Está en la página 1de 13

Curso de Teosofía por Correspondencia

Tema No. 1

LA DOCTRINA DE LA REENCARNACIÓN

Es alentador para los estudiantes de Teosofía darse


cuenta de que no hay casi nadie que no haya oído hablar
acerca de la doctrina de la Reencarnación en la parte
occidental del mundo. Y también es alentador saber que hay
un creciente número de personas que le han dado una seria
consideración a esta idea y la ven como la única explicación
razonable a los acontecimientos de la vida. Sin embargo, junto
con esta aceptación de la idea general, muchos conceptos
erróneos y mal aplicados se han introducido. Son pocos los
individuos que han tenido la oportunidad de formarse un
entendimiento claro de los postulados básicos de esta ley
antigua y de largo alcance - qué aspecto de nosotros es el que
reencarna - qué parte de nosotros es la que muere – cómo
opera a través de toda vida esta ley de ciclos recurrentes - y
cómo nos afecta en nuestra vida diaria.

La Señora H. P. Blavatsky, co-fundadora del presente Movimiento Teosófico que se


estableció en Nueva York en 1875, sostiene que la reencarnación es una de las claves perdidas
del Cristianismo ya que fue parte de la Antigua Enseñanza. Una de las muchas controversias en
la comunidad cristiana fue acerca del anatema pronunciado por el Concilio de Constantinopla
en el año 553 d. C. contra la doctrina de la preexistencia del alma – por tanto, contra la
reencarnación. Se ha dicho que este acto marcó el comienzo del declive de la cultura europea y
el principio de la Era Oscura.

En el lado positivo de este panorama, H. P. Blavatsky dio tal importancia a este punto
que afirmó que mediante el restablecimiento de la verdadera enseñanza que concierne a este
principio, junto con su doctrina gemela, el Karma, la marea de egoísmo y miseria que prevalece
hoy en el mundo sería abatida. Las llamó las doctrinas de la esperanza y la responsabilidad.

¿QUÉ PARTE DE NUESTRA NATURALEZA ES LA QUE REENCARNA?


1
Debido a la preeminencia del pensamiento materialista en nuestras escuelas, e incluso
en nuestras iglesias en los últimos cien años, muchos de nosotros nos hemos identificado con el
cuerpo. Hemos asumido fácilmente que somos nada más que estas formas físicas y que si la
reencarnación es cierta, entonces es esta personalidad (persona significa máscara) la que
regresará en una nueva encarnación. Y sin embargo cuando pensamos en ello, nos damos
cuenta que no podemos ser estos cuerpos. Ellos son los instrumentos que “nosotros” (en su
sentido real) utilizamos durante nuestras horas de vigilia. Ellos nacen y mueren y son
finalmente re-ciclados a la materia terrena, para ser usados de nuevo por nosotros mismos o
alguna otra entidad.

Y también debemos darnos cuenta de que no somos nuestras ideas ni tampoco los
sentimientos que experimentamos en un determinado momento, ya que ellos también están
sujetos a cambio, un cambio que podemos “poner a un lado” y evaluar. Nosotros, la conciencia
que viaja de vida en vida, de experiencia en experiencia tenemos que ser algo más, algo
superior que tiene y usa estos cuerpos, cerebros, sentimientos, etc., pero siempre “alguna otra
cosa”, algo diferente de estos vehículos o instrumentos. El Señor Crosbie, fundador de la Logia
Unida de Teósofos afirmó:
“La Teosofía presenta un panorama más amplio mostrando... de que en el hombre hay una
permanencia que es la identidad a través de toda clase de corporeidades. No ha habido cambio en
nuestra identidad desde la niñez hasta el día presente. El cuerpo ha cambiado, los alrededores han
cambiado; pero la identidad sigue siendo la misma y no cambiará a pesar de todos los cambios del
cuerpo, mente o circunstancias. Aquello que en nosotros es inmutable es lo único real.” (La Teosofía
Universal, en inglés Universal Theosophy p 24)

El “Yo” verdadero o "Ego" es aquello que sobrevive a la muerte, viviendo en y a través de


un sin número de cuerpos y personalidades, todas diferentes, pero todas importantes para su
evolución espiritual. Es la identidad continua, la autoconciencia la que persiste y lleva de vida
en vida la esencia de las experiencias ganadas. Son los logros de esas muchas vidas de
experiencia los que se manifiestan como talento, genio y carácter en general. Por otro lado, es
la creencia persistente de que no somos nada más que la personalidad la que nos cierra a este
poder, sabiduría e inspiración. La personalidad es lo que heredamos a través de nuestro Karma.
El carácter es lo que hacemos o dejamos de hacer con esas oportunidades.

