Está en la página 1de 4

Gerencia

El concepto de gerencia a nivel general, es empleado para definir a un grupo de personas con
habilidades de liderazgo y con gran preparación educacional cuyas funciones se relacionan a la dirección
de empresas, instituciones y organismos. La palabra da pie a darle nombre al cargo que desempeñan
estas personas, las cuales se denominan como gerentes o directores generales de la empresa en
cuestión. También es posible adjudicarle el nombre de asistente de gerencia a aquellos sujetos que van
escalando de puesto y que pretenden llegar a ejercer la dirección de un determinado lugar de trabajo.

FUNCIONES BÁSICAS DE LA GERENCIA.

La gestión organizacional es un proceso complejo, que consiste en la ejecución secuencial  de pasos o


fases, que constituyen el trabajo típico de un administrador o gerente. Esas tareas pueden expresarse en
forma generalizada como funciones directivas, que se ejercen a diversos niveles:

Planificación: Consiste en establecer los objetivos de largo, mediano y corto plazo (o metas) de la
organización, y en especificar los cursos de acción que se seguirán para conseguirlos. Debe haber
coherencia entre los diversos niveles temporales de objetivos, los cuales por otra parte debe ser
concretos, claros, y de ser posible, cuantificables, para poder luego hacer comparaciones con los
resultados.

Organización: La función de organización coordina las tareas estableciendo relaciones permanentes


entre entidades, para configurar una estructura de autoridad jerarquizada, y establecer el grado de
centralización o descentralización en la toma de decisiones.

Dirección: Consiste en orientar (“dirigir”) los esfuerzos de todos los empleados de la organización,
inclusive los directivos, hacia la obtención de las finalidades organizativas. La función directiva se
relaciona con los objetivos permanentes, de largo plazo, de la organización; y con los cambios
constantes del contexto con el que la organización está vitalmente relacionada.

Control: Consiste en procurar que todo se haga según las previsiones, asegurando la obtención de los
objetivos de la organización, mediante la comparación de los resultados reales con los resultados
esperados, para definir el nivel de ajuste o de divergencia entre ambos, y emprender las acciones
correctivas que reencaucen la situación. La función de control está, pues, estrechamente vinculada con
la función de planificación. No se pueden controlar resultados sin previsiones previas, y no se

Estas funciones son secuenciales, se realizan periódicamente, en momentos significativos de la vida de


la empresa. En el resto del tiempo, los directivos realizan las llamadas funciones continuas:

Análisis de problemas: En toda organización, constantemente se están produciendo problemas,


incidentes y dificultades. Hay que detectarlos, analizarlos, buscar sus causas, establecer su importancia y
prioridad, para buscar su solución e implementarla.

Toma de decisiones: Frente a los problemas u oportunidades que plantea el entorno, hay que plantear
las diversas alternativas de cursos de acción posibles, valorarlas según diversos criterios, sopesar
opiniones y consejos, y en definitiva elegir una, tomar la decisión y finalmente llevarla a cabo.

El proceso de toma de decisiones es considerado un aspecto central de la función directiva, y en una


visión más metódica y sistematizada se lo considera integrado por las siguientes fases: Identificación del
problema - Desarrollo de las alternativas -Identificación de los criterios para decidir -Ponderación de los
criterios para decidir -Evaluación de las alternativas -Selección de una alternativa -Implantación de la
alternativa -Evaluación de la decisión
Comunicación: Los directivos, para analizar problemas y tomar decisiones, necesitan mucha información
proveniente de otros niveles de la organización, que pueden obtener si tienen adecuados canales de
comunicación. Lo mismo ocurre cuando deben informar sobre las decisiones que toman, para crear
bases de consenso y de encuadre disciplinario a los fines de su puesta en práctica.

