Está en la página 1de 10

Instituto Superior de Formación Docente y Técnica

Nº 44

Tecnicatura Superior en Análisis de Sistemas

Práctica Profesional

Trabajo Práctico N° 3:
Computación Cuántica

Profesor: Lic. Patricio Meaca

Curso: 3° U

Alumno: Mauricio Codega

Año: 2020
Actividades:

1. ¿Qué es la Computación cuántica?

La computación cuántica es una forma radicalmente nueva de procesar la información,


posibilitada por propiedades exclusivas de la mecánica cuántica tales como la superposición de
estados (que origina el denominado paralelismo cuántico) y la existencia de correlaciones sin
análogo clásico (entrelazamiento y correlaciones cuánticas).
La ventaja de estas propiedades es que permiten en principio resolver ciertos problemas
que resultan muy difíciles para la computación actual. Este tipo de problemas se
denominan duros o hard: En ellos, el número de pasos, es decir de operaciones necesarias para
llevar a cabo cierto cálculo (y por lo tanto el tiempo de cálculo) aumenta "exponencialmente" con el
tamaño de la entrada. En forma sencilla, esto quiere decir esencialmente que el tiempo de cálculo
se duplica (o se multiplica por algún factor mayor a 1) cada vez que aumentamos el tamaño de la
entrada en una unidad. El tiempo de cómputo de un problema de este tipo puede pasar de unas
horas a un tiempo aún mayor que la edad del universo!, tan sólo aumentado ligeramente el tamaño
de la entrada.

Un ejemplo típico y de sumo interés actual de un problema considerado hard es el de la


factorización. Factorizar un número natural significa escribirlo como producto de factores primos,
es decir de números más pequeños que sólo son divisibles por 1 y por si mismos. Por ejemplo,
factorizar el número 15 (un número de dos dígitos) significa escribirlo como 3x5, de modo que 15 es
divisible por 3 (15/3=5) y por 5 (15/5=3), pero 3 y 5 no son divisibles por ningún número salvo por 1
y el mismo número.
Factorizar parece pues a primera vista un problema fácil y sin interés práctico. En realidad es
todo lo contrario: Difícil y de sumo interés práctico. Si bien la factorización de un número de pocos
dígitos parece y es de hecho una tarea fácil para cualquier PC actual, la factorización de un número
de muchos dígitos (por ejemplo 300) no lo es en absoluto. El número de pasos aumenta en
realidad exponencialmente con el número de dígitos. Por ejemplo, la factorización del siguiente
número de 232 dígitos, se logró recién en 2010 y demandó alrededor de dos años en cientos de
máquinas (hubiese tardado alrededor de mil años en una sola PC actual). Para un número de 300
dígitos el tiempo sería de alrededor de un millón de años en una PC actual.
La pregunta que surge inmediatamente es ¿Pero a quién puede interesarle factorizar
números de este tamaño? Parecería que sólo a matemáticos (y posiblemente a algunos físicos
teóricos) pero a nadie más. Sin embargo, es un problema que interesa enormemente no sólo a los
matemáticos y físicos sino también a los bancos y al sistema financiero y especialmente a los
servicios de espionaje: La criptografía actual, empleada tanto en las transacciones con tarjetas de
crédito por internet como en el envío de mensajes en clave por parte de organismos militares, se
basa esencialmente en la dificultad para factorizar tales números grandes. De ser posible una
rápida factorización de estos números, se podrían quebrar las claves empleadas y hacer temblar el
sistema financiero y el aparato militar mundial.

