Está en la página 1de 12

Procedimiento estándar para medir los

pliegues cutáneos

El método más ampliamente utilizado para la


estimación indirecta del porcentaje de grasa corporal en el ambiente clínico es mediante la
medición de los pliegues cutáneos, esto es, el espesor de un doble pliegue de piel y tejido
adiposo subcutáneo comprimido. Aunque existen métodos más precisos para valorar el
porcentaje de grasa corporal, las mediciones de pliegues cutáneos tienen varias ventajas: a) el
equipo necesario es poco costoso y requiere poco espacio; b) las mediciones son obtenidas
rápida y fácilmente; y c) cuando se realiza correctamente, la medición de pliegues cutáneos
proporciona estimados de la composición corporal que se correlacionan bien con aquellos
derivados del pesaje hidrostático, el método más ampliamente utilizado en laboratorios para
determinar la composición corporal.
Supuestos que aplican al utilizar las mediciones de pliegues cutáneos
La estimación de grasa corporal a partir de mediciones del espesor de un pliegue cutáneo
involucra varias suposiciones, que no siempre son ciertas, como son:  1) el doble espesor de piel
y tejido adiposo subcutáneo tiene una compresibilidad constante; 2) el espesor de la piel es
despreciable o una fracción constante del pliegue cutáneo; 3) el espesor del tejido adiposo
subcutáneo es constante o predecible dentro de ciertos individuos; 4) el contenido de grasa en el
tejido adiposo es constante; 5) la proporción de grasa interna a grasa externa es constante; y 6)
la grasa corporal está distribuida normalmente.

Cuando un plicómetro (instrumento empleado para medir el pliegue cutáneo) es aplicado


inicialmente a un pliegue, la lectura del plicómetro disminuye a medida que sus puntas
comprimen el pliegue de piel y tejido adiposo subcutáneo. Por tanto, es recomendable leer la
marca del plicómetro unos 4 segundos después de que las puntas han sido aplicadas al pliegue
cutáneo.

La investigación ha mostrado diferencias significativas en la compresibilidad del pliegue cutáneo


en un sitio particular entre individuos (variación interindividual) y en diferentes sitios en un
individuo (variación intraindividual). Aún después de estandarizar el tiempo de lectura del
plicómetro, espesores similares de tejido adiposo pueden proporcionar diferentes lecturas del
plicómetro debido a diferencias en compresibilidad. Alternativamente, las diferencias en
compresibilidad pueden resultar en pliegues cutáneos de diferentes espesores que producen
lecturas similares en el plicómetro. De todos los supuestos considerados aquí, este tiene
probablemente el mayor potencial de ser una fuente significativa de error en la estimación de la
composición corporal a partir de mediciones de pliegues cutáneos.

El estudio directo más completo de la composición corporal fue el Estudio de Análisis de


Cadáveres en Bruselas (CAS, por sus siglas en inglés), el cual se realizó en más de 30 cadáveres
estudiados entre 1979 y 1983. El CAS mostró que el espesor de la piel como un porcentaje de la
lectura total del plicómetro varía en diferentes sitios y que aunque la contribución de la piel al
espesor total del pliegue cutáneo generalmente no es grande, puede derivar en un error
significativo, especialmente en los sujetos delgados.
El espesor del tejido adiposo subcutáneo varía ampliamente entre diferentes sitios de pliegue en
un mismo individuo y para el mismo sitio de pliegue entre individuos. Consecuentemente, el
tejido adiposo subcutáneo total es valorado mejor mediante la medición de múltiples sitios de
pliegue cutáneo. Se recomienda un mínimo de 3 sitios. La apropiada selección del sitio es crítica
ya que el espesor de la capa de grasa subcutánea puede variar significativamente dentro de los
2-3 cm próximos en ciertos sitios. Los investigadores han demostrado que ciertos sitios de
pliegue están altamente correlacionados con el tejido adiposo subcutáneo total y que los sitios
de las extremidades inferiores deben ser incluidos en las fórmulas de predicción de la
composición corporal.

