, por
estar resguardado del viento.
A pesar de que era invierno, durante el día hacia calor, producto del fenómeno del Niño, por lo que no
era difícil quemarse la piel. Pero por la noche, el contraste resultaba muy fuerte, y el frío atacaba con fuerza.
Una vez que nos establecimos en el sitio, ubicamos la zona de los baños, preparando los silos
respectivos. También escogimos las faldas de una colina que tenía muy buena acústica, a manera de
anfiteatro natural que miraba al mar, con el propósito de que sirviera de punto de reunión para la realización de
la mayor parte de las actividades. Allí hicimos la harmonización y la presentación general por grupos.
Desde el inicio del encuentro, como es costumbre, plateamos la unidad de un ayuno voluntario, con
miras a una mayor sensibilización, pero quedó a criterio de cada uno; por eso era voluntario.
La primera noche, bajo un cielo de época invernal, permanentemente nublado, comenzaron los
trabajos con la finalidad de elevar la vibración individual y colectiva, y lograr una armonía de conjunto que
propiciase el contacto. Pasadas las horas, subimos con la mayor parte de la gente reunida, a una colina
cercana y allí nos mantuvimos meditando sin que se diera una experiencia o avistamiento colectivo, aunque
varias personas afirmaron haber tenido alguna observación y hasat haber sido testigos de la presencia de un
ser de gran tamaño, proyectado delante de ellos. Como es el caso de Héctor Ibarra, de México, quien a las
11.30 p.m. logró observar a unos doscientos metros de distancia a un ser vestido como con un traje
fosforescente verde, casi flotando sobre el suelo. Y hasta lo vio acercarse, percibiendo cómo tenía la mano
derecha en el pecho, y la izquierda alzada en señal de saludo.
Los trabajos continuaron el segundo día, que era domingo, aburrido y desesperando a quienes no
tienen costumbre ni han aprendido a disfrutar del paisaje, el aire libre y puro, la tranquilidad y una buena
meditación. Aquella era una gran oportunidad de comunión espiritual con la naturaleza, y no faltaba quien
encendía radios o se abstenía reiteradamente de participar de los trabajos.
El frío y las incomodidades del lugar hicieron que algunos periodistas no soportaran ni dos días en el
sitio y regresaran frustrados a sus ciudades y países, por no haber visto nada. Y alguno de ellos, hasta
declararon que todo había sido una farsa o locura, como fue el caso del Sr. Iracheta, de Televisión Azteca de
México; pero tuvieron que aceptar su error cuando posteriormente aparecí en sus medios y hasta en sus
propios programas, mostrando las evidencias fílmicas y los reportajes escritos de quienes se quedaron hasta
el final y lo vivieron.
Durante los primeros dos días, todo conspiró como para que nos resultara difícil alcanzar una
vibración positiva en el ambiente. La ansiedad de muchos y la presencia de gente que se había invitado a sí
misma (infiltrados), introduciéndose subrepticiamente en los buses a la hora del embarque – aprovechándose
del caos del último minuto – así como la participación de parientes, conocidos o allegados de algunos de los
asistentes al encuentro, que mintieron o exageraron a la hora de incluirlos (asegurando que todos eran gente
preparada y de los grupos, lo cual no era cierto), crearon un ambiente denso y a la vez disperso. Con todas
estas personas y grupos hubo que hablar y fuerte, para obligarnos todos a varias las cosas, por cuanto
estábamos condenados al fracaso la gran oportunidad que teníamos entre manos.
Al parecer, el tirón de orejas dio buen resultado y la mayoría de la gente se fue disciplinando y
tornándose más colaboradora, pero estábamos muy lejos del encuentro de 1995.
El tercer día, amanecimos con un ambiente ligeramente mejorado. Se sentía como si muchas cosas
hubiesen acontecido y limpiado el ambiente. Se retomaron los trabajos, repartiéndose las responsabilidades y
la dirección de ejercicios y prácticas.
Luego de cada meditación, venía el intercambio de experiencias e investigaciones de los grupos,
realizadas por encargo de los Guías de la Misión. Era muy interesante escuchar lo que se había venido
haciendo en cada grupo y en cada país, a lo largo de todo el tiempo transcurrido desde el anterior encuentro.
En este sentido, la delegación Ecuatoriana – brillantemente representada por Rafael Calderón y Tania Cuisana
– Compartió allí su fantástica y audaz aventura por el territorio Shuar (los Jíbaros) y la investigación que ellos
40
hicieron en 1996 en el paraje remoto de la Cueva de los Tallos (Cordillera del Cóndor), siguiendo los mensajes
recibidos de los Guías, que los invitaban a tener en el lugar un contacto con la Hermandad Blanca y los
intraterrestres (relato mencionado en mi libro: El Umbral Secreto). Fueron importantes también los aportes de
la periodista ecuatoriana Cecilia Novoa, quien trabaja con los grupos de contacto de Quito, respecto de educar
a la niñez de esta Nueva Era, en todos estos temas. Asimismo cabe poner de manifiesto, las contribuciones de
los hermanos de Chile, con sus salidas a terreno y viajes a zonas recónditas y misteriosas de su país.
Sobre el mediodía de aquella tercera jornada, llegó a la playa mi esposa Marina, quien venía en el
auto de Miguel Ángel Romero, acompañando a dos queridísimas hermanas de Chile: María Ester Duble y
Silvia Ricketts. Marinita se había sacrificado quedándose en Lima para coordinar a los rezagados que nunca
faltan. Silvia, por problemas de salud no podía permanecer todos los días previos, de modo que recién llegaba
en ese momento. Pero ciertamente, el acceso y salida de personas al campamento, de día y de noche, a
pesar de lo lejano del lugar y las recomendaciones y restricciones dadas, también contribuía a que el ambiente
se mantuviera disipado. Faltaba la disciplina que lo impidiera. Y lo lamentable era que las personas que lo
hacían eran gente vinculada desde mucho tiempo y comprometida, pero que a veces también pecaba de
inconsciente. Confieso que yo también contribuí a ese desorden, por cuanto al llegar Marinita, me sentí
demasiado feliz por su presencia y durante varias horas descuidé todo lo demás. Ella, siempre muy
perceptiva, me confesó que la impresión que tenía al llegar y ver el campamento y la gente, era que las
energías estaban muy diluidas, como si hubiesen muchas personas sin preparación que no debían estar allí
presentes; se respiraba falta de espiritualidad, lo cual impediría que se cerrara el círculo que garantiza las
experiencias. Esa tarde siguieron llegando algunas otras personas que, por razones laborales, no habían
podido estar desde antes.
Al oscurecerse el lunes 4 de agosto, se hizo alto en los trabajos para que la gente pudiera abrigarse,
antes de iniciar un nuevo ciclo de meditaciones. De regreso, nos ubicamos nuevamente en el anfiteatro, y la
mayoría cerró los ojos y empezó con vocalización. Luego continuó con una meditación lunar y alguna
visualización. Y dije “la mayoría”, porque Rosario Abrahams del diario Expreso de Lima, quien también hacía
poco rato que había llegado desde la ciudad, como buena periodista, presentía que la noticia estaba cerca. Y
durante la rutina, aprovechó para hacer una observación de los alrededores, identificando las luces que se
veían aquí y allá. Al rato, ya tenía claro la presencia cercana de un faro, las luces a la distancia de una
población y por diversos puntos de la playa y los cerros, la presencia de algunos indisciplinados y poco
colaboradores caminantes aislados, con sus linternas. Pero en el transcurso de los minutos, observó sobre el
mar, a un tercio de la distancia entre la luz del faro y los destellos de la ciudad lejana de Huacho, la aparición
de una luz potente, redonda, densa y brillante, no comparable con la de una lámpara o linterna de alguna
clase. Se quedó allí, destellando un poco, con unas lucecillas secundarias a su alrededor por momentos, y de
pronto, así como apareció desapareció. Todo esto lo pudo registrar con su cámara de video Ignacio Balcazar,
de México, quien al abrir los ojos para arreglar su cámara colocada sobre un trípode, que estaba a punto de
resbalar en la arena, contempló y filmó lo que atestiguó la periodista.
Al final del trabajo hubo otras personas que contaron haber abierto los ojos antes de tiempo, y haber
visto también la presencia sobre el lugar de un objeto redondo, con un conjunto de hermosas luces de colores
en su base.
A continuación se hizo una práctica para recibir comunicaciones. Se nos dijo entonces que tuviéramos
confianza en ellos, en cuanto a su presencia como apoyo y en la evaluación que estaban haciendo de las
personas y grupos reunidos. Se nos dijo también que esa noche y al día siguiente, se daría la recepción de
Cristales de Cesio así como la experiencia del Xendra. Y esto sería al borde de la playa, por lo cual más tarde
nos debíamos dirigir hacia allá.
Llegó la hora y caminamos todos hacia la orilla del mar, formándose varios círculos en los que las
personas se colocaban dando la espalda hacia el centro, con los brazos flexionados y las palmas de las
manos hacia delante.
Muchos que ya teníamos los cristales nos quedamos fuera de los círculos, como notarios y testigos de
la recepción de los demás. En ese momento, todo el lugar fue envuelto por un clima tibio y por una
luminosidad de un color azul brillante que caía sobre todos, coincidiendo con la apertura del cielo hasta antes
encapotado, permitiéndonos la observación sobre el sitio, de dos objetos luminosos a gran altura haciendo
como evoluciones y proyectando el haz de luz azulino. Durante ese momento, a Eulalia madriguera – de la
televisión de Connecticut en los Estados Unidos – inexplicablemente se le descargaron las baterías de sus dos
cámaras de video, y no pudo filmar.
En ese instante dejé a Nimer al frente de la recepción y me fui con un grupo de españoles para
llevarlos a la experiencia del Xendra, que se iba dar en una playa cercana más pequeña. Ellos tenían
pendiente esa experiencia desde hacía unos meses. El momento de la vivencia se había frustrado porque,
imprevistamente, llegaron a la zona señalada ( era en Valencia), unas personas ajenas, dispuestas a acampar
allí en plan de juerga.
Al pasar el tiempo y ver que no se terminaba de manifestar la recepción de Cristales en la gente,
Nimer consideró que no parecía ser el momento adecuado, puesto que fueron pocos los que lo habían
concretado. Así que dio por finalizada la captación. Entre los que sí lograron culminar su recepción estuvieron
Ignacio y Clara Baltazar, quienes lo vivieron con gran intensidad, pues se sintieron compenetrados – a través
de la recepción – con el Plan Cósmico; también está el caso de Gerardo Domínguez, de México, quien vio
41
cómo se le iluminaba las manos y se iban materializando los cristales delante de sus ojos. Sintió una enorme
emoción y, humildemente, reconoció no estar preparado. Héctor Ibarra no los recibió ese día, pero durante la
entrega general miró como muchos otros al cielo, contemplando la presencia de una nave muy grande de
color gris oscuro metálico, que se movía muy lentamente a cierta altura.
En cuanto a la experiencia Xendra, envié al grupo de los chicos de España en una dirección, y se
pasaron de largo, sin percatarse de la presencia de la luminosidad y del haz que caía sobre el lugar, quizás
por el cansancio. De modo que tuve que salir a buscarlos; los encontré luego en otra zona, arriba de un cerro,
durmiendo. Por lo que les pedí que me volvieran a acompañar y los llevé personalmente al sitio preciso, donde
dos de ellos tuvieron experiencias muy intensas.
Al día siguiente – 5 de agosto -, les pedí a los que no habían recibido los cristales que mantuvieran el
ayuno durante ese día; se intensificó durante todo el martes el trabajo de meditaciones y visualizaciones,
procurando anticipar lo que sería la noche. También en las exposiciones, un grupo de Perú y Uruguay narró lo
que había sido su aventura de viaje por antiguos caminos de los Incas, a la Comunidad de Qéros, donde viven
quienes son los guardianes de la ruta al Paititi. Allí relató Richard González su importante encuentro físico con
un miembro de la Hermandad Blanca de los Retiros Interiores, llamado “Alcir”, y las importantes enseñanzas
que le trasmitió.
Por la tarde siguieron las prácticas, hasta que una vez que oscureció nos trasladamos de nuevo hacia
la playa para intentar una nueva recepción. Mientras se formaba un gran círculo entre todos, Rosario (nuestra
amiga periodista) y varios de nosotros, nos percatamos de que sobre los cerros, a nuestra izquierda, se hizo
presente una esfera luminosa que se balanceaba en el aire coquetamente, como queriendo que la
siguiéramos. Y así lo hicimos, obligándonos a cambiar de lugar.
Caminamos un poco hasta llegar a través de un paso para ubicarnos detrás de los cerros, en una
pequeña y acogedora hondonada donde se hizo la recepción de Cristales que esta vez fue contundente, con
fuertes experiencias como la vivida por la periodista argentina Alicia Escribano O´Connor del diario La Nación,
de Buenos Aires, quien ha participado de los grupos en su país bajo la dirección de nuestro gran amigo, el
excelente y profundo actor Jorge Mayorano; y también la del periodista Mario Ramírez de Radio Colima de
México.
Para predisponerse a captar esta singular iniciación – antes reservada sólo a los grupos de contacto. ,
se había formado un gran círculo, intercalando ( en lo posible) hombres y mujeres, todos colocados de
espaldas al círculo, con los brazos flexionados y la manso con las palmas hacia delante. Se les pidió que se
mantuvieran relajados y se concentraran mediante vocalizaciones. Al cabo de unos minutos, se podía
contemplar que el lugar se iluminaba, descendiendo sobre todos como una escarcha brillante, y a simple vista
se incrementaba la luminosidad en las manos de todos, llegando a formar luego las típicas estructuras
piramidales cristalinas.
Con el paso de las horas, las condiciones se fueron tornando propicias como para que se manifestara
la experiencia del Xendra. En el ambiente, después de varios días, al fin se respiraba una sincera paz y
armonía, multiplicándose los fogonazos y resplandores, y la aparición en el cielo de esporádicos avistamientos
y de un haz de luz oblicuo que descendía sobre un punto específico de la pequeña playa lateral, todo lo cual
garantizaba la contundencia de lo que se vivía a continuación.
El paso dimensional fue vivenciado plenamente por muchas personas que se prepararon para ello,
poniendo lo mejor de sí. Se fueron conformando grupos de siete y doce personas que entrarían juntos; entre
ellos se encontraba la mayor parte de la delegación del país azteca, quienes ante mi señal se fueron
acercando despacio a aquel lugar que convenientemente disfrutaba de un aislamiento natural. Allí, Clayton,
joven estudiante estadounidense residente en México se impresionó cuando subido a unas rocas, vio del lado
derecho salir desde el mar, luces naranjas, como si hubiesen un aparato sumergido en el agua. Al llegar
delante del umbral, los mexicanos quedaron sobrecogidos por la línea o borde que lo delimitaba, formando un
círculo clarísimo y luminoso distinto de la oscuridad del resto del lugar. Cruzaron el límite e ingresaron todos
en la luz blanca azulina pulsante del Xendra, ubicada bajo el grueso haz luminoso oblicuo que caía sobre el
sitio, procedente de entre las nubes, donde asomaba una inmensa forma oscura ovalada. Aquello fue algo
extraordinario y vivido con mucha lucidez y gran emoción, multiplicándose desde un inicio las sensaciones
más diversas. De un momento a otro, sintieron un estremecimiento en sus cuerpos, pero se relajaron de
inmediato por sí solos, mientras seguían caminando como si flotaran. Al poco rato, para quienes los veíamos
desde fuera, todo aquel grupo había desparecido en el interior de la luz. Había ingresado simultáneamente:
Ignacio (Nacho) junto con Clara su esposa, sus hijas Mirsha y Kiara Balcazar, su sobrina Wendy, Clayton, el
novio de Mirsha, Maria Elena Moreno, Rodrigo González, Héctor, Manu Friedkensen y también Marinita, quien
les acompañaba.
Fueron avanzando dentro de la luz tomados de las manos y ni bien dieron dos o tres pasos, todos
quedaron separados, como muy alejados entre sí, percibiendo la sensación como de cámara lenta y de estar
dentro de una alberca profunda, con oídos tapados. También era impresionante la sensación de aislamiento,
silencio y expansión, como si hubiesen entrado debajo de una cúpula. Clara y Marinita avanzaron un poco
más y se detuvieron para luego sentarse a meditar. En ese momento, Clara, a pesar de que tenía los ojos
cerrados vio salir de su pecho una intensa luz ( ella había recibido sus cristales el día anterior). A continuación
abrió sus ojos y advirtió unas presencias; entonces, volvió a cerrar sus ojos inmediatamente, invadida por el
temor. Tratando de armarse de valor se incorporó, observando delante de sí un desierto de tierra amarilla
42
intensa, con ruinas de piedra. Les llamó la atención una puerta romboidal. Todas las piedras estaban cubiertas
de símbolos y caras, conformando muros que se extendían hacia los lados. Es allí donde aparecieron dos
formas luminosas, que le provocaron miedo, por lo que comenzó a rezar. Escuchó entonces la voz de marinita
que la llamaba, lentamente la vio incorporarse y darle su mano. Aunque sentía la cercanía de las presencias
no se volvió a mirarlas, si bien al ir retirándose, contempló que el mar se acercaba violentamente, como si se
estrellara contra ellas.
En el caso de Rodrigo, él escuchó una voz pidiéndole que se levantara y fuera hacia el centro.
Mientras caminaba por el umbral, vio a maría Elena como muy concentrada. Se dijo entonces para sí mismo
¿Ahora qué?.. A continuación, el ruido del mar se fue alejando. Los pocos ruidos – como el de las olas, que en
algún momento se percibieron – fueron disminuyendo, empezando todo a difuminarse, al tiempo que
aparecían otras cosas. Todo se puso oscuro, pero llegó a contemplar estrellas en el firmamento. En su
avance, se vio a sí mismo entrando como en una construcción en forma de cúpula, iluminada a la manera de
tenues luces de velas. Siguió avanzando y escuchó los pasos de alguien que se ubicó detrás de él. En ese
momento lo invadió la incertidumbre y el temor, por lo que giró hacia la derecha, como queriendo enfrentar
aquella presencia, pero sólo pudo observar una sombra, luego giró a la izquierda y apareció una silueta
cargada de color rojo. A continuación escuchó que le decían mentalmente.
_¡Bienvenido, te estábamos esperando!...
Luego, siguió captando mensajes que le decían:
-El grupo (de México9 ha estado trabajando bien, pero ha faltado disciplina. Todas las experiencias
que se han vivido y las que se vivirán son como una unidad que habría que saber valorar...
Rodrigo sintió que se establecía un puente o un arco de comunicación con la mente del guía, mientras
este le hablaba. Sentía todo lo que le decía como viéndolo en su mente, con una claridad insospechada.
Luego, escuchó algo como una reprimenda:
-¡Debes ser más disciplinado! Debes trabajar más contigo mismo....
Entre mensaje y mensaje hubo pausas para que reflexionase acerca de lo que le estaban
trasmitiendo. Después percibió que eran dos las presencias definidas que caminaban hacia el centro, hacía lo
que parecía ser una puerta de color azul que se abría. Allí logró definir que uno de los seres era Sampiac
(Guía Extraterrestre). Observó que su rostro era pálido, con la frente amplia, grandes ojos rasgados, casi
felinos, de un color azul profundo, y el pelo rubio platinado largo a la altura de los hombros. Los ademanes de
manos y brazos eran lentos. Tenía botas blancas, traje pegado al cuerpo, con apretados puños a la altura de
las muñecas. Lucía un cinturón beige en la cintura.
Detrás de Rodrigo se cerró una puerta, y a continuación se encontró en un ambiente primero cargado
de estática y luego tan distinto, que Rodrigo hasta pudo flotar por él. En ese momento, escuchó que debía
dirigir su mirada hacia la izquierda. Vio entonces una pared como de cristal que se extendía en perspectiva.
Detrás de la pared se observaban muchas esferas de cristal, rodeadas de una luz verde y naranja. Entonces,
captó con fuerza:
-¡Esto que tú ves representa la memoria de los planetas de la Galaxia¡.
Nuestro amigo recuerda haber observado claramente dos líneas paralelas que se extendían a la
distancia, como uniéndose al fondo. Ve una esfera gigantesca (siente que es la Tierra), y ante la pregunta:
“¿Qué sientes?”- captada con fuerza en sus sienes- aparecieron delante de él, como en una pantalla mental,
infinidad de imágenes de nuestro mundo. Percibió que la energía era diferente, comparándola con la de las
otras esferas. Luego le llegó a su mente el que sería el último mensaje:
-Las dos líneas se unirán algún día en el futuro. Por ello, deben seguir adelante...Siente lo especial de
la experiencia. Con tu actitud, demostrarás tu voluntad de compromiso.
De pronto, el paisaje se fue recomponiendo. Vertiginosamente se acercaron las montañas y el mar, y
Rodrigo escuchó muy a la distancia que lo estaban llamando.
Había sido emocionante el haberse visto proyectado a Morlen en una experiencia con los maestros,
muy completa y enriquecedora. Sabía Rodrigo que aquello había empezado a cambiar su vida, de modo que,
de ahora en adelante, ya no sería el mismo. No sólo había visto lo que pocos seres humanos han llegado a
atisbar sino que había sido instruido e ilustrado también sobre el significado de “el real tiempo del universo”.
Posteriormente, Rafael – de Ecuador – me contó que aquella noche, antes del Xendra, vivió una
insólita experiencia en la playa, pero esta vez de tiempo perdido, del que él no recordaba nada, y que cuando
le llegó el turno de cruzar el Umbral, sintió mareos y temor, habiéndose desdoblado conscientemente. Al
volver vio con claridad sus vidas pasadas, pero todo ello a gran velocidad. También observó la Tierra desde
fuera y construcciones en otros mundos, con mares y cielos verdes y violetas, como en la experiencia que yo
había vivido en enero. A su vez, Daniel García – también del hermano país del norte-,me contó que al entrar
en el vórtice dimensional, inmediatamente se sentó, y a continuación se vio en otro lugar. Era un sitio
desértico, muy desolado y con un suelo resquebrajado. El estaba caminando al lado de un ser pequeño, de
color verde, con ojos negros rasgados y grandes. Este ser le habló mucho, pero después él no recordó nada,
aunque sentía que la experiencia tenía que ver con los intraterrestres.
Entre las muchas anécdotas y experiencias varias, Rafael me contó en los días siguientes, que llegó a
ver con todo el grupo del Ecuador la aparición de una nave cerca del faro. Esta nave tenía una luz como azul
tenue y se mantuvo estática por unos minutos. Pero cuando la quisieron filmar, no pudieron, pues se les
descargaron las baterías de la cámara.
43
La oportunidad de que un periodista viviera el Xendra, me llevó a invitar a Rosario a que me
acompañara al lugar indicado. Por ello nos alejamos del círculo de personas formado para recibir los cristales,
descendimos por las dunas de arena y caminamos por la orilla del mar. La conduje entonces al extremo de la
playa, relativamente a poca distancia de donde se había formado el Umbral, en el preciso momento en que se
incrementaba el resplandor y se veía claramente el haz de luz que, cayendo en forma oblicua, lo formaba.
Mientras nos íbamos acercando, se produjeron multitud de fogonazos en el ambiente.
Lo que paso a narrar a continuación lo hago citando las propias palabras de nuestra querida amiga
periodista de Expreso, quien tuvo la gentileza de compartir conmigo el extenso artículo que preparó al
respecto:
“A pocos metros del cerro entramos como en otro mundo, había un umbral energético; desde allí en
adelante el magnetismo era muy fuerte, todo mi cuerpo lo sentía. Atravesamos el cuello del cerro y
descendimos como unas gradas naturales; allá abajo había un pozo de lo que parecía una niebla blanca; pero
no había niebla, era pura energía que se hacía visible. Estábamos en la profundidad de la playita vecina, y allí
se volvió a organizar el círculo. Una vez más me instalé en su exterior, y me quedé orando por todos los que
intentaban recibir esa iniciación y por el Perú y por la paz del mundo. Durante todo ese tiempo podía ver cómo
el piso del desierto tenía exactamente adentro del círculo, un color más claro que por la parte de afuera,
evidenciando la intensificación de la energía para el grupo de los que estaban recibiendo los cristales ¡Cuánto
habrá durado eso? De pronto Sixto empezó a enviar de regreso al campamento. EL círculo comenzó a
despoblarse, y Sixto a llevar a lagunas personas hacia la playa, donde, donde pasarían por el Xendra. De
pronto pasó por el lado mío y le dijo a una chica española que lo acompañara, y se volteó y me dijo: “Tú ven
también “. Y allá fuimos. En la playa había unas pocas personas vigilando para que nadie fuera a molestar a
los que iban a pasar el Xendra. Sixto nos mostró los lugares donde había una concentración de energía y a mí
me envió sola a una cuesta arenosa, frente al mar. Allá me fui y me instalé donde veía más claridad y donde
había percibido, por un instante, un pálido gran círculo iridiscente. Miré a mí alrededor y no podía percibir a
nadie. Parecía que me hubiese quedado sola en medio de la playa oscura y desierta, con los cerros a mi
espalda y envolviéndome. Cerré los ojos y al rato me di cuenta de que había tenido como una ensoñación;
espabilé mi conciencia y sentí la energía; al rato regresé de otra ensoñación, y otra vez sentí la energía,
tremendamente fuerte, y la temperatura extraña y contradictoria: en mi cuerpo tenía a la vez la sensación de
frío del que ha tomado mucho sol, y el calor de la energía que me hacia arder las orejas. Otra vez regresé de
una ensoñación, otra vez sentí la energía y el corazón que empezaba a querer gastarme alguna broma;
entonces recordé lo que había sentido el sábado anterior en Lima, y me di cuenta de que no tenía nada de qué
preocuparme. Regresé de otra ensoñación y me pregunté por qué era incapaz de mantener mi conciencia
alerta, después de tantos años de meditación; me respondí que no interesaba mi conciencia despierta, sino
que mi cuerpo estuviera recibiendo esa energía. Abrí los ojos y parecía que todos se hubieran ido; sabía que
eso no podía ser, pero me pregunté qué haría si Sixto suponía que yo había regresado por mi cuenta al
campamento. Curiosamente, esa circunstancia de estar sola en medio de la noche, que en otro momento me
hubiese llenado de pánico, no me provocó nada en especial. Adrede me imaginé que, en efecto, se hubieran
ido todos, y me di cuenta de que no pasaba nada; cuando me pareciera bien me volvería con mis dos pies al
campamento y ya. No sentí que corría el menor peligro. Entonces miré hacia abajo y vi al pie de la cuesta un
lugar más pequeño donde parecía haberse concentrado la energía, y brevemente observé otro circulo, más
chico que el anterior, iridiscente. Me sentí empujada a bajar pero dudé, me quedé allí un rato más y otra vez
me volví a preguntar si es que debía bajar; entonces vi en mi mente a un anciano de barbas blancas que me
decía:”No seas desconfiada”, y allí me puse en pie, recogí mis cacharpas y bajé a instalarme en el nuevo
lugar.. Allí, igualito, me despertaba de alguna ensoñación y sentía la energía, una y otra vez. Por fin decidí que
ya estaba bueno y me levanté. Al caminar por la playa divisé a un grupito, y allí estaba Sixto con Marinita y
otros. Me preguntaron cómo me había ido y comencé a balbucear; hablaba muy lentamente y no llegaba a
decir nada; era como si estuviera un poco ebria. Sixto, en vez de despacharme al campamento, volvió a
alejarme con un nuevo grupo hacia los xendras. A mí me volvió a enviar solita a una punta arenosa, algo más
lejos que el primer lugar; y no sé qué hizo con los otros. Me instalé una vez más y otra vez el mismo tango,
excepto que esta ves tuve una visión llena de colores y difícilmente describible, como de cuadros vivos y
luminosos que se superponían y alejaban como en una perspectiva sagrada; algunos de ellos parecían
escenas sagradas. Y luego, más de lo mismo. En un momento dado vuelvo a abrir los ojos y al mirar hacia mi
derecha veo a una colección de lo que me pareció eran personas de cuarta dimensión. Después me dije que
debía ser el grupo con el que Sixto me había regresado al lugar, pero tenía serias dudas, porque los veía
como de materia algo sutil, temblorosa, particularmente a una mujer vestida de blanco que se paseaba, y un
muchacho altísimo que estaba justo a mi derecha. Este parecía medir por lo menos dos metros y era delgado,
con las piernas recorridas verticalmente por una raya blanca levemente luminosa. Se mantenía en pie como
en posición de firmes, tal si fuera un guardián; sin embargo al cabo de un buen rato se sentó: Yo me decía que
tenía que ser alguien del grupo pero lo que era seguro era que no lo estaba viendo en tercera dimensión. En
eso Sixto nos llamó a todos y yo quité mi mirada; cuando la regresé ya no había nadie...”
En la noche del 5 al 6, cuando ya había terminado los trabajos, Rosario regresó a su tienda, para
comer algo. DE allí se dirigió hacia una fogata donde se encontraban algunas hermanas de Chile y otras de
Iquitos, entre ellas la hermana Adelina, con su inteligentísimo hijo adolescente Martín. Reunidos en torno a las
brasa y el calor, iniciaron una charla superficial hasta que Adelina comentó en voz alta que allí arriba estaba la
44
“ Nave Nodriza”, lo cual confirmaron las otras señoras. La objetiva periodista preguntó:. ¿Ah sí?, ¿Dónde?...-
mostrándole a continuación el cielo totalmente cubierto, sin una sola estrella, pero con la presencia de una
sospechosa nube ovalada más oscura, encima.
Rosario se acostó sobre la arena para hacer una observación más prolongada. Y entonces el cielo se
abrió, pudiendo ver al fondo de la capa de nubes, algo parecido a un gran encaje electrónico; al darse cuenta
de que estaba viendo la supuesta nave, la embargó una alegría serena. Al dirigir sus ojos hacia otra parte del
cielo, este se vuelve a abrir y a mostrar ese “encaje”. Su entusiasmo la lleva a comentarlo en voz alta a las
otras personas, quienes con impresionante tranquilidad le contestan;-“Sí, sí ... nosotras hemos visto la araña
de Nazca” pero ella no veía ninguna figura, sólo la inmensa panza nítida de algo lleno de luces.
Después de extasiarse largo rato en la observación, la periodista junto con las personas presentes
observaron cómo las nubes se apartaban como si fuesen tímidos algodones, dejando ver un espectáculo
extraordinario e inimaginable. Allí arriba en esa misteriosa alfombra en el cielo, se multiplicaban de manera
escandalosa centenares de figuras como las de Nazca, todas juntas, muy cerca unas de otras pero sin llegar a
juntarse. Según el comentario de Rosario: ”Las figuras tenían dibujos perfectos, nítidos y ese grosor tan
especial de las líneas de Nazca. No me detuve a buscar al colibrí o a la araña, aunque de pasada sí vi a la
araña y también a los yuyos”... Ella se sintió sobrecogida, por cuanto percibió por sí misma, la conexión de
otros mundos con nuestra historia planetaria.
Posteriormente cuando nos encontramos en el Uruguay, Rosario me contó que, con el tiempo, había
venido recordando algunas cosas de la experiencia del Xendra, entre ellas la presencia y compañía de un
anciano vestido de túnica, cerca de ella. Pero no recuerda qué le dijo.
Al final de la salida, los hermanos del Uruguay compartieron conmigo una comunicación que, por
timidez o humildad, no habían pensado dar a conocer, pero que hubiese sido muy importante como aporte
adicional si hubiésemos sabido de ella antes del Encuentro. El mensaje decía lo siguiente:

Comunicación: 11-07-97
Lugar: Montevideo, Uruguay
Receptor: Grupo Madre, Cristal

“El encuentro será beneficioso para aquellos que por primera vez participan de uno. Habrá problemas,
desarmonías y faltas de equilibrio, pero confíen, pues apoyaremos este encuentro, no por quienes alientan el
fenómeno sino por aquellos que verdaderamente van con el sentido y disposición correcta.
El encuentro marcará la pauta ya establecida desde hace mucho. Son soles en la Tierra, por tanto
deben irradiar....irradiar...esa es la gran responsabilidad que han asumido.
Deben polarizar al planeta y ello sólo se logrará irradiando. Quizás no baste con repetirles estas
palabras. Les mostraremos en el encuentro a todos aquellos preparados, lo que verdaderamente queremos
trasmitir. No sólo para que les llame la atención, sino para que los llame a la acción.
Nuestra presencia (contundente) no tiene importancia o dejará de tenerla, si aquellos que en el
88(encuentro de ese año) recibieron las pautas, dejaron de practicarlas o no entendieron verdaderamente el
mensaje.
El volver a los orígenes es justamente recordar para qué han venido.
El Xendra será para muy pocos, los que verdaderamente se prepararon. NO debe ser un ferrocarril
donde se agolpan los viajeros, sino que será para los que puedan en conciencia, aprovechar la experiencia.
En este caso, Tell-Elam (Sixto) deberá con madurez permitir que esa selección no sea por simpatías, sino
mediante mensajes concretos y confirmados.
Todo está dispuesto. Si alcanzan la preparación adecuada se dará la experiencia, si no se logra la
madurez necesaria, volverán a vivir experiencias ya pasadas. Sean coherentes y cumplan con lo ya
establecido hace ya tanto tiempo, porque todo lo dicho en mensajes anteriores se mantiene.
Relean los mensajes iniciales de la Misión Rama.
Con amor, Sampiac”

Ya desde el segundo día vimos cómo el excesivo entusiasmo de los grupos alentó la participación en
el lugar, de gente que no sabía nada de la misión y que al final, en su mayoría se mantuvo al margen de los
trabajos, sin participar para nada. Esto sobredimensionó la salida y trajo dificultades logísticas, provocando el
desorden, a causa de la inexperiencia e indiferencia así como de la indisciplina. Hubo algunos que no
respetaban el trabajo de los demás, moviéndose y estorbando tanto de día como de noche. Fue realmente un
gran prueba de paciencia para todos, pero en especial para los organizadores.
El Encuentro fue también una gran lección en cuanto a que debemos dejar de tratar de convencer y
demostrar, confiando en que los Guías mismos sabrán cuándo y cómo manifestarse. Más bien lo que
debemos hacer es “compartir” y no forzar las cosas. Nuestra vehemencia nos pone en serios apuros, al igual
que a la Misión.
Otro llamado de atención, como enseñanza y a la vez como termómetro de la reunión, fue que se
pudo detectar una peligrosa apatía y dependencia en los grupos. La mayoría esperaba que se les diera todo y
se les hiciera trabajar, sin apoyar iniciativas propias. Esto hizo que, por momentos, se cayera en la deriva. A
su vez, nos muestra cuán lejos se está de experiencias mayores, por cuanto el camino consiste en asumir las
45
propias responsabilidades de crecimiento interno y el cambio no es sólo un darse cuenta de los errores, sino
un hacer lo imposible para revertir las cosas, sobre la marcha.
Pero la salida fue también una maravillosa experiencia positiva, ya que significó un reencuentro
general con el mensaje de la misión. Un mensaje que insiste en la necesidad vital de mejorar nuestra
comunicación con nosotros mismos, con la naturaleza y los demás, si es que queremos estrechar los lazos
con el universo.
Los periodistas que se quedaron hasta el final, han venido cumpliendo la función de “cronistas de la
Misión” y divulgadores del mensaje, como fue el caso de Rosario Abrahams, Cecilia Novoa y Alicia Escribano,
por cuanto dejaron de ser meros espectadores y pasaron a ser participes activos del mensaje, viviendo y
trasmitiendo sus propias experiencias, tal como las comunicaciones lo decían. Por ello, nunca nos olvidemos
de que los Guías saben a quiénes acercar al contacto, moviendo sus hilos invisibles que hacen vibrar a
quienes están preparados para escuchar y ver más allá de sus ojos.
Tal como decían los mensajes, los avistamientos se multiplicaron en esos días, en muchos lugares. El
6 de agosto fue videograbada a plena luz del día, una espectacular nave en forma de disco, en la zona de Las
Lomas del Chamizal, Distrito Federal (México). La observó una gran cantidad de testigos y la filmación es
descaradamente buena, un gran documento que ha pasado por los análisis más rigurosos de importantes
investigadores, como el ingeniero en informática Don Víctor Quezada, del Grupo Universitario Sol. Este
experto en computadoras hizo descubrimientos asombrosos que fueron aprovechados después por la
televisión de Tokio para completar ellos su informe. En los análisis, cuando el objeto que gira y se balancea
desaparece a la vista entre los edificios, su calor continúa delatando su presencia disfrazada de invisibilidad.
El problema con el material de este avistamiento fue que por inexperiencia o excesivo entusiasmo, la
investigación de campo con los testigos, realizada por algunos periodistas, no se hizo en forma ordenada, y
ello le resta algo de seriedad al caso.
El 7 de agosto, uno de los alcaldes distritales del Callao salió en persecución- junto con la policía y los
bomberos- de un ovni, el mismo que se quedó haciendo evoluciones en el mar frente a los acantilados
costeros. Pudo observarlo mucha gente, por un largo lapso.

EL GRAN JUPITERIANO
“El tiempo presente junto con el pasado
Será juzgado por el gran Jupiteriano;
Tarde le será el mundo dejado
Y desleal para con los clérigos juristas.”
(Nostradamus, Centuria X, Cuarteta LXXIII)

En enero de 1998 recibí la siguiente comunicación, que considero muy importante, en función de los
acontecimientos posteriores. EL mensaje decía:

Comunicación: 29-01-98
Lugar: La Molina

“Sí, Oxalc, con amor.


Nada de cuanto ha venido ocurriendo alrededor de ustedes deja de tener un sentido trascendente, por
cuanto contribuye a fortalecerles en el espíritu del mensaje. Bien saben que estar en este camino no les libra
de pruebas, por el contrario, muchas veces los coloca en el ojo de la tormenta, para que palpen allí mismo, en
medio de la desolación, el temor, la incertidumbre, el desasosiego o la soledad, la presencia de la mano guía
de quienes confiamos en ustedes y les apoyamos. Por ello no están solos. Pero el gran esfuerzo de salir
adelante, crecer con cada dificultad y sobrevivir espiritualmente a las pruebas es de ustedes. Nosotros
solamente somos testigos del mérito y de los sinceros móviles que acompañan las mentes y corazones de los
misioneros.
Todo cuanto han ido viviendo no sólo en estos últimos 24 años, sino a lo largo de la presencia
existencia, es importante dentro del plan dispuesto a cumplirse, y que cada año se acerca a su realización.

Pregunta: ¿Qué se espera para este año?


Este año tiene que venir acompañado de grandes logros y metas cumplidas, para ello deben
esforzarse en recodar, completando la información que ha quedado en ciertos lugares, situaciones y
momentos. Deben saber volver a cada sitio y a momentos pasados. Todo ello se les enseñó y requiere ser
puesto en práctica. Si no guardaron conciencia en tal o cual momento, fue porque no estaban preparados para
recordar o porque no era el momento de que mantuvieran conscientes tal o cual información. Pero todo llega,
y las etapas necesitan que despierten las programaciones que les fueron dadas. Les aguardamos en el lugar y
en el momento preciso, pero a quien esté lúcido para entenderlo y sea valiente y comprometido para asumirlo.

46
Ahora deben darse cuenta de que se está produciendo un giro en el tiempo, de tal manera que hay
una inversión en las cosas, por lo cual el tiempo de ustedes ha empezado a ser nuestro, y el nuestro a convivir
con el de ustedes, hasta hacerse uno. Esto significa que el puente está siendo completado, y ustedes,
trabajadores de los cimientos de la estructura, en el fondo del barranco, deben elevarse hasta la parte más
alta y participar así del beneficio del puente establecido. No será fácil despertar la conciencia de la labor
cumplida y de una nueva labor con tanta o mayor responsabilidad.
Se está dando así un salto que hace que se eslabonen dos tiempos existentes, lo cual trae consigo
modificaciones de rol, cambios en la participación y ubicación de los protagonistas que somos ustedes y
nosotros. Estamos asistiendo todos al proceso de redimensionamiento planetario.
De pronto, nos vamos acercando a una convivencia real en el mismo proceso temporal, por cuanto la
Tierra ya empieza a vibrar en una cuarta dimensión consciente.

Pregunta: Pero el panorama mundial no muestra una evolución, ¿entonces?


Tengan cuidado con sus apreciaciones, por cuanto ya se les ha dicho del peligro del pesimismo
cuando se dejan desalentar y permiten que las pruebas los agarren bajos de ánimo o de defensas. No se
dejen arrastrar por la negatividad. Más bien actúen como aquel que está llegando a la cumbre de la montaña y
se toma de la primera grieta que encuentra. Si mira hacia abajo, puede marearse y caer como producto del
vértigo, la fatiga o el desaliento por el tremendo esfuerzo, o por el contrario, animarse al ver todo lo ya
superado y lo poco, aunque sea muy empinado, que aún le falta. Ciertamente resta poco, menos de los que se
imaginan, por ello las fuerzas están desbocadas y las fuerzas negativas tienden cruentas asechanzas en su
capacidad de enfrentamiento, pues deben de ser probados; sólo así sabrán de lo que son capaces.
Hay todo un contingente de seres de luz apoyando la labor y misión, sólo que se les deja espacio para
crecer con el sufrimiento y con el gozo de la superación en sus difíciles pero meritorios triunfos.

Preguntas: ¿Por qué fue tan difícil el año pasado para la mayoría, en todos los niveles y sobre todo lo
relativo al Encuentro de agosto?

Porque cada día será más penoso y dificultosa la prueba a la cual están expuestos. Además, por todo
lo ya superado, lo que sigue a continuación debe ayudarles a definirse, como quien pule el diamante,
cortándolo y facetándolo...Ya pasó la etapa del mineral en bruto, perdido entre la piedra. Sin embargo, el año
que pasó estuvieron muy cerca de nosotros y nosotros de ustedes. Si hacen memoria, verán que esto fue así
(alusión a la experiencia del 31 de enero de 1997).
Ahora se acerca una serie de salidas importantes que les servirá para recordar y reencontrarse con el
mensaje. Vayan al encuentro de la misión el 7 de febrero. Les apoyaremos para que sientan la importancia del
proceso generado, y lo especial de este año que se inicia. Pero sí les decimos que deben expandir su visión
estrecha en cuanto a que las salidas y los encuentros pueden y deben darse en muchos lugares, no sólo en
un sitio. Pero todo en su momento, para que la variación sea de mutuo acuerdo con nosotros. Además, el
momento es aquel en que cósmicamente todo tiene sentido y es capaz de cumplir su cometido, que es
generar una reacción en cadena de activaciones en mentes y corazones, también de lugares y de situaciones.
Por ello, si una salida en un día fijado no se hizo, habrán de esperar hasta que se repitan las condiciones que
la hacían útil. Pero recuerden que aquí no importa quien haga el trabajo, siempre y cuando, alguien preparado
lo haga.

