Está en la página 1de 16

Lección 8 CÉLULA EUCARIÓTICA.

Componentes estructurales y funcionales

Membranas celulares: Componentes estructurales y funciones Importancia de la


compartimentación celular
Introducción: Las envolturas celulares:
Las envolturas celulares son capas que separan el medio interno del exterior. Son:
la membrana plasmática, que poseen todas las células (eucariotas y procariotas) y las
membranas de secreción (que pueden faltar). Son membranas de secreción: la matriz
extracelular (de animales), la pared vegetal (de vegetales) y la pared bacteriana (en
bacterias).
La Membrana Plasmática:
La membrana plasmática es una delgada lámina de 75 Å que envuelve a la célula
y la separa del medio externo. Puede variar su forma permitiendo movimientos y
desplazamientos de la célula.

Su estructura es similar en todas las células y en los orgánulos citoplasmáticos. Según


Singer y Nicholson (1972) es una bicapa lipídica, asociada con moléculas de proteínas,
formando la estructura de mosaico fluido.

La composición química es: de 52% de proteínas, 40% de lípidos y 8% de azúcares.

a) Las proteínas son las principales responsables de la mayoría de las funciones que
se llevan a cabo en la membrana. Hay dos tipos de proteínas: transmembrana o
integrales (cruzan la membrana de un lado a otro) y periféricas (asociadas a una
de las dos caras de la membrana).
b) Los lípidos determinan las propiedades físicas de la membrana, y su organización,
la fluidez, contribuyen al gradiente eléctrico, pueden actuar como segundos
mensajeros, pueden producir segregaciones funcionales en las proteínas de
membrana. Tipos de lípidos presentes: glicerofosfolípidos, esfingolípidos y
esteroles.

57
c) Los glúcidos de la membrana están unidos a lípidos (glucolípidos), a proteínas
(glucoproteínas) o formando proteoglucanos. Se denomina glucocálix al conjunto
de glúcidos de la membrana plasmática. Tipos: Glucolípidos. Glucoesfingolípidos,
gliceroglucolípidos, glucosilfosfatidilinositoles. Los glúcidos son lugares de
reconocimiento.

La función
Fundamentalmente mantener estable el medio intracelular y diferenciado del
entorno, pues es una barrera física que separa el medio celular interno del externo. Esto
es posible gracias a la naturaleza aislante en medio acuoso de la bicapa lipídica y a las
funciones de transporte que desempeñan las proteínas.
La combinación de transporte activo y transporte pasivo hacen de la membrana
plasmática una barrera selectiva que permite a la célula diferenciarse del medio,
regulando el paso de agua, moléculas y elementos.
Mantener la diferencia de potencial iónico, (siempre hay una diferencia de
potencial entre la parte interna y externa de la célula (por lo general de -70 mV) haciendo
que el medio interno esté cargado negativamente
Realizar los procesos de endocitosis y exocitosis.
En las membranas se disponen múltiples receptores que permiten a la célula
"sentir" la información que viaja en forma de moléculas por el medio extracelular
La asimetría: Las membranas celulares son una bicapa lipídica con dos caras diferentes,
una orientada hacia el citosol y otra orientada al exterior celular. La composición en
lípidos, glúcidos y proteínas periféricas es distinta en ambas hemicapas, lo que crea
ambientes moleculares diferentes a ambos lados de la membrana. Los glúcidos se
localizan preferentemente en la hemicapa externa.
Las membranas son vitales para la célula
Funciones: barrera física, creación de compartimentos, creación de gradientes,
transmisión de información, producción de ATP, transporte selectivo, posee receptores
y enzimas.
Propiedades: semipermeable, fluida, capacidad de rotura y fusión, flexible y maleable,
renovación permanente.
Composición: lípidos, proteínas y en menor medida glúcidos. La proporción de estos
elementos varía entre las membranas y determina sus propiedades.
La adhesividad celular a la matriz extracelular o a otras células en los tejidos
animales se debe a las moléculas presentes en la membrana plasmática. Las células se
anclan a la matriz extracelular y a otras células mediante unas proteínas especializadas.
A veces se producen uniones tan especializadas y desarrolladas que forman estructuras
macromoleculares denominadas complejos de unión y uniones focales, los cuales son
fundamentales para mantener la cohesión de muchos tejidos, principalmente los epitelios,
el tejido muscular y el nervioso. Los complejos de unión se clasifican según su forma, las
moléculas de adhesión que los componen, los elementos a los que se unen y sus
interacciones con el citoesqueleto así se distinguen: Uniones estrechas. Uniones
adherentes. Desmosomas. Hemidesmosomas. Uniones focales.
Para ver mas sobre las uniones celulares

