JAIME LISSAVETZKY

CANDIDATO SOCIALISTA A LA ALCALDÍA DE MADRID MAYO DE 2011

ENCUENTRO CON LOS VOCALES VECINOS
SÁBADO, 11 DE DICIEMBRE DE 2010

Fotografías y resumen de Alberto López Langa Vocal de Movilidad y Seguridad Responsable de Nuevas Tecnologías Grupo Municipal Socialista de Barajas

El desafío de las próximas elecciones municipales lo asumo con responsabilidad y confianza. Estoy aquí, presentándome a alcalde de Madrid, porque el PP, en mayo, cumple 22 años dirigiendo el destino de la ciudad de Madrid; son 264 meses; es un ciclo largo, pero agotado. Hay que poner fin a la estancia de la derecha: frente al Madrid de la derecha, los madrileños tenemos derecho a un Madrid distinto. Los madrileños tienen que vernos como una alternativa posible. Voy a llevar a cabo una campaña limpia, sin descalificaciones, pero dura e intensa, con respeto a los ciudadanos, y con respeto también a nuestras ideas y convicciones. Los ciudadanos se merecen el esfuerzo. Se va a hacer este esfuerzo en cada barrio de la ciudad, en cada calle, entre la gente y con la gente, dialogando y escuchando. Tengo tres convicciones: 1.- No se puede imaginar la renovación del pensamiento de los socialistas sin tener en cuenta el valor de las ciudades: son escuelas de democracia, de la democracia global del siglo XXI, donde se forman los ciudadanos de nuestro tiempo.

2.- España tiene una deuda política y moral con los ayuntamientos. Es necesario un nuevo impulso urbano que proporcione a los ayuntamientos el lugar que se merecen. 3.- Madrid, como capital del Estado, como capital de la Comunidad Autónoma de Madrid, y como capita de su área metropolitana debe ser una ciudad de vanguardia. Debe estar a la cabeza; debe servir de referencia; debe anticipar el camino. Debe ser una gran ciudad global europea y mundial, pero con la menor desigualdad posible entre sus barrios y entre sus vecinos. Somos herederos de un Madrid desigual, con un grave deterioro de los servicios públicos, con desigualdades entre barrios, con un nivel de contaminación insoportable, con cierre de las estaciones de medición de la contaminación que daban los peores resultados, con zonas verdes y parques en mínimos de mantenimiento, con un grave déficit de instalaciones deportivas (aprovecho para mandar todo mi apoyo a los trabajadores encerrados reclamando sus derechos frente al ayuntamiento de Madrid), con desatención en políticas sociales, con barrios que tienen más de un 30% de absentismo escolar, con insuficiente aplicación de la Ley de Dependencia, con desatención a las políticas de igualdad de género, con desatención a los jóvenes. La agencia municipal para el empleo tiene en 2011 un 20% menos de recursos con respecto a 2010. Hay caos en el tráfico y en el transporte público. Las grandes obras no han resuelto los problemas de movilidad; sólo han provocado grandes atascos. Mientras, la presión fiscal ha aumentado un 300% en lo últims siete años. Y el endeudamiento es cada vez más grave: hemos pasado de 1.400 a 7.100 millones de euros de deuda con la alcaldía de Gallardón. Es un 391% más de deuda; se ha multiplicado por 4. Es la cuarta parte de la deuda total de todos los ayuntamientos de España. Es el resultado de una mala gestión y peor administración de los recursos de todos los madrileños. Esta deuda n o la va a pagar Gallardón, la vamos a pagar todos los madrileños. Gallardón ha gestionado mal la situación: crea el problema, la deuda, y quiere echar la culpa a los demás. Se dedica a trasladar el problema a los ciudadanos, en lugar de hacer su trabajo, que es trasladar soluciones a los ciudadanos.

No hay persecución a Madrid ni a los madrileños: hay aplicación de la Ley. Se permite refinanciar la deuda de la M30 porque la Ley lo permite; no se permite el resto porque la ley no lo permite. Gallardón quería que se incumpliera la ley. Hay que dialogar y aceptar la responsabilidad que le toca a cada uno: todos los ayuntamientos están sometidos a la misma norma estatal. La deuda baja la calidad de los servicios públicos, bajan las políticas sociales, y los que lo pagan son los madrileños. Gallardón tiene que reconocer que sus políticas son las causantes del enorme agujero negro económico y financiero. Ahora se saca lo de venderse Mercamadrid a sí mismo. Según los empresarios allí establecidos, hacen falta 158 años para amortizar lo que se paga por Mercamadrid. Pero a porque Madrid está en Gallardón le da igual, no está pensando en ni en los madrileños, otras cosas.