Objetivos de la gerencia

*Posición en el mercado

*Innovación

*Productividad

*Recursos físicos y financieros

*Rentabilidad

*Responsabilidad social

Tipos de gerencia

Gerencia de recursos humanos

Se basa en administrar y desarrollar los procedimientos, programas y políticas de una determinada


empresa, de manera que la estructura organizacional se vea efectiva, proactiva, con trabajadores
competentes y capaces de realizar sus labores y dotados de una oportunidad progresista calificada.
Dentro de sus funciones está la capacidad de contratar personal idóneo y hacer que laboren en los
puestos indicados, mantener un equilibrio salarial y garantizar totalmente la aplicación y seguimientos
de las políticas laborales.

Gerencia de operaciones

Se basa en administrar todos los recursos que se necesitan para producir los servicios que amerita una
empresa, así como los bienes de organización. Debido a la innovación tecnológica, muchos elementos
gerenciales quedaron totalmente obsoletos, por eso se creó la figura de operaciones, reemplazando así
a la producción y garantizando una serie de capacidades nuevas que le dan frescura a las organizaciones
a nivel laboral y que, de una u otra manera, les beneficia enormemente.

Gerencia estratégica

Para que una organización, institución y organismo lleve a cabo sus proyectos y finalmente logre los
objetivos que trazó, se necesita de una coordinación, evaluación, formulación e incluso de la ejecución
de ciertos elementos y funciones, en eso se basa este tipo de rol gerencial, en enfocar sus deseos en una
dirección que le traiga más beneficios, menos pérdidas y les trace un camino prolifero para el futuro.

Gerencia financiera

Se trata de la estabilidad y equilibrio del capital de la organización. La administración de la empresa y la


distribución de recursos es el objetivo principal de la gerencia financiera, es uno de los roles más
importantes dentro de una institución.

Importancia de la gerencia
 

En la actualidad, los mercados generan mayores demandas y exigencias, por lo tanto es importante que
las empresas tengan niveles de jerarquización que les permita dirigir todas sus actividades al
cumplimiento de los objetivos, esto no sería posible si no existiera un nivel donde su trabajo
exclusivamente corresponda a la toma de las decisiones, la definición de los lineamientos que se deben
seguir para el logro de los objetivos establecidos, y por sobre todo la responsabilidad que asumen al
pertenecer a dicho nivel.

De dicho nivel depende totalmente el éxito o el fracaso del negocio, la capacidad que posee para dirigir
a un grupo determinado de personas y logre así el cumplimiento de los objetivos en un todo y no
individualmente, es el motivo por el que la existencia de una gerencia es de vital importancia ya que
permite planificar, organizar, dirigir y controlar cada uno de los procesos y de las actividades que se
desarrollan dentro la empresa.

Cada una de las funciones y roles que desempeña la gerencia son vitales para que las diferentes áreas e
individuos que las conforman coordinen de tal manera se pueda llegar a un mismo propósito y
objetivos.

Gerente

Un gerente es una persona que cumple la función de un engranaje central dentro de una empresa, pues
tiene la obligación de lograr que ciertos objetivos estipulados por la dirección sean perseguidos por todo
el personal de forma efectiva.

Su rol es servir de ‘puente’: se asume que se establece por medio de él un proceso de comunicación
entre sus superiores (que en general no ejercen las tareas productivas) y sus subordinados, que son
aquellos que efectivamente trabajan para poner en marcha la organización.

Esto pone al gerente en un rol central que muchas veces se puede volver conflictivo: las rispideces entre
aquello que se planea hacer en pos del éxito de la empresa puede chocar con lo que en realidad se
puede poner en práctica.

Esta dificultad debe ser comprendida por el gerente desde el comienzo de sus tareas, para lo que debe
contar con una fuerte capacidad de comunicación y motivación de sus subordinados.

Asimismo, por su condición de vínculo debe ser capaz de obedecer a las tareas que sus superiores le
asignan sin dejar de estar atento  a las necesidades y a las posibilidades de sus subordinados,
considerando que hacen permanentemente lo más posible por el éxito de la empresa.