La criptografía actual se denomina asimétrica o de clave pública, pues la clave para encriptar
el mensaje es de público conocimiento pero la clave para descifrar el mismo sólo está en poder del
receptor. La obtención de la clave del receptor a partir de la clave pública es en principio posible,
pero requiere precisamente la factorización de un número grande.
En el año 1994, Peter Shor, un matemático de los laboratorios Bell, demostró que de ser
posible construir una computadora cuántica, esta podría transformar el problema de la
factorización de hard a factible, y podría entonces quebrar la criptografía actual (al menos la basada
en la dificultad de factorización). Por ejemplo, podría reducir los tiempos de cómputo que exige la
factorización de millones de años a quizás pocos minutos. Pero lo importante no es en realidad esto
sino que tal tiempo de cómputo no aumentaría rápidamente con el tamaño de la entrada, es decir
con el número de dígitos. Es un resultado que va ciertamente más allá que la computación clásica
(la actual).
¿Qué es lo que hace tan potente a una computadora cuántica? Un
aspecto central es el paralelismo cuántico derivado de la
posibilidad de superposición. Un sistema cuántico puede estar en
varios estados a la vez. Por ejemplo, el electrón del átomo de
hidrógeno en su estado fundamental está en un estado de energía
definida (la más baja), pero no en una posición definida: Se
encuentra en realidad en una superposición de estados de
posición definida. Viendo este fenómeno desde la perspectiva de
la informática, significa que es posible
superponer distintas entradas en una computadora cuántica, y
está procesa todas esta entradas al mismo tiempo, pues la
superposición de entradas la ve como una sola entrada más. Otro
aspecto central aunque más difícil de explicar es la presencia de
entrelazamiento cuántico, es decir, de correlaciones cuánticas sin
análogo clásico, que hacen que la computadora cuántica no pueda
ser simulada eficientemente por una computadora clásica.

Las computadoras cuánticas no se basan en bits, como las computadoras clásicas (las
actuales), sino en qubits, es decir, quantum bits. Mientras el bit de las computadoras clásicas pude
tomar los valores 0 o 1 únicamente, el quantum bit puede estar en los estados 0 y 1, pero
también en cualquier superposición de ambos estados. El estado de un qubit puede verse como un
punto en la superficie de una esfera (llamada esfera de Bloch). La computadora clásica es un caso
restringido muy especial de la cuántica: Aquel en que el qubit sólo puede estar en el polo norte o
en el polo sur de la esfera.

El problema de la factorización no es el único que las computadoras cuánticas pueden


resolver en forma más eficiente que las clásicas (es decir, las basadas en bits). Otros
problemas hard, tal como el de búsqueda de un objeto en un conjunto desordenado (tal como
encontrar el titular de un número telefónico a partir de una guía conociendo sólo el número)
pueden ser también resueltos en forma más eficiente por una computadora cuántica, aunque en el
caso de la búsqueda la reducción del número de pasos no es tan espectacular como en el caso de la
factorización, como mostró el informático hindú Lov Grover en 1996. Nuevos algoritmos
cuánticos capaces de resolver problemas duros en forma eficiente han sido recientemente
desarrollados, como por ejemplo la resolución de sistemas lineales de grandes dimensiones (en
realidad, la obtención de cierta información a partir de la solución), desarrollado en 2009.
Sin embargo, una computadora cuántica capaz de resolver los problemas anteriores no ha
sido aún construida. Este es uno de los mayores desafíos de la física actual. Hasta ahora, sólo se han
construido computadoras cuánticas de pocos qubits. Para que la computadora cuántica funcione
como tal, es necesario que se mantenga la coherencia cuántica y evitar la decoherencia, originada
por la interacción de los componentes cuánticos con el entorno. Se requiere pues un control muy
preciso del sistema, tanto en su preparación como su evolución y medida final. Recordemos sin
embargo que hace no tanto tiempo, una computadora con la rapidez y memoria de las actuales
notebooks o PC's no le parecía factible a nadie, ni siquiera a los propios diseñadores o fabricantes
de PC´s. Pensemos por ejemplo en una de las primeras computadoras electrónicas, la famosa
computadora ENIAC de 1946, que pesaba 27 toneladas! y ocupaba 63 metros cuadrados! Es pues
posible que en un futuro no muy lejano, una computadora cuántica capaz de resolver
problemas hard pueda ser construida. La palabra final la tienen por el momento los físicos!
IBM ha diseñado un procesador
cuántico que funciona a disposición del
público en internet. La computación
cuántica representa una evolución de la
tecnología informática, que puede permitir
un cálculo exponencialmente más rápido
que los que realizan cualquiera de las más
potentes computadoras actuales.
El procesador cuántico de IBM tiene
sólo cinco qubits, pero la compañía espera
que procesadores de 50 a 100 qubits
puedan surgir dentro de la próxima década.
Este se encuentra en su Centro de Investigación TJ Watson en Nueva York.
Los procesadores cuánticos son muy sensibles a los efectos de la temperatura, por lo que se
mantiene súper enfriado en un refrigerador criogénico. En la figuras se ven el laboratorio, parte del
dispositivo y un chip.

