Está en la página 1de 379

DOMINICAS

Y F I E S T A S D E L AÑOv
A S I S T E N C I A
D E L O S F I E L E S C H R IS T IA N O S
al Santo Sacrificio de l a M i s a , según el
órden que la Iglesia tiene repartidas las
Festividades de todo el.
Con explicación literal de las Oraciones,
Epístolas y Evangelios en los di as en
que corresponden.

SU A U T O R

,
E L Illtno. SEÑOR DON JU A N E L IA S
Gorriez de ‘Teran Obispo {que ju e, ele la
Santa Iglesia de Orihuela.

T O M O I.
C o M P R l - l l E N D E LAS D O M I N I C A S DE A d v T U N *
to; la Octava de la N atividad ; la E p i­
fanía ; y las Dominicas hasta la de
Quinquagcsima.

E N M A D R ID : A no de 1790.

En Ja Imprenta d e D o n J o s u v h D o b l a d o ,
caliedeBarrio-N uevo, dondese hallara.
V L A JST.
© £ L o r d e n ,r v is r m m c iO N
de esta Obra de las ^Dominicas , y
Fiestas de todo el Ano.

compondrá el todo de está


Obra en VI.Tom os manuales, para
usar de ellos cómodamente en ía
Iglesia * a el tiempo, que se celebra
el Santo Sacrificio de la Misa repar­
tiendo los tiempos según por el or-r
den que nuestra Santa Madre la
Iglesia celebra las Dominicas , y
Festividades de toda el ano.
Este Tomo I. por donde empieza
el año Eclesiástico comprefoende las
Misas de las Dominicas de Advien­
to i la O&ava de la Natividad de
nuestro Señor Jes» Ghrisco, la Epir
p h an ía , o Adoracion de los Santos
Reyes v y las Dom inicas que se si­
guen despues de la Epiphanía* hasta
¡a de Quincuagésim a.
El T o m o II. comprehenderá las
D o m in ica s, y dias de Quaresma,
desde el Miercoles de C en iza, hasta
el Sabado sexto de la semana de Pa­
sión , con la explicación de las R u ­
bricas,-o Ceremonias que advierten
los Fieles en la Iglesia en este santo
tiempo.
El T o m o III. contiene la Se­
mana Santa , esto e s , desde el D o ­
m ingo de R a m o s, hasta el Sabado
Santo, en que se explican con la ma­
yor claridad todos los D ivinos O fi­
cios que nuestra Santa Madre la Igle­
sia celebra de la Pasión > y Muerte
de­
de nuestro Redentor Jesu Ghristo,
con la Historia de la Pasión , á el
fin del tom o, escrita según los San­
tos Evangelistas, y exposición de
los Santos Padres i (el que ya se ha~
lia impreso.)
El T o m o IV . da principio en la
Festividad de la Pasqiia de Resur^
reccion , hasta la V . D om inica de
éste tiempo > con las Letanías, o
R ogaciones; la Festividad de la A s­
censión del Señor i la Pasqua de
Pentecostes la D om inica de la
Santisima Trinidad j el dia de C or­
pus C h ritú y hasta la D om inica I1IV
despues de Pentecostes.
El T o m o V . empieza en la D o ­
minica IV , despues de Pentecostes,
hasta la D om inica X X I V , de este
03 ñera-
tiempo; y las VL Dom inicas que
siguen despues della Épiphanía.
El T o m o VI. comprehenderá Iá
Festividad de el dia de todos ios
Santos y de el dia de lá Com m erno¿
ración de los Difuntos con su O fi-
e io , y el de el E n tierro , y Sepol-
tura vde las Misas dfc nuestra Seño­
ra, conformé los tiempos de el año>
de el com ún de los Santos Apostó­
les *, de los Santos Mártires *, de los
SántoS C onfesores; de los Santos
D o& ores vde los Santos Abadesv dé
las Santas V írg e n e s , y Mártires v y
de las Vírgenes en particular; y de-
más Santas Mugeres v y de la D edi­
cación, y Consagración de la Iglesia.
Esta. Obra se hirá dando a el Público por
Tomos 7 en los tiempos en que correspondí.
INDICE
De este tomo primero de la
asistencia a la Misa , en las
Dom inicas, y Fiestas
de el año*
P Rimer tiempo de el año Eclesiástico,
y en que se distingue : de el año So-
i lar y y quando empieza , pag. i .
Ve el tiempo de Adviento >y principia
de él año Eclesiástico , pag. 3.
f)e los Hitos de la Misa > su o r ig e n y
significación > pag. 4.
Pwe cosa es Misa > pag. 6 .
Pe la atención > y veneración con que
¡ deben los Fieles asistir a el tremendo
| Sacrificio de la Misa , pag. 1
D OMI NI C A PRI ME RA
<DE A D V I E N T O .

Asistencia a el Santo Sacrificio de la Mi*


sa Solemne de esta {Dominica, p. 20,
Oraciones > y Meditaciones para todas
las Misas del ano3 que comprebenden
íos Misterios desde el Ofertorio de h
Hostiaybasta la Comunionypag. 3,3.
!Dominica II.d e Adviento > pág. 70.
Asistencia a la Misa de ésta Domi*
nica y pag. 7 2 .
!Dominica III. de Adviento y pag. 82*
Asistencia d la Misa en esta (Domi­
nica y pag. $ 6 .
Asistencia a la Misa en el Miercoles (k
< las Témporas de Adviento, pag. ^4.
Asistencia d la M isa, en el Viernes dt
dichas Témporas, pag. 1 o $„
:- A sís*
Asistencia a la Misa > en el Sabado de
- las dichas Témporas, pag. 1 1 2 .
'!Dominica IV . de Advientoy pag. 1 2 $.
Asistencia a la Misa en esta íDomi-*:
nica y pagf 13 2 .
Vigilia de la Natividad de nuestro Se*
ñor J e su Cbristo , pag. 1 4 1 .
Asistencia a la Misa de este dia,
; Pag- I 4 4 -
Celebridad , y Oficio de la noche de la
Natividad de nuestro Señor Jesu
Cbristo > pag. 15 2 .
f&istencia a la Misa de la Noche de
Navidad y pag. 1 7 1 .
Asistencia a la Misa que se canta a la
, aurora el día de Navidad, pag. 1 8 1 .
Asistencia a la Misa tercera de el dia
de Navidad y pag. 190.
í)ia de San Estevan Troto-Mar-
tir y pag. to o .
Asistencia k la Misa de este San­
to y pag. 1 0 1 .
(Dia dé San Juan Apostol > y Evange­
lista , pag. 210.
Asistencia a la Misa de este San­
to y pag. 2 12 . '
L a Fiesta de los Niños Inocentes3p. 2 2 0*
AsistenciaalaMisade este dia, p. 224.
!Dominica dentro de la Octava de í¡i
Natividad 3 pag. 2 33.
Asistencia a la Misa de este dia, p. 2 3 f .
(D ía de la Circuncisión del Señor, p. 2 4 3.
Asistencia a la Misa de este dia, p. 248.
íDia de la Epipbanía , o Ador ación de
los Santos (Reyes, pag. 2 j $r
Asistencia a la Misa de estedia,p. i
!Dominica ínfraoñava de EjtiphanU)
pag. 2 ¿ ? .
Asistencia a la Misa de esta Domi«
' nica , pag. 2 7 3 .
D e la segunda (Dominica, despues de
Epipbanía, pag. 2 8 3 .
Asistencia a la Misa de esta Domi­
nica y pag. 2,8 f .
Dominica tercera despues de Epipba-
nía y pag. 25)4.
Asistencia a la Misa de esta Domi-
nica y pag. 295*
Dominica quarta despues de Epipha-
nía y pag.‘ 30 5.
Asistencia ¿ la Misa de esta Domi­
nica y pag. 30 7 .
Dominica quinta despues de Epipha-
nía y pag, 3 1 3 .
Asistencia a la Misa de esta Domi­
nica y pag. 3 1 4 .
Dominica sexta despues de Epipha-
nía y pag. 3 1 ?.
Asistencia a la Misa de esta {Domi­
nica y pag. 3 zo .
Tiempo de Septuagésima.
fDe la Dominica d$ Septuagésima y y
de las siguientes y pag. 3 1 5 .
Asistencia a la Misa de esta (Domi-
nica y pag. 3 1 9 .
Asistencia a la Misa de la Dominica de
Sexagésima y pag. 3 40.
Asistencia a la Misa en la Dominica de
Quincuagésima y pag. 3 j 1 .
£
T A B L A (DE L A S F I E S T A S
movibles que corresponden a este Tomo.
Año. Adviento. Septuagésima.
1780 3. Diciemb. 23. Enero.
I7 8 r 2. Diciemb, 11. Febrero.
178 2 1. Diciemb. 27. Enero.
17 8 3 3o.Noviemb. 16 . Febrero.
17 8 4 2 8.Noviemb. 8. Febrero.

178 5 27.Noviem b. 23. Enero.


17 8 5 3. Diciemb. 12 . Febrero.
17 8 7 2. Diciemb. 4. Febrero.
1788 3o.Noviemb. 2o. Enero.
1 7 89 29.Noviemb. 8. Febrero.

17^0 28,Noviemb. 3 1. Enero.


17 9 1 27.Noviem b. 20. Febrero.
1792 2. Diciemb. 5. Febrero.
179 3 1 . Diciemb. 27. Enero. 1
i 7^4 3o.Noviemb* 1 6. Febrero.

29.Novícmb* 1. Febrero.
17 9 6 27.Noviemb. 24. Enero.
l 197 3. Diciemb. 12 . Febrero.
1798 2. Diciemb. 4. Febrero.
1799 1. Diciemb. 20. Enero.
P R IM E R T IE M P O D E E L A N O
Eclesiástico , y en que se distingue:
de el A ñ o S o la r,y quando
empieza.

E X P L IC A C IO N ,

- A ño S o lar, que dura el


po , que tarda el Sol en su curso,
desde un punro, hasta que buel-
ve á el mismo punto, consta de
'trescientos y sesenta y cinco dias, cinco
horas, quarenta y nueve m inutos, y doce
segundos, que hacen la quinta parte de un
minuto, ( i) A este año , reformado por la
Santidad de Gregorio XIII. arregló esre
Pontífice el Eclesiástico, para la observan­
cia puntual de Sagrados R ito s, y Festivida-
TommL A des
( i ) p. Aug. Herrera de Offic. Dlv. cap. 3. !ib, 1
des de la Santa Iglesia Apostólica Romana*,
dexando establecido tiempo , en que se ce­
lebrase la primera , y solemnísima festivi­
dad de ei Domingo de Resurrección,Xde la
que se toma el computo para rodas las festi­
vidades movibles deí año) sin peligro de,
que esta festividad de los Catholicos ocur-l
ra en tiempo en que los Hebreos celebran
su Phase, ó Pasqua : (r) lo que estaba proi
hibido por el ó p tim o Canon de los A pos-
tolicos .* S i quii Episcopns , v el Pnsbyter¡
vel Diaconus Sacra Pascha diem anté ver■
num zA'^u'noCíium cum lud á is ctiebraverit,
áepom tur. De donde se sigue > que el pri­
mer día de el A ñ o Ecle iasrico, que es el de
la Dominica primera de A d vie n to , según lo
establecido, solo puede caer en uno de J-s
d ias, que hay desde veinte y iiete de No­
v iem b re, hasta tres de Diciem b' c : desde el
qual dia serán tres las sen aras de Advien*
t o , y tantos dias m as, quantos se comenza­
se anres de el dicho dia tres de diciembre,
N i puede exceder a mus , que una semana,
que es la quarta de Adviento? con que solo
siete dias puede llegar á ser menor el Año
JEcie-
( i ) Idem i . a. 3.
^Eclesiástico de A n o Solar. N i puede de-:
jcar de ser el D om ingo primero de Adviene
t o , el que esté mas cerca de el dia de San
A n d ré s; o sea el de an tes, que llegue Ja
‘fiesta cíe el Santo , ó el de despues que ha
ja sa d o .

V E E L T IE M P O D E A D V I E N T O ,
y principio de el año Eclesiástico.

L A ño Eclesiástico en la Iglesia Latina


E siempre ha empezado desde el Domin­
go primero de Adviento? aunque por obser­
vancia particular de algunos de Grecia , y
también en la Iglesia .Galicana, se celebró
jalgun tiempo desde la Pasqua de Resurrec­
ción. : ( i ) mas siendo el tiempo de Advien»
lo de Revocación , en el que ha viendo antes
perdido la fee con la justicia original, fuimos
bueltos á llamar por medio de la L e y Escri­
ta 7 y los Profetas; y de Renovación , en que
por la venida de el Salvador todo se renovó,
según el Apocalipsis dice: (2) Ecce> ego nova
fació omnia. M ira ycomo yo hago nuevas todas
las cosas. A * DE
( 1 ) Herrer. lib . t . cap. de origine O ffic. Div*
(i) Apoc. i i .
d e l a m is a , y d e e l s ig n if ic a d o ,
y origen de sus Sagradas Ceremonias,
y Ritos en general.

J> E L O S R I T O S D E L A M 1SA¡
y de su origen, y significados.
. \
EXPLICACION.
Ste nombre M ISA es voz Latina, anti­
E quísima , introducida por el vu lgo , y
significativa de todo lo que en ella se con­
tiene. Proviene de el verbo Mitto > para re­
presentar la oferta, y preces, que por medio
de el Sacerdote se ofrecen , y embian á eí
Eterno Padre. Algunos dixeron, que se de^
rivabá de la voz Hebrea M issacb, que sig­
nifica obJacion espontanea , conforme á lo
de el Deuteronomio ; (r) pero los Griegos
Ja han llamado L Y T U R G IA , que quiere
decir: Pública Obra; ó IF.RURGI A que quie­
re decir: Obra Sagradas b M 1ST A G O G IA ,
que quiere decir;:. Summo Ministerios ó con
otros
(1) Deuteronomio cap. 16.
D e los Ritos de la M isa . $
otros vocablos, 'que han significado O bla­
ció n , Sacrificio, y M y stcrio : ( i) pero la
mas significativa es la v o z M is a , que ei
vulgo la dio , de oír decir a el fin de ella
I t e , M isa est. Y como des pues de el Evanger
lio él Diácono despedía a los Catheciunenos,
Jdiciendoles: Ite , M isa e s t , embiandolos
[fuera de la Iglesia, también se llamó aque­
lla parre de Misa: M isa de los Catheeumenos^
aunque no se quedaban á el Sacrificio, y
resro de la Misa de los Pieles. (2) Es la MISA.
M isión , esto es, de Preces de el Pueblo} que
embia a D io s , por medio de el Sacerdote.
^3) Es Misión de C brlsto , que es embiado
te su Padre, y viene en fuerza de las palar
iras de la Consagración, que dice el Sacer-
lore, redámente ordenado: y también Je
>frcce el Sacerdote , y el Pueblo por medio
!e é l , embiandole á su Eterno P ad re, en sa-
pisfacion, é infinito precio de los pecados de
pl mundo, para aplacar su ira , y hacer las
amistades entre D io s, y los hombres. (4)
A 3 Tam*
(1) Concil. Carthae. IV. Can. 84.
(i) Kaban. Instit. Cleric. 1. 1. c. 31.
(3 ) A lcu in. de D iv in . O ffi. c. de C eleb ra r. M}f»
(4) Durand. 1. 4. c. 1*
6 De los Ritos de la M isa,
También se dice Misa , enrendiendose dé
parte de los Fieíes , como reos , que están
presentes á el Juicio todo el tiempo que du­
ra el Sacrificio, cuya Causa expone , como
A bogado, el Sacerdote > y concluida, sé los
em bia, dándoles soltura, como lib res, por
la satisfacion , que allí se ofreció, ( i) De t
que se sigue saber.

QUE COSA ES M I S Al

E X P L IC A C IO N .

M
ISA es un Sacrificio instituido por
Christo, y pratticado de los Apos-,
toles , y succesivamente de Ja Católica
Iglesia, en el que se representa, y renueví
el Sacrificio, y oblacion , que de sí mismo
hizo en la Cruz el mismo Christo , por el
excesivo amor, que tuvo á el Genero Huma­
no. A si se dice por lo que toca á su difini*
cion , que la Alisa significa el verdadero Sa­
crificio incruento de Christo, instituido por
él mismo ccn estas palabras, Hoc facite k
meam commemorationem > el qual trae consi­
go»
( i ) Rup. lib . de D ivin. O fíi. c. a o.
su origen ,y tonificados. 7
go, que haya cosa externa, sensible, que sea
Sagrada,,y padezca m utación,(com o laqu e
se hace por Ja transubstancíacion de el Pan,
en verdadero Cuerpo de Cbristo) y se ofrez­
ca á Dips,ppr legitimo Ministro suyo con
ciertos Ritos, y Ceremonias (como practicó.
Christo , y enseñó á los Apostóles) ¿ fin de
que sean perdonados los pecados? de dar
gradas.por los beneficios 5 de alcanzar los
D ivinos auxilios >y de protesrar el supremo
dominio de nuestro D io s, y Señor, en que
consiste la propria razón de Sacrificio. (1)
La d ifirien d o de el Sacrificio, que hizo
Cbristo en la C r u z , á ja de e! que hacen los
Sacerdotes en su A lt a r , está en que el S a ­
crificio , que hizo Cbristo en la C r u z , fue
penoso, y comunmente es llamado de noso*
rros cruento,, esto e s , sangriento. El que ha­
ce el Sacerdote, es incruento, esro es, sin
pena, y sin sangre. En el cruento de la C ruz,
Cbristo fue, no solp el Sacerdote, que ofre­
cía T sino es también la Ví&irna. En el in ­
cruento la V íd im a es el mismo C bristo , y
disííma de el Sacerdote, que la ofrece.
A quel es uno , y se hizo una vez en el Cal-,
A4
( i ^ A z ó r l i b . 10. cap* ib. quaest. u
8 V e los Ritos de la M isay
varío : este es uno, y se renueva muchas
veces á el día en Ja Igiesiái por lo q u e , co­
mo en la oblacíon , que hace -el Sacerdote
de Christo sobre el A lta r, representa á la
que hizo eJ mismo Redentor en la Cruz:
asi también Jos R ito s, y Cerem onias, que
acompañan a esta oblacion, significan lo
que hizo Christo antes, y despues de su Pa­
sión : por Jo que no solo estos Ritos , y Ce­
remonias , sino es también el AJcar, Jos V a­
sos, y Sagrados Ornamentos, de que vá ves­
tido el Sacerdote j tienen particular myste-
rio , que á el vivo representan Jos Dolores,
y Pasión de nuestro Redentor , que por
nosotros sufrió.
Instituyó, y celebró Christo Señor nues­
tro su primera Misa la noche de la Cena, <£>/*-
pera de su Pasión ; pues como Sacerdote
eterno, según el Orden de Mélchisedéch,
el primero, y principal Maestro de los Ritos,
y Ceremonias, con que quería ser servido
en el Sacrificio de Ja M isa, resuelto a que­
darse para siempre con su rierna , y queri­
da Esposa Ja Iglesia, haciéndose prenda se­
gura de su am or, y de la G lo ria, que en el
Cielo la tenia prevenida? e instituyéndola
su origen, y significados. 9
heredera universal de todos sus bienes, esto
e s , de su mismo C u erp o , Sangre, y Espí­
ritu en quanto Hombre , y de su divinidad
como D io s: llegada la hora para instituir
tan alto Sacramento , y encerrarse todo en
Jas especies de Pan, y V in o , en que se que­
dó Sacramentado 5 celebró su primera M i­
sa, en donde consagró el Pan en su proprio,
y vivo Cuerpo, y el Vino en su verdadera,
y viva Sangre : y se ofreció a su Eterno Pa­
dre en Sacrificio incruento, el mismo , que
á otro dia se havia de ofrecer en el cruento
de la Cruz , por ios pecados de el Mundo:
(1) y ordenados de Sacerdotes por el mismo
Christo sus Apostoles-, Ies m andó, que en
su memoria, y de su Pasión, asi lo hiciesen,
Icomo havian visto , y los ensenó, (0 de cu­
ya institución mas particularmente se verá
en el Jueves Santo.
Se repite todos los dias en la Iglesia el
Sacrificio incruento por los Sacerdotes, y no
el porque aquel sangriento de Chris­
to nuestro Redentor en la C ru z, por sí solo
abundantisimamente basta para perdonar
to-
( j) C o n c i l . T r i d . sess. 1 1 . cap. 1 .

(* ) A z ó r , iib . io v c a p .' 8, <j. 4.


lo De Jos Ritos de la M?saf
todos los pecados de el Mundo ; y el Sacri­
ficio incruento de la Misa es oblacion de
aquel, y en su memoria : por eso verdade­
ramente se consagra en la Misa el Cuerpo
de C h risto , y se ofrece á el Eterno.' Padre,
( i) Y aunque el de la Cruz fue bastante pa­
ra satisfacer abundan tisiinamente por todos
los pecados, no los borra, sino es que su
fruto venga á nosotros , y se nos comuni­
que por los Santos Sacramentos , y buenas
obras , ó sacrificios. A si celebran todos los
dias los Sacerdotes, y consagran el Cuerpo
de Christo en Ja Misa i y lo ofrecen , para
que todos los dias consigamos de su salutí­
fero fruto: á el m odo, que frequentamos
los Sacramentos, y hacemos buenas obras,
para que la oferta, que de sí hizo Christo
en la Cruz > en satisfacion de los pecados Je
el Mundo, nos sea cada dia fruduosa., y sa­
ludable ; porque no basta , que un Sol sea
suficiente para alumbrar á rodo el Orbe io­
dos los dias, que dure el mundo, si huvie-
se quien quisiese estarse en tinieblas, te­
niendo cerradas !as ventanas, y puertas,
por donde ha de entrar la lu z : asi aunque
ha«i
(r) Ató: eod. cap, qu*st. £*
su origen, y significados. jt
haya en el mundo luz para aquella pieza, y
sea de d ia , si él no hace las diligencias de
abrir por donde entre, se estará en sus tir
nieblas.
Pusieron en execucion los Apostoles el
mandato , y precepto que recibieron de
C H R IS T O , quando Ies ordenó hiciesen, y
celebrasen el Santo Sacrificio , diciendoles:
Haced esto, y de esta misma manera, (explw
ca San Juan Chrisostomo) ( i) en memoria
mi a , y de mi Pasión: asi es probable, que
recogidos en el Cenáculo , luego que go­
zaron de la deliciosa vista de su Maestro
Christo resucitado, comenzaron á cumplir
este precepto, y decir Misa ; y que esta fue
una de las disposiciones, con que mas se
prepararon á recibir el Espíritu Santo , se­
gún lo que P ró clo , Arzobispo de Constan-
tinopla , en su liturgia dice : Fusisimé Ó*
longa oratione Misam decantabant, quod in
memoriam semper habérent Verbum illu dD o-
m in i, dicentis: Hoc facite in meam comme-
morationem. Per has igitur praces Spiritus
Santfi adventum expeBabant, ut hac divina
presentía , propositum in sacrificium panemy
&
(1) Homil. 3 8. in Matth,
ti De los Ritos de la M isa,
¿I* v in w n , permixtttm •, ipsum illuá
Corpus, Sánginem Sahatoris nostrijesu•*
Christi efficiat. ( i; La misma importancia
de esta disposición en Jos ApostoJes, consi­
deró Exíchio; y es común de los Eclesiásti­
cos, con Beda, haver celebrado los Apos­
tóles immediaramente despues , que subió
Christo Señor nuestro á los Cielos. L a Ho­
ra , en que se cree probablemente celebra­
ban los Aposroles, fue en Ja Hora de T er­
cia j y como es común sentir, que la tradi­
ción Apostólica empezó desde la Ascensión
de Jesu -C h risto, siendo esto en las demás
cosas Eclesiásticas, mucho mas cierto es en
el Sacrosanto Sacrificio de la Misa ; pues
luego, que celebraron , añadieron el Patcr
noster , (Oración , que les havia ense­
ñado el mismo Christo) á las demás Cere­
monias , que su Magestad les enseñó en la
C ena, segun Tertuliano, (2) San G ?ronv-
mo , y San Gregorio. Y segun Thonvás
Uvaldense , y otros , fue San Pedro el pri­
mero , que añadió este Rito , y celebró la
primera Misa despues de Christo en el C
na-
(1) Ex Levíc. cít. 4. cap. <?. Aftor. 1.
(*-) D e O r e , cap. y. conc. P írlag.iib. 3 » c p .t f j.
su origen, y significados. 13
tiaculoj y Santiago el Menor, como Obispa
de Jerusalén , y particular de aquella D ió­
cesis, intimó en ella el primero ios Ricos, y
Ceremonias Apostólicas á sus Fieles. D iw
rando d ice, que residiendo San Pedro en la
Cathedra de Antiochia, aumentó allí tres
Oraciones á la Misa. ( ;)
Tue el Cenáculo la primer Iglesia de la
Ley de Gracia, que eligió Cbristo , y mandó
adornar, para consagrar ei Pan en su Sacra-1
tisimo Cuerpo , y el Vino en su Sangre 5 y,
en él continuaron los Apostoles los Eclesiasr
ticos Oficios, y celebraron el Santo Sacrifi­
c io , el tiempo, que estubieron a llí, hasta
.que les mandó Christo salir á predicar.
Los M isales, cuya denominación ton
¡man de Ja \o z M isa , se han usado en la
Iglesia desde los principios, aunque no eií
la form a, que oy tienen, ni con el mismo
nombre. Fue su origen, de que experimen^
tados los Discípulos de Jos Apostoles de coJ
ino nuestra fragilidad olvida qualquiera ins­
titución, y enseñanza, afianzaron esta de
los Ritos , V Ceremonias de la Misa en sus
Escritos 5 de Jo que cuidaron San Ignacio
M ar-
(1) Lib. 4. cap. 1»
i De los Ritos de la M isd ,
M artyr >San Policarpo, San Juscino, y muy
en particular, y de propositoSan Clemente,
C oadjutor, y Discípulo de San Pedro, me­
diato succesor suyo en la Silla Apostólica.
,Y también San Dionisio A reopagíta, com­
pañero en la predicación de el Apostol Sari
Pablo. San Clemente dice, que lo que de los
R ito s , y Ceremonias, Eclesiásticas escrive,
es lo que los Apostoles aprendieron de
Chrísco Señor nuestro, (i) Y este Santo fue
compañero continuo de San Pedro, y su
querido, para dexarlo por succesor suyo,
segun le dixo, que no havia otro alguno,
que mas huviese asistido á su Doftrina , ni
que mejor se huviese instruido en eí modo
de governar la Iglesia. (2) De la Liturgia
de este Santo Pontífice , escrive el Cardenal
Belarmino, ( 3 ) se h ad e sentir lo mismo
que de la de Santiago el M ayor , que dice,
es de San Clemente, y despues aumenrada
por los posteriores; y se cree , que San Cle­
mente, no por su parecer solo compuso es­
ta L itu rg ia , si por el R ito , y Ceremonias,
( i ) F p i s t . 3. °lue
(r) Epist. i.ad Jacob, trad. Dion.
(3) Behunu Descriptor Etdes. in Sanót. Clc-
ment. sess. ult.
su origen, y significados. i *
que havia observado en San Pedro, á e!
iro d o , que el Santo Apostol ninguna otra
cósa hacia ofreciendo cI Sacrificio de la Eu*-
cháristía» sino lo que el mismo C h risto
mandó hacer. Y Barónio dice ser antigua
tradición, que la forma , que prescribe el
Misal en la Iglesia La (ina, y Occidental
(excepto algún is cosas , que después se han
añadido, 6 mudado) es dispuesta por el
Principe de los Apostoles , por no corsiat
de otro algún principio , y origen mi insti­
tución , y asi se verifica , que escrívió San
Clem ente, lo que le enseñó San Pedro, ( i)
En los principios algunos dieron varios
nombres ai M isal, como fueren el da Sacra­
mental , el de Libro de M ysterios, el de L í-
bro de Sacrame ntos i ( i) y aunque noesra-
ba díspue'TO en el modo que oy, ni la slp is-
to a s , y Evangelios, que ordenó derpucí
San Geronymo por mandado de San Dama-
so , ni en los primeros siglos havia Impien-
ta.c; siempre desde los Discípulos de los.
Apostóles, y especiaimeme de.de San C l e - ‘
mente , ha ávido este santo Libro manus-^
cri^
( i ) iJnron. anno t o i .
( i ) Durand. lib. 5. cap, i*
V e ¡os Ritos de- la Misa>
trico , (i) segun consta de las varías Lítur^
gias antiguas i de las que unas empezaban
con muchos Psalmos, que servían de pre­
paración , y disposición, para celebrar el
santo Sacrificio, y llamar la atención de los
l íe le s , y avivar su F e >despues solía empe­
garse la Misa por la Lección, hasta que luer
go Celestino Papa mandó, se cantase el In­
troito en la form a, que oy está dispuesto: cí
que ordenó para los dias proprios San Gre­
gorio , y dispuso el Canto. A si por otros
-Summos Pontífices en diversos tiempos se
ha ido disponiendo, segun ha ido crecien­
do con la Religión Christiana el C u lto , y
-hasido mas conveniente hasta llegar a la sen­
ta d a , y establecida form a, que con hermo­
sa consonancia está oy este Sagrado Libro.
. : D e m odo, que Zóbio Dominicano sien-
.re, y defiende, que los Pontífices Romanos,
tanto en estos uírimos siglos, como en los
primeros, siempre llamaron M isa á este
santo Sacrificio; y que , para mayor mages-
tad, en la celebración de sus venerables
M ysterio s, que contiene (que son todos los
de la V id a , y Pasión de Christo, desde qug
ba-
(i) Idemlib. 4. cap. i . j
su origen, y significados. 17
baxó el Verbo Divino de eí Seno de su Eter­
no Padre á hacerse Hombre , hasta que he­
cho H om bre, se subió á los Cíelos , y se
cum plió i a promesa , que hizo de ernbiar
el Espíritu Santo) salvó Ia integridad de to­
do aquello que recibieron de el mismo
Christoj todos los demas R itos, y Cetemo-!
n ías, que son como accidentales á la esen­
cia de el Sacrificio, en Ja form a, que o y es­
tán dispuestas, no es que las añadieron Jos
Pontífices >si no es que las restituyeron á la
que ha vían recibido por tradición de Jos
A postóles, y de su Príncipe San Pedro:
Pontífices Romañl (dice Zobio) tám posterio -
ribus, quám superioribus temporibus, M i -
wn hoc Sacrificium vocaverunt, atque pro
majestate venerabilium Mysteriorum , salva
amen integritate eorum , que a Jesu Cbristo
Ucceperunt, multa ad R itu s , ac ceremonias
wcc i dentali a a traditione Apostólica restitue-
runt quidetn 1 non vero addiderunt . (■) NLi­
mera este Autor con Fray Francisco Longo*
jen su Breviario Ch ronologico, por deriva­
do He los Apóstoles, todo lo que o y vemos
Tom. 7. B de
á ( i ) b. cap. x 9. tit. Pontifex Román. Antisu
Sac. pag. 35.
Ig De los Ritos dél a M isa,
de la Confesion general, que hace el Sacer­
dote á el principio de la Misa ; los Versos
de David á el Luroito , Gradual , Oferto­
rio , y Comunion 5 las O ra c io n e sq u e lla­
ma Cole&as, en que oramos á Dios por no­
sotros , y por toda la Iglesia con el P a x vo-
b is , y el Dominus vobiscum, que las prece­
de i y su conclusión : Per dominum nostrum)
& c . y Amen > la Lección de la Epístola , y
Evangelio , la Predicación, el Symbolo,
Ofrenda voluntaria , Prefacio, T ris agio, ce­
remonias de el Canon, a el alzar la H ostia, j/
el Cáliz, , el Pater nostsr, Acción de Gracias,
Oración despues de la Comunion, y el Jte}
Misa est\ de los que trata Tertuliano en va­
rias partes de sus obras, (i) y Lind áno, co­
mo dodrina, que Christo Señor nuestro en­
señó á los suyos, los quarenta días,que con­
versó con ellos, despues de su Resurrección,
segun San Justino: la que el Espíritu Santo
les declaró, sugirió, y enseñó, con su Divina
ilustración en todo , como Christo les havia
prometido. (2) DE
( 1 ) D e Anim a s & A p o l o g í a , n. 3 9 , de jejunio,
& de C o ro n a M ilitis.
( 1 ) L ib . C u i . tic. Román. Po n cif. c a p . 2 9 . p.
35 9 . Ibid. super l ib . 3 . c a p .8. f o l . 8 z .
su origen , y significados. ip
D E L A A T E N C IO N y Y V E N E R A C IO N
con que deben los Fieles asistir d e l tremen­
do Sacrificio de el Altar.
E X P L IC A C IO N .
S A N N ilo , en la Epístola 3 que esenvió
á Anastasio, de San Juan Chrysostom o,
dice de éste Gran Prelado, que veía Ja Igle­
sia, y Casa de el Señor llena de multitud de
A n g e le s, especialmente en el tiempo en
que se ofrecía el D iv in o , eincruento Sacri­
ficio de la M isa : por lo que lleno de admi­
ración , y alegría } solía referir este especial
favor á sus espirituales amigos. Luego que
empezaba el Sacerdote el Santo Sacrificio,
á el punto baxaban Celestiales Espíritus ves*
tidos de Estolas, resplandecientes, que con
summa atención , grande silencio , y reve­
rencia ■ , miraban á el A lt a r , estando al rede­
dor de él en pie; y otros muchos, repartidos
por toda la Iglesia , asistiendo á los Obispos,
Presbíteros , y Diáconos , que distribuían la
Sagrada Comunion , ayudándolos cuidado­
sos , y solícitos. D e que se debe inferir la
gran reverencia, puntual diligencia, y te­
mor , con que debemos esrár en el Tem plo
especialmente ante tan Divino Sacrificio,
20
d o m in ic a i.
(DE A DVI ENTO :

E X P L IC A C IO N PARA L A
asistencia á el Santo Sacrificio de
la Misa Solemne de ésta
Dominica.

D E L A S E S T A C I O N E S y
y por que este dia es la Estación en Roma
a Santa M A R I A la Mayor .
Seas Estaciones las ordenó San G rego­
rio Papa : iba én persona por las Basí­
licas de Roma : celebraba , y hacia Homilía
en ios días señalados. Es oy en la de Sanra
María , por ser ésta Señora de quien nació
Jesús , a cuya festividad nos prevenimos.
R U B R IC A . E n las Iglesias menores , d
mas pobres , salen los Diáconos en A lvas con
solo Estola , y M anipulo ; y en las mas princi­
pales y en v ez de D alm áticas , administran
con Casullas dobladas por delante, ó Planetas .
EX-
DOMI NI CA I. 21:
EXPLICACION.

P o rq u e en tiempo de Adviento se
representa el de la Ley Escrita, y de
tem or, á quien faltaba el ornato, y
alegría, que en la Ley de G racia, y
de amor representan las D alm au-
cas. Mas en las Iglesias principales,
se usa de Casullas dobladas , o Plane­
tas \ porque estando en la Casulla
significada la virtud de la Caridad,
quiere la Iglesia, que, como presen­
tándoles en estos dias aquel vestuario
(proprio de el Sacerdote) a los D iá­
conos, represénte el amor , y ardor
de esta virtud , con que deben ser­
vir , y los Fieles asistir a tan alto
misterio, y a la memoria, que en la
Ley de Gracia hace de aquel t;iem -
B3 po.
22 D O M IN IC A I.
po. Están dobladas acia arriba \ para
mejor servir , y denotar a los cjue
hechan atras este beneficio con el
o lvid o , lo recogen delante de sí, pa­
ra que se buelva contra ellos en el
Ju ic io .
R U B R IC A . Se bendice con el Agua ben­
dita el Altar j y asimismo el P reste, y a los
Diáconos, y a el Pueblo: Por lo que se dice
en la Dominica de Resurrecion. Y porque
el Agua bendita tiene origen en la Iglesia
de San Alexandro Papa Primero 7 que fue
creado en el año de 1 2 1 . de el Nacimiento
de C hristo; y el primero, que instituyó se
hiciese el Aspersorio , y Bendición de el
A gua bendita en la Iglesia. Y dice su De­
creto , que el bendecir el Agua con Ja Sal,
es para purificar, y santificar á Jos que con
elía fueren rociados: Mandamos á todos los
Sacerdotes, que asi lo haganj porque si la
ceniza de la T ernera, y el rocío con su san*
gre purificaba á el Pueblo en la L e y Vieja,
segun el Levitico , (r ) cor mas razón el
agua
(1) Levic.cap. 4*
DE ADVIENTO* 23
agua tociada con sal , y benáicida , y con­
sagrada con preces, y oraciones Divinas,
santifica á el Pueblo Christiano, y Je puri­
fica 5 y e s, que el Agua denota los Pueblos»
y la Sal la Sabiduria, y son dedicados á Dios
con muchas preces, y exorcismos. (O
R U B R IC A . E L IN T R O IT O de la M isa
Jo entona el Coro, levantando la voz de infe~
rior a superior, renobando el canto, por lo
que se dice en la explicación. (2)

A E L INTROITO.

E x p l. Lo pone la Iglesia del Psalm.


1 4. y el Verso es de el mismo Psal-
mo : en donde significa
O
el D
gozo de
los Ju s t o s , que aprovechan de v ir­
tud en virtud , con el que verán a
Dios en Sion. Y rambien que des­
pierta la Iglesia a los que duermen
en la esclavitud de el vicio y de los
B4 que
(1) Guiller, Durand.Iib. 4. c. 4. num. 1.
(») Durand. in hoc Int.
24 D O M I N I C A I.
que se rien sus enemigos , paía que
eleven su espíritu a D io s , que vie­
n e, esperando los lib r e , y enseñe
sus caminos, Y segun R u p erto , sig­
nifica á el hombre aprisionado con
los lazos de la original culpa, ignó­
rame dé el camino , y sin fuerzas
para llegar á su Celestial Patria; que
entre ¿sta tristeza.tiene él consuelo
en la esperanza de librarse, claman­
do a Dios le embie a el Salvador por
su bondad. Y se pone o y , para que
Venga ahora a nosotros por su gra­
cia, el que ya vino á redimirnos.

É N L A 0 KAC 10 K

^T^^Plde la Iglesia á Dios excite, y


mueva su maravilloso pod er, para
•- que
DE ADVIENTO, 1%
que aparcados, y seguros de los pe­
ligros de nuestras culpas, que siem­
pre nos amenazan , merezcamos,
que él mismo nos libre3y nos salve;
La qual Oración habla de el *A d ­
viento de Dios á nosotros por su
gracia, cuyo poder nos ayuda á ven­
cer toda tentación. Y suplicamos,
.que por los méritos de su primer
venida, nos hallemos libres, y sal-*
¡vos en la que ha de hacer para ju z-
garnos.
R U B R IC A . (Para cantar la E P IS ­
T O L A , se desnuda el Subdíacono de la,
(Planeta, ó Casulla, la que buelve a ves­
tir despues que acaba la Epístola¿
26 D O M I N I C A I.
EXPLICACION.

l^ E p resen ta la Ley antigua , que


era de temor, por eso el tiempo que
exerce este añ o , está sin Planeta,
que significa la Ley de am or, y ca­
ridad , como se dixo.
L a buefae a tomar , denotando,
que despues de aquella L ey, nos dio
Christo ésta de Gracia , en que de­
bemos perseverar.

A L A E P IS T O L A .