Funciones de un gerente:

1. Planificar: una vez conocidos los objetivos a alcanzar por la compañía, el gerente se encarga de
concretar los pasos necesarios para llegar hasta allí. Definiendo un marco de trabajo, todas las
acciones y procesos que deberán ponerse en marcha quedan concretados en un plan. Este
documento, no sólo sirve para aumentar la eficiencia de funciones como el abastecimiento o el
reclutamiento, sino que facilita al ejecutivo la adquisición de un mayor control sobre el curso de
las operaciones, al simplificar el seguimiento ofreciendo una referencia.
2. Organizar: herramientas, materiales, equipos… la organización es una de las funciones de un
gerente que mayor incidencia tienen en los beneficios. Saber aprovechar los recursos
disponibles, hacer una correcta distribución del trabajo y tomar buenas e, por ejemplo, en lo
que respecta a la externalización de algunos servicios son medidas necesarias y que sólo la
práctica y lo aprendido en un Máster en Dirección de Empresas permiten aplicar.
3. Controlar: una vez que todo está en marcha, una de las funciones de un gerente es la
supervisión. Validar, verificar y ofrecer retroalimentación son formas de no perder ajuste y
mantener la alineación con los objetivos fijados. Cuando la monitorización es proactiva, se
garantiza el contar con el margen de maniobra necesario para introducir modificaciones o
implementar acciones correctivas, en los casos en que se considere necesario.
4. Desarrollar: quizás se trate de una de las funciones de un gerente menos visibles, pero se trata
de la que mayores efectos producirá a medio y largo plazo en la empresa. Establecer programas
para contribuir a impulsar el crecimiento de los miembros de la organización equivale a
potenciar el talento y sentar las bases para asegurar que, el día de mañana, el negocio contará
con los activos de conocimiento y habilidades necesarios. Además de trabajar con la
colaboración del departamento de recursos humanos, el gerente debe apoyar la cultura
empresarial inspirando y motivando a la plantilla.
5. Liderar: en esa misma línea, cabe destacar que un profesional en esta posición necesita hacer
algo más que planear, organizar y supervisar. Las funciones de un gerente no sólo tienen que
ver con sus habilidades técnicas, sino que las capacidades de comunicación y habilidades
interpersonales resultan clave a la hora de lograr el compromiso del equipo para lograr una
meta conjunta. Liderar implica motivar, comunicar, guiar y alentar, requiere de saber escuchar
de forma activa, resolver problemas y conectar con las personas.

Ejemplo

Si tomamos como modelo una empresa en la cual hay departamentos nos damos cuenta que en
nuestro hogar y en la vida diaria también los hay, pero hasta ahora no lo habíamos analizado así, es
muy probable que eso sea una de las causas por las cuales vivimos desordenadamente.

Empecemos reconociendo que tenemos funciones y actividades diarias como departamentos en una
empresa. Dentro de una empresa los departamentos más comunes son: gerencia, control de calidad,
administración, recursos humanos, seguridad industrial, producción, compras, ventas, almacenes y
mantenimiento, entre otros.

Veremos cómo cada uno se relaciona y/o asemeja con nuestra vida:
La gerencia en una empresa es quien guía y da los lineamientos del rumbo que esta debe llevar.
Nuestra vida como gerentes de nosotros mismos, nos debería permitir analizar situaciones y tomar
decisiones en consecuencia para guiar nuestras acciones, eso probablemente lo hacemos
constantemente, pero pocas veces analizamos los riesgos porque los asumimos de manera personal,
pero en una empresa el riesgo es compartido porque afecta a otros, por lo que en tu vida diaria estas
decisiones pueden ser en conjunto para obtener mejores resultados.
En tu hogar gerencias cuando le das instrucciones a tus hijos respecto al arreglo de la cama, recoger
y guardar los juguetes o a una adolescente cuando le dices que debe lavar los platos. En cada
instrucción das lineamientos para que estos lo hagan de la mejor manera y eso pase a ser un
aprendizaje. Eso es gerenciar.