¿QUÉ ES, ENTONCES, NUESTRO SER?

La Teosofía responde a muchas de nuestras perplejidades, tanto a aquellas de psicología


como de religión, explicando que durante la encarnación el hombre es dual en su naturaleza,
componiéndose de un Yo Superior que es inmortal y un yo inferior o personalidad que es el
vehículo temporal o instrumento del anterior, pero que, como todas las formas, está sujeto a la
muerte y desintegración.

2
El Yo Superior es una trinidad que consiste de Espíritu, Alma Espiritual y Mente (Atma,
Buddhi y Manas en Sánscrito.) Esta entidad triple es el hombre real que encarna de vida en vida
para el despliegue cada vez mayor de su infinito conocimiento y poder. Atma es la indefinible e
impersonal fuente de todo, no un “Dios” finito y personal sino una presencia divina y universal.
Es ilimitado, eterno y omnipotente – el poder sin límites de crecer, de saber y de llegar a ser – y
cada uno de nosotros somos esencialmente ESO.

Buddhi, de acuerdo con el Señor Judge, es “el más alto poder de intelección, aquello que
discierne y juzga”. Es lo que hemos sido capaces de expresar de la Mente Universal. Es nuestra
percepción adquirida de la Divinidad, de la divina inteligencia. La Mente es un vehículo o
instrumento que consiste en pensamiento, voluntad, sentimiento, memoria e imaginación y
puede estar al servicio de nuestra naturaleza Búdica o superior o puede ser esclava de nuestra
naturaleza Kama o inferior.

El “yo” inferior o transitorio es una


cuaterna (una entidad cuádruple) que
consiste en el cuerpo, cuerpo Astral, El hombre, en todos sus aspectos
Principio Vital y el Principio de las
Atma – espíritu
Pasiones y Deseos. En sánscrito a estos
Buddhi – alma divina
cuatro se les llama Rupa, Linga Sarira,
Prana y Kama. El cuerpo es una envoltura Manas – mente dual
La tríada superior
material hecha de materia de este plano. (superior e inferior)
El Linga Sarira o Cuerpo Astral es un Kama – deseo
cuerpo patrón eléctrico y magnético cuyos Prana – fuerza vital
complejos campos magnéticos albergan Linga Sarira – cuerpo astral
las moléculas físicas en cambio constante
El cuaternario Sthula Sarira – cuerpo físico
en sus funciones correspondientes. inferior
Precede y sobrevive al físico, es el
vehículo real que contiene los sentidos, y
es de hecho el verdadero cuerpo físico. La materia Astral es materia física de naturaleza más
refinada. El Prana es energía vital y según el “Océano de la Teosofía” (The Ocean of Theosophy,
p 37):
“Es un principio universalmente inter-penetrante: es el océano en el que flota la tierra; inter-
penetra el globo y cada ser y objeto en él. Labora incesantemente en y alrededor nuestro, pulsando
contra y a través nuestro para siempre. Cuando ocupamos un cuerpo simplemente usamos un
instrumento más especializado que cualquier otro para tratar con ambos Prana y Jiva.”

“Jiva es vida en su aspecto universal. Prana, es el aspecto individualizado aquel que somos
capaces de mantener y usar para mantenernos ‘vivos’ durante la encarnación.”

