Está en la página 1de 260

Subproyecto: “Caracterización de los Institutos de Educación

Superior con oferta de formación docente”


Por convenio con el Instituto Nacional de Formación Docente,
MECyT
SCIESFD/InFod-IIPE/Res12/11-08

PARTE
I

“Las instituciones terciarias de


formación docente en la Argentina”

Datos del Relevamiento Anual


2004

Coordinación: Inés Aguerrondo - Lea Vezub


Equipo: Mariana
Clucellas

-Buenos Aires, Mayo


2008-
INDICE GENERAL
INTRODUCCION

PARTE I: LAS INSTITUCIONES TERCIARIAS DE FORMACIÓN DOCENTE

I - Capítulo 1 - Características básicas de los Institutos de Formación Docente 5

1.1. El universo del nivel superior no universitario 5


1.2. Las instituciones formadoras de docentes: tipos de IFD y tamaño 11
1.3. Sector de gestión e Institutos subvencionados 13
1.4. La distribución territorial de los IFD 14
1.4.1. Las provincias y su oferta formadora 14
1.4.2. La localización de los IFD según tipo de contexto 18

I - Capítulo 2 - Las tres funciones de los IFD: formación inicial, capacitación e


23
investigación

2.1. La formación docente inicial: carreras de grado 23


2.1.1. La oferta de formación inicial según la rama de enseñanza 23
2.1.2. La oferta de formación inicial según niveles educativos 25
2.1.3. Cantidad carreras que dictan y áreas disciplinares de formación 34
2.2. La formación docente continua y las carreras de especialización 41
2.2.1. Cursos de posgrado 41
2.2.2. Cursos de capacitación docente 44
2.3. Otras funciones de los IFD: investigación y extensión 48
2.3.1. Departamentos de investigación, capacitación y extensión 49
2.3.2. La relación de los IFD con las universidades 52

I - Capítulo 3 – La matrícula y los egresados de los IFD 55

3.1. La matrícula de los IFD según su condición de género 55


3.2. Los alumnos de formación docente en la Argentina: la relación matrícula -
57
egresados y el ritmo de cursada
3.3. La matrícula y los egresados en las instituciones pequeñas 63

I - Capítulo 4. Las condiciones institucionales de los IFD 69

4.1. La estructura de la organización: plantas funcionales y cargos 69


4.2. Condición de los cargos 70
4.2.1. Situación de revista de los formadores 71
4.2.2. Condición de actividad actual de los formadores 75
4.3. La rotación de los planteles: la antigüedad de los formadores en las instituciones 78

I - Capítulo 5. Las condiciones materiales: equipamiento de los IFD 83

5.1. Equipamiento TIC y recursos audiovisuales 83


5.1.1. Recursos audiovisuales 84
5.1.2. Computadoras 86
5.1.3. Internet 89
5.2. Personal e infraestructura de apoyo al uso de las TIC 91
5.3. La aplicación efectiva de las TIC en los IFD 94
PARTE II: LOS FORMADORES DE DOCENTES EN ARGENTINA 1

II - Capítulo 1 - Perfil sociodemográfico de los formadores de docentes 2

1.1. Cantidad, sexo y edad 2


1.2. Nivel educativo de los hogares de proveniencia 4
1.3. Dónde trabajan los Formadores 6
1.4. Localización de los profesores según tipo de contexto y tamaño de las 7
instituciones

II - Capítulo 2 - Perfil académico de los formadores 11

2.1. Formación Académica. Titulación de los Formadores Docentes 11


2.1.1. Los Maestros Normales Nacionales 17
2.1.2. Los docentes de IFD con formación pedagógica 22
2.1.3. Los formadores con maestría o doctorado 24
2.2. El desarrollo profesional de los Formadores de IFD 27
2.3. La producción académica de los Formadores en los últimos 5 años 34

II - Capítulo 3 - Trayectoria profesional y laboral de los formadores 40

3.1. La experiencia adquirida. Antigüedad en la docencia 40


3.2. Características institucionales y antigüedad de los formadores 45
3.2.1. Los Formadores nóveles 45
3.2.2. Los Formadores más antiguos 47
3.3. Experiencia en la diversidad de los formadores. Ámbito urbano, urbano marginal 48
y rural por los que comenzaron su trayectoria profesional
3.4. Experiencia en la diversidad: el nivel socioeconómico de los alumnos 51
3.5. El sector de gestión por el que empezaron su carrera docente los formadores de 52
IFD
3.6. La experiencia en otros niveles educativos 54
3.7. La estabilidad institucional 57

II - Capítulo 4 – Especificidad versus polifuncionalidad de los formadores 61

4.1. Las tareas que realizan los Formadores 61


4.2. La dirección y gestión en los IFD 64
4.2.1. La tarea de dirección 64
4.2.2. La tarea de coordinación 67
4.2.3. La tarea de supervisión 69
4.2.4. La tarea administrativa 70
4.3. La tarea de enseñanza en los IFD 73
4.3.1. Funciones desempeñadas por los formadores 73
4.3.2. Las disciplinas que dictan los formadores 74
4.4 La tarea de apoyo a la enseñanza 77

II - Capítulo 5. Condiciones de trabajo de los formadores 82

5.1. La carga de trabajo de los formadores 82


5.1.1. Cantidad de establecimientos en los que trabajan 82
5.1.2. Los formadores frente a alumnos. Turnos en los que trabajan 87

CONCLUSIONES 89
BIBLIOGRAFÍA 117

ANEXOS
I- Consideraciones metodológicas 1
II- Cuadros estadísticos complementarios 11
Parte I 11
Parte II 21
ÍNDICE DE CUADROS
Parte I – Datos de las Instituciones

Capítulo I
Cuadro I.111. ESNU
Cantidad de Instituciones según sector de gestión 6

Cuadro I.116. ESNU


Tamaño de las Instituciones 8

Cuadro I. 117. ESNU


Instituciones técnicas y de formación docente según tamaño y sector de 9
gestión
Cuadro I.118. ESNU
Alumnos y egresados por tipo de formación y sexo 10

Cuadro I.121. ESNU - Formación Docente


Cantidad de IFD según Tipo de Institución 11

Cuadro I.123. ESNU - Formación Docente


IFD según tipo y tamaño 12

Cuadro I.124. ESNU - Formación Docente


IFD según tipo, tamaño y sector 12

Cuadro I.122. ESNU - Formación Docente-


IFD según tipo de institución y sector de gestión 13

Cuadro I.112: ESNU – Formación Docente


Instituciones privadas y subvención 13

Cuadro I.113: ESNU – Formación Docente


Instituciones privadas según porcentaje de subvención que reciben 14

Cuadro I.114: ESNU – Formación Docente


Instituciones privadas según porcentaje de subvención que reciben y tipo 14
de contexto
Cuadro I.132: ESNU - Formación Docente
IFD por provincia y sector de gestión 15

Cuadro I.133: ESNU - Formación Docente


IFD por provincia y tamaño 16

Cuadro I.131: ESNU - Formación Docente


Relación Institutos de Formación Docente y población total 17

Cuadro I.134: ESNU- Formación Docente


IFD según Tipo de Contexto 20

Cuadro I.135: ESNU- Formación Docente


Instituciones según Tipo de Contexto 21

Cuadro I.136b: ESNU– Formación Docente


IFD según tipo de institución, sector de gestión y tipo de contexto 21

Cuadro I.137a: ESNU - Formación Docente


IFD según sector de gestión, tamaño y tipo de contexto 22

Capítulo II

Cuadro I.2111. ESNU - Formación Docente


IFD según tipo de institución y rama para la que forman 24
Cuadro I.2121. ESNU
Formación Docente IFD según nivel para el que forman 26
Cuadro I.2122bis: ESNU- Formación Docente
IFD por nivel para el que forman y provincia 27
Cuadro I.2123: ESNU - Formación Docente
IFD según nivel para el que forman y tipo de contexto 29

Cuadro I.2124. ESNU


Formación Docente IFD según nivel educativo para el que forman y tamaño 30

Cuadro I.2125. ESNU - Formación Docente


IFD que forman sólo para EGB1-2 o nivel primario según sector de gestión 31

Cuadro I.2126. ESNU - Formación Docente


IFD que forman sólo para EGB1-2 o nivel primario según tamaño 31
Cantidad y distribución porcentual
Cuadro I.2127. ESNU - Formación Docente
IFD que forman sólo para EGB1-2 o nivel primario según provincia 32
Cantidad de establecimientos
Cuadro I.2128. ESNU - Formación Docente
IFD que forman sólo para EGB1-2 o nivel primario según tipo de contexto 33

Cuadro I.2129 ESNU - Formación Docente-


IFD que forman sólo para EGB 3 y Polimodal o Media según sector de 33
gestión
Cuadro I.21210: ESNU – Formación Docente
IFD que forman sólo para EGB 3 y Polimodal o Media según tamaño 33

Cuadro I.21212: ESNU - Formación Docente


IFD que forman sólo para EGB 3 y Polimodal o Media según tipo de 34
contexto
Cuadro I.2130: ESNU - Formación Docente
IFD según cantidad de carreras que dictan 34

Cuadro I.2131: ESNU - Formación Docente


IFD según cantidad de carreras que dictan y tipo de contexto 35

Cuadro I.2132: ESNU - Formación Docente


IFD según cantidad de carreras que dictan y sector de gestión 35

Cuadro I.2133b: ESNU - Formación Docente


IFD según cantidad de carreras que dictan y tamaño 36

Cuadro I.2134: ESNU - Formación Docente


Carreras según área disciplinar 36

Cuadro I.2135: ESNU - Formación Docente


Carreras según área disciplinar y tipo de institución 38

Cuadro I.2136: ESNU - Formación Docente


Carreras según área disciplinar y sector de gestión 39

Cuadro I.2137: ESNU - Formación Docente


Carreras según área disciplinar y tamaño 40

Cuadro I.2138: ESNU - Formación Docente


Carreras según área disciplinar y tipo de contexto l 41

Cuadro I.221: ESNU- Formación Docente


IFD según tipo de institución y carrera – Distribución porcentual 42

Cuadro I.222: ESNU - Formación Docente


IFD por tipo de institución, tipo de carrera y sector de gestión l 42

Cuadro I.222b. ESNU - Formación Docente


Institutos de formación docente que sólo dictan postítulos 43

Cuadro I.2211: ESNU


Oferta de Capacitación: Cursos e inscriptos según tipo de formación 44

Cuadro I.2212: ESNU– Formación Docente


IFD que dieron cursos de capacitación por sector de gestión 45

Cuadro I.2213: ESNU – Formación Docente


IFD que realizaron Capacitación por sector de gestión y tamaño 45

Cuadro I.2214: ESNU - Formación Docente 46


Cursos de capacitación docente según temas
Cuadro I.2215: ESNU - Formación Docente
Relación entre cursos y docentes participantes 47

Cuadro I.2216: ESNU - Formación Docente


Cursos de capacitación según Tipo de IFD 47

Cuadro I.2217: ESNU - Formación Docente


Cantidad de cursos de capacitación según tamaño del IFD 48

Cuadro I.2218: ESNU - Formación Docente


IFD que dieron cursos de capacitación según tipo de contexto 48

Cuadro I.231: ESNU – Formación Docente


IFD que tienen departamentos de capacitación, investigación y extensión 49

Cuadro I.232: ESNU – Formación Docente


IFD que tienen dptos. de capacitación, investigación y extensión según 50
sector de gestión
Cuadro I.233: ESNU – Formación Docente
IFD que tienen departamentos de capacitación, investigación y extensión 50
por cantidad de funciones y sector de gestión
Cuadro I.234: ESNU – Formación Docente
IFD que tienen departamentos de capacitación, investigación y extensión 51
por tipo de funciones y sector de gestión
Cuadro I.235: ESNU – Formación Docente
IFD que tienen departamentos de capacitación, investigación y extensión 51
según tamaño
Cuadro I.235bis.: ESNU – Formación Docente
IFD que tienen departamentos de capacitación, investigación y extensión
según contexto 52

Cuadro I.2311: ESNU – Formación Docente


IFD de ocho provincias que tienen convenio con universidades según 53
sector de gestión
Cuadro I.2312: ESNU – Formación Docente
IFD de ocho provincias que tienen convenio con universidades según 53
tamaño
Cuadro I.2313: ESNU – Formación Docente
IFD de ocho provincias que tienen convenio con universidades según 53
contexto

Capítulo III

Cuadro I.311. ESNU – Formación Docente.


Matrícula según sexo 55

Cuadro I.312. ESNU – Formación Docente


Matrícula según sector de gestión 56

Cuadro I.313. ESNU – Formación Docente


Matrícula según tipo de institución y tipo de contexto 56

Cuadro I.321. ESNU


Relación matrícula y egresados según sexo 57

Cuadro I.322. ESNU – Formación Docente


Relación matrícula y egresados según sexo y tipo de institución 58

Cuadro I.323. ESNU – Formación Docente


Relación matrícula egresados según sector de gestión 58
Cuadro I.324. ESNU – Formación Docente
Relación matrícula egresados según tamaño 59

Cuadro I.325. ESNU – Formación Docente


Relación matrícula egresados según tipo de contexto 59

Cuadro I.328. ESNU – Formación Docente


Matrícula por año de estudio según tipo IFD 60

Cuadro I.329. ESNU – Formación Docente


Matrícula por año de estudio según sector de gestión 60

Cuadro I.3210. ESNU – Formación Docente


Matrícula por año de estudio según tamaño 61

Cuadro I.3211. ESNU – Formación Docente


Matrícula por año de estudio según tipo de contexto 61

Cuadro I.3212. ESNU – Formación Docente


Alumnos que deben recursar materias de años anteriores según tipo de 62
institución
Cuadro I.3213. ESNU – Formación Docente
Alumnos que deben recursar materias de años anteriores según sector de 62
gestión
Cuadro I.3214. ESNU – Formación Docente
Alumnos que deben recursar materias de año anteriores según tamaño de 63
la institución
Cuadro I.3215. ESNU – Formación Docente
Alumnos que deben recursar materias de años anteriores según tipo de 63
contexto de la institución
Cuadro I.331. ESNU – Formación Docente
Instituciones hasta 200 alumnos- Matrícula por tamaño y tipo de institución 64

Cuadro I.332a. ESNU – Formación Docente


Instituciones hasta 200 alumnos: relación matrícula – egresados según 64
tamaño
Cuadro I.332b. ESNU – Formación Docente
Instituciones hasta 200 alumnos: relación matrícula – egresados según tipo 65
de contexto
Cuadro I.333. ESNU – Formación Docente
Instituciones hasta 200 alumnos: matrícula por año de estudio según tipo 65
de IFD
Cuadro I.334. ESNU – Formación Docente
Instituciones hasta 200 alumnos: matrícula por año de estudio según sector 66
de gestión
Cuadro I.335. ESNU – Formación Docente
Instituciones hasta 200 alumnos: matrícula por año de estudio según 66
tamaño
Cuadro I.336. ESNU – Formación Docente
Instituciones hasta 200 alumnos: matrícula por año de estudio según tipo 66
de contexto
Cuadro I.337. ESNU – Formación Docente
Instituciones hasta 200 alumnos: estudiantes que deben recursar materias 67
de años anteriores según tipo de IFD
Cuadro I.338. ESNU – Formación Docente
Instituciones hasta 200 alumnos: estudiantes que adeudan materias de 67
años anteriores según sector de gestión
Cuadro I.339. ESNU – Formación Docente
Instituciones chicas: estudiantes que adeudan materias del año anterior 67
según tamaño
Capitulo IV

Cuadro I. 411. ESNU – Formación Docente


Relación cantidad de establecimientos y cantidad de cargos 70

Cuadro I.4411b. ESNU – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista 71

Cuadro I.4413a. ESNU – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista y edad 72

Cuadro I.4414b. ESNU – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista y sector de gestión 72

Cuadro I.4415b. ESNU – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista y tamaño 73

Cuadro I.4415a. ESNU – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista y tamaño 73

Cuadro I.4416a. ESNU – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista y tipo de contexto 74

Cuadro I.4417a. ESNU – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista y tipo de instituto 74

Cuadro I.4421. ESNU – Formación Docente


Formadores según condición de actividad 75

Cuadro I.4422. ESNU – Formación Docente


Formadores según condición de actividad y sector de gestión 76

Cuadro I.4423. ESNU – Formación Docente


Formadores según condición de actividad y sexo 76

Cuadro I.4424b. ESNU – Formación Docente


Formadores según condición de actividad y edad 77

Cuadro I.4425b. ESNU - Formación Docente


Formadores según condición de actividad y tipo de contexto 77

Cuadro I.43 Base. ESNU – Formación Docente


Formadores de IFD por antigüedad en el establecimiento 78

Cuadro I.430. ESNU – Formación Docente


Formadores de IFD por antigüedad en el establecimiento por sector de 79
gestión
Cuadro I.434bis. ESNU – Formación Docente
Promedio de años de antigüedad de los formadores en el establecimiento 79
por sector de gestión
Cuadro I.431. ESNU – Formación Docente
Antigüedad de los formadores en el establecimiento por tamaño 80

Cuadro I.431bis. ESNU – Formación Docente


Promedio de años de antigüedad de los formadores en el establecimiento 80
según tamaño
Cuadro I.432. ESNU – Formación Docente
Promedio de años de antigüedad de los formadores en el establecimiento 81
según tipo de contexto
Cuadro I.433. ESNU – Formación Docente
Promedio de años de antigüedad de los formadores en el establecimiento 81
por tipo de institución
Cuadro I.433bis. ESNU – Formación Docente
Formadores de IFD por promedio de antigüedad en el establecimiento 82
medida en años según tipo de institución
Capitulo V

Cuadro I.5131. ESNU- Formación Docente


Recursos audiovisuales que poseen las instituciones 84

Cuadro I.5132. ESNU- Formación Docente-


Recursos audiovisuales que poseen las instituciones por sector de gestión 85

Cuadro I.5133. ESNU- Formación Docente


Recursos audiovisuales que poseen las instituciones por tamaño 85

Cuadro I.5134. ESNU- Formación Docente


Recursos audiovisuales que poseen las instituciones por tipo contexto 86

Cuadro I.5111. ESNU – Formación Docente


Instituciones de formación Docente que tienen computadoras según sector 86
de gestión
Cuadro I.5112. ESNU – Formación Docente
Instituciones de formación Docente que tienen computadoras según 87
tamaño
Cuadro I. 5113. ESNU – Formación Docente-
Instituciones que tienen computadoras según tipo de contexto 88

Cuadro I.5115. ESNU – Formación Docente


Instituciones que tienen computadoras en red según sector de gestión 88

Cuadro I.5117. ESNU – Formación Docente


Instituciones que tienen computadoras conectadas en red según tipo de 89
contexto
Cuadro I.5121. ESNU – Formación Docente
Instituciones que tienen Internet según sector de gestión 89

Cuadro I.5122. ESNU – Formación Docente


Instituciones que tienen Internet según tamaño 90

Cuadro I.5123. ESNU – Formación Docente


Instituciones que tienen Internet según tipo de contexto 90

Cuadro I.521. ESNU – Formación Docente


Instituciones que cuentan con docentes de computación en el 91
establecimiento según sector de gestión
Cuadro I.522. ESNU – Formación Docente
Instituciones que cuentan con docentes de computación en el 92
establecimiento según tamaño
Cuadro I.523. ESNU – Formación Docente
Instituciones que cuentan con docentes de computación en el 92
establecimiento según tipo de contexto
Cuadro I.525. ESNU – Formación Docente
Instituciones que tienen sala de informática según sector de gestión 93

Cuadro I.526. ESNU – Formación Docente


Instituciones que tienen sala de informática según tamaño 93

Cuadro I.527. ESNU – Formación Docente


Instituciones que tienen sala de informática según tipo de contexto 94

Cuadro I.531. ESNU – Formación Docente


Instituciones que realizan actividades con Internet según sector de gestión 94

Cuadro I.532. ESNU – Formación Docente


Instituciones que realizan actividades con Internet según tamaño 95

Cuadro I.533. ESNU – Formación Docente


Instituciones que realizan actividades con Internet según tipo de contexto 95
ÍNDICE DE CUADROS
Parte II – Datos de los Formadores

Capítulo I

Cuadro II.121a. Educación Superior no Universitaria.


Formadores por tipo de formación según sexo 2

Cuadro II.121b.Todos los niveles educativos


Docentes según sexo – Distribución porcentual 2

Cuadro II.122. Educación Superior no Universitaria.


Formadores por tipo de formación según edad 3

Cuadro II.123. Educación Superior no Universitaria.


Formadores según tipo de formación, edad y sexo 4

Cuadro II.131. Educación Superior no Universitaria.


Formadores según máximo nivel de instrucción padres y tipo de formación 5
que dan
Cuadro II.132. Educación Superior no Universitaria.
Formadores según máximo nivel de instrucción padres, sector de gestión y 5
tipo de formación que dan
Cuadro II.132bis. Educación Superior no Universitaria.
Formadores según máximo nivel de instrucción padres, sector de gestión y 6
tipo de formación
Cuadro II.111. Educación Superior no Universitaria.
Formadores por tipo de formación que dan según sector de gestión 6

Cuadro II.112. Educación Superior no Universitaria.


Formadores por tipo de formación según sector de gestión 7

Cuadro II.113. Educación Superior no Universitaria.


Formadores y establecimientos por tipo de formación que brindan según 7
sector de gestión
Cuadro II.141. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Docentes IFD según tamaño del IFD en que trabajan 8

Cuadro II.142. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Docentes IFD según tamaño del IFD en que trabajan 8

Cuadro II.143. Educación Superior no Universitaria.


Formadores según tipo de formación que brindan y tipo de contexto 8

Cuadro II.144. Educación Superior no Universitaria.


Formadores según tipo de contexto y tipo de formación que brindan 9

Cuadro II.145 Educación Superior no Universitaria.


Formadores por sector de gestión, tipo de formación que dan y tipo de 9
contexto

Capitulo II

Cuadro II.211. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según titulación 11

Cuadro II.212. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores según titulación 12

Cuadro II.214. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente.


Formadores por titulación y edad 13
Cuadro II.215. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores por titulación, sector de gestión y sexo 14

Cuadro II.216. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por titulación, sector de gestión y tipo IFD 14
Cuadro II.217. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores por titulación y tamaño 15

Cuadro II.219a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores por titulación y tipo de contexto 15

Cuadro II.218. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


16
Formadores por titulación y provincia
Cuadro II.2110. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Docentes IFD por titulación y nivel para el que forman 17

Cuadro II.221a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores con título de MNN 18

Cuadro II.222. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores con título de MNN por sexo 18

Cuadro II.224b: Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores con título de MNN por sector de gestión 19
Cuadro II.225. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores con título de MNN por tipo de contexto 20

Cuadro II.226. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores con título de MNN por provincia 21

Cuadro II.231. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Docentes de IFD con formación pedagógica 22

Cuadro II.232. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Docentes de IFD con formación pedagógica según sexo 22

Cuadro II.233. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Docentes de IFD con formación pedagógica por edad 22

Cuadro II.234. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores con formación pedagógica por sector de gestión 23

Cuadro II.235. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores con formación pedagógica por tamaño 23
Cuadro II.236a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores con formación pedagógica por tipo de contexto 24
Cuadro II.241. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores de IFD que tienen maestría o doctorado 24

Cuadro II.242. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD que tienen maestría o doctorado por sexo 24

Cuadro II.243. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que tienen maestría o doctorado por edad 25

Cuadro II.244. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores que tienen maestría o doctorado por sector de gestión 25

Cuadro II.245. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores que tienen maestría o doctorado por tamaño 25
Cuadro II.246. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores que tienen maestría o doctorado por tipo de contexto 26
Cuadro II.247. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores que tienen maestría o doctorado por tipo de institución 26

Cuadro II.248. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que tienen maestría o doctorado por título e institución 27
formadora
Cuadro II.251. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores que realizaron capacitación docente en los últimos 5 años 28

Cuadro II.252. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que realizaron capacitación en los últimos 5 años por sexo 28
Cuadro II.253. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores que realizaron capacitación en los últimos 5 años por edad 29

Cuadro II.254. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores que realizaron capacitación en los últimos 5 años por sector de 29
gestión
Cuadro II.255: Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores que realizaron capacitación en los últimos 5 años por tamaño 30

Cuadro II.256. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores que realizaron capacitación en los últimos 5 años por tipo de 30
contexto
Cuadro II.257. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores que realizaron capacitación en los últimos 5 años por tipo de 31
institución
Cuadro II.258. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Temáticas de los cursos de capacitación a los que asistió. 31

Cuadro II.259. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD que cursaban alguna carrera de nivel superior en 2004 32

Cuadro II.2510. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD que cursaban carreras de nivel superior en 2004 según 32
sexo
Cuadro II.2511. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores que cursaban maestría o doctorado en 2004 según edad 33

Cuadro II.2512. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que cursaban maestría o doctorado en 2004 según sector de 33
gestión
Cuadro II.2513. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores que cursaban maestría o doctorado en 2004 según tamaño 33

Cuadro II.2514. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores que cursaban maestría o doctorado en 2004 según tipo de 34
contexto
Cuadro II.261. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores según producción académica 35

Cuadro II.262. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según producción académica y sexo 35

Cuadro II.263. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según producción académica y edad 36

Cuadro II.264. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores por producción académica y sector de gestión 37
Cuadro II.267. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores según producción académica y tipo de institución 38

Cuadro II.265. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores por producción académica y tamaño 38

Cuadro II.266. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores por producción académica y tipo de contexto 39

Capitulo III

Cuadro II.311. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por antigüedad en la docencia 41

Cuadro II.312a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores según edad y antigüedad general en la docencia 42

Cuadro II.312b. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por antigüedad general en la docencia y edad 42
Cuadro II.313a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores por antigüedad general en la docencia y sexo 43

Cuadro II.313b. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores con antigüedad en la docencia menor a 1 año por edad y sexo 43

Cuadro II.314. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por antigüedad general en la docencia, edad y sexo 44

Cuadro II.315. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores por antigüedad general en la docencia según sector de gestión 44

Cuadro II.3211. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores con menos de un año de antigüedad según sector de gestión 45

Cuadro II.3214. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores noveles según tipo de Institución 46

Cuadro II.3212. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores noveles según tamaño 46

Cuadro II.3213. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores noveles según tipo de contexto 46

Cuadro II.3215. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores más antiguos por sector de gestión 47

Cuadro II.3216. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores más antiguos según tamaño 47

Cuadro II.3217. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores más antiguos según tipo de contexto 48

Cuadro II.331. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según ámbito en el que trabajaron el primer año 49

Cuadro II.332. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según ámbito en el que trabajaron el primer año y sector 49
de gestión en el que ejerce actualmente
Cuadro II.333. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según ámbito en el trabajaron el primer año y tamaño del 50
IFD en el que ejercen actualmente
Cuadro II.334. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según ámbito en el que trabajaron el primer año y tipo de 51
contexto en el que ejercen actualmente
Cuadro II.348. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según percepción del NES de los alumnos con los que 51
trabajaron el primer año de su carrera
Cuadro II.349. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según percepción del NES de los alumnos con los que 52
trabajaron el primer año y sector de gestión en el que ejercen actualmente
Cuadro II.355. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según el sector de gestión en el que trabajaron el primer 53
año
Cuadro II.357. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores de IFD según sector de gestión en el que trabajaron el primer 53
año y tipo de contexto en el que ejercen actualmente
Cuadro II.356. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según sector de gestión en el que trabajaron el primer año 54
y sector de gestión en el que ejercen actualmente
Cuadro II.368. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según nivel educativo en el que trabajaron el primer año 55

Cuadro II.369. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según nivel educativo en el que trabajaron el primer año y 55
sector de gestión en el que ejercen actualmente
Cuadro II.3610. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según nivel educativo en el que trabajaron el primer año y 56
tamaño
Cuadro II.3611. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores de IFD según nivel educativo en el que trabajaron el primer año 57
y tipo de contexto
Cuadro II.371. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores según cantidad de establecimientos en los que trabajaron y 57
sector de gestión
Cuadro II.372. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores según antigüedad docente y cantidad de establecimientos en 58
los que trabajaron
Cuadro II.374. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según en cantidad de establecimientos en los que 58
trabajaron y sexo
Cuadro II.337. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según cantidad de establecimientos en los que trabajaron y 59
edad
Cuadro II.337b. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Cantidad de formadores IFD según cantidad de establecimientos en los que 59
trabajaron y tamaño
Cuadro II.377a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según cantidad de establecimientos en los que trabajaron y 60
tipo de contexto
Cuadro II.377a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores IFD por trayectoria laboral según en cuántos establecimientos 60
trabajaron a lo largo de su carrera y tipo de contexto

Capitulo IV

Cuadro II.411. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores IFD por tipo de tarea que realizan 62
Cuadro II.412. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores IFD por tipo de tarea y sexo 62

Cuadro II.413. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores IFD por tipo de tarea y edad 63

Cuadro I.4421. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores IFD por tipo de tarea que realizan y sector de gestión 63

Cuadro II.4214. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores de IFD que ejercen funciones de dirección y gestión de los 65
establecimientos
Cuadro II.42111. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores de IFD que ejercen funciones de dirección y gestión por sector 65
de gestión
Cuadro II.42114. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores de IFD que ejercen funciones de dirección y gestión por tipo de 66
institución
Cuadro II.42112. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores de IFD que ejercen funciones de dirección y gestión por 66
tamaño
Cuadro II.42113. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores de IFD que ejercen funciones de dirección y gestión por tipo de 67
contexto
Cuadro II.42215b. Educación Superior no Universitaria – Formación
67
Docente
Formadores de IFD que ejercen funciones de coordinación
Cuadro II.42221. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores de IFD que ejercen funciones de coordinación por sector de 68
gestión
Cuadro II.42222a. Educación Superior no Universitaria – Formación
Docente- 69
Formadores de IFD que ejercen funciones de coordinación por tamaño
Cuadro II.416. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores de IFD que ejercen funciones de supervisión 70

Cuadro II.42417. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores de IFD que realizan tareas administrativas 70

Cuadro II.44231. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores de IFD que desarrollan tareas administrativas por sector de 71
gestión
Cuadro II.44234. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores de IFD que realizan tareas administrativas por tipo de 71
institución
Cuadro II.42432. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores de IFD que realizan tareas administrativas por tamaño 72

Cuadro II.44233. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores de IFD que realizan tareas administrativas por tipo de contexto 72
Cuadro II.418. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores de IFD que cumplen tareas Frente a Alumnos 73

Cuadro II.44241. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores frente a alumnos por tarea específica que realiza y sector de 73
gestión
Cuadro II.44242. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores frente a alumnos por especialización según afinidad y cantidad 74
de asignaturas que dictan
Cuadro II.44243. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores frente a alumnos por especialización según tipo y cantidad de 75
asignaturas que dictan; y sector de gestión
Cuadro II.44246. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores frente a alumnos por especialización según tipo y cantidad de 75
asignaturas que dictan; y por tipo de institución
Cuadro II.44244. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores frente a alumnos por especialización según tipo y cantidad de 76
asignaturas que dictan; y tamaño del IFD
Cuadro II.44245. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores frente a alumnos por especialización según tipo y cantidad de 76
asignaturas que dictan; y tipo de contexto
Cuadro II.419. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores de IFD que realizan tareas de Apoyo 77

Cuadro II.4425. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores de IFD que realizan tareas de Apoyo por tarea específica 78

Cuadro II.44251. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores de IFD que realizan tareas de Apoyo por tarea específica y 78
sector de gestión
Cuadro II.44254. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores de IFD que realizan tareas de Apoyo por tarea específica y tipo 79
de Institución
Cuadro II.44252. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores de IFD que realizan tareas de Apoyo por tarea específica y 80
tamaño
Cuadro II.44253. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
80
Formadores que realizan tareas de Apoyo por tarea específica y contexto

Capitulo V

Cuadro II.4411. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores por cantidad de establecimientos en los que trabaja 82
Comparación Censo Docente 1994 y Censo Docente 2004
Cuadro II.432. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores por cantidad de establecimientos en los que trabaja y sexo 83

Cuadro II.433. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente- Formadores


por cantidad de establecimientos en los que trabaja y edad 83

Cuadro II.4412. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores por cantidad de establecimientos en los que trabaja y sector de 84
gestión
Cuadro II.4415. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores por cantidad de establecimientos en los que trabaja y tipo de 84
institución
Cuadro II.4413. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores por cantidad de establecimientos en los que trabaja y tamaño 85

Cuadro II.4414. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-


Formadores por cantidad de establecimientos en los que trabaja y tipo de 85
contexto
Cuadro II.4416. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores frente a alumnos por cantidad de establecimientos en los que 86
trabaja
Cuadro II.436. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente- Formadores
frente a alumnos por cantidad de turnos en los que trabaja y 86
edad
Cuadro II.4417. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores frente a alumnos por cantidad de establecimientos en los que 87
trabaja y sector de gestión
Cuadro II.44110. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores frente a alumnos por cantidad de establecimientos en los que 87
trabaja y tipo de institución
Cuadro II.4418. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores frente a alumnos por cantidad de establecimientos en los que 88
trabaja y tamaño
Cuadro II.4419. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente-
Formadores frente a alumnos por cantidad de establecimientos en los que 88
trabaja y tipo de contexto
Introducción
La mayoría de los programas de mejora de los sistemas educativos en América Latina ha
incluido en los años ‘90 iniciativas específicas destinadas a fortalecer el desarrollo profesional
tanto de los futuros docentes como de aquellos que se encuentran en actividad. Desde hace un
par de décadas la cuestión docente, su formación inicial, el desarrollo profesional continuo y la
jerarquización del profesorado han sido ubicados como elementos centrales de los
diagnósticos educativos y foco de intervención privilegiado de las políticas de reforma, así
como de las estrategias destinadas a la elevación de la calidad y equidad educativas.

Varios trabajos señalan la creciente complejidad que presenta el oficio del docente en la
actualidad y cómo se han alterado las matrices fundantes que configuraron la identidad, el
sentido y los rasgos nodales que adquirió la docencia a partir de la modernidad (Alliaud, Antelo,
2005; Duschatzky, 2001; Dubet, 2004; Esteve, 2006; Tedesco, 2006; Birgin, 2006, Vezub,
2005).

La creciente importancia dada al tema docente contrasta aún con la escasa difusión y la falta
de disponibilidad de datos y sistemas de información que proporcionen elementos de
diagnóstico para la toma de decisiones y la planificación de políticas sobre el sector,
especialmente en lo que atañe a la formación inicial y continua. Hay un escaso conocimiento
de los rasgos que caracterizan a los profesores formadores, se desconocen sus características
sociodemográficas, así como su nivel académico, profesional y experiencia docente previa. A
esto se agrega la carencia de investigaciones con base empírica y alcance nacional
provenientes del campo académico – científico. En nuestro país son frecuentes los estudios de
tipo cualitativo realizados sobre pocos casos que proporcionan un panorama en profundidad –
pero no en extensión- de aspectos y problemas relativos a la formación docente. Pero es raro
encontrar investigaciones educativas que aborden la problemática docente realizadas a partir
del análisis de información estadística y que conformen bases de datos que den cuenta de las
variables seleccionadas en la totalidad del territorio nacional. Esta investigación se ha
propuesta avanzar en este camino.

El estudio de las características personales de los formadores, sus trayectorias, su titulación,


su producción pedagógica, las tareas que realizan, sus intereses frente a la capacitación, etc.,
permite contar con un conjunto de datos para la elaboración de criterios de mejora y desarrollo
profesional de este conjunto de docentes. El análisis que se presenta a continuación ha sido
realizado a partir de los datos del Censo Nacional de Docentes 2004 y de la información
surgida del Relevamiento Anual de Establecimientos y Matrícula 2004 elaborados por la
DINIECE, Ministerio de Educación de la Nación lo que ha permitido analizar las características
y tipos de instituciones en relación con las trayectorias de desarrollo profesional de los
formadores.

El Informe se divide en dos Partes, cada una de ellas con cinco capítulos. La Parte I describe y
analiza los datos referidos a los institutos formadores de docentes provenientes del
Relevamiento Anual 2004. La Parte II hace lo propio con los datos de los formadores de
docentes que aparecen en el Censo Nacional de Docentes 2004.

Los cinco capítulos de la Parte I tienen como unidad de análisis a las instituciones formadoras.
En el Capítulo 1 se describen las características básicas de los Institutos de Formación
Docente, comparándolas con las de los institutos terciarios no docentes. Se establece la
importancia de algunas variables de contexto, como el tamaño y la calidad de la infraestructura
en la localización territorial que servirán de analizadores a lo largo de todo el trabajo. En el
Capítulo 2 se aborda la descripción de tres funciones de los IFD: la formación inicial, la
capacitación y la investigación, determinando la importancia de cada una de ellas en los
diferentes tipos de instituciones. El Capítulo 3 se relaciona con los alumnos, y explora algunas
cuestiones relativas al rendimiento institucional y al ritmo de cursada de los estudiantes /
futuros profesores. En el Capítulo 4 se concentran los temas relativos a las condiciones
institucionales como las características de la planta funcional y la condición de los cargos
docentes. El Capítulo 5 se refiere a las condiciones de equipamiento audiovisual, informático y
su uso.
La Parte II de este trabajo tiene como unidad de análisis a los formadores. El Capítulo 1
describe los rasgos sociodemográficos de los profesores del nivel superior no universitario y
compara los de formación docente con los de formación técnico-profesional. El Capítulo 2 se
centra en el perfil académico de los formadores; describe el tipo de titulación que tienen, su
desarrollo profesional posterior a la graduación, y su producción académica. El Capítulo 3 se
refiere a la trayectoria profesional y laboral de los formadores en términos de antigüedad pero
también de la diversidad u homogeneidad de su experiencia docente y ámbitos de trabajo que
transitaron. En el Capítulo 4 se aborda la descripción de las tareas que realizan los formadores,
a tal efecto se distinguen aquellas que corresponden al dictado de clases de las referidas a la
conducción / gestión y apoyo. Finalmente, en el Capítulo 5 se reflejan algunos temas relativos a
las condiciones y carga de trabajo de los formadores.

Agradecemos a las autoridades de la DINIECE del Ministerio de Educación, Ciencia y


Tecnología, por habernos facilitado la información de base para estos análisis.

Los procesamientos correspondientes a las bases de datos del Relevamiento Anual y del
Censo nacional de Docentes 2004 y las salidas de cuadros que se analizan fueron realizados
por Enrique Alexis Noguera Beraudo, a quien agradecemos por su profesionalismo e inmensa
paciencia para realizar las múltiples revisiones y recategorizaciones que fueron necesarias. Por
último agradecemos los comentarios y aportes estadísticos realizados por Jimena Kohan para
mejorar la construcción y presentación de los cuadros.

El informe fue realizado por el equipo de trabajo conformado por Mariana Clucellas, Lea Vezub
e Inés Aguerrondo.

Inés Aguerrondo
Buenos Aires, 26 de mayo de 2008.

PRIMERA PARTE: Las instituciones terciarias formadoras de docentes

En esta Primera Parte del Informe se caracteriza el universo de los establecimientos de nivel
terciario que se ocupan de la formación docente en el país. A tal fin se analizan los datos del
Relevamiento Anual de Establecimientos de Nivel Superior no Universitario (en adelante RA)
1
correspondientes al año 2004 . Se ha tomado la información de dicho año por ser el que
coincide con el año en que fue aplicado el Censo Nacional de Docentes, lo que permitirá
posteriormente ubicar el perfil de los profesores en el contexto de las instituciones.

En primer lugar se describen las características básicas del conjunto de establecimientos de


todo el nivel, es decir que se consideran algunos datos correspondientes a todos los institutos
terciarios, inclusive los que dictan carreras exclusivamente técnico-profesionales. Una vez
recortado el universo de la formación docente se analiza el comportamiento de estos
establecimientos en relación con la oferta académica que brindan, el lugar donde se localizan,
el comportamiento de su matrícula y egresados, sus plantas docentes, la infraestructura y los
recursos informáticos que poseen.

De acuerdo con las hipótesis centrales de este estudio, la descripción tiene en cuenta los
siguientes aspectos:
- El Tipo de instituto de formación docente: se han clasificado las instituciones formadoras de
docentes según sea su dedicación exclusiva a este tipo de carreras o compartida con la
formación técnico profesional.
- El Sector de gestión: se trabaja con la división clásica entre sector de educación estatal y
privado.
- El Tamaño de las instituciones: se analizan los rasgos de los IFD de acuerdo con diferentes
rangos de su matrícula.
- La Localización geográfica, división política y tipo de contexto: se trabaja con un doble
criterio. Por un lado se considera la distribución por provincia y por el otro de construyó un
índice que permite discriminar tipos de contextos urbanos y la calidad de su infraestructura
en la cual se localizan las instituciones.

Parte I - CAPÍTULO 1
CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DE LOS INSTITUTOS DE FORMACIÓN DOCENTE

1.1. El universo del nivel superior no universitario (NSNU)


6
A pesar de que existe oferta de formación docente en las universidades, la mayor parte de la
formación docente se realiza en la Argentina en el nivel superior no universitario 2 . De acuerdo
con datos del Relevamiento Anual de Establecimientos (RA) realizado por la DINIECE en el
año 2004 existían en todo el país 1827 instituciones en este nivel de las cuales 1099 (el 60%)
ofrecían carreras docentes y el restante 40% dictaba especialidades técnico-profesionales en
forma exclusiva.

El análisis de los establecimientos de este nivel según el sector de gestión muestra que en el
conjunto del nivel el sector privado tiene un peso mayor que el estatal (55,2% versus 44,8%) lo
cual constituye una particularidad a destacar ya que es el único nivel educativo donde esto

1
Se utiliza la denominación del nivel otorgado por la anterior Ley Federal de Educación (1993), dado que es la que
estaba en vigencia al momento de recolectar los datos que aquí se analizan. No obstante en la Ley Educativa Nacional
actual nº 26206/2006 se define a la educación superior como aquella comprendida por las universidades y los institutos
de educación superior, dejando atrás la denominación de “no universitario” para los institutos terciarios.
2
Para el año 2005 los alumnos de formación docente en el nivel superior se distribuyeron : 21,2 % en la universidad y
78,8% en los institutos terciarios (total alumnos de formación docente: 382.734).

7
ocurre. En la totalidad del sistema educativo el sector privado es responsable del 22,2% de los
3
establecimientos y alcanza al 28,2% en el nivel medio . (Datos del RA 2004).

Cuadro I.111. Educación Superior no Universitaria


4
Cantidad de Instituciones según sector de gestión

Cantidad establecimientos Porcentajes

Estatal Privada Total Estatal Privada Total

IFD 614 485 1099 75,0 48,1 60,1

ITP 205 523 728 25,0 51,9 39,9

TOTAL 819 1008 1827 100,0 100,0 100,0

% 44,8 55,2 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

La distribución de los establecimientos según el tipo de formación que brindan (docente o


técnica) muestra una suerte de especialización en el nivel superior entre la educación estatal y
la privada. Si bien el sector privado gestiona algo más de la mitad de las instituciones (el
55,2%) el Estado mantiene su predominio en la formación docente donde administra las tres
cuartas partes de los establecimientos. Por el contrario, la mayoría de las instituciones privadas
ofrecen sólo carreras técnicas (la mitad de sus establecimientos) mientras que sólo una cuarta
parte del sector estatal se dedica en forma exclusiva a esta formación. Existen 2,5 institutos
técnico profesional privados por cada establecimiento del mismo tipo en la gestión estatal; en
los IFD la relación es de 1,25 estatales por cada IFD privado.

El gran crecimiento del sector privado en el NSNU se produjo en la década de los ’90. A pesar
de que ya en el inicio de esa década el número de instituciones era cuantioso, entre 1994 y
2003 crecieron un 19% las unidades educativas de gestión privada, dato que se correlaciona
con el importante crecimiento de la matrícula del sector que fue del 69% para el mismo período
(Davini, 2005). En el ámbito estatal, entre 1994 y 2000 se produjo un decrecimiento de 10,4%
en las unidades educativas de NSNU mientras que, como se ha visto, las privadas siguieron
expandiéndose a un ritmo acelerado. Esto explica que en este nivel la mayoría de unidades
pertenezcan al sector privado constituyéndose éstos en la mayor parte de la oferta del nivel
superior no universitario (Spak, 2007).

Varios procesos convergen para explicar el desarrollo sostenido que ha tenido este nivel en los
últimos diez años. Por un lado aumentó la demanda de estudios superiores, pero por el otro,
5
los controles académicos para la habilitación de las universidades se volvieron más exigentes .
En ese mismo período en 16 provincias el sector estatal disminuyó el número de
establecimientos (la reducción total alcanza a un 8%) y en algunas localidades se efectuó el
cierre de algunas carreras docentes tradicionales lo que puede haber restringido las plazas
terciarias estatales para maestros de nivel inicial y EGB o primario, estimulando el crecimiento
del sector privado que en parte pudo haber respondido a esta demanda de educación no
satisfecha por el Estado en algunas provincias.

Adicionalmente, es posible que la crisis económica y el aumento del desempleo en la Argentina


ocurrido a finales de esta década durante el período mencionado haya hecho que muchos
jóvenes se volcaran a la realización de tecnicaturas y a la formación laboral en vistas a mejorar
sus condiciones de empleabilidad. En general, el sector privado dadas sus características,

3
Incluye EGB 3, polimodal y secundario.
4
Dado que la base de datos provista por DINIECE incluye Instituciones que figuran con 0 alumnos, se realizó un
contacto telefónico para corroborar la existencia de dichos establecimientos. En la mayoría de los casos se trataba de
instituciones que habían cerrado el nivel terciario en los años anteriores. De modo que el número de 1827 ISNU no
refleja con exactitud lo que ocurre. Para mayor información sobre la calidad que presentan los datos de RA 2004 y l a
realidad, consultar el Anexo Metodológico.
5
En la década de los 90 se sanciona la Ley de Educación Superior que crea la Comisión Nacional de Evaluación y
Acreditación Universitaria (CONEAU) con facultades para controlar la calidad académica de la oferta universitaria.

8
estructura y formas de contratación de los docentes ha podido responder más fácil y
rápidamente frente a coyunturas cambiantes, a las necesidades del mercado y de la demanda
educativa de los jóvenes. A esto se agrega que en el sector estatal la formación técnico-
profesional de nivel superior ha estado fundamentalmente ligada al desarrollo de la educación
universitaria, con débiles políticas que apunten al fortalecimiento del nivel terciario.

Quizás como consecuencia de las políticas que restringieron la capacidad productiva y el


desarrollo industrial nacional en los años noventa, en el marco de los elevados índices de
desempleo también se produjo una mayor demanda de educación superior: varias carreras que
tradicionalmente formaban técnicos en el nivel terciario ampliaron su oferta académica
incluyendo materias pedagógicas con la finalidad de agregar al título técnico-profesional la
habilitación para el desempeño docente. De allí que se observe una importante cantidad de
carreras que brindan lo que se denomina “ambos tipos de formación” y que entre 1994-2003
disminuyeran las unidades educativas que ofrecen exclusivamente formación docente frente al
aumento de las instituciones que brindan carreras exclusivamente técnicas (Davini, DNGCyFD,
2005).

Todos los factores mencionados coadyuvaron al crecimiento del NSNU que, por otra parte, ha
sido más la resultante de las urgencias y las coyunturas que de una planificación estratégica
realizada sobre la base del diagnóstico o del análisis de necesidades de desarrollo nacionales,
sociales o de demanda de cantidad de docentes necesarias para cubrir cargos en el sistema
educativo, como ha sido característico en la evolución histórica de los sistemas educativos de
América Latina (Rama, 1980)

Una característica importante y poco estudiada en el campo de la educación es la que se


relaciona con el tamaño de las instituciones, a pesar que constituye un aspecto central
porque repercute en varias dimensiones de los establecimientos. La relación entre el tamaño
de las organizaciones y la calidad de su producción (sea esta la producción de bienes o la
producción académica) es un tema poco explorado en la bibliografía organizacional. Entre la
6
escasa producción, Pariente (1980) analiza 30 años de estudios y señala que Peter Blau y
colaboradores han encontrado que el nivel de profesionalización se relaciona positivamente
con el incremento del número de niveles jerárquicos en las organizaciones, y este con el
tamaño.

Estudios específicos en el campo de la educación empiezan por señalar que no existe relación
directa y necesaria entre el tamaño de los establecimientos y la calidad del currículo que
ofrecen (Cotton, 1996) y que la relación está intermediada por muchas variables (Mok y Flynn,
1996). La revisión de esta literatura muestra una gran diferencia de opiniones acerca de lo que
se considera una escuela chica o grande. Mok y Flynn (1996) señalan que para Williams, que
ha hecho una revisión de 69 estudios sobre el tema, “En promedio, la investigación indica que
un tamaño efectivo para una escuela elemental está en el rango de 300-400 estudiantes y que
400-800 estudiantes es el número apropiado para una escuela secundaria 7 ”.

De acuerdo con el tamaño se establecen las formas de funcionamiento, comunicación y las


posibles vías de desarrollo de las organizaciones. El tamaño se asocia también muchas veces
con la escala de recursos de los cuales es posible dotar a las organizaciones. Es posible
pensar que, si para el nivel elemental el tamaño adecuado es de 300-400 alumnos, y para la
escuela secundaria lo son 400-800, el número de estudiantes adecuado para los
establecimientos terciarios, sobre los cuales no hemos encontrado investigaciones específicas,
debe ser mayor teniendo en cuenta que estos, mucho más que una escuela secundaria,
requieren de un cuerpo de profesores multidisciplinario, altamente profesionalizado, que se
pueda retroalimentar, y que para su calidad dependen también mucho más que el resto de los
servicios educativos, de buenas facilidades de equipamiento como laboratorios y bibliotecas
que resultan más eficientes si se instalan en instituciones grandes que hagan posible su uso a

6
Pariente analiza producción estadounidense y mexicana entre principios de los cincuenta y finales de los 70 del siglo
XX. El estudio que cita es: Blau, Peter M et al. (1976): Technology and Organization in Manufacturing, Administrative
Science Quarterly 21 (March), pp. 20-40.
7
Williams, Davant. T. The Dimensions of Education: Recent Research on School Size. Working Paper Series. Clemson,
SC: Clemson University, Strom Thurmond Institute of Government and Public Affairs, December 1990 (ED 347 006):7-
8, citado por Mok y Flynn, 1996.

9
más alumnos y profesores. Es por esto que resulta relevante introducir en el análisis sobre las
instituciones terciarias, tanto técnicas como de formación docente, la cuestión de su tamaño.
Debido a que no se encontró bibliografía específica se decidieron los rangos en función del
8
tamaño real de estas instituciones .

Al hacerlo se observa que más de la mitad (57%) de los establecimientos terciarios de


formación docente y de formación técnica son pequeños, con una matrícula de hasta 200
alumnos; la tercera parte son instituciones medianas (entre 200 y 700 alumnos) y apenas el
10% pueden ser considerados grandes establecimientos que albergan a más de 700
estudiantes. Probablemente esta característica sea una de las razones de su gran número y de
la dispersión que muestran estas instituciones.

Las instituciones que ofrecen formación técnica son más pequeñas que las que se ocupan de
la formación docente: 4 de cada 10 ITP tienen una matrícula de apenas 100 alumnos mientras
que en los IFD la relación es de 2,5 cada 10. Cuando los rangos de matrícula se hacen aún
más pequeños se consolida esta evidencia: existen 100 IFD (9%) que tienen una población
9
estudiantil de 1 a 50 alumnos y 143 ITP (13%) en la misma situación . Una consecuencia de
esto ocasiona se relaciona con el tamaño de los grupos de estudiantes. Si se considera que en
promedio las carreras se cursan a lo largo de cuatro años, los institutos que tienen 100
alumnos debería tener un promedio de 25 estudiantes en cada año (o 33 en carreras de tres
años), pero sucede en general que la mayoría dicta como mínimo dos carreras por lo que,
suponiendo que los estudiantes se distribuyen de manera homogénea en las diferentes
carreras y años de estudio, el promedio sería de 12 a 15 alumnos por curso.

Cuadro I.116. Educación Superior no Universitaria


Tamaño de las Instituciones

Cantidad de establecimientos Distribución porcentual


Nº de
Tamaño
alumnos
IFD ITP Total IFD ITP Total

1-100 292 297 589 26,6 40,8 32,2


Pequeños
101-200 268 172 440 24,4 23,6 24,1

201-400 253 156 409 23,0 21,4 22,4

Medianos 401-700 149 62 211 13,6 8,5 11,5

10
Grandes 701 -3071 137 41 178 12,5 5,6 9,7

Total 1099 728 1827 100,0 100,0 100,0

% 60,2 39,8 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

8
r Partiendo de la distribución simple de los establecimientos de NSNU según el número de alumnos se elaboraron
cinco rangos: de 1 a 100 alumnos; de 101 a 200; de 201 a 400; de 401 a 700 y de 701 alumnos y más. En los extremos
hay 100 IFD que tienen hasta 50 alumnos y 13 IFD que tienen entre 1500 y 2000 alumnos; 6 establecimientos con
2000 / 2500 estudiantes y otros 5 que son los más grandes con más de 2501 alumnos de matrícula hasta un máxim o
de 3071. Entre este último y el mayo (9.000 alumnos según RA2004, 7.500 según llamado telefónico para confirmarlo)
no se reportan instituciones. Además de eso, dado que la base de datos provista por DINIECE incluye Instituciones que
reportan 0 alumnos, se realizó contacto telefónico con todos ellos para corroborar su existencia. En la mayoría de los
casos se trataba de instituciones que habían cerrado el nivel terciario en los años anteriores. De modo que el número
de 1827 ISNU no refleja con exactitud lo que ocurre. Para mayor información sobre los errores y discrepancias que
presentan los datos de RA 2004 y la realidad, consultar el Anexo Metodológico.
9
Ver Cuadros Estadísticos del Anexo.
10
El valor más alto de matrícula para un IFD según datos del RA 2004 es de 9.129 alumnos pero no se lo incluye en
los rangos por considerarse el caso como “outlier” ya que el IFD siguiente presenta una matrícula de 3071. Por otro
lado, existen razones para dudar de estas cifras. Una consulta telefónica efectuada a la institución más grande (9129
alumnos) arrojó una respuesta de 7.500 alumnos.

10
Es de suponer que los establecimientos grandes se corresponden con los de mayor tradición y
antigüedad histórica y que forman parte principalmente de la oferta pública estatal que es
capaz de captar a un mayor número de estudiantes al no requerir pago de cuotas ni
adhesiones de otro tipo como por ejemplo las religiosas, en el caso de los institutos católicos.
La información evidencia la tendencia entre los privados a tener instituciones más pequeñas
que las del sector estatal. Las instituciones grandes se concentran en los establecimientos
estatales donde son el 15% del sector mientras que representan sólo el 5% en el sector
privado.

Según el estudio realizado por la Universidad Católica en 2006 denominado “Los institutos
terciarios católicos en el marco de la Educación Superior No Universitaria. Una aproximación
cuantitativa”, en los IFD católicos que son 240 establecimientos predominan los pequeños, al
igual que en el grupo mayor al que pertenecen (IFD privados). Las dos terceras partes de
institutos católicos (64,6%) tiene hasta 200 alumnos, el 10% son medianos (401-700 alumnos)
y una minoría (el 6,25%) son establecimientos grandes con más de 701 estudiantes (CIE/UCA,
2006).

El 80% de los IFD grandes depende del Estado. Lo contrario ocurre en la distribución de los
institutos técnico profesionales (ITP) donde el sector privado reúne la mayoría (66%) de los
establecimientos de gran tamaño y casi el 70% de los establecimientos que tienen entre 401 y
700 alumnos, situación que se corresponde con la mayor presencia del sector privado en la
oferta de formación técnica ya descrita. En síntesis, los IFD privados son de mucho menor
tamaño que los de gestión estatal: en el primer rango (hasta 100 alumnos) la mayoría de los
IFD son de gestión privada tendencia que se revierte en todos los demás rangos. Más aún,
esta diferencia a favor de los estatales se acentúa a medida que aumenta el tamaño.

Cuadro I. 117. Educación Superior no Universitaria


Instituciones técnicas y de formación docente según tamaño y sector de gestión
Cantidad de establecimientos por
Tipo ISNU Distribución porcentual
Tamaño sector
Estatal Privado Total Estatal Privado Total
1-100 129 163 292 44,2 55,8 100,0
Pequeños
101-200 135 133 268 50,4 49,6 100,0
IFD
201-400 145 108 253 57,3 42,7 100,0
Medianos
401-700 95 54 149 63,8 36,2 100,0
Grandes 701-3071 110 27 137 80,3 19,7 100,0
Total IFD 614 485 1.099 55,9 44,1 100,0
1-100 69 228 297 23,2 76,8 100,0
Pequeños
101-200 55 117 172 32,0 68,0 100,0
ITP 201-400 48 108 156 30,8 69,2 100,0
Medianos
401-700 19 43 62 30,6 69,4 100,0
Grandes 701-3071 14 27 41 34,1 65,9 100,0
Total ITP 205 523 728 28,2 71,8 100,0
Total SNU 819 1008 1.827 44,8 55,2 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE- MECyT

Si se compara la matrícula, es decir la cantidad de estudiantes que pertenecen a IFD o a ITP,


la mayoría cursa carreras docentes ya sea en forma exclusiva o en el marco de las carreras
técnicas que brindan ambos tipos de formación. Los IFD albergan el 70% del total de
estudiantes que cursa en el nivel mientras que el 30% restante estudia en establecimientos
exclusivamente técnico – profesionales. La proporción de la matrícula de estudiantes de IFD es
10 puntos mayor a la proporción de establecimientos que tiene en el nivel (recordemos que los
IFD constituyen el 60% de los establecimientos del NSNU).

Esto significa que a pesar de haber aumentado la proporción de unidades educativas que
ofrecen carreras técnico-profesionales, todavía no se ha revertido a nivel de la matrícula la
tradición histórica del NSNU que se encuentra fuertemente orientado a la formación docente.

11
Cuadro I.118. Educación Superior no Universitaria
Alumnos y egresados por tipo de formación y sexo
Cantidad de alumnos x tipo de Distribución porcentual de alumnos x
Formación tipo de formación
Formación Formación Formación Formación
Total Total
docente técnica docente técnica
Varones 92.721 75.039 167.760 25,0 45,3 31,3
Alumnos Mujeres 278.208 90.559 368.767 75,0 54,7 68,7
Total 370.929 165.598 536.527 100,0 100,0 100,0
69,1 30,9 100,0
Varones 11.542 13.750 25.292 22,2 43,2 30,2
Egresados Mujeres 40.455 18.064 58.519 77,8 56,8 69,8
Total 51.997 31.814 83.811 100,0 100,0 100,0

Varones 12,5 18,3 15,1


Porcentaje de
egresados sobre la Mujeres 14,5 19,9 15,9
matrícula total
Total 14,0 19,2 15,6
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Las mujeres son mayoría en la matrícula de los establecimientos terciarios en ambos tipos de
formación pero mucho más marcadamente en los IFD donde alcanzan el 75% del total. En los
institutos técnico-profesionales la diferencia a favor de las mujeres es bastante menor (9
puntos) que en las carreras docentes. Esto reafirma el carácter de género presente desde los
orígenes en el magisterio argentino, menos marcado en los profesorados para el nivel medio,
pero que el desarrollo histórico posterior tendió a homogeneizar. El predominio de la matrícula
femenina se produce también en las universidades según datos del año 2005, aunque en
comparación con el NSNU el peso relativo de las mujeres en las universidades públicas no es
tan importante: 57,3% frente a 42,7% de varones para el total del país, y en las universidades
11
de gestión privada, el 52,3% de mujeres frente al 47,6% de los varones .

Un último tema central tiene que ver con los resultados. Evaluar a través de indicadores
objetivos y de datos cuantitativos los resultados obtenidos por las instituciones es sin duda una
tarea compleja y no exenta de problemas metodológicos que requeriría el diseño de
instrumentos específicos y sistemas de evaluación más o menos sostenidos a lo largo del
tiempo, cuestión que excede los alcances y propósitos de esta investigación. No obstante esta
complejidad, como una aproximación a una parte de los resultados de las instituciones se ha
considerado el porcentaje de egresados sobre la matrícula total.

En el RA 2004 el porcentaje de egresados sobre la matrícula total informada es del 15,6%. El


parámetro ideal, si todos los estudiantes concluyeran su carrera a término y éstas fueran de
cuatro años, sería que la cantidad de egresados fuera igual al 25% de los estudiantes
matriculados. La relación se encuentra entonces por debajo de la esperada, lo que puede
obedecer a dos situaciones: estudiantes que abandonan la carrera; estudiantes que “alargan”
su carrera, es decir que la cursan en más años que los previstos por el plan de estudios.
Ambas situaciones han sido observadas en los IFD visitados durante el trabajo de campo
cualitativo de este estudio.

Entre las instituciones técnico-profesionales el porcentaje de la matrícula total que egresa es


algo mayor (5 puntos más) que en los IFD. La probabilidad de finalizar estudios es muy similar
entre los varones y las mujeres. La distribución de los egresados casi reproduce la de la
matrícula, pero con una leve diferencia de 2 puntos a favor de las mujeres. En ambos tipos de
formación las mujeres tienen mejor rendimiento (Ver cuadro I.118).

11
Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación, Secretaría de Políticas Universitarias (2007) Anuario
2005. Estadísticas Universitarias. MECyT.

12
1.2. Las instituciones formadoras de docentes: tipos de IFD y tamaño

El análisis anterior permitió ubicar los establecimientos de formación docente en el NSNU y


establecer comparaciones con la formación técnica. En adelante a partir de este punto, se
describe sólo la situación de los institutos que brindan carreras de formación docente.

Un primer rasgo de las instituciones de formación docente es su heterogeneidad lo que torna


difícil una descripción general de este universo si no se incorporan algunas variables que
diferencian estas unidades educativas. En el país existen distintos tipos de instituciones
terciarias de formación docente que se distinguen por su origen histórico y dependencia
administrativa: algunas han sido ex normales o colegios medios de dependencia nacional, otras
fueron normales creadas por las provincias, más recientemente luego de la tercerización del
nivel hubo instituciones superiores creadas por las provincias en distintos momentos. Algunas
instituciones se distinguen por el nivel educativo para el que forman sus respectivas
comunidades, las reconocen como institutos del profesorado para el nivel medio, mientras que
en otras convive la preparación de docentes para todos los niveles del sistema educativo.

En el apartado anterior se han clasificado las instituciones del NSNU según el tipo de formación
(docente o técnica) que dictan pero la separación entre establecimientos superiores de
formación técnico-profesional y establecimientos de formación docente no resulta sencilla dado
que por una parte existen carreras que brindan ambos tipo de formación y por otra parte un
conjunto de institutos albergan al mismo tiempo carreras docentes junto con otras
exclusivamente técnicas. Teniendo en cuenta las diversas situaciones y combinaciones
posibles, para profundizar en esta descripción se han distinguido dentro de la formación
12
docente, tres tipos de instituciones :
• Tipo 1 - Institutos de FD puros: dictan sólo carreras cuya formación y título habilitante
es exclusivamente docente.
• Tipo 2 - Institutos de FD de ambos tipos: dictan carreras exclusivamente docentes y
otras con ambos tipos de formación. En este último caso, los títulos habilitan tanto para
la docencia como para el ejercicio técnico- profesional en otros ámbitos laborales 13 .
• Tipo 3 - Institutos de FD mixtos: dictan carreras exclusivamente docentes y otras
exclusivamente técnico profesionales.

