Está en la página 1de 13

Expediente N° : 05859-2013

Juez : Gloria Loconi Capitán

Especialista : Zoila Regalado Guevara

Imputado : Percy Adolfo Puertas Sánchez

Agraviado : UNPRG

Delito : Peculado

Sumilla SOLICITO SOBRESEIMIENTO.

SEÑORA JUEZ DEL JUZGADO DE INVESTIGACION PREPARATORIA DE


LAMBAYEQUE.

DRA. GLORIA LOCONI CAPITÁN

PERCY ADOLFO PUERTAS SÁNCHEZ, en el proceso que se me


sigue por el delito de PECULADO en agravio del Estado a
usted con el debido respeto me presento y expongo:

Al amparo de lo dispuesto en el artículo 350 del Nuevo Código Procesal Penal,


dentro del término de Ley, recurro a su digno y SOLICITO EL
SOBRESEIMIENTO, CONTRA LA PRETENSIÓN PUNITIVA DEL MINISTERIO
PÚBLICO, toda vez que los hechos denunciados, no se adecuan a la hipótesis
típica invocada en la denuncia y acusación penal: Delito contra La
Administración Pública en su modalidad de Peculado; en agravio del Estado,
descrito en el artículo 387º del Código Penal vigente.

En consecuencia, SOLICITO se sirva admitir a trámite la Presente y, en su


oportunidad, sea declarada FUNDADA, de acuerdo a los siguientes
Fundamentos de Hecho y de Derecho:

Página 1 de 13
 
I.IMPUTACIÓN

Conforme se puede apreciar del Expediente Judicial y de la Carpeta Fiscal,


MEDIANTE DISPOSICION FISCAL NUMERO 04-2013 DE FECHA 18 DE
NOVIEMBRE DE 2013, SE DISPONE, PRIMERO: FORMALIZAR Y CONTINUAR
LA INVESTIGACIÓN PREPARATORIA CONTRA PERCY ADOLFO PUERTAS
SÁNCHEZ, como autor, JULIO CÉSAR FLÓRES SORALUZ, MANUEL SOSA
MANTILLA, GUISELA IRIS CHUNGA CERNA, LUIS VICENTE VÉLZ PAZ, IRVING
HORACIO FLÓREZ GUEVARA, JOSELITO PICCE LLAJA, TEODOCIA GUERRERO
DIAZ, RICARDO JAVIER VIDARTE ENRIQUEZ Y MILAGROS CAROLINA
CASTILLO ALAMEDA como partícipes, del delito contra la Administración
Pública, en la modalidad de PECULADO en agravio del Estado representado
por la Universidad Nacional Pedro Ruz Gallo.

Sin embargo, la señora Fiscal ha omitido señalar la modalidad específica del


delito que se le instruye al acusado; es decir, generaliza sin clarificar si el
delito de PECULADO que se atribuye es Peculado doloso y culposo, Peculado
de uso o constituye una Extensión del tipo, aun cuando en la DISPOSICIÓN Nº
04-2013 de fecha 18 de noviembre de 2013, con la cual SE FORMALIZA
CONTINUAR CON LA INVESTIGACIÓN PREPARATORIA, precisa en la
TIPIFICACIÓN DEL HECHO Artículo 387º Peculado, bien entendido es que, este
delito que se atribuye, tiene modalidades sui géneris, propias o peculiarmente
individualizadas que ya hemos señalado: Peculado doloso y culposo,
Peculado de uso o constituye una Extensión del tipo penal.

Esto es de trascendental importancia por cuanto el Tribunal Constitucional del


Perú en la sentencia recaída en el EXP. N° 3390 -2005-PHC/TC Lima Jacinta
Margarita Toledo Manrique ha señalado que:

Página 2 de 13
“En el caso de autos, el juez penal cuando instaura instrucción por el
delito por falsificación de documentos en general, omitiendo
pronunciarse en cuál de las modalidades delictivas presumiblemente
habría incurrido la imputada, y al no precisar si la presunta falsificación
de documentos que se imputa a la favorecida está referida a
instrumentos públicos o privados, lesiona su derecho a la defensa, toda
vez que, al no estar informada con certeza de los cargos imputados, se
le restringe la posibilidad de declarar y defenderse sobre hechos
concretos, o sobre una modalidad delictiva determinada y, con ello, la
posibilidad de aportar pruebas concretas que acrediten la inocencia que
aduce.

