Está en la página 1de 18

BIDI CANALIZACION 13 DE JULIO 2019

Estoy contento de poder hablar con vosotros, especialmente cuando es de


manera imprevista.

Podéis hacer preguntas.

- Hermana: Veo el mundo sumergido o en caos, y me siento feliz. No me


siento parte de este mundo. ¿Es una actitud normal?

Pues es muy normal que cuando dejas el sueño y la ilusión, te sientas ligera,
feliz.

No es un gozo de destrucción, sino el gozo de la aparición de la verdad.

Y en realidad, no hay lugar para nadie, ningún mundo. Esto había sido
anunciado hace muchos años, ya fuera por los Ancianos o por los Arcángeles.
Y hoy ves la verdad de ello, en la medida en que concibes y vives que no eres
de este mundo.

Eres cada vez más libre, más y más ligera, y eso es normal. Y cuanto más
ligera eres, más verdadera eres, más libre eres de cualquier reacción, de
cualquier sufrimiento, de cualquier implicación en lo que está sucediendo en
este mundo, fuera de ti.

Es un sueño, una ilusión. Siempre lo he proclamado, como los Ancianos y los


Arcángeles, y hoy estáis viviendo la verdad.

Y cuanto más dejas ir cualquier identificación o implicación, del apego a este


mundo, más libre te sientes. Eso tiene sentido. E incluso diría que es la
demostración de que la encarnación es totalmente un sueño.

Siempre has sido perfecta. Siempre has estado completa. Sólo lo olvidaste.

Y a medida que la presión de este mundo, su organización y todo lo que está


sucediendo está viviendo su caos, más libres os vais a sentir.

Por supuesto, este no es el caso de todos los soñadores. Pero no puedes sino
notar que la Alegría desnuda eclosiona en ti, incluso si nunca has vivido nada
a nivel vibratorio o de expansión de la conciencia. Sois los verdaderos
bienaventurados, porque aunque fuera inconsciente, en algún lugar de
vosotros jamás habéis sido engañados por la futilidad de este mundo, sus
vínculos, sus obligaciones.

Descubres y vives la verdadera libertad.

Y es precisamente el caos del mundo lo que te hace feliz. No por una


satisfacción mórbida sino porque el sueño está llegando a su fin.

Sólo aquellos que todavía creen en algún lugar de sí mismos que este mundo
es verdad pueden ser afectados y sufrir por lo que ven. Simplemente
muestran su apego al sueño, su apego a la ilusión, porque todavía no se han
vuelto en sí mismos hacia dentro, hacia la verdad.

Todos ((los diversos canalizados de este canal)) hemos dicho que lo


desconocido se vuelve conocido, y que las circunstancias mismas del caos del
mundo os llevan de manera natural a no adherirse más a ninguna historia o
mundo.

Eso es la beatitud.

He ahí el Amor inefable y la verdad absoluta.

Cada día tienes pruebas de ello, cada vez más claras, independientemente de
cuál sea el estado de tu propia vida o de este cuerpo que habita en la
conciencia.

Eso es normal. Y era deseable. Y yo diría que, incluso a nivel de este mundo,
es totalmente lógico.
Sólo el que está encadenado al sueño/cuerpo, el que cree que tiene algo o
que puede poseer algo, no se ha dado cuenta ni ha comprendido que está
poseído por este mundo.

Vosotros demostráis en alguna parte, a aquellos que se sintieron incómodos


o enfermos en este mundo, que entendéis que la causa de su desgracia o
infelicidad fue sólo la presencia de este mundo y su propia presencia como
soñadores.

La alegría y la ligereza son la prueba indiscutible de que ya no hay apego a la


ilusión y al sueño, ni a nada de lo que sucede. Sólo puedes reconocerte a ti
mismo y este reconocimiento de lo desconocido, lo reconoces. Tú sabes
quién eres.

No eres de ningún mundo, forma o dimensión. Has pasado por todos los
sueños posibles, todas las ilusiones de la creación.

