Está en la página 1de 4

Misión Civil de Observación sobre la

Reunión Pública de Información del Proyecto Minero Ixtaca

El pasado martes 25 de junio se integró la Misión Civil de Observación para verificar el desarrollo de la
Reunión Pública de Información del “PROYECTO DE EXPLOTACIÓN Y BENEFICIO DE
MINERALES IXTACA” con clave 21PU2019M0014, cuya agenda fue coordinada por la Secretaría del
Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), a través de la Unidad Coordinadora de
Participación Social y Transparencia, conforme con los OBJETIVOS, ORDEN DEL DÍA Y BASES DE
PARTICIPACIÓN anexos a este informe.

Dicha reunión se celebró en el auditorio de la localidad de Santa María Zotoltepec, municipio de


Ixtacamaxtitlán, ubicado en la Sierra Norte de Puebla.

El evento contó con la presencia de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la


Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de Puebla (CDH-Puebla). También participaron
observadores de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos
(ACNUDH) e integrantes de las Brigadas Internacionales de Paz (PBI), quienes únicamente fungieron
como acompañantes de la MCO.
El objetivo de la MCO fue corroborar que la Reunión Pública de Información del PROYECTO DE
EXPLOTACIÓN Y BENEFICIO DE MINERALES IXTACA, convocada por la Secretaría del Medio
Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), se desarrollara con pleno respeto a los derechos
humanos de los participantes y, en su caso, denunciar cualquier posible violación a los mismos.

De acuerdo con lo anterior y de manera imparcial, los miembros de la Misión Civil de Observación
informamos lo siguiente:

I. SEGURIDAD
a) Se constató la presencia de cuarenta policías auxiliares, quince elementos estatales, así como
dos unidades de vialidad y una ambulancia de la Cruz Roja Mexicana con tripulación completa
de dos integrantes.
b) La MCO considera que una ambulancia no hubiera sido suficiente para atender a los 1,446
asistentes, en caso de algún percance o emergencia grave. Con ello, se puso en riesgo el derecho
de acceso oportuno, aceptable y asequible a servicios de atención de salud de calidad suficiente.
Además, cabe destacar que cuando se le requirió para atender la baja de glucosa de un adulto
mayor, durante el desarrollo de la reunión, la unidad ya se había retirado.
c) No quedó claro cuántos elementos de Protección Civil participaron, ya que no se encontraban
debidamente identificados, ni ubicados en las salidas de emergencia.
d) No hubo revisión suficiente y exhaustiva de control de metales a la totalidad de los asistentes por
parte de los elementos de seguridad pública.
e) Los integrantes de la MCO constataron la presencia de tres equipos de video tipo dron,
sobrevolando el área de manera intimidatoria, sin que se pudiera identificar a su propietario. Estos
equipos realizaron acercamientos hacia los asistentes y sus vehículos, poniendo en riesgo la libre
participación y seguridad de los asistentes, y generando un clima de vigilancia y tensión en la
zona.
f) Hubo personal de la empresa Minera Gorrión, portando playeras negras con el logo de la empresa.
Estas personas fotografiaron y capturaron con equipo profesional (telefoto) imágenes de todos y
todas las asistentes, particularmente de ponentes, defensores de derechos humanos, integrantes
de organizaciones de la sociedad civil, universitarios, y de las y los integrantes de la MCO. Con
ello se violenta el derecho de integridad y uso de imagen, y se pone en riesgo la seguridad de los
participantes, ya que en México las agresiones, incluyendo asesinatos, a defensores de derechos
humanos y activistas son frecuentes; por ejemplo, en el transcurso del año 2019 se han suscitado
quince asesinatos de defensores ambientales (La Jornada https://bit.ly/2UZNzpd). En
consecuencia, responsabilizamos a la empresa de cualquier agresión a las comunidades, a los
ponentes, defensores de derechos humanos, a integrantes de organizaciones de la sociedad civil,
universitarios, y a las y los integrantes de la MCO.
g) El personal de la empresa se mostró violento hacia la MCO, y no quisieron identificarse cuando
los integrantes de la MCO solicitaron sus nombres. Asimismo, se señala que el personal de la
empresa llegó a expresar con tono amenazante: Somos espías y tenemos fotos de ustedes. El
personal de la MCO toma esto como amenazas directas.
h) Se rompió el protocolo de ingreso al auditorio a las 10:25 a.m., cuando el personal de la policía
auxiliar dejó pasar por la puerta lateral, sin revisión ni registro, a aquellos asistentes vestidos de
amarillo. Con ello se impidió la entrada de aquellos otros asistentes que llevaban formados desde
las 8 a.m. Destacamos que los asistentes que venían de amarillo favorecían a la empresa minera
y en todo momento efectuaron presión y hostigamiento hacia el resto de los asistentes.
i) A las 12:46 p.m. se interrumpió el proceso de verificación para el acceso al recinto.
j) Los elementos de seguridad se retiraron antes de que la totalidad de las y los asistentes
abandonaran las instalaciones del evento, incumpliendo con su obligación de resguardar el
derecho a la seguridad. Además, se identificó a un miembro de la Policía Auxiliar ingiriendo
bebidas alcohólicas, en un negocio cercano a la sede de la reunión, cuando ésta se estaba
efectuando.
k) El personal de la Delegación Huauchinango de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de
Puebla que asistió a la actividad, solicitó datos personales de las y los integrantes de la MCO, los
cuales les fueron proporcionados. Sin embargo, el propio personal de la Comisión compartió
dicha información con un delegado de la Secretaría General de Gobierno del Estado de Puebla
(Delegación 2 Huauchinango), sin la autorización de los integrantes de la MCO.
l) Asimismo, el delegado de gobierno envió los nombres y datos de las organizaciones de la MCO
a una conversación en su teléfono móvil, sin justificar la finalidad de la transferencia de dicha
información.

