Está en la página 1de 7
AQUE ES EL CODIGO ESCRITO? bso ema ine imp tere 2 ura owe Ss i le Sitar dag Sa ee atey Be vets Sos Aes Gye cle yn Be inp eh eat roa fe Wt fet, ie ae ee eae al See Soe ce tes SO Seta date Se ple a Gxzcony ¥ Cannon. (1978) ‘A menudo se ha presentado el cédigo eserto como un sisteme e signos que sirve para transcribir el c6digo oral, come un medio pera vehicular mediante letras la Tengua oral. En este capitulo se snelizan de manera sucinta les caracteriticas propias del escrito Y se compara este cddigo con el oral, Hlegando 2 Ia conclusién de ‘que no se trata de un simple sistema de transcripcin, sino que Consttuye un cédigo completo e independiente, un verdadero medio de comunicacién, Esta. afirmacién tiene importantes consecuen- cias para la ensefianza de la lengua: adquirir el c6digo escrito no significa tolemente aprender la correspondencia entre el sonido y 4a grafla, sino aprender un cédigo nuevo, sustancialmente distinto Gel ort cy BL céoico escarTo {Qué sae wx escarroR DEL. 601607 Si consultamos las gramétcas més usuales (Bu.so, 1947; REAL AcaDEMA, 1973; SecO, 1940, 0 AtciNABLecua, 1975) veremos que el andlsis de una lengua consta bésicamente de tres partes: fonética y oriograjia, morjologa y sintaxisy Iéxco, Si consultamos Jos manuales de redaccion y los libros de ejerccios que tienen como objetivo ensefar » escribir, not daremos cueata de que las explicaciones y los ojerccios que presentan Ia mayorfa de ellos se pueden agrupar segin la misma division. Esto puede llevar « pen- ‘ar que el ebdigo escrito se reduce precisamente a ests tes grupos de conccimientos ramaticales (con excepeién de la fonética) Y, efectivamente, ésta es Ia concepeitm més difundida del cédigo escrito, a que lo reduce ala ortografia y algunas reqlas de morfo- Pero los estudios de lingltica textual o de gramética del dis- curso han modificado notablemente este planteamiento. Segin tos, cuando bublamos 0 eseribimos (y también cuando escucha- ‘os 0 leemos) construimos textos y, pare hacerlo, tenemos que do- minar muchas més habilidades: diseriminar las informaciones rele- vvantes de las irelevantes, estructurarlas en un orden cronolégico y comprensile, escoger las palabras adecuadas (por ejemplo, gti © usted?;, chacer 0 realizar?; cjoder, molestar o perturbar?), conet- tar las frases entre sf, construir un pérrsto, etc. Las reglas fonéti- cas y ortogréficas, morfosintécticas y léxieas que permiten formar oraciones aceptabes, s6lo son una parte del conjunto de conoc- mientos que domina el usuario de Ie lengua. La otra parte es le formada por las reglas que permiten elaborar textos: las reglas de adecuacién, coherencia ¥ cohesion. ‘A continuscidn se expone sucintamente cada uno de estos gro- pos de conocimientos que domina un hablante 0 ua esctitor. Ade- ‘nis ae explica qué es cada grupo y qué tipo de regas incluye, cjemplifcdndose ios puntos més importantes con un tex comentado. Adecuacién CCunlquier lengua presenta variaciones: todos Ios miembros de la comunidad lingifstica no bablan niesriben de la misms forma, tam- poco utilizan la lengua del mismo modo en las diferentes situaciones ‘comunicativas. Primeramente, cada persona puede escoger ene usar su variedad dialectal o ol esténdar. Por ejemplo, un argentino pue- de usar las formas americanas (ves rels, frazada, de arriba) 0 las taut es #1 cOoic0 esceiro? ~ insulares correspondientes (i res, manta, de gorra o gratis). ta rlescién tiene implicaciones Importantes: las primeras form ‘lo Serdn entendidas por algunos americanos de habla espaol Imlentras que las sogundss las entenderén todos los hispanohablan- ten. En segundo luger, cada situacién requlere el uso de un registro pirticuls que esté determinado por el teme del que hablamos 6 