Está en la página 1de 2

Golpe de Estado en Honduras de 2009

Una manifestante en apoyo al golpe de Estado en donde se acusa una supuesta influencia
castro-chavista (en referencia a los gobiernos socialistas de Cuba y Venezuela) en la política de
Honduras.

El golpe de Estado en Honduras de 2009 ocurrió el 28 de junio de ese año tras varios meses de
crisis política entre los poderes de la República, en el cual se enfrentaron el presidente Manuel
Zelaya con el Congreso Nacional, el Tribunal Supremo Electoral de Honduras y la Corte
Suprema de Justicia, debido al intento de Zelaya de instalar una Asamblea Nacional
Constituyente para redactar una nueva constitución, derogando la de 1982.

Para ese día, Zelaya había convocado a la población a participar en un plebiscito para consultar
sobre la instalación de una «cuarta urna» en las elecciones de noviembre de 2009. Sin
embargo, cinco días antes de su realización, el Congreso reglamentó legalmente el plebiscito y
la consulta pasó a ser ilegal.1 A pesar de las decisiones y ordenanzas por parte de la Corte
Suprema de Justicia y del Tribunal Supremo Electoral, Zelaya actuó en desacato, manteniendo
la consulta para junio, y ordenó al Ejército distribuir las papeletas de votación. Después de que
el jefe del Ejército, Romeo Vásquez Velásquez, se negase a obedecer esta orden, Zelaya lo
destituyó de su cargo, lo que provocó la renuncia de los jefes de la Armada y la Fuerza Aérea.

El día que se realizaría la consulta ilegal, las fuerzas armadas, con el respaldo del poder
legislativo, detuvieron al presidente Zelaya, quien fue expulsado a San José (Costa Rica), donde
permaneció exiliado. Siguiendo lo establecido en la constitución hondureña, el Congreso
Nacional nombró a su Presidente, Roberto Micheletti como Presidente de la República.

Causas
Los sucesos del 28 de junio de 2009, producto de una crisis política originada meses atrás,
tuvieron su causa inmediata en un plebiscito promovido por el Poder Ejecutivo, que se
realizaría ese día, donde se consultaría a la población si estaba de acuerdo con la instalación de
una «cuarta urna» en las elecciones generales de noviembre de ese año,n 1 para decidir sobre
la convocatoria de una Asamblea Constituyente que modificara la constitución.

Antecedentes
Semanas antes del 28 de junio, sectores de la sociedad encabezados por la Alianza Nacional
por Honduras en Paz y Democracia realizaron manifestaciones públicas contra dicho proyecto
y «en defensa de la constitución».17 También pedían la salida de Zelaya del poder y una
investigación a sus actos.18 Para buscar apoyo popular a la consulta, el poder Ejecutivo
recolectó las firmas de 400 mil hondureños19 —el 8.7% de los votantes inscritos. Sus
opositores denunciaron ―sin pruebas― que las firmas habían sido recogidas por funcionarios
públicos obligados y a cambio de la entrega de dinero

Acontecimientos
28 de junio
En la madrugada del día 28 de junio de 2009, unos 200 militares encapuchados, al mando del
teniente coronel René Antonio Herpburn Bueso, ingresaron a la fuerza en la residencia
presidencial y secuestraron al presidente Manuel Zelaya. Luego fue trasladado a la base
Hernán Acosta Mejía de la Fuerza Aérea al sur de Tegucigalpa, para ser deportado a Costa Rica.
La deportación está expresamente prohibida por la constitución de Honduras:

29 de junio
Durante las protestas contra el nuevo gobierno se han producido muertos, decenas de heridos,
y varias decenas de detenidos en los alrededores de la Casa Presidencial, ante la que
protestaban cientos de personas.54Dos personas habrían muerto como consecuencia de los
enfrentamientos entre manifestantes y soldados; Juan Barahona, dirigente de la Central
Unitaria de Trabajadores, afirmó que los soldados dispararon contra la multitud con fuego real

30 de junio
La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por unanimidad una resolución
"condenando el golpe" y pidiendo el inmediato restablecimiento del presidente legítimo y
constitucional, Manuel Zelaya, quien además habló ante la Asamblea General.

1 de julio
El Congreso hondureño con excepción del Partido de Unificación Democrática, decretó este
día, la suspensión de las garantías individuales otorgadas por la constitución de la nación
centroamericana.

2 de julio
El gobierno interino canceló la tarjeta de crédito oficial del presidente en el exilio Manuel
Zelaya, quien habría extraído alrededor de 80 000 dólares estadounidenses para pagar varios
días de hotel en San José de Costa Rica, pagar boletos de avión y renovar su vestuario
―aunque no compró ninguno de sus típicos sombreros―.6566

3 de julio
Fracasan las gestiones del secretario de la OEA para poner fin a la crisis política en Honduras,
luego de volver a condenar enérgicamente la salida por la fuerza del presidente Zelaya. José
Miguel Insulza ―luego de reunirse con diplomáticos, líderes políticos, organizaciones sociales y
miembros de la Corte Suprema de Justicia― declaró a periodistas en Tegucigalpa: «Nosotros
queremos que esta situación sea revertida. (...) Lamento decir que de mi gestión no se
desprende que exista disposición para hacer esto», refiriéndose a la futura suspensión de
Honduras de la OEA.

5 de julio
Tras la vuelta del secretario general de la OEA José Miguel Insulza de su viaje a Honduras,
Manuel Zelaya declaró en una rueda de prensa que volvería a Honduras el 5 de julio,
acompañado por el propio Insulza, Cristina Fernández de Kirchner (presidenta de Argentina),
Rafael Correa (presidente de Ecuador), Luiz Inácio Lula da Silva (presidente de Brasil) y otras
personalidades no develadas. Zelaya pidió a sus seguidores que acudiesen a recibirlo al
aeropuerto internacional de Tegucigalpa «sin armas» para evitar posibles enfrentamientos.