Está en la página 1de 6

CAPITULO III.

-
SISTEMAS DE ORGANIZACIÓN NOTARIAL.

1.- Generalidades

2.- Doctrina de Meyer.

3.- Doctrina de Moscatello.

4.- Doctrina de Bellver Cano.

5.- Doctrina de Julio R. Bardallo.

6.- Notariado Sajón y Notariado Latino.


6.1 El Notariado Sajó n.
6.2 El Notariado Latino.

1.- Generalidades.-

Entendemos que un sistema es el conjunto de reglas o principios sobre una materia, enlazados
entre sí. En nuestro caso particular vendría a ser el conjunto de reglas o principios que relacionan
diversas legislaciones que tratan sobre función notarial.

Sería utópico pretender llegar a una clasificación que abarque la totalidad de sistemas de
notariado, que en todo caso son producto de la costumbre y de la evolución del derecho notarial de
cada país, y además dependerá de los criterios objetivos o subjetivos que se utilicen para agrupar
las diversas formas de actuación notarial, que en algunos países carece de base científica
encontrándose supeditada al derecho consuetudinario y en otros no existe como un cuerpo
orgánico independiente, encontrándose las funciones del notario anexadas a otras organizaciones
jurídicas. Pero por motivos exclusivamente de facilitar el estudio de la función notarial, podemos
hacer un análisis a través del derecho comparado, y así lo han intentado algunos estudiosos del
Derecho, que han agrupado las diversas legislaciones en sistemas, atendiendo generalmente a
criterios puramente subjetivos.

2.- Doctrina de Meyer.-

En 1818, publicó una obra titulada “Espíritu, origen y desarrollo de las instituciones judiciarias de
los principales países de Europa”; en la que se ocupa del notariado francés en contraposición al
notariado de los países bajos, que aunque tienen un origen común, la ordenanza de Filipo de 1494
de la casa de los Borbones, y la ordenanza de 21 de marzo de 1584 del emperador Carlos V, hace
distinciones entre los notarios nombrados por el gobernante y los nombrados por las comunas, que
fueron prácticamente asimilados por el poder judicial hasta casi desaparecerlos. Al comparar el
notariado francés con el de los países bajos muestra que en su evolución se hacen diferentes, y
así mientras en Francia existe una clara diferencia entre la jurisdicción contenciosa, a cargo
de los jueces, y la voluntaria, a cargo de los notarios; en los países bajos, ambas se ejercen
por un mismo funcionario: el juez. Aunque no se trata de un sistema totalmente definido, por lo
menos insinúa las características de un sistema notarial libre.

3.- Doctrina de Moscatello.-

En su obra "Nueva Ley Notarial Italiana", publicada en 1876, llega a la conclusión de que “la
institución notarial no se halla organizada igualmente, en todos los países, ni presenta la misma
forma, ni un mismo tipo común” distingue tres sistemas:
a) Legislaciones que no se ocupan del acto auténtico y por tanto tampoco crean un
funcionario encargado de autorizarlo, pone como ejemplo las legislaciones de Dinamarca,
Inglaterra y sus colonias y algunos países americanos;

b) Legislaciones que por considerar el acto auténtico como constitutivo de la prueba más
completa, conceden a los funcionarios judiciales la facultad de autorizarlos, confundiendo la
jurisdicción contenciosa con la voluntaria. Entre lo que considera Suecia, Prusia, Sajonia en los que
los cargos de notario y consejero del Tribunal se encuentran unificados en una misma persona y
una misma función, por lo que los convenios entre particulares se formalizan bajo la dependencia
del Tribunal; y

c) Legislaciones que dejan al juez la facultad de decidir en los casos de controversia de