El tejido adiposo puede ser dividido en externo, o subcutáneo (que se encuentra directamente
bajo la piel) y en porciones internas (dentro y alrededor de los músculos y rodeando los
órganos). El único dato directo sobre la relación de tejido adiposo externo-a-interno proviene del
CAS. Estos datos muestran que cada kilogramo de tejido adiposo subcutáneo está asociado con
aproximadamente 200 g de tejido adiposo interno y que los pliegues cutáneos están
correlacionados significativamente con la adiposidad total.

Aunque la estimación de la composición corporal por mediciones de pliegues cutáneos no


cumple los supuestos indicados arriba, es un método preferido sobre otras variables
antropométricas y es ciertamente mejor que los índices altura-peso.

Técnica de medición
La medición apropiada de pliegues cutáneos requiere una cuidadosa atención a la selección del
sitio y una adherencia estricta al siguiente protocolo, el cual es estándar entre los investigadores
que han desarrollado las ecuaciones de predicción para determinar la grasa corporal a partir de
mediciones de pliegues cutáneos.

Paso 1
La mayoría de los investigadores en Estados Unidos y Canadá toman las mediciones de pliegues
cutáneos en el lado derecho del cuerpo. Los investigadores europeos realizan típicamente las
mediciones en el lado izquierdo. Desde un punto de vista práctico, importa poco el lado en que
se realizan las mediciones (salvo en casos extremos); sin embargo, se sugiere que se defina
previamente el lado del cuerpo en que se van a hacer las mediciones y adherirse a dicha
definición en el trabajo posterior, asegurándose de incluir dicho dato en el reporte del estudio.
Paso 2
Como regla general, aquellos con poca experiencia en la medición de pliegues cutáneos deben
marcar el sitio a ser medido una vez que este ha sido cuidadosamente identificado, con un lápiz
dermosensible. Una cinta métrica flexible e inextensible puede ser empleada para localizar los
puntos medios en el cuerpo.
Paso 3
El pliegue cutáneo debe ser firmemente sujetado entre los dedos índice y pulgar de la mano
izquierda a 1 cm proximal al sitio del pliegue cutáneo y separado del cuerpo. Esto es usualmente
fácil con las personas delgadas, pero puede ser difícil con los obesos y puede llegar a ser
incómodo. La cantidad de tejido sujetado debe ser suficiente para formar un pliegue con sitios
aproximadamente paralelos. Mientras mayor sea el espesor de la capa de grasa bajo la piel, más
amplio será el pliegue necesario.
Paso 4
El plicómetro es sostenido en la mano derecha, perpendicular al eje longitudinal del pliegue
cutáneo y con la escala de lectura del plicómetro hacia arriba y fácilmente legible. Las puntas del
plicómetro deben ser colocadas en el sitio, a 1 cm distal de los dedos que sostienen el pliegue
cutáneo, de manera que la presión de los dedos no afectará el valor medido.
Paso 5
El plicómetro no debe ser colocado muy profundamente en el pliegue cutáneo o muy cerca a la
punta del mismo. La persona que hace la medición debe tratar de visualizar en donde está el
espesor de un doble pliegue de piel y colocar las puntas del plicómetro en dicho lugar. Una
buena práctica es posicionar un brazo (también llamados ramas) del plicómetro a la vez sobre el
pliegue cutáneo.
Paso 6
La escala de lectura es leída aproximadamente 4 segundos después de que la presión de la
mano de la persona que realiza la medición ha sido liberada del brazo del plicómetro. Si las
puntas del plicómetro ejercen fuerza por más de 4 segundos, la lectura se volverá gradualmente
más pequeña a medida que los fluidos son forzados fuera de los tejidos comprimidos. Los ojos de
quien hace la medición y la escala de lectura del plicómetro deben estar posicionados para evitar
errores causados por paralaje. Las lecturas deben ser registradas al milímetro (1 mm) más
cercano, inmediatamente después de la medición (no confiar en la memoria).
Paso 7
Deben tomarse como mínimo 2 mediciones en cada sitio. Las mediciones deben realizarse con
una diferencia mínima de 15 segundos, para permitir que el sitio de la medición del pliegue se
normalice. Si las mediciones consecutivas varían en más de 1 mm, deberá realizarse una tercera
o más mediciones hasta que exista consistencia.
Paso 8
La persona que realiza la medición deberá mantener la presión entre el índice y el pulgar a lo
largo de cada medición.
Paso 9
Cuando se realizan mediciones en una persona obesa, puede ser imposible elevar un pliegue
cutáneo con lados paralelos, particularmente sobre el abdomen. En esta situación, la persona
que realiza la medición debe utilizar ambas manos para separar el pliegue, mientras que un
compañero trata de medir el espesor. Si el pliegue cutáneo es muy ancho para el plicómetro,
deberá emplearse otra técnica de medición para calcular la composición corporal (como el
pesaje subacuático, o alguna otra).
Paso 10
Las mediciones no deben ser tomadas inmediatamente después del ejercicio o cuando la
persona a ser medida está sobrecalentada, debido a un cambio en el fluido corporal de la piel
puede inflar el tamaño normal del pliegue cutáneo.
Paso 11
Toma práctica el pellizcar consistentemente los pliegues cutáneos en la misma ubicación cada
vez. La precisión puede ser probada al hacer que varios técnicos tomen las mismas mediciones y
comparar los resultados. Puede tomar hasta 50 sesiones de práctica el volverse suficientemente
capaz en la medición de pliegues cutáneos.
Existen varios tipos de plicómetros. Los más populares son el Lange (en América), el Harpenden
y el Holtain (en Europa). Existen también varios plicómetros plásticos, como el Slim Guide y el
Fat-Control Caliper (la inclusión de las marcas es meramente como referencia y no implica una
recomendación explícita de las mismas; la titularidad de dichas marcas es propiedad exclusiva
de sus titulares). Algunos de los plicómetros plásticos proporcionan resultados comparables a los
de los modelos más costosos, aunque por lo general se utilizan los de mayor calidad, pues fueron
los utilizados para desarrollar las ecuaciones de predicción y los valores de referencia.
Independientemente del plicómetro utilizado, las puntas del mismo deberán ejercer una presión
de 10 g/mm2 a lo largo del rango completo de medición del plicómetro.

