Está en la página 1de 5

Catecismo del Sábado 01/06/19

Rebaño del Buen Pastor


Los 10 mandamientos
Recordando que ya repasamos los primeros 8 mandamientos:

1. Adorarás al Señor tu Dios sobre todas las cosas.


2. No tomarás en falto el nombre del Señor tu Dios.
3. Santificarás las fiestas.
4. Honrarás a tu padre y a tu madre.
5. No matarás.
6. No cometerás actos impuros
7. No robarás
8. No darás falso testimonio

Continuaremos entonces con los últimos 2 mandamientos:

9. No consentirás en deseos ni pensamientos impuros


No codiciarás la casa de tu prójimo, ni codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni
su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo (Ex 20, 17).

El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón (Mt 5, 28)

Concupiscencia o codicia se define como toda forma vehemente de deseo humano. Es un apetito
que contraría la razón humana. Es una lucha de la carne contra el espíritu. PROCEDE DE LA
DESOBEDIENCIA DEL PRIMER MANDAMIENTO. Aunque no es una falta en si misma lleva a cometer
pecados.

San Juan distingue tres especies de codicia o concupiscencia: la concupiscencia de la carne, la


concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida (Cf. 1 Jn 2, 16). Soberbia: sentimiento de
superioridad frente a los demás que provoca un trato distante o despreciativo hacia ellos . El
noveno mandamiento trata sobre la concupiscencia de la carne.

 La purificación del corazón. El corazón es la sede de la moralidad, de este salen las malas
intenciones, asesinatos, adulterios, fornicaciones, etc. Por lo que en la lucha contra la
concupiscencia lo primero es la purificación del corazón. La sexta bienaventuranza
proclama: "Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios" (Mt 5,8).
 El combate por la pureza. El bautismo confiere la gracia de la purificación, como medida
inicial. Después de eso debemos mantenernos bajo la gracia de Dios mediante: la castidad,
la pureza de intención (la búsqueda de la voluntad de Dios), la pureza de la mirada exterior
e interior (rechazo de pensamientos y acciones impuras), la oración.
 El pudor. La pureza exige pudor. El pudor preserva la intimidad de la persona. Designa el
rechazo a mostrar lo que debe permanecer velado. El pudor es la modestia, puede ser de
vestimenta, de sentimientos (no decir todo lo que viene a la cabeza), de clima social
(información cuidadosa en medios sociales).
 Lo que se considera pudor varía de una cultura a otra. El punto final del ismo siempre es
mantener la dignidad del hombre, respetarse como persona humana creación de Dios.
10. No codiciarás bienes ajenos
No codiciarás... nada que sea de tu prójimo (Ex 20, 17).

No desearás... su casa, su campo, su siervo o su sierva, su buey o su asno: nada que sea de tu
prójimo (Dt 5, 21).

Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón (Mt 6, 21).

Completa el noveno. Prohíbe la codicia del bien ajeno, raíz del robo, de la rapiña y del fraude,
prohibidos por el séptimo mandamiento. La “concupiscencia de los ojos” (Cf. 1 Jn 2, 16) lleva a
la violencia y la injusticia prohibidas por el quinto precepto (Cf. Mi 2, 2). La codicia tiene su
origen, como la fornicación, en la idolatría condenada en las tres primeras prescripciones de la
ley (Cf. Sb 14, 12). El décimo mandamiento se refiere a la intención del corazón; resume, con
el noveno, todos los preceptos de la Ley.

 Este mandamiento prohíbe la avaricia, prohíbe el deseo desordenado de la riqueza y el


poder.
 Los comerciantes, que desean la escasez o la carestía de las mercancías, que ven con
tristeza que no son los únicos en comprar y vender, pues de lo contrario podrían
vender más caro y comprar a precio más bajo; los que desean que sus semejantes
estén en la miseria para lucrarse vendiéndoles o comprándoles... Los médicos, que
desean tener enfermos; los abogados que anhelan causas y procesos importantes y
numerosos...
 El décimo mandamiento prohíbe la envidia. La muerte entró al mundo por la envidia
del diablo. LA ENVIDIA ES UN PECADO CAPITAL.
 La pobreza de corazón. El Señor se lamenta de los ricos porque encuentran su
consuelo en la abundancia de bienes (Cf. Lc 6, 24). “El orgulloso busca el poder
terreno, mientras el pobre en espíritu busca el Reino de los cielos” (S. Agustín, serm.
Dom. 1, 3).

El deseo de la felicidad verdadera aparta al hombre del apego desordenado a los bienes de este
mundo, y tendrá su plenitud en la visión y la bienaventuranza de Dios. “La promesa de ver a Dios
supera toda felicidad. En la Escritura, ver es poseer. El que ve a Dios obtiene todos los bienes que
se pueden concebir” (S. Gregorio de Nisa, beat. 6).

