Está en la página 1de 2

Mitigación y adaptación al cambio climático.

La adaptación y la mitigación son las dos respuestas principales al cambio


climático. Constituyen dos caras de la misma moneda: la mitigación se ocupa de
las causas del cambio climático y la adaptación aborda sus impactos. (anexo 1)

El cambio climático en Guatemala


El cambio climático se manifestará en nuestro país esencialmente como un
problema de manejo de agua. Así como hemos tenido deficiencia de lluvias en los
últimos dos años, en la década pasada las variaciones de clima se expresaron
como un aumento en los eventos extremos de lluvia, no solo tormentas tropicales
y huracanes, sino eventos de lluvias torrenciales que resultaron en inundaciones y
deslaves con un saldo de muertos y damnificados muy considerable. Necesitamos
entonces prepararnos para afrontar períodos intercalados de deficiencia de lluvia,
a través de un aumento en nuestra capacidad de almacenamiento y movilización
de agua, con períodos de exceso de lluvia donde tendremos que tener una mejor
infraestructura para reducir los impactos de las inundaciones y la probabilidad de
deslaves mortíferos.
El cambio climático también traerá temperaturas más altas lo que aumentará la
probabilidad de tener regiones áridas y con menor productividad agrícola. Los
modelos climáticos muestran un aumento de temperatura entre los 2 y los 4
grados centígrados en el transcurso del presente siglo. El nivel real de aumento de
temperatura que se observará dependerá de los niveles de emisión de gases
contaminantes que se tengan en todo el mundo.

Mitigación y adaptación al cambio climático en Guatemala


Con el objetivo de establecer las regulaciones necesarias para prevenir, planificar
y responder de manera urgente, adecuada, coordinada y sostenida a los impactos
del cambio climático en el país, el Pleno del Congreso de la República aprobó el
decreto 7-2013 “Ley Marco para Regular la Reducción de la Vulnerabilidad, la
Adaptación Obligatoria ante los Efectos del Cambio Climático y la Mitigación de
Gases de Efecto Invernadero”. Esta Ley fue aprobada el 5 de septiembre del
2013. (Anexo 2).
Anexo 1