58
Matriz extracelular:
El glucocálix (conjunto de cadenas de oligosacáridos) aparece en la cara externa de la
membrana celular de muchas células animales. Tiene funciones de reconocimiento
celular indispensables para la fecundación, reconocimiento de la célula a parasitar de
virus y bacterias, adhesión de células para formación de tejidos y recepción de antígenos
específicos para cada célula.
Su estructura consiste en una fina red de fibras de proteína inmersa en una estructura
gelatinosa de glucoproteínas hidratadas, la sustancia fundamental amorfa.
En su composición química hay fundamentalmente: colágeno, elastina, fibronectina,
glucoproteínas.
La función es primordialmente servir de unión y nexo en los tejidos conectivos,
cartilaginoso y conjuntivo. Puede acumular sales, originando tejido óseo o quitina y dando
lugar a exoesqueletos.
3.2 Pared celular en células vegetales
La pared celular es una envoltura gruesa y rígida que rodea a las células vegetales. Es
una de las características que diferencian la célula vegetal de la animal.
Su composición química es fundamentalmente celulosa que, segregada por la propia
célula, se dispone en capas superpuestas. Es un exoesqueleto que perdura aún después
de muerta la célula. Es un buen tejido de sostén y permite a los vegetales alcanzar gran
altura.
Su estructura se basa en una red de
fibras de celulosa y una matriz (con
agua, sales, hemicelulosa y pectina).
La matriz puede impregnarse de
lignina, suberina, cutina, taninos y
sustancias minerales.
Tiene como función dar rigidez a la
célula e impedir su ruptura, que sería
muy fácil de no existir esta pared,
debido a que en el citoplasma existe
una elevada concentración de
moléculas que origina una corriente de
agua hacia el interior celular,
hinchando la célula. Si no existiera la pared, la célula reventaría.
En la pared celular se puede reconocer como mínimo
tres capas: laminilla media, pared primaria y pared
secundaria, difieren en la ordenación de las fibrillas de
celulosa y en la proporción de sus constituyentes.
La laminilla media está formada por sustancias
pépticas. La pared primaria se encuentra en células
jóvenes y áreas en activo crecimiento, por ser
relativamente fina y flexible, en parte por presencia de
sustancias pépticas y por la disposición desordenada
de las microfibrillas de celulosa. Las células que
poseen este tipo de pared tienen la capacidad de
volver a dividirse por mitosis: La pared secundaria
aparece sobre las paredes primarias, hacia el interior de la célula, se forma cuando la