Kama es el principio con el que probablemente estamos más familiarizados. Es el


principio de las pasiones y deseos y ha sido llamado el principio del balance porque está en
medio de los siete. El Sr. Crosbie dijo que “es también el principio más usado y desarrollado por

3
los hombres en general y conforma la base de sus acciones, y aquí de nuevo es el ‘balance’
desde el cual los caminos suben y bajan.” En el tema del yo inferior del hombre el Sr. Judge dice
en El Océano de la Teosofía (The Ocean of Theosophy, p 32):
“Estos cuatro constituyentes materiales inferiores son transitorios y están sujetos a
desintegración de por sí, así como a separarse los unos de los otros. Cuando llega la hora de que
comience su separación, la combinación no puede mantenerse por más tiempo, el cuerpo físico
muere, los átomos que componen cada uno de los cuatro comienzan a separarse los unos de los
otros y, siendo desarticulada la combinación completa, ya no es apta como instrumento para el
hombre verdadero. Esto es lo que nosotros los mortales denominamos ‘muerte’, pero no es muerte
para el hombre real porque éste es imperecedero, persistente, inmortal.”

“Recapitulemos.... El hombre Real es la trinidad Atma-Buddhi-Manas o Espíritu y Mente y


utiliza ciertos agentes e instrumentos para ponerse en contacto con la naturaleza, a fin de conocerse
a sí mismo. Estos instrumentos y agentes se encuentran en los Cuatro inferiores - o Cuaternario -
cada principio, en su propia categoría, es en sí mismo un instrumento para la experiencia particular
que corresponde a su propio campo de acción, siendo el cuerpo el más inferior, menos importante y
más transitorio de toda la serie. (El Océano de la Teosofía, The Ocean of Theosophy p 34)

¿POR QUÉ TENEMOS QUE REENCARNAR?

La reencarnación es un proceso muy beneficioso. Da al hombre el tiempo y la


oportunidad de convertir en logros todas las aspiraciones no realizadas que yacen en su
naturaleza interna. Proporciona nuevos comienzos con nuevos cuerpos, cerebros y
circunstancias. Permite periodos de descanso y asimilación muy necesarios para el alma entre
encarnaciones. Y ofrece nuevos vehículos y entornos con los que el hombre puede compensar
acciones del pasado que le gustaría rectificar. Y es a través de la reencarnación como el hombre
puede extender la ayuda a las muchas “vidas” conscientes que componen la Gran Naturaleza y
que dependen de él para su evolución.

Para una mayor comprensión de esta interdependencia y la necesidad de la


reencarnación, que es la renovación cíclica de la asociación con toda la Naturaleza, es
importante aclarar en nuestras mentes el hecho de que el hombre en su más íntima naturaleza
es uno con la Deidad, la Divina Presencia que es raíz de toda vida. Esto es por lo que la Teosofía
puede afirmar que “la Fraternidad Universal es un hecho de la Naturaleza”.

Ciertamente a pocos de nosotros nos gustaría quedar atrapados en el mismo cuerpo,


con el mismo cerebro, percepciones y sentimientos para siempre. La Vida alrededor nuestro
nos enseña que conforme progresamos construimos nuevos y mejores edificios, instrumentos,
sociedades, etc., y utilizamos los antiguos para ser reciclados. Ocurre lo mismo con aquellas
personalidades que usamos para tener contacto con la vida en los diversos planos de la
Naturaleza. Con cada nueva vida tenemos una oportunidad de crear mejores y mejores
instrumentos que nos otorguen un rango de percepción más amplio y una mayor efectividad. Y,
por supuesto, esto puede dar un impulso mayor a esas “vidas” que conforman esos
instrumentos. Con esta perspectiva universal podemos ver que la única forma verdaderamente
4
práctica de vivir es hacer que todos nuestros pensamientos y actos sean tan beneficiosos y
útiles como sea posible.

¿QUÉ CONSTITUYE EL PROGRESO A TRAVES DE LA REENCARNACIÓN?

El hombre es esencialmente un perceptor. En la raíz de su ser él es Espíritu o Atma - el