Y como se ha explicado, es aquí en este sueño donde tomáis conciencia del


sueño, y donde os dais cuenta de que jamás habéis sido este cuerpo, esta
forma, o su historia.

Es un alivio, desde el momento en que jamás te has sentido parte de este


mundo, el que realmente te des cuenta de que este mundo fue una pesadilla,
no importa lo hermoso que pueda ser.

Aquí es donde todo comenzó. Es aquí donde termina el sueño, y la verdad se


revela plenamente porque tú la vives.

El testimonio es la ligereza, la alegría sin objeto, independientemente de cuál


sea tu percepción, de cuál sea tu sensibilidad.

No puedes sino constatar que te encuentras a ti mismo.

Sois anteriores a la conciencia, anteriores a la Luz y anteriores a la primera


forma. Esto deshace cualquier pretensión. Pone fin a los hábitos, a las últimas
creencias y a las dudas finales.

No podéis sino fortaleceros en esta Alegría desnuda cada día con más y más
certeza.

(Silencio)

Podemos continuar con las preguntas.

- Hermana: Al hacer uno de los protocolos de cristales, me llegó un olor


persistente a rosas, un olor persistente de rosa.

¿De rosa?

- Hermana: De rosa, sí.

Gracias por compartir tus vivencias.

Simplemente os recordaré que a nivel de los siddhis, los poderes del alma, la
claridad, el hecho de sentir los olores místicos es el sentimiento más sutil ya
que en ese momento, sientes lo que se llama la Esencia, anterior a la forma, y
que acompaña a las primeras manifestaciones de lo que se ha llamado la
creación.

No importa si ese olor es una experiencia tuya o si está relacionado con lo


que se llama una entidad.

Pero eso demuestra que has contactado con lo que se ha llamado el Espíritu,
o Brahman.

Estás en la conjunción a través de este simple olor, que en este caso se


manifestó con el protocolo de los cristales; si puedo decirlo así, estás al borde
de Parabrahman, al borde de Parabrahman y de la Libertad Total.

(Silencio)
Eso es lo que significa, eso es por lo que lo has vivido.

Y si no hago ninguna diferencia hoy entre tu Esencia y la Esencia de cualquier


entidad, es porque sólo hay una conciencia.

Encuentras fragmentos de ti mismo, o de otros, en otra forma o dimensión.

Es el retorno al estado natural, que se ha desencadenado involuntariamente


por esta práctica de los cristales. Pero esto puede sucederte igualmente en
innumerables situaciones en las que te encuentras real y concretamente y de
manera simple en el instante presente.

Siempre os hemos dicho, desde hace más de un año, que hoy en día esto es
extremadamente simple, que basta con aceptar pasar por todo lo que
pertenece a la persona, a la historia o a su propia historia, para ser libres.

Los cristales, en tu caso, simplemente te han permitido, independientemente


de su propio efecto, acercarte lo más posible al tiempo cero o al corazón del
Corazón.

Esto sucederá cada vez más a menudo, para innumerables hermanos y


hermanas, y de innumerables maneras, tan pronto como haya silencio,
aceptación o acogida en vosotros mismos, sin haceros ninguna pregunta.

El tiempo cero, la buena nueva, es para todos.

Pero, ¿cómo quieres vivirlo si tu conciencia está demasiado apegada a algún


elemento de tu historia, de tu cuerpo o de la historia del mundo? Es por eso
que aquellos de vosotros que durante mucho tiempo os habéis preguntado
qué estabais haciendo en este mundo, tenéis las mayores posibilidades hoy
en día para vivir el Absoluto.

Porque ya no se trata de vuestras vidas, sino que sois la Vida.


(Silencio)

A partir de ahora, en todas las circunstancias y acontecimientos de vuestras


vidas, aceptad que estos son sólo pretextos o circunstancias que están ahí
sólo para haceros vivir la verdad que sois.

