Está en la página 1de 15

Bandera de La Paz

y La Cultura
La Bandera de La Paz y La Cultura

Recopilación de las citas a La Bandera de La Paz, recogidas


en todos los libros de Agni Yoga y Cartas de Helena Roerich

• El conocimiento del espíritu es una poderosa guía ya que ella siempre


liderará los fundamentos de la Existencia. Así, uno debería adoptar el
concepto de la Jerarquía como el Servicio más elevado. El
conocimiento del espíritu dirige a los discípulos en el sendero de la
Jerarquía. Así, con toda la fortaleza del espíritu, uno debería desplegar
La Bandera de La Paz, en la que están contenidos todos los confines
de la cultura. (Jerarquía, 324)

• Sin cultura no podrá haber acuerdos internacionales ni entendimiento


mutuo. Sin cultura la comprensión de la gente no puede abarcar todas
las necesidades de la evolución. Por lo tanto, La  Bandera de La
Paz  comprende todos los sutiles conceptos que conducirán a la
comprensión de la cultura. La humanidad no entiende como manifestar
reverencia por aquello que comprende la inmortalidad del espíritu.
La  bandera de la Paz  traerá la comprensión de esta elevada
trascendencia. La humanidad no podrá florecer sin el conocimiento de
la grandeza de las culturas. La bandera de la Paz abrirá las puertas a
un futuro mejor. Cuando los países estén en camino a la destrucción,
entonces aún aquellos que carecen de espiritualidad deberán entender
en qué consiste el ascenso. Así, La  Bandera de la Paz  trae un futuro
mejor. (Jerarquía, 331)

• Verdaderamente, la  Bandera de la Paz  unirá todas las tareas


culturales y le dará al Mundo el tan necesitado logro. Por lo tanto,
aquellos que portan un esfuerzo hacia la búsqueda responden a todas
las afirmaciones. Las naciones se unirán verdaderamente bajo esta
Bandera. (Jerarquía, 334)

• No va a ser fácil la época cuando se manifieste el Florecimiento del


Fuego. La  Bandera de la Paz  no será encontrada en un bazar. Así,
unámonos en un esfuerzo inconquistable. (Jerarquía, 337)
• Lo más aborrecible es la apostasía y la humillación del Maestro. Así,
cuando Nosotros introducimos una nueva afirmación en la vida, uno
debería esforzarse con todo su espíritu en el sendero del cumplimiento
de la Voluntad Suprema. De aquí que, cuando Nosotros afirmamos la
gran importancia de La  Bandera de la Paz, ésta se debe adoptar en
espíritu. Verdaderamente, así llegará la salvación del Mundo. ¡Grande
es esta época! ¡Esta era es importante! (Jerarquía, 339)

• La transformación del Mundo es en verdad afirmada en la tensión más


elevada. Todas las perturbaciones, todos los cambios, todas las
enfermedades acompañan a esta transformación. Las energías
impulsadas muy poderosamente hacen que el fuego se ponga en
movimiento. Así, en la Época del Fuego la obscuridad se vuelve densa
y todo se intensifica en un esfuerzo ardiente. El mal es creado por la
densificación de la obscuridad. La Luz transforma el Mundo. Así, en
grandes momentos, la manifestación de la transmutación universal
satura el espacio.

En consecuencia, durante la Época del Fuego, cuando la Luz lucha con


la obscuridad, la manifestación de La  Bandera de la Paz  es aquel
signo fundamental que le proporcionará a la humanidad un nuevo paso.
Así, tanto la Belleza, el Conocimiento, el Arte y todas las naciones se
unirán bajo este signo. Sólo las medidas más elevadas se podrán
aplicar a la Bandera. ¡Verdaderamente! (Jerarquía, 377)

