Está en la página 1de 10

ESTRATIFICACIÓN SOCIAL

El concepto de “estratificación” se puede entender en un doble sentido, bien como un proceso


en virtud del cual una sociedad determinada queda dividida en diversos agregados, cada uno
de los cuales entraña un grado diferente de prestigio, propiedad y poder, o bien como el
resultado de ese proceso. Por tanto de esta doble aceptación se puede sacar como conclusión
que estratificación es el proceso y resultado de la división de la sociedad en estratos o capas.

En el área de sociología, se habla de estratificación social para hacer referencia a las


desigualdades existentes entre los individuos y grupos que conforman una sociedad humana.
Se podría afirmar que las sociedades están jerarquizadas por diferentes estratos y que los que
poseen más beneficios se encuentran en el tope de esta jerarquía mientras que los que tienen
menos privilegios, se encuentran abajo.

En la actualidad, tanto los adeptos a la teoría de Weber como los adeptos a la teoría marxista
coinciden en el hecho de que existe una desigualdad social que crece cada día más. Cuando se
habla de desigualdad social, se hace generalmente referencia a la manera en que las riquezas
materiales y financieras están repartidas en la población. Esta desigualdad se traduce en
diferencias en el sistema de valores de la sociedad.

Para ampliar el concepto un ejemplo de estratificación social puede ser en la sociedad maya,
la estratificación social contemplaba cinco grupos. En primer lugar, los sacerdotes quienes
tenían el poder y se encargaban de dirigir cada ciudad. En segundo lugar se encontraban el
grupo de los nobles conformado por caciques, jefes guerreros, altos funcionarios y sus
familias. En tercer lugar, los comerciantes seguidos en la escala por los artesanos y los
campesinos. Por último, en el quinto lugar, se encontraban los esclavos quienes habían
cometido delitos o eran prisioneros de guerra.

Según Karl Marx, el análisis marxista jerarquiza la sociedad en clases sociales más o menos
antagonistas en una lucha de clases: la clase obrera, la clase media, la burguesía o la sociedad
capitalista.

Por su parte, Max Weber realiza una clasificación de la sociedad siguiendo criterios de orden
económico, político y social. La esfera económica marca el origen de clases mientras que en la
esfera política, los partidos se enfrentan por la conquista del poder. Por último, en la esfera
social, el prestigio de las posiciones jerarquiza grupos de estatus.

Adam Smith concibe una estratificación social basada en la fuente de ingresos. El sociólogo
divide la sociedad comercial en tres grandes clases: los que perciben un salario que les asegura
su subsistencia, los que poseen un capital del cual obtienen un beneficio proporcional al riesgo
que corren al hacer inversiones y los propietarios que viven de las rentas de la tierra.

Aristóteles entiende la estratificación (sea económica, de poder, etc.) como causada directa o
indirectamente por una relación entre los atributos del individuo que los porta (productividad,
inteligencia, fuerza, belleza) y el efecto del sector social en el que se encuentra y que disputa
con estos atributos. La cosmovisión aristotélica de la estratificación es esencialmente
cuantitativa en las causas y cualitativa en los resultados. La estratificación social se concibe en
términos polares (los que tenderán a ser “ricos y pobres”) cuya realimentación sólo se evita
con una tercera instancia generada entre éstos (la “clase media”). Para Aristóteles, una
sociedad donde los polos sociales se fusionen en capas medias es en la única en la que existe
posibilidad de existencia de “hombres libres” contra una sociedad que tiende de otra forma a
ser de “amos y esclavos”, siendo la base de una sana comunidad política la que se encuentre
mayormente integrada por una clase media amplia sostenida por propiedades “moderadas y
suficientes”.