Cuadro I.121. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


Cantidad de IFD según tipo de institución
Distribución
Tipo Cantidad IFD
Porcentual

Puros 627 57,1

Ambos tipos 383 34,8

Mixtos 89 8,1

Total 1.099 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA
2004- DINIECE, MECyT

La mayoría de los establecimientos de formación docente son instituciones puras (representan


casi el 60% del universo), mientras que los casos de IFD mixtos (Tipo 3) son más bien raros ya
que sólo hay 90 institutos (8%) en todo el país en los que conviven por un lado carreras
docentes junto con otras técnico-profesionales. Los que ofrecen carreras que dan títulos de
ambos tipos representan el 35%. En cuanto al tamaño, la mitad de las instituciones formadoras
de docentes en la Argentina son de tamaño pequeño (hasta 200 alumnos) ya que, como se dijo
anteriormente, este grupo representa el 51% mientras que el 12,5% son grandes (entre 701 y
3071 alumnos).

12
Para mayor información sobre cómo se realizó esta clasificación, ver Anexo metodológico.
13
La DINIECE denomina como carrera de “ambos tipos” a las que dan títulos con valor profesional (técnico) y con
habilitación docente (profesor) en oposición a carreras “exclusivamente docentes” y carreras “exclusivamente técnico
profesionales”.

13
Entre los IFD puros aumenta la cantidad de los pequeños (61%) y sólo un 10% son grandes.
Los otros dos tipos de IFD tienen más unidades educativas de mayor tamaño y esto quizá
obedezca a la diversificación de la oferta de formación que logra convocar más alumnado, ya
sea dando títulos con doble habilitación (carreras de ambos tipo de formación) o directamente
14
abriendo carreras técnico profesionales en el caso de los IFD mixtos . Cerca de la mitad de los
IFD de ambos tipos y mixtos son medianos y estos dos grupos tienen mayor porcentaje de
instituciones grandes que los IFD puros. En el rango de los IFD más grandes, los mixtos casi
duplican el porcentaje de los puros.

Cuadro I.123. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD según tipo y tamaño
Cantidad IFD Distribución porcentual
Tamaño Ambos Ambos
Puros Mixtos Total Puros Mixtos Total
tipos tipos

Pequeños 1-200 382 145 33 560 60,9 37,9 37,1 51,0

Medianos 201-700 183 179 40 402 29,2 46,7 44,9 36,6

Grandes 701-3071 62 59 16 137 9,9 15,4 18,0 12,5

Total 627 383 89 1.099 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

El tamaño pequeño de las instituciones superiores no universitarias parece ser una


característica generalizada y puede estar relacionada directamente con la gran cantidad que
existe en comparación con otros países como por ejemplo Chile y Francia donde los IFD se
contabilizan en 55 y en 31 respectivamente.

Cuadro I.124. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD según tipo, tamaño y sector
Cantidad IFD Distribución porcentual
Tipo Tamaño
Estatal Privado Total Estatal Privado Total
1-200 172 210 382 49,3 75,5 60,9
201-700 118 65 183 33,8 23,4 29,2
Puros
701-3071 59 3 62 16,9 1,1 9,9
Total 349 278 627 100,0 100,0 100,0
1-200 75 70 145 35,0 41,4 37,9
Ambos 201-700 98 81 179 45,8 47,9 46,7
Tipos 701-3071 41 18 59 19,2 10,7 15,4
Total 214 169 383 100,0 100,0 100,0
101-200 17 16 32 33,3 42,1 37,1
401-700 24 16 40 47,1 42,1 44,9
Mixtos
701-3071 10 6 16 19,6 15,8 18,0
Total 51 38 89 100,0 100,0 100,0
Total 614 485 1.099
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

La gran cantidad de instituciones y su tamaño pequeño se hace evidente con independencia


del tipo de formación que ofrece y del sector de gestión al cual pertenece aunque se acentúa

14
Uno de los IFD tomados en la muestra intencional realizada para el trabajo de campo cualitativo es de tipo mixto. En
su origen contaba con carreras docentes para el nivel medio y posteriormente en 2002 el ministerio provincial abrió la
Tecnicatura en Óptica y Contactología a pesar de que el IFD no cuenta con laboratorio de ciencias propio y los
alumnos deben concurrir a realizar sus experiencias de laboratorio a una escuela media de la zona.

12
entre los establecimientos privados donde se observa que en todos los tipos de IFD el
porcentaje de establecimientos pequeños es siempre mayor que en el Estado.

1.3. Sector de gestión e instituciones subvencionadas

El sector estatal administra la mayoría de los establecimientos de formación docente. El 56%


de los IFD son de gestión estatal. La proporción entre establecimientos estatales y privados
es similar en todos los tipos de institutos de formación docente.

Cuadro I.122. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD según tipo de institución y sector de gestión

Cantidad IFD Distribución porcentual


Tipo
Estatal Privado Total Estatal Privado Total

Puros 349 278 627 56,8 57,3 57,1

Ambos tipos 214 169 383 34,9 34,8 34,8

Mixtos 51 38 89 8,3 7,8 8,1

614 485 1.099 100,0 100,0 100,0


Total
55,9 44,1 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Un aspecto importante pero poco conocido en relación con el sector de gestión tiene que ver
con los subsidios a la educación privada.

Se ha visto en el cuadro anterior que de los 1099 institutos existentes, 614 establecimientos
son de gestión estatal mientras que 485 son de gestión privada lo cual representa una
distribución de 55,9% y 44,1% respectivamente. Según los datos, en el universo de los
institutos de formación docente privados, la mayoría recibe una subvención por parte del
Estado. De los 485 IFD de gestión privada, la mitad recibe una subvención completa del 100%
(49,6%) y un poco menos de un tercio (30,7%) no recibe ayuda económica por parte del
Estado.

Cuadro I.112. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Instituciones privadas y subvención

Subvención Cantidad IFD Distribución Porcentual

No recibe subvención 140 30,7

Recibe Subvención 316 69,3

Total IFD privados* 456 100,0


* Excluye 29 IFD privados sin información.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

En el cuadro que sigue se observa la distribución de IFD según el porcentaje de subvención


que reciben.

13
Cuadro I.113. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Instituciones privadas según porcentaje de subvención que reciben
Distribución
Porcentaje de la subvención Cantidad IFD
Porcentual
No reciben 140 30,7

Hasta 25% 0 0,0

Más de 25% y menos de 51% 3 0,7

Más 51% y menos de 76% 12 2,6

Más de 76% y menos de 100% 12 2,6

Recibe el 100% 226 49,6


1
Parcial 63 13,8
2
Total IFD privados 456 100,0
1
Parcial: Recibe subvención pero no especifica en qué porcentaje
2
Excluye 29 IFD privados sin información.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 –
DINIECE, MECyT

El porcentaje de subvención que reciben estas instituciones no parece estar asociado con el
tamaño de los establecimientos ya que en todos los tamaños alrededor de la mitad de los IFD
15
tienen subsidio total (Ver ANEXO cuadro I.113a); pero si con las condiciones de contexto .

Cuadro I.114. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Instituciones privadas según porcentaje de subvención que reciben y tipo de contexto

Recibe Total
Recibe
Tipo de Contexto No recibe 100% parcial Instituciones
Muy Facilitador 45,7 23,0 15,9 30,9
Facilitador 30,0 29,6 42,9 31,1
Medianamente
Facilitador 16,4 24,8 25,4 21,9
Poco Facilitador 7,1 20,4 12,7 14,3
Nada Facilitador 0,7 2,2 3,2 1,8
Total* 100,0 100,0 100,0 100,0
*Excluye 29 IFD privados sin información.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE,
MECyT

Como es de esperar cuanto más facilitador es el contexto hay mayor cantidad de instituciones
que no reciben subsidio. Pero entre las que reciben hay muchas que están en contextos
facilitadores y muy facilitadores.

1.4. La distribución territorial de los institutos de formación docente.

1.4.1. Las provincias y su oferta formadora

Tres provincias (Buenos Aires, Córdoba Santa Fé) y la Ciudad de Buenos Aires concentran el
60% de los IFD del país; mientras que otras cinco provincias tienen menos de 10 institutos (La
Pampa, Río Negro, San Luis, Santa Cruz y Tierra del Fuego). Las provincias con mayor
número de instituciones son a su vez las que concentran más población y en consecuencia, es
donde existen mayores requerimientos de docentes para todos los niveles.

La gran mayoría de las provincias tiene una alta proporción de instituciones puras tipo 1 que
sólo forman docentes. Algunas incluso están muy por encima del promedio general que tiene el

15
Ver Punto I.4.2. de la Parte I para la definición de estas categorías.

14
país para este tipo de IFD: La Rioja, San Juan, San Luis y Santiago del Estero tienen entre 19 y
43% más de este tipo de IFD. Por debajo del 50% solo está Corrientes (40%) y Salta (22%).

En estos dos casos crece la proporción de instituciones mixtas que ofrecen también carreras
técnico profesionales. Salta y Corrientes, Misiones y Buenos Aires muestran alta proporción de
este último tipo de IFD (ver Anexo Cuadro I.13).

El sector estatal y privado


Las provincias presentan un comportamiento muy variado en relación con el peso de la gestión
estatal y la privada en la formación docente. Como ya se ha dicho en el conjunto del país hay
un 55% de IFD gestión oficial y un 45% de gestión privada. Pero bajo este total nacional se
ocultan diferencias importantes entre provincias.

Cuadro I.132. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD por provincia y sector de gestión

Cantidad Distribución porcentual


Provincias
Estatal Privado Total Estatal Privado Total
La Rioja 25 3 28 89,3% 10,7% 100,0%
Jujuy 16 2 18 88,9% 11,1% 100,0%
Neuquén 14 3 17 82,4% 17,6% 100,0%
Chaco 23 5 28 82,1% 17,9% 100,0%
Formosa 21 5 26 80,8% 19,2% 100,0%
Corrientes 16 4 20 80,0% 20,0% 100,0%
Catamarca 14 4 18 77,8% 22,2% 100,0%
Río Negro 7 2 9 77,8% 22,2% 100,0%
Chubut 9 3 12 75,0% 25,0% 100,0%
Sgo. del Estero 31 12 43 72,1% 27,9% 100,0%
Santa Cruz 2 1 3 66,7% 33,3% 100,0%
Tierra Del Fuego 2 1 3 66,7% 33,3% 100,0%
San Juan 9 5 14 64,3% 35,7% 100,0%
Salta 23 13 36 63,9% 36,1% 100,0%
Misiones 15 10 25 60,0% 40,0% 100,0%
Entre Ríos 34 23 57 59,6% 40,4% 100,0%
Buenos Aires 202 151 353 57,2% 42,8% 100,0%
Total país * 614 490 1.104 55,6% 44,4% 100,0%
Córdoba 56 68 124 45,2% 54,8% 100,0%
Tucumán 20 25 45 44,4% 55,6% 100,0%
Santa Fe 35 52 87 40,2% 59,8% 100,0%
Mendoza 14 22 36 38,9% 61,1% 100,0%
La Pampa 2 5 7 28,6% 71,4% 100,0%
16
San Luis 2 5 7 28,6% 71,4% 100,0%
Capital Federal 22 66 88 25,0% 75,0% 100,0%
* Se agregan cinco IFD privados de la provincia de San Luis, no contabilizados en el RA 2004.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Hay provincias, como las que encabezan el cuadro anterior, donde el sector estatal gestiona
más de las tres cuartas partes de esta formación y otras, como las que figuran al final, donde el
60% al 75% de la formación docente es responsabilidad de establecimientos privados. Entre
estas últimas se encuentran varias de las provincias más ricas y pobladas del país ya que el

16
Si bien según datos del Relevamiento Anual 2004, en San Luis no se registran IFD privados, como parte del trabajo
de campo cualitativo se ha podido determinar por fuentes locales que en la provincia hay 5 IFD privados que dictan
carreras de profesor de Educación Física, Ciencias Sociales para el 3º Ciclo de la EGB y Polimodal, profesorado de
inglés. Uno de ellos forma además maestros de primaria para 1 y 2º ciclo de la EGB.

15
sector privado tiende a localizarse en las provincias con mayor desarrollo y mejores
condiciones de vida de la población.

El tamaño de los establecimientos


Otra forma de abordar el análisis de la distribución territorial de los IFD surge al considerar el
tamaño de los establecimientos. Existen diez provincias por encima del promedio nacional de
IFD chicos (hasta 100 alumnos). Entre estas se hallan varias provincias del norte del país:
Formosa, La Rioja, Misiones y Entre Ríos. En estos cuatro casos predominan los institutos
chicos: prácticamente la mitad de los IFD tiene hasta 100 alumnos duplicando de este modo el
promedio nacional en este rango de establecimientos.

Cuadro I.133. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD por provincia y tamaño
Tamaño
Provincias
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total
Formosa 57,7 30,8 3,8 7,7 0,0 100,0
La Rioja 50,0 25,0 21,4 0,0 3,6 100,0
Entre Ríos 49,1 24,6 15,8 10,5 0,0 100,0
Misiones 48,0 20,0 20,0 0,0 12,0 100,0
San Juan 42,9 7,1 28,6 21,4 0,0 100,0
Santa Cruz 33,3 0,0 33,3 0,0 33,3 100,0
Tucumán 33,3 13,3 17,8 24,4 11,1 100,0
Sgo del Estero 32,6 25,6 27,9 9,3 4,7 100,0
Córdoba 31,5 25,8 21,8 12,1 8,9 100,0
La Pampa 28,6 0,0 71,4 0,0 0,0 100,0
Total 26,6 24,4 23,0 13,6 12,5 100,0
Santa Fe 26,4 31,0 23,0 9,2 10,3 100,0
Buenos Aires 23,8 26,1 25,8 11,6 12,7 100,0
Río Negro 22,2 0,0 33,3 11,1 33,3 100,0
C. Buenos Aires 21,6 19,3 21,6 18,2 19,3 100,0
Mendoza 19,4 30,6 16,7 13,9 19,4 100,0
Chaco 17,9 17,9 25,0 14,3 25,0 100,0
Chubut 16,7 25,0 16,7 41,7 0,0 100,0
Neuquén 11,8 35,3 11,8 17,6 23,5 100,0
Jujuy 5,6 16,7 44,4 5,6 27,8 100,0
Salta 2,8 19,4 19,4 27,8 30,6 100,0
Catamarca 0,0 22,2 33,3 27,8 16,7 100,0
Corrientes 0,0 40,0 20,0 25,0 15,0 100,0
17
San Luis 0,0 0,0 0,0 100,0 0,0 100,0
Tierra Del Fuego 0,0 33,3 0,0 66,7 0,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

En el otro extremo, el de las instituciones más grandes se destaca la situación de tres


provincias (Santa Cruz, Río Negro y Salta) donde se registra casi tres veces más de
establecimientos grandes de los que tiene en promedio el total del país quizás debido a que
existe una concentración de población en unas pocos ciudades. San Luis, Tierra del Fuego,
Jujuy, La Pampa y Chubut tienen mayoría de instituciones medianas 18 . Un caso especial es el
de San Luis en el que todas sus instituciones son medianas.

17
Se recuerda al lector que en la provincia de San Luis existen 5 IFD privados no registrados en el RA2004 y que por lo
tanto no pueden ser clasificados en términos de tamaño. Por tal motivo esos 5 han sido excluidos en este cuadro.
18
Se considera instituciones medianas a los rangos que van de 201 a 400 alumnos y de 401 a 700.

16
La cantidad de instituciones formadoras

Una característica reconocida de esta oferta de formación, aunque poco estudiada, es la gran
expansión que han tenido los IFD pero, de una manera no planificada. Por ello, a pesar de ser
un nivel con una oferta bastante específica, no siempre el número de graduados logra
satisfacer las necesidades de personal para el sistema registrándose sobreoferta de algunas
titulaciones y escasez de otras. Son varias las aristas de este debate. Por un lado la cantidad
de instituciones parece ser excesiva en algunos casos sobre todo para garantizar una
formación docente acorde con las exigencias actuales que enfrenta la tarea docente y con el
profesionalismo que hoy demanda el rol. Por el otro lado, la oferta es poco ordenada,
escasamente especializada y con lagunas importantes en algunas disciplinas.

Un indicador que permite una aproximación a esto último es que no existe una relación
consistente entre la cantidad de población general de una provincia y la cantidad de IFD de su
jurisdicción. Si se divide la cantidad total de población del país por la cantidad de IFD
existentes se obtiene una relación de aproximadamente un IFD cada 33.000 habitantes. Pero
como se observa en el cuadro que sigue algunas provincias se ubican muy por encima o muy
por debajo de esta relación.

Cuadro I.131. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


Relación institutos de formación docente y población total

Población Censo Cantidad de Relación IFD /


Provincia Cantidad IFD
2001 población por IFD población

La Rioja 289.983 28 10.356,5 3,19


Catamarca 334.568 18 18.587,1 1,78
Sgo. del Estero 804.457 43 18.708,3 1,76
Formosa 486.559 26 18.713,8 1,76
Entre Ríos 1.158.147 57 20.318,4 1,62
Córdoba 3.066.801 124 24.732,3 1,33
Neuquén 474.155 17 27.891,5 1,18
Tucumán 1.338.523 45 29.745,0 1,11
Salta 1.079.051 36 29.973,6 1,10
C. Buenos Aires 2.776.138 88 31.547,0 1,05
Total país* 36.260.130 1.104 32.993,8 100,0
T. del Fuego 101.079 3 33.693,0 0,98
Jujuy 611.888 18 33.993,8 0,97
Chubut 413.237 12 34.436,4 0,96
Santa Fe 3.000.701 87 34.490,8 0,96
Chaco 984.446 28 35.158,8 0,94
Misiones 965.522 25 38.620,9 0,85
Buenos Aires 13.827.203 353 39.170,6 0,84
La Pampa 299.294 7 42.556,3 0,77
Mendoza 1.579.651 36 43.879,2 0,75
San Juan 620.023 14 44.287,4 0,75
Corrientes 930.991 20 46.549,6 0,71
19
San Luis 367.933 7 52.561,8 0,63
Río Negro 552.822 9 61.424,7 0,54
Santa Cruz 196.958 3 65.652,7 0,50
* Se agregan cinco IFD privados de la provincia de San Luis, no contabilizados en el RA 2004
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001

En el cuadro anterior se estableció la relación entre la población de cada provincia y la cantidad


de instituciones formadoras de docentes existentes en su territorio a los efectos de contar con

19
En algunas provincias la cantidad de IFD reportados por el RA2004 no se condice con la cantidad real de IFD en esa
provincia. Al respecto, ver nota aclaratoria en el Anexo Metodológico.

17
un parámetro comparativo entre las distintas provincias. La relación promedio para todo el país
es de aproximadamente un IFD cada 33.000 habitantes, pero este valor muestra importantes
variaciones. Por encima de este parámetro, La Rioja es la provincia con más institutos
formadores en relación con su población ya que supera tres veces el parámetro medio del país
mientras que Santa Cruz o San Luis, en el otro extremo muestran un proporción inversa que
representa la mitad del valor del parámetro país. Estos datos a su vez deberían ser analizados
en relación con otra variable que no forma parte de esta investigación: en varias provincias la
totalidad o la gran mayoría de los profesores para el nivel medio se forman en las
universidades. Casos como el de Santa Cruz, La Pampa, San Luis y Chubut caen dentro de
este panorama, de allí que presenten números más bajos en la relación IFD / población.

Este análisis no significa que las provincias que están por debajo del promedio país deberían
tener más institutos de formación docente, ya que la situación internacional, al respecto
muestra que en Argentina este número está muy sobredimensionado. Por ejemplo, en Chile,
con 15 millones de habitantes hay 55 instituciones formadoras, lo que da una relación de más
de 272.727 habitantes por IFD. Si esta proporción fuera la adecuada, en Argentina debería
haber 132 IFD en todo el país.

1.4.2. La localización de los IFD según tipo de contexto

Los análisis anteriores han dado cuenta de algunas dimensiones de la heterogeneidad del
universo de los IFD, cuestión que en cierta medida se asocia con su gran cantidad y con su
correspondiente dispersión. Esto plantea interrogantes sobre qué es lo que ha determinado
esta cantidad y cuáles han sido los criterios de la localización, para centrar la mirada en
aspectos hasta ahora no explorados.

La bibliografía sobre teorías y modelos de localización de las actividades económicas y de


servicios explica el desarrollo de los espacios nacionales y el de los espacios urbanos. La
teoría de los lugares centrales (o de los sitios centrales) (de Walter Christaller, citado por
Polèse, 2001) sostiene que las poblaciones se distribuyen en el espacio de una forma
ordenada para dar nacimiento a jerarquías, redes o sistemas urbanos. Los lugares centrales
pueden ser de tamaño diferente por lo que existe una jerarquía de lugares centrales de
diversos tamaños.

“Considerando las condiciones de producción y de consumo de los “diferentes” bienes y


servicios, es como se construye la jerarquía de bienes y servicios. El concepto de jerarquía se
aplica sobre todo al sector terciario. De esta manera, la teoría de los lugares centrales se
presenta como una teoría de localización de actividades terciarias en oposición a las teorías de
localización industria” (Hernández, 2006a).

“Volviendo a la idea de jerarquía de bienes y servicios, ésta parte entonces de la noción de que
todos los bienes y servicios no tienen la misma importancia: existen bienes o servicios de rango
superior -los que se encuentran en el nivel más alto de dicha jerarquía- y bienes o servicios de
rango inferior. La clasificación de estos servicios en superiores o inferiores permite un arreglo
jerárquico que refleja las relaciones económicas entre el sistema de ciudades. Por lo tanto, se
considera que las diferencias de jerarquía urbana en función de sus lugares centrales son
resultado de economías de aglomeración, lo que permite una oferta eficiente del servicio. La
jerarquía urbana se refiere al tamaño de los centros urbanos y de acuerdo a la teoría del lugar
central, existe una relación directa entre los bienes y servicios de orden superior y los centros
urbanos de mayor tamaño… Por lo tanto, las actividades del terciario superior decidirán
instalarse en la ciudad más grande de un país, que por lo general, se encuentra en el nivel más
alto de la jerarquía urbana” (Hernández, 2006a).

La localización de oferta educativa que forma parte del denominado sector terciario de la
economía, sigue también ese criterio. La oferta de nivel primario o elemental debe cubrir todo
el territorio y, desde que se declara obligatorio el nivel secundario, también debe estar presente
en todas las localidades donde la población genere demanda. La localización de los servicios
educativos de nivel terciario se realiza desde otros criterios. Por tratarse de establecimientos
que forman parte del nivel superior de la educación y que aspiran a formar profesionales
docentes, con altos niveles de cualificación para desempeñarse en contextos y tareas que los

18
especialistas caracterizan como cada vez más complejas e inciertas. Se requiere de una
cantidad y variedad de recursos para poder cumplir con su cometido con calidad y altos niveles
de exigencia.

Entre estos “elementos necesarios y facilitadores” para el logro de buenos docentes, se


encuentra por ejemplo, una infraestructura adecuada y facilidades urbanas. Por ello, uno de los
aspectos de singular importancia para decidir sobre la localización de servicios educativos
terciarios tiene que ver con las características sociodemográficas, económicas y urbanas del
entorno de estas instituciones.

El trabajo de campo cualitativo arroja también pistas sobre la importancia que tienen los
contextos donde se ubican los IFD. Las entrevistas y encuestas a 120 docentes de 19 IFD de
todo el país destacan la importancia facilitadora del entorno cultural por ejemplo en términos de
la cercanía de ofertas de cursos, congresos, bibliotecas, etc; y señalan que éstas se
concentran sin lugar a dudas en las ciudades con cierta importancia.

Aún cuando no existen estudios sobre el tema, una justificación de la creación dispersa de la
oferta de formación docente ha sido tradicionalmente la necesidad de abrir el espectro de
oportunidades de estudio de nivel superior en localidades en las cuales ya se había
completado la oferta de estudios secundarios. A pesar de ello, el hecho de que no se trata de
un nivel obligatorio y de que se desarrolla en la edad adulta, hace posible pensar en la
necesidad de priorizar los requerimientos de calidad de la oferta por encima de la accesibilidad
directa. Es decir, se trata de un segmento de población que puede trasladarse en la búsqueda
de una oferta de calidad correspondiente.

Estas consideraciones han sustentado el análisis del impacto de las condiciones del contexto
de las localidades donde están radicados los IFD porque hasta el momento ha sido una
variable ignorada o poco explorada por los estudios, aunque no se desconoce la existencia de
otras variables y elementos que gravitan en el desarrollo de las instituciones y de una oferta
académica pertinente y con nivel suficiente para responder a las demandas que enfrenta la
tarea docente en la actualidad.

No se afirma que las características del entorno, de las localidades donde se sitúan los IFD,
constituyan un elemento o variable independiente que actúa de manera unilateral sobre las
posibilidades de desarrollo de las instituciones. Hay que considerar que la vida de las
instituciones es la resultante de una trama compleja formada por la imbricación de múltiples
variables y elementos, muy diversos a lo largo del tiempo, entre los que podemos mencionar
los que la investigación educativa ha tenido en cuenta, tales como la propia génesis y el
recorrido histórico de la institución, las actitudes, estrategias y capacidades de las instituciones
para sobrellevar cambios y responder a las demandas y necesidades de su contexto, las
características, solidez académica y nivel de compromiso de su cuerpo docente y de su
conducción, las políticas públicas orientadas al sector, los recursos materiales que se canalizan
y destinan a las instituciones, la pertinencia, calidad y grado de actualización de las propuestas
curriculares que llevan a cabo, la posibilidad de renovar sus prácticas y de pensarse a sí misma
como institución.

Sin embargo los desarrollos de la planificación urbana han dejado claro que los entornos
representan o brindan una serie de oportunidades a las poblaciones y a las instituciones que en
ellos se asientan. Entre ellas, además del caudal mínimo de alumnos potenciales, cantidad y
diversidad de organizaciones culturales y científicas disponibles para realizar actividades,
articular proyectos o que simplemente brindan su propia oferta de actividades y recursos a la
que posiblemente también puedan acceder los profesores y alumnos de la zona; bibliotecas,
museos y centros de documentación; una mayor o menor diversidad de perfiles profesionales
disponibles para formar parte de su cuerpo docente; así como accesibilidad de infraestructura y
conectividad informática.

En definitiva, los grandes centros urbanos brindan una mayor o menor cantidad de recursos
disponibles para canalizar y capitalizar en la mejora de las instituciones. Si bien existen en
nuestro país contextos empobrecidos y otros en crecimiento, sería absolutamente imprudente y
teóricamente incorrecto derivar en una lectura lineal en relación con el capital social y cultural

19
de la zona y de sus habitantes. Pero por otra parte no es posible desconocer o negar la
incidencia de los contextos territoriales en el desarrollo de las instituciones formadoras y de su
población en general.

En estos términos, se ha trabajado con la hipótesis de que existen contextos locales que
“facilitan” y “potencian” el desarrollo y progreso de las instituciones terciarias, mientras que
otros contextos locales de alguna manera “inhiben”, “dificultan” o “tornan más lento” el
crecimiento de instituciones terciarias (docentes o técnico-profesionales) de calidad y prestigio
académico y el sostenimiento de una oferta educativa a lo largo del tiempo. Entre estos dos
extremos se sitúa una serie de puntos intermedios.

Para estimar lo que en el marco de esta investigación se ha llamado el índice de “Facilitación


del Contexto” se combinaron datos relativos al tamaño de la localidad donde está instalado el
IFD (población según Censo 2001); la dinámica poblacional (crecimiento o descenso
poblacional al comparar datos censales 1991 y 2001); la situación económica (porcentaje de
NBI en el departamento); y la infraestructura urbana (hogares con acceso a servicios gas, luz,
20
electricidad, pavimento, alumbrado público, según Censo 2001) .

Este índice permitió clasificar los 369 departamentos y localidades en los que están ubicados
los 1099 IFD del país en cinco categorías, a saber:
1. Contexto muy facilitador
2. Contexto facilitador
3. Contexto medianamente facilitador
4. Contexto poco facilitador
5. Contexto nada facilitador

La hipótesis de trabajo es que, dado que se analiza una oferta correspondiente al nivel superior
del sistema educativo21 , debería existir una asociación positiva entre los mejores contextos y la
mayor cantidad de instituciones formadoras. Es decir que la mayoría de los IFD tendría que
estar instalada en localidades que evidencian mejores condiciones de infraestructura y
desarrollo ya que se supone que estos entornos actúan como facilitadores de su calidad
académica y de su tarea formativa.

El análisis de la información recogida muestra que la totalidad de la oferta se distribuye de


manera casi equivalente a partir del contexto poco faciltador y sólo disminuye decididamente su
número en el caso de contextos nada facilitadores. Esto deja planteado el interrogante sobre
las consecuencias para la calidad académica de estas instituciones, cuestión que será
retomada en las conclusiones de este Informe.

Cuadro I.134 Educación Superior no Universitaria


IFD según tipo de contexto – Absolutos

Tipo de contexto IFD %

Nada Facilitador 59 5,4

Poco Facilitador 216 19,7

Medianam ente Facilitador 238 21,7

Facilitador 344 31,3

Muy Facilitador 242 22,0

Total 1099 100,00

20
Para un detalle del índice y su construcción, ver Anexo Metodológico
21
El supuesto es que la oferta correspondiente al tramo de educación básica obligatoria, que hoy abarca hasta el grado
12, debería corresponderse con la distribución de la población.

20
Llama la atención verificar que este modo de distribución no es el mismo en el caso de la oferta
terciaria de formación técnico profesional. En ella existe menor concentración de oferta en
contextos poco facilitadores y mayor oferta en contextos muy facilitadores, tal como puede
apreciarse en el Cuadro I.135. 22

Cuadro I.135. Educación Superior no Universitaria


Distribución de instituciones según tipo de contexto – distribución porcentual

Tipo de contexto IFD ITP Total

Nada Facilitador 5,4 3,0 4,4

Poco Facilitador 19,7 8,9 15,4

Medianamente
21,7 14,8 18,9
Facilitador

Facilitador 31,3 28,4 30,2

Muy Facilitador 22,0 44,8 31,1

Total 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE,
MECyT
No se observan diferencias importantes en la distribución por tipo de contexto según tipo de
institución (puras, ambos tipos y mixtas). Las proporciones son muy similares en todos los tipos
de oferta formativa (ver ANEXO cuadro I.136a).

Es de señalar también que, dentro de los IFD, la oferta del sector privado muestra una clara
preferencia por localizar sus instituciones en los contextos más facilitadores que cuentan con
mayor infraestructura y mejor nivel económico social de su población.

Cuadro I.136b. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


IFD según tipo de institución, sector de gestión y tipo de contexto

Puros Ambos Tipos Mixtos Total


Tipo de contexto
Estatal Privado Estatal Privado Estatal Privado Estatal Privado

Nada facilitador 10,3 1,8 5,6 1,2 3,9 5,3 8,1 1,9

Poco facilitador 22,6 15,8 26,6 11,8 23,5 10,5 24,1 14,0

Medianamente
19,2 23,4 26,6 17,8 25,5 15,8 22,3 20,8
facilitador

Facilitador 29,5 33,5 27,6 32,0 39,2 39,5 29,6 33,4

Muy facilitador 18,3 25,5 13,6 37,3 7,8 28,9 15,8 29,9

Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

En los tres tipos de instituciones formadoras se evidencia una preferencia del sector privado
por las localidades que ofrecen contextos más facilitadores. Esto es particularmente notable en
el grupo de los IFD mixtos que da carreras técnico – profesionales, en el cual la diferencia entre
los IFD privados y estatales es en todos los casos mayor que la que se observa en de los
institutos puros. Por el contrario, en los contextos más vulnerables y difíciles, la gran mayoría
de las instituciones formadoras puras y de ambos tipos son las de gestión estatal.

22
Si bien excede las posibilidades de este estudio, nuestra hipótesis es que es probable que esta sea también la pauta
de distribución de la oferta universitaria.

21
Cuadro I.137a. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente
IFD según sector de gestión, tamaño y tipo de contexto Distribución
porcentual por tipo de contexto

Tipo de Contexto
Sector de
Tamaño
Gestión Nada Poco Medianamente Muy
Facilitador Total
facilitador facilitador facilitador facilitador
1 - 100 50,0 34,5 19,0 12,1 5,2 21,0
101 - 200 24,0 29,7 23,4 17,6 15,5 22,0
201 - 400 24,0 18,2 26,3 28,0 19,6 23,6
Estatal
401 - 700 2,0 11,5 19,0 21,4 12,4 15,5
701-3071 0,0 6,1 12,4 20,9 47,4 17,9
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
1 – 100 77,8 41,2 52,5 24,1 24,8 33,6
101 – 200 0,0 38,2 21,8 32,7 22,1 27,4
201 – 400 11,1 14,7 19,8 24,1 26,2 22,3
Privado
401 – 700 11,1 2,9 3,0 13,6 17,9 11,1
701 -3071 0,0 2,9 3,0 5,6 9,0 5,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
1 – 100 54,2 36,6 33,2 17,7 16,9 26,6
101 – 200 20,3 32,4 22,7 24,7 19,4 24,4
201 – 400 22,0 17,1 23,5 26,2 23,6 23,0
Total
401 – 700 3,4 8,8 12,2 17,7 15,7 13,6
701 -3071 0,0 5,1 8,4 13,7 24,4 12,5
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Finalmente, si se analiza la localización de los institutos de formación docente teniendo en


cuenta el tipo de institución y su tamaño se corrobora la importancia que tiene esta última
variable en la instalación y desarrollo de las instituciones. En los tres tipos de IFD se produce
una asociación entre localidades con condiciones menos facilitadoras y el menor tamaño de los
23
establecimientos . Los institutos de 1-100 alumnos tienden a concentrarse en los contextos de
condiciones poco y nada facilitadoras, cuanto más pequeño es el tamaño más probabilidad de
que el IFD esté localizado en este tipo de contexto. Por el contrario, el análisis de las
instituciones más grandes (700-3009) presenta la situación inversa: tienden a localizarse en los
departamentos con contextos facilitadores.

Una interpretación posible a estos datos habla de la sobredimensión que ha adquirido el


subsistema de la formación docente. La gran cantidad de establecimientos distribuidos de
manera muy dispersa en el país, y la escasa matrícula que presenta una proporción
significativa de éstos, permite abrir juicios respecto de los desajustes existentes entre la oferta
de formación y la demanda de ella por una parte, y entre las necesidades de cargos docentes
existentes en el sistema educativo, por otra parte.

El tamaño de las instituciones y la localización según el tipo de contexto, parecen ser dos
variables importantes a la hora de analizar los demás datos que se contemplan en este estudio
y serán usados por lo tanto, como analizadores de todas las demás variables que se aborden.

23
Ver Cuadro I.138 en Anexo de Cuadros Estadísticos, Parte I, Cap 1.

22
Parte I - CAPÍTULO 2
LAS TRES FUNCIONES DE LOS IFD: FORMACIÓN INICIAL, CAPACITACIÓN E
INVESTIGACIÓN

Este capítulo se centra en el análisis de la oferta de los IFD que ha sido definida según los
1
acuerdos del Consejo Federal de Cultura y Educación que fijaron una dirección para el cambio
de estas instituciones hacia el mejoramiento de la oferta de formación inicial pero también
hacia la asunción de nuevas funciones, como las de formación continua de los docentes en
servicio y la producción de investigación aplicada que hiciera posible mejorar las intervenciones
didácticas y la experiencias educativas en los diferentes niveles del sistema. La función de
atención a las escuelas, que fuera fijada por la Ley de Educación de 2007, no se refleja en los
datos del Ra2004.

2.1 La formación docente inicial: carreras de grado

Como se ha visto ya en relación con otros aspectos una característica distintiva del sistema de
formación docente en Argentina es su heterogeneidad. Esta se evidencia también en relación
con la formación docente inicial ya que existe una pluralidad de carreras que se dictan y sobre
todo una alta dispersión de títulos que, con diferente nombre, habilitan para ejercer la docencia
en el mismo nivel y especialidad. Estos elementos diversos se conjugan, en la mayoría de los
casos, dentro de una misma institución ya que son pocas las que se han mantenido más
especializadas, ya sea por formar para un único nivel de enseñanza o para una serie de áreas
o especialidades disciplinares afines pertenecientes a una misma área de conocimiento (por
ejemplo, el conjunto de las ciencias exactas, las ciencias sociales, etc.).

En este apartado se analizará la oferta de formación docente inicial en función de: (i) los
niveles educativos para los que habilita cada carrera, (ii) las ramas del sistema para las que
forma y, en el caso de Institutos que forman para media y polimodal, (iii) las especialidades
disciplinares que dictan.

2
2.1.1. La oferta de formación inicial según la rama de enseñanza

Todos los IFD como institución educativa pertenecen a la rama de la educación común, pero
sus carreras habilitan para ejercer la docencia en todas las ramas, es decir: común (incluye
maestro EGB 1 y 2, profesores de las disciplinas de la escuela media, profesores y maestros
3
de idioma y/o educación física); artística; y especial . Para describir este aspecto se clasificó a
los institutos según la rama para la que forman en los siguientes grupos de establecimientos:

(a) IFD que sólo forman para la educación común;


(b) IFD que forman docentes para la educación común y otras ramas;
(c) IFD que forman sólo para artística;
(d) IFD que forman sólo para especial; v. combinaciones de las anteriores.

La mayor cantidad de instituciones de formación docente se ocupa de formar personal para


una sola rama de la enseñanza. El grupo que dicta al menos una carrera para la educación
común concentra la mayor cantidad de establecimientos: el 73,4%, casi tres cuartas partes,
forma exclusivamente para la educación común y un 7% para todas las demás ramas del
sistema. A esto hay que agregar que casi el 20% forma para la educación común y para otras
ramas (artística, especial y adultos) con lo cual la presencia de la formación artística y
especial en el subsistema de la formación docente es bastante acotada. Para una
valoración de estos datos habría que correlacionarlos con las necesidades del sistema

1
En la década de los 90 el Consejo Federal de Cultura y Educación estableció un serie de Acuerdos que fijaron el
rumbo de los cambios a ser encarados por la educción en general y también por el formación docente (Ver
www.me.gov)
2
Todo el sistem a educativo argentino se divide en 4 ramas de educación que reciben según DINIECE las siguientes
denominaciones: común, especial, artística y adultos.
3
No se menciona aquí la rama o modalidad de adultos ya que no aparecen IFD que formen sólo para esta.

23
educativo, cuya gran mayoría de establecimientos pertenece a la educación común (93%)
aunque debería considerarse que los profesores de artística también se desempeñan en todos
los establecimientos de dicha rama y también en los de la educación especial. Muy pocos
institutos forman exclusivamente para las ramas de especial (12) o artística (61). Por último,
casi no existen establecimientos que combinen en su oferta de formación tres ramas o más:
sólo 12 instituciones de los 1099 IFD se encuentra en esta situación.

En casi todas las ramas la distribución de IFD por tipo es similar: mayor proporción de IFD
puros, seguida por los IFD de ambos tipos y mixtos, excepto en el caso de instituciones que
combinan carreras para la educación común y para otras ramas donde la mayoría de los IFD
son de ambos tipos. Esto podría ser la resultante de que las carreras de artística y de
educación especial ofrecen títulos con salida técnica y docente a la vez, ampliando las posibles
inserciones laborales de sus egresados en otros sectores como por ejemplo la salud, la
industria y algunas de las orientaciones artísticas (por ejemplo, las carreras de estimulador
temprano, técnico en grabado, ceramista, etc.).

Cuadro I.2111. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD según tipo de institución y rama para la que forman
Cantidad de establecimientos Distribución porcentual
Rama para la que forman
Puros Ambos Mixtos Total Puros Ambos Mixtos
Tipos Tipos Total
Común 507 252 48 807 81,4 66,8 55,2 73,4
Común + otras ramas 68 105 32 205 10,9 27,9 36,8 18,7
Artística 36 19 6 61 5,8 5,0 6,9 5,6
Especial 12 0 0 12 1,9 0,0 0,0 1,1
Combinaciones de más tres
4 6 2 12 0,6 1,6 2,3 1,1
ramas
Especial + otras 0 1 1 2 0,0 0,3 1,2 0,2
Total 627 383 89 1.099 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

La combinación más frecuente de carreras para diferentes ramas dentro de un mismo instituto
se da entre la educación común y la especial (73,4%), situación que se repite en cualquiera de
los tres tipos de IFD. El grupo de IFD que sigue y que brinda carreras de educación común y de
otras ramas, reúne al 18,7% con la particularidad de que de un total de 205 institutos hay 125
que con carreras de educación común y de especial, 58 en las que coinciden carreras de
educación común y artísticas y 22 que dictan carreras de educación común y de adultos. El
predominio de la combinación entre educación común y especial podría obedecer a rasgos
asociados con el normalismo y con la matriz histórica de la formación docente, muy proclive a
adoptar una pedagogía científica y vinculada con el discurso médico e higienista, que ha tenido
fuerte presencia e impronta, no sólo dentro de la educación especial sino en general, en los
orígenes de nuestro sistema educativo (Cf. Puiggrós, 1990).

Tanto los pocos establecimientos que forman para la educación especial como los que forman
para artística son pequeños. En el primer caso, la mayoría de los 12 IFD que tienen carreras
exclusivamente de educación especial son chicos: la mitad está entre los más pequeños y otra
4
cuarta parte tiene hasta 200 alumnos . En cuanto a los IFD que preparan para la rama artística,
5
las dos terceras partes son de los más pequeños, es decir que tienen hasta 100 alumnos .

A pesar de que se ha señalado la alta proporción de IFD chicos (el 51% tiene hasta 200
alumnos), en los institutos que forman para educación común y otras ramas, como especial o
artística, las unidades pequeñas se concentran en los IFD puros, mientras que el tamaño
aumenta en las instituciones de ambos tipos o mixtas. Cuando la institución forma sólo para la

4
Ver Cuadro I. 2112b en el Anexo de Cuadros Estadísticos.
5
Quedaría por analizar en otro estudio cuál es la demanda de cargos de profesores de artística en la actualidad y cuál
será esta dentro de los próximos años para poder valorar si la cantidad de instituciones, de matriculados y egresados
resulta suficiente para cubrir las necesidades del sistema.

24
educación artística y especial su tamaño decrece fuertemente ya que en este caso la mitad de
los IFD tienen solamente hasta 100 alumnos.

En el otro extremo, aumenta la proporción de las instituciones grandes cuando los IFD que
preparan docentes para la rama común, agregan carreras de otras ramas como la de especial
o artística. Puede ocurrir que esto las haga atractivas para más gente y les brinde más
posibilidades de crecimiento al captar más matrícula debido a su mayor variedad de ofertas de
formación y de especialidades. También hay que destacar que si bien los IFD exclusivos de la
rama artística o especial son muy pocos, existen algunos casos de instituciones grandes. La
mitad de los establecimientos que tienen una oferta de más de tres ramas, son grandes.

En resumen, el análisis de las instituciones formadoras de profesores por rama de enseñanza


deja en claro que el grupo numéricamente más importante es el que está dedicado a la
formación de docentes para la educación común. De los 1099 IFD de los tres tipos, sólo 73
forman exclusivamente docentes de artística y especial (el 6,6% del total).

2.1.2. La oferta de formación inicial según niveles educativos

Otra manera de describir el contenido de la formación que brinda el universo de los IFD, es
diferenciarlo teniendo en cuenta su especificidad o complejidad en relación con los niveles del
sistema educativo para los cuales forma docentes. Una hipótesis clásica es que existen dos
tipos de culturas institucionales determinadas por tradiciones y orígenes históricos propios. Por
un lado, existieron las instituciones de formación para el nivel primario, originalmente las
Escuelas Normales de formación de maestros que se iniciaron como post primarias y formaron
parte del nivel medio hasta 1970, a las cuales se agregó más tarde la formación para el nivel
inicial como posgrado. Por otro lado, se generaron los antiguos Institutos Superiores del
Profesorado Secundario que se crearon a partir del año 1900 como instituciones terciarias,
incluso en un primer momento dentro de las universidades como “seminarios pedagógicos”,
6
luego, profesorados universitarios . Dos decretos nacionales del año 1903 establecieron que
para obtener título de profesor de enseñanza secundaria era requisito el diploma universitario
en la asignatura correspondiente y la aprobación de un curso teórico y experimental de ciencias
de la educación que se realizaba en la Facultad de Filosofía y Letras, más un curso práctico de
pedagogía de dos años (Vior y Misuraca, 2006). De este modo, en su origen, la formación
pedagógica de los profesores de media era un postítulo o especialización posterior a la carrera
universitaria que formaba en la disciplina y otorgaba la identidad fundante a este cuerpo
docente.

El trabajo de Pinkasz (1992) y posteriormente el de Birgin (1999) son claros al establecer los
diferentes orígenes que tuvieron el magisterio y el profesorado de secundaria, diferencias que
se expresan tanto en la disputa de un capital simbólico específico (el saber pedagógico de los
maestros versus el conocimiento de la disciplina de los profesores), en las funciones asignadas
a uno y a otro por el Estado (la formación de ciudadanos disciplinados y homogéneos versus la
preparación de los funcionarios) como en las características y nivel social de los aspirantes. Al
parecer, según lo que muestran hoy los datos que aquí se analizan, la evolución histórica del
NSNU ha hecho que tales diferencias de origen se diluyeran o que quizás pervivieran pero solo
dentro del seno de las mismas instituciones. Este proceso se explica además, por la existencia
de un grupo de profesorados o institutos superiores para el nivel medio, cuyo origen no fue el
anteriormente referido, sino las antiguas escuelas normales de nivel secundario.
Posteriormente estos profesorados fueron separados dado su crecimiento y la necesidad de
otorgarles una autonomía e identidad organizacional propia 7.

6
En 1902 se creó en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de La Plata el
Profesorado de Enseñanza Secundaria Normal y especial. En 1907 lo mismo ocurrió en la Facultad de Filosofía y
Letras de la Universidad de Buenos Aires. Ambos tuvieron carácter de Seminarios Pedagógicos a los que accedían los
universitarios una vez graduados. Posteriormente el Seminario se convirtió en Instituto y se modificó su concepción
original (Pinkasz, 1992).
7
Esto ocurrió por ejemplo en la Escuela Normal de Paraná, y es el caso de por lo menos dos de los IFD que forman
profesores secundarios visitados durante el trabajo de campo cualitativo: ambos son desprendimientos de importantes y
tradicionales Escuelas Normales de sus respectivas ciudades capitales, proceso ocurrido en un caso en el año 1987
y en otro en 1988.

25
Cuadro I.2121. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente
IFD según nivel para el que forman

Cantidad de Distribución
Nivel para el que forman
establecimientos porcentual

Todos: Inicial + EGB/Primaria + Media 290 26,4


EGB3 / media / polimodal 224 20,4
EGB 1-2 / Primaria 166 15,1
Inicial + EGB/Primaria 147 13,4
EGB/Primaria + Media 126 11,5
No se especifica el nivel 96 8,7
Inicial 26 2,4
Inicial + Media 24 2,2
Total 1.099 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Los datos del Relevamiento Anual 2004 muestran que aproximadamente un cuarto de los IFD
(26,4%) presenta ofertas para todos los niveles, desde el inicial a la escuela secundaria.
Mientras que más de un tercio, el 38%, forma exclusivamente para un solo nivel, ya sea que se
trate del inicial, como del primario o medio / polimodal. Dentro de este grupo, la mayor parte, un
quinto, dicta carreras para ejercer la docencia en la escuela media (20,4%), un 15% para
primaria y es prácticamente mínima la proporción de los que tienen solo la carrera de nivel
inicial (2,2%).

Respecto de la formación para el nivel inicial es de destacar los pocos institutos (26) que se
ocupan de formar exclusivamente para este nivel y aquellos establecimientos (24) que reúne la
formación para este nivel junto con la de media. En general la oferta de formación docente para
inicial se concentra en los IFD que dictan la carrera de primaria: son 147 establecimientos, el
13,4% del universo.

Las instituciones que forman para todos los niveles son además las que han abierto en mayor
proporción carreras técnico profesionales y cuentan con una cantidad importante de ofertas de
8
doble titulación o de ambos tipos. Esto hace pensar que tanto la apertura de carreras docentes
de todos los niveles como la oferta de modalidades técnico profesionales, han formado parte
de estrategias de supervivencia, crecimiento o diversificación que permitieron enfrentar las
crisis y los períodos de descenso de matrícula.

El análisis de la oferta educativa de los IFD según el nivel educativo para el cual forman en
9
relación con el tipo de IFD muestra cierta diferencia en las instituciones puras y en menor
medida en los IFD de oferta mixta. Entre las primeras se verifica una mayor especialización de
los establecimientos en la preparación de docentes para un único nivel: los IFD puros tienen en
todos los casos en los que forman para un único nivel del sistema (inicial, primario o medio)
más instituciones que los de ambos tipo o mixtos. En la preparación de docentes de primaria /
EGB hay un 21% de IFD puros, frente al 14% del promedio general. Este grupo puede estar
conformado por algunas de las escuelas normales tradicionales, ex secundarios, que han
mantenido su oferta original sin cambios.

Entre los IFD mixtos, es decir aquellos donde conviven carreras exclusivamente docentes con
otras técnico-profesionales, aumenta la proporción de unidades educativas que forman para
todos los niveles: el 45% de las instituciones de este tipo están en esta situación, frente al
26,4% que presenta el promedio general si se consideran todos los IFD, sin importar su tipo.

Los 1099 IFD están distribuidos en todo el país, pero se observan particularidades cuando se
analiza qué niveles de formación ofrece cada provincia. Al detenerse en la distribución de la
oferta de carreras por niveles que tiene cada provincia, surgen tres grupos diferenciados. Un

8
Ver Cuadro Cuadro I. 2121b en el Anexo de Cuadros Estadísticos
9
Ver Cuadro Cuadro I. 2121b en el Anexo de Cuadros Estadísticos.

26
primer grupo centra su oferta en profesorados de todos los niveles. Estas instituciones podrían
llamarse comprehensivas y serían las que evidencian la tendencia a superar la antigua división
entre escuelas normales (profesorados de escuela elemental) e institutos superiores del
profesorado que se ha detectado en el trabajo de campo cualitativo de este estudio.

Cuadro I.2122bis. Educación Superior no Universitaria- Formación Docente


IFD por nivel para el que forman y provincia – Distribución porcentual
Todos los (2) (3) (4) Nivel no
Provincia (1) Primaria Secundaria Inicial Total
niveles especificado
Buenos Aires 54,1 24,1 11,0 5,1 5,7 100,0
Capital Federal 36,4 25,0 17,0 5,7 15,9 100,0
Catamarca 16,7 0,0 66,7 0,0 16,7 100,0
Chaco 14,3 0,0 75,0 0,0 10,7 100,0
Chubut 66,7 25,0 8,3 0,0 0,0 100,0
Córdoba 24,2 41,1 17,7 0,8 16,1 100,0
Corrientes 65,0 10,0 20,0 5,0 0,0 100,0
Entre Ríos 21,1 28,1 31,6 7,0 12,3 100,0
Formosa 19,2 23,1 46,2 7,7 3,8 100,0
Jujuy 27,8 27,8 16,7 11,1 16,7 100,0
La Pampa 42,9 28,6 14,3 0,0 14,3 100,0
La Rioja 17,9 46,4 25,0 7,1 3,6 100,0
Mendoza 50,0 5,6 27,8 11,1 5,6 100,0
Misiones 20,0 64,0 8,0 0,0 8,0 100,0
Neuquén 11,8 70,6 11,8 0,0 5,9 100,0
Río Negro 33,3 55,6 11,1 0,0 0,0 100,0
Salta 44,4 5,6 33,3 8,3 8,3 100,0
San Juan 7,1 64,3 14,3 0,0 14,3 100,0
San Luis 0,0 0,0 100,0 0,0 0,0 100,0
Santa Cruz 66,7 33,3 0,0 0,0 0,0 100,0
Santa Fe 39,1 37,9 11,5 5,7 5,7 100,0
Sgo del Estero 20,9 27,9 46,5 0,0 4,7 100,0
T. del Fuego 33,3 33,3 33,3 0,0 0,0 100,0
Tucumán 31,1 33,3 15,6 6,7 13,3 100,0
Total 37,9 28,5 20,4 4,5 8,7 100,0
Cantidad 416 313 224 50 96 1.099
(1) Suma Prof. de Inicial+EGB/Prim+Media con EGB/Primaria+Media
(2) Suma Prof. de EGB1-2-Primaria con Prof. de Inicial-EGB1-2-Primaria
(3) Comprende Prof. de Egb3-Media-Polimodal
(4) Suma Prof. de Inicial con Prof. de Inicial + Media
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

En un segundo grupo de provincias predomina la oferta de profesorados para los primeros


niveles del sistema educativo, básicamente profesorados de EGB1-2-/primaria, solos o junto
con profesorados de inicial. Finalmente, el tercer grupo es el de las provincias que han dado un
vuelco importante y hoy priorizan la formación de profesores para el nivel medio o polimodal. El
peso relativo de estos tres grupos difiere: los profesorados para todos los niveles son casi el
40% del total (37,9%); los que se especializan en los primeros niveles alcanzan a una tercera
parte (28,5%) y los dedicados a la escuela secundaria son solo un quinto del total (20,4%)

El primer grupo (formación para todos los niveles) comprende un grupo de provincias que a su
vez puede dividirse en dos. Están las provincias de Buenos Aires y Chubut que complementan
esta opción con una fuerte presencia de profesorados para la escuela primaria; y por el otro

27
lado están las provincias de Corrientes, Mendoza y Salta que tienen a la vez un porcentaje de
profesorados para secundaria mucho mayor que el promedio del país.

El segundo grupo, el que prioriza la oferta de formación para la escuela primaria, es el que más
provincias reúne y muestra porcentajes muy fuertes de concentración en esta oferta que van
desde un 40% hasta un 70% de IFD que dictan carreras de primaria e inicial. Allí está, por
ejemplo, Neuquén, que tiene el 70,6% de su oferta concentrada en formación para primaria e
inicial, San Juan y Misiones, con el 64%, Río Negro con 55,6%, Córdoba con 41,1% y La Rioja
con 46,4%

El tercer grupo, cuya oferta preferencial es para la formación de profesores de secundaria,


abarca cuatro provincias y también muestra altos porcentajes de concentración. En este grupo
está Chaco (75%), Catamarca (66,7%), Formosa (46,2%) y Entre Ríos (31,6%), quizás
provincias que han hecho un fuerte esfuerzo por reorientar la oferta formativa que hace una
década estaba mucho dedicada a formar casi exclusivamente profesores de primaria.

La situación descripta puede interpretarse desde varias perspectivas. Para algunos puede ser
inadecuada dado que son pocas las provincias que pueden considerarse como “equilibradas”,
en el sentido de que se hacen responsables por la formación de toda la gama de profesores
que son necesarios para todos los niveles del sistema educativo. Esta es la situación en la cual
hay un porcentaje suficientemente distribuido entre los IFD que forman para cada nivel, como
se da por ejemplo en La Pampa, Tucumán, Jujuy, Capital, Santa Cruz, o Tierra del Fuego. Otra
perspectiva puede mostrarla como muy racional, en tanto puede significar que las provincias se
han distribuido la responsabilidad por la formación del conjunto de los profesores del país y
cada una de ellas hace uso de un espacio especializado. Independientemente de cual de estas
dos lecturas sea la más aproximada, una toma de conciencia y una planificación consensuada,
y con responsabilidades compartidas al respecto parecen ser necesarios.

Los tipos de contexto

En el análisis por localización se ha tenido en cuenta, además de la distribución de IFD por


provincia, diferentes tipos de contexto de acuerdo con las consideraciones y definiciones dadas
en el capítulo I (ver 1.4.2). Algunos tipos de ofertas de formación se ubican principalmente en
los contextos más facilitadores, mientras que por el contrario, otras carreras se localizan
mayormente en las localidades con menos infraestructura.

En el primer grupo (ofertas en contextos facilitadores y muy facilitadores) están los IFD que
preparan exclusivamente para el nivel inicial (el 73,1% de ellos se ubican en estos) y los que
forman docentes de inicial y primaria (54,4% de este grupo). Posiblemente este tipo de
instituciones se localiza en los mejores contextos porque es en estas localidades donde existe
mayor extensión del nivel inicial. La obligatoriedad escolar a partir de los 5 años de edad es un
hecho legal reciente en nuestro país que data del año 1993. La casi universalización del nivel
inicial se ha logrado sólo para la sala de 5 obligatoria con 91% de incorporación según el
Censo de Población de 2001. Resta la incorporación de los niños de 3 y 4 años que aún está
10
lejos de lograrse , sobre todo en las localidades con menor desarrollo social.

10
La información oficial del Ministerio Nacional señala que en 2005 el porcentaje de incorporación ce niños de 4 años
era del 60% y el de 3 años de 30% para el total del país. (Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación,
El Nivel Inicial en la Última Década. Desafíos para la Universalización, Boletín DINIECE, Año 2, Número 2, Buenos
Aires, Mayo-junio 2007)

28
Cuadro I.2123. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente
IFD según nivel para el que forman y tipo de contexto- Distribución porcentual
Tipo de contexto
Nivel para el que forman Muy Medianam Poco Nada
facilitador Facilitador facilitador facilitador facilitador Total
Inicial+EGB/Prim+Media 30,6 30,2 25,2 22,2 6,8 26,4
EGB/Primaria+Media 4,5 13,4 15,1 12,0 11,9 11,5
Todos los
35,1 43,6 40,3 34,3 18,6 37,9
niveles
EGB 1-2/Primaria 6,6 10,5 18,5 21,3 40,7 15,1
Inicial + EGB/Primaria 14,5 13,1 13,9 13,0 10,2 13,4

Primaria 21,1 23,5 32,4 34,3 50,8 28,5

EGB3/Media/Polimodal Secundaria 20,2 19,5 18,1 23,1 25,4 20,4

Inicial 3,3 3,2 0,4 2,8 0,0 2,4


Inicial + Media 2,1 1,7 2,5 2,8 1,7 2,2

Inicial 5,4 4,9 2,9 5,6 1,7 4,5

No se especifica el nivel 18,2 8,4 6,3 2,8 3,4 8,7


Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Otro grupo importante en los contextos facilitadores son los IFD que tienen una oferta amplia,
es decir que forman para todos los niveles. El 61,4% de ellos están en contextos facilitadores y
muy facilitadores 11. Es posible que la probabilidad de contar con mayores recursos humanos y
perfiles docentes de diversas especialidades se corresponda con los contextos más favorables
y por lo tanto que sea en este tipo de localidades donde se ofrece mayor diversidad de
carreras, al mismo tiempo que estas son las localidades de mayor población y donde por lo
tanto aumenta la cantidad de posibles alumnos.

Si bien los IFD que forman docentes para la EGB o nivel primario se encuentran repartidos
entre los diferentes tipos de contexto, es de destacar que son el grupo de instituciones que está
ubicado, comparativamente, en los contextos más problemáticos. La progresión es clara: las
cifras muestran que a mayor dificultad del contexto más peso tiene la oferta para la formación
primaria fundamentalmente de IFD que ofrecen solo esta formación. Cuando la oferta de
primaria se acompaña de la carrera de profesorado de inicial, la relación es inversa y se ubican
más frecuentemente en los departamentos más facilitadores. Es importante señalar que entre
las instituciones que se localizan en el contexto nada facilitador, la mayoría (23 de 59, es decir
el 40%) 12 forma exclusivamente para el nivel primario o EGB 1/2.

La formación de profesores para la educación secundaria se encuentra repartida de manera


equivalente en todos los tipos de contexto.

La otra variable de análisis de este estudio, el tamaño, parece estar bastante asociada con el
tipo de carrera. Entre los IFD que forman sólo maestros de nivel primario/EGB, o solo
13
docentes de inicial la mayoría son pequeños (84% y 61,5% respectivamente), tienen hasta
200 estudiantes matriculados. Por su parte, en el rango de los IFD medianos (201 a 700
alumnos), se destacan los institutos de amplia oferta que forman para todos los niveles del
sistema y los que preparan para el secundario/ EGB3-polimodal. Por último, entre los IFD de
mayor tamaño (más de 701 estudiantes), sobresalen con un 19,6% los que forman para todos
los niveles. Esto corrobora la hipótesis de que a mayor oferta y diversidad de carreras que
dictan las instituciones logran captar mayor matrícula.

11
Ver Cuadro I.2123 en el Anexo de Cuadros Estadísticos
12
Ver Cuadro I.2123 en el Anexo de Cuadros Estadísticos
13
Este porcentaje está compuesto por un 57,4% de IFD de hasta 100 alumnos y un 27,6% entre 101 a 200 alumnos.

29
Cuadro I.2124. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente
IFD según nivel educativo para el que forman y tamaño
Tamaño de los IFD
Cantidad de Instituciones Distribución porcentual
Nivel para el que forman
1-200 201-700 701-3071 Total 1-200 201-700 701-3071 Total

Inicial+EGB/Primaria+Media 91 135 64 290 16,3 33,6 46,7 26,4


EGB/Primaria+Media 58 54 14 126 10,4 13,4 10,2 11,5
Todos los
149 189 78 416 26,6 47,0 56,9 37,9
niveles
EGB 1-2/Primaria 140 23 3 166 25,0 5,7 2,2 15,1
Inicial + EGB/Primaria 75 55 17 147 13,4 13,7 12,4 13,4

Primaria 215 78 20 313 38,4 19,4 14,6 28,5

EGB3/Media/Polimodal Secundaria 102 97 25 224 18,2 24,1 18,2 20,4

Inicial 16 7 3 26 2,9 1,7 2,2 2,4


Inicial + Media 8 11 5 24 1,4 2,7 3,6 2,2

Inicial 24 18 8 50 4,3 4,5 5,8 4,5

No se especifica el nivel 70 20 6 96 12,5 5,0 4,4 8,7


Total 560 402 137 1.099 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

En términos de tamaño, entonces, vemos que existe una relación entre el nivel para el que se
forma y el tamaño. Esta relación es positiva en el caso de los IFD de oferta para todos los
niveles ya que cuanto más grande sea la institución más probabilidad hay de que tenga oferta
para todos los niveles. Es negativa en relación con la formación para primaria. Esto es, cuanto
más pequeña es la institución más probabilidad hay de que tenga profesorado para escuela
primaria, excepto cuando también ofrece el nivel inicial. Es probable que los profesorados de
primaria que se sitúan en contextos más facilitadores hayan incorporado también la formación
para nivel inicial.

La relación entre tamaño y formación para secundaria parece ser inexistente. En todos los
tamaños el peso de la formación para la escuela media es similar. Afinando más el análisis, es
posible que aparezcan diferencias por tamaño según las disciplinas que para las que se forma.

Con respecto al tamaño de los IFD que forman para el nivel inicial, es interesante lo que
muestran las cifras. En términos generales se encuentra una relación positiva, pero esto
depende de la oferta total de la institución. Cuando el IFD ofrece solo formación para el nivel
inicial parece que predominan los tamaños más chicos, pero si la institución es grande crece la
probabilidad de que ofrezca además formación para enseñanza media. No se trata de IFD que
tengan carreras de primaria sino que forman para inicial y para media, hecho que llama la
atención en el marco de las concepciones más clásicas que acercan más la identidad de inicial
a la del nivel primario.

El análisis de la cantidad de IFD según el nivel educativo para el que forman, el tipo de
14
contexto en que se ubican y su tamaño no arroja otras diferencias sustantivas, además de las
ya señaladas para la relación entre niveles, tamaño y tipo de contexto. Lo único a destacar al
incluir la variable del tamaño es que los IFD que forman para todos los niveles educativos, y
que a su vez son grandes (más de 700 alumnos), tienden a concentrarse mayormente en los
dos contextos más favorables, que reúnen casi las tres cuartas partes de IFD (70,8%). Por
último y dada la complejidad de esta formación, la oferta de carreras para profesorado de nivel
medio, ya sea que se dé solamente este tipo de profesorados o que se dicten además carreras
para otros niveles, se corresponde por un lado, con los contextos muy facilitadores, y por el
otro lado, con los establecimientos de mayor tamaño.

14
Ver Cuadro I.2123b en el Anexo de Cuadros Estadísticos

30
Al contrario de lo que se podría suponer dado los orígenes diversos de creación de las
instituciones formadoras para los distintos niveles, los datos hablan de la poca especificidad o
del bajo grado de especialización de los IFD (Ver Cuadro I. 212 más arriba) en el sentido de
que la gran mayoría de institutos no acota su oferta alrededor de un único nivel, sino que
incursiona en varios de ellos.