• La conciencia que circunscribe sólo el presente, sin ningún


pensamiento sobre el futuro, no puede adherirse a la evolución ya que
para semejante conciencia la cadena de los siglos desaparecerá. Por lo
tanto, cuando la conciencia se expande, ella abarca la gran cadena
guiadora de las causas y los efectos. Así, mientras la evolución está
siendo establecida, es muy importante la manifestación de las causas.
Al momento, cuando el planeta está completando su Karma,
ciertamente que la retribución por lo concebido se refleja grandemente
en la humanidad. Sin embargo, aquello que ha sido engendrado por el
esfuerzo espiritual humano envuelve al planeta. En consecuencia, cada
brillante tensión y cada esfuerzo le darán al planeta la afirmación del
Nuevo Mundo. Por lo tanto, la insigne Bandera de la Paz porta todos
los proyectiles de la Luz y ardientemente impregna las corrientes
alrededor de la Tierra como una panacea en contra del mal. Las
conciencias amalgamadas por milenios, crean. Así la Luz conquista la
obscuridad. Así se cumple un maravilloso paso. Así aquello que ha sido
preordenado, se aproxima. (Jerarquía, 381)

• ¡Qué estúpidos son todos aquellos que no creen en la esperanza!


¡Qué ciegos son aquellos que creen que las guerras tienen sus
ventajas! ¡Son pocas las conciencias que pueden percibir la
regeneración del planeta por medio de la cultura! Ciertamente, aquellos
que no comprenden la creatividad por medio de medidas superiores
perecerán en las mismas agitaciones viejas. Aquellos que no
comprenden los nuevos caminos tienen una gran necesidad de
comprender la Época de Maitreya. ¡La Bandera de la Paz y la de los
Señores abrirán todos los caminos! (Jerarquía, 390)

• La verdadera solemnidad es construida en la tensión más elevada. La


solemnidad no es descanso, no es satisfacción, no es un fin, sino
precisamente el comienzo, es determinación y progreso en el camino
hacia la Luz. Las adversidades son inevitables, como lo son las ruedas
del esfuerzo. Las presiones terribles son inevitables, de otra manera la
explosión sería débil. ¿Pero podrá el júbilo provenir de la ligereza? Allí
sólo hay lujuria, mas el júbilo está en la victoria del espíritu. La victoria
del espíritu está en la afirmación de los principios inalterables. Cuando
La  Bandera de la Paz esté siendo desplegada uno puede llenarse de
solemnidad. (Corazón, 71)

• Estableceré el primer experimento de la comprensión de Mis


Indicaciones. Estableceré el comienzo del trabajo mutuo. Estableceré el
primero de los Mandamientos indicados acerca de las primeras
acciones para el nuevo paso. Haré la primera llamada respecto de
La Bandera de la Paz, la que está sufriendo de opresión. Estableceré
la primera Orden advirtiéndoles a aquellos que hacen daño. Yo afirmo la
primera hora de una nueva construcción, mas la unidad yace en una
adherencia a la Jerarquía en completa conciencia. En esto, el bien debe
conquistar al mal; de aquí que, el bien debe de actuar. Es de muy poco
valor si el espíritu es bueno mas la lengua blasfema. En el siguiente
escalón la blasfemia deberá ser exterminada; ya que el karma de la
blasfemia está muy cerca de la traición. Así, se debe entender que la
blasfemia es el destino de los tenebrosos. Entiendan esto muy
cuidadosamente, porque aquel que blasfema no podrá conocer a la
Jerarquía. (Corazón, 220)

Cartas de Helena Roerich

- ¡Cuando defendamos el trabajo de nuestras sociedades y


comunidades, no olvidemos nuestras expediciones científicas y la gran
idea de La  Bandera de la Paz, nuestros contactos internacionales y
finalmente, nuestra lucha en contra de la actitud cruel e ignorante en
contra de la creatividad cultural! Con frecuencia, es difícil para nosotros
comprender todo el significado de nuestro trabajo constructivo y en
momentos de urgencia las pruebas e información de mayor significación
no nos son evidentes. No siempre nuestra memoria puede reunir el
pensamiento necesario. Por esto es que es tan importante reexaminar
nuestra tarea junto con la inspección de nuestros escudos y de las
acumulaciones generales. Para empezar, démonos cuenta firmemente
que estamos haciendo un gran trabajo de importancia mundial y que
somos invulnerables bajo la protección de nuestros escudos. (Cartas I,
Octubre 13, 1930)