Esta omisión ha generado un estado de indefensión que incidirá en la


pena a imponerse y en la condición jurídica de la procesada, lo cual
demuestra que el proceso se ha tornado en irregular por haberse
transgredido los derechos fundamentales que integran el debido
proceso, esto es, el derecho de defensa; ello, a su vez, ha determinado
la afectación de la tutela jurisdiccional, ambos garantizados por la
Norma Constitucional (…) Por consiguiente, este Tribunal considera que
se ha transgredido el Principio Acusatorio, pues la beneficiaria no tiene
la ocasión de defenderse de todos y cada uno de los elementos de
hecho que componen las modalidades delictivas previstas para el delito
que se le instruye, las mismas que no pueden convalidarse por la
circunstancia que la favorecida está asistida por un abogado defensor”.

La señora Fiscal al momento de formular requerimiento acusatorio, no ha


dado estricto cumplimiento al artículo 349 del Nuevo Código Procesal Penal.
Esto es, la acusación fiscal no se encuentra debidamente motivada y tampoco
contiene la relación clara y precisa del hecho concreto que se le atribuye a
mi persona, con sus circunstancias precedentes, concomitantes y

Página 3 de 13
posteriores. Es más, conteniendo varios hechos independientes (procesar las
planillas de asignaciones económicas especiales del personal docente y
administrativo, enviar la base de datos de los importes netos para que la
Oficina de Tesorería General procese los abonos electrónicos a las cuentas
de ahorros de los trabajadores, supuesto cobro del dinero a otros
trabajadores administrativos que realizaban retiros de sus cuentas
individuales), no se ha cumplido con realizar la separación y el detalle de
cada uno de ellos.

Tampoco se ha cumplido con señalar los elementos de convicción que


fundamentan el requerimiento acusatorio contra mi persona, estos resultan
imprecisos e inválidos, puesto que, frente a la ausencia del hecho concreto
imputado, tampoco existen estos elementos; (por ejemplo atribuírsele al
acusado que en un principio se apropió de la suma de S/. 49861 nuevos
soles, que luego no fue esa suma sino, en un desagregado la suma de S/.
14420 nuevos soles o S/. 17414.90 como lo señala el Oficio 1155-2012-ORP
de fecha 29 de diciembre de 2012, para luego señalar en la pericia contable
de oficio que de manera individualizada ya no fueron esas sumas sino la
suma de S/. 15610 nuevos soles; y que en total ha sido la suma de S/.
37685.21 nuevos soles como abonos indebidos).

Y esto, en concordancia con la exigencia contenida en el artículo 349.1.b del


Nuevo Código Procesal Penal, esto es, conteniendo varios hechos
independientes y varios imputados, no se ha cumplido con realizar la
separación y el detalle claro, preciso y concreto de cada uno de ellos. No ha
precisado por ejemplo, ni ha acreditado que los demás imputados me dieron
el dinero que retiraron de sus cuentas y que señalan haberlo hecho.

Aún, cuando se ha cumplido con indicar la participación que se atribuye a


cada uno de los acusados (partícipes a los demás y autor al recurrente según
lo señalado en la DISPOSICIÓN Nº 05-2014 de fecha 06 de junio de 2014 que

Página 4 de 13
corre a folios 36), especialmente en lo que respecta al hoy acusado, ha
cometido las imprecisiones señaladas.