Expl. Es la decimatercia de San Pa­


blo a los Rom anos; porque ella sin­
gularmente enseña los caminos, que
pedimos á Dios en el Introito nos
muestre. Se pone esta Epístola como
un
DE ADVIENTO. 27
un Sermón exortatorio de un buen
Prelado a el Pueblo F ie l, para que
se prepare a la venida representati­
va de Christo: esto es, a la fiesta,en
que se hace m em oria, y representa
su nacimiento , en que viene con
¡mas singularidad Dios a nosotros
¡por su grada , si nos halla mas fie-
iíes , y mas devotos. Por tanto nos
exorta con el Apostol. L o primero y a
la vigilancia espiritual en los bue­
nos a¿tos, y a que resucitemos de el
sueno de la culpa, y de la torpeza,
y negligencia, que nos ocasiona.
En segundo lugar, nos exorta a ador­
nar nuestras almas de las preciosas
vestiduras de las obras de las virtu­
des, que son armas de la luz , arro­
jando los negros vestidos de las obras
de
^8 D O M IN IC A I.
de las tinieblas, que son los peca-
dos. En tercer lugar , nos encomien­
da, y alienta a salir a el encuentro
con humildad, y reverencia a nuestro
R e y , y Salvador, con V an d eras, y
signos de su M ilicia, con el unifor-
me de su gala, vestidos, dice el
A p o sto l, de nuestro Señor Jesu-
Christo y esto e s , imitando su vida,
y virtudes esclarecidismas, que es
llevar consigoO
las insignias
o
militares
de nuestro Supremo Capitan Jesús*.

A ÉL G<RA<D UAL.

E xplS e pone de el Psalmo 2,4. y


4 8. y manifiesta la confianza, y paz
de los que dignamente se preparan,
para recibirle en los efeókos de su
gra-
. DE ADVIENTO. 19
gracia, esperando les muestre los
medios, o caminos de su mayor
agrado.
R U B R IC A . A el ir a cantar el
E V A N G E L I O el Diácono , se pone la
Casulla doblada sobre el hombro izquier­
do, asida debaxo de el brazo derecho , o
un Estolón ancho en la misma forma, con
ü que permanece hasta el (Postcommunio.

E X P L IC A C IO N .

J D E n o ta , que el yugo de la Ley


Evangélica, y de amor con el mis*
tno amor j o caridad , es suave. Se
¡pone sobre el hombro izquierdo , pará,
Iarmarse contra las conrradiciones^
te cine hasta debaxo de el derecho , pa­
ra defenderse de las delicias, y pros­
peridades.
D OMI N I C A I.

A E L EVANGELIO .

de San Lucas al cap. 21,


en donde hablando Christo con sus
Discípulos , de el Ju ic io f i nal , les
dixo > se verian en el S o l, en la Lu­
na y y en las Estrellas prodigiosos
signos: que havria en la tierra opre­
sión grande en la gen te, confusos
de el horroroso sonido de el Mar, y
de los R ios : que sería tal el temor
en los hom bres, que se secarian en
aridez, aguardando en lo que ha de
parar tan espantoso co n fli& o , que
amenazaría á el universo Orbe; por­
que se moverían atonitos los Celes­
tiales E sp iritu s, y Virtudes de el
Cielo > y que entonces verian a el
Hi’
DE A DVI ENT O. 31
H ijo ele el Hom bre venir con poder
grande, y magestad sobre una nu­
be. Advierte a sus Discípulos C h ris­
to , que quando estas cosas em pie-
zen , entiendan se acerca ya su R e ­
dención : por lo que pueden m i­
rar , y levantar la cabeza confiados.
Los puso Chrisro el simil de la h i­
guera , que a el tiempo que en esta*
y en todos los arboles se empiezan á
disponer los frutos , entienden está
cerca el Verano*, que asi será anun­
cio seguro el suceder lo que les pre­
dice, de que immediatamente se ha
de seguir el R eyno de D ios.Les ase-
jgura , que no pasará la especie de
criaturas,que ven en el M undo, sin
que todo se cumpla •, por que falta­
rán la T ierra , y el Cielo primero
qnc
1
que se dexen de verificar sus palabras.
T odo lo que se entiende de el
Ju ic io Universal i y también se ex­
pone de el Ju ic io particular, que se
hace en la muerte de cada uno de
los hombres: a la que preceden mu­
chos sign o s, que le amonestan se
prepare, para dar cuenta a Dios: los
que se experimentan en la enferme­
dad , en la fatiga , o en la sene&ud,
antes de obscurecerse de todo el Sol,
la Luna , y las Estrellas, en que se
entienden los sentidos, y potencias
'de el hom bre, que poco antes em­
piezan a anublarse , y á debilitarse
las fuerzas que es la virtud que man­
tiene, y sustenta a el hom bre, que­
dando en suma flaqueza, y aridez,
hasta destruir su maquina terrena.
Las
Y MEDITA C.' DIARIAS. 3
Las palabras de el Evangelio las d i-
xo Christo , Señor nuestro , el año
3 3 . de su Nacimiento , dia z z . de
M arzo , feria 3. el que aplica o y j a
Iglesia, por ser el mas proprio á los
fines que irirenta, dichos en el T r a ­
tado de este tiempo , y en la nota
;de la Epistola de este dia.

A ÉL O FE R T O R IO .

í ^ - J ^ E p i t e los Versiculos de el
Psalmo 2.4. por lo ya dicho en el
In tro ito , y Gradual.

A EL O F E R T O R I O <DE L A
Hostia.

Sign. El descubrir el Cáliz para ofre­


cer la Hostia y (el que queda a un lado
■ Tom, I, C de
34 ORACIONES,
de el Altar) denota, empieza el Sa­
cerdote a tratar de la Pasión de
Christo.
ORACI ON.
R E c i b i d , Dios Om nipotente, la
Hostia immaculada , que te ofrece
el Sacerdote, y ha de consagrar, por
los pecados ofensas , y negligencias
de todos', para que a todos nos apro­
veche a conseguiro la vida eterna.

A EL P R E P A R A R , T HACER
el Cáliz, en la M isa Cantada.

E l preparar laOílata los Minis­


tros j denota, que los Hebreos hicie­
ron concilio contra Jesús.
L a gota de agua que se mezcla con el
Vino en el Cáliz , significa la unión
de el Pueblo con Christo por la
Y MEDITAC. DIARIAS. 3
bendición de su Gracia , que por el
Sacerdote nos concede. ,
E l Vino significa a Christo , A u ­
tor de toda bendición : por lo que
no se bendice como el agua que sig­
nifica a el Pueblo,
L a ^Patena, descubierta parte de ella%
y lo mas cubierta, denota, que los co­
razones de los D iscípu los, parte se
manifestaban acia Je s ú s , y que tí­
midos se resfriaban en la Fé,

ORACION,

No se contentó tu U nigénito, ¡o
Eterno Padre 1 con unir los extre­
mos de D io s, y H om bre; lo im pa­
sible con lo pasible en la unión real
con nuestra naturalezas sino es tam­
bién quiso la m oral, y mística de
C2 unir
.ORACIONES,
Unir a sí m ism o, como a Cabeza, a
sus Fieles, haciéndolos miembros
de su místico Cuerpo.
Vivam os incorporados con
Christo.
N o permitas me haga yo miem­
bro separado , ni podrido de tan
hermoso , y prodigioso Cuerpo.
El que permitiste, que por vivifi­
carnos hiciesen concilio los Hebreos
para condenar á muerte á Jesús.
El que porque no nos separáse­
mos de su amor, se vio dexar de sus
D iscipulos, 'resfriados en la Fé.

A E L O F R E C E R E L C A L IZ .

T e ofrecem os, Señor , por el Sa­


cerdote el C á liz , que consagrado c$
de
Y M ED ITÁC DIARIAS. 3
de nuestra eterna salud : para que
por tu clemencia lá; consigamos los
presentes, y todos los del mundo.
E l lúbarse las manos el Sacerdote
significa la pureza, é inocencia^ que
han de solicitar, no solo el Sacerdo>
te , si no es cambien los' asistentes*
que Con el Sacerdote ofrecen el San­
to Sacrificio. ' -

O R A C I O N >.

X^Eseam os los que hasta aqui he­


mos' procurado: coñ la contrición
Iabar las manchas de las culpas gra­
ves, y también las leves: que nías,
y mas nos labes de las que tu solo
conozes.
De las mas ocultas imperfec­
ciones. -
38 . ORACIONES,
De las im aginaciones, y pensa­
m ientos, que puedan impedir , o
turbar nuestra átención en el tiem­
po de el tremendo Sacrificio.
Para que restituidos a el estado
de los inocentes, podamos tratar, y
ofrecer á el mismo Ju e z , que por
nosotros , reo s, se ofrece a Vos > ío
E terno Padre í

A EL ORATE FRATRES.

^ '^ • E x o r t a el Sacerdote a todos


los Fieles a orar , para que Dios Pa­
dre acepte el Sacrificio , que llama
.suyo, y de los oyentes.
OX A C IO N .
Ecib id , Dios Padre.Omnipoten­
te , la oblacion, que con el Sacerdo-
Y M E D IT A C . D IA R IA S . 39
te hacemos; y este tremendo Sacrifi­
cio por sus manos.
Para alabanza, y gloria de toda,
la Santísima Trinidad.
A honor de su Santislmo nombre.
En memoria de la Pasión , R e ­
surrección , y Ascensión de nuestro
Señor Jesu Christo.
A honra de la Beatisima V ir ­
gen Maria.
De todos los Santos.
Para nuestra utilidad, y de toda
tu Santa Iglesia.

A L A O R A C IO N S E C R E T A y
que dice el Sacerdote.

^ w*Slgnifica,que Christo se retiro


a la Ciudad de Efren , en donde es-
40 ORACIONES,
tubo sin ciarse a el publico,conver­
sando con sus Discipulos los dias
últimos , antes de venir á padecer*

ORACION.

G Salvador m ió! que acercándose


el tiempo de tu dolorosa Pasión, té
redrasce a la Ciudad de Efren para
conversar con tu’s‘ Apostoles: para
prepararlos, é instruirlos en los mis-
terios, que ibas a celebrar : enscña-
liie el retiro en mi corazon , de
quantas cosas hay en el mundo , y
aun el de mí mismo*, para que con­
versando con solo‘V o s, te acompa^
fie con la consideración en Jeru sa-
len, y me sumerja en el mar de los
misterios de m i Redención.

A
Y MEDITAC. DIARIAS, 4W

A E L V E R O U N I A S JE C U L Á }
< !Sc.y a el (prefacio.

significa el triunfo de
Christo en Jerusalen el dia de Ra^
m o s : el que celebramos los hom­
bres con elH ym n o'd e los Angeles,
á honor de la Santisima Trinidad;
pidiendo á los mismos Angeles,
canten también con nosotros el
Hym no , que en la entrada de su
triunfo dictó á los hom bres, para
que publicasen su Humanidad , y
Divinidad.•' 'j

• ORACION. -

S e j > Señor , con nosotros, y re­


gid el espiritu de el Sacerdote. ^ J
Sea
42 O R A C IO N E S, 1
Sea verdad lo que respondemos \
£ su oxortacion, deseando elevar]
nuestro corazon a Vos. |
N o mienta yo a mi Dios,dexan«
<íoeri la tierra alguna raíz de aféelo,
que impida ponerlo todo en Vos.
A V os, Dios Padre, es digno, y
justo te demos toda acción de gra­
cias , porque somos tu pueblo, y
Ovejas de tu Rebaño.
Las que te damos por Jesu Chris­
to nuestro Abogado.
ry
Que no puede dexar de ser oído
por su reverencia.
Por la infinita dignidad de su
Persona.
En quien , y por quien fueron
criados los nueve Coros de los An­
geles, y todas las cosas.
Y MEDITAC. DIARIAS. 4
Por el que alaban tu Magestad:
¡te adoran las Dominaciones.
Sin susto de caer se estremecen a
ft.u vista las potestades á quienes
.acompañan los Tronos,Virtudes de
:el Cielo , y los abrasados Serafines,
•• Con los que te rogam os, manr
;des admitir las voces con que te
confesamos.
S a n to , S a n to , S a n t o , Seño*
Dios de los Exercitos.
Llenas, no solo los Cielos de tu
.Gloria y sino es también la tierr^
¡con la posesion , que en ella tener
;mos de tu Hijo Jesu Christo en el
, Sacramento, que vino en tu nombre
i por nuestra eterna salud, y entró eij
Jerusalen con tanta gloria, parape­
tar por nosotros en tanto oprobio.
A EL CANON. í

;^j?” * E s la principal commemora- |


clon de la Pasión de Christo, la que
empieza á manifestar el Sacerdote
en el Secreto , que observa todo el
tiempo de él. Y significa el silencio,
que tuvo Christo en su Pasión , y
que los últimos dias no andaba á lo
descubierto.
Las tres Cruces , que-hace el Sácer- 1
¿ote sobre la Oblata' significan tres
entregas de Jesu Christo. La prime­
ra , la que hizo el Eterno Padre de
su H ijo á nosotros. La segunda , la
que hizo el traydor Judas, vendién­
dolo. La tercera, la que hicieron á Pi­
laros para que lo condenase a muerte.
Y MEDITAC. DIARIAS. 45
Se hacen estas tres cruces en revé-:
rencia de la Santísima Trinidad,
por cuya omnipotencia se convier^
te el Pan, y Vino en Cuerpo, y San­
gre de Christo:a que concurren to*
das tres Divinas Personas.
1Poner el Sacerdote las manos solre
Ja Oblata , denota, que la prodigio­
sa transubstanciacion , que intenta
hacer como en persona de Christo-,
no es por virtud propia, y natural,
sino es en virtud de la potestad de
orden, que recibió de el Obispo,por
la imposición de las manos.
Las tres cruces, que segunda vez ha­
ce el Sacerdote , denotan va á hacer
lo que Christo hizo la noche de la
Cena de consagrar el Pan , y el V i­
no , y ofrecen á la memoria la trai­
ción
46 ORACIONES,
cion que maquinó Judas de vetv
derlo en treinta dineros, que son
rres veces diez.
Las otras tres siguientes significan
los compradores, que fueron los Es­
cribas , Fariseos, y Sacerdotes.
E n las dos ultimas, a el vendedor,
y á Je sú s, que fue vendido.
L a C o n s a g r a c ió n representa co­
mo queda dicho , la Cena y en que
Christo, Señor , y Redentor nues­
tro consagró el Pan en su sacratisi-
mo Cuerpo, y el Vino en su Sangre.
L a 'Bendición de la Hostia yy la de
el Cáliz significan, no la crucifixión,
sino es que se destinó a morir en la
Cruz, en donde havia de dar la San­
gre de su Sacratisimo Cuerpo , por
la remisión de los pecados,
ORA-
Y M ECITAC. DIARIAS. 47

O R A C IO N .

A D oro, ]o Eterno Padre! con to­


do el conato de mis potencias, y
sentidos, la dignación de tu miseri­
cordia, de entregarnos á tu Unigé­
nito, para exaltar á los que eramos
esclavos de el demonio por laculpa.
Adoro a tu Unigénito , que he­
cho hombre3 por hacer a el hombre
Dios , se dexó entregar de su falso
. ^ V
;Discípulo en iniqua venta a los J u -
dios , que lo entregaron a Pilatos,
i para que lo condenase a muerte.
i El que esta misma noche, en
su ultima Cena, instituyó el Sa-
í cramento para entregarse a no­
sotros , dándonos su Cuerpo , San­
gre , Alma , y Divinidad , por
4 8 ORACIONES,
X
prenda de "■ nuestra
#
eterna ^gloria.
i O Omniponte Dios Padre l ce
.ofrecemos por el Sacerdote este Sa­
crificio.
En agradecimiento
o
de los infini-
tos tesoros de gloria , que cienes
:dentro de tí mismo , por tí mismo.
En adoracion y amor , de que
eternamente te deseo amar , por tí
solo , y por tu suma bondad.
En acción de gracias ¿ e todos
o
los beneficios , que yo , y todas Jas
criaturas hemos recibido de tí.
En satisfacion de quantos peca-
rdos hasta oy en el mundo se han
cometido.
En impetración
, de el feliz estado,*
paz,y unidad.de tu Santa Iglesia Cató­
lica ^ Esposa de tú Hijo Jesu Christo.
’ .Te
Y M EDITAC. DIARIAS. '49
T e pedimos por el Romano
Pontífice N,
Por nuestro Prelado N .
Por nuestro Rey N .
Por todos mis parientes, amigos,
y enemigos, y por todas las necesi­
dades espirituales, y temporales de
los hijos de la Iglesia.
Especialmente por todos los que
debo , y quieres te ofrezca este Sa*
crificio.
Porque me concedas aquella gra­
cia mas necesaria para asegurarme
en tí ahora , y en el ultimo punto
de mi vida.
A honor de la immaculada V ir­
gen M aria, de los Apostoles, M ar-
tyres, y de todos los Santos.
Recibe, ¡o clemendsimo Padre!
5o Y MEDITAC. DIARIAS,
este sacrificio en unión de el que el
mismo Sumo Sacerdote Christo te
ofreció primero en su ultima Cena,
y despues en el Ara de la Cruz.
La misma intención , y afe&o
que tu v o , deseo yo tener.
Esta es la oblacion , y el sacrifi­
cio purísimo a tí siempre grato.
Siempre acepto.
El don mayor que hay en la tier­
ra, v Cielo.
T u mismo Unigénito H ijo , en
quien siempre te complaces.
Su v iv o , y verdadero Cuerpo.
Su viva, y verdadera Sangre.
En que consagró separadas las
especies de Pan, y de V in o , dando
virtud a sus M inistros, y mandan­
do, que asi lo hiciesen: en memoria
de
Y M ED ITA G DIARIAS. 51
de desuñarse a la muerte , donde se
havia de separar su misma Sangre
de su Sacratísimo Cuerpo.

A L A E L E V A C I O N <DE L A
H o s t ia , y la de el C áliz .

Se
Sign. significa , que se hace me­
moria de la Pasión , y Muerte de
nuestro Redentor en esre Sacrificio.
Hace el Sacerdote cinco signos de
cruz y como anticipada memoria de la
Pasión : y significan las cinco llagas
de manos, pies, y costado.
La inclinación de el Sacerdote sig­
nifica la Oración de el Huerto.
!Besa el Sacerdote el Altar en desa­
gravio, y detestación de el falso be­
so de Judas.
D2 Las
52 ORACIONES,
Las tres Cruces , que hace el Sacer­
dote, una sobre la Hostia, Gh'd sobre el
Cáliz , y otra sobre sí, denotan las tres
irrisiones, que padeció Jesu Chris­
to : de los Pontifices , de Herodes,
y de Pilatos. Y también los cordeles
conque le atáron: los cinco mil
azotes que le dieron : y la Corona
de espinas, que le pusieron.

ORACION.

O Señor ! este que eleva el Sacer­


dote , es el privilegio , que nos dio
derecho á la vida eterna.
Aplacare, y amparanos en el go­
ce de nuestro derecho.
M ira, eterno Padre, el rostro de
tu Hijo Jesu Christo.
T e adoramos profundamente,
\
o
Y MEDITAC. DIARIAS. 53
i o Rey de la Gloria C hristo!
Deseo darte todas las adorador
nes, que hasta ahora te han dado, y
darán todas las criaturas.
M ira, Eterno Padre, y oyev que
la voz de la Sangre de nuestro Her­
mano Jesu Christo, que clamó der­
ramada desde la Ara de la Cruz,
clama ahora desde el Cáliz, para que
contengas la ira, que merecen nues­
tras culpas.
iO mi Je s ú s ! pasas de la Cena á
el Huerto.
A ser Lirio herido de el sinnú­
mero de espinas de nuestras culpas:
Exprimido en la prensa de el pe­
so de tantas ofensas , a fuerza de el
conocimiento de nuestra ingratitud.
¡Queriendo salirse tu vida por
D3 tan-
54 ORACIONES,
tancas puercas, como poros, por
donde derramaste copiosa Sangre
hasta la tierra.
¡O Alma mia ! que te has hecho
mas de tierra, que de el Cielo, para
el que has sído criada : acercate , y
recibe en tí el sudor, que por ti der­
ramó tu Redencor.
¡O amor miolque conforcado de
un A n gel, triste en tu santísima
Alma:
De el desamparo de tus Apostoles:
De la suma pena en que quedó
tu Santísima Madre:
De lo malogrados, que havian
de ser en tantos tus tormentos.
T e entregaste voluntario á los
brazos de tu falso Discípulo , su­
friendo amoroso en tu hermosi-
Y MED1T A C . DIARIAS. 5
simo rosero el beso de su traición.
Sufriendo, que los Soldados con
duros cordeles ce atasen: que te v i­
lipendiasen.
Que te presentasen a A n a s, y
Cay fas: y que te abofeteasen. .
Que te llevasen a Herodes, don­
de fuiste mofado, y de loco vestido,
y maltratado.
A Pilatos, y a su Pretorio, don­
de con cinco mil azotes rasgaron
o
tus sacratismas carnes.
íO escogido entre m illares, el
mas hermoso entre los hijos de los
hombres!
¿Donde esta tu hermosura? iQue
no ha quedado en tí semejanza de
tu belleza!
Escupido, mofado de R e y : T u
D4 Ca-
O R A C IO N E S,
Cabeza , mas qué de oro , de agu­
das espinas coronada!
Esmaltando la grana de tu escar­
nio con la Regia Purpura de tu
Sangre!
Desate yo por tus prisiones las
voluntarias, que me impiden cor­
rer á tí, tolerando injurias, opro­
bios, y contumelias: quando ni soy,
ni puedo ser mejor, ni igual á Vos,
que sois Hijo de Dios.
Dame por tus espinas rayos de
l u z , con que conozca lo que me
importa tolerar la corona de la tri­
bulación ahora, para ceñir contigo
la de la gloria.
y M E D I T A C D IA R IA S . 57

'E N e l m e m e n t o .

J ^ A vien d o pedido el Sacerdo**


te para nosotros toda gracia* y ben~
dicion celestial;, ora por los difuntos.
E l Nobis quoque peccatoribus en voz
alta ; denota que los Hebreos pidie*
ron á voces cayese en destruicion su­
ya, y de sus hijos la Sangre de Jesús.
Las tres cruces que hace el Sacerdo­
te y significan , que los Jndios a la
hora de Tercia lo crucificaron de
deseo, y con sus lenguas, diciendo:
crucifige y crucifige.
Otras tres cruces , quando dice
el Sacerdote : P E ® I T S U M ,
que las hace con la Hostia, significan,
que á la hora de Sexta los Sayo­
nes
58 ORACIONES,
nes lo enclavaron en la Cruz.
Otras dos , que hace entre s í , y el
Cáliz con la misma Hostia , denotan la
división de el Alma de Christo de
su Santísimo Cuerpo: cuya división
hizo por su voluntad.
E l apartar la Hijuela de el Cáliz
denota, se rasgó el velo de el Templo.
E l deponer la Hostia , y cubrir el
Cáliz significa la deposición de el
Cuerpo de el Salvador, y su sepultu­
ra, que cerraron con la piedra.
E l decir en voz alta: ( P £ $ OM­
N I A S E C U L A S JE C U L O 'W M ,
<?c. denota el clamor que hicieron
las Santas Mugeres *, y primero el
del Centurión, confesando á Jesús
por verdadero H ijo de Dios.
E l Tater noster es en bono? de las
síe-
Y MEDIT AC. DIARIAS. 59
siete palabras que habló en la Cruz.
El responder: Sed libéranos k malo,
denota, que sacó las Animas de los
Santos Padres, que esperaban su
Advenimiento.
E l ósculo de la Patena denota, que
cumpliría en breve el deseo de las
Santas Mugeres.
E l apartar la Palia de el Cáliz
significa, resucitó Christo invisible­
mente. Y que apartó el Angel la
piedra de la puerta de el Monu­
mento.
E l partir la Hostia significa , fue
conocido Christo de sus Discipulos,
y que havia resucitado en el partir
de el pan*
(De las tres partes , y de sus miste­
rios, queda dicho: signifícala par ti-
cu-
6o. ORACIONES, |
cula incorporada con el Sanguis, la con- I
fesion de la Resureccion de Christo: 1
en que su santísima Alma se unió 1
con su Cuerpo , y Sangre, y resuci- |
tó por su propia virtud. -
E l Pax Domini denota , que re­
sucitado Christo, saludó a sus A pos- '
toles, diciendo: Tax vovis.
E n la Misa de difuntos , a el decir
estas palabras , se levantan los oyentes,
por el misterio de la Resurrecion,
que significan.
Las tres cruces, que hace el Sacerdo­
te en las quatro partes de el labio dé el
Cáliz con la Tarticula, diciendo el T A X
íDOMlTSLI, i?c. denotan, que la
Resureccion de Christo benefició á
todas quatro partes del mundo.
(Decir el Sacerdote el A G N U S
DEX
Y MED1TAC. DIARIAS. ^ 61
( D E l , &c. cubierto el Cáliz, signifi­
ca , que cerradas las puertas de el
Cenáculo, entro Christo , y les dio
a los A pos toles la potestad de per­
donar pecados.

ORACION.

DA por tus indecibles penas ali­


vio , y eterno descanso a las Almas,
que padecen en el Purgatorio, espe­
cialmente á las Almas de N . y N . y
de aquellos por quienes debo, y
quieres que te pida.
Venga sobre nosotros en plena-
rla remisión de nuestros pecados la
Sangre de nuestro Salvador, que
pidieron en su ruina los Hebreos
sobre ellos, y sobre sus hijos.
Salgamos de esta vida con la hon­
ra
62 ORACIONES, ^
ra de hijos de Dios a ser Ciudada­
nos de la Jerusalen Celestial noso­
tros , por quienes fuiste echado ig­
nominiosamente de la Ciudad á mo­
rir en un m onte, y como si fueses
Ladrón entre Ladrones.
El que a la hora de Tercia fuiste
crucificado de las lenguas de tu Pue­
blo. Y á la de Sexta de la furia de
los Sayones, que oradaron tus Sacra­
tísimos pies, y manos con los clavos.
Crucifiqueme con rigo tu amor:
y si me resisto, clava mis carnes
con los rígidos clavos de tu temor',
para que no haya potestad en mi
para ir a otra cosa en Cielo , ni en
Tierra mas que á tí, y a lo que quie­
ras ame por tí.
Oye, ¡o Eterno Padre! la voz, y
£ e*
ORACIONES, > 63
gemidos de tu inocente H ijo , que
movieron a los Cielos.
Eclipsaron el Sol, y la Luna.
Quebrantaron las piedras.
Rasgaron el velo de el Templo.
Y abrieron los sepulcros.
Muevan tus ternísimas entrañas,
pues que piden, nos perdones.
Por aquella ansia , ¡o mi Jesús!
con que por tu voluntad , despues
de tres horas de agonías, embiaste
tu espiritu en manos de tu Eterno
Padre , y por la grande angustia de
tu Santisima Madre, que recibas en
tus santisimas manos mi espiritu en
el ultimo instante de mi vida.
Eterno Padre, a honor de las sie­
te palabras, que habló Jesús en la
Cruz, confesando nosotros su divi—
ni-
■fc4 ORACIONES,
nidad con el Centurión, y en vez de
el clamor de las Santas Mugeres,nos
atrevemos á clamar a tí con la ora-
cio n , que el mismo nos ensenó:
Pater noster 4?c.
Presento las telas de mi corazon
para embolver el haz de myrra de el
Cuerpo difunto de mi Salvador, con
quien quiero vivir sepultado a todo
lo de el mundo , y resucitado a so­
lo Jesús.
Este misterio de tu Resureccion
diste a conocer , anunciando paz á
tus Apestóles: y en el partir el pan
á tus Discípulos , puesto con ellos a
la mesa.
¡O mi Redentor! ¡Pero mi Juez!
ime hallo á la mesa, donde Vos,
Grande Rey, os dais en manjar! soy
In-!
Y MHDITAC. DIARIAS. ¿y
indigno por mis muchas culpasj.
Pobrisimo de cosa buena.
Enfermo, y con acidente mortal:
pues recibiéndoos, auque sois D iviJ
no fuego, no siento tu ardor en mi
/
corazon lapídeo.
Entrando en mi con Vos todas
las dulzuras, no percibe mi Alma ni
suavidad.
Me pesa de haverme endurecido*
mas que la piedra , que se deshacé
en ceniza a el fue^o.
N o soy digno de recibirte sacra­
mentalmente.
Digo 3 Señor, con una verdadera
fé3 y humilde corazon con el Cen­
turión : (Domine, non sum dignus> ¿Pe;
No soy digno , que V . D. M a-
gestad entre en mi pobre morada:/
Tom. £ E mas
€6 DOMINICA I.
m ás por tu Divina p akb ra, vena
mi Alma á perdonarla, á santificar­
l a , y a adornarla de todas las virtu­
des , que crezcan a el riego de tu
Sangre , hasta hacer colmados fru­
tos, dignos de vuestra grandeza.
En agradecimiento te buelvo a ¡
tí, ¡o Eterno P a d r e e l mismo don,!
que nos das de tu mismo H ijo , con
quien me abrazo por am or, y no lo
golearé , hasta que me bendigas en
tu Reyno, y me confirmes en él.

rA LA COM UNION.

E x p l. S e
pone de el Ps. 84. cantando
quan rica de frutos de virtudes nues­
tra tierra, con la benignidad grande
de ha ver venidioDios a nacer en ella.
Di ADVIENTO. 67

ORACION.

S e j Señor., no faltará tu benigni­


dad , para nosotros *, no falte de no­
sotros la ’ corréspondiencia , para
que te de algún fruto nuestra tierra,
R U B R IC A . Se fone la Casulla el
(Diácono en la forma ? ¡que a el principio
de la Misa,

■ E ^ S lg n i fica, q ue no basta ernpe*-


zar las obras con lá caridad 7 si no
se finalizan en ella* -

ORACION, , '

-A.Part;a , Señor , de nosotros lo


que nos puede impedir , que perfe-
clonemos por V o s , lo que empeza­
mos con V os, y para Vos.
DOMI NI CA L -

;E N LA O R A C IO N <DES?ÜES
de la Comunion.

^ ^ 'F E d im o s á Dios, recibamos


su misericordia ien medio de su San­
to T em p lo , que es su Santa Iglesia,
para que con dignos honores nos
dispongamos a celebrar la. venidera
solemnidad de nuestra Reparación,
por nuestro Señor Jesu Christo. *
, R J J 3R IC A.. S e ; dice beiiedicamm
!Domino *,y no Ite , Misa est.

^•^♦Exortandó a Tos Fieles (en voz


,
de decirles que, seT-vayan) ai
que
bendigan con .él Sacerdote á el Se4-
ñor vcomo lo practicaban antigua- -
mente en c^ias, , y. tiempos dc:peni- ¿
ten-
DE ADVIENTO. 69
tenci'a, y o ración , quedándose a
orar despues de el sacrificio.

O R A C IO N .

B É n d ig an te, Señor, todas lás cria­


turas visibles , h invisibles} y asi
sean todas mis acciones* que sea co­
nocida tu bondad en ellas de la que
se muevan todos a darte gracias.
Esta prañica se puede repetir a el
fin de todas Us Misas.
7° DOMINICA II.
OE ¿ ‘D V I E N T O .

DE E L O F I C I O DE E S T A
Dominica.

Orresponde el O ficio de esta Dominí-


C nica á e! estado de eí Pueblo Hebreo,
governado de sus R eyes Fieles,y de su mis­
mo Linage. ( i) De los que tratan los qqatro
L ib ro s de Jos R e y e s , y los de el Paralipo-
m enon; el quai estado, y tiempo fue el de
cerca de quinientos años en los que este
Pueblo recibió muchos honores , y favores
por la protección de sus R e y e s , defendién­
dolos de los tifíeles el temor de su poder,
con que venciéndolos, dilataban su Imperio.
Y como estos los ayudaban á observar la
L e y de Dios , sus cerem onias, y sacrificios
legales, florecía la J u s t ic ia , castigándolos
m a lo s, y asegu rarlo en su bien a los bue­
nos. Com o tam bién>porque en aquel tiem-
po
(i). Daroscens. in hac Dominic,
D O M I N I C A II. 71
po florecieron muchos Santos V arones, y
Profetas , Escritores de Sagrados Libros»
por Jo que se JJama tiempo de J u ic io , y de
exercer la Justicias delicioso á los buenos,
y molesto, y fastidioso á los malos. Y por*-
que los Profetas de este tiempo nos anuncia­
ron la venida de el Salvador, dispone el O fi­
cio nuestra Santa Madre la Ig lesia, anun­
ciándonos una , y otra venida , que son de
alegría para los Justos que están preparados
á recibirle; y de h orror, y espanto para los
réprobos, que contradicen á sus Sagradas
L eyes. A si en los Maytínes , en el Invítalo-
r io , en las Antífonas, y Rcsponsorios , que
se interponen en las Lecciones de Isaías , se
anuncia al Supremo Ju e z , que ha de venir
con grande potestad, y magestad, para ter­
ror de los m alos, y consuelo de los buenos.
Unos de Jos Rcsponsorios los dirige á Jos bue­
nos , consolándolos con el anuncio de la ve­
nida; como es en el prim ero, en el tercero,
y sexto : Y llama a los Justos Jerusaíen , y
Sion & c . En el segundo, quarto, y nono in ­
tenta infundir el santo tem o r, y pavor de
sus culpas á los malos , avisándolos de el
Ju e z severisimo , y R e y potentísimo , que
72 D O M I N I C A II.
ha de venir sobre ellos. D e el mismo modo
dispone las Antífonas de Laudes , y los Cán­
ticos en las Horas de el dia , como en sus
Capitulas, Antifonas, y Responsorios , segun
las dos inteligencias, que quedan dichas»
N O T Á . Los Ornamentos son como en la
Dominica pasada,

E X P L I C A C I O N P A P A LA
asistencia d la Misa Cantada
de este dia.

'E s t e dia es la Estación A l 5 SÁ N C -


T A M CRUCEM in lerusalem \ por­
que los Fieles con alegre esperanza
se consideren peregrinos; y despre­
ciando el gusto de las cosas terrenas,
aspiren a conseguir la Celestial Je -
rusalen su Patria, por la venida de
el Salvador.

rA
DE A D V IE N TO . yf

A E L INTROITO,

H E L Canco es por lo que se di-


jxo en la antecedente Misa. Se pons
•este Introito de Isais 30. el que per­
tenece a una , y otra Venida ; por­
gue en una , y otra salva Dios sus
escogidos *, por lo que esperando ser
de este numero , nos manda alegrar
-.nuestra Madre la Iglesia.
o

A LA O RACIO N

^ M p ld e la Iglesia a Dios por to­


dos los Fieles presentes , que por sil
gracia los excite', y despierte de el
sueño soporoso de la culpa , y ne­
gligencia espiritual> para que de el
74 D O M I N I C A II.
mejor modo preparen, y dispongan
los cam inos, por los que ha de ve­
nir á el Ju icio particular de cada
uno en la muerte} que son los de
sus conciencias *, para que seguros,
y alegres le esperen , y salgan a el
paso, como buenos siervos, dándo­
le razón de los talentos , que los ha
cncomendado:lo que conseguiremos
sirviéndole sincera , y puramente.
R U B R IC A . A el mudar los Orna-
mentas el Subdlacono , y (Diácono >sé di~
ce como en la Misa antecedente.

A LA E P IST O L A .

de San Pablo, a los4Rom a-


nos , cap. i f . en que muestra la
utilidad, que traxo la primera veni­
da
DE ADVIENTO. 7f
da de nuestro Salvadoreño solo’ pa­
ra los Ju d ío s, sino es también para
que todos vivan una vida feliz : la
qual venida manifiesta á Dios veraz
para los J u d í o s : y misericordioso

declara San Juan,com o Pregonero,


y Testigo abonado : y se aplican a
esta Misa , para anunciar la alegría,
afianzar en la esperanza, y predicar
la paciencia a los que con ardiente
deseo anhelan , y suspiran por ver
glorioso a el que ya por la Fe, y Ca­
ridad le reciben en su primera veni­
da, Por tanto divide su exortacion a
los Fieles en tres partes. En la pri­
mera, para que los Fieles atentos, y
devotos esperen la venida gloriosa
de su R e y , y Señor, los prepara con
la
76 D O M I N I C A II.:
la paciencia en los males presentes,
y con la longanimidad , y esperan­
za de los bienes futuros, con las
pruebas de la Escritura. En la segun­
da con los echos , y exemplos de la
vida de Chnsro. En la tercera , ho^
ra, porque Dios se la conceda.

A E L GRADUAL.
Q
toma de el Psalmo 49. y
m . denotando los dos Advientos,
y que en la Primitiva Iglesia convo­
có Dios a sus Ángeles, para que jun­
tasen los Santos Predicadores, a que
asi ordenasen su Testamento Nue­
v o , lo que manifiestan , como San
Pablo explicando , havia precedido
lo animal, y seguidose lo espiritual:
DE ADVIENTO! 77
Por lo que la Iglesia manda alegrar
á todos los Justos.

A É L E V A N G E L I O ,.

Expl I ^ s de el cap. 1 1 , de San M aj


theo, en donde refiere , que como
oyese San Ju an (que estaba en pri­
siones) las maravillas de Christo
nuestro bien, embió dos de sus Dis*<
cipulos (para que se asegurasen de
la verdad , que los predicaba) á que-
hiciesen a el mismo Christo la pre-:
gunta de sí era el deseado Mesías,
que havia devenir? ó si havian de
esperar a otro? Respondió Jesús,
mas que por su autoridad , por sus
obras. Los mandó volviesen a San*
Juan , y le contasen lo que havian.
78 D O M IN IC A II.
oído* y visto, esto es, que los ciegos
veíanique andaban los cojos,que los
leprosos quedaban limpios 5 que los
sordos o í a n; que resucitaban los
muertos; que los humildes pobres pu­
blicaban el Evangelio^quedando en­
riquecidos de sus tesoros; y que sería
bienaventurado,y feliz, el que no se
escandalizase en su Magestad ; esto:
es, haciendo de la triaca veneno.
Ellos se bolvieron con la respues­
ta a San Juan, Y el Redentor em­
pezó á predicar a la multitud elo­
gios de el Bautista : probando, no
era hombre vicioso , vago , ni mu­
dable ? que era Profeta. Y los ase­
guró ma s , diciendo : Aun es mas,
que Profeta. Le publicó por su Pre­
cursor , de quien se verificaban las
pa^
DE ADVIENTO. 79
palabras de su Eterno Padre, dichas
á su Divino H ijo , dicicndole: M i­
ra , qual embio delante de tí mi An­
gel en el oficio , y pureza, que me-?
jor , ejue un Regio Aposentador te
allanará > y prevendrá tu camino. El
qual suceso fue el ano de Christo de
3 1 . dia 1 3 . de Diciem bre, desde
M achéro, Lugar en la Tribu de
Rubén, propio de Herodes Antipa>
el que habia fortalecido , hasta ser
la mejor defensa despues de la de
Jerusalen, en donde puso en prisio­
nes á San Juan. Se refiere este dia
por lo dicho en la nota delaEpistola.
A E L OFERTORIO,
Exp1-Se pone de el Psalmo 84. en
que mirando el poder de el auxilio
‘ de
So D O M IN IC A II/
de Dios, suspiramos por él, pidien­
do a su Majestad , nos muestre su
rostro ; esto e s , el conocimiento de
su Magestad.
N O T A . Por no molestar a el Lec­
tor con las duplicaciones en todas las Mi­
sas de las \Dominicas , o Fiestas dé el
m oy se pone solo en la primera de cada
tomo , la explicación , o significación de
los misterios de la Pasión, jy Muerte de
Nuestro Señor Je su Cbristo , desde el
Ofertorio de la Hostia hasta la Comu­
nión y que serbirá para todos los dias 3y.
se halla en la pagina 3 3 . ■

A LA CO M U N IO N .
Q
pone del Profeta Bar. c. 4;
én que combida á los Fieles, que
Ck-s
DE A D V IE N T O . 8j<
eleven su encendimiento a la pleni­
tud ae delicias, y g o zo s,’ que nos
traxo la venida de nuestro Sal vado rj
y pertenece a los dos Advientos.

E N L A ORACION &ESTUES
de la Comunion.

