Está en la página 1de 2

Historia de Venezuela

La Historia Venezuela se remonta a la llegada de los primeros


españoles a finales del siglo XV, pero la historia de lo que hoy se
conoce como Venezuela comienza en realidad con el poblamiento del
territorio por las migraciones amerindias hace miles de años.

Venezuela fue residencia para estos importantes grupos tribales,


como fueron los caribes. Fue avistada por la civilización europea de
la mano de Cristóbal Colón en 1498, con lo que se dio inicio a su
colonización y su proceso de mestizaje cultural. Venezuela fue el
primer país de Hispanoamérica en proclamar su independencia de la
Corona Española, proceso que se consolidó con la Batalla de
Carabobo. Tras un largo capítulo de conflictos civiles, la República
halló su vía hacia la modernización de la mano de gobiernos
notoriamente autoritarios. A mediados del siglo XX se inició la lucha
por un sistema democrático, que se afianzó luego del derrocamiento
del General Marcos Pérez Jiménez en 1958. Debido a la bonanza
petrolera, Venezuela vivió un período de alto crecimiento económico,
que se vio interrumpido por la crisis energética de los años 1980,
suscitando una etapa de inestabilidad política y social alternada con
altibajos financieros.

Sociedades precolombinas
Se cree que el hombre apareció en el territorio que hoy se conoce
como Venezuela hace unos 30.000 años, principalmente gracias a
emigraciones desde la zona de la Amazonia, los Andes y el Caribe. Es
por ello que la etapa precolombina se divide en cuatro períodos: el
Paleo-Indio (entre el año 30.000 antes de Cristo al 5.000), el Meso-
Inidio (del 5.000 al 1.000), el Neo-Indio (del año 1.000 antes de Cristo
al 1.500 después de Cristo) hasta llegar al Indo-Hispano el cual se
extiende desde el año 1500 de nuestra era hasta la actualidad.

Los períodos Paleo y Meso-Indio se caracterizan por la elaboración de


instrumentos de caza de grandes animales como el megaterio,
el mastodonte y el glyptodon; así como el posterior desarrollo de
artes de pesca y la navegación a las islas del Caribe. Durante el
período Neo-Indio se desarrollan la agricultura, la arquitectura y la
cerámica: se construyen terraplenes, elevaciones, presas, terrazas,
canalizaciones y bóvedas para alimentos; se desarrolla el
conocimiento de los ciclos naturales de la flora y fauna local para su
mejor aprovechamiento; y se realizan también esculturas y otras
obras en cerámica, destacándose la serie de las Venus de Tacarigua,
alrededor del Lago de Valencia, así como los ornamentos cerámicos
de la región andina, como los de la cultura carache.

Las tribus más importantes eran los Timoto-cuicas en los Andes,


vinculados étnicamente a los chibchas; los caribes en las regiones
del oriente y centro del país, Guayana y partes del Zulia y los llanos,
aunque después a causa de guerras territoriales adquirieron la costa
norte de Sudamérica; los arawakos, asentados en parte de las
regiones del que es hoy el estado Amazonas, buena parte del
occidente, centro occidente y parte de las costas.

Algunos pueblos de filiación arawak son los wayúu o guajiros,


ubicados en el occidente del país hacia el norte y los caquetíos
en Paraguaná que poblaron el norte del actual estado Falcón y que
fueron desplazados por los conquistadores hacia los llanos
occidentales. También hubo pequeñas migraciones de grupos
independientes que poblaron la cuenca del Orinoco y otras reducidas
zonas del país.

Los indígenas de Venezuela usaban barro y paja u hojas de palma


para edificar viviendas y otras construcciones. También hacían
palafitos con madera, cañas y paja. Los Timoto-cuicas utilizaban la
roca como principal material arquitectónico. Otros materiales como
conchas marinas, eran empleados para el intercambio comercial
ordinario, o trueque. La fauna de los años prehistóricos y
precolombinos estaba formada por dantas, tigres dientes de sable,
armadillos gigantes, entre otros.

Al llegar los españoles existían en Venezuela numerosas etnias que


hablaban lenguas caribe, arawak, chibcha y tupí-guaraní. La mitología
indígena venezolana es muy rica. Los relatos sobre el origen del
mundo de tribus como la de los maquiritare guardan sorprendentes
similitudes con el Génesis bíblico.