Está en la página 1de 4

¿LA MIGRACION VENEZOLANA BENEFICIA

ECONÓMICAMENTE AL PERÚ?
La llegada masiva de venezolanos al Perú desde hace algunos años es
un hecho relevante que influye en nuestra sociedad. Actualmente hay
más de 800,000 venezolanos en Perú, con un ingreso al territorio anual
que alcanzó su pico en 2018. La mayor parte de estos migrantes se
concentra en Lima, aunque estos ya se pueden encontrar en casi todos
los rincones de nuestra nación. Esta ola de migración por parte del país
vecino trajo consecuencias diversas, unas positivas y otras negativas.
Pero, en mi opinión, y a pesar de que existen muchas personas que
piensan lo contrario, la migración venezolana ha modificado la oferta de
factores productivos en la economía peruana, beneficiando así la
economía peruana.

Hasta la fecha, la migración de venezolanos ha impactado en las


remuneraciones de los trabajadores en el país, especialmente en Lima,
donde hay una mayor concentración de migrantes. Según el INEI, el
ingreso promedio mensual proveniente del trabajo a nivel nacional
creció 2,3 % en junio.

Si al crecimiento del ingreso promedio mensual proveniente del trabajo


a nivel nacional (2,3 %) le quitamos la inflación que fue de 2,1 %, el
crecimiento real creció 0,4 %. Esto refleja que el impacto en el consumo
interno es positivo, ya que los venezolanos contribuyen a mover la
economía cuando consumen y gastan en el territorio peruano, así como
cuando trabajan, apoyando así a la producción económica del Perú.
Toda esta gente de Venezuela ha tenido que alquilar vivienda, contratar
servicios, pagar impuestos al consumo y hasta algunos han logrado
empleo formal, y todo esto aporta al tesoro público de este país.

Existe también un reporte del BBVA Research, que muestra diferentes


efectos positivos de la llegada de los venezolanos en la economía. Al
tomar en cuenta la mayor disponibilidad de mano de obra y de capital
humano generada por los migrantes venezolanos, el reporte señala que
el PBI del país dio un salto en 2018.

Se estima que en 2018 el PBI potencial creció 4.4%, casi un punto


porcentual más de lo que hubiese aumentado si la migración de
ciudadanos venezolanos no hubiese ocurrido. En 2019 el crecimiento
del PBI potencial incluyendo la migración suma 3.7%. Sin ella, asciende
a 3.2%.

El informe también apunta el impacto tributario de la migración


venezolana en Perú. Para 2018 se describió un balance positivo de US$
154 millones entre ingresos y gastos. La mayoría de los ingresos
tributarios proviene del IGV, mientras que el principal gasto del Estado
en los ciudadanos venezolanos pertenece al sector educativo. En 2019
el balance es de US$ 200 millones a favor del país, lo que, en total, se
calcula un impacto positivo del 0.08% del PBI.

El Banco Central de Reserva de Perú también apuntó como un efecto


favorable de la inmigración venezolana un aparente descenso de la
inflación. En teoría, esto respondería a que el aumento de la cantidad
de trabajadores disponibles reduce los costos del salario y, juntamente
con ello, los precios.
Este ente indica que, en Lima, donde se concentra la mayor migración
venezolana, se registró una inflación de 3,9% en 2017 y de 2,5% en
2018, mientras que en el conjunto de las demás regiones del país fue de
4,8% y de 3,4% en esos años.

Asimismo, debemos recordar que la gran concentración de venezolanos


sugiere la presencia de profesionales de diferentes especialidades, que
pueden reactivar la economía de muchas maneras, ya que pueden
aportar innovación, ideas e inversión, así como habilidades y
experiencia al mercado laboral.

La mayor parte de venezolanos en Perú se encuentra en edad


productiva y registra un número de años de estudios más alto que el
promedio de la población peruana. Sin embargo, su incorporación al
mercado laboral no se ha dado en las mejores condiciones, ya que los
indicadores de informalidad señalan que esta es muy elevada.

Pero, a pesar de esto, son personas con profesiones u oficios en los que
el Perú no ha gastado un sol en formarlos, y llegan al Perú solamente a
producir. Así, la productividad mejorará a el largo plazo y con
ello, mejorará el crecimiento potencial de la economía.

Cabe resaltar que la influencia de la migración venezolana en la


economía de la nación está determinada por diversos factores, que
hacen que los venezolanos tengan un papel activo dentro del sistema
económico peruano. Por ejemplo, la necesidad de estas personas hace
que trabajen de meseros, limpiaparabrisas o vendedores ambulantes,
en vez de desempeñar las profesiones que habían estudiado antes. Esto
se debe a que no existen actualmente facilidades que permitan la
convalidación de títulos.
También, el 89% de los trabajadores dependientes no tiene contrato y
el 76% trabaja en empresas muy pequeñas, que tienden a ser menos
productivas y más informales.

Diversas encuestas afirman que unos 33,000 migrantes asistieron a un


centro educativo en 2018, mientras que otros 54,000 no se educan
actualmente debido a problemas económicos, desconocimiento del
sistema educativo o falta de documentos. Esto hace que los jóvenes no
estudien, e ingresen a la población económicamente activa de forma
prematura.

En conclusión, la llegada masiva de venezolanos al Perú ha mejorado de


alguna manera la economía peruana. Actualmente, la migración
venezolana representa apenas un pequeño porcentaje del total de la
Población Económicamente Activa, por lo que sus efectos sobre el
empleo y la economía todavía no son muy notables. Pero, en un futuro,
cada vez más venezolanos trabajarán en nuestro territorio, incluso una
gran parte podrá desempeñar la carrera que estudió, lo que hará que
los beneficios económicos de la inmigración superen cualquier aumento
en la demanda de servicios públicos, y haya una gran e importante
mejora no solo económica, sino sociocultural y profesional, que a fin de
cuentas nos favorece a todos los ciudadanos de nuestra querida patria.

También podría gustarte