Está en la página 1de 4

LO S TRASTORNO S E N D O C R IN O S EN

PERROS Y E L .USO DE C IE R T A S
P R E P A R A C IO N E S HO RM O NALES

Por el Dr. JOHN E. MARTIN

Profesor asistente de Fisiología y Far­ trece casos de diabetes mellitus en


macología en la Escuela de Medicina perros durante los años de 1948 a
Veterinaria de la Universidad de 1953. Durante este período fueron
Pensylvania.
examinados en la Clínica un total de
Trabajo presentado por el autor 33.217 perros, dando una incidencia
en el “Gaines Veterinary Sympoáium de aproximadamente un caso de dia­
The Newer Knowledge about Dogs”, betes por cada 2.555 exámenes.
celebrado en Kankakee, Illinois, el 21 Un total de 35 casos mencionados
de octubre de 1953. Traducido de de otros lugares entre 1932 y 1952
“Gaines Dog Research Progresa”, dá un total de 48 casos. Es intere­
New York, Winter 1953-54 por Gus­ sante anotar que en un período de
tavo Huber Luna. cuarenta años, anterior a 1932, sola­
mente fueron mencionados 35 casos,
El diagnóstico y tratamiento de la muchos de ellos de escuelas euro­
mayoría de los desórdenes endocrinos peas. El aumento de incidencia de
en los animales deja mucho qué de­ la enfermedad en años recientes, re­
sear. El tema presentado aquí es un fleja probablemente métodos de diag­
ensayo de revisión de algo de la li­ nóstico más eficaces así como tam­
teratura pertinente a ciertas enfer­ bién una sutil apreciación de la ver­
medades endocrinas caninas. dadera naturaleza de la enfermedad.
Muchos casos presentando sín­ Los perros parecen mostrar una
tomas clásicos de diabetes mellitus diferencia de sexo en la incidencia
en perros, son reconocidos como ta­ de la diabetes. Son indispensables
les, pero hay indudablemente mu­ nuevos trabajos para establecer de­
chos atípicos o casos asintomáticos finitivam ente esta interesante di­
que pasan desapercibidos. La expe­ ferencia, pero parece que aproxima­
riencia de la medicina humana con­ damente se desarrollan signos clí­
firma este punto. Estudios muestran nicos de diabetes tres veces más en
que la incidencia de la diabetes me­ las hembras que en los machos.
llitus en perros parece ser ligera­ El cuadro clínico de la diabetes
mente inferior a un caso por cada mellitus es extremadámente comple­
.2.000 perros examinados. En el Hos­ jo. Como consecuencia del trastorno
pital Veterinario de la Universidad hídrico y del balance electrolítico,
de Pensylvania, han sido observados los perros ingieren excesivas canti­
FACULTAD DE MEDICINA'VETERINARIA Y DE ZOOTECNIA 317