La inteligencia de la Luz hará todo para que muchos eventos de vuestras


vidas, de vuestros cuerpos, de vuestras relaciones, todo lo que puede
suceder en vuestra vida, esté ahí en definitiva sólo para haceros descubrir y
vivir la verdad.

Así que no rechacéis nada. Aceptad todo sin entender nada.

Y tú eres la verdad. Y tú eres Alegría, y vives Ágape.

No puedes sino reconocerte a ti mismo, porque ya no te reconoces a ti


mismo en todo lo que está sucediendo en este mundo. Eso es normal. Así es
como se suponía que iba a pasar. Algunos Arcángeles te lo habían anunciado
incluso antes de que yo llegara en 2012, hace más de diez años.

Todo esto ha sido marcado. Y para aquellos de vosotros que habéis seguido
un camino espiritual y que no encontrabais respuestas, hoy se os da la
respuesta.

Esto pone punto final a la búsqueda. Esto pone fin al sufrimiento. Esto pone
fin a las últimas creencias. Y te descubres a ti mismo, el soy absoluto, el soy
eterno..., en definitiva, eres libre.

Ningún obstáculo de este mundo, ni ningún desequilibrio en tu cuerpo,


puede limitar u obstaculizar el descubrimiento de la verdad. Eso os pasa a
todos en todas las circunstancias de vuestras vidas. ¡Y cuanto más aceptas,
más libre eres!

Y os digo de nuevo "no me creáis, sino al contrario, comprobadlo vosotros


mismos"... en las últimas cosas que os importan (a las que os apegáis), ya sea
vuestro cuerpo, vuestra vida, vuestra casa, un trabajo o lo que te parezca que
importa.

Porque es precisamente a través de lo que os apegáis, como descubrís y vivís


que no estáis sometidos por nada.

Es así con cada uno de vosotros; lo que pensáis, lo que decís, todo tiene
exactamente la misma posibilidad, la misma utilidad de llevarte más allá.
Pero si no lo aceptas, ¿cómo quieres vivirlo?

Todos los desafíos de tu cuerpo o de tu vida, de cualquier naturaleza que


sean, son precisamente el juego de la Luz, de Su inteligencia, para
demostrártelo y hacerte vivirlo: Sois la Inteligencia de la Luz. Es tan simple
como eso.

Y si, sin embargo, aceptas y no pasa nada, te garantizo, te aseguro, que no


has aceptado realmente, eso es todo. No hay otra alternativa. Así son las
cosas para todos.

No tienes otra opción. No puedes sino sufrir hasta que hayas verificado quién
eres realmente.

Es por eso que hemos estado diciendo durante muchos años que, sea cual
sea el evento que experimentéis, ya sea un evento feliz o infeliz, o eres
verdadero y aceptas, y entonces vives Ágape, o por el contrario crees que
estás desapegado pero no lo estás.

Hay una necesidad de mucha apertura, honestidad y humildad sobre ti


mismo.

(Silencio)

Si realmente aceptas, eres libre al instante. No es una promesa que se


prolongue en el tiempo, no es para mañana, sino para el instante presente.
En la pregunta anterior, sea lo que sea que hayas experimentado con los
cristales, fue suficiente que tu conciencia estuviera ocupada con un
protocolo, que tu cuerpo estuviera inmóvil, que tus ojos estuvieran cerrados,
que estuvieras en silencio, sin ninguna idea de meditación, oración o
petición, para que la verdad irrumpiera.

Esto es válido para todo el mundo.

Repito, esto es válido sin importar cuales sean vuestras condiciones de vida,
creencias o aprehensiones.

Instalaos en el aquí y ahora, sin pedir nada, sin esperar nada, sin llevar
vuestra conciencia a ninguna sensación, y la verdad está ahí.

¡Es tan simple! Es tan cierto que la dificultad en realidad es simplemente ser
uno mismo en esta simplicidad, en esta acogida, para vivirlo
instantáneamente.