escribimos (general o espectico), por el cansl de comunicacién (oral o escrito), por el propésito perseguldo (per ejemplo, informar © convences) y por la relacién entre los interlocutores (formal Informal). Por ejemplo, si hablamos con un amigo de temas ge- nerales, posiblemente le diremos que nos duele le gorganta; mien- tras que, si vamos al médico, nce diggnosticard una faringits 0 laringits. No utlzaremos las mismas frases o palabras si escribi- ‘mos tna carta a alguien o si le telefoneamee pare decile lo mismo. Si queremos informar a alguien seremos objetivos ¢ immparciales; tin embargo, si lo que protendemos es convencerle, seremos sub- Jetivos y parcaies. Si hablamos coloquialment® con un hermano 0 tun amigo podremos decir, con toda wanqullidad, Joder, jmierda! y puta, mientras que si hablamos ton. un desco- rocido serdprefeible decir fastdiar, jostas! 0 jearamba! y pros tituta. Estas clecciones tienen también implicaciones importantes: puede que slgunas personas desconozcan qué es una faringilis 0 Taringitis y 10s desconocidos podrian molestase y pensar que somos ‘unos maleducados si utlizamos expresiones vulgares. ‘La adecuacin es Ia propiedad del texto que determina la vari- dad (dislectal/estindar) y el registro (general/especiico, oral/es tito, hietivo/subjetivo y formal/informal) que hay que user, Los eseritores competentes sea adecuados y conocen los recursos line {llaticos propios de cada situecién. Saben eufado hay que utilizar i estindar y también dominan los diferentes repstror de ‘ele gus (por lo menos los més usuales y los que tenen que user més @ menudo). Gascony y Carnot (1978) e Isidor Mant (1985, 1985 fondo. FEI hecho de que hays personas que se enrollen como una per- siana 0 que se vayan por los cerros de Ubeda (que dicen més cosas de las necesaries) ¥, eh cas0 contraro, personas laednicas, ‘que no explican suficientemente las cosae (que %0 dicen todo lo necesario) nos condsee a pensar que para cide situacién hay un nnémero determinado de informaciones pertinentes. Dicho de ota 30 -EL c6o100 xscaiTo manera, hey informaviones relevantes, que son apropiadas para el texto, ¥ otras irrelevontes, que son superfuas ¢ innecesaias. Cutn- do hablamos y escribimos debemos saber discriminar estos dos tipos de informaciones. Por ejemplo, en un curriculum vitae el bborado park solictar un trabajo de traductor, hay que inci informaciones sobre el conocimiento de idiomas, sobre ls expe riencia laboral adquiride en este campo y otros afines, las obr traducidas, ete, pero no hace felte mencionar otras actividades la borales (camarero, vendedor de enciclopedias, etc). Asimismo, el Inecho de que baya personas a las que se les crizan Jos cables 0 que no dicen las cosas en el momento que toca (que 0 oxdenan informaciones de manera légiea y comprensble) nos sugiere que hay que estructurer de una manera determinada las inform. clones relevantes. Por ejemplo, en el caso del curriculum vitae se suelen dar primero los datos personales (nombres, direcciones, edad, ete), después los stulos y los estudios (carreras, curios, tetera), las experiencias laborales, lat publicaones, etc. y no Seria coherente saltarse este orden, mezslando trabajos con estu- dios o publicaciones con titules. ‘La coferencia es Ia propiedad del texto que selecciona Ia infor smacin (celevante/irrelevante) y organiza Ia estructura comunice- tiva de una manere determinada (Introduccién, apartados, conclu- siones, ct). Teun A. VaN Dine (1977 y 1978) ha propuesto la nocién de macroestructura para caracterizan estos dos aspectos. La macroestructura de un texto es Ia «representacion absiracta de la ‘estructura global de su signticadon, Es un tipo de esquema qe contiene todas las informaciones del texto y las clasfica