derechos y crean un funcionario especial para la autenticación de los actos libremente
convenidos. Entre las que señala las legislaciones de Francia, Italia, España, Holanda, Bélgica,
Austria, Polonia y Rusia. Especialmente en Francia que por disposición de las leyes de 1791 y
1803 se separó la jurisdicción contenciosa a cargo de los jueces, de la voluntaria a cargo de los
notarios; leyes que según el autor inspiraron a los otros países que siguieron esta doctrina. El
tratadista español Torres Campo, en su obra “Estudios de Bibliografía Española y Extranjera del
Derecho y del Notariado” (1876), dice: La legislación francesa, llevada a los diferentes pueblos con
el auxilio de las armas, ha sido en nuestro siglo, como en las demás instituciones, el punto de
partida del mejoramiento de la profesión, del progreso de los estudios notariales. El adelanto del
notariado como ciencia particular no depende exclusivamente de los estudios jurídicos: se halla
íntimamente relacionado con la situación, mejor o peor, de las personas encargadas del ejercicio
de tan importantes funciones. Por eso se observa perfectamente que, a medida que los notarios se
munen de más importancia y consideración en la sociedad, se aumenta extraordinariamente el
progreso de sus investigaciones científicas. El impulso dado por Francia no ha dejado, aunque
bastantes años después, de comunicarse a otros pueblos. En España, uno de aquellos en que con
más ventaja e interés se estudian actualmente las cuestiones relacionadas al notariado con el
establecimiento de cátedras oficiales y con la publicación de la ley de 1862, han adquirido gran
importancia los notarios.”1

4.- Doctrina de Bellver Cano.-

En su obra "Principios del Régimen Notarial Comparado" considera que aunque no se puede
señalar una configuración invariable, que existen diversos matices en el modo dispositivo (normas)
y predispositivo (fundamentos, conformación) y en los alcances de sus efectos, que producen una
1
José Máximo Paz. Derecho Notarial Argentino. Compañía Argentina de Editores SRL. 1939. Pág.152.
diferenciación gradual entre las diversas legislaciones que nos permite distinguir cinco variedades
esenciales:

a) Notariado de profesionales libres, como en los Estados Unidos, Gran Bretaña y Suecia. El
notario es un profesional privado y el instrumento es un principio de prueba que debe ser
convalidado judicialmente para gozar de autenticidad.

b) Notariado de profesionales públicos: como en Alemania y Austria. El notariado es una función


pública, de concesión del Estado, obligatoria y regulada; y el instrumento, tiene valor probatorio de
prueba pre constituida, salvo tacha de falsedad.

c) Notariado de profesionales funcionarios públicos, como en España, Francia, Bélgica, Perú,


Argentina, Colombia, etc. El notariado es una magistratura con delegación del Estado, obligatoria y
regulada, con restricciones en cuanto a jurisdicción. El acto notarial y el instrumento público es la
forma exterior válida de los actos jurídicos, necesarios para su eficacia y prueba, salvo declaración
de falsedad o nulidad.

d) Notariado de funcionarios judiciales, como en Wurtemberg, Badén, Zurich. El notariado es


una magistratura de jurisdicción cerrada y obligatoria, el instrumento público es una resolución
judicial con eficacia “erga omnes” y es además la forma necesaria para la eficacia de los actos
jurídicos ordenados por ley.

e) Notariado de funcionarios administrativos, como en Rusia. El notariado es un auxiliar del


Poder Ejecutivo del Estado, territorial, demarcado y obligatorio; la escritura pública es prueba e
instrumento del acto jurídico y del derecho que se deriva del mismo y tiene efectos de resolución
firme.2

5.- Doctrina de Julio R. Bardallo.-

Este tratadista del derecho notarial propone tres sistemas en cuanto a la organización del
notariado:

a) Un notariado conformado por profesionales en derecho sin función pública, como en los
países del sistema sajón, Inglaterra, Estados Unidos, Suecia, y por tanto se le denomina también,
como notariado Inglés. En este sistema, el notario es un profesional del derecho que interviene
generalmente como un consejero en la redacción de documentos y autenticación de firmas, lo que
le da carácter probatorio a la forma escrita más no eficacia jurídica, mientras esta no se declare
judicialmente. El notario no forma protocolos ya que en su función no está la obligación de
conservar archivos originales. No es un funcionario público y no representa al Estado, aunque es
nombrado por éste, se le considera más bien como un perito en derecho.

b) Un notariado conformado por Notarios Funcionarios Públicos, es decir un notariado


absorbido totalmente por la organización estatal, que hace que el notario sea una dependencia
administrativa del Estado, remunerado por el fisco y con dependencia del Poder Ejecutivo. Los
instrumentos otorgados con su participación tienen autenticidad plena; los originales de los
instrumentos por él extendidos pertenecen al Estado, quien los conserva, formando sus archivos.

