Está en la página 1de 16

ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 1

ACCIÓN DE TUTELA - PRIMERA INSTANCIA – DE FRANCISCO


JAVIER, JULIO CESAR Y DAGOBERTO GIL BUITRAGO CONTRA
JUZGADO VEINTISIETE (27) LABORAL DEL CIRCUITO DE
BOGOTÁ.

MAGISTRADO SUSTANCIADOR DR. EDUARDO CARVAJALINO


CONTRERAS.

Bogotá, D.C., once (11) de marzo de dos mil veinte (2020).

ANTECEDENTES

Los señores FRANCISCO JAVIER, JULIO CESAR Y DAGOBERTO GIL


BUITRAGO, actuando a nombre propio, interpuso acción de tutela en
contra del JUZGADO VEINTISIETE (27) LABORAL DEL CIRCUITO
DE BOGOTÁ, con el fin de que sean protegidos sus derechos
constitucionales fundamentales al debido proceso, defensa y
contradicción; con fundamento en los siguientes hechos:

Que el 2005 falleció MARCELIANO GIL GRIJALBA, progenitor de los


accionantes, y con ocasión a ello y por familiaridad, el señor ARISTOBULO
GIL continuó laborando para su hermana CLARA ELICENIA GIL como
encargada de las mulas, sin embargo, causo muchos daños con un accidente
y si bien se comprometió a pagarlos, nunca lo realizó aun cuando continúo
trabajando para la citada. Reseñan que contestaron en debida forma de la
demanda interpuesta por ARISTOBULO GIL en esa anualidad, donde
incorporó los certificados emitidos por ELICENIA GIL, pero respecto a la
elevada en el año 2012 y que conllevo el remate, no tuvieron la oportunidad
de contestar por falta de notificación, al enterarse hasta el momento que la
abogada del ejecutante le informó a DAGOBERTO GIL BUITRAGO del remate,
pero como éste sufre del síndrome de CUCHI que lo lleva a decir cosas
pasadas y perdida de memoria, nunca se enteraron de la acción cuando debió

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 2

hacerlo el mismo actor y, sin que fuera preciso nombrar curador al estar ya
estaban notificados de la precedente. Fue así, que perdieron la oportunidad
de ejercer el derecho de defensa y contradicción por error del Juzgado y mala
fe del demandante al contar con los números de contacto por ser primos-
hermanos, impidiendo que presentaran excepciones o llegando a un acuerdo.
Que el Juzgado resolvió condenar al pago de una deuda de su padre con el
único patrimonio con que cuentan, al ser de la tercera edad y con
enfermedades graves, sin sustento, pensión, ni vivienda, resolviendo dejar a
mas personas en la «calle» y sin posibilidad de acceder a un empleo. Concluye
reseñando que se realizó el remate del inmueble 50C-15618, sin adelantar la
real notificación y no avaluarlo con el precio real, cuando por su ubicación y
características su avalúo resulta ser el doble de lo vendido por el Juzgado «lo
que evidencia algo oscuro ya que a falta de notificación y presencia de nosotros
el juez y el curador debieron proteger nuestros derechos y no lo hicieron, ya que
el bien fue vendido por un mínimo valor, por una deuda menor».

En consecuencia solicita, se TUTELEN los derechos fundamentales


invocados y se disponga:

«…decrete la nulidad de todo lo actuado, por encontrarse en la causal 8. Decreto


2282 de 1989, cuando no se practica en legal forma la notificación al
demandado o a su representante, o al apoderado de aquel o de éste, según el
caso, del auto que admite la demanda o del mandamiento ejecutivo, o su
corrección o adiciona en este casi no es posible.

…que se exhorte al JUZGADO 27 LABORAL DEL CIRCUITO DE BOGOTÁ, a


notificar de forma legal los actos administrativos y de esta manera evitar violar
derechos fundamentales»1

ACTUACIÓN PROCESAL

El conocimiento de la presente acción de tutela se avocó mediante auto


de fecha 28 de febrero de 2020, por medio de la cual se ordenó vincular
a ARISTOBULO GIL TURCA y CLARA ELICENIA GIL BUITRAGO, así
como notificar a las partes (folio 39). Las cuales se desplegaron en
debida forma, el 2 de marzo del corriente año (folios 40 a 43).

