Está en la página 1de 22

REPRODUCCIÓN   VEGETAL

1.­ INTRODUCCIÓN
2.­ REPRODUCCIÓN  ASEXUAL
3.­ REPRODUCCIÓN  SEXUAL
1.­ ESTRUCTURA  DE  LA  FLOR
2.­ FORMACIÓN  DE  LOS  GAMETOS
3.­ POLINIZACIÓN
4.­ FECUNDACIÓN
5.­ DESARROLLO  EMBRIONARIO
6.­ FORMACIÓN  DE  LA  SEMILLA
7.­ FORMACIÓN  DEL  FRUTO
8.­ GERMINACIÓN  DE  LA  SEMILLA
INTRODUCCIÓN
   Mediante el proceso reproductor, las plantas originan nuevas plantas para perpetuar 
la especie, hecho importante ya que la mayoría de ellas tienen un ciclo de vida anual. 
   Las plantas tienen la capacidad de generar nuevos individuos a partir de fragmentos 
de la planta madre, a veces simples ramas o bien mediante estructuras especializadas. Es 
decir, que en ellas es frecuente la Reproducción Asexual. 
      Pero  el  proceso  reproductor  más  importante  en  las  plantas  es,  sin  duda,  aquel  que 
comporta  la  formación  de  gametos  y  su  unión  para  generar  nuevas  plantas  por  un 
desarrollo  embrionario.  Es  decir,  mediante  Reproducción  Sexual.  Este  proceso  es  más 
complicado y lento, pero mediante él se producen individuos con variabilidad genética 
que  permite  la  evolución  de  las  especies  y  una  mayor  capacidad  de  adaptación  de  las 
plantas a las condiciones ambientales.
   Las plantas presentan un ciclo de vida de tipo Diplohaplonte, en el que existen dos 
fases diferenciadas: el esporofito y el gametofito. El primero es diploide y forma esporas 
haploides por meiosis y el segundo es haploide y genera gametos haploides por mitosis. 
En  los  grupos  de  plantas,  el  gametofito  va  perdiendo  importancia  con  la  evolución, 
siendo microscópico en las angiospermas.
REPRODUCCIÓN   ASEXUAL
   La reproducción asexual es un proceso reproductivo muy extendido entre las 
plantas.  Se  pueden  distinguir  dos  tipos  importantes:  la  esporulación  y  la 
multiplicación vegetativa.
      1.­  Esporulación.  Consiste  en  la  formación  de  esporas  en  órganos 
especializados  llamados  esporangios.  Estas  esporas  están  protegidas  por  una 
cubierta  y  cuando  caen  al  suelo,  si  las  condiciones  son  adecuadas,  se 
desarrollan para originar un nuevo individuo. Las esporas suelen ser haploides, 
generadas  por  meiosis en el esporofito. Estas esporas originan el gametofito, 
diferente  del  esporofito  y  serían  una  etapa  del  ciclo  diplohaplonte  de  las 
plantas. La ventaja es que a partir de un esporofito se forman muchas esporas 
que dan lugar a numerosos gametofitos.
      2.­  Multiplicación  Vegetativa.  Se  produce  gracias  a  la  formación  de 
estructuras meristemáticas en zonas especializadas de la planta. Este proceso 
puede ser por dos mecanismos: la gemación y la fragmentación.
      a)  Gemación.  Este  proceso  consiste  en  la  formación  de  unas  estructuras 
especializadas  que  se  llaman  Yemas,  las  cuales  contienen  células  meristemáticas. 
Estas  yemas  se  denominan  propágulos  en  las  plantas  inferiores.  En  las  plantas 
superiores,  las  yemas  pueden  estar  en  la  superficie  de  la  estructura  reproductora, 
como en el caso de los tubérculos o en el interior de dicha estructura como en los 
bulbos. 
   b) Fragmentación. En este tipo de reproducción, el progenitor se divide de forma 
espontánea  o  provocada  y  las  células  parenquimáticas  se  transforman  en  células 
embrionarias  capaces  de  desarrollar  nuevos  órganos  (raíz,  tallo  u  hojas)  para  la 
nueva planta.
