Está en la página 1de 2

El Arte Gótico (IV)

Al igual que sucedió con la escultura, la pintura gótica tendió a independizarse del marco arquitectónico,
debido al afán de reducir la superficie de los muros de las iglesias, en los que, en épocas anteriores, se
había plasmado la decoración pictórica. Se abrió así paso al desarrollo de la pintura de caballete,
generalmente realizada por encargo de la realeza, la aristocracia, las altas jerarquías eclesiásticas y la alta
burguesía, que deseaba ascender socialmente.

El Duecento y el Trecento en Italia


Como en el ámbito arquitectónico, en la pintura gótica italiana se manifestaron una serie de rasgos
singulares.
 En el siglo XIII o Duecento, se desarrolló una tendencia de fuerte influencia bizantina, como
consecuencia de la cual se creó un estilo denominado maniera greca, manera griega, que definía una
pintura plana, de rasgos sinuosos y cierto amaneramiento. Dentro de esta corriente cabe destacar
a Pietro Cavallini (1240-1330), Giunta Pisano (activo entre 1241 y 1254) y, sobre todo, al
maestro Cimabue (h.1240-1302).
 Durante el siglo XIV predominaron en Italia la escuela de Siena, evolución de la maniera greca
del Duecento, y la escuela florentina. En la primera es reseñable la obra de Duccio di
Buoninsegna (1255-1319), que incorporó cierta humanización al hieratismo de inspiración
bizantina, y Simone Martini (1284-1344).
 Dentro de escuela florentina del Trecento sobresale por encima de todos la figura de  Giotto di
Bondone (h.1270-1337), quien se alejó del plano único, de tradición bizantina, para investigar los
volúmenes desarrollar la tridimensionalidad. Son destacables en su amplia obra, diseminada por
toda Italia, los frescos de la iglesia alta de Asís y las capillas de los Scrovegni, en Padua, de
los Bardi y los Peruzzi en la iglesia de la Santa Croce, de Florencia.

  
Cimabue, Virgen y Niño con ángeles, segunda mitad del siglo XIII (Museo del Louvre, París).

La pintura gótica de estilo internacional


La cultura cortesana y caballeresca que dominó la vida social durante los siglos XIV y XV se constituyó
también en uno de los temas más frecuentes de la representación pictórica, junto con los religiosos. Sin
embargo, el denominado Estilo Internacionalquedó definido en esencia por el detallismo realista y por
la corrección en la representación de figuras y fondos.
Aunque tales premisas alcanzarían su máxima expresión en la pintura flamenca del siglo XV, en el
gótico tardío, se desarrollaron ampliamente en las creaciones de artistas como el flamenco afincado en
Francia Jean Malouel (h. 1370-1419), el alemán Stephan Lochner (h. 1410-1451), el italiano Gentile
da Fabriano (1370-1427) o los catalanes Lluís Borrassà (1360-1426) y Bernat Martorell (m. en
1452).

El gótico tardío
A lo largo del siglo XV se asistió a la culminación de la renovación pictórica del gótico, con nuevas
soluciones de perspectiva, estudiadas composiciones con múltiples figuras y armoniosos paisajes y
arquitecturas de fondo. Grandes protagonistas de este periodo fueron los flamencos Robert Campin (m.
en 1444), Jan van Eyck (1390-1441) y Roger van der Weyden (1400-1464).
En la misma corriente se inscribieron, en Francia, Jean Fouquet (h. 1420-h. 1481); en España, Jaume
Huguet, (1415-1492), Luis Dalmau (m. h. 1450) y Bartolomé Bermejo (activo en el último tercio del
s. XV) y, en Portugal, Nuno Gonçalves (segunda mitad del s. XV).

Roger van der Weyden, Descendimiento de la Cruz, (Museo del Prado, Madrid).

Simone Martini, Maestá, h. 1315 (Salón del Mapamundi del Palacio Público, Siena).