2
JOSE Máximo Paz. Derecho Notarial Argentino. Compañía Argentina de Editores SRL. 1939. Pág. 156.
Este sistema fue adoptado por la Rusia Soviética en su ley de 14 de mayo de 1926, y también por
algunos estados alemanes, con algunas variantes, puesto que el notario forma parte de los
tribunales de justicia, ejerciendo al mismo tiempo la jurisdicción contenciosa como juez y la
voluntaria como notario. Y

c) Un notariado conformado por Notarios Profesionales en Derecho con Función Pública, en


los que el notario es un experto en derecho, a quien el Estado le confiere facultades especiales y lo
hace depositario de la Fe Pública, se le considera como un "funcionario sui generis", con cierta
independencia, que no recibe sueldo del Estado, pero está sujeto a las leyes y reglamentos
dictados por éste para el cumplimiento de su función, sujeto a responsabilidades y atribuciones
determinadas por la ley, que así mismo, determina el numero de notarios y la jurisdicción en la cual
ejercerán su función. Los actos intervenidos por el notario en ejercicio de su función, constituyen
prueba plena, y conservan un archivo o protocolo de los instrumentos que formalizan. A este
sistema pertenece nuestra legislación, así como la de Argentina, Colombia, Chile, España, Francia,
etc.

6.- Notariado Sajón y Notariado Latino.-

La mayoría de los tratadistas de Derecho Notarial, convienen en reducir los sistemas notariales a
solo dos que algunos denominan como Notariado Privado y Notariado Público, coincidiendo con
Enrique Jiménez Arnau en que esta denominación es equivoca, puesto que incluso en Notario de
los países del sistema Sajón, realizan una cierta función pública al certificar firmas; lo mismo
sucede si se trata de clasificarlos como notariado libre o notario-funcionario, de profesional o
funcionario, formas todas de llevarnos a confusión; de allí que sea preferible el uso de la
denominación de Notariado Sajón y Notariado Latino.

6.1. El Notariado Sajón.-

"La especial formación del Derecho Ingles, su origen consuetudinario, la excepcional duración en el
tiempo de sus leyes; la eficacia normativa de la jurisprudencia y el original sistema de contratación
basado, no en un criterio formal -o su contrario consensual-, sino causalista (ya que es la
existencia de la consideration la que da fuerza obligatoria a los contratos) ha dado lugar a un
especial tipo de Notario, totalmente distinto al del tipo latino". 3

a) En cuanto al que ejerce la función, el Notario, no es considerado un funcionario, aunque


el Estado le señale las condiciones para el desempeño de la función no le otorga ninguna
delegación de sus poderes, es exclusivamente un profesional, con conocimiento adquirido
más que en la Universidad, en la práctica.

b) En cuanto a su actuación, si bien el notario es un colaborador técnico en la redacción del


contrato, su intervención no hace que el contrato sea solemne ni autentico, ya que la
autenticidad solo se refiere a las firmas y no al contenido.

c) En cuanto a su competencia, sólo lo es para la certificación de firmas, y no es de


carácter exclusiva.

Los actos en que interviene también pueden ser intervenidos por el Barrister (Abogado), el Attorney
(Procurador) o Solicitor y el Scrivaner (Escribano). No tiene solo competencia extrajudicial, ya que
3
Enrique Giménez-Arnau. Op. Cit. Pág.139
también puede intervenir y actuar ante los Tribunales, y en cuanto a la redacción de los actos y
contratos, sin exigencia formal alguna, puede ser hecha por cualquiera de los personajes
mencionados o privadamente por los contratantes, ya que ni siquiera el testamento exige otra
solemnidad que la intervención de testigos que firmen y afirmen su presencia en el acto de su
redacción y firma por el testador. Como dice Giménez Arnau, la intervención notarial no hace sino
paralizar la protesta o acción de falsedad de firma del documento. Como excepción, solo tienen
jurisdicción exclusiva en materia de protesto de letras internacionales y en la autenticación de
firmas o documentos que van a ser utilizados y surtir efectos en el extranjero.

d) En cuando a su organización, existen corporaciones voluntarias, pero dado el carácter


libre de la profesión, no existe obligación de colegiarse.