59
célula ha detenido su crecimiento y elongación. Se la encuentra en células asociadas al
sostén y conducción, donde el protoplasma muere a la madurez, tiene mayor rigidez, está
constituida por varias capas en las que continuamente se va depositando nuevo material.
Durante la división de la célula vegetal se pone
en marcha la formación de pared entre los dos
núcleos, en el plano ecuatorial de la célula, a
partir de vesículas procedentes del aparato de
Golgi. Esta pared no se completa, sino que
conserva las perforaciones a través de las
cuales se mantiene la continuidad del
citoplasma, estás perforaciones reciben el
nombre de plasmodesmos.
Los plasmodesmos mantienen interconec-
tadas las células continuas y permiten la
circulación directa de las sustancias del cito-
plasma entre célula y célula comunicándolas,
atravesando las dos paredes adyacentes a
través de perforaciones acopladas, que se
denominan poros cuando sólo hay pared
primaria, y punteaduras si además se ha
desarrollado la pared secundaria. Cada plas-
modesmo es recorrido a lo largo de su eje por un desmotúbulo, una estructura cilíndrica
especializada del retículo endoplasmático.
3.3. Citosol Citoesqueleto. Centrosoma. Cilios y flagelos
El citoplasma es el espacio celular comprendido entre la membrana plasmática y la
envoltura nuclear. Está constituido por el citosol, el citoesqueleto y los orgánulos
celulares.
a.- El citosol (también llamado hialoplasma) es el medio interno del citoplasma. En él
flotan el citoesqueleto y los ribosomas.
Está formado por un 85% de agua con un gran contenido de sustancias dispersas en él
de forma coloidal (prótidos, lípidos, glúcidos, ácidos nucleicos y nucleótidos así como
sales disueltas.
Entre sus funciones destacan la realización, gracias a los ribosomas y la síntesis de
proteínas, con los aminoácidos disueltos en el citosol. Estas proteínas quedan en el
citosol (enzimas, proteínas de reserva energética o proteínas que formarán el
citoesqueleto). En él se produce una ingente cantidad de reacciones metabólicas
importantes: glucólisis, gluconeogénesis, fermentación láctica, etc.
b.- El citoesqueleto aparece en todas las células eucariotas.
El citoesqueleto es una red tridimensional de filamentos que contribuye a la integridad de
la célula. Define la forma y arquitectura
(distribución) celular, permite el
movimiento y transporte intracelular (por
medio de proteínas motoras), media
procesos de endocitosis y exocitosis,
participa activamente en la mitosis y en
los procesos de modulación de
receptores de superficie (define la
conformación y función de los

60
receptores), crea compartimientos (favorece la organización funcional); y participa en los
procesos de interacciones intercelulares.
El citoesqueleto está formado por tres tipos de estructuras bien definidas: Los
microtúbulos, Los microfilamentos (filamentos de actina) y los filamentos interme-dios.
Cada una de estas estructu-ras posee
proteínas asociadas carácterísticas.
Microtúbulos
Se caracterizan por estar construídos a
partir de tubulina, proteína dimérica
(subunidades alfa y beta), tienen un
diámetro de 25 nm y se originan en los
centros organizadores de microtúbulos
(principalmente centro-somas),
adoptando una organización radial en
las células interfásicas. También
forman parte del huso mitótico de
todas las células eucarióticas; y están
presentes en cilios y flagelos.
Filamentos de Actina
Formados a partir de una proteína
globular denominada actina. Ésta
forma polímeros de alrededor de 5 a 6
nm de diámetro. Están presentes en las células animales mostrando una organización de
haces paralelos en dominios subcorticales y citoplasmáticos de la célula; también están
presentes en las células vegetales. Los monómeros de forma globular (G-actina) se
polimerizan en un proceso dependiente de ATP (análogo a la polimerización de
microtúbulos dependiente de GTP), para formar el polímero de F-actina, que consta de
dos filamentos centrales enrollados helicoidalmente en la estructura del microfilamento.
Los filamentos de actina poseen gran importancia en todos los procesos de
desplazamiento y adhesión celular (emisión de pseudópodos). También juegan un rol
importantísimo en la división celular, pues forman el anillo de contracción que permite el
estrangulamiento celular durante la citokinesis. Otra función importante es en el tejido
muscular, donde filamentos de actina asociados a proteínas motoras denominadas
"miosinas", provocan la contracción del músculo en un proceso mediado por calcio.
Filamentos Intermedios
Tienen alrededor de 10 nm de diámetro, formados por un conjunto de proteínas
específicas para cada tipo celular. En las células epiteliales existen filamentos
intermedios formados por vimentina y por queratinas, en células musculares predominan
los filamentos de desmina. A nivel del tejido nervioso, las proteínas que forman los
filamentos intermedios (neurofilamentos) son NF-H de alto peso molecular, NF-M de peso
intermedio y NF-L de bajo peso molecular. En células gliales del cerebro predomina la
GFA, proteína fibrilar acídica de la glia.
La composición química es una red de fibras de proteína (microfilamentos, filamentos
intermedios y microtúbulos).
Sus funciones son mantener la forma de la célula, formar pseudópodos, contraer las
fibras musculares, transportar y organizar los orgánulos celulares, participa en la
mitosis, y en los procesos de endocitosis…