1 Folio 3.

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 3

Dentro del término concedido por esta Corporación, el JUZGADO 27


LABORAL DEL CIUCUITO DE BOGOTÁ dio respuesta a la acción de
tutela como obra a folios 47 a 50, manifestando:

«… la decisión del juzgado de CITAR Y EMPLAZAR a los demandados obedeció


precisamente a que se enteraron del auto por medio del cual se libró el
mandamiento de pago, pues recibieron el aviso de notificación como lo certificó
la empresa de servicio postal correspondientes (folios 480 al 491).

Ahora bien, resulta inconcebible para este despacho que a pesar que los
ejecutados, no formularon excepciones contra el mandamiento de pago, no
cumplieron con la obligación de pago del crédito a favor del demandante pese a
las tantas promesas que le hicieron a su apoderada para que solicitara el
aplazamiento dela diligencia de remate, no se pronunciaron frente al avalúo del
inmueble que ahora indican que se hizo por una suma menor, así como tampoco
se presentaron al remate con los requisitos previstos en el artículo 451 del CGP,
ahora que se llevó a cabo la diligencia y se adjudicó el bien al mejor postor,
interponen una acción de tutela con el argumento de habérseles quitado la
oportunidad para ejercer el derecho de defensa cuando fueron ellos los
negligentes en actuar en el trámite del proceso, pese a conocer la sentencia
proferida en el proceso ordinario y, posteriormente el auto que libró el
mandamiento de pago a través del aviso que recibieron en la dirección de su
domicilio, así como también conocieron las múltiples decisiones con las que el
juzgado señaló fecha y hora para la diligencia de remate.

Teniendo en cuanta lo anterior, me permito reiterar mi solicitud de NEGAR la


acción de tutela invocada (…)»

La vinculada CLARA ELICENIA GIL BUITRAGO coadyuvó la acción de


amparo, requiriendo se accedan a símiles pretensiones de las elevadas
por los convocantes principales, folios 50 y ss.

En consideración a ello, procede la Sala al estudio de la acción, previas


las siguientes,

CONSIDERACIONES

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 4

La acción de tutela fue instituida como remedio para proteger un


derecho con la categoría de fundamental, siempre y cuando se
encuentre vulnerado (Art. 86 C.N.) o para prevenir su violación, aun
cuando la parte afectada cuente con otro medio de defensa judicial, tal
como lo ha dicho la Corte Constitucional en reiteradas oportunidades
«la acción de tutela es un mecanismo de protección de los derechos constitucionales
fundamentales, que tiene la característica de ser subsidiario y residual, es decir, que
no es procedente acudir a ella cuando la persona dispone de otro medio de defensa
judicial, salvo que aquella se utilice como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio
irremediable, el cual debe estar debidamente acreditado en el proceso»2

Es un medio específico porque se contrae a la protección inmediata de


los derechos constitucionales afectados de modo actual e inminente y
no otros, y conduce previa la solicitud que contenga una o varias
órdenes de efectivo e inmediato cumplimiento. Igualmente, es directo
porque siempre presupone una actuación preferente y sumaria a la que
el afectado solo puede acudir en ausencia de cualquier otro medio de
defensa.

En el presente asunto y conforme se desprende de la narración de los


hechos en que se funda la solicitud de amparo y las probanzas
allegadas, es claro que lo reclamado por la parte accionante es el
amparo del derecho al debido proceso, defensa y contradicción, que
aduce, ha vulnerado el Juzgado Veintisiete (27) Laboral del Circuito de
Bogotá al no adelantar el trámite de notificación de la acción ejecutiva,
entendida como el mandamiento de pago librado dentro del procedo
2012 -169, lo que conduce a la nulidad de todas las actuaciones
gestadas en ese diligenciamiento.

De esta manera, este órgano colegiado que actúa como Juez


constitucional, considera pertinente establecer dos problemas jurídicos
a fin de determinar si los derechos fundamentales alegados por los

2 Corte Constitucional, sentencia T – 080 de 1998.

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 5

actores fueron efectivamente trasgredidos por el despacho judicial


accionado. En ese entendido, se determinará si la acción constitucional
de amparo resulta procedente para reclamar posibles falencias dentro
de un trámite o decisión judicial y, de acreditarse lo anterior, corroborar
si la determinaciones esbozadas por la sede judicial accionada
afectaron los derechos constitucionales invocados.

DE LA PROCEDENCIA DE LA ACCIÓN DE TUTELA - VIA DE HECHO

Con el fin de dilucidar el primer cuestionamiento relacionado en líneas


precedentes, esta Sala considera recordar, conforme reiterada
jurisprudencia de la Corte Constitucional, que es la acción de tutela
por naturaleza un instrumento jurídico de carácter subsidiario, no
sustitutivo ni excluyente de competencias específicas de las
autoridades públicas, tampoco erige como un procedimiento paralelo o
adicional a los preestablecidos por el Legislador, conforme los
mandatos constitucionales y legales; y se ha dejado igualmente claro
que el fin esencial es dar a la persona la posibilidad de acudir a la
justicia de una manera informal, en procura de obtener una protección
directa, inmediata, efectiva y actual, pero supletoria de los derechos
constitucionales fundamentales, cuando estos se vean vulnerados o
amenazados por autoridades públicas o entidades de carácter privado,
siempre y cuando los afectados no puedan ser defendidos a través de
los medios que ofrece el sistema jurídico para cumplir con ese fin
específico. Así, entonces, esta acción no busca remplazar los procesos
ordinarios o especiales, ni tampoco constituye una instancia adicional
a las ya existentes.

Frente a la procedibilidad de la acción de tutela contra providencias


judiciales y actuaciones de funcionarios en ejercicio de la función
jurisdiccional, la H. Corte Constitucional ha puntualizado en diversas

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 6

sentencias que la misma se materializa cuando la actividad judicial


desplegada, se enmarca en las causales generales de procedencia, entendidas
como aquellos presupuestos básicos que debe cumplir una actuación
para ser atacada por vía de amparo y, las causales de carácter específico de
procedibilidad que corresponden al contenido mismo de la actuación y
que apuntan a la concesión proteccionista del derecho reclamado.

Sobre el particular, mediante proveído SU – 053 de 2015 la Alta


Corporación constitucional enseñó:

«Requisitos generales de procedencia excepcional de la acción de tutela


contra providencias judiciales

8. La Corte en la sentencia C-590 de 2005 buscó hacer compatible el control


por vía de tutela de las decisiones judiciales, con los principios de cosa juzgada,
independencia y autonomía judicial y seguridad jurídica. Por ello estableció
diversas condiciones procesales para la procedencia de la acción de tutela
contra providencias judiciales, que deben superarse en su totalidad, a fin
de avalar el estudio posterior de las denominadas causales específicas.

Tales condiciones son: i) que la cuestión sea de relevancia constitucional; ii) que
se hayan agotado todos los medios de defensa judiciales al alcance; iii) que se
cumpla el principio de inmediatez; iv) si se trata de una irregularidad procesal,
que la misma sea decisiva en el proceso; v) que se identifiquen, de manera
razonable, los hechos que generaron la vulneración de derechos fundamentales
y vi) que no se trate de una tutela contra otra tutela.

9. Frente a la exigencia de que lo discutido sea de evidente relevancia


constitucional, esta Corte ha dicho que ello obedece al respeto por la órbita
de acción tanto de los jueces constitucionales, como de los de las demás
jurisdicciones. Debe el juez de tutela, por lo tanto, establecer clara y
expresamente sí el asunto puesto a su consideración es realmente una cuestión
de relevancia constitucional, que afecte los derechos fundamentales de las
partes.

10. El deber de agotar todos los medios -ordinarios y extraordinarios- de


defensa judicial al alcance del afectado, guarda relación con la
excepcionalidad y subsidiariedad de la acción de tutela, pues de lo contrario
ella se convertiría en una alternativa adicional para las partes en el proceso.
Esta exigencia trae consigo la excepción consagrada en el artículo 86 Superior,
que permite que esa exigencia pueda flexibilizarse cuando se trata de evitar
la consumación de un perjuicio irremediable.

11. Adicionalmente, el juez debe verificar que la acción de tutela se invoque en


un término razonable y proporcionado, contado a partir del hecho vulnerador,
a fin de cumplir el requisito de la inmediatez. De no ser así, se pondrían en
juego la seguridad jurídica y la institución de la cosa juzgada, pues las
decisiones judiciales estarían siempre pendientes de una eventual evaluación
constitucional.

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 7

12. Así mismo, cuando se trate de una irregularidad procesal, ésta debe
haber sido decisiva o determinante en la sentencia que se impugna y
debe afectar los derechos fundamentales del peticionario. Este requisito
busca que sólo las irregularidades verdaderamente violatorias de garantías
fundamentales tengan corrección por vía de acción de tutela, de manera que,
se excluyan todas aquellas que pudieron subsanarse durante el trámite, o que
no se alegaron en el proceso.

13. También se exige que la parte accionante identifique razonablemente los


hechos que generaron la vulneración de derechos fundamentales. Este
requisito pretende que el actor ofrezca plena claridad en cuanto al fundamento
de la afectación de derechos que se imputa a la decisión judicial. En este punto,
es importante que el juez de tutela verifique que los argumentos se hubieren
planteado al interior del proceso judicial, de haber sido esto posible.

14. La última exigencia de naturaleza procesal que consagró la tipología


propuesta en la C-590 de 2005, fue que la sentencia atacada no sea de
tutela. Así se buscó evitar la prolongación indefinida del debate constitucional,
más aún cuando todas las sentencias de tutela son sometidas a un proceso de
selección ante esta Corporación, trámite después del cual se tornan definitivas,
salvo las escogidas para revisión.

Causales específicas de procedibilidad de la acción de tutela contra


providencias judiciales

15. Ahora bien, frente a las causales específicas de procedibilidad, esta


Corporación ha emitido innumerables fallos 3 en los cuales ha desarrollado
jurisprudencialmente los parámetros a partir de los cuales el operador jurídico
pueda identificar aquellos escenarios en los que la acción de tutela resulta
procedente para controvertir los posibles defectos de las decisiones judiciales,
para con ello determinar si hay o no lugar a la protección, excepcional y
restrictiva, de los derechos fundamentales por vía de la acción de tutela 4.

Así las cosas, la jurisprudencia entendía que existían básicamente tres


defectos, el sustantivo, el procedimental y el fáctico; sin embargo, producto de
una labor de sistematización sobre la materia, en la sentencia C-590 de 2005
se indicó que puede configurarse una vía de hecho cuando se presenta alguna
de las siguientes causales:

• Defecto orgánico que ocurre cuando el funcionario judicial que profirió


la sentencia impugnada carece, en forma absoluta, de competencia.

• Defecto procedimental absoluto que surge cuando el juez actuó


totalmente al margen del procedimiento previsto por la ley.

• Defecto fáctico que se presenta cuando la decisión impugnada carece


del apoyo probatorio que permita aplicar la norma en que se sustenta la
decisión.

3 Ver entre muchas otras las sentencias T-620 de 2013, M. P. Jorge Iván Palacio Palacio; T-612 de 2012,
M. P. Humberto Antonio Sierra Porto; T-584 de 2012, M. P. Luis Ernesto Vargas Silva; T-661 de 2011,
M. P. Jorge Iván Palacio Palacio; T-671 de 2010; , M. P. Jorge Ignacio Pretelt Chaljub; T-217 de 2010,
M. P. Gabriel Eduardo Martelo Mendoza; T-949 de 2009, M. P. Mauricio González Cuervo; T-555 de
2009, M. P. Luis Ernesto Vargas Silva; T-584 de 2008, M. P. Humberto Antonio Sierra Porto; T-796 de
2008, M. P. Clara Inés Vargas Hernández; T-233 de 2007, M. P. Marco Gerardo Monroy Cabra; T-1027
de 2006, M. P. Marco Gerardo Monroy Cabra; T-812 de 2005, M. P. Rodrigo Escobar Gil;
4 T-419 de 2011, M. P. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo; T-1257 de 2008, M. P. Nilson Pinilla Pinilla.

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 8

• Defecto material o sustantivo que tiene lugar cuando la decisión se


toma con fundamento en normas inexistentes o inconstitucionales, o
cuando existe una contradicción evidente y grosera entre los
fundamentos y la decisión.

• El error inducido que acontece cuando la autoridad judicial fue objeto


de engaños por parte de terceros, que la condujeron a adoptar una
decisión que afecta derechos fundamentales.

• Decisión sin motivación que presenta cuando la sentencia atacada


carece de legitimación, debido a que el servidor judicial incumplió su
obligación de dar cuenta de los fundamentos fácticos y jurídicos que la
soportan.

• Desconocimiento del precedente que se configura cuando por vía


judicial se ha fijado un alcance sobre determinado tema, y el funcionario
judicial, desconoce la regla jurisprudencial establecida. En estos casos
eventos, la acción de tutela busca garantizar la eficacia jurídica del
derecho fundamental a la igualdad.

• Violación directa de la Constitución que se deriva del principio de


supremacía de la Constitución, el cual reconoce a la Carta Política como
documento plenamente vinculante y con fuerza normativa»

Resulta en tal orden necesario acotar que a partir de la sentencia C-543


de octubre de 1992, la acción de tutela por regla general no procede
contra providencias judiciales, salvo que bajo tal apariencia se oculte en
realidad una evidente y probada vía de hecho, es decir un
comportamiento ostensiblemente arbitrario, ajeno al orden jurídico en
vigor, que implique violación al debido proceso y que en vez de realizar la
voluntad del legislador en la solución del objeto de la resolución judicial,
satisfaga el deseo o el interés del fallador, o el de otro, a costa de los
derechos fundamentales de las partes.

Al respecto, tratándose de tutela contra providencia Judicial, ha sido


reiterada la jurisprudencia constitucional en afirmar que esta acción
constitucional «no es una vía alterna, ni menos un mecanismo para rectificar
decisiones judiciales en firme, ni para desautorizar interpretaciones judiciales que se
hacen dentro del marco de la autonomía y de la independencia propia de los jueces».

Por ello, no puede constituirse en un instrumento de ataque o


impugnación indiscriminada contra decisiones judiciales legalmente en
firme, a menos que aquella decisión configure una vía de hecho.

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 9

De suerte que, resulta necesario verificar si el actuar del demandado y


las consecuencias jurídicas que alegan los actores en el introductorio,
cumplen los presupuestos de procedencia para adelantar el estudio
contra la determinación jurisdiccional.

Que la cuestión que se discuta resulte de evidente relevancia


constitucional: al punto, advierte la Sala que el actuar que pretenden
los accionantes resaltar como afectantes de derechos fundamentales,
amplifica su relevancia constitucional cuando se busca establecer o
determinar cuáles son los limitantes del Juez al momento de desplegar
el trámite ejecutivo, que involucra la notificación y motivación de las
decisiones judiciales.

Que se cumpla el requisito de inmediatez: en la medida que el


reproche elevado por la parte accionante se sustenta en la ausencia de
realización de los actos de notificación en el trámite ejecutivo, careciendo
de conocimiento respecto de la ejecución, emana evidente que no puede
requerirse la demostración del tal presupuesto, en tanto, ante la alegada
inexistencia, resulta imposible concretar una pauta temporal para
desprender el conteo de términos para la mediatez.

Que se identifiquen los hechos que generaron la vulneración: Este


requisito se encuentra plenamente satisfecho por la parte actora, pues
no existe duda que dentro de los supuestos de facto existe una narración
de las circunstancias que rodearon la inconformidad hoy planteada por
los convocantes, concernientes a no adelantarse notificación del asunto
increpado.

Que la sentencia atacada no sea una tutela: evidente resulta que


la decisión jurisdiccional puesta en controversia, en manera alguna fue
desplegada dentro del curso de una acción constitucional de tutela,
constatándose superado este requisito.

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 10

Que se agoten todos los medios – ordinarios y extraordinarios- de


defensa judicial:

Con el propósito de revisar la determinación judicial y proceder a desatar


este punto de procedibilidad, necesario es indicar que la negativa en la
realización de la notificación o, en sus términos, que «nunca nos enteramos
de la demanda y no es preciso nombrar curador cuando en la demanda anterior nos
notificamos y contestamos en debida forma», refiriéndose al proceso ordinario que

dio lugar a la sentencia hoy objeto de ejecución; resultando paradójica y


antípoda la solicitud efectuada en este trámite constitucional, en tanto,
exigiendo la ausencia de notificación igualmente alude que no debió
desplegarse.

Por manera que, se descenderá al estudio dando prioridad a las


pretensiones elevadas a folio 3 de las diligencias, ello es, la indebida
notificación del mandamiento de pago y, bajo esos parámetros, se
considera necesario indicar que en materia laboral existen normas que
rigen en forma especial el trámite judicial a seguir en las demandas
ejecutivas, es así como encontramos que el artículo 100 del Código de
Procedimiento Laboral consagra «Será exigible ejecutivamente el cumplimiento
de toda obligación originada en una relación de trabajo, que conste en acto o documento
que provenga del deudor o de su causante o que emane de una decisión judicial o
arbitral firme». En igual sentido, el artículo 108 de la norma ejusdem
reseña «Las providencias que se dicten en el curso de este proceso se notificarán por
estados, salvo la primera, que lo será personalmente al ejecutado, y solo serán
apelables en el efecto devolutivo» (acentúa la Sala).

Por su parte, atendiendo los parámetros del tránsito legislativo reglados


en el numeral 4º, artículo 625 del Código General del Proceso, se
advierte que el art. 334 del Código Procedimiento Civil, en el mismo
sentido y en tratándose de la ejecución de providencias judiciales a
continuación de proceso ordinario, señala «podrá exigirse la ejecución de
las providencias una vez ejecutoriadas, o a partir del día siguiente al de la
notificación del auto de obedecimiento a lo resuelto por el superior, según fuere el caso,

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 11

y cuando contra ella se haya concedido apelación en el efecto devolutivo…» (Negrilla


fuera de texto)

A su turno, el artículo 335 de la disposición precitada indica:

«Cuando la sentencia haya condenado al pago de una suma de dinero, a la


entrega de cosas muebles que no hayan sido secuestradas en el mismo
proceso, o al cumplimiento de una obligación de hacer, el acreedor deberá
solicitar la ejecución, con base en dicha sentencia, ante el juez del
conocimiento, para que se adelante el proceso ejecutivo a
continuación y dentro del mismo expediente en que fue dictada. No se
requiere formular demanda, basta la petición para que se profiera el
mandamiento ejecutivo de acuerdo con lo señalado en la parte resolutiva de
aquella y, de ser el caso, por las costas aprobadas, sin que sea necesario,
para iniciar la ejecución, esperar a que se surta el trámite anterior.

El mandamiento se notificará por estado, si la solicitud para que se


libre el mismo se formula dentro de los sesenta días siguientes a la
ejecutoria de la sentencia o a la notificación del auto de
obedecimiento a lo resuelto por el superior, según fuere el caso. De lo
contrario se notificará en la forma prevista en los artículos 315 a 320
y 330» (Resalta de la Sala)

En este orden de ideas y efectuando un estudio comparativo entre las


normas traídas a colación, es válido concluir que, bien al tenor del
artículo 108 del Código Procesal Laboral ora por las disposiciones del
artículo 335 del CPC derivado del tiempo trascurrido entre el auto de
obedecimiento a lo resuelto por el superior (14 de octubre de 2011)5 y el
proveído que libró mandamiento de pago (13 de abril de 2012)6, emanaba
indispensable la realización de la notificación de manera personal, como
lo dispuso el Juzgado de Conocimiento en auto del 13 de abril de 2012,
folio 343.

Lo que condujo a que se remitieran los actos citatorios de notificación a


cada uno de los accionantes y la coadyuvante, como emana de los folios
446 a 465, donde se incluye en el tópico nominado resultado de la gestión
«QUIEN ATIENDE LA DILIGENCIA SE IDENTIFICA COMO DAGOBERTO GIL E INFORMA
QUE SI RESIDE EN ESTA DIRECCIÓN, PERO SE REHUSA RECIBIR LA

5
Folio 380 – proceso ejecutivo 2012-169.
6
Folio 392 – proceso ejecutivo 2012-169.

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 12

CORRESPONDENCIA Y A SUMINISTRAR INFORMACIÓN», información que se


evidencia en los remitidos a DAGOBERTO, CLARA ELICENIA,
FRANCISCO y JULIO CESAR GIL BUITRAGO.

Luego, el A quo dispuso la ejecución de la notificación por aviso como


reclama el artículo 320 del CPC (folio 473 y 474), los cuales fueron
consumados en debida forma para todos los accionantes conforme a las
constancias a folios 480 a 491, donde se reseña «QUIEN ATIENDE LA
DILIGENCIA INFORMA QUE LA PERSONA SI RESIDE EN LA DIRECCIÓN APORTADA EN
EL AVISO», agregando que el aviso fue recibido por FRANCISCO GIL.
Empero, ante la falta de comparecencia de los convocados, el decisión del
27 de enero de 2015, folio 494, se ordenó el emplazamiento y
nombramiento de curador ad litem bajo los apremios del artículo 29 del
CPL.

Gestado lo precedente como se desprende de los folios 499 a 501, que


dieron lugar a la publicación del emplazamiento y notificación personal
del citado auxiliar de la justicia, se continuó con el tramite ejecutivo.

Por manera que, lejos de verificarse un actuar afectante de derechos


fundamentales por la funcionaria judicial de primer grado, se encuentra
que el mismo se enmarcó en las disposiciones procedimentales que
gobiernan el asunto ejecutivo debatido que, no solo implicaban la
notificación de los llamados a debate y condenados a través de la
sentencia de segunda instancia, folios 373 y 374, sino que requerían de
una representación a través de una curaduría como lo establece el
artículo 29 ejudem.

Ahora, referente a la aludida ausencia de conocimiento por los


accionantes y la coadyuvante, llama la atención de este Juez
Constitucional Colegiado que en el marco de las notificaciones, fueron
los mismos convocantes quienes recibieron los documentos de
comunicación, como fluye innegable de las foliaturas antes referenciadas

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 13

y, sin que resulte valedera la acotación de la afectación en salud de


DAGOBERTO GIL BUITRADO por el síndrome de Cuchi, pues de la
historia medica integrada a esta acción constitucional (folios 17 a 28),
nada surge al respecto, a más que fue aquel quien estuvo presente en la
diligencia de secuestro adelantada desde el 11 de junio de 2013, folio
388.

Resaltándose el memorial incorporado a folio 585 del proceso ejecutivo


2012-169, donde la apoderada demandante y los demandados, ultima
integrada por Dagoberto, Julio Cesar, Francisco Javier y Clara Elicenia
Gil Buitrago, de común acuerdo y con rubrica de los mencionados,
requirieron a la Juez accionada el aplazamiento de la diligencia de
remate, ratificando de nuevo el conocimiento de este asunto judicial.
Finalmente, se advierte la solicitud de aplazamiento respecto a la
audiencia pública de remate, impetrada por JULIO CESAR y
DAGOBERTO GIL BUITRAGO (folio 620), donde anuncian el
desconocimiento del proceso, secuestro y remate, y alegando la calidad
de personas mayores de edad afectadas por su salud; misma que fue
zanjada de manera desfavorable por la sede judicial llamada a debate
constitucional en audiencia del 21 de febrero de 2020 (medio
magnetofónico a folio 624), pero sin que impetraran recurso alguno en
su contra, ni contra la decisión de control de legalidad desplegada en la
precitada, bajo los lineamientos del inciso 3º del artículo 448 del CGP.

Por lo que, en lo tocante a que se agoten todos los medios – ordinarios


y extraordinarios- de defensa judicial, no se halla que tal presupuesto
se encuentre cumplido, en la medida que, no solo los accionante
olvidaron los recursos de ley contra las determinaciones del juez de
conocimiento y, en especial, aquellas que negaron su solicitud, sino que
aduciendo encontrarse indebidamente notificados lo propio era acudir a
los medios procesales para invocar, en término, las acciones
correspondientes, lo cual no puede ser suplido mediante esta acción de
amparo, máxime, cuando el artículo 455 del CGP aplicable por reenvió

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 14

por el artículo 145 del CPL, dispone «Las irregularidades que puedan afectar la
validez del remate se considerarán saneadas si no son alegadas antes de la
adjudicación».

Así, la acción de tutela no puede sustituir los procedimientos o acciones


pertinentes dentro del pleito, dado que no es mediante la acción de
amparo que se puede perseguir la revocatoria, modificación o
suspensión de una decisión, pues para ello, el legislador ha previsto
unos trámites y procedimientos judiciales de obligatorio acatamiento
no solo para el Juez sino para las partes, se itera, porque los sujetos
procesales una vez enterados de las falencias deben acudir al proceso
a fin de interponer los recursos de ley o medios contra la misma,
ejerciendo de esta forma su derecho de defensa y contradicción,
garantizando el debido proceso que le asiste a su contraparte y dando
la oportunidad al funcionario revestido de jurisdicción de conocer y
resolver su inconformidad frente a la decisión judicial.

Recuérdese que la vía de hecho, como la que aquí se alega, tiene lugar
por una acción u omisión contraria a derecho por parte del operador
judicial, por tanto, solamente puede alegarse la misma cuando una
decisión judicial ya proferida es contraria a los términos legalmente
previstos y que vulnere el debido proceso que le asiste a las partes.

Así las cosas, habrá de negarse la acción de tutela.

En mérito de lo expuesto el TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO


JUDICIAL DE BOGOTÁ, SALA LABORAL, administrando justicia en
nombre de la República de Colombia y por autoridad de la Ley,

RESUELVE

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 15

PRIMERO: NEGAR la acción de tutela interpuesta por FRANCISCO


JAVIER, JULIO CESAR y DAGOBERTO GIL BUITRAGO contra el
JUZGADO VEINTISIETE (27) LABORAL DEL CIRCUITO DE
BOGOTÁ, por las razones expuestas en la parte considerativa.

SEGUNDO: Comuníquese mediante telegrama o por el medio más


expedito a las partes y remítase, en caso de no ser impugnada esta
decisión, a la H. Corte Constitucional para su eventual revisión.-
TERCERO: Por Secretaría Especializada y de carácter URGENTE,
regrese el expediente rad. 11001 31 05 027 2012 00169, al JUZGADO
VEINTISIETE (27) LABORAL DEL CIRCUITO DE BOGOTÁ.
NOTIFÍQUESE Y CUMPLASE.
EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS
LUIS ALFREDO BARÓN CORREDOR
DIANA MARCELA CAMACHO FERNÁNDEZ

REMITA AL CORREO SOLO LAS RESPUESTAS:


unificadosugc@gmail.com

PREGUNTAS A DESARROLLAR

CURSO ____________ MATERIA _________________________________

NOMBRE Y APELLIDOS ALUMNO_________________________________

1.- ARGUMENTO Y NORMAS QUE ALEGA EL DEMANTANTE.

2.- ARGUMENTO Y NORMAS QUE ALEGA EL DEMANDADO.

3.- CLASIFICAION PROVIDENCIAS JUDICIALES C. GENERAL


PROCESO.

4.-QUE ES LA TUTELA. (CITE NORMAS)

5.- QUE SE ENTIENDE POR VIOLACION DE VIA DE HECHO (CITE


NORMAS)

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS


ACCIÓN DE TUTELA 202000177 01 16

6.- CUALES SON LOS REQUISITOS GENERALES DE LA TUTELA


CONTRA PROVIDENCIA JUDICIAL. (CITE NORMAS)

7 CUALES SON LAS CAUSALES DE DEFECTO PROCEDIMIENTO


ABSOLUTO Y ERROR INDUCIDO. (CITE 4 EJEMPLOS Y LAS NORMAS.)

MAGISTRADO SUSTANCIADOR: DR. EDUARDO CARVAJALINO CONTRERAS