poder ilimitado de percibir, de aprender y de crecer. Este poder es infinito, eterno y
omnipotente. Es el Yo real de todo ser humano, dando el horizonte ilimitado para el
conocimiento y la comprensión. También es Buddhi, la suma o destilación de toda la
experiencia pasada, que le dota con una perspectiva panorámica, permitiéndole así (cuando lo
escucha) discernir, juzgar, y reconocer la verdad. Buddhi es la fuente de la intuición, la
inspiración y la conciencia. Y también es Manas o Mente, el instrumento que utiliza para operar
en este plano – siendo la mente el plano real de la acción. Estos son los tres aspectos del
Perceptor, el Ego que reencarna, y es dentro de esta trinidad donde se registra todo progreso
verdadero y duradero. Y el verdadero progreso consiste en la capacidad de traducir la sabiduría
de ese Ser Interior en acción en el plano físico. En su artículo "Genius" (Genio), H.P.Blavatsky
afirma:
“Ningún Ego es diferente de otro Ego, en su esencia y naturaleza primordial u original.
Aquello que hace a un mortal un gran hombre y a otro una persona vulgar y tonta es, como se ha
dicho, la cualidad y composición de la carcasa o envoltura física, y la adecuación o inadecuación del
cerebro y el cuerpo para transmitir y dar expresión a la luz de lo real, el hombre interior; y esta
aptitud o inaptitud es, a su vez, el resultado del Karma.” (Panfleto de H.P.B. Spiritual Evolution)

En las “Respuestas a Preguntas sobre el Océano de la Teosofía”, el Sr. Crosbie explica:


“El Perceptor tiene el poder de percibir y de aumentar su gama de percepciones. Su poder
de percibir no se cambia en razón de cualquier percepción adquirida; siempre puede seguir
aumentando su campo de percepción. A medida que aumenta el rango de sus percepciones, él se
transforma en un mejor instrumento a través del cual dar y recibir impresiones. Una inteligencia
cada vez mayor y una mejora de la forma constituyen la evolución.”

Todos hemos experimentado la sensación de que sabemos más de lo que somos capaces
de expresar, de que tenemos la capacidad de hacerlo mejor de lo que estamos haciendo, de
que hay un potencial interior que está siempre justo debajo de la superficie. Esto no es
simplemente un pensamiento ilusorio. Hay una gran verdad en este sentimiento. La enseñanza
de la Teosofía es que toda la experiencia pasada y conocimiento se encuentran encerrados en
el interior, sin embargo, dentro del alcance del hombre personal, y que puede ser descubierto y
adquirido a través del tipo de esfuerzo correcto. El verdadero progreso consiste en recuperar el
uso de ese conocimiento mediante el entrenamiento, el perfeccionamiento o afinación de los
instrumentos del yo inferior para que puedan reflejar o transmitir la sabiduría del Yo Interior.
Un paso en la dirección correcta es aplicarnos lo mejor que sabemos a cada tarea que
intentamos realizar, no importa cuán pequeña sea. Pero hay mucho más aparte de esto.

5
Para crear ese instrumento –incluso en esta vida- es necesario adoptar y establecer una
base universalmente cierta para nuestro pensamiento y acción. El pensamiento efectivo tiene
que basarse en las ideas fundamentales que son siempre ciertas, verdaderas en todas las
circunstancias y nunca contradictorias entre ellas. Si la base de nuestro pensamiento no es fiel a
las leyes de la vida, todas nuestras acciones se verán marcadas con los mismos errores.

Lo que se necesita es un conocimiento de los principios universales que conduzca a una


comprensión de la naturaleza completa del hombre, las leyes eternas e inmutables de la vida en
las que el hombre se encuentra a sí mismo, y su propósito y destino en el universo. La Ley
Universal de la Reencarnación, aplicada a todo lo manifestado, es una de esas leyes
fundamentales que deben formar parte de la base de nuestro pensamiento y percepciones.

¿POR QUÉ NO USAMOS TODA ESTA SABIDURIA INTERIOR?

Para la mayoría, este almacén de conocimientos y poder sigue estando casi totalmente
fuera de nuestro alcance por el hecho de que persistimos en la identificación con el cuerpo y el
cerebro. Hemos sido educados para pensar que la existencia física es todo lo que hay en la vida,
que el Alma y el Espíritu son algo sobre lo que pensamos cuando la muerte está cerca, pero no
tienen aplicación práctica en la vida diaria.

No es demasiado difícil ver que la gran mayoría de nuestro pensamiento es personal,


algo egoísta y que tiene que ver con cosas de naturaleza física. De ello se desprende que esta
práctica a lo largo de nuestras vidas ha entrenado el cerebro para responder sólo a impresiones
y mensajes de este tipo. El Sr. Crosbie afirma: "La barrera para cada hombre no está en la
memoria, sino en las falsas ideas de la vida según las cuales actúa." Sin embargo, con un poco
de determinación y la ayuda de los Grandes Maestros estas ideas inhibidoras a las que nos
hemos aferrado pueden ser sustituidas por aquellas que están más en sintonía con el mundo de
nuestro Ser Interior.

