Está en la página 1de 6

E L T R E N D E O S LO A

BERGEN

Para mi primera entrada he elegido este post ya que me


encanta viajar en tren (de ahí el nombre de mi blog :)), así que
cuando leí que el trayecto entre Oslo y Bergen era uno de los
más bonitos del mundo, lo puse en mi lista de destinos
favoritos y este verano he tenido la oportunidad de hacerlo y
poder compartirlo con vosotros.
Pero antes de coger el tren, pasamos un par de días
visitando Oslo.
Este tren une la capital con Bergen, la segunda ciudad más
grande de Noruega, situada en la costa sudoeste, con lo que
cruza el país de costa a costa por el interior.
El trayecto completo dura unas 7 horas, pero la verdad, no se
me hizo nada de largo.
El billete se puede comprar en la web de los trenes noruegos,
NSB (Norges Statsbaner AS).  

El tren salía de la estación central de Oslo a las 12:01, así que


nos acercamos un poco antes porque íbamos con todo
nuestro equipaje.

El tren es muy cómodo, con sitio donde dejar las maletas a la


entrada de los vagones y encima de las cabezas, asientos
amplios y muy cómodos.
A las 12:01, con puntualidad británica, salió el tren de la
estación. El principio del trayecto no es muy bonito que
digamos, hasta que se sale de las cercanías de Oslo. Pero a
partir de Drammen, más o menos, el paisaje cambia y no
puedes dejar de mirar por la ventana.
Paisajes de bosques, prados, agua y esas casitas noruegas tan
bonitas, que te dan ganas de entrar en una para ver como es
por dentro.
A la hora de comer, nos sacamos un bocata que llevábamos en
la mochila y a comer mientras disfrutamos del paisaje. Hay un
vagón cafetería donde venden sandwiches, pizza, café y esas
cosas, pero el precio de la vida en Noruega es muy muy muy
alto.