Pregunta:¿Qué nos pueden hacer decir con relación a un viaje a Oriente y otro a Paititi, así como un
Encuentro Mundial en Chile este año?
Desde que fueron convocados por la Hermandad Blanca, a realizar tales o cuales viajes, muchos son
los que se han hecho, y muchos los que han participado; pero qué pocos los que a conciencia han vibrado con
el mensaje de la Misión y el Plan que hay detrás, abriéndose al conocimiento. Los viajes no consisten sólo en
unir lugares, sino en despertar la dormida sabiduría que reposa en el planeta, sintonizándose con ella,
activando la conciencia en cada sitio para aprovechar cuanto ha sido dejado allí. Todo aquel que asista a un
compromiso de este tipo debe saber que no va a título personal sino en representación de los demás, sólo así
tendrá mucho para compartir después, más allá de las anécdotas. Quienes asisten a un viaje, a una salida o a
un contacto deben haber aplicado todo cuanto se les enseño a lo largo de todo el proceso de la misión, porque
si no, no sólo entenderán nada y no percibirán nada, tampoco su presencia servirá de nada para nadie,
dispersándose luego es oscuras justificaciones e interpretaciones.
Es cierto que ha habido puertas que han sido abiertas y lugares que han sido activados, pero a pesar
de ello no han sido suficientemente aprovechados los esfuerzos desplegados. Por tanto, no desaprovechen la
oportunidad que se les presenta de ser canales y antenas, activadores y puentes en lugares a los que la
Hermandad Blanca los ha citado más de una vez para que lo que estaba oculto salga a la luz, y lo que
permanecía en tinieblas sea despejado.
Los emisarios de los retiros interiores estarán al lado de ustedes este año, supervisando sus andares
por los puntos señalados. Déjense guiar por la luz del corazón; vibren en el quinto de rama (objetivo final del
cambio del futuro planetario), y olvídense de todo, menos de ser portadores y representantes del plan.

47
Pregunta:¿ Qué nos pueden decir acerca de la confusión y desasosiego que algunos están sintiendo
fuertemente?
A nosotros no nos extraña cuanto sienten y viven, por cuanto cada uno es artífice de su propio
proceso y destino, y la vibración generada con actitudes correctas o no, atrae o rechaza ciertas situaciones.
Mantengan una vibración alta y armónica. Sólo así serán inmunes a las asechanzas.

Pregunta:¿Qué nos pueden decir acerca de este año en el mundo?


Como saben, cada lugar en el planeta tiene su rol y su compromiso. Y cuantos viven en cada zona de
su planeta, comparten un Karma (aprendizaje) colectivo; pero este aprendizaje espera ser orientado por
quienes han despertado su visión interna y su comprensión. Allí es donde deben actuar. Seguirán
produciéndose cambios violentos en el mundo, que necesitarán quien los interprete y los oriente.
El puente está reestableciéndose por amor. Amen, por cuanto ahora es su tiempo y eviten ser
enfrentados unos contra otros, practicando la tolerancia, la comprensión y la paciencia. Este es el tiempo en
que el amor está siendo puesto a prueba entre ustedes mismos.
Con amor, Oxalc”

Los grupos de contacto de Chile, siempre dispuestos a la consecución de los trabajos de Misión,
recibieron mensajes que coincidían con el que yo había recibido, teniendo las confirmaciones requeridas como
para poner en funcionamiento la maquinaria necesaria para organizar un Encuentro Mundial de Contacto, en
su país, a realizarse en marzo de este año. Y así lo hicieron, cursando invitaciones a los otros grupos y
coordinando la logística necesaria.
Llegando el mes de marzo, se reunieron en Viña del Mar más de cien personas entusiasmadas por
asistir a aquel importante campamento que habría de realizarse en un lugar mágico, rodeado de árboles y al
borde de un pequeño lago de aguas tranquilas.
Desde la hermosa ciudad de Viña, partieron los vehículos que condujeron a los participantes al lugar
del Encuentro. El traslado fue cómodo y agradable, circulando por una excelente carretera costera. Con rumbo
norte, hasta llegar al cabo de poco más de una hora, por un desvío, a una zona de campo y granjas.
Nos encontrábamos muy cerca del mar pero al pie de las montañas, por lo que durante el día
arreciaba un intenso Sol de verano, mientras que por la noche, soplaba un viento muy frío que se sumaba al
clima helado de la cordillera. Estábamos de frente hacia el Este y en las estribaciones de la cadena
montañosa de los Andes. El lugar había sido escogido por el grupo de Santiago, siguiendo las pautas
aportadas por las comunicaciones psicográficas captadas meses antes, las cuales hablaban de la necesidad
del Encuentro en esa zona de “ Quintero”, perteneciente a la Quinta Región (zona central de la costa chilena).
Y ciertamente que aquel sitio era algo muy especial, por cuanto se hallaba sobre una zona de falla geológica.
En el suelo se podía ver claramente una grieta que se extendía de forma transversal por delante de las tiendas
de campamento, ubicadas en la orilla occidental de un pequeño lago de aguas tranquilas, que tenía una forma
ligeramente ovalada. Al caminar sobre o cerca de la fisura, se sentía claramente cómo las corrientes de
energía telúrica lo afectaban a uno, por cuanto llegaban a producir un fuerte dolor de cabeza, que sólo se
aliviaba descalzándose y abrazando un árbol.
Después que todos nos instalamos, fuimos llamados a la reunión de presentación general. Fue una
fiesta de camaradería y hermandad, luego de la cual, se dio una hermosa bienvenida a cargo de los grupos
del país anfitrión.
Así transcurrió el primer día. En el segundo, empezamos a trabajar con las meditaciones y las
cadenas de irradiación. Lo acordado era que debía participar desde el inicio, tanto del lugar como de las
actividades, para lograr una armonía y sintonía general, y que sólo en casos muy excepcionales se aceptaría
la presencia de rezagados. Pero la falta de disciplina, la relativa proximidad del lugar y el exceso de
entusiasmo conspiraron en parte contra el mejor desenvolvimiento de la salida.
Era ya martes, cuando se hicieron actividades cada vez más fuertes, que empezaban con sesiones de
Tai Chi, gimnasia psicofísica, meditación solar y después nos dirigíamos a sesionar bajo un toldo donde se
hacían coloquios, charlas y más meditaciones, protegidos de los intensos rayos del Sol. Por la noche se hacía
la meditación Lunar y se procuraba la recepción de mensajes.
Todos esperábamos establecer mayor contacto con los Hermanos Mayores Extraterrestres, pero :el
continuo desfile de rezagados –más de los supuestos- que,. Por diversas razones (entre ellas, las laborales)
fueron haciendo presentes a cualquier hora a lo largo de la semana, afectando la sintonía y vibración que se
iba alcanzando, produciéndose un retrocesos o bajón significativo que se podía apreciar en el ambiente. A
pesar de ello, mantuvimos la armonía y la labor encomendada por los Guías, de hacer cadenas de irradiación
al país anfitrión e igualmente a todas las naciones en conflicto en ese momento, para aligerar la carga de
negatividad mundial. También, nos esforzamos todos por mantener las meditaciones continuadas, las que
facilitaron la recepción de nuevos mensajes, los mismos que fueron corroborados por la presencia de naves
sobre el lugar. Cada trabajo fue dirigido por representantes de los diversos grupos presentes, intercambiando
así modalidades y estilos distintos pero complementarios, que hacían variados e interesantes los ejercicios.
Era maravilloso ver a tanta gente de diferentes naciones y ciudades conviviendo en armonía con un
mismo objetivo de sembrar paz y esperanza en nuestro planeta.

48
Al final de cada día, los atardeceres eran de una belleza y un colorido indescriptible, dando paso de
inmediato a los avistamientos de las naves que aparecían lanzando fogonazos de luz, como si fuesen falsees
de cámara fotográfica, concentrándose los resplandores sobre una colina cercana, de forma ligeramente
cónica, que teníamos hacia el lado derecho y del otro lado del lago. Esto coincidía con la intuición
generalizada que tuvimos desde un inicio, de que en aquel lugar se darían experiencias importantes.
Entre los temas de conversación desarrollados durante la salida estaba la misma llegada al lugar, algo
digno de recordar siempre: una entusiasta e interminable caravana de muchos autos hasta el sitio del
Encuentro. También las características del terreno, el mismo que estaba preparado por la comprometida gente
de los grupos chilenos, quienes habían despejado de piedras y cardos una amplia extensión, como para armar
las carpas e instalar el campamento. Para esto, algunas familias eligieron un lugar al lado de un pequeño
matorral, lo suficientemente alejados como para tener alguna intimidad; mezclándose fraternalmente las
distintas nacionalidades. Había gente nueva recién llegada a los grupos, personas que tenían todas las
expectativas, pues para ellos era su primer encuentro con grupos de contacto, mientras que para otros era una
nueva oportunidad de compartir y conocer gente interesante y afín, con la que tendrían mucho en común.
El día jueves, fue cuando más gente llegó. A pesar de ello, aquel día hicimos el máximo esfuerzo por
lograr niveles ótimos de sensibilidad, con esforzadas y largas meditaciones que permitieron recepcionar
mensajes que hablaban de experiencias de Cristales de Cesio y de Xendra para el viernes y el sábado.
Muchos fueron los que visualizaron durante la meditación, a un maestro de túnica blanca, identificándolo
algunos con el maestro Jesús.
Por la noche de aquel jueves 19 de marzo, recordamos todos el nacimiento de Jesús - porque según
ciertas revelaciones y algunas investigaciones historiográficas, esa sería la fecha del cumpleaños del
Maestro-, y lo celebramos entre todos, con cantos alrededor del fogón.
Así llegamos al viernes, percibiéndose en el ambiente una comprensible ansiedad. Desde muy
temprano, había gante fuera de sus tiendas de campaña, dando vueltas, sin poder ocultar su nerviosismo y
alegría. Muchos se me acercaban para consultarme los detalles de lo que podía vivirse aquella noche, como
para no desaprovechar la oportunidad o no cometer errores. A todos procuraba tranquilizarlos, sin poder
ocultar mi sonrisa.
Después de los ejercicios psicofísicos mañaneros, se recordó la necesidad de asumir un ayuno
general, que nos diera la fortaleza interior para prepararnos para las experiencias. Además, a la hora de las
charlas se formaron grupos que dieron explicaciones de lo que significaba la recepción de los cristales, su
conservación y uso, así como el compromiso que suponía una iniciación de esa importancia, la cual consistía
en un recibir para dar más y mejor.
Era el quinto día en el valle, y la atmósfera creada después de cinco jornadas resultaba muy especial.
Para quienes recibieran las iniciaciones, les marcarían un hito en sus vidas, pues despertarían la capacidad de
canalizar energías extraordinarias que están llegando en la actualidad procedente del centro de nuestra
galaxia, para ayudarse a sí mismos y a los demás, beneficiando al planeta. Y para los que apoyábamos, sería
una nueva oportunidad des servicio y fortalecimiento de nuestros compromisos.
Aquella noche del día 20, el cielo estaba oscuro y estrellado. La temperatura ambiental felizmente no
estaba tan fría, por lo que no era tan difícil concentrarse. Y mientras la gente se preparaba en el campamento
para iniciar la caminata hacia la colina, cruzando del otro lado del lago, todos apreciamos el avistamiento de
un objeto luminoso con la forma de una lenteja. Pasó a la altura de donde suelen estar los aviones, pero
describiendo como unos arcos, prendiéndose y apagándose y dirigiéndose exactamente hacia donde nos
congregaríamos.
Un reducido grupo se quedó en el campamento cuidando a los niños presentes, mientras que el resto
partimos bien abrigados y llevando linternas en la mano, por el polvoriento camino. Fue una hermosa caminata
en silencio, en fila india, hacia el borde del lago y la grieta, luego remontamos un pequeño arroyo, hasta
encontrar el lugar de cruce; subimos una escarpada colina y la bordeamos, hasta quedar enfrente del
campamento, pero del otro lado del pequeño lago. La noche estaba sin Luna, por lo que les pedimos a todos
que se mantuvieran cerca unos de otros. Cuando llegamos a lo alto de la colina, solicitamos a la gran cantidad
de personas allí reunidas, cerca de cien, su atención para formar dos círculos. En el círculo interior se
ubicarían los que no habían recibido los cristales; y en el círculo exterior, los que ya los tenían, e iban apoyar
y ser testigos de la recepción. En ese momento empezaron a darse manifestaciones de energía muy
contundentes, a manera de falsees lumínicos de distintos colores que caían sobre la colina y sobre todos los
reunidos; eran fogonazos de color naranja, rojo azulado y blancos. La vibración que se percibía en el ambiente
llegó a crear un ambiente extraño, como que daba la sensación de que el tiempo se había detenido. Todos
teníamos la mirada puesta en el centro de la reunión, donde llegué a visualizar la proyección de dos seres
altos y luminosos...Entonces me atreví a decir: ”¡Bueno, ya están aquí!”....así que se pidió a todos que
mantralizaran el OM, y que los que se encontraban en el círculo interior giraran y se ubicaran mirando a los
que se encontraban en el exterior. Cada uno se colocó con los que se encontraban en el exterior. Cada uno se
colocó con los brazos flexionados y las palmas de las manos hacia arriba. A estas alturas, los fogonazos se
multiplicaron con gran intensidad, y aparecieron sobre el lago y en dirección norte-sur, dos esferas brillantes a
gran altura, que lanzaban sobre el lugar como un cono de luz azul, iniciándose la recepción de cristales. La
gente del campamento después nos comentaría que, en ese momento, vieron como si fuese nieve,
descendiendo sobre el grupo concentrado en la colina.
49
La captación de los cristales fue muy intensa, al igual que la cercana proyección de los Guías. En las
manos de quienes estaban recibiendo, se veían claramente pequeños resplandores, seguidos por una intensa
fosforescencia de las palmas, que luego iban dando paso a la formación como de una bola de helado blanca,
transformándose a continuación en una como pirámide cristalina, de un color entre blanco y dorado o a veces
azul. Esto ocurría en ambas palmas, pero de una forma tan clara en algunas personas, que lo podíamos
apreciar a simple vista los que estábamos fuera del círculo de receptores. Pero no todos los recibían. Está el
caso que después me comentaron de Angela Borri de la Argentina, quien mantenía sus ojos cerrados, y sintió
la presencia de Elvis- un experimentado instructor, alto y delgado de nuestros grupos de Puerto Rico-,
preguntándole “¿qué sentía en sus manos?” Ella abrió los ojos, y se las vio a sí mismas fosforescentes, de un
color azulino. Entonces, nuestro amigo caribeño, quien actuaba como testigo y coordinador, le cruzó las
manos sobre el pecho, ya allí comenzó a sentir ella, una vibración dentro de su cuerpo que subía de los pies a
la cabeza, haciéndola temblar; y cada vez se hacía más intensa dicha vibración, pero ella misma se
sorprendía al ver que el cuerpo no se sacudía por fuera, sino que todo era interno.
En el círculo interior había una suerte de tensa espera, por cuanto la recepción, en algunos, iba siendo
bastante lenta. De pronto Oscar Borri, esposo de Ángela, comenzó a tener visualizaciones. Veía delante de sí,
en el aire, como un túnel acrílico trasparente, y el acto de percibir era tan claro que él no sabía si sus ojos
estaban cerrados o abiertos. Era como si en las paredes de ese acrílico se reflejase una luz, y daba la
sensación de ser algo tubular. Al fondo del mismo, podía advertir un rostro que lo miraba con facciones
severas, ojos grandes, casi inexpresivo, y cabeza acampanada. Sólo apreciaba el rostro y el torso de este
personaje. Esto duró unos instantes. Luego dio paso a la observación de una semiesfera compuesta de luces
multicolores, en cuyo borde había una potente luz blanca, que se veía venir en dirección a él, procedente de la
zona donde asomaban unos árboles cercanos. Esta otra experiencia le hizo observar el círculo exterior, y allí
Oscar contempló la presencia de una persona delgada, fuera del segundo círculo, diferente al resto, que tenía
los brazos cruzados en el pecho, sin facciones definidas y vestido, aparentemente, con un traje de color gris
metalizado pero sin brillo y unas botas altas. Esa persona permaneció allí durante toda la experiencia, sin que
la mayoría se percatara de su presencia.
Me aproximé entonces a Oscar y le pregunté si sentía algo en las manos. Él aún no estaba seguro de
lo que estaba percibiendo, quizás lo confundía el haber llegado con una gran expectativa que lo llevaba a
mantener una suerte de tensión. Pero ciertamente, sentía una gran energía que le llegaba por la coronilla y
mucho peso en las manos. Entonces pedí a los otros que lo dejaran un rato más. Para esto, el peso llegó a
hacérsele insostenible, por lo que en ese momento Oscar sintió que se iba a desmayar. En ese instante, él
comenzó a visualizar que, desde la cabeza hacia abajo, su cuerpo se iba como partiendo en rodajas de medio
centímetro, en pequeñas y bien definidas partes blancas, hasta llegar a los pies. Momento este en que vino la
pérdida de conocimiento y un espectacular desmayo, por cuanto cayó de bruces al suelo.
Ángela había terminado de recibir los cristales, cuando se dio cuenta de que Oscar iba bajando sus
manos y brazos, y caía desmayado de una forma aparatosa. En ese momento, gritó pidiendo ayuda para su
marido, porque temía que hubiese sido víctima de un infarto, a pesar de ser él un hombre deportista.
Inmediatamente lo rodeamos los coordinadores para socorrerlo, acomodándolo lo mejor posible para que
pudiera respirar, y procediendo a continuación a irradiarlo con imposición de ,manos. Ángela después
recordaría que cuando su marido se desmayó y la gente se movió, pudo ver detrás de Oscar Jaar, de Chile,
una silueta que no percibió nítidamente, como de una persona estilizada no muy lata, que se mantenía
estática en la misma posición de cuando uno ha terminado la recepción (con las manos cruzadas en el pecho).
Lo que sí divisaba ella con claridad era que tenía como un traje gris pegado al cuerpo y unas botas más
oscuras que el traje.
En el primer instante del desmayo, Oscar Borri se ve a sí mismo como en un túnel, con una luz al
fondo y la sombra de algunos objetos que allí había. Acto seguido, pierde totalmente el sentido, y de pronto se
siente despertando en su propia cama en su casa de Buenos Aires, sintiendo una increíble sensación de
placer. Pero entonces se da cuenta de que no puede estar allí, y al seguir tomando conciencia, piensa que
más bien estaba en la tienda de campaña, despertándose de un sueño en el campamento, aunque recordó
que tampoco podía ser eso posible. Al tomar conciencia plena del momento y del lugar, hizo memoria del
desmayo y se percató de la cantidad de personas a su alrededor que lo estaban asistiendo con energía.
Una vez que nuestro querido amigo argentino se incorporó del suelo, verificando Ángela y todos los
demás que él se encontraba bien, armamos un nuevo círculo para agradecer por todo lo que se había dado.
Allí invité a que todos hiciéramos una cadena de irradiación a nuestros hogares y familias, ocurriendo un
fenómeno extraño: resulta que en casa de los Borri, en Buenos Aires, a muchísimos kilómetros de distancia de
aquel sitio, su hija Vivi se percató de que, a esa misma hora, el lavarropas se encendió solo y comenzó a
funcionar. Ella quedó muy sorprendida. Al regreso de sus padres, pudieron compartir ambas experiencias.
Oscar, que aún se encontraba dentro del círculo, sabía que por ese día había terminado sus
experiencias en la colina, por lo que se dispuso a volver al campamento con la mayoría de los presentes. El
había sido uno de los pocos asistentes que desde el momento mismo de acercarnos a la colina se fue
tornando todo luminoso, previamente a la recepción.
Durante la recepción de cristales hubo muchos que los recibieron, y otros no, pero todos quedaron
muy motivados por la cantidad de fenómenos que envolvían el lugar. Carmen Obregón, de Perú, Eliana así
como Guisela Jaar de Chile rodearon en todo momento a Ángela, brindándoles su apoyo y mantralizando a su
50
alrededor para que pudiera armonizarse y terminar de integrar sus cristales, sobre todo después de semejante
susto que se había llevado por la situación vivida por su esposo.
Ya en el campamento, tratando de conciliar el sueño, a Oscar se le venía a la mente infinidad de
imágenes que se agolpaban sin poderlas precisar, acelerándosele el corazón. Esto se repitió varias veces,
hasta que fue aminorando y pudo quedarse dormido.
Se dio el caso de una familia chilena que tenía un niño de diez años. Los padres fueron incluidos
dentro de la rueda de quienes iban a recibir los Cristales, en tanto el pequeño aunque había sido relegado
fuera, se mantenía atento al desarrollo de los acontecimientos. Algunos de los que supervisaban la recepción,
al cabo de un rato lo quisieron incluir en el círculo central, y al pedirle que se quitara los guantes, se produjo el
chasquido de la estática y contemplaron cómo tenía sus manitas extremadamente luminosas, quedando todos
sorprendidos. El niño de la emoción, se puso a llorar.
A la mañana siguiente, todos pensábamos que Oscar iba a aparecer con el rostro hinchado,
inflamado, por el golpe violento, por cuanto su linterna guardaba en el interior de su campera, se había hecho
trizas. Y cuando asomó del interior de su tienda de campaña, no lo podíamos creer. Estaba impecable, y hasta
preguntaba qué había pasado. No tenía ni un solo rasguño, ni la ropa tenía alguna mota de polvo, que sería la
consecuencia lógica de haber caído violentamente en un suelo pedregoso y polvoriento. Realmente, nadie lo
podía explicar.
Era sábado. El sexto día del campamento y del encuentro mundial. El campamento estaba envuelto en
alegría por las vivencias que se habían dado en la noche anterior, pero no nos quedamos quietos, sino que
continuamos con nuestra dinámica de preparación, sin aflojar en ningún momento. Luego de los trabajos de
meditaciones, cadenas e irradiaciones al planeta, hicimos en la tarde un ejercicio de proyección hacia la
Cuarta Dimensión. La práctica consistió en que se les pedía a todos que formáramos una ronda (un gran
círculo), en un lugar del campamento donde se había hecho previamente una siembra mental de cristales de
luz violeta: Allí se dirigió una meditación en la cual se le pedía a todos que hicieran un movimiento de manos y
brazos, formando una equis delante del propio cuerpo. Una vez que percibíamos la apertura del umbral,
debíamos dar un paso hacia delante. Y en ese mismo instante aparecieron en el cielo, en las nubes, como
unas bellísimas alas doradas de ángeles que duraron largo rato.
Salimos nuevamente en la noche. Lo que correspondía ahora era la experiencia del Xendra, pero
como algunos no habían podido integrar los Cristales el día anterior, llevamos una vez más a aquellas
personas del otro lado del lago, a la misma colina y aguardamos. La ventaja era que ya no había la
expectativa desmedida del día anterior, así que con mucha tranquilidad se formó un nuevo círculo, y las
personas se concentraron. En ese momento Oscar Borri, nuevamente presente en el lugar, lejos de las
percepciones usuales de peso y calor, sintió como que algo o alguien le tocaba en el centro de las palmas
delas manos. Fue entonces que me percaté de que algo le pasaba, y al acercarme a él, le pregunté qué
sentía. Él me refirió lo anterior, y al contemplar la presencia de los cristales en sus palmas, le ayudé a
integrarlos, juntando sus manos en el pecho. Oscar percibió entonces una energía radiante allí donde tenía
colocadas sus manos. Pensando que con ello terminaba la recepción, quedó sorprendido cuando con los ojos
abiertos contempló la presencia en el lugar, a unos treinta o cuarenta metros de distancia, pero sobre el suelo,
de una imagen en colores y circular, en cuyo interior percibió a una persona como con túnica marrón y
capucha. No supo por qué, pero la sensación era muy clara, y el impacto emotivo también: ¡allí, delante de él
tenía al mismísimo Jesús!, ¡el Maestro de Galilea! Quien se encontraría como supervisando el momento y la
experiencia. La observación habrá durado como un minuto y medio; luego, la imagen desapareció
rápidamente o bien la excesiva emoción que le causaba, le hizo perder la concentración. Pero Oscar no contó
esa parte de la experiencia sino hasta tiempo después del Encuentro.
Los que habían recibido los cristales fueron invitados a salir del círculo. Y Oscar, una vez fuera de él,
vio cómo entre los árboles avanzaba lentamente una esfera de luz como de un color blanco y de unos treinta
centímetros de diámetro. La estuvo observando moverse hasta que se detuvo y a una distancia de unos
setenta metros, vio que de la bola de luz salió como si fuese un cordel de luz violeta que avanzaba de una
forma ligeramente ondulada, y cuando llegó a estar como a unos diez centímetros de su pecho, el rayo se
abrió en tres y lo atravesó produciéndole una infinita paz y armonía. La sensación fue muy agradable, y él
mismo se sorprendió de no haberse descontrolado frente a semejante experiencia. Con esta última vivencia
Oscar quedó muy impactado, sobre todo porque al regresar al campamento con su esposa Ángela,
contemplaron cómo una nube muy luminosa como con rayitos o relámpagos. Allí habrían de volver en horas
de la madrugada, unas pocas personas, para vivir la experiencia del Xendra o Puerta Dimensional. Los
Hermanos Mayores – según las comunicaciones -, la tenían reservada para un reducido grupo de sólo cuatro
personas que la traspasarían. La selección de un número tan reducido se hacía difícil, ya que el número de los
asistentes a la salida había sobrepasado el centenar. Existía siempre el peligro de que nuestros egos fueran
afectados por el protagonismo o la elección por las simpatías personales. Esto me llevó a escoger a los
posibles candidatos de entre las personas más comprometidas que dirigen los grupos, y así resultó un grupo
de catorce personas a las cuales acompañaría hasta el lugar dispuesto para las experiencias, dejando que los
Guías terminaran de seleccionar de entre ellos a aquellos cuatro que consideraran definitivamente preparados.
Con Jaime- abogado honesto y gran amigo de muchos años en Chile-, recorrimos previamente toda la zona,
procurando detectar la presencia contundente del domo luminoso. Pero extrañamente, no logramos ubicarlo,
aunque se percibía mucha energía saturando el lugar, con una suave niebla a media altura, iluminada por la
51
luz de la Luna. De regreso al campamento esperamos la hora del contacto, el cual debía darse en la
madrugada del sábado para el domingo.
Me parecía extraño que no fuera evidente en el lugar la presencia del Xendra, pero en honor a la
verdad, sabía que desde un inicio había faltado al Encuentro la suficiente disciplina que fortaleciese la
organización, impidiendo la continua entrada y salida de gente. Ello se estaba reflejando aquella noche, en la
dispersión de las energías, por lo que tendríamos que hacer un mayor esfuerzo para crear las condiciones que
permitieran materializar lo que estaba dispuesto.
Llegando el momento, pasamos la voz a los participantes, y una vez más, en fila india avanzamos por
el terroso sendero lleno de cardos, siguiendo la grieta hacia el arroyo. Lo cruzamos nuevamente y luego
ascendimos hacia la colina.
Fue un largo paseo, recorriendo junto a todo el grupo seleccionado, aquella zona, en la búsqueda
infructuosa del Umbral. Al fin, volvimos a la colina donde horas antes se habían recibido los cristales. Allí les
pedimos a todos que se dispersaran para que cada uno meditase por su cuenta – y como dije antes -, dejamos
a los Guías la labor de seleccionar las cuatro personas que habrían de vivir lo que estaba previsto para esa
noche; y a estos mismos cuatro, el dejarse guiar para hallarlo. Yo me consideraba al margen de la posible
experiencia, por cuanto ya muchas veces antes la había vivido solo y acompañado; por tanto, pensé que era
un buen momento como para darle oportunidad a otros.
Me encontraba hacia buen rato, de cara al lago y en plena meditación cuando sentí la necesidad de
levantarme del suelo para dirigirme hacia unos árboles cercanos. Al llegar a estos, percibí mucho calor y
estática, así como una extraña brillantez. No queriéndome confundir, cerré mis ojos y traté de avanzar con los
brazos y las manos extendidos hacia delante, procurando definir lo que sentía. De un momento a otro fui
envuelto en una extraordinaria luz, como en remolino, y en medio de ella vi asomarse el rostro ovalado y
oscuro de un ser que no tenía pelo. Era delgado, calvo y muy alto, probablemente de un metro noventa. Sus
ojos estaban hendidos en su piel cobriza oscura; su boca y nariz eran pequeñas y su traje, pegado al cuerpo,
era de un color blanco metálico. Llevaba botas. De inmediato lo reconocí como Mardorx de Xilox, a quien
había conocido muchos años atrás. Él me hizo señas con su mano de alargados dedos, como para que lo
acompañara. Lo seguí a través de la profunda luz que quemaba mi cuerpo y aparecí a continuación en medio
de construcciones en forma de domos en un paisaje irreal, bajo un cielo diferente al de Quintero. Nos
encaminamos directamente a una de estas estructuras a manera de cúpulas e ingresamos inmediatamente en
su interior, que se percibía espacioso y luminoso. Las paredes curvadas y redondeadas eran como de un color
blanco humo, similar al cristal, y daban al interior una relajante tonalidad azulina. Eran como dos habitaciones,
una alrededor de la otra, por cuanto en el centro del domo había otra, pero más erguida- semejante a un
huevo-, que sentí que era como la recámara. Sólo la parte superior del domo era traslúcida. No se apreciaban
muchos muebles, y los que había eran más bien propios de una sala o un escritorio de corte muy modernista.
Había también estantes diseñados en las mismas paredes, luciendo algunos extraños objetos. Mientras
satisfacía mi curiosidad observando objetos. Mientras satisfacía mi curiosidad observando los detalles, fui
invitado a acomodarme en una especie de largo sofá, en tanto Mardorx permanecía parado delante de mí,
dispuesto a explicarme el motivo de mi presencia allí. De pronto, este ser levantó su mano y rompiendo su
silencio, dijo:
-¡Ha llegado el tiempo para que, en algunos, culmine la preparación y empiece la acción
comprometida y definitiva!
-Excúseme, pero yo pensé que esta experiencia no me correspondía y más bien estaba preparado a
otros para vivenciar lo que estaba previsto- me permití comentarle sinceramente, aunque no le veía para nada
mover sus labios para hablar. Quizás lo estaba haciendo telepáticamente.
-Cada uno tiene su momento para madurar en la Misión, y nadie les debe facilitar las cosas a otros ni
ahorrarles etapas. Que cada cual asuma sus responsabilidades y haga sus propios méritos. Por lo pronto, tu
responsabilidad es estar aquí; y el propósito de tu presencia es el de ser los ojos y oídos de la Misión, para
que luego puedas seguir siendo una voz inspiradora que llegue con convicción y esperanza a la
humanidad...Pero son los pasos de cada uno los que los traen hasta aquí.
-¡Pues aquí estoy, aunque aún no sé en qué consiste esta invitación!
Algunos de los conceptos vertidos por este ser eran muy similares a los que había escuchado en
anteriores mensajes, por lo que comprendí que había un criterio común extendido entre los Guías.
-Hace dos milenios, un Gran Maestro se marchó de tu planeta tras haber abierto un Portal que
aseguraría a la humanidad una oportunidad única de cumplir con su parte en el Plan Cósmico-
-¿Y por qué se fue?- pregunté, queriendo aprovechar la oportunidad.
-¡Tú lo sabes!...En el viaje al Paititi les fue revelado. Fue para asegurar ese Portal, mediante la
conexión con el Tiempo Real del Universo. Al irse a una cuarta dimensión con el nivel de conciencia de
séptima dimensión alcanzado en su perfección en el amor, estableció un puente desde lo material con el
universo espiritual. Aunque no está físicamente con ustedes lo está mental y espiritualmente, como una
compañía permanente y sin tiempo.
Al irse él, ha enlazado los universos y las dimensiones de tal manera que el “ Espíritu Crístico” (la
conciencia despierta de la misión personal y colectiva) viene siendo derramado sobre todos aquellos que se
abren a recibirlo. Lo pueden llamar, si desean, “iluminación” o “Espíritu Santo”; que es aquella que les
permitirá encontrarse actuando. Pero ahora es la gran oportunidad como para que no solamente ustedes sino
52
la humanidad entera, actúe y cambie, ayudando a otros mundos también a cambiar. En los últimos años del
tiempo de ustedes, han venido cumpliendo no muy conscientemente los objetivos de la Misión. Por tanto,
llegado es el momento de que se den cuenta del porqué y el para qué de la Misión Rama.
¡Sean soles en la Tierra!
Mardorx giró con su vista y el cuerpo hacia los estantes del lado derecho de donde yo me encontraba,
allí se veía como una pequeña caja de madera redondead en la parte superior, con un reloj típicamente
terrestre en su interior y con un pequeño péndulo. Era un reloj como del siglo XIX. Y debajo, hacia el lado de la
pierna izquierda del extraterrestre, había como una obra de arte de metal – por lo menos es lo que me pareció
a mí-, tal vez de un metro y medio de altura y unos setenta centímetros de ancho en la parte superior. Parecía
un cono invertido, lleno a su vez de muchos otros conitos espirales, soldados a la estructura principal y
abriéndose hacia arriba. Concentré entonces mi mirada en los dedos de sus manos, que tenían una falange
más que la nuestra, cuando de pronto retomó la conversación y dijo:
-¿No te molesta que estemos esperando? Estamos aguardando la autorización para ir a la Cúpula
Central de la Ciudad Cristal, allí va ser nuestra reunión.
-No tengo apuro alguno ¡está bien!...
No sabía con quién ni para qué sería la reunión, pero ya que estaba allí, sólo me restaba aguardar y
estar atento a los detalles. Pero de pronto se me cruzó por la mente que la reunión sería con los otros tres
compañeros que habían sido invitados igual que yo al Xendra.
-¡Es fascinante...ustedes están viviendo en un tiempo sin tiempo!- mientras decía esto, abrió la luneta
del reloj y comenzó a hacer girar suavemente con sus largos dedos, las manecillas hacia delante y hacia atrás.
Y agregué:¡Qué diferencia con el nuestro, rígido y sin variaciones significativas, atrapados en nuestro propio
proyecto!
Dejó entonces el reloj de madera y señalo la obra de arte o supuesto reloj cósmico que tenía a los
pies..
-¿Qué quiere decir esto: que ya se nos acabó el tiempo o que el tiempo no existe para nosotros?
¿Podría explicármelo mejor?
Estaba preguntando eso aun cuando sentía la respuesta...Entendía pero no lo podía definir: - Al estar
ustedes en un tiempo alternativo, muchas cosas pueden variar; y desde donde se encuentran, pueden afectar
otras realidades, como la nuestra por ejemplo. Eso ha despertado grandes temores y ha hecho que entidades
elevadas y hasta civilizaciones enteras se opusieran a que siguiese adelante este proyecto. Pero ya empezó a
variar, ya estamos sintiendo cosas. ¡Ustedes nos están haciendo sentir!
Estábamos allí cuando, de pronto, ingresó en la habitación una pequeña esfera metálica como de un
color blanco, de unos 30 cm de diámetro. Se colocó delante del ser, como trasmitiéndole algo con profundidad,
por cuanto él mantuvo la mirada fija en el objeto. Luego giró su inexpresivo rostro hacía mí y me dijo que ya
habíamos recibido autorización para ir a donde debíamos. A continuación me incorporé y lo acompañé hasta
la salida del domo, mientras la esfera iba delante de nosotros.
-¿Qué opinas de la canepla que nos acompaño?- me dijo sorpresivamente.
- Me parece su secretario. Debe ser un buen colaborador, ¿no?- contesté en una conversación
superficial, que parecía buscar relajarme.
-¡Ciertamente que sí!- contestó sin mayores comentarios, al momento de salir hacia el exterior.
No podía imaginarme lo que me aguarda a continuación. Sin embrago, había en mí un suerte de
expectativa creciente e incertidumbre, que luego se confirmaría al llegar al interior de la Gran Cúpula Central
de Morlen, ante la presencia del “ Maestro de Maestros”. Había pasado 24 años desde que se inició nuestra
aventura, y no dejaba de sorprenderme con aquello que nos tocaba vivir.
Salimos de la casa del Guía y quedamos rápidamente bajo un cielo colorido y extraño. Fui avanzando,
sin sospecharlo, hacia el momento más especial de mi vida. Un momento que no olvidaría jamás.....

El Maestro de la Túnica Blanca

“ Después de estas cosas tuve una visión,


y vi una puerta abierta en el cielo,
y la voz aquella primera que había oído
como de trompeta, me hablaba y me decía:
sube acá y te postraré las cosas
que han de suceder después de estas.”
(Apocalipsis 4,1)

53
Fuimos caminando con Mardorx a las afueras de la ciudad, guiados en todo momento por la blanca
canepla que se mantenía siempre a una distancia constante de nosotros. Íbamos por un camino ancho y
empedrado que cruzaba la ciudad de un extremo a otro, acercándonos al pie de unos cerros no muy altos y
alejándonos del grueso de los edificios, que sabemos- por lo que nos han dicho-, que se extienden a gran
profundidad en el subsuelo. En el firmamento, aparecía ocupando gran parte del horizonte, el gigantesco y
colorido planeta Júpiter. Mientras que al bajar la mirada, para ver por dónde iba, pude observar cómo se
destacaba allí cerca, y delante de nosotros, una impresionante cúpula de un color blanco azulino, con
destellos brillantes. Tenía en su parte superior lo que parecía ser el símbolo de una estrella de seis puntas.
Era este edificio la sede transitoria de los 24 Ancianos o Consejo de la Galaxia, lugar al que había llegado en
algunas otras ocasiones a través de los pasos interdimensionales. Recuerdo muy especialmente la de 1974,
cuando varios de nosotros llegamos a estar delante mismo del Concejo, a través de un Xendra Gimbra.
La vereda terminaba en una rampa que ascendía hacia una inmensa y espectacular puerta, la cual se
abrió a nuestro paso. Dentro, el colorido era alucinante. Había cantidad de salas y corredores que se
multiplicaban y abrían en todas direcciones, pero el común denominador era la poca presencia de muebles.
Seguimos nuestro camino hacia la derecha, y luego, más adelante, tomamos el lado izquierdo donde
encontramos una rampa que ascendía formando una curva, con un pequeño escalón que se intercalaba cada
tanto. Por ese lugar subimos hasta un salón donde había esculturas de metal, muchas de ellas representando
mundos, sistemas y toda clase de estructuras estelares.
La esferita se nos había adelantado y se había ido al fondo de la estancia, done apareció un hombre
de cabello oscuro, vestido de blanco. De pronto, este personaje se detuvo a comunicarse con la canepla, y
luego lo hizo con el gruía, quien también avanzó ligero hasta ubicarse delante de él. Yo quedé rezagado y a la
distancia, quizás a la espera de la autorización para acercarme. De pronto, aquella persona alzó su brazo y su
mano, llamándome con voz fuerte y melodiosa.
-¡Acércate, querido amigo¡
Me fui aproximando hasta quedar delante de esta persona de mediana edad, delgada pero a la vez
fuerte y un poco más alta que yo. Tenía él un aura de sabiduría antigua, e iba vestido con una túnica larga y
suelta. Su pelo- como lo había percibido a la distancia-, era largo y oscuro, con una raya en el medio,
poderosas entradas y frente amplia. Su tez lucía tostada, como la de los árabes actuales, con bigotes y barba
tupida, partida en el medio, así como redondeada a los lados y en las puntas.
Ese rostro me resultaba familiar...mientras mi cuerpo se estremecía en su presencia.
-¡Discúlpame Maestro! – me apresuré a decir sin poder ocultar la emoción-, pero ¿eres quien creo que
eres?...
-¿Qué dice tu corazón?
-¡Pues, mi corazón está a punto de estallar!- repliqué tartamudeando.
-No estás equivocado, y como ves, aún conservo las huellas de mi última estancia en la Tierra-. Dijo
esto y me mostró sus manos. Al extenderlas, se retrajeron las mangas de su túnica dejándose ver unas
terribles cicatrices de un color rosado anaranjado, como si fuesen ampollas de quemaduras más que huecos
de clavos, ubicadas a la altura de las muñecas.
En ese instante, lo único que se me ocurrió hacer fue acercar temblorosamente mi mano derecha a la
suya, y tocar con mis dedos su palma, la cual era dura y áspera pero muy cálida. De inmediato la retiré,
porque entonces Él empezó a hablar.
-¡Valió la pena!...- dijo, esbozando una sonrisa.
Su comentario produjo un lapso en mí. Me quedé en un profundo silencio y hasta pensativo. ¡No lo
podía creer!...¡Estaba delante del Maestro!.... En 1987, durante mi tercer ingreso físico en una nave
extraterrestre, cuando por primera vez los acompañaba físicamente en una nave a Morlen (Ganímedes),
llegué a una de las ciudades de este satélite. Esa urbe era llamada “ Confraternidad”, vivían alrededor de
12.000 personas de origen terrestre que fueron extraídas de nuestro mundo, en los últimos 300 años,
rescatadas por los extraterrestres de lugares como el “ Triángulo de las Bermudas” o el “triángulo del Dragón”
en el Pacífico, donde se abren cada cierto tiempo y por determinadas condiciones, puertas interdimensionales.
Son Umbrales naturales que atrapan todo tipo de objetos metálicos, junto con sus tripulaciones. Allí
estaban siendo preparadas para ser devueltas en pequeños grupos a nuestro mundo, a partir de agosto de
ese mismo año, para infiltrase en nuestra sociedad y ayudar de esa manera a acelerar el gran cambió.
También me dijeron en esa ocasión que ese año, según nuestro calendario, estaba regresando el maestro a
nuestra Galaxia, y específicamente a Morlen, con el fin de supervisar el proceso de la humanidad de la Tierra.
Todo ello se me vino a la cabeza, como una multitud de imágenes y recuerdos que atiborraban mi
memoria. Cuando reaccioné dije:
-Perdón, no entendí. ¿Qué fue lo que valió la pena?-pregunté, sin recuperarme aún de la impresión.
-El darlo todo por amor en una existencia. Porque con tal esfuerzo hoy el camino es más claro, abierto
y accesible a todos.
-¿Pero fue en una o en varias?- inquirí con insolente curiosidad.
-¡La última fue la mejor, aunque resultó la más dura!
Su respuesta fue un bálsamo para mí, porque la había dado con un especial sentido del humor. Había
en Él una cordialidad tan especial y maravillosa, que sinceramente no me sentía digno de estar allí. Y hasta
me avergoncé de haberlo tratado tan familiarmente y de haber indagado.
54
Él se dio cuenta de mi conflicto de emociones y pensamientos y entonces, como dándome una mano
espiritual me hizo una pregunta.
-¿Qué te aflige mi amigo?
-¡A tu lado me siento bien, y pareciera que nada importa, Señor! Pero en el mundo las cosas están
difíciles...-respondí sin poder evitar una cuota de desaliento. Sentía que podía desahogarme en Él.
-Es una etapa difícil, es cierto ¡pero en la medida en que haya más gente entregada al servicio a los
demás habrá más esperanza y amor en el mundo!, ¡eso es lo que cuenta!
-¿Y para qué, Maestro? ¿En qué consistió realmente tu misión?....Durante estos años hemos
escuchado muchas cosas de Ti, pero resulta incompletas – repliqué atropellando con mis pensamientos y mis
preguntas desordenadas.
-Hubo un momento en que había que crear esa esperanza de la que te hablé. Se había llegado a una
situación crítica en que parecía inviable construir un puente de luz y de unión entre los tiempo y los universos.
Había muchos seres que trataban de asegurar la supervivencia de la humanidad, y el cumplimiento de su
labor, ayudando al ser humano a descubrir las expectativas cósmicas que pesan sobre él, pero la labor del
acechador había sido muy grande, neutralizando este proceso de despertar y darse cuenta.
No faltaron quienes hasta llegaron a dudar de que la humanidad lo lograría...Entonces ¡yo me ofrecí
para intentarlo!¡Vine a unir las orillas, y a acercar lo que estaba alejado!¡Pedí la oportunidad para tratar de vivir
el amor hasta las últimas consecuencias y dar esperanza, poniendo lo mejor de mí al servicio del Plan!...Pero
sin el apoyo del Padre, no hubiese podido...
En verdad de digo: vine a recordar qué es lo que se espera de nosotros y a aprender y enseñar el
cómo, para que se haga, o por lo menos se intente...
-Tus palabras recogen muchos de los pensamientos que los Guías nos han transmitido en todo este
tiempo. ¿Por qué es así?
- Ellos también están aprendiendo a ser buenos discípulos...
Observé en ese momento que, al hacer su último comentario, el Maestro dirigió una mirada
benevolente y una sonrisa cariñosa hacia Mardorx.
-¿Y cómo entonces?¿Cómo podemos acercar lo que estaba distante?-volví a preguntar, retomando
sus palabras.
-¿Recuerdan cómo durante mi vida puse énfasis en las curaciones? Pues de eso se trata. Hay que
sanar el alma de la humanidad a través del “amor en el perdón”...Mi misión fue enseñar que el amor es la
fuerza más poderosa del universo, capaz de abrir impenetrables muros y enlazar abismos insondables; y que
sí es posible vivir para amar, morir por amor y......
-¿Resucitar en el amor?...? – contribuí casi sin darme cuenta por seguir cada palabra de su hermosa
enseñanza.
-En verdad así es, y la humanidad va ser requerida en un gran esfuerzo de amor cuando sepa su
naturaleza y origen. Allí va tener que ser capaz de perdonar mucho, tanto a aquellos que permitieron que
vinieran de afuera otros con actitudes equivocadas, como a los acechadores y a quienes estuvieron a se
servicio saboteando el proceso. Pero si antes no se ha ejercitado ese “perdón” en lo diario y cotidiano, en lo
prioritario y más cercano, fracasará la misión colectiva.
-¡Entonces se confundió tu mensaje! No entendieron lo que dijiste, ni lo que hiciste. Al final no
valoraron la importancia del perdón como medio transformador, y por el contrario, creyeron que tú ya lo habías
hecho todo, y que bastaba con tener fe...
Cuán necesaria es en esta época la reconciliación de los seres humanos consigo mismos y con los
demás. Pensaba para mis adentros...¿Pero qué estaba diciendo yo?¿Cómo podía ser que estuviese allí
viviendo esa experiencia y dirigiéndome al Maestro de una forma tan sencilla y coloquial?....¡Pero...sí, estaba
allí y era real!.
-¡Yo ya lo tengo claro....discúlpame Señor que cambie de tema, pero ¿por qué en los Evangelios dicen
que Tú eres “El Señor del tiempo”?
-¿No has aprendido bien la lección que te han enseñado los hermanos del espacio o es que me estás
tomando la lección a mí?,,,- se sonrió, como cuando uno festeja una inocente travesura de un niño- Con mi
vida, lo que se logró fue acercar el tiempo que vive la humanidad con el tiempo en que se desenvuelve el
universo, de donde llegaron aquellos que fueron llamados ángeles. Mi vida supuso un portal que se abrió, un
puente que se tendió desde aquí hacia allá, y que ahora espera ser reencontrado y transitado...También había
que levar al ser humano por encima de su condición de “proyecto”, dignificándolo delante de los demás
mundos y civilizaciones, logrando niveles nunca vistos que permitieron acercar nuestras existencia material y
mental con el Universo Espiritual.
-Es complicado todo eso que los extraterrestres nos han venido diciendo, de que estamos viviendo en
un tiempo alternativo que realmente no existe y que hay un tiempo real del universo que es el que sí existe-
¿Pero es que acaso el tiempo no es sólo una creación mental, una forma referencial? ¿Qué vendría a ser el
tiempo entonces? (Ya para ese momento, estaba maravillado de tener la oportunidad de preguntar y ser
esclarecido de la forma que lo estaba sintiendo. Por supuesto, estaba aprovechando la situación al máximo).
-¡Ciertamente es complicado!- contestó el Maestro-. Y te lo voy a explicar como aquí lo enseñan a los
niños, para que lo puedas unir con todo lo que te han dicho antes: el Tiempo es la Creación misma, pero es