Alexander Hamilton, James Madison, y John Jay, también conocidos como “El federalista”
bajo un seudónimo anónimo, expresaron en su clásica exposición política escrita a través de
ensayos (The Federalist Papers), una clara posición sobre las clases y hasta sobre la ideología
de clase, que preanunciaba la visión materialista de las relaciones sociales, incluso más
específicamente marxiana que weberiana respecto a las infraestructuras económicas, aunque
para explicar la morfología de las clases se concentrara sólo en los atributos individuales y no
en las relaciones socioeconómicas que los individuos disputan:

- “La protección de facultades diferentes y desiguales para adquirir propiedad, produce


inmediatamente la existencia de diferencias en cuanto a la naturaleza y extensión de la
misma; y la influencia de éstas sobre los sentimientos y opiniones de los respectivos
propietarios, determina la división de la sociedad en diferentes intereses y partidos”.
Tocqueville distingue cuatro tipos de poderes: sociales, económicos, políticos e ideológicos o
culturales. Si bien reconocía la importancia de la economía, su visión de la estratificación
social no concebía al poder económico, y ni siquiera a la capacidad económica de otro tipo de
poder, como fuente primera del poder social. El objetivo de Tocqueville no era reducir cada
uno en términos de un único factor supremo, sino ver a cada uno como un elemento único de
la sociedad mutuamente relacionado que ha cambia las relaciones entre sí como cambian las
circunstancias sociales. Por lo tanto, el poder de la riqueza es diferente en la Francia despótica
de lo que es en la aristocracia libre de Inglaterra, y diferente también del de la América
democrática.

Se distinguen tipos mayores de estratificación social: las castas, los estamentos, esclavitud y
las clases sociales.

Las castas: Son grupos rigurosamente jerarquizados y organizados por la ley religiosa que
determina su número, su composición y en algunos casos, sus privilegios. Su pertenencia a la
casta se hace desde su nacimiento y se transmite de generación a generación. Las castas están
basadas en la endogamia. El ejemplo más conocido es el de la India en el cual coexisten los
intocables y los brahmanes. Los estamentos dejan de ser tales y se transforman en castas
cuando los criterios de adscripción por honor son usurpados por determinadas familias o
círculos, mediante una organización puramente convencional que a pesar de seguir
diferenciándose por ocupaciones se transforma en étnica y organizada directamente en forma
religiosa.

Los estamentos: Los estamentos tienen lugar particularmente, en el feudalismo europeo.


Estos se originaron en sociedades en las cuales había una aristocracia en la cual la nobleza era
heredada. Los diferentes estratos que conforman los estamentos poseen tanto obligaciones
como derechos los unos hacia otros. Puede identificarse con una clase social o constituir una
agrupación de varias clases, pero sin clara conciencia de clase. En las sociedades estamentales
la situación de clase depende de la posición asignada previamente por el status que se posea y
no a la inversa, y por esto mismo los estamentos tienen a su vez atribuciones políticas,
mientras que en las sociedades clasistas sólo la posee un Estado cuya burocracia se supone
subordinada.
Esclavitud: La estratificación de amos/esclavos, también llamados sólo como esclavitud en
referencia a sólo uno de los extremos de la relación, se define directamente por la relación de
propiedad de unos individuos específicos sobre otros individuos específicos, o bien de un
grupo colectivo sobre el otro, usualmente a través del Estado como en el caso del despotismo
oriental entre una burocracia política y el resto de la población. Allí donde el derecho a poseer
esclavos se encuentra institucionalizado, puede llegar a ser parte de un privilegio específico
(estamental, de casta, étnico o regional), ya que la aceptación de una relación de esclavitud no
suele ser voluntaria, ni siquiera en su inicio. Cuando dicha relación se basa en la fuerza debe
existir, si acaso ocurre dentro de una sociedad que la apruebe, una reglamentación para que la
adquisición del esclavo no se base a su vez en la fuerza sino en criterios considerados
legítimos.

Las clases sociales: En este caso, el criterio de diferenciación es el ingreso. A diferencia de


los otros dos tipos de estratificación, las clases sociales no son de origen legal. Se distingue la
burguesía, la clase media y la clase obrera. En algunos países, con el ascenso de la clase
media, la sociedad se volvió más homogénea.