    Si este proceso se produce en tallos subterráneos rastreros, se les llama Rizomas y 
si se produce por tallos rastreros por encima del suelo se llama Estolón.
    El hombre ha aprovechado esta capacidad de regeneración de las plantas para 
reproducirlas de forma asexual, para ello utiliza trozos de una planta, generalmente 
del  tallo,  llamados  Esquejes,  los  cuales,  bien  enterrándolos  o  manteniéndolos  un 
tiempo  en  agua,  producen  una  nueva  planta  al  generar  raíces.  También  se  puede 
implantar un trozo de una planta en otra mediante los Injertos.
PROPÁGULO TUBÉRCULO BULBO

RIZOMA ESTOLÓN ESQUEJE


REPRODUCCIÓN  SEXUAL
   Para llevar a cabo la reproducción sexual, las plantas han desarrollado una serie 
de estructuras donde se producen los gametos, llamadas, en general, Gametángios. 
Hay  dos  tipos  diferentes:  el  Anteridio  produce  los  gametos  masculinos  o 
Anterozoides, que son pequeños y flagelados, y el Arquegonio produce los gametos 
femeninos u Oosferas, que son grandes e inmóviles.
   En todos los grupos de plantas, los gametos se producen en el gametofito haploide. 
Con la evolución, el gametofito va reduciendo su importancia tanto en tamaño como 
en  duración,  de  tal  forma  que  en  las  angiospermas,  las  más  evolucionadas,  el 
gametofito es microscópico.
      Además,  durante  el  proceso  evolutivo  aparece  una  estructura  embrionaria  muy 
importante  que  es  la  Semilla.  En  las  Gimnospermas,  la  semilla  está  desnuda, 
protegida solamente por una hoja dura, la bráctea formando el Cono o Piña. Pero en 
las angiospermas, las semillas se rodean de una estructura carnosa que es el Fruto. 
Además,  en  las  angiospermas,  las  estructuras  reproductoras  masculina  y  femenina 
están juntas y protegidas por hojas especializadas, configurando la Flor.
   Estudiaremos el proceso reproductor en las angiospermas por ser el más completo. 
ESTRUCTURA  DE  LA  
FLOR
      La  flor  es  la  estructura  reproductora 
típica de las angiospermas, la cual agrupa 
tanto  a  los  órganos  reproductores 
masculinos  como  a  los  femeninos, 
protegidos  por  hojas  especializadas.  Las 
flores  son,  por  tanto,  hermafroditas, 
aunque  en  algunas  especies  son 
unisexuales.  Existen  multitud  de  tipos 
diferentes  de  flores,  pero  en  todas  ellas 
podemos  distinguir  cuatro  partes  que  se 
sitúan  concéntricamente,  formando 
Verticilos.  Estas  partes  son:  el  cáliz,  la 
corola, los estambres y el pistilo. La flor 
se sujeta al tallo mediante un pedúnculo 
o rabillo.
   1.­ CÁLIZ. Es el verticilo más externo y está formado por varias hojitas verdes y 
pequeñas llamadas Sépalos.
   2.­ COROLA. Está por dentro del cáliz y la forman varias hojas coloreadas cuyo 
color, número y morfología varía de unos tipos a otros. Estas hojas se denominan 
Pétalos,  los  cuales,  en  su  base,  llevan  glándulas  nectaríferas  que  producen  una 
disolución azucarada llamada Néctar.
   3.­ ESTAMBRES. Son filamentos largos en cuyo extremo se encuentra el órgano 
reproductor  masculino.  La  zona  superior  se  llama  Antera  y  está  dividida  en  dos 
mitades o Tecas, dentro de las cuales se desarrolla el gametofito masculino, es decir, 
los Granos de Polen.
   4.­ PISTILO. Ocupa la parte central de la flor y está rodeada por los estambres. 
Tiene  forma  de  botella,  en  la  que  se  diferencian  tres  partes:  la  boca  ensanchada 
llamada Estigma, el cuello estrecho y alargado llamado Estilo y la zona inferior, 
ensanchada y redondeada llamada Ovario. En su interior se encuentran los Óvulos 
que se unen a la pared interna del ovario por el Funículo. Los pistilos se forman a 
partir de una o varias hojas llamadas Carpelos que se unen entre sí para formar esta 
estructura hueca. Si el ovario está  por encima de los pétalos se llama Súpero y si 
está por debajo se denomina Ínfero.