61
Centrosoma.
El centrosoma, citocentro o centro celular es exclusivo de células animales. Hay un
centrosoma por célula, cuando ésta se
encuentra en la fase G1 o G0 del ciclo
celular, y se suele localizar cerca del
núcleo. Es considerado como un centro
organizador de microtúbulos.
La estructura consta de una zona interior
donde aparece el diplosoma, formado por
dos centríolos dispuestos perpendicu-
larmente entre sí. Este diplosoma está
inmerso en un material pericentriolar que
es el centro organizador de microtúbulos.
Así en él se disponen microtúbulos que
parten radialmente y que se llaman aster.
En el material pericentriolar hay
numerosas moléculas entre las que se
encuentra la γ-tubulina, las cuales actúan
como molde y lugar de nucleación y
anclaje de nuevos microtúbulos.
Cada centríolo consta de 9 grupos de 3 microtúbulos que forman un cilindro. Este cilindro
se mantiene gracias a unas proteínas que unen los tripletes.
Funciones:

• El centrosoma controla el número, localización y orientación de los microtúbulos en


el citoplasma.
• Participa en la regulación del ciclo celular por la presencia en el material
pericentriolar de numerosas proteínas que afectan al avance del ciclo celular y por
la organización del huso mitótico

Cilios y flagelos
• Los cilios son expansiones celulares filiformes, de
unos 0,25 µm de diámetro y unos 10 a 15 µm de
longitud, que aparecen en las células animales y
en algunos protozoos. Suelen disponerse
densamente empaquetados, a modo de césped, en
las superficies libres de numerosas células, como
las que forman los epitelios de los tractos
respiratorios. Su principal misión es la de desplazar
fluidos, como ocurre con el mucus del tracto
respiratorio. Los organismos unicelulares los usan
para moverse ellos mismos o para arremolinar el
líquido que les rodea y así atraer alimento

Los flagelos son similares a los cilios pero mucho más largos, con unas 150 µm de
longitud, y un poco más gruesos. Su principal misión es desplazar a la célula. Son mucho
menos numerosos que los cilios en las células que los poseen. Son frecuentes en células
móviles como ciertos organismos unicelulares y gametos masculinos.

62
Estructura de cilios y flagelos. Ambos contienen una estructura central de microtúbulos y
otras proteínas asociadas, consta de 9 pares de microtúbulos exteriores que rodean a un
par central, rodeado todo ello por membrana
celular. En su interior, además se encuentran una
gran cantidad de moléculas solubes que participan
en cascadas de señalización y que forman la
denominada matriz. . El par central de
microtúbulos contiene los 13 protofilamentos
típicos, pero las parejas externas comparten
protofilamentos. A uno de los microtúbulos de
cada par periférico se le denomina túbulo A y al
otro túbulo B. El A es un microtúbulo completo
mientras que el B contiene sólo 10 u 11
protofilamentos propios y 2 o 3 compartidos con el
A.
Esta disposición se mantiene gracias a un entramado de conexiones proteicas internas.
Las parejas de microtú-
bulos externos están
conectadas entre sí me-
diante una proteína deno-
minada nexina. Los túbu-
los A de cada pareja están
conectados por radios
proteicos a un anillo
central que encierra al par
central de microtúbulos.
En los microtúbulos exter-
nos aparece una proteína
motora asociada llamada
dineína que está implica-
da en el movimiento de
cilios y flagelos.
El movimiento se produce por deslizamientos de unos microtúbulos sobre otros. El
movimiento de los microtúbulos está producido por la dineína, que es donde se produce
la hidrólisis de ATP. La dineína se ancla con su zona globular al microtúbulo B y con la
zona motora al microtúbulo A del par vecino. Cuando la dineína se activa produce un
desplazamiento de un par respecto al otro.
3. Orgánulos celulares: ribosomas. mitocondrias, peroxisomas, cloroplastos,
retículo endoplasmático, Complejo de Golgi, Iisosomasy vacuolas.
Las células eucariotas presentan un complejo sistema de membranas internas que llega
a ocupar la mitad de la célula. Es el sistema endomembranoso que divide la célula en
diversos compartimentos (ap. Golgi, retículo endoplasmático, vesículas, lisosomas, etc.).
En cada uno de ellos se realiza una función específica, una reacción bioquímica vital para
el correcto funcionamiento de la célula. Muchos de los orgánulos celulares están
interrelacionados y complementan su función. Existen dos tipos de compartimentos,
además de los del sistema endomembranoso que muestran una doble membrana y son
orgánulos productores de energía: mitocondrias y cloroplastos. En el citosol, sin
separación membranosa, en el citosol o adheridos al REr se encuentran los ribosomas.