S*p/.Pldc la Iglesia a Dios por los


Fieles presentes, y en nombre de los
que han com ulgado, a lo menos es­
piritualmente , qué en virtud de la
Eucharistía, que han recibido , los
enseñe a despreciar lo terreno , y a
amar lo Celestial.
%2

DOMINICA III.
©£ A D VI E NT O .

D E EL OFICIO D E ESTA
Dominica.

E L Oficio de esta Dominica , segun el


orden Hisrorico (que dexamos dicho)
corresponde á el tercer estado de los He­
breos , governados de los Principes Infieles,
y Tiranos; pues por los innumerables peca­
dos de los Judíos, que cometieron» adoran­
do Idolos, y apartandose de el verdadero
Dios, eran perseguidos de los mismos Infie­
les , cuyos Idolos Torpemente adoraban ; y
fueron arrojados de la Tierra Santa, que se
les dió en pose^ion. Persiguieron también
los mismos Hebreos á los Santos Profetas,
que Dios los embiaba, para su corrección,
y reformación, y para la observancia de la
verdadera Religión : por lo que justamente
fueron castigados de Dios, y entregados,
(como á los Verdugos) para su tormento, á
D O M I N I C A III. 83
íós mismos Infieles Vporque adoraban á sus
Dioses, en desprecio de el verdadero : el
qual en gran manera los havia honrado, y
exaltado á lo mas alto de la gloria, y her­
mosura de la Regia Dignidad; y fue digna­
mente decretado por su Magestad el quitár­
sela. Primero empezó con la divhion de su
Reyno en dos Reynos adversos el uno, á el
otro , hasta llegar a destruirse. Lo que ma­
nifiesta el libro 3. de los Reyes.
Los pusieron guerras los Infieles, con
las que poco, á poco por sus continuas pér­
didas , vinieron á una total ru in a, y perdi*
cionj porque Salmanasár,Rey de los Asirios,
venciendo á el R ey de Israel, llevó cautivas
diez T ribus de los Judíos , y á todos los pa­
só ¿ la Porestad de los Asirios (como consta
de el libro 4. de los R e y e s , y de Tobías)
quedando sola la T ribu de Ju d á con los de­
más de la de Benjam ín, debajo de su R e y
F ie l; pero porque estos Judíos én breve se
aparraron de la Fé, y Religión de sus Padres,
no queriendo los Reyes de Jud á imitar á su
Santo Padre D a v id , s i, idolatrar, y adorar
Idolos en la Santa Ciudad de Jeru salen ; v i­
no en castigo á quedar aquel R eyn o cauti-
F2 vo
84 DOMINICA III.
yo debaxo de la potestad de N abucodqn#
sór , R e y de Babilonia. Haviendo la dife-»
rienda de las dos captividades (de estos
R eynos de los Pueblos de los Judíos) que á
las diez.T ríb u sd eel R eyno de Isra e l, nin­
guno de los Profeuas les dió la promesa de
librarlos de su captividad temporal. Pero á
el R e y n o , y T ribu de Ju d á , estando en
cap tiverio, lo prometió el Profeta Jerem ías
se libraría de la captividad Babilónica , des-?
pues de los setenta años; y a porque fue pro-i
metido el Mesías de el Linage de D avid ,
como C a pitan de el Pueblo de Dios s.y ya,
porque no todos los R eyes de Jud á, ni tam-i
poco la mayor parte de ésta T ribu , se ha-
vía apartado de la verdadera F é , y Religión
de D io s, como havian hecho todos los R e­
yes de Israel, y la mayor parte de las diez
T rib u s. Por tanto mereció misericordia la
T rib u de J u d á , porque en ella perseveró la
F é , y la R e lig ió n , hasta la venida de Chris­
to ; aunque no tanto, que se preservase de el
castigo de la captividad , quedando casi
siempre sujetos á R e y e s ágen os, hasta la
venida de el M esías; por haver abusado de
la Real Dignidad temporal. Dios los embió
al-:
DE A D V I E N T O . 8^
algunos consuelos á los de la Tribu de Judá;
porque aún permanecía en ellos la esperanza
de ia Reparación de el Linage H um ano, vi­
niendo el Mesías su propio R ey, no resplan­
deciendo en temporal, y mundana gloria,
sino es en graci a, y virtudes espirituales,
que son como caminos ciertos para la gloria
de el alma en el Cielo. Duró este estado de
el tercer tiempo en la Antigua L e y casi
ciento y veinte anos (según el Darocense)
de el que intentando hacer commemoracion
el Oficio presente trata de la venida de el
Salvador, y R ey embiado , que prometie­
ron ios posteriores Profetas D a n ie l, A geo,
Zacharías, y Malachías. En el qual O ficio
se recopila la memoria de los dos A dvien­
tos , conforme á los referidos Profetas, que
despues de lo escrito en el Antiguo Testa­
mento, juntan á la primera venida deChris-
to el profetizar de ía segunda como se nota
en el fin de ios capítulos de D aniel, y de
M alachías, que como mas cercanos á la ve­
nida de el Salvador, la anunciaron. Confor­
me á esta proximidad dispone ei O ficio
nuestra Santa Madre la Iglesia.
DOMINICA III.
E X P L I C A C I O N TARA .LA
asistencia a la Misa Cantada
de este dia,

E s engom a la Estación en S a n P e ­
d ro -, porque, como Cabeza, y Rec­

tor de la Iglesia , es el principal Je


los Santos, que nos predico con sus
obras el go zo , la paciencia, la dila­
tación en la esperanza, que en esta
Dominica nos amonesta la Iglesia.
o
R U B R IC A . E n esta Dominica sale el Diá­
cono yy.Subdiacono con Dalmáticas , y en ella
se toca el Organo , y no hay tercera Oración.
T odo en señal de alegría, por hallarnos ya
cercanos á la festividad, que esperamos, pa­
ra que con mayor diligencia , y gusto nos
dispongamos á la venida de el Salvador.
A si se ¡Jama esta Dominica. Látkre , como
la quarta Dominica de Quaresma en donde
se dice con mas extensión el motivo de lla­
marse asi.
A
DE A D V I E N T O . $7

rA E L I N T R O Í T O .

Expl. L epone la Iglesia de el cap. 4.


ad Tbilip. excitándonos á el gozo es­
piritual de la venida * que hizo el
Hijo de Dios en carne. Y por la se­
gunda, que ha de hacer á el Juicio;
para que con la luz de el exemplo*,
que nos dio en la primera de pa­
ciencia , ^ tolerancia en lo que de
nosotros juzguen : espere el modes­
to , que obra, como debe, la segun­
da , en que se manifestará lo mas
redo de su proceder,

A LA ORACION,
• E ^ 'R u e g a la Iglesía a D io s , se
dígne aplicar sus soberanos oídos a
F4 nues-í
88 D O M I N I C A III.
nuestras humildes suplicas, y que
ilustre las tinieblas de nuestros en­
tendimientos (que son los errores, y
la tristeza) con la ilustración de la
Divina gracia , visitándonos , a fin
de que mejor , y mas devotamente
nos dispongamos a celebrar la fies­
ta de la Natividad de nuestro Re­
dentor Jesu Christo.

:;/ A LA E T IS 7 QLA.

^ ' • E s de San Pablo á el cap. 4. a


los Philipenses, exortandonos a so­
licitar el gozo espiritual que tienen
los Santos, de las dos venidas de
nuestro Salvador. Por lo que repite
dos veces, que nos alegremos: y
nos ensena, que este gozo es la paz
DE AD VIEN TO .'
de los Santos i y que la modestia e#
la que le guarda, y defiende de per-,
derse.
A E L GRADUAL.

•Ev^Z-Se pone de el Psalmo 79. por


lo que se insinúa en la pra&ica > se­
gún Durando lib. 6. cap. 5.

A E L E V A N G E L IO .

^ ' . E s de el cap. 1 . de San Ju an ,


en donde dudaron los Hebreos, si
San Juan Bautista seria el Mesías
prometido*, y los que habitaban en
Jerusalen , le embiaron Sacerdotes,
y Levitas, que le preguntasen: quien
era? Y dice ei Evangelista, que con­
fesó, y no negó. Confesó* que no era
Chris-
9o D O M I N I C A IIL
Christo, ni Elias > ni Profeta; esto
e s, en quanto a el común ministe­
rio de anunciar antes de su venida
á el Mesías: o que aunque era mas,
que Profeta, no era el Profeta gran­
de Jesu Christo , por quien debian
preguntar. Le instaron diciendo, les
dixese quien era ? para responder á
los que los havian embiado>y quedi-
xesé lo que sentía de sí mismo. El los
dixo : Y o soy aquella Voz , de que
Isaías habla , y vaticina, de el que
clama en el Desierto’, y os digo, que
prepareis los caminos de el Señor,
que ya se os acerca. Ellos que eran
de el numero de los Fariseos, que se
preciaban de do£tos, y entendían,
y defendían , que nadie, sino es los
Profetas, o Christo havian de tener
DE ADVIENTO. 9}
autoridad para bautizar , le bolvie-
ron a instar , preguntándole : Por
que bautizaba , sino era E lias, ni
Profeta , ni Christo ? No los satisfi­
zo, como ellos querian v y sí les di-
xo palabras de el sentido misterioso:
que su Bautismo era de agua, el
qual, como que era de el solo hom­
bre-, no era bastante para justificar,
aunque era disposición , con la Pe­
nitencia, que predicaba para el Bau­
tismo de Christo: Que entre ellos se
hallaba (aunque le ignoraban) que
venia despues de é l , y era mucho
antes que él, y no merecía desatarle
la correa de su calzado : el que los
bautizarla con agua, y fuego de el
Espiritu Santo, lavando de todas
las manchas las almas, y los cuerpos
5)2 B D O M IN IC A III.
á un tiem po, con la misma fadíli-í
dad : El qual suceso fue el año 31.
de Christo , dia 1 5. de A b r il, des­
de Jerusalen , de donde los Judios
embiaron los Sacerdotes, y Levitas
a San Juan , que estaba bautizando
en Bethábara , o Bethánia , Lugar
de el Tribu de Rubén , á bueltas de
el Jordán. Usa la Iglesia de este
Evangelio, para manifestar el testi­
monio , que de su oficio , y de la
venida de Christo dio San Juan,
juntando á su autoridad su fe.

A E L OFERTORIO.

e *P¡S pone de el Psalmo 84.^


e
pertenece a el primer Adviento.
d e ADVIENTO, 93
N O T A . L a meditación,y oraciones
del resto de la Misa de este dia , esta
en el folio 33.

yí L A COMUNION.

ExpL Se
toma de Isaías a el cap. 3 y*
y pertenece a el segundo Adviento*

E
: N L A ORACION DESPUES,
de la Comunion.

Mplora la Iglesia !a Divina


clemencia , pidiendo para los Fieles
presentes en virtud de el Sacrificio
ofrecido la gracia de Dios, que nos
purifique de los pecados, y nos pre­
pare, y disponga, para celebrar dig­
namente la fiesta de el Nacimiento.
MIER.
94
M IERCO LES DE LAS
Témporas de Adviento.

E X P L I C A C I O N RARA LA
asistencia a la Misa Cantada
de este dia.

B x p l¿ 5 /d Estación en S a n t a - M a r í a
l a M a y o r ; porque fue Maria Santí­

sima el Tenplovivo, en donde Dios


se dignó hacerse hombre, y habitar
nueve meses. Por lo que la pertene­
ce todo el Oficio de este d ia , dice
Ruperto.

A E L INTRO ITO .

e *P¡S e pone de Isaías á el cap. 45.


y del Psalmo 18 . para denotar, qué
ba-
TEMPORAS. 9f
baxó el Divino Verbo á la Virgen
fidelísima , como la lluvia á el Be-
llocino , que la embebió toda en sí,
por medio de la Salutación de el
Angel: y es en quien se representa el
Cielo, que cuenta la Gloria de Dios,
y la Obra de el Espiritu Santo, se-*
gun dice en el Evangelio*

A ÉL FLECTAM Q S G EN U A .

D j E nota la genuflexión 9que en airn


bos Testamentos se manda la adora*
cion a uno mismo, y solo verdadero
Dios.
E N L A ORACION.

£ * ^ P ld e la Iglesia a Dios, oiga sus


ruegos *, para que por la celebridad
de
?7* TEM PORAS
jdc nuestra Redención , consigamos
sus auxilios en esta vida, y sus pre­
mios en la eterna.
R U B R IC A . Este dia se dicen das
[Lecciones', significan los dos Testamentos
el Antiguo y y el Nuevo. L a prime-
ra Lección se lee en tono declinante > o
NoBurnal. .

. r <P<RIME<RA L E C C I O N .

o-nifica el Antiguo
is o
Testá­
-mentó. Es de Isaias, cap. 2. y según
insinúa la practica , se canta esta, y
la que despues se sigue , porque en
este dia se examinaban en la Iglesia
publicamente los Ordenantes, y pa-
,ra darles a entender, havian de te­
ner noticia de la Ley Escrita, y de
DE A D V IE N T O . 97
la Ley ele Gracia , se leían dos Lec­
ciones. Se examinaban en esta quar-
ta feria, o dia Miercoles, porque en
la quarta edad de el Mundo fueron
los Levitas señalados por David , y
•Salomen, para la administración de
el Tem plo \ y en ella florecieron la
Ley , y los Profetas.

A D V E R TE N C IA .

T o a as las veces, que se hallan en


la feria quarta dos Lecciones, se
puede en el Sabado siguiente cele­
brar Ordenes: lo que sucede tres ve­
ces dentro de laQuaresm a, y tres
fuera de ella. (1) Son también estas
Lecciones, (dice Ruperto) y todo el
Oficio de este dia , para que quan-.
:G do
(1) Durand, Jib. 6 . cap, 8.
98 _ T E M P O R A S
do se aflige con ayunos lo sensible,
se alegre el espiritu con los testimo­
nios de su Redención.

A E L G R A D U A L.

de el Psalmo 2,3, denotan­


d o , no se logra llegar a el Monte
Santo de D io s , sino es por la ino­
cencia , y pureza de corazon,
R U B R IC A . No se dice FleBamus
Genua a la segunda Oración ; denotan­
do j que un solo Dios es el adorado
en ambos Testamentos i y á eso mi­
ró aquella genuflexión , que se hizo
antes de la primera Lección.

E N LA O R A C IO N

ExPlV \ á t la Iglesia a Dios* venga a


nuestras almas, con la priesa, a que
íns-i
DE A D V IE N T O . 99
insta» para que los que confiamos
en ¿1, con la ayuda de su poder, ale­
gres nos alentemos a servirle por los
méritos de su venida a el Mundo.
Se pone la segunda Lección en lugar,
de Epístola.

* í ' - E s de Isaías a el c a p e j a qual


manifiestamente trata de Maria San­
tísima Immaculada V irgen , Madre
de Jesús, á quien se ordena el Gradual,
el Evangelio Ofertoriory lo demás es
todo para denotar lo cercano, que es­
tá á nosotros el fruto de nuestra Re­
dención, si solicitamos aprovechara
nos.
A E L GRADUAL.

* ^ - E s de David, de eLPsalmo44*
G 2. se
100 TEMPORAS
se pone de este Psalmo , por lo di­
cho en la nota antecedente.

A EL EVANGELIO.

de San Lucas á el cap. i .


El suceso de esta Historia fue el ano
de la Concepción de Christo , dia
2 y. de M a rz o , V iern es, en N aza-
reth , Ciudad de G alilea, el que se
pone este dia por lo dicho a el prin­
cip io , y en la nota dé la Epistola.
La qual Historia es de el Misterio
inefable de la Encarnación de elHi-.
jo de Dios , que el Padre Eterno
quiso , por su infinita misericordia,
embiarnos a el M undo , para el re­
medio de el Genero Humano. R e ­
fiere , que hallándose en Nazareth
la
DE A D V IE N T O ^ io r
la Sacratísima Virgen M a ria , cjuc
estaba desposada con el glorioso Pa­
triarca San J o se f, encerrada , y es­
condida de los ojos de los mortales,
en altisma contemplación de este
Misterio; y suplicando a D ios,cum ­
pliese sus promesas, dice el Evange­
lista entró el Arcángel San Gabriel,
que para esto fue embiado de la San­
tísima Trinidad; y saludandola con
un profundo respeto, la anunció,

Madre de su Unigénito Hijo. María


Santísima, como tan humilde >oída
esta nueva embaxada, se turbó, re­
putándose por indigna de semejan-
-tes.alabanzas, y grandeza manifes­
tando su virginal rubor , se quedó
com o turbada, mas asegurándose
G3 con
jos TEMPORAS
con las seguridades que Gabriel ex­
presó de parte de Dios , propuso la
dificultad de tener su virginidad
consagrada
O a Dios. El Arcángel
O con
toda humildad , y reverencia la di-
xo , que de parre de Dios se havia
de obrar aquel grande Misterio; no
por obra de varón , sino por virtud
de el Espiritu Santo. Entonces la
V irgen respondió a el Celestial Em-
baxador , con rendida humildad, y
obediencia , diciendo : Veis aquí la
Esclava de el Señor: haga se en m í, se­
gun tu palabrat Y luego que la V ir­
gen dió su consentimiento, por vir­
tud de el Espiritu Santo encarnó el
D ivino Verbo en sus.purísimas En­
trañas , haciéndose hombre.
Se pone en este tiempo, para que
ado-
DE A D V IE N T O . 103
adoremos a el Ecerno V erbo encar­
nado , quando le consideramos en
las Entrañas purísimas de su dulcísi­
ma Madre la Virgen María 3 espe­
rando , que por la digíiacion altísi­
ma de tanta misericordia , como la
de hacerse Dios hombre *, porque el
hombre se divinizase*, y por los me-'
ritos de su Santísima Madre (que en
los nueve meses > que le hospedó,
crecieron immensamente) logremos
el fin de esta venida á elMundo^con-
siguiendo renazca en nosotros para
abundantes m éritos, por su gracia.

A E L O F E R T O R IO .

Expl. S e pone de Isaías a el cap. 3


por la razón dicha en la nota de la

£5 4 KQ;
104 TE M PO R AS
N O T A . L a meditación,y oraciones
del resto de la Misa, de este dia 9 está
en el folio 3

A LA C O M U N IO N .

ExpL S e pone de el cap .7 . de Isaías,


por la razón dicha en la nota de la

EÑ LA O R A C IO N (D E S P U E S
de la Comunion.

jjg ja iglesia á Dios» en nom-


o *
bre de los que han recibido el salu­
tífero don de la Eucharistía , que
tiene en si toda sociedad , y susten­
to : que los qué regocijados lo gus­
tan , se sientan renovados de sus
maravillosos efectos.
VIER-
DE A D V IEN T O . io*:

VIER N ES D E LAS T E M P O R A S
de Adviento.

EXPLICACIO N PARA LA
asistencia a la Misa Cantada
de este dia.

E s la Estación en Roma este dia a los


doce Santos Apostoles\ porque se exci­
ta la memoria de los Apostoles en el
Canto de nuestra Señora, que ern-i
pieza el Evangelio , en donde dixo
depuso ¿ los poderosos de su asiento , y
exalto a los humildes: Esto es, que por
la venida del H ijo de Dios arrojó de
la Cáthedra de Moyses á los sober-
vios Escribas y y Fariseos, y elevó a
la verdadera inteligencia de las Es-i
\ •
enturas a los humildes Apostoles,
TEM PO R AS

A E L IN T R O IT O .

e *?!S e pone de el Psalmo 1 1 8.de


D avid porque quando profirió Ma­
n a Santísima las palabras dichas en
su C á n tico , temarnos á Dios tan
cerca de nosotros, como que esta­
ba ya hecho hombre dentro de sus
purísimas Entrañas.Por eso empieza
la Misa diciendo: Cerca estás tu Señor.

E N LA O R A C I O N

Ide la Iglesia á Dios, oiga sus


ru ego s : para que quando empeña­
mos su poder con nuestra confian­
za, se excite a socorrernos de modo,
gue nos Ubre de lo que nos impide
á
DE A D V IE N T O . 107
a acercarnos, y estrecharnos con su
caridad : por Jesu Christo nuestrQ
Señor.
A LA E P IS T O L A .

Expl S e pone de Isaias a el cap. 1 1‘.


conviene con el Evangelio , y am­
bos denotan la venida de el Salva­
dor, y a Maria su Santísima Madre,
porque fecunda ya con tal Hijo la
Vara de la raiz de Jesé, descansaba
sobre su flor el Espiritu Santo , de
cuya plenitud recibió San Juan en
el claustro de su Madre Santa Isa-,
b e l, llenándola de gozo.
N o se dice mas que una Lección
en la feria 6 . de las Témporas *, por
que la L ey, y Profetas, que fueron
en la quaru edad , se ordenaron á
un
io8 TEMPORAS
un Evangelio en la edad sexta de el
M undo,
A E L GR A D U A L .

'ExplSy £ pone de el Psalmo 84. que


ni ira á la primera venida de el Salr
.vador, como el Ofertorio.

A EL E V A N G E L I O .

. M E s de San Lucas á el cap. 1 1 .


en donde refiere el Evangelista la
santificación de el Precursor de
Christo San J u a n , que estaba ya
concebido en el vientre de su ancia­
na Madr.e Santa Isabel, conseguida
por la presencia de Christo > desde
el virgíneo Claustro de la Immacu-
lada Virgen Maria , quando fue á
DE A D V I E N T O ._ 10 <T
visitar á Santa Isabel su Prima , y
ésta saludó a Maria Santísima , por
bendita entre todas las m ugeres, y
por bendito á el fruto de su vientre
Jesús. En este tiempo San Juan fue
también lleno de el Espiritu Santo,
y de sus Dones como convenia para
Precursor , el mas adaptado, é idó­
neo á preparar el camino de el Se-:
ñor. Refirió Santa Isabel a Maria
Santísima lo que havia sentido en
sí , luego que entró por sus oidos la
Salutación de lalm m acula Virgen,
esto es, el go zo , y placer, que tuvo
el Bautista en su vientre. La dice,
era Bienaventurad^ > porque havia
creído , y que se cumpliria todo lo
que la havia dicho el Señon Enton­
ces prorrumpió Maria Santisima en
el
t t ó T E M P O R A S
el suavísim o, y delicioso Cántico
de el Magnifica anima mea $)ominum>
<Sc* El qual suceso fue el ano de
la Concepción de Christo, el dia 4.
de A b ril, en la Ciudad de Judá, en
casa de Zacharías: y se pone este dia
por las razones dichas especialmen­
te en la nota de la Epístola.

A EL OFERTORIO.

Expl. S e pone de el Psalmo 84. pof


lo dicho en la nota de el Gradual.
N O T A . L a meditación,y oraciones,
del resto de la Misa de este dia , está
en el folio 33.

A LA COMUNION.

•Expi.S e toma de Zacharías á el cap.


[i 4. denota la glorificación de los
Apos-*
DE A D V I E N T O . nr
Apostóles , quando vengan con
Christo a el Juicio U niversal, á
atestiguar la ven ida, que hizo en
carne pasible por redimirnos.

EN LA O R A CIO N (DESPUES
de la Comunion*

’B xpl P i J e la Iglesia a. Dios , que la


virtud poderosa de el Augusto Sa­
cramento , asi sea nuestra restaura­
ción , que nos purifique de todos
los envejecidos afeólos , y nos ha­
ga pasar a la compañía de los
que gozan la eterna salud de tan­
to Misterio.
112 TE MPORAS

S A B A D O D E LA S Q U A T R O
Témporas de Adviento.

E X PLICACIO N PARA LA
asistencia a la Misa Cantada
de este día.

E s t e dia se confieren Ordenes Sa­


grados, como se ha dicho en la feria
4. Hasta el tiempo de San León Par
pa se havia usado darse solo una vez
á el año en estas Tém poras, á fin de
que por la Natividad de el Señor
fuesen regenerados , y naciesen los
Clérigos á los Sagrados ordenes. Se
ayunaba este dia en memoria de la
Sepultura de el Señor , y tristeza de
los Apostoles j y por lo que se dice
m asab axo .(i) En
j ) P aul. M edie. C ccles, In stn ic. cap .
DE A D V IE N T O . 115
E n la Misa es la Estación S akc —
tum fpETRVM 5 porque es San Pedro
el primero , que despues de Christo
exerció el Pontificado ; y es este dia
(como los demás Sabados de Tcm-"
poras) señalado para conferir Ordc*
lies; por lo qual es conveniente,que
quando se ordenan los Ministros de
Christo hagan la Estación en la
Iglesia de su primer Succesor: á la
que concurren ayunos los Fieles, para
hacerse participantes de los bienes
espirituales, que de la potestad de
San Pedro les dimanan por sus M i­
nistros.

A EL INTROITO.

Expl. Es de el Psalmo 79. que ma­


nifiesta* la venida de nuestro Salva-
=ttom. /, H dor
n 4 T E M P O R A S
dor , Invocando á su poder : para
q u e consigamos de el que guió á
J o se f, como á oveja, segregandolo
délos cabritos, que asi nos guie
nuestro Pastor Jesús; para estar en
el Juicio a su diestra.
R U B R IC A . Antes de las oraciones
de este dia} basta elHymno de el 'Bzne *.
Drcrus, se dice: F lectamus G enua : Ce­
remonia , que se hace en tiempo de
aflicción, y penitencia. Dice el Con­
cilio de Laodicea , que en esta oca-
sion los Cathecumenos, y Peniten­
tes , que asistían á la parte de Misa
propia su ya, se postraban mientras
duraba decirse la O racion^y acabada,
se les daba facultad de levantarse, y
orar con los demás Fieles: de lo que
tomó origen esta ceremonia.
A
DE ADVIENTO. iij

’A LA O R A CIO N .

ExpLP j j e Ja ]gl esia á D ios, que co­


mo ve suMagestad la causa de nues­
tra aflicción en nuestra maldad, nos
conceda propicio , que por los mé­
ritos de su venida, seames consola­
dos : por nuestro Señor Jesu Chris*
to , &c.
Se siguen cinco Lecciones antes de la
Epístola. Las quatro primeras deno­
tan los Ordenes*, porque son quatro
los Ordenes de los que bendicen a
Dios en su Pueblo: Prelados, Cléri­
gos, Religiosos, y L ego s: estos son
significados en las alabanzas, que
daba a Dios la Casa de Israel: en la
de A a ró n , los Prelados: en la de
Hi Le^
ii 6. TE M PO R A S
Lévi, los Ministros: en la de los que
temian á D io s , los Religiosos , se­
gún el Psalmo 13 4 . En esto se les
informa á los que se han de orde­
nar, que con aquellos quatro Orde­
nes bendigan a Dios, para que con­
sigan , como ellos, de Dios su ben­
dición. Y en codos denotan estas
quatro L ecciones, que el que ayu­
na , debe armarse de las quatro
Cardinales Virtudes.

A LA PRIM ERA LECCION,.

t f ^ - E s de Isaías de el cap. 1 9. en
que anunció, que las enemigas N a­
ciones de Egypcios, y Asirios, con­
vendrían con los de Israel (esto es¿
con Christo que nació de Maria
San-
DE A D V IE N T O . 117
Santísima 5 y con sus Apostoles, y
primeros Chriscíanos, que fueron
de esta Nación) en recibir la Fé de
el Evangelio como lo hicieron los
Egypcios de San Marcos para reve­
renciarle y. y mutuamente servirse
con los oficios de caridad christiana.

A E L G R A D U A L.

E xp l J^s de el Psalmo 18. confor-


m ealo dicho en la nota antecedente.

E N LA ORACION.

Expl. S e pide y nos libre Dios de


aquella cautividad , en que caemos
debaxo de el yu g o de el pecado,por
la Natividad de su Unigénito H ijo,
H3 que
t 18 T E M P O R A S
que esperamos en los efectos de su
gracia, &c.

SEGUNDA LECCION

* * ¿ E s de Isaías 3 5. en que profe­


tiza la conversión de los Gentiles a
la Fe de Christo : entendidos por la
tierra desierta, que florecería, como
el lirio *, por estar mucho mas her­
mosa , y florida la Iglesia, que la Si­
nagoga. Y la converston de los J u ­
díos , y las maravillas de Christo.
Excita á exercer la virtud de la For­
taleza. Anima á los pusilánimes,
alentándolos con las nuevas fuerzas,
que tienen en su Señor , que viene
á vengar los agravios de los suyos,
y hacerlos salvos. Lo que manifestó
por
DE A D V I E N T O . 119
por medio de los Apostoles , gentes
anees despreciadas, timidos , y po­
bres, a los quales puso para enseñar,
y confortar en el camino de su Fe á
todos los hombres.

A EL GRADUAL.

de el Psalmo 18. cjue pu­


blica la altura de el glorioso T rono,
de donde viene el D ivino Verbo.

EN LA ORACION

a Dios la alegría espi­


ritual de su venida-, para que su­
pere , lo que nos contrista la culpa:
Por nuestro Señor Jesu Christo, &c.
T E M P O R A S

T E R C E R A LECIO N .

^ E s de Isaías cap. 40. en que


nos anuncia , demis de la fortaleza
de su b razo , las infinitas mercedes,
que trae en sil mano , y la miseri­
cordia , para difundirlas con la si­
militud de Pastor, que estrecha á los
Cordcrillos en su pecho: lo que ma­
nifestó Christo, diciendo, era el
Pastor bueno *, como también lo
manifestáronlos Predicadores, que
intrépidamente publicaron haver
venido , y su Santo Evangelio.

A E L GRAD U AL.

E xphj^ s e) Psalmo 79. en qti.e


informados de esta benignidad con
' "" mas
DE A D V IE N T O . 12!
m as, y mas ansias lo llamamos, pa*^
ra sentirlo, én las fuerzas de su D i­
vina gracia.

LA ORACION.

P id e para nosotros los premios


temporales, y eternos.

QUARTA LECCIO N .

Expl. Es de Isaías á el cap. 4^. en el


que previno el Profeta a las Gentes,
que en tiempo de Christo havian de
ser *, para que se preparasen a reci^
b¡r su Evangelio
o > manifestándoles
la libertad de Israel por Ciro de Ba­
bilonia i y la remisión de el peca­
do de los hombres j especialmen­
te
122 T E M P O R A S
te de los Gentiles , por Christo.

A E L G RAD U AL.

Expl? ^ s ei Psalmo 79. en que se


repiten las mismas ansias, por lo
que se dirá en el Tra£to siguiente.

E N LA O R A C IO N

* * ¿ P l d c la clemencia de nuestro
Dios , suplicándole, la exerza en
consolarnos, por la visita, que naci­
da de su piedad , nos hizo en Jcsu
Christo.

QUINTA LECCION

M E s de el Profeta Daniel á el
cap.
DE A D V I E N T O . 123
cap. 3. la que precede a los Orde­
nes , que se dan en estas Témporas*
para denotar á los que las han de re­
cibir aquel suceso de los tres M an­
cebos de el Horno de Babylonia,
que no se llega dignamente a la
Consagración de los Sagrados O r­
denes , si primero no pasan por el
horno : esto e s , por el camino de
las tribulaciones , y tentaciones, de
modo , que en ellas, y despues de
ellas sea alabado Dios. Mira cambien
a los Fieles, que asi viv an , en el ca­
mino de esta vida entre las tribula­
ciones de ella , que nada les pueda
quemar de el fuego de el Rey de Ba­
bilonia : esto e s , de el Diablo. Y
porque como a aquellos no les dañó
el fuego, por prevenirlos, y defen­
der-
124 TEM PORAS
derlas el apacible céfiro de el Cielo*
asi á nosotros la continuación de los
ay u n o s, y oración , nos libre de las
llamas de los v ic io s , y de la confu­
sión de el demonio.
R U B R IC A . N o se responde a esta
Lección D e o G r a tia s , por las bendi­
ciones, que se dan a Dios en el H im ­
no siguiente : denotando * que des­
pues de ser p robad os, se sigue el
que seamos coronados en la Gloria,
en donde bendecirem os, y seremos
benditos de Dios.
R U B R IC A . No sé dice F lectamus
G e m a antes de la siguiente Oración\
para denotar , que la Iglesia perma­
nece, conforme a aquellos tres M an­
cebos que queriendo obligarlos a
que adorasen la Estatua deN abuco,
no
DE A D V IE N T O .^ ia*
no quisieron doblar las rodillas: en­
senándonos á todos y no nos hemos
de doblar á la gloria de el Mundo,
ni idolatrar en las criaturas: lo que
en laoracion se pide á Dios nos con­
ceda
E N LA O R A C IO N

\E*p/.Pj¿|c la Iglesia a D io s , que co­


mo quitó [a fuerza , y suspendió la
operacion de el fuego de Babilonia,
para que no dañase á los tres Man­
cebos i nos conceda, que no nos
abrasen las llamas de los vicios.

A LA E P IS T O L A .

de, San Pabló la á los


Thesalonicenses i que con el Evan-
ge-
1 26 TEM PORAS ^
g e lio , que se sigue ¿ hace siete Lec­
ciones porque son siete los Ordenes,
hasta el Sacerdocio , y es en la que
San Pablo nos exorta á la firme per­
severancia , y constancia , para que
con nuestra fe viva superemos las
adversidades *, y a que nos hallemos
prevenidos a la segunda venida de
nuestro Salvador : la que (dice a los
Thesalonicenses S. Pablo) no se sabe
quando será.

A EL.TRACTO.

Expl Es de el Psalmo 79. en que se


repiten nuestras ansias 3 pidiendo a
Dios exerza su poder para útil de
los Prelados, Jueces ¡ y Religiosos,
DE ADVIENTO. 127

A EL EVANGELIO.

B x p lf c s el mismo de la Dominica
siguiente, que se llama Vacantc: en
cuya circunstancia diremos la razón
de ser uno mismo este dia , y el si­
guiente : el que conviene con la
Epistola en anunciar la segunda ve­
nida de nuestro Salvador á el Juicio
en donde predica San Juan,que se vo­
mite el veneno de los pecados de el
corazon, excitando a la penitencia.

A E L O F E R T O R IO .

£* M E s de Zacharías al cap. 9. que


excita a el gozo de la venida de su
Salvador á las almas santas: y á que
prediquen el bien que esperan.
NO-
i2% TE M PO R A S
N O T A . L a meditación,y oraciones
del resto de la Misa de este dia , esta
en el folio 3 3 .

A LA COM UNION.

Expl. S e pone de el Psalmo 18. se


cama á Dios la alabanza de venir
mas, que con pasos de Gigante ace*
lerado á nuestro remedio.

EN LA O R A C I O N fD E S T Ü E S
de la Comunion.

ja l ^ s i a á D io s, que es­
tos Sagrados M isterios, que ha dis­
puesto para nuestra reparación, ha­
ga , nos sean de remedio ahora de
presente, y en lo venidero,
DO/
DOMINICA I V . 29

<DE ADVIENTO.

Sta se llama D O M IN IC A V A C A N T E ’,
E (i ) porque siendo costumbre de los si­
glos primeros de la Iglesia, y en los ayunos
de el Sabado, que era vigilia de una solem­
nidad , no comer hasta despues de la Hora
de Nona ; y en los de Quarcsma , hasta que
se veía la Estrella vespertina > y entonces
empezaban los Oficios que pertenecían á ia
festividad , ó Domingo siguiente ; los que
proseguían hasta despues de media noche»
in que entraba el D om ingo : no se usaba
otro O fic io , que el mismo de el Sabado,
que era propio de la Dominica : asi es uno
mismo el Evangelio en estos dos dias >y en
el Sabado, y Dom ingo segundo de Quares-;
ma. Se llama Dominica Vacante, dice tam-.
‘bien Durando) (2) porque en este dia no
hacia Estación el Papa. Ahora se hace, en Ja
Tom. 1. I Ba-
¡ (r ) S. Lcon citat. a P. A u g u st. de Herrera Offi-
Div. lib. z.cap. 14. n.-3.
£ i)” Durand, in hac D om .
130 D O M I M I C A IV .
Basílica de los doce A p o sto les, por el sín 4
guiar resplandor de la F é , que tuvieron de
este Misterio.
El O ficio de esta Dom inica correspon­
de á el quarto estado de el Pueblo de Dios
en la antigua L e y , desde el transito de el
Capitan Z o ro b ab el, y de M alachías, hasta
el Nacim iento de Christo , que suelen al­
gunos contar cerca de trescientos años. En
este tiempo el Pueblo de Dios lo mas de él
habitó pacificamente en la Tierra de Promi­
sión , esperando la cercana venida de el Sal*
vador que últimamente les havian prometi­
do los Profetas A g e o , y Malachías. Y por­
que en aquel tiempo cesaron las guerras, y
las riranías de los Infieles contra el Pueblo
de D io s , se llam ó Sabado , esto e s , desean*
s o , con el que pudieron plantar Viñas,
O livas, y Huertos, edificar grandes Casas, y
ser enrriquecidos 5 aunque en medio de es­
tos años les alteró su quierud la persecu­
ción de Antiocho, R ey de Syria, la que lue­
go se sosegó, y se restituyeron á su paz, se­
gún los dos Libros de los Machabeos. Se
llam ó aquel tiempo de el silencio de la Ley,
y de los Profetas; porque en el no embió
DE A D V IE N T O . 13 1
Dios nuevos Profetas, ni tampoco se escri-
vieron nuevos Libros de la Sagrada Escritu-
ra 5 porque los Libros de ios Machabeos ha- •
blan de particular Historia , y de caso par­
ticular , y no con la generalidad que los de*
más Libros Sagrados hablan de la Historia
de el Pueblo de D ios, desde Adán, hasta la
venida de Christo : con que solo faltaba el
que los Fieles de el Pueblo de Dios se pre­
parasen á recibir devotamente á el Salvador
dé el Mundo y que estaba muy cerca de ve­
nir á llenar con su Celestial D o& rina, todo
Jo que havia faltado á la L ey de M oyses, y
de los demás Profetas. Y haviendo tratado
en las tres antecedentes Dominicas de la
primera venida de el Salvador, y de lase-,
gunda á el Ju icio, y también de la que ha-;
ce á las almas por su gracia , es consiguien­
te se prepare en esta el Pueblo Christiano á
la celeberrima Fiesta de la Natividad de
Christo, que está próxima á solemnizar
nuestra Santa Madre la Iglesia.
332' DOMINICA IV.

EXPLICACION TARA LA
asistencia a la Misa Cantada
de este dia,

rA E L I N T R O I T O ,

* * S e pone de Isaías á el cap. 45*


y de el Psalmo 18; denotándonos
en el rocío de el Cielo , la Divinin
dad >y en el fruto de la Tierra Vir->
gen , la Humanidad de nuestro Sal*
vador, por lo que cantan los Cielos,
y las obras de la mano de D ios, su,
Gloria.
E N LA ORACION

Expl P í a e la Iglesia á Dios mueva


su poder, y venga a socorrernos con
efi-
DE AD VIENTO. 133
eficacia grande , para que mediante
los auxilios de su Divina gracia,
adelante con coda presteza la indul­
gen
o cia de sus misericordias a todo,
,
lo que nuestros pecados la impiden*
{

'A L A EPISTOLA.