55
que después de la última creación hubo una creación alternativa o segunda creación, o llámale si deseas
recreación, afectando los procesos originales. Un círculo tocando otro círculo.
-¿Cómo un número ocho o el símbolo del infinito?- pregunté intrigado.
-Es cierto...-dijo el Maestro demostrando una paciencia infinita- Después de que alcancé traspasar el
umbral de la séptima dimensión, fue como un sello simbólico que se abrió, así como una realidad que se
concretó, descorriéndose los velos del conocimiento que iluminarían las vidas de aquellos buscadores de la
verdad, para que cada cual también lo intente. Estaba en la séptima dimensión conectando con el Universo
Espiritual, pero a la vez podía desplazarme a voluntad hacia una octava dimensión, por cuanto fui considerado
“Hijo de Dios” por derecho propio(mérito).
Una ves resucitado no podía permanecer aquí materialmente, pues ya pertenecía a otra realidad
dimensional, aunque conservaba el cuerpo físico. Por ello tenía que ubicarme fuera de aquí, para dar opción
como para que cada uno hiciese su parte, y así cimentar el proceso de construcción del puente....
_¿El de la reconexión cósmica, que permita integrar las dos realidades paralelas?- aporté
impulsivamente.
-¡Muy bien, la lección está aprendida!...¡Y habrá entonces un nuevo tiempo, y una nueva tierra así
como un nuevo ser humano! Esto significa una renovación total...
-¿Y dónde has estado realmente todo este tiempo?-lancé mi consulta como queriendo complementar
la información que tenía.
-¡Bien lo sabes!...Porque ellos (los Guías) ya te lo habían comentado hace unos años. Pero veo que
quieres una descripción más detallada del asunto.
Cuando una nave enviada por la Gran Hermandad Blanca del Universo me recogió de la Tierra, poco
tiempo después de mi resurrección, fui llevado al espacio exterior. Primero llegué donde el Concejo de los
Veinticuatro Ancianos de la Galaxia; después, seguí mi camino hacia el Centro del Universo Local y llegué al
Concejo de los Nueve de Andrómeda, que me acogió hasta que el tiempo fuese cumplido para la humanidad
de la Tierra. Luego, hace poco, volví a la Vía Láctea y al interior del Sistema Solar, encontrándome como ves
actualmente en este lugar cerca de regresar al mundo.
Ahora te pregunto yo a ti y todos a través de ti a la humanidad:¿Dónde han estado todo este tiempo?.
¡Ay caramba!..., ahora me encontraba en problemas, porque no sabía qué responderle. Yo era un ser
humano insignificante, ¿Qué podía contarle?.
-Supongo que buscando, Señor...Buscando en todas partes-contesté como sintiéndome atrapado y sin
salida, condenado a un irremediable tirón de orejas.
-No busquen fuera de la gente ni fuera de ustedes..Con los demás está su misión.
Nuevamente su comentario me llenaba como alimento el espíritu. Y sin poder controlar mi inquietud
continué con mi andanada de preguntas.
-¡Y por qué estás aquí Maestro?- aunque tenía una idea, quería escuchar su versión.
-La puerta de conexión del Sistema Solar con el Universo en el Tiempo Real está en esta zona (las
lunas de Júpiter) y no falta mucho para que la humanidad se percate de su existencia.
La respuesta me dejó pasmado. Estaba sorprendido por lo que me dijo.
-¿Cuándo será el día en que se sepan y se cumplan estas cosas?- seguí sonsacando sin parar.
-ya se está acercando, los acontecimientos así lo manifiestan. Por ello estoy cada vez más próximo....-
enfatizó el Maestro.
De pronto irrumpió Mardorx, aprovechando que el Maestro hizo un silencio y lo había mirado como con
complicidad, esperando que dijera algo y no fuera convidado de piedra.
-Mas, son ustedes los que lo están acercando, desde el momento en que se va produciendo un
proceso de definición colectivo del ser humano. Porque se crecen en conciencia descubrirán que tienen una
labor para con ustedes mismos y otra para con los demás.
-¡Ciertamente...-dijo el Maestro, celebrando al Guía presente-El momento actual los está invitando a
asumir su lugar en la fiesta del cambio. No se resistan a ser felices y a celebrar.
-Perdón por la consulta, pero ¿qué ha sido de tus apóstoles? En la actualidad, como parte de los
delirios y desequilibrios de los egos, hay cantidad de gente en la Tierra que se cree la encarnación o
reencarnación de tus primeros seguidores.
-¡Tú lo sabes, también te fue dicho! Pero se ve que quieres que yo mismo te lo confirme...Muchos de
mis apóstoles que se identificaron con el proceso, sellaron su propia cristificación, según el grado de
conciencia y compromiso, muriendo por amor. Y por ello, no volvieron a encarnar en la Tierra, sino que lo han
hecho en planetas superiores, siendo ahora parte de las jerarquías extraterrestres que vienen solidariamente a
colaborar.¿O es que acaso no le dije”que les prepararía un lugar allí donde yo iba”?
-Pero, Señor ¿por qué se templa el metal en la fragua con golpes de martillo?¿Por qué los cristales en
las rocas se forman a partir de grandes presiones?¿Por qué el sufrimiento y el dolor de una madre que está
pariendo?¿Por qué se ama tanto lo que más nos cuesta lograr? Dios no desea el sufrimiento de nadie, pero
tampoco puede impedir el aprendizaje.
El dolor y el sufrimiento son parte de una dinámica universal de crecimiento en conciencia.
Constituyen ambos, parte de un mecanismo mediante el cual interactúan las leyes que dirigen la evolución en
el universo material. Y siendo sus opuestos el gozo y la plenitud, el dolor y el sufrimiento son llaves para el
conocimiento y el reconocimiento de muchas cosas.
56
El camino es un eterno aprendizaje en el amor, y en el servicio. Aunque trasciendan el sufrimiento en
ustedes mismos, siempre habrá otros que lo vivan, por lo que podrán seguir creciendo como seres humanos,
al conmoverse y solidarizarse con los demás. El sufrimiento inspira compasión, y esa es la prueba en la que
se crece. Cuanto más conscientes sean, menos sufrimientos vivirán en ustedes mismos, pero no dejarán de
sentir el dolor ajeno, porque ello les permitirá seguir amando. No se apeguen a las formas, para que puedan
cultivar la paz interior; y así sus vidas serán una señal de fortaleza y coraje para el mundo y otros muchos,
como una luz de esperanza al final del camino.
_¿Pero, no podría ser de otra manera?¿Por qué tener que luchar y enfrentar; sufrir y llorar; crecer y
sentir dolor?- De un momento a otro me embargó una sensación de tristeza. Por una parte, las respuestas me
resultaban claras, pero por otro lado había una suerte de rebeldía en mí.
-El universo fue creado perfecto, pero como una semilla... La semilla es perfecta en sí misma, pero no
puede quedar igual para siempre, tiene que cambiar; transformarse en planta, dar frutos y generar otra
plantas.
El universo aun siendo perfecto, evoluciona, cambia, innova, mejora y sobre la marcha, se adapta y se
corrige. Los seres humanos tenemos que ser agentes de nuevas y profundas transformaciones. Podemos y
debemos perfeccionar lo perfecto, sugiriendo e implementando nuevas formas y alternativas que le devuelvan
la capacidad de transformación y cambio al universo; pero esto ha de hacerse desde la esencia misma y en
contacto con ella.
La vida es una experiencia de aprendizaje en el cambio, y las transformaciones siempre arrastran
consigo algún tipo de violencia.
-¿Y por qué todo esto? Perdóname Señor, pero pienso que esta es una oportunidad única como para
interrogarte sobre aquellas cosas que todos hubiéramos querido siempre preguntarte. Han sido dos mil años y
la humanidad no ha progresado en esencia. Su espiritualidad es superficial, inclinándose siempre a ser
sectaria, fanática e inconsecuente.¡Quizás hasta hemos involucionado!
-Muchos han reaccionado, y todos ellos son motivo de esperanza e inspiración para los demás...._dijo
el Maestro mirándome con ternura y aportándome paz con su mirada.
-¡Pero son pocos en relación con el colectivo! ¿Qué va a pasar con la mayoría?- pregunté con cierta
angustia.
Bueno, se preguntarán el porqué y el para qué de todo este largo peregrinaje. Ahora ha de cumplirse
lo que tiene que ocurrir, y para lo que ustedes han colaborado. También es el momento como para que no se
dé aquello que se trató de evitar.
El tiempo que ha transcurrido ha tenido su razón de ser; y al haber sido difícil, ello nos garantiza la
calidad e importancia de la misión del ser humano en este mundo.
Aquellos que como tú están contactados con otras realidades, actúan hoy como una suerte de
profetas del nuevo tiempo, y por ello, no deben dejarse arrastrar por el desaliento, la apatía o el pesimismo;
por el contrario, miren a su alrededor y verán un terreno fértil donde arar. Verán que nunca antes como ahora,
hay más sed de vida y hambre de amor, siendo muchos los corazones,mentes y almas dispuestas a dar lo
mejor de sí para lograrlo. Requieren todos ellos una guía, una orientación; alguien que como ellos lo trate de
conseguir y éste dispuesto a enseñarlo viviéndolo en sí mismo. Y es que falta tan poco, que en esta etapa se
requiere que haya quienes desde el mismo colectivo humano alienten y estimulen a unirse a la distancia, en
una misma intención, a todos aquellos capaces de actuar de una forma práctica, y que ya viene aportando el
valioso tesoro de sus meditaciones y oraciones.
Ciertamente ha sido un largo peregrinaje de miles de años para el ser humano, de millones de años
para el universo; pero de pocos segundos a escala cósmica para que se llegue a terminar de aprender y hoy
se pueda enseñar.
¡Yo lo hice, y muchos lo están haciendo también!
-¡Entonces, no lo estamos haciendo tan mal!- al hacer este comentario, mi estado de ánimo
nuevamente empezaba a cambiar.
-No lo están haciendo mal, pero podrían hacerlo mejor...
-el Maestro dijo esto, tornándose ligeramente serio.
-¿Qué es lo que a fin de cuentas no tiene que ocurrir?
Planteé esta pregunta por aspectos que no había entendido de lo que anteriormente le había
escuchado.
_El fin violento y cruel...la destrucción indiscriminada de todo el planeta.
-¿Pero no han sido suficientemente crueles todas las guerras, pestes y enfermedades? Señor, sé que
en tus tiempos no era mejor, pero hasta la semilla que dejaste se contaminó- En ese momento se me cruzaron
por la mente las imágenes más terribles que el egoísmo inhumano ha producido..Y experimenté un profundo
dolor en mi corazón, que me hizo sentir más que triste.
-La semilla cayó en distinto terrenos, y si bien es cierto que una parte significativa se contaminó por
libre opción o por falta de fuerza, hay otra parte que sí ha dado buen resultado. Y es más de los que pueden
imaginarse. Pero aun la mala semilla transformada en planta, al ser consumida por el fuego purificador de los
cambios, se recicla, vuelve a la tierra y la fortalece.

57
Como bien saben, yo no he sido el único mensajero ni el único sembrador, ha habido muchas buenas
cosechas a lo largo de la vida humana, consecuencia de la buena siembra de muchos eficientes obreros. Hoy
hay semilla seleccionada que está aguardando que el campo termine de ser preparado.
Cuando me tocó sembrar, les enseñé que había dentro de cada uno un poder y una sabiduría a la que
debían despertar, y que Dios mismo la ha colocado dentro de nuestras mentes y corazones como un don, para
que seamos un reflejo consciente de Él. Ahora deben despertarla, aplicándola con fe para asegurar la
transición definitiva del mundo y de la humanidad hacía un nuevo estado. Para que pasen rápidamente de la
siembra a la cosecha...
Habían podido apreciar que en sus últimos comentarios, el Maestro había recuperado la alegría,
contagiándomela. En ese momento, el Guía Mardorx, no queriendo interrumpir demasiado bruscamente la
conversación, intervino de nuevo, diciendo:
-¡Para esto se los preparó a lo largo de muchas encarnaciones, y nunca antes como ahora tienen en
sus manos la posibilidad de sellar con éxito lo empezado!.
-¡Hasta hace poco conocían en parte!...-retomó la conversación el Maestro, de una forma enérgica-,
pero ya es momento de madurez, como para que conozcan más profundamente el porqué de las cosas.
Porque nada acontece en vano ni porque sí. El crisol donde se ha ido formando y purificando la humanidad ha
sido fuerte. Por ello, cuando llegue a dominar las leyes que todo lo regulan, no será nunca más arrastrados por
la indiferencia ni la negatividad, sino que más bien se sentirán conminados a una entrega mayor, en un
servicio más comprometido.
Los demás serán el motivo de la existencia de ustedes, como lo ha sido para mí; y la recompensa
serán la paz y la verdadera felicidad que se alcanza al saber darle sentido a la vida...
Con todo lo último que había escuchado, mi ánimo nuevamente se había fortalecido, por lo que me
decidí a volver a preguntar:
-¿Cuándo veremos las señales definitivas del cambio positivo?
-Ya se han venido dando...¡Ustedes mismos son parte de esa señal!...sólo que están demasiado
ansiosos, a la vez que demasiados atentos a aquellas otras señales que a propósito son difundidas,
manipuladas y exageradas como para confundirlos y desanimarlos.
-Aunque la pregunta sea algo tardía, quisiera saber ¿por qué estoy aquí? Si no merezco nada de esto,
¿por qué se me ha concedido esta oportunidad y privilegio?.
-Porque te ubicaste al margen de las estructuras de las instituciones religiosas, políticas, filosóficas,
manteniendo una férrea voluntad de universalismo, representando a todos y a nadie en especial, estando con
todos por igual...Y porque al asumir la actitud correcta en el amor, a través de ti y de muchos como tú
llegaremos a los corazones y las mente de grandes mayorías que se encuentran frustradas, decepcionadas y
confundidas.
-¿Qué debo hacer ahora?- dije, sintiendo que mi pecho estallaba.
-¡Ve y haz lo que debes hacer! ...Y comparte con todos el mensaje de amor en el perdón y en el
cambio, dando siempre el énfasis y la importancia a la esencia y no a la forma.
-¡es tiempo de que regreses al Xendra!. Se apresuró a decir el Guía Mardorx.
-¡Maestro, no te demores en volver!- le dije, mirándole a sus ojos, con palabras que se me atoraban en
la garganta.
-Ahora no depende de mí ni del Padre-Madre. Depende única y exclusivamente de ustedes, porque no
voy a volver para juzgar a nadie sino a participar de una evaluación final, que quedará a cargo de la propia
humanidad. Yo mismo les enseñaré a que no juzgaran..Más bien no se demoren en darse cuenta y culminar lo
que deben hacer.
¡Ve en Paz!..
Los largos dedos de la mano de Mardorx se posaron en mi hombro, me hicieron girar y me condujeron
hacia la rampa. Volví entonces el rostro para darle una última mirada a aquel campeón de loa espiritualidad,
observando quien también El se iba alejando hacia el fondo de la sala.
Fui conducido hacia el exterior de aquel gigantesco domo que, como dije antes, es sede actual del
Concejo que representa a todos los mundos más evolucionados de nuestra galaxia.
Al salir, tenía la mirada puesta al frente. No me animé a hacer mayor comentario con Mardorx, porque
aún estaba meditando una a una las palabras del Maestro y no quería olvidar nada. Al salir, la atmósfera
cambiaba y aparecía deslumbrante la ciudad Cristal de Morlen y aquel extraño firmamento....Cruzamos
andando de extremo a extremo la población hasta las afueras de la ciudad, donde se encontraba aquella
media luna radiante de energía, que era el portal que me trajo y que ahora me regresaba. Entonces, el Guía
se despidió de mí, tocándome una vez más los hombros con sus manos, y me dijo:
-¡Vuelve ahora porque ya es tiempo de que te reúnas con todo el resto! No olvides cuán importante es
que no descuiden la responsabilidad que tienen entre manos y el momento extraordinario que están viviendo,
que les permitirá que todo lo que hagan, piensen y deseen se materialice para bien de todos. Las puertas de la
Hermandad Blanca de la Tierra han sido abiertas para que desde sus predios puedan hacer su labor y cumplir
sus objetivos. ¡Esa es la razón de sus viajes a los Retiros! Además es un privilegio que les concede la vida, el
ser capaces de tanto si aprovechan la oportunidad para crecer y crear un futuro distinto.
¡Amor y Paz, Tell-Elam!

58
-Amor y Paz! –respondí yo, mientras entraba en el vórtice de energía que me llevaría de regreso a
Quintero, en Chile.
La noche estaba fría al pie de la laguna, cuando me hallé a mí mismo caminando...La experiencia
había producido en mí una paz indescriptible, por lo cual me fui hacia la orilla de la laguna y me senté a
meditar, agradeciendo desde mí interior, todo lo vivido. Estaba ensimismado cuando llegaron al lugar Carmen
y Elvis, interrumpiendo mi silencio, y preguntándome si había podido ubicar el Xendra. Les dije que sí y les
señalé los árboles, por lo cual rápidamente se encaminaron ambos hacia allá. Al rato regresaron muy
emocionados, por cuanto Elvis había visto la energía y al ingresar en ella, se había sentido como absorbido
por un remolino de luz, observando a la distancia como un planeta de color violeta. La sensación de temor
frente a lo desconocido fue tan fuerte, que se arrepintió y bruscamente salió del Umbral. Aproveché entonces
para contarles algo de lo que me había tocado vivir sin haberlo buscado yo. Ellos quedaron sorprendidos.
Poco después fueron llegando uno a uno los convocados, que se hallaban repartidos en una extensa
zona. Una vez reunidos, nos marchamos de regreso al campamento, con la intención de hacer los
comentarios junto con los demás. Aunque por ser tan tarde y faltar pocas horas para que amaneciera, muchos
se fueron directamente a dormir. Aquella madrugada del 22 de marzo de 1998 quedaría como un recuerdo
imborrable en mi vida, y requería dos años poder asimilarla y plasmarla por escrito.
El domingo por la mañana, mientras compartíamos la experiencia vivida en el Xendra y nos
preparábamos para el terminar el encuentro, alguien pidió que miráramos todos al cielo, y allí observamos una
enorme equis en un cielo despejado, exactamente arriba de nosotros, como formada por unas caprichosas y
solitarias nubes.
Fue interesante escuchar el testimonio de Oscar Jaar y su esposa Guísela, de Chile, quienes narraron
la experiencia que les tocó vivir, según sus propias palabras:
-Era la última noche que estábamos en el encuentro y recibimos de los Guías, que debíamos ir a
buscar un Xendra no más de catorce personas, las mismas que Sixto identificó. Salimos los catorce en busca
de la Puerta Dimensional que, supuestamente, ya estaría formada, cruzando un arroyo y dirigiéndonos hacia
la loma donde el día anterior algunos habíamos recibido los Cristales de Cesio.
Empezamos a caminar en dirección hacia la Cordillera de la Costa, bajo una Luna llena que nos
alumbraba la marcha. Yo iba adelante buscando el lugar y tratando de percibir por mí mismo, sin guiarme por
Sixto, para no dejarme influir. De pronto, cuando habíamos caminado unos trescientos metros, empiezo a ver
delante de mí mi sombra (lo extraño era que la Luna estaba frente a nosotros, lo que hacía imposible que mi
sombra estuviese adelante). Luego, veo dos figuras humanas luminosas, como doradas. Se lo comenté a
Sixto, y después de haber caminado un poco más, nos dijo que nos volviéramos.
Nos dimos la vuelta y entonces le comenté que podríamos detenernos a visualizar dónde estaba la
concentración de energía, mientras miraba al cielo, tratando de encontrar una señal.
Llegamos a la orilla de la laguna y Sixto nos dijo que nos separáramos y nos volviéramos a encontrar
en una hora. Eran las 2:20 a.m.
Salí en dirección al Este, siempre buscando el Xendra. Y cuando había caminado cerca de doscientos
metros, nuevamente me encontré las dos formas lumínicas de un color blanco azulado; una a mi izquierda y
otra a mi derecha. En un principio por mi formación científica, pensaba que podía ser un reflejo del rocío en mi
cortaviento, pero luego me di cuenta de que sólo lo había percibido unos cincuenta metros antes de
detenerme.
De pronto sentí que no debía seguir caminando, y dejé de ver a esos dos seres; pero visualicé que
detrás de mí había alguien muy alto, quizás de unos tres metros, con espalda ancha y cabeza redonda. Al
girar para buscarlo, no lo encontré. Luego observé como a unos sesenta metros de distancia enfrente de mí, a
alguien que se acercaba y me di cuenta de que era Guisela. Al llegar a mi lado, le indiqué que a mi izquierda
estaba contemplando una luminosidad que se movía en el suelo y que yo entendí como una acumulación de
energía. Guisela entonces se dirigió hacia allá. Yo me acerqué unos metros, pero no tanto como lo que avanzó
ella. Giré hacia el sur y miré el cielo, que estaba completamente despejado y vi una esfera de unos 35 cm de
diámetro, de color magenta, que envió un haz de luz cilíndrico hacia mi cabeza. Pude ver a través de su
centro, pero después no recuerdo más de ese momento.
Al ratito llegó Guisela y me contó que había vivido una experiencia importante, por cuanto al haberse
alejado siguiendo la luz en el suelo, esta se desplazó hacia el Norte, hasta detenerse en un punto sobre el cual
cayó un haz de luz blanca que iluminó en su interior la figura de un ser de unos dos metros de altura, calvo de
piel cobriza, de boca recta, hombros rectos y angostos, vestido con un traje blanco muy ceñido al cuerpo y
botas blancas. La figura y los colores eran tan nítidos, que parecía estar físicamente allí. Guisela se paró a
unos dos metros de él y quiso avanzar, pero el ser la detuvo, diciéndole que previamente positivizara sus
chakras. Ella obedeció y cuando estaba iluminando el chakra de la garganta, con voz autoritaria le dijo que
avanzara hacia él, quedando a escasos 50 cm de distancia de su cuerpo. En ese instante descendió un nuevo
haz de luz blanco, pero esta ves de 1,5 m de diámetro y apareció otro ser, ahora femenino y bajito, como de
1,4 m de altura, rubia, de ojos verdes, que tenía en su mano derecha los dedos cubiertos (los cinco), como con
unos dedales negros que en su punta era de color verde. Ella se quedó observando a Guisela de cerca, con
curiosidad, mientras pasaba su mano y sus dedos perpendicularmente al cuerpo, moviéndola verticalmente
frente a ella.

59
Mientras este ser femenino examinaba a Guisela, el guía comenzó a hablarle diciéndole:- Para
contactarse con los maestros de la Hermandad Blanca, es necesario estar relajado, mentalmente descansado
y saber guardar silencio”.... Entonces, proyectó como en una pantalla que apareció enfrente de ella, de unos
50x50 cm, la imagen de un maestro que tenía una capa magenta como la del Papa y un gorro extraño.
Desapareció la pantalla y continuó hablando:- Cuando los 24 se reúnan con el Maestro Jesús, no será por
medio de un Xendra.
Guisela sabía que se refería a los 24 que tienen que recibir el Libro de los de las Vestiduras Blancas
(historia de la humanidad y de las civilizaciones que aquí han intervenido).
El Guía retrocedió un paso. Saliendo del cilindro de luz desapareció, elevándose luego el cilindro junto
con el ser femenino. Luego Guisela se volvió y se acercó a mí. Eran las 2:45 a.m. , cuando le dije entonces
que esperáramos hasta las 3 a.m. para volver. Fue allí cuando apareció delante de mí, a unos diez metros, un
anillo dorado girando sobre su eje; y sobre él, un triángulo azul con un círculo en el interior. Se lo comenté a mi
compañera y ella me dijo que veía sobre mi cabeza, una pirámide azul. En ese momento recordé un sueño en
el que llamaba la atención y yo lo comparaba con el mío, como si se comparasen más que relojes, tiempos
diferentes.
La energía era tan fuerte en el ambiente que me senté en el suelo y apoyé mi cabeza entre las
rodillas, y al levantarme no sabía dónde me encontraba. Le pregunté entonces a Guisela: ¿Dónde estamos?
Ella me contestó, si yo estaba bromeando, por lo que volví a preguntarle y ella me contestó que en Chile. En
ese instante observé que a mí alrededor y al girar la cabeza, veía las imágenes, cuadro por cuadro. Pregunté
a continuación:¿En qué parte de Chile?. Y ella me respondió que en Quintero.
Luego nos volvimos a reunir con el grupo, llegando algo atrasados porque faltábamos nosotros y
Carlitos. Sixto – visiblemente emocionado-, aprovechó para consultarnos lo que habíamos vivido. Guisela
contó su experiencia y Sixto nos contó que había estado con el mismo ser y que se llamaba Mardorx de Xilox.
Al término del Encuentro, ya en nuestra casa, llamamos a Vicky Beer, de Tijuana (México), y ella nos
narró muy entusiasmada, la experiencia que tuvo la misma noche del Xendra y a la misma hora, según la
correspondencia horaria. Ella había entrado en su estudio, donde está la computadora, para revisar su e-mail,
y en el momento en que se sentó frente a ella, vio un resplandor violeta en el centro de la habitación. Pensó
que era un mensaje de que debía apoyar a los grupos de Chile y decidió sentarse a meditar ahí. Apenas cerró
los ojos, vio descender un haz de luz blanco sobre ella y se sintió elevada a toda velocidad hacia una nave,
donde se vio en una habitación completamente blanca y frente a ella un ser exactamente igual al que describió
Guisela y que Sixto identificó como Mardorx. Ella recuerda que este ser le habló durante largo tiempo. Y
cuando regresó de la experiencia, estaba completamente helada. Había pasado una hora y no recordaba lo
que le dijeron, pero sabía que era una experiencia real.
En una meditación en casa, el 13 de abril de 1998. me explicaron que la experiencia vivida el 22 de
marzo, simbolizaba que los dos tiempo se habían unido, y que esto lo habían realizado Seres del Universo
Espiritual, explicándome que si el anillo giraba de izquierda a derecha, significa que estábamos volviendo al
punto de origen, y que el triángulo simboliza el Universo Espiritual. Al terminar la meditación, confirmé que el
mismo ser que me habló a mí, le había transmitido un mensaje a Guisela, diciéndole que la puerta 14 está en
nuestro interior y que la Estrella de la Misión rama es la Puerta 14, y nosotros somos los guardianes del Real
Tiempo y del Real Templo.
El año de 1998 todavía guardaba algunas otras sorpresas, como fue el hallazgo de ozono en
Ganímedes. De acuerdo con las informaciones que salieron en los periódicos, el telescopio espacial “Hubble”
exploró el satélite de Júpiter y encontró huellas de un espectro de ozono, según informó Keith Noll, del Space
Telescope Science Institute de Baltimore, Maryland. Anteriormente había detectado una diminuta atmósfera de
oxígeno en la luna Europa.
“El ozono, que protege la vida en nuestro mundo de las radiaciones dañinas, está siendo producido en
Ganímedes. La cantidad detectada es pequeña en comparación con los estándares de la Tierra. El total es
sólo una diminuta fracción (entre el 1 y el 10 por ciento) de la cantidad de ozono destruido cada invierno en el
agujero de ozono de la Antártida.
Contrario a la producción de ozono en la atmósfera de nuestro planeta, el ozono de la luna jupiteriana
se produce por partículas cargadas atrapadas en el poderoso campo magnético de Júpiter (tal como el
cinturón de radiación de Van Allen en la Tierra).
La rotación de Júpiter, de 9 horas y 59 minutos, arrastra estas partículas a una tremenda velocidad
que sobrepasa el lento movimiento de Ganímedes, de modo que llueven sobre la superficie.
Las partículas cargadas penetran la helada superficie y es donde se rompen en moléculas de agua,
pero los pasos exactos que siguen a la producción de ozono todavía no son entendidos completamente, de
acuerdo con Noll”
Los viajes y las actividades diversas con los grupos en el mundo continuaron, y con ellos la recepción
de nuestros mensajes como los que a continuación transcribo, que considero significativos por cuanto también
hacían referencia a lo que sería el año 1999.

Comunicación: noviembre 98
Lugar: Rancagua – Chile
Antena: Tell-Elam
60
“ Si, Sampiac, somos los Guías de misión en contacto con ustedes.
Este año se les invitó a comprometerse más, ya que las condiciones estaban dadas para considerarlo
un año Semiótico. Esto significa que tendría un carácter simbólico por cuanto cada trabajo que realizaron
reproduciría todos los años anteriores de misión con sus pruebas y dificultades, cerrando un círculo o ciclo; a
la vez que el proceso y resultado de las labores que se llevarían a cabo se cumplirían simultáneamente en
otras dimensiones. Además, al ser un año marcadamente simbólico, todo cuanto ha venido ocurriendo tiene
un carácter de activador y despertador en el interior de ustedes, de los recuerdos y compromisos asumidos
previamente así como que ha venido accionando mecanismos transformadores en todo cuanto los rodea.
Este año era un tiempo propicio para vivir recordando y materializando todas las fases y etapas de la
misión, y así ha sido, por lo que no es extraño que de una manera resumida, intensa y rápida volviese a vivir
todo el plan de rama. El ideal hubiese sido que no repitiesen errores, ya que era una oportunidad en el espacio
y en el tiempo, como para sellar y dar cumplimiento a los objetivos de la misión, midiendo así el grado de
conciencia del grupo y de cada uno.
Pero el balance al final va siendo positivo a pesar de todo. Y ciertamente les decimos que nunca han
estado más cerca de hacer las cosas bien, habiéndolas planteado mal.
Aún tienen que aprender todos que el mensaje es para todos, pero no para todos la preparación y las
experiencias. Que deben ser abiertos cuando hay que serlo y cerrados cuando el momento y lo comprometido
de la situación así lo requiere.
Este año no han funcionado del todo bien las cosas en el contacto con la Hermandad Blanca, porque
aún tienen mucho pendiente en cuanto a actividades no completadas, en los que deben hacer conexiones
interdimensionales previas que les permitan, estando en el sitio adecuado ye n el momento preciso, activar
todo cuanto se halla oculto y traerlo hacia la luz. Muchas cosas se han empezado bien, pero no han sabido
darles continuidad ni dejarse guiar como para hacer caso a las intuiciones que tanto hemos venido alentando
en ustedes.
Ahora, para poder revertirlo y que esto sea posible, para hacer las cosas bien de manera ordenada y
disciplinada, apelamos a su amor por la misión y a su compromiso con el mensaje, para que dejen atrás el
egoísmo en la forma de protagonismo. Trabajen su humildad, dejándose guiar y entendiendo que no hay
limites para sus facultades extrasensoriales y para su capacidad de compartir y participar. Si no les toca ir a
todos físicamente a un lugar, para una salida, experiencia, viaje o encuentro, tengan presente que pueden
hacerlo mentalmente, astralmente o espiritualmente; y tiene el mismo valor e importancia. Véanlo como una
prueba a su equilibrio y avance. Es en ese momento en que pueden demostrar cuánto han aprendido a ser
solidarios, renunciando con desapego y apoyando a la distancia a aquellos que físicamente han de ir. Esta
sabia y valerosa postura les permitirá medir la conexión mental entre todos, porque entonces sabrán si se
logró o no el objetivo, pues lo sentirán todos, contundentemente.
Si releen comunicaciones anteriores sabrán que hay trabajos pendientes en Chilca y en Vilcashuamán
en el Perú, así como en el desierto de Atacama en Chile. Igualmente del decimos que, parte de la labor actual,
es la activación de ciertos lugares que son centros de energía y poder planetarios, los cuales se encuentran
cargados de información y conocimiento que deben ser despertados, asistiendo un grupo no muy numeroso
para dicha labor como son: El En ladrillado, y luego la Isla de Pascua; y en un futuro cercano la India y parte
del Asia, donde despertarán el conocimiento complementario sobre lo que fue el proyecto Lemuriano y Mu.
Todo llegará pronto, mientras completen lo que está pendiente o lo que fue equivocadamente planteado. Ya
poseen la experiencia para ello.
El año que viene requiere un gran esfuerzo colectivo por mantener la luz planetaria, así como los
logros alcanzados y redoblar el esfuerzo de difundir de extremo a extremo el mensaje de esperanza, de amor,
y el espíritu de compromiso.
Les decimos que su intuición es válida, cuando perciben la necesidad de difundir en cada pueblo y
ciudad, no importa quiénes lo hagan, siempre que el mensaje sea bien expresado y con buen ejemplo por
parte de personas conectadas con la misión y comprometidas con la enseñanza con su actuación y no sólo
con erudición.
Hermanos de Chile y del Mundo, es momento de que se esfuercen más que nunca para que la luz se
mantenga y crezca; lo que hagan con disposición y entrega, logrará mantenerla encendida a pesar de todo.
Sigan saliendo al campo en grupos no muy nutridos, pero intercambiando con las diversas ciudades.
Busquen con periodicidad nuestro contacto, y nosotros les apoyaremos con nuestra presencia cada vez más
manifiesta.
En los próximos días y meses se producirán acontecimientos mundiales muy importantes y algunos
bastante graves, que variarán el panorama internacional de una forma extraordinaria, pero aun lo más
problemático tendrá consecuencias muy positivas, ya lo verán. Confíen y sigan adelante.
Con amor, Sampiac.”

Comunicación:07-12-98
Lugar: Trelew- Chubut- Argentina
Antena: Tell-Elam
61
“Sí, somos sus hermanos Guías en misión. No va ser fácil el camino de la integración, pero si se
esfuerzan con amor lo lograrán.
Pregunta: ¿ Nos podrían aconsejar sobre una próxima fecha para un nuevo encuentro de grupos en
la Argentina?
Con respecto a su inquietud, les decimos que no deben dejar que pase mucho tiempo como para que
se vuelvan a reunir, por que el tiempo puede crear brechas insondables entre todos ustedes, que es lo que
precisamente procuran las fuerzas negativas. Dense cuenta de que los quieren enfrentados, consumiendo
energías en pensar y hablar mal unos de otros.
Les dejamos a su criterio la organización de una próxima actividad de integración, donde el diálogo y
el respeto sean los principales exponentes; pero les aconsejamos que de realizarla, sea pronto.
Con relación al comentario que nos solicitan sobre el Encuentro de noviembre en Córdoba, les
diremos que hubo esfuerzo de unos y de otros para que saliese todo bien, pero la inexperiencia y la falta de
humildad y disciplina conspiraron contra el buen desempeño de todos en el lugar.
Para futuras salidas de integración busquen lugares accesibles a todos o por lo menos a la gran
mayoría, equidistantes y prácticos. Pero para realizar una nueva reunión de integración, Neuquen nos parece
un buen lugar.
Vamos a seguir apareciendo porque eso está dispuesto, no lo duden. Y también lo haremos
escandalosamente en el Perú y a nivel mundial, de tal manera que ya no se podrá negar ni ocultar nuestra
presencia.
No duden de que la tarea es grande y con ella las pruebas. Pero es el amor su marca y señal,
abriéndoseles ante sí una oportunidad única como para poner en práctica el mensaje, perdonándose,
respetándose y procurando la unidad. No será fácil pero valdrá la pena.
Las iniciaciones y experiencias se van a ir dando en salidas, a grupos pequeños que se esfuercen por
mantener de manera constante la dinámica del trabajo interno y el contacto con nosotros. Las experiencias
siempre habrán de ser lo suficientemente contundentes como para que no les quepa la menor duda de su
realidad y validez. Y será siempre cuando estén listos acelerando y no tendrán que aguardar demasiado. Pero
el aguardar les ayudará a valorar.
Salgan al campo y reciban nuestros mensajes.
Con amor, Sampiac”

Reflexiones a los veinticinco años del Contacto


“Los dioses se aparecerán a los humanos,
porque serán autores de gran conflicto.
Antes de que el cielo visto
Sea libre de espadas y lanzas,
Se producirán mayores penalidades
Hacia el lado izquierdo”...
“Entre los hermanos mayores
habrá muerte y discordia”...

(Nostradamus, Centurias I y II, Cuartetas XCI y XCV)

Me encontraba sentado frente a la computadora, ordenando mis documentos y unos archivos que se
habían venido acumulando sobre el escritorio con el correr de los días, cuando me propuse preparar un
informe para distribuir entre todos los grupos de contacto y gente amiga. El tema del informe iba a girar a
propósito de los 25 años de iniciada nuestra experiencia con los extraterrestres. Y mientras iba escribiendo, se
me cruzaba por la mente un sinfín de ideas relacionadas con la evolución de la experiencia de contacto. Eran
como imágenes de todo cuanto había acontecido durante ese siglo relacionado con el tema Ovni, mucho de
ello, antes de que yo pensara siquiera nacer. Importantes sucesos como para que hoy por hoy el tema y
nuestro punto de vista, así como nuestras vivencias sean escuchadas y difundidas con respeto en todo el
mundo, a través de los más importantes medios de difusión.
Recordaba en voz alta, mientras tecleaba con inspiración: “La Era moderna de los ovnis se inició hace
más de medio siglo cuando alguien que tenía más que perder que ganar contando su experiencia de
observación de nueve objetos voladores no identificados en forma de platos ( Kenneth Arnold, piloto civil y
respetado hombre de negocios), la dio a conocer ante unos periodistas en los Estados Unidos, coincidiendo
con los testimonios de pilotos, bomberos, policías y público en general que relataron simultáneamente
observaciones semejantes en la misma zona o en otros estados de la Unión Americana. De inmediato toda la
población alertada y sensibilizada abrió sus ojos a la posibilidad de que no estuviésemos solos en el mar del
universo, y la gente se puso a observar, multiplicándose los avistamientos. Muchos de ellos errados o

62
fácilmente explicables por los diversos proyectos de investigación o como misiones que fueron creadas para
ese propósito, pero siempre se mantuvo un porcentaje significativo de casos sin explicación lógica y científica
posible (algunos de los cuales, sospechosamente ocultados o minimizados). Luego surgieron los contactos y
los contactados, diversificándose cada vez más el fenómeno en cuestión.
Los adelantos y descubrimientos de la ciencia actual- como ya hemos visto en lo concerniente a
materia oscura, nubes de moléculas orgánicas, multitud de plantas, presencia de agua, etc.-, no sólo
demuestra que sí es posible que existan muchos planetas habitados o habitables como el nuestro, sino que
además, el proceso de la vida sería algo común y corriente en el universo. Recordemos que en marzo de 1999
se dio a conocer el descubrimiento de un planeta idéntico a la Tierra, a sólo diez mil años luz de distancia.
Han sido más de cinco décadas en que no ha sido fácil tratar de abrir la mente de los académicos y de
los científicos, a ferrados a las limitaciones de nuestra ciencia ortodoxa- que a la vez es provinciana- y que
incomprensiblemente está llena de tabúes y dogmas, justificando la permanente negación de la posibilidad de
vida extraterrestre, con aquello de que es imposible superar los escollos insalvables de atmósferas diferentes,
distancias y tiempo. Y porque no había suficientes evidencias que demostraran la presencia de visitantes o
porque las que había, no eran incontrovertibles. Pero hoy la realidad de una época que obliga a soltar
información demuestra que las evidencias siempre existieron, y que fueron ocultadas porque convenía a las
estructuras de poder.
Hoy la humanidad se encuentra cruzando las puertas del tercer milenio y en muchos sentidos, mejor
preparada que en el pasado para abarcar el encuentro con otros mundos y realidades, por lo que hay que
rendir homenaje a todos aquellos valientes seres humanos que expusieron su imagen pública y hasta
arriesgaron su vida, enfrentando el poder material, denunciando dominio. Y es que hablar hoy de ovnis o
extraterrestre no es tan difícil como lo fue hace medio siglo. Pero felizmente, nada permanece oculto para
siempre.
En la actualidad se denuncian abiertamente el silencio y la manipulación, por cuanto se sabe que
demasiadas cosas cambiarían si se llegara a demostrar que no estamos solos y que nunca lo hemos estado.
Por ejemplo: en el caso de que se dijeran las cosas como son, de inmediato tendrían que unirse todas las
naciones con un solo gran gobierno mundial, por cuanto sería mejor que los visitantes nos encontraran unidos
y no enfrentados. Pero si desaparecen las fronteras, desaparecería el negocio de la venta de armamento- que
hoy sólo compite con el narcotráfico en rentabilidad-, y también desaparecería la deuda externa de los países,
porque al no haber naciones, nadie debería nada a nadie, acabándose el abuso, la dominación y la
manipulación de la que aun amplio sector de la humanidad es víctima.
El año 1999 marcó el 25 aniversario de un hito en el contactismo mundial:” La Misión Rama”,
coincidiendo a la vez con el último año del milenio. Ese año 99 era tan importante por las expectativas que se
habían creado en el pensamiento colectivo de la humanidad, que se inició con el surgimiento de una nueva
oleada de apariciones de ovnis en todo el mundo, pero especialmente en el Perú, justo cuando se dio al
mundo un ejemplo de madurez y responsabilidad mediante un acuerdo de paz y límites con la República
hermana del Ecuador.
Esta oleada había sido anticipada en varias comunicaciones recibidas el años anterior y a comienzos
del año, las cuales decían:
“1999 será el año de las evidencias, ya que los apoyaremos con manifestaciones nuestras que serán
captadas por ustedes y también por medios de comunicación...”
(Oxalc, 24-11-98)