El concepto de estratificación social suele implicar que existe una jerarquía social así como
una desigualdad social estructurada, pero también puede implicar relaciones no jerárquicas y
una separación horizontal de la sociedad como sucede entre los estratos agrarios y urbanos. La
estratificación debe reflejarse institucionalmente y tener una consistencia y coherencia a través
del tiempo. Las formas de estratificación social, generalmente citadas, son las basadas en la
esclavitud, las castas, los estamentos y las clases sociales.

La estratificación social da cuenta o es un medio para representar la desigualdad social de una


sociedad en la distribución de los bienes materiales o simbólicos, económicos o culturales.
Con base en esto se suele clasificar según su expresión coloquial en clase alta, clase media y
clase baja, que tendería a describir polos cualitativamente distintos cuya demarcación
convencional en función del nivel de ingreso o de atributos culturalmente valorados puede
estar relacionada, aunque no directamente, con criterios más objetivos como el tipo de fuente
de ingreso o la posición de status.

Podemos concluir que: La estratificación social es la forma en que la sociedad se agrupa en


estratos sociales reconocibles de acuerdo a diferentes criterios de categorización. Se tiene en
cuenta la conformación de grupos de acuerdo a criterios establecidos y reconocidos, como ser
la ocupación e ingreso, riqueza y estatus, poder social, económico o político.

Un estrato social está constituido por un conjunto de personas relacionadas que están ubicadas
en un sitio o lugar similar dentro de la jerarquía o escala social, donde comparten similares
creencias, valores, actitudes, estilos y actos de vida. Se caracterizan por disponer de
cantidades relativas y tipos específicos de poder, de prestigio o de privilegios si los poseen. Si
bien el punto central de la estratificación se refiere a la distribución de bienes y atributos, la
estratificación social también se puede considerar sobre la base de la etnicidad, género y edad.

Toda sociedad tiene una necesidad básica de colocar y de motivar a los individuos en la
estructura social, de forma que todas las tareas y todos los roles indispensables para el buen
funcionamiento de la sociedad sean correctamente desempeñados.

Existen ciertas posiciones sociales más importantes que otras desde el punto de vista del buen
funcionamiento de la sociedad, y requieren además capacidades, talentos y sacrificios poco
frecuentes, como el investigador científico, el político profesional, el médico innovador, el
profesional de primera línea, etc. Es por eso que la sociedad estratifica las posiciones sociales
a diferentes niveles de recompensas, y así estimula y mantiene viva la motivación de los
capacitados.

La estratificación social estimula a las personas calificadas que posibilitan el buen


funcionamiento de la sociedad. Las posiciones sociales son la recompensa a los sacrificios de
estos individuos.
REFERENCIAS

https://www.euston96.com/estratificacion-social/
https://sociologia2011.files.wordpress.com/2012/01/tema-2-sociologc3ada1.pdf
C. Gómez Jaldón, y J. A. Domínguez Gomez: Sociología de la educación. Madrid: Pirámide,
2001.
Juan Ferrando Badía, "Casta, estamento y clase social", Revista de estudios políticos, ISSN
0048-7694, Nº 198, 1974, págs. 23-66
¿Cuáles son los rasgos característicos de las sociedades con mayor desigualdad social?

La desigualdad social tiene algunas características específicas y determinantes, como lo son:

1. Las grandes desigualdades en la distribución del ingreso y el crecimiento de la brecha entre


ricos y pobres.

2. Desigualdades en la Previsión Social.

3. Desigualdad en las oportunidades de trabajo y el desempleo.

4. Grandes desigualdades en la oportunidad de acceso a la educación.

5. Centralización territorial en la distribución de recursos.

También las inequidades se manifiestan en la atención de salud, educación, en la producción


de actividades y en la disponibilidad de recursos. Esta desigual oferta de actividades y
recursos se aprecia entre:

1. Los sectores públicos y privados.

2. Distintas regiones o comunas del país.

3. Diferencias por grupos sociales.

4. Diferentes niveles de atención de salud

La desigualdad es de carácter histórico y cambiante.