63
I

Los ribosomas:
Los ribosomas son estructuras globulares, carentes de membrana. Están
formados químicamente por varias proteínas asociadas a ARN ribosomico procedente del
nucléolo. Pueden encontrarse libres en el citoplasma o adheridos a las membranas del
retículo endoplasmático. Unas proteínas (riboforinas)
sirven de nexo entre ambas estructuras.
Su estructura es sencilla: dos subunidades (una
mayor o otra menor) de diferente coeficiente de
sedimentación, el conjunto forma una estructura de unos
20 nm
Su función consiste únicamente en ser el orgánulo
lector del ARN mensajero, con órdenes de ensamblar los
aminoácidos que formarán la proteína. Son orgánulos
sintetizadores de proteínas.
En la célula eucariota, las subunidades que
forman los ribosomas se sintetizan en el nucleolo. Una
vez formados, estas subunidades atraviesan los poros
nucleares y son funcionales solo en el citoplasma cuando

64
se unen las dos subunidades a una molécula de ARN. Los ribosomas son máquinas para
la traducción.
En el microscopio electrónico, los ribosomas se ven como granos oscuros. En el
citosol, es frecuente observar varios ribosomas agrupados en una organización casi
circular a los que llamamos polisomas.

Retículo Endoplasmático.
El retículo endoplasmático es un sistema membranoso cuya estructura consiste
en una red de sáculos aplanados o cisternas, sáculos globosos o vesículas y túbulos
sinuosos que están interconectados entre sí compartiendo el mismo espacio interno.
Sus membranas que se extienden
por todo el citoplasma se continúan con
las de la envuelta nuclear y llegan hasta
las proximidades de la membrana
plasmática, llegando a representar más de
la mitad de las membranas de una célula
Dentro de esos sacos aplanados
existe un espacio llamado lúmen que
almacena las sustancias.
El retículo organiza sus
membranas en regiones o dominios que
realizan diferentes funciones: el retículo
endoplasmático: R.E. rugoso (con
ribosomas adheridos) y R.E. liso (sin
ribosomas asociados). La organización de estas cisternas del R.E en el citoplasma está
asociada a la distribución de los microtúbulos del citoesqueleto.
La principal misión del retículo endoplasmático rugoso es la
síntesis de proteínas que irán destinadas a diferentes lugares: el
exterior celular, el interior de otros orgánulos, como los lisosomas, o
que formarán parte integral de las membranas, tanto plasmática
como de otros orgánulos y sintetizar proteínas para sí mismo. Las
proteínas que se sintetizan en los ribosomas adosados a la
membrana del retículo endoplasmático son modificadas
(incorporación de glúcidos, plegamiento, maduración, etc.) conforme van siendo
sintetizadas. También se produce un control de la calidad de las proteínas sintetizadas.
Retículo endoplasmático liso, no tienen ribosomas asociados a sus membranas,
por tanto la mayoría de las proteínas que contiene son sintetizadas en el retículo
endoplasmático rugoso, está involucrado en una serie de importantes procesos celulares
de los que se pueden destacar:
a) Síntesis de la mayoría de los lípidos requeridos para la elaboración de las
nuevas membranas de la célula
b) Detoxificación ya que en sus membranas se encuentran enzimas, responsables
de la eliminación de productos del metabolismo potencialmente tóxicos, así como algunas
toxinas liposolubles incorporadas durante la ingesta.
c) Reservorio intracelular de calcio.