RESPECTO AL PRINCIPIO DE IMPUTACIÓN NECESARIA VULNERADO

Según el requerimiento acusatorio de fecha veinte de junio de dos mil


catorce, la Sra. Fiscal, señala de acuerdo a lo descrito en la formalización de
acusación que el recurrente se encargaba de procesar las planillas y remitir vía
correo electrónico una base de datos conteniendo los montos que debían
percibir los docentes y administrativos por labor extraordinaria, montos que
ya iban alterados en la base de datos, los mismos que eran cobrados por
personal administrativo y entregados al recurrente, ello explica la apariencia
de función y a la vez el supuesto hecho penal atribuido.

Sin embargo, la misma representante del MP, ha precisado en otro extremo


que el recurrente se encargaba de hacer abonos; mas, ha queda acreditado
con las cartas electrónicas emitidas por la oficina de tesorería general –
Unidad de Ingresos y Egresos -, que el proceso de abonos electrónicos lo
realiza dicha unidad (ofrezco como medio de prueba el Manual de
Organización y Funciones que el juzgado se deba requerir a la Oficina de
Tesorería General y el Manual de Organización y Funciones de la Unidad de
Ingresos y Egresos de la UNPRG); asimismo ha señalado que el recurrente se
encargaba de realizar depósitos en las cuentas de algunos trabajadores; con lo
que en realidad vulnera el principio de imputación necesaria recogido en el
artículo 349º del NCPP al no ser precisa y clara respecto a qué hechos son los
que en realidad se me atribuyen: ¿procesaba las planillas de asignaciones y
remitía vía correo electrónico la base de datos contendiendo los montos a
cobrar por el personal de la universidad, realizaba depósitos o realizaba
abonos?, considerando además que tanto un abono electrónico y un depósito
en efectivo por su naturaleza son dos aspectos totalmente diferenciados, se
debe requerir al Banco de la Nación remita asimismo la normativa, tanto

Página 5 de 13
legal o de carácter interno, ya sea directiva o manual que aclare la
diferenciación de dichos conceptos (depósito y abono electrónico), y al no
realizar una individualización de hechos tal y como lo requiere la norma antes
señalada, vulnera el Principio de Imputación necesaria o Concreta.

Es más, solamente ha dado crédito a lo expresado en las declaraciones de los


imputados, en la Resolución Nº 82-2011-COG (fs. 251-257), Memorándum Nº
009-20112-OCP-ORP (fs. 259), Memorando Nº 022-20112-OCP (fs. 262); sin
embargo, ha omitido corroborar todo ello con el Manual de Organización y
Funciones de la Oficina de Remuneraciones y Pensiones (MOF-ORP), con el
Clasificador de Cargos de la Administración Pública (CCAP) y con el
Reglamento de Organización y Funciones de la UNPRG (ROF-UNPRG), ello es
de trascendental importancia, toda vez que permite acreditar que de
acuerdo los instrumentos de gestión referidos (MOF y ROF); y los mismos
documentos señalados, NO EXISTE UNA COMPETENCIA FUNCIONAL indirecta
ni directa entre al acusado y el bien protegido que se invoca en el delito
atribuido.

RESPECTO A LA COMPETENCIA FUNCIONAL QUE EXIGE EL DELITO DE


PECULADO COMO BASE ESTRICTAMENTE JURIDICA

El delito de peculado culposo y doloso recogido en el artículo 387º del Código


Penal, exige la vinculación funcional estricta entre el acusado y los caudales o
efectos del Estado. En base a ello, no concordamos con lo expuesto por arte
de la Señora Fiscal en su requerimiento acusatorio, por el contrario, la
competencia funcional estricta el acusado y los caudales o efectos del Estado
o está acreditado si se tiene en cuenta lo siguiente: a) Explica el autor nacional
Rojas Vargas sobre el elemento material del tipo consistente en la
denominada relación funcional, “por razón del cargo”: “No cualquier
funcionario o servidor puede incurrir en delito de peculado. Es presupuesto
necesario de partida, para que opere el comportamiento típico de apropiarse