- Lamentamos que en los informes no haya ni una sola propuesta, ni


una sola opinión específica respecto a los problemas discutidos. Es
difícil imaginar que en tal estado de conciencia todas las decisiones
puedan estar al unísono. Por lo tanto, sería aconsejable insertar
opiniones y propuestas especiales en la agenda diaria de trabajo y
considerarlas cuando se alcance una mayor conciencia unificada. Esto
sería muy valioso para la historia de las Instituciones y así se podrían
evitar muchas calumnias y problemas. Cuando las opiniones están
impresas uno no puede negarlas, alegando un lapso de la memoria. Por
ejemplo, en este momento, es muy importante saber cómo y qué clase
de comentarios y proposiciones fueron expresados respecto de la
publicación del panfleto sobre La Bandera de la Paz. Si las opiniones
expresadas no estuvieran escritas, posiblemente las más valiosas
serían olvidadas. La gente olvida fácilmente, especialmente aquellas
cosas que les son desagradables. Pero el conocimiento de que
nuestras opiniones van a aparecer publicadas nos obliga a todos a
prepararnos y a usar nuestras fuerzas de un modo creativo ya que
todos deseamos tener sólo lo mejor publicado. El hecho que ni un solo
pensamiento, ni un solo impulso, por más pasajero que pueda ser, se
pierde—ya que queda registrado en nuestra aura y en el espacio—este
hecho no nos causa problema ya que nuestra imaginación es tan pobre
y nuestro intelecto no lo puede comprender. Por lo tanto, ayudémonos
en esta importante realización y documentemos todo. Agrandaríamos
inmensamente nuestra comprensión si revisáramos nuestras decisiones
y las comparáramos con las consecuencias.

Así, enfrentamos una época majestuosa y amenazante y sólo por la


tensión extrema de toda nuestra fuerza podremos conquistar. ¡Piensen
en el más amplio sentido, discutan juntos cómo podrían entender mejor
y aplicar lo que les ha sido enviado! Aprendan cómo oponerse con
dignidad a todos los ignorantes y destructores de la cultura. Hoy día, es
necesario manifestar la más amplia comprensión de la  Bandera de la
Paz. Es esencial entender a La bandera de la Cultura como el más
grande de los símbolos. Sí, yo puedo ver que en un futuro cercano la
Liga de la Cultura será establecida y en la cual reuniremos a los
mejores representantes del pensamiento, del conocimiento y de la
creatividad y donde la mujer tendrá todo el derecho de expresarse. Y
esta Liga de la Cultura reemplazará a la extinta Liga de las Naciones.
¡Lo digo otra vez, los sucesos en España, deberían probarle al mundo
de manera manifiesta que la idea de la Bandera de la Paz está muy a
tiempo! Los nuevos acontecimientos están ocurriendo y estos forzarán
a los adversarios de la cultura a estar en guardia pero… ¿no será ya
muy tarde? Es necesario conocer como responderles a los ignorantes y
a todos aquellos que traten de suprimir la cultura. Tienes todo lo que
vas a formular listo. Además, cada día trae la puntualidad de la
afirmación.

