Está en la página 1de 3

“Lo imposible” y el problema con las compañías de seguros

La película “Lo imposible” refleja la debilidad del ser humano, y deja entrever cómo el

hombre siempre termina sucumbiendo ante la naturaleza. Sin embargo, no estamos aquí para

filosofar sobre la debilidad de nuestra especie, si no, para hacer una reflexión crítica y jurídica

sobre los hechos vistos en el filme; y es que, en primera instancia, puede que nos parezca una

simple película dramática, de esas que hacen llorar a mujeres y hombres por igual, pero no es así;

dentro de ella podemos encontrar cientos y cientos de problemas jurídicos que necesitan ser

analizados; y el día de hoy, me quiero centrar específicamente en uno de ellos: el problema de

los contratos de seguros.

Así pues, le brindaré al lector una breve sinopsis de la película, para consiguientemente,

analizar el problema jurídico que da valor al título de este texto.

El filme está basado en hechos reales, más precisamente, en el terremoto del océano Índico de

2004, que tuvo como zonas afectadas a países como Indonesia, Tailandia, India, China, entre

otras. En este caso, somos testigos de las vivencias de una familia de turistas que estaban

pasando nochebuena en Tailandia, cuando, dos días después, fueron sorprendidos por el tsunami.

El escenario para dicha familia era totalmente desalentador, habían quedado completamente

separados unos de otros, no tenían idea si los demás integrantes de la familia habían sobrevivido,

o si habían perdido su vida tras la inundación. Afortunadamente para ellos, (y suponiendo que el

lector ya habrá visto la película para así evitar cualquier spoiler) pudieron reencontrarse, y un

avión suministrado por su compañía de seguros pudo evacuarlos de la zona.

Ese fue el momento en que a las personas en las salas de cine se les resbaló una lágrima de

alegría, pues después de casi dos horas, lograron ver como la familia de la película estaba a
salvo, y en camino a su país natal. Pero, aquí viene mi pregunta: ¿Qué hubiese sucedido si la

compañía de seguros no respondía, o si respondía de manera ineficaz, o incluso peor, si las

catástrofes naturales no estuviesen incluidas dentro del seguro de viaje que la familia había

adquirido? Estas preguntas serán la base de mi reflexión.

Yo tomo a los sucesos de la película como el mejor de los eventos posibles, pues la compañía

de seguros que habían contratado, respondió eficazmente al haber recogido a la familia, en el

momento en que todos se encontraron reunidos y listos para partir de la ciudad. Partiendo de

esto, queda por establecer cuáles serían los otros eventos que hubiesen perjudicado a la familia

en cuestión.

Creo que no es prudente tener en cuenta al evento en que la compañía de seguros hubiese

respondido de manera ineficaz ante la emergencia, pues para eso, tendría que ver

minuciosamente los hechos y adentrarme en un análisis aún más profundo del caso. Razón por la

que, tendré en cuenta los supuestos en que la compañía no hubiese respondido, o que ni siquiera

hubiese incluido una emergencia natural dentro del plan de seguro.

Así las cosas, imaginemos este caso: la familia (en una ciudad destruida, sin bienes, sin

dinero; sobreviviendo únicamente con la ropa que llevan puesta) no es auxiliada por la compañía

de seguros, y queda a merced de la administración local. Si suponemos que no fueron auxiliados

por la simple negligencia de la compañía, entraríamos en el área de las indemnizaciones, y dicha

indemnización estaría sujeta a lo que vivieren estas personas desde el momento de la inundación,

hasta que estuviesen dentro de su zona de confort. Aquí no habría lugar a probar nada, con el

hecho irrefutable de que habían contratado un seguro de viaje que los aseguraba ante cualquier

riesgo, y que en dicho viaje sufrieron un daño producto de un evento de la naturaleza, ya existe
causal suficiente para demostrar que la compañía de seguros tenía que actuar, lo cual, en este

hecho hipotético, no hizo.

Ahora bien, supongamos que la compañía de viajes no actuó debido a que una catástrofe

ambiental no estaba incluida dentro del plan de seguros que la familia había adquirido

anticipadamente al viaje. En este punto debo resaltar que esto no es únicamente un caso

hipotético, pues muchas compañías de seguros en la actualidad no incluyen a los eventos

catastróficos como un evento en el que el usuario pueda hacer uso del seguro. La razón de esto

no la conozco, pero sin necesidad de hacer un análisis profundo, alcanzo a suponer que es por los

gastos que implicaría un evento de fuerza mayor, como lo sería un tsunami o un terremoto. De

esta forma, las compañías de seguro se limitan únicamente a eventos más cotidianos, como lo

sería una enfermedad menor, o algún accidente leve.

Opino que, a raíz de que cuando una familia adquiere un seguro de viajes, lo hace porque

quiere estar protegida ante cualquier evento; las compañías de seguros, sea cual sea, debería

garantizar una protección ante cualquier suceso, fuese algo tan cotidiano como una gripe, como a

un evento significativamente mayor, como lo sería el tsunami evidenciado en la película. De esta

manera, quiero concluir esta reflexión, ansiando que legislen sobre este tema, para así evitar que

familias como estas, se queden varadas en el lugar donde estén, por la falta de empatía de las

compañías de seguros.