FORMACIÓN  DE  LOS  GRANOS  DE  POLEN
    Los granos de polen son los gametofitos masculinos y son 
de  tamaño  microscópico.  En  ellos  va  contenido  el  gameto 
masculino.
      Se  forman  dentro  de  los  Sacos  Polínicos,  los  cuales  se 
encuentran dentro de las tecas de los estambres, habiendo dos 
sacos  polínicos  en  cada  teca.  Los  Sacos  Polínicos  se 
corresponden  con  el  Microesporangio.  En  su  interior  se 
encuentran las células madre de los granos de polen que son 
diploides  (2n).  Cada  una  de  estas  células  madre  sufre  la 
meiosis y origina cuatro microsporas haploides (n). El núcleo 
haploide de la microspora se divide por mitosis originado dos 
núcleos, pero sin dividirse la célula. Se obtienen dos núcleos: 
uno  vegetativo  y  otro  espermático.  Este  último  vuelve  a 
dividirse por mitosis y origina dos núcleos espermáticos, con 
lo  que  la  célula  contiene  tres  núcleos.  Al  mismo  tiempo  que 
suceden  estas  divisiones,  la  célula  se  recubre  de  dos  capas: 
una  interna  fina y delicada llamada Intina  y otra gruesa y 
resistente  llamada  Exina  que  protegerá  a  la  célula 
trinucleada.
FORMACIÓN  DEL  SACO  EMBRIONARIO
   Un óvulo inmaduro está unido a la placenta por un pedúnculo llamado Funículo y está 
rodeado de dos cubierta: la Primina y la Secundina que dejan un hueco en el polo opuesto 
al  funículo  llamado  Micrópilo.  Dentro  se  encuentra  la  Nucela,  que  es  el 
Macroesporangio. La nucela contiene una célula diploide (2n), que es la célula madre del 
saco embrionario. 
    Por meiosis, esta célula madre origina cuatro células haploides (n) que se disponen en 
fila.  Las  tres  células  superiores  degeneran  y  queda  sólo  la  última.  Esta  célula  crece 
mucho y adquiere un gran tamaño. En su interior, se producen tres mitosis seguidas, con 
lo que se forman ocho núcleos haploides. 
   Estos núcleos se rodean de membrana y originan ocho células pequeñas que se disponen 
así: tres se colocan en la parte superior, siendo la central, bajo el micrópilo, la Oosfera o 
gameto femenino, y las otras dos situadas a ambos lados son las Sinérgidas. Otras tres 
células pequeñas se sitúan en el extremo opuesto a las anteriores, las cuales se denominan 
Antípodas. Por último, los dos núcleos restantes, se localizan en el centro y, sin llegar a 
unirse, se rodean de una membrana para formar una célula binucleada que se denomina 
Núcleo Secundario.
    Esta estructura formada por ocho células es el saco embrionario, el cual ya puede ser 
fecundado por un grano de polen.  
PROCESO  DE  FORMACIÓN  DEL  SACO  EMBRIONARIO

Este esquema muestra el aspecto 
del  óvulo  antes  de  madurar 
(macrosporangio)  y  después  de 
madurar (gametofito femenino).
POLINIZACIÓN
   La Polinización es el proceso mediante el cual los granos de polen maduros pasan desde 
los estambres de una flor al ovario de otra. Normalmente, en una flor, primero maduran 
los estambres y luego los óvulos, por lo que así se asegura que se produzca una fecundación 
cruzada, aunque a veces también se puede dar una autofecundación en una flor.
    El paso de los granos de polen a otra flor se produce mediante tres mecanismos:
   1.­ Polinización Aerógama. El transporte de los granos de polen se realiza por el viento, 
que los toma cuando se abren las anteras y los dispersa hasta que éstos caen sobre otra 
flor. Este proceso es poco efectivo y las plantas tienen que producir grandes cantidades de 
polen para asegurar que alguno llega a otra flor.
