Está en la página 1de 2

El estudio de caso elegido fue el autismo, el cual presenta como síntomas la dificultad

para comunicarse e interrelacionarse; data de un problema en Sistema Nervioso según la


ciencia, donde generalmente quien lo presenta comprende obsesiones y repeticiones de
todos los movimientos o palabras.
Desde un punto de la filosofía de la mente, el autismo puede deberse a diversos factores.
En primera instancia puede referirse a una gran diferencia que existe entre el cuerpo y la
mente viéndolo desde el termino dualista. Veamos esto; el autismo al ser comprendido
como la mala interpretación de las sensaciones por parte de nuestro cuerpo, seria en si
una diferenciación del cuerpo y la mente, es decir dos componentes que pertenecen a un
solo ser pero que sin embargo no se entienden de la manera correcta y por tal forma, la
reacción de una persona con esta patología en si no tendría una respuesta “normal” en
nuestro medio. Ahora bien, desde un punto reduccionista lo diríamos en fin de que
simplemente es un problema de carácter mental, lo cual según la teoría, se reduciría en
un problema neurológico, es decir se desplazaría el problema físico de la respuesta
inadecuada ante el estímulo y propiamente el pensamiento que quería darse a conocer o
en caso de ser repetitivos, el simple hecho de solo querer pensar en esa idea sin
necesidad de que otra se mas importante; pero, esta posición del reduccionismo es algo
prácticamente inviable, esto, principalmente a que la mente no puede ser independiente
del cuerpo en este caso, y a que están trabajando mancomunadamente para que las
diferentes reacciones en el individuo sean las que se exponen. Sin embargo, si viéramos
al individuo no desde un término mental y físico a la vez, sino en términos de su medio
externo y el en su propio medio interno, en este caso si podríamos clasificar dos
términos independientes que si pueden ser diferentes, es en este caso donde se
empezaría a estudiar el termino de individualismo; hablando ya más ahondo de este,
comprenderíamos que el medio interno de la persona con este trastorno no es igual a
una persona que no posee este trastorno o incluso el que no lo posea sea igual a
cualquier ser humano. Claro, puede que presente ciertas cualidades similares: el estrés la
ansiedad, la determinación, son muchas las coincidencias en las que una mete o, en este
caso un medio interno de un ser pueda coincidir con otra sin importar cual es
propiamente su condición médica o psicológica, sin embargo, no es su medio interno el
que en el caso del autismo altera su reacción ante los demás seres de su entorno; en este
caso al percibir el medio externo de una manera diferente y quizá grotesca y terrorífica,
puede que la persona con autismo responda de tal forma como medio de defensa y de tal
manera su medio interno no sea altero, sería algo así como un medio de defensa ante el
daño por querer generar, este sería una vista desde términos individualistas. Miremos a
hora como sería el punto de vista de alguien quien defienda los términos de mente,
conciencia y cerebro; se puede llegar a comprender que todo puede manejarse en
términos objetivos y subjetivos. Como tal, si habláramos de los términos objetivos,
diríamos que no podríamos referirnos al cuerpo de la persona, sino a una parte de ella,
en un términos más exacto el cerebro, lo cual deberíamos a que todas las reacciones
inadecuadas de una persona con este síndrome se debe a un mal funcionamiento del
cerebro que no puede ser corregido, pero, si fuera la parte subjetiva la evaluáramos,
diríamos que dependería propiamente de muchas cualidades que este individuo
presente, puesto que no solo sería su cerebro o parte de tal importante, sino que también
la razón que esa persona comprende acerca de su propio racionamiento, es decir si esa
persona comprende que su comportamiento no es adecuado según el medio, pero lo
seguro es que la persona no comprenderá lo que decimos y lo vera algo extraño porque
ellos no comprenden al igual que nosotros lo comprendemos por tal motivo no podemos
entender nada de lo que ellos comprenden por la misma razón de no estar en su términos
o condiciones.
En términos finales y recopilando todas las posiciones de las diferentes corrientes de la
filosofía de la mente, se diría que la solución del autismo va amas allá de la división de
las características neurológicas de las físicas y más bien la diferenciación del medio
interno y externo de un individuo en cuestión a evaluar, puesto que no todos los
individuos con el mismo síndrome van a actuar de la misma forma y debido a que no se
puede separar la mente del cuerpo de tal, también es necesario que se entienda como
está asociado ciertas respuestas del medio interno al medio externo; un ejemplo es
determinar porque determinado individuo responde frente a determinado estimulo de
determinada manera, por decirlo de forma más rápida, comprender porque la persona
íntegra su mete y su cuerpo para reaccionar desde su interior hacia el exterior de
determinada manera. Otra cosa que hay que tener en cuenta es que las personas no
siempre van a responder ante diferentes estímulos de la misma manera, puesto que la
mente cambia y ve de diferente forma las cosas cada vez, esto dependiendo de cómo
según su medio interno lo interprete de su medio externo, por lo cual, no solo sería
necesaria la idea de observar por una vez la respuesta del individuo frente al estímulo,
puesto que como se dijo esta respuesta va a variar, es decir sería necesario una
comprensión completa de la respuesta interna a la externa que como medio se interpretó
la mente y el cuerpo varias veces, por lo cual, no solo la persona encargada debe estar
atenta de lo que hace, sino que también debe comprender que hizo para así llegar a tener
una aproximación quizá no certera de su próxima reacción frente a un estímulo. Por
último, se quiere recordar que las personas con este tipo de patologías son de completo
estudio y por ello contemplan un tratamiento, es así, que sugeriría que fueran esas
personas que están encargadas de sus tratamientos quienes estimen estos cambios y
traten de ejemplar a aquellos que viven y de igual forma quienes viven y tratan
constantemente con el individuo, den la información de sus cambios al personal que
trata al individuo en sí, esto con el fin de dar un fin de cuál fue su cambio y un ejemplo
para que el resto de personas puedan comprender o por lo menos traten de generar un
buen trato que no altere a la persona con la enfermedad.