La tecnología está todavía en una


etapa muy temprana, pero este es un
"pequeño paso" hacia el desarrollo de las
llamadas computadoras cuánticas
"universales", que eventualmente, podrían
llegar a utilizar más de 100.000 qubits, y
que serían capaces de resolver cálculos
actualmente imposibles de procesar.
La sola idea de que esta
computadora está disponible para todos
aquellos que quieran usarla, puede llamar
la atención del público en general, y animar
a más gente a interesarse en que la computación cuántica, y en tratar de conocer como la física, y
más precisamente la Mecánica Cuántica, hace posible esta nueva forma de calcular.
El potencial de la computación cuántica para realizar cálculos avanzados, también es una
preocupación para la industria de la seguridad, ya que como mencionamos antes, una computadora
cuántica puede ser capaz de quebrar fácilmente los métodos de encriptación existentes. Las
normas de seguridad actuales se basan en la extrema complejidad del cifrado, que resulta
imposible de desencriptar para cualquier computadora clásica actual.

Cronologia de la computación cuántica


Años 1980
A comienzos de la década de 1980, empezaron a surgir las primeras teorías que apuntaban a
la posibilidad de realizar cálculos de naturaleza cuántica.
1981 - Paul Benioff
Las ideas esenciales de la computación cuántica surgieron de la mente de Paul Benioff,
quien trabajaba en el Argone National Laboratory, en Illinois, Estados Unidos. Imaginó un
ordenador tradicional (máquina de Turing) que trabajaba con algunos principios de la mecánica
cuántica.
1981-1982 Richard Feynman
Richard Feynman, físico del Instituto de Tecnología de California (Estados Unidos) y ganador
del Premio Nobel en 1965, presentó una ponencia durante la Primera Conferencia sobre la Física de
la Computación, realizada en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (Estados Unidos). Su charla,
titulada Simulación de la física con computadoras (Simulating physics with computers), proponía el
uso de fenómenos cuánticos para realizar cálculos computacionales y exponía que, dada su
naturaleza, algunos cálculos de gran complejidad se realizarían más rápidamente en un ordenador
cuántico.
1985 - David Deutsch
David Deutsch, físico israelí de la Universidad de Oxford, Inglaterra, describió el primer
computador cuántico universal, es decir, capaz de simular cualquier otro computador cuántico
(principio de Church-Turing ampliado). De este modo, surgió la idea de que un computador
cuántico podría ejecutar diferentes algoritmos cuánticos.
Años 1990
En esta época la teoría empezó a plasmarse en la práctica: aparecieron los primeros
algoritmos cuánticos, las primeras aplicaciones cuánticas y las primeras máquinas capaces de
realizar cálculos cuánticos.
1993 - Dan Simon
Desde el departamento de investigación de Microsoft (Microsoft Research), surgió un
problema teórico que demostraba la ventaja práctica que tendría un computador cuántico frente a
uno tradicional.
Comparó el modelo de probabilidad clásica con el modelo cuántico y sus ideas sirvieron
como base para el desarrollo de algunos algoritmos futuros (como el de Shor).
1993 - Charles Benett
Este trabajador del centro de investigación de IBM en Nueva York descubrió
el teletransporte cuántico y que abrió una nueva vía de investigación hacia el desarrollo de
comunicaciones cuánticas.
1994-1995 Peter Shor
Este científico estadounidense de AT&T Bell Laboratories definió el algoritmo que lleva su
nombre y que permite calcular los factores primos de números a una velocidad mucho mayor que
en cualquier computador tradicional. Además su algoritmo permitiría romper muchos de los
sistemas de criptografía utilizados actualmente. Su algoritmo sirvió para demostrar a una gran
parte de la comunidad científica que observaba incrédula las posibilidades de la computación
cuántica, que se trataba de un campo de investigación con un gran potencial. Además, un año más
tarde, propuso un sistema de corrección de errores en el cálculo cuántico.
1996 - Lov Grover
Inventó el algoritmo de búsqueda de datos que lleva su nombre, algoritmo de Grover.
Aunque la aceleración conseguida no es tan drástica como en los cálculos factoriales o en
simulaciones físicas, su rango de aplicaciones es mucho mayor. Al igual que el resto de algoritmos
cuánticos, se trata de un algoritmo probabilístico con un alto índice de acierto.
1997 - Primeros experimentos
En 1997 se iniciaron los primeros experimentos prácticos y se abrieron las puertas para
empezar a implementar todos aquellos cálculos y experimentos que habían sido descritos
teóricamente hasta entonces. El primer experimento de comunicación segura usando criptografía
cuántica se realiza con éxito a una distancia de 23 km. Además se realiza el primer teletransporte
cuántico de un fotón.
1998 - 1999 Primeros cúbits
Investigadores de Los Álamos y el Instituto
Tecnológico de Massachusetts consiguen propagar el
primer cúbit a través de una solución de aminoácidos.
Supuso el primer paso para analizar la información que
transporta un cúbit. Durante ese mismo año, nació la
primera máquina de 2 cúbits, que fue presentada en
la Universidad de Berkeley, California (EE. UU.) Un año
más tarde, en 1999, en los laboratorios de IBM-Almaden,
se creó la primera máquina de 3 cúbits y además fue
capaz de ejecutar por primera vez el algoritmo de
búsqueda de Grover.
Año 2000 hasta ahora