   2.­ Polinización por el Agua. En este caso, es el agua el que recoge los granos de polen y 
los lleva a otra flor. Este proceso es muy poco común y es propio de plantas acuáticas.
      3.­  Polinización  Entomógama.  Es  el  proceso  más  común,  el  cual  se  produce  por  la 
participación de los insectos (abejas, mariposas, etc.). El insecto llega a la flor atraído por 
el perfume y el color para recoger el néctar. Al entrar, rompe las anteras y los granos de 
polen se adhieren a sus pelos y patas. Cuando visitan otra flor, depositan sobre ella los 
granos de polen. Es, por tanto, un proceso muy efectivo, ya que se garantiza la llegada de 
los granos de polen a otra flor.
POLINIZACIÓN  AERÓGAMA POLINIZACIÓN  ENTOMÓGAMA
FECUNDACIÓN
   Mediante la fecundación se produce la fusión de los núcleos espermáticos del 
grano de polen y la oosfera, con lo que se forma un cigoto diploide, el cual, tras un 
desarrollo embrionario dará origen a la semilla.
    Cuando los granos de polen llegan al estigma de otra flor se pegan a él por una 
sustancia viscosa y azucarada que produce el estigma. Entonces se rompe la exina 
del grano de polen y la intina se alarga, formando una especie de dedo, el Tubo 
Polínico, que se alarga y avanza por el estilo hasta llegar al ovario. En el extremo 
del tubo polínico se localizan los dos núcleos espermáticos.
   Al contactar con un saco embrionario, el tubo polínico penetra por el micrópilo y 
se produce una doble fecundación. Uno de los núcleos espermáticos se fusiona con 
la oosfera, originando así un Cigoto diploide el cual, al desarrollarse, formará el 
embrión de la futura planta. El otro núcleo espermático se fusiona con el núcleo 
secundario del saco embrionario y se forma así una célula triploide. Esta célula 
sufrirá múltiples divisiones mitóticas para formar el Endospermo o Albumen de la 
semilla. En el albumen, la semilla acumula las sustancias de reserva que necesita 
para su germinación posterior.
ESQUEMA  DEL  PROCESO  DE  FECUNDACIÓN  DOBLE
FORMACIÓN  DE  LA  SEMILLA
   El cigoto sufre una serie de mitosis sucesivas que origina, en primer lugar, dos 
células, una de las cuales formará el Embrión. La otra dará lugar al Suspensor, el 
cual está formado por una hilera de células. Éste se une al embrión por una célula 
intermedia y sirve para situar al embrión dentro del endospermo. Posteriormente, el 
suspensor constituirá el ápice de la raíz.
   La otra célula sufre numerosas divisiones mitóticas hasta que forma una masa 
con forma de Y. A partir de ese momento comienza la diferenciación celular dentro 
del  embrión.  El  Suspensor  origina  la  Radícula  o  primordio  de  la  raíz.  A 
continuación, en la rama inferior de la Y, se forma el Hipocotilo, que se continúa 
con el Epicotilo, situado entre las dos zonas laterales. Ambos constituyen el tallo 
embrionario. En el extremo del Epicotilo se sitúa la Gémula que es la yema apical, 
la  cual  originará  el  tallo  de  la  planta  y  las  hojas.  Las  dos  zonas  laterales,  más 
grandes,  se  transforman  en  los  Cotiledones  que  serán  las  primeras  hojas  de  la 
planta cuando germine. Éstas hojas suelen ser diferentes de las que tiene la planta 
adulta y en cuanto la planta forma nuevas hojas, los cotiledones caen.
  Aquellas  plantas  que  tienen  dos  cotiledones  en  su  embrión  se  llaman 
Dicotiledóneas y las que tienen un sólo cotiledón se llaman Monocotiledóneas.
   Al mismo tiempo que ocurre todo esto, también se produce la multiplicación de la 
célula triploide, la cual origina una masa de células que aumenta de tamaño y ocupa 
casi todo el interior de la semilla. En sus células se acumulan sustancias de reserva 
para nutrir al embrión durante la germinación de la semilla. Esta masa se denomina 
Endospermo o Albumen.