II. PARTICIPACIÓN
Como Misión Civil de Observación (MCO) denunciamos que hubo varias violaciones en este punto,
inclusive con respecto a los lineamientos que la misma SEMARNAT estableció para la Reunión
Informativa. En este sentido, destacamos el punto 10 de las Bases de Participación (la numeración se
repite en la redacción) el cual señala:

“Durante la reunión pública de información, los asistentes deben abstenerse de utilizar o realizar
cualquier tipo de propaganda en favor o contra el proyecto, manifestación o comportamiento que pueda
alterar el orden y el buen desarrollo de la reunión (gritos, silbidos, aplausos, usos de altavoz, etc.) y
deberán tener en todo momento actitudes de respeto, tolerancia y civilidad durante las intervenciones,
a efecto de que la reunión cumpla con el propósito de ser un ejercicio de participación ciudadana
efectivo, ordenado, y corresponsable. En el caso de que durante el desarrollo de la reunión pública de
información se genere un incidente que ponga en riesgo la integridad de los asistentes, se dará por
concluida y se asentará en el acta circunstanciada el hecho o motivo para los efectos legales a que haya
lugar.”
Al respecto, los integrantes la Misión Civil de Observación:
1. Verificamos el ingreso de personas con playeras y gorras amarillas a favor de la empresa. Ante
ello, los organizadores de SEMARNAT solo sugirieron que de manera voluntaria la gente se las
retirara, sin enfatizar que ello violaba sus mismas Bases de Participación.
2. Identificamos el ingreso de una pancarta a favor de la minera.
3. Constatamos que los asistentes que vestían overol beige y naranja con logos de la Minera Alondra,
emitieron gritos y silbidos en distintos momentos del desarrollo de la reunión.
4. Observamos a gente de la empresa Minera Alondra del estado de Veracruz, quienes llevaban
consignas a favor de la empresa y logotipos de una de las subsidiarias de la empresa Almaden
Minerals. Se corroboró que viajaban a bordo de cuatro camionetas.
5. Constatamos que durante la presentación de la ponencia “Revisión Manifestación de Impacto
Ambiental, Ixtaca”, el ponente se dirigió de manera incorrecta a un sector de la audiencia. De igual
manera, el representante del Colegio de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México A.C., realizó
alusiones directas a la audiencia, rompiendo el protocolo de orden.
6. Verificamos que en distintos momentos de la reunión hubo gritos y silbidos que interrumpieron a
los expositores. De igual forma, hubo señalamientos agresivos directos a los ponentes, que
pudieron haber puesto en riesgo su integridad y la de sus familias.
7. Corroboramos que hubo presión y hostigamiento a los ponentes de la comunidad por parte de la
gente que fue trasladada a la reunión por parte de la empresa, a través de silbidos, gritos y abucheos
que intimidaron a los participantes. Destacamos que esta presión y hostigamiento fue mayor hacia
las mujeres, y la consideramos grave puesto que al menos seis de cada diez mujeres, en México,
han enfrentado un incidente de violencia. En sus formas más extremas, nueve mujeres son
asesinadas al día, según datos de ONU Mujeres.
8. Comprobamos que el personal de la SEMARNAT en las mesas de registro no estaba debidamente
identificado, ya que no portaban gafetes.
9. Advertimos que la empresa Corporación Ambiental de México S.A. de C.V. operaron el equipo de
cómputo, proyección y pantallas. Además, tomó vídeos, audios y notas de las exposiciones sin
solicitar autorización a los ponentes. Se hace notar que dicha empresa realizó la Manifestación de
Impacto Ambiental del denominado Proyecto Minero Ixtaca.