El primer y más importante paso que debe darse, un paso sin el cual todo lo demás es
imposible, es convencernos a nosotros mismos de que no somos el cuerpo, el cerebro, la
personalidad, sino que somos el Ego que se reencarna, Atma, Buddhi y Manas, la identidad
continua que utiliza las diferentes personalidades para la experiencia y el aprendizaje.
Debemos, con el pensamiento regular y estudio, despertar la memoria interna de nuestra
verdadera naturaleza, esa naturaleza que es fundamentalmente impersonal, desinteresada y
compasiva. Una vez que entendemos que a largo plazo la vida desinteresada es la única vida
práctica, nuestros pensamientos y acciones serán de esa naturaleza y nuestros cerebros se
pondrán en sintonía con los dictados del Alma y estarán abiertos a la inspiración del Ser
Superior.

¿PODEMOS RECORDAR NUESTRAS VIDAS PASADAS?


6
La respuesta a esta pregunta tiene que ser "sí" y "no", al mismo tiempo, si consideramos
al hombre en su naturaleza dual, un Ego que se reencarna y su vehículo personal y transitorio.
La pregunta debería ser reformulada de este modo: ¿Pueden la personalidad actual y el cerebro
recordar las actividades y pensamientos de la personalidad que fue la sede de una encarnación
anterior?, y si no es así, ¿hay otro aspecto de la memoria que se pueda hacer de puente entre
ésta y otra encarnación?

Hablando de la memoria física o personal, HPB presenta un argumento muy convincente


contra la posibilidad de que seamos capaces de recordar los acontecimientos de nuestra vida o
vidas pasadas. Ella dice:
“Ya que estos ‘principios’ que llamamos físicos (…) son desintegrados después de la muerte,
con sus elementos constitutivos, la memoria, así como su cerebro. Esa memoria desvanecida de un
cuerpo que desapareció no puede recordar ni registrar cosa alguna en la encarnación posterior del
Ego. La reencarnación significa que ese Ego ha de ser dotado de un nuevo cuerpo, de un nuevo
cerebro y de una nueva memoria. Por tanto, sería (…) absurdo esperar que esta memoria se
acordase lo que jamás pudo registrar.” (La clave de la Teosofía, The Key to Theosophy p 127)

Por otro lado, aprendemos que el recuerdo de las experiencias de todas las vidas
pasadas es retenido en la naturaleza interior del hombre, y que esos Maestros y Adeptos que
han conquistado el control de sus naturalezas inferiores han llegado a un punto en su
desarrollo espiritual en el cual dicha memoria es un libro abierto para ellos en cualquier
momento. H.P.B. Continúa diciendo, “…El Ego Espiritual sólo puede actuar cuando el ego
personal está paralizado. El ‘Yo’ Espiritual en el hombre es omnisciente, y toda sabiduría es
innata en él; mientras que el Yo personal es una criatura de su entorno, y esclavo de la
memoria física.” Lo que tiene que ser paralizado no es el instrumento personal (no podríamos
aprender sin él), sino la base personal y egoísta sobre la que opera.

Los recuerdos de los acontecimientos de las vidas pasadas están ahí, sin embargo,
encerrados en la naturaleza de nuestra alma. Y la esencia de estas actividades, lo que es
asimilado por el Alma al morir, aparece a lo largo de la vida presente de diversas maneras - a
través de nuestras intuiciones y sentimientos, por ejemplo. ¿Quién no ha tenido la experiencia
de "conocer" a alguien que él o ella nunca ha conocido antes, o estar familiarizado con un lugar
nunca antes visitados en esta vida? ¿Y qué es el talento, o incluso el genio, sino la precipitación
en la vida actual de las lecciones o las habilidades aprendidas en el pasado? La atracción a una
familia en particular en la encarnación o más tarde a un socio de negocios en particular, e
incluso la propia búsqueda de la verdad y su asociación última con otros estudiantes de
Teosofía - todas estas atracciones no son más que las infiltraciones de la naturaleza del alma de
recuerdos de antiguos lazos establecidos en otras vidas.