segin su impottancia y us intorrelaciones (gréficamente tiene forma de érbol con corchetes o fechas que se ramifican). Los escrtores compe tentes dominan este tipo de estructuras y las utilizan para cons. truit y organiza el significado del texto. ‘Ademas de Van Dijk, también hen estudiado el teme Ricav (1981) y Beanéaoez (1982), Cohesion Las diferentes frases que componen un texto se conectan entre sf formando una densa red de relaciones. Los mecanismos que se utlizan para conectatlas se denominan forms de cohesién ¥ pue- en ser de distints tipos: repeticiones 0 anéforas (Us aparcién recurtente de un mismo elemento en el texto, a través de la sino- ‘imia, la pronominalizacién o la elipss), relaciones seméntcas tout es a1 céotco escRito? 3 ‘nite palabras (entonimie, hipenimia), enlaces o conectores (ento- rucién y puntuacidn, conjunciones) etc. Par ejemplo, en el frag- mento «Marla fue d la tienda de animales y compré. un ratén. En fata lo tid de color rosa. Por la noche se lo puso al homibro y se presenté en el ulimo bar moderno», podemos encontrar Iss si- fulentes formas de cohesién: repeticiones (Maria, que es el sujeto fe todas las frases, y ratdn, que se pronominaliza en dos ocasic- nes), relaciones seménticas (animal y raidn) y enlaces (Ia com Juncién y, signos de puntuacién) "Ast pues, la cohesién es la propiedad del texto que conecta las diferentes frases entre sf mediante las formes de cohesion. Estos tmecenismos tienen la funcién de asegurar la Interpreacién de cada frase on relacién con las demés y, en definitiva, asegurar ls com- prensién del significado global del texto. Sin form#s de cohesién, Gl texto seria una lista inconexa de frasce y la comunicacién tex. drfa grandes posbilidades de fracacar, puesto que ¢l receptor de- beria conectar las frases por sf solo, sin ninguna indicacion del femilsor y con un elevado margen de error. Entre los autores que han estudiado esta cuestién, podemos des ‘gear HALLIDAY y Hasan (1976), Ricav y BernAxpez. Todos ellos ofrecen una lists exhaustiva de formas de cohesin. Por otra parte, hhay que tener en cwenta que los conceptos de coherencia y de cohe- sign varfan segin los estudios, Van Dijk clasifica de coherencia ‘muches puntos que equt tratamos de cohesion. En este trabsjo he feguido Ia distineién propuesta por diversos autores (ctados por Benwispez y Acosta, 1982), segin la cual In coberencia es de natoraleza prineipalmente seméntica y rata del significado del texto, 6 las informaciones que contiene, mientras que la cohesién es una propiedad superficial, de cardcter bésicamente sintctico que trata de cémo se relacionan las frases entre si. Correceién gramatcal En este apartado se incluyen los conocimientos gramaticales de fondtica y ortorafie, morfosintaxs y ico de los que he hablado anteriormente. En relacién al e6digo escrito, In ortografia establece ‘que silo la grafla ratdn puede representar al ftres formas como retdn, rarton o ratton); la mor ‘que sélo Ia combinacién Marla comprd un raidn es aceptable (y no Compré un Maria raién o Marla ratdn un compré); y el Ieico, que denominamos raidn a la especie Mus musculus (y n0 min-rata, omequesor 0c), Estas convenciones sociales son imprescind® 32 1a cépico ascRio ssepurar el éxito de Ia comunicscién. Si cada persona utlizara grafas, estructura sintécticas y palabras dstntos, no ha- bria forma de entendernes, Finalmente, ademés de estes propiedades, slgunos manuales y en especial los baremos de evaluacién de le expresin esrita te- then en cuenta otro factor: la disposicién del texto en el espacio del papel. En este apariado se incluyen aspectos como el saber separat Ia fecha, el destinatario 0 la firma del resto de la cara, uardar los mérgenes oportunos # los lados de Ia hojs, ete. Se