Los plicómetros deben ser calibrados periódicamente, checando las lecturas de la escala contra
un bloque graduado de calibración. Las lecturas del plicómetro deben estar dentro de al menos
± 1 mm a cada intervalo de 5 mm, de los 5 a los 50 mm.

Selección del sitio de medición


Existen nueve sitios más comúnmente utilizados para la medición de pliegues cutáneos, de
acuerdo al protocolo de la Conferencia de Consenso Airlie, publicado en 1988, y que se emplea
mundialmente como referencia.

Pectoral
El pecho, o sitio de pliegue cutáneo pectoral, es medido utilizando un pliegue cutáneo con su eje
longitudinal corriendo desde la punta del pliegue axilar anterior hasta el pezón. El pliegue
cutáneo es tomado lo más alto posible en el pliegue axilar anterior, y el espesor del pliegue de
grasa es medido 1 cm por debajo de los dedos a lo largo del eje.
El sitio del pliegue cutáneo es el mismo para hombres y mujeres. El pezón se emplea solamente
para determinar el eje longitudinal del pliegue y no se utiliza como referencia en hombres o
mujeres, por lo que el sitio puede ser medido en mujeres que utilizan un sostén o un traje de
baño de 2 piezas.

Tricipital
Debido a su accesibilidad, el tríceps es el sitio más comúnmente medido. El sitio de pliegue
cutáneo del tríceps (tricipital) está en la cara posterior del brazo, sobre el músculo tríceps, a
medio camino entre la proyección lateral del proceso acromión de la escápula y el margen
inferior del proceso olécranon del cúbito. Estas marcas óseas son fácilmente distinguibles. El
punto medio entre los procesos acromión y olécranon debe ser marcado a lo largo del lado
lateral (exterior) del brazo con el codo flexionado a 90 grados. El brazo del sujeto debe luego
colgar suelto hacia un lado, con la palma dirigida anteriormente para determinar
apropiadamente la linea media posterior.
El sitio de pliegue cutáneo debe ser marcado a lo largo de la linea media posterior del brazo al
mismo nivel del punto medio marcado previamente. La persona que realiza la medición deberá
colocarse detrás del sujeto, sosteniendo el pliegue con la mano izquierda a 1 cm proximal del
sitio del pliegue. Las puntas del plicómetro deberán estar a 1 cm del pulgar y el índice,
perpendicular al eje longitudinal del pliegue.