E x p h Q s p e gan pat)lo la primera a


■los C orin thios, en que nos exorta á
*no hacer juicios temerarios contra
nuestros proximos \ especialmente
contra nuestros Prelados , y M inis­
tros de Dios*, debiendo juzgar á és­
tos como Dispensadores de sus Mis­
terios, y aunque no se escuse,el que
entiende, si la externa acción es
bien, o mal executada; no debe pre­
sumir, ni juzgar de su interior de si
I3 es
134 #D O-M IN ICA ' IV.
es su ánimo , y voluntad , segun lo
que aparece a lo exterior; o si es hy-
pocresía, o ficción j que ésta es cu­
riosa inquisición, y perversa’, como
si tien e, o no , muchas virtudes en
su interior, quando > ni el mismef
hombre puede juzgarse á sí mismo
con toda certeza; pues es su conoci­
miento imperfecto, y falible: y nin­
guno sabe si es digno , que Dios le
ame , o le aborrezca ; luego mucho
menos podrá un hombre hacer jui­
cio de el interior de otro hombre.
Esto solo es proprio de Dios, a cuya
vista se hacen manifiestos todos los
caminos de los hombres; esto es, to­
dos sus acSos, tanto interiores, co­
mo exteriores. Por lo que cada uno
debe esperar, que venga el Señor á
el
DE AD VIEN TO . 135
el Juicio , en el que revelará lo mas
escondido , y oculto de los pechos
de los hom bres, y manifestará las
intenciones de los corazones y en­
tonces el mismo le dará á cada uno
la alabanza , o vituperio; y no los
hombres,sino el mismo Dios,que ma­
nifestará la verdad de sus interiores.

A E L G R AD U AL.

pone de el Psalmo 144.011


donde se renuevan nuestros suspi­
ros , solicitando poseer de el todo a
Jesús por su gracia, quando le con­
sideramos ya tan cerca de nosotros,
como contemplándolo dentro de el
virginal Claustro de su Madre M a­
na Santísima, para nacer en la re­
presentación.
I4 A
%1 ¿ DOMINICA IV."

A EL EVANGELIO.

ExpL t s de San Juan á el cap. 3. eii


donde refiere , que en el año deci­
moquinto de el Imperio de Tiberio
Cesar , siendo Poncio Pilaco Presi­
dente , en su Lugar de Judea y
siendo Hcrodes Tetrarcha de Gali­
lea ; y Tecrarca Felipe su hermano
de leu rea , y de la Región T racon i-
tidei y Lisanias Tetrarca de la Pro-’
vincia Avilina , en tiempo de
Anas, y Caifas, Principes de. los Sa­
cerdotes , que alternaban por años.
Se le infundió en el Desierto el espí­
ritu de la Predicación de la divina
palabra á San Juan , que era hijo
de Zacharías; y que salió, mandan-
D E ADVIENTO. x
tíoséló asi Dios, por codo el térrico^
rio , y riberas de el Jordán , publi­
cando el Bautismo de penitencia , y
remisión de los pecados, que se lie-
gaba á el universo Mundo : el qual
solemne Pregón fue anunciado , y
estaba antes escrito en la Profecía de
Isaías diciendo , era esta la sonora
V o z de el que clama en el Desierto:
Preparasen el camino de el Señor:
Que hiciesen tratables, y reótas las
sendas, por donde havia de pasar
el Principe Soberano , que los venia
á redimir : Que se igualarían, y lle-
narian los ondos de los Valles : Se
baxaria lo alto de los collados: Que
lo intrincado , y torcido , quedaría
derecho , y sin fealdad alguna: Que
lo áspero, y montuoso se reduciriá
i3? DOM IN ICA I V.
á suave llanura: Y que todo viviente
vería; y le constaria a toda criatura
el maravilloso modo, con que el So­
berano Dueño salvaría á los mise-:
ros esclavos de el pecado.
Este suceso fue el año 30. de la
edad de Christo? el que nos excita a
las prevenciones, que debemos a la
venida de misericordia , que hace
nuestro Dios, con el exemplo de San
J u a n , que dice , vino á preparar a
todos los mortales en aquel tiempo,
en que la Región de los Judios es­
taba repartida en varios, y escranos
Governadores, diciendoles, prepa­
rasen el camino a D io s , que era el
Señor de to d o s; el que venia a dar
la paz, y felicidad á los que se halla­
ban afligidos, e infe&os de varias
SéCr
DE AD VIENTO . 139
Sc£ta s, con dos Summos Sacerdo­
tes , cjue alternaban el Summo Sa­
cerdocio , hechos por la potestad
Regia á fuerza de dinero , como
sienten graves A utores, segun el P.
M aldonado, con que en tiempo,
que estaba viciado todo en arrogan­
tes Sacerdotes, Reyes , y Levitas,
vino la Piedra sin manos *, esto es,
C h risto , de el Monte de el Testa­
mento, sin obra de varón ,á borrar
aquel Sacerdocio,y establecer la uni­
dad de su Reino,y Sacerdocio eterno.

A EL OFERTORIO.

E xpi S e pone de San Lucas a el cap.


1. en el que se saluda , bendiciendo
á la M adre, y a el H ijo (conside­
rando en su virgineo Claustro) con
la
I 40 D O M IN ICA IV.
la Salutación de el Angel , y la de
Santa Isabel.
N O T A * L a meditación,y oraciones
del resto de la Misa de este dia , está»
en el folio 33.

A LA CO M U N IO N .

ExpL Es de Isaías á
el cap. 7. y se
pone, para excitar los deseos, y en
ellos el consuelo con el fruto , que
esperamos.
EN LA ORACION (D E S P U E S
p. de la Comunion.
E x p l\ j j e la Iglesia a Dios, que con
la Eucharistía, que hemos recibido,
frecuentando tan D ivino Misterio,
crezca en nosotros el efefto de nues­
tra salud : Por nuestro Señor Jesu
Christo,
VI-
141
V I Ú I L 1A D E L A NATIVIDAD
de nuestro Señor Jesu Christo.
S lo mismo Vigilia , que prevención á
la mas solemne Fiesta: la que está ins­
tituida por la Iglesia nuestra Madre , para
preparación de las Fiestas mas solemnes.Es-i
ta observancia viene de los primeros siglos
de la Iglesia según San Paulino en la festi­
vidad de San Félix : San Am brosio sernv
27. de Jejun. y el Metafraste (en su Vida)
añade que desde que murió San Juan Evan­
gelista , los Fieles hacían devotísimas V ig H
lias en las Vísperas de su Martirio todos los'
a ñ o s: á las que atendió Ja Iglesia tanto,;
quanto se oponía su observancia á la su­
perstición de los G entiles, que las observa­
ban en honra de sus vanos Dioses 5 (1) y las
continuó con singular provecho de los Fie-í
les contra los Hereges cuya Cabeza fue V i ­
g ila n d o , contra el que cscrivióSan.G eró­
ni mo, (2) y San Epitomo conrra M arción,
E l mismo nombre de V igilia excita nuestro
cu y dado a la advertencia de el Misterio , 6
Santo , que se celebra, y á los especiales;
Ri-.
^(1) Sucton, in Vita Ve>pas.
( i ) Hicxon. in Epist. ad Kipar. >
i 4z VIGILIA
Ricos de su Oficio dice Ruperto, (i)
Se llama Vigilia ; porque antiguamente?
en las principales Ciudades se cantaban dos
Oficios la noche, víspera de la solemnidad,
á que concurría todo el Pueblo en la Iglesia,
y pasaban toda la noche en V ig ilia , alar
bando á Dios. Pero rabioso nuestro enemi­
go común de los grandes frutos de virtud,
que sacaban los Fieles de tanta religiosidad,
valiéndose de los mas frágiles r introduxo,
conviniesen los mozos licenciosos con los
Músicos en profimos cantares i en desorden
r e s , y atrevimientos? en lle v a r, que cok
m e r , y beber? y en insultos menos hones-r
ros en la Iglesia, A estos inconvenientes,
luego que fueron conocidos , acudió nues­
tra Santa Madre la Iglesia con el remedio,
poniendo entredicho a aquellas Vigilias de
noche. £1 Concilio Antisiodorense, en tiem­
po de el Papa Deus d ed it, Canon 3. institu­
y ó , que en vez de ellas se ayunase todo el
dhi , víspera de la solemnidad: (2) este ayu­
no quedó con el nombre de Vigilia,* aunque
no está ligado á la V igilia el a y u n o , por ra­
zón
(1) Rup. üb. 3. cap. 13. (i) Vide Herr.Orig-
de ti Offi.Div. lib. 1. cap. 17.
D E L A N A T I V I D A D . ^ 143
zon de V ig ilia , corno se ve en la V igilia de
ía Ascensión. Se llama el ayuno de las Viw
gilias dispensación* porque se dispensó, que
velásemos por la noche , con que ayunáse­
mos su víspera. Q uedó en la Iglesia en me­
moria de tán inmenso beneficio, como re­
cibimos la noche de la Natividad 5 asistir
los Fieles devotamente á los M aytines , y
Misa aquella noche; y á Jos M aytines de los
tres días de Semana Santa, que llaman T i ­
nieblas , en memoria de lo que padeció
nuestro Señor. Pero el que , demás de ayu-í
nar, honesta, y religiosamente asistiese v h
gilam eá los Maytines de otros Santos, con-í
forme á la institución, ó prattica de lasCItH
dades, havrá hecho mayor prevención , y¡
mérito a la solemnidad de el dia.
Nos convida la Iglesia nuestra Madre
en el Invitatorio de este dia , amonestando,
como á sus hijos, nos prevengamos de eí
mejor modo á recibir á el Señor, que nació
en la Casa de el Pan , 6 Belen, para que re­
cibiéndole en esta vida , como Pan vivo»
que baxó de el C ielo, logremos en ía maña*
n a , que amanezcamos á la Gloria , ver glo­
riosa , no solo á su Humanidad Sacratísima,
$in,o es también su Divinidad, EXn
VIGILIA

EXPLICACION PARA LA
- asistencia d ía Misa solemne de la
VmO lia de Natividad . '

3EsVe dia es la Estación a S anta M a *


r ía la M ayqk porque previniéndo­
lo s á recibir el Mana de el Cielo ert
nuestro Salvador, que nació para re­
dim irnos, y quedarse con nosotros
en Pan de A néeles; considerándolo
tan cerca paralos efeflos de su Gracia
en esta Vigilia^pcrtenece laEstacion
á. el Tem plo de esta Señora, que fue
el C ielo , de quien nos vino tan D i­
vino sustento.

A E L IN T R O I T O .

¿JXpl‘ Es de el Exodo al cap. i 6 , y


<ieJ
DE LA NATIVIDAD. 14 5
de el Psalmo z 3; en que nos acuer­
da nuestra Santa Madre Iglesia y es­
tar en posesion ya de el bien , que
figuró la promesa de Dios á los hi­
jos de Israel, quando Ies dixo : lio—
vería para ellos Pan de el Cielo. Con
lo que Moysés^ y Aarón les anun­
ciaron , que serian noticiosos en la
víspera de su libertad , y en la ma­
ñana verían la Gloria de Dios. Lo
que sabemos nosotros, oy en pose­
sion de el Pan.de el Cielo , y gracia
de los Sacramentos: v veremos en
la mañana de la-revelación de.nues­
tra Gloria , quando logremos la po­
sesion de ella.^
, ~ C ”r

A LA ORACION.

j j g ja ig|esja ^ D i o s , que
Tom, /. K pues
14 ¿ ' VIGILIA'
pues codos los años nos regocija es-?
te dia con la memoria de las Vispe*
ras de nuestra Redención: haga que
quando renovemos nuestros afeólos,
para recibirlo en sus fru tos; con
ellos nos aseguremos de no hallarlo*
riguroso en el Juicio.

A LA E P I S T O L A

F xph Es la i .
de San Pablo á los
R o m an o s, cap. i . en la que mani­
fiesta el Nacimiento de nuestro Sal­
vador , cumplidas ya las Profecías,
y Escrituras 3 y expresa el fin de su
ven id a, llamando a las gentes a su
Fe.
DE L A NATIVIDAD. 147

A EL GRADUAL,

f c í '- E s de el Exodo a el cap. i


y de el Psalmo 79 - el qual Psalmo,
diceR uperro, era oracion por los
J u d ío s, y Gentiles,. que en breve
Iiavian de convertirse , por la ma­
nifestación de Jesús, o con su Doc­
trina. Oran los Fieles para que Dios
convierta a los Judíos de su perfi­
dia , quando renuevan la memoria
de el Nacimiento de Jesús: tenien­
do presente la dispersión , que se si­
guió de ellos , con la venida de el
Salvador, por seguir la Justicia,
que quisieron inventar , y no suje-:
tarse á !a verdad de las Escrituras.
R U B R IC A . Si este dia cayese en
I\2 Do*
t 4s V IG IL IA
Dominga , se dice Alleluya en el Versi*
culo , por ser consagrado el Domingo a
la Resurrección de nuestro Salvador.

A E L E V A N G E L IO .

E*Pl- E s de San Math. cap. i . éfl


donde habla a la letra de Christo,
proximo a nacer de Madre Virgen:
lo que prueba el Evangelista de las
palabras de el Angel á San Joseph,
Esposo de esta Immaculada Señora;
suponiendo, que como estuviese
desposada la Madre de Jesús Maria
Santisima con Jo scp lve hallóhaver
concebido por el Espiritu Santo es­
ta Purisima Virgen.Pero Joseph su
Esposo, viendo un suceso tan es-
traño *>como era justo, y no que-;
ríen-
DE L A N A T IV ID A D . 1 49
riendo hacerle publico * determinó
retirarse de su Patria , y dexar á su
Esposa. Ahora fuese por respeto , y
veneración de su misma Santísima
Esposa, por conocer el misterio,
como quieren muchos Santos Pa­
dres: ahora fuese por ignorarlo, co­
mo sienten otros. Y hallándose en
esta turbación, se le apareció nn A n­
gel de el Señor en sueños, dicicn-
d ole, Joseph , hijo de David , no
quieras temer, ni dexes de recibir á
María , como a Esposa tuya , de el
todo pura, y esempta de culpa; por­
que lo que ha concebido en su vir­
ginal Claustro , es por obra de el
Espiritu Santo \ y sabe , que parirá
un hijo, á quien pondrás por nom­
bre Jesús; porque el ha de saU
K3 var
IÍO^ VIGILIA
var a su Pueblo de los pecados.
Este suceso fue el ano de la Con­
cepción de Christo > el que digna­
mente se pone en este dia , previ­
niéndonos en el conocimicntode el
que nació D io s, y Hombre verda­
dero , de Maria Santísima , su Ma­
dre, y Virgen; que aunque era des­
posada con Josephjfue solo estela­
ra custodio de su pureza , y fue el
Espíritu Santo , por quien se fecun­
dó la Madre de Jesús,

A EL OFERTORIO.

pone de el Psalmo 23. pa­


ra excitarnos á dar entrada á nues­
tro Salvador, quitando de nuestra
parte todos los impedimentos.
NO
DE LA NATIVIDAD. i >i
N O T A . L a meditación, y oraciones
’del resto de la Misa de este dia , está
en el folio 3 3.

A LA''COMUNION.

Expi.S e ponede 'Isaías-á el cap. 40.


por lo que dice la nota de el Introito.

EN LA O R A C IO N (D E S P U E S
de la Comunion.

E x p ! ^ i¿ c ja iglesia a el Eterno Pa-


,'.0

dre pox los Fieles presentes, en vir­


tud de la Eucharistía recibida , los
efectos de su Divina g ra cia , con
que respiren , sintiendo ya los de la
Natividad temporal de su Unigéni­
to Hijo.
T5 £ OFICIO DE L A NOCHE

DE LA C E L E B R I D A D D E EL
Nacimiento de nuestro Señor
Je su Christo ■:

Sta celebridad tienp-por Autores á los


E Sagrados Apostolés, que desde el prin­
cipio de la Iglesia empezaron á solemnizar­
la , y continuó la Iglesiá,todos los años, (i.)

DE E L O F IC IO D E L A N O C H E
de la N atividad de nuestro Señor
Jesu CbrhtOi

ispone h Iglesia el Oficio festivo de ía


D Natividad de nuestro Señor Jesu
Christo, a fin, que dispuestos los Fieles con
suma devocion , y afeito de sus corazones,
perciban e! grande gozo", y suavidad',' que
en el mismo hallan en la memoria, que ha­
ce en este O ficio de tres Natividades. L a
prim era, la eterna d el Divino Verbo de el
Padre. Lá segunda , la tem poral, quaudt?
nació de* ía Im maculada Virgen Madre. Y
la
( x ) C lcm . Rom. líb. 8. Co-iist. Aposr. -cap. 3 S\
A z o r lib. 1. c a p .? . ^ . :
'D E L A 'N A T I V I D A D . 153
la tercera, la Espiritual, ó M oral, que ha­
ce cada dia en las Alm as de los Fieles : eri
cuya memoria celebra tres Misas solemnes
la -iglesia en este d ia : á las que precede , y
acompaña el Oficio N odurno de las Horas
Canónicas, y el Diurno. En todo este O fi-
‘d o , es la principal intención déla Iglesia,
‘no solo celebrar la Natividad temporal de
el Verbo, que nació humanado; sino es tam­
bién , que nos dispongamos á que renazca
en nuestras A lm a s, con nuevos efedos de
su Divina gracia.
Se llama esta noche (vulgarmente) N O ­
C H E B U E N A . Y con razón > pues si hasta
esta vivieron los mortales entre las tinieblas,
jen'que anocheció el dia de nuestros prime­
ros Padres, por el pecado, con que perdie­
ron ia justicia original en s í , y para sus hi­
jos , con los bienes de el Paraíso: en esta
N oche nació en el Mundo, la L u z por esen­
cia , que es Dios > oculta enrre los cegales
de nuestra naturaleza ; siendo noche de el
dia de Luz de la Divinidad la carne de nues­
tra naruraleza , en que se escondía : Mas
N O C H E B y É N A , que abrazaba en sí ia
Infinita bondad* N O C H E B U E N A , para
• no-
1 54 OFICIO DE L A NOCHE
nosotros , de Ja que nos amaneció Ja luz p#
ra bolver á la Justicia, con que hallamos en
el Mundo mas bien , que todos los bienes
de el Paraíso, en la fuente , y origen de to­
da bondad'.
E XE M P LOS.
N esta N oche se arruinó el suntuoso
Tem plo de la Paz en Roma , el que
havian edificado, y colocado en eJ la Esta­
tua de R ó m u lo , en señal de la universal
p a z , que havia doce años gozaban: ( i) este
edificado, consultaron á el O rá cu lo : que
tiempo duraría ? Y respondió , que hasta
que pariese una Virgen : lo que pare-
ciendoles imposible, lo llamaron:_El E ter-
no : Mas duró solo hasta esta noche de el
parro de lalmm aculada Virgen ., segun re­
fiere el Pontífice Inocencio III. y el mismo
d ic e : que también en Roma una fuente de
agua convirtió su licor en aceyte en esta
N oche : el que manó rodo el dia siguiente
hasra el Rio ; y se vió cumplido lo que la
Sibila havia profetizado. En este lugar se
edificó Ja Iglesia de Santa María Transtíbe-
rini. Y en eí antecedente Tem plo la de San-:
ta Maria Nueva. Har. .
( i ) D u r. lib. 6. cap. 43.
D E L A N A T IV ID A D . 155
Nació el Divino Verbo después de las do­
ce de la Noche de el Sabado, á el empezar el
D om ingo, día 25. de D iciem bre, el año de
d Imperio de Augusto'Cesar 4 2 . en la O lim ­
píada 149. y año 3. de ella : (1) lo que , se­
gún Eusebio Cesariense , corresponde á el
año de 5 19 6 .d e la Creación de el Mundo
(aunque en esto hay varias opiniones) y fue
por ir consiguiente á sil maravilloso orden*
por que en el diaquedixo: Hagase Ja Luz:
en la Creación de el M undo, que fue D o­
m ingo , enrre las Tinieblas de la noche de
.otro Domingo , y entre las mayores de los
pecados de los hom bres, les naciese la luz,
con que nos visitó, para alumbrar á los que
estabamos en las tinieblas de la culpa >y en
las sombras de la muerre eterna ; (2) y para
dárnoslo á entender, nació de noche. V ién­
dose este orden maravilloso, en q u e , ha­
biéndose perdido el hombre, que havia for­
mado , en la feria sexta, eligió Dios este dia,
para ser en tiempo concebido ; y el mismo
dia para librarlo, muriendo en la C ruz : y
el
(1) P P . in Sinod. 6 . gerer. cap. 8. C le m . lib . 1 .
Strom, Euseb. in C h ro n . A z o r lib. i . cap. 9.
( z ) San Juan C h iiso st. Ser. in N ativ . D o m .
i <6 OFICIO DE LA NOCHE
el Domingo en que crió Ja luz eligió para
nacer en el M undo, y para resucitar triun-;
fanre de los horrores de la muerte, (i)
Nace en tiempo que empiezan a crecer los
'dias. D enotando, que los que creyesen en
é ! , conseguirán los dias eternos, en que
nunca hay noche. (2)
Se acostumbra en la Cbristiandad repre*
sentar este M isterio en los Templos, y en m u-
chas Casas particulares con aseos, riquezas,
y curiosidades, las que vulgarmente llaman
N A C I M I E N T O S , ó B E L E N E S . Lo que se
cree tan antiguo , como traher su origen de
el tiempo de el Profeta Jeremías, de quien
refiere San Epiphanio en su V id a , (3) que
hallándose desterrado el Profeta con mu­
chos Judíos en Egipto , no cesaba de predi­
carles la próxima venida de el verdadero Me*
sias , dándoles por señal de que havria ve­
nido ya, quando subiese á Egipto una Don*
celia Madre de un tierno Infenre , á cuya
vista caherian las Estatuas de sus fingidos
Dioses. A esta Profecía dieron tanto crédito
los
(i) Rup. lib. c . \6. Dur. ibú (1) Dur.ibi.
(;) Lib. Ilíst. Scholasc. P. Aug. de Herrera de
Oiíic. lib. i.cap. i i . n. 4. j.
DE L A N A T IV ID A D . 1*7
]os E gipcios, que immediatamente formad
ron representaciones de el suceso en un N h
ño recien nacido, reclinado en un pesebre,
y adorado de su Madre , y de los circuns-í
rantes. Este Rito siendo universal costunW
b re , duró tanto , que preguntados de el R e y
Tholeméo , despues de mucho tiempo , de
su significación, y Misterio le respondieron,
que de sus mayores sabían , les havia enser
nado el Profeta Jeremías, lo que en el se con­
tenía , que era el Mesías , que havia de na­
cer de una Madre Virgen. D e lo que se sir
g u ió , no solo adoíar en Tem plos , y Casas
este M isterio , sino es gravarlo en laminas,-
y medallas, que traían pendientes de el cue­
llo. L o que también se confirma de Jo que
refiere Santo Thomás. ( 0 D ic e , que en
tiempo de el Gran Constantino, y Santa
Elena se halló en un sepulcro un cuerpo hu­
m ano, de cuyo cuello pendía una lamina*
en que se leían estas letras : Christus nasce-*
tur ex V irg in e, ego credo in eam. O Scl\
Sub Helena , & Constantini temporibus, ite-
rumme videbis. Que en nuestro Castellano
dicen: Christo nacerá de una Virgen, y yo
creo
(1) S.Thom. 1 . i. are. 7. ad
' 1 58 OFICIO DE L A NOCHE
creo en él. O Sol I En los tiempos de Cons­
tantino, y Elena me boivereis á ver. D eque
se infiere , que si los Idolatras Egipcios asi
recibieron la Fé de este M isterio, que lo ve­
neraron con tan universal estimación, y par­
ticular Rito ; es muy debido á nuestra pie­
dad chrisriana t para excitar los afeftos de
nuestra devocion , y ternura, que no solo
en los T em p lo s, sino es también en las ca­
sas >aseemos , y coloquemos estas represen­
taciones , que llaman Nacimientos.

E X P L IC A C IO N P A R A L A A S IS T E N C IA
a los M aitines de la N atividad de núes-
tro Señor J e su Christo.

E N EL IN V IT A T O R IO .

OS combida la Iglesia á adorar á Díos


hecho hom bre: como que las ternu­
ras de infante recien nacido, movieron a los
Angeles, á combidarse mutuamente a baxar
a adorar á el Señor , contra quien la sober-
viad e Luzbel se havia revelado , y queda­
do demonio, ( i) Los mismos Santos Ange-í
les
(i) D ur. ib i n.
D E L A N A T I V ID A D . Typ
Ies combinaron esta Noche á esras adoracio­
nes á los Pastores, y Pueblos, anunciando-1
le s , como estaba ya nacido en el Mundo el
Mediador entre los Angeles, y los hombres,
que traxo la Paz á la tierra, para hacer de
los dos uno en las adoraciones.
Se dicen nueve Psalmos en los tres Noc+
turnos * tres en cada ««o. Para denotar , que
todos los Santos Padres, que fueron en ios
tres tiempos de el M undo: el primero antes
de la L e y Escrita: el segundo, el tiempo de
esta L e y : y el tercero > en el de la de Gra­
cia , en esta vinieron á juntarse, y colocar­
se entre los nueve Coros de los Angeles. Yi
como los Angeles tienen su común gozo en
la Trinidad Beatísima; asi los Justos deesr
tos tres tiem pos, en este de el N uevo Tes-í
tamento se conglorifican en la misma T rini:
dad Beatísima.
El primer N o flu rn o , hace mención de
los que fueron en el tiem po, que precedió a
la L ey Escrita , como Abraham ,■Isaac, y (
Jacob. El segundo NoBurno , de los que fue­
ron en el tiempo de la Antigua L e y , como
David , los Profetas , y otros. El tercero ha­
ce mención de el N uevo Testam ento, que
tu-.
Y6o MAY TINES
tuvo principio desde el Bautismo, que en es­
te tiempo se nos concedió,y dió á Jos Apos­
tóles , M artyres, y Confesores. El primer
Psalmo rrata de Ja eterna Generación de el
D ivino Verbo. El segundo , de su Encarna­
ción. El tercero es alabanzas de el Esposo, y
de la Esposa, E n las Antífonas de ¡os Psalmos
de el tercer N ocíam e se aumentan Alleluyasy
porque en éí se significa Ja alegría, que el
Nacim iento de Christo nos comunica, ( i)
Las tres L E C C IO N E S de el primero
N O C T U R N O son de Uaias. La primera es
de el cap. 9. L a segunda de el 40. Y la ter­
cera de el 52. las que se dicen sin titu lo , por
quehaviendo sido esre Profeta , en todo el
tiempo de Adviento , el que manifestó las
promesas de venir á el Mundo C h risto, á e'l
mismo le toca anunciar su cumplimiento.
Y siendo éste el Profeta Evangélico,no se ne­
cesita expresar su nom bre: y mas bien, me
pareceos; porque ya no necesitamos oír los
nombres de Profetas, para lo que Dios nos
dice , quando está nacido en carne pasible
su Hijo, en quien nos habló con tanta nove-
dad, y admiración de el Mundo,
Por
( 1 ) Amalar, lib. 4, cap. 3 r.
DE LA NATIVIDAD. jS x
Por CS3 en la primera Lección dice, que'
' como los Asidos con sagacidad, y cautela
dominaron, y despojaron la parte de Sama­
ría , esto es la Tribu de Z ab u ló n , y N e p h -
r a li: (O Con mejor modo Christo ya naci­
do , exerciendo el oficio de Predicador, ali­
viaría >y como sin sentirse , arrebataría de
Jas fauces de el demonio , y de Ja idolatría
á Jos habitadores de la tierra de Zabulón, y
Nephtalí. A llí fue en donde Christo prime-!
ro predicó? siendo concebido en Nazarerh,
que pertenecía á la T ribu de Zabulón : Y
allí llamó , y traxo á m á los mas de los
A postoles: como ensenan San Geroninio
San Basilio, San Cirilo > y San Chrisosto-
m o: y segun el Psalmotfy. que lo llama
Principe de Zabulón , y Principe de
Nephtali.
Esta presa hizo también en Galilea,
conviniendo por s í, y sus Apostoles con
sus milagros ¿ ¡numerables , siendo felici­
dad para los que se hallaban dulcemente
presos de tan D ivino Cazador , aliaviados
de la carga de tan pesado yugo de la in­
fidelidad , y de los pecados, quedando so,
Tom.I. L ¡Q
(0 Aiaj>. sup. hujic locum*
,¿ 2 M A Y T I N E S
lo cargados de honras, y riquezas espíritu*
Ies , dice Forerio. ( i)
Se ponen tres Responsorios en el primer
NoBurno d e lfin de las tres Lecciones , y en
t i primero se repite tres veces el Versículo.
Para denotar que los Santos de la L e y Na­
tural , de la L e y Escrita, y de Ja de Gracia,
todos desearon á el Salvador.
Se buelve a repetir el Risponsorto, signi­
ficando ha de bol ver á venir á el Juicio. (2)
E n los tres Responsorios de este NoElur~
no se significa: En el primero la restaura­
ción de las sillas de los Angeles ; por lo que
se alegra todo el Exercito de los Celestiales
Espíritus. Gaudet exer citas Angelorum . En
el segundo se denota la reparación de los
hombres , en donde dice > les baxó de el
C ielo la P a z : P a x vera descendit. En el ter­
cero , el m odo, ó principio de aquella res­
tauración, y nuestra reparación en la N ati­
vidad de nuestro Salvador.
A el fin de los tres Responsorios , se dice
Gloria P a t r t , & c . en que se dá gracias á la
Beatísima Trinidad 5 por havernos cumpli­
do
(1) Cicat á C orn . A lap . ( 1 ) Paul. Med.
cap. de Adv. ia Dom. 4, & in N atale.
D E L A N A T IV ID A D . 1 6%
do la promesa de embiarnos á nuestro Re­
dentor.
Entre estas Lecciones canta la M úsica
Villancicos > Pastorales , y otras regocijadas
invenciones : en señal de jubilo ; porque si
es costumbre avisar de el que ha nacido á
los Interesados, con lo que dan las enhora­
buenas á la Madre > y á el ver á el H ijo lo
alaban , lo bendicen, y celebran , ofrecién­
dole dadivas: nosotros con mas razón, sien­
do interesados umversalmente , debemos
todos esta noche visitar á la Madre de D ios,
y á el tierno Infante Jesús, y en quanto
podamos engrandecer su nombre ; ( i) dan­
do las dadivas de nuestros afettos, expre­
sados en las mas afectivas alabanzas de
nuestro corazon, y labios. L o que mani­
fiesta el tercer Responsorio de elprimer Noc­
turno , en qué parece , sigue festiva la Igle­
sia nuestra Madre esta N oche el uso de los
honestos C o ro s, y Baylcs de los sencillos
Pastores, preguntándoles en el C á n to : A
quien vieron f Y ellos responden , que á el
Recien Nacido, y á los Coros de los A n g e ­
les alabarlo. Bueíve á preguntarles mas, por
L 2 io
(i)" Dur. Rat¡í>n. lib. <j. cap. n. 5. itf.
T¿4 M AYTIN ES
lo que vieron ? Y que den nuevas de la N a­
tividad de Christo. Budven a responder
festivo s, vieron á el Recien Nacido, y á los
Coros de los Angeles alabarlo, como á su
Señor. L o que en Laudes, y en sus Anti-
pbonas buelve a repetir la Iglesia, como
im itando á los Coros alegres, en que unos
cantando , se preguntan; y otros con el mis­
mo júbilo responden.
Las fres Lecciones de el segundo N ofiur-
no son de San León Papa : ( i) en que exci­
ta á todos á el espiritual gozo de nacer
nuestro Salvador , que como A utor de la
V id a , combida con ella á los Gentiles. A
los pecadores con el perdón. A los Justos
con la palma. Y á todos con el universal re­
gocijo ; porque siendo el destruidor de el
pecado, y de la muerte , viene , para librar
de la mancha de la culpa á todos los hom ­
bres , porque ninguno de nosotros se libró
de e lla , sino es el mismo , que es Santifica-
d o r, y su Madre que por sus infinitos méri­
tos fue preservada , y esempta.
En los tres Responsorios de el segundo
Notfurno, mira la Iglesia , admirando , y
ben-j
(0 S. L eoo serm» z. de N a tiv . D om .
DE L A N A T IV ID A D . *3 * .
bendiciendo á el bendito fruto de e l virg i­
nal Claustro de María. Y en el tercero se
halla como ignorante de las alabanzas y de
que es digna tal Madre, ( i)
A el tercer NoBurno se leen tres Homilías
sobre los tres Evangelios de lastres M isas de
esta celebridad}porque quiere la Iglesia com- .
probar con la multitud de testigos las dos N a­
turalezas D ivin a , y Humana» que hay en el
Recien Nacido J esú s, subsistiendo en una.-
sola Divina Persona. (2) Este Misterio de­
ponen los tres Evangelistas, y los tres D oc­
tores San G regorio, San Ambrosio , y San
Agustín , que a este fin traen muchas au­
toridades de Santos que fueron antes de la
L e y , en la L ey , y despues de la L e y Escri­
ta , para el mas pleno Juicio.
E n los dos Responsorios de el tercer Noc­
turno, se alaba ¿ en el primero las purísimas
Entrañas de la Bienaventurada Virgen M a­
ría , y a sus virginales pechos dejos que se
alimenró Jesús hoy , que nació por la sa­
lud de el M undo, con que nos amaneció el
dia santificado: y combida la Iglesia á to-,
L 3 _ dos
(1) Pur. ubi supr.. num, rt.
(t) Dur. ubisupr. num.
1 66 M A Y T I N E S
"dos á adorarlo Santificador , qu e está con
nosotros vestido de nuestra m ism a carne,
siendo el D iv in o V erb o el lleno d e G racia,
y de Verdad, ( i ) L o que expresa en el se­
gun d o R e sp o n so d o > significando la inm en­
sidad de g o zo , que con tanto b ien tienen
Jos que se saben gloriar en el Señor.
Se suelen encender mas luces en la lg\e¿
sí a , y se canta el T E D E U M L A U D A M U S ,
despues de la tercera H om ilía : E s, porque se
v á á celebrar la M is a : y por que cierta ya
la Iglesia con tan auténticos testimonios,
no puede dexar de rom per su go zo en ala­
banza de la D iv in id a d , y H u m a n id a d ; por
h aver hallado la preciosa Perla en B elen,
qu e dice el E v a n g e lio , que la m uger h avia
perdido : para lo que encendió la lu z de su
fet la buscó , y h a l ló , por la que se resca­
t ó triunfante de el Infierno. (2) A si dando
las alabanzas á D io s , llam a á todos los vec­
em os, que la den la enhorabuena. (3)

sp
O ) Ibid. num. t r .
( * ) G e m m a lib . 4 , c. 1 1 7 ;
0 ) Juan Beleth. cap. .
DE LA NATIVIDAD. i¿ 7

SE E M P IE Z A L A M IS A P R IM E R A
despues de el Te D eu m , & c . y antes
de las Laudes.

Orque esta Misa trata de Ja eterna ge­


P neración de el V erbo; y asi denota»
fue antes que pudiese alabarlo criatura al*
g u n a, y antes que ellas fuesen ; y que pre­
cedió á la generación temporal de la H u­
manidad de C h risto, y á la noticia de esre
M isterio, de el que se toma materia , para
las alabanzas, (i)
Se dicen tres M isas este dia j la primera
despues de las doce de la noche>la segunda, d
la Aurora '■
>y la tercera a el medio d ia : Por la
razón dada en la nota de el Oficio de este
día. Es Tradición Apostólica. Y estas M i­
sas se acostumbraron desde el tiempo délos
Apostoles, segun quieren inferir varios, que
cita Herrera > (2) siendo San Telesforo el
L 4 pri-
( 1 ) Ex Microl. cap. 34. Se Gemma lib. 3. cap.
10. lib. 4. cap. 1 1 7 . Durand. ib i. num. 1 6,
( 1 ) Agust. de Herrera de Miss, lib . 1. cap. 17.
Tclesph. Pap. de Consec. de 1. noc. lib . 1. Hisco-
r¡*, prop. x j.
t ¿3 M ISA PRIM ERA
p rim e ro , ¿jue dió el Decreto, de qne en íaS
dos Misas primeras se dixese eí Hym no de
el Gloria in excelsis : eí que antes no se de­
cía , por reputarse por Misas de Vigilia, se­
gun lo entiende el Auror de los tres Tomos
de las Liturgias. Y Vubescapelio dice , fue
la intención de el Santo Pontífice no se di-
xesen mas de tres Misas. Y se denota en es­
tas tres Misas , que Jos Santos Padres , que
fueron en el tiempo de la L ey Natural , y
Escrita, y en el de la de Gracia , lograron
el principio de su salvación en el Nacimien­
to de Christo.
Se canta a media noche la primera Misa>

,
y se llama vulgarmente M IS A D E E L G A ­
L L O porque en medio de ¡a noche hace des­
pertar su Canto : Denotando que los que vi­
vieron antes de la L e y Escrita , habitaban
entre rinieblas; y que este estado de tiem­
po es como la noche ; y que el Señor > que
todos.los días veneramos en el Sacrificio de
el A lta r , nació de noche á esta misma ho-i
ra en Celen, ( i)

ZA
(i) Dur. ubi sup. num. t i .
DE LA NATIVIDAD. 1 6%

LA AL LE LUIA.

N todo este tiempo es m uy conformé


E la interpretación, que de esra voz ha­
ce San Juan Chrisosrom,o j. en el segundo
Proemio de los Psaimos. Dice: que Alleluia
significa Jo mismo, que Dios ba venido: glo*
ripeadle. Porque A L significa venit-, esto es,
<uino ; y L E L D e u s , esto es >D io s ; y UJA:
ipsum glorifícate. A él glorificadle. (O
D E LA S E S T A C I O N E S DE LAS
tres Misas.

L Sumo Pontífice, C lero , y Pueblo


E Chrisriano, iban en Procesion a Ja
Iglesia de Sanra Maria la M ayor, en donde
cantados solemnemente ios Maytines , se
decía la primera Misa despues de media ñor
che ; porque de el virginal Claustro de Ma­
ria Santísima nació la Salud esperada de
Judea, y Jerusalen. Por esra razón se dice
la tercera en Sanra María Ja M a y o r; des-.
pues
(») P. M o n e a d a P r a í h d é l a C o m . l i b . 2. c a p .
nutn. i i .
T7° M ISA PRIMERA'
pues de pasar de la segunda Estación , que
havían hecho en Santa Anastasia, en donde
se cantaban las Laudes, y venían á aca­
barse á el rayar de la Aurora, en que se de­
cía la segunda Misa, (i) Esta segunda se
hacia en Santa Anastasia, en memoria de
que ésta nobilísima Matrona Romana, des­
pues de muchos exercicios de virtu d , de
muchos dias de cárcel, y martirios, atada
manos , y pies á unos palos , fue abrasada á
fuego lento, en el mismo dia de el Naci­
miento de Christo: naciendo esta Santa á
el C ielo, en tiempo de Diocleciano Em­
perador.
DE L A NATIVIDAD. 1711

E X P L I C A C I O N PARA L A
asistencia a la Misa Cantada de la
Noche de Navidad.

E L I NT RO I TO E N E S T A
primera Misa.

* * L e pone la Iglesia de el Psal­


mo 2. de David. El que significa
la generación eterna , y eterno N a ­
cimiento de el D ivino Verbo. Y
como en persona de el Padre nos
señala, que á esce que es su H ijo en
la eternidad (que abraza á él antes
sin principio lo presente, y lo futu­
ro) nos lo dió a conocer en tiempo,
y desde esta hora5 para que no du­
dásemos , ser su Hijo , cjuando lo
veiamos de nuestra naturaleza.
A
i 7* MISA PRIMERA

A E L GLORIA I N EXCELSlS,

Es ce Himno lo instituyó en esta


Misa San Thelésphoro , en memo-1
ria de que los Angeles lo cantaron
esta noche para anunciar a los Pas­
tores la N atividad, de nuestro Sal­
vador , como se ha dicho en la no­
ta de las tres Misas de este dia.