Corresponde, por tanto, al pueblo santo luchar, con la gracia de lo alto, para obtener los bienes
que Dios promete. Para poseer y contemplar a Dios, los fieles cristianos mortifican sus
concupiscencias y, con la ayuda de Dios, vencen las seducciones del placer y del poder.

Recordar: Jesús resumió los mandamientos en amar a DIOS sobre todas las cosas (primeros 3),
amaras a tu prójimo como a ti mismo (últimos 7). Mateo 22, 34-40.

La Profesión de la Fe Cristiana
Breve resumen historia del credo, diferencias de ambas versiones, las 12 verdades del cuaderno.
Quien dice "Yo creo", dice "Yo me adhiero a lo que nosotros creemos". La comunión en la fe
necesita un lenguaje común de la fe, normativo para todos y que nos una en la misma confesión
de fe.

Esta síntesis de la fe no ha sido hecha según las opiniones humanas, sino que de toda la Escritura
ha sido recogido lo que hay en ella dé más importante, para dar en su integridad la única
enseñanza de la fe. Y como el grano de mostaza contiene en un grano muy pequeño gran número
de ramas, de igual modo este resumen de la fe encierra en pocas palabras todo el conocimiento
de la verdadera piedad contenida en el Antiguo y el Nuevo Testamento (S. Cirilo de Jerusalén, cate.
ill. 5,12).

Se llama a estas síntesis de la fe "profesiones de fe" porque resumen la fe que profesan los
cristianos. Se les llama "Credo" por razón de que en ellas la primera palabra es normalmente:
"Creo". Se les denomina igualmente "símbolos de la fe". El "símbolo de la fe" es la recopilación de
las principales verdades de la fe. De ahí el hecho de que sirva de punto de referencia primero y
fundamental de la catequesis.

La primera profesión de fe se hace en el bautismo, a estos e le llama sello bautismal.

Ha habido otros credos, como el credo del pueblo de Dios (a través de Adán todos pecamos, pablo
es la piedra de la iglesia), el credo fides Damasi, etc. Aunque estos no son vigentes, no se pueden
considerar inútiles ya que nos ayudan a entender la historia de la iglesia.

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo
visible y lo invisible.
Este es el articulo mas importante del credo, igual que con los mandamientos, todo lo demás es
explicación de lo primero. Se empieza confesando que hay un solo Dios, verdad que sabemos
desde la vieja alianza y que es confirmado por Jesús. Confesamos desde el Genesis que el es
creador de cielo y tierra (no estamos con esto negando lo descubierto por la ciencia, estamos
dándole sentido a la historia humana, quitándole el azar, dándole propósito a nuestra existencia).
Decimos cielo porque creemos en la existencia de un lugar donde habita dios, las criaturas
espirituales, los profetas y donde iremos nosotros también.

Decimos visible e invisible porque creemos en la existencia de seres espirituales, llamados


comúnmente ángeles, que son servidores y mensajeros de Dios, estos anuncian el nacimiento de
Cristo, aparecen en sueños, ayudan al pueblo judío en el viejo testamento, y vendrán con Jesús
(Mt 25,31).

Creo en Jesucristo, Hijo único de Dios…


Cristo es la traducción del hebreo ¨mesías¨ esto quiere decir ungido, o elegido por Dios para una
misión divina, así se les llamaba a los reyes, sacerdotes y algunos profetas antes de Jesús. Jesús se
proclamó hijo de Dios varias veces, notablemente en el Sanedrín cuando lo acusan ((Lc 22, 70; Cf.
Mt 26, 64; Mc 14, 61)), ser hijo indica una afiliación única con Dios, es distinto a los siervos,
superior a los ángeles.

El verbo se encarnó para que nosotros conociésemos así el amor de Dios, el verbo se encarnó para
ser nuestro modelo de santidad, el verbo se encarnó, para hacernos participes de la naturaleza
divina (porque si el hombre entra en comunión con Jesús, recibe la filiación divina y se convierte
en hijo de Dios).

Jesús se encarnó (tomo la forma de la carne, asumió la naturaleza humana) (1 Jn 4, 2).

El acontecimiento único y totalmente singular de la Encarnación del Hijo de Dios no significa que
Jesucristo sea en parte Dios y en parte hombre, ni que sea el resultado de una mezcla confusa
entre lo divino y lo humano. Él se hizo verdaderamente hombre sin dejar de ser verdaderamente
Dios. Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre. La Iglesia debió defender y aclarar esta
verdad de fe durante los primeros siglos frente a unas herejías que la falseaban.

María es invitada a concebir a aquel en quien habitará "corporalmente la plenitud de la divinidad"


(Col 2, 9). La respuesta divina a su "¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?" (Lc 1, 34) se
dio mediante el poder del Espíritu: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti" (Lc 1, 35).

