Está en la página 1de 3

Bellas IDENTIDAD

IMAGEN Y AUTOESTIMA
Queremos vernos bien, pero muchas veces dejamos de vernos bien porque
empezamos a compararnos y a querer ser como los chicos o chicas de las revis-
tas, películas y televisión. Dios nos ha hecho a cada uno de nosotros especial y
único; nuestros ojos, nuestra voz, nuestra nariz, nuestros dientes son únicos.
¿Habías pensado que, en los siete billones de habitantes que hay en el mundo,
no hay ninguno que tenga tus orejas? Es más, dentro de una multitud podrían
identificarte por ellas.
Entrégale a cada alumno una de las hojas para completar («Hoja del alumno»)
para que podamos comenzar a entrar en tema.

Introducción
Dile a alguien de tu equipo que grabe en su celular las diferentes voces de los
chicos del grupo, y que cada chico diga el nombre de uno de sus compañeros.
Por ejemplo, yo soy Johana, pero al grabar digo: «Hola, Soy Adriana, ¿o en
verdad quién soy?».
Después, al azar pasa a uno de los chicos y este va a tratar de adivinar por lo
menos tres voces de las que escuchó.
Nuestra voz es única y nos caracteriza, nadie tiene nuestro timbre de voz, aun
cuando finjamos ser otra persona.

Lección
El ser humano es valioso porque es obra de Dios. Ya con esto debe ser suficiente
para que te ames y te aceptes. El Dios infinito, sin principio ni fin, el Dios de
amor, el Dios perfecto, decidió crearnos a su imagen y semejanza (lee Génesis
1:26-27).
Somos hechos a su imagen. Cuando te miras al espejo, estás viendo la imagen de
Dios, pero cuando estás en clase con tus amigos o en la iglesia o aun en tu
misma casa, verás en aquellas personas que te rodean la imagen de Dios, aun
cuando según tu gusto no te parezcan tan atractivos/as o aun cuando su
pecado estropee en ellos la imagen perfecta de Dios.

© 2018 Especialidades625 | www.e625.com


Bellas IDENTIDAD

Actividad: «A la Imagen de Dios»


Junta algunas revistas del estilo consultorio y pídeles a tus alumnos que recorten
piernas, brazos, cabezas, pelo, etc., de diferentes imágenes, colores y formas, y que
creen con esas partes sus propios humanos. Luego, pégalo como en una exposición
de arte.
Para amarte y aceptarte tal y como eres (tu cuerpo, alma y espíritu con los dones y
talentos que tienes) debes empezar con conocer a tu Creador. Al conocer a Dios a
través de una relación de amistad con él (eso quiere decir que decides hablar con él
y leer Su palabra), llegarás a amarle tanto, y a la vez llegarás a amarte y aceptarte
tal y como eres. Comprenderás que existes porque al Dios del universo le plació
crearte, sin importar si tus padres lo planearon o no.
Es maravilloso conocer que somos obra maestra del Creador (Efesios 2:10, NTV),
que el gran diseñador hizo tu ADN, «el libro de la vida» según los científicos, que
contiene el manual de instrucciones para la vida. El ADN está hecho de genes, y los
genes dan instrucciones a las células sobre cómo debe crecer tu cuerpo. Si esas
instrucciones se escribieran de principio a fin, llegarían hasta el Sol y regresaría
varias veces. El ADN contiene 3,2 billones de letras: en ese libro está la información
de tu estatura, tu color de piel, la forma de tus ojos, su color, tu nariz, tu boca, tus
dientes etc., y cada criatura que existe en esta tierra tiene su propio ADN. ¡Esto es
fantástico!

Lee Salmo 139: 13- 16


Enfatiza en el versículo 16: «Me viste antes de que naciera. Cada día de mi vida
estaba registrado en tu libro. Cada momento fue diseñado antes de que un solo día
pasara».

¿Qué piensas de ti mismo al enterarte de que Dios te conoció y amó antes de


que nacieras?
Hay muchas personas en esta tierra que no saben lo valiosas que son, desconocen
quiénes son, pero nosotros que por su gracia hemos llegado a conocer a Dios y a
su hijo Jesucristo, que llegamos a amarnos a nosotros mismos y a vernos de la

© 2018 Especialidades625 | www.e625.com


Bellas IDENTIDAD

manera correcta, estamos llamados a dignificar la vida de otros. Tú eres valioso,


pero tu prójimo también lo es. Lee Romanos 12:3: «Por la gracia que se me ha dado,
les digo a todos ustedes: Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe
tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación, según la medida de fe que
Dios le haya dado».

Después de leer Romanos 12:3, contesta estas preguntas:


• ¿Cómo deberías ver a la persona que no cumple con tus estándares de
belleza?

• ¿Cómo deberías ver al chico/a que no es tan brillante como tú en Matemáti-


cas?

© 2018 Especialidades625 | www.e625.com