Página 6 de 13
o utilizar, que los bienes se hallen en posesión del sujeto activo en virtud a los
deberes o atribuciones del cargo. Si es que no existe esta vinculación
funcional de estricta base jurídica, el hecho será imputable, como indica
correctamente Manzini, a título de hurto o apropiación ilícita común pero no
de peculado o de estafa, de existir engaño. (…) La posesión de los caudales o
efectos de la que goza el funcionario o servidor debe basarse en el ámbito de
competencia del cargo, determinado o establecido en la ley o normas jurídicas
de menor jerarquía (reglamentos). (…) El contenido de la relación funcional
pasa a ser así el más importante componente típico del delito de peculado,
pudiendo ser resumido en los siguientes aspectos: 1) existencia de
competencia por razón del cargo para percibir, administrar o custodiar; 2)
relación de confianza de la administración pública derivada de los roles
especiales asumidos institucionalmente por dicho sujeto en virtud a las
atribuciones de su cargo. Se produce aquí lo que se denomina las
expectativas legítimas depositadas en el funcionario o servidor de un
comportamiento fiel a la función y a derecho; 3) poder de vigilancia y
cuidado sobre los caudales y efectos; 4) deber de garantizar la posesión
(percepción, administración o custodia) a nombre del Estado. Es una relación
funcional en su gama múltiple de componentes la que legitima la entrega de
los caudales y efectos que hace el Estado a los funcionarios y servidores
públicos en expresión de confianza y la que posibilita la imputación del delito
de peculado1. b) Refiriéndose esta vez al elemento material de la “percepción,
administración y custodia”, el mismo autor prosigue: “El contenido de la
posesión que por su cargo ejerce el funcionario o servidor sobre caudales o
efectos se materializa a través de las tres únicas formas (o modos) de poseer
establecidos en el tipo penal, las mismas que pueden darse juntas o
separadamente y que objetivan de tal manera la relación funcional y lo
diferencian del tipo penal común de apropiación ilícita (…) La naturaleza

1
ROJAS VARGAS, Fidel. DELITOS CONTRA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA,
Editora Jurídica Grijley, 4º edición 2007, páginas 484 a 486, 487 a 489 (énfasis agregado)

Página 7 de 13
jurídica de la posesión a tomar en cuenta en el derecho penal, como se ha
indicado ya, se trata como enseña Camaño Rosa, de una acepción amplia de
posesión. 1. Percepción (…) 2. Administración. La posesión confiada al
funcionario o servidor; en este caso implica funciones activas de manejo y
conducción (gobierno). La administración de los caudales o efectos por parte
del sujeto público, tiene implícita la vinculación funcional, comprendiendo
tanto relaciones directas con el caudal, efecto o relaciones mediatas por las
que sin necesidad de entrar en contacto con los bienes, puede el funcionario
público disponer de ellos en razón a ser responsable de la unidad
administrativa o titular del pliego. Rigen aquí las reglas civiles extrapenales
para el cuidado y gobierno de los caudales y efectos ingresados a la esfera de
la administración pública, sean públicos o de particulares. (…). 3. Custodia.
Esta forma típica de posesión implica la protección, conservación y vigilancia
debida para el funcionario o servidor de los caudales y efectos públicos”

Coincidimos con el autor en que para la configuración del delito de Peculado,


la relación funcional se verifica en dos formas: una material, directa y otra
funcional, de disposición jurídica. Si bien se toman en cuenta no sólo las
disposiciones legales que atribuyen la competencia específica, sino también
las de tipo reglamentario e incluso las internas netamente administrativas,
ello nos lleva a identificar o peor aún, reducir la competencia o relación
funcional sólo a aquellos funcionarios que, verbigracia, en las normas internas
aparezcan, literalmente, como “administradores”, sin tener en cuenta esta
vinculación de base jurídica a la que se refiere el autor; es decir, aquello que
caracteriza al delito en cuestión: la expresión de confianza por parte del
Estado en determinados funcionarios vinculados al patrimonio público.

De acuerdo a esta doctrina, hay diferencia entre quienes profesionalmente


ejercen la función de administración y quienes tienen el deber de
administración y custodia como forma amplia de posesión, de disponibilidad

Página 8 de 13
jurídica, que el tipo de peculado exige; en uno y otro caso el delito podría
configurarse siempre que normativamente se haya establecido la relación
funcional; este no es el caso del procesado, con independencia de la conducta
o hecho concreto que será o debe ser objeto de prueba.