trata del conjunto de convenciones sociles que regulan le presen teclén de los escrtos. Texto comentado Carte aparecida en la seccién «Quejas» del periédico Clarin (Buenos Aires, domingo 15 de enero de 1989), Mrurstos I ig de Dein : pomp tt oe re ee ee ene id ile eee Ser un leg a en He” Bs aie MO Eig tomemar opr Seid cee, po mo fn Jorma eiterads y fiaimente in sie pare co Ged de reciron.Sigo com cl yy sitar Nas ropedades to. ‘mismo domici, cdigo posl, ** movoes 3 mln en per so Meese id rma, Opa sr same w Ppondienes, para que el conti: Ain ya he ae Sol lo orm oe eles er co peeing See ints ee si oe lr" va «6 Be otf ste, ts tear a yo ‘ua cin me oir « cow er toe lot mans fe Be ‘cn Povinel de Route ae 15 Wp de Behe cl fe feos, Be ve 9 oo te (rpinar che fae to nce, prdo me be de Bn 20 his oper ne pede 2 au be Ste emp conupt daspacs rena fs fara se abo G5 eno oe scra, pe eid rena ete Jot Oc ‘emp cometpondenc ast Ingniee 25 Me'pogans Soy cipal de Pata Be ke) ‘Adecuat6n: Se tata do un texto ero en cata edn darn gener, nator praca de daectlisgos lols S85 ‘tie sie y gros tmrcanos muy extent 9 compre. Sle en todo et dominio lingioico Goleas por fattra con tout Bs aL c6oic0 escriro? 3 utr pot on tlmina pos a tempo). Cis dao voeablo de comprentién problemdica para hispasohablante no agen. {on ser oblndo (por abonando © pogando). Segia, Cove: Lp" (1973), eta palabra procede de le Logue’ gentvess eo mie . oa rg, el texto tata un asunto bastante ey cto Unpuets nit Aitomoien ules tala Tetco tenico: mpuctin, veel. Tears, pro Pledades, importe,coniribyent,cancracon, ee. Por Spb, Sl temino pencnfeno te ailiza al con la, axpetn raction ae goat un pao, ub pogo, ec, expecta Ge tas econ ou, to con wy ignient ay ‘generl de acta de vent "ter vencidoy” Auiomo, el cal er esta (etrctay Se ae cs aes ee Boek ee Sooo: Rico reheat CS Sn rae ecg orn int leet ere eee een ee fe afar rua danced aa ae eee eee SSO tne cee are, fe ued icmeireereraine Petia eg see ere inate aCas Dot eee too Coat oe cE aay cas ec Resi mca so heme hein & ei iit in foro nee Ene Ge Lk ak ane Sane iericeeas oe nema er Soap ual nt a eerie Saat pa aster Se a Bt Pat aan, eee ota oe TELE ete te i tant eae ie a aie eee eee ae ec teers Seeds hae ris ute ‘Goreccion grematcl El text respts Ie rela orto an Ge as ‘plaban ee) 9 vcs igniston geen, Ge Shins, ets) enables.” pane En resumen, los conocimientos del o6digo escrito que tiene un fescritor competente no se limitan a los contenidos tralicionales 34 BL cnico wscasro de correccin gramatical relativos a ta construccién de las frases, sino que también incluyen replas de formacién de textos, tan impor antes como el primer tipo.de conocimientos. Sin nociones de ade cuaciéa, de coherencia, de cohesion e, incluso, de disposicién en el espacio, un escrtor es incapuz de Componer un texto comm cativo. DIPERENCIAS ENTRE ORAL ¥ ESCRITO Un individuo que quiera dominar el cbdigo escrito de su lengus ro tiene que adguirir todos los conocimientos que hemos mencio nado anteriormente. Una gran parte de los mismos ya los conoce porque domina el cédigo oral de la misma lengua. Los que no los que tiene que aprender, son solamente los 5, podemos comparar las dos modalidades: las reglas del ‘6digo oral y las del escrito La comparacin entre los cdigos puede hacerse desde dos pun- tos de vista. Primero, podemos comparar las stuaciones de comu- nicacion oral y las escrtas para identifier las caracterstcas pro- pias de cada grupo. Por ejemplo, podemos comprobar que la co- ‘municacién oral es inmediata en el tiempo (el receptor comprende el mensaje al mismo tiempo que lo dice el emisor), mientras que In eserita es diferida (el lector tarda bastante hasta que le el eseri- to que ha hecho el autor). Este primer tipo de caracteristicas