“Vamos a seguir apareciendo porque eso está dispuesto, no lo duden. Y también lo haremos
escandalosamente en el Perú y a nivel mundial, de tal manera que ya no se podrá negar ni ocultar nuestra
presencia”.
(Sampiac, 07-12-98)

“ Al igual que en 1993, 1995 y 1996, nuestras naves se verán con insistencia en el Perú, así como en
diversos lugares clave del mundo. Ello para seguir sensibilizando la mente humana frente al significado de
nuestra visita..”
(Amaru, 17-01-99)

Precisamente el 22 de enero, aniversario de la recepción de la ya famosa psicografía del Guía


Extraterrestre “Oxalc” de Ganímedes, y que inició nuestra aventura en el contacto extraterrestre veinticinco
años atrás, un grupo de periodistas del Programa “Diálogo” del Canal 2 de Televisión de Lima- que hoy no
dudamos fueron seleccionados o utilizados por los extraterrestres-, cuando cubrían de madrugada una nota en
las calles de Pueblo Libre y Magdalena en la capital del Perú, observaron la aparición en el cielo de una
plataforma de luces, con movimientos pendulares, avanzando y retrocediendo. Esto los conmovió y motivó a
perseguir semejante objeto hasta que lograron videograbarlo, apareciendo este hecho como flash informativo
en todos los noticieros. Alos dos días ser observaban dos discos plateados a plena luz del día, balanceándose
en el cielo de Tumbes, frontera norte límite con Ecuador, siendo noticia de primera plana del Canal 4 de
Televisión. Y con el paso de las semanas, los avistamientos se multiplicaron de una forma extraordinaria sobre
la capital y sobre las ciudades más importantes del País como Arequipa, Cuzco, Piura, Moquegua, Iquitos, etc.
63
Pero esta oleada surgió como algo inédito en el mundo, pues fueron los medios de comunicación por su propia
cuenta y en repetidas ocasiones, los testigos oculares de las apariciones; y hasta entraron a competir en quién
captaba la mejor visión, filmación o fotografía de los objetos que, a diario, se observaban en todo el territorio
nacional. Esto atrajo tanta la atención de todo el periodismo como del público en general, no quedando nadie
al margen del asunto, y ya sea de una forma constructiva o de manera destructiva, todos fueron sacudidos por
el hecho y tocaron y discutieron el tema. Y como esta oleada ya había sido anunciada en las comunicaciones,
nosotros también se la anticipamos a los medios de prensa, lo cual significo una mayor credibilidad para
nuestro grupo.
Nunca antes habíamos tenido una oportunidad tan grande como esta de difundir el tema, pero sobre
todo, poniendo énfasis en el mensaje de fondo de los contactos: ”Que el contacto empieza con uno mismo”.”
Que tenemos que mejorar nuestra relación con nosotros mismos, los demás y con el planeta, a través del
amor, si queremos llegar a conectarnos abiertamente con el universo, el cual nos está aguardando”. Fuimos
invitados a cuanto programa surgió sobre el asunto, ya fuera en televisión como en radio, y también hobo
multitud de entrevistas en los periódicos y en las revistas. Y el interés de todos era saber por qué y para qué
nos están visitando, dando todos por hecho su realidad y presencia.
Las encuestas sobre el tema, publicadas en los diarios, llegaron a dar resultados insospechados de
aceptación y de madurez del público para encarar el tema, lo cual demostraba que la siembra realizada con
tesón durante tanto tiempo estaba dando su resultado.
Recuerdo bien que nuestra declaración también decía que la llegada de los Hermanos del Cosmos
tiene que ver con un aprendizaje mutuo. Ellos también tienen mucho que aprender de nosotros, porque nadie
se las sabe todas. Por ello no debemos alentar dependencias, pensando que los extraterrestres nos van a
solucionar los problemas. Por el contrario, su presencia nos recuerda la responsabilidad que tenemos nosotros
mismos de sacar adelante nuestro mundo. Porque si otros lograron superar etapas como esta, por qué
nosotros no vamos a poder. Por lo menos, hay que intentarlo.
Nos hemos ido dando cuenta poco a poco, que hay de todo en el universo, como lo hay aquí. Esto
significa que no todos vienen con buenas intenciones. Pero así también, hay quienes nos cuidan de quienes
vienen con actitudes arbitrarias o con malas intenciones, no dejándolos actuar.
Si bien es cierto que su presencia es una señal de esperanza y aliento, no debemos perder de vista
que todo empieza aquí con nosotros y entre nosotros mismos.
La expectativa que se generó con la gran oleada de 1999 hizo que los periodistas nos asediaran,
preguntándonos el significado y la razón de semejante “invasión”, como la llamaban ellos escandalosamente.
También muchos medios de comunicación estuvieron por esos días presionados como para que
organizáramos un nuevo encuentro programado, del que ellos fueran testigos. Era lo único que faltaba, porque
ya había gente que había visto las naves muy bajo sobre los tejados de sus casas, y hasta confesaban haber
captado la proyección de seres luminosos de apariencia humana.
Era mucha la tentación frente a la situación que se había generado, por ello surgió la recepción del
siguiente mensaje:

Comunicación: 25-02-99
Lugar: La Molina
Antena: Sixto (Tel-Elam).

“Sí, somos sus hermanos Guías en misión.


1)¿ Por qué se está dando esta oleada sobre el Perú, y especialmente sobre Lima?¿Presagia su
presencia alguna desgracia?.
No presagia desgracia pues estas ya se están dando (Fenómeno del Niño), más bien les hace un
llamado a aunar esfuerzos e incrementar sus cadenas y trabajos planetarios y por el país. Recuerden que
muchos de los trabajos que realizan también aceleran los acontecimientos cuando estos necesariamente
tienen que ocurrir, para el aprendizaje y crecimiento colectivo. Pero a mayor convicción y entrega, los
acontecimientos se atenúan.

2)¿Qué puede ocurrir entonces?


Les reiteramos que ya está ocurriendo y no quieren darse cuenta. Están como dormidos. Vean todo
cuanto está sucediendo en le planeta y en el interior de su propia nación. ¿No es acaso obvio?
El planeta clama por un cambio que debe operarse primero desde sus conciencias. Nuestra presencia
actúa como llamado de atención, para que se comprometan más y hagan más. Lo primero es cambiar la
mentalidad de las gentes, haciendo hincapié en la necesidad urgente de alejar el negativismo y pesimismo que
enferma el ambiente vibratoriamente y atrae las catástrofes.
Sabemos que les es difícil mantener el equilibrio porque están viviendo una etapa cruel en que las
asechanzas son grandes, pero fueron preparados para resistir y enfrentar mucho.

64
3)¿Este fin de semana podría darse algún encuentro con ustedes?¿Quizás algún contacto?¿Podrán ir
periodistas?
Les contestamos con una pregunta:¿Honestamente creen que es el momento?¿Cuál sería la utilidad
práctica y el beneficio al mensaje? Aún la humanidad arrastra terribles miedos; monstruos que ha creado su
imaginación; enemigos invisibles imaginarios, productos de una sociedad que se ha dejado invadir y manipular
el subconsciente. Vayan gradualmente y confíen en nuestro criterio. Nosotros sabemos cuándo y a quiénes
mostrarnos y por qué.
¿No ha sido más que suficiente el que se dieran tantas invitaciones anteriormente para que los
hombres de prensa pudieran constatar que el contacto es real y sigue vigente? ¿Qué quieren demostrar ahora
entonces?.
Muchos de los encuentros han estado a punto de fracasar por la indisciplina e inconsciencia de
ustedes.
Aún no ha llegado el momento en que tengamos el encuentro definitivo, para que estrechemos
nuestros manos con toda la humanidad y sus medios de prensa estén allí para filmarlo, sin mayor interés que
el de sellar el puente de unión entre los mundos. En este momento, hay demasiada mezquindad y morbosidad
y no una sana intención. No se expongan al ridículo ni a ser manipulados.
Vean con madurez y responsabilidad las implicancias de un contacto programado, en este momento
en que la popularidad podría generar nuevamente una inconveniente organización. Algo demasiado atractivo
para aquellos sin escrúpulos, deseos de poder y que buscan sólo manipular para su beneficio a los grupos y a
la gente ingenua y sencilla.
Se les pidió trascender las formas por amor, y ello debe mantenerse. Sólo así darán ejemplo al
mundo, y sin caer en las tentaciones del acechador podrán dar el mensaje universalista de esperanza, sin
compromisos institucionales ni afanes proselitistas, propios de las moribundas sectas y religiones aferradas al
poder.
Más bien les decimos que salgan a nuestro encuentro. Y hacia el norte de la ciudad de Lima está bien.
Pueden decirles a los hermanos del grupo para que participen.

4) Sobre el encuentro en la Argentina en San Carlos de Bariloche, en agosto, ¿qué nos pueden decir?
Los grupos en la Argentina serán evaluados una y otra vez hasta que comprendan y acepten que si
bien el trabajo de crecimiento es personal, el servicio es a través del prójimo y con el prójimo. No deben
descuidar la actitud correcta, por cuanto son necesarias la humildad y el respeto mutuo manifestado en sus
actuaciones cuando se relacionan con los demás, así como el trabajo en equipo para fortalecer y mantenerse
en el camino en está época.
En grupo será más fácil no perder la perspectiva. Pero entiéndase el grupo como una familia espiritual
compuesta por amigos, aquellos mismos amigos que empezaron hace ya tanto tiempo para ustedes, pero
para nosotros sólo hace un rato.
De darse el Encuentro que dependerá mucho de su esfuerzo para coordinar, compartir y participar, les
aconsejamos que lo hagan regional, para Sudamérica. Empiecen en pequeño para que los errores que
puedan cometer empiecen también siendo locales y pequeños. Y háganlo a fines de agosto para que les dé
más tiempo como para prepararse.

5)¿Qué otro significado podrían tener los avistamientos sobre Lima y el Perú?
Su país tiene un rol marcado a través de los tiempos. Tiene una responsabilidad como misión colectiva
que habrá de ser cumplida. Y el tiempo está llegando para ello. Los mitos y leyendas antiguos sólo anticipaban
que el momento sería dado cuando desde aquí se guiara espiritualmente a muchos otros pueblos.
Cada viaje que hicieron para conectarse con la Hermandad Blanca en los Retiros Interiores fue
preparando este momento, aunque descuidaron un punto que tenía su importancia y que esperará el momento
de madurez del grupo, y que es: “La Colina del Halcón Sagrado”: un centro de poder conectado con Egipto y
con muchos otros lugares, que sellarán y abrirán puertas de conocimiento y de energías.
Antes de que el año termine, ese punto (Vilcashuaman en Ayacucho, Perú) tendrá que ser despertado
por no más de siete personas que irán.
Nuestra presencia anuncia el momento del despertar de las conciencias dormidas, y de las misiones y
los misioneros del Nuevo Tiempo.
Los avistamientos se generalizarán hasta que todos sean conmovidos y sean capaces de motivarse a
la reflexión, influyendo positivamente en los demás y acentuando el efecto de reacción en cadena que tanto
les hemos mencionado.

6) ¿Hasta cuándo seguirán?


Ya lo dijimos: hasta que sea necesario tocar el despertador colectivo, y todo empiece a cambiar.

7)¿Cómo va seguir?
Ya lo verán. Por ahora déjense guiar por la intuición y no descuiden todo cuanto se les enseñó.

65
8)¿Nos podrían dar pautas sobre la reunión en Canadá?¿Qué fechas recomiendan como más
propicias?
Ya se les había dado fechas posibles, por lo que les recomendamos con precisión que sea la reunión
entre los primeros diez días de junio de este año. Así tendrán mayor tranquilidad e intimidad para sus
prácticas, y también ello facilitará el que nos podamos manifestar.
Con amor, Sampiac.”

