Está en la página 1de 5

EL CONFLICTO ARMADO, SURREALISMO Y REPRESENTACIÓN DEL VIGOR

COLOMBIANO.

JUAN DIEGO MOLINA VILLAR - 506618

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE COLOMBIA


FACULTAD DE INGENIERIA CIVIL – EL ARTE DE SER FELIZ
BOGOTÁ D.C.
2020
EL CONFLICTO ARMADO, SURREALISMO Y REPRESENTACIÓN DEL VIGOR
COLOMBIANO.

El conflicto armado en Colombia ha sido un fenómeno social, político y económico


presentado en el país por más de 5 décadas en la cual se han visto relacionados
diferentes actores, victimas y testimonios de violencia. Según el Grupo De Memoria
Histórica (GMH), se reconocen periodos de evolución en el proceso del conflicto
armado. El primer periodo corresponde a la transición de violencia bipartidista a la
subversiva (1958 - 1982), el segundo periodo (1982 – 1996) el cual acoge la
transición más preocupante del conflicto ya que se da la expansión territorial y el
crecimiento militar de las guerrillas y los grupos paramilitares, el empoderamiento
del narcotráfico en el país lo cual genera una crisis y colapso parcial del estado
acompañado con la constitución de 1991 y el foco global del narcotráfico en el
mundo. El tercer periodo (1996 – 2005) identifica el restablecimiento del
estado nacional, el fin del imperio político y económico de los carteles lo cual abre
paso nuevamente a la reubicación de los grupos guerrilleros y paramilitares a lo largo
del país, la salida del foco internacional alimenta la fuerza militar que adquieren estos
grupos y enfrentamientos en diferentes pueblos y municipios del país. El cuarto y
último periodo (2005 – 2012) corresponden a la contención del ejercito con los
grupos guerrilleros lo cual genera un nuevo reacomodo en las diferentes ciudades
del país y el fracaso en las conversaciones con los grupos paramilitares, lo cual
genera un resurgimiento de estos grupos de una manera más pragmática y
subversiva contra el gobierno. (Medina, 2014)

Finalmente fueron 262.197 muertes las que dejo el conflicto armado y mas 350.000
casos, 94.754 son atribuidas a grupos paramilitares, 35.683 a la guerrilla y 9.804 al
estado. Los casos de violencia han sido divididos en 10 modalidades entre las cuales
se encuentran las acciones bélicas, ataques a poblados, asesinatos selectivos,
masacres, atentados terroristas, secuestro, desapariciones forzadas, violencia
sexual, daños a bienes civiles, reclutamiento y minas antipersonas. (Romero, 2018)

De acuerdo con todo esto, se plantea un panorama totalmente devastador para las
víctimas del conflicto armado. Un proceso de paz el cual se vio pausado, incumplido
o roto en diferentes oportunidades debido a las diferencias existentes entre ambos
bandos, es la única salida para poder darle un poco de tranquilidad a las vidas y
almas de las victimas y personas fallecidas, pero ante esto surge la pregunta de;
¿cómo es posible un proceso de perdón por parte de las victimas ante tanto
sufrimiento, a los innumerables casos de violación a los derechos humanos, a tanta
injusticia y a tantas preguntas sin respuesta?, el documental “El testigo”, nos expresa
estos casos por medio de las capturas del fotógrafo Jesús Abad Colorado, este
relato filmográfico se desarrolla en distintos municipios afectados directamente por
el conflicto armado, entre ellos se encuentran el municipio de granada – Antioquia,
Bojayá – Choco, San José de apartado en el Urabá.

Jesús Abad Colorado es un paisa criado en la comuna 13 con un pasado familiar


marcado por la violencia armada, su abuelo y su tío fueron asesinados en la vereda
de patio bonito en Medellín por los grupos armados, desde ese momento Jesús
manifiesta que surge su pasión por ilustrar, retratar o relatar los momentos de
angustia, terror, horror y miedo que viven las victimas del conflicto armado. En sus
propias palabras, expresa que la labor de el es crear un testimonio de esos
momentos. En el desarrollo del documental, se puede observar como Jesús Abad
maneja el simbolismo de estos hechos de una manera muy práctica y profunda,
pues, las fotografías que el realiza no son del todo explicitas con las situaciones que
suceden, pero estos detalles señalados reflejan la crudeza y la realidad del momento
que se está capturando, un ejemplo de esto son el Jesús mutilado o la fotografía de
la niña en la comuna trece donde se refleja el ojo de esta en un agujero realizado en
la ventana de su casa por una bala perdida. Estas imágenes son la representación
del agobio, pero al mismo tiempo, del vigor presente en las personas colombianas
(Díaz Soto, 2016a). El fin del documental es mostrar como el espíritu de estas
personas ha logrado doblegar estos amargos sucesos y poder continuar con el curso
de sus vidas. En conflicto armado han deshumanizado a las personas colombianas,
como decía Jesús Abad; Es horrible ver hasta donde es capaz de llegar el ser
humano, pero para la paz, es necesario el perdón. Ese perdón es la representación
de la felicidad en cierta manera ya que la gran mayoría de estas personas, nunca
van a olvidar lo ocurrido, pero sí, pueden perdonar y dejar sanar el dolor ocasionado
por esta guerra en la cual ellos son los mas afectados y los menos involucrados.
(Medina, 2014)

