Está en la página 1de 464

LIRICOS GRIEGOS

ELEGIACOS Y YAMBOGRAFOS
ARCAICOS

COLECCION HISPANICA DE AUTORES GRIEGOS Y LATINOS


Consejo asesor:

Manuel C. Díaz y Díaz, Manuel Fernández-Galiano,


Jesús Lens, Sebastián Mariner, Antonio Tovar,
bajo la presidencia de Francisco R. Adrados

© C. S. I. C.

D e p ó s it o l e g a l : M . 9.873.—1981 (II )
ISBN: 84-00-03188-1 ( V o l u m e n II)
I m p r e s o en E spa ñ a

P r in t e d i n S p a in

Reim presión en offset de la prim era edición, compuesta e


impresa por Tipografía Catalana, en 1959, realizada por
A rtes Gráficas Benzal, S. A .-V irtu d es, 7-M ad rid -3.

Fotocomposición del Suplemento a los volúmenes I y I I realizada en


Europa Artes Gráficas, S. A. - Sánchez Llevot, 1 - Salamanca, 1981
LIRICOS GRIEGOS
ELEGIACOS Y YAMBÔGRAFOS
ARCAICOS
(S IG L O S V II-V a . C .)

TE X T O Y T R A D U C C IÓ N PO R

FRA N CISCO R. A D R A D O S
CATEDRÁTICO d e LA UN IVERSID AD d e MADRID

V O LU M E N II
Edición revisada y actualizada

CONSEJO SUPERIO R DE INVESTIGACIONES CIEN TIFICAS


M AD RID
M CM LXXXI
Han colaborado en la revisión de este volumen
don Juan Bastardas, Profesor de la Universi­
d a d de Barcelona y doña M .“ Cinta Catalá,
Ayudante de la Cátedra de Filología Latina
de la Universidad de Barcelona.

R E SERV A D O S TOD OS LO S D ERECH O S DE PRO PIED AD


HIPPONAX
IN T R O D U C C IÓ N

V id a y a m b ie n t e

Los cronógrafos antiguos su elen colocar la ακμή o centro de la


v id a de H iponacte en la olim píada 60, o sea, hacia el año
540 a. C .1; au n q ue no faltan discrepancias, como de costum bre2,
nos precaven contra una fecha más alta las m enciones en sus
fragm entos de Bias de P rien e8 y de M im nerm o4 y contra una
más baja el hecho de que la tiran ía por la cu al hubo de h u ir a
Efeso debe fecharse hacia el 545 a. C .5 y el de que ésta debe de
ser la época de Búpalo y A ten is, los enem igos del poeta, si real­
m ente son hijos del escultor A querm o de Q uíos, como se nos
dice y no h a y m otivo para dudarlo.
Los fragm entos de H iponacte son poco explícito s respecto a la
fam ilia del poeta. Su mismo nom bre ha hecho pensar que era de
origen noble y en esta dirección debe interpretarse el hecho de
que fuera desterrado de Efeso por los tiranos A tenágoras y Comas,

1 Cf. Plinio, N. H. X X X V I 11; M arm or Parium 42.


2 Según una cronología combatida por Plutarco, De M u sís 1133 D serla con­
temporáneo de Terpandro; Proclo en Foclo, Bibliotheca, p. 319 b 31 B. coloca su
αχμη en la época de Darío.
3 Fr. 123.
4 Fr. 96 Bergk.
5 Cf. Fach , Griechische Lyrik, 558.

[11]
HIPONACTE

según relata S u id as. En cambio, nos es in ú til el dato del propio


Suid as de que era hijo de Pites y Protis.
Posiblem ente de origen noble, según decimos, H iponacte vivió
m ucho tiem po como desterrado en la vecina ciudad de C lazom enas
y sus versos nos describen su vid a como la de u n cínico m endigo.
Su tono es, en general, com pletam ente popular, abundando los
m otivos de in sp iració n estrecham ente p erso n ales; la lengua, el
metro mism o, in d ican esta m ism a inspiració n popular y localista
en una m edida m ucho m ayor de lo que vim os sucedía en A rq u í­
loco. Este era al fin y al cabo u n ciudadano de Paros y sus versos
reflejan a veces los anhelos y las em presas guerreras de su ciudad.
H iponacte es, en cam bio, u n desterrado cu ya vid a se desarrolla
en una ciudad extraña. El fin del im perio lidio y la sum isión de
las ciudades griegas a Ciro, que sucedieron en su tiem po, no h an
dejado rastro en sus versos. En cam bio, sí lo h an dejado las en e­
m istades personales del autor con varios personajes, sobre todo
con los escultores Búpalo y A ten is, enem istad ésta que tiene
relación con el tem a de A rete, am ante del poeta y tam bién de
Búpalo, y que dió origen a varias leyen d as. H iponacte se habría
indignado por la fealdad de un busto suyo hecho por B úp alo 1, lo
que es in v ero sím il en un a época en que no existía el arte del
retrato 2. Pero au n q ue éste es el tem a hiponacteo que más ha
im presionado a la p o sterid ad 8, en nuestros fragm entos quedan
h u ellas de otras varías q uerellas personales, así como de la m en­
dicidad cínica de nuestro autor. Los fragm entos papiráceos recien-

1 A sí Suidas, entre otros.


2 De ahí nuevas fantasías, como [a de ia fealdad de Hiponacte (cf. Metrodoro
de Escepsis en Ateneo 552 C-D , Plinio, N. H. X X X V I 12) y la del suicidio de
Búpalo (Pseudo-Acrón a Horacio, Ep. VI 14). T al vez el fragmento 11 de Hipo­
nacte fuera causa de confusión; además, hay im itación de la leyenda de Arquíloco,
3 Cf. C allim . fr. 191, 3 -4 ; Aristófanes, Lisíslrata 361; Horacio, Ep. VI 14;
Luciano, Pseudolus 2.

[12]
INTRODUCCIÓN

teniente descubiertos nos hacen v iv ir ciertas peripecias de la v id a


del autor, todas procedentes de la esfera más triv ial y de todos los
días, con frecuencia obscenas: baste referirnos a los fragmentos
79, 84, y 92 y- a mis notas a los m ism os. Todos estos episodios, e
incluso toda la actividad poética de H iponacte, deben referirse a
la época en que vivió como desterrado en C lazom en as1.
Es lástim a que nuestros fragm entos de H iponacte no sean más
num erosos porque ilu stran en forma m u y exp lícita el am biente de
las ciudades griegas de A sia M enor en el siglo v i: lo mismo la
topografía2, que costum bres como el brutal rito de la m uerte del
f á r m a c o 3, que el culto de ciertos dioses populares, sobre todo
H erm es y H éraclès, que la m ezcla del elem ento lidio revelada por
el vocabulario del poeta e, incluso, más directam ente por un frag­
m ento4. Todo esto concuerda con el cuadro que sobre la vida de
Jonia en esta época, en que se fragua una n u ev a civilización por
la m ezcla de elem entos griegos y orientales, obtenemos de otras
fu en tes8. Pero y a no se trata de una civilizació n griega basada en
un id eal colectivo y tradicional, como la que propugnaba en sus
versos C alin o ; el in d ividualism o y la falta de ideales son y a gen e­
rales. Sobre esta ru in a se crea una n ueva v id a diaria fuertem ente
influida por el elem ento oriental, adaptada a la época y sin pre­
tensión de en lazar con el pasado n i con e l resto de Grecia. En
realidad, se trata de la disolución del helenism o, p aralela a la que
más tarde tuvo lugar en todo el oriente en época helen ística. Y,
sin em bargo, el prestigio del mito heroico era lo suficientem ente

1 Cf. fr. 1.
2 Cf. fr. 42 y 50.
3 Cf. pág. 29, n. 4.
4 El 92.
5 Cf. N encioni, Ipponatle ncll’ambiente cu ltúrale e lingüístico d e ll’Anatolia o c c i ­
dentale, I, sobre todo 161 ss.

[1 3]
HIPONACTE

grande para que, en estas circun stan cias, H iponacte recuerde


aún en sus versos las aventuras de O diseo o las h azañas de
H éraclès.

O bras

Es sabido que la versio n hiponactea del yam bo es el coliambo


o «yam bo cojo», con la penúltim a sílaba larga, que lograba la ru p ­
tura del ritmo yám bico en el lu gar en que éste era más sen sib le. Se
trata de una innovación de origen popular en u n verso que sólo
con A rquíloco h ab ía entrado en la literatu ra y que para H iponacte
tenía ya, sin duda, dem asiada tradición literaria. A u n sin contar
algunos fragm entos no auténticos, el coliam bo adm ite una larga
serie de licen cias m étricas e ig u al los dem ás metros de H ip o n acte1.
Las más destacadas son la correptio ante m uda más líq u id a y la
m ezcla ocasional con los coliam bos de trím etros yám bicos puros.
Junto con los coliam bos, H iponacte m aneja, al m enos en una
ocasió n 2, el tetrám etro yám b ico ; en otras, el tetrám etro trocaico y
el h exám etro ; adem ás, dos tipos de epodos.
M asson, com parando la estructura de la edición alejan d rin a de
Calim aco, autor que im itó de cerca a H iponacte, ha llegado a la
co n clu sió n 3 de que posiblem ente la edición alejand rin a de H ipo­
nacte constaba de un libro de coliam bos seguido de uno que con­
ten ía los dem ás m etros. En este criterio se basa n uestra edición.
Por lo dem ás, no es fácil asociar las diferencias de metro a
diferencias de contenido; bien es verdad que cuando aparece el
dáctilo (e n los hexám etros y en algunos epodos) aum entan las

1 Cf. por ejemplo 2 3 ; 39, 4 ; 28, 6 ; 3 5 ; 127 ; etc.


2 Fr. 119.
3 Cf. O. M a s s o n , Les épodes de Strasbourg, Archiloque ou Hipponax ? et quelques
problèmes relatifs au texte d'Hipponax, REG 5 9 -60 ( ’46/’4 7 ) 25 ss.

[1 4 ]
INTRODUCCIÓN

rem iniscencias hom éricas, lo que es n atu ral que ocurra en u n


fragm ento h exam étrico 1 en que aparece quizá por prim era vez la
parodia como tem a lite ra rio 2.
Fuera de esto, el resto de los tem as hiponacteos aparece u n i­
form em ente en todos los grupos de poem as. H ay que hacer aq u í
la advertencia de que el estado fragm entario de nuestro autor y ,
sobre todo, el hecho de que casi todos los fragm entos procedan
de citas de gram áticos y lexicógrafos, tiene la doble consecuencia
de que, de un lado, H iponacte se nos aparece como un autor
«glosem ático», para usar la exp resión de P asc u ali8, y , de otro,
apenas tenem os indicaciones ú tiles sobre el contenido de los
poem as de H iponacte fuera de la h istoria de Búpalo.
U n más cuidadoso exam en de los fragmentos- conocidos de
antiguo y , sobre todo, de los nuevos h allazgos papiráceos, puede
ayu d ar a com prender m ejor a nuestro poeta. Es cierta la m ezcla
de térm inos lid ios a que aludíam os arriba y la existen cia de p ala­
bras raras que fueron usadas luego por Licofrón, H erodas, etc.;
H iponacte, y a lo hem os dicho, fué un poeta local, sin pretensiones
de u n iversalid ad . Pero esta im presión sería m enos fuerte si po­
seyéram os su obra com pleta y no una selección hecha precisam en­
te con el propósito de recoger los vocablos raros. Pero aun entre
los fragm entos de la tradición indirecta los h ay num erosísim os de
un len gu aje totalm ente corriente y los fragm entos de papiros, m ás
extensos au n qu e en general m u y m utilados, se exp resan en igu al
sen tid o : cf. por ejem plo 78, 84, 102, 103, 115, 117, etc. C uando
el vocabulario se aleja más de lo corriente, se debe en general a

1 Fr. 135.
2 Cf. G. P iA N K o , 11 poema parodico di lpponatte, C haristeria Sinko, Varsovla
1951, 255-60. Esta es y a la opinión de Ateneo, 698 B.
3 SIFC 7 ( ’2 9) 307 ss.

[15]
HIPONACTE

los tem as tratados. H iponacte es por lo com ún coloquial, n un ca


rebuscado.
En cuanto a los tem as, podemors trazar algun as lín eas generales,
com pletando el esbozo anterior. Como decíam os, falta todo tem a
patriótico y ciud ad an o ; pero no todo es poesía estrictam ente per­
sonal. No falta n i el tem a m ítico n i la γνώμη o m áxim a de valor
general. El fr. 72 n arra la m uerte de Reso ante T ro ya, sí bien con
brevedad y puede ser q u e como un a ilu stració n m ítica a algo que
se nos o cu lta; y los frs. 74, 76 y 77 proceden de un poema sobre
las aven turas de O diseo; h ay que añadir, sin embargo, que el tono
del fr. 75 y la com paración con Búpalo en el 77, así como la
m ism a deform ación en Κοψώ del nom bre de C alipso, me hacen
pensar que se trata de un relato en tono burlesco y realista.
Por otra parte, h a y dos fragm entos b astante extensos en que se
relatan los trabajos de H éraclès: 102 y 103. En ambos se encuen­
tra un tono casi épico e, incluso, el segundo relaciona alguno
de estos trabajos con la fundación de M ileto, lo cual nos lleva a
pensar en poemas como la Esmirneida de M im nerm o o la F unda ción
de C olofón de Jen ó fan es; sin em bargo, en 102, 18 aparece sin con­
texto el nombre de Cicón, uno de los enem igos del poeta, lo que
índica la m ism a m ezcla del mito y la actualidad cotidiana que ad­
vertíam os antes y que puede h allarse tam bién, por ejem plo, en 79,
sí es cierta la interp retación que doy en la nota correspondiente.
Otro pasaje claram ente m ítico, seguram ente relacionado con una
fundación, es el 105. Se ve que el tratam iento de los tem as m íti­
cos es a veces realista o burlesco —e incluso paródico, recuérdese
el fr. 1 3 5 —, pero que h ay una am plia gam a en la que entran tam ­
bién, contra lo que podría esperarse, planteam ientos m ás tra­
dicionales.
Igualm ente, hem os de adm itir como cierta la existen cia de
γνώμαι o m áxim as en H iponacte. V arios fragm entos de este carácter
(6 4 , 67, 68, etc.), generalm ente transm itidos por Estobeo, h an sido

[1 6]
INTRODUCCIÓN

objeto de sospecha algun as veces. El tono personal y concreto que


caracteriza a nuestro poeta no debe, como en el caso de A rquíloco,
llevarn o s a com eter exageraciones. U n fragm ento como el 26, que
no infunde sospecha algun a, tiene el mism o tono aleccionador.
S in em bargo, es evidente, como y a decíam os arriba, que lo m ás
característico de H iponacte es la descripción realista fuertem ente
teñ id a de la su b jetivid ad del autor, que m ezcla realidad y deseo.
O tras veces H iponacte, al contrario, expresa sus deseos para el
futuro —deseos que p ertenecen a esa m ism a esfera de la vid a p ri­
m a ria — y , a veces, los describe como y a realizados. Desde luego,
el tem a más frecuente es el relativo a los enem igos del p oeta:
Búpalo, Sanno, Cicón, M im nes, etc. Se alterna la descripción de
aven tu ras que favorecen poco a esos enem igos (cf. 12, 70, 78, po­
sib lem en te 79, 117, etc.), con el sarcasm o (2 8 , 29, 118, 135, etc.),
las am enazas (1 2 0 etc.), las im precaciones (1 0 , 115, el mism o
118, etc.) y las descripciones del castigo del enem igo, como si éste
se h ub iera y a cum plido (9 5 ,1 1 5 , etc.), todo ello íntim am ente m ez­
clado, lo que hace que no siem pre sea posible v er a cu ál de estos
contextos pertenecen los fragm entos breves referentes a los ene­
migos del poeta que he colocado al principio de m i edición
(fr. 1 -3 1 ).
Pero H iponacte no sólo habla de su s enem igos, sin o tam bién
de sí m ism o, pues a veces aparece mezclado en las aventuras en
que ellos in terv ien en (a s í en 7 9 ) o viceversa (a s í en 8 4 ). Concre­
tam ente, H iponacte hablaba de sus relaciones con A rete, la am ante
de B úpalo: cf. fr. 1 3 -1 7 y el 84, en q u e H iponacte cuenta cín ica­
m ente cómo fué sorprendido con ella en una situación com prome­
tida. En otro fragm ento, el 92, el poeta no duda en convertirse en
objeto de sus propias burlas al describir, con igu al cinism o, las
operaciones a que se som ete para recobrar su v irilid ad . Esta p o s e
cín ica es bien conocida, sobre todo, en los num erosos fragm entos
(3 2 -3 6 y 3 8 -3 9 ) en que m endiga descaradam ente para seguir v i­

[1 7 ]
HIPONACTE

vien do . Es, pues, una im agen v u lg ar de la vid a de la Jo n ia del


siglo v i a. C. la que H iponacte p resen ta; de ella es p rin cip al pro­
tagonista nuestro poeta, con sus creencias, sup ersticio nes, bajas
pasiones —H iponacte no fundam enta sus odios, como A rq u ílo ­
co —, un cierto sen tim ien to de la ju stic ia —au n q u e lance gruesas
acu sacio n es— y toda clase de deseos elem entales. No faltan, con
todo, insisto, el reflejo del m ito heroico n i, ocasionalm ente, la
γνώμη m oralizadora. T am b ién éstos eran, al fin y al cabo, ele­
m entos de la v id a d iaria de su tiem po.

P roblem as de a u t e n t ic id a d . N u e st r a e d ic ió n

Los llam ados epodos de E strasburgo (frs. 1 1 5 -1 1 7 ) p lantean


uno de los m ayores problem as de autor de toda la lírica griega.
Publicados por R eitzen stein en 1899 bajo el nom bre de A rq u ílo ­
co 1, desde entonces se ha producido en torno a ellos una fuerte
polém ica, en la que represen tan los mom entos decisivos los nom ­
bres de P erro ttaa, C an tarella3 y M asso n 4, au n que las tesis por
ellos defendidas provengan de una fecha an terio r5. Perrotta y

1 Zwei neuen Fragmente der Epoden des Archilochos, SBPA 1899, 857-64. Están
de acuerdo con él D/els y W llam ow itz, que le ayudaron en la edición; y luego
L eo , De Horatio et Archilocho, Gottingen 1900, 1 ss,; H a u v e t t e , Les nouveaux f r a g ­
ments d'Archiloque, REG 14 (’01) 70-85; etc. Volvió a defender esta tesis R e itze n ­
s t e in , Aus der Strassburger P apyrussam mlung, Hermes 35 (1 9 0 0 ) 621, n. 2, pero hoy

está abandonada. A pesar de ello Diehl continúa incluyendo ambos fragmentos


entre los de Arquíloco (lo s 79 y 80).
2 II poeta degli epodi di Strasburgo, SIFC 15 ( ’3 8 ) 3 -4 . Cf. tam bién Ancora gli
epodi di Strasburgo, SIFC 16 ( ’3 9) 177-88.
3 Gli epodi di Strasburgo, A egyptus 24 ( ’4 4 ) 1-112. Cf. tam bién Di Archiloco e
di altri pretesti, A evum 24 ( ’5 0 ) 415-17.
4 Les épodes de Strasbourg, Archiloque ou Hipponax?, REG 5 9 -60 (’46/’4 7 ) 8 -2 7
y Encore les épodes de Strasbourg, REG 64 ( ’5 1 ) 427-42.
5 La atribución de ambos fragmentos a Hiponacte la propuso y a B l a s s , Die
neuen Fragm ente g r iech isch er Epoden, RhM 55 ( ’1 0) 54 1 -4 7 y la aceptaron C r u s iu s ,

[1 8 ]
INTRODUCCIÓN

M asso n (e n su últim o artícu lo ) sostienen que ambos epodos son


de H ip o n acte; C an tarella y u n trabajo anterior de M asson atri­
b u ían el prim er epodo a A rquíloco y. el segundo a H iponacte.
No podem os seg u ir aq u í en detalle la argum entación de éstos
y otros estud io so s1. En realidad, se ha llegado a un acuerdo sobre
dos p u n to s: a ) es im posible, por razones de m étrica, len gua, estilo
y contenido, la atribución a un poeta posterior, que se había p re­
tendido algun as v e c e s 2; b ) el segundo epodo es evidentem ente de
H ip o n acte: en efecto, aparte de otros argum entos, H iponacte se
m enciona a sí mism o, como es frecuente en su s versos. El proble­
m a que qued a es, pues, el de si el epodo prim ero es igualm ente.de
H iponacte o es, por el contrario, de A rquíloco. La polém ica ha
puesto al descubierto que un a gran parte de los argum entos a
favor de un a y otra tesis carecen de v alo r: así, la su p u esta in e x is­
tencia del artículo propiam ente dicho —que está en el epodo·— en
A rq u ílo co ; el em pleo de m onosílabos tras cesura, que se encuentra
en A rquíloco y Sem ónides y no sólo e n H iponacte, como se h ab ía
dich o ; la m ención de los tracios de Salm ideso, que se consideraba

SBM A 1906, 379, C r ô n e r t , APF I ( ’0 1 ) 509 y F r a c c a r o l i , I lirici gre ci, 1 154 ss.;
la d el primero a Arquíloco y el segundo a Hiponacte fué propuesta por J u r e n k a ,
Archilochos, Progr. W ien 1899 y seguida por R o m a g n o l i , Lirici greci, I, Bologna
1932, 91, 222.
1 En fecha reciente abogan por la tesis hiponactea: G . M orelli, Correptio a ttica [
in Archiloco, M ala 2 ( ’4 9 ) 260-6 7 y Archiloco e i pretesti d el Prof. Cantarella, M ala
3 ( ’5 0) 3 1 0 -1 2 ; N. T e r z a g h i , L'odio di Ipponatte ed il primo epodo di Strasburgo,
SIFC 17 ( ’4 0 ) 2 1 7 -3 5 ; y F. L a sse r r e , Les épodes d'Archiloque, Paris 1950, 267-85.
En cambio, continúan defendiendo la atribución del primer fragmento a Arquíloco
G a l l i , Note a gli epodi di Strasburgo, Atene e Roma 40 ( ’3 8 ) 157 -7 5 ; y V. K lin g e r ,
De Archilochi fra gm en to p ap yra ceo 79 D2. eiusque exordio. Eos 43 ( ’4 8 / ’4 9 ) 40-70.
2 En un Imitador de Arquíloco pensó Pasquali por lo que respecta al fragmen­
to primero; cf. Archiloco, Pan ( ’33/’3 4 ) 643-55 y Pagine meno stravaganti, Florencia
1933, 110 (cf. antes Leggendo, SIFC 7 ( ’29 ) 307-11, donde atribuye ambos frag­
mentos a un Imitador de A rquíloco). Los dos epodos son calificados de alejandrl-

[1 9 ]
HIPONACTE

favorable y a al uno, y a al otro de los dos poetas; las sup u estas re­
m iniscencias en H ero das1 y en A lceo 2 que h ab larían , respectiva­
m ente, a favor de H iponacte y A rquíloco como autores ; la im ita­
ción del epodo por Horacio, que hab laría a favor de A rquíloco,
siendo así q u e el poeta rom ano im ita tam bién a H ip o n acte8; el
hecho m ism o de que se trate de epodos, que nada significa, pues
si antes h ab ía argum entos a favor de que H iponacte élerib ió epo­
dos ig u al que A rquíloco , h o y conocemos fragm entos de ellos
(fr. 1 1 8 ); etc. S i elim inam os estos y otros argum entos, quedan
dos que ap u n tan más b ien en dirección a H iponacte: la existen cia
de la correptio attica en 115, pues en todo A rquíloco no h a y m ás que
dos ejem plos m u y som etidos a discusió n y , en cam bio, es com ún
en H iponacte; y los frecuentes parén tesis y anacolutos, al ig u al
que ocurre en H iponacte. No son, ciertam ente, argum entos deci­
siv o s: se trata sólo de u n ejem plo de correptio. Pero concuerdan
con uno m ás im portante : la atribución del prim er epodo a A rq u í­
loco y d el segundo a H iponacte im plicaría que nos hallam os ante
los restos de una A n to lo gía que no presenta las características de
n in g u n a de las que conocemos, que tien en un id ad de tem a —ge­
neralm ente con fin d id áctico — y no representan n un ca ediciones
críticas, con escolios, como es el caso de la de nuestro papiro.
A dem ás, el segundo epodo está separado del anterior por un sim ­
ple parágrafo sin lem a de autor, lo cual no es propio de las
A n to lo gías; m enos propio aún sí, como parece, es claram ente de

nos por C o p p o la , Archiloco o imitazione ellenistica?, SIFC 7 ( ’2 9) 155 ss.; sólo al


primero extiende esta calificación D el G r a n d e , Note Filologiche, N apoli 1942,
11-36 y Ancora sull'etá di composizione d el I Epodo di Strasburgo, GIF 1 (’48) 255-57.
Sugiere una im itación tardía de Hiponacte A. D. K n o x , On ed iting Hipponax, a
p alinode?, SIFC 15 ( ’3 8 ) 193-96.
1 V. 5 y Her. 39, 6 ; v. 6 y Her. 2 4 b 25 ; etc. Son coincidencias banales.
2 V. 13 y Alceo fr. Δ 4 G all.; ambos pasa/es dependen de II. IV 157.
3 Cf. Aparato de Testim onios 117, 7. Cf. tam bién Horacio Ep. VI 14.

[2 0 ]
INTRODUCCIÓN

H iponacte por contener el nom bre de éste: no se puede ad m itir


cam bio de autor sin una indicación exp lícita.
En estas circun stan cias, la prueba debe ser dada por los p arti­
darios de la tesis de que el prim er epodo es de A rquílo co; y hem os
visto que no p resentan n in gu n a satisfactoria. En realidad, esta
tesis se basa m ás que nada en u n ju icio estético: I coincide con el
estilo y la m anera de A rq u ílo co 1. La verdad es que H iponacte nos
es mucho peor conocido que el poeta de Paros y no hem os de n e­
garle a priori la varied ad de tono de A rquíloco. Los nuevos frag­
m entos papiráceos ap o yan este punto de v ista. La diferencia de
tono entre I y II es sen sible, pero insuficiente para deducir de ella
que son de autor d iferen te; dentro de A rquílo co, insisto , h ay frag­
m entos m ás diferentes aún. A esta diferencia de tono y no a otra
cosa —d ependiente d el tono en cierto modo solem ne y religioso
de cu alq u ier m ald ició n — debe atrib u irse el m ayo r núm ero de re­
m in iscencias hom éricas de I y el que su vocabulario coincida a
veces con el de la T ragedia, m ientras q u e el de II su ele encontrarse
en la Com edia.
A p arte de los Epodos de Estrasburgo h a y unos cuantos frag­
m entos que p lan tean serias dudas sobre su auten ticidad. H ay una
serie de fragm entos transm itidos por el m étrico latino Sacerdote
que son elim inados de las ediciones después de un artículo de
B ü ch eler2 en que estableció que algunos de los versos que este
autor cita como ejem plos fueron com puestos ex professo. A u n q u e
B ücheler no h abla concretam ente de los que nos interesan , el 91,
93 y 94 Bergk p resentan h u ellas de m étrica reciente y por su con­
tenido no parecen de H ipo nacte; adem ás, el 94 Bergk está com ­
pletam ente corrom pido. En consecuencia, recae tam bién sospecha
sobre el 89 Bergk y el 65 D iehl que, ignoro por qué, es el único

1 A sí se expresan Pasquali, G alli, C antarella . . .


2 RhM 37 (1 8 8 2 ) 337 ss.

[21]
HIPONACTE

fragm ento de Sacerdote que adm ite D iehl. En m i edición los e li­
m ino a todos, así como a 80 D iehl, que nada indica sea de H ipo­
n ac te 1 y 81 D ., fragm ento m oralizador en yam bos puros tran sm i­
tido por Estobeo que por el metro, la len gua y el contenido debe
de ser de la C om edia N ueva. En cam bio, adm ito los otros frag­
m entos de Estobeo aludido s arriba, incluido el conocido fr. 68,
pues el lem a del papiro en que adem ás se ha encontrado está de­
m asiado corrom pido p ara que pongam os en duda la aserción de
Estobeo.
La o rigin alid ad p rin cip al de n uestra edición respecto a la de
D iehl consiste en haber integrado en ella orgánicam ente los frag­
m entos papiráceos, que en la de D iehl aparecen aparte, dando
lu gar a duplicados. Prim ero doy los fragm entos yám bicos, em pe­
zando por los de la tradición indirecta (salv o los que han ap areci­
do tam bién en p ap iro s) y concluyendo con los p ap iráceos; en el
p rim er grupo el orden qu e sigo es: fragm entos referentes a B úpalo,
a otros enem igos d el poeta, al poeta mism o y fragm entos v ario s;
concretam ente, los testim onios in d ican con segurid ad que los frag­
m entos 1 -5 y q u izá tam bién 6 -1 0 proceden del prim er yam bo de
la edición alejan d rin a, dirigido contra Búpalo. En cam bio, renuncio
a d istin g u ir entre dos libros de Yam bos, pues sólo u n fragm ento
( e l 4 5 ) se nos dice exp lícitam en te que procede del segundo lib ro :
es fácil que formara parte de u n epodo. En cuanto a los yam bos
h allados en papiros, intento por prim era vez —salvo algu n as in d i­
caciones de D ieh l— u n a interpretació n de los m ism os.
S igu en luego los epodos; los dos de Estrasburgo y el que da
D iehl como fragm ento X , en la reconstrucción de cuyo texto se ha
avanzado m ucho. Y, finalm ente, los tetrám etros y hexám etros.
Q ue H iponacte escribiera lírica m onódica (μέλη), como q u iere
D iehl, es m u y dudoso.

1 Hephest. p. 32 C lo llam a «sáflco o hlponacteo·; eso es todo.

[22]
IN TRODUCCIÓN

H ipo n ac te y la p o st e r id a d

H iponacte y su escuela, en la cu al hem os de contar a A nanio,


influ yero n grandem ente en la com edia, que como ellos aspiraba a
reflejar la v id a de todos los días. El tono de ciertos fragm entos de
H iponacte relativos a sus enem igos y a sí mismo nos recuerda
m uchas veces a A ristó fan es; incluso , podem os señ alar en él la
ap arición de fragm entos de tipo cómico (fr. 1 3 5 ). En la época h e­
len ística gozó de gran predicam ento y surgió toda un a literatu ra
coliám bica: de u n lado, H erodas y C alim aco, que im itan su realis­
mo y p intoresquism o, y , de otro, poetas cínicos como F énix y
C ércidas, que h allan en él u n p receden te1. Licofrón, que cultiva
u n género m u y diferente, expo lia su vocabulario. H iponacte fué
editado en dos libros en A lejan d ría, como d ijim o s; y P. O x yrh .
2176 nos conserva un a parte de u n com entario a nuestro poeta.
De estos com entarios se n utriero n luego los lexicógrafos qu e le
citan e interp retan .
En época posterior decayó m ucho la fama de H iponacte. Sin
em bargo, su s obras se conservaron h asta casi el fin de la época
bizan tin a, puesto que la m ayor parte de nuestros fragm entos pro­
ceden de citas de Ju a n T zetzes (s . x n ).

1 Cf. F. J u n g , Hipponax rediuiuus, Dlss. Giessen 1929; G. A. G e r h a r d , Phoenix


von Colophon, Leipzig 1909.
BIBLIOGRAFÍA

ESTUDIOS GENERALES. EDICIONES Y TRADUCCIONES

A d ra d o s, F. R., La poesía de Arquíloco e H iponacte a la luz de los nu evos d escu b ri­


mientos papirológicos, en Actas del Primer Congreso español de Estudios Clásicos,
M adrid 1958, 184-90.
B r a n d t , P., Hipponactis reliquiae, fe c o g n o u it et e n a r r a u i t . . . Lipsiae 1888.
C e g l in sk i , G., De Hipponacte Ephesio iambographo. Progr., Lemberg 1880.
G e r h a r d , G . A ., Hipponax, RE VIII, col. 1890 sa.
G o t t sc h a l d , Μ., Griechischer Humor, in N a ch d ich tungen v o n . . . : Hipponax, H G
47 (1936 ) 99 ss.
J u n g , F., Hipponax rediuiuus, Diss. G iessen-Bonn 1929.
K n o x , A . D., The greek choliam bic poets, London 1929.
N e n c io n i , G ., Ipponatte nell'ambiente cu lturale e lingüístico d e ll’Anatolia occidentale.
Parte prima. La form azione dell'ambiente ionico, Bari 1950.
P a t ó n , W . R., The γαρμαχοί a n d the story o f the Fall, Rev. A rch. 9 ( ’0 7 ) 51 s.
P u c c io n i , G., Eroda, I, 46 etc., M ala 3 ( ’5 0) 2 9 7 -9 9 (relaciones con H iponacte).
P u c c io n i , G., Due note a Eroda. A S N P 19 ( ’5 0 ) 5 0 -5 2 (ig u a l tem a).

SOBRE LOS EPODOS DE ESTRASBURGO

Ba t e s, W . N ., M y enem y ; a translation in verse o f a p a p y r u s fr a g m e n t atributed to


Archilochus, H arvard G raduates' M ag., 34 ( ’2 5 ) 576-77.
B l a s s , F., Vermischte aus d en griech. Lyrikern aus Papyri, R hM 55 (1 9 0 0 ) 102 -0 3
(edició n).
B l a s s , F. Die neuen Fragmente griec h is ch er Epoden, RhM (1 9 0 0 ) 341-47.
B o w r a , C . M ., Early lyr ic a n d elegiac poetry. Archilochos, en J. U. P o w e l l , N ew
chapters in the history o f greek Literature, III 1933, 58 -6 2.
C a n t a r e l l a , R., Gli epodi di Strasburgo, A egyptus 24 ( ’4 4 ) 1-112.
C a n t a r e l l a , R., Di Archiloco e di altri pretesti, A evum 24 ( ’5 0 ) 415-17.

[2 5 ]
HIPONACTE

C oppola, G., Archiloco o imitazione ellenistica?, SIFC 7 ( ’2 9 ) 1 5 5 -6 8 .


G a l l i, U ., Note a g li epodi di Strasburgo, A R 4 0 ( ’3 8 ) 1 5 7 - 7 5 .
G a l l i, U ., Postille agli epodi di Strasburgo, A R 42 ( ’4 0) 255-67.
G ercke , A ., Z wei neue F ragm énten der Epoden des Archilochos, W KPh (1900) 28-30.
G r a n d e , D. d el , Ancora sull'etá di composizione del I Epodo di Strasburgo, en Note
Filologiche, N apoli 1942, 1 1 -36 y GIF I ( ’4 8 ) 255-57.
H a u v e t t e , A ., Les nouveaux fra gm en ts d ’Archiloche, REG 14 ( ’0 1 ) 71-85 .
K lin g er , V., De A rchilochi fragm en to pa p yra ceo 79 D.2 eiusque exordio, Eos 43
( ’48/’4 9 ) 40-47.
K n o x , A. D., On ed itin g Hipponax, a p a linode?, SIFC 15 ( ’3 8 ) 193-96.
M a s s o n , O ., Les Êpodes de Strasbourg, Archiloque ou Hipponax ? et quelques problè­
mes rela tifs au texte d 1Hipponax, REG 5 9 -6 0 ( ’46/’4 7 ) 8 -27.
M a s s o n , O., Encore les épodes d e Strasbourg, REG 64 ( ’5 1 ) 427-42.
M o re lli , G., Correptio attica in Archiloco, M aia 2 ( ’4 9 ) 260-67.
M orelli , G., Archiloco e i pretesti d e l -Prof. Cantarella, M a i a 3 ( ’5 0 ) 310-12.
P a s q u a l i , G., Leggendo 11, SIFC 7 ( ’2 9 ) 307-11.
P a s q u a l i , G., Archiloco, e n Pagine meno stravaganti, F ir e n z e 1933, 110 ss. ( = P a n
1933/34, 643 -5 5 ).
P e r r o tt a , G., Il poeta degli epodi di Strasburgo, SIFC 15 ( ’3 8 ) 3 -41 .
P e r r o tt a , G., Ancora g li epodi di Strasburgo, SIFC 16 ( ’3 9 ) 177-88.
R e itz e n ste in , R ., Zwei neue Fragmente der Epoden des Archilochos, SBPA 1899,
857-64 (edición).
S c h u l t h e ss , O., Zum I. Strassburger A rchilochos - Fragment, RhM, N . F. 57 ( ’0 2 )
157-58.
T e r z a g h i , N., L'odio di Ipponatte ed il primo epodo di Strasburgo, SIFC 17 ( ’4 0 )
217-35.

INTERPRETACIÓN Y CRÍTICA DE OTROS FRAGMENTOS

B o e h la u , O., Ein neuer Erosmythos, Philologus 60 ( ’0 1 ) 321-29.


B r in k , T., Hipponactea, Philologus 6 (1851) 36-80, 2 1 5 -1 7 ; M iscellen, id. 7 (1852)
7 3 9 -4 3 ; Variae lectiones, id. 13 (1 8 5 8 ) 395-96, 605-08.
C o p po la , G., Un nuovo fram m ento dei giam bi di Ipponatte, RFC 6 ( ’2 8 ) 500-06.
C o p po la , G., Ancora il fram m ento ipponatteo di Firenze, SIFC 7 ( ’2 9 ) 85-88.
D ie l s , H., Hipponax 43, Hermes 23 (1 8 8 8 ) 280.
F r a n k e l , E., An epodic poem o f Hipponax, CQ 36 ( ’4 2 ) 54-56.
I m m is c h , O., Ad Hipponactis fragm enta, JKPh 139 (1 8 8 9 ) 18-19.

[26]
INTRODUCCIÓN

K a l in k a , E., PhW 50 ( ’3 0 ) 657 -5 8 (reseña de L avagn ini).


L atte, Κ., Hipponacteum, Hermes 64 ( ’2 9 ) 384-88.
L a t t e , Κ., De nonnullis pa p yris Oxyrrhynchiis, 1. De Hipponactis epodo, Philologus
97 ( ’4 8 ) 37-47.
L a v a g n in i , B., Sui nuovo fram m ento dei giam bi d'Ipponatte, A n. U niv. Tosc., N. S.
12, 1 ( ’29).
M a a s , P., Commentarii in Hipponactem. P. Oxy. 21761 fra g m . 6, CQ 36 (’42) 133.
M a s s o n , O ., Sur un p a p yr u s contenant des fra g m e n ts d'Hipponax (P. Oxy. XVIII
2176), REG 62 ( ’4 9 ) 300-19.
M a s s o n , O., Nouveaux fra g m en ts d'Hipponax, PP 5 ( ’5 0) 71-76.
M a s s o n , O., Lydien kaves (ch ez Hipponax), JKAF 1 ( ’5 0 ) 182-88.
N a u c k , A ., Hipponax bei Stob., Flor. 68, 8, fr. 81, Bull. A cad. St.-Petesb. 25 (1879)
409 ss., 26 (1 8 8 0 ) 190 ss.
P a s q u a l i , G., II fram m ento florentino d'Ipponatte, SIFC 6 ( ’2 8 ) 301-05.
P a s q u a l i , G., 11 nuovo epodo florentino: Archiloco o Callimaco?, SIFC 10 (’33) 169-75.
P ia n k o , G., II poem a parodico d'Ipponatte, C haristeria Th. Sinko, V arsaviae 1951,
255-60.
R eit z e n ste in , R., Index lectionum, Rostoch 1891/92.
R ie s s , E., On some passages fr o m the Greek Lyrics, C W 41 ( ’47 / ’4 8) 59-61.
R o sc h e r , W ., Der kykeon des Hipponax, JKPh 137 (1 8 8 8 ) 522-24.
S t iz l e r , ]., Hipponax 14, 64, JKPh 125 (1 8 8 2 ) 155 ss
V o g l ia n o , A ., Nota Hipponattea, Acme 1 ( ’4 8 ) 257-60.
V o g l ia n o , A., Neue P a pyrusfunde in Aegypten, Gnomon ( ’2 8 ) 455-66.

[27]
ΙΑΜΒΟΙ

1 (1 D.)
Άκοόσατ’ Ίππώνακτος · οΰ γάρ άλλ’ ήκω,
ώ Κλαζομενιοι. Βούπαλο'ς τε κ ’ Ά&ηνις

2 (2 D.)
Κοραξικον μέν ήμφιεσμένη λώπος,
(γυμνή δέ) προς τό Σινδικόν διάσφαγμα.

1 Τ ( I v b a apud S a c e r d o t e m VI 522, 15 Κ.) ( I v b a apud R v f in v m VI 562, 20


Κ.) · 1 M utuatus est C a l l . 191, 1 P f . T ( H e p h . 31) ( S c h .H e p h . 1 6 9 ) etiam,
( S c h . A r . N. 232) et ( S v id . s . u. ou γάρ), qui uersum C a l l im a c h o tribuunt · 2
1 -2 Resp. ( P h o e n . 3, 14 s.) · 1 T Tz. Chii. X 377 · 2 T S c h . A . R . IV 321 ·
ΣινΒιχον δ ιά φ ρ α γ μ α T ( H s c h . s . u .)

1 1-2 Ordinem uersuum inuertit R v f in . · 1 H ip p o n a c t i abiudicauerunt Pfeif­


fer Beutler eis aduersantur D iehl M asson · 2 τε x’ "Αθ-ηνις olim Bergk : χατεχτεινε
R v f in . χατήσχανε Bergk χατεινε uel χα&ηινε S a c e r d o t is codd. · 2 1 -2 Expleuit
et duo fragmenta in unum conglutinauit C rusius · 2 προς το] πρώτφ M eineke
Knox

[28]
YAMBOS
i1
O íd a H iponacte; pues acabo de llegar, oh clazom enios. B úpa­
lo y A ten is . . ,

C ub ierta con un vestido a la m anera de los coraxos y (d e sn u ­


d a ) por el estrecho de los sin d o s2.

1 Los números 1-1 7 se refieren a los temas de Búpalo y Arete, que están lig a ­
dos entre si (cf. Introducción, pág. 12). De algunos está testimoniado expresa­
mente que pertenecen al primer yam bo de Hiponacte (fr. 2, 1; 3 ; 6 ; 1 0 ); de otro
(fr. 4 ), al »yam bo contra Búpalo»; otro aún (e l 1 ) era evidentem ente el in icial de
dicho yambo. Los demás se adscriben al mismo contexto por el tema. De entre los
fragmentos papiráceos h ay varios que tratan estos mismos motivos: 70, 79, 84, 95
y quizás algún otro; y es fácil, finalmente, que a ellos se refieran algunos de los
restantes fragmentos (a sí, 18, 19, 20, 22, 41 y 69 según D iehl). Es de todo punto
evidente que estos fragmentos proceden de varios yambos y no de uno solo (como
podría desprenderse de Tzetzes In II. p. 792 B., donde cita 4 ), de igu al modo que
Cicón era atacado en m uy variados contextos: en este mismo (fr. 4 ), en un epodo
(fr. 118), etc.
2 Los coraxos y los sindos son dos tribus escitas; pero aquí representan una
alusión obscena. El «estrecho de los sindos» es en sentido propio la entrada del
m ar de Azof, en cuya orilla v iv ían los coraxos.

[2 8 ]
ΙΠΙΙΩΝΑΞ

3 ( 4 D .)

εβωσε Μαίης χαΐδα, Κυλλήνης χάλμυν ·

' Έρμη κυνάγχα, Μηιονιστί Κανδαδλα,


φωρών εταίρε, δεύρο μοι σκαχαρδεϋσαι.'

4 (5 , 1 -2 D .)
Κίχων ό χανδάλητος, αμμορος καόης,
τοιο'νδε δάφνης κλάδον εχων <_>---- !=¿

5 ( 6 D .)

πολιν καθαίρειν καί κράδησι βάλλεσθ-αι

6 ( 7 D .)
βάλλοντες έν χειμώνι καί ραχίζοντες
κράδίβσι καί σκίλλησιν ωοχερ φαρμακο’ν

7 (8 D .)

δει δ’ αύτάν ές φαρμακόν έκχοιήσασ&αι.

3 1 Τ Tz. InL yc. 219 · Ιβωσε Τ ( H s c h . et S v id . s . u . ) · 2-3 T Tz. i n A n . O x .


I ll351, 7 · 2 T Tz, InII. 843 Β. · κονάγχα et Κανδαϋλα T ( H s c h . s . u .) · 3
σχαπαρδεδσαι Τ ( H s c h . s . u.) · 4 Τ T z.1 I n ll. 792 B. · 1 T T z.2 In.L yc. 424/5
T z.9 ib id . 741 · 5 - 1 0 T Tz. Chii. V 726 · 6 Resp. ( I v l i a n . Orat. VII 209 D.)

3 Tres uersus coniunxit Schneidew in · 1 εβωσε Schneidew ln ex H s c h . et S v id .


: Ιβοήσε Tz. · 3 δεύρο μοι Bergk : δευρό τί μοι testes · 4 Huc traiecit D iehl fr.
18 - πανδάλητος] -δήλητος W elcker · καόης testes def. Buckler Latte M asson :
χαόηξ Bergk a lii « 2 Rest. Bergk : τοιόνδε τι δάφνας χατέχων T z.1 · 5 βαλλεσθαι]
φαρμασαειν Knox · 6 1 χειμώνι] λειμώνι Schneidew ln · 7 Ις] ώ ς Rupprecht

[2 9 ]
HIPONACTE

Llamó a grito s al hijo de M a ya, al Señor de C ilen a :

«H erm es ah orcaperros1 —llam ado C andaulas en len gua m eo n ia—,


com pañero de los ladrones, ven aq u í y avísam e . . . »

C icó n 2 el perdido, un m alhadado sacerdote3, con u n ramo de


lau rel como el que digo . . .

54
. . . purificar la ciudad y ser blanco de las ram as de higuera.

6
. . . lanzándole piedras en invierno y golpeándole con ram as
de h iguera y escilas, como a u n fármaco.

H ay que convertirle en u n fármaco.

1 Sobre el sentido del epíteto aplicado a Hermes cf. pág. 46, n. 1. Meonla es el
nombre antiguo o poético de Lidia. Sobre la etimología de C andaules cf. S o l m se n ,
W ieder eintnal Kandaules, KZ 45 ( ’13) 97 -9 8 y E. S ittig , Z wei etymologische Verrnu-
tungen, KZ 52 ( ’24) 204-11.
2 Cicón es un sacerdote y adivino de quien se burla frecuentemente Hiponacte;
cf. M a s s o n , REG 6 2 ( ’4 9 ) 3 0 6 ss. y pág. 4 5 , η . 2 .
3 Palabra lidia que significa «sacerdote»; cf. después de otros M a s s o n , Lydian
kaves ( chez Hipponax), JKAF 1 ( ’5 0) 182-88. Varios editores habían querido leer
χαόηξ, el nombre de cierta ave m arina m uy voraz.
4 Los fragmentos 5 -1 0 se refieren al igual que algunos de los papiráceos (e l
104, v. 49, el 118 y quizá el 9 5 ) al tema del fármaco. En la fiesta de las Targellas
era muerto después de una serle de ritos un ciudadano en quien se hacían recaer
los pecados de la ciudad, que quedaba asi purificada; el fármaco es real o supues-

[2 9]
ΙΠΠϋΝΑΞ

8 (9 D .)

καφ·$ παρέξειν ίσχάδας τε καί μάζαν


καί τυρόν, οΐον έσθίουσι φαρμακοί.

9 (1 0 D .)

πάλαι γάρ αυτούς προσδέχονται χάσκοντες


κράδας έχοντας, ως εχουσι ιραρμακοϊς.

10 (11 D .)

λιμψ γένοιτο ξηρός, εν δέ τφ 8-υμψ


φαρμακός αχθείς έπτάκις ραπισθ·είη.

11 (1 0 Β .)
άνδρίαντα τόν λί&ινον -------

12 (1 5 D .)
Τούτοισι θήπων τοός ΈρυΟ·ραίων παίδας
ό μητροκοίτης Βοάπαλος σύν Ά ρήτη
ύιρέλξων τόν δυσώνυμον άρτον.

11 Τ ΑΒ I 8 2 , 13 · 12 Τ Tz. Ad Postham. 6 8 7 · 1 ô-ή π ω ν Τ ( H s c h . s . u .) ·


3 Resp. forsitan H e ro d . V 45

8 1 κάφη] m<ff¡ codd. " 9 2 έχοντας] εχοντες Rupprecht · ώς] ας Rupprecht "
Ιχουσι] λέπωσι Bergk αίγοοσι Sitzler · φαρμαχοίς] -χοί Knox -χοός Bergk ■ 1 0 1
γένοιτο M eineke C rusius Rupprecht : γένηται codd. · 2 φαρμακός K iessllng Blom-
field : 6 φαρμαχος codd. · 1 2 2 6 T ze tz a e H V : οδς <ρηαι T ze tz a e L » μητροχοί-
της M asson : ματροχοι'της T ze tz a e HV μητροκοίτας T ze tz a e L · auv] συν άναξ
T ze tz ae HV · 3 δφέλξων T ze tz ae V : χνίζων υφέλξων T ze tz ae Η χαί φελίζων
T ze tz a e L · άρτον codd. : δαρτο'ν M asson

[30]
HIPONACTE

8
. . . y d arle con la m ano higos secos, pan de cebada y queso,
o sea, las cosas que com en los fármacos.

. . · pues hace tiem po que, llenos de pasm o, esperan verlos


cubiertos de ram as de h iguera como las que tien en para los
fármacos.

10
O jalá se quede seco de ham bre y sea echado fuera como u n
fármaco, siendo golpeado siete veces en sus vergüenzas.

11

. . . a esa estatua de m árm ol1 . . .

12

. . . engañando con estas cosas a los m uchachos de Eritras,


B úpalo, el incestuoso con su m adre, en unión de A rete . . . para
arrastrar el m aldito p an ( ? ) 2.

tamente un sacrilego. Los fragmentos 5-10 describen cómo el fármaco era golpeado
con ram as de higuera y se le daban ciertos alim entos; sobre su muerte, cf. pág. 64,
n. 2. En época posterior no se llegaba a dar muerte al fármaco, pero s í en la Efeso
del siglo vi, a juzgar por el fr. 118 (cf. M a s s o n , REG 62 ( ’49) 311 ss. contra
V. G e b h a r d , Die Pharmakoi, M unich 1926). Sabemos por Tzetzes que los fragmen­
tos 6 y 10 proceden del prim er yambo, es decir, se refieren a Búpalo, a l que Hipo­
nacte desea la m uerte del fármaco, atribuyéndole sus crímenes (cf. fr. 95, v. 5 ) ;
pero como 118 se refiere a otro personaje no es seguro que 7 -9 aludan a Búpalo.
1 Referido a Búpalo.
a Eritras, ciudad de Jonia m u y próxima a Clazom enas. El sentido del fragmen­
to y , m ás particularm ente, el del últim o verso, es difícil de adivinar; en todo caso,

[3 0 ]
ΙΠΠΩΝΑ3

13 (1 6 D .)

Ικ χελλίδος χίνοντες · où γάρ ήν a ù rfi


κύλίξ · ό χαϊς γάρ Ιμχεσών χ α τ ή ρ α ζ ε .

14 (1 7 D .)
W--^ W έκ δέ τής χέλλης
Ιπινον ' αλλοτ’ αύτός «λλοτ’ Ά ρήτη
χρούχινεν — ^ ---- ^

15 (2 0 D.)
Τί τ<ρ τάλαντ( Βουχάλψ συνφκησας ;

16 (21 D .)
έγώ δέ δεξιώ χαρ’ Ά ρήτην
κνεφαΐος έλθών ρ'φδίψ κατηολίσ&ην.

17 (2 2 D .)

κύψασα γάρ μοι χρός τό λύχνον Ά ρήτη

13 -14 Τ Α τ η . 495 C -E · 1 3 1 T E v s t . Od. 1531, 57 · 15 Τ H d n . II 3 0 1 ,1 1


Lenz · 16 Τ H d n . II 924, 14 Lenz · 2 T H d n . I 116, 25 Lenz et II 171, 7
Lenz Resp. H d n . II 511, 28 Lenz et A n . Ox. I 440, 2 · 17 T E V a t . ap. R eit­
zenstein, Ind. led ., p. 14 · το λύχνον T EM. 572, 19

13 1 γάρ ήν] π α ρ ψ Brink · aôxfl Α τ η . : αυτοΐς E v s t . · 14 2 Ixtvov] Ιπινεν Brink


• Ά ρ ή τ η ] -τη Brink Schneidew ln Knox · 1 5 συνώχησας] σονοιχήαας codex unus
• 1 6 1 Ά ρ ή τ η ν Schneidew ln : παρά ρ η τ ή ρ codd. · 1 6 et 1 7 conlunxit C rusius

[3 1 ]
HIPONACTE

13

. . . bebiendo de una colodra; pues no tenía copa porque el


esclavo se cayó encim a de ella y la rompió.

14

. . . y bebían del cubo: unas veces él y otras brindaba


A rete.

15
¿P or qué te fuiste a v iv ir con el m iserable B úpalo?

16

. . . y al caer la noche fui, cuando volaba, a la derecha una


g arza1, a casa de A rete y asenté a llí m is reales.

17

. . . pues A rete, bajando la cabeza en dirección a m í lám ­


para . . .

se trata de un ataque m ás contra Búpalo. La últim a palabra está posiblem ente


corrompida.
1 Presagio favorable.
ΙΠΠΩΝΛΒ

18 (5 , 3 D.)

b¿ —w ούδέν αίσιον προθεσπίζων

19 (1 2 D .)

Τίς ομφαλητόμος σέ τόν διοπλήγα


Ιψησεν κάχέλοοσεν άσκαρίζοντα ;

20 (1 4 a D .)
δοκέων έκεΐνον τή βακτηρίη κο'ψαι

21 (1 4 b D.)

Ήμίεκτον αιτεί · τοΰ φάλεω κολάφειε.

22 (2 3 D .)

τήν ρίνα και τήν μύξαν έξαράξασα.

23 (2 8 D .)

τοος άνδρας τούτους οδύνη ’πιαλεΐ ριγηλή.

20 cf. Herod. VIII 59 s. βαχτηρίΐβ χ ό ψ ω

1 8 Τ (H s c h . s . u . Κ ίχ ω ν ) · 1 9 T E V a t . a p . R eitzenstein, Ind. led . p . 7 · 1 ο μ φ α -


λ η το 'μ ο ς Τ ( H s c h . s . u .) · 2 T EM 1 5 4 , 27 · 2 0 T C h o e ro b . p . 1 9 9 , 12 C ·
2 1 T C h o e ro b . eodem loco · 2 2 T Tz. in A n . Ox. III 3 0 8 , 2 0 · 2 3 T P r is c .
III 4 2 6 , 1 0 Kell

1 8 H ip p o n a c t i dedit Knox Fragmento 4 continuault Diehl - 1 9 2 Ιψησε] Ιψισε


Bergk ex H e sych io et S v id a · 2 0 Ιχείνον] Ιχτεΐνον C h o e ro bo sci U · βαχτηρή
dub. Diehl : -iff codd. · 2 1 χολαψειε coniecl : χολα'ψαειε codd. χολα'ψαιεν Diehl
χολα'ψαι με slue χολαψασα Knox · 2 2 τήν Schneidew in : χαί τήν codd. · 2 3 ’πια-
λεϊ Bergk : πιαλλι siue παλλι P r is c ia n i codd. · ριγηλή Bergk : ρειγιλε siue ρειχαε,
ρειπαε P r is c ia n i codd.

[32]
HIPONACTE

181

. . . no profetizando n i un a sola cosa b u en a2.

19

¿Q ué com adrona te lim pió y te lavó m ien tras p ataleabas, a ti,


digno de ser fulm inado por Z eus ?

20

. . . creyendo golpearle con el bastón . . .

21
Pide u n a m oneda de ocho óbolos: que la acuñe de su m iem ­
bro v iril.

22
. . . dejándole ( e lla 3) sin n ariz y sin mocos (d e u n p uñ etazo ).

23

U n dolor terrible alcanzará a esos hom bres.

1 Los números 18-31 son ataques contra diversos enemigos del poeta, algunos
probablemente los mismos de los fragmentos anteriores.
2 Se refiere a Cicón (cf. nota a fr. 4 ) ; es posible que este fragmento pertene­
ciera al mismo contexto del 4, es decir, al yam bo contra Búpalo, pero no es seguro.
Cicón es atacado tam bién en 78, 102 y 118.
3 El sujeto es una m ujer (A re te !).

[32]
ΙΠΠΩΝΑ3

24 (3 2 A D .)
μυδώντα δή καί σαπρόν

25 (3 6 D .)
'από σ’ ολέσειεν Ά ρτεμ ις.' ' Σέ δέ κ ’ Ώπο'λλων.'

26 (3 9 D .)
β μέν γάρ αυτών ήσυχη τε καί ρΰδην
θύνναν τε καί μυττωτόν ημέρας πάσας
δαινύμενος ώσπερ Λαμφακηνός ευνούχος
κατέφαγε δή τον κλήρον · ώστε χρή σκάπτειν

πέτρας τ ’ ορείας, σύκα μέτρια τρώγων 5


καί κρίθινον κολλικα, δούλιον χορτον.

ούκ ατταγας τε καί λαγώς καταβρύκων,


ού τηγανίτας σησάμοισι φαρμάσσων
ούδ’ άττανίτας κηρίοισιν έμβάπτων.

2 4 Τ E r o t . ρ. 115 ΚΙ. Resp. D .C hr. Or. V 27 · 2 5 T T z .1 in A n . Ox. I ll 310,


17 T z.2 InII. p. 797 Bergk · 2 6 1 -6 T A t h . 304 B · 7 -9 T A t h . 1 645 C ·
7 T A t h .2 388 B

2 4 μυδώντα Stephanus : μαδώντα codd, · 2 5 Interpretatus est M aas. Σέ δε


x’ Ώπόλλων : σε δ’ Ώπόλλον Meineke Knox · 2 6 1 ρΰδην] ρύβδην Bergk ex H s c h .
et P h o t io · 4 χλήρον Dalecamp : οχληρόν A t h . · Post hunc uersum alium exci­
disse uidit Diehl · 7 άταγγας A t h .2 : ατταγέας Knox ουχατταστε A t h .1 · λαγώς]
λαγούς M eineke Knox σιλαγως A t h .2 · χαταβρΰχων A t h . 1 : διατρώγων A t h .2 ·
8 τηγανίτας Casaubon : τηγανίας A t h .

[33]
HIPONACTE

24

. . . viscoso y podrido1.

25

«O jalá te a n iq u ile A rte m is·. «Y a ti tam bién A p olo».

262

. . . pues uno de ellos, com iendo a diario atú n hem bra y mito-
to 3 reposadam ente y a m anos llen as, lo mism o que u n eunuco de
Lám psaco, despilfarró su h acien d a; de forma q u e h a y que cavar
5 ...............................................y las rocas de la m ontaña, com iendo unos
pocos higos y p an de cebada, alim entos de e s c la v o s .............................
no devorando francolíes y lieb res !ni aderezando con sésam o los
tegan itas n i bañando de m iel los a tan itas4.

1 Parece referirse a un cadáver.


8 No es seguro que 1 -6 y 7 -9 pertenezcan al mismo poema, pero sí verosím il:
se hablaría del segundo personaje de los dos aludidos en 1, es decir, de aquel
cuyas comidas se describen en 5 -6 .
3 Guiso a base de queso, miel, ajo, etc.
4 D iversas clases de pasteles.

[3 3]
ΙΠ11ΩΝΛΞ

27 (4 3 D.)
καί τους σολοίκοος ήν λάβωσι, περνδσι,
Φρόγας μέν ές Μίλητον άλιριτεύσοντας,

28 (4 5 D .)

Μιμνή κατωμο'χανε, μηκέτι γραφές


βιριν τριήρευς Ιν πολυζύγψ τοίχψ
απ’ έμβολου φεύγοντα προς κυβερνήτην *
αύτη γάρ έστι συμφορή τε καί κληδών,
νικύρτα καί σάβαυνι, τψ κυβερνήτη, 5
ήν αυτόν οφις τώντικνήμιον δάκη.

29 (6 4 D .)

άνήρ δδ’ έσπέρης κα&εύδοντα


άπ’ ών Ιδυσε —w — χλούνην.

27 Τ P s .- H d n . apud Α μ μ ο ν . 193 V alck. A n . V iix. I I 177 · 1 T E v s t . II. 368,


1 · 2 8 T T z.1 InL yc. 425 T z.s InAntehom. p. 8 M orell T z.8 In II. A 257 · 2 9
T ( S c h .H o m .B , A dii. IX 539)

27 1 λαβωσι] ίν’ ε&έλουσι E v s t . · 2 άλφιτεύσοντας P s . - H e r o d i a n i Β unus V llloí-


sonli : -τευσαντας, -στεύοντας a lii libri · 28 1 χατωμοχανε T z.2 def. M a s s o n : xa-
τωμήχανε siue χαχωμήχανε Τ ζ .1 Τ ζ.3 · 2 τρ ιή ρ εϋ ς... τοίχφ] - ε ς . . . -ω pars codicum
• 3 έμβολου edd. : -ω ν Τ ζ, · φεύγοντα] -τος u. 1. · 4 αΒτη — Ιστι] εστι γάρ αδτη
u. 1. α. γ. ίσται Knox · τε] γε u. 1. · 5 νιχύρτα] νιχόρτη u. I. » σάβαυνι] σάβων,
σάμαυνι u. 1. · 6 οφις] ουφις Schultze ό οφις Knox ίπφις Bergk · τώντιχνήμιον]
τω ν τι χνήμων al. u. 1. · Scíxfl] δάχνη Hermann δήχη Bergk « 2 9 H ipp o n a c t i
dedit Schneidew in · 2 άπ’ ών Ιδυσε interpr. Hermann : ¿πουν εδησε Sch. Η ο μ . ·
Lac. statu it Dlndorf χλούνην in initium u. 1 traiecerunt H artung Bergk

[3 4 ]
HIPONACTE

27

. . . y a los bárbaros1 los v en d en si los en cu en tran : a los


frigios para M ileto, a fin de -que m u elan e l grano . . .

28

Infam e2 M im nes, no pintes en el costado de bancos num erosos


de u n trirrem e u n a serp ien te qu e h u y a desde e l espolón en direc-
5 ción al pilo to ; pues es una desgracia y una infam ia para el piloto,
oh esclavo h ijo de esclav o 8, el que una serp iente le m uerda la
esp in illa.

29

Este sujeto quitó la ropa . . . a un ladrón que se había dorm i­


do al atardecer.

1 Según el Pseudo - Herodiano ; literalm ente es «a los habitantes de Solos», en


Chipre. En fecha posterior pasaban por hablar un griego m uy mezclado y defi­
ciente.
2 Degenerado (εδρύπρωχτος). Cf. M a s s o n , PP 5 ( ’50) 75. La crítica que se hace
aquí al pintor es que ha pintado en el costado del barco una serpiente con la
cabeza en la popa y no en la proa, como era normal.
3 Sigue un insulto cuyo sentido desconocemos.

134]
ΙΠΙΙΩΝΑΞ

30 (6 7 D .)
Ου μοι δικαίως μοιχός άλώναι δοκει
Κριτίης ό Χίος εν κασωρικφ δούλψ.

31 (7 5 Β.)
Ά<ρβω το ύ το ν τ ό ν έπ τά δ ο υλ ο ν.

32 ( 24 a D .)
Έρμη, φ ίλ ’ Έρμη, Μαιαδεΰ Κολλήνιε,
Ιπεύχομαί τοι, κάρτα γάρ κακώς ριγώ.

δός χλαιναν Ίππώνακτι καί κυπασσίσκον


και σαμβαλίσκα κάσκερίσκα και χρυσού
σ τ α τ ή ρ α ς ε ξ ή κ ο ν τ α το ύτέρ ο υ το ίχ ο υ. 5

33 (2 4 b D.)

δός χλαιναν Ίππώνακτι · κάρτα γαρ ριγώ


και βαμβαλύζω —w —i ¿ ----

3 0 Τ Tz. in A n . Ox. I ll 308, 25 · 3 1 T E v s t . Od. 1542, 50 Resp. E v s t . II.


725, 39 · έπ τά δ ο ϋ λ ο ς T S v e t o n i v s ap. M iller, Misc. 426 · 32 T Tz. In Lye.
855 · 1 -2 T P r i s c . I ll 428, 26 Kell · 3 χυπασαίοχον R e sp . H a r p . 117, 8 · 3 3
T ( P l v .1 Abs.Stoic. 1058 D -E ) · 1 T ( P l v .2 Adu.Stoic. 1068 B) ( P l v .3 Cup.diu.
523 E )

3 0 1 δοχεί Fick : δοχέει codd. · 2 χασωριχψ Bergk : χατωτιχψ siue χατωξ, χτωξ
codd. · δοόλψ] δόμψ Bergk ·' 3 2 1 Έ ρμη1] εραις P r i s c i a n i P unde ερώ Knox ώ
Tz. · Μαιαδεδ] Μαιαδος slue Μαιαδευσος Τ ζ. · Κολλήνιε] -aie Meineke · 3 3 1 γάρ
om. P l v .2 · βαμβαλόζω Schneidew in Knox : -χόζω codd.

[3 5 ]
H li JN ACTE

30

M e parece que es con in ju sticia como h a sido convicto de


adulterio C ritias el de Q uíos en un burdel.

31

Dejo escapar a este hom bre que es siete veces esclavo.

321

H erm es, querido H erm es, hijo de M aya, nacido en C ilen a,


im ploro tu ayu d a, pues tengo un frío t e r r ib le .........................................
Da a H iponacte u n m anto, un a tún ica persa, unas san dalias, un as
5 zap atillas y sesenta estateres de oro del otro m u ro 2.

33“

Da u n m anto a H iponacte; pues tengo u n frío horroroso y me


castañ etean los dientes.

1 En los fragmentos 32-41 Hiponacte habla de sí mismo. No está excluido que


algunos de ellos pertenezcan a los mismos poemas que los anteriores.
2 O costado (d e un buque). El final está corrompido; en otro caso, habría que
conocer el contexto para descubrir el sentido.
8 Creo que procede de otro poema (cf. S it z l e r , P hW 46 ( ’26) 1043) y no s e
trata de una sim ple variante.

[3 5 ]
ΙΠΠίίΝΑΞ

34 (2 5 D .)
έμοί γάρ ούκ Ιδωκας ούτε κω χλαϊναν
δασειαν έν χειμώνι φάρμακον ρίγεος,
ουτ’ άσκέρησι τούς πόδας δασείησιν
εκρυψας, ως μοι μή χίμετλα γίγνηται.

35 ( 27 D .)

έρέω γάρ οδτω · ' Κυλλήνιε, Μαιάδος Έρμη . . . '

36 (2 9 D.)

έμοί δέ Πλούτος —εστι γάρ λίην τυφλός —


ές τφ κ ί’ έλ&ών ούδάμ’ ειπεν - ' Ίππώ ναξ,
δίδωμί τοι μνας αργύρου τριήκοντα
καί πολλ’ ! τ ’ αλλα · ' δείλαιος γάρ τάς φρένας.

37 (3 2 D .)
έκέλευε βάλλειν καί λεόειν Ίππώνακχα.

38 (3 5 D .)

Τί μ’ οΰκ εδωκας χρυσόν, αργύρου πάλμυν ;

3 4 Τ Tz. InL yc. 855 · 3 5 T P r is c . III 426, 10 Keil · 3 6 Τ Τ ζ. InA r.Pl. 90 ·


3 7 Τ C h o e ro b . ρ. 195 C . · 3 8 Τ Tz. InL yc. 690

3 4 1 χω Schneidew in Bergk Perrotta : τήν Potter τάν liber unus cett. om. · 4
ώς μοι μή S itzler Knox : μή μοι Τ ζ. » γίγνηται] ριγνυται lib ri duo · 3 5 Κολλήνιε
edd. : Κολλάνιε P r is c . · 3 6 3 τοι] σοι Bergk Knox · μνας] μνέας Knox · αργύρου
Bergk : -tou Τζ. · 3 8 Fragmentum 46 apud Τ ζ ε τ ζ α μ excipit, duo fragmenta
diuersa esse cognouit Bergk · παλμόν duo lib ri T ze tz a e : παΤ,μο u. 1.

[36]
HIPONACTE

34

A ú n no me d iste un grueso m anto, m edicina del frío en el in ­


viern o , n i cub riste m is p ies con unas calientes zap atillas a fin de
q u e no me salgan sabañones.

35

. . . pues diré a sí: «H erm es C ilen io , hijo de M aya . . .»

36

Pluto, como es com pletam ente ciego, jam ás ha venido a m i


casa a d ecirm e: «H iponacte, te doy trein ta m inas de plata y otras
m uchas riq u ezas m ás»; es u n bellaco.

37

M andó tirar contra H iponacte y lapidarlo.

38

¿P or qué no me has dado oro, que es el re y de la p lata?

[3 6 ]
ΙΠΠύΝΑΞ

39 (4 2 D.)
Κακοϊσι δώσω τήν χολύστονον ψυχήν,
ήν μή άποπέμψης ώς τάχιστά μοι κριθέων
μέδιμνον, ώς αν αλφίτων χοιήσωμαι
κυκεώνα πίνων φάρμακον πονηρίης.

40 (5 6 D.)
Μαλίς, κονίσκε · καί με δεσπότεω βεβροδ
λαχοντα λίσσομαί σε μή ρ'απίζεσθ-αι.

41 (6 0 D.)

καί νυν αρεια σύκινο'ν με ποιήσαι.

42 (3 D .)

Πάσαν, τέαρ’ , δδευε τήν έπί Σμύρνης·


ίδ-ι δια Λυδών παρά τόν Ά ττάλεω τύμβον
καί σήμα Γύγεω καί Μεγάστρυος στήλην
καί μνήμα τ ’ Ώτυος, Άττάλυδα πάλμυδος,
πρός ήλιον δύνοντα γαστέρα τρέψας. 5

3 9 Τ Tz. in A n . Οχ. III 308, 29 · 4 0 Τ Tz. in A n . Οχ. III 310, 17 · 41 Τ


Ετ. F l o r . ρ. 41 M iller H d n . I 454, 11 s. Lenz · 42 T Tz. in A n . Ox. I ll 310,
17 · 3 Resp. S c h . N i c . Ther. 633

3 9 3 αλφίτων Bergk : -ov Tz. » 4 πίνων] πίνειν A hrens πίνον M eineke πδσι
Knox · 4 0 1 ’Αθήνα et χαίρε utpote glossem ata deleuit Bergk : ’Αθήνα μαλίς,
κονίσκε T z . χαΐρ= T ze tz a e A s“ · δεσπότεω βεβροδ Schneidew in : δεπότε άβεβροο
Τ ζε τζ αε A δεπότεα βέβρου T z e tz ae C » 41 αρεια Knox : άρει^ς H d n . άρειφ
Ε. F l o r . · 42 1 πάσαν] παλιν M eineke · τέαρ’, όδεοε Schneidew in : τεαρεδευε slue
τέαρε]. . . .]δεοει Τζ. · 3 Μεγαστροος Schneidew in : μεγαστρο Τζ. · 4 καί μνήμα
τ ’ "Ωτοος C rusius : καί μνήματ’ "Ατοος Bergk μνήμα τ ’ Ά τυος Schneidew in καί
μνήμα τ’ ώτος Τ ζ. · Άτταλόδα Bergk : fort, μοτταλυτα Bergk et Knox ex H s c h .
μοταλιδι Tz.

[3 7]
HIPONACTE

39

A bandonaré a la desgracia m i alm a dolorida si no me en vías


cuanto antes un m edim no de cebada para poder hacer unas gachas
con su h arin a, bebiendo así una m edicina contra la m iseria.

40

A ten ea, sa lu d ; y te pido que y a q u e tengo un dueño estúpido,


no reciba palos.

41

. . . y ahora am enaza hacerm e de m adera de h ig u e ra1.

422

Recorre, oh bandido, todo el cam ino qu e lleva a E sm irna;


m archa a través de L idia pasando jun to a la tum ba de A ta le s3, el
sepulcro de G iges, la estela de M egastris y el m onum ento funera-
5 rio de A tis, el re y de A tálid a, m oviendo tu vien tre hacia el sol
poniente.

1 Es conocida la m ala calidad de la madera de higuera. Pero no sabemos a qué


se alude concretamente ( ¿ a una estatua de H iponacte?).
2 En los números 42-6 9 agrupo fragmentos yám bicos de çnuy vario contenido.
8 A tales es un hermano del rey lidio A lla tis; sobre su cronología, cf. Intro­
ducción a Calino, vol. I, pág. 107-108. Se piensa que M egastris es la amante de
Giges, a la que éste (cf. Clearco en Ateneo 573 A -B ) erigió una estatua v isible
desde una gran extensión de Lidia. A tis es el amante mítico de C ibeles; según
Esteban de Bizancio, s. u. Άττάλυδα fué el fundador de la ciudad lid ia de A tálid a.

[3 7 ]
ΙΠΠΩΝΑΞ

43 (3 0 D .)
Μ άκαρ ο τις θ η ρ ε ύ ε ι π ρ ή σ α ς ----- ^

44 (31 D .)
κα ί τοί γ ’ εδω νο ν α ύτό ν εΐ θ έ λ ε ις δ ώ σ ω

45 ( 33 D .)
άκήρατον δέ τ ή ν ά π α ρ τίη ν Ιχ ει

46 (3 4 D .)

ΤΩ Ζεϋ π ά τερ , θ ε ώ ν ’ Ο λ υ μ π ίω ν π ά λ μ υ ,

47 (3 7 D .)
π α ρ ’ φ σι) λευκο 'πεπλο ν ή μ έρ η ν μ ε ίν α ς
πρός μ έν κ υ ν ή σ ε ιν το ν Φ λ υ η σ ίω ν Έ ρ μ ή ν

48 (3 8 D .)
σ υ κ ή ν μ έ λ α ιν α ν, α μ π έλ ο υ κ α σ ιγ ν ή τη ν

49 (4 2 A D .)
πονηρός [ώ ρ ο υ ς ] —w —b¿oi π ά ν τα ς
’ Α σω ποδώ ρου παίδα κ —i=!

43-44 Τ C h o e ro b . p. 195 C . · 45 Τ P o l l . X 18 s . · 46 T Tz. InL yc. 690 ·


4 7 T Tz. InII. p. 797 B. · 2 Φλοησι'ων Resp. ( H s c h . s . u . Φλυήσιος) · 4 8 T
A t h . 78 B E v s t . InO d . 1964, 14 · 49 T Inscr. Ostrac. Berolin. 12605 ap. W i
lam owitz, SBBA 1918, p. 739 ss.

4 3 μακαρ οτις M asson : μακαρς ό'τις Knox μαχηρ οτις unus liber μακάριος οστις
cett. lib ri Diehl · 45 άκαρτίην Schneidew in : Απαρτίαν P o l l . · 4 6 cf. ad 38 »
4 7 xovrjoiiv] -εις W elcker Knox · Φλοησίων] -ω ν’ Bergk Knox · 4 8 aoxrjv] συχέην
Schneidew in · αμπέλοο corr. A th e n a e i CE : -οος A th e n a e i A · 4 9 Suppl. W i-
lam owitz ex ostraco

[3 8 ]
HIPONACTE

43

A fortunado el que caza tras p ren der fuego.

44

. . . p u es te lo daré barato, si quieres.

45

C onserva intactos sus m uebles.

46

O h padre Z eus, R ey de los dioses olím picos . . .

47

. . . ju n to al cual aguardando tú la llegada del día de blanco


vestido, (e sp e ra s ) adorar a l H erm es de los fliesio s1.

48

. . . a la h ig uera negra, herm ana de la vid.

49

. . . un m is e r a b le .............................todos ( ? ) [lo s años] al hijo de


Asopodoro . . .

1 Los habitantes de algún lugar de Jonia llam ado Flía.

[38]
ΙΠΠΩΝΑΞ

50 (4 4 D.)
ψ κ ε ι 8’ δπισ& ε τ ή ς π ό λη ο ς έν Σμόρνίβ
μ ε τ α ξ ύ Τ ρ η χ ε ίη ς τ ε κα ί Λ έπ ρ η ς α κ τ ή ς .

51 (4 6 D .)

£ π ειτα μ άλθΐβ τ ή ν τρο'πιν πα ρ α χ ρ ίσ α ς

52 (4 8 D .)

κ α ί μ ιν κ α λ ύ π τ ε ι. ' Μ ώ ν χαραδριόν π ερ νά ς ; '

53 (4 9 D .)

ά λ λ ’ α ΰ τ ίκ ’ α λ λ ή λ ο ισ ιν έμ β ιβ ά ξ α ν τε ς

54 (5 0 D .)
κρι-γή δέ ν ε κ ρ ώ ν ά γ γ ελ ό ς τ ε κ α ί κ ή ρ υ ξ

55 (51 D .)
ώ μ ε ιξ ε ν α ίμ α καί χ ο λ ή ν έ τ ίλ η σ ε ν

. 56 (5 2 D .)
σίιρ ω νι λ ε π τ ψ τούπίθ-ημα τ ε τ ρ ή ν α ς

50 T S tr. X IV 1, 4 · 51 T H a r p o c b . ρ. 123 Β. · 52 Τ S c h . P l . Gorg. 494 Β


χαραδριός S c h . P l . a d 1. ( S c h . A r . A u . 266) · 53 T EM 344, 1 Z o -
S v id . s . u .
N A R . 706 · 5 4 T H d n . I I 803, 11 EM 5 3 9 ,1 E .G v d . 347, 28 ( Z o n a r . 1258)
Resp. Α ν . O x . I 268, 12 · 55 T H d n . I 438, 7 = EM 624, 8 C h o e r o b . II 590
et 657 Z o n a r . 1451 A n . O x . IV 191, 6 et VI 416, 6 ( S c h . I l . V 531) · 5 6 T
P o l l . V I 19

50 1 ώχει] οΐχει Schneldew in.K nox « τ.άληος εν Bergk : πόλιος Ιν ί S t r . · 2 Τρη­


χείης] Τρηχέης Knox · 51 παραχρίσας] χρίσας P o l l v c i s Α · 5 2 μιν S c h . P l . : μην
S v i d . S c h . A r . · χαλΰπτει] -εις Bergk Knox · 5 5 Ιτίλησε EM C h o e r . : έτίλλησε
cett. testes

[3 9 ]
HIPONACTE

50

■ ■ ■y v iv ía detrás de la ciudad, en E sm irna1, entre T req u ia y


el prom ontorio de Lepra.

51

. . . untando después la q u illa de alq u itrán

52

. . . y lo tapa. «¿V en d es u n a v e fría ? » 2

53

. . . pero gritándose al punto unos a otros . . .

54

. . . la lech uza, m ensajero y heraldo de los m uertos . . .

55

O rinó sangre e hizo una deposición de b ilis.

56

. . . haciendo en la tapa un orificio con u n sifón delgado . . .

1 En el lugar donde se fundó la Efeso griega prim itiva, entre dos colinas; cf.
Estrabón 1. c. y Creófilo en Ateneo 361 C-E; además, K e il , Die Lage d er ephesischen
Smyrna, JOEAI, 1931, 33-3 5 y G. N e n c io n i , Ipponatte . . . , Barí 1950, 157 ss.
2 Según la creencia popular, con solo ver un avefría se curaba la ictericia ; por
eso el que vende este pájaro lo lleva tapado. De ahí la broma de Hiponacte.

[39]
ΙΠΠΩΝΑΞ

57 (5 3 D .)
σ τ ά ζ ο υ σ ιν ώ σ π ε ρ ε ί τρ ο π ή ιο ν σάκος

58 (5 4 D .)
καλειφα ροδινον ήδο καί λέκος πυροΰ

59 (5 5 D .)
προς τήν μαρίλην τάς φωΐδας θερμαίνων
οΰ παύεται w —;=;----

60 (5 7 D .)
στέφανον είχον κοκκυμήλων καί μίνθης

61 (5 8 D .)
έκρωζεν ή κύμινδις Ις λαύρην —μ

62 (5 9 D .)
έν ταμίψ τε καί χαμευνίψ γυμνο'ν

63 (61 D .)
κα ί Μ ύ σ ω ν , δν Ώ π ό λ λ ω ν
ανεΐπεν άνδρών σωφρονέστατον πάντων

5 7 Τ P o l l . X 75 · 58 Τ P o l l . X 87 Imit. P h o e n . 2, 2 · 5 9 Τ E r o t . p . 134
Kl. . 1 T Tz. AdAr.Pl. 535 E r o t . p. 96 Kl. · 6 0 T A t h . 49 D-E · 61 T
E . F l o r . p. 231 M iller · 6 2 T E .P l o r . p. 307 et 402 M iller · 6 3 T D.L. 1 107

5 7 ώσπερει τροπήιον] ώσπερ Ις τροπήιον Knox ώσπερ èx τροπηιου Bergk ■ σα'χος]


σάχχος Dobree a lii · 5 8 ρόδινον] 'Ρόδιον Knox · 5 9 μαρίλην] -λλαν Τ ζ. · φαηδας]
παίδας E r o t . φοΐδας Knox - 6 0 στέφανον Α τ η . def. Rupprecht : χαί στέφανον
Gaisford · 6 1 ή suppl. R eitzenstein · ές λαύρην] Ιν λαύρη Reitzenstein · 6 2
ταμίφ τε Knox : σταθ-μίψ Bergk ταμείω τε Ε. F l o r .2 μίφ τε Ε. F l o r . 1 · 6 3 C a l l i ·
m a c h v m auctorem suspicantur Brink Gerhard, obloquitur Pflster

[40]
HIPONACTE

.57

. . . gotean como el colador de un a prensa de vino.

58

. . . y esencia de rosas y u n cuenco de trigo.

59

No deja de calentarse a laS brasas las am pollas.

60

T en ían una corona de ciruelas y m enta.

61

La le c h u z a1 cantó en dirección a u n estercolero.

62

. . . desnudo en la alcoba y en la colchoneta.

63

. . . y M isó n 2, a q uien A polo proclam ó el más virtuoso de


todos los hom bres.

1 Se trata en realidad de un ave nocturna no identificada exactam ente.


2 M isón de Quene (en T esalia), labrador laborioso que Apolo consideró más
sabio que A n acarsls; fué contado luego entre los siete sabios (cf. Platón Protágoras
343 A y Diógenes Laercio I 106 s.).
ΙΠΠάΝ.ΑΞ

64 (6 2 D .)

χρόνος §è φ ε ο γ έ τ ω a e μηδέ ε ίς άργος.

65 (6 5 Β D .)

π ρ ύ μ νη ς ά π ’ ά κ ρ η ς έ ς θ ά λ α σ σ α ν σ π εύ δ ο ντες

66 (6 5 D .)

κούκ ώ ς κ ύ ω ν λ α ίθ α ρ γ ο ς ύστερ ο ν τ ρ ώ γ ε ι

67 (6 6 D .)

ο λίγα φρονέοοσιν οί χ ά λ ιν π ε π ω κ ό τ ε ς

68 (C hoi. Adesp. 1 D.)

Δ ύ ’ ή μ έρα ι γο να ικό ς ε ΐσ ιν ή δ ισ τ α ι,
δτα ν γαμίβ τ ις κ ά κ φ έρ η τ ε θ ν η κ ο ϊα ν .

69 (2 A D .)
w —v j —w σ η χ ίη ς ύπο'σφαγμα

6 4 Τ S t o b , III29, 42 ( A po st o l . XVIII 41 d ), qui D e m o n a c t i cuidam tribu it «


65 T Tz. h 11. A 314 Resp. L y c . 5 15 -1 6 · 66 T Tz. In. II. A 363 · 6 7 T
T z .1 In Hes. Op. 336 T z.8 InAr.Pl. 435 Tz.» In Lyc. 579 · 6 8 T S t o b . IV 22,
35 F (Pap. Berol. 9773) sub le m m a ti. . . ]λο[ . . . . ■ 6 9 T A th . 324 A

64 H e r o d a e dederunt M eineke et C rusius, poetae comico Sitzler · 65 o icsú S o v


τες] απένδοντες M aas · 6 6 λαίμαργος M asson : λά&αργοζ χρυφιοδάχτης Τζ. » 6 7
De A n a n i o auctore cogitault Knox · φρονεδοιν Schneidew in : φρονοόσιν Τ ζ. · 68
H ip p o n a c t i abiudicant Kock D iehl alii

[4 1 ]
HIPONACTE

64

. . . y n i un solo momento se te pase sin hacer algo.

65

. . . lanzándose (e llo s ) al m ar desde lo alto de la popa . . .

66
. . . y no royendo después como un perro que m uerde a
escondidas.

67

T ien e n poco ju icio los que han bebido vin o puro.

68

Dos son los días m ás agradables de la m u jer: cuando uno se


casa con ella y cuando la saca a enterrar.

69

. . . u n guiso de sep ia . . .

[4 1 ]
m nûNAS

70 (P. O xyrh. 2174, Fr. 1 + 65 A D .)

ώ ς[
ημ · [
<χνδ[ρ
ταρ . [
φ ερ ο [ 5
γρ ύ ζο υ σ . [
τον & s o ía j( iv ) έχ&ρον το ύτο ν ος κατευδ ο ό ση ς
τ η ς μ.ητραός έσκώ λεοε το ν βρύσσον
τυφλόν π [
καί χωλόν[ 10
Ώ θηνι κ . [
έπ’ ή σε π[
ίστησα . [

71 (Id., Fr. 2 )
] . λ . . λ . [
]α ρ ή λ θ [
> ·[

70-77 F P. O xyrh. 2174, Fr. 1 -8 · 70 7 -8 Τ Tz. In II. Α 118

7 0 »1 1 4 Edidit et restituit Lobel exceptis quae infra indicantur · 7 0 3 suppleui


• 7 τον Tz. P. O xyrh. auctore M aas : χαι P. O xyrh. auctore Lobel · &εοϊσ<ιν>
suppl. Masson

[4 2]
H IP O N A C T E

701

5 . . . así . . . varón . . . llev ar . . . g ru ñ ir . . . A m aldito de los


dioses, a ése que m ientras dorm ía su m adre, le saqueaba el
ίο e rizo 2 . . . ciego . . . cojo . . . O h A te n is 3 . . . por lo cu al a t i . . .
coloque . . .

71

. . . llegó . . .

1 Los fragmentos 70-101 pertenecen a un mismo rollo de papiro.


2 Sensu obscaeno.
3 En 11, a juzgar por el parágrafo y el cambio de tono, tal vez comience otro
yam bo; sobre A tenis, cf. Introducción, pág. 12. Lobel cree que 72 continuaba a 70
tras una pequeña laguna; 71 Irla, quizá, según él, a la derecha de 70. No es Impo­
sible que el ν . 1 ώς[ represente el comienzo de 9 5 ,1 5 ; asi, nuestro fragmento sería
la continuación de aquel. Pero no creo que su últim a parte fuera continuada por 72
que, al tratar de una hazaña de Odiseo, debe pertenecer al poema de 74-77.

[42]
ΙΠΠΩΝΑΒ

72 (Id., Fr. 3 + 41 D .)

κακ[
4
s,[
έπ’ ¡ αρμάτων τε καί θρηικίων πώλων
λ ε υ κ ώ ν συθεϊς κάτεγγρς Ίλίοο πύργων 5
èπjηvαρíσθη 'Ρήσος, Αΐνίων πάλμος
εσ . [
λο[
ωτ[

73 (Id., Fr. 4 )
] . . νλ[

Κ ··t
]Ιγώ δέ . [
]εντ . . . σ . [ 5
]φοιτώ δ[
]δ{έ)δοικα[
]κεϊνος δ’ [
δι]κα[ί]ως . . [
]αυρως[ 10
]ισαν μ . [
']··[]·[

7 2 4 -6 Τ Τ ζ. In 11. ρ. 65 Schlr. · 5 Τ Τ ζ. In II. Α 118

7 2 Fragmentum T ze tz a e huic loco pertinere cognouit Diehl · 5 oufkú; M eineke


: oet'ouç codd. · 6 Αΐνίων Brink : Αΐνείων codd. · παλμυς Schneidew in : παλαμας
unus liber β«σιλεός cett. · 7 3 7 et 10 legi et suppleui

[43]
HIPONACTE

721

. . . malo . . . partiendo en u n carro tirado por caballos blancos


5 de T racla fué m uerto Reso, re y de los enios, jun to a las torres de
Ilión . . .

73

. . . pero yo . . . visito . . . temo . . pero a q u e l. . . ju stam en ­


te ( ? ) . . .

1 El episodio de Reso es contado por Homero en Iliada X 434 ss. Los enios
son un pueblo traclo; pero Homero considera a Reso rey de todos los tractos (cf.
T en B r in c k , Philologus 6 (1 8 5 1 ) 38 s.).

[4 3]
ΙΠΠ9ΝΑΞ

74 (Id ., Fr. 5 )
ΟΔϊ[ΣΣΕ
·[
4
·[
75 (Id., Fr. 6 + 71 B.)

πολλήν |iapL^ V j άν&ράκων


] . ζω ν φύκι[α
] . v αυτόν οστις . [
]επεί τον ψωμό[ν
]έρεϋσι τήν γενή[ν

76 (Id ., Fr. 7 )

·[
έπ . [
:.. [
κεω[
xtv . [
αΰτ’ [
·Κ·[
77 (Id ., Fr. 8 )
σ —w— Κ]υψου . [w —σ — σ
σ —w — ]Φαίηχας[—σ — σ

7 5 5 cf. II. V I I 128 έρέων γενεήν

7 5 1 Τ E r o t . ρ . 96 ΚΙ.

7 5 1 E r o t ia n i fragmentum huic loco pertinere cognouit Diehl · μαριλήν] -λλην


E r o t ia n i C * 2 suppleui · 7 7 1 fort, huic loco pertinet fr. 136, ubi Lobel Kpu-
<poüv legendum suspicatur

[44]
HIPONACTE

74 1
ODISEO

75

. . . u n gran rescoldo de carbones . . . algas . . . q u ien le . . .


5 un a vez que el bocado . . . le p regun tarán sobre su e stirp e2 . . .

76

. . . él mismo ( ? ) . . .

77

. . . Calipso . . . a los feacios . . . navegó . . como Bú[palo . . . ]

1 Contiene parte del título y ei comienzo de un poema relativo a las aventuras


de Odiseo, sobre el cual cf. Introducción, pág. 16.
8 Parece referirse a cómo Odiseo, después de bañado por las esclavas y de
comer, cuenta su historia a los feacios ( Odisea, canto V I).

[4 4]
ΙΠΠΩΝΑΞ

σ —v,» ]έπλο'ωσεν[ —σ — σ
σ ] . σιος ώσπερ Βοό[παλος c¡---- σ
σ ] . το φρενώλης τ [ —>->—σ ---- σ 5
ήλ]θεν διδάξων π[ — ^ ---- σ
σ —]ο χορσιπι[—ν->—c ¡---- c¡
c¡—1<->]λοκρον τ [ —w —σ — o
— τ η ς [ .....................................
..................... ]ενειδ . [ ................................ 10
..................... ]άλλα · τ [ .............................

78 (Id., Fr. 9 + 10)

σ —]ς δε χ [—ο —^ —ο — ο
C/—]τΐ Τθ[ν5—^ —c>---- ο
σ]ομβρο[>-'—w —ο ------σ
κ]εΐνος γι [ — c— σ
ώσπερ χρογώ[ν σ — σ ---- σ 5
ΰ]πέαχι καί μίν[θη w —ο — σ
ώσπερ Κίκων ά [—<->—c ¡-----σ
c ;—]έδϋσφήμει χ[ε] κα[ΐ c;------ c;
ο ]α ς μαριλήν άνθ·ρ[άκων σ ----- ο
c;—]ς δέ κ[α]ί πυρ οΰκ έσερχε[—]υρρ [σ 10
c¡ ά]θ·ερίνην ές Καβίρ[ων ο'ί x . [ σ

7 7 7 χορσίιαον Τ ( H s c h . s . u .) · 7 8 F P. O xyrh. 2174, Fr. 9 + 10 una cum


nouo fragmento (cf. Οχ,Ρ, X IX , p. 150)

4 suppl. Diehl · 7 8 rest. Adrados uíam m onstrault Lobel · 3 βχ]ομβρο[ς Lobel


• 4 κ]εϊνος Adrados · γι[γαρτ: Diehl · 5 suppl. Diehl · 6 υ]πέατι suppl. Lobel
■ μίν&η suppl. Diehl (μινθ-η) · 9 fort, κέας siue βλέψος · 10 fort. όμ ώ ]ς. . . Ιαέρ-
χε[ται icjuppov sed etiam nomen proprium hic latere potest · 11 á]&eptvr¡v Lobel
« Καβιρ[ων suppleul

[4 5 ]
HIPONACTE

5 con el ju icio perdido . . . fué a en señar . . . tubérculo de loto . . .


10 otras co sas1 . . .

788

5 . . . aq u el . . . como habiendo com ido . . . con un a lechuza y


m enta . . . ig u al que C icón . . . pronunciaba palabras de m al
agüero y . . . al (m irar ?) las brasas de los carbones, (d e ig u al
ío modo ? ) no se acerca al fuego rojo8 ( ? ) . . . una sardin a y un cítaro
a los C abiros que . . . en el m es T au rió n 4. Y yen do a casa . . . m oras

1 Se habla de cómo Odlseo llegó a l país de los feaclos y Ies relató sus aventuras.
2 M e parece evidente la unión de los fragmentos 9 y 10 de P. O xyrh. 2174
(éste últim o completado en Ρ. O xyrh. X IX , p. 1 5 0 ); y a Lobel señaló que 10 iba
a la derecha de 9, pero no fijó la unión. El contenido es obscuro, pero parecen
ciertos los siguientes puntos: a ) en los vv. 4 -6 un individuo nos es descrito cele­
brando cierto rito, posiblemente adivinatorio, en el que entran una lechuza (cf.
fr. 54) y una corona de menta (cf. fr. 6 0 ); b) en 5-10 su conducta es comparada a la
del sacerdote y adivino Cicón (cf. p. 29, n. 2) que, al parecer, no gustaba de hacer
sacrificios para adivinar el porvenir o los hacía de mal agüero; c) de 10-12 se des­
prende que nuestro personaje tampoco hace sacrificios y, en cambio, envía a loa
Cabiros ( ta l vez por ser dioses de la navegación; a ellos estaba consagrado el
πομπϊλος, cf. Ateneo 283 A ) una sardina y un cítaro, pez del que sabemos que
estaba consagrado a Apolo y que no podemos identificar. A continuación (v v . 13
ss.) se describe una ridicula ceremonia de la víctim a de Hiponacte, cuyo signifi­
cado se nos oculta. El escupir tres veces en el seno (v . 1 5 ) tiene por fin el evitar
la envidia o castigo divino (cf. Calimaco 687 Pfeiffer, Teócrito VI 39 etc.).
c Parece hablarse de προμαντεια o adivinación por el fuego del sacrificio.
4 Según una inscripción (en D ittenbercer, Syll. Inscr. Graec.3 5 7 ) en este mes
comenzaban en M ileto los sacrificios en honor de Apolo Delfinio, que lleva el so­
brenombre de un pez. No podemos decidir si el hecho de que el cítaro estuviese
consagrado a Apolo es mera coincidencia o si esta atribución a los cabiros de cosas
relativas a Apolo tiene su razón en el argumento del poema.

[45]
ΙΠ11ΩΝΑΗ

τόν Τ [αυ]ριώ να μήνα κα[ί σ κί]θαρο[ν


ί]λ θ ώ ν δ’ Ις οΙ[κο]ν σιικάμινα δ [ . .]χ [
καί τώ κιμαίφ τό ν [^ ] ρίνα φοινίξ[ας
έχιχτύσας τρις καί τ['_>—ο ---- σ 15
ά ]χ ’ ώ ν Ιδέψατ’ ώσ . [ σ — ----
____ ]νδ’ é [ .......................................................
............ ] · ί .......................................................

79 (Id„ Fr. 11 + 26 D. + IV, 9 D .)

...................................................................] · · [ ·
o — σ —w — ά]λοιασθα[ι
σ — w τ ή ]ς άνοιΐης ταύτη[ς
σ —<-<—σ τή ]ν γνάθον χαρα . [ —σ
σ —«-«σ] · κηρίνους έχ ο ί[η σ σ 5
cr—w —σ ]κ ά ν ετίλ η σ ε [—σ
c ;—w —σ]χρυσολαμ χετφ ράβδιρ
C-— σ — ■ v έγγΰς έρμίνος
Έ ρμης δ’ ές Ί π π ώ ν ι ακτος ακολουθήαας
σ — σ το]δ κυνός τόν φιλήτην ίο
σ —w —ο ] ώ ς Ιχιδνα συρίζει
ο —^ Ί χ χ ώ ν ]α ξ δε νυκτί Βο6[χάλον
σ —w — Μαια]δε6ς κατέσκηψ[ε

14 χιμαίφ Τ (H sch. s. u. χιμαός) · 7 9 - 9 1 F P. Oxyrh. 2174, 11-23 · 7 9 5


Resp. (P l. Leg. 633 D ) · 9 T Hdn. II 1249 Lenz

12 T[«u]piûiva suppl. D iehl · χα[ί . . xt]fktpov suppl. Adrados · 13 suppl. Diehl


(sed Ιλδ-ών Lobel), qui σαχάμινον tem ptauit non adhibito fr. 10 L. · 14 fort. τόν[Β$ :
ιόν legit Diehl · 16 suppl. Adrados : u]it’ Diehl · 7 9 3-4 expi. Diehl qui ita-
ραπ[ληξ- tem ptauit · 9 8’ Ις Ίππώναχτος Lehrs in Hdn. 1. c. M asson : δέ Σ ψώ -
ναχτος codd. · 12 Ίππών]αξ slue Σιμών]αξ Diehl · Βοΰ[παλον M asson : βου[τ:λήγι
Diehl

[4 6 ]
HIPONACTE

15 y con el jugo . . . tiñéndose de rojo la n ariz y escupiendo tres


veces . . . se la frotó hasta que . . .

79*

. · . golpear . . . de esta in sen satez . . . en la m andibula (d ió


5 u n p u ñ etazo ?) . . . hizo blandos como la cera (lo s c o ra z o n e s?). . .
y arrojó excrem ento . . . con su caduceo resplandeciente por el
oro . . . cerca del p o ste2. Y H erm es, siguién dole a la casa de
ío H iponacte, . . . al lad ró n 8 del perro . . . silb a como una v í­
bora . . . [H iponacte] en la noche a [B úpalo . . . ] . . . el hijo de
M a y a se lanzó . . . dudó ; y al engañador . . . gran d e4: a una

1 Fragmento de Interpretación m uy difícil. En 2 -8 aparece una lucha uno de


cuyos protagonistas es seguram ente Hermes, aludido en 7 y 8 y mencionado en 9;
o, más probablemente, es sólo un au x ilia r: cf. fr. 4, 2 -3 . De este fragmento y del
V. 11 puede deducirse que la lucha citada tuvo lugar para reducir y alejar al perro
guardián : una cosa parecida hizo Héraclès con el Cerbero. Hermes aparece, pues,
como protector de un ladrón y a esa protección se refiere el epíteto de «estragulador
de perros· que se le aplica en 4, 2 ; a l estado lam entable en que queda el perro se
refieren nuestros versos 5 -6 . Luego, el ladrón y Hermes entran en casa de Hipo­
nacte (v v . 10-16), que se los encuentra; pero no podemos ver qué ocurre entonces.
El v. 13 dem uestra, si está bien completado, que el ladrón o visitan te furtivo es
Búpalo. Tampoco podemos ver el esprit del fin al: Hiponacte (?), posiblemente tras
poner en fuga a Búpalo, va a la taberna de Metrotimo —donde quizá se había re­
fugiado aq u él— y le encuentra barriendo con plantas silvestres (para disim ular?).
8 No dudo de que aquí se hable de una aparición de Hermes, que es p rim iti­
vam ente el «dios del montón de piedras· (Ιρμαίον, Ιρμαξ; cf. N il s s o n , Gesch. der
g riech. Religion I 474 ss.) y se sim bolizaba por un pilar erigido en medio de él: este
p ilar es, me parece, la έρμίς de nuestro pasaje (en otros testimonios es «pie de una
cam a»). Junto a él se aparecería Hermes al ladrón.
8 O «engañador»; debe de ser la mism a persona de 14.
4 O, tal vez, «pequeño» (H eslquio vacila sobre la traducción).

[4 6 ]
ΙΠΠΩΝΑ3

σ - έμερ]μήριξε · τ φ δέ κ[η ]λή [τΐ 0


σ —\j—σ ] ξ TOxûv. ' μϋΐαν . [ ---- σ 15
δ δ’ αύτίκ’ έλ&|ών συν τριοϊσι μ ^ ρ τυσ ι
δκοϋ τόν Ιρκιν ό σκοτος καπηλεύει
άνθ·ρωπον ευρε τήν στέγην οφέλλοντα
— où γάρ παρήν δφελμα — -πυθ-μένι ατοιβής.

80 (Id., Fr. 1 2 ) 81 (Id ., Fr. 1 3 )

έγ]ένετο κα[ ] ··[


ή]συχος μ[ ] . urn % . [
ήλ]είψαθ·’ ή[ ]*¡t*EV[

82 (Id., Fr. 14)

σ —v-’Joíov Στρύμ[ονος σ — σ
c¡ κυσ]οχήνη π ο λ λ ά [σ — σ
έ]β ηξε καί σαρων[ίσας —ο
προς τή ]ν σελήνην εΐ[π ε —σ — σ

14 χηλήχη Τ ( H s c h . s . u.) · 15 παδνι Τ ( H s c h . s . u.) · 16-19 T Tz. Ad.L yc.


579 e t 1165 · 17 T Tz. AdAr.Pl. 435 · χαπηλεύει T ( H s c h . s . u . ) · 19 ο φ ε λ μ α
T ( H s c h . s . u . ) · σ τ ο φ ή T ( H s c h . s . u . ) · 8 0 - 1 0 1 F P . O xyrh. 2 1 7 4 ,1 2 -3 3
(c f. e t i a m Ox. P. X IX , p . 150 s.) · 8 2 2 χυαοχήνη T ( H s c h . s . u . ) (P h o t . p. 192,
1 8) · 3 T c f. H s c h . s . u . σαρωνίζω

14 κηλήτη Π suppl. L. : χηλήστη H s c h . · 15 Ç Π : ς II»u fort. Ίππα>να]ξ · 16


μάρτυαι] -upoi Buttm ann · 17 ôxou Tz. adA r. : ôjcou T z. a d L yc. · 18 εδρε] ε&ρών
u. 1. · 8 0 3 suppleult Adrados · 8 2 1 Στρύμ[ονος ρέεθρ’ άγνοδ Diehl · 2 Xüojo-
χ ή ν η Lobel · πολλά[χις αχώρ εχτίλλ- Diehl · 3 ε]βηξε Lobel : έξέ]βηξε D iehl ·
σαρων[ίσας 'ήΐ!) Diehl : fort. σαρων[ίδας · 4 προς τή[ν Diehl · εΤ[πε Adrados : εΤ[δε
dubitanter Diehl

[47]
HIPONACTE

15 mosca . . . Y él vino inm ediatam ente con tres testigos allí donde
la o b scu rid ad 1 vende vino y encontró que barría el cuarto con
tallos de pim pinela, pues no había escoba.

80 a

. . . se hizo . . . tran quilo . . . se untó de aceite . . .

81

828

. . . como del Estrim ón . . . la degeneración m uchas . . . tosió


[y riendo . . .] hacia la lun a [d ijo 4 . . .

1 «La obscuridad» es, supongo, el mismo personaje, enemigo de Hiponacte, del


fr. 72 D.
8 Parece provenir de un lugar próximo a 79, a la Izquierda (Lobel).
8 Parece provenir de un lugar próximo a 79, a la derecha.
4 Imposible obtener un sentido aproximado. S i χυαοχήνη tiene su sentido pro­
pio de δόρυπρωχτία, al que alude la traducción, el v. 1 representarla una compara­
ción con el estuario del Estrimón y a ello se referiría quizá ααρωνί[δας (πέτραι îià
παλαιοτητα χεχηνυϊοι es la primera traducción de H esiquio); pero χυαοχήνη significa
tam bién «trabas, atadura» y en σαρωνι[ puede ocultarse el verbo σαρωνίζω «reír»,
como propone D iehl y hace más aceptable la sin tax is del fragmento.

[4 7 ]
ΙΠΠΩΝΑΞ

83 (Id., Fr. 15)


[υν.[
]·<[
Μ
]« « [

84 (Id., Fr. 16 + 63 D .)
w j (OVO{—O — —O O
.] . λ ’ ήλθεν o . [ σ — σ — ο
,]είο υ [.] ά κε σ[ ο— w---- c¡
γ]ληχώνος —[ σ — w — σ
κ]α'ι μ’ ειρεθ’ ó[ c; — σ ----- σ 5
είπασ . [ — w— ---- C/
κού 8t[v->—σ — σ ——σ
ά λλ’ ëç τε γ υ [ σ — w ---- ο
χαμαί ’πι φ[ —σ — σ ---- ο
έκδύντες ά [ σ — σ — σ ίο
έδάκνομεν τε xdcp[w—σ ---- σ
διέκ θυρεών βλε[π—w —σ ----- σ
μή ήμέας λαβ[—ζ>—w—σ —
γυμνούς έρυ . [¡^ —^ —c?----- w
Ισπευδε δ ημ[ σ — w ---- σ 15
έγώ δ’ έβίνε[υν —«-<—σ ----- σ
έπ’ άκρον ε λ κ ^ ν ώσπερι άλλο^ντα ψύχων
κλαίειν κ ελ εύ[σ —<->Βού]παλο[ν —ο

8 4 17 Τ Η ερ η . 17 C S ch.H eph.B, 269 C

8 4 8 γυ[μ.ν Diehl · 9 ’πιφ’ Lobel : Ιπιφ’ Π Ιτπφ[&υζ Diehl ■ 16 έβίνε] έβείνβ


Π · 17 !π ’] εις Η ε ρ η . · ψύχων testes : ψήχων Knox άψυχον M aas

[4 8]
HIPONACTE

83

841

5 . . . llegó . . . curar . . . del poleo2 . . . y me preguntó . . . di-


ío cien do . . . y no . . . sino que hacia . . . en el suelo . . . desn u ­
dándonos . . . m ordíam os y . . . m irando a través de la p uerta . . .
15 n os sorprenda . . . desnudos . . . se apresuró . . . y yo me estaba
u n ien d o a e l l a . . . arrastrando hacia el extrem o, como el que pone
a se c ar8 u n chorizo ( ? ) . . . m andando al infierno a . . . Búpalo e

1 Hiponacte es sorprendido por alguien (Búpalo ?) en una situación compro­


m etida con una mujer, seguram ente Arete, la am ante de Búpalo.
2 Es dudoso si efectivamente Hiponacte se refiere a esta planta, sin duda por
sus virtudes m edicinales ; o si, más probablemente, se trata de una alusión obsce­
na (γλήχων designa una vez el Ιφηβαΐον según Suidas s. u.).
3 T al vez ψύχων esté corrompido como quiere Diehl.

[4 8 ]
ΙΠΠΩΝΑΞ

κ[αί] μ ’ αύτίκ’ έξ[εω]σεν έκδεχ[---- ο


και 8ή V i τοΐς εργοισιν εΐχόμ[ην 20
εγώ μέν ω σ [π ερ ..................... ]ονίς τ ι [ .............
σίρά]ζειν ΰπέ . [ ............ ]<ραλ[................ · . . .

85 ( I d ., F r. 17)

a b C

] . π [
] · η σ α [

]ά π α λ λ α χ δ · ε ίς |
Μ

]ρ ε . κ ω ς[ ] . ω ν χ λ α ίν α ι
4
]ά σ ε β ή ς . [ ] . . . . νεσ φ ε[
] · [
]π α καί κα[
] · [ ί · 4 · Μ

]ά τ ε λ [ ]ιπ [.]ΐτ ε ν [ ]υ λ ο ς κ α θ ·[

] χ ' [ . . ] ω . [ ]ς · έκ δέ τ [
] ή τ ε ;[

] κ ά ν 9 · [α ρ ο ς έ ]ξ ε δ ίφ η σ [ε

]ο υ κ α [ ]κ ε . . f

] Μ
]σ α λ [ 10

86 (Id., Fr. 18) 87 (Id., Fr. 19) 88 (Id ., Fr. 2 0 )


].[.]α«ς[ ]λ ε λ [
] · · Λ[
]τ ιλ ή σ α ς βμ [ I'M ]θ ρ ι . [

π ]ε ρ ιτ ρ ώ γ ω ν · [ ]τ έ ν ω [

]< ρ ω λ ε ί[

19 Ιξ[έω]αεν suppl. D iehl. · 20 suppl. Adrados · 21 suppl. D iehl · 8 5 8


suppl. Adrados · 8 6 2 β Π : a IIsu

[4 9 ]
HIPONACTE

20 inm ediatam ente me apartó y de . . . y así fu i cogido infraganti.


Yo como . . . degollar . . .

■ ' 851

a: . . .incom pleto ( ? ) . . . g u iar ( ? ) . . . escarabajo . . .


b: . . . im pío . . .
c: . . . separándose . . . del manto . . . y . . . y de . . . frotó . . .

86

. . . arrojando excrem ento . . . royendo alrededor , . . cue­


vas . . .

878

88

1 La situación relativa de estos tree fragmentos está fijada verticalm ente, pero
no horizontalm ente; a y b pueden tocarse (Lobel).
2 Un escolio bajo la últim a línea de 87 dice «nombre de hetera·, lo que indica,
como afirma Lobel, que el nombre en cuestión aparecía en la línea siguiente, per­
dida para nosotros.

[49]
mnUNAâ

89 (Id., Fr. 2 1 ) 91 (Id ., Fr. 2 3 )

] οσα ς « .[
]ν· ··[
]ω λ η κω[

Φ[
κοϋ[

]· ό λε [

] au . [
]σα ΤΜ . [

] κα[
1 5 να [

] ¿4
]οο άπ[

]' εσ[

92 (Id., Fr. 24 + P. S. 1. 1089 + Tz. Ad II. A 275)


η&δα δέ λυδίζοοσα · ' βάσκ[ι κόρλαζε]
πυγιστί τον πογεώνα ·παρ[πάγψ βδσον '.
Καί μοι τόν όρχιν τής <ραλ[—σ ---- σ
κ]ράδΐ[] συνηλοίησεν ώσ[περ φαρμακψ

9 2 F P . O xyrh. 2174, 24 (c£. etiam Οχ. P. X IX , p. 150) + PSI 1089 Imit. P etro-
n iv s , Satiric, c. 138 · 1 β ά σ χ ει χ ό ρ λ α ζβ T ( H s c h . s . u . βαακε π ικ ρ ο λ έ α , βα'στι ζ α -
χ ρ ο λέα et χ ρ ο λ ία ζ ε )

91 5 fort, exstat hic initium fragmenti 66 » 9 2 primum edidit et suppl. Coppola


° 1 βα'αχ[ι κορλαζε D iehl ex H s c h . : βασκ[ε πιχρολέα Vogliano βάστ[ι χρολέαζε
L avagnini βασχ[ε νδν θ-δσσον Latte · 2 παρ]παγω βΰσον Latte : παρ]Θ·ενεύοϋαα
Coppola V itelli · 4 χραδη συν- Lavagnini Lobel Diehl : χραδηαιν Lavagnini χρα-
δησον- Π · ώο]περ φαρμοίχψ Coppola

[5 0 ]
HIPONACTE

89

90

91'

92 s

. . . y habló en lid io : «ea, deprisa, e a la len gua . . . de los


pederastas [m étele un cerrojo] en el trasero ». Y con un a rama me

1 Es posible que 91, 5 deba completarse con 66.


2 Este fragmento, publicado por Coppola en los P. S. I. y atribuido general­
mente a Hiponacte, se ha confirmado que pertenece a nuestro autor al aparecer un
pequeño trozo en el P. O xyrh. 2174; los vv. 10-11 han quedado completos gracias
a un hallazgo de M asson en el códice de Cambridge del comentario a la Iliada de
Tzetzes. La interpretación definitiva (perfeccionada con algún detalle gracias al
descubrimiento de M asson) fué dada por L a t t e , Hipponacteum, Hermes 64 ( ’2 9 )
384-88, quien comparó la im itación de Petronio citada en el Aparato de Referen­
cias. Se trata del más obsceno y repugnante pasaje de nuestro autor y, quizá, de
la literatura griega. Una mujer, ayudada por una esclava lidia, practica una doble
operación para devolver la v irilid ad a la persona de que se habla : ella le golpea
con unas ram as y la esclava actúa con un cerrojo de puerta, provocando una esce­
na repugnante. Los escarabajos atraídos por el m al olor son los que echan abajo la
puerta de la casa. Es fácil, que, como opina Diehl, la protagonista sea Arete y el
que habla (caracterizado como un fármaco), Búpalo.

[501
ΙΠΠΩΝΑ2

έ]ν τοϊς διοζίοισιν Ιμπεδ[ωθέντι.


Κ αί δή δυοϊσιν Ιν χο'νοια[ι---- ^
ή τε κράδη με τοΰτέρωθ[εν εκνιζεν
άνωθεν εμπίπτουσα · κ [ ώ ο -----σ
παραψιδάζων β ο λ β ίτ ψ [ σ — σ
Ώ ζεν δέ λαόρη · κάνθαροji δέ ροιζεΰντες 10
ήλθον κατ’ οδμήν πλεϋν^ες ή πεντήκοντα.
Τών ο'ί μέν έμπίπτοντε[ς —σ -----σ
καχέβαλον, ο'ί δέ τοΰς οδον[τας ώξυνον
ο'ί δ’ έμπεσο’ντες τάς θύρα[ς κατήραξαν
τοϋ Π ϋγέλησι[—w —ο ---- ^ 15
[. . ]κυσσόν ο[ά[περ π]άροιμο[---- ο
[ · · ·]ω ίη ν μ [ ........................................
...........' • • • • Μ .................................

93 (Id., Fr. 2 5 )

] . êv δέ . [
]δεν · αλλά μ[
] ............. . [
]προφο[
]ν · ήδε μ [ 5
] ·W Í
]σχ[

10-11 Τ Tz. In II. A 275

5 Ιν τοΓς Diehl : ποις legit Coppola, unde τυ]ποις Latte κο']ποις Lobel qui tamen
τοις praeferendum esse censet · Ιν τοΐς διοζίοισιν ] Θ-ρ]ίοισιν οξίοισιν Lavagnini ·
Ιμπεδ[ω8-έντι Knox : Ιμπεδ[έως Seiνή Coppola Ιμπεδέως ραγδην Latte · 6 πόνοισ[ι
καμνοντα Coppola Latte · 7 suppl. Coppola · 8 χώ Knox : κάνθ-βν ό πρωκτός (κοσός,
ορρος) · 9 παραψιδαζων ] παρ’ άψΐδ’ α ζ ω ν Lavagnini · [μ’ άπεπνιγεν Coppola · 13
οδόν]τας ώξυνον Coppola Knox ■ 14 θ·όρα]ς κατήραξαν Coppola · 16 suppl. Diehl

[51]
HIPONACTE

5 golpeó m is partes como a [u n fármaco sujeto] en una horca. A sí


(s u fría ? ) una doble tortura, pues la ram a me arañaba a l golpearm e
desde arriba y el . . . chorreando inm un dicia (m e asfixiaba ?). O lía
10 el trasero: y más de cincuenta escarabajos llegaron al olor cantando.
U nos de entre ellos, lanzándose . . . echaron abajo; otros se afila­
ban los d ien tes y otros aun, después de su invasión , [rom pieron a
is golpes] las puertas, del . . . de P ig e la 1 . . . el ano como un v eci­
no ( ? ) . . .

93

. . . y en . . . ; pero . . . de la . . . ésta me . . . alrededor . . .

1 Pigela es una ciudad de Jonia próxima a Efeso; su nombre da lugar a un


equívoco sucio y, sin duda por ello se la menciona aquí. Los antiguos lo explica­
ron diciendo que en ella los soldados sufrieron πυγαλγία (Estrabón X IV 1, 2).

[51]
ΙΠΠΩΝΑΞ

94 (Id., Fr. 2 6)

Μ
]εσμ[
jp o v [
]μβ . [

95 (Id., Fr. 27 4- P. O xyrh. 2323 + 130 B. + 13 D.)

]·]
]ήσαιτο κα[
] . Βουπάλψ . [
Βο]όπαλον[
] . o . τόν κ[ 5
]αλλος αλλο9·εν[
]έλ9·όντες . [
] . υωντες τε καλ[
x LαpεκvημoûvτJO
]ω ν[ ] . σι . [ 10
]ηκεβ[
]ατεΐλ . [
]αύτίκ’ έ . . [
]ητεσ’ έγγύ[ς
ώς οί μέν άγέι Βοι^οχάλψ καατηρώντο 15
]δεϊμα . [
]τ°τ [

96 (Id ., Fr. 2 8 )
]....[
] £vj [

95 F P. O xyrh. 2174, 25 + P. O xyrh. 2323 9 T Tz. In II. A 79, 20 · 15 T


T z.1 JnL yc. 436 T z.2 Chii. X III 321

[5 2]
HIPONACTE

94

951

. a Búpalo . . . a Búpalo . . . al . . . cada uno desde un


lado . . . vin ien d o . . . y . . . llegab an . . . inm ediatam ente . . . cer-
ca . . . A sí unos m aldecían al crim in al Búpalo . . . miedo . . .

96

1 Sentido no claro; pero evidentem ente se trata de que una m ultitud de gentes
se congregan alrededor de Búpalo y le m aldicen.
Ι ΠΠΩΝΛΞ

97 (Id., Fr. 29)


« . [

98 (Id., Fr. 30)


] .. .[
]r o>[
]&αστ[
] . ωσπ[
]αιγο[
]βιν[
] . δυσ[
]σοδ[
] ' · » ■ ρ[

99 (Id., Fr. 31)

■[
to . [

100 (Id., Fr. 32)


](ov[

] · ?pk 4
] . εκρο[
]εο μ ν[
]ασκόν[
ϊ]κ ε ιτ ο [
] · ωρος . [
]··'[

100 6 suppleui

[53]
H IP O N A C T E

971

98

99

100
. , . odre ( ? ) . . . yacía ( ? ) .

1 97 es quizá de un lugar próximo a 78 (Lobel).

[53]
ΙΠΙΙΩΝΛΞ

101 (Id., Fr. 33)

]···[
]α ίρ ει[
] . ησο . [
]νη θ . [

]«·[ ■
]αι

102 (P . O xyrh. 2175, Fr. 1 + 18 D.)


c¡— σ —<-»—σ —] κ η [ λ ] ε ϊ ς
ο —^ —Ο —U —ο ] κ ( ο τ ι λ λ η
σ —w —g —w —ν ] ά χ ο χ ν ί ξ η
σ —' -' —σ — σ ε]ύμ .η κ έω ν
σ —w —σ — ] ν [τ]ό [μ ή ]νυτρ ο ν 5
σ — σ —^ α ] λ λ ο τ ι π [ ρ ] ή σ σ ε
w— σ —'- ’ ] α ύ χ ε ν ο χ λ ή γ α
c; — σ —' -, ] ς ά ν & ρ [ ώ ] χ ο υ
σ —w —σ —<-> χ υ ] κ τ α λ ί ζ ο υ σ ι
σ π ο ν δ ή τ ε κ α ι σ χ λ ά γ χ ν ο ι ^ σ ι ν ά γ ρ ι η ς χο ίρ ο υ 10
c ¡ —w —σ — ]6 δ ρ ο ν έ ν Λ ε ρ ν η
k j— kj—kj κ ]ά ρ κ ινο ν σ υ ν έτρ ιψ ε
C7 - V J —σ —'-> ]ν εσ θ α ι φ ι λ ή τ η ν
w —c — ]κα τηρή σθα ι
- σ —<u- -]<ρρονα χ [ —σ 15
-XD — '-J- - ] τ β ρ η ν . [ - σ

·] · ων · ι ..........................

102-103 F P. O xyrh. 2 1 7 5 ,1 - 2 · 102 10 Τ Ατη. 375 C

102 1 suppl. Diehl · 4 legit et suppl. Diehl · 9 πυ]χταλίζουσι Lobel νύκ]τα 8’


ίζουσα Diehl

[5 4 ]
HIPONACTE

101
. . . coge ( ? ) . . .

1021
. . . incitas con halagos . . . c h a rle 2 . . . ah o gue3 . . . grandes . . .
5 el prem io por el m ensaje4 . . . h acía otra cosa . . . herido en el
cu ello 5 . . . de u n hom bre . . . lu ch an . . . con una libación y las
lo entrañas de u n jab alí h em b ra6 . . . la h idra de Lerna . . . aplastó
al can grejo 7 . . . lad ró n 8 . . . haber m aldecido . . . C icón . . .

1 Lobel y D iehl han puesto en. claro en sus ediciones respectivas que aqui
Hiponacte hablaba de varios de los trabajos de H éraclès; lo que no queda claro
es en concepto de qué entraba en un p o e m a de esta naturaleza el adivino Cicón
(v . 18), de quien se burla Hiponacte en repetidas ocasiones.
2 Diehl cree que Hiponacte se refiere aquí al engaño de Hera consistente en
adelantar el nacimiento de Euristeo para que Héraclès quedara a su servicio (cf.
Iliada X X I 103 ss.). M ás bien veo aquí unas palabras Iniciales de Hiponacte a
Cicón, que introducían no sabemos cómo el*relato de los trabajos de Héraclès.
s Se refiere al león de Nemea, ahogado por Héraclès, y a sus inútiles flechas
(D ie h l); o, mejor, a las serpientes ahogadas por Héraclès en su cuna.
4 Se refiere evidentemente al mensajero de Euristeo, Copreo (Iliada X V 639 s.).
5 Tras la indicación de que Héraclès comienza un nuevo trabajo, se cuenta
aquí el de la muerte de la hidra o, mejor, puesto que a ésta se alude en v. 11, el de
la muerte de Gerión. Tanto la hidra como Gerión tenían varias cabezas, que H éra­
clès cortó.
6 El jab a lí del Erimanto? No se ve claro el sentido de los dos versos prece­
dentes.
7 Se refiere al cangrejo gigantesco matado por Héraclès, a quien había mordido
un pie (cf. P aníasis, Heracleia 3 ). El cangrejo ayudaba a la hidra en su lucha
contra el héroe.
8 Se refiere al robo del Cerbero, otro de los trabajos de Héraclès.

[5 4 ]
IIIHSNAH

......................... ]Κίκ<»ν . . [ .....................................


.........................] . ε τ η ν . o . [ ..................................
................................. ] . ναι . . [ ...................... 20
........................... Ι'^ομ · [ .......................
........................................... · · · ] · > ! ............................
..................................... Μ .....................
103 (Id., Fr. 2 + 17 Knox I
θ ]λ ά σ α ς τον το ά χ [η λ ο ν
σ —^ ] ν έ ς Μ ίλ η το ν , έ ξ ε κ [ — ο
σ — Λ ά δ η ]ν νη σίδα τ ε ρ μ α τ ιζ [ —ο
σ —«->—]ς σ φ ιν κάγοοή χ ε π ο [ίη τα ι
ο —w —]νο υ κοι . η κ . . ε ιτ [ —σ 5
σ —w —σ ]ή σ α ν τ & καί δ . . . α π ρ ο [—ο
έγ]γί>ς [ τ ] ή ς ί)α λ ά Τ [η ς ] α ι [ - σ
G —<->—]εί>ς κ [α ]ρ κ ίν ω κ . . η ρ α [ ο
σ —ν^ ]ν ίε ρ ε υ [. . ] ν . ρτ . . κ α τ [ —ο
ο — μ α ρ ιλ η ν ] ά [σ ]β ο λ ο υ κ α σ ιγ [ν ή τ η ν 10
ο —<->—ο π α σ ι χ α λ η φ [ά ]γ ο ν ',^ ρ ό μ φ ιν
..................................................]κ ό ν α [ ..............................
.........................................................1σ γ ΐ ...........................

103 11 Τ Phot. 401, ί · γρ&μφις Τ Evst. CV. 1^52, 12

103 1 Η]λ«σας témptaui · 2 πριν r¡Kfto]v Diehl fortasse επλευαε]ν · 3 άχρης Λά-
ϊϊ;]ν . . . [oùarfi D/eh! · 4 vDv οή θ-έμι]; . . . [ιηται Diehl · 6 χαταν]ήσαντο Diehl *
. Τ [ή ς ] Latte : τ . . Il · 8 fors, /.ατηρ άτο . 9 ϊέρ ευ [σ ε ? ί= ρεϋ[σα]ν Diehl · 10
ttoam v χ τ λ . Diehl. : μ«ρΓ/.τ(ν ¿ ο β ο λ ο ί κ α σ ιγ ν ή τ η Lobel

155]
HIPONACTE

1031

. . . estrangulando . . . a M ileto . . . a la islita de Lada, que


5 forma el lim ite . . . y han reunido la A sam blea . . . cerca del
m ar . . . al cangrejo . . . sacrificó ( ? ) . . . las brasas, herm anas de
io la ceniza . . . a la cerda comedora de mijo . . . al perro . . .

1 Creo que trata de los trabajos de Heracles, al igual que el fragmento anterior,
trabajos que Hiponacte ponía en relación con M ileto. H ay alusiones al león del
Nemea (v . 1), al cangrejo de Lerna (v . 7 -8 ), al jab alí del Erimanto y su sacri­
ficio (v. 9 -1 1 ) y al Cerbero (v . 12). La referencia al Zeus Osagoa de I09 carios,
de que habla Diehl, pareció ya inverosím il a M asson, REG 66 ( ’5 3 ) 409. H ay
varias aventuras de Heracles localizadas en A sia M enor: la lucha con las A m azo­
nas, la construcción de las m urallas de Troya, la esclavitud a que le sometió
Omfale (en L id ia!), el episodio de los cércopes . . .

[5 5]
ΙΠΠΩΝΑΞ

104 (Id., Fr. 3 -4 + 19 D. + 40 D.)

.................................... ! · · · [ · ·
.................. ................. ] · . ζ * ν [
- '. v - ■w—σ ]τεγρ αψ[ε
........................................] · Pou
........................................] · [ · ] · · ■ 5
............................1 · 06
— σ —w —ο —]ρρήσσων
—w —σ — σ ήρ]αασε
—ο —ο — σ —] i oû
—w —σ δακ]τόλοας μεταστρέψας · 10
—w —σ —^>]ος τε καί ρΓόδην
—w—]ψων δ’ αΰχόν άσκαρίζοντα
V-/—w ]v έν τή γαστρί λάξ ά[χώ]ρου[σ]α ·
σ — <ροβηθ·]είς, μή [δ]οκή με Xaa&atvetv
σ —w —σ —w]Ô8uv Ιχιβρΰκων 15
σ — ο —] · ιον καταχλ[ί]ξα[ι
σ —<-»—σ έ]ξβδυσα τήν χλαΐναν
ο —w—σ τούς χο]δας χεριψήσας
ο —w—σ τήν] θύρην έχάκτωσα
σ —w —ο —] · τά χΰρ κατακρόψας 20
σ —w —σ βακκάρ^ δέ τας pïvaçj

1 0 4 F P. O xyrh. 2175, 3 -4 · 14 λασθ-αίνειν T ( H s c h . s . u .) · 15 iw βρόχων


T (T z. In ll. A p . 793 B.) · 21-2 2 T A t h . 690A

1 0 4 Ambo fragmenta conlunxit Lobel · 3 fors, μετέγραψε » 12 άπέ]ψων slue


απο] των Lobel · 13 προς δ’ autô]v Diehl · Ι[πώ]ροϋ[σ]α suppl. Diehl. · 14-16
suppl. Diehl · 15 ρό]δευν D iehl · επιβρύκων Π e corr. : -χον Π a. corr. « 18 τοΰς
TtrfJSaç Diehl : κ ό ] ία ς Lobel - 2 1 β αχχ άρι corr. Α τ η β ν α β ι E™ ; - s i A t h e n a e i AH

[5 6]
HIPONACTE

1041

ίο . . . escribió . . , rom piendo . . . golpeó . . . m oviendo los de­


dos . . . y a la carrera . . . a é l que daba saltos . . . me lancé a
darle una patada en el vien tre . . . [tem iendo] que pensara que yo
15 obraba con lasciv ia . . . m ordiendo . . . poner la zan cadilla . . .
despojé del manto . . , lavé los pies . . . cerré la puerta . . . tapando
20 el fuego . . . y con esencia de nardo unté las narices . . . [e s] como la

1 Fragmento decepcionante a pesar de su longitud. Se describe primero una


lucha del que habla con un hombre; luego (1 7 ss.) una escena de toilette (¿h a b la
una m ujer? ¿Es ella mism a la que ha reñido la lu ch a?). T ras una transición de
sentido Incierto (v v . 2 3 -3 1 ) viene un pasaje obsceno (3 2 -3 4 ) y otro de sentido
indeterm inable (3 5 -4 5 ); al final parece hablarse de alguien que cae del caballo y
suplica a una planta sagrada, la col. A quí se interrumpe el fragmento.

[561
innSN AS

ή λ ε ι φ ο ν —o s o t i δ ’ ο ^ ΐη ν π ε ρ Κ ρ ο ίσ ο ς
o — cj — έ ]ν Δ α α κ υ λ είω
O — —ο — — á]tO)VüO(¡)
σ —w —c ; — ] μ β ο λ . δο’ν τ ε [ ς 25
ο — σ —wj t u i wv α [ —ο
ο — c¡ — ] π . χ . σ κό ρ [δ ο ν
ο —w —c —] λ ο γ ω ν κ α [ τ α ι ] κ ι ζ [ σ
ο — σ — ]ο σ υλα σ[^
ο — σ ] ά ν δ ρ ό ς ό ν [ σ ----- σ 30
σ — ο —σ ] τ α ι χ α θ η [ . . . . ] a t
ο —^ —ο — ν ] ε ν υ χ μ ε ν ο ) π ρ ώ κ τ ω
σ — σ — ] οι σ η μ α ί ν ω ν
α — σ — ] σ ε λ λ ή πο'ρνη
σ —w —w ] v a . μ ιν έ ξ ο ρ ύ ξ ε ι α ν 35
ο — σ —] α κ ι . pop . . ν ή σ ο υ
σ —w —σ —w ] β ς κ α τ ά κ ν ί σ η ν
σ — ] · ι κ ι ς κ υ . . τ ι . έ ς ναρ . [ ο
σ — C5— ] . Σ ά μ ο υ λ ο φ ο ρ ρ ώ γ α ς
ο — δ υ σ π ] α ι π ά λ ω ν . τ . σ ................................ 40
c ; —w — ] . π ά τ ο ν 3 ι[
........................... ] . ε . ε σ ε ν δ ε | [ —σ -------- α
..................... . . . ] ν λ α λ α [ ...............................

................................ ]ιε · Φ[------


.............................] · · c χ ° ρ φ · · · [ · · · “>5

39 λ ο φωρρώγα Τ (H s c h . s . u ., ubi - τ α )

22 Ιστι 8’ A th e n a e i E : εσθ’ A th e n a e i A ί'αην 8’ βΐχον Diehl · o]fyvrtp II :


οΙτμερ Α τ η . · Κροίσος Π : χρόχος Α τ η . · 24 legit et rest. Adrados · 25 fors,
σύμβολα · 27 suppl. Adrados · 28 suppl. Diehl · 29 οΰλασ[χε tempt. Diehl ·
39 legit Diehl · 40 suppl. Adrados

[5 7 ]
HIPONACTE

25 que Creso . . . en D ascilio n 1 . . . a Dioniso . . . dando . . . ajo . . .


30 de palabras atorm entar ( ? ) . . . arrebatar ( ? ) . . . de un varón . . .
con el ano atravesado . . , indicando . . . una prostituta vanido-
35 sa . . . sacara (u n o jo ?) . . . de una isla . . . en el vaho de los
40 sacrificios . . . de Sam os, a hom bres cansados . . . de escarpados . . .

1 La ciudad de Frigia en la Propónclde (M a r de M árm ara).

[5 7]
in n SN A S

]ταραξ[ί]χουν ·
δ δ’ έξολισθ-ών ικ έτευ ε τ ^ ν xpdtjp.LPv]Vj
τήν έπτάφυλλον, ή θόεσ^κε ΠαvδώpJη
Θαργελίοισιν ίγχυτον xpL¿ «ραρμακ^δ
.................. μέ]τωπον καί πλ[εόρας 50
............... ]ριος ^ato · ■ ......................

105 (Id., Fr. 5 + 106 Β.)

]πωλ . . .]ε . [
] . ω . . σελλεα . [
ο . . . [
]ια λω [. . ]ακ . . κ[
]ι Βάραγχος άρτεμ[
Μ ·····Μ ·Μ ·]·[
] . . . . τηρας πε . [
]où κονος τόν . μ[
] . . v μυσαχνόν πολ[ 10
]λον του[
. . ων . [
καί σγ . [
. κον[
15

4 7-4 9 Τ Α τ η . 370 A · 47 χ ρ α μ β η Τ ( H s c h . s . u .) · 1 0 5 - 1 1 1 Τ P. O xyrh.


2175, 6-11 . 1 0 5 6 T EM 188, 8 M isc . M iller 61 Imit. C a l l . 194, 28 ss. Pf.
• 10 T ( H s c h . s . u .)

46 leg. et suppl. Lobel : Ι]ξαραξ[ας] xoüv Diehl « 50 leg. et rest. Diehl

[5 8 ]
HIPONACTE

con u n coro . . . al q u e espanta a los cab allo s; y él, al caer, sup licó
a la col de siete hojas, a la que sacrificaba Pandora eri las Targe·
lias un pastel en lu gar de u n fármaco . . . la frente y los cos­
so tados . . .

1051
. . . Branco sanos . . . no del perro . . . corrom pido . . . y . . .

1 El fragmento se refiere a una leyenda relativa al adivino Branco, amado de


Apolo (cuyo nombre se leía tal vez en el v. 7 ) y fundador del oráculo de Dídima,
cerca de Mileto. Desconocemos el detalle de la leyenda, excepto ( y esto por una
Imitación de C alim aco) que salvó a los m ilesios de una peste. A un enemigo de
éstos debe referirse el v. 10.

[58]
in n sN A â

106 (Id., Fr. 6 ) 107 (Id., Fr. 7 ) 108 (Id., Fr. 8 )

] ...[ ]ιαο[ ]o . α[
] · su[ ]---»[
]ολ[ 109 (I d ., Fr. 9)
].r¡[.]..r[
]ρκτο . [ ]·...[ ] · · [
]η [.]ο ο ς [ 5 ] ·
]·..:.[ ] üV. [ ] · 3ap[
]ηκυ . ( ]■«[ ] · a“[
] . ρκειευ[ ] . «ρ . [
]■[■]?[
]καί κρέα[ ]* .[
]αποι . [ ίο ]υνω ς[
]·....[ ] χε · ■ [
]·[ ] . ν
]·<
Μ
]...?[

110 (Id., Fr. 10) I l l (Id., Fr. 11)

]■[ ]■■[
] . . ης[ ]χ ο η [
] - ομ[ ]πα ντ[
]ωκεγα[ ]ν λαβ[
5 ]vt« . . [ 5
■]·*■[
]ηι& . [ ]ν [[ί]] . , [
]ουγεκ . [
1 ■χωΜ
]ιν8[
]ηαν[ 10
]η ετε[

[5 9 ]
HIPONACTE

106

. . . y carne

107

108

109

110

111
. . . todo . . . coger . . . victoria ( ? ) . . .

[59]
ΙΠΠΩΝΑΞ

112 (Id., Fr. 12)

]
]p rJ
] . r , [ . ]ev
]ο ς
]η τ η
]ν τ α
] . ε ιτ ι
] .«
]α σα

113 (Id., Fr. 13)

Μ
] .'· £ o [
]κ υ ψ α ν [
]ν[·]μ·[
]ελθ·ον[
]στυ[
]ω ς . . . [
]ω ν τ . . . [
]υθρ ο να . [

114 (Id., Fr. 14)

]ιχ α [

1 1 2 - 1 1 4 Τ P. Oxyrh. 2175, 12-14 (cf. Ο χ .P. X IX , p. 152 s.)

[60]
H IP O N A C TE

112

113

in clin arse . . . ven ir . . .

114

[6 0]
ΙΠΠΩ,νΛΞ

Ε Π ΩI Δ Ο I

115 (79 a A rch. D .)

χύμ[ατι] χλα[ζο'μ]ενος,
καν Σαλμυδ[ησσ]ώ γυμνόν ευφρο'νως[ν^^
θρήικες (ίκρο[κ]ομοι
λ,άβοιεν —£νθ·α πολλ’ αναχλήσει κακά
δούλιον άρτον εδων— 5
ρίγει χεχηγοτ’ αυτο'ν. Έ κ δε του χνο'ου
φυκία χολλ’ έχιχέοι,
κροτέοι δ’ οδο'ντας ώς [κύ]ων επί στο'μα
κείμενος άκρασίη
ακρον παρά ρηγμινα κυμαντψ [ · ] · [ · ] . t 10

115 3 = 11. IV 533 · 5 δούλιον άρτον cf. 26, 6 δοΰλιον χόρτον · 8 ώς κΰων cf.
11. X V 579 κύων ώς · επί στο'μα = 11, VI 43 · 10 άχρον — ρηγμίνα cf. II. X X
229 εόφον Ιπί ρηγμίνα

115-117 F P. Argentorati, éd. Reitzenstein S B P A 1899, 857 s. et Iterum Schw artz


et M asson

115 suppl. R eitzenstein eis exceptis quae Infra indicantur · 1 χύμ[ατι Reltzen-
stein : κύμ[ασι C antarella · 2 εόφρόνως C antarella : ευφρονέσ[τατα Diehl ap,
Reitzenstein εδφρόνης [σχότψ Schulthess · 4 evfra πόλλ’ ¿ναπλήσει καχά R eitzen­
stein ex Ivfra αναπλήσει χαχά Π et ]λλα . . πλιοαι [. .]χα[ IISU » 6 χνό(ο)ϋ legi.t
Schw artz emend. M asson : pófrou Reitzenstein βυ&οϋ B lass C antarella · 7 έπι-
χ (έ )ο ι C antarella M asson : Ιπέχοι Reitzenstein · 10 ρηγμινα] -i corr. C antarella
Masson ■ κυμαντφ dubitanter Masson

[61]
H IP O N A C TE

E P O D O S

115 '

. . . lanzado de un lado a otro por las olas. Y ojalá que en


Salm ideso 2 los tracios de alta cabellera le acojan, desnudo, benig­
nam ente 3 — muchos trabajos pasará allí, comiendo el pan de la
5 esclavitu d —, helado de frío. Y que al salir de la espuma marina
vom ite muchas algas y castañetee con los dientes por el rigor del
clima, yaciendo con la cara en el suelo, como un perro, tendido a
10 lo largo de la misma orilla . . . azotado por las olas4. Esto querría

' Sobre el problema de la atribución de este epodo, cf. Introducción, pág. 18 ss.
Los que lo atribuyen a Hiponacte piensan que se refiere a Búpalo, cuya enem istad
con Hiponacte es conocida; ahora bien, no sabemos cuál es el perjurio que había
cometido. T al vez el epodo se refiera a un desconocido, causante del destierro
del poeta, pues h ay ciertas dificultades a la suposición de que fuera Búpalo
el culpable de él. Tampoco está excluido que ataque a alguno de los otros enem i­
gos del poeta: A tenis, M im nes, Cócalo, etc. El epodo ha sido directamente imitado
por Horacio, Ep. 10 (a pesar de C a n t a r e lla , pág. 100 y otros autores por él cita­
dos). Se trata de una maldición y de la petición de castigo para un perjuro, a la
m anera del epodo 1 de A rquíloco; lo original aquí es que esta maldición se ha
incorporado a un poema de despedida, que presenta a sí un contenido inverso del
h ab itual: se desea el naufragio y otras desventuras más para el que parte de viaje.
2 Ciudad de Tracia, ya dentro del mar Negro. En la costa de Salm ideso había
numerosos escollos y bajíos m uy peligrosos para los navegantes; cf. Jenofonte,
Anábasis VII 5 ,1 2 , donde se nos cuenta un naufragio en Salm ideso y el pillaje de
los tracios, así como también Esquilo, Prometeo 726 s. y Sófocles, Antigona 969.
3 Irónico. El verbo suplido significa «hacer prisionero·, pero también «acoger­
ía un huesped): el poeta juega con este doble sentido.
4 ¿(con e.l cuerpo) azotado por las olas? ¿(en un lugar) azotado por las o las?

[6 1]
in i lS N A E

Ταϋτ’ εθ-έλοιμ’ αν ϊδεΐν,


δς μ’ αδίκησε, λ[ά ]ξ δ’ έπ’ ορκίοισ’ εβη
το πριν εταίρος [έ]ών.

116 (7 9 b Arch. D .)
κατε[. . . .] οίκλε[. . . 'ίππ]ωνακτίδί
δο[............ ]ωράσ[. . .
........................ ]ε [. . ε]σλο[ΐσ’ . .

117 (8 0 Arch. D .)

ή χ λ α ΐν [α ............... ]α τνη [..............


κυοτον ε [ —^ ]φ ιλ εΐς
άγχοΰ κα&ησ&αι. Ταϋτα δ’ Ίππώναξ
ο]Ιδεν άριστα βροτών,
ο!]δεν δέ κ ’ Άρίφαντος (« μάκαρ, ot[t; 5
ούδαμά κως ειδε
•(]ρ[άσ]ου "νεοντα φώρα), τώ y υτρεΐ [δε νυν
Αίσχυλίδγ, "ολεμεΐ.

1 2 λα'ξ — cf. A l c . A 1, 2 2 ss. G a ll, ποσίν [l]u.^c(t; I it ’ ooxío1.; · 13 = ίί. V


5 4 + Od. VIH 5 8 6 · 1 1 7 5 uáxap «[τις = 4 3

1 1 7 7 γ]ρ[οία]o'j πνέοντα φώ ρα Imit. probabiliter H or. Ερ. X 1 olentem M aeulum

12 I r ’ Blass alii ex so’ Il et έζί l l su · 1 16 1 suppl. Blass M asson ■ 3 suppl.


Lasserre ■ 1 1 7 2 κυρτόν C antarella : κύρτον Reitzenstein · 3 ταντοι uel τοότά
• Ί^ώνο<[' ] Ί~πΛνα[ς ακαφεύς Reitzenstein Ί-ζώνο^- s ’ ίδών Blass Ίττπιιι-
να[κτίδης M aas · 6 κώ o' st5= interpr. M asson · 7 7]ρ[οΕσ]ο·^ W llam ow itz :τ]ρ[ο-
ι φ υ C antarella · [δέ νΰν| suppl, Reitzenstein

[6 2]
H IP O N A C TE

yo v er su frir a ese h om b re1 que me ha agraviado y ha pisoteado


el ju ram en to 2, él que era an tes m i am igo 8.

116

. . . a [H iponacte] . . . [buenos] . . .

117“

. . . la m a n ta5 . . . jorobado6 ( ? ) . . . te gu sta estar sen tad o 7


cerca. E sto8 lo sabe H ip on acte9 . . . m ejor que n ad ie; y lo sabe
5 tam bién A rifanto —feliz el que n un ca ha visto a ese ladrón que

1 La traducción disim ula la fuerte braquilogía del original. La traducción de


C antarella («qu isiera que viera esto ese hombre que . . .) pierde en vigor lo que
gana en regularidad sintáctica,
2 M ás exactam ente: las víctim as inm oladas al hacerlo. Es una expresión
corriente ; sobre la relación del pasaje con el de Alceo que figura en el Aparato de
Referencias, cf. Introducción, pág. 20.
3 Q uizá deba entenderse en sentido político: miembro de una m ism a hetería o
sociedad aristocrática para ayudarse los nobles unos a otros.
4 Se habla de un ladrón que ha quedado desenm ascarado; pero ignoramos qué
papel desempeña Esquílides en el asunto. Desde luego no es el ladrón (como sería
el caso s i hacemos depender πολεμεΐ de δτις con C an tarella) porque en el v . 7 apa­
rece como distinto de éste y en el 9 se vuelve a alud ir al ladrón con un «aquél»
(Ιχείνος) y no «éste» (οίτος), como se esperaría si fuese E squílides. La interpretación
de C antarella 1. c. pág. 72 ss., que ve en el fragmento referencias a una intriga
amorosa en torno a Arete, se basa en suplementos completamente Inciertos de 1 - 3 .
5 O manto.
6 Traducción de C antarella; pero puede ser un adjetivo que signifique sim ple­
mente «curvo, redondo» o, con acento en la primera sílaba, un substantivo «red».
7 O «sentada».
8 O quizá «esto mism o».
9 La restitución σχαφεύς «cavador» (o σχαπτήρ, con Interpretación obscena,
según C antarella), que ocasionaba diversas dificultades, ha sido desterrada defini­
tivam ente por P e r r o tt a SIFC 1 5 ( ’ 3 8 ) 2 0 s. y M a s s o n REG 5 9 - 6 0 ( ’ 4 6 / ’4 7 ) 1 4 s .

[6 2 ]
WÍ1Q.VA =

’Εκείνος ήμερσέ[ν σ ε ............... ] . ησ[. . .


πας δέ πέφηνε δόλος 10

.................................... ' · ] · · · [ .................................

1 1 8 ( X D .)

ΤΩ Σάνν’ , έχει δή ρίνα θ·εό[σολιν τρέφεις


και γαστρός où κατακρ[ατεις,
¿λαιμςί δέ σοι τό χ είλ ο ς èptoôjtoô
W-----W-
το ύ ς μοι π α ρ ά σ χ ες, ώ|\/—h i —w —]v ■ 5
σ υ ν τοί τ ι β οολεΰσα ι 9·έ[λ«>
w— w —w ] τ οος β ρ α[χίο να ς
καί τό ν τ ρ ά χ η λ ο ν [ —w ü
κ α [—^ —^ ] η σε γ α σ τ ο ίη ] ^ ^
w —w — w — ίο
κατεσβίεις καί μή σε καταλείπει λι]μός,
πρώτον μέν εκδΰς νεο[^^;

i w α ύ λ ή σ ε ι όέ σοι
Κ ίκ ω ν τό Κ ω δ ά [λο υ μ έλο ς.

1 1 8 Τ Comment, in H ipp o n a c t e m in P. O xyrh. 2176 · 3 T S c h . N ic . T k e r . 470


Κ. · λαιγ 4 T ( H s c h . s. u.)

9 suppl. B lass · 1 1 8 E lem m atibus commentarii rest. Frânkel et Latte Suppl.


Lobel eis exceptis quae infra indicantur · 1 θ ε ό [σ ο λ ΐν Lobel M asson : &£θ[ιαε-
χ θ ρ ή ν Frânkel Vogliano frco[(iuar¡ Latte · τ ρ έ φ ]ε ις Latte Snell M asson : ε χ ]ε ις
Frânkel · 2 [τεΐς Latte : [τ ε ε ις Lobel · 3 huc traxit M aas, in comm, autem
post uersum 6 legitur · λ α ιμ ά II H s c h . : Λαψψ uel Χ α ιμ ώ σ σ ει Sch. Nie. * 5 το 3 ς
agnouerunt M aas Diehl Latte · <» [xaraprjtov χα χ ό]ν exempli g ratia Latte · 7
7
¡έφ & ίνο ο uel [¡¡ptH ao Snell : ¡ν εχ ρ ο ς εί Latte * 9 χ α [χ ’ ή μ έ ρ η ν ¿ p ] f¡ σε -¡α α τρ ίη [λαβι^
Snell ([λ«β^. L atte) · 11 suppl. Latte, iambum claudum recognouit Rupprecht
14 suppl. Latte

[6 3 ]
H IP O N A C TE

h u ele a so b aq u in a— y se pelea [aho ra] con el alfarero E sq u ílid es;


10 aq u él [te ] quitó . . . pero se ha descubierto todo el engaño . . .

1181

O h S an n o 2, puesto que tienes una n ariz sac rileg a3 y tus labios


están siem pre ávidos de pitan za como el pico de un a garza . . .
5 préstam e oído, quiero darte un consejo (. . . estás escu álid o 4) de
brazos y cuello . . . el dolor de estómago te . . . comes y no se te
q u ita el h am b re: prim ero después de d esn u d arte6, . . . y Cicón

1 F r a n k e l , CQ 36 ( ’4 2 ) 54 -56 y L a t t e , Philologus 97 ( ’48 ) 3 7 -4 7 descubrie­


ron en forma independiente la presencia de restos de un epodo en fragmentos de
un comentario a Hiponacte de época im perial romana publicados por Lobel
(P . O xyrh. 2 1 7 6 ); su trabajo ha sido completado en cuanto a la parte critica por
aportaciones de M aas (cf. tam bién CQ 36 ( ’4 2 ) 133), Snell y Rupprecht en la
tercera edición de la Antología Lyrica de Diehl. A la interpretación ha contribuido
sobre todo O. M a s s o n , REG 62 ( ’4 9) 300-19, ayudado por el comentario. En su s­
tancia, Hiponacte se burla del voraz y siempre hambriento Sanno, aconsejándole
una terapéutica en la que entraban ejercicios gim násticos al ritmo de una supuesta
m úsica, y un cierto brebaje. A l final se le deseaba a Sanno —que era un ladrón
sacrilego de los a ltare s— la muerte del fármaco o chivo expiatorio (cf. Introduc­
ción, pág. 13),;que era descrita detalladam ente.
2 M a s s o n 1. c. 301 cree que Sanno es un adjetivo «im bécil» y designa a Búpa-
lo. Pero como el comentario duda si Sanno es un nombre propio o el nombre que
daban los cretenses a las cabras en celo ( !), se deduce que Búpalo no era mencio­
nado en el epodo. Sanno es, pues, un nombre propio (es conocido en Jonla).
3 El suplemento se deduce del comentario. Sanno, sin duda, robaba víctim as
de los altares (quizá de un altar de Apolo, cf. P. O xyrh. 2176, 61, 1. 10), atraído
por el olor. Sobre el carácter sacrilego del fármaco, cf. M a s s o n 1. c.
4 A pesar de su voracidad, Sanno está escuálido; y, en cambio, le duele el
estómago.
5 Del comentario se deduce que Hiponacte recomienda a Sanno una especie de
gim nasia y luego beber un brebaje.

[6 3]
ΙΠΠΩΝΑΞ

. . . - ρ ν α ικ [ο τ ΐί]χ η ν . . . 15

τ ρ [ ι τ α ] ΐ ο ν έ κ κ ή ρ υ ^ ^ ς α σ μ ε [ ν . . . τ ] έ μ ιν

ΙΑΜΒΙΚΑ ΤΕΤΡΑΜΕΤΡΑ

119 (7 9 D.)

Εί μοι γένοιτο παρθένος καλή τε καί τέρεινα

ΤΡΟΧΑΪΚΑ ΤΕΤΡΑΜΕΤΡΑ

120 (7 0 D .)
Λάβετε μευ ταίμάτια, κοψω Βουπάλοιι τον οφθ-αλμο'ν,
άμφιδέξιος γάρ είμι κούκ αμαρτάνω κο'χτων.

119 Τ Η ερη . ρ . 16 C. S c h . H eph . ρ. 268 C. (ΕΜ 26, 5 7) ( S c h . A r . PL 253)


( S c h . A . P.
XIII 28) ( F a v o r in . 8 5 ) · ε ] ϊ μοι γένοι[το Inscr. uascul. ap. Jacobstahl,
Philologus 60 ( ’0 1) 329 · 1 2 0 1 T S v id .1 s . u . Βοόπαλος ( S v id .2 s. u. κόπτω) ■
2 T E r o t . p. 43 Kl. G a l ., A phorism, X VIII 1, 148 K. Glossar.Hipocr. 430

15 suppl. et H ip p o n a c t i tribuit M aas · Forsitan ante hunc uersum επί ψάμμον


8-αλασσι'αν slue 9 αλασσιαν επί ψάμμον ex comm, restituendum et H ipp o n a c t i tribuen­
dum sit · 16 suppl. Lobel trim, agnouit Frankel · 1 1 9 μοι] εμοι H e p h a e st io n is
A C M P · 1 2 0 fragmenta coniunxit Bergk · 1 μ ευ Schneidew in : μου testes ·
ταίμάτια Bergk : Θ-αιμάτια testes · Βουπάλου] -u> S v id .2 · τον όφ&αλμον] το όνομα
SviDAE1 Μ · 2 κοΰκ Brink : κοόχ siue καί ουχ codd.

[64]
H IP O N A C TE

tocará con su flauta para ti la m úsica de Códalo'1 . . . seductor de


15 m ujeres . . . al· tercer d ía 2, a la llam ada del heraldo, y con gusto
a él . . .

TETRÁMETROS YÁMBICOS

119

O jalá tuv iera yo una m uchacha bella y delicada.

TETRÁMETROS TROCAICOS

120

Recoged m is vestidos, v o y a darle a Búpalo en el ojo; pues


so y am bidextro y no yerro m is golpes.

1 Sobre estos dos personajes (a los que, según Ateneo 6 2 4 A-B se añadía
B abls), cf. M a s s o n 1. c. 3 0 6 ss. Cicón era un mal adivino (cf. fr. 4 , Escol. de
Tzetzes a la Ilíada p. 7 6 H ermann y H esiquio s. u.); Códalo, un glotón cuya vora­
cidad era proverbial (cf. Ps.-D iogeniano en Parocmiogr. Graeci V 6 9 etc.) y Babis
un mal flautista (cf. Ateneo 1. c.). Hiponacte —esto se desprende de A te n e o -
aludía aquí al valor terapéutico de la m úsica, pero la «m úsica» que aquí se reco­
mienda debía de ser contraproducente.
2 Final del ritual del fármaco: a los tres días de muerto lo llevan a la orilla
del mar y en él arrojan sus cenizas. El comentarlo y otros fragmentos permiten
precisar las fases anteriores: se le golpea con ram as de higuera y luego se le lapida.
Es fácil que a la parte perdida pertenezcan fragmentos como 4 y siguientes.

[6 4 ]
ΙΠΠΩΝ A3

121 (71 D.)


οι δέ μευ οδο’ντες
{εντός) έν τ^σι γνάθοισι πάντες εκκεκινέατοα.

122 (7 2 D.)
Μητροτίμω δηυτέ με χρή τφ σκο'τω δικάζεσ&αι

123 (7 3 D .)

καί δικάζεσ&αι Βίαντος του ΙΙρίηνέος κρέσσον

124 ( 74 D.)

μηδέ μοιμύλλειν Λεβεδίην ίσχάδ’ εκ Καμανδωλοϋ

125 (7 5 D.)

Κυχρίων· βέκος φάγουσι κ ’ ’Αμαθουσίων πυρον

121 Τ H d n . II 225, 12 Lenz E M 499, 41 E .F l o r . p. 181, 8 M iller · 1 2 2 T


( H eph. p. 18 C.) ( S c h . H eph . p. 271 C.) ( I o . S ic e l . VI 240 W e il) · 1 2 3 T S t r .
X IV 1, 12 D.L. I 84 S v id . 1 s . u . Βίαντος Πριηνέως otV.r) S v iD .a s. u.διχαζεσ
E v d o c . 94 Resp. D.L. I 88 · 1 2 4 T S .E . Μ . I 275 · 1 2 5 T S t r . VIII 3, 8
E v s t ., In. II. p. 305, 33

121 2 ( ε ν τ ό ς ) H iller-Crusius : οι ζ ο τ ’ Knox · Ικχεκινέα το α Brink : ε κ ιν έ α τ α ι testes


• 1 2 2 H ipp o n a c t i tribuit Meineke · Fragmento 123 continuauit Brink · Mr¡-
τροτίμω] -s Knox : Μητρόδομε I o . S ic e l . μή προτιμά S c h .H e ph . · δικαζεσ&αι]
χολαζεσ&αι I o . S ic e l . · 1 2 3 praem isit Brink fr. 122 · δικαζεσ&αι] δικαασασ&αι S t r .
• Πριηνέος edd. : -εως testes · χρεσσον S t r . : κρεϊασον D.L. E v d o c . S v id . 1 χ ρ ε ίσ -
σαιν S v id .2 · 1 2 4 μοιμύλλειν Meineke ex H e sy ch io s . u . : μοι μΟ λαλεΤν siue λαλεϊ
S , E . · 1 2 5 ιραγοΰσι om. E v s t . · x’ Άμαθ-ουσύυν] χσ.\ αμ- codd.

[6 5 ]
H IP O N A C TE

121
M is dientes todos se me han quedado bailando (d en tro de la
boca), en las m andíbulas.

122

Debo ser ju ez en la q u erella de M etrotim o, por mote «La


O b scu rid ad 1».

123

. . . y ju zg ar m ejor que Bias de Priene.

124

. . . no comer n i un higo seco de Lébedos procedente de


Cam andólo.

125

Com en pan de C hipre y trigo de A m atunte.

1 Cf. 79, 17.

[65]
ΪΠΠΩΝΑΞ

126 (7 6 D .)

έξοίκίς τίλλοι τις αΰτόν τήν τράμιν τ ’ υποργάσαι

127 (1 2 0 Β.)

καί Διάς κούρη Κυβήκη καί θρηικίη Βενδϊς

ΑΠΟΣΠΑΣΜΑΤΑ ΑΔΗΛΟΓ ΜΕΤΡΟΓ

128 (6 8 D .)

........................ κρέας έκ μολοβρίτοο συο'ς

129 ( 7 0 A Β .)
............ βολβίτου κασιγνήτην........................

130 (7 0 Β Β.)
............... ώς Έ φεαίη δ έλ φ α ξ........................

131 (1 0 0 Β.)

.................. αδηκε β ο υλή ....................................

1 2 6 Τ E r o t . ρ . 124 ΚΙ. · 1 2 7 Τ H s c h . s . u . Κοβήχη · 1 2 8 Τ E v s t . Od. 1817,


20 Resp. A e l. N.A. VII 47 · 1 2 9 T E M 204, 28 Z o n a r . 401 · βόλβιτον
Τ A .B . I 86, 10 · 1 3 0 T A th . 375 A · 1 3 1 T E v s t . Od. 1721, 61 F a v o r in .
426, 29

1 2 6 έξαχις Meineke : Ιξ uel εξ E r o t . I x τρίχας Bergk ιιρώχτον Sitzler · αδτον


M eineke : αότοϋ E r o t . · τ ’ add. Meineke · ΰποργασαι] -ζοι Sitzler Knox · 1 2 7
rest. Bergk : Kal Διος χοόρας Κυβήχην xa: θρηϊχίην Βενδΐν Schm idt χαί διοσχουρος.
Κυβήχη χαί θρηίχη · Βένδις H s c h . · 1 2 8 χρέας Ιχ μολοβρίτου] χρείας Ιχ μολοβρίτεω
Schneidew in Knox Cf. 106, 9 · 1 2 9 χασιγνήτην] -ou u. 1.

[6 6 ]
H IP O N A C TE

126

O jalá que algu ien le depile seis veces y le dé m asaje en la


rab adilla.

127

. . . y C ibeles, h ija de Z eus, y la tracia Bendis.

FRAGMENTOS DE METRO INCIERTO

128

. . . carne de lechón de jab alí . . .

129

. . . herm ana del estiércol . . .

130

. . . como un lechón de Efeso . . .

131

Ha placido el consejo.

[6 6 ]
ΙΠΠΩΝΑΞ

132 (118 Β.)


.........................=ϋη&3ς κ ρ ι τ ή ...................................

133 (1 3 3 Β.)
........................ 3αρκοκύων λ ιμ ό ς.....................

134 (1 3 8 Β.)
........................ ‘/ελιδονων «ράρμακον . . . .

Ε Ξ A Μ E Τ P Α

135 (77, 1 -4 D .)

Μοΰσα μοι Εόρυμεδοντιάδεα τήν χοντοχάρυβδιν,


τήν εγγαστριμάχαιραν, ος εσθ-ίει où κατά κόσμον,
Ιννεχ’ ό'χως ψηφίδι (κακός) κακόν οιτον ό’ληται
βουλή δημοσίη χαρά 9-ΐν’ άλάς άτρυγέτοιο.

1 3 5 Detorsit poeta initium Illiadis et Odyssiae · 3 χαχον οΤτον οληται cf. II. I ll
417 χαχον o h o v οληαι · 4 π α ρ ά — άτρογέτοιο = II. I 316

1 3 2 Τ P r is c . II ρ . 289 Κ. « 1 3 3 Τ S c h . A r. Pax 480 · 1 3 4 Τ S v id . s. u . ·


1 3 5 T A t h . 698 B » 2 έγγαστριμάχαιραν T ( H s c h . s . u .)

13 2 είίηθες Bergk : ευντες, ευγες, εύηχης et alia, eiusm odi P r is c ia n i codd. · κριτή
Bergk : χαριτη P r is c . ■ 1 3 3 σαρχοχόων λιμός Adrados : σαρχοχυων λιμόν S c h . A r .
σαρκών χόων λιμφ Schneider · 1 3 5 1 Εόρυμεδοντιαδεα] -εως W ílam ow itz · πον-
τοχαρυβδιν] παντο- Bergk · 3 εννεπ’] Ιννεφ’ Α τ η . ■ (καχος) suppl. Cobet · οληται]
ολεΐται Cobet

[6 7 ]
H IP O N A C T E

132

. . . oh ju ez inocente . . .

133

. . . un ham bre que desgarra a los perros . . .

134

. . . filtro de go lo n d rin as1 . . .

H EXÁM ETRO S

1352

M usa, háblam e del E urim edontiada, C aribdis m arino, cuyo e s­


tómago es un cuchillo y come sin orden n i m edida; dim e el modo
para que (e se infam e) m uera de una m anera infam e, lapidado por
decisión del pueblo jun to a la orilla del mar estéril.

1 «Filtro que se hace cuando se ve la primera golondrina» (S u id as). A juzgar


de las supersticiones sobre el valor curativo de ciertas partes de la golondrina o
de m ixturas elaboradas con ellas (cf. G o sse n , RE, 2 . a serie, II, 7 7 4 ) en casos de
difteria, de mordedura de serpientes, etc., deberla más bien verse aqu í una refe­
rencia a alguno de estos productos.
2 Parodia de Homero; Hiponacte se refiere a un fármaco, que muere lapidado
junto al mar (cf. pág. 6 4 , n. 2 ). M a s s o n REG 6 2 ( ’4 9 ) 3 1 1 ss. ha imaginado que el
fármaco es Búpalo. Como Eurimedonte es un rey de los gigantes, antepasado de la
Arete homérica, el Eurimedontiada o descendiente de Eurimedonte piensa que sería
Búpalo, supuestam ente hijo de Arete (cf. fr. 1 2 ) . Todo ello es m uy aventurado.

[6 7 ]
ΙΠΠ6ΝΑΞ

136 (77 , 5 D.)

Πώς παρά Κυψοΰν ή λ θ ε; υ υ - w w —w

137 (7 8 D.)
—w w —w w —w Τί με σκιράφοισ’ άτι,τάλλεις;

138 (8 8 Β.)
..................... ληον αθρήσας..............................

1 3 6 Τ Anonym , ap. A l d i P ii M a n v t ii Thesaurum, f. 268 V * 1 3 7 T E v s t . Od.


1397, 26 . 1 3 8 T A n. Ox. 1 265, 6

[6 8 ]
H IP O N A C TE

136

¿Cóm o llegó jun to a C a líp so 1?

137

¿P or qué me m im as con h alago s?

138

. . . m irando al pueblo . . .

1 Κυψώ es forma cómica o popular de Καλυψώ (cf. 77, 1).

[6 8 ]
AN A N I VS
IN T R O D U C C IÓ N

M u y poco se puede decir de este poeta, del que casi nada


sabem os. Su vid a se coloca entre Piterm o de T eos, a q u ien cita el
fr, 1, y Epicarmo, que a su vez cita 5, 1 y que vive a com ienzos
del s. v. Esto coloca a A nan io en el s. vi, sin que se pueda p reci­
sar m ás; la fecha de Piterm o nos es desconocida.
Los fragm entos que bajo su nombre nos h an llegado no son
m u y significativos. El más im portante, el 5, tiene tem a culin ario ,
lo que recuerda a H iponacte (fr. 2 6 ) y a la Com edia. 1 y 2 deben
de v en ir de un m ism o poema, en que se criticaba la opinión de
Piterm o de que lo m ás valioso es el oro con argum entos realistas.
En 3 hallam os un giro conversacional, el juram ento por la col.
Todo esto nos coloca en un tono y un am biente sem ejante al de
H iponacte. Como él, A nanio m ezcla los coliam bos y los yam bos
puros y escribe tam bién en tetrám etros trocaicos. En la A n tig ü e­
dad era a él a q u ien atrib u ían algunos, en vez de a H iponacte, la
invención del co liam b o1

1 C f. C r u s iu s , RE I 2 , c o l. 2 0 5 7 .

[7 1]
I A Μ Β 0 I

1 ( 1 D .)

Χρυσόν λέγει Πύθερμος ώς ούδέν τάλλα.

2 ( 2 D .)

Et τις καθείρξαι χρυσόν εν δομοις πολλόν


καϊ σύκα βαια και 36’ ή τρεις ανθρώπους,
γνοίη κ’ ό'σψ τα σΰκα του χρυσού κρέσσω.

3 ( 3 D .)

±¿— και σέ πολλόν άν&ρώπων


εγώ (ριλέω μάλιστα, ναι μα τήν κράμβην.

- 1 Τ H e r a c l . P o n t . a p . Α τ η . 6 2 5 C q u i d u b i t a t u t r u m A n a n io a n H ippo n a c t i
uersus t r ib u e n d u s s i t · 2 T A t h . 78 F S t o b . IV 33 · 3 T A t h . 370 Α -Β ·
2 Ναι μ ά τ ή ν κ ρ ά μ β η ν I m it . T eleclides E p ic h a r m v s E v p o l is a p . A t h . 1. c.

2 1 κ α θ ε ίρ ξ α ι] - ξ ε ι S t o b . · π ο λ λ ό ν M usurus ap. A t h e n a e v m : π ο υλ'υν Grotius


a d . S tobaevm π ο λ ΰ ν testes · 2 κ α ί 2] om. S t o b . · 3 γ,νοίη x’ ο σ φ A t h . : γ ν ω η
σ χ ά σ ο ντα ς S t o b . ubi uerba corrupta γ ν ο ίη ς χ ’ οσον latere putat Hense γ ν ο ίη ς χόΛον
autem Knox · χ ρ έ σ σ ω ] χ ρ είσ σ ω S t o ba e i S χρείσσων Μ κ ρέσσον Α

[7 2]
YAMBOS

P iterm o 1 dice hablando acerca del oro que las dem ás cosas no
v alen nada.

2
S i alg u ien encerrara en una casa m ucho oro, unos pocos higos
y dos o tres personas, vería cuán superiores ai oro son los higos.

. . . y te estim o mucho más que a todos los hom bres, si, por
la berza.

1 Pitermo de Teos, poeta jónico del siglo vi, apenas conocido.

[7 2]
ΑΝΑΝ10Σ

4 (4 D.)

Άπολλον, ος που Δηλον ή Π υθών’ Ιχεις


ή Νάξον ή Μίλητον ή θείην Κλάρον,
ικευ κατ’ ιερο'ν, ή Σκύθας άφίξεαι.

ΤΕΤΡΑΜ ΕΤΡΑ

5 (5 D.)
Έαρι μεν χρομιος αριστος, άνθίης δε χειμώνι ·
τών καλών δ’ οψων άριστον καρίς έκ συκής φύλλου.
Ήδυ δ’ έσθίειν χιμαίρης φθινοπωρισμψ κρέας,
δέλφακος 8’ , οταν τραχέωαι καί πατέωσιν, έσθίειν,
κ α ί κ υ ν ώ ν αδ vq τ ο τ ’ ώ ρ η καί λ α γ ώ ν κ ά λ ω π έ κ ω ν · 5
όιος αυτ’ , οταν θέρος τ ’ ή κήχέται βαβράζωσιν.
Είτα δ’ έστίν έκ θαλάσσης θύννος ου κακόν βρώμα,
άλλα πασιν ίχθύεσσιν έμπρεπής έν μυττωτώ.
Βοΰς δέ πιανθείς δοκέω μέν καί μεσέων νυκτών ήδύς
κήμέρης. 10

4 1 Τ ( A r . Ra. 6 59) qui H ip p o n a c t i tribuit · 2 -3 S c h . A r . ad I. < 5 T A th .


282 B

4 1 που] xou M eineke · 2 ftetrjv M eineke : ftetav S c h . A r . · 3 Fxeu M eineke : «ou


S ch .A r . ·κατ’ iepàv 5)] κατ’ ίρά π ρ ιν Meineke χατ’ Ιρά χαί slue τί Knox ° è 1
¿νθ-ίης Schneidew in : ανβ-ίας Α τ η . · 2 συκής] συχέης Knox · 3 χιμαίρης H eringa
: χιμέρης Α τ η . ■ 4 τραπέωσι A th e n a e i C : τραπώσι A th e n a e i A · 5 αδ τ$ τότ’
«ϊιρη M eineke : αυτή τό®·’ ώρη Α τ η . · 6 διος Casaubon : οϊος Α τ η . · αυτ’ όταν
Heringa : αυτοετ’ οταν Α τ η . · 8 Ιμπρεπής A th e n a e i C : -εις A · 9 δοχέω μ έ ν
Heringa : δοχέωμεν Α τ η .

[7 3]
A N A N IO

Apolo, tú que moras en Delos o en Delfos o en N axos o en


M ileto o en la d ivin a C laros, ven al tem plo o llegarás al país de
los escitas.

T E T R Á M E T R O S

En p rim avera es excelente el cromio y en invierno el a n tia s1;


pero de los m anjares sabrosos el m ejor es el cam arón servido en
u n a hoja de higuera. En el otoño es agradable comer carne de ca­
brito ; y tam bién la de lechón cuando y a se revuelcan y p atean ;
5 asim ism o, en ig u al estación, la de perros, liebres y zo rras; la de
oveja, cuando h a y calor y cantan las cigarras. A dem ás, h ay un
bocado procedente del m ar que no es malo, el atún, qu e con mito-
to 2 es superior a todos los pescados. Pero una vaca engordada me
10 parece que está bien lo mismo a m edia noche que de día.

1 Dos peces difíciles de identificar; el primero con seguridad y el segundo pro­


bablemente pertenecían al género esciena, en el,que está incluida la corvina entre
otros peces. Καρίς es el camarón y otros pequeños crustáceos. Cf. D 'A rcy T h o m p ­
s o n , A glossary o f greek fishes, Oxford 1947, s. u.
2 Una salsa fuertemente condimentada.

[7 3]
XENOPHANES
IN TRO D U C C IÓ N

V id a y P e n sa m ie n t o

Es la de Jenófanes una personalidad fuertem ente original y


n u ev a que encierra para nosotros u n núm ero considerable de
enigm as. Sabem os que nació en la ciudad jon ia de Colofón, que
h u yó de élla cuando la co nquista persa y que se estableció y vivió
en Elea, en Italia. Poco más que esto es lo que podemos decir
sobre las vicisitu d es exteriores de la v id a del poeta; de su pen sa­
m iento y esp íritu qued an bastantes testim onios en los fragm entos,
pero no se ha llegado a formar un cuadro ideal de su p ersonalidad
que satisfaga a la m ayoría de los estudiosos.
La fecha más com unm ente aceptada para su nacim iento es el
año 565 a. C. El fragm ento 7 dice que ha paseado su pensam iento
67 años por Grecia y que «entonces» —cuando salió de su ciudad,
en tien d en los in térp retes1— tenía 25. Como la con quista de Jo nia
fué hacia el 540 a. C ., Jenófanes habría nacido el 565 y escribiría
estos versos el 473 aproxim adam ente. Esta cronología se m antiene
firme au n qu e se siga a G om perz2, q u ien en tiende que Jenófanes
qu iere decir que tenía 67 años cuando escribió el fragm ento 7 ha-

1 La referencia del «entonces» a la llegada del Medo encuentra un apoyo en


el fr. 18.
2 Zur Chronologie d is Xenophanes, PhW ( ’3 2) 1411-14. En realidad, sólo como
hipotética da la interpretación recogida arriba, pues duda del sentido del «enton­
ces» e insiste sobre las contradicciones de los cronógrafos antiguos.

[7 7]
JENÓFANES

cia el 4 98 a. C. Pero no puede adm itirse que dicho fragm ento con­
teste al 18, como p retende G om perz para fundam entar su hipóte­
sis. Parece seguro, adem ás, que Jenófanes v iv ía reinando H ierón,
esto es, después de 47 8 a C .1
A n te la figura de Jenófanes nos quedam os un tanto perplejos.
De un lado escribe elegías ; de otro, poem as en hexám etros de tipo
m ás o m enos filosófico. ¿H asta qué punto es u n filósofo Jenófa­
n es? ¿E n qué m edida es un rapsodo, como se ha afirmado de otro
lado ? Esta es la cuestión y no es fácil de decidir con los pocos
fragm entos que nos quedan.
H e de in sistir m ás adelan te sobre sus elegías, ú n ica parte de
su obra editada a q u í; lo fundam ental es que Jenófanes con tinúa la
tem ática trad icio n al de la elegía, pero infundiéndo la u n esp íritu
parcialm ente nuevo cuando tiene conciencia del valo r educativo,
en bien de la ciudad, de su poesía o habla de doctrinas pitágoricas.
El resto de los fragm entos se divide en dos gru p o s: el de los
«silo s», en que predom inan la crítica y la parodia, sobre todo en
torno al concepto de la d iv in id ad ; y el que h o y se edita bajo el
título de Περί φύσεως, «Sobre la N atu raleza», por el de una obra
a la que son atrib uido s expresam ente algunos de ellos. M ien ­
tras que los dem ás poetas editados en estos dos volúm enes escri­
bieron únicam ente elegías, yam bos y tro q u eo s2, cuyo contenido y
esp íritu es b astante sem ejante, Jenófanes bebe tam bién de otra
trad ició n : la de la poesía didáctica, que utilizaro n igualm ente en
sus poem as filosóficos Parm énides γ Empédocles. C on esto me
esto y refiriendo antes que nada al poema «Sobre la N atu raleza»,
influido por la filosofía jo n ia y tam bién, quizá, por Parm énides.
Q ue realm ente escribió un «Sobre la N aturaleza» y es un verda­

1 Según Timeo y Plutarco, cf. fr. A 8 y 11 Dlels.


2 C onstituyen excepciones Tirteo y Mimnermo, que cultivaron tam bién la
lírica coral, según parece.

[7 8 ]
IN T R O D U C C IÓ N

dero filósofo n atu ral a la m anera de los jonios, ha sido probado


recientem ente por K. D eichgráber1 contra la negativa del prim er
punto por Jáger y su afirm ación de que no es un filósofo sino un
hombre ilustrado con los sentidos despiertos para las causas n atu ­
rales de todos los fenóm enos2. Q ue su concepción de la divin id ad ,
tal como la reflejan por ejem plo los fragm entos 19 ss., está in flu i­
da por Parm énides y no v icev ersa8 es doctrina que tiende a im po­
nerse después del P arm énides de K. R ein h ard t4; la aceptan, por
ejem plo, G. R u d b erg5, Jáger y O. G igon8. Su d ivin id ad u n a 7 y
no antropomórfica, puro espíritu inm ó vil rector del m undo, ha
dejado fuerte h u ella en el pensam iento de los venideros.
No h a y duda —y en esto h ay que darle la razón a Já g e r— de
que en el pensam iento de Jenófanes tiene gran preem inencia lo
teológico y moral. T al vez, como sugiere A . L ev i8, la principal
fin alid ad de su Física era q u itar carácter sacro a los fenóm enos
•celestes. En todo caso h a y que su b rayar que, aun adm itiendo
el influjo de P arm énides, su pensam iento teológico tien e tam bién
otra raíz: la polém ica contra Homero y la m itología tradicional,
que sale a lu z sobre todo en los «silo s». La veta satírica y polém i­
ca de la poesía de Jenófanes ha sido puesta de relieve por Rudberg,

1 X enophanes περί (ρύσεως, RhM 87 ( ’3 8 ) 1-31.


2 Cf. W. Jág er,X e n o p h a n e s a n d the b e g i n n i n g s o f n a tu ra l T h e o l o g y en A. S c h w e i ­
tzer f u b i l e e Book, Cambridge 1946, 395 ss. y La T eolog ía d e los p r i m e r o s filó s o fo s
g r i e g o s (trad, española, México 1952), 43 ss,
3 Según la doctrina del anónimo De X e n o p h a n e , M e lis s o , Gorgia, aceptada por
la generalidad de los historiadores de la filosofía.
4 Bonn 1916.
5 X e n op h a n e s , Satiriker u n d Polemiker, SO 26 ( ’48) 126 ss.
ü Der U r s p r u n g d e r g r ie c h . P hilo sophie, Basel 1944, 154 ss. Pero cf. en contra
Kirk, H era clitus. T he C osmic fr a g m e n t s , Cambridge 1954, p. 3.
7 Cuando se habla de θεοί «dioses» (fr. 16) se trata o de dioses inferiores
(Jciger) o de una manera de hablar tradicional.
!i Sul p e n sie ro d i S enofa ne, A thenaeum 5 ( ’2 7 ) 17 ss.

[79]
JENÓFANES

F rán kel1 y Jáger. Las elegías 2 y 3 e incluso la 1 en tran tam bién


dentro de estas características. Su origen está en una búsqueda sin
com promisos de la verdad en el campo teológico y moral.
Para esbozar ahora un cuadro de la personalidad de Jenófanes
h ay que tratar de conjugar todos estos datos con los rasgos trad i­
cionales de una parte de su producción elegiaca. Es su gestiva la
idea de Gigon de que Jenófanes es un rapsodo influido prim ero
por la filosofía n atu ral de los m ilesios y por P itágo ras2 y luego por
Parm énides. Pero se ha puesto en d u d a8 que Jenófanes h aya sido
nunca un rapsodo: los tem as fundam entales de sus elegías son los
de Solón o T eognis, que no lo eran ; au n q u e podría alegarse el
paralelo de M im nerm o. De otra parte, h ay que ad m itir que Jen ó ­
fanes tenía un esp íritu crítico capaz de llegar por sí solo a un a
serie de consecuencias sobre la idea de lo divino. No es fácil,
pues, trazar la d iviso ria entre el período anterior y el posterior a
la influencia de P arm énides. H ablar de una «co n versió n 4» es
excesivo. Tam poco es fácil establecer una cronología relativa entre
las obras teológicas y las físicas; y a se piense que su pensam iento
físico es una preparación del teológico, quitando carácter sagrado
a los fenóm enos n aturales (L e v i), y a que es, por el contrario, una
consecuencia del teológico porque su d iv in id ad alejada del m undo
perm ite el desarrollo del método em pírico (F rán k el), en todo caso
uno y otro pensam iento están íntim am ente unidos. El influjo p ita ­
górico, finalm ente, es discutib le m ientras no conozcam os el con­
texto del fr. 6, que puede ser incluso una sátira del pitagoreísm o.
H ay que representarnos, pues a Jenófanes como un em igrado
jonio que llega a Italia con un bagaje de formas y de tem as poéti-

1 Dichtung un d Philosophie des frü h e n Griechentums, 420 se.


2 Cf. fr. 6.
3 Por Jáger.
4 Con Glgon.

[8 0 ]
IN T R O D U C C IÓ N

cos —elegía, poema didáctico — y con una fuerte personalidad que,


por medio de la crítica de la m itología tradicional, tiende a elevarse
a una concepción más pura de la d iv in id ad . C ritica tam bién las
costum bres de sus coterráneos, a los que culpa de su fracaso ante
el M edo; e igualm ente, sin duda, las concepciones usuales, m ás o
m enos m íticas, de los fenómenos celestes. En Italia debió desarro­
llar estas ideas al contacto con las de Parm énides y otros filósofos.
S i el elem ento propiam ente filosófico es m ás escaso en las elegías
que en los otros poemas ello puede deberse o a razones de crono­
logía o a las im posiciones del género literario. Es lástim a que no
podamos decir con seguridad m ucho m ás sobre esta sugestiva per-
i ! so n alidad, precursora con Sim ónides de los m ovim ientos raciona­
listas y m oralistas del siglo v.

La s e l e g ía s de J en ófan es

N uestros fragm entos nos revelan inm ediatam ente diversos


tem as que nos son y a fam iliares: el sim posíaco antes que cu alq u ier
otro (fr. 1, 4, 5); el autobiográfico (fr. 7); el de la verdadera v irtu d
o excelencia (fr. 2 ). Bowra ha in sistid o en varios artícu lo s1 en que
estas elegías resp iran el am biente del m undo aristocrático; en 1,
por ejem plo, dom ina el tem a aristocrático de la m oderación y en
2 el interés de la ciudad es el suprem o criterio, como en T irteo y
Solón, para decidir cuál es la v irtu d m ás excelsa. 3 no critica un
régim en político, sino el desenfreno de los ricos. Siendo esto cierto
no lo es m enos que h a y en las elegías un fuerte elem ento de críti­
ca: así en 3, coincidiendo con M im nerm o y So ló n ; en 1, donde la
proscripción de los relatos m íticos es algo n uevo ; en 2 dirigido

1 X e n o p h a n e s a n d the o l im p ic g a m e s , AJPh 59 ( ’3 8 ) 257 ss.; X en op h a n es, fr. 1,


CPh 33 ( ’38) 353 s s . ; -X enophanes, fr. 3, CQ 25 ( ’41) 119 ss.

[8 1 ]
JENÓFANES

contra T irteo ; en 5, etc. Las doctrinas p ositivas no son m enos


características : la petición a la d ivin id ad de ser capaz de obrar la
ju sticia (e n 1) puede ¡recordarnos a Solón, pero es nuevo el alto
orgullo con que en 2 se proclam a a la sab id uría del poeta como lo
m ás ú til para la ciudad. Solón y T irteo eran aú n antes que n ada
hom bres de acción. El propio hecho de hacer tema poético del
m undo de la filosofía y la poesía (fr. 6 y 5 ) es significativo de u n
hombre que infun de nuevo esp íritu a las viejas formas. Y, sin em ­
bargo, esto se hace en una m edida m u y lim itada en relación con
los poem as hexam étricos, como acabam os de ver.
Tenem os noticias, de otra p arte 1, de que Jenófanes escribió
tam bién dos poem as épicos: uno sobre la fundación de Colofón y
otro sobre la fundación de H iele (E lea). E videntem ente se trata de
continuaciones en verso del género de las «Fundaciones» de ciu ­
dades de los logógrafos jo n io s; por lo que sabem os, estas «F unda­
ciones» so lían em pezar en época m ítica y acabar en fecha reciente.
F rán kel2 cree que de la «Fundación de Colofón» depende el relato
de Heródoto I 1 6 3 -7 sobre la toma de Focea por los persas y la
em igración de sus hab itan tes. Como parece d ifícil que 3 no proce­
da de dicho poem a, debe pensarse que se trataba de una elegía, a
la m anera de la E sm írneida de M im nerm o. Sólo que el p rin cip al
fin de la E sm írneida era el de exhortar a los esm irnenses a la g u e ­
rra contra el bárbaro, m ientras que las «F undaciones» de Jenófanes
parecen puram ente d escriptivas. Es, sin duda, un rasgo nuevo
que dió a la elegía.
Como vem os, en m anos de una personalidad fuertem ente ori­
gin al, la elegía corre peligro de vaciarse de su contenido, como la
tragedia con E uripides. T eo gnis y sus continuadores de la C olec­
ción T eognídea volvieron a la elegía de tipo tradicional. En lo que

1 Cf. Schmld, G esch . d e r g r i e c h . L iteratur, II 542.


a X en o p h a n e s stu d ie n , Hermes 60 ( ’25) 174 ss.

[8 2 ]
IN T R O D U C C IÓ N

Jenófanes no se había alejado nun ca de ella era en el lenguaje, las


constantes rem iniscencias hom éricas y el estilo. El fr. 1, por su
m ayo r extensión, perm ite v er el m ism o desarrollo gradual —no
estrictam ente lógico — del tema y la m ism a divisió n en dos partes,
con v uelta al final seguram ente al tem a in ic ia l1, que son caracterís­
ticos de elegías como la 1 de Solón o la 7 de T irteo.

1 Obsérvese que el comienzo está incompleto.

[83]
BIBLIOGRAFÍA

ESTUDIOS GENERALES. VIDA Y PENSAMIENTO1

C a r lo t t i, G., S e n o fa n e d i Colofone, GFI 9 ( ’28) 235-67.


D e ic h g r a b e r , Κ., X e n o p h a n e s περί φόσβως, R h M 87 ( ’38) 1-31.
E in h o r n , D., Z eit u n d S treitfra gen d e r m o d e r n e n X e n o p h a n e s f o r s c h u n g , AGPh 31
( ’17) 212-30.
F r a n k e l , H., X en o p h a n e s stu d ie n , Hermes 60 ( ’25) 174-92.
G ig o n , O., X e n op h a n e s , en D er U r s p r u n g d e r g r i e c h . P hilosop h ie, Basel 1944,154-96.
G o m p e rz , H., Z u r C hronologie d e s X e n o p h m e s , PhW 52 ( ’32) 1411-14.
G o r d z ie je w , W., S u r la p oé tiq u e d'Aristote, Przeglad Klasyck 4, 4 ( ’38) 341-58
(precedentes en Jenófanes).
H e i d e l , W. A., H ec a ta e u s a n d X e n o p h a n e s , AJPh 64 ( ’43) 257-77.
J á g e r , W., X e n o p h a n e s a n d the B e g i n n i n g o f n a tu ra l T h e o lo g y , en A lbert S c h w e itz e r
f u b i l e e Booh, New York 1945, 397-424.
J á g e r , W . , La d o c tr in a d e f e n ó f a n e s s ob re Dios, en La T eología d e los p rim e ro s filósofos
g r i e g o s , trad. esp. México 1952, 43-59.
L e v i, A., Sul p e m i e r o d i S en ofa n e, Athenaeum 5 ( ’2 7 ) 1 7 - 2 9 .
R e i n h a r d t , Κ., P a rm en id e s u n d d ie G es ch ic h te d e r g r ie c h . P hilosoph ie, Bonn 1916.
R u d b e r g , G., X e n op h a n e s , Satiriker u n d Polemiker, SO 36 ( ’48) 126-33.
U n t e r s t e i n e r , M., S en ofa n e. T e s t i m o n í a m e e fr a m m en t i. Firenze 1956.
Z i e g l e r , Κ., S u r la p e rs on a litê d e X en op h a n e, Satura Viadrina altera, 110-15.

INTERPRETACIÓN Y CRÍTICA DE LOS FRAGMENTOS

A lle n , T. W„ A d v er sa r ia X I et XII, RPh 47 ( ’34) 239 (sobre 1, 19 y 3, 4).


E., G a s t m a h l s - u n d S y m p o s io n le h re n . X e n o p h a n e s , WS 58 ( ’40) 11-30.
B ie lo h la w e k ,
B o w r a , C. M., X en op h a n es, f r a g m e n t 1, CPh 33 ( ’38) 353-67.

1 Doy sólo la bibliografía de los fragmentos editados por mí.

[85]
JENÓFANES

B o w ra, C. M ., X e n o p h a n e s a n d the o l y m p i c g a m e s , A JPh 59 ( ’3 8 ) 257-79.


B o w ra , C. M ., X e n o p h a n e s , f r . 3, CQ 35 ( ’4 1 ) 119-26.
E d m o n d s , J. M ., X e n o p h a n e s 2, 14, PCPhS 148-50 ( ’3 1 ) 6.
J a c k s o n , H., N otes o n X e n o p h a n e s , PCPhS (1 9 0 9 ) 17-18.
K r a n z , W ., Vorsokratisches, Hermes 69 ( ’3 4 ) 226-28.
K u r z f u s s , A ., Varia, II. X e n o p h a n e s f r . 5 ( — 14 D .), M nem osyne 41 ( ’14) 111 ss.
L u d w ic h , A ., B e m e rk u n g en z u X e n o p h a n e s , en M e l a n g e s N icole, Genève 1905, 335-47.
M a r k o v i 'c , M ., A d X e n o p h a n i s f r . 8 D., Z A 1 ( ’5 1 ) 117-20.
M a r c o v i c , M ., Estuvo J e n ó f a n e s d e Elea e n H v a r ( L é s in a ) ? (en servio), Istoriski
Casopis 2 ( ’49/ ’5 0) 19-27.
N e s t l e , W ., B e m e rk u n g en z u d e n Vorsokratikern u n d Sop h isten. X e n o p h a n e s , Philologus
69 (Ό 8 ) 531-33.
P r â c h t e r , Κ., Z u X e n o p h a n e s , Philologus 64 ( ’0 5 ) 308-10.
R a t h m a n n , W ., Q u a e s tio n es P y th a g o r e a e , O rp h ica e, E m p edoclea e, H alle 1933,
(sobre 6).
S h o r e y , P., N ote o n X e n o p h a n e s f r . 18, CPh 6 ( ’11 ) 88-89.
S a n f o r d , E. M ., T h e battle o f the g o d s a n d gi a n ts , CPh 36 ( ’4 1) 52-57.
W i l h e l m , Η. Ε., Z w e i g r i e c h i s c h e G ed ichte ü b e r d e n W e r t d e r L eib esü b u n gen , Erzie-
hung 55 ( ’3 7 ) 388-90.
W i l a m o w i t z , U. v o n , L esefrüch te, Hermes 61 ( ’2 6 ) 278 y Hermes 40 ( ’0 5 ) 174 n.
(sobre 3, 5 ; 34).

[8 6 ]
Ε Λ Ε Γ Ε Ι Α

1 (1 D.)
Νυν γάρ δή ζάπεδον καθ-αρόν καί χεϊρες άπάντο^ν
καί κύλικες · πλεκτούς δ’ άμφιτι&εϊ στεφάνους,
άλλος δ’ ευώδες μύρον εν φιάλγ| παρατείνει ■
κρητήρ δ’ εστηκεν μεστός έϋίρροσύνης ·
άλλος δ’ οίνος έτοιμος, ος οϋποτέ (ρησι προδώσειν 5
μείλιχος έν κεράμοισ’ όνδ-εος οζο'μενος ·
έν δέ μέσοισ’ αγνήν όδμήν λιβανωτός Ιησι,
ψυχρόν δ’ έστίν ϋδοιρ καί γλυκύ καί καθαρόν ·
πάρκεινται δ’ άρτοι ξανθοί γεραρή τε τράπεζα
τυρού καί μέλιτος πίονος άχθομένη · 10
βωμός δ’ ανθεσιν αν τό μέσον πάντγ( πεπύκασται ■
μολπή δ’ άμφίς έχει δώματα καί θαλίη.
Χρή δέ πρώτον μέν θεόν υμνειν ε’ΰφρονας άνδρας
εΰιρήμοις μύδ-οις καί καθαροισι λόγοις ·
σπείσαντας δέ καί εΰξαμένους τά δίκαια δύνασθαι 15
πρήσσειν —ταΰτα γάρ ών έστι προχειροτερον —,

1 7 cf. a d T y r t . 1 , 2 5 · 1 1 ά ν xô' μέσον = T h g n . 8 3 9

1 Τ Α τ η . 4 6 2 .C · 1 " ά π εο ο ν Τ ( H s c h . s. u .) · 4 -8 Τ ( E v s t. Od. 1 6 3 3 , 53)

1 2 ¿μφιτι&εΐ Dindorf : -εις Α τ η . ■ 4 χ ρ η τ ή ρ Schneidewin : κρατήρ Α τ η . ·


5 άλλος δ ’ οίνος Musurus : οίνος δ’ εστίν Α τ η . · έτοιμος Α τ η , : ετομος E v s t . · 15
δέ Bergk : τε Α τ η . · 1 6 ών Nestle :ών Α τ η .

[8 8 ]
E L E G Í A S

i*
P orque ahora está lim pio el suelo y las m anos de todos y las
copas; y u n servidor circunda n u estras cabezas con trenzadas co­
ronas m ientras otro nos ofrece en un pomo un oloroso perfum e;
la crátera está en pie, colm ada de alegría; y h a y guardado más vino
5 en las ánforas, dulce como la m iel, oliendo a flores, que da palabra
de que n un ca h ará traició n agotándose. En medio de la reunión
lanza el incienso su perfum e sagrado; h ay agua fresca, agradable,
c ristalin a; a nuestro lado se h alla el rubio pan y la acogedora
10 mesa, cargada de queso y rica m iel; el altar, en el centro, está
recubierto de flores y el canto y el b ullicio de la fiesta llen a la casa.
El hombre cuerdo d eb e2, lo prim ero, celebrar a la d ivin id ad con
relatos reverentes y palabras puras; y una vez que ha hecho las
15 libaciones y le ha pedido que le dé fuerzas para poder obrar la
ju sticia — pues esto es lo primero de todo —, no h ay n in gú n m al

1 Describe ia segunda parte del banquete, en que se bebe, se conversa y se


canta. Sobre las coronas y el ungüento que entonces se ofrecen a los comensales,
cf. por ejemplo Alceo 92. Sobre la Importancia del banquete como institución aris­
tocrática, cf. la Introducción General, pág. XV y XXI.
2 Posible réplica a Anacreonte 96, que censura al que en el banquete canta
discordias y guerras y aconseja en cambio celebrar a las Musas y Afrodita. Ana­
creonte criticaba posiblemente los Στασιωτικα o Cantos Revolucionarlos de Alceo
y se hallaba en la línea clásica que desde Homero ve un ideal en la moderación y
la alegría en el banquete (cf. O disea IX 6 ss., Teognis 467 ss., Focílides 1, 14,

[8 8 ]
ΞΕΝΟΦΑΝΗΣ

οΰχ δβρις πίνειν σ’ , όχοσον κεν ίχω ν άφίκοιο


οίκαδ’ άνεϋ χροπολοιι μή χάνυ γηραλέος.
Άνδρών δ’ αίνεΐν τούτον, δς έσθλά χιών αναφαίνει
ως οί μνημοσύνη καί χο'νος άμφ’ αρετής · 20
ούτι μάχας διέχει Τιτήνων ούδέ Γιγάντων
ούδέ {τι)> Κενταύρων, πλάσματα τών χροτέρων,
ή στάσιας σφεδανάς —τοΐσ’ ούδέν χρηστόν ένεστι—,
θ·εών (δ έ ) προμη&είην αίέν εχειν αγαθήν.

2 (2 D.)
ά λλ’ εί μέν ταχυτήτι ποδών νίκην τις αροιτο
ή πενταθλεύων, ενθ-α Διος τέμενος
χάρ’ Πίσαο ροήσ’ έν Όλαμχίη, ειτε χαλαίων

2 Τ Α τ η . 413 F

17 πίνειν σ’ Adrados : πίνειν δ’ Α τ η . πίνειν Bergk · 20 ώς oí Schneidewin : ωση


A ώς ή A t h e n a e i Ε · πόνος Schneidewin : τόνος Diels τον ος Α τ η .
A th e n a e i
seru. Allen · 21 διέπει A t h e n a e i E : διέπειν A t h e n a e i A · 22 τι suppl. Meineke
: χε suppl. Kalinka a o suppl. Bergk om. A t h e n a e i AE · π λ ά σ μ α τ α τών Schnei­
dewin : πλασμάτων A t h e n a e i AE em. A t h e n a e i P · 23 σφεδανάς Osann : φεδο'-
νας Α τ η . « 24 δέ suppl. Scaligerus · αγαθήν Α τ η . : ¿γαθον Hermann

[8 9 ]
JENÓFANES

en que bebas en tal m edida que puedas regresar a casa sin la


ayu d a de un esclavo, si no eres m u y viejo. De entre los hombres
alaba al que después de beber deja ver su b uen n atu ral: que su
20 pensam iento y su esfuerzo están puestos en la virtu d . No entra
en batallas de T itan es o G igantes, n i tampoco de C en tau ro s1
—ficciones de los antiguos — n i en vio lentas reyertas: n in gú n bien
h a y en ellas; pero sí de tener un a reverencia, siem pre buena,
para con los dioses.

22
S i uno alcanza la victoria en O lim pia, allí donde junto al río
de P isa 3 está el recinto sagrado de Z eus, y a con la rapidez de los

Critias 4 y el propio Anacreonte 43). Jenófanes, sin embargo, va más lejos, que­
riendo que los cantos del banquete sean en elogio de la virtud y que se proscriban
de ellos no sólo el tema de las luchas civiles, sino también algunos de la mitología
emparentados con él.
1 Los centauros, ebrios en el banquete de las bodas de Pirltoo, quisieron raptar
a la novia y fueron vencidos por los lapitas, lo que constituye el tema de uno de
los frontones del templo de Zeus en Olimpia y de las metopas del Partenón. Los
centauros simbolizan la h y b r is o desenfreno (cf. Teognis 542) y por ello se pone a
su lado a los Titanes y Gigantes, de igual simbolismo.
2 En la polémica sobre cuál es la verdadera αρετή o cualidad excelente, abierta
en la elegía por Tirteo (cf. fr. 8 y nota, así como Teognis 699-718), Jenófanes
propugna la sabiduría oponiéndola* a la fuerza y habilidad del atleta, tan hon­
rada por los griegos. Como ya indica Ateneo, Eurípides —conocido por su enemis­
tad por los atletas— imitaba a Jenófanes en el AutóUco (fr. 282 N 2). En la misma
línea está el que Sócrates se propusiera para sí mismo como castigo (cf. Platón,
A pología 36 D) la alimentación en el Pritaneo —el edificio del gobierno—, consi­
derándose más digno de ello que los atletas, como bienhechor que era de los
atenienses. Sobre los Juegos Atléticos, cf. el libro de Gardiner, A thletics o f a n c i e n t
w o r l d (Oxford 1930).
3 Literalmente *el Pisas» o río de Pisa (la región de Olimpia); es el Alfeo o
el Cladeo.

[8 9 ]
ΞΕΝΟΦΑΝΗΣ

ή καί πυκτοσύνην αλγινοεσσαν έχων,


είτε τό δεινόν αε9·λον, β παγκράτιον καλέουσιν, 5
άστοϊσίν κ’ ειη κυδροτερος χροσοραν
καί κε προεδρίην ιρανερήν Ιν άγώσιν αροιτο
καί κεν σίτ’ ειη δημοσίων κτεάνων
έκ πολιος καί δώρον, ο οί κειμήλιον εΐη · *
είτε καί ΐχποισιν, ταϋτά κε πάντα λάχοι 10
ούκ έών άξιος ώσπερ έγώ ■ ρώμης γάρ άμείνων
άνδρών ήδ’ ίππων ήμετέρη σοφίη.
Ά λ λ ’ είκή μάλα τούτο νομίζεται, où δε δίκαιον
προκρίνειν ρώμην τής άγαθ-ής σοφίης.
Οΰτε γάρ εΐ χύκτης αγαθ-ος λαοΐσι μετείη 15
οΰτ’ εί πενταθλείν οΰτε παλαισμοσόνην,
οΰδέ μέν εί ταχατήτι χοδών, τοπερ έστί προτιμον,
ρώμης δσσ’ άνδρών εργ’ εν άγώνι πέλει,
τούνεκεν άν δή μάλλον έν εΰνομίη χολις ειη.
σμικρόν δ’ αν τι πολει χάρμα γένοιτ’ επί τώ, 20
ει τις αε&λεύων νικώ Πίσαο παρ’ δχθας ·
ού γάρ πιαίνει ταΰτα μυχούς πολιος.

2 9 δώρον — ειη cf. Od. I 311 δώρον . . . ο τοι χειμήλιον εσται · 13 τούτο νομίζε-
ται = Alc. 44, 2 ° 21 ΙΤίσαο παρ’ όχ&ας cf. 11. XII 313 Ξαν&οιο χαρ’ οχθ-ας

22 Resp. (E v st. 11. 1299)

2 5 τό W a k e f i e l d : τι Α τ η . · 6 χροσορδν Jacobs : χροσέραν Α τ η . · 9 et 22 π α ­


Schneldewin : χόλεως Α τ η . ■ 10 χε π ά ν τ α Schneidewln : χ’ εί π ά ν τ α Α τ η . ·
λ ιός
15 λαοΐσι μετείη Stephanus : λαοΐσιν ετ’ ειη Α τ η .

[9 0 ]
JENÓFANES

pies, y a en el pentatlón, y a en la luch a o en el pugilato doloroso o


5 bien en el terrible deporte que llam an el pancracio, se m uestra más
orgulloso ante la m irada de sus conciudadanos, logra la distinción
de la proedría1 en los juegos públicos, se asegura la m anutención a
cargo de los fondos de la ciudad y u n regalo que guardará como
10 un recuerdo; sí logra la victoria con sus cab allo s2, consigue tam ­
bién estas cosas. Y, sin em bargo, es m enos digno de ellas que yo,
porque m i sab iduría es m ejor que la fuerza de los hombres y de
los caballos; pero sobre todo esto h a y opiniones equivocadas y no
es justo preferir la fuerza a la verdadera sabiduría. S i h ay en la
15 ciudad un buen p ú gil o u n atleta distinguido en el p entatlón, en
la lucha o en la carrera —que es la m ás im portante de las pruebas
atléticas en las com peticiones entre hom b res— no por ello estará
20 m ejor gobernada; y poco placer puede dar a una ciudad el que un
atleta venza jun to a las riberas del río de Pisa, pues esto no e n ri­
quece las arcas de la ciudad.

1 Derecho a sentarse en la primera fila en los Juegos atléticos o musicales,


representaciones dramáticas, etc. Con el comer en el Pritaneo, era el mayor honor
que podía hacer a un ciudadano una ciudad griega.
2 Téngase en cuenta que el premio se otorgaba al dueño de los caballos, no al
que los montaba (cf. vv. 12 y 17). El vencer con los caballos es la victoria de
menos importancia en la época arcaica y cierra aquí la lista de los Juegos, que está
redactada por el orden de antigüedad e importancia. Cf. Fránkel, Hermes 60 ( ’25)
177 ss.

[9 0 ]
ΞΕΝΟΦΑΝΗΣ

3 (3 D.)
άβροσόνας δέ μα&οντες άνωφελέας παρά Λυδών,
δφρα τυραννίης ήσαν aveu στυγερής,
ΐβεσαν εις άγορήν παναλουργέα φάρε’ εχοντες,
ου μείους ώσπερ χείλιοι εις έπίπαν,
αύχαλέοί, χαίτησιν άγαλλομεν’ εΰπρεπέεσσίν, 5
άσκητοίσ’ οδμήν χρίμασι δευο'μενίη.

4 (4 D.)
ουδέ κεν εν κύλικι προτερον κεράσειέ τις οίνον
εγχέας, άλλ’ υδωρ και κα&ύπερθε μέθ·υ.

5 (5 D.)
πέμψας γάρ κωλην ερίφου σκέλος ήραο πϊον
ταύρου λαρινοϋ, τίμιον ανδρΐ λαχεϊν,

3 1 -6 Τ Α τη . 526 Α » 5 αύχαλέοί Τ ( H s c h . s . u .) · 4 Τ Α τη . 782 Α · 5


Τ Α τη . 368 D

3 1 ά β ρ ο σ ό να ς Schneider : ό φ ρ ο σ ύ να ς Α τ η . · 2 ή σ α ν aveu Dindorf : η σ α νευ Α τη .


• 5 ά γ α λ λ ό μ ε ν ’ interpr. Diels : ά γ α λ λ ο μ ε ν Α τ η . edd. alia alii coni. * 4 2 εγχέας
Casaubon : ε γ χ ε ύ α ς Α τ η .

[9 1 ]
JENÓFANES

31
A p rendiendo de los lidios in ú tiles refinam ientos cuando esta­
ban libres de la odiosa tira n ía 2, iban a la A sam blea, en núm ero no
inferior a m il en to tal8, con vestidos teñidos todos de púrpura,
5 llenos de presunción, luciendo sus bien peinados cabellos y perfu­
m ados con raros ungüentos.

4
N adie m ezcla el vino echándolo en la copa prim ero, sino que
echa agua y encim a v in o 4.

55
Porque enviando un cuarto trasero de cabrito te llevaste una
gorda p iern a de un toro cebado, honrosa para el hombre que la

1 El poema es sin duda un fragmento de la Κολοφώνος χτίσις o Fundación de


Colofón (cf. Diógenes Laercio IX 20) en que se contaba la historia, incluso la
reciente, de esta ciudad. A quí Jenófanes se refiere a la época anterior a la conquista
lidia (cf. Introducción a Mimnermo, vol. I, pág. 210-211). Sobre el lujo y molicie de
los colofonios en aquel tiempo, cf. el pasaje de Teopompo citado por Ateneo 526 E
y Cicerón, De república VI 2, así como A ristóteles, Política 1290 b y Filarco (citado
por Ateneo 1. c.). Este lujo era considerado seguram ente por Jenófanes como causa
de la ruina de la ciudad.
2 Es decir, cuando aún no habían sido sometidos ni por los propios lidios ni
por los persas. M e apoyo en los textos de Filarco y A ristóteles aludidos arriba.
Edmonds piensa, al contrario, en la independencia de los lidios respecto a los
p ersas; otras traducciones, por ejemplo la de Fraccaroli, escapan a la dificultad no
concretando. La traducción -A sam blea· es de Frânkel ( l. c. 1 8 0 ); estaba inte­
grada, sin duda, por los nobles.
8 El dato lo conserva tam bién Teopompo (en Ateneo 526 C).
4 Esta costumbre antigua, contraria a la posterior, la atestigua Ateneo, además
de con nuestro pasaje, con Anacreonte 62, Hesiodo, Trabajos y Días 596 y un
pasaje de Teofrasto.
5 Existía la costumbre, que había dado origen a un refrán (cf. Alceo 44), de
invitar a un amigo extranjero a comer un cabrito. Jenófanes, correspondiendo a

[9 1 ]
ΞΕΝΟΦΑΝΠΪ

τοϋ κλέος Ελλάδα πάσαν αερίζεται ούδ’ άπολήξει,


εστ’ αν άοιδάων ·β γένος Έλλαδικόν.

6 (6 D.)

Νυν αδτ’ άλλον εχειμι λο’γον, δείξω δε κέλευ&ον

καί ποτέ μιν στυφελιζομένου σκύλακος χαρίοντα


φασίν έποικτιραι καί τοδε φάσθ·αι Ιπος ·
'παΰσαι, μή δέ ράπιζ’, έπεί ή φίλου άνερος έστίν
ψυχή, τήν εγνων φΟ-εγξαμένης άίων’ . 5

7 (7 D .)
ήδη δ’ επτά τ ’ 2ασι καί έξήκοντ’ ενιαυτοί
βληστρίζοντες εμήν φροντίδ’ αν’ Ελλάδα γην ■
εκ γενετής δέ τότ’ ήσαν ¿είκοσι πέντε τε χρος τοΐς,
είχερ έγώ χερί τώνδ’ οιδα λεγειν ετόμως.

8 (8 D .)

άνδρος γηρέντος πολλόν άφαυροτερος.

5 3 το δ κ λ έ ο ς = Od. I 3 4 4 · 6 1 vûv α ο τε = H o m . p a s s i m · 4 ε π ε ί η = II. I 1 5 6


· 8 π ο λ λ ο ν ά φ α υ ρ ο τ ε ρ ο ς = II. VII 4 5 7
7 3 έκ γ ε ν ε τ ή ς = H o m . p a s s i m

6 1 e t 2 -5 Τ D.L. VIII 36 · 2 -5 Τ S v i d . 1 s . u. Βενοφανης Α .Ρ . VII 120 ·


2 -4 Τ ( S v i d . 2 s . u . στυφβλίξαι) · 7 Τ D.L. IX 19 A p ó s t o l . VIII 42 r · 8 T
E .M . 231 A n. Οχ. IV 339

5 4 ά ο ιδ ά ω ν A t h e n a e i A : - ώ ν A th e n a e i C · Έ λ λ α δ ικ ό ν A th e n a e i A C : - ώ ν
A t h e n a e i C su · 6 1 α δ τ ’ Stephanus : ο ύν τ ’ D . L . · δ έ] τ ε Bergk · 3 φ α σ ίν
S v id .2 Α .Ρ . : φ α σ ί γ ’ S v id . 1 D io g e n is L a e r t ii P φ α σ ί γ ’ ouv D io g e n is L a e r t ii F ·
5 φ θ -ε γ ξα μ έ νη ς D .L . A .P . S v id . 1 S v id a e 2 A : - η ν S v id a e 2 GMV · 7 2 β λ η σ τ ρ ι-
ζ ο ν τ ε ς Ιμ,ήν D . L . : - ο ν τ ’ ομ,ήν A po st o l .

[9 2 ]
JENÓFANES

obtiene ; su fama llegará a toda G recia y no m orirá m ientras exista


en G recia1 la raza de los poetas.

6
A hora pasaré a otra h istoria y m ostraré el cam in o2 ......................
Dicen que u n día, como, según pasaba, apaleasen a u n cachorro
de perro, se com padeció de él y dijo estas p alabras: «A lto, no le
5 golpees, pues es el alm a de un am igo mío, a la que he reconocido
al oír su v o z » .

73

Sesenta y siete años h an paseado y a m is pensam ientos por la


tierra de G recia; y desde m i nacim iento h abían pasado vein te y
cinco adem ás, si es que yo puedo testim oniar exactam ente sobre
estas cosas.

M ucho m ás débil que un anciano.

esta Invitación con otra a comer una grasienta pierna de buey, se burla de un mal
poeta. Esta es al menos la interpretación de W ilam o w ítz, Hermes 61 ( ’26) 279 s.
1 El adjetivo Έλλαδιχόν se refiere sólo a la Grecia propia (Dittenberger,
Hermes 41 ( ’0 6 ) 209 s.).
2 El pasaje omitido debía de tratar de la doctrina pitagórica de la metempsíco·
sis. Cf. Kranz, Hermes 69 ( ’34) 226 s. (contra Rothmann, Quaestiones Pythagoreae,
H alle 1933, 37, que niega que sea Pítágoras el que h abla).
3 Cf. Introducción, pág. 77.

[9 2 ]
THEOGNIS
IN TR O D U C C IÓ N

La colección de elegías que los m an uscritos nos transm iten


bajo el nom bre de T eognis co n stitu ye la fuente más abundante
que tenem os para el conocim
" ■ _ --- _ - - —_ -
iento
----- —
de la elegía p realejan
— —_
drin
—-~ —- WigíB^S8Sí£a; mes,
3¡gg&
asim ism o, fundam ental para estu d iar el pensam iento de la aristo ­
cracia griega en la época de su decadencia. Pero, al mism o tiem po,
ha dado origen a un a inacabable serie de polém icas tan pronto
como se ha querido en trar en el an álisis detallado de su contenido.
¿E n qué época v ivió T eo gn is? ¿Q u é es lo que le pertenece de la
colección teognídea? ¿C uándo y cómo se formó esta colección y de
qué época, de qué tendencias proceden las partes no teognídeas de
la m ism a? Son innúm eras las respuestas que a estas y a otras pre­
gun tas se han dado. Desde los que afirm an que toda la colección
es obra de T eo gn is a los que llegan a negar la existen cia de T eognis
o, al menos, p rescinden de ella en la práctica, h ay toda clase de
opiniones. En vez de pasarlas ahora revista creemos más conve­
n ien te exponer prim ero la n aturaleza y caracter de la colección
teognídea que es, al fin y al cabo, el prim er o b jeto .d e nuestro
interés. A sí podrá el lector disponer de más elem entos de juicio
para seg uir las soluciones más probables a los problem as conexos
con la personalidad de T eo gn is y con el origen de n uestra colec­
ción, problem as que no h an dejado nun ca de ser debatidos desde
la edición de C am erarius (1 5 5 0 ).

[9 5 ]
TEOGNIS

I. — A n á l isis de la c o l e c c ió n T e o g n íd e a

H ay por lo m enos u n punto en que todos los estudiosos están


de acuerdo y es que todas las elegías contenidas en n uestra colec-
ción son de origen p realejandrino. N ada se encuentra en ella que
no pueda atrib uirse al siglo v i o v a. C .; en realidad, con poste-
rioridad a esta fecha y tras la decadencia del siglo iv surge un
tipo de elegía m u y diferente. Éste parece ser u n argum ento a favor
de la tesis de que n u estra colección procede de fin es d el siglo v o
com ienzos a e l iv a T C · , como cree R eitzen stein 1 o, en todo caso,
de época alejan d rin a, q u e es el lím ite extrem o que da C arrière3,
más bien que del siglo v o v i d. C. como han pretendido, entre
otros, N ietzsch e3 y , recientem ente P eretti4 .
Se im pone ahora hacer u n an álisis relativam ente detenido del
contenido de las elegías. Llam a la atención ante todo la existen cia
en la colección de un a serie de elegías que diversos autores an ti­
guos atrib u yen a otros elegiacos: So lón, T irteo, M im nerm o, E veno.. .
En nuestro A parato de R eferencias se h allan consignadas. Desde
W elck er se ha interpretado este hecho en el sentido de que n u es­
tra colección es en realidad una A n to lo gía. Frente a esta in terp re­
tació n 6, los partidarios de la un id ad de la colección, sobre todo

1 Epigramm un d Skolion, Giessen 1893, 84.


1 Pero su forma actual proviene según él de época bizantina ( Théognis de
Mégare, 126 s.)
3 Zur Geschichte d er Theognideiscken Spruchsam mlu ng, RhM N. F. 22 (1867) 181.
4 Teognide nella tradízione gnom ologica, Pisa 1953, 210.
s Ct. sobre todo J. H e in im a n n , Theognidea, Hermes 34 (1 8 9 9 ) 590 ss. y
T. H u d so n - W h-l ia m s , The elegies o f Theognis, London 1910, 43 ss.

[9 6 ]
INTROD UCCIÓN

H arriso n 1, H igh b arger2 y V an der V alle3 respondieron que se


trata de adaptaciones por T eognis de pasajes de poetas predeceso»
res su yo s en un tiem po en que el concepto de propiedad literaria
no era el actual. H igh b arger4 ha querido ver incluso en el v. 769
un a definición de este tipo de poesía cuando se afirm a que el ser­
vidor de las M usas debe «apropiarse» (μώσ&αι) de los poem as de
otros, «in terpretarlos» (δεικνόεν) y «crear» otros nuevos (άλλα 8è
ποιειν); traducción, ciertam ente problem ática.
V eam os unos ejem plos. C lem ente de A le ja n d ría 5 afirmó y a que
T eo gn is 1 5 3 -4 está escrito en contraposición a 'la doctrina de Solón
5, 9 - 1 6 6; no es la m ucha (πολύς) riq u eza la que produce soberbia,
sino la que cae en manos de u n hom bre v il (κακφ). La diferencia
existe y es consciente, au n que no hace más que recalcar la doctrina
de Solón, que atrib uía estos efectos a la riqueza ad quirid a por
«hom bres que no tienen un esp íritu bien eq u ilib rad o ». El v. 231,
p erteneciente a un pasaje transcrito de Solón 1, 7 1 -7 6 , difiere
totalm ente del verso correspondiente de Solón, el 7 4 7; pero el con­
jun to conserva el mismo sentido, pese a la argum entación de H igh ­
b arger8: el an sia de riquezas (S o ló n ) o las riquezas (T e o g n is)
engendran el infortunio, figurando en T eo gn is un grado interm e­
dio: la locura o ceguera. De igu al forma 1 0 0 3 -6 conserva igu al

1 Studies in Theognis, Cambridge 1902, 101 ss. y The elegies o f Theognis, CR 26


( ’1 2 )4 1 ss.
2 Cf. principalm ente A n e w approach to the Theognis question, T A P hA 58 ( ’27)
170 ss.
8 Theognis, H um anitas 7 -8 ( ’5 5 - ’5 6 ) 70 ss.
4 Literary imitation in the Theognidea, AJPh 50 ( ’2 9) 341 ss.
5 Strom. VI 8, 1.
6 Teognis: τίχτει τοι κόρος ΰβριν, όταν καχψ οΧβος επηται /αν8 ρώπψ χαί οτψ μή
νόος άρτιος ή, Solón: τ. γ. χ. δ. ο. πολύς ¿λβος επηται/άνθ-ρώποισί οσοις μή νόος άρτιος ή.
7 Teognis: Χρήματά τοι 8-νητοΐς fifvsxai αφροσύνη; Solón: χέρδεά τοι θνητοϊσ’
ώπασαν αθάνατοι.
8 AJPh 50 ( ’2 9 ) 345.

[9 7 ]
TEOGNIS

sentido que T irteo δ, 1 3 -1 6 a pesar de la su stitució n de νεφ por


σοφψ. H echos como éstos no exigen para ser explicados la in ter­
vención de un verdadero poeta.
Son varian tes que tienen todo el aspecto de h ab er surgido al
t r a n s m i t i r s e los poem as, bien por vía oral en el b an quete, bien
luego por v ía m an uscrita. O tros ejem plos son más claros. En el
p asaje últim am ente aludido a un ανδράσι κείται de Solón responde
u n άνθ-ρώποισι en T eo gn is: variación que es ridículo atrib uir a un
«im itador» qu e ha copiado el resto fielm ente (salv o el verso citado).
Ejemplos como éste p ueden encontrarse m uchos en m i A parato de
R eferencias. T am b ién son característicos los casos en que sólo se
h a tomado un fragm ento del poema original, como ocurría en los
dos ejem plos tomados de Solón. Para d isim u lar este hecho lo n or­
m al es su stitu ir la p artícu la u n itiv a origin al — u n γάρ, por ejem plo,
en el caso de Solón 4 ,9 y 5 ,9 (cf. T eognis 315 y 1 5 3 ) ~ por un
δέ o u n τοι q ue, como ha visto bien K ro ll1, se h abían hecho nor­
m ales en el com ienzo de la elegía como consecuencia, sobre todo,
de su recitación altern ada en el banquete. Tam poco en estas repro­
ducciones fragm entarias, con una literalid ad que sólo tiene excep­
ciones del tipo señalado (p o r ejem plo, en T eognis 316 τούτοις frente
a Solón 4 ,1 0 αοτοϊς), pero con el corte disim ulado, es verosím il
que h a y a que ver la mano de n in gú n poeta.
C ierto que h a y dos o tres casos en los que puede aceptarse la
existen cia de una verdadera volun tad de adaptación ae un pasaje
de u n poeta anterior. Desde W ila m o w itz 2 se acepta com unm ente
que, si T eo gn is 7 9 5 -6 transcribe literalm ente el fragm ento 7 de
M im nerm o, los dos versos precedentes (7 9 3 - 4 ) no son de M im ­
nerm o, sino de u n adaptador que m oraliza el pensam iento de
M im nerm o: a «alegra tu corazón: de entre tus conciudadanos

1 Theognisinterpretationen, Leipzig 1936, 91 ss.


2 Sappho u n d Semónides, Berlín 1913, 85.

[9 8 ]
INTROD UCCIÓN

siem pre descontentos, unos h ab larán m al de tí, otros, m ejor que


aq u ello s», se hace preceder un dístico im itado de H esíodo, Tr. y D,
22 ss. en que se recom ienda la Ju sticia, con lo cual el «alegrar el
corazón» toma un sentido m u y ajeno a M im nerm o, cuyo dístico
(n o fragm ento de eleg ía) recom endaba la despreocupación. En cam ­
bio 1 0 1 5 -1 7 debe de ser de M im nerm o como los tres siguien tes,
idénticos al fr. 5, 1 -3 de este autor.
Exam inem os tam bién T eognis 9 3 3 -3 8 . A q u í nos encontram os
a ) con u n a copia (v . 935) de T irteo 8, 37 hasta la palabra νέοι; b )
a continuación se copian los versos 4 0 ss. del mismo fragm ento de
T irteo: evidentem ente, h ay un salto de copia del véot del v. 38 al
del V. 40; c ) el adaptador copia ahora dos de los versos que había
dejado en el salto de νέοι a νέοι, con lo cual de la persona elogiada
se dice, adem ás de que todos le ceden el sitio, que es honrada
cuando envejece; d ) el μιν «a él» del v. 37 es ahora interpretado
en forma diversa haciendo que le precedan dos versos nuevos
(9 3 3 -3 4 ) que hacen que todo lo sigu ien te se predique, no y a del
guerrero que defiende su patria, sino de aquel que posee «virtu d y
y b elleza»: h a y aq u í un ideal más m oderno1.
^Í£ ^ £ _ ^ 2£ EÍ££áíB£fll£jjBESilü&-au&.£igáJ¿á.f como estos dos
representen una reelaboración por parte de T eognis de un original
an terio r, puesto que hem os de ver que en n uestra colección teogní-
dea h ay claras im itaciones de varios poetas, im itaciones algunas de
las cuales pueden provenir de T eognis. Pero no es vero sím il que
ello sea así tratándose como se trata de burdas adaptaciones. N o es
norm al en la lit e r a tu ra griega este tipo de reelaboraciones. En todo
caso, los. e [e g p lo s num erosos en q u e la alteración no existe o es
insign ifican te, dem uestran que en nuestra colección h an entrado

1 El adaptador im ita el αρετή καί χΰδος οπηδεΓ de Hesíodo, Trabajos y Días 313
(derivado a su vez de Iliada XVII 251 τιμή χαί χΰδος οπηδεί) cambiándolo en αρετή
χαί χαλλος οπηδεΐ.

[9 9 ]
TEOGNIS

elem entos de v aria procedencia, alterados en la tran sm isión oral y


esseAiaiiiiá^s¿BisssiiBi^sss^g¡ss^s^m>!ráS!iiSissssesa^i^sess!imwBsii^sms!ifaesss^
^mMkÆ^a^sia^s^âsziÎ^^mæsæs^sresmimsitiistsMii ^ ^ssæsisÿssissæmasiæÎissataaa^æ^i

m anuscrita y luego recopilados en una A nto logía. H ay que separar


este tipo de hechos del de la im itación por parte de T eo gnis u
otros, contra el inten to, hecho Lpor H ighbarger,
®3üS£8fiSSæeS <J
de Lponerlos en el
mismo plano. Recordem os, finalm ente, que encontram os posible­
m ente un verso de u n poeta posterior a T eognis incluido en la
colección: el 4 7 2 ( = Eveno 8 ), que hace p en sar a casi todos los
críticos que todo el poem a 4 6 7 -4 9 6 es de E veno1. No es, pues,
seguro que todas las im itaciones sean de T eognis; al m enos las más
in h áb iles y m ecánicas debem os no atrib uírselas.
S in em bargo, a veces es d ifícil trazar el lím ite entre los poemas
recopilados en bloque y los que represen tan una im itación. V eam os
el caso de algu n as m áxim as sueltas que aparecen en la colección.
2 5 5 -5 6 , el famoso «epigram a de D élos», im itado por varios autores,
no es de creer que lo escribiera T eo gn is para los d elio s. a pesar de
H igh b arg er2. Pero otras veces esas m áxim as han sido am pliadas no
sabem os si por T eo gn is o por otro poeta: cf. 147, atribuido a Focí-
lid e s 8 y am pliado con los versos 1 4 5 -6 y 148; el mism o verso 472,
y a citado, creen algunos que es un a m áxim a (a lu d id a por Platón
Fedr. 240 C ) u tilizad a indep en dien te por Eveno. En cam bio es
seguro que 17, considerado generalm ente como un proverbio4, pro­
cede en realid ad del m ism o pasaje im itado en los versos inm ediatos:
un poema épico en el que tam bién se insp ira Píndaro, P íticas 3, 88 ss.

1 C f. H u d s o n - W il l ia m s , The elegies o f Theognis, 32 ss.; C a r r iè r e , Théognis,


Paris 1948, 110 ss. En contra, H a r r is o n , The elegies o f Theognis, C R 26 ( ’ 12)
41 ss. y y a antes V a n L e u t sc h , Philologus 30 (1870) 662 ss. V éase más adelante
y pág. 200, η. 1 y 212, η. 3.
8 Theognis a n d the persian wars, TPA PhA 68 ( ’3 7) 101 ss. Estaba en la entra­
da del templo de Leto; lo im itaron Sófocles, fr. 329 N 2 y otros.
3 K r o ll , 220 ss. cree que se trata de una máxim a del siglo v ; pero h ay otros
fragmentos de Focílides de Igual tendencia.
4 Cf. Eurípides, Bacantes 881, Platón, Lisis 216 C, etc.

[1 0 0 ]
INTRODUCCIÓN

V em os, pues, que en los casos en que h a y cita literal de un


verso de caracter gnómico, el contexto puede ser tam bién un cuer­
po extraño en la colección o bien una im itación, no siendo impo-
sible que el im itador sea el propio T eognis. Pasam os con esto a las
im itaciones m ás típicas. A nalicem os el grupo de
de repu tar como im itadas de poetas anteriores, de los que no se
toma n in g ú n verso com pleto. A veces un fragm ento que conocemos
es im itado; otras, ciertos poemas de la colección reflejan la term i­
nología y las ideas de Solón, M im nerm o o T eo gn is, por ejem plo, y
podemos optar por v er en ellos poem as perdidos de estos poetas o
im itaciones de los m ism os. Contentém onos con unos pocos ejem-
píos del prim er grupo. 1 1 9 7 -1 2 0 2 im ita librem ente a Hesíodo,
Tr. y D. 4 48 ss. La elegía 6 9 9 -7 1 8 im ita a T irteo fr. 9, proponien­
do como nuevo id eal el de la riqueza, bien que en forma irónica,
y a que el verdadero id eal que deja traslucir (m odelos de Sísífo y
N esto r) es el de la época so fística1. 2 1 3 -1 8 im ita claram ente el fr.
83 Schr. de P ín d aro 2, a su vez dependiente de un fragm ento épico
que transm ite A teneo 317 D ( = 256 P o w ell). 1 2 5 5 -6 im ita 1 2 5 3 -4
(de Solón). O tras veces la im itación es más lejan a. C om párense por
ejem plo los versos 3 5 5 -6 0 , 5 5 5 -6 , 6 5 7 -8 etc. con los fragm entos 7
y 211 de A rquíloco. O 3 9 -4 2 , 4 3 -5 2 , 1 9 7 -2 0 8 , 8 3 3 -6 etc. con la
Eunomía y otros fragm entos de Solón. 8 6 5 -6 8 y 1 0 0 5 -0 6 con T ir­
teo; etc. Ciertos críticos, como Bergk, h an propuesto en conse­
cuencia atrib u ir diversos poemas de n uestra colección a Solón ,
a M im nerm o, a T irteo, a Eveno etc. Es posible que a veces ten-
sa n razón, pero es im posible dem ostrarlo; m ás fácil, en general, es
que se^ trate de im itaciones y en algunos casos de sim ples coinci-
dencias de pensam iento.

1 Cf. R e it z e n ste in , Epigramm un d Skolion, 7 7 - 7 8 .


2 ώ τέκνον, /ποντίου &ηροζ πετραίοο/χρωτί μαλιστα νόον/προσφέρων πασαις πολίεσαιν
δμίλει ' /τφ παρεόντι δ’ επαινήσαις έχών /αλλοτ’ άλλ oía φρονεί,

[1 0 1 ]
TEOGNIS

Dentro de este últim o grupo de las coincidencias de pensam íen-


to shem
ægaiaBÎiaiaos
ma==sgaîde
g5SSi8ggcolocar
ggsaæ^^Basg^8a5un a serie
a33Sgs3^^de poem as que en cuen tran sus para-
?Î8^»sssia»s8
lelos más claros en la sofística y en E urípides. C ierto que se ha
exagerado en estas atribuciones de elegías a época tardía, pero de
los trabajos de R eitzen stein, C arrière, K roll y Peretti qued an alg u ­
nas cosas como definitivam ente ad quirid as. Y a vim os que la h ab i­
lid ad de Sísifo y la elocuencia de N estor eran el ideal del poeta de
6 9 9 -7 1 8 . De otra parte, los poemas en que aparece una concepción
de la αρετή com pletam ente divorciada de la riqueza, como 1 4 9 -5 0 ,
v an m ás allá del esp íritu de Solón y deben atribuirse a la época de
Eurípides,1*
Vem os, pues, que los pasaje s de n uestra colección en que sos­
pecham os la p resen cia de un autor extrañ o^jBon casos m u y diver-
sos que no pueden ser juzgados con igual criterio y que v an de la
sim ple repetición con o sin alteraciones del texto y· comple ta o in ­
com pleta, a u n influjo de pensam iento, con grados interm edios
como son la refundición, la am pliación y la im itación clara. En unos
casos se puede
J. ipBmen
eBaB¡sar en
sesssmai!msB!m¡saemla
iMsixmactividad de
3aeBsssssii«i!mBmms^,_— T eo gn is____·
U_______ o de
. ,.·,·,Χun poeta;’
en otros, en la de u n sim ple antologista.
En cuanto a la fecha de origen deb v ariar de unos casos a
otros, llegando en algunos al siglo v.
El intento de hacer que sea T eo gnis el poeta (an to lo gista a ve-
ces} de toda la colección choca adem ás con otro tipo de dificulta­
des. Dentro de los poem as a los q u e a priori no h ay motivo para
b uscar un autor o una insp iración ajenas a T eogn is, encontram os
rastro de hechos idénticos a los esbozados hasta aq u í: algun as ele-
gías son sim ples fragm entos; otras son reproducciones, exactas o
con varian tes, de poem as que se h allan en la m ism a colección; y
tampoco faltan las im itaciones de unos pasajes en otros con las
m ism as características y casos de gradación que hem os visto.

1 Cf. K ro ll 200 ss., aunque no todas sus conclusiones sean aceptables.

[1 0 2 ]
INTRODUCCIÓN

No es la exten sión criterio adecuado para si las elegías


de n u estra colección están com pletas o no, y a qu e es m u y variab le:
de u n dístico a quince. M uchas veces ello es dudoso y son m uchos
los casos en que los editores divergen en la m anera de separarlas :
en el A parato C rítico se encontrarán ejem plos de estas vacilacio­
nes, ejem plos que podrían m u ltip licarse al infinito. Es fácil que
h ay a uniones arbitrarias, como algun as que h a y en Estobeo de d ís­
ticos que en los m anuscritos están separados (cf. A parato de T e s­
tim onios a 5 2 5 -2 6 , 6 4 9 -5 2 etc.). Pero que h ay elegías incom pletas,
es ev id e n te 1. T a l vez el caso más palpable es el de 1 1 2 3 -2 8 que
acaba con un δειμαλέους τε μΰχοος, com plem ento directo de un v er­
bo que estaría en la parte perdida. Para el com ienzo podemos
ad u cir ejem plos como el 110 1 -2 , que em pieza por una oración de
relativo faltando la p rincip al; o 7 5 3 -6 , que K ro ll2 ha dem ostrado
m u y bien que es el final de un poema. A ú n u n ejem plo destacado:
1 1 5 9 -6 0 había perdido en nuestros m anuscritos el dístico in icial,
que conserva Estobeo IV 31, 26. Igualm ente, lo que v a sabemos
acerca de la m anera de transcrib ir un trozo de elegía com enzando
con un δέ, άλλα o τοι, nos autoriza a ver algunas de
la s in n ú m eras elegías que em piezan con estas
En los pasajes repetidos h a y alguna vez sustitución de γάρ por
(cf. 441 y 1162 a). S in embargo, el que una elegía com ience
estas p artículas no q uiere decir en p rincip io que esté incomj:
lo más probable es que sí lo esté si em pieza por

1 B ergk RhM 3 (1 8 4 5 ) 206 ss. y 396 ss. cree que nuestra Colección es un
.epítom e (d el siglo I o i i d. C.) de otra anterior. Esto es ver sólo un aspecto de la
cuestión y exagerar su importancia. En realidad, estas m utilaciones pueden ser
de fecha m uy variable.
2 Págs. 191 ss. y 224 ss.
8 Cf. K r o ll SO s s ., q u i e n c r e e q u e i n c l u s o γ ά ρ p u e d e c o m e n z a r e le g ía s c o m ­
p le t a s .

[1 0 3 ]
TEOGNIS

Pasem os ahora a los poem as de la colección que rep iten o im i­


tan otros Con_Jas im itaciones o copias de elegias
extrañ as son el m ás fuerte argum ento sobre el caracter antológico
de n uestra colección; H ein im an n 1 ha notado m u y b ien el p aralelis­
mo entre las repeticiones de uno y otro tip o : Ha llam ado la aten ­
ción sobre el carácter casi siem pre de varian te por error de co p ia2
de las diferencias entre las lectiones priores y las lectiones alterae. A
veces la coin cid en cia es exacta: cf. 9 4 9 -5 0 y 1278 c - d ; 1 1 0 1 -2 y
1278 a-b. O tras, las diferencias son insign ifican tes: cf. 214 y 1172
(οργήν σομμίσγων y συμμίσγων οργήν) y otros ejem plos más que
p ueden verse en C arrière3 y que, como dice este autor siguien do a
H u d so n -W illiam s, en nada difieren de las diferencias norm ales
entre dos fam ilias de m anuscritos. O tras veces h a y una_ n u eva re-
dacción que en nada afecta al contenido: cf. 555 y 1178 a-b . H eini-
m ann hizo notar que a veces una de las dos lecciones busca u n
térm ino más com ún o gen eraliza en vez de dar u n caso p articu lar:
cf. 877 ήβα μοι, φίλε θυμέ y la lect. altera Í0 7 0 τέρπεο μοι, φίλε θυμέ.
T am b ién hab ría q u e notar los esfuerzos para elim in ar algú n τοι in i­
cial (cf. 209 y 332 a ; 211 y 5 0 9 ) que es testim onio de u n poema
fragm entario.
Pero en otras ocasiones las diferencias son m ás profundas. Se
ha notado varias veces que 3 9 -4 2 , que difiere de 1 0 8 1 -1 0 8 2 b
solam ente en el segundo verso, tiene en realidad u n sentido dife­
ren te: en el prim er poem a, un aristócrata tem e que los excesos de
sus com pañeros de clase provoquen la llegada de la tiran ía; en el
segundo, se teme sim plem ente a la guerra civil. T am b ién podemos
señ alar la ex isten cia en las lectiones alterae ( ajv^ecesjsnJas p riores)
de una s upresión de versos: p o re j., de 9 4 9 -5 4 se repiten solam ente

1 Theognidea, Hermes 34 (1 8 9 9 ) 590 ss.


3 De oído, según él.
3 T héognis de M égare, 47.

[1 0 4 ]
INTRO D UCCIÓ N

los dos prim eros versos (1 2 7 8 c -d ). Es im posible a veces decidir


entre este caso y el inverso, pero en cam bio podemos señ alar al-
su n o s en que o en la lect. prior o en la altera h a y una am pliación :
como 3 6 7 -6 8 y 1184 a-b coinciden, o bien 3 7 9 -7 0 o b ien 1 1 8 3 -8 4
son u n añadido secundario a este dístico, acom pañado de la su p re­
sión de otro. Exam inem os aún 1 1 0 9 -1 4 . Es u n fragm ento (v v . 57-
6 0 ) de la gran elegía 53 -68 en el cu al se ha disim ulado el carácter
fragm entario con u n Κύρνε in icial, que ha obligado a refundir en
forma algo diferente el v. 57 y el com ienzo del 58. A dem ás se ha
am pliado este dístico con uno nuevo (e l 1 1 1 1 -1 2 ) inspirado en
1 8 9 -9 0 . N otem os aú n 1 1 8 7 -9 0 : es u n desarrollo de 1187, rep eti­
ción de 726, que no sabem os si es de Solón o si es a su vez una
am pliación del fragm ento de Solón qu e le precede.
Casos como éstos nos conducen al estudio de las im itaciones
de algun o s poem as de n u estra colección dentro de la m ism a; quiero
decir, im itaciones que no conservan la literalid ad de las palabras.
El p rim er dístico de la elegía 27-38, que in sta a C irno a que siga
los consejos que, basado en la experien cia, T eo gn is v a a darle, in ­
troduce una elegía en que aparece la identificación prem oral de la
nobleza con el poder y la virtu d . Dicho dístico es im itado clara­
m ente en 1 0 4 9 -5 0 ; a q u í introduce un a elegía que aconseja la cor­
dura y puede ser posterior. El dístico 5 4 1 -5 4 2 pone por ejem plo
de ύβρις a los centauros; su m odelo, 1 1 0 3 -4 , da como ejem plo el
de M agn esia y Colofón que era trad icio n al1 pero resultaba y a poco
convincente en época posterior (a lu d ía a hechos d el siglo v u ).
N aturalm en te el lím ite en tre la im itación y la coincidencia de tono
o pensam iento — frecu en tísim a — entre los poem as es d ifícil de tra-
zar. Pero en las notas se encontrarán num erosos ejem plos. Cf. tam ­

1 Cf. Arquíloco 107 y m l nota a este pasaje. Este dístico está tam bién imitado
en 603-04.

[1 0 5 ]
TEOGNIS

bién lo que digo m ás adelante sobre los poem as que contradicen


a otros.
D espués de todo lo que llevam os visto, es fácil deducir la con­
secuencia de que n u estra C olección es una A n to lo gía de la lírica
p realejan d rin a, cu yo autor (o auto res) han trabajado sobre compi-
laciones anteriores en parte coïncidentes. En estas com pilaciones
el texto de algunos poem as se había alterado y a ; pero no sólo se
trata de alteraciones m ecánicas originadas por la copia n i de que
ciertos poem as h u b ieran quedado m utilados, sino que algunos de
ellos eran adaptaciones, refundiciones o im itaciones de otros d e las
m ism as colecciones o ajenos a ellas. De las im itaciones, algun as
pueden atrib u irse a T eo gn is y , o tras, a autores tal vez posteriores.
En sum a; nos h allam os ante los resultados del proceso de creación
de la elegía

repetición en el banquete. Este proceso se continúa en sustan cia


en las varian tes que surgen en las copias m anuscritas. Lo difícil es
fijar fechas y nom bres; pero las lín eas gen erales dé l a evolución son
claras.
’&
‘eeeBtSíMí)rs^&
N ada más erróneo, en consecuencia, que el intento de poner
en u n mismo plano todos estos hechos y ver en los pasajes de
Solón etc. im itaciones de estos autores por T eognis, perdiendo de
v ista la existen cia de poem as repetidos, indicio de una recopilación
secundaria. A l tiem po, es equivocado querer exp licar estas repeti­
ciones diciendo que son un resum en o recap itulació n de las ense-
ñ an zas del poeta : aparte de que basta echarles una ojeada para
convencerse de que no es así, la existen cia de los pasajes de Solón
etcétera ap un ta a la existen cia de una A ntología. El paralelism o

1 Cf. H ig h ba rg e r , Repeated verses in classical poetry with p articu lar reference to


the Theognidea, PhQ 10 ( ’3 1 ) 329 ss.

[1 0 6 ]
IN TRODUCCIÓN

entre los p asajes tomados e im itados de otros autores y los repeti­


dos e im itados dentro de la colección, es el hecho decisivo para
com prender la h istoria de ésta.
Es, sin embargo, una inducción dem asiado rápida la de Ca-
rrié re 1 cuando establece que las A n to logías en que se basa la_com-
pilación tardía que según él es n uestra C olección eran precisam ente
dos: una del siglo v, cuyo contenido^ era fundam entalm ente teog-
n íd eo , y otra h elen ística, a la que atrib u ye los dobletes v los p asa-
jes de diversos autores. En realidad, las im itaciones y repeticiones
fes0!SHSBi»B8íaiSaeíS®BS®S8e8SaaiS!®í®ÍS8SSI8®®gas*58®8®gi8Sai
más o m enos com pletas de u n m ism o pasaje son a veces num ero­
sas: recuérdense los tres dísticos 5 4 1 -2 , 6 0 3 -4 y 1 1 0 3 -4 sobre la
δβρις que arru in a la ciudad o 1 0 8 5 -8 6 , 1 0 9 5 -9 6 ,1 1 6 0 a -b y 1237-
38, dísticos eviden tem ente rehechos unos sobre otros. P iénsese en
los innúm eros poem as con sentencias de idéntico contenido sobre
la pobreza, la m edida, etc. Pero, sobre todo, P eretti h a ilum inado
recientem ente una serie de hechos que no en cuentran explicación
con esta teoría. Q uedém onos provisionalm ente con la vieja tesis
de W elck er de que había varias colecciones, tesis que defendió
posteriorm ente H u d so n -W illia m s 2, entre otros.

II. — C o n t e n id o de la C o l e c c ió n

V eam os ahora cómo se clasifican desde el doble punto de vista


de la forma y del contenido las elegías de n uestra Colección. Este
estudio contribuirá a hacer com prender m ejor su carácter.
Como decíam os, las elegías v arían en extensión desde un dísti-
co a 15. M uchas de ellas se d irigen a C irno, el joven amado de

1 En su T héognis de M iga re, 124 ss. Cf. en contra K ro ll , Gnomon 26 ( ’54)


395-404. En realidad, la teoría dualista introduce entre nuestra Colección y las
fuentes originales un estadio intermedio innecesario y no demostrado.
2 The elegies o f Theognis, 11 ss.

[1 0 7 ]
TEOGNIS

T eo gn is a q u ien éste, conforme a la tradición aristocrática, quiere


elevar m oralm ente. P olipedes, tam bién invocado otras veces, es el
mism o C irno a ju zg ar por el poema 1 9 -2 6 , el m ás seguram ente
teognídeo 1. S in ad elan tar alq u ila discusión sobre el famoso «sello »
de T eo gn is, tanto si este sello es dicho vocativo como si es el nom-
bre mismo del poeta, que figura en el verso 22 íntim am ente ligado
al vocativo Kópvs «¡o h C irn o !», es evidente que los poem as que lo
p resentan tien en a su favor una probabilidad de auten ticid ad rela-
tivam ente elevada. Digo relativam en te porque los im itadores de
T eo gn is h an u tilizad o librem ente el vocativo Kópvs, que adem ás
ha sido introducido a v eces secundariam ente por los copistas: cf.
1109 y su m odelo en 57; el texto de Estobeo de 156 (co n Kópve) y
el de los m anuscritos (s in é l), etc. A dem ás, esta invocación es
unas veces personal, es decir, se trata de un verdadero conseio, o
al menos, es algo que le concierne especialm ente, y otras veces un
mero procedim iento lite rario , desarrollo evidentem ente secundario
pero que puede que y a conociera T eognis: cf. por ejem plo 3 9 -4 2 .
Igual ocurre con los num erosos poem as en que el autor se dirí-

versos nom bres: Sim ónides, T im ágoras, Demonacte, A rgiris, Ono-


m ácrito, C learisto . . .: cf., por ejem plo de u n lado 1 0 8 5 -6 (dístico
p erso n al) y de otro 6 6 7 -8 2 , donde el autor, au n q u e form ularia­
m ente se d irige a Sim ónides, afirm a que se trata de un enigm a
propuesto a los nobles. V em os aq u í e l desarrollo de la elegía des-
de el poema dirigido a una persona concreta y en circun stan cias
concretas al poema en que el poeta exp resa por sí mismo sus sen-
timiem.os. La ún ica excepción son los poem as eróticos que em pie-
zan con ώ παΐ «oh i oven » o directam ente en seg unda persona sin

1 A un esto ha sido discutido: W in t e r , Die unter den Ñamen des Theognis über-
lieferte Gedichtsamm lu ng y S it z l e r , creen que Polipedes es otra persona, atetizan-
do 24 -2 6

[1 0 8 ]
IN TRODUCCIÓN

vocativo, que, como es natural, tratan tem as relacionados con el


amado.
T am b ién el antiguo tipo de elegía consistente en u n him no o
^¡BmsBsms^i^sssiissisg3SSii^ismeêiiaissaœsei<tiim^Ssii^R^esmi^Bsseis^siBse^æiis^issss^ii^siœmsssiii^!âs^<mmÎSs^sS!^si^s«!s^^

sú p lica a u n dios se m antiene a veces, L·por ejem


^R8i&m8&9!^!iiiætB&œssiæs5æB!msm=e^â8æ!SBmBi!!iiœ8£e&iœ&gmææi!iB&ii&aiææ!ÎS8æs83Bææi3âæmBæ& J
plo
L
en los Lpoem as
in iciales o en 7 7 3 -8 2 ,' con su sentido o rigin c/
al, pero con más fre-
' efea®K5^s®¡sss®es5¡^sss820sss¡ssí¡K®^a8
cuencia la invocación no es m ás que u n procedim iento literario para
que el poeta exponga sus ideas o sentim ientos (cf. Lpor ejem
•isBsmiimisæm&iæismeëæm!3ES2Bi5ime28Bé&8lkiBiiœamsSÏi&æssæsesæ&Œii&M9ii&3iifàB&s&^&®&z53&t&&s>æt!S5sæiBPe&i&Œ^æssæsœm^ J
plo
L

1 1 1 7 -1 8 ).
Finalm ente, jun to a todos estos poem as en que el poeta se d i­
rige a u n i tú », h ay otros m uchos en que h abla en térm inos gen e-
rales; el «tú» no se conserva n i como recurso literario. Pero no
siem pre podem os considerar este tipo como m ás reciente que el
otro, pues dentro de él algunos poem as son desarrollo de an tigu as
γνώμαι o m áxim as: así, los que em piezan con μηδέν αγαν «nada en
exceso» (v v . 219, 335, 401 y 6 6 6 ). M encionem os todavía aquellos
otros, sobre los que luego volverem os (epitafio s y en igm as), en
que el supuesto sujeto es otra persona: encontram os a q u í algo que
en los epitafios es m u y antiguo y en los enigm as es un procedi­
m iento literario.
M ás in stru ctiv a aú n que la varied ad de forma es la de conte-
0 ¿á 0 · L o -^ ᣠgctgrísto ) es que existan ¿ a q ¿ m ^ & -^QMiadicc|ones
entre la doctrina sentada en diversos pasajes en que se trata el
mismo tema. Estas contradicciones son a veces entre pasajes m u y
d istan tes: cf. por ejem plo 1040-41 y 1 2 1 7 -1 8 o 8 2 3 -2 4 y 1181-
82; otras, en pasajes próxim os (cf. por ejem plo 2 1 3 -1 8 y 2 2 3 -2 6 )
o inm ediatos, d an do la im presión m uchas de ellas de que se trata
d e _ u n a _ r e s ^ u e s ta _ ^ ^ cf. por e je m p lo '8 8 7 -8 8
y 8 89 -9 0 . Pero los problem as concernientes a la ordenación de la
colección los reservam os para otro capítulo, lim itándonos aq u í a
hacer una relación de los p rincipales temas poéticos de la m ism a,
con algu n as indicaciones sobre sus contradicciones.

[1 0 9 ]
TEOGNIS

H ay u n prim er grupo de poem as que podemos llam ar autobio-


gráficos,
«fifessas^æsæaa que
*■ tien en gflfa
precedentes
fei5asgSigsggs^i*ÍK^ss7iS3»SB3agnBen algunos
3g%Aá^.igia¡8^^^ fragm entos de A rquí-
Bs>j;sB5igB
loco (fr. 1, 2 y 12 sobre todo). V olverem os sobre este grupo al
hab lar de la p erso n alidad de T eognis. A q u í direm os tan sólo que
no es seguro que todos provengan de un m ism o autor. Este grupo
no es fácil de d elim itar respecto a los que tratan de la pobreza, de
la política, etc. : la v iv en cia personal es m uchas veces — o al m e­
nos asi se nos e t punto de partida de los consejos o má-
x im as.
T am bién poem as que represen tarían según
algunos los puntos clave rm inar el origen de n uestra co-
lección: los «proem ios» « epílogos» reales o supuestos
! sello (1 9 -2 6 ). N os serán útiles al tratar de indagar el
origen de la Colección.
Grupos m enores en los que es difícil decidir la un idad q o lu ra-
lid ad de autores son el de los him nos a los dioses, el de los epita-
fios y el de los acertijo s. El p rim er grupo consta de verdaderas pie-
garias y elogios a los dioses, como son los «proem ios» a que he
aludido y algun o s otros poem as (p o r ejem plo 1 0 8 7 -9 0 ); otras v e ­
ces, como y a adelanté, son un mero procedim iento literario. El
grupo de los epitafios ha sido descubierto en la colección por C a­
rriè re 1. A u n q u e exagera, porque 1 1 9 7 -1 2 0 2 y 1 0 1 3 -1 6 , sobre todo,
no p ueden p ertenecer a él, en cam bio, creo que ésta es la verdade­
ra interp retació n de 1 2 0 9 -1 6 . En cuanto a los acertijos, baste citar
pasajes como 2 5 7 -6 0 , 8 6 1 -6 4 o 12 2 9 -3 0 , sobre los cuales pueden
verse las notas respectivas. Respecto al grupo de «extractos y mo­
rales de fábulas» de que habla C arrière2 h a y que decir que carece­
mos de prueba de n in gu n a clase de que la elegía h ay a nunca n a­

1 Théognis de M igare, 166 ss.


2 L. c. 169 ss.

[1 1 0 ]
IN TRO D UCCIÓ N

rrado fábulas. Lo que sí h a y es algu n a rem iniscencia de fábulas


(cf. 2 9 3 - 4 y 6 0 1 -0 2 ).
H ablem os a continuación de dos grandes grupos de elegías en
los que, igualm ente, es d ifícil establecer por el tratam iento del tema
si proceden o no de igu al autor y época. De u n lado, el de las ele-
gías eróticas, referentes casi siem p re1 al amor m asculino. En un
sentido lato, todas las elegías a C irno deben interpretarse así, como
lo dem uestra 23 6 -5 4 : es bien sabido que en varias ciudades dorias
la relación amorosa de este tipo se había convertido en una in s ti­
tución ed u cativ a, gracias a la cual el efebo era instruido en las nor­
mas de v id a de la tradición aristocrática. Éste es el arran que de la
G nom ología a C irno de T eognis, de que habla S u id a s2 y que ha
confluido en n uestra colección con elegías, teognídeas o no, de
otras procedencias.
De una m anera más estricta tiene tem a erótico casi todo el libro
II3 y algunos poem as del I a. El repertorio es m u y variado y es im-
posible decidir si todos los poem as se basan en una sola relación o
ntaims&Zjva

o : yJ a el autor solicita el am or del efebo, ·ya le hace reproches
L
por

su infidelidad, y a cuenta la reconciliación (1 2 4 9 -5 2 , etc.), y a le


prom ete fidelidad (1 3 6 3 -6 4 ), y a propone la separación (1 2 4 5 -6 ),
y a describe los efectos del amor y su carácter dulce y amargo al
tiem po. El amor de que se trata no presenta las más veces rasgos
sen suales; otras sí. Esta variedad, la constante repetición de moti-
vos, la copia de un dístico de Solón f en 1 2 5 3 -5 4 ) v la im itación de
este dístico (e n 1 2 5 5 -5 6 ), así como, finalm ente, el ex istir entre
los poemas eróticos los dem ás indicios de un a com pilación an-

1 Cf. alguna excepción como 4 5 7 -6 0 .


2 S. u. θέογνις.
8 Con excepciones como 12 3 8 a - 1 2 4 0 (m utilado en la lectio p r io r 1 1 5 1 -5 2 ) e
incluso algunos poemas con d> παΐ «oh joven» (cf. C arrière, ob. cit. 1 5 5 s.).
1 Por ej. 9 9 3 -9 6 .

[Ill]
TEOGNIS

«tológica KSaSiBSSSiaque
SSaSSffiBW * *y a conocemos, oenos
s8sa¡S*ffi8Eai5Sin clin
35flSB!35¡Sa5SSI8^!iaa!5«¡¡B
5S>SÍSK creer
i^^ que proceden de
varios autores. Es vero sím il que todos ellos sean, lo m ás tarde, del
s ig lo V 1.
S i los poem as eróticos de n uestra colección no hacen m ás que
co n tin u ar una trad ició n y a presente en Solón y M im nerm o, los de
banquete.w.a»otien
»a««a=iaA»Wii.--, enai«ltam
asa«Bgim!^aim 8aa»iS5iB!iaBbién
E3aiS»ggB6gEi!i»sus
liB^^ precedentes en A rquíloco (fr. > 1 1 )ASSHy*»
Tenófanes (fr.
feæœssæse®» ^ 1 y* 4 ), *i£ por
mzs& ss3SÎBnoæ!^9S3mhab lar
s^3i3>&siæmi& de
zæi>Bgëû2la
<s& æs&sælírica.
5s&;sâS2£iesBr>Es m ás, ha habido
q u ien es, como y a dijim os, han querido ver en la elegía en su con­
ju n to u n género nacido y difundido siem pre en el ban quete. A u n
sin ser esto seguro hem os de reconocer q u e en la colección teog-
nídea se en cuen tran m uchos poem as que un en al tem a del ban­
quete reflexiones estrecham ente relacionadas con la restante tem á­
tica: cf. por ejem plo 8 7 9 -8 4 ( indicaciones autobiográficas), 1129-
30 (tem a de la pobreza), 8 3 7 -4 0 etc. ( id. de la m edida). 3 1 3 -1 4
etcétera (id . de la oportu n id ad ), 4 9 9 -5 0 2 etc. (id . del verdadero
sen tir del hom bre). El detalle de este tipo de poem as es m u y va-
riado. U nos h ab lan en térm inos generales de la aleg
te y el canto o ind u cen a ellos como medio de ev
cio n es: cf. 5 3 1 -3 4 , 7 5 7 -6 8 , 8 8 5 -6 , 1 0 4 7 -4 8 ,1 0 5 5 -8 etc., así como
A nacreonte fr. 96 D. A lgu n o s de estos poem as dejan v er in v o lu n ­
tariam ente una preocupación por tem as políticos como los que
luego estudiarem os. O tros poem as discurren am pliam ente sobre el
vino y su s efectos, v en tajas e inco nvenientes, y sobre la m anera de
com portarse en el banquete. El id eal de m esura coincide con el de
toda la poesía arcaica y del siglo v 2. O tras veces todavía, nos en ­
contram os con pequeños cuadros que nos describen un detalle
concreto o una anécdota del b an quete: cf. por ejem plo 939 -4 2 ,
9 9 3 -9 6 , 9 9 7 - 1 0 0 2 ... En todos estos casos el contenido de los poe-
m as, a pesar de su variedad, es dem asiado homogéneo para d istin -

1 C f. C arrière , ob. cit. 161.


2 Cf. por ejemplo en este siglo Eveno, fr. 2.

[1 1 2 ]
IN TROD UCCIÓN

u ir autores y tendencias. Estamos en el am biente de la aristocra-


cia de los siglos v i y y , que m antien e un id eal arcaizan te. U n a
cosa al m enos podem os afirm ar y es que desde fines del sig lo v el
género sim posíaco decae rapidísim am ente, de modo que nuestros
de ser de vi o v 1
Con esto entram os y a en los poem as en q u e se dan consejos o
se exponen op in iones sobre temas m u y v ariad o s: la v id a h u m an a,
la política, la pobreza y la riqueza, los am igos etc. Es un tem ario
m u y am plio que no pretendo agotar aquí. Frente a exposiciones
sistem áticas que proceden co m o _ sijiu estra colección fuera la obra
de un solo poeta, de las que son las últim as las de C arrière2,
K orres3 y V an der V a lk 4. K roll ha expuesto su opinión de que los
poem as deben estud iarse uno a uno, por contener m uchas veces
doctrinas contradictorias, cosa que por lo dem ás es gen eralm ente
aceptada. Esto no obsta para que un a gran parte de los poem as
produzca una im presión de uniform idad por rasgos como ésto s: a)
su inv itació n al ca rpe
v id a h u m an a6; b ) su
paîâürâs*àŸô&oi y κακοί (b ueno s y m alos) un valo r al tiem po ético
y p o lítico 7; c) su exigencia de riqueza, como com plem ento indis-
p e n s_ a b )jjjj^ a s_ c u a ljd a ^ 8, x ^ if f it t a iL a n t e
la pobreza, que esclaviza el án im o 9; d ) su predicación de una

1 Cf. R e itz e n ste in , ob. c it . 7 9 s s .


2 Théognis de M égare, 200 ss. Y o u n g , CR N. S. 1 ( ’51) 7 6-7 7 ha calificado de
ilógica esta posición de Carrière.
3 ’Αρχαίοι "Βλλενες Λυριχοί, θέογνις, A tenas 1949, 33 ss.
4 Theognis, H um anitas 7 -8 ( ’5 5 -5 6 ), 68-140. Este autor trata aún dem ante­
ner una teoría unitaria, en lo que difiere de Carrière y Korres.
5 Cf. 567-70, 973-98, 1009-12, 1043-44, 1063-68, etc.
0 Cf. 1 6 1 - 6 4 , 2 8 9 - 9 2 , 4 2 5 - 2 8 , 7 4 3 - 5 2 , 1 0 1 3 - 1 6 , 1 1 8 9 - 9 0 , e tc .
7 Cf. 57-58, 184 ss., etc.
8 Cf. 525-26, 621-22, etc.
9 Cf. 163-72, 267-70, 383-92, 667-82, 683-86, etc.

[1 1 3 ]
T E O G N IS

m oral del αγαθός o noble, basada en la fortaleza de ánim o y la re­


signación ante lo in e v ita b le 1; e ) su constante preocupación por el
tem a d el am igo fiel y el infiel, que tiene aspectos esencialm ente po-
lític o s2. Esta im p resió n de un idad se debe a que todos estos poe-
m as reflejan el m undo de la aristocracia griega decadente. En efec-
to, m ientras que rasgos como b ) y d) pertenecen a la más pura
tradición de la aristocracia griega, c ) tam bién pertenece a la m ism a,
pero la obsesión por el tem a y las con tin uas quejas por haber caído
en ia pobreza reflejan y a un cambio de circunstan cias e igu al puede
decirse de e ) ; en cuanto a a ), es u n tema que se h alla y a en M im ­
nerm o, testim oniando en él decadencia. N os im aginam os una clase
noble insegura de su s propios m iembros, que pactan con el pueblo;
em pobrecida y dom inada m uchas veces, recurriendo al engaño y a
la traició n 3 como u n estam ento más débil que quiere su b sistir; llen a
de resentim iento y de desconfianza en el porven ir, que trata de
o lv id ar d edicándose a la frivolidad^ U na clase que, sin em bargo,
tien e aú n el orgullo de su an tigu a superioridad y se cree capacita­
da ella sola para d istin g u ir lo bueno dé lo malo y gobernar la
ciudad; la m e d id a4, la op o rtun idad5, la capacidad de juicio (γνώμη)6,
la fortaleza y el sentido de resp o n sab ilid ad 7 (αιδώς) son los lem as
de su actuación. No h ay duda de que una gran parte de las elegías
de este contenido puede proceder de T eogn is, c u y as^circunstan-
cias personales coinciden con este cuadro. Pero representan un es­
tado de esp íritu d em asiado gen eral para que tengam os en cada caso
p articular segurid ad en esta atribución.

1 Cf. 3 5 5 - 5 8 , 6 5 7 - 5 8 , etc.
8 Cf. 6 9 - 1 2 8 , e tc .
8 Cf. 6 1 - 7 2 , 2 1 3 - 1 8 , e tc .
4 Cf. 335-36, 615-16.
5 Cf. 4 0 1 , e tc .
8 Cf. 6 3 5 - 3 6 , 8 9 5 - 9 6 , e tc .
7 Cf. 3 9 9 - 4 0 0 , 4 0 9 - 1 0 , 6 3 5 - 3 6 , e tc .

[Π 4 ]
IN T R O D U C C IÓ N

A dem ás, si se an aliza en detalle se encuentran m uchjütgg.ntga-


d iciones entre unos p asajes v otros: h ay m uchos poem as que se
alejan del cuadro trazado o que corresponden a situaciones com­
pletam ente diferentes. A lgo de esto adelan té y a . Frente a los poe­
m as con una concepción «prem oral» de la riqueza, los h a y del tipo
« solónico » : son_j p o e m a s ^ que _toatande_unj[r esta concepción con la
ju sticia o que contraponen riqueza y v irtu d (1 4 9 -5 0 V y algún otro
que prefiere la aurea m ediocritas (1 1 5 5 -5 6 )1 o ren u ncia a todo id eal
de riqueza y de αρετή tradicional (1 2 9 -3 0 ). Los térm inos αγαθοί y
κακοί son usados a veces en sentido estrictam ente m oral: así en la
elegía 3 0 5 - 8 2. Frente al ideal de la γνώμη aristocrática, h ay una
serie
®sap®6!®ffiKSSde
S!ssæ® poem
æ:*®®!*îs3ssas,
ï53*Œ 2i® estudiados ^por P ere tti3, . en
<ito»^migque
A^^g?ga«se
SE'i3Si£propone
jig»E^^.JL^^saBas^*»el
iaia
id eal de la σοφία «sab iduría ap ren d id a», que com porta la noción de
in teligen cia' y h ab ilid ad : cf. 4 9 9 -5 0 2 , 8 7 3 -8 6 , 1 0 7 1 -7 4 , 5 6 3 -6 7 ,
etcétera*, poem as de cuatro versos q u e v an siem pre junto a otros
de seis en que se m antiene un a teoría de la v id a presofística; h ay
aq u í u n rastro, como dice Peretti, de antigua$gnom ologías.
S in em bargo, en estos y otros casos, es m uchas veces _

a T eo gn is. Y a antes in d iq u é que de la relación de K roll6 de pasajes


en que h a y y a una concepción «m oral» de la riqueza, no todo n i
mucho m enos es seguro. A ñado, concretam ente, que el color Euri­
p i d e u s 6 de 7 4 3 -5 2 , en que se protesta ante Z eus d el en riq u eci­
m iento de los m alos, es probablem ente ap aren te: el id eal de la ri­
queza y el h ab larse de la ascensión de los no nobles nos llev an a

1 Cf. 719-28 (poema de Solón retocado).


8 .Q ue admite, sin embargo, que tam bién h a y xaxot de nacimiento.
8 Ob. cit. 316 ss.
4 Tam bién 699-718, y a estudiado.
5 Ob. cit. 200 ss.
6 K r o l l , o b . c it . 174 s s .

[1 1 5 ]
T E O G N IS

T eo gn is. C uando P e re tti1, por su parte, h alla una serie de períco-


pes en que a u n ataqu e contra la pobreza sigue una incitació n al
sufrim iento y resignación, es fácil que, como pretende, encuentre
como antes rastros de an tigu as gnom ologías con construcción an ti­
lógica, pero una y otra posición son com patibles dentro de la tra­
dición aristocrática y no h ay que pensar a priori en dos autores
diferentes.
Como
—..............últim
......... o ejem plo de las diferencias entre poem as a prim era
v ista m u y sem ejantes, r e s u m T r e n ^ s e T a n S I i^ s ^ u F ^ o ll hace de
las tres elegías 3 9 -4 2 , 4 3 -5 2 y 5 3 -6 8 , en las que F riedlânder y
otros h an visto el desarrollo coherente de una m ism a idea. M ien ­
tras que 5 3 -6 8 está escrito desde u n punto de v ista estrictam ente
aristocrático y p resupone la ex istencia de unT rëvo îîîcïô nT n- Iâ*qûê'
triunfó la dem ocracia, los dos poem as precedentes son anteriores a
una revolución de este tipo e im itan a Solón, colocándose su autor
en un a posición n eu tral y m o ralista: son los m alvados y no el
pueblo (v . 4 4 ) q uien es son responsables de la revolución que
v ie n e ; los nobles están corrom pidos ív v . 4 1 - 4 2 ). La diferencia
entre 3 9 -4 2 y 4 3 -5 2 es que el autor del p rim er poem a se declara
perteneciente a la nobleza y el segundo no. A m bos pueden ser de
un m ism o poeta, que difícilm ente es el de 5 3 -6 8 . R ecuérdese que
3 9 -4 2 ha sido rehecho en 1 0 8 1 -1 0 8 2 b. En las notas h a y m u ch ísi­
mos m ás ejem plos de discrepancias en el contenido de las elegías.
Todo lo que llevam os visto garan tiza la existen cia en la colec-
ción teognídea de un a serie de poem as, enteros o m utilados, de
autores m u y diferentes. Es, sin em bargo, casi im posible delim itar
estas aportaciones d é lo s auténticos poem as de T eognis. Por ello
no es recom endable proceder a la a té te s is ^ ê T îêrtos~p5êmas, como
se ha h ech o j p g r j ^ ^ h o ^ crítíco s; sólo en casos excepcionales acojo
en el A parato C rítico estas opiniones. En autores como Friedlan-

Ob. clt. 276 ss.

[1 1 6 ]
IN T R O D U C C IÓ N

der o Jaco b y, que preten den encontrar en la C olección largas se­


cuencias casi enteram ente teognídeas, tien en un a justificación; una
vez desechada esta teoría, no. Y h a y que desecharla no sólo por lo
dicho h asta aq u í sino tam bién por los argum entos que se deducen
del estudio del orden en que figuran las elegías en la Colección.
Pero antes de pasar a este nuevo tem a, que es el decisivo para el
estudio del origen de n uestra colección, afirm em os aq u í que el
an álisis de la m ism a deja la im presión de que una buena parte de
ella puede pro ven ir de T eognis. Los libros de Kroll, C arrière y Pe-
retti acen túan quizás en exceso la im presión del carácter heterogé­
neo de la m ism a. Sobre esto hem os de vo lver con nuevos datos.
D espués de todo lo dicho se com prenderá fácilm ente que el
estudio de la lengua^ del vocabulario y de la m étrica pocas veces
ju ed e proporcionar datos incontrovertibles para fechar tal o cual
elegía, dada la ind ep en dencia a priori entre un as y o tras, su corta
exten sión y nuestro escaso conocim iento de la elegía
de la contenida en n uestra colección C iertos detalles de
vocabulario, por ejem plo, hacen vero sím il q u e elegías como 467-
9 6 1 o un a buena parte de las del libro II2 procedan del siglo v ;
pero ello no es seguro por nuestro desconocim iento d el vocabula­
rio del b an quete en el siglo v i; y si aceptam os la fecha del siglo v,
nos es im posible p recisar m ás: si fueran del com ienzo del siglo
estas elegías podrían atrib uirse a T eo gn is (cf. más adelante sobre
la época en que v iv ió ). Por razones parecidas fracasan criterios
m étricos como el de la existen cia de la correbtio attica: aparte de
otros ejem plos, es bien sabido que la correptio attica aparece en los
Epodos de Estrasburgo, considerados ho y como de H iponacte

1 C f. C a r r i è r e , Théognis 110, B o w r a C R 48 ( ’3 4 ) 2 ss.; en contra K a m e r b e e k ,


M nem osyne 4 .a serie, 2 ( ’4 1 ) 196.
2 C f. O l d f a t h e r , P s eu d o -T heognis ε λ ε γ ε ίω ν β’ un d d ie alie K omôdie, Philologus
70 ( ’11) 315 ss.

[1 1 7 ]
T E O G N IS

(s . v i) ; y , en todo caso, T eognis ha escrito parte de su obra cuan-


do escribía y a E squilo, que usa la correptio. S i al m enos los casos de
correptio se acum ularan en determ inadas elegías, podríam os supo­
nerlas posteriores a las dem ás; pero son sólo ocho en toda la co­
lección (v v . 131, 479, 501, 656, 856, 910, 1143, 1229; nótese que
no h a y n in g ú n ejem plo en el libro II). Cosas sem ejantes podrían
decirse de otros criterios m étricos estudiados últim am ente por
C arrière1.
N aturalm en te, aplicando estos criterios a grupos de elegías
formados con criterios erróneos, no p ueden resultar de n in gu na
utilid ad . A sí, E dm onds2 opone los poem as de C irno a todos los
dem ás, resultando de sus estadísticas que esta m asa confusa tiene
rasgos m étricos del siglo v i y los poem as a C irno del v. C arrière
opone su «colección ática», principalm ente teognídea, a la «colec­
ción alejan d rin a», m u y m ezclada. Los resultados que se obtienen
de este tipo de estad ísticas carecen de valor, y a que por fuerza
sum an poem as heterogéneos y separan otros de ig u al autor y
época; las características de unos y otros se sum an o contraponen,
pues, en forma arb itraria. No he querido, sin em bargo, que den ­
tro del an álisis que he hecho de la Colección T eognídea y de su
contenido faltara u n a ojeada a las diferencias de len gua y m étrica
entre los poem as.

III. — O rden de la s e l e g ía s en la C o l e c c ió n :
T E O R ÍA S SO BR E SU O R IG E N .

No m erece la pena hacer una exposición histórica de las


d istin tas opiniones que sobre la ordenación de los poemas y ,

1 Théognis de M iga re, 94 ss. Cf. tam bién la crítica de H udson-W illiam s 35 ss.
a los estudios métricos de Sitzler y otros.
9 Elegy a n d Iambus, London-New York 1944, vol. I, 6 -2 2.

[118]
IN T R O D U C C IÓ N

consiguientem ente, el origen de la colección, se han sustentado;


m uchas de ellas están com pletam ente superadas. Pueden verse
buenos resúm enes de estas d iversísim as opiniones en H arriso n 1,
H u d so n -W illia m s2, H igh b arger8 y C arrière4. M ás ú til es exponer
los diversos criterios de ordenación que se ha creído encontrar.
H ay q u ien es se m uestran m enos exigentes y creen que a lo
largo de toda la colección puede seguirse u n hilo de pensam iento
que se co n tin úa de elegía en elegía. B asta una resonancia del tem a
de la elegía anterior para que su rja u n tipo de con tinuidad que de-
bemos atrib u ir a T eo gnis. Ésta es la tesis de los unitarios estríe-
to s: H arriso n 6, A lle n 6, H igh b arg er7, D ornseiff8, Y o u n g9. Pero el
an álisis de los poemas nos ha in clin ado y a contra ella. De otra
parte, es evid en te que si T eogn is editó una colección de elegías
( y es seguro que s í), posiblem ente iría n o agrupadas por tem as o
enlazadas por un «nexo gnóm ico» flo jo ; lo que no es concebible
gnómico»
como ordenación origin al es el estado de n u estra colección: de un
lado, h a y en ella varias secuencias dedicadas a un mismo tem a,
cu
■53Sa32*gya
^^°gaaC<un
m£SgigSid
S53S3ad
Sic&tei^es ^por lo dem ás sólo aparente,' como vim os;* de otro,*
&
estas secuencias —que une el nexo gnóm ico— se v en interrum -
3or enclaves totalm ente ajenos. Dicho de otro modo: ¡unto
a u n orden —tantas veces sólo secundariam ente introducido-
lu e dan a la colección u n aspecto caótico. H ay adem ás

1 Studies in Theognis, Cambridge 1902, 1 ss.


9 The elegies o f Theognis, London 1910, 12 ss.
8 A n e w a pproach to the Theognis question, T A PhA 58 ( ’27) 170 ss.
* Théognis d e M êgare, Paris 1948, 19 ss.
5 Ob. clt.
6 Theognidea, CR 19 ( ’0 5 ) 386 ss.; Theognis, PBA 20 ( ’3 4 ) 71 ss.
•7 A rt. cit.
8 Echtheitsfragen antik-griechischen Literatur, Berlin 1939, 1-30.
9 CR, N. S. 1 ( ’5 1 ) 76 s.

[1 1 9 ]
T E O G N IS

datos positivos deducidos del estudio detenido de la colección que


luego verem os im ponen la tesis de la A ntología de A ntologías.
Estos y otros argum entos son igualm ente válido s contra el
unitarism o lim itado de F ried lán d er1 y Ja co b y2. Para ambos los
v v . 1-252 (254 p ara Jaco by) represen tan en lo esen cial un poem a
de T eo gn is. Jaco b y sentó adem ás que 2 5 5 -7 5 6 son la obra de un
poeta aten ien se del siglo v / iv a. C. y 7 5 7 -1 2 2 0 la de otro mega-
rense m ás jo v en q u e T eognis (siglo v i/ v ). 1 2 3 1 -1 3 8 9 (lib ro II)
procederían del siglo iv.
Los datos deducidos del an álisis y ordenación de los poem as
no aprueb an estos resu ltad o s; no h ay diferencia esen cial entre
un as y otras partes de la colección. El hilo en que van engarzados
los poem as del p rim er grupo ha sido seguido por F riedlánder y
Jaco b y, al precio de ad m itir num erosas interpolaciones posteriores;
no h a y garan tía de que represente un a ordenación o rigin al y no
secundaria. No insisto sobre esto pero sí anoto que ambos autores
creen h a lla r un criterio para sep arar an tigu as colecciones y u x ta ­
puestas en ciertos poem as o grupos de poem as como so n : 1 -1 8 o
p rim er proem io; 1 9 -2 5 («sello » del p o eta); 2 7 -3 0 (in d icació n del
contenido de la co lecció n ); 2 3 7 -5 4 (e p ílo g o ); 7 5 3 -5 6 (segun do
e p ílo g o ); 7 5 7 -8 2 (n u ev o proemio y program a).
C ontra esta tesis ha reaccionado vigorosam ente el libro de
K ro ll3, d escu b rien d o diferencias de autor y fecha dentro de las
series «u n itarias» y , sobre todo, dem ostrando que n i los proem ios
n i los epílogos lo son o riginariam ente, sino sólo algunos de ellos
por obra de u n ordenador. Para él, 1-18 son poem as independíen-

1 'Γποθ-ήχαι, Hermes 48 ( ’13) 572 ss.


2 Theognis, S P A W P h . -H. Klass. 1931, 88 ss. Le siguen en lo e s e n c i a l J a g e r ,
Theognis, ibid. 1933, 835 ss. y Paideia I 209 ss. (trad, española), y P o h le n z , GGA
( ’3 2 ) 410 ss.
3 Theognisinterpretationen, Leipzig 1936.

[1 2 0 ]
IN T R O D U C C IÓ N

tes colocados secundariam ente a la cabeza de la colección, como


ocurre en la de los escolios áticos ; 27-38 no indica el contenido de
la colección sino que las hypothekai a que se refiere el v. 27 son las
de ese m ism o poema ; 2 3 7-54 es un poema de amor m asculino y
no un epílogo ; 7 5 3 -5 6 no es un epílogo sino un fragm ento de
poem a; en 7 5 7-8 2 no h ay que v er m ás que el resto de una perí-
cope que, con interpolaciones, vien e desde el v. 731 y h alla su
motivo de un ió n en la invocación a Z eus. K roll logra el asenti-
mie r lo m enos para una cosa: todos estos poemas (salvo 1-4)
h an sido creados por sí m ism os y no como parte de uno m ayor.
Q uién fué el «ordenador» es una cuestión que discutirem os luego;
pero au n q u e el de parte de la colección fuera T eo gn is esto im plica
que su ordenación era tan poco coherente que fácilm ente han po-
dido producirse desplazam ientos e interpolaciones que la hacen
irreconocible. A u n q u e, por ejem plo, 2 3 7-54 h ay a sido utilizado
secundariam ente (¿p o r T eo gn is?) como epílogo, ¿q u é garan tía h ay
de que no esté desplazado?
Para tratar de avan zar en el sentido de rastrear los orígenes de
nuestra colección, h a y que estu d iar más deten idam en te el nexo
que une entre sí los distintos poem as, siguiendo las d istin tas co­
rrien tes de la escuela an alítica.
U n principio claro de ordenación creyó hallarlo N ietzsch e1,
siguiendo una sugerencia de W e lc k e r2, en el uso de los Stichwórter
o palabras o frases de un a elegía que aparecen tam bién en la si-
te. A ú n en la edición de D iehl se im prim en espaciados los
Stichwórter, así vem os que, por ejem plo, 77-78 se enlaza con 75-76
por el par πίσυνοι/πιστός y a 7 9 -8 2 por χαλεπή/χαλεποΐς; a su vez
7 9 -8 2 se une a 8 3 -8 6 por εάρήσεις/εΰροις; etc. Como el principio

1 Zur Geschichte der Theognideischen Spruchsamm lu ng, RhM N. F. 22 (1 86 7 )


161 ss.
3 Theognidis reliquiae, Francoforti 1826, pág. CXI.

[1 2 1 ]
T E O G N IS

falta a veces, N ietzsche laHssd


»«5 pWosibilidad !bm»æ^^ de la pérdida de poe-
«s*aïwwæi*®W
mas. Otros autores, como F rietzsche1, S c h n eid ew in 2 y S itz le r3
han tratado de m ontar sobre este estudio conclusiones más con­
cretas que las de N ietz sch e; m ientras éste habla sim plem ente de^
que el procedim iento testim onia la existen cia de un com pilador,
sus continuadores
qa¡gB¡88g3¡3Z ai¡S¡^í|gBapretenden
ilg3iS8iBEEB^SiBgBaB58S!Ílgai»igiM feiiialSM
g¡S^i^^ descub rir estratos o partes diversas
en la colección. H o y la existen cia de los Stichw orter se considera
generalm ente consecuencia directa del hecho de que los poem as de
tem a sem ejante se agrup an en perícopes {Nester «nidos» las llam a
K ro ll) en que por fuerza h an de d a rse : tal es, por ejem plo, la po­
sición de P ere tti4· Este autor ha dem ostrado5 que los S tichw orter
aparecen tam bién en los capítulos de las gnom ologías referentes a
u n tema determ inado. El autor de la selección se basa en gran parte
en criterios form ales, la existen cia de determ inada p alab ra-clave.
El S tich w ort es una consecuencia, no el fin buscado por el antolo-
gista. A s í; pues, este principio de ordenación im pone una vez m ás
la existen cia de un a A n to logía.
Otro criterio de ordenación de la colección que fué descubierto
tam bién en el siglo pasado es el de oponer un poema al siguien te,
co n stituyen d o el segundo una réplica al prim ero. L eu tsch 6, Reit-

1 Das Stichwort ais Ordnungsprinzip der Theognideischen Fragmente, Philologus


29 (1 8 7 0 ) 525 ss.
i De s yllo gis Theognideis, Strassburg 1878.
3 Studien zum Elegiker Theognis, Progr., Tauberbischofsheim , 1885.
4 Teognide nella tradizione gnomologica, Pisa 1953, 227 y nota. Cf. y a antes k s
críticas de H arrison, ob. cit. 171 ss.
5 Ob. cit. 133 y 141.
0 Die g riech isch en Elegiker, J Theognis, Philologas 29 (1870) 504 ss. Ya W elcker
había hablado de un estrato de poesías de banquete e n la colección. G e y so , Studia
Theognidea, Progr. A rgentorati 1902, desarrolló esta tesis para los vv. 757-1230.

[1 2 2 ]
IN T R O D U C C IÓ N

z e n ste ín 1 y W en d o rf2 u tilizaro n este criterio para tratar de dem os-


trar que la colección teognídea nació de la recitación de elegías en
los banquetes y a ellos se destinaba. H u d so n -W illiam s, la intro-
ducción de cu ya edición de T eo gn is está llen a de buen sentido,
vió y a que este hecho adm itía tam bién otra explicación : la de «la
práctica de escrib
%gsagai»gg^jmi>»Í-^!zss*s|iSÍ^gj3
ir al lado pasajes paralelos o contradictorios en
533ai3&a3gjgiagga^foagassggi¡i»a^^
un libro de lugares com unes», P eretti lia desarrollado reciente­
m ente esta tesis de una m anera b rillan te en el sentido de
n u estra colección es el resultado de la fusión de una serie de
sajes gnom ologías como las que conocemos por los
papiros helen ístico s, por la h u ella q u e h an dejado en las citas de
diversos autores y por sus derivados tardíos, sobre todo las obras
de Estobeo y O rión. Estas gnom ologías estaban divididas en di-
versos
^■ _W capítulos
TOy.;4„Í-_-„i,,^CT^_ _' de-y^,, tem a diferente, ~en cuva ordenación dom inaba
ϊ'-ψε.ζτσϊ-'"'~
la an tilogía elogio/censura, a veces com pletada con un a com para­
ción: pueden verse ejem plos en P eretti sacados de C lem ente de
A le ja n d ría 3, Estobeo4, S. Gregorio N azian cen o 5, T e le s6, etc., todos
ellos derivados en últim a in stan cia de las gnom ologías h elenísticas,
en las que tam bién está docum entado el m ism o esq·■u em a7, «aPeretti saœ^sswssæ»
atrib u ye su origen a la d iatriba c ín ico-estoica; al gran thesaurus
gnomológico de C risipo rem ontaría en defin itiva la m ayor parte
de estas gnom ologías.
V eam os de una m anera sin tética cuáles son los p rin cipales
argum
°æ^&lmææi£s%i>entos
æægf/fm$33iimsiædes5irsæsmPeretti
0!gim38^^ææireissi?&iiais!£æfavor
£!æ^^ de su tesis: que n u estra colección

1 A tribuye a este mismo criterio el uso de los Stichwórter.


8 Ex usu conuiuali Theognideam syllogen fluxisse demonstratur, Dlss. Berollnl 1902.
3 Ob. clt. 70 s.
4 Ob. cit. 71 etc.
5 Ob. cit. 302 ss.
8 309 se.
7 44 ss.

[1 2 3 ]
T E O G N IS

dilación tardía de diversas gnom ologías h elen ísticas.


Podemos esquem áticam ente reducirlas a siete :
1. El esquem a an tiló gico es m u y frecuente en la colección :
cf. por ejem plo las elegías 1 7 3 -8 2 (c en su ra de la pobreza) frente
a las dos de 1 8 3 -9 6 (c en su ra del aprecio exclusivo de la riqueza,
que conduce a un iones de nobles y p le b eyo s); continúa con
19 7 -2 0 8 , elegía de tipo solónico que d istin gu e entre la riqueza
bien ad q u irid a y la m al ad quirid a. De un modo sem ejante, h a y
una serie de elegías (3 5 1 -5 4 , 3 8 3 -9 2 ) que cen suran la pobreza y
van seguidas de otras (3 5 5 -5 8 , 3 9 3 -9 8 ) que ponen por encim a de
ella la αρετή, la capacidad del noble para soportarlo todo. O curre
que 1 8 3 -9 6 es claro que originariam ente tiene por tem a p rin cip al
el de la pureza de raza, am enazada por el deseo de riqueza, pero
está colocada en forma tal que contradice las afirm aciones prece­
dentes de que h a y que h u ir de la pobreza por cu alq u ier procedi­
m iento: am bas elegías pueden proceder de T eo gn is, para q u ien la
nobleza sin riqu eza y la riqueza sin nobleza eran igualm ente in ­
com pletas, pero no el orden en que van . De ig u al modo ( y esto
no lo ve P eretti), a esta m ism a m entalidad responden la censura
de la p o b reza1 y los elogios de la «ρετή que sabe soporta rla 2: pero
es d ifícil que T eo gn is ordenara las elegías en form a q u e a una que
dice que la pobreza envilece al hom bre, siga otra que dice que el
noble sabe soportarla (a s í por ejem plo 3 8 3 -9 2 frente a 3 9 3 -9 8 ).
2. En diversos p asajes de la colección se descubren oerícopes
sem ejantes. A sí oposiciones que acabamos de indicar v an seguidas
de desarrollos de la m áxim a μηδέν αγαν y , luego, de otras sobre el
tem a de los am igos verdaderos y falsos; estos cuatro elem entos
son designados por P eretti con las letras α, β, γ y δ. Junto a los
tres grupos α/β que hem os enum erado tenem os: γ: 211-12 y 219-

1 Que incluyen la critica de su Injusta repartición, cf. 383.


2 Ambos temas coexisten en Arquíloco.

[1 2 4 ]
IN T R O D U C C IÓ N

2 0 ; 3 5 9 -7 2 ; 4 0 1 -06 y 413-14; 8: 209-10 y 213-18; 367-70; 415-18.


H ay diversas perícopes sem ejantes con falta de algú n elem ento : «
en 591-60 4 y 5 5 5 -7 8 . β y δ1 en 649-96 ; o, tam bién con in clusió n
de algú n elem ento extraño : así entre 267 ( a ) y 3 1 5 -2 2 (β ) va un
pasaje 2 6 8 -3 1 4 cuyo orden está calcado sobre H esíodo 3 2 0 -4 2 ,
Es notable que en el final del libro I las lectiones alterae de los
tipos γ y δ, v a y a n ju n tas con las de a y β: a sí 1161-62 jun to a
1162 a-f, 1164 e-h; y 1184 a-b jun to a 1178 a-b; o sea, que en las
fuentes secun d arías que han influido en este centón, el tema de la
pobreza y la v irtu d iba unido al «n ada dem asiado» y al de los
am igos seguros e inseguros.
O tros ejem plos de perícopes sem ejantes en la colección: 213-18
y su lectio altera 1071-74 v an en vu eltas de u n idéntico en tou rage
de versos sim posíacos y m áxim as sobre el com portam iento con los
am igos, que representan excerpta diferentes qu e rem ontan en ú lti­
mo térm ino a una com pilación sobre el tema del vino como «esp e­
jo del a lm a »2. Preciso es confesar, sin em bargo, que a veces P eretti
tien e que recurrir al artificio de alterar el orden de n uestra colec­
ción para descubrir perícopes p a ra le la s: así cuando com para 793-
8 56 y 5 3 9 -6 0 4 3.
3. El orden de tem as en estas y otras perícopes sigu e de cerca
al de log capítulos de E stobeo: al m enos g r o ss o m odo esto es claro
para las elegías α, β, γ y Estobeo IV 3 2 -4 3 ; cf. tam bién igu al orde­
nación en el D e uirtute de Gregorio de N azianzo y en C lem ente de
A lejan d ría; la unión de estos tem as con δ se encuentra en algunos
papiros ílorilégicos h elen ístico s4. A u n q u e h a y que reconocer que
el esp íritu de la oposición πλούτος /αρετή no es el m ism o: en Teog-

1 M i an álisis difiere del de Peretti.


2 Ob. cit. 220-22.
8 Ob. cit. 224 ss.
4 Cf. sobre todo ello Peretti, ob. cit. 295 ss.

[1 2 5 ]
T E O G N IS

n ís la pobreza es algo maléfico q u e h ay que evitar ( « ) , pero que


e l bueno o noble p uede soportar (β ); en las gnom ologías el espíri-
tu es oponer el elogio de la «ρετή al de la riqueza. E videntem ente,
los com piladores h ub ieron de contentarse con el m aterial elegiaco
de que d isp o n ían : en una ocasión oponen 699-718 (elogio irónico
de la riq u eza) y 7 1 9 -2 8 , de Solón (in fravaloración de la riq u eza),
con lo que dem uestran que es el tem a de la riqueza (o la p obreza)
y la v irtu d el que en sustan cia les interesa, debiéndose los dife­
rentes m atices al m aterial que m anejan.
Otro ejem plo lo dan perícopes como 131-92 en que se sigu en
los tem as «Sobre los padres y los h ijo s», «Sobre la pobreza» y
«Sobre la estirp e», ig u al que en diversos antologistas ( a ) ; y otros
vario s m ás en que los capítulos de Estobeo siguen un orden apro­
xim ad o 1. Es m ás, los títulos de los num erosísim os capítulos per­
didos de las Eglogas de Estobeo (conocidos por Focio) coinciden
con bastante aproxim ación con los tem ás que sucesivam ente se
d esarro llan en la parte prim era de la Colección T eo gn íd ea2.
4. A un a elegía de tipo más extenso sigue norm alm ente uno
0 m^s d isïïco s^gnômicos que resum en n c o m e n ta n su c o n te n ia o T
cf. 5 4 9 -5 4 y 5 5 5 -5 6 , 585-90 y 591-94; 595-602 y 603-04; 903-30
y 931-32; 1091-1102 y 1103-043. Los dos prim eros dísticos (el se­
gundo es una am p liació n ), son im itaciones el uno del otro e ig u al
los dos segun d os; por tanto, el procedim iento era com ún a varias
gnom ologías y, efectivam ente, h a y rastros de él en Estobeo y
O rió n 4.
5. A veces la ordenación de las elegías de n u estra colección
es puram ente alfabética. H ay rastros de que en determ inadas gno-

1 Ob. cit. 263 ss.


5 Ob. clt. 182 ss.
8 Cf. tam bién P ere tti , ob. clt. 230 ss., con más ejemplos.
4 Cf. P ere tti , ob. clt. 213 ss. y 219 n. 1.

[1 2 6 ]
IN T R O D U C C IÓ N

m ologías las citas de E urípides se ordenaban tam bién así dentro


de cada tem a1.
6. P eretti dem uestra que las citas de n uestra colección en
época h elen ística y rom ana no proceden de su conocim iento di»
recto, sino a través de diversas ^nom ologías que se extractan y
copian
B5
■®æfes^*s5ægsi3
unas a otras. En efecto, es frecuentísim o el caso de que
Îïs^ss®sææwsî8sssæsaasisfsa» ^ tal
cita de la colección v a y a acom pañada en diversos autores de otras
idén ticas. U n ejem plo: T eo gn is 1 7 5 -7 6 va acom pañado en C le­
m ente de A lejan d ría Sirom. LV 23, 2 de una serie de citas (Scol.
att. 7, A n tífan es 259, E urípides, Alex. fr. 54 etc.) que aparecen
tam bién en Estobeo en pasajes próxim os a aq u él en que cita estos
mism os versos de T eo gn is (IV 32, 3 8 ). N u estra colección teogní-
dea sería, pues, una com pilación aú n desconocida a estos auto res;
o sea, de época b izantina. El hecho de que Estobeo III 18, 9-16
cite una serie de elegías teognídeas (4 6 7 -5 1 0 ) en igu al orden que
n u estra colección, se deberá, pues, a que ambos proceden de ig u al
o sem ejante gnom ología2.
7. F inalm ente, i® Psaeretti
æs3S5®*æ^!Œ exp
æŒg*5salica
ssssi«s3j de acuerdo con su tesis hechos
y a antes conocidos, como la existen cia de S tichw órter — a u e h a y
también^en las gn o m o logías—. Igualm ente, la existen cia de repeti-
ciones se exp lica así fácilm ente: un mismo poema podía figurar
bajo diversos epígrafes (com o ocurre efectivam ente en Estobeo),
aparte de que las gnom ologías derivaban unas de otras, formando
u n caos in extricab le en el que unas eran idénticas a otras sólo
parcialm ente. La existen cia de pasajes de autores diversos se e x ­
p lica tam bién fácilm ente por esta hipótesis.
qPeretti
wwaKÍ!Wj;i!iBBsa^Biaha
g«K»ÍcwBalogrado
i«iwgAagi«iaR8TOgi»Badem ostrar
«»8«yigCTg!W^ y concretar la an tigua tesis de
que n uestra colección es una A nto lo gía de A n tologías, tesis que
vim os que, aun sin contar con las aportaciones de su libro, se im-

1 Cf. ob. cit. 228 ss.


2 Cf. ob. cit. 110 ss. y 192 ss.

[1 2 7 ]
T E O G N IS

pone con evid en cia. Hemos sin embargo de m anifestar que su


teoría no agota la problem ática de los orígenes remotos de la colec-
ción, n i concreta en forma satisfactoria cómo, cuándo y con qué
objeto fué ésta redactada.

IV. — C o n c l u s io n e s s o b r e el o r ig e n

de l a C o l e c c ió n T e o g n íd e a

A narte de a u e no todos los datos anortados ñor P eretti son


igualm ente incuestio n ab les, me parece evidente que no todo debe
atrib u irse en la ordenación de los poem as a los autores de las gno-
m ologías y al com pilador o com piladores de la colección1. V eíam os
que R eitzen stein y otros creían descubrir en ella una colección de
elegías destin ad as al banquete; si sustituim os esta h ipó tesis por la
de u n a com pilación de A n to lo gías destin adas a este m ism o fin, se
ex p lican algun as cosas que no se explican con la teoría de Peretti;
otras en cam bio se justifican m ejor con ésta y to davía otras se
adap tan a cu alq u iera de las dos hipó tesis. V eam os.
E videntem ente, la existencia de ciertos tipos de perícope y su
paralelism o con^ hechos de la tradició ji gnom ológica, así como el
hecho de q u e Estobeo, etc., conocieran las elegías de T eogn is por
m edio de gnom ologías, h abla en favor de la utilizació n de éstas

1 La lectura de la crítica de Carrière al libro de Peretti (REG 68 (’55) 299 ss.)


me confirma en esta opinión. Pero creo tam bién que las huellas dejadas por las
gnom ologías en nuestra Colección Teognídea son mucho mayores de las insignifican­
tes que a pesar de todo les reconoce el autor francés en algunos pasajes lim itados.
No puedo extenderme aquí sobre su crítica del libro de Peretti, que me parece
demasiado rápida. Evidentemente, esta obra pone al descubierto nuevos aspectos
de la estructura de la Colección que no pueden negarse; su error es considerar
exclusivos estos nuevos elementos y atribuirles una extensión mayor de la real,
lo que se presta a una fácil critica.

[1 2 8 ]
IN T R O D U C C IÓ N

por el com pilador de n uestra colección. Pero, de otra parte, la


ex isten cia de Stichwórter, de repeticion es y de elegías de origen
diverso puede exp licarse igu alm ente a base de A ntologías con fin
sim posíaco. Se dirá que esto es un a h ipó tesis y que la formación
a base de las gnom ologías no lo es. Pero es que h ay cosas que no
se exp lican b ien con la sim ple adm isión de la utilizació n de éstas.
Hemos visto que ciertas oposiciones de elegías q u e se sigu en
coinciden con los hábitos de las gnom ologías cín ico -esto icas y
des.de luego, no son originales. O tras veces se entrevé en nuestra
colección la existen cia de respuestas o variacio nes sobre u n mismo
tem a que nadá tien en que v er con la m en talidad estoica. A sí, a
841-42 responde un interlocutor con 8 4 3 -4 4 : a la censura contra
el vino consistente en que le pone a uno en ridículo ante un am i­
go, se responde con el consejo de m archar a casa cuando com ienza
la em briaguez. En 571-72 algu ien se q ueja de la falta de correla­
ción entre los hechos y la fam a; 5 7 3 -7 4 le contesta invitán do le a
hacer beneficios, q u e son el modo m ejor de darse a conocer y salir
beneficiado. En 797-98 se afirma que los buenos sufren críticas,
pero de los malos nadie se acuerda; 7 9 9 -8 0 rectifica en el sentido
de que todos los hom bres son criticados y es m ejor que sean
pocos los que se acuerden de uno. En 887-88 se recom ienda des-
preócuparse de una guerra que no afecta a la p atria ; 8 8 9 -9 0 con­
testa que es deshonroso apartar la vista de la guerra que se
aproxim a. Y a N ietzsche había visto que 1007-12 se oponía directa­
m ente a 1 0 0 3 -0 6 y 1 0 5 5 -5 8 a 1 0 4 9 -5 4 . H ay un a serie de poemas
sobre el tem a de la pobreza qu e se responden de una m anera tan
perfecta como éstos y otros a ú n 1: cf. 2 5 3 -2 4 y 5 2 5 -2 6 ; 1 1 5 3 -5 4
y 1 15 5-5 6.

1 El ejemplo más claro de diálogo de la Colección es el de 579-80, 581-82 y


5 8 3 -8 4 ; pero es un diálogo ficticio, puro recurso literario: se trata de un enigma
(cf. nota).

[1 2 9 ]
T E O G N IS

n uestra atención en dirección de


las A ntologías sim posíacas más que de las ogías. N ótese
que en éstas lo norm al es que h aya varios oemas sentando la
tesis y varios^senta,ndo la an títesis; en n uestra colección lo norm al
es. por el contrario, que se opongan los poem as uno a uno, como
debía de ocurrir en dichas colecciones que tenían su punto de
m ejor» o emú-
gg3iB¡S8w
gsBsABBgaw
5¡a8a¡8raasi85s¡338i38i!'c^.i¡wcBi».»»^.<aiiÍ3iB^
lación de los com ensales, cf. un ejem plo bien claro de ello en
nota 251. En realid ad estam os tocando los orígenes de las gnomo-
logías, que derivan sin duda alguna de este tipo de A n to lo gías:
gnom ologías como las referentes al vino de que hab la Peretti
tien en evidentem ente este origen; recuérdese lo dicho arriba sobre
las elegías sim posíacas de la colección. N uestro autor, es cierto,
hace una a lu sió n 1 a la repercusión del λωον Ιπιφράσασθαι del ban­
quete en la tradición gnom ológica cín ico -esto ica; pero no se da
cuenta de que aq u í precisam ente está la fuente de todas las gno­
m ologías en general.
V im os detenidam ente que las varian tes e im itaciones de d iver­
sos tipos de n uestra C olección son a veces recientes —puras
varian tes textuales — y a veces an tig u as; en realidad, los casos de
tran sició n son num erosos. No es a los gnomólogos a q u ien h ay
que atrib u ir las d e alguna im porta n c i a jj ero, al tiem po, en cierto
modo m ecánicas y poco originales, sino a los que recitaban las
elegías en el banquete y a los que las recogían en A ntologías. No
se pueden señ alar cortes precisos: los poetas prim ero, los recita-
d o r e s y an t o l o g i s t a s d e s p u é s , l o s gnom ólogos luego, han creado
esa m u ltip licid ad de versiones. Entre A ntologías y Gnomologías
no h ay lím ites precisos, salvo la progresiva rigidez de las segun-
jo r obra de los estoicos, que co n struyen esquem as fiios y los
hacen inadecuados para la recitación en el banquete, así como el

1 O b. c lt. 2 7 5 .

[1 3 0 ]
IN T R O D U C C IÓ N

hecho de que adm iten poesía no elegiaca. Pero ¿po r q u é no adm i­


tir que el principio de los Stichivórter y el de las glosas gnóm icas
tras las elegías m ayores proceden de las p rim eras? El que v a y a n
tras poem as personales hace esto m u y vero sím il (cf. 497-98,
509-11, etc.)
T enem os, pues, que de una serie de
A ntologías de la elegía d e jo s siglo s v y iv , de las cuales toman su
m aterial poético y su s esquem as los florilegios helenísticos. En
qué m edida u tiliza un as y otras el com pilador de n uestra Colec-

de un lado, es evidente que utilizó florilegios helenísticos, que


ex p lican las citas de T eognis acom pañadas de otras de diversos
autores, siem pre los m ism os, en escritores de época r o m a n a ;^ , de
otro, es eviden te que utilizó A ntologías, por lo que sigue. Era cos­
tum bre de las gnom ologías o florilegios dar con cada fragm ento el
lem a indicando el autor resp ectivo ; por tanto, h ay que adm itir
que una serie de poem as h ab ían llegado a .ellas considerados erró­
neam ente como de T eo gn is: prueba, las citas con este lem a en
Estobeo, etc.1 de pasajes de Solón y otros2. A hora bien, esta atri­
bución a T eognis de poemas elegiacos de autores m u y diversos
sólo puede proceder de su recitación en el banquete. Desde a n ti­
guo se im itaron los poem as a C irno en otros nuevos que com en­
zaban con el apostrofe Κύρνε y de ig u al modo debieron ser co n si­
derados como teognídeos poem as de orígenes diversos. Dicho de
otro m odo: las colecciones de elegías que corrían en los siglos v
y IV bajo el nombre de T eo gn is, co ntenían y a elem entos de d iv er-
sos poetas. N uestro com pilador no hizo m ás que sum ar una o

1 Ya Teofrasto atribuye a Teognis el v. 147 (de Focílides).


2 H ay que descartar unos cuantos casos en que h ay desplazam iento de lema
en las gnomologías. La atribución en alguna ocasión al verdadero autor prueba
solamente una fuente diferente.

[1 3 1 ]
T E O G N IS

varias de ellas con otras elegías que en las gnom ologías figuraban
como de T eo gn is, precisam ente por proceder de A ntologías como
las que hem os m encionado, que resultaban y a inaccesibles al com­
pilador. Este no hizo m ás que lo que otros tantos com piladores
h elen ístico s: por ejem plo, Demetrio Falereo, que recogió sistem á­
ticam ente las fábulas de diversos autores. S í el nuestro elim inó los
fragm entos no elegiacos de las gnom ologías fué para co n tin u ar las
an tiguas colecciones, que le resultaban incom pletas.
Las A n to lo gías del tipo que hem os descrito debieron de tener
su origen en ediciones de elegías auténticas de T eogn is. Podemos
probar qu e T eo gn is hizo al m enos u na, que en ella entraron
pronto elem entos extraños y que esta A ntología encontró cabida
en n uestra colección.
Evitando largas d iscusiones sobre poem as debatidísim os d ire­
mos que la elegía del « s e llo » f l9 - 2 6 ) dem uestra que T eo gn is pu-
sus elegías, como y a vió R eitzen stein 1. ^El
æ ô ë B r Î œ t a œ e i J 8S»

none a su obra es su nom bre y no la invoca-


pve, pese a la reacción de C arrière contra la tendencia uni-
y e rsa l: ello sería insólito en la literatu ra griega y , adem ás, la imi-
tación de C ritias fr. 3, que alude al «sello»
nom bre a la cabeza del decreto proponiendo el regreso de A lcib ia­
des, así lo m an ifiesta2. No es de creer que fuera al final de la
edición, como q uiere K roll: recuérdese el paralelo de los histo ria-
dores, el de H esíodo, el de Focílides y Demódoco y el hecho de
que K roll mismo adm ite que el «sello» podía ir al com ienzo cu an ­
do había interés en destacar la p ersonalidad del autor. N i es obs-

1 Ob. clt. 264 ss.


3 Es errónea, por tanto, la interpretación de I m m i s c h , RhM 83 ( ’3 3) 298 ss.:
se tratarla de un verdadero sello puesto por Teognis a l rollo de sus elegías con
objeto de garan tizar su autenticidad. Por razones sem ejantes h ay que rechazar
la interpretación de A llen y otros de que el «sello» era el arte de Teognis. A m bas
interpretaciones son anacrónicas.

[1 3 2 ]
IN T R O D U C C IÓ N

tâculo el elogio de T eognis por mismo : Hesíodo hace algo


sem ejante en la T eogonia. A dem ás, el «sello» no es o rigin aria-
m ente el com ienzo de su obra, sino una elegía, escrita especial-
m ente para encabezar una serie de elegías que corrían su eltas; es
el mismo caso de M arcial cuando escribe I, 1, destinado a encabe­
zar la edición conjunta de sus siete libros, y a antes editados su e l­
to s1. El presente σοφιζομένω y el fin epigram ático 25-26 se explican
m ejor aceptando una posición in icial que una posición final del
poema.
La edición de que hablam os co nsistía evidentem ente en una
colección de poemas sueltos. Como los poem as con la invocación
Κύρνβ, que tien en m ayor garantía de autenticidad, son mucho más
frecuentes al com ienzo, es fácil que se tratara de un libro a C irn o
utilizado directam ente por el com pilador. E videntem ente, desde
pronto se convirtió en costum bre introducir las elegías con un
Kópvs, que hizo se intro dujeran poem as espurios, como algunos
que hem os estudiado. La ordenación debía de ser por tem as, sin
esquem a ríg id o ; cf. por ejem plo 69-128, s o b f f iJ a ^ M s ta¿_se£Ufin-
cia en la que sólo se salen del tem a general ciertos poem as que
por no tener invocación (Kúpve o u n sim ple im perativo) o por
otros m otivos son sospechosos2.
Esto es todo lo que de seguro podemos decir sobre la edición
preparada por T eognis. H ay todavía otros rastros de edición que
m u y probablem ente rem ontan a él. Es cierto que Kroll ha afirmado
que los cuatro prim eros poem as no estaban destinados a este lu gar
y deben su colocación a un ordenador. En lo relativ o al prim ero,
evidentem ente se equivoca : es un proemio sem ejante a los de la
colección hom érica j escrito i'.v professo para servir de proemio.
E videntem ente lo escribió el mism o «ordenador» que puso a con-

Cf. K r o ll , o b . clt. 8 3 .
Cf. B ie lo h l a w e c k , Hypolheke un d Gnome, Leipzig 1940, 435.

[1 3 3 ]
T E O G N IS

tinuación los poem as II, III y IV 1. Como su sentido coincide con


el de ellos —como ha dem ostrado K roll— me inclino a creer que
este ordenador es T eo gnis. A dem ás, si este principio de ordena­
ción consistente en poner delante las invocaciones a los dioses
procede del banquete, como dice K roll —tam bién, añadim os, era
norm al en la épica y en toda la p o esía—, debía de ser y a conocHo"
y utilizado por T eo gn is, una vez que sabem os que hizo un a edi-
ción de elegías. R ecuérdese que tam bién M im nerm o y Solón co-
m enzaban así su s elegías.
Igual h ay que decir respecto a 27-38, que sigue al «s e llo »:
K roll ha visto bien que originariam ente era un jx ie m a indepen-
<diente,
^Sa*3ÍSÍSSÍSa pero*■ que el «ordenador» quiso, al ponerlo
_ ........... ',|-~ Aaquí,
Ζ._' que diera
en cierto modo una indicación gen eral sobre larcoIecciSft!- ^ ^ !^
ordenador pudo m u y bien ser el propio T eognis. 2 3 6 -5 4 , que,
Contra Kroll y C arrière, considero au tén tico 2, pudo ser colocado
igualm ente por él para hacer de epílogo, au n q u e no es esta su
función original. En u n estadio secundario esta colección origin al,
m u tilad a y con poem as espurios, hab ría sido continuada (2 5 5 ss.)
con ayu d a de gnom ologías y A ntologías sim posíacas. En cam bio,
en 7 5 3 -5 6 no veo m ás que un fragm ento de elegía y no h u ella
algun a del fin de una colección3.
La ed ición de T eo gn is que hem os reconstruido no era un
poema continuo con una lín ea de pensam iento bien llev ad a; en
esto consiste el error de Friedlânder y Jacoby. Era sim plem ente
una colección de poem as indepen dientes, unidos en cierto m oao
por
>^»^8gsssel
aj¡g^BgÍproemio y isgs»
83S3Ísagjas»»píg«^a¡!aíiS ela«»ai=y«sello
6M »,^^creados para esta ocasión, y por el
te«^3^giaié
valo r que cobraban algunos otros poem as por razón de la ordena­
ción. A l com pilador ae^nuestraCow G eidn^cG iS de llegarle y a con

1 Cf. B ie l o h l a w e c k , ob. c l t . 21 s s .
8 Cf. ml nota a d I.
3 Contra J a c o b y , ob. cit. 153 s s . Cf. K ro ll , ob. cit. 191 s s . y 224 s s .

[1 3 4 ]
IN T R O D U C C IÓ N

una serie de poem as espurios con o sin Κύρνε, como varios de los
que figuran en esta parte de la Colección. S i interpoló cosas pro-
cedentes de las gnom ologías —que tam bién se nutriero n de esta
A n tología,
<S ' como lo L prueban las citas en varios au to res— ® no lo
«5®531
»3ΐ^ίβ®!®
sabem os ; pero j e que u tili^ _ ^ l hb^o aJZ too_i ^ l ^ y_duda, por los
restos de su estructura que quedan y la frecuencia de la invoca­
ción Κόρνε1. í ,
Porque la edición que reconstruim os és la «G nom ología a
C irno» de que habla el artículo θέογνις de S q id as, distin guién do la
de «otros consejos parenétícos». Las noticias de Suidas, que des-
conoce p u es t e a J ^ l e cci6 n _ T e o ^ ídea, por fuerza han de tener
fuente ale ja n d rin a 2, lo que confirm a n uestra h ipótesis de que a lg u-
nas colecciones de elegías teogn ídeas o pseudoteognídeas llegaron
a A lejan d ría; hipótesis evidente, porque ¿de dónde, si n o /habrían
sacado su m aterial las gnom ologías h elen ísticas?

1 Existe un rastro m uy discutido del libro a Cirno fuera de nuestra Colección.


Persson ha emitido una nueva hipótesis acerca del fragmento de una obra de Jeno­
fonte (desconocida por lo dem ás) Sobre Teognis que transm ite Estobeo IV 29, 53
(cf. Xenophon über Stobaeus, Eranos 15 ( ’15) 39 ss.). Se trata de un comentario a
Teognis 35-36, que glosa con las palabras θεόγνιδος Ισχίν επη/τοδ Μεγαρβως, el
«sello· de 22-23. Su autor conocía, pues, el «sello», sabía además que 3 5 -3 6
(q u izá 3 1 -3 8 ) iba al principio del poema y conocía 183-96, que c ita : puede, pues,
pensarse que conociera el «libro a C irno». Persson cree que es un escolio a Jeno­
fonte, M emorables I 2, 20 (cita de 3 5 -3 6 ); pero el conocimiento del «sello» y del
comienzo del libro de Cirno parece excluirlo. Como el estilo y el hecho de que no
sabemos que Jenofonte escribiera un Sobre Teognis desaconsejan la atribución del
fragmento a dicho autor, debe de tratarse de una cita de A ntístenes (que sabemos
escribió un Sobre Teognis), con lema equivocado, como es frecuente. A ntístenes
glosaba la elegía 31-38. Conviene añadir que Isócrates, A Nicocles 43 no testim o­
nia otra cosa que la inexistencia en su época de colecciones de m áxim as (que h ay
que d istin guir de las elegías mayores, tanto personales como exh ortativas) de
Teognis. De este pasaje se ha querido sacar conclusiones desorbitadas.
2 Del siglo IV a. C. Cf. N ie t z sc h e , art. citado.

[1 3 5 ]
T E O G N IS

Pero no se trata solam ente del libro a C irno. El libro segundo


de n uestra C olección, de tem a casi ex clu siv am ente erótico, con un
proemio y u n epílogo y con contenido en gran parte del siglo v 1,
representa sin duda n in g u n a una A ntología sim posíaca sem ejan te
al libro de C irn o . au n q u e de tem a distinto y con más elem entos
extrañ o s; no h a y duda de que nuestro com pilador, por su parte,
debió de añ ad ir elem entos tomados de las gnom ologías.
En los siglos v y IV debían de ser m ás aún las colecciones de
ju e corrían bajo el n ombre de Teo agn is. La noticia de
sssssss»
S u id as así lo especifica y , de otro lado, sabem os que nuestro poeta
era m u y conocido a fines del siglo v y com ienzos del iv : le citan
Platón, A n tísten es, Jenofonte, C ritias, Isócrates . . . Platón M e n ó n
95 D me parece testim oniar la existen cia de dos ediciones, un a
que in c lu iría 3 3 -3 8 y otra 429 - 3 8 2. Estas ediciones debem os
representárnoslas con ciertos elem entos com unes y sin una orde­
nación ló gica; obras de Isócrates como el A N icocles, q u e vien e a
ser una sustitu ció n de las an tiguas elegías, nos dan un modelo
m u y acep tab le3. Ya conocemos los rasgos gen erales; la introduc­
ción de resp uestas a poem as determ inados y de otros sem ejantes
se h aría en ejem plares privados y se difun d iría luego.

1 Cf. W . A . O l d fa t h e r , art. citado. El vocabulario erótico coincide con el de


la colección antigua.
2 C f . e l p a s a j e e n c u e s t i ó n : M. — Έ ν ποιοις I i t e o i ; S . — Έ ν τοΐς Ιλεγείοις, οδ λέγει
(3 3 -3 8 ), Ιν αλλοις δέ γβ ολίγον μεταφας, (4 2 9 -3 8 ). E v i d e n t e m e n t e , P l a t ó n o p o n e
a q u í d o s g r u p o s d e e le g ía s , c a d a u n o d e lo s c u a le s e s m a y o r q u e e l p a s a je c ita d o
c o r r e s p o n d ie n te ; a s í s e e x p lic a el Ιπεσι (c f. v. 2 0 ) s in n e c e s id a d de p en sar q ue
T e o g n is e s c r ib ie r a p o e m a s é p ic o s c o m o q u ie r e R e it z e n s t e in , o b . c i t . 54. El ολίγον
μεταβάς e s « c a m b ia n d o ap en as de te m a » ( P e r e t t i, 74 η. 1). L a t e o r ía t r a d ic io n a l
(S itz le r , B e rg k , R e it z e n s t e in , A lle n , C a r r iè r e ) d e q u e s ig n if ic a «p o co d esp u és» y
p ru eb a q u e am bos poem as ib a n c a s i s e g u id o s en una m is m a e d ic ió n , se b asa en
u n a m a la t r a d u c c ió n d e to d o e l p a s a je .
3 Cf. K r o ll 2 7 8 , que tam bién u tiliza un pasaje de A ristóteles (Retórica II 5 5 4 ) .

[1 3 6 ]
IN T R O D U C C IÓ N

C on esto hem os visto cómo poco a poco se va dando el nom·


bre de T eo gn is a poem as ajenos a él, que p asan así a las coleccio­
nes teognídeas de la época á tic a 1 y luego a las gnom ologías hele-
n ística s. En un momento dado un com pilador une a las A ntologías
T'E^eo gn íd eas que tenía a mano elegías teognídeas o pseudoteogní-
® i*is=®s»=3ss®®i3SHSSSKS^!5«K~2^3SiK^-c®»3SSi^

deas de los florilegios.


Hemos adelantado que esto debió de suceder en la época hele-
n ística, en la que eran conocidas o im itadas m uchas de las poesías
de n u estra Colección (véase el A parato de R eferencias). Es a priori
lo más vero sím il y no h a y nada en contra. El argum ento de Peretti
de que todos los autores de época h elen ística y rom ana citan por
las gnom ologías y no por n uestra colección dem ostraría todo lo
m ás que ésta fué poco conocida en la A n tigü ed ad y que el modo
m ás gen eral de citar era ése; el argum ento podría aplicarse a
E urípides, citado siem pre por las gnom ologías y de qu ien , sin em ­
bargo, sub sistiero n m anuscritos. Incluso Homero era citado m uchas
veces siguiendo a las gnom ologías, a las que h ay que atrib uir una_
im portancia cap ital en la trasm isió n por vía indirecta (c ita s) de la
literatu ra griega. El que n uestra colección fuera o no conocida por
San C irilo de A lejan d ría u otros autores, no tiene im portancia.
E videntem ente, fué com pilada en un m omento de in terés por la
elegía an tig u a: la época helen ística. Pero no fué editada y comen-
tada por los críticos de A lejan d ría y luego el interés por la elegía
an tigu a d eca y ó : no conocemos co yun tura histórica algu n a en que
p ueda haberse realizado u n trabajo de este género ; desde luego
no en la época b izan tina, a la que no llegaron las A ntologías áticas
como, por ejem plo, el libro a Cirno, utilizado por nuestro com pi­
lador. De modo sem ejante a lo que ocurrió con T eo gn is, los dem ás

1 De carácter simposíaco, conforme a la tesis de Reitzenstein, etc. y en modo


alguno escolar (como quiso Sltzler, ob. cit.) por razones evidentes (cf. H u d s o n -
W illia m s 2 6 - 2 7 ) .

[137]
T E O G N IS

elegiacos nos son conocidos ante todo por citas de florilegio u


otras tran sm itid as por diversos au to res1; y , sin em bargo, debieron
editarse en A lejan d ría, pues al m enos de M im nerm o nos consta
esto. De T irteo los florilegios no nos dan más de lo que conoce­
mos por los oradores áticos. La tradición florilégica surge en época
h elen ística y luego apenas se enriquece. Lo que ocurre es que por
una feliz casualid ad un m anuscrito del T eognis reconstruido por
un desconocido alejandrin o con ayu d a del m aterial que tenía a
mano, llegó a época b izantina y , de allí, a nosotros.

V, — T e o g n is : p a t r ia , fech a, carácter de su p o e sía

Frente a la opinión tradicio nal que


•9am*sSims>iasesB^ss^me^mseBatÊeB3s^^ssxieBgmaiæsmmiise!^siæimiatæssB^iBssi» *
coloca «Een
ssææa·
la M égara de
G recia la Patria de T eo gn is, una serie de estudiosos h a creído que
la M égara de que se habla en el v. 23 es M égara H iblea, ciudad
de S icilia. La polém ica vien e rodando desde la A n tig ü ed ad. P lató n 2
afirmó que era «ciudadano de la M égara de S ic ilia » , afirm ación
que recogió S u id as declarándole nacido allí. En cam bio, sabemos
por el escoliasta al pasaje de Platón que Dídimo atacaba fuerte­
m ente esta opinión e igualm ente declaran a T eogn is n atu ral de la
M égara de Grecia H arpocratión y Esteban de Bizancio en sus lé x i­
cos respectivos.
Relacionado con este dilem a está el relativo a la época en que
vivió T eognis. La fecha de S uid as no está clara: su γεγονώς έν τή
vO·' Όλυμχιάδι tanto puede significar que floreció como que nació en
el año 544 a C A Es la más com ún la prim era interpretación. Ello
presupone la elim in ación o interp retación forzada de un poema

1 Cf. W i l a m o w i t z , T ex tge s ch ic h te d e r g r í e c h . Lyrtker, 5 7 ss.


8 L eyes 629 A.
3 El primer sentido de γέγονε es el más frecuente, pero no el único; cf. R ohde,
Γέγονε in den B iogm p h ih a des Suidas, RhM 29 (1874) 161 ss.

[1 38 ]
IN T R O D U C C IÓ N

que precisam ente es con segurid ad de u n poeta m egarense y se


refiere a fecha poco anterior a las guerras m édicas: 7 7 3 -8 2 . En
efecto, los partidarios de que T eo gn is nació en la M égara de
Grecia deben o bien en tender que la elegía citada ( y 7 5 7 -6 8 ) se
refiere al peligro persa de hacia el 545 a. C .1 o bien declararla no
autén tica y adm itir la existen cia de un segundo poeta m egarense2.
Por ello ha surgido una tendencia a rebajar la cronología y colocar
la vid a de T eo gn is en la segun da m itad del siglo v i y comien-
zo s'd el v.
La elegía 7 7 3 -8 2 hace insep arab les, como vem os, el problem a
de la p atria de T eognis y el de la fecha en que nació. Desde luego,
el testim onio de P latón no es tan claro como h an querido los p ar­
tidarios de la teoría sicilia n a: B eloch8 y algunos estudiosos ita lia ­
n o s4. El contexto hace m u y vero sím il que Platón no se refiera a
la ciu d ad an ía de origen, exactam ente como en el caso de T irteo,

1 H u d s o n - W i l l i a m s 7. Esto podría admitirse para 757-68; no para 773-82,


donde se habla del avance del ejército persa y de la discordia de los griegos. Todos
están conformes hoy día en que estos versos se refieren a la situación que prece­
dió a Maratón (así Beloch, Livagnini y Highbarger en los trabajos que citamos a
continuación, y también Jacoby, Carrière, Kroll, etc.).
2 Ésta es, por ejemplo, la tesis de Jacoby (cf. 153 ss.), quien atribuye a este
• doble» de Teognis los versos 758-1231. Muy recientemente, ha vuelto a defen­
derla Carrière, REG 67 ( ’54) 39 ss., quien sacrifica dogmáticamente a la supuesta
fecha de Suidas todos los datos de la colección. En Euphrosyne 1 ( ’57) 203-04
aduce además como nuevo argumento a favor de la cronología antigua una copa
de Selinunte de antes del 550 con la inscripción θέογνις χϊλός. Pero la identidad
de este Teognis con el poeta es una hipótesis en el aire.
3 Z ur G es ch ic h te d e r á lteren g r i e c h i s c h e n Lyrik. 1 T h e o g n i s von M e g a r a , RhM 50
(1895) 250 ss.
* M a n c u s o , Per la s ic ilia n ità d i T h e o g n id e, RFC 39 ( ’11) 212 s s . y La lírica
cla s s ic a g r e c a in S icilia e nella M a g n a Grecia, P i s a 1912; P a r e t i , T e o g n id e (en Studi
Sicelioli e italioti, Firenze 1920, 101 s s . ) ; D e S a n c t is , C rona che e com m enti, RFC
N. S. 9 (’31) 111 s.

[139]
T E O G N IS

que p recede1; esto había sido sugerido y a por el escoliasta. En


otro caso, tendríam os que recusar la autoridad de Platón, como no
la adm itim os en el caso de T irteo. Pues, como se ha observado
repetidas veces, la calificación de T eognis como m egarense a secas
(v . 2 5 ) nos lleva a la M égara de Grecia. A dem ás, esto nos evita
in v en tar u n m egarense fantasm a autor de 7 7 3 -8 2 y evid en te­
m en te2 de 7 57 -68 y va bien tam bién con los vv. 11-14, donde, al
invocarse a A rtem is, se alude a u n templo de la diosa en M égara
del que se decía que lo fundó A gam en ó n 3. Finalm ente, L av agn in i4
h a hecho v er que nuestros datos presen tan a la dem ocracia de
S iracusa (4 8 5 a. C .) como la m ás an tigu a de S icilia y que en
M égara H iblea dom inaban los aristócratas cuando el año 483
Gelón se apoderó de la ciudad, según se desprende de H eródoto5.

les que vem os en los poem as p erso n ales de T eognis^ los avances
triunfos de la dem ocracia y la hum illació n de la nobleza. En
cam bio, v ar;
desterrado y uno de ellos, incluso, como desterrado en S icilia
(v. 783): *— —“Si pues, m u yS fácil que los
·
nobles
--
que ocupaban
. ___ —
-
el poder
ί

en M égara H iblea h icieran ciudadano a s u ^ ^ I e g a S e c I a s ê ^ ïïe T â

1 C f . C a r r iè r e , T héognide de M igare, 5 ss.


8 K ro ll 2 3 9 s s . t ie n e r a z ó n a l d e c ir q u e a n b o s p o e m a s so n de to n o d if e r e n te
y e stá n u n id o s s e c u n d a r ia m e n te e n ia c o le c c ió n ; p e ro resp o n d en a una m is m a
s it u a c ió n y n o h a y p o r q u é in t r o d u c ir e n e s c e n a u n n u e v o p o e ta .
3 Cf. Pausanias I 4 3 . Kroll ha creído que la imitación de Calimaco 2 0 0 b Pf.,
donde se habla del templo de Artemis Amarintia en Cálcide, es decisiva en contra.
Pero Calimaco evidentemente se equivocó: si sabemos que en Mégara había un tem­
plo al que se refería esta leyenda, este dato y la verosimilitud de que la ordenación
de estos poemas iniciales la realizara el propio Teognis nos lleva a la conclusión
de que 4 - 1 1 es de un poeta megarense tan antiguo como Teognis: el propio Teognis.
4 La p a tr ia d e T eog n id e, ASSO 1 9 3 2 , 8 7 ss. ( r e c o g i d o e n Da M i m n e r m o a Calli-
m a co, T o r i n o 1 9 4 9 , 67 ss.).
5 V I I 156.

[140]
IN T R O D U C C IÓ N

m etrópoli expulsado por la revolución democrática.^ Finalm ente,


otro dato cuadra bien con estas inducciones. S u id as nos dice que
T eo gn is com puso, una elegía ¿xt χοΰς σω&έντας τών Σαρακοσίων έν τή
πολιορκί^. Como es absurdo que fuera atribuida a T eognis una
elegía a los siracusanos que se salvaron del cerco aten ien se en los
años 415-13, hem os de interpretar, con L av ag n in i1, que la elegía
iba dedicada a los siracusanos que habían resistido el cerco que
les puso H ipócrates, tirano de Gela, el año 4 9 3 s.
Como puede verse, todos los datos se u n en a favor de la fecha
«reciente» de T eo gn is, sustentada por L avagnini y otros3 y que
H igh b arger trata de hacer com patible con la otra4. Siem pre que
h a y po sib ilid ad de fechar u n poem a5 nos encontram os con una
fecha s e m e ja n te :'y téngase en cuenta que los poem as fechables
son los personales, que son jo s q u e presentan m ayor garan tía de
au ten ticid ad . A sí, 8 91-94 nos llev a al 506 a. C ., en q u e C alcis fué

1 Y o u n g , CR N. S. 1 ( ’ 5 1 ) 7 6 s . cree que se refiere al sitio y toma de Mégara


Hiblea por Gelón de Siracusa (483 a. C.).
2 El art. de Suidas, como vimos, contiene noticias valiosas independientes de
nuestra Colección Teognídea y anteriores a ella. Con ellas mezcla otras posteriores
que parecen presuponerla. En cuanto al intento de Unger, Die H eim at des Theognis,
Philologus 45 (1886) 18 ss, de colocar en Macedonia la patria de Teognis, es sen­
cillamente absurdo. Como curiosidad merece anotarse también el intento de Wen-
dorf, Die aristokratische Sprecher der Theognissammlung, Gottingen 1909, de negar
historicidad a la figura de Teognis.
* Por ejemplo, P e r r o ta , Athenaeum N. S. 16 (’38) 213 ss.; ya antes se habían
manifestado en este sentido W i l a m o w i t z , Sappho un d Semónides 173, p, 1 y
P o h le n z , GGA ( ’32) 410 ss.
4 Theognis and the Persian Wars, TAPhA 68 ( ’38) 88 ss. No es cierto que
603-04 y 1103-04 sean una advertencia contra los persas, hecha hacia el 540:
aluden a luchas internas y no a un ejército invasor y no hacen más que repetir
un tópico procedente de Arquíloco (v. nota ad 1.). Por otra parte, 777-79 no creo
que aluda para nada a la primera guerra médica ni que sea de Teognis.
5 Recuérdese que 603-04 y 1103-04 (que estrictamente nos llevan al s. vil)
son imitaciones de Arquíloco, para quien el tema era ya proverbial.

[141]
T E O G N IS

derrotada por M ilcíad es, q u ien derrocó a los aristócratas y repar­


tió sus tierras a los aten ien ses1. Este poem a y el 7 8 3 -8 8 indu cen
a creer que el autor estuvo desterrado en C álcide, ciudad en un
tiem po d ueñ a de la llan u ra de L elanto; ahora bien, 7 8 3 -8 8 vim os
que tam bién h ab lab an de su destierro en S icilia, de modo que
todos estos datos deben referirse a una m ism a persona: T eognis.
Q ue escribió poesías entre 506 v 480 a. C. es, pues, n uestra con-
clusión. S i «floreció» en la O lim piada 59 (5 4 4 -5 4 0 ) tendría en la
últim a fecha unos 100 años. Como la edición del libro a C irno es
aú n posterior, parece más p rudente p rescin d ir de la fecha de
Suid as o in terp retarla como «nació ».
A decir verd ad no h ay dato alguno que lleve a T eo gn is a una
fecha anterior. Las fechas de la cronología an tigua proceden nor­
m alm ente de com binaciones acertadas o desacertadas con los datos
de las p o esías; a q u í su cronología2 se basa en creer que 757 ss. se
refiere a la co n q uista de Jon ia por C iro 8. Los datos que se dedu­
cen de la situació n política de la ciudad de que h abla nuestra
colección teognídea, no son ú tiles para fechar los poem as con
exactitud. Es m érito de K roll haber establecido que el orden en
que figuran los poem as es siem pre secundario y que reflejan situ a­
ciones y puntos de v ista m u y diversos. Pero ha exagerado esta
divergencia de puntos de vista, tendiendo a considerar no teogní-
deos una gran parte de ellos. En realidad, dando a T eo gnis la
fecha que le asig n amos, teniendo un poco m ayor com prensión que
él de lo que es la poesía griega arcaica4, y aceptando que los d i­

1 Cf. mi nota ai poema.


2 Si el γεγονώς es «floreció*, cosa que no es segura.
3 Así Lavagnini. Pero quizá proceda de 603-04 y 1103-04, ya examinados,
que habrían sido interpretados como advertencias en igual situación.
4 Por ejemplo, en lo relativo a los «clichés» épicos, que en modo alguno indican
fecha tardía ni inferior calidad poética ; a la falta de períodos rígidamente estruc­
turados, a las digresiones, a la R ingkom position, etc. El logicismo y la falta de =-n-

[1 4 2 ]
IN T R O D U C C IÓ N

versos poem as p ueden proceder de fechas y círcun sjan cias m u y


3 iïe r ê n ^ ? 7 n o n ay dificultad en atrîE uir a T eo gn is una gran parte
d el contenido de n u estra colección. S i es cierta la teoría que hem os
expuesto sobre su origen, según la cu al los elem entos extraños se
v a n introduciendo poco a poco en las colecciones que con el
nom bre de T eo gn is circulaban en época c lásic a2, el núcleo au tén ­
ticam ente teognídeo debe de ser considerable. A u n q u e es de todo
punto im posible separarlo tafantem ente de lo a todas luces extra-
ño a T eo gn is. ¿Cóm o, en efecto, d istin g u ir a veces el modo de
p en sar de dos poetas del de uno solo en circun stan cias diferentes?
¿C óm o diferenciar con exactitud las im itaciones obra de T eogn is
de las de sus epígonos?
A hora bien, sí los poem as personales son los más nuevos y
o riginales de la colección y los que m enos se prestaban a ser im i­
tados e interpolados, al verdadero T eognis hem os de verlo como
un aristócrata en lucha con la m area dem ocrática y con u n nuevo
ue, sin querer, se va p en etran do 8. V arios
poem as, como los alud id o s y otros, el m ás conocido 1Λ97-12024,
nos p resentan al poeta desterrado y desposeído de sus tierras por
obra de la revolución dem ocrática. En 341-50, sobre todo, pide a
Z eus que le perm ita vengarse de estos usurpadores. Pero otros
poem as con igu al aspecto de exp resar viven cias personales nos
describen a su autor vivien do en su ciu d ad ; y no sólo los referen-

tldo de la poesía son los grandes defectos de las T heogn isin te rp r eta tio n e n , que con­
tienen aportaciones muy valiosas.
1 Es indiferente para el caso que la ordenación actual proceda de una compila­
ción posterior del propio Teognis o de las ampliaciones helenísticas.
2 De ellas habían tomado su material las gnomologías, por lo demás.
3 Véase más arriba, pág. 113 s.
4 Carrière, T h é o g n i s 131 cree que se trata de un epitafio. Añadamos que 783-88
habla de que su autor estuvo desterrado también en Esparta, lo que confirma
879-84,

[143]
T E O G N IS

tes a la am enaza del M edo de que hemos hablado, sino una serie
de ellos de carácter político que nos describen la ciudad bajo el
dom inio de los κακοί, qu e significa tanto plebeyos como inferiores
m oralm ente: a sí 5 3 -6 8 . No es extraño que, en esta situación,
T eo gn is, que en tantos poemas aparece como em pobrecido (cf. por
ejem plo 511-20, si es su yo ), m anifieste su horror por la pobreza,
a u e era incom patible con el ideal aristocrático: pero tampoco lo
es que censure la búsqueda de la riqueza como ideal único, propia
de algunos nobles (1 8 3 -9 2 ), n i que la ponga ciertas condiciones.
De igu al modo, las ideas sobre la am istad, reservada al noble y
fingida para con el hom bre del pueblo que no sabe m antenerla,
no se contradicen con las m anifestaciones pesim istas sobre la es­
casez de los que saben ser fieles a ella. Como decíam os antes, en
la colección teognídea dom ina toda la problem ática de la decaden­
cia del id eal aristocrático. Pero, repito, es im posible m uchas veces
separar los versos de T eogn is de los de otros poetas en situación
sem ejante.
H u d so n -W illiam s ha establecido m u y claram en te1 que la de­
m ocracia debió de im p lantarse en M égara hacia el año 570 a. C .,
después de un corto período de gobierno moderado, que a su vez
sucedió a la tiran ía de T eá g e n e s2. A ristó teles8 cuenta que la de­
m ocracia fué derrocada en M égara tras una batalla por causa de su
desorden y a n arq u ía: no sabem os cuándo n i si la dem ocracia a
que alude fué ésta, pero es lo m ás probable que se refiera a los
acontecim ientos contados por T u cíd id es IV 66 ss., es decir, a la
instauració n de la o ligarquía el año 424 a. C . T u cíd id es nos des­
cribe las lu ch as de los dos bandos y nos dice que la oligarquía que

1 Pág. 6 ss.
2 Plutarco, Q u a estio n es G ra eca e 18.
3 Política 1304 b.

[144]
IN T R O D U C C IÓ N

ahora se instauró fué la que duró m ás tiem po. Esto quiere d e c ir1
que del año 570 al 424 h ay un largo período lleno de luch as y
altern ativ as dentro del cual es im posible concretar la fecha en que
vivió T eo gn is. Porque éste no siem pre parece v iv ir como miembro
de una clase som etida, sino, todo lo m ás, am enazada: cf. 825-30 y
mi nota, 667-820 (s i es de T eo g n is) etc. C onstantem ente recuerda
los buenos tiem pos pasados. O tras veces se alude al tirano. T am ­
poco debe excluirse una v u elta a su patria de T eognis, después
del d estierro : cf. 757 ss., versos y a estudiados y posteriores a
otros poem as de d estierro ; en 1122 ss. se com para con U líses, el
desterrado que logra regresar a su patria tras m il trabajos, y se
com para en una época en que y a h an pasado esos trabajos. V uelto
del destierro, T eo gn is parece v iv ir otra vez la vida alegre de an ta­
ño y tener 'aún lejos la v ejez: cf. 757-68. Posiblem ente h ay bas­
tan tes poem as posteriores, aparte de 1 -4 y del » sello ». En él
(2 4 -2 6 ) T eognis nos p in ta su situació n de miem bro de una clase
que co ntinúa siendo odiada por otra.
En sum a, T eo gn is escribe en el destierro y en M égara —antes
y después de é l— un a serie de poem as de los cuales agrupa en
una edición, al fin ae su vida, al m enos los dedicados a C irno; los
ordena por tem as con un criterio laxo. En. el siglo v œ
nom bre v arias colecciones usadas en el banquete, en las que se
producen alteraciones y m utilaciones del texto y entran elem entos
extraños —a veces im posibles de sep a rar— y un segundo p rin c i­
pio de ordenación, el de la responsión entre poemas.
A lgu n as de estas colecciones fueron recopiladas por un comp i-
lador helenístico en u nión de poemas que recogió de 1as^gno m o lo -
gías, adonde h abían ido a parar procedentesi eje dichas colecciones
y tras sufrir diversas alteracio n esjy m utilaciones:

1 Tucídides murió hacia el 396.

[145]
T E O G N IS

V I. — Los MANUSCRITOS DE TEOGNIS.

La t r a d ic ió n i n d ir e c t a . La pr e se n t e e d ic ió n .

A. Los m anuscritos.
La trad ició n m an u scrita d e j a .^ g l g ££Íón_Teognídea se divid e
en dos ram as. La p rim era está con stituida por  (P arís. SuppT*
?r. DOó ), herm oso m anuscrito dei siglo xχ procedente de la DiDüo-
teca C ap itu lar de V ero n a1, que lleva entre lín eas una traducción
latin a de 1 -2 5 6 y algú n otro pasaje. Fué colacionado por B ekker
y luego por V an H erw erden, Jordan, V an der M e y y V on Leutsch
en los trabajos que se citan en la B ibliografía; tam bién se basan
en colaciones directas las ediciones de H u d so n -W illiam s y C arriè­
re. Como entre estas colaciones h a y ciertas discrep an cias he exa­
m inado p ersonalm ente el m anuscrito en fotografía.
La otra rama d e la tradición está formada por el m anuscrito O
( V atican us gr. 915, del siglo x m ) y el num eroso gru p o de los
recentiores, que en gen eral concuerdan con él pero m uchas veces
p resen tan lecciones com unes que les son propias. Por tanto,
cuando O o los recentiores v an con A , ésta es in d udablem ente la
buena lecció n 3.
El estudio de las diferencias entre los recentiores no tiene prác­
ticam ente in terés para el establecim iento del texto. U nicam ente
cuando alguno de ellos se alin ea con O contra los dem ás, esto
hace que esta lección deba considerarse como la o rigin al de la

1 De Módena se dice a veces erróneamente (cf. C. O. Z u r e t t i , Veronese, non


M o d e n e s e . Pel c o d i c e A d i T eo g n id e , RF 19 (1 8 9 0 ) 161 ss.
2 Cf. m í trabajo S obre e l texto d e T e o g n is a p ro p ó s ito d e la e d ic ió n d e Carrière,
Emerita 17 ( ’5 0 ) 204 ss.

[146]
IN T R O D U C C IÓ N

segun d a rama de la tradición ; si la de A es diferente, cualquiera


de las dos tiene posibilidad de ser la más an tigua. Pero este caso
es puram ente teórico1.
B ekker colacionó y utilizó en su edición (1 8 2 7 ) los siguientes
recentiores: b, c, d, e, f g, h, i, l, m, n, p. N ietzsch e2 estudió sus rela­
ciones m u tu as, estableciendo un stem m a que sustancialm ente es el
que da todavía C arrière en su edición de 1948. Este autor colacio­
nó personalm ente para la m ism a los sigu ien tes m anuscritos; b, c,
d, e, f, g, h, m, n, p. El más moderno estudio sobre estos m an u s­
critos es el del profesor escocés D. C. C. Y oung, que ha recorrido
Europa buscando y estudiando m anuscritos de T e o g n is3. En un
artículo recientem ente p ub licado 4 hace un estudio breve de cada
uno de los m anuscritos y establece un stem m a de todos ellos.
M ien tras que N ietzsche y C arrière en realidad lo único que hicie-
ron fué sep arar del grupo p rincip al de los recentiores otros dos for-
mados por e l y c g, Y o u n g5 cree poder establecer que la inm ensa
— —- j «|—_ _ x (B ritish Mu-
seum A dd. 16, 409, del siglo xm / xiv) que como otros muchos fué

1 En el único ejemplo (325 άμαρτολήσι] -οϊσι O i ) hay que decidirse por la


lección de A.
2 Art. citado.
3 Véase su libro C h a s in g a n a n c i e n t Greek. D iscu r sive r e m in i s c e n c e s o f a n Euro­
p e a n jo u r n e y , London 1950.
4 A c o d i c o l o g i c a l in v e n t a r y o f T h e o g n i s m a n u s cr ip ts , Scriptorium 7 ( ’53) 3 ss.
5 El trabajo citado es un anticipo del libro que prepara sobre los manuscritos
de Teognis, donde el autor promete presentar las pruebas de sus afirmaciones.
Prepara también una edición de este autor, según me comunica muy amablemente.
También prepara una edición de Teognis el profesor italiano A. Garzya.

[147]
T E O G N IS

estudiado por él por p rim era vez. Prescindiendo de esta descen­


dencia de χ, el stem m a de Y oung es:

En u n trabajo posterior, Y oung ha aclarado este stemma en la


forma sig u ien te:

T ra n s litte ra tu s d e p e rd itu s, a e tatis P hotianae

c a . 9D0 - 950 A
c a . 1 30 0-1

a n te 1311 O

c . 1325 e x c e rp tae
G regorae
H eid elb . g r. 129

■a. 1430

a. 1450

C o n tin úa considerando que los dem ás recentiores descienden


de χ. En esta h ip ó tesis no puedo m ostrarm e de acuerdo con él,

[148]
IN T R O D U C C IÓ N

como se verá a continuación, y tampoco en la atribución de una


posición esp ecial dentro de los recentlores a ur. S í creo, en cambio,
que x e i tien en un interés p articular y es m érito de Young el
haberlo puesto de relieve. En cuanto a la clasificación de los dem ás
recentiores, por lo dem ás sin interés para el establecim iento del
texto 1, en realidad está por hacer, salvo la existen cia de los grupos
indicados arrib a: el p rin cip al, el formado por e l y el de c g.
Q ue u r ( V atican , U rb in as gr. 95, s. x v ; contiene sólo 1 -2 5 6 )
sea un testigo ind ep endien te no lo veo claro ; coincide con A en
126_(πειρηθ·είης : πειραθ-είης cett.), pero esto no me parece decisivo.
C on q u ien coincide algun a vez es con O, q ue puede ir o no con A
en casos en que y a O ur, y a los dem ás recentiores com eten una
m ism a falta de iotacism o: cf. 96 (ειχοι : εϊπει) y 55 (πλεοραΐσι y
χλευρήσι), ejem plo este últim o en el que la coincidencia de ur con
O ( y A ) se debe a una corrección de la falta citada. Es pues ur
uno de los recentiores como otro cualquiera. Lo aduzco solam ente
cuando presenta una lección interesan te.
En cam bio, creo un acierto el haber establecido que i coincide
a veces con A en buenas lecciones; buenos ejem plos se encuen tran
en los vv. 101 (σ ’ : om. cett.), 483 (τότε : οτε), 1173 (ή : εχεί),
9 5 ρ (ë~tvov : εχιον), 1025 (νο'ον : νο'οι, γοοι). A veces la buena lec­
ción está tam bién en O : 93 (όρώης : όρώη), 596 (πλούτου : τούτου).
A dem ás es el único de los recentiores que ha conservado el dístico
11 8 3 -8 4 . En m í edición doy la colación com pleta de este m an us­
crito. U n a lección coincidente sólo con O se encuentra únicam ente
en 3 2 5 ; debe atrib uirse a coincidencia en una falta de iotacismo
(άμαρτολοΐσι por -'{¡3'.)·
A sí, pues, dentro del grupo de los recentiores, cu yas caracterís­
ticas com unes son m uchísim as, i procede de un momento tem pra­
no en que aún no se habían borrado c iertas buena selecciones de

1 He colacionado sobre fotografías x, i y u r (además de A y O).

[149]
T E O G N IS

ÍL ?. cam bio, creo que debe atrib uirse a conjetura el


que a veces i presente como único m anuscrito ciertas buenas lec­
ciones que los dem ás, incluido A , han alterado en forma coinci­
d en te1: 178 (ο’ύ τ’ έρξαι : ouO·’ ερξαι), 637 (όμοια2 : όμοιοι), 1074
(σοφίη : σοφία).
χ es u n buen m anuscrito, el más antiguo de los recentiores, y
es mérito de Y oung haber establecido su im portancia. Lo que no
creo es que de él procedan todos los dem ás. De un lado, comete
errores que no están en éstos: 79 (αίρήσεις : εόρήσεις), 312 (om .
οργήν), 951 (πηχέων : τειχέων), 852 (μαλθακόν : μαλθακά). De otro,
en bastantes pasajes los recentiores v an con i y no con x: 168
(καθαρά : καθορ^Ι), 311 (φέρει : φέροι), 478 (τοι : γάρ), 703 (Αϊδάο :
-έω), 757 (ύπειρέχοι : ύπερέχοι), 1162 b (ούκ’ : κοΰκ) ο bien se
d ivid en y unos v an con x y otros con i: 833 (ήμών y ήμϊν), 998
(παραγγέλλοι y -λοι), 1044 (εΰ στυφελής y αστυφελής); a veces, alg u ­
nos van .co n O : 71 (εσθλών O fm ), 344 (δοίην τ ’ O g i), etc. Pueden
diferir totalm ente tanto de x como de i: 195 (ένδοξος : εϋδοξος),
833 (φθ-opqí : φθο'ρφ). N i falta algú n ejem plo en que alguno v a y a
él solo con A : 344 (δοίην δ’ A e) o en que represente él solo la
buena lecció n : 203 (επ ’ c e g l ) , 1173 (δή μιν h l mg) etc.; en estos
últim os casos debe de tratarse de conjeturas.
E xisten tam bién algun as coincidencias entre A y x contra el
resto de los m anuscritos, coincidencias que hacen p en sar a Y oung
en una relación directa. A hora bien, en un stemma como el q u e ,
basados en Y oung, hem os propuesto, pueden adm itirse coinciden-
cías entre A, O y x contra i 6, pero no de A y x contra O e i, que
deben de representar, si es cierto lo que hasta ahora hem os soste­

1 Sin que ello suponga relación alguna; son coincidencias causales o provoca­
das por el contexto.
2 Coincide con Estobeo.
3 Sólo hay un ejemplo: 719 ( τ ο ι : τ ι ; los demás recentiores van con i),

1150]
IN T R O D U C C IÓ N

nido, la verdadera lección origin al de la segun da ram a de la trad i­


ción m anuscrita. Creo en consecuencia que x está contam inado
con A . Es a este respecto característico que cuando x coincide
con A los restantes recentiores v an con i: así en las lecciones ya
antes señ alad as de los vv. 168, 311, 478, 703, 719, 759, 833 y
1162 b 1. Pero, sobre todo, tenem os los sigu ien tes argum entos:
a ) no h a y coincidencias con A y O al tiem po 2, como sería lógico
si se tratara de conservar lecciones o rigin ales; en cambio las h ay
entre Ai y A O i; b ) x no conserva n un ca él solo, como i, n in gu n a
lección valio sa perdida en todos los dem ás m anuscritos; c) en el
V . 378 frente al τ ε de O recentiores y al δε de A , x presenta u n τ ε
convertido por la m ism a mano en δ ε ; e, igualm ente, en 142 κ α σ
(lecció n de los más de los recen tiores) ha sido convertido por la
m ism a mano en κ α τ ά (lecc. de Ai).
Con todo, x es el m anuscrito m ás antiguo de entre los recen tio-
res y carece de una serie de faltas que se h an introducido en
m uchos de los otros. En la im po sibilidad de ofrecer un a colación
de los recentiores de Y oung, he considerado preferible dar ú n ica­
m ente la colación com pleta de i y de x. Los dem ás recentiores —en
cuanto me son conocidos por las ediciones de Bekker y C arrière3—
los aduzco solam ente cuando sus lecciones difieren de las de x e i
y presentan algú n in terés; es decir, prescindo de alteraciones in d i­
v id u ales basadas en las lecciones de aq u ello s4. Insisto en que la

1 En 384 se oponen A i x (ίσχοντες) al resto,


2 Con la excepción que anotamos, en la que puede tratarse de un caso de
iotacismo.
3 Además, he estudiado personalmente el Salmanticensis 243 (z) y ur, delque
ya he hablado, ur, x, i, O y A han sido colacionados por mí sobre fotografías.
4 Como, generalmente, las de e l y c g.

[151]
T E O G N IS

genealogía de todos estos m anuscritos no está bien estab lecid a1,


habiendo que contar desde luego con m uchas con tam in acio n es2,
pero que en todo caso esto no tien e trascendencia para el estab le­
cim iento del te x to 3.
En resum en, creo que h a y que p artir del sigu ien te stemma, en
el cual la lín ea de trazo pequeño indica contam inación:

Este stem m a debe com pletarse con la indicación de que existen


m uchas contam inaciones secundarias entre los recentiores, de a l­
gu n as de las cuales se h an librado ciertos m anuscritos, sobre
todo i y x,

B. La tradición indirecta.
Es m u y n u trid a, como puede verse en el A parato de Testim o-
nios. D espués de lo que hem os expuesto sobre la form ación de la

1 A mi9 argumentos negando que desciendan de x hay que sumar las grandes
reservas que me manifiesta el prof. Dain sobre los argumentos paleográficos de
Young.
2 Así lo admite ya Carrière.
3 Tiene Interés mencionar aquí la hipótesis de Young (cf. p. 147, η. 4) sobre el
origen de la tradición recogida en x. Para él es un códice copiado del autógrafo
Marciano de Planudes, en el que faltan las hojas correspondientes a la edición de
Teognis. Ello es casi seguro, pero una vez probado que los demás r e c e n t i o n s no

[1 5 2 1
IN T R O D U C C IÓ N

Colección T eognídea, se com prenderá cuán in ú til es la discusión


sobre si debe concederse m ayor o m enor valo r a esta tradición
ind irecta respecto a los m anuscritos de la C olección para el esta­
blecim iento d el tex to 1. Se hace evidente que si^^r ^ m e n t e _los
autores antiguos no citaban de la Colección T eognídea, sino de
Gnom ologías o Florilegios sólo en parte coincidentes: con ^Jgsjgue
le sirviero n de b ase2, sus diferencias respecto a nuestros m anus-
critos deben de ser m uchas veces del tipo de las que hem os obser-
vado entre las lectiones priores y las lectiones alterae de la coleccióp.
y ^ T ^ s p Ô n 3 ë T 7 ï^ m p rê T * a Î tê râ c î^ e r^ ë rte x to por sim ple copia.
Esto es lo que ocurre y ello es u n buen argum ento —m T u tîîîzaao
por P ere tti— a favor de la tesis de la independencia de n uestra
C olección y las citás antiguas de «T eo gn is».
En una edición de la C olección T eogn ídea se ha de asp irar
sim plem ente a reconstruir el estado en que ésta nació; la crítica
filológica puede en algun as ocasiones llegar más atrás y para ello
es ú til la tradición indirecta, Pero cuando se opone a los m anus-
critos seguirem os a éstos, sin negar con ello que el texto de la
tTadícíórr*Tñ3rrecta~a^parecIeral~ ^íal^s Gnom ologías en la m ism a

descienden de x, no se puede atribuir a Planudes la creación de toda esta rama


de la tradición manuscrita de nuestro autor; todo lo más se le podrán atribuir
algunas de las variantes exclusivas de χ y no, por supuesto, las más valiosas.
Las lectiones de origen culto de los re cen tior e s provienen del ambiente de la época y
no han de hacernos pensar a p rio ri en Planudes. Menos verosímil aún es que haya
lecciones introducidas por Planudes en el arquetipo de O y rec., que Young llama
Chorensis. Su argumento consiste exclusivamente en la existencia de ciertas leccio­
nes cultas.
1 C f. O . C r u e g e r , De l ocoru m T h e ogn id eor u tn a p u i u e te re s s cr ip t o r e s ex stantium
a d textum e m e n d a n d u m pretio, Diss. R e g l m o n t l 1 8 8 8 ; H u d s o n - W i l l i a m s , 8 2 s.; e t c .
2 Es la tesis de Peretti, que hemos aceptado.

[153]
T E O G N IS

fecha o, incluso algu n a vez, en una más a n tig u a 1. Son num erosí­
sim os, en efecto, los casos en que Estoheo u otros autores se
oponen a la totalidad de los m anuscritos, con diferencias las m ás
veces m ayores de las que norm alm ente surgen en la tran sm isió n
de cu alq u ier texto : véanse ejem plos en los vv. 124, 132, 155,
156, etc., etc. H a y algunos especialm ente característicos. El v. 181
aparece en dos citas de Estobeo: en una (IV 30, l i a ) p resenta un
texto idéntico al de los m an uscritos; en otra (IV 22, 9 9 ), uno
m u y d iferen te2: la existen cia de dos version es d istin tas en los
Florilegios es, pues, incuestionable. Del v. 209 h a y en 332 a una
lectio altera que su stitu y e οΰδείς τοι por ούκ εστι; a ésta y no la pri­
mera corresponde la cita de C lem ente de A lejan d ría, Strom. V I 8 ,1 ,
deduciéndose id én tica conclusión. No debe im p resion ar en algún
caso la u n an im id ad de la tradición indirecta contra los m an uscri­
to s: en 175, que es el caso m ás destacado, C arrière3 y P eretti4
h an visto b ien que el χρή πενίην de los testim onios vien e de una
ún ica fuente, una gnom ología estoica. M ás corriente es que sólo
u n a parte de los testim onios v a y a n contra los m anuscritos de
T eo gn is (cf. 425, 459, etc.).
Todo esto no quiere decir que la tradición indirecta carezca de
valor para fijar el texto de n uestra C olección. En el caso arriba
estudiado, algun a vez h a y que decidirse por la lección de la trad i­
ción ind irecta cuando la de los m anuscritos es u n puro error de
co p ia: así en 157 (άλλως, no αλλψ en 999 etc.). O tras veces, la

1 Este es el caso del texto de Plutarco para 215-16 (cf. P ere tti 42 ss. y Emé­
rita 26, 1958, 1 ss.), pese a lo cual sigo el texto de los manuscritos, que ya conocía
Ateneo. Cf. también nota a v. 936.
2 Está aún en IV 29, 53 (cita de «Jenofonte»), que presenta el mismo texto de
los manuscritos.
3 T h é o gn is d e M é g a r e , 73 s.
4 Ob. cit. 37 s. Lo absurdo es afirmar después de esto que la lección de los
manuscritos es de origen bizantino.

[154]
IN T R O D U C C IÓ N

lección de la tradición indirecta decide cuando la de A difiere


de la de O rec.: cf. un ejem plo entre m uchos en el v. 609. A lgu n a
vez, incluso, la lección de la tradición indirecta apoya una de
algú n m anuscrito que en los dem ás ha desaparecido ante lectiones
f a c i li o r e s : cf. por ejem plo 637 (όμοια i S t o b . ) y 868 (σαοΐ O H s c h .) .
C uando en la cita de u n autor los m anuscritos del mismo difieren,
coincidiendo algunos con la de la C olección T eognídea, h ay, en
principio, que aceptar ésta y considerar la de los otros como un
error: cf. por ejem plo 608 (άμφοτερον y άμφο'τερα).
La coincidencia a veces de ciertos m anuscritos de la Colección
con alguno de Estobeo o de otro autor, se debe en general a puro
accid en te: así en 627 O y el A de Estobeo dan xt por una com ún
falta de iotacism o, frente al τά de O rec. y de los dem ás m an uscri­
tos de Estobeo; cf. casos sem ejantes en 8 0 ,1 2 1 , 481·, 586, etc. Pero
no nos engañem os. E xisten unos pocos casos en que la repartición
de las varian tes exige otra explicación. En 175 μεγακήτεα —la lec­
ción o rigin al a ju zg ar por el modelo Od. III 8 5 —, está en O rec.,
en dos m anuscritos de Estobeo y en una serie de testim onios;
βαθοκήτεα en A , en otros dos m anuscritos de Estobeo y en otros
testim onios más, entre ellos C risipo. S in duda en el arquetipo de
n uestra C olección se escribió m arginalm ente esta últim a lección e
igu al, posiblem ente, en el de Estobeo. En 125 οϊιξέ γάρ está en A O ,
por lo que debería preferirse, pero ου γάρ α ν1 se h alla no sólo en
los recentiores, sino tam bién en A ristóteles, EE 1 2 3 7 b ; debe recu-
rrirse a ig u al explicación. En 187, a ούδέ γυνή (A , Jenofonte en
Estobeo IV 29, 5 3 ) se opone οΰδεμία (O rec., Estobeo IV 30, l i a ,
P s.-P lu., De Nobilitate c. 1 5 ). Y así en unos pocos ejem plos m á s2.

1 Es una regularlzación gramatical de lo anterior.


2 No hay que añadir a ellos casos como el de v. 158, en que Apostolio depen­
de seguramente de nuestra Colección. Young da (en el art. citado en p. 147, n. 4)
otra explicación de estos hechos: se tratarla de que Planudes tomarla en 175 la

[155]
T E O G N IS

En casos como éstos en que am bas redacciones están en la base


de n uestra Colección, la elección tiene que recaer sobre la que,
por las razones que sean, parezca más antigua.

C. Nuestra edición.
Como ha podido verse, da la colación com pleta de A O x i 1.
Los dem ás recentiores se aducen siem pre que dan una lección por
lo dem ás p ecu liar de A o de O ; o, en otro caso, cuando su lección
presenta algú n interés. Por eso la sigla rec. o cett. puede no in c lu ir
algun a vez posibles varian tes de m anuscritos de m enor in terés;
exclu ye, desde luego, los y a citados en la m ism a un idad crítica.
719 τοι] τι rec. e l exceptis debe interp retarse como que e l dan τοι
e igu al en casos sem ejantes.
O bsérvese que dejo de m encionar en las Siglas una larga serie
de recentiores m encionados por Y oung en su art. citado (lle g a a
contar 56 m an u scrito s), pero no colacionados por n ad ie; según el
propio Y oung estos m anuscritos a que aq u í me refiero carecen de
valor. El m aterial que m anejo es el indicado en pág. 151 (y nota 3).
Las v arian tes de la tradición m anuscrita están recogidas con
m ucho cuidado, pero sólo se u tilizan para decidir entre las leccio­
nes encontradas en los m anuscritos o para corregir las alteraciones
de las m ism as que deben atrib uirse a error de copia. En cuanto a las
propuestas de atetesis, atribución a diversos autores, etc., he sido
m u y parco, por razones y a antes exp uestas. Igualm ente, después
de recoger prácticam ente todas las conjeturas m odernas, he tenido
que p rescin d ir de la m ayoría de ellas para no recargar en exceso
el A parato C rítico con un m aterial casi siem pre de poco valor.

lección de Plutarco. Esta intervención de Planudes en el arquetipo de O rec. nos


parece dudosa. Aunque se piense en otro estudioso bizantino cualquiera, la expli­
cación, en los varios casos que existen, no es muy verosímil.
1 Salvo casos de iotacismo y otros excluidos normalmente de los Aparatos
Críticos.

[1561
IN T R O D U C C IÓ N

El A parato de T estim onios y el A parato de Referencias deben


la m ayor parte a la edición de D iehl, que a su vez dependía en
estos aspectos, respectivam ente, de Bergk y H u d so n -W illiam s.
A lgo los he aum entado con m aterial procedente de R eitzenstein,
Korres, Kroll, Peretti y otros. En el A parato de R eferencias in cluyo
los pasajes de Solón, T irteo, etc. in cluid o s en n uestra Colección
T eognídea. Para ser consecuente con el principio de no inten tar
reco n struir el texto o rigin al de cada poem a, sino el de la Colección
cuando se formó, no aduzco en el A parato C rítico las varian tes de
Solón, etc., sino sólo en el A parato de R eferencias, a fin de que se
puedan v er cóm odam ente las diferencias entre el original y las
alteraciones con que llegó a la C olección T eognídea. N aturalm ente,
las utilizo a pesar de esto cuando ayu d a n a sanar errores evid en ­
tes de la tradición m edieval.
En las N otas, finalm ente, para las que he utilizado la b ib lio ­
grafía repetidam ente citada, procuro no d iscu tir otra vez toda la
problem ática de la Colección. D oy en ellas mi punto de v ista
sobre diversas cuestiones discutidas, con algunas aportaciones
originales.
Dada la índole de la C olección T eognídea, es n atu ral que
m uchas veces las citas del A parato de R eferencias p uedan adm itir
varias interp retacio n es: im itación por T eo gn is de otro autor, de­
p endencia de una fuente com ún o im itación de n uestra Colección.
C uando por la fecha del autor correspondiente u otra razón se
im pone esta últim a h ipótesis, m ando la cita al A parato de T e sti­
m onios, que aparece así notablem ente aum entado respecto al
de D iehl. Recuerdo tam bién lo dicho en el tomo I, p. X X V .

[157]
BIBLIOGRAFÍA

EDICIONES Y TRADUCCIONES

Arro, A., Elegie e sen ten ze d i T eo g n id e tradotti, per . . , Alba, 1888.


Banks, J., T h e work s o f . . . T h e o g n i s liter a lly t ra sla ted into e n g l is h p ros e . ,. by . . . ,
Boston 1886.
B e k k e r , I, T h e o g n i d is Elegi, rec........ Berolini 1827.

B in d e r , W . , Des T h e o gn is E legien n e b st P hok ylid es M a h n g e d i c h t u n d P yth a g o r a s g o l d e -


nen Spriiche. Deutsch von . . . , Berlin 1859.
C a m e r a r iu s , Libellus s c h o l a s t ic u s utilis et u a l d e bonus, q uo con ti n e n tu r T h eogn id is
p r a e c e p t a . . . c ollecta et ex plicata a . . . , Basilea 1550.
C a r r i è r e , J., P oèm es e légia ques, éd. et trad., Paris 1948.
G r a s , J. L e , Les s e n t e n c e s e l é g ia q u e s d e T h é o g n i s le M ê g a r ie n , tra d u ites e n vers f r a n ç a i s
p a r . . . , Annuaire de l'Association pour l'encouragement des études Grecs en
France, 16 (1882) 22-61.
E., cf. infra.
H a r r is o n ,
H u d s o n - W i l l i a m s , T., The eleg ie s o f T heognis, London 1910.
K o r r e s , S . G ., ’ Α ρ χ α ί ο ι 'Έ 7 Λ η ν ε ς Α υ ρ ιχ ο ί. Τ ό μ ο ς A ’ , θ έ ο γ ν ι ς , A t e n a s 1 9 4 9 .

M ic h e n a u d , G., T h éogn is, tra d u ction e n vers b l a n c s d e qu e lq u e s extraits, LEC 18 ( ’50)


443-45.
S eber, W ., T h e o g n i d is M e g a r e n s i s sen ten tia e g r a e c o l a t i n e cer tis titulis d istincta e, Lip-
siae 1603.
S it z l e r , J . ,T h e o g n i d is Reliquiae, Heidelbergae 1 8 8 0 .
W elck er, F. T,, T h e o g n i d is R eliquia e, Francofurti 1826.
Z ie g l e r , C., T h e o g n id is Elegiae, Tubingae *1880.

MANUSCRITOS

G arzya, A., De T h e o g n i d is m a n u s cr ip to Bruxellis in B ib lioth eca R egia a d seru a to, RFIC


31 ( ’53) 143-50.
H i l l e r , E., Zu T h eogn is, NJhPhP 123 (1881) 449-80 (colación de A).
J o r d a n , H., Q u a estio nes T h e o g n id ea e . Index le ction u m , Heidelbergae 1885-86.

[1 5 9 ]
T E O G N IS

J ordan, H., Vorlaùfiges zu Theognis, Hermes 15 (1 8 8 0 ) 2 4 -2 9 (sobre A ).


J ordan, H., Vorlaüfige N achricht über den Vaticanus 915 des Theognis, Hermes (1881)
506-11.
S c h o t t u s , P. A ., Obseruationum hum anarum libri V, H anouiae 1615 (cap. II, X XV III:
sobre el códice salm antino de Teognis).
S tu d e m u n d , W „ De Theognideorum memoria libris m anu scriptis seruata. Index lectio­
num, V ratislau iae 1889.
Z u r e t t i , C. O., Veronese, non M odenese. Pel cod ice A di Teognide, RF 19 (1 8 9 0 )
161-74.
Y o u n g , D. C. C., A cod ico logica l inventory o f Theognis manuscripts, Scriptorium 7
( ’5 3 ) 3-36.
Y o u n g , D. C. C., Chasing an an cien t Creek. Discursive rem iniscences o f an european
jo u rn ey, London 1950.
Y o u n g , D. C. C., On P lanu des' edition o f Theognis and a neglected apograph o f the
Anthologia Planudea, ΡΡ 42 ( ’5 5 ) 197-214.

ESTUDIOS GENERALES

A l le n , T. W ., Theognidea, CR 19 ( ’0 5 ) 386-95.
A llen , T. W ., Theognis, ΡΒΑ 20 ( ’3 4 ) 71-89.
A l y , W ., Theognis, RE ( ’3 4 ) V, c o l. 1972-84.
B e lo ch , J ., Zur Geschichte der alteren griechisch en Lyrik. I. Theognis von M egara,
RhM 50 ( ’9 5 ) 250-67.
B ie l o h l a w e k , Hypotheke un d Gnome, Philologus, Supplementband X X X II, Heft 3 ,
Leipzig 1940.
C a r r iè r e , Theognis de M égare. Etude sur le recueil élégiaque atribué à ce poète,
Paris 1948.
C a s t a g n u o l a , G. S., Un poeta g nom ico nella tradizione educativa, C atania 1899.
C u c u e l , C h ., Théognis de M éga re et ses élegies, A nnales de la Faculté des Lettres
de Bordeaux 1889.
D o r n se if f , F., E chtheitsfragen antik-griechischen Literatur, Berlin 1939.
F r e se , H., Quae ratio intercedat inter librum Theognideorum priorem et posteriorem,
D lss. Kiel 1895.
F r ie d l á n d e r , P., ΤποΙΙτξχαι, II. Theognis, Hermes 48 ( ’13) 572-603.
F r it z sc h e , T h ., Das Stichwort ais Ordnungspriúzip der Theognideischen Fragmente,
Philologus 29 (1 8 7 0 ) 526-46.
G e y so , A. de , Studia Theognidea, Diss. Argentorati 1892.
Hauton, A., Essai sur Théognis, cf. RBPhH 23 ( ’44) 586.
H a r r is o n , E., Studies on Theognis, together with a text o f the poems, Cambridge 1902.

[1 6 0 ]
IN T R O D U C C IÓ N

H e in e m a n n , J., Theognidea, Hermes 34 (1 8 9 9 ) 590-600.


H o w ald, E., Zur Theognissammlu ng, en Festgabe A. K aegi, Frauenfeld 1919.
H u d s o n - W il l ia m s , T., T heognis a n d his poems, JH S 23 ( ’0 3 ) 1-23.
J a c o b y , F., Theognis, SP A W 1931, 90-180.
J a g e r , W ., Theognis, SP A W 1933, 835 ss.
K r o l l , ]., Theognis-Interpretationen, Philologus, Supplem entband 3 9 ,1 , Leipzig 1936.
L a R o ch e , L., Studien zu Theognis. Progr. des G ym nasium s, Linz 1891.
L e u t sc h , E. v o n , Die g riechisch en Elegiker, 1. Theognis, Philologus 29 (1870) 504-48
y 6 3 6 -9 9 ; 30 (1 8 7 1 ) 116-31, 194-233 y 65 3 -75 ; 42 (1 8 8 4 ) 227-65.
L u c a s , J., Studia Theognidea, Dlss. Berolini 1893.
M ey , H. W . V a n D e r , Studia Theognidea, Leidae 1869.
N ie t z sc h e , F., Zur Geschichte der T h eognideisch en Spruchsammlung, RhM , N. F. 22
(1 8 6 7 ) 161-200.
P er e tt i , A., Teognide nella tradizione gnom ologica, Pisa 1953.
P o h len z , GGA 194 ( ’32) 41 0-3 2 (reseña de Jacoby).
R a m o r in o , F., Teognide di M egara, RF 4 (1 8 7 6 ) 1-48 y 234-49.
R eit z e n ste in , R ., Epigramm u n d Skolion, Giessen 1893, 4 6 -8 6 y 264-73.
R in t e l e n , Κ., De Theognide M ega rensi poeta, Diss., M onasterii 1863.
S ch n e id e w in , H., De syllogis Theognideis, Diss. Argentorati 1878.
S c h n e id e w in , H., De Theognide eiusque fra g m en tis in Stobaei Florilegio seruatis, Progr.
der Realschule, Stettin 1882.
S c h ô m a n n , G. F., Schediasma de Theognide, Progr., G ryphisw aldiae 1861.
S eeberg , P., Ein enteigneter Grossgrundbesitzer vor 2500 fa h ren, Deutscher Gedanke,
3 ( ’26) 1261 ss.
S itzleiî , J., Studien zum Elegiker Theognis, Progr. Tauberbischofsheim 1885.
V a ^ der V a l k , M . H. A. L. H., Theognis, H um anitas 7 -8 ( ’56) 68-140.
W en d o rf , F., Ex usu conuiu ali Theognideam syllogen fluxisse demonstratur, Diss.,
Berolini 1902.
W en d o rf , F., Die aristokratische Sprecher der T heognissamm lu ng, Gôttingen 1909.
W in t e r , W . M., Die unten dem h'amen des Theognis überlieferten Gedichtssarnmlung,
Leipzig 1906.
W o o d bu ry , L. E., The riddle o f Theognis, Phoenix 5 ( ’51 ) 1 -10.

ESTUDIOS SOBRE CUESTIONES DIVERSAS

A d ra d o s, F. R ., El poema del pulpo y los orígenes de L· Colección Tecgnídea, Emerita


26 ( ’58) 1-10.
B e lo ch , J„ T hecgnis Vatcrstadt, NJh 137 (1 8 8 8 ) 729-33.

ÎJ6 1 ]
T E O G N IS

C a r r iè r e , ]., Repères géogra ph iq ues dans le recu eil Theognidéen, en M elan ges V. M a g-
nien, Toulouse 1949.
C a r r iè r e , J., A propos d'un compte rendu, C R ., N. S ., 1 ( ’51) 75 -7 6 (respuesta a
Young C R 64 ( ’5 0 ) 1 4 -1 6 ).
C a r r iè r e , J., Un n ouvel ouvrage s u r Théognis, REG 63 ( ’5 5) 299-306 (sobre el libro
de Peretti).
C a r r iè r e , J., Note su r Théognis, Euphrosyne 1 ( ’57) 203-05.
C a r r iè r e , }., Théognis et le drame politique grec, II , Pallas 2 ( ’54) 1-14.
C a r r iè r e , J., Nouvelles remarques sur l ’époque et sur le texte de Théognis, REG 6 7
( ’5 4 ) 3 9 - 6 8 .
C auer, F., Studien zu Theognis, Philologus 48 (1 8 8 9 ) 5 4 2 -5 2 ; 49 (1 8 9 0) 6 6 2 -6 8 ;
50 (1 891) 5 2 9 -4 4 ; 51 (1 89 2 ).29 4 -3 1 5,
C a u e r , F., Parteien un d Politikern in M egara un d Athen, Stuttgart 1890.
C o r se n n , A ., Quaestiones Theognideae, Progr., Lipsiae 1887 (sobre el lib. II).
C o u a t , A ., Le secon d livre d'élégies atribué à Théognis, A nn. de la Faculté de Lettres
de Bordeaux, 5 (1 8 8 3 ) 257-90.
C r u e g e r , O., De lo corum Theognideorum ap ud ueteres scriptores exstantium a d textum
em endandum pretio, Diss, Regimonti 1882.
G a l l i , U., II sigillo' di Teognide, A R 16 ( ’13) 363-68.
G i u s t i , A ., Leggendo, MC 8 ( ’3 8 ) 54 (paralelo entre Safo y Teognis).·
G u il l a u m e , J., Les idées religieuses dans le Corpus Theognideum, cf. RBPh 20 ( ’41) 783.
H a r r is o n , E., CR 26 ( ’12) 4 1 -4 6 (reseña de H udson-W illiam s).
H ig h b a r g e r , E. L., n e w approach to the Theognis question, TA PhA 58 ( ’27)
170-98,
H ig h b a r g e r , E. L., Literary imitation in the Theognidea, TA PhA 5 9 ( ’ 2 8 ) X XIII y
AJPh 5 0 ( ’2 9 ) 3 4 1 - 5 9 .
H ig h ba rg e r , E. L., Repeated verses in classical poetry, with particu la r reference tj the
Theognidea, PhQ 10 ( ’3 1) 329 -47 y T A P hA 61 ( ’3 0 ) X X X IV -X X X V .
H ig h b a r g e r , E. L., Theognis and the persian wars, TA PhA 68 ( ’37) 88-111.
H ig h ba rg e r , E. L., Suidas' accou n t of Theognis, en Stud. Robinson, Saint-Louis
1951, II 635-47.
H o l o sn y a y , I., Théognis születési helye és ideje, EPhK 19 (1 8 9 5 ) 673-81 (sobre la
patria y fecha de Teognis).
I m m is c h , O., Die Sphragis des Theognis, RhM 82 ( ’33) 298-304.
I m m is c h , O ., Xenophon ûber Theognis, en Commentationes . . . quibus O. Ribbeckio . . .
congratulantur discipuli, Leipzig 1888.
K lin g e r , W ., A quelle époque Théognis a-t-il vécu ? , BAP 100 ( ’31) 109-12.
K ô le r , U., Eine Illustration zu Theognis, M D AIA 9 (1 8 8 4 ) 1 -4 (inscripción ώ
παίδων χαλλιστε)

¡1 6 2 ;
IN T R O D U C C IÓ N

K o llm an n , A., Sophrosyne (en Teognis), W S 59 ( ’4 1 ) 12-34.


K r o ll , J., Gnomon 26 ( ’5 4) 394-404 (reseña del Théognis de C arrière).
K r o ll , J., Gnomon 27 ( ’5 5 ) 76 -8 3 (reseña de la ed. de C arrière).
K ü lle n be rg , R., De imitatione Theognidea, D iss., A rgentorati 1877.
L a v a g n in i , B., La patria di Teognide, ASSO 52 ( ’3 2) 8 7 -9 4 ( = Da M imnermo a
Callimaco, Torino 1949, 67 ss.).
M a n c u s o , U., Per la sicilianitâ di Teognide, RFC 39 ( ’1 1 ) 212 ss.
M o n t a g u , M . F. A., Theognis, Darwin and the social selection, Isis 36 ( ’47 ) 24-26.
N estle , W ., Gab es eine ionische Sophistik?, Philologus 70 ( ’11) 242 ss.
O ld fa t h e r , W . A ., P seu do -Theognis ’Ελεγείων β’ und die alte Komôdie, Philologus
70 ( ’11) 315-17.
P a r e t i , L., Teognidea en Studi sicelioti e italioti, Firenze 1920, 101-12.
P e r sso n , A . W ., Xenophon über Theognis, Eranos 15 ( ’1 5 ) 39-50.
PICCOLOMINI, A., Coniectanea, II: De numero uersuum Theognidis et de generibus c a r ­
minum Theognideorum, RFIC 11 (1 8 8 3 ) 302 ss.
R a h n , H., Gnomon 28 ( ’5 6 ) 92-10 2 (reseña del libro de P eretti).
S a n c t is , G. d e , RFC, N. S., 9 ( ’3 1 ) 277-78.
S c h a f e r , M ., De iteratis ap ud Theognidem distichis, H alle 1891.
S c h u l t z , W ., Râtsel aus der hellenischen Kulturkreis, Leipzig 1910-12.
S itz le r , Einige Bemerkungeti über die Sprache der griechisch en Elegiker, JKPh 125
(1 882) 504-18.
S o u r y , G., Intérêt de quelques poètes grecs, RHPh (1 9 42 ) 33 9 -50 (in terés moral de
Teognis).
U n g e r , G. F., Die Heimat des Theognis, Philologus 45 (1 8 8 6 ) 18-33.
U se n e r , H., Grammatische Bemerkungen, JK Ph'117 (1 8 7 8 ) 51 s s .
W a r s z a w s k a , S., Theognidea, KK 7 ( ’3 3) 281, 284 y 30 0 ; KK 8 ( ’34) 2 1 -2 2 ;
35-36 y 61.
W o lf , E., Zum Theognis - Prooemium, Hermes 68 ( ’33) 128.
W o o d bury , L., The seal o f Theognis en Studies in honour o f Gilbert Norwood, Toron­
to 1952, 20-41.
Y o u n g , D. C. C., CR, N. S., 1 ( ’5 1 ) 7 6-77 (réplica a Carrière, cf. pág. 75).

INTERPRETACIÓN Y CRITICA DE PASAJES

A dam, J., On Theognis, vv. 125-28, PCPhS 1885, 12.


A d r a d o s, F. R., Sobre el texto de Teognis a propósito de la edición de Carrière, Emerita
18 ( ’5 0) 204-14.
A l le n , T. W „ M iscellanea VI, CQ 24 ( ’X ') 188-92.
A l l e n , T. W „ M iscellanea IX, CQ 26 ( ’3 2 ) 85-86.

[1 6 3 ]
T E O G N IS

A l le n , T. W ., Theognis, ed. Diehl 1936,. RPh 72 ( ’4 6 ) 128-30.


A llen , T. W ., M iscellanea X, CQ 27 ( ’3 3 ) 53.
A l le n , T. W ., Aduersaria, RPh 60 ( ’3 4 ) 239-42.
A l le n , T. W ., Aduersaria III, RPh 62 ( ’3 6 ) 201-08.
A llen , T. W ., Aduersaria IV, RPh 63 ( ’3 7 ) 280-86.
A l le n , T. W ., Aduersaria V, RPh 65 ( ’3 9 ) 44-45.
A l le n , T. W ., Theognis, RPh 6 6 ( ’4 0 ) 2 1 1 - 1 4 .
A l le n , T. W ., Theognis (ed. Diehl 1936), RPh 76 ( ’5 0) 135-45.
A ppleto n , R. B., X enophon a p u d Stobaeum 88, 14, CR 27 ( ’13) 226-27.
B esc h o r n e r , H., Zwei unbeachtete Theognisfragmente, en Beitr. W achsm uth, 192-98.
B ergk , Th., Uber die Kritik des Theognis, RhM 3 (1845) 206-33 y 396-433.
B la .s s , F., Varia, R hM 62 ( ’0 7 ) 262 (sobre 363 ss. etc.).
B o w r a , C. M ., Simonides in the Theognidea, CR 48 ( ’3 4 ) 2-4.
C a r r iè r e , J., Controverse s u r Théognis, REA 52 ( ’5 0 ) 11 -17 ( s o b r e 237 -5 4 ).
C a r r iè r e , J., Toujours â propos de Theognis 257-54, REA 53 ( ’51) 324.
C a t a u d e l l a , Q., T h eogn is: Poèmes élégiaques, SG (1 95 0 ) 193-94.
C r ô n e r t , W ., K aibel zu Theognis, PhW 45 ( ’2 5 ) 312-16.
C r u s iu s , O., Zu Theognis, R hM 43 (1 8 8 8 ) 623-28.
D ie l s , H., Atakta. Theognis v. 371, Hermes 23 (1 8 8 8 ) 279-88.
D obree , P. P., In Theognidem, Aduersaria, London 1883, 4.
E l l is , R ., On some . . . pa ssa ges o f . . . Theognis, JPh 10 (1 8 8 2 ) 1 8-29 ( s o b r e 125,
1066 s „ 1257).
E l l is , R., Aduersaria VI, JPh 31 ( ’0 3) 4 4 -4 9 (sobre 894, 897, 898, 1085).
Festa, N., Quaestionum Theognidearum specim en, SIFC 1 ( 1 8 9 3 ) 1 -2 3 .
F r it sc h e , Th., Theognis v. 513, Philologus 43 (1 8 8 4 ) 347-48.
G a s z y a , A., Théognis 261-266, RFIC 34 ( ’5 6 ) 164-72.
G r o n in g e n , B. A . V a n , Théognis 769-72, M nem osyne, 4 .a serie, 10 ( ’5 7 ) 103-03.
H a r t e l , W ., Analecta, W S 1 (1 8 7 9 ) 1-26.
H e a d l a m , W ., Various co niectures 111, JPh 23 (1 8 9 5 ) 260-323 (sobre 692).
H er w e r d e n , H . V a n , Animaduersiones Philologicae ad Theognidem, M nem osyne 12
(1 8 8 4 ) 293-318.
H ill e r , E., Z u Theognis, NJPhP 135 (1 8 8 7 ) 754 (sobre 6).
H ô r sc h e l m a n n , W ., Vermischte Beitráge. II Théognis, J K P h 144 (1 8 9 1 ) 577-88.
K am erbe ek , J . C., Quelques notes â propos d ’une nouvelle édition de Théognis, M ne­
mosyne, 4 .a serie, 2 ( ’4 9 ) 195.
K u k u l a , R. C., Theognidea, W S 26 ( ’0 4 ) 338 -3 9 (sobre 72 9 -3 0 y 1259-60).
La R oche, J., Miscellen. Theognis 799, 1357, 1371, 1377, 667, Z. Ôst. Gymn. 33
(1 8 8 2 ) 8 9 1-9 0 3 .

[1 6 4 1
IN T R O D U C C IÓ N

L echelier , Quelques corrections au texte de Theognis, RPh 2 5 ( ’0 1 ) 4 5 - 4 9 .


L u p p in o , A n t o n in o ,Teognide vv, 261-66, RFIC 35 ( ’5 7 ) 234-38.
M â h l e y , ]., Satura II. Theognis 1350. 621, Blâtter für das Bayer. G ym naslalw esen
25 (1 8 8 9 ) 229-74.
Mey, H. W . V an D er , Ad Theognidem, M nem osyne 55 (1 88 0 ) 307-25.
M e a u t is , G., Theognis vu. 237-54, REA 51 ( ’4 9 ) 16-25.
O h l e r t , Κ., Zur antiken Râtselpoesie (Thg. v. 1230), Philologus 57 (1 8 9 8 ) 596-602.
P e p in , A ., A propos d'une controverse sur Théognis, REA 53 ( ’5 1 ) 107 (sobre
237 ss.).
P eppm ü lle r , R., Zu Theognis, Philologus 44 (1 8 8 5 ) 235 (sobre 626).
P ep pm ü ll e r , R., Theognidea, JK P h 147 (1893) 395-98 (sobre 79 ss., 175 ss., 323 ss.,
541 ss., 1103 ss.).
P l a t t , A., Theognidea, CR 26 ( ’12) 7 3 -7 6 (sobre numerosos p asajes).
P o w e l l , J. V., Notes a n d Emendations, CR 26 ( ’12) 181 ( s o b r e 557, 585, 637 s . y
1135 s .) .
R a d e r m a c h e r , L., Zu griech. Texten, W S 54 ( ’3 8 ) 1 -2 (sobre 169).
R ic h a r d s , H., Varia, C R 21 ( ’0 7 ) 197-99 (sobre 185, 1015).
S c h m id t , B., Satura c r itica : I Theognis 57, R hM 34 (1 8 7 9 ) 106-16.
S c h m id t , F. W „ Verisimilia: Théognis 104, 141, 162, 207, 380, 407, 452, 622, 902,
1139, 1203, 1320, Progr. des G ym nasium N eu-S trelitz 1886,
S it z l e r , J., Emendationes Theognideae, Progr. des Gymn. Baden 1878.
S itz le r , J., Zur Textkritik des Theognis, JKPh 123 (1 8 8 1 ) 111-12.
S it z l e r , J„ Zu Théognis (v . 1013 ss.), JKPh 135 (1 88 7 ) 169-70.
S itz le r , }.. Zu Theognis, W K Ph 31 ( ’0 9 ) 860 ss. (sobre 386, 402, 431, 734, 1148,
826, 903, 940).
S itz le r , J., Zu Theognis, PhW 34 ( ’14) 612-14.
S itz le r , J., Zu griech. Lyrikern, P h W 41 ( ’2 1 ) 1053 (sobre 490),
S t a d t m ü l l e r , H., Emendationes in poetas g ra eco s: Theogn. 118,141, 296, 347, 494, 845,
1015, en Festschrift z. 36. Versammlung deutscher Philologen und Schulm ânner zu
Karlsruhe, 1882, 59-75.
W a g e n in g e n , J. V a n , Ad Theognidem (v. 415 ss.), en S ylloge commentationum quam
uiro cl. Constantino Canto obtulerunt philologi Bataui, Lugd. Bat. 1893.
W ilh e lm , A., Zu griechisch en Gedichten II-IV, W S 64 ( ’4 9 ) 136-39.
W il a m o w it z - M ó lle n d o r f f , U. v o n , Commentariolum Grammaticum IV. Theognii
1257, en Ind. schol. hib., Gottingen 1889,
Z iegler , Ch., Zu Theognis, JKPh 125 (1 8 8 2 ) 446-48 y 127 (1883) 253-55.

[1 6 5 ]
S IG L A

A = Parisinus Suppi, gr. 388 (s. x ).


b = * gr. 2008 (s, xv / x vi).
c = » » 2551 (s. xv ).
d = » » 2739 (s . x v ).
« = » » 2833 (s . xv ).
/ = » . 2866 (s. xv ).
g = » · 2883 (s. xvi).
/¡ = » » 2891 (s . xv / x v i).
i = Venetus M arcianus 520 (s. xv ).
K = » 522 (s. xv).
I = L aurentlanus plut. 31, cod. 20 (s. x v ).
in = V aticanus Barberinlanus 128 (s. xv ).
n = » gr. 63 (s. xv).
O = » » 915 (s . xm ).
p = * » 1388 (s . xv ).
q = » Palatinus gr. 102 (s. xv).
r = » » , 139 (s. xv / x v i).
s = Vindobonensis cod. philol. gr. 331 (N e sse l) (s. y.vi)
r = L aurentlanus plut. 32, cod. 48 (s. x v ).
u = M onacensis gr. 495 (s. xiv / xv ).
ur = V atican. V rblnas gr. 95 (s. xv).
,y = Londinensls, Brit. M us. Add. 16, 409 ( s . .\in/xiv).
z = Salm anticensls 243 (s. xvi).

Í167]
E A Ε Γ E I o N A

Ώ άνα, Λητού; υιέ, Λ'.ός τέκος, ofoo-s asio


λήσομα; άρχομενος ούδ’ αιτοπαυομενος,
άλλ’ αίεί -πρώτον τε καί ύστατον εν τε μέσοισιν
άΐίσω · σύ δέ μοι κλΰθι καί εσθλα δίδου.

Φοίβε άνα-, ότε μέν σε θεά τέκε πο’τνια Λητώ, 5


φοίν.κος ρ’αδινής χερσίν εφαψαμένη,
αθανάτων κάλλ'.στον, έχί τροχοειδέ'ί λίμνη,
~ασα μέν έ~λήσθη Δήλος άπεφεσίη
όδμή; άμβροσίης, έγέλασσε δέ γαια χελο’)ρη,
γήθησεν δέ βαθύς ποντος άλός -ολιής. ω

1 ~ΰ âva de Apolline = Ιι.Αρ. 179 init. · Λ ητοϋς— τέκος cf. II. I 9 Λητούς
καί Διος '/ιός II. X X I 229 Δώς τέκος h.Ap. 545 Διος καί Λητούς οίε · 1/2 οίίποτε
σείο λήσομαι cf. h.Ap. 1 μνήσομαι ουδέ λάθ-ωμαι etc. · 2/3 αρχόμενος— Ιν μέσοισί
cf. H es . Th. 34 πρώτον τε χαί ύστατον αίέν αείδειν h. Horn. X X I 4 πρώτον τε χαί
ύστατον αίέν άείδει Pi. fr. 101 τί καλλιον αρχομένοισιν ή χαταπαοομένοισιν ; · 5 Φοϊ^ε
άναξ = h.Ap. 257 init, et infra 773 · ποτνία Λητώ = h.Ap. XII 49 sub fine · 6
ραδινές . . . έφαψαμένη cf. Od. V 348 χείρεσσιν Ιφα'ψεαι et infra 1002 ραδιναΤς χερσί
• 9 οδμη; αμβροσίης cf. h. Horn. VII 3 6 -7 οδμή άμβροσίη ■ εγέλασσε— πελώρη
cf. H e s . Th. 173 γή&ησεν— πελώρη Th. 854 δέ γαΤα πελώρη · 10 πόντος — πο-
λιής = II. X X I 59 et infra 106 (πόντον)

1 -2 Τ A p ó st o l. XVIII 56 b

2 άρχόμενος] -ος γ’ i · 4 μοι] μεο rec.

[1 6 8 ]
E L E G Í A S -LIB. I

Oh S e ñ o r1 hijo de Leto, vástago de Z eu s: jam ás me olvidaré


de ti al com enzar m i canto n i al acabarlo, sino que siem pre te
celebraré al principio, al final y en m edio; escúcham e tú y sém e
propicio.

5 R ey Febo, cuando junto al lago de curvada o rilla ' la augusta


Leto, abrazando con sus manos delicadas una p alm era3, dió a luz
en tí al más herm oso de los inm ortales, la sag rad a4 Délos se llenó
de un divino perfum e, sonrió la tierra gigante y se regocijó el
10 profundo abismo de la m ar espum osa.

1 Sobre el proemio (vv. 1 - 1 8 ) , cf. Introducción, pág. 1 3 3 . Está imitado de


los Proemios Homéricos, Hesiodo y los Himnos Homéricos (cf. el Aparato de Referen­
cias). Como no se trata de un proemio bien organizado, sino de cuatro poemas
yuxtapuestos, no tiene valor la atétesis por J a c o b y (pág, 9 3 ss.) de 5 - 1 0 .
2 «De forma de rueda», literalmente; era su denominación común, cf. Hero­
doto II 170. Aún se reconoce en Délos, aunque ha sido desecado.
3 Detalles tradicionales del nacimiento de Apolo; cf. el Himno Homérico a Apo­
lo (imitado aqui).
4 απειρεσίη lit. «infinita» suele aquí traducirse por «redonda», basándose en
que άπειρων significa esto a veces. Pero en Odisea XIX 174, Hesíodo, fr. 33, etc.
άπειρέσιος es «indecible», con varios matices; por eso traduzco «sagrado» (cf.
S c h u lz e , Quaestiones epicae, Güterslohe 1892, 245 y P oh len z 426).

[1 6 3 ]
ΘΕ0ΓΝ1Σ

“Αρτεμι θ-ηροφο'νη, θύγατερ Διο'ς, ήν ’Αγαμέμνων


εισαθ·’ δτ’ ές Τροίην επλεε νηυσί θοαϊς,
εύχομένω μοι κλυθι, κακάς δ’ από Κήρας αλαλκε *
σοί μέν τοϋτο, θεά, σμικρον, εμοί δέ μέγα.

Μοΰσαι καί Χ άριτες, κοΰραι Διο'ς, a l χοτε Κάδμου 15


ες γάμον έλθοϋσαι καλόν άείσατ’ εχος ·
« "Οττι καλο'ν, (ρίλον εστί, τό δ’ ου καλόν οΰ φίλον έστίν ■>
τοΰτ’ εχος άδ-ανάτων ή λθε δια στομάτων.

Κύρνε, σοφιζομένψ μέν εμοί σφρηγίς επικείσ&ω


τοίσδ’ επεσιν, λήσει δ’ ουχοτε κλεχτομενα, 20
ουδέ τις αλλάξει κάκιον τουσθλοΰ χαρεοντος,
ώδε δέ χας τις ερεί ■ « Θεύγνιδο'ς εστιν εχη
τοΰ Μεγαρέως ' χάντας δέ κατ’ άν&ρώχους ονομαστος».
Ά σ τ ο ΐσ ιν δ’ ο’ύπω χασιν άδεΐν δύναμαι ·

11 ’Άρτεμι— Διός cf. Od. X X 61 Άρτεμι, πότνια 9εα, Ο-ώγατερ Διός · 12 νηυσί
b o ÿ ç = H o m . passim · 13 εΰχομένψ — χλΟθι cf. ad S o l . 1, 3 ■ χαχάς— αλαλχε
cf. II. X X I 548 &ανατοιο βαρείας χήρας σ λ ά λ η ο ι ( ’Απόλλων) H e s . Th. 527 χαχήν V
άτ'ο νοϋσον άλαλχεν et infra 767 · 15 Μοΰσαι — Διός cf. II. II 598 et H e s . Th.
X ÍíV 52 χοΰραι Διός (Musae) S a p p h . fr. 57 Διος χόραι (Gratiae) · 17 prouerbium
est, cf. Evr. Ba. 881 Pl. Ly. 216 C et R. 402 D M a n t is s . P r o v . III 9

11/12 r(v — είσαι}’ Imit. ( C a l l . fr. 200 b ed. Pfeif.) · 14 T A r is t . EE 1243a ·


17-18 T ( I ria rte 191) · 19 Imit. C r it . 3 ,4 · 22/23 θεόγνιδος — Μεγαρέως T
X. apud S t o b . IV 29, 53 · 24-28 T A p o st o l . IV 14 d

12 εισαθ·’ ,\· d h C a l l . : εϊσαίΡ cett. · &οαΐς] fro^jç A 1 fc · 13 Κήρας Jacoby : χήρας


codd. · 14 σμιχρόν O rec. A r i s t . : μιχρόν p. ras. A · 19 σφρηγίς] σφραγίς O ·
Post 19 lac. coni. Sitzler · 20 χλεπτόμενα A : -μένα Ο -μένη rec. · 22 πας τις
έρεϊ] πας έρέει rec. · 23 Μεγαρέως plerique : Μεγαρέος e d ur · ονομαστός A O :
όνομαστου rec.

11 6 9 ]
TEOGNIS

Oh A rtem is cazadora, h ija de Z eus, cuyo tem plo fu n d ó 1


A gam enón cuando se disponía a partir para T ro ya con sus velo ­
ces naves, oye mi plegaria y aparta de m í las K eres2 fun estas:
para ti, oh diosa, es esto una cosa pequeña y para m i grande.

15 O h M u sas y G racias, h ijas de Z eus, que en un tiem po fuisteis


a la b o da3 de Cadmo y can tasteis a llí este bello verso : «lo bello
nos es am ado, y lo que no es bello no nos es am ado4 ». Este verso
salió de vu estras bocas inm ortales.

C irno, tengan un se llo 5 estos versos que compongo: jam ás, así,
20 pasará inadvertido sí me son robados; jam ás nadie los cam biará
estropeándolos, siendo ellos m ejores; y todo el m undo d irá:
«S o n versos de T eognis de M égara; es famoso en todas las n a­
ciones ». Y sin embargo, no puedo en modo alguno agradar a
todos mis conciudadanos6; nada tiene de extraño, Polipaides: tam-

1 Cf. Introducción, pág. 140.


2 Cf. nota a Tirteo 7, 5.
3 Con Harmonía, en Tebas. La leyenda está también en Píndaro, Piticas 3,
88 ss.
4 Es un antiguo refrán (cf. Ap. de Referencias). A quí viene a ser el lema de la
colección; cf. el comienzo de la Elegía a las M usas de Solón. No es, pues, arb itra­
ria la colocación de este poema al final del proemio; sobre su fuente cf. Introd.
pág. 1 0 0 . La unión de M usas y Gracias parece fecharlo lo más temprano hacia
el año 5 0 0 a. C. (cf. K r o l l 1 6 ss.). Por todo ello es m uy verosím il que como 1 - 4
y 1 1 - 1 4 (y , sin duda, 5 - 1 0 ) sea obra del propio Teognis.
5 Sobre el «sello», cf. Introd. pág. 132. El σοφιζομένφ se refiere a la ac tiv i­
dad poética de Teognis (R eitzenstein, Pohlenz, Kroll, A llen ) y al tiempo a la d i­
dáctica (Bielohlawek, C arrière). No h ay contradicción en ello; cf. v. 995.
6 Igual pensamiento en Solón 5, 11 y Mimnermo 7 ( = Teognis 7 95 -9 6 ). Cf.
tam bién Teognis v. 368 y 801 ss.; la expresión de 26 es proverbial (cf. también
Dión Casio LVI 40, 6 y Libanio 3, 27).

[169|
ΘΕΟΓΝΙΣ

οΰδ έν θ α υ μ α σ τ ό ν , Π ο λ υ π α ΐδ η · ούδέ γά ρ ό Ζ ε υ ς 25
ο υ θ ’ υ ω ν χ ά ν τε σ σ ’ ά νδ ά νει ο ΰ τ’ ά νέχ ω ν.

Σ ο ι δ ’ ε γ ώ εδ φ ρ ο ν ε ω ν ΰ χ ο θ ή σ ο μ α ι ο Μ π ε ρ α ΰ το 'ς,
Κ ύ ρ ν ’ , αχ ό τ ώ ν α γ α θ ώ ν χ α ϊς Ι τ ’ έ ώ ν ε μ α θ ο ν .
Π έ χ ν υ σ ο , μ η δ ’ α ίσ χ ρ ο ισ ιν έ π ’ έ ρ γ μ α σ ι μ η δ ’ α δ ίκ ο ισ ιν
τ ιμ ά ς μ η δ ’ ά ρ ε τ ά ς ε λ κ ε ο μ η δ ’ α φ ε ν ό ς . 30
Τ α υ τ α μ έ ν ο ύ τ ω ς ίσ θ ι · κ α κ ο ϊσ ι δέ μ ή χ ρ ο σ ο μ ίλ ε ι
ά ν δ ρ ά σ ιν , ά λ λ ’ α ίε ί τ ώ ν α γ α θ ώ ν εχ εο ·
κ α ί μ ε τ ά τ ο ΐσ ιν π ίν ε κ α ί ε σ θ ιε , κ α ί μ ε τ ά τ ο ΐσ ιν
ΐ ζ ε , κ α ί ά ν δ α ν ε τ ο ϊσ ’ , ώ ν μ ε γ ά λ η δ ό ν α μ ις .
Έ σ θ λ ώ ν μ έ ν γά ρ α π ’ έ σ θ λ ά μ α θ ή σ ε α ι · ή ν δέ κ α κ ο ΐσ ιν 35
σ υ μ μ ίσ γ η ς , ά χ ο λ ε ΐς κ α ί τ ά ν έο 'ντα νο'ον.

27 σοι — υποβήσομαι cf. Od. I 279 σοι ο’ αότψ πυκινώς ΰποθ-ήσομαι V 143 προ-
φρων όπο&ήσομαι et Infra 1007, 1049 · 28 παϊς ετ’ Ιών = Od. XVIII 216 · 29
εργμασι . . . άδίκοισιν cf. S o l . 3 ,1 1 · 31 ταΰτα — ΐσί)ι = Carm. A vr. 9 · 35/36
κακοίσιν συμμίσγης cf. 1165 άγαθ-οϊς σόμμισγε

25 ΙΙολυπαιδης Τ H s c h . s. u. · 25/26 ouôè — άνέχων F (O strac. Berol. 12319)


ap. W i l . SBB.erl. 1918, 742 s. (clrca 270 p. C . n.) · 27-28 I m it . ( A r . A u . 1362-63)
• 33-36 T P l . M en. 95 D M v s o n . ap. S t o b . IV 15, 18 · 33/34 μετά — ϊζε T
( N i c o s t r . ap. S t o b . IV 23, 64) · 35-36 T X . Mem. I 2, 20 = S t o b . III 29, 95 et
Smp. 2, 4 C l e m . A l . Strom. V 52, 4 A n . P a r . (ed. C ram er) I 229 ( H e r m o g . =
S c h .A p h t h . ap. W alz Rh.Gr. I I 593) I r i a r t e 448 · 35 Ισ&λών — μαθ-ήσεαι Resp.
A r i s t . £ N 1 1 7 0 a L ib . Or. 3, 28 ( A r i s t . EN 1 1 7 2 a) L ib . Ep. 79, 1366

25 <5 Ζεος] ούν Ζευς ostr. · 26 πάντεσσ’ A : πάντεσσ’ ι A 1 πάντας Ο rec. pier, irá-
σιν Dlndorf · 29 πέπνυσο] πέπνυ[[.]]ο A · μ ηδ’] καί i · 33 μετά] παρά P l . ■
τοΐσιν] τώ ν σύ ye M v s o n . N i c o s t r . · 34 ί'ζε καί ά'νδανε] ί'ζεο χαί ά'νδανε S t o b . ϊζεο
χ ’ ανδανε coni. Friedlánder · τοϊσ’ Diehl : τοΐς codd. · 35 μαθ-ήσεαι codd. M v s o n .
C l e m .A l . X. ap. S t o b a e i S H e lio d . A n e c d . C r a m e r : διδάξεαι P l . X. bis (ap.
S t o b . A Μ tantum ) H e r m o g . = S c h .A p h t h . I r i a r t e · 36 συμμιαγης X e n o p h o n t is
Memorabilium A : συμμισγής A σαμμιγής O plerique testes συμ μιχθής rec. συμ-
μι'ςης H e rm o g . = ScH . A p h t h .

[170]
TEOGNIS

25 poco Z eus agrada a todos cuando llu eve ni cuando deja de


hacerlo.

Como tu am igo que s o y 1 vo y a darte los consejos que yo


m ism o, oh C irno, de niño, recibí de los hom bres de bien. Sé p ru ­
dente y no b usques honores, éxitos n i riquezas m ediante acciones
30 deshonrosas n i in ju stas. C onvéncete de ello; y no trates con
hom bres v iles, sino está siem pre un ido con los b uen o s; bebe y
come con aquello s, reúnete con aquello s y sé grato a aquellos
35 cuyo poderío es grande". De los buenos aprenderás cosas b uen as;
pero si te ju n tas con los m alos, estropearás incluso tu buen natu-

1 El v. 27 im ita modelos homéricos y se hizo formulario en la poesía gnómica.


El sentido premoral de la palabra σ.ρετή y la identificación de virtud y poder (v .
3 4 ) no excluyen una posición «solónica» ante las riquezas (v v . 2 9 -3 0 ). Se ve lo
peligroso que es negar a Teognls esta posición, como quiere Kroll. El presente
poema, imitado ya por Aristófanes, daba los temas principales del Libro de Cirno,
aunque independiente, como todos, tal vez fuera escrito ex professo para él, como
el anterior y 1 -4 ; en otro caso, fué colocado aquí por el propio Teognis para ejem­
plificar con él los consejos que siguen.
2 Igual pensamiento en 563-66. El banquete es la gran institución educativa
de la aristocracia de la Grecia arcaica. Nótese que se exige la posesión de un
■buen natural» ; no es posible la educación de la clase inferior, pero si la perfec­
ción o corrupción (cf. v. 577) de la superior.

f170]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Τ α ϋ τ α μ α θ ώ ν ά γ α θ ο ΐσ ιν ό μ ίλ ε ε , κ α ί π ο τ ε φ ή σ ε ις
ευ σ υ μ β ο υ λ ε ύ ε ιν τ ο ΐσ ι φ ίλ ο ισ ιν εμ έ.

Κ ύ ρ ν ε , κ ύ ε ι π ό λ ις ή δ ε , δ έδ ο ικα δέ μ ή τ έ κ η α νδ ρ α
ε ύ & υ ν τ ή ρ α κ α κ ή ς δ β ρ ιο ς ή μ ε τ έ ρ η ς . 40
’ Α σ τ ο ί μ έ ν γά ρ ε θ ’ ο ίδ ε σ α ό φ ρ ο ν ε ς, η γ ε μ ό ν ε ς δέ
τ ε τ ρ ά φ α τ α ! π ο λ λ ή ν ε ς κ α κ ό τ η τ α π ε σ ε ιν .

Ο ΰ δ εμ ία ν χ ω , Κ ύ ρ ν ’ , άγαθ-οί π ο λ ιν ώ λ ε σ α ν α ν δ ρ ε ς ·
ά λ λ ’ ο τ α ν ύ β ρ ίζ ε ιν τ ο ΐσ ι κ α κ ο ίσ ιν αδ η
δ ή μ ο ν τ ε φ θ ε ίρ ο υ σ ι δ ίκ α ς τ ’ ά δ ίκ ο ισ ι δ ιδ ο ϋ σ ιν 45
ο ικ ε ίω ν κ ε ρ δ έ ω ν ε ιν ε κ α κ α ί κ ρ ά τ ε ο ς ,
ε λ π ε ο μ ή δ η ρ ό ν κ ε ίν η ν π ο λ ιν ά τ ρ ε μ έ ε σ θ α ι
μ η δ ’ ε ί ν υ ν κ ε ΐτ α ι π ο λ λ ή εν ή σ υ χ ίη ,
ε υ τ ’ ά ν τ ο ΐσ ι κ α κ ο ϊσ ι φ ί λ ’ ά ν δ ρ ά σ ι τ α ϋ τ α γ έ ν η τ α ι
κ έρ δ εα δ η μ ο σ ίφ σ ύ ν κακοί ερ χ ό μ εν α . 50
Έ κ τ ώ ν γά ρ σ τ ά σ ιέ ς τ ε κ α ί ε μ φ υ λ ο ι φ ό νο ι ά ν δ ρ ώ ν
μ ούναρχοί ' ά π ό λ ε 1, μ ή π ο τ ε τ ή δ ε ά δ ο ι.

37 ταυτα μαθ-ών = 753 init. · 3 7-38 cf. 99 -10 0 · 39-52 cf. S o l . 3 passim »
39-42 = 1081-82b paucis uerbis exceptis

5 1-52 Imit. ut uid. H ot. I ll 82

40 ήμετέρης A h su : ύμετέρης cett. · 42 Ις O rec. : εις A · 43 ss. a prioribus


uu. seiunxerunt H ud so n -W illiam s Friedlânder · 45 φθ-είρ oaoi . . . διδοδσι A :
φθειρω σι . . . διδώσι cett. · 47 άτρεμέεσΟ-αι] ατρεμιεϊσ&αι Bergk ατρεμ’ Ι'σεσθ-αι
Schoemann · 48 κεΐται πολλή transp. Ekpema · 51 στασιές τε A : στα'σις Ιστι Ο
rec. · 52 μουναρχοι &’ i A hrens edd. : μουναρχοι δε A Ο A llen μοόναρχος δέ
rec. · άδοι] αδει O su άδεΐν A llen

[171]
TEOGNIS

r a l1. A p ren d e estas m áxim as y trata con los buenos, y algún día
dirás que aconsejo bien a m is am igos.

C irn o 2, esta ciudad está preñada y temo que para u n hombre


40 qu e en d erece3 nuestro funesto desenfreno; p ues los ciudadanos
aú n están sanos, pero los jefes h an venido a caer en una gran
vileza.

N in g u n a ciudad, oh C irno, h an arruinado aú n los hom bres de


45 b ie n ; m ientras que cuando los m alvados se deciden a m ostrar su
inso len cia, corrom pen al pueblo y dan las sentencias a favor de
los in justo s para buscar gan an cias y poderío propio, no esperes
que esa ciudad, au n q u e ahora esté en la m ayor calm a, perm a­
nezca tra n q u ila 4 por m ucho tiem po un a vez q u e los m alvados se
50 aficionen a las gan an cias con público perjuicio. De esto nacen las
luch as civiles, las m atanzas de ciudadanos y los tiran o s6: ¡o jalá
no dé su voto a nada de ello esta ciu d ad !

1 Desarrollo de una máxima moral m uy divulgada: cf. Hesiodo, Trabajos y


Días 716, Esc. ático 14, Esquilo, Persas 753, Teognis 113 s., 1165, 1377, Eurípides,
fr. 1024 N .2 (citado por S. Pablo, Ep. a los Corintios I 15, 33), etc. Pero aquí
«Rueños· y «m alos» tienen sentido político.
2 Elegía inspirada, al igual que la siguiente, en Solón 3 (cf. también Hesíodo,
Trabajos y Días 213 ss.). Cf. Introd. pág. 116.
3 M i «que enderece» se inspira en la9 traducciones de Fraccaroli, Edmonds y
Carrière. Se refiere a un tirano; cf. nota a v. 1 0 8 2 . El que habla es un aristócrata
que ve los excesos de su partido; o no es Teognis (como quiere K r o l l 1 1 4 s s .) o
es un poema m uy anterior a 5 3 - 6 8 .
4 Sobre la lección άτρεμέεσ&αι, cf. A l le n , RevPhilol. 65 ( '3 9 ) 44.
5 Sobre la resonancia casi literal de estos versos en Herodoto III 82, cf.
N e stle , Philol. 70 ('1 1 ) 242 ss., quien cree hallar una segunda im itación en
Anón, lambí, fr. 7, 10 ss. En cambio, R e it z e n ste in , Philologus 57 (1 8 9 8 ) 45 ss.
piensa que h ay una fuente común de Heródoto y Teognis. Cf. también Solón 8,
3 y Sófocles, Edipo Rey 873.

[1 7 1 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Κ ύ ρ ν ε , π ό λ ις μ έ ν Ι θ ’ ή δ ε π ό λ ις , λ α ο ί δέ δή ά λ λ ο ι ·
οί χ ρ ο σ θ ’ ο ΰ τ ε δ ίκ α ς ή δ ε σ α ν ο’ύ τ ε νο μ ο ύ ς,
ά λ λ ’ ά μ φ ί π λ ε υ ρ α ΐσ ι δοράς α ιγ ώ ν κ α τ έ τ ρ ιβ ο ν , 55
ε ξ ο ι'δ ’ ω σ τ ’ ε λ α φ ο ι τ ή σ δ ’ έ ν έμ ο ντ ο π ο λ ε ο ς ,
κ α ί ν υ ν ε ίσ ’ ά γ α θ ο ί, Π ο λ υ π α ΐδ η · οί δε π ρ ιν έ σ θ λ ο ί
ν υ ν δ ε ιλ ο ί. Τ ις κ ε ν τ α ΰ τ ’ ά ν έ χ ο ιτ ’ έ σ ο ρ ώ ν ;
ά λ λ ή λ ο υ ς δ ’ ά π α τ ώ σ ιν έ π ’ ά λ λ ή λ ο ισ ι γ ε λ ώ ν τ ε ς ,
ο υ τ ε κ α κ ώ ν γ ν ώ μ α ς ε ίδ ο τ ε ς ο ΰ τ ’ α γ α θ ώ ν . 60
Μ η δ έ ν α τ ώ ν δ ε φ ίλ ο ν π ο ιε υ , Π ο λ υ π α ΐδ η , ά σ τ ώ ν
εκ θ υ μ ο ϋ χ ρ ε ίη ς ε ίν ε κ α μ η δ ε μ ιή ς ·
α λ λ ά δο'κει μ έ ν π α σ ιν άπό γ λ ώ σ σ η ς φ ίλ ο ς ε ίν α ι,
χ ρ ή μ α δέ σ ύ μ μ ε ιξ η ς μ η δ ε ν ι μ η δ ’ ό τ ιο ΰ ν
σ π ο υ δ α ΐο ν ■ γ ν ώ σ η γά ρ ό ϊζ υ ρ ώ ν φ ρ έ ν α ς ά ν δ ρ ώ ν , 65
ώ ς σ φ ιν έ π ’ έ'ρ γ ο ισ ιν π ί σ τ ις ε π ’ ο ύ δ εμ ία ,
ά λ λ ά δ ο λ ο υ ς τ ’ ά π ά τ α ς τ ε π ο λ υ π λ ο κ ία ς τ ’ έ φ ίλ η σ α ν
ούτω ς ώ ς ά ν δ ρ ε ς μ η κ ε τ ι σ ψ ζ ο μ ε ν ο ι.

Μ ή π ο τ ε , Κ ύ ρ ν ε , κ α κ ώ χ ίσ υ ν ο ς β ο ό λ ευ ε σ υ ν ά ν δ ρ ί,
ε υ τ ’ α ν σ π ο υ δ α ΐο ν π ρ ή γ μ ’ έ θ ε λ η ς τ ε λ έ σ α ι, 70

57-60 = 1 1 0 9 -1 0 + 1113-14 leuibus m utationibus · 58 τις — έσορών; cf. Od


X V I 277 σί> δ’ είσορόων ανέχεσθαι · 64/65 χρήμα . . . σπουδαΐον = h. M erc. 332
cf. etiam infra 70, 116

63 απο·— φίλος T ( A p o st o l . I ll 51 a)

54 οί O rec. : oí A · 55 πλευραίσι A O u r ·ν : πλεορήσι rec. · 56 τήσδε .. . πόλεως


A b : τήνδ’ . . . πόλιν cett. · 62 χρείης είνεκα Ο χ i : χρειής ουνεκα Α χρείης ένεκα
rec. aliquot · μηδεμιής rec, : μή δέ μιής A b h η μή δέ μιας Ο · 64 σύμμειξης
Diehl : συμμίξης codd. · 65 σπουδαΐον] σπουδαίων Ο · 66 έ'π’ χ i : έπ’ A Ο p
έ'στ’ rec. aliquot · 67 τ ’ 1 e I r edd. omnes excepto H udso n -W illiam s : om.cett.
codd. · 68 σωζόμενοι] σφξόμενοι Bergk

[1 7 2 ]
TEOGNIS

C irno, esta ciudad es aún una ciudad, pero sus habitantes son
ahora d istin to s1: antes, no conocían n i el derecho n i las leyes,
55 sino que en torno a su cuerpo v estían pieles de cabra h asta rom­
p e rla s2 y se apacentaban, al ig u al que los cierv o s3, fuera de la
ciudad. Estas son hoy día las gentes de bien, oh P o lip aídes; y los
buenos de antes, ahora son los v illa n o s :¿ q u ié n es capaz de sopor­
tar este espectáculo? Se engañan unos a otros riéndose unos de
60 otros, desconocedores de las n orm as4 para d istin gu ir lo bueno de
lo malo. A n inguno de estos ciudadanos h agas de corazón tu
am igo, oh P olipaides, por causa de n ecesidad n in gu na; por el con­
trario, procura parecer con tus palabras amigo de todos, pero no
te unas con ninguno en n in gu n a em presa im portante, porque
65 entonces conocerás la m anera de ser de estos m iserables, cómo no
tien en palabra en su com portam iento sino que gu stan de los
fraudes, los engaños y las tram pas ig u al que hom bres irrem edia­
blem ente perdidos.

Jam ás, oh C irno, lleno de confianza deliberes en un ión de un


70 m alvado cuando q uieras hacer una cosa im po rtan te; por el contra-

1 En su descripción de la población baja, nuestro autor se inspira en Odisea


IX 215, donde se habla de los ciclopes. El poema se refiere a una época en que la
aristocracia ha perdido sus privilegios; el espíritu que refleja es totalmente dife­
rente del solónico y m oralista de los poemas anteriores.
2 Se refiere a las clases más bajas de los campesinos, incluidos quizá los es­
clavos, que ahora se adueñan del poder. Su indum entaria puede compararse con
la de los hllotas de Esparta (cf. Teopompo en Ateneo 657 D) o los esclavos de
Siclón (id. en Ateneo 271 D).
3 Este anim al sim boliza la tim idez, cf. Iliada XIII 102, etc,
4 La γνώμη o buen Juicio natural para elegir, es característica del ideal aristocrá­
tico en la medida en que se refleja en nuestra colección (cf. P ere tti , 319 ss.),
m ientras que el de la sabiduría (σοφίη) suele representar un estrato más reciente.

[1 7 2 ]
ΘΕΟΙ’ ΝΙΣ

άλλα μετ’ έσθλόν ιών βούλευ καί πολλά μογήσαι


καί μακρήν ποσσιν, Κύρν’, οδόν έκτελέσαι.

Πρήξιν μηδέ φίλοισιν ολως άνακοινέο πασι ·


παδροί tot πολλών πιστόν έχουσι νοον.

Παύροισιν πίσυνος μεγάλ’ άνδράσιν εργ’ επιχειρεί, 75


μή ποτ’ άνήκεστον, Κύρνε, λάβης άνίην.

Πιστός άνήρ χρυσού τε καί αργύρου άντερύσασθαι


άξιος έν χαλεπή, Κύρνε, διχοστασίη.

Παύρους ευρήσεις, ΙΙολυπαΐδη, άνδρας εταίρους


πιστούς έν χαλεποΐς πρήγμασι γινομένους, 80
οίτινες αν τολμψεν όμοφρονα θυμόν εχοντες,
Ισον τών αγαθών τών τε κακών μετέχειν.

71 πολλά μογήσαι cf. καί πολλ’ Ιμόγησα II. IX 492 Od. V 223 et Od. I 175 Χ ΧΙΙΙ
101 πολλά μογήσας · 72 οδόν εχτελέσαι cf. Od. X 41 οδόν έχτελέσαντες · 74
παυροι . . . πιστόν εχουσι νόον cf. infra 698 · 76 άνήκεστον — ανίην cf. II. V 394
άνήκεστον λάβεν άλγος · 77 cf. II. X X II 351 ουδ’ εΐ χεν σ’ αυτόν χρυσψ ερύσασ^αι
ανώγοι · 79 ανδρας εταίρους = II. X V I 170 (άνδρες . . . έταΤροι) · 81 όμοφρονα —
εχοντες cf. II. X X II 263 όμόφρονα 9-υμόν εχουσιν h. M erc. 391 ó. íh εχοοσιν h. Cer.
434 ó. 8·. Ι'χουσαι

71 Resp. (Ps.-Isoc. Ad Demon. 19) · 74 T ( A p ó s t o l . XIII 8 6 e ) · 79-80 T T he-


Or. X X II 323 Dindorf.
m is t .

71 εσί>λόν] Ισλών O / m · βούλευ’ καί A : βούλευε Ο βουλεόεο rec, · 71/72 μο-


γήσαι . . . Ικτελέσαι Ο : μογησα . . . Ιχτελεσαι A μογήσας . . . εκτελέσας A 2 rec. ·
73 ό'λως] όμως Brunck ■ 74 πολλών A Ο : -όν rec. · 79 εύρήσεις] αίρήσεις χ ·
80 πρήγμασι] πράγμασι h T h e m is t . · γινομένους A Ο γιγνομένου; rec. ut fere ubique
• 82-8 3 om. ur

[173]
TEOGNIS

rio, por buscar al hombre de bien acepta duros trabajos y aun


recorrer, oh Cirno, con tus pies un largo cam ino,

No com uniques por en tero 1 tus proyectos a todos tus am igos:


son pocos entre m uchos los que tien en un carácter leal.

Pon en práctica tus proyectos im portantes confiándote en po­


ca gente, no sea que, oh C irno, sufras un perjuicio irreparable.

U n hom bre leal es digno de ser pesado con oro y con plata,
oh C irno, en las terribles luch as c iv ile s 2.

Pocos am igos h allarás, oh Polipaides, que te resulten seguros


en situaciones de peligro ; hom bres que, poseedores de u n corazón
concorde con el tuyo , tengan ánim o para tom ar igual parte de los
bienes y los m a le s3.

1 En los poemas que siguen predomina el tema de la amistad.


2 Reelaboración, refiriéndola a la guerra civil, de la antigua máxima de que
nada h ay mejor que un amigo (cf. Heródoto V 24 y Eurípides, Orestes 727).
3 De un modo sem ejante se expresan Píndaro, Nemeas 10, 78, elpropio
Teognis 645 ss. y luego muchos autores posteriores.
ΘΕΟΓΝΙΣ

Τούτους δ’ οΰχ εύροις διζήμενος ούδ’ επί πάντας


ανθρώπους, ούς ναυς μή μία πάντας άγοι,
οίσιν επί γλώσση τε καί όφθαλμοΐσιν επεστιν 35
αιδώς, ούδ’ αισχρόν χρήμ’ επι κέρδος άγει.

Μή μ’ επεσιν μέν στέργε, νο'ον δ’ εχε καί φρένας άλλη,


εί με φιλεϊς καί σοι πιστός ενεστι νόος ·
ή με φίλει καθαρόν θέμενος νόον, ή μ’ άποειπών
εχθαιρ’ άμφαδίην νεικος αειράμενος · 90
ος δέ μιή γλώσση δίχ’ εχει νόον, οότος εταίρος
δεινός, Κύρν’ , εχθρός βέλτερος ή φίλος ών.

Ά ν τις έπαινήση σε τόσον χρόνον ό'σσον όρώης


νοσφισθείς δ’ άλλην γλώσσαν ίησι κακήν,
τοιοΰτός τοι εταίρος άνήρ φίλος οϋτι μάλ’ έσθλός, 95
ος κ’ εΐπη γλώσση λφα, φρονή δ’ ετερα"
άλλ’ είη τοιοϋτος εμοί φίλος, ός τόν έταΐρον
γινώσκων οργήν καί βαρύν όντα φέρει

87-90 fe r e 1082 c-f. · 84 οί)ς — ά γ ο ι cf. II. X X 247 ουδ’ δ ν ν η ΰ ς έ κ α τό ζ α γ ο ς άχ& ος


ά ρ ο ιτο · 88 π ισ τ ό ς — νο ο ς c f. in f r a 622 e t S o l . 11, 6 χ α ύ ν ο ς ε ν ε σ τ ι νο ο ς · 89 xafi-ct-
pov— νόον c f. Schol.At. 18, 2 xafrapôv Θ-εμένη νόον = A. Pr. 164 ¡Η μ ενο ς ά γ ν α μ π τ ο ν
νόον · 90 νείκ ο ς ά ειρ ά μ ε νο ς c f. E v r . fr. 1050 Ν 2 νεϊκ ο ς α ϊρ ε σ θ α ι · 91 δ ίχ ’ — νόον
cf. 11. X X 32 δ ίχ α Θ-ομόν έ'χ ο ντες e t q u o d a d s e n s u m s p e c t a t S e m o n . 7, 27 δύ Iv φ ρ ε -
σ ίν ν ο ε ί · 95 ε τα ίρ ο ς ά ν ή ρ = 11. XVII 466 e t Od. VIII 584 · 97-1 00 = 1 1 6 4 a-d

87 ss. Resp. probabiliter ( L v c il iv s 952 s .) · 98 κ α ί — φ έ ρ ε ι Imit. M el. in AP


X II 48, 2

83 τ ο ύ τ ο υ ς A O : τ ο υ ς δ’ rec. τό σ σ ο υ ς Bergk H udson-W iliiam s Carr. · οοχ] ou χ ’


interpr. Diehl · ε ύ ρ ο ις A : ε υ ρ ή σ ε ις O rec. · 84 ά γ ο ι A O : ά γ η i ά γ ε ι cett. ·
85-86 om. ur. · 86 έ'πι] Ι π ί O · 90 α ειρ ά μ ε νο ς ] -ό μ εν ο ς ur u · 93 ά ν] ή ν W elcker
ε ΐ rec, · έ π α ιν ή σ η A : έ π α ιν ή σ ε ι Ο ε π α ιν έ σ ε ι rec. · ό ρ ώ η ς ] ό ρ ψ η x ur · 94
ά λ λ η ν A Ο : ά λ λ η rec. · 96 ε’ί π η ] εί'ποι O ur · λ ψ α Bergk : λ ώ ια A Ο λ ώ σ τ α
rec. · φ ρ ο νή A e i : φ ρ ο ν ε ί cett.

[174]
TEOGNIS

Buscándoles entre todas las naciones no serías capaz de h allar


hom bres —por encim a de lo que puede transportar u n solo bar-
85 co-~ en cu ya len gua y ojos resida el pundonor y a los que el
deseo de lucro no logre llevar a una acción indign a.

No seas m i amigo de palabra y tengas tu s pensam ientos y tu


corazón puestos en otra parte, si es que me quieres y tienes un
90 carácter fiel: o ámame con v o lun tad sincera o rom piendo conmigo
sé m i enem igo riñendo ab iertam en te; el q u e tiene un a len gua y
dos corazones, es u n com pañero peligroso, oh C irno, cu ya ene­
m istad es preferible a su am istad.

Si uno te alaba duran te el tiem po que está ante tu vista, per


cuando se va de tu lado h ab la m al de ti, ese com pañero tu yo no
95 es ciertam ente un buen am igo, si dice cosas buenas con la len gua
y piensa las m a las1; ojalá tenga yo u n amigo que conociendo a su
com pañero lo soporte au n que sea de m al carácter ig u al que a un

1 Condena y a .este tipo de hombre Homero, îliada IX 313, Odisea XVIIÏ 168.

[174]
ΘΕΟΓΝΙΣ

αντί κασιγνήτου. Σύ δέ μοι, φίλε, ταϋτ’ ένί 9-υμφ


φράζεο, καί ποτέ μου μνήσεαι έξοπίσω. 100

Μηδείς σ ’ άν&ρώπων πείσ-β κακόν άνδρα φιλήσαι,


Κόρνε- τί δ’ εστ’ όφελος δειλός άνήρ φίλος ών ;
Οΰτ’ αν σ’ εκ χαλεποιο πόνου ρύσαιτο καί άτης,
ουτε κεν έσθλόν εχων του μεταδοϋν εθέλοι.

Δειλούς εδ ερδοντι ματαιοτάτη χάρις ε σ τ ίν 105


Ισον καί σπείρειν πόντον άλός πολιής.
Ούτε γάρ αν πόντον απείρων βαθύ λήϊον άμφς,
ούτε κακούς εΰ δρών εΰ πάλιν άντιλάβοις ·
απληστον γάρ Ιχουσι κακοί νόον ■ ήν δ’ εν άμάρτης,
τών πρόσθ-εν πάντων έκκέχυται φιλότης · 110
οί δ’ άγάθ-οί τό μέγιστον επαυρίσκουσι παθόντες,
μνήμα δ’ Ιχουσ’ αγαθών καί χάριν ^ξοπίσω.

Μήποτε τόν κακόν ανδρα φίλον ποιείσθαι έταΐρον,


άλλ’ αίεί φεύγειν ώστε κακόν λιμένα.

102 τ ί — άνήρ cf. //. XIII 236 αϊ χ’ όφελος τι γενώμεθα · 103 cf. Od. XII 107 où
γάρ χεν ρυσαιτό σ’ υπέχ χαχοΰ X X III 249-250 πόνος . . . χαλεπός · 105 δειλούς—
ερδοντι = 955 · ματαιότατη χάρις cf. Schol.At. 36, 3 μή μάταιος ά χάρις γενέσθω ·
106 cf. A l c . 109/10, 26 s. Ισον ες πολίας χΰμ’ α?λ[ο]ς Ι[σβά]λην · πόντον — πολιής =
10 · 107 βαθύ — άμφς cf. Od. IX 134 μάλα χεν βαθί) λήιον . . . άμωεν

106 Imít. P s .-P h o c . 152 · 109 απληστον — νόον Τ T el e s , ap. S t o b . IV 33, 31

99 Ινί] Ιν Ο · 101 σ’ A i : om. cett. · 102 δειλός Α :χαχος i om. Ο ur χ p


χεϊνος rec. pleríque · 103 ουτ’ âv] δττδν χ i ¿τι u r · πόνου]πόνοιο Ο· 104 με­
ταδοϋν 16-έλοι Buttm ann edd. : μεγαδουναι (μεταδοόναι A a) β-έλοι Α μεγάλου δοδναι
θ-έλοι Ο μεγαδοδν έθέλει rec. pleríque μεταδοϋν Ιθ-έλει b e g · 105 ευ Α : δ’ ευ
cett. · 107 áv] τον Ο · βαθ-ù] βαθϋν Ο · άμφς] άμάς Ο · 108 ευ om. i · 111
παθόντες] λαβόντες Korres · 113 τον] τοι Brunck

[175]
TEOGNIS

herm ano. G rábate, querido, estos consejos en tu corazón y algún


ico día llegarás a acordarte de mí.

N inguno entre los hom bres te persuada, oh C irno, a hacerte


am igo de u n m alvado: ¿q u é provecho h ay en que un villano sea
am igo de u n o ? No te podría salvar de una situació n d ifícil n i del
info rtu nio ; y si tuv iera algun a cosa buena, no querría hacerte p ar­
tícipe de ella.

ios N in gu n a g ra titu d 1 obtiene el que hace b ien a la gente v il: es


ig u al que sem brar en las aguas de la mar espum osa. Porque n i
segarás una gran cosecha si siem bras en el m a r2, ni, si haces bien
a los villan o s, recibirás a cam bio beneficios; pues la gente baja
tien e aspiraciones insaciables y si yerras en una cosa, el agradecí-
no m iento por los favores anteriores, se borra; m ientras q u e los hom ­
bres de bien, al recibir un beneficio, son los que más lo aprecian
y en el futuro tien en m em oria y agradecim iento de aquellos fa­
v o re s3.

No h agáis jam ás vuestro com pañero querido a un hom bre v il;


h u id le siem pre como a un m al puerto.

1 105-12 desarrolla 101-04, demostrando los inconvenientes de ayud ar al malo.


Es resumido por 113-14, como ocurre con frecuencia en la colección (cf. Introd.
pág. 126). Después se pasa Insensiblemente a otro tem a: la dificultad de conocer
a l malo.
2 Expresión proverbial; cf, el A p. de Referencias, cuyos dos pasajes se refieren
a Igual contexto. Carrière subraya en su edición (p. 100) la fuerza de las compara­
ciones en todo el pasaje 105-28.
8 Igual idea en 853-54, 955-56 y Escolio Ático 14, 2.

[1 75 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Πολλοί τοι χο'σιος καί βρώσιος είσιν εταίροι, 115


êv δέ σχουδαίψ χρήγματι χαυροτεροι.

Κίβδηλου δ’ άνδρος γνώναι χαλεχώτερον οϋδέν,


Κόρν’ ούδ’ εύλαβίης έστΐ περί χλέονος.

Χρυσοϋ κιβδήλοιο και αργύρου άσχετος άτη,


Κύρνε, και εξευρειν ρφδιον άνδρι σοφψ ‘ 120
εί δε φίλου νοος άνδρός êvï στήθεσσι λελήθη
ψυδρος Ιών, δολιον δ’ εν φρεσίν ήτορ εχη,
τοϋτο θεός κιβδηλο'τατον χοίησε βροτρισιν,
καί γνώναι χάντων τοϋτ’ άνιηρο'τατον.
Ούδέ γάρ είδείης άνδρος νο'ον ουδέ γυναικο'ς, 125
χρίν χειρηθείης ώσχερ υποζυγίου ·
ούδέ κεν είκάσσαις ώσχερ χοτ’ ές ώριον έλθών ·
χολλάκι γάρ γνώμην Ιξαχατώσ’ ίδέαι.

Μ ήτ’ άρετήν ευχου, Πολυχαΐδη, έξοχος είναι


μήτ’ αφενός · μοϋνον δ’ άνδρι γε'νοιτο τύχη. 130

115-16 = fere 643-44 » 121 νοος . . . ενί στήνεσαι = Od. X X 366 et infra 507
(νοον) · 122 δόλιον—·εχη c f . //. X IX 169 θ-αρσαλέον νύ οί γ^τορενί φρεσίν · 124
πάντων — άνιηρότατον = 1356 cf. Τ υ κ τ . 6, 4 πάντων Ιστ’ ανιηρότατον
i --------------------------------------------------------------------------------------
115-16 Imit. ( P s . - P h o c . 9 1 -9 4 ) · 119-24 Τ C l e m . A l . Strom. VI 18, 6 Imit.
(E. Med. 5 1 6 -1 9 ) . 125-26 T A r is t . EE 1237b ( A po sto l . XIII 1 5 k )

118 ευλαβίης] φροντιδος x™ ur · εστί περί] εσδ·’ ετερον StadtmüIIer εσθ' 8 τι δει
Platt, έστί βροτοίς tempt. Bergk · 120 ρόδιον] ρήιδιον Bergk8 (ρόδιον Bergk4) ·
121 λελήθ-fl A : λελήθει Ο λέλη&ε rec. C l e m . A l . · 122 ψυδρος A : ψυδνος rec.
C lem . A l . ψευδούς O · εχη A : εχει cett. · 124 ανιηρότατον] -τερον C l e m . A l .
■ 125 ουδε γάρ A O : ου γάρ á v rec. plerique A r is t . ου χαί âv c g où γάρ n
A p o st . · ούδέ A r is t . : οΰτε codd. · 126 πειρη&είης A u r : πειραβ·:ίης cett. ·
127 !ς ώριον A llen : Ισώριον O rec. Ις ώριον Α χ Ις αδριον Ellis Ις ώνιον Ca­
m erarius

[176]
TEOGNIS

115 Son muchos los amigos para la bebida y la comida, pero para
un asunto serio, muchos menos.

No h ay nada más difícil de conocer que un hombre falso, oh


C irno, ni requiere más precaución1 .

Es soportable2 el contratiem po que viene del oro y la plata


120 falsos, oh Cirno, y es fácil de descubrir para un conocedor; pero
si el pensam iento de un amigo yace oculto en su pecho, siendo
traicionero, y guarda en sus entrañas un corazón desleal, es esto
lo más falso que la divinidad ha creado para los hombres y lo más
difícil de descubrir. U no no puede conocer, en verdad, los senti-
125 m ientos de un hom bre o una m ujer antes de ponerlos a prueba
como a una bestia de carga; pues nadie es capaz de adivinar su
condición tan bien como llegándose a contem plarla al día siguien­
te, ya que muchas veces las apariencias nos engañan.

No pidas, Polipaídes, ser el prim ero en virtu d y en riqueza;


130 la buena fortuna es lo único que puede desear un hom bre3.

1 Cf. 963 ss., donde aparece un nuevo elemento: el tiempo como descubridor
de la verdad.
2 La insisten cia sobre el tema y la indignación del poeta proviene de que la
«am istad· o espíritu de clase entre los nobles se tambalea. Cf. nota a v. 648.
3 Cf. Introd. pág. 115.

[1 7 6 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ούδέν έν άνθρώποισι πατρός καί μητρός αμεινον


έπλετο, οίς όσίη, Kúpvs, μέμηλε δίκη.

Οΰδεϊς, Κόρν’, άτης καί κέρδεος αίτιος αϋτος,


άλλά θεοί τούτων δώτορες άμφοτέρων ·
ουδέ τ ι ς ά ν θ ρ ώ π ω ν ε ρ γ ά ζ ε τ α ι έ ν φ ρ ε σ ίν ε ίδ ώ ς 135
έ ς τ έ λ ο ς ε ί τ ’ άγαδ-ον γ ίν ε τ α ι ε ίτ ε κακο'ν.
Πολλάκι γάρ δοκεων θήσειν κακόν έσθλόν ίθη κεν,
καί τε δοκών θήσειν έσθλόν εθηκε κακο'ν.
Ουδέ τω άνθρώπων παραγίνεται δσσα θέλησιν ·
ίσ χ ε ι γ ά ρ χ α λ ε π ή ς π ε ίρ α τ ’ ά μ η χ α ν ίη ς . 140
Ά ν θ ρ ω π ο ι δέ μ ά τ α ια ν ο μ ίζ ο μ ε ν , είδ ο 'τες ο ύδ έν ’
θ-βοί δέ κ α τ ά σ φ έ τ ε ρ ο ν π ά ν τ α τ ε λ ο ϋ σ ι νο’ον.

Ούδείς πω ξεΐνον, Πολυπαΐδη, έξαπατήσας


ούδ’ ικέτην θνητώ ν αθανάτους έλαθεν.

Βούλεο δ’ εύσεβέων ολίγοις συν χρήμασιν οίκεϊν 145


ή πλουτεΐν αδίκως χρήματα πασάμενος.

132 οις — δίκη cf. H e s . O p. 238 οίς δ’ ϋβρις te μέμηλε · 137 χαχον— Ιθ-ηχεν
cf. Od. X V 488 χαχφ — !θ·ηκεν alio sensu · 140 πείρατ’ άμηχανίης = 1078 sub
fine

131-32 Τ S t o b . IV 25, 1 · 141 Τ O rio V 12 · 1 4 5 -4 7 Τ A n o n , in A r is t . EN


1129b

132 επλετο οίς] ΙπλεΘ·’ ό'σοις S t o b . · όσίη . . . δίκη] όσίης . . . δίκης S t o b . · 139
δσσα θ-έλησιν] ό'σα βέλησι Ο δα’ Ιβ-έλησι rec. · 142 κατά A p i x su : χαα χ u r xa
O rec. a lii · 145 σον om. i · 146 πασα'μενος Brunck : πασσάμενος codd. χεχτη-
μένος A r is t .

[1 77 ]
TEOGNIS

N ada h ay entre los hom bres m ejor que u n padre y una m adre
que se consagren, oh C irno, a la sagrada ju sticia.

N a d ie 1, oh C irno, es causante de su infortunio o su riqueza,


sino que son los dioses los dadores de am bas cosas; y n in gú n
135 hom bre, cuando se afana en una em presa, conoce en su corazón
si es, al final, ú til o p erju d icial; pues m uchas veces creyendo
que va a hacer algo p erjud icial, hace una cosa ú til, o, creyendo
que v a a hacer algo ú til, hace un a cosa p erju d icial. A n in gú n
hom bre se le cum plen todas las cosas que d esea8; los lim ites de
140 lo im posible le detienen. Los hom bres, sin embargo, como igno­
rantes que somos, tenem os van as esperanzas, m ientras que los
dioses lo co n clu yen todo conforme a su deseo.

N in gun o de los m ortales, oh Polipaides, ha engañado nunca a


un huésped o a un su p lican te sin ser visto por los inm ortales3.

145 Prefiere v iv ir piadosam ente con pocos bienes de fortuna a


v iv ir en la opulencia adquiriendo riq u ezas contra la ju s tic ia 4. En

1 Cf. nota a Solón 1, 70, donde la doctrina de la ineficacia del obrar humano
es la preparación para exponer la del castigo de sus culpas para con los dioses.
A qui, en cambio, los vv. 133-35 están en contradicción con dicha doctrina, sos­
tenida en los V . 833 ss. de nuestra mism a Colección; cf. sobre ella nuestra nota
in icial a Solón 3. Sem ejante a nuestro pasaje es 1 6 1-64 ; también lo son, pero ya
sin m atiz religioso, 639-40, 665-66 y 1075-78.
a Igual idea en 617 y y a antes en Odisea X VIII 328.
8 Zeus es protector de los suplicantes y extranjeros y a en Odisea IX 270 s. y
Hesiodo, Trabajos y Días 327 ss.
4 A qui se lleva a la culminación el lema «enriquecerse, pero con ju sticia», que
resuena en Solón 1, 7 ss. (cf nota) y en el mismo Teognis 753 ss. y 1 153-54; cf.
también 197 ss., etc. Sobre otras posiciones diferentes ante la riqueza que apare­
cen en nuestra Colección, cf. Introd. pág. 115.

[1 7 7 ]
ΘΕΟΓΛΙΣ

Έ ν δέ δικαιοσύνη συλλήβδην πασ’ αρετή ’ στιν,


πας δέ τ ’ άνήρ αγαθός, Κύρνε, δίκαιος εών.

Χρήματα μέν δαίμων καί παγκάκψ άνδρί δίδωσιν,


Κ ύρν’ ' αρετής δ’ ολίγοις ανδράσι μοΐρ’ επεται. 150

"Τβριν, Κύρνε, θεός πρώτον κακόν ώχασεν άνδρί


οδ μέλλει χώρην μηδεμίαν θέμεναι.

Τίκτει τοι κόρος ύβριν, ό'ταν κακψ όλβος επηται


άνθρώπψ, καί ότψ μή νοος άρτιος ή.

Μήποτέ μοι πενίην θυμοφθόρον άνδρί χολω θείς 155


μηδ’ άχρημοσύνην ούλομένην πρόφερε ■
Ζεΰς γάρ τοι τό τάλαντον έπιρρέπει άλλοτε άλλω ς,
άλλοτε μέν πλουτεΐν, άλλοτε μηδέν Ιχειν.

147 = P h o c . 10 · 153-54 = S o l . 5, 9-10 (153 τ ο ι . . . χ α κ ψ : γ ά ρ . . . π ο λ ύ ς S o l .


154 ά ν & ρ ώ π ψ κ α ί ό'τω : ά νθ -ρ ώ π ο ισ ι ό'σοις S o l . ) · 154 cf. infra 946 · 155-56 cf.
H e s . Op. 717 μ η δ έ π ο τ ’ ο ύ λ ο μ έ νη ν π ενίη ν θτιμοφθ-ο'ρον ά νδ ρ ί / τ έ τλ α θ ·’ ο ν ε ιδ ίζ ε ιν II. III
64 μ ή μ οι δ ώ ρ α προιρερε · 155 ά νδρ ί χ ο λ ω β -είς cf. II. II 629 etc.

147 Τ ( H elio d . ad A r is t . EN 1129b), qUf prouerbii loco affert. C f. quoque ad


P hoc. 10 · 153 T C l e m . A l . Strom. VI 8, 1 S c h . P i . ad 01. XIII, 12, qui Homero
tribuit ( D io g e n ia n . 8, 2 2 ) · 155-58 T S t o b . IV 32, 4 157-58 Resp. B a s . Lib,
Gent. 177 d A p o st o l . VIII 28 a · 157 επιρρέπει T ( H s c h . s . u .)

150 Κόρν’ αρετής o' ολίγοις άνδράσι μοΐρ’ επεται A : ή δ’ αρετή ολίγοις άνδράσι, Κΰρν’
επεται cett. · 151 xaxov O rec. : χακώ A · 152 μηδεμίαν] μηδεμίην A · βέμεναι
g : β-έμενον cett. · 154 άνβρώπψ rec. : άνβρώπων A Ο · 155 μοι S t o b . : τοι
codd. · χολωβ-είς] χαλεφβείς S t o b . · 156 ούλομένην] Κύρνε, κακήν S t o b . · 157
άλλως S t o b , B a s . : άλλω codd. · 158 μηδέν A S t o b . B a s . : δ’ οδδεν O rec. A p o st .

[178]
TEOGNIS

la ju stic ia se resum e toda virtu d , y todo hom bre que sea justo, es
v irtu o so 1.

La riq ueza se la da la fortuna in cluso a u n m alvado, oh C irn o ;


150 el lote de la virtu d sólo a pocos hom bres toca en suerte.

El desenfreno, oh C irno, es el prim er m al que la d ivin id ad


da al hom bre que quiere an iq u ilar.

El hartazgo engendra el desenfreno cuando la felicidad sigue


a un m alvado o a u n hom bre que no tien e un espíritu bien e q u i­
lib rad o 2.

155 Jam ás, en tu ira, me eches en cara a nadie la pobreza que roe
el corazón o la funesta in d ig en cia3; pues Z eus inclin a su balanza
y a hacia un lado, y a hacía otro: y a dando la riqueza, y a p riv an ­
do de todo4.

1 Cf. nota a Focílides 10. Es difícil que el poema sea de Teognis, con cuyos
prejuicios nobiliarios choca el v. 148.
2 Cf. nota a Solón 5, 9 -10 , de donde procede nuestro pasaje, a si como Introd.
pág. 97. Responde al dístico anterior, cuyo punto de vista, radicalm ente opuesto,
es el mismo de Esquilo, fr. 156 Ν Λ que causa el escándalo de Platón, República
380 A.
3 Inspirado en Hesíodo (cf. Ap. de Referencias). Cf. 1115-16.
4 La idea de la inestabilidad de la fortuna hum ana y su dependencia de los
dioses, y a presente en Homero, se acentúa desde Arquíloco (cf. la Introducción,
pág. 18 y el fr. 207). Teognis, aristócrata desterrado, centra su temor ante la
pobreza; y aunque no sean suyos estos y otros versos semejantes de la colección,
se explican por pertenecer al período de decadencia de la aristocracia. La imagen
de la balanza se inspira en Iliada X IX 223 s.

[178]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Μ ή π ο τ ε , Κ ό ρ ν ’ , άγορασ9·αι Ι π ο ς μ έ γ α - ο ΐδ ε γ ά ρ ο ΰ δ εϊς
ά ν θ ρ ώ π ω ν ό τ ι ν ΰ ξ χ ή μ ερ η άνδρί τ ε λ ε ί. 160

Π ο λ λ ο ί το ι χ ρ ώ ν τ α ι δ ε ιλ α ΐς φ ρ ε σ ί, δ α ίμ ο νι δ ’ έ σ θ λ ώ
ο ίς τό κ α κ ό ν δο κέο ν γ ίγ ν ε τ α ι ε ις ά γ α θ ό ν ■
ε ίσ ιν δ ’ di β ο υ λ ή τ ’ α γ α θ ή κ α ί δ α ίμ ο ν ι δ ε ιλ ψ
μ ο χ θ ίζ ο υ σ ι, τ έ λ ο ς δ ’ ε ρ γ μ α σ ιν ο ύχ ε π ε τ α ι.

Ο ύ δ εΐς ά ν & ρ ώ π ω ν ο υ τ ’ ό λ β ιο ς ο υ τ ε π ε ν ιχ ρ ό ς 165


ο υ τ ε κ α κ ό ς νο 'σ φ ιν δ α ίμ ο νο ς ο υ τ ’ ά γα θ ο 'ς.

' Α λ λ ’ ά λ λ ω κακο'ν έ σ τ ι, τό δ ’ ά τ ρ ε κ έ ς ό λ β ιο ς ο ΰ δ ε ϊς
ά ν θ ρ ώ π ω ν ό π ό σ ο υ ς ή ε λ ιο ς κα9·ορ^.
“Ο ν δέ θ ε ο ί τ ιμ ώ σ ι ν , ό κ α ί μ ω μ ε υ μ ε ν ο ς α ι ν ε ί ·
ά νδ ρ ό ς δέ σ π ο υ δ ή γ ίν ε τ α ι ο υ δ εμ ία . 170

Θ εο ίς εΰ χ ο υ · θ ε ο ισ ’ ο ίσ ιν ε π ι κ ρ ά τ ο ς · ο ΰτο ι α τ ε ρ θ ε ώ ν
γ ίν ε τ α ι ά ν θ ρ ώ π ο ις ο ΰ τ ’ άγά9·’ ο υ τ ε κ α κ ά .

167/68 το . . . x a fr opqc cf. S o l . 1 5 · 16 8 = 849, cf. 6 1 6 · 1 7 0 γίνεται ουδεμία =


4 6 2 ,7 9 8 ,1 1 8 2 Μ ιμ ν. 10, 2

159-60 Τ A po st o l . ΧΓ 38 a · 161-62 Τ A po st o l . X IV 68 a · 164 οΰχ επεται


Τ ( H sc h . s . u .)

160 χήμέρη] -α Ο rec. e I exceptis · 162 γίγνεται εις] corruptionem susp. A llen
163 δειλψ A : καχφ Ο φαύλω rec. · 168 x afro p â A 3 x : x a f t a p â cett. · 169 δέ]
om. Ο ■ τιμώσιν, o i u r Friedlânder,Raderm acher : τιμώσιν, S A Ο x ■ 171
θεοισ’ οϊσιν Ιπι Young : θεοϊσιν Ιπί Α θεοΐς έστιν έ'πι c d g h οίς έστι Ο οίς Ιστί
μέγα cett. ■ ο’ύτοι Α : οίίτι cett.

[179]
TEOGNIS

Jam ás, oh C irno, pronuncies un a palabra jactanciosa, porque


160 n ad ie sabe lo que al hom bre le traerán la noche y el d ía 1.

H ay m uchos que tien en u n corazón v il pero un g en io 2 favo­


rab le, para quien es se convierte en un bien lo que parecía ser un
m al; otros, poseedores de u n buen consejo y un genio infausto,
sufren m il fatigas y sus em presas no logran éxito alguno.

165 N adie es rico n i pobre, malo n i bueno si no lo dispone la


d ivin id ad .
C ada cual tiene una desgracia d istin ta, y n inguno de a cuantos
hom bres contem pla el sol es com pletam ente fe liz 8. Pero aquel a
170 q u ien honran los dioses, h asta los m urm uradores le alaban 4, m ien ­
tras que el esfuerzo del hombre no cuenta p ara nada.

Ora a los d ioses; a los dioses, en cuyo poder está el im perio


del m und o ; n i los bienes n i los m ales v ien en sin intervención de
los d io ses5.

1 Igual temor religioso a la «palabra grande·, el lenguaje jactancioso, h a y en


Odisea III 227, X V I 243 y X X II 288, asi como en toda la literatura griega arcaica
y clásica. Cf. 659-66 y nota.
2 El «genio» personal, de tan gran porvenir en la religión griega, aparece por
primera vez aqui y en Pindaro, Olímpicas 13, 28. Pero no excluyo que e l poema
(que im ita visiblem ente a 13 3 -40 ), sea de época h elenística: nótese la construc­
ción poco clásica del v. 162 (cf. Aparato C rítico). En cambio, en el pasaje que
sigue (v . 1 66) no creo, contra Carrière, que deba ser esa la interpretación de
δαίμων. Para mi traducción (que e s la de Fraccaroli) cf. K a m erbe ek , Mnemosyne
Q. S. 2 ( '4 9 ) 194 y Odisea II 372 άτερ θεού, Iliada XI 793 συν δαίμονι, asi como
Teognis v. 171 ατερ θεών.
8 Dístico que im ita a Solón 15 y constituye una crítiea de 165-66, siendo
contestado a su vez por 169-70,
4 Cf. Hesíodo (en Baquílldes 3, 191 s s .): «al que aman los inm ortales, le
acompaña también la alabanza de los m ortales».
5 Cf. Hesíodo, Trabajos y Días 669.

[179]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ά νδρ’ αγαθόν χενίη πάντων δάμνησι μάλιστα


καί γήρως πολιοδ, Κύρνε, καί ήπιάλου ·
ήν δή χρή φεύγοντα και Ις μεγακήτεα πο'ντον 175
ριπτεΐν καί πετρέων, Κύρνε, κατ’ ήλιβάτων.
Καί γάρ άνήρ πενίη δεδμημένος ούτε τι είπεϊν
οδτ’ Ιρξαι δύναται, γλώσσα δέ οί δέδεται.

Χρή γάρ όμώς έπί γην τε καί εΰρέα νώτα θαλάσσης


δίζησθαι χαλεπής, Κύρνε, λύσιν πενίης. 180

1 7 4 γ ή ρ ω ς π ο λ ιο δ = Ρ ι. I . VI 1 5 cf. Β. III 8 8 · 1 7 5 ψ δή χ ρ ή φ ε ύ γ ο ν τ α cf. H e s .


Op. 6 3 6 - 3 7 φ ε ύ γ ω ν . . . π ε ν ί ψ · μ ε γ α κ ή τ ε α πο'ντον = Od. III 1 5 8 * 1 7 6 π ε τ ρ έ ω ν . . .
ά λ ιβ ά τ ω ν cf. II. X V I 3 5 e t c . π έ τ ρ α ι τ ’ ή λ ϊβ α τ ο ι H e s . Th. 6 7 5 e t c . π έ τ ρ α ς ή λ ιβ α '-
το υς Ρ ι. O. VI 6 4 π έ τ ρ α ν ή λ ίβ α τ ο ν ■ 1 7 9 έ π ι . . . 8 -α λ ά σ α η ς cf. 11. II 1 5 9 e tc .
! π ’ εδ ρ έα ν ώ τ α θ α λ α σ σ ή ς H e s . Th. 7 6 2 γ η ν χ ε χ α ! ε υ ρ έα ν ώ τ α 8 -αλασση ς

175-76 Τ C h r y sip p . ap. P l v . 1039 f P o rph yrio n ad H o r a t . Epist. I 1, 45 C l e m .


A l. Strom. IV 23, 3 S t o b . IV 32, 38 P l v . Comm.Not. 1069 d H erm o g . Prog.
IV 24 (ed. W a lz ) A p h t h . Prog. 26 (ed. R abe) T h eo d o ret . C raec.A ff.C ur. 11,
153 (ed. Gaisford) E l ia s Proleg.Phil. 6, 15 (ed . B usse) D o x o pa t r o s apud W alz
Rh.Gr. II 306 et 309 S c h . T h . II 43 A n . P a r . IV 404, 30 Resp. G reo . N a z . De
uirt. 393 ss. Lvc. Mere. Cond. 5, Apol. 10 et Tim. 26, ubi S c h . ad 1. T heo g n id i
tribuit A m m . M a r c . X X IX 21 E v s t . II. 998, 25 A p h t h o n . ap. W alz Rh.Gr. II,
X I Imlt. ( H o r a t . Epist. I 1, 4 6 ) · 177-78 T S t o b . IV 32, 34, qui coniunctos
cum uersibus 649-52 exhibet A r t e m . Onirocr. 1, 32 Βίο. ap. P l v . Poet.aud. 22 a
Resp. L i b . D e c i 1, 88 · 177 πας — δεδμημένος T Lvc. M ere. Cond. 5 A r is t . EE
1 2 3 0 “ · 179-80 T S t o b . IV 32, 36, qui hos uersus coniunctos cum 155-58 ex­
hibet

173-78 in unam coniunxlt elegiam H udson-W illiam s · 175 ήν δή χρή codd. :


χρή πενίην testes omnes · μεγαχήτεα Ο rec. P l v . S t o ba e i S M ac H e rm o g . A p h t h .
E l ia s T h eo d o r . E v s t . ' S c h . A r is t . S c h .T h c . A n . P a r . : β α & υ κή τεα A C h r y sip p . P o r ­
C l e m . A l . S t o b a e i M A Lvc. · 176 πετρέων A S t o ba e i A B C l e m . A l . :
p h y r io n
πετρών cett. · κατ’] xafr’ A · 177 καί codd. : πας testes omnes · 178 oiix’ Ιρξαi
i : oS&’ έ'ρξαι cett. · 179 γάρ ό μ ώ ς έπί] δ’ αεί χατά S t o b .

[1 80 ]
TEOGNIS

A un hom bre virtuoso es la p o b rez a1 lo qu e más le som ete a


su poder, más que la cana vejez y que la fieb re2, oh C irn o ; por
175 h u ir de la cual h ay que arrojarse al mar, poblado de grandes
m onstruos, o tirarse de lo alto de escarpadas rocas; pues un
hom bre que está en poder de la pobreza, no puede d ecir ni hacer
n ad a: su len gua está en caden ada8.

180 H ay que buscar, oh C irno, la liberación de la cruel pobreza lo


mism o sobre la tierra que en las anch as espaldas de la mar.

1 El poema más citado (cf. el Ap. de Referencias) de todos aquellos en que se


abomina de la pobreza (cf. Introd. pág. 115 ss.). La influencia de los aconteci­
mientos exteriores sobre el alm a hum ana, que es modelada por ellos, es proclama­
da por toda la lírica griega desde Arquíloco fr. 212. Nobleza, virtud y riqueza
son inseparables para la m entalidad de la an tigua aristocracia.
8 ¿M alaria? Cf. H u d so n - W i l u a m s , 1 6 8 .
3 Frente a las manifestaciones de 145 ss. y 315 ss. (cf. m is notas; e9te últim o
pasaje es de Solón), aquí aparece desnudo el lamento del aristócrata privado de
sus riquezas y, por tanto, de su calidad de hombre superior e in fluyen te: cf. vv.
267 70 y 619-22 sobre los efectos exteriores de la pobreza y, concretamente sobre
la im posibilidad que el pobre tiene de expresarse, los vv. 419-20, 667 ss. y
815-16. Cf. también 351-54 y 649-52. Recuérdese el χρήματα, χρήματ’ άνήρ «el
dinero es el hombre» atribuido a Aristodemo y recogido por Alceo 50 y Pindaro,
Istmicas 2, 11.

[180]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Τεθνάμεναι, φίλε Κόρνε, χενιχρφ βέλτερον άνδρί


ή ζώ ειν χαλεπή τειρομενον πενΐη.

Κριούς μέν και όνους διζήμεθα, Κύρνε, καί ίππους


εύγενέας, καί τις βούλεται έξ άγα&ών
βήσεσθαι · γήμαι δέ κακήν κακού ού μελεδαίνει 185
έσθλός άνήρ, ήν οί χρήματα πολλά διδφ ·
ουδέ γυνή κακού άνδρός άναίνεται είναι ακοιτις
πλουσίου, ά λ λ ’ άφνεόν βούλεται άντ’ αγαθού.
Χρήματα γάρ τιμώαι · καί έκ κακού έσθλός εγημεν
καί κακός έξ άγαθού · πλούτος έμειξε γένος. 190
οδτω μή θαύμαζε γένος, Πολυπαΐδη, άστών
μαυροϋσθαι ■ συν γάρ μίσγεται έσθλά κακοΐς.

Αύτος τοι ταύτην είδώς κακο'πατριν έούσαν


εις οίκους άγεται χρήμασι πειθο’μενος,

181 φίλε Κύρνε = 539 · 182 χαλεπή τειρο'μενον πενίη = 684, 752 (-οι) ■ 184/85 εξ
¿γαθ-ών βήσεσθ-αι cf. 189, 6 6 1 ,1 11 2 · 191 oíitio μή δ-αύμαζε = 1349 · 192 μίσγε-
ται . . . χαχοΓς cf. H e s . Op. 179 μβμίξεται εσ&λά χακοϊσιν. · 194 χρήμασι πει9-όμε-
νος = S o l . 3, 6 (-οι)
■i---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1 81-82 Resp. Α ρ η τ η . Prog. 26 (ed. R abe) · 183-92 Τ X . ap. S t o b . IV 29, 53


S t o b . 1 IV 30, I I a · 183-90 T P s .- P lv . DeNobil. c. 15 ■ 183-88 Imit. P s .- P h o c .
2 0 1 -0 4 · 183-86 T S t o b .2 IV 22, 99 · 185 μελεδαίνει T ( H s c h . s . u .)

181 τεβ-νάμεναι A : τεθναναι stue τε&νάναι cett. · 183 χρίους— ο'νους] χύνας μέν δή
vffli- S t o b .2 · διζήμεθα] διζοίμεθα X . ap. S t o b a e i A B S t o b .1 · 184 άγαδ-ών] αγαθού
X . ap. S t o b . · 185 βήσεσθαι] χτήσεσθαι S t o b . 1 χτήσασθαι X . ap. S t o b . P s . P l v .
πασασθβι Richards · 186 r)v] fv’ e I · οί] τις X . ap. S t o b . ■ δίδφ] <ρέρη S t o b .2 ·
187 ουδέ γυνή A X . ap. S t o b . : ουδεμία (ουδεμίη O ) cett. · 188 βούλεται] βούλετ’
O jé · 189 γ ά ρ X . ap. S t o b . : μέν cett. · 190 πλούτος A g 2 X. ap. S t o b . : πλού­
του cett. · 193 τοι ταύτην] τοιαύτην O

[181]
TEOGNIS

Para un pobre, C irno querido, es preferible estar m uerto que


v iv ir m altratado por la cruel pobreza.

B uscam os1, oh C irno, carneros, asnos y caballos de buena


raza, y todo el m undo quiere q u e se apareen con hem bras de
185 p ura san g re; en cambio, a u n hom bre noble no le im porta casarse
con una v illan a, h ija de un v illan o , con tal que le llev e m uchas
riq u ezas; n i una m ujer se n iega a ser la esposa de un hom bre vil
con tal que sea rico, sino que prefiere el acaudalado al hombre de
bien. En efecto, los hom bres son adoradores de la riq u eza; el noble
sé casa con la h ija del villan o y el v illan o con la del noble: el dine-
190 ro ha confundido las clases. Por ello no te extrañes, oh Polipaides,
de que decaiga la raza de nuestros ciud ad an o s: pues lo bueno se
m ezcla con lo malo.

S in ignorar él mismo que es de bajo origen, un hombre noble


195 conduce a su hogar, atento a sus riquezas, a una m ujer que no lo

1 El tema de la conveniencia de m irar a la virtud y no a las riquezas en el m a­


trimonio, rueda por la literatura de la época clásica (cf. Eurípides, Andrómaca
1279 ss., Dánae fr. 326, etc.): pero aquí aún encontramos un estadio premoral de
la «virtud*, unida a la sangre noble.

1181]
ΘΕΟΓΝΙΣ

ευδοξος κακόδοξον, έχει κρατερή μιν ανάγκη 195


έ ντύνει, ή τ’ άνδρος τλήμονα θήκε νο'ον.

Χρήμα δ’ ό μέν Διόθεν και σύν δίκη άνδρί γένηται


καί καθάρώς, αίεί χαρμόνιμον τελέθει ·
εϊ δ’ αδίκως παρά καιρόν άνήρ φιλοκερδέϊ θυμψ
κτήσεται, είθ ’ ορκψ πάρ τό δίκαιον ελών, 2>ο
αύτίκα μέν τι φέρειν κέρδος δοκεϊ, ές δέ τελευτήν
αδθις Ιγεντο κακόν, θεών δ’ ύχερέσχε νόος.
Ά λ λ ά τάδ’ άνθρώχων άχατ^ νόον ■ ού γάρ ί τ ’ αυτως
τίνονται μάκαρες χρήγματος άμχλακίας ·
άλλ’ ό μέν αύτός Ιτεισε κακόν χρέος, ούδέ φίλοισιν 205
άτην έξοπίσω χαισίν Ιπεκρέμασεν ·
άλλον δ’ ού κατεμαρψε δίκη · θάνατος γάρ αναιδής
πρόσθεν έχί βλεφάροις εζετο Κήρα φέρων.

Ούδείς τοι φεύγοντι φίλος καί πιστός έταΐρος ·


τής δέ φυγής έστιν τοδτ’ άνιηρότερον. 210

195/96 κρατερή — Ιντόνει cf. infra 387 H es. Th. 517 χρατερής οπ’ άνάγχης Od.
X 273 χρατερή δέ μοι επλετ’ ανάγκη II. VI 458 κρατερή δ’ Ιπικείσετ’ ανάγκη Ρι. Ο.
III 28 εώτέ νιν . . . Ι'ντυ’ άνάγκα · 197-98 cf. S o l o n is elegiam 1 · 208 Ιπ ί—·εζετο
cf. II. X 26 Ιπί βλεφάροισιν εφίζανε · χήρα φέρων cf. II. II 352 etc. κήρα φέροντες
• 209-10 = 332a-b · 209 φίλος — εταίρος = 529 (φίλον — έταΐρον)

196 Ιντόνει Τ ( H sch . s . u.)

195 ένδοξος ur d a lii · 196 ή τ’] εϊτ’ ur · τλήμονα &ήχε] τλήμν’ εθηχε i · 197
χρήμα δ’ 6 μεν A : χρήμαθ·’ φ Ο χρήματα δ’ <Ι> rec. · 198 παρμόνιμον] παραμόνι-
μον i ·· 200 παρ’] παρά i · 203 ετ’] Iπ’ c e g I Iacobs edd. · αάτως Schneidewin
: αυτού Iacobs αυτούς codd. · 204 τίνονται] γίνονται c g · άμπλαχίας A : άμπλα-
χίης cett. · 205 αυτός A : αυτούς cett. · ετεισε Diehl : Ιτισβ A τϊσε cett. ·
οοδέ A Ο] ός δέ rec. · 206 Ιπεχρέμααεν] υπεχρέμασε Ο δπερχρέμασε Bergk · 207
χατέμαρψε O rec. : χατάμαρψε A · 209 οόδείς τοι] οδκ εστιν 332a cum Clem . A l. ·
210 άνιηρο'τερον] άνιηρότατον 332 b

[182]
TEOGNIS

es; le fuerza a ello la dura necesidad, que endurece el esp íritu del
hombre.

La' riq u e z a 1 que llegue al hom bre enviada por Z eus, acom pa­
ñada de la ju sticia y por m edios honrados, es por siem pre durade­
ra; mas si u n hom bre, con ánim o codicioso, la adquiere in ju sta­
m ente y no como es debido o b ien m ediante u n juram ento,
200 violando la ju sticia, al pronto parece obtener una ganancia, pero
al final se convierte en un m al y triunfa la voluntad de los dioses.
H ay algo, sin em bargo, que hace engañarse a los m ortales: los
Felices no castigan siem pre ig u al el pecado: uno paga en su mis-
205 ma persona su m ala acción y no deja suspendido sobre sus hijos
el in fo rtu n io 2, m ientras que a otro no le alcanza porque la m uerte
insaciable se posó prim ero sobre sus párpados, portadora de la
K er3.

N in gú n am igo qu e le q uiera y le sea fiel tiene el desterrado ; y


210 ello es aún m ás am argo que el destierro.

1 Imitación de Solón 1 (y Hesiodo, Trabajos y Días 351); cf. C a r r i è r e , lof, asi


como mis notas a 145-46 y a Solón 1, 7. (Cf. Solón 1, 25 ss.).
2 Contra esta creencia tradicional se rebela Teognis en 731 ss.
3 Cf. vol. I, pág. 136, η. 1.

(1821
ΘΕΟΓΝΙΣ

Οίνον τοί πίνειν πουλυν κακόν · ήν δέ τις αυτο’ν


πίνη έπισταμένως, où κακο'ς, άλλ’ αγαθο'ς.

Θυμέ, φίλους κάτα πάντας έπίστρεφε ποικίλον ήθος,


οργήν συμμίσγων ήντιν’ έκαστος έχει.
Πουλύπου οργήν ?σχε πολύπλοκου, δς ποτί πέτρη 215
τή προσομιλήσει τοιος ϊδείν έφάνη ·
νϋν μέν τήδ’ έφέπου, τοτε δ’ αλλοιος χρδα γίνου.
Κρέσσων τοι σοφίη γίνεται άτροπίης.

Μηδέν άγαν άσχαλλε ταρασσομένων πολιητέων,


Κύρνε, μέσην δ’ ερχευ τήν όδδν, ώσπερ έγώ. 220

211-12 = 509-10 · 213-14 et 217-18 = 1071-74 p au cis uerb is excep tis · 214 =
312 p au lu lu m d eto rtis uerb is · 215 ποτί πέτρη = Od. V 415 · 215-18 Pendet a
Pi. fr. 43 q u i ipse, sic u t etiam S. fr. 286 N .2 Evp . 101 K. et P s .-P hoc. 49, h a u s it ex
carm in e epico ap u d A th . 317 A , A nt.C ar . 25 et Z en. I 24 · 217 -1 8 = 1073-74
p au cis uerb is excep tis · 219 μηδέν άγαν = 335, 401 (u e tu s p rouerbium e s t) ·
220 μέσην — όδον cf. in fra 331

213-16 Resp. ( P s . - P h o c . 4 8 -5 0 ), qui T h e o g n i d i s consilio aduersatur · 215-16


T A th . 317 A et 513 D P l v . A m ic.m u lt. 234 f, Q u a est.n a t. 916 c et S o llert.a nim .
968e S c h .L v c . Salt. 67 Resp. C le m . A l . Paed. III 75, 3 I v l . M is. 3 49 d Parodia
ap. ( P h i l o s t r . K S 1, 5 ) Contra ( P s . - P h o c . 4 9 ) · 215 π ο λ ύ π ο υ — π ο λ ύ π λ ο κ ο υ T
( D i o g e n i a n . I 23 = A p o s t o l . II 3 9 ) · π ο λ υπ λ ό χ ο υ T ( H s c h . s. u.)

211 οίνον τοι πίνειν πουλυν (πολυν A O u r )] οίνος πινόμενος πουλίις [u. 509 · 212
χαχος . . . αγαθός] χαχόν . . . ¿γαθάν 510 testes · 213 θυμέ Α : Κύρνε cett. · 214
ήντιν’ — έχει] ον — εχειν i · 215 Πουλύπου (-ον i) οργήν ίσχε πολυπλο'χου (-αμου *™)]
πολύποδος νόον ισχε πολύχρονος (πολυχρόοο 968 Ε 916 C) P l v . πολύποδος πολυχρόου
νόον έ'σχε D io g e n ia n . · 216 προσομιλήσει]-η g Α τη . περ όμιλήση P l v . · 217 !<ρέ-
που . . . γίνου] Ιφέπευ . . . γίνευ H iller-Crusius · 218 χρέσσων Α : χραιπνόν cett.
219 μηδέν Α : μήδ’ cett. · πολιητέων Α : πολιηταων Ο πολιητ&ν rec. · 220
Ιρχευ Α : ερχου pier. codd.

1183]
TEOGNIS

Es p erju d icial beber m ucho v in o ; pero si uno lo bebe sabiendo


hacerlo, no es p erjud icial, sino b u en o 1.

Corazón m ío 2, m uda tu s cam biables m aneras en consonancia


con cada uno de tus am igos, afectando los sentim ientos que cada
215 uno tiene. A própiate la m anera de ser del pulpo retorcido, que se
m uestra sem ejante a la roca a que está adh erido ; acom ódate
ahora a un a y m uda luego el color3. La h ab ilid ad es preferible a
la intran sigen cia.

No te atorm entes dem asiado4 cuando los ciudadanos están


220 alborotados, oh C irno; m archa como yo por el cam ino del medio.

1 Igual pensamiento en P aniasls fr. 13.


2 Es la forma más antigua del monólogo, aún disfrazado de diálogo, que y a
aparece en la Odisea, donde Odiseo se dirige a su κραδίη o corazón (X X 18 etc.) y
no a su θυμός o espíritu, que aquí traduzco tam bién por corazón. Cf. Arquíloco 211,
Teognis 695, 877 y 1029, Píndaro, O lím p ica s 2, 29, Eurípides, M e d e a 1056 etc.
' El pasaje aquí imitado por Teognis ( ? ) pertenece al poema cíclico «La
Tebaida» y recoge el consejo de Amfiarao a su hijo Amfíloco cuando éste partió
para Tebas (se reconstruye por Ateneo 317 A y Antigono de Caristo 25 + Zenobio
I 2 4 = Diogenlano I 23; cf. B e r g k ad loe. y P o w e l l , C ollectanea A lexandrina 2 4 6 ):
«Procediendo según la costumbre del pólipo, oh héroe Amftloco, adáptate a los
hombres a cuyo país llegues; sé distinto según las ocasiones y acomódate al lugar en
que estés». No h ay duda de que el consejo se avenía bien a la manera de ser griega;
cf. las Imitaciones recogidas en el Ap. de Referencias, de las cuales creo que la de
Píndaro es la fuente inm ediata a la nuestra. A l texto del poema que dan nuestros
m anuscritos debió de preceder otro, en el que los vv. 215-16 presentaban el transm i­
tido por Plutarco y 213-14 y 217-18, el de la lectio altera 1071-74. Esta lectio a ltera
representa, a mi ver, una m utilación de dicho texto primitivo. Cf. más detalles en mi
artículo El p o e m a d e l p u lp o y los orí g e n e s d e la C olección T eo g n íd e a , Emérita 26 ( ’5 8 )
1- 10 .
* El célebre μηδέν αγαν «nada en exceso», que Teognis incorpora a sus Elegías
aquí y en 335, 401 y 666, es atribuido por C ritias, fr. 5 y A ristóteles, R etórica
1389b a Qullón, uno de los Siete Sabios. Teognis y Píndaro (fr. 216) son los
autores en quienes primero aparece.

[183]
ΘΕΟΓΝΙΣ

"Οστις τοι δοκέει τον πλησίον ιδμεναί ούόέν,


ά λλ’ αυτός μ,οϋνος ποικίλα δήνε’ εχειν,
κείνος γ ’ αφρων έστί, νοου βεβλαμμενος έσ9·λοο.
νΙσως γάρ χάντες ποικίλ’ έπιστάμεθα,
άλλ’ ό μέν οΰκ έ&έλει κακοκερδείησιν εχεσθαι, 225
τψ δέ δολοχλοκίαι μάλλον άπιστοι άδον.

Πλούτου δ’ οΰδέν τέρμα χεφασμένον άνθρώχοισιν ·


ο'ί γάρ νυν ήμών πλειστον εχουσι βίον,
διχλάσιον σχεύδουσι. Τις αν κορέσειεν αχαντας ;
Χρήματά τοι θνητοΐς γίνεται αφροσύνη · 230
άτη δ’ έξ αύτής αναφαίνεται, ήν οπότε Ζεύς
χέμψη τειρομένοις, άλλοτε άλλος εχει.

Άκροπολις- καί χύργος έών κενεόφρονι δήμψ,


Κόρν’ , ολίγης τιμής εμμορεν έσ&λός άνήρ.

2 2 2 π ο ιχ ίλ α — ε χ ε ιν c f. II. IV 3 6 1 e t H e s . Th. 2 3 6 ή π ια δ ή ν εα οΐδε e t e p it h e t o n π ο ι-


κ ιλ ο μ ή τ η ς · 2 2 3 νόοο β εβ λ α μ μ έ νο ς cf. in f r a 7 0 5 · 2 2 7 - 3 2 S o l. 1 , 7 1 - 7 6 ( 2 2 7
ά ν θ ρ ώ π ο ισ ι : ά νδ ρ ά σ ι χεΐται S o l . 2 2 8 ή μ ώ ν : ή μ έ ω ν S o l. 2 2 9 δ ιπ λ ά σ ιο ν : δ ιπ λ α -
σ ίω ς S o l . 2 3 0 χ ρ ή μ α τ α . . . γ ίν ε τ α ι α φ ρ ο σ ύ νη : χ έρ δ εα . . . ώ π α σ α ν α θ ά ν α τ ο ι S o l .
2 3 1 α υτή ς . . . άηότε : α υ τ ώ ν . . . ό π ό τα ν S o l . 2 3 2 τ ε ιρ ο μ έ ν ο ις : τ ε ισ ο μ έ ν η ν S o l . )
• 2 3 3 χ ενεό φ ρ ο νι δ ή μ φ cf. in f r a 8 4 7 · 2 3 4 ο λ ίγ η ς — εμ μ ο ρ ε cf. 11. I 2 7 8 ό μ ο ίη ς
εμ μ ο ρ ε τ ιμ ή ς Η. Ven. 3 7 μ ε γ ίσ τ η ς τ ’ ε μ μ ο ρ ε τ ιμ ή ς

2 2 1 -2 6 Τ S to b. III 4, 26

2 2 1 ΐδμεναι οΰδέν] έμμεναι ουδέν S t o b . Γδμεναι οόδενός Ο « 2 2 3 γ ’ ] δ’ Ο · βεβλαμ­


μένος] -ou O i χ · 2 2 5 χαχοχερδείησιν r e c . : -íflOi A O u r m · 2 2 6 άπιστοι άδον]
Ix' είσί φίλαι S t o b . · 2 2 8 πλεϊατον] πιστόν Ο · 2 3 2 πέμψίβ A : πέμψει c e t t . ·
άλλοτε re c . : άλλοτε τ’ A Ο

[184]
TEOGNIS

El que cree1 que los dem ás carecen de ingenio y que él solo


es poseedor de pensam ientos astutos, es un estúpido, carente de
b uen sentido. Todos por igu al conocemos m il ardides, pero mien·
225 tras que unos no q u ieren buscarse gan an cias deshonrosas, a otros
les gu stan más las in trigas desleales.

N in gú n lím ite de riqueza h ay fijado para los hom bres; pues


los que de nosotros tienen m ás bienes de fortuna, la buscan con
doble afán : ¿Q u ién sería capaz de saciarlos a todos? Las riquezas
230 traen a los hom bres la locura; de ellas nace el infortunio, que
cuando Z eus en vía a los hom bres para su aflicción, se ceba y a en
éste y a en a q u é l2.

El hom bre de bien, que es la ciudadela y fo rtaleza8 de un


pueblo insensato,, goza de poca estim ación.

1 Parece responder a 213-18 (tra s el inciso de 2 1 9 -2 0), como es frecuente en


nuestra Colección (cf. Introd. pág. 109 y 12 4 -2 5). La idea está también en Sófo­
cles, Antigona 707 ss.
2 Cf. Introd. pág. 97.
3 Cf. nota a Calino 1, 20.

[184]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ούδέν £τι πρέπει ήμιν ατ’ άνδράσι σψζομένοισιν, 235


άλλ’ ώς πάγχυ πο'λει, Κύρνε, άλωσομένη.

Σοί μέν έγώ πτέρ’ εδωκα, σύν ο ί ς έπ’ άπείρονα πόντον


πωτήση καί γην πάσαν άειρο'μενος
ρηϊδίως · θ·οίνης δέ καί είλαπίνησι παρέσση
έν πάσαις, πολλών κείμενος έν στο’μασιν · 240
καί σε σύν αύλίσκοισι λιγυιρθο'γγοις νέοι ανδρες
εύκο'σμως έρατοί καλά ιε καί λιγέα
άσ.ονται. Καί οταν δνοφερής ύπο κεύθεσι γαίης
βής πολυκωκύτους εις Άΐδαο δομους,
ούδέ τοτ’ ούδέ θανών άπολεΐς κλέος, άλλα μελήσεις 245
άφθιτον άνθ-ρώποις αίέν έχων όνομα,
Κύρνε, καθ·’ 'Ελλάδα γην στρωφώμενος ήδ’ άνά νήσους,
ίχθυοεντα περών πο'ντον επ’ άτρύγετον,

237 Ιπ’ — πόντον = II. I 350 · 239/40 Θ-οίνης . . . πάσαις cf. II. X 217 αίεί 8’ Ιν
δαίτγρ χαί είλαπίν^σι πορέσται · 243/44 cf. X X II 482 -8 3 vüv . . . Άίδαο δόμους υπό
χεόβεσι γαίης ερχεαι · 243 δνοφερής . . . γαίης cf. H e s . Th. 736 γής δνοφερής ·
υτο — γαίης = H e s . Th. 300 · 245 ουδέ 0-ανών άπολεΐς χλέος cf. Od. X X IV 93 o.
0-. δνομ’ ώλεσας · 248 ίχθυόεντα . . . πόντον cf. II. IX 4 πόντον ίχθ-υόεντα · πόντον
επ’ άτρύγετον = Od. II 370

235 ουδέν ετι πρέπει A hrens Sltzler : ουδέν επιπρέπει Bergk ούδέ τ ’ επιπρέπει i ου­
δέν Ιπιτρέπει A ούδ’ ετι πρέπει x ουδέ τι πρέπει O ur ούδ’ ετι γε πρέπει rec. pleri-
que * 236 ά. ώς π. π., Κ., άλ. A : άλύειν, Κύρν’, ώς (ιύσπερ i) πόλε’ άλωσομένγ) cett.
• 238 ποτήση rec. : ποτήσει A Ο · καί Bergk : χατά codd. · Γειρόμενος A rec.
: άειράμενος Ο · 239 β-οίνίβς A Ο] βοίναις rec. < 240 στόμασιν] -τι i · 241 λιγυφ-
θόγγοις] -οισι A e l - 243 δνοφερής A Ο e : δνοφεροΓς cett. · χεύθεσι A : χεύθμασι
rec. χευθ-μώσι O · 245 ουδέ τότ’ Bergk : οόδέποτ’ codd. · άλλά μελήσεις A : ουδέ
τελήσεις Ο ουδέ γε (om. u r ) λήσεις rec. · 247 -5 0 ante 239 transposuit Hudson-
W llliam s

¡18 5 ]
TEOGNIS

235 En nada somos y a sem ejantes a hom bres seguros de la vid a,


sino a una ciudad que va a ser tom ada al asalto.

A las te he d ad o 1 con las cuales te elevarás y volarás con faci­


lid ad sobre la mar sin lím ites y sobre la tierra toda; estarás pre-
24Q sente en todos los banquetes y alegres festines en boca de num e­
rosos co m en sales2; acom pañados por las agudas flautas, herm osos
jóv en es te celebrarán con bellos cantos sin perder su com postura.
Y cuando en las entrañas de la tierra som bría llegues a las m ora­
das de H ades pobladas de gem idos, n i entonces siq u iera, al m orir,
245 perderás tu gloria, sino que serás recordado entre los hom bres,
poseedor de un nombre in m o rtal3, oh C irno, recorriendo la tierra
de G recia y sus islas —cruzando el m ar estéril, poblado de p eces—,

I Esta elegía, considerada por muchos (cf. W i l a m o w i t z , Sappho un d Semonides


287, H u d s o n - W i l l i a m s 76 ss., J a c o b y 155 ss., etc.) como el epílogo del «Libro de
C irno·, ha demostrado bien K r o l l 151 ss. que es un poema erótico; esa es su
originalidad frente a otras promesas de inm ortalidad como la de Píndaro, Olím­
p ica s 9, 21 ss. Esto y el final 25 3 -54 (que F r i e d l à n d e r y S i t z l e r han querido
Injustamente elim in ar) demuestra que la función de epílogo no es original, aun­
que bien hubiera podido dársela Teognis al publicar sus poemas. En todo caso, los
argumentos de K r o l l 15 ss., C a r r i è r e 102 ss. ( y en otros lugares), etc. para
negar su autenticidad teognídea, me parecen deleznables : aunque hubiera im ita­
ción de la lírica ( y ello no es seguro), la fecha que damos a Teognis la admite
perfectamente. Cf. argumentos positivos en P e r r o t t a , Athenaeum N . S. 16 ( ’ 3 8 )
213 ss., B i e l o h l a w e k , Hyp. un d Gnome 49 ss. y M e a u t i s , REA 52 ( ’ 50) 11 ss.
¿Q uién iba a componer un canto de amor a Cirno si no Teognis?
II Recuérdese que es en el banquete donde preferentemente se cantaba la ele­
gia, que se acompañaba con la flauta. El argumento de Kroll y Carrière según el
cual la cita de los αόλίσχοι o «flauta pequeña· llevaba la elegía al s. V, no tiene
valor (cf. P e p in , REA 54 ( ’ 5 0 ) 107).
3 Posible im itación de Odisea X X IV 93 -9 4 (Agam enón hablando de Aqui-
les). Pero ahora no se trata ya de la gloria guerrera, sino de la conferida por la
poesía (cf. Safo 58).

1185]
ΘΕΟΓΝΙΣ

ούχ ίππων νώτοισιν έφήμενος, αλλά σε πέμψει


αγλαά Μουσάων δώρα ΐοστεφάνων · 250
πασι δ’ οσοισι μέμηλε καί Ισσομένοισιν άοιδή
ίσση όμως, όφρ’ αν γη τε καί ήέλιος.
Αΰτάρ έγών ολίγης παρά σεΰ ου τυγχάνω αίδοϋς,
άλλ’ ώσπερ μικρόν παΐδα λόγοις μ’ άπατας.

Κάλλιστον τό δικαιότατον, λφστον δ’ ΰγιαίνειν, 255


πράγμα δέ τερπνότατον, τοϋ τις έρφ, τό τυχεΐν.

"Ιππος εγώ καλή καί άεθ-λίη, άλλά κάκιστον


ανδρα φέρω, καί μοι τοϋτ’ άνιηρότατον ·
πολλάκι δ’ ήμέλλησα διαρρήξασα χαλινόν
φεύγεν, άπωσαμένη τον κακόν ήνίοχον. 260

Οδ μοι πίνεται οίνος, έπεί παρά παιδί τερείνγ]


άλλος άνήρ κατέχει πολλόν έμοϋ κακιών *

250 άγλαά . . . δώρα = II, I 213 etc. cf. S o l. 1, 51 et infra 1304 = 1322 = 1383
• 251/52 έσσομένοισι— Ισσβ cf. Od. VIII 580 ίνα η σι xa! Ισσομένοισιν «oiSyj ·
252 γ ή — ήέλιος = II. X IX 259 · 253 ολίγες — αίδοϋς cf. infra 1266 αίδοϋς ouSs-
μιής ετοχον · 255 - 56 = epigramma in Latonae aede in Delo I n s u la apud A r i s t .
EN 1099 a et EE 1214 a, quod im itatur S . fr. 329 N .9 · 258 τοϋτ’ άνιηρότατον =
124

255-56 T S t o b . IV 39, 8

249 ouyj ouS’ W ilam o w itz · 251 π δ α ι δ’ οσ οισ ι Lachmann : π α σ ι δ ιά ς ο ίσ ι A οία ι


Ο π δ σ ιν γ ά ρ οίσι rec. · 252 ο φ ρ ’ α ν] ό φ ρ ’ ά ν 7¡ Bergk ■ 255 λ φ σ τ ο ν δ’] pqraxov δ’
Ισ& ’ S t o b . · 256 π ρ ά γ μ α δέ τ ε ρ π ν ό τ α τ ο ν ] η δ ισ το ν δε π έ φ υ χ ’ A r i s t . 1 π α 'ν τ ω ν δ’ η δ ι-
σ το ν A r i s t . 2 η δ ισ το ν δ έ τ ο χ ε ϊν S t o b . · το ϋ A : οδ cett. A r i s t . ώ ν S to b . - τ ις
ipif, το τ ο χ ε ϊν ] τ ι ς ε χ α σ τ ο ς ε ρ α S t o b . · 257-60 et 2 6 1 -6 6 Cleobulo uel Cleobullnae
tribu it H artung · 258 ά ν ιη ρ ό τ α τ ο ν ] ά ν ια ρ ό τ α τ ο ν b c f g m · 260 φ ε ό γ ε ν Bergk :
φ ε ό γ ε ιν codd. · ά π ω σ α μ έ ν η A O : ώ σ α μ έ ν η rec.

[1 86 ]
TEOGNIS

250 no sobre el lomo de los caballos: los herm osos dones de las M usas
coronadas de violetas serán quien es te lle v e n ; pues serás m ateria
de cantos para todos los que las am an —incluso para los ven id e­
ros, en ig u al m ed id a—, m ientras existan la tierra y el sol. Pero yo
no encuentro en ti un poco de consideración, sino que me engañas
con palabras como a un niño pequeño.
255 Lo más hermoso es la ju sticia, lo m ás preciado la salud, y lo
m ás agradable, el lograr lo que uno d ese a1.

S o y una yeg u a b o n ita2 y ganadora de prem ios, pero llevo un


m al jin ete y esto es para m í lo más insoportable; m uchas veces he
estado a punto de h u ir rom piendo el freno, lanzando al suelo a
260 m i m al jin ete.

No beben el vino de m í8, pues en casa de la herm osa n iñ a lo


guard a otro hombre m u y inferior a m í; de m í beben agua fresca en

1 El dístico reproduce el famoso epigrama de Délos y no viceversa (c o m o


quiere H i g h b a r g e r , TA PhA 6 8 ( ’ 3 7 ) 8 8 s s .); pero y a Estobeo lo da c o m o d e
Teognfs. Cf. el Escolio Ático 7, en que se coloca en primer término la salud.
a El enigma 257-60, que con el siguiente atribuyó H artung a Cleóbulo o
Cleobullna, tiene sentido erótico; la misma comparación la aplica a h amada
Anacreonte 88 (πώλε ΰ-ρψ.ίη) y el mismo Teognis 1249 y 1267 compara al amante
c o n el caballo. C a r r i è r e 104 cree que h ay que buscar la explicación en algún
recuerdo mitológico o épico, lo que es innecesario; en REG 67 ( ’5 4) 50 la abando­
na, al tiempo que critica justam ente la interpretación de C a t a u d e l l a , SG ( ’5 0)
193, que cree ver aquí una alusión a la dualidad alma/cuerpo.
8 Este enigma es posiblemente el más difícil de Teognis. La Interpretación de
Carrière es, me parece, la preferible : habla una hldria o cántaro para el agua, pero
que a veces se utilizaba tam bién para el vino y que ahora ha quedado reservada
al o f ic io de traer agua de la fuente, habiendo sido su stituid a para contener el vino
por un recipiente más basto que ella. El tono equívocamente erótico ha engañado

[186]
ΘΕ0ΓΝ1Σ

φυχρο'ν (toi παρά t^âs φίλοι πίνουσι τοκήες,


ώ ς θαμά θ ’ υδρεύει καί με γοώσα φέρε! ·
Ινθα μέσην περί παίδα βαλών άγκών’ Ιφίλησα 265
δειρήν, ή δέ τέρεν φθέγγετ’ άπό στόματός.

Γνω τή Tot πενίη γε καί άλλοτρίη περ έοΰσα ·


ουτε γάρ εις άγορήν Ιρχεται oôts δίκας ·
πάντη γάρ τοδλασσον έχ ε ι, πάντη δ’ Ιπίμυκτος,
π ά ν τ η δ ’ έ χ θ ρ ή ό μ ώ ς γ ίν ε τ α ι £ νθα π ε ρ ή . 270

"Ίσως τοι τά μεν άλλα θεοί θνητοίς άνθρώποις


γήρας τ ’ οΰλόμενον και νεότητ’ Ιδοσαν ·
τών πάντων δέ κάκιστον έν άνθρώποις, θανάτου τε
καί πασέων νούσων εστί πονηροτατον ·
παιδας έπεί θρέφαιο καί αρμενα πάντα παράσχοις, 275
χρήματα δ’ έγκαταθ^ς πολλ’ άνιηρά παθών,
τόν πατέρ’ έχθαίρουσι, καταρώνται δ’ άπολέσθαι,
καί στυγέουσ’ ώσπερ πτωχόν έσερχο'μενον.

Είκός τόν κακόν ανδρα κακώς τά δίκαια νομίζειν,


μ η δ ε μ ία ν κ α τ ό π ισ θ ’ ά ζ ό μ ε ν ο ν ν έ μ ε σ ιν ■ 280

268 cf. Od. X V 407 πενίη S’ οί> ποτε δήμον εσέρχεται · 272 γ^ρας τ ’ οϋλο'μενον
καί = 768, cf. Η. Ven. 244-46 γήρας . . . οΰλόμενον et infra 5 2 7 ,1 0 1 1 ,1 0 2 1 · 275
άρμενα — παράσχοις cf. infra 695 παρασχεϊν άρμενα πάντα H es . Th. 639 παρέσχεθεν
άρμενα πα'ντα Sc. 84 άρμενα πάντα παρεΐχον · 280 cf. Od. X X l l 40 οίτε τιν’ ανθρώ­
πων νεμεσιν κατόπισθεν εσεσθαι

263 τοχήες] -ους i · 264 ώς θαμά θ ’ rec. plertque : ώς θάμα δ’ x ur ώσθαμ« A


Ο ώσθ’ ά'μα edd. plerique · 265 περί A : χαρά cett. · βαλών Hermann : λαβών
codd. · 267 γε Bekker : τε A om. cett. ■ 269 Ιπίμυκτος A : επίμικτος rec. επί-
μικτον O · 270 εχθρή A : Ιχ&ρα cett. · 272 καί] κάν A · 273 δέ] V 8 Schneider
• 276 εγχαταθ^ς] χαταθ^ς Bergk · 278 έσερχόμενον A : Ιπερχόμενον cett. · 279
κακώς (κακώ Α ) τά δίκαια] τά δίκαια κακώς i · 280 κατόπισθ’ A : κατόπιν cett.

[1 87 ]
TEOGNIS

s u c a s a s u s p a d r e s q u e r id o s , p u e s c o n fr e c u e n c ia v a a la fu e n te y
m e l l e v a l a m e n t á n d o s e : e n t o n c e s c i ñ o m i b r a z o a l a c i n t u r a d e la
265 m u c h a c h a y le b e s o e l c u e l l o , y e l l a d e j a e s c a p a r l e v e s q u e j a s d e
s u b o ca.

Es fácil reconocer la pobreza, au n siendo ajena, p ues no v a a


la plaza p úb lica n i a los trib u n ales; en todos los sitios lleva la
peor parte, en todos los sitios es ultrajada, y en todos los lugares
270 en que esté, es odiada igualm ente.

Los d io ses1 h an dado a los hom bres las dem ás cosas por ig u a l:
así, la vejez funesta y la ju v e n tu d ; pero la peor de todas las que
sufren los hombres y que es más lastim osa q u e la m uerte y todas
275 las enferm edades, es que después que crías a tus hijos y les
resuelves todas las dificultades , después que con m uchos trabajos
acum ulas riquezas para ellos, odien a su padre, deseen su m uerte
y le aborrezcan igu al que a un m endigo que llam a a su p u e rta2.

Es n atu ral que un m alvado u se torcidam ente de las cosas


280 ju stas sin tem er n in gú n castigo divin o para d esp ués; pues a un

a los intérpretes; cf. por ejemplo A l l e n , C lassQ uart 24 ( ’ 3 0) 188 y C a t a u d e l l a ,


SG ( ’ 50) 194. El «brazo· es la correa con que se sujeta la hldria al hombro de la
joven. Las correcciones propuestas al texto son innum erables. La sintaxis griega
permite decir «otro hombre» aunque la hidria sea un femenino (o neutro, cf.
υδρείον). No creo acertada la nueva interpretación de G a r z y a , RFIC 34 ( ’5 6)
164-72.
1 La pintura de la baja moral contemporánea se inspira (desde 271), aunque
no literalm ente, en las profecías de Hesíodo, Trabajos y Días 182-86, como vió
P o h l e n z , Gnomon 14 ( ’ 3 8 ) 121. Las rem iniscencias hesiódicas e incluso el orden
(aproxim ado) de los temas continúan hasta 314 (cf, P e r e t t i 271-73).
2 Cf. 821-22.

[1 8 7 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

δειλψ γάρ τ ’ άπάλαμνα βροτώ πάρα πόλλ’ άνελέσθαι


πάρ ποδο'ς, ήγεΐσθαί θ ’ ώς καλά πάντα τιθεΐ.

’Α στώ ν μηδενί πιστός έών πο'δα τώνδε προ'βαινε,


μ ή θ ’ ορκψ πίσονος μήτε ιριλημοσύνη,
μηδ’ εί Ζην’ έθέλη παρέχειν βασιλήα μέγιστον 285
εγγυον άθανάτων, πιστά τιθείν ΙΘ-έλων.

Έ ν γάρ τοι πο’λει ώδε κακοψο'γψ άνδάνει ούδέν,


ώς δέ το σ φ ζ εσ θ α ι πολλοί άνολβο'τεροι.

Νΰν δέ τά τών άγαθών κακά γίνεται εσθλά κακοϊσιν ·


ά ν δ ρ ώ ν ή γ έ ο ν τ α ι δ ’ έ κ τ ρ α π έ λ ο ισ ι νο'μ οις · 290
α ιδ ώ ς μ έ ν γ ά ρ ο λ ω λ ε ν , ά ν α ιδ ε ίη δέ κ α ί δ β ρ ις
ν ικ ή σ α σ α δ ίκ η ν γ η ν κ α τ ά π ά σ α ν ε χ ε ι.

Ουδέ λέων αίεί κρέα δαίνυται, άλλά μιν εμπης


καί κρατερο'ν περ έο'νθ’ αίρει άμηχανίη.

Κ ω τ ίλ φ άνθρώ πψ σιγ«ν χαλεπώτατον άχθος, 295


φθεγγο'μενος δ’ άδής οίσι παρή μελετά,
έχθαίρουσι δέ πάντες, άναγκαίη δ’ έπίμειξις
άνδρος τοιοότου συμποσίψ τελεθεί.

289 Ισθλά xaxofotv = H e s. Op. 179 · 292 cf. C aixin . 1, 4 πόλεμος γαίαν άπασαν εχει
• 293 χρέα ίαίνυται cf. Od. X II 30 δαινόμενοι χρέα · 294 χαί χρατερόν περ εόνθ’
cf. Η. M erc. 386 · 295 χαλεπώτατον άχθος = 1384

283 τώνδε H erm ann : τόνδε codd. · 285 ! Βέλη Α : εθέλει cett. · 288 ώς δε το
σώζεσθαι tem ptaui : ώστε το σψζεσ&αι Carrière άστε δέ σψζεσθαι Schm idt Hud
son-W llU am s άαδετο σωσαιεΐ (s ic ) Α ώς δέ το σώσαι o! cett. · 290 άνδρών,
ήγέοντκι edd. : άνδρώηγέονται Α άνδρών γίνονται cett. · νόμοις Α : νόμος cett. ·
292 γήν] γαν i · 294 αίρει O rec. : οίρει Α · 296 άδής Carrière : άδαής codd.
άδδής Bergk · μελετά] πέλεται Cam erarius · 297 πάντες] πάντας A e · έπίμειξις
correxi : επίμιξις codd.

[1 88 ]
TEOGNIS

m iserable le es hacedero acum ular a su paso acciones crim in ales y


creer que todo lo que hace es honorable.

No des un paso fiándote de ningu no de nuestros conciudada­


n o s; no confíes en su juram ento n i en su afecto au n que q u iera
285 poner como garante a Z eus, el suprem o re y de los inm ortales,
para darte seguridad.

En una ciudad tan m urm uradora como ésta, no h a y nada que


guste, y así, muchos no tien en la suerte suficiente para quedar
a salvo.

A hora los infortunios de los hom bres de bien son triunfos de


290 la gente v il, y se gobierna a los hom bres conforme a las leyes
contrarias al b uen orden de las cosas : la honradez ha desaparecido,
m ientras que la desvergüenza y el desenfreno, triunfadores de la
ju sticia, se h an adueñado de la tierra to d a1.

Tam poco el león come siem pre carne, sino que tam bién a él,
a pesar de su fuerza, le llega la hora de la im po ten cia2.

295 Para u n ch arlatán el silencio es la carga m ás pesada, y cuando


habla, es para los circunstan tes un hom bre m olesto 8 que declam a
su d iscu rso ; todos le detestan, pero en un b anquete es inevitab le
altern ar con un hom bre así.

1 Cf. 647-48.
2 A lusión probable a la fábula del epodo IV de Arquíloco.
3 Sobre ά δ ή ς cf. C a r r i e r e , REG 67 ( ’ 54) 52.

[188]
ΘΕΟΓΝΙΪ

Ούδείς λ·β φίλος είναι έπήν κακόν άνδρί γένηται,


ο ύδ ’ ω χ ’ έκ γαστρο'ς, Κύρνε, μιας γεγονίβ. 300

Πικρός καί γλυκύς ισθ-t καί άρπαλέος καί απηνής


λάτρισι καί δμωσίν γείτοσί τ ’ άγχιθύροις.

Ού χρή κιγκλίζειν άγαθ-όν βίον, ά λ λ ’ άτρεμίζειν,


τόν δε κακόν κινεΐν Ισχ’ αν ές ορθά λάβης.

Τοί κακοί ού πάντες κακοί εκ γαστρός γεγονασιν, 305


ά λ λ ’ ανδρεσσι κακοΐς συνθέμενοι φ ιλίην
εργα τε δείλ’ Ιμα&ον καί Ιχη δύσφημα καί ύβριν,
έλχο'μενοι κείνους πάντα λέγειν ετυμα.

Έ ν μεν συσσίτοισιν άνήρ χεπνυμένος ε?η,


πάντα δέ μιν λήθ-ειν ώς άχεο'ντα δοκοί · 310
εις δέ φέροι τά γελοία ■ θ-ύρηφι δέ καρτεράς εΓη
γινώσκων οργήν ή ν τιν’ έκαστος έχει.

Έ ν μέν μαηιομένοις μάλα μαίνομαι, έν δέ δικαίοις


πάντων άνθ-ρώπο^ν είμί δικαιο'τατος.

301 = 1 3 5 3 ( s e d ε σ τ ι) · 311 ε ις δ έ φέροι τά γελοία c f. A. Ο χ.Pap. 2 16 1 col II14


s . π α ρ έ ξ ε ι . . . τ ά γ ε λ ο ία · 312 c f. in f r a 2 1 4 E v e n . f r . 3 ο ρ θ ώ ς γ ι γ ν ώ σ κ ε ι ν ο ίο ς έ κ α σ ­
τος άνήρ · 313 c f. Schol.At. 1 9 , 2 σ υ ν μ ο ι μ α ιν ο μ έ ν ψ μ α ίν ε ο , σ υ ν σ ώ φ ρ ο ν ι σ ω φ ρ ό ν ε :
• 314 c f . S o l . 9 , 2 π ά ν τ ω ν Ι σ τ ί δ ικ α ιό τ α τ η

299 ουδείς λή A : οΰδ’ Ιθέλει rec. ούδέ θέλει Ο · 300 οΰδ’ ωκ’ A interpretatus
est Bergk : ουδ’ rjv cett. * 301 άρπαλέος] άργαλέος i · 302 λα'τρισι A rec. : λάτροισι
O b c f g · 304 κινεϊν] κριεϊν i · 305 τοί A : o! rec. · πάντες A : πάντως rec. ·
305 συνδέμενοι φιλίην] -ναι . . . -αν i · 309 είη Hermann : είναι A ί’σ&ι cett. ·
310 δοκοί Geel : δόκει codd. · 311 φέροι A κ : φέρει cett. · είή A : είναι i είης
cett. · 312 οργήν] om. χ γνώμην x2slt

[ 189]
TEOGNIS

N adie quiere ser amigo de aq u el a quien sucede una d esg racia1,


300 n i siq u iera el que ha nacido, oh C irno, del mism o vien tre que él.

Sé am argo y dulce, am able y severo para tus criados, esclavos


y vecinos.

No se debe cam biar el curso de una v id a honrada, sino co nti­


n u arla siem pre ig u al y , en cam bio, m odificar una m ala vida hasta
enderezarla.

305 Los m alo s2 no h an nacido todos malos del vien tre de su


m adre, sino que haciendo am istad con los m alos aprendieron accio­
nes v iles, palabras blasfem as y el desenfreno, por creer que aq u e­
llos decían siem pre la verdad.

U n hombre debe ser prudente en medio de los com ensales y


310 dar la im presión de que todo le pasa tan inadvertido como si
estuviera au sen te; cuente histo rias d iv ertid as; pero, al salir, reco­
bre su seriedad, ahora que y a conoce qué carácter tien e cada u n o 3.

Entre los locos so y m u y loco, pero entre los justos so y el m ás


ju sto de los hom bres'1. í1· , ' ·

1 Cf. 697-98, 857-60 y 929-30, donde se desarrolla este pensamiento, repetido


en varios autores y que Ovidio, Tristes I 9, 5 acuñó definitivam ente en sus cono­
cidos versos: Donec eris sospes, multos num erabis a m ico s /tempora si fu e rin t nubila,
solus eris.
2 Cf. nota al v. 35. Nótese la distancia que aún queda hasta el tema del v illa ­
no de nobles sentim ientos (en Eurípides, Electra 367 ss.).
3 A l sa lir del banquete se recuerdan y utilizan los descubrimientos que se
han hecho allí sobre el carácter de cada uno, tal como lo descubre el vino (cf. v.
500 y nota). Falta el comienzo del poema.
* Se refiere también a la conducta en el· banquete. Cf. el Aparato de Referen­
cias y el eco lejano en el horaciano d ulce est desipere in loco ( Odas IV 12, 28).

[189]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Πολλοί τοι πλουτοΰσι κακοί, αγαθοί δέ πένονται ■ 315


ά λ λ ’ ημ είς τούτοις οΰ διαμειψο'μεθα
τή ς αρετής τόν πλούτον, επεί τό μέν έμπεδον αίεί,
χρήματα δ’ ανθρώπων άλλοτε άλλος έχει.

Κόρν’ , αγαθός μέν άνήρ γνώμην έχει εμπεδον αίεί,


τολμόί. δ’ έν τε κακοϊς κείμενος εν τ ’ άγαθοίς · 320
εί δέ θεός κακφ άνδρί βίον και πλούτον οπάσση,
άφραίνων κακίην ού δύναται κατέχειν.

Μ ήποτ’ έπ'ι σμικρα προφάσει φίλον άνδρ’ άπολέσσαι


πειθόμενος χαλεπή, Κόρνε, διαιβολίη.
Εϊ τις άμαρτωλήσι φίλω ν επί παντί χολψτο, 325
ο’ό ποτ’ αν άλλήλοις άρθμιοι ούδέ φίλοι
εΐεν. Ά μ α ρ τω λα ί γάρ εν άνθρώποισιν επονται
θνητοΐς, Κύρνε · θεοί δ’ ούκ έθελουσι φέρειν.

Κ αί βραδύς εοβοολος εί λεν ταχύν ανδρα διώκων,


Κύρνε, σύν ίθείη θεώ ν δίκη άθανάτων. 330

315-18 = S o l . 4, 9-12 (315 τοι : γάρ S o l . 316 τούτοις : αύτοϊσ’ S o l . 317 αίεί :
εστιν S o l o n i s lib ri aliq uo t) « 326 άρθμιοι ουδέ φίλοι cf. infra 1312 ■ 330 ίθείη . . .
δίκγ) cf. H e s . Th. 86 Op. 36 H. Cer. 152 ίθείησι δίκησιν

315-18 T h e o g n i d i tribuit S t o b . III 1, 8 · 319-22 T S t o b . III 37, 3

315 πλοοτοΟσι κακοί] κακοί πλοοτοΰσι i · 318 άλλοτε O rec. S t o b . : άλλοτε τ ’ A ·


320 κακοϊς . . . άγαθοϊς] άγαθοϊς . . . κακοϊς rec. S t o b . · 321 κακφ] κακή i · όπάσση
Α : όπάση S t o b a e i S Μ οπάασει O rec. plerique οπάσει S t o b a e i Α όπάσσα i ·
322 κακίην] βίοτον S t o b . · 323 άπολέσσαι Α : άπολέσσης cett. · 324 διαιβολίη Α :
διαβολίη cett. · 325 άμαρτωλήσι] άμαρτωλοϊσι O i · 327 εν] επ’ Bergk αμ’ Empe-
rius · 330 ίθείη Bergk : εόθείη O rec. εί&είη Α

[190]
TEOGNIS

315 H ay m uchos m alvados que son ricos m ientras los buenos son
pobres; pero nosotros no les cam biarem os n uestra v irtu d por su
riqueza, porque la prim era dura siem pre m ientras que los bienes
de fortuna los posee ora uno, ora o tro 1.

C irno, un hombre de bien tiene siem pre una m ism a m anera


320 de p en sar y es valiente tanto cuando está sum ido en la desgracia
como en la prosperidad; m ientras que si la d iv in id ad da recursos
y riqu eza a un m alvado, desvaría y no puede dom inar su m a ld ad 2.

Jam ás pierdas un amigo por u n pequeño pretexto, prestando


325 oído, oh C irno, a una m ala calum n ia. S i uno se encolerizase en
todas las ocasiones por las faltas de los am igos, los hom bres no
estarían nun ca concordes y am igos entre s í; pues las im perfeccio­
nes, oh C irno, son n aturales a los hom bres; sólo los dioses no
qu ieren sufrirlas.

U n hom bre lento y prudente alcanza a la carrera a otro v e lo z 8,


330 oh C irno, si le acom paña la recta ju stic ia de los inm ortales.

1 Frente a esta idea de Solón (cf. nota a 4, 12), repetida en otros pasajes,
h ay muchos en que Teognis no se resigna a la separación entre riqueza y άρετή: cf.
523-21, 683 ss., 1061 ss„ 1117-18, etc.
2 La exhortación a mantenerse firme ante los males (cf. nota a 355) se con­
vierte aqui en una doctrina: el «bueno· (no b le) posee esta virtud y el «malo» no
(cf. 393-98 etc.).
3 Inspirado seguramente en Odisea VIII 329 e Iliada X XIII 754 ss.

[1 90 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

"Ησυχος, ώσπερ εγώ, μέσσην όδόν ίρχεο ποσσίν,


μηδ’ έτέροισι δίδου, Κύρνε, τα τών ετέρων.

Ούκ εστιν φεύγοντι φίλος καί πιστός έταΐρος · 332a

τής δέ φυγής έστιν τοϋτ’ άνιηρότατον. b

Μήποτε φεύγοντ’ ανδρα έπ’ έλπίδι, Κύρνε, φιλή σ η ς ·


ούδε γάρ οΐκαδε βας γίνεται αύτός ίτ ι.

Μηδέν άγαν σπεύδειν · πάντοιν μέσ’ άριστα · καί ούτως, 335


Κ ύρν’ , εξεις αρετήν, ήντε λαβειν χαλεπόν.

Ζεύς μοι τώ ν τε φίλω ν δοίη τίσιν οι με φιλεϋσιν,


τών τ ’ εχθρών μειζον, Κύρνε, δυνησόμενον ·
χούτως αν δοκέοιμι μετ’ ανθρώπων θεός είναι,
εί μ’ άποτεισάμενον μοίρα κίχη θανάτου. 340
Ά λ λ α Ζεϋ τέλεσόν μοι ’ Ολύμπιε καίριον ευχήν,
δός δέ μοι αντί κακών καί τι παθεΐν αγαθόν.
Τ εθναίην δ’ εΐ μή τι κακών άμπαυμα μεριμνέων
εύροίμ,ην, δοίην δ’ άντ’ ανιών ανίας ·
αίσα γάρ ούτως έστί ■ τίσις δ’ ού φαίνεται ήμ ϊν 345

άνδρών ο'ί τάμα χρήματ’ εχουσι βίη

340 μοίρα . . . θανατου = Μ ι μ ν . 6, 2 S o l . 22, 4 T y r t . 5, 5 cf. infra 820 S o l .


19, 18 C a l l i n . 1, 15 S im o n . 135, 2 · 341 cf. Od. X 483 <T> Κίρκη, τέλεσόν μοι
&χόσχεσιν · 342 δός δέ μοι = II. X VI 40 · 343 άμπαυμα μεριμνέων cf. H e s . Th.
55 άμπαυμα τε μερμηράων Β. 5, 7 φρένα άμπαόσας μεριμνάν

331-32 Τ S t o b . I I I 15, 6 · 332 Τ C l e m . - A l . Strom. VI 8 , 1

332 δίδου S t o b . : διδούς codd. · 332 a-b tantum ab A seruantur · 334 αυτός]
αυτός K alinka · 337 δοίη] δώη O · τίσιν om. i · 338 δυνησόμενον] -ψ Schâfer a lii
alia · 339 ανθρώπων] άνθ-ρώποις Brunck · 340 ε ίμ ’ Α : εΐ μή Ο ήν cett. · 341
Ζεϋ] Ζευς c g e f · 343 μεριμνεών A : μεριμνών cett. · 344 δοίην δ’ A e : δοίην τ ’
O i g δοίη τ ’ cett.

[191]
TEOGNIS

T ran q u ilo como yo recorre con tus pies el cam ino de en medio
y no des a unos, oh C irno, lo que es de o tro s1.

No tien e el desterrado n in gú n am igo que le q uiera y le sea


fiel; es esto lo más doloroso del destierro.

Jam ás te hagas amigo de u n desterrado por esperanza del fu tu ­


ro, oh C irn o ; cuando regresa a su patria, y a no es el mismo.

335 No te afanes por nada en exceso: la m oderación es lo m ejo r2.


A sí, oh C irno, lograrás el éxito, cu ya consecución es difícil.

O jalá Z eus me conceda, oh C irno, recom pensar a los am igos


que me q u ieren y tener u n poder m ayor que el de mis en em igo s3;
340 si el destino de la m uerte me alcanza con mis deudas pagadas,
creeré ser un dios entre los hom bres.

C úm plem e, oh Z eus O lím pico, m i ju sta plegaria y concédem e,


a cam bio de los m ales, gozar tam bién de algú n bien. O jalá m uera
si no hallo algú n respiro de m is tristes pensam ientos y no causo
345 dolores a cambio de los míos. Pues tal es mi destino y no se cum ­
ple m i ven gan za sobre los que se h an adueñado de m is bienes

t
1 Cf. 544 ss. y la profesión de neutralidad de Solón 25, 8 -9 etc.
2 Sobre el μ η δ έν ά γ α ν cf. nota a 219. La excelencia del μ έ τρ ο ν, moderación o
medida, la celebran Hesiodo, Trabajos y Días 694, Focilides 12, Pindaro, Istmicas
6, 71, Piticas 11, 52, Esquilo, Euménides 529 etc.; eco suyo es la aurea mediocritas
de Horacio. Recuérdese tam bién el σ π εύ δ ε β ρ α δ έ ω ς «apresúrate con calm a», antigua
m áxim a en Gelio X 11, 5.
8 El v. 338 es d ifícil: h ay que o bien corregir δ υνη σ ό μ ενο ν —y las m últiples
tentativas no satisfacen — o bien entender que va concertado con μ ε (cf. C a r r i è r e ,
REG 67 ( ’ 54), 53). Pero el sentido es claro: es la máxima tradicional griega de
hacer bien a los amigos y m al a los enemigos (cf. Arquíloco 210 y nota). En el
poema siguiente se insiste aún en la idea de la venganza : la imagen del perro
certifica que es obra de Teognis, desterrado de M égara. Cf. también 361-62.

[1 9 1 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

συλήσαντες ■ εγώ δέ κύων έχέρησα χαράδρην


χειμάρρψ χοταμώ χάντ’ αχοσεισάμενος.
Τών είη μέλαν αίμα χιεΐν, εχί τ ’ έσ&λός οροιχο
δαίμων, δς κατ’ έμον νουν τελέσειε τάδε. 350

ΤΑ δειλή χενίη, τί μένεις χρολιχοδσα χαρ’ άλλον


ανδρ’ ίένα ι; μή δή μ’ ούκ έδ-έλοντα φίλει,
ά λλ’ ι9·ι καί δομον άλλον έχοίχεο, μηδέ μεθ·’ ήμέων
αίεί δυστήνου τουδε βίου μέτεχε.

Τολμά, Κύρνε, κακοΐσιν, έχει κεσθλοισιν έχαιρες, 355


εύτέ σε καί τούτων μοΐρ’ έχέβαλλεν έχειν ·
ώς δέ xsp έξ αγαθών έλαβες κακόν, ως δέ καί αδτις
έκδϋναι χειρώ & 80t a t v έχευχομενος ·
μηδέ λιην έπίφαινε · κακόν δέ τε, Κύρν’, έπιψαίνων
χαύρους κηδεμόνας σής κακο'τητος έχεις. 360

’Ανδρος τοι κραδίη μινύθει μέγα χήμα παθοντος,


Κύρν’ , αχοτεινυμένου δ’ αυξεται έξοπίσω.

348 χειμάρρψ ποταμψ cf. II. IV 452 χείμαρροι ποταμοί V 8 7 -8 8 ποταμψ . . . χεί­
μαρροι · 349 τών — πιείν cf. Evh. fr. 387 Ν .2 Ιμπλήσ&ητί μου πίνων χελαινον αίμα
• μέλαν αίμα = Η ομ. passim · 349/50 επί — δαίμων cf. Od. X IV 104 επί δ’
ανέρες έ'σθ-λοι όρονται · 350 cf. II. IX 108 οίί τι χαθ-’ ήμέτερόν γε νόον · 351 α —
τί = 649 · 352 οδχ εθ-έλοντα φίλει cf. 1094 · 355 τόλμα, Κύρνε, χαχοϊσιν cf.
1029 · 358 θ-εοΓσιν επευχόμενος = 944 cf. 1116 · 361 μέγα πήμα = II. III 50

349 ο'ροιτο A : άροιτο cett. · 351 ΤΑ] ώ b e f g m · 352 μή δή μ’ Bekker : τ ί δε


δή μ ’ rec. τ ί δή μ’ Ο μ’ η ν δήν A · 353 ήμ έω ν A : ή μ ώ ν rec. · 355 χίσθ-λοίσι
edd. : χ’ Ισ&λοϊσι A Ο χασδ-λοισι rec. · 356 εδτέ O rec. : οϋτε A · 357 αδτις Ο
rec. : αυδ-ις A · 358 θεοϊσιν O rec. : ô-εοΤς A · 359 τε A : τ ι cett. * 362 άπο-
τεινυμένου D ieh l : άποτινυμένου A x i αποτιννυμένου Ο c g h I η ζ alia alii lib ri

[192]
TEOGNIS

arrancándom elos por la violencia; como un perro he atravesado un


barranco llevándom elo todo la corriente del to rren te1. Séam e dado
beber su negra sangre y ojalá me d irija su m irada algú n num en
350 propicio que lleve a efecto estas cosas conforme a m i deseo.

O h v il pobreza ¿por qué te quedas conmigo y dejas de irte


con otro hom bre? No me am es contra m i v o lu n tad ; vete a v isitar
otra casa y no p articipes co ntinuam ente de m i vida desgraciada.

355 T en v a lo r2, oh C irno, en la desgracia, y a que tam bién te rego­


cijaste con la prosperidad cuando el destino te concedió participar
de e lla ; como después de la felicidad recibiste el infortunio, así
tam bién ahora esfuérzate en salir de éste orando a los dioses ; y no
hagas dem asiada ostentación de él, pues si, oh C irno, dejas v er tu
360 infortunio, tendrás pocos am igos que se tom en intérés por tu m a­
la situ ació n 8.

El corazón de u n hom bre que sufre un gran dolor, se encoge,


oh Cirno, pero cuando toma vengan za, se crece de nuevo.

1 M ás que una alusión a una fábula como cree A l l e n , RevPhilol. 72 ( ’ 4 6 ) 28


ss., h ay aquí una sim ple com paración: Teognis fué desterrado y sus bienes con­
fiscados.
2 Cf. Arquíloco 7 y 211, con mis notas. Probablemente, estos pasajes de A r­
quíloco son la fuente del nuestro. Cf. exhortaciones semejantes en 555-56, 657-58
y Euripides, Troyanas 101 y fr. 98, entre otras citas que pudieran d arse; además,
la nota a 322.
3 Esta últim a idea está también en Píndaro fr. 42 y Eurípides, fr. 463 y 557.

[192]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Εδ κώ τιλλε τον Ιχθρο'ν · οταν δ’ υποχείριος ελθη,


τεισαί μιν, προφασιν μηδεμίαν θέμενος.

“Ισχε νο'ψ, γλώ σσης δε το μείλιχον αίέν έπέστω · 365


δειλών τοι τελεθεί καρδίη οξυτέρη.

Ού δύναμαι γνώναι νο'ον αστών ό'ντιν’ εχουσιν ·


ούτε γάρ εδ ερδων άνδάνω ουτε κακώς ·
μωμεδνται δέ με πολλοί, όμώς κακοί ήδέ και Ισθλοί,
μιμεΐσ&αι δ’ ουδείς τών άσοφων δύναται. * 370

Μη μ ’ άέκοντα βίη κεντών ΰπ’ άμαξαν έλαυνε


εις φιλοτητα λίην, Κύρνε, χροσελκο'μενος.

Ζεϋ φίλε, θα υμ ά ζω σε · συ γάρ πάντεσσιν «νάσσεις


τιμήν αυτός εχων καϊ μεγάλην δύναμιν ■
άνθρώχων δ’ εδ οίσθα νο'ον καί θυμόν έκαστου, 375
σόν δέ κράτος χάντων εσθ’ ύπατον, βασιλεύ.
Πώς δή σευ, Κρονίδη, τολμά νο'ος ανδρας άλιτρούς
εν ταϋτή μοίρη τον τε δίκαιον εχειν,

363 υποχείριος ελθ-fl = Od. X V 448 · 366 = 1030 uerbis paululum detortis · 367-
68 = 1184a-b ubi ordo uerborum uariatur Cf. u. 24 · 367 ου δύναμαι = 695, 939 et
ου δυναμ’ ου apud Kretschmer Gr. Vaseninschriften n. 56 · νόον αστών ό'ντιν’εχουσι
cf. 814, 1016 II. X X II 382 νόον èWv’ εχουσι < 3 6 9 -7 0 cf.D io g e n i a n . VI 74
μωμήσεταί τις μάλλον ή μιμήσεται, quam sententiam A p o ll o d o r o tribuit · 369 κα­
κοί ήδέ καί έσδ-λοί cf. II. IX 319 κακός ήδέ καί έσ&λός · 373 πάντεσσιν άνάσσεις
cf. Od. IX 552 (Ζευς) 8ς πασιν άνάσσει et sim ilia alib i · 374 τιμήν αυτός εχων
cf. Od. I 117 τιμήν δ’ αυτός εχοι · 375 νόον καί 0-υμόν = II. IV 309

363 δ’ O rec. : om. A · 364 τεϊσαί edd. : τϊσαί O rec. τίσαι A ·μιν A :
cett. · μηδεμίαν] -ίην O · 365 ί’σχε O rec. plerique : ί'σχι A έ'σχε / m ■ νόω A
: νόον O rec. · γλόισσης . . . επέστω A : γλώσση . . . έπέσθ-ω O rec. · 366 χαρδίη
O rec. : χραδίη A · 368 άνδάνω O rec. : άνδράνω A · 377 σευ A i b g : σεϋ
cett. · 378 ταυτίβ O rec. : ταυτη A h η · τε O rec. : δέ A κ 1

[1 93 ]
TEOGNIS

Engaña con palabras a tu enem igo : y cuando le tengas en tu


poder, castígale sin poner n in gú n p retexto 1.

365 M antente íirm e con cautela y añade a ello la dulzura de m iel


de tu len gu a: es el corazón de la gente v il el que es pronto a la
cólera.

No so y cap az2 de descubrir el sen tir íntim o de m is conciuda­


danos, pues n i obrando bien ni obrando m al les so y agradable;
son m uchos los que me cen suran, tanto los malos como los bue-
370 n o s . .. pero ninguno de estos tontos puede im itarm e.

No me unzas al carro aguijándom e a la fuerza, arrastrándom e,


oh C irno, con dem asiado afán a tu am istad.

Oh Z eus querido, me produces adm iración: pues tú eres el


señor de todos los seres, poseyendo al tiem po gloria y gran poder;
375 conoces el pensam iento y la voluntad de cada uno de los hombres
y tu poderío es superior al de todos los dem ás ¡oh re y ! ¿Cóm o
pues osa tu vo lun tad, C ronída, dar igu al trato a hombres pecado­
res y al justo, a los hom bres cuyo pensam iento se orienta a la

1 Cf. igual idea en Eurípides, Heraclidas 881 s., Píndaro, Píticas 2, 84 ss., H ay
una contradicción a este pasaje en 851 s.
2 El verso semejante a éste citado en el Aparato de Referencias figura en una
escena de banquete, en un vaso. Cf. 695.

[193]
ΘΕΟΓΝΙΣ

ήν τ ’ επί σωφροσύνην τερφθή νο'ος, ήν τε προς ύβριν


άνθρώπων άδίκοις έργμασι χειθομένων ; 380

Ουδέ τι κεκριμένον πρός δαίμονο'ς έστι βροτοίσιν,


οΰδ’ όδόν ήντιν’ ίων άθανάτοισιν αδοι.

Έ μπης δ’ όλβον εχουσιν άπήμονα · τοι δ’ από δειλών


έργων ’ίσχοντες θυμόν ό'μως πενίην
μητέρ’ άμηχανίης ελαβον, τά δίκαια φιλεΰντες, 385
ή τ’ άνδρών παράγει θυμόν ές άμπλακίην,
βλάπτουσ’ εν στήθεσσι φρένας κρατερής ύπ’ ανάγκης ·
τολμά δ’ ούκ έθελων αισχεα πολλά φέρειν,
χρημοσύνΐβ είκων, ή δή κακά πολλά διδάσκει
ψεύδεά τ ’ έξαπάτας τ ’ οϋλομένας τ ’ έριδας 390
ανδρα και ούκ εθέλοντα · κακόν δε οί ούδέν έοικεν 1
ή γάρ και χαλεπήν τίκτει άμηχανίην.

Έ ν πενίη δ’ ο τε δειλός άνήρ δ τε πολλόν άμείνων


φαίνεται, εδτ’ αν δή χρημοσύνη κατέχω ·

3 8 0 cf. S o l. 1 , 3 · 3 8 3 ολβον . . . απήμονα cf. Pi. P a e. IX 8 Schr. άπήμονα Ις


όλβον · 3 8 6 παράγει — άμπλακίην cf. 4 0 4 , 6 3 0 · 3 8 7 βλάπτουσ’ . . . φρένας cf.
11. X V 7 2 4 βλάπτε φρένας Od. X IV 1 7 8 βλάψε φρένας · κρατερής 5π’ άναγκης =
H e s . Th. 5 1 7 Od. X 2 7 3 , s u p r a 1 9 5 · 3 8 8 αισχεα πολλά = II. VI 3 5 1 Od. I 2 2 9
X IX 3 7 3 · 3 8 9 χρημοσύνη είκων cf. T y r t . 6, 8 · 3 9 3 πολλόν άμείνω ν = II. VI
4 7 9 VII 1 1 4 H e s . O p. 1 9

3 7 9 τερφθ-ή codd. A llen : τρεφθή Neander Brunck edd. · 3 8 0 εργμασι] εργασι O


■ 3 8 1 - 8 2 secluserunt Bekker Emperius W ilam ow ltz H udson-W illiam s Friedlân-
der qui uersui 3 8 0 subiungunt uu. 3 8 3 ss. · 3 8 1 έ'στι O rec. : ό'στις A · 3 8 2
οδόν A i x : όδος O · 3 8 4 ίσχοντες A i x : ίσχονται O cett. ■ ό'μως A : όμως
cett. · πενίην A : πενίης cett. · 3 8 6 παραγει A : προάγει cett. · Post 3 8 7 lacu­
nam coni. Diehl Carrière · 3 9 2 τίκτει] κτίκτει x

[194]
TEOGNIS

m oderación y a los que se dan a la desm esura, seguidores de


380 acciones in ju sta s1?

N in gu n a conducta ha sido p rescrita a los m ortales por la d iv i­


n id ad , n i tampoco el cam ino que se debe recorrer para agradar a
los inm ortales.

A pesar de ello, algunos gozan de una felicidad sin reveses;


m ientras que otros apartan su corazón de las acciones indign as
385 y sin embargo caen en la pobreza, m adre de la D esesperación2
—ellos que am an a la ju s tic ia —, que arrastra el corazón de los
hom bres al mal, corrom piendo dentro del pecho los sentim ientos
por la necesidad im p eriosa; sin quererlo, ese hom bre3 osa sopor­
tar m uchas infam ias cediendo a la pobreza, que enseña a su víc-
390 tim a, au n q u e no lo quiera, m uchas m aldades: m entiras, engaños
y fatales discordias; n in gú n m onstruo se le iguala, pues es terrible
la desesperación que en gen d ra4.

En la pobreza es donde se reconoce5 al hom bre v il y al que


es mucho mejor, cuando los tiene en su poder la indigen cia. El

1 Muchos estudiosos (Emperlo, H udson-W illiam s, Frledlânder . . .) conside­


ran que 383 ss. continúa la elegia 373-80. Ello es lo más probable; 381-82 fueron
sin duda añadidos en una colección antigua como resumen del fragmento anterior,
según es frecuente; otra colección elegiaca añadió, tomándola de otra fuente, la
conclusión de la primera elegía. En cuanto al pensamiento desarrollado, cf. Eurí­
pides, fr. 286, 293, 832 etc., asi como Teognis 743-52 (e Introducción pág. 116).
N ada falta entre 380 y 383 (contra C a r r i è r e 107).
2 Alceo 142 llam a a Πενία y ’Αμηχανία («Pobreza» y «D esesperación») herm a­
nas; también Heródoto VIII 111 las pone una junto a otra. Cf. p. 180 notas 1 y 3.
3 El sujeto se abstrae del άνδρών del dístico anterior; no hay, pues, laguna.
4 El tema de las calam idades a que obliga la pobreza está también en Odisea
X IV 157, Teognis 650 ss., Eurípides, Electra 376 ss., etc.
5 Aplicación práctica de la doctrina de 319-22.

[1 9 4 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

τοϋ μέν γάρ τά δίκαια φρονεί νο'ος, οΰτέ περ αίεί 395
ίθεια γνώμη σχήθεσιν έμχεφύΐβ ·
τοϋ 8’ αδτ’ ουτε κακοΐς εχεται νοος ο5τ’ άγαθοΐσιν ·
τόν 8’ αγαθόν τολμάν χρή τά τε καί τά φέρειν.
Αίδείσθαι δέ φίλους φεύγειν τ ’ όλεσήνορας όρκους
έντράχελ’ αθανάτων μήνίν άλευάμενος. 400

Μηδέν άγαν σπεύδειν · καιρός δ’ επί χασιν αριστος


έ'ργμασιν ανθρώπων · χολλάκι δ’ εις αρετήν
σπεύδει άνήρ κέρδος διζήμενος, οντινα δαίμων
προ'φρων εις μεγάλην άμχλακίην χαράγει,
καί οί εθηκε δοκεΐν, ά μέν ή κακά, ταϋτ’ άγάθ’ είναι 405
ευμαρέως, ά δ’ αν ή χρήσιμα, ταΰτα κακά.
Φίλτατος ών ήμαρτες · έγώ δέ σοι αίτιος ούδέν,
ά λ λ ’ αυτός γνώμης οΰκ αγαθής ετυχες.

Ούδένα θησαυρόν χαισίν κατα&ήση άμείνω


αίδοϋς, ή τ’ άγαθοΐς άνδράσι, Ινύρν’ , εχεται. 410

398 τά χαί τά = Pi. Ρ. 4, 23 et 7, 24 I. 5, 52 · 400 αθανάτων — άλευάμενος cf.


11. V 444 et X V I 711 μ^νιν άλευάμενος έχατηβόλου ’Απόλλωνος · 401 χαιρος δ’ Ιπί
πάσιν αριστος = H e s . Op. 694 Carm.Aur. 38 · 4 0 9 -1 0 = 1161-62 s e d n o n a d
u e r b u m · 410 cf. 635

402 Resp. probabiliter (S . Ant. 620 s s .) · 4 0 9 -10 T S t o b . III 31, 16

395 τά δίχαια φρονεί A : τάδιχα φρονέει cett. · οίτε A : οΰτε cett. ■ 396 ίθεΐα A
χ : ίθείη O ΐθειη i · Ιμπεφύ^ O rec. : εμπεφυίη A · 397 αδτ’ A b g f : ah cett.
• 398-400 secl. Carrière · 400 εντράπελ’ A : Ιντρέπευ Bergk ευτράπελ’ Sitzler
εντρεπε δ’ O rec. · άλευάμενος (-όμενος i ) O rec. : άλευάμενον A · 407 σοι A :
τοι cett. > 408 ετυχες O rec. : ει αμεινω A · 409 παισίν ( - ί codd.) χαταθήση ( - ε ι
A Ο ) άμει'νω codd. : χ αταθήσεαι ένδον άμεινον S t o b . · 410 επεται codd. : δίδως
S to b .

[1 95 ]
TEOGNIS

395 esp íritu del uno —de aquel en cuyo pecho es innata una con­
cien cia recta —proyecta cosas ju stas, m ientras que el del otro no
se acomoda a la buena n i a la m ala fortuna; el hombre superior,
en cam bio, debe tener valor para sobrellevarlo todo.

V en era a tus am igos y h u y e de los juram entos que pierden al


400 hom bre, evitando reverentem ente la cólera de los inm ortales.

No te tom es un afán excesivo : la oportunidad es lo m ejor en


todos los actos h u m an o s1. M uchas veces un hombre, buscando el
lucro, se afana por lograr una d istin ció n y una d ivin id ad favorable
405 le lleva de propósito a una m ala acción, haciendo con facilidad
que lo malo le parezca bueno y lo bueno m alo 2.
N o has logrado éxito, tú que me eres tan querido ; pero yo no
tengo la culpa sino tú m ism o que no tu v iste una idea acertada.

N in g ú n tesoro dejarás, oh C irn o, a tus hijos m ejor que la


410 honradez com pañera de los b u en o s8.

1 La máxima sobre la oportunidad, enunciada por Hesiodo en forma idéntica,


se h alla con otras variantes en Píndaro, Olímpicas 13, 48, Baquílides 14, 16 ss.,
C ritias 7, 2, etc.
2 A este pasaj’e seguramente alude Sófocles, Antigona 620: «sabiam ente ha
sentado alguien la máxima de que el creer bueno lo malo es propio de aquel a
quien la divinidad condena al infortunio». La creencia de que esto últim o sucede
a veces es frecuente en la literatura arcaica: cf. Iliada III 164-65, Hesiodo, Traba­
jo s y Días 667 ss. y el propio Teognis 133 ss. y 151-52 (v . nota). Sobre la oposi­
ción a esta tesis, cf. pág. 177 n. 1.
3 Platón, Leyes 729 B se expresa en términos m uy semejantes.

[1 95 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ούδενός ανθρώπων κακίων δοκεΐ είναι έταιρος


φ γνώμη θ ’ επεται, Κύρνε, και φ δύναμις.

Πίνων δ’ ού·χ ούτως θωρήξομαι, οΰδέ με οίνος


έξάγει, ω σ τ’ είπειν δεινόν επος περί σοΰ.

Ούδέν’ όμοίον έμοί δύναμαι διζήμενος εύρεϊν 415


πιστόν έ τ α ϊρ ο ν , ο τ ψ μή τις Ινεστι δολος ·
ες βάσκνον δ’ έλθώ ν παρατρίβομαι ώστε μ ολφ δψ
χροσο'ς, ύπερτερίης δ’ άμμιν ενεστι νο'ος.

Πολλά με καί σονιέντα παρέρχεται · ά λ λ ’ ύπ ’ ανάγκης


σιγώ, γινώσκων ήμετέρην δύναμιν. 420
Πολλοΐς ανθρώπων γλώσση θύραι ούκ επίκεινται
άρμο'διαι, καί σιριν πολλ’ άμέλητα μέλει ·
πολλάκι γάρ το κακόν κατακείμενον ένδον άμεινον,
έσθλόν δ’ έξελθόν λώϊον ή τό κακόν.

4 15 -1 8 = fere 1164e-h · 417-18 ες — χρυσός = fere 1105-06 · 419 πολλά —


παρέρχεται cf. 669 · 421 θύραι οΰκ επίκεινται cf. Od. VI 19 θύραι δ’ επίκεινται
φαειναί · 423 το — κατακείμενον cf. H e s. Op. 364 τόγ’ εν ο’ά ω χαταχείμενον.

4 2 1 -2 4 Τ S t o b . III 36, 1 · 42 1-2 8 Τ S t o b .1 IV. 52, 30 ( S . E . P. III 231)

411 ο υ ίεν ο ς Α : μ η δ ε ν ο ; cett. ■ δ ο κεΐ A h : δόκει A 2 cett. · 413 θ ω ρ ή ξ ο μ α ι] θ ω -


ρ ύξομ αι rec. g 2 excepto · ουδέ μ ε rec. : ούδ’ ε μ έ γ’ Hermann ουδέ μ ε τ ’ Α ουδέ
μεγ’ Ο · 418 νόος O rec. : λ ό γο ς Α · 421 π ο λ λ ο ϊς ] π ο λ λ ο ί δ ’ i * α ν θ ρ ώ π ω ν ] ά ν -
θ ρ ώ π ο ις rec. · 421 /22 θ ύ ρ α ι — ά ρ μ ό δ ια ι] θ ύ ρ α ουκ ε π ίκ ε ιτ α ι ά ρ μ ο δ ίη S t o b . · 422
σ φ ιν ] σ φ ις χ * π ό λ λ ’ ά μ έ λ η τ α μ έ λ ε ι O rec. : π ο λ λ ά μ έ λ η τ α μ έ λ ε ι Α · 423 Ινδ όν
ά μ ε ινο ν ] έ'νδ ο νθ εν ή λ θ ε ν S t o b . · 424 ,έ ξ ε λ θ ό ν rec. plerique : ε ξ ε λ θ ώ ν A Ο h έ ξ ε λ -
θ ε ϊν Ii2 S t o b .

[196]
TEOGNIS

A q u e l que tiene in teligen cia y poderío, oh C irno, a todos


parece u n am igo no inferior a ningu no de los hombres.

No me em briagaré con la bebida hasta tal punto, ni tanto


me transtorna el vino, que diga sobre ti una palabra m alévola.

415 A u n q u e lo busco, no puedo encontrar u n amigo tan fiel como


yo , en el que no h alle cabida la sim ulación. Ofreciéndome a la
p iedra de toque me froto con ella como el oro frotado al lado del
plom o1, y tengo conciencia de ser u n hom bre superior.

H a y m uchas cosas que dejo p asar au n que me doy cuenta de


420 ella s; pero, forzado por las circun stan cias, callo, conocedor de m is
fuerzas.

M uchos hom bres no tien en para su len gua puertas que cierren
b ie n 2 y se ocupan de m uchas cosas que no les im portan; pues
con frecuencia es m ejor guardar dentro un m al pensam iento y es
preferible que salga el bueno que no el m alo3.

1 M ás propiamente se trata de oro mezclado con plomo, que se distingue del


oro puro al ser frotado junto a él en la piedra de toque. La misma idea se expresa
en 449-50 y 1105-06 y también en Baquílldes fr. 14 y Escolio Atico 33.
8 Cf. expresiones semejantes en Eurípides, Hipólito 882, Sófocles, Filoctetes 188,
Aristófanes, Ranas 838 etc. Cf. tam bién Hesíodo, Trabajos y Dias 719.
3 La traducción de 424, que es la de Carrière, es un poco forzada ; el texto
se sospecha que está corrompido y se han propuesto varias correcciones, todas
arbitrarías.

[1 96 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Πάντων μέν μή φϋναι έπιχ&ονίοισιν αρίστον 425


μηδ’ έσιδείν αυγάς οξέος ήελίου,
φύντα δ’ όπως ώκιστα πΰλας Άΐδαο περήσαι
και κεϊσ&αι πολλήν γην έπαμησάμενον.

Φϋσαι καί θρέψαι p'qlov βροτόν ή φρένας εσθλάς


έν&έμεν · ουδείς πω τοϋτο γ ’ Ιπεφράσατο, 430
¿¡στις σώφρον’ εθηκε τον άφρονα κακ κακοΰ έσθλο'ν.
Et δ’ Άσκληπιάδαις τοΰτο γ ’ Ιδωκε θ·εος,

426 οξέος ήελίου = H e s . Op. 414 H.Apol. 373 · 427 πΰλας Άίδαο περήσαι = II. V
646 (περήσειν) X XIII 71 (περήσω) · 429 φρένας εσδ-λας = II. X V II 470 · 431
cf. 577

4 25-27 Τ C l e m . - A l . Strom. I ll 15, 1 unde T h e o d o r e t . Graec.A f.Cur. 5, 12 M a ­


c a r . 2, 45 ( S v i d . s. u. ά ρ χ ψ μέν μή φΰναι) · 42 5 -26 Imit. Β. 5, 160 · 425 et
427 omisso u. 426 T S t o b .2 IV 52, 22 qui A l c i d a m a n t i s M usaeo tribuit, C e r t a ­
m en I. 78-7 9 (ed. A llen ) qui H o m e r i esse censet ( D i o g e n i a n . III 4 ) ( A p o s t o l .
III 85) ( A r s e n . V 49) Argum entum resp. ( A r i s t . Eudemus ap. P l v . Cotis. Ap. 115
c-d) et ( C i c . Tuscul. I 48, 160) dum Sileno sententiam tribuunt Imit. ( S . O. C.
1125-26) · 425 T S c h . S . O.C. 1225 Resp. E v r . (fr. 285 N .2 ) ( E p i c v r . ap. D.L.
X 12Θ), ( C r a n t o r ap. P l v . Cons.Ap. 115 d ) · 427 T ( E p ic v r . ap. D.L. I 126)
• 427 όπως — περήσαι T P l v . Cons.Ux. 611 f · 4 3 2 -3 3 Resp. ( C l e a r c h . ap.
A t h . 256 C ) ( P l v . Quaest.plat. 1000 c ) et (D .C hr . 1, 8 ) quorum P l v . et D .C hr.
u. 432 ad uerbum afferunt

425 πάντων codd. C l e m . A l . T h e o d o r e t . sine dubio quoque S . A r i s t . C ic . : αρχήν


S t o b . S .E . M a c a r . S v id . C e r t a m e n D io g e n ia n . A p o s t o l . A r s e n . S c h .S . C r a n t o r
• 426 Ισιδεΐν] έσορδν C l e m . A l . T h e o d o r e t . επιδεϊν M a c a r . ιδεειν S e x t i E m p iric i
G προιδεΐν B. · αυγάς] αυγάν O · ο-έος] όςέας S t o b a e i 1 A · 428 γήν Ιπαμησα'-
μενον] γαΐαν εφεσσάμενον S . Ε. γήν επιεσσα'μενον Bergk · 429 φϋσαι O rec. : φαυσαι
A · 430 πω O rec. : om. A · 431 ¿'στις O rec. : ¿τις A ·< κάκ κακοΰ O x i :
xâxoû A καί κακοΰ rec. plerlque · 432 εί δ’] ουδ’ O testes omnes

[1 9 7 ]
TEOGNIS

425 De todas las cosas la m ejor para los hum anos es el no haber
nacido n i llegado a contem plar los rayos d el ardiente sol; y una
vez nacido, atravesar cuanto antes las p uertas de H ades y yacer
bajo un elevado m ontón de tie rra 1.

Es m ás fácil engendrar y criar u n hom bre que inculcarle un


430 recto ju ic io ; p u es-n ad ie h a y que h a y a llegado a d iscurrir esto : a
hacer cuerdo al insensato y bueno al m alo 2. S i la d ivin id ad

1 Este pesimismo absoluto de Teognis sobre la vida hum ana no h ay duda de


que tiene sus raíces en sus propias experiencias personales, pero existen antece­
dentes esporádicos en Iliada X V II 446, Odisea XVIII 130 y Hesíodo, Trabajos y
Días 101, representando bien una faceta del pensamiento griego, como lo prueban
las numerosas Imitaciones. Peretti 61 ss. ha vuelto a defender la vieja tesis de
que nuestro poema es ampliación, con adición de los pentámetros, de una antigua
sentencia hexam étrica : sólo Baqullides parece im itar un pentámetro y puede tra­
tarse de una coincidencia casual. Dicha sentencia era la respuesta del Slleno a
M idas cuando éste le preguntó qué era Lo más preciado para e l hombre (cf.
Aparato de Testim onios). Peretti da el nuevo argumento de que el poema pre­
cedente (4 2 1 -2 4 ) elogia el silencio y responde m uy bien al relato de Aristóteles
sobre la resistencia del Slleno a contestar. Por ello es m u y verosím il que el origen
de ambos poemas esté en una poetización del relato m ítico: dos comensales los
recitarían uno tras otro resultando el conjunto un enigma (cf. un caso semejante en
579-84, con m l nota). Creo que de la poetización de Teognis dependen las demás,
pues están mucho más cerca de ella que del relato de A ristóteles y no presentan
rastro de las primeras palabras del Slleno; que Teognis no se lim ita a añadir los
pentámetros a un texto hexamétrico preexistente se ve porque en 421-24 son
indispensables, de modo que tiene que haber habido un cambio de métrica total,
lo que también se ve comparando el referido relato de A ristóteles. La atribución
de los versos a Homero es secundaria y la elim inación de los pentámetros, im pues­
ta por el género épico al que se traslada la sentencia.
8 La Imposibilidad de enseñar la αρετή, que se consideraba heredada, era una
creencia de la tradición aristocrática (cf. Pindaro, Olímpicas 9, 100 etc.). Cf. 3 5 -3 6
y nota: los -buenos» pueden corromperse o perfeccionarse según con quién traten.
Tanto los sofistas como los socráticos impugnaron la tesis aristocrática; cf.
pág. 189 n. 2.

[1 97 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

ΐασθαι κακότητα καί άτηράς φρένας άνδρών,


πολλούς αν μισθούς καί μεγάλους εφερον ·
εΐ δ’ ήν ποιητόν τε καί εν&ετον άνδρί νόημα, ν 435
ουποτ’ αν εξ άγαθοδ χατρός έγεντο κακο'ς,
χειθ-όμενος μύ&οισι σαόφροσιν · άλλα διδάσκων
ούποτε ποιήσεις τόν κακόν άνδο’ άγαθόν.
Νήχιος, ος τόν εμόν μέν εχει νόον εν φυλακήσιν,
τών δ’ αυτοϋ ιδίων ουδέν επιστρέφεται. 440
Ούδεϊς γάρ πάντ’ εστι πανο'λβιος ■ άλλ’ ό μέν έσδ-λός
τολμά εχων τά κακόν κοϋκ επίδηλος όμώς ·
δειλός δ’ ουτ’ άγαί^οΐσιν επίσταται ούτε κακοισιν
θυμόν εχων μίμνειν · αθανάτων δέ δόσεις
παντοιαι θνητοϊσιν επερχοντ’ ■άλλ’ έπιτολμαν 445
χρή δώρ’ άθανάτων οια διδοΰσιν εχειν.
Εΐ μ’ ε&έλεις πλύνειν, κεφαλής άμίαντον άπ’ άκρης
αίεί λευκόν υδωρ ρεύσεται ήμετέρης ·
εΰρήσεις δε με πασιν έπ’ έργμασιν ώσπερ άπειοθον
χρυσόν, ερυθρόν ίδεΐν τριβο'μενον βασάνω, 450

441-46 = 1162a-f

434-38 inuerso ordine uersaum 434 et 435 F (O stracon s. III a. C. n. in Raccolta


L um brosop. 234) · 435 -3 4 inuerso ordine uersuum T P l . M en. 95 e H e l i o d .
et M ic h .- E p h . ad A r i s t o t e l i s EN 1179 b Resp. A r i s t . EN 1179 b · 447-48 T
A p o s t o l . VI 70 1. · 4 4 9-50 T A p ó s t o l . VIII 7 d

434 uersui 435 postponunt testes · 435 άνδρί] άνδρών i · 438 ποήσεις O rec. :
ποήσει A · 440 τών A : τον cett. · ιδίων Jacobs : ίδιον rec. χΐδιον A O (for­
tasse ex FÍoÍujv) · 441 γάρ A : om. Ο τοί rec. · 442 εχων] εχειν rec. · Ιπίδη-
λος] -v 1162 b · όμώς A : ό'μως cett, · 443 άγα&οΐσιν . . . χαχοίσιν A : χαχοίσιν . . .
άγαθοίσιν O rec. · 444 εχων μίμνειν] όμως μίσγειν 1162d · δε Ο : τε A rec. ·
444-45 δόσεις . . . ravToíat . . . έπέρχοντ’ (-χετα ι Ο )] δόσις . . . παντοία . . . επέρχεται
Corsenn · 447 μ’ έθέλεις] με θέλεις Ο · 449 δέ με O rec. : δ’ εμέ A

[1 9 8 ]
TEOGNIS

hubiese concedido a los hijos de A sclep io 1 la curación del vicio y


de los sentim ientos perversos de los hom bres, m uchas y grandes
435 gan an cias o b ten d rían 2; y si el carácter fuera cosa fabricada artifi­
cialm ente y p u esta, en nosotros, jam ás sería malo el hijo de un
hombre bueno, pues obedecería a sus palabras v irtu o sas; pero, en
verdad, es im posible que, aleccionándole, puedas convertir al
malo en bueno.

N ecio el que se preocupa de lo que yo pienso y no se cuida


440 de sus propios intereses.

No existe nadie feliz en todo ; pero el hom bre bueno conserva


el valor igualm en te au n que esté en la desgracia y sea desconocido,
m ientras que el malo no sabe m antenerse sereno n i cuando se
h alla en la prosperidad n i cuando está en el infortunio. Los dones
de los inm ortales que caen en suerte a los m ortales, son de dis-
445 tin tas clases; pues bien, h a y que tener valo r para aceptar los
regalos de los inm ortales tal cuales los d a n 8.

S i quieres lavarm e, siem pre lim pia y clara correrá el agua des­
de lo alto de m i cabeza; en todas m is acciones me h allarás seme-
450 jan te al oro fino, rojo al ser raspado por la piedra de toque y a

1 Los médicos.
2 Si aceptamos el orden 435, 434 que dan Platón etc., tendremos que leer ou?>'
en 432 (con Bergk) adm itir dos lagunas, una tras 433 y otra tras 435. Pero los
editores piensan que se trata de citas de memoria equivocadas.
3 Ya Homero, Iliada III 65 s. y X X 65 s., Himno a Demeter 147 s., Arquíloco
211 y luego Solón 1, 64 y Esquilo, Persas 293 proclaman la necesidad de resignar­
se ante los dones de los dioses. El locus classicus sobre estos dones es ¡liada X X IV
527 ss. Cf. en Teognis, aún con m atiz religioso, 555-56 y 10 2 9 -3 4; sobre este
pensamiento reducido a la esfera hum ana —necesidad de soportar con resignación
los males — cf. pág. 192 n. 2.

[1 9 8 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

τοΰ χροιής καθόχερθε μέλας οΰχ απτεται ίο'ς


οϋδ’ εϋρώς, αίεί δ’ άνθος εχει καθαρόν.

“Ωνθρωπ’ , εί γνώμης έλαχες μέρος ώσπερ άνοίης


καί σώφρων ούτως ώσπερ άιρρων έγένου,
χολλοίς αν ζη λω τές Ιφαίνεο τώνδε πολιτών 455
ούτως ώσπερ νυν ουδενός άξιος εί.

05 τοι σόμφορο'ν Ιστι γονή νέα άνδρί γέροντι-


οΰ γάρ πηδαλίψ πείθεται ώς άκατος,
ούδ’ άγκυραι εχουσιν ■ άπορρήξασα δέ δεσμά
π ο λ λ ά κ ις έκ ν υ κ τ ώ ν ά λ λ ο ν ε χ ε ι λ ιμ έ ν α . 460

Μήποτ’ επ’ άπρήκτοισι νοον έχε, μηδέ μενοίνα


χρήμασι τών άνυσις γίνεται ουδεμία.

Ευμαρέως τοι χρήμα θεοί δο'σαν ο’ΰτε τι δειλόν


οΰτ’ άγαθον · χαλεπφ δ’ έργματι κϋδος έπι.

Ά μ < ρ ’ ά ρ ε τ ή τ ρ ίβ ο υ κ α ί τ ο ι τ ά δ ίκ α ια φ ί λ ’ έ σ τ ω , 465
μ η δ έ σ ε ν ι κ ά τ ω κ έ ρ δ ο ς , ο τ ’ α ισ χ ρ ό ν ε η .

458 cf. Η Apol. 418 οό πηδαλίοισιν επει'θετο ναδς ευεργής · 459 άπορρήξασα δέ δεσμά
cf. 11. VI 507 X V 264 δεσμόν απορρήξας · 462 cf. ad 170

457-60 Τ Α τ η . 560 A S t o b . IV 32, 110 E v s t . Od. 1345, 56 A p o s t o l . XIII


39 s Imit. ( T e o p h il. fr. 6 ) · 457-58 T C l e m . A l . Strom. V I 14, 5

453 ώνθρωπ’ A : ¿νθριυπε rec. plerlque, prima littera caret i, in O euanuit · 455
τώνδε] τών γε I · 457 σόμφορόν εστι Ο g A t h . S t o b . A p o s t o l . : σόμφρον Ινεστι A x
συμφρων ένεσα i σύμφορός έστι E v s t . συμφέρον T h e o p h il. χρήσιμον εστι C l e m . A l .
• γέροντι] γεραιψ A t h e n a e i C E Ev s t . · 458 πείθεται] τίθεται i · 459 αγχυραι]
αγχοραν c g Α τ η . E v s t . · 463 εόμαρέως τοι] [ [ .........]] χ · χρήμα θεοί δόσαν] χρή-
μαθ’ διδοσαν i · ουτε τι δειλόν] οΰτ’ Iπίδηλον Hecker οδτε τι δεινόν H artung Carrière
• 464 έ'πι Α : Ιχει cett. ■ 465 τοι Α : σοι cett. · 466 Α : έ'θει Ο loi rec.

[199]
TEOGNIS

cu ya superficie no atacan el negro orín o el m oho1, poseyendo


siem pre un lim pio esplendor.

S i el hado te hubiera dado, am igo, tanta sensatez como incons­


ciencia y hubieras nacido tan cuerdo como insensato eres, serías
455 objeto de en v id ia para m uchos de nuestros conciudadanos, del
mismo modo que ahora eres despreciable.

No es cosa apropiada para un viejo una m u jer jo v e n 2, pues no


obedece al tim ón como un barco n i la retienen quieta las anclas,
460 sino que m uchas veces rompe las am arras y entra de noche en
otro puerto.

No pongas tu deseo en cosas im posibles, n i am biciones nada


irrealizab le.

No esforzándose uno los dioses no dan n in gu n a cosa, n i una


insignificante, n i tampoco una b u e n a 3; son las em presas difíciles
las que dan gloria.

465 C onságrate a la v irtu d y que la ju sticia te sea am ada y no te


ven za el deseo de una ganan cia infam e4.

1 Cf. Píndaro, fr. 222 T.


2 Cf. el mismo tema en Eurípides, fr. 317 y 807 N2.
8 Mi traducción se basa en la de B l a s s R hM 63 ( ’ 0 7 ) 269.
4 Cf. pág. 182 η. 1 y el v. 608.

[199]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Μ η δ ένα τ ώ ν δ ’ άέκο ντα μ β νειν χ α τ έ ρ υ χ ε π α ρ ’ ή μ ϊν ,


μηδέ θ ύ ρ α ζ ε κ έ λ ε υ ’ ούκ έ θ έ λ ο ν τ ’ ίέν α ι,
μ η δ ’ ε&δοντ’ Ι π έ γ ε ιρ ε , Σ ιμ ω ν ίδ η , δ ν τ ιν ’ α ν η μ ώ ν
θ ω ρ η χ θ έ ν τ ’ ο ιν φ μ α λ θ α κ ό ς ύ π νο ς Ι λ η , 470
μηδέ τό ν ά γρ υ π νέο ντα κ έ λ ε υ ’ ά έκ ο ντα κ α θ εύ δ ειν '
π α ν γάρ ά ναγκαϊο ν χ ρ ή μ ’ άνιη ρ ό ν ecpu ·
τ φ π ίν ε ιν δ ’ έ θ έ λ ο ν τ ι παραστάδόν ο ίνο χο είτω ·
ού π ά σ α ς νύ κ τ α ς γ ίν ε τ α ι αβρά παθ-εϊν.
Α ΰτά ρ ε γ ώ , μ έτρ ο ν γάρ έ χ ω μ ελιη δ εο ς οίνου, 475
υπνου λα σ ικά κο υ μ νήσο μ α ι οικαδ’ ιώ ν ,
ή ξ ω δ’ ώ ς ο ίνος χ α ρ ιέσ τα το ς άνδρί π επ ό σ θ α ι ■
ουτε τ ι γάρ ν ή ψ ω ο υτε λ ίη ν μ ε θ ύ ω .
“Ο ς δ’ α ν ύ π ε ρ β ά λ λ η πό σιο ς μ έτρ ο ν, ο υκέτι κ είνο ς
τ ή ς αυτο ϋ γ λ ώ σ σ η ς καρ τερ άς ουδέ νοου · 480
μ υ θ ε ίτ α ι δ ’ ά π ά λ α μ ν α , τ ά νή φ ο σ ι γ ίν ε τ α ι α ισχρ ά ,
α ίδ εϊτα ι δ’ ερ δ ω ν ουδέν, δταν μ ε θ ύ η ,
τό π ρ ιν έ ώ ν σ ώ φ ρ ω ν , τό τε νή π ιο ς · ά λ λ α συ τ α υ τ α
γ ιν ώ σ κ ω ν μ ή π ιν ’ οίνον υπερ β ο λά δ η ν,

4 7 0 μ α λ θ α κ ά ς 'ύπνος cf. II. X 2 μ α λ α χ φ 3 π να ι · 4 7 2 = E v e n . fr. 8 (π ρ δ γ μ ’) · 4 7 4


α β ρ ά παΘ-εΤν = S o l . 1 4 , 4 , I n f r a 7 2 2 · 4 7 5 μ ε λ ιη δ εο ς οίνου = II. X VIII 5 4 5 Od.
III 4 6 · 4 7 8 cf. in f r a 8 4 0 · 4 8 3 τ ο π ρ ιν Ι ώ ν σ ώ φ ρ ω ν cf. Μ ι μ ν . 3 , 1

467/69 μηδένα— Σιμωνίδη omisso u . 468 Τ ( P h e r e c r . fr. 153) · 477-87 Τ A ra .


428 C-D · 4 7 9 -8 6 T S t o b . I ll 18, 13

467 τώνδ’] μήτ’ P h e r e c r . · 469 μηδ’] μήδ·’ P h e r e c r . · δντιν’ áv A : ό'ντινα cett.


• 470 Β-ωρηχθ-έντ’] θ·<υρυχίΗντ’ rec. · Ιλη A : ελοι cett. · 477 ήξω] δείξω e g
δήξω a ήχω A t h . · 478 γάρ — μηθ-ύα> (το ι O rec.)] νήφων είμ’ οΰτε Χίαν μη&ύ
Α τη . · 479 δπερβάλλη] υπερβάλη A t h e n a e i A · οδχέτι κείνος] ουχετ’ εχείνοςΑ τ η
S t o b . · 480 γλώσσης] γνώμης Α τ η . ■ 481 νήφοσι γίνεται (δεται i ) A S t o b a e i
M d A : νήφουσ’ γίνεται Ο Α τ η . S t o b a e i Tr S νήφουσ’ εϊδεται rec. · 482 δ’] &’
A t h . ·483 τό πριν έών σώφρων] χαί πριν έοντα σοφο'ν Α τ η . · το'τε A i S t o b . : ότε
O rec. plerique τε χαί Α τ η . · νήπιος] ήπιος Α τ η .

[2 0 0 ]
TEOGNIS

No retengas con nosotros1 contra su vo luntad a ninguno de


nuestros convidados, n i le inv ites a m archarse si no quiere ir s e 2,
470 n i despiertes al dormido, oh Sim ónides, si el dulce sueño se ha
apoderado de alguno de nosotros, em briagado por el vino, ni
obligues a dorm ir m al de su grado al que esté desvelado; pues
toda im posición es m olesta. Q ue el escanciador llen e la copa al
que quiera beber, pues no todas las noches puede uno darse bue-
475 na vid a. Yo, por m i parte, como y a he bebido una cantidad de
vino razo n ab le3, vo y a m i casa a acordarm e de la hora del sueño,
que ah u yen ta las penas. Llegaré en el estado en que m ás agradable
es haber bebido: no me he abstenido del vino n i esto y dem asiado
borracho. El que bebe sin m edida, no es y a dueño de su len gua
480 n i de su v o lu n tad : una vez borracho, pronuncia palabras in co n ­
v en ien tes, que resu ltan indecentes para los que no están bebidos,
y no se avergüen za de n in gu n a acción, convertido en un estúpido
de hombre cuerdo que era4. Sabedor de estas cosas, no bebas

1 Cf. Introducción pág. 100, con los pros y los contras de la atribución de esta
elegia a Eveno de Paros, o, simplemente, al s. V. Si fuera de Teognis, lo que no
puede excluirse, Sim ónides podría ser el famoso poeta.
8 Precepto que ya está en Odisea X V 72 -7 3.
3 Μέτρον *medida· es aclarado por Eveno 2, 1 : "la medida mejor del vino es
la ni m uy grande ni m uy pequeña».
4 Cf. Jenófanee 1, 17 s.

[2 0 0 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

άλλ’ ή πριν με&ύειν όπανίστασο, μή σε βιάσ&ω 485


γαστήρ ώστε κακόν λάτριν εφημέριον,
ή παρεών μή π ίν ε - συ δ’ «Έ γχεε» τοΰτο μάταιον
κωτίλλεις αίεί · τοδνεκά τοι με&ύεις ·
ή μέν γάρ φέρεται φιλοτήσιος, ή δέ πρόκειται,
τήν δέ θεοίς σπένδεις, τήν 8’ επί χειρός έχεις · 490
άρνείσθαι δ’ οΰκ ο’ιδας · ανίκητος δέ τοι οδτος
ό'ς πολλάς πίνων μή τι μάταιον ερεί.
Υ μ είς δ’ εδ μο&εΐσθε παρά κρητήρι μενοντες,
άλλήλων εριδος 8ήν άπερυκόμενοι,
ές τό μέσον φωνεδντες όμώς ένί και συνάπασιν ■ 495
χο’ό τως σομπόσιον γίνεται οΰκ άχαρι.

Άφρονος άνδρος όμώς και σώφρονος οίνος, όταν δή


πίνη ΰπέρ μέτρον, κοδφον εθηκε νόον.

Έ ν πυρ ί μ έν χρυσόν τ ε καί άργυρον ιδ ρ ιες άνδ ρ ες


γινώσκουσ’, άνδρος δ’ οίνος εδειξε νόον, 500
καί μάλα περ πινυτοϋ, τόν υπέρ μέτρον ήρατο πίνων,
ώστε καταισχϋναι καί πριν έόντα σοφόν.

4 9 8 κοδφ ον. . . νόον = 5 8 0 · 4 9 9 χρυσόν τε καί άργυρον cf. Od. X 3 5 χρυσψ . . .


άργόρφ alio sensu ■ ϊδριες άνδρες = Od. V I 1 1 0 8

4 9 7 -5 0 8 Τ S tob. III 18 , 1 5 - 1 6 · 4 9 9 -5 0 8 Τ A póstol. V II 1 6 m · 5 0 0 άνδρος —


νόον Τ ( Α τη. 3 7 Ε)

4 8 5 ά λλ’ ή -πριν αε&ύειν ϋπανίστασο (με&όων S to b .)] πριν μεΜ ειν όίρξη δ’ άπανίστασο
Α τ η . · 4 8 5 σε] δέ Sto b . * 4 8 6 xcr/.ôv] χαχήν i · 4 8 7 δ’ Ιγχεε A : δε εχε χ δ’ εχε Ο
δ’ οΰν εχε i · 4 8 8 κω τίλλεις] -λοις Ο · 4 9 0 θ-εοίς] 9-ει’ς i · 4 9 1 άρνείσθαι δ’ O rec.
: αϊνεΐσθαι A » toi οοτος] τοιοΰτο χ ■4 9 2 πολλάς O rec. : πολλον A · 4 9 4 εριδος
A : Ιριδας cett. · 4 9 5 ες] εις χ Ο · α ν ν ά κ α α ι edd. : σϋνάπατι A σ'ον απασι cett.
• 4 9 7 όμως] άγαν Sto b . · 4 9 8 πίνη Stob . : π ίνη τ’ A πίνηθ·’ Ο e πινεθ-’ rec. ·
4 9 9 Ιν O rec. : !μ A · 5 0 1 τον — πίνων (π ίνω Α ) ] καχότητα δε πάσαν έλέγχει S tob.
♦ 5 0 2 χάταισχΰναι] -ειν S t o b .

[2 0 1 ]
TEOGNIS

485 vino en exceso; o levántate antes de em borracharte, no sea que tu


vien tre te som eta a su vo lun tad como a un m al servidor que tra­
baja todo el día, o no bebas au n que te q u e d e s1. T ú , en cambio,
repites siem pre la palabra in sen sata: «escan cia», y por eso estás
borracho: una copa que te ofrecen, es la de la am istad, otra, la del
490 d esafío 2, otra es la libación en honor de los d io s e s .. . y todavía
tien es otra en la m ano; no sabes n egarte: cuando, en realidad, el
inven cib le es el que después de beber m uchas no dice algún d is­
parate. C onversad vosotros am ablem ente jun to a la crátera, abste­
niéndoos siem pre de d isp utar unos contra otros3 y hablando
495 delante de todos dirigiéndoos al tiem po a cada uno y a todos
ju n to s: así es como un festín resulta agradable.

El vino hace ligero tanto al tonto como al sabio si lo bebe con


exceso.

En el fuego reconocen el oro y la plata los entendidos; y el


500 carácter del hombre, por m u y sensato que sea,, es el vino el que
lo hace o sten sib le4 bebiéndolo en exceso, hasta cubrir de infam ia
al que antes era sabio.

1 El consejo lo recoge el Pseudo-Isócrates, A Demónico 30.


2 La copa de la am istad es aquella de la que se bebe un poco a la salud de
alguien, a quien se regala a continuación para que acabe de apurarla. La del desa­
fio era el premio para un concurso— no sabemos cu ál— entre los bebedores.
8 Cf. nota a Jenófanes 1, 19 e infra v. 981 y 1047. Sobre 494 cf. Dionisio
Calco 2, 3.
4 Igual pensamiento en Alceo 66 y 104, Esquilo fr. 393, Sófocles, Edipo Rey
1213 y fr. 230, etc.

[2 0 1 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ο ίνοβαρέω κ ε φ α λ ή ν , Ό ν ο μ ά κ ρ ιτ ε , κα ί με ptàxat
ο ίνο ς, άτάρ γ ν ώ μ η ς ο ύκ έτ’ εγ ώ τ α μ ίη ς
ή μ ε τ έ ρ η ς , το δέ δώ μ α π ερ ιτρ έχ ει ■ ά λ λ ’ α γ ’ ά ν α σ τά ς 505
π ε φ η θ -ώ μ ή π ω ς κα ί πόδας οίνος έ χ ε ι
κα ί νο’ον εν σ τ ή θ ε σ σ ι · δέδοικα δε μή τ ι μ άταιο ν
ε ρ ξ ω θ ω ρ η χ θ ε ίς καί μ έ γ ’ όνειδος εχ ω .

Ο ίνος π ινο μ ενο ς π ο ο λύς κακο'ν · ή ν δέ τ ις α ύτό ν


πίνη έπισταμένως, où κακόν ά λλ’ άγαθόν. 510

ΤΗ λ θ ε ς δή, Κ λ ε ά ρ ισ τε , β α θΰν δ ιά πόντον ά νό σ σ α ς,


εν& άδ’ έ π ’ ούδέν ε χ ο ντ ’ , ώ τ ά λ α ν , ούδέν ε χ ω ν .
Ν ηός τοι π λ ε υ ρ ή σ ιν υπό ζ υ γ ά θ ή σ ο μ ε ν ή μ ε ϊς ,
Κλεάρισθ·’ , οΓ εχομεν χοια διδοϋσι θεοί,
τών δ’ ό'ντων ταριστα παρέξομεν. Ή ν δέ τις ελθη 515
σεδ φίλος ών, κατάκεισ’ ώς φιλότητος έχεις ‘

507 x a ! — στήΒ -εσσι = Od. X X 366 (νό ο ν) · 508 μέγ’ όνειδ ο ς = Η. Ven. 248 * μέγ’
ό νειδο ς ε χ ω cf. in f r a 546 · 50 9 -10 = fe re 210-11 · 511 cf. H e s . Op. 635 ή λ δ ε
π ο λ υ ν δ ιά χο'ντον α νυ σ σ α ς c f. Η. M erc. 337 π ο λ υ ν διά χ ώ ρ ο ν « ν ύ σ σ α ς

50 9-10 Τ A r t e m . I 66 G a l . IV 778 ( e d . K ühn) C l e m .A l . Strom. VI 11, 5


S t o b . I ll 18, 11 P s .- A r i s t . Probi. 117|

503 ο ίνο β α ρ έω A : οίνοβαρδ) cett. · μ ε β ιά τ α ι O rec. : μ ε β ε β ιδ τ α ι A ■ 504 γ ν ώ μ η ς


O rec. : γ//ω//ης A unde γ λ ώ σ σ η ς Bergk a lii · 506 πειρηΒ -ώ ] π ε ιρ ή σ ω g ms S t o b .
A p o s t o l . · ε χ ε ι] ε χ η O su rec. S t o b a e i S A A p o s t o l . · 508 Θ -ωρηχ&είς A : 8 ω ρ υ -
χθ-είς O rec. · 509 π ο υ λ υ ς ] π ο λ λ ο ϊς Ο π ο λ ύ ς C le m e n t is A l . Par. S t o b a e i V «
χαχόν] κακός A r t e m . C l e m . A l . S t o b . · α υ τό ν π ίν ^ ] α υ τ φ χ ρ ή τ α ι C l e m . A l . · 510
χαχόν . . . . άγαθ-ο'ν] κακός . . . αγα& ός A r t e m . S t o b . · 51 5 -16 post 517 -1 8 transfe­
ru nt Herwerden et fere omnes edd., uetant Friedlânder Fraccaroli Korres · 515
τ α ρ ισ τ α Bekker : τ ά ά ρ ισ τ α A O rec. τ ά γ ε α ρ ισ τα i · δέ τ ι ς ] δ ι η ς ( ? ) A δί τ ι χ
■ 516 χατα'κεισ’] κατάχεισδ·’ A llen κ α τ ά β ιφ ’ Sitzler

[2 0 2 ]
TEOGNIS

T engo la cabeza pesada por el v in o 1, oh O nom ácrito, y el


505 vino me v en ce; y a no so y dueño de m í m ism o 2 y la casa gira a
m i alrededor. Ea,· v o y a ponerm e en pie y hacer u n intento, no
sea que el vino se h aya adueñado de m is píes y de m i esp íritu en
el p ech o 8; temo com eter algú n disparate en m i em briaguez y
cubrirm e de vergüen za.

Es p erju d icial beber mucho v in o ; pero si uno lo bebe sabiendo


510 hacerlo, no es p erju d icial, sino bueno.

Llegaste, oh C learisto, cruzando el mar profundo, ante m í que


nada tengo, tú que, oh infeliz, nada tienes. En los costados de tu
nave, bajo los bancos de los rem eros, colocaré, oh C learisto, las
cosas que tengo y que los dioses me otorgan4. T e daré lo m ejor
515 de lo que poseo; y si llega alguno qu e sea am igo tu yo , continúa
en m i casa, y a que eres m i am igo: no exceptuaré n in gu na parte

1 Esta pequeña composición es «el tipo mismo del poema de circunstancias»


para C arriè re 1 1 1 : es la excusa presentada al sim poslarca por un convidado que
se retira víctim a de los efectos de vino. No está excluido que sea de Teognis:
Onomácrito es quizá un célebre cresmólogo de fines del s. VI.
2 La lección γλώσσης «lengua» en vez de γνώμης «entendim iento» es atractiva,
pero los vv. 4 8 0 y 1 1 8 5 prueban que también la primera es posible. Es además la
recomendada por los m anuscritos y el contexto la apoya plenamente.
3 Nótese la localización de la Inteligencia en el pecho (en el corazón), común
en la antigüedad griega.
4 T al vez h aya aquí un recuerdo de la acogida por Telémaco en su nave del
adivino Teocllmeno y de los presentes de hospitalidad que el primero le da. Posi­
blemente 9e trata de Teognis desterrado, que acoge a otro huido de M égara.

[2 0 2 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

ούτε τι των οντων άπο&ήσομαι, ουτε τι μεΐζον


σής ενεκα ξένιης αλλοθεν οίσο'μεθα.
Ή ν δέ τις είρωτά τόν εμόν βίον, ώδέ οί ειπεΐν ·
ως εδ μέν χαλεπώς, ώς χαλεπώς δέ μάλ’ ευ, 520
ω σθ’ ενα μέν ξεΐνον πατρώϊον οΰκ άπολείπειν,
ξείνια δέ πλέον’ έστ’ ου δυνατός παρέχειν.

Ου σε μάτην, ώ Πλούτε, βροτοί τιμώσι μάλιστα ·


ή γάρ ρηϊδίως τήν κακο'τητα φέρεις.

Καί γάρ τοι πλούτον μέν έχειν άγα&οΐσιν έοικεν, 525


ή πενίη δε κακψ σύμφορος άνδρί φέρειν.

“Ω μοι έγών ήβης καί γήραος ουλομένοιο,


τοϋ μέν έπερχομένου, τής δ’ άπονισομενης.

Ουδέ τινα προΰδωκα φίλον καί πιστόν έταΐρον,


ουδ’ έν έμή ψυχη δούλιον οΰδέν ένι. 530

527 ιϊ) μοι εγών = II. X I 404, infra 1107 (έγ ώ ) · γήραος οόλομένοιο cf. H e s . Th.
225 et infra 768 · 527/28 γήραος . . . έπ ερ χ ο μ έν ο υ cf. S o l . 14, 10 · 529 φίλον —
έταΐρον =^209 (φίλος — εταίρος) · πιστόν έταΐρον = Οά, X V 539 al.

523-24 Τ S t o b . IV 31, 1 M a x . C o n f . Loci Comm. 12 ■ 52 5 -26 T S t o b . IV 31,


3 a ubi uu. 699-702 continuantur · 527-28 T S t o b . IV 50, 44 A .P . IX 118
ubi B e s a n t in o cuidam distichus attribuitur. Inde I r i a r t e p. 106 ubi et B e s a n t in o
et T h e o g n i d i distichus datur

517 οίίτε τι] οίίτ’ έ'τι bis O · μεΐζον] μείζω A · 522 πλέον’ (siu e πλέον) εστ’] πλέο-
νες i πλεονεσσ’ Bergk · 523 βροτοί] θεοί S t o b , (ed. θεώ ν) M a x . C o n f . ■ 524 ή]
f¡ Ο au S t o b . · 525 εοιχεν] εδοχεν S t o b . ■ 526 χαχψ] σοφφ S t o b . · σόμφορος]
σύμφορον S t o b . · 527 ώ μοι] ώμοι A · 528 άπονισομένης A : απονισσομένης S t o b .
απανισταμένης cett. · 529 o ù i i τινα Ο : ο'ύτε τινά rec, οοδένα A οαδένα πω Bergk
H udson-W illiam s · 530 οοδ’ έν A : ουδεν Ο οοτ’ Ιν rec.

[2 0 3 ]
TEOGNIS

de m i fortuna, n i tampoco tom aré n ada más prestado de n in gu n a


parte para h o sp ed arte1. Y si algu ien te pregunta por m i vida, dile
520 a s í: «p ara uno que v iv e bien, vive con p enuria, y para uno que
v iv e con p en u ria, vive m u y b ien ; de forma que no abandona a u n
huésped de fam ilia, pero no puede dar más regalos de h osp edaje» .

No sin m otivo te honran con preferencia los m ortales, ¡o h


P lu to !; pues soportas el vicio con toda fa cilid ad 2.

525 Y sin embargo, los hombres de bien es justo que posean la


riqueza, mientras que la pobreza es lo más digno de un malvado.

¡D olor por la ju v en tu d y por la vejez fu n esta! De la una, por


su lleg ad a ; de la otra por su h u id a 8.

No he traicionado a n in gú n querido y fiel amigo y no tengo


530 en m i alm a n in gu n a cosa propia de un esclavo.

1 Respeto, contra casi todos ios editores, el orden tradicional de los versos en
los manuscritos. M i traducción se inspira en el sentido de χατακειυ,αί en Hipócrates,
Epidemias I 2 6 , 5 , III 1, 3 etc. (cf. A llen CQ 2 4 ( ’3 0 ) 189, quien, sin embargo,
corrige el texto),
2 Cf. 1117 y la concepción de Pluto como un dios ciego (y a en Hiponacte 29).
El dístico siguiente opone a esta realidad lo que debería ser; cf. pág. 190 η. 1.
3 El tema de la brevedad de la Juventud y de la aproximación de la muerte lo
trata también Teognis en los vv. 877-78, 1007 ss., 1017 ss., 1069-70, 1131-32 y
m ás veces de pasada. En varios de estos pasajes esta reflexión se transforma, al
igual que en Mimnermo ( a quien algunos han atribuido estos versos) y Horacio
en una invitación al placer.

[2 0 3 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Αίεί μοι φίλον ήτορ ίαίνεται, όπποτ’ ακούσω


αυλών φθεγγομένων ίμερο’εσσαν δπα.
Χαίρω δ’ εδ πίνων καί 6π’ αύλητήρος άείδων,
χαίρω δ’ ευφθογγον χερσί λύρην οχέων.

Ουποτε δουλείη κεφαλή ίθ-εΐα πέφυκεν, 535


ά λλ’ αίεί σκολιή, καΰχένα λοξον έχει.
Ουτε γάρ έκ σκίλλης ροδα φύεται ουθ’ υάκινθος,
ουδέ ποτ’ έκ δούλης τέκνον έλευθεριον.

Ουτος άνήρ, φίλε Κύρνε, πέδας χαλκεύεται αύτψ,


εί μή έμήν γνώμην Ιξαπατώσι θεοί. 540

Δειμαίνω μή τήνδε πο'λιν, Πολυπαΐδη, δβρις,


ήπερ Κενταύρους ώμοφάγους, ολεσεν.

Χρή με παρά στάθμην καί γνώμονα τήνδε δικάσσαι,


Κύρνε, δίκην, ίσον τ ’ άμφοτέροισι δο'μεν,
μάντεσί τ ’ οίωνοίς τε καί αίθομένοις ίεροϊσιν, 545
ό'φρα μή άμπλακίης αισχρόν ονειδος εχω.

531 φίλον ήτορ = Οd. I 60 · 533 cf. A r c h i l . 181 · 536 αυχένα — εχει = T y r t .
7, 2 sed alio sensu · 540 — 554 · 545 αΐ&ομένοις ίεροϊσιν = II. X I 775 Od. XII
362 · 546 cf. 1378 et ad 508

535-36 S t o b . IV 19, 36 (Ph. Prob. 15 5 ) · 537 T ( A p ó s t o l . XIII 7 6 ) · 539


Resp. fortasse A v s o n i v s Id. 7

531-34 in unam elegiam c o n iu a x lt Friedlânder · 533 bu πίνων] ίμ πίνω ν Bergk ·


αείδων Pierson : ακούων codd. · 535 κεφαλή] κεφαλήν Platt · ίθ-εΐα A : εϋθ-εία Ο
rec. testes · 536 αίεί] â û testes · 537 οίίτε γάρ] ou χοτε A p ó s t o l . · 539 οδτος
A : οδτις cett. · αδτφ A i : αύτ<Β cett. · 542 όλεσεν] ολέσγ; rec. · 543 γνώμονα A
: γνώμην cett. ■ Post 544 uersus aliquot desiderant Bergk H ud so n -W illiam s alii
° 545 μαντεσι τ ’ A : μοίντεσιν cett.

[2 0 4 ]
TEOGNIS

M i corazón se llen a de gozo siem pre que oigo el delicioso son


de la flauta; me regocija beber a satisfacción y can tar1 acom pañado
del flau tista; me regocija tener en m is m anos la lira sonora.

535 Jam ás está erguida la cabeza de u n esclavo, sino siem pre in c li­
nada y con el cuello vuelto de lado ; pues n i la rosa n i el jacinto
nacen de la escila, n i de una esclava un hijo con cualidades de
hom bre libre.

Este hom bre, querido C irno, se fabrica u n cepo para sí m ism o,


540 si es que los dioses no me engañan.

T engo miedo de que el desenfreno h ay a perdido a n uestra


ciudad, al ig u al que a los centauros com edores de carne cru d a2.

Es preciso, oh C irno, que yo dé m i sentencia en este asunto


con el cordel y la escu ad ra3 y otorgue a cada parte lo qu e es
545 justo, ayudado por los adivino s, los agüeros y los sacrificios que
consum e el fuego4, a fin de evitarm e la vergüen za de la culpa.

1 La lección de los manuscritos dzoúouv es defendida por F r i e d l a n d e r , Hermes


48 ( ’13) 572-616 y A l l e n CQ 24 ( ’3 0) 189, pero la expresión es extraña (sobre
'ζειδιυν, en cambio, cf. 821 y Arquíloco 134, 1 2 ) y rompe la sim etría del pensa­
miento; es sin duda una corrupción causada por una rem iniscencia de 531-532.
2 Cf. nota a Jenófanes 1, 19 e Introducción pág. 105. Es el tem a de la h ybris
que destruye la ciudad; cf. Solón 3.
3 Expresión proverbial ; cf. 805 y 945.
4 Como nota F r a c c a r o u 222, se trata de una frase proverbial con el sentido
de «acudiendo a toda clase de medios».

[2 0 4 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Μηδένα πω κακότητι βιάζεο · τφ δέ δικαίψ


τής εύεργεσίης ούδέν άρειοτερον.

Ά γγελος αφθογγος πόλεμον πολύδακρυν έγείρει,


Κόρν’ , από τηλαυγέος φαινόμενος σκοπιής. 550
Ά λ λ ’ ίπποις ίμβαλλε ταχυπτέρνοισι χαλινούς ·
δήων γάρ σιρ’ άνδρών άντιάσειν δοκέω ·
où πολλόν τό μεσηγύ · διαπρήξουσι κέλευθον,
εί μή έμήν γνώμην έξαπατώσι θεοί.

Χρή τολμάν χαλεποισιν έν αλγεσι κείμενον ανδρα, 555


προς τε θεών αίτεΐν έκλυσιν αθανάτων.

Φράζεο · κίνδυνος τοι Ιπι ξυροΰ ΐσταται ακμής ·


άλλοτε πολλ’ έξεις, άλλοτε παυρο'τερα,
ώστε σε μήτε λίην άφνεόν κτεάτεσσι γενέσθαι
μήτε σε γ ’ ές πολλήν χρημοσύνην έλάσαι. 560

Είη μοι τά μέν αΰτάν εχειν, τά δέ πολλ’ έπιδοδναι


χρήματά τών εχθρών τοισι φίλοισιν εχειν.

Κεκλήσθαι δ’ ές δαϊτα, παρέζεσθαι δέ παρ’ έσθλόν


άνδρα χρε<ύν, σοψίην πάσαν έπιστάμενον,
τού συνιεϊν όπο'ταν τι λέγ-γ] σοφόν, οφρα διδαχθής 565
καί τοΰτ’ εις οικον κέρδος εχων άπίΐβς.

549 πόλεμόν πολόδακριιν = II. III 165 X X II 487 · 553 οι-απρηξουσι χέλεοί}·ον cf.
Od. II 213 διαπρήςωσι χελευδ-ον · 554 = 540 · 55 5-5 6 = fere 1179a-b · 555
χαλεποισιν εν αλγεσι cf. II. V 384 χαλεπά άλγεα · 557 επί — άχμής = II. X 173

548 εδεργεσίης O rec. : εζιγεργεαιης A (fortasse ex ευ Ρεργεoirfi) · 551 ίπποις Ο


rec. : ίππου; A · 553 πολλόν] πολλήν Brunck · 557 φράζεο O rec. : φράζεο δ’ ό
A · 561 αυτόν O rec. : αυτών A · 553 ές A : εις O rec. · "αρεζεσ&αι O rec. :
πάρεξεσδ-ει A · 565 διδαχθ^ς O rec. : διδαχΟη A

[2 0 5 ]
TEOGNIS

No hagas violencia a nadie con m ald ad : nada es preferible


para el justo a obrar el bien.

550 U n mudo m ensajero, brillando desde una altu ra le ja n a 1,


d espierta a la guerra lacrim osa, oh C irno. Coloca el freno a los
caballos de rápido pecho, pues espero que h a y a n de luch ar con el
enem igo; no es larga la d istan cia; recorrerán el cam ino, si es que
los dioses no me engañan.

555 U n hombre que se encuen tra acosado por grandes pesares,


debe tener valor y pedir adem ás a los dioses la liberación de ellos.

T en cuidado: la decisión se asien ta en el filo de un n a v a ja 8;


unas veces tendrás m uchos bienes, otras, m enos, de forma qu e no
560 te harás rico en exceso n i irás a p arar a la indigen cia.

O jalá me fuera concedido poseer algun as de las riquezas de


m is enem igos y dar la m ayor parte de ellas a m is am igos.

Es bueno ser invitado a un banquete y sen tarse junto a un


565 hom bre de calidad, conocedor de la sab iduría toda, para escucharle
cuando diga algun a cosa interesante, a fin de ap render y regresar
a casa con esa gan an cia.

1 Una hoguera, como en el Agamenón de Esquilo. Se alude aquí a un episodio


de la vida de Teognis difícil de precisar.
2 Dicho proverbial (cf. el Aparato de Referencias y Heródoto V I 11 y Sófocles,
Antigona 996) que expresa la incertidum bre; la imagen es la de una balanza
asentada sobre el filo de una n avaja y pronta a desequilibrarse.

[2 05 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ή βη τερχο'μενος χαίζω · δηράν γάρ Ινερ8·εν


γης ολέσας ψυχήν κείσομαι ώστε λίθος
άφ&ογγος, λείψω 8’ ερατόν φάος ήελίοιο,
έμχης δ’ εσθ·λός Ιών οψομαι ουδέν ετι. 570

Δοξα μέν άνθρώχοισι κακόν μέγα, πείρα δ’ αριστον


πολλοί άχείρητοι δόξαν έχουσ’ άγα&ών.

Εδ ερδων εδ πάσχε · τί κ’ άγγελον άλλον ΐάλλοις ;


τής εύεργεσίης ρηδίη άγγελίη.

Ο! με φίλοι χροδιδοΰσιν, έπεί τον γ ’ έχθρον άλεΰμαι 575


ώστε κυβερνήτης χοιράδας είναλίας.

'Ρήδιον έξ άγαθ-οϋ Θ-εΐναι κακόν ή ’ κ κακοϋ Ισθ-λόν


μή με δίδασκ’ ■ ου τοι τηλίκος είμί μαθ-ειν.

’Εχθαίρω κακόν άνδρα, καλυψαμένη δέ χάρειμι,


σμικρής ορνιθ-ος κοΰφον εχουσα νο’ον. 580

Έ χθαίρω δέ γυναίκα περίδρομον, ανδρα τε μάργον


δς τήν άλλοτρίην βούλετ’ άρουραν άροϋν.

569 c f. II. X VIII 11 λ ε ίψ ε ιν φ ά ο ς ή ελ ίο ιο e t φ ά ο ς ή ελ ίο ιο Η ο μ . p a s s im · I p a to v


φάοςι= Ρι. 01. 10, 75 · 57 1 -7 2 = 1104a-b ° 575 οι — χ ρ ο ά ίδ ο υσ ι = 861, c f. 813
• 580 χοδφον . . . νόον = 498

579-82 Resp. C a l l . Ερ. 28

567 π α ίζ ω ] π α ίζ ω ν O χ I d e ζ · 572 ά π ε ίρ η τ ο ι A e : ά π ε ίρ η τ ο ν c e t t . · 573 π ά σ χ ε


A : π ρ ά τ τ ε c e t t . · ΐά λ λ ο ις A : ίά λ λ ε ις c e t t . · 574 ε ύ ερ γ ε σ ίη ς O re c . : ε υ γ ε ρ γ εα ίη ς
A (c f. ad 548) · 575 μ ε] γ ε ί · 576 ε ίν α λ ία ς r e c . : Ιν α λ ίο υ ς Ο ε ίν α λ ία ς A e x c o r r.
• 577 ρήδιον] ρήιον S c h n e i d e r · 580 σμιχρής A : μικρής cett. · 582 άλλοτρίην
O rec. : άλλοτρίαν A

[206]
TEOGNIS

M e divierto alegrándom e con m i ju v en tu d , pues una vez que


pierda la vid a, yaceré sin habla largo tiem po debajo de la tierra,
como una piedra, y abandonaré la herm osa lu z del so l; y aun que
570 tengo un corazón noble, no veré y a n in gu n a co sa1.

La opinión es un gran m al para los hom bres, y la prueba es lo


m ejo r; m uchos, sin h ab er dado una prueba de sí m ism os, tienen
fama de buenos.

Haz el bien y recíbelo d esp ués: ¿p or qué en viar otro m ensa­


jero ? El m ensaje del bien obrar se extien de fácilm ente.

575 Son m is am igos quienes me traicionan, puesto que al enem igo


le rehu yo igu al que u n piloto los escollos m arinos.

Es m ás fácil convertir a u n hombre bueno en malo que a uno


malo en b ueno; no me des lecciones: no tengo y a edad de
aprender.

Odio a un m alvado y vengo tapada con u n velo, con el cora-


580 zón ligero de un pequeño pájaro.

Odio a la m ujer callejera y al hom bre lujurioso que quiere


sem brar el campo ajeno.

1 Bergk, Fraccaroli etc. piensan que se trata de un fragmento de M im nerm o;


pero el tema también está en Solón (cf. nota a 728) y nada impide que también
estuviera en otros poetas.

[2 0 6 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ά λλα τα μέν χροβέβηκεν, αμήχανον έστι γενέσθαι


αργά · τα δ’ έξοπίσω, τών φυλακή μελετώ.

Πασίν τοι κίνδυνος έχ’ ίργμασιν, ουδέ τις οιδεν 585


χή σχήσειν μέλλει χρήγματος αρχομένου ·
άλλ’ ό μέν εύδοκιμεϊν πειρώμενος, ου χρονοήσας
εις μεγάλην άτην καί χαλεχήν εχεσεν,
τώ δέ καλώς χοιεϋντι θεός χερί χάντα τίθησιν
συντυχίην άγα&ήν, εκλυσιν αφροσύνης. 590

Τολμάν χρή τά διδοΰσι θεοί θνητοϊσι βροτοϊσιν,


ρηϊδίως δέ φέρειν άμφοτέρων τό λάχος,
μήτε κακοΐσιν άσώντα λίην φρένα μήτ’ άγαθοΐσιν
τερφθής έξαχίνης χρίν τέλος «κρον ΐδείν.

5 8 5 - 9 0 = S o l . 1 3 , 6 5 - 7 0 ( 5 8 6 πη : ή S o l . σχή σειν μέλλει : μέλλει σχήσειν S o l .


πρήγματος : χρήματος S o l . 5 8 7 ευδοχιμεΐν : ευ Ιρδειν S o l . 5 8 9 καλώς ποιευντι :
χιίχώς ερδοντι S o l . τίθησιν : δίδωσιν S o l .) · 5 9 1 τολμάν χρή = 1 1 7 8 a , cf. 5 5 5 ·
5 9 3 - 9 4 cf. 6 5 6 - 5 7 · 5 9 4 πριν ίδεϊν = S im o n . 1 3 4 , 2

5 8 5-90 Τ T h e o g n id i tribuit S t o b . IV 47, 16 unde A p ó s t o l . XIII 100 d et A.B.


IV 445

584 «ργα Eldick H udson-W illiam s : αεργά Bergk edd. plerique εργα codd. ·
τών φυλαχή A : τη φυλαχή cett. · 586 A e d S t o b a e i Voss. : ποϊ cett. S t o b a e i
cett. codd. · 589 χαλώς ποιευντι] χαλον ερδοντι S t o b . ■ πέρι] χαλά S t o b . · 590
αγαθήν, έ'χλυσιν] αγαθών έ'χδυσιν S t o b . (εχλυσινδ’ S t o b a e i Μ ) · 592 όμφοτέρων] αμ-
φότερον A x · 593 χαχοϊσιν άσώντα λίην A : νοσών λυποϋ (νοσοϋντα O ) cett. · 594
τερφθής (τερφθής δ’ Α )] τερφθέντα Bergk edd.

[2 07 ]
TEOGNIS

Lo que ha sucedido, es im posible hacer que no h aya tenido


lu g a r; del futuro es de lo que h ay que cu id arse1.

585 En todas' las acciones h ay peligro y nadie sabe al com ienzo de


un a em presa cuál va ser su fin al: el que inten ta gan ar fama por
falta de p revisió n cae en un grande y terrible infortunio, m ientras
q u e al que obra bien la d ivin id ad le da en todo el buen éxito, que
590 le libera de su in sen satez2.

Es preciso aceptar con valor los regalos q u e los dioses hacen a


los hom bres m ortales y soportar fácilm ente lo que de bueno y de
malo nos dan en su erte: no an gu sties en dem asía tu corazón por
las desgracias n i te alegres repentinam ente por las ven turas antes
de contem plar el fin al3.

1 V a n L e u t s c h , Philologus 30 (1 8 7 0 ) 209 y luego R e i t z e n s t e i n 76, entre otros,


ven en 579-80 y 581-82 un diálogo entre una mujer y su marido. C a r r i è r e 113
piensa que se trata de un enigm a: 579-80 serian las palabras de Filomela, conver­
tida en ruiseñor tras ser seducida por su cuñado Tereo; a esta metamorfosis m ítica
aludirla el καλϋψαμ,ένη de 579. L a Interpretación me parece m uy verosím il; 581-82
creo que representa la respuesta de Proene, la m ujer de Tereo, que ataca a éste y
a Filomela al tiempo. 583-84 es sin duda la nueva respuesta de Filomela. El con­
junto es un enigma recitado alternativam ente por das com ensales; cf. un caso
semejante en 421-28 (pág. 197, n. 1). En cuanto al «espíritu (o corazón) ligero»
de los pájaros (aludiendo a su facultad de vo lar) cf. Sófocles, A ntigona 343. Debe
rechazarse la nueva interpretación de C a r r i è r e , REG. 67 ( ’ 54) 61 (hab laría la
fortuna), pues desconoce la existencia del diálogo.
2 El pensamiento de Solón— aytor de estos versos— ha resultado alterado y
todo el poema inconsecuente por el cambio de καχώς en καλώς en el v. 589. Cf.
contra la tesis que resulta, versos de Teognis como 133 ss. y 1075 ss. Se trata de
una alteración debida a una tradición descuidada, quizá a la recitación en el
banquete,
3 El tema de los -dones de los dioses» (cf. pág. 198, n. 3 ) se funde aquí con
el de la im posibilidad de considerar a nadie feliz antes de la muerte, conocido por
Heródoto I 32 y la tragedia.

[207]
ΘΕΟΓΝΙΕ

Άν8·ρωπ’ , άλλήλοισιν άχόχροθ-εν ώμεν εταίροι · 595


χλήν χλούτου χαντός χρήματος εστι κο'ρος.
Δήν δή καί φίλοι ωμεν · άτάρ τ ’ αλλοισιν όμίλει
ανδράσιν, ο'ί τόν σόν μάλλον ισασι νόον.

05 μ’ Ιλα9·ες φοιτών κατ’ αμαξιτόν, ήν άρα καί χρίν


ήλάστρεις, κλέχτων ήμετέρην φιλίην. 600
Έρρε, θεοϊσίν τ ’ έχθρέ καί αν&ρώποισιν άχιστε,
ψυχρόν ον εν κόλπψ χοικίλον ε’ιχον ôcpiv.

Τοιάδε καί Μάγνητας άχιόλεσεν εργα καί ϋβρις


oía τά νυν ίερήν τήνδε χόλιν κατέχει.

Πολλφ τοι πλέονας λιμού κορος ωλεσεν ήδη 605


άνδρας, οσοι μοίρης χλείον εχειν Ιθελον.

’ Αρχή εχι ψεύδους μικρά χάρις ■ εις δέ τελευτήν


αισχρόν δή κέρδος καί κακόν άμφότερον
γίνεται · ούδ’ ετι καλόν, ότψ ψεύδος χροσομαρτή
άνδρί καί εξέλθη χρώτον αχό στόματος. 610

596 cf. H. XIII 636 ss. π ά ν τ ω ν μ έ ν κόρος ε σ τ ί . . . Τ ρ ώ ε ς δ έ μ ά χ η ς α κ ό ρ η τ ο ι εα σ ιν


S o l . 1, 71 et infra 1158 · 597 = fere 1243. Cf. etiam prouerbium τ ά λ λ α χ α ί φ ι λ ώ -
με& α apud P r h y n . in B e k k e r i Anecdotis I 65 et alios · 602 cf. Fab. Aes. 51 P e r r y

6 0 5 - 0 6 T S to b.I ll 1 8 , 9 M a x . C o n e . LociComm. 2 7 · 6 0 5 T T eles a p . S t o b .


IV 3 2 , 2 1 · 6 0 7 - 1 0 T S t o b . I ll 1 2 , 1 6

596 πλούτου A O i : τούτου x · 5 9 7 αλλοισιν] «λλήλοισιν i · ομίλει A : όμιλεϊν


cett. · 6 0 1 θ-εοΐσιν τ ’ rec. : &εοίσιν A O e l · 6 0 2 ον . . . είχον Slntenls : ος . , .
είχες codd. def. Kroll · 6 0 5 πλέονας] πλείου; T e l e s . · ήδη] ανδρας T e l e s . · 6 0 6
πλεϊον (πλέον A ) εχειν εθελον] πλεϋν’ έ&έλουσιν εχειν S t o b . · 6 0 7 μιχρά] μικρή rec. ·
εις] Ις rec. · 6 0 8 άμφότερον] αμφότερα S t o b a e i Μ 1* A · 6 0 9 ούδ’ ετι H iller Hud-
son-W illiam s : ουδέ τι codd. · προσομαρη] S t o b a e i S : προσομπρτεΐ Ο rec. S t o b a e i
A πρθ3αμαρτ-β A · 6 1 0 Y.où A : χάν cett.

[208]
TEOGNIS

595 Seam os am igos a d istan cia: salvo la riq u e z a1, no h ay nada


que deje de producir hartura. Seam os am igos por m ucho tiem po;
pero trátate con otras gentes que conocen m ejor que yo tu m anera
de p en sa r2.
eoo No me pasó inadvertido que, traicionando m i am istad, reco­
rrías el cam ino por el que y a antes te habías movido. M aldito
seas, enem igo de los dioses y traidor a los hom bres, fría y pérfi­
da serpiente que yo guardaba en m í sen o 8'
La conducta y el desenfreno que ahora im pera en esta ciudad
sagrada son las que perdieron a M ag n esia4.
605 El hartazgo ha ocasionado más m uertos que el ham bre siem pre
qu e algunos hom bres q u isiero n m ás de lo que les correspondía.
En el com ienzo, la m entira reporta un pequeño beneficio;
pero al final, esa ganancia resulta a la vez infam ante y p ern icio sa;
y nada de noble tiene un hombre al q u e le acom paña la m en tira5,
610 una vez salid a de su boca.

1 La idea procede de Solón 1, 71 ss.; Aristófanes, Pluto 188 parece a su vez


una imitación.
2 Es verosím il que 5 9 7 - 9 8 sea una respuesta al distico anterior, como quiere
R e itz e n ste in 7 6 .
3 A lusión a la fábula <El labrador y la serpiente»; no es creíble que se trate
de un fragmento de una fábula completa, como quiere C a r r i è r e 114.
* Cf. Introducción pág. 105. Es una frase proverbial (cf. Arquíloco 107 y
Teognis 1 1 03-04; Mimnermo aludía a los m ism os hechos a continuación del fr.
12, según W ilam ow itz, Sappho u n d Semonides 283). Se trata en definitiva de la
pérdida de la libertad de los jonios y sus sucesivas conquistas por Giges, los
cim erlos y A llâtes, pero el detalle no es seguro; cf. Lehmann-Haupt en RE XI col.
420. El *désenfreno» se refiere al afeminamiento y las discordias de la aristocracia
(cf. Jenófanes 3 y n. a 1104).
5 Continúa adherida a él en algún modo, puesto que le hace sufrir las con­
secuencias.

[2 0 8 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Où χαλεπόν ψέξαι τον πλησίον, ουδέ μέν αυτόν


αίνήσa t - δειλοίς άνδράσι ταϋτα μέλει ·
σιγάν δ’ owe έθέλουσι κακοί κακά λεσχάζοντες ·
οί δ’ αγαθοί πάντων μέτρον ισασιν εχειν.

Οΰδένα παμπήδην αγαθόν καί μέτρων ανδρα 615


των νυν ανθρώπων ήέλιος καθορ^.

Ούτι μάλ’ άνθρώποις καταθάμια πάντα τελείται ■


χολλόν γάρ θνητών κρέσσονες αθάνατοι.

Πο'λλ’ εν άμηχανίησι κυλίνδομαι άχνύμενος κήρ ·


άκρην γάρ πενίην ούχ υπερεδράμομεν. 620

Πας τις πλούσιον δνδρα τίει, άτίει δέ πενιχρο'ν ■


πασιν δ’ άνθρώποις αυτός ενεστι νοος.

Παντοιαι κακοτητες εν άνθρώποισιν έασιν,


παντοίαι δ’ αρεταϊ καί βιοτου παλάμαι.

Άργαλέον ©ρονέοντα παρ’ άφροσι πολλ’ άγορεύειν, 625


καί σιγάν αίεί · τούτο γάρ ού δυνατόν.

616 cf. adn. ad 168 · 617 π ά ν τ α τ ε λ ε ίτ α ι = II. II 330 · 619-20 = fere 1114a-b ·
622 ε ν ε σ τ ι νό ο ς = S o l . 8, 6 · 625 π ο λ λ ’ ά γ ο ρ εύ ε ιν = H o m . passim

61 7-18 Τ S t o b . IV 34, 55 · 619-22 Τ S t o b . IV 33, 15 · 621 Τ (Ε .Μ . 758,


4 1 ) ( A e l . D i o n . ap. A l d i P ii M a n v t i i Thesaurum) · 625 -2 6 T S t o b . III 34, 13
• 625 T ( D i o g e n i a n . II 9 0 ) S v id . s . u . ά ρ γ α λ έ ο ν qui E v r ip id is B acchis tribu it
( G r e g .C y p r . I 8 6)

6 1 1 α υ τό ν] α υ τ ή i · 6 1 7 τ ι] τ ο ι S t o b . · 6 1 8 π ο λ λ ό ν ] π ο λ λ ώ ν Ο e I S t o b . · 6 2 1
τ ίε ι] τ ιφ A e l . D i o n . · 6 2 2 π α σ ιν δ ’ ά ν θ ρ ώ π ο ις ] π δ σ ι <5’ ά ν θ ρ ώ π ο ισ ιν i · 6 2 6 α ίε ί] ά ε ι
e I S to b a e i S Μ

[2 0 9 ]
TEOGNIS

No es d ifícil censurar al prójim o n i tampoco alabarle; son


ocupaciones de los hom bres vulgares, que como v iles que son,
no q u ieren callar de m urm urar v ile z a s; los buenos, en cambio,
saben guard ar la m edida en todas las cosas.

615 De los hom bres de h o y día el sol no contem pla a ninguno


com pletam ente bueno y equilibrado.

No todos los deseos se les cum plen a los hom bres; pues m u­
cho más poderosos que los m ortales son los inm ortales.

620 A fligido en m i corazón me debato en medio de m il dificultades,


pues no he rem ontado la cresta de la ola de la pobreza.

Todo el m undo honra al rico y desprecia al pobre: todos los


hom bres tien en igu al m anera de ser.

T oda clase de vicios h ay entre los hom bres así como toda
clase de virtu d es y de recursos para ganarse la vida.

625 A u n hombre in teligen te le es desagradable h ab lar mucho


ante los tontos y tam bién callar siem p re: pues esto es im posible.

[2 0 9 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Αίσχρο'ν τοι μεθύοντα παρ’ ανδράσι νήφοσιν είναι,


αισχρόν δ’ εί νήφων πάρ μεθύοοσι μένει.

Ή βη καί νεοτης έπικουφίζει νο'ον ανδρος,


πολλών δ’ έξαίρει θυμόν ές άμπλακίην. 630

Ώ ιτινι μή θυμοδ κρέσσων νο'ος, αιέν έν άταις,


Κύρν’, ενι και μεγάλαις κεΐται έν άμπλακίαις.
Βουλεύου δίς και τρις δ τοι κ’ έπί τον νο'ον έλθη ·
άτηρός γάρ τοι λάβρος άνήρ τελεθεί.

’Ανδράσι τοΐς άγαθοις Ιπεται γνώμη τε καί αιδώς · 635


οϊ νδν έν πολλοΐς άτρεκεως ολίγοι.

’Ελπίς καί κίνδυνος έν άνθρώποισιν όμοια ·


οδτοι γάρ χαλεποί δαίμονες άμιρο’τεροι.
Λ*

Πολλάκι πάρ δόξαν τε καί έλπίδα γίνεται εδ όεϊν


εργ’ άνδρών, βουλαΐς δ’ ούκ έπέγεντο τέλος. 640

633 δίς χαί τρίς = prouerbium apud P l . Phlb. 59 d

627-28 T S t o b . Ill 18, 10 · 629 -3 0 T S t o b . IV 11, 12 A p ó s t o l . VIII 49 f


• 635-36 T S t o b . III 37, 16 · 637-38 T S t o b . IV 46, 11 A p ó s t o l . VII 1
b · 639-40 T S t o b . IV 47, 15

627 α ισ χρ ό ν] εχΒ-ρόν S t o b a e i S A M ac · το ι] τ ι O S t o b a e i A ■ vyjtoooiv] νή-


ipoira’ O rec. · 628 α ισ χ ρ ό ν] Ιχθ-ρον S t o b a e i S A M at · π α ρ ά ] π α ρ i · 631
ψ τ ι ν ι A : ψ π ε ρ O rec. · χ ρ έσ σ ω ν] χ ρ είσ σ ιυν O · 632 Κ ύ ρ ν’ Iv i M ras : Kúpve codd.
Κ όρν’ έ'τι Carrière alia a lii · 633 ελ&ΐβ] Ιλ& οι rec. · 636 οι A S t o b . : où cett. ·
Iv A S t o b . : μ έν cett. · ο λ ίγο ι A S t o b . : δ’ ο λ ίγο ις cett. · 637 ό μ οια i S t o b . :
όμοιοι rei. codd. · 639 π ο λ λ ά χ ι] π ολλα 'χ ις S t o b a e i M A Τγ · π ά ρ ] π α ρ ά i S t o b a e i S
M A ■ ε5 ρ εΐν Emperlus : ε&ρεΤν ( ε ΰ ρ ε ϊν A ) codd. S t o b . · 640 β ο ο λ α ίς] β ο υλα ϊο A

[2 1 0 ]
TEOGNIS

Es vergonzoso para un ebrio estar con hom bres que no han


bebido, como lo es para uno que no ha bebido estar en com pañía
de borrachos.

La ju v en tu d y la poca edad dan alas al p ensam iento del hom-


630 bre y arrastran al corazón de m uchos a em presas funestas.

A q u el cuyo pensam iento no puede más q u e su corazón, siem ­


pre, oh C irno, está en la desgracia y se h alla en errores fu n esto s1.

M ed ita dos y tres v e c e s2 lo que se te venga al p ensam iento;


porque un hombre im pulsivo va acom pañado del infortu nio3.

635 A los hom bres de bien les sigu en como com pañeras la p ruden­
cia y la d ig n id ad ; h o y día son m u y pocos entre m uchos.

La esperanza y el esp íritu de aven tura son sem ejantes en el


m und o: ambos son dioses im periosos.

M uchas veces sucede que contra lo p rev isib le y esperado


640 m archan bien las em presas de los hombres y en cambio sus pro­
yectos no logran éxito.

1 El problema de la oposición entre razón y pasión es un tema propio de la


escuela socrática; pero y a aparece en Eurípides en época an tigua: así en M ed ea
(año 431) 1089 y en el fr. 715 N .2 S n e l l , Das früheste Zeugnis über Sokrates, Philo­
logus 97 ( ’4 8) 125 as. ha intentado rastrear en estos pasajes un influjo socrático
y aunque nuestros versos hacen esto más difícil, no h a y duda de que el tema
debe proceder de la segunda m itad del s. V. En cambio, el dístico anterior delata
un pensamiento más antiguo en el que νόος y θ-υμο'ς vienen a ser sinónimos.
2 Como otras veces, no podemos decir si el refrán (cf. Aparato de Referencias)
proviene de aquí o viceversa.
8 Igual afirma Sófocles, Edipo Rey 617.

[2 1 0 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ο’ύ τοι κ ’ είδείης ουτ’ εΰνουν ούτε μέν έχθ·ρόν,


εί μή σπουδαίου χρήγαατος άντιτύχοις.

Πολλοί χάρ κρητήρι φίλοι γίνονται έταϊροι,


έν δέ σχουδαίψ πρήγματι παυρότεροι.

ΓΙαύρους κηδεμόνας πιστούς εύροις κεν εταίρους 645


κείμενος έν μεγάλη θυμόν άμηχανίη.

Έ δη νυν αιδώς μέν έν avfrpioxotaiv όλωλεν,


αύτάρ άναιδείη γαϊαν έπιστρέφεται.

Ά δειλή πενίη, τί έμοις έπικειμένη ώμοις


σώμα καταισχύνεις καί νόον ήμέτερον ; 650
αισχρά δέ μ’ ούκ έθέλοντα βίη καί πολλά διδάσκεις
έσθλά μετ’ dvfrpcóxcuv καί κάλ’ έπιστάμενον.

Ευδαίμων ειην καί θεοΐς φίλος άθανάτοισιν,


Κύρν’ ’ άρετής 8’ άλλης ούδεμιής εραμαι.

643-44 = fere 115-16 · 649 à — τί = 351 · 651 o5 χ - β ίη = //. XIII 572 ·


653 ib o îç — α&ανατοισι cf. Od. X 2 φίλος άίΐανατοισι Θ-εοΐσι

647-48 T S t o b . [II 32, 8 · 649-52 Τ S t o b . IV 32, 34 ubi uu. 17 7 -7 8 in umum


poema conglutinantur · 653-54 T S t o b . IV 39, 12

641 x’ είδείης A : κήσει 6 εις Ο χήδει 6 εις rec. · μέν] τον χ · 642 πρήγματος Ο
rec : πράγματος A · άντιτύχοις] άντιτύχης Ο · 643 πολλοί] πολλοί τοι i · 644
πρήγματι O rec. : πράγματι A · 646 8-ι>μόν] Βυμοό rec. · 647 δλωλεν] -a i · 648
αυτάρ O rec. : oâ τάρ A · επιστρέφεται] άπέρχεθ·’ όμως S t o b a e i S έπιστρέφεται
έπέρχεΒ-’ όμώς S t o b a e i Μ έπιστρέφεται όμως S t o b a e i L · 649 ά] & b g m S t o b a e i
A · έμοίς επικείμενη A S t o b . : έμοΐσι χα&ημένη O rec. · 651 δέ μ’ oôx] δ’ ο'ύ μέ i
• χαί] κακά S t o b . · 652 μετ’ A S t o b . : πάρ O rec. · έπιστάμενον] -ος
ε’ίην] είη δέ i · καί O rec. : ζε A Bergk · φίλος] φίλοις Ο · 654 δ’] om. Ο ·
οΰδεμιης] -ιάς Ο

[211]
TEOGNIS

No es p o sib le1 reconocer al am igo n i al enem igo a no ser que


uno venga a encontrarse ante un asunto de im portancia.

Junto a la crátera son m uchos los am igos, pero en un asunto


im portante, m uchos menos.

645 Pocos am igos que se cuiden de ti h allarás cuando tu corazón


se encuentre en grave angustia.

H á desaparecido la dign idad de entre los hom bres m ientras


que la in d ign id ad se pasea por la tierra.

Infame pobreza ¿po r qué, pesando sobre m is hombros, llen as


650 de vergüen za m í cuerpo y m i esp íritu ? C ontra m i voluntad, a la
fuerza, me enseñas m uchas infam ias: ¡a m í que entre todos los
hom bres conozco lo bueno y lo b ello 2!

Sea yo afortunado8 y amado por los dioses inm ortales, oh


C irn o ; n in gu n a otra v irtu d deseo.

1 Los tres dísticos 641-46, son variaciones sobre el mismo tema, frecuente
en la Colección (cf. 697-98, 857-66, 9 2 9 - 3 0 ...) por su importancia para la aristo­
cracia decadente; cf. pág. 192, n. 2. Dan la impresión de un diálogo entre varios
comensales, diálogo cerrado con una conclusión pesim ista (6 4 7 -4 8 ).
2 Cf. n. 45 y 47 y, más concretamente, Eurípides, Electra 375-76.
8 -Afortunado* es ευδαίμων, Ut. «que tiene un buen genio*, cf. pág. 179, η. 2
y W iL A M O w iT Z , Der Glaube der Hellenen I 369; traducir «feliz» con Carrière y
Edmonds, es olvidar el contexto y atribuir a la palabra un significado ático.

[2 1 1 ]
ΘΕ0ΓΝ1Σ

Συν αοί, Κύρνε, παθόντι κ α κ ώ ς άνιώ μεθα χάντες · 655


άλλά τοι άλλο'τριον κ ή δ ο ς ècpTj^sptov.

Μηδέν αγαν χαλεχοισιν άσώ φρένο: μηδ’ αγαθό totv


γα ΐρ ’ , έπεί έ'στ’ «νδρός πάντα ψέρειν αγαθού.

Ουδ’ όμο'σαι χρή τοϋτο τ ι · μήποτε πράγμα τοδ’ έσται ·


θεοί γάρ τοι νεμεσώσ’ , οϊσιν επεστι τέλος 660
έκχρήξαι μέντοι τι. Κ α ί έκ κακοϋ εσθλόν έγεντο,
και κακόν έξ άγαθοϋ ■ καί τε πενιχρός άνήρ
αιψα μ ά λ ’ έπλούτησε · καί δς μάλα πολλά πέχαται,
εξαπίνης χ ά ντ’ οδν ωλεσε νυκτί μιή ·
καί σώφρων ήμαρτε καί άφρονι πολλάκι δοξα 665
έσπετο, καί τιμής καί κακός ών Ιλαχεν.

Εΐ μέν χρήματ’ έχοιμι, Σιμωνίδη, οιάπερ ήδη,


ουκ άν άνιφ μη ν τοΐς άγαθοΐσι συνών ·
νυν δέ με γινώσκοντα παρέρχεται, ειμι δ’ άφωνος
χ ρ η μ ο σ ύ ν η , π ο λ λ ώ ν γ ν ο ύ ς α ν ά μ ε ιν ο ν ε τ ι 670

660^&εοί— νεμεσώσ’ c f. H e s . Op. 7 4 1 τ φ δε 8-εοί νεμεσώαι · οίσι — τ έ λ ο ς cf. a d


S o l. 1, 5 8

665-66 Τ S t o b . IV 42, 5 · 669 Resp. T e l e s apud S t o b a e v m III 1, 98

655 σοί O rec. : τοι A · 559 τούτο τι] τι τοδτο i τοϋτο Ο τοϋτο ou A hrens
τοΰ&' ότι C am erarius · πράγμα] πρήγμα rec. · 660 γαρ τοι Cam erarius : γαρ τε A
Ο καί γάρ rec. · 661 εκπρήξαι Carrière : καί πρήςαι codd. · 663 καί O rec. : δε
A · ?:έπαται Brunck : πέπασται codd. · 664 πάντ’ ο3ν rec. : από τοδν A παντα Ο
• μιγ) A : μι^ O rec. · 666 τιμής A : τιμή Ο τιμήν rec.· καίom. S t o b . ·66
ήδη A : $δειν cett. · 668 dv άνιφμην rec. : αν ανοιμην A ανιφμην Ο ■ τοϊ;] τοίσι
Ο · 670 γνούς àv χ ί : γνοϋσαν A γνοΰς ~ap g γνο'υς Ο

[2 1 2 ]
TEOGNIS

655 C uando tú, oh C irno, sufres u n infortunio, todos nos en triste­


cem os; pero la in q u ietu d por otra persona es in q u ietu d de un d ía1.

No te aflijas en exceso en tu corazón por las dificu ltades; n i


te regocijes en exceso por la p rosp eridad; pues el saber soportarlo
todo es cualidad del hom bre noble.

No h ay que hacer un juram ento como éste: «jam ás sucederá


660 tal co sa2»; porque los dioses se ofenden y son ellos precisam ente
qu ien es tien en en sus m anos la realización de las cosas. Del m al
suele salir el bien así como del bien el m al; a veces, un hom bre
pobre se enriquece repentinam ente, y el dueño de grandes riq u e­
zas las pierde todas de repente en un a noche; a veces, el hom bre
665 prudente se equivoca m ientras la gloria se hace com pañera del
insensato y el m alvado, a pesar de serlo, logra honrosas d istin ­
ciones.

S í tu v ie ra 3, oh Sim ónides, las riq u ezas que poseí en un tiem po,


no me sen tiría a disgusto cuando trato a los hom bres de b ien ; pero
ahora esas riquezas pasan de largo jun to a m í, que sé lo que son,
670 y me hace andar mudo la m iseria, au n que me daría cuenta m ejor

1 Igual dice Píndaro, Nemeas 1, 54.


2 Igual Arquíloco 206 y Sim ónides 6. Cf. tam bién 159-60 y 59 1-9 4 con las
notas.
3 Esta elegía, igual que 1345-50, es atribuida con frecuencia a Eveno por el
solo hecho de dirigirse a Sim ónides como 469-96, que por lo demás no es seguro
que sea de Eveno (cf. pág. 200, n. 1). Cf. en este sentido B l a s s , RhM 62 (’07) 269
ss. y luego otros muchos, el últim o B o w r a , C lassR ev 48 ( ’ 3 4 ) 2 ss. Carrière se la
niega a Eveno: sería de un poeta desconocido que se dirigía a Simónides de Ceos
pidiéndole ayuda por haber sido arruinado por la revolución. En REG 67 ( ’ 5 4 )
61 ss. busca un apoyo en Platón, República 489 B , donde en realidad no se alude
a Simónides, sino a Aristipo (cf. D i ó g e n e s L a e r c i o II 69). En realidad, aceptando
nuestra fecha de Teognis, la elegía puede ser de este autor y dirigirse a Simónides

[2 1 2 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

ούνεκα νύν φερόμεσθα καθ’ ιστία λευκά βαλόντες


Μηλιού έκ πόντου νύκτα διά δνοφερήν ·
άντλειν δ’ ούκ έθέλουσιν ■ υπερβάλλει δέ θάλασσα
αμφοτέρων τοίχων · ή μάλα τις χαλεπώς
σώζεται, οί δ’ Ιρδουσι · κυβερνήτην μέν έπαυσαν 675
εσθλον, οτις φυλακήν είχεν έπισταμένως,
χρήματα δ’ άρπάζουσι βίη · κόσμος δ’ άπόλωλεν,
δασμός δ’ οΰκέτ’ ίσος γίνεται ές τό μέσον ■
φορτηγοί δ’ αρχουσι, κακοί δ’ αγαθών καθύπερθεν ·
δειμαίνω μή πως ναύν κατά κύμα πίη. 680
Ταΰτά μοι ήνίχθω κεκρυμμένα τοϊς άγαθοισιν
γινώσκοι δ’ αν τις καί κακός, αν σοφός -fl.

Πολλοί πλούτον έχουσιν αιδριες · οί δέ τά καλά


ζητούσιν χαλεπή τειρόμενοι πενίη ·
ερδειν δ’ αμφοτέροισιν άμηχανίη παράκειται · 685
ειργει γάρ τούς μέν χρήματα, τούς δέ νόος.

Ούκ Ιστι θνητοΐσι πρός αθανάτους μαχέσασ&αι,


ουδέ δίκην είπειν · ούδενί τούτο θέμις.

06 χρή πημαίνειν δτε μή πημαντέον ειη,


ούδ’ ερδειν δ τι μή λώϊον η τελέσαι. 690

672 νύχτα — δνοφερήν = Od. X V 50 · 684 cf. ad 182 · 673 άντλείν cf. A lc.
46 A , 6 άντλος

6 8 3 -8 6 T S t o b . IV 3 1 , 4 4

672 νύχτα διά δνοφερήν] διά δνοφερήν νύχτα i · 675 οί δ’ ερδοοσι edd.
A Ο οί δ’ εδδοιισι rec. · 676 δτις A : δ’ 8ς Ο γ’ &ς χ i « 678 ίσος] Ισος Ο
• ες] εις cett. · 682 χαζός B runck ; χαχ'ον codd. · 684 χαλεπή O rec. : -οί
A · 685 δ’] τ’ Ο ·. 686 γάρ τούς (τά i) μεν] τους μεν δή S t o b . · 690 ί τι A e g :
ο τε Ο οτε cett. ■ ερδειν] οδρδειν χ

[213]
TEOGNIS

que otros m uchos de que ahora vam os a la d eriv a1 con las b lan ­
cas velas recogidas, más allá del m ar de M elos, en medio de la
noche o b scura2; la tripulación no quiere achicar el agua, el mar
se lan za por encim a de am bas bordas y apenas es posible salvarse.
675 Pero ellos actú an : han quitado el mando al h ábil piloto que con
su arte velab a por la nave y se dedican a la rap iñ a; la d iscip lin a
ha desaparecido y no h ay u n justo reparto a la luz del d ía; m an­
dan los cargadores y los m alos están siem pre encim a de los buenos:
680 temo que la ola se trague a la n ave. Estos ocultos enigm as los
dirijo a los hom bres de b ien ; pero hasta u n hombre v il los com­
p rendería, si es in telig en te3.
H ay m uchos ignorantes que son ricos, m ientras que otros,
685 m altratados por la cruel pobreza, tien en nobles aspiracio nes; pero
unos y otros están im posibilitados de obrar: a los unos se lo im ­
pide la falta de dinero., a los otros, la falta de inteligen cia.
No es posible a los hom bres lu ch ar contra los in m o rtales4 ni
ju zg arlo s: a nadie es ello lícito.
No se debe causar daño cuando no es ocasión de causar daño,
690 n i hacer lo que no es m ejor llevar a térm ino.

de Ceos, pero evidentemente trata de política y no de una petición de ayuda. El


tono personal convendría bien a Teognis.
1 La imagen de la nave del estado se h alla también, como se sabe, en Alceo
46 A y B ( y en Píndaro, Pílicas 1, 8 6 ; 8, 9 8 ; 10, 71; Esquilo, Siete 2 ; etc.), siendo
famosa la im itación de Horacio, Odas I 14. A q uí se concreta más, aludiéndose a
la suprem acía alcanzada por el pueblo sobre los nobles. Posiblemente, el tema
viene de Arquíloco 163 (cf. nota).
2 El barco es empujado al mar abierto y sin islas situado al S. de Melos. Pero
Bergk y otros creen que se trata del golfo M eliaco, temido por los navegantes.
3 Tam bién Píndaro (cf. Olímpicas 2 ,9 1 s s .) sólo puede ser entendido por los
doctos.
4 Cf. Iliada V I 129.

[213]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Χαίρων εδ τελέσεκχς οδόν μεγάλου διά πόντου,


καί σε Ποσειδάων χάρμα φίλοις άγάγοι.

Πολλούς τοι κόρος ανδρας άχώλεσεν άφραίνοντας ·


γνώναι γάρ χαλεπόν μέτρον, οτ’ έσθλά παρή.

Où δύναμαι σοι, θυμέ, παρασχειν άρμενα πάντα · 695


τέτλα θι ■ τω ν δέ καλών o ik t συ μοϋνος έρας.

Ευ μέν έχοντος εμοΰ πολλοί φίλοι · ήν δέ τι δεινο'ν


συγκύρση, χαύροι πιστόν εχουσι νόον.

Π λήθει δ’ άνθ-ρώχων άρετή μία γίνεται ήδε,


χλουτειν ■ τών δ’ άλλω ν ούδέν άρ’ ήν οφελος, 700
ούδ’ εΐ σωφροσύνην μέν έχοις 'Ραδαμάν&υος αύτοϋ,
χλείονα δ’ είδείης Σισύφου Αίολίδεω,
οστε καί εξ ’Αΐδεω πολυϊδρεήβσιν άνήλθεν,
πείσας Περσεφο'νην αίμυλίοισι λογοις,

692 = II. XVII 636 · 695 cf. a d 367 · π α ρ α σ χ ε ίν —χ α ν τ α c f. 275


χ α ρ μ α φ ίλ ο ις
et adn. · 701-14 c f. T y r t . 9, 3-8 · 704 α ίμ υ λ ίο ισ ι λ ό γ ο ις = Od. 156 H . M e r c .
317 (λ ο 'γ ο ισ ι)

693-94 T S t o b . III 4, 43 · 695-96 T S t o b . III 19, 11 A p o s t o l . XIII 77 a ·


695 T M a x . C o n f . L u c i C o m m A 9 C o r p .P a r . 641 (ed. Elter) · 699-702 T S t o b .
IV 31, 3

692 αγαγοι] ανάγοι A * αγα'γη O · 693 πολλούς] πολλος S t o b a e i A M J · α<ρραί­


νοντας] άφρονέοντας rec. · 694 μέτρον] παΰρον S t o b . · 695 σοι] αε Ο S t o b a e i Μ
• παρασχειν] παρέχειν S t o b . A p o s t o l . · 696 τών] σών Ο * οΰτι] ουχί S t o b . où
.A p o s t o l . · μοϋνος rec. S t o b a e i S M A A p o s t o l . : μόνος A O S t o b a e i A 2 · 69 7
eù] ou A · 698 σογχόρση A : έγχύρση O rec. · νόον O rec. : vóou A · 699 τ λ ή -
θ-ει δ’ αν&ρώπων] χασι δ’ αν8·ρώχοις S t o b . · μία] μίη Ο · 700 άρ ' ήν] ήν αρ’ i ·
701 εχοις] -οι S t o b . · 702 είδείης] -η S t o b . · Σισ. Αίολίδεω A S t o b . : Αΐολίδου
Σισ. cett. · 703 Ά ίδ εω Α : Άίδαο O rec. · "ολυιδρείησιν Leutsch : -δρίησιν
codd.

[214]
TEOGNIS

O jalá, lleno de alegría, acabes felizm ente el v iaje a través del


vasto mar y ojalá Poseidón te conduzca al térm ino para alegría de
tu s am igos.

El exceso ha perdido a m uchos hom bres in sen sato s; pues es


difícil conocer la m edida cuando las cosas deseables están al alcan ­
ce de tu m ano.

695 No puedo, corazón mío, co nseguir para ti todo lo que deseas1;


ten p acien cia: no eres el único enam orado de las cosas bellas.

En la prosperidad tengo m uchos am igos; pero si me ocurre


algun a desgracia, son pocos los que me guardan fidelidad.

700 La m ayo ría de los ho m bres2 sólo conoce una excelen cia: la
riqueza. Las dem ás, ahora vien e a verse que no eran de n in gú n
provecho, au n q ue poseas la ju sticia del propio R adam anto3 y seas
m ás avisado que S ísifo 4, el hijo de Eolo, que gracias a sus m ú lti­
p les argucias regresó de la m orada de H ades convenciendo con

1 Cf. pág. 183, n. 2. Pasajes homéricos paralelos como Odisea X X 18 tienen


un contexto sem ejante a éste; h ay, pues, una im itación. Pero es significativo que
aqui los deseos insatisfechos sean de tipo amoroso; esto al menos parece deducirse
de la comparación de 696 con Baquilides 18 y Teócrito 13, 1 ss.
2 El poema es una im itación de Tirteo de época sofística; cf. Introducción
pág. 99. No es necesario separar 703-12 como quieren Carrière 117 y otros: esta
incoherencia se encuentra también en Solón, por ejemplo, y es herencia de la
época arcaica.
3 Homero, Odisea IV 563 cuenta que vive en el Elisio; para la creencia poste­
rior es el juez de los muertos.
4 Sobre la fama de Sísifo, cf. Iliada V I 153; sobre su condena en el Hades, Odisea
X I 593 ss. A la leyenda de su vuelta a la tierra engañando a Persefona (que le dió
permiso por un día para hacerse los funerales porque su mujer, instruida por él,
no los había celebrado), alude y a Alceo 73.

[2 1 4 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

ήτε βροτοίς παρέχει λήθην βλάχτουσα νο'οιο, 705


άλλος δ’ οΰχω τις τούτο γ ’ έχεφράσατο,
οντινα δή θανάτριο μέλαν νέφος αμφικαλόψη,
,έλθη δ’ ες σκιερόν χώρον άχοφθιμένων,
κυανέας τε χύλας χαραμείψεται, αΐτε θανόντων
ψυχάς ειργουσιν καίχερ άναινομένας · 710
άλλ’ αρα κακεΐθεν χάλιν ήλοθε Σίσυφος ήρως
ες φάος ήελίου σφήσι χολυφροσύναις ·
ούδ’ ει ψεόδεα μεν χοιοϊς έτύμοισιν όμοια,
γλώσσαν £χων άγάθήν Νέστορος άντιθέου,
ώκότερος δ’ είησθα χόδας ταχέων Άρχυιών 715
καί χαίδων Βορεω, τών αφαρ είσί χόδες.
Ά λ λ α χρή χάντας γνώμην ταύτην καταθέσθαι,
ως χλοΰτος χλείστην χασιν Ιχει δύναμιν.
Ίσον τοι χλουτοϋσιν, οτφ χολυς άργυρός έστιν
καί χρυσός καί γής χυροφόρου χεδία 720

707 Θ-ανάτοιο — ά μ φ ιχ α λ ό ψ η = Od. IV 180 cf. Il, X VI 350 · 713 ψ εό δ εα . . . Ιτύ-


μ οισι όμοια = Od. X IX 203 H e s . Theog. 27 · 719-28 = S o l . 14, sed apud P l v .,
qui est S o lo n i s testis, tantum uu. 1 -6 traduntur (721 τ ά δ έο ντα : μ ό να τ α ϋ τ α S o l .
722 π λ ε υ ρ α ΐς : π λ ειιρ ή S o l . 723 ό τα ν δέ κε τ ώ ν : Ι π ή ν χα ί τ α δ τ ’ S o l . 724 ώ ρ η ,
σο ν δ ’ ή β η : ή β ε ' σ υ ν δ ’ ώ ρ η S o l . )

717-18 Τ S t o b . IV 31, 8 · 719-28 Τ S t o b . IV 33, 7

705 νόοιο] νόημα rec. · 706 Ιπεφράσατο] Ιφράσατο Ο · 707 άμφικαλύψη A : -οι Ο
rec. · 708 ελθ-η] -ot rec. · άποφδ-ιμένων O rec. : -ος A · 711 χάχεΐβ-εν] χαί χεΐθ-εν
Bekker · χ. ήλΐ)8·εν Σ. ή. A : χ. ήλθ-ε συσοφορος ή. Ο Σ. χ. ηλυθ-εν (ήλβ-εν i) ή.
rec. · 713 ψεύδεα O rec. : ψευδέα A · χοιοΐς A : ποιείς O rec. · 716 Βορέω A
: -έου cett. · 717 αλλά] αλλά γε rec. · πάντας γ. ταύτην (ταύτη Α χ) χαταβ-έσθ-αι]
ταύτην γ. πάντας (πάντως Α ) χαταθ-έσ&αι S t o b . πάντας γ. χατα&έσ&αι ταύτην ί · 719
τοι] τι rec. e I exceptis · ά'τφ] ό'σοις S t o b .

[215]
TEOGNIS

705 su s palabras lisonjeras a Perséfona, la diosa q u e da a los m ortales


el olvido, que extravía su razón; n adie había aún discurrido esto
después de envolverle la negra nube de la m uerte y de llegar al
sombrío país de los m uertos pasando las negras puertas que aprí-
710 sio n an a su s alm as, a pesar de su resistencia. Y sin embargo, fué
de allí de donde regresó el héroe Sísifo a la lu z del sol, gracias a
su ingeniosidad. N i son tampoco de n in gú n provecho au n que
finjas m entiras parecidas a verdades, poseedor de la lengua elo­
cuente de N éstor, sem ejante a un dios, y seas más rápido en la
715 carrera que las veloces H arp ías1 y que los h ijo s de B oreas2, cuyo s
píes son ligeros. Todo el m undo, en conclusión, debe penetrarse
de esta id ea: que la riq u eza tiene en todas las cosas el m ayor

720 Igual riqueza tien en el que posee m ucha plata, oro, cam pos de
tierra fértil, caballos y m uías, y aq u el al que le es dado lo necesa-

1 Antiguos dioses de la tem pestad; cf. sobre ellas Hesíodo, Teogonia 267 ss.
2 Zetes y C alais, según Plndaro, Píticas 4, 182.

[215]
ΘΕΟΓΝΙΣ

ίπποι θ ’ ήμίονοι τε, καί φ τα δέοντα πάρεστι,


γαστρί τε και πλευραΐς και ποσίν αβρά παθείν
παιδο'ς τ ’ ήδέ γυναικο'ς · οταν δέ κε τώ ν άφίκηται
ώρη, σύν δ’ ήβη γίνεται άρμοδία,
ταδ τ’ αφενός θνητοισι · τά γάρ περιώσια πάντα 725
χρήματ’ έχων οΰδείς έρχεται εις Ά ΐδ εω ,
οόδ’ άν άποινα διδους θάνατον φύγοι ουδέ βαρείας
νούσους ούδέ κακόν γήρας έπερχομενον.

Φροντίδες ανθρώπων ελαχον πτερά ποικίλ’ Ιχουσαι,


μαρο’μ ε ν α ι ψ υ χ ή ς ε ϊν ε κ α κ α ι βιο'του. 730

Ζεΰ πάτερ, είθε γένοιτο θεοΐς φίλα τοΐς μέν άλιτροΐς


υβριν άδεΐν, καί σφιν τούτο γένοιτο φίλον
θ ύμ ψ , σχέτλια εργα μετά φρεσί δ’ δστις άθηρής
εργάζοιτο, θεών μηδέν όπιζόμενος,
αυτόν έπειτα πάλιν τείσαι κακά, μηδ’ έτ’ όπίσσω 735
πατρός άτασθαλίαι παισϊ γένοιντο κακο'ν,
παΐδές θ ’ ο?τ’ αδίκου πατρός τά δίκαια νοεΰντες
ποιώσιν, Κρονίδη, σόν χόλον άζόμενοι,

731 εί’Θ·ε — φίλα cf. 11. X X II 41 αί&ε Β-εοΐσι φίλος . . . γένοιτο Od. VII 316 μή
τοϋτο φίλον Διί . . . γένοιτο · 733 σχέτλια έ'ργα = Od. X IV 83 al. · 734 cf. 1148

721 τα δέοντα] τάδε παντα S t o b . τα λέοντα A · 723 τ ’] 9-’ S t o b a e i Μ · κε] καί


S t o b . e I · τών] τώνδ’ S t o b . · 724 άρμοδία A S t o b a e i S Μ : -δίον Ο -δίος rec.
- v ia S t o b a e i A · 726 Ά ίδ εω ] Ά ίδην S t o b . rec. · 727 φύγοι] -η O · 729 om, c
g · ελαχον] δ’ έ'λαχον (τού- ¡ s“ ) rec. ελαχον A llen · 730 om. c g b m · 733 μετά
φρεσί δ’ ( τ ’ O ) rec. : διατοίφρεσι δ’ A · αΟ-ηρής. Sauppe : «& [[.. ]]r(ç A ά&ψης
cett. ■ 734 μηδέν] μηδέν’ Hermann · 735 τεΐσαι edd. : τΐααι uel τίσαι codd. ·
μηδ’ έ'τ’ Hermann μηδέ τ ’ codd. ■ 736 ατασ&αλίαι. . . γένοιντο A : -ίη (-ία Α ) . . .
-οιτο cett. · 737 &’ Ο : τ ’ A δ’ rec. · 738 ποιώσιν edd. : ζαιώσιν A ποιοΰσι
cett. · άζώμενοι] -ον ί

[2 16 ]
TEOGNIS

rio : tener contentos su estómago, sus costados y sus pies y d isfru ­


tar del amor fem enino o m asculin o ; cuando llega la edad de estas
cosas y la ju v en tu d entra en su p len itu d , son estos los bienes de
725 los m ortales, pues nadie llega a la m ansión de H ades con todas
su s m uchas riquezas: au n q u e pagara un rescate, no podría escapar
a la m uerte n i a las terribles enferm edades, n i a la infam e vejez
que se acerca1.

A las preocupaciones de los hom bres les han correspondido


730 en suerte alas m ulticolores: llo ran por su v id a y por sus m edios
de su b sisten cia 2.

Padre Z eus, ojalá fuera vo lun tad de los dioses que los m alva­
dos se gozaran en su insolencia, consintiéndolo en su corazón;
pero tam bién que aquel que inicuam en te comete crím enes con
p lena conciencia, sin cuidarse para nada de n inguno de los dioses,
735 exp iara a continuación sus m alas acciones, y las locuras de los
padres no fueran en el futuro una desgracia p ara los h ijo s; adem ás,
que los h ijo s de u n padre injusto que conocieran y pagaran

1 Es un fragmento de Solón (el 14), aunque la fuente de éste sólo transm ite
los seis primeros versos. Estas ideas sobre la riqueza son extrañas a Teognis.
2 Son innum erables las enm iendas e interpretaciones varias propuestas para
este dístico por no querer aceptar la construcción ελαχον Ιχουσαι, desde luego vio­
lenta, pero analógica de otras de τυγχάνω y preferible a dichas correcciones. Las
preocupaciones de alas m ulticolores son las m ism as que en Horacio, Odas II 16,
11 ss. vuelan alrededor de los artesonados: es una manera de expresar que nunca
se alejan, pues se las concibe personificadas y como algo exterior al que las sufre
(cf. Mimnermo 1, 7).

[216]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ιξ αρχής τα δίκαια μ ε τ ’ άστοϊσιν φιλέοντες,


μ ή τ ι ν ’ υ π ε ρ β α σ ίη ν ά ν τ ιτ ίν ε ιν π α τ έ ρ ω ν . 740
Τ αΰτ’ ε ίη μ α κ ά ρ ε σ σ ι θ ε ο ϊς φ ίλ α · νυ ν δ ’ ό μ έ ν ε ρ δ ω ν
έ κ φ ε ό γ ε ι, το κ α κ ό ν δ ’ ά λ λ ο ς έ π ε ιτ α φ έ ρ ε ι.

Κ αί τοϋτ’ , αθανάτων βασιλεύ, πώς έστι δίκαιον,


έργων δστις άνήρ εκτός έών αδίκων
μή τ ιν ’ όπερβασίην κατέχων μηδ·’ ό'ρκον άλιτρον, 745
αλλά δίκαιος έών, μή τα δίκαια πάθη ;
Τ ίς δή κεν βροτός άλλος, ορών πρός τούτον, έπειτα
α ζο ιτ’ αθανάτους, καί τίνα θυμόν έχων,
όπποτ’ άνήρ άδικος και ατάσθαλος, ούτε τευ άνδρός
ο ύ τ ε τ ε υ α θ α ν ά τ ω ν μ ή ν ιν ά λ ε υ ό μ ε ν ο ς , 750
ύ β ρ ίζ η π λ ο ό τ ψ κ ε κ ο ρ η μ ε ν ο ς , οι δέ δίκ α ιο ι
τ ρ ό χ ο ν τ α ι χ α λ ε π ή τειρ ο 'μ ενο ι π ε ν ίη ;

Ταΰτα μαθών, φ ίλ ’ εταίρε, δικαίως χρήματα ποιοΰ,


σώφρονα θυμόν έχων έκτός άτασθαλίης,
αίεί τώ νδ’ έπέων μεμνημενος · εις δέ τελευτήν 755
αινήσεις μ ύθ ψ σώφρονι πειθόμενος.

Ζευς μέν τήσδε πόληος ύπειρέχοι αίθέρι ναίων


αίεί δεξιτερήν χειρ’ έπ’ άπημοσύνη,

746 αλλά — Ιών = 794 · 750 cf. a d 400 · 753 ταΰτα μα&ών = S em . 29, 12 ·
757 Ζευς . . . αΐθ-έρι ναίων = II. II 412 IV 166 H e s . Op. 18 ■ 757 -5 9 Ζευς . . .
άλλοι τ ’ αθάνατοι μάχαρες θεοί cf. Od. V 7 Ζε5 πατερ ήδ’ άλλοι μάχαρες θεοί (μ .
fh = II. X X 5 4) · 758 δεξιτερήν χεΐρα cf. Od. I 121 χεϊρα . . . δεξιτερήν

739 τά Ο rec. : om. A · 743 δίκαιον] -ω ν A a. corr. · 744 ό'στις] ό’στι χ · 745
μή&’] μηδ’ Bekker edd. · 746 πάθ-fl] πάΒ-οι i · 747 κεν Α : χαί O rec. · 750 τευ
Α : τι O rec. τοι i · 751 υβριζ}] A : -et cett. · 755 αίεί O rec. : αεί. A · εις
A Ο : Ις rec. · 757 &πειρέ-/_οι Α χ : υπειρέχει Ο υπερέχοι rec.

[217]
TEOGNIS

la ju sticia, oh Cronida, tem erosos de tu ira y am antes siem pre de


740 la ju sticia a la v ista de sus conciudadanos, no pagaran n in gu na
culp a de su s padres. O jalá fuera ésta la vo luntad de los dioses
felices; ahora en cambio el culpable logra salir indem ne y es otro
el que después sufre la d esg racia1.

¿Cómo es justo, rey de los inm ortales, que un hombre que


745 está alejado de acciones in ju stas y no es culpable de n in gú n abuso
n i perjurio, sino que es justo , no reciba un trato ju sto ? ¿C u ál de
entre los dem ás m ortales, al verle, m ostrará respeto a los inm orta­
les o con qué estado de esp íritu lo hará, cuando un hombre in ju s­
to y m alvado que no hace nada por evitar la cólera de ninguno de
750 los hom bres n i de los dioses, se ensoberbece ahito de riquezas,
m ientras que los hombres justo s están en la estrechez, agobiados
por la dura pobreza?

Sabedor de estas co sas2, m i querido am igo, acum ula riquezas


755 m anteniendo tu corazón virtuoso lejos de la culpa, recordando
siem pre m is v erso s; al final te sentirás contento de haber obede­
cido a m is prudentes consejos.

O jalá Z eus, que mora en el cielo, coloque siem pre su diestra


sobre esta ciudad para protegerla e igualm ente los dem ás felices

1 Teognis, sin ponerla en duda, censura la creencia tradicional de que los hijos
pagan los pecados de los padres (cf. Solón 1, 29 ss. y Teognis 197-208, con nota).
2 Poema incompleto de inspiración solónica. Cf. Introducción, pág. 103.

[217]
ΘΕΟΓΝΙΣ

άλλοι τ ’ αθάνατοι μάκαρες θεοί ■ αΰτάρ ’Απόλλων


όρθώσαι γλώσσαν καί νο'ον ήμέτερον ■ 760
φο'ρμιγξ δ’ αδ φ θέγγοιθ’ ιερόν μέλος ήδέ καί αυλός *
ήμεϊς δέ σπονδάς θεοΐσιν άρεσσάμενοι
πίνωμεν, χαρίεντα μ ετ’ άλλήλοισι λέγοντες,
μηδέν τον Μήδων δειδιότες πόλεμον.
Ώ δ ’ εΐη κεν άμεινον έόφρονα θυμόν έχοντας 765
νόσφι μεριμνάων εύφροσυνως διάγειν
τερπομένους, τηλου δέ κακάς από Κήρας άμδναι,
γήράς τ ’ οΰλόμενον καί θανάτοιο τέλος.

Χρή Μουσών θεράποντα καί άγγελον, ει τι περισσόν


ε ιδ ε ίη σ ο φ ίη ς , μ ή φ θ ο ν ε ρ ό ν τ ε λ έ θ ε ιν , 770
ά λ λ α τ ά μ έ ν μ ώ σ θ α ι, τοί δέ δ ε ικ ν ύ ε ν , ά λ λ α δέ π ο ιε ΐν ·
τ ί σ φ ιν χ ρ ή σ η τ α ι μ ο ΰ ν ο ς έ π ισ τ ά μ ε ν ο ς ;

759 αυτάρ ’Απόλλων = 11. X V I 728 X X I 538 · 767 χαχάς —■άμΰναι cf. s u p r a
13 et a d n . , II. IV 11 X II 402 χήρας άμιινεν · 768 γήρας τ ’ οΰλόμενον cf. 527 et
a d n . · θανάτοιο τέλος = II. III 309 a l . · 769 Μουσών θεράποντα cf. Η. Horn. 32,
20 H es. Th. 100 M a rgites 1 ,2 · τι περισσόν = 1386

770 Imit. ut uid. C a ll . fr. 538 Pf.

760 ορθώσαι edd. : ορθώσαι A άρθρώσαι uel άρθρώσαι cett. · 761 φο'ρμιγξ δ’
Brunck : -μιγγ’ δ’ A -μιγγ’ cett. ■ φθέγγοιθ’ Ο x c g η : φθέγγοισθ’ cett. ·
βόλος : aukw i · 762 άρεσσάμενοι] -όμενοι A * O · 764 τον . . . πόλεμον A * i :
-ών . . . -ων A O · 765 εϊη χεν άμεινον A hrens : ειν χαί άμεινον A είναι χαί άμεί-
νονα cett. · εΰφρονα] όμόφρονα Brunck · 767 τερπομενους] -ων i · Post τερπ, lac.
coni. Bergk H iidson-W illlam s · K ijpaçjacoby : xijpaçcodd. · 771 μωοΘαιΟτεο.
: μοώσθαι A · δειχνύεν Schm idt : δειχνόειν Ο δειχνΰναι rec. δειχνό[[. . ]] A · 772
τί] τις A a. corr.

[2 18 ]
TEOGNIS

760 dioses in m o rtales1; que A polo llev e por buen cam ino m i len gua y
m i p ensam iento; y que la lira y la flauta entonen su canto sagra­
d o 2. Bebamos nosotros en tanto, después de habernos concillado
a los dioses con libaciones, cam biando bromas entre nosotros y
765 sin temor a la guerra prom ovida por los m edos8. Sería m u y prefe­
rible, obrando de esta m anera, v iv ir en el placer alegrem ente con
corazón alegre4 y sin tem ores6, y alejar de nosotros las Keres
fu n estas: la vejez m aldita y el térm ino fatal de la m u erte6.

El servidor y m ensajero de las m usas, si posee un arte supe-


770 rior, no lo oculte por en vid ia sino que b usque, enseñe y cree:
¿q u é va a h acer si no con ese arte si es él el único que lo conoce7?

1 Cf. n. a Solón 3, 4.
2 El peán.
3 Sobre el valor de este verso y del 775 para la cronología, cf. Introducción,
pág. 139
4 La corrección de Brunk όμόφρονα «concorde· se basa en el v. 81, pero es
innecesaria: cf. Jenófanes 1, 13 y repeticiones de la m ism a palabra en hexámetro
y pentámetro, como por ej. en 1141-42.
5 P o s ib le r e m in is c e n c ia d e H e s ío d o , T r a b a jo s y D ías 112 s s . ( d e s c r ip c ió n d e la
e d a d d e o r o ) . E l p o e m a e s d e to n o f r ív o lo , in c it a n d o a o lv id a r s e d e la s g r a v e s
p r e o c u p a c io n e s ( c f . 885 s s ., 1043 s s ., 1047-48 y 1055 s s ) lo c u a l n o e x c l u y e q u e
e l a u t o r s e a e l m is m o d e l d e 773-82, e s d e c ir , T e o g n is . P e ro e v id e n t e m e n t e ,
f u e r o n c o m p u e s t o s e n d if e r e n t e s o c a s io n e s y el o rd en en que f ig u r a n en la
c o le c c ió n e s a c c id e n t a l. P o r t a n t o , n u e s t r o p o e m a n o e s e l p r e lu d io d e u n a d e l a s
p a r t e s d e la C o le c c ió n , co m o c r e y e r o n , G e y s o , J a c o b , 107 s s , y o t r o s ; e s s e n c i l l a ­
m e n t e s im p o s ía c o , d e s t in a d o o r ig in a r ia m e n t e a a b r ir la r e c it a c ió n d e p o e m a s p o r lo s
29, P o h l e n z 427, K r o l l 232 s s ., C a r r i è r e
c o m e n s a le s ( c f . H u d s o n - W i l l i a m s
119 s .) . E s tá c o m p u e s t o e n g r a n p a r t e d e r e t a z o s h o m é r ic o s ; e n e l A p a r a t o d e
R e f e r e n c ia s d o y só lo l a s im it a c io n e s m á s li t e r a l e s .
6 Muerte y Vejez son personificadas como la Ker que las ocasiona (cf. n. a
Mimnermo 2, 7 ).
7 Poema difícil de Interpretar. Μώσ8·αι se refiere a la invención poética (e s la
etimología de Μούσα «M usa· en Platón, C ratilo 406 A ) y a la forma artística (cf.

[218]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Φοίβε άναξ, αυτός μέν έπύργωσας πόλιν άκρην,


Άλκαθ-όω Πέλοπος παιδί χαριζόμενος ·
αυτός δέ στρατόν υβριστήν Μήδων άπέρυκε 775
τήσδε πόλευς, !να σοι λαοί έν ευφροσύνη
ήρος έπερχομένοο κλειτάς πέμπωσ’ έκατόμβας,
τερπόμενοι κιθάρη και έρατή θαλίη
παιάνων τε χοροΐς ΐαχαίσί τε σόν περί βωμόν.
Ή γάρ εγωγε δεδοικ’ άφραδίην έσορών 780
καί στάσιν 'Ελλήνων λαοφθόρον · αλλά σό, Φοίβε,
ΐλαος ήμετέρην τήνδε φύλασσε πόλιν.

Ήλθ·ον μέν γάρ εγωγε καί εις Σ ικελήν ποτε γαίαν,


ήλθ-ον δ’ Εύβοίης άμπελόεν πεδίον,
Σπάρτην δ’ Ευρώτα δονακοτρόφου αγλαόν αστυ, 785
καί μ ’ έφίλευν προφρόνως πάντες έπερχόμενον '
ά λ λ ’ οΰτις μοι τερψις επί φρένας ήλθεν έκείνων ·
οοτως ούδέν αρ’ ήν φίλτερον άλλο πάτρης.

Μήποτέ μοι μελέδημα νεώτερον αλλο φανείη


ά ν τ ’ α ρ ε τ ή ς σ ο φ ίη ς τ ’ , ά λ λ α τ ό δ ’ α ίέ ν έ χ ω ν 790

776 Ιν εώίρροσώνη = 1256 · 777 ήρος επερχομένοο = StesicH O R V s 14, 3 · χλειτάς


έκατόμβας = II. VIII 450 XII 6 · 784 αμπελόεν πεδίον = Pi. I. VIII 49-50 · 785
Εδρώτα δονακοτρόφου = E v r . ΙΑ 179 · 786 Ιφίλεον . . . προφρόνως = Pi Ρ. 10, 66
φιλέων . . . πρ. 2, 16 πρ. Ιφίλησε

783 Τ H a r p . s . u . Θέογνις

773 Φοίβε] ΦοΤβ’ i ■ 776 λαοί] λαός i · 777 χλειτάς] χλεινάς i · 778 χαί O rec.
: [ [ . . . ] ] Α καν A hrens είν Kroll · 779 ίαχαϊσι O rec. : -οισί Α « σον] τον Ο «
785 δ’ Α Ο : τ ’ rec. · δονακοτρόφου] -<ρον Ο ■ αγλαόν (O 8U)] ίερον Ο · 788 αλλο]
άρα ί · 790 αρετής σοφίης τ ’ Α : αρετής σοφίης O rec. ερατής σοφίης V ínetus

[219]
TEOGNIS

Febo rey, fuiste tú q u ien construyó la ciudadela para com pla­


cer a A lcáto o 1, el hijo de P élope; sé tú mismo quien aleje de esta
775 ciud ad el salvaje ejército de los medos para que el pueblo, lleno
de alegría, te sacrifique esp lén didas hecatom bes al com ienzo de la
prim avera, m ientras se sien te regocijado, en torno a tu altar, por
la c íta ra 2 y por la herm osa fiesta, por el baile y el canto del peán
780 y por los gritos. Porque en verdad, tengo miedo al ver la locura y
la discordia suicid a de los griego s; pero tú, Febo, sénos favorable
y guarda esta ciu d ad 3.
S í, yo llegué un día hasta Sicilia, llegu é a la tierra de Eubea,
785 sem brada de v iñ ed o s4, a Esparta, la gloriosa ciudad d el Eurotas,
poblado de' cañas; y todos me acogían am istosam ente a m i llegada,
pero n in gu n a alegría daban a m i corazón: h asta tal punto sen tí
que no h abía nada m ás querido que la p atria5.
Q ue n in g ú n otro objeto de entusiasm o que la v irtu d y el a r te 6
790 aparezca ante mis ojos; pueda yo, dueño siem pre de él, regocijar-

ποιητής «poeta»), Pero no se ve bien el m atiz de δεικνΰναι: tal vez se refiera a la


recitación de poemas ajenos. Téngase en cuenta que el v. 769 habla no sólo del
poeta, sino tam bién del aedo o recitador. Es en todo caso equivocada la interpreta­
ción de H ighbarger (cf. Introducción pág. 9 7 ) asi como la de K r o l l 243 ss.
1 Alcátoo, hijo de Pélope, huido de Elide a Mégara por haber matado a su
hermano Crisipo en una cacería. Apolo le ayudó a construir las m urallas (cf.
P ausanias I 42). En realidad, Alcátoo es el nombre de la ciudadela de Mégara, de
donde el nombre del héroe.
2 Sobre la lección και, que mantenemos con Carrière, cf. A l l e n , RevPhilol. 66
( ’ 4 0 )2 1 1 .
3 Poema clave para la cronología de Teognis. Cf. Introducción pág. 139.
4 A Cálcíde, en la llanura de Lelanto. Cf. pág. 226, n. 2. Sobre el destierro de
Teognis en S icilia, cf. Introducción, pág. 140.
5 Teognis alude, recreándolo con su propia experiencia, al pasaje homérico
Odisea IX 27 ss. en que Odiseo habla a Alcinoo de su patria Itaca.
6 La αοφίη es aquí el don poético, cf. K r o l l 249-50.

[219]
ΘΕΟΓΝΙΣ

τερποίμην φο'ρμιγγι καί ορχηθμψ καί άοιδή,


καί μετά τώ ν αγαθών έσθλόν εχοιμι νο'ον.

Μ ήτε τινά ξείνω ν δηλεόμενος έ'ργμασι λογροΐς


μήτε τ ιν ’ Ινδήμων, άλλα δίκαιος έών,
τήν σαυτοΰ φρένα τέρπε · δοσηλεγέων δέ πολιτών 795
άλλος τοί σε κακώς, ά λ λ ο ς άμεινον έρεΐ.

Τούς άγαθούς ά λ λ ο ς μάλα μέμφεται, άλλος επαινεί ·


τώ ν δέ κακών μνήμη γίνεται οΰδεμία.

Α νθρ ώ π ω ν δ’ αψεκτος επί χθονί γίνεται ούδείς ·


ά λ λ ’ ω ς λ ώ ϊο ν , ε ΐ μ ή π λ ε ο 'ν ε σ σ ι μ έ λ ο ι. 800

Οΰδείς ανθρώπων οδτ’ εσσεται οΰτε πέφυκεν,


οστις πασιν άδών δΰσεται εις Ά ΐδ ε ω ·
οΰδέ γάρ ος θνητοΐσι καί άθανάτοισιν άνάσσει,
Ζεύς Κρονίδης, θνητοϊς πάσιν άδεϊν δΰναται„

Τορνου καί στά θμ ης καί γνώμονας ανδρα θεωρόν 805


εΰθΰτερον χρή ( ’ί ) ίΑεν) Κύρνε, φυλασσο'μενον,

791 cf ,ΐΗ . Α ροί 149-50 χαί ορχη&μώ χαί άοιδή . . , τέρπουσιν · τερποίμην <ρόρμιγ-
γι = Η. M erc. 506 τερπο'μενοι φορμιγγι · ορχηθμψ χαί âo& ÿ = H e s . S c. 282 · 794
cf. ad 746 · 795-96 = M im n , 7 (to i : τις M imn.) · 798 cf. ad 170 * 802 U -
σεται εις Ά ίδεω cf. Od. X II 383 δυσομαι εις Άίδαο · 803 cf. Il, XII 242 ος ζάσι
Β-νητοΐσι καί αθανάτοισιν άνάσσει · 804 Ζεύς Κρονίδης = H e s . O p. 158

7 9 3-94 Imit. (Η ρ. lu si,)

793 ξείνων A : ξεϊνον O rec. · 795 os] τε O e l · 796 τοί σε A : τοΐσδε O rec. ·
800 ως λώιον εί H ille r-C ruslus : ώς ει λώϊον A ως λώϊον 8 0 ώς ( ος, ί ι) λ. ou
rec. ■ μέλοι] -ει rec. · 802 πδσιν] -σαν Ο · Ά ίδεω A : -ou cett. · 805 θεωρόν
V ínetus : -<δν codd. · 806 ι'μεν H iller-Crusius : εμεν A hrens μέν codd.

[220]
TEOGNIS

me con la lira, el baile y el canto, y tener u n corazón honrado en


com pañía de los hombres de bien.

A legra tu corazón sin hacer daño con obras crueles a n in gú n


795 extranjero n i habitante del país, sino siendo ju sto ; de entre tu s
poco com prensivos conciudadanos habrá unos que hablen m al de
ti y otros m ejor que a q u e llo s1.

H ay q u ien censura m ucho a los buenos y h a y q u ien Ies alaba;


m ientras que a los m alos no se les dedica n in gú n recuerdo.

N in gú n hombre deja de ser criticado sobre la tierra; pero es


800 preferible que no se ocupe de uno dem asiada gente.

No ex istirá nunca n i ha nacido aú n n in g ú n hombre que entre


en el reirio de H ades después de h ab er sido grato a todos; pues
tampoco Z eus, hijo de Crono, que reina sobre los m ortales y los
inm ortales, es capaz de dar gusto a todos.

805 Con m ás exactitud que el com pás, el co rdel2 y la escuadra y


lleno de precauciones debe proceder, oh C irno, el enviado a con-

1 Para algunos no sólo 79 5 -9 6 (cf. el Aparato de Referencias), sino también


793-94 es de Mimnermo; W ilam ow itz, Sappho u n d Semonides 285 cree que se trata
de una moralización de los versos de Mimnermo primero citados. La máxima de
793-94 viene de Hesíodo, Trabajos y Días 225 ss. pero la consecuencia deducida
de ellos está m uy lejos de él. Los poemas que siguen son una especie de diálogo
sobre el tema, cerrado por la conclusión 801-04, en la que resuena un eco de 24-26.
2 Usado en jard in ería; probablemente consistía en una cuerda con un clavo
para dibujar circunferencias. La traducción literal es «m ás derecho q u e., debe
c am in ar...»

[220J
ΘΕΟΓΝΙΣ

φ τινί κεν Πυθώνι θεοϋ χρήσασ’ ιέρεια


ομφήν σημήνη χίονος έξ άδοτου ·
ούτε τι γάρ χροσθεις ούδέν κ ’ Ιτι φάρμακον εδροις,
ο5δ’ άφελών προς θεών άμχλακίην προφόγοις. 810

Χρήμ’ Ιχαθον θανάτου μέν άεικέος οδτι κάκιον,


τών δ’ άλλων πάντων, Κόρν’, άνιηροτατον ·
ο! με φίλοι χρουδωκαν. Έ γώ δ’ έχθ-ροΐσι χελασθείς
εΐδήσω καί τών οντιν’ εχοοσι νο'ον.

Βοδς μοι έχί γλώσση κρατερψ ποδι λάξ έχιβαίνων 815


Γσχει κωτίλλειν καιχερ έπιστάμενον.

Κόρν’ , ίμχης δ’ δ τι μοίρα χαθείν ούκ εσθ’ όπαλύξαι ·


οττι δέ μοίρα χαθείν ουτι δεδοικα χαθείν.

Έ ς χολϋήρατον κακόν ήκομεν, £νθα μάλιστα,


Κύρνε, σοναμφοτέρους μοίρα λάβοι θανάτου. 820

Οϊ κ’ άχογηράσκοντας άτιμάζωσι τοκήας,


τούτων τοι χώρη, Κόρν’ , ολίγη τελεθεί.

Μήτε τιν’ αυξε τύραννον έχ’ έλχίσι κέρδεσιν εϋκων,


μήτε κτείνε θεών ό'ρκια συνθέμενος.

808 π ίονος εζ α δ ύ τ ο υ = Τυκτ. 3, 4, cf. 11. V 512 π ί ο ν ο ς Ιξ α δ ύ τ ο ιο · 811 ο δ τ ι χ ά -


= 1175
κ ιο ν · 813 ο ι- — π ρ ο ύ δ ω χ α ν cf. 575 et adn. · 814 ο ν τ ι ν ’ — ν ό ο ν = 1016,
cf. II. X X II 382 ν ό ο ν ôvtiv’ ε χ ο υ σ ι ν · 815 λάξ ε κ ι β α ί ν ω ν cf. 847 · 820 μ ο ίρ α —
8-ανάτου c f. 340 et adn. · 821 --¡ήρ α σχ οντα ς — το χ ή α ς = H e s . O p. 185

807 χεν] x’ εν H ud so n -W illiam s - freoû A : &εές O rec. · 809 x’ ετι A : xè τι


cett. · 810 ουδ’] oüt’ rec. ° προς Θ-εών] πο&εων i · 811 μέν άεικέος O rec. : με-
νοειχέος A · 812 άνιηροτατον] -τερον i · 814 τών rec. : τόν Α Ο · 815 γλο'ισση
Α : -ης cett. « 819 πολιιήρατον Α : πολύ άρρητον (-χτον i h ) cett. · 821 o’ x’ A
: ot δ’ rec. ο&κ Ο · ατιμάζωσι Bergk : -ouoi codd. · 823 Ιλπίσι] -δι Bekker edd.
• κέρδεσιν εΐχων A : κέρδεος (-εος Ο ) είναι cett. · 824 κτεΐνε] -αι Ο i g I

[2 2 1 ]
TEOGNIS

su ltar el oráculo, al que la sacerdotisa del dios da en Delfos su res­


p uesta desde el rico santuario ; pues si se añade algo, no h ay
p o sib ilidad de h allar luego n in g ú n rem edio, y si se q u ita, no es
810 posible d ejar de ser acusado de culp a por los dioses.

M e ha sobrevenido un a desgracia que no es peor que la m uerte


cruel, pero sí m ás penosa, oh C irno, q u e todas las dem ás: me han
traicionado m is am igos. V o y a acercarm e a m is enem igos y ver
tam bién cuáles son sus sentim ientos.

815 U n b u ey que está colocado sobre m i len gu a pisándola con su


fuerte p a ta 1 me im pide h ab lar au n q u e esto y enterado.

C irno, no es posible en modo alguno ev itar aquello que es


fatal que se sufra ; y lo que es fatal que se sufra, no temo sufrirlo.

Hemos caído en una desgracia m u y deseada en la cual ojalá,


820 oh C irno, nos alcance a ambos el. destino fatal de la m u erte2.

M u y poca es la estim ación de qu e gozan, oh C irno, los que


no hon ran a sus padres cuando se hacen viejos.

No ayu d es a triun far a n in gú n tirano llevado por la esperanza


y cediendo al deseo de gan an cia; no le m ates tampoco si le has
prestado un sagrado juram ento.

1 Frase proverbial que indica un silencio forzado, posiblemente el de la pobreza


(cf. pág. 180, n. 3 ). La emplea Esquilo, Agamenón 35-36.
2 No se ha llegado a una interpretación satisfactoria del p asaje; traducir tco-
λυήραχον por «abominable· (Fraccaroli, Carrière y otros) es discutible y tampoco
aclara el dístico.

[2 2 1 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Πώς 6fj.lv τ έ τ λ η κ ε ν 6 π ’ α ύ λ η τ ή ρ ο ς ά ε ίδ ε ιν 825


θυμο'ς ; Γης δ ’ οδρος φ α ίν ε τ α ι έ ξ ά γο ρ ής
ή τ ε τ ρ έ φ ε ι κ α ρ π ο ΐσ ιν έ ν -ε ίλ α π ίνα ις φ ο ρ έο ντα ς
ξ α ν θ ^ σ ιν τ ε κ ο μ α ις π ο ρ φ υρ έο υς σ τ ε φ ά ν ο υ ς .
Ά λ λ ’ αγε δή, Σκύθα, κείρε κο'μην, άπο'παυε δέ κώμον,
π ε ν θ ε ί δ ’ ε υώ δ η χ ώ ρ ο ν ά π ο λ λό μ ενο ν. 830

Πίστει χρήματ’ ό'λεσσα, άπιστίη δ’ έσάωσα ·


γνώμη δ’ άργαλέη γίνεται άμφοτέρων.

Πάντα τάδ’ έν κοράκεσσι καί έν φθορψ, ουδέ τις ήμΐν


αίτιος αθανάτων, Κύρνε, θεών μακάρων,
άλλ’ άνδρών τε βίη καί κέρδεα δειλά και ΰβρις 835
πολλών έξ άγαθών ές κακο’τητ’ εβαλεν.

Δισσαί tot πόσιος κήρες δειλοϊσι βροτοϊσιν,


δίψα τε λυσιμελής καί μέθυσις χαλεπή ■

834 α&ανατων . . . Θ-εών μακάρων cf. 759 et adn. (fr. μ. = II. I 339 et Od. VIII
281) · 837 cf. ad X e n o p H . 1, 11 · δειλοϊσι βροτοϊσιν = H o m . passim

831 Τ A p o s t o l . X IV 30 b

825 δ μ ίν A : ή μ ΐν cett. · 828 τ ε κ ο μ α ις] κ ε φ α λ α ϊς Carrière τ α ΐς κ ο μ α ις i -ο ΐσ ι τΧη-


χ α μ ο ις M orel · 830 χ ώ ρ ο ν O rec. : -α ν A · 831 ο λ εσ σ α ] ά λ ε σ α Ο A p o s to l. χ ·
ώ α α τ ίη ] e ί A p o s t o l . · 833 (pfrópw A xi : - a cett. · ουδέ τ ις ] ου (Η μ ις i (ο υ δ έ
τ ι ς m ) · ή μ ΐν ] η μ ώ ν x c g · 835 δ ε ιλ ά A : π ο λ λ ά cett. · 836 ε ς O rec. : εις A

[2 2 2 ]
TEOGNIS

825 ¿Cóm o vuestro corazón1 tiene el valor de cantar al son de la


flau ta? Desde la plaza se ve la frontera de nuestra tierra, que os
alim enta con sus frutos ¡ a vosotros que en vuestros rubios cabe­
llos llev áis en los banquetes rojas g u irn ald as! Corta, e sc ita2, tu
830 cabellera, h az cesar la fiesta y llora por esta tierra perfum ada que
perece.
Por ser confiado perdí m is riq u ezas y por ser desconfiado las
salv é: ambos pensam ientos me producen do lo r3.
Todo está aq u í perdido y corrom pido4 y n inguno de los feli­
ces dioses inm ortales, oh C irno, es culpable, sino que son la vio-
835 lencia, el deseo de ganancias v iles y el desenfreno hum anos los
que nos h an arrojado de la prosperidad al info rtu nio 6.
Dos funestos extrem os6 encierra la b ebida para los infelices
m ortales: la sed que desgarra los m iem bros y la em briaguez funesta;

1 Poema de destierro, según Carrière y otros. Teognis censuraría la alegría de


sus compañeros de banquete, nobles desterrados como él (según C a r r i è r e 122, en
E leusis). M i traducción se basa en otra interpretación: Teognis, aún en M égara,
alude a un peligro exterior (d e ah í el hablar de frontera: en otro caso, se trataría
de sediciones intern as) y el poema es paralelo a 757-68 (donde se saca del mismo
hecho una conclusión d istin ta) y 773-82. Άπολλυμένον en 830 no puede ser «que
ha perecido» (Edmonds, Fraccaroli, C arrière), sino «que perece» y de ahí mi inter­
pretación.
2 A quí escita equivale a gran bebedor, por la fama que tenía este pueblo ; el
cortarse la cabellera es señal de duelo.
3 A lusión y corrección de Hesíodo, Trabajos y Días 2Π2, que afirma que lo uno
y Jo otro pueden causar la ruina de los hom bres; cf. un punto de vísta opuesto al
de Teognis en S. Pablo, Ep. a los Romanos 11, 20.
4 Se alude a dos expresiones de la lengua conversacional: εις χόραχας «(v e te ) a
los cuervos» y είς φ&ορον «(v e te ) a tu ru in a». La traducción literal sería «todo
está en los cuervos y en la ru in a».
5 Imitación de Solón 1.
8 Literalm ente «Keres», cf. pág. 218, n. 6.

[2 2 2 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

τ ο ύ τ ω ν δ ’ α ν το μ έσ ο ν σ τ ρ ω φ ή σ ο μ α ι, ουδέ μ ε π ε ίσ ε ις
ο υτε τι μή πίνειν ουτε λίην μεθύειν. 840

Οίνος έμοί τά μέν άλλα χαρίζεται, έν δ’ αχάριστος,


εδτ’ αν θωρήξας μ’ άνδρα προς έχθρον άγη.

Ά λ λ ’ όπο'ταν καθύπερθεν έών υπένερθε γένηται,


τουτάκις οίκαδ’ ίμεν παυσάμενοι πο’σιος.

Εδ μέν κείμενον άνδρα κακώς θέμεν ευμαρές έστιν, 845


εδ δέ θέμεν το κακώς κείμενον άργαλέον.

Λάξ έπφα δήμψ κενεο'φρονι, τύπτε δέ κέντρψ


οξέι>και ζεύγλην δύσλοιρον άμφιτίθει ·
ού γάρ 19·’ ευρήσεις δήμον φιλοδέσποτον ώδε
α ν θ ρ ώ π ω ν ό πο σο υς ή έ λ ιο ς κ αθο ρ ά . 850

Ζευς άνδρ’ έξολέσειεν ’ Ολύμπιος, βς τον έταϊρον


μαλθακά κωτίλλων έξαπαταν έθέλει.

Έ ιδεα μέν καί προ'σθεν, άτάρ πολύ λώϊα δή νυν,


οδνεκα τοίς δειλοϊς ούδεμί’ εστί χάρις.

Πολλάκις ή πόλις ήδε δι’ ηγεμόνων κακο’τητα 855


ώσπερ κεκλιμένη ναυς παρά γήν Ιδραμεν.

839 ο υ δ έ μ ε π ε ί α ε ι ς = II. X I 648 Od. X IV 363, cf. infra 1363 · 847 λάξ Ι π ί β α
cf. 815 » δ ή μ ψ κ ε ν ε ό φ ρ ο ν ι cf. 233 · 850 = 168, cf. 616 · 85 3 -54 = fere
1038 a-b

840 oüte τι] ουδέ τι e I οίίτ’ ετι A hrens · 841 αχάριστος] -ον Α · 842 0-ωρήξας]
-υξας ί - αγγ}] -ει rec. · 8 4 3 -4 4 sui iuris esse statuit H ud so n -W llliam s · 843
γένηται] γένοιτο i · 845 κακώς O rec. : καλώς A · 852 μαλθακά] -ον κ · Ιξαζα-
τάν Ιθ-έλει] ΙΘ-έλει Ιξαπαταν i · 853 $δεα Commelin : ήδέα codd. ■ λώία δή Α :
λωία η Ο λψονα ή rec. · 854 ουνεκα : οΰνεκα Ο Α 2 τοΰνεκα cett.

[223]
TEOGNIS

en medio de las dos me moveré y no lo g r a r á s persaudirm e a no


n i a em briagarm e en exceso 1.
840 b e b e r

Por las dem ás cosas que me da, el vino me es agradable, pero


por una me es desagradab le: cuando después de em briagarm e me
hace presentarm e ante u n enem igo mío.

Siem pre que se sube arriba de abajo que estaba, h ay que


regresar a casa dejando de beb er2.

845 Es fácil causar daño a un hom bre que está en buena situ ació n ;
m ientras que arreglar lo que está en m ala, es difícil.

Pisotea al pueblo insensato, pín chale con u n afilado aguijón y


ponle al cuello un pesado y u g o : pues entre todos los hom bres a
850 cuantos contem pla el sol, no podrás h allar u n pueblo tan amigo
de la esc lav itu d 3.

O jalá Z eus O lím pico an iq u ile al hombre que con palabras


liso n jeras q uiere engañar a su am igo.

A u n q u e y a lo sabía yo antes, ahora sé m ucho m ejor que los


hom bres v iles no guardan gratitu d ninguna.

855 M uch as veces esta ciudad, por la incapacidad de sus jefes, ha


navegado a lo largo de la costa como u n barco a la d eriv a4.

1 Cf. pág. 183, η. 1 y pág. 200, n. 3, con los versos correspondientes.


2 Cf. Introducción pág. 129.
3 Es errónea la afirmación de Kroll de que estos versos son de inspiración
solónica, a pesar del fr. 11; este resentimiento es bien propio de Teognis.
4 Esto es, demasiado cerca de tierra, con peligro de los escollos. Sobre el sím il
de la nave, cf. pág. 213, n. 1.

[223]
ΘΕΟΓΝΙΕ

Τών δέ φίλων εί μέν τις ópcf μέ τι δειλόν εχοντα,


αύχέν’ άποστρέψας ούδ’ εσοραν έθέλει ·
ήν δέ τί μοί ποθεν εσθλόν, ά παυράκι γίνεται άνδρί,
π ο λ λ ο ύ ς α σ π α σ μ ο ύ ς κ αι φ ιλ ο τ η τ α ς ε χ ω . 860

Οΐ με φίλοι προδιδούσι καί οΰκ έθέλοοσί τι δούναι


άνδρών φαινομένων ■ άλλ’ εγώ αυτόματη
έσπερίη τ ’ εξειμι καί όρθρίη αύτις εσειμι,
ήμος άλεκτρυο'νων φθόγγος εγειρομένων.

Πολλοΐς άχρήστοισι θεός διδοΐ ανδράσιν όλβον 865


εσθλόν, δς οΰτ’ αότψ βέλτερος ούδέν έών
ούτε φίλοις · αρετής δέ μέγα κλέος ούποτ’ όλεΐται ·
αίχμητής γάρ άνήρ γην τε καί αστυ σαοΐ.

Έ ν μοι επειτα πέσοι μέγας οΰρανός ευρύς ύπερθεν


χ ά λ κ ε ο ς, α ν θ ρ ώ π ω ν δ εΐμ α χ α μ α ιγ ε ν έ ω ν , 870
εί μ ή ε γ ώ τ ο ΐσ ιν μ έ ν έπ α ρ κ έσ ω ο ϊ μ ε φ ιλ ε ύ σ ι,
τ ο ΐς δ ’ ε χ θ ρ ο ΐς ά ν ίη καί μ έγα π ή μ ’ εσομ αι.

861 cf. ad 575 · 867 χλέος - βλεϊται = 11. II 325 VII 91 Od. X X IV 196 ·
869 οόρανος ευρ'υς υπερ&εν = ¡I. X V 36 Od. V 184 H e s . Th. 110, 702, 840 ·
870 ανθρώπων . . . χαμαιγενέων cf. Η. Ven. 108 H e s . Th. 879 χαμαιγενέων αν­
θρώπων

8 6 5 -6 8 Τ S to b. IV 42, 6 · 868 σ α ο ΐΤ ( H s c h . s. u .)

857 μέ t i O rec. : μ’ ετι A · δειλόν A : -vov cett. · 859 παοράχι A : πολλακt


cett. · 863 auttí O rec. : αδθ-ις A aôxrjç O · 866 out’ αί>τφ A : ou8·’ a&tffl
cett. codd. αδτώ S t o b a e i S A αυτψ S t o b a e i Μ · 867 οΰτε] οΰδέ S t o b . · 868
σαοΐ O H s c h . : σαοι cett. · 869 εν] ε’ΐ Ο · πέσοι] -ει Ο · 870 χαμώιγενέων A :
τ.αΧαι- cett.

[224]
TEOGNIS

C uando alguno de m is am igo s1 ve que padezco algú n infortu­


nio, v u elv e la cabeza y no quiere n i m irarm e; m ientras que
cuando tengo algú n éxito —lo que pocas veces le sucede a un
860 h o m bre— recibo muchos saludos y m uestras de am istad.

M is am igos me traicio n an 2 y no qu ieren darm e nada delante


de la g en te; pero yo , espontáneam ente, salgo de casa a la tarde y
regreso a la m añana cuando resuena el canto de los gallos que se
despiertan.

865 La d ivin id ad concede la riqueza a m uchos hom bres vulgares


au n q u e con su presencia no represen ta un beneficio para ellos ni
para sus am igo s; en cam bio, la gran gloria del v alo r8 jam ás p ere­
cerá, pues u n guerrero salva a su tierra y su ciudad.

870 Q ue caiga sobre m í el ancho cielo de bronce4 —tem or de los


hom bres nacidos en el suelo — si no ayudo a los que me quieren
y no so y el dolor y el gran azote de m is enem igo s5.

1 Cf. pág. 211, n. 1. A quí la idea del abandono por los amigos en la desgracia
se completa con la de los falsos amigos en la prosperidad. Cf. 929-30.
2 H abla una mujer. Este enigma se suele interpretar desde G e y s o 59 como las
palabras de una cortesana a la que sus am antes no hacen caso de día (άνδρών
φαινομένων es y a interpretado como «delante de la gente» por una glosa de b d n ).
Carrière cree por el contrario que la solución del enigma es la luna, cuyo culto
es nocturno.
8 El «valor» es el sentido, inspirado en ¡Tirteo, que tiene aqu í la palabra
άρετή (cf. Tirteo 9, .13 ss. y 31 ss.). Cf. además pág. 190, η. 1.
4 La mism a Imagen que en Horacio, Odas III 3, 7, pero más desarrollada. El
cielo es llam ado de bronce en Iliada X VII 425.
5 Cf. nota a Arquíloco 210.

[224]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Οίνε, td μέν σ’ αινώ, τά δέ μέμφομαι · ούδέ σε πάμπαν


οδτε χοτ’ έχθαίρειν οαχε ψιλεϊν δύναμαι.
Έσθλόν καί κακόν loot · τις αν σέ γε μωμήσαιτο, 875
τίς δ’ δν έπαινήσαι, μέτρον Ιχων σοφίης ;

Ή βα μοι, φίλε θυμέ · τάχ’ αδ τινες άλλοι έσονται


άνδρες, έγώ δέ θανών γαϊα μέλαιν’ Ισομαι.

Π ΐν’ οίνον, τον έμοί κορυφές υπο Τηϋγέτοιο


άμπελοι ήνεγκαν, τάς έφύτευσ’ ό γέρων 880
ουρεος-έν βήσσησι θεοΐαι φίλος Θεότιμος,
έκ Πλατανιστοϋντος ψυχρόν δδωρ έπάγων ·
τοϋ πίνων από μέν χαλεπάς σκεδάσεις μελεδώνας,
θωρηχθείς δ’ εσεαι πολλόν ελαφρότερος.

Ειρήνη καί Πλούτος £χοι πόλιν, ό'φρα μετ’ άλλων 885


κωμάζοιμι ■ κακοϋ δ’ ούκ εραμαι πολέμου.

Μηδέ λ ί ψ κήρυκος άν’ ους έχε μακρα βοώντος ·


ου γάρ πατρφας γης πέρι μαρνάμεθα.

873 ουδέ σε πάμπαν cf. II. X X 108 μηδέ σε πα'μπαν ΧΙΓ 406 ουδ’ ο γε παμπαν °
874 = fere 1092 · 876 μέτρον — σοφίης = A r i s t . fr. 565 Rose · 877-78 = fere
1070a-b? " 879 κορυφής ίίπο Τηϋγέτοιο cf. Η .Horn. 17, 3 υπο Τηϋγέτου κορυφής ·
881 ουρεος έν βήσσ^σι = 11. III 34 XI 87 X IV 397 X V I 634 al. H e s . Op. 510
• 8·εοίσι — Θεότιμος cf. T Y . 4, 1
r t

873 σ’ O rec. : σε A · 875 γε rec. : τε A O · 876 Ιπαινήσαι Brunck : επαινέση


A r e c , -ει O · 877 "Ηβα.μοι A hrens Bergk : ήβανοι Α ήβάοι Ο ήβάοις rec. *
au A : âv rec. δ’ âv i · εσονται] έσοιντο rec. · 877-78 ora, c g · 879 Ιμοί] Ιμής
O c g · κορυφής υπο Hecker edd. : κορυφής απο codd. · Τηϋγέτοιο] τηλυγέτοιο O
• 884 θ-ωρηχ^είς edd. : -ής Α -υχ&είς cett. · εσεαι O rec. : έ'σσεαι A · ελα-
φρο'τερος O rec. : -ω ς A · 885 πλούτος . . . πόλιν] πόλιν . . . πλούτος i (sed πλού­
τος . . . πόλιν · εχοι] -ει Ο c g · 887 αν’ οδς edd. : ¿νους slue ανους O rec.
ανοιοϋσιν Α · 8 8 7-90 sui iurls esse statu it H udson-W illiam s

[225]
TEOGNIS

Oh vino, por unas cosas te alabo y por otras te censuro; no


875 puedo am arte n i odiarte de un modo absoluto. Eres una cosa
buena y m ala: ¿q u é hombre cuerdo es capaz de censurarte o de
alab arte?

Sé joven, corazón m ío: pronto v iv irán otros hom bres y yo ,


m uerto y a , seré tierra negra.

Bebe este v in o 1 que produjeron para m í bajo las cum bres del
880 T aigeto las v iñ as que plantó en los v alles de la m ontaña el viejo
Teotim o, hom bre amado por los dioses, llevando agua fresca d el
P latan istu n te. Bebiéndolo, disip arás las crueles in q u ietu d es2 y una
vez que te em briagues serás m ucho m ás optim ista.

885 Q ue la Paz y la R iq u e z a3 protejan n uestra ciudad para qu e yo


pueda celebrar festines en com pañía de otros am igos; yo no amo
la guerra funesta.

No prestes dem asiado oído al heraldo m ientras grita largam en ­


te ; pues no estam os luchando por la tierra de nuestros padres.

1 Se adm ite comúnmente que el autor del poema es un ¡acedemonio ( R e it z e n s -


te in 57, W i l a m o w i t z , Textgeschichte der griech. Lyriker 118 etc.). Pero es posible
que el poema sea obra de Teognis, desterrado en Esparta (cf. v. 7 85). El P latan is­
tunte es un arroyo del Taigeto, el llam ado Πλατανιστών por Pausanias IV 34, 4.
2 Tal vez inspirado en Ciprias, fr. 13. Cf. también Horacio, Odas II 11, 1 7 -1 8 .
8 Paz y Riqueza están y a unidas en Odisea X X IV 486. En Baquílides fr. 4,
2 4 S n . y en el grupo escultórico de Cefisódoto ( s . IV a. C .) la R iqueza (Π λούτος)
es h ija de la Paz (Ε ιρήνη),

[225]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ά λ λ ’ αισχρόν παρεο'ντα καί ώκυπο'δων έπιβάντα


ίππων μή πόλεμόν δακρυο'εντ’ Ισιδεϊν. 890

01 μοι άναλκείης · άχο μέν Κήρινθος ολωλεν,


Ληλάντου δ’ αγαθόν κείρεται οίνο'πεδον ·
οί δ’ αγαθοί φεύγοοσι, πο'λιν δέ κακοί διέχουσιν.
“Ως δή Κυψελιδέων Ζεύς ολέσειε γένος.

Γνώμης δ’ οΰδέν αμεινον άνήρ εχει αύτος εν αύτψ 895


ούδ’ αγνωμοσύνης, Κύρν’ , όδυνηροτερον.

Κύρν’ εί χάντ’ ανδρεσσι καταθ-νητοϊς χαλέπαινεν


γινώσκειν ώς νοϋν οίον έκαστος εχει
αύτός ενί στήθεσσι καί έργματα τών τε δικαίων
τών τ ’ αδίκων, μέγα κεν πήμα βροτοϊσιν έπήν. 900

Έ στιν ό μέν χείρων, ό δ’ αμείνων εργον έκαστον ·


ούδείς δ’ άν&ρώπων αυτός άπαντα σοφος.

894 cf. Sv iD . s. u . Κυψελιδών αναδημα ' Ιςώλης εϊη Κυψελιδών γενεά * Ζευς ολέ-
σειε = Od, IV 668 · 898 cf. 312 et adn. · 902 ούδείς δ’ [ανθρώπων cf. 973,
1364

8 9 4 I m lt. C a l l . fr. 1 1 0 , 4 8 Pf.

891 άναλκείης Bekker : -χίης codd. ■ Κήρινθος A : Κήρυν8-ος cett. · 894 δή] om
O rec. " Κυψελιδέων Bergk : -λίζω ν A -λλιίο ν O rec. · 895 αυτός εν αυχφ A :
εν γε έαυχφ cett. · 896 οδυνηροτερον A : «νιηρότερον cett. · 897 Κύρν’ εί A :
Κύρνε μή O rec. Κύρν’ ού i Ζεΰς εί Bergk · χαλέπαινεν Hermann : -νειν codd, ·
898 γιγνώσχειν A : -ων cett. · ώς] καί H artung · νουν οίον] νδν ον i ■ 899/900
τώ ν . . , -ων τών . . . -ων Hermann : τφ . . . -φ τφ . . . -φ codd. ■ τε . . . τ' A λ' i su
: os . . . δ’ O i χε . . . χ’ rec. aliquot · 900 h:rjv A O : I"ijj rec. · 901 χείρων A
f : -ov cett. · ο δ’ αμείνων A : xo δ’ αμεινον cett. · εκασχον Bekker : τό δ’ άμει-
νον cett. ■ 902 αύτός O rec. : «ιστός A

[226]
TEOGNIS

Pero es vergonzoso no atreverse a d irigir la v ista a la guerra


890 lacrim osa que llega y viene m ontada en sus veloces cab allo s1.

¡D olor por la cobardía! Ha perecido C erinto y los fértiles


viñedos de Lelanto son arrasado s; los hom bres de bien están des­
terrados, los m alvados gobiernan la ciudad. O jalá Z eus d estru ya
de esta m anera a los descendientes de C ip se lo 2.

895 N in gu n a cosa m ejor que la in teligen cia posee el hom bre en


sí mismo ; y n in gu n a más funesta, oh C irno, que la falta de ella.

O h C irno, si resultara a los m ortales tan difícil conocer todas


las co sas3 como el corazón que cada uno tien e en el pecho y las
acciones de los justo s y los in ju sto s, ten d rían los hum anos un
900 gran azote sobre sí.

Para cada cosa h ay uno que es peor y otro que es m ejor; y


n in g ú n hombre es entendido en todas ellas.

1 Cf. Introducción, pág. 129.


2 La llanura ^de Lelanto, entre Cálcide y Eretria, fué conquistada por la pri­
mera de estas ciudades en una guerra que ambas sostuvieron en el s. v u (cf.
Heródoto V 19 etc.); pero aquí se alude a la expedición de M ilcíades el año 506
a. C., en la cual arrebató a Cálcide dicha llanura, que pertenecía a las fam ilias
aristocráticas de dicha ciudad, y se la repartió a 4000 colonos atenienses. Los
C ipsélidas son los tiranos de Corinto, ciudad que abandonó a Cálcide, de la que
era aliada, en esta ocasión (Heródoto V 7 5 ); o quizás se alude a M ilcíades, so­
brino de un hijo de otro Cipselo; o, más probablemente aún, se trata de una frase
proverbial proveniente de la inscripción de una estatua dedicada en Delfos por
Cipselo o Periandro: «Si no soy una estatua toda de oro trabajado a m artillo,
perezca la raza de Cipselo· (cf. el Aparato de Referencias). Sobre la destrucción
de Cerinto (en el otro extremo de Eubea) no tenemos dato alguno. Es posible que
el autor del poema sea Teognis, desterrado en Cálcide (cf. v. 784).
3 La interpretación de este pasaje es de A l l e n , RPh. 60 ( ’34) 240.

|226]
ΘΕΟΓΝΙΣ

"Οστις άνάλωσιν τηρεί κατά χρήματα θηρών


χυδίατην αρετήν τοίς συνιεϊσιν έχει.
Et μέν γάρ κατιδείν βιότο.υ τέλος ήν, όπόσον τις 905
ή μ ελ λ ’ Ικτελέσας εις Ά ΐδ α ο πέραν,
είκός αν ήν, δς μέν πλείω χρόνον αισαν έμιμνε,
φείδεσθαι μάλλον τούτον δν είχε βίον.
Νυν δ’ οΰκ Ιστιν · δ δή καί έμοί μέγα πένθος δρωρεν,
καί δάκνομαι ψυχήν, καί δίχα θυμόν έχω · 910
έν τριο'δψ δ’ Ιστηκα · δύ’ εΐσί τό πρόσθεν όδοί μοι ·
φροντίζω τούτων ή ν τιν ’ ιω χροτέρην ·
ή μηδέν δαπανών τρύχω βίον έν κακο'τητι,
ή ζώ ω τερπνώς εργα τελώ ν ολίγα.
ΕΙδον μέν γάρ εγωγ’ , ος έφείδετο, κούποτε γαστρί 915
σίτον ελευθέριον πλούσιος ω ν έδίδου,
άλλά πριν έκτελέσαι κατέβη δόμον "Αϊδος ε’ί σω,
χρήματα δ’ άνθρώπων ουπιτυχών έλαβεν ·
ώ στ’ Ις άκαιρα πονειν καί μή δόμεν φ κ ’ έθέλη τις.
Εϊδον δ’ άλλον, δς ή γαστρί χαριζόμενος 920
χρήματα μέν διέτριψεν, έφη δ’ «Υ πάγω φρένα τέρψας»-
πτωχεύει δέ φίλους πάντας, ό'που τ ιν ’ ίδη.
Ουτω, Δημόκλεις, κατά χρήματ’ αριστον απάντων
τήν δαπάνην θέσθαι καί μελέτην έχέμεν.

9 0 9 μ έγα π έ ν θ ο ς = II. I 2 5 4 V I I 1 2 4 · 9 1 0 δ ίχ α θ υ μ ό ν ε χ ω cf. Od. X IX 5 2 4 ·


9 1 7 χ α τ έ β η — ε’ί σ ω = Od. X XIII 2 5 2 ( κ α τ έ β η ν ) · 9 2 0 γ α σ τ ρ ί χ α ρ ιζο 'μ ενο ς = 1 0 0 0
• 9 2 4 μ ελ έτη ν έχ έμ η ν = H es. O p . 4 5 7

903 χρήματα θηρών] χρήματ’ άθύρων H iller -C ruslus χρήματα θηκών Edmonds ·
904 συνιεϊσιν O rec. : συνιει A · 905 τις O rec. : τι A · 907 πλείω] -Τον Ο · 908
τούτον δν O rec. : τούτο νιν A τούτον ίν’ Bergk · 910 ψυχήν O rec. : τύχην A ·
911 το om. O rec. · 914 τερπνώς O rec. : -ών A · 919 ω κε θελη A : &ς κε
θέλει Ο ως κ’ εθέλοι rec. · 920 ή interpr. Turnebus : η A ήν O rec.

[2 2 7 ]
TEOGNIS

El q u e 1 adm inistra bien su dinero, m idiendo sus aspiraciones


según sus m edios de fo rtu n a2, posee a los ojos de los hombres
in teligen tes la v irtu d más digna de estim a; porque si fuera posible
905 conocer la hora de la m uerte, aq u ella a la q u e debe llegar cada
uno para que descienda al H ades, sería n atu ral que el que hubiere
de esperar durante más tiem po la hora fatal, ahorrara m ás el d in e­
ro que tuviere. S in embargo, ello no es a sí; y por ello tengo un
910 gran dolor, y h ay algo que me roe el corazón y esto y indeciso.
M e encuentro en una en crucijada3; delante de m í h ay dos cam inos
y dudo cuál tom ar: el de v iv ir estrecham ente en la indigencia sin
gastar nada o el de v iv ir placenteram ente sin trabajar apenas.
P orque yo he visto a alguno que escatim aba el dinero y jam ás
915 daba a su estómago, au n que era rico, un a com ida aceptable; pero
antes de llegar a la vejez descendió a la m orada de H ades en tanto
que un heredero cualquiera se hacía dueño de sus riq u ezas: esto
es trabajar en vano y no dejar el dinero a q uien uno quiere. V i
920 tam bién a otro que por com placer a su vien tre m algastó su dinero
y d ijo : «M e m archo después de satisfacer m is gu sto s»; y ahora
pide lim osna a todos sus am igos cuando los ve. Por tanto, oh
Democles, lo m ejor de todo es gastar en relación con el dinero de
uno y ser un buen adm inistrador. De esta forma no darás a otro

1 La presente elegía es casi unánim em ente considerada como perteneciente a la


época ática por el tema, el léxico, la métrica y la manera de discutir, influenciada
por los sofistas (cf. C a r r i è r e 125, H u d s o n - W i l l i a m s 260 ss., R e i t z e n s t e in 78, etc.).
2 El verbo usado para «adm inistrar» es el mismo que Jenofonte, Cinegético 6,
1 usa para «tener sujetos» (de la mano, con una correa) a los perros; «medir sus
aspiraciones» es literalm ente «cazar». H ay pues una comparación, difícil de tra­
ducir, con la caza, y son innecesarias las m últiples correcciones propuestas. Pero
es absurdo pensar que Teognis hable de lo que debe o no gastarse en la caza
(como quiere A lien, RPh. 60 ( ’3 4 ) 200 s.).
8 El tema d é lo s dos caminos, procedente de Hesiodo, Trabajos y Días 286 ss..
fué desarrollado sobre todo por Pródico (cf. Jenofonte, Memorables II 1, 21). De él

[227]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ούτε γάρ αν χροκαμών αλλψ κάματον μεταδοίης, 925


οδτ’ αν χτωχεύων δουλοσύνην τελεοις ·
ούδ’ εί γήρας ϊκοιο, τά χρήματα χάντ’ άχοδραίη.
Έ ν δέ τοιψδε γένει χρήματ’ αριστον εχειν ·
ήν μέν γάρ χλουτής, χολλοί φίλοι, ήν δέ χένηαί,
χαϋροι, κοΰκέθ·’ όμως αυτός άνήρ άγα&ος. 930

Φείδεσθαι μέν αμεινον, έχει ou σε θανο'ντ’ άχοκλαίει


ούδείς, ήν μή ópq. χρήματα λειπομενα.

Παύροις άνθ-ρώχων άρετή καί κάλλος όχηδει ·


όλβιος, δς τούτων άμφοτέρων έλαχεν.
Π άντες μιν τ ιμ ώ σ ιν ’ όμως νέοι οΐ τε κατ’ αυτόν 935
χώρης είκουσιν τοί τε χαλαιοτεροι ·
γηράσκων άστοισι μεταχρέχει, οΰδε τις αυτόν
βλάχτειν οΰτ’ αίδοϋς ούτε δίκης εθέλει.

Ού δύναμαι φωνή λ ίγ ’ άειδέμεν ωσχερ άηδών ·


καί γάρ τήν χροτέρην νύκτ’ έπί κώμον έβην. 940

933 cf. H e s . Op. 313 πλούτφ δ’ ανθρώπων αρετή χαί κΰδος οπηδεΓ ■ 934 όλβιος ος =
H es.Th. 954, cf. infra 1253 · 935-38 = T y r t . 8, 3 7 -4 2 (935 oí τε κατ’ αϋτον :
ήδε παλαιοί T y r t . 37 936 χώρης είκουσιν τοί : εΐκουσ’ Ικ χώρης οί T y r t . 42 937-
38 = T y r t . 39-40) · 939 cf. Od. X 254 λίγ’ άειδεν

9 3 3-34 Τ ( F l o r . M o n . 114) ( A p o s t o l . X IV 13 c)

927 ϊκοιο A Ο : ικοιτο rec. · 929 ην . . . "λουτής A n : . . . εί . . . πλουτείς cett.


• 930 κουκέΘ-’ A h 1 : ouxéfr’ uel ουκ I&’ cett. · 931 Ι~εί ou σε Carrière : Ιπε! ουδέ
codd. · 933 κάλλος] κΰδος F l o r . M o n . · 934 άμφοτέρων O rec. : -ον A · 935
νέοι A : Ισοι Ο ίσοι rec. · 936 χωρης εικουσιν A : χώροις ε’ίχ. Ο ε’ίκουσι χο'ιρης
(-οις X -οΰ í s“ ) rec. · τοί A : οί cett. · 937-38 om. rec. d excepto · 939 λίγ’
άειδέμεν Schneidew in : λίγ’ άδέμεν Α λιγόρ’ άδέμεν rec. · 940 προτέρην A O i :
-ραν rec.

[228]
TEOGNIS

925 participación en los frutos de tu trabajo después de haber trab aja­


do tú solo n i, pidiendo lim osna, serás como un esclavo, ni tam ­
poco en el caso de que llegues a la vejez, se te habrá consum ido
todo tu dinero. En una generación como ésta, tener dinero es la
cosa m ejor: pues si eres rico tien es m uchos am igos, pero si eres
pobre, pocos, y una m ism a persona y a no es u n hom bre bueno
930 ig u al que antes.

Ser ahorrativo es preferible, puesto que cuando m ueres nadie


te llora a no ser que vea que dejas dinero.

A pocos hombres les son dadas la v irtu d y la b elleza: feliz


935 aq u el que recibió el don de am bas cosas. Todos le ho nran ; tanto
los jóvenes como los de su edad y los más ancianos le ceden el
paso ; cuando envejece es ilu stre entre todos los conciudadanos y
nadie osa tratarle sin consideración n i ju s tic ia 1.

N o puedo cantar con voz arm oniosa como el ruiseñor; porque,


940 en verdad, la noche últim a fui de ronda. No me disculpo con el

viene sin duda la encrucijada como símbolo de la indecisión (cf. Platón. Leyes
799 C).
1 Cf. Introducción, pág. 99. En el v. 933, imitado de Hesíodo, la versión
del Florilegio Monacense (con χϋδος, como Hesiodo) es más antigua que la de los
manuscritos; en cambio no creo que h aya habido nunca en la elegía el πλοΰτφ (por
τ α ύ ρ ο ις) de Hesíodo, como quiere P e r e t t i 243: el v. 934 es incompatible con ello.

[228]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Ούδέ τον αυλητήν προφασίζομαι · αλλά με γήρυς


εκλείπει, σοφίης οΰκ έπιδευόμενον.

Έ γγύθεν αύλητήρος άείσομαι ώδε καταστάς


δεξιός, άθανάτοις θεοΐσιν έπευχόμενος.

Ε ιμι παρά στάθμην ορθήν όδο'ν, ούδετέρωσε 945


κλινομενος · χρή γάρ μ ’ άρτια πάντα νοείν.
Πατρίδα κοσμήσω, λιπαρήν πολιν, οδτ’ επί δήμφ
τρέψας οϋτ’ άδίκοις ανδράσι πειθο'μενος.

Νεβρόν ύπέξ έλάφοιο λέω ν ω ς άλκί πεποιθώς


ποσσι καταιμάρψας αίματος ούκ επιον · 950
τειχέων δ’ υψηλώ ν έπιβάς πόλιν ούκ άλάπαξα ·
ζευξάμενος δ’ ίππους άρματος ούκ έπέβην ·
πρήξας δ’ ούκ έπρηξα, καί ούκ έτέλεσσα τελέσσας,
δρήσας δ’ ούκ έδρησ’, ήνυσα δ’ οϋκ άνύσας.

Δειλούς εδ ερδοντι δύω κακά ■ τώ ν τε γάρ αύτοϋ 955


χήρω σις πολλών και χάρις ούδεμία.

944 cf. ad 358 · 946 άρτια πάντα = S o l . 3, 32 et 39; 4, 8 · 949-50 = 1278 c-d ·
949 λέων ως άλχί χεποι6·ώς = II. V 299, cf. etiam IL X VII 61 Od. VI 130 · 951
χόλιν ουχ άλάπαξα cf. II. II 367 πολιν oôx αλαπάξεις ° 955 δειλούς su ερδοντι = 105

9 4 7-48 Τ S t o b . I ll 39, 15 · 949-50 Irait, ut uid. R h ia n . 74 P. · 955-56 T


S t o b . II 46, 12.

941 με γήρυς Emperius : μ’ εταίρος codd. A llen · 942 Ιπιδεοόμενον Emperius :


-ος codd. A llen * 943-44 desunt in c · 944 frsoíaiv rec. : βεοΐς A O * 948
τρέψας] χρέψας S t o b . · 950 χαταιμάρψας A 2 1278d : χατa- codd. · 951 τειχέων]
χ ή χ εω νx · 955 εύ A S t o b . : δ’ εύ cett. · 956 χήρωσις (χηρώσει codd.) πολλών
(-ον ¡ s“ ) codd. : χήοωσις κτεάνων S t o b .

[229]
TEOGNIS

flau tista; me he quedado sin voz au n q u e no carezco de dotes para


el canto.

M e colocaré aquí, cerca del flautista y a su derecha, y cantaré


después de invocar a los dioses inm ortales.

945 Recorreré un cam ino recto, como siguiendo el cordel y sin


desviarm e a uno n i otro lado : pues es preciso que yo píense en
todo con justeza. Engrandeceré m i patria, esta ilu stre ciudad, sin
echarm e en los brazos del pueblo n i prestar oído a hom bres
injusto s.

A lca n c é1 a la carrera a un cervato que estaba bajo la teta de la


950 cierva —tal un león que confía en su fu erza— y no bebí de su
san g re; escalé las altas m urallas de la ciudad y no la saq u eé; en ­
ganché al carro los caballos y no su b í a él, h ice y no hice, realicé
y no realicé, obré y no obré, llevé a térm ino y no llevé a térm ino.

955 Q uien hace bien a hom bres v iles tiene dos castigo s: pierde
m ucho dinero y no logra n in gú n agradecim iento.

1 Versos eróticos: el enamorado ha fracasado después de estar a punto de


triunfac. Cf. metáforas eróticas tomadas de la caza en C idias (en Platón, Cármides
155 D ) y Riano (cf. Aparato de Testim onios), entre otros. ΙΙρήσσω es empleado
en sentido erótico por Teócrito 2, 143, etc.; τελέω por Safo 1, 2 3 ; ávúo> por la
Antología P alatina V 275 y V 75. La im itación de Riano excluye una interpreta­
ción política como la de Solón 23.

[229]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Et τι παθών α χ’ έμευ αγαθόν μέγα μή χάριν οΐδας,


χρήζων ήμετέρους αυθις ΐκοιο δόμους.

Έ σ τε μέν αΰτός έχινον άχό κρήνης μελανΰδρου,


ήδύ τί μοι έδόκει καί καλάν είμεν υδωρ · 960
νυν δ’ ήδη τεθόλωται, υδωρ δ’ άναμίσγεται υλη ·
άλλης δή κρήνης χίομαι ή χοταμου.

Μ ήχοτ’ εχαινήσης χρίν αν ειδής άνδρα σαφηνέως,


οργήν καί ρυθμόν καί τρόπον οστις αν ·η.
Πολλοί τοι κίβδηλον εχίκλοχον ήθος έχοντες 965
κρύχτουσ’ , ένθέμενοι θυμόν έφημεριον ·
τούτων δ’ εκφαίνει χάντων χρόνος ήθος έκαστου.
Κ αί γάρ εγώ γνώμης χολλόν αρ’ εκτός εβην ·
ειρθην αίνήσας χρίν σου κατά χάντα δαήναι
ήθεα · νΰν 8’ ήδη νηϋς αθ’ έκας διέχω. 970

959 απο κρήνης μελανΰδρου = II. X V I 160 X X I 257 · 965 Ιπίκλοπον ήθ-ος = H e s .
Op. 67 et 78

959-62 Imit. C a l l . Ep. 28 Pf. · 963-68 T S t o b . I ll 1, 65 · 963 T ( F l o r . M o n .


107) O r io VIII 11 qui, uersu T h e o g n i d i alieno prius adhibito, Phaniei cuiusdam
errori tribuit

958 αώ’ί}ις] αυτις rec. e l exceptis · 959 επινον A O i : επινον cett. · 960 εΐμεν O
rec. : ημεν A ε'μεν i · 961 8’] bm. i · ΰλη C rusius : οίίδει A lien ίλυϊ Ahrens
ΰδει codd. · 962 ή ποταμού] ήδυπότου Bergk · 963 Ιπαινήσης A Ο χ e g : -έσης
rec. testes · ειδής ανδρα σαφηνεως edd. ex ειδής άνδρας σαφενώς codd., ιδης άνδρας
άφανέως S t o b . e t ί’δης ανδρα σαφενέως F l o r . M o n . : ανδρα ϊδης σώφρονα O r . ■ 964
ρυθ-μον] θυμόν S t o b . · οστις αν ή] οντιν’ εχει S t o b a e i M á T r ό'ντιν’ εχουσι S t o b a e i
A · 965 τοι : τι S t o b . ■ κίβδηλον] -οι Epkema · 967 εκφαίνει] εμφ- b e τη η °
968 εγώ] Ιγών Ο · 969 εφθ-ην A ut uid. e : εφ&ην δ’ O rec. ε<ρθ·η δ’ i · σοι> om.
i (sed aou i™) · 970 νη ίς A : ναΰς codd. · αβ·’ Ιχάς O rec. : ατεκας A

[230]
TEOGNIS

S i después de haber recibido de m í un gran favor no me q u e ­


das agradecido, ojalá llegues otra vez a m i casa necesitando algo.

M ien tras era yo solo1 el que bebía de la fuente de negras


960 ondas, su agua me parecía buena y herm osa; pero ahora está y a
entu rbiada y el agua está llen a de fango: beberé de otra fuente
o de u n río.

Jam ás alab es2 a nadie antes de conocerle a fondo y de saber


q u ién es en cuanto a sentim ientos, índole y carácter. H ay m uchos
965 hom bres que tien en u n carácter falso y traidor y lo o cultan adop­
tando por u n día otra m anera de ser; pero el tiem po descubre el
carácter verdadero de todos ellos. De esta m anera, yo mismo me
equivo q ué mucho en m is ju ic io s: me apresuré a alabarte antes de
conocer bien todo tu carácter; pero ahora, como si fuera una n ave,
970 me encuentro y a lejos de ti.

1 Poema erótico: cf. H u d s o n - W iia ia m s 235, A l l e n , CQ 27 ( ’ 3 3) 53 y G o m m e,


CR 39 ( ’2 5 ) 101 que citan, entre otros pasajes, Herodas 1, 25 y la im itación de
Calimaco, Ep. 28 Pf. El «río· significa un amor venal, al alcance de todo el
mundo.
2 Cf. pág. 176, n. 1. El verso final compara al poeta con una nave que se aleja
de la tierra, que representa al falso amigo.

[2 30 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Τίς δ’ αρετή πίνοντ’ έπιοίνιον ¿ϊθλον έλέσθαι ;


πολλάκι tot νικςί καί κακός δνδρ’ αγαθόν.

Ουδεΐς ανθρώπων, δν πρώτ’ Ιπϊ γαΐα κάλυψη


εις τ ’ "Έρεβος καταβή δώματα Περσεφο'νης,
τέρπεται ουτε λύρης οϋτ’ αύλητήρος άκουων, 975
ουτε Διωνόσου δώρ’ Ισαειρο'μενος.
Ταΰτ’ έσορών κραδίην εδ πείσομαι, όφρα τ ’ έλαφρά
γούνατα καί κεφαλήν άτρεμέως προφέρω.

Μή μοι άνήρ είη γλώσση φίλος, αλλά καί Ιργψ ·


χερσίν τε σπεύδοι χρήμασί τ ’ άμφο'τερα * 980
μηδέ παρά κρητήρι λόγοισιν έμήν φρένα θέλγοι,
άλλ’ ερδων φαίνοιτ’, εί τι δύναιτ’ , αγαθόν.

. . . Ή μεις δ’ έν θαλίησι φίλον καταθώμεθα θυμο'ν,


οφρ’ Ιτι τερπωλής εργ’ έρατεινά φέρη.
ΑΙψα γαρ ώστε νόημα παρέρχεται αγλαός ήβη ■ 985
ουδ’ ίππων όρμή γίνεται ώκυτέρη,

973 cf. 9p2, 1364 · 974 δώματα Περσεφο'νης = 1296 » 985 ώστε νόημα =
H.Apol. 186, cf. Od. VII 36 ώκεϊαι ώς . . . νόημα · αγλαός ήβη cf. αγλαόν ήβην
I. G. ΙΙ-ΙΙΙ ed. Μ. 943

979 Τ ( F l o r . M o n . 147)

973 χρ&τ’ επί A : χοτ’ Ιπί Ο έχει χοτε rec. · καλόψη Turnebus : -ει codd. ·
974 εις] Ις Ο m · δώματα] δώμα τε rec. δώματα τε i ■ 976 Ισαειρόμενος Schaefer
: -άμενος codd. εχαειρόμενος Diehl ετ’ Γειρόμενος Herwerden · 977 κραδίην A :
-ίη cett. · 978 ατρεμέως] άτρομέων rec. plerlque · 980 σχεόδοι rec. : -ou A -r.i
O · 981 χρητήρι Bekker : χλητήριΑ χρατήρσι Ο κρητήρσι rec. · θ-έλγοι Bekker
: -γοις A τέρποιο rec. · 983 δ-αλίησι rec. : -αισι Ο -εσσι A · 985-86 om. A ·
986 όρμή] οργή i

[231]
TEOGNIS

¿Q u é m érito es lograr el p rem io 1 al buen bebedor? M uchas


veces, en verdad, u n m alvado vence a un hombre bueno.

N in g ú n hombre, una vez que le cubre la tierra y que descien-


975 de al Erebo, morada de Perséfona, sien te el p lacer de oír al flautista
o la lira o de recibir los dones de D io niso2. V iendo esto, quiero
tener alegría en m i corazón m ientras aún m is rodillas son ágiles y
m antengo erguida la cabeza.

Q ue nadie sea m i amigo con palabras, sino tam bién con obras:
980 séam e ú til tanto con su brazo como con su fortuna; y que no
h alagu e con palabras m i corazón ante la crátera, sino que se le
vea haciéndom e, si puede, algú n bien.

R eposem os3 nuestro corazón en la alegría de las ñestas, mien-


985 tras aún puede gozar las obras deseables del placer; pues tan veloz
como el pensam iento se pasa la b rillan te ju ven tu d . Nó es más

1 Sobre este premio al que bebe toda la noche sin dormirse, cf. Aristófanes,
Caballeros T i l y el escollo a este pasaje.
2 Tópico m uy repetido: cf. Fr. Chor. Adesp. 15 y Horacio, Odas I 4 17 ss. ;
también en Epodos 13, 3 h ay quizá una rem iniscencia de 977.
3 Poema incompleto; falta el comienzo.

[231 j
ΘΕΟΓΝΙΣ

α’τε δνακτα φέρουσι δορυσσόον ες χόνον άνδρών


λάβρως, χυροφόρψ τερχόμεναι χεδίψ.

Πΐν’ όχόταν χίνωσιν · όταν δέ τι θυμόν άσηθής,


μηδείς ανθρώχων γνψ σε βαρυνόμενον. 990

Ά λλοτε τοι χάσχων άνιήσεαι, άλλοτε δ’ ερδων


χαιρήσεις · δύναται δ’ άλλοτε άλλος άνήρ.

Εί θείης, ’Ακάδημε, έφίμερον ΰμνον άείδειν,


αθλον δ’ έν μέσσψ χαΐς καλάν άνθος εχων
σοί τ ’ ειη και εμοί σοφίης χέρι δηρισάντοιν, 995
γνοίης χ ’ δσσον όνων κρέσσονες ήμίονοι.

. . . Τήμος δ’ ήέλιος μέν έν αιθέρι μώνυχας ΐχχους


αρτι χαραγγέλλοι μέσσατον ήμαρ εχων,
δείχνου δή λήγοιμεν ό'χου τινά θυμός άνώγοι
χαντοίων αγαθών γαστρί χαριζόμενοι · 1000

987 πόνον άνδρών = II. XIII 239 X V I 726 XVII 82 · 993 Ιφίμερον — άείδειν
cf. T h e o c . I 61 εφ. 8 . άεισ^ς ■· 1000 γαστρί χαριζόμενοι cf. 920

'993-96 Τ Α τ η . VII 310 Β · 996 Τ E v s t . II. 1291, 54 · 997-1002 Τ Α τ η . VII


310 Α

987 αΐτε ά'ναχτα cp. A : αιτ’ άνα φ. Ο αΐτε περ άνδρα φ. rec. · άνδρών] -ος Ο ·
989 όπόταν] ό'ταν i e I / · οέ τι Int. Brunk : δ’ ετι Α τοι O rec. · 991 8’ A :
O c g τ ’ rec. plerlque τι i · 992 χαιρήσεις — άλλος Bergk : χαιρήσι δύναται άλλο­
τε δ’ άλλος Α χαιρήσειν ούνααι ά λ λ ο τ ε τ' ά λ λ ο ς cett. def. A llen · 993 εί — 1<ρίμε-
ρον] ει’τ ’ ε’ίησα καλήν μέν Ιφ. Α τ η . · 994 καλόν] -ος Α τ η . : κακόν Ο · 995 τ ’ ειη
O rec. : τι είη Α · δηρισάντοιν rec. pleríque : -ων A Ο δηριόωσι Α τ η . · 996 χ’
rec. Α τ η . : τ' Α 9-’ Ο · όνων] -ου Ο · 998 παραγγέλλοι rec. pleríque Α τ η . : -λο;
Α Ο b c f m · 999 δή Α τ η . : δέ Α Ο τε rec. · λήγοιμεν] γευοίμεΒ’ Carrière ·
όπου] όσου Α τ η . όσον Brunck · άνώγοι Α Α τ η . : -ει cett.

[232]
TEOGNIS

rápida la carrera de los caballos que llev an raudos a un héroe al


trabajo de la lanza, alegres a la v ista de la fértil llan ura.

Bebe cuando beban; y cuando estés triste en tu corazón que


990 n in gú n hom bre conozca tu dolor.

U n as veces te afligirás del trato qu e sufres y otras te alegrarás


de ser tú el que lo d é: pues unas veces es uno y otras otro el que
p uede obrar a s í1.

S i me desafiaras a entonar u n hermoso canto, oh A cadem o, y


995 el prem io para ti y para m í en n uestra com petición poética fuera
un jo v en en la flor de la edad, conocerías cuán superiores son los
m ulos a los asnos.

. . . y cuando el so l2, a la m itad del cam ino del día, aguije en


el cielo a sus caballos de pezuñas sin hender, pongam os fin, en el
momento en que cada uno lo desee, a la com ida: de hacer al
vien tre el presente de toda clase de d elicias; y que un a herm osa

1 A lle n , RPh. 6 6 ( ’ 4 0 ) 2 1 1 y 2 1 3 defiende no sin verosim ilitud un texto


χ ο ί'.ρ ή σ ε ινδόνααι ' άλλοτε S’ αλλο; άνήρ (en sentido obsceno), que está bien apoyado
por los manuscritos, sin dejar de ofrecer dificultades.
2 Sobre el texto e interpretación de este difícil pasaje, cf. mi artículo en Emé­
rita 1 8 ( ’ 5 0 ) 2 0 8 y 2 1 0 . Sin embargo, en 9 9 7 leo τ η α ο ς con A l l e n , RPh. 6 6
( ’ 4 0 ) 2 1 4 , pues se trata sin duda del final de una elegía. F r a c c a r o l i 2 4 6 demuestra
m uy bien que no h ay razón para pensar en un autor lacedemonio, como quiere
R e i t z e n s t e in 5 7 . El poema se refiere a la parte del banquete dedicada a la bebida
y el esparcimiento, que viene después de la comida propiamente d ich a; el festín
se celebra al aire libre.

[232]
ΘΕΟΓΝΙΪ

χέρνιβα δ’ αΐφα θύραζε φέροι, στεφανώματα δ’ εσσαι


ευειδής ραδιναις χερσί Λάκαινα κο'ρη.

Ή δ ’ αρετή, τοδ’ άεθλον εν άν&ρώχοισιν άριστον


κάλλιστο'ν τε φέρειν γίνεται άνδρι σοφψ ·
ξυνον δ’ έσθλέν τοϋτο χόληΐ τε χαντί τε δήμψ, 1005
οστις άνήρ διαβάς εν χρομάχοισι μένει.

Βυνόν δ’ άν&ρώχοις ύχοθήσομαι, οφρα τις ήβης


αγλαόν αν&ος εχων και φρεσϊν εσθλά νοή,
τών αυτού κτεάνων ευ χασχέμεν ■ ου γάρ άνηβαν
δίς χέλεται χρός θεών ουδέ λύσις θανάτου 1010
θνητοΐς άνθρώχοισι · κακόν δ’ έχΐ γήρας ελέγχει
ούλο'μενον, κεφαλής δ’ άχτεται άκροτάτης.

ΤΑ μάκαρ ευδαίμων τε και όλβιος, ό'στις αχειρος


ά&λων εις Άΐδου δώμα μέλαν κατέβη,
χρίν τ ’ εχθρούς χτήξαι και ύχερβήναί περ ανάγκη 1015
έξετάσαι τε φίλους οντιν’ εχουσι νο'ον.

Αυτίκα μοι κατά μέν χροιήν ρέει άσχετος ίδρώς,


χτοιώμαι δ’ έσορών άνθ·ος όμηλικίης

1002 ραδιναις χερσί cf. supra 6 et adn. · 1003-06 = T y r t . 8, 13 (1004 σοφψ :


νέω T y r t . 1006 μένει : μένη T y r t . ) · 1005 πόληί — δήμψ = 71. III 50 · 1007-08
ή βη ς— έ'χων cf. T y r t . 6, 28 ήβης αγλαόν ανθ-ος έ'χη et ad 1070 · 1016 ό'ντιν’ —■
νόον cf. ad 814

1012 Imlt. ( A p o ll o n i d e s in A . P. X I 25)

1001 φέροι A A t h . : -ει cett. * δ’ Ισσαι Edmonds : δ’ εϊσω A Α τ η . δή σοι seu


δήσοι cett. * 1002 ραδιναις] -ής A t h . · 1006 μένει A : ϊνι cett. * 1008 εχων] -ει
k2 Brunck · 1009 auxoü : aotoü x d h η · 1012 δ’] om. O · 1013 S A : ώς O
rec. · 1014 Άίδοο] "Αδου x · χατέβη] χαταβγ) Ο ■ 1015 άναγχη] -ην i · 1016 τε
O rec. : δε A ■ 1018 πτοίωμαι A : -οδμαι cett.

[233]
TEOGNIS

looo m uchacha lacedem onia, con sus m anos delicadas, llev e fuera en se­
gu id a el aguam anos y nos ponga las coronas.

Esta es la verdadera cualidad excelsa, el título de gloria m ejor


y más honroso del m undo para el sabio ; es éste un bien com ún
1005 para el estado y para el pueblo todo: el que un guerrero, con las
piernas bien abiertas, perm anezca firme en prim era fila 1.

V o y a dar un consejo a todos los hom bres: que m ientras,


poseyendo la brillan te flor de la ju v en tu d , tengan pensam ientos
de alegría, disfruten de sus riquezas ; pues los dioses no perm iten
a los hom bres perecederos alcan zar la ju v en tu d dos v e c e s2 ni
íoio librarse de la m uerte: la vejez triste y funesta descubre su n atu ra­
leza m ortal y se abraza a lo m ás alto de su cab eza8.

O h feliz, afortunado y dichoso aq u el que baja a la som bría


m ansión de H ades sin haber conocido la luch a y antes de haber
1015 tem ido a los enem igos, de haberlos pisoteado forzado por la
n ecesid ad 4 y de haber som etido a prueba los sentim ientos de sus
am igos.

U n sudor copioso corre al punto por m i p ie l y me siento arre­


batado al contem plar la bella flor de la prim era edad, tan delicada

1 Cf. Introducción pág. 98.


2 Igual Baquílides 3, 88 ss. H ay posiblemente un recuerdo del rejuvenecim iento
de Esón por Medea.
3 Los vv. 1011-12 parecen im itación de los de Mimnermo 5, 1-3, que se
transcriben a continuación literalm ente (1 0 2 0 -2 2 ).
4 Es interesante notar que a las calam idades citadas con frecuencia por Teognis
se añade aquí otra, la de pecar o excederse forzado por las circunstancias. Esto
está en directa oposición con pasajes como 869 ss.

[233]
ΘΕΟΓΝΙΣ

τερπνόν όμως και καλόν, έπει πλέον ώφελεν είναι ·


άλλ’ όλιγοχρόνιον γίνεται ώσπερ όναρ 1020
ήβη τιμήεσσα, το δ’ οΰλόμενον καί άμορφον
αυτίχ’ υπέρ κεφαλής γήρας υπερκρέμαται.
Οϋποτε τοΐς Ιχθροϊσιν υπό ζυγόν αυχένα θήσω
δύσλοφον, οΰδ’ ει μοι Τμώλος έπεστι κάρη.
Δειλοί τοι κακο'τητι ματαιότεροι νο'ον είσίν, 1025
των δ’ αγαθών αΐει πρήξιες ί&ότεραι.
'Ρηιδίη τοι πρήξις Ιν ανθρώποις κακο'τητος,
του δ’ άγα&οΰ χαλεπή, Κόρνε, πέλει παλάμη.
Τόλμα, θυμέ, κακοΐσιν ομως άτλητα πεπονθώς ·
δειλών τοι κραδίη γίνεται όξυτέρη · 1030
μηδέ σύ γ’ άπρήκτοισιν Ιπ ’ εργμασιν άλγος άέξων
όχθει, μηδ’ αχθου, μηδέ φίλους ανία,
μηδ’ έχθρους ευφραινε · θεών δ’ είμαρμένα δώρα
ούκ αν ρηϊδίως θνητός ανήρ προφόγοι,
ουτ’ αν πορφυρέης καταδυς ες πυθμένα λίμνης, 1035
ουθ’ όταν αυτόν Ιχ^ Τάρταρος ήεροεις.

1020-22 = Μ ι μ ν . 5 , 1-3 (1021 ούλομενον : αργαλέον Μ ι μ ν , 1022 αότίχ’ . . . γ ή ρ α ς


: γήρας . . . αΰτι'χ’ Μ ι μ ν . ) · 1023 από— θ-ήσιυ cf. H e s . O p . 815 Ιπ: ζυγόν αυχένα
ftsîvai " 1029 cf. orae, apud H d t . V 56 τλήθ-ι . . . ατλητa παθ-ών et supra 355 ·
1030 cf. 366 · 1036 Τα'ρταρος ήεροεις cf. //..VIII 13 Ταρταρον ήερο'εντα

1 0 2 9 -3 4 T S tob. IV 56, 9

1019 iϊκρελεν rec. : ώφειλεν A O c ■ 1020 ολιγοχρονιον] -ος Ο · 1023 ιιπό ζυγόν
: δποζόγιον A · 1025 Δειλοί A : -οίς cett. · καχοτητι] -τεροι i(-τη τι ί*“ ) · νοον
A i : νοοι Ο γοοι cett. · 1027 πρήξις] πράςίς i · 1029 6'μ.ως] ομως Ο g I m η
S t o b . · 1031 γ’ rec. S t o b . : τ ’ A O · 1032 οχ&ει Emperius : εχίίει codd. αίίχει
S t o b . · ά'χθ-ou rec. : ΙχΘ-ει A ά'χ&ει Ο αισχεα S t o b . ■ 1033 είίφροιινε rec. :
ευφρηνε A εχθ-ρηνε O · θ-εών O rec. : θ-έλων A · 1034 oùx â v ] â ou S t o b . ·
ρηιδίως O rec. : -ί’ος A · προφΰγοι] προσφΟγοις i

[2 34 ]
TEOGNIS

como herm osa. ¡O jalá fuera m ás d u ra d e ra !; pero la ju v en tu d in-


1020 com parable es de vida tan corta como u n sueño y en seguida queda
susp en d id a sobre n uestra cabeza la funesta y deforme v e je z 1.

Jam ás pondré m i cuello bajo el pesado yugo enem igo, ni


siq u iera au n q ue el T m o lo 2 pese sobre m i cabeza,

1025 Los hom bres v iles son m ás m alvados en el infortunio m ientras


que el com portam iento de los buenos es siem pre más recto.

Es fácil en el m undo obrar el m al, m ientras que la realización


d el bien es difícil, oh C irn o 3.

T en valor, alm a m ía, en el infortunio, au n q u e h as padecido


1030 sufrim ientos im posibles de soportar; es el corazón de los cobardes
el que es más fácil de co nturbar; en tus fracasos no gim as n i te
llen es de dolor n i im portunes a tus am igos n i des placer a tus ene­
m igos acreciendo tu dolor: u n hom bre no puede reh u ir fácilm en­
te los regalos de los dioses, decretados por el destino, aunque se
1035 sum erja hasta el fondo del mar espum ante o le tenga en su seno
el T ártaro sombrío.

1 1 0 2 0 -2 2 es de Mimnermo, unido artificialm ente por el v. 1 0 1 9 a un con­


texto diferente según W i l a m o w i t z , Sappho un d Semónides 2 8 6 ; pero es más vero­
sím il atribuir el poema entero a Mimnermo, cf. C a r r i é h e , REG 6 7 ( ’ 5 4 ) 6 4 s.
2 Monte de Lidia.
3 Parece una respuesta a 623-27.

[2 34 ] ’
ΘΕΟΓΝΙΣ

“Ανδρα τοί έστ’ άγα&έν χαλεπώταιον έζαπατήσαι,


ώς έν εμοί γνώμη, Κόρνε, πάλαι κέκριται.

Ήιδεα μεν καί χρο'σθεν, άτάρ πολύ λώϊον ήδη 1038a

οΰνεκα τοΐς δειλόΐς ουδεμί’ έστϊ χάρις. b

Άφρονες αν&ρωποι καί νήχιοι, οίτινες οίνον


μή xívouo’ δστρου καί κυνος άρχομένου. 1040

Δεϋρο σον αυλητή ρι · παρά κλαίοντι γελώντες


χίνωμεν, κείνου κήδεσι τερπο’μενοι.

Ευδωμεν 1 φυλακή δε πολευς φυλάκεσσι μελήσει


άστυφέλης, έρατής πατρίδος ήμετέρης.

Ναι μά Δί’ , εϊ τις τώνδε καί έγκεκαλυμμένος βυδει, 1045


ήμέτερον κώμον δεξεται άρχαλέως.

Νυν μέν χίνοντες τερχώμε&α, καλά λέγοντες ·


άσσα δ’ επειτ’ εσται, ταΰτα θ-εοισι μέλει.

Σοί δ’ εγώ οιά τε παιδί πατήρ υχοθ-ήσομαι αΰτο'ς


εσθλά · σί> δ’ έν θ-υμώ καί φρεσί ταΰτα βάλει) ' 1050

1038a-b = fere 853-54 · 1039 άφρονες — νήπιοι = 1069 · 1049 old — πατήρ cf.
Od. I 308 ώς τε πατήρ φ παιδί · Είποθ-ήσομαι cf. supra ΤΙ et 1007 · 1050 ab —
βαλεο cf. Od. XII 217-18 â\V Ινί θυμώ βάλλεο II. IV 39 al. ab δ’ ενί φρεσί βάλλε o
σΏσι

1038 εμοί A : biff cett. ■ 1038a ffisa Commelin : rftèa codd. · 1040 αρχομενου]
ερχομένου O · 1043 πόλεις O rec. : πόλεως A πο'λεος Renner · 1044 άστυφέλης]
ΰ. στυφελης b c g m d 2 η 2 ε3 στυφελης x d e f h l η · 1045 ναι] καί i · τώνδε rec. :
το'νδε A O ■ 1049 δ’ εγώ Bergk : δε τιυ A ob δε Ο σοί δε rec. plerique · πατήρ
υποθήσομαι] φίλος υποθ-ήμενος i φιλψ δποθ-ήσομαι rec. &πο8·ήσομαι Ο · 1050 βα'λευ
A : -Χε cett.

[235]
TEOGNIS

Es m u y d ifícil en gañar a un hom bre de bien; ésta es la opinión


a favor de la cual se ha fallado hace tiem po en m i corazón, oh
Cirno.

A u n q u e y a antes lo sabía, ahora sé m ucho m ejor que los


hom bres v iles no guardan gratitu d n in gu na.

Son insensatos y tontos los hom bres que no beben vino cuan-
1040 do com ienza la época d el P erro1.

¡V e n id a q u í con un flau tista! Bebamos riendo jun to a un


hom bre que llora, regocijándonos con sus penas.

D urm am os: la guardia de esta ciudad de fértil suelo, n uestra


q uerid a patria, correrá a cargo de sus guardianes.

1045 S í por Z eus, au n que alguno de éstos está dorm ido bien arro­
pado, recibirá con regocijo a n uestra alegre com itiva.

A legrém onos ahora bebiendo en medio de una agradable


conversación; los dioses se cuidarán de lo que h aya de suceder
d esp u é s2.
V o y a darte buenos consejos como un padre a su h ijo 3; grába-
1050 telos tú en tu corazón y tu cabeza. Jam ás te atraigas la desgracia

1 Fines de Julio. Se refiere a la estrella Sirio, «perro» de la constelación de


O rión; todavía nosotros hablamos de la canícula. Sobre la conveniencia de beber
en esta ocasión, cf. Hesiodo, Trabajos y Días 587 ss. y Alceo 94.
2 De un modo sem ejante se expresan Baquílides 17, 46 y Euripides, Alcestis
788-89.
3 Imitación de 27.

[235]
ΘΕΟΓΝΙΣ

μήποτ’ έπείγομενος πράξής χαχόν, αλλά βα^είη


σή φρενί βούλευααι σψ άγα&ψ τε νοψ.
Τών γάρ μαινομενων τέτετα ι θ·υμός τε νόος τε,
βουλή δ’ εις αγαθόν καί νο'ον έσθ-λον αγεί.

Ά λ λ α λογον μέν τούτον εάσομεν, αυχαρ εμοί σύ 1055


αόλει, καί Μουσών μνησομεθ·’ άμφο'χεροι ·
αυχαι γάρ χάδ’ εδωκαν εχειν κεχαρισμένα δώρα
σοι καί Ιμοί, με(χαδου)ν δ’ άμφιπερικχίοσιν.

Τιμαγορα, πολλών οργήν άπάχερ&εν όρώνχι


γινώσκειν χαλεπόν, καίπερ εο'νχι σοφά) · 1060
οί μέν γάρ κακο'χηχα καχακρύψανχες ϊχουσι
π\οόχψ, τοί δ’ αρετήν ούλομένη πενίη.

Έ ν δ’ ήβη πάρα μέν ξύν όμήλικί χάννογον ,εϋδείν,


ίμερτών έργων έζ ερον ίέμενον ·
εσχι δέ κωμάζονχα μεχ’ αύληχηρος άείδειν · 1065
χοόχων οΰδέν χοι ά λ λ ’ Ιπιχερπνο'χερον
άνδράσιν ήδέ γυναιξί. Τί μοι πλοϋχο'ς τε καί αιδώς ;
Τερπωλή νικ^ πάνχα σύν ευφροσύνη.

1 0 5 7 κ εχ α ρ ισ μ ε να δ ώ ρ α = II. XX 2 9 8 - 9 9 · 1 0 6 2 οόΧομ,ενγ) πενήβ cf. H e s. Op. 717


ο υ λ ο μ έ νη ν π ε νι'η ν · 1 0 6 4 1ξ ερον ίέμ ε νο ν c f. II. I 4 6 9 a l . Ι ξ ερ ο ν ίνχο ° 1067 cf.
ad Μ ιμ ν . 1, 5

1061-62 T S t o b . IV 33, 9

1051 πράξης] πρήςΐ/î’ïe c . · βαΘ-ειη O rec. : -ης A ■ 1052 αγα&φ τε Ο tec. : τ ’


άγαθψ τε A - 1053 μαινομενων τέτεται A : μαρναμένων μαχεται Ο rec. · 1055
Ιάαομεν] -μαι O i · 1058 μεχαδοΰν ο’ Schm idt : μελέμεν δ’ Ahrens μέν δ’ A νΟν
Ο μήν et lac. rec. μήν καί e g * 1059 Τιμαγορα, πολλών Cam erarius : τιμόί γάρ
’Απόλλων codd. « 1063 napa Bekker : παρα A παρά O rec. · παννυχον A : χαΧ-
λισχον Ο χάλλιον rec. · 1064 Ιξ ερον] Ιξ ερου Ο ° 1066 τοι rec. : τι O e l om. A
• 1068 vix<f πάντα . . . εδ-] νιχδν πα'ντας . . . ato- i

¡23 6 ]
TEOGNIS

por p recip itació n ; reflexiona, por e l contrario, con tu m editación


profunda y tu ju icio in teligen te. El deseo y el pensam iento de los
hom bres apasionados se echa a volar, m ien tras que la reflexión
procura éxito y sensatez.

1055 Dejemos esta conversación ; toca la flauta para m í y en tre­


guém onos ambos al recuerdo de las M u sa s; p ues éstas nos conce­
dieron a ti y a m í poseer su s am ables regalos y hacer partícipes
de ellos a nuestros v ecin o s1.

ιοβο · T im ág o ras2, m irando desde lejos es difícil conocer el carácter


de m uchos hom bres, au n q u e se sea u n sabio ; pues unos ocultan
con la riqu eza su m aldad y otros su v irtu d con la pobreza funesta.

En la ju v en tu d se p uede dorm ir toda la noche con algu ien de


1065 n u estra edad satisfaciendo el deseo de las obras del am or; se p uede
can tar en el festín acom pañado por el flautista. N in gu n a cosa es
m ás agradable que estas para los hom bres y las m ujeres ¿Q ué me
im portan la riqueza y el h o n o r8? El placer unido a la alegría es
superior a todo.

1 Si se leyera μελέμεν podría haber una alusión a Calino 1 , 2 (como quiere


236): que los vecinos se cuíden de algo de que se ha hablado en la primera
K k o ll
parte (perdida) del poema, concretamente, de un ataque enemigo. Pero esta i n t e r ­
pretación es dudosa.
3 Es de todo punto inverosím il la identificación de este Timágoras con el filó­
sofo epicúreo de igual nombre, como propone C a r r iè r e , REG 6 7 ( ’5 4 ) 6 6 .
3 C a r r i è r e 127 cree ver aqu( una réplica a un precepto órfico que recomendaba
a los maridos ocuparse de ambas cosas.

[2 36 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

’ Αφρονες άνθρωχοι καί νήπιοι, οΐτε θανοντας


κλαίουσ’ , ουδ’ ήβης άνθος αχολλύμενον. 1070

Τέρπεο μοι, φίλε θυμέ · τάχ’ αΰ τινες άλλοι έσονται 1070a


άνδρες, εγώ δέ θανών γαία μέλαιν’ εσομαι. b

Κόρνε, φίλους πρός χάντας έχίστρεφε ποικίλον ήθος,


συμμίσγων οργήν οιος έκαστος έ'φυ ·
νυν μεν τψ δ’ έφέχου, τοτέ δ’ άλλοϊος χέλευ όργήν.
Κρεΐσσον τοι σοφίη καί μεγάλης αρετής.

Π ρήγματος άχρήκτου χαλεχώτατον έστι τελευτήν 1075


γνώναι δχως μέλλει χοΰτο θεάς τελέααι ·
όρφνη γάρ τέταται, χρο δέ του μέλλοντος έσεσθαι
ού ξυνετά θνητοΐς χείρατ’ άμηχανίης.

Ουδένα των εχθρών μωμήσομαι έσθλόν έο'ντα,


ουδέ μέν αινήσω δειλόν εοντα φίλον. loso

Κόρνε, κόει χο'λις ήδε, δέδοικα δε μή τέκη άνδρα


υβριστήν, χαλεπής ήγεμονα στάσιος ·
άστοί μέν γάρ ! θ ’ οΐδε σαοφρονες, ηγεμόνες δ έ I082a
τετράφαται πολλήν ες κακο’τητα πεσεϊν. b

1069 άφρονες — νήπιοι = 1039 « 1070 ήβης άνδ-ος = //. XIII 484, cf. 1007-08 ·
1 070a-b = fere 877-78 · 1071-74 = fere 213-14 + 217-18 · 1078 πείρατ’ αμη­
χανίας = 140 · 1 081-82b = fere 39 -42 · 1081-82 άνδρα υβριστήν cf. II. XIII
633 ανδρεσσι. . . υβριστήσιν

1 0 7 0 a au A : âv c e t t . · ε σ ο ντα ι A O I ’ : εσο ιντο re c . · 1 0 7 3 τ ώ δ ’ O re c . : το'δ’


A · 1 0 7 4 κ ρ εΐσ σ ον] χρείσσιον Ο · σοφίη i : -a c e t t . · 1 0 7 8 θ -νη το ίς] - ή ς r e c . a l i ­
q u o t · 1 0 8 1 τέχΐβ A h2 : -oi c e t t . · 1 0 8 1 - 8 2 b o m . c g · 1 0 8 2 a εθ·’ ο ΐδ ε A :
εα σ ι O re c .

[237]
TEOGNIS

Insensatos y tontos son los hom bres que llo ran a los que
1070 m ueren y no a la flor de la ju v en tu d que se m archita.

Está alegré, corazón m ío ; pronto v iv irán otros hom bres y yo,


m uerto y a , seré tierra negra.

C irn o 1, acomoda tu carácter, tan rico en facetas diferentes, a


cada uno de tus am igos, com poniéndote una m anera de ser sem e­
jan te a como es cada uno de ello s; im ita ahora al uno, adopta
luego un tem peram ento diferente. La h ab ilidad tiene m ás eficacia
que una v irtu d excelsa.

1075 C uando una em presa está inacabada, es m u y d ifícil saber qué


fin va a darle la d iv in id ad ; pues h a y tendido un obscuro velo, y
antes de que suceda lo que ha de suceder, los m ortales no pueden
percibir la frontera que delim ita lo im posible.

No hablaré m al de n in gu no de m is enem igos si es u n hombre


loso b u en o 2, n i bien de n in gú n villan o au n que sea m i am igo.

C irn o 3, esta ciudad está preñada y temo q u e para un hombre


sin le y que acaud ille una cruel revo lución ; porque estos ciud ad a­
nos aún están sanos, pero los jefes han venido a caer en una
gran vileza.

1 Cf. pág. 183, n. 3.


2 Cf. las palabras de Proteo en Píndaro, Píticas 9, 93-96.
3 Cf. Introducción pág. 104. Es sin duda im itación o adaptación del s. v sobre
el poema de Teognis de 39-42.

[237]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Μή μ’ Ixsatv μέν στέργε, νόον §’ εχε καί φρένας άλλτη, c


el με φιλεϊς καί σοι πιστές Ινεστι νο'ος · d
ή με φίλει καθαρόν θέμενος νόον, ή μ’ άποειπών e
εχθαιρ’, άμφαδίην νεικος άειράμενος. f
Οδτω χρή τον γ’ εσ&λόν έπιστρέφαντα νο'ημα
Ιμπεδον αίέν εχειν ές τέλος άνδρί φίλψ;
Δημώναξ, σοι πολλά φέρειν βαρύ · où γάρ επίστη 1085
τοϋθ’ ερδειν δ τι σοι μή καταθ-ύμιον ή.
Κάστορ καί Πολύδευκες, di εν Λακεδαίμονι 8ίη
ναίετ’ επ’ Εύρώτα, καλλφο’ψ ποταμφ,
εϊ ποτε βουλεύσαιμί φίλψ κακο'ν, αύτός έχοιμι,
εί δέ τι κείνος έμοί, δίς τόσον αυτός εχοι. 1090

Άργαλέως μοι θυμός εχει περί σής φιλο’τητος ·


ούτε γάρ έχΟ-αίρειν ουτε φιλεΐν δύναμαι,
γινώσκων χαλεπόν μέν, όταν φίλος άνδρί γένηται,
έχθαίρειν, χαλεπόν δ’ οΰκ εθέλοντα φιλείν.

1082c-f = fere 87-90 ° 1083-84 νόημα — εχειν cf. Od. X VIII 215 ουχέτι σοι φρέ-
νες εμπεδοι ουδέ νόημα II. X V I 107 εμπεδον αίέν εχων · 1086 = 1238 · χούι}’
ερδειν = 1096 et 1160 a-b · 1087 Λακεδαίμονι δίη cf. Od. I ll 326 al. Λακεδαίμονο:
δίαν . 1092 = 874

1 0 9 1 -9 4 Irait, ut uld. C a t v l . 8 5

1082 c φρένας] φρένα i · άλλη O rec. : ά'λλας A · 1082 e ή με O rec. : αλλά A


• 1082f άμφαδίην O rec. : Ιμφανέαις A · 1085 Δημώναξ, σοι W elcker : δημ«>-
ναξιοϊδεΑ δήμον δ’ αξιοΐ cett. · βαρυ A : βαρύς cett. · επίστη] έζείσί}η ί · 1088
ναίετ’ Ιπ’] ναίετ’ x b d Ιι η ναίετε c g · Εόρώτιιι Herwerden : -α; codd. · 1090
εχοι] -ει Ο / / · 1093 γινώσχιυν O rec. : -οι A ÿ

[2 38 ]
TEOGNIS

No seas m i amigo de palabra y tengas tu pensam iento y tu


corazón puestos en otra parte, si es que me quieres y tienes un
carácter fiel: o ám am e con vo lun tad sincera o rom piendo conmigo
sé m i enem igo riñendo abiertam ente.

A sí debe el hombre bueno m antener firme h asta el fin su


afecto por su amigo una vez que lo h ay a otorgado.

1085 Demonacte, te resulta duro su frir frecuentes contrariedades :


pues no sabes hacer más que lo que te place.

C astor y P olux, que m oráis en la d ivin a Lacedem onia jun to al


Eurotas de bella co rrien te: que si algu n a vez m aquino algú n per­
juicio para un am igo, lo reciba yo m ism o; m as sí lo m aquin a él
1090 para m í, que reciba uno do b le1.

M i corazón está en una duda an gustio sa respecto a m i amor


por ti: no puedo odiarte n i-q u e re rte 2 porque me do y cuenta de
que cuando un hombre llega a lograr nuestro amor, es difícil odiar­
le y difícil q uerer a uno que no se deja querer.

1 Nueva formulación de la sentencia de Hesiodo, Trabajos y Días 708. Los


Dióscuros, pare/a inseparable, eran protectores de los amigos y huéspedes.
2 Se suele comparar el poema 85 de Catulo —el famoso odi et a m o — y también
el 75 del mismo poeta, quizá derivado de aquí.

[238]
ΘΕΟΓΝΙΣ

Σκέπτεο δή νυν άλλον · εμοί γε μέν ουτις ανάγκη 1095


τοϋθ’ ερδειν · των μοι πρόσθε χάριν τίθεσο.
Ήδη καί πτερύγεσσιν Ιπαίρομαι ώστε πετεινόν
εκ λίμνης μεγάλης, ανδρα κακόν προφυγών,
βρόχον άπορρήξας ■ σύ δ’ εμής φιλότητος άμαρτών
ύστερον ήμετέρην γνώση έπιφροσύνην. ΐΐοο
. . . "Οστις οοι βούλευσεν εμεϋ περί καί σ’ Ικέλευσεν
οιχεσθαι προλπτόνθ’ ήμετερην φιλίην.
"Γβρις καί Μάγνητας «πώλεσε καί Κολοφώνα
καί Σμύρνην · πάντως, Κύρνε, καί δμμ’ άπολεΐ.
Δόξα μέν ανθρώποισι κακόν μέγα, πείρα δ’ άριστον · 1104a
πολλοί άπείρητοι δόξαν έχουσ’ αγαθών. b
Ές βάσανον δ’ έλθών παρατριβόμενός τε μολίβδφ tics
• χρυσός άπεφθος έών καλός όίπασιν εση.
Ώ μοι Ιγώ δειλός ■ καί δή κατάχαρμα μέν έχθροις,
τοίς 8έ φίλοισι πόνος δεινά παθών γενόμην.

1095-96 = 1160a-b alio initio cf. etiam 1086 et 1238 · 1099 εμης— άμαρτών =
1361 cf. 1379 . 1101-02 = 1278a-b · 1104a-b = 571-72 . 1105-06 k — χρυ­
σός = 1164g-h cf. 417-18 · 1107-08 = fere 1 31 8 a-b · 1107 ’Ώ — δειλός cf.11.
X VIII 54

1095 άλλον O rec. A * : -u>v A · 1096 προσθ-ε O rec. : πρόσΒ-εν A · 1099 βρο'-
χον] ¡ϊρο'γχον c e f g I · άπορρήξας] -v i · 1100 γνώη)] -iv x · Post 1102 distichon
intercidisse putault Bergk · προλιπονθ·’ O rec. : χρολιχόντ’ A · 1104 υμμ’ axo-
λ ε ϊΆ : ίίμμας ολεΐ cett. ■ 1104b αγαθ-ών O rec. : -oí A · 1105 Ις] εις i · 1107
ώ μοι O rec. plerique : οΐ'μοι A e g · 1108 δεινά Cam erarius 1318b : δειλά codd.
• φίλοιαι O rec. : φίλοις 6 A · γενόμην O rec. : γενοίμην A

[239]
TEOGNIS

1095 Busca ahora a otro con tu m irad a; yo no tengo n in gu n a n ece­


sid ad de hacer eso; agradécem e los favores de antes.

A h o ra me levanto con m is alas, como u n pájaro de un gran


lago, h u yen d o fuera del alcance de u n m al hombre, después de
rom per el lazo ; y tú, que has perdido m i am istad, conocerás más
íioo tarde m i astucia.

. . . ese que te dió consejos relativos a m i persona y que te


exhortó a que me abandonaras traicionando m i am istad.

El desenfreno1 perdió a M agn esia, a Colofón y a E sm irna; y


sin duda n in g u n a, oh C irno, tam bién os perderá a vosotros.

El tener un a opinión preconcebida es u n gran m al para los


hom bres y la prueba es lo m ejor; m uchos, sin haber dado una
nos prueba de sí, tien en fama de buenos. O freciéndote a la piedra de
toque y siendo frotado por ella al lado del plomo, si eres oro
puro, serás honorable a los ojos de todos.

¡A y desgraciado de m í! A l ser víctim a del infortunio me he


convertido en objeto de irrisió n para mis enem igos y de dolor
para m is am igos.

1 El «desenfreno» que aquí se atribuye a las ciudades citadas consistía sin


duda en las discordias internas. Estas ciudades fueron atacadas por los monarcas
lidios : en el siglo v il tomó Giges Colofón y en el vi A llâtes Esmirna y de nuevo
Colofón, que 9in duda había recobrado su independencia a consecuencia de la
invasion de los cimerios (cf. Heródoto I 14 ss. y Polleno V I I 122). A esta últim a
conquista es a la que debe referirse Teognis aunque es m ás probable que se trate
de una expresión proverbial derivada de la conquista del s. vu (cf. C alino 2
e Introd. y Arquíloco 107 y nota). A las luchas con A liates se refiere Mimnermo
12, 1 2 A y 13 (cf. Introd. y pág. 223, n. 2).

[2 39 ]
ΘΕΟΓΝΙΕ

Κόρν’, oí χρο'σθ’ αγαθοί νϋν αδ κακοί, oi δέ κακοί πριν


νυν άγαθοί. Τις κεν ταΰτ’ άνέχοιτ’ έσορών, 1 Π0
τούς αγαθούς μέν άτιμοτέροϋς, κακίοος δέ λαχοντας
τιμής·; μνηστεύει δ’ έκ κακού έσθλός άνήρ ·
άλλήλους δ’ άπατώντες έχ’ άλλήλοισι γελώσιν,
out’ αγαθών γνώμην είδο'τες ουτε κακών.

Πολλά δ’ άμηχανίησι κυλίνδομαι άχνύμενος κήρ · tH4a


αρχήν γάρ χενίης οϋχ ύχερεδράμομεν. b

Χρήματ’ έχων πενίην μ’ ώνείδισας · αλλά τά μέν μοι 1115


Ιστι, τά δ’ έργάσομαι θεοΐσιν εχεϋξάμενος.

Πλούτε, θεών κάλλιστε καί ίμεροέστατε χάντων,


σύν σοί καί κακός ών γίνεται εσθλός άνήρ.

"Ηβης μέτρον εχοιμι, «ριλοί δέ με Φοίβος ’Απόλλων


Λητοΐδης καί Ζεάς άθανάτων βασιλεύς, 1120
δφρα βίον ζώοιμι κακών έκτοσθεν απάντων,
ήβη καί χλούτιρ θυμόν ΐαινόμενος.

Μή με κακών μίμνησκε · χέπονθά τοι ο!ά τ ’ Όδασσεύς,


ό'στ’ ’Αίδεω μέγα δώμ’ ήλυθεν Ιξαναδύς,

1109-11 + 1113-14 = 57-60 leulter uarlati · 1114a-b = fere 61 9 -2 0 · 1116


freoïoiv Ιπεϋξάμενος cf. ad 358 · 1117 χάλλιστε— πάντων = 1365, cf. Oedipodia fr.
2 A lien χάλλιστον χαί ίμεροέστατον άλλων παϊδα » 1119 ήβης μέτρον = Od. IV 668
XI 317, cf. infra 1326 < 1120 άθ-ανάτων βααιλεός = 1346 « 1121 χαχών — απάν­
τω ν = H e s . Op. 115

1114 γνώμην Hecker : μνήμην codd. · 1115 τά μέν μοι rec. : τεμεμοι A τά μέντοι
Ο · 1118 γίνεται] γίγνομαι rec. · 1119 Φοίβο;] φίλο; Ο · 1121 βίον O rec. : Síxfl
A · 1123 μίμνησχε int. Turnebus : μίμνηαχ’ I - A μέμνηα&ε O rec. · 1124 AiSsm
A : Άίδοο O rec.

[240]
TEOGNIS

C irn o 1, los hom bres de b ien de an tes son ahora v illan o s y los
ilio v illan o s de antes son ahora gente de bien. ¿Q u ién sería capaz de
soportar este espectáculo: el que los buenos no posean honores
n in gu n o s y los malos s í? El hom bre de bien busca como esposa a
la h ija del villan o ; y engañándose unos a otros, se ríen unos de
otros, sin d istin g u ir el bien del mal.

A fligido en m i corazón me hallo en la m ayo r desesperación;


pues no he escapado del reino de la pobreza.

1115 Eres rico y me echaste en cara m i pobreza; sin embargo, tengo


algunos bienes y los dem ás los lograré con el trabajo, orando a los
dioses.

O h Pluto, el m ás hermoso y deseable de los dioses todos2: con


tu ayu d a, h asta el m alvado se convierte en noble.

O jalá tu v iera yo la edad ju v e n il y me am aran Febo A polo,


U20 hijo de Leto, y Z eus, el rey de los inm ortales, a fin de v iv ir libre
de todas las calam idades regocijándom e en m i corazón con la ju ­
ven tu d y la riqueza.

No me recu erd es8 m is in fo rtu n io s: he sufrido tanto como


U lises, que volvió a la tierra escapando de la m orada de H ades;

1 Cf. Introducción pág. 105.


2 El verso es seguram ente una parodia de 1365; la idea es la m ism a de Baqui-
lides 10, 49 ss.
3 Fragmento de elegía (cf. Introducción pág. 145) en la cual Teognis, vuelto
del destierro, se compara a U lises. Esto al menos es lo que me parece más proba­
ble. La traducción que doy de 1124, que es la de Edmonds y Fraccaroli (cf. tam ­
bién K am erbe ek , M nem osyne N. S. 2 ( ’4 9 ) 196), es infinitam ente más probable
que la de C a r r iè r e («sau vé de la mer, p artit pour la grande demeure d 'H ad ès*),
que tiene en contra el v. 1128. Queda, pues, excluida su interpretación de que el
poema es un fragmento de epitafio.

Í240 ]
ΘΕ0ΓΝ1Σ

ίς δή καί μνηστήρας άνείλετο νηλέϊ θυμφ 1125


Πηνελόπης Ιμφρων κοϋριδίης άλο'χοϋ,
ή μιν δήθ’ ύπέμεινε φίλψ παρά παιδί μένουαα
δφρα τε γής έπέβη δειμαλέους τε μοχούς . . .

Έμπίομαι πενίης θυμοφθορου ou μελεδαίνων


οϋδ’ άνδρών εχθρών οι με λεγουσι κακώς · 1130
άλλ’ ήβην ερατήν ολοφύρομαι, ή μ’ επιλείπει,
κλαίω δ’ άργαλεον γήρας έπερχομενον.

Κύρνε, παροδσι φίλοισι κακού καταπαύσομεν αρχήν,


ζητώμεν δ’ ελκει φάρμακα φυομένψ.

’Ελπίς έν άνθρώποισι μονη θεάς έσθλή ενεστιν, H35


άλλοι δ’ Οδλαμπονδ’ Ικπρολιπόντες ίβαν ·
ωχετο μέν Πίστις, μεγάλη θεός, ψχετο 8’ άνδρών
Σωφροσύνη, Χάριτές τ ’ , ώ φίλε, γήν Ιλιχον ·
όρκοι δ’ ουκέτι πιστοί έν άνθρώποισι δίκαιοι,
οΰδέ θεούς ούδείς δζεται άθανάτοας · 1140
εύσεβέων δ’ άνδρών γένος &ρθιτο, οόδέ θεμιστας
ουκέτι γινώσκουσ’ ουδέ μέν εΰσεβίας.

1125 νηλέϊ Θ-υμφ = Η ο μ . passim · 1126 χοοριδι'ης άλόχου = II. I 114 · 1132
αργαλέον γήρας = Μ ιμν. 1 ,1 0 · 1137 Πιστις, μεγάλη θ-εος cf. Α ντιμ. 4 3 ,1 Kinkel
Νέμεσις, μεγάλη θεος

1129-32 T S t o b . IV 50, 43 · 1135 T S t o b . IV 46, 12 A p ó st o l . V II1 c

1125 άνείλετο O rec. : άνείλατο A · Θ-υμφ A : χαλκψ O rec. · 1126 Ιμφρων O


rec. : εο- A · 1127 μιν A : μεν O rec. · χαρά A : χρός O rec. · 1128 δειμα-
λέους O rec. : δειδαλέους A · τε] γε O i x 1 b d h m z · Post hoc distichon uersus
aliquot desunt · 1135 άνθ-ρώχοισι] -οις S t o b . A p ó s t o l . · μο'νη] μοΰνη S t o b a e i S Μ
A p ó s t o l . · ενεστιν] ετ’ ΙστΙν Sintenis · 1136 Οόλυμχονδ’ Cam erarius : -ον codd.

[2 41 ]
TEOGNIS

1125 el hom bre in teligen te que con su valor, que no conoce la com pa­
sión, mató a los p retendien tes de Penélope, su esposa legítim a,
que le esperaba ju n to a su hijo querido h asta que pisó la tierra
y . . . la horrible m ansión . . »

Beberé sin preocuparm e por la pobreza que corroe m i corazón


1130 n i por m is enem igos, que h ablan m al de m í; pero gim o por la
am able ju v en tu d que me abandona y lloro por la triste vejez que
se me acerca.

C irno, hagam os desaparecer el com ienzo del dolor de nuestros


am igos an tes de que se v aya n , y busquem os m edicinas para la
llaga que se les forma.

1135 La E speranza1 es el único dios bueno qu e habita entre los


hom bres, m ientras que los dem ás se m archaron al O lim po ab an ­
d o n ánd o les; se fué de su lado la B uena Fe, gran d io sa; se fué la
T em p lan za, y las G racias, am igo mío, abandonaron la tierra; y
entre los hom bres y a no son respetados los juram en tos basados
1140 en la ju stic ia y nadie reverencia a los dioses inm ortales. Pereció la
raza de los hom bres piadosos y y a no reconocen las leyes h u m a­
n as n i las de la piedad. S in em bargo, en tanto que el hom bre vive

1 En Hesiodo, Trabajos y Días 96 ss. la Esperanza queda en el tonel de Zeus


cuando escapan los males. El mito es aqui diferente: la Esperanza es la últim a
divinidad benéfica que queda en la tierra. C f . igual pensamiento en Babrlo, Fab.
58 y , sobre la huida de las divinidades benéficas al term inar la edad de oro, V ir­
gilio, Geórgicas II 473-74, Juvenal 6, 1 ss. etc. El pensamiento es característico de
Teognis (cf. 53 ss., 731 ss. etc.) y no h ay necesidad alguna de atribu ir la elegía a
Sócrates o su escuela, como propone C arriè re 131 s. Posiblemente, la formulación
de Hesíodo, aunque más antigua que la de Teognis, contamina el motivo de éste
—la esperanza, único bien que queda— con otro diferente (cf. L e sk y , W S 55
( ’ 3 9 )2 1 ss.).

[241]
ΘΕΟΓΝΙΕ

Ά λ λ ’ όφρα τις ζώ ει καί ópqí φάος ήελιοιο


εύσεβέων περί θεούς Έλπίδι προσμενέτω ·
εύχέσθω δέ θεοΐσι καί αγλαά μηρία καίων 1145
Έλπίδι τε πρώχ-η καί πομάτη θυέτω ·
φραζέσθω δ’ άδικων άνδρών σκολιόν λόγον αίεί,
οΐ θεών άθανάτων ούδέν όπιζόμενοι
αίέν Ιπ’ άλλοτρίοις κτεάνοις Ιπέχουσι νόημα,
αισχρά κακοϊς Ιργοις σύμβολα θηκάμενοι. 1150

Μήποτε τόν παρεο'ντα μεθείς φίλον άλλον ερεύνα


δειλών ανθρώπων ρ'ήμασι πειθόμενος.

Είη μοι πλουτοϋντι κακών άπάτερθε μεριμνέων


ζώ ειν άβλαβέως μηδέν εχοντι κακόν.

Ούκ Ιραμαι πλουτεϊν ούδ’ εύχομαι, αλλά μοι είη 1155


ζην άπό τών ολίγων μηδέν εχοντι κακόν.

1143 cf. II. X VIII 61 et 442 ¿'φ ρ α δέ μ οι ζ ώ ε ι κ α ί ó p q φ ά ο ς ή ελ ιο ιο · 1145 α γ λ α ά —


κ α ίω ν c f. H e s . Op. 337 α γ λ α ά μ η ρ ία κ α ίε ιν · 1146 c f. Η .Η ο μ . 29, 5 -6 π ρ ώ τ η π ο -
μ ά τη τ ε Ί σ τ ί η . . . σ π ένδ ο ν · 1148 c f. 734 · 1151-52 = 1238a-b » 1152 = fe re
1262 · ρ ή μ α σ ι π ε ιθ ο μ ε ν ο ς cf. S im . 92, 2 ρ. π ειίΜ μ ε νο ι · 1155 o&t ε ρ α μ α ι = 1191

1151-52 Τ (Α .Ρ . X 4 0) A n . P a r . IV 3 7 4 ,1 3 · 1153-56 Τ S t o b . IV 3 9 ,1 4 ·
1155-56 Τ (Α .Ρ . Χ 1 1 3 ) B a s . Lib.Getit.&, 183 M a x . C o n f . Loci Comm. 12 S c h .
Lvc. Apol. 238 · Imit. ( O r a c . S y b . I I 1 0 9 -1 0 )

1143 ζώ ει A : ζώοι O i ζώ η rec. · φάος O ree. : φώς A - 1144 έλπίδι] -a x


* προσμενέτω] -ται i · 1145 καί] κατ’ S c h â f e r * 1146 θ-υέτω] τιθ-έτο Ο 9-εέτω ί *
1148 ούδέν A : μηδέν c e t t . · 1151 μεθ-είς] πάρεις A n . - P a r . · φίλον άλλον] φιλοδα-
μος Α .Ρ . · 1153 πλοοτοΟντι] -εΰντι S t o b . · μεριμνέων A : -ώς c e t t . · 1155-56
om. e g · 1155 εραμαι] Ι&έλο) A Α .Ρ . · οόδ’] οΰτ’ c B a s i l . M a g n . ούκ x h Α .Ρ
• 1156 άπο] Ικ Α .Ρ . · ολίγων] Ιλαχίστων S c h . Lvc. · εχοντι]-α Α .Ρ .

1242]
TEOGNIS

y contem pla la lu z del sol, debe v en erar a los dioses y perm anecer
fiel a la E speranza; que ore a los dioses y , cuando quem a los
1145 p in gü es m uslos de las víctim as, h aga en honor de la Esperanza
su prim ero y su últim o sacrificio ; y tenga siem pre cuidado con los
d iscurso s sinuosos de los hom bres in ju sto s q u e sin cuidarse para
n ada de los dioses inm ortales siem pre d irigen su codicia a los
uso b ien es ajenos, realizando tratos vergonzosos p ara obrar el mal.

N o d ejes jam ás a tu am igo y b usq u es otro prestando oído a las


p alab ras de hom bres v iles.

O jalá m e fuera dado v iv ir en la riq u eza libre de agobiosas preo­


cup acio n es, sin sufrir n in gú n daño n i padecer n in gú n infortunio.

1155 N o deseo ser rico n i lo im ploro de los dioses ; ojalá, por el


contrario, m e fuera dado v iv ir con poco dinero sin padecer n in gú n
in fo rtu n io 1.

1 Es uno de los casos más claros en que un dístico responde al anterior (cf.
C obet, M nem osyne N. S. 2 ( 1 8 7 4 ) 441 ). El pensamiento del segundo es poco fre­
cuente en Teognis.

[2 42 ]
ΘΕ0ΓΝ1Σ

Πλούτος καί σοφίη θνητοΐς άμαχώτατον αίεί ■


ουτε γάρ αν πλούτου θυμόν υπερκορέσάις,
ως δ’ αΐίτως σοφίην ό σοφ<ότατος οϋκ αποφεύγει,
άλλ’ έραται, θυμόν δ’ ου δύναται τελέσαι. 1160

ΤΩ νεοι οί νυν ανδρες · έμοί γε μέν ουτις ανάγκη a


ταΰθ’ ερ δ ειν τών μοι προ'σθε χάριν τίθεσο. b

Ουδένα θησαυρόν καταθήσειν χαισίν άμεινον ■


αΐτοϋσιν δ’ άγαθοϊς άνδράσι, Κύρνε, δίδου.

, . . Ούδεις γάρ πάντ’ εστί πανόλβιος- άλλ’ ό μέν έσθλός 1162a


τολμά έχων τό κακόν κουκ έπίδηλον όμως · b
δειλός δ’ ουτ’ άγαθοϊσιν έπίσταται ουτε κακοϊσι c
θυμόν όμως μίσγειν · αθανάτων τε δο’σεις d
παντοϊαι θνητοΐσιν έπέρχοντ’ · άλλ’ έπιτολμαν e
χρή δώρ’ αθανάτων οία διδοϋσιν εχειν. f

’ Οφθαλμοί καί γλώσσα καί οΰατα καί νοος άνδρών


έν μεσσψ στηθέων έν συνετοΐς φύεται.

Τοιοΰτός τοι άνήρ εστω φίλος, δς τόν έταΐρον 1164a


γινώσκων οργήν καί βαρυν ο'ντα φέρει b

1159 &ς ο’ αοτιυς = II. III 339 a l., Infra 1270 · 1160a-b = 1095-96 alio in itio ,
cf. etiam 1085-86 et 1237-3 8 · 1161 = fere 409 . 1 1 62 a - f = fere 4 41 -4 6 ·
1164 a-d = fere 97-100

1157-60 T S t o b . IV 31, 26 · 1163-64 T S tob . III 3, 19

1157-58 om. codd. ■ 1157 σοφιη S t o b a e i S Μ : πενίη S t o b a e i A · 11 6 0 a-b


om. c g · 1160 τελέσαι] ζορέσαι S t o b . · 1161 χαταβήσειν παιαίν O rec. : παισίν
χαταθήσειν A · 1162b xoôx A x : ouy. cett. « 1162e Ιπέρχοντ’] - ε τ α ι O * 1163
γλώσσα] - a i x · άνδρών] - ô ; S t o b . · 1164 στηθέων A S t o b . : -δ-ών O rec. · iv
συνετοΐς] εδξυνετός S t o b . · 1 1 64 a-b om. c g

[243]
TEOGNIS

La riqu eza y la sab id u ría1 son para los m ortales las cosas más
difíciles de conquistar: pues no es posible saciar el an sia de riq u e­
zas e, igualm ente, el hombre m ás sabio no rehúsa la sab iduría,
1160 sino que la desea y no puede satisfacer su anhelo de ella.

Oh hom bres de ahora, que sois como n iñ o s; yo no tengo n in ­


gu n a n ecesidad de hacer eso; agradécem e los favores de antes.

Es preferible no dejar u n tesoro a los h ijo s; da en cam bio, oh


C irno, a los hom bres de bien que te lo p id e n 2.

N o ex iste nadie feliz en todo; pero el hom bre bueno conserva


el valo r au n q u e esté en la desgracia y ello no sea conocido, m ien ­
tras que el malo no sabe tener un com portam iento igual en la
prosperidad y el infortunio. Los dones de los inm ortales que caen
en suerte a los m ortales, son de d istin tas clases; pues bien, h ay
que tener valor para aceptar los regalos de los inm ortales tal cual
los dan. '

Los ojos, la len gua, los oídos y el esp íritu de los hom bres in te­
ligentes nacen en medio del corazón3.

U n am igo debe ser un hom bre tal que conociendo a su com­


pañero le soporte, aun que sea de m al carácter, ig u al que a un

1 Teognis —o, mejor, un epígono de época á tic a — refiere a la sabiduría el


lugar común (cf. 596 y Solón 1, 71 ) de que nadie se sacia de riquezas.
2 Parece una parodia de 409-1 0 (H u d so n -W illiam s, Edmonds) o, en todo
caso, una réplica: debían seguirse en alguna Antología ática.
3 -Sus ojos, lengua, oídos y pensam iento son siempre fieles» interpreta Hud-
so n -W illiam s y «U na reflexión profunda vigila el testimonio de sus sentidos»,
Carrière.

[243]
ΘΕΟΓΝΙΣ

ά ν τ ΐ κ α σ ιγ ν ή τ ο υ . Σ ί) δ ε μ ο ι, φ ίλ ε , τ α ο τ ’ έ ν ι θ υ μ ώ c
φ ρ ά ζ ε ο , κ α ί π ο τ έ μ ο υ μ ν ή σ ε α ι έ ξ ο π ίσ ω . d

O ü ttv ’ ό μ ο ΐο ν ε μ ο ι δ ύ ν α μ α ι δ ιζ ή μ ε ν ο ς ε ΰ ρ ε ϊν e
π ισ τ ό ν έ τ α ϊρ ο ν , δ τ ψ μ ή τ ι ς ε ν ε σ τ ι δό λο ς · f
Ι ς β ά σ α ν ο ν δ ’ έ λ θ ώ ν -καρ ατρ ιβ ο μ ενο'ς τ ε μ ο λ ίβ δ ψ g
χ ρ υ σ ό ς , υ π ε ρ τ ε ρ ίη ς ά μ μ ιν ε ν ε σ τ ι νο'ος. h

Τ ο ις ά γ α θ ο ις σ ό μ μ ισ γ ε , κ α κ ο ϊσ ι δέ μ ή π ο θ ’ ό μ ά ρ τ ε ι, Π65
ε 5 τ ’ α ν όδοδ σ τ έ λ λ η τ έ ρ μ α τ ’ ε π ’ ε μ π ο ρ ία ν .

Τ ω ν '¿ γ α θ ώ ν ε σ θ λ ή μ έ ν ά π ό κ ρ ισ ις, ε σ θ λ ά δέ ε ρ γ α ·
τ ω ν δ έ κ α κ ώ ν ά ν ε μ ο ι δ ε ιλ ά φ έ ρ ο υ σ ιν ε π η .

Έ κ κ α χ ε τ α ιρ ε ίη ς κ α κ ά γ ίν ε τ α ι · εΰ δ ε κ α ι α υ τ ό ς
γ ν ώ σ η , ε π ε ί μ ε γ ά λ ο υ ς ή λ ιτ ε ς α θ α ν ά τ ο υ ς . 1170

Γ ν ώ μ η ν , Κ ύ ρ ν ε , θ ε ο ί θ ν η τ ο ισ ι δ ιδ ο ϋ σ ιν α ρ ισ το ν ·
ά ν θ ρ ω π ο ς γ ν ώ μ η π ε ίρ α τ α π α ν τ ό ς ε χ ε ι.
*Ω μ ά κ α ρ ο σ τ ις δ ή μ ιν ε χ ε ι φ ρ ε σ ίν ■ ή π ο λ ύ κ ρ ε ίσ σ ω ν
ύ β ρ ιο ς ο ύ λ ο μ έ ν η ς λ ε υ γ α λ έ ο υ τ ε κορου
ε σ τ ι ■ κ α κ ό ν δέ β ρ ο το ΐσ ι κορος τ ω ν ο υ τι κ ά κ ιο ν ■ 1175
π ά σ α γ ά ρ έκ τ ο ύ τ ω ν , Κ ύ ρ ν ε , π έ λ ε ι κ α κ ο 'τη ς.

1 1 6 4 e -h = fere 415-18 · 1164g = 1105 · 1173 ώ μάκαρ = i l I ll 182 · 1175


οΰτι χάχιον = 811

1 1 6 4 e-h om. rec. · 1164g δ’ O : τ ’ A ■ 1164h νο'ος O : λογος A ·1165 σόμ-


μισγε A rec. : συμμιγε O · 1166 οδοΰ στέλλη Bergk : όδους τελεή A ουδού τελέης
(τελέοις O ) cett. · τέρματ’ επ’ Ιμποριην int. Bekker : τερματ’ επεμπορίην A τέρ­
ματά τ ’ έμπορίης (-ην i) cett. · 1169 Ix καχεταιρείης (χαχεχαιτερίης i) O rec. : Ix
χαχ’ ετεοίης A · 1171 αριστον Bekker : -την codd. · 1172 άνθρωπος] -ou rec. ·
1173 δή μιν h l mS : δ’ η μιν cett. · 5J] Ιπεί O x b d e f m n

[2 44 ]
TEOGNIS

herm ano. Grábate, querido, estos consejos en tu corazón y algú n


día llegarás a acordarte de mí.

A u n q u e lo busco no puedo encontrar un amigo tan fiel como


yo, en el que no h alla cabida la sim ulación. O freciéndome a la
. piedra de toque y frotándom e con ella como el oro frotado al lado
del plomo, tengo conciencia de ser un hombre superior.

U65 M ézclate con los buenos y no te ju n tes con los m alos cuando
em prendes un v iaje de negocios.

Los buenos tien en buena resp uesta y buenas obras, m ientras


que las m iserables palabras de los m alos se las llevan los vientos.

De las m alas com pañías nacen info rtu nio s; tú mism o te en te­
rarás bien de ello, y a que has pecado contra los grandes dioses
1170 inm ortales.

La in teligen cia1, oh Cirno, es lo m ejor que los dioses otorgaron


a los m ortales; gracias a la inteligen cia el hom bre conoce la m edi­
da de toda cosa. Feliz el que la posee en su e sp íritu ; es en verdad
m u y preferible al funesto desenfreno y a la penosa h artura —la
1175 h artu ra es para los m ortales un m al no inferior a n in gú n otro—:
todo infortunio, oh Cirno, nace de a q u í2,

1 Sobre la γνώμη como suprema virtud aristocrática, cf. pág, 172, n. 4. Sófocles
se expresa en forma análoga en Antigona 683-84, El sentido del verso 1172 es
■puede realizarlo todo·.
2 Imitación de Solón 5, 9-10 ( = Teognis 153-54).

[2 44 ]
ΘΕΟΓΝΙΣ

E t κ ’ ε ΐη ς έ ρ γ ω ν α ισ χ ρ ώ ν α π α θ ή ς κ α ί ά ε ρ γ ο ς,
Κ ύ ρ ν ε , μ ε γ ίσ τ η ν κ ε ν π ε ίρ α ν Ιχ ο ις α ρ ε τ ή ς .

Τ ο λ μ ά ν χ ρ ή χ α λ ε π ο ΐσ ιν έ ν α λ γ ε σ ιν ή το ρ ε χ ο ν τ α , 1178a
π ρ ό ς δέ θ ε ώ ν α ί τ ε ΐν έ κ λ ο σ ιν α θ α ν ά τ ω ν . b

Κ ύ ρ ν ε , θ ε ο ύ ς α ίδ ο ΰ κ α ί δ ε ίδ ιθ ι · το ύ το γά ρ όίνδρα
ε ίρ γ ε ι μ ή θ ’ ερ δ β ιν μ ή τ ε λ έ γ ε ιν α σ ε β ή . 1180
Δ η μ ο φ ά γ ο ν δ έ τ ύ ρ α ν ν ο ν , ό π ω ς έ θ έ λ ε ι ς , κ α τ α κ λ ΐν α ι
ού ν έ μ ε σ ις π ρ ο ς θ ε ώ ν γ ίν ε τ α ι ο ΰδ εμ ία .

Ο ΰ δ έν α , Κ ύ ρ ν ’ , α ύ γ α ί φ α ε σ ιμ β ρ ο τ ο υ ή ε λ ιο ιο
ά ν δ ρ ’ έ φ ο ρ ώ σ ’ ψ μ ή μ ώ μ ο ς έ π ικ ρ έ μ α τ α ι.

’ Α σ τ ώ ν δ ’ ου δ ύ ν α μ α ι γ ν ώ ν α ι νοον ό 'ν τ ιν ’ ε χ ο υ σ ιν · 1184a


ο ύ τ ε γ ά ρ εδ ερ δ ω ν ά ν δ ά ν ω ο υ τ ε κ α κ ώ ς , - fa
Ν ους αγα θό ν κα ί γ λ ώ σ σ α · τ ά δ ’ έν π α ύ ρ ο ισ ι π έ ψ υ κ ε ν Π85
ά ν δ ρ ά σ ιν , di τ ο ύ τ ω ν ά μ φ ο τ έ ρ ω ν τ α μ ία ι.

Ο ΰ τ ις ά π ο ιν α διδοος θ ά ν α τ ο ν φ ό γ ο ι ο υδέ β α ρ εΐα ν


δ υ σ τ υ χ ίη ν , ε ί μ ή μ ο ιρ ’ ε π ί τ έ ρ μ α β ά λ ο ι ·

1178a-b = fere 555-56 · 1179 αίδοΰ καί δείδιθι cf. Od. X VII 188 αίδέομαι καί δεί-
δια · 1182 cf. ad 170 · 1183 φαεσιμβρότοο ήελιοιο = Od. X 138 H e s . Th. 958
• 1184 μώμος Ιτακρεμαται cf. Pi. O. 6, 74 μώλος . . . κρέμαται · 1184a-b = 367-
68 ubi ordo uerborum m utatur · 1187 = fere 727 ( S o l . 14, 9 )

1179-80 T O rio III 5

1 1 78a-b om. ree. · 1178a 1ν] έπ’ Ο ■ ήτορ A : ή π α ρ Ο · 1 1 7 3 b δέ θεώ ν A :


τε θεώ ν δ’ Ο · 1180 μ ή θ ’ Ιρδειν] μήτε χα&εϊν O r. · 1181 Ιθέλεις] -λη ς Ο ·
1183-84 om. rec. i excepto · 1 18 4 a-b om. rec, · 1185 αγαθόν A : -ος O rec.
* S’ C rispinus Bergk : τ ’ codd. · 1187 άκοινα] âaxoiva x · 1188 δυστυχίαν A :
,-αν cett.

[2 4 5 ]
TEOGNIS

S i no sufres n i haces nun ca acciones deshon