Bicipital
El pliegue cutáneo bicipital es un pliegue vertical en el aspecto anterior del brazo, sobre la loma
del músculo bíceps, directamente opuesto al sitio de pliegue tricipital.

Subescapular
El sitio subescapular está a 1 cm por debajo del ángulo inferior de la escápula. El eje longitudinal
del pliegue cutáneo está en un ángulo de 45 grados directamente abajo y hacia el lado derecho
(en las mediciones en el lado derecho del cuerpo, y a la inversa en las mediciones del largo
izquierdo del cuerpo). El sitio puede ser localizado buscando suavemente el ángulo inferior de la
escápula o haciendo que el sujeto coloque su brazo por detrás de la espalda.
La medición se realiza con el sujeto de pié, con ambos brazos relajados a los lados. La piel es
sujetada 1 cm por arriba y medial al sitio de medición a lo largo del eje.

Midaxilar
Este sitio se encuentra en la linea midaxilar, que es una linea vertical que se extiende desde la
mitad de la axila, a nivel de la unión xifoides (en donde comienza el apéndice xifoides, en el
extremo inferior del esternón). Es medido con el sujeto de pié y derecho, con el brazo
ligeramente separado del centro del cuerpo y flexionado.

Suprailíaco
Este pliegue cutáneo es medido justo arriba de la cresta ilíaca en la linea midaxilar. El eje
longitudinal sigue las líneas naturales de desdoblamiento de la piel (lineas topológicas llamadas
líneas de Langer) y corre diagonalmente. El sujeto debe permanecer recto de pié con los pies
juntos y los brazos colgando a los lados, aunque el brazo puede estar separado del cuerpo y
flexionado ligeramente para mejorar el acceso al sitio. La persona que realiza la medición debe
sujetar el pliegue cutáneo a 1 cm posterior de la linea midaxilar y medir el pliegue sobre dicha
línea.

Abdominal
El sujeto permanece recto de pié con el peso del cuerpo distribuido de forma pareja en ambos
pies, con los músculos abdominales relajados y respirando tranquilamente. Se mide un pliegue
cutáneo horizontal a 3 cm a la derecha (o izquierda) y a 1 cm por debajo del punto medio del
ombligo.

Muslo medio
El sitio es un pliegue cutáneo vertical a lo largo de la linea media del aspecto anterior del muslo,
a medio camino entre la unión de la linea media y el pliegue inguinal y el borde proximal
(superior) de la rótula.
Flexionar la cadera del sujeto ayuda a localizar el pliegue inguinal. El sujeto levanta el peso hacia
el pié izquierdo (para mediciones sobre el lado derecho) y relaja la pierna a ser medida,
flexionando ligeramente la rodilla con el pie plano sobre el piso.

Pantorrilla media
Con el sujeto sentado, la pierna derecha se flexiona a unos 90 grados en la rodilla, con la planta
del pié plana sobre el suelo. La medición también puede tomarse con el sujeto de pité,
descansando el pié sobre una plataforma de forma que la rodilla y la cadera estén flexionadas
unos 90 grados. El punto de circunferencia máxima de la pantorrilla es marcada en el aspecto
medial (interior) de la pantorrilla. Se sujeta un pliegue vertical a 1 cm proximal del sitio marcado
y se toma la medición en el sitio.

Mediciones de pliegue cutáneo en un solo sitio


El tríceps es el sitio individual más utilizado comúnmente para la valoración de la composición
corporal. La facilidad con la que se puede acceder al mismo y medirlo lo ha hecho popular en
grandes estudios de población, tales como el Estudio Nacional de Examen de Salud y Nutrición
(NHANES, por sus siglas en inglés), en los Estados Unidos. Aunque las mediciones de pliegue
cutáneo de un solo sitio no pueden emplearse para estimar el porcentaje de grasa corporal, son
útiles para hacer comparaciones entre sujetos para los cuales existen datos de referencia. Por
ejemplo, las mediciones tricipitales de un niño pueden ser comparadas con datos de referencia
en pliegues tricipitales tomadas de un grupo grande niños de sexo y edad similares.   Utilizando
las tablas de referencia, el percentil 50 representa el valor medio para cada grupo de edad/sexo.
Si un sujeto tiene un espesor de pliegue cutáneo en el percentil 85 para su grupo de edad/sexo,
el 85% de los sujetos estudiados en dicho grupo tendría mediciones más pequeñas y solamente
el 15% tendría mediciones más grandes.