dades de agua. La disminución del cada caso. E s recomendable que los


peso corporal citada en muchos ca­ animales sean hospitalizados hasta
sos, es particularmente debida a la que la dosificación de la insulina
marcada pérdida de agua. La dismi­ pueda ser determinada adecuada­
nución del peso corporal viene a ser mente. En la mayoría de los casos es
un signo clínico particularmente útil necesario que el propietario adminis­
si se considera que muchos perros tre la insulina en casa uespués de
con diabetes muestran apetito bueno que haya sido establecida la dosis,
o excesivamente voraz. La pérdida pero los perros diabéticos debían ser
de peso ordinariamente es gradual, sometidos periódicamente a exá­
pero puede ser rápida. En un caso menes veterinarios, especialmente
un perro Airedale perdió 18 libras, ,para determinar adecuadamente la
aproximadamente la mitad de su pe­ dosificación cuando haya que modi­
so corporal, durante un período de ficarla de acuerdo con las necesida­
seis meses. Cataratas y otros trastor­ des.
nos de la visión han sido citados en La dieta debe responder a las ne­
un número relativamente grande de cesidades nutricionales del animal
perros diabéticos, Sinembargo, en diabético sin agravar la condición
perros viejos con diabetes, las cata­ patológica. Esto quiere decir que de­
ratas pueden ser más de tipo senil be darse una dieta bien balanceada
que estar directamente relacionadas de alimentos conteniendo adecuadas
con la enfermedad. Cambios asocia­ proteínas, grasa y carbohidratos, lo
dos de la piel han sido mencionados mismo que minerales y vitaminas.
en muchos casos de diabetes mellitus El empleo de una dieta libre de car­
en perros, pero no se sabe si éstos bohidratos que se invocaba en años
son debidos a la enfermedad. La eli- pasados, no se considera necesaria o
ininación de excrementos persisten­ conveniente. Tres o cuatro comidas
temente untuosos es un signo impor­ diarias, en lugar de la una o dos a-
tante de enfermedad pancreática, costumbradas, son sugeridas como
que puede estar asociada con diabe­ una medida prudencial contra las
tes mellitus. reacciones insulínicas. Darles de co­
En casos severos de diabetes, es de mer unos pocos “bocados" antes de
esperar que debe encontrarse azúcar dormir, es particularmente conve­
en cualquier muestra de orina. El niente al respecto. Es necesario esta­
empleo más frecuente de exámenes blecer una rutina alimenticia y que
rutinarios de orina en la clínica, de­ los alimentos no sean omitidos. El
be indudablemente ayudar al veteri­ ejercicio debe ser moderado. El éxito
nario a descubrir algunos casos de del tratamiento depende en gran
diabetes que hoy pasan inadvertidos. parte de la naturaleza de la enfer­
La diabetes mellitus es tratada con medad y de la forma en que ella pue­
una base puramente sintomática. En da ser controlada. Es mucho lo que
la mayoría de los casos no compli­ se puede aprender de los métodos
cados de diabetes, el control de los propios de control, porque no existe
signos clínicos de la enfermedad es­ ninguna razón para pensar que los
tá basado en dos factorés: (1) El perros- diabéticos no puedan ser
uso de la insulina para reemplazar mantenidos en el mismo buen estado
la deficiencia existente de esta hor­ de salud que muchos cientos de dia­
mona, y (2) la regulación de la die­ béticos humanos.
ta y la actividad. La diabetes insípida o diabetes in­
La dosificación de la insulina tie­ cipiente es un estado caracterizado
ne grande importancia individual. inicialmente por la excreción de can­
No se puede dar una dosis media, tidades anormales de orina muy di­
porque ésta debe ser proporcional a luida, lo que conduce a una sed casi
318 FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA Y DE ZOOTECNIA