Es interesante ver como por medio de este documental se puede representar la


felicidad como un manifiesto surrealista ante un panorama tan hundido y decadente
de los momentos más atroces de esta guerra, esa dualidad que siempre ha
caracterizado al ciudadano colombiano, esa felicidad ante momentos de tanta
incertidumbre son cualidades que fortalecen el espíritu y hacen salir de la penumbra
a nuestra sociedad, nosotros como colombianos hemos sufrido tantas veces, pero
las mismas veces hemos vuelto a renacer como ave fénix, con mucha mas
intensidad con dolores dentro del alma, pero continuamos contemplando esa idea
(un poco utópica para estas personas) de lo bella e incógnita que puede ser la vida
(Díaz Soto, 2016b). Gabriel García Márquez afirmaba “El drama no es para los
que escapaban por la Puerta falsa de ese cementerio, sino los vivos que
sudaban hielo en sus dormitorios sofocantes sin poder escapar de la ciudad
sitiada” (Uprimmy, 2019), y es que tanto con esta frase como con el transcurso del
documental también se expone esta cara opuesta de la realidad, de la verdad que
viven las víctimas de este conflicto como lo es el caso de Yeimi Alejandra, una niña
que perdió a su mamá en el campo y no cree en la paz del país o el caso de las
víctimas del carro bomba en granada, Antioquia. No puede existir una verdadera paz
sin un equilibrio de soluciones, porque el perdón esta, el corazón del ser humano en
busca que encontrar la verdadera felicidad llega a perdonar con el paso del tiempo,
pero ¿las respuestas a sus preguntas?, esa es la solución que estas personas
realmente necesitan, y no muchas han encontrado. Finalmente, en contraposición a
esto, me gustaría hacer mención a estos momentos reconfortantes que nos muestra
lo único y noble que es el espíritu de las personas y es que la cámara de Jesús,
inteligentemente sabe capturar los sucesos de una adecuada manera, así como hay
imágenes que nos retuercen por dentro, como el Jesús mutilado, el niño en la
morgue de granada vistiendo los cuerpos y el tablero de San José de Apartadó con
la historia de Caín y Abel, también hay representaciones de esperanza en sus
capturas, como la imagen de la boda en medio del atentado en granada, con un
letrero suplicando un acuerdo de paz, o la imagen de Angie con toda su familia tantos
años después de los conflictos en la comuna 13 de Medellín o la desmovilización de
Camila de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la misma
niña que clavo una cruz en la tumba de su papá, asesinado en la masacre de San
José de Apartadó. (Romero, 2018)

La felicidad es un ideal subjetivo para cada persona, no existe una definición global
o general para este sentimiento, lo que si sabemos es que es una de las tantas
búsquedas del hombre en la vida, algo tan complejo pero con un supuesto tan lindo
de lo que es, ha marcado a lo largo del tiempo al pueblo colombiano, quien afectado
continuamente por diversos sucesos que golpean y siguen afectando al país
representa esa cara alegre y dispuesta a continuar de las personas ante la
adversidad, muchas veces suponemos que la esperanza es infinita y esa es una
cualidad virtuosa de nosotros los colombianos, nunca hemos apagado esa
sensación de libertad, amor y felicidad que nos conlleva a vivir y a transmitir nuestro
renacer, dando un paso adelante al pasado y cerrando con dolor y luto los recuerdos
que nos agobian y no nos dejan avanzar para así poder reconocer la infinidad de
cosas que hay mas allá del dolor. (Díaz Soto, 2016b)

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

• Díaz Soto, V. M. (2016a). Unidad 2: Panorama de la felicidad hoy. Universidad


Católica de Colombia, 2, 31.
• Díaz Soto, V. M. (2016b). Unidad 3: Perspectiva existencial de la felicidad
personal. Universidad Católica de Colombia, 3, 38.
• Medina, M. (2014). Capítulo II: Los Orígenes, las Dinámicas y el crecimiento del
conflicto Armado. “La Historia Politica Del Siglo XX En Colombia,” 111–194.
• Romero, C. (2018, August 2). 262.197 muertos dejó el conflicto armado. Retrieved
from http://centrodememoriahistorica.gov.co/262-197-muertos-dejo-el-conflicto-
armado/
• Uprimmy, T. (2019). El testimonio de Jesús Abad Colorado. Retrieved from
https://cerosetenta.uniandes.edu.co/el-testimonio-de-jesus-abad-colorado/