(Silencio)

Podemos continuar con las preguntas.

- Hermana: En líneas generales me siento en paz físicamente con facilidad, en


períodos de silencio voluntario, silencio mental, con la presencia de
sensaciones en mi pecho, expansión y alegría en mi cabeza; desde hace unos
meses, cuando entro en silencio, siento las coronas de mi cabeza. Gracias.

Es un testimonio, no una pregunta.

- Hermana: Es un testimonio.

Muchísimas gracias.

Pero por supuesto, y lo estipulas, que incluso cuando estás siempre en la


Alegría, en paz, puedes ver que a veces necesitas tu personaje y que en estos
casos, tú asumes de nuevo el rol del personaje.

Pero la gran diferencia es que ya no estás identificada con este personaje.

Y que cuanto más se instala la Alegría, tanto más el personaje no puede de


ninguna manera molestarte.

Esto también es una prueba de que sois el Soy Eterno, sin importar qué rol o
función desempeñéis dentro del sueño.

Esto también se traduce incluso dentro del personaje, en una forma de


aceptación, de transparencia, donde descubres que incluso este personaje en
los momentos en que lo interpretas, es mucho más libre que antes. Te da una
nueva soltura y facilidad en el juego del personaje.

Esto sólo puede fortaleceros en la aceptación de que sois este Soy Eterno, y
no una función o rol que podríais desempeñar de nuevo.

Y esto os desconecta cada vez más de las reglas y leyes de la dualidad.

Y si sois sinceros allí también, no podéis sino notar, más allá de las coronas
para aquellos que las sentís, más allá de la paz o la alegría, que todo lo que
puede suceder en vuestro personaje es también cada vez más fluido y ligero
allí.

Estés enfermo o no, estés solo o acompañado, tengas hijos o padres que
cuidar, vives el sueño del personaje con más ligereza.

Es una prueba más de que os habéis encontrado el uno al otro. Has puesto
fin al olvido.

Recordaste mientras lo vivías que no eras nada del sufrimiento, que no eras
nada de las enfermedades, que no eras nada de las molestias o de las
obligaciones de este mundo, que también lo atravesarías allí con creciente
facilidad y con cada vez más holgura.
Pero también notarás que, si a veces el viejo personaje vuelve a caer en
ciertos hábitos, esa Alegría desaparece instantáneamente hasta que
reajustes tu posición.

El juego se vuelve más y más fácil para el que se ha reconocido a sí mismo, y


más y más difícil para el que rechaza su propia verdad. Y es precisamente en
este juego, entre lo efímero y lo eterno, en el que te encuentras.

Cuando dejas de quejarte, cuando dejas de quejarte a ti mismo o a los demás


de cualquier cosa, cuando aceptas sinceramente todo, Vas a descubrir que
todo va bien, que todo se desarrolla para bien. Sean cuales sean tus dudas,
sean cuales sean tus preguntas, descubres que no hay otro camino que la
espontaneidad, la simplicidad y la humildad real.

Ya lo dije: "todo lo que tiene que suceder sucederá sin importar lo que hagas,
y todo lo que no tiene que suceder no sucederá sin importar lo que hagas".

Cuando hay algún deseo en ti de cambiar algo que antes era fácil para el
personaje, no puedes sino notar que, en esos momentos, eso ya no funciona.

Y notarás también que cuanto más aceptas y más dejas ir, más estos
elementos del sueño se revelan y se eliminan por ellos mismos, sin ti, y
especialmente no con tu personaje, especialmente no con tus reflejos
habituales, y especialmente no con la voluntad.

El ego te susurrará que no es posible... ¡ese es su rol! Pero hoy ves tu propio
personaje, tu propia agitación, tus últimos hábitos, y sólo puedes reírte de
ello. Y así es como se atraviesa.

Acepta todo y todo te será dado. Reagrúpate, apégate o lucha, y


experimentarás sufrimiento.