insaciable. Aparte de ésto, los pe­ Efectos y usos de la Cortisona, Hi-


rros con diabetes incipiente, no drocottisona y ACTH.
muestran comúnmente o t r o s sín­
tomas notorios, a excepción de algu­ La Cortisona, Hidrocortisona y
na pérdida de peso y una tendencia ACTH son preparaciones hormona­
a la constipación. Si el líquido no es les relativamente nuevas, y hasta el
proporcionado y el perro está impo­ presente su uso en Medicina Vete­
sibilitado de tomar cantidades sufi- rinaria ha sido de naturaleza limi­
} cientemente grandés de él, aparecen tada. Sinembargo, basados en su ya
signos de deshidratación y si el lí­ extensivo empleo en varias condicio­
quido no está disponible, los sín­ nes patológicas del hombre, parece
tomas se hacen severos. El trata­ razonable predecir que ellas llegarán
miento de la diabetes incipiente s« eventualmente a ser valiosos agen­
hace con la administración de la hor­ tes terapéuticos para los animales.
mona antidiurética. La diabetes in­ Por esto parece conveniente revisar
sípida se diferencia de la diabetes algunas de las más importantes ca­
mellitus y de la nefritis crónica por racterísticas y los usos mencionados
medio uel uroanálisis. de estos compuestos en perros.
El autor ha tratado un'total de
seis casos de artritis degenerativa
Cuadro 1. La Naturaleza y Frecuen­ (osteoide) en perros usando cual­
cia de los Signos Clínicos en la Dia­ quiera de las formas, oral o inyec­
betes Mellitus de los'■Perros 1 table, de Cortisona o Hidrocortiso­
na. La dosificación varía y fué ad­
P o lid ip s ia .................. .... (25) ’ ’ ministrada en dos o tres fracciones
Poliuria (Incluyendo incon­ por día. Las cantidades fueron gra­
tinencia, nocturia) . . . (23) dualmente reducidas hasta que se
Pérdida de p e s o .................... (22) llegó a una dosis diaria de manteni­
Cataratas (u otros trastor­ miento. En todos los casos clínicos
nos en la v i s i ó n ) ............... (18) se observó mejoría, a veces en un pe­
Apetito bueno o muy voraz (14) ríodo de dos a tres días y en la ma­
Vómitos . . . . . . . . . . (12) yoría de los casos ésta fué manteni­
Alteraciones de la piel (or­ da mediante una dosificación baja
dinariamente no inflama­ continua.
torias) ..................................( 9 ) El caso siguiente es ilustrativo de
Abdomen distendido o pen- la observación anotada: una hembra
doladó) . . . ....................... ( 9 ) Boxer de 6 años de edad fué presen­
Letargo (se fatigan fácil­ tada con la historia de haberse le­
mente) . . . / . . . . . . . ( 9 ) sionado los miembros posteriores
Diarrea .....................................( 3 ) siendo aún cachorro al saltar de un
Asociación de abcesos cutá­ automóvil. Tres meses antes de ser
neos ...................................... ( 3 ) presentado el perro empezó más bien
Presencia de excrementos repentinamente a cojear de ambas
u n tu o so s.............................. ( 2 ) patas traseras. Demostró dolor al
Ictericia ....................................( 1 ) caminar y tuvo incapacidad para su­
Obesidad .............................. ... ( 1 ) bir escaleras. Una radiografía mos­
tró artritis degenerativa de ambas
articulaciones de la rodilla, que tam­
! Compilación de un conjunto de bién abarcaba ambas articulaciones
48 casos de diabetes mellitus men­ de la cadera, en cierto grado. Dos
cionados por la literatura. días después de iniciado el trata­
miento con Hidrocortisona oral, el
’ ’ Indica la frecuencia de presen­ perro pudo subir escaleras y poco
tación. después fué observado saltando den­
FACULTAD DE MEDICINA'VETERINARIA Y DE ZOOTECNIA 319

tro de un automóvil. Al caminar, el empleada más frecuentemente. Mien­


movimiento de las dos piernas era tras la Cortisona a veces quita reac­
mucho más libre, y no-era eviden- ciones inflamatorias del ojo, no tie­
ciable el dolor. La dosificación fué ne efecto sobre ningún proceso in­
reducida y ha sido empleada por un feccioso. En presencia de infección,
período de dos meses con mejora­ pueden ser empleados antibióticos u
miento sintomático sostenido. Sin- otros agentes similares en combina­
embargo, una fadiogratía tomada ción con la Cortisona.
durante el curso del tratamiento no El Acetato de Cortisona ha sido
mostró ninguna alteración visible en usado conjuntamente con otros tra­
el proceso artrítico. Esta y otras ex­ tamientos sintomáticos en perros
periencias son similares a aquellas gravemente quemados.
observadas en el hombre, en el cual La Cortisona e Hidrocortisona son
se ha hallado que tanto la Cortisona compuestos relativamente no tóxicos.
como la Hidrocortisona pueden ser­ Sin embargo, ciertos efectos secun­
vir con bastante valor sintomático darios pueden hacerse evidentes,
pero no hay evidencia de que curen particularmente en presencia de do­
esta afección. La interrupción del sis altas o uso prolongado. Estos sig­
tratamiento conduce ordinariamente nos se evidencian ordinariamente al
a la remisión de los síntomas des­ principio del tratamiento y en la
pués de un período de tiempo varia­ mayor parte de los casos desapare­
ble. Como en el hombre, parece que cen al reducir las dosis.
la terapéutica oral con estos com­ El ACTH sólo, parece que no tie­
puestos es tan eficiente como la in­ ne acción farmacológica evidente
yección intramuscular- y la primera cuando es inyectado a un animal. Sus
parece la ruta preferible para la ad­ efectos sólo se hacen notorios cuan­
ministración en perros. do ha aumentado la producción de
La Cortisona es considerada de hormona cortical por la corteza a-
utilidad en inflamaciones que com­ drenal. Aunque no se han publicado
prenden varias porciones del ojo. informes sobre el uso clínico del
Bajo la forma de pomada es aplica­ ACTH en perros, se puede decidir su
da dos o tres veces diariamente, empleo en los mismos tipos de afec­
mientras que la solución debe ser ciones que la Cortisona.