Está en la página 1de 1

TEORÍA DEL ITER CRIMINIS

Gramaticalmente se define como el camino del delito, el camino que se recorre para cometer el
delito. El delito surge por primera vez en la mente del sujeto, aunque suceda en una fracción de segundos,
siempre la representación va a estar primero en la cabeza del sujeto. Hasta aquí el Derecho penal no puede
intervenir, porque las personas pueden pensar lo que quieran, y el Estado no puede meterse en eso.

Después de esa etapa interna, los actos pasan a exteriorizarse, por ejemplo, se compran las armas.
Luego de ello se pasa a la etapa de ejecución, cuando se pasa a cometer la acción delictiva, esa que está
prevista en el tipo –matar, acceder carnalmente, falsificar–, y luego de ello hay una etapa de agotamiento, es
decir, una vez consumado el delito se hace algo más, por ejemplo, después de asesinar a alguien se
desmiembra el cadáver.

Entonces, la etapa interna siempre es impune, porque solo está en la cabeza del sujeto y no se ha
exteriorizado nada. Cuando se pasa a exteriorizar esos actos ya estamos en la preparación, ahí es posible que
el Derecho penal intervenga, pero no es la regla general, de hecho, la regla general es que los actos
preparatorios son impunes porque aún no se inicia la ejecución del hecho. Sin embargo, hay situaciones donde
el legislador criminaliza los actos preparatorios anticipando la punición para evitar que el delito ocurra. Por
ejemplo, quien es descubierto flagrantemente con instrumentos para refinar la droga, es castigado por ese
delito, por tener instrumentos para refinar droga; la persona no está refinando la droga ni porta nada de droga,
pero tiene los instrumentos para hacerlo. Se trata aquí de un delito autónomo, y lo es porque el legislador
legisló eso.

La proposición y la conspiración son actos preparatorios que se relacionan con la exteriorización de


la etapa interna, en general ellas son actos atípicos. Sin embargo, hay situaciones donde la proposición y la
conspiración sí son penalmente relevantes, pero ello es así solo cuando la ley lo tipifique de forma especial
(art. 8 CP). Generalmente estos actos se castigan en los delitos contra la seguridad interior del Estado, por
ejemplo, en el art. 111 Código Penal. Otro ejemplo es el delito de asociación ilícita.

¿Cuándo se inicia la actividad de intervención penal? Cuando se inician los actos ejecutivos. El
Derecho penal interviene cuando alguien comete actos de ejecución y consuma el delito o cuando inicia la
ejecución y no logra consumarlo. El art. 7 de Código Penal dice que son punibles los crímenes y simples
delitos consumados, y también los tentados y frustrados –se omiten las faltas porque no hay faltas tentadas–.
El delito es frustrado cuando el sujeto pone todo de sí para consumar el delito, pero este no se configura por
circunstancias ajenas a su voluntad, por ejemplo, si León dispara 4 veces a Fernando, pero lo llevan al
hospital y lo salvan y no muere; el delito es tentado cuando se inicia la ejecución por hechos directos pero
faltan otros para que el delito se consume.