E N LA O R A C IO N

'ExplD A n d o gracias a D io s , la
Iglesia , porque en esta noche nos
dio la claridad de la verdadera luz,
le pedimos nos conceda los gozos
en el Cielo de aquel, que nos da á
conocer los Misterios de la luz en
la tierra.
fA
DE LA NATIVIDAD. iy¿
A LA EPISTO LA.

de San Pablo a T iro , 2, t.


en que acuerda la gracia que red-i
bimos de Dios, mediante su venida
á el Mundo en nuestra carne pasi­
ble. La que nos ensena con el exem-
plo de nacer , para entregarse a la
m uerte, por redimirnos de la ini-^
quidad , y lavarnos con su Sangre
de toda mancha. Exorta , a que re­
nunciemos toda impiedad, y los de­
seos de los mundanos. Que vivamos
sobria, piadosa,y justamente,como
fieles, observantes déla Ley de Chris­
to , esperando su venida gloriosa,

A E L GRADUAL.

de el Psalmo 1 o <?, yde el


i 74 M ISA PRIM ER A
2,. de David. D enoca, como el In-
troico , la Natividad eterna, y tem­
poral : manifestando , que de lo in­
tim o de la infinita bondad de el Pa­
dre, eternamente engendró á el Di­
vino Verbo , antes de toda criatu­
ra: El que es uno mismo en la esen*
cia con é l , y está con él en un mis­
mo ser, y virtud de producirlo to­
do : lo que hizo conocer en el dia
de su virtud, ú de su Resurrección,
el que ahora vemos paciente Niño.

A EL EVANGELIO.
Exp!, Es de San Lucas a el cap. 2.
expresando el Edi£to, que havia
mandado publicar Augusto Cesar,
para que todo el Universo Orbe,
que a él estaba sujeto, fuese a em-
pa-»
DE L A NATIVIDAD. 17*
padronarse, cada uno, a su propria
Ciudad, en donde estuviese la casa,
y cabeza de su familia, o Solar* Es­
ta primera descripción se hizo por
el Presidente de Syría Cyrino. Re­
fiere , que pasó San Joseph de la
Ciudad de Nazareth de Galilea, a la
Ciudad de David , que se llama Be-
len, en Judea (por ser él, y su C on­
sorte de la Casa, y familia de Da­
vid) caminando con su Esposa Ma­
ria Santisima, cercana a el parto. Y
no hallando lugar en el Diverso rio
(que era la Casa , o lugar , en don­
de se hospedaban los Peregrinos, y
forasteros) llegaron a las Acceso­
rias , que caian a bueltas de la M u­
ralla de la Ciudad , á un Portal, en
donde havia un Pesebre ; a el que
176 M ISA P R IM E R A
estaban sustentándose un Buey , y
una Muía > y por huir de el bulli­
cio de las gentes , se acogieron á el
desabrigo de este Portal M aria, y
J o sep h , para gastar la noche en
contemplación Divina : y estando
alli se cumplieron los dias de el par­
to. Y Maria Santísima de sus vir­
ginales Entrañas dióá la común luz
la Luz increada , su Hijo el Unigé­
nito del Padre, y también Primogé­
nito y Unigénito de esta Immacula-
da Madre, en el ser de Hombre, que
recibió de sus Entrañas: el que env
bolvió en sus pobres paños, y lo re­
clinó sobre el Pesebre; no hallando
otro lugar mas decente para el que
es Señor de el Mundo, y es Criador
de el Universo. El Angel de el Señor
apa-j
DE LA N ATIVIDAt). *77
ap reció a los Pastores , que es­
taban velando sobre sus ganados,
y los rodeó de l u z , y claridad de
D io s, y se llenaron de gran temor:
Mas el Angel los animó , diciendo,
no temiesen j por que les anuncia­
ba un grande gozo , que lo sería
para todo Pueblo *, porque havia
nacido ya en aquel dia su Salvador
en la Ciudad de David. Y que les
daba por señal, para que lo cono­
ciesen , que hallarian a el Recien
nacido embuelto en unos pobres
paños , reclinado en un Pesebre, A
el punto, refiere el Evangelista, que
a el Angel se le juntó multitud de
la Milicia Celestial de los Angeles,
que tienen por oficio alabar a Dios,
cantando: Gloria a (Dios en las Altu-i
Ton?, 7. M ras9
178 MISA PRIMERA
ras , y en la tierra paz a los hombres
de buena voluntad. El tiempo en que
logramos tan inefable dicha fue,
en el que gozaba el M undo aquella
paz, que infiere el Edifto , de que
todos viniesen a empadronarse; pa­
ra que se viesen cumplidas las Pro-
fecias de D a v id , é Isaias > el uno,
que havia d ich o , que naceria en
aquel dia la abundancia de la paz
en Christo ; y el otro que lo llama­
ba Principe de la Paz. Y el nacer
en el tiempo , que todo el Mundo
iba á empadronarse, mostraba, di­
ce San Gregorio Papa , que el que
se manifestaba en carne, venia a
sentar en el Libro de la Vida Eter­
na á sus escogidos de todo el Mun-
do. Nació en Belen,que es Ephrata,
Ciu-
D í L A N A T IV ID A D . # 17 9
¡Ciudad de David , en la T ribu de
Judá, ácía el Austro , que está en
un montecillo, seis millas de Jeru-
salen. Este suceso prodigioso fue el
día z$ . de Diciembre á el fin de la
noche de el 2 4 . y entrada de el 2 5 .
Credo

A EL OFERTORIO.

¿ c el Psalmo 9 en que se
combida á los Angeles y y a los
Hombres a que den alabanza á el
Nacimiento de el Señor.
N O T A . L a meditación, y oraciones
del resto de la Misa de este dia y esta
en elfolio 3 3.

A LA COM UNION.

Expl S e repite el Versiculo de el


M 2 Psalr
i8tf MISA PRIMERA
Psalmo i op. dicho en el Gradual*
señalando la generación eterna , y
temporal de Christo : esta en el ex-
plendor que tendrá entre todos los
Santos la Humanidad Santísima el
dia de el Juicio: la eterna, quando
dice: Ante Luciferum <Sc. que es an­
te toda criatura te engendré.

E N L A O R A CIO N D E S P U E S
de U Comunion,
■E^-Pldela Iglesia á Dios, para los
que con verdadera alegría se rego­
cijan de frequentar tan soberanos
Mysterios en la Natividad de nues­
tro Señor Jesu Christo -: que renaz­
ca por su gracia en nuestras almas,
hasta que logremos llegar a su
compañia en la G lo ria..
DE LA .NATIVIDAD. 181

EXPLICACION P A R A L A A S IS T E N C IA
d la segunda Misa , que se canta
a la Aurora.
S á la A urora, denotando , segun tra­
E dición de la Ig le sia , que á esta
hora' llegaron los Pastores, y fueron los
primeros , que adoraron á el infante Jesús,
embiados de el Angel San Gabriel , (dice
San Cipriano) el que les anunció á la quar-
ta Vigilia de la noche. Nos enseña el ser á
el rayar de la luz este Sacrificio, que los
Santos Padres , y Profetas, que fueron en
tiempo de la L e y Escrita , tuvieron algún
conocimiento de Dios en aquel tiem po; mas
no tanto como nosotros tenemos en el me­
dio dia, que vivimos de la L e y de Gracia.
Por tanto empieza el Introito de la Misa
con la promesa, que se hizo á los antiguos
Padres , que en este día en la Casa de Dios
(esto e s, en la Humanidad) resplandecería
la Luz de la Divinidad.

E X E M P LO.
E refiere que en este mismo dia amane­
S cieron tres Soles en el Oriente : los
M3 que
i 82 ^m i s a s e g u n d a 1
que poco á poco se llegaron á ¡untar , y a
reducir á un solo Cuerpo Solar: ( i) en lo
que se dio á entender la Trinidad de las
Personas, y Unidad de D io s; ó que ya ha­
via nacido aquella Persona Divina , en la
que convenia la A lm a , la C a r n e , y la
Deidad.
La Estación en Roma es en Santa Anas­
tasia , por la razón dicha en la nota de la
primera Misa.

A EL INTROITO.

E xpi S e toma de Isaias á el cap. p.


y de el Psalmo 92. por lo que se ha
dicho en este dia en la nota de la
asistencia á esta Misa. Expresa D a­
v id , que el Señor, que es Dios he­
cho hombre , reinaría sobre noso­
tros, vestido de hermosura 3 que es
de la que lo coronó su M adre; esto
es
0 ) Iacob Borag. in Jeg. San¿t. de Nativ»
185
DE L A N A T IV ID A D .
I es, ele la Humanidad , de que
vistió la Divinidad , cuyo resplan­
dor es el de su gran caridad, que
f lo obligó a tan grande demostra-
‘ cion.
E N L A OR A C I O N\

Expl, Píae la Iglesia a D ios, que los


que recibimos el beneficio de la
nueva lu z , que el Verbo encarna­
do nos da en su Nacimiento ; con­
sigamos , que esta , que por medio
de la Fé resplandece en nuestra men­
te , resplandezca en nuestras obras.

A LA EPISTO LA .

de San Pablo a T ito , cap.


3. en que enseña el Santo Apóstol,
184" M IS A S E G U N D A '
debemos atribuir la grande Obra
de nuestra salud a solo la misericor­
dia de Dios , por la qual quando
eramos dignos de mayor castigo,
se dignó
Cf de manifestarnos
% su benig;*
fc>
riidad , y la Humanidad de nuestro
Salvador, para que abundase en
nosotros su Gracia , por medio de
el Sacro Bautismo : en el que por la
virtud de el Espíritu Santo renace
el hombre a Dios, y es hijo suyo, y
heredero de su Gloria por nuestro
Señor Jesu Christo. Dice el Apostol,
que apareció la Gracia: para que, to­
talmente negándonos a toda impie­
dad, contenidos, justos, y piadosos
vivamos. Y se pone por lo que con*!
viene con el intento de la Iglesia en
este dia según la nota, de esta Misa.
DE LA NATIVIDAD. igjj

A E L GRADUAL.

Expl S e pone Je el Psalmo 1 1 7. y


ele el yz. que nos da á entender las
maravillas de Dios > que como de
repente , hizo , nos naciese a noso­
tros en tiempo la luz en el Divino
Verbo , que antes, y despues es la
Luz verdadera , que alumbra a. to­
do el que viene á el Mundo veon la
que llenó de resplandor 3 y hermo­
sura á la Humanidad.

A EL EVANGELIO;

Expi'JCS de San Lucas a el cap. z .



;en donde supuesta la Anunciación
de el Angel a los Pastores, refiere,
i8 ¿ MISA SEGUNDA
que se combidaban mutuamente a
ir á ver a el recien nacido Infante»
los que llegando de priesa , y festi-
tivos, hallaron á Maria,y a Joseph,
y a Jesús reclinado en el pesebre: y
viéndolo , conocieron , que era
aquel N iño el Verbo D ivino , que
se les havia dicho , desde el Cielo,
que se havia hecho Hombre i y asi
lo adoraron , y admiraron con los
circunstantesi y Maria Santísima
conservaba en su corazon todas las
palabras de afecto, y amor, que los
sencillos Pastores encendidos en ca­
ridad , le decian a su Criador; los
que se bolvieron a sus Ganados, glo­
rificando, y alabando a Dios de to­
do lo que havian visto , y oído en
los encendido? afeólos , que ex-
pre-
DE LA NATIVIDAD. 187
presaba la M adre, y San Joseph.
Quando anunció el Angel á los
Pastores, estaban junto á la T orre
de Heder \ y festivos mutuamente
se combidaron a Ir de priesa á ado­
rar á el recien nacido Infante Jesús.
El nombre Heder es lo mismo, que
Gregis j esto es lugar de los Gana­
dos , cercano a B E TH LE H E M * y
en el que antiguamente apacentaba
Jacob sus Rebaños, con que se ve­
rificó nacida la Estrella de Jacob,
que en tanto resplandor , y luz les
amaneció á los Pastores en Christo,
cuya Humanidad descendía de este
Patriarca.

A EL O F E R T O R IO .

ExP1S e pone de el Ps. p z . diceR u-


per-
188 M IS A S E G U N D A
perro , para dar alabanzas a Dios,
que en Bethlehem se dignó nacer
hecho hombre : en donde , como
en Casa de Pan, se figuró la Iglesia,
que edificó, y estableció en s í , na­
ciendo en ella hombre el Altísimo,
que la fundó : en la que tiene su
asiento, el que es Dios desde la
eternidad.
N O T A . La meditación,y oraciones
'del resto de la Misa de este diá , esú
en el folio 3 3.

A LA COM UNION.
10
ExpLj ^ 5 ¿ c eJ ProfetaZachariasa el
cap. $>. en que habla con la Iglesia,
H ija deSión, y Jerusalen porque
en Sión , y Jerusalen estableció
el T e m p lo , y el San&a Sanñorumy
que
D E L A N A T IV ID A D . ^ 185?
que figuraban la nueva Iglesia , o
Templo de Christo en Bethlehem.
Por eso los Pastores, que eran las
Primicias a combidan con alegría á
todos que adoren a el Señor en ella*

E N L A O R AC IO N ÍDESTUES,
de la Comunioth

•E-^-Plde la Iglesia a Dios , que la


Virtud de el Augusto Sacramento,
(en el que cada dia es Jesús > como
recien nacido para nosotros) nos re­
nueve espiritualmente>pues su sin­
gular Natividad fue para destruir
todo envejecido humano afeólo.
ip o MISA TERCERA
E X P L IC A C IO N P A R A L A A SISTE N C IA
a la tercera Misa Cantada.

^ S ra Misa se celebra á hora de Tercia,


I en medio de la claridad de el dia, por­
que en él nos dió Dios la mayor claridad
de nuestra Redención : significando hallar­
nos ya en el tiempo de la L e y de Gracia,
en que baxó la L u z grande de el Cielo, que
alumbra á todo hom bre, que viene á este
M undo, ( i)
E X E M P L O .

N este dia , segun refiere el Pontífice


E Inocencio III. sucedió, que gozando
el Emperador O &aviano aquel universal
dominio, con que tenia sujeto a todo el Or-
be en paz; se agradó tanto el Senado de
aquella paz O&aviana , que lo quiso colo­
car en el numero de los D ioses: mas el
Emperador conociéndose m ortal, rehusó
admitir este honor; aunque, con la impor-i
tuna instancia de sus ruegos, lo obligaron á
llamar á una Sybíla Profetisa, á quien pre^
gun^
( z ) Dur. Rae. lib. 6 . cap. 13. num. 23.
D E L A N A T IV ID A D * 191
guntó, si nacería en el Mundo alguno, que
fuese mayor que él ? Y como hu viese con­
vocado a Consejo sobre esto en el dia déla
Natividad; estando la Sybíla Insistiendo por
Ja noticia, para responderá su Emperador,
(a la hora de Tercia) vio á el rededor
de el Sol un circulo de o ro , y en medio de
ci á una Virgen hermosísima , que en pie
sobre una A r a , traía á un recien nacido In­
fante entre sus brazos : todo esto le mostró
la Sybíla á el Emperador : el qual estando
admirado de tal visión, o y ó una v o z , que
le decía : Esta es Ja Ara de Dios de el Ciefo*
Y entonces Ja Sybíia le dixo : Este Infante
que ves , es mucho mayor que tu; por tan­
to adoralo.Lo que entendido por d Empe­
rador, adoró, y ofreció incienso , y aun le­
vantó una A r a , (dice Tim otheo Historia­
dor) en la que esenvió Htec est Ara F ilij
D e i, viventis. Esta es el A ra de el Hijo de
Dios Eterno. En aquel lugar se dedicó un
Tem plo en honor de Maria Santísima ,con
el titulo, que hasta oy tiene de Santa Maria
de Ara-Casli.
La Estación es a Santa Maria ¡a Mayor,
por lo dicho en la nota de 1a Estación de Ja
primera Misa* t A
w MISA TERCERA'

A EL IN T R O IT O .

'Bxpi.E s de Isaías á el cap. p. y de


el Psalmo 97. en donde habla de
preterito el Profeta, diciendo: Nos
ha nacido ya el tierno Infante, que
trahe todo el Imperio sobre su hom­
bro : como que ya le ha cumplido
la promesa, que antes anunciaba,
diciendo resplandecería la Luz con
la Verdad , que se ha hecho mani­
fiesta á nosotros. Por lo que es d ig.
no , que con toda nuestra admira­
ció n , y afcclo, cantemos un nuevo
canto por la nueva maravilla de
darse ya a conocer , no solo en Tu-
dea , y en Israel; sino es también
por su salud, y Evangélica noticia,
DE t K NATIVIDAD'. í 9$
en todas las Naciones, y fines de la
lierra.
A LA ORACION.

■E*/^Plde la Iglesia á el Eterno Pa­


dre , nos libre de la anticua servi­
dumbre, a que nos traxo el pecado,
por esta nueva Natividad , nacien­
do en carne pasible su Unigénito
Hijo.
A L A E P I S T O L A ,.

de San Pablo á los H eJ


breos a el cap. i.en la qual el Após­
tol akisimamente habla de la Divi-*
nidad, y Humanidad de nuestro
Señor Jesu Christo. Nos muestra
quanto mayor es el beneficio , que
Dios nos hace, que el que hizo a
Tom. I. N los
i94 MISA TERCERA
los Padres antiguos, á quienes lí#*
bló en figuras, y enigm as: quanda,
a nosotros con un nuevo, é inaudin
to modo nos habló en su H ijo ; en
aquel que es el universal Heredero:
Sabiduría , por la que hizo el
M undo: explendor , y figura de el
Padre: es su misma Divina substan­
c i a t a n t o mas excelente, que los
A n geles, quanto se diferíencia el
hijo de el siervo. Y a todo alega los
testimonios de David el ApostoL

A E L G R A D U A L.

S e pone de el Psalmo 97. de


David , en donde empieza. Nos
d¡ó Dios a conocer el gran benefi^
ció de nuestra eterna salud en su
mis-i
DE LA NATIVIDAD. 19 y
mismo Hijo ; que siendo el Verbo
Divino la verdadera Luz , descen­
dió por medio de la Nube cándida
de la Humanidad , que tomó en Iá
Immaculada Virgen', y vino á nues­
tra conversación , para convertir­
nos, y bolvernos consigo á su Eter-í
no Padre,

A EL E V A N G ELIO .

Expl. E s d e San Juan a el cap.i. en


que manifiesta la eterna, y tempo­
ral Generación; y como en esta M i­
sa trata de la verdad manifestada,
se lee el Evangelio , que empieza
hablando de la Divinidad , y con­
cluye con la Humanidad 3 dicien­
do , que el que era en el principio,
(esto es, quando Dios empezó a
N 2 criar
tpS MISA TERCERA'
criar todas las cosas) y es síempré
en las eternidades el Divino Verbo,
empezó en tiempo á hacerse hom ­
bre. Y asi se h izo, que desde que la
Humanidad fue unida a la Divini-i
dad; ni la Humanidad se separó de
la Divinidad? ni la Divinidad de la
Humanidad ; ni se separará eterna­
mente : el qual Evangelio es una
breve confesion de nuestra Fé , y
una testificación , y declaración de
los Misterios de nuestra Sagrada
Religión ; porque él nos enseña lo
que San Juan remontado a el T ro ­
no de D io s , como soberana Agui-
la , con el buelo de su contempla­
ción vio. Conviene a saber : como
siendo Dios Padre , y conociendo-^
se a sí mismo , producía, y produ­
ce
D E L A N A T IV ID A D * # 19 7
ce una noticia substancial, increa­
da: que es verdadero H ijo suyo , y
Palabra Eterna. V io , como todas
las cosas en sí son nada, y tienen ser
en el V erbo, en quien se sustentan.
De aquel Trono abate su bueloa la.
tierra, y ve , que el Eterno V e r­
bo vistió nuestra carne : la b tn ig-
p
nidad con que vivió , y habitó
con nosotros: la abundancia , y
Heno de su Gloria : G lo ria, como
de el que es Unigénito de el Padre;
tan lleno de Gracia , que coda la
que se deriva , y mana á las criatu­
ras , es de esta Fuente. Mas lata­
mente queda dicho en el Tratado
de el Origen 3 Institución , y Sig­
nificado de la Misa , tratando de
el Evangelio ultimo. C redo
N3 A .
193 MISA TERCERA

, A E L O F E R T O R IO .
r*
Expi .^ E pone de el Psalmo 8 8. en
que manifiesta D avid, el dominio,
y gran fortaleza de el tierno Infan­
te Jesús, que arreglándose a la edad
de los demás Infantes , segun el ser
de carne, no podia aun llamar a su
Padre , ni a su Madre ^ y le alaba
de como se adelantó á quitar la pre­
sa á el Infierno, y á despojar las ar­
mas de la sobervia de el demonio
con <u humildad.
N O T A . L a meditaciónyy oraciones
del resto de la Misa de este dia y está
en el folio 33.

A LA COM UNION.
DE LA NATIVIDAD. 199
culo de el Psalmo 97. de David,
con que empieza el Gradual : en
donde se denota , que las Naciones
mas remotas, y las Islas mas distan­
tes de las gentes, que mas se havian
apartado de D io s , admitieron , y
vieron á los Apostoles , y Predica­
dores , que les anunciaban toda sa­
lud , que havia hecho el D ivino
V erbo, haciéndose Hombre.

EN LA O R A C I O N (D E S P U E S
de la Comunión.

£ *p¿Plde Ia Iglesia, que alcanzada


de nosotros la gracia de nuestra re­
novación , por el Autor de la espi­
ritual vida de nuestra Alma, que ce­
lebramos oy nacido; consigamos la
¿inmortal de la Bienaventuranza.
N4 VU
10Ó

t DI A DÉ SAN ESTEVAKl
.P r o t o - M a r t i r .
Sta festividad la Instituyeron los SagraJ

E dos Apostoles , pará todos ios anos,


d íce San C lem en te , desde que este prime­
ro de los M arryres de la L e y de G ra d a
triun fó con ilustre victoria de sus enemi­
gos ; rubricando antes , que otro alguno
con su sa n g re, la verdad de la Fé de C h ris­
to. Y aunque en este día se celebra su Mar-
t y r i o ; no fue en el que lo padeció , sino es
en A g o s to , en el dia , que se celebra su In-<
vención, ( i) A u n q u e G avanto cita á Baro-
nfo por la Sentencia de que este dia m urió
San Estevan. (2) Fueron algunas de las can-:
sas porque la Santa M adre Iglesia transmu-:
tó estas fiestas> L a prim era porque como
San Esrevan fue el p rim ero , que d io exem*
pío a los demas Santos Martyres,alentando*
los con su M artyrio á padecer, por el que
padeció por n osotros, y com o la muerte
de
(1) Herrera lib. ». cap. i*.num. 4.
( t ) Dur.Rae. Div. lib. 7 . c. n . Ex Barón, ifl
,
MartyroJ. Gavam. inRubri.,p. 6 tic. j .
D IA DE SA N E STEV A N . sor
de los Santos en Ja tierra es un glorioso na**
ce ra el C ie lo : por eso in stitu y ó la Iglesia^
que immediato á el N acim ien to de C lu isto
en la tierra, se celebrase el que por el mis-<
mo Christo, consiguió el P to to -M artyr Es-
tevan en la G lo ria , haciendo lina conso­
nancia de los dos o ficio s, nacer ayer C h ris­
to en la tierra, porque o y nazca Este van en
el Cielo. T am bién por la Dignidad de M ar-
t y r ; y porque la celebridad de el M artyrio
p ide, se celebre con mas aplauso , y mas
fervoroso culto , que no la de la Invención:
a lo que se hallan mas dispuestos los Fieles
en este tiempo , que se han preparado con
ardientes ansias á la celebridad plausible
de el N acim iento de nuestro Señor Jesu
Christo. Y finalm ente, porque estas fiestas,
y las dos subsiguientes acom pañan á la de
el N acim ien to, solemnizándola en los tres
Sagrados Objetos de ella ( i ) los que dan se­
ñas verdaderas de el Esposo Christo , de el
que dixo la E sposa: Es cándido, y encarna»
d o , y escogido entre millares : viéndolo en­
tre el candor de Ja pureza de San Juan 7 qu e
le sigue entre la púrpura de la sangre de Esr
te-
CO Idtmlib. 7. cap. 4».
‘102 DIA DE SAN ESTEVAN
t e v a n , que Jo testifica, y enrre los millares
ele In o cen tes, que no h ab lan do; pero sí
m uriendo lo co n fie sa n .(i) Sam iago Apos-
t o l , llamado herm ano de el S e ñ o r, un dia
despues del M artyrio de San Estevan (dice
-el V enerable Beda) dispuso su L itu rg ia de
tanta autoridad, quanta se v é en la sexta
Sínodo. (2) Y San Ignacio M artyr afirma,
ha ver tenido Santiago por D iácon o en la
<Misa á San Estevan. (3)

MX P L TCACION P A R A L A ASISTENCIA
a la Misa solemne de este dia.

S la Estación a San Estevan en el


Monte Celio , por estar aquel lugar
dedicado á el Santo,

A
(1 ) A pud C o rn . Proem . in E p íst. Jacob.
(t ) De Consec. Can,
(3) Jacob, disr. 1. V íd c plurim os citat. ab
lA-Ug* de Herrera C erera. Mis. lib . i . c . i z .
FROTO-MARTIR. ío j

A EL INTROITO.

de el Psalmo 1 1 8. de Da­
vid , en que se ve cumplido en San
Esrcvan , lo que de la persecución
de el Justo por los. íniqnos havia
profetizado en las asechanzas, é in­
venciones , con que la embidia de
ios judíos peleó contra el Santo*, ya,
irruyéndole; ya , acusándole falsos
testigos de blasfemo *, ya con tor­
mentos : mas él exercitandose, y
perseverando en la justificación,
venció á todos.

A LA O R A C I O N .

e: la Iglesia a Dios, que


imi­
r ao¿ M IS A D E S. E S T E V A N
imicemos a el que veneramos, Sari
Estevan,que conoció el bien grande
ele la caridad , en rogar a Dios por
los m ism os, que lo persiguieron,
y martyrizaron:como se verá en la
Epístola.
A LA E P IS T O L A .

M E s de los Hechos de los Apos<


toles á el cap. 6. la qual es parte de
la Historia, que escrive San Lucas,
en que hace manifiesto , quanto es­
te primer Martyr de Christo , y
Piacono de la Iglesia resplandeció
en su vida: quanto peleó santamen­
te : quanto ardió en la caridad: co­
mo murió valerosamente, y amó
sinceramente á sus enemigos. De
/ \
« te amor dá exem plo, rogando a
Je-
PROTO-MARTYR. io ?
Jesús, recibiese su espiritu , en el
iempo de su Martirio ; doblando
as rodillas, para pedir a Dios por
os mismos que le apedreaban : Y{
:n esta acción denotó , que arden-i
isimo era su deseo , de que Dios
os perdonase, obligándole su amor
i hacer un ad o de Religión con tan
urna reverencia. Este suceso fue,
jice Borágine, el mismo ano que
bhristo, Señor nuestro , ascendió
i los C ielos, a la entrada de el ter-í
:er dia de Agosto.

Í A E L GRADUAL,
i v
íXPLl l S en el que se repiten las paJ
ibras de el Psalmo 1 1 8. que se di­
sron en el principio de el Introito,
y
106 MISA DE S. ESTEVAN
y otras de la Epistola : en que dice
el Sanco veía los Cielos abiertos, a
el tiempo de su Martyrio: y a Jesús
en pie á la diestra de Dios Padre.

A EL EVANGELIO.

& 5P '-E s de San Matheo a el cap,


2 3. Estas palabras las dixo Christo
(el ano 33. de su edad y día z z . de
M arzo , feria 3.) a los Escrivas 3 y
Fariseos, profetizándoles la dcscrui-
cion de Jcrusalen , por la persecu­
ción de sus Profetas , y repugnan­
cia a su Divina vocacion. Y ' se ve
cumplido , lo que profetizó de per­
seguir , y apedrear a los Profetas, y
a los D octores, que les prometió
.em biar, en San Estevan, que fue
cau-
P R O T O -M A R T Y R . 207:
■ausa de su martyrio el ensena ríos»-
' los arguye con estas mismas pala-t
oras: Los apredeais, y quedará vues-i
ra Casa desierta. Y porque en este,
evangelio seles predícela venganza*,
jue pide contra ellos la sangre ino-'
ente, desde Abél,Proto~Martyr de
odo el Mundo, se pone en la fiesta de
;1 Proto-Martyr de la Ley de Gracia
Estevan : como también por lo que
él mismo manifiesta. Credo,

A EL OFERTORIO.
ExpLS e pone de los Hechos de loí
Apostoles a el cap. 6 . y 7. en que
canta la Iglesia la dignidad, que ha*
liaron los Apostoles en el mentó de
Estevan 3 para eligirlo Diácono : y
la perfidia de los Judiosen apedrear
*o8 M IS A D E S . E S T E V A N
a el que veían o ra r, y pedir a Dios
recibiese su Espíritu.
N O T A . L a meditación, y oraciones
¿el resto de la Misa de este dia y está
en el folio 33.

A LA COMUNION.

'Expl. S e pone de el mismo cap. 7.


[de los Hechos de los Apostoles; en
que se canta la alabanza a Dios de
premiar a Estevan en el a£to de el
m artyrio, viendo a Jesús glorioso;
y la caridad que lo impelió a do*
blar las rodillas, para pedirle poc
sus enemigos, despues de haverle
encomendado su Espíritu: como
que la primera gracia, que quería
pedir y á la primera vista , á Jesús
g [o -
P R O T O -M A R T Y R . 209
glorioso, era el perdón de sus ad
versarios.

E N LA O R A C IO N D E S fU E S
de la Comunion.

P id e la Iglesia a Dios, sean'de


nuestro auxilio los Mysterios y en
que hemos participado : y que por
la intercesión de San Estevan nos
confirmen en la Bienaventuranza.
210
O IA D E S A N J Ü A N A P O S T O L
y E v a n g e l is t a .

Sta festividad la instituyeron los que se

E siguieron álo s A p ostoles en el prim er


s ig lo , im itándolos en e rig ir A lta r e s , cele­
brar sus E x eq u ia s, instituirles fiesta s, no­
tando e sto s, y sus D iscípulos los dias de sus
trá n s ito s: com o tuvieron A ltares en E phe-
so San Juan E van gelista; (d eq u ien hablar
roos) en A n tio ch ia , y en R om a San Pe-;
dro. ( i )
Eue el dia de el glorioso transito de San
J u an E vangelista el 24. de J u n io , (2) en
que celebra la Iglesia la gloriosa N atividad
d e San Juan Bautista , que siempre sequ e-,
da en el mismo dia , por el testim onio, que
d io el A n g e l de el dia de la N ativid ad de el
Bautista. (3) Y se transladó la de San Juan
E vangelista á este d ia , en que se celebra,
qu e es el tercero de el N acim ien to de el
S e ñ o r, poj: lo que se dixo en la principal
no-t
( 1 ) Vide Aug. de Herrer, 1, i , cap. 9*
( i ) Jerem. in B re viario.
(3) Gavant. in Rubrít. Mis. pare. 4. tit. 3.
D IA DE S A N JU A N . 2i r

I rota dé la fiesta de San E ste v a n ; esto es,


que la Iglesia á su Esposo, quando nace,
.-i dispone, aplaudan su N ativid a d los tres
T e stig o sT que lo acom pañan, dándolo á
(conocer, segun lo que está dicho. D iU B us
- meus cándídus , & rubicundas , ele£lus e x
miüibiis. Resplandeciendo el candor de sil
Esposo en el de la pureza de su D iscípulo
: J n an , que conservó por la gracia de el
1 mismo Esposo C h risto : el que , com o pre-í
cioso C o n fe so r, tiene segundo lugar para
esta celebridad de la N atividad, (r) T a m ­
bién por convenirle el grado de M a rty r,
si no en la obra consumada , en la volun­
tad, quando fue m etido en la T in a de acey-
te h ir v ie n d o , consintiendo en que fuese
abrasada su carne; pero ésta, com o era v ir ­
gen en s í , y el Santo lo era también en su
m ente, fue defendida por la D ivin a G racia,
para no padecer lesión alguna. O tras razo­
nes h ay de celeb rará este Santo en este
d ia , y son: Q ue en el b o lv ió con grande
aplauso, y honra de la Isla de Patmos , en
donde estaba desterrado por D om icianó
Emperador , á quien dieron la m uerte por
O 2 sus
(1) Dur.lib* 7. cap. 41. num. 8*
i i í D IA D E S A N J U A N ~ ■
sus cru e ld a d es» haviendo revocad o todos
sus D ecretos el S e n a d o : á que|se siguió
restituirse á Epheso con el m ayor honor, el
qu e havia sido arrojado á aquella Isla con
tanta injuria. T am b ién porque en este día
fu e dedicada la primera Iglesia á D ios en
nom bre de este Santo, ( i )

E X P L IC A C IO N P A R A L A A S IS T E N C IA
a la M isa solemne de este dia ,

!A Estación en Roma es h Santa M am


la Mayor , por pertenecer esra Fiesta
á ia celebridad de la N atividad de Jesús, y
tam bién por ser fiesta de San J u a n , que fue
pariente de el Señor , y adoptado por Hijo
de esta ¡inm aculada M adre.

A E L INTROITO.

% ' O E pone de el Eclesiástico a d


cap. 15 . y de el Psalm. 9 1 . por lo
<jue se dirá en la noca de la Épisto
E V A N G E L IS T A . a i¿
l: en que enseña los dones, que re-
ibe el hombre Santo por la benig-
lidad de el Espíritu Santo > en es-
iecial el de Entendimiento , y Sa-
¿duria , que lo obligan á predicar
í Verdad , de que está ilustrado.

E N LA O R A CIO N

¡*/>/.Pldc ^ Dios la Iglesia en nom-


>re de todos los Fieles, los ilustre,
>ara que consigan los dones eter-
ios, los que han sido ilustrados con
Evangélicas Do&rinas de el Aposr
d1 , y Evangelista San Juan.

A LA EPISTOLA.

f* ^ E s de el Ecles. a el cap.i en
ue manifiesta los frutos de el te-'
O5 moc
214' M t S A D E S A N JUAKT #
m or de D io s , siendo el primero
hacer todas las cosas bien; pues á el
tiempo j que el que le tiene , teme,
como hijo, por no indignar, ni de­
sagradar á su Padre : la misma jus­
ticia y como M ad re, que se halla
honrada de su h ijo, sale á abrazar­
lo en cada una de sus acciones. Por
lo que habitando Dios en el, como
buen Padre, lo hará heredero de su
Reyno. Siendo otro fruto : susten­
tarlo de el Pan de la V id a , y de En­
tendimiento: teniendo noticia de
el Pan de el Cielo, y siendo ilustra­
do de toda verdad , en que liara
varios efectos su conocimiento, co­
mo son hacerle constante en la ad­
versidad , y Predicador de la D ivi­
na Palabra en medio de la Iglesia.
Lo
E V A N G E L IST A .
,o que manifestó San Juan en su
icla: ya, predicando en medio de
f a Plaza * y de el Pueblo , contra
ÜChratón Filosofo , enseñándole el
modo verdadero de despreciar el
Mundo : y a , en los dos mancebos,
í^ue con su exempío dieron suacien-
da a los pobres: de lo que despues se
entristecieron, viendose en tan hu­
mildes vestidos: y el Santo convir-*
tiendo unas varas, y piedras en dia-
mantés, y oro y poniéndolas , en
donde las hallasen , les d ixo : Id , y
bol ved a comprar las tierras, que
vendisteis, para dar á los pobres;
porque perdisteis el premio Celes­
tial : floreced, para agostaros: estad
ricos en tiem po, para que eterna-
•V.mente seáis mendigos.O

k O 4 A
SI 6 MISA DE SAN JUAN
A EL GRADUAL.

Expi. S e pone de el Evangelio de


esta Misa : en el qual.se da bien a
conocer lo muy amado, que fue
San Juan de Christo > y lo familiar
en el trato. Ensenándonos: no debe­
mos ser curiosos, ni querer me­
dir con nuestro entendimiento las
obras de la Sabiduria , y Prudencia
Divina; sino es, imitar a San Juan,
a quien dixo Christo , lo siguiese:
siguiéndolo nosotros en nuestra
vocacion , caminando rectamente
en ella, sin entrarse á averiguar la
prudencia de los otros.

A E L EVANGELIO.

£ * ^ .E s de el cap. 2 1. de el mismo
San-
EVANGELISTA.^ U7
anto A postol, y Evangelista (que
alebramos) en que da testimonio
e s í 3, vj de este suceso de decir
christo a San Pedro , lo siguiese
iara el Martvrio : el que viendo á
jan J u a n , que seguía, preguntó
Christo: <que sería de San Juan?
romo, que sería bueno , lo acom-
añase a él también , expone Lyra)
Ihristo le respondió : que si era su
oluntad, que no consumase su vi-
a en el M artyrio, si no e s , que
ermaneciese asi, esperando su pía-
ido fin, quando viniese a recibirlo
n sus eternos Tabernáculos, que le
importaba a él? (dice la Glosa) Sí,
[ que perfecionase lo que le man­
aba. Entre los Apostoles, se divul-
o: el que no m oriría, San Juan; y
*ai8# MISA DE SAN JUAN ^
no dixo Jesús: no moriría; sino es,
que si quería , que así permanecie­
se, hasta que viniese , que le iba en
esto á San Pedro?
El qual Evangelio nos instruye
a todos los llamados de Dios , por
las internas inspiraciones, a seguir­
lo quanto antes, y a no murmurar,
si padecemos algo, que no padecen
otros. Tam bién á no interpretar las
dudas, sino es acia la mejor parte;
pues solo conviene dar testimonio
de lo que estamos ciertos. Dice Gis-
lándio : fue este suceso el ano 3 3.
de la edad de C h risto, dia Martes
5. de A b r il, en que dixo las palai
bras, que refiere el mismo Evange­
lista ; y se pone por lo dicho en la
nota de el Gradual.
A
T
EVANGELISTA'. aij»

A EL OFERTORIO.

Expl. S e pone el Psalmo 9 1 . en que


anunció David á el Justo > sería su
florecer, como el de la Palma, y se
multiplicaría , como el Cedro de el
L íb an o : como que el m érito, y
gloria de este Santo obliga á estas
alabanzas.
N O T A .L ¿ meditación, y oraciones
del resto de la Misa de este dia, esta
en el folio 3 3.

A LA COMUNION.

Expl, S e canta, repitiendo parte de


el Gradual, que se toma de el mis­
mo Evangelio por lo ya dicho.
EN
220 MISA DE SAN JUAN.

'E N L A O R A C IO N D E S P U E S
de la Comunion.

¡E ^ /.P ü e la Iglesia a Dios, que for­


talecidos con el celestial Manjar de
la Eucbaristía, por los ruegos de el
que celebramos, en cuya memoria
lo hemos recibido, seamos defen­
didos.