Hoy en día, todos los países deberían pensar acerca de la mejor


manera de preservar sus tesoros culturales, y no deberían, por ningún
medio, tratar de detener las actividades que embellecen la imagen de la
nación y del país. Estas actividades son las que atraen la atención de
todo el mundo sobre las posibilidades de la importancia cultural de los
Estados Unidos de América. No tenemos que disimular que hasta ahora
los Estados Unidos de América no ha estado entre los llamados países
líderes de la cultura. Este país ha sido considerado sólo desde el punto
de vista del dólar y de su mecánica civilización. Y las palabras
pronunciadas por un oficial estadounidense, las cuales tú citaste, sólo
prueban lo que se ha mencionado. Si fuéramos a hablar con ese oficial
acerca de La  Bandera de la Paz  y de las actividades culturales de
nuestras organizaciones, él se preguntaría sinceramente, "¿Por qué
molestarse por esas cosas fastidiosas e innecesarias? Pero ya que
ellos están tan ansiosos de interesarse en la cultura, ¿por qué no usan
su aparentemente no flaca imaginación y su conocimiento del arte para
organizar algo parecido a un club de apuestas, y digamos, una sala de
cine con espectáculos modernos un poco subidos de tono? Eso sería
aceptable, placentero y además muy beneficioso." Esa gente nunca
será capaz de entender el significado de la cultura. ¿Cómo podrían
ellos comprender el significado histórico de la unión de los verdaderos
representantes de la cultura, unidos bajo La  Bandera de la Paz?
(Cartas I, 29 de mayo, 1931)

La futura Liga de la Cultura manifestará su autoridad y confirmará el


equilibrio en este mundo; pero todavía es muy pronto para hablar
acerca de ello. Pero aunque esta Liga ya existe invisiblemente,
la  Bandera de la Paz  deberá ser afirmada, ante todo. La gente debe
ser saturada con la importancia del valor espiritual de la creatividad y
deberá aprender a respetar cada manifestación de ella. Los portadores
del fuego espiritual se convertirán en los verdaderos tesoros de
nuestros países. Primero, que la mujer se de cuenta de la gran
importancia de levantar La  Bandera de la Paz  y la Cultura, y en
poderosa unión, que carguen las piedras para la construcción del
edificio del Nuevo Mundo, no sólo teóricamente sino prácticamente.
¡Las montañas son hechas de piedras, no descuidemos a las piedras
pequeñas! (Cartas I, 17 de junio, 1931)

- ¡Por favor, entiendan el significado del trabajo que han empezado!


¿Cómo pueden esperar comprensión de otra gente si ustedes mismos
no tienen esta afirmación? ¿Cómo podemos impartir fortaleza a
nuestros colaboradores si ella nos hace falta a nosotros? La  Bandera
de la Paz y la Unidad de las Mujeres en el nombre de la Nueva Era de
la Cultura son dos tareas históricas gigantescas. Por favor, dense
cuenta de lo serio que es la situación del mundo y apliquen todas sus
habilidades para poder introducir estas ideas benéficas. Cada paso
debe ser cuidadosamente pesado y dado en conformidad con sus
grandes tareas. ¡Pero nunca escuchen el consejo del convencionalismo
gris! Todas las demoras traerán sólo ruinas peores. Sostengan la
Bandera de la Cultura y las afirmaciones puras que han recibido.
"Siembren ampliamente; no está bien sólo tirar las preciosas semillas
en sus jardines." ¡Lo más importante es no estar atemorizado por
ninguna condena hostil ya que nuestras ofrendas por el Bien Común no
tienen ni una pizca de destrucción o egoísmo! ¡Insistan en sus derechos
en el nombre de la ofrenda que traen a su propio país! (Cartas I, 20 de
junio, 1931)

- Amigos, les diré que lo que les fue prometido se hará realidad y ya
está muy cerca! ¡Sólo abran bien los ojos y hagan un esfuerzo para
ampliar y refinar sus conciencias! ¿Y qué puede ser mejor para el
crecimiento de sus conciencias que la agudeza y la utilización creativa
de las reglas de la Enseñanza? ¡En verdad, desarrollen su creatividad!
¡Penetren más profundamente en cada una de las ideas que les han
sido dadas! Las ideas están creciendo en unión con la apertura de las
posibilidades, pero estas posibilidades no deben pasar de largo. Llegará
la hora cuando La  Bandera de la Paz  y la Bandera de la Cultura
cubran al mundo entero. ¿Pueden sentir la belleza y el poder de este
Símbolo? (Cartas I, 20 de julio, 1931)