Siendo así, coincidimos con el autor citado en que en el caso de autos, la


relación funcional no se verifica ni acredita en ninguna forma, no
constituyendo los hechos la imputación hecha al acusado, la misma que es
materia de cuestionamiento.

Cabe la precisión final de que, entre la decisión de realizar la actividad que se


reputa como impropia de la Oficina de Remuneraciones y Pensiones conde
laboraba el acusado (con las funciones específicas de elaborar las planillas,
digitar datos, imprimir las planillas, remitir vía e-mail una base de datos) hasta
el final desembolso de los recursos del erario para su pago; (una vez
realizadas todas las tareas encomendadas), han mediado una serie de actos y
servidores que no han sido individualizados, tipificados y adecuados
correctamente.

En el caso bajo estudio, de haber tenido la disponibilidad jurídica o funcional,


hubiese incurrido en usurpar funciones que no son propias del cargo que
ostenta como OPERADOR PAD (Operador de Procesamiento Automático de
Datos).

En esa línea de análisis no se puede ni debe dar una independización de la


conducta sino se asocia a esta, el requisito inescindible de base estrictamente
jurídica como es la competencia funcional, que exige reunir para que se
configure el ilícito atribuido: Peculado.

II.OBJETO DE LA PRESENTE EXCEPCIÓN DE NATURALEZA DE ACCIÓN


 a. Oponerse a la prosecución del proceso que se me sigue, en razón que no se

Página 9 de 13
podrá obtener una sentencia válida sobre el FONDO del asunto, por carecer
de algunos PRESUPUESTOS PROCESALES, los que mediante esta posición
jurídica me encargaré de probar.

b. Evitar que la causa se tramite DEFECTUOSAMENTE por habérseme


asignado una naturaleza distinta a la que me corresponde.
c. Probar que el SUPUESTO JURÍDICO: “EL HECHO NO CONSTITUYE
DELITO”, en su extremo, porque el suceso no se adecua a la hipótesis típica de
la disposición final preexistente en la denuncia penal, es válido.
d. Demostrar la ATIPICIDAD RELATIVA del hecho que se me imputa, por
cuanto él, si bien está descrito en la ley, la CONDUCTA IMPUTADA
ADOLECE de muchos elementos allí exigidos, entre ellos el más importante:
LA COMPETENCIA FUNCIONAL COMO BASE ESTRICTAMENTE JURÍDICA PARA
ATRIBUIR EL DELITO DE PECULADO.

III.QUE ES LO QUE NO PRETENDEMOS CON LA PRESENTE SOLICITUD DE


SOBRESEIMIENTO

a. Plantear cuestiones relativas al descargo de responsabilidad, pues ellas


serán vistas en el proceso mismo.

b. Plantear la no existencia de hechos que son materia del proceso penal.


 

V.PROCEDENCIA DE LA SOLICITUD DE SOBRESEIMIENTO

El artículo 350.dº del Código Procesal Penal vigente establece que notificados
los sujetos procesales estos pueden:

d. Pedir el sobreseimiento
De conformidad con el párrafo esbozado me centraré en fundamentar y
demostrar que “EL HECHO NO CONSTITUYE DELITO”, en su extremo, porque

Página 10 de 13
el suceso no se adecua a la hipótesis típica de la disposición final preexistente
en la denuncia y acusación fiscal.
Asimismo, apelamos al PRINCIPIO DE LEGALIDAD, el que exige que la
determinación del hecho punible sea consecuencia de la previa verificación de
los presupuestos de punibilidad; contenidos en el Artículo 2, inciso 24,
parágrafo d. de la Constitución Política del Estado:
a. Tipicidad
b. Antijuridicidad
c. Culpabilidad
 
Todas inmersas en la Faz Positiva del delito. De la Faz Negativa de la Tipicidad,
extraeremos la ATIPICIDAD, la que se da en casos en los que existe un hecho y
un tipo penal en el cual realizar la operación de adecuación típica, pero el
hecho NO ENCUADRA perfectamente en el supuesto típico, al no verificarse
en el mismo, algunos de los elementos típicos. Esta faz negativa de la
tipicidad, determina que el hecho imputado no constituye delito, y es por
tanto, materia de excepción de improcedencia de acción.
 