A pesar de que en su origen los institutos que formaban para nivel primario y los que formaban
para el secundario surgieron como dos circuitos altamente diferenciados (Pinkasz, 1992), estos
datos corroboran que el recorrido histórico posterior de la formación docente ha tendido a
acercar ambos universos y circuitos, homogeneizando el campo de la formación docente en lo
que hace al nivel terciario no universitario. La tendencia a la uniformización de la formación
docente, visible en ciertas prácticas y modos de funcionamiento similares de las instituciones,
se observa también en las carreras, para la primaria y para la secundaria, conviven en las
mismas instituciones. Estos elementos han estado en la base del análisis que sigue en el cual
se recortan dos grupos de instituciones que solo forman para un nivel.

Los institutos que solo forman maestros de primaria


Debido a sus particularidades es interesante centrar el análisis con mayor detalle en el grupo
de IFD que forma sólo para el nivel primario o EGB 1 y 2, dado que estos pueden considerarse
los herederos de las escuelas normales, que en la actualidad brindan la formación que
antiguamente pertenecía a las normales. Se trata de 166 instituciones (15%) que solo imparten
carreras de formación para la docencia primaria. La mayoría son puros (solo formación
docente) y pequeños.

Cuadro I.2125. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD que forman sólo para nivel primario según sector de gestión

Sector de Puros Ambos tipos Mixtos Total


gestión Cant. % Cant. % Cant. % Cant. %
Estatal 69 52,3 12 44,4 2 28,6 83 50,0
Privado 63 47,7 15 55,6 5 71,4 83 50,0
Total 132 100,0 27 100,0 7 100,0 166 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Una gran parte, 96 IFD, tiene escasa matrícula (el 57,8% cuenta con una población de hasta
100 alumnos) y otra cuarta parte (26,5%) tiene entre 101 y 200 estudiantes. Es decir que casi
el 84% de estas instituciones está en el grupo de las más pequeñas del país. La mitad son
estatales y la otra mitad privados, pero los privados parecen ser más capaces de abrir una
oferta diferente ya que tienen más instituciones de ambos tipos y mixtas (ver ANEXO cuadro I.
2125b).
Cuadro I.2126. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente
IFD que forman sólo para nivel primario según tamaño

Puros Ambos tipos Mixtos Total


Tamaño
Cant. % Cant. % Cant. % Cant. %

1 – 100 85 64,4 7 25,9 4 57,1 96 57,8


101 – 200 31 23,5 12 44,4 1 14,3 44 26,5
201 – 400 12 9,1 7 25,9 2 28,6 21 12,7
401 – 700 1 0,8 1 3,7 0 0,0 2 1,2
701 – 3071 3 2,3 0 0,0 0 0,0 3 1,8
Total 132 100,0 27 100,0 7 100,0 166 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

31
Seis provincias no tienen este tipo de IFD (Catamarca, Chaco, Corrientes, Salta, San Luis y
15
Tierra del Fuego), que se concentra principalmente en ocho provincias del país , donde se
localizan 137 de estos establecimientos, casi el 84% del total. Teniendo en cuenta las
características ya descriptas de este grupo de instituciones en cuanto a su tamaño y a su
localización, una situación preocupante es la de aquellas provincias donde el peso de este
grupo es prioritario. Esto ocurre por ejemplo en Misiones, donde más de la mitad (52%) de
todas sus instituciones formadoras están en este grupo, pero también en Río Negro (44,4%),
Neuquén (41,2%), La Rioja (35,7%) y Santa Cruz (33,3%).

Sostener esta alternativa formadora con un peso tan fuerte dentro de la oferta general supone
una alta especialización y separación de su sistema de formación docente que aísla la
formación de maestros de nivel primario en instituciones específicas. Es importante destacar
que en el contexto internacional la tendencia actual en la formación de docentes es concebir un
tronco o trayecto común de formación pedagógica y fundamentos didácticos para todos los
docentes con independencia del nivel educativo en que vayan a desempeñarse. La formación
específica, centrada en el nivel y/o en la disciplina de enseñanza se entiende como una
especialización particular que articula con una formación de carácter integral y general.

Hay otro grupo numeroso de provincias donde estos IFD representan entre el 20 y el 30% de
su oferta, como San Juan (28,6%), Santiago del Estero (27,9%), Tucumán (24,4%), Santa Fe
(23,0%), Entre Ríos (2,8%), Córdoba (20,2%) y Formosa (19,2%).

Cuadro I.2127. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD que forman sólo para nivel primario según provincia
% Porcentaje sobre Cantidad de establecimientos
el total de IFD Ambos
de cada provincia Total Puros Mixtos
tipos
Misiones 52,0 13 10 2 1
Río Negro 44,4 4 2 2 0
Neuquén 41,2 7 7 0 0
La Rioja 35,7 10 10 0 0
Santa Cruz 33,3 1 1 0 0
San Juan 28,6 4 3 1 0
Santiago Del
27,9 12 10 1 1
Estero
Tucumán 24,4 11 11 0 0
Santa Fe 23,0 20 11 8 1
Entre Ríos 22,8 13 10 2 1
Córdoba 20,2 25 23 2 0
Formosa 19,2 5 4 1 0
La Pampa 14,3 1 1 0 0
Jujuy 11,1 2 1 1 0
Buenos Aires 9,4 33 24 6 3
Chubut 8,3 1 1 0 0
Mendoza 5,6 2 1 1 0
Capital Federal 2,3 2 2 0 0
Total 166 132 27 3
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Estas cifras podrían hacer pensar que este grupo representa a las instituciones en localidades
alejadas. Sin embargo, contrariamente a lo que sería de esperar los 166 IFD Puros que forman

15
Existen más de 10 instituciones de este tipo en las siguientes ocho provincias: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe,
Entre Ríos, Misiones, Santiago del Estero, Tucumán y La Rioja.

32
sólo para el Nivel Primario no se concentra solo en contextos menos facilitadores: mientras que
el 42,2% corresponde a contextos de tipo poco facilitadores, casi un tercio (26,5%) se ubica en
contextos medianamente facilitadores y otro tercio (31,3%) lo hace en contextos facilitadores.
Sólo el 14,5% se ubica en contextos nada facilitadores.

Cuadro I.2128. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD que forman sólo para nivel primario según tipo de contexto
Puros Ambos tipos Mixtos Total
Tipo de contexto
Cant. % Cant. % Cant. % Cant. %
Nada Facilitador 21 15,9 2 7,4 1 14,3 24 14,5
Poco Facilitador 36 27,3 9 33,3 1 14,3 46 27,7
Medianam Facilit. 35 26,5 7 25,9 2 28,6 44 26,5
Facilitador 27 20,5 7 25,9 2 28,6 36 21,7
Muy Facilitador 13 9,8 2 7,4 1 14,3 16 9,6
Total 132 100,0 27 100,0 7 100,0 166 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Los institutos que solo forman profesores de secundaria

Para complementar este análisis, se han estudiado también los 224 IFD que forman sólo para
EGB3 y polimodal o nivel medio. En este grupo predominan claramente los de gestión estatal
y dentro de estos los que son puros, es decir sin otra oferta que la estrictamente docente. En
los privados hay también un predominio de este tipo, pero mucho menos acentuada.

Cuadro I.2129 Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD que forman sólo para EGB 3 y polimodal o media según sector de gestión

Puros Ambos tipos Mixtos Total


Sector de gestión
Cant. % Cant. % Cant. % Cant. %
Estatal 73 60,3 49 57,0 6 35,3 128 57,1
Privado 48 39,7 37 43,0 11 64,7 96 42,9
Total 121 100,0 86 100,0 17 100,0 224 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

La mayoría son instituciones con menos de 200 alumnos (45,6%) lo que parece señalar una
tendencia de las instituciones que solo ofrecen carreras para un nivel del sistema y que se
acrecienta cuando estas instituciones son del tipo puro o sea solo ofrecen carreras docentes. El
62,8% de estos IFD puros tienen menos de 200 alumnos.

Cuadro I.21210. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


IFD que forman sólo para EGB 3 y polimodal o media según tamaño – Distribución porcentual

Tamaño Puros Ambos tipos Mixtos Total


1 – 100 35,5 9,3 11,8 23,7
101 – 200 27,3 15,1 17,6 21,9
201 – 400 18,2 34,9 41,2 26,3
401 – 700 11,6 22,1 29,4 17,0
701 – 3071 7,4 18,6 0,0 11,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

33
La mayoría de los IFD mixtos son medianos (41,2%) lo que se corresponde con la expansión
del NSNU a través de la inclusión de tecnicaturas ya descrita en el capítulo I. La distribución
por provincia no ofrece particularidades (ver ANEXO Cuadro 1.21211). En relación con las
características del contexto donde se localizan, aún cuando hay una gran dispersión, hay una
tendencia a localizarse en contextos más facilitadores que el grupo de los IFD con oferta de
formación exclusiva par la escuela primaria. Más de la mitad (52%) se ubica en los dos mejores
contextos contra el 31% de IFD de nivel primario que se encuentra en estos mismos contextos.

Cuadro I.21212. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD que forman sólo para EGB 3 y polimodal o Media según tipo de contexto
Distribución porcentual

Tipo de contexto Puros Ambos tipos Mixtos Total


Nada Facilitador 7,4 5,8 5,9 6,7
Poco Facilitador 24,0 23,3 5,9 22,3
Medianam ente
19,0 18,6 23,5 19,2
Facilitador
Facilitador 28,9 26,7 52,9 29,9
Muy Facilitador 20,7 25,6 11,8 21,9
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

2.1.3. Cantidad de carreras que dictan y áreas disciplinares de formación.

Otra faceta de la heterogeneidad de las instituciones formadores de docentes tiene que ver con
la cantidad y especificidad de la oferta de formación no ya desde el nivel para el que forman
sino en términos generales atendiendo a la diversidad de carreras. La dispersión de carreras
que se dictan va desde una carrera hasta 28 y esto no siempre tiene que ver con el tamaño del
establecimiento cuestión que también ha sido corroborada por el informe cualitativo donde uno
de los IFD de Salta por ejemplo, dictaba seis carreras con apenas una matrícula total de 244
estudiantes. A pesar de esta gran dispersión la gran mayoría (57%) ofrece entre una y tres
carreras.

Cuadro I.2130. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD según cantidad de carreras que dictan

Cantidad de Distribución
Cantidad de Carreras
IFD Porcentual

Dan 1 sola carrera 220 20,0


Dan 2 carreras 234 21,3
Dan 3 carreras 173 15,7
Dan 4 carreras 115 10,5
Dan 5 carreras 101 9,2
Dan 6 o 7 carreras 109 10,0
Dan entre 8 y 10 carreras 91 8,3
Dan entre 11 y 28 carreras 56 5,1
Total 1.099 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004-
DINIECE, MECyT

Independientemente de que el tipo de contexto no es lo único que influye, los datos permiten
observar una asociación entre esta variable y la cantidad de carreras que se ofrecen. En el

34
contexto nada facilitador el 70% de los IFD dan 1 o 2 carreras. La oferta de mayor dispersión
(más de 6 carreras) aparece en los mejores contextos.

Cuadro I.2131. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD según cantidad de carreras que dictan y tipo de contexto
Tipo de Dan 1 a 2 Dan 3 a 5 Más de 6
TOTAL
contexto carreras carreras carreras
Nada
69,7 20,4 10,2 100,0
facilitador
Poco
42,5 41,6 15,8 100,0
facilitador
Medianam ente
44,1 30,6 25,3 100,0
facilitador
Facilitador 42,1 36,0 27,3 100,0

Muy facilitador 35,9 36,4 27,7 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004-
DINIECE, MECyT

Esto parece señalar cierta relación entre los contextos y las posibilidades de diversificación y
desarrollo que tienen los IFD, uno de cuyos indicadores está dado por la cantidad de carreras
que dictan. En este sentido, se observa que la mayoría de establecimientos (170) que dicta
cuatro y más carreras se localizan en departamentos facilitadores y solamente 12 de estos IFD
se encuentran en los peores contextos.

La dispersión de la oferta es mayor en el sector estatal. Este tipo de institutos representa un


porcentaje menor que los privados hasta los que dan tres carreras y luego los superan a partir
de la oferta de cuatro y más carreras. Los IFD estatales que dan entre ocho y diez carreras son
el doble que los privados.

Cuadro I.2132. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD según cantidad de carreras que dictan y sector de gestión – distribución porcentual
Cantidad de carreras
Sector de Seis y Ocho a Once a
Una Dos Tres Cuatro Cinco Total
gestión siete diez veintiocho
Estatal 17,9 18,1 14,2 10,9 10,4 12,2 10,3 6,0 100,0

Privado 22,5 24,5 17,7 10,1 7,4 7,2 5,8 4,7 100,0

Total 19,9 20,9 15,7 10,6 9,1 10,0 8,3 5,5 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE- MECyT

El tamaño de las instituciones también está asociado con la diversidad de la oferta. Los IFD
que tienen una oferta más variada, que dan cuatro o más carreras de formación docente, se
corresponden con establecimientos medianos y grandes donde se concentra las tres cuartas
partes de este tipo de oferta. La mitad de este grupo (52,3%) tiene una matrícula entre 201 y
700 alumnos y casi otra cuarta parte (23,1%) corresponde a los IFD más grandes con más de
701 estudiantes. En el otro extremo, las dos terceras partes de los establecimientos más chicos
(hasta 100 alumnos), como era de esperar, dan una única carrera, pero una importante
cantidad de establecimientos dentro de este mismo rango de alumnos dan dos (34,6%) y tres
(20%) carreras.

35
Cuadro I.2133b. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente
Instituciones según cantidad de carreras de grado que dictan según y tamaño
Distribución porcentual
Tamaño 1 carrera 2 carreras 3 carreras 4 y más Total
1-100 65,9 34,6 19,7 6,8 26,6
101-200 21,4 34,6 32,4 17,8 24,4
201-400 8,6 18,8 29,5 29,4 23,0
401-700 1,8 7,3 11,6 22,9 13,6
701 - 3071 2,3 4,7 6,9 23,1 12,5
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Cantidad 220 234 173 472 1.099
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Áreas disciplinarias para las que se forma

Aún cuando la base de información no permite un dato demasiado preciso o detallado, ha


parecido interesante centrar la atención en el contenido disciplinar de las carreras,
considerando por un lado las que son para una formación general como inicial y primaria, y
detallando por otro lado las de nivel medio/polimodal por área disciplinar para la que se forma.

La dificultad de este dato está dado porque solo se cuenta con una aproximación del nombre
exacto de la carrera, se han contabilizado los nombres genéricos de los títulos que ofrecen las
carreras infiriendo de ellos el área de la formación.

Según esta aproximación, se han contabilizado un total de 6834 carreras docentes, muchas de
las cuales dan títulos semejantes pero no idénticos, lo cual merece una reflexión especial dado
que en Argentina el nombre del título tiene una importancia singular debido a que el sistema de
reconocimiento de competencias laborales que establecen los nomencladores de las
correspondientes juntas de clasificación provinciales, de una persona está directamente
relacionado con esto. El título no certifica solo los conocimientos de alguien sino que también
refiere al puesto de trabajo para el cual está habilitado lo cual tiene consecuencias importantes
para el sistema educativo porque se constituye en una traba administrativa para la innovación.

Cuadro I.2134. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


Cantidad de carreras según área disciplinar
Área disciplinar Cantidad Porcentaje
Educación inicial, primaria o EGB 1-2 y especial 1.091 16,0
Economía / gestión / organización de empresas 1.027 15,0
Artísticas / diseño gráfico / cine 724 10,6
Tecnología / informática 613 9,0
Ciencias sociales 572 8,4
Salud y ciencias del ambiente 484 7,1
Educación / psicopedagogía 423 6,2
Servicios 368 5,4
Técnicas, industria y producción 326 4,8
Idiomas 294 4,3
Educación física y deportes 219 3,2
Matemática 203 3,0
Ciencias naturales 198 2,9
Lengua / literatura 190 2,8
Filosofía, teología 102 1,5
16
Total 6.834 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

16
Se incluyen únicamente las carreras exclusivamente docentes o de ambos tipos. Como la unidad de análisis son las
carreras, los totales superan a los 1099 IFD.

36
En el caso de los niveles con títulos de “generalistas”, como son el nivel inicial y el primario, no
se presenta esta dificultad porque cada uno de estos niveles puede actualizar sus contenidos
sin afectar el nombre del título. Pero esto no es así en el nivel medio donde los títulos, no solo
se corresponden con el nombre del puesto de trabajo, sino que han ido desarrollando cada vez
más una suerte de isomorfismo con los planes de estudio de la secundaria que ha llevado a
que el profesorado de química agregara ‘merceología’, o a que se creara la carrera de
profesorado en ciencias jurídicas. La consecuencia más grave de esta manera de concebir los
títulos es que inmoviliza la actualización del nivel medio porque sacar o agregar una materia
tiene consecuencias directas sobre los profesores.

En un contexto de necesarios cambios y actualización científica del nivel medio, la tendencia


internacional es reunir “familias” de títulos que permitan reconocer competencias amplias de
conocimiento de las personas, habilitándolas de este modo a la enseñanza de campos o de
áreas disciplinarias, y no de asignaturas. Muchos países han desarrollado lo que se denomina
17
un Marco de Títulos Nacionales para que funcione como parámetro de reconocimiento mutuo
en particular en realidades federales o de bloques regionales formados por conjuntos de
países.

Ensayando una lectura rápida de la distribución de títulos docentes, en el caso de lengua y


matemática parece existir una distribución similar en la oferta de ambas carreras, y esto
coincide con la similar carga horaria que estas asignaturas tienen en el currículo de EGB 3 y
del ciclo general del polimodal. Por el contrario, si se compara la cantidad de carreras en las
áreas de ciencias sociales y naturales, llama la atención que las primeras representen un 8,4%
y las segundas solo un 2,9%, a pesar de que en términos de la carga horaria curricular ambas
áreas presentan un peso relativo similar en el tercer ciclo de la EGB y en el tronco común del
polimodal. Si bien varían según las modalidades u orientaciones específicas, puede suponerse
que existe una demanda más o menos equivalente de profesores de naturales y sociales en
tanto hay modalidades de uno y otro campo.

Si se consideran las materias más generalizadas en el currículum de la EGB 3 y polimodal


estas pertenecen a las áreas de lengua, matemáticas, ciencias naturales y sociales; mientras
que las áreas de filosofía, economía, técnicas y salud dependen de la modalidad u orientación
específica que ofrece cada institución y por lo tanto su carga horaria es menor. El 11,3% de las
carreras forman profesores de sociales y naturales pero sólo el 5,8% son de lengua y
matemática a pesar que estas asignaturas instrumentales se encuentran en todo el currículo de
la escuela media con independencia de las modalidades y especializaciones.

El alto porcentaje (15%) de carreras pertenecientes al área de economía, gestión y


organización de las empresas podría corresponderse por una parte con la tradicional presencia
de las modalidades perito mercantiles, actualmente denominadas de economía y gestión y por
otra parte, con la salidas técnico-profesionales que este tipo de carreras suele ofrecer. Es
consistente con esto el hecho de que el 90% de los IFD con carreras de economía y gestión
son de ambos tipos, es decir se trata de carreras que dan una formación técnico-profesional y
también un título docente.

En tercer lugar se ubican las carreras artísticas (10,6%). Su importancia relativa se explica
porque, si bien se vio que la cantidad de profesorados no es grande, sí lo es la diversificación
disciplinar es decir, las muy diversas orientaciones que incluyen la formación en arte, además
de la consideración de que forman docentes que se insertan en todos los niveles del sistema
educativo y particularmente en el inicial y primario. En cuarto lugar el 9% son carreras de
tecnología e informática según lo recogido en el trabajo de campo cualitativo el crecimiento de
estas ofertas de formación se ubica en la década de los noventa a partir de la reforma y la
aparición de materias tales como tecnología y/o informática en el currículum de la escolaridad
básica. Al principio hubo una falta de profesores de estas materias, cargos que fueron
ocupados por títulos habilitantes equivalentes, tales como los de ingenieros o técnicos en
sistemas, sin formación pedagógica. La apertura de este tipo de carreras docentes respondió
entonces a una realidad y demanda del sistema educativo, pero es de notar que se sigue

17
Es el caso por ejemplo de Australia en los años 90 o de la Unión Europea a finales de esa misma década. Cf.
Aguerrondo y otros, 2000.

37
repitiendo el modelo de apertura de carreras según el nombre de las asignaturas que van
apareciendo, y no según los campos disciplinares del curriculum.

Cuadro I.2135. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


Carreras según área disciplinar y tipo de institución - Distribución porcentual
Tipos de IFD que dictan cada carrera
Área Disciplinar Ambos
Puros Mixtos Total
Tipos
Educación Inicial, primaria o EGB 1-2 y especial 33,1 0,5 3,4 16,0
Economía / gestión / organización de empresas 3,2 27,0 4,3 15,0
Artísticas / diseño gráfico / cine 10,0 9,4 37,1 10,6
Tecnología / informática 3,5 14,4 6,5 9,0
Ciencias sociales 9,7 7,3 6,5 8,4
Salud y ciencias del ambiente 0,3 13,5 7,3 7,1
Educación / psicopedagogía 7,1 4,1 23,3 6,2
Servicios 0,2 10,7 0,4 5,4
Técnicas, industria y producción 0,6 8,8 4,7 4,8
Idiomas 7,4 1,6 0,9 4,3
Educación física y deportes 4,6 2,0 2,2 3,2
Matemática 6,2 0,1 0,4 3,0
Ciencias naturales 5,7 0,4 0,4 2,9
Lengua / literatura 5,7 0,1 1,3 2,8
Filosofía, teología 2,7 0,3 1,3 1,5
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT
18
El análisis de la distribución de carreras por tipo de IFD permite observar que :
- Los IFD puros concentran su oferta en las carreras docentes para nivel inicial, primario
y educación especial.
- En los IFD de ambos tipos predominan las carreras del área de economía, gestión y
organización de empresas (27%) junto con las de tecnología e informática (14,4%) y
salud y ciencias del ambiente (13,5%).
- Los IFD mixtos presentan mayormente carreras artísticas (37,1%), de educación y
psicopedagogía (23,3%).
- A medida que el perfil de la carrera es más técnico se amplían las posibilidades de
inserción laboral de los egresados en otros ámbitos, además del sistema educativo,
razón por la cual este tipo de carreras se dicta en mayor proporción en los IFD de
ambos tipos. Este es el caso de las carreras pertenecientes a las áreas de servicios
(98,4%), salud y ciencias del ambiente (94,6%), técnicas / industria y producción
(91,1%), economía y gestión (88,9%) y tecnología e informática (79,3%) (ver ANEXO
cuadro I.2135c).
El análisis de las carreras y las áreas disciplinares que cubren los diferentes sectores de
gestión no presenta diferencias que merezcan ser comentadas. Puede decirse que las
orientaciones sobre el contenido de las carreras responden a cuestiones diferentes del sector
de gestión que las ofrece.

18
Ver Cuadros I.2135c en Anexo

38
Cuadro I.2136. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente
Carreras según área disciplinar y sector de gestión

Área disciplinar Cantidad Distribución porcentual

Estatal Privada Total Estatal Privada Total


Educación Inicial, Primaria o EGB 1-2 y
665 418 1.083 24,4 23,1 23,8
especial
Ciencias naturales 155 34 189 5,7 1,9 4,2
Ciencias sociales 276 157 433 10,1 8,7 9,5
Lengua / literatura 147 43 190 5,4 2,4 4,2
Matemática 157 46 203 5,8 2,5 4,5
Idiomas 127 145 272 4,7 8,0 6,0
Educación física y deportes 55 118 173 2,0 6,5 3,8
Artísticas / diseño gráfico / cine 441 74 515 16,2 4,1 11,3
Tecnología / informática 157 150 307 5,8 8,3 6,8
Filosofía, teología 14 82 96 0,5 4,5 2,1
Educación / psicopedagogía 150 203 353 5,5 11,2 7,8
Economía / gestión / organiz. de empresas 208 185 393 7,6 10,2 8,7
Técnicas, industria y producción 98 27 125 3,6 1,5 2,8
Salud y ciencias del ambiente 39 77 116 1,4 4,2 2,6
Servicios 40 54 94 1,5 3,0 2,1
Total 2.729 1.813 4.542 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Aún cuando la dispersión es grande tanto en los IFD estatales como en los privados parecería
existir una leve tendencia en favor de las ciencias naturales, sociales, lengua y la matemática
en los estatales. La particularidad del sector privado es que tiene una mayor orientación hacia
los idiomas, la educación física, la informática y la psicopedagogía.

Incluyendo en el análisis la variable del tamaño se observa que la instituciones pequeñas


(hasta 200 alumnos) ofrecen preferentemente las carreras docentes generalistas (inicial y
primaria). Los medianos y grandes se ocupan de la formación de profesores por especialidad.
Una posible razón para esto es que las carreras que llamamos generales, porque habilitan para
enseñar todas las disciplinas, admiten perfiles menos especializados, como profesores de
primaria o de inicial, mientras que los profesorados por disciplinas requieren una cantidad
suficiente de formadores con títulos específicos que no están siempre disponibles en los
contextos donde se localizan los IFD más chicos.

En relación con las diferentes áreas disciplinares, los IFD más pequeños parecen concentrar
a las disciplinas artísticas (diseño, cine), la filosofía y también los idiomas. Las especialidades
referidas a ciencias básicas, como matemática y ciencias naturales, se dictan preferentemente
en instituciones de más de 700 alumnos, así como las relacionadas con ciencias de la salud.
Esto no significa que estas sean las especialidades con más alumnos, ya que pueden ser parte
de una institución grande pero que tenga poca matrícula en estas disciplinas. Puede significar,
más bien, que cuando una institución es muy grande y por este motivo tiene posibilidad de
tener muchas ofertas disciplinares, incluye también las de las ciencias básicas. Si se tiene en
cuenta el dato de que faltan profesores de ciencias básicas, la hipótesis sería que las primeras
opciones de una institución son las ciencias sociales y solo cuando crece lo suficiente abren
profesorados de los otros campos disciplinares.

39
Cuadro I.2137. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente
Carreras según área disciplinar y tamaño - Distribución porcentual

Área disciplinar Tamaño


Total
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071
Educación inicial, primaria o EGB 1-2 y especial 33,8 27,4 23,0 19,6 20,1 23,8
Ciencias naturales 2,7 2,9 4,2 4,4 5,7 4,2
Ciencias sociales 6,2 8,0 7,8 12,1 12,0 9,5
Lengua / literatura 2,9 3,9 3,7 5,2 4,7 4,2
Matemática 2,4 3,3 4,4 5,8 5,5 4,5
Idiomas 7,7 6,9 5,0 4,7 6,3 6,0
Educación física y deportes 0,3 4,3 3,7 4,8 4,5 3,8
Artísticas / diseño gráfico / cine 20,2 18,3 12,4 5,6 5,2 11,3
Tecnología / informática 5,2 6,4 8,5 7,2 5,8 6,8
Filosofía, teología 4,5 1,1 2,3 1,6 1,8 2,1
Educación / psicopedagogía 6,4 4,9 8,2 10,0 8,5 7,8
Economía / gestión / organización de empresas 5,2 6,9 10,0 10,0 9,4 8,7
Técnicas, industria y producción 1,3 2,4 3,6 2,8 2,9 2,8
Salud y ciencias del ambiente 0,7 1,7 1,2 3,6 4,6 2,6
Servicios 0,3 1,6 2,0 2,6 3,0 2,1
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

El análisis por tipo de contexto vuelve a confirmar que las ofertas generalistas (inicial y
primaria) se dan preferentemente en los dos contextos con más dificultades. En relación con
las especialidades de secundaria parece que se refieren a las disciplinas clásicas (ciencias
naturales, ciencias sociales, lengua y literatura, matemática, y las ex contables como economía
y gestión) se ubican en contextos variados, preferentemente de facilitación mediana, pero las
carreras más nuevas e innovadoras, quizás llevadas adelante por el sector privado, se
localizan con más frecuencia en los mejores contextos. Es el caso, por ejemplo, de los idiomas,
la educación física, las artísticas, salud, ciencias del ambiente, servicios.

Un caso interesante es la carrera de tecnología e informática donde aparece el esquema


inverso: siendo un campo moderno e innovador tiene una oferta mayor en los contextos menos
facilitadores. Una hipótesis puede ser que este es un campo en al cual no ha llegado todavía la
complejidad de la didáctica. No existe una clara diferenciación entre saber informática y saber
cómo se enseña la informática y sí existe una gran demanda de esta competencia en las
familias y en los alumnos de todos los contextos. Otro caso interesante es el de los
profesorados de filosofía cuya oferta se ubica en los mejores contextos pero en instituciones de
las más pequeñas (ver cuadro anterior).

40
Cuadro I.2138. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente
Carreras según área disciplinar y tipo de contexto- Distribución porcentual
Tipo de contexto
Área disciplinar Nada Poco Medianam Muy Total
Facilitador
Faclitador Facilitador Facilitador Facilitador
Educación inicial, primaria o EGB 1-2
41,1 30,1 24,2 21,9 19,9 23,8
y especial
Ciencias naturales 4,3 5,4 5,4 4,5 1,8 4,2
Ciencias sociales 9,2 9,2 10,5 9,6 8,8 9,5
Lengua / literatura 2,8 5,8 5,4 4,0 2,4 4,2
Matemática 5,7 6,4 5,3 4,3 2,5 4,5
Idiomas 2,8 3,3 6,2 6,7 7,1 6,0
Educación física y deportes 1,4 3,3 2,4 4,2 5,2 3,8
Artísticas / diseño gráfico / cine 0,7 4,8 9,3 15,7 12,9 11,3
Tecnología / informática 12,8 7,7 7,2 5,3 6,9 6,8
Filosofía, teología 2,1 0,4 1,1 1,8 4,5 2,1
Educación / psicopedagogía 2,1 5,3 6,6 8,4 10,2 7,8
Economía / gestión / organización de
9,9 10,7 9,6 7,0 8,4 8,7
empresas
Técnicas, industria y producción 2,8 4,6 3,4 2,1 1,7 2,8
Salud y ciencias del ambiente 0,7 1,2 1,2 2,4 5,1 2,6
Servicios 1,4 1,7 2,0 2,0 2,4 2,1
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

2.2. La formación docente continua y las carreras de especialización

Si bien la tradición de las instituciones formadoras de docentes en la Argentina, tanto en el


caso de las escuelas normales como en el de los institutos superiores, fue encargarse de la
formación inicial de los docentes que los habilitara para ingresar a la docencia, desde hace un
tiempo se considera que ellas se deben hacer cargo también del desarrollo profesional del
19
cuerpo docente en ejercicio. A fines de los 80, con la propuesta del PTFD , se instaló ya esta
necesidad en las instituciones que participaron de este proyecto de transformación. Más tarde,
los acuerdos del CFE derivados de la aplicación de la Ley Federal de Educación (Ley 24.195,
1993) agregaron a las instituciones terciarias las funciones de capacitación e investigación.
Actualmente la Ley de Educación Nacional Nº 26206, sancionada en 2006 agrega a las ya
nombradas, una cuarta función: el apoyo pedagógico a las escuelas.

2.2.1. Cursos de posgrado

En este marco, en la última década hubo instituciones que reorientaron o enriquecieron su


oferta hacia la formación docente continua ya que éste era además uno de los criterios de
acreditación acordados en el documento A9 del Consejo Federal de Cultura y Educación que
estableció que: “la cantidad, las características y los resultados de las actividades de
capacitación docente en servicio organizadas por cada establecimiento” sería uno de los
parámetros a considerar.

No obstante, a pesar de los cambios impulsados desde hace ya más de 25 años, con el PTFD,
y refrendados por las dos ultimas leyes de educación, el patrón dominante de los IFD sigue
vinculado con la formación de grado o inicial como oferta casi exclusiva. Tres cuartas partes
(75%) de las instituciones formadoras ofrecen sólo carreras iniciales y sólo un 35,4% dictó en

19
El Programa de Transformación de la Form ación Docente (PTFD) fue llevado a cabo por el Ministerio Nacional de
Educación entre los años 1989 y 1995 y propuso por primera vez una concepción integral de la formación docente que
incluyera a la formación inicial y continua, agregando nuevas funciones de los IFD: la formación en servicio (postítulos y
capacitación) y la investigación.

41
20
2004 cursos de capacitación docente . Una minoría, que alcanza solo al 23%, dicta además
de la formación inicial, postítulos, denominados genéricamente en algunos establecimientos
como posgrados, que se refieren a todos aquellos estudios de mediana duración cuyo requisito
es tener título docente o de grado previo.

Cuadro I.221. Educación Superior no Universitaria- Formación Docente


IFD según tipo de institución y carrera – Distribución porcentual
Tipo de carrera Puros Ambos tipos Mixtos Total

Grado solo 85,0 67,5 46,0 75,8

Grado, posgrado y
12,9 31,9 54,0 22,7
postítulo
Posgrado y postítulo
2,1 0,5 0,0 1,5
solo

Total 100,0 100,0 100,0 100,0

Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

La gran mayoría de las instituciones tipo puro (85%), que se dedican sólo a formar docentes,
ofrece sólo carreras de grado. Tanto los IFD de ambos tipos como los mixtos, tienen una
propuesta académica más diversificada en relación con las carreras e incluyen también
alternativas de formación continua más sostenidas en el tiempo tales como estudios de
especialización y postítulos. El cuadro muestra que en particular los IFD mixtos, a pesar de ser
muy pocos (89 en todo el país), son el único grupo que realiza en mayor medida (54,0%)
formación inicial y continua al mismo tiempo centrada en carreras formales de mediana
duración (postítulos). El comportamiento de este grupo de IFD en relación con el dictado de
cursos de capacitación docente es mucho más bajo: sólo el 7% de los establecimientos
21
denominados mixtos dieron cursos de capacitación durante el año 2004 .

Es posible que los IFD puros se correspondan con la oferta más tradicional, sea porque fueron
creados hace más tiempo o porque no han tenido la oportunidad de pensar nuevas alternativas
de desarrollo y crecimiento. Además no hay que olvidar que entre estos IFD la mayoría (61%)
son pequeños (Ver Cuadro I.123 del Capítulo 1 de este Informe); en consecuencia tienen
menores posibilidades de aumentar y diversificar su oferta y de captar matrícula para nuevas
carreras.

Cuadro I.222. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD por tipo de institución, tipo de carrera y sector de gestión- Distribución porcentual
Sector de Gestión

Tipo de carrera Estatales Privados Total


Ambos Ambos
Puros Mixtos Total Puros Mixtos Total
tipos tipos

Solo grado 88,8 71,0 56,9 80,0 80,2 63,9 28,9 70,5 75,8

Grado, posgrado
11,2 29,0 43,1 20,0 19,4 36,1 65,8 28,9 23,9
y postítulo
Posgrado y
0,0 0,0 0,0 0,0 0,4 0,0 5,3 0,6 0,3
postítulo
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

En relación con el tipo de carrera que dictan (grado o postítulo), el comportamiento por sector
muestra una tendencia de los IFD privados a ofrecer más carreras de posgrado y postítulos. Si
bien en ambos sectores hay una relación entre el tipo de IFD y la posibilidad de ofrecer
postítulos, esto se da particularmente en el sector privado. En el cuadro anterior se observa
que las diferencias entre los porcentajes de los IFD de distinto tipo que dan postítulos son

20
Ver Cuadro I.2216 más adelante en este mismo capítulo.
21
Ver Cuadro I.2216 más adelante en este mismo capítulo.

42
mucho mayores en el sector de gestión privada que en el estatal. Esto puede obedecer a la
mayor facilidad que tienen las instituciones privadas para abrir nuevas carreras, adaptándose a
demandas puntuales de su entorno, lo que supone contratar profesores de manera temporaria
que una vez finalizada cierta cohorte terminen su relación laboral con la institución; condiciones
que no siempre están disponibles en el sector estatal.

Institutos atípicos que no ofrecen formación de grado


Un caso interesante porque constituye una ruptura respecto de la tradición e historia de este
nivel, son los 17 establecimientos (1,6%) que sólo dictan posgrados y/o postítulos.
Posiblemente vinculados a los avatares de los ’90, se trata de instituciones que cerraron la
formación de grado y se especializaron en las otras dos funciones que establecía la Ley
22
Federal (investigación y formación docente continua) . En primer lugar se destaca que casi
todos, 15 IFD de este grupo de establecimientos pertenecen al sector privado. La
prácticamente nula presencia del estado en la oferta exclusiva de postítulos coincide con la
matriz histórica y función original asignada a las escuelas normales e institutos de formación
docente, centrada en la formación inicial de los maestros.

Estos 17 institutos pertenecen a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y a las provincias de


Buenos Aires, San Juan y Tucumán. Se localizan en contextos facilitadores y muy facilitadores
en relación con la infraestructura y nivel económico social de su población. El grupo de 17 IFD
que sólo dictan especializaciones o carreras de Formación Docente Continua se ubica en los
tres primeros contextos que son los que ofrecen mejores condiciones: 5 en el contexto muy
facilitador; 7 en las localidades facilitadoras y otros 5 en las medianamente facilitadoras. Sólo
dos de estos IFD son de gestión estatal (uno se encuentra en Provincia de Buenos Aires y otro
en San Juan), lo que corrobora las mejores condiciones del sector privado para responder a
demandas puntuales como son los postítulos y las especializaciones.

Cuadro I.222b. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


Institutos de formación docente que sólo dictan postítulos - Cantidad
Provincia Estatal Privado Total
Ciudad de Buenos
- 6 6
Aires
Buenos Aires 1 6 7
Tucumán - 3 3
San Juan 1 - 1
Total 2 15 17
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

En total en estos 17 IFD se dictan 35 carreras de diversas especializaciones pero la mayoría


(20 carreras) corresponden al área educativa. Entre éstas se destaca la formación docente
para profesionales y técnicos en ejercicio dentro del sistema educativo y otras, como por
ejemplo especializaciones en educación de adultos, especialistas en conducción/gestión
educativa, en recreación, especialistas en algún ciclo de la EGB (por ejemplo en didáctica para
el 1º y 2º ciclo). La segunda área en importancia por el número de carreras de especialización
(7 en total) es la de arte y diseño donde se hallan carreras de diseño gráfico, profesor de
cerámica, de artes visuales para nivel inicial y EGB1-2. Por último entre estos 17 IFD se dictan
tres carreras de teología y filosofía y dos en el área de informática educativa y tecnología y
otras dos vinculadas con la formación técnica en economía, gestión y organización de
empresas.

22
Esto ocurrió por ejemplo con algunos IFD de La Pampa que sólo mantuvieron la función de formación docent e
continua. No obstante no aparecen entre estos 17 establecimientos ya que en este grupo sólo se considera los IFD que
dan carreras de postítulos y especializaciones

43
2.2.2. Cursos de capacitación docente
Además de las carreras de grado y posgrado, la oferta académica de los IFD se completa con
cursos de formación continua para docentes en servicio. Más allá del punto de vista formal o
legal que establece que esta es una de las nuevas funciones que se agregan a las instituciones
formadoras, desde el punto de vista académico hoy es ampliamente reconocida la necesidad
del desarrollo profesional continuo de los profesores. El aceleramiento de los conocimientos y
la rapidez de los cambios tiene como consecuencia el reconocimiento de que un profesional no
se forma con los conocimientos que adquirió para lograr su título de grado ya que el ejercicio
adecuado del trabajo profesional requiere, además de experiencia reflexiva, permanente
acrecentamiento y actualización de los conocimientos de base. Por ello, las instituciones
formadoras (no solo las de formación docente) redefinen cada vez más su tarea haciéndose
cargo de la formación inicial y de lo que supone luego el desarrollo profesional continuo.

Es desde este punto de vista que interesa analizar la información existente en el Relevamiento
2004 sobre cuántos y cuáles cursos de capacitación se dieron y qué instituciones formadoras
se hicieron cargo de esta tarea. El primer dato importante es que, según lo informado por los
establecimientos en ese año solo el 35,4% del total de los IFD dictó cursos de capacitación. En
total hubo 1.459 cursos de formación continua dictados por 389 IFD, a los que asistieron
44.000 docentes.

Estas cifras no deben confundir en relación con la cobertura de necesidades que ello implica.
Según el censo de docentes de 2004 en total había 689.895 docentes de educación común en
actividad en todo el país. La cantidad de docentes capacitados por los IFD representa entonces
un 6,4% de los docentes en actividad, considerados todos los niveles del sistema y todas las
funciones posibles (directivas, frente a alumnos y personal de apoyo). Asumiendo que cada
docente hace solo un curso, si esto fuera así y los IFD fueran los únicos oferentes de
capacitación para los docentes, de acuerdo con este ritmo de oferta de capacitación, llevaría 15
años que todos los docentes tuvieran oportunidad de realizar un curso de capacitación.

Cuadro I.2211. Educación Superior no Universitaria


Oferta de Capacitación: Cursos e inscriptos según tipo de formación
Cantidad de Inscriptos Distribución porcentual
IFD ITP Total IFD ITP Total
Cantidad de cursos 1.158 301 1.459 79,4 20,6 100,0
Cantidad de inscriptos 44.084 10.755 54.839 80,4 19,6 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Es de reconocer, sin embargo, que el sistema de formación docente está realizando un gran
esfuerzo de reconversión y está aceptando el reto de ampliar su responsabilidad para ayudar a
todos los docentes a lo largo de su desarrollo profesional permanente. Un parámetro que
puede ayudar a dimensionar este tema es la comparación con sus análogos del nivel, los ITP.
Estos brindaron en 2004 301 cursos para casi 11.000 personas. Como puede observarse, en
ese año la gran mayoría (80%) de los cursos de capacitación fue brindada por los IFD en
23
contraposición con los ITP que ofrecieron el 20% .

Esto puede vincularse por un lado, con la ampliación de funciones de los IFD que a partir de la
Ley Federal incluyó la formación docente continua, y por el otro lado, con el crecimiento que ha
tenido la oferta de cursos de capacitación docente en el marco de la Red Federal de Formación
Docente Continua y de las políticas que promueven el desarrollo profesional y la actualización
permanente de los docentes, políticas que progresivamente están logrando: “la instalación
entre los docentes de la importancia y necesidad de actualizarse permanentemente en vistas a
poder responder a la mayor profesionalización y complejización de su tarea, en contextos cada
vez más cambiantes y exigentes” (Vezub, 2007:4). Sin embargo, de acuerdo con estas cifras,
resta mucho por hacer al respecto.

23
Si en el dictado de cursos de capacitación docente se mantuviera el peso de los IFD y los ITP que respectivamente
tienen en el NSNU, la proporción de cursos dictados por cada tipo de institutos debería ser del 60% para los IFD y del
40% para los ITP. Sin embargo la gran mayoría de los cursos se concentra en el subsistema de la formación docente
que en el 2004 dictó el 80% de la oferta de capacitación del NSNU.

44
Mayor es la preocupación, en todo caso, en relación con el sector privado, que posee el 44%
de los IFD (ver cuadro II.1 de este capítulo) pero que solo ha dado el 33% de los cursos de
capacitación. El Estado tiene en este caso una mayor presencia ya que sus IFD han dictado las
dos terceras partes de los 1158 cursos y los privados, el tercio restante. Algunas
interpretaciones posibles de esta situación pueden ser que esto se deba a la mayor
responsabilidad y lazos que generan los IFD del estado con las escuelas destino de los niveles
educativos para los cuales preparan docentes; o también podría ser que las escuelas de
gestión privada generaran su oferta de capacitación docente dentro del establecimiento en
espacios que no son considerados cursos de capacitación “oficiales”.

Cuadro I.2212. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


IFD que dieron cursos de capacitación por sector de gestión

Cantidad de cursos Distribución porcentual

Estatal Privado Total Estatal Privado Total

776 382 1.158 67,0 33,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Los datos sobre cantidad de IFD privados y estatales que dieron cursos de capacitación
muestran una distribución similar a la cantidad de cursos dada por cada sector: el 60,1% de los
establecimientos que desarrollaron cursos son de gestión estatal. Lo mismo ocurre en el caso
del tamaño en que la distribución de IFD que dieron cursos es bastante homogénea entre los
diversos rangos aunque levemente superior entre los institutos con una matrícula de 200 a 400
alumnos: una cuarta parte de estos IFD llevaron adelante este tipo de acciones.

Cuadro I.2213. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


IFD que dieron cursos de capacitación por sector de gestión y tamaño
Cantidad Distribución porcentual
Tamaño del IFD
Estatal Privado Total Estatal Privado Total
1 - 100 43 41 84 18,1 27,0 21,6
Pequeños
101 - 200 47 41 88 19,8 27,0 22,6
201 - 400 58 36 94 24,5 23,7 24,2
Medianos
401 - 700 40 21 61 16,9 13,8 15,7
Grandes 701 - 3071 49 13 62 20,7 8,6 15,9

Total 237 152 389 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

En el sector privado los cursos de capacitación son ofrecidos por los IFD pequeños de manera
preferente, pero en el sector público parece cumplirse una relación directa entre tamaño y
oferta de cursos: cuanto más grande es la institución más probabilidad hay de que ofrezca
cursos de formación en servicio.

Un tema adicional para comentar se refiere a las temáticas que abordan estos cursos de
24
formación docente continua . Para enmarcar esta cuestión es preciso recordar que en el país
estas temáticas no son absolutamente libres ya que existen acuerdos federales al respecto y
además cada provincia presenta anualmente el Plan Global de Capacitación al Ministerio
Nacional para su financiamiento. En este marco, el análisis de las respuestas muestra que algo
más de la mitad de los cursos (55,2%) se concentra en sólo dos áreas: los contenidos de las
áreas curriculares de cada nivel y las didácticas específicas.

24
Las categorías están dadas por los datos de DINIECE

45
Cuadro I.2214. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente
Cursos de capacitación docente según temas

Distribución
Temática de los cursos Cantidad
porcentual

Contenidos básicos de las áreas o nivel 395 34,1


Didáctica específica 244 21,1
Gestión institucional 78 6,7
Temáticas socio-comunitarias 59 5,1
Didáctica general 54 4,7
Currículum 37 3,2
Psicología del aprendizaje 34 2,9
Política educativa 16 1,4
Otras 111 9,6
Sin información 130 11,2
Total 1.158 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Los cursos en las demás temáticas tienen poca presencia: temas de gestión institucional,
sociocomunitarios y de didáctica general reúnen cada uno entre un 5% y un 7% del total de
cursos informados, y el 16% si se considera todas estas áreas juntas. Cabe destacar que
existe un porcentaje importante de instituciones que no informaron sobre la temática de los
cursos que dictaron (11%, sin información) y otra proporción similar de establecimientos que
consignan sus cursos dentro de la categoría “otras temáticas” (9,6%).

La supremacía que presenta la formación continua en contenidos y didácticas específicas es


una larga tradición que viene desde los año 60 cuando se inicia la toma de conciencia
generalizada acerca de la necesidad de actualización de los contenidos de los ‘planes y
programas’ escolares y también, por consiguiente, de los conocimientos de docentes y
profesores. Posteriormente, en los años noventa, la reforma curricular y la aplicación de los
CBC puso el énfasis en la actualización de las disciplinas del currículum y su didáctica. Entre
los años 1995-1999, el 65,6% de los cursos de la Red se destinaron a esta temática (Serra,
2004). En el año 2001-2003 la tendencia no se había revertido y había crecido: el mayor peso
de la capacitación estaba en la actualización didáctico-curricular ya que el 77% de los
proyectos cargados en las bases de datos del REFEPEC correspondían a cursos de las áreas
curriculares (Vezub, 2007).

Por otro lado, también es interesante llamar la atención sobre la escasa relevancia numérica de
los cursos sobre política educativa. Recientes investigaciones sobre los cambios en las
escuelas y la generalización de las reformas (He-chuan, 2003) resaltan la necesidad de que
existan espacios en los cuales los docentes reciban la información y puedan dialogar y
apropiarse de los objetivos y las estrategias de cambio educativo y curricular que se proponen.
“Es poco común que los contenidos de la formación inicial comuniquen y discutan la política
educativa en curso. Los espacios del currículo que se refieren a la formación sobre política
educativa están asociados también con temas de administración de la educación y se refieren
más bien a las políticas pasadas que han dado forma a la educación en cada país. Por su
parte, las ofertas de formación en servicio se ocupan poco de la discusión más general y se
agotan en temas de formación pedagógica o de enseñanza de los nuevos contenidos en cada
área disciplinar, incluso muchas veces sin tener en cuenta ni siquiera lo que se modifica en la
organización del sistema o de la escuela o lo que se incorpora en el nuevo currículo.”
(Aguerrondo, 2007: 15)

Sin que esto refleje una realidad, y solo a los efectos de construir un parámetro para la
comparación, se ha establecido que la cantidad de participantes promedio por curso es de 38
docentes inscriptos. El promedio general se eleva un poco en los cursos que versan sobre las
áreas de temas socio-comunitarios y de gestión institucional, donde hay un promedio de 55 y
47 respectivamente. Mirando las cifras del cuadro anterior, esto puede deberse a la menor
oferta de cursos en estas dos áreas que es posible que aumente el número de inscriptos ya
que la posibilidad de hallar cursos en estos casos es menor que en las área de contenidos y

46
didácticas específicas donde incluso la relación de inscriptos por curso es algo menor al
promedio general del total de cursos.

Cuadro I.2215. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


Relación entre cursos y docentes participantes

Cantidad de Cantidad de Inscriptos


Temática de los cursos
Cursos Inscriptos por curso
Temáticas socio-comunitarias 59 3.280 55,6
Gestión institucional 78 3.672 47,1
Didáctica específica 244 8.965 36,7
Didáctica general 54 1.919 35,5
Sin información 130 4.568 35,1
Contenidos básicos de las áreas o nivel 395 12.796 32,4
Currículum 37 1.141 30,8
Psicología del aprendizaje 34 992 29,2
Política educativa 16 457 28,6
Otras 111 6.294 56,7
Total 1.158 44.084 38,1
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Los temas de currículum, psicología del aprendizaje y política educativa que concentran la
menor cantidad de cursos, también reúnen la menor cantidad de inscriptos en cada caso, lo
que mostraría en principio que estas temáticas no son tan demandadas por los docentes para
su perfeccionamiento.

Si se analiza la cantidad de cursos brindada por tipo de IFD (puros, ambos tipos y mixtos) la
distribución se comporta de manera equivalente a la distribución existente entre tipos de IFD.
Los IFD puros muestran una clara ventaja sobre los demás en lo que hace a la oferta de cursos
de formación continua y se mantiene el mismo orden en relación con la cantidad de IFD que
existe de cada tipo. Es decir la mayoría de los cursos pertenece a IFD puros, seguida en
segundo lugar por los institutos de ambos tipos y por último por los establecimientos mixtos.

Cuadro I.2216. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


Cursos de capacitación según Tipo de IFD
Cantidad Distribución porcentual
Ambos Ambos
Puros Mixtos Total Puros Mixtos Total
tipos tipos

641 446 71 1.158 55,4 38,5 6,1 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Los establecimientos más grandes dan más cursos que los pequeños. El tamaño parece ser
una variable importante en relación con la mayor o menor oferta de cursos de capacitación. La
mayoría de los cursos han sido dados por instituciones medianas y grandes, las que reúnen el
68% del total de cursos. En este campo se destaca la labor de los IFD medianos que
concentran casi la mitad (46,5%) de los cursos brindados. A pesar de que los IFD chicos (hasta
200 alumnos) constituyen la mitad de los IFD del país su representación en la oferta de
capacitación de los terciarios es notablemente menor (32%). Parece lógico suponer que las
instituciones pequeñas tienen mayores dificultades para ampliar y diversificar su oferta
académica ya que disponen de recursos humanos y materiales más limitados.

47
Cuadro I.2217. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente
Cantidad de cursos de capacitación según tamaño del IFD
Distribución Distribución
Cantidad de
Tamaño IFD Matrícula porcentual de porcentual
cursos
cursos de IFD
Grandes 701-3071 249 21,5 12.5
201-400 286 24,7 13.6
Medianos
401-700 252 21,8 23.0
101-200 186 16,1 24.4
Pequeños
1-100 185 15,9 26.6
Total 1.158 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Lo contrario sucede entre los IFD grandes, que constituyen el 12,5% de los establecimientos
del país, pero tienen una representación mayor en el dictado de cursos (21,5%).

Cuadro I.2218. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD que dieron cursos de capacitación según tipo de contexto

Distribución % Total
Tipo de contexto Cantidad
porcentual de IFD
Nada facilitador 25 6,4 5,4
Poco facilitador 81 20,8 19,7
Medianamente facilitador 79 20,3 21,7
Facilitador 131 33,7 31,3
Muy facilitador 73 18,8 22,0
Total 389 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Los institutos que dieron cursos de capacitación se reparten de manera bastante homogénea
entre los primeros cuatro contextos y descienden de manera acentuada en el caso de las
localidades que han sido categorizadas como “nada facilitadoras”. En el contexto facilitador se
ubica la mayoría (un tercio) de los IFD que realizaron actividades de formación docente
continua.

2.3 Otras funciones de los IFD: investigación y extensión

Uno de los temas importantes relativos a los cambios de las propuestas de formación de
docentes es la necesidad de incrementar la producción académica de las instituciones y de los
formadores incluyendo por ejemplo la realización de actividades de investigación y de
extensión. Desde las propuestas surgidas en los ’80 con el MEB y del PTFD, y de acuerdo con
lo planteado por la Ley Federal de Educación, las políticas de los 90 resaltaron la importancia
de que la formación docente se entendiera como “permanente” en el marco del desarrollo
profesional y sostenido de los profesores. El camino que se diseñó en la práctica fue que,
además de la función tradicional de formar para la obtención de un titulo que habilita para
trabajar en la enseñanza, los IFD debían ampliar el espectro de responsabilidades y participar
también de la formación continua junto con la función de extensión/investigación para generar
una base de conocimiento para la actuación profesional a través de la realización de
investigación educativa. Esto dio lugar en algunos casos a la creación de departamentos
específicos para la asunción de estas nuevas tareas, algunos de los cuales ya habían sido
creados durante la implementación del PTFD.

En el punto anterior del informe se analizaron los cambios en relación con la capacitación
docente. En este punto se complementará el análisis describiendo la presencia de las otras
funciones y los reacomodamientos que esto ha generado. A partir de las propuestas de nuevas
funciones uno de los cambios registrados en las instituciones formadoras fue la modificación de
la estructura organizativa para dar lugar a la existencia de espacios que se hicieran cargo de
ellas. Este proceso estuvo marcado por diferencias entre las provincias ya que no en todas se
tomaron las decisiones administrativas y financieras correspondientes. Aunque solo se cuenta

48
con información parcial en este punto 25, es relevante compartir los datos que se han recogido
en el Relevamiento Anual 2004.

2.3.1. Departamentos de investigación, capacitación y extensión

Dado que todas las instituciones que contestan informan que cuentan con espacios para
alguna de estas tres funciones, en el análisis podría inferirse que las que no contestan no
cuentan con ninguna de ellas. Si esto fuera así, en el 63% de los IFD se mantiene solo la
función histórica (la formación docente inicial) y el restante 37% ha incorporado alguna de
ellas 26. Las tres opciones posibles se refieren a espacios (departamentos) de capacitación para
la actualización del personal en servicio o para la formación en nuevos roles (especialistas en
evaluación, coordinadores de ciclo o áreas, etc.); de extensión a cargo de tareas que
favorezcan el desarrollo y participación de otros actores e instituciones de la comunidad; y de
investigación para el desarrollo de actividades de indagación en temas referidos a las escuelas
o la práctica docente.

Cuadro I.231. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


IFD que informan sobre departamentos de capacitación, investigación y extensión
Distribución Cantidad de
Tiene programa y/o departamento… Cantidad
Porcentual funciones
sólo de capacitación 42 10,3
sólo de investigación 23 5,6
20,8
sólo de extensión 20 4,9
de capacitación e investigación 109 26,7
de capacitación y extensión 34 8,3
37,9
de investigación y extensión 12 2,9
de capacitación, investigación y extensión 169 41,3 41,3
Total IFD con información 409 100,0 100,0

Total IFD sin información 690 63,0


Total IFD 1.099 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

La información no permite saber el peso real de estas nuevas funciones en las instituciones
formadoras dado el alto porcentaje para el cual no se tienen datos. No obstante, con las cifras
con que se cuenta se puede deducir que la función que ha resultado más fácil de incorporar ha
sido la de Capacitación que está presente en 354 de los 409 casos relevados (86,6%),
mientras que la de Investigación lo está en el 76,5% de ellos y la de Extensión en el 57,5%. En
muchas instituciones (41,3% del universo recortado de 409) aparecen espacios específicos
para las tres funciones. En un 37,9% se incorporan dos funciones y en casi un cuarto de los
casos que informan (20,8%) se ha incorporado solo una función.

25
De los 1099 IFD contabilizados de acuerdo con la inform ación provista por el RA 2004, sólo se dispone de
información sobre este aspecto para 409 instituciones.
26
Aunque también cabe destacar como señalan otros diagnósticos y el informe cualitativo reeditado, la presencia de
departamentos de investigación, extensión y capacitación no garantiza la realización efectiva de estas actividades. Y
hay IFD que no poseen tales recursos y condiciones, pero sí realizan tareas de investigación y extensión.

49
Cuadro I.232. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
IFD que informan sobre departamentos de capacitación, investigación y extensión según sector de
gestión

Cantidad Distribución Porcentual


Tiene Programa y/o Departamento…
Estatal Privado Total Estatal Privado Total
sólo de capacitación 15 27 42 6,7 14,6 10,3
sólo de investigación 17 6 23 7,6 3,2 5,6
sólo de extensión 12 8 20 5,4 4,3 4,9
de capacitación e investigación 73 36 109 32,6 19,5 26,7
de capacitación y extensión 13 21 34 5,8 11,4 8,3
de investigación y extensión 8 4 12 3,6 2,2 2,9
de capacitación, investigación y extensión 86 83 169 38,4 44,9 41,3
Total IFD con información 224 185 409 100,0 100,0 100,0

Total IFD sin información 390 35,6 300 27,4 690 63,0

Total 614 55,9 485 44,1 1.099 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

La fuerte elusión de respuesta a este tema se registra tanto en el sector estatal como en el
27
privado, en la misma proporción que el peso que tiene en el universo lo que permite inferir
que las diferencias reflejadas en este cuadro son representativas. Hay más institutos privados
que tienen una sola función (22,1% contra 19,6%) y también más privados que tiene las tres
funciones 44,9% contra 38,4%) pero más estatales con dos funciones (42,0% contra 33,0%).
Cuando tienen una sola función, los privados parecen preferir la capacitación y entre los que
tiene dos funciones, los estatales se inclinan por la capacitación e investigación.

Cuadro I.233. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


IFD que informan sobre departamentos de capacitación, investigación y extensión
Cantidad y distribución porcentual por cantidad de funciones y sector de gestión

Estatal Privado Total

Cantidad de funciones Cant. % Cant. % Cant. %


Una 44 19,6 41 22,1 85 25,7
Dos 94 42,0 61 33,0 155 37,9
Tres 86 38,4 83 44,9 169 41,3
Total IFD con información 224 100,0 185 100,0 409 100,0

Total IFD sin información 390 35,6 300 27,4 690 63,0
Total IFD 614 55,9 485 44,1 1.099 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Independientemente del perfil específico que puede adquirir esta ampliación de funciones en
uno u otro sector, es importante registrar los cambios que aparecen en este conjunto de IFD
que, si bien no es mayoritario, puede verse como un movimiento hacia una redefinición de la
identidad de estas instituciones diferenciándose de la tradicional identificación con el nivel
medio y asumiendo más claramente tareas que la colocan dentro de los rasgos del nivel
superior.
La existencia en los IFD de estos departamentos con estas nuevas funciones cuestiona la idea
de su semejanza con el nivel medio en el sentido de que a mayor presencia de estos, se puede
pensar en menor isomorfismo de los IFD con las escuelas secundarias. Justamente el hecho
de que incorporen entre sus funciones las de investigación, capacitación y extensión es un
rasgo que diferencia los IFD como instituciones terciarias de las ex escuelas normales y por lo

27
Del total que no contesta este ítem el 54,8% es estatal y el 45,2% privado. Los porcentajes del IFD del universo son
55,9% estatales y 44,1% privados.

50
tanto, de las escuelas secundarias. Pero llegar a ser verdaderas instituciones de nivel terciario
es difícil de lograr en la práctica si no cuentan con una correspondencia organizacional que les
permita desarrollar estas nuevas responsabilidades.

Cuadro I.234. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


IFD que tienen departamentos de capacitación, investigación y extensión por tipo de funciones y
sector de gestión

Estatal Privado Total


Tipo de funciones Cant. % Cant. % Cant. %
Capacitación 15 6,7 27 14,5 42 10,3
Investigación 17 7,6 6 3,2 23 5,6
Extensión 12 5,4 8 4,3 20 4,9
Capacitación e investigación 73 32,6 36 19,5 109 26,7
Capacitación y extensión 13 5,8 21 11,4 34 8,3
Investigación y extensión 8 3,6 4 2,2 12 2,9
Todas las funciones nuevas 86 38,4 83 44,9 169 41,3
Total IFD con información 224 36,5 185 38,1 169 37,2
Total IFD sin información 390 63,5 300 61,9 690 63,0
Total 614 100,0 485 44,1 1.099 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Cuando los privados tienen uno solo de estos departamentos parecen preferir la función de
capacitación (14%) antes que las otras dos y casi la mitad cuenta con departamentos para
todas las funciones. En el caso de los estatales la mayoría (78%) desarrolla más de una de
estas funciones simultáneamente. La gran cantidad de IFD que no brindan información sobre
esta cuestión (63%) constituye un límite para la interpretación de los datos existentes. No
obstante al analizar la función de investigación por sector de gestión se observa que esta tiene
mayor presencia en los IFD del estado (43,8% sola o en combinación con extensión o
capacitación) que en los privados donde es desarrollada por el 25% de los IFD. Es factible que
en las instituciones públicas exista un ethos más relacionado con lo académico y la producción
de conocimiento a través de la investigación (a semejanza de lo puede existir en el nivel
universitario) mientras que en las privadas podría prevalecer un enfoque más orientado hacia lo
práctico y hacia actividades que sean rentables para la institución, tales como los cursos de
capacitación.

Cuadro I.235. Educación Superior no Universitaria - Formación Docente


IFD que informan sobre departamentos de capacitación, investigación y extensión
Según tamaño
Cantidad
Tamaño Distribución porcentual
de IFD
1-100 84 20,5
101-200 88 21,5
201-400 101 24,7
401-700 63 15,4
701-3071 73 17,8
Total 409 100,0
Sin Información 690 62,8
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT
El tamaño de la institución se relaciona con estos nuevos espacios de trabajo. Existe una
relación directa entre las instituciones grandes y la existencia de departamentos a cargo de

51
estas nuevas funciones e instituciones chicas con menos desarrollo de ellas. Por otro lado, el
28
tipo de contexto, no parece tener relación con el desarrollo de las nuevas funciones .

Cuadro I.235bis. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


IFD que informan* sobre departamentos de capacitación, investigación y extensión
Según tipo de contexto
Cantidad de Distribución
Tipo de contexto
IFD porcentual
Nada facilitador 16 3,9
Poco facilitador 79 19,3
Medianamente facilitador 105 25,7
Facilitador 155 37,9
Muy facilitador 54 13,2
Total con información 409 37,2
Sin Información 690 62,8

2.3.2 La relación de los Institutos de Formación Docente con las universidades

Otra estrategia para reconvertir y mejorar académicamente a los IFD ha sido propiciar el
incremento de su relación con las universidades a través de actividades conjuntas, firma de
convenios, etc. El supuesto es que este tipo de estrategia amplía las relaciones de los IFD con
el exterior, en este caso básicamente con el mundo académico, permitiendo superar lo que en
esta investigación se ha denominado la endogamia externa.