- Cuando se realice completamente La  Bandera de la Paz  y de la


Cultura se volverá un fundamento para nuevas facultades creadoras.
Empezando en los días escolares, las futuras generaciones deberían
aprender acerca de la importancia vital de la facultad creadora y del
trabajo creativo en todos sus aspectos. En el Nuevo Mundo no habrá
espacio para el lujo de destruir; la salvaje e ignorante violencia no
tendrán cabida aquí. Tales logros no se presentan de repente ni en
todas partes, pero ya es posible observar donde está rompiendo el
amanecer.

¡Aún ahora, la idea de paz y de cultura es entendida tan diferentemente!


La mayoría asocia cultura con civilización superficial, con todos esos
lujos baladíes que van con tales civilizaciones, y el significado de la Paz
es "una invasión pacífica" de mercados y discusiones acerca de
desarme. Lo que ellos quieren decir es reemplazar las viejas y
obsoletas armas con nuevas y más poderosas. ¡Es muy pesado pensar
en las condiciones del mundo! La situación es terrible y por supuesto se
pondrá peor ya que es imposible detener a aquellos quienes en su
ceguera están listos a arrojarse al abismo. Tomando fuerza, ellos
rodarán más rápido hacia el fondo del abismo. Sabemos que hay una
Fortaleza del Conocimiento y del Espíritu y que aquellos que están
buscando la Luz siempre se les brindarán ayuda. Por consiguiente, de
manera más ardiente llamemos a nuestros aún desconocidos hermanos
espirituales para que se unan bajo la bandera de la Cultura. El fuego del
espíritu y de la conciencia iluminada detendrá todos los terrores de la
destrucción. Así, sembremos las semillas benevolentes y a su debido
tiempo ellas fructificarán. La respuesta que recibiste respecto de
La  Bandera de la Paz  es muy característica. Esa respuesta contiene
toda la impotencia, toda la inhabilidad de entender las posibilidades
ofrecidas y revela completa irresponsabilidad. ¡La participación en la
conferencia del Pacto y de La  Bandera de la Paz  podría ser un
hermoso gesto y quedaría registrada en la historia! Pero la mente
ordinaria y pequeña se satisface con estar en la parte de atrás. Que les
importa la historia si sus conciencias no entienden la idea de la
responsabilidad, sin ni siquiera mencionar la responsabilidad a escala
mundial. Su idea de responsabilidad no va más allá del deseo de
mantenerse en un lugar cómodo y caliente. Y para este propósito lo
más indicado es ignorancia y torpeza. Pero ellos se olvidan de una
cosa: las condiciones cambian y algunas veces sólo una extraordinaria
y ardiente presteza de mente los puede salvar, y conservar para ellos la
comodidad y felicidad que tanto aman. Sí, el mundo está lleno de
autómatas, de sombras y de sirvientes activos del mal. Los autómatas
que imprudentemente repiten las fórmulas superadas y las sombras que
no protestan en contra del mal—¿No deberían ser puestos junto con los
sirvientes del mal? (Cartas I, 21 de agosto, 1931)

- Es correcto afirmar los principios de La  Bandera de la


Paz  dondequiera que sea posible. Por favor, recuerda que las
posibilidades surgen de repente. Resistir el mal trae nuevas
posibilidades." Los artículos escritos en contra de la  Bandera de la
Paz  son tan insignificantes que uno sólo puede sorprenderse que la
gente pueda producir tales pensamientos. Estoy un poco perpleja
respecto de la Liga de las Naciones. ¿Por qué uno debe estar tan
interesado en la opinión y en el apoyo de una organización como esa?
Un movimiento de unificación cultural y de desarrollo de una verdadera
comprensión de logro espiritual en el arte entre las generaciones
jóvenes parece que es tan importante que no hay necesidad en
absoluto de esperar la aprobación de esa organización que todavía no
nace. Todo gobierno que tenga una visión de largo alcance notará en el
Pacto y en La  Bandera de la Paz  todos los movimientos hacia la
protección, el orden y la constructividad. Por lo tanto, ya sea que la Liga
apruebe o no a la Bandera, esto no deberá influir en el establecimiento
de la gran Bandera de la Cultura. (Cartas I, 7 de octubre, 1931)