7
Por todas partes escuchamos casos de Pruebas médicas
recuerdo de vidas pasadas. Es posible que
Marcas de nacimiento en un muchacho que
algunos de estos sean ciertos. Los Maestros recuerda su vida pasada como profesor y
indican que es posible en casos mafioso que murió de una herida de bala en la
excepcionales, bajo circunstancias cabeza.
excepcionales, pero estos son raros y exigen
una explicación más profunda. Muchos, por
el contrario, pueden ser lecturas aleatorias
de cualquiera de los millones de paquetes de
memoria (de las vidas de otros individuos)
residentes en la Luz Astral, el banco de
memoria de la Tierra misma. Y algunos, por
supuesto, son puro fraude en aras del
enriquecimiento.
El Dr Ian Stevenson habla de este caso, uno de
Hay, sin embargo, cientos de casos una serie de importantes investigaciones de
genuinos de memoria clara de una vida vidas pasadas. En éste, la información de la
vida pasada del niño es recordada (no accesible
pasada. Estos se han comprobado y de otra forma) y verificada por dos marcas de
registrado en varios volúmenes por el Dr. Ian nacimiento que también se corresponden con
Stevenson. Muchos de ellos son de una los registros médicos de la herida del fallecido.
naturaleza diferente y necesitan una Ver vídeo, abajo, especialmente en 24.05 min
explicación adicional. Estos son los casos de
https://www.youtube.com/watch?v=PbWMEWubrk0
niños que han muerto a una edad temprana
y que han regresado a la encarnación con
relativa rapidez, con lo cual sus recuerdos son fáciles de comprobar. La diferencia importante
es, de acuerdo con la Teosofía, que en estos casos el cuerpo astral no se desintegró, fue usado
otra vez en el nuevo nacimiento, y por lo tanto conserva el recuerdo del tiempo pasado en el
cuerpo anterior.

¿REENCARNAMOS JUNTO A NUESTROS SERES QUERIDOS?

La doctrina de la reencarnación nos enseña que todo se reencarna. Es una ley universal,
y por lo tanto debe incluir nuestras asociaciones y nuestras relaciones. Como resultado de
causas mutuamente producidas, así como situaciones sin resolver, volvemos en cada nueva
vida en compañía de aquellos con los que vivimos y trabajamos en el pasado. Esto incluye a
aquellos que amamos y que nos amaron, así como aquellos con los que nuestras asociaciones
en el pasado dejaron mucho que desear, quedando situaciones que deben ser trabajadas y
resueltas. Sería agradable tener a nuestro alrededor sólo a los seres queridos en cualquier vida,
pero la justicia exige que no podemos y no debemos huir de situaciones discordantes - y la
reencarnación nos brinda la oportunidad de transmutar enemistad y discordia en el pasado en

8
armonía y cooperación en el presente. En su artículo, "Friends or Enemies in the Future",
(“Amigos o enemigos en el Futuro”), el Sr. Judge escribe:
“Nuestros futuros amigos o enemigos, entonces, son los que están y estarán con nosotros en el
presente. Si ellos son los que ahora nos parecen hostiles, cometemos un grave error y sólo
retrasamos el día de la reconciliación tres vidas más si nos permitimos hoy ser deficientes en la
caridad para con ellos.... Si tan sólo pudiésemos otear hacia la próxima vida, veríamos a estos para
los que tenemos ahora escasa caridad, cruzando la llanura de esa vida con nosotros y siempre en
nuestro camino, ocultándonos la luz. Pero cambiemos nuestra actitud actual y esa nueva vida que
está por llegar mostrará a estos pelmazos y enemigos parciales y obstructores ayudándonos,
auxiliando todos nuestros esfuerzos.”

Esto es probablemente por lo que San Pablo nos recuerda la advertencia de Jesús: “Que no se
ponga el Sol sobre tu enojo” (Efesios, 4:26)

¿QUÉ OCURRE ENTRE LA MUERTE Y EL RENACIMIENTO?