La presente SOLICITUD DE SOBRESEIMIENTO, tiende a evitar que se siga
tramitando defectuosamente una causa en mi contra. Por cuanto el fallo
tendrá dificultades en basarse en VERDADES IRREFUTABLES, enervando la
validez de todo el proceso.
 
POR CUANTO:
 
A. NO HUBO CONOCIMENTO DEL DEPONENTE QUE LA INFORMACION
CONTENIDA EN EL E-MAIL ENVIADO PUDERA ESTAR AFECTA DE ERRORES
DIGITADOS EN LA OFICINA DE REMUERACIONES Y PENSIONES. 

Página 11 de 13
 
B. La IMPUTACIÓN por tanto es ATIPICA RELATIVA, en razón que la
CONDUCTA que se me imputa adolece de elementos que identifican el delito
de PECULADO, máxime que durante toda la investigación judicial no se ha
determinado la individualización concreta, expresa y clara de todos y cada
uno de los hechos.

La presente, no pretende plantear cuestiones relativas de descargo de


responsabilidades, ya que ellas serán vistas en el proceso mismo de ser
necesario; pero tampoco se pretende desconocer la existencia del hecho
objeto del proceso penal; Lo que Pretende demostrar es que NO TENÍA
COMPETENCIA FUNCIONAL ESPECÍFICA y por tanto no actúe dolosamente. 
Todo lo expuesto en el presente recurso, denota que mi conducta no
encuadra en los supuestos que el artículo 387º del Código Penal reclama para
configurar de ilícita una conducta, presupuesto único que amerita que el
Derecho Penal como última ratio pueda intervenir, ello no debe acontecer,
por lo que mal se puede hacer al seguir sometiéndoseme a un proceso penal
que ya de por si tiene efectos estigmatizantes, que lo único que están
logrando hacer es mellar el buen nombre e imagen que con tanto esfuerzo he
logrado construir, imagen que es reconocida por nuestra Constitución Política
y que tiene la protección de la misma.

SEÑORA MAGISTRADA, RESULTA NECESARIO TRAER A COLACIÓN LO


EXPUESTO POR EL PROFESOR MIXAN MASS, QUIEN ES DE LA CONVICCIÓN
QUE, PROCESAR A ALGUIEN IMPUTÁNDOLE COMO DELITO UN
COMPORTAMIENTO INEXISTENTE ES UNA FLAGRANTE AGRESIÓN A LA
DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA, DIGNIDAD QUE TIENE LA MÁXIMA
TUTELA CONTEMPLADA EN LA CONSTITUCIÓN EN SU ARTÍCULO 1º DE LA
CARTA MAGNA Y TAMBIÉN PRESUPONE UNA TRASGRESIÓN AL DEBER DE

Página 12 de 13
ACTUAR CON FIDELIDAD A LA VERACIDAD, A LA OBJETIVIDAD Y A LA NO
ARBITRARIEDAD, POR LO QUE ES RAZONABLE QUE EN TAL SUPUESTO SE
CORRIJA DE MANERA INMEDIATA ESA ARBITRARIEDAD MEDIANTE LA
PRESENTE EXCEPCIÓN DE IMPROCEDENCIA DE ACCIÓN.
 

 POR LO EXPUESTO:

A usted señora Magistrada, solicito se tenga por deducida la excepción de


improcedencia de acción y en su oportunidad la declare fundada.
 
MEDIOS PROBATORIOS:
Ofrezco el mérito como medios probatorios aquellos que serán apreciados en
la audiencia preliminar de control de acusación.

Página 13 de 13

También podría gustarte