©£ LA FIESTA <DE L O S 1
N iñ o s I n o c e n t e s .
Sta fiesta , dice O rígenes, la Instituye*

E ron los Sagrados A p o s to le s , pata to­


dos ios a ñ o s , en m em oria d e el M artyrio,
qu e en la execucion (aunque no en la vo-:
luntad) padecieron los Infantes por Chrisro.
(i)S e celebra este dia, f 2) á fin de queentrq
mí-.
( j ) Hom il. 3. in M atch, ( t ) D ur.ubisup*
D I A D E L O S N IñO S* i2 i\
millares , que murieron , por el que n ació
para que por su m edio lográsem os la Glo-í
ría, resplandezca la m ayor de el Esposo, de;
quien dice su Esposa ía Iglesia es escogida
entre millares: E leflu s ex m illtbus^ i)Sienr¡
do el ca so : que com o oyese Herodes A s c a -4
Iónica el N acim ien to de C h r is r o , se tu rbo
en gran manera ; y de luego á luego pensó
quitar la vid a á todos los Infantes» porque
asi no se huyese C h risto de su tyran ía.M as
im pidió la prompta execucion, haverío lla­
mado A u gu sto Cesar á R om a con A ristón
bu lo , y A lexan d ro, para que respondiese
á las acusaciones, que le hacían sus mismos
hijos.
B olviendo despues, y pasado un arkty
y quatro dias de el N acim ien to de C h risto
(segun dice la Glosa) hizo quitar la vida á
todos los Infantes, hasta la edad de dos
anos. Son varios los m otivos de la celebri-»
dad de este M artyrio. L a Iglesia nuestra
M adre, aunque no eran capaces de padecer
por su voluntad T los aplaude , porque eti
ellos buscaba el T iran o a C h r is to ; y en ca^
da uno quitaba la vida á C h risto en quantq
por
222 D I A D E L O S N Iñ O S
podía. L o o rro , porque con ellos se celaba*
y encubría C h risto á H erod es, y á el dia­
b lo . Y rambicn, porque confesaron el nom*
bre de el S e ñ o r , sino con las palabras, con
la m u e rte , que padecieron por C h r is to , y
en lugar de C h risto : los que com o y a eran
circu n cid ad o s, estaban in o cen te s; pues era
la C ircun cisión entonces el rem edio de el
original p ecad o, aunque no tan urgente
co m o es el B autism o: á la que juntaron,
dar su muerte testim onio de que havia na­
cid o y a C h risto. ( i ) Y porque aunque no
tenían edad , para creer en C h risto , tenían
carne* en que padecer por C hristo, que ha­
v ia de padecer por ellos (dice Santo T h o r
m as.) (2)
R U B R IC A » En el O f ic io , y M isa de
este día se om iten los cánticos , y signos de
a le g ría , de el Te Deum Laudatmts, y el
Gloria in Excelsts , y el I t e , M isa est. T
son los Ornamentos morados: todo en señal
d e q u e acom pañam os á las almas de las de­
vo ta s mugeres en el llan to, y dolor de la
m u erte de los Santos N iñ os Inocentes. (3)
No
(1) Dur. ibid. á n. 10. usque ad 14.
( i ) S.Thom. 2.*.q. 114, art. 1.(3)Amal.c.41.
INOCENTES.
No usan los Diacones Dalmáticas en este diai
denotando, que estos M artyres, no recibie-i
r o n , luego que murieron, la estola immor-i
tal» y el vestuario de la Gloria i porque
entonces fueron á el Seno de Abrahán con
los Santos Padres, que en él estaban depo*
sitados, hasta entrar con Christo en la Glo­
ria. ( i) En la Comunion se dice , que Raa
chél llora sus hijos , en la que se entiende
la Iglesia porque el nombre de R a c h é l, se
interpreta O v e ja , b e l q u e v é : Ja que llora
sus hijos M artyres, no queriendo el con-*
suelo de verlos en esta presente vid a , por
dexarlo todo para la otra $ pero llora poc
que no los tiene presentes. Llora también
la Iglesia á los que han padecido aborto»
no llegando á el Bautismo. Y llora los que
renacieron á el Bautismo , y por sus peca-!
dos bolvieron atrás , los que llora , pow
que no son.
R U B R IC A . S i esta fiesta cayese en D &
minie a , se canta el G L O R I A , y los Cánticos
de alegría , por la Gloria de la Resurreciony
que en él se significa . También el dia ofíavo
de ¡os Inocentes se cantan , y hay los Orna H
men-
(i) Dur. ibi num. u .
do el gozo , que hayan de recibir en
ja R esu rrecion j y porque el dia octavo sig*
nifica el lleno de la bienaventuranza.

E X P L I C A C I O N P A R A L A A S IS T E N C IA
a la M isa solemne de este dia .
A Estación en Roma, es en la Basílica de
San Pablo. C on acorde providencia,
y singular armonía , se hace la celebridad
de el M arryrio de los N iñ o s en esta Basíli­
ca j pues el M arryrio de estos Inocentes , ;l
e l que se m o vió H erodes,por el N acim ien­
to de C h risto, fue sin v o z de Jos N iños; pe­
ro uno de los testimonios de que nació
C h r is t o : y á este testim onio, que fue sin
,v o z , se ju n tó el de la vo z , y predicación
de San Pablo el escogido, para llevar por el
M un do el nom bre de C h risto ; y de aquel
testim onio sin v o z , y de el de P a b lo , cons­
ta mas autentica á rodos la venida de el
Salvador de el M undo.
R U B R I C A . E l color de los Ornamentos
este dia es morado , por lo que queda dicho
en la nota principal de este dia , y en la
D om in ica prim era de A d vien to .
A
INOCENTES.

AL IN TRO ITO <DE L A


Misa,

Expl. S g pone de el Psalmo 8. de


David j en que anunció havia de
perficionar Christo sus alabanzas de
la boca de los Infantes, á que da­
ñan ocasion sus enem igos: o con lo
que haría admirable su nombre en
toda la tierra.
R U B R IC A . No se dice el G L O ­
R IA 1N E X C E L S IS , por lo dicho en
la Nota principal de este dia.

A LA ORACION

EXP* l Ide la Iglesia a D io s , que en


el dia, en que estos Niños Inocentes*
Tom, L E nq
226 D IA D E L O S N lfiO S .
no tanto hablando, como murien­
do , lo confesaron : nos conceda,
muera en nosotros el mal de los vi­
cios >para que las costumbres, y la
lengua confiesen su Santa Fé.

A LA EPISTOLA.
T'*
E x p lf ^ $ ¿ e el Libro de el Apocalip­
sis a el cap. 14 . en que habla de los
M artyres, y alaba la singular vir­
tud en la tierra, que los hace tan
gloriosos en el Cielo , que asisten
ante el T rono de el Cordero D ivi­
no, los que conservaron la ignocen-
cia , o la restauraron por la Gracia,
resplandeciendo en las dos virtudes
de virginidad , y de veracidad? y
dice : que aquellos solos aciertan
INOCENTES. 227
a cantar aquel nuevo cántico, que
ninguno otro , que el que esté ves­
tido de esta Estola de la inocencia,
puede, ni sabe d ecir, ni cantar an­
te aquel D ivino Trono.

A E L G RAD U AL.

É # /¿S e pone de el Psalmo 12 5. y


de el n i . que anuncian las alaban­
zas , que dan , a Dios las Almas,
,que se ven libres, con la ayuda de
D io s , de los lazos del Tyrano C a­
zador , que es el demonio. Y com -
bida David a los Niños de quienes
se agrada Dios , á que alaben su
nombre, y lo bendigan. Lo que se
vio en los Inocentes triunfantes de
el dem onio, y de Herodes, confe-
P2 san-
228 DIA DE LOS N iñ o s
sando, y alabando a el nombre de
Dios su muerte.
RUBRICA. E l T raBo siguiente se dice
siem pre, omitiendo el Alleluiah sino es que
est afiesta venga en Domingo ; pero en la Oc­
tava no se dice , por las razones , que expre­
sa la primera Nota de esta Fiesta.

A E L TRACTO.

V E s de el Psalmo 7 8 . en que
presenta á Dios la sangre de los San­
tos Inocentes , derramada , como
agua al rededor de Jerusalén y fal­
tando manos para sepultarlos. Pide
á Dios el desagravio para gloria
su y a , y de sus Santos Niños.

A
INOCENTES. 22$

A EL EVANGELIO.

* * * E s de San Matheo á el cap. 2,.


donde dice: apareció el Angel de el
Señor en sueños á San Joseph : Ic
mandó levantar , y que con el In­
fante Jesús , y su Madre huyese á
Egypto , hasta que se le dixese otra
cosa j porque Herodes buscaba a el
Niño D io s, para quitarle la vida.
Lo que puso en execucion por la
noche San Joseph , yendo á E gyp ­
to, y permaneciendo a lli, hasta la
muerte de H erodes; para q u e , se
cumpliese, lo que havia dicho Dios
por su Profeta Oseas: De Egypto
llamé a mi Hijo. Y que viendo He­
rodes , havia sido engañado de los
2?o DIA DE LOS NIñOS
Ma^os: ayrado en gran manera,
mando quitar la vida a codos los In­
fantes, que no pasasen de dos anos,
desde Belen en todas las cercanías, y
vecindades.Dice el Evangelista, que
entonces se cumplió la profecia de
Jerem ias, que decia: se oyó la voz
en R a m a , que es equivoco a un
Lugar cercano de Gava, y se inter­
preta Excelso : como que la voz se
esparció , y elevó , demas de dila­
tarse por la tierra, hasta penetrar
los Cielos, La que era de llanto de
los N iñ o s , y de gemidos de sus ma­
dres ; figurada la de sus habitadores
en la de Rachél (que fue sepultada
cerca de Belen) y asi se profetizó,
de methaphorá por la de la misma
Rachél, que no tenia su pena con-
sue-:
INOCENTES. 2$r
suelo de esta vida. En el qual Evan­
gelio se declara la crueldad de H e-
rodes, que dio ocasion a huir Chris-
ro a Egypto , y á el degüello de
tantos Inocentes: efe&os tan mons­
truosos de un hombre ciego , pro-
.íprios de un amor proprio , y de la
ambición de reynar.El qual suceso,
según dixe en la N ota principal de
este d ia , fue al empezar el segundo
año de la edad de Christo *, aunque
Gislandio dice : fue dentro de el
primer a ñ o , dia quatro de Febrero
en Sábado*

; A E L OFERTORIO.

^ S e repite lo de el Gradual,
;Esalm. 1 1 3 .por la dicho en su Nota.
*3'* DIA DE LOS N iñ o s
, N O T A . La meditación , y oraciones
del resto de la Misa de este . dia , estí
en el folio 33.

A L A C O M U N I O N .

Expl. S e pone de el Evangelio de


este dia , donde dice el Evangelista,
$e vio en él cumplido lo profetiza­
do por Jerem ias, diciendo : se ha­
via oido en Rama la voz de el llan­
to , y de el gran lamento *, y que
Rachél llorando sus h ijos, no qui­
so consolarse *, porque ya no eran.
De lo que se ha dicho en la princi­
pal N ota de este dia.
EN LA O R A C I O N (D ESPU ES
^ de laComunion,
'Expl Ando gracias a Dios la
Iglesia , en nombre de los Fieles, de
los
INOCENTES.

(
os excelentes dones, que han r
bido en el de la Eucharistia , des
que por los ruegos de los Sa
¿nocentes, sea en nuestro auxilio;
tanto para esta vida presente, como
. para conseguir la eterna.
■ No se dice : ITE M ISA , E S T ,
por lo dicho en la principal Nota.

DOMINICA D E N T R O D E LA
OSlavade la N atividad.

Uperto dice : ( i ) como en el O ficio de


R la Natividad se publica el gozo de la
Gentilidad: y todos vierotypor el N aci­
miento de Christo la salud en el mismo
D io s, v en ella la eterna vida , que se les
¿nuncio , nacida entre Jos Judíos , que
jdesde entonces han quedado muertos a 1a
credibilidad, asidos á la le tra , que decía
Vendrá5 sin que viva en ellos el conoci­
miento de que ella misma ofrecía el tiempo
•v.; de
( i) De Divin. Offic. lib . 3. cap. a 3.
134 D O M IN IC A I N F R A O C T . j
ide el cumplimiento de esta promesa, y las1
señas , que todas precedieron á el maravi­
lloso suceso: también el O ficio de este dia;
que no tiene asiento fix o , ( pues si cayese
en alguna de Jas quatro Fiestas > se traslada
a el dia inmediato siguiente á el de Santo
Thom ás M artyr : y si la de este Sanro vi*
niese en D om in ica, se dice de dicha Do­
minica) dá a entender en decirlo (no obs­
tante , que pasó el Domingo por la Fiesta
de la N atividad, y de los Santos , que
acompañan á esta celebridad) que de este
bien , que con el Nacimiento de Christo
interesó la Gentilidad , confesándolo) hasra
el fin de el Mundo, como Hijo menor, que
disfruta rodos los dias los regalos de la Me­
sa de su Padre: vendrá dia á el fin de d
M undo , en que el Hijo Prodigo , este es elf
Judaismo * llegue también á conocer á su
Padre C h risto , que desconoció: y que con
ruegos le p id a, lo adm ira, y le perdone : el
que en aquel tiempo entrará en el Gremio
de nuestra Santa Madre Iglesia, por la be­
nignidad de nuestro Padre: asi se hallará
verificado , que el que fue puesto en tuina
de m uchos, y en signo, á quien contradi'
XSr
DE L A N A T IV ID A D . 23?
ron ; entonces se verá también puesto
kra la Resurrección de Isra el: redimiendo
¿aquellos, que eran debaxo de aquella
fey. Mas porque no se sabe el tiempo,cier-
I, por eso se compara á la noche en el
ifroito > que d ic e : Baxó el Omnipotente
iymon de Dios en medio de el silencio de U
)cbe.
f
)X<P L I G A C I O N T A R A L A
asistencia d esta Misa cantada.

IL I N T R O I T O (DE L Á
Misa.
^ • E s de la Sabiduría cap. 18. y
e él-Psalmo de David 92. en que
tedixo las circunstancias de el
fcmpo de el Nacimiento de nuestro*
ilvador Jesu Christo. Dice : fue
1 medio de el silencio : en que se
gnifica la ignorancia , que huvo
des-
*¿6 D O M IN IC A IN F R A O C T .
¡desde Adán hasta M oysés, en que
rey no la muerte, según dice San Pa­
blo , con la falta de la Ley Escrita,
implicándose en los pecados: des­
pues fue la L e y , para el conoci­
miento de el pecado •, y declinaron
de ella , haciéndose inútiles en el si­
lencio de la desesperación^ mas con
la venida de Christo se rompió el
silencio , dando alabanzas los An­
geles en medio del curso de la no­
che , y despues los hombres de el
inaudito m odo, con que la Om ni­
potente palabra de el Padre, desde
su Regio , y altísimo T ron o havia
baxado á la tierra en su Unigénito,
DE LA NATIVIDAD. * jt¡

EN LA ORACI ON.

i ^ P l d c la l glesia á D io s , dirija
nuestros a£tos en su agrado , para
que en nombre de su amado H ijo,
merezcamos abundar en las buenas
obras.
A LA E P I S T O L A .

* * E s de San Pablo á los de G a-


la cia , cap. 4. en que manifiesta el
fruto de la Encarnación , y N ati­
vidad de el Señor, por el q u a l, no
solo nos libramos de el peso de la
Ley , y de la servidumbre de el pe­
cado i sino es , que también , ha-
,viendo venido la plenitud de el
jtiempo, o el tiempo determinado,
*33 D O M IN IC A IN F R A O C T .
para este beneficio , fuesemos here­
deros de D io s , y coherederos de el
mismo Christo.

A EL GRADUAL.

Exph S e pone de el Psalmo 44. y


de el donde nos dá senas de
nuestro Redentor en su hermosu­
ra sobre todos los hombres : en ser
limpio de todo pecado > y lleno de
todas virtudes: en cuyo cuerpecito
habita la plenitud de la Divinidad,
la que , según la Gracia , esra en los
Santos, y según la unión en Chris­
to : y en sus labios se derramaba la
Gracia 3 en la Ley de clemencia,
pues nunca se havia oido hablar
á . hombre a como Christo habló
di-i
DE LA NATIVIDAD. 239
diciendo a la adultera : Muger , nin­
guno te condeno , ni y q te condenaré ; no
quieras mas pecar. N i esto : Amad a
vuestros proximos. y k vuestros enemi­
gos.
A EL EVAN G ELIO .

i ^ E s de San Lucas a el cap. z.cu


el que manifiesta a Maria, y Joseph
admirados de lo que el Espiritu de
Dios diñaba dixesen en alabanza de
Jesús. Y se sigue la profecía de Si­
meón, que dixo á Maria Santisima>
que aquel Infante sería puesto en
ruina de los que no lo creyesen 5 y
en Resurrección de los Fieles ; y en
signo , ó .significación de la contra­
riedad : denotando 3 que sí asi ha­
vian de contradecir sus enemigos,o J1
el
3 4o DOMINICA INFRAOCT.
el que daría el fruto de todo bien;
que se haría en el leño seco. O para
que , siendo Jesú s, el señalado de
el Padre, por él fuesemos nosotros
señalados , para ser sus escogidos.
'Anunció Simeón á Maria el dolor,
que la ocasionaría el Cuchillo de la
Pasión de aquel su inocente Hijo.
Publica el Evangelista las virtudes
de Ana la Profetisa, y su devocion.
Cuenta , que Maria , y Joseph con
el tierno Infante se volvieron a Na-
zaretb. Y e lo g ia , como crecía en
edad, el que era lleno de gracia , y
de dones de el Espirita Santo : la
qual historia, dice Gislandio , fue
el año primero de Christo, dia ser
gundo de Febrero en Jueves.
C redo. & c.

A
DE L'A NATIVIDAD. 141

' A EL OFERTORIO.
*¥■ S e pone de el Psalm. 92,. en
que, haviendo dicho ya, en el Evan*
gelio , y en el G radual, de la Sabi­
duría de el Infante Jesús, su Poder,
y Reyno , dice ahora de! su estabili­
dad , y la de su T ron o : el que, co­
mo D io s, se le previno ante todo
siglo.
C N O T A . L a meditación, y oraciones
rdel resto de la Misa de este dia , esta
en el folio 3 3.
A LA C O M U N I O N .

’E xpl S e pone de el Evangelio de S.


Matheo a el cap. z. donde el A n g e l
mandó á San Joseph , volviese con
Jesús, y Maria a la tierra de Israch
tom%l t q poc-
24 2 D O M IN IC A IN F R A O C T .
porque eran difuntos los tiranos,
que lo persiguieron recien nacido.
En la escancia , que havia hecho .crt
Egypto , mysticamente se represen*
tó la adopción de la Gentilidad por
hijos, y herederos, pasando a ellas
de Judea, donde los suyos no lo co­
nocieron lo persiguieron , y juicio
mámente lo crucificaron..

E N LA ORACION (DESPUÉS
de la Comunion. -

E x p l^ \ ¿ e |a lg les;a a D io s > por. la


D ivina operacion de el Eucaristico
Mysterio > nos purifiquemos de
qualquiera reliquia de vicio , y que
nos cumpla nuestros deseos justos. :
D E L A N A T I V ID A D - 243
E X P L IC A C IO N P A R A L A A S I S T E N C I A
á la M isa de el dia oBavo de la N atividad
en donde se cita como se sigue.

L IN T R O IT O es el dé la tercera M i­
E sa de el dia de la N atividad. Las
O R A C IO N E S son dé la misma Misa. L a
E P IST O L A es la de la segunda Misa de el
primer dia de la Natividad.El G R A D U A L
es de la tercera Misa. El E V A N G E L I O de
la segunda. El O F E R T O R IO , y C O M U r
N IO N es de la tercera.

D IA D E LA C I R C U N C I S I O N
de el Señor , y OSlava de la
N atividad.
A C IR C U N C IS IO N se havia manda­
L do á Abrahán , y á su descendencia,
para que él, y sus hijos, obedeciendo, agra­
dasen á Dios, á quien havia ofendido Adán,
desobediente 5 (1) y en señal de la grande
fé de Abrahán, con que creyó havia de
tener un Hijo , en que se havia de bendecir
todas las gentes por la Fé ■ ? esto es 7por la
Q 1 es-
(1) Genes. 1 7 .
i 44 C IR C U N C IS IO N :
espiritual Circuncisión , que havia de ser
complemento de aquella, para que asi, aun
él mismo, fuese justificado. Demás de esto,
se mandó también , para que por esta C ir­
cuncisión se distinguiese aquel Pueblo de
Jas demás Naciones, ( i) Y despues de otras
muchas razones, porque se mandó, fue
también en rem edio; esto e s , contra el pe­
cado original, que contraximos de nuestros
primeros Padres*La que se hacia de aquella
porcion , por la que empezó á conocer el
hombre la inobediencia , que havia tenido
contra D io s , siniiendo el rebelión de la
concupiscencia contra su razón. Estaba
mandado, (2) se hiciese la Circuncisión el
dia o¿tavo de el Nacimiento de el Infante;
porque ios siete dias primeros está con la
ternura, y delicadeza , que tiene aun antes
de nacer 5 y el o£tavo dia , dicen los Phisi-
cos , se fortalece, y se solidan los miem­
bros. (5) Por esra razón pudo no haversc
mandado antes ; ni tampoco pasado el dia
o & a v o , por no incurrir en el peligro (si se
di-
( 1 ) Dur. Rae. c. i j . lib . 6.
( 2) L e v i t . 1 1 .
(3) Kabbi ia M oys. citar. * Eorag. in hac die.
D EELSEñO R. ^ ¿45
( difería á mas tiempo) de que murie
bien , atendiendo á el dolor grande de la
Circuncisión , que es m enor, quando aun
^no se ha despertado la imaginación. Y final-
Xmenre , atendiendo á los m uchos, que mo-
;■,rian de este a£to: lo que si sucediera, sien­
do ya grandes, sería mayor dolor para los
^padres, que el que muriesen á los ocho dias.
Se hacia la Circuncisión en este dia oc-
f tavo con cuchillo de piedra: significando, que
despues de el septenario de esta v id a , en el
o íta v o , que es el de la Resurrección de ca­
da uno, de los que son escogidos por la Pie­
dra C h risto , se hallaría libre de la cor-
¿ rupcion de el cuerpo , y de los pecados de
el Alma, ( i) Quiso Christo, Señor nuestro,
ser circuncidado, siendo el immaculado
Cordero , que no hizo pecado , ni se halló
en su boca dolo: asi como quiso ser presen­
tado en el T em plo, bautizado, y celebrar
con sus Discípulos la Pascua de el Corde­
ro. L o prim ero, porque los Judíos no di-
xeran, que no era su Mesías prometidos
el que no estaba circuncidado , y que no
.Vivía >segun su L e y , el que venía á per-,
Qj Ú-.
0 (ODur. ibi
*4* C IR C U N C IS IO N
ficionarla, dando esta L e y de Gracia. Lo
segundo, para hacer manifiesto á el Mun­
do , havia tomado verdadera carne huma­
na , y confundir á los H ereges» que pre­
veía havian de incurrir en el error de no
havec tomado verdadero cuerpo , sino es
fantástico: confutándolo con la Sangre que
se vertió de aquella Sagrada porcion de su
purísimo Cuerpo.Tam bien para enseñarnos
que en la L e y de G racia, debemos circun­
cidar nuesrras acciones, para que no sean
reprehensibles i nuestras palabras, para que
no sean'despreciables , y nuestro vestido,
para que no sea notable. A si exteriormente
en nuestro cuerpo, éinteriormente en el co­
nocimiento, para que sea cada uno Santo: en
Ja afección de la voluntad , paca que sea
pura > y en la intención, para que sea rec­
ta. También , para que se le celase el mys-
terio á el demonio : que viendo era contra
..el pecado original, juzgase pecadora el que
veia circuncidar. Y finalmenre, por sal­
varnos 5 pues si por sanar un cuerpo» sue!e
padecer cauterio un miembro , quiso pade­
cer martirio Chrisro, para que su Cuerpo
m ístico, que son los Fieles , fuésemos sal­
vos,
' D E L S E ñ O R .s 247
I vos , según San Pablo ad Coíosenses , en
donde d ic e : Circuncisi enim estis Circun-
>■cisione, non manu fa íia in spoliatione Cor-
iforis carnis y sed Circuncisión* Cbristi. G 'o -
vsa. A vitiis tanquam petra acutisíma. Petra
j

l enim erat Christus. Por Christo se mudó


Ja Circuncisión en el Bautismo. Porque
aunque allí se perdonase el pecado, no se
Infundía la gracia, ni los hábitos de las vir­
tudes , con la p len itu d , con que se dan erv
el Bautismo : en que no solo se perdona el
pecado, sino es que se dá la Gracia con m a­
yor abundancia ,'y los hábitos de las v irtu ­
des para cooperar á el bien con mayor au-
mento:por lo que el Sacramento de el Bautis­
mo es mucho mas excelente, que la Circun-
cision:En esta se ponía el* nombre á el recien
nacido; por tanto, fue avisado por un A ngel
S. Joseph, le pusiese por nombre Jesús, que
es lo mismo, que Salvador; lo que executó,
obedeciendo á el D ivino precepto. (1)
Circuncidaron a Jesús sus Padres el oc­
tavo dia de su nacim iento, primero dia de
el ano civil. La festividad de esre M ysterio
ia ha celebrado la Iglesia por Institución
Q4 A pos-
( 1 ) San Juan C hrysost.hom . 4. sup. M aith.c.x*
( * 48 ^ C IR C U N C IS IO N
'Apostólica siempre ; aunque en muchos
siglos ha sido con titulo de ía O & ava de el
Nacim iento de el Señor; mas el O ficio per­
tenece á la Circuncisión. (1) Y asi en el Sa«
cramentacio de San Gregorio, y en su Pre­
facio de este dia, hace mención la Iglesia de
la Circuncisión, y O d a va de la Natividad,
que celebra.

EXPLICACION PARA LA
asistencia a la Misa Solemne de
este dia.

Ste dia es la Estación en S A N T A M A­


E R IA T R A N S T IB E R IM , por lo que
queda arriba dicho.

A É L INTROITO
E xp l. Lo pone la Iglesia de Isaías a
el cap. 9. y de el Psalmo 97. Es el
mismo , que se dice en la Misa cer-
ce-
( 0 Concil. Magunt. 10. C an. $6‘ Alcuin. cap.
3. A m alar.lib . 4. cap. 32.
DE EL SEñOR. 249
cera de el dia de la Natividad; por­
que no bastando los dias anteceden*
¡tes, para solemnizar el Nacimiento
de el Salvador , tanto de parce de la,
Madre , como de el Hijo*, renovan­
do la noticia de el Myscerio, conti­
nuemos la celebridad de ambos.Por
lo que, como se dixo en laN otaan­
tecedente , se llamó está Octava de
el Suplemento > a distinción de otras
0 ¿tavas, que son de veneración } de
devocion y y de significación.

A LA O R A C I O N

^ E s de nuestra Señora, porque


antiguamente se decian en este dia
dos M isas: una de el Infante Jesusa
y otra de la M adre, por lo dicho
an-
s*ó C IR C U N C IS IO N
antes. Y perteneciendo el Ofició en
sus Antiphonas á nuestra Señora, y
lo mas de él en la Misa ; a este in­
tento pone esta Oración la Iglesia,
en que pedimos á Dios , que como
nos vienen los premios de nuestra
salud eterna por la fecundidad de la
immaculada Virgen , nos dé a sen­
tir , apreciando , los efeítos de su
poderosa intercesión.

A LA EPISTO LA.

la z. de San Pablo á Tito,


en donde dice el A p o sto l: nos apa­
reció la Gracia de nuestro Salvador;
como que Christo en carne pasible
se apareció a todos los hombres, ma­
nifestando la suficiencia de el precio
de nuestra Redención, que es su
San-
D E E L SE ñO R . 4 $í
I Sangre : denotando , que el
quiera quedarse en la servidumbre
de el pecado , y de el demonio , se
Tjle ha de atribuir solo a efefto de su
Jperversa voluntad, con la que dado
• el precio de su Redención , no po­
ne el medio de salir de su esclavi-*
,tud. Para esto nos ensenó desde oy
"Jesús á negarnos a la impiedad , y
á todos los deseos de este siMo.
O Acón-
seja el A p ostol, que a este fin pon-
Igamos la sobriedad 3 con que nin-
|gtino de los vicios nos dañe: la Jus-
Iticia 3 para que cada uno dé i el
aproximo lo que es suyo : y la Pie­
dad , para que dé a Dios lo que de-
vbe , ordenándole su voluntad: con
|que asegura la esperanza firme, que
apenen los Justos en el dia de el Jui-
¿5 ? C IR C U N C ISIO N
ció de que sea Jesús su Salvador.

A EL GRADUAL.

E x p l. pone de el Psalmo 97. y


de San Pablo á los Hebreos 1. en
que seda a entender , que la salud
de Jesús (que quiere decir nuestro
Salvador) la hizo Dios manifiesta a
todos los fines de la tierra ; especial*
mente á los Gentiles, á quienes reci­
biendo la Fe de Jesu Christo , se les
reveló la justificación. Y se repite el
nuevo modo de hablarnos Dios en
su U nigénito, como sobreexcelente
a todos los de los Padres, y Profe-?
tas antiguos.
DE EL SEñOR,

A EL EVANGELIO.

¿ ^ E s de San Lucas á el cap. i*


en donde refiere, que cumplido el
odavo d ia, en que se circuncidó el
Infante , se le puso por nombre
Jesús y como lo havia dicho el
Angel 3 antes que se concibiese en
el virginal Claustro de Maria, En
la Circuncisión nos da a conocer
i derramando Sangre, el principio

¡de
i
nuestra Redención : de está:
¡manifestó el deseo, en la que ¿cs-\
'pues derramó en la Oración de el
Huerto : su abundante mérito, en
jdos Azotes : su precio , en la Cruz:
|y 'su Sacramento , en la Rotura
|de el C ostado, de que salió San-*
15 4 C IR C U N C IS IO N 1
gre , y Agua : figurándonos el
A gua , lá de el Bautismo y que
tiene la eficacia por la Sangre de
el mismo Christo.

A E L O F E R T O R IO .

pone de el Psalmo 8 8 . 1o.


mismo que está en el de la tercera
Misa de el dia de la Natividad^
porque si en aquel dia se víá en:
forma de siervo el Señor *, en es-’
te manifiesta el precio de su San­
gre 5 que da su Justicia por niíés~
tra slaud.

A LA C O M U N IO N .

E x p l S e pone de el Psalmo 97. lo


mismo que en la Misa tercera de
el
D E E L SE ñO R , 2 5*
el dia de ía Natividad , por lo
que insinúa la Nora antecedente.
N O T Á .L ¿ meditación yy oraciones
del resto de la Misa de este dia > está
en el folio 33. :

EN LA O R A C IO N (D E S P U E S
de la Comunion*
Expl^ j j e j a ] glesia
a D io s , que la
Sagrada Comunion nos purifique-
de todo delito: y por la intercesión
de la immaculada Virgen Madre de'
D io s, sea para que consigamos la
eterna Bienaventuranza.

D E E L D IA D E L A E P IP H A N IA ,
y Adoracion de los Santos Reyes9
desde su Vigilia.
Sta voz E P IP H A N IA es v o z Griega:

E se compone de E py, que es lo mismo


DE EL D IA
que arriba , y de pbanos, que es aparición!
como que de arriba Jes apareció la Estre­
lla a los M a g o s, ó el mismo Christo en
eila , manifescandoselcs Dios , a quien de­
bían adorar. (i)E sre dia solemniza ía igle­
sia las tres apariciones > que en él hizo
Christo. L a primera Ja de Jos Magos por
medio de la Estrella. La segunda fue en el
Jordán ; porque en este dia , entrado en los
treinta anos de su edad C h risto , se bautizó
en él por San Juan , la que se llama Tbeo-
pbaniíiy que en Griego Tbeos es Dios , y
pbanos aparición j porque apareció Dios
T rino : el Padre en Ja v o z , con que la
declaró por su Hijo : el Hijo en carne, y
ei Espíritu Santo en especie de Paloma.
En el mismo d ia , pasado un año , con­
virtió Christo el aq.ua en vino en las 13o-
das de Cana: y llamaban Bethphania , qire
se dice de Beth , que es lo mismo, que ca«
sa ; pues por aquel milagro hecho en aque< j
Ha casa , apareció Christo verdadero Dios.
Y en confirmación de él, dice San Epipha-
nio, ( i) que hay dos fuentes: una en Egyp­
to,
(x) Borag. in Leg.SS.in hac die.Dnrdib. tf.c.ií,
(i) Hejes. s i.
D E L A E P IP H A N IA . ñ 7
to; llamada Cybres; y otra en Arabía , lia--
jnada Generosa, que todos Jos años corren
■vino ai tiem po, y h o ra , que hizo Christo
este milagro en las Bodas de Canas.y que el
Santo , y sus Compañeros bebieron de él,
experimentando el prodigio; y también que.
oyó a muchos, afirmaban- sucedía io mis-f;
tno en el Rio N ilo. (i)
.Mas la primera aparición es la.que hoy
singularmente celebra la Iglesia , que es la
aparición de la Estrella á los M agos, y su
Adoracion. Los nombres de éstos fueron
Gaspar, Melchor, y'Baithasáf, los que eran;
Reyes, de quienes se verificó la profecía de
el Psalmq 67. y de el 1. que decía : ofrece­
rían dones los Reyes; dando señas de ellos,
y de sus Naciones. Los que se dicen Magos»
por la Magnitud de ciencia, con que por
la Astronomía conocieron , que aquella Es­
trella, no era de las que Dios havia consti­
tuido desde el princioio, sino es de la que
el Profeta Baiaán havia profetizado : (2)
Que nacería la Estrella de Jacob, con la
que se elevaría el Cerro de Israel > & c. Y,
Tum. I. R por
( j) Au£u«r. I-Terrcr. sup. hanc festivit.
(z) NuüiCi, ¿4.
'D E E L D I A '
por esto se movieron á seguir la Estrella;
Ííásta B elén , para adorar á el R e y , que les
havia anunciado Balaán. A si llegaron' el día
trece de el N acim iento de el Señora adora­
ron , y ofrecieron O r o , Incienso, y Mirrha;
porque era costumbre antigua, dice Bcda,
rro venir á su R e y , 6 á su Señor alguno, sin
traerle algún don. L o que observaron los
P ersas, y Caldeos. Y el mismo dice : le
ofrecieron el O ro , para el socorro» y alivio
en la pobreza de la siémpre Virgen su Ma­
dre Maria Santísima 5 el Incienso, para el
buen o lo r, debido á el lu gar, en donde es­
taba su Señor; y la M irrha, para que conso­
lidase los miembros de el tierno Infante
Jesús. Y porquecon el O ro le daban tribu­
to : con el Incienso miraban á el Sacrificio:
y con la Mirrha á la sepultura. Fuera de
otras muchas significaciones, que tiene es­
te glorioso suceso.
Esta manifestación de Christo , y este
humilde reconocimiento de los tres Reyes,
que hicieron , ofreciéndole dones, como á
su Supremo f t e y , y Señor: lo celebra la
Iglesia desde el tiempo de los Apostoles,
con el titulo de Epipbanía.
Líí
D É L A E P IP H A N I A . z fp
La Vigilia d e ísta fiesta,\z. trae el .orden
Romano, y rio hay ayunó, según el C onci­
lio .Turonense. II. porque es tiempo de
alegría, dedicado á el Nacim iento de nues­
tro Salvador r el que se tiene-por uno mis­
in o ; pues no parece nos bastaba , que na­
ciese , si rió se manifestase.
E X P L IC A C IO N P A R A L A A S IS T E N C IA
a la M isa solerñne d e . el dia
de Reyes. .
S la Estación 'en Rorqa en la Basílica de

E San Pedro i porque .ilustrada la Igle­


sia con aquella revelación de el Padre C e ­
lestial , en que manifestó San Pedro a
Christo, H ijo natural de Dios V iv p , entre
las dudas , y varios pareceres , que daban
de su persona , los hombres : confirmó el
Santo Apóstol la manifestación , que , en
este dia dé la Epiphanía, havia hecho de sí
Jesús en la Adcracion de los M a g o s, y
ofrendas, que como á Dios verdadero , y
como á verdadero H om bíe le tributaron. Y
1la que se hizo en el Jordán quando San
Juan bautizó á Christo-, y el Eterno Padre
dió testimonio de ser su H ijo , apareciendo
|tambien el Espíritu Santo.
D I A DE LK
A EL INTROITO.
BxphL e pone la Iglesia de Mala--
chías a el cap. i . Y de el Psalm. 7 1 .
de David : atestando con la verdad
de venir los Reyes a ofrecer dones
á Dios humanado, el go zo , que te­
nemos de ser llamados, y escogidos
a su Iglesia *, dando gracias por el
principio de su vocacion con los
proféticos testimonios , que nos
anunciaron , que el que venia en
carne se havia de dar á conocer
D io s : ya por medio de la Estrella,
como á los Magos i ya por medio
de la voz de el Padre \ como por la
especie de Paloma >en que apareció
el Espíritu Santo : por lo que usa
este adverbio Ecce.
EN
E P I P H A N I A'. 261

' EN L A O R A C I O N
\

S x p l P i j e ía I glesia á D ios, que


como en este dia por medio de la
Estrella reveló a los Gentiles su
Unigénito; conceda a los que ya lo
conocemos por la Fe, seamos con­
ducidos a contemplar la hermosura
de su excelsa grandeza.

A LA L EC CI ON.

de el Profeta Isaías a el cap.


60. en que combida tanto a los
Gentiles, como á lps Judios a la
luz déla verdad, en el Nacimiento
de Christo , Señor nuestro , Sol de
Justicia que se manifestó á losPrin-
*6% DIA D E JíA
cipes de las gentes: no solo para la
gloria de Israel, sino es también
para luz de los Gentiles, que esta­
ban en las; tinieblas de .Ea muerte : y
en la que dixo de aquella nueva Es­
trella, de que se guiarían los de Sa­
t a , y Magos, de el Oriente á venir
a adorar á el grandísimo R e y , y
Señor de Señores. La qual profecía
fue hecha muchos años antes de el
Nacimiento de Christo , y se ve
cumplida conforme a el Evangelio
de el dia , que describe codo el su­
ceso en los M a^os,
O guiados de una
O
Estrella, y las riquezas, de O ro j c
Incienso*, que le tribuoaron: en que^
se significó , que la Iglesia sería lle­
na de Reyes de Gentiles > convertir
dos a la FcY-y. quecos P rin cipes;y¡
hom : i
I E P 'I P'H A N I A -
[hombres ricos la ofrecerían su oro,
(y d.ooes. para defenderla de sus ene-
os, y conservarla en su pureza.

■(* A EL GR A D U A L .

¡Expi. S e pone de la Lección de


ilsaías antecedente, y dé el Evange­
lio siguiente: y se añade la A lie-
¿luya, denotando el gozo de las
^Gentes en la venida de su Salvador.
¿Todo lo que se hace por ló dicho
jen la nota antecedente. Y las Alie-
Juyas, por lo que diximos (en las
ilotas de la Natividad de el Salvan
••dor) de que es lo mismo Alleluya,
¡que Dios ha venido: alabadlo.
a?4 * 1)1 A DE

A EL EVANGELIO.

de San Matheo a el cap. i,


en donde cuenta, que como huvie­
se nacido Jesús en Belen de Jada,!
en los dias de Herodes Rey , llegan
fon desde el Oriente a Jerusalen los
M ag o s, y preguntaron : < Donde
estaba el que havia nacido Rey de
los Judios? porque ellos havian vis­
to en el Oriente su Estrella *, y qüei
guiados de ella , venian a adorarlo.!
L o que oído dé el Rey Herodes, sé
turbó, y asimismo Jerusalen con él.
Y congregando á todos los Princi­
pes de los Sacerdotes, y Escribas de
el Pueblo , deseo saber de ellos: ¿en
donde havia de nacer Christo ? A
• : 9ue
E P I P H A N I A\ 26$
buc ellos le respondieron , que en
celen de. Judá*, qúe asi estaba escri­
to por el Profeta que: havia dicho:
tu , Belen , tierra de Judá , no
kres inferior entre las principales
íéle Judá \ porque de tí ha de nacer
|bl Capitán que ha degovernará to-
4 lo mi Pueblo Israel. Entonces H e-
arodcs llamando á los M ago s, les
ipreguntó con mas distinción por el
Siempo, en que les havia aparecido
■ Ik Estrella ; y los embio á Belen , y
d ix o : preguntasen con diligencia
yo r el recien nacido Infante *, y
guando le hallasen , bolviesen á
?,3 arle noticias, para que fuese tam-
■Bien él á adorarlo. Con esto se pu­
dieron en camino > y la Estrella,
«jue-haviaij visto en el Oriente, iba
266 D IA DE LA
.delante de ellos: hasta que llegó
sobre donde estaba Jesús, y allí se
paró. Viendo asi ellos la Estrella, se
alegraron con indecible gozo > y
entrando en la Casa, (porque havia
pasado el concurso de los Huespe­
des , que ocupaban el Diversorio;
y luego que San Joseph halló pie-
z í decente, y retirada > donde pu­
diese estar la Immaculada Virgen
M adre, con su Hijo Jesús, tuvo la
diligencia , y cuidado de que pasa­
sen de el Portal , en donde havian
adorado los Pastores, a el abrigc
de aquella pieza de dentro de la
C asa, ó Diversorio) en la qual Ca­
sa entrando los R eyes, hallaron a
el Infante con Maria su Madre j f
postrados, lo adoraron > y abrien-
E’ P í P ' H a n t a ; í 6j
b sus thesoros, le ofrecieron Oro*,
ncienso* y Myrrha. Y siendo avir
jjados en sueños de un A n g e l, que
|\o bolviesen a H erodes, se fueron.
|>or otro camino á su Región.
^ Este suceso nos enseña á seguir,
cada uno su vocación., hasta ha^-
ílarnos rendidos á la pronta execur*
¿ion de los Divinos Mandatos : y
que en esta obra hagamos una cier-
jjjjL adoracion á el mismo Señor, á
#<Juien obedecemos: de cuyo bien
se impiden , los que siendo igual­
mente llamados, no oyen, ni atien­
den a las primeras luces, o indicios
de su vocacion \ porque no los ob­
servan. Y aun siendo puestos en el
p in in o , si e¡S; de dificultad, lo hu-
|eh , buscando el ,4o. la comodidad:
<16% D I A DE 1L K
ry m uchos, tocados en el ínteres,
con modos Herodianos lo dexan,
-quebrantando con facilidad los áni­
mos , y propositos: otros llegando
a adorarlo como á Rey , no le dan
los Regios dones; sino es lo mas
vulgar , y lo Heno de imperfecion,
indevoción, y pecados. Credo, iS'c,

A E L O F E R T O R I O .