2000 - Continúan los progresos
De nuevo IBM, dirigido por Isaac Chuang (Figura
4.1), creó un computador cuántico de 5 cúbits capaz de ejecutar un algoritmo de búsqueda de
orden, que forma parte del Algoritmo de Shor. Este algoritmo se ejecutaba en un simple paso
cuando en un computador tradicional requeriría de numerosas iteraciones. Ese mismo año,
científicos de Los Álamos National Laboratory (EE. UU.) anunciaron el desarrollo de un computador
cuántico de 7 cúbits. Utilizando un resonador magnético nuclear se consiguen aplicar pulsos
electromagnéticos y permite emular la codificación en bits de los computadores tradicionales.
2001 - El algoritmo de Shor ejecutado
IBM y la Universidad de Stanford, consiguen ejecutar por primera vez el algoritmo de Shor
en el primer computador cuántico de 7 cúbits desarrollado en Los Álamos. En el experimento se
calcularon los factores primos de 15, dando el resultado correcto de 3 y 5 utilizando para ello 1018
moléculas, cada una de ellas con siete átomos.
2005 - El primer Qbyte
El Instituto de Óptica e Información Cuántica de la Universidad de Innsbruck (Austria)
anunció que sus científicos habían creado el primer qbyte, una serie de 8 cúbits utilizando trampas
de iones.
2006 - Mejoras en el control del cuanto
Científicos en Waterloo y Massachusetts diseñan métodos para mejorar el control del
cuanto y consiguen desarrollar un sistema de 12 cúbits. El control del cuanto se hace cada vez más
complejo a medida que aumenta el número de cúbits empleados por los computadores.
2007 - D-Wave
La empresa canadiense D-Wave Systems había supuestamente presentado el 13 de febrero
de 2007 en Silicon Valley, una primera computadora cuántica comercial de 16 cúbits de propósito
general; luego la misma compañía admitió que tal máquina, llamada Orion, no es realmente una
computadora cuántica, sino una clase de máquina de propósito general que usa algo de mecánica
cuántica para resolver problemas.
2007 - Bus cuántico
En septiembre de 2007, dos equipos de investigación estadounidenses, el National Institute
of Standards (NIST) de Boulder y la Universidad de Yale en New Haven consiguieron unir
componentes cuánticos a través de superconductores.
De este modo aparece el primer bus cuántico, y este dispositivo además puede ser utilizado
como memoria cuántica, reteniendo la información cuántica durante un corto espacio de tiempo
antes de ser transferido al siguiente dispositivo.
2008 - Almacenamiento
Según la Fundación Nacional de Ciencias (NSF) de los EE. UU., un equipo de científicos
consiguió almacenar por primera vez un Qubit en el interior del núcleo de un átomo de fósforo, y
pudieron hacer que la información permaneciera intacta durante 1.75 segundos. Este periodo
puede ser expansible mediante métodos de corrección de errores, por lo que es un gran avance en
el almacenamiento de información.
2009 - Procesador cuántico de estado sólido
El equipo de investigadores estadounidense dirigido por el profesor Robert Schoelkopf, de
la Universidad de Yale, que ya en 2007 había desarrollado el Bus cuántico, crea ahora el primer
procesador cuántico de estado sólido, mecanismo que se asemeja y funciona de forma similar a un
microprocesador convencional, aunque con la capacidad de realizar solo unas pocas tareas muy
simples, como operaciones aritméticas o búsquedas de datos.
Para la comunicación en el dispositivo, esta se realiza mediante fotones que se desplazan sobre el
bus cuántico, circuito electrónico que almacena y mide fotones de microondas, aumentando el
tamaño de un átomo artificialmente.
2011 - Primera computadora cuántica vendida
La primera computadora cuántica comercial es vendida por la empresa D-Wave Systems,
fundada en 1999, a Lockheed Martin por 10 millones de dólares.
2012 - Avances en chips cuánticos
IBM anuncia que ha creado un chip lo suficientemente estable como para permitir que la
informática cuántica llegue a hogares y empresas. Se estima que en unos 10 o 12 años se puedan
estar comercializando los primeros sistemas cuánticos.
2013 - Computadora cuántica más rápida que un computador convencional
En abril la empresa D-Wave Systems lanza el nuevo computador cuántico D-Wave Two el
cual es 500 000 veces superior a su antecesor D-Wave One, con un poder de cálculo de 439 cúbits.
Realmente el D-Wave Two tuvo graves problemas finalmente, dado que no tenía las mejoras de
procesamiento teóricas frente al D-Wave One.7 Este fue comparado con un computador basado en
el microprocesador Intel Xeon E5-2690 a 2.9 GHz, teniendo en cuenta que lo obteniendo, es decir,
el resultado en promedio de 4000 veces superior.
En 2016, Intel trabaja en el dominio del silicio por el primer ordenador cuántico
En mayo de 2017, IBM presenta un nuevo procesador cuántico comercial, el más potente
hasta la fecha de 17 cúbits.
2019 - Primer ordenador cuántico para uso comercial
En el CES de 2019, IBM presentó el IBM Q System One, el primer ordenador cuántico para
uso comercial. En el mismo se combina tanto la computación cuántica como "tradicional" para
ofrecer un sistema de 20 qubits para su utilización en investigaciones y grandes cálculos.
El 18 de septiembre, IBM anunció que lanzará pronto su decimocuarto ordenador cuántico
de 53 qubits, el más grande y potente de forma comercial hasta la fecha.
El 20 de septiembre, el Financial Times publicó por primera vez "Google afirma haber alcanzado
la supremacía cuántica".