Utilizar mediciones de un solo pliegue cutáneo tiene ciertas limitaciones: a) los investigadores no
están de acuerdo sobre cual es el mejor sitio a utilizar como un índice de la composición
corporal; b) no existen ecuaciones para estimar la grasa corporal utilizando solamente la
medición del pliegue tricipital; y c) se requieren múltiples mediciones antropométricas para
alcanzar estimados de composición corporal razonablemente precisas, debido a variaciones en la
distribución de tejido adiposo subcutáneo. Por tanto, las mediciones de pliegue cutáneo en un
solo sitio deben ser interpretadas con precaución y ser utilizadas solamente como una
aproximación del porcentaje de grasa corporal total o para comparar individuos para los cuales
existen datos de referencia.

Mediciones de pliegue cutáneo en dos sitios


El enfoque más comúnmente utilizado para valorar la composición corporal en personas jóvenes
(de los 6 a los 25 años) utiliza la suma de los sitios tricipital y subescapular. Estos sitios tienen
las siguientes ventajas: a) están altamente correlacionados con otras medidas de la grasa
corporal; b) son medidos más confiable y objetivamente que la mayoría de otros sitios; y c)
existen normas nacionales (en varios países) para ellos.

Debido a que la medición del pliegue subescapular puede ser embarazoso para algunos niños y
jóvenes o puede hacer surgir cuestiones éticas sobre el hecho de que personas de un género
toquen a personas jóvenes del género opuesto para realizar la medición, se han desarrollado
normas que utilizan la suma de las mediciones de los pliegues cutáneos tricipital y de la
pantorrilla media. Esta suma ha probado ser un indicador razonablemente válido y confiable de
la composición corporal. El sitio de pantorrilla media es fácilmente accesible y puede ser medido
sin afectar la modestia de las personas medidas. En algunos individuos, la piel en el sitio puede
ser algo tirante, haciendo difícil medir el sitio. Como ejemplo, utilizando estas normas se define
que la obesidad para hombres y mujeres entre los 6 y los 17 años de edad se identifica en
valores superiores al 25% de grasa corporal para los hombres y superiores al 32% de grasa
corporal, para las mujeres.
Un enfoque alternativo para estimar el porcentaje de grasa corporal en niños es calcular la suma
de las mediciones de pliegues cutáneos en bíceps, tríceps, subescapular y suprailíaco, como se
explica más adelante.

Mediciones de pliegue cutáneo en sitios múltiples


Predecir la densidad corporal y luego el porcentaje de grasa corporal a partir de las mediciones
de pliegues cutáneos requiere ecuaciones de regresión. Estas fórmulas han sido desarrolladas
mediante comparación de una variedad de mediciones de pliegue cutáneo y otras mediciones
antropométricas con mediciones de la densidad ósea (usualmente por pesaje hidrostático) para
ver  cuales mediciones antropométricas son mejores para predecir la densidad corporal.

Un proceso estadístico llamado análisis de regresión múltiple es utilizado. La medición o


combinaciones de mediciones más altamente correlacionadas con la densidad corporal,
determinadas por un método separado, son entonces utilizadas en la ecuación de regresión.

Las más de 100 diferentes ecuaciones de regresión que han sido desarrolladas, pueden
clasificarse como ecuaciones específicas para una población o ecuaciones generalizadas. Las
ecuaciones específicas para una población están derivadas de datos en grupos de personas que
comparten ciertas características, como edad y género. Las primeras ecuaciones válidas de
regresión fueron desarrolladas en 1951 para hombres jóvenes y de edad media. Desde entonces
se han desarrollada numerosas ecuaciones específicas para una población, pero su uso es
limitado.