Existe consenso en el ámbito de los especialistas sobre formación docente acerca de la


importancia que reviste lo que se ha dado en llamar “endogamia”· En este estudio se han
considerado dos dimensiones de la endogamia: interna y externa. Entendiendo que el concepto
hace referencia a un mecanismo de aislamiento que dificulta el logro académico, la endogamia
interna se vincula con la forma en que los IFD reclutan a sus cuerpos docentes, muchas veces
prefiriendo a sus propios egresados. Por su parte, la endogamia externa tiene que ver con la
escasa relación de las instituciones formadoras con ámbitos académicos externos a ella,
entendiendo que solo se nutren de sus propias producciones. Esto remite por ejemplo a cómo
se vinculan los IFD con instituciones académicas tales como universidades o centros de
investigación del país o del exterior, para el mejoramiento de su oferta académica de
formación.

Ni el Relevamiento Anual ni el Censo Docente recoge información que permita establecer y


describir la endogamia interna pero la evidencia recogida en el trabajo de campo cualitativo
correspondiente a este estudio sugiere que en la formación docente de nivel superior no
universitario está bastante difundida la práctica de incorporar a los planteles docentes a
formadores egresados de las mismas instituciones 29. Como indicador de la endogamia externa
se ha trabajado con un único indicador sobre el que existe información oficial disponible
30
(aunque reducida ): la firma de convenios entre las instituciones formadoras y las
universidades. El supuesto es que un IFD que firma convenio con una universidad está abierto
a realizar intercambios con ella, a compartir profesores y otras actividades que suponen una
interrelación académica. Aunque como se ha visto en el trabajo de campo cualitativo los
convenios muchas veces se reducen al pasaje de alumnos entre ambas instituciones,

28
Ver Cuadros I.236 y I. 237 en Anexo de Cuadros Estadísticos. Asimismo, para informarse sobre los IFD que tienen
Departamento de Investigación, Capacitación y Extensión por nivel para el que forman, consultar Cuadro I.238 en el
mismo Anexo.
29
En el trabajo de campo cualitativo realizado para este estudio se encontró que de la mitad de (10) de las 19
instituciones visitadas tenía personal directivo o docente egresado de ese instituto.
30
La tasa de respuesta en este ítem del cuadernillo del RA 2004 es muy baja: sólo 8 provincias aportan datos sobre
este aspecto, entre las cuales se encuentran Córdoba, Jujuy, Mendoza, Neuquén, Salta, Santa Fe, Tierra del Fuego y
Tucumán. Según informa la DINIECE en muchas provincias no se procesa esta información.

52
estudiantes universitarios que realizan prácticas en el NSNU y graduados de IFD que
completan su licenciatura o especialización en la universidad.

Cuadro I.2311. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


IFD de ocho provincias que tienen convenio con universidades según sector de gestión

Tiene convenio con


Estatal Privado Total
universidades

Distribución porcentual 25,0 75,0 100,0


1
Cantidad 13 39 52
1
Este ítem del cuadernillo del RA 2004 está procesado solo en el caso de 8 provincias.
(Córdoba, Jujuy, Mendoza, Neuquén, Salta, Santa Fe, Tierra del Fuego y Tucumán).
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Si bien la firma de convenios con las universidades puede representar una apertura hacia una
perspectiva académica más amplia, el comportamiento de los datos que se han relevado hace
pensar otra hipótesis interpretativa. Aunque la firma de convenios entre los terciarios docentes
y las universidades no parece ser un procedimiento muy habitual en el nivel superior ya que
solo 52 instituciones declaran en 2004 haberlo firmado, la gran mayoría de ellos (75,0%) fueron
firmados por instituciones privadas. Está claro que la mera existencia de un convenio no
permite establecer su utilidad ya que se desconocen las características de la universidad con la
que se firmó, el uso que se le da y, en definitiva, el papel que puede jugar en el sostenimiento
académico del IFD. Entendemos, sin embargo que dadas las tradicionales relaciones
dificultosas entre los terciarios docentes y las universidades, el solo hecho de su firma denota
una apertura hacia exterior y la característica de una respuesta activa frente a una coyuntura
31
sentida como riesgosa como puede haber sido la de la acreditación en los ’90 .

Cuadro I.2312. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


IFD de ocho provincias que tienen convenio con universidades según tamaño

Tiene convenio
1 - 100 101 - 200 201 - 400 401 - 700 701 - 3071 Total
con Universidades

Porcentaje 23,1 30,8 15,4 13,5 17,3 100,0


1
Cantidad 12 16 8 7 9 52
1
Este ítem del cuadernillo del RA 2004 está procesado solo en el caso de 8 provincias. (Córdoba, Jujuy,
Mendoza, Neuquén, Salta, Santa Fe, Tierra del Fuego y Tucumán).
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

La hipótesis de que la firma de convenio podría ser una defensa frente al riesgo de mayor
exigencia académica se ve apoyada por el hecho de que la tendencia parece ser a que estos
convenios sean firmados por los IFD más pequeños. Las instituciones chicas (menos de 200
alumnos) concentran más convenios que las grandes y este grupo ha firmado el 53,9% del
total, contra el 28,0% de los grandes (más de 400 alumnos). Esta situación podría abonar la
hipótesis de que la firma de convenio con universidades puede haber sido entendida como una
estrategia de afirmación frente a una situación riesgosa a la que no se sintiera sometidas
instituciones más grandes.

Cuadro I.2313. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


IFD de ocho provincias que tienen convenio con universidades según contexto

Tiene convenio con Nada Poco Medianamente Muy


Facilitador Total
Universidades Facilitador Facilitador Facilitador Facilitador

Distribución porcentual 1,9 11,5 26,9 46,2 13,5 100,0


1
Cantidad 1 6 14 24 7 52

31
Tampoco se sabe en qué fecha se firmó el convenio

53
1
Este ítem del cuadernillo del RA 2004 está procesado solo en el caso de 8 provincias (Córdoba, Jujuy, Mendoza,
Neuquén, Salta, Santa Fe, Tierra del Fuego y Tucumán).
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Otro hecho que permite sostener esta línea interpretativa es el análisis de los convenios
firmados en relación con el tipo de contexto. La distribución aparece en el marco de lo
esperable si la hipótesis es que firmar convenios con universidades está determinado por la
oportunidad que brinda el medio. La tendencia es que cuanto más facilitador es el tipo de
contexto hay mayor probabilidad de que se haya realizado la firma de un convenio entre un IFD
y una universidad (salvo en el caso del contexto muy facilitador) quizás porque así se
distribuyen las universidades. El peso del tipo de contexto parece tener mucha importancia
considerando también que influye del mismo modo en la existencia de instituciones privadas.

Como síntesis de este capítulo se puede decir que la oferta académica de los IFD es muy
heterogénea, muy diversa, y no siempre se condice con las necesidades del sistema. Las
propuestas de incorporación de nuevas funciones como estudios de postgrado, capacitación,
investigación, han sido aceptadas por un grupo de instituciones pero resta todavía un amplio
espectro que no se ha sumado a ellas. En muchos casos se ha visto que tanto el tamaño como
la calidad del contexto de la localidad están asociados con las posibilidades de calidad de la
oferta formadora.

54
Parte I - CAPÍTULO 3

LA MATRÍCULA Y LOS EGRESADOS DE LOS IFD.

3.1. La matrícula en los IFD según su condición de género

En el ciclo lectivo 2004 los alumnos inscriptos en los IFD ascendieron a 370.929, de los cuales
278.208 eran mujeres y 92.721 varones. Las mujeres constituían la parte mayoritaria de los
estudiantes (75%), lo que contrasta con la composición de género de la matrícula de la
educación técnica terciaria donde representaban el 54,7% 1 . Los IFD puros reúnen la mayor parte
de la matrícula que constituye casi la mitad (48,7%) del total de estudiantes, el 41,6% de la
matrícula corresponde a los IFD de ambos tipos y por último el 9,7% son estudiantes de los IFD
mixtos.

Si bien en términos generales en este año las tres cuartas partes de los alumnos de los Institutos
de Formación Docente son mujeres, esta proporción baja levemente en las instituciones mixtas y
en las de ambos tipos (cuyas carreras brindan títulos docentes y títulos técnicos) quizás debido a
que los varones se interesan más por carreras que habilitan simultáneamente para otras
actividades.

Cuadro I.311. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Matrícula según sexo- Cantidad y distribución porcentual

Puros Ambos Tipos Mixtos Total

Sexo Cant. % Cant. % Cant. % Cant. %

Varones 39.837 22,0 44.144 28,6 8.740 24,3 92.721 25,0

Mujeres 140.863 78,0 110.164 71,4 27.181 75,7 278.208 75,0

Total 180.700 100,0 154.308 100,0 35.921 100,0 370.929 100,00


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

A la inversa de lo que ocurre con la distribución de establecimientos según el sector de gestión,


donde la proporción es de 44,8% en el sector estatal versus el 55,2% en el sector privado 2 , el
sector estatal concentra más matrícula que el privado (67,8% versus 32,2%). Como se ha
descrito en el capítulo anterior, esto se debe a que los institutos de gestión estatal son
tendencialmente más grandes que los del sector privado. La mayor proporción de matrícula
estatal se constata en los tres tipos de instituciones formadoras, en diferente proporción.

1
Ver cuadro I.311b en el Anexo de Cuadros Estadísticos. Parte II, Capítulo 2.
2
Ver cuadro I.11. Educación Superior no Universitaria. Cantidad de Instituciones según sector de gestión en el Capítulo
1, Parte I de este Informe

55
Cuadro I.312. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Matrícula según sector de gestión

Distribución porcentual
Sector de
Gestión Ambos
Puros Mixtos Total
Tipos

Estatal 75,8 60,9 57,6 67,8

Privado 24,2 39,1 42,4 32,2

Total 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Existe un claro predominio de matrícula estatal en los IFD puros, que disminuye de manera
progresiva en los otros dos tipos. El mayor peso de la matrícula privada se observa en las
instituciones mixtas, lo que puede responder a una posible estrategia del sector privado de crear,
ampliar o reconvertir instituciones con una oferta más diversificada, que ofrezcan por un lado
carreras docentes y por otro formación técnico profesional que capacite en un ámbito más amplio
y con más flexibilidad para hacer frente a las demandas cambiantes del mercado laboral.

Cuadro I.313. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Matrícula según tipo de institución y tipo de contexto- Cantidad y distribución porcentual

Puros Ambos Tipos Mixtos Total

Tipo de contexto Cant. % Cant. % Cant. % Cant. %

Nada Facilitador 4.544 2,5 2.213 1,4 413 1,1 7.170 1,9

Poco Facilitador 23.071 12,8 20.998 13,6 4.048 11,3 48.117 13,0
Medianamente
25.478 14,1 31.181 20,2 5.902 16,4 62.561 16,9
Facilitador
Facilitador 61.141 33,8 48.508 31,4 15.348 42,7 124.997 33,7

Muy Facilitador 66.466 36,8 51.408 33,3 10.210 28,4 128.084 34,5

Total 180.700 100,0 154.308 100,0 35.921 100,0 370.929 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

La distribución de la matrícula según el tipo de contexto en que se ubica la institución es


coincidente con el hecho de que, como se ha visto en el capítulo precedente, es en los contextos
menos facilitadores en los que se ubican los establecimientos más pequeños, es decir, con
menos matrícula. Por ello, la tendencia a la menor concentración de la matrícula a medida que
se dificultan las condiciones de contexto se acentúa más en términos de matrícula que en
relación con los institutos por cuanto cambia la unidad de análisis. Esto estaría abonando la
hipótesis según la cual las condiciones más pobres del contexto, asociadas por ejemplo con una
menor cantidad de población y con una dinámica poblacional menos activa, conllevan una menor
concentración de potenciales alumnos.

La matrícula de la formación docente se incrementa a medida que se mejoran las condiciones


del contexto, pero se estabiliza en el contexto facilitador que no presenta mayores diferencias
con lo que ocurre en contextos muy facilitadores. Una posible explicación podría estar dada por
el hecho de que es probable que en contextos muy facilitadores la oferta de formación docente
del nivel terciario compita con la oferta de nivel universitario ya que en ese tipo de contextos
existe mayor concentración de universidades.

56
3.2. Los alumnos de formación docente en la Argentina: la relación matrícula-
egresados y el ritmo de cursada

A pesar de que los datos con que se cuenta para analizar la cuestión del rendimiento cuantitativo
de los IFD son débiles, teniendo en cuenta la importancia de aproximarse a este tema se ha
optado por construir algunos indicadores aproximados que, con todas las falencias que desde ya
se reconocen, permiten avanzar sobre este aspecto para una más completa descripción de las
instituciones formadoras de docentes. Los temas que se analizan son los que relacionan
matrícula y egresados, el desgranamiento y el atraso académico de los alumnos analizado a
partir del ritmo de cursada esperado para cada carrera.

Para el análisis del primer tema, los indicadores construidos son dos: la relación matrícula total-
egresados y el porcentaje de egresados sobre el total de la matrícula de la institución. Ambas
medidas muestran que en estas instituciones es dificultoso obtener egresados. En términos
globales se necesitan siete alumnos para producir un egresado.

Cuadro I.321. Educación Superior no Universitaria


Relación matrícula y egresados según sexo
Porcentaje de Egresados sobre el total de
Matriculados por cada Egresado
Sexo matriculados
IFD ITP Total ESNU IFD ITP Total ESNU
V 8,0 5,5 6,6 12,5 18,3 15,1

M 6,9 5,0 6,3 14,5 19,5 15,9

Total 7,1 5,2 6,4 14,0 19,2 15,6


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

La proporción de alumnos que termina los estudios terciarios es bastante baja: solo egresa un
alumno cada siete de quienes se inscriben en la carrera lo cual representa un rendimiento más
pobre si se compara con lo que ocurre en la formación técnico-profesional, donde esta misma
relación es de un egresado por cada cinco inscriptos.

En términos porcentuales esto se traduce en que mientras en la formación docente egresa el


14% de la matrícula total para todos los años, en la formación técnica este porcentaje asciende
al 19% lo cual representa una diferencia importante a favor de esta última sobre todo si se tiene
en cuenta que el ideal sería una tasa del 25% 3 .

En relación con el sexo, en todo el NSNU egresa poco menos de 1 varón por cada 2 mujeres (la
relación es de 30/70) 4 , pero en la formación docente esta proporción se reduce a poco más de 1
varón cada 5 mujeres como consecuencia del predomino femenino de la matrícula. Sin embargo,
no se observan diferencias relevantes entre el rendimiento de mujeres y varones en la formación
terciaria (docente o técnica): para un egresado varón se necesitan 8 inscriptos mientras que en
el caso de las mujeres se requiere casi 7.

3
Se estima que una carrera terciaria dura en promedio 4 años por lo cual sería de esperar que con repitencia y
abandono 0, la matrícula se dividiera homogéneamente en cuartos (25% de la matrícula total en cada año que dura la
carrera). De esto se deduce que una tasa del 25/100 egresados de la matrícula total representa en realidad una tasa de
egresados del 100% para la matrícula específica de ese año. En este sentido se ha estimado que 14/100 egresados
sobre la matrícula total en la Formación Docente implica que en el 4º año se gradúan el 56% de los alumnos mientras
que en el caso de la Formación Técnica, con este mismo cálculo, se podría decir que en el último año se gradúa el 75%
de la totalidad del curso lo cual habla de una diferencia importante en términos de rendimiento entre la Formación
Docente y la Formación Técnica. Se prefiere hablar de 14 egresados sobre 100 alumnos matriculados (14/100) para
dejar en claro que no se trata de porcentajes sino de una proporción.
4
Ver Cuadro I.321 en Anexo de Cuadros Estadísticos – Parte I, Capítulo 3.

57
Cuadro I.322. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Relación matrícula y egresados según sexo y tipo de institución
Porcentaje de Egresados sobre el total de
Matriculados por cada Egresado
matriculados
Sexo
Ambos Ambos
Puros Mixtos Total Puros Mixtos Total
Tipos Tipos

V 10,2 7,1 6,0 8,0 9,8 14,0 16,5 12,5

M 7,3 6,9 5,3 6,9 13,8 14,5 18,7 14,5

Total 7,7 7,0 5,5 7,1 12,9 14,3 18,2 14,0

Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

La proporción de varones que se gradúa es menor en los IFD puros (menos de 1 varón cada 5
mujeres), levemente mayor en los IFD mixtos (poco más de 1 varón cada 5 mujeres) y alcanza
su pico mayor en los IFD de ambos tipos (más de un varón cada 4 mujeres) 5 . Como se ha dicho,
esta es la misma progresión de la relación de sexos que se encuentra en la matrícula,
posiblemente debido a que los estudiantes varones del nivel terciario se inclinan por instituciones
que dictan carreras con doble titulación que les brindan mayor variedad de opciones al momento
de la inserción laboral.

En cuanto a los tipos de IFD, los que denotan peor rendimiento en términos de relación
matrícula/egresados son los de puros y los que parecen tener un mejor resultado de egresados
son los mixtos.

Cuadro I.323. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Relación matrícula egresados según sector de gestión
Porcentaje de Egresados sobre el total de
Matriculados por cada Egresado
Sector de matriculados
Gestión Ambos
Puros Ambos Tipos Mixtos Total Puros Mixtos Total
Tipos
Estatal 8,6 9,0 6,8 8,6 11,6 11,1 14,8 11,7

Privado 5,9 5,2 4,4 5,3 17,0 19,4 22,7 19,0

Total 7,7 7,0 5,5 7,1 12,9 14,3 18,2 14,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Según estos mismos indicadores, el rendimiento en términos de egresados, es bastante


superior en los establecimientos de gestión privada. Los IFD estatales necesitan casi 9
matriculados para tener un egresado mientras que los privados necesitan 5. Si se tiene en
cuenta que una carrera docente promedio dura 3 años y medio, de estas cifras se infiere que en
un IFD estatal, un aspirante promedio tarda más del doble en graduarse. Una interpretación
posible a estos datos sería pensar que los estudiantes de los IFD privados están mejor
posicionados, desde el punto de vista de su nivel económico social, que los alumnos que
concurren a establecimientos del estado. Razón por la cual disponen de mejores condiciones
para completar sus estudios en el ritmo esperado. Otra interpretación sería que el hecho de
afrontar el costo de los estudios mediante el pago de cuotas mensuales y derechos de examen,
posiblemente actúe como un factor motivador para la finalización de la carrera elegida en los
plazos estipulados. Si la segunda interpretación fuese cierta es posible que las diferencias de
nivel económico social de los alumnos de IFD privados no sean demasiado pronunciadas
respecto de los del estado; teniendo en cuenta que las carreras reclutan a sus aspirantes entre
los sectores medios y medios bajos de la sociedad (Cf. Alliaud y Davini, 1997). El estudio de

5
Ver Cuadro I.321b en Anexo de Cuadros Estadísticos – Parte I, Capítulo 3.

58
Tenti Fanfani (2005: 49) asimismo establece que en promedio la mayoría de los docentes
provienen de hogares con bajo nivel de escolaridad (hasta seis años), aunque este promedio
tiende a mejorar entre los docentes más jóvenes debido a la expansión creciente de la
escolaridad de la población. El origen del 40% de los docentes de todos los niveles educativos
es descrito en términos de “hogares medios”.

Cuadro I.324. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Relación matrícula egresados según tamaño
Porcentaje de egresados sobre el total de
Matriculados por cada egresado
matriculados
Tamaño
Ambos Ambos
Puros Mixtos Total Puros Mixtos Total
Tipos Tipos
1 - 100 6,2 7,0 2,8 5,9 16,1 14,4 35,6 16,9

101 - 200 6,5 6,1 6,9 6,4 15,4 16,5 14,6 15,7

201 - 400 8,1 6,2 3,9 6,6 12,3 16,1 25,7 15,3

401 - 700 6,3 6,1 9,2 6,4 15,9 16,5 10,9 15,6

700 - 3071 9,4 8,3 5,5 8,3 10,6 12,0 18,3 12,0

Total 7,7 7,0 5,5 7,1 12,9 14,3 18,2 14,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

El rendimiento de los IFD es parejo en los rangos de tamaño chico y mediano, pero baja en los
IFD grandes. Las instituciones chicas tienen en general un nivel de rendimiento muy levemente
superior al de los medianos 6 . En general, en los tres tipos de establecimientos a medida que
aumenta el tamaño en términos de matrícula, disminuye la relación matriculados/egresados
aunque los IFD Mixtos hacen un recorrido que se desvía del patrón habitual.

Cuadro I.325. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Relación matrícula egresados según tipo de contexto
Distribución porcentual de egresados sobre
Cantidad de matriculados por cada egresado
la matrícula
Tipo de Contexto
Ambos Ambos
Puros Mixtos Promedio Puros Mixtos Promedio
Tipos Tipos

Nada Facilitador 11,1 14,0 9,4 11,7 9,0 7,1 10,7 8,5

Poco Facilitador 7,8 9,3 9,8 8,6 12,8 10,8 10,2 11,7

Medianamente
5,1 9,2 5,9 6,7 19,5 10,8 16,9 15,0
Facilitador

Facilitador 7,7 6,4 4,8 6,7 13,0 15,6 21,0 15,0

Muy Facilitador 9,4 5,9 5,5 7,2 10,6 17,1 18,1 13,8

Total 7,7 7,0 5,5 7,1 12,9 14,3 18,2 14,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

La tasa de egresados de los IFD es menor a medida que se hacen más difíciles las condiciones
del contexto, lo que agrega evidencia a la hipótesis según la cual las condiciones del contexto
constituyen uno de los condicionantes del accionar de los institutos de formación docente. La
localización de los IFD en términos de las condiciones del contexto incide en los niveles de

6
Hay que recordar que no se está hablando de rendimiento en términos de calidad sino solo en relaciones cuantitativas.
Una hipótesis puede ser que el nivel de exigencia sea diferente en los institutos de distinto tamaño, posiblemente
localizados en diferentes contextos socio-económicos, con tradiciones y ofertas distintas.

59
eficiencia interna. Una posible interpretación sería que esta dinámica está influida por el nivel
para el que forma el instituto. Según otros datos surgidos del trabajo de campo cualitativo de
este estudio las instituciones que se concentran con mayor frecuencia en contextos menos
facilitadores son las que forman sólo para primaria y son simultáneamente las más pequeños.

Un segundo indicador del comportamiento de la matrícula utilizado generalmente se refiere al


desgranamiento que relaciona, en una cohorte, los alumnos que ingresan al primer año con los
que van quedando a lo largo de toda la duración del nivel. Aunque en algunas provincias, en el
nivel terciario está permitido cursar por materia y por año, existe en general una tendencia y
tradición del nivel a que los alumnos respeten la cursada por año de estudios. Sin embargo,
debido a que no se cuenta con datos de la cohorte, se ha trabajado con la distribución porcentual
de la matrícula en los años de estudio según dura cada carrera.

Cuadro I.328. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Matrícula por año de estudio según tipo IFD – Cantidad y distribución porcentual -
1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total
Tipo IFD Cant. % Cant. % Cant. % Cant. % Cant. %
Puros 72.331 40,0 53.065 29,4 35.499 19,7 19.805 11,0 180.700 100,0
Ambos Tipos 68.073 44,1 41.882 27,1 29.852 19,4 14.501 9,4 154.308 100,0
Mixtos 16.139 44,9 10.221 28,5 6.330 17,6 3.231 9,0 35.921 100,0
Total 156.543 42,2 105.168 28,4 71.681 19,3 37.537 10,1 370.929 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Este ejercicio teórico evidencia un fenómeno real ya conocido gracias a estudios previos
cualitativos y cuantitativos: la existencia de un fuerte desgranamiento que no puede cuantificarse
como tal sino solo en términos proporcionales. Si la institución hipotética, sin desgranamiento,
debiera tener un cuarto de matrícula en cada año, en la realidad se observa que en promedio la
matrícula de 1er año es cuatro veces mayor que la del último año. Esta parece ser una tendencia
generalizada, ya que se reitera en los tres tipos de IFD y casi en las mismas proporciones.

Cuadro I.329. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Matrícula por año de estudio según sector de gestión - Distribución porcentual
Sector de
1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total
Gestión
Estatal 41,2 28,3 19,9 10,6 100,0
Privado 44,4 28,4 18,1 9,1 100,0
Total 42,2 28,4 19,3 10,1 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

El análisis de los diferentes sectores de gestión demuestra que se trata de una tendencia
generalizada ya que esta distribución no varía en los establecimientos estatales y privados. La
tendencia se verifica en ambos, sin diferencia de importancia, dato curioso ya que se esperaría
que el nivel socioeconómico de los estudiantes (generalmente asociado con el tipo de gestión de
la prestación educativa) fuera un morigerador del abandono en los privados. Estas cifras
introducen un cuestionamiento acerca de cuáles son los verdaderos motivos del abandono o de
la posible similitud de las características socioeconómicas de los estudiantes de profesorado
privados y públicos, cuestiones que ameritan investigaciones específicas en el futuro.

El sector de gestión no muestra diferencias en relación con el comportamiento de la matrícula a


través de los años. En general este comportamiento es similar en las instituciones privadas y
públicas, a excepción tal vez de los IFD mixtos en los cuales se aprecian más diferencias
respecto de la disminución de la matrícula a medida que se avanza en la carrera.

60
Cuadro I.3210. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Matrícula por año de estudio según tamaño - Distribución porcentual
Tamaño 1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total
1 - 100 40,7 28,4 22,0 8,9 100,0
101 - 200 43,3 27,4 20,4 9,0 100,0
201 - 400 43,6 28,6 18,4 9,4 100,0
401 - 700 44,3 27,4 18,9 9,4 100,0
701 - 3071 40,5 28,9 19,4 11,2 100,0
Total 42,2 28,4 19,3 10,1 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

El tamaño de la institución tampoco parece ser un gran diferenciador a la hora de medir el nivel
de desgranamiento en la formación docente. Las diferencias que se observan, sobre todo en el
porcentaje de matrícula en el primer año de la carrera, no llegan a ser relevantes y en casi todos
los rangos de tamaño la trayectoria que sigue la matrícula es relativamente similar. Parecería tal
vez que el mayor desgranamiento se observa en las instituciones que albergan entre 100 y 200
alumnos por cuanto estos presentan uno de los valores más altos en la matrícula de primer año
junto con el valor más bajo en la matrícula de los dos últimos años pero la diferencia no llega a
ser relevante; mientras que el menor nivel de desgranamiento se daría en las instituciones que
albergan entre 700 y 3000 alumnos (éstas presentan uno de los valores más bajos en la
matrícula de 1º año junto con el valor más alto en la matrícula de los dos últimos años).

En todos los casos se corrobora un dato conocido que es que el mayor nivel de desgranamiento
se da en los primeros años de la carrera ya que es entre el 1º y el 2º año donde están las
mayores diferencias de matrícula. Esto es coincidente con los resultados de investigaciones
sobre desgranamiento en las instituciones educativas en el nivel superior universitario y no
universitario según los cuales las mayores tasas de abandono se dan en los primeros años de
estudio.

Cuadro I.3211. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Matrícula por año de estudio según tipo de contexto – Distribución porcentual
Tipo de contexto 1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total
Nada Facilitador 42,3 24,8 21,8 11,2 100,0
Poco Facilitador 42,1 27,1 21,0 9,8 100,0
Median. Facilitador 42,4 28,6 20,0 9,0 100,0
Facilitador 39,5 28,8 20,3 11,4 100,0
Muy Facilitador 44,8 28,4 17,3 9,5 100,0
Total 42,2 28,4 19,3 10,1 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Contrariamente a lo que sería de esperar, las condiciones de contexto no parecen estar


asociadas con los niveles de desgranamiento. Por ejemplo, las instituciones de contextos más
facilitadores presentan la mayor concentración de matrícula en el 1º año lo cual indicaría un
importante nivel de desgranamiento en el primer año de estudios; o al menos un nivel mayor de
desgranamiento respecto de instituciones en contextos menos facilitadores. Pero las
instituciones de contextos nada facilitadores muestran un menor nivel relativo de
desgranamiento, que aunque no presenta diferencias importantes, es de señalar.

Se ha trabajado finalmente con una tercera medida de eficiencia interna no utilizada


habitualmente pero que creemos válida como un indicador aproximado del comportamiento de
los alumnos en el subsistema de formación docente. Se trata del porcentaje de alumnos de
cada año que adeudan materias del año anterior que es tomado en este Informe como “proxy”
de la tasa de promoción de año a año. Es un dato interesante que podría dar pistas acerca de

61
cuánto demora un alumno de la formación docente en graduarse respecto del ritmo fijado por el
plan de estudios. Dado que no es posible a través de los datos del Relevamiento Anual hacer el
seguimiento de una cohorte y que los planes de estudio de los terciarios habilitan -de acuerdo
con las correlatividades establecidas en cada caso- a los estudiantes a matricularse debiendo
asignaturas de años anteriores, hemos calculado el porcentaje de alumnos que adeudan
materias de cada año sobre la matrícula informada por año de estudio. Esta aclaración es válida
también para los cuadros I.3213 y I.3214. En términos generales, el 11,1% de los alumnos
adeuda materias de años anteriores. La mayor acumulación de materias pendientes parece
ubicarse, al igual que el desgranamiento, en el 1º y 2º año de cursada. El porcentaje de alumnos
que adeudan materias disminuye a medida que se acercan a la finalización de la carrera, siendo
de 5,4% en el 1º año y de 0,5 en 4º año.

Cuadro I.3212. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Alumnos que adeudan materias de años anteriores según tipo de institución
Distribución porcentual

Tipo IFD 1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total


Puros 6,6 4,1 1,6 0,5 12,8

Ambos Tipos 4,4 3,5 1,6 0,5 9,9

Mixtos 3,8 2,5 0,9 0,5 7,7

Total 5,4 3,7 1,5 0,5 11,1


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Algunas diferencias referidas a este retraso académico tienen que ver con el tipo de instituto. Por
ejemplo, en general el rendimiento al igual que la relación matrícula –egresados ya comentada
anteriormente, parece ser mejor en las instituciones mixtas que en las puras por cuanto en las
primeras existe en la matrícula total (de todos los años) un 7,7% de alumnos que deben materias
de años anteriores mientras que en las segundas este porcentaje asciende al 13%.
Estas diferencias entre los institutos con menos retraso académico de sus alumnos (los mixtos)
y los que denotan más retraso (generalmente, los puros) son más notorias en los dos primeros
años de la carrera y desaparecen a medida que se avanza en la carrera hasta equipararse en 4º
y 5º año.
Cuadro I.3213. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Alumnos que adeudan materias de años anteriores según sector de gestión
Distribución porcentual

Tipo IFD 1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total


Estatal 6,2 4,0 1,6 0,5 12,3

Privado 3,9 3,0 1,5 0,3 8,8

Total 5,4 3,7 1,6 0,5 11,2


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Si bien las instituciones de gestión estatal muestran un mayor retraso en el ritmo de cursada de
los alumnos, la diferencia con las instituciones de gestión privada podría basarse en el hecho de
que es probable que estas últimas alberguen en mayor proporción alumnos provenientes de
sectores socioeconómicos un poco más favorecidos y que, tengan un mejor rendimiento
asociado a sus mejores condiciones socioculturales y económicas aunque tampoco es posible
descartar la proveniencia de hogares con NES similar como ya se ha comentado y la incidencia
del factor pago de aranceles sobre los estudiantes para recibirse a término. La hipótesis es que
estas diferencias de retraso por sector de gestión no necesariamente se basarían en
características propias de los IFD sino en las características y condiciones de sus alumnos. Los
resultados hallados en las diferencias a favor del sector privado tanto en la cantidad de
egresados, como de matriculados que son necesarios para producir un egresado, y la menor

62
proporción de estudiantes que adeudan materias, ameritan la realización de futuros estudios
para indagar las causas asociadas a este mejor comportamiento de los IFD privados que
posiblemente, no esté basado a una mejor calidad de la formación o la práctica de retención,
sino a otros factores.

Cuadro I.3214. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Alumnos que adeudan materias de año anteriores según tamaño de la institución
Distribución porcentual
Tamaño 1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total
1 - 100 4,5 4,0 0,9 0,8 10,3
101 - 200 4,4 3,5 1,2 0,3 9,4
201 - 400 5,1 3,7 1,5 0,7 11,0
401 - 700 4,4 3,3 1,5 0,2 9,4
701 - 3071 6,4 3,9 1,8 0,5 12,6
Total 5,4 3,7 1,6 0,5 11,2
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE- MECyT

El tamaño de la institución tampoco parece ser un diferenciador relevante en relación con este
indicador. Las instituciones más grandes y las más pequeñas muestran porcentajes más
elevados de alumnos que adeudan materias que los estudiantes en IFD de otros tamaños. No
parece haber un patrón claro relacionado con el tamaño de la institución, ni en general ni por año
de estudio.

El contexto de la institución tampoco es significativo en el rendimiento de los alumnos. Sólo se


observan diferencias más notorias en los últimos años de la carrera docente en los cuales la
concentración de alumnos que deben materias anteriores es superior en el caso de IFD ubicados
en contextos nada facilitadores (1,8%) frente a lo que ocurre en instituciones de contextos muy
facilitadores (0,3%). Estas diferencias podrían estar relacionadas con el origen socio económico
de los alumnos en uno y otro contexto.

Cuadro I.3215. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Alumnos que adeudan materias de años anteriores según
tipo de contexto de la institución
Porcentaje de alumnos por año que adeudan
Tipo de contexto materias de años anteriores
1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total

Nada facilitador 4,1 4,1 1,4 1,8 11,4

Poco facilitador 5,3 3,9 1,5 0,5 11,2


Medianamente
4,4 3,8 1,4 0,4 10,0
facilitador
facilitador 5,8 3,8 1,7 0,6 11,9

Muy facilitador 5,7 3,4 1,6 0,3 11,0

Total 5,4 3,7 1,6 0,5 11,2


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

3.3. La matrícula y los egresados en las instituciones pequeñas

Una gran cantidad de instituciones de formación docente, que alcanza a 560 y representa el 51%
de IFD, se concentra en los dos primeros rangos de tamaño utilizados en este informe (hasta
200 alumnos). Esto amerita un análisis por separado de la matrícula y rendimiento de este grupo
de IFD que permita describir su comportamiento.

63
Cuadro I.331. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Instituciones hasta 200 alumnos- matrícula por tamaño y tipo de institución
Distribución Porcentual

Ambos
Tamaño Puros Mixtos Total
Tipos
1 – 50 79,5 16,7 3,8 100,0
51 – 75 81,5 13,9 4,6 100,0
76 – 100 64,4 27,5 8,1 100,0
101 – 150 56,0 38,3 5,7 100,0
151 – 200 63,1 29,4 7,5 100,0
Total 64,0 29,6 6,4 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Dentro de las instituciones chicas, casi dos tercios de la matrícula (64%) se concentra en los
institutos puros, y casi un tercio (29,6%) en institutos que ofrecen carreras de ambos tipos. Si se
toma el conjunto de los IFD (es decir, todos los tamaños) esta proporción es en general de
48,7% (puros); 41,6% (ambos tipos); y 9,7% (mixtos) 7 .

Estas diferencias se acentúan en las instituciones más chicas: entre las instituciones de menos
de 75 alumnos, el porcentaje de matrícula que se concentra en los institutos puros alcanza el
80%. Como contracara, a medida que crece la matrícula, disminuye la concentración entre los
puros y aumenta principalmente la participación de los IFD categorizados como ambos tipos. En
los institutos de menos de 200 alumnos, los mixtos siempre mantienen una participación
marginal en la matrícula.

Cuadro I.332a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Instituciones hasta 200 alumnos: relación matrícula – egresados según tamaño
Porcentaje de egresados sobre el total de
Matriculados por cada egresado
matriculados
Tamaño
Ambos Ambos
Puros Mixtos Promedio Puros Mixtos Promedio
Tipos Tipos
1 - 50 4,7 7,6 2,2 4,8 21,2 13,2 44,8 20,7
51 - 75 5,3 4,0 1,6 4,6 18,9 25,0 63,1 21,8
76 - 100 9,7 9,9 4,9 9,0 10,4 10,1 20,3 11,1
101 - 150 6,1 5,5 21,9 6,1 16,5 18,2 4,6 16,5
151 - 200 7,0 7,0 4,4 6,7 14,3 14,3 22,5 14,9
Total 6,4 6,2 4,8 6,2 15,6 16,1 20,9 16,1
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Los IFD chicos (de menos de 200 alumnos) tienen en general mejor rendimiento que los
medianos y los grandes. Dentro de los chicos son también los institutos categorizados como
mixtos los que presentan una relación más favorable entre matrícula-egresados.

7
Ver Cuadro I.241b en el Anexo de Cuadros Estadísticos

64
Cuadro I.332b. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Instituciones hasta 200 alumnos: relación matrícula – egresados según tipo de contexto
Porcentaje de egresados sobre el
Matriculados por cada egresado
Tipo de total de matriculados
Contexto Ambos Ambos
Puros Mixtos Promedio Puros Mixtos Promedio
Tipos Tipos
Nada Facilitador 7,7 10,8 9,4 8,2 13,0 9,2 10,7 12,2
Poco Facilitador 8,6 7,9 4,1 7,9 11,6 12,7 24,5 12,7
Medianamente
6,2 5,9 5,1 6,0 16,2 16,9 19,6 16,5
Facilitador
Facilitador 5,4 5,8 4,4 5,4 18,6 17,3 22,8 18,5
Muy Facilitador 5,8 5,2 4,9 5,5 17,3 19,3 20,5 18,2
Total 6,4 6,2 4,8 6,2 15,6 16,1 20,9 16,1
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Al igual que lo que ocurre en el universo total de instituciones, el tipo de contexto en el que éstas
se encuentran ubicadas parece marcar una diferencia en términos del rendimiento interno del
sistema: en los tres tipos de institución se observa un peor rendimiento, es decir una mayor
proporción de matriculados por cada egresado y menor proporción de egresados sobre el total
de la matrícula, en las instituciones de zonas menor favorables. Más aún, en los IFD de ambos
tipos y mixtos la tasa de egresados de los establecimientos de contextos muy facilitadores casi
duplica la de los IFD ubicados en contextos nada facilitadores aunque en el promedio esto no se
manifiesta, probablemente porque son los IFD puros los que concentran mayor matrícula.

Cuadro I.333. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Instituciones hasta 200 alumnos: matrícula por año de estudio según tipo de IFD
Distribución porcentual

Tipo IFD 1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total

Puros 41,7 27,6 21,2 9,5 100,0

Ambos Tipos 43,2 28,4 20,6 7,8 100,0

Mixtos 46,8 25,4 19,8 8,0 100,0

Total 42,4 27,7 20,9 8,9 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Las instituciones chicas también parecen repetir el patrón del conjunto en relación con la
eficiencia interna del sistema, siendo los IFD Mixtos los que concentran mayor desgranamiento
en los primeros años de estudio en oposición a los puros que presentan una distribución de la
matrícula más homogénea. Casi el 47% de la matrícula total de los IFD Mixtos se ubica en el 1º
año de la carrera mientras que sólo el 8% lo hace en los últimos años. El caso inverso se
8
observa en los IFD puros que presenta el 41,7% y el 9,5% respectivamente .

8
Esto contradice lo que se observa en rendimiento medido como relación matrícula-egresados, donde el mejor
rendimiento se da en los mixtos y el peor, en los puros. Una posible interpretación a esta aparente contradicción podría
ser que si bien en los mixtos egresen más que en los puros pero la duración de la carrera es mayor.

65
Cuadro I.334. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente Instituciones
hasta 200 alumnos: matrícula por año de estudio según sector de gestión Distribución
porcentual
Sector de
1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total
Gestión
Estatal 41,8 26,5 22,6 9,1 100,0

Privado 43,1 28,9 19,2 8,8 100,0

Total 42,4 27,7 20,9 8,9 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

El sector de gestión tampoco parece ser un gran diferenciador del desgranamiento. Los datos
muestran una mayor concentración de la matrícula en los primeros años en las instituciones de
gestión privada pero esta diferencia no llega a ser relevante y en cualquier caso la distribución de
la matrícula por año tanto en el sector estatal como privado se equipara en los últimos años de la
carrera. Dicho de otro modo, el desgranamiento es parejo en ambos sectores, lo que cambia es
la altura de la carrera en la cual se acentúa este fenómeno para las instituciones de cada sector.

Cuadro I.335. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Instituciones hasta 200 alumnos: matrícula por año de estudio según tamaño
Distribución porcentual

Tamaño 1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total


1-50 38,8 29,5 21,6 10,1 100,0
51 - 75 41,6 28,0 21,1 9,4 100,0
76 - 100 40,8 28,2 23,1 7,9 100,0
101 - 150 43,4 28,1 20,8 7,7 100,0
151 - 200 43,1 26,7 19,9 10,3 100,0
Total 42,4 27,7 20,9 8,9 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

En cada grupo de diferente tamaño se reitera el patrón común de comportamiento del


desgranamiento según el cual a medida que se avanza en la carrera queda más gente en el
camino. Pero en los dos grupos más chicos (hasta 75 alumnos) la brecha entre matrícula de 1º
Año y matrícula de 4to. y 5to año es un poco menor. Una interpretación posible podría ser que
en estos tamaños es factible más acompañamiento de los docentes, o también más presión para
continuar los estudios en tiempo y forma. También podría ser que el nivel académico de menor
exigencia y que los alumnos promovieran de año, por lo tanto, en mayor proporción y no porque
su rendimiento sea mejor que en instituciones grandes.

Cuadro I.336. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente Instituciones


hasta 200 alumnos: matrícula por año de estudio según tipo de contexto Distribución
porcentual
4º y 5º
Tipo de contexto 1º Año 2º Año 3º Año Total
Año
Nada Facilitador 40,2 30,3 21,7 7,7 100,0
Poco Facilitador 42,0 26,9 22,7 8,4 100,0
Medianamente Facilitador 42,2 27,3 21,5 8,9 100,0
Facilitador 40,4 28,5 21,3 9,8 100,0
Muy facilitador 47,8 27,3 16,2 8,7 100,0
Total 42,4 27,7 20,9 8,9 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

66
Finalmente, un último análisis se refiere al retraso en el ritmo de cursada de los alumnos en este
grupo de institutos.

Cuadro I.337. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Instituciones hasta 200 alumnos: alumnos que adeudan materias de años anteriores
según tipo de IFD – Distribución porcentual

Tipo IFD 1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total


Puros 5,0 3,9 1,1 0,5 10,6
Ambos Tipos 3,3 3,2 1,0 0,3 7,9
Mixtos 3,8 2,7 1,1 1,3 8,8
Total 4,4 3,6 1,1 0,5 9,6
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

Al igual que lo que ocurre con los IFD en general (no sólo en los pequeños) el rendimiento
parece ser peor en las instituciones puras que en las mixtas y de ambos tipos por cuanto es
mayor el porcentaje total de alumnos que adeudan materias de años anteriores. De todos
modos, la diferencia no parece ser importante.

Cuadro I.338. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Instituciones hasta 200 alumnos: alumnos que adeudan materias de años anteriores según sector
de gestión – Distribución porcentual
Sector de
1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total
Gestión
Estatal 4,7 4,3 1,3 0,4 10,7
Privado 4,1 3,1 0,9 0,6 8,7
Total 4,4 3,7 1,1 0,5 9,7
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

El sector de gestión tampoco parece ser un gran diferenciador en relación con el rendimiento de
la matrícula en términos de alumnos que adeudan materias: si bien es mayor el porcentaje de
alumnos en esta situación en los IFD de gestión estatal, las diferencias tampoco son de
consideración.

Cuadro I.339. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Instituciones chicas: alumnos que adeudan materias del año anterior según tamaño
Distribución porcentual

Tamaño 1º Año 2º Año 3º Año 4º y 5º Año Total

1 - 50 3,3 3,7 1,2 1,4 9,6


51 - 75 4,7 3,1 0,9 0,6 9,4
76 - 100 4,9 4,8 0,9 0,7 11,3
101 - 150 4,6 3,6 1,0 0,4 9,6
151 - 200 4,2 3,4 1,4 0,3 9,2
Total 4,4 3,6 1,1 0,5 9,6
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004- DINIECE, MECyT

En este subgrupo de institutos, los alumnos que adeudan materias no muestran diferencias
fuertes según el tamaño, pero resulta interesante que en los más pequeños de todos (hasta 50
alumnos) el por ciento de quienes adeudan materias de 1º y 2º año es menor que en los otros,

67
pero es mayor también el de quienes deben materias de tercero y 4to/5to. Las diferencias no
son importantes pero sí quizás ameritarían un análisis cualitativo in situ.

Al introducir la variable de los contextos no se observan diferencias que destacar en la


proporción de alumnos que adeudan materias de años anteriores (ver ANEXO cuadro I.3310).

En síntesis, este capítulo confirma lo que se conoce en términos de la feminización de la


matrícula de las instituciones que preparan profesores. Confirma asimismo el pobre rendimiento
de estas instituciones en términos de la relación matrícula/egresados, pero agrega la
comparación con los institutos terciarios técnicos, que aún con poco rendimiento, superan a las
instituciones de formación docente. El capítulo describe un tema interesante que se refiere a la
cantidad de materias que adeudan los estudiantes en estos IFD que, en términos generales,
ronda un 10%. El análisis final caracteriza las instituciones pequeñas, de menos de 200 alumnos.

68
Parte I - CAPÍTULO 4
LAS CONDICIONES INSTITUCIONALES DE LOS IFD

Como en todos los niveles educativos, un aspecto importante para el buen funcionamiento de
las instituciones de formación docente es el que se refiere a su organización. Algunas de las
dimensiones para analizar este tema son cuáles y cuántos cargos tienen las instituciones, si
cuentan con personal administrativo, de maestranza y cuáles son las condiciones de trabajo
docente. Por ejemplo, cuál es la rotación de personal, el porcentaje de docentes con licencia o
la cantidad de titulares. Todos estos aspectos condicionan el desarrollo del currículo y
favorecen o dificultan las formas de trabajo en equipo, entre otras cuestiones, de allí la
importancia que tiene conocer el comportamiento de estas variables en el sistema de formación
docente terciario.

4.1. La estructura de la organización: plantas funcionales y cargos

La organización de las instituciones educativas se expresa con bastante claridad en sus


organigramas, los que se rigen en base a la normativa que determina cuáles y cuántos cargos
deben existir en las escuelas, cuestión que normalmente se relaciona con el nivel, modalidad,
rama y el tamaño de los establecimientos escolares.

La expresión formal del organigrama se denomina administrativamente planta orgánico-


funcional. El análisis de las plantas funcionales de los IFD, y de las instituciones educativas en
general, no es sencillo porque los cargos se corresponden solo con determinadas funciones,
(de dirección, secretarios, bibliotecarios, etc.) mientras que las tareas propias de enseñanza y
de otras funciones se cubren con horas cátedra. Otro elemento que dificulta el análisis es que
en la mayoría de los casos el personal que no reviste un cargo, es nombrado por horas cátedra
pero también el sistema incluye en algunas provincias el nombramiento por módulos con los
1
cual deben realizarse las equivalencias correspondientes . Por otro lado, como es el caso en
todas las organizaciones, una cosa es la estructura formal y otra la real. Es decir que se
pueden desempeñar otro tipo de tareas más allá de las que supone el puesto formalmente
ocupado.

Los Institutos de Formación Docente, como la mayoría de las instituciones educativas, cuentan
con una serie de cargos que pueden ser clasificados en los siguientes tipos:
- de conducción o dirección;
- de enseñanza específicamente;
- de administración
- de maestranza; y
- de apoyo.

La cantidad y el tipo de cargos que cada institución concreta tiene dependen de una serie de
variables, entre las cuales una de singular importancia es el tamaño. La normativa de las
plantas funcionales, y las decisiones que se toman para flexibilizar esta normativa, tienen
muchas veces una justificación en relación con la cantidad de alumnos que atiende la
institución y turnos en los que funciona.

El cuadro I.411 que se presenta en la página siguiente muestra la cantidad de cargos de


diferente tipo que los IFD informaron en el Relevamiento Anual de 2004, clasificándolos según
el tamaño de las instituciones. Se calcula así la relación entre el número de personas en cada
cargo y la cantidad de instituciones del grupo correspondiente. El análisis asume para cada
cargo que si el porcentaje es igual a 100% existe una persona que desempeña ese rol en cada
institución formadora. Si la cifra supera el 100%, es porque hay instituciones que tienen más de
una persona desempeñando ese rol mientras que si el porcentaje no alcanza el 100, es porque
hay establecimientos en ese grupo / tamaño que carecen de ese cargo.

1
Para establecer las conversiones entre cargos, horas cátedra y módulos, la DINIECE utiliza una tabla de
conversión según la cual 30 hs. cátedra (cada una de 40 minutos) equivalen a 1 cargo (20 horas reloj); y
una hora y media cátedra equivale a un módulo que tiene una duración de 60 minutos.

69
La planta funcional completa se constituye por al menos un directores/rector/regente, un
director de área o jefe de departamento, uno o más vicedirectores/vicerrector/subregente, un
secretario (eventualmente un prosecretario), un bibliotecario, ayudantes de cátedra, bedeles,
profesores y otros cargos docentes no especificados.

Según la información presentada el cuadro siguiente la planta funcional completa, con todos los
cargos anteriores, solo se verifica en los IFD grandes de más de 700 alumnos ya que solo en
este grupo todos los cargos tienen un valor superior al 100%, salvo el de jefe de extensión,
capacitación o investigación que está presente en el 87% de las instituciones. Por el contrario
en el grupo de los IFD pequeños, los únicos cargos que llegan al 100/% de las instituciones son
el de director y el de secretario. Esto abona la hipótesis de una probable debilidad institucional
de este grupo que se expresa por ejemplo en que solo el 33% de ellos cuenta con bibliotecario
y que un cuarto no tiene ni siquiera un bedel.

Cuadro I. 411. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Relación cantidad de establecimientos y cantidad de cargos

Tamaño de la Institución 1 – 100 101 – 200 201 – 400 401 - 700 701-3071 Total
Cantidad Instituciones por tamaño 292 268 253 149 137 1.099
Cargos - Planta Funcional IFD
Cant. 332 287 274 181 206 1.280
Director / rector / regente
% 113,7 107,1 108,3 121,5 150,4 116,5
Cant. 44 75 147 155 395 816
Director de área / jefe de dpto.
% 15,1 28,0 58,1 104, 288,3 74,3
Cant. 54 64 109 83 141 451
Vicedirector/vicerrector/subregente
% 18,5 23,9 43,1 55,7 102,9 41,0
Cant. 318 274 296 204 290 1.382
Secretario/prosecretario
% 108,9 102,2 117,0 136,9 211,7 125,8
Cant. 98 131 187 152 231 799
Bibliotecario
% 33,6 48,9 73,9 102,0 168,6 72,7
Cant. 61 109 92 109 357 728
Maestro auxiliar / ayud. de cátedra
% 20,9 40,7 36,4 73,2 260,6 66,2
Cant. 216 329 525 428 905 2.403
Preceptor/bedel
% 74,0 122,8 207,5 287,3 660,6 218,7
Cant. 73 95 93 93 119 473
Jefe grado / extensión / investigac.
% 25,0 35,5 36,8 62,4 86,9 43,0
Cant. 110 147 188 159 270 874
Profesor por cargo
% 37,7 54,9 74,3 106,7 197,1 79,5
Cant. 83 113 176 179 271 822
Otros cargos docentes
% 28,4 42,2 69,6 120,1 197,8 74,8
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Estos datos muestran que la planta funcional se completa recién a partir de un tamaño de 400
y más alumnos, según las cifras que aparecen en las dos últimas columnas. Por el contrario,
carecen de algunos de los puestos importantes para un adecuado funcionamiento las
instituciones de menos de 200 alumnos.

4.2. Condición de los cargos

Un segundo tema que tiene que ver con lo institucional es el que se refiere a las características
de los cargos existentes en los IFD. Los docentes formadores pueden ser nombrados en
cargos, módulos o en horas cátedra, según la función que desempeñen. En este punto se
describen dos aspectos importantes de estos cargos, que tienen incidencia en el
funcionamiento institucional: la situación de revista del personal y la condición de la
actividad de los formadores.

70
4.2.1. Situación de revista de los formadores

Los planteles institucionales se conforman a partir de nombramientos de personal en cargos


que están establecidos y aprobados por la planta funcional. Los movimientos derivados de
circunstancias institucionales como la apertura de cursos, de nuevas carreras, o de
circunstancias personales como licencias, renuncias, jubilaciones o traslados, hacen necesaria
la existencia de diferentes condiciones de los cargos, denominadas técnicamente situación de
revista.

En el sistema administrativo que organiza la tarea docente en nuestro país existen


básicamente tres tipos de situación de revista cuya diferencia principal es la calidad de la
estabilidad en el cargo que cada uno de ellos provee. De mayor a menor estabilidad están los
cargos titulares, interinos o provisionales (según denominación de cada provincia) y suplentes.
Otras situaciones particulares se han agregado con posterioridad, como la de contratado o la
de director “precario” como se ha encontrado en el trabajo de campo realizado como parte de
esta investigación.

La situación general del personal de este nivel es de relativa estabilidad, un tercio de los
formadores son titulares, proporción que asciende al 42% si se consideran los que además
de ser titulares revistan en otra condición en otros establecimientos (9%). Como se verá más
adelante, esto posiblemente obedezca al peso que tiene en esta variable el porcentaje de
titulares del sector privado.

Cuadro I.4411b. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista
Distribución
Situación Revista Cantidad
porcentual
Titular solo 14.116 33,3

Interino solo 12.252 28,9

Suplente solo 3.392 8,0

Contratado solo 870 2,0

Titular y otros 3.762 8,9

Interino y otros 1.639 3,9

Suplente y otros 146 0,3

Sin información 6.199 14,6

Total 42.376 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo
Docente 2004 – DINIECE, MECyT

Un poco más de la cuarta parte de los formadores (28,9%) tiene toda su carga de trabajo
docente en situación de interina, posiblemente a la espera de concursos ya que este es el
mecanismo legal para la titularización, aunque como es conocido, en las últimas décadas se ha
recurrido también a un procedimiento expeditivo – pero fuera del espíritu del Estatuto del
Docente – la llamada titularización masiva, en general para cubrir cargos de otros niveles
2
educativos . Según lo que se ha recogido en el trabajo de campo en 19 IFD, la falta de
concursos se suple en este nivel con mecanismos de selección interna que los IFD realizan en
base a la valoración de antecedentes de los candidatos, selecciones que generalmente deben
ser respaldadas por los Consejos Consultivos o Académicos correspondientes a cada
establecimiento.

2
Este mecanismo consiste en que la legislatura (o a veces el poder ejecutivo) decreta que todas las personas interinas
o provisionales que ocupen cargos pasen a ser declarados titulares, muchas veces sin considerar que cumplan los
requisitos mínimos para ocuparlos, como por ejemplo el título habilitante correspondiente.

71
Por último entre las situaciones de revista, nos encontramos con un 8% que son solo suplentes
y el resto son contratados (2%), o interinos y en otra situación (3,9%) y suplente y otra situación
(0,3%).

El personal de ambos sexos tiene los mismos porcentajes de titulación. No se observan


diferencias por sexo, a excepción de una leve diferencia de algo más de varones en los cargos
de interinos y contratados (ver ANEXO cuadro I.4412a).

Cuadro I.4413a. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista y edad- Distribución porcentual-
Edad
Situación de
revista Hasta 29 Entre 30 y Entre 40 y Entre 50 y 60 y más
Total
años 39 años 49 años 59 años años

Titular solo 21,7 27,6 32,8 40,0 48,4 33,3


Interino solo 32,9 32,9 30,3 24,8 16,3 28,9
Suplente solo 17,6 10,3 7,4 4,6 2,4 8,0
Contratado solo 4,8 2,8 1,8 0,9 1,1 2,1
Titular y otros 3,9 5,9 9,2 13,0 11,4 8,9
Interino y otros 5,2 4,8 4,0 2,7 1,5 3,9
Suplente y otros 1,0 0,4 0,3 0,2 0,2 0,3
Sin Información 12,8 15,2 14,3 13,7 18,7 14,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

La cantidad de titulares crece con la edad, pasando del 21,7% en el grupo más joven, de
menos de 30 años, al 48,4% en el de 60 años y más. Lo inverso se evidencia entre los que son
exclusivamente interinos (que representan el 32,9% de los más jóvenes y el 16,3% de los
mayores) y sobre todo en los suplentes donde hay un 17,6% de los más jóvenes pero solo el
2,4% de los de más edad. El caso de los contratados sigue también esta última tendencia
(4,8% y 1,1%) lo que avala la hipótesis de que la edad trae aparejada una mayor estabilidad en
la docencia.

Cuadro I.4414b. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista y sector de gestión

Situación de Cantidad Distribución porcentual


revista Estatal Privado Total Estatal Privado Total
Titular solo 5.254 8.862 14.116 18,7 61,9 33,3
Interino solo 11.651 601 12.252 41,5 4,2 28,9
Suplente solo 2.521 871 3.392 9,0 6,1 8,0
Contratado solo 171 699 870 0,6 4,9 2,1
Titular y otros 2.754 1.008 3.762 9,8 7,0 8,9
Interino y otros 1.574 65 1.639 5,6 0,5 3,9
Suplente y otros 92 54 146 0,3 0,4 0,3
Otros 148 93 241 0,5 0,7 0,6
Sin información 3.904 2.054 5.958 13,9 14,4 14,1
Total 24.017 12.160 36.177 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

La condición del cargo cambia mucho en relación con el sector de gestión debido a la
diferencia en las regulaciones legales de ambos sectores. En el sector privado los que son
titulares en todos sus cargos representan el 62%, y con el agregado del 7% de formadores que
dicen tener alguna parte de su trabajo como titulares llegan al 80% de los formadores que
trabajan en el sector privado y están titularizados, contra solo el 28,5% de los estatales que
está en esa misma situación. Como contrapartida, la situación de personal docente contratado

72
es casi privativa del sector privado donde llegan al 5% mientras que en el estado apenas
alcanzan 0,6%.

En el sector estatal la estabilidad es menor ya que la mayor parte de este personal, el 47%, es
interino en todos sus cargos o en alguno de ellos. Esto tiene que ver quizás con la tradicional
inexistencia de regulaciones laborales específicas para este nivel, que recién se están
estableciendo a partir de la última década como respuesta de las administraciones provinciales
a la necesidad de ordenar administrativamente y profesionalizar este nivel a través de los
concursos. Hemos podido corroborar a través del trabajo de campo que la práctica de los
concursos es bastante reciente en los terciarios y que el personal con mayor antigüedad en las
instituciones ha ingresado al nivel a través de otros mecanismos.

Cuadro I.4415b. Educación Superior no universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista y tamaño - Cantidad
Tamaño
Situación de revista
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total
Titular solo 2.181 2.557 3.305 2.728 3.345 14.116
Interino solo 1.145 1.961 2.725 2.402 4.019 12.252
Suplente solo 444 518 814 644 972 3.392
Contratado solo 130 133 202 211 194 870
Titular y otros 347 525 824 713 1.353 3.762
Interino y otros 162 246 342 276 613 1.639
Suplente y otros 19 19 40 27 41 146
Sin información 458 1.031 1.103 984 2.623 6.199
Total 4.886 6.990 9.355 7.985 13.160 42.376
Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004, MECyT

La situación de revista presenta mayor estabilidad en los IFD más chicos donde los titulares
son casi la mitad (44,6%) y desciende progresivamente un total de casi 20 puntos a medida
que nos acercamos a los establecimientos de mayor tamaño donde representan una cuarta
parte de los formadores (25,45). Posiblemente en los IFD más grandes haya mayor rotación de
personal, más titulares en uso de licencia y menos permanencia de los formadores ya que al
estar en grandes centros urbanos y en los mejores contextos se les presentan más
oportunidades y ofertas laborales, por lo que van alternando la docencia con otras propuestas.
En todos los tamaños menos en el extremo de los IFD más grandes, la mayor parte del
personal es titular, pero se recuerda que el cuadro que estamos analizando no diferencia entre
estatales y privados, y que en el estado la mayoría son interinos.

Cuadro I.4415a. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista y tamaño - Distribución porcentual-
Tamaño
Situación de revista
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total
Titular solo 44,6 36,6 35,3 34,2 25,4 33,3
Interino solo 23,4 28,1 29,1 30,1 30,5 28,9
Suplente solo 9,1 7,4 8,7 8,1 7,4 8,0
Contratado solo 2,7 1,9 2,2 2,6 1,5 2,1
Titular y otros 7,1 7,5 8,8 8,9 10,3 8,9
Interino y otros 3,3 3,5 3,7 3,5 4,7 3,9
Suplente y otros 0,4 0,3 0,4 0,3 0,3 0,3
Sin información 9,4 14,7 11,8 12,3 19,9 14,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

73
El análisis por contextos, evidencia que el más facilitador tiene casi el doble de titulares (36%)
en su planta si se lo compara con el nada facilitador (20%). En cambio en este último, la
cantidad de interinos es mayor que en el mejor contexto (51% y 24% respectivamente). La
condición de interino prevalece en los dos peores contextos, mientras que la de titular está
presente en mayor medida en los dos contextos más facilitadores. Los suplentes por su parte
se distribuyen de manera bastante homogénea en los IFD de los distintos contextos, y
descienden levemente (1,5% respecto del promedio) en los departamentos muy facillitadores.

Cuadro I.4416a. Situación Superior No Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD por Situación de revista y tipo de contexto- Distribución porcentual-
Tipo de contexto
Situación de
revista Muy Medianam Poco Nada
Facilitador Total
Facilitador Facilitador Facilitador Facilitador
Titular solo 35,9 33,3 33,3 30,8 20,0 33,3
Interino solo 24,4 26,9 31,6 34,8 51,2 28,9
Suplente solo 6,5 8,4 9,3 8,4 8,2 8,0
Contratado solo 2,3 2,4 1,7 1,5 0,8 2,1
Titular y otros 9,2 9,5 8,7 7,2 8,5 8,9
Interino y otros 3,4 4,2 3,8 3,8 5,2 3,9
Suplente y otros 0,3 0,3 0,4 0,3 0,2 0,3
Sin Información 18,0 15,1 11,2 13,2 6,1 14,6

Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

Cuadro I.4417a. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD por situación de revista y tipo de instituto
Cantidad Porcentajes
Situación de Ambos Ambos
revista Puros Tipos + Total Puros Tipos + Total
MIxtos MIxtos
Titular solo 6.713 7.403 14.116 33,3 33,4 33,3
Interino solo 5.901 6.351 12.252 29,2 28,6 28,9
Suplente solo 1.826 1.566 3.392 9,0 7,1 8,0
Contratado solo 302 568 870 1,5 2,6 2,1
Titular y otros 1.806 1.956 3.762 8,9 8,8 8,9
Interino y otros 848 791 1.639 4,2 3,6 3,9
Suplente y otros 84 62 146 0,4 0,3 0,3
Sin información 2.705 3.494 6.199 13,4 15,7 14,6
Total 20.185 22.191 42.376 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

La distribución de los formadores según su condición es similar en los diferentes tipos de IFD
(puros, ambos tipos o mixtos). En todos ellos hay un comportamiento parecido de esta variable:
alrededor de la mitad del personal es titular (únicamente o con cargos en otra situación) y
prácticamente un tercio tiene calidad de interino. Solo los contratados muestran una diferencia:
el porcentaje prácticamente se duplica en los que no son puros, posiblemente debido a que la
oferta más flexible y diversa que significan las tecnicaturas y carreras de ambos tipos requiere
de personal con otras características de estabilidad.

74
4.2.2. Condición de la actividad actual de los formadores

El otro tema que completa la descripción de las condiciones institucionales de los cargos es lo
que se denomina la “condición de actividad”. Esta cuestión es importante porque permite
establecer si la persona nombrada está efectivamente ejerciendo la función para la que fue
designada o, por alguna otra causa, trabaja en otro lado o no puede concurrir a trabajar por
diferentes motivos.

En este campo hay una primera división que permite establecer la cantidad de docentes
nombrados que efectivamente están trabajando, lo que constituye el “personal en actividad”,
que se distingue del que “no está en actividad”, por ejemplo a causa de licencias o comisiones
de servicio. Dentro de cada uno de estos grupos existen distintas situaciones o categorías. La
más importante de ellas, en términos del análisis institucional, es poder separar los casos del
personal nombrado que no está cubriendo las tareas de su puesto original. Esto origina,
además de un incremento general en el costo del servicio educativo, dificultades institucionales
internas para cubrir las tareas y un reacomodamiento de los demás miembros de la institución
para resolver este problema.

