Está en la página 1de 2

HISTORIA DE LA IGLESIA

El catolicismo romano como organización eclesiástica no surgió hasta después del 313 dC. Luego
de la promulgación del Edicto de Milán y en el Concilio de Nicea es en donde se inició formalmente
el papado en la figura de Constantino. Todo el imperio romano se hizo ¨cristiano¨.

El resultado de la opresión religiosa y política de la Iglesia Romana se ve claramente en los países


de centro y sur América, España, Francia, Italia, etc.

La Iglesia Católica es la más numerosa. Está compuesta por 24 Iglesias, la Iglesia latina y 23 Iglesias
orientales, que se encuentran en completa comunión con el papa y que en conjunto reúnen a más
de 1313 millones de fieles en el mundo.

La Iglesia católica sostiene que en ella subsiste la única Iglesia fundada por Cristo, encomendada
por él al apóstol Pedro, a quien le confió su difusión y gobierno junto con los demás apóstoles. Por
ello, se considera a sí misma como un «sacramento», un «signo e instrumento de la unión íntima
con Dios y de la unidad de todo el género humano».

DOCTRINA
La doctrina de la Iglesia católica, o simplemente doctrina católica, es el conjunto de contenidos
que la Iglesia católica considera como "verdades de fe", y de acuerdo a las enseñanzas de la
misma, es el resultado de las palabras y obras realizadas por Jesucristo para revelar a los hombres
el camino de la salvación y de la vida eterna. Las enseñanzas que la Iglesia católica declara como
verdades de fe se encuentran expresadas y resumidas en el Credo y en numerosos documentos de
la Iglesia, como por ejemplo en el Catecismo de la Iglesia católica.

Esta Iglesia cristiana cree que su doctrina fue gradualmente revelada por Dios a través de los
tiempos, llegando a su plenitud y perfección en Jesús, Cristo, considerado por los católicos como el
Hijo de Dios, el Mesías y el Salvador del mundo y de la humanidad. Pero, la definición y
comprensión de esa doctrina es progresiva, necesitando por eso del constante estudio y reflexión
de la Teología, pero siempre fiel a la revelación divina y orientada por la Iglesia.

Para los católicos, su fe consiste en su libre entrega y amor a Dios, dándole "la plena sumisión de
su intelecto y de su voluntad y dando consentimiento voluntario a la revelación hecha por Él". Esa
revelación es transmitida por la Iglesia sobre la forma de Tradición.

ORGANIZACIÓN Y LIDERAZGO
El jefe supremo de la Iglesia Católica es el Papa, cuyos títulos espirituales son: Obispo de Roma,
Vicario de Cristo, Sucesor de San Pedro, Príncipe de los Apóstoles, Supremo Pontífice de la Iglesia
Universal, Patriarca de Occidente, Primado de Italia y Arzobispo y metropolitano de la Provincia
Romana, Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano.

Los cardenales son clérigos destacados, nombrados en secreto por el Papa para asistirlo y
asesorarlo en el gobierno de la Iglesia. Los cardenales obispos y cardenales diáconos se dedican
exclusivamente a la administración del gobierno central de la Iglesia.

Los cardenales se reúnen en cónclave para elegir de forma vitalicia un nuevo pontífice.

Los arzobispos son prelados que, en la mayoría de los casos, están al frente de las arquidiócesis.

Los obispos, son los sucesores directos de los doce Apóstoles tienen en la mayoría de los casos,
jurisdicción completa sobre los fieles de su diócesis.
Los presbíteros (o sacerdotes) son los colaboradores de los obispos y solo tienen un nivel de
jurisdicción parcial sobre los fieles.

Los diáconos son los auxiliares de los presbíteros y obispos, poseen el primer grado del
sacramento del orden.

Los laicos participan en las diversas formas de gobierno y administración de sus iglesias locales.

Los consagrados llevan una vida consagrada de modo especial a Dios.

RITOS
Rito Romano Ordinario: La Iglesia de Roma es la sede del primado del mundo y la sede patriarcal
de los cristianos occidentales. Como hemos dicho, ha mantenido una existencia continua desde
san Pedro y es la fuente de una familia de Ritos en el Occidente. Aunque el origen del Rito actual,
aún en la reforma del Vaticano II, solo se puede rastrear directamente hasta el siglo 4, estas
conexiones apuntan a una antigua tradición apostólica, llevada a estas ciudades que era
definitivamente de origen judío.

Rito Occidental Extraordinario: La misa tridentina es el nombre que recibe la celebración de la


misa del rito romano según las prescripciones y rúbricas del misal romano promulgadas desde
1570 a 1962. El calificativo de «tridentina» se refiere a su origen, ya que el rito fue codificado y
luego extendido a toda la Iglesia latina por iniciativa del Concilio de Trento.

Rito de Antioquía: La Iglesia de Antioquía en Siria es considerada una sede apostólica por la virtud
de haber sido fundada por san Pedro. La Misa, es llamada “Sagrado Qurbana” y se inicia con la
preparación de las ofrendas. A este servicio le siguen seis lecturas, tres de ellas son del Antiguo
Testamento y el saludo de la paz es algo impresionante, pues se transmite de fiel a fiel desde el
altar hasta la última fila. De los sacramentos podemos decir que el bautismo se realiza por
inmersión y es precedido por una oración de fe y unos exorcismos contra satanás. En el
matrimonio se realiza una coronación de los esposos y no se admite nunca el divorcio (aunque sí el
repudio en casos excepcionales). La unción de los enfermos la realizan varios sacerdotes a la vez,
la confesión es utilizada pocas veces y consta de un rito complejo y el orden sagrado comprende
nueve grados clericales.

Rito Bizantino: La Iglesia de Constantinopla se convirtió en el centro político religioso del Imperio
Romano Occidental después que el Emperador Constantino construyó esa ciudad, una nueva
capital (324-330 DC) en el lugar de la antigua ciudad Bizantina. Constantinopla desarrolló su propio
rito litúrgico de la liturgia de Santiago. Después de 1054, la mayoría de los cristianos bizantinos, no
han estado en comunión con Roma. El rito albanés, el rito búlgaro, el rito griego, el rito melquita,
el rito húngaro, el rito italo-albanés, entre otros.

Rito Alejandrino: La Iglesia de Alejandría en Egipto fue uno de los centros originales del
cristianismo, como Roma y Antioquía tenía una gran población judía, la cual fue el objetivo inicial
de la evangelización. Su liturgia es atribuida a san Marcos el Evangelista, y muestra la influencia
tardía de la liturgia bizantina, en adición a sus elementos únicos. Solo dos ritos integran este
grupo, el rito copto y el etíope, los que, a lo largo de la historia no siempre estuvieron en
comunión con Roma. Hoy en día sí lo están desde hace un par de siglos. No son muchos fieles en
cuanto a número, pero su fidelidad y permanencia aseguran la custodia de un tesoro espiritual
para la humanidad que proviene desde los Apóstoles.