Jamás se trata de un castigo. No cometes errores. Sino que este es el último


juego entre la verdad y la ilusión.
(Silencio)

Cada uno de vosotros, a cualquier edad, puede observar, comprobar,


verificar, siempre el mismo escenario: o se suelta o se atrapa.

Si dejas ir, hay paz. Si no sueltas, el sufrimiento está ahí.

Tú decides, nadie más. Eres totalmente libre de hacerlo.

Tú eres el que se está posicionando. Y no vayas a hacer estallar o regimentar


o criticar contra tu cuerpo, ni contra nadie.

Acepta que todo está ahí, incluso el mayor problema, sólo para hacerte libre,
y serás libre instantáneamente. Es así de simple.

El mecanismo que funciona en la Tierra en todos los seres humanos es


idéntico. Las circunstancias personales son sólo la decoración, las condiciones
que has fijado tú mismo. Especialmente cuando no comprendes, acepta
vivirlo, sin oponerte, sin comprender, sin querer resolver nada, y verás que
todo se resuelve solo. Esto no es una excepción. Esto es así para todos, en
igualdad de condiciones.

Las circunstancias particulares de tu cuerpo o de tu vida son sólo lo que


escribiste antes de participar en el sueño, no sólo en esta vida, no sólo en
este mundo.

Eres real y concretamente Abba, y eso es todo.

Acepta esto sin preguntar nada, y eres libre. Sólo el que es tortuoso o que se
preocupa por su vida se congela a sí mismo y se impide vivirlo,
independientemente de lo que diga. Estas son sólo excusas.

Acepta que eres tú quien ha escrito todo, quien lo ha preparado todo, para
estar en las mejores condiciones para vivir Ágape. Eso es todo.
Todo lo demás está de paso. Todo lo demás es sólo la posición mental de la
persona, estrategias de miedo, autolimitación o autosabotaje. Eso es todo.
Nada más.

No lo concibas como culpa ni busques ninguna causa.

Te aseguro que eres tú el que escribió tu guión, antes de cualquier


manifestación, antes de cualquier mundo.

Aunque no lo creas, aunque intentes rechazarlo, sólo puedes reconocerte a ti


mismo.

Y cuando te hayas reconocido, sólo podrás reírte de las posturas de tu


personaje, de tu historia.

Acepta la libertad y serás libre. Acepta la verdad y vívela.

(Silencio)

Es muy simple. Te lo he dicho, ninguna regla de este mundo, ninguna


moralidad, ninguna voluntad de bien, ningún deseo de bien, ni nada de lo
que aún te es querido, puede impedir que seas la verdad. Echa un vistazo.
Verifícalo.

(Silencio)

Hagamos preguntas.

- Hermana: Sabemos que el sufrimiento es inútil. Así pues, nosotros que


trabajamos como terapeutas, nos preguntamos, ¿deberíamos seguir
intentando ayudar a los que se sienten mal, o sería mejor dejar de hacer
terapias?

No se trata de cambiar nada de lo que haces y eres en este personaje.


Hablas de terapia: usa siempre tus técnicas si quieres, pero abraza a tus
pacientes. Y serán libres. Esto no impedirá a ninguno de los dos ayudar a su
personaje, sanarlo. Pero todo depende del terapeuta.

No tiene sentido meterse en la cabeza que tienes que parar esto o aquello
para ser libre, ya que todo está en su sitio adecuado.

Ya no es hora de querer cambiar de actividades, de lugares, de maridos o


esposas, o de quién sabe qué. Es hora de aceptar.

Si aceptas sin dudarlo serás diez veces más eficaz, independientemente de


que uses un bisturí o cualquier terapia.

La terapia, de naturaleza dual, no es un obstáculo. El único obstáculo eres tú.

Y por el contrario, aprovecha esta relación de ayuda para ser libre.

Aquí también, basta con aceptar el rol del personaje, aceptar que el que
viene a verte eres tú, sólo tú y nada más que tú.

