Está en la página 1de 2

Todo lo que sé sobre sobrevivir

"¡Recto, upercut y cross! ¡Movete que sos blanco fácil! ¡Recto, upercult y cross! ¡Va de nuevo dale!!!!"
Voces que parecen venir del más allá pero ahora es esto. Convidado de piedra, estadio Caesar Palace de
Las Vegas. Un zumbido cercano me dice que no me mueva pero lo hago. Amilcar me mira como se mira
todo lo que acuñaba deseo y por algún motivo lo perdió. Noto que estoy cagado y a través de los
coágulos que caen de la nariz puedo sentirme vivo. Rubito me hunde un cotonete con ácido que parece
penetrar el cerebro. Apenas puedo abrir los ojos y balbucear. Siento la sangre también descender de la
nariz a la garganta por lo que tengo que escupir pero el bucal es una piedra en el zapato de todo
boxeador. Cuesta mucho respirar y escupir con el bucal pero no es recomendable perder el comedor. En
ningún reglamento dice que no se puede pelear así.

Falucho y Amilcar arman una suerte de cortina humana y me hacen parar. Alguién de atrás me sostiene
desde el suspensor. Vuelcan chorros desde cantimploras heladas y el agua drena entre mis pantalones.
Veo gente fregar ese líquido opaco para afuera del ring side.

El viejo Arthur Mercante se arrima. "One more Arturito. Dame uno más" le suplico . Mercante está
pelado y viejo y en su andar tasiturno y cancherón sospecho quiere ver el último de los eventos
dantescos: un indio traído de las pampas para que se retire un campeón tibio como Lewis pero que la
cosa termine mal.Hasta ahora todo venía dentro de lo pactado. Él, conectandome a otra velocidad, en
apariencia a pleno como cuando en los entrenamientos marcás... pero el cocazo lo cambia todo...

Una ensoñación. Chistidos de esquiafos rojos que como esponjas deslizan gotas hasta los bordes
redondeados del trapecio. Mientras en los costados me hablan y trato de acomodar el mareo, por
primera vez en lo que va de la noche hago contacto visual con ella.¿Quién será ese mastodonte que le
pisa la soga para que salga, suba y no se enganche el taco con el encordado? "¡Metete acá la concha de
tu madre que te van a matar!!"

Van solo tres rounds y los gringos fueron concretos "sos jóven para terminar en un agujero en el
desierto"según el traductor. Lewis es un campeón mediocre como todos los de esta organización pero
merece una despedida y una jubilación. Yo puedo asegurarme la mía también con 10 peleas de
profesional. Me la pasé de amateur en el Senar cuando dejé la pepa. Era envenenarme y caminar por las
paredes o darle a una bolsa. ¡¿Mirá si me voy a perder esta chance?!

Son cuatro los rounds. La gente empieza a abuchear a Lewis. Lo que empezó siendo algo relajado se va
tornando una ambiente pesadón. No me sobran luces pero confío en mi mano y hasta ahora no he
hecho más que cubrirme y atrapar. Cada tres manos suyas he colocado alguna a la guardia pero las
pocas que filtraron lo doblaron . Me parece que este larguirucho no está acostumbrado a que le busquen
las visceras pero si se lo muestro se va a empezar a cubrir y si se cierra cagamos. Se cae la chance.

Lewis me saca una cabeza y sus manos son más largas pero su andar es tosco. Si cinturéo bien puedo
filtrarme. Lewis se viene y me empellona contra las cuerdas. Por primera vez en lo que va de la noche
tengo suerte: en el mismo instante que me achica el ring le hago una sancadilla que lo desestabiliza y
queda con medio cuerpo fuera . En el mismo instante que está trastabillando le meto un gancho casi de
a atrás en las costillas. Lewis queda desparramado de mala manera sobre las tarjetas y el jurado. La
gente explota.

#este texto formó parte del Mundial de escritura 2020 presentado por Nicolás Guglielmetti

Intereses relacionados