1) El acceso a los recursos está relacionado con las condiciones de vida cotidiana de la gente

2) El análisis de la desigualdad es fundamental para ver la relación entre recursos y poder

3) La consideración de desigualdad es ineludible, porque desde el acceso desigual a los


recursos y al poder, se pueden generar dinámicas de identificación colectiva.

Causas
En buena parte el origen de la desigualdad se encuentra en los procesos sociales, no naturales.
Siempre hay grados de desigualdades. No se conoce ninguna sociedad en la cual todos los
miembros tuviesen los mismos recursos, prestigio y capacidad de decisión en la comunidad.

Una de las causas actuales de la inequidad social es el gran auge del capitalismo en la mayor
parte del mundo, la legitimación de este modelo se ve en dos corrientes:

1) Funcionalista: La existencia de desigualdades es necesaria, porque sin recompensas las


personas se inhibirían de tener iniciativa, no encontrarían aliciente a su esfuerzo.

2) Crítica: Por las consecuencias fatales que tienen las desigualdades en la vida de la gente
más desfavorecida, que deja amplios colectivos en la pobreza y la marginación.

Un problema de carácter humano, es la ambición y el egoísmo, lo cual sería también una


consecuencia del modelo capitalista, pues la generalidad de los hombres no puede o no quiere
desprenderse de ninguna de sus comodidades para ayudar a que esta desigualdad social se
disminuya.

Al ser los gobiernos capitalistas y con políticas neoliberales, no existen o no se ejecutan las
políticas y planes de desarrollo suficientes de carácter educativo, de servicios públicos, de
distribución de espacios, de apoyo para la creación de empresas, etc.

¿Con qué valores éticos se relaciona la desigualdad social?

Por mucho que algunos sectores sociales reclamen mayor igualdad entre las personas, la
realidad es que el sistema de la desigualdad, el capitalismo neoliberal, sigue triunfando y
generando más distanciamiento entre una minoría y el resto. Porque los valores del
neoliberalismo se basan en la competitividad, en el individualismo, en la rivalidad por los
recursos y bienes y desecha la solidaridad y la empatía con el otro. El beneficio es el dios
supremo y éste valor machaca y derrota a cualquier otro, por muy ético que sea, que no
suponga el triunfo individualista. El triunfo en la carrera neoliberal no puede, en este sistema,
ser enturbiado por los valores humanitarios. El ganador debe vencer y machacar.
¿Cómo podría eliminarse la desigualdad social?

1. Invertir en cooperación y desarrollo: La puesta en marcha de proyectos de


cooperación y desarrollo es una buena vía para la reducción de la desigualdad.

2. Garantizar la protección de los civiles en emergencias humanitarias: Las guerras


son causa directa de las migraciones forzosas en el mundo. Los países desarrollados
pueden mitigar los efectos de estas situaciones atendiendo y brindando acogida a las
personas refugiadas o desplazas internas.

3. Creación de sistemas fiscales justos: Un sistema fiscal justo es aquel en el que cada
persona aporta en función de los bienes y la riqueza que posee. Todos los países deben
aprobar leyes orientadas en ese sentido.

4. Mejorar el acceso a recursos públicos básicos: La desigualdad no es solo


económica. También tiene que ver con el acceso a servicios básicos en las sociedades.
La apropiación de recursos naturales por parte de potencias en otros países, así como la
privatización de muchos de ellos, impide que millones de personas puedan llevar una
vida digna.

5. Contribuir al cuidado del medio ambiente: Fomentar las prácticas sostenibles no


solo contribuye a preservar el medio ambiente, sino que también ayuda a que millones
de personas en el mundo permanezcan en sus sitios de residencia y no los abandonen
en busca de nuevas formas de subsistencia.

6. Reducir las brechas salariales: Los países más desiguales del mundo suelen ser los
que presentan mayores brechas de salarios entre los trabajadores y los altos cargos o
empresarios. Esta brecha es una de las fuentes directas de pobreza y marginación
social.
Combatir la desigualdad no es una tarea sencilla, pero tampoco imposible. Con la
concienciación de todos y todas, y la colaboración en la medida de las posibilidades de cada
uno, los resultados pueden ser increíbles.