***

Conforme a los puntos señalados, los integrantes de la Misión Civil de Observación solicitamos que la
Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), a través de la Dirección General
de Impacto y Riesgo Ambiental, incorpore al acta circunstanciada nuestras observaciones firmadas por
las siguientes organizaciones:

• OXFAM México
• Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales A.C (ProDESC)
• Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos
para Todas y Todos (Red TDT)
• Centro de Capacitación y Defensa de los Derechos Humanos e Indígenas
(CECADDHI)
Asimismo, desde las organizaciones de la sociedad civil que formamos parte de la Misión Civil de
Observación, hacemos un llamado a las autoridades de los tres niveles de gobierno a:
• Garantizar el derecho a defender derechos humanos, así como la seguridad de todas y todos los
habitantes de la localidad de Santa María Zotoltepec, municipio de Ixtacamaxtitlán en el Estado
de Puebla.
• Abstenerse de toda acción intimidatoria y de cualquier acción que ponga en riesgo la integridad
de las personas de la comunidad.
• Aclarar la relación de SEMARNAT con la empresa Corporación Ambiental de México S.A. de
C.V.
• Transparentar, difundir y comprobar cada uno de los gastos que la SEMARNAT erogó para dicha
reunión informativa.
• Asegurar el bienestar de la comunidad, monitoreando cuidadosa y permanentemente que la
Minera Gorrión respete los derechos de las comunidades, así como su libre autodeterminación.
• Respetar el derecho de los pueblos para llevar a cabo sesiones públicas de información y debate
con la presencia de personas expertas en la materia para informar a la población de Santa María
Zotoltepec, municipio de Ixtacamaxtitlán en el Estado de Puebla, así como otras comunidades
que puedan ser afectadas, sobre las posibles daños ambientales, sociales, culturales y de derechos
humanos, presentando todos los documentos oficiales que existen respecto al PROYECTO DE
EXPLOTACIÓN Y BENEFICIO DE MINERALES IXTACA.
• Asumir el compromiso para que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales
(SEMARNAT) y las autoridades correspondientes, vigilen y castiguen, conforme a la ley, las
prácticas violatorias a los derechos humanos y del medio ambiente que la empresa denominada
Minera Gorrión implemente en las comunidades cercanas a Santa María Zotoltepec, municipio
de Ixtacamaxtitlán.
• Anular la actual Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), y proceder a un estudio imparcial
y rigurosamente apegado a estándares técnico-científicos internacionales, que determine la
viabilidad e impacto real del proyecto. Todo ello con la participación de la población,
garantizando el ejercicio pleno de las comunidades y pueblos originarios a la libre
autodeterminación y a decidir el uso, manejo y aprovechamiento de su territorio y bienes
comunes. Y en su caso, proceder a la cancelación inmediata del proyecto.