^ ^ ‘E s d e el Psalmo 7 1 . en qu
profetizó David el mismo suceso
que en el Evangelio vi mos cumplido
N O T A . L a meditación,y oraciom
del resto de esta Mis a, está en el /0/.33

A LA C O M U N IO N .

Expl.S e pone de el Evangelio po!


b ya arriba, dicho.-
EPIPHANIAV * 3*

pN L/í O R A C IO N (D ESPU ES
de la Comnnion.

aplica-la Iglesia a los Fie­


les presentes, pidiendo para ellos,
fe Gracia de entender b ien , y de
Contemplar devotamente los Miste­
rios de esta grande Solemnidad»

$ )£ LAS (DO N I N I C A S .
? desde la InfraoBava de la Epipha- J
nía hasta la Septuagésima.

EXPLICACION.

R\JBR TV'* ^ Epipbanía ? basta la


’ 1 J Septuagésima , pueden ocur-
- fjj/V seis Dominicas a lo mas , y una a lo me-
lo mas ba xa , # alta y que puede,
celebrarse la Pasqua de Resurrección. A si de
las
*7* D O M I N I C A IN F R A O C T .
Jps que sobran , por anticiparse la Septuagé­
sima , se suplen en las que ocurran desde la
23. hasta la 24, ¿le Pentecostes, que es siem­
pre inmediata a el Adviento 5 no pudiendo
ser acuellas más, 'que veinte y ocho , empe~
zando á suplir despues de la 23. como se di*
f á en su lugar. ■
r. En estas interna la Iglesia en los Oficios
NoBurnales, que por medio de la aparición
de la Estrella á los M agos, seamos, como
llamados de otra Estrella , á unirnos Con eí
misino Christo. Aunque principalmente
son solo las* tres •primerasiDominicaS, 'lás
que tienen propio Oficio v notando los tres
años, en que manifestó Christo su D ivitíii
dad, por medio de su Predicación, y mila­
gros. (1) E n la primera Dominica se pone el
Evangelio de el primer testim onio, que dió
verbalmente detener por Padre natural á
su Eterno-Padre, diciendo á Joseph, y M a­
ría su Madre; ¿Que me bu seabaisí Ignorabais,
que en las cosas , qtie son de mi Padre, me
conviene estar?
En la Segunda se lee el E van gelio , en
que fiie combidado á las Bodas de Cana, en
don-
' (1) Dur, 1. Dom. post.Hpiphan. cap. 18.
D E E P I P H A N IA \ 27 r
"donde convirtió él agua en vin o , con que
dio grande indicio de su Divinidad ; pues
solo Dios puede mudar la Naturaleza. Y
nos dio el signo de nuestra Reparación, por
d que de mortales nos hizo pasar á im ­
morrales , y de corruptibles á incorrup­
tibles. En la tercer a Dominica , sanan­
do á fl L ep roso, mostró su Divinidad,
diciendo * quería sanarle ; cuyo querer es
solo propio de Dios. Y tam bién, según la
fee de el Centurión , por la que sanó á su
muchacho, estando ausente corporalmen­
te , quando lo confiesa D io s , que como tai
esta en todo lugar.
En las tres siguientes Dominicas son
también sus Oficios manifestación de Chris*
ro , haciendo commemoracion en los Evan­
gelios de la Predicación en sus tres anos.
Una es la quarta, en que mostró su virtud,
imperando á los vientos, y. á el mar. En la
quinta, y sexta, enseña cumplida en sus
Parábolas la predicción, que havia anun­
ciado el Profeta de él m ism o, que en ellas
les descubriría lo escondido desde la consr
timeion de el Mundo, (i)
Des-i
( i ) Rup. lib. 3. in Epiph.cap, 14 .
*7* D O M IN IC A IN F R A O C T .
Desde esta Dominica Infraoíiava de Ia
E piphanía se empiezan d leer en los May ti-
fies, y en la Misa las Lecciones , y Epístolas
de San Pablo i porque como en el tiempo
de Adviento se leyó el libro de Isaías, qué
vaticinaba maravillosamente la venida de
el M esías: es conveniente , que despues de
su Nacim iento se. lean los Hechos de los
Apostoles que lo predicaron , y trataron,
atestando á todo el Mundo su venida á la
tierra. Y siendo San Pablo el que stobrp to­
dos da mas-.auténticos testimonios de este
Sacrosanto Misterio:) por eso la Santa Igle­
sia lee en este tiem po.sus Epístolas. Y,
tam bién, como los M agos, mediante una
Estrella , fueron.llamados á el conocimien­
to de Christo , asi intenta la Iglesia , que
nosotros seamos llamados, como de otra
Bsrrella, en la luz de las Sentencias de d
grande A p o sto l, á unirnos con el mismo
C h risto , siendo exortados de él á la caridad
fraterna, y á la penitencia, para mejor con<
seguirlo, (i),

EX-
( r ) P au l. M ed. E cci. Instr. c . 7. d e Epiph.
DE EPIPH AN IA. *73
IE X P L I C A C I O N PARA LA
asistencia a la Misa Solemne de la ©0-

\ m i c a bifraoclava de la
Epiphanía.

A E L INTROITO.

Expl. Lopone la Iglesia de el lugar


de Isaías á el cap. 6. en donde dice:
vio a el Señor sentado sobre un So­
lio , y Trono excelso, á quien la
multitud de Angeles cantaban: Sane-
tusy SanHuSy Sanñus . El excelso T r o ­
ño es la Iglesia, en que Dios está de
¿ asiento , amonestándonos á que
5 adoremos a su H ijo Jesu Christo,
1 como á verdadero R e y , por lo que
la misma Iglesia con el Psalmo
nos manda regocijar , para que sir­
vamos a este Dios en alegria.
Tom, /j S EN
274 DOMINICA INFRAOCT.

E N LA O R A C IO N .

E x p l\ Ide la Iglesia a D io s, conti­


núe su piedad; paraque por Iosbuei
nos deseos de el Pueblo Christiano,
que en muchos no llegan a execu-
cion, por la enfermedad de los sen­
sibles afeótos , que turban la vista
de nuestra razón ; consigan v e r , lo
que han de hacer : y visto , se es­
fuercen convalecidos á pra&icarlo.

A LA EPISTO LA.

de San Pablo a los Roma­


n os, cap. 12 , la que se lee por lo
dicho en la nota precedente á esta
Misa : y se pone en consideración
de
t ) E É P I P t f A N I A’. i 7f
rd c estar en la memoria el benefició
de el Nacimiento de nuestro Salva­
dor j para que nos aparejemos a los
frutos de su Nacimiento : enseñán­
donos el Apostol el medio mas se­
guro de conseguirlos, y el de servir
á Dios con gozo, y alegria*) confor­
me nos exorta en el Introito de esta
Misa por David ; y mostrándonos
ésta Epistola , que toda la vida de
el Christiano debe ser t a l , que sea
lina pura, honrada , y dichosa ser­
vidumbre de D io s : lo que conse­
guirá cada uno solicitando la pure­
za de alm á, y cuerpo: y asi limpio
de los afeftos de los brutos, se hace
lina Hostia santa acepta á Dios que
ofrece por medio de su m ente, y
.Voluntad , adornada de inocencia,
2j6 d o m in ic a i n f r a o c t .
modestia, caridad , y concordia dé
sgs hermanos, hecho un cuerpo con
los muchos miembros , que é l , y
rodos, los que viven a s i, hacen en
Christo.
A E L GRADUAL.

Expi. S e pone de el Psalmo 7 1. y


$ 9 . el que conforma con el Introi­
to , la Epístola,y con el Evangelio*,
porque intentando la Iglesia , des­
de el In troito, nos hagamos dig­
nos tronos de Dios: amonesta en la
Epístola la pureza de nuestro cuer­
po , de el que con la mortificación
hacemos Hostia aceptable : en el.
Gradual, la alegría de el mismo Se­
ñor : y en el Evangelio la humil­
dad de nuestra m ente: ensenando,
que
DE E P I P H A N I A . 277

I que el crono en donde Dios hace


asiento, ha de constar de pureza,
§ humildad, y gozo de el mismo Se-
J íior.
A EL EV A N G ELIO .

. $ ¿ c 5an L ucas ^ el cap. z .


en que refiere , que siendo Jesús
de doce anos, fueron M aria, y J o ­
seph, y con ellos Jesús a Jerusalen,
í a la celebridad de la Pasqua, (como
lo tenian de costumbre) cumplida
esta celebridad , se quedó el N iño
(porque cjuiso) como perdido entre
la multitud. Lo buscaron los San­
tos Esposos , quando ya de el todo
lo.hecharon menos que fue des­
pues de un dia de camino, bolvien-
do a Nazareth. Y no hallándolo
51 „
178 d o m in ic a i n f r a o c t .
entre los p a r i e n t e s n i conocidos*
en cuya compañía lo juzgaban , se
bolvieron afligidos a Jeriisalcn : en
donde á el cabo de tres dias lo halla?
roñ en el Tem plo’, muy de asiento
entre los D octores, oyéndolos, y
preguntándoles *,; para ensenarlos*.
Dixole Maria Santisima : Porque
lo has.hécho asi con nosotros, HU
jo mío ? que Herios dé dolor tu Pa­
dre, y yo, re hpfrios buscado. A cjiié
respondió: C om o podiais dudari,
que conviene emplsárme en las cor­
sas , que pertenecen a mi verdade­
ro , y Celestial Padre? N o loienten-
dieron-los circunstantes: solo Mana
Santísima meditaba , y guardaba
en su corazón, todas sus .palabras;
B jxo £on ellos, y v.inoa. N,azareth>
en
/DE E P I P H A N 1 A7 ' 279
en dónde escoba manifestando obe*
diencias a sú$ Padres. Jesús crecía
ieni Gracia, y estimación -delante de
Isu Eterno Padi^ 'y -de Iqs‘hombres.
1 Era la disputa e ti el T em plo, en
^una Aula, ó liigar >que estaba en el
íPortico de Salom ón, el que servía
para las disputaste la Ley ,,.y ense­
na t a el Pueblo desde la Cáthedra.
Se pone este dia, por lo dicho en la
nota de el Gradual. Nos etiseña á
buscar á Jesús *, y hallado, á no
perderlo, yendo á los D o ftores, y
Predicadores de su Santa L e y , á
preguntarles de todo lo necesario,
pára nuestra eterna salud / ¡ y a ob­
servar sus consejos, y las buenas pa­
labras , que de él nos digan > como
para resistir con ellas las tentacio-
S4 nes.
'2So DOMINICA INFRAOCT. #
nes , que consentidas, lo perdiera-1
mos. Nos ensena á deponer toda
afección, paterna, que nos impida
la execucion de los mandatos de
nuestro Padre Celestial. E instruye
á todos los hijos eti él honor, reve­
rencia, y sujeción, que deben á sus
Padres y qué ensenó Jesú s, siendo
en quanto Dios el C riad o r, y Do­
minador , sugeto á Maria Santísi­
ma su Madre verdadera en quanto
a el ser de hombre: y a Joseph, que
solo en la encomienda , y estima­
ción de los hom bres, era Padre.

EN EL OFERTORIO.

B x p f o E repiten las palabras de el


Psalmo 99. con diversa melodía en
DE E P I P H A N 1 A a&r
tí canto: enseñándonos, que debe^
mos crecer en el gozo de nuestro
^eñor i. porque somos con él un
í/íistico Cuerpo : de quien dice el
Evangelio, que crecia en sabiduría,
^dad, y gracia delante de Dios > y
jBe los hombres.
N O T A . La meditación} y oraciones
del resto de la Misa de este d ia , esta
)en elfolio $ 3.

A L A C O M U N IO N .

'■^^•SEpone de el Evangelio prece­


dente en las palabras, que dixoM a-
jria Santísima a Jesús, quando lo
'halló, diciendole: H ijo & c . Las que
¡denotan el ser humano. Y en la res-
uesta de Jesús, de cumplir la v o -
Jim-
28* D O M IN IC A I N F R A O C T .
luntad de su Eterno Padre , el sei|
D ivino. Para enseñarnos ¿seguirla
vocacion de nuestro Padre Celes­
tial ,* sobre todo sensible amor dei
nuestros parientes. ,!

E N L A ORACION DESPUES
dé la'Comunion.

Bxpl. L a aplica la Iglesia por W


Fieles, que concurren á esta Solem­
nidad > pidiendo para-ellos la Gra­
cia de entender bien , y que devo­
tamente asistan a los Misterios de
esta Celebridad. Esta Oración es la
misma de la Misa precedente > por
ser una misma Fiesta,
¡§ É L A SEGUNDA DOMINICA
,despues de Epiphanta.

N esta Dominica segunda se dedicó


M una Iglesia en Roma por, los Roma-
irás, despues de convertidos á la Fé de
(Sirísto , sobre un M ontecillo, que se hizo
en tiempo de Augusto Cesar, quando éste,
j#ra gloria de el Imperio Romano, mando,
j§r) que de todas las Ciudades de el O rbe,
^niese de cada úna alguno, que traxese á
ásuel señalado lugar de Roma la tierra de
¿fuella Ciudad , que pudiese caber en un
p í o ; para que alii se manifestase , lo que
íjprninaba dicho Im perio: de lo que-.resul^
|p un pequeño Monte , y por que este
Jpqntecillo se formó de roda la tierra; por
j|so en la Fiesta de la Dedicación de aque­
j a Igksia, que sobre él se edificó , se can-
j^.n los Versos de el Psalmo, que dice el /«-
.¿tf/ío-de esta Misa : pues mejor que A u ­
gusto Cesar fue conocido por Señor, y D o­
minador de todas quatro partes de el M unr
r' . .., • . • do
[(0 Dur. lib. 6. in hac Dom. c. i?. n. 4.
2 ÍU D O M . II. D ESPUES
do de donde se transportó roda aquellj
tierra > Dios , qué se manifestó en el ser.dt
Hombre á los mortales» es adorado de to­
da la tierra ; esto es, de todos los hombre?,
y Naciones de el Mundo j viendose verifi­
cad o , aun en lo material de la tierra ec
cierto m o d o , l o q u e David havia proferí'
zado , que dice el Introito; sirviendo ya es­
ta á su verdadero Señor, y R ey de los si-
glos.
En tiempo de el Papa Inocencio Terce­
ro se instituyó por él mi s mo, fuese -este
dia la Estación en Roma en el Hospital de
el Espirita Santo i porque siendo el Evan­
gelio de este dia de las Bodas, que se cele­
braron en Cana de Galilea» E interpretán­
dose Cana Zelo ; y Galilea Transmigración!
que significa» el que tiene ardiente amor
de pasar de los v ic io s, á las virtudes: de e!
M u n d o , á el Padre; y de la tierra, á el Cie­
lo : en cuyo corazon se celebran espiritua­
les Bo.ias, á las que asiste Christo , y su
Madre : ofrece aquel lugar de Hospitalidad
el msdio de conseguirlo, en lo que combi*
da h necesidad de el proximo á exercer las
Obras de Misericordia) y porque en dicho
Hos-i
DE e p ip h a n ia .
está la Madre de Jesús, á honor
¡o sp k a l
.e quien es dedicada la Iglesia , se d ice, se
¿ombida á Jesús, y á sus Discípulos á estas
|§pirituales nupcias: y también porque la
igie de Christo, que vulgarmente se lia-
f a Verónica, en este d ía, por institución
.ífcel mismo Papa Inocencio , se manifiesta
2 los Pueblos, que concurren á esta cetas
bridad, (i)

5 A E L IN T R O IT O .

’ExfhL o pone la Iglesia de el Psal-


n o í j . por la razón dicha en la
nota primera de este dia.

A L A ORACI ON.

* * u dispuso San Gregorio Pa­


pa , para memoria de el beneficio*
^ue este dia consiguió en la paz el
i. ° rv
(í) Rae. íbi num. j. é„ 7*,
2 $s DOM.'II. DESPUÉS
Orbe de la tierra. Y por tanto, 6otv
siderando a Dios Omnipotente,
que a un tiempo govierna las cria­
turas Celestiales, y terrenas, en
nombre de todos los Pueblos pide
la Iglesia su paz para nuestros tiem­
pos y asi puso el Santo : E t pacem
tuam nostris concede temporibus.

A LA E P I S T O L A .

pone de San Pablo á losí


Romanos á el cap. 1 2. la que con­
forma con lo que pedimos en la
Oración precedente : como que en
aquella paz, y en la verdadera ado­
ración de Christo conseguiremos e!
verdadero amor de nuestros próxi­
mos , a que nos exorta la Epístola;
pa-
D E EPIPH AN IA:. 287.
p a ra que los dones, que tenemos
por Christo, los exerzamos unos
con otros >en edificación de todos;,
porque si tienen los miembros de
, un cuerpo diversos oficios: en el
Gremio de la Iglesia, en este Mistí-¡
xo Cuerpo, son distintos los e n n
píeos5 para lo que son también di­
versos los Dones de el Espíritu San*
to >á fin de que un os, y otros mu­
tuamente se administren, y sea pa­
ra utilidad de todos, lo que han re*
.cibido ■, y se hagan ricos con lo que
reciben de otro s; por tanto hace
.mención de el que ensena, de el
jque sirve, y demás exercicios de la
perfección Christiana ; encomen­
dando sobre todo la Hospitalidad*
W el amor a los enemigos,
A
288 DOM. II. DESPUES

A EL GRADUAL.
pone de el Psalmo 10 6. y
de el 148. porque manifiestan estos
lugares la venida de el H ijo de
D io s, embiado de su Eterno Padre
á el Mundo : el que fue visto en
carne pasible, y el mismo, que por
la fee viva de los que le creyeron es
embiado a los corazones, y se hace
sentir en los efe&os de su gracia,
juntando a sí á los Fieles, y apar­
tándolos de los pecados, que ha-
vian hecho la división entre Dios,
y nosotros: por lo que nos congra­
tulamos de que lo confiesen los An­
geles , y Virtudes de el Ciclo , que
reciben de él la de obrar estupen?
dos prodigios,
A
DE EP1PHANIA:. *89;
' A EL E VA N G E L í O.
Expl E s de San Juan á el cap, z.en
’donde refiere. unas Bodas, que se
feicieron ea Gana de Galilea, á las
que asistió Jesús , y Maria ( para
ennoblecer el'Matrimonio) también
asistieron los Discípulos *, y faltan­
do el vino , la piadosísima Madre
representó a Jesús ,s u H ijo , la fal­
ta, que se experimentaba: y su M a*
gestad respondió : no les tocaba a
los dos este cu y dado > y que no ha-
;•via llegado a Christo su hora >pero
! por la intercesión de Maria se ade-
f lantó para los prodigios*, porque es-*

1 ta Señora dixo a los criados: execu-


i tasen, lo que nuestro Redentor dis-
¡ pusiese Vquien les m andó, llenasen
í 9o DÓM. n. DESPUES
<de agua seis cantaros grandes , o ti»
i " •
nagillas, que havia preparados, pa­
ra que sirviesetva la purificación de
los J u d io s: que cabía en cada uno
de dos á tres medidas, como de tres
arrobas cada m edida, que a lo me?
íios hacían treinta y seis arrobas; y
diesen a gustar a el Architriclino,
lo que en las vasijas havia 5 y reco­
nociendo ser excelente vino ydixo á ¡
el: Esposo, que ninguno sino él,
guardaba hasta lo ultimo el buen
vino i Que era costumbre poner el
bueno a el principio, para que quan-
do ya estuviesen tremulentos, no
advirtiesen lo que era menos gene­
roso. Este , dice el Evangelista , fue
el primet m ilagro, en que ostentó
su gloria C h risto : con el que se
afian-í
" d e e p ip h a n ta :; 29 t
ifianzaron en su Fé sus Discípulos.
J El qúál Suceso, aegiin Gislan-
fjio 5 fue el año 3 1 . de la edad de
l^hristo / d iá 'stís de Enero ■ >en eí
que fue •también la A dorado n de
ioá Magos, siendo Infante Jesús: dió
£¡/conocer su ^DivinidadChristo por
el milagro ■ de mudar la naturaleza
de agua en v i’n o , ^ue kolo es pro-?
prio de D io ¿, ensenando a los J u ­
lio s ">én las cantaras de piedra llenas
de agua , la L e y Escrita v y en la
conversión en vino y la alegría d é la
Ley de Gracia, que establecía: figu­
rando, la mutación de lo literal, en
jlo espiritual. D e los milagros , que
ien confirmación de este se siguieron
í 1 •
despues, se ha dicho en las Noras de
Epiphanía. C r e d o , iSTc.
T 2 A
*91 DOM* II. DESPUES

A E L OFERTORIO.;

W - L o pone la Iglesia de el P sak


mo 6 en donde .en persona de
aqu ellos, que com o embriagádos
de espiritual g o z o , en distintos Go-j
r o s , robasen su alegria en alaban-;
z a s : diciendo unos, los motivos de
el bien , que todos reciben; y btro^
señalando los particulares, que exíi
perimentan*, por cuya causa doblart
las palabras de el ju b ilo , y alegria.
Este repetir palabras equivalentes,
o synonomas sucede también en la
D om in ica de Quinquagesim a, y en
la feria despues de la D om inica
de Q uadragesim a, particularmente
en el O fertorio >porque en él prin-
D E E P IP H A N IA . 293
tipalmente se muestra el afeito de
el que ofrece.
N O T A . La meditación, y oraciones
del resto de la Misa de este dia > esta
en el folio 33.

A LA COMUNION.

JExpl.S e repiten las palabras de el


Evangelio de este d ia, que expresan
el milagro de la conversión de el
agua en vino*, por las razones dichas
en la Nota de el Evangelio > y las
que dixo Christo para hacer el m i­
lagro : que llenasen de agua lascan-
taras, que nos enseñan debemos po­
ner todo lo que esté de nuestra par*
te i para que Dios ponga en noso~
tros los auxilios de su G racia, co a
294 D O M . II. D ESPU ES
los qualés executemoslo que hucV
tras naturales fuerzas no alcanzan.

LA O R A C I O N ÍDESTÜES
de la Comunion.

* M L a aplica la Iglesia a los Fíe­


les presentes a el Sacrificio, pidien­
do el aumento de el bien empezado
para que lleguemos a el fin deseado
de la perpetua bienaventuranza.

qi T l á "vóimicA fm cE tA
despues de la Epiphanía.
E esra Dominica se ha dicho en la
D Noca de las Dominicas de este tiem­
po. En esta se hace mención de el beneficio
de la conversión de los dos Pueblos Juday-
co , y Gentílico v por medio de la manifes­
tación y que de sí» y de su Divinidad dió
C h risto , puestro Salvador, por su predica-
DE E P IP H A N IA . 19 5
:íon, y milagros j y porque en el tercex
ino de su predicación nos redimió > y sanó
con su Pasión a ambos Pueblos de la enfer-
iedad eterna y por eso en esta tercera D o r
Í única se lee el Evangelio de la Curación
e el Leproso, que representó á el Pueblo
|udayco > y en el mismo Evangelio la de
Enfermo de el Centurión , que represen-
ó á el Gentilicoj para testificar á nuestros
corazones , y excitarlos á el g o z o , y agra­
decimiento de tanto beneficio, ( i)

EXPLICACIO N T A R A L A
asistencia a la MISA Solenme
de este dia.

A E L INTROITO.

pone la Iglesia de el Psal-


no 9 6. de David , viendo ya cum­
plido lo que anunció este Profe-
T 4 ta,
*9<f DÓM. III. DESPUÉS |
ta $ de que oyó la Iglesia 5 y se
alegró j esto e s , de el beneficio
de la conversión de ambos Pue­
blos : por lo q u e , dando saltos
de placer 3 combida a los Ange­
les, como á siervos de el mismo
Dios , y Señor , á quien debemos
se rvir, a que con nosotros lo ado­
ren ; porque con la curación de
ambos Pueblos lograron
ta aumen­
tarse sus Coros de Bienavcnmra-i
d o s , qne con ellos lo gozan > y|
adoran por eternidades.

E N LA 0 < R A C l0 t t .

Expl J ^ A c e presente a Dios la Igle­


sia nuestras dolencias; (a el tiem­
po de el Sacrificio de su Hijo) para
que
d e e p ip h a n ia .^ 207
üé propicio las mirevy pide estien-
a su diestra , con que nos sana dó
i enfermedad eterna , para prote-*
jemos. De esta diestra habla la Igta
ia en el Ofertorio*

A LA EPISTO LA.

de San Pablo a los Roma*


ios a el cap. 12. la que concuerda
onel Evangelio de este dia , que
íabla de la saridad , que dio Chris-
o a el Leproso. En esta lepra se sig-r
lifícó la heretica pravedad, y la de-
ms lepra , que hace todo pecado;
odas las que Christo quiere sanat
>or medio de la Estrella , esto es,
’or la fé de su Natividad, y A pari-
ion : conformo a lo que dice San.
293 D O M . III. DESPUES
Pablo e n : esta Epístola: no qucw
mos ser prudentes, según nosotrci
mismos ,■esto es , según nuestros
á\dLamenes i porque es la causa dt
las heregías, querer los hombres es
tarse pertinaces en su sentir; y en­
tender las Escrituras , según su vo­
luntad ; y dice, que á ninguno bol-
.vamo's mát por m al, sino es el bien
.delante de D io s, y de los hombres:
que se hace amando-a el enemigo:
exortandonos a !a p a z , y á que nc
nos dexemós vencer délo maloó por­
que de este modo seremos libres Je
la segunda lepra, que es la de los po
cados.
P E E P IP H A N IA .; 139,

A EL GRADUAL.

p - L o pone la Iglesia de D avií*


p Psalmo 1 0 1 . y de el 9 ¿. en danr
^se dobla la voz de ju b ilo , por el
-ie tuvieron <los Angeles de la reinu
gracion de los luga,res, que en sus
oros desocupó la sobervia : esta se
izo délos Justos de apibosPueblos
udayco * y Gentílico,, por el bene-
ció de la conversión a Christo: de-
otando la de los Gentiles.David en
s palabras, que en profecía dixo:
emerian las gentes su nombre, es^
) es, los Gentiles. Y la de los H e-
rcos, en. las que profetizó : que se
cria edificada la verdadera Sión>
ue se entiende de la Católica Igle-
1. Ji
r5oo DOM. m. DESPUÉS

A EL EVANGELIO.

W ' - E s dé San Matheo a el cap. 8,


«n que refiere, quehaviendo Chris­
to nuestro bien baxado de unMon*
t e , en donde havia predicado, lo
stguio multitud de gen te, y le salió
á el encuentro un Leproso, que
adorándolo , Je dixo : Señor, si
quieres, puedes sanarme, (enque
descubrió, que com o a Dios loado-
raba ; pues confesaba dependía de
su voluntad su sanidad.) Correspon­
dió la Divina Magestad, estendien­
do su poderosa m an o, tocando a
el Leproso , el que no era capaz de
inficionarse, como los Ju d ío s, a
quienes prevenía la Ley no los to-^
. DE EPIPHANIA7 *ofi
£asen. Y pronunció: y o quiero seas
sano : y a el, punco quedó sin lepri
el paciente, Le mandó Jesú s, fuesa
luego a presentarse a lo$ Sacerdotes}
y ofreciese y- lo que se mandaba a los
que sanaban : en donde nos enseñó
que aunque la perfe&a contrición
sane de la lepra de el pecado , dan*
do gracias, es con la obligación de
presentar; los pecados á idSácerdotc
en la confoion. Dice él Evangelista
que entrando Jesús en Cafarnaijnv
llegó a C h isto el Centurión ,; y 1¿
rogó por la salud de su criado, que
estaba paralitico. Se ofreció Jesus a
ir a curarlo •, y respondió el Centu­
rión : Señor > no soy digno , qüe
entres en m i casa:, di úna palabra^ y
sanará mi muchacho *, porque yo
ten-
302 . ix>M:'ni;D’ÉsW£s ^
tengo ^ á ix o -j •mandó •sóBrc tina
Com pañía dé Soldados y y 5le digo a
tino í qne -'t.ayk, y vá' a donde •le
ifiándó. Y ^ - btro : que venga j y
puntualmente- viene. Esta vi Va fe ¿e
éste Gentil dlbgiÓChristóy diciendo
lio ló havia1 háíladó !semejante ép
tes que se p if a b a n de Pueblo fiel.
'anunció y veñdrianriiíuchos de
©tiente / y Ócddentc / qúé-descanf
Sárian con Ábrahán , Isaac y y Ja-
<í>ben el Reyfto de losfcielbs; y los
Kijes de el Recrío > qué debian ser
derla luz , serían' arrojados'a las ci-
iiéb las exteriófe's, en dónde es el
•llanto -y y pl crli^ido de dientes. Y a
el Centurión le: dixo : Anda ve > y
com o has creicló ; asi se haga *>y se
halló sano el muchacho e n aquella
hora. Es-
D E EPIPH AN IAV # 30$'
I : Este milagro de la curación

l Leproso, y sanidad de el criado


á t el Centurión , se pohe'por lo di-
¿ho en las Notas de este d ia , tanta
en la primera , como, éft las que sé
siguen hasta esta. Y también , para
enseñarnos la caridad* de- el proxi-
tnoy que el Centurión mostró quan-
do todos los que pidieron a Christor
pedian para s í , solo el Centurión
pedia para un d ia d o suyo.

■A E L O F E R T O R I O . -

[Expl. Lo pone la Iglesia de el Psaí-


;{Hio 1 1 7. porque como congregada
de#los dos Pueblos por
1
la diestra de
D ios, esto e s , por su Hijo; lo ben­
dice , esperando confiada , se ha de
304 . III. DESPUES
eternizar en la Triunfante de la Glo*
fia.
-? - N O T A . La meditación , y oraciones
'del resto de la Misa de este dia >esá
m el foUcj 33*

A LA COMUNION.

4 . donde hace mención de la admi­


ración dp tqdos , esto e s , de’;los:
Pueblos dichos, que á el ver los m/-
1agros <Je Christo, y. sus dones, Ma­
ravillados lo creían> y se conver-
DE EPIPHANIA’;

E N L A ORACION <DESW ES
de la Comunion*

e la Iglesia a D ios, ccnriniíe


en ella el efcfto de los milagros O d i-
ehos en el Evangelio, convirtiendo
si « _ « O\ « «
á los Infieles , y á los pecadores.

£>£ L A QUAUTA DOMINICA


despues de U Epiphania,
'Sra Dominica no tiene O ficio propio,
E j (i) por lo que se dixo en Ja primera
Nora de estas Dominicas: esto es , que no
siempre hay quatro semanas hasta Ja sep-t
tuagesima. Tiene Epístola , y Evangelio *
proprlo, conforme á los fines expresados en .
¡a misma Nota, y por lo que se dirá en sia

V LíQ
(i) Dur. Ub. 6, inhac Donu cap* ii*
v306 D O M . IV . DESPUES
L o mismo es de la quinta , y sexta D o ­
minica siguiente. A si en todas tres se dice
e l IN T R O IT O , G R A D U A L , O FE R TO R IO ,
y C O M U N IO N de la D om inicaTERCER
porque como desde el Nacimiento de nues­
tro Salvador, a la Epiphanía, singularmen­
te se nos manifestó la benignidad, y huma­
nidad de el mismo Salvador i y desde ia
Epiphanía á la Septuagésima las luces de su
D ivinidad , de la que ha dado milagrosas
muestras en las tres Dominicas anteceden?*
tes> excitando á la tierra en sus habitadores,
Víá eí Cielo en sus A ngélicas criaturas, á-
que lo adoren; o y imperando á los Vientos,
y a el Mar, motiva á la pregunta d e: quién
es éste , á quién M a r , y Vientos obedecen?
Denotando : que conociéndolo ya Divino,
hallan admirados m a s , y mas, que conocer
á el que no puede comprehender ningún
entendimiento: (r) Por esto insiste Ja Igle­
sia en las mismas adoraciones , y encendi­
dos afectos , que expresó en la antecedente
Dominica.
R U B R IC A . Quando se anticipa ¡a Sep­
tuagésima d esta Dominica, u otra, se tras-
• lar
( i ) Ger. N at. hac Dom .
' D E E P IP H A N IA . 307
ladan a las que falten para Uenar el tiempo
despue¿ de Pentecostés >porque sus Evange­
lios singularmente denotan la Resurrección
de nuestro Salvad or: el de la quarta , dor­
mido Christo en Ja N ave representó su
muerte de C r u z , de Ja que resucitó con
mas facilidad , que si dispertara; por ia que
los suyos tanto clam aron, y vieron , quan
en breve sucedió. En la quinta , y sexta, en
las Parabolas, que les explicó >y descubrió
el sentido despues de resucitado. (1)

E X P L IC A C IO N PARA LA
asistencia a la Misa Cantada de
este dia.

l in tr o ito ^ g r a d u a l , o f e r ­
E t o r i o , y CO M U N IO N son en esta
Misa , y en las dos siguientes los mismos
que en la tercera D o m in ica, por lo antece­
dente dicho. A si se resumen los mismos.

Va, EN
( i) D u r . Dom. j . p . 3*
308 D O M . IV. DESPUES , .

E N LA O td C lO k.

-E^-Considcrando |a Jglesiaj, que


todos los peligros de M a r , y T ier­
ra , con todas las adversidades, pro­
vienen de los pecados; y que nues­
tra fragilidad, sin la ayuda de Dios,
no puede constante superarlos : pi­
de para todos a su Magestad la salud
de Alma, y cuerpo, para vencerlos.

A LA EPISTOLA,
i

E xpl, Es de San Pablo a


los Roma­
nos 13. en que encomienda la cari­
dad mutua ; como cjue ella tiene la
excelente propriedaddelibrarnos de
todo aquello, :en que la Ley nos
•pue-
D E E P IP H A N IA V # 309
|)ücde parecer pesada, y difícil; ha-r
ciendose con .ella todo leve, y fácil:
siendo ella la; quellena , y perficio-
na a la L e y : lo que se encierra, en
amar a.su; proximo^ como á sí mis­
mo. Si asi se am a, ni se desea mal,
ni se quiere mal , n i de otro modo
se ofende : asi amando a su proxi-
mo jtni adulterará; ni m atará, ni
hu reara , ni levantará falso testimo­
nio , ni deseará lo ageno : ningún
mal hará , ni deseará á su amado; y
todo le será fácil, por no ofenderle.
La Caridad aviva a la Fe, y de una,
y otra nace la serenidad entre las
turbaciones de el mar de este M un­
do; por lo que concuerda la Epísto­
la con el Evangelio-, según el ex-
plendor de C aridad, que nos ma-5
3 io D O M . IV . DESPUES
nifestó C h risto .Y se pone por lo d k
cho en la segiiftdá N o ta de la D o ­
m inica InfraocíaVa de la Epiphanía;

E L G<RA<D U A L .

Es el mismo de la D om inica III. foL


* 99-
A E L E V A N G E L IO .

E xpl Es de San M atheo a el cap.1


8. en donde refiere: que subió J e ­
sús a una N a v e , y con él sus D iscí­
pulos , y que se levantó can recia
tempestad en el M a r , que la cu­
brían las olas. D orm ía Jesús, y lie—
garon sus Discípulos a dispertarlo,
d ic ie n d o : Señor, sálvanos, que pe­
recemos. Les reprehendió su poca
D É EPIPH ANIAV 311
fe , diciendoles: que por que ha-
vian dudado? (en que les manifestó,
que si lo creian D iv in o , devian co-
•riocér, que , como D io s , no podia
dormir, aunque durmiese entonces^
como hombre.) Se levantó, y como
dueño, mandó á los vientos, y a el
Már , y se quedó todo en una gran­
de tranquilidad : tanto , que admi^-
rados los hom bres, decian : Quién
es este á quien los V ie n to s, y el
Mar obedecen? El qual Evangelio
se pone conforme a los fines, antes
d ich o s; y nos enseña el medio de
conseguir serenidad en el borrasco­
so Mar de este Mundo, por la fe vi­
va , que vive por la caridad >como
que la poca fé es causa de nuestros
sustos, temores, y tempestades de
V4 el
* 1* D O M . IV . D ESPUES
el corazon > y que la caridad expele
á el temor, despierta, y a v iv ó la fe;
y en quien ésta se entorpece , ó en­
tibia, está com o dorm ido Christo: de
lo que nacen las tempestades de ten­
taciones. Se repite este Evangelio, y
esta Misa despues de Pentecostes , si
cabe , por lo dicho en la N ota de
esta D om inica.

E L O F E R T O R IO , Y C O M U N IO H

S o n com o en la Misa de la D o r
m inica III.

N O T A . L a meditación, y oraciones
del resto de la Misa de esté dia , esta»
en el fo L 33,
DE EPIPHANIA. jt i

WN LA O R A C IO N <DES<PUES<
de la Comunion,

E xp l. D e sea 5 y pide la Iglesia para,


los Fieles presentes la Gracia de Dios,
para q'ue sepan usar He la tranquili­
dad y no aficionándose a los terre­
nos bienes, y aspirando a los Ce-;
lestiales.

■©£ L A D O M I N I C A Q U I N T A
despues de la Epiphania.

N o ta .T Easela Nota de la antece-


dente Dominica.
ji'4 DÓM. IV- DESPUES

E X P L I C A C I O N T A R A LA
asistencia a la M ISA de esta
1Dominica V. despues de
; Epipbank.

EL INTROITO. '

E s como en la Dom inica IIL


fol. 2^5.

_ JE N LA ORACION

' ^ • P l d e la Iglesia á D io s , por


todosiós Fieles >que tienen su con­
fianza en la esperanza de la Celes­
tial Gracia , nos guarde por su con-,
tinua piedad\paira que seamos siem-!
pre defendidos con su altisima pro­
tección.
LA
DE EPIPHANIA'. 31 y,

LA É V I S T O-LA.

N ^ *Es de San Pablo á losColósen-


és y cap. 3. la que se pone con el
hismo fin , que las pasadas: Es es-
e el de encendernos en el amor de
christo, que nos une, como miém-
>ros de el mismo Christo , si nos
restimos , como de nuevo de unas
ntrañas de misericordia, de hu-
nildad y de paciencia, de modestia,
r de mutuo sufrimiento j para qué
iendo todo nuevo, parezcamos ta-
es miembros de él nuevo Rey Chris-
0 , que se manifestó á nosotros.
5 16 DOM. V. DESPUES

;EL GRADUAL.