Aquí viene en juego los dogmas marianos: la inmaculada concepción, la virginidad perpetua, la
asunción, …

Las frecuentes afirmaciones del Nuevo Testamento según las cuales Jesús "resucitó de entre los
muertos" (Hch 3, 15; Rm 8, 11; 1 Co 15, 20) presuponen que, antes de la resurrección, permaneció
en la morada de los muertos (Cf. Hb 13, 20). Es el primer sentido que dio la predicación apostólica
al descenso de Jesús a los infiernos; Jesús conoció la muerte como todos los hombres y se reunió
con ellos en la morada de los muertos. Pero ha descendido como Salvador proclamando la buena
nueva a los espíritus que estaban allí detenidos (Cf. 1 P 3,18-19).

"Hasta a los muertos ha sido anunciada la Buena Nueva..." (1 P 4, 6). El descenso a los infiernos es
el pleno cumplimiento del anuncio evangélico de la salvación. Es la última fase de la misión
mesiánica de Jesús.

Cristo, por tanto, bajó a la profundidad de la muerte (Cf. Mt 12, 40; Rm 10, 7; Ef 4, 9) para "que los
muertos oigan la voz del Hijo de Dios y los que la oigan vivan" (Jn 5, 25). Jesús, "el Príncipe de la
vida" (Hch 3, 15)

Hay un doble aspecto en el misterio Pascual: por su muerte nos libera del pecado, por su
Resurrección nos abre el acceso a una nueva vida. Esta es, en primer lugar, la justificación que nos
devuelve a la gracia de Dios (Cf. Rm 4, 25) "a fin de que, al igual que Cristo fue resucitado de entre
los muertos... así también nosotros vivamos una nueva vida" (Rm 6, 4). Consiste en la victoria
sobre la muerte y el pecado y en la nueva participación en la gracia (Cf. Ef 2, 4-5; 1 P 1, 3).

Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al Cielo y se sentó a la diestra de Dios"
(Mc 16, 19). El Cuerpo de Cristo fue glorificado desde el instante de su Resurrección como lo
prueban las propiedades nuevas y sobrenaturales, de las que desde entonces su cuerpo disfruta
para siempre (Cf. Lc 24, 31; Jn 20, 19. 26).

"mientras no haya nuevos cielos y nueva tierra, en los que habite la justicia, la Iglesia peregrina
lleva en sus sacramentos e instituciones, que pertenecen a este tiempo, la imagen de este mundo
que pasa. Ella misma vive entre las criaturas que gimen en dolores de parto hasta ahora y que
esperan la manifestación de los hijos de Dios" (LG 48). Por esta razón los cristianos piden, sobre
todo en la Eucaristía (Cf. 1 Co 11, 26), que se apresure el retorno de Cristo (Cf. 2 P 3, 11-12)
cuando suplican: "Ven, Señor Jesús" (Cf.1 Co 16, 22; Ap 22, 17-20).

Cristo afirmó antes de su Ascensión que aún no era la hora del establecimiento glorioso del Reino
mesiánico esperado por Israel (Cf. Hch 1, 6-7) que, según los profetas (Cf. Is 11, 1-9), debía traer a
todos los hombres el orden definitivo de la justicia, del amor y de la paz. El tiempo presente, según
el Señor, es el tiempo del Espíritu y del testimonio (Cf. Hch 1, 8), pero es también un tiempo
marcado todavía por la "tristeza" (1 Co 7, 26) y la prueba del mal (Cf. Ef 5, 16) que afecta también
a la Iglesia (Cf. 1 P 4, 17) e inaugura los combates de los últimos días (1 Jn 2, 18; 4, 3; 1 Tm 4, 1). Es
un tiempo de espera y de vigilia (Cf. Mt 25, 1-13; Mc 13, 33-37).

Jesús anunció en su predicación el Juicio del último Día. Entonces, se pondrán a la luz la conducta
de cada uno (Cf. Mc 12, 38-40) y el secreto de los corazones (Cf. Lc 12, 1-3; Jn 3, 20-21; Rm 2, 16; 1
Co 4, 5).

La actitud con respecto al prójimo revelará la acogida o el rechazo de la gracia y del amor divino
(Cf. Mt 5, 22; 7, 1-5). Jesús dirá en el último día: "Cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos
más pequeños, a mí me lo hicisteis" (Mt 25, 40).

Cristo es Señor de la vida eterna. El pleno derecho de juzgar definitivamente las obras y los
corazones de los hombres pertenece a Cristo como Redentor del mundo. "Adquirió" este derecho
por su Cruz. El Padre también ha entregado "todo juicio al Hijo" (Jn 5, 22;Cf. Jn 5, 27; Mt 25, 31;
Hch 10, 42; 17, 31; 2 Tm 4, 1). Pues bien, el Hijo no ha venido para juzgar sino para salvar (Cf. Jn
3,17) y para dar la vida que hay en él (Cf. Jn 5, 26). Es por el rechazo de la gracia en esta vida por lo
que cada uno se juzga ya a sí mismo (Cf. Jn 3, 18; 12, 48); es retribuido según sus obras (Cf. 1 Co 3,
12- 15) y puede incluso condenarse eternamente al rechazar el Espíritu de amor (Cf. Mt 12, 32; Hb
6, 4-6; 10, 26-31).

Pag 135