Está en la página 1de 4

Lectura: Sal 43:5

Tema: Turbación del alma

Introducción

Turbación: acción y efecto de turbar= sorprender o aturdir a uno, de modo que no acierte
a hablar o a proseguir lo que estaba haciendo.Turbación del alma: es una aflicción
espiritual, causada por diferentes índoles de problemas, como enfermedades, situación
económica, pérdida de un familiar, divorcios, etc. Todo cristiano está propenso a la
turbación del alma, así esté estable espiritualmente. El problema no está en la aflicción
que se nos presente, sino en cómo reaccionamos en los momentos difíciles.

I. Distancia de Dios (Jn 15:5)


¿Qué nos lleva a distanciarnos de Dios?
a. Cuando por causa de la turbación del alma descuidamos la vida espiritual,
dejar de orar, leer la Biblia, ayunar, congregarse
b. Los problemas, cuando los tomamos negativamente
- Los problemas son regalos disfrazados, Dios los permite para hacernos
crecer para llevarnos a otro nivel
Las aflicciones son buenas para el creyente
 ¿Porqué las tribulaciones son buenas? Veamos (Ro 5:3-5)
Pablo incluye las tribulaciones como una de las bendiciones de la salvación en
Cristo
1) La palabra “tribulaciones” se refiere a toda clase de pruebas que puedan
abrumar al creyente, tales como la presión de las necesidades físicas o
económicas, las circunstancias difíciles, la tristeza, la enfermedad, la
persecución, el maltrato y la soledad
2) En medio de esas dificultades la gracia de Dios capacita para buscar su
rostro con más diligencia y produce en el creyente el espíritu y el carácter
que perseveran hasta vencer las pruebas de la vida. En vez de llevar a la
desesperación, la tribulación produce paciencia (v. 3)
La paciencia produce prueba, es decir, entereza (perfección) de carácter (v.
4) y la prueba da por resultado una esperanza madura que no avergüenza
(v. 5)
3) La gracia de Dios permite ver más allá de los problemas actuales hacia la
ferviente esperanza en Dios y la seguridad del regreso de nuestro Señor
Jesucristo para establecer la justicia y la piedad en el cielo nuevo y la tierra
nueva (1Ts 4:13. Ap. 19:22)
Mientras tanto, Dios ha derramado su amor en el corazón de los creyentes
por el Espíritu Santo que los consuela en medio de las pruebas y los acerca a
Cristo (Jn 14:16-23)
 ¿Por qué no debemos dejar que las tribulaciones nos distancien de Dios? (Ro
8:28)
1) Porque Dios tornará “a bien” toda aflicción, prueba, persecución y sufrimiento;
el beneficio que Dios obra los conforma a la imagen de Cristo y en última instancia
los glorifica (v. 29)

2) Pero, esa promesa está limitada a los que aman a Dios y se han sometido a Él
por la fe en Cristo (Ex 20:6 Dt 7:9. Sal 37:17. Is 56.4-7. 1Co 2:9)

3) La frase “todas las cosas” no incluye los pecados ni la negligencia (vv. 6,13, 6:16,
21,23. Gál 6:8) nadie puede disculpar el pecado sosteniendo que Dios sacará algún
beneficio de el

* Las tribulaciones son necesarias en la vida del creyente (Hch 14:22) por eso no
debemos dejar que ninguna turbación nos aleje de Dios

No importa que la tormenta arrecie estando el Señor a nuestro lado

II. Emoción no restringida 2S 11:14 (David con Betsabé)


Emoción= impresión, trastorno
a. Amores prohibidos
b. Placeres del mundo
Nuestro corazón debe ser una zona restringida para las emociones impuras
III. Las malas compañías (Nm 11:4)

Son aquellas que pueden causar daños físicos y morales

a. Los criticones, juzgadores


b. Los miradores de defectos (Mt 7:1-6) estos nunca ven las buenas virtudes
de los demás, cuando hablemos de otro debe ser para ver las virtudes de
Cristo que hay en el
c. Los irreverentes= irrespetuosos, estos contaminan a otros para que sean
igual a ellos
d. Los no buscadores de Dios, ellos quieren entretenerte para que tu no
busques, estos son los que llegan al templo y no hacen ni siquiera una
pequeña oración
e. Los que dicen, en esta iglesia no hay amor. En la iglesia hay amor porque en
ella está Dios y Dios es amor (1Jn 4:8)
Las malas compañías pueden lograr apartarte de las cosas buenas, y de los
valores y principios que te han enseñado
IV. La nostalgia del pasado (Nm 11: Jn 8:31-32 )
Nostalgia= tristeza melancólica por el recuerdo de una dicha perdida,
añoranzas, ej: el pueblo de Israel cuando dijo: nos acordamos del pescado que
comíamos en Egipto de balde… (Nm 11:5)
Hay personas que viven recordando el pasado, el pasado estorba el presente y
daña el futuro
Las personas que viven pensando en el pasado caen en depresión
Si tú vives recordando el pasado no te estás preparando para el futuro
Debes decir no estoy interesado en el pasado, sino en el futuro, es allí donde
espero invertir el resto de mi vida
Debes decir como dijo Pablo: una cosa hago: olvidando lo que queda atrás, y
extendiéndome a lo que está delante (Fil 3:13-14)
Debes cortar el cordón umbilical del pasado, sino lo haces tu vida será un
fracaso (2Co 5:17)

V. Las confesiones o palabras negativas (Job 3:25)


A veces nos enlazamos con nuestras propias palabras negativas y no solo a
nosotros sino también a nuestros hijos (Pr 18:21)
Tus palabas son semilla que un día nacerán
Cambia tus palabras negativas por la Palabra de Dios, Dios nos dio la lengua
para hablar su Palabra
VI. Conmiseración= compesión
a. Gente dramática
b. Mirarnos como victimas
c. Personas que agrandan los problemas, se ahogan en un vaso de agua

¿Cómo romper la turbación del ama?

1. Sed por la presencia de Dios (Sal 42:1-2. Is 26:9. Mt 5:6, 11:28)


a. Anhelo por la presencia de Dios
b. Hambre y sed justicia (Mt 5:6)
c. Pasión por su presencia
Una vez un pastor le dijo a Dios lléname de tu presencia, Dios le dijo si tu
quiere mi presencia debes despojarte de la tuya
Si nos acercamos a Dios, Dios se acercará a nosotros
Reflexión

2. Recapacitación (meditar mucho en un asunto) (Lc 15:16-21) el hijo prodigo


a. Autoevaluarnos , decir, yo así no estoy bien
b. Predicarnos a nosotros mismos
c. Levantarnos e ir al Señor (v. 20)
3. Cambio de pensamientos
a. Si quieres tener éxito debes deshacerte de los viejos pensamientos
b. Determinar y pensar en cosas nuevas, buenas y positivas
c. Cambiar los pensamientos negativos por la Palabra de Dios

Conclusión

Amados, no son las pérdidas ni las caídas las que hacen fracasar nuestras vidas, sino la
falta de coraje para levantarnos y seguir adelante. No es el problema el que te va a
destruir, sino la falta de esfuerzo y valentía para levantarte y seguir victorioso en el
nombre de Jesucristo.

Dios nos llamó para ser guerreros y los guerreros de Dios se caracterizan porque: insiste,
persisten, resisten, se esfuerzan y confían plenamente en Dios y no deja que ninguna
turbación los aleje del Rey de reyes y Señor de señores