E s como en la Dominica 111


fol. 2,?pé

A E L EVANGELIO;

j FjCpL Esde S. Mathco a el cap. 1 5.


en donde hablando con la multitud
Christo 3 les dixo la Parabola , en
que llamó a su Iglesia Reyno de lo;
Cielos: como que fuera de este Grc
m ió , nadie puede enerar en la Glo­
ria. Y comparó á su Autor Dios con
un hombre , que por medio de sus
D o clores, y Predicadores siembra
en su Campo, que es la misma Iglc
sia. V ino su enemigo , y sobresem
bró cizaña : en que se representa el
es-
|'i D E EPIPHAN 1A . ' 317
listado de la Iglesia Militante : en
|uyo Campo sembró el mismo
fbhristo su Divina Palabra, por sí,
^ por sus Predicadores; y por el des-
éüido de los Christianos (especial­
mente si se junta el de algunos Pre­
lados) el diablo, por medio de el
hom bre, que llegó á hacerse ene-
Jnigo de la justicia, entremetió en
ista buena siembra la cizaña de las
frleregias, y de los errados di&ame-
ées. Dixetonselo a el Señor sús Sier*
y o s , y se combidaron á limpiar el
<Campo de aquella mala yerva ; pe­
lo el Labrador Divino no se lo per­
mitió •, no fuese, que a bueltas de la
cizaña arrancasen el Trigo.Les man­
dó , lo dexasen crecer todo hasta el
tiempo de la cosecha, que entonces
ata-
$1 $ DOM. V. DESPUES
atado en haces, -aparte cada-cosa,
la cizaña se arrojaría áei fu e g o , y
el escogido T rig o se depositaría en
sus Troxes: el qual Evangelio se po
ne por lo dicho en la N ota de éste
tiempo, y la de la quarta Dominica,

E L O F E R T O R I O , Y LA
Comunion.

S o n los de la Dominica III.


N O T A . L a meditación, y oracional
del resto de la Misa de este dia, esú
tn el folio 3 3.

EN LA O R A C I O N {D E SPU ES
de la Comunion.

i Ide la Iglesia a Dios los efec­


tos de su gracia, y absolución de
los
DEEPIPHANIA; 319
Jos pecados: la dirección de los má-
líos , que yerran , de el que es la sa­
ltad de el M undo, que es Christo en
la Eucharistía, para que la consigan.

LA (DOM INICA S E X T A
despues de la Epiphanía.

.A^N tes no havia Oficio proprio


para esta Dominica sexta : el que
añadió á las antecedentes Sán Pió
[Quinro. Asi si acontecía tener lugar
esta, se repetia el Oficio de la D o -
iminica precedente. (1)
I N O T A . Lease la Nota de la pri->
Intera 3y quarta Dominica despues de U
Epiphanía.
EX-
(1) Gavant. Rub. B rcv. se&. 3* cap. 4. C itat. a
D u r .lib .f. cap. 13.
'3io DOM. V. DESPUÉS

EXPLICACION TARA LA
asistencia a la M lSA Cantada
de esté dia.

EL IN T R O IT O .

E s el de la D om inica III.

E N LA ORACION.

■E*/>/.j?]cle lalglesia a Dios, nos con­


ceda el Don de meditar siempre lo
arreglado á la razón, y á la justicia,
según su agrado ; para que confor­
men á él nuestros dichos, y nues­
tros hechos.

ÉL GRADUAL.

E s el de la D om inica III. fol. z ? ? .


DE EPIPHANIA'. 3211

' A LA EPISTOLA.

E x p í a s J e gan Pablo a los Thesa-


lonicénses, ’ cap. i . en qué da gra­
cias a Dios el Apostol de la buena
vida de los de Thesalónica. La que
especialmente encomienda i por lo
queexercian, las tres Virtudes de
Fé, Esperanza, y Caridad : La Fé,
que era tan viva , segun sus obras,
que nó tenia sobre ella , que decir­
les. De la Esperanza en su sufri­
miento , y de la Caridad y quando
d ice: se aman unos a otro s: siendo
imitadores de el mismo San Pablo,
y demás sus Maestros. La qual Epís­
tola se pone por lo ya dicho en la se­
gunda nota de este tiempo en la D o­
minica Infraoctava de Epiphanía.
32 2 DOM. vi: DESPUES
N O T A . E L . Q R A D U A f, es el
de la (Dominica 111.folio 19 9 .

A E L E V A N G E L I O ..

Expl. E s deSanM latheo á él cap.


13 . de la Parabola de la semilla de
el Grano de Mostaza, que es la mas
pequeña de todas las semillas , eí
que sembrado, crece, y se hace de
mas frondosa co p a, que algunas
otras plantas ; tanto , que '.puede
sostener las Aves de el Cielo en sus
ramas : El qual Grano era el mismo
sembrado en el Huerto de el V ir­
ginal Claustro de Maria Santisima,
que despues quebrantado , y arado
de azotes , y espinas, adjunto a el
Madero de la C r u z , creció tanto,
que
DE EPIPHANIA;.. $23
que as Aves de el C ic lo , que son
los Hombres Celestes (esto e s , las
Almas bien purgadas, los entendi­
mientos elebados) ponen en el su
nido , su seguridad , y descanso.
Pone también la Parabola de la Le­
vadura: á la que compara su Igle­
sia , o a la Evangélica Doctrina;
porque echando muy poca canti­
dad en toda la masa, con su fre-
mentacion maravillosamente la sa­
zona, y aumenta, Y concluye el
Evangelista , cjue esta vez nada ha­
bló Jesús, que no fuese en Parabo-
las , para que se cumpliese , lo que
estaba profetizado. Se pone este
Evangelio por lo dicho en la nota
primera de la Dominica Infraofta-
va de este tiempo. C r e d o , <zL5Y*
324 DOM. VI. DESPUES

E L O FERTORIO , Y LA¡
Comunión.

S lds de la D om inica III. folio


o n
303. y 304.
N O T A . L a meditación, y oraciones
del resto de la Misa de este dia , está
en el folio 33.

■EN L A O R A C IO N D ESPU ES
de la Comunion.

•E ^ -Plden los Fieles á D io s , a el


sentir los deliciosos efeótos de la
Eucharistía, que apacentados de las
Celestiales delicias, siempre apetez­
camos aquello , por que verdadera­
mente vivimos.
D E EPIPH AN IA:. 325:

T)E L A < D O Ml N t C A £>£


Septuagésima, y de las siguientes.

j c s sentir de el Abad Ruperto, (r) que


r 1 Septuagésima se dice por siete D om in­
gos continuos , que preceden á Ja memoria
jle Ja Pasión saludable de nuestro Redentor
jjesu Christo : com o que son estos siete tina
disposición co n ven ien te, en que las Edades
de el M undo previenen las Exequias á el
R edentor, dando testimonio , por boca de
Ja Iglesia , de ser él mismo la salud* qne es­
peraban todos, la que se havia de conse­
guir por medio de su P asió n , y por la que
¡se librarían de el pesado y u g o de la ca u tiv i­
dad de el pecado. A esta cautividad de d
pecado representó la qu e padeció el Pueblo
de Dios setenta años en Babilonia. Se dice
Septuagésima> porque se cuentan desde es­
ta D om inica, hasta la D om inica IV . que se
llama la D om inica Leetare, siete semanas.
Sexagesimal porque desde el D o m in go si­
guiente á el de Septuagésima, hasta la mis^
¿3 ma
(1) Rup. lib. 4. cap. x. ¿ f
D O M I N I C A
nía Dominica Latare son seis. QuinquagesU
tita ? porque son cinco. Y Quadragesimal
porque son quatro, hasra dicha Dominica
Latare. Despues se siguen Jas qne se lla­
man II. III. y IV . de Quaresma, Son todas
siete denotando , que por siete edades de el
Mundo se llega a la Celestial Gloria} y por
seis se llegó á la Gracia de nuestra Reden­
ción» A si Ja Dominica L a ta rec s Dominica
de a'egria , porque en ella se halla el com-
b ite , que hizo Christo (según San luán)
( i) Imagen de el Paraíso. Se sirve a ¡a M fta
con Dalmáticas ? y se repire la voz de júbi­
l o , con otras demonstraciones. Son las sie­
te Edades de el Mundo. (2) La primera,
desdo Adán hasra Noe. La segunda, desde
N oe hasta Abrahán, ó Moyses, como quie­
ren otros. La tercera, desde Moysés hasra
D avid. La quarta , desde David hasta la
Transmigración de Babyíonia. La quinta,
desde la Transmigracion hasta el Nacimien­
to de Christo. La sexta, desde la benida de
Christo, hasra el ñn de el Mundo.La sépti­
ma es el descanso, a que pasan las Almas de
Jos Escogidos á Ja Jerasalen Triunfante de
Ja Gloria; RU-
(1) San Juan cap, ét (z) Rup. ¡bid. caí?,
D E S E P T U A G E S IM A . 3 17
RU BR ICAD N o se entona el Organo , y
suspende el Pueblo las cantadas de alegría en
este tiempo de Septuagésima , ó Quadrage~
simal.
Por significarse en el la cautividad de
Babylonía , que por seccnra años padecie­
ron los hijos de Israel, los mismos que tu­
vieron colgados los organos en los Sauces,
no queriendo cantar en tierra agena. Por
esta razón, considerándonos cautivos des­
terrados de nuestra Patria á vista de las mi­
serias , que padecemos en la semana de es­
ta vida , suspendemos los organos , y cán­
ticos de alegría; significando, que quando
llegue la o£tava, que es symbolo de la Glo­
ria , los bolveremos á tom ar, para no sol­
tarlos, y para que no cesen de resonar nues­
tras voces en Divinas-alabanzas. (1)
E l toque de las campanas es sencillo , por
la razón dicha , y la que se dixo en tiempo
de Adviento.
No usa la Iglesia de Dalm aticas , ni T u*
nicéías , ni Ornamentos preciosos , sino es
morados: y a , porque representa, que en
aquella cautividad estaban miserablemente
X4 ; vesv
(1) Dur. cap. 14 . num. n .
328 DOMINICA
vestidos ? y a , porque en la de esta vida se
denote, que el Genero H u m an o , por el
primer pecado fue cubierto de el vestido
de la Maldicion.F/dí, suutvestimentum^quo
o p eritu r : desnudándose de el vestido de
la G ra cia , bordado de V irtu d e s, que de­
notan los Ornamentos de Jas Fiestas Solem­
n es, los que suelen ser recamados de oro,
y matizados, de sedas ; y ya , porque las
siete semanas primeras significan Xas siete
Edades primeras de eí Mundo , que hacen
Exequias a la Pasión de el Redentor. A si
usa la Iglesia en este tiempo de el Estolón ,
o Planetas y 6 Casullas dobladas por delante ,
conforme á lo que se dixo en el tiempo de
A dviento aunque en este de Septuagési­
ma es por conformar ¿ algunos de los fi­
nes aquí expresados , y á o tro s, que mir
ra nuestra Santa Madre la Iglesia. .

E X P L IC A C IO N P Á R A L A A S IS T E N C IA
d la M isa solemne de la Dominica
d e .Septuagésima.
A Estación este dia en Roma es a San
L Lorenzo E xtra -M uros ; porque;comp
e n , ia primera Edad de la Iglesia, la san-
* -‘ ........ . -,BFC
D E SE P T U A G E SIM A '. 3 29
igred e él Proto-M artyr A b el clamaba de
Ja tierra ¿ D io s; asi en la Iglesia Romana la
preciosa muerte de San Lorenzo , con el
nuevo inaudito M artyrio clam ó a el C ielo ,
y se o y ó por todo e¡ Mundo. (1) Y como
aquel Abel se v io rodeado de los gemidos
de la muerte , perdidos los gozos de la vis­
ta de sus padres? y era el clamor esperando
s« auxilio , y reparo; y las voces de el
Martyrio de San Lorenzo se hicieron oír
en el Tem plo Santo de el Señ o r: asi á el
considerarnos rodeamos de dolores de muer­
te , y peligros de el Infierno , queremos en
nuestra Tribulación invocar á D io s, según
decimos en el Introito de Ja M isa; (2) y
conforme a estos fines se eligió esta Iglesia
para la Estación en Roma. (3)

A E L INTROITO.

^ ^ ■ L e pone la Iglesia de el Psal­


mo 1 7 . ya por lo dicho anteceden­
te?
(1) Rup. ín hac Mis.
(i) Dur. lib. 6 . c. i f . n. 4» ‘
,
(3) Rup. l i b . 4. c. 6
33b DOMINICA I
te> ya por denotarse en é l , hallarse
la Iglesia militando entre tantas pe­
nas , y trabajos, que nacen de el
pecado, como son hambre , sed,
frió , enfermedades , y muerte ; y
por la mala conciencia , é interior
gusano, amargura, hedor, y tinie­
blas, que son dolores de el Infierno.
Y porque estas miserias no opri­
man nuestra esperanza , nos ofrece
el consuelo en el Verso que dice:
Te amaré , Señor, Fortaleza mía.

E N LA ORACION.

-E ^ -S u p líca la Iglesia a Dios, oy-


ga su clemencia los ruegos de su
Pueblo i para que los que justamen­
te estamos afligidos por nuestros
pe-
DE SEPTUx\GESIN£Á. 53 r
ipecados, por la gloria de sa santi-
'simo nom bre, misericordioso, nos
li&re de cantas miserias.

A LA E P IS T O L A .

de San Pablo á los C orin -


thios 1. cap. 9. Esta Epistola la po­
ne ,la Iglesia
O
. cont el Evangelio
.* o
si-
guíente , en consideración de que
hace memoria de verse el hombre
arrojado de la felicidad de el Parai*
so , y de el rostro de su Criador; y
no sea que desespere á el Verse entre
gemidos , y dolores , ofrece en ¿1
Evangelio siguiente, y en la Epis­
tola tres saludables remedios, y tres
premios. Et primer remedio es: que
si quiere de el todo librarse, traba-
33* . ‘ D O M I N I C A
je en la V iñ a de su A lm a , cortan­
d o vicios , y pecados: despues cor>
ra en el esrádio de esca vida por las
obras de penitencia: y últimamen­
te , que varonilmente pelée contra
las tentaciones de el diablo i lo que
s i asi hiciese, conseguirá por el tra-'
bajo, el denário, o estipendio de la
Bienaventuranza 5 por la carrera de
su penitencia , el premio , y por la
pelea, la immortal Corona. Se po­
ne el Apostol por exemplo, dicien*
d o , que castiga su cuerpo , trayen-
dolo á la servidumbre} como alige­
rándose, debilitándolo, para correr
de modo que pueda alcanzar el pre­
mio de la vida eterna.
DE SEPTUAGESIMA'. 333

A E L GRADUAL.

|Expl.L e pone la Iglesia de el Psal-


jno 9. excitando á la confianza en
jpios, por ser quien nos ayuda en
jlas tribulaciones, que nos son opor­
tunas, en quanto nos hacen acordar
de los eternos g o zo s, consolándo­
nos con la esperanza de que no de­
xa á los qué lo buscan , si sé olvida
<dc el pobre , ni permite perezca su
'paciencia, para el eterno fruto.
R U B R IC A . En vez de la A lie -
luía en este tiempo se dice el TraBo .

XLL Tracto es proprisimo de


tste tiempo. Se dice Tracto de el
Irerbo latino Trabo > que significa
5?4 . D O M I N I C A |
traher ; y e s, que por medio de los
Tractos rrahe , y saca Ja Iglesia de
elcorazón humano unos dulces sus­
piros, y regalados sollozos, Índices
de el deseo , que en él predomina
de la Celestial Patria*, los que mues­
tra con . tiernas palabras, y canto
grave en el Coro , con que los so­
lemniza *, denotando llanto , triste-,
za , y humildad. La institución de
este Cántico se atribuye á San Te-
lesphoto : su aumento á San Celesj
tino*, y Ruperto A bad, á San Gela*
sio : en los que antes havia variedad
hasta San Gregorio , que les dio el
orden, que hoy tienen, y señaló en'
el Libro de las Antiphonas.
DE SEPTUAGESIMA’. 33*
t,

L T K tM E K T R 4 C.T 0 <DE E L
Ano Eclesiástico.es:en este dia.

* E l que se pone de el Psalmo


xp. en donde expresa , con David,
ue de lo mas profundo 3 é intim a
ica la Iglesia los suspiros , como
ue salen de lo profundo de el pe-
ado, u de la peija por el merecida:
para el consuelo presenta a Dios
is palabras de ñáiserieordia/vcomo
[ue delante de siesta la propicia-
ion. : :
EL E V A N G E L I O .

^ • E s de San Matheo á el cap.


l o . en laParabola de la similitud

le el Rey no de los Cielos a el Padre


de
if 6 D om inica r
de Fam ilias, que salió a el amane­
cer , a la hora de Tercia ■ , cerca de
la Sexta , N ona , y U n décim a, a¡
conducir Operarios á su Vina , á¡
los que dio el estipendio de su jor­
nal, igualándolos en él: lo que mur­
muraron , los que fueron conduci­
dos desde el rayar de el S o l, pare-
ciendoles que porque les daba en­
tero el estipendio» á los que solo
trabajaron la ultima hora, se les de-¡
bia aumentar á eflos el sueldo 5 a
que le respondió a uno. A m igo, no!
te hago injuria : te doy lo que te
ofrecí: lleva lo que es tuyo : quiero
á este ultimo darleJo mismo , que:
á tí. Por ventura, no me es licito lo
« I
]ue yo quiero , y puedo hacer ? (\
por que yo soy buccio,has de ser tí;
D E S E P T U A G É S IM A . 537
malo? N o quiso Christo darles mas
satisfacción, aunque pudiera, como
es la de que igualaron á todos en la
fatiga , los que fueron mas tarde', y
que estos mismos en una hora pu­
dieron aventajar a los prim eros, y
[merecer mas: con que estos últimos
serán los prim eros, y los primeros
los últimos. Todo lo que es expre^
sion, de que a todas horas se hallan
^hombres ociosos *, y principalmen­
te en la vocacion D iv in a , a que
unos antes, otros despues, y otros
á la vejez , corresponden. Estas pa­
labras dixo Christo el año treinta y
tres de su edad (quiere Gislándio*
que fuese en el primer dia de 0£tu-
bre) en el camino de Galilea > a los
fines de Judea, á bueltas de el Jor«
Tota, /. Y dán,
D O M I N I C A::
¡dan , poco antes de resucitar á La-
zaro : la qual Parabola saludable-
mente la pone la I g l e s i a p a r a acra-
her los Fieles á la penitencia v liar
viendo empezado con el terror de
la muerte, y de el Infierno úlntroi-
to de la M isa, que es un vehemente
estimulo á él arrepentimiento; y fi­
nalmente este Evangelio se pone
por lo dicho en la nota de la Epís­
tola. Credo ,

A EL OFERTORIO.

ExplS e pone de el Psalmo p i . ' c l


qual Psalmo nos amonesta á alabar
á Dios en nuestras tribulaciones. Es
v o z , dice Ruperto , en que expre­
sa D a v id , entre los azotes, el casti-
DE'SEPTUAGESIMA. 33 9
go con que la Justicia dignamente
lo corrige.
N O T A . La meditación, y oraciones
dél restó de la Misa dei este dia , esta
en el folio 33. ;

- A LA COMUNION.

* í * E s de el Psalmo 30. en que


pedimos a Dios , nos dé lu z , para
conocer el denário diurno : esto es>
el eterno premio, que se nos ofrece
por la tolerancia en la tribulación,
y trabajo de vencer la tentación,
apelando a su misericordia, consi­
derándonos despojados de la Gloria,
y vista de D io s, en peligro de con­
fundirnos en la vista solo de cosas
humanas. '
Xa BH
304 DOMINICA
'E N L A O R A C IO N :ÍDÉSPUÉS
de Ja Comunion. u '
**. • ■ ' *

í ^ D E s e a , pidiendó a D i o s , ía
Iglesia y que a los presentes Fieles*
ya penitentes, su Magestad por sus
dones los afirmé > efcto e s , los con­
forte y y los ayude en sus trabajos;
para que, continuando su peniten­
cia , con la Divina Gracia alcancen
el estipendio de la Gloria.

E X P L I C A C I O N PARA L A
- asistencia a iaMisa Solemne de esta
(Dominica de Sexagésima.

la Estación en Roma en San


Pablo i porque fue este Santo el
prin-
DE SEXAGESIMA:: # 341'
principal ¿Obrero y ríiaudillo de
los seníbradcxres de :1a Divina pala--
bra , y pónfct que: conocieron Ja*
Gentes laíGracia de Dios. : j

^ y ^ .m T ^ Q iT O .

ExPl' t l S ; de el Psalmo4 3 . en que


desea K Iglesia á e l D ivino Sembrad
dor r considerándolo'que de noso­
tros lo separan Ios-pecados, pidien­
do tres veces que se levante. La pri-*
m era, para los que son tentados
por lo adverso : en que le d ic e , pa­
rece que duerme , no oyendo, b li»
branda, haciéndose^ como dormi­
do , para que sean probados Jry pu*
rificados con la tribulación. La se^
gunda^, por los qup caen: pidiendo,
X 3. flus
34* DOMINICA
qíie se levanten >r y n a los arróje dq
sí enrel- fin. I ¿ l tercera , por los que
s&á centadorcon las delicias •>. por-'
que no sufriendo,lo adversa >jestáxi
en peligro de perecer en lo prospero.

E N t A kO < R A C ld N .

Onfesaridó nuestra deseo iv


fianza en niiestras acciones', pedi^j
mos a Dios >nós conceda interven-)
g a e n las adversidades laprotedcioa*
de 'San Pablo..Se hace memoria dd
el Santo Apostol ^ porrserla Esta-
cío n en su. Iglesia > y por lo que se
ha dicho en su nota.

A L A , E P I S T O L A .

* * E s la segunda J e San Pablo* 2;


a los Gorinthios: en que da uóricia
?7 el
DfE SEXAGESIMA: ^ 343’
[efSañto Apóstol de su agricultura,
y trabajos y que en ella . tuvo ; los
peligros opuestos á el fin de su Se'*,
ñor, y a el de su labranza;* no per-,
mitiendole muchos entrar el arado*.
E'xorta primero:a aquellos a el .su­
frimiento de los ignorantes de la
verdadera saviduria , que se tienen
por sabios, ú discretos de el M u n i­
do •, y a que se contenten de ser te­
nidos por menos sabios en tolerar­
los i sea'poique los reduzcan a ser-,
vidumbre v sea porque: los consu­
man sus bienes; sea porque los su­
jeten con sobeevia. Despues pone el;
cxémplo de sus obras, y a ! en la to­
lerancia , que tuvo en las cárceles*
en las heridas, en el frequente peli­
gro de morir, en tres veces ser azo«¡
y4 ta-i
344 DO MI N I C A
tado ; otras tres padeció naufragio'
pot noche , y d ia >en u n a , que ftie
apedreado v y en otros inumerables
trabajos, que. refiere el Santo Apos-
tpl’ i y prosigue expresando sus rapv
tos , visiones > y revelaciones de
D ios y y que no se gloría en sí, sino
es en sus; enfermedades; avisándo­
les, lo que lo atormenta el Angel
malo , para que p a rla grandeza de
las revelaciones no tome ocasíon de
envanecerse. Esta Epístola la pone
la lgsesia para que tanto exemplo’
nos estimule á recibir la siembra
lk Divina, Palabra, ven que logre­
mos el colmado fruto de tantas vir­
tudes , comó nos encomienda.
DE SEXAGESIMA.

A M L GRADUAL.

E*/?/.JiS de David a el Psalmo 2 z .


en que hace ¿memoria de los hom'-
£>res: unos , que comó tierra buena
bolvieron á el Sembrador el fruto
de Justicia : o tro s, que rebeldes a
el Dominador de toda la tierra, que-r
brantaron el arado , y degollaron
la yunta: el que pone la Iglesia para
que sepan todas las gentes, que á
aquellos , que asi lo despreciaron,
los puso, como en una rueda, para
páer debaxo, y quedar consumidos,
los que , como Aristas, desapare­
cieron a el soplo de la ira de Dios.
34* DOMINICA'

A E h TRACTO.

dé el Psalm o' $9. en don­


de d ice, que está commovida la
tierra por el Señor , y conturbada:
y pide la sanidad , para que se libre
dé la ira de él universal Juicio: el
qne se pone por conform ara lo ar­
riba dicho; y por lo que insinúa es­
ta Oración,

A EL EVANGELIO. ^

Expl. Es de San Lucas a el cap. 8,


en que Christo , sentado en una
Nave a la orilla de el M ar, cerca dé!
Cafarnaiín , en donde havia con­
currido mucha £ente, juntándose1!
D E S E X A G E S IM A . 347
ide diferentes Ciudades, para oirle;
ehseñó a todos , estando con sus
Apostoles, y D iscípulos, en la Pa-^
rábola, y símil dé el Sembrador*
que esparce1 su semilla, y una cayó
junto- al camino , y vinieron las
Aves., y se la comieron : otra parte
•'.cayó sobre piedras, y haviendo na*
c id o , se sccó i por falta de hume­
dad : otra porcion'cayó sobre espi-*
r a s , que naciendo con lo sembra­
do, ló sufocaron: otra cayó en bue¿
|na tierra , y dio ciento por uno, Y
[predicando esto , clamaba el Salva­
d o r , diciendo: El que tuviese o i-
ídos:';, para oír :, oygam e: esto es, el
m e. 110 los quiera cerrar por su du­
reza ¿ y obstinación. Preguntáronle
sus Discípulos : , que significaba
$4* .DOMINICA
aquella Para bola? y Cbristo seía.ei
pilcó d icim d o : Que la semilla es la
DivinaPalabira *, y que el caer cerca
de el camino , significa a los que la
oyen; y despues viene el diablo con
sus astucias , y falacias, tentando,
para que la Divina siembra., que
llegó a la mente de el que la Oyó,
no llegue a el corazon j ó quitando
que la fomente , y crezca hasta sal-,
vario. La que cayó sobre piedra,
significa, á los q u e , oyendo los
Serm ones, ó leyendo la Divina Pa­
labra en los Libros , con gozo la
reciben ; pero no hecha raices; por­
que algún tiempo crece, y en el
tiempo de la tentación desisten, y!
se apartan de lo bueno. La que ;ca-4
yó en las espinas significa á los!
qü^
DE SEXAGESIMA. 349
ique oyero n , y dexandose llevar de
el amor de las riquezas, y gustos de
esta vida , la sufocan, y no dan lu*
'gar a que lleve sazonado fruto. La
¡que cayó en la buena tierra signifU
ca , a los que con perfeóto , y exce^
lente corazon, oyendo la Divina
Palabra , la guardan con constante
paciencia; y perseverando en el bien
dan abundantes frutos : El qual
Evangelio se pone por las razones
dichas en las Notas de esta D om i-
jr ic a , y en las siguientes de la asis­
tencia de la Misa. Credo,

EL OFERTORIO.

&Es de el Psalmo 1 6 . en que


edia David á D io s , perficionase
:35o D O M IN IC A
sus pasos, para que no.se moviesen
de sus mandatos , y que lo oyese, y
engrandeciese
o sus misericordias: lo
que hace suMagestad, quando pro-
texe, y defiende la semilla de supa1-
labra porque no la sufoquen lases*
pinas, y se conserve para llevar el
fruto sazonado.
N O T A .L d meditación,y oraciones
¿el resto de la Misa .de este dia > está
en el folio 3 3.

A LA COMUNION.

J S ^ -E s de el Psalmo 4.2. el qud


pone la Iglesia en confianza de lo­
grar , que la semilla y que cayó\ en
nuestra tierra, crezca , hasta que
llegando á el Cielo , se deposite ert
las eternas Troxes, .J¡
EN
D E 5 E X A G E S IM A . 35 *

e n LA O R A C IO N ¡DESPUES
de la Comunion.

iE ^ -D E s p u e s ¿c recibido el Sa-?
grado Alim ento , con el que se
refuerzan, los que trabajan, pide la
Iglesia a Dios la Gracia > para que
los presentes Fieles continúen , per­
severando en su penitencia, en las
Obras de Misericordia.

EXPLICACION PARA LA
asistencia a la M IS A Solemne dcU
!Dominica, de Quincuagésima.

E xP¡^ L a Estación en Roma es J D


S A N C T U M P E T R U M . Porque como én
estedia se hace memoria en el Evangelio
’e el Cielo iluminado por Christo; y el
ApO Sr
D 'O M I N T C A - .
[Apostol San Pedro nos mandó qn su Epís­
tola , que anunciemos á cI Señor , Jos que
somos Pueblo* c|ue él mismo adquirió; por­
que de las tinieblas nos llamó á su admira- ¡
¿ le L u z; haviendo sido el Sanco Apostol el i
Principe de los que conocieron esta Luz, |
que es Christo T por la revelación de el 1
Eterno Padre, de hay se vé el m otivo, por
que es esta Escacion en San P a b lo , ( i) pa­
ta que todo el Pueblo solicite por medio de
eí mismo Principe la L u z , para saber ha-
$er penitencia, y iá de permanecer en eí e$í
tado de la Gracia»

zr-A E L I N T < R O iT O .

* í ¿ E s de el. Psalmo 30. en que


pide la Iglesia a Dios cpn las pala- i
bras de David , para sus hijos afli­
gidos , sea su Proteólon por los que j
están para caer, pide que sea su fir­
me*:
( 1 ) Rub. lib 4. sup. hac Dora,
DEQÚINQÜ AGÍStM A.
m eza; por los que están en prospe-
ridad, sea su guia , y su Capitán.
Segun Ruperto , estas son voces
de los hijos , que se hallan ciegos;
las que entona la Iglesia desde el
Coro, a la vista de el Sacerdote; co­
mo que á el sentirlo exclaman a
C hristo, que es el cam ino, y guia,
para que los dé vista.

I ÉN LA ORACION
>
; ^ - P l d c la Iglesia a Dios, oyga su
clemencia nuestros r u e g o s y nois
Ivt » '
‘libre de toda adversidad , desatan-
fdonos los lazos de nuestros pecados.
E s , dice R u p erto, un clamor de el
Cielo , que representa a el Pecador^
que clama fnas > y im a la Dios*
2 'omJ. 2 quan-s
D O M IN IC A
quando el enemigo quiere turbar
su oración y y la llena de fantasías,
é im aginaciones , á el modo ,. que
a aquel Ciego la mulritud , que iba
con Christo , le reprehendía, para
que callase. )

LA EPISTO LA . .

^ • E s la primera de San Pablo a


los C oririthios , cap. 1 3. en la que
encomienda el Santo Apostol Ja ca­
lidad ; y mira en toda la serie de
esta Epistola á la iluminación de al
ciego Mundo : ya enseñando, qué
com o la caridad es el alm a, y vida
de todas las virtudes j asi sin ella co­
dos los dones de Dios son infruc-|
tuosos, y sin mérito ; o sea el doüj|
D E Q U IN C U A G E S IM A 35?
de Lenguas de hombres , ü de An-*
geles (que es aquella fuerza , o v ir­
tud , con que manifiesta uno a otro
la Revelación D ivin a ) o el don de
la Profecía >el de la Ciencia, el don
de F e , y el de la Piedad ; ya , que
por ella hemos de co n segu ir, los
que ahora vemos , com o por.un es­
pejo , ó por enigm as, y conocemos
en parte ver cara a cara a Dios , y
conocerlo en el todo. N o s enco­
mienda esta virtud* com o la m ayor
de las tres, pues ha de permanecer
eternamente ; porque la Fe es a r g u ­
mento de las cosas , que no se ven,
y en el C ielo se ve cara a cara; la
Esperanza alli está en plena pose­
sión y y no hay que esperar; solo la
Caridad cscá en toda perfección de
356 m D O M I N I C A ’
in ten sió n , y durará eternamente.
Esta E p ístola, com o materia muy
conveniente , se pone en este tiem­
po , para que por ella sea fru&uosa
nuestra Penitencia.

É L GRADUAL.

Esepl. Lo pone la' Iglesia de el Psal­


m o y 6 . cn el Verso en que dice Da­
vid á D io s : Es ei Señor , que hace
solo los m ilagros, y manifiesta a las
gentes su virtud. Y en consideración
de que es mas m ilagro o >hacer det un
im pio un justo , que criar el Cielo,
y la T ierra; y que por la caridad,
que viene de solo D io s , se justifica
el impio: de aqui es el confcsar,que
es su Magostad solo, el que hace las
ma-
D E Q U IN Q U A G E S IM A . 35 7
maravillas y y el qu e ma s , y mas
ilustra la ceguedad de el. Mundo*
dando a conocer su virtud , libran-1
donos en su b razo , en que se en­
tiende Christo por medio de su Fé,
con que creemos, y de su caridad,
con que obramos.

EL 'Í R A C T Q '

ExpL Lo pone la Iglesia de el Psal-;


mo 99. en el que a el mismo tiem­
po , que nos exorta a el ju b ilo , nos
manda servir en alegria á nuestro
1 ■• o
legitimo Señor, y Dueño.Dice^qüc,
entremos en su presencia en gozoy
que es lo mismo (diceRuperto) que
lo que dixo David en el Psalmo 9$.
Acercaos a y seréis iluminados : para
Z 3 coi
35$ DOMINICA'
conocer , como debem os, que él es
nuestro D io s ; el que nos hizo; y
no nosotros; y que somos suyos. El
qual TraHo lo pone en esta D om ini­
ca nuestra Madre la Iglesia, por lo
que concuerda con los fines , á que
mira. Pues , aunque es el T ra d o ,
por el que la Iglesia significa los do­
lores , y miserias de nuestra vida,
usa en este de las voces de gozo, ju­
bilo , y alegría; para darnos á en­
tender, que el bueno en las mismas
miserias se alegra , y se goza de to­
lerarlas; como de los Apostoles se
dice , que iban alegres á la vista de
el Concilio , viendo , que Dios los
tenia por dignos de padecer contu­
melias por el Nom bre de su Hijo..
Y Salomon dice. E l corazon, que co~.
c. iw-
DE <?ÜINQUAGFSIMA. 359
noce la amargura de su Alma y en su go­
zo no mezclará el estraño. Com o que
será tan sobre todo gozo , que no
tendrá parte el adversario * ni con
el susto, ni con el recelo.

EL EVANGELIO.

Expl. E s de San Lucas á el cap. 18.


el que expresa , que subiendo Jesús
á Jerusalen, predixo á sus Apostó­
les , que havia de ser vendido, azo­
tado , coronado de espinas, cruci­
ficado 3 y muerto *>y que despues á
el tercero dia resucitaría: lo que
otras dos veces les havia dicho en
Galilea;aunque no con la individua­
lidad de A zo te s, Espinas, ni Cruz»
sino es en general >dixo, que havia.
Z4 de
D O M I N I C A! ^
de padecer m ucho ; que havia. de:
ser mverte ,■y resucitar. Fue la pri­
mera vez j luego que mi Padre San
Pedro h izo aquella lucidisima con­
fesión. Tu eres Cbristo , Hijo de fDios,
vivo. Desde entonces, dice San Ma-
theo , efiVpéZÓ a ensenarles, lo que
convenia ir a Jerusalen , en donde
havia de pad ecer; aunque ellos no
entendieron, que hablaba de sí* por
juzgarlo, no solo hombre inocente,
sino es también D ios, que no podia[
m orir >y encendian hablaba en Pa-?
rabola. En este camino en la-cer--
cania de; Jerico , un C ie g o , que.,
m endigaba cerca dé é l , oyendo tu­
multo, de la gente, com o llegase h
qnrertder , que pasaba Jesús N a za -;
t c n o , levantando k v o z , .clamó,-
A * ?V .’ ~ ‘ di-
D E Q U IN Q U A G E SIM A’. 3¿ t
[diciendo: Jesú s, H ijo de D avid ,
ten misericordia de mí. Porque, co*.
m o , según San C yrilo > criado ea
el Judaismo e l C iego, no ignoraba,
que havia de nacer D io s, hecho
hom bre, de el Linage d e.D avid .
Reñianle losqu e iban delante, por-¡
cjue cesase de dar tan grandes cla­
mores*, pero el C iego , firme en su
petición , levantaba mas la v o z , re­
pitiendo la misma suplica : la qual
oída, y atendida por Christo , se
paró su M agestad, m andando, que
lo traxesen á su presencia *, y le pre-?
guntó : Qué quieres, que haga con­
tigo? Señor, (respondió el C iego)
que me deis vista. Jesús le mandó,
que viese *, diciendole , que su fé lo
jhavia sa.nado *, esto e s , que se havia>
2 *2 DOMINICA'
ayudado con ella, para conseguir
este beneficio. El C ieg o se halló con
vista, y siguió con regocijo á Jesús
alabando á el Señor. Y la plebe, vis­
to el m ilagro, im itó su exemplo.Ert
este Evangelio
C» se denota la cegue-
D
dad de el M u n d o , de no querer oir
la Palabra de la C ru z; y el despre­
cio , que hace de el pobre, que me­
rece tanta atención de Christo. Este
suceso , dice Gislandio , fue a los
treinta y tres años de la edad de
C h risto, a i 6 . de M arzo. Y de él,y
de la Epístola se nos da á entender,
necesitamos de tres cosas, para que
las obras de penitencia, que figura­
mos en la Quinquagesim a, nos sean
fructuosas. U na es la Caridad *, otra
es la M em oria de la Pasión de nues­
tro
JDE Q U IN Q U A G E S IM A 3^
1tro Señor *, y otra la Fé , que se en­
tiende en la iluminación de el C ie­
go. La Fe, porque sin ella ninguna
de nuestras obras agradará
o á Dios. La
Memoria de la Pasión, porque con
ella se hacen fáciles, aun las dificul­
tosas. La C aridad, porque las hace
continuas. En estos tres Evangelios
de este tiempo se ve el admirable
orden de la Iglesia ; porque en la
Dominica de Septuagésima cultiva­
mos la Viña. En la de Sexagésima
sembramos el campo. Y en esta de
Quinquagesima podemos coger el
fruto de la verdadera luz en el C ie­
go , a quien dio vista Christo.
Cr e d o y
3i% DOMINICAS

E L OFERTORIO.

Expl-S e pone de el Psalmo 11 8. en


el que
i denota,* da alabanzas a Chris-
to el C ie g o , arrebatado de tanto
beneficio. Lo que hizo, dice Ruper^
to , no solo con los labios, sino es
con todo su afeólo , y voz , confe­
sándolo, y pidiéndole, le diese mas
vista, dándole á conocer mas, y mas
el camino de la virtud, y su justifi­
cación queriendo excitar á la du­
reza de las piedras, a que se ablan­
dara en lenguas de alabanzas, y de
agradecimiento,
o
N O T A . L a meditación yy oraciones
del resto de la Misa de este dia , esta
en el jolio 33.
LA
DE QUINQUAGESIMA. 3^

LA COMUNION.

%xpl-S e pone de el Psalmo 7 7 . en


ique hace mención David de el vicio
de la gula , é incontinencia de lo$
Judios. Por lo que Dios los castigo;
embiando su ir a , quandoaun te-*
nian el manjar en la boca. Se pone
este verso, para infundirnos temor;
entendiendo , que no basta llegar á
el camino, y conseguir la ciencia, é
ilustración , si no arrojamos de ncv
sotros los deseos de la carne , y su*»
jetamos sus inclinaciones.
$66 DOMINICA

EN L A DURACION D E SPU E S
de la Comunion.

^*/^*]?Ide lá Iglesia á D io s , que el


Celestial M anjar de la Eucharistía,
que reciben los Fieles, los sea de
guarda , y de defensa contra toda
adversidad: especialmente contra ía
gula > y em b riaguez, de que son
tentados los Fieles en estos tres dias
con el disfraz de Carnestolendas.

F I N.