Hay que decir basta ya. A un gestor hay que pedirle que adecue los gastos a los ingresos. Se pueden pedir créditos, pero lo que no puede hacer es arruinar al ayuntamiento, igual que hizo con la Comunidad de Madrid cuando pasó por allí. Es posible otra ciudad. Es posible un Madrid que se mire en Europa con capacidad de liderazgo Es posible un Madrid que no sea un salto continuo por las obras Estamos orgullosos de vivir en Madrid, pero este modelo del PP está agotado. Hay que repensar Madrid para un nuevo modelo de ciudad, para dar respuesta a los problemas de los barris y los ciudadanos.

Hay que ser rigurosos y audaces, imaginativos y valientes. Hay que hacer campaña de pedagogía de la ciudad. Nuestro estilo de liderazgo es más cercano y más compartido, a la altura de un nuevo tiempo para Madrid. Todos y cada uno de los barrios debe ser un hervidero de ideas, de iniciativas, de proyectos, con los que se conforme una nueva agenda social y económica.

Para ello propongo un decálogo estratégico: 1.- Participación de los ciudadanos. Democracia participativa que se refleje en un mayor papel de las Juntas Municipales de Distrito. Creemos en ello, y creemos en la vuelta de la exigencia crítica de los madrileños con sus gobernantes. 2.- Cuentas y hacienda municipal saneadas, suprimiendo la irracionalidad de estos años. Hay que recortar el gasto improductivo y las obras faraónicas. Es necesario incluir propuestas e iniciativas, hay que conseguir un pacto con el Estado para una mejor financiación de los ayuntamientos y participación de los municipios en el gasto del Estado. Hay que recuperar la austeridad, reduciendo el gasto a lo necesario y apartando lo superfluo.

3.- Defender el uso público de las infraestructuras. No hay más que ver cómo ha cambiado Madrid gracias a las obras llevadas a cabo gracias al Plan E: escuelas infantiles, centros de mayores, parques... 4.- Fortalecer las políticas sociales, reequilibradoras, más y mejor pensadas para los que más necesitan de ellas, niños y mayores. 5.- Visión de la ciudad de Madrid desde una perspectiva de igualdad, también de igualdad de género. Es un reflejo de la modernidad de la sociedad. 6.- Ciudad con más empleo y de más calidad. Debe haber un gran acuerdo, un pacto con sindicatos, empresarios, Comunidad de Madrid y Gobierno de España. Un gran pacto basado en los nuevos yacimientos de empleo que encontramos en las nuevas tecnologías, enel I+D+i, en el medio ambiente, en la dependencia. Madrid no puede ser sólo un centro financiero. 7.- Una ciudad medioambientalmente saneada y equilibrada, que permita la movilidad de sus ciudadanos y mantenga una buena relación con los ayuntamientos de su área metropolitana. Sn necesarias viviendas asequibles y más espacios para el deporte y el ocio creativo. 8.- Cultura: Madrid debe ser una ciudad creativa, y n sólo de escaparate. El Teatro de La Abadía que creé cunado era consejero de la Comunidad de Madrid, es un modelo de teatro y de centro de creación, de escuela, de centro formativo. Hay que proteger a los que hacen creación artística. 9.- Ciudad con identidad urbana más potente y solidaria, líder, encuentro de civilizaciones y culturas. 10.- Ciudad de diálogo con otras administraciones, no de enfrentamiento con la Comunidad y el Estado, ya que el perjudicado es el ciudadano. No se puede prorrogar a Gallardón como alcalde ya que no quiere serlo. En el Partido Socialista hay un candidato y un equipo dispuestos a liderar a los madrileños. Queremos desarrollar en las Juntas Municipales de Distrito una política municipal descentralizada, porque es allí donde se viven más de cerca los problemas, donde están los servicios de proximidad; son unos espacios privilegiados de participación ciudadana. Proponemos un modelo distinto de ciudad en el que los distritos y los barrios sean las terminales de los servicios públicos.

Para la precampaña y la campaña voy a contar con los vocales vecinos; es un colectivo muy importante con el que voy ha realizar un trabajo de forma coordinada. Los vocales van a tener una serie de tareas, que pasan por ser los observadores de las demandas ciudadanas barrio a barrio, por convertirnos en agentes electorales activos para transmitir el modelo de ciudad y las medidas concretas que proponemos, para crear una malla de acción electoral, en la que en cada Junta Municipal contaremos con ocho agentes electorales. Madrid necesita un alcalde al servicio de la ciudad, que solucione problemas y que no los cree, necesita un buen gestor. Madrid necesita un alcalde socialista.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful