Está en la página 1de 2

 

Andrea Weber             Historia de las Artes Visuales 
DNI 40536825               Comisión 1 ­ 1er Cuatrimestre 2018 
 

Las Cribadoras de Trigo de Gustave Courbet 
 
Gustave  Courbet  nació  en  Ornans  en  1819.  Se  trasladó  a  París  en  1839  donde  se 
asoció  con  la  bohemia  en  vez de obtener una educación tradicional en artes. Así fue expuesto 
a ideas renovadoras del arte y al socialismo y anarquismo. 
Courbet  es  considerado  el  creador  del  realismo,  un  estilo que surge en un contexto de 
revoluciones  sociales  y  políticas,  que  pretende  ir  en  contra  de  la  subjetividad  extrema  del 
romanticismo  y  quiere  representar  el  heroísmo de la vida moderna. El tema de esta pintura se 
ubica  en  el  realismo,  ya  que  en  la  pintura  se  puede  observar  una  escena  de  la  vida  cotidiana 
de  campesinos  trabajando.  Hay  tres  figuras  humanas:  la  figura  central  es  una  mujer  que  se 
encuentra  trabajando  en  una  posición  rígida  de  espaldas  al  espectador,  la  mujer  del  lado 
izquierdo  está  descansando,  exhausta  por  el  trabajo,  y  luego  hay  un  niño  del  lado  derecho 
inspeccionando  un  aparato.  Courbet  y  el  realismo fueron fuertemente polémicos en el mundo 
del  arte  de  la  época  porque  además  de  representar  temas  banales,  de  la  vida  cotidiana  y  de 
personas  comunes,  lo  hacían  en  obras  de  gran  tamaño,  formato  que  estaba  reservado  para 
grandes obras históricas o retratos de la nobleza. 
En  esta  obra  Courbet  utiliza,  más  que  nada,  tonos  cálidos  y  una  gama  de  rojos  y 
marrones,  principalmente  en  el  color  ocre  del  trigo,  el  marrón  de  la  madera  en  la  puerta  y el 
artefacto  que  inspecciona  el  niño  y  en  el  más  llamativo  rojo  del  vestido  de  la  figura  central. 
Sólo aparecen colores fríos en el vestido de la mujer que descansa y en la ropa del niño. 
Las  figuras  están  claramente  definidas,  con  líneas  finas  y  cerradas,  con  importante 
atención  al  detalle, por ejemplo en los dobleces de las telas. La pintura es bastante luminosa y 
la  luz  parece  ser  ambiental.  La  profundidad de las figuras y el espacio está dada por el uso de 
color  modulado,  el  claroscuro  con  sombras  muy  marcadas,  la  diferenciación  marcada  de  las 
figuras  con  el  fondo,  por  superposición  de  planos  y  por  la  relación  entre  los  tamaños  de  los 
personajes y de los objetos. 
En  cuanto  a  la  composición  general,  la  obra es asimétrica. En primer plano, al centro, 
sobre  el  eje  vertical  y  con  mayor  peso  se  observa  la  figura  de  la  mujer  que criba el trigo que 
llama  la  atención  por  su  tamaño,  la  posición  de  sus  brazos  extendidos  y  el  color  rojo 
llamativo  de  su  vestido.  Las  dos  mujeres  están  ubicadas sobre el cuadrante inferior izquierdo 
pero  la  figura  del  niño  con  el  aparato  equilibra  la  pintura  al  estar  más  apartado  y  al ubicarse 
sobre el cuadrante inferior derecho, que soporta menos peso compositivo que el izquierdo. 

 
 

 
Courbet, G.  Las Cribadoras de Trigo  (1853) 
Óleo sobre lienzo, 131cm x 167cm. 
Nantes, Museo de Bellas Artes de Nantes