65
Aparato de Golgi.
El aparato de Golgi forma parte del sistema membranoso celular. Está formado
por una estructura de sacos aplanados o cisternas (dictiosoma) acompañados de
vesículas de secreción. Se sitúa próximo al núcleo y en células animales rodeando al
centríolo. Las cisternas poseen una cara cis y otra trans, con orientaciones diferentes. La
cara cis se orienta hacia el RER y la trans hacia la membrana citoplasmática. Las
conexiones entre cister-
nas se realizan por vesí-
culas de transición.
Las funciones del
Ap. de Golgi son
diversas: desempeña un
papel organizador dentro
de la célula, participa en
el transporte, madura-
ción, clasificación y dis-
tribución de proteínas,
termina la glucosilación
de lípidos y proteínas y
sintetiza mucopolisacá-
ridos de la matriz extra-
celular de células anima-
les y sustancias como
pectina, celulosa y hemi-
celulosa que forman la
pared de las vegetales.

Lisosomas.
Los lisosomas son vesículas procedentes del Ap. De Golgi que contienen enzimas
digestivas como hidrolasas ácidas,
se han encontrado
aproximadamente 40 tipos de
enzimas lisosomales que
degradan proteínas (proteasas),
lípidos (lipasas), sacáridos
(glucosidasas) y nucleótidos
(nucleasas). La membrana de los
lisosomas protege al resto de la
célula de esta actividad
destructora. Tienen una estructura
muy sencilla, basada
fundamentalmente en una
membrana plasmática que
almacena en su interior las
proteínas. La cara interior de la
membrana está muy glucosilada
para impedir el ataque de las
propias enzimas de su contenido
interno.

66
Su función consiste en realizar la digestión de la materia orgánica, rompiendo enlaces
fosfoestéricos y liberando grupos fosfato con su enzima principal la fosfatasa ácida.
Necesitan un pH de entre 3-6 por lo tanto meten protones hacia su interior gastando ATP.
Los lisosomas pueden, bajo ciertas circustancias, liberar su contenido al exterior celular
por exocitosis.
Vacuolas e inclusiones.
Las vacuolas son vesículas constituidas por una membrana plasmática en cuyo
interior existe fundamentalmente agua. Cuando además de agua existen otras sustancias
de forma predominante se llaman inclusiones.
Se forman a partir del retículo endoplasmático, del aparato de Golgi o de
invaginaciones de la membrana plasmática. En animales suelen ser pequeñas y se
llaman vesículas. En vegetales son muy grandes y se llaman tonoplastos que pueden
llegar a formar hasta un 50-90% del volumen celular.
Sus funciones son: acumular agua aumentando el volumen de la célula sin
aumentar el tamaño del citoplasma ni su salinidad; almacenar sustancias energéticas,
tóxicas, venenos, sustancias de desecho, etc. Constituyen el medio de transporte de
sustancias entre orgánulos del sistema endomembranoso. En células animales existen
además vacuolas fagocíticas, pinnocíticas y pulsátiles.
Entre las inclusiones, las funciones más importantes son almacenar resinas o
látex.
Peroxisomas y glioxisomas.
Los peroxisomas son orgánulos similares a los lisosomas pero que contienen, en
vez de hidrolasas, enzimas oxidasas como la peroxidasa y la catalasa. Su función es
participar en reacciones metabólicas de oxidación como las de las mitocondrias; sibn
embargo, en los peroxisomas la energía resultante se disipa en forma de calor y no de
energía de síntesis de ATP.
Los glioxisomas son una clase de peroxisomas que sólo existen en células
vegetales. Poseen enzimas del ciclo del ácido glioxílico que es una variante del ciclo de
Krebs de las mitocondrias que permite sintetizar azúcares a partir de grasas. Es
indispensable en semillas en germinación.
Mitocondrias.
Las mitocondrias son orgánulos celulares
que se encargan de la obtención de la energía
mediante la respiración celular, proceso de
oxidación en el que intervienen las ATP
sintetasas. La energía obtenida se guarda en

forma de ATP. Es un orgánulo común


a células animales y vegetales.