El Censo Nacional 2004 arroja una cifra de 84% de personal docente que está exclusivamente
en actividad y que trabaja en el puesto para el que fue nombrado. Esto significa que hay
aproximadamente un 16% de personal que está en otra situación, ya sea por licencia o
comisión de servicios.

La licencia por cargo de mayor jerarquía (en actividad con uso de licencia en algún cargo) no
tiene un peso muy importante (0,8%). El restante personal (15%) nombrado pero que no está
en actividad se compone, casi por mitades, por docentes en uso de licencia y por quienes se
encuentran en comisión de servicios. Esta figura administrativa denomina a quienes,
nombrados en una dependencia específica, no trabajan en ella sino que han sido ‘prestados’ a
otra dependencia del Estado, habitualmente dentro de los equipos técnicos de los ministerios y
secretarías de educación.

Cuadro I.4421. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores según condición de actividad
Distribución
Condición Cantidad
porcentual
Exclusivamente en actividad 35.860 84,6

En actividad Con uso de licencia en algún cargo 349 0,8

En comisión de servicio 48 0,1

En comisión de servicio y licencia 4 0,0

Con licencia exclusivam ente 2.844 6,7


En otra En comisión de servicio
2.958 7,0
condición exclusivamente
Con licencia y en comisión de
305 0,7
servicio
Sin información 8 0,01
Total 42.376 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 –DINIECE, MECyT

Es tradicional el uso de la ‘comisión de servicios’ como mecanismo para cubrir diferentes


necesidades. Por un lado, ha sido un mecanismo para dotar a ciertas dependencias de
personal necesario que no está previsto en la planta orgánica original, por ejemplo en el caso
de nuevas funciones que se agregan o de nuevos perfiles profesionales; por el otro se utiliza
para la función de asesoría a funcionarios, conformación de comisiones de trabajo, proyectos
especiales, etc.

75
Cuadro I.4422. Educación superior no universitaria – Formación Docente
Formadores según condición de actividad y sector de gestión
Cantidad Distribución porcentual
Condición
Estatal Privado Total Estatal Privado Total
Exclusivam ente en actividad 23.358 12.502 35.860 83,2 87,4 84,6
Con uso de licencia en algún
En actividad 281 68 349 1,0 0,5 0,8
cargo
En comisión de servicio 46 2 48 0,2 0,0 0,1
En comisión de servicio y
4 0 4 0,0 0,0 0,0
licencia
Con licencia exclusivamente 1.912 932 2.844 6,8 6,5 6,7
En otra En comisión de servicio
2.177 781 2.958 7,8 5,6 7,0
condición exclusivamente
Con licencia y en comisión de
283 22 305 1,0 1,5 0,7
servicio
Sin información 8 0 8 0,0 0,0 0,01

Total 28.069 14.307 42.376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

La proporción de cargos en actividad tiene algunas variaciones según el sector de gestión de


que se trate, pero no son muy importantes. En el sector estatal, el personal en actividad en los
IFD representa el 83,4% de la fuerza de trabajo mientras que en el sector privado se eleva al
87,4%. La figura de comisión de servicios aparece también en personal que trabaja en
establecimientos privados, seguramente referida a cargos que no pertenecen a este sector. Es
interesante reparar que el porcentaje de personal con licencia tiene el mismo peso (6%) en
ambos sectores.

Cuadro I.4423. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores según condición de actividad y sexo
Cantidad Distribución porcentual
Condición
Varones Mujeres Total Varones Mujeres Total

Exclusivamente en actividad 11.086 24.774 35.860 85,9 83,9 84,6


Con uso de licencia en
En actividad 74 275 349 0,6 0,9 0,8
algún cargo
En comisión de servicio 8 40 48 0,0 0,1 0,1
En comisión de servicio y
1 3 4 0,0 0,0 0,0
licencia
Con licencia exclusivam ente 785 2.059 2.844 6,1 7,0 6,7
En otra En comisión de servicio
830 2.128 2.958 6,4 7,2 7,0
condición exclusivamente
Con licencia y en comisión
106 199 305 0,8 0,7 0,7
de servicio
Sin información 2 6 8 0,0 0,0 0,01

Total 12.892 29.484 42.376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

Tampoco se encuentran diferencias importantes en la condición de actividad al distinguir entre


varones y mujeres. Los varones tienen un porcentaje de personal en actividad que es 2 puntos
más alto que el de las mujeres (varones: 85,9% y mujeres 83,9%), mientras que las cifras de
personal con uso de licencia y en comisión de servicio son levemente menores que los de las
mujeres (6,1% y 6,4% de varones con licencia y comisión de servicio contra 7,0% y 7,2% de
mujeres en igual condición).

76
El porcentaje de personal que se encuentra en servicio efectivo disminuye a medida que
aumenta la edad, mientras que las licencias y las comisiones de servicio aumentan con los
años. El porcentaje de personal con licencia aumenta sostenidamente con la edad. En el grupo
de los formadores más jóvenes (hasta 29 años), solo un 10% de personal no está en actividad,
y la razón de más de la mitad de ellos es porque están con licencia. En las edades mayores se
llega a un 20% de los formadores que no están en actividad, la mitad de los cuales se
encuentra exclusivamente en comisión de servicio (9,8%). Esto indicaría una capitalización del
personal con mayor experiencia para la realización de otro tipo de tareas vinculadas con la
planificación, organización, evaluación o mejora de la educación que proviene del propio
sistema educativo.

Cuadro I.4424b. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores según condición de actividad y edad - Distribución porcentual
Edad
Condición Hasta 29 30-39 40-49 50-59 60 años y
Total
años años años años más
Exclusivamente en
90,3 85,5 84,4 82,9 81,3 84,6
En actividad actividad
Con uso de licencia en
0,2 0,6 1,0 1,2 0,5 0,8
algún cargo
En comisión de servicio 0,1 0,1 0,1 0,1 0,2 0,1
En comisión de servicio
0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0
y licencia
Con licencia
5,6 6,7 6,7 7,0 7,2 6,7
exclusivamente
En otra En comisión de servicio
3,6 6,5 6,9 7,8 9,8 7,0
condición exclusivamente
Con licencia y en
0,2 0,6 0,8 0,8 1,0 0,7
comisión de servicio
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

En un sistema educativo organizado administrativamente según criterios muy tradicionales, que


no tiene en cuenta ni reconoce el desarrollo profesional y que por lo general tampoco concibe
la realización de otras funciones dentro de las escuelas además de la docencia y conducción,
esta parece ser una de las pocas vías para que el mismo sistema utilice y recupere la
formación acumulada y la experiencia que algunos de sus miembros han logrado a lo largo de
su trabajo.

Cuadro I.4425b. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores según condición de actividad y tipo de contexto- Distribución porcentual
Tipo de contexto
Condición Nada Poco Medianam Muy
Facilitador Total
Facilitador Facilitador Facilitador Facilitador
Exclusivam ente en
84,7 83,3 85,0 84,1 85,8 84,6
En actividad
actividad Con uso de licencia
1,0 0,8 0,8 0,9 0,8 0,8
en algún cargo
En comisión de
0,2 0,2 0,1 0,1 0,2 0,1
servicio
En comisión de
0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0
servicio y licencia
Con licencia
5,0 8,3 6,2 7,0 5,9 6,7
exclusivamente
En comisión de
En otra
servicio 8,0 6,5 7,4 7,2 6,6 7,0
condición
exclusivamente
Con licencia y en
1,2 0,9 0,5 0,7 0,7 0,7
comisión de servicio
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

77
El análisis de la condición de actividad del personal por tipo de contexto sugiere una serie de
preguntas. En primer lugar, no aparece una diferencia entre contextos. En todos ellos,
independiente del nivel de facilitación que tengan, el personal en actividad está en torno al
promedio de toda la población docente analizada. Las licencias presentan una pauta muy poco
clara porque, desde un mínimo del 5% en los contextos nada facilitadores, alcanza sus valores
más altos en el contexto poco facilitador (8,3%) y en el facilitador (7%).

Finalmente, un dato paradojal si se piensa la comisión de servicios como un rescate del


personal con más alto desarrollo profesional, el contexto nada facilitador es el que tiene más
personal en estas condiciones (8%) posiblemente debido a la escasez de docentes con mayor
formación que existe en estos contextos, estos son captados para otras tareas más calificadas
por los organismos de gestión educativa de los ministerios provinciales.

4.3. La rotación de los planteles: la antigüedad de los formadores en las instituciones

Otro tema relevante referido a las cuestiones de organización institucional y condiciones de


trabajo tiene que ver con la antigüedad que el cuerpo docente tiene en la institución. La
bibliografía sobre escuelas eficientes ha determinado con bastante consistencia que una de las
características relacionadas con los buenos resultados, es la existencia de un clima
institucional de calidad y un ethos que valoriza la pertenencia a la institución. (Reynolds, 1996;
Bolívar, 1999; Creemers y otros, 2004; Fernández Díaz y otros, 1997). Estos rasgos favorecen
y facilitan la realización de actividades conjuntas entre los miembros de la organización,
orientadas a la concreción de fines y proyectos institucionales compartidos, tales como la
mejora de las experiencias de aprendizaje de sus alumnos. La realización de reuniones de
personal, el trabajo en equipo, la planificación conjunta o coordinada, proyectos para el
aprendizaje que integren diversas asignaturas, etc. son algunas de las actividades que se
establecen para lograr mejores resultados institucionales.

Si bien no es el factor determinante, un elemento importante para que esto tenga lugar está
relacionado con la permanencia del personal de enseñanza en un espacio institucional
determinado ya que esta es clave para el desarrollo de vínculos interpersonales y de relaciones
profesionales. La antigüedad del cuerpo docente en la institución es el indicador que expresa el
grado de rotación que tienen los docentes en un establecimiento dado. Desde el punto de vista
de los efectos institucionales un grupo de profesores más asentado en la institución puede
ofrecer las condiciones opuestas a la alta rotación, es decir mayor oportunidad de coherencia
institucional, de trabajo en equipo y de existencia de un proyecto educativo institucional
conjuntamente sostenido.

Cuadro I.43 Base. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD por antigüedad en el establecimiento

Antigüedad en el establecimiento Cantidad* Porcentaje

Menos de 1 año 4.140 14,2

Entre 1 y 5 años 8.691 29,8

Entre 6 y 10 años 5.040 17,2

Entre 11 y 15 años 4.959 17,0

Entre 16 y 20 años 3.162 10,8

Más de 20 años 3.190 10,9

Total 29.182 100,0

Sin información 13.194 31,1

Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

En general los formadores no permanecen muchos años en el mismo establecimiento, casi la


mitad, el 44%, tiene una antigüedad en las instituciones de hasta cinco años. La permanencia
de los profesores en el IFD muestra tres grupos: el primero conformado por los que tienen

78
escasa antigüedad en el IFD (44% hasta 5 años); el segundo formado por los profesores que
tienen una antigüedad media y hace 6 a 15 años que se desempeñan en el IFD (34%) y el
tercero formado por un quinto de los docentes que son quienes tienen mayor permanencia y
están en el establecimiento desde hace más de 16 años (21%). Por otra parte parecería que
hay una considerable renovación e ingreso de profesores nuevos a los planteles docentes de
los IFD, si se considera que casi un 15% ha ingresado recientemente y presenta, en
consecuencia, menos de un año de antigüedad en el establecimiento.

Cuadro I.430. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD por antigüedad en el establecimiento por sector de gestión

Antigüedad en el Cantidad Distribución porcentual


establecimiento Estatal Privado Total Estatal Privado Total
Menos de 1 año 2.651 1.489 4.140 13,8 14,9 14,2

Entre 1 y 5 años 5.303 3.388 8.691 27,7 33,8 29,8

Entre 6 y 10 años 3.166 1.874 5.040 16,5 18,7 17,3

Entre 11 y 20 años 3.526 1.433 4.959 18,4 14,3 17,0

Entre 21 y 30 años 2.349 813 3.162 12,3 8,1 10,8

Más de 30 años 2.178 1.012 3.190 11,4 10,1 10,9

Total* 19.173 10.009 29.182 100,0 100,0 100,0

Sin información 8896 4298 13.194 21,0 10,1 31,1


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

El nivel de rotación de los formadores es mayor en el sector privado por cuanto la proporción
de docentes que supera los 10 años de antigüedad en el establecimiento es de diez puntos
más en el caso de instituciones de gestión estatal (42%) que en las de gestión privada (32%).
En forma coincidente la proporción de formadores nóveles con hasta cinco años de antigüedad
es un poco más elevada en los IFD privados donde asciende al 49% contra el 42% de
docentes en igual condición en establecimientos estatales. Estos datos dan cuenta de la mayor
estabilidad en términos de su permanencia en los establecimientos que tienen los planteles
docentes en el sector estatal, a pesar que en los privados hay más formadores en condición de
titulares como ya ha sido descrito.

Cuadro I.434bis. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Promedio de años de antigüedad de los formadores en el establecimiento por sector de gestión
Estatal Privado Total
9,6 8,3 9,2
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

Los datos anteriores se ven confirmados cuando se analiza el promedio de años de


permanencia de los formadores en ambos sectores que es casi un año y medio más alto en los
institutos estatales. En el sector privado los formadores tienden a mantenerse un promedio de
8 años en la misma institución, mientras que en los IFD estatales este promedio se eleva a 9
años y medio.

Si se analiza la antigüedad en el establecimiento según el tamaño de las instituciones, no se


observan casi diferencias. Aparece una leve tendencia a que la antigüedad en los
establecimientos sea un poco mayor en las instituciones más grandes que tienen en general
un 4% más de formadores más antiguos (más de 20 años) que los demás. Quizás las grandes,
que están en su gran mayoría en localidades más pobladas y de mayor calidad de
urbanización, son la meta para muchos docentes que, una vez llegados a ellas, se asientan
hasta completar su carrera profesional. Concomitantemente este grupo de IFD tienen menos

79
docentes que recientemente hayan ingresado si se los compara con los demás: se registra un
12% de formadores con menos de un año en los de establecimientos de 700 y más alumnos
mientras que este mismo grupo de docentes es algo mayor en los IFD más chicos (16,5%).

Cuadro I.431. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Promedio de antigüedad de los formadores en el establecimiento por tamaño- Distribución
porcentual
Tamaño
Antigüedad en el
establecimiento 1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total

Menos de 1 año 16,5 15,3 14,8 14,6 11,8 14,2

Entre 1 y 5 años 28,7 28,9 31,6 32,2 27,7 29,8

Entre 6 y 10 años 17,4 17,0 17,3 17,4 17,3 17,3

Entre 11 y 15 años 17,0 17,1 16,1 16,5 18,0 17,0

Entre 16 y 20 años 11,4 11,3 9,9 10,0 11,6 10,8

Más de 20 años 9,1 10,3 10,3 9,4 13,7 10,9

Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

Sin información 27,2 31,4 30,1 27,1 35,7 31,1


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

En forma coincidente, si se toma como corte la cantidad de docentes que superan los 10 años
de antigüedad en el establecimiento, los IFD que presentan mayor estabilidad docente son los
que albergan entre 700 y 3071 alumnos (43,2%) seguidos por los más chicos (hasta 200
alumnos) que reúnen alrededor de un 38% de docentes con más de 10 años de permanencia.
y por último por los medianos. Finalmente, independientemente del tamaño de las instituciones,
lo más frecuente es ver formadores que tienen una antigüedad en el establecimiento de entre 1
y 5 años, el 44% se encuentra en este tramo, lo cual refuerza la evidencia de que los planteles
docentes no son muy estables en el sistema formador. Como puede observarse en el siguiente
cuadro el promedio de años que tienen los formadores trabajando en el mismo establecimiento
es de 6 años y tres meses sin grandes diferencias por tamaño de la institución.

Cuadro I.431bis. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Promedio de años de antigüedad de los formadores en el establecimiento según tamaño
Tamaño IFD
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total
6,3 6,2 6,1 6,3 6,5 6,3
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

El contexto nada facilitador tiene menos de la mitad de formadores con mayor antigüedad en el
IFD (4,5%) respecto del total general que se ubica en 11% (ver Cuadro siguiente I.432). Esto
permite sostener que hay una rotación más elevada en instituciones ubicadas en contextos
menos facilitadores, posiblemente porque resultan menos atractivos a los profesores para
permanecer, con los consecuentes efectos negativos que esto podría tener en las formas de
trabajo dentro de los IFD.

Los docentes recién ingresados (menos de un año de antigüedad) y los que tienen poca
permanencia (hasta 5 años) se distribuyen de manera similar en los diferentes contextos. El
grupo de formadores que tiene entre 6 y 10 años de antigüedad en los IFD es parejo en los
contextos intermedios y aumenta levemente (tres puntos) en los contextos extremos (nada y
muy facilitador). Si se considera el grupo de formadores de mayor permanencia, aquellos que
superan los 16 años de antigüedad en el establecimiento, nuevamente se observa una
diferencia en los docentes que trabajan en contextos nada facilitadores (17,2%) que reúnen un
4,6% menos de profesores que el promedio general (21,8%).

80
Cuadro I.432. Educación superior no universitaria – Formación Docente
Formadores de IFD por antigüedad en el establecimiento por tipo de contexto - Porcentajes
Tipo de contexto
Antigüedad en el
establecimiento Nada Poco Medianam. Muy
Facilitador Total
Facilitador Facilitador Facilitador Facilitador
Menos de 1 año 15,6 15,0 14,7 15,0 15,6 14,2

Entre 1 y 5 años 28,2 29,9 27,8 29,9 28,2 29,8

Entre 6 y 10 años 20,4 17,4 17,3 17,4 20,4 17,3

Entre 11 y 15 años 18,5 16,3 18,4 16,3 18,5 17,0

Entre 16 y 20 años 12,7 12,3 10,9 12,3 12,7 10,8

Más de 20 años 4,5 9,1 11,0 9,1 4,5 10,9

Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

Sin información 20,7 31,3 27,3 32,3 33,1 31,1


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 y RA 2004 – DINIECE, MECyT

Algunas diferencias en cuanto a la permanencia en años de los formadores en la misma


institución aparecen según el tipo de institución del que se trate, a favor de los institutos puros.
Mientras que en este caso la proporción de formadores que superan los 10 años de
permanencia en una institución alcanza casi el 42%, éste grupo de formadores desciende entre
cinco y siete puntos en los otros tipos de IFD, constituyendo el 35% en los IFD de ambos tipos
y el 37,5% en los mixtos. Si bien las diferencias no son amplias, esto significa que los
establecimientos con oferta de carreras exclusivamente docente tienen planteles con mayor
permanencia y estabilidad.

Cuadro I.433. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD por antigüedad en el establecimiento por tipo de institución

Cantidad Distribución porcentual


Antigüedad en el
establecimiento Ambos Ambos
Puros Mixtos Total Puros Mixtos Total
Tipos Tipos
Menos de 1 año 1.746 1.922 472 4.140 12,6 15,5 15,7 14,2
Entre 1 y 5 años 3.811 3.966 914 8.691 27,6 32,1 30,5 29,8
Entre 6 y 10 años 2.410 2.141 489 5.040 17,4 17,3 16,3 17,3
Entre 11 y 15 años 2.501 1.974 484 4.959 18,1 16,0 16,1 17,0
Entre 16 y 20 años 1.650 1.221 291 3.162 11,9 9,9 9,7 10,8
Más de 20 años 1.693 1.148 349 3.190 12,3 9,3 11,6 10,9
Total 13.811 12.372 2.999 29.182 100,0 100,0 100,0 100,0
Sin información 6.374 5.327 1.493 13.194 31,6 30,1 33,2 31,1
*Corresponde a cantidad de establecimientos. Cada formador responde por todos los establecimientos donde trabaja
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

Análisis que se confirma a tomar el promedio de años de permanencia de los formadores en


los distintos tipos de institución que es aproximadamente un año mayor en los IFD puros (1,4
más respecto de los IFD de ambos tipos y 0,9 respecto de los mixtos).

81
Cuadro I.433bis. Educación superior no universitaria – Formación Docente
Promedio de años de antigüedad en el establecimiento según tipo de institución

Ambos
Puros Mixtos Total
Tipos
9,8 8,4 8,9 9,1
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

En este capitulo se han analizado algunas condiciones institucionales que describen


características de las instituciones formadoras. Se ha visto en primer lugar que las plantas
funcionales están muy incompletas en muchos de ellos, especialmente entre los más chicos, lo
cual cuestiona la posibilidad de un adecuado funcionamiento y desarrollo de estas
instituciones. Asimismo, en el sector estatal la mayor cantidad de personal tiene cargos
interinos, lo que puede ser un problema desde una lógica de plena estabilidad pero también
puede verse como un rasgo que acerca estas instituciones a una lógica de nivel superior en el
que, como ocurre en las universidades, los cargos no tiene estabilidad de por vida sino que
deben concursarse en diferentes períodos. En tercer lugar, un alto porcentaje en promedio del
15%, que llega a 20% en las edades mayores, no se desempeña en los cargos para los cuales
ha sido nombrado: la mitad por estar con licencia y la otra por realizar otras tareas en comisión
de servicio.

82
Parte I - CAPÍTULO 5
LAS CONDICIONES MATERIALES: EQUIPAMIENTO DE LOS IFD
Los aspectos materiales de la educación son importares en sí mismos, pero fundamentalmente
adquieren relevancia cuando se los ve como un criterio para posibilitar la calidad de las
experiencias educativas de los alumnos. Si bien hay extensa bibliografía que deja en claro la
inadecuación de la representación social según la cual el problema de la educación se resuelve
únicamente con más recursos (Hanushek, 1943; Corvalán, 1990; Llach y otros, 1999; Lassibille y
otros 2004; Morduchowicz, 2004) también es cierto que existe un umbral mínimo sin el cual es
imposible concebir institución que pueda generar respuestas de calidad.

Si bien este umbral mínimo material que requiere una oferta educativa de calidad no ha sido
tema de estudio conocido hasta la actualidad, en el modelo educativo presencial generalizado es
claro que las condiciones mínimas incluyen un espacio edilicio adecuado en tamaño y
condiciones de confort (iluminación, control de temperaturas mínimas, limpieza) así como la
existencia de recursos de enseñanza acordes con la formación que se quiere proporcionar que,
en el caso de los IFD suponen, además de las aulas y los espacios comunes, la existencia de
una biblioteca/hemeroteca, de equipamiento informático y de los espacios de laboratorio de
ciencias necesarios para un modelo de enseñanza que supere la mera clase magistral. Esto sin
hablar de los espacios para la dirección, para los profesores y sus reuniones y para el resto del
personal.

Debido a que existen censos de edificios escolares realizados de manera independiente al


Relevamiento Anual de establecimientos que se trabaja en este informe, este no recoge
información sobre varios de estos recursos materiales considerados cruciales para poder brindar
una oferta educativa de calidad, tales como si los establecimientos poseen edificio propio o
comparten con otras instituciones u otros niveles educativos, en qué turnos funcionan, etc., o
referidos a elementos que no pueden estar ausentes en una institución educativa –mucho menos
si ésta forma futuros docentes- por ejemplo biblioteca, laboratorio de ciencias.

Existe información sobre el tema de infraestructura en el Censo Nacional de Infraestructura


Escolar de 1998 realizado por la Dirección Nacional de Información y Evaluación de la Calidad
Educativa (DINIECE) del Ministerio de Educación. Este relevamiento incluye las unidades
educativas del nivel superior no universitario y releva aspectos tales como el estado de
conservación de los edificios escolares (el estado de las aulas), facilidades que tienen (sala de
informática, laboratorio, etc.) condiciones de su posesión/tenencia (alquiler, cedido en préstamo,
edificio propio, etc.), presencia de instalaciones contra incendios, existencia de factores de riesgo
ambiental, e instalaciones para personas discapacitadas. Sin embargo, los informes no
discriminan esta información por nivel educativo lo cual imposibilita hacer un análisis de
infraestructura y facilidades específico del subsistema formador.

Teniendo en cuenta esta situación en este informe se avanza con los aspectos que se han
sistematizado en el Relevamiento Anual 2004 que se refieren básicamente a la situación del
equipamiento informático y de los recursos audiovisuales. Aunque se trata de una temática
acotada dentro del conjunto de las condiciones materiales es un tema de singular relevancia
porque estos elementos constituyen importantes recursos para muchas de las propuestas de
enseñanza más innovadoras. No obstante cabe señalar que la información disponible del
Relevamiento Anual 2004 cuenta con un alto porcentaje de ítems sin información ya que muchos
de estos no han sido completados por los establecimientos. Por ejemplo, un 69,5% de IFD no
contestaron si tienen sus computadoras conectadas en red y otro 45% no respondió si dispone
de conexión a Internet.

5.1. Equipamiento TIC y recursos audiovisuales


Además de las condiciones edilicias de las instituciones que forman a los futuros docentes,
existe otro aspecto material que tiene que ver también con una oferta educativa de calidad y que

83
se vincula directamente con el tipo de equipamiento del que éstas están dotadas para cumplir
con su objetivo de promover estilos de enseñanza novedosos y actualizados así como una
opción pedagógica de calidad. Entre estos elementos se encuentran básicamente los recursos
audiovisuales y TIC.

5.1.1. Recursos audiovisuales

La enseñanza tradicional centra su modelo didáctico en la relación directa y lineal entre el


alumno y el maestro en un esquema que se ha denominado de clase frontal. En su versión más
clásica la clase frontal cuenta solamente con el recurso de la voz del maestro y del pizarrón y la
tiza y adicionalmente de los libros de texto. Desde la aparición de otros lenguajes audiovisuales,
tales como el grabador o la televisión, la escuela se ha debatido en una serie de contradicciones
para incorporarlos en su vida cotidiana. El debate ha sido, y sigue siendo, en qué medida estos
medios son solo una oportunidad de mejora de la propuesta clásica o constituyen una ventana
de oportunidad para abrir la enseñanza a otros modelos más efectivos de aprendizaje.

Dentro de los recursos de enseñanza que poseen las instituciones formadoras de docentes es
importante considerar aquellos que permiten complementar las propuestas clásicas apoyándolas
con estímulos audiovisuales y multimediales. El aporte de estos recursos presenta una doble
finalidad: por un lado mejora y permite renovar las clases en la institución y por el otro, constituye
un modelo de trabajo para que pongan en práctica los futuros docentes con sus respectivos
alumnos. Esto implica contar en el IFD por ejemplo, con televisores, cañón o scanner dado que
estos recursos permiten ampliar el repertorio de los medios pedagógicos disponibles.

Cuadro I.5131. Educación superior no universitaria - Formación Docente


Recursos audiovisuales que poseen las instituciones
Recursos
Tiene % No tiene % Sin info. %
audiovisuales
Televisor 790 71,9 20 1,8 289 26,3
Videoreproductor /
772 70,2 36 3,3 291 26,4
videograbadora
Lectora de CD 630 57,3 143 13,0 326 29,7

Scanner 344 31,3 412 37,4 343 31,2

Cañón 173 15,7 552 50,2 374 34,0


Cámara web para
111 10,1 619 56,3 369 33,5
PC
1
Fuente: elaboración personal sobre la base de datos del RA 2005 – DINIECE, MECyT

De los recursos audiovisuales utilizados en el proceso de enseñanza-aprendizaje, el televisor y


el video reproductor/grabador son los artefactos más comunes en los IFD, casi tres cuartas
partes de institutos los tienen. En tercer lugar se ubica un poco más de la mitad de los IFD que
tiene lectora de CD y casi un tercio que cuenta con scanner. El equipamiento menos frecuente
en los establecimientos es el más costoso, el sistema de multimedia o cañón y por último las
cámaras de video para computadora, generalmente asociadas con la práctica del “chat” y no con
fines educativos.

1
Estos datos están tomados del Relevamiento Anual de Establecimientos 2005 dado que tiene mejor cobertura que el
2004. No incluyen información de Ciudad de Buenos Aires ni de Catamarca.

84
Cuadro I.5132. Educación Superior no universitaria- Formación Docente Instituciones
según tipo de recursos audiovisuales que poseen por sector de gestión Distribución
porcentual

Recursos Estatal Privado Total


audiovisuales Tiene No tiene Sin info. Tiene No tiene Sin info Tiene No tiene Sin info

Televisor 72,6 2,6 24,8 70,9 0,8 28,2 71,9 1,8 26,3

Videoreproductor
70,5 4,4 25,1 69,9 1,9 28,2 70,2 3,3 26,5
/ videograbadora
Sistema de
multimedia o 10,1 57,7 32,2 22,9 40,8 36,3 15,7 50,2 34,0
cañón
Scanner 26,4 43,6 30,0 37,5 29,7 32,8 31,3 37,5 31,2

Cámara de video
7,2 61,4 31,4 13,8 49,9 36,3 10,1 56,3 33,6
para computadora

Lectora de CD 54,1 17,1 28,8 61,4 7,8 30,7 57,3 13,0 29,7
2
Fuente: elaboración personal sobre la base de datos del RA 2005 – DINIECE, MECyT

En relación con los recursos audiovisuales más clásicos y difundidos (televisor y video) no se
observan diferencias que destacar entre la proporción de instituciones de gestión pública y
privada. Pero a medida que el tipo de equipamiento es más caro o complejo la brecha entre
establecimientos de ambos sectores empieza a notarse. En el caso del sistema multimedia la
proporción de IFD privados que cuentan con este tipo de equipamiento (23%) duplica a la
proporción de sus contrapartes de gestión estatal (10%) 3 . El otro elemento en el cual se
observan diferencias importantes entre ambos sectores es en la posesión de scanners (26% en
los IFD estatales y 37% en los privados).

Cuadro I.5133. Educación Superior no universitaria- Formación Docente


Instituciones que poseen recursos audiovisuales por tamaño - Distribución porcentual
Tamaño de IFD
Recursos audiovisuales
1 - 100 101 - 200 201 - 400 401 - 700 701 -3071 Total
Televisor 69,8 73,1 73,5 68,4 74,4 71,9
Videoreproductor /
68,1 71,2 70,7 68,4 73,7 70,2
videograbadora
Sistema de multimedia o
14,4 15,3 17,4 17,5 14,6 15,7
cañón
Scaner 25,0 30,6 35,2 33,5 36,5 31,3
Cámara de video para
9,2 8,5 14,2 8,7 8,7 10,1
computadora
Lectora de CD 55,8 53,7 60,8 57,0 61,3 57,3
4
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2005 – DINIECE, MECyT

La variable tamaño no parece afectar la posesión de recursos audiovisuales ya que estos se


reparten de manera casi homogénea entre todos los IFD de; no se observa una tendencia que
evidencie que a medida que aumenta el tamaño de la institución se incremente en forma
concomitante la proporción de establecimientos que poseen determinados recursos. El mismo
comentario vale respecto de las diferencias según tipo de contexto. Un caso curioso es el del

2
Estos datos están tomados del Relevamiento Anual de Establecimientos 2005 dado que tiene mejor cobertura que el
2004. No incluyen información de Ciudad de Buenos Aires ni de Catamarca.
3
La tasa de respuesta en este ítem fue muy similar entre IFD de distintos sectores de gestión lo cual hace suponer que
las conclusiones del cuadro son válidas.
4
Estos datos están tomados del Relevamiento Anual de Establecimientos 2005 dado que tiene mejor cobertura que el
2004. No incluyen información de Ciudad de Buenos Aires ni de Catamarca

85
sistema de multimedia: donde la proporción de IFD pequeños que posee este tipo de
equipamiento es igual al de IFD grandes. Esto posiblemente se relaciona con las políticas de
provisión de recursos por parte de las autoridades educativas que muchas veces envían
equipamiento de manera masiva sin contemplar variables que puedan definir distintas
necesidades de los establecimientos.

Cuadro I.5134. Educación superior no universitaria- Formación Docente


Instituciones que poseen recursos audiovisuales por tipo contexto - Distribución porcentual
Tipo de contexto
Recursos audiovisuales Muy Medianamente Poco Nada
Facilitador Total
Facilitador facilitador facilitador facilitador
Televisor 47,1 82,0 85,3 76,9 42,4 71,9

Videoreproductor / videograbadora 46,3 79,7 82,8 75,9 42,4 70,2

Sistema de multimedia o cañón 11,6 19,5 16,4 15,7 8,5 15,7

Scaner 21,9 38,7 37,0 27,8 16,9 31,3

Cámara de video para computadora 6,6 12,8 8,8 11,1 10,2 10,1

Lectora de CD 36,8 66,6 68,5 59,7 33,9 57,3

Si bien en general no se observan grandes diferencias de equipamiento audiovisual según el tipo


de contexto, en el caso del recurso más costoso (el sistema multimedia o cañón) su
disponibilidad decrece en el contexto más difícil, el nada facilitador donde sólo alcanza al 8% de
los IFD, mientras que los contextos que siguen (poco y medianamente facilitador) la cantidad de
establecimientos que poseen cañón se duplica.

5.1.2. Computadoras

Dentro de los recursos materiales, los que tienen que ver con las tecnologías informáticas y de
comunicación (TIC) resultan particularmente importantes. Aún cuando su aparición data de no
más de tres décadas, el desarrollo y el protagonismo que tienen en el mundo actual hacen no
menos que imprescindible su incorporación en las escuelas como parte de su realidad cotidiana.
Esta urgencia se acrecienta en el caso de instituciones formadoras de docentes por las
oportunidades que esta herramienta brinda para el acceso a la información, para la preparación
de materiales educativos y para facilitar en general el desarrollo profesional docente y la
generación de comunidades profesionales de intercambio, debate y de innovación educativa.

De acuerdo con datos del Relevamiento Anual de Establecimientos Educativos, en 2004 ya la


gran mayoría de los institutos formadores de docentes (casi el 80%) contaban con computadoras
en sus instalaciones, en una proporción similar entre IFD estatales y privados.

Cuadro I.5111. Educación Superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones de formación Docente que tienen computadoras según sector de gestión
5 IFD sin
Sector de Gestión IFD con PC Porcentaje IFD sin PC Porcentaje Porcentaje
información
Estatal 486 79,2 34 5,5 94 15,3

Privado 389 80,2 15 3,1 81 16,7

Promedio 875 79,7 49 4,4 175 15,9


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

5
Los porcentajes están calculados sobre el total de IFD que hay en cada sector de gestión

86
Si bien no es factible establecer cuántas computadoras hay en cada institución (o lo que sería
mejor aún, cuál es la cantidad de computadoras por alumno), los datos muestran una proporción
similar de IFD del sector estatal y privado que tienen computadora, lo cual en un mirada
superficial puede desmitificar el hecho de que sean las instituciones privadas las que se
encuentran mejor equipadas respecto de la posesión de computadoras 6 . Sin embargo, estas
cifras deben ponerse en el contexto de los datos referentes a la cantidad de matrícula que reúne
cada sector. Al respecto el sector estatal tiene dos tercios de la matrícula de los institutos y el
sector privado el tercio restante, lo que mostraría en consecuencia una situación más favorable
del sector privado respecto de equipamiento informático ya que tiene un similar porcentaje de
computadoras, pero, para muchos menos alumnos.

A pesar de todo esto, no es un dato menor esta similitud de existencia de PC entre IFD de
ambos sectores. Debe recordarse que desde hace más de una década existen activas políticas
de promoción por parte del Ministerio de Educación Nacional que han incluido la distribución y
entrega de PC, impresoras, etc. preferentemente a los IFD estatales pero también, en algunas
7
ocasiones, comprendiendo a los privados .

Cuadro I.5112. Educación Superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones de formación Docente que tienen computadoras según tamaño

IFD que tienen


Tamaño IFD 8 Porcentaje
computadoras

1-100 219 75,0


101-200 208 77,6
201-400 212 83,8
401-700 123 82,6
701 – 3071 113 82,5
Total 875 79,6
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

La posesión de computadoras es menos homogénea si se considera el tamaño del IFD. En


general, los IFD más grandes cuentan en mayor proporción con computadoras en sus
instalaciones, abonando así la hipótesis de trabajo según la cual las instituciones chicas tienen
menos posibilidades de brindar una oferta de calidad ya sea por el tipo de equipamiento con el
que cuentan o por su ubicación en contextos menos facilitadores, como pudo observarse en
capítulos anteriores. La distancia entre las que más tienen y las que menos tienen se ubica en
los 9 no puntos, brecha que se observa entre los IFD medianos de 200-400 alumnos y los más
pequeños, de hasta 100 alumnos, si se compara con los más grandes la diferencia es un poco
menor (7,5 puntos). Motivo por el cual podría concluirse que si bien existe una tendencia por
parte de las instituciones más grandes a poseer computadoras en mayor proporción, estas
diferencias no parecen ser definitivas 9 .

6
Aunque es posible que los IFD privados tengan, por ejemplo, una proporción mayor de computadoras por alumno con lo
cual podría concluirse que éstas están mejor equipadas que sus contrapartes de gestión estatal.
7
Al respecto se destaca el programa de equipamiento del Instituto nacional de Formación Docente recientemente llevado
a cabo y por medio del cual se distribuyó a los IFD estatales en octubre de 2007, un total de 14.980 computadoras, 1.233
impresoras de chorro de tinta, 1775 impresoras láser, 684 routers y módem faxes.
8
Estos cuadros sólo contienen las respuestas positivas y afirmativas de los IFD que totalizan 875. El resto de los IFD o
bien respondieron negativamente (49) o bien no respondieron (175).
9
Dado que la tasa de respuesta es menor también en las instituciones más pequeñas, podría pensarse que estas
diferencias se deben a que menos IFD respondieron. No obstante, en general la no respuesta se interpreta como la
inexistencia de computadoras en esas instituciones. Ver tasa de respuesta por tamaño en el Cuadro I.5112 del Anexo

87
Cuadro I. 5113. Educación Superior no universitaria – Formación Docente
Instituciones que tienen computadoras según tipo de contexto

IFD que tiene


Tipo de contexto IFD 10 Porcentaje
computadora

Nada facilitador 45 76,3


Poco facilitador 177 81,9
Medianam. facilitador 189 79,4
Facilitador 279 81,1
Muy facilitador 185 76,4
Total 875 79,6
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Contrariamente a la hipótesis de trabajo según la cual los IFD ubicados en contextos menos
facilitadores tendrían también las peores condiciones de equipamiento, las condiciones del
entorno no parecen marcar diferencias en este aspecto. Las menores proporciones de IFD que
tienen computadora se ubican justamente en los contextos menos facilitador y más facilitador.
Sin embargo, estas diferencias tampoco son notorias, ya que rondan los 6 puntos entre los
contextos que tienen más y menos computadoras. Asimismo debería poder sopesarse la
importancia de los IFD que no responden ya que las mayores tasas de no respuesta se ubican
también en estos dos contextos extremos y la no respuesta podría ser interpretada como
ausencia de computadora en la institución (ver Cuadro I.5113b en el Anexo).

Hasta aquí se ha analizado como indicador de la variable equipamiento TIC sólo la posesión de
computadoras en la institución ya que no es posible establecer, en caso de que las haya,
cuántas hay y como es la relación con la cantidad de alumnos o lo que es lo mismo, con el
tamaño del establecimiento. Un indicador adicional que sí está disponible en las bases es si en
caso de haber computadoras, éstas están conectadas en red, ampliando así sus posibilidades de
uso en todas sus dimensiones.

Cuadro I.5115. Educación Superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones que tienen computadoras en red según sector de gestión
IFD con IFD sin
IFD sin
Sector de Gestión computadoras en computadoras
información
red en red

Estatal 55 126 433

Privado 93 61 331

Total 148 187 764


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Solo 13% de los IFD informa que tiene en su institución computadoras conectadas en red y esta
proporción es francamente superior entre los de gestión privada. El porcentaje de IFD privados
con PC en red, llega a un quinto del total (19%) pero constituye más del doble que la proporción
de estatales (9%).

10
Estos cuadros sólo reportan las respuestas positivas y afirmativas de los IFD que totalizan 875. El resto de los IFD o
bien respondieron negativamente (49) o bien no respondieron (175) Para mayor información sobre la tasa de respuesta a
este ítem referirse al Anexo Metodológico de este Informe

88
Cuadro I.5117. Educación superior no universitaria – Formación Docente
Instituciones que tienen computadoras conectadas en red según tipo de contexto

Tipo de IFD con PC en IFD sin


11 % IFD sin PC en % %
contexto IFD red información
red
Nada
1 1,6 14 23,7 44
facilitador 74,5
Poco
36 16,6 48 22,2 132 61,1
facilitador
Medianamente
30 12,6 50 21,0 158 66,4
facilitador
Facilitador 59 17,1 46 13,4 239 69,4

Muy facilitador 22 9,1 29 11,9 191 78,9

Total 148 13,5 187 17,0 764 69,5


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

El análisis de la disponibilidad de red interna según la localización de los institutos, muestra la


solamente relación entre ambas variables en el contexto más extremo, el nada facilitador, donde
existe un solo IFD con PC en red. En el resto de los contextos la distribución no muestra un
patrón definido y la cantidad de institutos con red interna oscila entre el 9% y el 17% de los IFD
según cada contexto. Sin embargo, si se analiza los que responden que “no tienen
computadoras en red” surge que la proporción de IFD de los dos contextos menos favorables
duplica a los que responden de igual manera en los dos contextos más facilitadores. Por lo tanto
es posible que las diferencias entre contextos a este respecto existan y sean más marcadas que
las que permiten reconstruir las escasas respuestas positivas, dado el alto porcentaje de IFD sin
información (69%).

5.1.3. Internet

Además de la existencia de computadoras y de que estas estén conectadas en red, para la


enseñanza es sumamente importante en qué medida se encuentran conectadas a Internet. Una
PC puede utilizarse con softs específicos, además de que agiliza el procedimiento administrativo
y mejora las posibilidades de presentaciones de trabajos, pero no resulta una vía de entrada a la
innovación muy potente si no cuenta con la posibilidad de conectarse con otros usuarios vía mail
o de realizar búsquedas de contenidos a través de la Web. Por esto, otro indicador relevante y
relacionado con el aspecto de equipamiento TIC es la presencia de Internet en las instituciones
ya que éste le brinda mayores posibilidades de uso a las computadoras y proporciona potentes
herramientas para el mejoramiento de la formación y de las prácticas docentes su. 55% de los
IFD proporciona información acerca de esta variable y un tercio (32,4%) afirma tener Internet en
sus instituciones.

Cuadro I.5121. Educación Superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones que tienen Internet según sector de gestión
IFD con IFD sin IFD sin
Sector de Gestión 12 Porcentaje Porcentaje Porcentaje
Internet Internet inform.
Estatal 137 22,3 199 32,4 278 45,3

Privado 219 45,1 48 9,9 218 44,9

Total 356 32,3 247 22,4 496 45,1


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

11
Los porcentajes están calculados sobre el total de IFD de cada tipo de contexto.
12
Los porcentajes están calculados sobre el total de IFD de cada rubro.

89
Nuevamente el sector de gestión de la institución marca una diferencia: la proporción de
establecimientos de gestión privada que cuentan con Internet (45%) duplica a la de gestión
estatal (22%). Una posible interpretación a estas diferencias podría tener que ver con que las
políticas de provisión de equipamiento TIC por parte del Estado no fue acompañada de una
política de provisión y financiamiento de servicios de Internet y este aspecto quedó más bien
librado a la suerte de cada institución, y por lo tanto a sus posibilidades, en de sus capacidades,
de movilizar recursos por fuera de los provistos ordinariamente. Esta gran disparidad obliga a
revisar las estrategias de dotación de equipamiento en los establecimientos de educación
superior no universitaria por cuanto la PC sin la posibilidad de uso de Internet restringe mucho su
potencial para la enseñanza y la formación.

Cuadro I.5122. Educación Superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones que tienen Internet según tamaño

IFD con 13 IFD sin 14 IFD sin


Tamaño IFD Porcentaje Porcentaje Porcentaje
Internet Internet información
1-100 91 31,1 78 26,71 123 42,1
101-200 89 33,2 53 19,7 126 47,0
201-400 72 28,4 60 23,7 121 47,8
401-700 57 38,2 26 17,4 66 44,3
701 – 3071 47 34,3 30 21,8 60 43,7
Total 356 32,3 247 22,4 496 45,1
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

La distribución porcentual por tamaño de IFD que poseen Internet en sus instalaciones no sigue
una tendencia ascendente a medida que aumenta su matrícula, tal como sería de esperar de
acuerdo con la hipótesis de trabajo de este Informe. Sin embargo, sí permite entrever cómo en
general los institutos más grandes tienen servicio de Internet en mayor proporción: el 38% de los
IFD de entre 401 y 700 alumnos, y el 34% de los IFD de entre 701 y 3000 alumnos poseen este
servicio mientras que entre los IFD más pequeños esta proporción disminuye a 33% en los IFD
de entre 101 y 200 alumnos, y a 31% entre los IFD de menos de 100. Tal vez el dato llamativo
está dado por la categoría intermedia que es la que reporta menor proporción de
establecimientos con conexión.

Cuadro I.5123. Educación Superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones que tienen Internet según tipo de contexto

15 16
Tipo de contexto IFD IFD con Internet Porcentaje IFD

Nada Facilitador 7 11,8


Poco Facilitador 63 29,1
Medianamente
75 31,5
Facilitador
Facilitador 111 32,2
Muy Facilitador 100 41,3
Total 356 32,3
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

13
Los porcentajes de esta columna están calculados sobre el total de IFD de cada tamaño.
14
Los porcentajes de esta columna están calculados sobre el total de IFD que tiene computadoras.
15
Este cuadro sólo incluye los datos de los 356 establecimientos que respondieron afirmativamente (32,4%) y excluye a
los 247 establecimientos que respondieron “No” (22,5%) y los 496 que no respondieron (45,1%).
16
El porcentaje se calculó sobre el total de IFD existente en cada contexto.

90
Un aspecto interesante es que a medida que se utilizan indicadores más precisos de
incorporación de TIC a la enseñanza superior no universitaria, se hace cada vez más evidente la
importancia del tipo de contexto en la presencia de estos recursos. En el caso del contexto, se
observa una tendencia relativamente marcada según la cual a medida que las condiciones del
entorno del IFD son mejores, crece en forma concomitante la proporción de establecimientos que
cuentan con servicios de conexión a Internet. Esto no es de extrañar porque a medida que las
localidades y departamentos en los que se ubican los IFD mejoran sus condiciones de
infraestructura, se incrementan las posibilidades comunicaciones y por lo tanto, de acceso a
estos servicios.

5.2. Personal e infraestructura de apoyo al uso de las TIC

Recientes investigaciones referidas a la incorporación de las TIC a la educación (IIPE –


UNESCO- Buenos Aires, 2004; 2006) muestran que su introducción en ámbitos de educación
formal presenta al inicio una curva ascendente muy marcada que luego se estanca en el período
que correspondería a la aprehensión misma de la modalidad de trabajar con ellas como
instrumento para potenciar las estrategias pedagógicas. Esto significa que el caso típico de una
institución que recibe computadoras consiste en una explosión de euforia al inicio que luego no
se sostiene, entre otras cosas, por falta de competencias del personal o por ausencia de
facilidades para que las TIC sean realmente incorporadas al proceso educativo, tales como
conectividad, conexión en las aulas, acceso libre a las PC por parte de los alumnos y profesores,
etc.

Si bien el sentido común de la sociedad y de los educadores ha construido una imagen que
entroniza la estrategia de aislar las computadoras en una sala de informática y asignar un
profesor especifico para esta tarea, los estudios sobre la introducción de las TIC en las escuelas
dejan hoy en claro que para que sea realmente un recurso innovador deben estar localizadas en
todos los espacios, básicamente en las aulas, y ser utilizadas por todos los profesores.

Estos mismos estudios reseñan también que, dado que el imaginario social y educativo ha
priorizado al aula y al profesor de computación, una manera de introducir las TIC es aceptando
este modelo como estrategia inicial para pasar en etapas posteriores a su generalización en
todas las aulas y a que todos los profesores sean capaces de utilizarlas.

Cuadro I.521. Educación Superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones que cuentan con docentes de computación en el establecimiento
según sector de gestión
IFD con docentes IFD sin docentes IFD sin
Sector de Gestión
en computación en computación información
Estatal 309 143 162

Privado 249 92 144

Total 558 235 306


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

El 80% de los IFD relevados manifiesta tener computadoras en sus instalaciones y el 51% de
ellos reporta la presencia de docentes de computación en la institución. No hay diferencia entre
establecimientos de ambos sectores de gestión. Asimismo, hay que considerar que gran parte de
las computadoras que posee un IFD son generalmente utilizadas con fines administrativos y por
el personal jerárquico de los establecimientos, particularmente cuando hay poco equipos; sin
darle un fin pedagógico o directamente vinculado con las actividades de enseñanza directa.
Sobre esta cuestión se dan más detalles en el punto 5.3 del informe.

91
En el caso de los docentes de computación se observa que a mayor tamaño de los
establecimientos, es mayor la cantidad de IFD que tienen docentes de computación, alcanzando
una diferencia de 15 puntos entre los que tienen menor y mayor cantidad de docentes.

Cuadro I.522. Educación Superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones que cuentan con docentes de computación en el establecimiento según tamaño
IFD con IFD sin
17 IFD sin
Tamaño IFD docentes de Porcentaje docentes de Porcentaje Porcentaje
información
computación computación
1-100 117 40,0 87 29,7 88 30,1
101-200 144 53,7 51 19,0 73 27,2
201-400 140 55,3 46 18,18 67 26,5
401-700 81 54,3 22 14,7 46 30,8
701 – 3071 76 55,4 29 21,1 32 23,3
Total 558 50,7 235 21,3 306 27,8
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Esto no es llamativo dado que el tamaño de la planta funcional de las instituciones por ley se
encuentra determinado en función de la cantidad de matrícula del establecimiento. De todos
modos, sea por ley o por las condiciones propias de las instituciones más grandes, lo cierto es
que estos datos parecerían dar cuenta de que a mayor tamaño de la institución mayores
posibilidades de contar con personal de apoyo a las TIC y consecuentemente, mejores
condiciones para enriquecer la propuesta educativa que estos IFD ofrecen a sus alumnos18 .

Cuadro I.523. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones con docentes de computación en el establecimiento según tipo de contexto
IFD con IFD sin
Tipo de 19 20 IFD sin
docentes de Porcentaje docentes de Porcentaje Porcentaje
contexto IFD información
computación computación
Nada facilitador 18 30,5 9 15,2 32 54,2

Poco facilitador 125 57,8 39 18,0 52 24,1


Medianamente
152 63,8 53 22,2 33 13,8
facilitador
facilitador 200 58,1 80 23,2 64 18,6

Muy facilitador 63 26,0 54 22,3 125 51,6

Total 558 50,8 235 21,4 306 27,8


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

El tipo de contexto también parece incidir en la presencia de docentes de computación y esto


seguramente se vincula con el hecho de que son justamente los IFD más pequeños los que se
ubican en contextos menos facilitadores. La menor presencia de profesores de computación se
produce en los extremos, en el contexto nada facilitador y en el muy facilitador. El dato más
llamativo es el de este contexto: según la información del RA2004, son los IFD ubicados en
contextos muy facilitadores los que menos cuentan con docentes de computación: un cuatro de

17
Los porcentajes están calculados sobre el total de IFD de cada tamaño.
18
No obstante, como en el caso de la posesión o no de computadoras, más que la dicotomía tiene-no tiene, lo que
importa es la cantidad y la calidad. El hecho de contar con docentes de computación indica un umbral mínimo de
acompañamiento pero el dato más relevante sería saber con cuántos docentes cuenta una institución para cuántos
alumnos, o para cuantos otros profesores. Este dato se pidió en el RA2004 pero la dificultad de procesamiento de este
ítem hace que el análisis más específico de esta variable se haya dejado de lado para ser retomado en futuros estudios
sobre la presencia de las TIC en los IFD.
19
Los porcentajes están calculados sobre el total de IFD de cada tipo de contexto.
20
Los porcentajes están calculados sobre la cantidad de IFD que tienen computadoras de cada contexto.

92
ellos comparado con la mitad (57%) de los ubicados en contextos nada facilitadores (30,5%) y
21
tres cuartos (57,8%) de los IFD ubicados en contextos poco facilitadores . Esta disminución de
profesores de informática en los contextos más facilitadores podría obedecer a diferentes causas
sobre las que sería necesario indagar en el futuro. Por otra parte habría que correlacionar la
presencia de profesores de computación con la inclusión o no de esta materia en los planes de
estudio del profesorado.

Otra variable importante para el éxito de una política de incorporación de TIC a la educación
tiene que ve con la existencia de facilidades en la institución que propicien su uso cotidiano. La
discusión entre especialistas tiene escaso acuerdo y, aunque lo deseable sería contar con
equipamiento informático disperso cubriendo toda la institución, un buen comienzo parece ser la
existencia de la sala de computación. La información del RA2004 solo se refiere a esta última
opción, de manera de que estos son los datos que se presentan en este punto.

Cuadro I.525. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones que tienen sala de informática según sector de gestión
Sector de IFD con sala de IFD sin sala de IFD sin
Porcentaje 22 Porcentaje Porcentaje
Gestión informática informática información
Estatal 254 41,3 197 32,1 163 26,5

Privado 269 55,5 71 14,6 14,5 29,8

Total 523 47,5 268 24,4 308 28,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Casi la mitad de los IFD (47%) cuenta en su establecimiento con sala de informática pero esta
proporción es mayor en los de gestión privada (55% versus 41%). La proporción de
establecimientos del sector estatal sin sala de informática es más del doble que en el sector
privado, lo que corrobora las mejores condiciones que en este aspecto tiene el sector privado.

Cuadro I.526. Educación superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones que tienen sala de informática según tamaño
IFD con sala 23 IFD sin sala de IFD sin
Tamaño IFD Porcentaje Porcentaje Porcentaje
de informática informática información
1-100 115 39,3 89 30,4 88 30,1

101-200 138 51,5 56 20,9 74 27,6

201-400 125 49,4 61 24,1 67 26,5

401-700 74 49,6 28 18,8 47 31,5

701 – 3071 71 51,8 34 24,8 32 23,3

Total 523 47,5 268 24,4 308 28,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Solamente en el caso de los IFD más chicos parece incidir el tamaño de los establecimientos en
la presencia de la sala de informática, ya que en el resto de los tamaños no se aprecian
diferencias entre los que tienen sala de informática. En los IFD de hasta 100 alumnos el 40%
cuenta con esta instalación mientras que en el resto este porcentaje llega a la mitad.

21
En este caso la tasa de respuesta en los IFD ubicados en contextos muy facilitadores alcanza casi a la mitad lo cual
hace pensar que tal vez esto es lo que desvía la tendencia. Sin embargo, también puede interpretarse la no respuesta
como no existencia de docentes de computación.
22
Los porcentajes están calculados sobre la cantidad de IFD que tienen computadoras de cada sector de gestión.
23
Los porcentajes están calculados sobre la cantidad de IFD que tienen computadoras de cada tamaño.

93
Cuadro I.527. Educación Superior no universitaria – Formación Docente
Instituciones que tienen sala de informática según tipo de contexto
Tipo de contexto IFD con sala de 24 IFD sin sala IFD sin
Porcentaje Porcentaje Porcentaje
IFD informática de informática información
Nada facilitador 12 20,3 15 25,4 32 54,2

Poco facilitador 112 51,9 50 23,1 54 25


Medianamente
144 60,5 63 26,4 31 13,0
facilitador
facilitador 187 54,3 94 27,3 63 18,3

Muy facilitador 68 28,1 46 19,0 128 52,9

Total 523 47,6 268 24,4 308 28,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

La existencia de una sala de informática no parece estar influenciada de manera clara por el tipo
de contexto en el que se ubica la institución formadora, salvo en el caso de IFD ubicados en
contextos nada facilitadores en los que se observa una proporción llamativamente menor que
reporta contar con facilidades de este tipo (20% versus el 50% o más en los otros contextos).
Nuevamente podría suponerse que esto está vinculado con el hecho de que son los IFD más
chicos los que se ubican en contextos menos facilitadores. Por otra parte, llama la atención una
vez más el bajo porcentaje de IFD ubicados en los contextos más facilitadores que cuentan con
sala de informática, quizá se trata de IFD que comparten los edificios con otros niveles que son
los que tienen el aula de computación, pero que no pertenece al nivel superior 25 .

5.3. La aplicación efectiva de las TIC en los IFD

El último de los indicadores que analizaremos sobre el grado en que las TIC se encuentran
efectivamente incorporadas al proceso de enseñanza en las instituciones, es la realización de
actividades que requieran el uso de Internet, una de las herramientas de estas nuevas
tecnologías que ofrecen mayor potencial para el aprendizaje.

Cuadro I.531. Educación Superior no universitaria – Formación Docente


Instituciones que realizan actividades con Internet según sector de gestión
Sector de IFD que realiza actividades IFD que no realiza
IFD sin información
Gestión con Internet actividades con Internet
Estatal 145 218 251

Privado 216 105 164

Promedio 361 323 415


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Si bien solo el 30% de los IFD tiene conexión con Internet, todos ellos lo aprovechan
independientemente del sector de gestión al que pertenezcan. Es interesante notar que en el
sector público declaran realizar este tipo de actividades unos pocos institutos más que los que
han señalado tener conexión, es decir que este tipo de trabajos se realiza en los hogares o
locutorios a los que acceden los alumnos. Esto habla de un alto interés por utilizar esta
herramienta aún cuando no se cuente con ella dentro de la institución.

Cuadro I.532. Educación superior no universitaria – Formación Docente

24
Los porcentajes están calculados sobre la cantidad de IFD que tienen computadoras de cada contexto.
25
Como en el caso del indicador docentes de computación, la tasa de respuesta por tipo de contexto es muy despareja
siendo la de los IFD de contextos muy facilitadotes una de las más bajas. La no respuesta se interpreta como una
respuesta negativa.
Instituciones que realizan actividades con Internet según tamaño - Cantidades

94
IFD que realizan
IFD que no realizan
Tamaño IFD actividades con IFD sin información
26 actividades con Internet
Internet
1-100 87 88 117
101-200 99 69 100
201-400 85 80 88
401-700 50 37 62
701 – 3071 40 49 48
Total 361 323 415
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

Tomando como universo el conjunto de instituciones que posee conexión a Internet, aparece
que los IFD chicos (entre 101 y 200 alumnos) tienen un mayor aprovechamiento de la
herramienta, el 37% responde que la utiliza con fines de enseñanza. En los IFD de los restantes
tamaños el porcentaje de uso es un poco menor y oscila entre el 29% y el 33%. El hecho de que
existan grupos en los cuales el uso de Internet es mayor a la cantidad de IFD que tienen
conexión, hace pensar como ya se señaló que hay una estrategia de utilización de este medio
fuera del instituto en locutorios o en los hogares de los estudiantes.

Cuadro I.533. Educación superior no universitaria – Formación


Docente
Instituciones que realizan actividades con Internet según tipo de contexto - Cantidades
IFD que realiza IFD que no realiza IFD sin
Tipo de contexto 27
actividades con Internet actividades con Internet información
Nada Facilitador 6 12 41

Poco Facilitador 70 75 71

Median. Facilitador 90 89 59

Facilitador 143 97 104

Muy Facilitador 52 50 140

Total 361 323 415


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del RA 2004 – DINIECE, MECyT

En el caso de tipo de contexto también parece haber una mayor utilización efectiva de
Internet en las instituciones a medida que mejoran las condiciones del contexto, tendencia
que se interrumpe en los IFD ubicados en contextos muy facilitadores (21%). Solamente un
10% de los IFD del contexto nada facilitador utilizan Internet con fines de enseñanza, el mayor
porcentaje se alcanza en los IFD del contexto facilitador donde el 41% realiza actividades con
Internet. En los contextos intermedios la proporción de institutos que desarrollan tareas de
enseñanza con Internet es del 32% y 38%. Esto sería coincidente con la mayor presencia de
docentes de computación, existencia de sala de informática y conexión a Internet en el caso de
instituciones ubicadas en contextos más favorables.

Con este capítulo se termina el informe referido a la situación institucional de los Institutos de
Formación Docente realizada a partir de los datos del Relevamiento Anual 2004. En la parte
II del trabajo se describen las características del plantel de docentes que trabaja en ellos, a
partir de los datos que proporciona el Censo Nacional de Docentes 2004.

26
Este ítem excluye a las siguientes 6 provincias que no brindaron datos sobre este aspecto (Catamarca, Ciudad de
Buenos Aires, Chubut Formosa, Misiones y San Luis).
27
Este ítem excluye a las siguientes 6 provincias que no brindaron datos sobre este aspecto (Catamarca, Ciudad de

95
Subproyecto: “Caracterización de los Institutos de Educación Superior
con oferta de formación docente”
Por convenio con el Instituto Nacional de Formación Docente, MECyT
SCIESFD/InFod-IIPE/Res12/11-08

PARTE II

“Las formadores de docentes del nivel


terciario en la Argentina”

Datos del Censo Nacional de Docentes 2004

Coordinación: Inés Aguerrondo - Lea Vezub


Equipo: Mariana Clucellas - Nicolás Isola (asistente)

Buenos Aires, Noviembre 2008

96
Parte II

Análisis descriptivo sobre datos del Censo Nacional de Docentes 2004

97
SEGUNDA PARTE: Los formadores de docentes en Argentina

Presentación

Esta Segunda Parte del Informe caracteriza el universo de los formadores de docentes en el país
a partir de los datos del segundo Censo Nacional de Docentes realizado en 2004 (en adelante
CD2004).

En primer lugar se describe el perfil sociodemográfico de los formadores a través de las variables
de género, edad y del nivel educativo de los hogares de proveniencia. El segundo capítulo
abarca algunos aspectos del perfil académico y el desarrollo profesional de estos docentes: la
titulación de grado y postgrado, la capacitación docente que han realizado, su participación en
actividades científicas y la producción de materiales pedagógicos.

Los capítulos tercero y cuarto se refieren al análisis de cuestiones que tienen que ver con la
carrera docente de los formadores. En el tercero se destacan aspectos de la trayectoria
profesional y laboral recorrida por los profesores, su antigüedad general en la docencia 1 , su
experiencia profesional según el sector de gestión en el que han ejercido, el desempeño en otros
niveles, el tipo de ámbito en el que han enseñado (urbano, urbano-marginal y rural) y las
características sociales y económicas de la población escolar con la cual han trabajado.

El capítulo 5 se detiene en el análisis de los datos vinculados con las condiciones de trabajo.
Describe las tareas que realizan los formadores (dirección y gestión, frente a alumnos, apoyo y
coordinación), las materias que dictan, la cantidad de turnos y de horas en el nivel superior, su
carga total de horas docentes.

Los datos de cada variable han sido analizados a partir de las características sociodemográficas
de los docentes, así como por el sector, el tamaño y el tipo de contexto de los IFD en los cuales
se desempeñan.

1
En la Parte I, Capítulo 4.3. Rotación de los planteles: la antigüedad de los formadores en las instituciones, ya se ha
descrito la antigüedad de los formadores en los establecimientos.

1
Parte II - CAPÍTULO 1.
PERFIL SOCIODEMOGRÁFICO DE LOS FORMADORES DE DOCENTES

Tal como se realizó en la Parte I de este Informe, esta Segunda Parte se inicia con la descripción
de algunos rasgos básicos de los formadores en relación con la totalidad de docentes del nivel
superior no universitario. Según el Censo Nacional de Docentes de 2004 (CD2004), enseñaban
2
en el nivel superior no universitario (NSNU) 58.783 profesores, de los cuales la mayoría, 42.376
(72%) se desempeñaba en establecimientos de formación docente, mientras que el resto
trabajaba en instituciones que dictan carreras de formación técnico profesional.

1.1. Cantidad, sexo y edad

Al igual que en todos los demás niveles del sistema educativo, existe un predominio del sexo
femenino entre los profesores de nivel terciario, la mayoría (65%) son mujeres.

Cuadro II.121a. Educación Superior no Universitaria.