En los países anglosajones, la forma instrumental no tiene la ritualidad que si tiene en los países
latinos. El valor formal de los acuerdos se obtiene como consecuencia de una actuación judicial o
por la intervención de un juez, es decir para obtener la eficacia del documento privado hay que
recurrir al reconocimiento o a la prueba.

Los países que pertenecen a este sistema son Inglaterra, Estados Unidos, con excepción del
Estados Louisiana, que pertenece al sistema latino; y en América del Sur, el notariado venezolano.

Gustavo Pondé, tratadista argentino, ha denominado a este sistema como el del notariado
frustrado.

6.2 El Notariado Latino.-

Es el tipo de notariado más extendido y difundido en todo el mundo, corresponde al sistema de los
Notarios-Funcionarios, que se han agrupado a partir de 1948 en una organización mundial La
Unión Internacional del Notariado Latino, que a la fecha reúne a más de sesenta países incluidos el
Japón, la China y diversas naciones africanas. Este sistema se caracteriza:

a) En cuanto al que ejerce la función, el que desempeña la función actúa como funcionario
y a la vez como profesional del Derecho.

En este sistema el Notario tiene un doble papel, el de funcionario, un funcionario sui-generis,


puesto que no es un oficial del Estado que dependa íntegramente de él para el ejercicio de su
función, aunque actúa por delegación de él, quien le señala su competencia territorial y le delega la
Fe Pública. Pero al mismo tiempo es un Profesional del Derecho que colabora con la correcta
formación del negocio.

b) En cuanto a su actuación, la intervención del notario construye (jurídicamente hablando)


solemniza y autentifica los actos.

La función notarial del sistema latino se caracteriza por:

1.- La colaboración en la construcción técnica de los contratos, aunque estos hayan sido
precedidos por asesoramiento de letrados quienes en algunos casos deben redactar la minuta, ya
que el notario puede negar su autorización en caso de incapacidad, falta de representación,
incumplimiento de normas, oposición a la ley, la moral o las buenas costumbres u omisión de
requisitos necesarios para la formalización del acto.
2.- La colaboración a la construcción jurídica del acto, ya que con su intervención hace nacer
eficazmente los negocios jurídicos formales.

3.- La Autenticación, es decir la imposición de la fe pública, con la que el negocio, acto o contrato,
adquiere veracidad plena

c) En cuanto a la competencia, abarca, en teoría, toda la esfera extrajudicial,


comprendiendo las actuaciones de la llamada jurisdicción voluntaria.

En este sistema, son de competencia del notario todos los actos de la esfera extrajudicial, ya que el
notario se limita a reconocer el derecho, no a discutirlo, y abarca también las actuaciones de la
llamada jurisdicción voluntaria, que cada vez más, se ha ido retirando del ámbito judicial, para
entregarse al notariado o en todo caso dejar a criterio y elección del interesado el acudir a una u
otra jurisdicción.

d) En cuanto a la organización: Se apoya en una base corporativa, los colegios,


asociaciones de Notarios, etc., sometidas a la autoridad del Estado a través de órganos
administrativos de la Administración Central.

El notario no depende de modo directo de ninguna autoridad administrativa, ejerce su función con
absoluta libertad e independencia y autonomía total, sin más límites que los que determinan las
leyes. Pero, depende de un organismo corporativo que de ninguna manera tiene injerencia o afecta
a la función misma, sino que afecta a los que la ejercen o desempeñan y es deber del estado
asegurar las condiciones profesionales y técnicas de los nombrados o de los que aspiren a ser
nombrados, señalar la competencia territorial de los notarios y fijar las normas generales que
garanticen el resultado de la función y las características formales a que deba sujetarse el
instrumento notarial para su eficacia.

Los países que siguen este sistema son entre otros, en Europa: Francia, Italia, Portugal, Alemania,
Austria, Holanda, Estado Vaticano, Luxemburgo, algunos cantones suizos, Grecia, Polonia, Rusia;
en Asia, Turkía, Japón, China; y, en América: Argentina, Brasil, Bolivia, Canadá, Colombia, Costa
Rica, Cuba, Chile, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, Louisiana (EEUU), Méjico, Paraguay,
Perú, Puerto Rico y Uruguay.