67
Estructura: son orgánulos polimorfos, esféricos o como bastoncillos. Poseen una
doble membrana (externa e interna), separada por un espacio intermembranoso.
La membrana externa contiene numerosas proteínas que regulan los intercambios
de sustancias con el citosol. Destacan las proteínas de canal, las cuales forman grandes
poros que la hacen muy permeable, es la membrana que cubre a todas las demás.
El espacio Intermembranoso es de composición muy similar a la del citosol debido
a la permeabilidad de la membrana externa.
La membrana interior se pliega y produce unas crestas mitocondriales que
aumentan la superficie de la membrana, contiene numerosas proteínas de transporte, y
otras con funciones muy especializadas como los complejos que forman la cadena
respiratoria y la ATP sintetasa.
En el interior de la mitocondria existe un gel acuoso llamado matriz mitocondrial,
que contiene:
a) Gran cantidad de enzimas que catabolizan diversas reacciones,
b) ADN en forma de doble cadena cerrada sobre si misma, que contiene la
información genética necesaria para la síntesis de RNA y proteínas
mitocondriales,
c) Ribosomas responsables de la síntesis de las proteínas mitocondriales,
d) Enzimas que regulan y controlan la replicación, transcripción y traducción de
DNA mitocondrial.
e) Sustancias diversas, como nucleótidos y iones.
Funciones: realizan la respiración celular o mitocondrial; en la matriz se efectúa el
ciclo de Krebs, la oxidación de los ácidos grasos, la biosíntesis de proteínas en los
ribosomas y la duplicación del ADN mitocondrial.
Cloroplastos.
Los cloroplastos son orgánulos típicos y exclusivos de las células vegetales que
poseen clorofila. Por ellos las plantas son capaces de realizar el proceso de fotosíntesis,
proceso que transforma la energía luminosa en energía química contenida en las
moléculas de ATP. Como las mitocondrias, también producen energía.
Estructura: son polimorfos y de color verde por la acumulación de clorofila. Su
forma más frecuente es lenticular, ovoide o esférico. También presenta una doble
membrana (externa e interna) y entre ellas un espacio intermembranoso. El interior se
rellena por un gel llamado estroma. Presenta un ADN independiente del núcleo y
plastorribosomas. Inmersos en el estroma existen unos sacos aplanados llamados
tilacoides o lamelas cuyo interior se llama lúmen. Los tilacoides pueden extenderse por
todo el estroma o apilarse formando paquetes llamados grana. En la membrana de los
grana o tilacoides se ubican los sistemas enzimáticos que captan la energía del sol y
efectúan el transporte de electrones para formar ATP.

68
Función: la más importante es la realización de la fotosíntesis en la que, aparte de
la transformación energética, existe una transformación de materia inorgánica a orgánica,
utilizando el ATP sintetizado a partir de la luz solar. En el cloroplasto se produce la fase
luminosa y oscura de la fotosíntesis además de la biosíntesis de proteínas y la
duplicación de su propio ADN.

69
3.5. Núcleo: envoltura nuclear, nucleoplasma, cromatina y nucleolo. Niveles de
organización y compactación del ADN.
El núcleo es la estructura que caracteriza a las células eucariotas. En el se
encuentra el ADN y toda la maquinaria necesaria para transcribir su información a ARN y
para replicarse. Normalmente aparece un solo núcleo por célula, aunque en algunos
casos hay más de uno como ocurre en los osteoclastos, en las fibras musculares
esqueléticas o en los epitelios de algunos invertebrados. La forma nuclear es variable y
se suele adaptar a la forma celular, aunque no siempre es así. Por ejemplo, los
neutrófilos de la sangre poseen núcleos multilobulados. La localización habitual del
núcleo es en el centro de la célula, pero también puede situarse en otras posiciones más
periféricas. Así, en las células secretoras se puede localizar en la parte basal de la célula
y en las musculares esqueléticas se dispone en las proximidades de la membrana
plasmática. El núcleo es una estructura constituida por una doble membrana,
denominada envoltura nuclear que rodea al ADN de la célula separándolo del citoplasma.
El medio interno se denomina nucleoplasma y en él están sumergidas, más o menos
condensadas, las fibras de ADN que se llaman cromatina y corpúsculos formados por
ARN conocidos como nucléolos.
Envoltura nuclear.
La envuelta nuclear
está formada por una
membrana doble, externa e
interna, quedando entre
ambas un espacio inter-
membranoso de aproxima-
damente 25-40 nm, (espacio
perinuclear). La membrana
externa se continúa con la
del retículo endoplasmático
y posee ribosomas
adheridos. La membrana
interna contiene una
composición molecular
diferente y posee proteínas transmembrana que
interactúan con la cromatina y con la lámina nuclear, el
otro componente de la envuelta nuclear. Existe una
comunicación entre la membrana nuclear interna y
externa en la periferia de los poros nucleares que tienen
una compleja estructura basada en la organización de
una serie de
proteínas que
forman el complejo
del poro nuclear.
Las funciones de esta envoltura son: separar al
citoplasma del nucleoplasma, y mantener separados
los procesos metabólicos de ambos medios.
Además regula el intercambio de sustancias a través
de los poros y la lámina nuclear permite la unión con
las fibras de ADN para formar los cromosomas.