      Mientras  ocurren  estas  transformaciones  en  el  interior  del  saco  embrionario, 
suceden  otros  cambios  en  su  zona  externa.  Así,  la  primina  y  la  secundina  se 
transforman, por engrosamiento y endurecimiento, en las cubiertas de la semilla. La 
capa externa forma la Testa que es más dura y leñosa, mientras que la capa interna es 
el Tegmen, más delgada y coriácea.
        Por  tanto,  tras  este  periodo  de  desarrollo  embrionario,  se  forman,  dentro  del 
ovario, varias semillas (una por cada saco embrionario). En la estructura final de una 
semilla podemos diferenciar tres partes:
      ­  Las  cubiertas  (Testa  y  Tegmen)  que  protegen  a  la  semilla  de  las  condiciones 
ambientales adversas como sequedad, calor o frío.
   ­ El Embrión que suele ocupar la punta saliente de la semilla y que es una planta 
en miniatura que contiene las futuros órganos: raíz, tallo y hojas.
     ­  El  Endospermo  o  tejido de  reserva  que  acumula los  nutrientes  que el embrión 
necesita para llevar a cabo la germinación.
DESARROLLO  EMBRIONARIO ESTRUCTURA  DE  LA  SEMILLA
FORMACIÓN  DEL  FRUTO
   Mientras en el interior del ovario se van formando las semillas, el propio ovario 
de la flor también sufre transformaciones. Sus paredes se engrosan en mayor o 
menor  medida  y  en  muchos  casos  acumulan  gran  cantidad  de  sustancias 
azucaradas (fructosa). Se origina así el Fruto.
    En un fruto se diferencian tres partes:
   ­ El Exocarpio, que es la capa más externa y endurecida. Suele estar recubierta 
de ceras y presenta pigmentos.
   ­ El Mesocarpio o capa intermedia, que acumula muchos nutrientes. Es la capa 
más gruesa y nutritiva.
   ­ El Endocarpio, que es una capa interna de aspecto leñoso o coriáceo y que 
rodea a la semilla.
    Cuando los frutos presentan esta estructura y son jugosos y con un mesocarpio 
abundante, se denominan Frutos Carnosos, como el tomate, melocotón, cereza, 
etc. Pero, en muchas ocasiones, el fruto pierde agua y se vuelve coriáceo, delgado 
y duro, formándose así los Frutos Secos. Si el fruto seco se abre espontáneamente 
para dispersar las semillas, hablamos de Frutos Dehiscentes, como las legumbres, 
pero si no se abren por sí solos, se llaman Frutos Indehiscentes.
PARTES  DE  UN  FRUTO FRUTOS  CARNOSOS

FRUTOS  DEHISCENTES FRUTOS  INDEHISCENTES
GERMINACIÓN  DE  LA  SEMILLA
      Cuando  las  condiciones  de  humedad,  temperatura,  luz  y  oxígeno  son  las 
adecuadas, se produce la germinación de la semilla, mediante la cual se produce la 
transformación  del  embrión  en  una  plántula  o  plantita  inicial  que,  al 
desarrollarse, dará lugar a la planta adulta.
    La germinación comienza con la absorción de agua por la semilla, con lo cual 
aumenta de tamaño el albumen y en su interior se activa el metabolismo. Al crecer 
el albumen se rompen las cubiertas de la semilla. 
    En primer lugar se desarrolla la radícula, originando una raíz que crece hacia 
abajo  y  que  comienza  a  actuar  absorbiendo  agua  y  sales  minerales  en  cuanto 
desarrolla los pelos radicales.
    Luego se desarrollan los cotiledones, que crecen hacia arriba y roturan la tierra 
para emerger. Al principio son blanquecinos y en su crecimiento se alimentan de 
las reservas del albumen. Al darles la luz, sintetizan clorofila y se vuelven verdes, 
con capacidad para producir la fotosíntesis.
   Por último, comienza a actuar la gémula que origina un tallo que crece entre los 
cotiledones.  Su  actuación  forma  un  tallito  y  el  desarrollo  de  las  primeras  hojas 
verdaderas de la planta, momento en el cual los cotiledones mueren y caen.
PROCESO  DE  GERMINACIÓN  DE  LA  SEMILLA