Si lo ves de esa manera, la técnica que usas es sólo un escenario o decorado.

Si eres sincero, cuando cualquiera te pida ayuda, si eres espontáneo, ya sea


que uses un cristal o un bisturí o palabras, lo liberarás. No por la técnica, sino
por tu actitud, tu amabilidad.

Porque el otro eres tú.

Y si sois terapeutas hoy en día, es porque debéis reconoceros en el otro antes


de usar vuestros conocimientos o prácticas. Entonces descubrirás que tus
palabras, tu bisturí o tus cristales, o cualquier otra cosa, son sólo un pretexto.

Pero, ¿quién querría dejar de hacer esto o aquello si no es la persona?


Repito: tu persona, el decorado, todos los decorados o escenarios que ves y
experimentas, están ahí sólo porque tú lo escribiste así. No hay nada que
cambiar excepto a ti mismo. Sin ningún esfuerzo.

Todo lo que tienes que hacer es acoger, sin poner la postura del terapeuta
por delante, o la del que sabe.

Más bien acepta que el otro eres tú, y así él será contaminado por la Alegría,
por Ágape, independientemente de lo que hagas. Esto también es muy
sencillo.

Pero si crees hoy en día que necesitas cambiar algo aparte de tu manera de
ver las cosas, estás equivocada.

Repito: tú misma escribiste tu propio guión, desde la primera entrada en el


sueño, y sobre todo el final del sueño, ya que eres Abba, y Abba sigue
repitiéndote que es un videojuego.

Aunque esto te parezca una locura, es la verdad.

Permanece plenamente presente en el instante presente, y también en tu


vida tal como es. Y vivirás la vida.

Pero si tienes alguna pregunta, si quieres cambiar el decorado, basado en lo


que acabo de decir y que tienes que comprobarlo, entonces siempre te
equivocas.

La aceptación es también la aceptación del entorno, del escenario, de todas


tus condiciones de vida, sean cuales sean. Y es gracias a ellas que te liberas.

Incluso aunque hoy estés enfermo, es el pretexto que has escrito para
encontrarte a ti mismo, totalmente. No hay ningún error posible. Todo está
en su sitio adecuado, todo está perfectamente en su sitio, y sobre todo si
piensas que no es así. Puedes estar seguro de que sólo podría ser así.
De este modo sueltas o liberas la presión, liberas el estrés, liberas tu
voluntad, terminas con el deseo de cambiar algo, y eres libre.

Y en ese momento la Luz podrá efectivamente limpiar o cambiar el escenario,


pero no depende de ti. Echa un vistazo. Compruébalo.

Cuanto más aceptas, absolutamente todo, más ligero eres, más feliz eres. Y
así es para todos.

Y es precisamente a través de lo que crees que te falta que te descubres


completo. Esta es la estricta verdad que cada uno de vosotros puede verificar
en cualquier momento.

Hazlo. Hazlo.

Mira en tu vida qué es lo que más te molesta, qué es lo que más te hace falta.
Sé lúcido y simplemente acepta y serás libre, ¡en serio! Es así de simple...

Pero mientras te preocupes por ti mismo, o por cualquier otra cosa, sólo
puedes decir que "no es posible" o decir "no lo estoy viviendo". De hecho, en
estos casos, sólo te mientes a ti mismo, y al menos le mientes a la
Inteligencia de la Luz.

Porque eres tú el que crea la distancia, no son las circunstancias de tu vida o


de tu cuerpo las que te afectan.

No queda nada que te separe de ti mismo excepto lo que crees, lo que


valoras o lo que rechazas. Acéptalo, y verás.

(Silencio)

Muy rápidamente pasarás de las lágrimas y el sufrimiento a la risa, la Alegría


y el Amor, como si te hubieras dado la vuelta hacia dentro, y esto puede ser
totalmente instantáneo. Verdaderamente.
Si te parece que es demasiado lento o que no ocurre, el único responsable
pero no culpable eres tú. Porque no te reconoces en lo que hay, sea cual sea
tu decorado, sean cuales sean las condiciones.