70
Nucleoplasma y nucléolo.
El nucleoplasma es el medio interno del núcleo. Es una estructura formada por
una dispersión coloidal en forma de gel compuesta por proteínas relacionadas con la
síntesis y empaquetamiento de los ácidos nucleicos. También posee nucleótidos, ARN,
ADN, agua e iones. Existe en su seno una red de proteínas fibrilares similar a las del
citoplasma. Su función es ser el seno en el que se produce la síntesis de ARN diferentes
y la síntesis del ADN nuclear. Además, con su red de proteínas, evita la formación de
nudos en la cromatina.
El nucléolo es una estructura esférica sin membrana que se visualiza en la célula
en interfase. Está formado por ARN y proteínas. Su función fundamental consiste en ser
una fábrica de ARN ribosomial, imprescindible para la formación de ribosomas.
Cromatina y cromosomas:
La cromatina es la sustancia fundamental del núcleo celular. Su constitución
química es simplemente filamentos de ADN en distintos grados de condensación. Estos
filamentos forman ovillos. Existen tantos filamentos como cromosomas presente la célula
en el momento de la división celular. La cromatina se forma cuando los cromosomas se
descondensan tras la división celular o mitosis. Existen diversos tipos de cromatina según
el grado de condensación del ADN. (Eucromatina y heteocromaticna) El ADN se enrolla
alrededor de unas proteínas específicas, las histonas, formando los nucleosomas (ocho
proteínas histónicas + una fibra de ADN de 200 pares de bases). Cada nucleosoma se
asocia a un tipo distinto de histona la H1 y se forma la cromatina condensada.

La función de la cromatina es:


proporcionar la información genética necesaria
para que los orgánulos celulares puedan
realizar la transcripción y síntesis de proteínas;
también conservan y transmiten la información
genética contenida en el ADN, duplicando el
ADN en la reproducción celular.
Los cromosomas son estructuras en
forma de bastón que aparecen en el momento
de la reproducción celular, en la división del

71
núcleo o citocinesis. Están constituidos químicamente por ADN más histonas puesto que
son simplemente cromatina condensada. Su número es
constante en todas las células de un individuo pero
varía según las especies. Un cromosoma está formado
por dos cromátidas (dos hebras de ADN idénticas) que
permanecen unidas por un centrómero. El cromosoma
puede presentar constricciones primarias (centrómero)
que origina los brazos del cromosoma y secundarias
que se producen en los brazos y originan satélites.
Alrededor del centrómero existe una estructura proteica,
llamada cinetocoro, que organiza los microtúbulos que
facilitarán la separación de las dos cromátidas en la
división celular.
Según la posición del centrómero los
cromosomas se clasifican en:

a) Metacéntrico.
b) Submetacéntrico.
c) Submetacéntrico con satélite.
d) Acrocéntrico
e) Telocéntrico.
La función de los cromosomas consiste en facilitar el reparto de la información
genética contenida en el ADN de la célula madre a las hijas.

72

También podría gustarte