Más recientemente, se han desarrollado ecuaciones generalizadas que son aplicables a personas
que varían en buena medida en edad y grasa corporal. La ventaja primaria de este enfoque es
que una ecuación generalizada puede reemplazar a varias ecuaciones específicas para una
población, sin pérdida de precisión en la predicción. Algunas de las ecuaciones generalizadas de
predicción más utilizadas para calcular la densidad corporal o el porcentaje de grasa corporal son
las siguientes (debido a que la ubicación de la grasa difiere entre hombres y mujeres, se
proporcionan ecuaciones separadas para cada género):

Hombres
Densidad corporal = 1.11200000 – 0.00043499(X 1) + 0.00000055(X1)2 – 0.00028826(X8)
Porcentaje de grasa corporal = 0.29288(X 2) – 0.00050 (X2)2 + 0.15845(X8) – 5.76377
Densidad corporal = 1.1093800 – 0.0008267 (X3) + 0.0000016(X3)2 – 0.0002574(X8)
Densidad corporal = 1.1125025 – 0.0013125(X 4) + 0.00000055(X 4)2 – 0.0002440(X8)
Porcentaje de grasa corporal = 0.39287(X 5) – 0.00105(X5)2 + 0.15772(X8) – 5.18845
Mujeres
Densidad corporal = 1.0970 – 0.00046971(X 1) + 0.00000056(X1)2 – 0.00012828(X8)
Porcentaje de grasa corporal = 0.29699(X 2) – 0.00043(X2)2 + 0.02963(X8) + 1.4072
Porcentaje de grasa corporal = 0.41563(X 6) – 0.00112(X6)2+ 0.03661(X8) + 4.03653
Densidad corporal = 1.0994921 – 0.0009929(X 7) + 0.0000023(X7)2 – 0.0001392(X8)
En donde X1 es igual a la suma de los pliegues cutáneos pectoral, midaxilar, tricipital,
subescapular, abdominal, suprailíaco y de muslo medio; X 2 es igual a la suma de los pliegues
cutáneos abdominal, suprailíaco, tricipital y de muslo medio; X 3 es igual a la suma de los pliegues
cutáneos pectoral, abdominal y subescapular; X 4 es igual a la suma de los pliegues cutáneos
pectoral, tricipital y subescapular; X 5 es igual a la suma de los pliegues cutáneos abdominal,
suprailíaco y tricipital; X6 es igual a la suma de los pliegues cutáneos tricipital, abdominal y
suprailíaco; X7 es igual a la suma de los pliegues cutáneos tricipital, suprailíaco y de muslo
medio; X8 es igual a la edad en años.
Existen otras ecuaciones para estimar la densidad corporal, desarrolladas por Durnin y
Womersley en 1974, que han sido utilizadas por muchos investigadores y difieren de acuerdo al
género y la edad. Las ecuaciones están basadas en el logaritmo de la suma de 4 pliegues
cutáneos (tricipital, subescapular, suprailíaco y bicipital). Las ecuaciones son las siguientes, que
incluyen rangos de edad:

Hombres
17-19 años: densidad corporal = 1.1620 – 0.0630 x (log ∑)

20-29 años: densidad corporal = 1.1631 – 0.0632 x (log ∑)

30-39 años: densidad corporal = 1.1422 – 0.0544 x (log ∑)

40-49 años: densidad corporal = 1.1620 – 0.0700 x (log ∑)

50+ años: densidad corporal = 1.1715 – 0.0779 x (log ∑)

Mujeres
17-19 años: densidad corporal = 1.1549 – 0.0678 x (log ∑)

20-29 años: densidad corporal = 1.1599 – 0.0717 x (log ∑)

30-39 años: densidad corporal = 1.1423 – 0.0632 x (log ∑)

40:49 años: densidad corporal = 1.1333 – 0.0612 x (log ∑)

50+ años: densidad corporal = 1.1339 – 0.0645 x (log ∑)

En donde ∑ es igual a la suma de los pliegues cutáneos tricipital, subescapular suprailíaco y


bicipital.

Los dos grupos anteriores de ecuaciones predicen el porcentaje de grasa corporal o la densidad
corporal. Las fórmulas de densidad corporal requieren un cálculo adicional para estimar el
porcentaje de grasa corporal. Existen dos fórmulas para esta etapa, conocidas como las
ecuaciones de Brozek y de Siri:

Ecuación de Brozek: porcentaje de grasa corporal = (457 /densidad corporal) – 414

Ecuación de Siri: porcentaje de grasa corporal = (495/densidad corporal) – 450

Una calculadora programable es bastante útil para utilizar estas ecuaciones y existen múltiples
programas que ya las incluyen, e incluso se puede seleccionar la ecuación que se desea
emplear.