Esta alerta a todos los señales inusuales y destructivas, en todas las


esferas de la vida y así muchas cosas se aclararán para ti. Así verás
donde están las chispas de la Nueva Era, la era del conocimiento
espiritual y de gran cooperación entre la gente bajo los signos de la
cultura. La comprensión de la venida de esta gran era debería
multiplicar la fortaleza de cada persona y esta fortaleza debería ser
dirigida directamente hacia el trabajo constructivo y jubiloso por el Bien
Común bajo el Estandarte que nosotros llamaremos La Bandera de la
Paz y la Cultura. (Cartas I, 28 de agosto, 1931)

- Personalmente prefiero una valerosa abnegación en el trabajo


patriótico a esa actitud de aquel joven contemporáneo, de cierto país,
que expresó recientemente su resolución de no pelear por su país en
tiempo de guerra. Tu podrías preguntar, "¿Pero entonces, La Bandera
de la Paz?" ¡Más aún, tú podrías pensar que yo soy una persona que
secretamente apoya la guerra! No, para mí la guerra es indeciblemente
terrible. ¡No puedo pensar en otra manifestación más llena de
ignorancia! Pero ya que vivimos en un mundo donde el poder físico es
grandemente respetado, debemos inculcar a las generaciones jóvenes
la idea de la ilegalidad de matar y de la violencia. Pero al mismo tiempo
les debemos enseñar a no tenerle miedo al trabajo que la patria
requiere de nosotros, ya que esto es hermoso y requiere valor. ¿A quién
le gustaría ser una ovejita indefensa ante un lobo o un tigre? Tigres y
lobos están agazapados en cada esquina desprotegida. Hasta que haya
una cooperación real entre la gente, estaremos bajo la constante
amenaza de guerra e invasiones. Sólo la Liga Mundial de la Cultura,
entendida correctamente, podría, en el futuro, resolver los muchos
problemas que parecen insalvables hoy en día. (Cartas I, 19 de Junio,
1933)
- Tú me preguntas si es que escribiste algo superfluo en tu artículo
acerca de La  Bandera de la Paz. Esta es mi respuesta: Muchas
prohibiciones posiblemente asustan y detienen las aspiraciones.
Algunas veces la así llamada falta de cuidado, si ha sido cometida
cuando las intenciones eran buenas, al final podría traer buenos
resultados. Sin embargo, no hagas una regla de esto. Cuidado y
precaución están entre las primeras cualidades de cada discípulo, ya
que él debe conocer las energías con las que está trabajando. (Cartas I,
6 de mayo, 1934 )

- ¡Supiste que aún La Bandera de la Paz que fue enarbolada por N. K.


fue declarada como no patriótica! ¿Estás sorprendido? Pero, esta es la
verdad; recibimos una carta acusadora respecto a este asunto. ¡Alguien
encontró en esta gran idea un descuido a los problemas de nuestro
país! N. K. fue acusado de ser un internacionalista, indiferente a los
sufrimientos de la madre patria. Fue necesario contestar a esta carta. Te
voy a transcribir algunos pasajes de nuestra carta la que, en general,
será mi contestación a todos aquellos pseudos patriotas con los que tú
también tienes que tratar. (Cartas I, 2 de junio, 1934)