Tal vez lo primero que se deba tener en cuenta es que incluso en la muerte y a través de
los estados posteriores a ella, la conciencia nunca se rompe. El Ego es el Perceptor y nunca deja
de percibir tanto si se está en un plano como en otro. En segundo lugar, es importante
entender que en la muerte no nos vamos a un "lugar" como cielo o infierno, sino que
simplemente cambiamos nuestro "estado" de conciencia. Pero esto no sucede todo de una vez.
En el momento de la muerte del Ego tiene trabajo que hacer extrayendo y reteniendo el
significado de la vida que acaba de finalizar. La Teosofía enseña que hay varias "muertes", ya
que cada vaina o vehículo entrega su almacén de la experiencia. El Sr. Judge tiene esto que
decir acerca del proceso:
“Cuando la forma corporal ya está rígida y los ojos cerrados, todas las fuerzas del cuerpo y de
la mente se precipitan a través del cerebro, y por medio de una serie de impresiones o imágenes la
vida entera que acaba de terminar queda indeleblemente grabada en el hombre interno, no sólo de
una forma general, sino también en los pequeños detalles e incluso en las más breves y fugaces
impresiones. En este momento, aunque todos los indicios conducen al médico a dictaminar la
muerte y aunque a primera vista y a todos los efectos la persona está muerta para esta vida, el
hombre verdadero está ocupado en el cerebro y hasta que esta tarea no esté terminada allí, la
persona no ha fallecido. (“El Océano de la Teosofía”, The Ocean of Theosophy p 99)

En otra parte de esta serie, los estados después de la muerte se explorarán con detalle,
pero por el momento, podemos decir que el Ego está haciendo lo que hace el árbol en invierno.
Caen las hojas y mueren las flores, pero la esencia del crecimiento de ese año es recogida y
preservada en la semilla. Éste es un período en que el Ego revisa la última vida vivida y prepara
la semilla para la vida por venir. Es un período que es necesario para el alma, necesario para su
descanso y para su comprensión de todo el peregrinaje y proceso. El Sr. Judge escribe sobre lo
que ocurre cuando ha llegado el momento para el Ego de entrar de Nuevo en encarnación:
“Cuando el período completo dispensado por las fuerzas del alma ha concluido en el
Devachán [uno de los estados tras la muerte], los hilos magnéticos que atan el alma a la tierra

9
comienzan a ejercer su poder. El Yo despierta de su sueño, es velozmente guiado hacia un nuevo
cuerpo, y, entonces, justo antes del nacimiento, ve por un instante todas las causas que lo
condujeron al Devachán y de regreso a la vida que está a punto comenzar, y sabiendo que es todo
justo y sólo el resultado de su propio pasado, no se lamenta, sino que otra vez toma la cruz... y otra
alma ha regresado a la tierra.” (Océano, The Ocean p 116)

EL PRÓXIMO PASO…

10
A continuación, planteamos algunas preguntas, tomando como base la información que
se le ha facilitado, lo que estas ideas implican y el uso del sentido común. La finalidad no es
medir o evaluar sino ayudarle a clarificar sus propios pensamientos sobre estas ideas
intemporales.

Para aquellos que están empezando en Filosofía, se recomienda contestar a las primeras
seis preguntas. Tras haberlas considerado aconsejamos escribir respuestas cortas – 10 ó 15
líneas estaría bien, no más de media página. Aquellos más familiarizados con la Filosofía,
pueden intentarlo con todas las preguntas.

Una vez que haya considerado sus propias respuestas, es útil verlas a la luz de otros
estudiantes. La Teosofía es holística y su doctrina se deriva de unos pocos principios
fundamentales; así que puede sernos de ayuda comprobar que cada una de nuestras
deducciones está, en general, de acuerdo con las de otros.

Redactar las respuestas ayuda a formar una comprensión clara del tema, pero quizá
también decida unirse a las reuniones mensuales disponibles, son para que los estudiantes
puedan discutir las respuestas y plantear otras preguntas.

Le invitamos a asistir a las reuniones y enviar sus respuestas, se las reenviaremos con
unas respuestas tipo para que pueda compararlas con las suyas, así como algunos sucintos
comentarios.