se denominan contextuales, porque se refieren al contexto (espacio, tiempo, relacién entre ls interlocutores, etc.) de la comunicacién En segundo lugar, podemos comparar las caractristicas gramet cales (adecuacién, coherencia, etc.) de los textos orales y de los eseritos. Por ejemplo, podemos comparar las estructuras sintcti- cas que se utlizan en cada c6digo: las que se usan y las que 10, su grado de complefidad, a longtud, el orden de las palabras, et. Ete segundo grupo de caracterstcas las denominamos textuales, porque hacen referencia al mensaje (el texto) de la comunicacén, Ep relacién a las caracteristicas contextuales, lo primero que hhay que decir es que no existen situaciones de comunicacién ex- clusivas del cdigo oral y del escrito. Si bien antiguamente exist el oral (didlogo cara a care, discur- et.) ¥ otras distinas, propias del escrito (corres. € historia escrta, et), en la actualided el Aesarrollo teenofbgico de los tltimas afios ha equipsrado embes tout es x1 céoico esceit0? 3 c6digos. De esta forma, por ejemplo, el teléfono he permitido que Jo oral adquiera una de las ventajas propias de lo escrito: la post bilidad de comunicarse a distancia; y el tlex o of telgrama han Permitido que el texto escrito, que en su origen es un mensaje Aiferido, sea también inmediato. I siguiente cuadro clasifica los diferentes tipos de comuni- caciGn segin el tiempo y el espacio de emisiin y de recepclén del smentaje (In Linea diagonal indica que la comunieacion exige t0o- ‘ologia avanzada) SITUACIONES ORALES Y ESCRITAS ‘on ~ fa ‘a | 7 he 2 - “Bae | 7 oe Be sie ow" | Rae | een La frecuencia con que se dan estas comunicaciones es muy var ble. Las situaciones més usuales siguen siendo las mismas que antes (la 1 para lo oral y 1s 8 pars lo escrito), aunque cada vez sean més utilizados e imprescindibles medios como el teléfono 0 la television. Bl siguiente esqueme contasta las principales dif rencias contextuales entre lo oral y lo escrito, partiendo de la base de estas comunicaciones (1 y 8): 36 1 céico escaito DIFERENCIAS CONTEXTUALES |. Canal auditivo. EL receptor compreade el texto. mediante cP eldo. El receptor percbe los ditin- tintos signos del texto. wees amente (uno tas oto) Comunicacin esponténea. El emis puede retiicar, pero no borar, "lo. que ys ha dicho. EN reepor td bland 8 omprender ef texto en el mo. ‘mento de a emis y tal como oma madi ene fiempo y ene capaci. Lo ora sims pido hel CComunicacin efimera (verbo olan). Los sonidos son per epibles solamente durante el tiempo que permanecen en el ae Uitliza mucho los cédigor no- bverbales" Ia fsonomia lor vestiges, el movimients del uerpo, Ia» conducta ttl, el pallengusje? el espaclo de Te Siuacidn ete En una conversa: idm nena, (Canal visual, ceptor lee ol txe fo con Te visi. El canal visual ti he una capacided de tansmision fe informacion superior al audi vo (Escanorr, 1973). EL receptor ls pereibe smut mente (oso au ves), Este hecho Itmplca diferencias en la esate. Bae de compronai de jor dor anaes, Comunicscién labora. El emi Sor puede. comegir y recat el feu) in dejar rb El ce ede ecopercémo ¥ donde qu Fe ler el texto (en aul orden, Ia ‘elosided, ee). Comunicacién dierida en e tem poy en el espacio. CComunicaciin duradera_(seripta reat) Las says ban {Gn soporte stable y petduran frente edguies valor social” de testgo y resto des hechos Les utllea poco: a dsposicin G8 spac yet tet, la texara 5 soporte, te avs Bs HL cépico escrito? 7 Hay interacidn durante ln eml- No hay inveracién. durante Is sip elt or en samposn El ior sped teas habla, ve la reac del conocer la seaccién real del ocr. teceptor y' puede modifcar se disco sein sta. El lenguaje oral es negociale ene le i terlocuores (MeDowstt, 1981). 8 El contexio extalingitstico po- El contexto es poco importante ‘ee un papel muy importante, El escrito es aubéomo.del com Lo oral'se apoys en i: cdi: texto, El autor cten el context fs soverer dets,2c, "medida que eco eo Crm xe, 1979) En relacin a las caracterstcas textuale, le Steratura existen: {e sobre ef tema se ha concentzado sobre todo en una pequefa parte del campo: Ie fonttica y la ortogrefia o, més precisamente lands de In correspondencia entre sonido y grafia, Esta cues. ‘én ha preocupedo intensamente a lot nguistas ¥ a los maestros, ‘quienss Is han tratado desde distintos puntos de vista (bibliog Gel grupo B en Ia pégina 59). Estos trabajos, en cambio, prescin- den dei estudio de otros aspectos tan importantes como el a terior, 0 incluso més— como la morfosintaxis, el lxico o las regi de adecuacién o de coberencia, El siguiente eequema presente - unas de las caracteristicastextules de los dos cédigos en lo que ‘estos aspectos se refire: DIFERENCIAS TEXTUALES 60100 ona ‘S1c0 scars Adecuacion ‘—Tendencia a marcar ls proce- —Tendencie a nettalizar las se- encin dinlecat (geoprdica, x». ales de provedencle del erie tial ygeneracioal) del emisor. sor. Uso mtv frcuente del es. Uso mas frecuente ‘de las ve: fdndar" dolecaes. — Asociados temas_seertes, — Ascind Sek guide Tomy Aga deo idea. Se foo 38 cotren $e moe toes oe cee poorer iciones,datoe irrelevant Peteons, inrelevantes, Mis edundante Ereructina del texto abiert: ‘ay nteticip, el autor puede pesca dane ean —Entrturm “poco. entered is el emior ene mis ber {ad para elaboraras como de Cohesion Moros gramatc: stan so ‘ete prusas 9 ‘entonac 2, ior oomtn ‘patales (pronombres cof: gies th Iingisuico: cambios te fens de eocided vrai de Visa basantes esdigos no- verbalest "movimiento" cela. qes'y corporels, gents, cs — Al frecuencia de rlerencies sete eid a coe to, # in stein, ee 90, ‘ul ahora ste M9 Grama: fonologa y gratia —Ipcorpora tt formas propiae on os eapontines yet ids contacclone, eliionts, Fenldor de apoyo Graméiica: meofologia Psi lanes peo forme rater ingle, fu), arllpios ‘anale te odo, vrimido) eras Ge ar: oor ipa 1m, céo100 scniTo —Selscidn muy precisa de le informacia: el fexto contiene cttmente tt aformacgn re =Menos redundant Hee ore apn» fado'por ayn” — Ein een: on ite Beha ee —Més granatcl: signs de pun tuasdn,”pronomianicaions Sndnio, ences (conjunc: fe, relat, et), ate pore ee pri tae gy csp (esa gpa tes pra sicigns’ tes (thes aoe ee feemas grafce), ee — Air trettenca etre nde oan toe a ne fo texto} agudh mf, on a Casi no incorpors estas formas (Wavore, 1575). — fumbigg et whiclones forme lees elativo compuesto (al ual), particlpos latinos. (ele fe mre), tempo tative aut Bs x1 cépic0 xscRito? 3 ‘Gramética:sitanis A Tendencia 1 or exrstrts —Uno tncunte dp esractars Beret ‘mds complejas y desarroliadas: Stoner mur lrg, con mie Sehordindsr relay oro Slons, con todo ipo ee com imei, ete amin, 1938, iis or Singh = Als trecueneia de anacoluoe y_ — Aten cast abciua frase incre ipo de eatuctras (Vator, EI orden de los elementos de —Orden mds estab (sueto/ver a otacion es muy variable bo/eomplementes) (SctsT0, 1380) —Elipss frecuentes, Epes menos frecuentes. Gramatic: Ixico — Prefix léica no marcado for rmalmenter deprisa, cosa, te Bola frecuencia de_vocsblor con signiieadoe espefoos —Acepia le repeticion ixien. =n rtm «nowy, — Ret want te cod fusion deemed: equines» proce 1 I Bere ne pum ts comes ~ tae prt: nteeciones 0 (nonin 158, Sao ee sal ot ie ae es ih fhe, samy 0 Tn nis Ser mie fente ave_ven.scutdo el Sane e — 2 mann te ope —8 my oe Se crs. pete En resumen, el cbdigo escrito presenta un conjunto de earacte- ristcas contextusles y textuales propias que difieren de las del canal oral. Las comunicaciones esritas més correntes son sustan-