- Tú escribes acerca del Pacto y de La  Bandera de la Paz, que esta


idea no puede parecer muy interesante para algunas personas debido a
que ellos están en contra del pacifismo. ¿Pero, por qué ellos sólo
tomarían un solo aspecto del movimiento? Ante todo, el pacto en sí
mismo menciona el significado de la Bandera durante una guerra o en
situaciones destructivas semejantes. La Cruz Roja, por ejemplo, es
buena en tiempos de paz, pero su importancia mayor es durante una
guerra. De la misma manera, La Bandera de la Paz, como una medida
de protección necesaria justo ahora cuando los países se encuentran
muy cerca de situaciones amenazantes. Las más eminentes
autoridades militares de Francia y de los Estados Unidos fueron los
primeros en aprobar la bandera. Y el reconocimiento oficial del Pacto
continúa. Así, la república de Panamá ha aceptado oficialmente el
Pacto y la  Bandera de la Paz. De la misma manera, La Unión
Panamericana (que propuso la ratificación del Pacto) tiene esperanzas
de cumplir este urgente trabajo cultural para 1935. (Cartas I, 14 de
junio, 1934)

- La noble idea de La Bandera de la Paz debe entrar gradualmente en


la vida y, como dijo un escritor, "Cada científico, cada creador, cada
profesor, cada alumno, cada uno que piense acerca del propósito y
significado de la historia, debe apresurarse a seguir la llamada de N. K.
Roerich, quien iza La  Bandera de la Paz  sobre todo el mundo. Por
supuesto, nos damos cuenta que esta paz es también una lucha. Pero
esta no es una lucha egoísta, una lucha por el bienestar de uno, sino
más bien, una defensa en contra de las fuerzas tenebrosas, que están
atacando los tesoros del espíritu ... No son las estatuas las importantes
sino la voluntad de los trabajadores culturales individuales. Ellos no se
han unido todavía, pero ellos emergerán como una sola corriente, como
un solo río, desembocando en el gran océano de las ideas.” (Cartas I,
18 de octubre, 1934)

- Existen unos pocos cuyo pensamiento es suficientemente amplio para


que se puedan dar cuenta que La Bandera de la Paz expresa un nuevo
paso en el desarrollo de la conciencia de la humanidad. Dicha
conciencia será construida sobre la concepción y la capacidad de estar
alerta del gran significado y de la sagrada inviolabilidad de la creación
del genio humano. El siguiente paso sería la aceptación de la Jerarquía
del Espíritu. (Cartas I, 15 de noviembre, 1934)

- Recibo con beneplácito tu artículo acerca del Pacto. La idea del Pacto
está avanzando. La opinión pública responde fuertemente a este noble
concepto. Espero que hayas recibido el folleto sobre los
"procedimientos de la Convención en Washington." Por supuesto, ni
siquiera la mitad de los saludos que se recibieron han sido publicados
en este libro, pero existe la posibilidad de publicar un segundo volumen.
La historia completa del Pacto hará que el libro sea muy instructivo, en
los que ambos lados, el de la Luz y el de la oscuridad, serán revelados
claramente. Las naciones verán el valor y la necesidad de la ratificación
del Pacto y la aceptación de la Bandera. Ciertamente, La Bandera de
la Paz  es el gran requisito del futuro. Es esencial como la gran piedra
angular para el desarrollo de la conciencia de la humanidad. (Cartas I, 5
de marzo, 1935)