Cuando sepamos de usted le enviaremos el siguiente tema, siguiendo este ciclo de


estudio, discusión y revisión:

1. Recibir el tema y estudiarlo, leyéndolo varias veces. Puede unirse a las reuniones

2. Enviar las respuestas, por e-mail o correo postal. mensuales de discusión de

3. Recibir los comentarios y las respuestas tipo. Preguntas y Respuestas

Esperamos que, en un determinado momento, usted acuda al material de las fuentes


Teosóficas (las obras originales de H. P. Blavatsky y William Q. Judge) para una mayor
comprensión de los temas. Sin embargo, es aconsejable que redacte las respuestas con sus
propias palabras, tanto como sea posible. Realmente no conocemos las cosas hasta que somos
capaces de expresarlas, de alguna forma.

El verdadero propósito de esta serie es estimular el pensamiento en la línea de la


filosofía perenne y capacitarle para hacer su propia búsqueda basada en la literatura Teosófica
Original.

11
LECTURAS SUGERIDAS

Es recomendable y muy beneficioso realizar lectura adicional durante el curso. Uno de


los mejores libros de referencia es El Océano de la Teosofía de W. Q. Judge. Y es significativo
que, presentando este texto, él consideró el tema de la Reencarnación lo suficientemente
básico e importante para dedicarle tres capítulos a esta doctrina.

La Clave de la Teosofía de H. P. Blavatsky: Otro texto que ofrece mucho sobre lo que
pensar y aplicaciones prácticas. Contiene la Ética, guía práctica y aplicaciones de Teosofía como
en pocos otros sitios pueden ser hallados.

Enlace para el Océano de la Teosofía:

El océano http://www.phx-ult-lodge.org/el_oceano.htm

Breves notas sobre el curso: dejar un tiempo aparte

Es mejor dedicar un tiempo especial cada día, incluso si son sólo 15 minutos. Pero si eso no es
posible, uno puede ser flexible y crear su propio patrón de estudio. Sin embargo, una vez que
esté fijado, haga los esfuerzos necesarios para mantenerlo, evitando actividades y compromisos
que puedan interponerse. El cambio puede requerir esfuerzo al principio, pero construir
hábitos tan positivos acrecienta, en gran medida, nuestro desarrollo y nuestro poder de
concentrarnos impermeables a influencias exteriores.

Venta de libros

Explorando a partir de estos enlaces se pueden encontrar algunos libros en español.

http://theosophycompany.org/books.html

http://www.phx-ult-lodge.org/scatalogo.htm

PREGUNTAS SOBRE EL TEMA NO. 1

12
1.- Algunas personas piensan que la reencarnación es injusta porque sufrimos por errores
cometidos por alguna otra persona en otra vida. ¿Qué piensa acerca de esto?

2.- ¿Reencarnamos en el mismo sexo, raza, color, nación?

3.- Quizás haya escuchado que el hombre puede encarnar en animal o en forma de insecto por
ciertas acciones. ¿Es posible o imposible?

4.- ¿Por qué la reencarnación ha sido llamada “una de las claves perdidas del Cristianismo” y
por qué el Señor Judge dijo que la reencarnación y el karma son “las verdaderas notas clave de
la evolución superior del hombre”? ¿Por qué es tan importante el conocimiento sobre la
reencarnación, en estos tiempos?

Las siguientes preguntas son opcionales, dependiendo del nivel de cada uno:

Intermedias:

5.- Partiendo de lo que ha aprendido del proceso de la reencarnación, ¿diría que la


reencarnación de los Adeptos y Grandes Maestros en el curso de la historia, es diferente de la
de una persona media?

6.- Como la encarnación continúa y la población sigue creciendo, ¿será capaz la Tierra de
sustentar a la humanidad?

Avanzadas:

7.- A lo largo de La Doctrina Secreta, H. P. Blavatsky habla de la importancia del uso de la


correspondencia y la analogía en el estudio de la filosofía oculta. Con el ciclo de la
reencarnación en mente, ¿puede usted ver alguna correspondencia o analogía en la Naturaleza
o en la naturaleza humana? Detalle aquellas que se le ocurran.

8.- ¿La reencarnación se aplica a cosas tales como las ideas y las creencias? ¿Qué hay de las
razas civilizaciones o mundos? Aporte algunos argumentos.
9.- ¿Podemos elegir, o de hecho, elegimos nuestra próxima encarnación? Por favor, explique
con algún detalle.

13