Existe también un nomograma (instrumento gráfico de cálculo) que simplifica en gran medida el
cálculo del porcentaje de grasa corporal a partir de la suma de tres espesores de pliegue
cutáneo. Para los hombres, la suma de las mediciones de pliegue pectoral, abdominal y de muslo
medio debe utilizarse. Para las mujeres, se emplea la suma de las mediciones de pliegue
tricipital, suprailíaco y de muslo medio. El nomograma fue desarrollado a partir de datos en
hombres de los 18 a los 61 años de edad y en mujeres de 18 a 55 años de edad, con la suma de
mediciones dentro del rango de 14 a 118 mm en los hombres y de 16 a 126 mm en las mujeres.
El nomograma debe ser empleado con precaución en sujetos fuera de estos rangos. El
nomograma se anexa como documento en formato PDF, que puede ser descargado.

View this document on Scribd


Investigadores en los Países Bajos han propuesto ecuaciones de regresión para estimar la
densidad corporal y el porcentaje de grasa corporal en personas desde la infancia hasta los 18
años de edad. Basándose en sus ecuaciones, han formulado una tabla que permite la estimación
del porcentaje de grasa corporal de personas dentro de este rango de edad a partir de la suma
de las mediciones de pliegue cutáneo bicipital, tricipital, subescapular y suprailíaco. Estas tablas
también son separadas de acuerdo al género:

Edad (años)↓ PGC→ 15% 20% 25% 30% 35%


Hombres
0 (prom 6 meses) 17 22 30 40 52

1 (prom 18 meses) 18 24 32 43 58

2 18 25 34 45 60

4 20 27 37 51 68

6 22 30 41 57 78

8 32 33 46 64 88

10 25 36 51 72 101

12 27 40 57 81 115

14 27 44 63 92 132

16 32 48 71 104 152

18 34 52 79 117 175

Edad (años)↓ PGC→ 15% 20% 25% 30% 35%


Mujeres
0 (prom 6 meses) 17 22 30 40 52

1 (prom 18 meses) 18 24 32 43 58

2 18 25 34 45 60

4 18 25 34 46 62

6 19 25 45 47 63

8 19 26 35 48 65

10 19 27 37 54 69

12 21 30 45 58 80

14 23 33 47 66 92

16 25 37 53 75 106
18 27 40 58 85 122
En donde PGC es igual al porcentaje de grasa corporal y los números indicados en la matriz
corresponden a la suma en milímetros de las mediciones de los pliegues cutáneos bicipital,
tricipital, subescapular y suprailíaco.

El concepto de nivel deseable de grasa corporal


Determinar con certeza lo que constituye un nivel deseable de grasa corporal es difícil. Sin
embargo, existen normas sugeridas de porcentaje de grasa corporal en muchos países, similares
a la siguiente (publicada en 2003), con datos sugeridos para hombres y mujeres:

Rango de grasa corporal para personas de 18 años o más de edad:

Rango no saludable (muy bajo)          Hombres ≤ 5%          Mujeres ≤ 8%


Rango aceptable (extremo inferior)     Hombres 6%-15%      Mujeres 9%-23%
Rango aceptable (extremo superior)   Hombres 16%-24%    Mujeres 24%-31%
Rango no saludable (muy alto)           Hombres ≥ 25%        Mujeres ≥ 32%

Debe notarse que los valores están dados en un rango. Esto permite un margen para el error en
la medición y por las diferencias individuales; lo que puede ser apropiado para una persona
puede no serlo para otra.

Empleando esta tabla (o alguna otra que decida emplearse de referencia) , la suma de las
mediciones de pliegues cutáneos, las ecuaciones presentadas previamente  para determinación
de densidad corporal y porcentaje de grasa corporal, así como las siguientes ecuaciones, se
puede calcular un peso meta necesario para alcanzar un cierto porcentaje de grasa corporal
(nuevamente, existen programas que ya incluyen estas ecuaciones):

Peso de grasa = peso corporal total x porcentaje de grasa corporal


Peso libre de grasa = peso corporal total – peso de grasa
Peso meta = peso libre de grasa actual / (100 – porcentaje deseado de grasa corporal)

Observe que este documento no incluye mediciones en infantes, pues los mismos serán incluidos
en un documento adicional próximamente.