Me parecía increíble ver hacia atrás todo lo vivido y pensar que ahora ya éramos historia. Una parte
significativa de la evolución del conocimiento de la realidad extraterrestre, con la autoridad y responsabilidad
como para decir cosas y dirigirnos al público en general, sediento de informaciones veraces cargadas de
autenticidad, sentido común y avaladas por una trayectoria. Hacía veinticinco años que nos habíamos iniciado
en los contactos extraterrestres a través de la escritura automática o psicografía, que como ya he dicho es una
forma de telepatía instrumentalizada, inducida por mentes superiores, interesadas en establecer un puente de
comunicación e iniciar asimismo una reacción en cadena capaz de despertar mentes y conciencias. La
telepatía es a su vez una de las tantas potencialidades que posee la mente humana y que no ha sido
desarrollada, por ignorancia y falta de estímulo, lo cual obedece a la conveniencia de quienes mantienen el
poder en el mundo, que buscan controlar a la gente mediante el oscurantismo y el debilitamiento de la
voluntad.
Por un momento imaginémonos una sociedad donde se propiciara en las escuelas, además de la
reflexión y el conocimiento de las “Leyes Universales”, el uso práctico de los poderes de la mente así como la
intuición y el lenguaje del corazón o inteligencia emocional. Y es que la telepatía y la clarividencia, la
precognición y la bilocación o don de ubicuidad, el desdoblamiento astral consciente y las regresiones
autodirigidas unirían a la humanidad, sin fronteras, malos entendidos, engaños y mentiras. Sería un nuevo
orden mundial donde las comunicaciones se realizarían sin tiempo ni distancia a través de la propia mente, y
donde sólo se podría ser veraz, coherente, sincero y consecuente. La pregunta que nos viene de inmediato es:
¿Habría espacio en ese mundo ideal para muchos de nuestros actuales políticos, clérigos, jueces, publicistas,
empresarios, militares, policías, médicos, etc? Obviamente no. Por cuanto al no existir la ignorancia, ni la
mentira, ni el engaño, ni la maledicencia, ni las apariencias, ni el temor, no habría lugar para esas profesiones
tal y cual las concebimos en la actualidad. Entonces, por ser sus intereses lo primero que se vería afectado, la
humanidad es víctima de una conspiración de ocultamiento y silencio de hace muchos siglos, por razones de
poder y control.
Por todo ello, y por lo que está ocurriendo, podemos aventurarnos a decir que vivimos en las
postrimerías de la sociedad de la falsedad, del engaño, de las habladurías, dela hipocresías y de la cobardía.
Estamos al final de la noche oscura de la humanidad, y lo que nos aguarda es ¡el amanecer de un “Nuevo Día!
Como reza la canción de una conocida autora chilena: “Cambia, todo cambia...Pasa todo pasa....” Y
ciertamente, el tiempo es llegado para el gran cambio.
Estamos viviendo el tiempo que fue profetizado como para que se produjeran las grandes
transformaciones planetarias. Precisamente de esta época nos hablaron los Guías Extraterrestres cuando
entraron en comunicación con ese grupo de adolescentes que éramos, advirtiéndonos de la necesidad de que
por encima de todo procuráramos que nunca desfalleciera nuestro ánimo ni nos dejáramos arrastrar por el
pesimismo. En ese entonces nos señalaron abiertamente que estábamos llamados a “una responsabilidad
mayor” como era: “ la de guiar a la humanidad en medio de la confusión, y dar ánimos en medio de la mayor
desolación y pesimismo”
Nos encontramos comprometidos a ser positivos en medio del pesimismo y negativismo actual. Y
nuestra ventaja es que sabemos que “ si creemos, creamos” y que con actitudes y trabajos positivos, con
pensamientos y palabras constructivas crearemos y materializaremos esperanza.
Como nunca, las profecías apuntaban a este año 1999, señalando que era el momento en que
podríamos evaluar hasta qué punto se había trabajado concienciando la necesidad del cambio positivo,
creando un estado mental colectivo positivo que pueda revertir los acontecimientos y materializar un futuro
diferente.
La oleada ovni en el Perú fue un gran estímulo para continuar con la difusión del mensaje de fondo y
una clara confirmación de nuestra posición frente al tema, cuando anunciamos la cercanía de las grandes
revelaciones así como de grandes acontecimientos que traerían consecuencias positivas. Y para apoyar esto,
recordemos que el 23 de enero, al día siguiente del aniversario de la Misión Rama, los científicos detectaron
una gran explosión en el universo, sólo comparable con el Gran Bing Bang(nacimiento del universo), que los
dejó atónitos, sin explicación alguna, como cuando se han descubierto estrellas más antiguas que el Bing
Bang. Era como si de pronto se hubiese producido un segundo nacimiento en la creación. Claro está que esa
explosión habría ocurrido hace mucho tiempo, y recién estaría llegando hasta nosotros; pero qué curioso que
los Guías no hayan hablado de dos tiempos, uno de ellos (el segundo) que habría servido para crear nuestra
realidad paralela en un experimento o proyecto cósmico y que en algún momento tendrían que juntarse. ¿Será
acaso que llegó ya ese momento? Y lo que los científicos han presenciado sería simplemente la comprobación
de todo esto.
La madurez alcanzada mediante las experiencias con avistamientos y contactos físicos, así como con
los Xendras y otras iniciaciones, y también en la formación de grupos y en la difusión en general, nos ha
66
permitido conseguir no sólo un reconocimiento muy grande, sino también- como decía-la confianza, el aprecio
y el respeto de la gente, lo cual nos permite ser receptáculos del testimonio en confidencia de multitud de
experiencias, que nos va ayudando a entender la dinámica general del contacto y su proyección futura.
Al cabo de los años, he escuchado muchísimos relatos de personas que, como decías, se atreven en
confianza a expresar sus vivencias. Y es maravilloso ver las coincidencias de unos y de otros, a pesar de las
distancias y diferencias raciales y culturales. Gente que, sin conocerte, vive de un lado al otro del mundo lo
mismo, o participa de experiencias complementarias que ayudan a entender lo de los demás.
En febrero, con ocasión de una nueva visita a Chile, ocurrió una experiencia también muy interesante
que me fue contada por sus protagonistas y que por su interés general así como por tener contenidos muy
familiares con mi propia experiencia, paso a relatar a continuación. Resulta que una parejita de jóvenes muy
sanos y equilibrados, llamados José y Tania, de Viña del Mar (Chile), asistieron a unas reuniones organizadas
por los grupos para aprovechar mi presencia en la zona. Allí aprovecharon para confiarme su especial
vivencia, que quiero incluirla también por las implicancias que podría tener con relación al tema propuesto de
la existencia de los dos tiempos. Ellos se encontraban en la zona conocida como la Punta de Tralca, cerca de
la Isla Negra en la V Región. Un sitio lleno de naturaleza, muy agradable y apacible, que es utilizado para
seminaristas y retiros espirituales, a donde habría llegado a acampar, disfrutando del suave viento que mece
los árboles que brindan su acogedora sombra. Habrían estado paseando gran parte del día hasta que por la
tarde, mientras ellos se encontraban retozando, se produjo en el lugar como una onda expansiva sideral, a
manera de una ola o explosión que llegó de improviso envolviéndolos, sin dar la sensación de que fuera algo
bueno o malo, y que los cubrió como transportándolos a otra realidad. De un momento a otro era como si
caminaran por un mundo distinto, gobernado por un sol negro(¿eclipsado?) que mandaba sus rayos de una
forma diferente al nuestro (¿Cómo olas?). Había sido algo con una velocidad pasmosa que los introdujo en
una profunda oscuridad, como una negrura que les podía absorber. Ellos, para explicármelo, trataron de
utilizar todos los ejemplos posibles. Decían también que les parecía como si el mundo entero, de un momento
a otro hubiese sido tragado por otra realidad paralela y cubierto de tinieblas, sumergiéndolos en una noche
muy densa sin estrellas. Antes de todo esto, Tania había visto un caballo blanco pastando por allí. Cuando se
proyectó a continuación la sombra negra, todo quedó como colocado al revés. Era algo compacto, que una
vez que lo cubrió todo, aisló el lugar como en un gigantesco túnel a través del cual no se podía ver y dentro no
hubo más desplazamiento de aire, viento o zumbido alguno. Como si en vez de cruzar un túnel, el túnel los
hubiese cruzado a ellos. De pronto, con la misma fuerza y violencia, pasó y desapareció dejándolos
pasmados. En ese momento comenzaron a respirar, por cuanto del susto habían como contenido la
respiración y se miraron mutuamente. Estaban pálidos y asustados, y se apresuraron a desarmar su tienda de
campaña, retirándose inmediatamente a gran velocidad del lugar.
Ciertamente que están pasando cosas, y más aún en una época como esta que se aceleran los
cambios, pudiendo apreciarlo en todo: en el ambiente y hasta en el comportamiento de las personas. El
planeta ha precipitado su transformación hacia una cuarta dimensión, respondiendo a los cambios propios del
fin de un ciclo y el comienzo de otro, por lo que cada día serán más las personas que presencien o vivan en
carne propia la apertura de umbrales dimensiónales que les permitan atisbar esa otra realidad que se está
fusionando con la nuestra.
Sobre el momento presente y los grandes cambios, tenemos cantidad de mensajes recibidos por los
grupos de todo el mundo, a lo largo de todo el proceso del contacto. Estos mensajes recibidos en infinidad de
reuniones y salidas, nos permitieron acceder a una trascendental enseñanza, previa comprobación de la
realidad del contacto, con los contundentes avistamientos anunciados previa cita. Y ha sido gracias a nuestra
preparación interior a través de la meditación, que hemos podido alcanzar el discernimiento que nos hace
saber hoy, qué tan ciertos y profundos son los mensajes o no; y luego de reconocerlos, entenderlos para
poder aplicarlos.
La pauta de la meditación en cualquiera de sus formas: Meditación Solar o Lunar; vocalizando o en
silencio; solo o en grupo; repitiendo un mantra o palabra clave o llave conocida, o también a través del propio
nombre cósmico- que es la clave vibratoria personal, y una de las iniciaciones máximas de la misión de
contacto- nos ha facilitado llegar más lejos aún, pudiendo avizorar nuestra misión personal y colectiva.
Toda esta preparación ha servido para desarrollar la inteligencia emocional o nuestros potenciales
dormidos, que significan “ aprender a sentir”, como liberación y expansión de conciencia para percibir otras
realidades paralelas en donde podremos crecer en nuevas experiencias y madurar internamente. Mecanismos
que nos permiten dar más y servir mejor, con amor, a los demás.
La disciplina ha jugado un rol determinante en el fortalecimiento de la voluntad para continuar con
constancia, y dedicación después de tanto tiempo, y para evitar también el ser manipulados por aquellas
fuerzas tenebrosas enquistadas en el planeta, que pretenden que la humanidad se destruya. Ha sido esta
disciplina y constancia al que nos ha permitido, con el tiempo, acceder a experiencias mayores, con
responsabilidades también mayores.
Pero a mayor preparación y compromiso, mayor asechanza que procura neutralizar nuestro accionar.
Sin ánimo de parecer exagerado o paranoico, hoy sabemos a ciencia cierta- porque lo hemos experimentado-,
que aquello que se menciona en los Evangelios, específicamente en el capítulo 6 de la Carta a los Efesios es
tal cual: “ La guerra del hombre no es contra seres de carne de hueso, sino contra altas jerarquías celestiales
infernales que tienen mando y autoridad sobre este mundo oscuro y confuso”. Fuerzas tenebrosas que actúan
67
a través de un gobierno mundial llamado “Los Iluminati”, que basan su poder en la capacidad de mantener la
ignorancia del ser humano en ciertas aspectos importantes de su existencia. Y que “ como a toda fuerza se le
opone otra contraria de igual intensidad” (según aclara el libro El Kybalión), las dificultades que hemos
vivenciado a lo largo de estos años han sido consecuencia de loa importancia de la labor que tenemos entre
manos. Como en la historia de David y Goliat, el éxito final se encuentra no en quien confía en su propia
capacidad, sino en quien pone su habilidad a disposición de una fuerza superior y un Plan Mayor, muchas
veces incomprensibles.
Como decíamos, en el proceso del contacto no sólo se dieron sendos y repetidos avistamientos, sino
que estas observaciones se fueron complementando con otras experiencias, cada vez más comprometedoras
y extraordinarias, como fueron los contactos físicos, mentales y espirituales con miembros de la Hermandad
Blanca de los Retiros Interiores, a través de multitud de viajes a los lugares más recónditos de nuestro mundo.
Además, se han multiplicado los casos de curaciones asombrosas auspiciados por los visitantes del espacio.
Aunque en lo que respecta a curaciones, sabemos que ese no es su fin fundamental, sino el aprendizaje de
una vida sana y armónica para no enfermarse, de técnicas de autocuración, y finalmente de formas prácticas
y útiles de curación de las mentes, almas y espirituales de los individuos, a fin de reconstruir los lazos de unión
de la gran familia humana, como una forma de amor en el servicio.
Haciendo memoria en nuestro caso, el contacto se dio primero en el contexto de una familia
sensibilizada frente al tema Ovni ( la familia Paz-Wells), luego creció mediante las relaciones de un grupo de
jóvenes amigos, hasta llegar a difundirse a nivel mundial gracias a los ojos, la pluma y el arrojo de
corresponsales de prensa, que vieron cambiar sus vidas cuando se atrevieron a cruzar el umbral que separa
al investigador del investigado, o al buscador del testigo, enfrentando la experiencia desde adentro.
El contacto ha evolucionado a lo largo de todo este tiempo, como también hemos madurado todos y
cada uno de cuantos pasamos por los grupos o de cuantos seguimos bebiendo del manantial inagotable que
supone este “puente de unión con el cosmos”. Pero lo que sigue en la actualidad como una pauta indiscutible
y que se va fortaleciendo con los años, es el aprender a tratarnos todos en la humanidad como una sola gran
familia, y muy especialmente empezando entre quienes formamos los grupo de contacto. Una familia de
verdad, basada en la comunicación entre sí, para crear lazos sólidos que sólo la amistad establece, y así con
esa fuerza de unión y respeto lanzarse a grandes empresas.
Precisamente hoy contemplamos el camino recorrido, con cientos de salidas realizadas; de encuentros
multitudinarios; de infinidad de conferencias disertadas en todo el mundo; de entrevistas concedidas a radio,
televisión, periódicos y revistas, abracando gran parte de la humanidad. Y ante la popularidad alcanzada y la
imagen de seriedad conseguida, no podemos menos que bendecir a Dios y agradecerle su bondad para con
nosotros, por habernos permitido ser participes de uno de los procesos más trascendentales de la historia de
la humanidad, como es preparar el camino hacia el despertar de la conciencia y la “cristificación” colectiva de
la raza humana en el planeta, contribuyendo al redescubrimiento del “Plan Cósmico”, y de la misión que como
humanidad se nos había asignado, y que estamos en capacidad y deber de cumplir ahora, a través del
verdadero amor que nos enseñó el Maestro.
Los primeros años del contacto nos enseñaron la necesidad de la humildad para dejarnos guiar; los
siguientes probaron nuestra humildad para reconocer errores, y la paciencia y dedicación para corregir los
desaciertos. Y ahora la prueba continúa, cuando sabiendo más que al principio sobre el propósito de la labor
tesonera. Sólo somos servidores del “Plan Cósmico”, obreros en una gran empresa, donde todos somos
necesarios pero ninguno es indispensable. Y como dicen los Guías, en mensajes recientes: “Esta es una
nueva etapa: la de los obreros que ven terminada la obra para actuar en la misión de orientar a los caminantes
que con el puente se encuentren”
Ahora debemos seguir hasta el final, sin perdernos detrás de espejismos o desperdiciando nuestra
entrega compitiendo por protagonismos. No hay labores más o menos importantes, lo importante es trabajar y
todos en la misma empresa, de tal manera que los éxitos nos beneficien y alienten a todos a hacer cada uno
su parte . Y la empresa que debe concitar todo nuestro esfuerzo es la de la supervivencia de lo esencial de la
Raza Humana y el conocimiento y cumplimiento de su misión.
Durante los años transcurridos, entendimos que había un proceso por el que todos debíamos pasar.
Cada uno a su modo. Ese proceso estaba constituido por fases de preparación y maduración que nos
permitirían identificarnos poco a poco con los objetivos, hallándoles cada vez más sentido y estando cada vez
más capacitados para dar lo mejor de nosotros mismos.
Hoy, al conocer de parte de los Hermanos Mayores del cosmos, las expectativas que existen con
respecto a nuestra humanidad planetaria, comprendemos por qué no era prudente que desde el principio
supiésemos acerca del fin último de la misión de contacto, por cuanto quizás el conocimiento de tamaña
responsabilidad nos hubiese hecho tropezar más de lo que tropezamos al ir a tientas.
Frente a esto, y volviendo a la parábola del puente a la que los Guías aludían en más de una mensaje,
la misión de contacto ha funcionado como con una compañía que logra ganar una licitación para construir un
puente en un determinado lugar, por ejemplo, un abismo profundo, un puente que se sirve para acercar
grandes y aparentes insalvables distancias. Al contratar el personal, se toma a diversos trabajadores para
hacer cosas diferentes, pero todos como parte de la obra. Unos necesitan de los otros porque a pesar de que
son distintas labores, todas se apoyan entre sí y se complementan. Sin unos no se podría culminar el trabajo
de los otros. Pero a nadie se le explica con detenimiento el tipo de puente a construir ni el porqué de la obra
68
misma. Cada cual conoce la parte que le toca. Hay siempre unos que saben más que le resto, aunque no
muchos. Hay también alguno que sabe o intuye por qué y para qué, el dónde, el cuándo y el cómo. Pero sabe
que debe ser discreto. La empresa en cuestión no se va a arriesgar a que las otras compañías envidiosas por
el éxito, o por las proyecciones futuras de éxito, saboteen la obra introduciendo personal que perjudique la
realización de la misma. Por ello, a los obreros se les explica lo mínimo de la obra y se les mantiene
permanentemente observados y evaluados. Cada cual recibe la necesaria información y nada más. Y lo que
se tiene en cuenta para evaluar el personal que va a continuar en las siguientes etapas de la obra, es el grado
de dedicación, cooperación y amor al trabajo, aunque no haya una idea clara de por qué se hacen las cosas.
Recordemos que “la comprensión- como dicen los Guías- no es gratuita, viene como parte del
caminar”.
Así, quienes se esforzaron no sólo en hacer bien su tarea, sino que se interesaron en las diferentes
tareas de los demás y cooperaron para aprender más, son.” El personal calificado”,, la gente de primera línea,
que vale la pena seleccionar, capacitar y mantener hasta la última etapa, a quienes en su momento se les
podrá explicar lo que a los otros no se les dijo, incluyendo los pormenores de la obra. Pero gente es la que va
quedando al final para rematar la estructura.
Cuando el puente está listo, y la obra ha sido terminada del todo, ya no importa que se conozcan los
detalles, por el contrario, se vuelven de conocimiento general.
Como la labor a través de todo este tiempo ha sido confiar dejándonos guiar, en los últimos años se
han multiplicado los viajes de conexión con la Hermandad Blanca de los Retiros Interiores, con la finalidad de
ayudar a elevar el planeta hacia la cuarta dimensión, activando también muchos lugares del mundo cargados
de energías poderosísimas y de historia. Con estos viajes se ha venido tejiendo una red de energía, que se
está conectando con el trabajo efectuado por otros grupos, filosofías, escuelas, religiones, etc. Y cada vez hay
mayores coincidencias con relación a qué hacer, dónde, con quiénes y cómo.
Ciertamente es que contamos con una gran ventaja, como es el tener una vía de comunicación directa
y actualizada, pero también es importante recordar que sólo es una forma más de hacer lo mismo, creciendo
espiritualmente con las tremendas posibilidades que hay de equivocarse, al canalizar lo recibido a través del
filtro de nuestra propia formación y preconceptos. Por ello debemos fomentar en todos el “discernimiento”.
Este proceso que iniciamos en 1974 ha sido desde un inicio, una invitación a la preparación, pero
también al riesgo de equivocar la marcha. De ahí que una formación cada vez más responsable así como una
más intensa capacitación, reducirán los márgenes de error a un mínimo manejable, aunque nos hará
enfrentarnos a pruebas cada vez mayores, donde como dijimos antes, medimos la intensidad y la importancia
de lo que se nos ha confiado, por las dificultades que se nos presentan en la tarea de su realización. Y las
pruebas suelen llegar siempre por nuestro lado débil; por donde más fácilmente se nos puede hacer tropezar.
En los momentos trascendentales del final del milenio, en un muy especial momento de nuestra
historia, cuando surgieron tantas expectativas e inquietudes con respecto a nuestro futuro planetario, los ojos
del mundo fijaron nuevamente su atención en esta pequeña porción del planeta, justo cuando todos
esperábamos que algo extraordinario pasara, y pasó: se dio una oleada Ovni en Perú, que conmovió a la
opinión pública nacional y mundial, escogiendo a los periodistas como testigos calificados del fenómeno. Esto
es una señal, porque nada es casual sino que obedece a un plan preconcebido por seres que han considerado
que llegó el tiempo en que es importante ayudar a que la humanidad termine de definir su situación y su futuro.
Un futuro que cada día va adquiriendo mayor esperanza, pero que siempre ha estado en nuestras propias
manos y corazones.

GLOSARIO
Abducido: Es un término que significa “secuestro”. Se relaciona, en la actualidad, con los supuestos
raptos de personas por partes de seres alienígenos. Aunque la mayoría de los casos podría ser más bien
explicados como la consecuencia de una “ manipulación psíquica” de origen terrestre, alentada por la prensa
amarillista, la televisión y el cine tendenciosos y manipuladores.
Agujero de Gusano: Este es un término acuñado a partir de la física cuántica y llevado a la
Astrofísica, utilizado para denominar a una suerte de pliegues o atajos cósmicos que existirían en el
microcosmos y en el macrocosmo, para acortar distancias en el tiempo y en el espacio.
Aura: Campo magnético que envuelve el cuerpo de los seres vivos y que fuera corroborado por
Semyon Kirlian en 1935.
Avistamiento: Observación de un ovni. En el caso de que hubiese una psicografía de por medio, el
avistamiento sería la percepción prefijada mediante contacto previo de un ovni.
Canepla: “Ojo de Gato” o “ Cazafantasmas”. Suele denominarse así al objeto esférico que sueltan las
naves, a manera de una cámara de televisión controlada a distancia, que puede llegar a medir des 30 cm
hasta metro y medio de diámetro, y tener un color metálico, blanco, naranja o rojo intenso.

69
Contactado: Es toda aquella persona que ha llegado a establecer una experiencia real y verificable de
contacto con entidades superiores, ya sean extraterrestres, maestros ascendidos, etc.
Cristales de Cesio: Son una de las iniciaciones más intensas en la experiencia del contacto. Consiste
en la recepción de dos estructuras cristalinas proyectadas desde una nave cercana a las palmas de las manos
de la persona receptora. Estos cristales son visibles tanto para el receptor como para los demás presentes en
el lugar, y terminan siendo integrados en el pecho, al cruzar nuestras manos y brazos sobre el cuerpo. Su
propósito se relaciona con la necesidad de estimular la sensibilidad y captación de nuevas y poderosas
energía en la persona.
Cristificación: Denominación del proceso de toma de conciencia y de recuerdo de la misión personal
y colectiva de cada ser humano, para aprender y enseñar a amar.
Cuarta Dimensión: Es aquella que correspondería al terreno de las facultades psíquicas y la
percepción extrasensorial, donde el tiempo y el espacio pueden ser trascendidos.
Fuerzas Satánicas: Con este nombre se relaciona a un grupo de extraterrestres procedentes de
Orión, liderados por el ser llamado “Satanel”, que fueron deportados hacia la Tierra hace miles de años, por
mal comportamiento, y que en la actualidad actúan como una fuerza invisible que gobierna a través de mentes
esclavas vinculadas con el poder material.
Grises: Denominación que se le ha dado en la actualidad a seres extraterrestres procedentes de un
planeta de la estrella Zeta- Retículi, en la Osa Mayor. Su apariencia es la de seres antropomorfos, con cabeza
voluminosa, brazos largos y sólo cuatro dedos en cada mano. A este tipo de seres se los relaciona con el tema
de las abducciones, aunque son muchas las razas que caen bajo esta denominación (grises), y no todos
vienen con malas intenciones.
Guardianes y Vigilantes: Son aquella categoría de seres enviados por la Confederación de Planetas
de nuestra galaxia a la Tierra, para cuidar nuestro mundo (cuarentena) de la presencia de civilizaciones o
bienintencionadas.
Guía: Cada uno de los seres extraterrestres de un mayor nivel de evolución, que participan de una
labor de dirección y orientación de los contactados y de los grupos de contacto.
Iluminati: Gobierno secreto mundial, al servicio de las fuerzas satánicas, y que manipula a la
humanidad, llevándola hacia su autodestrucción. Es un gobierno en la sombra, esto es: se encuentra detrás de
los grandes gobernantes, moviendo los hilos invisibles que puedan mantener el caos planetario.
Jardineros Cósmicos: Es la denominación de un cierto grado jerárquico de seres de nuestra Galaxia,
que actúan como sembradores de vida en los planetas de experimentación.
Misión Rama: Es la experiencia de contacto que trae como mensaje la necesidad de que el ser
humano descubra la importancia de la comunicación consigo mismo, con los demás, la vida y el universo.
Rama es contacto para establecer un puente de comunicación con civilizaciones más avanzadas, de las que
podemos aprender mucho. Aporta una enseñanza y una filosofía de vida que nos recuerda que somos
creadores de esperanza y de futuro. La Misión empezó oficialmente en 1974, a raíz de un mensaje
psicográfico, que se corroboró a los pocos días con un avistamiento de una nave extraterrestre, anunciado
previa cita.
Nombre Cósmico: Es la clave vibratoria personal de cada individuo. Funciona como una clave de
acceso al archivo interior de cada uno. Este nombre es el mismo a lo largo de todas las encarnaciones y se
puede recibir en sueños, durante la meditación o revelado por intermedio de los maestros, a través de las
meditaciones.
Ovni: Sigla de objeto volador no identificado.
Paititi: Es la legendaria ciudad perdida de los Incas en la selva del Madre de Dios (Perú). Su nombre
secreto era “Quañachoi”, y se la vincula con la leyenda del retorno del Inkarri (Inca Rey). En el interior de esa
ciudad habría un templo que guardaría un gran Disco Solar, que funcionaría como una conexión con puertas
dimensiónales en diversos puntos del planeta, relacionadas con archivos de la historia planetaria. Este lugar
estría funcionando en la actualidad como un retiro de la Hermandad Blanca, por lo que no cualquier persona
puede ingresar en ella. Muy cerca de estas ruinas, en las nacientes del Río Siskibenia, se encontraría también
una importantísima base extraterrestre, llamada la Base Azul.
Plan Cósmico: Proyecto Ultraterrestre y Extraterrestre que consideró la necesidad de experimentar
en ocho planetas de categoría “UR”, con el fin de crear las condiciones para que surgiera una civilización con
un potencial psíquico y espiritual, capaz de transformarse en poco tiempo en “Maestro” de sus propios
maestros.
Psicografía: Es la técnica de escritura automática o canalizada simultánea de un mensaje telepático,
transcribiéndolo. Para que la recepción del mensaje sea válida, esta debe cumplir una serie de requisitos,
entre ellos el que se haga conscientemente, dentro de un grupo y con una preparación previa.
Quinta Dimensión: Sería la que correspondería a nuestra alma (simbolizada por una Abadía o
Catedral) y a los recuerdos de nuestra vidas anteriores.
Rama: Es la vibración profunda que nos recuerda a todos los que nos vimos llamados a compartir la
experiencia del contacto, que todo ser humano debe ser un “Sol en la Tierra”, irradiar con su ejemplo para
ayudar a la humanidad.
Real Tiempo: Existiría más de un tiempo en el universo material, siendo el nuestro uno alternativo
creado artificialmente para desarrollar un Plan Cósmico. Nuestro planeta, hace millones de años, sufrió un
70
desastre meteórico, que extinguió toda presencia de vida en aquel. Esto habría permitido que civilizaciones
extraterrestres viajasen a través de portales dimensiónales a nuestro pasado, impidiendo que el mundo
muriera y dándole una segunda oportunidad.
Retiros Interiores: Dícese de cada uno de los secretos lugares en el mundo, donde la Gran
Hermandad Blanca ha depositado archivos de un conocimiento oculto que debe ser liberado y entregado a la
humanidad en esta época.
Sincronizador Magnético: Es un objeto esférico e inteligente, similar a las caneplas, pero más
pequeño, llegando a medir el tamaño de un puño o de una pelota de ping-pong. Se observa muchas veces
como una luz verde, amarilla o azul, y puede llegar a atravesar una pared para ingresar en una habitación.
Esta esfera activa los potenciales psíquicos de la persona que entra en contacto con ella.
Ultraterrestre: Son los seres que habitan en el universo mental más allá de la séptima dimensión. A
esta categoría corresponden los verdaderos Ángeles, Arcángeles, Tronos, Principados, Querubines,
Potestades y Dominaciones. Precisamente un grupo de estos seres, llamados los “Hellel” o
“Resplandecientes” o también denominados “Hijos de Dios”, fueron los padre creadores del universo material”
Ur: Categoría de planeta, propia de aquella que existen en sistemas solares de una sola estrella, y
que si entran en convulsión pasan a ser sujetos de una experimentación especial, por ser considerados
laboratorios naturales.
Ved: sigla de vehículo extraterrestre dirigido.
Xendra: Umbral o Portal dimensional creado artificialmente por la tecnología y el poder psíquico
extraterrestre, que permite a las personas convocadas a vivir la experiencia, una teletransportación física a
otro planeta, a una base o al interior de una nave. Suele tener la forma de una media luna dorado brillante o un
domo gaseoso. Dependiendo del grado de intensidad, se reconoce la existencia de tres tipos de Xendra,
siendo el tercero el más sutil, llamado “Gimbra”, que produce experiencias conscientes de bilocación,
desdoblamiento astral o proyección mental.
Zin-Uru: Mantra o palabra clave o llave que es capaz de abrir puertas entre las dimensiones. Fue
enseñado por Hermes Trimegistro p Thot el Atlante.

Este libro fue digitalizado para distribución libre y gratuita a través de la red
Digitalización: Nomade- Revisión y Edición Electrónica de El mago
Rosario - Argentina
2 de Marzo 2004 – 15:00

71