Formadores por tipo de formación según sexo
Cantidad Distribución porcentual
Sexo
IFD ITP Total IFD ITP Total

V 12.892 7.621 20.513 30,4 46,4 34,9

M 29.484 8.786 38.270 69,6 53,6 65,1

Total 42.376 16.407 58.783 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004. DINIECE, MECyT

En los IFD las mujeres alcanzan casi el 70%, pero en las instituciones de formación profesional
su presencia desciende en 16 puntos, y representan un poco más de la mitad (54%) del cuerpo
docente. Ambas cifras son de todos modos bastante inferiores al peso que tiene el sexo
femenino en otros niveles del sistema; por ejemplo, en la educación primaria el 80% del total de
maestros3 son mujeres, pero como se observa en el cuadro que sigue la distribución por género
de los ISNU se acerca a la que presentan los profesores/as de educación media.

Cuadro II.121b.Todos los niveles educativos


Docentes según sexo – Distribución porcentual

Nivel educativo Varones Mujeres

EGB 1 y 2 12,6 87,4


EGB 3 25,5 77,5
Polimodal 33,9 66,1
Superior 30,4 69,6
Promedio para todos
20,6 79,4
los niveles
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004. DINIECE, MECyT

2
Los resultados definitivos del Censo Nacional de Docentes publicados por la DINIECE con posterioridad a la entrega de
las bases a este equipo, arrojan un total de 32.707 docentes en actividad de nivel SNU de formación docente. La
diferencia con la base entregada a este equipo oportunamente es muy importante, ya que en este informe se consigna
un total de 42.376, es decir 9.669 formadores más que la publicación oficial. Actualmente el equipo está realizando
gestiones con la DINIECE para averiguar los motivos de tanta discrepancia.
3
El Censo Nacional de Docentes 2004 presenta la siguiente cifra de docentes en actividad por sexo: 20,6% varones y
79,4% mujeres.

2
En la mayoría de los casos, llegar a ser profesor del nivel superior supone una trayectoria
anterior en el sistema educativo. Resultado que surge al analizar la distribución de este
grupo por edad, donde se observa que la proporción de docentes jóvenes (hasta 29 años) es
mucho menor que la que presenta el conjunto de docentes del país, y la cantidad de
docentes de 60 años y más es mayor. No obstante, y esto se verá con más detalle en los
puntos siguientes, hay un 9% de formadores (5.297) menores de 29 años.

La trayectoria previa de los profesores de terciaria en los otros niveles del sistema educativo
también ha sido puesta en evidencia a través de la información recogida en un trabajo de
campo cualitativo realizado en el 2008 en 19 IFD del país, donde hemos visto que la mayoría
de los profesores se inició como docente en otros niveles. Algunos de ellos desempeñaron
docencia frente a alumnos y cargos de coordinación o dirección y más de las tres cuartas
partes de los formadores que fueron encuestados había ejercido, o todavía continuaba, en la
escuela media. El ingreso al nivel superior es percibido como un progreso y mejora en la
carrera profesional incluso para quienes ejercen cargos de conducción en instituciones de
otros niveles. El mayor envejecimiento de la población docente de los IFD –respecto del
conjunto del sistema- se corrobora además, por su antigüedad total en la docencia y la
relativa en el NSNU, esta última, salvo excepciones, es siempre menor a su antigüedad total.

Cuadro II.122. Educación Superior no Universitaria.


Formadores por tipo de formación según edad
Total de Cantidad Distribución porcentual
docentes según Edad
Censo Nacional
IFD ITP Total IFD ITP Total
2004
Hasta 29
14,2 3.368 19.29 5.297 7,9 11,8 9,0
años
Entre 30 y 39
35,9 11.973 5.096 17.069 28,3 31,1 29,0
años
Entre 40 y 49
29,9 14.156 4.970 19.126 33,4 30,3 32,5
años
Entre 50 y 59
16.1 9.558 3.184 12.742 22,6 19,4 21,7
años
60 y más
4,2 3.321 1.228 4.549 7,8 7,5 7,7
años

100,0 Total 42.376 16.407 58.783 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004. DINIECE, MECyT

Dentro del NSNU, las diferencias por edad se acentúan cuando se centra la atención en los
profesores de profesorados. La proporción de personal docente de los IFD es mucho menor
en las edades que van desde los 20 a los 39 años (36,2% vs. 51,1%), y mayor entre los
mayores de 50 años (20,3% vs. 27,1%). Esto significa que la curva de edad en los
profesores de profesorado se ubica más arriba que la de los profesores de los institutos
técnicos. Y, dentro de los primeros, la curva de edad de las mujeres en relación con los
varones se ubica todavía más arriba.

3
Cuadro II.123. Educación Superior no Universitaria.
Formadores según tipo de formación, edad y sexo
Distribución porcentual
Edad IFD ITP Total
Varones Mujeres Total Varones Mujeres Total SNU

Hasta 29 años 8,5 7,7 7,9 10,2 13,1 11,8 9,0


Entre 30 y 39 años 30,8 27,1 28,3 30,7 31,4 31,1 29,0
Entre 40 y 49 años 33,4 33,4 33,4 31,1 29,6 30,3 32,5
Entre 50 y 59 años 18,5 24,3 22,6 18,9 19,9 19,4 21,7
60 y más años 8,9 7,4 7,8 9,2 6,0 7,5 7,7
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004. DINIECE, MECyT

La situación de los profesores de superior más jóvenes muestra que el ingreso de varones a la
docencia superior terciaria es mayor en los profesorados que en los institutos técnico-
profesionales. En las edades que van hasta los 40 años hay más varones que mujeres en los
IFD, pero más mujeres que varones en los ITP.

1.2. Nivel educativo de los hogares de proveniencia

En su origen los sistemas escolares reclutaban a sus docentes de los sectores medios y medios
bajos de la población, los cuales disponían de una formación cultural básica y permitía que la
formación inicial del docente se centrara en los aspectos de la pedagogía y la didáctica
necesarios para su desempeño en la tarea de enseñanza. Una de las discusiones en relación
con los problemas actuales de la formación docente es la que sostiene que el deterioro de la
calidad educativa proviene del bajo nivel socioeconómico y cultural de la población que aspira a
la docencia si se la compara con la que ingresaba en los orígenes a las escuelas normales y a
los institutos superiores de profesorado secundario.

El proceso de expansión de la educación, que en la actualidad ha llegado a su masificación,


incrementó el número de alumnos escolarizados a la vez que produjo la necesidad de contar con
más profesores. Este aumento del número de docentes, acompañado por el hecho de que el
mayor esfuerzo presupuestario ha significado un deterioro relativo del salario, ha determinado
que hoy los profesores se reclutan de sectores de menores niveles socioculturales. Este
fenómeno, que pareciera ser común a varios países ha sido analizado en una serie de
investigaciones que dan cuenta de esta situación. (Walter, 1979, Tenti, 2005, PREAL, 2001). Tal
como señala Vaillant para el caso de América Latina, “La evidencia reciente también sugiere que
los docentes (latinoamericanos) provienen de sectores y familias con menor capital cultural y
económico en términos relativos” (Vaillant, 2004: 12), lo que se ha comprobado también para el
caso argentino. (Gertel, 2002)

Los datos del CD2004 que describen al conjunto de los profesores del nivel terciario, señalan
que éstos provienen de familias con un nivel educativo más alto que el que tiene el promedio de
la población argentina. El nivel de escolaridad del hogar de origen de los actuales profesores
terciarios, muestra que un poco más de la mitad (52,8%) de los casos, su padre o madre ha
terminado la educación secundaria o ha accedido a estudios terciarios/universitarios, mientras
que en la población del país esto ocurre en el 44,9%.

4
Cuadro II.131. Educación Superior no Universitaria. Formadores según
máximo nivel de instrucción padres y tipo de formación que dan
Población Cantidad Distribución porcentual
total Máximo nivel de
Censo instrucción padres IFD ITP Total IFD ITP Total
2001

Sin instrucción 148 36 184 0,5 0,3 0,4


9,8
Primaria incompleta 3.135 881 4.016 9,9 7,0 9,1
Primaria completa/secundaria
55,4 12.410 4.271 16.681 39,0 34,0 37,6
incompleta
18,3 Secundaria completa 7.179 2.944 10.123 22,6 23,4 22,8
13,8 Superior incompleta 1.860 956 2.816 5,9 7,6 6,3
12,8 Superior completa o más 7.060 3.470 10.530 22,2 27,6 23,7
100,0 Total con información 31.792 12.558 44.350 75,0 76,5 75,4

Total Sin Información 10.584 3.849 14.433 25,0 23,5 24,6


Total Formadores SNU 42.376 16.407 58.783 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD 2004. DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001, INDEC

El nivel educativo de los hogares es bastante similar entre los formadores de docentes y los
formadores de técnicos pero se evidencian algunas diferencias a favor de los profesores de
institutos técnicos. Los profesores de IFD tienen un 1,7% menos que los formadores de técnicos
de padres con secundario completo, mientras que los formadores de técnicos tienen 5,4% más
de padres con educación superior completa o más.

Cuadro II.132. Educación Superior no Universitaria.


Formadores según máximo nivel de instrucción de los padres, sector de gestión y tipo de formación

Nivel de instrucción Estatal Privado Total


de los padres IFD ITP Total IFD ITP Total IFD ITP Total
Sin instrucción 0,6 0,4 0,5 0,3 0,2 0,3 0,5 0,3 0,4
Primaria incompleta 10,6 9,3 10,4 8,4 5,8 7,3 9,9 7,0 9,1
Primaria completa/sec incompleta 40,1 37,7 39,7 37,0 32,1 34,9 39,0 34,0 37,6
Secundaria completa 22,5 23,0 22,6 22,7 23,7 23,1 22,6 23,4 22,8
Superior incompleta 5,2 6,7 5,5 7,0 8,1 7,5 5,9 7,6 6,3
Superior completa o más 20,9 22,9 21,3 24,6 30,1 27,0 22,2 27,6 23,7
Total con información 74,3 76,9 74,7 76,5 76,4 76,5 75,0 76,5 75,4
Sin Información 25,7 23,1 25,3 23,5 23,6 23,5 25,0 23,5 24,6
Total Formadores SNU 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004. DINIECE, MECyT

Asimismo se manifiesta una diferencia en el nivel de escolaridad de los hogares de los docentes
de institutos de formación técnicos y de los institutos de formación docente según el sector de
gestión. Si se considera el nivel educativo más alto (superior completo o más) tanto entre los IFD
como entre los ITP se observan valores más elevados en sector privado que en el estatal, las
diferencias son más pronunciadas en el caso de los docentes de ITP (7,2% más de formadores
provienen de hogares con instrucción superior), mientras que en el caso de los formadores de
docentes la diferencia a favor del sector privado es de un 3,7% más. Tomando en cuenta los
hogares con escolaridad secundaria completa o más, se mantiene la diferencia a favor de los
establecimientos superiores privados (8,2% más), y de los formadores de ITP de los privados
(+9,3%) por encima de los profesores de IFD privados (+5,6%).

5
Cuadro II.132bis. Educación Superior no Universitaria.
Formadores según máximo nivel de instrucción padres, sector de gestión y tipo de formación
4
(sólo hogares con secundaria completa y más)
Formadores de Formadores de Total Formadores
Sector de gestión
IFD ITP SNU
Estatal 48,7 52,6 49,4
Privado 54,3 61,9 57,6
Total con Información 50,6 58,7 52,9
Sin Información 25,0 23,5 24,6
Total Formadores SNU de
hogares con instrucción 75,6 82,2 77,5
secundaria completa y más
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004. DINIECE, MECyT

Si bien en ambos sectores de gestión los formadores de docentes provienen de hogares con
menor nivel educativo formal que sus colegas que enseñan en institutos técnicos, esta diferencia
es más importante en el sector privado (casi 8 puntos de diferencia) que en el estatal (casi 4
puntos de diferencia). Según lo que se ha visto en el Capítulo 1 de la Primera Parte de este
Informe, el sector privado centra su interés en los institutos técnicos, donde tiene la oferta
mayoritaria, mientras que el sector estatal tiene la prioridad en los institutos de formación
docente.

Dentro de la formación docente, las diferencias de educación formal de los hogares de los
formadores no muestran diferencias por sexo en ninguno de los dos sectores de la educación
(Ver ANEXO cuadro II.133).

1.3. Dónde trabajan los Formadores

El sector de gestión
Casi las tres cuartas partes de los profesores de terciaria (72,1%) trabaja en instituciones de
formación docente, el resto (27,9%) pertenece a la formación técnico-profesional.

Cuadro II.111. Educación Superior no Universitaria. Formadores por


tipo de formación que dan según sector de gestión

Tipo de Cantidad Distribución porcentual


Formación Estatal Privado Total Estatal Privado Total

IFD 28.069 14.307 42.376 83,3 57,0 72,1

ITP 5.612 10.795 16.407 16,7 43,0 27,9

Total 33.681 25.102 58.783 100,0 100,0 100,0

Porcentajes 57,3 42,7 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004. DINIECE, MECyT

4
Los porcentajes de formadores por tipo de formación que dan y sector que provienen de familias cuyo máximo nivel de
instrucción es de secundaria completa o más están calculados sobre la sub población de docentes SNU que brindaron
información en esta variable.

6
Cuadro II.112. Educación Superior no Universitaria.
Formadores por tipo de formación según sector de gestión - Distribución porcentual

Tipo formación Estatal Privado Total

IFD 66,2 33,8 100,0

ITP 34,2 65,8 100,0

Total 57,3 42,7 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004. DINIECE, MECyT

En relación con el sector de gestión en el que se desempeñan, más de la mitad, el 57,3% de


todos los profesores de nivel superior trabaja en el sector estatal y el resto en el privado, pero la
incidencia del sector privado en el nivel superior tiene características definidas. Si bien emplea
solo el 42,7% del total de los profesores, el sector tiene una notable preferencia por la formación
técnica en detrimento de la formación docente. Solo un tercio de los profesores pertenece al
sector privado, mientras que dos tercios de los formadores de instituciones técnico-profesionales
trabajan en él.

Cuadro II.113. Educación Superior no Universitaria. Formadores y


establecimientos por tipo de formación que brindan según sector
de gestión - Distribución porcentual

Tipo Total Estatal Privado


formación
Formad. Establ. Formad. Establ. Formad. Establ..

IFD 72,1 60,2 83,3 75,0 57,0 48,1

ITP 27,9 39,8 16,7 25,0 43,0 51,9

Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 y RA2004. DINIECE, MECyT

Las diferencias entre los sectores estatal y privado aparecen también cuando se analiza la
proporción de formadores y de establecimientos en cada uno de ellos: como ya se ha señalado,
la gestión estatal prioriza la formación docente mientras que la gestión privada se orienta a la
formación técnico-profesional. Al comparar IFD e ITP se observa que en los primeros hay más
formadores que establecimientos, por el contrario en los ITP se invierte la relación y hay más
establecimientos que profesores en ambos sectores de gestión.

1.4. Localización de los profesores según tipo de contexto y tamaño de las instituciones

Otras cuestiones a analizar son el lugar o el tipo de contexto donde trabajan los formadores, el
tamaño y tipo de los establecimientos donde enseñan. Respecto del tamaño de las instituciones,
los datos indican que la presencia de los formadores crece a medida que aumenta la matrícula
de los establecimientos (a excepción de los IFD medianos) lo cual es lógico puesto que la
cantidad de docentes necesarios está en relación con la cantidad de alumnos y cursos de un
mismo año y carrera que tiene cada instituto.

7
Cuadro II.141 . Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Docentes IFD según tamaño del IFD en que trabajan
Distribución
Tamaño IFD Cantidad
porcentual
1-100 4.886 11,5

101-200 6.990 16,5

201-400 9.355 22,1

401-700 7.985 18,8

701-3071 13.160 31,1

Total 42.376 100,0

Fuente: elaboración propia sobre la base del CD2004 - DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001, INDEC

El peso de los formadores de IFD es bastante parejo en los dos tipos de instituciones (47,6%
versus 52,4). Si se tiene en cuenta la distribución de los IFD según tipo de institución (Ver Parte I
de este Informe: 57,1% IFD puros y 42,9% IFD ambos tipos y mixtos podría conjeturarse que el
menor peso de formadores de instituciones puras en relación con la cantidad de IFD del mismo
tipo estaría relacionado con su menor tamaño en términos de matrícula.

Cuadro II.142 . Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Docentes IFD según tamaño del IFD en que trabajan
Distribución
Tipo IFD Cantidad
porcentual
Puros 20.185 47,6
Ambos Tipos
22.191 52,4
y Mixtos

Total 42.376 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base del CD2004 - DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001, INDEC

En el caso de las condiciones del entorno se consideran las mismas categorías desarrolladas en
la Parte I que establecen cinco tipos de contexto, desde los de mayor facilitación hasta los más
problemáticos y difíciles.

Cuadro II.143. Educación Superior no Universitaria. Formadores


según tipo de formación que brindan y tipo de contexto
Cantidad Distribución porcentual
Tipo de contexto
IFD ITP Total IFD ITP Total

Nada facilitador 1.040 349 1.389 2,5 2,1 2,4

Poco facilitador 6.600 1.116 7.716 15,6 6,8 13,1

Medianamente facilitador 8.153 2.264 10.417 19,2 13,8 17,7

Facilitador 14.540 4.908 19.448 34,3 29,9 33,1

Muy facilitador 12.043 7.770 19.813 28,4 47,4 33,7

Total 42.376 16.407 58.783 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base del CD2004 - DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001, INDEC

8
Los formadores que trabajan en lo IFD se desempeñan en mayor medida en contextos menos
facilitadores que sus colegas de los ITP, posiblemente como consecuencia del patrón de
localización de ambos tipos de instituciones que se ha evidenciado en la Parte I de este trabajo
según el cual los ITP se distribuyen de manera concomitante con la importancia del contexto
mientras que los IFD han adoptado un modelo de distribución más homogéneo y de cobertura
generalizada, salvo en los contextos nada facilitadores donde son muy escasos.

La cantidad de formadores por tipo de contexto no se relaciona con la cantidad de instituciones


que existe en cada una. Tampoco es igual la pauta de esta relación en los ITP que en los IFD.
Salvo en el contexto menos facilitador, en todos los demás la proporción de formadores es
mayor que la proporción de los establecimientos en el caso de la formación docente.

Cuadro II.144. Educación Superior no Universitaria.


Formadores según tipo de contexto y tipo de formación que brindan

Relación Formadores / Establecimientos


Tipo de contexto
Total IFD ITP
Nada facilitador 17,1 17,6 15,9
Poco facilitador 27,5 30,6 17,2
Medianamente facilitador 30,1 34,3 21,0
Facilitador 34,9 49,8 23,8
Muy facilitador 35,3 42,3 23,7
Promedio 29,0 34,9 20,3
Fuente: elaboración propia sobre la base del CD 2004 - DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001, INDEC

Es interesante observar el comportamiento diferente del sector estatal y del privado en cada
contexto. En el nada facilitador hay, proporcionalmente, muchos más profesores estatales que
privados y en ambos casos tienden a trabajar en instituciones técnicas más que de formación
docente. En el contexto que le sigue (poco facilitador) aún cuando sigue el predominio de
profesores del sector estatal, en el sector privado la cantidad de formadores de docentes en IFD
es mucho mayor que la de profesores en instituciones técnicas.

La pauta general parece ser que tanto en el sector estatal como en el privado y en todos los
contextos hay una proporción mayor de formadores de IFD que de profesores de ITP. La única
excepción se verifica en el mejor contextos, el muy facilitador. En este caso para ambos
sectores, la cantidad de profesores de terciarios técnicos es mayor que la de formadores de IFD
con una diferencia muy notable en el sector privado, comportamiento que sigue lo observado en
la primera parte respecto de la cantidad de establecimientos.
Cuadro II.145 Educación Superior no Universitaria.
Formadores por sector de gestión, tipo de formación que dan y tipo de contexto
Estatal Privado Total
Tipo de contexto
IFD ITP Total IFD ITP Total IFD ITP Total
Nada facilitador 3,4 4,3 3,5 0,6 1,0 0,8 2,5 2,1 2,4
Poco facilitador 17,2 11,9 16,3 12,4 4,1 8,8 15,6 6,8 13,1
Medianam. faciltiador 20,4 16,7 19,8 17,0 12,3 15,0 19,2 13,8 17,7
Facilitador 34,1 31,9 33,8 34,7 28,9 32,2 34,3 29,9 33,1
Muy facilitador 24,9 35,2 26,6 35,4 53,7 43,3 28,4 47,4 33,7
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 - DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001, INDEC

Aunque en este trabajo no se profundiza sobre la descripción de la formación técnico-profesional


y solo se incorporan algunos datos generales para compararlos respecto de los de la formación

9
docente, la situación descrita obliga a preguntarse sobre los factores que la generan. El mayor
número de docentes por establecimiento en la formación docente que en la técnico profesional
puede obedecer a causas estructurales como por ejemplo el tipo de contenido o de formación
que se imparte, o por la cantidad de alumnos que convoca cada tipo de formación (se recuerda
que hay mayor matrícula en los IFD que en los ITP), o puede responder a causas coyunturales
referidas a situaciones particulares que le han dado origen.

10
Parte II - CAPÍTULO 2
PERFIL ACADÉMICO DE LOS FORMADORES

En este capítulo se analizan los datos que permiten trazar el perfil académico de los
formadores. En primer lugar, se sintetiza la información obtenida sobre títulos de grado y de
posgrado, identificando las especialidades o áreas de formación, el nivel de las instituciones
que los otorgaron y la cantidad de profesores con y sin formación pedagógica. En segundo
lugar, el capítulo se detiene en las actividades de capacitación que realizaron los docentes y
en los temas en los cuales quisieran actualizarse. Por último, se trabaja sobre los datos
correspondientes a la producción pedagógico - académica de los formadores y a su
participación en actividades de carácter científico.

2.1. Formación Académica. Titulación de los Formadores Docentes

Las instituciones de formación docente concentran los perfiles con mayor formación
académica del sistema educativo, sin considerar a los profesores de la universidad. Según un
informe de la DINIECE elaborado sobre la base del Censo Docente 2004, los docentes que
poseen título de nivel superior en cada uno de los niveles del sistema son: el 97,3% de los
profesores de nivel inicial, el 91,4% de los de nivel primario y el 90,2% de los profesores de
secundaria (Boletín DINIECE Nº2, 2007).

En el caso de la formación docente terciaria este porcentaje llega al 98,1% de los formadores
con título de nivel superior. Aunque en la Argentina se verifica un alto porcentaje de docentes
con título en todos los niveles, en el nivel superior de formación existe la mayor cantidad de
docentes formados en las universidades (20,9%) a los que se suman además los
profesionales universitarios (19,4%).

Cuadro II.211. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según titulación

Titulación Cantidad Distribución porcentual


Sólo Maestro Normal Nacional 603 1,8 1,8

Sólo profesor terciario o universitario de primaria 2.240 6,6


11,4
MNN y profesor terciario o universitario de primaria 1.630 4,8
Sólo profesor terciario de media 8.348 24,6
31,8
MNN y profesor terciario de media 2.437 7,2
Sólo profesor universitario de media 4.114 12,1
16,2
MNN y profesor universitario de media 1.369 4,0
Profesional terciario 2.193 6,5
25,9
Profesional universitario 6.595 19,4
MNN y profesor terciario y/o universitario de primaria
227 0,7
y/o con maestría o doctorado
MNN y profesor terciario y/o universitario de media
649 1,9
con maestría o doctorado 7,4
Profesor terciario de media con maestría o doctorado 856 2,5
Profesor universitario de media con maestría o
777 2,3
doctorado
Profesional terciario con maestría o doctorado 74 0,2
1,9
Profesional universitario con maestría o doctorado 559 1,6
Otras 1.264 3,7 3,7
Total con información 33.935 80,1 80,1

Sin Información 8.441 19,9 19,9


Total Formadores IFD 42.376 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

11
1
El título de base de la mitad de los formadores (52,4%) es el de profesor para el nivel
medio, emitido por una universidad o por un instituto terciario. En este grupo, la mayoría, dos
tercios (11.641), tienen titulo de nivel superior no universitario, y el tercio restante (6.132) son
profesores universitarios.

El segundo grupo de importancia está constituido por un poco más de una cuarta parte de
los profesores (27,7%) que no tienen formación pedagógica de base porque son
profesionales o técnicos egresados de las universidades y de los institutos terciarios.
Dentro de este grupo predominan los profesionales universitarios por sobre los técnicos
2
terciarios (21% y 6,7% respectivamente ). Este tipo de perfil puede corresponderse con la
falta de egresados docentes con formación pedagógica que históricamente existe en
determinadas áreas o especialidades. La existencia de técnicos egresados de nivel terciario
se explica además por las carreras técnico profesionales que dictan las instituciones que se
han denominado como mixtas y de ambos tipos.

El 13,9% de los actuales formadores tiene título de base correspondiente a la formación


para primaria. De ellos permanece en los profesorados actualmente un 1,8% de formadores
cuyo titulo es secundario (Maestro Normal Nacional). El resto corresponde a titulaciones de
nivel superior que habilitan como profesor de primaria. La cantidad de maestros primarios
terciarios y universitarios que trabajan en los IFD es muy similar (6,6% versus 5,5%).

Por último, y pese a la reforma de los 90 que promovió la titulación de posgrado de los
formadores de IFD, es muy escaso el porcentaje de formadores que poseen maestría o
doctorado: el 9,3% -es decir uno de cada diez - ha proseguido estudios más allá de
posgrado. La mayoría de ellos (6,7%) son formadores cuyo título original es de profesor para
el nivel medio sea éste de nivel terciario o universitario.

Cuadro II.212. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según titulación
Distribución
Titulación Cantidad Porcentaje
porcentual
1
Sólo Maestro Normal Nacional 603 1,8
MNN y/o profesor terciario o universitario de primaria 3.870 11,4 13,9
Profesor terciario y/o universitario de primaria con maestría o
227 0,7
doctorado
MNN y/o profesor terciario de media 10.785 31,8
MNN y/o profesor universitario de media 5.483 16,2 49,9
MNN y/o profesor terciario o universitario de media con maestría o
649 1,9
doctorado
Profesor terciario y/o universitario de media y profesional terciario y/o
2.266 6,6 6,6
universitario con maestría o doctorado
Profesional terciario 2.193 6,5
25,9
Profesional universitario 6.595 19,4
Otras 1.264 3,7 3,7

Total con información 33.935 80,1 100,0

Sin Información 8.441 19,9


Total Formadores IFD 42.376 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – MECyT

Si se compara el Censo 1994 y el 2004 se observa una aumento de los títulos de mayor
jerarquía académica entre los formadores, ya que ha bajado la cantidad de personal con titulo
secundario únicamente (MNN) y ha crecido en un 10% el porcentaje de profesores titulados
en los niveles terciario y universitario (Boletín DINIECE Nº 2, 2007). No obstante, esta
tendencia hacia la profesionalización es incipiente porque se detiene en la formación de grado

1
Esto resulta de suman 31,8% de Profesor Terciario de Media (con o sin MNN), 16,2% de Profesor Universitario de
Media; más el 1,9% de Profesor de Media con Maestría y Doctorado y el 2,5% que son prof. terciarios de media con
posgrado.
2
Porcentajes que surgen al sumar los profesionales universitarios y terciarios con y sin maestría y doctorado.

12
dado la proporción de docentes de profesorado que proseguían en 2004 estudios de
3
maestría o doctorado era baja: tan sólo del 12,3% de los formadores que responden
(9,8% del universo) mientras que quienes continuaban carreras de nivel superior terciario o
universitario eran más de la mitad (55%).

No es posible establecer si los estudios de posgrado han sido iniciados a partir de las políticas
movilizadoras y profesionalizadotas de los ’90 y luego abandonados, o si se mantiene la
motivación de los docentes de profesorado actualmente a través de los programas de becas
como por ejemplo las del PROFOR y de los estímulos existentes desde el INFD para su
realización. Al respecto el informe cualitativo del proyecto detectó que como consecuencia de
la reforma de los ’90 el 14% de los profesores encuestados habían iniciado algún tipo de
especialización o estudio de posgrado pero los abandonó posteriormente. Los formadores con
postítulo en la muestra de 128 profesores encuestados es notablemente mayor que lo que
indican los datos censales: el 40% afirma que completó estudios de posgrado o
especializaciones de menor jerarquía académica mientras que el 21% los tiene en curso.

En cuanto a las diferencias de titulación por sexo los datos permiten establecer que las
mujeres se concentran en la formación pedagógica (títulos de profesor de primaria o media)
mientras que hay preponderancia masculina en el titulo de profesional universitario.

La edad no parece ser un determinante del título salvo en el caso del de Maestro Normal
Nacional que se concentra en los formadores de más de 50 años. En todos los otros tipos de
título no se encuentran diferencias por edad con la excepción del título terciario técnico
profesional que acusa un decrecimiento sostenido inverso a la edad de los formadores: en los
de más edad este titulo representa el 5,2% y en los más jóvenes (menos de 29 años) se
duplica y llega al 9,5%. El crecimiento de los títulos técnicos es coincidente con la creación y
expansión de la oferta de carreras técnico-profesionales ocurrida a partir de los años noventa,
y con las necesidades de este tipo de perfiles para cubrir determinadas asignaturas de las
carreras de ambos tipos y de las técnico-profesionales que se ofrecen en los IFD.

Cuadro II.214. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por titulación y edad
Edad
Titulación Hasta 29 30-39 40-49 50-59
60 y más Total
años años años años

Sólo Maestro Normal Nacional 0,1 0,2 0,3 4,1 8,6 1,8
MNN y/o profesor terciario o universitario
6,6 11,2 14,3 10,3 7,9 11,4
de primaria
MNN y/o profesor terciario de media 31,8 31,0 32,7 31,1 32,9 31,8
MNN y/o profesor universitario de media 17,3 16,0 14,0 18,9 17,8 16,2
Técnico – profesional terciario 9,5 7,6 6,2 4,6 5,2 6,5
Técnico - profesional universitario 18,5 20,1 18,4 17,3 11,9 19,4
Otros (incluye combinaciones de títulos
16,2 13,9 14,1 13,7 15,7 12,9
más maestría o doctorado)
Total con información 88,3 80,3 81,9 79,5 60,4 80,1
Sin Información 11,7 19,7 18,1 20,5 39,6 19,9
Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

La comparación de los títulos de los formadores por sector de gestión muestra que en los IFD
estatales se encuentra un porcentaje levemente mayor de formadores con los títulos de
menor categoría académica (Maestro Normal Nacional, Profesor terciario o universitario de
primaria) mientras que en los del sector privado hay mayor proporción de los títulos de
profesionales (terciarios y universitarios).

3
Se debe señalar al respecto que la información censal no se condice con la información recabada para el informe
cualitativo. Según este ultimo, el porcentaje de formadores que tiene maestría o doctorado es mayor. Ver Informe
correspondiente.

13
Cuadro II.215. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores por titulación, sector de gestión y sexo
Estatal Privado Total
Titulación
Varón Mujer Total Varón Mujer Total Varón Mujer Total
Sólo Maestro Normal Nacional 0,8 2,6 2,1 0,5 1,7 1,3 0,7 2,3 1,8
MNN y/o profesor terciario o
5,4 15,5 12,7 2,3 12,1 9,0 4,2 14,4 11,4
universitario de primaria
MNN y/o profesor terciario de
33,7 32,0 32,5 32,7 29,4 30,4 33,3 31,1 31,8
media
MNN y/o profesor universitario de
13,4 17,3 16,2 15,1 16,6 16,1 14,0 17,1 16,2
media
Profesional terciario 7,7 5,2 5,9 9,8 6,6 7,6 8,5 5,7 6,5
Profesional universitario 22,9 13,9 16,5 24,6 20,2 21,6 23,5 16,0 19,4
Otros (combinaciones de títulos
16,1 13,5 14,1 15,0 13,4 14,0 15,8 13,4 12,9
más maestría o doctorado)
Total con información 71,5 81,7 78,8 79,9 83,7 82,5 74,6 82,3 80,1
Sin Información 28,5 18,3 21,2 20,1 16,3 17,5 25,4 17,7 19,9
Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

En la Parte I de este Informe se clasificaron los IFD en Puros (solo tienen oferta de carreras
docentes) y otros con carreras que dan títulos de Ambos Tipos y Mixtos que ofrecen tanto
carreras docentes como técnico profesionales. Debido a que se encontraron algunas
diferencias institucionales entre estos tipos de IFD se incluyó esta categorización al realizar el
análisis de la titulación de los formadores. Las diferencias encontradas muestran que los IFD
puros concentran más cantidad de personal con los títulos de menor jerarquía académica
(MNN y profesor de primaria) mientras que en los otros dos tipos predominan los títulos de
profesor de media otorgados por la universidad, y los de técnico terciario y profesional
universitario. Esta situación se presenta del mismo modo en el sector estatal y en el privado
aunque las distancias son mayores en este último.

Cuadro II.216. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por titulación, sector de gestión y tipo IFD

Estatal Privado Total


Titulación Ambos Ambos Ambos
Puros Tipos + Total Puros Tipos + Total Puros Tipos + Total
Mixtos Mixtos Mixtos
Sólo Maestro Normal Nacional 2,4 1,8 2,1 2,1 0,9 1,3 2,3 1,4 1,8
MNN y/o profesor terciario o
13,1 12,2 12,7 12,4 6,8 9,0 12,9 10,1 11,4
universitario de primaria
MNN y/o profesor terciario de
33,8 31,1 32,5 34,8 27,5 30,4 34,1 29,7 31,8
media
MNN y/o profesor universitario
17,2 15,2 16,2 18,4 14,6 16,1 17,5 15,0 16,2
de media
Profesional terciario 4,5 7,3 5,9 4,8 9,5 7,6 4,6 8,2 6,5
Profesional universitario 14,8 18,2 16,5 15,4 25,7 21,6 15,0 21,1 19,4
Otros (combinaciones de títulos
14,2 14,2 14,1 12,1 15,0 14,0 13,6 14,5 12,9
más maestría o doctorado)
Total con información 79,3 78,3 78,8 81,2 83,3 82,5 79,9 80,2 80,1

Sin Información 20,7 21,7 21,2 18,8 16,7 17,5 20,1 19,8 19,9
Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Si se analiza la titulación de los profesores según el tamaño de los establecimientos, se


observa que en los IFD de menor tamaño hay mayor incidencia de formadores con título de
Maestro Normal Nacional, de profesor de primaria y de profesor de media emitido por
instituciones terciarias, es decir de los títulos más bajos de la escala. Mientras que en los

14
institutos de mayor tamaño el porcentaje de profesores de media con titulo universitario es
mayor, así como el de profesionales terciarios y universitarios.

Cuadro II.217. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por titulación y tamaño
Tamaño de los IFD
Titulación Total
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071
Sólo Maestro Normal Nacional 2,4 2,0 1,7 1,5 1,8 1,8
MNN y/o profesor terciario o
14,0 12,8 11,9 10,3 9,9 11,4
universitario de primaria

MNN y/o profesor terciario de media 37,2 35,0 30,6 29,6 30,0 31,8

MNN y/o profesor universitario de


14,4 14,0 16,2 16,7 17,8 16,2
media
Profesional terciario 5,2 6,2 7,0 7,0 6,5 6,5
Profesional universitario 13,6 16,1 18,7 21,3 18,9 19,4
Otros (incluye combinaciones de
13,2 13,9 13,9 13,6 15,1 12,9
títulos más maestría o doctorado)
Total con información 84,7 81,5 81,8 84,1 73,3 80,1
Sin Información 15,3 18,5 18,2 15,9 26,7 19,9
Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

El otro analizador de la Parte I fue el tipo de contexto en que se ubican los IFD. En este caso,
los contextos menos facilitadores muestran una mayor proporción de personal titulado como
profesor de primaria o como profesor de media terciaria, mientras que en los contextos más
facilitadores asciende la proporción de títulos de universitario, tanto de profesor como de
profesionales. Hay un 7,4% más de profesionales universitarios en los IFD de contexto muy
facilitador respecto de los que están en el otro extremo, en el contexto nada facilitador.

Cuadro II.219a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por titulación y tipo de contexto
Tipo de contexto de los IFD
Titulación Nada Poco Medianamen Muy Total
Facilitador
facilitador facilitador facilitador facilitador
Sólo Maestro Normal Nacional 1,0 1,7 2,3 1,8 1,7 1,8

MNN y/o profesor terciario o


16,0 15 13,7 10,6 8,2 11,4
universitario de primaria

MNN y/o Profesor terciario de media 40,2 32,3 33,3 31,6 29,6 31,8
MNN y/o Profesor universitario de
13,2 15,0 15,7 16,2 17,5 16,2
media
Profesional terciario 5,1 6,0 5,9 6,4 7,4 6,5
Profesional universitario 12,1 17,1 16,9 19,0 19,5 19,4
Otros (incluye combinaciones de
12,4 12,9 12,2 14,4 16,1 12,9
títulos más maestría o doctorado)
Total con información 89,7 83,6 83,7 79,5 78,6 80,1

Sin Información 10,3 16,4 16,3 20,5 21,4 19,9


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001- INDEC

La distribución de los títulos de los formadores en las diferentes provincias sigue en general lo
ya comentado pero se destacan algunos casos como por ejemplo la provincia de San Luis
que no tiene formadores con titulo de MNN, y está por debajo del promedio nacional en
formadores con título de profesor de primaria y de media (titulados en los IFD) y un alto

15
porcentaje (casi el 50%) de profesionales universitarios. Lo que evidencia que las políticas de
reorganización y elevación de la calidad académica, llevadas a cabo por la provincia en las
instituciones de formación docente, han dado su resultado en relación con el perfil más
calificado de sus formadores. También llaman la atención los casos de Mendoza, San Juan y
Buenos Aires, que tienen un porcentaje más alto de MNN que el promedio del país (Mendoza
2,9%; San Juan 2,7% y Buenos Aires 2,6%). En el otro extremo, el mayor porcentaje de
profesores de media universitarios se destaca en las provincias de Tucumán, Mendoza, San
Juan y La Pampa, cuya cantidad de formadores con ese título duplica el total nacional
(16,2%) ya que ronda entre el 30 y el 37% de su cuerpo docente.

Cuadro II.218. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por titulación y provincia
MNN y/o Otros
MNN y/o MNN y/o
profesor (combinaciones
Solo profesor Profesor Profesional Profesional Total con
Provincia terciario o de títulos más
MNN terciario universitario terciario universitario información
universitario de media de media maestría o
de primaria doctorado)
Buenos Aires 2,6 12,6 34,0 14,0 7,8 15,7 13,3 70,8
C de Buenos
1,6 7,5 30,8 13,3 8,2 22,7 15,9 85,1
Aires
Córdoba 0,7 8,8 29,1 13,9 7,5 24,9 15,1 87,7
Santa Fe 1,9 9,8 35,5 16,1 6,4 16,4 13,9 89,9
Mendoza 2,9 9,2 19,4 30,1 4,2 21,4 12,8 87,5
Entre Ríos 1,2 11,7 47,1 6,8 5,1 15,6 12,5 86,3
Jujuy 1,5 9,6 33,9 11,6 3,4 23,7 16,3 88,0
Tucumán 2,0 11,8 17,3 37,1 3,9 16,3 11,6 82,6
Sgo. del Estero 1,2 8,8 47,8 11,3 4,7 14,4 11,8 86,5
Salta 0,9 10,7 21,9 25,6 5,5 21,6 13,8 92,5
Catamarca 1,2 11,3 27,3 22,9 5,8 17,1 14,4 89,2
Chaco 1,4 19,1 32,6 18,3 4,1 10,1 14,4 83,2
Corrientes 1,6 14,2 31,7 13,5 6,9 16,5 15,6 82,5
La Rioja 0,6 15,0 33,8 12,9 4,2 14,4 19,1 85,2
Misiones 0,7 9,2 36,3 10,4 6,3 22,3 14,8 42,3
Formosa 0,9 15,5 35,8 10,8 5,1 14,7 17,2 74,7
San Juan 2,7 11,3 20,6 32,7 2,7 16,8 13,2 92,6
Chubut 1,4 17,1 19,1 22,5 3,2 22,3 14,4 89,1
Neuquén 2,1 19,5 27,6 16,9 6,6 12,6 14,7 75,0
Río Negro 2,0 22,4 22,6 19,1 6,7 10,6 16,6 94,9
La Pampa 1,2 8,3 17,3 30,7 6,2 27,1 9,2 76,4
Santa Cruz 2,0 7,8 23,5 27,8 4,9 16,8 17,2 88,9
San Luis 0,0 2,1 10,3 24,6 5,9 49,4 7,7 90,2
Tierra del Fuego 0,5 14,4 20,3 14,8 4,7 33,4 11,9 90,5
Total 1,8 11,4 31,8 16,2 6,5 19,4 12,9 80,1
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Los títulos en las instituciones de formación docente difieren también según el nivel de la
carrera que se dicta. En la carrera de profesorado para el nivel inicial se encuentra la mayor
concentración de personal con título de profesor de primaria emitido por un IFD o por una
universidad (43,4%) mientras que esa cifra disminuye radicalmente en el caso de las carreras
de profesorado de media. Por ejemplo, en el Profesorado de EGB3 sólo un 9% con el mismo
título; y en el Profesorado de Polimodal / media un 8,5%. Por el contrario, en los profesorados
que habilitan para enseñar en cualquiera de los dos ciclos del nivel secundario (en EGB3 o
media/polimodal) la gran mayoría de los formadores tiene titulo de profesor de media terciario
o universitario (66% en Prof. de EGB3 y 60,5% en el de Media/Polimodal).

16
Cuadro II.2110. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Docentes IFD por titulación y nivel para el que forman
Enseñan para el nivel…
Titulación EGB1 y 2 Polimodal Más de un
Inicial EGB3 Total
Primaria /Media nivel
Sólo Maestro Normal Nacional 2,7 3,7 1,4 1,3 0,7 1,8
MNN y/o Profesor terciario o
43,4 18,5 9,0 8,5 14,3 11,4
universitario de primaria
MNN y/o Profesor terciario de media 21,0 38,4 45,2 42,7 40,9 31,8
MNN y/o Profesor universitario de
10,2 10,9 20,8 17,8 17,6 16,2
media
Profesional Terciario 6,9 7,1 4,6 4,6 1,6 6,5

Profesional Universitario 8,0 11,1 9,5 14,7 14,6 19,4


Otros (incluye combinaciones de
7,8 10,3 9,5 10,4 10,3 12,9
títulos más maestría o doctorado)
1
Total con información 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
1
El cuadro excluye a 8.441 formadores sobre los cuales no hay información sobre la variable titulación.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Los formadores con título no docente (técnico-profesionales terciarios y técnicos o


profesionales universitarios) representan un cuarto del total (25,9%), formadores que
posiblemente dictan asignaturas disciplinares y de las especialidades. Como se ha descrito en
el informe cualitativo, existe en las instituciones formadoras una dualidad de subculturas
profesionales que diferencia al grupo de formadores que dicta las disciplinas versus aquellos
que tienen a su cargo la formación pedagógica. Los datos encontrados en el Censo Docente
permiten pensar que estas diferencias van más allá del título de base que tienen quienes se
desempeñan en asignaturas disciplinarias o de formación pedagógica y, por lo tanto, que su
génesis es de índole institucional y vinculada con las identidades y respectivas culturas
profesionales de cada grupo.

2.1.1. Los Maestros Normales Nacionales

Todavía casi un quinto (18,5%) de los profesores de IFD tiene como formación de base la de
Maestro Normal Nacional lo que, entre otras cosas, se explica por la edad promedio de esta
población que es más alta que la de los demás docentes del sistema educativo. La existencia
de un 1,8% de formadores que tiene exclusivamente título de Maestro Normal Superior
merece atención especial debido a que este título dejó de emitirse hace ya 37 años (en 1970).

Aunque en términos de porcentajes es una cifra menor, en términos absolutos significa la


existencia de 603 personas dentro del sistema formador con título secundario como máxima
formación obtenida. Una hipótesis es que se trate básicamente de profesores de práctica en
IFD de primaria. De todos modos lo más probable es que este grupo siga la fuerte tendencia
decreciente que muestra desde hace más de 10 años (según el Censo Docente 1994 en ese
año los maestros normales llegaba al 16% en todo el sistema educativo) debido a que por un
lado se trata de un grupo cercano a la jubilación y por el otro, empiezan a sentirse los efectos
de las políticas de profesionalización docente impulsadas en los últimos veinte años.

17
Cuadro II.221a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores con título de MNN

Titulación Cantidad Distribución porcentual

Sólo MNN 603 8,0 8,0


MNN + Técnico SNU 166 2,1 2,1
MNN + Docente SNU 3.260 41,4 41,4
MNN + Docente y Técnico SNU 237 3,0 3,0
MNN + Docente Universitario 1.417 18,0
30,0
MNN + Docente SNU y universitario 944 12,0
MNN + Profesional Universitario 396 5,0
5,4
MNN + Profesional Universitario y SNU 29 0,4
MNN + Docente Univ y Técnico SNU 42 0,5
MNN + Docente SNU y Profesional Universitario 416 5,3
6,7
MNN + Docente SNU + Técnico Universitario y SNU 37 0,5
MNN + Docente SNU y Universitario + Técnico Terciario 35 0,4
MNN + Docente y Profesional Universitario 157 2,0
MNN + Docente Univ + Técnico Univ y SNU 6 0,1
3,3
MNN + Docente SNU + Docente Universitario y Profesional Universitario 84 1,1
MNN + Docente SNU y Universitario + Técnico SNU y Universitario 9 0,1
1
Total 7.838 100,0 100,0
1
Excluye a los formadores que no tienen título de MNN
Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

La mayoría de los casi 8.000 formadores con título de base MNN han realizado otros estudios
de grado con posterioridad durante su trayectoria; sólo el 8% (603 personas) ha permanecido
exclusivamente con el titulo docente de nivel medio. Los restantes han proseguido estudios
de profesorado en establecimientos terciarios (44,4%) o en la universidad (30,0%), mientras
que poco más de un quinto (el 12%) ha continuado su formación en ambas instancias del
nivel superior (terciario y universitario).

El 13,7% de los formadores con título de base MNN son varones y no parece haber
diferencias importantes en la trayectoria académica posterior entre varones y mujeres.

Cuadro II.222. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores con título de MNN por sexo
Cantidad Distribución porcentual
Titulación
Varón Mujer Total Varón Mujer Total
Es sólo MNN 70 533 603 7,9 8,1 8,0
Es MNN y tiene título docente SNU 464 2.796 3.260 43,0 41,2 41,4
Es MNN y tiene título profesional SNU 17 149 166 1,6 2,2 2,1
Es MNN y tiene título docente o técnico SNU 49 188 237 4,5 2,8 3,0
Es MNN y tiene título de docente universitario 258 2.103 2.361 23,9 31,0 30,0
Es MNN y tiene título profesional universitario 72 353 425 6,7 5,2 5,4
Es MNN y tiene título docente y/o profesional superior 84 446 530 7,8 6,6 6,7
Es MNN y tiene más de un título universitario 49 207 256 4,5 3,0 3,3
1.063 6.775 7.838 100,0 100,0 100,0
Total
13,6 86,4 100,0
Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

18
Una proporción parecida de varones y mujeres, algo más del 40%, ha estudiado
posteriormente en profesorados para obtener título docente de primaria o de media. Es algo
superior la cantidad de mujeres que han proseguido estos estudios en la universidad (23,9%
de varones vs. 31,0% de mujeres), mientras que los varones predominan levemente entre
quienes siguieron estudios profesionales universitarios (6,7% varones vs. 5,2% mujeres).

Los establecimientos privados reclutan a los formadores mejor formados


académicamente ya que a medida que aumenta el nivel de formación académica, es decir
que se suman títulos de nivel terciario y universitario, disminuye la participación de los IFD de
gestión estatal en la distribución de los formadores y aumenta la de los IFD privados.

Si se analiza este grupo de formadores por sector, la brecha entre ambos se acentúa a
medida que aumenta la jerarquía académica de los títulos, los formadores que tienen más de
un título universitario en el sector privado casi duplican a los del sector estatal: 4,3% y 2,8%
respectivamente. En el total de formadores que tienen exclusivamente título de MMN la
relación de estatales y privados es de 3 a 1 (450 versus 153), la mayoría en los IFD estatales,
mientras que en el total de formadores que tienen además más de un título universitario, la
relación es más favorable a los establecimientos estatales (155 del sector estatal versus 101
del sector privado) pero estas diferencias se diluyen por cuanto los formadores con título de
MNN del sector estatal representan las casi tres cuartas partes (70%) del total de docentes de
IFD.

Cuadro II.224b: Educación Superior No Universitaria – Formación Docente


Formadores con título de MNN por sector de gestión
Cantidad Distribución porcentual
Titulación
Estatal Privado Total Estatal Privado Total
Es sólo MNN 450 153 603 8,4 7,1 8,0
Es MNN y tiene título docente SNU 2.385 875 3.260 43,3 37,2 41,4
Es MNN y tiene título profesional SNU 127 39 166 2,3 1,7 2,1
Es MNN y tiene título docente o técnico SNU 149 88 237 2,7 3,7 3,0
Es MNN y tiene título de docente universitario 1.611 750 2.361 29,2 31,9 30,0
Es MNN y tiene título profesional universitario 283 142 425 5,1 6,0 5,4
Es MNN y tiene título docente y/o profesional superior 339 191 530 6,1 8,1 6,7
Es MNN y tiene más de un título universitario 155 101 256 2,8 4,3 3,3
5.499 2.339 7.838 100,0 100,0 100,0
Total
70,2 29,8 100,0
Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos del CD 2004 – DINIECE, MECyT

Los formadores con título de MNN no muestran diferencias por tipo de IFD (puros, mixtos y
ambos tipos) aunque sí lo hace por tipo de contexto. En los contextos menos facilitadores
desciende el porcentaje de formadores con mayor formación académica. Mientras que en los
contextos más facilitadores es mayor la proporción con título docente universitario que los de
título terciario (34,7% y 33,6%) en los contextos nada facilitadores es marcadamente
menor la proporción de los MNN con formación pedagógica universitaria (19,0%) en
comparación con quienes tienen formación pedagógica de nivel terciario (51,4%).

19
Cuadro II.225. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores con título de MNN por tipo de contexto

Tipo de Contexto de los IFD


Titulación Nada Poco Medianam Muy
Facilitador Total
facilitador facilitador facilitador facilitador

Es sólo MNN 9,5 9,3 9,8 7,5 6,8 8,0


Es MNN y tiene título docente SNU 51,4 46,0 46,2 43,1 33,6 41,4
Es MNN y tiene título profesional SNU 1,9 1,6 1,9 2,7 1,8 2,1
Es MNN y tiene título docente o técnico SNU 3,8 3,8 2,6 2,7 3,3 3,0
Es MNN y tiene título de docente universitario 19,0 25,9 26,7 29,9 34,7 30,0
Es MNN y tiene título profesional universitario 4,8 4,9 5,4 5,2 5,9 5,4
Es MNN y tiene título docente y/o profesional superior 8,6 5,4 5,1 6,2 9,0 6,7

Es MNN y tiene más de un título universitario 1,0 3,0 2,3 2,7 4,8 3,3

Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Esta tendencia hacia la menor formación académica de los docentes de IFD de


contextos menos facilitadores se verifica además al analizar los datos extremos de la
escala de formación académica, título secundario (MNN) solo por un lado y título universitario
por el otro, la cantidad de formadores que tienen sólo título de MMN en el caso de contextos
nada facilitadores es superior a la de contextos muy facilitadores (9,5% versus 6,8%) mientras
que la relación se invierte en el caso del título universitario (24,8% versus 45,4%).

Finalmente es de destacar que once provincias (Santa Cruz, Neuquén, Mendoza, Río Negro,
San Juan, Catamarca, Jujuy, Chaco, Entre Ríos, Corrientes y Buenos Aires) tienen más
formadores que han permanecido exclusivamente con título de MNN que el promedio
nacional. Seis de estas provincias tienen entre 2 y 12 puntos porcentuales más de formadores
sólo con título de nivel medio que el 8% que existe en esa situación para el total del país. Se
destacan las situaciones de Santa Cruz y Neuquén con un 20% y un casi 16%
respectivamente de profesores de IFD con titulación secundaria únicamente. Llamativamente
las provincias de La Rioja y Misiones son de las que presentan mayor proporción de
formadores con más de un título universitario además del de MNN junto con Córdoba y
Capital Federal.

20
Cuadro II.226. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores con título de MNN por provincia

Es MNN y Es MNN y
Es MNN Es MNN y Es MNN y
Es MNN y Es MNN y tiene título tiene más
Es y tiene tiene título tiene título
tiene título tiene título docente y/o de un título
Provincia sólo título docente o profesional Total
profesional de docente profesional universitario
MNN docente profesional de nivel
SNU universitario SNU y/o docente o
SNU SNU universitario
universitario profesional

Santa Cruz 20,0 6,7 0,0 0,0 53,3 13,3 6,7 0,0 100,0
Neuquén 15,8 31,6 7,9 0,0 36,8 7,9 0,0 0,0 100,0
Mendoza 12,7 30,2 1,6 1,6 39,3 5,5 3,6 5,5 100,0
Río Negro 11,4 45,5 0,0 4,5 31,8 0,0 4,5 2,3 100,0
San Juan 10,7 25,6 0,8 0,0 47,9 9,1 4,1 1,7 100,0
Catamarca 10,3 43,9 1,9 0,0 27,1 8,4 2,8 5,6 100,0
Jujuy 9,7 34,2 2,0 2,6 27,6 13,8 3,1 7,1 100,0
Chaco 9,7 49,3 0,7 2,2 32,1 3,0 3,0 0,0 100,0
Entre Ríos 9,2 50,8 1,6 3,2 20,5 5,9 5,4 3,2 100,0
Corrientes 8,6 50,7 0,7 2,6 27,0 4,6 4,6 1,3 100,0
Buenos Aires 8,4 47,3 3,2 3,2 25,1 5,0 5,8 2,2 100,0
Chubut 8,0 47,0 0,0 2,0 30,0 2,0 8,0 3,0 100,0
Promedio
8,0 41,4 2,1 3,0 30,0 5,4 6,7 3,3 100,0
Total País
Formosa 8,0 50,7 4,0 1,3 24,0 2,7 8,0 1,3 100,0
La Pampa 8,0 20,0 0,0 0,0 56,0 4,0 12,0 0,0 100,0
Santa Fe 7,8 44,5 1,1 2,9 32,1 3,0 5,7 2,9 100,0
Santiago Del
7,5 46,3 0,5 1,5 28,4 6,0 7,0 3,0 100,0
Estero
Salta 7,4 35,3 0,7 2,9 41,2 2,9 4,4 5,1 100,0
Córdoba 7,1 32,3 0,8 3,5 32,3 7,6 10,1 6,3 100,0
Tucumán 7,1 18,6 1,0 1,9 56,3 7,1 6,4 1,6 100,0
Misiones 6,9 31,7 2,0 2,0 30,7 7,9 14,9 4,0 100,0
Tierra Del
5,3 52,6 0,0 5,3 15,8 5,3 15,8 0,0 100,0
Fuego
Ciudad de
5,1 31,9 1,3 4,6 33,9 5,2 12,1 5,8 100,0
Buenos Aires
La Rioja 4,8 53,3 1,0 2,9 20,0 5,7 6,7 5,7 100,0
San Luis 0,0 0,0 0,0 20,0 60,0 20,0 0,0 0,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

21
2.1.2. Los docentes de IFD con formación pedagógica

En este punto se analiza específicamente la situación de los 26.624 profesores que tienen
formación pedagógica, que son la mayoría, de quienes se desempeñan en los IFD,
4
aproximadamente tres cuartas partes .

Cuadro II.231. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Docentes de IFD con formación pedagógica
Distribución
Titulación Cantidad
porcentual
Es profesor terciario 15.642 58,8

Es profesor universitario 7.468 28,0

Es profesor terciario y universitario 3.514 13,2

Total* 26.624 100,0


*Excluye técnicos y profesionales y los MNN.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Considerando este grupo de formadores con títulos docentes el 58,8% se ha graduado como
profesor terciario de enseñanza media, inicial o primaria, un poco más de una cuarta parte
(28%) se ha recibido en la universidad, y un 13% ha estudiado en ambas casas de estudio.

Cuadro II.232. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Docentes de IFD con formación pedagógica según sexo
Cantidad Distribución porcentual
Titulación
Varón Mujer Total Varón Mujer Total
Es profesor terciario 4.098 11.544 15.642 59,4 58,5 58,8

Es profesor universitario 1.968 5.500 7.468 28,5 27,9 28,0

Es profesor terciario y Universitario 831 2.683 3.514 12,0 13,6 13,2

6.897 19.727 26.624 100,0 86,4 100,0


Total
25,9 74,1 100
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Las diferencias por sexo en este grupo de docentes con formación pedagógica no son
importantes. Tampoco se encuentran grandes diferencias por edad, aunque entre los más
jóvenes baja la incidencia de quienes han estudiado en ambos tipos de casas de estudio, los
más jóvenes (hasta 29 años) tienen aproximadamente la mitad de profesores que han
proseguido carreras en ambos tipos de de instituciones en comparación con los restantes
rangos de edad. Una posible interpretación es que hacer estudios en profesorados terciarios y
universidad supone una secuencia y no una simultaneidad, por lo que se requiere tener más
edad para completarlos.

Cuadro II.233. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Docentes de IFD con formación pedagógica por edad
Edad
Titulación Hasta 29 Entre 30 y Entre 40 y Entre 50 y 60 y más
Total
años 39 años 49 años 59 años años
Es profesor terciario 62,8 59,7 60,1 54,7 57,2 58,8
Es profesor universitario 30,4 28,0 24,2 32,1 31,8 28,0
Es profesor terciario y Universitario 6,9 12,2 15,8 13,2 11,0 13,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

4
El 78,5% de los docentes tienen formación pedagógica, porcentaje que surge al considerar las respuestas positivas
(33.935), es decir que excluye al 20% que no respondió. Si se calcula la proporción de docentes con título
pedagógico sobre el total de formadores (42.376) el porcentaje es del 63%. Es probable que el 20% sobre el cual no
hay información se distribuya de manera similar al total de docentes que sí respondieron este ítem.

22
Los profesores con titulo terciario representan un mayor porcentaje en el sector estatal (60,1%
vs. 56,1% en los privados) mientras que en el sector privado prevalecen quienes han obtenido
su título de profesor en la universidad (estatal 27,5%, privado 29,1%) y quienes tienen ambos
tipos de título (estatal 12,4%, privado 14,8%). Aunque las diferencias son leves, esto
corrobora la tendencia ya señalada del sector privado a reclutar profesores con mayor
formación académica; factor que puede obedecer no sólo a una estrategia de los IFD privados
sino también a las mejores condiciones y ambientes laborales que ofrecen para trabajar y al
hecho de que son justamente los institutos de gestión privada, los que tienden a localizarse
en contextos más favorables.

Cuadro II.234. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Docentes IFD con formación pedagógica por sector de gestión
Cantidad Distribución porcentual
Titulación
Estatal Privado Total Estatal Privado Total

Es profesor terciario 10.650 4.992 15.642 60,1 56,1 58,8

Es profesor universitario 4.878 2.590 7.468 27,5 29,1 28,0

Es profesor terciario y universitario 2.200 1.314 3.514 12,4 14,8 13,2


17.728 8.896 26.624 100,0 100,0 100,0
Total
66,6 33,4 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

El tamaño del IFD donde trabajan los docentes también tiene relación con su formación
pedagógica. Cuanto más pequeño, más concentración de profesores con título emitido por
una institución terciaria y se encuentran menos profesores universitarios, o con títulos de
ambos tipos de casas de estudio. Los más pequeños tienen el 66,7% de profesores terciarios
y un 23% de universitarios, contra el 53,0% de títulos terciarios y el 31% de profesores
universitarios que hay en los IFD más grandes. La relación es directa y consistente: a medida
que aumenta el tamaño desciende la proporción de formadores con título de menor jerarquía
académica.

Cuadro II.235. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Docentes de IFD con formación pedagógica por tamaño
Tamaño de los IFD
Titulación
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total

Es profesor terciario 66,7 64,5 59,0 57,3 53,0 58,8

Es profesor universitario 23,2 24,4 28,2 29,5 31,1 28,0

Es profesor terciario y universitario 10,1 11,1 12,9 13,2 15,9 13,2

Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Las diferencias también se observan cuando se analizan los tipos de títulos que tiene cada
IFD según el tipo de contexto. En los contextos menos facilitadores el 75% de los formadores
con formación pedagógica tiene titulo emitido por un IFD mientras que en los de mejores
condiciones del entorno este porcentaje se reduce al 51,8%. De igual modo, los de peor
contexto cuentan con 18,8% de profesores egresados de la universidad y 6,2% con títulos de
ambos tipos en comparación con los de mejor contexto en el cual estos porcentajes llegan al
31,2% y 17,0%. Se trata de una relación directa y consistente que presenta aún más fuerza
que en el caso del tamaño.

23
Cuadro II.236a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Docentes de IFD con formación pedagógica por tipo de contexto

Tipo de contexto de los IFD


Titulación
Nada Poco Medianam Muy
Facilitador Total
facilitador facilitador facilitador facilitador

Es profesor terciario 75,0 64,9 62,3 58,1 51,8 58,8

Es profesor universitario 18,8 24,9 26,7 28,5 31,2 28,0


Es profesor terciario y
6,2 10,2 11,1 13,3 17,0 13,2
universitario
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD 2004 – DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001- INDEC

2.1.3. Los formadores con maestría o doctorado

El tercer grupo de formadores que se analiza es el de quienes tienen una formación


académica por encima del promedio y de las exigencias formales que se requieren para el
ingreso al nivel. Se trata de quienes han realizado estudios de posgrado, ya sea maestría o
doctorado. Este grupo representa el 12,5% del total de formadores que respondieron este
ítem (el 9,8% si se considera el total de formadores).

Cuadro II.241. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD que tienen maestría o doctorado
Tienen Maestría o
Cantidad Distribución porcentual
Doctorado
Sí 4.188 12,5

No 29.352 87,5

Total con información 33.540 79,1

Sin Información 8.836 20,9

Total formadores IFD 42.376 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Los datos recogidos no muestran diferencias por sexo: existe el mismo porcentaje de
graduación de posgrado entre mujeres y varones. Pero se observan diferencias según la
edad.

Cuadro II.242. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD que tienen maestría o doctorado por sexo

Tienen Maestría o Cantidad Distribución porcentual


Doctorado Varón Mujer Total Varón Mujer Total
Sí 1.241 2.947 4.188 12,7 12,4 12,5
No 8.563 20.789 29.352 87,3 87,6 87,5
Total con información 9.804 23.736 33.540 76,0 80,5 79,1

Sin Información 3.088 5.748 8.836 24,0 19,5 20,9


Total formadores IFD 12.892 29.484 42.376 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

El mayor porcentaje con títulos de posgrado está entre los formadores de más edad y la
proporción aumenta sostenidamente con ella. Entre los más jóvenes (hasta 29 años) este
porcentaje es del 5,9% y en el grupo de mayores (60 y más) llega al 16,7%. En el grupo de

24
menos de 29 años el bajo porcentaje puede deberse al corto tiempo transcurrido desde que
terminaron la carrera de grado. En el grupo de más de 60 años se mantiene prácticamente el
mismo porcentaje logrado por quienes pertenecen al grupo anterior, entre 50 a 59 años.
Quizás sea esta la edad límite en que los formadores emprenden estudios formales más allá
de su formación de base.

Cuadro II.243. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que tienen maestría o doctorado por edad

Edad
Tiene Maestría o
Doctorado Hasta 29 Entre 30 y 39 Entre 40 Entre 50 y 60 y más
Total
años años y 49 años 59 años años
Sí 5,9 9,9 12,8 16,4 16,7 12,5
No 94,1 90,1 87,2 83,6 83,3 87,5
Total con información 83,1 79,3 80,5 79,2 68,7 79,1

Sin Información 16,9 20,7 19,5 20,8 31,3 20,9


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

No se encuentran grandes diferencias según en qué sector de gestión se desempeñen: tanto


en uno como en otro el porcentaje de profesores con títulos de maestría o doctorado se
mantiene muy similar: 12,2% en el sector estatal y 13,1% en el sector privado.