La libertad es la misma para todos porque sólo hay una. Sólo hay una
conciencia. Y no hay nadie allí.

(Silencio)

Vamos a continuar.

- Hermana: Mientras recibía la información de los quarks y la triangulación


del chakra del corazón, empecé a ver a cada uno de los Ancianos y Madres
Genetistas que se acercaron y entraron a mi corazón, en el corazón de mi
Corazón. Y entonces, cada uno entró en mi corazón y yo entré en una gran
luz negra. Es un testimonio.

No sé a qué le llamas triangulación del corazón, pero no importa. Cuando ves


a los Ancianos, a las Estrellas, o a un Hermano o Hermana de aquí o de otro
lugar entrando en tu corazón, es simplemente el momento en que
comprendes, aunque te parezca que hay un movimiento, que no sólo han
estado siempre en ti, sino que son tú, en realidad.

Y tal como dices, después de eso, es mucho más allá del Paraíso Blanco. Lo
que has llamado Luz Oscura o Negra es la unión entre el Ser y el no-ser, y es
la libertad total.

Reabsorber las esencias, ver a los Ancianos o a un hermano o hermana entrar


en ti, pone fin precisamente a la idea de estar separados, a la idea de que
estás tú y los demás, y tú entiendes al vivirlo que los demás son tú.
Verdaderamente y concretamente. Simplemente acababas de aceptarlo, y
entonces se reveló a ti así y te despertaste.

El corazón del Corazón está activo y por lo tanto muy rápidamente el Fuego
del Sagrado Corazón, como dice Abba, se convertirá en tu vida diaria
independientemente de lo que hagas. Sentirás este impulso, esta Luz que
emana de ti y que te devuelve todo de vuelta a ti. Porque sólo eres tú.
Soñaste el mundo, soñaste la creación y saliste del sueño.

Es tu manera de hacerlo en tu escenario. Es tu decorado. Eso es lo que tú


escribiste. Sólo puede hacerte ligera, feliz y libre.

El corazón jamás podrá cerrarse o limitarse de nuevo, porque por mucho que
a veces haya sido difícil ver ciertos condicionamientos, ciertos hábitos, ciertas
creencias, ahora es igual de fácil vivir la verdad.

(Silencio)

¿Hay preguntas?

- Hermana: No hay más preguntas.

(Silencio)

Así que si no hay más preguntas. Si os quedáis en silencio, entonces


simplemente comprobaremos juntos que no hay nadie. No tienes que hacer
nada. No tengo otra cosa que hacer que estar en silencio y elegir la acogida.
Eso es todo. Nada más.

Y por lo tanto, ¡Bidi está en ti!

(Silencio largo)

Terminaré con estas palabras, mi intervención y mi demostración, así:

Es en el silencio y en la aceptación de lo que es, así como de lo que no es,


donde podéis vivir la verdad y saber que sois la verdad.

Nada más es necesario, especialmente no es necesaria tu voluntad personal,


y menos aún tus deseos, y menos aún tu búsqueda.
Porque cuando te buscas a ti mismo, es simplemente porque no estás
aceptando que ya estás allí. Demuéstratelo a ti mismo, pruébatelo a ti
mismo, como acabo de hacerlo.

Bidi os saluda y detendrá aquí estas palabras para vivir mi presencia, y la


vuestra, en vosotros mismos, en el corazón del Corazón. No olvidéis que hace
unos meses decreté que estaría aquí a las 11:00 p.m.

Este silencio y acogida que hemos vivido continuará, por supuesto.

Así que os deseo Alegría, beatitud, felicidad y la mayor paz.

Bidi os agradece.

Hermanas y hermanos juntos: Gracias, gracias, gracias.

(Aplausos)

***

A través de Jean Luc Ayoun


Les Transformations.