- Tu pensamiento en cuanto a un consejo permanente del patriarcado


mundial, coincide en muchas formas con nuestro viejo sueño de un
Consejo de la Cultura. Pero, por supuesto, para cualquier conciencia
que se esté muriendo, este pensamiento le parecerá utópico.
Ciertamente, este Consejo o Liga de la Cultura se entenderá en la
próxima raza en que, la espiritualidad se despertará. Pero incluso ahora
no pocos heraldos de la Sexta Raza están ya apareciendo sobre la
Tierra. En efecto, sus ideas iluminadas cementan el espacio para
encarnaciones futuras en la Tierra. Ellos son los que crean y defienden
todos los movimientos puros y los que están batallando contra las
hordas tenebrosas. A propósito, yo creo en el futuro de Sudamérica; su
potencial es grande y en la caldera de su lucha sus países adquirirán
poder y encontrarán su propio elevado camino. ¿No fueron ellos los
primeros en apoyar la gran idea de La Bandera de la Paz y el Pacto
para conservar los tesoros del genio humano? Ellos entendieron el gran
significado educacional del Pacto y de La Bandera de la Paz para las
generaciones venideras, cuyas conciencias deben prepararse desde la
niñez para que entiendan el valor irremplazable de los tesoros de la
creatividad humana. Sólo con ese entendimiento y cuidado hacia los
conceptos y valores superiores, podemos conquistar el animal en
nosotros y la aspereza inherente en este estado. (Cartas II, 17 de
octubre, 1935)

- Ya que nuestros amigos han llevado a su corazón el progreso del


Pacto y de La  Bandera de la Paz, estoy adjuntando un Discurso del
libro Hermandad. Estas palabras deberían de inspirar aún más a todos
los amigos del Pacto y de la Bandera de La Paz.

Respecto de San Sergio de Rádonezh, tú puedes decir que Nicholas K.


(Roerich) describió en sus pinturas los acontecimientos de este Gran
Trabajador Espiritual cuando nadie ni siquiera había escrito acerca de
él. ¿Tienen estos acusadores acceso a nuestra vida interior y a
nuestros registros sagrados? Adicionalmente, déjalos que citen las
cartas privadas de Nicholas K. (Roerich) en las que él habla en contra
de los teósofos. Fui yo la que escribió, en mi correspondencia privada,
acerca de los teósofos, ya que se me requirió que explicara ciertas
declaraciones de ellos. Y estoy lista a repetir una y otra vez que algunas
luminarias teosóficas no son autoridades para mí. De la misma manera,
nosotros no estamos buscando seguidores entre los teósofos y nuestra
regla es no seducir nunca a nadie. Pero si sucede que la gente que está
interesada en los libros de la Enseñanza se dirige a nosotros
sinceramente, nosotros le contestamos, dejándolos en completa libertad
de entrar y de formar éste u otro grupo. Así, pues, uno de esos grupos
nos envió recientemente un mensaje desde Nueva Zelandia y
anteriormente otro mensaje vino de Canadá; y como usualmente
sucede, entre ellos hubo también teósofos. En estos momentos
estamos recibiendo un mensaje que un grupo de jóvenes rusos se
apresta a caminar por el mundo, llevando consigo La  Bandera de la
Paz. (Cartas II, Enero 7, 1937)

- Ahora, voy a referirme acerca del Pacto y La  Bandera de la Paz.


¿Existen personas quienes, aunque se consideran educadas e incluso
espirituales, no pueden entender lo más fundamental y significativo del
Pacto y la Bandera de la Paz? Parecería que ellos no entienden que la
importancia de La  Bandera de la Paz  yace, primero que todo, en el
hecho que al salvaguardar la creatividad del ser humano, se implanta
en la conciencia de las masas y en la generación que está creciendo,
un sentido de profundo respeto justamente por los valores espirituales,
valores que le dieron vida a la humanidad. ¡Después de todo, nosotros
no podemos considerar lo magnificente de las catedrales, de las
bibliotecas y de los museos sólo como de importancia material! ¿Es un
grado de posible ignorancia lo que atribuye a estos símbolos de
creatividad espiritual, valores materiales? (Cartas II, 1937)

“El Conocimiento de La Belleza salvará al mundo”


(Nicholas y Helena Roerich)

¡Muchas gracias queridos Maestros Roerich, por su Gran


Legado de Conocimiento, Belleza y Alegría, dado al
mundo en nombre del Maestro y por el bien del Todo!
(UmmiLuz de Artisophia)
Con toda la fortaleza del Espíritu, uno debería
desplegar La Bandera de La Paz, en la que están
contenidos todos los confines de la cultura.
(Helena y Nicholas Roerich)