2. ¿Qué es la lista Di Vincenzo?

Aún no se ha resuelto el problema de qué hardware sería el ideal para la computación


cuántica. Se ha definido una serie de condiciones que debe cumplir, conocida como la lista de Di
Vincenzo, y hay varios candidatos actualmente.

3. ¿Cuáles son sus condiciones?

 El sistema ha de poder inicializarse, esto es, llevarse a un estado de partida conocido y


controlado.
 Ha de ser posible hacer manipulaciones a los cúbits de forma controlada, con un conjunto
de operaciones que forme un conjunto universal de puertas lógicas (para poder reproducir
cualquier otra puerta lógica posible).
 El sistema ha de mantener su coherencia cuántica a lo largo del experimento.
 Ha de poder leerse el estado final del sistema, tras el cálculo.
 El sistema ha de ser escalable: tiene que haber una forma definida de aumentar el número
de cúbits, para tratar con problemas de mayor coste computacional.

4. ¿Cuáles son los candidatos a cumplir?

 Espines nucleares de moléculas en disolución, en un aparato de Resonancia


Electromagnética.
 Flujo eléctrico en dispositivos superconductores de interferencia cuántica o
SQUID.

 Iones suspendidos en vacío.


 Puntos cuánticos en superficies sólidas.
 Imanes moleculares en micro-SQUID.

 Computadora cuántica de Kane.

 Computación adiabática, basada en el teorema adiabático.