Cuadro II.244. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que tienen maestría o doctorado por sector de gestión

Tiene Maestría o Cantidad Distribución porcentual


Doctorado Estatal Privado Total Estatal Privado Total
Sí 2.676 1.512 4.188 12,2 13,1 12,5

No 19.284 10.068 29.352 87,8 86,9 87,5

Total con información 21.960 11.580 33.540 78,2 80,9 79,1

Sin Información 6109 2727 8836 21,8 19,1 20,9


Total formadores IFD 28.069 14.307 42.376 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Las variables de adicionales construidas para este estudio, como el tamaño del IFD y las
características de las localidades en las cuales están ubicados, parecen ser importantes en
relación con la presencia de formadores con posgrado. Las instituciones más chicas (menos
de 100 alumnos) tienen un 11,2% de personal con maestría y doctorado, mientras que ha
medida que se aumenta de tamaño de los establecimientos la proporción se eleva hasta
llegar al 14,4% en los más grandes.

Cuadro II.245. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que tienen maestría o doctorado por tamaño

Tamaño
Tiene Maestría o Doctorado
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total

Sí 11,2 11,4 11,8 12,0 14,4 12,5

No 88,8 88,6 88,2 88,0 85,6 87,5


Total con información 81,3 79,4 80,2 81,7 76,0 79,1

Sin Información 18,7 20,6 19,8 18,3 24,0 20,9


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

25
El tipo de contexto está aún más vinculado con la formación de posgrado de los docentes de
IFD. La diferencia de peso de formadores con maestría y doctorado entre los contextos
menos y más favorable es de casi el doble: 7% en los contextos nada favorables y 15% en los
contextos de mejor oferta urbana en los que posiblemente estos posgrados pueden realizarse
en la misma localidad, en universidades o en otros centros de desarrollo académico.

Cuadro II.246. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que tienen maestría o doctorado por tipo de contexto

Tipo de contexto de los IFD


Tiene Maestría o Doctorado
Nada Poco Medianam Muy
facilitador Total
facilitador facilitador facilitador facilitador
Sí 7,0 10,0 11,6 12,6 14,9 12,5

No 93,0 90,0 88,4 87,4 85,1 87,5

Total con información 87,3 79,6 82,4 77,9 77,5 79,1

Sin Información 12,7 20,4 17,6 22,1 22,5 20,9


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT y
Censo Nacional 2001- INDEC

Sobre el lugar de trabajo de los profesores con posgrados se analizaron también los tipos de
IFD. La información recogida muestra pocas diferencias a favor de los IFD puros que tienen
un 13,2% de posgraduados, mientras que en los otros (ambos tipos y mixtos) este porcentaje
es levemente menor (11,9%).

Cuadro II.247. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que tienen maestría o doctorado por tipo de institución
Cantidad Porcentaje
Tiene Maestría o Ambos Ambos
Doctorado Puros Tipos + Total Puros Tipos + Total
Mixtos Mixtos
Sí 2.102 2.086 4.188 13,2 11,9 12,5
No 13.847 15.505 29.352 86,8 88,1 87,5
Total con información 15.949 17.591 33.540 79,0 79,3 79,1
Sin Información 4236 4600 8836 21,0 20,7 20,9
Total formadores IFD 20.185 22.191 42.376 100,0 100,0 100,0
Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 y RA 2004 – DINIECE, MECyT

Finalmente, se ha realizado un cruce de variables para conocer otras particularidades de


quienes realizan carreras de posgrado. Se trata de considerar a los profesores posgraduados
en relación con su título de origen.

26
Cuadro II.248. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores que tienen maestría o doctorado por título e institución formadora
No tiene
Tiene Maestría
Institución Formadora estudios de Total
o Doctorado
posgrado

Egresados SNU 30,6 45,3 43,4

Profesor egresado SNU 28,6 42,6 40,8

Técnico y profesor terciario 2,0 2,7 2,6

Egresados universitarios 65,8 55,0 54,0

Profesor egresado de universidad 42,9 30,3 31,9


Técnico terciario o profesional
22,9 22,0 22,1
universitario
Egresados SNU y Universitarios 3,6 2,4 2,7
Profesor SNU y profesional
3,6 2,4 2,7
universitario
1
Total con información 60,3 71,3 66,6

Sin Información 39,7 28,7 33,4


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0
Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

El cuadro anterior muestra que haber cursado la carrera de grado en una universidad
aumenta las posibilidades de avanzar en el desarrollo profesional a través de la realización de
estudios de posgrado, ya que quienes los han realizado son en mayor medida, los formadores
que obtuvieron su título de grado de profesor en la universidad (42,9%), mientras que entre
los egresados de profesorados terciarios alcanzan un 28,6%.

Las razones posiblemente descansan en que la universidad genera un ambiente de mayor


interés y debate académico y logra por lo tanto despertar en quienes transitan por ella
mayores inquietudes intelectuales y formativas que las que se transmiten en los profesorados
terciarios. Por otro lado, tampoco hay que olvidar que estos datos son consistentes con los
requisitos exigidos para el ingreso a carreras de posgrado. Varias maestrías universitarias
exigen pre-requisitos a los estudiantes que se anotan con títulos terciarios o de duración
inferior a cuatro años, mientras que los egresados de las universidades acceden directamente
5
al cursado de estos posgrados .

2.2. El desarrollo profesional de los Formadores de IFD

El desarrollo profesional docente puede adoptar muchas formas diferentes y realizarse a


través de múltiples instancias y mecanismos, algunos formales y sistemáticos y otros
informales. Se ha repasado en el punto anterior una de ellas que es la obtención de títulos
académicos posteriores al título de grado. Otras alternativas son los grupos de estudio, la
capacitación institucional, el estudio personal y, más recientemente, la participación en
comunidades de aprendizaje, intercambio y desarrollo profesional.

Pero la modalidad clásica y más difundida son los cursos de capacitación docente. Si bien la
oferta de estudios posteriores a la obtención del título habilitante es una tradición de hace
varias décadas, a partir de la conformación de la Red Federal de Formación Docente
Continua, ésta pasó a ser mucho más completa, diversificada y sistemática.

5
La maestría en didáctica de la UBA exigía como pre-requisito a los graduados de terciarios el cursado previo de
algunas materias correspondientes a la carrera de grado de ciencias de la educación.

27
Como parte de las nuevas funciones asignadas a los IFD muchos institutos, y también las
universidades, han abierto en la última década nuevas ofertas de capacitación docente y
postítulos. Si bien los cursos o los trayectos formativos no son formalmente obligatorios para
mantenerse en los cargos, en el ejercicio docente, realizar capacitación tiene efectos sobre
las posibilidades de ascenso, aunque la realización de los cursos no siempre garantiza una
mejora concreta de la enseñanza.

El Censo Docente 2004 indaga sobre este tema y su información permite afirmar que la
concurrencia a cursos de capacitación es una práctica muy extendida entre los formadores, a
tal punto que las tres cuartas partes (el 74% de quienes responden o el 59,3% del total de
formadores) han realizado algún curso en los últimos cinco años. La asistencia a cursos de
perfeccionamiento es una práctica bastante arraigada principalmente entre los docentes de
los niveles inicial, primario y un poco menos, pero también muy extendida, entre los
profesores de secundaria. Pero no es una práctica extendida entre los profesores
universitarios por ejemplo, quienes tienen otras estrategias de desarrollo profesional
(asistencia a congresos, lectura de publicaciones periódicas, suscripción a listas de interés y
comunidades profesionales, etc.).

Cuadro II.251. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que realizaron capacitación docente en los últimos 5 años

Realizó capacitación en Distribución


Cantidad
los últimos 5 años porcentual

Sí 25.133 74,0

No 8.832 26,0

Total con información 33.965 80,2

Sin Información 8.411 19,8

Total formadores IFD 42.376 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Si se compara la asistencia de los formadores de IFD a los cursos de capacitación con la que
tienen los docentes del resto del sistema educativo (72,3% del total de maestros de nivel
inicial; el 74,8% del total de los de primaria; y el 64,8% del total de los profesores
secundarios) se observa que el porcentaje de asistencia a este tipo de instancias de
actualización de los profesores de superior, coincide con el que tienen los docentes de
primaria e inicial.

Cuadro II.252. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que realizaron capacitación docente en los últimos 5 años por sexo

Realizó capacitación en Cantidad Distribución porcentual


los últimos 5 años Varón Mujer Total Varón Mujer Total
Sí 6.576 18.557 25.133 66,1 77,3 74,0

No 3.378 5.454 8.832 33,9 22,7 26,0

Total con información 9.954 24.011 33.965 77,2 81,4 80,2

Sin Información 2.938 5.473 8.411 22,8 18,6 19,8

Total formadores IFD 12.892 29.484 42.376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

La mayor parte de los formadores que asisten a cursos son mujeres (77,3%). En el caso de
los varones la cantidad desciende en diez puntos (66,1%). Si se tiene en cuenta además que

28
es mayor la proporción de formadoras mujeres que de formadores varones, el mayor peso de
las primeras cobra aun más relevancia entre quienes han realizado actividades de
capacitación en los últimos cinco años.

La concurrencia a cursos de capacitación se observa en todas las edades, pero una


frecuencia mayor se presenta en las edades promedio (entre 40 y 49 años) en la que alcanza
a 78,2%. Como contrapartida, la concurrencia a cursos de capacitación es menor tanto en el
inicio de la carrera docente (hasta 29 años) como en su etapa final (más de 60 años). De
todos modos estas cifras indican que la capacitación es masiva ya que inclusive en la etapa
de mayor madurez, más de la mitad se preocupan por mejorar sus conocimientos.

Cuadro II.253. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que realizaron capacitación docente en los últimos 5 años por edad

Edad
Realizó capacitación en los
últimos 5 años Hasta 29 Entre 30 y Entre 40 y Entre 50 y 60 y más
Total
años 39 años 49 años 59 años años

Sí 63,8 75,0 78,2 75,2 57,9 74,0

No 36,2 25,0 21,8 24,8 42,1 26,0

Total con información 84,1 79,8 81,3 80,6 71,3 80,1

Sin Información 15,9 20,2 18,7 19,4 28,7 19,8

Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD 2004 – DINIECE, MECyT

Quienes enseñan en IFD estatales realizan más cursos de capacitación que los profesores de
gestión privada: 76,5% estatal y 69,1% privado (60,8% y 56,5% respectivamente, si se
calculan sobre el universo de formadores).

Cuadro II.254. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que realizaron capacitación docente en los últimos 5 años por sector de gestión

Realizó capacitación en Cantidad Distribución porcentual


los últimos 5 años
Estatal Privado Total Estatal Privado Total
Sí 17.056 8.077 25.133 76,5 69,1 74,0

No 5.227 3.605 88.32 23,5 30,9 26,0

Total con información 22.283 11.682 33.965 79,4 81,7 80,2

Sin Información 5.786 2.625 8.411 20,6 18,3 19,8

Total formadores IFD 28.069 14.307 42.376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

La mayor asistencia a cursos de capacitación por parte de docentes del sector estatal se
reitera en los demás niveles educativos. A partir de estos datos y de los hallazgos de otros
trabajos (Cf. Vezub, 1999; 2005; Serra, 2004) es posible vincular la asistencia a cursos de
capacitación con la motivación por la obtención de puntaje para la carrera docente y con la
necesidad de actualización en períodos de reformas educativas en los cuales aumenta la
incertidumbre y las presiones del sistema hacia los docentes. También es posible que en las
instituciones privadas se pongan en práctica otras estrategias de formación en el marco de
proyectos institucionales y de acciones realizadas al interior de estos establecimientos.

29
Cuadro II.255: Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores que realizaron capacitación docente en los últimos 5 años por tamaño

Tamaño de los IFD


Realizó alguna
capacitación en los
últimos 5 años 1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total

Sí 74,2 73,8 73,9 72,5 75,0 74,0

No 25,8 26,2 26,1 27,5 25,0 26,0

Total con información 82,6 80,7 81,0 82,4 76,9 80,2

Sin Información 17,4 19,3 19,0 17,6 23,1 19,8

Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

No se presentan diferencias de los formadores que asisten a los cursos de capacitación en


relación con el tamaño de la institución pero sí se observan al considerar la variable del
contexto. Quienes más acuden al perfeccionamiento son los formadores que enseñan en los
contextos más difíciles (83,3%), y a medida que el contexto mejora la participación en cursos
de capacitación disminuye más de diez puntos (70,2% en el contexto más facilitador).

Cuadro II.256. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que realizaron capacitación docente en los últimos 5 años por tipo de contexto
Tipo de contexto de los IFD
Realizó capacitación en los
últimos 5 años Nada Poco Medianam Muy
Facilitador Total
facilitador facilitador facilitador facilitador
Sí 83,3 77,7 75,5 73,7 70,2 74,0
No 16,7 22,3 24,5 26,3 29,8 26,0
Total con información 88,1 80,6 83,3 78,8 78,7 80,2
Sin Información 11,9 19,4 16,7 21,2 21,3 19,8
Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001, INDEC

Es probable que en los contextos nada facilitadores la oferta de capacitación no sea profusa,
y que los cursos de la Red Federal de Formación Docente Continua se constituyan en la
única opción de formación continua existente. Es decir que la menor oferta de otro tipo de
actividades de formación académica en estos contextos, hace que probablemente los cursos
sean la única alternativa para el desarrollo profesional.

La información indica que existe más participación en estos cursos en los IFD puros (que
como se ha visto también son los más pequeños en términos de matrícula y los que
preferentemente se ubican en contextos poco facilitadores) que en los otros tipos de
instituciones.

30
Cuadro II.257. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores que realizaron capacitación docente en los últimos 5 años por tipo de institución

Cantidad Distribución porcentual


Realizó capacitación en los Ambos Ambos
últimos 5 años Puros Tipos + Total Puros Tipos + Total
Mixtas Mixtas

Sí 12.615 12.518 25.133 78,0 70,4 74,0

No 3.565 5.267 8.832 22,0 29,6 26,0

Total con información 16.180 17.785 33.965 80,2 80,1 80,2

Sin Información 4.005 4.406 8.411 19,8 19,9 19,8

Total formadores IFD 20.185 22.191 42.376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 y RA 2004 – DINIECE, MECyT

Otra cuestión referida a los cursos de capacitación tiene que ver con las temáticas que
éstos abordan. Pero dado que sólo responde a este ítem una cuarta parte de los formadores
de IFD, la información que se presenta a continuación debe ser tomada con cautela.

Entre los que sí responden, la mayor cantidad de menciones -que representa poco más de un
cuarto (28,5%)- es sobre las temáticas pedagógicas y psicológicas y solo el 7,4% de los
formadores menciona que se ha actualizado en temáticas referidas a la actualización en los
contenidos disciplinares. Este porcentaje parece insuficiente a la luz de los rápidos y
permanentes avances del conocimiento en las diferentes disciplinas, aunque también debería
poder ser correlacionado con la oferta de cursos existente. Casi un cuarto de los formadores
menciona que asistió a cursos relacionados con el contexto y la cultura (23,4%) y con la
gestión y liderazgo (22,7%), ambos temas son relevantes para una adecuada formación de
nuevos profesores y sobre los cuales se han desarrollado nuevas perspectivas en los últimos
años.

Cuadro II.258. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Temáticas de los cursos de capacitación a los que asistió
Cantidad de menciones de cada temática y distribución porcentual
Distribución
Temáticas de los cursos de capacitación Cantidad de menciones
porcentual
6
Temáticas pedagógicas y psicológicas 23.698 28,5
7
Contexto y cultura 19.494 23,4
8
Gestión y liderazgo 18.919 22,7
Contenido de la disciplina que enseña 6.173 7,4
Metodología de la investigación 3.723 4,5
Otra 11.290 13,6
9
Total 83.297 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

Por último se observa un escaso número de profesores que se han capacitado sobre
aspectos vinculados con metodología de la investigación (4,5%), sobre todo considerando

6
Esta categoría incluye las menciones que recibieron las siguientes temáticas tal como están presentadas en la
Cédula Censal: Teoría de la Educación – pedagogía; Características del sujeto que aprende; Didácticas y estrategias
de enseñanza; Didáctica general
7
Esta categoría incluye las menciones que recibieron las siguientes temáticas tal como están presentadas en la
Cédula Censal: Sociedad y educación; Cultura general; TICs
8
Esta categoría incluye las menciones que recibieron las siguientes temáticas tal como están presentadas en la
Cédula Censal: Relaciones humanas; Política y legislación; Organización y gestión
9
El total en este cuadro supera la cifra de 42.376 porque la unidad de análisis no son los Formadores sino la cantidad
de menciones que recibió cada temática. De todos modos la tasa de respuesta por parte de los form adores no es del
100% sino sólo del 24,2%. Hay 32.108 docentes de IFD que no responden este ítem en la cédula.

31
que la investigación es precisamente una de las nuevas funciones que se agregaron a las
instituciones formadoras desde la sanción de la Ley Federal de Educación en 1993. Si bien es
cierto que “a investigar se aprende investigando”, esto no significa que no sea necesario
conocer y actualiza los aspectos teóricos y metodológicos que guían la toma decisiones en
una investigación. La escasa capacitación recibida en estos temas que a su vez se
corresponde con la baja oferta, conforma parte de una suerte de círculo vicioso que no ayuda
a que los IFD puedan reconvertir su identidad tradicional y asumir las funciones que hoy se
les demanda.

Formadores que estaban cursando maestría y doctorado


Dentro del tema del desarrollo profesional de los formadores se trata una última cuestión que
se refiere al esfuerzo que realizan muchos de ellos por mejorar su perfil académico. Además
del 74% de profesores que han concurrido a cursos de capacitación en los últimos cinco años,
el 12,4% de quienes responde (el 9,8% del universo de formadores SNU) cursaban estudios
de maestría o doctorado al momento del Censo Docente 2004, mientras que más de dos
tercios de los que responden (70%) o el 55% del total (considerando los casos sin
información) se encontraba estudiando alguna carrera de nivel superior universitario o no
universitario.

Cuadro II.259. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD que cursaban alguna carrera de nivel superior en 2004

Distribución
Tipo de carrera Cantidad
porcentual
Cursaba maestría o doctorado 4.172 12,4
Cursaba otra carrera de nivel superior 23.512 69,6
No cursaba nada 6.096 18,0
Total con información 33.780 79,7
Sin Información 8.596 20,3
Total formadores IFD 42.376 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Del mismo modo que lo que ocurre con los cursos de capacitación, el primer aspecto saliente
tiene que ver con la mayor presencia femenina de quienes cursaban estudios de maestría o
doctorado en 2004 (13,3% entre las mujeres y 10,3% entre los varones) mientras que el peso
mayor en la cursada de otras carreras de nivel superior (sea este universitario o no
universitario) se da entre los varones (72,7% y 68,7% respectivamente). La proporción de
quienes no estaban cursando nada en 2004 más allá de su formación de base es pareja para
ambos sexos.

Cuadro II.2510. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD que cursaban carreras de nivel superior en 2004 según sexo

Cantidad Distribución porcentual


Varón Mujer Total Varón Mujer Total
Cursaba maestría o
1.105 3.067 4.172 10,3 13,3 12,4
doctorado en 2004
Cursaba otra carrera
de nivel superior en 7.782 15.851 23.633 72,7 68,7 70,0
2004
No cursaba nada en
1.886 4.210 6.096 17,6 18,3 18,1
2004
Total con
10.699 23.061 33.760 83,0 78,2 79,7
información
Sin Información 2.193 6.423 8.616 17,0 21,8 20,3
Total formadores IFD 12.892 29.484 42.376 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

32
Un segundo rasgo es que entre los formadores que cursaban en 2004 maestrías o doctorados
la mayor proporción se ubica en la mitad de la carrera profesional, o sea entre los 40 y los 49
años (37,5%) que es justamente en el tramos en que se concentran más formadores según
se ha visto en el capítulo 1 de este informe (Cuadro II.122). El peso cae hacia los dos
extremos de edad aunque parece ser mucho menor en el último rango (60 y más años)
probablemente porque se trata de un grupo de docentes próximo a su jubilación.

Cuadro II.2511. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que cursaban maestría o doctorado en 2004 según edad

Edad
Cursaba maestría o
doctorado en 2004* Hasta 29 Entre 30 y Entre 40 y Entre 50 y 60 y más
Total
años 39 años 49 años 59 años años

Cantidad 323 1.274 1.565 886 124 4.172

Distribución porcentual 7,7 30,5 37,5 21.2 3,0 100,0


*Excluye a los 23.512 formadores que cursaban carreras de nivel superior universitario o no universitario; a los 6.096
formadores que no cursaban ninguna carrera de nivel superior y a los 8.596 formadores que no respondieron el ítem.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – MECyT

En tercer lugar, la proporción de formadores del sector estatal (67,5%) que cursaban
maestrías o doctorados en 2004 es el doble de la existente entre los profesores que trabajan
en IFD privados (32,5%). Esta diferencia en apariencia tan importante es relativa si se tiene
en cuenta la distribución general de los formadores por sector de gestión: la mayoría se
desempeña en el Estado, siendo la proporción muy parecida a la que muestran los datos de
de formadores que cursaban maestrías o doctorados por sector (66,2% de formadores en
establecimientos estatales y 33,8% en privados, Ver Cuadro II.111 en el Capítulo 1).

Cuadro II.2512. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que cursaban maestría o doctorado en 2004 según sector de gestión
Sector
Cursaba maestría o
doctorado en 2004* Estatal Privado Total

Cantidad 2.816 1.356 4.172

Distribución porcentual 67,5 32,5 100,0


* Excluye a los 23.512 formadores que cursaban carreras de nivel superior universitario o no universitario; a los 6.096
formadores que no cursaban ninguna carrera de nivel superior y a los 8.596 formadores que no respondieron el ítem.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Si se consideran los datos por tipo de instituciones (puras, de ambos tipos o mixtas) la
presencia de formadores que cursaban maestrías o doctorados es muy similar en cada una
de ellas. (Ver ANEXO cuadro II.2515).

Cuadro II.2513. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que cursaban maestría o doctorado en 2004 según tamaño

Tamaño de los IFD


Cursaba maestría o
doctorado en 2004* 1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total

Cantidad 321 579 880 813 1.579 4.172

Distribución porcentual 7,7 13,9 21,1 19,5 37,8 100,0

* Excluye a los 23.512 formadores que cursaban carreras de nivel superior universitario o no universitario; a los 6.096
formadores que no cursaban ninguna carrera de nivel superior y a los 8.596 formadores que no respondieron el ítem.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

33
Finalmente, tanto el tamaño de la institución de referencia como el tipo de contexto en el cual
ésta se inserta tienen relación con la realización de estudios de posgrado. El porcentaje más
bajo se observa en los IFD de menos de 100 alumnos (7,7%) y el más alto en los IFD de más
de 700 alumnos donde se ubica casi el 40% de quienes cursan este tipo de carreras. Este
dato no llama la atención si se tiene en cuenta que son justamente los IFD más grandes y
medianos los que se ubican en mejores contextos, probablemente con mayor competencia
profesional y oportunidades para la formación de posgrado.

Cuadro II.2514. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que cursaban maestría o doctorado en 2004 según tipo de contexto
Tipo de contexto de los IFD
Cursaba maestría o
doctorado en 2004* Nada Poco Medianam Muy
Facilitador Total
facilitador facilitador facilitador facilitador

Cantidad 74 514 672 1.447 1.465 4.172

Distribución porcentual 1,8 12,3 16,1 34,7 35,1 100,0

* Excluye a los 23.512 formadores que cursaban carreras de nivel superior universitario o no universitario; a los 6.096
formadores que no cursaban ninguna carrera de nivel superior y a los 8.596 formadores que no respondieron el ítem.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001- INDEC

En el mismo sentido y más fuerte aparece la relación entre el tipo de contexto de la localidad
del IFD y la proporción de quienes realizaban maestrías y doctorados en 2004. La curva tiene
un valor mínimo de 1,8% en el contexto nada facilitador y asume su valor máximo de 35,1%
en el contexto muy facilitador.

2.3. La producción académica de los Formadores en los últimos 5 años

La última cuestión relativa al perfil profesional de los formadores sobre la que existen datos en
el Censo Docente 2004, es la producción académica que han realizado, la que ha sido
relevada en términos de artículos, materiales para la enseñanza, participación en proyectos
de investigación, etc. En este tema también el porcentaje de no respuesta es muy alto ya que
solo responde el 59% de los formadores, por lo cual la información que se analiza no es
concluyente. La alta proporción de docentes que no responde a estos ítems permite
conjeturar que se trata de profesores que no han realizado actividades de producción
académica, de lo contrario es probable que su respuesta hubiera sido positiva.

Una cantidad importante de quienes responden, un tercio, no ha tenido ninguna producción


académica en los últimos cinco años. Entre quienes sí informan alguna actividad, la
producción principal es la participación en proyectos de investigación que alcanza casi el
40%, posiblemente debido al estímulo de las políticas de reforma y a los requerimientos de
acreditación de los IFD, esta actividad se desarrolló con motivo de las nuevas funciones de
los institutos. En segundo lugar, se ubica la elaboración de material didáctico que puede
obedecer a necesidades y propósitos de las mismas actividades de formación que se llevan
adelante con los estudiantes.

34
Cuadro II.261. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores según producción académica
Distribución
Producción académica Cantidad
porcentual
Participó en proyectos de investigación y
9.868 39,5
desarrollo
Produjo material didáctico 3.129 12,5

Presentó trabajos en jornadas, congresos, etc 1.479 5,9


Escribió y publicó libros científicos / literarios
1.405 5,6
(excepto textos)
Escribió y publicó en diarios u otros medios
306 1,2
gráficos
Escribió y publicó art. En revistas educacionales
265 1,1
y/o profesionales
Escribió y publicó libros de texto 253 1,0

Ninguna de las anteriores 8.261 33,1

Total con información 24.966 58,9

Sin Información 17.410 41,1%

Total formadores IFD 42.376 100,0


* Excluye 17.410 Formadores (41,1%) sobre los que no hay Información
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT.

Solo el 6% ha presentado trabajos en jornadas y un porcentaje similar ha publicado libros


científicos o literarios. Estos datos muestran la baja presencia o importancia que tienen estas
actividades en la vida profesional de los formadores y hace evidente simultáneamente la
necesidad de dirigir políticas y programas que fortalezcan y desarrollen el perfil académico de
los formadores docentes.

Cuadro II.262. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según producción académica y sexo

Cantidad Distribución porcentual


Producción académica
Varón Mujer Total Varón Mujer Total

Producción de conocimiento 1.749 3.038 4.787 23,1 17,4 19,1


Escribió y publicó libros científicos /
599 806 1.405 7,9 4,6 5,6
literarios (excepto textos)
Escribió y publicó libros de texto 94 159 253 1,2 0,9 1,0

Produjo material didáctico 1.056 2.073 3.129 14,0 11,9 12,5


Difusión de conocimientos y
655 1.395 2.050 8,7 8,0 8,2
experiencias
Presentó trabajos en jornadas, congresos 412 1.067 1.479 5,5 6,1 5,9
Escribió y publicó art. en revistas
106 159 265 1,4 0,9 1,1
educacionales y/o profesionales
Escribió y publicó en diarios u otros
137 169 306 1,8 1,0 1,2
medios gráficos
Actividades de investigación 2.783 7.085 9.868 36,9 40,7 39,5
Participó en proyectos de investigación y
2.783 7.085 9.868 36,9 40,7 39,5
desarrollo
Ninguna de las anteriores 2.351 5.910 8.261 31,2 33,9 33,1

7.538 17.428 24.966 58,5 59,1 58,9


Total con información
30,2 69,8 100,0

Sin Información 5.354 12.056 17.410 41,5 40,9 41,1

Total formadores IFD 12.892 29.484 42.376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004

35
Para ordenar el análisis se agruparon estas actividades en tres categorías. La primera tiene
que ver con la producción de conocimiento e incluye la producción de libros científicos o
literarios, de texto o material didáctico. La segunda se relaciona con la producción de
materiales para difusión de experiencias o actividades y la tercera consiste en la participación
en actividades de investigación.

Casi un quinto de los formadores ha realizado actividades del primer grupo (19,1%), sobre
todo produciendo material didáctico (12,5%). La categoría vinculada con la difusión de
experiencias y conocimientos parece ser la menos generalizada: sólo el 8,2% ha realizado
actividades de este tipo y de ese porcentaje, el peso mayor lo tienen los formadores que han
presentado trabajos en congresos y jornadas.

El más difundido es el último grupo de actividades académicas: el 40% de los formadores que
responde ha participado en proyectos de investigación, aunque se observan diferencias
según el sexo de los formadores. Los varones han participado más en el primer tipo de
actividades de desarrollo académico mientras que las mujeres tienen más participación en el
tercer tipo (Ver ANEXO II, Cuadro II.271).

Cuadro II.263. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según producción académica y edad

Edad
Producción académica
Hasta 29 Entre 30 y Entre 40 y Entre 50 y 60 y más
Total
años 39 años 49 años 59 años años
Producción de conocimiento 13,6 18,0 19,6 21,1 22,9 19,1
Escribió y publicó libros científicos / literarios
2,5 4,3 6,0 7,0 8,9 5,6
(excepto textos)
Escribió y publicó libros de texto 0,5 0,6 1,2 1,4 1,5 1,0

Produjo material didáctico 10,6 13,1 12,4 12,7 12,5 12,5

Difusión de conocimientos y experiencias 8,5 8,4 7,5 8,6 9,0 8,2

Presentó trabajos en jornadas, congresos, etc 6,0 6,2 5,4 6,1 6,6 5,9
Escribió y publicó art. en revistas educacionales
0,8 1,0 1,0 1,2 1,4 1,1
y/o profesionales
Escribió y publicó en diarios u otros medios
1,7 1,2 1,1 1,3 1,0 1,2
gráficos
Actividades de investigación 37,4 38,6 41,4 40,2 33,9 39,5
Participó en proyectos de investigación y
37,4 38,7 41,4 40,2 33,9 39,5
desarrollo
Ninguna de las anteriores 40,4 34,8 31,4 30,2 34,2 33,1

Total con información 65,4 59,6 60,1 57,5 49,0 58,9

Sin Información 34,6 40,4 39,9 42,5 51,0 41,1

Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

En relación con la edad de los formadores, la producción de conocimiento a través de libros


científicos incrementar su peso a medida que aumenta la edad de los docentes de IFD. Lo
que parece lógico si se considera que es necesario acumular cierta experiencia, trayectoria y
desarrollo profesional antes de estar en condiciones de realizar este tipo de aportes. En los
rangos de edad avanzados crece este tipo de producción académica, tendencia que se
mantiene incluso entre los formadores de mayor edad. Lo mismo ocurre con las actividades
de difusión de conocimiento, sean éstas jornadas o congresos o participación en revistas
especializadas o de difusión general. Con una pequeña depresión en el grupo de edades
medias, la tendencia se mantiene creciente hasta el grupo de mayor edad.

36
En las actividades de investigación, el tramo más productivo parece estar entre los 40 y los 59
años, y luego en la edad mayor decae por debajo incluso de la participación de los grupos
más jóvenes (algo similar a lo que se observó con la cursada de maestría o doctorado).
Quizás este comportamiento pueda deberse a que ésta es una actividad relativamente nueva
para muchos de los formadores, que ha cobrado impulso en los últimos años y, por lo mismo,
no ha logrado interesar y comprometer hasta el nivel de la participación concreta a quienes
están acercándose al final de su carrera profesional.

Los formadores más jóvenes, que han tenido menos tiempo de profundizar su desarrollo
profesional y académico, son mayormente los que no realizaron actividades de producción
académica de ningún tipo (40,4% de los formadores de hasta 29 años versus 34,2 de los
formadores de más de 60)

Cuadro II.264. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según producción académica y sector de gestión

Cantidad Distribución porcentual


Producción académica
Estatal Privado Total Estatal Privado Total

Producción de conocimiento 2.968 1.819 4.787 18,3 20,6 19,1


Escribió y publicó libros científicos / literarios
911 494 1.405 5,6 5,6 5,6
(excepto textos)
Escribió y publicó libros de texto 146 107 253 0,9 1,2 1,0

Produjo material didáctico 1.911 1.218 3.129 11,8 13,8 12,5

Difusión de conocimientos y experiencias 1.253 797 2.050 7,7 9,0 8,2

Presentó trabajos en jornadas, congresos, etc 913 566 1.479 5,6 6,4 5,9
Escribió y publicó art. en revistas educacionales
155 110 265 1,0 1,2 1,1
y/o profesionales
Escribió y publicó en diarios u otros medios
185 121 306 1,1 1,4 1,2
gráficos
Actividades de investigación 6.512 3.356 9.868 40,3 38,1 39,5
Participó en proyectos de investigación y
6.512 3.356 9.868 40,3 38,1 39,5
desarrollo
Ninguna de las anteriores 5.429 2.832 8.261 33,6 32,2 33,1

16.162 8.804 24.966 57,6 61,5 58,9


Total con información
64,7 35,3 100,0

Sin Información 11.907 5.503 17410 42,4 38,5 41,1

Total formadores IFD 28.069 14.307 42376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Las diferencias en las actividades de producción académica entre el sector estatal y el privado
no son muy importantes aunque hay algún predominio del sector privado en lo que se refiere
a producción y difusión de conocimiento y del sector público en la participación en actividades
de investigación.

37
Cuadro II.267. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores según producción académica y tipo de institución

Cantidad Distribución porcentual


Producción académica
Am Tipos + Am Tipos
Puros Total Puros Total
Mixtos + Mixtos
Producción de conocimiento 2.263 2.524 4.787 19,2 19,1 19,1

Escribió y publicó libros científicos / literarios 728 677 1.405 6,2 5,1 5,6

Escribió y publicó libros de texto 134 119 253 1,1 0,9 1,0

Produjo material didáctico 1.401 1.728 3.129 11,9 13,1 12,5

Difusión de conocimientos y experiencias 907 1.143 2.050 7,7 8,6 8,2

Presentó trabajos en jornadas, congresos, etc 670 809 1.479 5,7 6,1 5,9
Escribió y publicó art. en revistas educacionales
130 135 265 1,1 1,0 1,1
y/o profesionales
Escribió y publicó en diarios u otros medios
107 199 306 0,9 1,5 1,2
gráficos
Actividades de investigación 4.838 5.030 9.868 41,1 38,2 39,5

Participó en proyectos de investigación 4.838 5.030 9.868 41,1 38,2 39,5

Ninguna de las anteriores 3.775 4.486 8.261 32,0 34,0 33,1

Total con información 11.783 13.183 24.966 58,4 59,4 58,9

Sin Información 8.402 9.008 17.410 41,6 40,6 41,1

Total formadores IFD 20.185 22.191 42.376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Tampoco es relevante la diferencia entre los tipos de IFD, las que son muy leves. Los
formadores que trabajan en IFD que se ocupan solo de la formación de profesores (puros)
parecen tener más participación en las actividades de investigación, mientras que los que
revistan en otro tipo de institutos, (ambos tipos o mixtos) han realizado más actividades de
difusión de conocimientos y de experiencias.

Cuadro II.265. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según producción académica y tamaño
Tamaño de los IFD
Producción académica
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total
Producción de conocimiento 18,1 15,6 17,9 19,6 22,2 19,1
Escribió y publicó libros científicos / literarios 4,3 3,7 4,7 5,9 7,7 5,6
Escribió y publicó libros de texto 0,6 0,9 1,2 0,7 1,3 1,0
Produjo material didáctico 13,2 11,0 12,0 13,0 13,2 12,5
Difusión de conocimientos y experiencias 8,4 8,4 8,7 7,4 8,3 8,2
Presentó trabajos en jornadas, congresos, etc 6,0 5,9 6,3 5,1 6,2 5,9
Escribió y publicó art. en revistas educacionales
1,0 1,2 1,1 0,9 1,1 1,1
y/o profesionales
Escribió y publicó en diarios u otros medios
1,4 1,3 1,3 1,4 1,0 1,2
gráficos
Actividades de investigación 36,8 38,5 39,3 39,0 41,6 39,5
Participó en proyectos de investigación y
36,8 38,5 39,3 39,0 41,6 39,5
desarrollo
Ninguna de las anteriores 36,7 37,4 34,2 33,9 27,9 33,1
Total con información 40,1 40,4 41,9 38,1 43,1 41,1

Sin Información 59,9 59,6 58,1 61,9 56,9 58,9


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

38
Respecto de las variables tamaño del IFD y tipo de contexto en el que éstos se insertan, se
destacan las siguientes cuestiones. En primer lugar, la producción de libros científicos y de
texto de los formadores que trabajan en instituciones más chicas es un poco menor que la de
quienes se desempeñan en institutos de mayor tamaño. Lo mismo ocurre en relación con las
actividades de investigación. Pero en relación con la producción de materiales de difusión de
conocimientos y experiencias, los formadores participan en una proporción semejante de
estas producciones con independencia del tamaño de los IFD en los cuales se desempeñan.
Por otra parte, a medida que disminuye el tamaño de la institución, aumenta la proporción de
formadores que no han realizado actividades de producción académica de ningún tipo.

Cuadro II.266. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según producción académica y tipo de contexto
Tipo de contexto de los IFD
Producción académica Nada Poco Medianam Muy
Facilitador Total
Facilitador Facilitador Facilitador Facilitador
Producción de conocimiento 7,8 15,5 17,8 18,9 23,3 19,1
Escribió y publicó libros científicos / literarios
1,4 3,8 4,1 5,2 8,5 5,6
(excepto textos)
Escribió y publicó libros de texto 0,3 0,7 0,8 0,9 1,5 1,0

Produjo material didáctico 7,5 11,0 12,9 12,8 13,3 12,5

Difusión de conocimientos y experiencias 6,9 8,0 7,8 8,6 8,2 8,2

Presentó trabajos en jornadas, congresos, etc 5,6 5,6 5,4 6,2 6,1 5,9
Escribió y publicó art. en revistas educacionales
0,4 0,9 1,2 1,0 1,2 1,1
y/o profesionales
Escribió y publicó en diarios u otros medios
0,9 1,5 1,2 1,4 0,9 1,2
gráficos
Actividades de investigación 38,9 39,0 39,1 40,1 39,5 39,5
Participó en proyectos de investigación y
38,9 39,0 39,1 40,1 39,5 39,5
desarrollo
Ninguna de las anteriores 44,9 37,6 35,4 32,4 29,0 33,1

Total con información 66,4 55,7 59,6 58,0 60,6

Sin Información 33,6 44,3 40,4 42,0 39,4 41,1

Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT y Censo Nacional 2001- INDEC

Finalmente, la relación con el contexto en que se desempeñan los formadores parece tener
relación con su producción académica. En esta variable se encuentra que en los tres
aspectos (producción, difusión e investigación) hay una relación entre la producción de los
formadores y las condiciones del contexto en que se desempeñan. En todas las actividades,
la mayor producción académica se corresponde con el mejor contexto pero la diferencia más
marcada se produce en la producción de conocimiento (justamente el tipo de producción que
refleja mayor profesionalización): los profesores de IFD ubicados en los contextos más
difíciles tienen un 7,8% de participación –tres veces menos-, mientras que en el extremo
opuesto se observa que el 23,3% de formadores de los contextos muy facilitadores han
realizado este tipo de actividad.

Esta tendencia se ve reforzada por el hecho de que son los formadores de los contextos
menos facilitadores quienes responden con mayor frecuencia que no han realizado
actividades de producción académica de ningún tipo: 44,9%, casi la mitad, versus 29% en los
contextos de mejores condiciones, es decir casi un tercio.

39
Parte II - CAPÍTULO 3
TRAYECTORIA PROFESIONAL Y LABORAL DE LOS FORMADORES

Además de las condiciones personales como género y edad descritas en el Capítulo 1 y de la


formación académica y profesional de los formadores analizadas en el Capítulo 2, para
profundizar el perfil de quienes integran los planteles docentes de los IFD interesa conocer los
datos de su trayectoria profesional y laboral. Concretamente en este capítulo nos detendremos
en los siguientes aspectos: la antigüedad general en la docencia y en los establecimientos, la
cantidad de instituciones educativas en las que trabajaron, el sector de gestión y el ámbito rural,
urbano o urbano - marginal de desempeño, el nivel socioeconómico de los alumnos con los que
trabajaron y su experiencia de enseñanza en otros niveles del sistema.

3.1. La experiencia adquirida. Antigüedad en la docencia


El primer rasgo a analizar es la experiencia en la profesión, medida en términos de la antigüedad
docente. La formación profesional en la docencia y en cualquier otra profesión se conforma con
los estudios iniciales que luego se completan con un desarrollo profesional en el cual interviene
tanto la ampliación de los conocimientos profesionales como la experiencia laboral y práctica
que cada uno hace a lo largo de su trayectoria.

Existe un grupo de actividades que han sido llamadas tradicionalmente en la literatura


especializada, como “semi-profesiones”, entre las cuales se incluía hasta hace algún tiempo, a la
docencia. Este grupo se caracteriza entre otras cosas por haber realizado un camino dificultoso
debido a los conflictos que ocasiona la necesidad de pasar de oficio a profesión; por la dificultad
para circunscribir un campo de conocimientos y habilidades específicas y sistemáticas; y por
atravesar una situación contradictoria en lo que refiere a su autonomía (Etzioni, 1970; Gimeno
Sacristán, 1988; Enguita, 1989; Rowan, 1994; Contreras, 1997; Birgin y Dussel, 2000). En sus
inicios era posible un desempeño adecuado del oficio a partir de disposiciones personales
(‘vocación’) y del aprendizaje artesanal e informal basado exclusivamente en la acumulación de
la experiencia práctica. Debido a la creciente complejidad de lo que se debe enseñar y del medio
social actual, de la ampliación de las funciones docentes, de la diversidad de situaciones a
resolver y de las diferentes necesidades de los sujetos escolarizados, es imposible pensar en
mejorar el desempeño del docente sin avanzar en su profesionalización. Para lograr los
resultados que se propone, la escuela necesita fortalecer el desarrollo profesional de sus
docentes.

Este proceso de la profesionalización está en la base de cuestiones controvertidas en este


campo, como por ejemplo la importancia que se sigue dando a la antigüedad en la conformación
de la identidad docente o en el reconocimiento económico y en el ascenso para la carrera. Las
investigaciones realizadas al respecto señalan que la experiencia en el ejercicio profesional tiene
un valor relativo y diferente en las diversas etapas del trabajo. Existe diferencia entre quien
recién se inicia -el docente nóvel- condición que abarca hasta los cinco años de experiencia
(Goldhaver y Anthony, 2003) y los que han pasado ya por esa etapa. Pero el mejoramiento del
desempeño está lejos de estar directa y exclusivamente relacionado con la antigüedad. En
términos generales, la investigación sobre el tema plantea que es entre los 10 y los 13 años de
antigüedad el período crítico, después de este rango, la antigüedad no parece tener una
importancia central para el mejoramiento de la enseñanza (Darling-Hammond, 2000).

En este estudio se ha trabajado con dos dimensiones de la antigüedad. Por un lado la


antigüedad de cada formador en la docencia en general es decir la acumulada en cualquiera de
los niveles del sistema educativo, y por el otro la antigüedad en la institución de Educación
Superior donde trabaja actualmente. Esta última dimensión ha sido ya trabajada en el Capítulo 4
de la Parte I ya que tiene un efecto sobre el trabajo institucional que se expresa en la rotación del

40
personal dentro de cada IFD. En este capítulo se analiza la dimensión individual de la
antigüedad.

Cuadro II.311. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por antigüedad en la docencia

Antigüedad Distribución
Cantidad
Docente porcentual

Hasta 1 año 1.067 3,2


Entre 1 y 2 años 1.508 4,6
Entre 3 y 5 años 2.897 8,8
Entre 6 y 10 años 4.506 13,7
Entre 11 y 20 años 12.013 36,5
Entre 21 y 30 años 7.394 22,5
Más de 30 años 3.550 10,8
Total con información 32.935 77,7

Sin Información 9.441 22,3


Total formadores IFD 42.376 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

El universo de los profesores de la formación docente terciaria se distribuye en forma


homogénea en tercios en los siguientes tramos: el 30,3% tiene hasta 10 años de antigüedad en
la docencia; el 36,5% tiene entre 11 y 20 años y una proporción similar (33,3%) hace más de 20
años que ejerce. Por un lado esta distribución habla en general de una fuerza docente bastante
equilibrada en términos de años de antigüedad en la docencia, la necesidad de asistencia y el
entusiasmo de los docentes más nóveles está complementado por la experiencia de los
formadores más antiguos. Por otro lado se observa que acceder a enseñar en el nivel terciario
no supone necesariamente una experiencia previa en otros niveles del sistema ya que la
proporción de formadores de SNU con hasta 5 años de antigüedad es bastante elevada
(16,6%) 1

Si se acuerda con la idea que para el mejor desempeño como formador de otros docentes es
necesaria una mínima experiencia previa en la enseñanza en general de por ejemplo cinco años
como mínimo, se debe señalar que existe casi un quinto (16,6%) de formadores que no la tiene.
Hay 2.575 personas que tienen sólo hasta dos años de antigüedad; es decir que deben enseñar
a enseñar, pero prácticamente carecen de experiencia concreta y práctica sobre la enseñanza y
el desempeño del rol docente en general.

Se ha visto ya en el Capítulo 1 de esta segunda parte del Informe que los más jóvenes (hasta 29
años) representan sólo el 9% del total 2 de profesores de IFD. Pero, a la luz de los datos de edad
más los de antigüedad, esto significa que hay 1.929 formadores en este grupo, de los cuales el
20% ha entrado a los profesorados prácticamente sin ninguna experiencia previa (hasta un año)
y la mitad (47,2%) tiene solo dos años de experiencia general en la enseñanza.

1
Esta conceptualización aparece en el trabajo de campo en 19 IFD del país realizado por este mismo estudio. Un 4% de
los 128 profesores encuestados no tiene experiencia en ningún nivel, y el 15% acumula su mayor antigüedad en el
NSNU. Pero la mayoría (83%) ha pasado por las aulas del nivel medio y un 38% ha trabajado en la escuela primaria o
EGB.
2
Los porcentajes de los cuadros de este capítulo difieren dado que el universo es diferente porque existe un 22,3% de no
respuesta.

41
Cuadro II.312a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores según edad y antigüedad general en la docencia

Antigüedad general en Hasta 29 30-39 40-49 50-59 60 y más


Total
la docencia años años años años años
Hasta 1 año 20,5 3,7 1,1 0,4 0,5 3,2
Entre 1 y 2 años 27,2 5,4 1,7 0,8 0,4 4,6
Entre 3 y 5 años 35,1 14,5 3,8 1,8 1,4 8,8
Entre 6 y 10 años 16,2 29,6 8,7 3,7 2,3 13,7
Entre 11 y 20 años 0,5 46,0 54,4 18,2 12,2 36,5
Entre 21 y 30 años 0,3 0,6 30,1 46,2 23,0 22,5
Más de 30 años 0,1 0,2 0,3 28,9 60,3 10,8
Total con información 81,4 77,6 79,2 78,2 66,6 77,7

Sin Información 18,6 22,4 20,8 21,8 33,4 22,3


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Los datos confirman la relación entre la antigüedad y la edad de los profesores de profesorado.
Los cuadros en apariencia son iguales, pero en el primero (II.312) los porcentajes se han sacado
por columnas, mientras que en el segundo (II.312b) los porcentajes se han calculado por filas.
Cada cuadro muestra diferentes aspectos de la misma relación. El primero se centra en la edad
como variable de análisis y muestra qué antigüedad tienen los formadores dentro de cada grupo
etáreo; el segundo analiza el problema desde la antigüedad y detalla qué edades tienen los
profesores dentro de cada rango de antigüedad. Ambos son complementarios y permiten ver la
fuerte asociación entre estas dos variables.

Cuadro II.312b. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por antigüedad general en la docencia y edad

Antigüedad general en la Hasta 29 30-39 40-49 50-59 60 y más


Total
docencia años años años años años
Hasta 1 año 52,7 32,2 11,2 3,0 0,9 100,0
Entre 1 y 2 años 49,5 33,4 12,7 3,8 0,6 100,0
Entre 3 y 5 años 33,2 46,4 14,6 4,7 1,1 100,0
Entre 6 y 10 años 9,9 61,1 21,7 6,2 1,1 100,0
Entre 11 y 20 años 0,1 35,5 50,8 11,3 2,2 100,0
Entre 21 y 30 años 0,1 0,7 45,7 46,7 6,9 100,0
Más de 30 años 0,1 0,6 0,9 60,8 37,6 100,0
Total con información 8,3 28,2 34,1 22,7 6,7 100,0

Sin Información 6,6 28,4 31,1 22,1 11,7 100,0


Total formadores IFD 7,9 28,3 33,4 22,6 7,8 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Para el sistema formador no parece ser una exigencia o condición de ingreso la experiencia
previa en la enseñanza en otros niveles para los que se forma, requisito generalmente exigido en
el caso de las cátedras de práctica y didácticas especiales de las asignaturas del currículum,
pero que no parece ser una regla para el conjunto de los profesores que acceden. No solo los
más jóvenes entran a enseñar en el nivel superior no universitario con poca experiencia. En los
tres primeros grupos de este cuadro, (hasta uno, dos y cinco años de antigüedad), los

42
porcentajes son abultados hasta el grupo de 30-39 años de edad. El 85% de quienes tienen
menos de un año de antigüedad tiene hasta 39 de edad y el 83% de quienes tienen hasta dos
años están en esa misma franja de edad.

En esta variable se constatan algunas diferencias según el sexo. En primer lugar, es de


destacar que las cifras del Censo Docente 2004 permiten afirmar que en los últimos diez años se
ha incrementado el ingreso de varones a la docencia (Cuadro II.123, Parte I, Cap. I). Esto es
consistente con los datos que muestran que en general los profesores varones tienen menos
experiencia en la profesión que las mujeres. Los varones con un año de antigüedad conforman el
4,3% mientras que las mujeres, son el 2,8%. En el grupo de dos años de antigüedad la relación
es 6,1% y 3,9% respectivamente. Asimismo, mientras que la proporción de varones que tienen
más de 20 años de antigüedad casi un cuarto (23,8%), esta participación aumenta a más de un
tercio (37,1%) en el caso de las mujeres. Estas diferencias indican una tendencia a la mayor
antigüedad promedio de las formadoras mujeres. En el único tramo de antigüedad en el que el
peso de las mujeres es similar al de los varones es en el que va de los 11 a los 20 años.

Cuadro II.313a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por antigüedad general en la docencia y sexo

Antigüedad general en la Cantidad Porcentajes


docencia Varones Mujeres Total Varones Mujeres Total
Hasta 1 año 417 650 1.067 4,3 2,8 3,2
Entre 1 y 2 años 589 919 1.508 6,1 3,9 4,6
Entre 3 y 5 años 1.136 1.761 2.897 11,8 7,5 8,8
Entre 6 y 10 años 1.599 2.907 4.506 16,7 12,5 13,7
Entre 11 y 20 años 3.580 8.433 12.013 37,3 36,1 36,5
Entre 21 y 30 años 1.601 5.793 7.394 16,7 24,8 22,5
Más de 30 años 680 2.870 3.550 7,1 12,3 10,8
Total con información 9.602 23.333 32.935 61,0 87,6 77,7

Sin Información 6.151 3.290 9.441 39,0 12,4 22,3


Total formadores IFD 15.753 26.623 42.376 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

La información analizada muestra que en general el ingreso a la docencia se realiza en edades


tempranas, la incorporación al trabajo docente disminuye consistentemente con la edad (ver
Cuadro II.313b). En el primer tramo (hasta 29 años) se ubican la mitad de los docentes (52,7%)
con menos de un año de antigüedad, es decir que recién han ingresado, mientras que esta
situación es mínima en los formadores de más de 50 años (3%). Si se compara la situación de
varones y mujeres en este grupo de formadores (hasta un año de antigüedad) la mayoría son
varones (61% versus 39% de mujeres). Los varones continúan ingresando a la docencia en
diferentes momentos de su vida, en los tramos de mayor edad, a partir de los 40 años, la
proporción de los varones con menos de un año de antigüedad siempre supera a la de las
mujeres.

Cuadro II.313b. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores con antigüedad en la docencia menor a 1 año por edad y sexo

Edad
Formadores con menos
de 1 año de antigüedad Hasta Entre 30 y 39 Entre 40 y 49 Entre 50 y 59 60 y más
Total
29 años años años años años
Varones 55,4 32,0 9,5 2,3 0,8 100,0
Mujeres 48,4 32,6 13,7 4,1 1,2 100,0
Total 52,7 32,2 11,2 3,0 0,9 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

43
La cantidad de varones que tienen hasta un año de antigüedad oscila entre el 0,8 y el 55,4%
según la edad (54,6 puntos de diferencia), mientras que en las mujeres el intervalo es menor ya
que se ubica entre el 1,2 y el 48,4% (47,2 puntos de diferencia).

Consistente con esta información, en el cuadro que sigue los porcentajes de varones con hasta
10 años de antigüedad son siempre superiores a los de las mujeres. En en tramo de entre 40 y
49 años todavía casi un cuarto de los varones (22,2%) tiene hasta 10 años de antigüedad, en
comparación con el 12,4% de las mujeres. Entre los 50 y los 59 este grupo asciende a más del
12% entre los varones y alcanza sólo el 5% entre las mujeres. Estos datos sugieren que el
ingreso de los varones a la enseñanza no constituye una primera opción laboral hecha en la
juventud y muestra además, el carácter de género que ha caracterizado históricamente a la
docencia (Morgade 1998; Spencer, 2000).

Cuadro II.314. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por antigüedad general en la docencia, edad y sexo
Varones Mujeres
Antigüedad general
en la docencia Hasta 30-39 40-49 50-59 Más de Hasta 29 30-39 40-49 50-59 Más de
Total Total
29 años años años años 60 años años años años 60
Hasta 1 año 23,0 4,5 1,7 1,0 0,8 4,3 19,3 3,3 0,8 0,3 0,3 2,8
Entre 1 y 2 años 28,2 8,1 2,2 1,3 0,2 6,1 26,7 4,1 1,5 0,6 0,5 3,9
Entre 3 y 5 años 35,3 18,1 6,2 3,2 2,2 11,8 35,0 12,7 2,8 1,4 1,1 7,5
Entre 6 y 10 años 13,2 31,3 12,1 6,6 2,8 16,7 17,7 28,8 7,3 2,9 2,0 12,5
Entre 11 y 20 años 0,2 37,5 57,1 25,5 17,2 37,3 0,7 50,1 53,2 16,0 10,1 36,1
Entre 21 y 30 años 0,0 0,5 20,5 42,2 27,8 16,7 0,4 0,6 34,1 47,4 21,0 24,8
Más de 30 años 0,0 0,1 0,2 20,2 49,1 7,1 0,2 0,3 0,3 31,5 64,9 12,3
Total con
80,6 76,7 76,7 72,7 56,5 74,5 81,8 78,0 80,4 80,0 71,9 79,1
información

Sin Información 19,4 23,3 23,3 27,3 43,5 25,5 18,2 22,0 19,6 20,0 28,1 20,9

Total formadores
100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
IFD
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Cuadro II.315. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores por antigüedad general en la docencia según sector de gestión

Antigüedad general en la Cantidad Distribución porcentual


docencia Estatal Privado Total Estatal Privado Total
Hasta 1 año 615 452 1.067 2,8 4,0 3,2
Entre 1 y 2 años 852 656 1.508 3,9 5,8 4,6
Entre 3 y 5 años 1.660 1.237 2.897 7,7 11,0 8,8
Entre 6 y 10 años 2.704 1.802 4.506 12,5 16,0 13,7
Entre 11 y 20 años 8.031 3.982 12.013 37,1 35,3 36,5
Entre 21 y 30 años 5.304 2.090 7.394 24,5 18,5 22,5
Más de 30 años 2.491 1.059 3.550 11,5 9,4 10,8
Total con información 21.657 11.278 32.935 77,2 78,8 77,7

Sin Información 6.412 3.029 9.441 22,8 21,2 22,3


Total formadores IFD 28.069 14.307 42.376 100,0 100,0 100,0

44
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT
Al comparar la antigüedad de los docentes según los sectores de gestión (cuadro II.315) se
observa que los profesores de IFD privados presentan en términos generales menor antigüedad
que la de quienes enseñan en el sector estatal. El porcentaje de profesores de establecimientos
de gestión privada con hasta 5 años de antigüedad (20,8%) es mayor que el de los estatales
(14,4%).

Como contrapartida, en el extremo de los formadores con mayor antigüedad (a partir de 21 años)
las diferencias por sector se mantienen pero en sentido inverso. Con más de 20 años de
antigüedad revista el 36% de formadores del sector estatal en comparación con solo el 28% de
los correspondientes a la gestión privada.

3.2. Características institucionales y antigüedad de los formadores

3.2.1. Los Formadores nóveles

Especial atención merece la cuestión de los formadores más nuevos o nóveles. Estos son los
docentes que tienen hasta cinco años de antigüedad en la docencia. Se analizará además en
este apartado al grupo de profesores que transitan su primer año de ejercicio en la profesión
debido a que numerosos estudios demuestran cómo los estilos de enseñanza y de trabajo con
los alumnos se definen en los primeros años de la carrera profesional. En este caso los “noveles-
de-noveles” tienen además una característica importante que es que están iniciando su
trayectoria profesional docente por el nivel superior, lo cual no es habitual como inserción
profesional en la enseñanza 3 . Es por esto que se ha buscado establecer dónde se encuentran
los formadores con menos de 1 año de antigüedad en la profesión, quienes representan el 3,2%
del total de formadores, 1.067 personas.

Cuadro II.3211. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores con menos de un año de antigüedad según sector de gestión
Cantidad Distribución Porcentual
Antigüedad docente
Estatal Privado Total Estatal Privado Total
Hasta 1 año 615 452 1.067 57,6 42,4 100,0
Total con información 21.657 11.278 32.935 65,8 34,2 100,0

Sin información 6.412 3.029 9.441 67,9 32,1 100,0


Total formadores IFD 28.069 14.307 42.376 66,2 33,8 100,0
Fuente: elaboración personal sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Una primera característica es el sector de gestión a través del cual se insertan en la docencia.
Los datos muestran que ambos sectores los incluyen pero que hay una proporción algo mayor
de formadores con hasta 1 año de antigüedad que trabaja en instituciones de gestión estatal
(57,6% y 42,4% respectivamente) lo cual reproduce la relación y proporción existente entre IFD
estatales y privados. Sin embargo, si se considera la cantidad de formadores con menos de un
año respecto del total de formadores de cada sector sobre los que hay información de su
antigüedad (21.657 en el estado y 11.278 en privada) el peso relativo de los formadores noveles
es menor en el Estado (2,8%) que lo que ocurre en los institutos privados (4,0%).

3
Al respecto el informe cualitativo muestra que la mayoría de los profesores de los IFD se ha iniciado como docentes en
otros niveles del sistema educativo.

45
Cuadro II.3214. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores nóveles según tipo de Institución
Cantidad Distribución porcentual
Antigüedad docente Ambos Ambos
Puros Mixtos Total Puros Mixtos Total
Tipos Tipos
Hasta 1 año 328 609 130 1.067 2,1 4,4 3,8 3,2

Más de 1 año 15.341 13.209 33.18 31.868 97,9 95,6 96,2 96,8

Total con información 15.669 13.818 3.448 32.935 77,6 78,1 76,8 77,7

Sin Información 4.516 3.881 1.044 9.441 22,4 21,9 23,2 22,3

Total formadores IFD 20.185 17.699 4.492 42.376 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración personal sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

En relación con los tipos de IFD, los formadores más noveles se concentran en términos
relativos en las instituciones ambos tipos y tienen una menor incidencia en las instituciones
puras, que dictan sólo carreras docentes. Esto hablaría de la mayor selectividad que estos IFD
son capaces de realizar sobre su personal.

Cuadro II.3212. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores nóveles según tamaño

Tamaño de los IFD


Antigüedad docente
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total
Hasta 1 año 4,1 3,7 3,6 3,4 2,3 3,2
Más de 1 año 95,9 96,3 96,4 96,6 97,7 96,8
Total con información 79,9 78,1 78,5 80,3 74,6 77,7

Sin Información 20,1 21,9 21,5 19,7 25,4 22,3


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración personal sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Las instituciones más pequeñas concentran más docentes con la menor antigüedad en la
profesión, tal como puede observarse en el cuadro anterior. Mientras que el promedio de
formadores de menos de 1 año de antigüedad para todos los establecimientos es del 3,2%, en
los IFD más chicos asciende al 4,1 y en los más grandes se reduce al 2,3% (casi la mitad del
peso que éstos tienen en los más pequeños). Esta tendencia reforzaría la hipótesis según la cual
a medida que adquieren experiencia en la docencia, los formadores eligen para trabajar
instituciones más grandes y probablemente, más prestigiosas o mejor ubicadas.

Cuadro II.3213. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores nóveles según tipo de contexto
Tipo de contexto
Antigüedad docente Nada Poco Medianam. Muy
Facilitador Total
facilitador facilitador facilitador facilitador
Hasta 1 año 5,4 4,4 2,9 3,0 2,9 3,2

Más de 1 año 94,6 95,6 97,1 97,0 97,1 96,8

Total con información 86,0 77,8 81,2 76,6 76,0 77,7

Sin Información 14,0 22,2 18,8 23,4 24,0 22,3

Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración personal sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

46
Si se analiza la distribución de los formadores con menor antigüedad en los distintos contextos,
la proporción de formadores con hasta 1 año de antigüedad se concentra en instituciones
ubicadas en contextos nada facilitadores donde alcanza al 5,4% frente al 2,9% existente en los
muy facilitadores.

3.2.2. Los formadores más antiguos


La contracara de los formadores nóveles está constituida por el grupo de formadores con mayor
antigüedad en el sistema: aquellos que llevan más de 40 años en la docencia.

Cuadro II.3215. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores más antiguos según sector de gestión

Cantidad Distribución Porcentual


Antigüedad docente
Estatal Privado Total Estatal Privado Total

Entre 41 y 45 años 298 142 440 1,4 1,3 1,3

Entre 46 y 50 años 63 28 91 0,3 0,2 0,3

Menos de 41 años 21.296 11.108 32.404 98,3 98,5 98,4

Total con información 21.657 11.278 32.935 77,2 78,8 77,7

Sin Información 6.412 3.029 9.441 22,8 21,2 22,3

Total formadores IFD 28.069 14.307 42.376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración personal sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

En el tramo de mayor antigüedad docente (entre los 41 y los 50 años), la presencia de los
formadores es muy pareja en ambos sectores de gestión y en todos los tamaños de IFD, a
excepción de los más grandes (de 700 y más) donde su presencia es algo mayor pero por una
leve diferencia (1% más aproximadamente que en el resto de los IFD de menor tamaño).

Cuadro II.3216. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores más antiguos según tamaño – Distribución porcentual
Tamaño de los IFD
Antigüedad docente
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total

Entre 41 y 45 años 1,3 1,0 1,1 1,0 1,9 1,3

Entre 46 y 50 años 0,3 0,3 0,3 0,2 0,3 0,3

Menos de 41 años 98,4 98,7 98,6 98,8 97,8 98,4

Total con información 79,9 78,1 78,5 80,3 74,6 77,7

Sin Información 20,1 21,9 21,5 19,7 25,4 22,3

Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración personal sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Al introducir la variable de contexto en el análisis del grupo de formadores más antiguos se


observa como tendencia que la presencia de formadores con más de 40 años de antigüedad
docente, aumenta progresivamente al mejorar las condiciones del contexto. Lo cual confirmaría

47
que a medida que se avanza en la carrera docente, los formadores prefieren las instituciones
ubicadas en contextos más favorables.

Cuadro II.3217. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores más antiguos según tipo de contexto
Tipo de contexto
Antigüedad docente Nada Poco Medianamente Muy
Facilitador Total
facilitador facilitador facilitador facilitador
Entre 41 y 45 años 0,1 0,8 1,0 1,5 1,8 1,3

Entre 46 y 50 años 0,1 0,2 0,3 0,3 0,3 0,3

Menos de 41 años 99,8 99,0 98,7 98,2 97,9 98,4

Total con información 86,0 77,8 81,2 76,6 76,0 77,7

Sin Información 14,0 22,2 18,8 23,4 24,0 22,3

Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración personal sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

El tipo de contexto es una variable más determinante en la distribución de los formadores más
antiguos, que el sector de gestión o el tamaño de las instituciones. Las diferencias por tipo de
IFD son mínimas por lo que no es posible hablar de ninguna tendencia (Ver ANEXO cuadro
II.3218).

3.3. Experiencia en la diversidad de los formadores. Ámbito urbano, urbano marginal y


rural por los que comenzaron su trayectoria profesional.

A continuación se analiza otro aspecto de la trayectoria profesional de los formadores a partir de


la información procesada sobre diferentes aspectos del primer año de trabajo de los docentes de
IFD terciarios dado que, como se decía en un apartado anterior, la experiencia desarrollada
durante el primer año de ejercicio docente es clave para la trayectoria posterior de los
formadores. Además se están planificando políticas destinadas a acompañar la inserción de los
docentes durante sus primeros desempeños, principalmente en la escuela primaria, por lo que
conviene describir cuál ha sido la situación al inicio de la carrera de los docentes.

Los aspectos trabajados son: el ámbito de los establecimientos donde empezaron (rural, urbano
o urbano marginal), el sector de gestión y el nivel socio económico de los alumnos con los que
se desempeñaron como docentes durante ese primer año de trabajo. Las preguntas del censo
docente sobre estos rasgos no consideran categorías objetivas en relación por ejemplo con el
nivel económico social de los alumnos, sino que apelan al recuerdo y a la definición subjetiva de
quien responde.

En primer término se analiza el ámbito del/los establecimiento/s en los que empezaron estos
42.376 formadores de IFD. La pregunta no se refiere al actual desempeño en el IFD, sino a la
experiencia anterior lo cual puede (y en general lo hace) incluir establecimientos de otros niveles
y ámbitos educativos.

48
Cuadro II.331. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según ámbito en el que trabajaron el primer año

Empezó a trabajar en establecimiento/s Distribución


Cantidad
ubicado/s en el ámbito… porcentual
Urbano 22.707 73,5
Urbano - marginal 3.131 10,1
Rural 3.213 10,4

Otro* 1.856 6,1

Total con información 30.907 72,9

Sin Información 11.469 27,1


Total formadores IFD 42.376 100,0
* Corresponde a las combinaciones de dos o tres de los ámbitos anteriores, cada uno
de los cuales recibió los siguientes valores: Urbano y urbano-marginal: 2,6%; urbano
y rural: 2,4%; urbano marginal y rural: 0,6%, y urbano, urbano-marginal y rural: 0,5%.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Los datos del Censo Nacional de Docentes 2004 permiten afirmar que la mayoría de los
profesores de IFD comienza su desarrollo profesional en establecimientos educativos ubicados
en ámbitos urbanos. Esto se explica en gran parta por el alto nivel de urbanización del país de
acuerdo con lo que informan los últimos censos nacionales4 . Este comportamiento de los
docentes refleja de alguna manera la distribución global de la infraestructura del sistema
educativo que, pese a tratarse de un sistema con oferta en todos los ámbitos territoriales, en
términos generales responde al nivel de urbanización general del país.

Cuadro II.332. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según ámbito en el que trabajaron el primer año
y sector de gestión en el que ejerce actualmente
Actualmente ejerce la docencia en establecimientos de gestión...
Empezó a trabajar en
establecimiento/s Cantidad Distribución porcentual
ubicado/s en el ámbito…
Estatal Privada Total Estatal Privada Total
Urbano 14.378 8.269 22.647 70,4 79,3 73,4
Urbano marginal 2.199 928 3.127 10,8 8,9 10,1
Rural 2.516 699 3.215 12,3 6,7 10,4
4
Otro 1.318 538 1.856 6,4 5,1 6,1
Total con información 20.411 10.434 30.845 72,7 72,9 72,9

Sin Información 7.658 3.873 11.469 27,3 27,1 27,1


Total formadores IFD 28.069 14.307 42.376 100,0 100,0 100,0
*
Corresponde a las combinaciones de dos o tres de los ámbitos anteriores, cada uno de los cuales recibió los
siguientes valores: Urbano y urbano-marginal: 2,6%; urbano y rural: 2,4%; urbano marginal y rural: 0,6%, y
urbano, urbano-marginal y rural: 0,5%.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Dentro del grupo de docentes que actualmente trabaja en establecimientos de gestión estatal es
mayor el peso de quienes comenzaron a trabajar en instituciones rurales y menor el de quienes
lo hicieron principalmente en ámbitos urbanos. El porcentaje de docentes de gestión estatal que
tuvo su primera experiencia en la ruralidad (12,3%) prácticamente duplica el de los del sector
privado (6,7%). Probablemente esto es consecuencia de la ubicación de las instituciones de
gestión privada, que se observa mayormente en contextos más facilitadores, con escasa

4
Según el Censo Nacional 2001 la población urbana alcanzaba ese año casi el 90% (89,3%) pero ya en los censos
anteriores el porcentaje era muy elevado (Censo 1991: 88,4% y Censo 1980: 82,8%). Esta distribución continúa su
tendencia ascendente para la población urbana.

49
presencia en zonas rurales. En general, en el ámbito rural la oferta estatal es mayor que la
privada cualquiera sea el nivel educativo.

Cuadro II.333. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según ámbito en el trabajaron el primer año
y tamaño del IFD en el que ejercen actualmente

Empezó a trabajar en Actualmente ejerce en establecimientos del siguiente tamaño…


establecimiento/s ubicado/s
en el ámbito… 1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total

Urbano 74,4 73,7 73,8 73,2 72,8 73,4


Urbano marginal 7,5 9,2 9,1 10,2 12,4 10,1
Rural 12,1 11,6 10,6 10,5 8,9 10,4
4
Otro 5,9 5,5 6,5 6,1 6,0 6,0
Total con información 73,9 72,5 72,8 73,6 69,2 72,9

Sin Información 26,1 27,5 27,2 26,4 30,8 27,1


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
4
Corresponde a las combinaciones de dos o tres de los ámbitos anteriores, cada uno de los cuales recibió los
siguientes valores: Urbano y urbano-marginal: 2,6%; urbano y rural: 2,4%; urbano marginal y rural: 0,6%, y
urbano, urbano-marginal y rural: 0,5%.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Cuando se analiza por dónde comenzaron su trayectoria los docentes según el tamaño del IFD
en el que están trabajando en la actualidad, no se observan diferencias en el caso de los que
comenzaron por escuelas urbanas; pero sí entre quienes comenzaron en los otros dos ámbitos.
Por un lado, disminuye el peso de los formadores que trabajaron el primer año en ámbitos
rurales a medida que aumenta el tamaño del establecimiento lo cual resulta consistente con la
información ya presentada en la primera parte de este informe según la cual los establecimientos
más grandes se ubican en mayor porporción en ámbitos con gran población, en los contextos
más facilitadores. Es más probable que los IFD más pequeños, instalados en zonas de menor
población y contextos más desfavorables reclutan a sus formadores entre docentes que hayan
tenido experiencia en zonas rurales. Por otro lado, a medida que aumenta el tamaño de los IFD,
aumenta también la proporción de formadores que han comenzado su trayectoria profesional en
establecimientos ubicados en localidades consideradas por ellos como urbano marginales. Esto
también suena lógico ya que las zonas urbano marginales son habitualmente zonas muy
pobladas en las que probablemente haya establecimientos más grandes. Debido a que la
elección de las instituciones depende del puntaje obtenido según el escalafón de la carrera
docente y que éste aumenta con la antigüedad en general los docentes de las grandes ciudades
comienzan a trabajar en las escuelas periféricas, más alejadas o problemáticas, las que atienden
a población urbano – marginal, hasta que obtienen el puntaje necesario para ubicarse en
instituciones más favorables.

El tipo de contexto donde se insertan los IFD está relacionado con la primera experiencia
profesional que han realizado los formadores. A medida que mejoran las condiciones del entorno
es mayor la proporción de formadores que comenzó su trabajo docente en establecimientos de
ámbitos urbanos, y desciende la de quienes lo hicieron en instituciones ubicadas en zonas
rurales. Esto también confirma la idea de que los formadores provienen, en alta proporción, de
los ámbitos cercanos a aquellos donde están localizados los IFD.

Las diferencias del contexto tienen también una relación con la cantidad de formadores que
enseñaron el primer año de su carrera en ámbitos urbano-marginales y rurales. Quienes lo
hicieron en ámbitos rurales enseñan hoy en los contextos menos facilitadores. Las diferencias
son importantes ya que representan el 21,5% de los formadores en IFD de ámbitos poco
facilitadores comparado con tan solo el 6,7% de quienes enseñan en ámbitos muy facilitadores.

50
Cuadro II.334. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente Formadores IFD
según ámbito en el que trabajaron el primer año y tipo de contexto en el que ejercen
actualmente

Empezó a trabajar en Actualmente ejerce en establecimientos ubicados en contexto…


establecimiento/s del
Nada Poco Medianamente Muy
ámbito… Facilitador Total
facilitador facilitador facilitador facilitador
Urbano 69,4 72,4 71,8 70,4 79,3 73,4
Urbano marginal 4,8 8,2 8,5 12,9 9,5 10,1
Rural 21,5 13,4 12,7 9,8 6,7 10,4
4
Otro 4,4 5,9 7,0 6,9 4,4 6,0
Total con información 81,3 72,6 76,8 71,5 71,0 72,9

Sin Información 18,7 27,4 23,2 28,5 29,0 27,1


Total Formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
4
Corresponde a las combinaciones de dos o tres de los ámbitos anteriores, cada uno de los cuales recibió los
siguientes valores: Urbano y urbano-marginal: 2,6%; urbano y rural: 2,4%; urbano marginal y rural: 0,6%, y
urbano, urbano-marginal y rural: 0,5%.
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Esta información también estaría indicando que durante el primer año en la docencia es menor el
margen de elección del docente sobre los establecimientos en los que puede ejercer: en los
menos facilitadores el margen es menor, por eso sólo el 69,4% puede insertarse en instituciones
de ámbitos urbanos, mientras que las oportunidades son más amplias y diversas para los
formadores de contextos muy facilitadores, casi el 80% comenzó la docencia en ámbito urbano.

3.4. Experiencia en la diversidad: el nivel socioeconómico de los alumnos

Una segunda cuestión referida que analizamos en el inicio de la trayectoria de los formadores es
el nivel socioeconómico (NES) de los alumnos con que han trabajado en primer lugar. La
información no remite a datos objetivos del nivel socioeconómico de los estudiantes, se pide a
cada formador que complete una de las tres opciones (NES alto, NES medio y NES bajo) según
considere que describe principalmente la situación de los alumnos con los que trabajó durante su
primer año como docente. La gran mayoría de los formadores (67,1%) que respondió este ítem,
dice haber trabajado principalmente con alumnos de sectores medios y en segundo lugar de
sectores bajos.

Cuadro II.348. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según percepción del NES de los alumnos
con los que trabajaron el primer año de su carrera

Empezó a trabajar con alumnos de Distribución


Cantidad
Nivel Socioeconómico (NES) … porcentual
Alto 1.543 5,1
Medio 20.182 67,1
Bajo 7.685 25,6
Todos los niveles 642 2,1
Total con información 30.052 70,9

Sin Información 12.324 29,1


Total formadores IFD 42.376 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

51
Un cuarto de los formadores (25,5%) trabajó principalmente con alumnos de sectores bajos y un
5,1% sostiene haber enseñado principalmente a estudiantes de nivel alto. Entre quienes
consideran que comenzaron a trabajar con alumnos de NES bajos, se observan algunas
diferencias según el sector de gestión de las instituciones en las que trabajan actualmente.

Cuadro II.349. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según percepción del NES de los alumnos con los que trabajaron el primer año y
sector de gestión en el que ejercen actualmente

Empezó a trabajar con Cantidad Distribución porcentual


alumnos de Nivel
Socioeconómico (NES)… Estatal Privada Total Estatal Privada Total

Alto 898 645 1.543 4,5 6,3 5,1

Medio 12.792 7.390 20.182 64,5 72,3 67,2

Bajo 5.717 1.968 7.685 28,8 19,3 25,6

Todos los niveles 428 214 642 2,2 2,1 2,1

Total con información 19.835 10.217 30.052 70,7 71,4 70,9

Sin Información 8.234 4.090 12.324 29,3 28,6 29,1


Total formadores IFD 28.069 14.307 42.376 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Nacional Docente 2004 – DINIECE, MECyT

Son más los formadores del sector estatal que consideran que comenzaron su carrera docente
trabajando con alumnos provenientes de sectores bajos: el 28,8% en comparación con el 19,3%
de quienes hoy se desempeñan en instituciones de gestión privada. Por el contrario, es mayor el
peso de formadores de institutos privados que empezaron a enseñar en establecimientos que
atendían alumnos de NES medios (72,3% de los privados y 64,5% de los estatales). También
debe considerarse las distintas representaciones y definiciones de lo que constituye un alumno
de nivel económico social medio, las que suelen variar según la propia ubicación y percepción en
la escala social a la que pertenece el docente.

En ambos sectores es muy baja la proporción de formadores que considera haber trabajado el
primer año con sectores de NES altos (5% en promedio); posiblemente porque como ya se ha
señalado, al comenzar la carrera, los docentes tienen bajo puntaje y menos oportunidad de elegir
los establecimientos educativos en los que desempeñarse.

3.5. El sector de gestión por el que empezaron su carrera docente los formadores de IFD

Para completar el análisis del primer año de la carrera docente de los formadores de IFD, se
estudió además, el sector de gestión y el nivel de enseñanza en los cuales comenzaron a
trabajar.

Posiblemente como consecuencia del mayor peso que tiene el sector estatal en el conjunto del
sistema educativo, el 60,7% de los profesores terciarios declara haber comenzado su carrera en
el sector estatal, el 28% en el sector privado y el 11,3% en establecimientos de ambos tipos de
gestión.

52
Cuadro II.355. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según el sector de gestión en el que trabajaron el primer año
Empezó a trabajar en Distribución
Cantidad
establecimiento/s del sector… porcentual
Estatal 18.445 60,7
Privada 8.508 28,0
Estatal y Privada 3.417 11,3
Total con información 30.370 71,7

Sin Información 12.006 28,3


Total formadores IFD 42.376 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Estos datos confirman resultados anteriores y cuestionan la interpretación que dice que el
comportamiento diferente del cuerpo docente en el sector estatal y en el privado no tiene que ver
con características individuales sino con el ethos del sector. Como se observa en estos datos, en
el nivel terciario docente, solo en un 11% son los ‘mismos profesores’, es decir los que trabajaron
simultáneamente en ambos sectores. Proporción que coincide con los datos generales del
Censo 2004 (solo un 7% del total de docentes se desempeña en ambos tipos de gestión) que
muestran que el 71% de los docentes del país enseña solo en establecimientos estatales y el
22% son exclusivos del sector privado, es decir que no enseñan en escuelas estatales. Restaría
analizar, cuál ha sido la trayectoria posterior de estos formadores luego de su primer año, es
decir si se mantiene o no la pertenencia al sector educativo por el cual se comenzó a ejercer.

Cuadro II.357. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD según sector de gestión en el que trabajaron el primer año y tipo de contexto en
el que ejercen actualmente

Empezó a trabajar en Actualmente ejerce en establecimientos ubicados en contexto…


establecimiento/s del Nada Poco Medianamente Muy
sector… Facilitador Total
facilitador facilitador facilitador facilitador
Estatal 79,9 67,7 64,1 60,5 52,8 60,7
Privada 15,0 23,1 23,7 28,0 35,2 28,0
Estatal y Privada 5,2 9,2 12,3 11,5 12,0 11,3
Total con información 82,4 73,7 77,9 72,6 72,1 71,7

Sin Información 17,6 26,3 22,1 27,4 27,9 28,3


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT y Censo 2001, INDEC

El sector de gestión estatal o privado está relacionado con la distribución de la oferta educativa
en general y con la de los IFD en particular. En el Capítulo 1 de la primera parte de este informe
se ha establecido que en los dos ámbitos menos facilitadores se localiza el 32,2% de los IFD
estatales pero sólo el 15,9% de los privados; esta relación se invierte en los dos ámbitos más
facilitadores donde se localiza el 45,4% de los estatales contra el 63,3% de los privados5 .

Los datos del cuadro muestran que quienes enseñan en IFD de contextos nada facilitadores han
comenzado principalmente por el sector estatal (89% versus 52% del contexto muy facilitador). A
medida que las condiciones del entorno se hacen más favorables, aumenta la proporción de
formadores que se iniciaron en ambos sectores estabilizándose en un 12% a partir del contexto
medianamente facilitador en adelante. El inicio de la carrera en el sector privado ocurre

5
Ver Parte I, Capítulo 1, Cuadro I136.b

53
mayormente entre los formadores que se desempeñan en los mejores contextos, la proporción
se inicia con un 15% en el contexto nada facilitador hasta llegar al 35% en el otro extremo, en la
localización muy facilitadora, probablemente porque la oferta en los primeros es
mayoritariamente estatal mientras que los mejores contextos poseen una oferta más variada en
términos de sector de gestión.

Finalmente, los datos permiten también caracterizar la ‘preferencia’ de un formador por un sector
de gestión, entendiendo por esto la relación entre el sector de gestión donde comenzó su carrera
docente y el sector de gestión en el que hoy trabaja.

Cuadro II.356. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según sector de gestión en el que trabajaron el primer año
y sector de gestión en el que ejercen actualmente

Actualmente ejerce la docencia en establecimientos de gestión...


Empezó a trabajar en
Cantidad Distribución porcentual
establecimiento/s del sector…
Estatal Privada Total Estatal Privada Total
Estatal 15.157 3.288 18.445 75,5 31,9 60,7
Privada 2.839 5.669 8.508 14,1 55,0 28,0
Estatal y Privada 2.074 1.343 3.417 10,3 13,0 11,3
Total con información 20.070 10.300 30.370 71,5 72,0 71,7
Sin Información 7.999 4.007 12.006 28,5 28,0 28,3
Total formadores IFD 28.069 14.307 42.376 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

El cruce de datos confirma esta suerte de ‘fidelidad’ a un sector de la educación. En ambos


casos se observa que la mayor cantidad de formadores que ha comenzado por un sector (sea
éste estatal o privado) continúa trabajando actualmente en dicho sector, y también que quienes
se han iniciado en los dos sectores siguen actualmente en ambos. Tres cuartas partes de los
que hoy enseñan en el Estado y algo más de la mitad (55%) de quienes lo hacen en IFD
privados mantienen su preferencia por un sector, aunque esta se da mayormente en el Estado,
posiblemente porque las oportunidades de trabajo son mayores en este sector.

3.6. La experiencia en otros niveles educativos

Un segundo aspecto relacionado con la experiencia previa de los formadores del nivel superior
no universitario, se refiere a los niveles educativos en los que ejercieron durante el primer año de
su carrera docente. La hipótesis de trabajo y lo que se ha investigado hasta ahora sobre el tema
señala la fuerte identidad del formador docente del nivel superior no universitario con la cultura
académica y las prácticas del nivel secundario (Aguerrondo y Vezub 2008). Esta identificación
puede basarse en que su trayectoria profesional se ha desarrollado principalmente en ese nivel.
En lo que sigue se presenta la información correspondiente al nivel educativo por el que han
comenzado los formadores.

54
Cuadro II.368. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según nivel educativo en el que trabajaron el primer año
Empezó su carrera docente en un Distribución
Cantidad
establecimiento de nivel... porcentual
Superior solo 6.620 21,7
Superior y otro 4.329 14,2
Medio solo 10.239 33,6
Primario solo 6.010 19,7
Otros (combinaciones de varios niveles) 3.274 10,7
Total con información 30.472 71,9
Sin Información 11.904 28,1
Total formadores IFD 42.376 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Los datos a nivel nacional evidencian que un quinto (21,7%) de los formadores terciarios ha
comenzado su carrera docente por el nivel superior, lo que indica que no tiene experiencia
previa en otros niveles pese a que su función es formar para el desempeño en otros niveles
educativos. Quedaría por verse si estos formadores han ingresado en años posteriores de su
carrera a otros niveles, lo que parece poco probable dado que el nivel superior marca en general
el fin al que se aspira y no el nivel por el que se empieza la docencia.

La mayoría de los profesores, un tercio (33,6%) se ha iniciado como docente exclusivamente en


el nivel medio. Si a este porcentaje se le suma la proporción de formadores que comenzó la
docencia en el nivel medio en combinación con cualesquiera de los otros niveles, éste se eleva a
la mitad del universo (51%), un total de 15.584 profesores durante su primer año de
ejercicio profesional pasaron por las aulas del nivel medio / polimodal o de la EGB3.
Proporción que posiblemente se incrementa en el transcurso de los años que siguen al ingreso
docente. Si se considera que el primer año de trabajo marca de alguna manera la trayectoria
docente de por lo menos los próximos 5 años, período en el cual se consolida la socialización e
identidad profesional, se refuerza la presunción de que existe una fuerte identificación de este
grupo con la escuela secundaria. En forma coincidente, la información recogida durante el
trabajo de campo ha mostrado que el 83% de los profesores tiene experiencia en el nivel medio.

Cuadro II.369. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según nivel educativo en el que trabajaron el primer año y sector de gestión en el
que ejercen actualmente
Actualmente ejerce la docencia en establecimientos de gestión ...
Empezó su carrera docente en
Cantidad Distribución porcentual
un establecimiento de nivel...
Estatal Privada Total Estatal Privada Total
Superior solo 4.017 2.603 6.620 20,0 25,2 21,7
Superior y otro 2.865 1.464 4.329 14,2 14,2 14,2
Medio solo 6.954 3.285 10.239 34,6 31,8 33,6
Primario solo 4.191 1.819 6.010 20,8 17,6 19,7
Otros (combinaciones de varios
2.099 1.175 3.274 10,4 11,4 10,7
niveles)
Total con información 20.126 10.346 30.472 71,7 72,3 71,9

Sin información 7.943 3.961 11.904 28,3 27,7 28,1


Total formadores IFD 28.069 14.307 42.376 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

55
El análisis de los inicios de la trayectoria profesional por nivel educativo en el que ejerció no
denota mayores diferencias entre ambos tipos de sector. Sólo en la categoría “superior solo” se
observa un 5% más de formadores de IFD que han comenzado en el sector privado, lo que
estaría indicando que es el sector privado de formación docente el que posee planteles con
menos experiencia en los niveles para los que forman, es decir con menor probabilidad de
apoyar su la formación y enriquecer su conocimiento con el aporte de su experiencia docente.

Cuadro II.3610. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según nivel educativo en el que trabajaron el primer año y tamaño

Empezó su carrera docente en un Tamaño del IFD


establecimiento de nivel... 1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total
Superior solo 18,1 20,5 20,6 23,9 23,3 21,7
Superior y otro 16,3 14,4 14,2 14,6 13,0 14,2
Medio solo 35,0 34,7 34,3 32,8 32,5 33,6
Primario solo 19,5 19,6 19,9 18,0 20,9 19,7
Otros (combinaciones de varios niveles) 11,1 10,9 11,0 10,8 10,3 10,7
Total con información 73,9 72,5 72,8 73,6 69,2 71,9
Sin Información 26,1 27,5 27,2 26,4 30,8 28,1
Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

En esta misma línea de análisis, si se considera que haber comenzado la carrera docente en el
nivel superior exclusivamente implica no tener experiencia en los niveles para los cuales se
forma, parecería que los que están en situación más desventajosa son quienes trabajan
actualmente en IFD grandes: 18,1% en los establecimientos más chicos y asciende a casi un
cuarto en los medianos y más grandes.

Cuadro II.3611. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD según nivel educativo en el que trabajaron el primer año y tipo de contexto

Empezó su carrera Tipo de contexto


docente en un
establecimiento de nivel Nada Poco Medianam Muy
Facilit. Total
facilit. facilit. facilitador Facilit.
Superior solo 18,2 20,4 18,1 21,2 26,1 21,7
Superior y otro 20,6 16,2 15,0 12,9 13,4 14,2
Medio solo 36,1 35,7 36,7 33,7 29,8 33,6
Primario solo 19,1 18,9 20,1 21,1 18,3 19,7
Otros (combinaciones
5,9 8,7 10,1 11,2 12,4 10,7
de varios niveles)
Total con información 69,9 70,9 75,8 71,5 80,9 71,9

Sin Información 30,1 29,1 24,2 28,5 19,1 28,1


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

El tipo de contexto mantiene una relación inversa con respecto a la experiencia previa que los
formadores tienen en otros niveles. Una cuarta parte (26,1%) de los formadores que hoy trabajan
en contextos muy facilitadores carece de experiencia en otros niveles del sistema para los cuales
forman, mientras que esta proporción se reduce al 18,2% en los contextos menos favorables. Al
mismo tiempo, la proporción de profesores que se iniciaron en la docencia secundaria aumenta
en los contextos desfavorables, con una diferencia de aproximadamente 5 puntos más que en el
mejor contexto. El inicio a través del nivel primario se mantiene de manera similar en los
diferentes contextos de desempeño de los formadores. El ingreso simultáneo en varios niveles

56
(categoría “otros”) se duplica a partir del contexto medianamente facilitador, lo que posiblemente
responde a la mayor oferta laboral y cantidad de establecimientos que existe en estos los
mejores contextos.

Los datos sobre la experiencia inicial de los formadores y su relación con el tamaño y el contexto
de los IFD en los cuales enseñan hoy los formadores, deberían ser profundizados a la luz de sus
trayectorias posteriores y en función de las asignaturas que dictan en sus instituciones. Respecto
de la trayectoria posterior, por ejemplo, es posible que dado que la oferta del nivel superior es
menor en contextos menos facilitadores y en el ámbito de los IFD más chicos, los docentes
comiencen su trayectoria por los niveles educativos que ofrece la localidad o región donde
residen (principalmente primaria y en segundo lugar media) y que la mayor oferta de trabajo en
el nivel superior en instituciones más grandes y ubicadas en mejores contextos, explique en
parte que los formadores de esos entornos puedan comenzar por ese nivel.

3.7. La estabilidad institucional

La última de las variables de la trayectoria profesional de los formadores que se analiza, es la


cantidad de instituciones por las que transitó a lo largo de toda su carrera como docente. No
existe evidencia o consenso sobre la conveniencia o no, de haber transitado por pocas o por
muchas instituciones para el mejor desarrollo de la tarea docente. Es posible pensar que existen
ventajas en ambos extremos: haber transitado por un buen número de escuelas potenciaría el
conocimiento de la diversidad de instituciones, poblaciones escolares, comunidades, etc.; pero
por el otro lado, pocas instituciones hablarían de una experiencia en profundidad y de cierta
estabilidad, pertenencia institucional. El Censo 6 2004 indagó por la cantidad de establecimientos
en general, y no por nivel o funciones que desarrollaron en cada uno de ellos.

Cuadro II.371. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según cantidad de establecimientos en los que trabajaron y sector de gestión
Cantidad de Cantidad Distribución porcentual
establecimientos en los
Estatal Privada Total Estatal Privada Total
que trabajó
Un establecimiento 1.845 1510 3.355 8,6 13,5 10,2
Entre dos y cinco 11.436 6.302 17.738 53,1 56,1 54,1
Entre seis y diez 5.916 2.560 8.476 27,5 22,8 25,9
Entre 11 y 15 1.536 584 2.120 7,1 5,2 6,5
Entre 16 y 20 465 155 620 2,2 1,4 1,9
Más de 20 348 115 463 1,6 1,0 1,4
Total con información 21.546 11.226 32.772 76,8 78,5 77,3

Sin Información 6.523 3.081 9.604 23,2 21,5 22,7


Total formadores IFD 28.069 14.307 42.376 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Casi dos tercios, el 64,3% de los formadores ha trabajado como máximo en cinco
establecimientos a lo largo de toda su carrera profesional 7 . No obstante, teniendo en cuenta que
se está describiendo la totalidad de la carrera profesional de docentes y que algunos tienen
mínima antigüedad pero otros poseen más de 20 ó 30 años de trabajo, es notable el hecho de

6
Pregunta 38 del Censo Nacional de Docentes 2004: ¿En cuántos establecimientos trabajó a lo largo de su trayectoria
profesional?
7
El censo presenta estas categorías, opciones predeterminadas por lo que no es posible trabajar con más detalle u otro
tipo de apertura.

57
que uno de cada 10 profesores de IFD que responde esta pregunta ha trabajado solo en la
institución en la que está actualmente. Dato que está en consonancia con la información
relevada acerca de la antigüedad institucional de los formadores (Ver Parte I de este informe).
Esa proporción es mayor entre los formadores de IFD privados (13,5%) que en los estatales
(8,5%) lo cual supone unas mejores condiciones de trabajo, ambientes laborales más atractivos
en el sector privado que logran retener más a los formadores. El segundo grupo en importancia
numérica está constituido por una cuarta parte de los docentes que trabajaron en 6 a 10
establecimientos. Por último un 10% ejerció en más de 11 instituciones a lo largo de su carrera.

Cuadro II.372. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores según antigüedad docente y cantidad de establecimientos en los que trabajaron

Cantidad de Antigüedad Docente


establecimientos en los Hasta 1-5 6 - 10 11 - 20 21 - 30 30 y más
que trabajó Total
1 año años años años años años
Un establecimiento 59,0 24,0 11,1 7,7 4,4 3,0 10,0
Entre dos y cinco 37,7 60,0 59,2 54,8 51,3 47,4 54,2
Entre seis y diez 3,0 12,9 22,2 27,5 31,5 34,1 26,0
Entre 11 y 15 0,2 2,1 5,1 6,8 8,3 9,7 6,5
Entre 16 y 20 0,0 0,7 1,3 2,0 2,6 2,9 1,9
Más de 20 0,2 0,3 1,0 1,3 1,9 2,9 1,4
Total* 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
*Excluye 9.604 Formadores (22,7%) sobre los que no hay información en alguna de las dos variables
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

La relación entre la cantidad de establecimientos en los que se trabajó y la antigüedad en la


profesión confirma que a mayor antigüedad, más cantidad de establecimientos en los que los
formadores se han desempeñado. Sin embargo, esta tendencia se interrumpe en los 10
establecimientos, luego de esa cantidad (a partir de 11 establecimientos) la proporción de
formadores no está asociada con su antigüedad docente, es decir que las diferencias por
antigüedad comienzan a ser menores, aunque sigue siendo un poco mayor la participación de
los docentes más antiguos.

Cuadro II.374. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según en cantidad de establecimientos en los que trabajaron y sexo
Cantidad de Cantidad Distribución porcentual
establecimientos en los
Varones Mujeres Total Varones Mujeres Total
que trabajó
Un establecimiento 1.295 2.060 3.355 13,5 8,9 10,2

Entre dos y cinco 5.255 12.483 17.738 55,0 53,8 54,1

Entre seis y diez 2.157 6.319 8.476 22,6 27,2 25,9

Entre 11 y 15 550 1.570 2.120 5,8 6,8 6,5

Entre 16 y 20 163 457 620 1,7 2,0 1,9

Más de 20 142 321 463 1,5 1,4 1,4

Total con información 9.562 23.210 32.772 74,2 78,7 77,3

Sin Información 3.330 6.274 9.604 25,8 21,3 22,7

Total formadores IFD 12892 29484 42376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

58
En términos generales, no se observan diferencias relevantes en la cantidad de establecimientos
en los que trabajaron los formadores según su sexo. En el grupo que trabajó en un solo
establecimiento la participación de los varones es un 5% superior al de las mujeres; mientras que
estas evidencian una mayor rotación institucional el 27,2% trabajó en 6 a 10 establecimientos
versus el 22,6% de los varones.

Cuadro II.337. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según cantidad de establecimientos en los que trabajaron y edad
Cantidad de Edad
establecimientos en los Hasta 29 30-39 40-49 50-59 60 años y
que trabajó Total
años años años años más
Un establecimiento 23,0 12,3 8,2 7,2 8,1 10,3
Entre dos y cinco 57,1 56,4 53,7 51,8 51,4 54,1
Entre seis y diez 15,4 23,3 27,8 29,0 28,3 25,9
Entre 11 y 15 3,1 5,5 7,0 7,6 7,4 6,5
Entre 16 y 20 0,8 1,5 2,0 2,3 2,6 1,9
Más de 20 0,6 1,0 1,4 2,0 2,1 1,4
Total con información 74,5 77,1 79,4 78,6 68,7 77,3
Sin Información 25,5 22,9 20,6 21,4 31,3 22,7
Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Al igual que la antigüedad docente, la edad de los formadores está relacionada directamente con
la cantidad de establecimientos en los que han trabajado, lo que evidencia el comportamiento
similar de estas dos variables (edad y antigüedad docente) así como su gran nivel de asociación.
A menos años de antigüedad corresponden menos cantidad de instituciones en las cuales se ha
trabajado. Lo que también señala la evidencia empírica es que la diferencia más pronunciada por
tramo de edad en cuanto a cantidad de establecimientos en los que se ha trabajado aparece a
partir de las 5 instituciones. Mientras que sólo un quinto de los formadores de menos de 30 años
ha trabajado en más de 6 unidades educativas, esta proporción es del 30% o más en los demás
rangos de edad.

Cuadro II.337b. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Cantidad de formadores IFD según cantidad de establecimientos en los que trabajaron y tamaño
Cantidad de Tamaño del IFD
establecimientos en los
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071 Total
que trabajó en su carrera
Un establecimiento 10,3 11,4 9,9 11,2 9,2 10,2
Entre dos y cinco 60,7 55,7 54,2 53,2 51,2 54,1
Entre seis y diez 22,6 24,4 25,8 25,5 28,2 25,9
Entre 11 y 15 4,6 5,6 6,7 6,6 7,4 6,5
Entre 16 y 20 0,9 1,8 2,2 1,9 2,1 1,9
Más de 20 0,9 1,1 1,1 1,6 1,8 1,4
Total con información 79,2 77,8 78,2 79,5 74,4 77,3

Sin Información 20,8 22,2 21,8 20,5 25,6 22,7


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

En general la rotación institucional de los formadores ha sido mayor entre quienes trabajan hoy
en los IFD más grandes dado que a medida que aumenta la cantidad de establecimientos crece

59
la participación de los formadores que trabajan en instituciones de mayor matrícula. Una posible
interpretación se refiere a que estas escuelas se encuentran por lo general en localidades más
pobladas, y por ende con mayor cantidad de servicios educativos, lo que permitiría mayores
opciones y alternativas laborales.

Cuadro II.377c. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según cantidad de establecimientos en los que trabajaron y tipo de contexto
Cantidad de Tipo de contexto
establecimientos en los Nada Poco Medianam Muy
que trabajó en su carrera Facilit Total
facilit facilit facilitador facilit
Un establecimiento 10,9 10,5 9,2 10,3 10,7 10,2

Entre dos y cinco 70,8 60,0 56,7 50,1 52,3 54,1

Entre seis y diez 15,6 23,0 25,0 27,8 26,8 25,9

Entre 11 y 15 1,5 4,5 6,0 7,7 6,9 6,5

Entre 16 y 20 0,7 1,3 1,9 2,3 1,8 1,9

Más de 20 0,6 0,8 1,2 1,7 1,6 1,4

Total con información 75,9 76,1 80,7 77,4 84,7 77,3

Sin Información 24,1 23,9 19,3 22,6 15,3 22,7


Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT y Censo 2001, INDEC

En relación con el tipo de contexto, si bien no se puede hablar de una tendencia definida que
indique una asociación importante, la rotación institucional es un poco mayor a partir de los
contextos poco facilitadores. La proporción de docentes que trabajaron en seis a diez
establecimientos, comienza a crecer a partir del contexto poco facilitador, distanciándose 8%
respecto de los formadores de contextos nada facilitadores, probablemente por las razones ya
explicitadas, mayor oferta de servicios educativos en mejores contextos.

En el presente capítulo se han descrito aspectos poco conocidos de los inicios de la trayectoria
de los formadores que seguramente resultan de interés para una descripción detallada de este
grupo docente. Muchas de las relaciones encontradas no han podido interpretarse debido a la
escasez de investigación sobre estos aspectos y a las dificultades de procesamiento que se han
presentado para trabajar sobre las trayectorias profesionales completas.

60
Parte II - CAPÍTULO 4
ESPECIFICIDAD VERSUS POLIFUNCIONALIDAD DE LOS FORMADORES

Luego de caracterizar a los formadores según sus rasgos sociodemográficos, su formación


académica y de describir algunos elementos de su trayectoria profesional, en este capítulo se
abordan las tareas que realizan dentro de las instituciones de formación docente. El censo
agrupa las actividades de los docentes en tres funciones generales: (i) dirección y gestión; (ii)
frente a alumnos; (iii) y apoyo a la enseñanza. Debido a que la información está relevada de
acuerdo con estas categorías, se trabajará con esta clasificación, pero antes se mencionan
algunas de las limitaciones que ésta implica para el análisis.

Una primera dificultad con esta clasificación es que la categoría dirección y gestión engloba
tareas disímiles ya que incluye la dirección y gestión del establecimiento; la coordinación de los
niveles, ciclos, trayectos, itinerarios o carreras; junto con las tareas administrativas vinculadas
con la gestión de la institución y la supervisión de establecimientos educativos. Algo similar
ocurre con la función de apoyo a la enseñanza que incluye responsabilidades tan diferentes
como la atención de la biblioteca, el apoyo y la orientación a la tarea docente; la atención
personalizada de alumnos; las jefaturas, coordinaciones o tutorías (actividad que en parte se
superpone con la categoría similar que existe en las tareas de dirección y gestión); la
realización de acciones de capacitación, investigación y extensión; la elaboración y
coordinación de proyectos y programas institucionales; la realización de tareas docentes
auxiliares y el desempeño como preceptores, celadores o bedeles.

Una segunda dificultad surge porque en la realidad estas tres funciones básicas (dirección y
gestión, frente a alumnos y de apoyo a la enseñanza) no están perfectamente diferenciadas,
1
sino que en la práctica, muchas veces se combinan .

4.1. Las tareas que realizan los formadores

Muchas investigaciones anteriores han descrito ya el trabajo docente y han encontrado que, si
bien tiene una carga horaria formal “acotada”, quienes desarrollan este trabajo dedican tiempo
extra a corregir, planificar y evaluar. (OREALC/UNESCO, 2004, Menter y otros, 2006). En
muchos casos, el trabajo dentro de la institución educativa requiere que quien se desempeña
en ella realice más de una función o tarea concreta. Pese a que existen actividades más afines
entre sí (como la de dar clases o realizar tareas de tutoría, por ejemplo) que otras, lo cierto es
que la multiplicidad de tareas, sobre todo si éstas no son tan compatibles, pueden constituir un
obstáculo para el buen desempeño docente ya que reduce la posibilidad de especializarse en
un rol determinado y perfeccionarse para cumplir una función con profesionalismo e idoneidad.

Los datos del censo muestran que más de las tres cuartas partes de los formadores (80,9%)
ejercen sólo una función específica en sus instituciones, la mayoría dicta clases (68,6%). El
3,3% de quienes se desempeñan en una sola función están abocados a la conducción de sus
instituciones mientras que el 9% realiza tareas de apoyo. El restante 20% realiza al menos dos
funciones: la mayoría (12,5%) combina las tareas de dictado de clases con la de apoyo, y el
2% la dirección y el apoyo, lo cual implica el desarrollo de actividades relativamente afines
entre sí que se complementan, sobre todo si se tiene en cuenta que dentro de la categoría
apoyo el censo incluye las de investigar, participar de proyectos institucionales, jefaturas,
coordinaciones y tutorías. Finalmente, sólo el 2,2% ejerce las tres funciones generales
(dirección/gestión, frente a alumnos y apoyo).

1
En este ítem el censo no pregunta sobre la tarea formal asignada al formador de acuerdo con el cargo que
desempeña en la Institución, sino que indaga sobre las tareas que efectivamente realiza, independientemente de las
designaciones que tiene.

61
Cuadro II.411. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores IFD según tipo de tarea que efectivamente realizan
Distribución
Tarea que realizan Cantidad
porcentual
Sólo frente a alumnos 22.556 68,6

Sólo dirección y gestión 1.099 3,3

Sólo de apoyo 2.950 9,0

Frente a alumnos y de dirección / gestión 769 2,4

Frente a alumnos y de Apoyo 4.106 12,5

Dirección / gestión y de Apoyo 664 2,0

Las tres funciones 725 2,2

Total con información 32.869 77,6

Sin Información 9.507 22,4

Total formadores IFD 42.376 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

La información analizada por el sexo de los formadores, indica que los varones realizan
mayormente la enseñanza directa frente a alumnos, más que otras funciones. Solo en esta
categoría representan un porcentaje mayor que el de las mujeres (66,5% mujeres y 73,7%
varones frente a alumnos). En las demás opciones los varones son menos que las mujeres.

Cuadro II.412. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según tipo de tarea que efectivamente realizan y sexo

Cantidad Distribución porcentual


Tarea que realizan
Varón Mujer Total Varón Mujer Total

Sólo dirección y gestión 269 830 1.099 2,8 3,6 3,3

Sólo frente a alumnos 7.169 15.387 22.556 73,7 66,5 68,6

Sólo de apoyo 620 2.330 2.950 6,4 10,1 9,0

Frente a alumnos y de Dirección /


232 537 769 2,4 2,3 2,3
gestión

Frente a alumnos y de Apoyo 1.107 2.999 4.106 11,4 13,0 12,5

De dirección / Gestión y de Apoyo 144 520 664 1,5 2,2 2,0

Las tres funciones 191 534 725 2,0 2,3 2,2

Total con información 9.732 23.137 32.869 75,5 78,5 77,6

Sin Información 3.160 6.347 9.507 24,5 21,5 22,4

Total formadores IFD 12.892 29.484 42.376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Las tres funciones generales (dirección, frente a alumnos y apoyo) muestran algunas
variaciones en relación con la edad. La categoría dirección y gestión de los
establecimientos es ejercida luego de un mínimo de años de experiencia en el sistema, es
decir que los porcentajes más altos de quienes realizan tareas de conducción se observan a
medida que aumenta la edad. En el grupo de los más jóvenes (menos de 29 años) sólo el 2,2%
de formadores son directivos, mientras que en el de más edad (60 y más años) este porcentaje

62
se duplica y asciende al 5,5%. Lo mismo ocurre cuando la función directiva se ejerce en junto
con otras.

Por el contrario, dar clase es la primera responsabilidad que se asume, de modo que entre los
más jóvenes la proporción es mayor (73,3%) que en los formadores de más edad (64,8%). Otra
tarea que aumenta con la edad de los formadores es la de apoyo (9,4% entre los más jóvenes
y casi 13% entre los de 60 años y más).

Cuadro II.413. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según tipo de tarea que efectivamente realizan y edad - Distribución porcentual
Edad
Tarea que realizan Hasta 29 30 a 39 40 a 49 50 a 59 Más de
Total
años años años años 60 años
Sólo dirección y gestión 2,2 2,1 3,3 4,6 5,5 3,3

Sólo frente a alumnos 73,3 70,4 68,4 66,2 64,8 68,6

Sólo de apoyo 9,4 8,4 8,0 9,8 12,7 9,0


Frente a alumnos y de Dirección / gestión 0,5 1,7 2,5 3,2 3,5 2,3
Frente a alumnos y de Apoyo 11,9 13,8 13,2 11,3 8,8 12,5

De dirección / Gestión y de Apoyo 1,8 1,7 2,0 2,2 2,9 2,0

Las tres funciones 1,0 1,9 2,5 2,6 1,8 2,2

Total con información 83,6 77,8 77,9 77,4 69,5 77,6

Sin Información 16,4 22,2 22,1 22,6 30,5 22,4

Total formadores IFD 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

El sector de gestión no manifiesta diferencias demasiado relevantes en la distribución del tipo


de funciones de los formadores, los porcentajes que realizan una u otra tarea son bastante
parejos en ambos sectores. La polifuncionalidad de los formadores también se encuentra en
ambos sectores, aunque en el privado es levemente mayor el peso de los formadores que
realiza una sola función (83,5% en comparación con el 79,6% en el sector estatal).

Cuadro I.4421. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores IFD según tipo de tarea que efectivamente realizan y sector de gestión

Cantidad Distribución porcentual


Tarea que realizan
Estatal Privado Total Estatal Privado Total
Sólo dirección y gestión 703 396 1.099 3,3 3,5 3,3

Sólo Frente a Alumnos 14.000 8.556 22.556 65,3 74,9 68,6

Sólo de apoyo 2.369 581 2.950 11,0 5,1 9,0


Frente a Alumnos y de Dirección y
521 254 769 2,4 2,2 2,4
gestión
Frente a Alumnos y de Apoyo 2.903 1.203 4.106 13,5 10,5 12,5

De dirección y Gestión y de apoyo 462 202 664 2,2 1,8 2,0

Las tres funciones 481 238 725 2,2 2,1 2,2

Total con información 21.439 11.430 32.869 76,4 79,9 77,6

Sin Información 6.630 2.877 9.507 23,6 20,1 22,4

Total formadores IFD 28.069 14.307 42.376 100,0 100,0 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE- MECyT

63
Las diferencias que se observan entre los sectores se corresponden con la actividad frente a
alumnos que tiene un peso mayor entre los formadores del sector privado (9,6% más que en el
Estado). Lo inverso ocurre con las tareas de apoyo: en el Estado la cantidad de formadores
que las realizan duplica a de los privados. Cuando se combinan estas dos (frente a alumnos y
apoyo) el sector estatal tiene la preponderancia.

Para concluir, es posible afirmar que los formadores de los IFD se dedican a la realización de
una sola tarea específica, tal como lo demuestra el hecho de que casi el 81% se identifica con
una sola función. Queda un 20% de formadores que podrían ser considerados
”polifuncionales” porque realizan dos o más funciones dentro de sus instituciones.
Contrariamente a la representación que existe respecto de la polifuncionalidad de los docentes
en general, los datos disponibles sobre los docentes de IFD indican un alto nivel de
especialización de la tarea. Si a esto se agrega que los formadores respondieron por cada uno
de los establecimientos, es probable que en algunos casos desarrollen tareas diferentes en
cada uno de ellos, el nivel de polifuncionalidad de los formadores en cada uno de los IFD sería
2
aun menor .

4.2. La dirección y gestión en los IFD

4.2.1 La tarea de dirección

Como lo ha demostrado de manera coincidente la bibliografía referida al funcionamiento de las


instituciones educativas (Bolívar, 1999; Gairín, 1999; Moureira, 2004) gran parte de su éxito se
relaciona directamente con la forma en que ésta es conducida y gestionada. Por este motivo la
sub población de los formadores del nivel superior no universitario que se dedica a tareas de
dirección, merece especial atención.

Ya se ha señalado que dentro de la categoría general dirección y gestión la cédula del censo
docente incluye actividades que no tienen que ver únicamente con la conducción de la
institución, sino también, con la realización de tareas administrativas, de supervisión y de
coordinación. No obstante, la cédula discrimina cada una de estas sub categorías. Dentro de la
primera gran categoría “dirección y gestión” el censo engloba una sub categoría denominada
3
“dirección y gestión del establecimiento”, que es la que a continuación se analiza .

Esta subcategoría que remite a quienes concretamente dirigen sus instituciones incluye en
4
total a 1.178 personas lo cual representa el 3,6% de los formadores que respondieron a este
ítem y el 2,8% del total de los censados. Esta cantidad es levemente superior al total de IFD
(1.099) lo cual estaría indicando, que en la gran mayoría de los casos cada IFD tiene sólo un
directivo. Según datos del Relevamiento Anual 2004 se ha constatado que 16 IFD no tenían
ningún cargo de conducción, ni de coordinación.

2
Se debe señalar aquí que la “especialización” en la tarea o su contrario, la “polifuncionalidad”, puede ser analizada
como una característica personal del docente o como una característica de la institución. Es en esta última dimensión
que se hace la reflexion sobre la cantidad de tareas.
3
Las demás subcategorías englobadas en la categoría general “dirección y gestión” son: supervisión de
establecimientos educativos; coordinación de nivel/ciclo/trayecto/itinerario/carrera; y y tareas administrativas.
4
Este porcentaje incluye a los “formadores” que ejercen tareas de dirección y gestión en forma exclusiva (3,3% tal
como lo consigna el cuadro anterior) más aquellos que desempeñan esa tarea en combinación con otras, lo que eleva
ese porcentaje al 3,6%.

64
Cuadro II.4214. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores de IFD que ejercen funciones de dirección y gestión de los establecimientos
Distribución
Tareas que realizan los directores de los IFD Cantidad
porcentual
Dirección + frente a alumnos 442 37,5

Combinación de más de 2 funciones 299 25,4

Sólo Dirección 298 25,3

Dirección + apoyo 66 5,6

Dirección + tareas administrativas 57 4,8

Dirección + coordinación 12 1,0

Dirección + supervisión 4 0,3

Total formadores en funciones de dirección y


1.178 100,0
gestión
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

De esos 1.178 docentes de SNU, un cuarto se ocupa únicamente de la dirección o conducción


de sus instituciones, y otra cuarta parte ejerce esa función en combinación con otras dos más
que realiza en forma simultánea, las que pueden ser desde dar clases o brindar apoyo a los
alumnos, hasta realizar tareas de supervisión, coordinación y administración. Esto indica un
elevado nivel de polifuncionalidad en la tarea de dirección. La mitad restante, conformada
por quienes son directivos y cumplen una sola función adicional, la mayoría (37,5%) combina el
rol de director con el dictado de clases. Es muy pequeña la proporción de directores de IFD que
realizan además otras tareas (11,7%; el 5,6% tareas de apoyo; el 4,8% administrativas; el 1%
coordinación; y el 0,3% supervisión).

Cuadro II.42111. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD que ejercen funciones de dirección y gestión por sector de gestión

Tareas que realizan Cantidad Distribución porcentual


los directores de los IFD Estatal Privado Total Estatal Privado Total
Dirección + frente a alumnos 311 131 442 43,0 28,8 37,5
Combinación de más de 2 funciones 170 129 299 23,5 28,4 25,4
Dirección solamente 163 135 298 22,5 29,7 25,3
Dirección + apoyo 39 27 66 5,4 5,9 5,6
Dirección + tareas administrativas 33 24 57 4,6 5,3 4,8
Dirección + coordinación 5 7 12 0,7 1,5 1,0
Dirección + supervisión 2 2 4 0,3 0,4 0,3
Total formadores en funciones de
723 455 1.178 100,0 100,0 100,0
dirección y gestión
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

El análisis de los datos por sector de gestión muestra elementos algo contradictorios. Por un
lado, en los IFD del sector privado es mayor la proporción de formadores que desempeñan el
rol de dirección en forma exclusiva (29,7% versus 22,5% en el sector estatal), y notoriamente
menor la participación de aquellos que además de gestionar, dictan clases (28,8% versus 43%
en las instituciones de gestión pública). Esto hablaría de un mayor nivel de especialización de
la función en el sector privado la que se ejerce en mayor media de manera exclusiva. Pero, por
otro lado, también es un poco mayor (5% más) la cantidad de los directores de IFD privados
que ejercen además más de dos funciones.

65
Cuadro II.42114. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores de IFD que ejercen funciones de dirección y gestión por tipo de institución
Cantidad Distribución porcentual
Tareas que realizan Ambos Ambos
los directores de los IFD Puros Tipos + Total Puros Tipos + Total
Mixtos Mixtos
Dirección + dictado de clases 214 228 442 36,1 39,0 37,5
Combinación de más de 2
120 179 299 20,2 30,6 25,4
funciones
Dirección solam ente 180 118 298 30,4 20,2 25,3

Dirección + apoyo 36 30 66 6,1 5,1 5,6

Dirección + tareas administrativas 37 20 57 6,2 3,4 4,8

Dirección + coordinación 6 6 12 1,0 1,0 1,0

Dirección + supervisión 0 4 4 0,0 0,7 0,3

Total formadores en funciones


593 585 1.178 100,0 100,0 100,0
de dirección y gestión
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

El nivel de especialización de los directores de los IFD es mayor en las instituciones puras que
en las de ambos tipos y mixtas: en las primeras el porcentaje de formadores que realiza
únicamente tareas de dirección y gestión es del 30,4%, pero esta proporción se reduce al
20,2% en el caso de las ambos tipos y mixtas. La relación se invierte al combinarse dos o más
funciones.

Cuadro II.42112. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores que ejercen funciones de dirección y gestión por tamaño de IFD

Tareas que realizan los Tamaño del IFD


Total
directores de los IFD 1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071
Dirección + dictado de clases 26,3 33,0 40,0 38,7 47,0 37,5
Combinación de más de 2
23,9 29,5 20,7 30,4 24,1 25,4
funciones
Dirección solamente 32,5 26,0 27,7 22,1 18,6 25,3

Dirección + apoyo 7,7 4,8 5,3 4,9 5,5 5,6

Dirección + tareas administrativas 7,7 6,2 4,9 2,9 2,8 4,8

Dirección + coordinación 1,9 0,4 1,1 0,0 1,6 1,0

Dirección + supervisión 0,0 0,0 0,4 1,0 0,4 0,3

Total formadores en funciones


100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
de dirección y gestión
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

La polifuncionalidad de los directores se incrementa en las instituciones más pequeñas, lo que


podría suceder debido a la necesidad de cubrir más roles con menos personal. Aún sumando
todas las combinaciones posibles de funciones no se observa que el tamaño haga variar
significativamente la proporción de formadores que desempeñan la función de dirección junto
con otras. Más aún, a medida que aumenta la matrícula del establecimiento, disminuye el
porcentaje de formadores que ejercen roles de dirección en forma exclusiva, quizás debido a
que un mayor tamaño permite a sus directivos asumir además otros cargos en el mismo
establecimiento. En los establecimientos chicos, sólo se observa un leve incremento de la
proporción de directores que ejercen dicha tarea junto con la de apoyo y con la función
administrativa, en comparación con lo que sucede en los IFD más grandes.

66
Cuadro II.42113. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores de IFD que ejercen funciones de dirección y gestión por tipo de contexto
Tipo de contexto
Tareas que realizan
los directores de los IFD Nada Poco Medianam Muy
Facilitador Total
facilitador facilitador facilitador facilitador
Dirección + dictado de clases 29,4 34,9 41,7 41,6 31,3 37,5

Combinación de más de 2 funciones 29,4 23,0 22,6 24,9 29,6 25,4

Dirección solam ente 20,6 25,8 25,1 24,1 27,2 25,3

Dirección + apoyo 5,9 9,6 6,4 3,2 5,4 5,6

Dirección + tareas administrativas 14,7 5,7 3,4 4,4 4,8 4,8

Dirección + coordinación 0,0 0,5 0,9 1,0 1,7 1,0

Dirección + supervisión 0,0 0,5 0,0 0,7 0,0 0,3

Total formadores en función de


100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
dirección y gestión
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

En los contextos nada facilitadores es menor el peso de los formadores que se desempeñan
como directores en forma exclusiva que en el caso de los contextos muy facilitadores (20,6% y
27,2% respectivamente). La tarea de dirección y frente a alumnos se incrementa un poco
respecto del total (37%) en los contextos medianamente facilitador y facilitador (41%) y
desciende en el muy facilitador al 31%, mientras que la combinación más de dos funciones
aumenta en el muy facilirador.

4.2.2. La tarea de coordinación


5
La función de dirección y gestión incluye la sub-categoría de coordinación que es realizada
por 940 personas, 2,9% del total de formadores que responde este ítem, casi tantas como la
6
cantidad de IFD .

Cuadro II.42215b. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD que ejercen funciones de coordinación
Distribución
Tareas de coordinación Total
porcentual
Sólo coordinación 64 6,8

Coordinación + frente a alumnos 544 57,9

Combinación de más de dos funciones 267 28,4

Coordinación + apoyo 44 4,7

Coordinación + dirección y gestión 12 1,3

Coordinación + tareas administrativas 9 1,0

Coordinación + supervisión 0 0,0

Total formadores en funciones de coordinación 940 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Censo Docente 2004 – DINIECE, MECyT

5
El nombre completo de la sub función tal como aparece en la cédula del Censo Docente es “coordinación de
nivel/ciclo/trayecto/itinerario/carrera”.
6
Sin embargo no es posible inferir de esto que casi la mayoría de los IFD tienen una persona abocada a la tarea de
coordinación puesto que es probable que las instituciones más grandes, dada su complejidad institucional, posean más
de una persona en estas funciones mientras que en las más chicas es posible que no haya ninguna. Además esta
información refiere a tareas que efectivamente realiza el docente, no a sus designaciones formales dentro de los IFD.

67
De esta subpoblación, una pequeña cantidad (el 6,8%, es decir 64 de los 940) lo hace en
exclusividad; la gran mayoría (57,9%) combina esta función con la de dar clases. Esto significa
que no es frecuente que exista el coordinador como puesto de trabajo exclusivo sino que ésta
es una función que se agrega a otra que ya se realiza en la institución. Al igual que los
directores, un poco más de una cuarta parte (28,4%) ejerce la función de coordinación en
combinación con otras dos o más simultáneamente.

Cuadro II.42221. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD que ejercen funciones de coordinación por sector de gestión
Cantidad Distribución porcentual
Tareas de coordinación
Estatal Privado Total Estatal Privado Total

Coordinación solamente 42 22 64 7,0 6,4 6,8

Coordinación + dictado de clases 365 179 544 61,0 52,0 57,7

Combinaciones de más de 2 funciones 155 112 267 26,1 32,8 28,6

Coordinación + apoyo 27 17 44 4,5 4,9 4,7

Coordinación + dirección y gestión 5 7 12 0,8 2,0 1,3

Coordinación + tareas administrativas 3 6 9 0,5 1,7 1,0

Coordinación + supervisión 0 0 0 0,0 0,0 0,0

Total formadores en función de


597 343 940 100,0 100,0 100,0
coordinación
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

La distribución de los coordinadores de los IFD según la tarea que realizan es similar en ambos
sectores de gestión, a excepción tal vez de quienes ejercen esa función junto con la de dar
clase. En este último caso, su presencia es 9 puntos mayor en los establecimientos estatales.
Por su parte, en el sector privado se observa con mayor frecuencia la combinación de la
coordinación con dos o más tareas en forma simultánea.

La distribución de coordinadores por cantidad y tipo de tarea que realizan no presenta casi
diferencias vinculadas con el tipo de institución (pura, ambos tipos o mixta) del que se trate (ver
ANEXO cuadro II.42224).

El tamaño de la institución tiene una relación llamativa con el nivel de especialización de la


función de coordinación. Si se piensa que la complejidad de las grandes instituciones requiere
que esta función exista en forma exclusiva, los datos recogidos lo desmienten. De hecho, es
justamente en las instituciones más grandes donde esta función en exclusividad adquiere el
menor peso (4,9%) y por el contrario, en las instituciones de menor tamaño tiene los valores
más altos (7,8% en las de hasta 100 alumnos y 9,7% en las de hasta 200 alumnos).

La combinación de tareas de coordinación con el dictado de clases, en cambio, sí muestra una


correlación positiva con el tamaño del IFD. Cuanto más grande es el instituto, más probabilidad
de que el coordinador sea un profesor que da clase. La proporción se incia en 42,7% en los
establecimientos más chicos y llega al 68,9% en los más grandes. En cambio, en los IFD
pequeños hay más porcentaje de formadores que ejercen como coordinadores y que además
asumen la dirección del establecimiento.

68
Cuadro II.42222a. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores que ejercen funciones de coordinación por tamaño de IFD
Tamaño del IFD
Tareas de coordinación Total
1-100 101-200 201-400 401-700 701-3071
Coordinación solamente 7,8 9,7 7,3 7,0 4,9 6,8

Coordinación + dictado de clases 42,7 47,8 54,9 56,7 68,9 57,7


Combinaciones de más de 2
39,8 33,6 30,6 32,2 19,8 28,6
funciones
Coordinación + apoyo 2,9 6,7 4,4 4,1 4,9 4,7

Coordinación + dirección y gestión 3,9 0,7 1,5 0,0 1,2 1,3

Coordinación + tareas administrativas 2,9 1,5 1,5 0,0 0,3 1,0

Coordinación + supervisión 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0

Total formadores en función de


100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
coordinación
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Los IFD más chicos presentan también la más alta proporción de personas que ejercen
simultáneamente funciones de coordinación con tareas administrativas. Finalmente, claramente
asociada con el tamaño de la institución es la coordinación en combinación con otras dos
funciones, que evidencian las instituciones pequeñas, el porcentaje de formadores en esta
situación (39,8%) es el doble del que tiene en los IFD grandes (19,8%).

El tipo de contexto no parece estar relacionado con la distribución de los coordinadores de los
IFD según el tipo y cantidad de tareas que realizan por cuanto no se observa un patrón definido
que establezca que a condiciones menos o más favorables, exista mayo o menor cantidad de
tareas que se realizan en forma simultánea (ver ANEXO cuadro II.42223).

4.2.3. La tarea de supervisión

Otra de las tareas incluidas en el grupo de las de dirección y gestión es la supervisión de los
establecimientos educativos. Este es un grupo muy pequeño que incluye a 89 personas
(0,3% del total del universo de formadores que responden este ítem). Se trata según la cédula
censal de docentes que desempeñan la función de supervisor en establecimientos de
Formación Docente o de otro nivel educativo ya que el dato corresponde a la primera parte de
la Cédula que refiere exclusivamente a actividades de cada establecimiento en el cual los
docentes eran censados. También puede corresponder a establecimientos que funcionen como
“sede de inspección” es decir que presten parte de sus instalaciones al equipo de supervisores.

De los 89 formadores que realizan funciones de supervisión, dos tercios (60 personas) están
también frente a alumnos. De ellos casi la mitad (28 personas) combinan la tarea frente a
alumnos junto con una tercera función. Casi la mitad del total que desarrollan tareas de
supervisión (44,9%) combina esta función con otra o más, en general la de dirigir algunas
institución de SNU lo cual refuerza el carácter “polifuncional” de los directivos (ver ANEXO
cuadro II.416a).

69
Cuadro II.416. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente
Formadores de IFD que ejercen funciones de supervisión
Distribución
Tareas de supervisión Cantidad
porcentual
7
Sólo supervisión 6 6,7

Combinación de más de dos funciones 40 44,9

Supervisión + frente a alumnos 38 42,7

Supervisión + dirección 4 4,5

Supervisión + apoyo 1 1,1

Supervisión + coordinación 0 0,0

Supervisión + tareas administrativas 0 0,0

Total formadores en funciones de supervisión 89 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

4.2.4. La tarea administrativa

La última sub categoría del grupo dirección y gestión, incluye es la tarea administrativa. Ésta
involucra 1.684 personas (5% de los que respondieron), casi una vez y media la cantidad de
IFD, lo cual hace suponer que si estas personas se distribuyeran de manera equitativa en los
diferentes IFD, existirían en varias de las instituciones por lo menos dos docentes que
desempeñan actividades administrativas. De este grupo, más de un tercio (36,3%) desarrolla la
función en forma exclusiva lo que la transforma en la función más específica dentro del grupo
de tareas que la DINIECE define como de dirección y gestión. Asimismo dentro de este gran
grupo de la dirección y gestión quienes ejercen la administración son el subgrupo más
8
importante numéricamente .

Cuadro II.42417. Educación Superior no Universitaria – Formación Docente


Formadores de IFD que realizan tareas administrativas
Distribución
Tareas administrativas Total
porcentual
Sólo tareas administrativas 611 36,3

Tareas administrativas + apoyo 470 27,9

Combinación de más de dos funciones 323 19,2

Tareas administrativas + frente a alumnos 214 12,7

Tareas administrativas + dirección 57 3,4

Tareas administrativas + coordinación 9 0,5

Tareas administrativas + supervisión 0 0,0

Total formadores en funciones administrativas 1.684 100,0


Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del CD2004 – DINIECE, MECyT

Una cuarta parte (27,9%) tiene funciones administrativas junto con tareas de apoyo y el 12,7%
desempeña tareas administrativas simultáneamente con el dictado de clases. Finalmente, un
7
Este pequeño grupo muestra la ambigüedad y la contradicción de cómo se define esta tarea. Si estas 6 personas
desarrollan tareas exclusivam ente de supervisión de otros establecimientos educativos, entonces no deberían estar
incluidas en esta base de datos puesto que no desarrollan funciones en lo